ASTURIANESCOL.doc - IES El Piles by chenmeixiu

VIEWS: 8 PAGES: 7

									       CURTIA HESTORIA DEL ASTURIANU Y LA SO LLITERATURA


Edá Media

      Los primeros documentos n’asturianu daten del sieglu X. Son testos notariales
de compra-vienda, onde, xuntu col llatín, apaecen yá palabres na nuestra llingua. Esti ye
un exemplu:

       “Vobis vindo adque concedo in ipsa villa: terras, pomares, zeresales,
kastaniales, prunales, ficares, nissales vel quantum arbusta ibidem abuerit /.../ pro quo
accepit de vos pro id in pretio: id est zuramen linteo, manta, porca, zivaria, sizera et
compane” (añu 950).

       Esti otru:

        "Viendo a vos una casa que he enna villa de Oviedo enna nuzeda con so ixido
detrás e con so orto assí commo stá finxado, que me pertenez de mia compra per bona
carta rovrada” (añu 1250)

        De la mesma forma, munches de les cartes-pobles, o fueros de ciudaes, apaecen
escritos n’asturianu o en llatín y asturianu: asina’l Fueru de Campumanes o’l d’Uviéu.
Casu notable ye’l Fueru d’Avilés (confirmación de 1298), escritu n’asturianu y
provenzal, como oldéu de la presencia d’una colonia importante n’Avilés de
comerciantes franceses, que traficaben, principalmente, na sal, el vinu y los texíos.

Los primeros testos lliterarios de la Edá Contemporánea

        Al marxen de los primeros testos lliterarios y de los testos lliterarios populares,
el primer escitor conocíu de la nuestra lliteratura ye un autor del sieglu XVII, Antón
González Reguera, «Antón de Marirreguera», qu’escribe poesía mitolóxica, poesía
relixosa, un monólogu políticu y entremeses. De la mesma dómina ye Francisco
Bernaldo de Quirós y Benavides.
        Nacíos nel XVII y vivientes la mayor parte la so vida nel XVIII son Bernardino
Robledo y Xuan Fernández Porley, de los que nun se conserva obra. A lo llargo’l sieglu
XVIII apaecen otra serie d’autores, comu Bruno Fernández Cepeda (autor del primer
cantu patrióticu a Asturies, Bayura d’Asturies), Teresa Cónsul, Balvidares Argüelles o
la hermana de Xovellanos, Xosefa de Xovellanos y Xove Ramírez.
        Pero lo más destacable del sieglu XVIII son los planteamientos que se dan
sobre’l propiu asturianu, especialmente los del xixonés Melchor Gaspar Baltasar de
Xovellanos y el círculu de los sos amigos. Xovellanos, por exemplu, amás d’escribir él
mismu cartes n’asturianu, propónse poner en marcha, nel 1790, una Academia de
Buenas Letras o Academia Asturiana (que, principalmente tenía comu oxetivu l’estudiu
l’asturianu y la confección d’un diccionariu de la llingua), xuntu col maxistral candasu
Carlos González Posada y el villaviciosín Francisco de Paula Caveda y Solares.
L’Academia nun llegó a constituise por dellos problemes sociales y personales «mui
asturianos». Xovellanos escribió una serie de fiches pal Diccionariu Asturianu (perdíes
na so mayoría) y dos testos: ún d’ellos, unes instrucciones pa la confeción del
diccionariu del asturianu; y otru, enxertando una serie d’idees sobre l’asturianu, el so



                                                                                         1
orixe y la so tipoloxía llingüística. Aparte d’ello, tien otra serie d’estudios etnográfico-
llingüísiticos, como los que fai sobre los horros o sobre’l maíz.
        Carlos Posada, pola so parte, fai’l Diccionario de algunas voces del dialecto
asturiano (1788), que nun s’asoleya hasta 1986. (Ye d’alvertir que tanto Xovellanos
como Posada usen, indistintamente, les voces d’idioma o dialectu pa referise al
asturianu, al gallegu o al euskera («Si alguna vez llega a formarse el Diccionario del
idioma asturiano como se proyecta....» —Posada, Noticias históricas. Concejo de
Carreño—. «El dialecto asturiano que tratamos de recoger es la lengua viva de nuestro
pueblo»… «todos la mamamos, por así decirlo, con la primera leche; va pasando
tradicionalmente de padres a hijos y se continúa de generación en generación.» —
Xovellanos, Carta a Caveda, 1791—; «idioma asturiano» —Xovellanos, carta a Posada,
25 d’abril de 1988. O. C. Tomu IV, cartes, edic. José Caso González).
        En resumen, a finales de la dómina del XVIII una serie d’asturianos entamen
l’estudiu la so llingua y l’aniciu de ciertes instituciones al rodiu d’ella.

