Docstoc

2_Modelo Gravedad_Mercosur

Document Sample
2_Modelo Gravedad_Mercosur Powered By Docstoc
					    LOS EFECTOS DE LOS ARREGLOS COMERCIALES REGIONALES:
                         ANÁLISIS PARA EL MERCOSUR.



                                    Serviss, Luzimar
                                luziserviss@hotmail.com
                        Universidad de Sevilla, Sevilla - España
                         Tel: 677 88 72 44 – Fax: 95 44557629



Palabras claves: MERCOSUR, Comercio Internacional, Regionalismo, Modelo de
Gravedad.



                                          Resumen



       Este trabajo evalúa el proceso de integración en el MERCOSUR, un bloque
económico regional en América del sur, formado por Brasil, Argentina, Paraguay y
Uruguay. El MERCOSUR es un ejemplo reciente de los procesos de integración que ha
despertado interés, entre otros factores, debido al rápido crecimiento del comercio
intraregional a partir de su formación.

       El estudio discute los efectos del bloque en términos de desviación de comercio.
Se utiliza la ecuación de gravedad para medir el efecto de algunas variables como
exportaciones, PIB, población, distancia y mercados alternativos sobre el comercio
bilateral intra y extraregional. Se considera el flujo de comercio (exportaciones) entre
12 países, consistiéndose en los cuatro miembros y de ocho países no miembros.

       Los resultados muestran que las preferencias comerciales han estimulado en
gran medida el comercio de cada uno de los miembros del MERCOSUR, pero el
comercio intraregional es menor que el predicho por la ecuación de gravedad y no hay
evidencias de reducción del comercio con el resto del mundo. Por lo tanto, no se puede
deducir desviación de comercio en el período estudiado.

       La ecuación de gravedad muestra que el MERCOSUR ejerció un efecto
moderado sobre los flujos de comercio bilateral entre sus miembros y que no hay
evidencia de desviación de comercio en el período estudiado.
                                                  1 – Introducción



          En las últimas décadas las relaciones económicas internacionales han pasado a
caracterizarse por el regionalismo económico, fenómeno que reapareció a finales de los
años 80 y ha contribuido de manera significativa al rápido crecimiento de la economía
internacional.

          El regionalismo se define como la unión de los países en bloques comerciales
regionales con el objetivo de reducir o eliminar las barreras formales e informales al
comercio bilateral. Los países involucrados en dichos procesos plantean no sólo el
aumento del flujo de comercio entre los miembros sino el aumento de las inversiones de
la capacidad de negociación con terceros países. El objetivo final pretendido al
concretarse un arreglo comercial regional (ACR) es alcanzar o aumentar el bienestar de
                                            (1)
los países miembros y no miembros             .

          Los ACR están redefiniendo el sistema comercial mundial y han reflejado la
interdependencia entre los países a través de las áreas de libre comercio, uniones
aduaneras y uniones monetarias que se han formado o consolidado en todos los
continentes. Algunos ejemplos incluyen el NAFTA, un área de libre comercio entre
Canadá, Estados Unidos y México, el MERCOSUR, una unión aduanera formada por
Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay y la Unión Europea, que constituye una unión
económica y monetaria. Otras muestras de ACP pueden encontrarse en Asia, Australia y
África.

          El crecimiento de estas conformaciones regionales ha generado inquietudes
cuanto a sus efectos. Existe la preocupación de que las preferencias comerciales
concedidas a los países miembros generen un efecto negativo al crear distorsiones de
precio entre los bienes domésticos y aquellos provenientes de los países miembros (2).

          El análisis de los efectos de la integración económica, sin embargo, empezó a ser
                                                                                             (3)
considerado después de la publicación del libro The Customs Union Issue                         . Hasta


1
 - El regionalismo económico ha sido tema de varios estudios tanto teóricos como empíricos. Veáse, por
   ejemplo, Frankel (1997, 1998), Bhagwati (1999), Bhagwati, Panagariya, Greenaway (1998) y
   Bhagwati, Panagariya (1996).
2
 - Para una evaluación de los efectos de un ACP y del trade off, entre creación y desviación de comercio,
   véase Frankel, Stein y Wei (1996).
3
 - Viner, J. (1950). The customs union issue. New York: Carnegie Endowment for International Peace.
entonces los estudios de los efectos de un ACR y, en concreto, de la unión aduanera
eran prácticamente inexistentes. La teoría económica asumía, por un lado, que las tarifas
restringían el comercio y por consiguiente reducían el bienestar. La unión aduanera, por
otro lado, reduciría o eliminaría las tarifas, beneficiando a los países participantes. Viner
introduzco los conceptos de creación de comercio y desviación de comercio y mostró
que de la unión aduanera puede resultar tanto aumento como reducción del bienestar,
según los cambios producidos en el patrón comercial de los países miembros. En este
caso, si el acuerdo comercial crea o desvía comercio.

          La creación de comercio ocurre cuando la reducción de las tarifas permiten al
socio comercial sustituir a la producción domestica (de alto coste) por el producto
importado (de bajo coste). Ello conlleva en aumento del bienestar. La desviación de
comercio, por otro lado, ocurre cuando la eliminación o reducción de las tarifas desvían
el comercio desde terceros países (bajo coste) hacia un país miembro (alto coste). Según
Viner, la desviación puede superar la creación de comercio y si esto ocurre la unión
aduanera reducirá el bienestar mundial (4).

          Sin embargo, medir y analizar los efectos de un ACR no es una tarea sencilla. En
primer lugar, porque la unión aduanera no tiene necesariamente que reducir el bienestar
(5)
      y en segundo, porque los flujos de comercio entre dos países fluctúan, no sólo en
respuesta al acuerdo comercial establecido entre ellos, sino también, como resultado de
los ciclos de negocios en cada país, el cambio en el nivel de los precios, las políticas
comerciales con respecto a terceros países y el desarrollo global del comercio.

