Docstoc

biodiversidad y la extincion de especies

Document Sample
biodiversidad y la extincion de especies Powered By Docstoc
					La Pérdida de Biodiversidad

Introducción Las extinciones históricas fueron provocadas por fenómenos naturales, pero las extinciones actuales con cien o más especies desaparecidas por día, son provocadas por las actividades humanas. Un gran número de especies se verán forzadas a extinguirse a medida que la población humana siga creciendo sin control y lo más triste, que continúe la destrucción de los ecosistemas. La mayoría de las especies pasa inadvertida y desarrollan su vida sin ser descubiertas. Sin embargo, muchos de estos organismos juegan un papel fundamental en las cadenas alimenticias; de formal tal que si los destruimos a todos acabaremos destruyéndonos nosotros mismos. Se tiene que tener presente que todos los seres vivos están relacionados a través de las interconexiones de la biosfera. Las extinciones en masa son importantes para la evolución de la vida, cuando una gran extinción ocurre, nuevas especies evolucionan y ocupan el espacio abandonado por las que desaparecieron. Durante los últimos 570 millones de años, ha habido cinco grandes extinciones y otras menores. Todo parece indicar que ellas parecen haber sido el resultado de sistemas biológicos en apuros, debido a cambios radicales en el ambiente. Lamentablemente solo en este siglo los seres humanos han destruido casi la mitad de las selvas tropicales. Se han cegado humedales y contaminado arrecifes de coral que albergan una sorprendente variedad de organismos.

¿Qué es la Biodiversidad? Wilson, Edward, 0. (1996) expone que el término y concepto de biodiversidad ha sido un evento importante en la reciente evolución cultural. Hasta 1986, prácticamente el término no existía. Hoy en día, sin embargo, es una de las expresiones más usadas en las ciencias biológicas y se ha convertido en una palabra del vivir diario. Nació el término durante un Congreso de Naturalistas ocupados en la conservación de la vida, celebrado en Washington D.C. en septiembre de 1986. Los procedimientos del foro fueron publicados en 1988 bajo el título de Biodiversidad. En este congreso y en el de Río, se reconoció que la biodiversidad era el más importante patrimonio de la Humanidad. Según los biólogos, la biodiversidad es la totalidad de los genes, las especies y los ecosistemas de una región. Debemos señalar que la riqueza actual de la vida de la Tierra es el producto de cientos de millones de años de evolución histórica. Martínez, Mercedes (1994) define el término de una manera sencilla expresando que la biodiversidad no es otra cosa que el conjunto de todas las especies que existen en el planeta. Según el artículo Biodiversidad, publicado por el World Resources Institute, (1992) la biodiversidad puede dividirse en tres categorías jerarquizadas: los genes, las especies y los ecosistemas, que describen aspectos muy diferentes de los sistemas vivientes y que los científicos miden de diferentes maneras, a saber: 1.Diversidad genética- por diversidad genética se entiende la variación de los genes dentro de especies. Esto abarca poblaciones determinadas de las mismas especies o la variación genética de una población.

2.Diversidad de especies- por diversidad de especies se entiende la variedad de especies existentes en una región. 3.Diversidad de ecosistemas- la diversidad de ecosistemas es más difícil de medir que la de las especies o la genética, porque las “fronteras de las comunidades-asociaciones de especies y de los ecosistemas no están bien definidas. Por lo general, se evalúa por medidas de la diversidad de especies componentes. La biodiversidad es el resultado de un largo proceso de especiación. Aquí intervienen diferentes factores ambientales y otros relacionados con las especies que se diversifican. En este proceso gradual, se forman primero variedades y después de mucho tiempo nuevas especies, en otras palabras, las especies son el resultado de la evolución. Hay una serie de factores envueltos en la formación de nuevas especies, el aislamiento geográfico, cuando una población (conjunto de individuos de una sola especie) es separada por barreras geográficas como montañas, ríos, mares, etc. empiezan a surgir a través del tiempo, debido a la variabilidad, individuos diferentes en cada lado de la barrera, esta variabilidad es influida por el ambiente, o sea, son seleccionados los individuos más aptos, después, en relativamente poco tiempo habrán surgido variedades distintas y al cabo de más tiempo, nuevas especies. Otra de las razones de que haya tantas especies es el hecho de que existen infinidad de ambientes distintos. En cada ambiente han sido seleccionados y se han adaptado organismos que son capaces de vivir en esos sitios. Los seres vivos serán tan distintos de otros como distintos sean los ambientes en que hayan evolucionado.

