Docstoc

Todo Por Tu Amor

Document Sample
Todo Por Tu Amor Powered By Docstoc
					      Todo Por Tu Amor




Por Paty AD, Alias “Paloma Uralde”   Fanfic basado en el anime y manga Candy Candy. La historia continúa.
        Paty_ad@albertmanía.com      La vida de Candy después de su regreso al Hogar de Pony y su
                                     encuentro con el amor.
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Este es mi primer fanfic. Lo escribí hace varios años bajo el
seudónimo de “Paloma Uralde”

Mis amigas me preguntaban ¿Por qué usar un sobrenombre? Mi
respuesta siempre ha sido que en aquel tiempo lo decidí de esa
manera pues la página “Candy Blanca” estaba en sus inicios y como
creadora de la misma deseaba ver una respuesta real hacia mi escrito,
no por ser dueña de la página, si no por el escrito mismo.

Hoy he decidido dar a conocer que tanto este fic, como “Cuando
Nacen Amores” son de mi autoría y por lo pronto “Todo Por Tu
Amor” se republicará en la cuarta edición de la revista
“Albertmanía”

Gracias por leer

Paty AD




Todo por tu Amor


Esta historia comienza el día que Candy regresa al hogar de Pony,
después de enterarse quien era su verdadero Príncipe de la colina...

La historia continua...




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD




            Todo por tu Amor
                              Por Paty AD
                        (Alias “Paloma Uralde”)

               Las Rosas están en flor en Pony Hill

                                  Cap. 1

Todavía no lo podía creer, Albert, su amigo... además de ser su padre
adoptivo, era...
Su Príncipe de la Colina, ahí estaba en medio de tanta alegría, en el
Hogar de Pony, con sus seres mas queridos, la Señorita Pony, La
Hermana María, Annie, Archie, Paty, Los niños del hogar... y su
príncipe.

Pero aún entre tanta alegría, había algo en su corazón que todavía
dolía, “disfruta de todo esto” se decía a si misma, “mira cuanto amor
hay aquí”, se repetía una y otra vez, y lo lograba, por ratos se sentía tan
dichosa... plena, hasta que de nuevo alguien revoloteaba en su cabeza...
Terry.

 Al mismo tiempo se sentía muy triste por la muerte de Stear, aún no se
reponía al dolor tan grande, para ella era como haber perdido a un
hermano. "Primero Anthony y después Stear" se decía, que injusta
puede ser la vida

 Decidió quedarse un tiempo en el Hogar de Pony, la señorita Pony y la
Hermana María necesitaban de ella, sobretodo ahora que era toda una
enfermera, “debo quedarme un tiempo” pensaba.

-Albert, ¿puedo hablar contigo un momento? Dijo Candy a su
protector.

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-Por supuesto Candy
- Ven, vayamos a la colina

 En silencio caminaron hacia la colina, luego Candy corrió y Albert le
siguió el juego, corrieron como niños mientras reían, llegaron junto al
Padre Árbol y se sentaron...

 -Que hermosa vista Candy, aún recuerdo bien que aquí mismo te vi
por primera vez, estabas tan linda, aun llorando, que simpática eras...
-si... pero luego me reí mucho por tu vestimenta
- jajaja si, recuerdo que pensaste que llevaba falda, fue cuando reíste,
iluminándolo todo con tu felicidad
-me hiciste reír... que época Albert, pareciera que fue ayer... pero fue
hace tanto, han pasado más de diez años.
-Así es... el tiempo pasa volando Candy...

Candy pensó en ese momento que quisiera que el tiempo siguiera
pasando, solo el tiempo sanaría su corazón, ya habían pasado varios
meses desde que Terry y ella terminaron. Albert interrumpió su
pensamiento.

 -Que querías decirme Candy, no creo que me hayas traído aquí para
hablar del tiempo.
-No Albert, aunque es divertido recordar ¿no?
-Los recuerdos con Candy son todos muy gratificantes- Dijo Albert
pensativamente...
-Pero bien, dime de que querías hablarme
-Bueno Albert, estaba pensando, no se... ¿qué planes tienes para mí? Es
que... yo....
-Candy- Interrumpió Albert-

-Yo no decido por ti, nunca lo he hecho, tus decisiones las tomas
solamente tú.
-Bueno... es que a veces me hiciste hacer cosas que yo no quería, como

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


cuando me enviaste a Londres, al colegio San Pablo, recuerdas?
-Bueno Candy, esa vez fue diferente, estabas muy deprimida por la
muerte de Anthony, te hacia falta cambiar de ambiente, era lo mejor
para ti.
-Si Albert, tienes razón, siempre me dejaste elegir mi propio camino, te
estoy profundamente agradecida... yo...
-Candy- Interrumpió de nuevo Albert- soy yo el que debería
agradecerte a ti, tu haz metido la alegría en mi vida. Cuando te conocí
estaba muy triste también, acababa de perder a mi hermana Rose
Marie, la madre de Anthony, ella y yo éramos inseparables, era todo lo
que tenía, y cuando te vi, en este mismo lugar, fue la primera vez que
reí después de su muerte. Nunca lo olvidaré. Años después apareciste
de nuevo en mi vida.
-Cuando me rescataste, ¿no es así?
-Si, en ese momento te reconocí, y poco después Anthony, Stear y
Archie me escribieron pidiéndome que te adopte, por supuesto que no
tuve que pensarlo, fue cuando los Legan te enviaron a México, hice
todo por encontrarte, y cuando estuviste de nuevo aquí los papeles de
adopción ya estaban listos. Quería que fueras feliz.
-Y lo he sido Albert, gracias a ti... te aseguro que eso no lo olvidaré
nunca.
-Candy... pequeña pecosa...
Candy no pudo evitar soltar en llanto -Oh Albert... perdona, es que
todos esos recuerdos, recuerdos tan lindos y a la vez tan tristes... yo...
Albert la abrazó- llora Candy, llora cuanto sea necesario.
Se quedaron así un largo tiempo... en silencio, Candy lloraba y Albert
simplemente la consolaba, su sola presencia hacía que Candy se
sintiese mejor poco a poco.
-Cuanto lo lamento Albert, no se supone que te traería aquí para
llorar...

¡Candy! ¡Albert!

Alguien nos llama, dijo Candy reponiéndose totalmente- era Archie-
                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-Vengan, se supone que estamos todos aquí para festejar juntos ¿no? -
Dijo a lo lejos en tono juguetón, pero al mismo tiempo reclamando
-¡vamos Albert! Déjanos estar también con ella
-jajaja rió Candy- Ya basta Archie, en seguida vamos- dijo
levantándose
-¡Apresúrense! Gritó Archie
-Albert se levantó y tomó de las manos a Candy... –eres mucho mas
linda cuando ríes... que cuando lloras...
-Candy se estremeció al escuchar esa frase, miró a Albert fijamente y le
dijo-
Gracias Albert, nunca podré agradecerte tanta felicidad.

 El festejo siguió hasta el anochecer. Albert y los demás se disponían a
regresar a Lakewood. Archie, Annie y Paty se despidieron y se fueron
juntos. Albert se despedía de las Hermanas y los niños repartiéndoles
dulces. “Siempre tan generoso” pensaba Candy mientras los
observaba. Luego se acercó a Candy....



-Candy, algo querías decirme y nunca pudiste
-si Albert, se trata del Hogar de Pony, yo pensé que...pues...
- Si Candy, ya se, deseas quedarte un tiempo, ¿no es así?
-si... pero... ¿cómo supiste?
-ah! Pues porque soy tu padre, ¿recuerdas? Dijo en tono divertido
-jajaja rió Candy
-Oh Albert, te veo como un gran amigo, jamás se me ocurrió verte
como un padre
-lo sé Candy, no te preocupes, debes hacer lo que desees, pero no
olvides que eres miembro de la familia Andrey, y que las puertas de
nuestro hogar están abiertas siempre para ti... cuando quieras.
-Lo sé Albert, pero no lo digas así, pareciera que no nos vamos a ver
seguido
-Eso es algo de lo que yo quería hablarte Candy, debo hacer un largo

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


viaje, un viaje de negocios
-Candy sintió que se helaba
-¿te vas?
-si, pero serán solo unos meses Candy
-meses?
-pero Albert... eso es mucho tiempo
-estaremos en constante contacto Candy, te escribiré siempre desde
donde esté y tu podrás hacer lo mismo, te prometo que nos veremos
antes de lo que te imaginas.
-Esta bien Albert, dijo Candy tratando de disimular su tristeza
-Ven, Dijo Albert extendiendo los brazos- Candy se acercó y se dieron
un abrazo muy prolongado, no pudo evitar que las lagrimas brotaran
de nuevo, pero hizo lo posible por no demostrarlo, no quería que
Albert se fuera preocupado- “no debo ser una carga para el”
-Cuando se separaron miró a Albert a los ojos y notó que el también se
esforzaba por evitar que las lagrimas se asomaran. Albert sonrió, dio la
media vuelta y se alejó en medio de la oscura noche.




                          Querido Albert...
                                 Cap. 2



La vida tran tranquila en el Hogar de Pony, Candy, como siempre ahí
encontraba la paz. Vivía para ayudar a la Srita. Pony y a la Hermana
María, y para atender a los niños.
Habían pasado 6 meses desde la última vez que vio a Albert.
Pero esa mañana era especial, La señorita Pony necesitaba que Candy
fuera al pueblo por víveres, así que salió desde muy temprano. Al

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


llegar al pueblo entró a varios puestos, compró lo necesario y se
disponía a regresar, pero al pasar por un puesto de periódicos no pudo
evitar fijarse en la gran foto que estaba en la página principal, era un
chico muy familiar para Candy, La mirada firme, pero con cierto aire
de tristeza, el cabello oscuro, un poco mas corto que antes, pero eso
hacía que la figura se viera mas varonil, era un joven realmente
atractivo... Terry... dijo Candy sin pensar, ella misma se sorprendió al
mencionar el nombre que había tratado de olvidar todo ese tiempo.
Siempre evitaba pensar en él, el nombre era impronunciable para
ella... hasta ese día.
Quiso ignorar la imagen, pero no pudo, así que compró el periódico y
lo guardó junto con las compras.
En el camino de regreso al hogar no pudo dejar de pensar en Terry,
“todo este tiempo he hecho todo por olvidarte Terry” pensaba,
“intento no pensar en ti, evito recordar incluso tu nombre” pero en ese
momento la palabra “Terry” revoloteaba en la cabeza de Candy como
hace mucho no lo hacía, moría de curiosidad de saber que era de él,
pero prefirió dejar para mas tarde la lectura del periódico, sin embargo
se rindió a sus pensamientos, recordó a Terry, recordó su mirada, su
voz, sus palabras, su risa... pero sobretodo recordó aquel primer beso...
–“no puedo Terry, no puedo olvidarte, ¿como puedo olvida a alguien
que me ayudó tanto?, Gracias a ti superé la muerte de Anthony,
recuerdas? Contigo viví momentos tan bellos Terry... no debo
olvidarte, lo que debo hacer es no amarte mas”
En ese momento decidió no evitar el recuerdo de Terry, fue una parte
tan importante en su vida, esos recuerdos eran parte de su ser. Lo que
debía hacer es asegurarse de que ya no estaba enamorada de él.
Ese día Candy estuvo muy distraída, no se pudo concentrar en las
labores del hogar.
-¡Candy, el pan!
-¡Lo siento señorita Pony!... oh no... Se ha quemado...
-¿Qué pasa Candy? Hoy has estado muy distraída
-lo siento... es que...

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


-nada Candy, yo creo que te hace falta un descanso, has trabajado
mucho todo este tiempo.
-pero es que...
-la señorita Pony tiene razón- intervino la hermana María- debes
tomarte un tiempo para descansar
-Pero es que yo quiero estar aquí con ustedes, quiero ayudarles con el
hogar, este es el camino que elegí... yo...
-Candy, ya basta de huir de ti misma...
-pero Hermana....
-Piensalo Candy, la hermana María y yo solo queremos lo mejor para
ti, esta es nuestra vida, pero tu todavía tienes mucho camino por
recorrer, te sugerimos que tomes unos días para pensarlo, si después
quieres regresar está bien, pero por ahora es necesario que descanses,
solo te pedimos que lo pienses un poco, está bien?
-está bien, lo pensaré- dijo Candy no muy convencida.
Esa noche Candy tomó el periodico que habia comprado en el pueblo,
se recostó en su cama y miró la fotografía de la portada, ahí estaba,
mirándola fijamente, ese rostro que Candy conocía tan bien, -“sus
ojos”- pensó- “No has cambiado mucho Terry, pero veo tristeza en tu
mirada”

 El Famoso actor Teruce Graham fue contratado por la prestigiosa
compañía teatral St. Woldenberg, ahora terminará sus compromisos
con la compañía Strandford finalizando su gira representando a
“Hamlet”, al terminar comenzar{ una gira por América para presentar
su mas reciente obra “Otelo” de William Shakespear, representando a
su nueva compañía. Se espera como ya es común en el joven Graham,
una interpretación magistral”

Candy sonrió- “Terry, no sabes el gusto que me da encontrar que ya
estás mucho mejor, no como aquella vez que te encontré... tan mal,
después de nuestra separación, ¿lo recuerdas? Ese día en el teatro sufrí
por verte tan mal... si supieras que tu madre se encontraba ahí
también..., ahora es diferente, en aquel entonces te encontrabas muy
                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


deprimido y desapareciste, pero Dios quiso que te recuperaras y
regresaras a lo tuyo, el teatro... junto a... Susana, recuerdo muy bien
cuando leí de ti por última vez, acababas de regresar a la compañía
Strandford, le hicieron una entrevista a Susana en la que le
preguntaban si se había preocupado de que no regresaras... si, lo
recuerdo... pero ahora ¡est{s tan bien!” –“cuando regresaste supe de tu
éxito gracias a tu Madre, he mantenido cierto contacto con ella, sin
embargo decidí dejar de escribirle”
Candy siguió absorta en sus pensamientos por un largo tiempo, y
decidió que se quedaría un poco mas en el hogar- “esperaré a que
Albert regrese, ya no debe tardar mucho mas, en la última carta que
me escribió me dijo que ya quería regresar, mañana hablaré con la
señorita Pony y la Hermana María”- y pensando esto se quedó
profundamente dormida.

 A la mañana siguiente Candy se despertó muy temprano, estaba
dispuesta en demostrar que podía con el trabajo
- Candy, ¿cómo amaneciste?
- Muy bien Señorita Pony, estuve pensando en lo que hablamos ayer,
tiene razón, debo tomarme un descanso.
- Que bien Candy, en realidad es una buena decisión
- solo quería pedirle que me dejara esperar a que Albert regrese, la
última vez que me escribió me dijo que ya no tardaría.
-esta bien Candy, esperaremos.
-Gracias señorita Pony!

 Ese día Candy se sintió muy contenta, pero no sabía si era por sus
nuevos planes, o por las noticias que tuvo de Terry. Pasaron unos
cuantos días más cuando llegó una postal de Albert, desde Sao Paulo,
Brasil:

Para Candy
Si ves la foto de esta postal, seguramente te pondrás celosa, pero no
vine aquí para vacacionar. Sao Paulo es caliente y muy polvoriento,

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


George y yo estamos mareados por el calor.
Te compraremos algunos recuerdos.
Pronto regresaremos a casa, así que iré a visitarte.
Saludos de George
Albert

Candy se sintió feliz al recibir la carta, comenzó a recordar la ultima
vez que estuvo con Albert, se sintió muy reconfortada junto a él-
“Albert siempre ha tenido ese efecto en mi, cuando lo vi aquí la ultima
vez en el hogar de Pony fue una gran sorpresa saber que el era mi
Príncipe de la Colina, todavía me sorprende cuando lo pienso”
“Recuerdo cuando lo vi anteriormente en Lakewood, Albert estaba
muy pensativo, fue justo antes de regresar al Hogar de Pony, ese día
nos reunimos toda la familia, Archie estaba muy serio, se sentía un
ambiente muy triste... tantas ausencias en la familia... Anthony, Stear...
y para Albert, Rose Marie, su amada hermana... la madre de Anthony”
“ese día yo tenía la sensación de que Albert quería decirme algo
importante, pero no tuvimos oportunidad de platicar, y después aquí
en el hogar tampoco pudimos hablar mucho” “¿Será que quería
hablarme de su viaje?... no... había algo mas... pero muy pronto lo
sabré” Candy tomó papel y pluma y comenzó a escribir su respuesta
hacia Albert.

Querido Albert:

 ¿Que estarás haciendo ahora? Yo acabo de arropar a los niños para
dormir. Aun no cambiamos de estación pero ¡nosotros ya estamos
utilizando el calentador! El tiempo pasa tan rápido... ha sido un año
ya desde la muerte de Stear, y ya pasa de medio año desde que regresé
al Hogar de Pony. Me dio gusto verte la última vez, pero también me
sentía muy triste por la muerte de Stear. Incluso cuando estuvimos en
Lakewood*, todos se veían muy tristes, quizás porque ese sitio nos
traía muchos recuerdos. Incluso Archie lo sintió cuando llegó. Para
entonces yo miraba los retratos de la familia y sus antepasados,
                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


incluyendo la fotografía de Anthony y la de Stear. Noté que tú estabas
absorto y encerrado en ti mismo en ese cuarto, pero puedo entender
porque: Rosemary Brown. La madre de Anthony era realmente bella.
Albert, ¿hay algo de lo que querías hablar conmigo en aquella
habitación? me quede con esa sensación, por lo que decidí tomar papel
y pluma para escribirte...
Cuídate, no vayas a resfriarte.

Candy

Candy durmió esa noche como nunca, nunca imaginó lo que sucedería
al día siguiente, sería un día de acontecimientos poco usuales...




                    Un día lleno de sorpresas
                                 Cap. 3




Esa mañana Candy hacia las labores del hogar, parecía un día normal,
se encontraba contenta por que pronto regresaría Albert. El día se fue
poniendo difícil pues uno de los niños enfermó de gripe, pero Candy
sabía muy bien como atenderlo gracias a su experiencia como

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


enfermera.
Después se dirigió a la cocina para hacer el pan cuando la Hermana
maría irrumpió



-Candy, alguien te busca
-Candy asomo con curiosidad y se llevó una gran sorpresa
-¡Eleonor Baker!
-Buenas tardes Candy, veo que te sorprende mucho mi visita
-Si...bueno... es que no me lo esperaba, ...es que señora... yo... siento
mucho no haberle devuelto la respuesta a sus últimas cartas, lo que
pasa es que decidí...
-No te preocupes Candy –La interrumpió la actriz –Yo entiendo muy
bien, no necesitas explicar nada
-lo lamento mucho en verdad
-Candy, estoy aquí porque se que aunque no estés con él te preocupas
por Terry, vine a agradecerte toda la ayuda que un día nos ofreciste,
nos hiciste mucho bien. No se si sabes, pero Terry finalizará su
temporada con Strandford para estar con una nueva compañía y va a
cerrar la temporada de presentaciones con “Hamlet” en Chicago.
Candy, me atreví a traerte estos boletos por si quieres ir a verlo... el no
se tiene que enterar.
Candy sintió que el corazón le brincaba con fuerza y quería escapársele
del pecho, no pudo responder, Eleonor acentó los boletos en la mesa.
-Gracias- fue lo único que pudo decir
-Gracias a ti Candy, ahora debo irme, me voy a encontrar con Terry en
unos días. Espero no haber venido a inquietarte para mal Candy. Hasta
pronto.



Eleonor subió a su carruaje y se marchó.
Candy se quedó mirando fijamente los boletos, cuando los tomó las

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


manos le temblaban, miró la fecha de la presentación- “es dentro de un
mes” pensó, guardando los boletos en su armario.
Aun Candy no se reponía de la visita de Eleonor Baker cuando llegó
una carta dirigida a ella.

 -Candy, llegó esto para ti
-Gracias hermana- candy pensó que Albert aun no recibía su carta, se
le hacia extraño recibir la respuesta... cuando se fijo en el remitente:
Susana Marlow

Candy no lo podía creer... ¿qué estaba sucediendo? ¿Por qué Terry se
volvía a hacer presente a travez de estas personas? Temblando y sin
poder recuperarse se dirigió a la colina para leer la carta:

Querida Candy,

Siento mucho que hayas tenido que abandonar Nueva York de la
manera en que lo hiciste aquella vez. Ahora se donde está el corazón de
Terry. Todo lo que puedo hacer es esperar que algún día talvez él me
ame. No puedo caminar, pero el tenerlo a él a mi lado me hace muy
feliz. Todo lo que se es que él es mi vida y mi alma, y lo único que
puedo hacer es permanecer junto a él y esperar por su amor para
siempre si es necesario.

Susana M.

Candy no entendió el porque de esa carta-“¿porque ahora? Un año
después” “¿qué es lo que cree? ¿Que todavía estoy pensando en él?... es
que no entiendo- se quedó ahí sentada sin saber que es lo que
realmente sentía.
Esa noche Candy leyó la carta hasta que se la memorizó y fue cuando
decidió responder:

Querida Susana,

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD




Debes saber que en verdad te odié cuando hiciste que me alejara del
hotel aquella vez en Chicago. Pensé que yo amaba mas a Terry que tú,
pero cuando fui a Nueva York y supe que le salvaste la vida, y después
intentaste suicidarte por Terry y por mi, me di cuenta que tu amor por
el venía desde el fondo de tu corazón y entonces supe lo que debía de
hacer. La carta que me enviaste la leo una y otra vez. Cuando Terry
dejó el grupo me di cuenta que yo no tenía problemas, pero Terry y tu
si, yo en realidad estoy bien. Terry está ahora en mi pasado y ya no
miro hacia atrás. Me siento muy feliz de haber conocido a Terry y a ti.
Algún día seguramente nos encontraremos, quizás ya seremos muy
viejos y nos reiremos mucho. Se que cuidaras de el, quédate siempre a
su lado. Te he visto en las revistas sonriendo aún estando en una silla
de ruedas, por eso sé que tome la decisión correcta.
Candice

Aun no había terminado de firmar la carta cuando la tomo entre sus
manos y la hizo pedazos, Candy se sentía enojada, triste, pero no sabía
porque- “Albert, ven pronto” pensó.
Decidió dejar de darle vueltas al tema Terry, estaba exhausta- “que día,
necesito dormir... basta Candy, deja de preocuparte” se dijo “es normal
estar así... fueron muchas sorpresas... mañana ser{ otro día”

 Al día siguiente temprano tuvo que salir de nuevo al pueblo,
necesitaba medicamentos por si algún otro niño se enfermaba, esta vez
fue directamente al puesto de periódicos y de nuevo encontró una nota
de Terry, se sintió alegre de ver de nuevo su rostro, en esa imagen
sonreía, ¡que feliz se sintió Candy cuando vio esa sonrisa!, no lo pensó
y compró de nuevo el periódico- “lo leeré mas tarde”, después se
dirigió hacia la central de correos, deposito los boletos que Eleonor le
obsequio en un sobre y los envió de vuelta- “no puedo ir, no tengo
fuerzas para eso... aún no”



                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Ese día transcurrió muy tranquilo, hizo sus labores y decidió acostarse
temprano, se sentó en su cama con el periódico en las manos, y leyó:



Gran éxito en Nueva York del actor Teruce Graham interpretando
“Hamlet”, las ovaciones no se hicieron esperar, esta es su última
temporada con la compañía Strandford, su última función será en
Chicago, se espera éxito rotundo.

