Docstoc

COMENTARIO DE TEXTO SONETO XXIII DE GARCILASO DE LA

Document Sample
COMENTARIO DE TEXTO SONETO XXIII DE GARCILASO DE LA Powered By Docstoc
					    COMENTARIO DE TEXTO SONETO XXIII DE GARCILASO DE LA VEGA


                           En tanto que de rosa y azucena
                        se muestra la color en vuestro gesto,
                        y que vuestro mirar ardiente, honesto,
                        enciende el corazón y lo refrena,
               5          y en tanto que el cabello, que en la vena
                        del oro se escogió, con vuelo presto
                        por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
                        el viento mueve, esparce y desordena:1,
                          coged de vuestra alegre primavera
               10       el dulce fruto antes que el tiempo airado
                        cubra de nieve la hermosa cumbre.
                          Marchitará la rosa el viento helado,
                        todo lo mudará la edad ligera
                        por no hacer mudanza en su costumbre.

       Localización

        Esta composición lírica es una de las mejores y más conocidas del poeta
toledano Garcilaso de la Vega (1501-1536), introductor, junto con Boscán, de la
lírica renacentista de influencia italiana y máximo exponente de este
movimiento poético durante la primera mitad del siglo XVI. Garcilaso representa
al perfecto cortesano renacentista del que hablaba Castiglione, pues conjuga
en su persona “armas y letras”. Considerado como el primer poeta moderno por
su tratamiento del tema amorso, cultivó una poesía intimista, melancólica, cuyo
estilo se caracteriza por la claridad, la naturalidad y el buen gusto.

        Su producción literaria, exclusivamente poética, es breve; en metros
italianistas: tres églogas, dos elegías, cinco canciones, una oda, una epístola y
treinta y ocho sonetos. El poema que nos ocupa es el soneto XXIII y está
dedicado probablemente a Isabel Freyre, dama portuguesa de la reina y musa
de su poesía. Este poema lírico, perteneciente a su época de plenitud (iniciada
a partir de 1532), demuestra el perfecto manejo del arte italianista que poseía
Garcilaso.

       Tema

        Recrea el tópico literario del “carpe diem”
(exhortación al aprovechamiento de la juventud),
proveniente de la literatura clásica latina (Horacio y
Ausonio), que fue muy grato a los autores
renacentistas, puesto que refleja un sentido pagano de
la existencia, impregnado de vitalismo, característico
de la nueva manera de entender la vida.




1
       “con clara luz la tempestad serena”, en otras versiones.


                                                                               1
        Se dirige en él a una mujer (quizás Isabel Freyre, dama portuguesa que
fue la musa de la mayor parte de sus composiciones) para exhortarla a que
aproveche su juventud y su belleza. Para ello realiza una descripción de ciertos
aspectos de su físico (color del rostro, mirada, cabello, cuello) resaltando su
hermosura juvenil y advirtiéndole metafóricamente que viva intensamente antes
de que el paso inexorable del tiempo la conduzca al invierno de su vida.
Finalmente concluye destacando la acción destructora del tiempo y su
vertiginosidad.

      Estructura

a) Estructura externa: nos encontramos ante un soneto de estructura clásica,
compuesto por 14 versos endecasílabos de rima consonante, distribuidos en
dos cuartetos (ABBA ABBA) y dos tercetos (CDE DCE). Recordemos que el
soneto, estrofa culta de origen italiano, introducida y aclimatada en la lírica
española gracias a Juan Boscán y a Garcilaso de la Vega, se ha venido
utilizando desde entonces, con mayor o menor intensidad, a lo largo de toda la
historia de la literatura española.

b) Estructura interna: podríamos considerar dos apartados generales:
     Primer apartado: comprende los dos cuartetos y el primer terceto (vv. 1-
       11). El poeta se dirige en concreto a una dama para que aproveche su
       juventud y hermosura.
       En este primer apartado se observan dos subapartados:
           - Los dos cuartetos (vv 1-8). Descripción de la belleza física de una
              dama en su presente de juventud, siguiendo el canon de belleza
              de la mujer renacentista. (“Descriptio puellae”)
           - El primer terceto (vv. 8-11), donde se explicita el tópico del “carpe
              diem”, exhortando metafóricamente al aprovechamiento de la
              juventud.
     Segundo apartado: comprende el segundo terceto (vv. 12-14). Se trata
       de una conclusión general, también en forma metafórica. Nos habla en
       abstracto sobre el efecto devastador del paso del tiempo que conduce a
       la vejez y a la muerte. (“Tempus fugit”)