Sieglu XIX

         El sieglu XIX ábrese con un fechu lliterariu y cultural perimportante, la
publicación por Xosé Caveda y Nava, fíu de Francisco Caveda y Solares, de la primera
antoloxía de la lliteratura asturiana, nel 1839. Ye la primera vegada, tamién, que la
lliteratura asturiana s’imprenta, ya que, hasta entós, nun corriera más que manuscrita. Al
mesmu tiempu, la poesía de Caveda y Nava, que se publica de forma anónima na citada
antoloxía, vien abrir el movimientu románticu n’Asturies.
         A lo llargo’l sieglu, dotramiente, sucéndense una riestra de xeneraciones
d’escritores:
         Nacíos ente 1800 y 1815, conocemos siete escritores; ente 1815 y 1830, once;
ente 1830 y 1845, nueve; ente 1845 y 1860, doce; ente 1860 y 1875, trenta y dos; ente
1875 y 1890, trenta y dos.
         Per otru llau, podemos señalar dalgunes novedaes de tema, xéneru o
destinatarios na poesía del XIX. Apaez la lliteratura relixosa —con un subxéneru de
lliteratura pastoral / catequética—, tórnense al asturianu l’Evanxeliu según San Matéu y
el Dogma la Imaculada Concepción, apaecen les primeres traducciones de clásicos
grecollatinos, y son novedaes temátiques la lliteratura la emigración y la lliteratura de
discursu covadonguista; al mesmu tiempu entama un xéneru de munchos retueyos, el
xéneru costumista, que pon en marcha y populariza’l mierense Teodoro Cuesta.
         En cuanto a fechos llingüísticos, ye’l más bultable l’esfuerzu de normalización
na escritura que se da na rodiada de los 70. Destaca tamién la reedición que de la
edición de Caveda fai, nel 1887, l’uvieín Fermín Canella, con dalgunes poesíes añadíes.

El sieglu XX hasta 1975

         No que cinca a los fechos culturales y llingüísticos, hai que señalar l’entamu, nel
1919, de la Academia Asturiana de Artes y Letras —una academia de la llingua
fundamentalmente—, que tuvo pocu ésitu y poca duración, pero que tien importancia
como continuación d’una voluntá de normalización que nun sólo empata cola de
Xovellanos y Posada, sinón con otres manifestaciones d’esi pruyimientu que nel XIX
hebo.
         En cuantes a la lliteratura, tres son los fechos sustanciales: l’intentu de facer una
lliteratura “más lliteraria” nos primeros años venti, sobre too con Pin de Pría, orientada
na sienda modernista y preciosista; l’intentu de creación d’un teatru asturianu que fuere,


                                                                                            2
al mesmu tiempu, instrumentu llingüísticu y de formación de concencies rexonalistes; la
emprentación d’una antoloxía de lliteratura del XIX y contemporánea, la de García
Rendueles, nel 1925, continuación de la de Caveda/Canella y muestra, n’últimu
términu, d’una demanda caltenía a lo llargo’l tiempu.
        Per otru llau, y dempués de la guerra civil, la lliteratura —con dalgunes
escepciones— empobínase pela sienda de la comicidá y el pseudocostumismu,
productu, ente otres coses, de la situación política y cultural, nun sólo de la dictadura,
sinón de la oposición y de les instituciones culturales, como dempués vamos ver.
        En tou casu, convién señalar la esistencia de dalgunes prohibiciones sobre
l’asturianu. Asina, nun concursu de cuentos convocáu pol IDEA nos caberos años
cuarenta, anque debíen ser cuentos de temática asturiana, prohibíase l’emplegu del
asturianu y tolerábase sólo nos diálogos «por excepción». Asinamesmo, nel 13 de mayu
de 1946 apaecía esti anunciu na prensa asturiana:
        «Se pone en conocimiento de las compañías [de teatru] profesionales y de
aficionados que, por orden del ilustrísimo señor director general de Cinematografía y
Teatro, de fecha del día 29 del pasado abril, las obras que han de ser representadas en
lenguas vernáculas deberán someterse al visado de esta delegación provincial, requisito
que ha de estimarse como previo a los trámites generales ante la Dirección General».
        No que cinca a les foles d’escritores, la de los ñacíos ente 1890 y 1915, presenta
diecisiete nomes; la de los ñacíos ente 1905 y 1920, once; la cohorte d’ente 1920 y
1935, seyes.

