Docstoc

Las Bases de la Fe Postribulacional - Adolfo Ricardo Ybarra

Document Sample
Las Bases de la Fe Postribulacional - Adolfo Ricardo Ybarra Powered By Docstoc
					      LAS BASES
         DE
      LA FE
POSTRIBULACIONAL




          Por
 Adolfo Ricardo Ybarra
Copyright 2005, Adolfo Ricardo Ybarra y Julio José Ybarra
Esta obra se encuentra registrada, (©), y no puede ser almacenada en BBS u
otros sitios de Internet. Este texto no puede ser vendido ni puesto solo o con
otro material en ningún formato electrónico o impreso en papel para la
venta, pero puede ser distribuido gratis por correo electrónico o impreso.
Debe dejarse intacto su contenido sin que nada sea removido o cambiado,
incluyendo estas aclaraciones. http://ar.geocities.com/antorchabiblica

INTRODUCCIÓN:

CAPÍTULO 1:
                   DESPUÉS DE LA AFLICCIÓN DE AQUELLOS DÍAS

CAPÍTULO 2:
                   QUE GUARDEN TODAS LAS COSAS QUE OS HE
                   MANDADO

CAPÍTULO 3:
                   HE AQUÍ, YO ESTOY CON VOSOTROS TODOS LOS
                   DÍAS, HASTA EL FIN DEL MUNDO. AMÉN

CAPÍTULO 4:
                   EL CONTINUO ANHELAR DE LAS CRIATURAS

CAPÍTULO 5:
                   AL CUAL DE CIERTO ES MENESTER QUE EL CIELO
                   TENGA    HASTA    LOS   TIEMPOS   DE    LA
                   RESTAURACIÓN DE TODAS LAS COSAS

CAPÍTULO 6:
                   EN LLAMA DE FUEGO

CAPÍTULO 7:
                   NO OS ENGAÑE NADIE EN NINGUNA MANERA

CAPÍTULO 8:
                   ENTONCES SE EFECTUARÁ LA PALABRA QUE
                   ESTÁ ESCRITA

CAPÍTULO 9:
                   A LA FINAL TROMPETA
CAPÍTULO 10:
               COMO LADRÓN EN LA NOCHE

CAPÍTULO 11:
               LOS SANTOS DEL APOCALIPSIS Y DANIEL


CAPÍTULO 12:
               SON VENIDAS LAS BODAS DEL CORDERO

CAPÍTULO 13:
               ASÍ VENDRÁ

CAPÍTULO 14:
               LA ÚNICA SEGUNDA VEZ

CAPÍTULO 15:
               CATORCE FUNDAMENTOS FIRMES

APÉNDICE 1:
               SOBRE LOS DETERMINANTES GRAMATICALES

APÉNDICE 2:
               COMENTARIO SOBRE EL JUICIO DE LOS VIVOS EN
               EL FIN DEL SIGLO

APÉNDICE 3:
               JESÚS ES EL SEÑOR Y ES EL HIJO DEL HOMBRE
               PARA LA IGLESIA

APÉNDICE 4:
               LOS DETERMINANTES GRAMATICALES
               NUEVAMENTE


APÉNDICE 5:
               EL VERDADERO CONCEPTO DE LO QUE ES UN
               MISTERIO REVELADO EN EL NUEVO
               TESTAMENTO Y SUS CONSECUENCIAS
APÉNDICE 6:
               LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA CON LA
               TERMINOLOGÍA BÍBLICA PARA EL
               ARREBATAMIENTO

APÉNDICE 7:
               LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA ENTRE
               SANTOS QUE NO SON LA IGLESIA Y LA IGLESIA

APÉNDICE 8:
               LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA AL USAR
               EL INDEBIDO MÉTODO ALEGÓRICO DE
               INTERPRETACIÓN

APÉNDICE 9:
               LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA AL USAR
               LOS VEINTICUATRO ANCIANOS COMO
               SIMULTÁNEOS A LA GRAN TRIBULACIÓN

APÉNDICE 10:
               LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA DE QUE EL
               SEÑOR VENDRÁ POR SU IGLESIA EN CUALQUIER
               MOMENTO

APÉNDICE 11:
               LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA ENTRE
               SUPOSICIÓN Y ESCRITURA

APÉNDICE 12:
               LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA ENTRE
               TENER MORADA CELESTIAL Y ESTAR EN EL CIELO
               SIN CONTACTO CON LA TIERRA
                INTRODUCCIÓN

Cuando el ministerio terrenal del Señor Jesús se
acercaba a su término, estando por última vez en el
Templo de Jerusalén, denunció la maldad de los
líderes y gobernantes del pueblo Judío; sus terribles
admoniciones resonaron en el templo con una fuerza
especial, espantosa, era la última vez, y portaban un
mensaje final de condenación hacia la generación
perversa que lo había rechazado y que perseguiría
a los creyentes en Cristo; así terminó con una
extraña frase:
           He aquí vuestra casa os es
           dejada desierta.
           Porque os digo que desde
           ahora no me veréis, hasta que
           digáis: Bendito el que viene en
           el nombre del Señor.
           (Mateo 23:38-39)
"He aquí vuestra casa os es dejada desierta" advirtió
a los escribas y fariseos que tanto lo odiaban; ¿qué
significaba esa frase? De primera intención se
pueden pensar varias cosas, pero una cosa era
clara, no era una cosa buena para ellos; era algo
horrible por rechazar al que vino a salvarles. Su casa
quedaba desierta, alguien dirá, puede referirse a la
destrucción de Jerusalén, cuando las casas de sus
habitantes, incluyendo los escribas y fariseos,
quedarían desiertas y desoladas. Pero el singular
llama mucho la atención; no dijo "vuestras casas"
sino "vuestra casa"; lo cual sugiere claramente al
Templo de Jerusalén. Además las palabras de Cristo
resuenan con gloria sin igual, habla como rey que
es; aunque todavía no se ha sentado en el trono de
su reino eterno como el Hijo del Hombre, él es Dios,
y como tal reina en todo momento sobre el universo
y anuncia a los escribas y fariseos que el templo es
en ese mismo instante dejado desierto por su divina
voluntad.      Desierto,     solitario;  tristemente
abandonado. Cristo, el Señor, se estaba retirando de
allí para no volver jamás, excepto en aquél día
cuando el remanente Judío que sobreviva luego de
una tribulación como jamás se vio, crea en él al
verle venir en su gloria y exclame con gozo "Bendito
el que viene en el nombre del Señor".

Y Jesús se retiró del templo, solo regresará a él
cuando los Judíos puedan decir de él "Bendito el que
viene en el nombre del Señor". Los discípulos
percibieron la gravedad del dicho divino y quizás
tratando de interceder para evitar la gran calamidad
sobre el templo y sobre Jerusalén, inútilmente
hablan de la hermosura y grandeza del templo:
           Y salido Jesús, íbase del
           templo; y se llegaron sus
           discípulos, para mostrarle los
           edificios del templo.
           Y respondiendo él, les dijo:
           ¿Veis todo esto? de cierto os
           digo, que no será dejada aquí
           piedra sobre piedra, que no sea
           destruida.
           (Mateo 24:1-2)
La sentencia del Señor era imposible de cambiar y
apareció aún con más fuerza, del templo no
quedaría nada en pie. La preocupación de los
discípulos, ante lo inevitable de los hechos por venir,
se traslada al tiempo en que estos hechos
sucederán:
           Y sentándose él en el monte de
           las Olivas, se llegaron á él los
           discípulos aparte, diciendo:
           Dinos, ¿cuándo serán estas
           cosas, y qué señal habrá de tu
           venida, y del fin del mundo?
           (Mateo 24:3)
Suele creerse que los discípulos, en su pregunta,
ellos unieron indebidamente la destrucción del
templo con la segunda venida de Cristo; pero en
realidad Cristo mismo acababa de mencionar su
venida previamente como un hecho posterior a la
desolación del templo, desolación que comenzó en
el mismo momento en que Cristo pronunció esas
palabras y salió del templo; desolación que incluiría
la destrucción de ese templo y la profanación del
futuro templo allí y que duraría hasta el fin. ¿No dijo
Cristo a los escribas y fariseos, a los líderes de los
Judíos incrédulos, que su casa, el templo, es dejada
desierta? ¿No dijo luego que esa desolación del
templo duraría hasta que digan "Bendito el que viene
en el nombre del Señor"? ¿No es acaso "el que
viene" el mismo Señor Jesús en su segunda venida
gloriosa? Evidentemente fue el mismo Cristo quien
acababa de mencionar su segunda venida y
entonces sus discípulos preguntan de ello también; y
no se limitaron únicamente al hecho de la
destrucción del templo que se levantaba ante sus
ojos.
Principia entonces el Señor en el Monte de las
Olivas un discurso a sus discípulos, a su Iglesia.
Ellos aún no habían recibido el Espíritu Santo como
lo recibirían en Pentecostés, aunque el Espíritu
estaba con ellos no estaba en ellos como para
siempre lo estaría a partir de Pentecostés (Juan
14:16-17); pero ya eran su Iglesia; la era del Antiguo
Testamento solo alcanzó hasta Juan el Bautista
(Lucas 16:16); Juan, como representante final de los
santos profetas del Antiguo Testamento se llamó a sí
mismo el amigo del esposo; mientras que los
discípulos de Cristo ya eran considerados,
espiritualmente hablando, como la esposa de Cristo
(Juan 3:29), es decir como su Iglesia (Efesios 5:23-
32). Y aunque el Señor dijo que edificaría su Iglesia,
no dijo que en el futuro instauraría su Iglesia (Mateo
16:18) sino que la edificaría y ahora mismo el Señor
consideraba a sus discípulos la Iglesia (Mateo
18:17), pues les dio consejos de cómo recurrir
entonces mismo a la Iglesia.

Comienza entonces Jesús a hablar a la Iglesia
acerca del futuro que ella quería conocer; atrás
quedó el discurso a los Judíos incrédulos, a quienes
dejó en desolación, ahora comenzaba el discurso
para los creyentes de la Iglesia, quienes en los
discípulos preguntaron sobre esas cosas futuras y
las señales de la venida de Cristo al final. Y Cristo
les habla de que todo se encaminaría hacia una
"grande aflicción, cual no fue desde el principio del
mundo hasta ahora, ni será" (Mateo 24:21), lo cual
es conocido hoy como LA GRAN TRIBULACIÓN. Y
Cristo advierte a su Iglesia y la prepara con consejos
y mandamientos sobre cómo debería atravesar esa
Gran Tribulación; y la consuela diciendo que luego
de esa Gran Tribulación, él finalmente vendría
(Mateo 24:29).

La Iglesia de Jesucristo siempre atesoró esas
palabras para ella misma y se mantuvo en gloriosa
expectación de la venida de su Señor que
acontecería luego de esa terrible prueba final: La
Gran Tribulación. Siglo tras siglo, aún en los más
oscuros tiempos, en los cuales la Iglesia a veces
creyó equivocadamente estar en medio de la Gran
Tribulación, ella esperaba a su Señor que vendría a
salvarla al final de esa que superaría a todas las
tribulaciones que el género humano soportó en su
historia.

Pero en el siglo XIX, algunos hermanos empezaron
a decir que el discurso de Jesús en el Monte de las
Olivas no era para su Iglesia, sino para los Judíos.
Ellos eran buenos hermanos que han sido y en
buena medida son un hito importante en el
desarrollo espiritual histórico de la Iglesia; hermanos
de los cuales yo mismo me veo beneficiado
espiritualmente en todo momento gracias al alcance
que su buena influencia ha tenido y todavía tiene
con su sano y bíblico dispensacionalismo y su claro
entendimiento del evangelio; hermanos de los cuales
no me siento separado a causa del error que he
mencionado. Ellos dijeron que la Iglesia no estaba
representada en los discípulos de Cristo a quienes
habló en el monte. Dijeron que la Iglesia sería
arrebatada por Cristo al cielo antes de la Gran
Tribulación; y que la Iglesia no pasaría por ella.
Entonces los consejos para ser aplicados durante la
Gran Tribulación no eran consejos a la Iglesia sino a
una nueva categoría de Santos, distinta de los
Santos de la Iglesia; ellos los llamaron "los santos de
la Gran Tribulación"; como si dichos santos no
pudieran ser los mismos santos de la Iglesia que
habrían de atravesar la Gran Tribulación. Nació
entonces lo que hoy se conoce como la creencia
pre-tribulacional o pretribulacionismo; nombre que
hace referencia a la creencia de que la Iglesia no
pasará por la Gran Tribulación sino que será llevada
al cielo antes de ella. Dicha creencia se expandió, y
creció, especialmente por la influencia de una Biblia
con notas y comentarios confeccionada por C. I.
Scofield (una persona que parece no haber tenido
un buen testimonio en su vida personal), y hoy
millones la creen como si fuera una doctrina de
Cristo. Ellos abandonaron la verdadera fe pos-
tribulacional que es la verdadera enseñanza de
Cristo de que la Iglesia sería llevada con él LUEGO
de la Gran Tribulación que vendrá. Afortunadamente
ellos no abandonaron al glorioso evangelio de
Jesucristo, sino que han sido y aún son puntales de
la fe Cristiana verdadera.

Pero como es del interés de todos que creamos
siempre la verdad en todo lo posible, este es un libro
donde será defendida una verdad, se sostendrá lo
que hemos recibido del Señor en su Palabra, que su
Iglesia se encontrará con él LUEGO de la Gran
tribulación, también es un libro en el que se atacará
a un error muy difundido en la Iglesia actual, el
pretribulacionismo, el error de que Cristo se
encontrará con su Iglesia antes de la Gran
Tribulación, un error que ha entrampado a cientos de
miles de sinceros y verdaderos profesantes de la fe
cristiana, y que sin embargo tiene poco que ver con
las sencillas y claras enseñanzas de Cristo sobre su
venida en gloria y majestad. El error en cuestión, sin
embargo es recibido en las iglesias como si fuera
una gloria y un logro del fundamentalismo bíblico;
pero en realidad es una cosa objetable del
movimiento fundamentalista, una de las cosas que
traerán problemas a la Iglesia y que desacreditan
mucho del buen trabajo doctrinal de los
fundamentalistas; tristemente muchos creen ser
totalmente bíblicos, pero en profecía aún no están
bien fundamentados, Cristo nos enseñó que él
vendrá a encontrarse con su Iglesia LUEGO de la
Gran Tribulación. El error pretribulacional surgió
recientemente y nunca se conoció en toda la historia
de la Iglesia, y creo que también terminará
abruptamente, cuando los miles y miles que esperan
el ilusorio arrebatamiento pretribulacional se vean de
repente envueltos en la mismísima Gran Tribulación,
de allí surge una especial preocupación en esta obra
por ADVERTIR a los cristianos de cual es la realidad
que Señor Jesús nos presenta. Gracias a Dios, errar
diciendo que la Iglesia será arrebatada antes de la
Gran Tribulación, no es un error que pueda afectar la
salvación de las personas; actualmente hay miles de
personas que están siendo salvadas aunque
instruidas en el error pretribulacional; pero, gloria
sea al Señor, ellas están siendo salvadas sin
importar ese error en profecía; demás está decir que
ningún verdadero hijo de Dios puede perder su
salvación, así que tampoco se puede decir que un
verdadero creyente puede perder su salvación por
estar equivocados con el error pretribulacional.

Debo aclarar desde el principio que yo soy un
dispensacionalista y un milenarista. Eso significa que
hago la distinción entre las distintas dispensaciones
que Dios estableció, y sé distinguir a la Iglesia como
un cuerpo de santos distinto revelado en la era del
Nuevo Testamento, un cuerpo de santos que es
distinguido de los santos del Antiguo Testamento;
significa también que tomo como corresponde la
enseñanza bíblica del futuro reinado milenial de
Cristo en la tierra, la tomo literalmente. Pero este
libro es una protesta contra los hermanos que han
debilitado la verdad dispensacional y milenial con
una cosa extraña e improcedente como es el error
pretribulacional. Me resulta muy triste ver como
algunos hermanos tratan de combatir el error
amilenarista (de quienes no creen en el reinado de
mil años de Cristo en la tierra), mientras a la vez
tratan de imponer otro error bastante grosero, el
error pretribulacionista. No es verdad, como he leído
en cierto lugar, que los amilenaristas son solo los
liberales teológicos no cristianos; eso es falso; hay
una importante porción de la verdadera Iglesia de
Cristo que es equivocadamente amilenarista; y son
dignos de respeto; y como hermanos se les debe la
responsabilidad en nuestra presentación de la
verdad dispensacional y milenial que ellos no
aceptan. Por mi parte yo soy limpio del error
pretribulacionista, y ningún amilenialista podrá
señalarme      como alguien que le hizo tropezar
mezclando la verdad dispensacional y milenarista
con una cosa extraña como es el pretribulacionismo;
soy limpio de eso y mantengo la verdad
postribulacional que Cristo enseñó, así como la
verdad dispensacional y milenial..

También es necesario aclarar que al ser yo
milenarista y dispensacionalista, mi demostración de
la verdad postribulacional no resultará defectuosa
como las demostraciones de los hermanos
amilenialistas. Estos hermanos, al no aceptar la
verdad sobre la última semana de años de Daniel ni
el reinado milenial de Cristo en la tierra, están
privados de valiosas herramientas que podrían
utilizar en defender la verdad postribulacional;
además, no se puede defender la verdad
postribulacional y a la vez tratar de forzar un error
grosero como el amilenialismo, porque eso
malpredispone a los hermanos que están errando
con el error pretribulacional, pero que están
acertados con su creencia milenial y dispensacional.
Por mi parte entonces soy limpio del error
amilenialista, y ningún hermano pretribulacionista
podrá señalarme como alguien que le hizo tropezar
mezclando la verdad postribulacional con una cosa
extraña como es el amilenialismo.

Es el deseo del autor que muchos puedan
prepararse espiritualmente sabiendo que es
probable, si es que su vida alcanza hasta ese
tiempo, que tengan que atravesar ese período
denominado como la Gran Tribulación. Ruego al
Señor que muchos puedan escapar de la arrulladora
autocomplacencia de la idea pretribulacional,
aunque sea a costa de sacrificios y sufrimientos. El
establecimiento del estado de Israel ha impulsado a
los creyentes a reexaminar las profecías; hay una
pesada sensación de que los eventos de la Gran
Tribulación están a las puertas; muchos
pretribulacionistas esperan que pronto, muy pronto
han de ser arrebatados, antes de que comience la
inminente Gran Tribulación; otros afirman que la
Gran Tribulación puede estar lejos, pero ¿cuán
lejos?, creo que está muy cerca, 10, 20, 30, o aún 40
años es muy cerca, y aún si así no fuera, solamente
la verdad postribulacional es la que debe quedar
para las futuras generaciones de Cristianos. Cuando
miles de Cristianos inocentes que esperan ser
arrebatados antes de la Gran Tribulación tengan que
permanecer aquí en la tierra, probablemente sean
brutalmente sacudidos en sus fundamentos y
terminen flaqueando en la fe al tener que enfrentar
algo que ellos quitaron totalmente de su
consideración; probablemente hasta crean que un
pequeño grupo habrá sido arrebatado y ellos han
sido "dejados atrás"; verdaderamente la Gran
Tribulación será más grande para los que se hayan
equivocado creyendo en un arrebatamiento
pretribulacional, que para los que se han preparado
espiritualmente como el Señor lo mandó, para un
arrebatamiento POStribulacional. Como quiera que
sea, los verdaderos creyentes en Cristo, aunque
ahora sean pretribulacionistas, vencerán cuando
llegue el tiempo de la Gran Tribulación, porque ellos
ya han vencido al mundo al creer en el Señor.

Pero esta obra también va destinada a los hermanos
en la fe que entienden la verdad postribulacional, es
mi oración que el Señor use esta obra para
confirmar a estos hermanos, y si es posible
fortalecer y añadir a su conocimiento de esta gran
verdad.

Las citas pertinentes de Cristianos célebres
postribulacionistas de la historia que acompañan los
títulos de cada capítulo de este libro son, salvo
pocas exepciones, un trabajo del autor e
investigador Dave MacPherson de su artículo
titulado Famous Rapture Watchers, un escritor cuya
especialidad es investigar los orígenes históricos de
la doctrina pretribulacionista. Por nuestra parte, este
libro es más bien del tipo exegético en cuanto trata
de mostrar la base bíblica del postribulacionismo.

Las notas aclaratorias dentro de citas irán entre
corchetes[ ].

A menos que se indique lo contrario utilizo la versión
Reina-Valera 1909, la autoridad del Nuevo
Testamento es el Textus Receptus.



                      *****
                     CAPÍTULO 1.

DESPUÉS DE LA AFLICCIÓN DE AQUELLOS
                DÍAS
DEMOSTRACIÓN, BASADA EN MATEO 24:27-31 Y 1
TESALONICENSES 4:15-18, DE QUE LA IGLESIA
PASARÁ POR LA GRAN TRIBULACIÓN.

       A. H. Strong (1836-1921): "La venida final
       de Cristo es referida en: Mateo 24:30...[y] I
       Tesalonicenses        4:16..." (Systematic
       Theology, p. 567).


1.1. EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA Y LA
VENIDA POSTRIBULACIONAL DE CRISTO SON UNA
MISMA COSA
Cuando esos hermanos, allá por el siglo XIX, dieron
nacimiento al pretribulacionismo; dieron origen a un
problema que les fue difícil de resolver. La segunda venida
de Cristo de la que él habló a sus discípulos en el Monte de
las Olivas pasó a ser para ellos una cosa diferente de la
venida de Cristo por su Iglesia. Y como la venida
postribulacional de Cristo en Mateo 24 que sería visible a
todos como un relámpago que atraviesa el cielo de un
extremo a otro ya no era, para ellos, la venida de Cristo por
su Iglesia, entonces imaginaron que la venida de Cristo por
su Iglesia sería invisible al mundo, y así comenzó la
doctrina del "rapto secreto". Según estos hermanos Cristo
vendría en forma invisible, recogería a su iglesia en forma
invisible, su iglesia "desaparecería" dejando un vacío en el
mundo. La doctrina del rapto secreto ha conducido a todo
tipo de nuevas extravagancias quizás no imaginadas por los
creadores de esa doctrina, recientemente se produjeron
películas mostrando cómo en el momento del supuesto
rapto secreto pretribulacional, los creyentes desaparecían
dejando     máquinas     desatendidas,    automóviles     sin
conductores, familiares abandonados, etc. Los futuros
gloriosos mártires de la Gran Tribulación eran en un film
mostrados negativamente como gente que fue incrédula
durante la dispensación de la Iglesia y que ahora debían
pagar con sus vidas por su tardía fe en Cristo; mientras que
si hubieran creído antes del supuesto rapto secreto ellos no
hubieran sufrido la muerte por su fe. Hay mensajes por
radio que en lugar de advertir a la gente de la condenación
eterna que le espera al que no crea en Cristo, han preferido
presentar la Gran Tribulación como el castigo de los que no
crean ahora en Cristo. Los creadores de la enseñanza del
rapto secreto necesitaban una justificación bíblica para su
innovación, así que esos hermanos dijeron que mientras
que Mateo 24 se refería a la venida postribulacional de
Cristo, todos los pasajes de las cartas de los apóstoles que
hablaban de la glorificación o arrebatamiento de la Iglesia
debían tomarse como referidos a algo anterior a la Gran
Tribulación.

A continuación demostraremos que esos hermanos
intentando separar Mateo 24 del arrebatamiento de la
Iglesia en las cartas de los Apóstoles, sencillamente se han
metido en un callejón sin salida. Han chocado contra una
pared que no se puede derribar. Demostraremos aquí que
el arrebatamiento de la Iglesia y la venida de Cristo LUEGO
de la Gran Tribulación son una misma cosa.

Podemos demostrar aquí que el arrebatamiento de la
Iglesia y la venida de Cristo LUEGO de la Gran Tribulación
son una misma cosa. Podemos desde un principio tener
una clara afirmación Escritural de la verdad postribulacional.
Volvamos a ese momento clave cuando en el Monte de los
Olivos los discípulos preguntaron a Jesús sobre el futuro y
la venida de Cristo, volvamos a Mateo 24, cuando Jesús
habló a sus discípulos de su venida en gloria y majestad al
finalizar la Gran Tribulación:

       Mateo 24:27-31
       27 Porque como el relámpago que sale del
       oriente y se muestra hasta el occidente, así
       será también LA VENIDA DEL HIJO DEL
       HOMBRE.
       28 Porque donde quiera que estuviere el
       cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.
       29 Y luego DESPUÉS DE LA AFLICCIÓN
       DE AQUELLOS DÍAS, el sol se obscurecerá,
       y la luna no dará su lumbre, y las estrellas
       caerán del cielo, y las virtudes de los cielos
       serán conmovidas.
       30 Y entonces se mostrará la señal del Hijo
       del hombre en el cielo; y entonces lamentarán
       todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del
       hombre que vendrá sobre las nubes del cielo,
       con grande poder y gloria.
       31 Y enviará sus ángeles con gran voz de
       trompeta, y juntarán sus escogidos de los
       cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el
       otro.

Pensemos en el nombre que el Señor Jesús forma para su
venida postribulacional, luego de la Gran Tribulación (v. 29),
Él la llama "LA VENIDA DEL HIJO DEL HOMBRE" (v. 27).
La palabra griega utilizada para "venida" es allí
"PAROUSÍA", así que el Señor Jesús llama precisamente a
su venida gloriosa de LUEGO de la Gran Tribulación con el
nombre de "LA PAROUSÍA DEL HIJO DEL HOMBRE".




Como ya sabemos, los hermanos pretribulacionistas
reconocen que esto es así, y que el Señor, en Mateo 24
estaba hablando de su venida como ocurriendo LUEGO de
la Gran Tribulación, ningún hermano pretribulacionista osa
discutir o negar eso. Lo que estos hermanos proponen es
que en las cartas de los Apóstoles se nos habla de otra
cosa diferente a la de Mateo; ellos dicen que en las cartas
se nos habla de un arrebatamiento secreto que
supuestamente debe ocurrir antes de la Gran Tribulación.
Eso no es así. En su primera carta a los Tesalonicenses, el
Apóstol Pablo, habla del arrebatamiento de la Iglesia y ¡OH
MARAVILLA!!! llama a ese acontecimiento DE LA MISMA
FORMA que Mateo 24:

      1 Tesalonicenses 4:15-18
      15 Por lo cual, os decimos esto en palabra
      del Señor: que nosotros que vivimos, que
      habremos quedado hasta LA VENIDA DEL
      SEÑOR, no seremos delanteros a los que
      durmieron.
       16 Porque el mismo Señor con aclamación,
       con voz de arcángel, y con trompeta de Dios,
       descenderá del cielo; y los muertos en Cristo
       resucitarán primero:
       17 Luego nosotros, los que vivimos, los que
       quedamos, juntamente con ellos seremos
       arrebatados en las nubes a recibir al Señor
       en el aire, y así estaremos siempre con el
       Señor.
       18    Por tanto, consolaos los unos a los
         otros en estas palabras.


Pensemos ahora en el nombre que el Apóstol Pablo forma
para la venida de Cristo por su Iglesia (v. 17), Él la llama
"LA VENIDA DEL SEÑOR" (v. 15). La palabra griega
utilizada para "venida" es allí "PAROUSÍA", así que el
Apóstol llama precisamente a la venida de Cristo por su
Iglesia con el nombre de "LA PAROUSÍA DEL SEÑOR".




De manera que EN AMBOS PASAJES, EN MATEO 24:27 Y
EN 1 TESALONICENSES 4:15, EL ACONTECIMIENTO
PROTAGONIZADO POR CRISTO ES LLAMADO "LA
PAROUSÍA", ESTAMOS ENTONCES FRENTE A UN
ACONTECIMIENTO PROTAGONIZADO POR CRISTO
QUE ES CON UN MISMO NOMBRE EN SINGULAR Y
POR LO TANTO ÚNICO. Así que el arrebatamiento de la
Iglesia y la venida postribulacional de Cristo son una misma
cosa. Los hermanos que pretendían separar Mateo 24 de
los dichos de los Apóstoles se equivocaron totalmente.

Algunos pretribulacionistas instintivamente, sin rigor alguno,
tratan de salir del paso con explicaciones rebuscadas.
Encontré en Internet a un pretribulacionista que confundía
los hechos de la siguiente manera:
       Versión en Inglés:
       Does the use of the same Greek word,
       "parousia", which means coming or presence,
       in all the passages of 1 Thess 4 & 2 Thess 2,
       & Matt 24 indicate that since the same word is
       used it is the same event?

       Traducción:
       El uso de la misma palabra griega "parousía",
       que significa venida o presencia, en todos los
       pasajes de 1 Tesalonicenses 4 y 2
       Tesalonicenses 2, y Mateo 24, ¿indica que,
       ya que es usada la misma palabra, es el
       mismo evento?
       (Tomado                                    de:
       www.linkjesus.com/parousia.htm, el 28 de
       mayo del 2004, advertencia: ese sitio no cree
       en la doctrina del verdadero evangelio de la
       seguridad eterna del creyente)

       Versión en Inglés:
       Parousia can refer to all sorts of different
       things, that are even totally unrelated to the
       return of christ at all. 1Cr 16:17, 2Cr 7:6, 2Cr
       10:10, Phl 2:12.
       Traducción:
       Parousía puede referirse a toda suerte de
       cosas diferentes, que pueden aún no tener
       relación alguna al retorno de Cristo en
       absoluto. 1 Corintios 16:17. 2 Corintios 7:6,
       10:10, Filipenses 2:12.
       (Tomado                                   de:
       www.linkjesus.com/parousia.htm, el 28 de
       mayo del 2004, advertencia: ese sitio no cree
       en la doctrina del verdadero evangelio de la
       seguridad eterna del creyente)

Simplemente el autor de ese sitio de Internet, no tenía en
cuenta el hecho de que los pasajes hablando de la venida
de Cristo utilizan no solamente la palabra "parousía"
aisladamente, sino la palabra "parousía" CON EL
ARTÍCULO DEFINIDO ADELANTE e indicando QUIÉN ES
EL QUE VIENE; eso significa que cuando Jesús el Señor y
Pablo nos hablan de la parousía, ellos no dicen
simplemente una parousía, sino que dicen LA PAROUSÍA
DEL HIJO DEL HOMBRE, LA PAROUSÍA DEL SEÑOR
(claro está: ¿quién es el Señor, quién es el Hijo del
Hombre? es uno y el mismo Señor Jesucristo, véase
APÉNDICE 3). Así que finalmente y sin lugar a dudas EN
AMBOS PASAJES, EN MATEO 24:27 Y EN                        1
TESALONICENSES          4:15,   EL     ACONTECIMIENTO
PROTAGONIZADO POR CRISTO ES LLAMADO "LA
PAROUSÍA" Y ESTAMOS ENTONCES FRENTE A UN
ACONTECIMIENTO ÚNICO CON UN MISMO NOMBRE; y
cuando decimos un mismo nombre no nos referimos a una
sola palabra aislada, sino a una palabra MÁS el artículo
definido y MÁS la mención de Cristo como protagonista del
hecho, la parousía del Señor Jesucristo, el Hijo del Hombre.
(Si el lector desea ahondar en cuanto a los importantes
aspectos lingüísticos que aquí se mencionan, puede leer el
APÉNDICE 1).




Hay entonces una perfecta concordancia de términos entre
el Señor Jesús en Matéo 24 y su Apóstol Pablo en 1
Tesalonicenses 4. Y es imposible decir que el
arrebatamiento de la Iglesia es una cosa diferente que la
venida de Cristo luego de la Gran Tribulación.


1.2. LA BIBLIA ANTES QUE LOS PREJUICIOS
Comprendo que la sola idea de que los creyentes deberán
pasar por la Gran Tribulación es aterrador para muchos
hermanos; pero eso no importa, lo que nos debe importar
es que la Palabra del Señor afirma que los creyentes de la
Iglesia deberán pasar por la Gran Tribulación, eso es lo
único que importa. Conozco que muchos hermanos tienen
mil y una razones especulativas para que la Iglesia no deba
pasar por la Gran Tribulación; pero son todas
especulaciones y prejuicios, la mejor prueba de ello es que
el Señor Jesús dice que LA PAROUSÍA de Él será un
evento manifiesto luego de la Gran Tribulación. Yo quiero lo
que dice Jesús, es eso lo nos debe interesar y lo que
debemos conocer y aceptar.


1.3. DEMOSTRACIÓN SOBRE EL CARACTER VISIBLE A
TODOS DE LA VENIDA DE CRISTO POR SU IGLESIA
Ante este hecho innegable de que el arrebatamiento
acontece en la parousía luego de la Gran Tribulación,
queda automáticamente desechado el carácter secreto que
los hermanos pretribulacionales habían asignado al
arrebatamiento. Ya que en Mateo se atribuye carácter de
manifiesto al mundo en la Parousía:

       Mateo 24:27
       Porque como el relámpago que sale del
       oriente y SE MUESTRA hasta el occidente,
       así será también LA VENIDA [Griego: h
       parousia, LA PAROUSÍA] del Hijo del hombre.


Un relámpago no es una cosa que pueda ocultarse del
mundo, ni el indicio de algo secreto, el relámpago es
impresionante por lo visible y extendido, quiere decir que
cuando la Iglesia sea arrebatada en LA PAROUSÍA de Él,
como ya lo hemos demostrado, no lo será en el marco de
un supuesto "rapto secreto", con un "Cristo invisible al
mundo", o una "venida secreta"; sino que LA PAROUSÍA
cuando la Iglesia es arrebatada es una MANIFESTACIÓN
GLORIOSA DE CRISTO VISIBLE A TODOS COMO EL
RELÁMPAGO QUE SALE DEL ORIENTE Y SE MUESTRA
HASTA EL OCCIDENTE. Queda claro entonces también
que cuando Juan dice en Apocalipsis 1:7 "He aquí que
viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le
traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán
sobre él. Así sea. Amén." él se refiere al carácter visible a
todos (visible aún a los que traspasaron a Cristo) de la
venida de Cristo esperada por la Iglesia toda.


1.4. DEMOSTRACIÓN DE QUE LA PAROUSÍA
MENCIONADA             EN         MATEO      24:27    ES
POSTRIBULACIONAL
Nadie duda de que la Parousía en Mateo es
postribulacional, pero si hubiera alguno, he aquí una
demostración con el contexto de por qué conocemos eso:
       Mateo 24:21-27
       21      Porque habrá entonces GRANDE
       AFLICCIÓN, CUAL NO FUE DESDE EL
       PRINCIPIO DEL MUNDO HASTA AHORA, NI
       SERÁ.
       22 Y si aquellos días no fuesen acortados,
       ninguna carne sería salva; mas por causa de
       los escogidos, aquellos días serán acortados.
       23 ENTONCES, si alguno os dijere: He aquí
       está el Cristo, o allí, no creáis.
       24 Porque se levantarán falsos Cristos, y
       falsos profetas, y darán señales grandes y
       prodigios; de tal manera que engañarán, si es
       posible, aun a los escogidos.
       25 He aquí os lo he dicho antes.
       26 Así que, si os dijeren: He aquí en el
       desierto está; no salgáis: He aquí en las
       cámaras; no creáis.
       27 Porque como el relámpago que sale del
       oriente y se muestra hasta el occidente, así
       será también la venida [Griego: h parousia, LA
       PAROUSÍA] del Hijo del hombre.
El Señor nos introduce así a la Gran Tribulación como
"GRANDE AFLICCIÓN, CUAL NO FUE DESDE EL
PRINCIPIO DEL MUNDO HASTA AHORA, NI SERÁ" (v.
21), nadie puede dudar que el Señor se está refiriendo
obviamente a lo que conocemos por el nombre abreviado
de "la Gran tribulación", pues nos referimos a una
tribulación nunca jamás vista en la historia de la humanidad
y que nunca se volverá a ver en la faz de la tierra (de hecho
la versión inglesa King James dice “great tribulation” y son
también las mismas palabras del original griego que se
utilizan en Apocalipsis 7:14 y que se traducen allí como
“grande tribulación” en la Versión de Reina Valera, el griego
literalmente dice "la tribulación, la grande"). El Señor nos
dice que entonces, es decir durante la Gran Tribulación
(vease el "ENTONCES" del versículo 23), surgirían falsos
anuncios de que la venida de Cristo ya habría acontecido
fuera de la vista de todos y que hay que ir a ver o a buscar
a Cristo en tal o cual lugar de la tierra (falsos cristos); ante
este engaño el Señor concluye (v. 27) diciendo que su
venida, LA PAROUSÍA de Él, luego de ese tiempo de Gran
Tribulación sería visible como el relámpago a todo el
mundo, y no sería a la manera no visible a todo el mundo
como aparecerán antes los falsos cristos de la Gran
Tribulación pretendiendo simular la parousía.


1.5. CONCLUSIÓN
Concluimos recordando que se ha dejado sentada una base
sólida y suficiente de la fe postribulacional al demostrar
mediante MATEO 24:27-31 Y 1 TESALONICENSES 4:15-
18 QUE LA IGLESIA PASARÁ POR LA GRAN
TRIBULACIÓN YA QUE EL ARREBATAMIENTO DE LA
IGLESIA ACONTECE EN LA SINGULAR PAROUSÍA DEL
SEÑOR QUE ES LUEGO DE LA GRAN TRIBULACIÓN:
*****
              CAPÍTULO 2.

     QUE GUARDEN TODAS LAS
     COSAS   QUE   OS   HE
     MANDADO
DEMOSTRACIÓN, BASADA EN MATEO 28:19-20,
MATEO 24, MARCOS 13 Y LUCAS 21:5-36, DE
QUE LA IGLESIA HA RECIBIDO MANDAMIENTOS
A SER CUMPLIDOS POR ELLA DURANTE LA
GRAN TRIBULACIÓN. DEMOSTRACIÓN DE QUE
LOS DISCÍPULOS YA ERAN CONSIDERADOS LA
IGLESIA EN TIEMPOS DEL MINISTERIO
TERRENAL DE CRISTO

     Benjamin W. Newton (1805-1898):
     "El Rapto Secreto fue bastante
     malo, pero esto [la igualmente
     novedosa idea de John Darby de
     que el libro de Mateo está sobre
     terreno 'Judío' en lugar de terreno
     de    la   'Iglesia']  fue    peor"
     (unpublished Fry MS. and F. Roy
     Coad's Prophetic Developments, p.
     29).



2.1. LA CLAVE INTERPRETATIVA DE MATEO
28:19-20, EN LA GRAN COMISIÓN DE LOS
APÓSTOLES
      Mateo 28:19-20
        19 Por tanto, id, y doctrinad a todos
        los Gentiles, bautizándolos en el
        nombre del Padre, y del Hijo, y del
        Espíritu Santo:
        20 Enseñándoles QUE GUARDEN
        TODAS LAS COSAS QUE OS HE
        MANDADO: y he aquí, yo estoy con
        vosotros todos los días, hasta el fin del
        mundo. Amén.
Nos ocuparemos ahora de una poderosa clave
interpretativa, nos referimos a la gran comisión dada
por el Señor a sus discípulos en la parte que dice
que deben doctrinar enseñando a los bautizados a
que sean guardadas "TODAS LAS COSAS" que él
les ha mandado, excluyendo, claro esta,
mandamientos abrogados explícitamente como el de
Marcos 6:8, Mateo 10:10 y Lucas 9:3, 10:4
(Mandamiento luego abrogado explícitamente por el
Señor con un nuevo mandamiento en Lucas 22:35-
36).

1) Jesús mandó a sus discípulos que TODAS las
cosas que él les mandó a ellos sean guardadas
también por los discípulos de ellos, futuros miembros
de la Iglesia.

2) Jesús, en Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21:5-36
mandó a sus discípulos muchas cosas que ellos
deberían hacer antes y durante el tiempo de la Gran
Tribulación.

3) Las cosas que Jesús mandó a sus discípulos en
Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21:5-36 para que
ellos las cumplan antes y durante el tiempo de la
Gran Tribulación forman parte de las cosas que ellos
deberían enseñar a guardar a la Iglesia; pues él les
ordenó que TODAS LAS COSAS que él les mandó
sean enseñadas para que la Iglesia las guarde.

4) Entonces la Iglesia debe ser enseñada a guardar
TODAS LAS COSAS que él mandó a los discípulos
para ser cumplidas; TODAS incluyen tanto las cosas
mandadas para antes así como las cosas mandadas
para durante la Gran Tribulación.

En fin, concluimos pues que LA IGLESIA HA
RECIBIDO MANDAMIENTOS A SER CUMPLIDOS
POR ELLA DURANTE LA GRAN TRIBULACIÓN.
Obviamente la Iglesia entonces pasará por la Gran
Tribulación.




2.2. SERIA ADVERTENCIA A MISIONEROS Y
PASTORES PRETRIBULACIONISTAS
Se ha demostrado que todas las cosas que Cristo
mandó a los Apóstoles son para la Iglesia,
incluyendo los mandamientos para el tiempo de la
Gran Tribulación; de esto se desprende que los
pastores y misioneros que no están enseñando esos
mandamientos a la Iglesia, y que enseñan a la
Iglesia diciéndole que será arrebatada antes de la
Gran Tribulación, están deficientes en ese punto y
están pasando por alto para la Iglesia instrucciones
vitales para el tiempo de la Gran Tribulación por el
cual tendrá la Iglesia que atravesar. Esto es algo
sumamente grave, y es necesario que los pastores y
misioneros pretribulacionistas se armen de paciencia
y corrijan ese error; que aunque no es un error que
hace a la salvación, es al fin y al cabo un error.


2.3. IMPORTANTES MANDAMIENTOS DEL
SEÑOR PARA NOSOTROS EN MATEO 24,
MARCOS 13 LUCAS 21:5-36
Una lectura de Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21:5-36
nos mostrará la importancia vital de los
mandamientos de Cristo para los Apóstoles y para la
Iglesia a ser tenidos en cuenta antes y durante la
Gran Tribulación. He resaltado esos mandamientos
en mayúscula.

      Mateo 24:1-51
      1 Y salido Jesús, íbase del templo; y
      se llegaron sus discípulos, para
      mostrarle los edificios del templo.
      2 Y respondiendo él, les dijo: ¿Veis
      todo esto? de cierto os digo, que no
será dejada aquí piedra sobre piedra,
que no sea destruída.
3 Y sentándose él en el monte de las
Olivas, se llegaron a él los discípulos
aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo
serán estas cosas, y qué señal habrá
de tu venida, y del fin del mundo?
4 Y respondiendo Jesús, les dijo:
MIRAD QUE NADIE OS ENGAÑE.
5 PORQUE VENDRÁN MUCHOS EN
MI NOMBRE, DICIENDO: YO SOY EL
CRISTO;        Y        A     MUCHOS
ENGAÑARÁN.
6 Y OIRÉIS GUERRAS, Y RUMORES
DE GUERRAS: MIRAD QUE NO OS
TURBÉIS; PORQUE ES MENESTER
QUE TODO ESTO ACONTEZCA;
MAS AÚN NO ES EL FIN.
7 Porque se levantará nación contra
nación, y reino contra reino; y habrá
pestilencias, y hambres, y terremotos
por los lugares.
8 Y todas estas cosas, principio de
dolores.
9 Entonces os entregarán para ser
afligidos, y os matarán; y seréis
aborrecidos de todas las gentes por
causa de mi nombre.
10      Y muchos entonces serán
escandalizados; y se entregarán unos
a otros, y unos a otros se aborrecerán.
11     Y muchos falsos profetas se
levantarán y engañarán a muchos.
12 Y por haberse multiplicado la
maldad, la caridad de muchos se
resfriará.
13 Mas el que perseverare hasta el
fin, éste será salvo.
14 Y será predicado este evangelio
del reino en todo el mundo, por
testimonio a todos los Gentiles; y
entonces vendrá el fin.
15 POR TANTO, CUANDO VIEREIS
LA          ABOMINACIÓN        DEL
ASOLAMIENTO, QUE FUE DICHA
POR DANIEL PROFETA, QUE
ESTARÁ EN EL LUGAR SANTO, (EL
QUE LEE, ENTIENDA),
16 ENTONCES LOS QUE ESTÁN EN
JUDEA, HUYAN A LOS MONTES;
17 Y EL QUE SOBRE EL TERRADO,
NO DESCIENDA A TOMAR ALGO DE
SU CASA;
18 Y EL QUE EN EL CAMPO, NO
VUELVA ATRÁS A TOMAR SUS
VESTIDOS.
19 Mas ¡ay de las preñadas, y de las
que crían en aquellos días!
20 ORAD, PUES, QUE VUESTRA
HUÍDA NO SEA EN INVIERNO NI EN
SÁBADO;
21 PORQUE HABRÁ ENTONCES
GRANDE AFLICCIÓN, CUAL NO FUE
DESDE EL PRINCIPIO DEL MUNDO
HASTA AHORA, NI SERÁ.
22 Y si aquellos días no fuesen
acortados, ninguna carne sería salva;
mas por causa de los escogidos,
aquellos días serán acortados.
23     ENTONCES, SI ALGUNO OS
DIJERE: HE AQUÍ ESTÁ EL CRISTO,
O ALLÍ, NO CREÁIS.
24      Porque se levantarán falsos
Cristos, y falsos profetas, y darán
señales grandes y prodigios; de tal
manera que engañarán, si es posible,
aun a los escogidos.
25 He aquí os lo he dicho antes.
26 ASÍ QUE, SI OS DIJEREN: HE
AQUÍ EN EL DESIERTO ESTÁ; NO
SALGÁIS: HE AQUÍ EN LAS
CÁMARAS; NO CREÁIS.
27 Porque como el relámpago que
sale del oriente y se muestra hasta el
occidente, así será también la venida
del Hijo del hombre.
28 Porque donde quiera que estuviere
el cuerpo muerto, allí se juntarán las
águilas.
29 Y luego después de la aflicción de
aquellos días, el sol se obscurecerá, y
la luna no dará su lumbre, y las
estrellas caerán del cielo, y las
virtudes     de   los    cielos  serán
conmovidas.
30 Y entonces se mostrará la señal
del Hijo del hombre en el cielo; y
entonces lamentarán todas las tribus
de la tierra, y verán al Hijo del hombre
que vendrá sobre las nubes del cielo,
con grande poder y gloria.
31 Y enviará sus ángeles con gran
voz de trompeta, y juntarán sus
escogidos de los cuatro vientos, de un
cabo del cielo hasta el otro.
32 DE LA HIGUERA APRENDED LA
PARÁBOLA: CUANDO YA SU RAMA
SE ENTERNECE, Y LAS HOJAS
BROTAN, SABÉIS QUE EL VERANO
ESTÁ CERCA.
33      ASÍ TAMBIÉN VOSOTROS,
CUANDO VIEREIS TODAS ESTAS
COSAS,        SABED       QUE      ESTÁ
CERCANO, A LAS PUERTAS.
34 De cierto os digo, que no pasará
esta generación, que todas estas
cosas no acontezcan.
35 El cielo y la tierra pasarán, mas
mis palabras no pasarán.
36 Empero del día y hora nadie sabe,
ni aun los ángeles de los cielos, sino
mi Padre solo.
37 Mas como los días de Noé, así
será la venida del Hijo del hombre.
38 Porque como en los días antes del
diluvio estaban comiendo y bebiendo,
casándose y dando en casamiento,
hasta el día que Noé entró en el arca,
39 Y no conocieron hasta que vino el
diluvio y llevó a todos, así será
también la venida del Hijo del hombre.
40     Entonces estarán dos en el
campo; el uno será tomado, y el otro
será dejado:
41     Dos mujeres moliendo a un
molinillo; la una será tomada, y la otra
será dejada.
42     VELAD PUES, PORQUE NO
SABÉIS A QUÉ HORA HA DE VENIR
VUESTRO SEÑOR.
43 ESTO EMPERO SABED, QUE SI
EL PADRE DE LA FAMILIA SUPIESE
A CUÁL VELA EL LADRÓN HABÍA
DE VENIR, VELARÍA, Y NO DEJARÍA
MINAR SU CASA.
44         POR TANTO, TAMBIÉN
VOSOTROS ESTAD APERCIBIDOS;
PORQUE EL HIJO DEL HOMBRE HA
DE VENIR A LA HORA QUE NO
PENSÁIS.
45 ¿QUIÉN PUES ES EL SIERVO
FIEL Y PRUDENTE, AL CUAL PUSO
SU SEÑOR SOBRE SU FAMILIA
PARA QUE LES DÉ ALIMENTO A
TIEMPO?
46       BIENAVENTURADO AQUEL
SIERVO, AL CUAL, CUANDO SU
SEÑOR VINIERE, LE HALLARE
HACIENDO ASÍ.
47 De cierto os digo, que sobre todos
sus bienes le pondrá.
48 Y si aquel siervo malo dijere en su
corazón Mi señor se tarda en venir:
49     Y comenzare a herir a sus
consiervos, y aun a comer y a beber
con los borrachos;
50 Vendrá el señor de aquel siervo en
el día que no espera, y a la hora que
no sabe,
51 Y le cortará por medio, y pondrá su
parte con los hipócritas: allí será el
lloro y el crujir de dientes.

Marcos 13:1-37
1 Y saliendo del templo, le dice uno
de sus discípulos: Maestro, mira qué
piedras, y qué edificios.
2 Y Jesús respondiendo, le dijo: ¿Ves
estos grandes edificios? no quedará
piedra sobre piedra que no sea
derribada.
3 Y sentándose en el monte de las
Olivas delante del templo, le
preguntaron aparte Pedro y Jacobo y
Juan y Andrés:
4 Dinos, ¿cuándo serán estas cosas?
¿y qué señal habrá cuando todas
estas cosas han de cumplirse?
5 Y Jesús respondiéndoles, comenzó
a decir: MIRAD, QUE NADIE OS
ENGAÑE;
6 PORQUE VENDRÁN MUCHOS EN
MI NOMBRE, DICIENDO: YO SOY EL
CRISTO;      Y      ENGAÑARAN       A
MUCHOS.
7     MAS CUANDO OYEREIS DE
GUERRAS Y DE RUMORES DE
GUERRAS         NO    OS    TURBÉIS,
PORQUE CONVIENE HACERSE ASÍ;
MAS AUN NO SERÁ EL FIN.
8 Porque se levantará nación contra
nación, y reino contra reino; y habrá
terremotos en muchos lugares, y
habrá hambres y alborotos; principios
de dolores serán estos.
9 MAS VOSOTROS MIRAD POR
VOSOTROS:           PORQUE         OS
ENTREGARÁN EN LOS CONCILIOS,
Y     EN     SINAGOGAS        SERÉIS
AZOTADOS:         Y   DELANTE      DE
PRESIDENTES Y DE REYES SERÉIS
LLAMADOS POR CAUSA DE MÍ, EN
TESTIMONIO A ELLOS.
10     Y A TODAS LAS GENTES
CONVIENE QUE EL EVANGELIO
SEA PREDICADO ANTES.
11 Y CUANDO OS TRAJEREN PARA
ENTREGAROS, NO PREMEDITÉIS
QUÉ HABÉIS DE DECIR, NI LO
PENSÉIS: MAS LO QUE OS FUERE
DADO EN AQUELLA HORA, ESO
HABLAD;       PORQUE       NO    SOIS
VOSOTROS LOS QUE HABLÁIS,
SINO EL ESPÍRITU SANTO.
12     Y entregará a la muerte el
hermano al hermano, y el padre al
hijo: y se levantarán los hijos contra
los padres, y los matarán.
13 Y seréis aborrecidos de todos por
mi nombre: mas el que perseverare
hasta el fin, éste será salvo.
14 EMPERO CUANDO VIEREIS LA
ABOMINACIÓN DE ASOLAMIENTO,
QUE FUE DICHA POR EL PROFETA
DANIEL, QUE ESTARÁ DONDE NO
DEBE (EL QUE LEE, ENTIENDA),
ENTONCES LOS QUE ESTÉN EN
JUDEA HUYAN A LOS MONTES;
15 Y EL QUE ESTÉ SOBRE EL
TERRADO, NO DESCIENDA A LA
CASA, NI ENTRE PARA TOMAR
ALGO DE SU CASA;
16 Y EL QUE ESTUVIERE EN EL
CAMPO, NO VUELVA ATRÁS A
TOMAR SU CAPA.
17 Mas ¡ay de las preñadas, y de las
que criaren en aquellos días!
18        ORAD PUES, QUE NO
ACONTEZCA VUESTRA HUÍDA EN
INVIERNO.
19 Porque aquellos días serán de
aflicción, cual nunca fue desde el
principio de la creación que crió Dios,
hasta este tiempo, ni será.
20 Y si el Señor no hubiese abreviado
aquellos días, ninguna carne se
salvaría; mas por causa de los
escogidos que él escogió, abrevió
aquellos días.
21 Y ENTONCES SI ALGUNO OS
DIJERE: HE AQUÍ, AQUÍ ESTÁ EL
CRISTO; Ó, HE AQUÍ, ALLÍ ESTÁ,
NO LE CREÁIS.
22     Porque se levantarán falsos
Cristos y falsos profetas, y darán
señales y prodigios, para engañar, si
se pudiese hacer, aun a los escogidos.
23 MAS VOSOTROS MIRAD; OS LO
HE DICHO ANTES TODO.
24 Empero en aquellos días, después
de aquella aflicción, el sol se
obscurecerá, y la luna no dará su
resplandor;
25 Y las estrellas caerán del cielo, y
las virtudes que están en los cielos
serán conmovidas;
26 Y entonces verán al Hijo del
hombre, que vendrá en las nubes con
mucha potestad y gloria.
27 Y entonces enviará sus ángeles, y
juntará sus escogidos de los cuatro
vientos, desde el cabo de la tierra
hasta el cabo del cielo.
28 DE LA HIGUERA APRENDED LA
SEMEJANZA: CUANDO SU RAMA
YA SE ENTERNECE, Y BROTA
HOJAS,      CONOCÉIS       QUE     EL
VERANO ESTÁ CERCA:
29      ASÍ TAMBIÉN VOSOTROS,
CUANDO VIEREIS HACERSE ESTAS
COSAS, CONOCED QUE ESTÁ
CERCA, A LAS PUERTAS.
30 De cierto os digo que no pasará
esta generación, que todas estas
cosas no sean hechas.
31 El cielo y la tierra pasarán, mas
mis palabras no pasarán.
32 Empero de aquel día y de la hora,
nadie sabe; ni aun los ángeles que
están en el cielo, ni el Hijo, sino el
Padre.
33      MIRAD, VELAD Y ORAD:
PORQUE NO SABÉIS CUÁNDO
SERÁ EL TIEMPO.
34 Como el hombre que partiéndose
lejos, dejó su casa, y dió facultad a
sus siervos, y a cada uno su obra, y al
portero mandó que velase:
35     VELAD PUES, PORQUE NO
SABÉIS CUÁNDO EL SEÑOR DE LA
CASA VENDRÁ; SI A LA TARDE, O A
LA MEDIA NOCHE, O AL CANTO
DEL GALLO, O A LA MAÑANA;
36 Porque cuando viniere de repente,
no os halle durmiendo.
37      Y LAS COSAS QUE A
VOSOTROS DIGO, A TODOS LAS
DIJO: VELAD.

Lucas 21:5-36
5 Y a unos que decían del templo,
que estaba adornado de hermosas
piedras y dones, dijo:
6 Estas cosas que veis, días vendrán
que no quedará piedra sobre piedra
que no sea destruida.
7 Y le preguntaron, diciendo: Maestro,
¿cuándo será esto? ¿y qué señal
habrá cuando estas cosas hayan de
comenzar a ser hechas?
8 El entonces dijo: MIRAD, NO SEÁIS
ENGAÑADOS; PORQUE VENDRÁN
MUCHOS        EN      MI     NOMBRE,
DICIENDO: YO SOY; Y, EL TIEMPO
ESTÁ CERCA: POR TANTO, NO
VAYÁIS EN POS DE ELLOS.
9     EMPERO CUANDO OYEREIS
GUERRAS Y SEDICIONES, NO OS
ESPANTÉIS;          PORQUE          ES
NECESARIO QUE ESTAS COSAS
ACONTEZCAN PRIMERO: MAS NO
LUEGO SERÁ EL FIN.
10 Entonces les dijo: Se levantará
gente contra gente, y reino contra
reino;
11 Y habrá grandes terremotos, y en
varios lugares hambres y pestilencias:
y habrá espantos y grandes señales
del cielo.
12 Mas antes de todas estas cosas os
echarán     mano,     y   perseguirán,
entregándoos a las sinagogas y a las
cárceles, siendo llevados a los reyes y
a los gobernadores por causa de mi
nombre.
13 Y OS SERÁ PARA TESTIMONIO.
14 PONED PUES EN VUESTROS
CORAZONES NO PENSAR ANTES
CÓMO HABÉIS DE RESPONDER:
15 PORQUE YO OS DARÉ BOCA Y
SABIDURÍA, A LA CUAL NO
PODRÁN           RESISTIR         NI
CONTRADECIR TODOS LOS QUE
SE OS OPONDRÁN.
16 Mas seréis entregados aun de
vuestros padres, y hermanos, y
parientes, y amigos; y matarán a
algunos de vosotros.
17 Y seréis aborrecidos de todos por
causa de mi nombre.
18 Mas un pelo de vuestra cabeza no
perecerá.
19 En vuestra paciencia poseeréis
vuestras almas.
20      Y CUANDO VIEREIS A
JERUSALEM         CERCADA        DE
EJÉRCITOS, SABED ENTONCES
QUE     SU     DESTRUCCIÓN       HA
LLEGADO.
21        ENTONCES        LOS  QUE
ESTUVIEREN EN JUDEA, HUYAN A
LOS MONTES; Y LOS QUE EN
MEDIO DE ELLA, VÁYANSE; Y LOS
QUE ESTÉN EN LOS CAMPOS, NO
ENTREN EN ELLA.
22     Porque estos son días de
venganza: para que se cumplan todas
las cosas que están escritas.
23 Mas ¡ay de las preñadas, y de las
que crían en aquellos días! porque
habrá apuro grande sobre la tierra e
ira en este pueblo.
24 Y caerán a filo de espada, y serán
llevados cautivos a todas las naciones:
y Jerusalem será hollada de las
gentes, hasta que los tiempos de las
gentes sean cumplidos.
25 Entonces habrá señales en el sol,
y en la luna, y en las estrellas; y en la
tierra angustia de gentes por la
confusión del sonido de la mar y de las
ondas:
26 Secándose los hombres a causa
del temor y expectación de las cosas
que sobrevendrán a la redondez de la
tierra: porque las virtudes de los cielos
serán conmovidas.
27 Y entonces verán al Hijo del
hombre, que vendrá en una nube con
potestad y majestad grande.
28      Y CUANDO ESTAS COSAS
COMENZAREN A HACERSE, MIRAD,
Y LEVANTAD VUESTRAS CABEZAS,
PORQUE VUESTRA REDENCIÓN
ESTÁ CERCA.
29 Y DÍJOLES UNA PARÁBOLA:
MIRAD LA HIGUERA Y TODOS LOS
ÁRBOLES:
30         CUANDO       YA     BROTAN,
VIÉNDOLO,          DE       VOSOTROS
     MISMOS ENTENDÉIS QUE EL
     VERANO ESTÁ YA CERCA.
     31      ASÍ TAMBIÉN VOSOTROS,
     CUANDO VIEREIS HACERSE ESTAS
     COSAS, ENTENDED QUE ESTÁ
     CERCA EL REINO DE DIOS.
     32 De cierto os digo, que no pasará
     esta generación hasta que todo sea
     hecho.
     33 El cielo y la tierra pasarán; mas
     mis palabras no pasarán.
     34 Y MIRAD POR VOSOTROS, QUE
     VUESTROS CORAZONES NO SEAN
     CARGADOS DE GLOTONERÍA Y
     EMBRIAGUEZ,         Y    DE      LOS
     CUIDADOS DE ESTA VIDA, Y
     VENGA DE REPENTE SOBRE
     VOSOTROS AQUEL DÍA.
     35 Porque como un lazo vendrá sobre
     todos los que habitan sobre la faz de
     toda la tierra.
     36     VELAD PUES, ORANDO EN
     TODO        TIEMPO,    QUE     SEÁIS
     TENIDOS POR DIGNOS DE EVITAR
     TODAS ESTAS COSAS QUE HAN DE
     VENIR, Y DE ESTAR EN PIE
     DELANTE DEL HIJO DEL HOMBRE.


