Documents
Resources
Learning Center
Upload
Plans & pricing Sign in
Sign Out

LA IGLESIA CATOLICA Y LA DESCOLONIZACION DE LA EDUCACION

VIEWS: 678 PAGES: 2

									LA IGLESIA CATÓLICA PRIMERA DESCOLONIZADORA DE LA EDUCACIÓN La presencia liberadora de la Iglesia en Educación y su acción descolonizadora, arrancó de hecho, con los inicios de la Evangelización, cuando, en medio de las innegables sombras y pecados de la conquista, se posicionó, -- contra corriente,-- frente al poder colonial, en defensa de los indígenas y sus derechos fundamentales. Los análisis críticos de este período, no siempre hacen referencia a estos hechos, generalizando y difundiendo, --con medias verdades, -- una imagen distorsionada y parcial de la Iglesia y de su rol durante la Colonia. Si alguna obra de educación, humanización y/o dignificación de las personas hubo durante la Colonia fue por la acción de la Iglesia; Francisco de Vitoria, Antonio de Montesinos, Domingo de Soto, el Cardenal Cisneros, el Papa Adriano ejercieron, desde muy temprano valiente defensa de los derechos de los indígenas y a Fray Bartolomé de las Casas, se lo reconoce, por ésto, como paladín y defensor intransigente de los pueblos originarios de nuestro continente. En los orígenes de la Educación de nuestro pueblos, estuvo esa acción liberadora de la Iglesia, entre otras propuestas, a través de las Misiones Jesuíticas de Juli, de Moxos, y Chiquitos; de la Universidad San Francisco Javier de Chuquisaca; de las Escuelas de Criollos e Indígenas de La Paz, de Potosí , de Oruro, de Cochabamba y de Tarija y de los numerosos monumentos, obras maestras de arte (pintura, arquitectura, tallado y música) y la fundación de nuevos pueblos que llevan el nombre y la impronta de la Iglesia Católica. Todas estas obras son FIEL TESTIMONIO DE UNA ACCIÓN EDUCATIVA INCLUYENTE, DESCOLONIZADORA Y LIBERADORA de gran envergadura, que impulsada por la Iglesia durante los años de la propia Colonia y de la República, buscaron consistentemente que los estantes y habitantes de los pueblos originarios ejercieran su derecho pleno a educarse y a tecnificarse. En consecuencia la presencia de la Iglesia y su compromiso con la educación integral y de calidad al servicio de todos no es ni ha sido sólo coyuntural, está en las raíces y evolución histórica de la educación boliviana y en las estructuras de nuestra nacionalidad. Sin embargo, asumiendo una actitud crítica y autocrítica la Iglesia, ha reconocido en sus documentos oficiales que, lamentablemente, la colonización europea, pudo más, avasalló y cercenó el desarrollo integral de nuestros pueblos, pese a todo los esfuerzos por evitarlo. La Iglesia, si bien había cumplido un importante rol en la formación de las élites y hasta de los mismos líderes y protomártires de la independencia, su atención y cobertura a los pueblos y culturas originarias, no había sido siempre pertinente, suficientemente respetuosa, incluyente ni equitativa, en términos de cobertura y calidad. De ahí que, a tiempo de conmemorar los 500 años de la Primera Evangelización, el documento oficial que, la Iglesia Católica presentó al I Congreso Nacional de Educación, en Octubre de 1992, expresaba lo siguiente: “… la historia de nuestros pueblos no comienza en 1492; precedieron al descubrimiento de América, milenios de civilización de los pueblos originarios de este continente y de sus ricas culturas, cuyos principios y valores morales y religiosos …y genuina Cosmovisión Telúrica y Ecocéntrica, recién comenzaron a ser valorados y respetados a partir del Concilio Vaticano 1962-1965, Medellín 1968, Puebla 1979 (y Santo Domingo 1992)”. “No haber reconocido oportuna y apropiadamente el inmenso caudal cultural que poseían y poseen nuestros pueblos de raíces precolombinas, ha sido UNA DE LAS GRANDES SOMBRAS que afectó directamente a los procesos de evangelización y de educación…”

