Documents
Resources
Learning Center
Upload
Plans & pricing Sign in
Sign Out

8_

VIEWS: 7 PAGES: 12

									                      ESCOCIA
Escocia tiene personalidad propia. Situada en el norte de Gran Bretaña, dentro del Reino
Unido, este país esconde misterios y leyendas que el visitante debe descubrir para
conquistar y ser conquistado por esta tierra. Las tierras escocesas esconden rincones de
belleza incomparable, lagos , marismas y más de 700 islas de las cuales sólo 130 están
habitadas. La fauna y la flora de este país son un verdadero tesoro, paisajes
espectaculares y vírgenes que difícilmente se encuentran en el mundo.
Si los parajes naturales quitan el aliento, sus ciudades emanan un ambiente mágico que
las hace únicas y, todo ello, acompañado por los escoceses, gente recia siempre bien
dispuesta hacia el visitante. La comida y el whisky de malta aderezan siempre una
agradable conversación y la música celta, con el profundo y peculiar sonido de las
gaitas hace evocar a valientes con faldas a cuadros que supieron luchar por su país.

Y, cómo no, el misterio escocés por excelencia, Nessy, ese monstruo de mirada tierna
que, según la leyenda, se oculta bajo las profundas aguas del Lago Ness y que sólo
espera a la persona adecuada para darse a conocer.

 Escocia, tierra repleta de encantos y de gente maravillosa que espera a sus visitantes
envuelta en un halo muy especial.
HISTORIA

 Los celtas llegaron al territorio escocés hace 6.000 años y el Clan de los Celtas Pictos
sobrevivió en las Tierras Altas hasta el siglo XVIII. Junto a ellos convivieron los celtas
scots, que llegaron al norte en el siglo VI y que acabaron uniéndose.

 Los normandos llegaron a Escocia uniendo a los clanes bajo la dinastía de Canmore y
su influencia fue mayor en las Tierras Bajas. Las disputas por la sucesión llevaron a
Eduardo I a intentar conquistar el país. Las batallas continuaron hasta el 1328 cuando
Robert The Bruce fue entronado rey y proclamó la independencia de Escocia.

 En 1503 Jaime IV se casó con la hija de Enrique VII de Inglaterra siendo el primer
monarca de la dinastía Tudor. En 1542 tras la muerte de Jaime V llegó al trono la Reina
María Estuardo, católica.
Durante su reinado en 1560 el Parlamento escocés legalizó la Iglesia Protestante
independiente de Roma y, también, de su monarca.

 En 1707 Inglaterra consiguió que el Parlamento escocés votara a favor de la anexión
con Gran Bretaña a cambio de ciertos privilegios, como la conservación de su Iglesia y
de su sistema legal. En la actualidad, Escocia pertenece al Reino Unido y su sistema
político está vinculado con el inglés.

SITUACIÓN GEOGRÁFICA

Situada en el norte de la isla de Inglaterra, Escocia pertenece a Gran Bretaña dentro del
Reino Unido junto a Irlanda y Gales.

 El territorio escocés se distingue del resto de Gran Bretaña por sus montañas, sus lagos
y sus ríos y, también, por sus numerosas islas entre las que destacan las Orcadas,
Hébridas y Shetlands que conforman algo más de 78.213 kilómetros cuadrados
divididos en treinta y tres condados. Su suelo se divide en las Highlands, las Tierras
Altas, una de las últimas zonas en estado natural de Europa y las Lowlands, las Tierras
Bajas. Sus costas son escarpadas con fiordos como los de la costa oeste en Loch Broom.

 Escocia combina el páramo y las montañas como en Glencoe o Rannoch Moor. Sus
cumbres más altas se encuentran en las cotas de Ben Lawers.

Como uno de sus especiales atractivos se encuentra el Lago Ness, con el misterio del
monstruo oculto bajo sus profundas aguas. También resulta muy atractivo el Lago Tay y
los ríos rápidos de las Tierras Altas como el Dee y el Spey.