2.4. DEMOSTRACIÓN DE QUE LOS DISCÍPULOS
YA ERAN CONSIDERADOS LA IGLESIA EN
TIEMPOS DEL MINISTERIO TERRENAL DE
CRISTO
Ya hemos demostrado que los mandamientos para
el tiempo de la Gran Tribulación son para la Iglesia;
ahora demostraremos claramente que los discípulos
eran considerados la Iglesia aún en el tiempo de su
ministerio terrenal, y que por lo tanto, al recibir los
mandamientos de Jesús para la Gran Tribulación en
el Monte de las Olivas, ellos los recibieron como
Iglesia. Esto es lo que fue dicho en la
INTRODUCCIÓN:

       Principia entonces el Señor en el
       Monte de las Olivas un discurso a sus
       discípulos, a su Iglesia. Ellos aún no
       habían recibido el Espíritu Santo como
       lo recibirían en Pentecostés, aunque el
       Espíritu estaba con ellos no estaba en
       ellos como para siempre lo estaría a
       partir de Pentecostés (Juan 14:16-17);
       pero ya eran su Iglesia; la era del
       Antiguo Testamento solo alcanzó
       hasta Juan el Bautista (Lucas 16:16);
       Juan, como representante final de los
       santos       profetas      del     Antiguo
       Testamento se llamó a sí mismo el
       amigo del esposo; mientras que los
       discípulos     de     Cristo    ya    eran
       considerados,              espiritualmente
       hablando, como la esposa de Cristo
       (Juan 3:29), es decir como su Iglesia
       (Efesios 5:23-32). Y aunque el Señor
       dijo que edificaría su Iglesia, no dijo
       que en el futuro instauraría su Iglesia
       (Mateo 16:18) sino que la edificaría y
      ahora mismo el Señor consideraba a
      sus discípulos la Iglesia (Mateo 18:17),
      pues les dio consejos de cómo recurrir
      entonces mismo a la Iglesia.

De manera que como los discípulos eran
considerados la Iglesia en el tiempo del ministerio
terrenal de Cristo, concluimos pues que los
mandamientos de Cristo a sus discípulos para el
tiempo de la Gran Tribulación, son mandamientos
para la Iglesia.


2.5.    UNA     DEMOSTRACIÓN         DOBLEMENTE
FUERTE
Así concluimos la demostración de éste capítulo.
Hemos dejada asentada aquí otra base de la fe
postribulacional. En este caso tenemos dos
demostraciones independientes que nos conducen a
una misma cosa, la primera demuestra que los
mandamientos para la Gran Tribulación son para la
Iglesia, la segunda demuestra que la Iglesia misma
fue quien recibió los mandamientos para la Gran
Tribulación. Todo lo cual significa que la Iglesia
deberá pasar por el tiempo de la Gran Tribulación.



                     *****
                CAPÍTULO 3.

 HE AQUÍ, YO ESTOY CON VOSOTROS
 TODOS LOS DÍAS, HASTA EL FIN DEL
           MUNDO. AMÉN
DEMOSTRACIÓN, BASADA EN MATEO 28:18-20,
DE QUE LA GRAN COMISIÓN DE LA IGLESIA
DURA HASTA EL FIN DEL SIGLO QUE ES LUEGO
DE LA GRAN TRIBULACIÓN

      John Newton (1725-1807): "No
      temáis el día fiero de la prueba,
      porque yo seré tu fortaleza y
      sostén. Tienes mi promesa, tenla
      asida firmemente, la hora de la
      prueba [Apocalipsis 3: 10] pronto
      pasará" (The Works of the Rev.
      John Newton, Vol. II, p. 152).


3.1. CRISTO PROMETE ESTAR CON LA IGLESIA
EN EL CUMPLIMIENTO DE LA GRAN COMISIÓN
HASTA EL FIN DEL SIGLO
Surge ahora otra declaración directa de gran poder
enunciativo: La Iglesia ha de permanecer
predicando, según una declaración directa del
mismísimo Señor Jesucristo, hasta el mismísimo Fin
del Siglo:
       Mateo 28:19-20
        18     Y llegando Jesús, les habló,
        diciendo: Toda potestad me es dada
        en el cielo y en la tierra.
        19 Por tanto, id, y doctrinad a todos
        los Gentiles, bautizándolos en el
        nombre del Padre, y del Hijo, y del
        Espíritu Santo:
        20 Enseñándoles que guarden todas
        las cosas que os he mandado: y he
        aquí, yo estoy con vosotros todos los
        días, HASTA EL FIN DEL MUNDO
        [Griego: ewv thv sunteleiav tou aiwnov, HASTA
        EL FIN DE EL SIGLO]. Amén.
Cuán consolador y fortalecedor es haber recibido
también estas palabras del Señor, cuán maravilloso
es saber que Jesús ha recibido toda potestad en el
cielo y en la tierra y que esa potestad es nuestro
respaldo poderoso mientras estamos, nosotros su
Iglesia, aquí en la tierra para hacer su bendita obra
de ir y doctrinar a todos los Gentiles bautizándolos
en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu
Santo, enseñándoles a guardar todas las cosas que
él mandó a los apóstoles. Y cuán maravilloso es que
él estará con nosotros hasta el fin del siglo, aún en el
turbulento tiempo anterior al fin del siglo él estará
con nosotros; ¡sí, él estará con nosotros todos los
días, y todos los días hasta el mismísimo fin del
siglo, y nos ayudará a cumplir el encargo de ir y
doctrinar a los gentiles!
3.2. EL FIN DEL SIGLO ACONTECE LUEGO DE
LA GRAN TRIBULACIÓN
Que el fin del siglo acontece luego de la Gran
Tribulación queda demostrado por las siguientes
razones:

1) El fin del siglo acontece luego de la Gran
Tribulación porque es el momento en que se juzga
definitivamente a los impíos vivos del mundo con el
juicio final del fuego eterno, es el juicio de los vivos
que acontece luego de la Gran Tribulación y al
principio del reinado milenial:
         Mateo 13:49-50
         49 Así será AL FIN DEL SIGLO:
         saldrán los ángeles, y apartarán a los
         malos de entre los justos,
         50 Y los echarán EN EL HORNO DEL
         FUEGO: ALLÍ SERÁ EL LLORO Y EL
         CRUJIR DE DIENTES.
Es necesario hacer aquí un breve comentario aparte
sobre el método usado por los ángeles para apartar
los injustos de los justos:
-Al descenso de Cristo los justos de la Iglesia son
glorificados y son elevados en el aire para
descender con Cristo, no son sacados de la tierra y
llevados al cielo, sino que son glorificados para
inmediatamente reinar sobre la tierra; pues por esa
resurrección gloriosa de los creyentes dormidos, y
por la transformación gloriosa de los creyentes vivos
su cuerpo habrá alcanzado el estado celestial (1
Corintios 15:35-57) y no estarán separados del cielo,
aún cuando estén en el aire con Cristo; aún flotando
en el aire ellos tendrán instantáneo acceso a sus
moradas celestiales; porque se dice que cuando los
creyentes sean revestidos del cuerpo glorioso ya
estarán revestidos de su morada celestial, sin
necesidad de estar permanentemente en alguna
casa en el cielo (2 Corintios 5:1-2), así que la
principal morada celestial de la Iglesia glorificada
son los cuerpos glorificados de los creyentes que les
permiten estar donde Cristo esté (Juan 14:2) y hasta
les permitirá tener acceso instantáneo a otras
moradas celestiales, y lo que es más importante, a la
presencia del Padre, ya que los creyentes
glorificados serán semejante a los ángeles (Mateo
22:30) y aunque sus lugares de servicio en el reino
sea aquí abajo en el reinado milenial, sus moradas
están en el cielo, a donde ellos subirán y desde
donde ellos bajarán constantemente (Juan 1:51,
Mateo 18:10) de la presencia del Padre (ver
APÉNDICE 12).

-Luego de la glorificación de la Iglesia, muchos de
los que quedan abajo se convierten y pasan también
a ser justos, entre ellos el remanente de Israel; los
injustos vivos que sobrevivan a la batalla de
Armagedón (La Vendimia de Apocalipsis 14) pero
que no se arrepienten son sacados DE ENTRE los
justos ( los justos glorificados de la Iglesia que
reinarán sobre la tierra y los otros justos que también
quedarán en la tierra) y son arrojados al fuego,
siendo sacados así del reino de Cristo que estará
comenzando: Mateo 13:41-43, 49-50. Detalles de
esto son dados en el APÉNDICE 2. Este solamente
es un comentario aparte que no incide sobre lo que
se demuestra aquí en este punto (1), que el fin del
siglo acontece luego de la Gran Tribulación porque
es el momento del juicio de los vivos que acontece
luego de la Gran Tribulación; entonces es evidente,
que este evento de condenación de los impíos y
salvación de los justos es aquí un evento claramente
postribulacional.

2) El fin del siglo acontece luego de la Gran
Tribulación porque es el momento en que se pone
fin a este siglo quitando TODOS los escándalos de
la tierra, lo cual ocurre luego de la Gran Tribulación:
         Mateo 13:40-43
         40     De manera que COMO ES
         COGIDA LA CIZAÑA, Y QUEMADA
         AL FUEGO, ASÍ SERÁ EN EL FIN DE
         ESTE SIGLO.
         41 Enviará el Hijo del hombre sus
         ángeles, y cogerán de su reino
         TODOS LOS ESCÁNDALOS, Y LOS
         QUE HACEN INIQUIDAD,
        42 Y LOS ECHARÁN EN EL HORNO
        DE FUEGO: ALLÍ SERÁ EL LLORO Y
        EL CRUJIR DE DIENTES.
        43           Entonces      los    justos
        resplandecerán como el sol en el reino
        de su Padre: el que tiene oídos para
        oir, oiga.
"TODOS los escándalos y los que hacen iniquidad"
incluye evidentemente a la Bestia y el Falso Profeta
que habrán actuado durante la Gran Tribulación,
pero que al fin del siglo, luego de la Gran
Tribulación, también serán quitados por los ángeles
y arrojados al fuego:
        Apocalipsis 19:20
        Y la bestia fue presa, y con ella el
        falso profeta que había hecho las
        señales delante de ella, con las cuales
        había engañado a los que tomaron la
        señal de la bestia, y habían adorado
        su imagen. Estos dos fueron lanzados
        vivos dentro de un lago de fuego
        ardiendo en azufre.
Queda demostrado entonces aquí en (2) que,
porque la Gran Tribulación es un tiempo donde el
Anticristo todavía está escandalizando al mundo, la
Gran Tribulación no puede ser todavía el fin del
siglo, y el fin del siglo es entonces luego de la Gran
Tribulación cuando todos los escándalos, Anticristo
incluido, serán quitados y arrojados al fuego.

3) El fin del siglo acontece luego de la Gran
Tribulación porque los discípulos sitúan el fin del
siglo con de la venida POStribulacional del Señor, y
el Señor no contradice su parecer:
        Mateo 24:3,21,29,30
        3 Y sentándose él en el monte de las
        Olivas, se llegaron a él los discípulos
        aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo
        serán estas cosas, y qué señal habrá
        DE TU VENIDA, Y DEL FIN DEL
        MUNDO [Griego: fin de el siglo]?

       21 Porque habrá entonces GRANDE
       AFLICCIÓN, CUAL NO FUE DESDE
       EL PRINCIPIO DEL MUNDO HASTA
       AHORA, NI SERÁ.

       29      Y luego DESPUÉS DE LA
       AFLICCIÓN DE AQUELLOS DÍAS, el
       sol se obscurecerá, y la luna no dará
       su lumbre, y las estrellas caerán del
       cielo, y las virtudes de los cielos serán
       conmovidas.
       30 Y entonces se mostrará la señal
       del Hijo del hombre en el cielo; y
       entonces lamentarán todas las tribus
       de la tierra, y VERÁN AL HIJO DEL
       HOMBRE QUE VENDRÁ SOBRE LAS
       NUBES DEL CIELO, CON GRANDE
       PODER Y GLORIA.

4) El fin del siglo acontece luego de la Gran
Tribulación porque marca el final de este presente
siglo malo y el comienzo del siglo venidero, si el fin
del siglo fuera al comienzo de la Gran Tribulación,
entonces ese tiempo horrible del Anticristo sería
totalmente mal contado como parte de el siglo
venidero:




"El Siglo" nombrado por el Señor en Mateo 28:20, es
lo que es llamado en la Biblia: "Este Siglo", que es
esta presente época en que los escándalos todavía
subsisten en el mundo (porque todavía no fueron
quitados como lo indica Mateo 13:41). "El Fin Del
Siglo", es el fin de esta época con escándalos. "El
Siglo Venidero", es la época del reino de Cristo
sobre la tierra, cuando todos los escándalos habrán
sido quitado por los ángeles, que principia con su
reinado milenial sobre la tierra, y que continúa
eternamente en el reino desde la Nueva Jerusalén
sobre los Cielos Nuevos y Tierra Nueva. El Señor
distingue claramente entre esta presente época y la
época que le seguirá, cuando dice:
        Mateo 12:32
        32 Y cualquiera que hablare contra el
        Hijo del hombre, le será perdonado:
        mas cualquiera que hablare contra el
        Espíritu Santo, no le será perdonado,
        ni en ESTE SIGLO, ni en EL
        VENIDERO.
La presente época es llamada "este siglo", y es
presentada como anterior al denominado "siglo
venidero"; queda así constituida la gran división de
épocas que se puede encontrar mencionada por el
Apóstol Pablo:
        Efesios 1: 20-23
        20       La cual obró en Cristo,
        resucitándole de los muertos, y
        colocándole a su diestra en los cielos,
        21 Sobre todo principado, y potestad,
        y potencia, y señorío, y todo nombre
        que se nombra, no sólo en ESTE
        SIGLO, mas aun en EL VENIDERO:
        22 Y sometió todas las cosas debajo
        de sus pies, y diólo por cabeza sobre
        todas las cosas a la iglesia,
        23 La cual es su cuerpo, la plenitud
        de Aquel que hinche todas las cosas
        en todos.
En fin, no hay épocas intermedias entre "Este Siglo"
y "El Siglo Venidero", son las dos grandes divisiones
nombradas una junta a la otra, en la Palabra de
Dios.
Una característica muy importante de esta época
presente, antes de que Cristo venga y establezca su
reino de justicia, es la muy terrible y mala
característica de que el diablo está todavía suelto y
la Biblia lo llama: "el dios de este siglo":
        2 Corintios 4:3-4
       3 Que si nuestro evangelio está aún
       encubierto, entre los que se pierden
       está encubierto:
       4 En los cuales EL DIOS DE ESTE
       SIGLO cegó los entendimientos de los
       incrédulos,    para    que    no     les
       resplandezca la lumbre del evangelio
       de la gloria de Cristo, el cual es la
       imagen de Dios.
Y la Biblia nos dice que el diablo no será atado y
encerrado sino hasta DESPUÉS de la Gran
Tribulación, inmediatamente luego de la Batalla de
Armagedón, e inmediatamente antes del comienzo
del Reinado Milenial de Cristo:
       Apocalipsis 20:1-4
       1 [Luego de la Batalla de Armagedón
       en Apocalipsis 19] Y VI un ángel
       descender del cielo, que tenía la llave
       del abismo, y una grande cadena en
       su                               mano.
       2 Y prendió al dragón, aquella
       serpiente antigua, que es el Diablo y
       Satanás, y le ató por mil años;
       3 Y arrojólo al abismo, y le encerró, y
       selló sobre Él, porque no engañe más
       a las naciones, hasta que mil años
       sean cumplidos: y después de esto es
       necesario que sea desatado un poco
       de                             tiempo.
       4 Y vi tronos, y se sentaron sobre
       ellos, y les fue dado juicio; y vi las
       almas de los degollados por el
       testimonio de Jesús, y por la palabra
       de Dios, y que no habían adorado la
       bestia, ni a su imagen, y que no
       recibieron la señal en sus frentes, ni
       en sus manos, y vivieron y reinaron
       con Cristo mil años.
De manera que el diablo permanece, en su rebelión
contra Dios, como "el dios de este siglo", durante
todo el tiempo presente, incluyendo el período
denominado de la Gran Tribulación; porque no será
atado sino LUEGO de la Gran Tribulación. Y si el
diablo sigue siendo "el dios de este siglo" aun
durante el tiempo de la Gran Tribulación, entonces el
tiempo de la Gran Tribulación debe ser contado
como          parte      de        "este       siglo".


Por todas estas diferentes razones (1), (2), (3) y (4)
ES EVIDENTE QUE EL FIN DEL SIGLO COMIENZA
AL FINAL DE LA GRAN TRIBULACIÓN Y NO AL
COMIENZO DE ELLA:
3.3. POR LO TANTO LA IGLESIA PERMANECERÁ
EN LA TIERRA CUMPLIENDO LA GRAN
COMISIÓN DURANTE LA GRAN TRIBULACIÓN
HASTA EL FIN DEL SIGLO.
Si como se demostró en 3.1. la Iglesia permanecerá
en la tierra predicando el evangelio hasta el
mismísimo fin del siglo, y como se demostró en 3.2.
el fin del siglo es al final de la Gran Tribulación,
entonces la Iglesia pasará por la Gran Tribulación
cumpliendo con la Gran Comisión:




Gracias sean dadas al Señor que el no nos dejará
solos durante el tiempo de la Gran Tribulación. Que
en nuestros oídos resuenen sus consoladoras
palabras:


HE AQUÍ, YO ESTOY CON VOSOTROS TODOS
LOS DÍAS, HASTA EL FIN DEL SIGLO. AMÉN.


                     *****
              CAPÍTULO 4.

   EL CONTINUO ANHELAR DE LAS
            CRIATURAS
DEMOSTRACIÓN, BASADA EN ROMANOS 8:18-
25, DE QUE LA GLORIFICACIÓN DE LA IGLESIA
MARCA EL COMIENZO DEL REINO MILENIAL Y
LA CONSIGUIENTE LIBERACIÓN DE LAS
CRIATURAS Y NO EL COMIENZO DE LA GRAN
TRIBULACIÓN


4.1. MUY SIMPLE, CON LA GLORIA VENIDERA
DE LA IGLESIA COMIENZA EL REINO MILENIAL
      Romanos 8:18-25
      18 Porque tengo por cierto que lo que
      en este tiempo se padece, no es de
      comparar con LA GLORIA VENIDERA
      QUE EN NOSOTROS HA DE SER
      MANIFESTADA.
      19 Porque EL CONTINUO ANHELAR
      DE LAS CRIATURAS ESPERA LA
      MANIFESTACIÓN DE LOS HIJOS DE
      DIOS.
      20 Porque las criaturas sujetas fueron
      a vanidad, no de grado, mas por
      causa del que las sujetó con
      esperanza,
      21    Que también LAS MISMAS
      CRIATURAS SERÁN LIBRADAS DE
      LA         SERVIDUMBRE             DE
        CORRUPCIÓN EN LA LIBERTAD
        GLORIOSA DE LOS HIJOS DE DIOS.
        22 Porque sabemos que todas las
        criaturas gimen a una, y a una están
        de parto hasta ahora.
        23 Y no sólo ellas, mas también
        nosotros mismos, que tenemos las
        primicias    del    Espíritu, nosotros
        también gemimos dentro de nosotros
        mismos, esperando la adopción, es a
        saber, la redención de nuestro cuerpo.
        24     Porque en esperanza somos
        salvos; mas la esperanza que se ve,
        no es esperanza; porque lo que
        alguno ve, ¿á qué esperarlo?
        25     Empero si lo que no vemos
        esperamos, por paciencia esperamos.
Si la Iglesia fuera arrebatada siete años antes del
evento que instituye su reino milenial, entonces
Pablo no hubiera podido decir en Romanos 8:21
"Que también LAS MISMAS CRIATURAS SERÁN
LIBRADAS         DE      LA    SERVIDUMBRE        DE
CORRUPCIÓN EN LA LIBERTAD GLORIOSA DE
LOS HIJOS DE DIOS". Cuando Cristo glorifique a la
Iglesia no transcurre un largo período de siete años,
sino que un solo evento se desarrolla
continuadamente culminando prontamente en el
establecimiento del reinado milenial de Cristo,
cuando todas las criaturas serán liberadas en la
libertad gloriosa de los hijos de Dios. Como el
Reinado milenial de Cristo comienza DESPUÉS de
la Gran Tribulación, entonces el arrebatamiento
acontece también DESPUÉS de la Gran Tribulación:
1) El Reinado Milenial de Cristo comienza DESPUÉS
de la Gran Tribulación:




2) Las criaturas son liberadas en el Reinado Milenial
DESPUÉS de la Gran Tribulación:




3) Las criaturas son liberadas EN la glorificación de
la Iglesia, es decir que ambos eventos coinciden:
4) Entonces el arrebatamiento de la Iglesia coincide
con el comienzo del Reinado Milenial DESPUÉS de
la Gran Tribulación:




                      *****
              CAPÍTULO 5.

 AL CUAL DE CIERTO ES MENESTER
  QUE EL CIELO TENGA HASTA LOS
 TIEMPOS DE LA RESTAURACIÓN DE
        TODAS LAS COSAS
DEMOSTRACIÓN,        BASADA      EN      1
TESALONICENSES 4:15-17, HECHOS 3:20-21,
HEBREOS 10:12-13, Y SALMOS 110:1-2, DE QUE
EL DESCENSO DE CRISTO POR SU IGLESIA NO
PUEDE OCURRIR SINO UNA VEZ LUEGO DE LA
GRAN TRIBULACIÓN


5.1. DEMOSTRACIÓN          DE    QUE  EN EL
ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA CRISTO
DESCIENDE DEL CIELO
     1 Tesalonicenses 4:15-17
     15 Por lo cual, os decimos esto en
     palabra del Señor: que nosotros que
     vivimos, que habremos quedado hasta
     la venida del Señor, no seremos
     delanteros a los que durmieron.
     16    Porque el mismo Señor con
     aclamación, con voz de arcángel, y
     con trompeta de Dios, DESCENDERÁ
     DEL CIELO; y los muertos en Cristo
     resucitarán primero:
     17 Luego nosotros, los que vivimos,
     los que quedamos, juntamente con
       ellos SEREMOS ARREBATADOS EN
       LAS NUBES A RECIBIR AL SEÑOR
       EN EL AIRE, y así estaremos siempre
       con el Señor.
El pasaje dice indudablemente que al momento del
arrebatamiento de la Iglesia en el aire Cristo
DESCENDERÁ DEL CIELO:




5.2. DEMOSTRACIÓN DE QUE CRISTO NO
DESCIENDE DEL CIELO HASTA DESPUÉS DE LA
GRAN TRIBULACIÓN CUANDO VENGA A
REINAR

1)
      Hechos 3:20-21
      20 Y enviará a Jesucristo, que os fue
      antes anunciado:
      21 Al cual de cierto ES MENESTER
      QUE EL CIELO TENGA HASTA LOS
      TIEMPOS DE LA RESTAURACIÓN
      DE TODAS LAS COSAS, que habló
      Dios por boca de sus santos profetas
      que han sido desde el siglo.
El pasaje dice sin lugar a dudas que es necesario
que Jesucristo quede en el cielo hasta después de la
gran tribulación, es decir, hasta el tiempo de la
restauración de todas las cosas.

2)
       Hebreos 10:12-13
       12 Pero éste, habiendo ofrecido por
       los pecados un solo sacrificio para
       siempre, ESTÁ SENTADO A LA
       DIESTRA DE DIOS,
       13 ESPERANDO LO QUE RESTA,
       HASTA QUE SUS ENEMIGOS SEAN
       PUESTOS POR ESTRADO DE SUS
       PIES.
Este pasaje dice claramente que Jesucristo está
sentado a la diestra de Dios esperando lo que resta
hasta después de la Gran Tribulación, es decir,
hasta que sus enemigos sean puestos por estrado
de sus pies. Salmos 110 también nos ilumina en que
sus enemigos serán dominados, puestos por estrado
de sus pies, luego de la Gran Tribulación, a saber, al
comienzo de su reinado milenial:
       Salmos 110:1-2
       1 <<Salmo de David.>> JEHOVA dijo
       a mi Señor: Siéntate a mi diestra, EN
       TANTO       QUE      PONGO         TUS
       ENEMIGOS POR ESTRADO DE TUS
       PIES.
       2 La vara de tu fortaleza enviará
       Jehová DESDE SIÓN: DOMINA EN
       MEDIO DE TUS ENEMIGOS.
Concluimos pues que Cristo NO DESCIENDE DEL
CIELO sino solamente hasta después de la Gran
Tribulación cuando venga a reinar:




5.3.     ENTONCES         LA     IGLESIA         SERÁ
ARREBATADA          LUEGO       DE      LA      GRAN
TRIBULACIÓN
Entonces, si como se mostró en 5.1 al momento del
arrebatamiento de la Iglesia Cristo DESCENDERÁ
DEL CIELO, y como se demostró en 5.2 Cristo NO
DESCIENDE DEL CIELO sino solamente hasta
después de la Gran Tribulación cuando venga a
reinar, entonces Cristo no arrebatará a la Iglesia sino
cuando descienda del cielo después de la Gran
Tribulación cuando venga a reinar:
*****
               CAPÍTULO 6.

          EN LLAMA DE FUEGO
DEMOSTRACIÓN,      BASADA       EN     2
TESALONICENSES    1:5-10,  DE   QUE   LA
GLORIFICACIÓN DE LA IGLESIA COINCIDE CON
EL JUICIO ETERNO DE LOS IMPÍOS VIVOS QUE
NO SE CONVIERTAN LUEGO DE SU VENIDA Y
NO CON EL COMIENZO DE LA GRAN
TRIBULACIÓN



6.1. CON EL REPOSO DE LA IGLESIA COMIENZA
LA CONDENACIÓN ETERNA DE LOS INJUSTOS
VIVOS
       2 Tesalonicenses 1:5-10
       5 Una demostración del justo juicio de
       Dios, para que seáis tenidos por
       dignos del reino de Dios, por el cual
       asimismo padecéis.
       6 Porque es justo para con Dios
       pagar con tribulación a los que os
       atribulan;
       7 Y a vosotros, que sois atribulados,
       dar reposo con nosotros, cuando se
       manifestará el Señor Jesús del cielo
       con los ángeles de su potencia,
       8 En llama de fuego, para dar el pago
       a los que no conocieron a Dios, ni
        obedecen al evangelio de nuestro
        Señor Jesucristo;
        9 Los cuales serán castigados de
        ETERNA PERDICIÓN por la presencia
        del Señor, y por la gloria de su
        potencia,
        10 Cuando viniere para ser glorificado
        en sus santos, y a hacerse admirable
        en aquel día en todos los que
        creyeron:    (por    cuanto    nuestro
        testimonio ha sido creído entre
        vosotros.)
Si la Iglesia fuera arrebatada siete años antes del
acontecimiento que constituye la CONDENACIÓN
ETERNA de los injustos vivos, entonces Pablo no
hubiera podido decir todo lo que dijo en 2
Tesalonicenses 1:5-10. Cuando Cristo glorifique a la
Iglesia no transcurre un largo período de siete años,
sino que un solo evento se desarrolla
continuadamente culminando prontamente en la
CONDENACIÓN ETERNA de los injustos vivos, los
que queden vivos luego de la Batalla de Armagedón
y que no se conviertan luego de su venida:

1) La condenación eterna de los injustos vivos
remanentes acontece DESPUÉS de la Gran
Tribulación:
2) Los injustos vivos remanentes son condenados en
el mismo evento de la entrada en reposo
(arrebatamiento) de la Iglesia:




3) Entonces el arrebatamiento de la Iglesia coincide
con la condenación eterna de los injustos vivos
DESPUÉS de la Gran Tribulación:
*****
               CAPÍTULO 7.

 NO OS ENGAÑE NADIE EN NINGUNA
           MANERA
DEMOSTRACIÓN,     BASADA     EN      2
TESALONICENSES 2, DE QUE LA    IGLESIA
ATRAVIESA EL PERÍODO DE MANIFESTACIÓN
DEL    ANTICRISTO COMO   ABOMINACIÓN
DESOLADORA EN LA GRAN TRIBULACIÓN.
ADVERTENCIA DEL APOSTOL PABLO CONTRA
FALSA ENSEÑANZA PRETRIBULACIONAL DE
SU TIEMPO

     Jerónimo (340-420): "te digo que
     Cristo no vendrá a menos que
     primero haya venido el Anticristo "
     (Epistle 21).

     George Mueller (1805-1898): "La
     Escritura declara llanamente que el
     Señor Jesús no vendrá hasta que la
     Apostasía haya tenido lugar, y el
     hombre de pecado ... haya sido
     revelado    ..."   (Mrs.  Mueller's
     Missionary Tours and Labours, p.
     148).



7.1. SEGÚN LA ESCRITURA, SEGÚN EL
APÓSTOL  PABLO, LA  APARICIÓN DEL
ANTICRISTO Y LA ABOMINACIÓN DESOLADORA
DURANTE LA GRAN TRIBULACIÓN OCURRIRÁN
ANTES DEL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA
        2 Tesalonicenses 2:1-4
        1 Empero os rogamos, hermanos,
        cuanto a la venida de nuestro Señor
        Jesucristo, y nuestro recogimiento a
        él,
        2 Que no os mováis fácilmente de
        vuestro sentimiento, ni os conturbéis ni
        por espíritu, ni por palabra, ni por carta
        como nuestra, como que el día del
        Señor esté cerca.
        3 No os engañe nadie en ninguna
        manera; porque no vendrá sin que
        venga antes la apostasía, y se
        manifieste el hombre de pecado, el
        hijo de perdición,
        4     Oponiéndose, y levantándose
        contra todo lo que se llama Dios, o
        que se adora; tanto que se asiente en
        el templo de Dios como Dios,
        haciéndose parecer Dios.
Una declaración directa en verdad, el arrebatamiento
de la Iglesia acontecerá luego de la Gran
Tribulación, que es cuando el anticristo se asienta en
el templo de Dios como Dios, haciéndose parecer
Dios. Los hermanos que yerran con la enseñanza
pretribulacional siempre nos están diciendo que el
anticristo aparecerá luego de que la Iglesia sea
arrebatada; dicen que el inicuo se manifestará
cuando la Iglesia sea sacada de la tierra, y no antes;
sin embargo el testimonio de estos hermanos y el
testimonio del Apóstol Pablo están en directa
contraposición. Según estos hermanos la Iglesia es
sacada antes de que el inicuo sea manifestado;
según el Apóstol Pablo, el inicuo debe manifestarse
primero, antes que acontezca el arrebatamiento de
la Iglesia. ¿A quién creeremos, a estos hermanos
pretribulacionistas o a Pablo, predicador inspirado
por Dios, apóstol, y maestro de los Gentiles?
7.2. REFUTACIÓN DE LA FALSA ENSEÑANZA
DE QUE LA VENIDA DEL SEÑOR Y EL
ARREBATAMIENTO            SON       DOS       COSAS
DISTINTAS EN 2 TESALONICENSES 2:1
Algunos pretribulacionistas, torciendo las Escrituras,
tratando de desvirtuar la declaración directa del
apóstol, de que el Anticristo debe venir primero
antes del arrebatamiento de la Iglesia, han dicho que
en el versículo uno (en 2 Tesalonicences 2) "la
venida de nuestro Señor Jesucristo" no es la misma
cosa que "nuestro recogimiento a él". Este grupo de
pretribulacionistas nos dice que "la venida de
nuestro Señor Jesucristo" debe entenderse como el
descenso postribulacional de Cristo, mientras que
"nuestro recogimiento a él" debe entenderse como
un arrebatamiento pretribulacional de la Iglesia. Hay
dos razones independientes por las cuales se puede
sostener sin lugar a dudas que "la venida de nuestro
Señor Jesucristo" y "nuestro recogimiento a él" son
una misma cosa para el Apóstol Pablo:

1) La primer razón es que el término "la venida      de
nuestro Señor Jesucristo" ya fue utilizado en         la
primer carta a los Tesalonicenses, y tal término     se
refiere al momento del arrebatamiento; es decir,     en
su anterior carta a los Tesalonicenses Pablo dice:
        1 Tesalonicenses 4:15
        Por lo cual, os decimos esto en
        palabra del Señor: que nosotros [de la
        Iglesia] que vivimos, que habremos
       quedado hasta LA VENIDA DEL
       SEÑOR [la parousía del Señor], no
       seremos delanteros a los que
       durmieron.

Notemos       claramente   que     se    refiere   al
arrebatamiento de la Iglesia, así que LA VENIDA
DEL SEÑOR, o LA PAROUSÍA DEL SEÑOR es
presentada por Pablo como ocurriendo en el mismo
momento del arrebatamiento. Ahora trasladémonos
a la segunda carta que Pablo envió a los
Tesalonicenses; allí el vuelve a utilizar el mismo
término con pocas diferencias que no anulan la
equivalencia de términos:
       2 Tesalonicenses 2:1
       Empero os rogamos, hermanos,
       cuanto a LA VENIDA DE NUESTRO
       SEÑOR JESUCRISTO [la parousía de
       el Señor nuestro Jesucristo], y nuestro
       recogimiento a él,
¿Y quién puede dudar que "el Señor" en 1
Tesalonicenses 4:15 es el mismo que "el Señor
nuestro Jesucristo" de 2 Tesalonicenses 2:1?
¿Quién puede entonces dudar que "la parousía del
Señor" en 1 Tesalonicenses 4:15 es la misma
parousía que "la parousía de el Señor nuestro
Jesucristo" de 2 Tesalonicenses 2:1? Concluimos
pues que, como en 1 Tesalonicences 4:15 la
parousía del Señor coincide con el arrebatamiento
de la Iglesia, y como esa parousía es la misma que
la de 2 Tesalonicences 2:1, entonces, la parousía de
2 Tesalonicences 2:1 también coincide con el
arrebatamiento de la Iglesia. Es decir, que en 2
Tesalonicences 2:1 "la venida de nuestro Señor
Jesucristo" y "nuestro recogimiento a él"
(arrebatamiento de la Iglesia) ocurren al mismo
tiempo.

2) La Segunda razón por la cual "la venida de
nuestro Señor Jesucristo" y "nuestro recogimiento a
él" (arrebatamiento de la Iglesia ) se refieren en 2
Tesalonicences 2:1 a un mismo evento es porque la
expresión gramatical en griego así lo exige;
acontece, pues, un caso de una regla llamada primer
regla de Granville Sharp; cuando el copulativo "y"
(griego: kai) conecta dos nombres (ya sea nombre
sustantivo, nombre adjetivo, o nombre participio) del
mismo caso ("caso" se refiere aquí a la función
gramatical de la declinación griega), y el primer
nombre lleva artículo pero el segundo nombre
después del "y" no lleva artículo, entonces, el
segundo nombre denota una descripción de la
misma cosa o persona nombrada por el primer
nombre antes del "y". Es decir, explicándolo en
forma un tanto simplificada, si Usted tiene dos
cosas, una cosa A y una cosa B, en griego, si Usted
dice "la A y B", entonces "B" denota una descripción
de la misma cosa que "A"; distinto sería si Usted
dijese "la A y la B", entonces serían dos cosas
distintas; pero si Usted pone artículo delante de "A" y
no delante de "B", entonces "B" denota una
descripción de "A". Pongamos un ejemplo, digamos
que "A" es "gran Dios" y que "B" es "Salvador
nuestro Jesucristo"; si decimos "el A y B", sin poner
el artículo delante de "B" sino solamente delante de
"A", la expresión nos quedaría "el gran Dios y
Salvador nuestro Jesucristo", de acuerdo con el uso
gramatical de los griegos, entonces, "el gran Dios"
que se menciona antes del "y" no es otro que el
"Salvador nuestro Jesucristo" que se menciona
después del "y":
       Tito 2:13
       Esperando        aquella      esperanza
       bienaventurada, y la manifestación
       gloriosa de EL GRAN DIOS Y
       SALVADOR                      NUESTRO
       JESUCRISTO. [un versículo que no es
       del agrado de quienes se empeñan en
       negar la divinidad de Cristo]
Esta primer regla de Granville Sharp se cumple en 2
Tesalonicenses 2:1; tenemos un "A" en "venida de
nuestro Señor Jesucristo", y tenemos un "B" en
"nuestro recogimiento a él"; ahora hacemos una
combinación que nos de por resultado "la A y B",
donde "B" denota una descripción de "A", y
tendremos: "la venida de nuestro Señor Jesucristo, y
nuestro recogimiento a él", que son las palabras
exactas del Apóstol Pablo y donde "B" que es
"nuestro recogimiento a él" denota una descripción
de "A" que es "la venida de nuestro Señor
Jesucristo". Es decir, de acuerdo con la primer regla
de Granville Sharp sobre un uso gramatical griego,
en 2 Tesalonicences 2:1 "la venida de nuestro Señor
Jesucristo" y "nuestro recogimiento a él"
(arrebatamiento de la Iglesia ) se refieren a un
mismo evento.

Finalmente, el intento pretribulacionista de hacernos
creer que Pablo, a partir de 2 Tesalonicenses 2:1,
nos hablaría de dos cosas distintos, ha fracasado
completamente; ahora sabemos por dos razones
concluyentes (1) y (2) que Pablo, a partir de 2
Tesalonicenses 2:1, nos habla de UNA SOLA
COSA, LA VENIDA DE NUESTRO SEÑOR
JESUCRISTO       QUE     IMPLICA       NUESTRO
SIMULTÁNEO RECOGIMIENTO A ÉL:




7.3.    ACLARACIÓN IMPORTANTE SOBRE 2
TESALONICENSES 2:2, EL VERSÍCULO DICE EL
DÍA DEL CRISTO Y NO EL DÍA DEL SEÑOR
Pasamos ahora al versículo 2 de 2 Tesalonicenses
2. La traducción de la Versión Reina-Valera 1909,
que es la que siempre utilizo, en 2 Tesalonicenses
2:2 ha puesto el siguiente término: "el día del Señor":
       2 Tesalonicenses 2:2
        Que no os mováis fácilmente de
        vuestro sentimiento, ni os conturbéis ni
        por espíritu, ni por palabra, ni por carta
        como nuestra, como que EL DÍA DEL
        SEÑOR esté cerca.
Pero el texto griego del Textus Receptus, que es la
autoridad en que nos basamos, dice "el día del
Cristo" en lugar de "el día del Señor":
        2 Tesalonicenses 2:2 (Según el Textus
        Receptus)
        Que no os mováis fácilmente de
        vuestro sentimiento, ni os conturbéis ni
        por espíritu, ni por palabra, ni por carta
        como nuestra, como que EL DÍA DEL
        CRISTO esté cerca.
Ante esta diferencia en traducción aparecen dos
clases de pretribulacionistas, una clase mantiene
que la traducción correcta es "el día del Señor", otra
clase mantiene que la traducción correcta es "el día
del Cristo" (que también puede traducirse bien como
"el día de Cristo"). Cada uno de estos dos grupos de
pretribulacionistas manifiesta preferencia por una u
otra de esas dos traducciones; de esa manera sus
argumentos dependerán de cual de las dos
traducciones elijan sostener, ya que ellos en su gran
mayoría afirman que "el día del Señor" es una cosa
distinta de "el día de Cristo", lo que no es verdad, ya
que no son cosas distintas, pero por ahora nos
limitaremos a demostrar a continuación que en
cualquiera de los dos casos, ya sea que el versículo
2 diga "el día del Señor", o que diga "el día de
Cristo", siempre se llega a un arrebatamiento
POStribulacional.
7.4.     ACLARACIÓN IMPORTANTE SOBRE 2
TESALONICENSES 2:2-4, EL APÓSTOL DICE
ALLÍ QUE EL "DÍA DE CRISTO" O "DÍA DEL
SEÑOR" VIENE DESPUÉS DE LA APARICIÓN Y
ACTUACIÓN DEL ANTICRISTO
Continuemos ahora con el versículo 2 de 2
Tesalonicenses 2, y ahora también con los
versículos 3 y 4. El Apóstol Pablo dice entonces:
"porque NO VENDRÁ sin que venga antes la
apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el
hijo de perdición, oponiéndose, y levantándose
contra todo lo que se llama Dios, o que se adora;
tanto que se asiente en el templo de Dios como
Dios, haciéndose parecer Dios". Pablo nos dice aquí
que el anticristo y su actuación (durante la gran
tribulación) vienen primeros; pero ¿primeros que qué
cosa? ¿quién o qué es lo que "NO VENDRÁ" sin que
antes transcurran el anticristo y su actuación?, para
ello debemos ver cuál es el término inmediatamente
mencionado antes que con toda seguridad es a lo
que se refiere Pablo cuando dice que "NO
VENDRÁ", dicho término es "el día de Cristo" (o "día
del Señor" según la traducción inexacta); a
continuación resalto en mayúsculas qué es lo que no
vendrá sin que antes venga el anticristo y su
actuación:

       2 Tesalonicenses 2:1-4 (Según el
       Textus Receptus)
       1 Empero os rogamos, hermanos,
       cuanto a la venida de nuestro Señor
       Jesucristo, y nuestro recogimiento a
       él,
       2 Que no os mováis fácilmente de
       vuestro sentimiento, ni os conturbéis ni
       por espíritu, ni por palabra, ni por carta
       como nuestra, como que EL DÍA DE
       CRISTO esté cerca.
       3 No os engañe nadie en ninguna
       manera; porque NO VENDRÁ sin que
       venga antes la apostasía, y se
       manifieste el hombre de pecado, el
       hijo de perdición,
       4     Oponiéndose, y levantándose
       contra todo lo que se llama Dios, o
       que se adora; tanto que se asiente en
       el templo de Dios como Dios,
       haciéndose parecer Dios.
El día de Cristo (o el día del Señor según una
traducción incorrecta) es lo que no vendrá sin que
antes transcurran el anticristo y su actuación:
7.5. REFUTACIÓN DE LA ENSEÑANZA DE QUE
EL ARREBATAMIENTO DE 2 TESALONICENSES
2:1 SEA UNA COSA INDEPENDIENTE DEL DÍA
DEL SEÑOR O QUE OCURRA MUCHO ANTES
DEL DÍA DEL SEÑOR
El grupo de pretribulacionistas sotenedor de que 2
TESALONICENSES 2:2 dice "el día del Señor" y no
"el día de Cristo" a su vez se subdivide en dos
subclases:
a) Los pretribulacionistas antiguos (como C.I.
Scofield) que admiten que el día del Señor acontece
luego de la gran tribulación y hacen diferencia entre
"el día de Cristo" y "el día del Señor", diciendo que el
día de Cristo comienza antes de la gran tribulación y
que el día del Señor comienza luego de la gran
tribulación, siete años después del arrebatamiento.
b) Pretribulacionistas modernos que en su gran
mayoría sostienen que el día del Señor incluye el
período de la gran tribulación y comienza con el
arrebatamiento de la Iglesia antes de la gran
tribulación, y hacen diferencia entre "el día de Cristo"
y "el día del Señor", aunque dicen que comienzan al
mismo tiempo, o más bién que el día del Señor
comienza       inmediatamente después del día de
Cristo.
En esta sección refutaremos un error que es propio
de los pretribulacionistas del primer caso
denominado (a), los que admiten que el día del
Señor acontece luego de la gran tribulación. Como
ellos reconocen la verdad de que el día del Señor
viene luego de la gran tribulación, entonces tratan de
separar el arrebatamiento de la Iglesia del día del
Señor, a fin de que el arrebatamiento no vaya luego
de la gran tribulación. En el versículo uno de 2
Tesalonicenses 2 Pablo dice que se referirá a la
venida de nuestro Señor Jesucristo que implica
nuestro recogimiento a él (o arrebatamiento de la
Iglesia) (lo cual quedó establecido en la secciön
7.2.); luego, en el versículo 2 dice o debería decir,
según este grupo (a) de pretribulacionistas, "el día
del Señor" (dice "el día de Cristo" en el griego del
Textus Receptus); pues bien, este grupo de
pretribulacionistas tratan de hacernos creer que "el
día del Señor" en el versículo dos es un
acontecimiento que comienza en otro momento
diferente del arrebatamiento del versículo 1. Pero en
su primera carta a los Tesalonicenses el Apóstol nos
dice algo muy distinto, él identifica allí la venida de
Cristo por su Iglesia como la venida del día del
Señor:
       1 Tesalonicenses 4:15-18, 5:1-2
       15 Por lo cual, os decimos esto en
       palabra del Señor: que nosotros que
       vivimos, que habremos quedado hasta
       LA VENIDA DEL SEÑOR, no seremos
       delanteros a los que durmieron.
       16     Porque el mismo Señor con
       aclamación, con voz de arcángel, y
       con trompeta de Dios, descenderá del
       cielo; y los muertos en Cristo
       resucitarán primero:
       17 Luego nosotros, los que vivimos,
       los que quedamos, juntamente con
       ellos SEREMOS ARREBATADOS EN
       LAS NUBES A RECIBIR AL SEÑOR
       EN EL AIRE, y así estaremos siempre
       con el Señor.
       18 Por tanto, consolaos los unos a los
       otros en estas palabras.
       1      Empero ACERCA DE LOS
       TIEMPOS Y DE LOS MOMENTOS, no
       tenéis, hermanos, necesidad de que
       yo os escriba:
       2 Porque vosotros sabéis bien, que
       EL DÍA DEL SEÑOR VENDRÁ así
       como ladrón de noche,
¿Cómo puede alguien fallar en entender que Pablo
está hablando de la venida de Cristo y el
subsiguiente arrebatamiento de la Iglesia? En el
capitulo 4 Pablo estaba hablando sobre la venida de
Cristo y el subsiguiente arrebatamiento de la Iglesia,
e INMEDIATAMENTE, en el versículo 1 del capítulo
5 continúa hablando sobre los tiempos y los
momentos de la venida de Cristo y el subsiguiente
arrebatamiento de la Iglesia; HAY UN CONECTIVO
en la palabra "empero"; ese conectivo hace una
ligadura de continuidad con el tema del que viene
hablando, no hay un cambio de tema; y al no haber
cambio de tema Pablo dice simplemente "Empero
ACERCA DE LOS TIEMPOS Y DE LOS
MOMENTOS" sin siquiera introducir un genitivo
aclaratorio de que hablará de los tiempos y los
momentos de otra cosa distinta de lo que venía
hablando. Luego, en el versículo 2 del capítulo 5
Pablo utiliza el término "EL DÍA DEL SEÑOR" en
lugar de "LA VENIDA DEL SEÑOR", de lo cual está
hablando; evidentemente entonces, la venida del
Señor y el arrebatamiento de la Iglesia son
acontecimientos coincidentes con la venida del día
del Señor:
Es más, esto queda confirmado por el apóstol Pedro
que dice en forma clara y directa que la venida del
día del Señor es lo que la Iglesia está esperando:
          2 Pedro 3:9-12
          9 EL SEÑOR NO TARDA SU
          PROMESA, COMO ALGUNOS
          LA TIENEN POR TARDANZA;
          SINO QUE ES PACIENTE
          PARA CON NOSOTROS, NO
          QUERIENDO QUE NINGUNO
          PEREZCA, SINO QUE TODOS
          PROCEDAN                        AL
          ARREPENTIMIENTO                [[se
          refiere a que todos los hombres
          se arrepientan y lleguen a ser
          verdaderos       creyentes       en
          Cristo]].
          10 Mas EL DÍA DEL SEÑOR
          vendrá como ladrón en la
          noche; EN EL CUAL LOS
          CIELOS       PASARÁN         CON
          GRANDE ESTRUENDO, Y
          LOS ELEMENTOS ARDIENDO
          SERÁN DESHECHOS, Y LA
          TIERRA Y LAS OBRAS QUE
          EN ELLA ESTÁN SERÁN
          QUEMADAS.
          11 Pues como todas estas
          cosas han de ser deshechas,
          ¿QUÉ TALES CONVIENE QUE
          VOSOTROS           SEÁIS        EN
          SANTAS             Y         PÍAS
          CONVERSACIONES,
           12          ESPERANDO         Y
           APRESURÁNDOOS PARA LA
           VENIDA DEL DÍA DE DIOS,
           EN EL CUAL LOS CIELOS
           SIENDO          ENCENDIDOS
           SERÁN DESHECHOS, Y LOS
           ELEMENTOS              SIENDO
           ABRASADOS, SE FUNDIRÁN?
Observemos que la venida del día de Dios (v. 12) el
cual nosotros la Iglesia debemos estar esperando y
para el cual debemos apresurarnos no es otro que
EL DÍA DEL SEÑOR (v. 10); pues Pedro no cambió
el sujeto de su conversación y es el mismísimo día
en que los cielos serán desechos y la tierra será
quemada (v. 10 y v. 12), y además es el día del cual
se habla (v. 10) cuando se dijo que el Señor no tarda
su promesa (v. 9). ¿Vemos claramente como la
Iglesia está esperando el día del Señor según las
Escrituras?

Es decir que los pretribulacionistas del grupo (a)
(quienes reconocen la verdad de que el día del
Señor acontece luego de la gran tribulación; pero
que no reconocen la verdad de que el día del Señor
comienza con la venida de Cristo y el arrebatamiento
de la Iglesia) chocan con la enseñanza del Apóstol
Pablo en 1 Tesalonicenses y la enseñanza del
Apóstol Pedro en 2 Pedro 3:9-12 de que el día del
Señor comienza con la venida del Señor y el
arrebatamiento; por lo tanto es falsa la idea que
algunos pretribulacionistas pretenden introducir de
que el arrebatamiento ocurre siete años antes de la
venida del día del Señor:
7.6. PARECE QUE NO SE DIERON CUENTA
Ocupémonos ahora de los pretribulacionistas
modernos que hemos llamado (b), que en su gran
mayoría sostienen que el día del Señor incluye el
período de la gran tribulación y comienza con el
arrebatamiento de la Iglesia antes de la gran
tribulación, y hacen diferencia entre "el día de Cristo"
y "el día del Señor", y el día del Señor comenzaría
inmediatamente luego del día de Cristo. Es decir,
reconocen la verdad de que el día del Señor
comienza con el arrebatamiento de la Iglesia; pero
no reconocen la verdad de que el día del Señor
viene luego de la gran tribulación. PARECE QUE
ESTOS NO SE DIERON CUENTA QUE ANTE SUS
MISMOS OJOS EL APÓSTOL ESTÁ DICIENDO
QUE EL DÍA DEL SEÑOR ("el día de Cristo" según
el Textus Receptus) NO VENDRÁ SIN QUE ANTES
VENGA LA MANIFESTACIÓN DEL ANTICRISTO Y
SU ENTRONIZACIÓN EN EL TEMPLO ¡ESO ESTÁ
DELANTE DE SUS PROPIOS OJOS! Eso es lo que
hemos demostrado acabadamente en 7.4:




¿Y qué hay del tercer grupo de pretribulacionistas
mencionado en 7.3? Me refiero a los que admiten
que 2 Tesalonicenses 2:2 dice "el día de Cristo" y no
"el día del Señor". Estos tampoco han visto lo
evidente, ni siquiera se dieron cuenta que Pablo
afirma que el día de Cristo no vendrá sin que antes
venga el anticristo y su actuación.


7.7. UNA GRAN SORPRESA
Para sorpresa de todos tengo ahora una prueba más
de que la venida del Señor y nuestra reunión con él
acontecen luego de la gran tribulación. En 7.2 he
demostrado     contundentemente     que     en   2
Tesalonicenses 2:1 "la venida de nuestro Señor
Jesucristo" equivale a "nuestro recogimiento a él":




¡Para sorpresa de todos Pablo vuelve a usar el
término "la venida de él" diciendo que ENTONCES
CRISTO DESTRUIRÍA AL ANTICRISTO! En el
mismísimo capítulo 2 de 2 Tesalonicenses, Pablo
nos dice:
        Y entonces será manifestado aquel
        inicuo, al cual el Señor matará con el
        espíritu de su boca, y destruirá con el
        resplandor de SU VENIDA
        (2 Tesalonicenses 2:8)
"SU VENIDA" es un término que traducido
literalmente se dice "la venida de él"; es pues EL
MISMO SIGNIFICADO que "la venida de nuestro
Señor Jesucristo" del versículo 1 de este capítulo 2
de 2 Tesalonicenses (en ambos casos se usa la
palabra griega "parousía" con artículo adelante, y el
genitivo que le sigue denota la misma persona, la
persona del Señor Jesucristo), se trata pues
entonces de un mismísimo evento (ver APÉNDICE
4). Y como sabemos, lo demostramos en 7.2, "la
venida de nuestro Señor Jesucristo" equivale a
"nuestro recogimiento a él"; o dicho de otra manera,
LA VENIDA DE CRISTO EQUIVALE AL
ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA. Y como en 2
Tesalonicenses 2:8 EL RESPLANDOR DE LA
VENIDA DE CRISTO DESTRUYE AL ANTICRISTO,
entonces EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA
SE PRODUCE A LA DESTRUCCIÓN DEL
ANTICRISTO, LO CUAL ACONTECE LUEGO DE
LA GRAN TRIBULACIÓN:
7.8. COMENTARIO SOBRE LA ADVERTENCIA
DE PABLO
Habiendo demostrado acabadamente que la Iglesia
es arrebatada a la destrucción del anticristo, lo que
equivale a decir que es arrebatada LUEGO de la
gran tribulación, pasamos ahora a un mero
comentario sobre la advertencia de Pablo de que no
nos dejemos engañar por quienes digan que el día
de Cristo "esté cerca" (2 Tesalonicenses 2:2).
El texto griego no dice realmente "esté cerca",
traducción que es muy general y no refleja algunos
elementos que vienen incluidos con el significado de
la palabra griega. La palabra griega utilizada es un
verbo que puede significar "estar presente" o "ser
inminente"; además, Pablo usa aquí el Tiempo
Perfecto en Modo Indicativo; de manera que el verbo
indicaría en el primer caso que el día de Cristo "ya
ha llegado y está ahora presente", y en el segundo
caso indicaría que el día de Cristo "ha llegado a ser
inminente" como que es "inevitablemente inminente".
Así que la palabra significa un poco más que
meramente "estar cerca", significa que ya está
ocurriendo (o que está cerca por estar presente) o
que inevitablemente ocurrirá inmediatamente (o que
está cerca por ser inevitablemente inminente).

Parece ser que Pablo estaba contendiendo con
algunos que decían que la venida de Cristo ya había
acontecido o que decían que estaba por ocurrir
inmediatamente (al decir que era inevitablemente
inminente); eso traía confusión a los creyentes que
en el primer caso podrían pensar que se habrían
perdido las bendiciones de la venida de Cristo;
entonces Pablo les dice que, antes que acontezcan
la venida de Cristo y el arrebatamiento, tiene que
venir el anticristo, el cual será finalmente destruido
por el resplandor de la venida de Cristo. Lo curioso
en todo esto es que esta advertencia puede llegar
algún día a ser de aplicación contra el error
pretribulacional del rapto secreto; cuando llegue la
gran tribulación, y los creyentes pretribulacionistas
se encuentren con que no han sido arrebatados
como creían, entonces pensarán que el rapto
secreto ha ocurrido y que ellos se han perdido el
arrebatamiento y que el día de Cristo ha llegado;
entonces será aplicable a ellos la advertencia de
Pablo; los hermanos pretribulacionistas deberán salir
de su engaño pretribulacional y aceptar que el día de
Cristo no vendrá sin que antes venga el anticristo y
que el arrebatamiento ocurrirá recién al final de la
gran tribulación cuando el anticristo será destruido;
esto será esencial para ellos a fin de escapar de la
confusión que puede sobrevenirles en aquel tiempo
a causa de su error.

