ecologia en el paraguay

Document Sample
ecologia en el paraguay Powered By Docstoc
					JORGE ABATE (Asunción) La situación ambiental del Paraguay
1. Introducción
A primera vista resulta muy trabajoso realizar una aproximación a la realidad ambiental del Paraguay, debido sobre todo a la falta de datos sistematizados que den cuenta de la problemática en toda su magnitud. Después de 1985, en que la Secretaria Técnica de Planificación editara el documento Perfil ambiental del Paraguay, no hubo otro esfuerzo gubernamental o privado que registrara el avance acelerado del deterioro ambiental del país en toda su globalidad. Este esfuerzo, que creemos puede ser insuficiente, permitiría dar una primera imagen de esa realidad y en ningún caso puede tomarse como resultado de una investigación profunda, sino como una recopilación de informaciones puestas en un formato critico.

2. Ecorregiones del Paraguay
El Paraguay se divide en 2 grandes regiones físicas, la Occidental o Chaco, con el 61% de la superficie y menos del 3% de la población y la Región Oriental, con el 39% del territorio y el 97% de los habitantes. Ambas regiones, de características totalmente distintas en termines geológicos, edafológicos, ecológicos, topográficos y climáticos, lo que significa una diferenciación muy evidente en la composición de la fauna y flora de cada región. EL Centro de Datos para la Conservación, organismo dependiente de la Subsecretaria de Recursos Naturales y Medio Ambiente del Ministerio de Agricultura y Ganadería, estableció' 11 ecorregiones en todo el país. Las ecorregiones son grandes unidades de

análisis circunscritas por límites naturales, tales como divisoria de cuencas, tipos de suelos y/o distribución de especies vegetales que a su vez proporcionan características bióticas y abióticas particulares, diferenciando una ecorregión de otra. Estas ecorregiones son (ver mapa en anexo no 1): En la Región Oriental: Aquidabán, Amambay, Alto Paraná, Selva Central, Litoral Central y Ñe’êmbucu. En la Región Occidental o Chaco: Pilcomayo, Alto Paraguay, Chaco Central, Chaco Occidental, Chaco Boreal (definición preliminar). EL clima del Paraguay se ha definido como subtropical Continental La precipitación pluvial varia de un promedio de 400 mm anuales en el extremo noroeste del Chaco, hasta un máximo de 1.800 milímetros en el sureste de la Región Oriental. La temperatura promedio varia desde 25 °C en el Chaco hasta 21 'C en el sur de la Región Oriental, con máximas y mínimas que alcanzan a 40 °C y -2 °C. EL Paraguay se encuentra en su totalidad en la Cuenca del Plata y posee 2 subcuencas, la del Río Paraná y del Paraguay. En cuanto a la diversidad biológica, la misma disminuye de este a oeste y de norte a sur. Al parecer, la región del Chaco, sensiblemente menos poblada que la Región Oriental, constituye el ecosistema de mayor diversidad biológica del país, aunque la presión existente por la cacería deportiva o para la alimentación humana estaría poniendo en serio peligro esta diversidad y riqueza.

3. Deforestación
Los problemas ambientales más importantes en el territorio paraguayo son productos de un modelo de desarrollo que considera al medio físico como recurso inagotable y que privilegia los objetivos del lucro y de corto plazo como motores de dicho desarrollo. Ya no existen en el país ecosistemas que no hayan sufrido alguna alteración. Por orden de antigüedad y recurrencia iniciamos la serie de problemas ambientales con la deforestación. La región mas castigada por los procesos de deforestación es la Oriental, que desde el año 1945 viene sufriendo una tala despiadada que se agravo a partir de los años 70, acrecentándose aun mas a partir del golpe de estado de 1989. En cifras, el proceso de deforestación de la Región Oriental ha seguido el siguiente ritmo:
1

- en 1945, había 8.800.000 Has, es decir, el 55,1 % de la región; - en 1976, habla 5.492.000 Has, es decir, el 34,4 % de la región; - en 1985, habla 3.292.000 Has, es decir, el 24,é % de la región; - en 1991, habla 2.403.000 Has, es decir, el 15,0 % de la región.