          Análisis formal atendiendo al contenido

          Puede realizarse de dos maneras:
         Modelo A (análisis verso a verso)
         Modelo B (análisis atendiendo a lo diferentes niveles del lenguaje)

    Modelo A
      Los dos primeros cuartetos, conectados por subordinación sintáctica
temporal al primer terceto, en el que aparece la idea central del poema,
muestran la descripción física de una mujer (2ª persona a la que se dirige el
poema) en su presente de juventud. Para remarcar precisamente la
importancia del paso del tiempo y su fugacidad, utiliza Garcilaso desde el
primer momento proposiciones temporales: el nexo “En tanto que” (repetido en
tres ocasiones: dos de forma expresa y una mediante elipsis) introduce el
presente y éste implica hermosura y juventud.


                                                                                2
       La “descriptio puellae” ubicada en los cuartetos no presenta una
ordenación estricta (color del rostro, mirada, cabello, cuello); predomina en ella
la prosopografía (descripción física), si bien aparecen ciertos rasgos de
etopeya (descripción psíquica o moral). Mediante hipérbaton (“de rosa y
azucena/se muestra la color en vuestro gesto”) destaca el semblante pálido y
sonrosado en los pómulos, expresado mediante metáforas coloristas: “de rosa
y azucena” (identificación con elementos de la naturaleza: dos flores). Da la
sensación de que el poeta no quiere fijar unos rasgos puramente físicos, sino
trascenderlos: con la metonimia “vuestro gesto”, se refiere al semblante, al
rostro, dando así una impresión de fugacidad. De la misma manera elude
hablar de los ojos para hacerlo de la forma en que éstos miran, de nuevo lo
expresa mediante lo que podríamos considerar otra metonimia: el infinitivo con
función nominal: “vuestro mirar”, que posee como el color del semblante dos
términos adjetivadores: “ardiente, honesto” (que aparecen en anítesis). El fuego
es, en la terminología poética renacentista, un símbolo del amor apasionado, y
la mirada de la dama es a la vez “amorosa” (ardiente) e inocente, pura
(honesto). Recordemos el idealismo típico del Renacimiento en el tratamiento
del amor. En consonancia con lo anterior, en el v.4 se nos da la explicación:
“enciende el corazón y lo refrena”, metafóricamente su mirada puede “encender
pasiones”, sin embargo su inocencia serena la exaltación que suscita al ser
contemplada su belleza. De nuevo aparece la antítesis en relación cruzada con
el verso anterior: ardiente-enciende/ honesto-refrena.

       En el segundo cuarteto se describe el cabello y el cuello de la
muchacha. Se pondera el color rubio de su cabello (ideal renacentista),
sublimado mediante una metáfora hiperbólica, expresada por una proposición
subordinada de relativo: “que en la vena del oro se escogió” (seleccionado
entre el oro más puro). La imagen del cabello en movimiento (metáfora: “con
vuelo presto”) debido a la acción del viento, otro elemento extraído de la
naturaleza, incide en la caracterización de ese cabello, pues da la sensación de
viveza y suavidad. Garcilaso muestra la acción del viento sobre la cabellera de
la muchacha: “mueve, esparce y desordena”, gradación climática en tres
términos (simetría renacentista) por “el hermoso cuello blanco, enhiesto”. No
utiliza en la descripción del cuello ninguna metáfora, es suficiente la
presentación de tres adjetivos en simetría con los tres verbos que aparecerán
en el verso siguiente. Todo lo relacionado con el sentido de la vista cobra
realce en la poesía garcilasiana.

        En consonancia con el carácter descriptivo, domina en los dos cuartetos
el estilo nominal2, aunque sea en el segundo cuarteto donde encontremos
mayor cantidad de formas verbales. Las tres formas verbales en presente de
indicativo, tiempo habitual en los cuartetos, (“mueve, esparce y desordena”,
v.8) introducen un mayor dinamismo que precipita la presentación del tema; sin
embargo, no se rompe el esquema nominal pues para equilibrar ha situado
estratégicamente Garcilaso una tríada de adjetivos referidos a “cuello” en el
verso anterior (v.7).

