Documents
Resources
Learning Center
Upload
Plans & pricing Sign in
Sign Out

27

VIEWS: 2 PAGES: 1

									Bruxismo y Desordenes Temporomandibulares en Niños y Adolescentes, Mas
Comun de lo que Parece. Dr. Fernando R. Jaen, Odontólogo 
 

                      


La intención de este revisión de la literatura es la de llamar la atención hacia él
diagnostico, prevención y tratamiento de estos problemas que en este grupo etario
puede representar hasta el 60% de la población según estudios 1 pero con un
porcentaje de tratamiento de solo el 5 % 2. Los estudios también indican que los
síntomas y signos de estos desordenes en niños y jovenes pueden mantenerse hasta
edad adulta, si no son atendidos 3 y que el bruxismo y el desgaste dental pueden
prevalecer durante 20 años desde la niñez hasta edad adulta 4. Entre las causas
                                                                   

atribuidas de los desordenes temporomandibulares y del bruxismo, en todos los
individuos, están las anomalías interdentales, las parafunciones y la condición
emocional. Estas etiologías también se presentan en los niños y adolescentes. Los

síntomas y signos más comunes en estos pacientes son las cefaleas (dolores de
cabeza), cervicalgia (dolor de cuello), sonidos articulares (traqueos y otros) y desgastes
dentales severos durante las denticiones 5. El tratamiento en su fase inicial de relajación
                                              

muscular, disminución de la presión intra capsular y control del bruxismo, con aparatos
oclusales, puede ser exitoso 2. La fase final de estabilización o corrección de la relación
                                

Interdental, que en estos pacientes es de naturaleza cambiante, debe ser
multidisciplinaria y a través de las denticiones y puede requerir de la repetición de la
fase inicial en el caso de que la relación interdental no pueda ser estabilizada hasta
llegar a la dentición adulta 6, 7.


Bibliografía

 1. Sonmez H, et al. Prevalence of temporomandibular dysfunction in
Turkish children with mixed and permanent dentition. J. Oral Rehabil 28: 280-285,
2001. 2. Tegelberg A, et al. Temporomandibular disorders in children and adolescents: a
       

survey of dentists attitudes, routine and experience. Swedish Dent J 25: 119-127,
2001 3. Egermark I, et al. A 20 year longitudinal study of subjective symptoms of
     

temporomandibular disorders from childhood to adulthood. Acta Odontol Scand 59: 40-
48, 2001. 4. Carlsson G, et al. Predictors of bruxism, other oral para functions and tooth
          

wear over a 20 year follow up period. J. Orofac Pain: 17; 50-57, 2003. 5. Jaén FR.
                                                                         

Desordenes cráneo mandibulares y bruxismo en niños (Presentación de 2 casos). Rev.
Odontol. 15: 13-19, 1990. 6. Gremillion H. Multidisciplinary diagnosis and management
                           

of orofacial pain. Gen Dent May-June: 178-186, 2002. 7. De Boever J, et al. Need for
                                                        

occlusal therapy and prosthodontic treatment in the management of
temporomandibular disorders. Part 1. Occlusal interferences and oclusal adjustment. J
Oral Rehabil 27: 367-379, 2000.   


								
To top