La deforestación de la selva subtropical húmeda del Paraguay se ha acentuado notablemente a partir del golpe de estado. Ha contribuido a ello el vacío legal en materia de protección forestal. En efecto, la presión por la tierra emergió' con fuerza después del 89, realizándose numerosas ocupaciones de territorios boscosos por parte de los campesinos. EL procedimiento de ocupación de tierras es en primer lugar la solicitud al Parlamento Nacional para la expropiación de dicho territorio, lo que fue y sigue siendo un recurso útil para acceder a las tierras por parte del campesinado. La expropiación ha sido facilitada al considerarse al territorio "inculto" e "inexplorado" por los propietarios. Para contrarrestar esta tendencia, los terratenientes a partir de 1.989, iniciaron un proceso de deforestación masiva y de delimitación de todos los latifundios considerados improductivos, para que puedan ser catalogados como "explotados racionalmente" y por lo tanto no factibles de expropiación. Esta situación duplicó en menos de un año la deforestación promedio anual, contabilizándose hoy día un récord en el cual menos del 10% de la tierra total del país aún permanece con cobertura boscosa y proyectándose que el ultimo resto de bosque subtropical estaría desapareciendo en el año 2.010. La consideración de que la tierra que soporta al bosque debe ser utilizada hasta su agotamiento, esta' en el origen del problema. Entre los problemas observables con la disminución de la cobertura boscosa del Paraguay se tiene: a.La pérdida de vida silvestre y vegetación asociada al monte natural, de lo que depende una numerosa población campesina y de las ciudades del país. Es preciso señalar que el Paraguay posee un alto consumo de hierbas medicinales, las que van desapareciendo con el avance de la frontera agropecuaria y la desaparición de los bosques nativos. b.Pérdida de germoplasma de especies forestales que sirven para la construcción de viviendas y el cobijo de la población, lo que dificulta la adopción de medidas de reforestación con especies nativas a futuro. c.Pérdida de recursos energéticos (leña) para el consumo familiar, ocasionando mayores costos a la familia y esfuerzos adicionales para el desarrollo campesino, sobre todo para la mujer. d.Desaparición de alimentos, elementos y recursos útiles para la vida campesina (miel, frutales). e.Desaparición de insectos benéficos que ayudan a la estabilidad de los ecosistemas que soportan a la agricultura campesina (polinizadores y predadores).

f.Disminución del balance hídrico y profundización de la capa frética, lo que dificulta al acceso a las fuentes naturales de agua. Disminución asimismo de la calidad y cantidad de agua, por desecación de fuentes naturales que tienen su origen en el bosque nativo. g.Desaparición de las barreras naturales que protegen al entorno campesino y sus cultivos (Protección de vientos, de sequías y de la estabilidad climática). h.Desaparición del valor paisajístico y cultural del ecosistema y con ello, la pérdida de la identidad y del sentido de pertenencia de la comunidad campesina a su medio. i.En otro nivel, la deforestación para implantación de pasturas artificiales o monocultivos de exportación genera, a través del arrastre de tierra por erosión, la colmatación de embalses y con ello la disminución de la vida útil de las represas. j.A nivel global, la quema de la biomasa del bosque para la habilitación de las tierras a la agricultura (único sistema utilizado en el Paraguay), contribuye al calentamiento global del planeta, y al aumento del efecto invernadero. En términos generales, ello incide de nuevo en los ecosistemas, generando temperaturas cada vez mas extremas, lo que afecta de nuevo al ciclo agrícola.

4.

Erosión y pérdida de la fertilidad de los suelos

La sobre explotación de la tierra destinada a la agricultura más allá de las posibilidades de regeneración natural, ha acarreado una merma en la productividad agrícola de los suelos y ha aumentado considerablemente la vulnerabilidad de los ecosistemas rurales. La productividad inicial de los suelos de la región oriental del país ha ido decayendo paulatinamente de 3.000 kilogramos por hectárea hasta menos de 1.000 kg./ha en el rubro del algodón. Este ejemplo, que se repite en todos los rubros agrícolas campesinos, demuestra el pro-ceso de esterilización que ocurre con el substrato físico campesino. La agricultura paraguaya, utiliza el sistema de roturación (arada) del suelo, en la época de mayores lluvias (Setiembre a Noviembre). La técnica del arado, muy útil para suelos templados y poco apropiado para los suelos tropicales, sobreexpone el suelo agrícola a las inclemencias climáticas, acarreando una erosión 'eólica e hídrica que tiñe de rojo todos los ríos de la República, a través de los cuales se escapa la savia y nuestra mayor riqueza. La tumba y quema del monte, continuado con las técnicas agrícolas heredadas de la "revolución verde", esta' generando una "fuga" de suelo fértil entre 30 y 100 toneladas métricas de suelo por hectárea por año. Las estimaciones acerca de la fuerza de la degradación de los suelos refieren que la mayor parte de las tierras destinadas a la agricultura tendrían que abandonarse en los próximos 35 años. La evolución de las tierras en abandono han partido de 1é4 mil hectáreas en 1.95é, pasando por 533.000 hectáreas en 1981, hasta 1,4 millones de hectáreas en 1991, cifra esta Última estimada en el Censo Agropecuario.
ECOLOGIA.DOC

5. Causas de la reforestación y la erosión de suelos

Existen responsabilidades concretas y perfectamente atribuibles a los distintos actores que participan en el proceso de reforestación y consecuente erosión de los recursos naturales del país.
5.1. La agricultura empresarial La agricultura empresarial tiene una responsabilidad especial, sobre todo aquella que se ocupa de la producción de soya y trigo, siendo la primera exportada en su mayor parte como materia prima para el engorde de ganado europeo. Las facilidades y exoneraciones impositivas brindadas por el Estado paraguayo para la importación de maquinarias, bienes de capital e insumos para la producción agrícola extensiva de soya, en la década de los 70 y 80, permitieron la destrucción de la mayor parte de la selva paranaense en los departamentos de Amambay, Carundey-u', Alto Paraná e Itapúa, departamentos que sirvieron de asentamiento a los colonos brasileños, quienes también fueron apoyados por capitales del Brasil para la expansión de la


				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:2595
posted:7/5/2008
language:Spanish
pages:4
richard quintanilla richard quintanilla computer technician
About