En consecuencia, “… si pretendemos un cambio educacional de trascendencia,… se tiene que rectificar esa conducta de omisión y avasallamiento… estableciendo efectivas políticas de reivindicación de las culturas ancestrales, fomentando el respeto de las mismas, el reconocimiento de sus derechos, el cultivo de sus valores, potencialidades, la interculturalidad y el bilingüísmo”. Por tanto, dando un salto cualitativo en la historia y un golpe de timón de conversión y cambio en sus opciones, sus políticas y prioridades, LAS ENTIDADES EDUCATIVAS DE LA IGLESIA CATÓLICA EN BOLIVIA, APOSTARON, DESDE LOS MISMOS AÑOS 60, AL IDEAL DE DESCOLONIZAR, LIBERAR Y DEMOCRATIZAR LA EDUCACIÓN. (Véase propuestas de la Iglesia Católica al I y II Congreso Nacional de Educación). Desde entonces generaron servicios antes inexistentes de educación pública, en beneficio de los sectores excluidos y marginados; ampliaron coberturas “más allá del pavimento” y crearon nuevos centros de educación rural integral, intercultural, pertinente y de calidad “con” y “para” las comunidades campesinas; ESTABLECIERON, EN CONVENIOS CON EL ESTADO, el gran movimiento de Educación Liberadora, Popular y Alternativa que, al presente, conduce la Comunidad Educativa de la Iglesia Católica Boliviana CEICAB. Así, renació en 1964 la Asociación de Escuelas de Cristo que iniciada en 1907 celebra este año el Centenario de su creación; nació en 1966, el Movimiento Popular de Fe y Alegría; la Red ERBOL, en 1967; la Universidad Católica Boliviana, en 1967 -- con sus subsecuentes Unidades Académicas Campesinas UACs -- ; Acción un Maestro Más, en 1967; Acción Cultural Loyola ACLO, en 1968 e INDICEP, en 1969, junto a las Radios Católicas Mineras. La Comisión Episcopal de Educación CEE fue creada en 1970 por la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB); el Centro Boliviano de Investigación y Acción Educativa CEBIAE fue organizado por las Iglesias Católica, Metodista y Luterana, en 1976; los Centros Técnico Humanístico Agropecuarios CETHAS, en 1978; el Programa de Educación Bilingüe e Intercultural de Huacullani, en 1976 y los Textos Rurales Bilingüe Aymara-Castellano y Quechua Castellano en 1981 . Los Facilitadotes de Educación Rural Integral Alternativa FERIA, se organizaron en 1985; la Red CETHA Cochabamba nació ese mismo año en Tiraque; el Centro de Multiservicios Educativos CEMSE, en 1986; el Centro de Formación de Educadores Comunitarios “Avelino Siñani” CAS, en 1986; las Redes de Unidades Educativas de Convenio “Josefina Bálsamo” y “Hombres Nuevos” se crearon en Santa Cruz, desde inicios de los años 90”. ESTAS Y VARIAS OBRAS MAS DE EDUCACIÓN FISCAL PÚBLICA DE CONVENIO, CONSTITUYEN LA COMUNIDAD EDUCATIVA DE LA IGLESIA CATÓLICA BOLIVIANA (CEICAB), DESDE DONDE SE POSIBILITA MAYOR INCLUSIÓN Y SE APUESTA POR LA PROFUNDA DEMOCRATIZACIÓN Y DESCOLONIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN, QUE ACTUALMENTE ES POSTULADA POR LA PROPUESTA DE LEY AVELINO SIÑANI Y ELIZARDO PÉREZ. Eduardo González Saa Ph.D. Secretario Nacional Comisión Episcopal de Educación


								
To top