¿Por qué es Importante la Biodiversidad? El término biodiversidad es la presencia de un gran número de plantas y animales, está ahora reconocido como uno de gran importancia por muchas personas. Para la mayoría de las personas, la importancia de las diferentes especies radica en el beneficio que obtiene el hombre de éstas, como: ropa, comida, medicamentos y otros. Aunque estos aspectos son importantes para la sociedad, hay muchos otros aspectos de la biodiversidad que las personas aún no entienden (Patrick, Ruth: 1997). Por ejemplo, es la presencia de diferentes clases de plantas que hace posible que muchos animales puedan alimentarse de las yerbas y las frutas. La gran variedad de plantas y sus valores alimenticios enriquecen la existencia de los diferentes tipos de animales. Martínez, Mercedes (1994) nos explica que el ambiente de un organismo está constituido tanto por factores ambientales (humedad, temperatura, etc.) como por los otros seres vivos que lo rodean. Pero existe una interdependencia muy estrecha entre todos los seres vivos, y entre éstos y los factores ambientales propios de su hábitat. Por lo tanto cualquier alteración en un ser vivo produce alteraciones en su hábitat y en los otros seres vivos que lo habitan. No existe una especie o población de seres vivos que pueda desaparecer sin perjuicio de los demás seres vivos y sin perjuicio del medio ambiente. En particular, la pérdida de la biodiversidad puede acarrear nuestra desaparición como especie. En efecto, de los otros seres vivos, sean plantas o animales, siempre hemos obtenido y seguiremos obteniendo productos para satisfacer nuestras necesidades. Así mismo, la pérdida de la biodiversidad produce alteraciones ambientales que nos pueden producir daños graves. La pérdida de la biodiversidad equivale a la pérdida de la calidad de nuestra vida como especie, y en caso extremo, nuestra propia extinción.

Nos demos cuenta o no, dependemos por completo de las plantas, animales, hongos y microorganismos que comparten el mundo con nosotros. Solo ellos nos alimentan, nos proporcionan muchos medicamentos y otros productos en los que se basa más la calidad de nuestra vida y prometen una productividad viable, una productividad que la Tierra pueda soportar de una manera continuada, de modo que nuestros hijos puedan vivir pacíficamente con una relativa serenidad y prosperidad. Para Kellert, S. (1995), la conservación de la naturaleza se racionaliza no solamente en términos de sus beneficios materiales y económicos, sino más significativamente, por el incremento en la posibilidad de llenar una serie de necesidades emocionales, espirituales y cognoscitivas de nuestra especie. La diversidad natural y su funcionamiento saludable valen la pena mantener porque representa la mejor oportunidad de la humanidad de vivir experiencias que satisfagan y llenen de significado. Conservar la biodiversidad no es solo cuestión de proteger la vida silvestre en reservas naturales, sino también preservar los sistemas naturales de la Tierra que son los sistemas que respaldan nuestra vida, purificar las aguas, reciclar el oxígeno, el carbono, y otros elementos esenciales, mantener la fertilidad del suelo, proporcionar alimentos provenientes de la tierra, el agua dulce, el mar; fabricar medicinas, y salvaguardar la riqueza genética de la que depende la lucha incesante para mejorar las cosechas y los animales que consumimos. Cuando el último animal o planta de una especie muere, esta especie se dice que está extinta. No puede ser devuelta, se ha ido para siempre. La extinción es la pérdida irreparable o irreemplazable de un organismo, resultado de millones de años de evolución, cuya ausencia obliga al ecosistema a