El Surdimientu

        A partir de 1974 la situación de la llingua, la cultura y la lliteratura camuden por
completo, o, por meyor decir, camuden la concepción y los conceptos sobre elles, y eses
novedaes van modificando la situación.
        Esi camudamientu tien el so obleru na aparición de la sección Conceyu Bable na
revista Asturias Semanal y na creación dempués de la sociedá cultural Conceyu Bable.
Na rodiada d’ello, van axuntándose apoyos diversos d’asturianos del interior y del
esterior, y entamen biltar una riestra de proyectos culturales (dende la etnografía al
canciu), sociales, políticos y de toa mena.
        No que cinca a lo llingüístico, lo más importante ye, ensin dulda, la aparición del
artículu cuartu l’Estatutu d’Autonomía y l’aniciu l’Academia la Llingua Asturiana.
L’Estatutu d’Autonomía, anque escasu y ambigu y ensin afitar la cooficialidá, permite,
ensin embargo, tol desarrollu posterior nel ámbitu la normalización llingüísitica. Diz
asina’l citáu artículu cuartu:
        El bable gozará de protección. Se promoverá su uso, su difusión en los medios
de comunicación y su enseñanza, respetando, en todo caso, las variantes locales y la
voluntariedad en su aprendizaje.
        Hai que sorrayar qu’esa versión, la definitiva, ye productu, d’una restricción de
les fuerces centraliegues en Madrid, na tramitación final nel Congresu, yá que, nel
Parlamentu Asturianu, aprobárase esti testu: El bable, como lengua específica de
Asturias, gozará de protección....
        L’Academia de la Llingua Asturiana aníciase’l 15 d’avientu de 1980, nún plenu
estraordinariu de lo qu’entós yera’l Conseyu Rexonal d’Asturies, y el 15 d’avientu del
81 ve aprobaos los sos estatutos pol mesmu muérganu. En cuantes al llabor de
l’Academia, ye de destacar la publicación d’unes Normes ortográfiques y entamos de
normalización (dempués denomaes Normes ortográfiques y conxugación de verbos), la
publicación d’una revista d’investigación filolóxica y lliteraria, Lletres asturianes; la


                                                                                          3
edición de testos antiguos (les ye citaes colecciones Cartafueyos Escaecíos y Llibrería
Facsimilar) y les publicaciones de lliteratura infantil. Nos caberos años una gramática
(Gramática de la llingua asturiana, 1998) y un diccionariu (Diccionariu de la llingua
asturiana, 2000)
         En cuantes al planu lliterariu, la época califícase d’El Surdimientu, y la
lliteratura da un vuelcu absolutu a lo anterior, especialmente a les tendencies cuesta
abaxo de los años de la dictadura. No sustancial: desurden nuevos xéneros, como la
novela negra o la ciencia-ficción; apaez la novela, hasta entós inesistente; madura’l
cuentu curtiu, pocu usáu enantes; esapaecen los escritos cómicos o pseudocostumistes;
los llugares de llocalización de les obres son mayoritariamente ciudadanos, munches
vegaes fuera d’España; algamen una gran importancia lo social o lo sociolóxico; los
escritores siguen les grandes corrientes la lliteratura’l momentu, etc. Nuna palabra,
cultívense tolos xéneros, y escríbese ello cola mesma perspectiva lliteraria, cultural o
psicolóxica qu’en Roma, París o Londres. No relativo, dotramiente, a les cifres, vamos
decir, que, ente 1974 y 1979, quince años namás, apaecieren ciento setenta y seis
autores, la calidá de los cualos ye, per promedín, bultablemente superior a la de los sos
antecesores.

NORMATIVIZACIÓN Y NORMALIZACIÓN. ACADEMIA DE LA LLINGUA,
LLEI D’USU Y PROMOCIÓN DEL ASTURIANU

        Nel 1980, un decretu firmáu pol presidente del Conseyu Rexonal d’Asturies, el
socialista Rafael Fernández Álvarez, crea l’Academia de la Llingua Asturiana*, que nel
futuru va poner en marcha medides normativizadores y estandarizadores del asturianu,
les principales de les cuales son el Diccionariu, la Gramática y les Normes
ortográfiques.

Nel 1988 apaez la Llei d’Usu y Promoción del Bable/Asturiano, que define al asturianu
como «lengua tradicional de Asturies». La Llei, asemeyable a les «lleis de
normalización» de les comunidaes con llingua oficial, ampara, ente otres coses, «el
derechu de los asturianos a usar la so llingua ensin ser discriminaos por ello», establez
el derechu d’emplegala delantre l’Alministración asturiana, garantiza la enseñanza
(voluntaria) del asturianu «en tolos niveles y graos de la enseñanza», establez los nomes
asturianos como la toponimia oficial d’Asturies y señala medíes de promoción na
alministración, ente les empreses, nos medios de comunicación y nos ayuntamietos.

