Wi-fi

Document Sample
Wi-fi Powered By Docstoc
					Universidad Arturo Prat
Sede Victoria


                          Wi-Fi (Wireless Fidelity)

      ASIGNATURA            :     Introducción a la Ingeniería
      PROFESOR              :     Juan Puentes
                              Wi-Fi (Wireless Mansilla
                                                Fidelity)
      ALUMNO                :     Javier Alejandro Millacoi Aguayo
                               “fidelidad inalámbrica”
      FECHA                 :     Victoria, Viernes 18 de junio de 2004



                                       ¿QUE ES?
Es un protocolo de comunicación inalámbrica de área local cuyo nombre técnico es
802.11b. Ofrece interconexión entre un máximo de 10 equipos y acceso inalámbrico a
Internet a una velocidad de hasta 11 Mbps. También conocido como Airport, está diseñado
para su utilización en hogares, pequeñas, medianas y grandes empresas, así como en todo
tipo de lugares públicos. Posee un radio de acción de hasta 100 metros en espacios abiertos
y de unos 45 metros en recintos cerrados con paredes.

                                      HISTORIA
Wi-Fi fue creado en 1997 por el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) de
Estados Unidos en respuesta al protocolo Bluetooth desarrollado unos años antes por la
sueca Ericsson. Su creación recibió muy pronto el apoyo de la Wireless Ethernet
Compatibility Alliance (WECA), organización que se encarga de confirmar la
compatibilidad entre los productos de sus asociados. Fundada por 3Com, Cisco Systems,
Intersil, Agere Systems, Nokia y Symbol Technologies, aquellos productos certificados por
WECA llevan en sus cajas el logotipo de Wi-Fi con el objetivo de facilitar la búsqueda de
infraestructura que finalmente formará una red inalámbrica. Si bien los costes de 802.11b
son superiores a Bluetooth, se trata de una tecnología más madura, con una velocidad de
transmisión de datos entre siete y once veces superior, y todo ello operando en la misma
banda de frecuencia.
En el caso de Wi-Fi, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en
inglés) permitió a los usuarios desde 1997 compartir un pequeño segmento de la banda de
radiofrecuencias de 5 GHz que no requería licencia de operación, tal como se había hecho
con la de 2,4 GHz en 1985.

                                      EJEMPLOS
En Estados Unidos, compañías como Wayport o MobileStar están instalándolas en espacios
públicos como universidades, grandes superficies comerciales, hoteles, aeropuertos,
cafeterías, cafés, empresas y hasta en parques, a menudo con acceso gratuito




                                                                          Página 1 de 5
Universidad Arturo Prat
Sede Victoria
                                  CARACTERISTICAS

Con una red 802.11b, los usuarios, tanto domésticos como corporativos, pueden navegar
por Internet, descargar archivos e imprimir documentos desde su portátil o PDA sin
necesidad de cables. Para su utilización sólo se necesita de un pequeño módem interno que
se conecta a la red telefónica y eléctrica y una tarjeta de red (PCMCIA, PCI ó USB) para
cada equipo que forme parte de la red inalámbrica.
Al igual que ya ocurriera con las tecnologías DSL, Wi-Fi tiene también diferentes
variantes. Aunque se considera que la norma 802.11b es suficientemente fiable, rápida y
segura, se están desarrollando diferentes categorías. Una que ya está aprobada por el comité
normativo es 802.11a, que ofrece una velocidad de 54 Mbps y un alcanza máximo de 35
metros. Funciona a 2,4 GHz, la misma frecuencia de Bluetooth y otras tecnologías
inalámbricas como Home RF. Otros miembros de la familia que están en desarrollo son
802.11g (22 Mbps), 802.11i (caracterizada por una elevada seguridad de transmisión) o
802.11e, especialmente diseñada para comunicaciones de voz.


                      DESARROLLO GENERAL DEL TEMA

Al igual que Bluetooth, interconectaba diferentes periféricos al ordenador o a la Palm sin
necesidad de cables, aunque a diferencia de éste, tiene un mayor rango de alcance.
Entonces era conocida con el poco comercial nombre de 802.11..
Poco después, grupos independientes de universitarios en varias partes del mundo,
empezaron a crear sus propias redes alternativas de Wi-Fi, con sus propios y rudimentarios
nodos, que les proporcionaban acceso gratuito a Internet, y además, a alta velocidad
(¡11Mbps!).
Todo esto, mientras las grandes operadoras de telefonía hipotecaban su futuro comprando a
los estados los derechos para las futuras redes de tercera generación (UMTS), que hasta el
día de hoy, no han terminado de estar listas.
Es frecuente que en la actualidad también se utilice para acceso a Internet access.
Hay, al menos, dos tipos de Wi-Fi, basado cada uno de ellos en un estándar IEEE 802.11.
IEEE 802.11b que disfruta de una aceptación internacional debido a que la banda de 2.4-
GHz está disponible casi universalmente. Y con una velocidad de 11Mbps.
Si bien Wi-Fi se desarrolló como una forma de conectividad para las redes inalámbricas de
área local, conocidas por sus siglas en inglés WLAN, es evidente que su gran impulso ha
sido dado por el potencial que encierra para sacar a la Internet de los confines del escritorio.
Con ese fin se están estableciendo compañías que dan servicio inalámbrico a miles de
usuarios con hot spots o nodos Wi-Fi (los sitios que facilitan el acceso inalámbrico a la
Red) interconectados. Todo lo que se necesita para conectarse es una computadora o
dispositivo portátil con capacidad para Wi-Fi y localizar una red de este tipo en el lugar
donde usted se encuentre. Afortunadamente, estas redes cada día se hacen más comunes en
las ciudades de Estados Unidos y otras partes del mundo, sobre todo en cafés, aeropuertos,
hoteles, universidades, empresas y hasta en parques, a menudo con acceso gratuito.