realizar ajustes para suplir la deficiencia, ya que de lo contrario se inicia un proceso degenerativo que conduce a que nuevas especies se encuentren en peligro de extinción. Eckholm, Erik (1988) escritor ambiental, dice que una de las tareas a la cual se enfrentan los científicos y los gobiernos es identificar y proteger las especies cuyas funciones ecológicas son específicamente importantes para las sociedades humanas. Uno de los factores importantes para proveer a todas esas especies el beneficio de la duda que se merecen es educándonos a nosotros mismos y los que manejan la política en nuestros gobiernos sobre nuestra dependencia, como seres humanos, ante la biodiversidad, la educación enfatiza el valor de la conservación de las especies. Uno de los resultados es que hay un crecimiento en la ética pragmática entre científicos y conservacionistas. Es una ética que se enfoca en que la realización de nuestra habilidad para preservar la biodiversidad depende de nuestra capacidad para demostrar los beneficios de la diversidad para los seres humanos. (Fisher and Myers,1986). Por un lado estos beneficios toman la forma de ingresos económicos inmediatos a través de actividades como turismo, mantenimiento y producción en la agricultura, etc. Por otro lado se centraliza en un potencial que está latente, nuevas cosechas, nuevas medicinas, nuevos productos industriales. Colocándolos juntos, los beneficios de la biodiversidad producen unos beneficios a corto plazo para los individuos y aumenta los beneficios a largo plazo para el bienestar de nuestras especies. Estos dos niveles de beneficios trabajan juntos en el sentido de que si queremos ver los beneficios de la biodiversidad a largo plazo, tenemos que visualizar primero o simultáneamente, los beneficios inmediatos que nos brindan a nosotros como individuos (Wolf, 1985). Una de las metas a largo plazo es que podamos como especie disfrutar y entender los beneficios que la diversidad biológica de nuestro planeta nos ofrece. Pero a corto plazo, por lo menos las próximas

dos décadas, nuestra estrategia básica se debe concentrar en aseguramos que las personas en los países industrializados y en los países en desarrollo reciban incentivos materiales que les permitan prosperar protegiendo la biodiversidad, sin tener que destruirla (Cartwright, 1985).

Las Causas de la Pérdida de Biodiversidad En el mundo moderno, el crecimiento urbano y el desarrollo industrial y agrícola amenazan muchos hábitats naturales. En los países en desarrollo, la necesidad apremiante de tierras, alimentos y albergues conduce a la destrucción de hábitats. Una causa principal de la pérdida de biodiversidad es la destrucción de los hábitats, esto como resultado de la expansión de la población y de las actividades humanas. Todos los organismos necesitan de hábitats apropiados, cualquier modificación altera las condiciones de las cuales depende ese organismo. Las especies pueden ser exterminadas por los seres humanos mediante una serie de efectos y acciones. Estos se pueden dividir en dos categorías amplias: directos (la caza, colección y persecución) e indirectos (la destrucción y modificación de los hábitats). La sobre cacería es quizás la causa directa más obvia de la extinción de animales. Desde el punto de vista de la pérdida total de diversidad biológica, sin embargo, es indudablemente mucho menos importante que las causas indirectas como la modificación y pérdida de hábitats. La diversidad genética, como representada por diferencias genéticas entre poblaciones discretas dentro de especies silvestres, es susceptible a la reducción como resultado de los mismos factores que afectan a las especies. Virtualmente cualquier forma de actividad humana que continúa, resulta en alguna modificación del ambiente natural. Esta modificación afectará a la abundancia relativa de las especies y en casos excepcionales puede conducir a la extinción.