       *Yá Xovellanos y el grupu d’ilustraos de la so redolada petendieron facer una
Academia de la Llingua Asturiana, doblada con una Academia de la Hestoria. De fecho,
puxeren en marcha un diccionariu d’asturianu. Por dellos motivos, aquella voluntá nun
se fió. A lo llargo del XIX dellos universitarios (destacadamente Laverde Ruiz)
pretendieren facer guañar l’Academia, anque ensin ésitu. Nel 1919 entamóse una Real
Academia Asturiana de las Artes y las Letras, empobinada pol escritor Fabriciano
González, que fue amortigañándose poco a poco, ensin muncha actividá nunca.



EL NOME DEL ASTURIANU*

       El nome popular de la llingua asturiana ye’l d’asturianu (como francés, rusu,
finlandés, etc.), que convive col más cultu y tardíu de llingua asturiana*. Tamién


                                                                                       4
esiste’l términu bable que ye un términu inicialmente non popular qu’apaez pela
primera vegada nos escritos de Posada (un ilustráu del XVIII): «idioma asturiano que
allí dicen Vable». Por «raru», el términu tuvo’l so ésitu y fue’l preferidu pa designar al
asturianu hasta 1980. Dende esa fecha prefierse’l términu asturianu.
        La espresión qu’emplega la Llei d’Usu de 1998, «bable/asturiano» ye, al mesmu
tiempu, un compromisu xurídicu y políticu ente los partidarios d’unu y otru; pero ello
nun quier decir que se pueda decir bable/asturiano, sinón que se tien qu’optar ente ún y
otru.

*«LLEONÉS»
        Nun debemos decir leonés o lleonés pa referinos al asturianu. El términu leonés
invéntalu Menéndez Pidal a principios del sieglu XX y tien la finalidá de sorrayar la
estensión del asturiano per Lleón, Zamora, Salamanca y Extremadura, asina como en
daqué zona de Portugal (en Miranda do Douro, l’asturianu ye oficial) y Cantabria. El
términu leonés, entós, toma’l nome de la prolongación del Estáu asturianu, cuando
tresllada la so capitalidá a Lleón. Bienintencionáu, ensin embargu’l terminu acabó
siendo desafortunáu, porque puede dar la impresión de que dende Lleón la llingua
estendióse a Asturies, o que l’asturianu ye un dialectu del lleonés, cuando ye l’asturianu
l’orixe, na espansión d’Asturies como estáu hacia’l Sur, de l’espardimientu llingüísticu
del asturianu. (Naturalmente, en Lleón, prefieren el términu lleonés pa designar la
llingua asturiana nesa rexón.)

*LLINGUA, NON DIALECTU

         L’asturianu ye un dialectu del llatín (como lo ye’l castellán o’l francés); pero,
como éstes, constituye una llingua, con más o menos usu, con más o menos tradición
lliteraria, en situación más o menos grave de diglosia. NUN SE DIGA, POLO TANTO,
«DIALECTU», Y MENOS «DIALECTU DEL CASTELLÁN», puesto que nun deriva
d’esti.