                                                                              Página 2 de 5
Universidad Arturo Prat
Sede Victoria
                                    FABRICANTES
 Apple se convirtió (1999) en el primer fabricante que comercializó la conectividad
inalámbrica basada en la norma 802.11. Su sistema AirPort empleaba la estación base de
este nombre a manera de punto de acceso, es decir, el dispositivo que conecta
inalámbricamente a los diferentes usuarios de la red. Muchos han seguido después y
también otras variantes de la norma inicial, pero dos de éstas dominan actualmente el
mercado: la 802.11a y la 802.11b. La “a” supera en velocidad (54 Mbps) a la “b”, que
funciona hasta a 11 Mbps, aunque estas cifras son el límite superior alcanzable y dependen
del servidor de la red, de la cantidad de usuarios conectados y de la distancia al punto de
acceso. Aun así, la velocidad máxima de la norma “b” equivale a unas ocho veces la de los
módems que se utilizan para DSL y cable.
La última de las versiones en aparecer es la 802.11g, que reúne las mejores cualidades de
las dos anteriores en velocidad y frecuencia de trabajo.
Los últimos en subirse al carro de Wi-Fi han sido Avaya, Motorola y Proxim, pero antes lo
habían hecho AT&T, IBM e Intel, que en diciembre formaron con dos inversionistas una
nueva compañía, llamada Cometa Networks, para crear en EE.UU. una red nacional que
incluiría más de 20.000 puntos de acceso inalámbrico para finales de 2004. Intel informa
que va a incluir capacidad inalámbrica para Internet en todos sus microprocesadores
móviles en 2003.
Por su parte, Avaya, Motorola y Proxim dieron a conocer el pasado enero un plan aun más
ambicioso que aprovecharía el auge de Wi-Fi. Se trata de una tecnología –desarrollada
conjuntamente por las tres firmas– para permitir que las comunicaciones inalámbricas
salten de una red a otra sin que se produzcan interrupciones. Si las compañías llegan a tener
éxito, un usuario podría, por ejemplo, mantener una comunicación iniciada en el punto de
acceso Wi-Fi de un aeropuerto mientras se desplaza hasta su oficina, donde existe otra red
inalámbrica. Claro, esto supone que la propuesta tecnología tendría que reconciliar algunos
aspectos particulares de cada red, entre ellos sus niveles de seguridad y de frecuencia.

                                Wi-Fi EN TODAS PARTES
A juzgar por la proliferación de hot spots, el fenómeno Wi-Fi continúa captando cada vez
más la atención de proveedores y usuarios en EE.UU. En el momento de redactar este
artículo, había más de 3.000 de esos nodos instalados en las principales zonas
metropolitanas del país, pero también en Europa y Asia su número comienza a crecer.
América Latina todavía se encuentra retrasada en la adopción de esta tecnología, pero es de
esperar que la disminución de sus precios y la promesa que ofrece para el acceso público a
Internet le ganen popularidad en la región. En EE.UU., casi todas las principales ciudades
cuentan con acceso gratuito proporcionado por grupos comunitarios y por negocios que
esperan atraer así más clientes. Igualmente existen servicios para suscriptores y otros que se
pagan cuando se utilizan. Además, la tecnología no sólo se ha ido haciendo más asequible
sino más fácil de utilizar; para un usuario provisto de una portátil con tarjeta Wi-Fi
(básicamente un emisor-receptor de radio) basta en ciertos casos con abrir su navegador
para lograr el acceso automático, aunque algunas redes requieren configurar manualmente
la conexión. Si usted desea ver los puntos de acceso inalámbrico que se encuentran
disponibles en EE.UU. y otras partes del mundo, visite algunos sitios Web como 802.11