Candy se sintió feliz de leer tan buenas noticias, se quedó acostada un
largo rato mirando la imagen de Terry... y comenzó a recordar. “que
tiempos en el colegio San Pablo, fui tan feliz allí junto a él” Candy no
se dio cuanta de que el tiempo pasó mientras ella estaba absorta en sus
pensamientos, cuando vió la hora intentó dormirse, pero no pudo. Se
levantó y tomo papel y pluma y comenzó a escribir:



Estimado Terry,
Acabo de leer en el periódico un artículo acerca de tu interpretación
como Hamlet donde recibes críticas muy favorables. Me hace muy feliz
leer eso ¡felicidades en tu éxito!
Sé que llegará el día en que nos veremos.
Como si estuviera allí, puedo oír que se eleva un gran aplauso por tí
que no para. Y puedo ver que estás en un traje blanco y saliendo del
telón para agradecer la ovación una y otra vez con una amplia
sonrisa. La señorita Pony y la Hermana María dicen que eres el mejor
Hamlet que han visto en su vida. Se fascinaron al ver tu imagen en el
periódico, y revoloteaban encima como adolescentes.
Bueno Terry, has visitado el Hogar de Pony una vez, ¿no es así?
En aquel momento, yo estaba también de regreso ahí.
El tiempo mientras corre a veces nos hace malas pasadas. Si no


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


hubiera hecho pausas en el camino y me hubiera apurado un poco,
habría podido verte aquí.
¿Era la Colina de Pony como la habías imaginado? ¿En realidad era
una pequeña colina como para un pony, no es así? Puedo imaginarte
aunque no te vi, de pie en la Colina de Pony... ese día nevaba.
Regresé a América corriendo tras de ti, y poco después entré a la
escuela de enfermería, mientras que soñaba con verte otra vez... alguna
vez.
“Hay algo que en verdad deseo hacer”, dijiste cuando estudi{bamos
juntos en el Colegio San Pablo. Quería que vieras como yo también
podía encontrar mi propio camino. En ese entonces de verdad creía que
te vería de nuevo. Fui tan feliz cuando encontré por primera vez un
artículo en el periódico hablando de ti.
“Terrus Graham” descubrí que la G de Graham significaba la G de
Grandchester. Cuando lo vi. ¡Imaginé que era G de gorila! ...escuché
una vez a tu madre llamándote Graham. Entendí que estabas
renunciando a tu apellido Inglés “Grandchester” para comenzar una
nueva vida. Me di cuenta de tu determinación.
A propósito, la gente de Broadway realmente tiene buen ojo para
descubrir el talento en gente nueva, pues te descubrieron
inmediatamente. Cada vez que leía acerca de ti pensaba que yo
también tenía que lograr el éxito en mi vida, como tú...
Nunca te imaginarás lo feliz que fui al saber que venias a Chicago para
una función con la compañía de Stratford.
No sabías aún, que yo estaba en América. ¡En ese entonces yo quería
aparecer repentinamente, para darte una sorpresa!

Desafortunadamente, la función fue solamente abierta a personas con
invitación. No había razón por la que yo podría ser invitada porque
era tan solo una enfermera. Cuando ya perdía las esperanzas, Archie y
Stear consiguieron un boleto para mí, entonces me sentí realmente
afortunada.
Sin embargo, no era mi día, estaba en turno de noche, y nadie quería

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


reemplazarme ese día. ¡Pero realmente tenía que ver la función!, así
que decidí que escaparía de mi trabajo para ir al teatro a verte. Como
sabes, soy buena en eso de escaparse. Pero ahora sí tenía una
responsabilidad, la de trabajar en el hospital, no como en el colegio.
Más adelante esa noche, al regresar, Frannie, una compañera del
trabajo me regañó seriamente, y dijo que debía concentrarme en mi
entrenamiento como enfermera.
Cuando llegué al teatro, Elisa hizo de las suyas una vez más y por su
causa no pude verte desde los asientos de los invitados.
Sin embargo, acabé viéndote entre bastidores. Fuiste realmente
maravilloso como rey de Francia --- debieron haber puesto a la obra
como título “El Rey Francia”, eso fue lo que pensé. Escuché tu clara y
familiar voz, y vi tu comportamiento refinado debajo de las luces. Tu
imagen se reflejó en mis ojos nublados por las lágrimas.
¡Fuiste impactante! ...tan es así, que cuando saliste del teatro no pude
acercarme, pues alrededor de ti había una multitud de chicas queriendo
verte. Grité “Terry!” con todas mis fuerzas, pero mi grito fue opacado
entre la multitud. Yo quería acercarme Terry, en verdad lo intenté, y
mientras la multitud me empujaba te miré y vi a Susana junto a ti
mientras subían al carro. Ahora cuando veo atrás, pienso que eso fue el
principio de nuestra separación.
Nunca pudimos realmente encontrarnos, ni en el Hogar de Pony, ni en
el teatro, ni cuando fui a buscarte a tu hotel en Chicago. Cuándo
intenté verte en el hotel no estabas ahí... ¿verdad Terry? tú me
esperabas... fuiste a buscarme al hospital ¿lo recuerdas? oh, hubiera
deseado haberlo sabido. Mientras que estabas allí, Susana me envió
lejos del hotel, estaba muy triste porque no pude verte, tanto que
solamente estuve vagando por la ciudad hasta casi el amanecer;
murmuraba repetidamente, “Terry, ¿es posible que te hayas olvidado
de mí? … No, no puede ser, no puede.”
Stear me dijo más adelante, que fuiste a la recepción para invitados
que hubo después de la función, y entonces te enteraste que yo estaba
en América, debes haberte sorprendido mucho al saberlo. Deseaba en

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


verdad ver tu mirada sorprendida, pero yo no estaba ahí... y como te
extrañaba.
Me deleité al saber que dejaste la recepción inmediatamente cuando
supiste que yo estaba ahí, sin importar que dejaras plantados a tantos
invitados.
Oh, realmente pudimos haber disfrutado tanto esa noche... si
hubiéramos sido más afortunados.
Pero finalmente pude verte, fueron solo unos segundos, pero los
suficientes para sentirme muy dichosa. Y fue porque cuando regresaba
al amanecer al hospital, el velador me dijo que estuviste ahí,
esperándome, y que partirías muy temprano en tren, así que fui detrás
de ti, una vez más, hacia la estación. Cuando llegué allí, el tren
acababa de salir. Entonces corrí, corrí porque pensé que aunque no te
podía ver sabía que estabas ahí, ¡y fue cuando te vi! Te encontré el
estar parado en la cubierta.
Nuestros ojos se cruzaron apenas por un instante. Fue muy poco
tiempo… pero me sentí tan feliz.
Dulces recuerdos que ya están en el pasado, Terry.
Si hubiera sabido que esto sucedería te hubiera escrito más a menudo.
¿Pero es demasiado tarde... no?
Después de nuestra corta reunión, fui a Nueva York sin saber que iba a
ser un viaje de despedida para ti y para mí.
Cuando recibí un boleto de Romeo y de Julieta, y el boleto del tren
solamente de ida hacia ahí, pensé que la espera finalmente había
terminado, por fin estaríamos juntos para siempre; oh, si, había estado
esperando ese día para reunirme contigo, contando los días con los
dedos. Además, esa obra era algo muy especial para nosotros... Romeo
y Julieta. Ahora me sorprende que realmente jugaste a ser Romeo.
Cuando iba verte otra vez en Nueva York, fue el momento más feliz de
mi vida porque no nos habíamos visto en mucho tiempo... todavía
guardo esa emoción en mi corazón.
En aquel momento, estaba impaciente por encontrarte, que cuando te
vi, aunque te noté ausente, no me di cuenta que algo pasaba.

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Ahora sé que estabas preocupado por Susana. Soy tan despistada que
no pude darme cuenta de la pena que pasabas por lo del accidente, no
sabes cuanto lamento no haberte podido ayudar en ese momento.
Estoy tan triste ahora por eso.
En realidad lo de Susana fue algo que sucedió por un motivo. Ella
realmente te amaba, y por eso se sacrificó por ti, y después intentó
suicidarse. Cuando me di cuanta de que tan grande es su amor, fue
cuando decidí decirte adiós Terry.
Me di cuanta que tu y yo nunca hubiéramos podido ser felices después
de lo que sucedió, nunca hubiéramos podido realmente disfrutar
nuestro amor, Susana siempre estaría presente.
Cuando decidí irme, tu me abrazaste, sentí tu pecho en mi espalda y
dijiste “Candy, se feliz, pase lo que pase”... nunca lo olvidaré.



Gracias, Terry. Soy tan feliz ahora. Tengo amigos que cuidan tanto de
mí. Sobretodo, todavía tengo dulces recuerdos en mi corazón que tu y
yo compartimos. Nunca me olvidaré de tu pecho caliente en mi
espalda, por el resto de mi vida.
Por otra parte, Terry, tú no pudiste encontrar la felicidad. Ya no
podías actuar y tuviste que dejar la compañía, fuiste tan tonto, Terry.
Y yo más, porque solamente pensaba en mi propia pena, fui muy
egoísta.
Pienso que Dios quiso que te encuentre por casualidad en una obra
teatral de una compañía cualquiera. Fue un día de invierno. Actuabas
ebrio, estabas muy mal. Casi salté al escenario frente a ti para
empujarte fuertemente y gritarte “¡recupérate! ¡Vuelve a ser tú!
¡Reacciona!” Deseé hacer eso por ti. ¿Terry, podrías oír mi voz
gritándote en mi mente en aquel momento? porque en cierto momento,
en medio de la obra, recuperaste la templanza, y actuaste tan
apasionadamente... como antes. Y parecías otra persona, diferente a
como comenzaste, tu actuación se tornó vigorosa. No podría contener


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


las lágrimas con la emoción, es difícil de describir.
“Eres tú. ¡Tú eres Terry!” Murmuré en mi mente.
¿Supiste que tu madre Eleonor Baker se encontraba entre la audiencia
en aquel momento? Más tarde ella se dirigió a mí cautelosamente. Me
dijo que había cancelado su trabajo en el rodaje de una película para
seguirte en secreto.
Ella fue muy amable en enviarme después un boleto para la obra de
Hamlet. Sin embargo, preferí devolvérselo.
No tengo el valor para verte actuando en Broadway todavía.
Terry, estoy viviendo en el Hogar de Pony de nuevo, trabajando como
enfermera, han sucedido muchas cosas desde que rompimos.
Un individuo divertido, Stear, nuestro amigo, se ofreció
voluntariamente para la fuerza aérea en Francia y murió en la guerra.
Siento tanto el perder a mi gente más estimada uno por uno.
Solamente Albert está siempre conmigo.
¡Terry, adivina qué! Albert es mi padre adoptivo... El Bisabuelo
William. Nos ha sabido engañar a todos, ¿no piensas que el también
podría ser un fabuloso actor?
¡Oh querido! Me sorprende ver la cantidad de cosas que he escrito. Me
pregunto porque escribo una carta tan larga que no voy a enviarte,
nunca lo hago.
Tu artículo sobre el éxito Hamlet me hizo emocionarme, tal vez por
eso me sentí con ganas de escribir.
Ya casi va a amanecer. Puedo oír que las campanas de la iglesia están
sonando repetidamente a través de las montañas.
Terry, cuida muy bien de Susana. Leí el artículo en una entrevista que
le hicieron cuando regresaste a Broadway después de tu desaparición:
“Srta. Susana, ¿le tenía preocupada que Terruce le haya dejado y haya
desaparecido?”
“No, no lo estaba. Porque confío en él y en lo que hace.”
Cuando leí la entrevista, las lágrimas rodaron por mis mejillas. Pienso
que Susana Marlowe es una persona tan dulce. Como tú... Terry.
En aquel momento, no me elegiste a mí, sino a Susana, después de

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


pensar en eso comprendí lo doloroso que debió ser para ti. Todavía me
gusta como eres.
Terry, está Broadway tan lejos de aquí, pero espero que recuerdes que
siempre seré tu fan más devota de América.
Por favor piensa cuando actúes, que siempre tendrás mi mano para lo
que necesites.

Tarzan Pecosa.
P.D. Te amé.

Esta vez Candy tampoco enviaría esa carta, pero no la rompió como la
anterior, dobló la carta cuidadosamente y la dejó sobre el escritorio.
Acto seguido, se acostó en su cama y cayó profundamente dormida.




                        El regreso de Albert
                                  Cap. 4

Los días transcurrían tranquilamente, pero Candy ya necesitaba
cambiar de nuevo de ambiente “¿seré tan inestable? No sé qué me
pasa, estaba feliz aquí en el hogar, y ahora siento que necesito hacer
otra cosa”

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


-Candy, tenemos visita
-¿quién es señorita Pony?- dijo Candy asomándose _ ¡ALBERT!
-Hola Candy! Te dije que pronto te visitaría
-¡oh Albert! Que gusto verte- dijo Candy corriendo hacia él y con
lágrimas en los ojos, tuvo el impulso de darle un apretado abrazo, pero
al llegar junto a él se detuvo.
-te extrañe mucho Albert
-yo también a ti Candy, pero estuve muy ocupado con los negocios de
la familia
-hummm, eso significa que no me extrañaste tanto- dijo Candy
juguetonamente
-pues aunque no lo creas pensé mucho en ti, tanto que te traje esto- dijo
Albert sacando una gran maleta
-¿qué es eso Albert? ¿Una maleta para mí?
-jajaja si, pero el regalo es lo que hay dentro
-¿sí? ¿Y qué es?
-pues para saberlo tendrás que abrirla,
La señorita Pony y le Hermana María estaban tan emocionadas como
Candy
-vengan- dijo Albert cargando la gran maleta y dirigiéndose a la alcoba
de Candy, donde acomodó la maleta sobre la cama.
-¡Ábrela Candy!
-si- al abrirla encontró todo tipo de accesorios para damas: vestidos,
broches, collares, sombreros, Candy estaba muy emocionada, pero en
realidad no muy sorprendida, Albert, en su papel de bisabuelo siempre
se había preocupado por tenerla muy bien vestida.
-Gracias Albert, todo esto es muy lindo
-Los elegí yo mismo
-gracias- dijo de nuevo- pero mi mejor regalo es tenerte de vuelta
-si Candy, y vine a llevarte conmigo un tiempo, si me lo permites,
debes cumplir con tus compromisos como miembro de la familia, claro,
siempre y cuando así lo desees.


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-Precisamente eso le propusimos la señorita Pony y yo- dijo la hermana
María- le servirá para cambiar un poco de ambiente
-Si Albert, yo también lo he pensado y quisiera ir contigo a Lakewood
-Perfecto, prepárate entonces porque mañana vendré por ti
-está bien Albert- dijo emocionada-
-debemos preparar una despedida para Candy, los niños querrán
despedirse como es debido, no cree Hermana María
-así es señorita Pony
-Yo les ayudo- dijo Candy saliendo de la recamara, dispuesta a
preparar la cena
-Albert iba saliendo detrás de ellas cuando su vista pasó por el
escritorio de Candy donde encontró un papel cuidadosamente
doblado, pensó que seguramente era alguna carta que Candy le
escribió a él, pero que no le dio tiempo de mandarla, así que decidió
que no sería malo echarle un vistazo , al abrirla leyó a quien iba
dirigida, no supo qué hacer y pensó que no debía leerla, pero notó que
era una carta muy larga y sentía que era necesario saber lo que decía,
sin embargo la dejó en donde estaba. Salió tras ellas y dijo:
-Candy, yo debo partir, prepárate porque vendré por ti mañana por la
tarde
-¿No te quedas Albert?
-No, apenas voy llegando del viaje, ni siquiera he desempacado y
necesito revisar algunos pendientes, ver que no haga falta nada en la
casa para tu llegada.
-Está bien Albert, esperaré con ansias.
-hasta pronto Hermana María, hasta pronto Señorita Pony, con
permiso
Albert se marcho y Candy se quedó con la sensación de que algo
ocurría, pero pensó que seguramente Albert tenía mucho que hacer,
ahora ya era todo un señor de negocios.

Muy temprano al día siguiente Candy había terminado de preparar sus
pertenencias, al terminar se fijó en la carta que le había escrito a Terry-

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


“no sé porque no la tiré, si no pienso enviarla” pensó tom{ndola y
echándola en el pequeño cesto de basura que tenía en su recamara. El
resto del día se dedicó a estar con los niños, visitó la colina de Pony y
escaló al Padre Árbol, se quedó ahí en lo alto contemplando el paisaje
que le ha acompañado siempre. Por la tarde muy puntual y bien
vestido llegó Albert.
“Parece todo un caballero” pensó Candy sonriendo “y lo es”.

-Hola Albert, ya estoy lista
-Bien Candy, pues marchémonos porque el viaje no es tan corto

El chofer del carruaje fue tras Albert para ayudarle con las valijas de
Candy. Albert entró a la recamara de Candy para cerciorarse que nada
faltaba, miro sobre el escritorio, la carta ya no estaba, pero se fijó que
en el cesto de basura había un papel muy bien doblado “¡la carta!”
pensó.
Al salir de la habitación Albert tomó la carta y la guardó en su saco.
Candy se despidió de todos y entró al carruaje, donde se sentó frente a
Albert.

-Ahora si podremos platicar Albert, tenemos todo el tiempo que dure
el viaje.
-Si Candy, no sabes qué gusto me da verte de nuevo
-claro que lo sé, yo estoy igual, feliz de verte
-y bien Candy, cuéntame, que hay de nuevo

Candy se quedó unos segundos en silencio, mirando a Albert, ¿le diría
todo? Si, debía hacerlo, ¡ese hombre que tenía en frente era Albert! Su
confidente, su protector, no podía excluirlo ahora de saber lo que
pasaba por su cabeza... y su corazón.

-Oh Albert, tengo tanto que contarte, han sucedido muchas cosas estos
últimos días

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-Tenemos todo el tiempo del mundo
-bueno, debo comenzar por platicarte que tuve una visita inesperada....

Candy le contó todo lo sucedido a Albert, de la visita de Eleonor Baker,
de las noticias de Terry, y de la carta que recibió de Susana, también le
habló de la respuesta que escribió a Susana, pero que no se atrevió a
enviar...
 -es que no te imaginas lo que sentí Albert, me enojó mucho esa carta,
bueno, mas bien no entendí cual es el propósito de Susana.
-posiblemente no haya nada detrás de esa carta, no has pensado en eso
Candy
-Tal vez ella simplemente ha pensado en ti y en lo triste que podrías
estar después de lo sucedido
-No lo sé Albert, pero eso ya no me importa
-¿estás segura? ¿En verdad ya no te importa?
-no, lo que Susana haga o deje de hacer es su problema, yo no tengo
nada que ver en eso, no puedo negarte que me da mucha pena lo que
le pasó, pero eso ya no tiene remedio.
-Lo sé, pero mi pregunta no es con respecto a Susana, si no con
respecto a Terry ¿estás segura de que ya no te importa?
-Albert... no...No me importa
-Entonces ¿cómo es que compraste esas revistas en donde hablaban de
él?
-bueno Albert, al decir ya no me importa me refiero a que mis
sentimientos hacia él han cambiado, nunca voy a dejar de sentir cierto
cariño por él, ahora he aceptado que es y será siempre parte de mi
vida, y me da gusto tener noticias de lo que le sucede, ¿lo entiendes
Albert?
-claro Candy, ven- dijo señalando el asiento junto a él, Candy se pasó
al asiento de enfrente, junto a Albert y él le pasó el brazo por la espalda
dándole apoyo.
Y así abrazándola se quedaron por un largo rato... hasta quedarse
dormidos.

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD




                     Enfrentando la realidad
                                Cap. 5


Candy y Albert llegaron a Lakewood al amanecer, los sirvientes
corrieron por el equipaje y de inmediato se le asignó a Candy una
dama de compañía.

-Ya me había desacostumbrado a esto. En realidad me incomoda un
poco, pero ya me habituaré
                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


-Si Candy, aquí todos están para servirte.
-Es que a mí me gusta hacer las cosas por mi misma
-Y así será Candy, pero un poco de ayuda no te hará daño
-Muy bien Albert, pero me acostumbraré a tanta atención y luego será
difícil adaptarme a otro estilo de vida- dijo riendo
Albert estuvo a punto de responderle que su estilo de vida no tendría
por qué cambiar nunca más, pero decidió guardar silencio limitándose
a sonreír, pues él había prometido a Candy dejarla ser independiente y
tomar sus propias decisiones.
-Lisa- dijo Albert dirigiéndose a la dama de compañía de Candy- por
favor, lleva a Candy a su habitación para que se instale y descanse un
poco, el viaje fue agotador.
-Si señor- contestó la chica
-Y tu Albert, irás a descansar
-no Candy, estaré en la biblioteca arreglando unos asuntos, necesito
escribir unas cartas y terminar con mis pendientes para dedicarme a ti.
-¿Me cocinarás como antes?
-jajaja Claro pecosa, como cuando vivimos juntos
-mmmm se me antoja aquel guisado Español que hacías
-Te prometo que te lo prepararé- dijo Albert con sincera felicidad

Candy se dirigió a su recamara y después de instalarse decidió
descansar y cayó en un sueño profundo.
Mientras tanto Albert se encontraba en la biblioteca trabajando, una
vez que terminó con los pendientes sacó de su bolsillo un papel
cuidadosamente doblado, la carta que Candy había escrito a Terry.
Se quedó mirando el papel dudando si debía leer su contenido, “leer
cartas ajenas no es de caballeros” pensaba- “pero necesito saber qué
pasa con Candy, según ella solamente siente por Terry el cariño de un
bello recuerdo, sin embargo escribió esta carta, lo cual no es malo, lo
preocupante es que por algún motivo decidió no enviarla y terminó
por tirarla, eso no me parece natural”- Al final después de darle
muchas vueltas Albert decidió leer la carta “si Candy se siente mal es

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


mejor saber qué es lo que le pasa, solo así podré apoyarla”
Al terminar de leer la carta se dio cuenta que Candy nunca pensó en
enviarla realmente, pero eso no lo tranquilizó- “Candy tiene cuentas
pendientes que saldar hacia ella misma, está confundida y necesita
enfrentar la situación, de lo contrario todo esto le har{ daño a la larga”
“sé lo que debo hacer”
-Rita por favor, dígale a Frank, el cochero que voy a salir y necesito que
me lleve
-Sí señor, contestó la sirvienta
-Y tu Lisa, si Candy despierta dile que tuve que salir por una urgencia,
y que regreso mañana al atardecer
-como usted ordene señor.
Después de prepararse Albert subía al carruaje.
-Vamos a Chicago Frank, directamente al teatro de la ciudad.
-si señor

Candy despertó y recibió la noticia de que vería a Albert hasta la tarde
siguiente
“Apenas voy llegando y ya se fue” pensó Candy desilusionada, bueno,
me dará tiempo de recorrer la casa, quiero visitar el portal de rosas, no
lo vi al llegar pues estaba dormida, también quiero llevar flores a la
tumba de Anthony y la de Stear”
-Lisa, por favor, que me preparen un carruaje
-Si señorita
Candy se dedicó a recordar, fueron realmente momentos maravillosos
los que vivió en esa casa, así que la ausencia de Albert le sirvió para
revivir esos momentos.

Al día siguiente llegó Albert y se dirigió a Candy como si nada
-Mira Candy, traje lo necesario para prepárate la comida que pediste
-¡Gracias Albert!, pero dime... ¿a dónde fuiste?
 -hablaremos de eso en la cena, ¿te parece?
-claro Albert- dijo sin poder esconder su curiosidad
-Albert se dio un buen baño y se dispuso a preparar la tan esperada
                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


cena, para esto dijo a los criados que él se haría cargo de todo y les dio
la tarde libre.
-mmmm dijo Candy, que bien huele, me recuerda mucho aquellos días
que pasamos juntos
-si, a mi también, como olvídalos Candy
Albert y Candy sirvieron la mesa mientras platicaban y hacían bromas
recordando viejos tiempos, después de un rato de platica se sentaron a
disfrutar de la cena

-Albert, estuvo realmente delicioso, gracias por hacer esto, sé que es
difícil para ti darte tiempo, con tanto trabajo...
-de nada Candy, lo hago con todo el gusto del mundo
-Albert, creo que es hora de que me digas a donde fuiste y a que, ¿no?
-Candy, quiero que me escuches muy bien y que por favor me dejes
hablar
-me asustas Albert, ¿qué sucede? ¿Te pasa algo? ¿O a alguien de la
familia?
-No Candy, todos están bien, la tía abuela se encuentra en un retiro de
descanso, estará lejos un tiempo, Archie se encuentra en Chicago, pues
como ya sabes Annie y el se casarán pronto y están preparando todo
junto con los señores Britter, y los Legan... bueno, pues no creo que te
importe mucho saber de ellos jajaja, pero de todas formas están bien,
como siempre.
-ah, menos mal, comenzaba a preocuparme
-pero basta de hablar de la familia Candy, en realidad quiero hablar de
ti
-¿de mi?
-si, Candy, mi viaje tuvo que ver mucho contigo
-¿conmigo?
-si Candy, fui a Chicago
-pero... ¿a que fuiste a Chicago?, que tiene que ver eso conmigo
-fui por esto- dijo Albert asentando algo en la mesa, Candy dirigió su
mirada hacia los dos pequeños papeles que Albert le acercó, eran dos

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


boletos para ver la obra de “Hamlet” en la que Terry actuaría por
última vez con la compañía Strandford
-pero Albert, no entiendo ¿por qué tienes esos boletos?
-porque tú y yo iremos a ver esa obra Candy, te llevaré a ver a Terry
-¡pero yo no quiero ir! Dijo Candy comenzando a alterarse
-No es necesario que él te vea, solo que tú lo veas a él
-no, no quiero, ¡no quiero!
-No te estoy preguntando- dijo Albert firmemente, tanto que Candy se
sorprendió, nunca antes había visto a Albert tan serio y determinado
-pero ¿por qué? ¿Para qué quieres que vea a Terry?
-es necesario Candy, debes enfrentarte de una vez por todas a tus
propios sentimientos
-¿mis sentimientos?
-Candy- dijo Albert suavizando el tono de su voz- déjame hacer esto
por favor, déjame ayudarte
-Esta bien, iré, pero insisto en que no es necesario, además esto lo haré
por ti Albert, si eso te va a tranquilizar
-Yo creo que de alguna manera esto nos tranquilizará a los dos.