En el segundo caso que dice "como que el día de
Cristo sea inminente", entonces, la advertencia del
apóstol Pablo es de directa aplicación a los
pretribulacionistas de este tiempo que dicen que
Cristo puede aparecer en cualquier momento porque
ya no hay nada que impida que Cristo vuelva por su
Iglesia, los tales deberán comprender que el
arrebatamiento no ocurrirá sin que primero
transcurran el anticristo y su actuación, según lo dice
el Apóstol Pablo.


                      *****
                 CAPÍTULO 8.

     ENTONCES SE EFECTUARÁ LA
     PALABRA QUE ESTÁ ESCRITA
DEMOSTRACIÓN, BASADA EN 1 CORINTIOS
15:54 E     ISAÍAS 25:6-8, DE QUE LA
RESURRECCIÓN DE LA IGLESIA Y SU
GLORIFICACIÓN ACONTECEN AL FINAL DE LA
GRAN TRIBULACIÓN. ADEMÁS UNA PRUEBA DE
QUE UN EVENTO PROPIO      DE LA IGLESIA
APARECE EN EL ANTIGUO TESTAMENTO



8.1. HAY UNA PALABRA QUE ESTÁ ESCRITA EN
EL      ANTIGUO TESTAMENTO SOBRE LA
RESURRECCIÓN Y LA GLORIFICACIÓN DE LA
IGLESIA
Comprendo que para los cánones pretribulacionistas
es algo inaceptable decir que en el Antiguo
Testamento hay una palabra de Dios que se refiere
a la resurrección de la Iglesia y a su glorificación,
palabra del Antiguo Testamento que se cumplirá con
la resurrección de los creyentes dormidos y la
glorificación o transformación gloriosa de los
creyentes vivos y los resucitados; pero los cánones
pretribulacionistas y el Apóstol Pablo no van de
acuerdo. Pablo el apóstol nos dice que hay una
palabra que está escrita en el Antiguo Testamento
sobre la glorificación de la Iglesia:
         1 Corintios 15:54
       Y cuando esto corruptible fuere
       vestido de incorrupción, y esto mortal
       fuere    vestido    de     inmortalidad,
       ENTONCES SE EFECTUARÁ LA
       PALABRA QUE ESTÁ ESCRITA:
       Sorbida es la muerte con victoria.
Pero el canon pretribulacionista dice:
       La Iglesia no es mencionada jamás en
       las profecías del Antiguo Testamento.
       (Las Bases de la Fe Premilenial, por
       Charles C. Ryrie y Homer Payne,
       Capítulo 7).

       ... la Iglesia, aunque permitida en las
       profecías de la antigüedad, no fue
       prevista en el Antiguo Testamento ...
       (Las Bases de la Fe Premilenial, por
       Charles C. Ryrie y Homer Payne,
       Capítulo 7).

       La Iglesia es un misterio en el sentido
       de que no había sido revelada en
       absoluto en el Antiguo Testamento y
       en que ahora ha sido revelada en el
       Nuevo Testamento.
       (Las Bases de la Fe Premilenial, por
       Charles C. Ryrie y Homer Payne,
       Capítulo 7).

Pues bien, debemos elegir, o el Apóstol Pablo o los
maestros pretribulacionistas. Estos hermanos están
confundidos y dicen primero que la Iglesia no es
mencionada jamás, y luego dicen que la iglesia está
permitida pero no está prevista, y luego que no
había sido revelada EN ABSOLUTO en el Antiguo
Testamento; pero el Apóstol Pablo dice que hay una
profecía del Antiguo Testamento que se refiere a la
resurrección y a la glorificación de la Iglesia, a pesar
de que para los pretribulacionistas esto queda
encuadrado dentro de que la Iglesia no es
mencionada jamás y que está permitida pero no está
prevista, o no está revelada en absoluto; esas son
sus contradicciones; todo lo que interesa es que el
Apóstol Pablo dice claramente que ENTONCES (en
la glorificación de LA IGLESIA) se cumplirá una
palabra que está escrita (EN EL ANTIGUO
TESTAMENTO). Los hermanos pretribulacionistas
dicen que la Iglesia no es mencionada jamás en el
Antiguo Testamento; pero el Apóstol Pablo nos dice
que en el Antiguo Testamento está mencionada la
glorificación de la Iglesia. Los hermanos
pretribulacionistas nos dicen que la Iglesia está
permitida pero no prevista en el Antiguo Testamento;
pero el Apóstol Pablo nos dice que el Antiguo
Testamento permitió y previó la glorificación de la
Iglesia. Los hermanos pretribulacionistas nos dicen
que la Iglesia es un misterio en el sentido de que no
había sido revelada en absoluto en el Antiguo
Testamento y en que ahora ha sido revelada en el
Nuevo Testamento, pero el Apóstol Pablo nos dice
que el Antiguo Testamento absolutamente nos ha
revelado un evento propio de la Iglesia, una palabra
que hallará cumplimiento con la glorificación final de
la Iglesia:
        1 Corintios 15: 54
        Y cuando esto corruptible fuere
        vestido de incorrupción, y esto mortal
        fuere    vestido   de     inmortalidad,
        ENTONCES SE EFECTUARÁ LA
        PALABRA QUE ESTÁ ESCRITA:
        Sorbida es la muerte con victoria.
Así es, en 1 Corintios 15:54 Pablo nos dice que en el
Antiguo Testamento está profetizado UN EVENTO
PROPIO DE LA IGLESIA, sé que esto es chocante
para los que creen equivocadamente de la supuesta
ausencia absoluta de la Iglesia en el Antiguo
Testamento, pero nos debemos a las Escrituras y no
a las ideas queridas pero antibíblicas de muchos
hermanos (sobre el falso concepto de los hermanos
pretribulacionistas sobre el misterio de la Iglesia ver
el APÉNDICE 5).

8.2. ¿DONDE ESTÁ ESA PALABRA QUE ESTÁ
ESCRITA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO?
La "palabra que está escrita" a la que el Apóstol
Pablo se refiere está en Isaías 25: 8; en la
traducción Reina-Valera 1909 dice así:
       Isaías 25:8
       Destruirá a la muerte para siempre; y
       enjugará el Señor toda lágrima de
       todos los rostros: y quitará la afrenta
       de su pueblo de toda la tierra: porque
       Jehová lo ha dicho.
En la versión inglesa King James se refleja mejor la
semejanza con la cita de Pablo:

       Isaiah 25:8
       He will swallow up death in victory ...
       (Él tragará la muerte en victoria ...)

       1 Corinthians 15:54
       ... Death is swallowed up in victory.
       (La muerte es tragada en victoria)

Finalmente, la cita griega del Apóstol Pablo tiene el
mismo significado que la antigua traducción griega
del Antiguo Testamento denominada Septuaginta:

       Traducción de Pablo:
       1 Corintios 15:54
       ... katepoyh o yanatov eiv nikov
       (tragada es la muerte en victoria)

       Traducción Septuaginta:
       Isaías 25:8
       katepien o yanatov iscusav ...


Ese es entonces el lugar desde donde Pablo está
citando en 1 Corintios 15:54, él está citando de
Isaías 25:8.


8.3. ¡UNA SORPRESA!
Habíamos dicho que en 1 Corintios 15:54 Pablo nos
dice que en el Antiguo Testamento está profetizado
UN EVENTO PROPIO DE LA IGLESIA. Vimos que
ese evento propio de la Iglesia era LA
GLORIFICACIÓN DE LA IGLESIA. Ahora bien, sería
interesante ver el contexto de Isaías 25:8 para ver si
podemos encontrar datos sobre los acontecimientos
que rodean a la resurrección y glorificación de la
Iglesia, acontecimientos que se encuentran en los
dos versículos anteriores a Isaías 25:8:
        Isaías 25:6-8
        6 Y Jehová de los ejércitos HARÁ EN
        ESTE MONTE A TODOS LOS
        PUEBLOS             CONVITE           DE
        ENGORDADOS,              convite      de
        purificados, de gruesos tuétanos, de
        purificados líquidos.
        7 Y DESHARÁ EN ESTE MONTE LA
        MÁSCARA DE LA COBERTURA con
        que están cubiertos todos los pueblos,
        y la cubierta que está extendida sobre
        todas las gentes.
        8 DESTRUIRÁ A LA MUERTE PARA
        SIEMPRE [GLORIFICACIÓN DE LA
        IGLESIA, SEGÚN PABLO]; y enjugará
        el Señor toda lágrima de todos los
        rostros: y quitará la afrenta de su
        pueblo de toda la tierra: porque
        Jehová lo ha dicho.
Si la glorificación de la Iglesia fuera antes de la gran
tribulación no se podría hablar de ningún banquete
para TODOS LOS PUEBLOS en el monte de Sión,
ni de que a todos los pueblos se les quitará la
cobertura en el monte de Sión, claramente esos son
eventos POStribulacionales, por lo tanto la
glorificación de la Iglesia mencionada después es
también POStribulacional.
*****
                  CAPÍTULO 9.

           A LA FINAL TROMPETA
DEMOSTRACIÓN, BASADA EN MATEO 24:31 Y 1
CORINTIOS     15:52    DE    QUE     EL
ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA NO PUEDE
OCURRIR SINO A LA FINAL TROMPETA QUE ES
LUEGO DE LA GRAN TRIBULACIÓN



9.1. EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA SERÁ
A LA FINAL TROMPETA
           1 Corintios 15:52
           En un momento, en un abrir de
           ojo, a LA FINAL TROMPETA;
           PORQUE SERÁ TOCADA LA
           TROMPETA, y los muertos
           serán       levantados        sin
           corrupción, y nosotros seremos
           transformados.
El lector notará que el estilo de mis demostraciones
es siempre sencillo y directo, y casi siempre consiste
en relacionar hechos unos con otros, dejar bien en
claro cual viene primero y cual viene después, y
finalmente mostrar que el arrebatamiento de la
Iglesia siempre queda naturalmente ubicado luego
de la Gran Tribulación. No les estoy exigiendo a
nadie que haga uso de una intuición misteriosa para
creer en el arrebatamiento postribulacional; siempre
he mostrado los pasajes donde se dice directamente
cual cosa viene primero y cual después, y he
mostrado claramente de esta manera, no una vez,
sino muchas, que el arrebatamiento de la Iglesia se
ubica sólo al final de la Gran Tribulación; y para que
el lector quede con el correspondiente cuadro mental
de lo mostrado siempre he ilustrado la ordenación de
los hechos por medio de gráficos, a fin de que se
aún más visible ante todos lo que ha sido
establecido previamente por las palabras. Ahora nos
encontramos otra vez con un versículo de estilo
concreto con los hechos que nos dice que el
arrebatamiento coincide con un hecho denominado
la final trompeta, es decir la última trompeta, dando a
entender que luego de esa trompeta no habrá otras
trompetas:




Debemos aprender a ser buenos investigadores,
saber apreciar los hechos cuando las Escrituras nos
dan datos sobre ellos, no debemos ser inventores de
doctrinas basadas en nada; estamos tratando con
hechos concretos, pasajes muy claros que hablan de
cosas concretas; Pablo nos dice claramente que la
trompeta de la glorificación de la Iglesia será la
última, y ello no fue dicho vanamente sino que es un
dato real y concreto, creemos en la infalibilidad e
inspiración divina de las Santas Escrituras.
Recojamos reverentemente esta pieza de la
Escritura, la Iglesia será glorificada con la última
trompeta en verdad.


9.2. EL RECOGIMIENTO POSTRIBULACIONAL DE
LOS ESCOGIDOS ACONTECE CON GRAN VOZ
DE TROMPETA
        Mateo 24:31
        Y enviará sus ángeles CON GRAN
        VOZ DE TROMPETA, y juntarán sus
        escogidos de los cuatro vientos, de un
        cabo del cielo hasta el otro.
Los hermanos que yerran con el pretribulacionismo
sostienen que este pasaje no se refiere al
arrebatamiento de la Iglesia; ya que si hablara de la
Iglesia,   entonces      el    arrebatamiento   sería
postribulacional, ya que en este pasaje tenemos un
evento claramente postribulacional (Mateo 24:29).
En nuestro CAPÍTULO 1 hemos demostrado
acabadamente y contundentemente que ese pasaje
era del arrebatamiento de la Iglesia y que por lo
tanto el arrebatamiento de la Iglesia era
postribulacional. Pero como ahora queremos
presentar una nueva demostración independiente de
todas las demás, el lector puede hacer de cuenta
que no existe la demostración anterior. Solamente
haremos notar por ahora que Mateo 24:31 habla de
un recogimiento postribulacional de los escogidos
que acontece luego de la Gran Tribulación y con una
gran voz de trompeta:




Estamos haciendo aquí de cuenta que no hemos
conocido la demostración del CAPÍTULO 1, así que
según     los    hermanos     pretribulacionistas  el
recogimiento postribulacional de los escogidos no es
el arrebatamiento de la Iglesia, que, según estos
hermanos, acontece siete años antes; y por mi parte
(siempre haciendo de cuenta que no conocemos la
demostración del CAPÍTULO 1) sostengo que el
recogimiento postribulacional de los escogidos se
refiere al arrebatamiento de la Iglesia. ¿Cuál
posición es la correcta?


9.3. SI LA GLORIFICACIÓN DE LA IGLESIA
ACONTECE ANTES DE LA GRAN TRIBULACIÓN,
ENTONCES     LA    TROMPETA   DE   SU
GLORIFICACIÓN          NO     SERÍA     LA     FINAL
TROMPETA
En esta nueva demostración, poseemos un dato de
clave importancia que nos permite resolver la
cuestión fácilmente, como sabemos que la trompeta
de la glorificación de la Iglesia es LA ÚLTIMA,
entonces, la posición pretribulacionista contradice a
la Biblia porque dice que hay otra trompeta más, la
de Mateo 24:31; otra trompeta más que acontece
DESPUÉS de la última; veamos graficamente la
contradicción pretribulacional:




Notemos cuan patente y evidente es la contradicción
a la que somos conducidos con la posición
pretribulacionista, somos llevados a creer que la
glorificación de la Iglesia acontece con la última y
final trompeta, que sin embargo resulta ser no la
última; porque otra trompeta viene luego; un
principio de la lógica y del sano pensar que Dios
estableció nos dice claramente que una cosa no
puede ser algo y a la vez no ser ese algo al mismo
tiempo y en el mismo sentido; no podemos decir que
una trompeta es la última y que a la vez no es la
última.

Por supuesto, hay hermanos pretribulacionistas que
han notado lo absurdo de su posición y han tratado
de "arreglar" su problema diciendo que la trompeta
de 1 Corintios 15:52 es la final trompeta "para la
Iglesia", mientras que la trompeta de Mateo 24:31 no
es una trompeta para la Iglesia; ante esto me
permito preguntar ¿es acaso honesto y decente para
un profesante de la Biblia establecer una doctrina
añadiendo palabras que no están en la Biblia?
¿Acaso no se dan cuenta del peligroso precedente
que están dejando con su mal ejemplo de añadir a la
Escritura palabras que no aparecen ella a fin de
"arreglar" la Biblia para que favorezca una doctrina
que no está en ella? No hermanos, la Biblia no dice
la última trompeta para la Iglesia, la Biblia dice
claramente LA ÚLTIMA TROMPETA, y punto, nada
más. ¿Es que acaso los fundamentalistas bíblicos se
van a rebajar para hacerse semejantes a los
Testigos de Jehová, los Católicos, y otros que hacen
con la Biblia lo que quieren para acomodarla a sus
propias necesidades? ¡No hermanos, nunca tal cosa
acontezca, vigilad vuestros hechos no sea que
defendiendo el error pretribulacional os hagáis
semejantes a ellos! ¡No hermanos!

Otros hermanos pretribulacionistas han pretendido
"arreglar" su contradicción diciendo que la trompeta
del arrebatamiento es "trompeta de Dios" (1
Tesalonicenses 4:16), mientras que la trompeta de
Apocalipsis 10:7 es trompeta de ángel (ya que otros
hermanos postribulacionistas han identificado la
trompeta de Apocalipsis 10:7 con la final trompeta,
puesto que los ángeles tocan la trompeta de parte
de Dios, así que también es trompeta de Dios). A
esto respondo que en Mateo 24:31 no se nos dice
que no sea trompeta de Dios, así que nos vemos
obligados a reconocer que la Biblia no se contradice.
El Espíritu Santo dijo que la glorificación de la Iglesia
acontecería a la final y última trompeta (1 Corintios
15:52), en 1 Tesalonicenses 4:16 el Espíritu Santo
nos dice que Cristo descendería del cielo con
trompeta de Dios; y el Espíritu Santo nos dice en
Mateo 24:31 que Cristo mismo, con gran voz de
trompeta, enviaría a sus ángeles a reunir a sus
escogidos, lo cual claramente no es trompeta de
ángel sino trompeta de Dios. No hay contradicción
en la Biblia ni en nuestra presente demostración.

La posición pretribulacionista es irrecuperable, está
viciada de contradicción y no es recomendable que
los hermanos se sigan rebajando manteniéndola. La
Biblia dice que la Iglesia será glorificada a la final
trompeta, y así será, la Biblia no dice que eso será a
la final trompeta para la Iglesia, sino que la
glorificación de la Iglesia será a la última trompeta,
sea cual fuere esa trompeta, simplemente LA FINAL
TROMPETA; NO HABRÁ OTRAS TROMPETAS
DESPUÉS DE ELLA.
9.4. EL RECOGIMIENTO POSTRIBULACIONAL DE
LOS ESCOGIDOS QUE ACONTECE CON GRAN
VOZ DE TROMPETA ES ENTONCES EL
ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA
Y si la glorificación y el arrebatamiento de la Iglesia
acontecen a la final y última trompeta y no habrá
otras trompetas después de ella, conforme a las
Escrituras, entonces ¿qué trompeta es la de Mateo
24:31 donde esos escogidos son reunidos con gran
voz de trompeta luego de la Gran Tribulación? No
puede ser otra trompeta DESPUÉS de la última,
porque eso sería una absurda contradicción,
entonces sólo puede ser la última trompeta (ya que
nadie puede seriamente sostener que el
arrebatamiento de la Iglesia ocurre después de esa
trompeta de Mateo 24:31 al son de una nueva
trompeta). Entonces, tenemos que el recogimiento
de los escogidos de Mateo 24:31 no es otro que el
arrebatamiento de la Iglesia:
*****
                CAPÍTULO 10.

      COMO LADRÓN EN LA NOCHE
UNA DEMOSTRACIÓN DE QUE LA SEGUNDA
VENIDA DE CRISTO COMO LADRÓN EN LA
NOCHE SERÁ POSTRIBULACIONAL Y QUE ESO
ES LO QUE LA IGLESIA ESTÁ ESPERANDO
AQUÍ EN LA TIERRA



10.1. LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO COMO
LADRÓN SERÁ POSTRIBULACIONAL
Podemos saber que la venida de Cristo de la cual se
dice que será como ladrón en la noche, se refiere a
una venida postribulacional, y eso por diferentes
razones:

1) Porque en su discurso escatológico, sobre los
eventos de la gran tribulación y su venida
postribulacional, Cristo dice que vendrá como ladrón
en la noche, y claramente, según el contexto él
estaba hablando de su venida postribulacional:
           Mateo 24:43
           Esto empero sabed, que si el
           padre de la familia supiese a
           CUÁL VELA EL LADRÓN
           HABÍA DE VENIR, velaría, y no
           dejaría minar su casa.

Algunos hermanos pretribulacionistas dicen que aquí
el Señor ya no se está refiriendo más a su venida
postribulacional, sino a su venida por la Iglesia
supuestamente antes de la Gran Tribulación; pero
esa es solo una afirmación arbitraria que es
contradicha por el contexto de Mateo 24:43; pues en
el contexto, no hay ninguna indicación de que el
Señor haya cambiado de tema y en que vez de
hablar de su venida postribulacional ahora esté
hablando de una supuesta venida antes de la Gran
Tribulación. No se nos dice "pero en cuanto a mi
venida por la Iglesia antes de la gran tribulación,
velad ... etc", no se nos dice semejante cosa, así que
lo más natural es suponer que el Señor sigue
naturalmente hablando de lo mismo, de su venida
postribulacional. Es más, no sólo no hay indicación
de cambio de tema, sino que se puede probar
positivamente que el tema es el mismo por ciertos
indicios claves: La comparación con el ladrón que
viene de noche y el padre de familia que vela,
termina con la siguiente conclusión: "el Hijo del
hombre ha de venir a la hora que no pensáis" (Mateo
24:44), así que claramente el tema es LA VENIDA
DEL HIJO DEL HOMBRE, postribulacional, de la
cual el Señor habló en Mateo 24:29-30:
            Mateo 24:29-30
            29 Y luego DESPUÉS DE LA
            AFLICCIÓN DE AQUELLOS
            DÍAS, el sol se obscurecerá, y
            la luna no dará su lumbre, y las
            estrellas caerán del cielo, y las
            virtudes de los cielos serán
            conmovidas.
            30 Y entonces se mostrará la
            señal del Hijo del hombre en el
          cielo; y entonces lamentarán
          todas las tribus de la tierra, y
          VERÁN       AL     HIJO     DEL
          HOMBRE QUE VENDRÁ sobre
          las nubes del cielo, con grande
          poder y gloria.

2) Porque el apóstol Pablo, hablando de la
destrucción repentina, postribulacional, de muchos,
dice que el día del Señor vendrá como ladrón en la
noche:
           1 Tesalonicenses 5:2-3
           2 Porque vosotros sabéis bien,
           que el día del Señor vendrá así
           como ladrón de noche,
           3 Que cuando dirán, Paz y
           seguridad, entonces vendrá
           sobre ellos DESTRUCCIÓN DE
           REPENTE, como los dolores a
           la mujer preñada; y NO
           ESCAPARÁN.
Algunos hermanos pretendieron que los dolores a la
mujer preñada se refiere a los dolores de la Gran
Tribulación, pero eso no es así, ya que Pablo nos
habla aquí de la DESTRUCCIÓN REPENTINA DE
LA CUAL NO ESCAPARÁN, que es postribulacional,
mientras que la Gran Tribulación será un tiempo de
salvación de almas sin precedentes:
           Apocalipsis 7:9,13-17
           9 Después de estas cosas
           miré, y he aquí UNA GRAN
           COMPAÑÍA,         LA     CUAL
           NINGUNO PODÍA CONTAR,
de todas gentes y linajes y
pueblos y lenguas, que estaban
delante del trono y en la
presencia del Cordero, vestidos
de ropas blancas, y palmas en
sus manos;
...
13 Y respondió uno de los
ancianos, diciéndome: ESTOS
QUE ESTÁN VESTIDOS DE
ROPAS BLANCAS, ¿QUIÉNES
SON, Y DE DÓNDE HAN
VENIDO?
14 Y yo le dije: Señor, tú lo
sabes. Y él me dijo: ESTOS
SON LOS QUE HAN VENIDO
DE GRANDE TRIBULACIÓN, y
han lavado sus ropas, y las han
blanqueado en la sangre del
Cordero.
15 Por esto están delante del
trono de Dios, y le sirven día y
noche en su templo: y el que
está sentado en el trono
tenderá su pabellón sobre
ellos.
16 No tendrán más hambre, ni
sed, y el sol no caerá más
sobre ellos, ni otro ningún
calor.
17 Porque el Cordero que está
en medio del trono los
pastoreará, y los guiará a
           fuentes vivas de aguas: y Dios
           limpiará toda lágrima de los
           ojos de ellos.
Claramente, un tiempo donde será salva una gran
multitud que nadie podrá contar, no es precisamente
un tiempo de perdición repentina de la cual no
escaparán. Es más, la palabra griega para
destrucción en 1 Tesalonicenses 5:3 significa
PERDICIÓN, y es la misma palabra utilizada por
Pablo en 2 Tesalonicenses 1:9 cuando dice "Los
cuales serán castigados de eterna PERDICIÓN por
la presencia del Señor, y por la gloria de su
potencia".


3) Porque en Apocalipsis, el Señor Jesús advierte
que viene como ladrón en la batalla de Armagedón,
que es un evento postribulacional:
          Apocalipsis 16:12-16
          12 Y el sexto ángel derramó su
          copa sobre el gran río Eufrates;
          y el agua de él se secó, para
          que fuese preparado el camino
          de los reyes del Oriente.
          13 Y vi salir de la boca del
          dragón, y de la boca de la
          bestia, y de la boca del falso
          profeta, tres espíritus inmundos
          a manera de ranas:
          14 Porque son espíritus de
          demonios, que hacen señales,
          para ir a los reyes de la tierra y
          de todo el
         mundo, para congregarlos para
         LA BATALLA DE AQUEL
         GRAN     DÍA    DEL     DIOS
         TODOPODEROSO.
         15    HE AQUÍ, YO VENGO
         COMO                LADRÓN.
         Bienaventurado el que vela, y
         guarda sus vestiduras, para
         que no ande desnudo, y vean
         su vergüenza.
         16 Y LOS CONGREGÓ EN EL
         LUGAR QUE EN HEBREO SE
         LLAMA ARMAGEDÓN.

De manera que por tres razones independientes (1,
2 y 3), LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO COMO
LADRÓN SERÁ POSTRIBULACIONAL:




10.2. LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO COMO
LADRÓN,     QUE   SE   DEMOSTRÓ    SER
POSTRIBULACIONAL, ES LA QUE LA IGLESIA
ESTÁ ESPERANDO
Podemos saber que la venida de Cristo de la cual se
dice que será como ladrón en la noche y que se
demostró se refiere a una venida postribulacional, es
el evento que la Iglesia espera para sí misma, y que
por lo tanto la Iglesia espera su glorificación para
después de la Gran Tribulación, y eso por diferentes
razones:

1) Porque el apóstol Pablo, hablando de la venida de
Cristo por su Iglesia, se refiere a esta como el día
del Señor que vendrá como ladrón en la noche:
           1 Tesalonicenses 5:1-2
           1    Empero acerca de LOS
           TIEMPOS          Y   DE      LOS
           MOMENTOS [[refiriéndose a la
           venida de Cristo por la Iglesia]],
           no        tenéis,     hermanos,
           necesidad de que yo os
           escriba:
           2 Porque vosotros sabéis bien,
           que EL DÍA DEL SEÑOR
           VENDRÁ ASÍ COMO LADRÓN
           DE      NOCHE      [[refiriéndose
           siempre a la venida de Cristo
           por la Iglesia]],

2) Porque el apóstol Pedro dice en forma clara y
directa que la venida del día del Señor que viene
como ladrón en la noche es lo que la Iglesia está
esperando:
          2 Pedro 3:9-12
9 EL SEÑOR NO TARDA SU
PROMESA, COMO ALGUNOS
LA TIENEN POR TARDANZA;
SINO QUE ES PACIENTE
PARA CON NOSOTROS, NO
QUERIENDO QUE NINGUNO
PEREZCA, SINO QUE TODOS
PROCEDAN                     AL
ARREPENTIMIENTO             [[se
refiere a que todos los hombres
se arrepientan y lleguen a ser
verdaderos      creyentes     en
Cristo]].
10 Mas EL DÍA DEL SEÑOR
VENDRÁ COMO LADRÓN EN
LA NOCHE; en el cual los
cielos pasarán con grande
estruendo, y los elementos
ardiendo serán deshechos, y la
tierra y las obras que en ella
están serán quemadas.
11 Pues como todas estas
cosas han de ser deshechas,
¿QUÉ TALES CONVIENE QUE
VOSOTROS          SEÁIS      EN
SANTAS            Y        PÍAS
CONVERSACIONES,
12          ESPERANDO          Y
APRESURÁNDOOS PARA LA
VENIDA DEL DÍA DE DIOS,
EN EL CUAL LOS CIELOS
SIENDO           ENCENDIDOS
SERÁN DESHECHOS, Y LOS
           ELEMENTOS              SIENDO
           ABRASADOS, SE FUNDIRÁN?
Observemos que la venida del día de Dios (v. 12) el
cual nosotros la Iglesia debemos estar esperando y
para el cual debemos apresurarnos no es otro que
EL DÍA DEL SEÑOR (v. 10); pues Pedro no cambió
el sujeto de su conversación y es el mismísimo día
en que los cielos serán desechos y la tierra será
quemada (v. 10 y v. 12), y además es día del cual se
habla (v. 10) cuando se dijo que el Señor no tarda su
promesa (v. 9). ¿Vemos claramente como la Iglesia
está esperando el día del Señor según las
Escrituras?

3) Porque el Apocalipsis dice a los profesantes
inconversos de la Iglesia que vendrá a ellos como
ladrón, y eso en una carta dirigida a una Iglesia:
           Apocalipsis 3:3
           Acuérdate pues de lo que has
           recibido y has oído, y guárda
           lo, y arrepiéntete. Y SI NO
           VELARES, VENDRÉ A TI
           COMO LADRÓN, Y NO
           SABRÁS EN QUÉ HORA
           VENDRÉ A TI.

De manera que por tres razones independientes (1,
2 y 3) sabemos que la venida de Cristo de la cual se
dice que será como ladrón en la noche y que se
demostró en 10.1 se refiere a una venida
postribulacional, es lo que la Iglesia está esperando.
Así que entonces, el arrebatamiento de la Iglesia es
algo que la Iglesia espera para después de la Gran
Tribulación:




10.3. LA IGLESIA ESPERA LA VENIDA DE
CRISTO COMO LADRÓN, PERO NO SERÁ
SORPRENDIDA POR ELLA:

      1 Tesalonicenses 5:4-5
      4     Mas vosotros, hermanos, NO
      ESTÁIS EN TINIEBLAS, PARA QUE
      AQUEL DÍA OS SOBRECOJA COMO
      LADRÓN;
      5 Porque todos vosotros sois hijos de
      luz, é hijos del día; no somos de la
      noche, ni de las tinieblas.
Aquel día no sobrecogerá como ladrón a NINGÚN
VERDADERO CREYENTE, los cuales no están en
tinieblas para que aquel día les sobrecoja como
ladrón, porque los verdaderos creyentes son hijos de
la luz he hijos del día, no son de la noche ni de las
tinieblas. Es por este pasaje que comprendemos que
los sorprendidos como por ladrón en Apocalipsis 3:3
son profesantes inconversos mezclados con los
verdaderos creyentes; como lo afirmamos en 10.2.
(3).



                      *****
              CAPÍTULO 11.

  LOS SANTOS DEL APOCALIPSIS Y
            DANIEL
UNA DEMOSTRACIÓN DE QUE LOS SANTOS DE
LA GRAN TRIBULACIÓN SON LOS SANTOS DE
LA IGLESIA. MENCIÓN DE LOS SANTOS DE LA
IGLESIA EN EL LIBRO DE DANIEL

     Tertuliano (150-220): "Se enseña a
     las almas de los mártires a esperar
     [Apoc.    6]…que la bestia el
     Anticristo con su falso profeta
     pueden hacer la guerra a la Iglesia
     de Dios...” (Sobre la Resurrección
     de la Carne, 25).


     Agustín (354-430): “Pero quien lea
     este pasaje [Daniel 12], incluso
     medio dormido, no puede dejar de
     ver que el reino del Anticristo
     atacará, aunque por poco tiempo,
     fieramente a la Iglesia…” (La
     Ciudad de Dios, XX, 23).



11.1. SOBRE LAS EXAGERACIONES Y EL FALSO
RAZONAMIENTO DE HERMANOS QUE AFIRMAN
QUE      LA    IGLESIA       NO     APARECE          EN
IMPORTANTES PORCIONES DE APOCALIPSIS
Uno de los errores más grandes que algunos
hermanos cometen por querer defender la creencia
del arrebatamiento pretribulacional es el de decir que
en el Apocalipsis, luego de las cartas a las Iglesias,
luego del capítulo 3, y hasta el capítulo 19, la Iglesia
no aparece en absoluto en la tierra.

Algunos de estos hermanos son descuidados y
hasta dicen que la Iglesia no aparece en absoluto
después de las cartas a las Iglesias, sin tener en
cuenta que hay una clara mención de la Iglesia en
Apocalipsis 19, donde se la da a entender como LA
ESPOSA DEL CORDERO.

El argumento más rebuscado que he escuchado es
que la palabra "iglesia", siempre en el Apocalipsis,
no aparece en absoluto después de las cartas a las
Iglesias; ¿pero qué clase de argumento es ése? Los
hermanos que hablan así no se dan cuenta de que
la palabra griega para "iglesia" no aparece en
absoluto por ejemplo en los libros enteros de 2
Timoteo (la palabra "iglesia" solo aparece aquí en
una nota agregada posteriormente por la iglesia al
final), Tito (la palabra "iglesia" solo aparece aquí en
una nota agregada posteriormente por la iglesia), 1
Pedro (la palabra "iglesia" solo aparece aquí suplida
por traducciones como por ejemplo la vulgata latina
y la Reina Valera 1909), 2 Pedro, 1Juan, 2 Juan y
Judas, y sin embargo, a nadie se le ocurre la
absurda idea de que esos libros no hablan a la
Iglesia ni de la Iglesia.
Es más, aún los hermanos que dicen que la palabra
"iglesia" no aparece después del capítulo 3 de
Apocalipsis están equivocados en esa afirmación
misma; pues la palabra iglesia aparece en plural en
Apocalipsis 22:16
            Apocalipsis 22:16 Yo Jesús he
            enviado mi ángel para daros
            testimonio de estas cosas en
            LAS IGLESIAS. Yo soy la raíz y
            el linaje de David, la estrella
            resplandeciente, y de la
            mañana.
Esta afirmación al final de Apocalipsis, luego de que
todas las visiones han sido desplegadas, nos indica
claramente que todo el Apocalipsis está destinado a
la Iglesia y no solamente las parte de las cartas a las
Iglesias "Yo Jesús he enviado mi ángel para daros
testimonio de ESTAS COSAS en las iglesias", como
está escrito también al principio de Apocalipsis:
            Apocalipsis 1:4
            Juan a LAS SIETE IGLESIAS
            que están en Asia: Gracia sea
            con vosotros, y paz del que es
            y que era y que ha de venir, y
            de los siete Espíritus que están
            delante de su trono;
            Apocalipsis 1:11
            Que decía: Yo soy el Alpha y
            Omega, el primero y el último.
            ESCRIBE EN UN LIBRO LO
            QUE VES, Y ENVÍA LO A LAS
            SIETE IGLESIAS QUE ESTÁN
           EN ASIA; a Efeso, y a Smirna,
           y a Pérgamo, y a Tiatira, y a
           Sardis, y a Filadelfia, y a
           Laodicea.
De manera que las cartas a las Iglesias en
Apocalipsis traen amonestaciones y exhortaciones
propias de cada Iglesia en particular, pero el libro
entero de Apocalipsis estaba destinado a todas
estas Iglesias en general, y así, a toda la Iglesia de
Jesucristo. De manera que hay una gran
probabilidad de que, ya que todo el Apocalipsis
viene destinado para la Iglesia, entonces también
trate siempre de la Iglesia. Podemos demostrar en lo
que sigue que el Apocalipsis trata de la Iglesia, aún
en los pasajes que van del capítulo 3 hasta el
capítulo 19:

11.2. EN EL APOCALIPSIS, LOS SANTOS SON
LOS SANTOS DE LA IGLESIA
           Apocalipsis 19:7-8
           7 Gocémonos y alegrémonos y
           démosle gloria; porque son
           venidas      las  bodas    DEL
           CORDERO, Y SU ESPOSA se
           ha aparejado.
           8 Y le fue dado que se vista de
           lino fino, limpio y brillante:
           porque el lino fino son las
           justificaciones    de      LOS
           SANTOS.
Encontramos aquí la expresión "los santos"
restringiéndose a la Iglesia, que es la Esposa del
Cordero, la expresión "los santos" carece aquí de
todo otro determinante gramatical que aumente su
comprensión; vale decir que el Espíritu Santo
consideró suficiente para la designación de los
santos de la Iglesia en Apocalipsis la simple
expresión "los santos" sin añadir nada más, ninguna
aclaración fue necesaria para evitar confusiones,
porque no hay confusión en el Espíritu Santo. De
manera que nadie será confundido por Dios si al leer
el libro de Apocalipsis, y al encontrar la expresión
"los santos" sin ninguna otra determinación
gramatical, entiende que se está mencionando así a
la Iglesia.

Es necesario hacer una aclaración importante, el
hecho de que la expresión "los santos" sea aplicada
a la Iglesia, no sería suficiente para que dicho
término quede restringido a la Iglesia sola. Así, por
ejemplo, en el libro de Daniel, es obvio que "los
santos" en Daniel 4:17 (ángeles, según el contexto)
no son los mismos que "los santos" en Daniel 7:21
(hombres, según el contexto), a causa de que la
expresión "los santos" es una muy general que
puede referirse a los santos de toda especie (los
santos ángeles, los santos de la Iglesia, etc.); la
expresión es así de general a causa de que la
palabra "santos" sólo tiene por determinante el
artículo, pero carece de todo otro determinante que
particularice más la expresión.

Y si tenemos el hecho de que la expresión "los
santos" es aplicada a la Iglesia y eso no es suficiente
para que dicho término quede restringido a la Iglesia
sola ¿Cómo es que yo puedo afirmar que en el caso
del libro del Apocalipsis es de aplicación solamente
a la Iglesia? La respuesta es que la Iglesia está
vestida de LAS JUSTIFICACIONES DE LOS
SANTOS, es decir, está vestida de las justificaciones
que le corresponden a ella sola, en este caso; de
manera que son sus justificaciones, es decir que sus
justificaciones son las justificaciones de los santos,
es decir que los santos es equivalente a la Iglesia.
Para que los que no perciben la gramática aquí,
digamos que si se hubiera querido decir que la
Iglesia es parte del grupo de los santos, como
diferente de otros santos del grupo de los santos
(supuestamente santos de la Gran Tribulación no
pertenecientes a la Iglesia), no se hubiera debido
decir que la Iglesia está vestida de las justificaciones
de los santos, sino que está vestida de
justificaciones de santos. Pero como la Iglesia es
concebida completamente como el grupo entero de
los santos (santos de la Gran Tribulación incluidos),
entonces nos fue dicho que ella está vestida de las
justificaciones de los santos. De manera que en el
Apocalipsis, los santos son los santos de la Iglesia; y
eso no por mera aplicación del término a la Iglesia,
sino porque dicho término está completamente
restringido como propietario de un atributo
presentado especialmente aquí sólo para la Iglesia,
las justificaciones de los santos.


11.3. LA    IGLESIA   SOPORTARÁ      LA
PERSECUCIÓN DE LA BESTIA EN LOS ÚLTIMOS
TRES AÑOS Y MEDIO DE LA HISTORIA
DURANTE LA GRAN TRIBULACIÓN
          Apocalipsis 13:3-7
          3 Y vi una de sus cabezas
          como herida de muerte, y la
          llaga de su muerte fue curada:
          y se maravilló toda la tierra en
          pos de LA BESTIA.
          4 Y adoraron al dragón que
          había dado la potestad a la
          bestia, y adoraron a la bestia,
          diciendo: ¿Quién es semejante
          a la bestia, y quién podrá lidiar
          con ella?
          5 Y le fue dada boca que
          hablaba grandes cosas y
          blasfemias: y le fue dada
          potencia de obrar cuarenta y
          dos meses.
          6     Y abrió su boca en
          blasfemias contra Dios, para
          blasfemar su nombre, y su
          tabernáculo, y a los que moran
          en el cielo.
          7 Y le fue dado hacer guerra
          contra LOS        SANTOS,       y
          vencerlos. También le fue dada
          potencia sobre toda tribu y
          pueblo y lengua y gente.
Como hemos visto en 11.2 que la expresión "los
santos" es una expresión que designa a la Iglesia,
ahora encontramos aquí a la Iglesia (v. 7, "los
santos") bajo la persecución de la bestia en plena
Gran Tribulación.
Y es evidente que si la Iglesia es presentada en las
Escrituras como sufriendo la persecución de la
bestia durante la Gran Tribulación, entonces la
Iglesia no será arrebatada antes de la Gran
Tribulación, ya que no puede ser arrebatada antes
de la Gran Tribulación y luego pasar por la Gran
Tribulación en la tierra, sufriendo persecución de la
bestia.


11.4. LA IGLESIA EN EL LIBRO DE DANIEL
Como ahora sabemos que es la Iglesia la que es
mencionada en Apocalipsis 13:7, entonces, en los
pasajes paralelos del libro de Daniel también
encontramos profetizada a la Iglesia:
          Apocalipsis 13:7
          Y le fue dado hacer guerra
          contra LOS       SANTOS,     y
          vencerlos. También le fue dada
          potencia sobre toda tribu y
          pueblo y lengua y gente
          Daniel 7:21
          Y veía yo que este cuerno
          hacía guerra contra LOS
          SANTOS, y los vencía,

          Daniel 7:25
          Y hablará palabras contra el
          Altísimo, y a LOS SANTOS
          DEL ALTÍSIMO quebrantará, y
          pensará en mudar los tiempos
          y la ley: y entregados serán en
          su mano hasta tiempo, y
          tiempos, y el medio de un
          tiempo.

          Daniel 8:24
          Y su poder se fortalecerá, mas
          no con fuerza suya, y destruirá
          maravillosamente,             y
          prosperará;       y        hará
          arbitrariamente, y destruirá
          fuertes y AL PUEBLO DE LOS
          SANTOS.

Por Daniel mismo también tenemos otro indicio
independiente que claramente nos indica que los
santos de la gran tribulación, también llamados "LOS
SANTOS DEL ALTÍSIMO" Y "EL PUEBLO DE LOS
SANTOS", no son otros que los santos de la Iglesia;
el indicio de Daniel es que luego de la Gran
Tribulación, los santos de la Gran tribulación serán
los reyes en el reino postribulacional:
          Daniel 7:18
          Después tomarán el reino LOS
          SANTOS DEL ALTÍSIMO, y
          poseerán el reino hasta el siglo,
          y hasta el siglo de los siglos.

          Daniel 7:22
          Hasta tanto que vino el Anciano
          de grande edad, y se dió el
          juicio a LOS SANTOS DEL
          ALTÍSIMO; y vino el tiempo, y
          los santos poseyeron el reino.

          Daniel 7:27
          Y que el reino, y el señorío, y la
          majestad de los reinos debajo
          de todo el cielo, sea dado AL
          PUEBLO DE LOS SANTOS
          DEL ALTÍSIMO; cuyo reino es
          reino eterno, y todos los
          señoríos     le     servirán     y
          obedecerán.

Obviamente, la que reinará es la Iglesia, que es la
reina por ser la Esposa del Cordero el Rey de
Reyes, y ningún otro grupo está destinado para
reinar sino solamente la Iglesia.

En Daniel hasta encontramos el fin del
esparcimiento de la Iglesia (arrebatamiento) al final
de la Gran Tribulación:
          Daniel 12:7
          Y oía al varón vestido de
          lienzos, que estaba sobre las
          aguas del río, el cual alzó su
          diestra y su siniestra al cielo, y
          juró por el Viviente en los
          siglos, que será por tiempo,
          tiempos, y la mitad. Y cuando
          se acabare el esparcimiento del
          escuadrón      DEL      PUEBLO
          SANTO, todas estas cosas
          serán cumplidas.

Recordemos que todas estas identificaciones del
pueblo santo en Daniel con la Iglesia (exceptuando
la afirmación de Daniel de que estos santos
reinarán, lo cual indica claramente a la Iglesia)
fueron hechas mediante el paralelo de Apocalipsis
13:7, que habíamos demostrado anteriormente, por
11.2 y 11.3, es una mención de la Iglesia bajo la
persecución del Anticristo en la Gran Tribulación.



                      *****
                  CAPÍTULO 12.

 SON VENIDAS LAS BODAS DEL CORDERO

UNA DEMOSTRACIÓN DE QUE LAS BODAS DEL
CORDERO Y SU IGLESIA COMIENZAN EN EL
ARREBATAMIENTO Y DESPUÉS DE LA GRAN
TRIBULACIÓN



12.1. LAS BODAS DEL CORDERO COMIENZAN
EN EL ARREBATAMIENTO
             Apocalipsis 19:7
             Gocémonos y alegrémonos y
             démosle gloria; porque son
             venidas las bodas del Cordero,
             y su esposa se ha aparejado.
Tal es una descripción del momento del encuentro
de Cristo con su Iglesia, el advenimiento de las
bodas del Cordero, después de haber padecido en la
tierra, librada de la presencia del pecado por medio
de su glorificación, la Iglesia se encuentra al fin con
Cristo para estar para siempre con él glorificada.

Quizás alguno se pregunte como es que la Iglesia es
ahora mismo la esposa del Cordero (Juan 3:29, 2
Corintios 11:2, Apocalipsis 22:17) y sin embargo
todavía no se han celebrado sus bodas; esa
pregunta surge sin duda a causa de lo diferente de
nuestras costumbres con las costumbres de las
bodas orientales y hebreas. Trataremos de explicar
esto.
12.2. EN LAS COSTUMBRES JUDÍAS LOS
ESPOSOS ERAN CONSIDERADOS TALES
DESDE EL COMPROMISO MISMO, UN TIEMPO
DEFINIDO ANTES DE CONSUMAR LA UNIÓN
MATRIMONIAL Y LA BODA
Primeramente, debemos hacer notar que antes de
que se efectúe la unión matrimonial, la mujer era
comprometida al esposo mucho tiempo antes en
calidad de esposa; desde el momento del
compromiso la mujer era considerada la mujer y la
esposa del hombre a quien ella fuera prometida, aún
cuando todavía restase mucho tiempo para que se
consumase la unión matrimonial entre el esposo y la
esposa; de ello podemos encontrar claros ejemplos
en la Biblia:
            Génesis 29:21
            21   Y dijo Jacob a Labán:
            DAME MI MUJER, PORQUE
            MI TIEMPO ES CUMPLIDO
            PARA QUE COHABITE CON
            ELLA.
            Mateo 1:18
            Y el nacimiento de Jesucristo
            fue así: Que siendo María su
            madre DESPOSADA CON
            JOSÉ, ANTES QUE SE
            JUNTASEN, se halló haber
            concebido del Espíritu Santo.
Ésa es una característica peculiar de las bodas
orientales. En el caso de Jacob, él había pactado
con su suegro que serviría siete años por Raquel:
           Génesis 29:18
           Y Jacob amó a Rachêl, y dijo:
           Yo te serviré siete años por
           Rachêl tu hija menor.
           Génesis 29:20
           Así sirvió Jacob por Rachêl
           siete años: y pareciéronle como
           pocos días, porque la amaba.
Cuando los siete años se cumplieron Jacob reclamó
poder unirse con la que él llamó su mujer (Génesis
29:21); así Jacob esperó siete años hasta poder
unirse a su mujer. En el caso de José y María en el
Nuevo Testamento tenemos aún una afirmación más
clara de que aún estando desposados José y María
aún no habían consumado la unión conyugal, ni
tampoco vivían juntos. Aquí está el pasaje donde se
ve claramente que aún estando desposados, ellos
todavía no se habían juntado:
           Mateo 1:18
           Y el nacimiento de Jesucristo
           fue así: Que siendo María su
           madre DESPOSADA CON
           JOSÉ, ANTES QUE SE
           JUNTASEN, se halló haber
           concebido del Espíritu Santo.
Y aquí está otro pasaje donde se ve claramente que
no sólo no se habían juntado, sino que tampoco
vivían en la misma casa, José aún no había recibido
a su mujer:
           Mateo 1:20
           Y pensando él en esto, he aquí
           el ángel del Señor le aparece
           en sueños, diciendo: José, hijo
          de David, NO TEMAS DE
          RECIBIR A MARÍA TU MUJER,
          porque lo que en ella es
          engendrado, del Espíritu Santo
          es.
Esta característica, de que los esposos debían
esperar un tiempo definido antes de que cohabitasen
para juntarse, está también documentada en los
escritos rabínicos, como lo testifica Alfred
Edersheim:
          Leemos en el Evangelio que,
          cuando la madre virgen estaba
          "desposada con José, antes
          que se juntasen, se halló haber
          concebido del Espíritu Santo. Y
          José su marido, como era
          justo, y no quisiese infamarla,
          quiso dejarla secretamente."
          (Mat 1:18,19). La narración
          implica una diferencia entre
          compromiso      y matrimonio,
          estando José comprometido,
          pero no realmente casado con
          la madre virgen. Aún en el
          Antiguo Testamento se hace
          distinción entre compromiso y
          matrimonio. El primero estaba
          señalado por un presente
          nupcial (o Mohar, Génesis
          34:12; Éxodo 22:17;        - 1
          Samuel 18:25), el cual el padre
          en ciertas circunstancias podía
          hacer prescindir. Desde el
momento de su compromiso la
mujer era tratada como si
estuviera realmente casada. La
unión no podía ser disuelta
excepto por divorcio regular;
una violación de la fidelidad era
considerada como adulterio; y
la propiedad de la mujer
llegaba a ser virtualmente de
su prometido, a menos que él
renunciara a ella expresamente
(Kidd. ix. 1). Pero aún en ese
caso él era el heredero natural
de ella. Es imposible aquí
entrar en los varios detalles
legales, como, por ejemplo,
sobre la propiedad o el dinero
que podía venir a una mujer
después del compromiso o
después del casamiento. La ley
adjudicaba ésta al esposo, pero
con muchas restricciones, y
con infinita delicadeza hacia la
mujer, como si fuese reticente
a poner en vigor los derechos
del mas fuerte (Kidd. viii. 1,
etc.).
...
El     casamiento      acontecía
después de un largo o breve
intervalo, cuyo límite, no
obstante, era fijado por ley. La
ceremonia misma consistía en
          guiar a la novia a la casa del
          novio, con ciertas formalidades,
          mayormente provenientes de
          tiempos antiguos.
          (Sketches of Jewish Social Life,
          Capítulo 9 Mothers, Daughters,
          and Wives in Israel, por Alfred
          Edersheim)
El tiempo que transcurría entre el compromiso o
desposorio no era un tiempo indefinido y
desconocido, era un tiempo definido fijado por ley.
De manera que los esposos, luego del compromiso
o desposorio, debían esperar un tiempo definido
antes de que cohabitasen para juntarse.


12.3. EN LAS COSTUMBRES JUDÍAS Y
ORIENTALES LOS ESPOSOS COHABITABAN Y
CONSUMABAN LA UNIÓN MATRIMONIAL EL
PRIMER DÍA DE LA FIESTA DE BODAS DEL
CASAMIENTO
Lo de la sección anterior es entonces una notable
característica que se diferencia grandemente de
nuestras costumbres; los que contraían el
compromiso eran considerados esposos, y luego
transcurría un tiempo predeterminado antes del
casamiento, que era cuando se consumaba la unión
conyugal o el matrimonio. Ahora podemos entonces
entender por qué la Iglesia es ahora mismo la
esposa del Cordero (Juan 3:29, 2 Corintios 11:2,
Apocalipsis 22:17) y sin embargo todavía no se han
celebrado sus bodas, o su casamiento y la fiesta
acompañante; la Iglesia y Cristo son esposos
espiritualmente hablando, y su casamiento y su
fiesta acompañante será obviamente cuando
comencemos a estar siempre con él:

          1 Tesalonicenses 4:17
          Luego nosotros, los que
          vivimos, los que quedamos,
          juntamente con ellos seremos
          arrebatados en las nubes a
          recibir al Señor en el aire, y así
          ESTAREMOS SIEMPRE CON
          EL SEÑOR.

          Génesis 29:21-27
          21    Y dijo Jacob a Labán:
          Dame mi mujer, porque mi
          tiempo es cumplido PARA QUE
          COHABITE CON ELLA.
          22 Entonces Labán juntó a
          todos los varones de aquel
          lugar, e HIZO BANQUETE.
          23 Y SUCEDIÓ QUE A LA
          NOCHE TOMÓ A LEA SU
          HIJA, Y SE LA TRAJO: Y ÉL
          ENTRÓ A ELLA.

Vemos que el primer día del banquete, Jacob entró a
su esposa. Como sabemos, el día del casamiento, la
esposa era conducida a la casa de su esposo:

          La ceremonia misma consistía
          en guiar a la novia a la casa del
          novio, con ciertas formalidades,
          mayormente provenientes de
          tiempos antiguos.
          (Sketches of Jewish Social Life,
          Capítulo 9 Mothers, Daughters,
          and Wives in Israel, por Alfred
          Edersheim)

Obviamente entonces, como el caso de Jacob lo
demuestra, la fiesta de bodas tenía lugar en la casa
del esposo y comenzaba el día que la esposa era
conducida a la casa del esposo; había pues una
fiesta de bodas que comenzaba entonces el mismo
día del casamiento como también da testimonio de
esto Alfred Edersheim:

          Pero esto no es todo lo que
          puede ser aprendido del relato
          del casamiento en Caná. Por
          supuesto, había una "fiesta de
          casamiento", como en todas
          esas ocasiones. Por esta
          razón, los casamientos no eran
          celebrados ni en Sábado, ni el
          día antes o después del mismo,
          para que no peligre el reposo
          del Sábado. Tampoco era legal
          casarse en cualquiera de las
          tres fiestas anuales, a fin de
          como lo presentan los Rabís,
          "no mezclar un gozo (el del
          casamiento) con otro (el de la
          festividad)".   Porque     era
          considerado un deber religioso
          dar placer a la nueva pareja de
          recién casados ...
          (Sketches of Jewish Social Life,
          Capítulo 9 Mothers, Daughters,
          and Wives in Israel, por Alfred
          Edersheim)
De manera que la fiesta de bodas y el casamiento y
la   unión    matrimonial    entre    los  esposos
comprometidos eran simultáneos. Los esposos
comenzaban a cohabitar y consumaban la unión
matrimonial el primer día de la fiesta de bodas del
casamiento.


12.4.  CUADRO       COMPLETO   DESDE     EL
COMPROMISO AL CASAMIENTO DE LOS
ESPOSOS
Veamos ahora el cuadro completo de cómo se
desenvolvía el proceso de los desposorios y
casamiento Hebreos:
Este entendimiento es muy importante ahora para
comprender el cuadro de Cristo y su esposa la
Iglesia.


12.5.    CUADRO        COMPLETO       DESDE        LA
CONVERSIÓN DEL CREYENTE HASTA SU
GLORIFICACIÓN PARA ESTAR CON CRISTO
De acuerdo con el Apóstol Pablo, quien sigue el
patrón de desposorio y casamiento hebreos, cada
creyente ha sido desposado con Cristo,
espiritualmente hablando, desde el día de su
conversión; y se unirá a Cristo en matrimonio,
espiritualmente hablando, el día de su glorificación y
encuentro en gloria con Cristo:
           2 Corintios 11:2
            Pues que os celo con celo de
            Dios; porque os he desposado
            a un marido, para presentaros
            como una virgen pura a Cristo.
Que cada creyente se unirá a Cristo en matrimonio,
espiritualmente hablando, el día de su glorificación y
encuentro en gloria con Cristo, en el arrebatamiento,
es evidente por cuanto en el casamiento hebreo la
esposa era conducida para vivir ya con su esposo;
así la Iglesia, en el arrebatamiento, será conducida
para vivir con su esposo espiritual Jesucristo.

Veamos entonces ahora el cuadro completo de
cómo se desenvolverá el proceso de los desposorios
y casamiento espirituales de Cristo y su Iglesia:
12.6. LAS BODAS DEL CORDERO COMIENZAN
EN EL ARREBATAMIENTO
Ahora queda perfectamente confirmado lo que
hemos afirmado al principio de este capítulo, que las
bodas del Cordero comienzan en el Arrebatamiento;
porque era cuando la esposa era conducida a estar
con su esposo que se celebraba la boda hebrea; así,
la boda de Cristo y su Iglesia se celebrará cuando la
Iglesia sea conducida para estar con Cristo su
esposo espiritual, lo cual sucede en el
arrebatamiento. De manera que Apocalipsis 19:7,
anunciando la llegada de las bodas del Cordero,
está anunciando la llegada de la glorificación de la
Iglesia y su arrebatamiento para estar con Cristo
para siempre:
             Apocalipsis 19:7
             Gocémonos y alegrémonos y
             démosle gloria; porque SON
             VENIDAS LAS BODAS DEL
             CORDERO, y su esposa se ha
             aparejado.
Tal es una descripción del momento del encuentro
de Cristo con su Iglesia, el advenimiento de las
bodas del Cordero, después de haber padecido en la
tierra, librada de la presencia del pecado por medio
de su glorificación, la Iglesia se encuentra al fin con
Cristo para estar para siempre con él glorificada.