 Las cascadas escocesas ofrecen un espectáculo de gran belleza como las Falls of Rogie,
al oeste de Strathpeffer y en Glen Nevis con una caída de agua superior a los 300 metros
de altura.
ENTORNO Y MEDIO AMBIENTE

 En Escocia hay grandes manadas de ciervos, águilas reales y halcones peregrinos,
especialmente en algunas zonas montañosas de la región de Sutherland. Al norte, aves
de las tierras altas como el zarapito y el archibebe, frecuentan los páramos. El gato
montés suele habitar terrenos más rocosos,
mientras que en las tierras bajas de las Highlands Centrales, el pino autóctono da cobijo
a la ardilla roja, al lagópodo escocés y la marta.

 Los bosques caducifolios de robles y abedules maduros pueblan los parques forestales
de Galloway y Argyll. Numerosas especies de musgos y helechos los embellecen
formando especies de alfombras de campanillas azules en los meses de primavera. En la
Reserva Natural Nacional de Muir of Dinnet, en Deeside, hay una singular marmita
gigante. Los lagos y ríos dan alojamiento a salmones y truchas, además de la escurridiza
nutria.

 En las islas hay numerosas colonias de aves como albatros, gaviotas e incluso
frailecillos y araos.
Marsopas, delfines y ballenas se pueden ver con mucha facilidad alrededor de la costa
escocesa.
En las islas del norte es posible encontrar a la mayor población de focas grises del
mundo Y por
último, Escocia acoge a ese raro ejemplar admirable que es el águila pescadora.

ARTE Y CULTURA

 Escocia es un país de origen vikingo que conserva de su ancestral cultura las más
tradicionales costumbres. A lo largo de su historia las aportaciones que han ido
haciendo sus habitantes a la ciencia, las artes y la tecnología le han otorgado un puesto
destacado en la historia. Escocia es cuna de personajes tan importantes como Sir Walter
Scout; Graham Bell, inventor del teléfono;
John Logie Baird, inventor de la televisión; Robert Watson Watt, autor del radar; y en la
medicina William Hunter, pionero en la anatomía, y Fleming, descubridor de la
penicilina.

 En la pintura, el país no va a destacar hasta bien entrado el siglo XVIII con el retratista
escocés Henry Reaburn (1756-1823). En el siglo XIX, concretamente a finales de la
década de 1870, surge un grupo de artistas jóvenes denominado “Glasgow
Boys” (compuesto por Joseph Crawhill, James Guthrie, George Henry y E. A.
Hornel), famoso por cuestionar el arte clásico y proponer nuevas formas y símbolos en
la pintura.

Llegado el siglo XX, surge en Escocia en los años '30 el denominado “Grupo
Colorista Escocés”, compuesto por J. Peploe, F. C. B. Cadell, Leslie Hunter y J.
D. Fergusson, su estilo lo heredarán de la pintura francesa contemporánea realzando el
nacionalismo escocés.

Del panorama actual cabe destacar al modernista inglés Peter Howson, nacido en el año
1956, y que se instaló en Escocia desde muy joven. Sus calles, paisajes e, incluso,
suburbios le han inspirado para pintar sus mejores obras. Actualmente es retratista de
personajes tan afamados como Madonna. Otro polémico pintor contemporáneo fallecido
en el 2005, es el paisajista Eduardo Paolozzi, nacido en Edimburgo en el año 1924 y
procedente de una familia italiana. Su arte se vio influenciado por el surrealismo y
dadaísmo europeo. Sus obras principales fueron esculturas y grabados que adoptan una
actitud crítica hacia los medios de comunicación y el industrialismo.

 En la tradición narrativa cabe destacar al novelista de finales del siglo XIX, Arthur
Conan Doyle, por sus novelas románticas, históricas, de aventuras y ensayos sobre el
espiritualismo. Algo más reciente es Iain Banks, ensayista que ha destacado en el
panorama nacional e internacional por su humor negro y crítica social.