Esa noche Candy no pudo dormir, solo faltaban 5 días para esa
función...




                    El corazón dolido de Terry
                                  Cap. 6

Terry llegó a Chicago, tenía cuatro días para ensayar y al quinto sería
la función. Desde que llegó se sentía inquieto, y sabía porque- “Aquí
fue donde la vi por última vez” “cuanto he evitado pisar esta ciudad,
pero esta vez fue imposible”
“Candy”- pensaba- “tu recuerdo me ha ayudado a seguir adelante, los

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


días en el Colegio San Pablo fueron los mejores de mi vida, cambiaria
todo por regresar a aquellos días, daría todo.... por tu amor”.
-Terruce- alguien le llamaba, era el director del grupo, El señor Stewart
-hora de ensayar
-si señor
-desde las butacas alguien observaba el ensayo, era una chica frágil, de
largos cabellos castaños claros y una triste mirada, sonreía, pero era
una sonrisa que mas que felicidad proyectaba profunda tristeza. Allí
sentada, Susana espero las largas horas que el ensayo duró.
-Bravo Terry, como siempre estás fantástico
-gracias Susana, ¿cómo estás? ¿Necesitas algo? ¿Tienes hambre?
Podemos ir a cenar a algún café- le ofreció Terry, aunque sabía cuál
sería la respuesta
-No Terry, gracias, me siento cansada, vamos al hotel y ahí pediré algo
a la habitación
-Bien Susana, haremos lo que desees
-gracias Terry, eres tan bueno conmigo...
Terry ayudó a Susana empujando la silla de ruedas hacia el carruaje
que ya les esperaba en la salida trasera del teatro, Ya se rumoraba que
el gran Teruce Graham se encontraba ahí y las admiradoras
abarrotaban la entrada principal. Al llegar a su hotel llevó a Susana a
su habitación y le ordenó algo de cenar
-¿Tu no vas a cenar?
-No siento hambre, tal vez mas tarde
-Terry, ¿eres feliz, no es así?
-sí, soy feliz
Susana sonrió y se dispuso a cenar, mientras lo hacía el silencio era
abrumador, Terry solamente estaba junto a ella, pero era claro que su
mente estaba en alguna otra parte.
-Terry, estás muy callado
-solo estoy cansado, ¿ya terminaste?
-si
-permíteme entonces acomodarte en la cama

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-si, gracias
-bien, ya está, me voy a mi habitación, mandaré a tu dama de
compañía por si necesitas algo
-si Terry, gracias- dijo Susana con un hilo de voz
Terry se marchó y ella se quedó sola con sus pensamientos-“est{
pensando en ella, lo sé, desde que llegamos a Chicago está más
distante que nunca, no es feliz, aunque siempre diga lo contrario se que
no lo es, nunca sonríe, solo vive para actuar... y para recordarla” “sabía
que esto sucedería, por eso se que hice bien en escribirle a Candy esa
carta, debe recordar que yo sin Terry no puedo vivir, que es lo único
que tengo, sin él mi vida no vale nada... y yo solo vivo para amarlo.
Aunque sé que no soy correspondida, al menos no de la manera que
quisiera” “Terry ¿todavía la amas? ¿O solo amas su recuerdo? ...por
favor, por favor, ya no pienses en ella...ya no” mientras Susana se
hundía en sus pensamientos no pudo evitar llorar.

Terry se encontraba en su habitación, se dio un baño y decidió
arriesgarse a salir a recorrer un rato la ciudad, se puso un sombrero
tratando de ocultar su identidad. Necesitaba despejarse. Caminando
llegó a un pequeño café, se sentó y ordenó su cena, mientras tomaba su
café sacó de su bolsillo un pequeño objeto, era una pequeña harmónica
plateada, su más grande tesoro. Ya hacía tiempo que no la tocaba, pero
siempre la traía consigo. “Es mi amuleto de la suerte” decía a quien le
preguntaba. Sonrió al recordar el día que Candy se la obsequió
-Terry Grandchester, deja de fumar en Mi Colina de Pony... Toma, es
mi instrumento favorito, úsalo en vez de fumar
- ¿qué? ¿Es que acaso me quieres dar un beso indirecto? Le dijo Terry
en aquel entonces
-Eres un grosero (suena el timbre) ya debo ir a mi clase... y tú debes
hacer lo mismo eh?

Jajajaja, rió Terry mientras recordaba, esos ahora eran sus momentos
más felices... recordándola
“Tarzán Pecosa”-Pensó.
                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


-Jajajaja rió de nuevo llamando la atención de la gente. Al darse cuenta
pidió la cuenta y decidió marcharse al hotel.
Ya en su habitación los recuerdos regresaron, era común pensar en ella,
lo hacía a diario, pero estando en Chicago no podía parar. “Candy, si
tú supieras que sigo amándote, si supieras que no puedo olvidarte,
como quisiera regresar el tiempo para hacer las cosas de otra manera,
¿pensarás en mi alguna vez? Tal vez ya me hayas olvidado, pero yo se
que nunca podré olvidarte mi pecosa” Terry se durmió record{ndola,
al grado de que esa noche... soñó con ella.

Los días pasaron y llegó el de la tan esperada noche, esa función era
muy especial, pues Terry actuaría por última vez para la compañía
Strandford, Desde temprano él se concentró lo mas que pudo para dar
lo mejor de sí mismo, era muy profesional, a pesar de tener una vida
personal muy inestable siempre lograba la perfección en todas sus
actuaciones, superando cada vez la anterior. Ese día no hubo ensayo,
así que se dedicó a descansar.
El día pasó muy rápido y para la tarde Terry estaba preparándose para
salir a escena, todos tras bambalinas estaban nerviosos, pues muchas
personalidades los irían a ver esa noche tan especial, sin embargo para
Terry eso no era importante, para el público era público, ricos o pobres.
La gente burguesa le daba igual, ya no sentía aquel desprecio hacia los
ricos, pero tampoco simpatizaba con ellos, así que se encontraba muy
relajado en ese sentido.
-Terry, -le dijo Stewart- el teatro está lleno a rebozar, mira, puedes
acechar por este lado del telón, nadie te verá desde ahí, pero es
impresionante la cantidad de gente que está entrando, y hay mucha
más afuera que se quedó sin boleto
-Terry acechó comenzando a sentir la emoción de actuar, si algo le
apasionaba era eso... actuar.
-acechó cuidadosamente y observó a la gente, mujeres en su mayoría,
todo mundo ataviado con lujosos vestidos- “sus mejores trapos” pensó
divertido. Eso hacía cuando de pronto sintió que su corazón dio un

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


vuelco, comenzó a latirle a mil por hora sintiendo una sensación de
dolor que le recorrió todo el cuerpo
-ese es... ¡es Albert!... pero... ¿pero con quien está? No logro distinguir,
hay mucha gente y no me dejan ver con quien se encuentra.
-¡Terruce! Prepárate ya, toma tu posición porque ya en unos minutos
comenzamos
Terry parecía no escuchar
-¡Terruce!
-Eh?!
-A tu lugar
-pero...
-¡Ahora!
-si señor -dijo de mala gana- se dirigió a su posición de entrada
lamentándose no haber podido ver con quien llegó Albert y en donde
se sentaría...
- ¡Todo listo! –dijo el director...

Entonces, el telón comenzó a abrirse...




                           Más allá del telón
                                   Cap. 7

Esos cinco días para Candy fueron un tormento a pesar de lo rápido
que pasaron, ahora iban camino al Teatro, se encontraban hospedados
en una casa que Albert había adquirido recientemente, una gran
mansión, tan bella como la casa de Lakewood, “es una hermosa casa”
pensaba Candy “muy cálida a pesar de lo grande que es, sin embargo
faltan las rosas de Anthony”-

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-las haré traer- le había dicho Albert, -todo por tu felicidad Candy
Candy jugaba el pañuelo que traía en las manos nerviosamente
-tranquilízate
-eh?... sí, estoy tranquila
-ya casi llegamos... mira ahí está el teatro
-¡qué grande es!
-si, y mira cuanta gente, ven Candy, bajemos... te ayudaré
-gracias
Se dirigieron a la entrada entre la multitud, Albert había comprado dos
de las mejores localidades, por lo que no tuvieron problema en entrar,
subieron las elegantes escaleras y entraron directamente a uno de los
palcos más exclusivos.
-desde aquí se ve perfecto, ¿no te parece?
-si
-relájate Candy, disfruta del espectáculo, he oído que Terry es
grandioso
-si
-jajaja est{s tan nerviosa que solo puedes decir “si”
- ¡no te rías Albert! es lógico, después de tanto tiempo es normal sentir
un poco de nervios, ¿no crees?
-sí, claro.
Pocos minutos después la gente esperaba en silencio, la función estaba
a punto de comenzar. El telón se abrió...
La primera escena transcurre sin que Terry apareciera, es hasta la
segunda cuando hace acto de presencia interpretando a un
espectacular Hamlet. Cuando apareció en escena el corazón de Candy
latía con fuerza, sintió un cosquilleo que le recorrió el cuerpo, las
manos se le entumieron, fue el impacto de verlo de nuevo-“Terry...
eres tú Terry, te estoy mirando... te escucho... esa es tu voz... cuanto te
he extrañado Terry” –Candy se sentía muy emocionada, al borde de las
lagrimas, sin embargo estaba dispuesta a disfrutar de la maravillosa
actuación Terruce Graham “mi gran amor” pensó.


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD




Ser o no ser: he aquí la grande duda.
¿Cuál es más noble? ¿Presentar el pecho
de la airada fortuna a las saetas,
o tomar armas contra un mar de azares
y acabar de una vez?... Morir... Dormirse...
Nada más, y escapar en sólo un sueño
a este dolor del alma, al choque eterno
que es la herencia del alma en esta vida.
¿Hay más que apetecer?... Morir... Dormirse...
¡Dormir?!... Tal vez soñar... Ahí está el daño.

La obra transcurrió hasta finalizar... las ovaciones no se hicieron
esperar, la gente aplaudía hasta rabiar, ovacionando la actuación de
Terruce Graham.
-Oh Albert, gracias por traerme, nunca imaginé sentirme tan bien, he
disfrutado mucho de la actuación de T... del grupo, Terry estuvo
espectacular, ¿no crees?
-así es, su actuación es arrolladora, realmente muy emotiva.
-si, gracias una vez más mi querido Albert
-Todo por ti Candy -dijo Albert tiernamente sonriendo, Candy le
devolvió la sonrisa y lo abrazó.
-Candy, ahora te llevaré al carruaje y me darás unos minutos, ¿sí?
-¿porque? ¿Qué harás?
-Intentaré ver a Terry
-¿verlo? Pero tu dijiste....
-No te preocupes, si logro hablar con él no le diré que estás aquí, a
menos de que tú también quieras ir a saludarlo...
-¡No! Está bien Albert... ve tú, yo te espero en el carruaje... y por favor,
no le digas que vine
-No lo haré
Albert llevó a Candy al carruaje y se dirigió de nuevo al teatro, había
mucha gente pidiendo entrar a los camerinos para ver a los actores, en

                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


especial para ver a Terry
-Lo sentimos- decían los guardias
-nadie puede pasar
-Queremos ver a Terry- Gritaban las chicas
-lo siento- repetían los guardias- será en otra ocasión
Pero tras bambalinas Terry se encontraba muy inquieto
-Albert está aquí, vino a ver la función – se decía... así que decidió
acechar haciéndolo con mucho cuidado para no ser descubierto por la
muchedumbre.
-¡Es él! ¡Albert está intentando entrar!... ¡ey! Dejen entrar al señor que
se encuentra ahí, el rubio de cabello largo, se llama Albert, por favor,
¡díganle que suba!
-¿Hay algún Albert aquí?- dijo uno de los guardias dirigiéndose a la
multitud
-¡yo! Se escucho una voz
-¡venga por favor!
Albert se hizo paso entre la gente cada vez armaba mas alboroto, al fin
logró pasar, le hicieron entrar por un pasillo lateral que dirigía a los
camerinos del teatro. Ahí caminando vio una figura de un joven
corriendo hacia él
-¡Albert! -Gritaba el joven- ¡por aquí Albert!
Albert sonrió y aceleró el paso, los dos amigos se abrazaron
enérgicamente, era evidente el gusto que ambos sintieron al saludarse.
-Pero ¡qué gusto Albert! ¿Qué haces aquí en Chicago? Lo último que
supe de ti es que habías perdido la memoria, pero veo que ya la
recuperaste, no sabes el gusto que me da... ¿vienes solo?
-jajaja Tranquilo Terry, si, vengo solo, y ya estoy totalmente
recuperado
-pero ¿cómo es que estás aquí? Esta fue una función muy cara, ya
sabes, para gente de alcurnia-dijo Terry en tono de broma- y tú no eres
precisamente un ricachón
-bueno Terry, realmente hay mucho que platicar... no te imaginas
cuantas cosas han sucedido

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


-no, en realidad estoy muy sorprendido de verte aquí
-lo sé, pero no podía desaprovechar la oportunidad de saludarte
-pues sea cual sea la forma en la que llegaste aquí, realmente me alegra
-si, pero no puedo quedarme ahora, debo marcharme
-pero Albert, no hemos podido hablar, tenemos mucho que platicar...-
Terry no pudo evitarlo y soltó la pregunta que no le dejó estar
tranquilo desde que lo vio entrando al teatro- Albert... ¿sabes algo de
Candy?
-Mira Terry... –dijo Albert evadiendo la pregunta -yo debo quedarme
unos días en Chicago, no sé cuando te irás tu, pero podríamos
concretar una reunión, para ponernos al día... no sé si puedas...
-Por supuesto que puedo, tu dime cuando y donde
-Bueno, por mi puede ser mañana mismo, puedo ir a buscarte a tu
Hotel mañana para desayunar, si te parece.
-hecho
Terry le dio a Albert los datos del hotel y Albert se retiró. Candy lo
esperaba impaciente en el carruaje, mientras observaba a las chicas que
esperaban la salida de Terry desesperadas por verlo de cerca.
-Listo Candy, ya está
-¿ya? ¿Y qué pasó? ¿Qué te dijo?
-bueno, no pudimos platicar mucho, pero a los dos nos dio mucho
gusto saludarnos, quedamos en desayunar juntos mañana, así que
tendré que dejarte sola un rato... si es que te parece
-¿desayunarás con él?
-si
Albert... le dijiste que yo...
-no, no te preocupes, no le dije que estás aquí
Candy no pudo evitar sentirse decepcionada, tenía una lucha interna,
sentía miedo de ver estar con Terry, de verlo tan cerca, pero al mismo
tiempo deseaba poder ir a ese desayuno... tener el valor.
-Albert...
-si, dime...
-Él... Terry ¿preguntó por mí?

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-si, lo hizo, pero evadí la pregunta, sin embargo Candy, mañana tendré
que decirle la verdad, le diré que estás conmigo, le diré quién soy y la
relación de familia que tenemos
-si Albert, creo que es lo mejor
-Candy, hay algo que quiero preguntarte
-dime... dijo Candy dudando si iba a desear responder...
-Todavía amas a Terry
Candy no respondió
-Candy, ¿recuerdas la última carta que me enviaste?
-si, la recuerdo
-en ella me decías que la última vez que estuvimos el Lakewood
sentiste que había algo que yo quería decirte... Candy... tenías razón.
Hay algo que debo decirte, pero para eso necesito que seas totalmente
sincera conmigo y contigo misma.
-Muy bien Albert, puedes decirme ahora
-no, esperaremos a llegar a la casa
-está bien
El resto del camino se dedicaron a hablar de la obra y lo maravilloso
que Terry actuaba, además recordaron anécdotas divertidas entre ellos
tres. Las visitas al zoológico, incluso la fiesta de primavera, cuando
Albert le envió a Candy los disfraces de Romeo y Julieta.
Llegaron a la casa Albert le pidió a Candy que le acompañe al patio de
recreación en donde había un gran sofá-columpio, se respiraba el aire
puro y el aroma de las flores que se encontraban en flor, la vista de los
jardines era un bello paisaje.
-Bien Albert, ahora si ya no puedes escapar y tendrás que decirme esa
noticia que guardas con tanto misterio- dijo Candy sin poder ocultar lo
divertida que se encontraba. Albert sonrió nervioso
-Si, bueno... no es una noticia... más bien es algo así como una
confesión, tal vez este no sea el momento más adecuado para decirte
esto, pero ya no puedo seguir esperando. -Dijo seriamente.
-Albert... ¿Qué sucede?
-Candy... tú sabes que te quiero ¿verdad?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-¿cómo? ¡Claro que lo sé! Yo también te quiero
-Y sabes que no haría nada que te hiciera daño, ¿no es verdad?
-si Albert, lo sé, y te agradezco tantas atenciones, realmente has sido el
mejor amigo del mundo.
-Bueno Candy, lo que yo quería decirte... es... es que te amo... Te Amo
Candy.




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                        El corazón de Terry
                                 Cap. 8


Terry se sentía de muy buen humor, hace mucho que no estaba tan
contento, ver a Albert aunque fuera solo unos minutos le ayudó
mucho, además de que la presentación estuvo mejor que nunca, mucha
gente lo felicitó y se sintió muy satisfecho de su trabajo, sobretodo
porque era la última presentación con la compañía Strandford.
“No podré dormir” se decía “que ser{ de Candy?” “según entiendo
Albert tiene contacto con ella”... y pensando... por fin cayó
profundamente dormido.
Muy Temprano se levantó, mucho antes de la hora acordada con
Albert, sin embargo ya no pudo dormirse de nuevo. Decidió
levantarse, se duchó y se dispuso a ir a la habitación de Susana.
-Toc toc
-adelante
-Susana, buenos días... dijo Terry mientras entraba
-Buenos días Terry, viniste muy temprano hoy
-si... vine a ver si se te ofrece algo, voy a salir
-¿vas a salir? ¿A dónde vas? Creía que te dedicarías a descansar hoy...
tienes muchos compromisos por cumplir aquí en Chicago y solo
estaremos tres días
-sí, pero se me presentó un asunto muy importante y debo ir.
Solamente vine a preguntarte si necesitas algo- dijo Terry fríamente.
-no gracias, tengo todo lo que necesito- respondió Susana sin ocultar se
tristeza
-bueno, la dama de compañía estará aquí por si te hace falta ayuda,
debo irme
-si Terry... pero por favor... no te tardes
-Hasta luego Susana- dijo Terry secamente

Susana se quedó muy mortificada... ¿a dónde irá? ¿Sabrá algo de ella?
Si... seguramente la verá, ella debe estar aquí en Chicago. No, no...

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Terry, no la veas, quédate conmigo, recuerda que yo te necesito y no
puedo vivir sin ti.- Y pensando esto, Susana fue sumiendo en una gran
depresión.
Aún faltaba más de una hora para que Albert llegara, pero Terry
prefería estar en el Lobby del Hotel esperando que seguir en la
habitación de Susana. Hoy más que nunca se sentía sofocado con ella,
le exasperaba su presencia “debo ser mas paciente con ella” se decía
“después de todo no es su culpa... soy yo, lo lamento Susi, pero no te
amo... solo intento estar ahí para ti... pero qué difícil es”
Terry aun no salía de sus pensamientos cuando una figura conocida se
acercaba a él precipitadamente y con evidente entusiasmo.
-¡Hola Terry!
-¡Albert! –dándose un apretón de manos
-bueno, antes decidamos a donde ir, se te ocurre algún lugar Terry?
-bueno, debe ser algo discreto...
-si jajaja, lo olvidaba, eres un famosos artista asediado por las mujeres-
dijo Albert en tono de broma- conozco el lugar perfecto Terry
-muy bien, vamos
Subieron al carruaje de Albert y...
-Albert, este carruaje es muy elegante
-sí, tengo mucho que contarte
-pues puedes comenzar
-bueno Terry, es algo largo el cuento...

Albert comenzó a decirle a Terry quien era realmente, le contó el
tiempo que tuve que vivir en el anonimato y luego cuando perdió la
memoria...
-pero eso ya lo sabías, Candy te lo contó
-si...Candy... pero en realidad no supe nada mas después... no lo
puedo creer... así que tú eres... entonces...
-si, el tutor de Candy
-El tutor de Candy – repitió Terry aún sin asimilarlo- entonces la has
visto, ¿no es así? ¿Qué sabes de ella? ¿Dónde está? Dime Albert por

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


favor
-Ya llegamos –dijo Albert evadiendo las interrogativas de Terry
-¿qué lugar es este?
-Es mi casa en Chicago Terry, aún la estoy remodelando, pero quedará
muy bella
-pero sí lo es... es muy grande
Entraron por el portón principal en el carruaje, que les dejó justo en la
entrada de la casa, era una gran puerta de madera, la mansión era casi
un castillo, los jardines eran hermosos aunque un poco descuidados
aún, en la puerta los recibió el mayor domo- Bienvenido Señor
-Gracias Charles
-Por aquí por favor...
-ven Terry, vayamos al desayunador
El desayunador era una sala muy grande, con vista al jardín y un estilo
muy campestre, las cortinas eran transparentes y se encontraban
amarradas a los lados para poder disfrutar de la bella vista, a un
costado se veía una gran piscina, rodeada de flores.
-Esta casa es impresionante Albert
-si... lo es – dijo
“aunque faltan las rosas” pensó Albert
-pero bueno, dime Terry, ¿cómo te ha ido? Ya sé que eres un Actor
muy famoso, pero algo habrá que puedas contar que no haya salido a
la luz pública
-en realidad no hay mucho, mi carrera me llena en verdad, pero mi
vida personal... no es tan exitosa Albert
-si, lo sé
-¿ya ves? Mejor hablemos de ti, mi vida es pública y la conoces bien
jajajaja- dijo bromeando
-no lo creo, no creo que sea tan pública, tú no eres así- dijo Albert con
seriedad




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Siguieron hablando por varias horas, contándose el uno al otro y
poniéndose al día de sus vidas, hablaron casi de todo... pero a Candy
Albert solo la mencionaba cuando era absolutamente necesario...

-Albert, no me has dicho mucho de Candy, perdona que insista, pero
-Candy vive conmigo- dijo Albert tajante
-¿vive contigo?
-si, aunque ella es libre de hacer lo que desee, estuvo un tiempo en el
Hogar de Pony, y hace poco que regresé de un largo viaje le propuse
que viviera un tiempo conmigo, le hacía falta cambiar de ambiente, ya
sabes, la pobre se ha llevado muchos golpes, y después de la muerte de
Stear estuvo muy triste
-si, a Candy le afecta mucho la muerte de sus seres queridos- dijo Terry
-la conoces muy bien Terry
-si
(silencio)
-Albert- dijo finalmente Terry- necesito tu permiso para ver a Candy
-eso no debes preguntármelo a mí, sino a ella
-pero cómo? ¿Dónde está? ¿Está aquí?
-Si, y no voy a detenerte Terry, solamente quería antes que leyeras
esto- dijo Albert entregándole la carta que Candy le había escrito a
Terry. –Debo decirte que no se si hago bien en entregarte esto, esa carta
ni siquiera yo debí leerla, la encontré por casualidad pensando que era
una de las cartas que ella suele escribirme cuando estoy de viaje, pero
descubrí que era una carta dirigida a ti, te la entrego aunque ella la
escribió sin el afán de enviártela, pero aquí puedes darte una idea de
cómo piensa Candy ahora.
Terry tomó la carta... mientras la desdoblaba las manos le temblaban
-es una larga carta- dijo en un hilo de voz
-mientras la leía varios sentimientos recorrieron por Terry, sonrió en
algunos momentos, pero en otros no pudo evitar que las lagrimas le
brotaran... leyó la carta lentamente, se sintió muy conmovido, “no
cambias trazan pecosa” pensaba, pero cuando llegó al final Terry se

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


quedó paralizado “TE AME” decía el final, “te amé” leyó varias veces
Terry, esperando estar equivocado, pero no, eso decía la carta “ya no
me ama.. Ya no”
las lágrimas recorrían sus mejillas mientras doblaba de nuevo las hojas
de papel, levantó la mirada sonriendo tristemente y preguntó a Albert
señalando la carta- ¿puedo quedármela?
-si, está bien
Terry se quedó pensativo un rato mientras Albert lo observaba
-todavía la amas, ¿no es así?
-siempre la voy a amar
-que piensas hacer Terry?
-Todavía quisiera verla, siento que nuestra despedida fue muy triste,
quedaron muchas cosas por decirnos, aunque no sé si es muy tarde,
solo que esta carta... aunque Candy ya no me ame yo se que ella
necesita sacar muchas cosas al igual que yo, quisiera verla una vez
más- dijo muy decidido
-Eres el mismo Terry, me da gusto que la tristeza no ha cambiado tu
firmeza
-no Albert, no fui firme en los momentos en que mas debí serlo
-te refieres a...
-a Susana
-Terry, hiciste lo que tenías que hacer.
-Pero no lo que quería hacer... Albert, cuando puedo ver a Candy?
-Candy sabe que te vería, solamente déjame hablar con ella, te
mandaré avisar con el chofer.
-Terry se quedo un rato mas mientras recordaba con Albert los tiempos
en el colegio y las visitas al zoológico, después se despidió- Le diré al
cochero que te lleve Terry
-gracias Albert, hasta pronto, espero verte de nuevo
-claro que si
-y espero tus noticias... sobre la visita a Candy
-pierde cuidado.


