Docstoc

Oracion

Document Sample
Oracion Powered By Docstoc
					                                Arquidiócesis de Bogotá
                               Vicaría de Evangelización
                CONSTRUIR JUNTOS UN NUEVO PLAN DE EVANGELIZACIÓN



                           TALLER IMAGINEMOS EL FUTURO 2

                                     ORACIÓN INICIAL
    1. Motivación
Iniciado este camino de la construcción del Plan de Evangelización, sabemos que la
oración es una clave fundamental y el alimento para que entre todos podamos seguir esta
tarea; de la mano de Dios y en comunión con toda la Iglesia Arquidiocesana. Pero, ¿cómo
orar, frente a este gran reto? San Juan Eudes decía, “la oración es que nuestro consciente
e inconsciente le den gloria a Dios en nuestra vida. Que nuestros actos inconscientes como
el palpitar de nuestro corazón, digan te alabo, te bendigo, te canto, te glorifico.

Continuar la vida de Cristo, amar como Cristo, perdonar como Cristo, entender la vida
como Cristo. ¡Parecerse a Cristo! Es la pasión por reproducir su rostro. Tributar lo gloria a
Dios, hacer todo para la mayor gloria de Él. Es buscar la gloria de Dios en todos los
acontecimientos.

Trabajar por la justicia, defender a los pobres, defender a la viuda, dar pan al hambriento,
tender la mano al que está solo, visitar al que está enfermo, defender al que está siendo
atacado injustamente: construir un mundo mejor.

Amar y tomar la vida con gusto; contemplar, gustar, saborear, aprender a gustar la vida,
maravillarse y tener una actitud frente a la vida de regocijo. Sé que hay algo bueno para
mí, un Plan Mayor sobre mi vida y yo tengo que descubrir ese plan. Construir una historia
según Dios. Asumir la vida de otra manera, anhelar la vida a la manera de Cristo”.

   2. Momento Inicial

      Saludo
      En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
      R./ Amén.
      El Dios de la Vida, que por la acción del Espíritu Santo nos colma con su alegría y
      con su paz, permanezca siempre con todos Ustedes.
      R./ Amén.
      Canto:                 Iglesia Soy

      I.     Iglesia soy y tú también,                  (Coro). No vayas triste en soledad,
             en el bautismo renacimos,                  ven con nosotros y verás
             a una vida singular,                       a los hermanos caminando en el
             y al confirmar hoy nuestra                 amor,
             fe, lo proclamamos                         ven con nosotros y serás,
             compartiendo                               en la familia un hijo más,
             el mismo pan.                              iremos juntos caminando en el
                                                        amor.
                                                      me alimenta y acompaña sin cesar,
                                                      la iglesia es, tan maternal,
                                                      que nunca duda en
2 Yo la veré envejecer                                abrazarme y perdonar (Coro)
  pero a mi madre con arrugas y
  defectos la querré,                                 4. Tensiones hay y las habrá,
  la quiero más, pues sé muy bien                     porque nosotros somos hombres,
  que ha envejecido sin dejarme de                    y no ángeles de luz,
  querer (Coro)                                       pero al final solo al final,
                                                      la iglesia humilde encontrará su
   3. La iglesia es, tan maternal,                    plenitud (Coro)
   que me ha engendrado,

   SALMO PARA EL CAMINO: Salmo 24 (Versión Mazariegos y Botana)
   Antífona: Enséñame Señor el camino, para que anhele tu verdad.

   (Coro 1) A ti, Señor, presento mi ilusión y mi esfuerzo; en Ti, mi Dios, confío,
            confío porque sé que me amas.
           Que en la prueba no ceda al cansancio,
           que tu gracia triunfe siempre en mí.
           Yo espero siempre en ti. Yo sé que tú nunca defraudas al que en ti confía.

   (Coro2) Indícame tus caminos, Señor; enséñame tus sendas. Que en mi vida se
           abran caminos de paz y bien, caminos de justicia y libertad. Que en mi vida
           se abran sendas de esperanza, sendas de igualdad y servicio. Encamíname
           fielmente, Señor. Enséñame tú que eres mi Dios y Salvador.

   (1) Recuerda, Señor, que tu ternura y tu lealtad nunca se acaban; no te acuerdes de
       mis pecados. Acuérdate de mí con tu lealtad, por tu bondad, Señor.

   (2) Tú eres bueno y recto y enseñas el camino a los desorientados. Encamina a los
       humildes por la rectitud, enseña a los humildes su camino.

   (1) Tus sendas son la lealtad y la fidelidad
       para los que guardan tu alianza y tus mandatos.