                                                                            Página 3 de 5
Universidad Arturo Prat
Sede Victoria
Hotspots.com (www.80211hotspots. com) y The Wireless Node Database Project
(www.nodedb.com); aunque preparados en idioma inglés, no le resultará difícil hallar la
información.
Como se ha visto, existen obstáculos técnicos en el camino de Wi-Fi. La variedad de
normas inalámbricas, incluso dentro de la propia familia 802.11, ha creado problemas de
compatibilidad y hecho vacilar a quienes pretenden instalar este tipo de red. Un dispositivo
802.11b, por ejemplo, no puede interactuar con un 802.11a, ya que ambos funcionan a
frecuencias diferentes. Esto ha obligado a producir puntos de acceso y adaptadores (los
dispositivos de radio que permiten la comunicación) de doble banda, es decir, con doble
capacidad radial, que sí son capaces de interactuar con todas las versiones de Wi-Fi.
La interferencia es otro problema, especialmente para las redes que utilizan la frecuencia de
2,4 GHz (como la 802.11b y Bluetooth), ya que pueden ser afectadas por ciertos
dispositivos de uso doméstico como los teléfonos inalámbricos y los hornos de microondas.
Asimismo, los equipos Wi-Fi utilizan chips que consumen mucha energía, lo que los hace
menos prácticos cuando se trata de dispositivos pequeños como las computadoras de mano
y los teléfonos celulares.
Luego está el aspecto de la seguridad, quizás la mayor debilidad de la tecnología
inalámbrica. Su misma naturaleza hace vulnerables estas redes al ataque de intrusos y es de
esperar que mientras más se popularicen más preocupación se generará. El sistema de
cifrado que llevan incorporado, llamado WEP (siglas en inglés de Equivalente de
Privacidad Alambrada) no es totalmente impenetrable y en la práctica tampoco es activado
por muchos usuarios, especialmente en las redes caseras. Tal cosa se atribuye a que
requiere contraseñas en el sistema hexadecimal que resultan muy complicadas.
Es sabido que las WLAN son susceptibles a conexiones no autorizadas por parte de
transeúntes o usuarios situados en locales cercanos que pueden ganar de esta manera el
acceso gratuito a la Internet y, aun peor, a los datos de las empresas si éstas no se
encuentran protegidas por sistemas adicionales como redes virtuales privadas (VPN) o
cortafuegos.
Por el momento, se ha comenzado a utilizar una norma llamada “de acceso protegido”
(WPA, por sus siglas en inglés) que, según sus creadores del IEEE, soluciona la mayor
parte de los problemas fundamentales de seguridad de Wi-Fi. WPA permite ingresar sólo
una contraseña en cada equipo –algo que hacen ya los usuarios de la tecnología AirPort de
Apple– en lugar de la larga secuencia de caracteres que antes se requería.
De todas formas, muchos posibles usuarios siguen demasiado preocupados por la seguridad
(o la falta de ella) para decidirse a poner su información personal a merced de alguien que
haya establecido una red de acceso gratuito con intenciones maliciosas o de los intrusos que
penetren las de proveedores legítimos pero vulnerables. De igual manera parecen pensar las
empresas grandes, que aún no han adoptado las redes corporativas en cantidades
importantes.
Finalmente, Wi-Fi ha tropezado con la misma institución que le permitió desarrollarse: el
gobierno de EE.UU. Según el Departamento de Defensa de ese país, la popularización del
acceso inalámbrico a la Internet creará una congestión en las radiofrecuencias que utilizan
los equipos militares, como el radar, y por eso busca restricciones técnicas, pero hasta el
momento de preparar este artículo no se había informado de ninguna interferencia. Los
ejecutivos de la industria, por su parte, dicen que ambos usos pueden coexistir gracias a que
los dispositivos de acceso a Internet son capaces de detectar la presencia del radar en sus
proximidades y cederle automáticamente el empleo de la frecuencia. Estos dispositivos ya


                                                                           Página 4 de 5
Universidad Arturo Prat
Sede Victoria
se utilizan en Europa y pronto se utilizarán en EE.UU., pero el Pentágono afirma que las
nuevas tecnologías digitales no han sido suficientemente probadas.


                               VALOR COMERCIAL.
Cada punto inalámbrico costará 55.000 pesos, lo que representa una marcada reducción en
el valor de la conexión, si se tiene en cuenta que actualmente el sector residencial cancela
un promedio de 45.000 pesos por el servicio conmutado ó 99.000 pesos por ADLS.
Esta modalidad permite conexiones móviles de alta velocidad en un radio de más de 100
metros de una base de transmisión o “Hotspot”; la meta de Telebucaramaga es colocar 200
puntos en lo que queda del 2004, lo que significarían tener aproximadamente unos 2.000
usuarios conectados a alta velocidad.
“La idea es que los administradores de los edificios incluyan el servicio como un valor
agregado o que se pongan de acuerdo con los usuarios que lo requieran, y se cobren dentro
del valor de la cuota de administración”.


                                   BIBLIOGRAFÍA

http://es.wikipedia.org/wiki/Wi-Fi

http://www.pcwla.com/pcwla2.nsf/AllList/366FF24823EFAC4180256CDE00
58E65C




                                                                          Página 5 de 5

				
DOCUMENT INFO