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Albert se despidió y se marcho... Terry se quedó ahí mirando a su
amigo hasta desaparecer... mientras su corazón latía fuertemente...




                   Una reunión muy esperada...
                                  Cap. 9

Candy no podía dejar de pensar en lo que pasó con Albert- “que tonta
fui, nunca me di cuenta” “Albert, mi príncipe, siempre tan noble,
pero... yo no sé si puedo verlo de esa manera, él es como mi hermano”
-Te amo... –le había dicho Albert
Candy se había quedado paralizada, tratando de asimilar lo que Albert
le decía
-Albert... yo
-Candy, no tienes que decir nada, no quiero que te sientas
comprometida conmigo por nada, debes saber que todo lo que hago
por ti lo hago de todo corazón, y es a mí a quien causa felicidad.
-Albert, gracias... siempre has sido tan bueno conmigo, tengo tanto que
agradecerte...
-Ya te lo dije Candy, es más la felicidad que me has brindado tú. Tu
alegría me llena, es suficiente para mí el verte feliz, el que me permitas
estar pendiente de ti.
-Albert, tu sabes que yo te quiero...
-lo sé Candy, pero también sé que tu amor es como el de una hermana
-Yo todavía no he podido terminar de sacar a Terry de mi corazón, no
quería aceptarlo, pero ahora que lo vi de nuevo...
-Candy, tú eres la única que no quería darse cuenta, ahora lo que debes
pensar es que harás
-No puedo hacer nada Albert, el lugar de Terry está junto a Susana, y
yo no me voy a entrometer, además es probable que Terry ya no sienta
                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


lo mismo por mi
-No Candy, te equivocas, yo creo que Terry todavía te quiere, y creo
que es necesario que tú y él se entrevisten.
-Pero Albert, ¿para qué?
-Para que puedas sanar tu corazón Candy, y también creo que a Terry
le hará mucho bien, mientras sigan así no podrán continuar sus vidas
en paz.
-si Albert, tienes razón, pero es que será muy difícil...
-mañana Hablaré con Terry Candy, tal vez desayunemos aquí.
-¿Aquí?...
-Si, pero hablaré a solas con él
-Está bien
-¿por qué no sales de compras?
-no necesito nada
-las mujeres siempre necesitan cosas Candy
-bueno, tal vez....
-¿ya ves? Jajaja lo sabía
-Albert... muchas gracias por tu amor.
Albert abrazó dulcemente a Candy.
“Siempre tan gentil” pensaba Candy en su cama, empezamos a hablar
de sus sentimientos y terminamos hablando de mi, ¡que egoísta eres
Candy!” pensaba.
-Señorita, llegamos- Interrumpió el cochero
-¿eh? Muchas gracias “¿ya se habr{ ido?” si, ya es muy tarde
Candy entró a la casa sigilosamente-
-buenas tardes señorita-
-Charles... ¿el invitado del señor?
-ya se ha ido señorita, permítame ayudarle con sus compras
-si gracias
-¡Candy!
-¡Albert! ¿Cómo te fue?
-muy bien, Terry sigue siendo un tipo agradable, pero él tendrá que
contarte, la cita ya es un compromiso

                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-Candy no pudo evitar ponerse nerviosa
-¿sí? Y... ¿para cuándo?
-pues para hoy mismo al anochecer si es que no tienes inconveniente
-¿Hoy?... - dijo Candy nerviosa... si, está bien hoy, cuanto antes mejor,
si no estaré muy inquieta
-Muy bien, mandaré al chofer a avisar a Terry.

La tarde pasó rápidamente, Candy no dejaba de pensar en la entrevista
que tendría con Terry, no sabía que vestido ponerse “Vamos Candy,
para ti nunca ha sido difícil escoger el vestido” se decía, después de
mucho pensarlo eligió un hermoso vestido rosa y unas peinetas para
sujetarse el cabello. Candy se veía mucho mas mujer ahora, apenas
había pasado un año y unos meses desde su separación de Terry, pero
el tiempo le acentuaba más la belleza que iba floreciendo. Se dio un
baño largo y relajante, se perfumo y arreglo minuciosamente, “solo un
poco de maquillaje””no quiero que Terry piense que me esmero mucho
por él”

Mientras tanto Terry, se terminaba de vestir, se veía realmente guapo,
no podía creer que vería a Candy, “Antes de irme debo avisar a Susana
que saldré” – Se dirigió a la habitación de Susana y toco la puerta-
-Adelante
-Buenas tardes Susana, vine a avisarte que voy a salir, ¿necesitas algo?
-No- respondió secamente
Terry notó algo raro en ella
-¿qué pasa Susana?
-Nada, vete ya, no la hagas esperar- Terry se sorprendió
-¿qué dices?
-Lo que oíste... ya sé a dónde vas, ¿la vas a ver verdad? Vas a ver a
Candy??
-Sí- dijo Terry- la voy a ver y no voy a dejar que me lo impidas
-vete, ¡vete ya!
-Lo haré- dijo Terry saliendo de la habitación
“pero... ¿cómo lo supo?...tan notorio ser{”
                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-Irma- dijo dirigiéndose a la dama de compañía de Susana- No la
pierdas de vista, se encuentra muy alterada
-si señor
Ya en el Lobby del hotel Terry trataba de tranquilizarse, lo último que
quería era hacerle daño a Susana, pero no podía evitar ver a Candy, era
algo que realmente necesitaba... pensando en Candy comenzó a
relajarse y a olvidarse de Susana.
En eso un pensamiento le saltó- “ya no me ama”.... “Candy ya no
siente lo mismo por mí.... eso decía la carta... pero eso no importa, yo...
deseo verla... necesito verla”- Terry seguía sumido en sus
pensamientos cuando un empleado del hotel se le acercó...
-Señor Graham, le esperan, vinieron por usted.
-eh? Si... gracias
Terry comenzó a sentirse nervioso, pero eso no importaba, la felicidad
que sentía era lo más importante...




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                     Un Nuevo Reencuentro
                                 Cap. 10



Candy se encontraba lista en espera de Terry, Albert había decidido
salir para dejarlos solos, no quería intervenir, pues pensaba que
realmente era necesario que Candy superara ya esa situación en la que
se encontraba.
-Señorita Candy... su invitado ya ha llegado
-Gracias hágalo pasar...
Candy sintió un remolino de nervios en todo el cuerpo, el corazón latía
tan fuerte que sentía que se le escaparía en cualquier momento, ella se
encontraba parada en el recibidor de la mansión mirando hacia la
entrada fijamente sin parpadear... en eso, la silueta conocida de un
joven apareció... Terry; mientras él se acercaba sus miradas se
encontraron.
El se acercaba presurosamente, ella al principio se quedó paralizada,
pero al reaccionar comenzó a caminar hacia él... acelerando el paso,
Terry sonrió...
-¡Candy!
-Terry.... ¡Terry!
Al quedar uno en frente de otro se miraron unos segundos en silencio,
hasta que finalmente Terry extendió los brazos, Candy se acerco
tímidamente y se dieron un tierno abrazo...
-Candy.... decía Terry
Suavemente se separaron... no lo podían creer, ahí estaban, después de
más de un año de su triste separación, mirándose...
-Candy, no puedo creer que te estoy mirando, no te imaginas cuanto
esperaré este momento... sabía que algún día nos veríamos de nuevo,
nunca acepté que tal vez no te vería jamás...
-Si, yo también... sabía que tarde o temprano nos encontraríamos...
supe de tu gran éxito, no sabes cuánto me alegro que estés tan bien,
nunca dude que lograrías tu sueño Terry...
-Y tu Candy... te ves... muy linda... pequeña pecosa...
                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-tú te ves muy bien también Terry
Ambos se dirigieron hacia un gran sofá en medio de la habitación y se
sentaron, un silencio incomodo los fue invadiendo. “Candy... tengo
tantas cosas que decirte y no sé cómo empezar” pensaba Terry
- Albert me contó que él es tu protector...
- Si, nunca me lo hubiera imaginado...
- Me dijo que ahora estás viviendo con él...
- Si, bueno... estuve unos meses en el Hogar de Pony, pero ahora que
Albert regreso de sus viajes de negocios quise estar un tiempo con él,
ya sabes, como familia
- Y ¿dónde están los demás?
- ¿Los demás?
- Si, ya sabes... el elegante... jajaja
- Ah! ¿Te refieres a Archie?
- Él está con Annie ahora, viendo los preparativos de su boda, pronto
se casarán ¿sabes? Se les ve tan felices...
- Sí... deben estarlo- dijo Terry tristemente
- Y Stear... ya sabes que ocurrió... Albert debió decirte... ¿no?
- Si, lo siento Candy, no sabes cuánto, ojalá hubiera estado ahí para ti,
para apoyarte... pero...
- ...pero tu lugar está con Susana, lo sé Terry, eso lo acepté desde hace
mucho
- si- dijo Terry seriamente mirando hacia la nada- ese es mi lugar
- la muerte de Stear me afectó mucho, aunque ya lo superamos el dolor
se sentirá siempre
- No nos pongamos tristes Candy, este es un momento para estar
felices... ¿no crees?
- Si... tienes razón Terry dijo Candy sonriendo
- Me alegra mucho verte tan bien Candy... no sabes cuánto he pensado
en ti... cuando vi a Albert pensé que él debía tener noticias tuyas,
aunque nunca imaginé cuanto...
- Si... Albert es un gran hombre, siempre ha estado ahí para mí, es un


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


gran amigo, me ha ayudado en los momentos más difíciles, ¿sabes? ¡Y
ahora es mi familia!

Terry comenzó a sentir un malestar al escuchar a Candy hablar tanto
de Albert, pero ni él mismo entendía porque, Albert era un amigo muy
querido para él.

- si tienes mucha suerte de tener a alguien como él- dijo Terry en un
tono extraño
- porque lo dices así, siento como si te molestara algo Terry
- no, bueno... es que todo este tiempo siempre has tenido a alguien que
te apoye de la manera en que Albert lo ha hecho, y eso pues no
cualquiera lo tiene…
- Tu tienes a Susana... ¿no? Dijo Candy a la defensiva
- Eso no es lo mismo- respondió Terry fríamente
- Y ¿por qué no es lo mismo?
- Porque yo no amo a Susana... ella no es mi apoyo

Candy no supo que responder, sintió pena por Terry pues lo que él
decía era cierto, él se encontraba muy solo... debía ser horrible estar
con alguien a quien no amas, pero también Susana debía estar
sufriendo


- Susana debe sufrir mucho- dijo Candy finalmente
- Intento que no sea así Candy, pero la felicidad de Susi no puede
depender solo de mi... no importa cuánto lo intente... ella quiere algo
que no puedo darle, algo que no podré darle nunca...
- ¿Qué Terry?
- Mi amor, ese no pertenece a Susana
- Terry!
- Candy, no vine aquí a perturbarte, yo se que tú estás haciendo tu vida
y que ya no sientes por mí el mismo amor, se que has olvidado lo que
tuvimos, perdóname por decirte esto... pero en mi caso no fue así, yo

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


nunca te olvidé ni lo haré jamás, y ahora que te estoy mirando estoy
convencido de eso... yo sé... yo sé que no puedo abandonar a Susana...
pero eso no cambiará mis sentimientos Candy.
- Terry... yo
- No tienes que decir nada Candy, yo solo quería que supieras esto...
porque no puedo vivir con ese peso... necesitaba que lo
supieras...Candy... siempre, siempre te amaré.
- Señorita, ¿les ofrezco algo de tomar? Interrumpió el mayordomo
- Terry... ¿quieres algo?
- No gracias
- Por ahora no Charles... tal vez mas tarde
- Como guste señorita... con su permiso señores
- Propio...
Candy miró a Terry y sonrió
- Te ves muy hermosa Candy
- Gracias tú no estás tan mal, el corte de cabello te sienta muy bien
- No estoy tan mal Jajajaja

Escuchar reír a Terry hizo sentir a Candy una gran alegría, cuanto
había extrañado aquella risa.
Ellos siguieron platicando largo rato, recordando los tiempos en el
colegio, sus miradas se encontraban y la felicidad se leía en los rostros
de ambos... este era el reencuentro con Terry con el que Candy tanto
soñó antes, con la gran diferencia de que ahora ya solo eran amigos...
amigos lejanos.
La plática se tornaba divertida, Terry disfrutaba de las ocurrencias de
Candy, y de su inocencia... ella no había cambiado nada y eso a él le
hacía muy feliz, “sigue siendo la misma trazan pecosa de siempre”
pensaba Terry mientras la observaba al hablar. Rieron mucho, y
también hubo momentos tristes... de añoranza, sin embargo Terry se
esforzaba por hacerla sonreír... “debo verla de nuevo antes de partir”
se decía Terry.



                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Cuanto tiempo estarás aquí Candy?- preguntó Terry súbitamente
- no lo sé exactamente... no lo he platicado con Albert
- Albert? él decide todo por ti?- dijo Terry sin poder ocultar que eso le
enojaba
- no, no es así
- Entonces como no puedes responderme una pregunta tan simple
- No es que no pueda, es que no se si Albert y yo permaneceremos aquí
o iremos a otro lado...
- Todo el tiempo estás con él?- dijo alterado
- Terry... ¿qué pasa?
- No puede ser que dependas tanto de él, que, es tu dueño o qué?- los
celos lo invadieron...
- No cambias Terry... eres el mismo grosero malcriado... yo no tengo
porque darte explicaciones... dijo Candy comenzando a exaltarse
- Solo te hice una pregunta simple!- respondió Terry subiendo el tono
de voz
- ¡Pues no puedo responderte!- dijo Candy poniéndose de pie ya muy
enojada
-¡ Es que Albert... no parece que fuera solo tu tutor!- dijo parándose
frente a ella
- ¿qué quieres decir?
- Mas parece que fueran una pareja casada... o...o... algo por el estilo...
- ¡¡Basta Terry!! Dijo Candy mientas las lagrimas comenzaban a
asomarse por sus ojos

Terry se dio cuenta de lo que había dicho y de que había lastimado a
Candy con sus palabras...

- Candy... yo no quise... yo me refería a....
- No digas mas ... dijo Candy llorando, tratando de ocultar el rostro- si
tú que me conoces piensas eso que mas puedo esperar del resto de la
gente
- Candy... por favor, perdóname


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


Terry se acercó a Candy y la tomó las manos...
- perdóname Candy, no sé que me pasó...

Candy lloraba...

- está bien... olvídalo Terry
- no, no está bien, no debí decir tal estupidez

Terry abrazó a Candy y ella no lo detuvo

- no llores mas pecosa... ya no llores por favor... Perdóname...
perdóname.

Candy lloraba, pero en realidad no tanto por el comentario de Terry, si
no porque de esa manera liberaba todo lo que tenía guardado dentro
de ella.

- no... No te preocupes Terry... no es para tanto... soy una llorona- dijo
con un intento de sonrisa

Terry al ver la triste sonrisa de Candy, en medio del llanto... sintió un
escalofrío que le recorrió el cuerpo, mirándola fijamente a los ojos...
mientras la abrazaba... sin poderlo evitar se fueron acercando
lentamente... su mirada bajó a los labios de Candy que cerraba los ojos
en espera de sentir los de él...




                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                       Otra triste despedida
                                Cap. 11



Terry reaccionó... “ella ya no te ama” “no eches a perder la amistad”
pensó
-     Entonces... ¿ya me disculpaste? –dijo alejándose un poco... lo cual
le costó un increíble trabajo
-     Eh? s...sí...-dijo Candy abriendo los ojos tímidamente, sintiéndose
un poco avergonzada por lo sucedido – Te digo que no me hagas caso,
soy una llorona.
-     Candy... yo solo quiero pedirte que seamos amigos, no quisiera
perder el contacto contigo, en unos días me iré a Nueva York a iniciar
los ensayos con la compañía St. Woldenberg y después haré una gira
mundial. Pero podríamos escribirnos... ¿qué te parece la idea?
-     Creo que es la mejor idea que has tenido en la vida Terry!!- dijo
Candy alegremente bromeando
-     ¿Ah sí? ¿¿La mejor idea?? Jajaja muy bien señorita pecas, gracias
por el cumplido
-     ¡Ya te he dicho mil veces que me gustan mis pecas!
-     A mí también me gustan tus pecas- dijo sonriendo
-     Terry, ¿quieres un té o algo? –Dijo cambiando el Tema
-     En realidad ya debo marcharme, pero quisiera verles a ti y a
Albert de nuevo antes de partir hacia Nueva York.
-     Si... está bien, sería lindo reunirnos los tres, como antes, ¿no?
-     Si... ¡muy bien!, pues me marcho... fue un verdadero placer
convivir con usted Señorita Tarzán Pecosa
-     ¡Terry!
-     Extraño mucho ver tus saltos de rama en rama... jajajaja
-     ¡Basta Terry!
-     No... En serio Candy, no te imaginas lo feliz que me siento de
haber tenido la oportunidad de verte de nuevo - Dijo Terry. “Aunque
no me ames como antes” pensó
                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-    Gracias Terry, yo también me siento muy bien con este
encuentro.
-    Yo me pondré en contacto con Albert... me despido... con
permiso Candy
-    Te acompaño a la puerta...
-    Gracias

 Cuando se despedían cordialmente en la entrada de la mansión un
lujoso carro se estacionaba cerca de la entrada... el chofer del vehículo
bajó, rodeó el automóvil y abrió la puerta trasera... un hombre
elegantemente vestido salió de él.

 -      ¡Albert! –dijo Terry – estaba despidiéndome de Candy
-      Que bueno que te alcancé Terry
-      Quería invitarte a reunirte conmigo y con Candy de nuevo antes
de tu partida... digo, si los dos están de acuerdo
-      Precisamente eso le decía a Candy, deseaba verles una vez más
-      Que dices Candy?
-      Si Albert, por mi está perfecto... dijo riendo- recordaremos viejos
tiempos
-      ¿Cuándo partes Terry?
-      Pasado mañana.
-      Bien, entonces la cita será para mañana... que les parece al
atardecer... ¿están los dos de acuerdo? –dijo Albert
-      Por mi no hay inconveniente... tú qué dices Candy
-      Está bien para mí
-      Bueno, entonces que te parece si pasamos por ti a eso de las seis
de la tarde Terry?
-      Bien, a las seis está perfecto

 Terry terminó de despedirse y se marchó
-     Todo bien Candy?
-     Si Albert, gracias, fue una linda visita
-     Recordamos buenos momentos, algunos tristes también claro,

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


pero me siento muy bien, y todo te lo debo a ti mi querido príncipe
-      Bueno, me da gusto que estés tan contenta... pero...
-      Pero ¿qué Albert?
-      Este... lo que pasa es que pensé que Terry te diría algo mas... no
sé, tal vez este era el momento para que él te expresara sus
sentimientos
-      Lo hizo...
-     ¿Si?
-      Si... pero fue muy caballeroso Albert, dijo que él respetaba mis
sentimientos y que lo único que me pedía era mi amistad... y claro, esa
la ha tenido siempre
-      Me alegro que todo haya resultado bien Candy... para mí lo
importante es que tú estés bien... no lo olvides.

 Al día siguiente Candy y Albert fueron al encuentro de Terry,
decidieron ir todos juntos a un café a pasar el rato, la plática fue muy
alegre, rieron recordando viejos momentos de felicidad, y Albert y
Candy le contaron a Terry con lujo de detalles todo lo que les había
ocurrido desde que dejaron Londres... de igual manera Terry les contó
sus experiencias como actor...
-     En realidad lo que yo amo es interpretar... te lo dije una vez
Candy
-     Si
-     Aunque hay una parte de ser actor que no me gusta... y es que
invaden mucho mi privacidad, mi vida está expuesta, y lo peor es que
cuando hablan de mi vida personal en los periódicos o revistas la
mayoría son noticias falsas.
-     Y la parte de las admiradoras Terry... ¿qué te parece? Dijo Albert
bromeando
-     Bueno, esa parte es muy halagadora, aunque llega a cansar - dijo
mirando a Candy que se había puesto muy seria.
-     Bien, es tarde... y según no dijiste partes mañana temprano, no es
así Terry?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


-    Si
-    Te llevaremos de vuelta a tu hotel.
-    Si, gracias –dijo Terry sin poder dejar de mirar a Candy
“Candy... no quiero dejar de mirarte, quiero llevarme tu imagen... tu
mirada, tu sonrisa” pensaba.