12.7. LAS BODAS DEL CORDERO COMIENZAN
LUEGO DE LA GRAN TRIBULACIÓN, LUEGO DE
LA ÚLTIMA DE LAS COPAS DE APOCALIPSIS
Ahora que tenemos establecido claramente que las
bodas del cordero comienzan en el arrebatamiento,
es tiempo de tornarnos hacia el tema del
establecimiento del postribulacionismo. La expresión
"bodas del Cordero", lo recordamos, fue presentada
cuando introducimos al comienzo de este capítulo
nuestro clave texto de Apocalipsis:
           Apocalipsis 19:7
           Gocémonos y alegrémonos y
           démosle gloria; porque SON
           VENIDAS LAS BODAS DEL
           CORDERO, y su esposa se ha
           aparejado.
El lector podrá apreciar que no se nos dice allí que
han pasado las bodas del cordero, sino que "son
venidas", que es una forma enfática de decir que en
ese momento comienzan las bodas del Cordero.
Tenemos entonces un versículo del Apocalipsis que
nos está marcando el momento del comienzo de las
bodas del Cordero; y, como hemos demostrado que
las bodas del Cordero comienzan en el
arrebatamiento de la Iglesia, entonces podemos
afirmar con certeza que en Apocalipsis 19:7 tenemos
un versículo que está marcando el momento del
arrebatamiento. Ahora bien, solo bastará mirar el
contexto de ese versículo para saber si el
arrebatamiento, allí señalado, acontece antes o
después de la Gran Tribulación:
           Apocalipsis 19:1-10
           1 DESPUÉS de estas cosas oí
           una gran voz de gran compañía
           en el cielo, que decía: Aleluya:
           Salvación y honra y gloria y
           potencia al Señor Dios nuestro
           2    Porque sus juicios son
           verdaderos y justos; porque ÉL
           HA JUZGADO A LA GRANDE
           RAMERA,          QUE         HA
           CORROMPIDO LA TIERRA
           CON SU FORNICACIÓN, Y HA
           VENGADO LA SANGRE DE
           SUS SIERVOS DE LA MANO
           DE ELLA.
           3 Y OTRA VEZ DIJERON:
           ALELUYA. Y SU HUMO SUBIÓ
           PARA SIEMPRE JAMÁS.
4 Y los veinticuatro ancianos y
los     cuatro    animales     se
postraron en tierra, y adoraron
a Dios que estaba sentado
sobre el trono, diciendo: Amén:
Aleluya.
5 Y salió una voz del trono,
que decía: Load a nuestro Dios
todos sus siervos, y los que le
teméis, así pequeños como
grandes.
6 Y oí como la voz de una
grande compañía, y como el
ruido de muchas aguas, y
como la voz de grandes
truenos, que decía: Aleluya:
porque reinó el Señor nuestro
Dios Todopoderoso.
7           GOCÉMONOS           Y
ALEGRÉMONOS Y DÉMOSLE
GLORIA;        PORQUE       SON
VENIDAS LAS BODAS DEL
CORDERO, Y SU ESPOSA SE
HA APAREJADO.
8 Y le fue dado que se vista de
lino fino, limpio y brillante:
porque el lino fino son las
justificaciones de los santos.
9      Y él me dice: Escribe:
Bienaventurados los que son
llamados a la cena del Cordero.
Y me dijo: Estas palabras de
Dios son verdaderas.
            10 Y yo me eché a sus pies
            para adorarle. Y él me dijo:
            Mira que no lo hagas: yo soy
            siervo contigo, y con tus
            hermanos       que   tienen    el
            testimonio de Jesús: adora a
            Dios; porque el testimonio de
            Jesús es el espíritu de la
            profecía.
La secuencia de los hechos está clarísima en el
pasaje de Apocalipsis, primero acontece la
destrucción de Babilonia (vs. 2, 3), y finalmente se
nos dice que acontece el arrebatamiento de la
Iglesia (v. 7). La destrucción de Babilonia es un
acontecimiento claramente postribulacional, como se
puede ver en el hecho de que Dios se acuerda de
darle su castigo luego de que es derramada la copa
final en el extremo final de la Gran Tribulación:
            Apocalipsis 16:17-19
            17 Y EL SÉPTIMO ÁNGEL
            DERRAMÓ SU COPA POR EL
            AIRE; y salió una grande voz
            del templo del cielo, del trono,
            diciendo: Hecho es.
            18 Entonces fueron hechos
            relámpagos y voces y truenos;
            y hubo un gran temblor de
            tierra, un terremoto tan grande,
            cual no fue jamás desde que
            los hombres han estado sobre
            la tierra.
            19 Y la ciudad grande fue
            partida en tres partes, y las
            ciudades de las naciones
            cayeron; Y LA GRANDE
            BABILONIA      VINO       EN
            MEMORIA     DELANTE       DE
            DIOS, PARA DARLE EL CÁLIZ
            DEL VINO DEL FUROR DE SU
            IRA.
Entonces la secuencia de eventos que nos presenta
la Escritura es:
1) Séptima copa al final de la Gran Tribulación (v.
17).
2) Castigo de la Gran Babilonia (v. 19) (Apocalipsis
19:2,3).
3) Arrebatamiento (Apocalipsis 19:7).




Y esto es no solamente una demostración del
postribulacionismo, y una desestimación del
pretribulacionismo (o su similar el medio-
tribulacionismo), sino que es también una
desestimación de la teoría llamada pre-ira (que
sostiene que la Iglesia es arrebatada antes de las
siete copas), ya que claramente hemos demostrado
que el arrebatamiento de la Iglesia acontece luego
de la séptima copa.



                    *****
               CAPÍTULO 13.

                ASÍ VENDRÁ
UNA DEMOSTRACIÓN DE QUE              LA IGLESIA
ESPERA UN SOLO REGRESO DE            JESÚS QUE
SERÁ VISIBLE A LA TIERRA              Y NO UN
INMEDIATO REGRESO AL CIELO           LUEGO DEL
ARREBATAMIENTO


13.1. EL DISCURSO FINAL EN EL MONTE DE
LOS OLIVOS, LA DESPEDIDA DE CRISTO Y LA
CONSOLACIÓN DE LOS ÁNGELES

     Hechos 1:1-12
     1 EN el primer tratado, oh Teófilo, he
     hablado de todas las cosas que Jesús
     comenzó a hacer y a enseñar,
     2 Hasta el día en que, habiendo dado
     mandamientos por el Espíritu Santo a
     los apóstoles que escogió, fue recibido
     arriba;
     3 A los cuales, después de haber
     padecido, se presentó vivo con
     muchas         pruebas    indubitables,
     apareciéndoles por cuarenta días, y
     hablándoles del reino de Dios.
     4 Y estando juntos, les mandó que no
     se fuesen de Jerusalem, sino que
     esperasen la promesa del Padre, que
     oísteis, dijo, de mí.
5 Porque Juan a la verdad bautizó
con agua, mas vosotros seréis
bautizados con el Espíritu Santo no
muchos días después de estos.
6 Entonces los que se habían juntado
le preguntaron, diciendo: Señor,
¿restituirás el reino a Israel en este
tiempo?
7 Y les dijo: No toca a vosotros saber
los tiempos o las sazones que el
Padre puso en su sola potestad;
8 Mas recibiréis la virtud del Espíritu
Santo que vendrá sobre vosotros; y
me seréis testigos en Jerusalem, en
toda Judea, y Samaria, y hasta lo
último de la tierra.
9 Y habiendo dicho estas cosas,
viéndolo ellos, fue alzado; y una nube
le recibió y le quitó de sus ojos.
10 Y estando con los ojos puestos en
el cielo, entre tanto que él iba, he aquí
dos varones se pusieron junto a ellos
en vestidos blancos;
11 Los cuales también les dijeron:
Varones Galileos, ¿qué estáis mirando
al cielo? ESTE MISMO JESÚS QUE
HA      SIDO        TOMADO        DESDE
VOSOTROS ARRIBA EN EL CIELO,
ASÍ VENDRÁ COMO LE HABÉIS
VISTO IR AL CIELO.
12 Entonces se volvieron a Jerusalem
del monte que se llama del Olivar, el
       cual está cerca de Jerusalem camino
       de un sábado.

Nuevamente nos encontramos en el Monte de las
Olivas (v.12), anteriormente estuvimos allí, cuando
Cristo, antes de su crucifixión, instruía a su Iglesia
acerca de su futuro y acerca de la Gran Tribulación
que debería atravesar; así lo hicimos en la
INTRODUCCIÓN y luego de ésta. Ahora de nuevo
estamos en el Monte de las Olivas; pero esta vez
Cristo está resucitado y a punto de ser llevado al
cielo donde se sentará a la diestra de la majestad
para ser el perfecto mediador de aquellos que crean
en él.

Entonces Cristo da mandamientos a sus Apóstoles;
no da mandamientos para un supuesto cuerpo
distinto de la Iglesia, sus mandamientos son para
sus apóstoles y no para otros (v.2), ellos son
apóstoles de Cristo en la Iglesia y no fuera de ella
(Efesios 4:11). Son cosas concernientes a la Iglesia
de entonces, el Espiritu Santo descendería a ella
muy pronto en Jerusalén y aún así ya eran la Iglesia,
como también se demostró independientemente en
la INTRODUCCIÓN:
        Ellos aún no habían recibido el
        Espíritu Santo como lo recibirían en
        Pentecostés, aunque el Espíritu
        estaba con ellos no estaba en ellos
        como para siempre lo estaría a partir
        de Pentecostés (Juan 14:16-17); pero
        ya eran su Iglesia; la era del Antiguo
        Testamento solo alcanzó hasta Juan
        el Bautista (Lucas 16:16); Juan, como
        representante final de los santos
        profetas del Antiguo Testamento se
        llamó a sí mismo el amigo del esposo;
        mientras que los discípulos de Cristo
        ya eran considerados, espiritualmente
        hablando, como la esposa de Cristo
        (Juan 3:29), es decir como su Iglesia
        (Efesios 5:23-32). Y aunque el Señor
        dijo que edificaría su Iglesia, no dijo
        que en el futuro instauraría su Iglesia
        (Mateo 16:18) sino que la edificaría y
        ahora mismo el Señor consideraba a
        sus discípulos la Iglesia (Mateo 18:17),
        pues les dio consejos de cómo recurrir
        entonces mismo a la Iglesia.
Así que la Iglesia de entonces debía aguardar en
Jerusalén el don del Padre, el Espíritu Santo (vs. 3,
4 y 8).

Finalmente, la Iglesia de entonces presencia la
partida del Señor, no encuentro palabras para decir
lo que hubiera sentido quizás si yo hubiera estado
allí junto con los discípulos, como un discípulo más;
¿habría sentido tristeza por su partida? o quizás no,
¡si, tal vez no hubiera sentido tristeza! ¡Que
maravilloso debe de ser haber visto al Señor,
después de tanto sufrir por mis pecados, subir
majestuoso y triunfante a ocupar su altísimo trono!
¡Oh Señor Jesús, sube, sube Señor! ¡Reina oh
Jesús para siempre a la diestra de la majestad! ¡No
estaré solo! ¡Tu Espíritu y tu Palabra me consolarán!
¡Hasta el día que vuelvas! ¡O hasta que mi espíritu
vuele a tu presencia!. ¡Oh maravillosa escena de
triunfo divino muéstrate ante mí por la Palabra!:

       Hechos 1:9-11
       9 Y habiendo dicho estas cosas,
       viéndo lo ellos, fue alzado; y una nube
       le recibió y le quitó de sus ojos.
       10 Y estando con los ojos puestos en
       el cielo, entre tanto que él iba, he aquí
       dos varones se pusieron junto a ellos
       en vestidos blancos;
       11 Los cuales también les dijeron:
       Varones Galileos, ¿qué estáis mirando
       al cielo? ESTE MISMO JESÚS QUE
       HA      SIDO        TOMADO        DESDE
       VOSOTROS ARRIBA EN EL CIELO,
       ASÍ VENDRÁ COMO LE HABÉIS
       VISTO IR AL CIELO.

¡Casi puedo imaginarme a mí mismo mirando hacia
arriba! ¡Pero No! ¡Yo no estuve allí! Aún así Señor
hace tiempo que tu Iglesia mira hacia arriba rogando
que así como te fuiste, así vuelvas a nosotros y por
nosotros. Ahora despierto de mi sueño y vuelvo a
poner los pies sobre la tierra, recuerdo que estoy
escribiendo un libro sobre la venida del Señor; la
Iglesia ha abandonado la fe pos-tribulacional y debo
ofrecer pruebas para que la verdadera enseñanza
del Señor vuelva a reinar en la Iglesia. Debo ofrecer
más pruebas; todas las que la Palabra me permita;
todas las que sea capaz de descubrir; pienso
entonces en los ángeles que vinieron a consolar a
los discípulos; ellos dijeron algo importante que me
ayudará; ellos dijeron a la Iglesia de entonces que el
Señor volvería así como la Iglesia lo vio irse al cielo.
No resisto el impulso de dibujar eso, cómo el Señor
se fue al cielo, luego intentaré dibujar cómo volverá;
primero cómo fue al cielo:




Luego que la nube lo ocultó Él entró al cielo; Él
verdaderamente fue tomado arriba en el cielo (v. 11).

Pues bien, de acuerdo con los ángeles de Dios, así
como la Iglesia de entonces lo vio irse al cielo, así
será como Él volverá en el futuro, en un solo
movimiento de salida del cielo para descender luego
a la tierra.

De manera que para saber cómo vendrá Él, todo lo
que tenemos que hacer es invertir el camino andado
en su ascensión, lo vamos a dibujar:




De manera que como Cristo se ocultó en una nube,
volverá en una nube, pero la nube ya no podrá
ocultarlo pues su gloria se dejará ver de todos y
descenderá en el Monte de las Olivas:
        Mateo 24:30
        Y entonces se mostrará la señal del
        Hijo del hombre en el cielo; y entonces
        lamentarán todas las tribus de la tierra,
        y verán al Hijo del hombre que vendrá
        sobre las nubes del cielo, con grande
        poder y gloria.

      Mateo 26:64
      Jesús le dijo: Tú lo has dicho: y aun os
      digo, que desde ahora habéis de ver al
      Hijo de los hombres sentado a la
      diestra de la potencia de Dios, y que
      viene en las nubes del cielo.

      Marcos 13:26
      Y entonces verán al Hijo del hombre,
      que vendrá en las nubes con mucha
      potestad y gloria.

      Marcos 14:62
      Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo
      del hombre sentado a la diestra de la
      potencia de Dios, y viniendo en las
      nubes del cielo.

      Zacarías 14:3-4
      3 Después saldrá Jehová, y peleará
      con aquellas gentes, como peleó el
      día de la batalla.
      4 Y AFIRMARÁNSE SUS PIES EN
      AQUEL DÍA SOBRE EL MONTE DE
      LAS OLIVAS, que está en frente de
      Jerusalem a la parte de oriente: y el
      monte de las Olivas, se partirá por
      medio de sí hacia el oriente y hacia el
      occidente haciendo un muy grande
      valle; y la mitad del monte se apartará
      hacia el norte, y la otra mitad hacia el
      mediodía.


13.2.             DESESTIMACIÓN               DEL
PRETRIBULACIONISMO Y AFIRMACIÓN DEL
POSTRIBULACIONISMO
Ahora bien, si prestamos atención a cómo será el
regreso de Cristo según los ángeles, podemos notar
que hay un solo descenso relativamente continuo del
cielo hasta el monte de las Olivas; precisamente
como cabría esperar de una venida postribulacional.
Mientras que el esquema pretribulacional es una
transgresión del esquema verdadero trazado por los
ángeles. Podemos observar ahora el esquema
pretribulacional errado:
Este es un esquema muy bonito, pero obviamente
esta no fue la forma que los ángeles dijeron que
Cristo vendría; si aceptamos el esquema
pretribulacional tendremos que llegar a la conclusión
de que los ángeles mintieron a la Iglesia al decirle
que Cristo vendría así como se le vio ir al cielo; pues
tendrían que haber dicho "Varones Galileos, ¿qué
estáis mirando al cielo? este mismo Jesús que ha
sido tomado desde vosotros arriba en el cielo,
volverá del cielo una vez y quedará oculto en la
nube, nadie le verá, excepto vosotros que seréis
arrebatados en las nubes, luego regresará al cielo, y
después de siete años, volverá del cielo otra vez
para bajar a este monte, entonces todos le verán".
Pero los ángeles no dijeron semejante cosa.

Es necesario que los hermanos entiendan que con
su esquema pretribulacional están hablando de una
segunda y una tercera venida de Cristo; y aquello en
que me apoyo para afirmar eso es que en el
esquema pretribulacional Cristo sale del cielo dos
veces; sale una vez, luego vuelve al cielo, luego sale
otra vez. Claramente estas son dos venidas de
Cristo. Los ángeles no hablaron a la Iglesia de dos
venidas de Cristo sino que describieron una venida
que sería igual a su partida; cuando Cristo partió él
dejo la tierra una vez y entró al cielo una vez;
cuando vuelva él dejará el cielo una vez y llegará a
la tierra una vez, tal es el camino inverso a como el
subió al cielo. ¿Es esto tan difícil de entender?

A    continuación     veremos     que la   verdad
postribulacional es acorde al esquema trazado por
los ángeles para la venida de Cristo:
Este es el esquema que obligatoriamente debemos
adoptar, ya que los ángeles nos dijeron de Cristo
que vendría así como se le vio ir al cielo; el
arrebatamiento sólo cabe así y no en una venida
previa inexistente en el esquema de los ángeles.
Obviamente, como el arrebatamiento sólo tiene una
venida en la cual acontecer, la descripta por los
ángeles, el arrebatamiento ocurre en la única venida
que le queda, la descripta por los ángeles.
Obviamente también, la Gran Tribulación no puede
ocurrir después que Cristo haya descendido al
monte de las Olivas, sino antes. De manera que el
arrebatamiento queda naturalmente ubicado luego
de la Gran Tribulación.


13.3. LA SECUENCIA DEL REGRESO DE CRISTO
ARMONIZADA CON OTROS VERSÍCULOS
Ahora que hemos demostrado que el arrebatamiento
ocurre luego de la Gran Tribulación, podemos
armonizar la secuencia trazada por los ángeles con
otros pasajes de la Biblia. Sabemos por los ángeles
cómo será el camino de Cristo en su regreso, él
saldrá del cielo una sola vez, vendrá con las nubes y
su gloria será vista de todos, para luego descender
al Monte de las Olivas. Ahora bien, las diferentes
partes de esta secuencia se hallan dispersas en toda
la Biblia, a continuación presentaremos la secuencia
acompañada de versículos que la ilustran y amplían
en detalles:

1) Cristo sale del cielo:
        1 Tesalonicenses 4:16 a
        Porque     el     mismo  Señor     con
        aclamación, con voz de arcángel, y
        con trompeta de Dios, DESCENDERÁ
        DEL CIELO ...
A pesar de que el Señor descenderá del cielo, no
debemos pensar que Él ha quedado separado del
cielo, ya que donde el Cristo glorificado esté esa es
una extensión del cielo.

2) Cristo viene arriba en el aire en las nubes.
De acuerdo con 1 Tesalonicenses 4:16, aunque
Cristo venga en las nubes no estará oculto de los
ojos de los que queden en la tierra, pues habrá una
clara señal de su regreso en la gran aclamación, voz
de arcángel, y en la trompeta de Dios que sonarán
durante su descenso a partir del mismo momento en
que el Señor dejó el cielo, y Jesús mismo dijo que
sería visto venir en las nubes, lo cual también fue
dicho en Apocalipsis:
       Mateo 24:30
       Y entonces se mostrará la señal del
       Hijo del hombre en el cielo; y entonces
       lamentarán todas las tribus de la tierra,
       y verán al Hijo del hombre que vendrá
       sobre las nubes del cielo, con grande
       poder y gloria.

      Mateo 26:64
      Jesús le dijo: Tú lo has dicho: y aun os
      digo, que desde ahora habéis de ver al
      Hijo de los hombres sentado a la
      diestra de la potencia de Dios, y que
      viene en las nubes del cielo.

      Marcos 13:26
      Y entonces verán al Hijo del hombre,
      que vendrá en las nubes con mucha
      potestad y gloria.

      Marcos 14:62
      Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo
      del hombre sentado a la diestra de la
      potencia de Dios, y viniendo en las
      nubes del cielo.
       Apocalipsis 1:7
       HE AQUÍ QUE VIENE CON LAS
       NUBES, y todo ojo le verá, y los que le
       traspasaron; y todos los linajes de la
       tierra se lamentarán sobre él. Así sea.
       Amén.

Luego de que la gloria de Cristo se muestra a todos,
sucede el arrebatamiento, porque según Mateo
24:31 los escogidos son juntados después de que
todos vean a Cristo viniendo sobre las nubes del
cielo según Mateo 24:30. El arrebatamiento de la
Iglesia hará que ella se encuentre con Él en las
nubes a la vista de los que estén abajo; luego de
eso, cuando Cristo haya ordenado a su Iglesia
glorificada según el galardón que cada uno haya
recogido, lo cual sucederá casi instantáneamente,
Cristo con su Iglesia ya glorificada descenderá al
monte de las Olivas. Los pies de Cristo se posarán
sobre el monte de las Olivas, y probablemente la
mayoría de los santos glorificados de la Iglesia o
todos ellos quedarán flotando en el aire alrededor de
él en una gran extensión del cielo.


Los siguientes versículos dan lugar al hecho de que
el arrebatamiento es un acontecimiento que a la vez
implica que el resto de los hombres verán a Cristo
mostrarse junto con su Iglesia recientemente
glorificada, es decir que no es una venida ni un
arrebatamiento invisibles:

       1 Tesalonicenses 4:17
        Luego nosotros, los que vivimos, los
       que quedamos, juntamente con ellos
       SEREMOS ARREBATADOS EN LAS
       NUBES A RECIBIR AL SEÑOR EN EL
       AIRE, y así estaremos siempre con el
       Señor.

       Colosenses 3:4
       Cuando Cristo, vuestra vida, se
       manifestare, ENTONCES VOSOTROS
       TAMBIÉN SERÉIS MANIFESTADOS
       CON ÉL EN GLORIA.

       2 Tesalonicenses 1:10
       CUANDO VINIERE PARA SER
       GLORIFICADO EN SUS SANTOS, Y
       A HACERSE ADMIRABLE EN AQUEL
       DÍA    EN    TODOS    LOS QUE
       CREYERON: (por cuanto nuestro
       testimonio ha sido creído entre
       vosotros.)

A pesar de que el Señor descenderá del cielo, no
debemos pensar que Él ha quedado separado del
cielo, ya que donde el Cristo glorificado esté esa es
una extensión del cielo; así que tampoco debemos
pensar que la Iglesia glorificada, mientras está con
Él en las nubes del aire, está separada del cielo; ya
que además, por la resurrección gloriosa de los
creyentes dormidos, y por la transformación gloriosa
de los creyentes vivos, ellos han alcanzado el estado
celestial (1 Corintios 15:35-57) y no están separados
del cielo, aún cuando estén en el aire con Cristo; aún
flotando en el aire ellos ya estarán en sus moradas
celestiales; porque se dice que cuando los creyentes
sean revestidos del cuerpo glorioso ya estarán
revestidos de su morada celestial, sin necesidad de
estar en alguna otra casa en el cielo (2 Corintios 5:1-
2).

3) Cristo desciende al Monte de las Olivas
acompañado de su Iglesia ya glorificada:

       Apocalipsis 19:11-16
       11 Y vi el cielo abierto; y he aquí un
       caballo blanco, y el que estaba
       sentado sobre él, era llamado Fiel y
       Verdadero, el cual con justicia juzga y
       pelea.
       12 Y sus ojos eran como llama de
       fuego, y había en su cabeza muchas
       diademas; y tenía un nombre escrito
       que ninguno entendía sino él mismo.
       13 Y estaba vestido de una ropa
       teñida en sangre: y su nombre es
       llamado EL VERBO DE DIOS.
       14 Y LOS EJÉRCITOS QUE ESTÁN
       EN EL CIELO LE SEGUÍAN EN
       CABALLOS BLANCOS, VESTIDOS
       DE LINO FINÍSIMO, BLANCO Y
       LIMPIO.
       15 Y de su boca sale una espada
       aguda, para herir con ella las gentes: y
       él los regirá con vara de hierro; y él
       pisa el lagar del vino del furor, y de la
       ira del Dios Todopoderoso.
       16 Y en su vestidura y en su muslo
       tiene escrito este nombre: REY DE
       REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

       Zacarías 14:3-4
       3 Después saldrá Jehová, y peleará
       con aquellas gentes, como peleó el
       día de la batalla.
       4 Y AFIRMARÁNSE SUS PIES EN
       AQUEL DÍA SOBRE EL MONTE DE
       LAS OLIVAS, que está en frente de
       Jerusalem a la parte de oriente: y el
       monte de las Olivas, se partirá por
       medio de sí hacia el oriente y hacia el
       occidente haciendo un muy grande
       valle; y la mitad del monte se apartará
       hacia el norte, y la otra mitad hacia el
       mediodía.

Ahora, a propósito de Apocalipsis 19:14, si es que el
ejército mencionado no son los ángeles sino la
Iglesia recientemente glorificada en las nubes, lo
repetimos, a pesar de que el Señor descenderá del
cielo, no debemos pensar que él ha quedado
separado del cielo, ya que donde el Cristo glorificado
esté esa es una extensión del cielo; así que tampoco
debemos pensar que la Iglesia glorificada, mientras
está con él en las nubes del aire, está separada del
cielo, ya que por la resurrección gloriosa de los
creyentes dormidos, y por la transformación gloriosa
de los creyentes vivos, ellos han alcanzado el estado
celestial (1 Corintios 15:35-57) y no están separados
del cielo, aún cuando estén en el aire con Cristo; aún
flotando en el aire ellos tendrán instantáneo acceso
a sus moradas celestiales; porque se dice que
cuando los creyentes sean revestidos del cuerpo
glorioso ya estarán revestidos de su morada
celestial, sin necesidad de estar permanentemente
en alguna casa en el cielo (2 Corintios 5:1-2), así
que la principal morada celestial de la Iglesia
glorificada son los cuerpos glorificados de los
creyentes que les permiten estar donde Cristo esté
(Juan 14:2) y hasta les permitirá tener acceso
instantáneo a otras moradas celestiales, y lo que es
más importante, a la presencia del Padre, ya que los
creyentes glorificados serán semejante a los ángeles
(Mateo 22:30) y aunque sus lugares de servicio en el
reino sea aquí abajo en el reinado milenial, sus
moradas están en el cielo, a donde ellos subirán y
desde donde ellos bajarán constantemente (Juan
1:51, Mateo 18:10) de la presencia del Padre (ver
APÉNDICE 12).
13.4. EL SEÑOR VENDRÁ POR SUS SANTOS Y
CON SUS SANTOS
Gracias a nuestra clara representación gráfica
podemos ver también que su venida postribulacional
será por sus santos y con sus santos, sin necesidad
de intercalar un período de siete años entre el
arrebatamiento de la Iglesia y el descenso de Cristo
al Monte de las Olivas. Cristo vendrá una sola vez,
viene por sus santos, así que los recogerá en las
nubes; luego desciende acompañado de sus
recientemente glorificados santos. De manera que la
venida postribulacional de Cristo será tanto por sus
santos como con sus santos. Como está escrito:

       1 Tesalonicenses 3:13
       Para que sean confirmados vuestros
       corazones en santidad, irreprensibles
       delante de Dios y nuestro Padre, para
       la venida de nuestro Señor Jesucristo
       con todos sus santos.

Obviamente los corazones de los creyentes serán
confirmados "en santidad, irreprensibles delante de
Dios y nuestro Padre" en el mismísimo momento de
la glorificación; es decir en el arrebatamiento (el
griego dice "en" no "para"); y el Apóstol llama a este
momento de la glorificación o arrebatamiento como
"la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus
santos ". ¿Cómo puede el Apóstol Pablo llamar a la
venida por sus santos "la venida de nuestro Señor
Jesucristo con todos sus santos"?. Para el
pretribulacionismo esto no tendría solución, ya que
ellos separan con un lapso de siete años la venida
por sus santos de la venida con sus santos. Pero
para     la    verdad    postribulacional    no   hay
inconveniente,      gracias     a     nuestra    clara
representación gráfica pudimos ver claramente que
la venida postribulacional será por sus santos y con
sus santos, sin necesidad de intercalar un período
de siete años entre el arrebatamiento de la Iglesia y
el descenso de Cristo al Monte de las Olivas; así hay
una perfecta armonía con 1 Tesalonicenses 3:13
que indica que la glorificación es en la venida del
Señor con todos sus santos.
*****
                 CAPÍTULO 14.

          LA ÚNICA SEGUNDA VEZ
DEMOSTRACIÓN BASADA EN HEBREOS DE
QUE NO HAY UNA TERCERA APARICIÓN DE
CRISTO Y POR LO TANTO SÓLO ES
ACEPTABLE EL ESQUEMA POSTRIBULACIONAL
DE SU VENIDA

       Robert Cameron (1845-1922): “La
       Venida por, y la Venida con, los
       santos, todavía persiste, aunque
       esto   conlleva    una     manifiesta
       contradicción,    a     saber,   dos
       Segundas Venidas, lo cual es un
       absurdo” (Scriptural Truth About
       the Lord's Return, p. 16).


14.1. UNA SOLA PRIMERA VEZ, UNA SOLA
SEGUNDA VEZ
Cuando       los   hermanos     que    crearon       el
pretribulacionismo establecieron su doctrina de que
Cristo sale del cielo a buscar a su Iglesia, luego
regresa al cielo y luego regresa a la tierra con su
Iglesia; les guste o no admitirlo a sus seguidores
ellos han establecido dos venidas de Cristo futuras:
Un esquema muy bonito, pero, ¿es esto posible o
hay algo en la Escritura que impida tal esquema? En
el capítulo anterior hemos visto que los ángeles nos
presentaron       un    esquema       contrario    al
pretribulacionismo y sólo posible para la enseñanza
postribulacional; pero como intentamos acumular
pruebas independientes, aquí haremos de cuenta
que no tenemos los capítulos anteriores; y
presentaremos un nuevo testigo independiente de
que sólo es aceptable, según las Escrituras, un
esquema postribulacional del arrebatamiento de la
Iglesia:

       Hebreos 9:27-28
       27     Y de la manera que está
       establecido a los hombres que mueran
       una vez, y después el juicio;
      28 Así también Cristo fue ofrecido una
      vez para agotar los pecados de
      muchos; y la segunda vez, sin pecado,
      será visto de los que le esperan para
      salud.

En pocas palabras, lo que estos versículos nos
proporcionan es la valiosa información de que así
como los hombres mueren una vez y después les
viene el juicio, que también es una vez; de la misma
manera Cristo fue ofrecido una vez para agotar los
pecados de muchos, y una sola vez se mostrará de
nuevo como lo hizo la primera vez; con la sola
diferencia de que será sin relación con el pecado
para salvación de los que le esperan. El dato
relevante para nuestra investigación es que esa
segunda vez será la única y no habrá una tercera
vez:
O dicho de otra manera, solo hay una segunda vez
que Cristo se mostrará y no una tercera.

Algún pretribulacionista podría decir que "la segunda
vez, sin pecado, será visto DE LOS QUE LE
ESPERAN PARA SALUD", lo cual se cumple cuando
su Iglesia arrebatada en el aire se encuentre con Él,
lo cual permitiría que el regrese al cielo y vuelva
luego de la Gran Tribulación. Pero también los que
creemos en la verdad postribulacional podemos
decir que "la segunda vez, sin pecado, será visto DE
LOS QUE LE ESPERAN PARA SALUD", lo cual se
cumple cuando su Iglesia arrebatada en el aire se
encuentre con Él luego de la Gran Tribulación. El
hecho de que la segunda vez Cristo será visto DE
LOS QUE LE ESPERAN para salud, por sí solo, no
aporta nada a favor ni en contra del
pretribulacionismo ni de la verdad postribulacional.
Lo que decide la cuestión es que así como los
hombres mueren una sola vez y una sola vez van al
juicio, así Cristo fue ofrecido una sola vez y, de
acuerdo con el paralelo establecido por la Escritura,
una sola vez se manifestará por segunda vez;
haciendo imposible una tercera vez. Es decir que
cuando Cristo se manifieste de nuevo lo hará una
sola vez y no habrá una tercera vez, eso anula toda
posibilidad para el esquema pretribulacional con sus
dos descensos del cielo y sólo deja lugar para un
arrebatamiento postribulacional:
Pues como Cristo se manifestará sólo una vez más,
deberá hacerlo luego de la Gran Tribulación, pues si
lo hiciera en otro momento anterior, no habría una
tercera vez que cumpla su venida postribulacional
mencionada en Mateo. De manera que el
arrebatamiento sólo posee una oportunidad donde
ocurrir, y es en la única venida forzosamente
postribulacional; hemos reflejado el arrebatamiento
en la flecha que sube en el esquema.

Dicho sea de paso, el verdadero esquema bíblico
postribulacional no solamente impide el falso
esquema pretribulacional, sino que también impide
el falso esquema de los Adventistas del Séptimo Día
que dicen que Cristo lleva a su Iglesia al Cielo y
vuelve una tercera vez luego del milenio a juzgar al
mundo de los muertos. El verdadero esquema
postribulacional, indica que Cristo vuelve una vez
más y nada más; por lo tanto quedará en la tierra
para reinar mil años como lo dice el Apocalipsis, le
guste o no a los Adventistas o a los hermanos
Amilenialistas. Claro está, las moradas celestiales
están abiertas a Cristo y los santos glorificados de la
Iglesia pues a pesar de que el Señor descenderá del
cielo, no debemos pensar que Él ha quedado
separado del cielo, ya que donde el Cristo glorificado
esté esa es una extensión del cielo; así que tampoco
debemos pensar que la Iglesia glorificada, mientras
está con Él ya en las nubes del aire o en el reino
milenial sobre la tierra estará separada del cielo, ya
que por la resurrección gloriosa de los creyentes
dormidos, y por la transformación gloriosa de los
creyentes vivos, ellos han alcanzado el estado
celestial (1 Corintios 15:35-57) y no están separados
del cielo, aún flotando en el aire o en el reinado
milenial en la tierra ellos ya estarán en sus moradas
celestiales; porque se dice que cuando los creyentes
sean revestidos del cuerpo glorioso ya estarán
revestidos de su morada celestial, sin necesidad de
estar en alguna casa en el cielo (2 Corintios 5:1-2).
Al descenso de Cristo los justos de la Iglesia son
glorificados y son elevados en el aire para
descender con Cristo, no son sacados de la tierra y
llevados al cielo, sino que son glorificados para
inmediatamente reinar sobre la tierra, lo cual no
impedirá que tengan permanente acceso a sus
moradas celestiales, donde está su residencia (Juan
14:2); ya que los creyentes glorificados serán
semejante a los ángeles (Mateo 22:30) y aunque sus
lugares de servicio en el reino sea aquí abajo en el
reinado milenial, sus moradas están en el cielo, a
donde ellos subirán y desde donde ellos bajarán
constantemente como si fuesen ángeles (Juan 1:51,
Mateo 18:10),
 Sólo una vez más
  el señor vendrá.
  Tercera no habrá
 ni cuarta tampoco.

 Sólo una vez más
  tras tribulación
 cual jamás habrá,
 no hay otro lugar.

  Sólo una vez más
    y arrebatará
   a su Iglesia fiel
 que la espera aquí.

 Sólo una vez más
    Cristo volverá
    para salvación
de los que le esperan

 Sólo una vez más
  el señor vendrá.
  Tercera no habrá
 ni cuarta tampoco.



      *****
                  CAPÍTULO 15.

   CATORCE FUNDAMENTOS FIRMES
SUMARIO DE LAS BASES DE LA FE BÍBLICA
POSTRIBULACIONAL PRESENTADAS EN ESTE
LIBRO



15.1. UN BUEN FUNDAMENTO
Hemos        asentado     así     finalmente     catorce
fundamentos firmes de que la Iglesia será
arrebatada luego de la Gran Tribulación, desde el
CAPÍTULO 1 hasta el CAPITULO 14. Cada uno de
estos      fundamentos      fue     una    contundente
demostración con pasajes definitorios, pasajes
específicos del tema y con algún detalle específico
definitorio para la demostración. Una característica
de estas demostraciones es que cada una de ellas
es independiente de las demás; es decir que cada
demostración es completa en sí misma y no requiere
para su validación del concurso de ninguna de las
otras demostraciones; todas ellas están basadas en
una interpretación literal de las Escrituras sin recurrir
al error de la alegorización de pasajes literales. Cada
demostración puede considerarse en sí misma y por
sí sola una base suficiente para la fe
postribulacional. Aunque se tienen catorce
demostraciones, es decir muchas bases, cada base
puede por sí sola sostener la fe postribulacional. Es
como si se tuvieran catorce testigos independientes
de la Palabra testificando con verdad de la verdad
postribulacional que Cristo nos enseñó.

1) Se ha dejado sentada una base sólida y suficiente
de la fe postribulacional al demostrar mediante
MATEO 24:27-31 Y 1 TESALONICENSES 4:15-18
QUE LA IGLESIA PASARÁ POR LA GRAN
TRIBULACIÓN YA QUE EL ARREBATAMIENTO DE
LA IGLESIA ACONTECE EN LA SINGULAR
PAROUSÍA DEL SEÑOR QUE ES LUEGO DE LA
GRAN TRIBULACIÓN:




2) Se ha dejado sentada una base sólida y suficiente
de la fe postribulacional al demostrar EN MATEO
28:19-20, MATEO 24, MARCOS 13 Y LUCAS 21:5-
36,    QUE      LA    IGLESIA    HA     RECIBIDO
MANDAMIENTOS A SER CUMPLIDOS POR ELLA
DURANTE LA GRAN TRIBULACIÓN. Y al demostrar
que LOS DISCÍPULOS YA ERAN CONSIDERADOS
LA IGLESIA EN TIEMPOS DEL MINISTERIO
TERRENAL DE CRISTO.

3) Se ha dejado sentada una base sólida y suficiente
de la fe postribulacional al demostrar que LA
IGLESIA PERMANECERÁ EN LA TIERRA
CUMPLIENDO LA GRAN COMISIÓN DURANTE LA
GRAN TRIBULACIÓN HASTA EL FIN DEL SIGLO.




4) Se ha dejado sentada una base sólida y suficiente
de la fe postribulacional al demostrar que LA
GLORIFICACIÓN DE LA IGLESIA MARCA EL
COMIENZO DEL REINO MILENIAL Y LA
CONSIGUIENTE         LIBERACIÓN        DE       LAS
CRIATURAS Y NO EL COMIENZO DE LA GRAN
TRIBULACIÓN.
5) Se ha dejado sentada una base sólida y suficiente
de la fe postribulacional al demostrar según 1
TESALONICENSES 4:15-17, HECHOS 3:20-21,
HEBREOS 10:12-13, Y SALMOS 110:1-2, QUE EL
DESCENSO DE CRISTO POR SU IGLESIA NO
PUEDE OCURRIR SINO UNA VEZ LUEGO DE LA
GRAN TRIBULACIÓN.




6) Se ha dejado sentada una base sólida y suficiente
de la fe postribulacional al demostrar según 2
TESALONICENSES         1:5-10,         QUE       LA
GLORIFICACIÓN DE LA IGLESIA COINCIDE CON
EL JUICIO ETERNO DE LOS IMPÍOS VIVOS QUE
NO SE CONVIERTAN LUEGO DE SU VENIDA Y
NO CON EL COMIENZO DE LA GRAN
TRIBULACIÓN.




7) Se ha dejado sentada una base sólida y suficiente
de la fe postribulacional al demostrar según 2
TESALONICENSES 2,           QUE LA         IGLESIA
ATRAVIESA EL PERÍODO DE MANIFESTACIÓN
DEL     ANTICRISTO       COMO      ABOMINACIÓN
DESOLADORA EN LA GRAN TRIBULACIÓN.
8) Se ha dejado sentada una base sólida y suficiente
de la fe postribulacional al demostrar según 1
CORINTIOS 15:54 E ISAÍAS 25:6-8, QUE LA
RESURRECCIÓN DE LA IGLESIA Y SU
GLORIFICACIÓN ACONTECEN AL FINAL DE LA
GRAN TRIBULACIÓN.
9) Se ha dejado sentada una base sólida y suficiente
de la fe postribulacional al demostrar según MATEO
24:31 Y 1 CORINTIOS 15:52, QUE EL
ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA NO PUEDE
OCURRIR SINO A LA FINAL TROMPETA QUE ES
LUEGO DE LA GRAN TRIBULACIÓN.




10) Se ha dejado sentada una base sólida y
suficiente de la fe postribulacional al demostrar que
LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO COMO
LADRÓN          EN       LA       NOCHE        SERÁ
POSTRIBULACIONAL Y QUE ESO ES LO QUE LA
IGLESIA ESTÁ ESPERANDO AQUÍ SOBRE LA
TIERRA.
11) Se ha dejado sentada una base sólida y
suficiente de la fe postribulacional al demostrar que
LOS SANTOS DE LA GRAN TRIBULACIÓN SON
LOS SANTOS DE LA IGLESIA.




12) Se ha dejado sentada una base sólida y
suficiente de la fe postribulacional al demostrar que
LAS BODAS DEL CORDERO Y SU IGLESIA
COMIENZAN EN EL ARREBATAMIENTO Y
DESPUÉS DE LA GRAN TRIBULACIÓN, LUEGO
DE LA ÚLTIMA DE LAS SIETE PLAGAS
POSTRERAS.




13) Se ha dejado sentada una base sólida y
suficiente de la fe postribulacional al demostrar que
LA IGLESIA ESPERA UN SOLO REGRESO DE
JESÚS QUE LUEGO SERÁ VISIBLE A LA TIERRA
Y NO UN INMEDIATO REGRESO AL CIELO
LUEGO DEL ARREBATAMIENTO.
14) Se ha dejado sentada una base sólida y
suficiente de la fe postribulacional al demostrar que
NO HAY UNA TERCERA APARICIÓN DE CRISTO
Y POR LO TANTO SÓLO ES ACEPTABLE EL
ESQUEMA POSTRIBULACIONAL DE SU VENIDA.
En conclusión se han dejado sentadas catorce
sólidas bases que son más que suficientes para
probar la verdad de la venida de Cristo y el
arrebatamiento         postribulacional.       Dichos
fundamentos sólida y abundantemente probados con
la Escritura constituyen una muralla invencible que el
pretribulacionismo con sus argumentos de tipo
puramente especulativos y endebles (véase del
APÉNDICE 5 en adelante) no puede atravesar.
Además, dichas bases no sólo confirman sino que
refuerzan aún más la verdad milenial de las
Escrituras; en un grado muy superior al
pretribulacionismo; más aún, el pretribulacionismo
concebido por sus creadores como un apoyo para la
verdad milenial, queda al descubierto como un
tropiezo para la verdad, un elemento extraño que
sólo aporta contradicciones imposibles de resolver,
una quinta columna de la verdad milenial, quinta
columna que al asociarse indebidamente con el
milenialismo lo mancha y lo pone injustamente en
duda, tal quinta columna no puede ser tolerada en la
enseñanza de la Biblia. Ruego a los hermanos
pretribulacionistas que tengan paciencia y hagan un
esfuerzo para acomodarse a las Escrituras, les
ruego que no se desalienten por haber fallado con
su enseñanza pretribulacionista; hay mucho de
bueno que ellos tienen que no necesita corrección,
me refiero a la verdad milenial; solamente que el
pretribulacionismo debe ser desechado y en su lugar
debe aceptarse la enseñanza bíblica postribulacional
que es completamente sólida y merece ser
enseñada como la verdad.


Me he esforzado en el Señor mi Dios por reunir todo
lo que pude acerca de la verdad que Cristo nos
enseñó, que debemos esperar su venida, la cual
será luego de una gran tribulación cual no hubo ni
volverá a haber. Pongo a Dios por testigo que he
hecho lo que pude para brindar al lector este libro. El
tiempo está cerca, y los creyentes de la Iglesia que
estén vivos entonces podrán ver esto con sus
propios ojos; probablemente después de una gran
guerra en el medio oriente, vendrá la reconstrucción
del Templo de Jerusalén; será sorprendente para los
creyentes de la Iglesia ver de nuevo funcionando el
Templo de Jerusalén con los sacrificios que
prefiguraban el sacrificio de su Señor Jesús; pero
será una casa desierta esperando el retorno del
Mesías, Jesús; entonces veremos cómo el mundo se
levantará en una ola de antisemitismo liderado
principalmente por el Papa, el último de todos;
Occidente se entrometerá en Israel y establecerá un
culto católico romano ecumenista en el Templo
reconstruido, cesarán los sacrificios; ésta es la
abominación de la desolación predicha por el profeta
Daniel y por el Señor; grandes masas de creyentes
de la Iglesia en Judea huirán a los montes y serán
preservados; la Iglesia será perseguida por el Papa
y sus aliados; será entonces establecido el sistema
de la marca de la bestia, la marca del Papa, quien se
hará adorar más que nunca; todos los verdaderos
creyentes en Cristo vencerán; el Señor no nos
abandonará, su Santo Espíritu está en nosotros para
siempre y es mayor que el que está en el mundo;
dos hermanos de la Iglesia serán enviados, los Dos
Testigos; ellos actuarán con poder todo el tiempo de
la abominación de la desolación; serán un consuelo
y un gozo para toda la Iglesia sufriente. La propia
Iglesia verá todo esto con sus ojos. Y al final el
Señor vendrá, la Iglesia cesará de sufrir, será
glorificada, se encontrará en las nubes con su
Señor; y con Él descenderá al Monte de las Olivas a
la vista del mundo; llegó el tiempo del fin para el
Papa y los ejércitos impíos del mundo; llegó la
conversión de Israel; y llega el reino milenial del
Señor y el gozo final para todos los que le aman.

Y la Iglesia lo verá todo, pasará por la Gran
Tribulación, un tiempo glorioso y sin igual, tiempo de
salvación de almas como jamás se vio, tiempo de
sufrimientos como jamás se vio, tiempo de prodigios
y maravillas como jamás se vio, emocionante tiempo
en verdad, al menos para aquellos que aman al
Señor y saben que él estará entonces a las puertas.
Los entendidos entenderán y los impíos seguirán
obrando impíamente. Quiera Dios que el lector
pueda ser un entendido, un creyente en el Mesías y
Salvador Jesucristo; para eterna salvación y para
que los tiempos increíbles de la Gran Tribulación
sean para él, si Dios permite que lo atraviese,
tiempos inolvidables, por la bendición eterna del
Señor.

Sinceramente Adolfo Ricardo Ybarra.




He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá,
y los que le traspasaron; y todos los linajes de la
tierra se lamentarán sobre él. Así sea. Amén.
                   (Apocalipsis 1:7)


                  FIN DEL LIBRO


                     *****
          LAS BASES DE LA FE
          POSTRIBULACIONAL
              APÉNDICE 1.

     SOBRE LOS DETERMINANTES
          GRAMATICALES


Ap1.1. LA NATURALEZA ESENCIAL DEL
LENGUAJE, COMBINACIÓN SIGNIFICATIVA DE
PALABRAS
             ... la ciencia del hablar no ha de
      buscarse         en      las     palabras
      aisladamente, sino en su combinación
      y en la combinación de sus
      combinaciones.
          En      el    lenguaje     todo    es
      combinación.
          De igual manera, sin sonidos no
      hay música. Pero un párvulo
      manoteando desaforadamente sobre
      las teclas de un piano, produce
      sonidos, mas no música. La música ha
      de buscarse en la sistemática
      combinación de los sonidos.
          De modo análogo, la esencia
      íntima del hablar no ha de buscarse en
      las palabras aisladamente, sino en su
      apropiada y sistemática coordinación
      elocutiva.
       (Arte de Hablar, de Eduardo Benot, de
       la Academia Española, Editorial
       Sopena Argentina S.R.L., Tomado de
       la Parte Primera, Sección 2da,
       Capítulo I).

Ap1.2. SOBRE LA INDETERMINACIÓN DE LAS
PALABRAS AISLADAS Y LA NECESIDAD DE SU
DETERMINACIÓN EN EL LENGUAJE HABLADO
En la cita anterior de Eduardo Benot, pusimos de
manifiesto cuál es la esencia del hablar, y que dicha
esencia no se encuentra en las palabras
aisladamente sino en su combinación adecuada y
sistemática; ahora veremos que las palabras
aisladamente son términos sobremanera vagos y
generales que en el lenguaje NECESITAN SER
DETERMINADAS:

           Habría sido imposible hablar si se
       hubiera querido obtener una palabra
       para cada objeto y otra para cada uno
       de sus cambios.
           Sólo con un sistema es posible
       hablar: con un sistema que, por medio
       de     un    número     de     vocablos
       relativamente       reducido,       sea
       susceptible      de     combinaciones
       innumerables sin término ni fin. Así, a
       las pocas cifras de la numeración
       decimal es dado expresar por medio
       de un sistema todos los guarismos de
       la inacabable escala de la pluralidad.
    ¿Quién     podrá    enumerar     las
estrellas de los cielos, los árboles de
los bosques, los animales terrestres,
los pájaros del aire, las plantas, las
flores, los seres humanos ... ? ¿Y
cabe ni siquiera concebir guarismos
para los cambios, variaciones y
mudanzas de las cosas y de las
personas? Yo fui niño, luego joven,
luego viejo, he gozado salud, he
padecido enfermedades ... ¿Quién
puede ni siquiera calcular las
alteraciones de cada ser?
    Las     palabras    son    términos
sobremanera vagos y generales, a los
que por causa de esa vaguedad
misma no corresponde ser alguno en
particular. Así, en ninguna lengua del
mundo hay vocablos expresivos de lo
INDIVIDUAL. Lo individual no tiene
nombre propio en ningún diccionario.
Y por eso, a quien habla incumbe
siempre su formación [Refiriéndose a
objetos comunes].
    No existe objeto alguno que no
tenga multitud de señales, marcas y
caracteres exclusivamente suyos, o
relaciones de situación, pertenencia,
etc., que lo distingan y diferencien de
todos los demás. Por ejemplo: Una
mesa que sea de caoba vieja con tapa
elíptica de mármol rojo, sostenida por
un solo pie central, que tenga
quemaduras en su base y se halle
colocada en mi gabinete de estudio.
    Estos caracteres distinguen a esa
mesa de todas las demás mesas del
mundo. Ninguna de esas marcas y
señales se halla comprendida en el
concepto general de mesa, toda vez
que en ese concepto no entra ni la
idea de caoba vieja, ni la de mármol
rojo, ni la de tapa elíptica, ni la de
quemaduras excepcionales, ni la de
colocación en determinado sitio. Por
consiguiente, para hablar de esa mesa
y no de otra ninguna, distinguiéndola
de las demás de su especie, tendrá
que enumerar el que habla, si no
todos, algunos de esos caracteres,
señales y distintivos peculiarísimos de
ella, y no contenidos en el concepto
general de MESA, tal como existe en
el diccionario:
La mesa de tapa elíptica y de mármol
rojo.
La mesa de las quemaduras.
La mesa de que hemos hablado.
La mesa consabida.
La mesa de tu gabinete de trabajo.
Aquella mesa.
    Lo que se dice de la mesa del
ejemplo es aplicable a todos los seres
del mundo. Ninguno tiene nombre
hecho, y por consiguiente, para hablar
de cualquiera de ellos, hay que
       formárselo; esto es, la persona que
       habla tiene que construir una
       expresión         elocutiva           que
       definitivamente lo dé a conocer por
       medio de sus cualidades, marcas,
       situación, pertenencia, etc., etc., ya en
       el momento de la palabra, ya en
       épocas anteriores y posteriores.
       (Arte de Hablar, de Eduardo Benot, de
       la Academia Española, Editorial
       Sopena Argentina S.R.L., Tomado de
       la Parte Primera, Sección 2da,
       Capítulo II).

Esta característica de todas las palabras aisladas es
aplicable también a las palabras aisladas de la
Biblia. Si tomamos la palabra "parousía"
aisladamente con su significado de "venida" y no el
de "presencia" (pues de los dos significados,
"venida" o "presencia", los traductores han escogido
para los pasajes que citaremos el de "venida"), la
palabra sola, aislada, no expresa ninguna venida en
particular, todas las infinitas venidas de que se
pueden hablar están potencialmente contenidas en
la palabra "parousía" sola y aislada. Si deseo hablar
de alguna parousía en particular, para formarle un
nombre a eso individual debo construir una
expresión elocutiva que definitivamente lo dé a
conocer por medio de DETERMINANTES. Puedo así
anteponer el artículo definido delante de la palabra
"parousía" y sabré que estoy hablando no de
cualquier parousía sino de UNA SOLA PAROUSÍA;
luego puedo agregar después de la palabra
"parousía" un genitivo de sujeto para indicar quién es
el sujeto de la parousía, y tendré perfectamente
reconocido de quién es esa PAROUSÍA
PARTICULAR, y veré que se distingue de cualquier
otra y es reconocida como ÚNICA.

Así en 1 Corintios 16:17 a la palabra aislada
"parousía" se le antepone un determinante, el
artículo definido "la", luego se le continúa con otro
determinante que indica quién es el que viene, en
este caso son varios "Estéfanas, Fortunato y
Achâico", y tendré perfectamente definida UNA
SOLA PAROUSÍA que se distingue de cualquier otra
y es reconocida como ÚNICA, LA PAROUSÍA DE
Estéfanas, Fortunato y Achâico de la cual Pablo se
huelga:

       1 Corintios 16:17
       Huélgome de la venida [la parousía]
       de Estéfanas y de Fortunato y de
       Achâico: porque éstos suplieron lo que
       a vosotros faltaba.

Así en 2 Corintios 7:6 a la palabra aislada "parousía"
se le antepone un determinante, el artículo definido
"la", luego se le continúa con otro determinante que
indica quién es el que viene, en este caso "Tito", y
tendré     perfectamente     definida   UNA     SOLA
PAROUSÍA que se distingue de cualquier otra y es
reconocida como ÚNICA, LA PAROUSÍA DE Tito
con la cual Dios consoló a Pablo:

       2 Corintios 7:6
       Mas Dios, que consuela a los
       humildes, nos consoló con la venida
       [la parousía] de Tito

Así en Mateo 24:27 y 1 Tesalonicenses 4:15 a la
palabra aislada "parousía" se le antepone un
determinante, el artículo definido "la", luego se le
continúa con otro determinante que indica quién es
el que viene, en este caso el Señor Jesús, el Hijo del
Hombre, y tendré perfectamente definida UNA SOLA
PAROUSÍA que se distingue de cualquier otra y es
reconocida como ÚNICA, LA PAROUSÍA DE
JESUCRISTO:

       Mateo 24:27
       Porque como el relámpago que sale
       del oriente y se muestra hasta el
       occidente, así será también LA
       VENIDA [Griego: h parousia, LA
       PAROUSÍA]      DEL   HIJO    DEL
       HOMBRE.

       1 Tesalonicenses 4:15
       Por lo cual, os decimos esto en
       palabra del Señor: que nosotros que
       vivimos, que habremos quedado hasta
       LA VENIDA [Griego: thn parousian,
       LA PAROUSÍA] DEL SEÑOR, no
       seremos delanteros a los que
       durmieron.
Ap1.3. EL ERROR DE UN PRETRIBULACIONISTA
QUE APARENTEMENTE NO ENTIENDE EL
FUNCIONAMIENTO DEL LENGUAJE
Encontré en Internet a un pretribulacionista que
confundía los hechos de la siguiente manera:

      Original en Inglés:
      Does the use of the same Greek word,
      "parousia", which means coming or
      presence, in all the passages of 1
      Thess 4 & 2 Thess 2, & Matt 24
      indicate that since the same word is
      used it is the same event?

      Traducción:
      El uso de la misma palabra griega
      "parousía", que significa venida o
      presencia, en todos los pasajes de 1
      Tesalonicenses 4 y 2 Tesalonicenses
      2, y Mateo 24, ¿indica que, ya que es
      usada la misma palabra, es el mismo
      evento?
      (Tomado                           de:
      www.linkjesus.com/parousia.htm, el 28
      de mayo del 2004)

      Original en Inglés:
      Parousia can refer to all sorts of
      different things, that are even totally
      unrelated to the return of christ at all.
      1Cr 16:17, 2Cr 7:6, 2Cr 10:10, Phl
      2:12.
       Traducción:
       Parousía puede referirse a toda suerte
       de cosas diferentes, que pueden aun
       no tener relación alguna al retorno de
       Cristo en absoluto. 1 Corintios 16: 17.
       2 Corintios 7:6, 10: 10, Filipenses
       2.12.
       (Tomado                             de:
       www.linkjesus.com/parousia.htm, el 28
       de mayo del 2004)

Es verdad lo que él dice cuando dice "Parousía
puede referirse a toda suerte de cosas diferentes,
que pueden aun no tener relación alguna al retorno
de Cristo en absoluto"; lo mismo podemos decir de
cualquier palabra de concepto del lenguaje aislada y
sola: "la palabra "equis" puede referirse a cualquier
equis; ya lo hemos visto, hemos visto que una
palabra sola y aislada es de aplicación potencial a
cualquier individuo significado por la palabra; vimos
que si tomamos la palabra "parousía" aisladamente,
con su significado de "venida", la palabra sola,
aislada, no expresa ninguna venida en particular,
todas las infinitas venidas de que se pueden hablar
están potencialmente contenidas en la palabra
"parousía"     sola   y     aislada;  así    que    el
pretribulacionista                                 de
www.linkjesus.com/parousia.htm tiene razón al decir
lo que dice cuando dice "Parousía puede referirse a
toda suerte de cosas diferentes, que pueden aun no
tener relación alguna al retorno de Cristo en
absoluto". Pero él no acierta a entender que cuando
la palabra aislada es rodeada de determinantes y
funciona en conjunto con ellos, entonces la palabra
MÁS sus determinantes adquiere un significado DE
ALGO ÚNICO PARTICULAR.

Él también pregunta:
"El uso de la misma palabra griega "parousía", que
significa venida o presencia, en todos los pasajes de
1 Tesalonicenses 4 y 2 Tesalonicenses 2, y Mateo
24, ¿indica que, ya que es usada la misma palabra,
es el mismo evento?". A lo cual respondo
prestamente y sin inconvenientes: ¡NO, el uso de la
misma palabra griega "parousía", si estuviera sola y
aislada, en todos esos pasajes no indicaría que es el
mismo evento; pero el uso de la palabra NO
AISLADA: "parousía", teniendo determinantes
gramaticales equivalentes en distintos pasajes, EL
CONJUNTO de la palabra "parousía" MÁS los
determinantes gramaticales equivalentes, SÍ SE
REFIERE A UN MISMO EVENTO! Y ese es el caso
de nuestra palabra "parousía" en nuestros pasajes
de en Mateo 24:27 y 1 Tesalonicenses 4:15, ella no
aparece sola y aislada sino con determinantes
gramaticales equivalentes junto con los cuales
designa una cosa definida: LA PAROUSÍA DEL
HIJO DEL HOMBRE. Así en Mateo 24:27 y 1
Tesalonicenses 4:15 a la palabra aislada "parousía"
se le antepone un determinante, el artículo definido
"la", luego se le continúa con otro determinante que
indica quién es el que viene, en este caso el Señor
Jesús, y se tiene así perfectamente definida UNA
SOLA PAROUSÍA que se distingue de cualquier otra
y es reconocida como ÚNICA, LA PAROUSÍA DE
JESUCRISTO:
       Mateo 24:27
       Porque como el relámpago que sale
       del oriente y se muestra hasta el
       occidente, así será también LA
       VENIDA [Griego: h parousia, LA
       PAROUSÍA]      DEL   HIJO    DEL
       HOMBRE.