2
         La adjetivación, muy abundante, posee connotaciones positivas: “mirar ardiente, honesto”,
“vuelo presto”, “hermoso cuello blanco enhiesto”.


                                                                                                     3
       En el primer terceto se formula o presenta la idea central. Se inicia con
una forma verbal en imperativo (siguiendo la tradición del “carpe diem”); a la
vez que el poeta se dirige a la mujer concreta, puede hacer una exhortación
extensiva a los lectores. Se ha producido una ruptura dentro del sistema de las
formas verbales del texto. El hipérbaton del verso 9: “coged de vuestra alegre
primavera/el dulce fruto” tiende a remarcar mediante la metáfora de la juventud
el aprovechamiento de ésta y, por otra parte, introduce un nuevo tópico que
seguirá desarrollando, en forma de alegoría, a lo largo de los dos tercetos, nos
referimos a la identificación de las estaciones del año con las edades del
hombre. El esquema epíteto+metáfora natural: “alegre primavera” se repite en
“dulce fruto”. Si la primavera se identifica con la juventud, el “dulce fruto”, como
producto de ésta, podría entenderse como el amor. De nuevo se impone la idea
del tiempo y la advertencia del poeta, que se vale de un nuevo conector
temporal (“antes que”) dependiente del imperativo “coged” y de un presente de
subjuntivo con valor de futuro próximo para recalcar las consecuencias
negativas del paso del tiempo e incidir nuevamente en el aviso propio del
“carpe diem”: “antes que el tiempo airado” (personificación, metáfora del
invierno), “cubra de nieve la hermosa cumbre”. Siguiendo idéntico esquema
que en los versos 9 y 10, se evoca, mediante metáforas, el invierno de la vida,
representado por el cabello blanco (“nieve”), mientras que “la hermosa cumbre”
hace referencia a la cabeza de la dama. La antítesis es otro recurso
destacable. El contraste entre el presente (=belleza y juventud) y el futuro
(=ajamiento y vejez) se manifiesta en términos de connotaciones positivas y
negativas: dulce fruto/tiempo airado, alegre primavera/viento helado, etc.

        En cuanto al segundo apartado, el segundo terceto, conclusivo, se inicia
remarcando mediante hipérbaton el tópico del “tempus fugit”: “Marchitará la
rosa el tiempo helado”, con un futuro imperfecto de indicativo (“marchitará”).
Continúa con la alegoría del terceto anterior al hablarnos, mediante términos
metafóricos extraídos del medio natural, del invierno y sus inclemencias, “el
viento helado” quizá connote ya la idea de la muerte. Por otra parte, aparece
también la “rosa” como símbolo y metáfora de la vida (=Ausonio), y más en
concreto de su fugacidad; la juventud posee idéntica duración que el esplendor
de una rosa. Un nuevo hipérbaton: “Todo lo mudará la edad ligera” recalca la
inexorabilidad del transcurso temporal, aquí representado como “edad ligera”.
El políptoton (“mudará/ mudanza”) y la personificación (“en su costumbre”)
remarcan la misma idea, ya que el tiempo no puede dejar de transcurrir. En el
segundo terceto la adjetivación cobra tintes negativos: “viento helado”, “edad
ligera”, en referencia a los efectos devastadores del paso del tiempo en el
futuro. Se da una oposición en el sistema de los adjetivos que refuerza la
contraposición: Presente = Juventud = Positivo / Futuro = Vejez = Negativo.
Lógico, puesto que Garcilaso está exhortando al disfrute del momento
presente.




                                                                                  4
        Modelo B3


      Plano fónico
       Destacaremos el ritmo tonal de las estructuras oracionales: todas ellas
enunciativas afirmativas, excepto en el caso de la proposición donde se formula
el tema del “carpe diem” (“coged de vuestra alegre primavera…”) que adopta
una modalidad exhortativa; al ser la única gana en fuerza, en importancia, y se
reafirma como núcleo de la idea principal.

        En cuanto a la métrica, se trata de un soneto, composición constituida
por dos cuartetos (ABBA, ABBA) y dos tercetos (CDE,DCE), de rima
consonante. El soneto, poema italianista, fue adaptado definitivamente a la
literatura en lengua castellana por Garcilaso.