 Al llegar al hotel Albert se despidió de Terry...
-      Terry... fue un pacer enorme haberte encontrado
-      Lo mismo digo Albert, eres un verdadero amigo... por favor...
cuida mucho de Candy
-      Lo haré
 Albert se introdujo al vehículo para dar privacidad a Candy mientras
se despedía de Terry.
 -      Adiós Terry
-      Te escribiré...
-      Si
-      Candy....
-      Que tengas un lindo viaje- interrumpió ella tratando de contener
el llanto
-      Gracias
-      Cuida mucho de Susana- dijo Candy girando bruscamente para
entrar dentro del automóvil... Terry la detuvo del brazo... la atrajo
hacia él y la abrazó
-      Te voy a extrañar -dijo mientras la abrazaba respirando el
perfume de Candy
-      Yo también a ti- dijo Candy con un nudo en la garganta
El abrazo se prolongó unos segundos... parecía que ninguno deseaba
que terminara.
-      ¿Responderás a mis cartas? Dijo soltándola lentamente
-      Si -dijo Candy mientras entraba al vehículo sin mirar a Terry
-      No te olvides de mi... fue lo último que pudo decir Terry
mientras el automóvil arrancaba.
En el automóvil Albert no quiso decir nada, dejó a Candy asimilando

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


lo sucedido, “estar{ bien” pensaba “debo dejarla superar todo esto...
así tiene que ser”
El resto del camino hacia su casa estuvieron en silencio.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                     ¡Llévame contigo Albert!
                                Cap. 12

Candy se despertó tarde... cuando bajó al desayunador Albert estaba
por terminar
-     Hola Candy! Buenos días, no quise despertarte, di ordenes de
que te dejaran dormir... ven, el desayuno está listo.
-     Gracias Albert
-     Candy debo salir de viaje hoy mismo
-     ¿De viaje...hoy? ¿Otra vez?
-     Si, lo siento... pero no será un viaje largo.
Candy no pudo evitar demostrar que la noticia no le agradaba.
-     Candy, lo lamento, es un viaje no programado
-     Lo entiendo Albert, no te preocupes
-     Sabes Annie y Archie ya regresaron de su viaje y tienen todo listo
para la boda, la están programando para finales de Enero, quieren
esperar a que pasen las fiestas de fin de año... la pasarán con nosotros
el Lakewood en las fiestas navideñas.
-     ¿De verdad? Dijo Candy muy emocionada
-     Si, además Archie ya se encuentra en Lakewood, Annie regresó
con sus padres... si por ellos fuera ya estarían viviendo juntos, pero
deben esperar jajaja.
-     Si... ya me imagino
-     Candy, quería preguntarte algo.
-     Dime Albert
-     Estaba pensando en ofrecerle a Archie y Annie que vivieran en
Lakewood, yo se que amas esa casa... por eso deseo que tu apruebes
esa idea
-     ¡Claro Albert! Yo estaría feliz, así los vería cuando esté ahí...
¿Pero a mí qué me tienes que preguntar?
-     Esa propiedad es tuya Candy
-     ¿¿Mía???
-     Si, se cuanto amabas a Anthony y lo mucho que aprecias ese

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


lugar, se que nadie mejor que tu para mantenerlo justo como a
Anthony le hubiera gustado. Además Archie y Annie vivirán ahí
temporalmente mientras la construcción de su casa acabe.
-      No sé qué decirte Albert, lo que dices es verdad, yo amo esa casa
por los lindos recuerdos que me traen, pero siento muy raro que me
digas que es mía
-      Pues tendrás que acostumbrarte... de hecho quería proponerte
que fueras ahí mientras algo de viaje, te digo que no será mucho
tiempo, además estarías con Archie y verías muy seguido a Annie.
Después yo me reuniría ahí con ustedes.
-      Bien, creo que es una estupenda idea.
-      Lo único malo es que Los legan ya se encuentran por ahí
-      Bueno... ya estoy acostumbrada a lidiar con ellos
-      Si, además no creo que se atrevan a meterse contigo ahora jajaja
-      Y si lo hacen no me importa Albert, quiero que estés tranquilo...
por cierto, y ahora a que se debe que tengas que irte tan
precipitadamente.
-      Bueno, George se quedó a cuidar de unos negocios que tengo en
Boston, se supone no habría ningún problema pero surgió un
imprevisto y debo ir personalmente
-      George te ayuda mucho... ¿no es así?
-      George es como mi segundo padre Candy
-      ¿En serio?
-      Si él ha cuidado de mí siempre, desde que me tuvieron que
separar de la familia a causa de mi corta edad.
-      ¿George es parte de la familia?
-      Algo así, ¿sabes? El era un chico de la calle, un día un niño
intento robar la cartera de mi padre pero pudieron detenerlo... mi
padre sintió mucha lástima del joven y decidió hacerse cargo de él, se
volvió su tutor, lo metió a estudiar y así George se volvió como un hijo
para él. Luego al crecer se volvió el brazo derecho de mi padre aun
siendo muy joven, por eso al morir mis padres George se hizo cargo de
mí, él es un buen hombre, una excelente persona, alguien en quien

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


puedo confiar totalmente. Acabo de recibir un telegrama urgente,
necesitan que yo vaya a firmar unos documentos y a dejar todo en
orden... por eso debo partir.
-     Entiendo Albert, siento mucho ser un problema a veces, no debí
ponerte mala cara cuando dijiste que debes viajar
-     No te preocupes Candy jajaja... ¿sabes? Me recuerdas muchísimo
a mi hermana Rosemary... ella siempre se enojaba cuando mi padre
debía viajar.
-     ¿En serio?
-     Si... – Albert se quedó pensativo
-     Albert, antes de ir a Lakewood a reunirme con Archie quisiera
pasar unos días en el Hogar de Pony... ¿te parece?
-     Por supuesto Candy, me parece buena idea, de paso te pido el
favor de que compres juguetes y ropa para los niños como regalo de
navidad de nuestra parte
-     ¡¡¡De verdad!!! ¡¡¡Muchas gracias Albert!!! ¡¡¡Eres maravilloso!!!
-     Jajaja no me alabes tanto que me lo voy a creer.
-     Es la verdad
-     Bueno… Candy, debo irme, mi tren parte en una hora
-     ¡Te acompaño!
-     No es necesario Candy, prepara tus cosas que tu viaje es cansado.
-     Pero...
-     Pero nada, no te preocupes por mí, nos veremos pronto... te
escribiré
-     Está bien Albert... ¡¡¡y gracias por tanta felicidad!!!

 Albert partió y más tarde Candy estaba lista para salir de viaje de
nuevo... el carruaje la esperaba... iba con el corazón lleno de emociones,
no podía dejar de pensar en Terry y su encuentro... pero también la
palabra Albert revoloteaba en su cabeza.
“Albert... hoy te fuiste y ya te extraño” “recuerdo mucho la época en la
que Albert y yo vivimos juntos... qué triste me sentí cuando él se fue...
la ruptura con Terry era muy reciente... necesitaba tanto a Albert”

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


“¿que estar{ haciendo ahora? Debe estar en pleno viaje... pobre, tiene
muchas responsabilidades” “...y Terry... ya debe estar camino a Nueva
York, ahora reconozco que no lo he podido olvidar... cuando estuve
con él no quería separarme... pero ya acepté que él no es para mi... su
lugar est{ con Susana...”
Y así pensando las horas pasaban mientras se dirigían a su destino... El
Hogar de Pony.

 Después de un muy largo y muy cansado viaje Candy llegaba al
Hogar de Pony.
-    Ya llegamos señorita
-    ¡Qué bien! –Candy saltó del carruaje y se echo a correr
-    ¡Señorita Pony! ¡Hermana María!
-    Señorita Pony... es Candy!!
-    ¿Candy?
-    ¡Sí! Candy ¡que sorpresa!
-    ¿Qué haces aquí?
-    Vine a traerles unos obsequios para los niños del hogar...
juguetes y ropa para navidad!
-    Gracias Candy, no te hubieras molestado
-    ¿Y los niños? –preguntó Candy, extrañada de que no los veía por
ahí
-    Tom se los llevó al rancho “Steve” el fin de semana...
-    Oh! Eso significa que no los veré... mañana pensaba irme...
bueno, mejor... así no verán sus regalos y serán sorpresa, no les digan
que estuve aquí
-    Mañana te vas Candy? ¿Tan pronto? –Preguntó la Hermana
María
-    Si, debo reunirme con Archie y Annie mañana, me quedaré esta
noche y partiré por la mañana... ¿habrá una cama para Frank el
cochero?
-    Por supuesto Candy... y más ahora que no están los niños
-    Frank... ¿puede bajar el equipaje?

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


-    Por supuesto señorita Candy
-    Gracias
-    Ah! Lo olvidaba señorita... el señor William me dejó esto para
usted –Candy miró el sobre que Frank le entregaba
-    ¡¡¡Una carta!!!
-     Sí, me dejó instrucciones detalladas de entregársela al llegar aquí
-    ¡Gracias Frank! ¡La leeré ahora mismo!

 Candy se echó a correr hacia la colina para leer la carta como ya era su
costumbre.
-    ¿Se da cuenta hermana María?
-    que señorita Pony?
-    Candy ya no es aquella niñita que corría hacia nuestros brazos
después de un tiempo de no vernos, ha crecido más
-    Si, es verdad...

 Candy estaba impaciente por leer la carta que Albert le había dejado
con Frank “Que extraño... ¿qué dir{ esta carta? “ Pensaba mientras la
abría... inmediatamente se dispuso a leerla

 Querida Candy:
En estos momentos debes estar llegando al Hogar de Pony, ya puedo verte bajo
“el padre árbol” leyendo con tu carita de curiosidad esta carta.
Pero no te preocupes pequeña, no hay un motivo especial por el que te estoy
escribiendo... solo es el gusto de hacerlo.
En estos momentos debo estar camino a Boston... la verdad es que a veces me
siento abrumado con tanto trabajo, desde que se hizo mi presentación oficial
como Jefe de la familia Andrew no he tenido descanso... mis momentos de paz
son los que paso contigo... ya quiero estar de regreso a Lakewood y
encontrarnos de nuevo... al menos esta separación será corta.
Candy... estos días junto a ti me he sentido muy feliz, como cuando vivimos
juntos cuando perdí la memoria... cada vez te siento más cerca de mi... gracias.
La plática que tuvimos hoy acerca de George y mi hermana me hizo recordar
muchas cosas del pasado... incluso cuando te vi por primera vez... en aquel

                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


tiempo yo me sentía muy triste también pues había perdido a un ser
maravilloso... Rosemary.
Cuídate Candy... regresaré lo más pronto posible, te llevaré un regalo de
navidad.

William Albert Andrew


Candy se sintió muy conmovida con la carta de Albert... leyó la carta
tres veces más antes de regresar con la Señorita Pony y la hermana
María. “Le responderé hoy mismo antes de dormir” pensó mientras se
dirigía hacia el hogar.
-      Candy tus cosas están en tu cama
-      Gracias hermana... y discúlpenme por salir corriendo para leer la
carta, es que, qué tal si era alguna emergencia
-      No te preocupes Candy... será mejor que te vayas a descansar,
tuviste un viaje muy largo y mañana tendrás otro... ¿estás segura que
te vas tan pronto?
-      Si...
-      Muy bien Candy... ve a descansar... pero directo a dormir que te
hace falta.
-      Si Señorita Pony... solamente me daré un baño y escribiré una
carta a Albert...
-      Bien, pero no te desveles

Candy se encontraba fresca y recién bañada, lista para escribirle a
Albert... se sentía muy agradecida con ese hombre que se desvivía por
hacerla feliz.

 Querido William Albert Andrew.
Leí tu carta una y otra vez. No es fácil estar solo y ser independiente. Ahora
comprendo eso, y me alegro de sentirte más cerca de mí., me alegro incluso de
saber más acerca de George y la madre de Anthony. Es maravilloso
familiarizarse con la gente de mi vida. Muchos años ya pasaron desde que nos

                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


conocimos en el Hogar de Pony, desde aquella vez ha habido muchas tristes
despedidas. Pero ahora sé que hay un mañana.
Llevo la insignia Andrew siempre en el corazón... cuando te vayas de nuevo de
viaje por favor, ¡llévame contigo a donde sea! y si dices que no de todas
maneras iré.
Oh Albert, ¡es maravilloso vivir! ¡Wow! No podré dormir esta noche, estoy
muy emocionada pensando en los días venideros, cuando toquen a la puerta...
y entonces quizás seas tú, Albert... estoy tan agradecida a mis padres, porque
si no me hubieran abandonado en el Hogar de Pony no hubiera conocido a
Albert.
Oh, La hermana María dice que no me duerma tan tarde, aún me trata como si
fuera una niña. .. Bueno, hoy tendré un sueño maravilloso.

Buenas noches Albert.
Con amor

Candice White Andrew.




                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                       De vuelta a Lakewood
                                Cap. 13

Candy se dirigía hacia Lakewood, se encontraba muy cansada pero
feliz de ver a Archie y a Annie... aunque por momentos le entraba la
nostalgia al pensar en Stear y en Anthony.
-      Llegamos señorita –dijo el cochero al atravesar el portal de las
rosas
-      ¡Este lugar no ha cambiado! ¡Pareciera que voy a ver a Anthony
en el portal cuidando de las rosas!
El carruaje llegó hasta la entrada principal donde el mayordomo le dio
la bienvenida
-      Buenas tardas Señorita Andrew... en seguida le avisaremos al
Señor Archie que Ud. Ya se encuentra aquí
-      Muchas gracias...
-      Candy! Hola Candy... ¡¡ ¿cómo estás??!!
-      Archie! -Dijo Candy corriendo hacia él- Que gusto verte Archie!!!
¿Cómo estás? ¿Annie está aquí? –Dándose un abrazo
-      Está con sus padres, mañana vendrá para verte
-      Estás solo entonces
-      ¡Ya no! Ya estás aquí, además mañana también vendrá la Tía
abuela.
-      ¿La tía abuela?
-      Si, estuvo en un retiro descansando, pero está decidida a venir un
tiempo... la verdad Candy ya no se le ve tan fuerte como antes, desde
que murió Anthony fue enfermando, y después de la muerte de Stear
se puso peor.
-      Pobre
-      Ven Candy. Es hora de cenar, así platicamos un rato y luego hay
que descansar... mañana habrá una fiesta de bienvenida para ti y la Tía
-      ¿Una fiesta?
-      Si, lo malo es que vendrán los Legan... no pude evitarlo, después
de todo son parte de la familia

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-     No te preocupes Archie, no me afecta verlos
-     Además ahora más que nunca deben respetarte...
-     Lástima que no estará Albert aquí
-     Sí, bueno... estoy seguro que le hubiera encantado, pero ahora
tiene muchas responsabilidades
-     Si...

Candy y Archie cenaron juntos y después se dieron las buenas
noches... el día siguiente sería un día muy agitado.
Al acostarse Candy en su cama comenzó a recordar a Anthony y a
Stear... “como los extraño... ¿porque ser{ tan injusta la vida a veces?”
Candy lloró en silencio y también rió recordando los bellos momentos
con Anthony y las alegres ocurrencias de Stear... así estuvo, pensando
largo rato... hasta que el cansancio terminó por vencerla.

 La tía abuela Elroy se presentó muy temprano, Candy aun se
encontraba en su habitación.
Saludó a Archie amorosamente y preguntó por Candy

-     Está en su habitación
-    ¿Aun no se levanta? ¡Esa niña no cambia!
-     Es que llegó muy cansada del viaje tía, pero ahora la hago
llamar...
-     ¡No! Déjala, iré a descansar, la veré en la tarde
-     Como digas tía

 Después Archie le contó lo sucedido a Candy
-    era de esperarse Archie, la tía nunca me ha querido mucho que
digamos
-    no digas eso Candy
-    es la verdad, pero no importa, no me molesta -dijo riendo

Annie llegó casi hasta el atardecer, se había convertido en una mujer
muy refinada, irradiaba felicidad por su boda que se aproximaba.

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-      Annie!
-      Candy!! ¿Cómo estás?
-      Muy bien Annie a ti ni te pregunto, se que estás feliz- dijo Candy
mientras se abrazaban
-      Si, muy feliz
-      Pensé que vendías más temprano, ahora la gente comenzará a
llegar y ya casi no podremos platicar
-      No importa Candy, me quedaré hoy aquí contigo, platicaremos
mañana con calma
-      Que bien!
-      Señoritas, debemos pasar al recibidor, la gente comenzará a
llegar
-      Y la tía abuela -preguntó Annie
-      Es verdad... me había olvidado de ella –dijo Candy divertida
-      ¡Aquí estoy!
-      ¡Tía Abuela! Dijeron los tres al unísono
-      Ya sé que no te acuerdas de mí Candy, pero al menos debiste
hacer el esfuerzo por levantarte temprano para recibirme
-      Lo siento tía... es que no debía que llegaría tan temprano
-      ¡Vayamos al recibidor! –dijo la tía Elroy secamente

 La gente comenzó a llegar, Candy se comportaba como una dama
hecha y derecha, sabía tratar a la gente con toda propiedad, incluso la
tía Elroy se sintió satisfecha con su desempeño
Candy seguía dando la bienvenida a los invitados cuando una figura
masculina conocida se le acercó
-      Hola Candy!
-      Neal!
-      Que, ¿no te da gusto verme?
-      La verdad Neal me da igual
-      No importa, soy tu invitado y deberás darme el trato adecuado
-      En eso tienes razón, ven sígueme –Candy lo llevó hacia la tía
Elroy

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


-    Tía... Neal se moría por saludarla... con permiso, los dejo solos-
Candy se alejó divertida... reía cuando casi choca con una chica que la
miraba fríamente
-    ¡Elisa!
-    ¡Quítate de mi camino! –Dijo Elisa agresivamente
-    Esta bien, pasa, no tienes que armar un alboroto
-    Candy! Que seas “miembro” de la familia no me obliga a tratarte
como mi igual, todos aquí saben lo que eres... una sirvienta
-    Con permiso Elisa
Archie que había escuchado las hirientes palabras de Elisa se acercó a
Candy y le dijo que no hiciera caso
-    ya sabes, Elisa no cambia, es una amargada
-    no te preocupes Archie, no me afectan sus palabras
-    ven Candy, tu y yo como anfitriones debemos abrir el baile
-    pero... es que... y Annie
-    es el protocolo Candy, Annie lo sabe
-    está bien

 La música comenzó y Archie llevó a Candy al centro del gran salón en
donde comenzaron a bailar, Candy y Archie reían mientras recordaban
años atrás el día en que ella había bailado con los tres: Anthony, Stear y
Archie.
Elisa se acercó a Annie con una sonrisa maliciosa y le dijo:
-     mírala Annie, que cínica es, mira como coquetea con Archie
delante de todos... y lo que es peor... delante de ti
-     no coquetea Elisa... ellos son solo amigos
-     ¿y eso qué? Tu bien sabes que Archie siempre estuvo enamorado
de ella
-     Eso fue hace mucho... dijo Annie con un hilo de voz
-     Pues viéndolos pareciera que fue ayer... ¿no te parece? Yo que tú
tendría más cuidado con esa huérfana, mira que vive con William
como si fueran, según ellos, padre e hija... la muy descarada.



                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Archie y Candy se dieron cuenta de que Elisa molestaba a Annie,
cuando Neal se acercó:
-     Me permites Archie?
-     Está bien Archie... ve con Annie- dijo Candy
Neal comenzó a bailar con Candy
-     vaya, pensé que me rechazarías
-     con tanta gente observando no puedo hacerlo Neal, pero créeme
que ganas no me faltan
-     vine a salvarte Candy, la gente murmura de tu “relación” con
Archie... y también con el tío William
-     Cállate Neal! No digas tonterías
-     Vamos Candy, ya te enredaste con todos los chicos de la familia...
solo falto yo...
-     Ni lo sueñes Neal! Primero muerta que tener algo que ver
contigo
-     ¿Qué? ¿Acaso sigues pensando en el actorcillo? Ya acéptalo,
prefirió a la inválida que a ti, no vales nada para él
-     Basta Neal!

Un joven se acerca a la pareja...
-    ¿Me permite?
-     Si –respondió Candy sin fijarse quien era el joven con tal de
quitarse a Neal de encima
-     Hola Candy –dijo el joven mientras bailaban
-     Eh?
-     ¿No me recuerdas?
-     eeh no... ¿Te conozco?
-     Mírame bien
Candy observó unos segundos el rostro del joven... y al reconocerlo
una enorme sonrisa se dibujó en su rostro
-     ¡¡Michael!!
-     ¡Si me reconociste!
-     Pero... ¿cómo estás? Lo último que supe de ti es que regresaste al

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


frente como médico militar
-     Si... ahora ya soy cirujano titulado
-     ¡¡Felicidades Michael!! No sabes qué alegría me da verte
-     A mí también verte a ti Candy, aunque en realidad solo nos
vimos una vez siempre te recordé
-     Yo también a ti... me causaste una muy buena impresión
-     Me atreví a acercarme porque me pareció que Neal te molestaba
-     Si... ¿qué raro no?
-     Si... mucho jajaja
-     Supiste lo de Stear?
-     Si... lo siento... la verdad es que la guerra es algo terrible
-     Si, fue muy triste perder a Stear... ¡pero me alegro de que estés
aquí!
-     Igual a mi encontrarte Candy
-     Contigo aquí ya no seré blanco fácil para Elisa y Neal
-     Me alegra ayudarte...

 La fiesta finalizó sin mayor problema, Candy se divirtió mucho en
compañía de Archie, Annie y Michael.
Lo días transcurrieron en Lakewood con una tranquilidad que ni
Candy imaginó, Elisa y Neil estuvieron al margen de ella, Archie fue
su compañía la mayor parte del tiempo, pues la tía Abuela se la pasaba
la mayor parte del tiempo con los Legan... y Annie se debía quedar con
sus padres a preparar los últimos detalles de su boda... y Candy...
Candy extrañaba la compañía de su querido Albert.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                 Todo Por Tu Amor
                                    Por Paty AD


                               Carta de Terry
                                    Cap. 14



 Una mañana tocan a la puerta de Candy
-     Señorita Candy
-     Si Dorothy dime
-     Le ha llegado esta Carta...
-     ¡Debe ser de Albert! Muchas gracias Dorothy
Candy miró el remitente de la carta... pero se llevó una sorpresa... la
carta era de Terry.
Presurosa abrió el sobre y leyó atentamente:


A la que está en mi corazón:

Candy, te he escrito ya varias cartas pero desgraciadamente mis ensayos no me
dejan salir ni a la esquina, esta carta la escribí dos veces para poder enviarla a
dos diferentes lugares, el primero: la casa en Chicago donde te vi la última vez,
y a Lakewood, la dirección que me diste antes de despedirnos.
Como quiera que sea esto asegurará que en algún momento leas esta carta...
además así podrás coleccionarlas jajaja.
Sabes Candy, fue muy difícil para mí dejarte ir la última vez,... bueno, en
realidad todas las veces que nos hemos separado han sido así... difíciles y
dolorosas. Sin embargo esta vez hubo algo diferente, algo que me da felicidad...
el que de alguna manera podremos comunicarnos por este medio, cuando nos
separamos en el colegio San Pablo ni siquiera pudimos despedirnos, y después
aquí en Nueva York, después de la tragedia de Susana... esa fue la peor de las
separaciones... fue cuando definitivamente te perdí.
Pero no hablemos de cosas tristes... ¿sabes? El otro día recordaba una carta
que te escribí cuando aún éramos novios, te dije en broma que no me gustaba
que vivieras con Albert, ¿recuerdas? Cuando perdió la memoria. En aquel
entonces en verdad me alegraba que estuvieras a su lado, pues aunque sé que
                                                    Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


pasabas momentos difíciles eras lo mejor que le pudo suceder en ese entonces a
nuestro amigo. Que diferente es ahora... ya no tengo derecho a reclamarte que
vivas con Albert... cuando ahora si siento muchos celos de él...
Pero no me lo tomes a mal... tu sabes cuánto aprecio a Albert... es un gran
amigo... simplemente envidio que él esté tan cerca de ti señorita pecas.
Cambiando de tema, la nueva compañía con la que trabajo es muy profesional,
pero por lo mismo exige mucha dedicación, prácticamente no me queda tiempo
para nada, la nueva obra en la que participare es una vez mas de Shakespeare,
se llama “Otelo” la conoces? Es muy interesante... el estreno será muy pronto
aquí en Nueva York y de ahí haremos una gira por América y Europa, el caso
es que con tanto ensayo al final del día termino rendido después de tanto
ensayo... pero eso no impide que antes de dormir piense en Candy.
Bueno Tarzán pecosa espero tener noticias tuyas pronto... recibir una carta
tuya sería mi mayor alegría.

Mándale mis saludos a Albert por favor.

Por siempre tuyo

Terry
PD. Piensa un poco en mí


Candy sentía los latidos de su corazón tan fuertemente, que pensaba
que se le saldría en cualquier momento... leyó la carta de Terry hasta
casi memorizarla... “El todavía piensa en mí” “que injusta ha sido la
vida para nosotros... separarnos de esa manera” “sin embargo él est{
tan solo... yo tengo a Albert... y a la familia y mis amigos” “Terry... no
imaginas cuanto evito pensar en ti...”
Y era verdad, Candy pensaba constantemente en Terry, aunque estar
con Albert la hacía sentir muy feliz eso no significaba que Terry estaba
olvidado. Candy estaba decidida a no sufrir mas... debía concentrarse
en sus amigos, el hogar de Pony.... y Albert.


                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                 Todo Por Tu Amor
                                    Por Paty AD


Esa noche Candy no pudo evitar pensar en Terry, recordar los
momentos que vivieron juntos, sus bromas y juegos... el colegio de
verano...
“Que días aquellos” pensaba- “recuerdo que junto a Terry todo era
maravilloso, me sentía tan feliz, aunque siempre estaba molestándome
simplemente era su manera de jugar, reíamos tanto... oh Terry, mi
Terry... que felices hubiéramos sido juntos.” “Gracias a ti superé el
miedo a los caballos... y tú me diste mi primer beso... y el único hasta
ahora por cierto jijiji” “Ahora lo sé Terry, no importa lo que pase...
siempre te amaré, tal vez algún día me enamore de alguien, me case y
tenga mi propia familia... pero tu vivir{s por siempre en mi corazón”


Muy temprano al día siguiente Candy se dispuso a escribir su
respuesta a Terry:



Querido Terry

 No imaginas la alegría que me causo recibir tu Carta, definitivamente el
escribirnos ha sido la mejor idea que se te ha ocurrido.
Te felicito por tu éxito con la nueva compañía para la que trabajas... sé que
actuar es tu vida, para eso naciste Terry... eres un gran actor, lo he visto con
mis propios ojos más de una vez, estoy tan orgullosa de ti...
Yo por mi parte estaré un tiempo en Lakewood, aunque a decir verdad no se
cuanto, Archie y Annie se casarán muy pronto en Enero, me pidieron que sea
la dama de Honor... Albert será el padrino... no imaginas lo feliz que está
Annie! Su vestido es realmente hermoso, el otro día la acompañé a la prueba...
será una novia preciosa.
Después de la boda es probable que salga de viaje, aunque aún no es seguro, no
lo he hablado bien con Albert, él se encuentra de nuevo fuera por situaciones
de negocios, dijo que no tardaría, pero ya casi pasara un mes desde que se fue...
aunque no debe tardar, prometió estar aquí para las fiestas navideñas.