 En la producción de obras dramáticas cercanas a los problemas sociales, el autor James
Kelman ha sabido reflejar su realidad y la de su familia en novelas sombrías sobre la
vida de la clase obrera escocesa. Ganador del premio Booker Prize en 1994, el
reconocimiento literario de mayor prestigio de Gran Bretaña, es en la actualidad uno de
los literatos más importantes del país. Otros reconocidos autores de los siglos XVIII y
XIX, son Walter Scott, Robert Burns y Robert Louis Stevenson.

 Algunas de las artes escocesas, como la música y las danzas tradicionales, son
típicamente escocesas tanto en su forma como en su procedencia. Entre los muchos
elementos que conforman su cultura, dos han dado la vuelta al mundo: la vestimenta
tradicional Kit (la falda escocesa) y, por supuesto, el instrumento que acompaña
cualquier celebración en el país, la gaita. Muchos han sido sus usos a lo largo de la
historia, desde acompañar motivos de fiesta, reuniones rememorando hechos históricos,
relatos de amor, e incluso se llegó a usar como arma de guerra contra los
británicos, ya que junto a los tambores servía para animar a las tropas escocesas.

 Escocia es todo lo que imagina y más: paraísos naturales, el romanticismo de sus
gentes, la cultura de sus ciudades universitarias y un increíble patrimonio de castillos y
lugares históricos.

LAS MEJORES COMPRAS

 El estilo y diseño escoceses cada vez son más apreciados y, en los últimos tiempos ha
sido muy potenciado por las autoridades.

 Nada más típico que un tartán y kilts, la falda escocesa de cuadros tan popular. En telas
también es muy apreciada el tweed de Harris, mezcla de lanas de gran calidad que se
puede encontrar realizado a mano en las Islas Hébridas. Las mantas son excelentes.
 La música celta forma parte de este territorio, grupos como Runrig y Capercaillie, entre
otros, tienen en las tiendas de discos su música a disposición de los amantes de este
género. También se pueden encontrar joyas y muebles con diseños celtas típicos del
país, whiskies de malta, cepillos hechos a mano, quesos tan sabrosos como el Chedar,
plumas estilográficas, libros de primera y segunda mano, antigüedades, piedras
preciosas, licores, salmón, ahumados, entre otros muchos artículos. No se puede olvidar
como objeto típicamente escocés la gaita, instrumento musical que
pueden convertirse en un original regalo.

Existen centros comerciales, boutiques de lujo, tiendas entrañables y mercadillos
callejeros, en todos ellos se podrán encontrar artículos de interés a distintos precios.

 El horario comercial se extiende de 9h a 17h30 ó 18h, incluidos sábados, aunque
existen algunas tiendas que cierran a mediodía y en las poblaciones de menor tamaño
pueden cerrar todo el día. En las zonas turísticas el horario suele ser continuado e
incluso abren los domingos y festivos.

PLATOS TÍPICOS

 La gastronomía escocesa tiene elementos comunes con la inglesa y peculiaridades que
la hacen especial.

 Resultan excelentes la carne de vaca de Aberdeen y el cordero, alimentados ambos en
los prados escoceses. Así mismo son muy apreciadas las carnes de venado y la perdiz y
el faisán.

 El pescado es el alimento esencial de la cocina escocesa, rodeada por el mar y con
numerosas islas en su geografía no podía ser de otro modo. Especial preferencia existe
por el salmón y en pescados blancos el rodaballo, el halibut y el pejesapo.

Platos típicos de Escocia son el Arbroath Smokies y los Finnan Haddies, cuyo
ingrediente esencial es el merlango curado y ahumado al estilo nórdico; el Cook a
leekie, pollo guisado con puerros y ciruelas; Scotch Broth, guiso de verduras y cebada;
el Haggis, un budín picante acompañado de puré de patatas y nabos y las truchas y
arenques rebozados con harina de avena. Imprescindibles los quesos como el chedar.