          Por lo mencionado anterior no existe actualmente un consenso sobre cómo una
conformación regional puede afectar a los países miembros. Autores como Bhagwati
(1994) creen que tales conformaciones son perjudiciales para el comercio global porque
la discriminación de tarifas, además de contrariar al principio de la Nación Más
Favorecida, genera desviación de comercio. Otros, como Krugman (1995) creen que
dichos arreglos contribuyen a un comercio más libre entre los países, siendo probables
de beneficiar a los países miembros, mientras autores como Soloaga y Winters (1999)
afirman que no se puede determinar con exactitud cómo las nuevas conformaciones
regionales afectan a los países miembros y no miembros.

4
 - Viner anticipó algunos estudios posteriores (por ejemplo, Lipsey y Lancaster (1956) y Lipsey
   (1960)) sobre la naturaleza “segunda mejor” (second best) de la unión aduanera. La mejor situación
   (first best) sería la existencia del comercio completamente libre, lo que no se verifica.
5
 - Véase, Lipsey (1957).
         A pesar de los principios restrictivos de la teoría vineriana, la base para los
estudios de los efectos de los ACR suele ser la verificación de la existencia de creación
y desviación de comercio en el área integrada. Estos estudios se centran principalmente
en tres aspectos: i) análisis de la participación del comercio intraregional en el comercio
                                       (6)
total, antes y después del ACR           ; ii) utilización de métodos que permiten comprobar
cual hubiera sido el aumento del comercio si no existiera el ACR (7) y iii) utilización de
modelos específicos para intuir qué efectos podrían ocurrir en el área integrada a partir
de la formación de un ACR (8).

         Este artículo pretende identificar y valorar algunos de los cambios que se han
producido en el patrón comercial de cada uno de los miembros del MERCOSUR a
partir de su constitución. Se buscan evidencias de creación de comercio y especialmente
de desviación de comercio, como resultado de la reducción y eliminación de las barreras
comerciales. Este propósito requiere el conocimiento de cómo se comportan los flujos
comerciales entre los miembros y con terceros países antes y después de la formación
del bloque. Para ello, se realiza el análisis econométrico a través de la aplicación del
modelo de gravedad a las variables que influencian en las relaciones comerciales en el
MERCOSUR. Se esperar verificar si el aumento del comercio intra-MERCOSUR ha
sido más alto de lo esperado, considerando la ecuación de gravedad.



                            2- El Mercado Común del Sur (MERCOSUR)



         El MERCOSUR fue formado en 1991 por Brasil, Argentina, Paraguay y
Uruguay. La constitución del bloque es un resultado del nuevo conjunto de factores que
han caracterizado a la integración económica latinoamericano en las últimas décadas,
como la superación de los conflictos diplomáticos que existieron entre Brasil y
Argentina a finales de la década de los 70. Ello constituyó la base para la firma del




6
 - Véase, por ejemplo: Krueger (1999).
7
 - Para estos análisis se suelen utilizar el Modelo de Gravedad. Véase, entre otros, Frankel y Wei (1996),
   Frankel (1997, 1998), Oguledo (1994).
8
 - Se suelen utilizar los modelos de equilibrio general para estos análisis .Véase, por ejemplo, Diao y
   Somwaru (2000) y Deardorff y Stern (1994).
Tratado de Asunción, a través del cual se creó el Mercado Común del Sur
(MERCOSUR) (9).

            El bloque constituye, tanto del punto de vista económico como en materia de
comercio exterior, el acontecimiento de mayor importancia para la región en las últimas
              (10)
décadas          . La armonización de las políticas, a su vez, ha avanzado más que en
cualquier otro esquema de integración de la región. Las iniciativas políticas de los
gobiernos de los países miembros han contribuido a la consolidación de sus directrices
económicas, lo que ha permitido responder a las nuevas tendencias de regionalización
de la economía

            El Tratado de Asunción deja explícito la voluntad de conformar un mercado
común y establece como metas básicas: i) crear un programa de liberalización
comercial, que consista en reducciones tarifarias progresivas, lineales y automáticas,
acompañadas de la eliminación de las barreras no tarifarias; ii) establecer un arancel
externo común (AEC) y adoptar una política comercial común con relación a terceros
Estados, y iii) lograr la coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales entres
los Estados partes.

            Después de la formación del MERCOSUR la zona ha experimentado una
sustancial reducción tarifaria comparado con las existentes en los países miembros en la
                          (11)
década de los 80              . No solamente las restricciones a las importaciones han sido
reducidas, sino también los subsidios. La estrategia de liberalización del comercio
                                                                          (12)
consistió en el establecimiento de un “período transición”                   , que vigoró entre 1991 y
1994, en el cual se creó el Programa de Liberalización Comercial, consistente en la
reducción lineal de los aranceles que gravaban el comercio dentro de la zona.

            A partir de la formación de la unión aduanera, en 1995, fueron eliminadas todas
las restricciones arancelarias y trabas no arancelarias a la circulación de los bienes
originarios del MERCOSUR y creado un Arancel Externo Común (AEC) para el resto


9
 - Para una descripción del proceso de formación del MERCOSUR, véase, entre otros, Caramuti, O. S.
   et al. (1998) y Casella (1996).
10
     - Para una evaluación del desempeño del MERCOSUR, desde el punto de vista histórico puede
       consultarse, por ejemplo, Bouzas (2001). Para un análisis de los efectos de la formación del bloque en
       términos de creación y desviación de comercio, véase, entre otros, Nagarajan (2000) y Yeats (1998).
11
     - Veáse, Olarreaga y Soloaga (1997).
12
     - En este período se creó la estructura institucional provisional del MERCOSUR, la que fue
       reemplazada por su estructura definitiva a través de la creación de la Unión Aduanera, en 1995. Para
       un análisis del período de transición, véase Laird (1998).
del mundo, en el cual se encuentra casi el 85% del total de los productos. En el restante
15% se encuentran los bienes sujetos al Régimen de Excepciones del AEC, los bienes
sujetos al Régimen de Adecuación Final, los bienes de capital, informática y
telecomunicaciones, y los bienes sujetos a políticas comerciales especiales. En este
último apartado se encuentran comprendidas las industrias azucarera, textil y
automotriz.