                                                    Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


Terry, si llega el fin de año y no nos hemos escrito de nuevo recuerda que
estaré recordándote, al igual que Albert, no imagino lo que harás esos días,
pero recuerda que siempre tendrás mi amistad.
Siempre te recordaré como alguien muy especial... siempre

Candy



Candy tenía tantas cosas que decirle a Terry... pero no lo haría, ¿qué
caso tendría? La decisión ya estaba tomada... no sufriría mas. El lugar
de Terry estaba con Susana.




                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


                         Albert regresa a casa
                                  Cap. 15

Candy se había dedicado a decorar la gran mansión preparándola para
las fiestas navideñas, había pedido que pusieran un gran árbol en el
centro del salón el cual se veía espectacular... los jardines los decoró
con flores de noche buena dándoles un toque muy elegante.
Pero comenzaba a sentirse abandonada por Albert, “ya se ha tardado”
mucho se decía, “Y no he recibido noticias de él”
Esa tarde Annie se encontraba con Annie que la visitaba, hacía tiempo
que no pasaban tiempo juntas y se encontraban muy contentas
bromeando acerca de Annie y su próxima nueva vida de casada.
- Annie, te casarás con un muy buen chico eh?
- Deberás tratarlo bien
- Si Candy, lo haré
Candy le comentó a Annie que ya sentía que Albert había tardado más
de la cuenta en el viaje
- Se supone que no tardaría... y solo me escribió una vez, ya debería
tener noticias de él
- No te preocupes Candy, estoy segura que pronto se pondrá en
contacto
- Eso espero Annie, porque no me gusta no saber de él
Unos minutos después el ruido de un motor de automóvil se
escuchaba en la puerta principal
- quien habrá venido
- ¿será Archie? Me dijo que vendría un poco más tarde... esperas a
alguien Candy?
- no, vayamos a ver...
- Hola Candy! Hola Annie!
- ¡Albert! - Candy corrió a darle un abrazo...¡¡Albert!! ¡¡¡Ya estás aquí!!!
Tras él entraba Archie
- Albert, ¿porque no me has escrito? No sabía nada de ti y comenzaba a
preocuparme

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Pero... Mandé un telegrama...
- ¡Ah sí! Disculpa Candy, que pena, yo lo recibí y olvidé por completo
decirte
- Archie! Debiste decirme
- Lo siento, tengo muchas cosas en la cabeza, discúlpame también
Albert
- Bueno ya no importa, ya estoy aquí ¿no? Además Candy... te traje
muchas sorpresas
El mayor domo y los sirvientes entraban con muchos grandes paquetes
- llévenlos a la habitación de Candy
- pero... ¿qué es todo eso?
- Son tus regalos
-¿Mis regalos?
- Si, de navidad
- ¡Albert! Pero es demasiado
- ¿Porqué no vas a verlos Candy?, yo tengo que revisar algunas cosas
con Archie en la biblioteca... ya sabes, asuntos de negocios
- Bien... me acompañas Annie?
- Si
Candy y Annie no podían creer la cantidad de cosas que Albert le
había traído, habían montones de ropa, bellos vestidos, sombreros,
zapatos, cintas... todo esto en muchos diferentes colores y variedades.
- Candy, pero que consentida te tiene Albert
- Esto es una exageración, no te parece Annie?
- A mi me parece un gesto muy lindo
Después de revisar lo que Albert había llevado se dirigieron a donde
ellos se encontraban
- Bueno Albert, Archie... basta de trabajo... vengan, ya casi es hora de
cenar
- Si, ya vamos...
- Albert por favor, acabas de llegar, me muero de ganas de platicar
contigo
- Nosotros no podemos quedarnos Candy, debo llevar a Annie y ya se

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


hace tarde
- Que lastima
- No importa Candy, ya tendremos más tiempo para platicar
- Tienes razón Annie, váyanse con mucho cuidado
- Si, hasta pronto- dijo Archie

Después de despedir a Archie y a Annie Candy y Albert se dispusieron
a cenar
- Albert, no sé qué decir de todo lo que me trajiste...
- ¿Por qué?
- Es que es demasiado...
- Nunca es demasiado para una dama
- Pero ¿cuándo compraste todo eso?
- Cada vez que salía y veía algo que me gustaba lo compraba, cuando
me di cuenta ya era todo eso jajaja
- ¿Y yo, que podré regalarte?
- Nada Candy, me basta con tu felicidad... pero dime, que ha sucedido
en estos días
Candy puso a Albert al día con los sucesos pasados, le platicó de la
fiesta de bienvenida y también que la tía casi siempre se quedaba con
los Legan
- Es que no me quiere
- No es eso Candy... solo que no te entiende
- Pues yo no la entiendo a ella... pero eso ya no me molesta...
- Eso es lo principal... por cierto Candy, no te he felicitado por la
maravillosa decoración de la casa, la has dejado muy hermosa
- No es nada, yo solo dirigí a los empleados
- Pues hiciste un excelente trabajo, con muy buen gusto... Candy, te
pido disculpas por no haberte escrito más seguido, pero en realidad
estuve muy ocupado, por eso tuve que mandar un telegrama, pero
trataré de que eso no vuelva a ocurrir...
- El otro día me llegó una carta que pensé que era tuya- dijo por fin
Candy

                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Si? ¿Y de quién era?
- De Terry, me dio mucho gusto saber de él... tiene mucho trabajo
¿sabes? Y hará una gira muy pronto por América y Europa... le está
yendo de maravilla, en estos días estaba por estrenar la nueva obra con
la compañía con la que ahora trabaja, “Otelo” se llama, ¿la conoces? Yo
no la he leído... tengo mucha curiosidad, debe ser muy interesante ¿no
crees?
Albert observaba a Candy hablando y hablando de Terry... “le brilla la
mirada cuando habla de él” pensaba
- por cierto Albert, te manda saludos en su carta, te tiene mucho cariño,
te considera un gran amigo
- si, dale mis saludos cuando le respondas
- Oh Albert... ya le respondí... y lo siento... olvidé devolverle tus
saludos..., pero lo haré la próxima vez, te lo prometo, seguramente
escribirá de nuevo
- Bien, no hay problema- “no debo decirle nada... necesita tiempo aun”
pensaba
- Candy, creo que ya es hora de dormir, a decir verdad me siento
agotado por el viaje, platicaremos mañana, te parece? Además tenemos
mucho que hacer en estos días. Pronto será noche buena y he pensado
en que la pasemos aquí nosotros solos en compañía de nuestros amigos
más cercanos... la fiesta de navidad será en la casa de los Legan, y
desgraciadamente ese es un compromiso que no podemos eludir, y por
último la gran celebración de año nuevo será aquí Candy, nos
corresponderá ser anfitriones.
- De verdad que son muchos festejos
- Si Candy, y desde mañana me acompañarás a hacer las últimas
compras de la época, así que mejor vayamos a descansar.

Candy y Albert se despidieron y se dirigieron cada uno a su
habitación... es noche Candy soñó con la reunión que tuvo con Terry y
Albert la última vez.



                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


                    Noche Buena en Lakewood
                                 Cap. 16

Llegó la cena de Noche Buena, Candy estaba a punto de salir de su
recamara, se encontraba realmente bella con el vestido rojo que Eligió
para esa noche.
Por uno de los largos pasillos que llevaban a la gran escalera se
encontró con Albert, se veía tan guapo con el traje de gala que vestía
que Candy de inmediato le dijo:
- Oh Albert! ¡Qué buen mozo!
- Gracias Candy! Tú te ves bellísima, te has convertido en toda una
mujer
- Me apenas Albert –dijo Candy en tono tímido
- Ven –dijo Albert ofreciéndole el brazo para bajar juntos las escaleras.
Archie les esperaba en el comedor principal de la gran mansión, al ver
entrar a Candy y a Albert lanzó un chiflido de admiración
- fiiiuu ¡que elegantes!
- Candy te ves hermosa, dijo dándole un beso en la mejilla
- Gracias Archie, tu también estás muy bien
- Es la última moda... ya sabes- contestó orgulloso
- ¿Y Annie?
- Aun no llega, estará un rato con sus padres, pero ya no debe tardar
- Señores... las visitas comienzan a arribar- dijo el mayor domo
- Vayamos a recibirlos- dijo Albert
- ¡Buenas noches!- se escucho una voz muy familiar para Candy
- ¡Paty!
- Candy!!
- ¡Que gusto verte Paty! ¿Vienes sola?
- Si, bueno, me trajo el chofer, mis padres se encuentran de viaje se
llevaron a la abuela, yo preferí quedarme.
Apenas terminaban de saludarse cuando Annie llegó, fue directo a
Archie y se dieron un beso al saludarse...
- Hola Archie...

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- Annie, te ves muy linda
- Gracias... Albert., Candy, Paty que gusto verles, gracias por la
invitación
- Annie, tu siempre tan propia... estamos en confianza aquí no habrán
protocolos
- Es verdad- dijo Albert, porque no pasamos al comedor
- ¿Vendrá alguien más? Preguntó Candy
- Posiblemente, pero antes de decirles mejor esperemos
Albert no había acabado de decir esta última frase cuando el
mayordomo les anunció de la llegada de otro invitado
- ¡¡Michael!! Exclamó Candy
- Hola Candy, buenas noches... Albert... hola a todos
- Michael... recuerdas a Paty? –dijo Albert
- Si claro, la conocí en la fiesta de bienvenida de Candy y la tía Elroy...
que tal Paty, como te encuentras
- Bien –respondió tímidamente
- Ya se cual fue tu plan- susurro Candy a Albert – estas tratando de
empatarlos, no es así
- Bueno, no quería que Paty se sintiera sola... al menos así se distraerá
mas
Candy no pudo evitar sentir una gran tristeza... la imagen de Stear y
Anthony le vinieron de inmediato a la memoria... y Rosemary... la
hermana de Albert –“pobre Albert” “a perdido a muchos de sus seres
queridos” pensaba
- Candy, no te pongas triste... estos son momentos para estar felices
- Si, tienes razón
La noche continúo muy agradable, entre platicas y risas, recordando
viejas anécdotas y hablando del futuro hasta que Michael mencionó
algo que causo un silencio casi sepulcral

-¿Alguien ha visto la nueva obra del grupo St. Woldenberg “Otelo”?
está excelente, fui al estreno pues me encontraba en Nueva York por



                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


esos días... El actor principal Terruce Graham está magistral... actúa
impresionante.

Todos miraron a Candy repentinamente, la cual tenía una mirada de
profunda tristeza... fue ella quien rompió el silencio
- No, no hemos tenido el placer de ver la nueva obra de Terry
- ¿Sabes Michael? Candy y Terry fueron novios- dijo Albert
- ¿De verdad? Quien lo hubiera creído, no tenía idea...
- Si, pero eso fue hace mucho- dijo Candy... ¿qué tal si comemos el
postre? –Agregó intempestivamente cambiando el tono de voz
- Me parece una excelente idea –respondió Paty
Pasada la media noche Annie anunció su retirada
- Pero Annie ¿no te quedarás? –preguntó Candy
- Es que no les avisé a mis padres
- Ya saben que tenemos habitaciones para todos- dijo Albert
- No se preocupen, yo la acompañaré –respondió Archie
Archie y Annie se despidieron, los demás decidieron seguir
disfrutando de la velada... más tarde Candy y Albert observaron que
Paty se encontraba muy contenta con la compañía de Michael y
decidieron dejarlos solos un momento
- Candy- dijo Albert- podrías acompañarme un rato afuera, quisiera
hablarte un momento
- Esta bien Albert, Michael, Paty, nos permiten unos minutos?
- Por supuesto –respondió Michael poniéndose de pie
- Con permiso... no nos tardamos – agregó Albert dándoles un Guiño
Ya en los jardines
- ¡Qué bello se ven los jardines con la decoración!- dijo Candy –y que
buena idea la tuya en dejarlos solos un momento Albert
- Si... harían linda pareja... aunque a decir verdad Candy, también
deseaba estar a solas un momento contigo
- ¿A solas?
- Candy, tengo un presente para ti
- Oh Albert! Pero si ya me has regalado suficiente...

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Pero esto es algo especial... –dijo sacando algo del bolsillo de su
elegante Traje. Era un estuche plateado con bellas incrustaciones de
rubíes
- ¿Y esto?... –dijo Candy
- Candy... era de mi hermana, fue un regalo que mi padre le hizo, al
morir Rosemary lo he guardado como un tesoro... ábrelo... ahora es
tuyo.
Candy abrió nerviosamente la tapa del estuche que ya en sí era una
verdadera reliquia, y al abrirlo se encontró con un hermoso broche que
colgaba de una fina cadena de oro, el broche no era diferente al que
Candy había atesorado desde los seis años al encontrarse por primera
vez con Albert, su príncipe, salvo que este era de un tamaño menor y
con diamantes alrededor, y rubíes incrustados formando la “A” de
“Andrew”, perfecto para llevar en el cuello y adornarlo de una manera
exquisita, Candy se quedó sin palabras
- Albert... esto es... es hermoso...
- No tan hermosa como tú
Candy levantó el rostro y se encontró con la mirada dulce y llena de
amor con la que Albert la observaba, sostuvo la mirada unos segundos
y le ofreció una tímida sonrisa, Albert tomó la fina cadena del estuche
para ponérsela a Candy alrededor del cuello, al girar ella de nuevo
frente a él, la observó por unos segundos, admirando su belleza...
- Te queda perfecto... está hecho para alguien como tú
- Albert –dijo Candy tocando el broche que traía adornándole en el
cuello - ...gracias, es precioso... me encanta... desde ahora será más que
un tesoro para mi...
Albert no podía dejar de mirar a Candy, poco a poco comenzó a sentir
un cosquilleo que le recorría el cuerpo,...ella lo miró de nuevo a los ojos
y sus miradas se cruzaron por varios segundos... en silencio. Albert
tomó de la cintura a Candy y la atrajo hacia si suavemente, ella no se
resistió... sus rostros se encontraban a pocos centímetros de distancia,
recorrió lentamente con su mirada el rostro de Candy hasta detenerse
en sus labios... sentía una lucha interna... quería besarla, moría por

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


hacerlo, sentía que el cosquilleo se tornaba en un dulce dolor que le
recorría por los brazos y las piernas... pero... ¿sería el momento
adecuado?
- Te amo – dijo finalmente con voz ronca abrazándola tiernamente
- Albert... mi príncipe – dijo Candy sintiéndose plenamente feliz
Sin embargo Candy no sabía qué era lo que sentía en realidad por él...
¿se estaría enamorando? -“Albert es un ser humano inigualable”
pensaba para sí “pero... ¿qué es lo que estoy sintiendo en este
momento?” “y lo que siento por Terry?...” “Albert, ¿podré ser capaz de
corresponderte como te mereces?” Candy se decidió a hablar así,
abrazada a él... permaneciendo de esa forma mirándose de cerca, ella
con los brazos al cuello de Albert, él tomándola de la cintura....
- Albert...
- Candy –Interrumpió él- En tu última carta me dices que quisieras ir
conmigo en el próximo viaje... ¿estás segura de eso? Mis viajes son de
negocios, y aunque estaría contigo el mayor tiempo posible habrían
momentos en los que te quedarías sola...
- Pero aquí estoy más sola... claro, está Archie, pero él se va a casar
muy pronto y ahora que lo pienso no creo que lo más apropiado sea
vivir con ellos... les estorbaría
- Jajaja Candy, esta casa es tan grande que podrían pasar días sin
encontrarse
- Si, por eso prefiero estar contigo.... contigo no me siento sola Albert...
yo... quiero estar cerca de ti
Albert fijó de nuevo la mirada en Candy, está vez muy pensativamente
- está bien Candy, te llevaré conmigo la próxima vez, tienes razón, no
tienes porque quedarte sola
- Gracias!!! Dijo Candy abrazándolo fuertemente.
- Vamos Candy, regresemos con Michael y Paty, no es cortes dejarlos
tanto tiempo, son nuestros invitados.
En realidad a Albert no le preocupaba mucho el protocolo en esos
momentos, pero sabía que si permanecía más tiempo solo con Candy
ya no podría controlarse... ir con los invitados era un buen pretexto-

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


“aun no es tiempo” pensaba mientras se encaminaban al gran
comedor.
Paty y Michael reían alegremente cuando Candy y Albert se sentaron
con ellos
- valla –dijo Candy – creo que no les hacemos falta a nuestros invitados
Albert
- Eso parece- respondió él con una gran sonrisa
- Pero Candy!!! ¡¡¡Que hermoso broche tienes!!! –Dijo Paty
- Es un regalo de Albert
- Es precioso Candy... y te queda muy bien... hace juego con tu vestido
- Gracias Paty...
- Ha sido una noche encantadora- dijo finalmente Michael poniéndose
de pie
- ¿Te vas? –preguntó Albert
- Si, el camino es largo y ya es muy tarde, pasan de las dos de la
madrugada
- Pero Michael, no tienes que irte, puedes quedarte y partir mañana a la
hora que desees... te esperan en casa? –Preguntó Candy
- En realidad no, por ahora estoy viviendo solo, podría quedarme
pero... ¿de verdad no hay problema? No quiero molestar
- ¡Claro que no!- respondió Candy – ¡quédate por favor!... Paty, tú te
quedarás, ¿no es así?
- Si- dijo tímidamente
- Mañana habrá reunión de gala con los Legan y están todos
invitados... de esa manera es más probable que logremos pasar un rato
agradable, ¿qué les parece?- Dijo Albert sonriendo con picardía.
- ¡Me parece una maravillosa idea! –dijo Candy –Paty, tu de todas
maneras pensabas ir, ¿no es así?
- Si....
- Cuenten conmigo- dijo finalmente Michael
Después de un rato mas de agradable conversación decidieron
terminar con la inolvidable reunión, al día siguiente tendrían un día
agotador. Se despidieron entre abrazos y risas, Albert tomó de la mano

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


a Candy y la acompañó hasta la puerta de su recamara. Al llegar
Candy apoyó la espalda contra la puerta.
- Buenas noches pequeña- dijo sin soltarle la mano
- Buenas noches Albert
Albert, en un impulso, rodeo con un brazo la cintura de Candy y
acercó su rostro al de ella... para finalmente darle un tierno beso en la
frente.
- que descanses pequeña- dijo finalmente alejándose entre la oscuridad
del pasillo rápidamente
Candy permaneció observándolo hasta perderlo de vista sintiendo los
latidos del corazón a mil por hora pregunt{ndose “¿qué pasa?” “¿es
esto amor?”




                      Navidad con los Legan
                                 Cap. 17

El temido día llegó, Candy tendría que pisar la casa Legan después de
mucho tiempo, esa casa le traía recuerdos muy tristes, recuerdos de
maltratos y humillaciones. La gran fiesta sería a medio día, “ser{ una
fiesta campestre” la había dicho Albert. Candy eligió un vestido rosa
con una gran cinta roja alrededor de la cintura “este est{ perfecto”
pensó “hace juego con el broche”. Paty se encontraba en la habitación
contigua a la de Candy preparándose. Albert y Michael se encontraban
esperándolas en la parte de abajo. Albert le había prestado a Michael
un fino traje Azul claro para asistir adecuadamente a la fiesta. Albert

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


vestido de blanco total, se encontraba de lo más elegante y mas buen
mozo que nunca.
Candy terminaba de preparase cuando tocan a su puerta
- Adelante
- Señorita Candy, los señores le esperan- dijo una de las mucamas
- Si, gracias
Al salir de su habitación se encontró con Paty que ya iba por el pasillo
- Candy! ¡¡Qué bien te ves!!
- Tu también Paty, te has esmerado en arreglarte... ¿hay algún motivo
en particular?
- Candy! ¿Porque dices eso?
- Es broma Paty, pero en serio que te ves deslumbrante
- Gracias Candy
Llegaron a las escaleras y comenzaron a bajar, Albert y Michael
estaban de pie en la parte de abajo
- Oh! Pero que mujeres tan hermosas- dijo Albert
- De lo más bellas –agregó Michael
-¡Gracias!- respondieron ambas
- ¿Y la tía abuela? –Preguntó Candy
- Ella ya se encuentra con los Legan, de hecho decidió quedarse con
ellos unos días- respondió Albert
Camino a la mansión Legan, Albert observó que Paty y Michael
platicaban animadamente.
- Estás preciosa- murmuró al oído de Candy
- Gracias –respondió sintiendo una rara timidez que no era muy
común en ella.
Candy se sentía tan segura junto a Albert que no le importaba estarse
dirigiendo al lugar que alguna vez fue como una celda de tortura para
ella.
Al llegar Albert fue el primero en bajar del lujoso carruaje en el que
iban, extendió la mano para ayudar a Candy, al bajar ella miró hacia la
entrada de la gran mansión y se encontró con las miradas
desaprobadoras de Elisa y su madre. Paty y Michael bajaron tras ellos.

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Buenas Tardes- dijo Albert
Toda la familia Legan se encontraba en la puerta
- Buenas Tardes Tío William –Respondió Elisa
- Que tal William- saludaron los señores Legan
Todos se dirigían a Albert con mucho respeto, por lo que saludaron de
inmediato a Candy y los demás invitados.
- Buenas tardes Candy
- Buenas tardes –respondió
Elisa fue la única que hizo un ademán de inconformidad volteando la
mirada hacia otro lado.
Neil se encontraba sentado en una mesa con un grupo de amigos
cuando vio entrar a Candy del brazo de Albert.
- Miren, es de quién les hablaba- dijo Neil al resto de los jóvenes que le
acompañaban – esa es Candy, la rubia...
- Pues no la imaginé tan hermosa... no sé, me parece conocida-
respondió un joven pelirrojo muy apuesto que se encontraba con ellos
- ¿Eso qué importa? Eso no quita que sea una pobre huérfana
abandonada...
- Lo que pasa es que estás sentido porque te rechazó –se escucho una
voz tras ellos-
- Eh? Archie!
- Si Neil, no es de hombres hablar así de una dama- dijo con el rostro
enrojecido de furia
- ¿Dama? ¿Cuál dama? Ah si... ¿la dama de establo que fue mi criada?
jajaja
- Cállate o te golpearé- dijo tomando a Neil del cuello
- ¡Suéltame! No puedes venir a mi casa a hacerme un escándalo,
además Annie se va a dar cuenta como defiendes a Candy tan
apasionadamente
- La defiendo porque.... Porque yo... ¡la quiero como si fuera una
hermana!
- Pues no sabía que los hermanos se enamoran de sus hermanas -dijo
Neil maliciosamente

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Ya basta Neil, no es para tanto- dijo el pelirrojo – esto ya no es
gracioso
- Si cálmense ya- agregó un joven de gafas y rubio cabello corto
- Te lo advierto Neil, deja de molestar a Candy o te las verás conmigo-
dijo Archie retirándose
- Ya veremos- respondió Neil en voz baja
- Oye Neil... ¿de verdad te rechazó esa chica? -Preguntó el pelirrojo
llamado Héctor
- Bah! Queríamos que hubiera menos vergüenza en la familia dándole
un apellido honroso... menos mal que no se concretó nada
- ¡¡Porque ella no quiso!!! Jajaja –dijo el rubio causando risas en toda la
mesa
- ¡Cállate Román! No sabes de lo que hablas
Neil se sintió humillado ante sus propios amigos
- Vamos Neil, tú mismo has dicho que no vale la pena –dijo Héctor
- Si, pareciera que estás muy dolido por ese rechazo – agregó Román
- Miren, en el momento que yo quiera ese chica es mía, ya se los
demostraré
- No es necesario que intentes demostrar nada Neil, esa chica no tiene
la pinta que tú dices -
- Esas son las peores Héctor, pero créeme... esa chica es un animal
salvaje por dentro...
Candy estaba con Annie, Paty y Archie y Michael en una mesa
mientras Albert era acosado por el resto de los invitados, todos querían
estar con él, platicar con él, las mujeres solteras lo perseguían y querían
que él las mirara, pero ahí entre la muchedumbre Albert acechaba de
vez en vez hacia la mesa de Candy, muy pendiente de ella.
- ¡Pobre Albert!- Dijo Archie- no lo dejan en paz
- Es que estuvo mucho tiempo oculto, es lógico tanta curiosidad- dijo
Candy
- Me permiten el honor de sentarme con ustedes
Candy volteo instintivamente hacia la voz del joven que les habló, era
un chico delgado, muy alto y buen mozo, su cabello era de un tono

