Docstoc

Carta de una madre a un hijo que se casa

Document Sample
Carta de una madre a un hijo que se casa Powered By Docstoc
					Carta de una madre a un hijo que se casa




                                                                                                      

Querido hijo: 

Hace dos semanas nos pediste consejo a papá y a mí acerca de tu futuro con Lisa. Parece que ha llegado 
el  momento  cuando  tu  relación  con  ella  debe  o  terminar,  o  avanzar  hacia  el  matrimonio.  De  manera, 
pues, que como tú mismo dices, has iniciado un “estudio de posibilidades”. No quieres dejarla en el aire, 
ya que ella tiene que decidirse pronto por varios trabajos que tiene en vista. Me alegro de notar cuán 
considerado eres en este aspecto. 

Tuvimos una buena conversación aquella noche. Tanto papá como yo apreciamos tu amplitud de mente 
y tu madurez, puestas en evidencia por las preguntas inteligentes que nos formulaste. 

Al  pasar  revista  en  mi  mente  a  algunos  de  los  problemas  importantes  que  tienen  que  resolver  los 
jóvenes en un momento como éste, llegué a la conclusión de que tal vez sería beneficioso que escribiera 
mis conclusiones y las compartiera contigo. 

Me  voy  a  expresar  con  toda  franqueza  sólo  porque  tú  me  pediste  consejo.  Sé  que  estás  tratando  de 
buscar la manera de que Dios te conduzca para hacer la decisión correcta. Pero debes sentirte libre, por 
supuesto, para seleccionar, remover y descartar todo lo que no te resulte beneficioso. 

Puedo asegurarte que nuestras oraciones se unen a las tuyas. Cuando todavía eras niño, mucho antes 
que  comenzaras  a  pensar  en  el  matrimonio,  le  pedí  al  Señor  que  preparara  para  ti  una  compañera 


                                                        1 
idónea  y  que  me  ayudase  a  educarte  de  manera  que  fueses  digno  de  ella.  Y  cuán  agradecidos  nos 
sentimos papá y yo de que estés buscando la dirección de Dios en esto, y de que tengas el sano temor 
de  equivocarte.  Esto  es  una  evidencia  de  que  estás  convencido  de  que  el  matrimonio  es  “para  bien  o 
para mal”, y que no debe ser disuelto aunque surjan dificultades. Muchos de los jóvenes de tu edad ya 
no albergan estas opiniones; incluso mucha de la gente de nuestra edad no lo hace. Por eso resulta tan 
reconfortante que tú y Lisa sostengan estas convicciones. 

Permíteme recordarte también que Dios te va a dirigir si te sometes a él. En Salmo 32: 8 nos asegura así: 
“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos”. El contexto de 
este versículo nos recuerda que en primer lugar debemos confesar todo pecado. La total sumisión a la 
voluntad de Dios es fundamental si queremos ser conducidos por el Señor, puesto que es tan fácil que 
confundamos nuestra voluntad con la de él. 

A continuación hago una lista de consideraciones que posiblemente tú y Lisa quisieran discutir juntos: 

¿Existen  algunos  pequeños  hábitos  que  les  molestan,  o  todo  lo  que  quieren  es  hacerse  mutuamente 
felices? Si existieran esos pequeños hábitos, ¿podrían conducirlos a hostigarse mutuamente o pueden 
hablar de ellos con tranquilidad y tratar de solucionar el problema? 

¿Se complementan los temperamentos, las personalidades y la estabilidad emocional de ambos? Esto es 
mejor que sólo parecerse, aunque su escala de valores, sus intereses y sus metas sean semejantes. Con 
relación a este asunto, ¿creen ustedes que cada cual podrá conservar su individualidad? 

¿Pueden  percibir  algunas  diferencias  entre  ustedes?  Si  así  fuera,  ¿pueden  hablar  con  franqueza,  con 
amplitud de mente acerca de ellas, y llegar a un entendimiento al respecto? Si no notan esas diferencias 
ahora,  tendrán  dificultades  más  adelante;  si  no  se  pueden  comunicar  ahora  en  forma  satisfactoria,  ya 
están en dificultades... 

¿Es su amor lo suficientemente fuerte como para durar cincuenta años o más, día tras días? ¿Tal vez a 
pesar  de  que  un  accidente  malogre  a  alguno?  ¿O  que  tengan  un  chico  difícil?  ¿O  que  tú  pierdas  el 
empleo? ¿O que tengan que separarse por causa de una guerra o una revolución? ¿Podrían soportar la 
pobreza extrema? ¿O —por favor, no se rían— un golpe de fortuna que los hiciera ricos de repente? 