           Como un resultado de la liberalización comercial las economías del bloque
pasaron a estar más abiertas y a experimentar a la mayor competencia en sus mercados
                 (13)
domésticos          . En este contexto, no solo el comercio total intraregional aumentó
rápidamente, sino también las transacciones comerciales con terceros países.

           El comercio Argentina-Brasil, por ejemplo, ha presentado un cambio muy
significativo a partir de la formación del MERCOSUR. A finales de la década de los 90,
el 30% de todas las exportaciones argentinas fueron destinadas a Brasil (14). Comparado
con la década anterior, representó un aumento del flujo de comercio hacia Brasil en más
de seis veces. Las exportaciones brasileñas a Argentina no superaban el 5% del total
hasta la formación del MERCOSUR. En 1999, Brasil exportaba el 13% del total a
Argentina.

            El estrechamiento de las relaciones comerciales entre Brasil y Argentina ha
influenciado la participación de Paraguay y Uruguay en el comercio intrazona. A partir
de la constitución del bloque esta posición se ha consolidado y conllevado un
incremento significativo de dicho comercio. Los dos miembros más pequeños del
bloque actualmente comercian en torno al 60% del total (exportaciones e importaciones)
con Brasil y Argentina.

           Respecto del comercio con el resto del mundo, hay evidencias que antes de la
entrada en vigor de las primeras liberalizaciones, el MERCOSUR comercializaba
mucho menos con el exterior. En 1991, Argentina exportó aproximadamente 10.000
millones de dólares en total y en 2000 ese valor superó los 18.000 millones. Por el lado
de las importaciones desde el RDM, la diferencia es más acentuada: en 1991, Argentina
importó casi 6.000 millones de dólares mientras que en 2000 el valor importado alcanzó
casi los 20.000 millones, lo que representó un aumento por encima del 300%.

13
     - Véase, Bouzas (1999).
14
     - Este párrafo y los siguientes, en este apartado, se basan en informaciones de: Direction of Trade
       Statistics Yearbook (2001) – Fondo Monetario Internacional.
           Las exportaciones e importaciones brasileñas al RDM, que en 1991 estuvieron
alrededor de 30.000 y 20.000 millones de dólares respectivamente, pasaron, en el año
2000, a casi 50.000 millones.

           Paraguay y Uruguay, aunque con cifras menores para el comercio intra-
MERCOSUR y con el resto del mundo, presentaron significativos aumentos a partir de
la creación del bloque. En el año 2000, las exportaciones paraguayas a países no
miembros presentaron un aumento de casi el 200% con relación al valor exportado en
1980. Las importaciones, por su vez, aumentaron en aproximadamente el 500%. Las
exportaciones, así como las importaciones uruguayas presentaron en el 2000, un
aumento del 200% con relación a las cifras de 1980.



                           3 – Fundamentos teóricos del modelo de gravedad



           Durante varias décadas, científicos sociales han utilizado la versión modificada
de la Ley de la Gravedad para conocer el movimiento de personas y/o de mercancías
entre dos ciudades, países o continentes. Para medir dichos movimientos, Savage y
Deutsch desarrollaron un modelo “aplicable al flujo de cualquier tipo de transacción
cuantificable…tales como, importaciones y exportaciones, correos, llamadas telefónicas
y migración”.(15).

           Los primeros estudios econométricos de los flujos de comercio basados .en .el
.modelo        .gravitacional    .fueron       aplicados   ..al   .   comercio   internacional   por
Tinbergen (1962) y Pöyhönen (1963). Su objetivo era medir el flujo .de . comercio .
entre . dos . países. considerando .variables .como el Producto Interior Bruto y la
distancia entre ellos. Estos autores plantearon que el volumen de comercio entre dos
países socios podría ser estimado como una función creciente de la renta (PIB) y como
una función decreciente de la distancia entre ellos. El modelo aplicado, sin embargo, era
bastante sencillo y no hubo empeño por parte de sus autores                          en justificarlo
teóricamente.

           Linnemann (1966), siguiendo la misma línea que Tinbergen, considera el
potencial de oferta del país exportador, el potencial de compra del país importador y los
factores de resistencia al flujo de comercio entre ellos para explicar cuantitativamente el
15
     - Savage y Deutsch (1960). Página, 551.
tamaño del flujo de comercio entre dos países. Linnemann por tanto, no solamente
adicionó nuevas variables al modelo desarrollado por Tinbergen, sino que intentó
fundamentar teóricamente su análisis a través del equilibrio general de Walras (16).

            A partir de la década de los 70 aumentaron el número de trabajos empíricos en
los cuales se aplicaban la ecuación de gravedad, y también los intentos de explicar
teóricamente los flujos del comercio internacional a través de este modelo. Varios
autores han contribuido a obtener la ecuación de gravedad desde modelos que asumen la
diferenciación de producto. Entre ellos, Anderson (1979) proporcionó una explicación
teórica para dicha ecuación aplicándola a bienes diferenciados.

            Bergstrand (1985), desarrolló el modelo de gravedad a partir del modelo de
competencia monopolística utilizando el concepto de Elasticidad-Sustitución-Constante
(ESC), para estimar una ecuación que incluyese los índices de precios. En estudios
posteriores (1989, 1990), el autor examinó la determinación teórica del comercio
bilateral intraindustrial, asociando la ecuación de gravedad al modelo de competencia
monopolística, pero esta vez, suponiendo la diferenciación entre firmas en vez de
productos. Deardorff (1998), Krugman y Helpman (1985) y Krugman (1995), también
utilizaron la diferenciación de productos con rendimientos crecientes a escala y ESC
para justificar teóricamente el modelo de gravedad.

            Desde que fue introducido por Tinbergen, el modelo de gravedad ha sido
popularizado por sus buenos resultados, pero también, según algunos autores, por su
                                 (17)
carencia de base teórica            . Sin embargo, el número elevado de estudios llevados a
cabo en las últimas décadas, y sus aplicaciones empíricas, han contribuido a refinar el
modelo de gravedad. Deardorff, por ejemplo, demostró que este modelo puede ser
formulado a partir de las teorías tradicionales del comercio internacional, pudiendo ser
obtenida tanto del marco ricardiano, como del modelo de Heckscher-Ohlin. Balistreri y
Hillberry (2001) sugieren que tal modelo sustituye plenamente a los métodos
tradicionales de análisis de los flujos comerciales entre países.