                                                                                        5
              El asturiano y la situación sociolingüística de Asturies

        El asturiano es una lengua romance, como las demás peninsulares (salvo el
Euskera) derivada del latín. En ella quedan rastros de las lenguas prerromanas,
principalmente en la toponimia (Nalón, Nora, Navia, Piles…), pero también en el léxico
(perru, arroxu, fana, argayu, basa…). Es incluso posible, aunque discutible, que en su
división dialectal hayan tenido parte fenómenos de sustrato.
        Con la reconquista, la lengua se expande hacia el sur y este (León, Salamanca,
Zamora, Extremadura, Cantabria). De esa primitiva extensa presencia quedan hoy restos
aislados en algunas zonas. Una de esas es Miranda do Douro (Portugal), donde,
paradójicamente (en contraste con Asturies) el asturiano es hoy cooficial.
        Por su anterior expansión político-territorial, el asturiano recibió también los
nombres de «leonés» y «asturleonés». Otro nombre común fue el de «bable» (es la
denominación que recibe en el Estatuto de Autonomía), cuya primera mención ocurre a
finales del XVIII (González Posada, Memorias Históricas del Principado de Asturias,
1794: «idioma asturiano que allí dicen Vable»). El término «bable» se sintió como más
prestigioso hasta 1980 aproximadamente (el movimiento de vindicación asturianista,
por ejemplo, nacido en la Transición se denominó Conceyu Bable). Su coexistencia con
el término «asturianu» hizo que popularmente se entendiese «bable» como el asturiano
escrito o como el asturiano culto o con menos interferencias del castellano.
        Existen textos notariales donde el asturiano está presente desde el siglo X.
Textos notables de tipo jurídico político son en la Edad Media los fueros o cartas
puebla, entre los que destaca el Fuero de Avilés (confirmación de 1298), donde el
asturiano convive con el provenzal, como muestra de la importante colonia de
comerciantes transpirenaicos que en dicha ciudad vivían. Como textos literarios fuera de
Asturies y con presencia del asturiano en ellos, destacan el Libro de Alexandre y el
Poema de Elena y María. Con todo, el primer autor literario conocido no llega hasta el
siglo XVII, Antonio González Reguera, Antón de Marirreguera, que escribió teatro
(entremeses), recreación de narraciones mitológicas clásicas y poemas de corte
sociopolítico y religioso. Desde entonces a hoy, aunque no muy abundante hasta fechas
recientes, viene dándose un continuado cultivo literario, casi únicamente en verso.
Destacan, aparte el ya citado Reguera, Xosefa de Xovellanos en el XVIII (su hermano,
Gaspar Melchor Baltasar, tiene algunas cartas en nuestra lengua y, durante su destierro
en Bellver, recibe, asimismo correspondencia en asturiano —Cartes de Theresina del
Rosal—). En el XIX destaca, sobremanera, el mierense Teodoro Cuesta, que cultiva el
género humorístico y el costumbrista; asimismo la traducción del Evangelio de San
Mateo al asturiano y la obra de Xuan María Acebal. En ese siglo, en 1839, el
villaviciosino Xosé Caveda y Nava, hijo de Caveda y Solares, uno de los amigos de
Xovellanos, publica una antología de obras literarias de siglos anteriores. Primer texto
impreso en asturiano, su aparición es, en alguna medida y por su fecha, parangonable
con el movimiento de recuperación identitaria catalán, la Renaixença.
        En el XX el movimiento más sobresaliente es el Surdimientu, a partir de 1974 y
tras la aparición del ya citado Conceyu Bable. Desde esa fecha, aparece un notable
número de autores de calidad, y la literatura asturiana se hace “contemporánea”, tanto
por los temas como por la escritura. Se cultivan, además, todos los géneros (teatro,
novela, ensayo, poesía) y la lengua se emplea en usos sociales no literarios.
        En situación de diglosia en la administración desde el siglo XIV, a partir de
mediados del siglo XIX la diglosia social con respecto al castellano se ha ido
acelerando. Como otras lenguas ha sufrido también prohibiciones explícitas y sus
usuarios burlas sociales o sanciones en la escuela. Tras el Surdimientu y la Constitución


                                                                                       6
de 1978 (apoyándose jurídicamente en el artículo 3º de la misma) se han impulsado
medidas legislativas de normalización jurídica y social (artículo 4º del Estatuto, Ley de
Uso y Promoción de 1978; enseñanza del asturiano, presencia en los medios, creación
de la Academia de la Llingua Asturiana —1980—…) y de normativización (a través de
la Academia): Normes ortográfiques, Gramática de la llingua asturiana (1998)
Diccionariu de la llingua asturiana (2000), entre otros.
        Aunque la lengua asturiana ha mejorado su percepción social, su situación como
lengua viva sigue siendo de diglosia y está en grave riesgo de extinción, según
reconocen varios organismos internacionales. Se estima el número de sus hablantes en
300.000, con predominio en las villas y en las zonas rurales, así como en Las Cuencas,
sin que ello excluya su presencia en las grandes ciudades, si bien en estas la
interferencia con el castellano (el «amestao») es mayor.
        Reminiscencia de las lenguas anteriores a Roma o no, en el asturianu, dentro de
su unidad, se distinguen tres dialectos, el oriental (límite, el Sella, con la h aspirada
[h.iyu/ fíu]; el occidental (desde el Nalón, con diptongos decrecientes: ouveya, carreira
y la llamada «che vaqueira» [l.luna, l.lobu]) y el central. En la zona entre el Eo y el
Navia, donde se entremezclan rasgos gallegos y asturianos, la lengua recibe el nombre
oficial de «gallego-asturiano».
        Según los datos aportados por la Consejería de Educación, un total de 22.466
alumnos estudian este curso Llingua Asturiana, de los que 21.560 reciben las clases en
centros de la red pública y 906 en la red concertada.




                                                                                       7

								
To top