 Como postres destacan el Cranachan, nata y harina de avena servido con frambuesas,
las Oatcakes, galletas de avena que se suelen tomar acompañadas por miel o queso y
frutas silvestres de gran calidad como fresas, frambuesas y tayberries un curioso cruce
entre frambuesa y mora.

Como bebida típica escocesa, nada mejor que un buen whisky de malta.
TODO LO QUE PUEDE HACER

 La oferta de actividades y ocio es tan amplia en Escocia que no es fácil decidir por
dónde empezar. En primer lugar, destaca la música en directo, pues nunca se está lejos
de un concierto.
Pero si prefiere los espectáculos deportivos, estos son comunes en casi todas las
localidades. Otra forma de entretenimiento son las visitas temáticas. Aquí se incluyen
las casas señoriales que abundan por doquier, jardines, localizaciones de películas
famosas (como “Braveheart'”), castillos, históricas arquitecturas o
parques temáticos para niños.

Se asocia Escocia con cultura y no en vano, ya que posee las mejores propuestas en
cuanto a teatro, conciertos y ópera.

 Pasear por las playas, participar en los concursos de pesca o en una de sus muchas
festividades, realizar excursiones por sus numerosas rutas, practicar deportes acuáticos y
hacer montañismo son la mejor forma de ocupar el tiempo en una tierra decorada por la
brisa, los más frondosos paisajes y las más variadas temperaturas. Los amantes del esquí
podrán disfrutar de las fabulosas pistas.
Para los más nocturnos, Escocia cuenta con mucha vida nocturna en los pubs,
discotecas, variados restaurantes y salones de baile.

FIESTAS A TENER EN CUENTA

 En Escocia los festivales son el centro de la vida en comunidad, la cultura se celebra
durante todos los meses del año, su pasión nacional por la música, la celebración de las
fiestas por las artes , tales como pintura, literatura, danza, cine; los concurridos
campeonatos de rugby e incluso los certámenes de equitación y las fiestas vikingas,
tienen una fecha señalada en el calendario escocés.

 En el mes de enero la melodía, armonía y ritmos invaden los teatros, coliseos y
anfiteatros de Glasgow, una explosión de música llega con el “Celtic
Connections Festival”. A mediados del mismo mes se conmemora en todo el
país al poeta nacional: Robert Burns; al igual que en Edimburgo se exhiben las
acuarelas del pintor William Turner. El 30 de enero se celebra el Festival Vikingo del
Fuego o “Up Helly Festival”, en el que los ciudadanos de las
islas de Shetland se disfrazan de vikingos y a lo largo de 6 horas realizan una procesión
por las principales calles de sus localidades llevando antorchas. No se pierda en la
localidad de Glasgow el Festival de Cine que tiene lugar del 15 al 25 de febrero. En él
se proyectan películas de todo el mundo y además acuden, en algunas ocasiones,
importantes figuras cinematográficas.
Inverness, “la ciudad de las montañas”, realiza a lo largo de su geografía
el “Inverness Music Festival”, que consiste en la competición musical
instrumental, vocal, declamación y danza de sus habitantes desde finales de febrero
hasta principios de marzo.
Es en este último mes cuando se celebra el “Aberdeen International Jazz
Festival” en la tercera ciudad más importante de Escocia: Aberdeen.