       1 Tesalonicenses 4: 15
       Por lo cual, os decimos esto en
       palabra del Señor: que nosotros que
       vivimos, que habremos quedado hasta
       LA VENIDA [Griego: thn parousian,
       LA PAROUSÍA] DEL SEÑOR, no
       seremos delanteros a los que
       durmieron.

Finalmente, notemos que el grupo nominal formado
(nombre formado) por la palabra "parousía" con el
artículo definido "la" adelante y seguida por el
equivalente a "Jesucristo" no posee ningún otro
determinante más dentro del grupo nominal; el grupo
nominal queda idéntico y cerrado tanto en Mateo
24:27 como en 1 Tesalonicenses 4:15; NO EXISTEN
MARCAS DIFERENCIADORAS, SON UN MISMO
NOMBRE EQUIVALENTE DE UNA SOLA COSA
PARTICULAR DEFINIDA, LA PAROUSÍA DEL
SEÑOR, EL HIJO DEL HOMBRE (claro está: ¿quién
es el Señor, quién es el Hijo del Hombre? es uno y el
mismo Señor Jesucristo, véase APÉNDICE 3).; por
lo tanto, sin lugar a dudas, designa un mismo evento
tanto en Mateo 24:27 como en 1 Tesalonicenses
4:15.


                  *****
                 APÉNDICE 2.

  COMENTARIO SOBRE EL JUICIO DE
   LOS VIVOS EN EL FIN DEL SIGLO


Ap2.1. COMENTAREMOS Y EXPLICAREMOS
QUÉ SIGNIFICA QUE LOS INJUSTOS SON
SACADOS POR LOS ÁNGELES DE ENTRE LOS
JUSTOS
Aquí veremos una explicación o comentario sobre
detalles del evento denominado El Fin del Siglo,
especialmente nos referiremos al orden de los
acontecimientos y las circunstancias cuando los
ángeles apartan los injustos de los justos:

Al descenso de Cristo los justos de la Iglesia son
glorificados y son elevados en el aire para
descender con Cristo, no son sacados de la tierra y
llevados al cielo, sino que son glorificados para
inmediatamente reinar sobre la tierra; pues por esa
resurrección gloriosa de los creyentes dormidos, y
por la transformación gloriosa de los creyentes vivos
su cuerpo habrá alcanzado el estado celestial (1
Corintios 15:35-57) y no estarán separados del cielo,
aun cuando estén en el aire con Cristo; aun flotando
en el aire ellos tendrán instantáneo acceso a sus
moradas celestiales; porque se dice que cuando los
creyentes sean revestidos del cuerpo glorioso ya
estarán revestidos de su morada celestial, sin
necesidad de estar permanentemente en alguna
casa en el cielo (2 Corintios 5:1-2), así que la
principal morada celestial de la Iglesia glorificada
son los cuerpos glorificados de los creyentes que les
permiten estar donde Cristo esté (Juan 14:2) y hasta
les permitirá tener acceso instantáneo a otras
moradas celestiales, y lo que es más importante, a la
presencia del Padre, ya que los creyentes
glorificados serán semejante a los ángeles (Mateo
22:30) y aunque sus lugares de servicio en el reino
sea aquí abajo en el reinado milenial, sus moradas
están en el cielo, a donde ellos subirán y desde
donde ellos bajarán constantemente (Juan 1:51,
Mateo 18:10) de la presencia del Padre (ver
APÉNDICE 12).

Luego de la glorificación de la Iglesia muchos de los
que quedan abajo se convierten y pasan también a
ser justos, entre ellos el remanente de Israel. Los
injustos vivos que sobrevivan a la batalla de
Armagedón pero que no se arrepienten son sacados
DE ENTRE los justos (los justos glorificados de la
Iglesia que reinarán sobre la tierra y los otros justos
que también quedarán en la tierra) y son arrojados al
fuego, siendo sacados así del reino de Cristo según
Mateo 13:41-43.

Ap2.2. EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA ES
EL PRIMER EVENTO JUDICIAL EN EL FIN DEL
SIGLO
Es muy importante dar la secuencia de los
acontecimientos del fin del siglo. El primer
movimiento, y que da comienzo al fin del siglo es el
arrebatamiento de la Iglesia a encontrarse con Jesús
en el aire, pues el Señor dice que la Iglesia ha de
permanecer predicando, según una declaración
directa del mismísimo Señor Jesucristo, hasta el
mismísimo Fin del Siglo:

       Mateo 28: 19-20
       18     Y llegando Jesús, les habló,
       diciendo: Toda potestad me es dada
       en el cielo y en la tierra.
       19 Por tanto, id, y doctrinad a todos
       los Gentiles, bautizándolos en el
       nombre del Padre, y del Hijo, y del
       Espíritu Santo:
       20 Enseñándoles que guarden todas
       las cosas que os he mandado: y he
       aquí, yo estoy con vosotros todos los
       días, HASTA EL FIN DEL MUNDO
       [Griego: ewv thv sunteleiav tou
       aiwnov, HASTA EL FIN DE EL
       SIGLO]. Amén.

Así quedó demostrado en el CAPÍTULO 3 de este
libro. De manera que el evento número uno que
marca el fin del siglo es el arrebatamiento de la
Iglesia a recibir al Señor en el aire. Leí de un
pretribulacionista que afirma lo siguiente: "El
Postribulacionismo apoya su punto de vista citando
Mateo 13:30 donde la cizaña es tomada primero
antes que el trigo", como dando a entender que la
Iglesia es arrebatada antes de que la cizaña sea
cortada; es necesario aclarar que eso sólo es cierto
de algunos postribulacionistas; en mi caso particular
sostengo firmemente que el recogimiento del trigo en
el alfolí no es el arrebatamiento de la Iglesia, sino el
resultado FINAL del fin del siglo cuando los injustos
vivos sean SACADOS DEL REINO y cuando todos
los justos, la iglesia glorificada, y los justos
posteriores a la venida de Cristo sean DEJADOS EN
EL REINO (Mateo 13:41-43), lo cual ya no es una
mera parábola sino LA EXPLICACIÓN Y
SIGNIFICADO de la parábola. El arrebatamiento de
la Iglesia, no obstante, es el acontecimiento número
uno que marca el comienzo del fin del siglo, y por lo
tanto acontece antes que la cizaña sea arrojada al
fuego. Encontramos en la Biblia que la cizaña es
SACADA DEL REINO mientras que el trigo es
DEJADO EN EL REINO según Mateo 13:41-43. El
arrebatamiento de la Iglesia en las nubes para
recibir al Señor en el aire no saca a la Iglesia del
reino, simplemente la pone a la cabeza del reino de
Cristo, con Cristo, para reinar con él; el
arrebatamiento de la Iglesia al aire con Cristo es un
movimiento que debe ser interpretado como
coincidiendo con el hecho de que FINALMENTE los
justos serán DEJADOS EN EL REINO, y en el caso
particular de la Iglesia, ésta será dejada para reinar.
En fin, un arrebatamiento de la Iglesia al aire con
Cristo no contradice el hecho de que serán dejados
en el reino; el arrebatamiento de la Iglesia al aire es
el primer acontecimiento del fin del siglo:



Ap2.3. EL SEGUNDO EVENTO JUDICIAL DEL FIN
DEL SIGLO ES EL EXTERMINIO DE IMPÍOS EN
LA BATALLA DE       ARMAGEDÓN      Y  LA
CONDENACIÓN AL LAGO DE FUEGO DE LA
BESTIA Y EL FALSO PROFETA
Luego de que la Iglesia es arrebatada en el aire para
recibir al Señor sucede el exterminio de la batalla de
Armagedón, o como algunos dicen correctamente, la
batalla de Jerusalem, el ejército del Anticristo es
exterminado, como está escrito:

       Apocalipsis 14:18-20
       18 Y otro ángel salió del altar, el cual
       tenía poder sobre el fuego, y clamó
       con gran voz al que tenía la hoz
       aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y
       vendimia los racimos de la tierra;
       porque están maduras sus uvas.
       19 Y el ángel echó su hoz aguda en la
       tierra, y vendimió la viña de la tierra, y
       echó la uva en el grande lagar de la ira
       de Dios.
       20 Y el lagar fue hollado fuera de la
       ciudad, y del lagar salió sangre hasta
       los frenos de los caballos por mil y
       seiscientos estadios.

       Apocalipsis 19:11- 21
       11 Y vi el cielo abierto; y he aquí un
       caballo blanco, y el que estaba
       sentado sobre él, era llamado Fiel y
       Verdadero, el cual con justicia juzga y
       pelea.
       12 Y sus ojos eran como llama de
       fuego, y había en su cabeza muchas
diademas; y tenía un nombre escrito
que ninguno entendía sino él mismo.
13 Y estaba vestido de una ropa
teñida en sangre: y su nombre es
llamado EL VERBO DE DIOS.
14 Y los ejércitos que están en el
cielo le seguían en caballos blancos,
vestidos de lino finísimo, blanco y
limpio.
15 Y de su boca sale una espada
aguda, para herir con ella las gentes: y
él los regirá con vara de hierro; y él
pisa el lagar del vino del furor, y de la
ira del Dios Todopoderoso.
16 Y en su vestidura y en su muslo
tiene escrito este nombre: REY DE
REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.
17 Y vi un ángel que estaba en el sol,
y clamó con gran voz, diciendo a todas
las aves que volaban por medio del
cielo: Venid, y congregaos a la cena
del gran Dios,
18 Para que comáis carnes de reyes,
y de capitanes, y carnes de fuertes, y
carnes de caballos, y de los que están
sentados sobre ellos; y carnes de
todos, libres y siervos, de pequeños y
de grandes
19 Y vi la bestia, y los reyes de la
tierra y sus ejércitos, congregados
para hacer guerra contra el que estaba
sentado sobre el caballo, y contra su
ejército.
       20 Y la bestia fue presa, y con ella el
       falso profeta que había hecho las
       señales delante de ella, con las cuales
       había engañado a los que tomaron la
       señal de la bestia, y habían adorado
       su imagen. Estos dos fueron lanzados
       vivos dentro de un lago de fuego
       ardiendo en azufre.
       21 Y los otros fueron muertos con la
       espada que salía de la boca del que
       estaba sentado sobre el caballo, y
       todas las aves fueron hartas de las
       carnes de ellos.

Ap2.3. EL TERCER EVENTO JUDICIAL ES EL
JUICIO DE LOS SOBREVIVIENTES DE LA
BATALLA DE ARMAGEDÓN
Es interesante saber que luego de la segunda
venida de Cristo, luego de la gran tribulación, luego
del arrebatamiento de la Iglesia en el aire para reinar
con Cristo, poco antes, durante y luego de la
matanza de la batalla de Armagedón, muchos se
convierten siendo así salvados de la condenación en
el juicio de los sobrevivientes de la batalla de
Armagedón, entre estos convertidos posteriores a la
segunda venida de Cristo se encontrarán el
remanente de Israel y muchos gentiles; aquí está el
pasaje del juicio de los gentiles sobrevivientes de la
matanza de Armagedón:

       Mateo 25:31-46
       31 Y cuando el Hijo del hombre venga
       en su gloria, y todos los santos
ángeles con él, entonces se sentará
sobre el trono de su gloria.
32 Y serán reunidas delante de él
todas las gentes: y los apartará los
unos de los otros, como aparta el
pastor las ovejas de los cabritos.
33 Y pondrá las ovejas a su derecha,
y los cabritos a la izquierda.
34 Entonces el Rey dirá a los que
estarán a su derecha: Venid, benditos
de mi Padre, heredad el reino
preparado para vosotros desde la
fundación del mundo.
35 Porque tuve hambre, y me disteis
de comer; tuve sed, y me disteis de
beber; fuí huésped, y me recogisteis;
36       Desnudo, y me cubristeis;
enfermo, y me visitasteis; estuve en la
cárcel, y vinisteis a mí.
37        Entonces los justos le
responderán,         diciendo:    Señor,
¿cuándo te vimos hambriento, y te
sustentamos? ¿ó sediento, y te dimos
de beber?
38 ¿Y cuándo te vimos huésped, y te
recogimos? ¿ó desnudo, y te
cubrimos?
39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en
la cárcel, y vinimos a ti?
40 Y respondiendo el Rey, les dirá:
De cierto os digo que en cuanto lo
hicisteis a uno de estos mis hermanos
pequeñitos, a mí lo hicisteis.
      41 Entonces dirá también a los que
      estarán a la izquierda: Apartaos de mí,
      malditos, al fuego eterno preparado
      para el diablo y para sus ángeles:
      42 Porque tuve hambre, y no me
      disteis de comer; tuve sed, y no me
      disteis de beber;
      43 Fuí huésped, y no me recogisteis;
      desnudo, y no me cubristeis; enfermo,
      y en la cárcel, y no me visitasteis.
      44       Entonces también ellos le
      responderán,        diciendo:      Señor,
      ¿cuándo te vimos hambriento, o
      sediento, o huésped, o desnudo, o
      enfermo, o en la cárcel, y no te
      servimos?
      45 Entonces les responderá, diciendo:
      De cierto os digo que en cuanto no lo
      hicisteis a uno de estos pequeñitos, ni
      a mí lo hicisteis.
      46 E irán éstos al tormento eterno, y
      los justos a la vida eterna.

De paso podemos entender que los justos que se
conviertan luego de la segunda venida de Cristo,
habrán preparado el camino de su conversión y
salvación socorriendo a la Iglesia perseguida de
Cristo durante la Gran Tribulación; mientras que los
injustos que no se conviertan luego de la segunda
venida de Cristo habrán sido de los perseguidores
que afligieron a la Iglesia durante la Gran
Tribulación. En cuando al juicio de los Israelitas
vivos podemos ver los siguientes pasajes:
       Ezequiel 20: 33-38
       33 Vivo yo, dice el Señor Jehová, que
       con mano fuerte, y brazo extendido, y
       enojo derramado, tengo de reinar
       sobre vosotros:
       34 Y os sacaré de entre los pueblos, y
       os juntaré de las tierras en que estáis
       esparcidos, con mano fuerte, y brazo
       extendido, y enojo derramado:
       35 Y os he de traer al desierto de
       pueblos, y allí litigaré con vosotros
       cara a cara.
       36 Como litigué con vuestros padres
       en el desierto de la tierra de Egipto,
       así litigaré con vosotros, dice el Señor
       Jehová.
       37 Y os haré pasar bajo de vara y os
       traeré en vínculo de concierto;
       38 Y apartaré de entre vosotros los
       rebeldes, y los que se rebelaron contra
       mí: de la tierra de sus destierros los
       sacaré, y a la tierra de Israel no
       vendrán; y sabréis que yo soy Jehová.

En todos estos juicios hacia los sobrevivientes de la
batalla de Armagedón, la Iglesia no se encontrará
como siendo juzgada, sino que habiendo sido
glorificada con Cristo al principio del fin del siglo
tendrá su lugar junto con el juez, de manera que
cuando por ejemplo sean juzgados los israelitas, allí
estarán los doce apóstoles de la Iglesia juzgando a
las doce tribus de Israel, no como siendo juzgados
con Israel, sino como parte de la Iglesia glorificada
que juzga juntamente con Cristo:

       Mateo 19:28
       Y Jesús les dijo: De cierto os digo, que
       vosotros que me habéis seguido, en la
       regeneración, cuando se sentará el
       Hijo del hombre en el trono de su
       gloria, vosotros también os sentaréis
       sobre doce tronos, para juzgar a las
       doce tribus de Israel.

El resultado final de todos estos movimientos del fin
del siglo es que todos los justos (la Iglesia glorificada
y los justos posteriores a la segunda venida de
Cristo, sean gentiles o israelitas) quedarán en el
reino, entrarán en el reino; mientras que los injustos
sobrevivientes de la batalla de Armagedón irán al
fuego eterno; como está escrito:

       Mateo 13: 41-43
       41 Enviará el Hijo del hombre sus
       ángeles, y cogerán de su reino todos
       los escándalos, y los que hacen
       iniquidad,
       42 Y los echarán en el horno de
       fuego: allí será el lloro y el crujir de
       dientes.
       43          Entonces      los     justos
       resplandecerán como el sol en el reino
       de su Padre: el que tiene oídos para
       oir, oiga.
Claramente se puede entender que los creyentes de
la Iglesia entrarán al milenio con sus cuerpos
glorificados para reinar con Cristo; los restantes
justos que entren al milenio entrarán con sus
cuerpos naturales y repoblarán la tierra durante el
milenio.


Ap2.4. ¿Y QUÉ DEL DIABLO Y SUS ÁNGELES?
Aunque ya hemos aclarado la cuestión que nos
interesaba, es a saber, el destino de las diferentes
clases de personas en los diversos movimientos que
constituyen el evento denominado El Fin Del Siglo,
tal vez, de paso, a alguien le interese saber, o que
se diga, el destino del diablo y sus ángeles en el fin
del siglo. Con el fin del siglo comienza el reinado
milenial de Cristo durante el milenio. El diablo será
encerrado durante todo el milenio, luego será
soltado por poco de tiempo al final del milenio para
ser finalmente arrojado para siempre al lago de
fuego; claro está, sus ángeles estarán con él:

       Apocalipsis 20: 1-3
       1 Y VI un ángel descender del cielo,
       que tenía la llave del abismo, y una
       grande cadena en su mano.
       2     Y prendió al dragón, aquella
       serpiente antigua, que es el Diablo y
       Satanás, y le ató por mil años;
       3 Y arrojólo al abismo, y le encerró, y
       selló sobre él, porque no engañe más
       a las naciones, hasta que mil años
       sean cumplidos: y después de esto es
necesario que sea desatado un poco
de tiempo.

Apocalipsis 20: 7-10
7     Y cuando los mil años fueren
cumplidos, Satanás será suelto de su
prisión,
8 Y saldrá para engañar las naciones
que están sobre los cuatro ángulos de
la tierra, a Gog y a Magog, a fin de
congregarlos para la batalla; el
número de los cuales es como la
arena del mar.
9 Y subieron sobre la anchura de la
tierra, y circundaron el campo de los
santos, y la ciudad amada: y de Dios
descendió fuego del cielo, y los
devoró.
10 Y el diablo que los engañaba, fue
lanzado en el lago de fuego y azufre,
donde está la bestia y el falso profeta;
y serán atormentados día y noche
para siempre jamás.

Mateo 25: 41
... fuego eterno preparado para el
diablo y para sus ángeles
*****
                  APÉNDICE 3.

JESÚS ES EL SEÑOR Y ES EL HIJO DEL
    HOMBRE PARA LA IGLESIA


Ap3.1. SENCILLA REFUTACIÓN DEL ERROR DE
QUE LA EXPRESIÓN "EL HIJO DEL HOMBRE"
NO ES PARA LA IGLESIA
Algunos pretribulacionistas pretenden distinguir
como de diferente aplicación a dos términos que son
sinónimos; nos dicen que "el Señor [Jesucristo]" es
de diferente aplicación que "el Hijo del hombre"; pero
la Biblia no les apoya en esto. Veamos la siguiente
cita de una publicación de Paisley, J. Kyle (no
confundirlo con Ian Paisley):

       Algunos enseñan que el nombre El
       Hijo del Hombre no tiene relación con
       la Iglesia. Oigamos la palabra de Dios:
       "Y como Moisés levantó la serpiente
       en el desierto, así es necesario que el
       Hijo del hombre sea levantado; para
       que todo aquel que en él creyere, no
       se pierda, sino que tenga vida eterna."
       (Juan 3: 14, 15). ¿Esto no tiene nada
       que ver con la Iglesia? Sí que tiene
       que ver. Y es difícil para los que hacen
       tal distinción superar eso. Hay otro
       pasaje: "Si no comiereis la carne del
       Hijo del hombre, y bebiereis su
sangre, no tendréis vida en vosotros"
(Juan 6: 53). ¿Esto no tiene nada que
ver con la Iglesia? Entonces en
relación a su venida: "Empero cuando
el Hijo del hombre viniere, ¿hallará fe
en la tierra?" [Lucas 18:8]. La venida
del Hijo del Hombre y la venida del
Señor se refiere a uno y el mismo
evento ...(Reasons Why the Great
Tribulation must Precede the Church’s
Translation, por Paisley, J. Kyle, Un
discurso dado en S. G. A. T.
Conference en Highgate Road Chapel
en abril, 1947; tomado de la siguiente
dirección
www.pbministries.org/Eschatology/pai
sley_01.htm en Junio del 2004)



               *****
                 APÉNDICE 4.

LOS DETERMINANTES GRAMATICALES
          NUEVAMENTE


Ap4.1. EN 2 TESALONICENSES 2:1 Y 2
TESALONICENSES            2:8          SE      TIENE
PERFECTAMENTE           DEFINIDA       UNA     SOLA
PAROUSÍA QUE SE DISTINGUE DE CUALQUIER
OTRA Y ES RECONOCIDA COMO ÚNICA, LA
PAROUSÍA DE JESUCRISTO
      Habíamos visto en el APÉNDICE 1 que la
ciencia del hablar no ha de buscarse en las palabras
aisladamente, sino en su combinación y en la
combinación de sus combinaciones; y que habría
sido imposible hablar si se hubiera querido obtener
una palabra para cada objeto y otra para cada uno
de sus cambios; y que esta característica de todas
las palabras aisladas es aplicable también a las
palabras aisladas de la Biblia. Si tomamos la palabra
"parousía" aisladamente con su significado de
"venida" y no el de "presencia" (para ajustarnos a la
traducción correcta de los pasajes que citaremos
donde "parousía" es debidamente traducida
"venida"), la palabra sola, aislada, no expresa
ninguna venida en particular, todas las infinitas
venidas de que se pueden hablar están
potencialmente contenidas en la palabra "parousía"
sola y aislada. Si deseo hablar de alguna parousía
en particular, para formarle un nombre a eso
individual debo construir una expresión elocutiva que
definitivamente lo de a conocer por medio de
DETERMINANTES. Puedo así anteponer el artículo
definido delante de la palabra "parousía" y sabré que
estoy hablando no de cualquier parousía sino de
UNA SOLA PAROUSÍA; luego puedo agregar
después de la palabra "parousía" un genitivo de
sujeto para indicar quién es el sujeto de la parousía,
y tendré perfectamente reconocido de quién es esa
PAROUSÍA PARTICULAR, y veré que se distingue
de cualquier otra y es reconocida como ÚNICA.
Así en 1 Corintios 16:17 a la palabra aislada
"parousía" se le antepone un determinante, el
artículo definido "la", luego se le continúa con otro
determinante que indica quién es el que viene, en
este caso son varios "Estéfanas, Fortunato y
Achâico", y tendré perfectamente definida UNA
SOLA PAROUSÍA que se distingue de cualquier otra
y es reconocida como ÚNICA, LA PAROUSÍA DE
Estéfanas, Fortunato y Achâico de la cual Pablo se
huelga:

       1 Corintios 16:17
       Huélgome de la venida [la parousía]
       de Estéfanas y de Fortunato y de
       Achâico: porque éstos suplieron lo que
       a vosotros faltaba.

Así en 2 Corintios 7:6 a la palabra aislada "parousía"
se le antepone un determinante, el artículo definido
"la", luego se le continúa con otro determinante que
indica quién es el que viene, en este caso "Tito", y
tendré     perfectamente     definida   UNA     SOLA
PAROUSÍA que se distingue de cualquier otra y es
reconocida como ÚNICA, LA PAROUSÍA DE Tito
con la cual Dios consoló a Pablo:

      2 Corintios 7:6
      Mas Dios, que consuela a los
      humildes, nos consoló con la venida
      [la parousía] de Tito

Y, finalmente, en 2 Tesalonicenses 2:1 y 2
Tesalonicenses 2:8 a la palabra aislada "parousía"
se le antepone un determinante, el artículo definido
"la", luego se le continúa con otro determinante que
indica quién es el que viene, en este caso el Señor
Jesús, y tendré perfectamente definida UNA SOLA
PAROUSÍA que se distingue de cualquier otra y es
reconocida como ÚNICA, LA PAROUSÍA DE
JESUCRISTO:

      2 Tesalonicenses 2:1
       Empero os rogamos, hermanos,
      cuanto a LA VENIDA DE NUESTRO
      SEÑOR JESUCRISTO [Griego: thv
      parousiav (la parousía) tou kuriou
      hmwn ihsou cristou], y nuestro
      recogimiento a él

      2 Tesalonicenses 2:8
      Y entonces será manifestado aquel
      inicuo, al cual el Señor matará con el
      espíritu de su boca, y destruirá con el
      resplandor de SU VENIDA [Griego:
       thv parousiav autou (la parousía de
       él)]

El uso de la misma palabra griega "parousía", si
estuviera sola y aislada, en todos esos pasajes no
indicaría que es el mismo evento; pero el uso de la
palabra NO AISLADA: "parousía", teniendo
determinantes gramaticales equivalentes en distintos
pasajes, EL CONJUNTO de la palabra "parousía"
MÁS los determinantes gramaticales equivalentes,
SÍ SE REFIERE A UN MISMO EVENTO. Y ese es el
caso de nuestra palabra "parousía" en nuestros
pasajes de 2 Tesalonicenses 2:1 y 2 Tesalonicenses
2:8, ella no aparece sola y aislada sino con
determinantes gramaticales equivalentes junto con
los cuales designa una misma cosa definida: LA
PAROUSÍA DE CRISTO. Así en 2 Tesalonicenses
2:1 y 2 Tesalonicenses 2:8 donde a la palabra
aislada "parousía" se le antepone un determinante,
el artículo definido "la", luego se le continúa con otro
determinante que indica quién es el que viene, en
este caso el Señor Jesús, y se tiene así
perfectamente definida UNA SOLA PAROUSÍA que
se distingue de cualquier otra y es reconocida como
ÚNICA, LA PAROUSÍA DE JESUCRISTO.




                       *****
                 APÉNDICE 5.

  EL VERDADERO CONCEPTO DE LO
 QUE ES UN MISTERIO REVELADO EN
   EL NUEVO TESTAMENTO Y SUS
         CONSECUENCIAS


Ap5.1. EL CONCEPTO PRETRIBULACIONISTA
DE MISTERIO DE LA IGLESIA NO RESISTE LA
PRUEBA DE LAS ESCRITURAS
El pretribulacionismo tiene un concepto de que la
Iglesia es un misterio revelado en el Nuevo
Testamento y que por lo tanto no hay profecía
alguna sobre la Iglesia en el Antiguo Testamento;
puede demostrarse fácilmente lo erróneo de ese
concepto. Veamos el concepto pretribulacionista de
misterio de la Iglesia:

      La Iglesia es un misterio en el sentido
      de que no había sido revelada en
      absoluto en el Antiguo Testamento y
      en que ahora ha sido revelada en el
      Nuevo Testamento.
      (Las Bases de la Fe Premilenial, por
      Charles C. Ryrie y Homer Payne,
      Capítulo 7).

Donde "revelada en absoluto" es aquí usado por
Ryrie y Payne en el sentido de que en el Antiguo
Testamento no ha sido profetizado nada propio de la
Iglesia. Si este concepto es verdadero, entonces
debería ser cierto que nada propio de la Iglesia
había sido profetizado en el Antiguo Testamento;
pero si cosas pertenecientes a la Iglesia son
mencionados en el Antiguo Testamento, entonces
no se puede decir que el concepto pretribulacionista
de misterio de la Iglesia sea verdadero, más bien se
podrá decir que el concepto pretribulacionista de
misterio de la Iglesia ES FALSO. Y si el concepto
pretribulacionista de misterio de la Iglesia es falso,
entonces debe ser reemplazado por otro concepto
que sea verdadero y bíblico.

Pues bien, en el CAPÍTULO 8 de este libro nos
hemos encontrado con un evento propio de la Iglesia
profetizado en el Antiguo Testamento, LA VICTORIA
FINAL DE LA IGLESIA SOBRE LA MUERTE;
entonces se derrumba por completo el concepto
pretribulacionista de misterio de la Iglesia. Queda
demostrada la falsedad de la afirmación
pretribulacionista de que la Iglesia es un misterio y
que no había sido profetizada en el Antiguo
Testamento. El Apóstol Pablo, claramente, en 1
Corintios 15:54 nos dice que hay una palabra que
está escrita en el Antiguo Testamento sobre la
resurrección y la glorificación DE LA IGLESIA:

       1 Corintios 15:54
       Y cuando esto corruptible fuere
       vestido de incorrupción, y esto mortal
       fuere    vestido   de     inmortalidad,
       ENTONCES SE EFECTUARÁ LA
       PALABRA QUE ESTÁ ESCRITA:
       Sorbida es la muerte con victoria.

Hemos visto en la sección 8.2. del CAPÍTULO 8 de
este libro que esa palabra escrita sobre la Iglesia en
el Antiguo Testamento se encuentra en Isaías 25:8.
Evidentemente, algo propio de la Iglesia aparece en
el Antiguo Testamento; pues la resurrección de la
Iglesia y su glorificación general, glorificación de
creyentes resucitados y de creyentes vivos, según el
Apóstol Pablo, es lo que está profetizado en Isaías
25:8, aunque en forma misteriosa muy general
donde los detalles quedaron ocultos en Dios y no se
evidencian en la generalidad de la profecía; así, no
se puede ver en ese pasaje del Antiguo Testamento
la transformación de creyentes que estarían vivos a
la venida de Cristo ni tampoco se menciona la
resurrección, ni menos aun se los puede identificar
con creyentes de una futura Iglesia; sólo se profetiza
que la muerte será vencida; pero Pablo nos revela
en el Nuevo Testamento que eso será cumplido
POR LA IGLESIA con la resurrección de los
creyentes dormidos y con la glorificación de los
creyentes vivos a la venida de Cristo; aunque como
la resurrección ya era entonces conocida por los
creyentes de la Iglesia, y aun aparece en otros
pasajes del Antiguo Testamento, Pablo estaba
entonces revelando el misterio de la glorificación de
los creyentes vivos a la venida de Cristo, lo cual no
aparece en ninguna parte del Antiguo Testamento:

       1 Corintios 15:51
      He aquí, os digo un misterio: Todos
      ciertamente no dormiremos, mas
      todos seremos transformados.

Los hermanos pretribulacionistas, han preferido
ignorar versículos como 1 Corintios 15:54 y así han
caído en generalizaciones indebidas diciendo cosas
como la siguiente:

      Los «espiritualizadores» dicen que los
      profetas hablaron acerca de la iglesia.
      Esperamos demostrar aquí que la
      Escritura contradice expresamente tal
      noción.
      ...
      ...
      Los «espiritualizadores» de los
      profetas del Antiguo Testamento
      pretenden que las citas de éstos que
      se encuentran en los Hechos de los
      Apóstoles y en las Epístolas muestran
      que los profetas hablaron de la iglesia
      ...
      ...
      ... si bien esos textos del Antiguo
      Testamento citados se cumplirán en el
      reino milenario de Cristo, ellos son
      citados por los escritores del Nuevo
      Testamento       por   tener     alguna
      repercusión o aplicación en principio
      mientras tanto.
      (¿Hablaron acerca de la Iglesia los
      profetas del Antiguo Testamento? El
       misterio de la Iglesia y Cómo afecta la
       interpretación de las        profecías,
       www.verdadespreciosas.com.ar\docu
       mentos\R.A.H\misterioNoReveladoEn
       ElAntiguoTestamento.htm , obtenido
       en Diciembre del 2004)

Este hermano, por ejemplo, dice acerca de las citas
de los profetas del Antiguo Testamento que se
encuentran en los Hechos de los Apóstoles y en las
Epístolas, que las mismas son citadas por los
escritores del Nuevo Testamento por tener "alguna
repercusión o aplicación en principio mientras tanto".
¿Alguna repercusión o aplicación en principio
mientras tanto? Veremos si eso es cierto para
nuestro versículo de 1 Corintios 15:54. Según estos
hermanos ese versículo donde Pablo cita a un
profeta del Antiguo Testamento, al estar en una
epístola, solamente estaría citado por tener "alguna
repercusión" sobre la Iglesia, lo cual quiere decir que
esos hermanos estiman que la profecía citada por
Pablo no es sobre la Iglesia. Según estos hermanos
deberíamos       creer que, aunque tiene "alguna
repercusión", esta profecía no sería sobre la Iglesia;
de lo cual deducimos que las "repercusiones" serían
tales que no son parte del cumplimiento de esa
profecía; es decir, que la Iglesia verificaría las
repercusiones de esa profecía, pero esa profecía NO
SE CUMPLIRÍA EN LA IGLESIA. ¿No es esa la idea
que estos hermanos pretribulacionistas quieren
transmitir?. Porque si una profecía SE CUMPLE por
la Iglesia, entonces es una profecía SOBRE Y PARA
LA IGLESIA; no importa si es el primero, segundo, o
tercer cumplimiento de una profecía (si es que hay
varios cumplimientos posibles en cierta profecía),
basta con que alguno de esos cumplimientos sea
verificado por la Iglesia para poder decir que SE
CUMPLE POR LA IGLESIA y que por lo tanto es una
profecía del Antiguo Testamento SOBRE Y PARA
LA IGLESIA. Ahora bien, ¿es verdad que 1 Corintios
15:54 nos muestra a Pablo citando de los profetas
una profecía que tiene "alguna repercusión" sobre la
Iglesia pero que no se cumple en la Iglesia y que por
lo tanto no es sobre la Iglesia? La respuesta a esta
pregunta es un sonoro ¡NO! Pues el mismísimo
Apóstol Pablo se encarga de decirnos que él cita esa
profecía del Antiguo Testamento como algo que SE
CUMPLE EN LA IGLESIA y que por lo tanto es una
profecía del Antiguo Testamento SOBRE Y PARA
LA IGLESIA. Pues Pablo dice claramente
"ENTONCES SE CUMPLIRÁ LA PALABRA QUE
ESTÁ ESCRITA"; él NO dice que dicha palabra no
es sobre la Iglesia pero que la cita por tener "alguna
repercusión" para la Iglesia, él dice que ENTONCES
SE CUMPLIRÁ dicha palabra, en la resurrección y
glorificación DE LA IGLESIA.

Puedo imaginarme aquí a muchos hermanos
pretribulacionistas absortos, contemplando cómo el
Apóstol Pablo derriba completamente la idea
erronea de que todo es citado sólo por tener "alguna
repercusión" sobre la Iglesia. Tal vez algunos
dudarán que eso está en la Biblia y querrán revisar
el texto Griego; pues bien, revisaremos el texto
Griego. La expresión "entonces se cumplirá la
palabra que está escrita" es en el Textus Receptus:
"tote genhsetai o logov o gegrammenov".

Bien, quizás haya algún hermano que dude que el
Apóstol Pablo haya dicho "entonces"; pues ese
"entonces" es catastrófico para la posición
pretribulacionista de que el Nuevo Testamento
nunca habla de cumplimientos precisos de profecías
del Antiguo Testamento para la Iglesia; ese
"entonces" del Apóstol Pablo es contundente porque
señala la ocasión exacta cuando "se cumplirá la
palabra que está escrita"; y ese "entonces" es EL
MOMENTO          DE    LA    RESURRECCIÓN        Y
GLORIFICACIÓN DE LA IGLESIA, es decir, ese
entonces es "cuando esto corruptible fuere vestido
de incorrupción, y esto mortal fuere vestido de
inmortalidad"; puesto que se dice:

       1 Corintios 15:54
       Y cuando esto corruptible fuere
       vestido de incorrupción, y esto mortal
       fuere    vestido   de     inmortalidad,
       ENTONCES ...

Pues bien, ¿existe ese "entonces" en el texto
Griego? La respuesta es ¡SI! es la palabra griega
"tote". De manera que Pablo no cita aquí algo del
Antiguo Testamento que sólo tiene "alguna
repercusión" sobre la Iglesia, sino que cita algo que
tiene un preciso cumplimiento ENTONCES, en la
resurrección y glorificación DE LA IGLESIA.
Quizá haya algún otro hermano que dude de que
Pablo cita una "palabra que está escrita". Tampoco
hay por qué dudar de esto, es la frase "o logov o
gegrammenov".

Quizá haya todavía algún otro hermano que dude de
que Pablo diga que entonces "se cumplirá" esa
palabra que está escrita, dudando del hecho de que
Pablo diga "se cumplirá". Pero "se cumplirá" también
está en el texto griego, es una traducción de la
palabra "genhsetai"

Verdaderamente el Apóstol Pablo HA DICHO que
una palabra escrita en el Antiguo Testamento SE
CUMPLIRÁ ENTONCES, en la resurrección y
glorificación de la Iglesia, así que no es cierto que en
el Nuevo Testamento no haya ninguna profecía
citada del Antiguo que haya sido sobre y para la
Iglesia; pues en 1 Corintios 15:54 Pablo, el Apóstol,
habla de una profecía del Antiguo Testamento que
SERÁ CUMPLIDA por la Iglesia, así que es
entonces una profecía SOBRE Y PARA LA IGLESIA.
Así que el concepto pretribulacionista de misterio de
la Iglesia está errado pues no es verdad que no hay
profecías del Antiguo Testamento sobre la Iglesia y
que por lo tanto TODO lo de la Iglesia era en sí el
misterio.


Ap5.2. NO TODO LO DE IGLESIA ERA UN
MISTERIO NEOTESTAMENTARIO SINO SUS
PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS
Habiendo comprobado en Ap5.1. que el concepto
pretribulacionista de misterio de la Iglesia
(sosteniendo que no hay profecías sobre la Iglesia
en el Antiguo Testamento y que por lo tanto todo lo
de la Iglesia era un misterio) no resiste la prueba de
las Escrituras, es necesario pues ajustarnos a los
hechos que las Escrituras nos imponen y expresar
cuál debería ser el verdadero concepto que surge de
la prueba de las Escrituras. De acuerdo a lo
establecido por las Escrituras, puesto que ellas
hablan de algo de la Iglesia en el Antiguo
Testamento, aunque no con los detalles
importantísimos que sólo fueron revelados en el
Nuevo Testamento, el concepto donde reemplazo el
concepto de misterio de la Iglesia propuesto por
Ryrie y Payne al inicio de este Apéndice a la luz de
lo explicado previamente, sería como sigue:

       Todo lo de la Iglesia no era un misterio
       pues ha sido en algunos de sus
       aspectos aludida en el Antiguo
       Testamento; pero la Iglesia no ha sido
       revelada sino en el Nuevo Testamento
       como el cuerpo de Cristo y como la
       esposa del Cordero.

Este concepto es por demás aceptable por cuanto
tiene en cuenta el hecho escritural de que cosas de
la Iglesia aparecen profetizadas en el Antiguo
Testamento y toma nota de que en el Nuevo
Testamento aparece una plenitud de detalles y
claridad que no aparecen en el Antiguo Testamento,
y que en sí misma, dicha plenitud es de por sí una
revelación del misterio no revelado hasta ahora.
Pero, no lo olvidemos, en el Antiguo Testamento
cosas de la Iglesia son profetizadas, según quedó
demostrado con el caso de 1 Corintios 15:54 e
Isaías 25:8; así que el hecho de que había un gran
misterio relativo a la Iglesia, no significa que no haya
profecías sobre cosas de la Iglesia en el Antiguo
Testamento, sino que aspectos relevantes
peculiares de la Iglesia no habían sido revelados en
esas profecías del Antiguo Testamento.

Veamos     a     continuación       esos    misterios
neotestamentarios,    revelados     en   el   Nuevo
Testamento, sobre la Iglesia:


Ap5.3. EL MISTERIO DE LA TRANSFORMACIÓN
DE LOS CREYENTES VIVOS A LA VENIDA DE
CRISTO. UN MISTERIO REVELADO SÓLO EN EL
NUEVO       TESTAMENTO        NO     IMPLICA     LA
INEXISTENCIA DE PROFECÍAS QUE LO
COMPRENDAN
Hemos demostrado que no todo lo de la Iglesia era
un misterio, ahora seguiremos viendo lo que hemos
afirmado, que los misterios sobre la Iglesia eran
aspectos relevantes peculiares de la Iglesia que no
habían sido revelados en esas profecías del Antiguo
Testamento; aquí continuaremos con el misterio de
la transformación de los creyentes vivos a la venida
de Cristo. Al final de esta sección, por añadidura,
extraeremos un principio importantísimo que los
hermanos pretribulacionistas no han encontrado
hasta ahora.
      1 Corintios 15:51-55
      51 He aquí, os digo UN MISTERIO:
      TODOS          CIERTAMENTE          NO
      DORMIREMOS,           MAS      TODOS
      SEREMOS TRANSFORMADOS.
      52 En un momento, en un abrir de
      ojo, a la final trompeta; porque será
      tocada la trompeta, y los muertos
      serán levantados sin corrupción, y
      nosotros seremos transformados.
      53 Porque es menester que esto
      corruptible      sea    vestido      de
      incorrupción, y esto mortal sea vestido
      de inmortalidad.
      54 Y cuando esto corruptible fuere
      vestido de incorrupción, y esto mortal
      fuere     vestido    de   inmortalidad,
      ENTONCES SE EFECTUARÁ LA
      PALABRA QUE ESTÁ ESCRITA:
      Sorbida es la muerte con victoria.
      55     ¿Dónde está, oh muerte, tu
      aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu
      victoria?.

Charles Ryrie y Homer Payne se refieren a este
misterio como "el misterio del arrebatamiento":

      Finalmente, hay el misterio del
      arrebatamiento. La idea de la
      resurrección no era desconocida para
      los santos del Antiguo Testamento,
      pero la idea del traslado de santos
       creyentes en el arrebatamiento fue el
       misterio revelado mediante Pablo en
       1ª Corintios 15:51-52. (Las Bases de
       la Fe Premilenial, por Charles C. Ryrie
       y Homer Payne, Capítulo 7).

El misterio del que Pablo está hablando es en
realidad EL MISTERIO DE LA TRANSFORMACIÓN
DE LOS CREYENTES VIVOS A LA VENIDA DE
CRISTO. Y como dicho misterio es un misterio
referido a los creyentes de la Iglesia, es pues un
misterio referido a la Iglesia. Y por ser el misterio en
sí es obvio que la transformación de los creyentes
vivos a la venida de Cristo no se encontrará
descripta en el Antiguo Testamento. Pero aquí no
puede deducirse que NADA de la Iglesia tiene trazas
en el Antiguo Testamento; el misterio es aquí una
cosa referida a la Iglesia, pero no TODAS las cosas
tocantes a la Iglesia, de las cuales muchas están en
profecías sobre y para la Iglesia. Más aun, aunque la
transformación de los creyentes vivos a la venida de
Cristo no se encontrará descripta en el Antiguo
Testamento, habiendo entonces continuado como un
misterio oculto en Dios, ello es a causa de la
generalidad de una profecía QUE LA COMPRENDE,
así que tal misterio referido a la Iglesia ha estado
comprendido dentro de una profecía en el Antiguo
Testamento según lo dice el Apóstol Pablo mismo en
el mismo pasaje:

       1 Corintios 15:54
       Y cuando esto corruptible fuere
       vestido de incorrupción, y esto mortal
      fuere   vestido    de    inmortalidad,
      ENTONCES SE EFECTUARÁ LA
      PALABRA QUE ESTÁ ESCRITA:
      Sorbida es la muerte con victoria.

En el CAPÍTULO 8 y en Ap5.1. de este apéndice ya
se ha tratado de esta profecía y hemos llegado a la
conclusión de que era una profecía sobre la Iglesia.
Y ahora hemos arribado a otra importante
conclusión:

QUE UNA COSA HAYA ESTADO TOTALMENTE
OCULTA EN DIOS Y HAYA SIDO REVELADA
SÓLO EN EL NUEVO TESTAMENTO NO
SIGNIFICA QUE EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
NO HAYA PROFECÍAS QUE COMPRENDAN AL
MISTERIO OCULTO EN DIOS.

De manera que los hermanos pretribulacionistas que
dicen que un misterio es algo que no está revelado
en absoluto en el Antiguo Testamento ESTÁN EN
LO CIERTO; pero se han equivocado al concluir de
ello que entonces no puede haber profecías
relacionadas a tal misterio, pues hemos visto que es
posible que hayan profecías que dentro de su
generalidad COMPRENDAN al misterio oculto en
Dios.

Así, el hermano      pretribulacionista   J.N.   Darby
escribió:

      El misterio no formaba parte de la
      revelación, ni era tema de la promesa.
      Estaba escondido en Dios. Ya he
      señalado que un tipo histórico no
      revela una cosa en absoluto hasta que
      llegue el antitipo. No es más que
      historia. Romanos 16:25 no se refiere,
      como se arguye, solamente a la
      predicación del Evangelio. Habla de
      un misterio mantenido en secreto
      desde el comienzo del mundo, pero no
      hecho manifiesto.
      (Cita de J. N. Darby en ¿Hablaron
      acerca de la Iglesia los profetas del
      Antiguo Testamento? El misterio de la
      Iglesia y Cómo afecta la interpretación
      de            las            profecías,
      www.verdadespreciosas.com.ar\docu
      mentos\R.A.H\misterioNoReveladoEn
      ElAntiguoTestamento.htm , obtenido
      en Diciembre del 2004)

Todas estas palabras de J. N. Darby son correctas;
el problema es que él no ha revisado bien la
Escritura (no ha detectado lo que nosotros hemos
detectado aquí en Ap5.3.) y no se ha dado cuenta
de que aunque cierto misterio revelado en el Nuevo
Testamento es obviamente algo que no fue revelado
en el Antiguo Testamento, aun así puede existir una
profecía del Antiguo Testamento que dentro de su
generalidad comprenda al misterio, aun cuando el
misterio no haya estado revelado y así haya
continuado estando oculto en Dios. Así que también
se equivocaron los hermanos que a partir del mismo
razonamiento de Darby por la disyuntiva de que si
un misterio estuvo oculto en Dios no pudo estar
oculto en el Antiguo Testamento, entienden de eso
que no pudo haber en el Antiguo Testamento
profecías que comprendan al misterio oculto en
Dios; así, un hermano pretribulacionista dice:

      Efesios 3:8-9 también es importante:
      “A mí, que soy menos que el más
      pequeño de todos los santos, me fue
      dada esta gracia de anunciar entre los
      gentiles   el     evangelio   de    las
      inescrutables riquezas de Cristo, y de
      aclarar a todos cuál sea la
      dispensación del misterio escondido
      desde los siglos en Dios, que creó
      todas las cosas” (Efesios 3:8-9).
      Aquí aprendemos que el misterio
      estuvo “escondido desde los siglos en
      Dios”. No estuvo oculto en el Antiguo
      Testamento.
      (Cita de J. N. Darby en ¿Hablaron
      acerca de la Iglesia los profetas del
      Antiguo Testamento? El misterio de la
      Iglesia y Cómo afecta la interpretación
      de             las           profecías,
      www.verdadespreciosas.com.ar\docu
      mentos\R.A.H\misterioNoReveladoEn
      ElAntiguoTestamento.htm , obtenido
      en Diciembre del 2004)

Todas estas palabras también son correctas, un
misterio revelado en el Nuevo Testamento no
aparece en el Antiguo Testamento y no está oculto
en el Antiguo Testamento; así, por ejemplo, el
misterio de la transformación de los creyentes de la
Iglesia que estén vivos a la venida de Cristo no está
oculto en el Antiguo Testamento; uno puede buscar
de arriba abajo el Antiguo Testamento y no
encontrará jamás el lugar donde está oculto ese
misterio que sólo fue revelado en el Nuevo
Testamento; pero eso no significa que no haya
profecías que dentro de su generalidad comprendan
al misterio que ha quedado oculto en Dios, como lo
hemos demostrado con ese caso de la Biblia aquí en
Ap5.3.

El        hermano          pretribulacionista  de
www.verdadespreciosas.com.ar termina el artículo
del que hemos frecuentemente citado con una cita
del texto griego que transcribiremos en parte:

       Con     una     traducción   interlineal,
       terminamos esta nota de cómo
       aquellos que buscan espiritualizar los
       profetas del Antiguo Testamento se
       ven forzados a evacuar la palabra
       “silencio” de su verdadera fuerza:
       16:25 τω δε δυναµενω υµας
       στηριξαι κατα
       Ahora, al que puede os establecer
       según
       το ευαγγελιον µου και το κηρυγµα
       ιησου χριστου κατα
       el evangelio mío y la predicación de
       Jesucristo según
αποκαλυψιν µυστηριου χρονοις
αιωνιοις
[la] revelación de[l] misterio en
tiempos       de     los    siglos
σεσιγηµενου
guardado en silencio

16:26 φανερωθεντος δε νυν δια τε
γραφων
manifestado empero ahora, y
mediante escrituras
προφητικων κατ επιταγην του
αιωνιου θεου εις
proféticas según mandamiento del
eterno Dios para
υπακοην πιστεως εις παντα τα εθνη
γνωρισθεντος
obediencia de [la] fe a todos los
gentiles dado a conocer

16:27 µονω σοφω θεω δια ιησου
χριστου ω
A[l] solo sabio Dios, mediante
Jesucristo a quien
η δοξα εις τους αιωνας αµην
[sea] la gloria por los siglos. Amén.
(¿Hablaron acerca de la Iglesia los
profetas del Antiguo Testamento? El
misterio de la Iglesia y Cómo afecta la
interpretación de las        profecías,
www.verdadespreciosas.com.ar\docu
mentos\R.A.H\misterioNoReveladoEn
      ElAntiguoTestamento.htm , obtenido
      en Diciembre del 2004)


Pues bien, yo atribuyo a la palabra "silencio" su
verdadera fuerza; verdaderamente hay un silencio
total en el Antiguo Testamento para cada misterio
revelado solamente en el Nuevo Testamento, pero
en este pasaje no se dice que el misterio sea TODO
lo de la Iglesia, eso solo está en la mente del
hermano pretribulacionista que cita este pasaje, NO
EN LA BIBLIA; y este hermano, al igual que Kelly y
Darby, desconoce que, aunque cierto misterio
revelado en el Nuevo Testamento es obviamente
algo que no fue revelado en el Antiguo Testamento,
aun así puede existir una profecía del Antiguo
Testamento que dentro de su generalidad
comprenda al misterio, aun cuando el misterio no
haya estado revelado y así haya continuado estando
oculto en Dios.

Lo hemos demostrado aquí en Ap5.3. con un
ejemplo de la Biblia, verdaderamente QUE UNA
COSA HAYA ESTADO TOTALMENTE OCULTA EN
DIOS Y HAYA SIDO REVELADA SÓLO EN EL
NUEVO TESTAMENTO NO SIGNIFICA QUE EN EL
ANTIGUO TESTAMENTO NO HAYA PROFECÍAS
QUE COMPRENDAN AL MISTERIO OCULTO EN
DIOS.


Ap5.4. EL MISTERIO DE CRISTO Y LA IGLESIA
Continuamos viendo lo que hemos afirmado, que los
misterios eran aspectos relevantes peculiares de la
Iglesia que no habían sido revelados en esas
profecías      del    Antiguo     Testamento;      aquí
continuaremos con el gran misterio de la relación
entre Cristo y la Iglesia; la relación entre Cristo y la
Iglesia como Esposo y Esposa en el sentido
espiritual de la posición especial de los creyentes de
la Iglesia como unos con Cristo en todas las cosas
que son de Cristo. Veamos los pasajes del Nuevo
Testamento donde es revelado este misterio:

       Juan 3:29
       El que tiene la esposa, es el esposo;
       mas el amigo del esposo, que está en
       pie y le oye, se goza grandemente de
       la voz del esposo; así pues, este mi
       gozo es cumplido.

       Efesios 5:23-32
       23 Porque el marido es cabeza de la
       mujer, así como Cristo es cabeza de la
       iglesia; y él es el que da la salud al
       cuerpo.
       24 Así que, como la iglesia está
       sujeta a Cristo, así también las
       casadas lo estén a sus maridos en
       todo.
       25 Maridos, amad a vuestras mujeres,
       así como Cristo amó a la iglesia, y se
       entregó a sí mismo por ella,
       26 Para santificarla limpiándola en el
       lavacro del agua por la palabra,
      27 Para presentársela gloriosa para
      sí, una iglesia que no tuviese mancha
      ni arruga, ni cosa semejante; sino que
      fuese santa y sin mancha.
      28 Así también los maridos deben
      amar a sus mujeres como a sus
      mismos cuerpos. El que ama a su
      mujer, a sí mismo se ama.
      29 Porque ninguno aborreció jamás a
      su propia carne, antes la sustenta y
      regala, como también Cristo a la
      iglesia;
      30 Porque somos miembros de su
      cuerpo, de su carne y de sus huesos.
      31 Por esto dejará el hombre a su
      padre y a su madre, y se allegará a su
      mujer, y serán dos en una carne.
      32 ESTE MISTERIO GRANDE ES:
      MAS      YO     DIGO     ESTO     CON
      RESPECTO A CRISTO Y A LA
      IGLESIA.

Vemos que en estos pasajes no hay nada que
sugiera que todo lo de la Iglesia era el misterio; y
vemos que no hay nada en estos pasajes que
sugiera ausencia de profecías sobre la Iglesia en el
Antiguo Testamento; el misterio aquí es LA
RELACIÓN ESPECIAL ENTRE CRISTO Y LA
IGLESIA, es CRISTO Y LA IGLESIA. Los hermanos
que ven aquí a la Iglesia como el misterio no podían
haberse equivocado más; el misterio es aquí
CRISTO Y LA IGLESIA; entonces de aquí no puede
deducirse que todo lo de la Iglesia haya sido un
misterio; pues si todo lo de Cristo no fue un misterio
y Cristo aparece aquí como componiendo con la
Iglesia el misterio grande, entonces no hay por qué
deducir de aquí que todo lo de la Iglesia era un
misterio solamente porque también aparece
componiendo el misterio grande, pues lo compone
con Cristo. Si algún hermano pretende de este
pasaje deducir que no hay profecías sobre la Iglesia
en el Antiguo Testamento; su falsa lógica bien puede
conducirle a decir que no hay profecías sobre Cristo
en el Antiguo Testamento, ya que el misterio grande
es CRISTO Y LA IGLESIA. En fin, la Iglesia no era
un misterio, los misterios eran aspectos relevantes
peculiares de la Iglesia que no habían sido revelados
en esas profecías del Antiguo Testamento; y un
importantísimo misterio de estos es el gran misterio
de la relación entre Cristo y la Iglesia. Como dijera el
hermano pretribulacionista William Kelly:

       Por eso, pues, como lo sabemos, el
       misterio consiste en dos grandes
       partes, las que tenemos resumidas en
       Efesios 5:32: “Grande es este misterio;
       mas yo digo esto respecto de Cristo y
       de la iglesia.” De ahí que el misterio no
       signifique ni Cristo ni la Iglesia solos,
       sino Cristo y la Iglesia unidos en
       bendición y dominio celestiales sobre
       todo lo que Dios ha hecho.
       (Cita de Kelly en ¿Hablaron acerca de
       la Iglesia los profetas del Antiguo
       Testamento? El misterio de la Iglesia y
       Cómo afecta la interpretación de las
       profecías,
       www.verdadespreciosas.com.ar\docu
       mentos\R.A.H\misterioNoReveladoEn
       ElAntiguoTestamento.htm , obtenido
       en Diciembre del 2004)

Bien dicho Kelly, verdaderamente el misterio no
significa    ni   Cristo   ni  la   Iglesia   solos,
lamentablemente esas acertadas palabras de este
hermano no fueron llevadas a su conclusión lógica
correcta de que entonces no se puede decir que
todo lo de la Iglesia es necesariamente el misterio.
Al contrario, los hermanos pretribulacionistas
tomaron un giro indebido diciendo que nada de la
Iglesia aparece en el Antiguo Testamento, lo cual es
contradicho por la realidad (ver Ap5.1.) y también
dijeron que un misterio oculto en Dios no puede
tener una profecía relacionada a ese misterio en el
Antiguo Testamento, lo cual también es contradicho
por la realidad (ver Ap5.3.).

Bien, el misterio de Cristo y la Iglesia es el misterio
por excelencia que ha sido revelado en el Nuevo
Testamento y es el mismo misterio en todos los
siguientes casos: el misterio de la reunión de todo en
Cristo, el misterio de Cristo de que los Gentiles sean
juntamente herederos e incorporados y consortes de
su promesa en Cristo por el evangelio, el misterio del
evangelio, el misterio del Dios y Padre y del Cristo.
Todas estas no son más que diferentes formas de
llamar al mismo gran misterio; y todos los lugares
diferentes donde estas denominaciones aparecen
aportan diferentes datos sobre ese misterio único.
Ap5.5. EL MISTERIO DE LA REUNIÓN DE TODO
EN CRISTO

       Efesios 1:8-11
       8 Que sobreabundó en nosotros en
       toda sabiduría e inteligencia;
       9 Descubriéndonos EL MISTERIO DE
       SU     VOLUNTAD,         SEGÚN   SU
       BENEPLÁCITO,         que    se había
       propuesto en sí mismo,
       10 DE REUNIR TODAS LAS COSAS
       EN CRISTO, EN LA DISPENSACIÓN
       DEL CUMPLIMIENTO DE LOS
       TIEMPOS, ASÍ LAS QUE ESTÁN EN
       LOS CIELOS, COMO LAS QUE
       ESTÁN EN LA TIERRA:
       11 En él digo, en quien asimismo
       tuvimos suerte, HABIENDO SIDO
       PREDESTINADOS CONFORME AL
       PROPÓSITO DEL QUE HACE
       TODAS LAS COSAS SEGÚN EL
       CONSEJO DE SU VOLUNTAD.
       12 Para que seamos para alabanza
       de su gloria, nosotros que antes
       esperamos en Cristo.