            Nuevas aportaciones al modelo de gravedad han sido derivadas de recientes
estudios. Algunos han adicionado variables al modelo y contribuido a su análisis,
mientras otros han contribuido a la mejora de la especificación econométrica de la

16
     - Véase: Deardorff (1998). Página, 8.
17
     - Para algunas perspectivas sobre los fundamentos analíticos del modelo de gravedad, véase: Frankel,
       (1998).
ecuación de gravedad. Entre los primeros se pueden mencionar: Mátyás (1997), Chen
y Wall (1999), Breuss y Egger (1999) y Egger (2000). Entre los segundos están:
Bergstrand (1985), Helpman (1987), Wei (1996), Soloaga y Winters (1999), Limão y
Venables (1999)

           Hay, entre otras, una importante razón para considerar el modelo de gravedad:
Los buenos resultados de sus estimaciones empíricas. Por ello, varios autores (18) han
concluido que más importante que la debilidad teórica del modelo de gravedad es su
utilidad para explicar la variación del flujo del comercio bilateral a través de una larga
variedad de países y períodos.



3.1 - Las variables del modelo



           En su formulación general, el modelo de gravedad explica el flujo Fij (de bienes,
personas, etc.) desde el área i hacia el área j como un resultado de las características del
origen y del destino del flujo. Usualmente el modelo se estima en la forma log-lineal. Su
formulación procede de la física Newtoniana, bajo la cual la atracción es mayor entre
cuerpos más grandes y más cercanos. Aplicado a los flujos de bienes entre los países,
por analogía, el comercio aumenta con el tamaño y la proximidad de los socios.

           La siguiente ecuación plasma la forma básica del modelo de gravedad:

           ln Yij = α ln Xi + β ln Xj – θ ln Dij + ρln Aij + Єij                                 (1)



           Esta ecuación es reiteradamente utilizada en la economía internacional para
medir y analizar el comercio bilateral. Su formulación básica relaciona los flujos de
comercio entre los socios con el tamaño de los países y los costes de transacción.
Generalmente, para estimar el tamaño del país se utiliza como indicador el ingreso y/o
su ingreso per cápita, mientras que los costes de la transacción son estimados por la
distancia geográfica entre los socios comerciales.

            Por lo tanto, el volumen de las exportaciones entre dos países, Yij, es una
función de los ingresos (proxy para el tamaño de las dos economías), indicados por Xi

18
     - Véase, entre otros: Evenett y Wolfgang (1997), Eichengreen y Irwin (1998), Leamer y Levinsohn,
       (1995).
(Xj), que representan el Producto Interior Bruto (PIB) del exportador (y del importador),
y también una función de las distancias geográficas entre ellas, Dij (proxy para los
costes de transporte y otros obstáculos al comercio). Dij mide la distancia entre las
capitales (generalmente los centros económicos) de los dos países, y Aij representa
cualquier otro factor que pueda favorecer o impedir el comercio entre los pares
exportador-importador. Cuando se agregan otras variables al término Aij, se obtiene una
versión “aumentada” de la ecuación de gravedad. El término Єij es la perturbación
aleatoria, del modelo de gravedad estándar.
                              (19)
            Al término Aij       de la ecuación de gravedad generalizada se suelen adicionar
otras variables, que han probado por su comportamiento histórico, poder influenciar
positiva o negativamente en el comercio entre dos países. En este sentido, muchos
autores han incluido en dicha ecuación, por ejemplo, los logaritmos de las poblaciones y
de los ingresos per capita de los países analizados.

            La importancia de las distancias para el comercio internacional también ha sido
destacada en varios estudios. Paul Krugman (20), señala que esta variable es una proxy de
los costes de transporte y recoge las posibilidades de contacto personal entre directores
de empresas, consumidores y así sucesivamente. Según el autor, la realización de un
mayor número de negocios depende de la habilidad de intercambiarse más información
de carácter menos formal.

            Además de una medida de los tamaños de las dos economías y la distancia entre
ellas, se suele incluir en el modelo un indicador de la distancia entre éstas y sus
                              (21)                          (22)
mercados alternativos                llamado remoteness        , calculado como el promedio de las
distancias desde un determinado país a sus socios comerciales, ponderadas por el PIB
de los países socios.

            Varios investigadores adicionan variables dummy a la ecuación de gravedad para
recoger los posibles efectos de factores específicos que influencian en la decisión de

19
     - Según Eichengreen e Irwin (1998), las medidas de los efectos comerciales en un determinado bloque
       pueden estar distorsionadas a causa de las omisiones de variables al formularse el modelo de gravedad
       estándar, como por ejemplo, el papel de los factores históricos en los flujos comerciales. Se ha
       intentado dar respuesta al problema a través de medidas de los factores relevantes omitidos.
20
     - Krugman (1991). Página 91.
21
     - Véase argumentos en: Wei (1996), Polak (1996), Hamilton y Winter (1992), Brulhart. y Mary (1999).
22
     - La variable remoteness se agrega a la ecuación de gravedad para tener en cuenta el hecho de que
       algunos países están mucho más lejos de la mayoría de sus socios que otros. Se podría esperar que
       dos países "lejanos" comercializasen más entre ellos, que un país que tiene muchos socios
       comerciales relativamente cerca.
comerciar. Frankel y Wei (1993) adicionaron la dummy “idioma” a la ecuación de
gravedad en un esfuerzo de capturar los factores culturales y políticos que puedan
reducir los costes de transacción y estimular el comercio entre dos países.

       Las evidencias muestran también que, cuando dos países comparten una misma
frontera, éstos pueden comerciar más dado la reducción de los costes de transporte. Uno
de los más destacados estudios considerando los efectos de las fronteras sobre el
comercio bilateral fue realizado por McCallum (1995), quien examinó el efecto de la
frontera internacional sobre el comercio entre los Estados Unidos y Canadá.