Muchos hábitats frágiles y frecuentemente únicos se ven amenazados cuando los países en desarrollo tratan de incorporarse al mundo industrializado. Se construyen presas en ríos y lagos para obtener electricidad barata y abundante. La minería destruye los arrecifes de coral, también aniquilados por los fabricantes de recuerdos turísticos, se talan bosques tropicales para conseguir madera y más de la mitad de los humedales del mundo han sido desecados en aras del desarrollo (Raven, Meter, 1988). La introducción de especies provoca muchas extinciones, especialmente en las islas. En estos ecosistemas aislados, un nuevo depredador competidor, o agente patógeno, puede poner en peligro rápidamente a especies que no pueden desarrollarse conjuntamente con los intrusos. En Hawaii, por ejemplo, unas 86 especies de plantas introducidas amenazan la biodiversidad nativa; una especie de árbol introducida ha desplazado a más de 30,000 acres de bosques nativos. Esta situación la tenemos aquí en Puerto Rico, en La Isla de Mona donde la introducción de cabras y cerdos ha puesto en peligro a la iguana, un animal que está en estos momentos en peligro de extinción. Las especies introducidas pueden ser desastrosas para las poblaciones de animales y plantas nativas que no están equipadas para competir con las llamadas especies exóticas. Aún las especies exóticas introducidas con fines beneficiosos, por ejemplo, las mangostas importadas a Puerto Rico y a las Islas Vírgenes para el control de las ratas, han diezmado las poblaciones de aves y serpientes nativas. La explotación excesiva de plantas y animales contribuye a la pérdida de biodiversidad. Numerosos bosques, pesqueros y recursos de vida silvestre han sido explotados en exceso, en algunos casos hasta se han extinguido. En muchos casos la extinción se ha debido al interés humano de obtener

alimentos, pero la búsqueda de bienes preciados como el marfil, y de animales domésticos, curiosidades y artículos de colección también han afectado a algunas de las poblaciones. La contaminación del suelo, el agua y la atmósfera. Los productos contaminantes deterioran los ecosistemas y pueden reducir o eliminar la población de especies sensibles. En algunos casos la contaminación es transmitida a través de la cadena alimentaria por todo el ecosistema. Los microbios del suelo también han sido afectados por la contaminación debido a los depósitos industriales de metales pesados y a la agricultura de riego. La lluvia ácida ha vuelto prácticamente inadecuados para la vida a miles de lagos y estanques de Escandinava y América del Norte. La contaminación marítima ha afectado los mares, estuarios, zonas costeras y arrecifes de coral en el mundo. Los arrecifes que son uno de los ecosistemas de mayor biodiversidad están en constante amenaza debido a la actividad humana. El crecimiento poblacional es otro factor que tenemos que considerar como amenaza para la biodiversidad. Para 1996, había en el planeta alrededor de 5,780 millones de personas viviendo en la Tierra. Cada año esa cifra aumenta en 80 millones o sea que estamos hablando en estos momentos de unos 5,940 millones de personas. Todos necesitamos alimento, casa y combustible, comodidades que escasean en muchas partes del mundo. A los expertos les preocupa la presión tan fuerte que este incremento poblacional ejerce sobre los recursos naturales, acelerando la destrucción de hábitats e incrementando la contaminación.

Conclusión La crisis de la biodiversidad, la convicción de que algo muy antiguo y hermoso se está perdiendo, le confiere un lugar especial a la idea de que cada uno de nosotros trabaje a nivel individual para así poder hacer nuestra contribución en la posible búsqueda de soluciones. La fauna y la flora son esenciales para el equilibrio del medio ambiente y el correcto funcionamiento de los ciclos del agua, minerales y nutrientes. Los animales y las plantas de cada país, en particular las especies endémicas, deben ser consideradas parte de su patrimonio, que además aportan beneficios económicos y estéticos de valor incalculable.

Bibliografía Pérdida de Biodiversidad. http://www.ceducapr.com/perdidabiodiversidad.htm . 01 de junio de 2005


				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:12935
posted:7/5/2008
language:Spanish
pages:11
richard quintanilla richard quintanilla computer technician
About