La reunión es en realidad la "recapitulación" la
"sumarización" de todo en Cristo, lo cual se deduce
en el hecho supremo de Cristo y su cuerpo que es la
Iglesia (vs. 11 y 12), como también luego es escrito:
      Efesios 1:17-23
      17 Que el Dios del Señor nuestro
      Jesucristo, el Padre de gloria, os dé
      ESPÍRITU DE SABIDURÍA Y DE
      REVELACIÓN para su conocimiento;
      18 Alumbrando los ojos de vuestro
      entendimiento, PARA QUE SEPÁIS
      CUÁL SEA LA ESPERANZA DE SU
      VOCACIÓN,       Y    CUÁLES         LAS
      RIQUEZAS DE LA GLORIA DE SU
      HERENCIA EN LOS SANTOS,
      19     Y cuál aquella supereminente
      grandeza de su poder para con
      nosotros los que creemos, por la
      operación de la potencia de su
      fortaleza,
      20      La cual obró en Cristo,
      resucitándole de los muertos, y
      colocándole a su diestra en los cielos,
      21 Sobre todo principado, y potestad,
      y potencia, y señorío, y todo nombre
      que se nombra, no sólo en este siglo,
      mas aun en el venidero:
      22 Y sometió todas las cosas debajo
      de sus pies, y DIÓLO POR CABEZA
      SOBRE TODAS LAS COSAS A LA
      IGLESIA,
      23 LA CUAL ES SU CUERPO, LA
      PLENITUD DE AQUEL QUE HINCHE
      TODAS LAS COSAS EN TODOS.

El versículo 22 nos dice que la Iglesia, como cuerpo
cuya cabeza Cristo, compartirá el dominio de Cristo
sobre todas las cosas. El Antiguo Testamento reveló
que Santos del Altísimo reinarían con el Mesías
sobre la tierra (ver 11.4. en el CAPÍTULO 11), pero
no nos reveló que ese reinado era también SOBRE
TODAS LAS COSAS (V. 22), lo cual indica que la
Iglesia reinará aun SOBRE LOS ÁNGELES; ese fue
un misterio revelado sólo en el Nuevo Testamento,
donde se descubrió la posición suprema de la Iglesia
como cuerpo de Cristo. Así que el reinado de los
santos de la Iglesia fue previsto en el Antiguo
Testamento, pero la supremacía absoluta de esos
santos en el universo entero sólo fue revelado en el
Nuevo Testamento.


Ap5.6. EL MISTERIO DE CRISTO DE QUE LOS
GENTILES SEAN JUNTAMENTE HEREDEROS, E
INCORPORADOS, Y CONSORTES DE SU
PROMESA EN CRISTO POR EL EVANGELIO

      Efesios 3.1-12
      1     POR esta causa yo Pablo,
      prisionero de Cristo Jesús por
      vosotros los Gentiles,
      2      Si es que habéis oído la
      dispensación de la gracia de Dios que
      me ha sido dada para con vosotros,
      3 A saber, que por revelación me fue
      declarado el misterio, como antes he
      escrito en breve;
      4 Leyendo lo cual podéis entender
      cuál sea mi inteligencia en EL
      MISTERIO DE CRISTO:
5 El cual misterio en los otros siglos
no se dio a conocer a los hijos de los
hombres como ahora es revelado a
sus santos apóstoles y profetas en el
Espíritu:
6     QUE LOS GENTILES SEAN
JUNTAMENTE          HEREDEROS,         E
INCORPORADOS, Y CONSORTES
DE SU PROMESA EN CRISTO POR
EL EVANGELIO:
7 Del cual yo soy hecho ministro por
el don de la gracia de Dios que me ha
sido dado según la operación de su
potencia.
8 A mí, que soy menos que el más
pequeño de todos los santos, es dada
esta gracia de anunciar entre los
Gentiles    el    evangelio   de    las
inescrutables riquezas de Cristo,
9 Y de aclarar a todos cuál sea la
dispensación del misterio escondido
desde los siglos en Dios, que crió
todas las cosas.
10 Para que la multiforme sabiduría
de Dios sea ahora notificada por la
iglesia a los principados y potestades
en los cielos,
11     Conforme a la determinación
eterna, que hizo en Cristo Jesús
nuestro Señor.
12 En el cual tenemos seguridad y
entrada con confianza por la fe de él.
       Colosenses 4:3
       Orando también juntamente por
       nosotros, que el Señor nos abra la
       puerta de la palabra, para hablar EL
       MISTERIO DE CRISTO, por el cual
       aun estoy preso

El misterio es llamado aquí "el misterio de Cristo" (v.
4) no porque Cristo haya sido un misterio escondido
pero que ahora ha sido revelado en el Nuevo
Testamento, sino por ser un misterio relativo a Cristo
que no había sido descubierto nunca antes sino
solamente en el Nuevo Testamento y porque había
sido un misterio perteneciente a Cristo en el sentido
de que él solo lo conocía (junto con su Padre y el
Espíritu Santo, desde luego). Así como hemos visto
que hay profecías del Antiguo Testamento sobre la
Iglesia, así también hay profecías sobre Cristo; por
lo tanto Pablo no está afirmando que Cristo mismo
era un misterio escondido en Dios; así como la
Iglesia misma no era un misterio escondido en Dios;
lo que Pablo afirma es que la relación especial entre
Cristo y los creyentes de la dispensación de la
Iglesia era un misterio escondido.

El misterio es pues "que los Gentiles sean
juntamente herederos, e incorporados, y consortes
de su promesa en Cristo por el evangelio" (v. 6),
donde el "juntamente" da a entender que los
creyentes gentiles son herederos, incorporados y
consortes juntamente con los creyentes originarios
de Israel; en cuanto al término "incorporados", es la
palabra     griega    "susswma"      que    significa
"perteneciente al mismo cuerpo" (ver Efesios 5:30
arriba en Ap5.4.). Que los gentiles serían recibidos
en un tiempo futuro (que ahora sabemos es la
dispensación de la Iglesia) no era un misterio en el
Antiguo Testamento (ver Ap5.10.); pero la única y
especialísima relación entre esos gentiles como
miembros de un mismo cuerpo con los creyentes no
gentiles, cuerpo que es de Cristo, solamente ha sido
revelado en el Nuevo Testamento (v. 6).

      Efesios 3:5
      El cual misterio en los otros siglos no
      se dió a conocer a los hijos de los
      hombres como ahora es revelado a
      sus santos apóstoles y profetas en el
      Espíritu

Nota: Los profetas aquí mencionados no son los del
Antiguo Testamento, pues son aquellos a quienes
"ahora" les fue revelado el misterio", como a Pablo
(v. 3).

Ap5.7. EL MISTERIO DEL EVANGELIO

      Efesios 6:19
      Y por mí, para que me sea dada
      palabra en el abrir de mi boca con
      confianza, para hacer notorio el
      misterio del evangelio

      Romanos 16:25-26
      25 Y al que puede confirmaros según
      mi evangelio y la predicación de
       Jesucristo, según la revelación del
       misterio encubierto desde tiempos
       eternos,
       26 Mas manifestado ahora, y por las
       Escrituras de los profetas, según el
       mandamiento      del   Dios    eterno,
       declarado a todas las gentes para que
       obedezcan a la fe

La frase de Efesios 6.19 "el misterio del evangelio"
puede ser interpretada, "el misterio que es el
evangelio", "el misterio revelado por el evangelio y
que pertenece al evangelio". Como Pablo habla de
hacer notorio el misterio del evangelio, entonces el
significado más probable es "el misterio revelado por
el evangelio y que pertenece al evangelio";
significado que queda confirmado por lo siguiente:
Según Romanos 16:25 el evangelio no es un
misterio, el evangelio es la revelación del misterio
encubierto desde tiempos eternos. El "misterio del
evangelio" sólo podría tomarse en su primer
interpretación de "el misterio que es el evangelio",
siempre y cuando "misterio" sea tomado con su
significado secundario elíptico de "misterio revelado"
(elipsis es cuando se omiten palabras por
sobreentender lo que algo significa, se omite
"revelado" porque el contexto indica que se refiere a
eso), lo cual coincidiría así con el hecho de que el
evangelio es la revelación del misterio encubierto
desde tiempos eternos.

Vemos que en estos pasajes no hay nada que
sugiera que todo lo de la Iglesia era el misterio; y
vemos que no hay nada en estos pasajes que
sugiera ausencia de profecías sobre la dispensación
de Iglesia en el Antiguo Testamento. Más aun, la
Escritura declara que este evangelio que Pablo
predicaría, y que obviamente pertenece a la
dispensación de la Iglesia, había sido profetizado en
el Antiguo Testamento que sería predicado. EL
ANTIGUO TESTAMENTO HABÍA PREVISTO EL
EVANGELIO QUE SE PREDICARÍA EN LA
DISPENSACIÓN DE LA IGLESIA, como está escrito:

       Romanos 1:1-2
       1 Pablo, siervo de Jesucristo, llamado
       a ser apóstol, apartado para EL
       EVANGELIO DE DIOS,
       2     QUE ÉL HABÍA ANTES
       PROMETIDO POR SUS PROFETAS
       EN LAS SANTAS ESCRITURAS

El tiempo aoristo en modo indicativo del griego para
"prometido" hace evidente que los profetas que
prometieron el evangelio encomendado a Pablo eran
los profetas del Antiguo Testamento y no los
profetas que como Pablo se hallaban entonces
predicando el evangelio en forma detallada. Pablo,
durante la dispensación de la Iglesia, se hallaba
predicando algo que había sido prometido en el
Antiguo Testamento. Los Pretribulacionistas dicen
que nada de la Iglesia aparece en el Antiguo
Testamento; pero la Palabra de Dios nos dice que el
Antiguo Testamento había previsto el evangelio que
se predicaría en la dispensación de la Iglesia.
Notemos que Pablo no dice aquí "el evangelio de
Dios que ya había sido predicado por los profetas en
las santas Escrituras"; la idea presentada aquí por
Pablo se concentra en que él estaba predicando
algo que había sido PROMETIDO por los profetas
en las escrituras del Antiguo Testamento, algo que
sería predicado; así la Palabra de Dios nos dice que
el Antiguo Testamento había prometido el evangelio
que se predicaría en la dispensación de la Iglesia.
De manera que el Antiguo Testamento había
prometido algo perteneciente a la dispensación de la
Iglesia. De manera que el Antiguo Testamento había
profetizado de cosas relativas a la dispensación de
la Iglesia.

De manera que el misterio que el evangelio reveló
de la especial relación entre Cristo y la Iglesia ha
estado encubierto desde tiempos eternos (Romanos
16.25, Colosenses 1:26-27); pero la predicación de
ese evangelio en la dispensación de la Iglesia es un
hecho tratado por las profecías del Antiguo
Testamento (Romanos 1:1-2).


Ap5.8. EL MISTERIO DEL DIOS Y PADRE Y DEL
CRISTO

      Colosenses 2:2
      Para que sean confortados sus
      corazones, unidos en amor, y en todas
      riquezas de cumplido entendimiento
      para conocer el misterio de Dios, y del
      Padre, y de Cristo [El Texto Griego
       dice así: "EL MISTERIO DEL DIOS Y
       PADRE Y DEL CRISTO"];

Pondremos todo el contexto de este versículo,
marcaré con mayúscula todos los lugares donde
aparece algo referido ese misterio del Dios y Padre y
del Cristo:

       Colosenses 1:24-29, 2:1-3
       24 Que ahora me gozo en lo que
       padezco por vosotros, y cumplo en mi
       carne lo que falta de las aflicciones de
       Cristo por su cuerpo, que es la iglesia;
       25 De la cual soy hecho ministro,
       según la dispensación de Dios que me
       fue dada en orden a vosotros, para
       que cumpla LA PALABRA DE DIOS;
       26    A saber, EL MISTERIO QUE
       HABÍA ESTADO OCULTO DESDE
       LOS SIGLOS Y EDADES, MAS
       AHORA HA SIDO MANIFESTADO A
       SUS SANTOS:
       27 A los cuales quiso Dios hacer
       notorias LAS RIQUEZAS DE LA
       GLORIA DE ESTE MISTERIO ENTRE
       LOS GENTILES; QUE ES CRISTO EN
       VOSOTROS LA ESPERANZA DE
       GLORIA:
       28    El cual nosotros anunciamos,
       amonestando a todo hombre, y
       enseñando en toda sabiduría, para
       que presentemos a todo hombre
       perfecto en Cristo Jesús:
      29       En lo cual aun trabajo,
      combatiendo según la operación de él,
      la cual obra en mí poderosamente.
      1 Porque quiero que sepáis cuán gran
      solicitud tengo por vosotros, y por los
      que están en Laodicea, y por todos los
      que nunca vieron mi rostro en carne;
      2 Para que sean confortados sus
      corazones, unidos en amor, y en todas
      riquezas de cumplido entendimiento
      para conocer EL MISTERIO DE DIOS,
      Y DEL PADRE, Y DE CRISTO;
      3      En el cual están escondidos
      TODOS        LOS     TESOROS        DE
      SABIDURÍA Y CONOCIMIENTO.

El misterio es llamado aquí "el misterio del Dios y
Padre y del Cristo" (Colosenses 2:2), no porque el
Padre y Cristo sean un misterio no revelado en el
Antiguo Testamento, sino porque es un misterio que
les pertenecía a ellos, un misterio que sólo ellos
conocían y que solamente ahora estaba siendo
revelado en el Nuevo Testamento; era pues el
misterio del Dios y Padre y del Cristo en el sentido
de que en Cristo "están escondidos todos los tesoros
de sabiduría y conocimiento" (v. 2:3). (Obviamente
que además del Padre, el omnisciente Espíritu
Santo, que está en el Padre y el Hijo, también
conocía el misterio, y fue este mismo Espíritu quien
lo dio a conocer en el tiempo Neotestamentario
(Efesios 3:5).
El contexto nos dice que ese misterio ya revelado es
"LA PALABRA DE DIOS" (v. 25) que Pablo estaba
cumpliendo, pues dicha Palabra de Dios
cumpliéndose era "EL MISTERIO QUE HABÍA
ESTADO OCULTO DESDE LOS SIGLOS Y
EDADES, MAS AHORA HA SIDO MANIFESTADO A
SUS SANTOS" (v. 26) (es decir que la palabra de
Dios que Pablo predicaba no era el misterio todavía
oculto, sino "el misterio que antes había estado
oculto"; porque no sólo suele llamarse "misterio" al
misterio mientras éste es desconocido, sino también
cuando éste es revelado es llamado "misterio"; y
aquí Pablo agrega a la palabra "misterio" la frase
"que antes había estado oculto", es decir que Pablo
se refiere a un "misterio ahora revelado"). Dios hace
notorio este misterio a los Santos como "LAS
RIQUEZAS DE LA GLORIA DE ESTE MISTERIO
ENTRE LOS GENTILES" (V. 27), Pablo especifica
qué significa eso de las riquezas de la gloria de este
misterio entre los gentiles, él nos dice "QUE ES
CRISTO EN VOSOTROS LA ESPERANZA DE
GLORIA" (v. 27).

El más alto grado de especificación se encuentra
entonces en la expresión "QUE ES CRISTO EN
VOSOTROS LA ESPERANZA DE GLORIA";
podemos decir entonces que el misterio del Dios y
Padre y del Cristo es que Cristo es en nosotros la
esperanza de gloria; lo cual es otra especificación
importante de la peculiar relación entre Cristo y su
Iglesia. Por un lado Cristo está en nosotros, esto
habla de una unidad espiritual especial que no había
sido revelada jamás en el Antiguo Testamento,
"CRISTO EN VOSOTROS", lo cual apunta a la
verdad revelada en el Nuevo Testamento del cuerpo
de Cristo; y la mención de la "gloria" obviamente no
se refiere a cualquier gloria, sino a la gloria celestial
EN CRISTO, en unidad con Cristo, para ser uno con
el mismísimo Cristo también en la Gloria; puesto que
la nuestra no es meramente una esperanza de
gloria; sino una esperanza de gloria que tenemos
por CRISTO EN NOSOTROS. Que los gentiles
serían recibidos en un tiempo futuro (que ahora
sabemos es la dispensación de la Iglesia) no era un
misterio en el Antiguo Testamento (ver Ap5.10.);
pero la única y especialísima relación entre esos
gentiles y Cristo solamente ha sido revelada en el
Nuevo Testamento (v. 27).


Ap5.9.    LA IGLESIA PROFETIZADA EN EL
ANTIGUO TESTAMENTO
Charles Ryrie y Homer Payne escribieron:

       Ya      que     las    características
       fundamentales de la Iglesia son
       denominadas misterios, la Iglesia
       misma es un misterio, esto es, no
       había sido prevista en el Antiguo
       Testamento, sino que fue revelada
       solamente en el Nuevo Testamento.
       (Las Bases de la Fe Premilenial, por
       Charles C. Ryrie y Homer Payne,
       Capítulo 7).
Además de lo establecido en Ap5.1 a Ap5.3. nos
hemos ocupado de muchos pasajes que hablan del
misterio de Cristo y la Iglesia revelado en el Nuevo
Testamento o misterio de la reunión de todo en
Cristo, o misterio de Cristo de que los Gentiles sean
juntamente herederos e incorporados y consortes de
su promesa en Cristo por el evangelio, o misterio del
evangelio, o misterio del Dios y Padre y del Cristo. A
la luz de todo esto la afirmación de Ryrie y Payne
citada aquí puede verse               ya totalmente
desautorizada porque aunque es verdad que las
características fundamentales de la Iglesia son
denominadas misterios, la Iglesia misma no es
completamente un misterio, no todo lo de la Iglesia
es un misterio; ningún pasaje sobre el misterio indica
que TODO lo de la Iglesia es un misterio, y varios de
estos pasajes indican cosas referidas a la Iglesia y a
la dispensación de la Iglesia que han sido
profetizadas en el Antiguo Testamento.

A continuación nos dedicaremos a mostrar otras
profecías donde también está claro que la
dispensación de la Iglesia HA SIDO PREVISTA en el
Antiguo Testamento.


Ap5.10.   EL ANTIGUO TESTAMENTO HABÍA
PREVISTO EL TIEMPO DEL RECIBIMIENTO DE
LOS GENTILES Y LA SIMULTANEA REBELDÍA
DE ISRAEL
El Apóstol Pablo nos cita de lo que ahora
conocemos como Isaías 65:2
      Romanos 10:19-21
      19 Mas digo: ¿No ha conocido esto
      Israel? Primeramente Moisés dice: Yo
      os provocaré a celos con gente que no
      es mía; Con gente insensata os
      provocaré a ira.
      20 E ISAÍAS DETERMINADAMENTE
      DICE: FUÍ HALLADO DE LOS QUE
      NO ME BUSCABAN; MANIFESTÉME
      A LOS QUE NO PREGUNTABAN
      POR MÍ.
      21 Mas acerca de Israel dice: Todo el
      día extendí mis manos a un pueblo
      rebelde y contradictor.

Podemos entender que dichas profecías se refieren
a algo del TIEMPO DE LA DISPENSACIÓN DE LA
IGLESIA, porque Pablo la aplica a los gentiles que
estaban siendo recibidos en su tiempo en la Iglesia
mientras que entonces Israel se había vuelto rebelde
y contradictor. Por lo tanto podemos decir que el
Antiguo Testamento había previsto un hecho propio
de la dispensación de la Iglesia. Dentro de esto
también está incluido que mientras que los judíos en
su gran mayoría se rebelaría, la Iglesia se llenaría
principalmente de creyentes de origen gentil, como
también está escrito:

      Gálatas 3:8
      Y viendo antes la Escritura que Dios
      por la fe había de justificar a los
      Gentiles, evangelizó antes a Abraham,
      diciendo: En ti serán benditas todas
      las naciones.

      Gálatas 3:14
      Para que la bendición de Abraham
      fuese sobre los Gentiles en Cristo
      Jesús; para que por la fe recibamos la
      promesa del Espíritu.

Los Pretribulacionistas dicen que nada de la Iglesia
había sido previsto en el Antiguo Testamento; pero
la Palabra de Dios nos dice que el Antiguo
Testamento había previsto la futura existencia de
creyentes de la Iglesia de origen gentil.

Aquí también queda en evidencia de nuevo el yerro
de los hermanos pretribulacionistas; Romanos
10:19-21 cita una profecía que cubre la dispensación
de la Iglesia, pero los hermanos pretribulacionistas
dicen que todas las citas de profecías del Antiguo
Testamento hechas en el Nuevo Testamento son
siempre de cumplimiento fuera de la dispensación
de la Iglesia, como opina el siguiente hermano
pretribulacionista a quien ya hemos citado antes:

      Los «espiritualizadores» de los
      profetas del Antiguo Testamento
      pretenden que las citas de éstos que
      se encuentran en los Hechos de los
      Apóstoles y en las Epístolas muestran
      que los profetas hablaron de la iglesia
      ...
      ...
       ... SI BIEN ESOS TEXTOS DEL
       ANTIGUO TESTAMENTO CITADOS
       SE CUMPLIRÁN EN EL REINO
       MILENARIO DE CRISTO, ellos son
       citados por los escritores del Nuevo
       Testamento      por   tener    alguna
       repercusión o aplicación en principio
       mientras tanto.
       (www.verdadespreciosas.com.ar\docu
       mentos\R.A.H\misterioNoReveladoEn
       ElAntiguoTestamento.htm , obtenido
       en Diciembre del 2004)

Aquí, en Romanos 10:19-21, hay textos citados por
Pablo del Antiguo Testamento, estas profecías
citadas, según Pablo, el Apóstol, se referían al
presente rechazamiento del evangelio por parte de
los judíos y al SIMULTÁNEO recibimiento del
evangelio por parte de los gentiles, ¿es que acaso
alguien se atreve a dudar que eso se está
cumpliendo ahora y no es de futuro cumplimiento en
el reinado milenario de Cristo? ¿Es que acaso
alguien se atreve a sugerir que en el milenio habrá
un rechazamiento de los judíos y un recibimiento
simultaneo de los gentiles? ¡Dios no lo permita! Así,
la equivocación de los hermanos pretribulacionistas
(de que no hay profecías en el Antiguo Testamento
que cubran la dispensación de la Iglesia) queda
nuevamente en evidencia aquí.


Ap5.11. EL ANTIGUO TESTAMENTO HABÍA
PREVISTO LA EXISTENCIA DE LOS HIJOS DE
DIOS CREYENTES DE LA DISPENSACIÓN DE LA
IGLESIA
He aquí el pasaje de Hebreos donde se cita el
Antiguo Testamento donde Cristo aparece
llamándonos     hermanos e   hijos,  inclusive
llamándonos Iglesia:

      Hebreos 2:9-15
      9 Empero vemos coronado de gloria y
      de honra, por el padecimiento de
      muerte, a aquel Jesús que es hecho
      un poco menor que los ángeles, para
      que por gracia de Dios gustase la
      muerte por todos.
      10 Porque convenía que aquel por
      cuya causa son todas las cosas, y por
      el cual todas las cosas subsisten,
      HABIENDO DE LLEVAR A LA
      GLORIA A MUCHOS HIJOS, hiciese
      consumado por aflicciones al autor de
      la salud de ELLOS.
      11 Porque el que santifica y LOS
      QUE SON SANTIFICADOS, de uno
      son todos: por lo cual no se
      avergüenza de llamarlos HERMANOS,
      12      Diciendo: Anunciaré a MIS
      HERMANOS tu nombre, En medio de
      LA CONGREGACIÓN [GRIEGO:
      IGLESIA] te alabaré.
      13 Y otra vez: Yo confiaré en él. Y
      otra vez: He aquí, yo y LOS HIJOS
      QUE ME DIÓ DIOS.
       14 Así que, por cuanto LOS HIJOS
       participaron de carne y sangre, él
       también participó de lo mismo, para
       destruir por la muerte al que tenía el
       imperio de la muerte, es a saber, al
       diablo,
       15 Y librar a los que por el temor de la
       muerte estaban por toda la vida
       sujetos a servidumbre.

Si bien todas las citas son de pasajes del Antiguo
Testamento donde dicha presentación es misteriosa,
inmersa en un contexto que impide reconocer su
aplicación profética final, la aplicación que no se
evidencia de dicha presentación es REVELADA en
el Nuevo Testamento (en este caso en Hebreos 2)
como de directa aplicación a los creyentes de esta
dispensación de la Iglesia. Los Pretribulacionistas
dicen que la Iglesia no había sido prevista en el
Antiguo Testamento; pero la Palabra de Dios nos
dice aquí que el Antiguo Testamento había previsto
la existencia de los hijos de Dios creyentes de la
dispensación de la Iglesia, es decir, la existencia de
la Iglesia misma.

Veamos el Salmo completo de donde viene la
primera cita en Hebreos 2:12:

     EL SALMO 22            EL SIGNIFICADO DEL
                                 SALMO 22
                             REVELADO EN EL
                            NUEVO TESTAMENTO
1 <<Al Músico principal,
sobre         Ajeleth-sahar    EL MESÍAS SUFRIENTE,
Salmo de David.>> DIOS         SACRIFICIO DE CRISTO
mío, Dios mío, ¿por qué
me has dejado? ¿Por qué        Mateo 27:35
estás lejos de mi salud, y     Y    después      que     le
de las palabras de mi          hubieron        crucificado,
clamor?                        repartieron sus vestidos,
2 Dios mío, clamo de día,      echando suertes: para
y no oyes; Y de noche, y       que se cumpliese lo que
no hay para mí silencio.       fue dicho por el profeta:
3 Tú empero eres santo,        Se      repartieron      mis
Tú que habitas entre las       vestidos, y sobre mi ropa
alabanzas de Israel.           echaron suertes.
4       En ti esperaron
nuestros            padres:    Mateo 27:39
Esperaron, y tú los            Y los que pasaban, le
libraste.                      decían         injurias,
5 Clamaron a ti, y fueron      meneando sus cabezas,
librados: Esperaron en ti,
y no se avergonzaron.          Mateo 27:43
6 Mas yo soy gusano, y         Confió en Dios: líbrele
no hombre; Oprobio de          ahora si le quiere: porque
los hombres, y desecho         ha dicho: Soy Hijo de
del pueblo.                    Dios.
7 Todos los que me ven,
escarnecen       de      mí;   Mateo 27:46
Estiran     los      labios,   Y cerca de la hora de
menean       la     cabeza,    nona, Jesús exclamó con
diciendo:                      grande voz, diciendo: Eli,
8 Remítese a Jehová,           Eli, ¿lama sabachtani?
líbrelo; Sálvele, puesto       Esto es: Dios mío, Dios
que en él se complacía.        mío, ¿por qué me has
9 Empero tú eres el que        desamparado?
me sacó del vientre, El
que me haces esperar
desde que estaba a los
pechos de mi madre.
10 Sobre ti fuí echado
desde la matriz: Desde el
vientre de mi madre, tú
eres mi Dios.
11 No te alejes de mí,
porque la angustia está
cerca; Porque no hay
quien ayude.
12       Hanme rodeado
muchos toros; Fuertes
toros de Basán me han
cercado.
13 Abrieron sobre mí su
boca, Como león rapante
y rugiente.
14 Heme escurrido como
aguas, Y todos mis
huesos                  se
descoyuntaron:          Mi
corazón fue como cera,
Desliéndose en medio de
mis entrañas.
15     Secóse como un
tiesto mi vigor, Y mi
lengua se pegó a mi
paladar; Y me has puesto
en el polvo de la muerte.
16    Porque perros me
han     rodeado,    Hame
cercado     cuadrilla   de
malignos: Horadaron mis
manos y mis pies.
17 Contar puedo todos
mis huesos; Ellos miran,
considéranme.
18 Partieron entre sí mis
vestidos, Y sobre mi ropa
echaron suertes.
19 Mas tú, Jehová, no te
alejes; Fortaleza mía,
apresúrate     para     mi
ayuda.
20 Libra de la espada mi
alma; Del poder del perro
mi única.
21 Sálvame de la boca
del león, Y óyeme
librándome      de     los
cuernos       de       los
unicornios.

22 Anunciaré tu nombre        RESURRECCIÓN DE
  a mis hermanos: En                CRISTO
  medio      de     la           Y APARICIÓN
  congregación      te        A LOS DISCÍPULOS,
  alabaré.                        LA IGLESIA

                             Hebreos 2:10-12
                             10 Porque convenía que
                             aquel por cuya causa son
                             todas las cosas, y por el
                             cual todas las cosas
subsisten,     HABIENDO
DE      LLEVAR     a    LA
GLORIA a MUCHOS
HIJOS,             hiciese
consumado              por
aflicciones al autor de la
salud de ELLOS.
11       Porque el que
santifica y LOS QUE SON
SANTIFICADOS, de uno
son todos: por lo cual no
se      avergüenza      de
llamarlos HERMANOS,
12 Diciendo: Anunciaré a
MIS      HERMANOS        tu
nombre, En medio de LA
CONGREGACIÓN
[GRIEGO: IGLESIA] te
alabaré.

Pablo    aplica   Salmos
22:22 a los creyentes de
la Iglesia, así que la
palabra "congregación",
que en griego es "iglesia"
no debe ser entendida
como hablando de la
congregación de Israel
mencionada más abajo,
sino como una mención
de LA IGLESIA DE
JESUCRISTO. Claro está
que la relación especial
                              entre Cristo y esa futura
                              Iglesia era un misterio
                              que no fue revelado en el
                              Salmo 22 sino solamente
                              en el Nuevo Testamento.
23 Los que teméis a
Jehová,           alabadle;      CONVERSIÓN DE
Glorificadle, simiente toda          ISRAEL
de Jacob; Y temed de él,                Y
vosotros, simiente toda         REINADO MILENIAL
de Israel.                             DE
24           Porque      no          CRISTO
menospreció ni abominó
la aflicción del pobre, Ni
de él escondió su rostro;
Sino que cuando clamó a
él, oyóle.
25       De ti será mi
alabanza en la grande
congregación; Mis votos
pagaré delante de los que
le temen.
26 Comerán los pobres,
y      serán      saciados:
Alabarán a Jehová los
que le buscan: Vivirá
vuestro corazón para
siempre.
27      Acordarse han, y
volveránse      a Jehová
todos los términos de la
tierra; Y se humillarán
delante de ti todas las
familias de las gentes.
28 Porque de Jehová es
el reino; Y él se
enseñoreará       de    las
gentes.
29 Comerán y adorarán
todos los poderosos de la
tierra:        Postraránse
delante de él todos los
que descienden al polvo,
Si bien ninguno puede
conservar la vida a su
propia alma.
30      La posteridad le
servirá; Será ella contada
por una generación de
Jehová.
31          Vendrán,      y
anunciarán al pueblo que
naciere, Su justicia que él
hizo.


Otra cita, que se hace en Hebreos 2:13, es de Isaías
8:18:

       Isaías 8:18
       He aquí, yo y los hijos que me     dió
       Jehová, por señales y prodigios     en
       Israel, de parte de Jehová de      los
       ejércitos que mora en el monte      de
       Sión.
Esto es aplicado por Pablo a los creyentes de la
Iglesia, los discípulos de Cristo fueron por señales y
prodigios en Israel, mientras que el resto de Israel
tropezó en incredulidad (Isaías 8:14-15, Isaías
28:16, Lucas 2:34, Romanos 9:32, Romanos 9:33,
Romanos 11:9-11, 1 Pedro 2:8). Isaías 8:18 es sobre
los que serían hijos de Dios en un tiempo de
incredulidad de Israel, lo cual se cumple ahora en la
dispensación de la Iglesia, como también está
escrito:

       Juan 1:11-13
       11 A lo suyo vino, y LOS SUYOS NO
       LE RECIBIERON.
       12 Mas a TODOS LOS QUE LE
       RECIBIERON, DIÓLES POTESTAD
       DE SER HECHOS HIJOS DE DIOS, A
       LOS QUE CREEN EN SU NOMBRE:
       13 Los cuales no son engendrados de
       sangre, ni de voluntad de carne, ni de
       voluntad de varón, mas de Dios.

Pero la relación especial entre Cristo y esos futuros
hijos durante la dispensación de la Iglesia era un
misterio que no fue revelado en Isaías 8:18 sino
solamente en el Nuevo Testamento. No obstante
esto, la Palabra de Dios nos dice aquí que el Antiguo
Testamento había previsto la existencia de los hijos
de Dios creyentes de la dispensación de la Iglesia,
es decir, la existencia de la Iglesia misma.
Ap5.12.     ¿ES REALMENTE LA IGLESIA UN
NUEVO CUERPO DISTINTO DE LOS SANTOS
DEL ANTIGUO TESTAMENTO, O LOS SANTOS
DEL ANTIGUO TESTAMENTO SON TAMBIÉN
PARTE DE LA IGLESIA?
Si bien hemos demostrado con abundancia de
pruebas escriturales que no todo lo de la Iglesia era
un misterio y que hay hechos básicos profetizados
sobre la dispensación de la Iglesia, la característica
principal de la Iglesia sí era un misterio, es a saber,
LA IGLESIA ES EL CUERPO DE LOS SANTOS DEL
NUEVO TESTAMENTO QUE TENDRÍAN UNA
RELACIÓN ÚNICA CON CRISTO NUNCA VISTA
ANTES. Pues el hecho de que ese era un misterio
que no sólo no se encontraba en el Antiguo
Testamento sino que además NO SE VERIFICÓ en
el Antiguo Testamento, y que fue revelado
finalmente por su cumplimiento en el Nuevo
Testamento, indica claramente que la Iglesia habría
de ser un cuerpo que se formaría en el tiempo del
Nuevo Testamento Y NO ESTABA FORMADO EN
EL TIEMPO DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

Más aun, la era del Antiguo Testamento sólo alcanzó
hasta Juan el Bautista (Lucas 16:16); y Juan el
Bautista, como representante final de los santos
profetas del Antiguo Testamento se llamó a sí mismo
el amigo del esposo; mientras que los discípulos de
Cristo fueron considerados por Juan el Bautista,
espiritualmente hablando, como la esposa de Cristo
(Juan 3:29), es decir como su Iglesia (Efesios 5:23-
32). De manera que Juan el Bautista, como santo
del Antiguo Testamento tiene una posición como
amigo del esposo (que es Cristo), mientras que los
discípulos, como santos del Nuevo Testamento,
tienen posición de esposa espiritual de Cristo, es a
saber LA IGLESIA, como distinta entonces de los
santos del Antiguo Testamento. La Iglesia, según las
Escrituras, es claramente considerada un cuerpo
nuevo distinto de los santos del Antiguo Testamento.
Juan el Bautista el ultimo de los santos profetas del
Antiguo Testamento sólo era el amigo del esposo,
pero los discípulos de Cristo, su Iglesia, eran la
esposa del Cordero; más claro de ver es imposible.
Juan el Bautista es el único profeta del Antiguo
Pacto cuya revelación introdujo la verdad
Neotestamentaria de Cristo y su Iglesia. En ese
sentido Juan es un profeta de un período de
transición entre el Antiguo Pacto y el Nuevo. Es por
eso que las Palabras de Juan el Bautista no forman
parte de ningún libro del Antiguo Testamento, sino
del Nuevo Testamento.




                      *****
                 APÉNDICE 6.

LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA
  CON LA TERMINOLOGÍA BÍBLICA
    PARA EL ARREBATAMIENTO


Ap6.1.              DIFERENTES            OPINIONES
PRETRIBULACIONISTAS              SOBRE         CÓMO
DENOMINAR         AL     ARREBATAMIENTO            EN
RELACIÓN        CON     LAS     PALABRAS          QUE
DESIGNAN LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO
A causa de su error en separar el arrebatamiento de
la venida postribulacional de Cristo, entre los
hermanos pretribulacionistas reina la más absoluta
confusión en cuanto a la terminología que se debe
usar para el arrebatamiento. No llamo confusión a
las diferencias de estos hermanos entre ellos
mismos, llamo confusión al hecho de que la
terminología de cada uno de ellos transgrede y
contradice la terminología que usa la Biblia. Hay dos
posiciones principales dentro del pretribulacionismo:
1) HERMANOS QUE ENTIENDEN LA SEGUNDA
   VENIDA DE CRISTO COMO UN ÚNICO EVENTO
   CON DOS FASES Y AL ARREBATAMIENTO
   COMO LA PRIMERA DE ESAS FASES.
2) HERMANOS QUE SEPARAN TOTALMENTE EL
   ARREBATAMIENTO DE LA SEGUNDA VENIDA
   DE CRISTO.
Veamos la futilidad y vanidad de estas dos
posiciones.
Ap6.2.   ERROR DE LOS HERMANOS QUE
ENTIENDEN LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO
COMO UN ÚNICO EVENTO CON DOS FASES Y
AL ARREBATAMIENTO COMO LA PRIMERA DE
ESAS FASES:

    Francisco Lacueva:
    ... Los premilenaristas admitimos una
    sola Segunda Venida de Cristo, pero
    en dos fases: a) Primera, cuando
    venga por sus Santos (v. 1a Ts. 4:17);
    ésta no puede llamarse "Aparición",
    "Revelación", ni siquiera "Parusía" =
    Venida (Lit. Presencia), puesto que no
    será el Señor quien descenderá a la
    tierra, sino que la Iglesia será
    "arrebatada ... para salir al encuentro
    del Señor EN EL AIRE" (1a Ts. 4:17);
    b) Segunda, cuando el Señor venga
    con sus Santos (v. Ap. 19:11 ss.),
    visible a todos (Ap. 1:7); sus pies se
    posarán sobre el Olivete (Zac. 14:4);
    Israel, a punto de ser totalmente
    destruido, se volverá a su Mesías con
    oración y arrepentimiento (Zac. 12:10-
    14). Entre estas dos fases habrá
    tenido lugar la Gran Tribulación."
    (Escatología II, Tomo IX del Curso de
    Formación Teológica Evangélica, por
    Francisco Lacueva, Uno o Varios
    Eventos, p. 146, LECCIÓN 17: ¿QUÉ
    SE ENTIENDE POR "EL DÍA DE
YHWH",                             1..)


G. H. S. Price:
La Reforma nunca fue más allá de la
verdad de la justificación por medio de
la muerte y resurrección de Cristo. La
formación de la asamblea en relación
con Cristo ascendido y el Espíritu
Santo enviado desde el cielo, y la
segunda venida de Cristo —primero
para recibir a Sus santos y luego para
juzgar al mundo— no fueron ni
tocadas.
(HISTORIA DE LA IGLESIA—UN
BOSQUEJO—por G. H. S. PRICE,
www.sedin.org\propesp\historia.htm,
obtenido en Diciembre del 2004)

George Cutting:
La Palabra de Dios menciona dos
fases distintas de la segunda venida
de Jesucristo: dos estaciones —por
expresarlo de este modo— del mismo
viaje. Primeramente descenderá del
cielo para arrebatar a Sus santos (o
sea, a cuantos han depositado su fe
en Él para ser salvos), y llevarlos
arriba en las mansiones celestiales;
luego, pasado un breve período,
volverá con ellos con poder y gloria
para establecer Su reino.
(Arrebatados por el esposo, vuelven
con    el   Rey,   George     Cutting,
www.sedin.org\propesp\arrebat.html,
obtenido en Diciembre del 2004)

W. Kelly:
Hay, pues, dos importantes y
diferentes etapas de la segunda
venida del Señor. Primeramente, él
vendrá a recibir a los suyos, y la
iglesia    debiera    estar    siempre
esperando este momento. Y en
segundo lugar, él vendrá a juzgar al
mundo, una vez que haya llevado
arriba a los santos celestiales y la
maldad llegue a su colmo. Luego, de
repente, los cielos se abrirán, y el
Señor Jesucristo vendrá y la iglesia
junto con él, apareciendo juntos en las
nubes del cielo con poder y gran
gloria.
.........
Lo que comúnmente se llama
«segunda venida», no constituye un
solo evento, como parecerían querer
ver los lectores superficiales o
aquellos que aman simplificar las
cosas que difieren sin fijarse que hay
evidentes diferencias en carácter e
intervalos de tiempo. Repasemos
estas dos etapas del «retorno del
Señor»:
..........
podemos entender que la clave para
entender “los tiempos” es que lo que
se llama comúnmente «la segunda
venida» no es un solo evento, sino
que abarca dos manifestaciones o
etapas distintas: la primera cuando el
Señor eleve violentamente (harpazo) a
su Iglesia y la lleve a la casa del
Padre,      junto  con     los  santos
resucitados que durmieron en él; y el
segundo, la venida en gloria
propiamente dicha, cuando el Señor
vuelva a la tierra posándose sobre el
monte          de      los      Olivos.
...........
Ningún lector del Antiguo Testamento
advierte con una lectura superficial, y
aun más profundamente, que iba a
haber dos venidas del Mesías
separadas por un intervalo de tiempo,
ni podrá encontrar ningún versículo
que detalle explícitamente que iba a
haber dos venidas, como muchos
exigen que lo haya. Asimismo ocurre
con respecto a la Segunda venida, la
cual está separada por un intervalo de
tiempo en dos etapas, lo que deja el
margen para que, dentro de ese
intervalo, encaje toda la profecía sin
cumplir.
("Viene con las nubes, y todo ojo le
verá”, Las dos etapas de la venida del
Señor,             W.            Kelly,
www.verdadespreciosas.com.ar\docu
mentos\kelly\Viene_con_las_nubes.ht
m, obtenido en Diciembre del 2004)

Dr. Ed Hindson:
Original en Inglés:
The Second Coming of Christ is a
series of events fulfilling all end-time
prophecies. These include predictions
of Christ's coming for His Church and
with His Church. Pretribulationalists
generally divide the Second Coming
into two main phases: the Rapture of
the Church and the Glorious
Appearing of Christ.
Traduccion al Castellano:
La Segunda Venida de Cristo es una
serie de eventos que cumplen todas
las profecías del tiempo del fin. Ellas
incluyen predicciones de la venida de
Cristo por su Iglesia y con su Iglesia.
Los pretribulacionistas generalmente
dividen la Segunda Venida en dos
fases principales: el Rapto de la
Iglesia y la Aparición Gloriosa de
Cristo.
(The Rapture And Glorious Appearing
Of Jesus Christ, Dr. Ed Hindson,
http://www.pre-trib.org/article-
view.php?id=199,        obtenido      en
Diciembre del 2004)
Esta es la posición más tradicional entre los
hermanos pretribulacionistas, la de sostener que la
segunda venida de Cristo es un solo evento con dos
fases, la primera fase cuando viene por sus santos,
y la segunda fase cuando viene con sus santos. Yo
también creo que la Segunda venida de Cristo es un
solo evento con dos fases, la primera fase cuando
viene por sus santos, y la segunda fase cuando
CONTINÚA VINIENDO con sus santos, acompañado
de sus santos (ver 13.4. en mi CAPÍTULO 13). El
GRAN problema de los hermanos pretribulacionistas
es que su evento no es realmente uno solo con dos
fases, sino que son dos eventos indebidamente
unificados y presentados como fases de uno solo.
¿Parece complicado? En realidad es muy simple, si
estamos hablando de UNA SOLA segunda venida
de Cristo, no podemos decir que primero el viene por
sus santos, regresa al cielo, pasan siete años, y
luego Él desciende de nuevo del cielo o viene otra
vez acompañado de sus santos. Estos hermanos
pretribulacionistas, les guste o no admitirlo, han
fabricado una pieza de fantasía que contradice el
sentido común y la lógica; primero nos dicen que la
Segunda Venida de Cristo es una sola, como dice
Francisco Lacueva: "admitimos una sola Segunda
Venida de Cristo"; luego nos dicen que esta venida
tiene dos fases, lo cual yo creo también; pero
finalmente terminan contradiciéndose diciendo que
Cristo VIENE UNA VEZ, recoge a su Iglesia,
REGRESA AL CIELO, PASAN SIETE AÑOS, luego
VIENE OTRA VEZ, con su Iglesia:
Claramente, aquí no tenemos "una sola segunda
venida de Cristo", pues como Cristo vuelve al cielo
después de su primer descenso, tendríamos una
venida completa, y al regresar de nuevo del cielo
tendríamos otra venida completa; y los hermanos
pretribulacionistas que tratan de presentarnos esto
como una sola segunda venida están en contra del
significado mismo de lo que es una venida del cielo.
Ellos han creado una segunda y una tercera venida
de Cristo y quieren forzar en la mente de los demás
la idea de que aun así sigue siendo "una sola
segunda venida de Cristo". No es justo hacer creer a
nadie que su esquema nos presenta con "una sola
segunda venida de Cristo"; están actuando
arbitrariamente; están yendo en contra del
significado normal de las expresiones del lenguaje;
quieren obligarnos a creer que "una sola" significa
"más de una vez" o "dos veces". RECHAZO SU
ARBITRARIEDAD. Y si alguien cree que yo exagero
al decir que "una sola vez" significa "una sola vez" y
no dos ni tres, insto a tal persona a leer el
CAPÍTULO 13 de este libro donde los ángeles
hablan a la Iglesia de una venida que será igual a
como fue su subida, de UN SOLO MOVIMIENTO;
léase también el CAPÍTULO 14 donde se enfatiza
por la escritura la UNICIDAD de su venida, siendo la
frase clave precisamente "una vez". De manera que
el esquema pretribulacional de estos hermanos está
muy lejos de ser "una sola segunda venida de
Cristo".

En realidad, la expresión "segunda venida de Cristo"
no se encuentra en la Biblia, en la Biblia
encontramos la expresión "la segunda vez" (griego:
ek deuterou) en Hebreos 9:28; en comparación con
el "una vez" del mismo versículo. De manera que,
como se vio en el CAPÍTULO 14, queda totalmente
descartada la posibilidad de dos nuevos descensos
del cielo, más allá de que a algunos hermanos
pretribulacionistas les guste llamar a ambos
descensos por el nombre de "segunda venida de
Cristo" o que a otros hermanos les guste llamar
"segunda venida de Cristo" solamente a un
descenso postribulacional; todos los hermanos
pretribulacionistas están impedidos por la Biblia de
hablar de dos nuevos descensos. De manera que la
teoría de una única segunda venida de Cristo con
dos venidas, no solamente es una idea
contradictoria consigo misma, sino contradictoria con
la Biblia misma.
También, para estos hermanos, surge otro problema
insalvable, el evento de la llamada segunda venida
de Cristo está señalado usando en las
construcciones conceptuales de la segunda venida
ciertas palabras específicas como "aparición"
(griego: epifaneia), "revelación" (griego: apokalupsis)
y "presencia" o "venida" (griego: parousia); y todas
estas palabras conspiran contra un concepto de una
venida donde Cristo no desciende a la tierra. Así, el
hermano Francisco Lacueva dice que la supuesta
venida pretribulacional "no puede llamarse
"Aparición", "Revelación", ni siquiera "Parusía" =
Venida (Lit. Presencia)" (ver cita de Lacueva en
Ap6.2.); pero la Biblia dice lo contrario, la Biblia usa
cada una de esas palabras cuando se refiere al
arrebatamiento, que es en realidad postribulacional.
¿Qué es lo que pasó con Lacueva? No me atrevo a
acusarlo de deshonestidad; creo que simplemente
no verificó por sí mismo el texto griego Textus
Receptus para ver si lo que él pensaba era cierto o
no. A lo mejor él pensó que su error pretribulacional
era una verdad tan indiscutible que por lo tanto esas
palabras que hablan de una venida visible de Cristo
NO PODÍAN aplicarse al arrebatamiento, porque él
dice de su supuesta venida pretribulacional que "NO
PUEDE llamarse "Aparición", "Revelación", ni
siquiera "Parusía" = Venida (Lit. Presencia)".
¡Lacueva dice: "NO PUEDE"! Pero como dijimos, la
Biblia usa cada una de esas palabras al referirse al
arrebatamiento. Comprobemos la verdad:

1) La Biblia usa la palabra "aparición" (griego:
epifaneia) cuando se refiere a la venida del Señor en
claros pasajes sobre el arrebatamiento o encuentro
con Él:

      1 Timoteo 6:14-15
      14 Que guardes el mandamiento sin
      mácula ni reprensión, hasta la
      aparición de nuestro Señor Jesucristo
      [LA Epifaneia de nuestro Señor
      Jesucristo]:
      15 La cual a su tiempo mostrará el
      Bienaventurado y solo Poderoso, Rey
      de reyes, y Señor de señores

      2 Timoteo 4:8
      Por lo demás, me está guardada la
      corona de justicia, la cual me dará el
      Señor, juez justo, en aquel día; y no
      sólo a mí, sino también a todos los
      que aman su venida [LA Epifaneia de
      Él]

      Tito 2:13-14
      13 Esperando aquella esperanza
      bienaventurada, y la manifestación
      gloriosa del gran Dios y Salvador
      nuestro Jesucristo [LA esperanza
      bienaventurada y epifaneia de la gloria
      del gran Dios y Salvador nuestro
      Jesucristo].
      14 Que se dió a sí mismo por nosotros
      para redimirnos de toda iniquidad, y
      limpiar para sí un pueblo propio,
      celoso de buenas obras
2) La Biblia usa la palabra "revelación" (griego:
apokalupsis) cuando se refiere a la venida del Señor
en claros pasajes sobre el arrebatamiento o
encuentro con Él:

      1 Corintios 1:7
      De tal manera que nada os falte en
      ningún      don,    esperando      la
      manifestación     de nuestro Señor
      Jesucristo [EL Apocalupsis de nuestro
      Señor Jesucristo]

      2 Tesalonicenses 1:7
      Y a vosotros, que sois atribulados, dar
      reposo con nosotros, cuando se
      manifestará [EL Apocalupsis] el Señor
      Jesús del cielo con los ángeles de su
      potencia]

      1 Pedro 1:7
      Para que la prueba de vuestra fe,
      mucho más preciosa que el oro, el
      cual perece, bien que sea probado con
      fuego, sea hallada en alabanza, gloria
      y honra, cuando Jesucristo fuera
      manifestado [en apocalupsis de
      Jesucristo]

      1 Pedro 4:13
      Antes bien gozaos en que sois
      participantes de las aflicciones de
       Cristo; para que también en la
       revelación de su gloria os gocéis en
       triunfo [EL Apocalupsis de la gloria de
       Él]

3) La Biblia usa la palabra "parousía" cuando se
refiere a la venida del Señor en claros pasajes sobre
el arrebatamiento o primer encuentro de su Iglesia
con Él:

       1 Tesalonicenses 2:19
       Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o
       gozo, o corona de que me gloríe? ¿No
       sois vosotros, delante de nuestro
       Señor Jesucristo en su venida [LA
       Parousía de Él]?

       1 Tesalonicenses 4:15
       Por lo cual, os decimos esto en
       palabra del Señor: que nosotros que
       vivimos, que habremos quedado hasta
       la venida del Señor [LA Parousía del
       Señor], no seremos delanteros a los
       que durmieron.

       1 Tesalonicenses 5:23
       Y el Dios de paz os santifique en todo;
       para que vuestro espíritu y alma y
       cuerpo sea guardado entero sin
       reprensión para la venida de nuestro
       Señor Jesucristo [LA Parousía de
       nuestro Señor Jesucristo].
       Santiago 5:7-8
       7 Pues, hermanos, tened paciencia
       hasta la venida del Señor [LA
       Parousía del Señor]. Mirad cómo el
       labrador espera el precioso fruto de la
       tierra, aguardando con paciencia,
       hasta que reciba la lluvia temprana y
       tardía.
       8 Tened también vosotros paciencia;
       confirmad vuestros corazones: porque
       la venida del Señor [LA Parousía del
       Señor] se acerca.

       1 Juan 2:28
       Y ahora, hijitos, perseverad en Él; para
       que cuando apareciere, tengamos
       confianza, y no seamos confundidos
       de Él en su venida [LA Parousía de Él]
       .

En fin, la Biblia usa las palabras "Aparición" (griego
epifaneia), "Revelación" (griego: apokalupsis), y
"Parusía" = Venida (Lit. Presencia) para referirse al
arrebatamiento, de manera que el hermano Lacueva
se equivocó en lo que dijo.

El caso de Lacueva es semejante al de William
Evans (otro destacado autor) en cuanto a que estos
hermanos se pronuncian sobre cierto uso particular
de ciertas palabras griegas cuyo uso ni siquiera han
constatado en el Nuevo Testamento Griego:

       William Evans:
       Debemos distinguir con cuidado entre
       la venida de Cristo por sus santos, que
       se llama el "arrebatamiento" o
       "parousía", y su venida con sus
       santos, que se llama "revelación" o
       "epifanía".
       (El tiempo de la Segunda Venida de
       Cristo, Doctrina Acerca De Las
       Últimas Cosas, Las Grandes Doctrinas
       De La Biblia, por William Evans).

Este pobre hermano dice que "debemos distinguir
con cuidado" y él no tuvo el cuidado de chequear en
el Nuevo Testamento Griego si lo que él mismo
decía tenía algún fundamento. Sabemos por lo que
vimos en la sección anterior que la palabra "epifanía"
se utiliza para el evento del arrebatamiento y este
hermano restringió esa palabra solamente a un
evento      supuestamente     muy      posterior    al
arrebatamiento (siete años después del mismo).
Este hermano también se equivocó con la palabra
"parousía" restringiéndola sólo al arrebatamiento,
cuando en realidad esta palabra también está
aplicada a la venida postribulacional de Cristo
descripta en Mateo:

       Mateo 24:27-31
       27 Porque como el relámpago que
       sale del oriente y se muestra hasta el
       occidente, así será también LA
       VENIDA DEL HIJO DEL HOMBRE [LA
       Parousía del Hijo del Hombre].
Pero la cuestión no solamente se reduce a si tal o
cual palabra se usa aquí o acullá; pues las palabras
que no son nombre propio nunca bastan por sí solas
para construir un concepto particular e individual (ver
APÉNDICE 1). La palabra "epifaneaia" por sí sola no
basta para significar la segunda venida de Cristo;
para ello esta palabra debe ir acompañada de
determinantes gramaticales que permitan formar un
nombre para una cosa individual. En la palabra
epifaneia aisladamente están contenidas todas las
epifaneias de todos los entes posibles; si quiero
hablar de una epifaneia en particular debo anteponer
un artículo definido en singular para dar a entender
que hablo de una epifaneia en particular; si deseo
aclarar de quién es esa epifaneia en particular debo
colocar la persona protagonista de esa epifaneia. Así
la palabra epifaneia aisladamente no me dice nada,
pero si digo "la Epifaneia de nuestro Señor
Jesucristo" no digo una epifaneia indefinida, ni
siquiera me refiero a muchas epifaneias indefinidas,
ya que mi artículo y su respectivo sustantivo están
en número singular; me refiero a UNA epifaneia en
particular, la epifaneia de nuestro Señor Jesucristo".
De manera que una palabra aisladamente no define
nada, pero una palabra rodeada de determinantes
gramaticales puede definir una sola cosa en
particular. Esto que es válido para cualquier
sustantivo, así para la palabra "epifaneia", es
también válido para las palabras "apokalupsis" y
"parousia". Así que yendo más profundo de lo que
van los hermanos, se puede descubrir que EN
MATEO 24:27 Y EN 1 TESALONICENSES 4:15, EL
ACONTECIMIENTO            PROTAGONIZADO          POR
CRISTO ES LLAMADO "LA PAROUSÍA", Y QUE
ESTAMOS         ENTONCES         FRENTE       A    UN
ACONTECIMIENTO DE CRISTO QUE ES CON UN
MISMO NOMBRE EN SINGULAR Y POR LO
TANTO ÚNICO, así que el arrebatamiento de la
Iglesia y la venida postribulacional de Cristo son una
misma cosa y los hermanos pretribulacionistas
pretendiendo separar Mateo 24 de los dichos de los
Apóstoles se equivocaron, como fue demostrado en
el CAPÍTULO 1.

W. Kelly, ya citado, intenta defender su idea
autocontradictoria, y contradictoria con la Biblia,
diciendo entre otras cosas "Ningún lector del Antiguo
Testamento advierte con una lectura superficial, y
aun más profundamente, que iba a haber dos
venidas del Mesías separadas por un intervalo de
tiempo, ni podrá encontrar ningún versículo que
detalle explícitamente que iba a haber dos venidas,
como muchos exigen que lo haya. Asimismo ocurre
con respecto a la Segunda venida, la cual está
separada por un intervalo de tiempo en dos etapas,
lo que deja el margen para que, dentro de ese
intervalo, encaje toda la profecía sin cumplir"; lo que
este hermano está diciendo es que así como en el
Antiguo Testamento se habla en ciertos pasajes de
acontecimientos de la primera y la segunda venida
de Cristo sin separación de tiempo, así podría haber
separación de tiempo entre eventos de segunda
venida de Cristo, la cual él concibe como un único
acontecimiento. Lo cierto es que el hecho de que el
Antiguo Testamento haya predicho juntos eventos
que resultaron muy separados en el tiempo, no
justifica que podamos separar así los eventos que
queramos; para hacerlo así hay que estar habilitados
por pruebas sólidas. El hecho de que la primera
venida de Cristo y la segunda venida de Cristo
hayan sido predichas juntas pero resultaron
separadas por un gran intervalo de tiempo no es una
demostración ni un fundamento para sostener que
existirá un intervalo de tiempo de siete años entre
dos fases de la segunda venida de Cristo (además
su argumento compara dos cosas distintas al
asemejar dos venidas diferentes con dos supuestas
fases de una misma venida, con lo cual de su propio
paralelo podría concluirse más lógicamente que en
lugar de una segunda venida de Cristo en dos fases
deberíamos pensar en una segunda y una tercera
venidas. Estas son las consecuencias de hacer
paralelismos donde la Biblia no autoriza hacerlos).
Es más, dicha posibilidad no sólo no está
demostrada, sino que está impedida por muchas
razones. Todos los catorce fundamentos de la fe
postribulacional que he expuesto desde el
CAPÍTULO 1 hasta el CAPÍTULO 14, son
precisamente razones lo suficientemente sólidas
para convencernos que no existe posibilidad alguna
de intercalar un intervalo de siete años entre el
arrebatamiento y el descenso de Cristo al Monte de
los Olivos. Pero independientemente de su
contradicción con los sólidos fundamentos bíblicos
postribulacionales, W. Kelly no se da cuenta de que
su mismo lenguaje y pensamiento están viciados,
pues si él Cree en la segunda venida de Cristo en
dos fases, pero sostiene que luego de una fase
Cristo regresa al cielo para regresar de nuevo luego
de siete años creyendo entonces en realidad está
sosteniendo una segunda venida de Cristo y en una
tercera venida de Cristo, y entonces toda su charla
sobre la posibilidad de un intervalo en medio de la
segunda venida de Cristo queda como vacía y sin
sentido.