   (2) Porque eres bueno, perdona mi culpa. Cuando te soy fiel, Señor, tú me enseñas
       un camino cierto; así viviré feliz y enriquecerás mi vida con tus dones. Tú, Señor,
       te fías de mí y me esperas siempre. Tú, Señor, quieres que sea de verdad tu
       amigo.

   (1) Tengo los ojos puestos en ti que me libras de mis amarras y ataduras. Vuélvete
       hacia mí y ten piedad, pues estoy solo y afligido. Ensancha mi corazón encogido
       y sácame de mis angustias.

   (2) Mira mis trabajos y mis penas y perdona todos mis pecados.
       Señor, guarda mi vida y líbrame de mí mismo. Señor, que salga de mi desánimo y
       vaya hacia ti y que no quede defraudado de haberme confiado a ti.
      (1) Indícame tus caminos, Señor, tú que eres el Camino. Hazme andar por el
          sendero de la verdad, tú que eres la Verdad del hombre. Despierta en mí el
          manantial de mi vida, tú que eres la Vida de cuanto existe.
      (2) Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo,
          como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Antífona: (1 y 2) Enséñame Señor el camino, para que anhele tu verdad.

  3. Encuentro con la Palabra (Hebreos 11:15-16.; 12: 1b-3.)

     “Indudablemente, si la patria que añoraban era aquella de donde habían salido,
     habrían tenido oportunidad de volver a ella. Pero en realidad, anhelan una patria
     mejor, es decir, celestial. Por lo cual, Dios no se avergüenza de que le llamen su Dios,
     pues les ha preparado una ciudad”. …corramos con perseverancia en la carrera que
     se abra ante nosotros; fijos los ojos en Jesús…el cual animado por la alegría que le
     esperaba, soportó sin acobardarse la cruz y ahora está sentado a la derecha de Dios.
     Fíjense en aquel que soportó en sí toda contradicción por parte de los pecadores, a
     fin de que no se dejen vencer por el desaliento.”

     Reflexión Personal (En silencio)
     ¿Es posible anhelar un futuro mejor?
     ¿Qué actitudes acompañan al que busca un futuro mejor?
     ¿Qué te dice, Qué nos dice, Qué le decimos. A qué nos compromete?

     Breve Compartir Comunitario de la Reflexión

  4. Oración Plan de Evangelización:

     Señor Jesucristo,
     tú que nos llamas a anunciar el Evangelio
     y a transformar con su fuerza renovadora nuestro mundo,
     haz que te reconozcamos
     presente y actuante en esta hora
     en que nuestra Arquidiócesis de Bogotá,
     en sus 450 años, por fidelidad a ti
     y a los hombres y mujeres de nuestro tiempo,
     construye un nuevo plan de evangelización.

     Acompáñanos, Señor, para que,
     como fruto de este proceso,
     el camino de la Iglesia se haga más convergente
     con el de aquellos a quienes nos envías.
     Ayúdanos a escuchar
     con apertura de mente y de corazón Tu voz
     en las voces de tantos que anhelan la redención.

     Que instruidos constantemente por tu Palabra,
     reconozcamos con lucidez los signos de los tiempos,
     y en espíritu de conversión personal y comunitaria,
     nos dispongamos
     a secundar con mayor docilidad y confianza
la acción de tu Espíritu en la Iglesia y en el mundo.

Haz que te reconozcamos en la Fracción del Pan
y en el hermano a quien debemos servir
como el Buen Samaritano
para anunciar tu Reino
mediante el servicio misericordioso,
la instauración de la justicia
y procesos de reconciliación.
Amén.

PADRE NUESTRO…

Invitemos a nuestra madre, la Virgen María, que como discípula y misionera supo
acompañar a la Iglesia en esos primeros tiempos y que ahora camina con nosotros
en la construcción de nuestro Plan de Evangelización.
Dios te salve María, llena eres de gracia….

CANTO: María de Nazareth


María de Nazaret, María me                         María que nos conduce el amor,
cautivó, hizo más fuerte mi fe, y por              María de mi Señor.
hijo me adoptó.
                                                   Mujer que trajiste el don de la paz,
A veces cuando me pongo a rezar,                   de todos los hombres Madre serás,
en mis pensamientos vuelvo a                       en nuestros caminos siempre
soñar,                                             estarás llevándonos hasta Dios.
y con sentimiento empiezo a
cantar.                                            María que vió a Jesús caminar
María de Nazaret.                                  María que le ha enseñado a hablar,
                                                   María la que sabía escuchar,
La Virgen a quien Dios Padre eligió                María de Nazaret.
por Madre del Hijo Santo de Dios



María, Estrella de la Evangelización.
          Ruega por nosotros

Bendición …

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:81
posted:9/16/2011
language:Spanish
pages:4