Docstoc

Dependencia Económica

Document Sample
Dependencia Económica Powered By Docstoc
					Dependencia Económica
Quizás éste sea uno de los problemas más comunes que enfrentan las víctimas de abuso emocional. Hay muchos hombres y mujeres que dependen económicamente de su pareja y por esa razón piensan que deben soportar humillaciones y maltrato psicológico. Según las capacidades de cada persona y la situación económica de su condición social o del país en que viva, algunas personas tienen mejores posibilidades que otras de independizarse económicamente y dejar de depender de su pareja (o de sus padres, u otras personas) para poder vivir "sin deberle nada a nadie". El problema de la dependencia económica es un problema complejo porque hay muchos factores que entran en juego. No sólo se trata de las capacidades citadas anteriormente y la situación de un país o región, sino también de pautas culturales, y de la predisposición de las personas dependientes a llevar una vida independiente, por lo que se refiere a su economía personal. Hay varios casos diferentes. Por ejemplo, un hombre de determinada edad, que ha perdido su empleo y no cuenta con las destrezas o herramientas actuales que le permitan conseguir un nuevo empleo. O bien, un hombre que no logra conseguir empleo porque acaba de salir de la cárcel por un delito menor y nadie quiere contratarlo. Un hombre o una mujer "sobre calificado" que no consigue empleo debido a que está excesivamente capacitado para realizar tareas menores (por lo que no desea contratarlo) y no consigue un trabajo acorde a su perfil. Una mujer que todavía su vida fue ama de casa y no tiene experiencia laboral. Una mujer que no desea salir a trabajar porque eso implicaría bajar el nivel de su estilo de vida. Y otros ejemplos similares. Muchas veces, hay personas que comprenden que sería mejor si pudieran conseguir un trabajo en lugar de "mendigar" o depender económicamente de otras personas, pero simplemente no están en condiciones de conseguir empleo (falta de capacitación, por ejemplo), o bien, no desean conseguir empleo y trabajar para pagar sus propios gastos. Hay personas que prefieren continuar dependiendo económicamente de alguien que les trata mal, o a quién no aman, con tal de no salir a trabajar. Por esta razón, es muy importante diferenciar las "excusas" de las "justificaciones". Las personas que -en el fondo- no desean trabajar y prefieren pagar el alto precio del abuso emocional con tal de seguir dependiendo económicamente de otras, siempre tienen "excusas" casi perfectas. Por el contrario, muchas personas comprenden que su salud emocional depende en cierta medida de que logren su independencia económica y hacen todo lo posible por conseguir empleo. No obstante, no siempre lo consiguen porque hay ciertos factores que se los impiden. En estos casos decimos que están "justificadas". Hay ciertas culturas en las que no se les permite a las mujeres estudiar o trabajar, por ejemplo (son casos extremos, pero reales). El impacto de la dependencia económica en el caso de los hombres que dependen de sus parejas es mucho más pronunciado y complejo. Culturalmente, siempre se supuso que el hombre debía traer el pan al hogar. Cuando un hombre no puede conseguir empleo, puede caer en una profunda depresión. Este problema cultural también es el causante de que muchas mujeres prefieran quedarse en el hogar y ser amas de casa, antes que tener que salir a trabajar. Cuando estamos involucrados en una relación de pareja económicamente desigual, es importante ser honestos con nosotros mismos y admitir si realmente no deseamos trabajar o si no logramos conseguir empleo o emprender un negocio que nos permita independizarnos económicamente. La dependencia económica, al igual que otras dependencias, tiene un costo. Ese precio suele ser el abuso emocional.

www.abusoemocional.com

@ Mariana Barrancos 2008 – 2009

www.marianabarrancos.com


				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:6443
posted:8/6/2009
language:Spanish
pages:1