      Plano morfosintáctico
       La adjetivación adquiere una gran relevancia. Debido a su carácter
descriptivo en los dos cuartetos domina el estilo nominal, en ellos realiza la
descripción de una mujer concreta a la que el poeta se dirige, la utilización de
los determinantes adjetivos posesivos (“vuestro gesto”, “vuestro mirar”) así
nos lo indican. La adjetivación, muy abundante, posee connotaciones positivas
: “mirar ardiente, honesto”, “clara luz”. “vuelo presto”, hermoso cuello
blanco, enhiesto”; en el primer terceto los adjetivos son epítetos: “alegre
primavera”, “dulce fruto”, “hermosa cumbre”, también con connotaciones
positivas. La excepción dentro del primer terceto la constituye: “tiempo airado”,
que anticipa la acción destructora del devenir temporal.

       Con el segundo terceto la adjetivación cobra tintes negativos: “viento
helado”, “edad ligera”, en referencia a los efectos del paso del tiempo en el
futuro. Se da una clara oposición en el sistema de los adjetivos que refuerzan
la contraposición: Presente=Juventud=Positivo/ Futuro=Vejez=Negativo.
Lógico, puesto que Garcilaso está exhortando al disfrute del momento
presente.

      En cuanto al sistema de los tiempos verbales , observamos su
adecuación a la estructura del contenido y a la intención del poeta: presente en
los cuartetos descriptivos; imperativo, en el primer terceto, es decir, en la
exhortación; y futuro, en el segundo terceto, para expresar los estragos del
paso del tiempo.

       El momento de mayor dinamismo expresivo se da en el v. 8 (“el viento
mueve, esparce y desordena” ), la tríada de formas verbales en presente de
indicativo precipitan la presentación del tema, sin romper el equilibrio al
presentarse a continuación tres adjetivos referidos a “cuello” (“hermoso,
blanco, enhiesto”).

      Sintácticamente hay que señalar la disposición de los dos cuartetos
respecto al primer terceto, conectados por subordinación sintáctica temporal

3
        Este comentario refleja una variante del verso 4 “con clara luz la tempestad serena” en lugar de
“enciende el corazón y lo refrena”.


                                                                                                       5
(coged, como verbo principal y los conectores temporales “en tanto que”, que
se presentan de forma anafórica ), para realzar la importancia del paso del
tiempo y su fugacidad. En el primer terceto encontramos un nuevo conector
temporal dependiente del mismo imperativo (“antes que”) , introductor de un
presente de subjuntivo con valor de futuro próximo, que recalca las
consecuencias negativas del paso del tiempo.

        En cuanto a la construcción de la frase, llama la atención el uso del
hipérbaton, en casi todas las estrofas existe algún ejemplo, siempre con la
finalidad de realzar el elemento que pasa a primer término. El más exagerado
se encuentra en el segundo cuarteto, todo él un hipérbaton.


     Plano léxico-semántico
      La tópica descripción ubicada en los cuartetos no presenta una
ordenación estricta (color del rostro, mirada, cabello, cuello); en ella predomina
la prosopografía (descripción física), si bien aparecen ciertos rasgos de
etopeya (descripción psíquica o moral).

       En el primer cuarteto:
       Los dos primeros elementos descritos dan la sensación de que el poeta
no quiere fijar unos rasgos simplemente físicos, sino trascenderlos: utiliza
metonimias (“vuestro gesto”, para indicar el rostro ; “vuestro mirar” al referirse a
sus ojos). Se destaca el semblante pálido y sonrosado en los pómulos,
mediante metáforas coloristas extraídas del medio natural (“de rosa y
azucena”). Su mirada posee dos términos adjetivadores que aparecen en
antítesis (“ardiente, honesto”). El fuego es, en la terminología poética
renacentista, símbolo de la pasión y la mirada de la dama es a la vez
“amorosa” e inocente, pura. En consonancia con lo anterior en el v.4 nos da la
explicación: metafóricamente su mirada puede encender pasiones
(desencadenar la tempestad) y a la vez con su honestidad, su inocencia (“clara
luz”) serenarlas. De nuevo aparece la antítesis en relación con el verso
anterior: ardiente-tempestad/ honesto-serena.