La verdad postribulacional, en cambio no encuentra
ninguna de las insalvables dificultades de estos
hermanos en su pretribulacionismo. Veamos ahora
la posición de otros hermanos pretribulacionistas.


Ap6.3.  ERROR DE LOS HERMANOS QUE
SEPARAN TOTALMENTE EL ARREBATAMIENTO
DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO:

      Charles C. Ryrie y Homer Payne:
      Finalmente, hay el misterio del
      arrebatamiento. La idea de la
      resurrección no era desconocida para
      los santos del Antiguo Testamento,
      pero la idea del traslado de santos
      creyentes en el arrebatamiento fue el
      misterio revelado mediante Pablo en
      1a Corintios 15:51-52. Este pasaje no
      se puede referir a la Segunda Venida
      de Cristo debido a que tal evento no
      era un misterio escondido en el
      Antiguo Testamento. La referencia es
      a algo distinto, esto es, el
      arrebatamiento de la Iglesia antes de
      la                         tribulación"
(Las Bases De La Fe Premilenial, por
Charles C. Ryrie y Homer Payne, 7.
SU BASE EN LA ECLESIOLOGÍA, II.
LA IGLESIA UN MISTERIO , ¿Es la
Iglesia un misterio?, p. 170)

Dr. Thomas Ice:
Original en Inglés:
Paul speaks of the Rapture as a
"mystery" (1 Cor. 15:51-54), that is, a
truth not revealed until it was disclosed
by the apostles (Col. 1:26). Thus the
Rapture is said to be a newly revealed
mystery, making it a separate event.
The Second Coming, on the other
hand, was predicted in the Old
Testament (Dan. 12:1-3; Zech. 12:10;
14:4).
Traducción al Castellano:
Pablo habla de el Rapto como un
"misterio" (1 Cor. 15:51-54), es decir,
una verdad no revelada hasta que
esta fue revelada por los apóstoles
(Col. 1:26). Así, el Rapto es dicho ser
un misterio recientemente revelado,
haciéndolo un evento separado. Por el
otro lado, la Segunda Venida fue
predicha en el Antiguo Testamento
(Dan. 12:1-3; Zech. 12:10; 14:4).
 (Why I Believe The Bible Teaches
Rapture       Before    Tribulation,   Dr.
Thomas           Ice,      http://www.pre-
trib.org/article-view.php?id=56)
Dr. Wayne Brindle:
Original en Inglés:
In addition, assuming a premillennial
eschatology, this passage cannot refer
to Christ's Second Coming to the
earth, since at that time Christ will rule
on earth rather than return to heaven
with his people. In fact, on the
occasion of the Second Coming, no
one is depicted as going from earth to
heaven.[13] The events depicted in
Matthew 25 and Revelation 20 are not
possible in John 14:1-3, and no
intervening event such as a time of
tribulation is even hinted at.
Traducción al Castellano:
En       adición,     asumiendo       una
escatología premilenial, este pasaje no
se puede referir a la Segunda Venida
de Cristo a la tierra, ya que entonces
Cristo gobernará sobre la tierra más
bien que retornar al cielo con su
pueblo. De hecho, en ocasión de la
Segunda Venida, nadie es presentado
como yendo de la tierra al cielo [13].
Los eventos descriptos en Mateo 25 y
Apocalipsis 20 no son posibles en
Juan 14:1-3, y ningún evento
interviniente tal como un tiempo de
tribulación es siquiera insinuado.
(Biblical Evidence for the Imminence of
the Rapture, Dr. Wayne Brindle,
      http://www.pre-trib.org/article-
      view.php?id=120, Mayo del 2004)

      Dr. Mal Couch:
      Original en Inglés:
      Even today it is appropriate to ask
      certain questions. How can we be
      certain of this difference when we read
      a given prophetic passage that speaks
      of Christ coming again? How do we
      know if it is a rapture passage or if the
      verses are referring to the second
      coming of our Lord to rule worldwide
      for a thousand years in Jerusalem?
      Traducción al Castellano:
      Aun hoy es apropiado hacer ciertas
      preguntas:         ¿Cómo         podemos
      asegurarnos de esta diferencia cuando
      leemos un pasaje profético dado que
      habla de Cristo viniendo otra vez?
      ¿Cómo sabemos si es un pasaje del
      rapto o si los versículos se están
      refiriendo a la segunda venida de
      nuestro       Señor     para     gobernar
      mundialmente por mil años en
      Jerusalén?
      (Major Rapture Terms and Passages,
      Dr. Mal Couch,            http://www.pre-
      trib.org/article-view.php?id=103, Mayo
      del 2004)

Esta posición es lo que podemos llamar una
redefinición del termino "segunda venida de Cristo".
Históricamente, dicho término siempre se refirió a la
venida de Cristo esperada por la Iglesia; los
creyentes de todos los tiempos siempre entendieron
por la segunda venida de Cristo la venida de Cristo
cuando se encontraría con su Iglesia. Los hermanos
pretribulacionistas del primer grupo siguieron
manteniendo esa idea y así sostienen que el
arrebatamiento de la Iglesia es parte de la segunda
venida de Cristo; solamente que su error en separar
el arrebatamiento de la venida de Cristo que es
postribulacional, los dejó en una situación
incompatible con la Biblia, y su concepto resultó
viciado y autocontradictorio. Pero los hermanos
pretribulacionistas del segundo grupo adoptaron una
posición aun más radical, ellos dicen que la segunda
venida de Cristo es postribulacional, y que el
arrebatamiento no forma parte de la segunda venida
de Cristo.

Charles Ryrie y Homer Payne justifican su posición
diciendo en nuestra cita de más arriba que la idea
del traslado de santos creyentes en el
arrebatamiento fue el misterio revelado mediante
Pablo en 1 Corintios 15:51-52 y que ese pasaje no
se puede referir a la Segunda Venida de Cristo
debido a que tal evento no era un misterio escondido
en el Antiguo Testamento y que la referencia es sólo
al arrebatamiento de la Iglesia supuestamente antes
de la tribulación. Semejante justificación es la que
presenta el hermano Dr. Thomas Ice. Esta
justificación queda totalmente invalidada si tenemos
en cuenta que los conceptos de estos hermanos de
misterio, en general, y de misterio de la Iglesia, en
particular, no resisten la prueba de las Escrituras
(ver el APÉNDICE 5), y además la resurrección de
los creyentes de la Iglesia dormidos, la cual ocurre
en el arrebatamiento, fue profetizada, aunque en
forma misteriosa, en el Antiguo Testamento (ver
CAPÍTULO 8); así que la justificación de estos
hermanos no sirve para separar el arrebatamiento
de la segunda venida de Cristo.


Una justificación adicional es presentada por el
hermano Dr. Wayne Brindle, quien usa como prueba
el hecho de que en ciertos pasajes de la segunda
venida en el Antiguo Testamento no aparecen
detalles sobre el arrebatamiento de la Iglesia y el
hecho de que en cierto pasaje de la segunda venida
de Cristo que se refiere a la Iglesia no se mencione
una gran tribulación ni los eventos de Mateo 25 y
Apocalipsis 20. Este hermano cree que porque en un
pasaje no aparecen todos los detalles de un evento
ya es motivo suficiente para imaginar que esa
descripción responde a otro evento diferente al
descripto con nuevos detalles en otros pasajes; pero
es un error proceder así ya que hay pasajes de la
Biblia que hablan de un mismo evento y aun así las
descripciones de ese evento difieren de pasaje en
pasaje; un pasaje puede traer más o menos detalles
que el otro, o cada pasaje puede aportar un detalle o
más que no se encuentran en los otros. Sin embargo
eso no significa que esos pasajes hablen de
eventos diferentes; simplemente describen la misma
cosa de forma diferente pero no son incompatibles
entre sí, pues la Biblia es la Palabra de Dios y no se
contradice a sí misma. Por ejemplo, si tomamos
Juan 14:1-3 que, como el hermano Dr. Wayne
Brindle, reconoce, implica el arrebatamiento de la
Iglesia, podemos observar que este pasaje omite
una gran cantidad de detalles que sí podemos
encontrar en 1 Tesalonicenses 4:14-19; ahora bien
el segundo pasaje también se refiere al
arrebatamiento; quiere decir que un pasaje sea
diferente de otro no es una razón suficiente para
suponer que hablan de distintos eventos. Es más,
los detalles que aparecen separados en distintos
pasajes pueden aparecer todos juntos en un tercer
pasaje, por lo cual se podría saber a ciencia cierta
que no se trata de eventos diferentes; así pasa con
la segunda venida de Cristo, el arrebatamiento de la
Iglesia y la venida de Cristo para reinar sobre la
tierra aparecen reunidos en un mismo pasaje (ver
CÁPÍTULO 5); de manera que la justificación del
hermano Dr. Wayne Brindle no solamente es
insuficiente, sino que también resulta refutada por
una contrapartida exactamente contraria a su
justificación.

Pero estos hermanos que separan totalmente el
arrebatamiento de la Segunda Venida de Cristo, no
solamente no han podido justificar su posición, sino
que ellos no han advertido que su posición está
viciada de autocontradicción al igual que la posición
de los hermanos del primer grupo. Nos dicen que la
Segunda Venida de Cristo es luego de la Gran
Tribulación y que el arrebatamiento no es la
Segunda Venida de Cristo, pero finalmente terminan
contradiciéndose diciendo que Cristo VIENE UNA
VEZ, recoge a su Iglesia, REGRESA AL CIELO,
PASAN SIETE AÑOS, luego VIENE OTRA VEZ, con
su Iglesia:




Claramente, aquí la venida de Cristo luego de la
Gran Tribulación no es la Segunda Venida de Cristo
como estos hermanos pretenden, sino que es una
TERCER venida de Cristo, y el arrebatamiento
sucede en una SEGUNDA venida de Cristo, pues
como Cristo vuelve al cielo después de su primer
descenso, éste es una venida completa, y al
regresar de nuevo del cielo es otra venida completa;
y los hermanos pretribulacionistas que tratan de
presentarnos esto como una sola segunda venida
luego de la Gran Tribulación, están en contra del
significado mismo de lo que es una venida del cielo.
Ellos han creado una segunda y una tercera venida
de Cristo y quieren forzar en la mente de los demás
la idea de que sólo la venida postribulacional es la
segunda venida de Cristo. No es justo hacer creer a
nadie que su esquema nos presenta con una sola
segunda venida de Cristo luego de la tribulación,
mientras que la supuesta venida de Cristo antes de
la tribulación no es una venida; están actuando
arbitraria y autoritariamente; están yendo en contra
del significado normal de las expresiones del
lenguaje; quieren obligarnos a creer que una venida
NO es venida y que otra venida sí es venida.
RECHAZO SU ARBITRARIEDAD. La Biblia misma
llama al encuentro de Cristo con su Iglesia "la
segunda vez", en realidad, la expresión "segunda
venida de Cristo" no se encuentra en la Biblia, en la
Biblia encontramos la expresión "la segunda vez"
(griego: ek deuterou) en Hebreos 9:28; en
comparación con el "una vez" del mismo versículo.
De manera que, como se vio en el CAPÍTULO 13,
queda totalmente descartada la posibilidad de dos
nuevos descensos del cielo. Además, como se
demostró en 7.2. del CAPÍTULO 7, nuestra reunión
con él (el arrebatamiento) es llamada "la venida de
nuestro Señor Jesucristo", así que ¿quién puede
decirnos que eso no es una venida de él? De
manera que la teoría de una segunda venida de
Cristo postribulacional precedida de una venida
pretribulacional que no es venida, no solamente es
una idea autocontradictoria, sino contradictoria con
la Biblia misma. También en Juan 14:3 se nos dice
que el VENDRÁ a tomarnos consigo:

Juan 14:3
Y si me fuere, y os aparejare lugar, VENDRÉ OTRA
VEZ, y os tomaré a mí mismo: para que donde yo
estoy, vosotros también estéis.

Y si para tomar a su Iglesia el VENDRÁ OTRA VEZ,
¿qué vez es esa?

Tal es la gran confusión existente entre los
hermanos pretribulacionistas con la terminología
bíblica para el arrebatamiento. Pero es más que eso,
es una muestra clara de la falta de basamento de su
sistema erróneo.



                     *****
                  APÉNDICE 7.

LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA
   ENTRE SANTOS QUE NO SON LA
       IGLESIA Y LA IGLESIA


Ap7.1. UN ERROR NO ESPERADO DE PARTE DE
HERMANOS DISPENSACIONALES
Uno de los grandes logros de muchos hermanos del
siglo diecinueve fue su entendimiento de la
interpretación literal de las profecías; esa
hermenéutica sana trajo consigo el resurgimiento de
la enseñanza bíblica milenialista; estos hermanos
avanzaron un paso importante en la interpretación
de las Escrituras cuando acertaron en interpretar
literalmente lo que se decía en Apocalipsis 20:1-10 y
Daniel 2:44 y 7:27. Daniel nos dice claramente que
este reino futuro de Cristo y sus santos será sobre la
tierra, "debajo de todo el cielo", una expresión
reiteradamente usada en el Antiguo Testamento
cuyo significado literal es "sobre la tierra"; y el
Apocalipsis nos dice que será por mil años y, según
Apocalipsis 20:9, puede deducirse otra vez, que será
sobre la tierra, pues la ciudad amada se encontraba
sobre la tierra     cuando es circundada. En fin,
muchos hermanos del siglo diecinueve nos han
dejado un rico legado de interpretación profética que
superó la manera alegórica con que venían siendo
erróneamente tratadas las profecías por los
hermanos hasta entonces.
Otro logro de estos hermanos del siglo diecinueve
fue su entendimiento de que la Iglesia es un cuerpo
distinto de los santos del Antiguo Testamento; la era
del Antiguo Testamento sólo alcanzó hasta Juan el
Bautista (Lucas 16:16); y Juan, como representante
final de los santos profetas del Antiguo Testamento
se llamó a sí mismo el amigo del esposo; mientras
que los discípulos de Cristo fueron considerados por
Juan el Bautista, espiritualmente hablando, como la
esposa de Cristo (Juan 3:29), es decir como su
Iglesia (Efesios 5:23-32). De manera que Juan el
Bautista, como santo del Antiguo Testamento tiene
una posición como amigo del esposo (que es Cristo),
mientras que los verdaderos discípulos, como santos
del Nuevo Testamento, tienen posición de esposa
espiritual de Cristo, es a saber LA IGLESIA, como
distinta entonces de los santos del Antiguo
Testamento. La Iglesia, según las Escrituras, es
claramente considerada un cuerpo nuevo distinto de
los santos del Antiguo Testamento. Juan el Bautista
el último de los santos profetas del Antiguo
Testamento sólo era el amigo del esposo, pero los
verdaderos discípulos de Cristo, su Iglesia, eran la
esposa del Cordero.

Pero     curiosamente,  tales  logros     quedaron
empañados por un error que muchos hermanos
dejaron entrar en su sistema, el error del
pretribulacionismo. A causa de ese error, estos
hermanos que eran campeones en no confundir la
Iglesia con otro cuerpo distinto de santos,
empezaron a fallar, su yerro pretribulacionista les
llevo a decir que la esposa del Cordero, presentada
a Cristo por Juan el Bautista, los discípulos
verdaderos de Cristo, eran a veces la Iglesia y a
veces no. Cuando un pasaje como Juan 14:1-3
habla del recogimiento de la Iglesia por parte de
Cristo, estos hermanos admitían que los discípulos
de Cristo estaban oyendo a Cristo como la Iglesia;
pero cuando pasajes como Mateo 24:31 y Marcos
13:27 hablan de un recogimiento postribulacional de
santos, estos hermanos decían que los discípulos de
Cristo estaban oyendo a Cristo como santos de un
cuerpo distinto de la Iglesia, a saber, santos de la
Gran Tribulación que no son la Iglesia, según ellos.
Y así, esta dualidad tiñe todo el sistema de estos
hermanos. Claro está que Cristo a veces se dirige a
sus discípulos como una compañía mixta de
creyentes e inconversos (Marcos 9:43), pues entre
ellos había un incrédulo que sería el traidor, Judas, y
muchos incrédulos de la compañía más grande de
discípulos, los cuales luego se apartaron de Cristo
(Juan 6:64-66); pero era una compañía de
inconversos mezclada con LA IGLESIA, como Juan
el Bautista nos da a entender que los verdaderos
creyentes que él condujo a Cristo eran "la esposa",
es a saber, LA IGLESIA.

De manera que estos hermanos dispensacionales,
con su error pretribulacional han desgraciadamente
traído confusión sobre la verdad milenial y
dispensacional; porque han indebidamente, a fin de
defender su error pretribulacional, confundido a la
Iglesia con un supuesto cuerpo distinto de santos de
la Gran Tribulación; en el sentido de que palabras
dirigidas a la Iglesia fueron supuestamente dirigidas
a santos de otra dispensación; así, por ejemplo,
todos los mandamientos para los discípulos a fin de
ser cumplidos durante la Gran Tribulación, estos
hermanos lo tomaron como para otros distintos de la
Iglesia (ver CAPÍTULO 2).

Si se renunciara a tal confusión, eso llevaría a
entender que los santos de la Gran Tribulación no es
un cuerpo de santos distinto de la Iglesia, sino que
son los santos de la Iglesia a quienes les tocará vivir
en ese tiempo previo a la segunda venida de Cristo.



                      *****
                  APÉNDICE 8.

LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA
   AL USAR EL INDEBIDO MÉTODO
  ALEGÓRICO DE INTERPRETACIÓN


Ap8.1. EL MÉTODO ALEGÓRICO SE RESISTE A
DESAPARECER:
Justamente el gran logro de muchos hermanos del
siglo diecinueve fue su entendimiento de que las
profecías se debían interpretar literalmente; eso trajo
consigo el resurgimiento de la enseñanza bíblica
milenialista; como dijimos, estos hermanos dieron un
gran paso en el entendimiento de la Biblia al
comprender lo que se decía en Apocalipsis 20:1-10 y
Daniel 2:44 y 7:27. Daniel nos dice que este reino
futuro de Cristo y sus santos será sobre la tierra,
"debajo de todo el cielo", una expresión usada en el
Antiguo Testamento cuyo significado literal es "sobre
la tierra"; y el Apocalipsis nos dice que será por mil
años y, según Apocalipsis 20:9, puede deducirse
otra vez, que será sobre la tierra, pues la ciudad
amada se encontraba sobre la tierra cuando es
rodeada al fin de los mil años. En fin, el siglo
diecinueve nos ha dejado en posición ventajosa en
cuanto a interpretación profética, CASI se superó la
manera alegórica con que venían siendo
erróneamente tratadas las profecías por los
hermanos hasta entonces.
¡Casi! Pues muchos hermanos continuaron
interpretando alegóricamente las verdades literales
del     reinado    milenial   y   siguieron    siendo
posmilenialistas o amilenialistas; y muchos
hermanos que profesaban ser literalistas en su
interpretación y milenialistas continuaron utilizando
la interpretación alegórica para cubrir las áreas
deficientes en su enseñanza sobre profecía;
entonces, como la creencia en un arrebatamiento
pretribulacional no se encuentra en la Biblia, estos
hermanos han debido tomar pasajes que no hablan
del arrebatamiento a fin de hacer aparecer como que
la Biblia habla de un arrebatamiento pretribulacional.
Lo triste es que los hermanos pretribulacionistas han
atacado a sus hermanos amilenialistas por ser
alegoristas, siendo ellos mismos alegoristas; eso no
fue un buen testimonio para la verdad milenial y
dispensacional.

Muchos       pretribulacionistas    han      tomado
indebidamente, alegóricamente, Apocalipsis 4:1 para
decir que es un arrebatamiento pretribulacional de la
Iglesia:

       Apocalipsis 4:1
       Después de estas cosas miré, y he
       aquí una puerta abierta en el cielo: y la
       primera voz que oí, era como de
       trompeta que hablaba conmigo,
       diciendo: Sube acá, y yo te mostraré
       las cosas que han de ser después de
       éstas.
Ahora veamos el comentario de C. I. Scofield,
pretribulacionista, sobre este versículo:

      Original en Inglés:
      This call seems clearly to indicate the
      fulfilment of 1Th 4:14-17. The word
      "church" does not again occur in the
      Revelation till all is fulfilled.

      Traducción al Castellano:
      Este llamado parece claramente
      indicar   el    cumplimiento de  1
      Tesalonicenses 4:14-17. La palabra
      "iglesia" no ocurre otra vez en el
      Apocalipsis hasta que todo es
      cumplido.
      (Biblia Scofield)

Lo único claro aquí es que Scofield toma Apocalipsis
4:1 como indicando UN CUMPLIMIENTO del
arrebatamiento de la Iglesia descripto en 1
Tesalonicenses 4:14-17. Pero ¿es eso la verdad?


Ap8.2. LA VERDAD SOBRE APOCALIPSIS 4:1:
Si leemos un poco más debajo de Apocalipsis 4:1,
encontraremos la verdad:

      Apocalipsis 4:1-2
      1 Después de estas cosas miré, y he
      aquí una puerta abierta en el cielo: y la
      primera voz que oí, era como de
      trompeta que hablaba conmigo,
      diciendo: SUBE ACÁ, y yo te mostraré
      las cosas que han de ser después de
      éstas.
      2 Y LUEGO YO FUÍ EN ESPÍRITU: y
      he aquí, un trono que estaba puesto
      en el cielo, y sobre el trono estaba uno
      sentado.

La verdad literal es que Juan fue en Espíritu para
presenciar nuevas cosas que le serían mostradas; y
suponer que eso indica un cumplimiento del
arrebatamiento de la Iglesia es una alegoría
inaceptable.

Juan fue en Espíritu, eso es todo, nada hay allí
sobre un supuesto arrebatamiento pretribulacional
de la Iglesia. Más aun, esa no fue la única vez que
Juan fue en Espíritu, como está escrito:

      Apocalipsis 1:10
      Yo FUÍ EN EL ESPÍRITU EN EL DÍA
      DEL SEÑOR, y oí detrás de mí una
      gran voz como de trompeta,

      Apocalipsis 17:3
      Y ME LLEVÓ EN ESPÍRITU AL
      DESIERTO; y vi una mujer sentada
      sobre una bestia bermeja llena de
      nombres de blasfemia y que tenía
      siete cabezas y diez cuernos.

      Apocalipsis 21:10
      Y LLEVÓME EN ESPÍRITU A UN
      GRANDE Y ALTO MONTE, y me
      mostró la grande ciudad santa de
      Jerusalem, que descendía del cielo de
      Dios

De manera que los hermanos pretribulacionistas han
recurrido a la alegoría para sostener su error.



                    *****
                  APÉNDICE 9.

LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA
    AL USAR LOS VEINTICUATRO
ANCIANOS COMO SIMULTÁNEOS A LA
        GRAN TRIBULACIÓN


Ap9.1.     ¿DE       QUÉ     ÉPOCA        SON     LOS
VEINTICUATRO ANCIANOS EN APOCALIPSIS?:
Los hermanos pretribulacionistas han dicho que
como los veinticuatro ancianos representan a la
Iglesia glorificada, entonces la Iglesia no pasará por
la Gran Tribulación ya que los ancianos están en el
cielo mientras sucede la Gran Tribulación en
Apocalipsis.

Pero ¿es eso verdad?

La verdad es otra, los veinticuatro ancianos SON
veinticuatro ancianos de la Iglesia que se encuentran
EN PLENA GLORIA CELESTIAL DURANTE EL
REINADO MILENIAL DE CRISTO; y junto con todo
el cielo rememoran los grandes hechos de Dios y
hasta interactúan espiritualmente con ellos. Hay un
pasaje que nos indica claramente que los ancianos
ya estaban en el cielo con aquellos que vinieron de
la Gran Tribulación; y que por lo tanto el tiempo de la
Gran Tribulación ya había realmente pasado para
ellos:
       Apocalipsis 7:13-17
       13      Y respondió UNO DE LOS
       ANCIANOS, diciéndome: Estos que
       están vestidos de ropas blancas,
       ¿quiénes son, y de dónde han venido?
       14 Y yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y
       ÉL ME DIJO: ESTOS SON LOS QUE
       HAN       VENIDO      DE     GRANDE
       TRIBULACIÓN, Y HAN LAVADO SUS
       ROPAS, Y LAS HAN BLANQUEADO
       EN LA SANGRE DEL CORDERO.
       15 Por esto ESTÁN DELANTE DEL
       TRONO DE DIOS, y le sirven día y
       noche en su templo: y el que está
       sentado en el trono tenderá su
       pabellón sobre ellos.
       16 No tendrán más hambre, ni sed, y
       el sol no caerá más sobre ellos, ni otro
       ningún calor.
       17 Porque el Cordero que está en
       medio del trono los pastoreará, y los
       guiará a fuentes vivas de aguas: y
       Dios limpiará toda lágrima de los ojos
       de ellos.

Los veinticuatro ancianos interactúan con Juan el
Apóstol (v. 13), que es de otra época diferente a la
de ellos, así que no es sorpresa que, al igual que
Juan interactúa con hechos futuros (Apocalipsis
11:1), ellos interactúen con los sucesos, para ellos
pasados, de la Gran Tribulación (Apocalipsis 5:8); lo
único que puede presentarse como contemporáneo
a los ancianos es lo que sucede en el cielo mismo
donde ellos están, y, en este caso particular,
tenemos a los santos de la Gran Tribulación ya
glorificados en el cielo junto con los veinticuatro
ancianos. Esto quiere decir que los veinticuatro
ancianos no son contemporaneos a la Gran
Tribulación, sino que son santos glorificados que
están conviviendo en la gloria con los santos de la
Gran Tribulación ya glorificados; por lo tanto son
posteriores a la Gran Tribulación.

Más aún, también el grupo de los ciento cuarenta y
cuatro mil es presentado glorificado en el cielo junto
a los veinticuatro ancianos:
       Apocalipsis 14: 1-5
       1 Y miré, y he aquí, el Cordero estaba
       sobre el monte de Sión, y CON ÉL
       CIENTO CUARENTA Y CUATRO MIL,
       que tenían el nombre de su Padre
       escrito en sus frentes.
       2 Y oí una voz del cielo como ruido de
       muchas aguas, y como sonido de un
       gran trueno: y oí una voz de tañedores
       de arpas que tañían con sus arpas:
       3 Y cantaban como un cántico nuevo
       delante del trono, y DELANTE DE
       LOS CUATRO ANIMALES, Y DE LOS
       ANCIANOS: y ninguno podía aprender
       el cántico sino AQUELLOS CIENTO
       CUARENTA Y CUATRO MIL, LOS
       CUALES FUERON COMPRADOS DE
       ENTRE LOS DE LA TIERRA.
       4 Estos son los que con mujeres no
       fueron contaminados; porque son
      vírgenes. Estos, los que siguen al
      Cordero por donde quiera que fuere.
      Estos fueron comprados de entre los
      hombres por primicias para Dios y
      para el Cordero.
      5 Y en sus bocas no ha sido hallado
      engaño; porque ellos SON SIN
      MÁCULA DELANTE DEL TRONO DE
      DIOS.

La mención de que el Cordero está con ellos en el
monte de Sión (v. 1), indica claramente el reinado
milenial de Cristo desde Jerusalén, aun así, los
ciento cuarenta y cuatro mil están delante del trono
de Dios (v. 5). Obviamente, los ciento cuarenta y
cuatro mil ya glorificados están en una época
posterior a la Gran Tribulación; y como los ancianos
son aquí mencionados (v. 3), comprobamos
nuevamente que los veinticuatro ancianos no son
contemporáneos a la Gran Tribulación, sino que son
posteriores a ella, contemporáneos del reinado
milenial de Cristo:
También      tenemos      Apocalipsis     19:4     donde
nuevamente aparecen los veinticuatro ancianos
junto a los cuatro animales adorando ante el trono
de Dios tras la caída de la gran Babilonia y en el
momento en que se producen las bodas del
Cordero, por lo tanto los veinticuatro ancianos no
podrían representar la Iglesia glorificada tras una
supuesta venida de Cristo antes de la gran
tribulación ya que la glorificación de la Iglesia sólo se
produce tras la destrucción de la gran Babilonia al
término de la gran tribulación, como ya se demostró
en el CAPÍTULO 12.

De manera que los veinticuatro ancianos están en
pleno reino milenial de Cristo; y dicho sea de paso,
no sólo hemos de reinar sobre la tierra entonces,
sino que habremos de gozarnos en el cielo
rememorando las glorias pasadas de nuestro Señor.
Amén.
*****
                 APÉNDICE 10.

LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA
 DE QUE EL SEÑOR VENDRÁ POR SU
 IGLESIA EN CUALQUIER MOMENTO


Ap10.1. UNA DEMOSTRACIÓN FUNDAMENTAL
DEL PRETRIBULACIONISMO:
Nos introducimos aquí a uno de los pilares básicos
del pretribulacionismo, la idea de la "inminencia" de
la venida de Cristo por su Iglesia, o que Cristo viene
a buscar a su Iglesia en cualquier momento.
Mostraremos, que, como ya sucedió con otros de
sus apoyos, este "pilar" pretribulacionista también
está destinado a sucumbir bajo el peso de la verdad
postribulacional. Oigamos al hermano Dr. Thomas
Ice cómo nos habla de esta "inminencia":

       Cita del Dr. Thomas Ice en Inglés:
       The fact that Christ could return, but
       may not soon, at any moment, yet
       without the necessity of signs
       preceding His return, requires the kind
       of      imminence       taught       by
       pretribulationism.

       Traducción al Castellano:
       El hecho de que Cristo puede retornar,
       no necesariamente pronto, sino, en
       cualquier momento y sin la necesidad
       de señales precediendo su retorno,
       requiere la especie de inminencia
       enseñada por el pretribulacionismo.
       (Imminency And The Any-Moment
       Rapture,      Dr.      Thomas      Ice,
       http://www.pre-trib.org/ , obtenido en
       Diciembre del 2004)


Los hermanos pretribulacionistas han dicho así que,
como el Señor viene a buscar a su Iglesia en
cualquier momento, entonces el arrebatamiento es
antes de la Gran Tribulación porque si fuera luego
de la Gran Tribulación se sabría con anticipación,
por las señales y por la Gran Tribulación misma, que
la venida de Cristo va a ocurrir en cierto tiempo
aproximado; y que además, se sabría que Cristo
todavía no va a venir si las señales y la Gran
Tribulación     aún    no    han     ocurrido.   Los
pretribulacionistas han hecho así una demostración
de por qué la Iglesia debe ser arrebatada antes de la
Gran Tribulación. Como dijimos, esta idea es uno de
sus "pilares", es considerada por ellos una de las
principales demostraciones para sostener el
pretribulacionismo, como puede notarse en las
siguientes palabras del hermano Dr. Thomas Ice:

       Cita en Ingles del Dr. Thomas Ice:
       By the 1930s, it was common to pack
       into one theological expression-
       imminency- all of the many New
       Testament ways in which Christ' s
       coming for His Church is said to be
possible at        any-moment. Thus,
imminency and the any-moment return
of Christ became synonyms for the
pretribulational rapture of the church.
In fact, imminency is such a powerful
argument for pretribulationism that it is
one of the most frequent and fiercely
attacked doctrines by our opponents.
Non-pretribulationists sense that if the
New Testament teaches imminency,
then pretribulationism is virtually
assured.

Traducción al Castellano:
Para los años 1930, era común poner
en una sola expresión teológica:
"inminencia", todas las muchas formas
en que el Nuevo Testamento dice que
la venida de Cristo por su Iglesia es
posible en cualquier momento. Así, la
inminencia y el retorno de Cristo en
cualquier momento llegaron a ser
sinónimos        para       el     rapto
pretribulacional de la Iglesia.
De hecho, la inminencia es un
argumento tan poderoso para el
pretribulacionismo que es una de las
doctrinas más frecuente y fieramente
atacadas por nuestros oponentes. Los
no-pretribulacionistas sienten que si el
Nuevo      Testamento       enseña    la
inminencia,          entonces         el
       pretribulacionismo está virtualmente
       asegurado.
       (Imminency And The Any-Moment
       Rapture,       Dr.     Thomas      Ice,
       http://www.pre-trib.org/ , obtenido en
       Diciembre del 2004)

Es claro que para los hermanos pretribulacionistas,
la idea de la inminencia es fundamental para
sostener su posición, Thomas Ice afirma de la
"inminencia" que "es un argumento tan poderoso
para el pretribulacionismo". Thomas Ice también
habla de lo que supuestamente sienten los no-
pretribulacionistas; dice que sentimos que "si el
Nuevo Testamento enseña la inminencia, entonces
el pretribulacionismo está virtualmente asegurado";
lo cual significa que este hermano considera que
sostener tal "inminencia" asegura su posición
pretribulacional. En fin, la idea de "inminencia" de la
venida de Cristo por su Iglesia, o que Cristo viene a
buscar a su Iglesia en cualquier momento es un pilar
básico por el cual el pretribulacionismo cree
sostenerse.


Ap10.2.       EXAMEN         DETENIDO      DEL
RAZONAMIENTO PRETRIBULACIONISTA DE LA
INMINENCIA            IMPLICANDO            UN
ARREBATAMIENTO PRETRIBULACIONAL:
Veamos el razonamiento pretribulacionista de la
inminencia en forma más clara:
1) El Señor viene en cualquier momento a buscar a
   su Iglesia.
2) La venida postribulacional del Señor acontece
   luego de señales específicas y de la Gran
   Tribulación misma.
3) Entonces la venida postribulacional del Señor no
   sucede en cualquier momento.
4) Entonces cuando el Señor viene a buscar a su
   iglesia no es la venida postribulacional.
5) La venida del Señor por la Iglesia tiene que ser
   entonces pretribulacional para que no haya indicio
   ni señal previa a su venida por la Iglesia.

Este razonamiento es válido; lo que en el lenguaje
de la lógica quiere decir que no hay ningún salto
indebido ni transgresión de las operaciones lógicas.
El razonamiento está bien hecho desde el punto de
vista del proceso o cadena de razonamientos.
Thomas Ice dijo "Los no-pretribulacionistas sienten
que si el Nuevo Testamento enseña la inminencia,
entonces el pretribulacionismo está virtualmente
asegurado"; a lo cual respondo que yo no "siento"
eso; pues percibo claramente de acuerdo a una
clara conexión lógica bien definida que si el Señor
viene en cualquier momento, sin señales previas, a
buscar a su Iglesia entonces el arrebatamiento
tendría que ser pretribulacional; lo comprendo por
pura lógica. Reconozco sin problemas que el
razonamiento expuesto          por los hermanos
pretribulacionistas es válido.

Pero aunque su razonamiento es correcto, puedo
adelantar que no es verdadero. ¿Qué es lo que está
mal? Lo que está mal es el valor de verdad de la
premisa o proposición (1). Sencillamente la premisa
de que Cristo viene a buscar a la Iglesia en cualquier
momento es falsa; entonces sus conclusiones (4) y
(5) resultan falsas.


Ap10.3. EL ARGUMENTO ERRÓNEO DE VER
UNA VENIDA EN CUALQUIER MOMENTO
DONDE ESO NO ESTÁ IMPLICADO:
A continuación iremos revisando uno a uno
diferentes       argumentos        que      hermanos
pretribulacionistas utilizan para sostener su premisa
errada de que Cristo viene a buscar a su Iglesia en
cualquier    momento,       comenzaremos      por   el
argumento erróneo de ver "inminencia" donde ella no
está implicada:

       Cita en Inglés del Dr. Thomas Ice:
       What New Testament passages teach
       this truth? Those verses stating that
       Christ could return at any moment,
       without warning and those instructing
       believers to wait and look for the Lord's
       coming teach the doctrine of
       imminence.

       Traducción al Castellano:
       ¿Qué pasajes del Nuevo Testamento
       enseñan esta verdad? Aquellos
       versículos afirmando que Cristo puede
       retornar en cualquier momento, sin
       advertencia y aquellos instruyendo a
      los creyentes a esperar y anticipar la
      venida del Señor enseñan la doctrina
      de la inminencia.
       (Imminency And The Any-Moment
      Rapture,      Dr.      Thomas      Ice,
      http://www.pre-trib.org/ , obtenido en
      Diciembre del 2004)

Luego Thomas Ice presenta su lista de versículos
que él cree enseñan la "inminencia" o venida en
cualquier momento. A continuación examinaremos
uno a uno esos versículos; ninguno de ellos enseña
ni afirma la inminencia del Dr. Thomas Ice:

1)
       1 Corintios 1:7
       De tal manera que nada os falte en
       ningún     don,   ESPERANDO        la
       manifestación de nuestro Señor
       Jesucristo
a) Este versículo de 1 Corintios 1:7 NO OBLIGA a
suponer una venida en cualquier momento, ya que la
idea de que viene en cualquier momento no se
encuentra en el verbo "esperar". De acuerdo con la
afirmación previa de Thomas Ice este es para él un
versículo instruyendo a los creyentes a esperar y
anticipar la venida del Señor. Pues bien, este
versículo enseña que los creyentes estamos
esperando la manifestación de nuestro Señor
Jesucristo; pero no dice en ninguna parte que
estemos esperando que él vuelva en cualquier
momento. En el verbo "esperar" utilizado no está
contenida como parte de su significado la idea de
esperar algo que viene en cualquier momento. Así
que 1 Corintios 1:7 no obliga suponer una venida en
cualquier momento.

b) Este versículo de 1 Corintios 1:7 NO PUEDE
implicar una venida en cualquier momento porque
está dicho en referencia a una venida
postribulacional mencionada en el versículo que le
sigue:

      1 Corintios 1:7-8
      7 De tal manera que nada os falte en
      ningún       don,    esperando       la
      manifestación de nuestro Señor
      Jesucristo:
      8 El cual también os confirmará hasta
      el fin, para que seáis sin falta en EL
      DÍA      DE     NUESTRO        SEÑOR
      JESUCRISTO.

La razón es muy simple, el día de nuestro Señor
Jesucristo, o día de Cristo, no vendrá sin que antes
venga la Gran Tribulación (ver CAPÍTULO 7,
especialmente 7.3. y 7.4.).

2)
      1 Corintios 16: 22
      El que no amare al Señor Jesucristo,
      sea anatema. MARANATHA.

Este versículo de 1 Corintios 16:22 NO OBLIGA a
suponer que Cristo viene en cualquier momento,
pues la idea de "en cualquier momento" no se
encuentra en la palabra "maranhatha". Thomas Ice
dice por este versículo: "La Iglesia primitiva tenía un
saludo especial para darse unos a otros, como se
registra en 16:22, que era "Maranatha!" Maranatha
consiste de tres palabras arameas: "Mar" ("Señor"),
"ana" ("nuestro"), y "tha" ("viene"), significando
"nuestro Señor viene"". Pero este hermano no
comprende que la idea de "en cualquier momento"
no se encuentra en la palabra "maranhatha"; este
hermano Thomas Ice no pudo separar lo que está en
su propia imaginación de lo que está en el
significado de una palabra, cometió la misma
transgresión que en el caso (1) de querer disminuir
arbitrariamente la extensión o generalidad del
significado de una palabra; de manera que este
versículo de 1 Corintios 16:22 no obliga a suponer
que Cristo viene en cualquier momento.

3)
       Filipenses 3:20
       Mas nuestra vivienda es en los cielos;
       de donde también ESPERAMOS al
       Salvador, al Señor Jesucristo

Este versículo de Filipenses 3:20 NO OBLIGA a
suponer una venida en cualquier momento, ya que la
idea de que viene en cualquier momento no se
encuentra en el verbo "esperar", este versículo
enseña que los creyentes estamos esperando al
Señor; pero no dice en ninguna parte que estemos
esperando que él vuelva en cualquier momento. En
el verbo "esperar" utilizado no está contenida como
parte de su significado la idea de esperar algo que
viene en cualquier momento. Otra vez, por tercera
vez, Thomas Ice cometió la misma transgresión que
en el caso (1) de querer disminuir arbitrariamente la
extensión o generalidad del significado de una
palabra. Así que Filipenses 3:20 no obliga suponer
una venida en cualquier momento.

4)
       Filipenses 4:5
       Vuestra modestia sea conocida de
       todos los hombres. EL SEÑOR ESTÁ
       CERCA.

Este versículo de Filipenses 4:5 NO OBLIGA a
suponer una venida en cualquier momento, ya que la
idea de "en cualquier momento" no se encuentra en
el adverbio "cerca" cuando es aplicado a cercanía
en el tiempo. Así, en Juan 6:4 donde se dice "Y
estaba CERCA la Pascua, la fiesta de los Judíos", es
evidente que la Pascua no ocurriría "en cualquier
momento". Otra vez, por cuarta vez, Thomas Ice
cometió la misma transgresión que en el caso (1) de
querer disminuir arbitrariamente la extensión o
generalidad del significado de una palabra. Así que
Filipenses 4:5 tampoco obliga suponer una venida
en cualquier momento.

5)
       1 Tesalonicenses 1:10
       Y ESPERAR a su Hijo de los cielos, al
       cual resucitó de los muertos; a Jesús,
       el cual nos libró de la ira que ha de
       venir.
a) Este versículo de 1 Tesalonicenses 1:10     NO
OBLIGA a suponer una venida en cualquier
momento, ya que la idea de que viene en cualquier
momento no se encuentra en el verbo "esperar",
este versículo enseña que los creyentes estamos
esperando al Señor; pero no dice en ninguna parte
que estemos esperando que él vuelva en cualquier
momento. En el verbo "esperar" utilizado no está
contenida como parte de su significado la idea de
esperar algo que viene en cualquier momento. Otra
vez, por quinta vez, Thomas Ice cometió la misma
transgresión que en el caso (1) de querer disminuir
arbitrariamente la extensión o generalidad del
significado de una palabra. Así que 1
Tesalonicenses 1:10 tampoco obliga suponer una
venida en cualquier momento.

b) Este versículo de 1 Tesalonicenses 1:10 NO
PUEDE implicar una venida en cualquier momento
porque está dicho en referencia a una venida
postribulacional; pues esperamos a su Hijo DE LOS
CIELOS, lo cual significa que él descenderá del cielo
(1 Tesalonicenses 4:16); lo cual impide que haya un
descenso     pretribulacional   y   otro  descenso
postribulacional, según se demostró en los
CAPÍTULOS 5, 13 y 14; es decir que sólo cabe que
esperemos a Jesús de los cielos en una sola venida
postribulacional.

Dicho     sea     de    paso,    algunos    hermanos
pretribulacionistas dicen que "la ira que ha de venir"
es el tiempo de la Gran Tribulación, y que "nos libró
de la ira que ha de venir" debe entenderse como que
la Iglesia será sacada de la tierra al tiempo de la
Gran Tribulación. Otra vez están equivocados, "la ira
que ha de venir" es la condenación eterna y no lo
que ellos dicen, pues está escrito:
        Mateo 3.7-12
        7 Y viendo él muchos de los Fariseos
        y de los Saduceos, que venían a su
        bautismo, decíales: Generación de
        víboras, ¿quién os ha enseñado a huir
        de LA IRA QUE VENDRÁ?
        8     Haced pues frutos dignos de
        arrepentimiento,
        9     Y no penséis decir dentro de
        vosotros: a Abraham tenemos por
        padre: porque yo os digo, que puede
        Dios despertar hijos a Abraham aun
        de estas piedras.
        10 Ahora, ya también la segur está
        puesta a la raíz de los árboles; y todo
        árbol que no hace buen fruto, es
        cortado y echado en EL FUEGO.
        11 Yo a la verdad os bautizo en agua
        para arrepentimiento; mas el que
        viene tras mí, más poderoso es que
        yo; los zapatos del cual yo no soy
        digno de llevar; él os bautizará en
        Espíritu Santo y en fuego
        12 Su aventador en su mano está, y
        aventará su era: y allegará su trigo en
        el alfolí, y quemará la paja en FUEGO
        QUE NUNCA SE APAGARÁ.
6)
      1 Tesalonicenses 4.15-18
      15 Por lo cual, os decimos esto en
      palabra del Señor: que nosotros que
      vivimos, que habremos quedado hasta
      la venida del Señor, no seremos
      delanteros a los que durmieron.
      16    Porque el mismo Señor con
      aclamación, con voz de arcángel, y
      con trompeta de Dios, descenderá del
      cielo; y los muertos en Cristo
      resucitarán primero:
      17 Luego nosotros, los que vivimos,
      los que quedamos, juntamente con
      ellos seremos arrebatados en las
      nubes a recibir al Señor en el aire, y
      así estaremos siempre con el Señor.
      18 Por tanto, consolaos los unos a los
      otros en estas palabras.

Thomas Ice ni siquiera se molesta en aclararnos por
qué este pasaje enseña que Cristo viene en
cualquier momento; así que supondremos por qué:

a) El hecho de que Pablo haya supuesto que podría
estar vivo hasta la venida del Señor (v. 15), no
implica que Cristo vendría en cualquier momento; a
cualquier creyente puede ocurrirle estar vivo cuando
comience la última semana de Daniel (solo siete
años), y puede que sobreviva a la Gran Tribulación y
que esté vivo cuando la Gran Tribulación termine y
vuelva el Señor. Aun en la época cuando Israel no
era nación, Dios podía precipitar la formación
repentina de la nación en la tierra de Israel, así como
lo hizo en poco tiempo en los años 1940, y luego
precipitar la última semana de Daniel. De todas
maneras, Dios tiene un tiempo prefijado aún para
eso, no será en cualquier momento, solamente que
nosotros no sabemos cuando comenzará la Gran
Tribulación.


b) Este pasaje de 1 Tesalonicenses 4.15-18 NO
PUEDE implicar una venida en cualquier momento
porque está describiendo la misma venida
postribulacional que Mateo 24:27-31, como se
demostró en el CAPÍTULO 1.

7)
       1 Tesalonicenses 5:6
       Por tanto, no durmamos como los
       demás; antes velemos y seamos
       sobrios.

a) Este versículo de 1 Tesalonicenses 5:6 no obliga
suponer una venida en cualquier momento, pues se
puede saber por los versículos precedentes que los
creyentes velan por su condición de tales. Pues
Pablo el Apóstol dice "Por tanto ...", dando a
entender que hay razones previas por las cuales los
creyentes pueden ser requeridos a velar y ser
sobrios; ¿cuáles son esas razones previas por las
cuales los creyentes podemos velar y ser sobrios, he
aquí las razones expresadas por Pablo en los
versículos anteriores:
       1 Tesalonicenses 5:4-5
       4 Mas vosotros, hermanos, no estáis
       en tinieblas, para que aquel día os
       sobrecoja como ladrón;
       5     PORQUE TODOS VOSOTROS
       SOIS HIJOS DE LUZ, E HIJOS DEL
       DÍA; no somos de la noche, ni de las
       tinieblas.

Según el Apóstol Pablo, por su sola condición de
verdaderos creyentes, hijos de la luz, aquel día NO
sobrecogerá como ladrón a los verdaderos
creyentes, ellos velarán y serán sobrios por su mera
condición de creyentes, no porque no desean ser
sorprendidos por una venida de Cristo en cualquier
momento. Esto significa que 1 Tesalonicenses 5:6
no enseña ni implica que Cristo viene a buscar a su
Iglesia en cualquier momento. Aun suponiendo que
la venida del Señor no puede ocurrir porque hay
señales que todavía no se cumplieron, los creyentes
velarían y serían sobrios igualmente; simplemente
porque son hijos de la luz he hijos del día. Así que 1
Tesalonicenses 5:6 no obliga suponer una venida
en cualquier momento.

b) Este versículo de 1 Tesalonicenses 5:6 no obliga
suponer una venida en cualquier momento, sólo
porque haya una exhortación a velar, pues el Señor
exhortó a velar en referencia a su venida como
ladrón, demostrada en CAPÍTULO 10 ser
postribulacional:

       Mateo 24:43-44
       43 Esto empero sabed, que si el
       padre de la familia supiese a cuál vela
       EL LADRÓN HABÍA DE VENIR,
       VELARÍA, y no dejaría minar su casa.
       44    Por tanto, también vosotros
       ESTAD APERCIBIDOS; porque el Hijo
       del hombre ha de venir a la hora que
       no pensáis.

Así que una exhortación a velar no implica una
venida pretribulacional en cualquier momento.
Vemos pues que el Señor exhorta a velar y estar
apercibidos en relación a su venida postribulacional
como ladrón. Entonces no es inconsecuente velar
aun cuando sepamos que Cristo vendrá luego de la
Gran Tribulación; más bien es consecuente, según
el Apóstol Pablo, con nuestra condición de creyentes
(ver (a)).

Dicho sea de paso, si se supiera que el Señor viene
luego de la Gran Tribulación, eso no sería
incompatible con no saber el día ni la hora exactos;
si alguien no desea ser sorprendido debe velar y
estar apercibido, lo cual es sólo otra forma de decir
que debe convertirse a Cristo y pasar a ser
verdadero creyente; pues Pablo el Apóstol nos dice
que los verdaderos creyentes, hijos de la luz, no
serán sorprendidos como por ladrón por aquel día
(ver (a)).
Y después de todo ¿por qué usar lo de que "el día y
la hora nadie lo sabe" para sostener una venida en
cualquier momento? ¿Por qué hacerlo, si Jesús
justamente lo dijo en referencia a su venida
postribulacional? Como está escrito:

     Mateo 24:29-36
     29      Y luego DESPUÉS DE LA
     AFLICCIÓN DE AQUELLOS DÍAS, el
     sol se obscurecerá, y la luna no dará
     su lumbre, y las estrellas caerán del
     cielo, y las virtudes de los cielos serán
     conmovidas.
     30 Y entonces se mostrará la señal
     del Hijo del hombre en el cielo; y
     entonces lamentarán todas las tribus
     de la tierra, y verán al Hijo del hombre
     que vendrá sobre las nubes del cielo,
     con grande poder y gloria.
     31 Y enviará sus ángeles con gran
     voz de trompeta, y juntarán sus
     escogidos de los cuatro vientos, de un
     cabo del cielo hasta el otro.
     32      De la higuera aprended la
     parábola: Cuando ya su rama se
     enternece, y las hojas brotan, sabéis
     que el verano está cerca.
     33 Así también vosotros, CUANDO
     VIEREIS TODAS ESTAS COSAS,
     sabed que está cercano, a las puertas.
     34     De cierto os digo, que NO
     PASARÁ ESTA GENERACIÓN, QUE
     TODAS         ESTAS       COSAS       NO
     ACONTEZCAN.
     35 El cielo y la tierra pasarán, mas
     mis palabras no pasarán.
       36  EMPERO DEL DÍA Y HORA
       NADIE SABE, NI AUN LOS ÁNGELES
       DE LOS CIELOS, SINO MI PADRE
       SOLO.

Algunos hermanos pretribulacionistas creen que "del
día y hora nadie sabe" es un dicho referido a una
venida pretribulacional; estos hermanos, entonces,
trazan una línea de separación entre el versículo 31
y el 32 y hacen de cuenta que Cristo cambió de
tema y, sin advertencia alguna, de una venida
postribulacional (v. 29), pasó a referirse a una venida
pretribulacional. Debo decir que su forma de
interpretar este pasaje es inaceptable. Fácilmente
nos damos cuenta que Cristo puso su ejemplo de la
higuera (v. 32), no para referirse a algo nuevo, sino a
lo que acaba de describir anteriormente, es decir, a
"todas estas cosas" (vs. 33 y 34). Cristo no hace
ninguna lista subsiguiente de cuáles son "todas
estas cosas", se manera que esas cosas que él
señala     con     el    pronombre       "estas",   son
necesariamente las mencionadas ANTES del
versículo 32; así que Cristo sigue entonces hablando
de las mismas cosas anteriores al versículo 32; es
decir que "DEL DÍA Y HORA NADIE SABE, NI AUN
LOS ÁNGELES DE LOS CIELOS, SINO MI PADRE
SOLO" está claramente referido a LA VENIDA
POSTRIBULACIONAL del versículo 29.

Otros hermanos pretribulacionistas        citan   para
sostener su "inminencia":

       Hechos 1:6-7
       6 Entonces los que se habían juntado
       le preguntaron, diciendo: Señor,
       ¿restituirás el reino a Israel en este
       tiempo?
       7 Y les dijo: No toca a vosotros saber
       los tiempos o las sazones que el
       Padre puso en su sola potestad

Estos pobres hermanos hacen hincapié en "No toca
a vosotros saber los tiempos o las sazones que el
Padre puso en su sola potestad", pero ni siquiera
han notado que Cristo responde eso para un
acontecimiento postribulacional, la restitución del
reino a Israel por parte del Mesías mismo. De
manera que todo lo que podemos sacar de ese
pasaje, es que no importa que un evento sea
postribulacional, aun así se puede ser ignorante
hasta de los tiempos y las sazones del final de la
Gran Tribulación. ¿Cómo? Eso ya es otra cuestión;
pero Cristo habla claramente de que nadie conoce
los tiempos y las sazones de algo que ocurre al final
de la Gran Tribulación, la restitución del reino a
Israel por parte del Mesías mismo.

Como un tema aparte, podemos intentara responder
por qué nadie sabía los tiempos y las sazones del
final de la Gran Tribulación; porque mientras la Gran
Tribulación no acontezca, nadie puede saber cuando
será; así que nadie puede estimar el tiempo de su
final, aun sabiendo que la Gran Tribulación son los
últimos tres años y medio de los últimos siete años
de esta edad, los cuales son llamados "la última
semana de Daniel"; pues Cristo sólo se refirió a los
discípulos al momento de decirles eso, no
necesariamente se refiere a que no hubiera podido
saberse en el futuro.

c) Finalmente, este versículo de 1 Tesalonicenses
5:6 no enseña una venida en cualquier momento;
sino que responde a una venida postribulacional
previamente mencionada, pues en cuanto a la
venida de Cristo por su Iglesia, la cual será como
ladrón en la noche, hemos demostrado en el
CAPÍTULO 10 que será postribulacional, allí hemos
visto que la misma expresión "como ladrón en la
noche" fue la clave para comprender que se refiere a
una venida postribulacional. Así que queda
desestimada la idea errónea de que tal venida "como
ladrón" implica una venida pretribulacional en
cualquier momento. Con esta razón (c) no solo se
desestima una venida en cualquier momento para 1
Tesalonicenses 5:6, sino que se lo relaciona con una
venida postribulacional como ladrón.
       1 Tesalonicenses 5:4-5
       4 Mas vosotros, hermanos, no estáis
       en tinieblas, PARA QUE AQUEL DÍA
       OS SOBRECOJA COMO LADRÓN;
       5 Porque todos vosotros sois hijos de
       luz, e hijos del día; no somos de la
       noche, ni de las tinieblas.
Sobre que la venida como ladrón es postribulacional
ver CAPÍTULO 10.

8)
      1 Timoteo 6:14
       Que guardes el mandamiento sin
       mácula ni reprensión, hasta la
       aparición de nuestro Señor Jesucristo

El hecho de que Pablo haya supuesto que Timoteo
podría estar vivo hasta la aparición del Señor, no
implica que Cristo vendría en cualquier momento; a
cualquier creyente puede ocurrirle estar vivo cuando
comience la última semana (sólo siete años), y
puede que sobreviva a la Gran Tribulación y que
esté vivo cuando la Gran Tribulación termine y
vuelva el Señor. Aun en la época cuando Israel no
era nación, Dios podía precipitar la formación
repentina de la nación en la tierra de Israel, así como
lo hizo en poco tiempo en los años 1940, y luego
precipitar la última semana de Daniel. De todas
maneras, Dios tiene un tiempo prefijado aun para
eso, no será en cualquier momento, solamente que
nosotros no sabemos cuando comenzará la Gran
Tribulación.

9)
       Tito 2.13
       ESPERANDO         aquella esperanza
       bienaventurada, y la manifestación
       gloriosa del gran Dios y Salvador
       nuestro Jesucristo.

a) Este versículo de Tito 2.13 NO OBLIGA a suponer
una venida en cualquier momento, ya que la idea de
que viene en cualquier momento no se encuentra en
el verbo "esperar". este versículo no dice en ninguna
parte que estemos esperando que él vuelva en
cualquier momento. En el verbo "esperar" utilizado
no está contenida como parte de su significado la
idea de esperar algo que viene en cualquier
momento. Así que Tito 2.13 no obliga suponer una
venida en cualquier momento. Otra vez, por sexta
vez, Thomas Ice cometió la misma transgresión que
en el caso (1) de querer disminuir arbitrariamente la
extensión o generalidad del significado de una
palabra. Así que Hebreos 8:28 tampoco obliga
suponer una venida en cualquier momento.


b) Algunos hermanos pretribulacionistas dicen que la
esperanza no sería bienaventurada si tuviéramos
que pasar por la Gran Tribulación; pues estaríamos
esperando que sucediera antes la Gran Tribulación.
Eso depende, si la Biblia enseña que seremos
arrebatados luego de la Gran Tribulación, entonces
la venida de Cristo es nuestra esperanza
bienaventurada que nos librará finalmente de todos
los males de este siglo, Gran Tribulación incluida. En
la idea de que la venida de Cristo es nuestra
esperanza bienaventurada no está incluida la idea
de que no tengamos que sufrir en este mundo
previamente a su venida. En cuanto a la Gran
Tribulación, la hemos probado con pasajes
específicos del tema y no en base a nuestros deseos
personales. Los hermanos que no quieren pasar por
la Gran Tribulación solamente expresan sus deseos
personales. Cuando ellos dicen que si esperamos
que antes de la venida de Cristo suceda la Gran
Tribulación eso ya no es bienaventurado, ¿qué es
eso sino solo una expresión de un deseo personal
de ellos? Debemos buscar lo que dice la Biblia y no
lo que otros DESEAN creer. Además, el hecho de
que haya cosas por cumplirse antes de la venida de
Cristo por su Iglesia, no significa que igualmente no
estemos esperando su venida.. Pedro dice que
esperamos también cielos nuevos y tierra nueva:

       2 Pedro 3:13
       Bien que ESPERAMOS CIELOS
       NUEVOS Y TIERRA NUEVA, según
       sus promesas, en los cuales mora la
       justicia.