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


rojizo oscuro algo despeinado, lo cual le daba facha de chico rebelde.
- adelante- dijo Candy educadamente
- Mi nombre es Héctor Mills
- Mucho gusto, yo me llamo Michael Edwards,
- Yo te conozco, eres amigo de Neil- contestó Archie de mala manera
- Soy conocido de Neil, nunca ha sido mi gran amigo, no me gustan sus
métodos....
- Mucho gusto Héctor, mi nombre es Candice White Andrew y ellas
son Annie Britter y Patricia O’brien
- Hola, contestaron ambas
- Si, mucho gusto, he oído de ustedes.
- Si es por Neil o Elisa deben ser cosas horribles –dijo Candy
- Siempre he pensado que uno mismo debe formarse sus propias
impresiones, además conozco a Neil, así que sus comentarios no
influyen en mi
- “Mills” es una apellido Inglés, no es así?
- Si, mi padres nacieron en Londres, yo nací en América en donde
vivimos hasta mis cinco años, después decidieron regresar a Londres y
ahora regresamos apenas hace dos años y medio, antes de que estalle
la guerra
- Si, te había visto por aquí antes, pero desde entonces tu rostro se me
hacia conocido... ¿estudiaste en el Colegio San Pablo?
- Así es
- ¿en el San Pablo? Preguntó Candy sorprendida
- si, de hecho llevaba algunas clases con tu hermano mayor Stear,
Archie... lamento mucho lo ocurrido, mis condolencias para todos...
- Gracias... ya decía que me eras algo familiar
- Candy... tu también estudiaste ahí, ¿no es cierto?
- Si...
- Con razón tu rostro se me hacia conocido... los días en el colegio son
inolvidables, fueron divertidos, pero eran demasiado estrictos
- Lo mismo pienso, dijo Candy... Annie y Paty También estudiaron ahí
- ¿Si? ...había tantos alumnos que es difícil conocer a todos

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Annie y Archie se casarán muy pronto –dijo Paty
- Lo sé, mis padres han recibido la invitación, así que muy
probablemente tendré el gusto de verles por ahí
En eso se escucha una voz aguda, más parecida a un chillido:
- ¡Héctor! Hola Héctor... no te había visto, te busqué por todas partes...
pero ¿qué haces aquí con esta gente?
- Paso un rato agradable Elisa
- Ven por favor, déjame presentarte con unas amigas –dijo jalándole
del brazo – ¡Michael! ¡¡Tú también aquí!! ¡¡No te vi llegar!!!... ven
conmigo... ¿¿quieres ser mi pareja esta tarde??
- Lo siento Elisa, vine a acompañar a Paty, dijo muy decidido
- A Paty? ...oh! Bien... ¡¡como quieras!!
- Elisa, en un momento estoy contigo, dame unos minutos, casi acabo
de sentarme con ellos- dijo Héctor
- ¿Con ellos? ¿¿Pero tú sabes quién es esta?? –Dijo dirigiéndose a
Candy con desprecio
- Si, es Candice White, hija adoptiva de los Andrew
- Si, y también fue la chica expulsada del Colegio San Pablo
¿recuerdas? Ese caso tan sonado y escandaloso... la chica que fue
encontrada con Terruce Grandchester en el establo del colegio a media
noche ¿Sabías que es ella?
- Oh no... No sabía... –dijo asombrado mientras se ponía de pie y Elisa
lo jalaba del brazo
- ¡Ven Héctor! ¡Mejor no te quedes aquí!
- Con permiso... –dijo finalmente Héctor
- ¡¡Elisa!! Siempre tan malvada
- No te preocupes Archie, estoy acostumbrada... además no me
importa lo que piensen de mí, yo se que nunca hice nada malo
- Lo importante es lo que tu pienses de ti misma- agregó Michael
- Así es –contestó Candy sonriendo
- Gracias por quedarte con nosotros Michael- dijo Paty
- No quería ir con ella, además vine para estar con ustedes...
La música comenzó a sonar y la gente comenzaba a ponerse de pie

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


para bailar
- Paty, ¿me concedes el honor de esta pieza? -Dijo Michael
- ¡Seguro!
- Archie, Annie, vayan a bailar
- Pero Candy... ¿y tú? –Dijo Annie
- No se preocupen por mi... desde aquí me divertiré observándoles
- Bailaré contigo después- dijo Archie poniéndose de pie y dándole un
guiño.
Candy Alcanzó a ver un gesto leve de desacuerdo en el rostro de
Annie, por lo que respondió
- No Archie, tú debes estar con Annie, Albert estará conmigo en un
rato haciéndome compañía... pero ya, ¡vayan a divertirse!
- Está bien- respondió Archie
Pero en ese momento:
- Candy... ¿me concedes este baile?
- ¡Héctor! ... si claro- respondió sorprendida mientras se dirigían a la
pista
- ¿Y Elisa?
- Pude liberarme de ella
- Debe estar furiosa
- Ya atrapó a Román, otro compañero... Candy, con respecto a lo que
pasó en la mesa... quiero que sepas que en verdad no me gusta juzgar a
la gente por lo que dicen otros o por chismes... solo que me
sorprendí....
- No hay problema Héctor, olvídalo
- Lo sé, pero es que... quería preguntarte... aunque no sé si esto pueda
molestarte...
- ¿Quieres saber si fue cierto lo sucedido no es así? ...pues bien, si, a
Terry y a mí nos encontraron a media noche en el establo, él y yo
éramos muy buenos amigos y alguien nos tendió una trampa
citándonos a ambos ahí.
- En verdad eras amiga de ese tipo tan excéntrico
- No era excéntrico... era dulce y gentil... algo rebelde, pero una

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


magnífica persona - dijo apasionadamente
- Y por lo visto te enamoraste de él, ¿no es así?
- ¿Cómo?
- Candy, no imaginas como te brillan los ojos con solo mencionarlo
- No... No... Somos sólo amigos
- ¿Me permite quitarle a su pareja?
- ¡¡Albert!! Dijo Candy
- Claro... con permiso Candy, espero verte de nuevo- dijo Héctor
alejándose

              Un nuevo año trae nuevas esperanzas
                                  Cap. 18

La semana pasó volando, el día de la gran fiesta de año nuevo en
Lakewood había llegado, todo estaba listo, los criados se encontraban
en sus puestos muy organizados, Candy y Albert esperaban la llegada
de la gente que fue arribando poco a poco. La noche fue pasando sin
pormenores, incluso Elisa y Neil mantuvieron su distancia, ahora que
Albert estaba tan cerca de ella no se atrevían a hacer sus fechorías.
Y así la fiesta llegó a su fin, los invitados se habían retirado, Archie se
encontraba en su recamara muy cansado listo para dormir, Candy y
Albert se sentaron un rato en el recibidor después de despedir a Paty y
Michael que fueron los últimos en retirarse.
- Vino muchísima gente Albert
- Si, y tú fuiste una excelente Anfitriona
- Gracias, la verdad es que no tuve tiempo ni de pensar
- La gente ya va entendiendo quien eres, ahora te respetan mas
- Si, pero solo por ti...
- Pues como sea, deben entender de una vez por todas que eres un
miembro de la familia muy importante
Candy sonrió
- Por cierto Candy, vi a muchos chicos revoloteando a tu alrededor, ya
te están saliendo pretendientes ¿no es así? En especial ese Héctor Mills

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Jajaja no Albert, apenas lo conozco, es agradable sí, pero nada mas...
además tú de que hablas, ¿crees que no me fijé como te persiguen las
mujeres? Incluso bailaste con una... ¿cómo se llama? ¡Ah sí! “Catherine
Woolrich”
- Si, bailé con ella porque me vi en el compromiso, pero tú bailaste con
tres...
- Igual por compromiso jajaja
- Es normal Candy, éramos los anfitriones y la gente espera algo de
nosotros
Candy no quiso agregar nada más, pero en realidad no le había
agradado ver a Albert bailando con aquella dama tan distinguida.
- Creo que es hora de dormir Candy, en unos días es la boda de Archie
y Annie y es muy probable que tengamos que salir de viaje casi de
inmediato
- ¿De verdad? Y ¿a dónde?
- A Europa
- ¿Europa?! ¡¡Que alegría!!
- Si, pero no te emociones aun, que no hay seguridad, luego lo
hablamos
- Bien Albert, buenas noches- dijo dándole un beso en la mejilla- ¡ah! ¡Y
feliz año nuevo otra vez!



Los días pasaron muy rápido, Candy había aprovechado para visitar el
Hogar de Pony pues Albert se ausentaba por mucho tiempo por
reuniones de trabajo. Una vez de regreso ambos se preparaban para la
boda de Archie y Annie, pues ellos serían padrinos.
El tan esperado día llegó. Candy llevaba un bello vestido verde
aguamarina que acentuaba mucho el color de sus ojos el cabellos suelto
con una cinta del mismo verde deteniéndolo y unos pendientes de
esmeralda que Albert le había regalado unos días antes. Albert vestía
un muy elegante traje negro de gala, muy acorde con la ocasión.
Todos se encontraban reunidos en la ostentosa capilla adornada con

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


rosas blancas en espera de la llegada de la novia, Archie se encontraba
muy nervioso de pie junto a Albert mientras este le decía que no había
motivo de nervios, pues todo saldría muy bien.... cuando de pronto la
novia aparece en la entrada... Annie llevaba un bello vestido blanco de
encaje, cuello alto y mangas largas, con hermoso bordado de perlas y
un gran velo que le cubría el rostro, iba del brazo de su padre, el señor
Britter, tras ella entraba Candy como su madrina.
La ceremonia pasó y los invitados se encaminaban a la recepción que
sería en la casa de campo de los Britter, a unos minutos de ahí en
automóvil.
Annie estaba radiante de felicidad, ella y su padre abrieron el baile
para después cederle el turno a Archie, la gente decía que hacían linda
pareja. Candy estaba feliz por Annie, pero se sentía algo sola, pues
Paty estaba bailando con Michael y Albert se encontraba asediado de
nuevo por todo tipo de personalidades, hombres de negocios, cabezas
de familia, mujeres solteras... “Albert siempre est{ muy solicitado”
pensaba cuando un joven se sentó junto a ella
- Hola Candy
- Archie! ...Y Annie?
- Se encuentra en el tocador de mujeres, ahora regresa, aproveché para
venir a saludarte pues con tanto apuro no tuve oportunidad... y
también quería agradecerte Candy
- ¿Agradecerme?
- Si Candy, quiero darte las gracias por tu amistad, por ser una amiga
como ninguna, tanto conmigo como con Annie. Y sobre todo por ser
quien eres... ¿sabes? Estoy feliz con Annie, pero no podía no decirte
algo Candy... quiero que sepas que tu siempre ocuparas un lugar muy
especial en mi corazón, sin importar lo que sienta por Annie... porque
la amo, he aprendido a quererla y valorarla por el maravilloso ser
humano que es... pero tú siempre estarás en mi Corazón Candy...
siempre te voy a querer de una manera muy especial.
- Archie... gracias, sabes que también te quiero mucho... eres mi
familia.

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Si Candy, lo sé... solo una cosa opaca mi felicidad ahora... hay un
vacío que me hace sentir por ratos un nudo en la garganta... mi
hermano Stear... y por supuesto Anthony.
- Si Archie, se lo que sientes, pero piensa que ellos viven en nuestros
corazones
- Si, no nos pongamos tristes... sabes Candy? Te deseo lo mejor, ojalá
encuentres lo que buscas... ojalá las cosas no hubieran salido mal con
Terry, lamento mucho que sufras por eso
- Por Terry?
- Si Candy... te conozco, se que todavía lo extrañas, no sabes cuánto
daría por que él estuviera aquí contigo haciéndote sonreír de la manera
en que solo él lograba que lo hicieras. Pero sé que te espera mucha
felicidad Candy, porque te mereces toda la de él mundo.
Candy sintió que los ojos se le llenaban de lagrimas, pero se resistió a
llorar
- Gracias Archie, pero te equivocas- dijo forzando una sonrisa
- Yo no sufro por Terry, ya lo he olvidado
- Me alegra oír eso- dijo Archie por no llevarle la contraria “como
quisiera que fuera cierto... has sufrido tanto” pensó.
- Si... y ya vete por Annie, no te preocupes por mi
- Si, no te preocupes - dijo Albert que se encontraba de pie junto a la
mesa- yo me quedaré con ella
- Bien -dijo Archie, nos veremos al rato
- Candy, disculpa, vine para quedarme contigo, ya pude liberarme... te
deje muy sola ¿verdad? lo siento
- No Albert, no te preocupes, me divertía viendo a la gente bailar
- ¿Y donde están tus pretendientes?
- ¿Quienes?
- Ah! Ya veo, est{n atrapados por Elisa y sus “amigas”... mejor, así no
te comparto con nadie esta noche...
- Buenas noches Mr. William- dijo una voz de mujer... ¡era Catherine
Woolrich! Venía acompañada de un joven rubio que se veía de unos
años menor que ella.- nos permiten acompañarlos un momento

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Adelante por favor- dijo Albert
- Mr. William, Miss Candy les presento a mi hermano menor Román
Woolrich
- Mucho gusto- dijo el joven de ojos grises y mirada penetrante
- El gusto es mío
- Encantada
- Mr. William, estoy muy disgustada usted pues no se ha acercado a
mi mesa para saludar, llevo más de una hora en su espera
- Oh no, discúlpeme por favor Catherine, soy muy distraído...
- Aproveché el pretexto de mi hermano de querer conocer a Miss
Candy para acercarme a usted
“¿pero cómo se atreve? ¡Esta coqueteando descaradamente con
Albert!” pensó Candy
- Es verdad, ya van varias veces que la veo Candy y hasta ahora tuve el
honor de conocerla
- Si, -dijo respondió, les había visto, son amigos de Elisa y Neil, ¿no es
así?
- Los conozco por amistad entre nuestros padres –dijo Román
“ahora resulta que no son sus amigos... que conveniente” pensó Candy
- Que bien, porque los amigos de Elisa y Neil no pueden ser míos –dijo
Candy en tono molesto
- Candy... –dijo Albert advirtiéndole con la mirada que se tranquilizara
- Es la verdad Albert, tu sabes que ellos y yo no llevamos buena
relación, y por lo general lo mismo pasa con... sus amistades...
- Candy! –dijo Albert
- No Mr. William, déjela no se preocupe, la comprendo, debe ser difícil
no ser aceptada –respondió Catherine lanzándole una mirada de reto a
Candy sin que Albert lo notase
En eso Héctor apareció y para Candy fue como una bendición.
- Buenas noches... ¿puedo acompañarlos?
- ¡Héctor! Qué bueno verte, te esperaba
- ¿Ah sí?
- Si, bailemos-

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Si- respondió Héctor desconcertado
- Con su permiso Román, Miss Catherine... Albert –esta última palabra
Candy la dijo acentuándola y lanzándole a Albert una mirada de
sincero enojo. Caminó hacia la pista a paso acelerado muy enojada y se
dispuso a bailar con Héctor
- Candy... ¿que fue eso?
- Oh Héctor, discúlpame, pero no sabes cómo te agradezco que hayas
llegado en el momento justo
- ¿Por qué?, ¿te sucede algo?
- No... Es solo que ese par no me agradan
- ¿Te refieres a Román y a su hermana?
- Si, precisamente
- Bueno, Román es un chico agradable, algo conquistador, pero no es
mala persona, y Catherine es una dama muy respetable
- Es soltera ¿no?
- Si, estuvo comprometida, pero la persona con la que iba a casarse
enfermó gravemente y falleció
- Oh!
- Ella nunca más aceptó tener novio aunque muchos la pretendían...
aunque ahora se le ve muy contenta junto Mr. William
- Si, ¡eso es precisamente lo que no me gusta!
- Pero porque Candy, Mr. William y Catherine son de la misma edad y
hacen una linda pareja, además ambos ya están más que listos para
formar un hogar...
- Pero es que no la conozco
- Jajaja Candy, no eres tú la que tiene que conocerla si no Mr. William,
además ya te dije que es una mujer excepcional
Candy no dejaba de mirar hacia la mesa en donde Albert se
encontraba, estaba muy disgustada, pero lo que más le enojaba era que
él ni siquiera la había volteado a ver desde que se paró a bailar con
Héctor. De repente Albert Se pone de pie y le da la mano a la dama
- ¡se acaban de parar! ¡Van a bailar!


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Candy... ¿qué pasa? ¿Por qué te molesta tanto?
- No, no me molesta- dijo tratando de tranquilizarse
Minutos después la música cambió y las parejas comenzaron a ponerse
en dos filas para bailar en cuadrillas, baile en el que las parejas se
intercambian.
“Perfecto” pensó Candy, “cuando me toque con él le diré que ya estoy
muy cansada y que deseo retirarme”
Las parejas comenzaron a cambiarse y Candy no perdía de vista a
Albert... “es tan encantador... todas le sonríen” fue entonces cuando le
tocaba a ella bailar con él.
- Albert, estoy cansada, deseo ir a casa
- ¿Por qué?, ¿te sientes mal?
- No, sólo estoy cansada
- Bien, nos iremos terminando esta pieza- le respondió al tiempo que
cambiaban de nuevo de pareja, lo cual disgustó más a Candy pues de
nuevo le tocaba a Albert bailar con la “odiosa” Catherine.
Al terminar la pieza Candy se disculpó con Héctor y se acercó a Albert,
que se encontraba de pie en la pista junto a Catherine
- Ya estoy lista Albert... ¿nos vamos?
- Eh? Si Candy, si eso es lo que deseas retirémonos
- Ya se va tan pronto Albert- dijo Catherine con cara de decepción
- Si, Candy está cansada y vino conmigo
- Si... venimos Juntos- agregó Candy
- Oh! No hay problema... mi chofer la puede llevar a su casa- respondió
la Dama
- No se preocupe... Miss Catherine..., tenemos nuestro propio chofer...
¿nos vamos Albert?
- Si, lo siento Catherine, le había prometido la siguiente pieza pero por
lo visto no podré cumplirle.
- No se preocupe Albert, será para la próxima dijo coqueteando
abiertamente
- Por supuesto, fue un placer bailar con usted
- Albert, ¿podemos marcharnos?

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


- Si, con permiso- dijo Albert alejándose- Candy... ¿qué te pasa? Debo
despedirme de la gente
- Albert, tardarás mucho y ya deseo irme, además esta fiesta es de
Annie y Archie y ellos son los que deben estar pendientes de los
invitados, no tú!
- Muy bien, tienes razón, escapemos entonces- respondió Albert
apurando el paso
Una vez en el automóvil...
- Candy ¿qué fue lo que sucedió para que te comportaras de esa forma?
- ¿De qué forma?
- Fuiste muy grosera con Catherine
- Catherine? Y en qué momento dejó de ser Miss Catherine?? Y de
repente tú dejaste de ser Mr. William y te volviste “Albert”
- ¿Y eso que tiene de malo Candy?
- ¿Qué no ves Albert? ¡¡Ella se te está insinuando!!
- Pero Candy, ¡cómo dices eso!
- Albert, ¡no quiero hablar de eso!
Albert observó que aún no salían de los jardines de la gran casa de
campo de los Britter
- cochero, ¡deténgase por favor!
- Pero ¿para qué? –Dijo Candy
- Ven Candy, dijo bajándose del automóvil tomándola del brazo
- ¿Qué pasa? ¿Por qué nos detenemos?
Albert caminaba presurosamente alejándose del automóvil hasta
detenerse tras un gran árbol...
- aquí nadie podrá mirarnos
- ¿qué sucede?
- Candy, dime de una vez por todas que significó esa escenita que
acabas de hacer, eso no es algo propio tuyo, es la boda de Annie y
Archie, ¿¿¿lo recuerdas???
- Si
- Dime que es lo que te pasa
- Nada –respondió comenzando a sentirse avergonzada por su actitud

                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- No Candy, ¡¡no voy a aceptar esa respuesta dime ahora mismo por
que tanto disgusto de tu parte!! –Albert anteriormente solo una vez le
había hablado a Candy de esa manera... después de la muerte de
Anthony, cuando ella no había podido salir de la depresión.
- Albert... es que... no me gusta Catherine... no me gusta para ti
- Candy!
- No me gusta verte con ella... ella te persigue
- Candy, eso no es verdad, y si lo fuera.... y si lo fuera no me importaría
Candy... ella no me interesa
- Pero es que yo te vi muy entretenido...
- Candy, no puedo ser grosero con la gente que se acerca a saludarme...
¿entiendes eso?
- Pero te vi muy ensimismado con ella... demasiado entretenido y...
Candy no pudo terminar la frase... de pronto se dio cuenta que algo le
impedía hablar... sintió los labios de Albert sobre los suyos que
comenzaban a moverse suavemente...
De momento se sorprendió, pero terminó rindiéndose ante el repentino
gesto de Albert cerrando los ojos y dejándose llevar.
Fue un beso muy dulce..., Candy sintió que el mundo giraba alrededor
de ellos. Albert separo sus labios de los de Candy sin dejar de mirarlos.
Candy mantuvo los ojos cerrados unos segundos más y al abrirlos se
encontró con la mirada de Albert.
- ¿Nos vamos? Fue lo único que él dijo
- Si – respondió Candy
Una vez instalados en el automóvil continuaron su viaje en silencio...
Candy podía escuchar los latidos de su corazón.




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD




                  ¿Qué pasa después de un beso?
                                  Cap. 19



Candy se encontraba en su habitación ya acostada, pero a pesar del
cansancio no podía dormir, no dejaba de dar vueltas en su cama
pensando en... en el beso... se sentía inquieta, pues el sentimiento que
le invadía era totalmente nuevo, “fue tan diferente al beso de Terry”
pensaba “o tal vez mi reacción es lo que los hace diferentes, cuando
Terry me besó sentí miedo, quedé muy sorprendida... aunque en el
fondo también estaba emocionada..., solo que aquella vez no supe
interpretar mis propios sentimientos” “y ahora?... los sé interpretar?”
“Albert... Albert... ¿por qué no me habr{ dicho nada después?”
“cuando llegamos me dio las buenas noches como si nada... se le veía
tan tranquilo” “¡tal vez no tuvo importancia para él!... no... no lo creo...
Albert no es de ese tipo....” “¡ay!... pero ese beso fue tan.... tan...
dulce...”
Cuando por fin Candy logró dormirse tuvo un extraño sueño. Se
encontraba con Albert bailando, de pronto dejaba de ser Albert... ¡era
Terry! Terry sonriendo, Terry bromeando...
Sin embargo Candy se sentía feliz... hasta que Terry le daba un beso...
Candy abría los ojos y ahora era de nuevo ¡era Albert!
Candy despertó pensando en el sueño... “¿qué significar{?” “Candy...
piensa... tienes que poner en orden tus ideas” se decía
Tocan a la puerta:
- ¿Si?
- Señorita Candy... Mr. William le espera en el desayunador
- En seguida bajo... dígale que no tardo
Candy se sintió nerviosa... abrió su armario en busca de algún vestido
para desayunar con Albert... sacó uno color rosa... “es algo ostentoso
para un desayuno en casa” pensó- “no, mejor me pondré el azul...”
“¡vamos Candy! Es sólo un desayuno, no tienes que arreglarte tanto”

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


Candy se decidió por el vestido azul, era lindo y no demasiado
ostentoso, se peino rápidamente... no quería que pareciera que se
esmeraba demasiado “¿qué pensaría Albert si bajara como para ir de
fiesta?” “no, debo comportarme de lo m{s normal”
Por fin Candy bajó al desayunador
- Candy, pensé que te volviste a dormir y que no bajarías...
- ¿Me tarde mucho? Oh Albert... lo siento, es que me costó mucho
trabajo levantarme por el cansancio- mintió
- Si, te entiendo, no te preocupes, quería dejarte descansar, pero
necesito hablarte
Candy sintió un cosquilleo nervioso en el estomago. “¿de qué querr{
hablarme...? ¿De lo que sucedió anoche?”
- Candy, partiremos en una semana, hay asuntos en Europa que no
pueden esperar... iremos a Londres
- ¿¿A Londres?? –Dijo Candy con franca emoción
- Si, necesito que te dediques a preparar tus cosas
- Claro Albert, cuenta con ello
- Candy, posiblemente será un viaje muy largo y cansado, ¿estás
segura de que quieres ir?
- Si,...a menos de que tu prefieras que me quede- dijo en tono triste
- No, sabes muy bien que no se trata de eso, solo quiero que vayas por
decisión propia
- Si... quiero ir Albert
- Me alegra escuchar eso pequeña... Esta semana nos dedicaremos a
prepararnos para el viaje...
- ¡Qué bien!
- En estos momentos Archie y Annie están saliendo de viaje de luna de
miel y estarán de vuelta en un mes aproximadamente, así que me
alegra que vayas conmigo, no quiero que te quedes tan sola
- Estoy segura que ellos deben estar felices ahora... y yo también lo
estoy- dijo en voz baja
Albert permaneció en silencio mientras terminaba de desayunar,


                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Candy se preguntaba qué es lo que estaría pensando “¿ser{ que no
recuerda lo sucedido?”
El día transcurrió muy ocupado, pues ambos comenzaron a hacer una
lista de lo que necesitarían llevar ya que el viaje sería muy largo.
Llegada lo noche Candy se dio un baño de agua tibia muy relajante y
después se dispuso a bajar al comedor para encontrarse con Albert y
cenar juntos.
Al bajar no lo encontró, recorrió la planta baja pero él no se encontraba
ahí, preguntó a los sirvientes y le dijeron que no se encontraba en su
habitación, “que extraño… ¿habr{ salido sin avisarme?”
Candy decidió salir a los jardines, pero antes fue a su recamara por un
abrigo ya que afuera había demasiado frió pues había nevado
recientemente. Ya bien abrigada se dispuso a salir... Caminó por los
alrededores cercanos a la gran mansión pero no encontraba a Albert.
“¡que frío!” pensaba “¿dónde estar{ Albert?”
La noche obscura solamente era iluminada por la gran luna que ofrecía
una cálida luz opacada entre la neblina. Candy apenas veía por donde
andaba.
Caminó un poco mas y pasó junto a los rosales de Anthony, cubiertos
de nieve y hermosos aun sin rastros de las bellas rosas que en época de
primavera adornaban con esplendor, “Estos Jardines son tan
hermosos...” “Anthony, que maravilloso trabajo hiciste aquí”
Aunque sentía que el cuerpo se le entumecía con el frió continuó
caminando, hasta que sin darse cuenta llegó al pequeño cementerio de
la gran propiedad... ahí, entre los antepasados de la familia, se
encontraba las tumbas de Anthony y Stear... se quedó de pie unos
minutos mirando las l{pidas frías y solitarias, “Oh Anthony... Stear,
que triste destino el de ustedes... “Anthony... eras maravilloso, que
calidad humana la tuya...” “y tu Stear... a pesar de haber sido un chico
con tanto sentido del humor, cuanto valor y coraje había en ti”
La tristeza invadió a Candy, al tiempo que levantó la mirada y
visualizó una figura de pie a unos metros de ella. “Albert” pensó.