       Segundo cuarteto:
       Del cabello se pondera el color rubio, ideal renacentista, sublimado
mediante una metáfora hiperbólica (“que en la vena del oro se escogió”),
seleccionado entre el oro más puro. La imagen del cabello en movimiento
(metáfora: “con vuelo presto”), debido a la acción del viento, elemento natural,
incide en caracterizar el cabello con sensación de viveza y suavidad. Muestra
la acción del viento sobre la cabellera de la muchacha: “mueve, esparce y
desordena”, gradación climática en tres términos (simetría renacentista) por “el
hermoso cuello blanco, enhiesto”. No utiliza en la descripción del cuello
ninguna metáfora, es suficiente la presentación de tres adjetivos en simetría
con los tres verbos que aparecerán en el verso siguiente. Todo lo relacionado
con el sentido de la vista cobra realce en la poesía garcilasiana.

       La naturaleza nutre la poesía de Garcilaso de recursos estilísticos, se
manifiesta en la mayor parte de las metáforas del texto, concretamente para
describirnos el arquetipo de la mujer hermosa renacentista , así como en el


                                                                                  6
tópico desarrollado en los tercetos, es decir, la identificación de las estaciones
del año con las edades del hombre.

        Primer terceto:
        Pasando a los tercetos encontramos el tópico ya señalado (estaciones
del año=edades del hombre). El hipérbaton del verso 9: “coged de vuestra
alegre primavera/el dulce fruto” tiende a remarcar mediante la metáfora de la
juventud el aprovechamiento de ésta y, por otra parte, introduce el nuevo tópico
que seguirá desarrollando en alegoría a lo largo de los dos tercetos. El
esquema: epíteto+metáfora extraída de la naturaleza (“alegre primavera”), se
repite en “dulce fruto”. Si la primavera se identifica con la juventud, el dulce
fruto, como producto de ésta, puede entenderse como el amor. De nuevo se
impone la idea del tiempo y la advertencia del poeta: “antes que el tiempo
airado” (metáfora del invierno), “cubra de nieve la hermosa cumbre” siguiendo
idéntico esquema que en los vv. 9 y 10, se evoca el invierno de la vida,
representado por el cabello blanco. La antítesis es otro recurso que debemos
destacar. El contraste entre el presente (=belleza y juventud) y el futuro
(=ajamiento y vejez) se manifiesta en téminos de connotaciones positivas y
negativas: dulce fruto/ tiempo airado, alegre primavera/ viento helado, etc.

       Segundo terceto:
       Se inicia remarcando mediante hipérbaton la acción destructora del
tiempo: “Marchitará la rosa el viento helado”, continúa la alegoría del terceto
anterior al hablarnos, mediante términos metafóricos extraídos de la naturaleza,
del invierno y sus inclemencias, “el viento helado” connota ya la idea de la
¿muerte?. Por otra parte, aparece también la “rosa” como símbolo y metáfora
de la vida y su fugacidad, la juventud posee idéntica duración que el esplendor
de una rosa. El políptoton mudará/mudanza refuerza la idea de los cambios
que produce el paso del tiempo.


      Conclusión

        No hay pesimismo en la exhortación garcilasiana al goce de la juventud,
sino un reflejo palpable del vitalismo renacentista. Transmite el poema una
sensación de equilibrio y serenidad marcados por el ritmo remansado y lento
(estilo nominal en general), por la armonía de su forma. Incluso el cromatismo
es suave (blanco, amarillo, rosa...). Resaltaremos la importancia de la
naturaleza que es en él fuente de recursos (metáforas especialmente),
utilizados para describirnos al arquetipo de la mujer hermosa renacentista, así
como para la presentación del tópico literario mediante el que se identifican las
estaciones del año y las edades de la vida. La adjetivación sensorial, el uso del
epíteto, las estructuras formadas por dos o tres elementos, características del
estilo de Garcilaso, pueden rastrearse en el poema. Es importante también la
organización sintáctica de los materiales lingüístico en ensamblaje perfecto con
el tema que se desarrolla: nos referimos a la utilización de conectores
temporales y, especialmente, al juego de formas verbales presentes en el
poema: presente en los cuartetos descriptivos, imperativo, en el primer terceto,
es decir, en la exhortación, y futuro, en el segundo terceto, para expresar los
estragos del paso del tiempo.



                                                                                7

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:209
posted:9/5/2011
language:Spanish
pages:7