       Al modelo básico (ecuación 1) se agregan otras variables específicas para el
estudio del MERCOSUR. El modelo final es denominado modelo de gravedad
“aumentado”. Se define, en la forma lineal, de la siguiente manera:

LExm = β0 + β1 LPIBx + β2 LPIBm + β3 LAx + β4 LAm + β5 LPOPx                        (2)
       + β6 LPOPm + β7 DISTxm + β8 MER + β9 LANG + β10 ADJ + Ui ,



       En la ecuación descrita la letra L indica que las variables están en forma de
logaritmos naturales. La especificación xm representa los flujos de comercio desde el
país exportador (x) hacia el importador (m). Las variables PIBx y PIBm son los
productos interiores brutos del país exportador y del país importador. Ax y Am
representan la remoteness, una variable sustituta (proxy) de los mercados alternativos
para cada país socio. La variable remoteness es el promedio ponderado (por el PIB) de
las distancias entre los países socios. POPx y POPm son las poblaciones de cada país
socio (exportador e importador), medida en millones de personas. DISTxm es la
distancia medida en kilómetros desde las capitales (o principales centros económicos)
del país exportador al país importador, respectivamente. El modelo incluye las
siguientes dummies:



   -   MER es una variable dummy que recibe valor 1 si ambos países son miembros
       del MERCOSUR y 0 en caso contrario.

   -   LANG es una variable dummy que recibe valor 1 si ambos, exportador e
       importador, comparten el mismo idioma, y 0 en caso contrario.
   -   ADJ es una variable dummy que recibe valor 1 si el exportador y el importador
       comparten fronteras y 0 en caso contrario.

       La letra L implica que las variables están en la forma de logaritmos. Ui es la
perturbación aleatoria.



       Al utilizarse las citadas variables para explicar el comercio bilateral entre los
pares de países considerados en el estudio, es necesario establecer las siguientes
hipótesis:

   •   Ceteris paribus, el PIB del país exportador es una medida del producto nacional.
       Así, un alto nivel de la renta en el país exportador indica un alto nivel de la
       producción y consecuentemente, un aumento de las disponibilidades de
       productos para ser exportados. De esta manera, se espera que el coeficiente β1
       sea positivo. El PIB del país importador representa los ingresos nacionales, por
       tanto, se espera que el coeficiente β2 sea positivo.

   •   Los signos de los coeficientes β3 y β4 deben ser positivos, dado que se espera que
       dos países cercanos uno del otro, pero alejados de los demás socios,
       comercialicen más entre ellos que con sus distantes socios.

   •   El coeficiente β5 de la variable población del país exportador puede ser positivo
       o negativo, dependiendo de si el país grande exporta menos o más que un país
       pequeño, considerando las economías de escala. El coeficiente β6 de la población
       del país importador también es ambiguo por similares razones.

   •   La variable distancia intenta evaluar los costes de transporte, información,
       tiempo y acceso a los mercados. Ceteris paribus, el comercio bilateral se
       reducirá con los costes de transporte. Se espera, así, que el coeficiente β7 sea
       negativo.

   •   La participación en esquemas de integración también contribuirá al comercio
       entre los países participantes. De esta forma, se establece la hipótesis de que el
       comercio entre los miembros del MERCOSUR sería mayor que con los países
       no miembros. Por lo tanto, se espera un coeficiente positivo para esta variable.
   •   Se establece también que el comercio será mayor entre los pares de países cuyo
       idioma sea el mismo, que con diferentes idiomas y distintos vínculos culturales.
       Así, también se espera un coeficiente positivo para la dummy LANG.

   •   Se espera que el flujo de comercio aumente con la existencia de fronteras
       comunes entre dos países. El coeficiente para la dummy ADJ también deberá ser
       positivo.

       En el modelo propuesto, se asume que los datos son independientes entre sí y
que la ecuación de gravedad puede explicar la variable dependiente (los flujos de
comercio) en función de las variables independientes (PIB, mercados alternativos,
población, distancia, adyacencia, participación en el bloque e idioma).



                                     4- Metodología y Datos



       Para conocer la evolución de los flujos de comercio del MERCOSUR, como
resultado de la integración económica, se estiman 19 ecuaciones, siendo el flujo de
comercio entre dos socios (exportador-importador) la variable dependiente. En la
estimación se utiliza el sistema de regresiones seemingly unrelated regressions (SUR) y
se realiza el test de igualdad entre las variables explicativas. El método utilizado es el de
Mínimos Cuadrados Ordinarios (MCO) a través del software econométrico Shazam.
Son descartadas de la estimación las observaciones con variable dependiente igual a
cero. Tampoco se consideran los mercados internos del país exportador y del
importador como un mercado alternativo para estos países, al estimar el indicador de
remoteness (Ax, exportador y Am, importador).

       Las observaciones utilizadas corresponden al período 1980–1998. Se consideran
un total de 12 países: Argentina (ARG), Brasil (BRA), Paraguay (PRY), y Uruguay
(URY) [miembros del MERCOSUR], Bolivia (BOL) y Chile (CHL) [miembros
asociados del MERCOSUR], Estados Unidos (USA), Italia (ITA), Alemania (DEU),
Holanda (NLD), Japón (JPN) y Colombia (COL) [países seleccionados, por su
tradicional importancia como destino de las exportaciones del MERCOSUR].

       El trabajo busca investigar el comportamiento del comercio a lo largo de la
década precedente y posterior a la creación del MERCOSUR. Por lo tanto, es estima la
ecuación (2) para cada uno de los diecinueve años considerados en la muestra,
cubriendo los años de 1980 a 1998 (inclusive). Estos datos proporcionan 2736 flujos
bilaterales de comercio.

            Los datos para el comercio bilateral (exportaciones) intra-MERCOSUR y los
demás países se extraen de Direction of Trade Statistics, publicado por el Fondo
Monetario Internacional. La fuente estadística para la obtención de las variables PIB y
Población es World Bank Development Indicators - WDI - 2000 (versión para CD-
ROM). Las exportaciones se expresan en millones de dólares. El PIB se expresa en
millones de dólares y se refiere a la Paridad del Poder de Compra (PPC) para todos los
países excepto Alemania (1980 al 1990) y Bolivia (1980 al 1987), cuyas datos
corresponden al PIB a Precios de Mercado. Las informaciones para las poblaciones
están dadas en millones de habitantes.