 Durante el mes de marzo son tres los festivales que se llevan a cabo a lo largo de la
geografía escocesa: el primero de ellos es el “Miller Glasgow International
Comedy Festival”ideal para pasar un rato divertido con los muchos humoristas y
grupos cómicos que se presentan en los principales teatros de la ciudad; para los más
románticos el arte llega en forma de versos en el Festival de Poesía de Escocia; y para
los amantes de las artes tradicionales nada mejor que trasladarse hasta el
“Ceilidh Culture Festival” en Edimburgo. En la misma ciudad,
ubicada en la costa oeste de Escocia, se lleva a cabo durante la segunda semana de abril
la celebración de la Pascua en el “Edinburgh Spring Festival” con
desfiles de carrozas, orquestas, humoristas y el más novedoso entretenimiento a lo largo
de la localidad. Los niños aprovechan la ocasión para disfrazarse y buscar los huevos de
pascua, símbolo de vida y renovación; de chocolate para comer, los de verdad para
decorar y algunos, algo más novedosos, sirven para iluminar las calles de la ciudad.

 Si se encuentra en las islas Orcadas durante los primeros días del mes de abril, podrá
disfrutar del “Orkney Dance Festival”, que organizan bailes y danzas
típicas; mientras tanto en la localidad de Melrose se lleva a cabo el torneo de rugby, y
en los últimos días del mes, se celebra en toda Escocia el festival más destacado de su
calendario: el “Scottish Grand National Festival”, con actividades
relacionadas exclusivamente a la equitación. En mayo todo son instrumentos, melodías
y letras con los festivales de música que tienen lugar a lo largo de la geografía escocesa.
El primero de ellos es en Shetland, con el Festival de Música Folk; le sigue el
Festival de Música y Danza Tradicionales de las Tierras Altas y las Islas Escocesas; y
para terminar el Festival de jazz de la isla de Bute.

Escocia, la tierra del whisky, no podía dejar de conmemorar su bebida favorita, por ello
durante los días que van del 3 al 7 de mayo se celebra en todo el territorio más de 200
actividades conmemorando la bebida a base de malta. Para finalizar el mes nada mejor
que una dosis de historia y tradición en festivales como: el Festival de Arte de Perth, en
el que se presentan grupos de música, exposiciones de arte y sorprendentes rutas
turísticas por la arquitectura de la localidad;
el Spring Fling Festival, llevado a cabo en las regiones del suroeste de Escocia, donde
se exhibe la más completa exposición de artesanía; y el Campeonato de Bandas de
Gaitas Escocesas en la localidad de Dumbarton, donde los habitantes disfrutan de su
música y los visitantes aprenden de ella.

 En pleno verano se celebra, en el mes de junio, el conocidísimo “Royal
Highland Show” en la localidad de Edimburgo. El evento consiste en llevar a
cabo todo tipo de actividades relacionadas con la agricultura y ganadería escocesa. Por
la misma época en las islas Orcadas tiene lugar el “St. Magnus Festival”,
el cual incluye todo tipo de actividades culturales como son teatro, danza y literatura.
Podrá continuar disfrutando de sus vacaciones en el Festival Internacional de Jazz que
se lleva a cabo en la ciudad de Glasgow; y para los amantes de los hobbies nada mejor
que acercarse hasta la localidad de Stirling, donde tiene lugar el “Battle Of
Bannockburn Re-Enactment”, un festival en el que se pueden observar algunas
de las actividades de ocio que se practicaban en la época victoriana escocesa,
tales como cetrería, tiro con arco, hasta una exposición de las armaduras utilizadas para
las batallas de entonces.
Uno de los mayores espectáculos del país se festeja en el mes de julio en el Castillo de
Gladis, donde se expone una magnífica colección de coches antiguos. También el
Festival Marítimo de las Islas Hébridas, a principios del mes, y el importante Festival de
Música Celta, concentran cada año a un multitudinario público; al igual que los
numerosos torneos de golf que se hacen aprovechando el clima y buen tiempo de los
meses veraniegos. Disfrute del Festival Escocés de Música Alternativa llevado a cabo
en Kirkcudbright o con el “Highland Tattoo Festival” precedido por un
desfile militar, da comienzo a la celebración de los más tradicionales bailes
nacionales y a la competición de bandas de gaita en la localidad de Inverness.