Y sabemos que esos cielos nuevos y tierra nueva
serán hechos únicamente luego del reinado milenial
de Cristo (Apocalipsis 21:1); de manera que los
creyentes de la Iglesia ESTAMOS ESPERANDO UN
HECHO QUE SABEMOS SERÁ PRECEDIDO POR
MUCHOS OTROS ACONTECIMIENTOS. Así que se
equivocan los hermanos que dicen que no podemos
esperar señales previas porque esperamos la venida
de Cristo.

10)
       Hebreos 8:28
       Así también Cristo fue ofrecido una
       vez para agotar los pecados de
       muchos; y la segunda vez, sin pecado,
       será visto de los que le ESPERAN
       para salud.

a) Este versículo de Hebreos 8:28 NO OBLIGA a
suponer una venida en cualquier momento, ya que la
idea de que viene en cualquier momento no se
encuentra en el verbo "esperar", este versículo
enseña que los creyentes estamos esperando al
Señor; pero no dice en ninguna parte que estemos
esperando que él vuelva en cualquier momento. En
el verbo "esperar" utilizado no está contenida como
parte de su significado la idea de esperar algo que
viene en cualquier momento. Otra vez, por séptima
vez, Thomas Ice cometió la misma transgresión que
en el caso (1) de querer disminuir arbitrariamente la
extensión o generalidad del significado de una
palabra. Así que Hebreos 8:28 tampoco obliga
suponer una venida en cualquier momento.

b) Este versículo de Hebreos 8:28 NO PUEDE
implicar una venida en cualquier momento porque
está dicho en referencia a una venida
postribulacional; pues dice que esperamos a Jesús
UNA SOLA SEGUNDA VEZ; lo cual impide que haya
un descenso pretribulacional y otro descenso
postribulacional, según se demostró en el
CAPÍTULO 14; es decir que sólo cabe que
esperemos a Jesús de los cielos en una sola venida
postribulacional.

11)
       Santiago 5:7-9
       7        Pues,     hermanos,     TENED
       PACIENCIA HASTA LA VENIDA del
       Señor. Mirad cómo el labrador
       ESPERA el precioso fruto de la tierra,
       aguardando con paciencia, hasta que
       reciba la lluvia temprana y tardía.
       8 Tened también vosotros paciencia;
       confirmad vuestros corazones: porque
       la venida del Señor SE ACERCA.
       9 Hermanos, no os quejéis unos
       contra otros, porque no seáis
       condenados; he aquí, el juez está
       DELANTE DE LA PUERTA.

a) El hecho de que Santiago haya supuesto que
aquellos a quienes dirige su carta podrían estar
vivos hasta la aparición del Señor, no implica que
Cristo vendría en cualquier momento; a cualquier
creyente puede ocurrirle estar vivo cuando comience
la última semana de Daniel (sólo siete años), y
puede que sobreviva a la Gran Tribulación y que
esté vivo cuando la Gran Tribulación termine y
vuelva el Señor. Aun en la época cuando Israel no
era nación, Dios podía precipitar la formación
repentina de la nación en la tierra de Israel, así como
lo hizo en poco tiempo en los años 1940, y luego
precipitar la última semana de Daniel. De todas
maneras, Dios tiene un tiempo prefijado aun para
eso, no será en cualquier momento, solamente que
nosotros no sabemos cuando comenzará la Gran
Tribulación.

b) El versículo de Santiago 5:7 NO OBLIGA, en base
al uso del verbo "esperar", a suponer una venida en
cualquier momento, ya que la idea de que viene en
cualquier momento no se encuentra en el verbo
"esperar". Otra vez, por octava vez, Thomas Ice
cometió la misma transgresión que en el caso (1) de
querer disminuir arbitrariamente la extensión o
generalidad del significado de una palabra. Así que
Santiago 5:7, por el uso del verbo "esperar",
tampoco obliga suponer una venida en cualquier
momento.

c) Este pasaje de Santiago 5:7-9 NO PUEDE
implicar una venida en cualquier momento porque
está hablando de una venida precedida por ciertas
cosas que deben cumplirse antes; en fin, este pasaje
enseña lo contrario a la venida en cualquier
momento del pretribulacionismo. Santiago no dice
que estamos esperando que Cristo aparezca en
cualquier momento, él dice que le esperamos como
el labrador ESPERA el precioso fruto de la tierra,
aguardando con paciencia, hasta que reciba la lluvia
temprana y tardía (v. 7); y todos sabemos que los
labradores no esperan que el fruto de la tierra
aparezca completo en cualquier momento, sabemos
que el labrador espera pacientemente ciertos
eventos que hacen al desarrollo del fruto y al tiempo
de la cosecha, y que vigila el desarrollo del fruto
mismo. Lo que Dios nos dice en su Palabra a través
de Santiago sencillamente es lo contrario a la idea
pretribulacionista de "inminencia". Curiosamente
Thomas Ice no señaló esta vez, como lo hizo sin
fallar en otros pasajes, el hecho del esperar;
justamente aquí donde Santiago habla de un esperar
de labrador que es contrario a la idea
pretribulacionista de "inminencia".

d) El versículo de Santiago 5:8 NO OBLIGA, en base
al uso del verbo "acercarse", a suponer una venida
en cualquier momento, ya que la idea de que viene
en cualquier momento no se encuentra en el verbo
"acercarse". Otra vez, por novena vez, Thomas Ice
cometió la misma transgresión que en el caso (1) de
querer disminuir arbitrariamente la extensión o
generalidad del significado de una palabra. Así que
Santiago 5:8, por el uso del verbo "acercarse",
tampoco obliga suponer una venida en cualquier
momento. El uso del tiempo perfecto para el verbo
"acercarse" en Santiago 5:8, indica que el
acercamiento de la venida de Cristo es un
acercamiento ya producido y definitivo, y que la
venida de Cristo se producirá inevitablemente; pero
aún así no añade ningún significado o idea de que
eso sucederá en cualquier momento.

e) "el juez está DELANTE DE LA PUERTA" en
Santiago 5:9 es otra expresión hablando de
cercanía, tampoco contiene en sí misma la idea de
"en cualquier momento".

f) Finalmente el pasaje de Santiago 5:7-9 NO
PUEDE implicar una venida en cualquier momento
porque está describiendo la misma venida
postribulacional que 1 Tesalonicenses 4.15-18 y
Mateo 24:27-31, la PAROUSÍA del Señor (v. 8),
como se demostró en el CAPÍTULO 1.

12)
      1 Pedro 1:13
      Por lo cual, teniendo los lomos de
      vuestro entendimiento ceñidos, con
      templanza,                ESPERAD
      PERFECTAMENTE en la gracia que
       os es presentada cuando Jesucristo
       os es manifestado

El versículo de 1 Pedro 1:13 NO OBLIGA, en base
al uso del verbo "esperar", más presisamente aquí
"poner la esperanza", a suponer una venida en
cualquier momento, ya que la idea de que viene en
cualquier momento no se encuentra en este verbo.
Otra vez, por décima vez, Thomas Ice cometió la
misma transgresión que en el caso (1) de querer
disminuir arbitrariamente la extensión o generalidad
del significado de una palabra. Así que 1 Pedro 1:13,
por el uso del verbo "esperar", tampoco obliga
suponer una venida en cualquier momento.

13)
       Judas 21
       Conservaos en el amor de Dios,
       ESPERANDO la misericordia de
       nuestro Señor Jesucristo, para vida
       eterna.

El versículo de Judas 21 NO OBLIGA, en base al
uso de un verbo que puede traducirse aquí
"esperar", a suponer una venida en cualquier
momento, ya que la idea de que viene en cualquier
momento no se encuentra en este verbo. Uno puede
esperar algo aun cuando antes de ese algo deban
suceder muchas otras cosas sabidas. Otra vez, por
onceava vez, Thomas Ice cometió la misma
transgresión que en el caso (1) de querer disminuir
arbitrariamente la extensión o generalidad del
significado de una palabra. Así que Judas 21, por el
uso del verbo traducido aquí "esperar", tampoco
obliga a suponer una venida en cualquier momento.

14)
      Apocalipsis 3: 11
      He aquí, YO VENGO PRESTO; retén
      lo que tienes, para que ninguno tome
      tu corona.

      Apocalipsis 22: 7, 12, 20-21
      7   Y he aquí, VENGO PRESTO.
      Bienaventurado el que guarda las
      palabras de la profecía de este libro.
      ...
      12 Y he aquí, YO VENGO PRESTO, y
      mi     galardón      conmigo,       para
      recompensar a cada uno según fuere
      su obra.
      ...
      20 El que da testimonio de estas
      cosas, dice: Ciertamente, VENGO EN
      BREVE. Amén, sea así. Ven: Señor
      Jesús.
      21    La gracia de nuestro Señor
      Jesucristo sea con todos vosotros.
      Amén.

Estos versículos del Apocalipsis NO OBLIGAN a
suponer una venida en cualquier momento, ya que la
idea de "en cualquier momento" no se encuentra en
el adverbio "presto", o "rápidamente". Debemos
aclarar también que este "presto" o "rápidamente" en
el contexto de la venida de Cristo debe ser
entendido según el punto de vista de Dios, eso
puede significar cientos de años, como está escrito:

      2 Pedro 3.8-10
      8 Mas, oh amados, no ignoréis esta
      una cosa: que un día delante del
      Señor es como mil años y mil años
      como un día.
      9 El Señor no tarda su promesa,
      como algunos la tienen por tardanza;
      sino que es paciente para con
      nosotros, no queriendo que ninguno
      perezca, sino que todos procedan al
      arrepentimiento.
      10 Mas el día del Señor vendrá como
      ladrón en la noche; en el cual los
      cielos pasarán con grande estruendo,
      y los elementos ardiendo serán
      deshechos, y la tierra y las obras que
      en ella están serán quemadas.

Más aún, el tiempo que transcurre obedece al hecho
de que antes de la venida debe cumplirse cierto
hecho       importante      para      Dios,     EL
ARREPENTIMIENTO DE MUCHOS.
Otra vez Thomas Ice cometió la misma transgresión
que en el caso (1) de querer disminuir
arbitrariamente la extensión o generalidad del
significado de una palabra. Así que esos versículos
de Apocalipsis    tampoco obligan a suponer una
venida en cualquier momento.

15)
       Apocalipsis 22:17, 20-21
       17 Y el Espíritu y la Esposa dicen:
       Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que
       tiene sed, venga: y el que quiere, tome
       del agua de la vida de balde.
       ...
       20 El que da testimonio de estas
       cosas, dice: Ciertamente, VENGO EN
       BREVE. Amén, sea así. Ven: Señor
       Jesús.
       21     La gracia de nuestro Señor
       Jesucristo sea con todos vosotros.
       Amén.

a) El hecho de que un creyente pueda decir a Cristo
"ven" y que podría estar vivo hasta la venida del
Señor (v. 17), no implica que Cristo vendría en
cualquier momento; a cualquier creyente puede
ocurrirle estar vivo cuando comience la última
semana de Daniel (solo siete años), y puede que
sobreviva a la Gran Tribulación y que esté vivo
cuando la Gran Tribulación termine y vuelva el
Señor. Aun en la época cuando Israel no era nación,
Dios podía precipitar la formación repentina de la
nación en la tierra de Israel, así como lo hizo en
poco tiempo en los años 1940, y luego precipitar la
última semana de Daniel. De todas maneras, Dios
tiene un tiempo prefijado aun para eso, no será en
cualquier momento, solamente que nosotros no
sabemos cuando comenzará la Gran Tribulación.

b) Sobre los versículos 20 y 21, Thomas Ice repite lo
presentado en 14.
Concluimos pues esta sección apuntando que la
premisa pretribulacionista de que Cristo viene "en
cualquier momento" sin necesidad de esperar
señales previas, es un prejuicio que muchos
pretenden fundamentar en pasajes que no
solamente no hablan de tal venida como "en
cualquier momento", sino que muchas veces son
contrarios a tal noción. Y como no hay contradicción
en la Escritura, debemos creer que ella enseña lo
contrario a la premisa pretribulacionista de la venida
"en cualquier momento".


Ap10.4. UNA RAZÓN QUE DEMUESTRA LA
FALSEDAD DE UNA VENIDA EN CUALQUIER
MOMENTO:
Aunque acabamos de ver que la noción
pretribulacionista de una venida de Cristo por su
Iglesia en cualquier momento no sólo no tiene base
bíblica, sino que además es contradicha por la
Escritura, es oportuno mostrar ahora algunas
razones más que contradicen y tornan imposible la
idea pretribulacionista de "en cualquier momento".
Aquí veremos algo que contraría completamente la
aserción, que tampoco está en la Biblia, de que los
creyentes de la Iglesia esperaban una venida "en
cualquier momento". La razón es que mientras el
Apóstol Pedro estuviese vivo, Cristo no vendría.
Veamos lo que dice la Biblia:

       Juan 21:17-24
17 Dícele la tercera vez: Simón, hijo
de Jonás, ¿me amas? Entristecióse
Pedro de que le dijese la tercera vez:
¿Me amas? y dícele: Señor, tú sabes
todas las cosas; tú sabes que te amo.
Dícele Jesús: Apacienta mis ovejas.
18    De cierto, de cierto te digo:
Cuando eras más mozo, te ceñías, e
ibas donde querías; mas CUANDO YA
FUERES VIEJO, EXTENDERÁS TUS
MANOS, Y TE CEÑIRÁ OTRO, Y TE
LLEVARÁ A DONDE NO QUIERAS.
19     Y ESTO DIJO, DANDO A
ENTENDER CON QUÉ MUERTE
HABÍA DE GLORIFICAR A DIOS. Y
dicho esto, dícele: Sígueme.
20 Volviéndose Pedro, ve a aquel
discípulo al cual amaba Jesús, que
seguía, el que también se había
recostado a su pecho en la cena, y le
había dicho: Señor, ¿quién es el que
te ha de entregar?
21 Así que Pedro vio a éste, dice a
Jesús: Señor, ¿y éste, qué?
22 Dícele Jesús: Si quiero que él
quede hasta que yo venga, ¿qué a tí?
Sígueme tú.
23 Salió entonces este dicho entre los
hermanos, que aquel discípulo no
había de morir. Mas Jesús no le dijo,
No morirá; sino: Si quiero que él
quede hasta que yo venga ¿qué a ti?
       24 Este es aquel discípulo que da
       testimonio de estas cosas, y escribió
       estas cosas: y sabemos que su
       testimonio es verdadero.

¡Pensemos en esto! los discípulos sabían bien que
Pedro habría de morir, sabían bien que Pedro no
llegaría vivo hasta la venida de Cristo. Los
pretribulacionistas dicen, ya vimos que sin base
bíblica, que si hubiese alguna cosa que nos permita
saber que Cristo no viene todavía, eso sería algo
muy malo. Pues bien aquí tenemos que estos
hermanos sabían que Cristo no vendría mientras
que Pedro todavía siguiese vivo; y eso no es nada
malo, porque así el Señor determinó que fuesen las
cosas. Los deseos personales no cuentan, sólo
importa lo que dice la Biblia; la Biblia destruye el
concepto pretribulacionista de la venida en cualquier
momento.


Ap10.5. EXTENSO ESCRITO DEL APÓSTOL
PABLO REFUTANDO LA IDEA DE UNA VENIDA
EN CUALQUIER MOMENTO:
Más aún, el Apóstol Pablo, en su segunda carta a
los Tesalonicenses, rechaza absolutamente la idea
de que Cristo venga por su Iglesia antes de ciertos
acontecimientos de la Gran Tribulación:

       2 Tesalonicenses 2.1-8
       1 Empero os rogamos, hermanos,
       cuanto a la venida de nuestro Señor
      Jesucristo, y nuestro recogimiento a
      él,
      2 Que no os mováis fácilmente de
      vuestro sentimiento, ni os conturbéis ni
      por espíritu, ni por palabra, ni por carta
      como nuestra, como que el día del
      Señor esté cerca.
      3 No os engañe nadie en ninguna
      manera; porque no vendrá sin que
      venga antes la apostasía, y se
      manifieste el hombre de pecado, el
      hijo de perdición,
      4      Oponiéndose, y levantándose
      contra todo lo que se llama Dios, o
      que se adora; tanto que se asiente en
      el templo de Dios como Dios,
      haciéndose parecer Dios.
      5 ¿No os acordáis que cuando estaba
      todavía con vosotros, os decía esto?
      6 Y ahora vosotros sabéis lo que
      impide, para que a su tiempo se
      manifieste.
      7 Porque ya está obrando el misterio
      de iniquidad: solamente espera hasta
      que sea quitado de en medio el que
      ahora impide;
      8 Y entonces será manifestado aquel
      inicuo, al cual el Señor matará con el
      espíritu de su boca, y destruirá con el
      resplandor de su venida

Pero de este pasaje no nos vamos a ocupar aquí,
eso ya fue hecho en el CAPÍTULO 7. El Apóstol
Pablo simplemente nos está diciendo que nuestro
recogimiento a él o arrebatamiento no ocurrirá sin
que antes se manifieste el Hombre de Pecado con
su asentamiento en el Templo de Dios; y esa
enseñanza de Pablo surgió por su preocupación de
que alguien pudiera perturbar a los creyentes con la
falsa enseñanza de que el arrebatamiento podría
ocurrir antes de las señales que Pablo da (vs. 2 y 3).
Lamentablemente, hoy en día muchos hermanos
están empeñados en decir que el arrebatamiento
ocurrirá antes de las cosas que Pablo puso primero;
lamentablemente hoy en día muchos hermanos
están empeñados en el error de que el
arrebatamiento ocurrirá "en cualquier momento".


                      *****
                 APÉNDICE 11.

LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA
  ENTRE SUPOSICIÓN Y ESCRITURA


Ap11.1. HAY QUE DIFERENCIAR ENTRE
SUPOSICIÓN Y ESCRITURA:
Es típico entre los católicos romanos referirse al
siguiente versículo:

       Mateo 16:18
       Mas yo también te digo, que tú eres
       Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi
       iglesia; y las puertas del infierno no
       prevalecerán contra ella.

Sabemos que con esto ellos pretenden demostrar
con la Biblia que el Papa es el sucesor de Pedro y el
representante de Cristo en la tierra. Sucede con las
personas que no practican una interpretación literal
de las Escrituras, que son muy propensas a suponer
cosas que no están escritas y creer que son cosas
bíblicas sólo porque ellas vinieron a su imaginación
ante la vista de un pasaje o versículo de la Biblia.
Las personas varían en su capacidad imaginativa y
en los temas de su pensamiento; toda lectura
produce diferentes pensamientos en las diferentes
personas; pero es necesario saber distinguir entre la
imaginación propia y lo que verdaderamente está
escrito; como está escrito:
       1 Corintios 4:6
       Esto empero, hermanos, he pasado
       por ejemplo en mí y en Apolos por
       amor de vosotros; PARA QUE EN
       NOSOTROS APRENDÁIS A NO
       SABER MÁS DE LO QUE ESTÁ
       ESCRITO, hinchándoos por causa de
       otro el uno contra el otro.

El consejo del Apóstol Pablo para una cuestión
particular es siempre de vital necesidad en la
interpretación bíblica; no debemos pretender saber
más de lo que está escrito, si la Biblia dice algo, no
debemos empezar a suponer cosas que ella no dice.
Así, los católicos romanos con su falsa doctrina del
Papado, pretenden saber más de lo que está escrito,
e ignoran lo que en otras partes está escrito; el
versículo, por sí solo, no necesariamente apunta a
Pedro como la piedra que Cristo menciona; si nos
mantenemos sólo dentro del libro de Mateo también
puede ser interpretado como que Cristo es la piedra,
Cristo solía referirse a sí mismo como "esta piedra"
(Mateo 21:44); así que probablemente aquí se
estaba refiriendo a sí mismo nuevamente. Pero los
católicos romanos, queriendo saber más de lo que
está escrito, prefieren dar por seguro que "esta
piedra" es Pedro. Desde luego, si ahora nos
remitimos a Pedro mismo descubrimos que la piedra
es Cristo y no Pedro:

       Hechos 4:11
       ESTE [[Cristo, de quien Pedro está
       hablando]] ES LA PIEDRA reprobada
       de vosotros los edificadores, la cual es
       puesta por cabeza del ángulo.



Este dicho de Pedro mismo deja fuera de lugar la
elección católica de que Pedro es la piedra; ¿por
qué les sucedió eso a los católicos? POR QUERER
SABER MÁS DE LO QUE ESTÁ ESCRITO.

Cuando uno quiere saber más de lo que está escrito
eso es una SUPOSICIÓN SIN PRUEBAS, y no es
aceptable como base de ninguna doctrina o
enseñanza.


Ap11.2. LA SUPOSICIÓN PRETRIBULACIONISTA
SOBRE 2 TESALONICENSES 2:6-8:
Desgraciadamente, el error católico de querer saber
más de lo que está escrito no es propiedad exclusiva
de ellos; aun dentro de la verdadera Iglesia, aun
dentro de quienes profesan una interpretación literal
de las Escrituras, el error de querer saber más de lo
que está escrito se ha infiltrado. Los hermanos
pretribulacionistas, careciendo en absoluto de
pasajes que hablen de un arrebatamiento
pretribulacional, han decidido recurrir a saber más
de lo que está escrito, he aquí un pasaje objeto de
sus especulaciones sin base:

       2 Tesalonicenses 2:6-8
       6 Y ahora vosotros sabéis LO QUE
       IMPIDE, para que a su tiempo se
       manifieste.
       7 Porque ya está obrando el misterio
       de iniquidad: solamente espera hasta
       que sea quitado de en medio EL QUE
       AHORA IMPIDE;
       8 Y entonces será manifestado aquel
       inicuo, al cual el Señor matará con el
       espíritu de su boca, y destruirá con el
       resplandor de su venida

Pablo habla del impedimento para la aparición del
inicuo. PABLO NO MENCIONA QUIÉN ES EL
IMPEDIMENTO;              pero      los      hermanos
pretribulacionistas han decidido saber más de lo que
está escrito, ellos han decidido que todos deben
creer que el impedimento es el Espíritu Santo en la
Iglesia; y que por lo tanto lo que debe ser quitado del
medio para que surja el inicuo es la Iglesia. Si un
hermano pretribulacionista me dice que ellos creen
eso porque otras partes de la Escritura hablan de un
arrebatamiento pretribulacional; entonces le diré que
el pretribulacionismo ha sido completamente
probado falso en este libro. Pero si algún hermano
pretribulacionista pretende usar 2 Tesalonicenses
2:6-8 como una prueba de su arrebatamiento
pretribulacionista, le diré:

       1 Corintios 4:6
       Esto empero, hermanos, he pasado
       por ejemplo en mí y en Apolos por
       amor de vosotros; PARA QUE EN
       NOSOTROS APRENDÁIS A NO
       SABER MÁS DE LO QUE ESTÁ
       ESCRITO, hinchándoos por causa de
       otro el uno contra el otro.


PABLO      NO    MENCIONA       QUIÉN    ES    EL
IMPEDIMENTO; y si alguien pretende saber más de
lo que está escrito allí y decir, como si ello se
desprendiese de ese mismo pasaje, quién es el
impedimento; entonces eso es AÑADIR A LA
ESCRITURA; eso es pretender inculcarnos e
introducirnos algo que la Biblia no dice. ¡Eso es
pecado!

Los católicos al menos tenían dos interpretaciones
para elegir (si se tomaba sólo a Mateo 16:18); pero
con 2 Tesalonicenses 2:6-8 no tenemos nada para
elegir, si se toma ese pasaje independientemente;
de manera que los pretribulacionistas han
sobrepasado largamente a los católicos en su
exceso de querer ver una cosa donde ni siquiera hay
un leve indicio.

Finalmente, para cerrar esta cuestión, basta con
decir que la suposición pretribulacionista de que "el
que lo impide" es el Espíritu Santo que será retirado
con la Iglesia en un arrebatamiento pretribulacional,
no sólo no está indicada en el pasaje, sino que es
contrariada por lo que Pablo acababa de decir:

       2 Tesalonicenses 2.1-8
1 Empero os rogamos, hermanos,
cuanto a la venida de nuestro Señor
Jesucristo, y nuestro recogimiento a
él,
2 Que no os mováis fácilmente de
vuestro sentimiento, ni os conturbéis ni
por espíritu, ni por palabra, ni por carta
como nuestra, como que el día del
Señor esté cerca.
3 No os engañe nadie en ninguna
manera; porque no vendrá sin que
venga antes la apostasía, y se
manifieste el hombre de pecado, el
hijo de perdición,
4      Oponiéndose, y levantándose
contra todo lo que se llama Dios, o
que se adora; tanto que se asiente en
el templo de Dios como Dios,
haciéndose parecer Dios.
5 ¿No os acordáis que cuando estaba
todavía con vosotros, os decía esto?
6 Y ahora vosotros sabéis lo que
impide, para que a su tiempo se
manifieste.
7 Porque ya está obrando el misterio
de iniquidad: solamente espera hasta
que sea quitado de en medio el que
ahora impide;
8 Y entonces será manifestado aquel
inicuo, al cual el Señor matará con el
espíritu de su boca, y destruirá con el
resplandor de su venida
Pero de este pasaje no nos vamos a ocupar aquí,
eso ya fue hecho en el CAPÍTULO 7. El Apóstol
Pablo simplemente nos está diciendo que nuestro
recogimiento a él o arrebatamiento no ocurrirá sin
que antes se manifieste el Hombre de Pecado con
su asentamiento en el Templo de Dios.
Lamentablemente, hoy en día muchos hermanos
están empeñados en decir que el arrebatamiento
ocurrirá antes de las cosas que Pablo puso primero;
lamentablemente hoy en día muchos hermanos
están empeñados en poner suposiciones sin base
antes que la Palabra de Dios; espero que eso pueda
cambiar.

Habíamos dicho que si alguien pretende saber más
de lo que está escrito allí y decir, como si ello se
desprendiese de ese mismo pasaje, quién es el
impedimento; entonces eso es AÑADIR A LA
ESCRITURA; pero si aparte de ese pasaje alguien
investiga el tema del anticristo, y descubre que el
anticristo es el Papado, y que el Papado subió al
poder con la división del imperio y la caída del
imperio romano de occidente; y si además consulta
ciertos    escritores   cristianos      antiguos    que
posiblemente sabían quien y qué era lo que impedía
el surgimiento del anticristo, el lector descubrirá que
quien impedía era el emperador y lo que impedía era
el     imperio     romano.       Muchos       hermanos
postribulacionales     ya      están      perfectamente
familiarizados con esta verdad sobre el anticristo y el
imperio romano como impedimento. Los hermanos
postribulacionales que ignoran la verdad de que el
Papado es el anticristo, están librados a la
incertidumbre acerca de la naturaleza e identidad del
impedimento cuya existencia Pablo afirmó; muchos
dirán que es el Arcángel Miguel, otros otra cosa; en
fin, desconocer la identidad del anticristo los lleva a
desconocer la identidad de cual fue el impedimento
al surgimiento del anticristo.

Curiosamente, el desconocimiento de la identidad
del anticristo, desconocimiento del cual aun muchos
hermanos postribulacionales participan, es otra
especulación pretribulacionista sin base, la
especulación de que el anticristo surgiría
exactamente al comienzo de la última semana de
Daniel. Pero si leemos al Profeta Daniel nos
daremos cuenta fácilmente que el cuerno pequeño
surge a la división del imperio romano; de lo cual
traté en mi libro LAS DIVINAS PROFECÍAS DE LA
BIBLIA. Más aún, en mi libro citado hasta he
mostrado con la Biblia que el anticristo ya estaba
presente en el tiempo del Apóstol Juan, aunque aún
no había subido al poder; lo cual desestima la teoría
futurista del anticristo.


Ap11.3. LA SUPOSICIÓN PRETRIBULACIONISTA
SOBRE LA IRA VENIDERA:
Dos versículos son frecuentemente citados por los
pretribulacionistas para sostener que la Iglesia será
arrebatada antes de la Gran Tribulación:

       1 Tesalonicenses 1:10
       Y esperar a su Hijo de los cielos, al
       cual resucitó de los muertos; a Jesús,
       el cual nos libró de LA IRA QUE HA
       DE VENIR.

       1 Tesalonicenses 5:9
       Porque no nos ha puesto Dios para
       IRA, sino para alcanzar salud por
       nuestro Señor Jesucristo

Pero su demostración es nuevamente inútil; pues de
nuevo nos lleva al reino de las suposiciones sin
base, ya que debemos suponer que "la ira que ha de
venir" e "ira" se refieren a la Gran Tribulación. Otra
vez su suposición es contradicha por la Biblia. La
expresión "la ira que ha de venir" tiene una
expresión sinónima en otra parte de la Biblia donde
se puede ver claramente que se refiere a LA
CONDENACIÓN ETERNA con la cual Juan el
Bautista amenaza a quienes no se arrepientan:

       Mateo 3:7-12
       7 Y viendo él muchos de los Fariseos
       y de los Saduceos, que venían a su
       bautismo, decíales: Generación de
       víboras, ¿quién os ha enseñado a huir
       de LA IRA QUE VENDRÁ?
       8    Haced pues frutos dignos de
       arrepentimiento,
       9    Y no penséis decir dentro de
       vosotros: a Abraham tenemos por
       padre: porque yo os digo, que puede
       Dios despertar hijos a Abraham aun
       de estas piedras.
      10 Ahora, ya también la segur está
      puesta a la raíz de los árboles; y todo
      árbol que no hace buen fruto, es
      cortado y echado en EL FUEGO.
      11 Yo a la verdad os bautizo en agua
      para arrepentimiento; mas el que
      viene tras mí, más poderoso es que
      yo; los zapatos del cual yo no soy
      digno de llevar; él os bautizará en
      Espíritu Santo y en fuego
      12 Su aventador en su mano está, y
      aventará su era: y allegará su trigo en
      el alfolí, y quemará la paja en FUEGO
      QUE NUNCA SE APAGARÁ.

"LA IRA QUE VENDRÁ" (v. 7) se descubre ser la
condenación del "FUEGO QUE NUNCA SE
APAGARÁ" (v. 12); que todos sabemos se refiere al
fuego de la condenación eterna:

      Marcos 9:43-48
      43 Y si tu mano te escandalizare,
      córtala: mejor te es entrar a la vida
      manco, que teniendo dos manos ir a
      LA GEHENNA, AL FUEGO QUE NO
      PUEDE SER APAGADO;
      44 Donde su gusano no muere, y EL
      FUEGO NUNCA SE APAGA.
      45 Y si tu pie te fuere ocasión de
      caer, córtalo: mejor te es entrar a la
      vida cojo, que teniendo dos pies ser
      echado en LA GEHENNA, AL FUEGO
      QUE NO PUEDE SER APAGADO;
       46 Donde el gusano de ellos no
       muere, y EL FUEGO NUNCA SE
       APAGA.
       47 Y si tu ojo te fuere ocasión de
       caer, sácalo: mejor te es entrar al
       reino de Dios con un ojo, que teniendo
       dos ojos ser echado a LA GEHENNA;
       48 DONDE EL GUSANO DE ELLOS
       NO MUERE, Y EL FUEGO NUNCA
       SE APAGA.

Es verdad que Dios muestra su ira en forma de
castigos sobre los hombres, y así lo hará
especialmente durante el tiempo de la Gran
Tribulación. Pero por terribles que sean esos juicios,
no son "EL FUEGO QUE NUNCA SE APAGA"; y
aunque muchos, al morir por esos castigos irán en
alma al infierno, y luego del juicio del Gran Trono
Blanco irán en cuerpo y alma al lago de fuego
(Apocalipsis 20:15); muchos, incontables, se
salvarán durante la Gran Tribulación (Apocalipsis
7:9-17); así que no se puede de ninguna manera
IGUALAR la Gran Tribulación con LA IRA QUE HA
DE VENIR o el FUEGO QUE NUNCA SE APAGA.
Así que la suposición pretribulacionista sobre 1
Tesalonicenses 1:10 de que "la ira que ha de venir"
es la ira de la Gran Tribulación, aparte de ser una
suposición sin base contradice a la Biblia.

Alguno dirá que al menos en 1 Tesalonicenses 5:9
no se dice la ira que ha de venir sino solamente "ira";
aun así no hay prueba alguna para suponer que
debemos leer "Gran Tribulación" en lugar de lo que
está escrito; más aun se puede ver fácilmente que
otra vez se refiere a la condenación eterna ya que es
presentada como opuesta a la salvación:

       1 Tesalonicenses 5:9
       Porque no nos ha puesto Dios para
       IRA, sino para alcanzar SALUD por
       nuestro Señor Jesucristo

Además, las dos cartas a los Tesalonicenses son
precisamente       una rica fuente de enseñanza
postribulacional bien explícita (ver los CAPÍTULOS
1, 6 y 7 de este libro); ¿por qué habríamos entonces
de reemplazar la enseñanza explícita de Pablo con
especulaciones sin base y que contradicen a la
Biblia?

Más aún, el Apocalipsis presenta el Gran Día de la
Ira del Cordero como sucediendo al final de la Gran
Tribulación, cuyas señales del cielo, según Mateo
24:29, acontecen "después de la aflicción de
aquellos días":

       Apocalipsis 6:12-17
       12 Y miré cuando él abrió el sexto
       sello, y he aquí fue hecho un gran
       terremoto; y EL SOL SE PUSO
       NEGRO COMO UN SACO DE
       CILICIO, Y LA LUNA SE PUSO TODA
       COMO SANGRE;
       13 Y LAS ESTRELLAS DEL CIELO
       CAYERON SOBRE LA TIERRA,
       COMO LA HIGUERA ECHA SUS
      HIGOS CUANDO ES MOVIDA DE
      GRAN VIENTO.
      14 Y EL CIELO SE APARTÓ COMO
      UN LIBRO QUE ES ENVUELTO; Y
      TODO MONTE Y LAS ISLAS
      FUERON         MOVIDAS        DE     SUS
      LUGARES.
      15 Y los reyes de la tierra, y los
      príncipes, y los ricos, y los capitanes, y
      los fuertes, y todo siervo y todo libre,
      se escondieron en las cuevas y entre
      las peñas de los montes;
      16 Y decían a los montes y a las
      peñas: Caed sobre nosotros, y
      escondednos de la cara de aquél que
      está sentado sobre el trono, y de LA
      IRA DEL CORDERO:
      17 Porque EL GRAN DÍA DE SU IRA
      ES VENIDO; ¿y quién podrá estar
      firme?

Un grupo de pretribulacionistas, ignorando las
señales del cielo de la venida de Cristo, ha dicho
que con el sexto sello comienza la Gran Tribulación
y unen indebidamente el final del capítulo 6 del
Apocalipis con el comienzo del capítulo 7 que
empieza una nueva serie de visiones; su grave error
es IGNORAR que en Mateo 24:29 el Señor dice
claramente que es luego de la Gran Tribulación
cuando el sol se oscurecerá y las estrellas caerán
del cielo y todos se lamentarán:

  Apocalipsis 6:12-17           Mateo 24.29-30
el sol se puso negro Y luego DESPUÉS DE
como un saco de cilicio     LA    AFLICCIÓN        DE
                            AQUELLOS DÍAS, el sol
                            se obscurecerá
y la luna se puso toda y la luna no dará su
como sangre                 lumbre
Y las estrellas del cielo y las estrellas caerán del
cayeron sobre la tierra, cielo
como la higuera echa sus
higos cuando es movida
de gran viento
Y el cielo se apartó como y las virtudes de los cielos
un libro que es envuelto serán conmovidas
Y los reyes de la tierra, y Y entonces se mostrará
los príncipes, y los ricos, la señal del Hijo del
y los capitanes, y los hombre en el cielo; y
fuertes, y todo siervo y entonces         lamentarán
todo libre, se escondieron todas las tribus de la
en las cuevas y entre las tierra
peñas de los montes;
Y decían a los montes y a
las peñas: Caed sobre
nosotros, y escondednos
de la cara de aquél que
está sentado sobre el
trono, y de la ira del
Cordero:
Porque el gran día de su
ira es venido; ¿y quién
podrá estar firme?

Pero muchos hermanos, a pesar de la abundancia
de evidencia que tienen ante sus ojos, han inventado
la falsa idea de que antes de la Gran Tribulación el
cielo terminará apartándose como un libro; a ellos
les digo con fuerza y convicción: ESO NO
SUCEDERÁ SINO LUEGO DE LA AFLICCIÓN DE
AQUELLOS DÍAS, según el Señor. Así que
concluimos que EL GRAN DÍA DE LA IRA DEL
CORDERO no acontecerá sino LUEGO de la Gran
Tribulación; así que los hermanos que igualan a la
Gran Tribulación con el día de la ira están
equivocados.


Ap11.4. LA SUPOSICIÓN PRETRIBULACIONISTA
SOBRE LA HORA DE LA TENTACIÓN DE LA QUE
PARTE DE LA IGLESIA ES LIBRADA:
Dios dio una promesa a la Iglesia de Filadelfia:

       Apocalipsis 3:10
       Porque has guardado la palabra de mi
       paciencia, yo también te guardaré de
       la hora de la tentación que ha de venir
       en todo el mundo, para probar a los
       que moran en la tierra.

Los pretribulacionistas tratan de usar este versículo
para sostener su posición de que la Iglesia será
arrebatada antes de la Gran Tribulación; pero otra
vez caen en el reino de la suposición sin base. En
este caso hacen varias suposiciones:

1) Suponen que la hora de la tentación que ha de
venir en todo el mundo se refiere a la última semana
de Daniel entera (siete años).
2) Suponen que la única forma de guardar de la hora
de la tentación que ha de venir en todo el mundo es
por medio del arrebatamiento al cielo.
3) Suponen que esta promesa de ser guardados es
para todos los verdaderos creyentes en Cristo.
4) Suponen que la preposición griega "ek" traducida
"de" en "te guardaré DE la hora de la tentación" debe
ser tomado con un significado menos probable
meramente indicando posición afuera, como
significando afuera de la hora de la tentación.

Notemos que la posición pretribulacionista requiere
de CUATRO SUPOSICIONES SIN BASE. No hay
pruebas para ninguna de sus suposiciones.

1) No hay pruebas de que la hora de la tentación
que ha de venir en todo el mundo se refiere a la
última semana de Daniel entera (siete años);
también puede referirse específicamente a los
últimos tres años y medio de esos siete años.

2) No hay pruebas de que la única forma de guardar
de la hora de la tentación que ha de venir en todo el
mundo es por medio del arrebatamiento al cielo.
Dios puede guardar de la HORA de la prueba sin
necesidad de sacar a nadie del mundo (ver
Apocalipsis 12:6).

3) No hay pruebas de que esta promesa de ser
guardados es para todos los verdaderos creyentes
en Cristo. La liberación prometida a la Iglesia de
Filadelfia es un premio a la fidelidad en guardar la
Palabra de Dios por parte de esta Iglesia, esto no
sería de ninguna manera representativo de la
totalidad de las iglesias locales que compongan la
totalidad de la Iglesia de Cristo al momento de su
venida, por el contrario, el estado de muchas iglesias
del presente es de falta de fidelidad a la Palabra de
Dios aunque muchos de sus miembros sean
verdaderos creyentes, pero en muchos casos esos
creyentes y sus iglesias están mejor representados
por las características de las iglesias con problemas
especiales de entre las siete iglesias del Apocalipsis,
pero la promesa de ser librada de la hora de la
prueba es dada sólo a la Iglesia de Filadelfia. Más
aun, en este caso hay pruebas en contra de que
esta promesa es para todos los creyentes en Cristo;
pues una porción importante de verdaderos
creyentes en Cristo, aunque vencedores, no podrá
evitar tener que lidiar con aquella hora de tentación
que ha de venir en todo el mundo, me refiero a la
Iglesia de Smirna, a la cual, a pesar de su fidelidad,
no se le promete ser guardada de la hora de la
tentación que ha de venir en todo el mundo, pues
Cristo la ha elegido para glorificar su nombre en
tribulación:

       Apocalipsis 2:8-11
       8 Y escribe al ángel de la iglesia en
       SMIRNA: El primero y postrero, que
       fue muerto, y vivió, dice estas cosas:
       9 Yo sé tus obras, y tu tribulacion, y tu
       pobreza (pero tú eres rico), y la
       blasfemia de los que se dicen ser
       Judíos, y no lo son, mas son sinagoga
       de Satanás.
       10 No tengas ningún temor de las
       cosas que has de padecer. He aquí, el
       diablo ha de enviar algunos de
       vosotros a la cárcel, para que seáis
       probados, y tendréis tribulación de
       diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo
       te daré la corona de la vida.
       11 El que tiene oído, oiga lo que el
       Espíritu dice a las iglesias. El que
       venciere, no recibirá daño de la
       muerte segunda.

No estoy diciendo que "tribulación" debe ser
entendido solamente como "la Gran Tribulación", el
razonamiento consiste en decir que la Iglesia de
Smirna, compuesta de verdaderos creyentes,
contemporánea de Filadelfia, no ha recibido la
promesa de ser librada de la hora de la tentación
que ha de venir, así que esa liberación no puede ser
el arrebatamiento de los verdaderos creyentes ya
que no alcanza a todos los verdaderos creyentes.

4) No hay pruebas de que la preposición griega "ek"
traducida "de" en "te guardaré DE la hora de la
tentación" debe ser tomado con un significado
menos probable meramente indicando posición
afuera, como significando afuera de la hora de la
tentación. Pero aún si así fuera, eso no sería prueba
de que "afuera" significa "en el cielo", afuera de la
hora de la prueba puede significar bien protegidos
en algún lugar de la tierra (ver Apocalipsis 12:6).
Más aún, el significado principal de la preposición
´"ek" no apoya lo que los pretribulacionistas
pretenden sino que más bien apoya la posición
postribulacionista, de que: el Señor promete a la
iglesia de Filadelfia que saldrá físicamente incólume
de adentro de aquella hora, es el sentido exacto de
la preposición griega "ek".

En fin, de todo esto podemos concluir que debido a
que una porción importante de verdaderos creyentes
en Cristo, aunque vencedores, no podrá evitar tener
que lidiar con aquella hora de tentación que ha de
venir en todo el mundo, la suposición
pretribulacionista de que la Iglesia es arrebatada
antes de la hora de la tentación es probada ser
FALSA.

Ap11.5. LA SUPOSICIÓN PRETRIBULACIONISTA
SOBRE EL TIEMPO DEL JUICIO DE LAS
RECOMPENSAS:
Otra suposición para la cual los pretribulacionistas
no tienen pruebas es que la Iglesia es arrebatada
antes de la Gran Tribulación a fin de que durante los
siete años de la última semana de Daniel se lleve a
cabo el juicio de las recompensas para los
creyentes. En ninguna parte de la Biblia se dice que
serán necesarios siete años para el juicio de las
recompensas. Más aún, por las palabras del Apóstol
Pablo, se puede entender que la recompensa es
otorgada INSTANTANEAMENTE con la glorificación;
Pablo dice lo siguiente:

       1 Corintios 3:9-15
       9      Porque nosotros, coadjutores
       somos de Dios; y vosotros labranza de
       Dios sois, edificio de Dios sois.
       10 Conforme a la gracia de Dios que
       me ha sido dada, yo como perito
       arquitecto puse el fundamento, y otro
       edifica encima: empero cada uno vea
       cómo sobreedifica.
       11 Porque nadie puede poner otro
       fundamento que el que está puesto, el
       cual es Jesucristo.
       12 Y si alguno edificare sobre este
       fundamento       oro,   plata,    piedras
       preciosas, madera, heno, hojarasca;
       13     La obra de cada uno será
       manifestada: porque el día la
       declarará; porque por el fuego será
       manifestada; y la obra de cada uno
       cuál sea, el fuego hará la prueba.
       14 Si permaneciere la obra de alguno
       que sobreedificó, recibirá recompensa.
       15     Si la obra de alguno fuere
       quemada, será perdida: él empero
       será salvo, mas así como por fuego.

Vemos que el juicio de los creyentes consiste en
QUÉ OBRAS SON DEJADAS EN PIE TRAS LA
GLORIFICACIÓN. Con la glorificación, todo lo malo
que el creyente edificó según la carne desaparecerá,
y solo quedará todo lo bueno que haya edificado
según el Espíritu. Se puede entender fácilmente que
el "si la obra de alguno fuere quemada, será perdida:
él empero será salvo, mas así como por fuego" no
se refiere a ningún fuego purificador literal, sino que
será COMO por fuego; ahora bien, solo hay una
cosa capaz de terminar con todo lo malo del
creyente: el fuego de LA GLORIFICACIÓN. Pablo
dice que tras el juicio de las recompensas el
creyente "será salvo, mas así como por fuego";
claramente esto no puede referirse a un momento
posterior a la glorificación; no habrá tal cosa como
creyentes glorificados esperando que su glorificación
sea probada por fuego a fin de que desaparezcan
las cosas malas y así ser salvos; eso sería sostener
que los creyentes glorificados tendrán todavía que
ser purgados de obras malas y sería sostener que la
redención del cuerpo de los creyentes glorificados
aún no está completa; lo cual es inaceptable;
¿puede acaso decirse de alguien ya glorificado "él
empero será salvo, mas así como por fuego"? ¡En
ninguna manera! Pues el glorificado YA FUE salvo
como por fuego en su previa glorificación. Por lo
tanto debemos creer que INSTANTANEAMENTE
luego de la glorificación, los creyentes serán
conscientes de las buenas obras que fueron
aprobadas por Dios y no llevarán consigo en la
glorificación aquellas obras que fueron en la carne.
De manera que la suposición pretribulacionista de
que la Iglesia es arrebatada antes de la Gran
Tribulación a fin de que durante los siete años de la
última semana de Daniel se lleve a cabo el juicio de
las recompensas para los creyentes, es no
solamente una suposición sin base, sino que
además es contraria a las enseñanzas del Apóstol
Pablo.
*****
               APÉNDICE 12.

LA CONFUSIÓN PRETRIBULACIONISTA
ENTRE TENER MORADA CELESTIAL Y
 ESTAR EN EL CIELO SIN CONTACTO
         CON LA TIERRA


Ap12.1. EL GLORIOSO PASAJE DE JUAN 14:1-3:
En el siguiente pasaje, Cristo nos hablará de las
moradas que él preparará para que vivamos siempre
en la presencia del Padre:

      Juan 14.1-6
      1 No se turbe vuestro corazón; creéis
      en Dios, creed también en mí.
      2 En la casa de mi Padre muchas
      moradas hay: de otra manera os lo
      hubiera dicho: voy, pues, a preparar
      lugar para vosotros.
      3 Y si me fuere, y os aparejare lugar,
      vendré otra vez, y os tomaré a mí
      mismo: para que donde yo estoy,
      vosotros también estéis.
      4 Y sabéis a dónde yo voy; y sabéis el
      camino.
      5 Dícele Tomás: Señor, no sabemos
      a dónde vas: ¿cómo, pues, podemos
      saber el camino?
       6 Jesús le dice: Yo soy el camino, y la
       verdad, y la vida: nadie viene al Padre,
       sino por mí.


Ap12.2. EL SEÑOR ESTABA HABLANDO DE SU
PARTIDA AL CIELO Y SU REGRESO FUTURO:
En primer lugar debemos decir que Cristo dijo a los
discípulos que se iría: " voy, pues, a preparar lugar
para vosotros" (v. 2). Algunos interpretan que se
refería a su próximo sacrificio mediante el cual
habilitaría a los discípulos a tener acceso a la vida
eterna; pero esa interpretación es inaceptable ya
que Cristo dice luego: "Y si me fuere, y os aparejare
lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo: para
que donde yo estoy, vosotros también estéis" (v. 3);
lo cual claramente se refiere a la segunda venida de
Cristo cuando el volverá y nos tomará consigo y así
estaremos siempre con el Señor (1 Tesalonicenses
4:17). De manera que cuando Cristo dijo a los
discípulos que se iría, al decir "voy, pues, a preparar
lugar para vosotros" (v. 2), él estaba hablando de su
partida a la presencia del Padre luego de su
resurrección.

Verdaderamente él estaba hablando de su partida a
la presencia del Padre, pues se dice "Y SABÉIS A
DÓNDE YO VOY; y sabéis el camino. Dícele Tomás:
Señor, no sabemos a dónde vas: ¿cómo, pues,
podemos saber el camino? Jesús le dice: Yo soy el
camino, y la verdad, y la vida: nadie viene AL
PADRE, sino por mí" (vs. 4-6). El Señor dice a sus
discípulos que ellos sabían a donde él iba y que
sabían el camino. Tomás no sabe decir qué son
ambas cosas y Jesús responde que él es el camino,
y que el destino final del camino es EL PADRE.
Como también está escrito:

       Juan 16:28
       Salí del Padre, y he venido al mundo:
       otra vez dejo el mundo, y voy al Padre.

Así que Cristo hablaba a sus discípulos de su partida
al Padre, luego de su resurrección, y habló de su
futuro regreso.

Ap12.3. ¿QUÉ SON ESAS MORADAS QUE ÉL
PREPARARÁ?
El Señor nos dice que preparará para los suyos
moradas en la casa de su Padre: "En la casa de mi
Padre muchas moradas hay: de otra manera os lo
hubiera dicho: voy, pues, a preparar lugar para
vosotros" (v. 2). A primera vista cabría pensar que el
Señor se está refiriendo a edificios celestiales, y yo
creo que es así ya que habla de "lugar" para los
suyos. No obstante debemos estar prevenidos de
que el Señor no desea que creamos que lo principal
son las moradas en el cielo, lo principal es LA
PRESENCIA DEL PADRE con quien habremos de
estar entonces en perfecta comunión. La idea más
importante no es que habrá moradas, sino que son
moradas en la casa del Padre (v. 2). La idea más
importante no es que se accederá a un lugar
celestial, sino que se accederá a la presencia del
Padre (v. 6). Y eso nos lleva al importante asunto del
estado glorificado de los creyentes como condición
indispensable para tener perfecto acceso al Padre
en la gloria; es por eso que Cristo nos habla de la
vida, él es la vida; sólo por él estaremos frente al
Padre en gloria.


Ap12.4. ¿PARA CUÁNTO TIEMPO SON ESAS
MORADAS QUE ÉL PREPARARÁ?
Puesto que Cristo nos habla en realidad de llegar al
Padre para siempre, esas moradas que él preparará
son PARA SIEMPRE. Esas moradas abarcan el
tiempo que va desde nuestra glorificación, pasando
por el reinado milenial de Cristo sobre la tierra, y
continuando con el reinado eterno desde la nueva
Jerusalén hasta la eternidad.


Ap12.5.        ¿SEREMOS            INMEDIATAMENTE
SACADOS DE LA TIERRA LUEGO DEL
ARREBATAMIENTO?
Los hermanos pretribulacionistas dicen que si Cristo
preparó morada para nosotros y viene a buscarnos
para que estemos en la presencia del Padre, eso
implica que necesariamente seremos sacados de la
tierra luego del arrebatamiento, y que por eso la
Iglesia es arrebatada antes de la Gran Tribulación;
para que esté en el cielo mientras aquí abajo sucede
la tribulación. Ellos dicen eso porque confunden el
tener nuestra morada en el cielo con el vivir en el
cielo completamente aislados de la tierra. La
conclusión inesperada de la exigencia de estos
hermanos es que viviremos en el cielo excluidos de
un reinado milenial sobre la tierra. Pues si para estos
hermanos usar las moradas celestiales equivale a
vivir en el cielo aislados de la tierra, entonces no es
posible nuestro reinado milenial aquí en la tierra,
(curiosamente, los Adventistas del Séptimo día han
partido de la misma falsa premisa pretribulacionista
de que tener moradas celestiales equivale a vivir en
el cielo aislados de la tierra; y han concluido
correctamente, según su premisa, que estarán mil
años en el cielo y que no habrá reinado milenial
sobre la tierra; su conclusión es correcta según su
premisa, pero como la premisa es falsa, su
conclusión también es falsa).

Los hermanos pretribulacionistas están equivocados
puesto que Cristo nos habla en realidad de llegar al
Padre para siempre, esas moradas que él preparará
son PARA SIEMPRE. Esas moradas abarcan el
tiempo que va desde nuestra glorificación, pasando
por el reinado milenial de Cristo sobre la tierra, y
continuando con el reinado eterno desde la nueva
Jerusalén hasta la eternidad. Se trata de que
estaremos con el Padre para siempre; y que
tengamos acceso a esas moradas NO IMPLICA que
habremos de estar aislados de la tierra. Los
hermanos pretribulacionistas dicen que nuestra
morada celestial equivale a vivir aislados de la tierra;
Cristo dice que nuestra morada celestial es para
siempre, así que abarca el tiempo del reinado
milenial, donde obviamente no estaremos aislados
de la tierra.

Lo repetimos, a pesar de que el Señor descenderá
del cielo, no debemos pensar que él ha quedado
separado del cielo, ya que donde el Cristo glorificado
esté esa es una extensión del cielo; así que tampoco
debemos pensar que la Iglesia glorificada, mientras
está con él en las nubes del aire, está separada del
cielo, ya que por la resurrección gloriosa de los
creyentes dormidos, y por la transformación gloriosa
de los creyentes vivos, ellos han alcanzado el estado
celestial (1 Corintios 15:35-57) y no están separados
del cielo, aun cuando estén en el aire con Cristo; aun
flotando en el aire ellos tendrán instantáneo acceso
a sus moradas celestiales; porque se dice que
cuando los creyentes sean revestidos del cuerpo
glorioso ya estarán revestidos de su morada
celestial, sin necesidad de estar permanentemente
en alguna casa en el cielo (2 Corintios 5:1-2), así
que la principal morada celestial de la Iglesia
glorificada son los cuerpos glorificados de los
creyentes que les permiten estar donde Cristo esté
(Juan 14:2) y hasta les permitirá tener acceso
instantáneo a otras moradas celestiales, y lo que es
más importante, a la presencia del Padre, ya que los
creyentes glorificados serán semejante a los ángeles
(Mateo 22:30) y aunque sus lugares de servicio en el
reino sea aquí abajo en el reinado milenial, sus
moradas están en el cielo, a donde ellos subirán y
desde donde ellos bajarán constantemente (Juan
1:51, Mateo 18:10) de la presencia del Padre.


¿Se atreve alguien a sugerir que el Cristo glorificado,
mientras reina sobre la tierra en el reinado milenial,
no tiene acceso al Padre? ¡De ninguna manera!
Cristo glorificado, estuviere donde estuviere, ya está
A LA DIESTRA DE DIOS. Pues él está a la diestra
de Dios PARA SIEMPRE, como está escrito:

       Hebreos 10:12
       Pero éste, habiendo ofrecido por los
       pecados un solo sacrificio PARA
       SIEMPRE, ESTÁ SENTADO A LA
       DIESTRA DE DIOS

Por lo tanto aun en su segunda venida, cuando
descienda del cielo, seguirá estando a la diestra de
Dios, como está escrito:

       Marcos 14:62
       Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo
       del hombre SENTADO A LA DIESTRA
       DE LA POTENCIA DE DIOS, Y
       VINIENDO EN LAS NUBES DEL
       CIELO.

De manera que Cristo, estuviere donde estuviere, de
ahora en adelante está siempre en la presencia de
su Padre, esté donde esté, ya en el aire, ya en el
Templo de Jerusalén, en su trono milenial, él está en
la presencia Padre. Es más, Cristo es ahora el lugar
de la presencia del Padre.

Y nosotros seremos como él, estuviéremos donde
estuviéremos, ya en las nubes en el aire (1
Tesalonicenses 4:17), ya en el reinado milenial
sobre la tierra gobernando la porción del reino que
nos haya tocado (Mateo 19:28, Lucas 22:30), si
estamos glorificados con él, también tendremos a la
vez comunión ante el Padre y lugar en su presencia
celestial, porque Cristo es ahora el lugar de la
presencia del Padre; y estando glorificados
tendremos inmediato e instantáneo acceso a
nuestras moradas celestiales en cualquier tiempo de
la eternidad, sin que eso implique estar aislados de
la tierra; más bien eso implica nuestra futura
potencia de reinar sobre la tierra.

      Mateo 19:28
      Y Jesús les dijo: De cierto os digo, que
      vosotros que me habéis seguido, en la
      regeneración, cuando se sentará el
      Hijo del hombre en el trono de su
      gloria, vosotros también os sentaréis
      sobre doce tronos, para juzgar a las
      doce tribus de Israel.



                          *****
                    e-mail: antorchabiblica@yahoo.com

                     adolforicardoybarra@hotmail.com


               http://www.geocities.ws/antorchabiblica/

				
DOCUMENT INFO
Description: Este libro es un detallado y profundo estudio demostrando con las Sagradas Escrituras que la Segunda Venida de Cristo es un unico evento que ocurrira luego de lo que se conoce en la Biblia como La Gran Tribulacion, y que es entonces cuando la Iglesia de Jesucristo sera arrebatada glorificada para recibir a Cristo.