            Las variables mencionadas se extraen directamente de las fuentes que las
originan. Las demás requieren elaboración previa a su utilización en la ecuación. La
variable “distancia” es calculada en kilómetros, con base en las informaciones de las
                                                                               (23)
latitudes y longitudes obtenidas de Direct Line Distances                          , para cada una de las
capitales o principales centros económicos de los países considerados (24).

            El indicador de remoteness para el exportador y el importador (Ax y Am) se
calcula con base en la distancia y en el PIB de cada par de países considerados en la
muestra (25).



                                                  5 – Los Resultados



            El modelo de gravedad parece explicar bien los patrones comerciales del
MERCOSUR, como muestra el ajuste de los datos: la R2 corregida presenta valores por
encima del 80%.

            Se verifica en el cuadro 1 que el coeficiente del PIB del país exportador y del
país importador tienen signo positivo y son altamente significativos, indicando que la
integración ha reducido la resistencia de los países a comercializar entre ellos. No solo


23
     - Fitzpatrick y Modlin (1986).
24
  - La distancia se calcula utilizándose la siguiente formula: Dij = 6371,1 acos ([seno(Yi) * seno(Yj)] +
[cos(Yi) * cos(Yj) * cos(Xi-Xj)])
25
     - Los datos originales utilizados así como los cálculos realizados están disponibles si solicitados.
el coeficiente del PIB aumentó a lo largo del período estudiado, sino también el t
estadístico aumentó en magnitud. Coeficientes significativos para el PIB confirman que
el comercio internacional está fuertemente afectado por las rentas de los socios
comerciales y muestran que el MERCOSUR ha reaccionado favorablemente a la
apertura comercial.

       El próximo conjunto de variables está compuesto por las poblaciones del país
exportador e importador. La mayoría de los coeficientes para estas variables presentan
signos ambiguos, como fue previsto. El signo negativo de la variable población (POPx y
POPm) indica que un país con una gran población tiene menor motivación al comercio
internacional que un país relativamente pequeño. La mayoría de los coeficientes
encontrados son significativos, pero su magnitud es pequeña. La interpretación de los
coeficientes β5 y β6 , sin embargo, es algo imprecisa.

       Una de las variables de mayor interés en el análisis es la dummy MER
(participación en el MERCOSUR), porque muestra como el comercio bilateral entre los
miembros ha reaccionado al proceso de integración. El coeficiente para esta variable es
positivo pero no es estadísticamente significativo.

       El coeficiente para la distancia también tiene el signo esperado. El efecto de la
distancia entre los socios comerciales es negativa y altamente significativa, indicando
que los costes de transporte representan efectivamente una barrera al comercio bilateral.
Por lo tanto, el coeficiente negativo ß7 indica que los efectos benéficos de la integración
diminuyen con la distancia entre los miembros.

       Por otro lado, los mercados alternativos (remoteness) para los exportadores
poseen signos negativos, no siendo, sin embargo, significativos. El mercado alternativo
para el país importador tiene el signo esperado y es significativo al nivel del 10%.
Considerando la magnitud de los coeficientes y de sus respectivos t estadísticos, la
variable remoteness no parece tener efectos muy importantes sobre los flujos de
comercio del y al MERCOSUR.

       El coeficiente de la variable LANG (idioma), no presentó el signo esperado.
Además, el coeficiente no es estadísticamente diferente de cero. Esto posiblemente
refleja el hecho de que el grueso del comercio intra-MERCOSUR se realiza entre países
que no comparten el mismo idioma (caso de Brasil y Argentina). El mismo
razonamiento se aplica al comercio bilateral con los no miembros, dado que los
principales socios de MERCOSUR fuera del bloque (Estados Unidos, por ejemplo), no
hablan el Portugués o Español.

        En el resultado de la ecuación estimada, aunque los coeficientes de ADJ
(frontera) sean positivos para la década de los ochenta, los mismos no son
significativos. A partir de la formación del MERCOSUR, el mismo pasa a ser
significativo con el 95% de confianza, aunque la magnitud de los coeficientes no sea
grande.



CUADRO 1 - ESTIMACIONES DE LA ECUACIÓN DE GRAVEDAD:
RESULTADOS OBTENIDOS PARA EL AÑO 1998

            Parámetro                          Coeficiente                 ( t ) Estadístico

          Constante                               -16,74                        -5,07
          Gx                                        0,98                        10,41
          Gm                                        0,92                         8,34
          Ax                                       -0,30                        -1,40
          Am                                        0,33                         1,54
          POPx                                     -0,73                        -3,36
          POPm                                     -0,48                        -2,22
          DISTxm                                   -0,97                        -8,38
          MER                                       0,17                         1,48
          LANG                                      0,11                         0,39
          ADJ                                       0,46                         2,03
R2                          0,85
R2 corregida                0,83
F estadístico             547,91
Fuente: Elaboración propia, con base en los resultados de la estimación.




                                          6 – conclusiones



        Aunque la teoría de la integración económica señale las ventajas que estos
procesos comportan para los países involucrados, los resultados obtenidos del Modelo
de Gravedad muestran que dichos efectos parecen haber sido limitados, en lo que
respecta al comercio intra-MERCOSUR, en el período estudiado.
       La variable MER (participación en el bloque), muestra que, a pesar de la
importancia de la apertura comercial en el MERCOSUR, el bloque ejerció un efecto
moderado sobre los flujos de comercio bilateral entre sus miembros.

       Al liberalizar el comercio se esperaría un aumento importante de la tasa de
participación del PIB en las transacciones comerciales. Sin embargo, aunque los
resultados econométricos muestren una evolución positiva de los coeficientes para esta
variable, no parece haber ocurrido aumento significativo en dicha participación.