Durante el mes de agosto Escocia abre sus puertas a los artistas más jóvenes para
celebrar el “Aberdeen International Youth Festival” o, lo que es lo
mismo, el Festival Internacional Juvenil de Arte. También tiene lugar el Festival
Internacional del Libro de Edimburgo y su Festival de Cine. Y es que la expresión
artística en Escocia es muy importante, por ello es la razón de ser de casi todos sus
festejos.

De los meses de septiembre y octubre cabe destacar el “Borders Festival of Jazz
And Blues” en Hawick y el Festival de las Artes y la Cultura Gaélicas de
Lochaber.

 Durante el mes de noviembre trasládese hasta St Andrews y celebre el llamado
“St Andrew's Week”. Durante una semana se llevan a cabo las más
entretenidas actividades al aire libre, se ofrecen fantásticos programas culturales y se
culmina con conciertos de música el Día de San Andrés.

 Las navidades son fechas muy marcadas y muy celebradas en Escocia, por toda su
geografía abundan los mercados con artículos navideños, la decoración, las luces por
sus ciudades, las corales en las iglesias y un sinfín de programas culturales en torno a la
Navidad y al Año Nuevo.



STIRLING

 Su posición estratégica hace que la historia se respire nada más atravesar la frontera
entre las Tierras Bajas y Altas. En el castillo de Stirling se fraguaron las batallas de la
independencia escocesa bajo el liderato de Roberto I y sir William Wallace, como se
cuenta en la película Braveheart.
Lo más destacable es la Abadía Inchmahome Priory. Está ubicada en un bello sitio y se
mantiene prácticamente intacta.
GLASGOW

 Glasgow es la segunda ciudad en importancia de Escocia después de Edimburgo. Con
casi 700.000 habitantes, esta villa, situada en el centro del país, es una de las más
elegantes. Al entrar en la ciudad, enseguida llaman la atención los carteles Glasgow's
Alive -Glasgow está vivo. Y eso es lo que más impresiona de la ciudad: su vitalidad y la
energía que transmiten sus calles. Cuenta con numerosos museos, edificios históricos y
galerías de arte. Sin embargo, el espíritu que se respira en sus calles difiere totalmente
del capitalino. Muchos son los que se acercan a la ciudad que ha dado a algunos de los
grupos musicales más conocidos a nivel internacional. En la década de los años
‘80, fueron apareciendo Simple Minds, Tears for Fears o Deacon Blue, sin
olvidar Wet Wet Wet. Lejos han quedado los tiempos en los que la ciudad sufría el paro,
los enfrentamientos entre los equipos de fútbol, etc. Hoy es más conocida por el
segundo festival más popular de Escocia, el Festival de Glasgow que se celebra
justo después del de Edimburgo. Lo que no puedes perderte




EDIMBURGO

 En pleno corazón de la ciudad de Edimburgo se eleva, como por arte de magia entre el
cielo y la tierra, por encima del centro urbano, un majestuoso castillo que, encaramado
sobre la cima de un peñón, domina toda la ciudad. Déjese conducir por el puente
levadizo y podrá descubrir todos los secretos que Edimburgo tiene preparados para
usted… ¡y las vistas panorámicas más espectaculares de la ciudad!


No muy lejos, el Palacio de Holyroodhouse, histórica residencia real oficial situada al
final de Royal Mile, se nos presenta como testigo de excepción de la historia escocesa.
Cuando se dirija a él, bajando por Royal Mile, no deje de recordar la leyenda que cuenta
que las almas de las víctimas de una fuerte epidemia ocurrida en 1644 continúan
deambulando por la ciudad… Si se atreve, no dude en introducirse, bajo tierra, en
Mary King’s Close… Otra opción, no apta para cardíacos, es apuntarse a
uno de los organizados Ghost Tour –Paseo de Fantasmas-… de día…
o de noche… Las sorpresas están garantizadas… ¿Se atreve?
LAS MEJORES COMPRAS

 La principal zona de compras de Edimburgo se encuentra en Princess Street, que
atraviesa el centro de la ciudad y llega hasta Lothian Road. Podemos encontrar las más
grandes multinacionales de ropa, así como tiendas de productos audiovisuales,
cosmética y regalos. También son especialmente comunes las tiendas dedicadas a la
venta de recuerdos para los turistas.