Hay  diversos  aspectos  de  este  asunto  que  ustedes  ya  han  considerado  sin  duda;  y  que  son  muy 
importantes también. Están de acuerdo en cuanto a sus valores éticos, con respecto a sus planes acerca 
de  la  familia  y  el  estilo  de  vida  que  tendrán,  y  en  cuanto  a  la  confianza  mutua  que  se  profesan.  Han 
probado sus sentimientos mutuos mediante la separación, y éstos no se han evaporado. Y eso es bueno. 

Los  ambientes  de  los  cuales  ustedes  proceden  son  semejantes  en  varios  sentidos.  Sus  niveles  de 
educación serán semejantes cuando ambos hayan terminado de estudiar, y sus capacidades y planes se 
amalgaman bastante bien. 

Sin duda no necesitas temer que Lisa te ame por lo que tienes sino por lo que eres, puesto que sólo te 
conoció  como  un  alumno  que  tenía  que  luchar  para  estudiar.  Tampoco  es  posible  que  ella  esté 
meramente enamorada del amor. 


                                                           2 
También nos dijiste que sus padres le manifestaron que no querían ejercer ninguna presión sobre ella 
para que se casara sólo porque estaba terminando de estudiar. Puesto que ella cuenta con semejante 
apoyo,  más  sus  extraordinarios  talentos  y  su  inteligencia,  es  evidente  que  no  necesita  recurrir  al 
matrimonio como una vía de escape. 

También  te  has  preguntado:  “¿Quiero  que  Lisa  sea  la  madre  de  mis  hijos?”  En  este  aspecto  las 
perspectivas parecen buenas, asimismo. Ella, por su parte, debiera hacerse la misma pregunta. 

La amistad de ustedes se ha ido desarrollando gradualmente, y eso es una buena señal, porque el amor 
verdadero  abarca  toda  la  personalidad.  Se  necesita‐  tiempo  para  conocer  bien  a  una  persona.  En  un 
comienzo esta amistad se basó en un interés mutuo y no en la atracción física; ésta es otra buena señal. 
Tampoco  ha  sido  una  relación  egocéntrica,  puesto  que  ustedes  han  compartido  la  vida  con  otras 
personas,  al  visitar  a  los  miembros  de  la  familia  y  a  los  amigos,  al  ayudar  a  los  enfermos  y  en  sus 
contactos y tareas estudiantiles. 

Posiblemente  la  pregunta  que  sigue  tenga  que  ver  ante  todo  con  tu  propia  preparación,  hijo  mío.  Ya 
hemos  hablado  del  aspecto  financiero.  ¿Estás  dispuesto  a  aceptar  las  responsabilidades  relacionadas 
con el manejo de un hogar? Recuerda que el concepto paulino acerca de quién es la cabeza del hogar se 
equipara  con  el  amor  de  Cristo  por  la  iglesia.  ¿Estás  preparado  para  humillarte,  como  lo  hizo  Cristo 
cuando lavó los pies de sus discípulos? ¿Estás dispuesto a morir por tu esposa, si fuera necesario? 

Puede ser que en algún caso vivir por ella sea más difícil aun que eso. ¿Estás dispuesto a sacar cada día 
el  tarro  de  basura  y  hacerlo  alegremente?  ¿Y  a  someterte  a  su  punto  de  vista  de  vez  en  cuando,  sin 
testarudez? (Por favor, lee Efesios 5:21 antes de citar el versículo 22.) ¿Estás dispuesto a mantener tus 
cosas en orden, de manera que no resultes una carga para ella? Estas cualidades son fáciles de verificar, 
por supuesto, si hay alguna duda al respecto. Hay una cantidad de personas que han vivido junto a ti por 
muchos años, y que podrían dar opiniones imparciales. 

¿Estás preparado para ser el sacerdote de la familia, para reunirte con tu esposa, y más tarde con tus 
hijos,  para  celebrar  juntos  el  culto  familiar  cada  mañana  y  cada  tarde?  ¿Estás  listo  a  tener  algo  bien 
preparado  para  cada  uno  de  esos  cultos?  ¿Estás  dispuesto  a  conducir  espiritualmente  a  tu  familia 
mediante  el  poder  ganador  de  almas  de  tu  propia  experiencia  cristiana?  ¿Sigues  dedicando  tiempo 
fielmente y cada día a tu devoción privada? Si así lo haces, tendrás un buen fundamento. 

Las responsabilidades del matrimonio son pesadas. Ocasionalmente surgirán problemas. Pero también 
habrá alegrías si ahora mismo pones el buen fundamento de tus sabias decisiones. Y Dios te guiará, si 
dejas todo en sus manos, tanto en lo que se refiere a tus decisiones como en cuanto a tus preparativos. 
Quedamos orando por ustedes dos. 

Tu madre. 

 

Publicado en LA REVISTA ADVENTISTA. Diciembre de 1979. Págs. 9‐10. 




                                                          3 

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:1939
posted:8/28/2011
language:Spanish
pages:3