       Los coeficientes obtenidos para las demás variables explicativas (mercados
alternativos, población, distancia, adyacencia e idioma) están conformes con el
establecido por la teoría. Al verificar cada uno de los coeficientes estimados, queda
demostrado que no hay evidencia de que el regionalismo en el MERCOSUR haya
provocado cambios muy significativos en el patrón comercial del bloque, en el período
estudiado. Posiblemente la ecuación de gravedad refleja el hecho de que, si bien el
comercio estuviera creciendo en el MERCOSUR, a la vez, el bloque expandía sus
fronteras comerciales con terceros países.

       Este comportamiento implica que, a pesar de las preferencias comerciales que
el MERCOSUR ha concedido a los miembros y del aumento del comercio bilateral en
la década de los 90, el comercio intraregional es menor que el predicho por la
Ecuación de Gravedad. Además, el comercio extra-MERCOSUR después de la
formación del bloque, no es menor que el predicho por el modelo.

       Sobre el aparentemente débil efecto del regionalismo sobre el MERCOSUR,
cabe, no obstante, razonar que el proceso de la apertura comercial no fue uniforme en
los cuatro países, y a pesar que el bloque fue formado en 1991, la unión aduanera sólo
fue formalizada en 1995. Además, aliado al hecho de que la liberalización comercial
completa está prevista solamente para el año 2006, la eliminación de las barreras
tarifarias y no tarifarias no ejercen efecto instantáneo sobre el comercio.
Consecuentemente, los datos pueden no reflejar los efectos esperados para un
determinado período de estudio.

       Por otro lado, el Modelo de Gravedad solamente considera los flujos
comerciales hasta 1998 (último año para el cual se tienen variables homogéneas). Hasta
entonces el sistema de liberalización de las barreras tarifarias, y especialmente no
tarifarias, no había sido concretado.
       Los resultados del estudio muestran que el sistema de preferencias comerciales
ha estimulado en gran medida el comercio de cada uno de los países miembros del
MERCOSUR, pero no hay evidencias de que las condiciones preferenciales generadas al
comercio intra-bloque hayan afectado negativamente al comercio con el resto del
mundo. La apertura multilateral de las economías del bloque han favorecido, además del
comercio intraregional, a las importaciones desde terceros países, de tal forma, que el
MERCOSUR no es más proteccionista que lo era antes de la formación del bloque. Por
lo tanto, no se puede deducir desviación de comercio a partir de los resultados
obtenidos.