En Cockburn Street hay muchas tiendas de tipo alternativo e independiente, en las que
se puede comprar velas, piercings, objetos decorativos y artesanía, entre otros
productos. A lo largo de Royal Mile también se localizan multitud de comercios
destinados especialmente a los visitantes.

Y, cómo no, prácticamente en cualquier rincón de Edimburgo se topará con alguna
tienda de whisky, el producto original más exportado de Escocia. La variedad más
recomendada es el whisky "single malt", procedente de una única cosecha, por lo que
cada uno de ellos es diferente, pudiendo variar su sabor cada año.

LO QUE NO PUEDE PERDERSE

Queen Street

 Esta hermosa calle que comienza en la zona norte tiene una elegancia única gracias a
los jardines que comienzan aquí y bajan hasta el estuario del río. Además, es la calle de
los museos.


Royal Mile
Atractiva avenida atravesada por numerosas callejuelas, compuesta por edificios tan
importantes como el Parlamento y la Corte Suprema escocesa. Desde aquí, se puede ver
el Asiento de Arturo.
New Town
Es la calle de la elegancia. Todo encaja de forma armónica, desde sus casas -todas de
estilo georgiano- hasta sus dos plazas principales, St. Andrew y Charlotte.

Puerto de Leith
Leith estuvo separado de Edimburgo hasta pasado el siglo XX. A lo largo de la historia,
ha sido el principal puerto de la costa este. Aquí se hallan gran parte de los restaurantes
y pubs de Edimburgo, por lo que siempre hay mucho ambiente.

Scotch Whisky Heritage Centre

 Además de probar algunos de sus whiskys, a lo largo del recorrido por la bodega se
explica el proceso de producción y elaboración de esta popular bebida escocesa.
Castillo de Edimburgo

 Aquí han tenido lugar algunos de los momentos más importantes de la historia de
Escocia, sobre todo los que se relacionan con la independencia. Además, la mayoría de
la realeza escocesa fue coronada en este castillo durante siglos. El castillo domina por
completo la silueta de la ciudad, ya que ha sido erigido en la cúspide de la montaña
volcánica que se halla en un lateral de la localidad.
De estilo ecléctico, el paso del tiempo queda reflejado en sus muros. El primer
asentamiento fue allá por el 850 a.C., aunque lo más antiguo es la capilla de Santa
Margarita, erigida en el siglo XII.
El aspecto actual corresponde al siglo XIV, tras la Guerra de la Independencia. Está
compuesto por un complejo amurallado con varios edificios que albergan distintos
museos. Destaca la mencionada capilla; la Piedra del Destino, en la que se coronaban
los monarcas escoceses; el fuerte, desde el que se dispara un cañón en días festivos; las
joyas de la corona y el monumento a las víctimas de las dos guerras mundiales.

Iglesia St. Giles

 La estructura de la iglesia es un diseño gótico del siglo XV, aunque antes hubo un
templo del siglo IX. Fue desde esta iglesia donde John Knox inició la reforma escocesa,
de ahí que se halle una estatua conmemorándole a la entrada del templo. El interior está
repleto de monumentos funerarios y de grandes obras de arte como las vidrieras.
Homenajes artísticos a Robert Louis Robinson, Young Simpson y R. Burns, completan
el conjunto arquitectónico.

Catedral

Construida en 1870, es la última gran obra de Sir George Gilbert Scott. Esta catedral es
una imitación del primer gótico inglés.