                                   7 – Bibliografía



ANDERSON, J.E. (1979). “A theoretical foundation for the gravity equation”.
  American Economic Review, vol. 69, Marzo, p. 106-116
BALISTRERI, E.J.; HILLBERRY, R.H. (2001). “Trade frictions and welfare in the
  gravity model: How much of the iceberg melts?". Working paper U.S. International
  Trade Commission.
BERGSTRAND, J.H. (1990). “The Heckscher- Ohlin - Samuelson model, the Linder
  hypothesis and the determinants of bilateral intra-industry trade”. The Economic
  Journal, Diciembre, p. 1216-1229.
BERGSTRAND, J.H. (1989). “The generalized gravity equation, monopolistic
  competition, and the factor-proportions theory in international trade”. The Review of
  Economics and Statistics, vol. 71, nº 1, p. 143-153.
BERGSTRAND, J.H. (1985). “The gravity equation in international trade: Some
  microeconomic foundations and empirical evidence”. The Review of Economics and
  Statistics, vol. 67, p. 474-481.
BHAGWATI, J. (1999). “Regionalism and multilateralism: An overview”. En: J.
  Bhagwati y A. Panagariya (editors). Trading blocs: Alternative approaches to
  analyzing preferential trade agreements. Cambridge: MIT Press, p. 3-32.
BHAGWATI, J.; PANAGARIYA, A.; GREENAWAY, D. (1998). “Trading
  preferentially: Theory and policy”. The Economic Journal, nº 108, p. 1128-1148.
BHAGWATI, J.; PANAGARIYA, A. (1996). “The economics of preferential trade
  agreements”. Washington, D.C.: AEI Press.
BHAGWATI, J. (1992). “Regionalism versus multilateralism”. World Bank and CEPR
  Conference on New Dimensions in Regional Integration. Washington: Session I,
  Paper 1.
BOUZAS, R. (2001). “El MERCOSUR diez años después. ¿Proceso de aprendizaje o
  déjà vu?” Desarrollo Económico, vol. 41, nº 162, p. 179-200 (julio-septiembre).
BOUZAS, R. (1999). “MERCOSUR’s external trade negotiations: Dealing with a
  congested agenda”. En: MERCOSUR: Regional integration, world markets. R. Roett
  (editor). London: Lynne Rienner Publishers.
BREUSS, F.; EGGER, P. (1999). “How reliable are estimations of east-west trade
  potentials based on cross-section gravity analyses?”. Empirica, vol. 26, nº 2, p. 81-
  95.
BRULHART, M.; MARY, J.K. (1999). “Ireland's trading potential with Central and
  Eastern European countries: A gravity study”. The Economic and Social Review, vol.
  30, nº 2, p. 159-174.
CARAMUTI, O.S.; et. al. (1998). “MERCOSUR en el siglo XXI”. Coordinación de:
  O.S. Caramuti. Buenos Aires: Ediciones Ciudad Argentina.
CASELLA, P.B. (1996). “MERCOSUL: Exigências e perspectivas - Integração e
  consolidação do espaço econômico (1995 - 2001 - 2006)”. São Paulo: Editora São
  Paulo.
CHEN, I.H.; WALL, H.J. (1999). “Controlling for heterogeneity in gravity models of
  trade”. Federal Reserve Bank of St. Louis. Working Paper nº 99-010A.
DEARDORFF, A. (1998). “Determinants of bilateral trade: Does gravity work in a
  neoclassical world?”. En: The regionalism of the world economy. Editado por Jeffrey
  A. Frankel. Comentarios de: J. H. Bergstrand y G. M. Grossman. London: NBER , p.
  7-31.
DEARDORFF, A.; STERN, R. (1994). “Multilateral trade negotiations and preferential
  trading arrangements”. In A. Deardorff and R. Stern (editors). Analytical and
  negotiating issues in the global trading system, Ann Arbor. MI: The University of
  Michigan Press.
DIAO, X.; SOMWARU, A.S. (2000). “An inquiry on general equilibrium effects of
  MERCOSUR: An intertemporal world model”. Journal of Policy Modeling, vol. 22,
  nº 5, p. 557-588.
Direction of Trade Statistics Yearbook (2001). Fondo Monetario Internacional.
EGGER, P. (2000). “A note on the proper econometric specification of the gravity
  equation”. Economics Letters, vol. 66, p. 25-31.
EICHENGREEN, B.; IRWIN, D.A. (1998). “The role of history in bilateral trade
  flows”. En: The regionalization of the world economy. Editado por Jeffrey E.
  Frankel. Chicago: University of Chicago Press.
EVENETT, S.; KELLER, W. (1998). “On theories explaining the success of the gravity
  equation”. NBER, Working Paper nº 6529.
FITZPATRICK, G.L.; MODLIN, M.J. (1986). “Direct-Line Distances”. International
  Edition. Metuchen, N.J.: The Scarecrow Press, Inc.
FRANKEL, J. (1998). (editor). “The regionalization of the world economy”. Chicago:
  University of Chicago Press.
FRANKEL, J. (1997). “Regional trading blocs in the world economic system”.
  Washington, D.C.: Institute for International Economics.
FRANKEL, J.A; STEIN, A.; WEI, S. (1996). “Regional trading arrangements. Natural
  or supernatural”. The American Economic Review, v. 86, n2, p. 52-56.
HAMILTON, C.B.; WINTERS, A.L. (1992). “Opening up international trade with
  Eastern Europe”. Economic Policy, vol. 14, p. 77-116.
HELPMAN, E. (1987). “Imperfect competition and international trade: Evidence from
  fourteen industrial countries”. Journal of the Japanese and International Economies,
  vol. 1, nº 1, p. 62-81.
KRUEGER, A.O. (1999). “Trade creation and trade diversion under NAFTA”.
  Cambridge, NBER Working Papers Series, Working Paper nº 7429.
KRUGMAN, P.R. (1995). “Increasing returns, imperfect competition and the positive
  theory of international trade”. Handbook of International Economics, vol. 3, p. 1244-
  1276. G. Grossman y K. Rogoff (editors). Netherlands: Elsevier Science B.V.
KRUGMAN, P. R.; HELPMAN, E. (1985). “Market structure and foreign trade:
  Increasing returns, imperfect competition, and the international economy”.
  Cambridge, MA/London: The MIT Press.
KRUGMAN, P. (1991a). “Geography and trade”. London: MIT Press.
LAIRD, S. (1998). “MERCOSUR: Objectives and achievements”. Washington, The
  World Bank, Economics Notes, Latin American and the Caribbean Region.
LEAMER, E.E.; LEVINSOHN, J. (1995). “International trade theory: The evidence”.
  Handbook of International Economics, vol. 3, p. 1339-1390. G. Grossman y K.
  Rogoff (editors). Netherlands: Elsevier Science B.V.
LEAMER, E.E. (1974). “The commodity composition of international trade in
  manufactures: An empirical analysis”. En: Oxford economic papers, nº 26, vol. 3, p.
  350-374.
LEAMER, E.E.; STERN, R.M. (1970). “Tariffs and the commodity composition of
  trade”. University of Michigan.
LIMÃO, N.; VENABLES, A.J. (1999a). “Geographical disadvantage: A Heckscher–
  Ohlin-VonThunen model of international specialization”. CEPR Discussion Paper, nº
  2305.
LINNEMANN, H. (1966). “An Econometric study of international trade flows”.
  Amsterdam: North-Holland Publishing Co.
LIPSEY R.G. (1957). “The theory of Customs Unions: Trade diversion and welfare”.
  Economica, vol. xxiv, febrero, p. 40-46.
MÁTYÁS, L. (1997). “Proper econometric specification of the gravity model”. The
 World Economy, vol. 20, nº 3, p. 363-368.
MCCALLUM, J. (1995). “National borders matter: Canada-U.S. regional trade
 patterns”. American Economic Review, vol. 85, June, p. 615-623.
NAGARAJAN, N. (2000). “La evidencia sobre el desvío de comercio en el
  MERCOSUR”. Integración y Comercio, nº especial, INTAL.
POLAK, J.J. (1996). “Is APEC a natural regional trading bloc? A critique of the 'gravity
  model' of international trade”. World Economy, vol. 19, nº 5, p. 533-543.
PÖYHÖNEN, P. (1963). “A tentative model for the volume of trade between
  countries”. Weltwirtschaftliches Archiv, vol. 90, p. 93-99.
SOLOAGA, I.; WINTERS, A. (1999). “Regionalism in the nineties: What effects on
  trade?”. Development Economic Group of the World Bank
OGULEDO, V.I.; MACPHEE, C.R. (1994). “Gravity models: A reformulation and an
  application to discriminatory trade arrangements”. Applied Economics, vol. 26, p.
  107-120.
OLARREAGA, M.; SOLOAGA, I. (1997). “Endogenous tariff formation: The case of
  MERCOSUR”. Washington D.C.: The World Bank.
SAVAGE, I.R.; DEUTSCH, K.W. (1960). “A statistical model of the gross analysis of
  transaction flows”. Econometrica – Journal of the Econometric Society, vol. 28, p.
  551-572.
TINBERGEN, J. (1962). “Shaping the world economy: Suggestions for an international
  economic policy”. New York: The Twentieth Century Fund.
YEATS, A.J. (1998). “Does MERCOSUR’s trade performance raise concerns about the
  effects of regional trading arrangements?”. World Bank Economic Review, vol. 12, nº
  1, Junio, p. 1-28.
VINER, J. (1950). “The customs union issue”. New York: Carnegie Endowment for
  International Peace.
WEI, S. (1996). “Intra-national versus international trade: How Stubborn are nations in
 global integration?”. NBER, Working Paper nº 5531.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:14
posted:7/8/2011
language:Spanish
pages:21