Nuevo Parlamento Escocés

 Es uno de los edificios más modernos del país. Diseñado en 1998 por el arquitecto
español Enric Miralles, constituye un importante símbolo nacional para Escocia al haber
sido el centro en el que se llevaron a cabo las primeras leyes escocesas al margen del
Gobierno británico, después de haber recuperado su autonomía regional.

The Hub

 En su origen fue una iglesia neogótica. Su majestuoso capitel es el más alto de toda la
ciudad Edimburgo y es fácilmente reconocible desde cualquier punto de Edimburgo.
Actualmente, sirve como teatro y acoge todo tipo de espectáculos.

Palacio de Holyroodhouse y Abadía de Holyrood

Sus orígenes se remontan a 1128 aunque fue totalmente reformado en el siglo XVIII. La
reina Isabel y la reina Victoria lo utilizaron como residencia durante sus visitas a
Escocia. Su interior es fastuoso, como corresponde al estilo paladino. No hay más que
dar un paseo por la Great Gallery, utilizada para grandes ceremonias. De sus paredes
cuelgan 89 retratos del pintor alemán del siglo XVII Jacob de Wit. También se pueden
visitar las habitaciones de María Estuardo, donde vivió y murió asesinada. El paisaje
que representan las frondosas montañas del fondo en combinación con el edificio de
torres, de torrecillas curvas y rectas y de chimeneas que sobresalen lo convierten en
una auténtica postal de cuento de hadas. La abadía fue construida por David I, en honor
a su madre, Sant Margaret. Desafortunadamente, la proximidad del edificio a las
murallas, le ha llevado a su reconstrucción en numerosas ocasiones. En la actualidad,
pueden verse las ruinas de los siglos XII y XIII.

National Gallery of Scotland

 Esta enorme pinacoteca alberga una notable muestra pictórica europea y americana en
un edificio que data de 1850. Cuenta con obras de Rafael, Tintoretto, Veronese, Hugo
van der Boes, Gerard David, Bernini, Zurbarán, Rubens, Van Dyck, Rembrant,
Vermeer, Goya, Tiepolo, Watteau, Chardin, Hogarth, Reynolds, Gainsborough,
Hamilton, Ramsay o Raeburn, entre otros.

Museo de la Infancia

 Niños y niñas disfrutarán con casas de muñecas, osos de peluche, marionetas y otros
juguetes, sin olvidar el famoso aceite de ricino, que no suele gustar tanto.

Scottish National Gallery of Modern Art
Se fundó en 1959 con la intención de ser la primera colección británica de arte y pintura
del siglo XX. Se pueden admirar obras de Miró, Picasso, Giacometti, Magritte, Matisse,
Derain, Braque o Léger, entre otros. Galería Roland Penrose

En esta galería encontramos obras de Max Ernst, Marcel Duchamp, Man Ray, Dalí,
Picasso y Miró, grandes figuras de los movimientos surrealista y dadaísta.

Museo Nacional

 Como museo más importante de Escocia, el edificio se divide en siete plantas
dedicadas a todas las etapas históricas del país, desde la prehistoria hasta el siglo XX.
Aquí está el fósil más antiguo del mundo, "Lizzie". En la primera planta el visitante
podrá recorrer desde "El reino de los Scots" –que cubre el período en que
Escocia se desarrolla como un reino independiente, en el año 843, hasta la unión con
Inglaterra, en 1707-. La sexta planta alberga la galería del Siglo XX, con
objetos representativos del último siglo.


Our Dynamic Earth

 Esta moderna construcción de metal blanco alberga atracciones de última tecnología
dedicadas al mundo natural. Enormes pantallas fundidas con sonidos y movimiento le
transportarán millones de años atrás y podrá ver con gran realismo cómo fue creada la
tierra. También se pueden admirar maquetas a tamaño natural de las más extrañas
criaturas que han habitado la tierra a lo largo de su historia, así como recreaciones
detalladas de las selvas tropicales y de las regiones polares.

								
To top