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Albert se encontraba de espaldas a Candy frente a la tumba de su
hermana.
Candy no se atrevía a moverse, sintió que invadía la privacidad de
Albert, así que dio media vuelta y en silencio comenzó a alejarse...
- Candy... ¿eres tú?
- si Albert... lo siento, te buscaba y llegué hasta aquí, no quería
interrumpirte...
- tu nunca me interrumpes pequeña... ven, acércate –dijo en tono tierno
Candy al ver la mirada da Albert se dio cuenta que este era un Albert
diferente, y comprendió que este no era el Albert con el que platicó en
el desayuno, este no era el Albert que le preguntaba qué era lo que ella
quería hacer... este era el Albert que le había dicho, días atrás, que la
amaba... este, era el Albert que la noche anterior le había robado un
beso... Era el Albert que solo salía de su escondite cuando se
encontraban completamente solos... sin testigos.
Candy se acercó lentamente hacia él que la recibió abriendo los brazos
y cobijándola con ellos...
- Estaba visitando a mi hermana- explicó sin soltarla, hundiendo la
cara entre el cabellos de Candy – hace días que no la visito y pronto
estaremos ausentes
Candy permaneció en silencio, no sabía que decir y no quería romper
el momento, no era común que Albert se expresara de esa forma
- Candy... pequeña Candy... qué bueno es tenerte cerca... –dijo
separándose lentamente de ella después de dar un último y profundo
respiro como queriéndose llenar del perfume de Candy
Le tomó la mano y comenzó a caminar
- vamos, hay mucho frío aquí, no quiero que te enfermes
caminaron tomados de la mano lentamente en silencio, hasta que
Candy ya no pudo seguir guardando silencio con respecto a lo que
había sucedido entre ellos la noche anterior.
- Albert... Yo... quería preguntarte...
- Si Candy, dime- dijo deteniéndose y poniéndose frente a ella
- Bueno, es que hoy en el desayuno tú... no me dijiste nada y pues yo...

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


yo no sé que..., quiero decir.... bueno....
Mientras hablaba sus ojos se movían de un lado a otro nerviosamente,
hasta que se topó con la mirada tierna de Albert que la observaba...
-... yo,...yo...quería.... decía lentamente sosteniéndole la mirad...
quedándose sin palabras.
Albert seguía mirándola y ella ya no supo más que decir quedándose
hipnotizada con los dulces ojos de él que se iba acercando poco a
poco...
Albert la tomó de la cintura acercándola lentamente mientras le
depositaba un tierno y prolongado beso en los labios que poco a poco...
se fue volviendo más apasionado.
Fue un beso inolvidable, Candy sintió una emoción que le recorría el
cuerpo de arriba abajo, se rindió totalmente ante él. Sintió que Albert
se separaba poco a poco y abrió los ojos para mirarlo. Ella temblaba, él
la miraba con seriedad... pero su mirada había cambiado, la mirada de
Albert era muy intensa en ese momento. Se miraron unos segundos
más hasta que el rompió el silencio...
- Estás temblando... ¿tienes frío? Dijo dulcemente
- n...no... Es que
Albert se quitó el abrigo y lo acomodó en los hombros de Candy...
finalmente ella se atrevió a hablar
- Albert... ¿qué pasa entre nosotros?
- Candy... te amo... he sido muy claro contigo... creo que la pregunta no
es que pasa entre nosotros... si no más bien ¿qué pasa en ti?... Candy,
yo estoy dispuesto a esperar por ti el tiempo que sea necesario... no
debo, no quiero forzarte a nada. Pero ahora soy yo el que debe
preguntar... Candy... dime... ¿qué pasa entre nosotros?




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


                      Una sorpresa inesperada
                                  Cap. 20

Candy y Albert estaban listos para partir a Europa, se encontraban en
el puerto abordando el gran navío “El Britanic” en el que se
transportarían. George iba con ellos.
Una vez a bordo se dirigieron a su camarote. Albert había elegido la
suite más grande que el barco ofrecía, que se encontraba en el piso más
alto del hermoso navío. La suite constaba un lujoso comedor, sala de
descanso, dos camarotes independientes con su propio cuarto de baño
cada uno y un gran balcón con amplias sillas de descanso que les
ofrecía una hermosa vista en todas partes habían detalles dorados que
daban un aspecto muy lujoso. Albert ofreció a Candy el camarote más
cómodo, mientras que él se instaló en el contiguo. George ocupó uno
independiente un piso más abajo.
- Albert ¡esta suite es hermosa! No se compara con el espacio de la casa
de Lakewood pero es un espacio bellísimo... me gusta
- Que bueno que te gusta pequeña, el viaje como sabes dura varios
días, por eso elegí la suite, quiero que estés cómoda
- Gracias, lo estoy
- Iré a ver a George, debo darle unas instrucciones, te dejo para que te
pongas cómoda y descanses un poco
- Si Albert... gracias
Candy se sentía muy contenta, sin embargo su relación con Albert no
era la misma, había cambiado. Ahora ella se sentía nerviosa en su
compañía, se preocupaba mas por verse bien y por comportarse como
es debido... quería ser perfecta para él...
Albert sin embargo era el mismo, atento, gentil, cariñoso y todo un
caballero. Candy comenzó a recordar lo sucedido entre ellos unos
pocos días antes...
- ¿qué pasa entre nosotros? – le había preguntado él aquella noche
- Albert... yo... no lo sé... quisiera poder decirte... pero no lo sé –había
respondido mirando hacia el suelo con evidente confusión

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Entonces seguiré esperando – respondió apacible
- Albert... quiero que sepas que eres alguien muy especial para mi... y
no solo porque seas mi tutor... si no porque eres mi amigo, la persona
en la que puedo confiar... contigo he reído... en tu hombro he llorado...
lo que siento por ti es muy grande... pero...
- ... pero no me amas
- Albert... no es que no te ame... yo siento algo muy grande por ti...
solo que
- no has olvidado a Terry, ¿no es así?
- Albert...
- Entiendo Candy... nunca podré competir con él...
- No, no... No es eso...
Albert la miraba suplicante
- últimamente pienso menos en Terry... y más en Albert...
Esas palabras fueron suficientes para que el corazón de Albert bailara
de alegría...
- entonces puedo tener la esperanza de que algún día... tú me...
Esta vez fue Albert quien no pudo terminar de hablar, pues su voz fue
callada con un breve pero tierno beso que Candy le regaló.

Candy regresó de la profundidad de sus pensamientos a su camarote –
“que feliz estoy de realizar este viaje” pensaba mientras se ponía un
cómodo camisón... y se acostaba en la pequeña pero blanda cama de su
pequeña pero lujosa habitación... “estoy cansada... me caería bien
dormir un rato...”
Albert platicaba con George en la cubierta del navío, en realidad no
hablaban de trabajo... George era un personaje muy importante para
Albert, en él confiaba todo, tanto sus negocios y propiedades como sus
alegrías y tristezas.
- Entonces te encuentras muy feliz, no es así William
- Si... este viaje me da muchas esperanzas... siento que Candy y yo
estamos cada vez más cercanos...
- Me alegro por ti... pero hay algo que quisiera saber William... cuando

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


fue que te enamoraste realmente de Candy?
- A decir verdad George no lo sé... ella siempre me ha inspirado este
sentimiento de protección... desde que la vi en la colina de Pony...
cuando aún era una pequeña de seis años... pero creo que comencé a
amarla cuando vivimos juntos al perder yo la memoria... aunque me di
cuenta después.
- Es una gran historia la de ustedes William... espero de corazón que
tenga un desenlace feliz.
- Yo solo quiero la felicidad de Candy... no la voy a forzar a nada, le
daré el tiempo que sea necesario...
- Es lo mejor... recuerda que es muy joven y apenas hace dos años que
perdió el amor de aquel joven actor... Terruce Graham
- Si, lo sé... de hecho yo creo que no termina de olvidarlo...
- Es difícil para alguien tan joven perder de esa manera al que
consideraba su gran amor
- Si... muy difícil- respondió Albert pensativo...

Mientras tanto Candy dormía plácidamente en su camarote cuando un
gran bullicio la despertó...
- si ¡es verdad! –Escuchaba tras la puerta
- ¡está aquí! ¡A bordo del barco!
Candy sintió curiosidad y puso especial atención a lo que las voces
femeninas decían afuera en los pasillos del barco...
- Dicen que en persona es guapísimo
- Si lo es... ¡¡yo lo fui a ver cuando hacía Romeo y Julieta!!
- Supe que está yendo a Europa de gira para su nueva obra
Candy no podía creer lo que escuchaba... ¿estarían hablando de...?
- no es posible... ¡¡Terruce Graham aquí!! –Decían las voces
- Si... me muero por verlo...
Si, lo que Candy había escuchado era real... Terry se encontraba ahí, en
ese mismo barco, no podía creerlo... sintió que todo le daba vueltas
mientras pensaba... “Terry... Terry aquí”


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
Todo Por Tu Amor
   Por Paty AD




                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


                     Un viaje lleno de sorpresas
                                  Cap. 21


Terry se encontraba instalándose en su camarote mientras escuchaba el
bullicio de la gente por los pasillos cuando alguien tocaba a su puerta.
- ¿quién es?
- Soy yo Terry, Edward
Era Edward Windslet, director del grupo teatral St. Woldenberg, en el
que ahora Terry era el actor principal.
- adelante
- Terry, no lo pudimos evitar, todos saben que el grupo viaja en este
barco, y la gente pregunta mucho por ti
- ¡Dije específicamente que quería pasar desapercibido! –Dijo en tono
de notable enojo
- Lo lamento Terry, pero tendrás que dar la cara
- No lo haré
- Terry, eres una figura pública, tienes que afrontarlo...
- No me gusta la gente- respondió tajante
- Lo sé, ¡¡pero te debes a tu público!!.... Terry... debes aprender a tratar
a la gente, no siempre podrás darte el lujo de ser descortés, actores
vienen y actores van, nunca lo olvides.
- Está bien- dijo Terry intentando controlar su enojo- saldré cuando sea
necesario, pero mientras tanto andaré disfrazado.
- Esta bien, hasta ahora nadie sabe que este es tu camarote, hiciste bien
en elegir uno tan modesto, todos los demás se encuentran en el piso de
arriba, donde se encuentran las suites.
- Lo sé, aquí estoy mejor
- Bien Terry, esta noche nos tendremos que presentar todos los del
grupo, te guste o no, pues será la fiesta de bienvenida, es lo único que
te voy a pedir que hagas así que prepárate
- Está bien... y gracias.
- De nada Terry... me retiro.

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Terry se quedó solo pensando en las palabras del Sr. Windslet, el tenía
razón, debía ser cordial con la gente, pues al fin y al cabo como actor se
debía a su público. Luego pensó en Susana... “fue mejor que se quedar{
con su madre, ella la puede atender mejor que yo estando de gira...
aunque ella quería venir... Sus... como quisiera sentir la clase de amor
que esperas de mi... pero no puedo... mi amor por ti es como el de un
hermano... la clase de amor que pides que yo sienta hacia ti ya tiene
dueña... e inevitablemente así ser{ por siempre” “Candy... ¿qué estar{s
haciendo ahora? ¿Te habrás dado cuenta que dejé de escribirte? Ya no
puedo... no puedo, creo que después de todo no fue buena idea
hacerlo... debo olvidarte”
Mientras pensaba decidió salir del camarote, se dio una ducha y eligió
un elegante traje azul marino, encima de este su puso una gabardina
negra, una gran bufanda alrededor del cuello, lentes obscuros y un
sombrero. “Así ser{ difícil que alguien me reconozca”. Al salir caminó
por los estrechos pasillos hasta encontrar los escalones, subió hasta
llegar a cubierta, comenzaba a atardecer, el paisaje era hermoso, los
colores del cielo se teñían en tonos rojizos mientras el sol se ocultaba en
el horizonte tras las azules aguas, ahí de pie, mirando hacia el
horizonte su mente giraba en torno a una sola palabra “Candy...”
Siguió caminando por la cubierta del navío hasta comenzar a
mezclarse entre la gente “nadie me reconoce, que bien, de esta manera
podré salir sin ser notado”
De pronto encontró unos escalones que dirigían hasta la parte más alta
del barco... mientras subía se dio cuenta de que era una especie de
mirador. “Nadie sube aquí, es un buen lugar para estar solo, desde
aquí podré contemplar el anochecer sin ser molestado por nadie”

Mientras tanto Albert se disponía a regresar a la Suite
- Iré a ver a Candy George, mas tarde será la gran fiesta de bienvenida
y debo avisarle, además creo que nos vendría bien descansar un poco a
nosotros.
- Bien, hasta más tarde entonces Albert

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Albert se dirigía hacia la suite cuando sorpresivamente alguien
mencionó su nombre.
- ¡Mr. William!
- Albert miró hacia la voz masculina que mencionó su nombre
- ¡Román Woolrich!
- El mismo
- Que tal, que gusto... –dijo sorprendido, -pero... qué casualidad de la
vida encontrarle aquí
- Lo mismo pensaba... ¿de viaje de negocios?
- Si... así es... ¿y usted?
- Oh por favor ¡Mr. Albert! ¡Hábleme de tu!
- Muy bien... gracias, entonces creo que deberás dirigirte a mí de la
misma forma
- Buena idea..., pues estoy acompañando a mi hermana... se empeñó en
hacer este viaje ¿sabes?
- ¿Ah sí?
- Si, es que tiene el capricho de ver la nueva obra teatral de la compañía
St. Woldenberg, “Otelo”, estaba deseosa de verla y no pudo ir al
estreno en Nueva York... luego se enteró que la gira del grupo
comenzaría en Europa y se empeñó en ir, ...y pues aquí estoy...
haciéndole compañía
- ¿St. Woldenberg? –“es la compañía de Terry” pensó
- Si, hay un joven actor que trae muertas a las chicas ahora... ¿cuál era
su nombre...?
- Terruce Graham- Respondió Albert
- ¡Ese! Exactamente... no sé que le ven... no es la gran cosa...
- Es un excelente actor- dijo Albert en su defensa
- Bueno... en realidad nunca lo he visto actuar, pero lo conozco por
imágenes en los periódicos... dicen que es un prepotente
- No... Yo no diría eso... solamente es algo antisocial, pero es muy
buena persona
- Hablas como si lo conocieras
- Lo conozco, no solo es un excelente actor, también sabe ser un gran

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


amigo
- ¿En serio? ...Catherine estará doblemente feliz cuando le diga que
usted está aquí....
- Si... ¿y por qué?
- Bueno... aquí entre nosotros... ya te habrás dado cuenta de que no le
eres indiferente a mi hermana...
- Bueno...
- Y además podrás presentarle al actor, ya que lo conoces...
- Bueno... si alguna vez se da la oportunidad, por supuesto lo haré
- Claro! Esta es la oportunidad, estando todos a bordo del mismo barco
seguramente encontraremos el momento oportuno
- ¿Todos? No entiendo...
- ¡Sí! ¿Que no sabes? Todo mundo habla de eso
- ¿De qué?
- De que el grupo de la compañía St. Woldenberg se encuentra
viajando en este mismo buque... no me digas que no sabías
- ¿En este buque...?- preguntó sorprendido
- ¡Sí!
- Pues... no... No sabía- dijo Albert aún sin creerlo
- No parece alegrarte... pues no que es tu gran amigo
- No... Si me alegra, solo que... pues son demasiadas casualidades...
estoy sorprendido nada mas
- Si ¿verdad? Bueno... pero eso hará este viaje menos aburrido
- Si, eso es verdad- dijo Albert apenas reponiéndose de la sorpresa
- Te veré en la fiesta de bienvenida Albert, hasta entonces- dijo Román
estrechándole la mano
- Hasta entonces- respondió Albert

Candy tomaba el té en el balcón de la Suite cuando Albert entró...
- Hola pequeña
- Hola Albert – respondió con una cara que Albert no pudo descifrar
- Que pasa? Te veo... no se... ¿preocupada quizás?
- No... Nada de eso... es que... Albert... me enteré por las voces de la

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


gente en los pasillos de algo que...
- Ya lo sabes, ¿no es así?
- ¿cómo?
- Si... ya sabes que Terry está aquí, en este mismo barco
- Si... lo escuché y...
- ¿Te preocupa verlo Candy?
- No...es que
- Candy- dijo tomándola por los hombros- tranquilízate, debe causarte
alegría el que Terry esté aquí, no intranquilidad...
- Albert... es que... no sabía si a ti...
- ¿Si a mí me iba a molestar?... mira Candy, no puedo negarte que me
inquieta un poco la presencia de Terry cerca de ti, pero me alegra saber
de él, verlo, platicar con él... es mi amigo... y lo que tu sientas o dejes de
sentir por él es algo a lo que tendré que acostumbrarme... Además...
no puedo mandar en tus sentimientos Candy... te lo dije y te lo repito,
no te obligaré a nada... y seguiré esperando hasta el día en que tu
decidas lo que hacer con tu vida. Siempre habrá la posibilidad de
encontrar a Terry Candy, también tú debes acostumbrarte...
- Si... tienes razón Albert... gracias por tus palabras, tienes el don de
tranquilizarme... siempre lo has hecho
- ¡Bueno! Es hora de que comiences a prepararte, hoy habrá una gran
fiesta de bienvenida en el comedor principal del barco y quiero que
estés preciosa... mientras iré a descansar un rato
- ¿A descansar? Pero ¿no te vas a preparar tú también?
- Si, pero a como tardan las mujeres tengo tiempo de dormir y luego de
vestirme... y eso que todavía así tendré que esperarte...
- ¡Albert! ¡Eso no es cierto...!
- Jajaja... bueno... está bien...
- No, mejor si descansa un poco
- ¡Gracias! Jajaja
- Albert!
- No, no... Está bien, que tal si te veo aquí en la sala de estar de la Suite
a las ocho en punto... iré a mi recamara a prepararme... tu haz lo

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


mismo.
- Si... está bien...
Candy entró a su recamara sin dejar de pensar en lo nerviosa que se
encontraba... “veré a Terry” “veré a Terry” se decía una y otra vez.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                     Bienvenida al "Britanic"
                                Cap. 22




Candy lucia hermosa con el vestido color azul claro que había elegido,
se dio una última mirada al espejo satisfecha con lo que veía. Le dio el
último toque a su peinado con una fina cinta de ceda en el mismo tono
azul y se dispuso a salir de su recamara. Ahí se encontraba Albert
esperándola con un elegante traje en blanco inmaculado que le hacía
lucir verdaderamente varonil.
- Candy... como siempre estás preciosa
- Tu también Albert
- ¿Estoy precioso? Jajaja
- No... Te ves muy buen mozo...
- Jajaja
- Deja de reír Albert
- Está bien... está bien...
- ¿Ya ves? Terminé puntual...
- Si, si, casi no tuve que esperarte jajaja
- ¡Albert!
- Ya ya... no te enojes pequeña- Candy sonrió- es hora de ir al gran
comedor -dijo Albert ofreciéndole el brazo
- Si
- Candy... lo olvidaba...
- ¿Qué cosa Albert?
- Hace rato me encontré con Román Woolrich, lo recuerdas
- Si... ¿está aquí también?
- Si, así es, pero no viene solo... su hermana Catherine está con él
- ¿¿¿Ella también???
- Si Candy, quise decírtelo para evitar un mal encuentro, no quiero que
pases un momento desagradable
- Porque tenían que estar aquí?- dijo Candy molesta

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Candy... por favor, te voy a pedir que seas amable con ellos,
evitaremos estar con ellos lo más posible, te lo prometo, pero se amable
por favor
- Esta bien Albert, no me hagas caso, actúo como una niña malcriada...
además esas personas no me importan... seré amable con ellos por ti
- Gracias pequeña
Candy y Albert se dirigieron al salón en donde sería la bienvenida y
ocuparon su mesa, la gente comenzó a llegar poco a poco mientras el
capitán del barco saludaba cordialmente a la tripulación. Candy se
distraía mirando cuando una voz femenina llamó su atención
- ¡Albert! ¡Qué alegría encontrarle!
Candy no podía evitar sentir antipatía por la mujer y el joven que se
encontraba su lado, pero había prometido a Albert ser cordial con ellos
y debía cumplir con su palabra.
- Hola Catherine, Román... lo mismo digo
- Buenas noches- dijo Candy poniéndose de pie
- Ah! Hola miss Candy, buenas noches- dijo Catherine
- Buenas noches Candy, ¿cómo estás? Es una sorpresa verte, no creí
que estuvieras aquí- dijo Román
- Yo tampoco- dijo Catherine, pensé que hacía un viaje de negocios
Albert, al menos eso fue lo que me dijo Román.
- Si, es un viaje de negocios, pero Candy me acompaña.
- Mucho mejor, así el viaje no será aburrido- dijo Román
- Albert, me dijo Román que conoce usted al joven actor Terruce
Graham
- Si, así es, es un buen amigo mío, y también de Candy
- En serio?- dijo Román dirigiéndose a Candy
- Si, estudiamos juntos
- Me gustaría mucho conocerlo, soy una gran admiradora de su
trabajo- dijo Catherine
- Si, es un excelente actor- dijo Albert – pero ya casi todo el grupo está
en su lugar y a él no lo he visto
- A decir verdad será un poco difícil verle, no es muy sociable- afirmó

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Candy
- Oh sería una lástima
- Si, Terry es así, prefiere estar solo
- Pareces conocerlo muy bien- dijo Román
- Eh? Si... éramos muy amigos
- ¿Eran? ¿Pues dejaron de serlo?
- No, somos amigos, pero casi nunca lo veo ahora... ya saben, él viaja
mucho y...
- Si llegará a venir con gusto se lo presentaremos Catherine
- Te lo agradecería Albert, aunque debo confesar que la noticia que
mas me alegró es saberle en el mismo barco que yo... si mal no
recuerdo usted me debió un baile la última vez... recuerda?
- Si claro...
Catherine comenzaba a abordar a Albert para molestia de Candy, pero
en ese momento fueron interrumpidos por la voz del Capitán.
- Buenas noches damas y Caballeros, Bienvenidos al Gran Navío “El
Britanic” mi nombre es Capitán Harrison, y yo les guiaré hasta el
puerto Southampton en Londres, si necesitan algo o tienen alguna
duda estoy para servirle. Es un privilegio para mí contar con
personalidades muy importantes, tales como la compañía Teatral St.
Woldenberg y su elenco completo de grandes actores.
La gente miraba hacia el grupo aplaudiendo mientras estos se ponían
de pie, las miradas del público buscaban entre los rostros de los
jóvenes a sus admirados actores, las chicas miraban decepcionadas de
no encontrar a Terruce Graham entre el grupo.
“Donde estar{ Terry?”- pensaba el Sr. Windslet- “prometió que
vendría”
El capitán hizo una pausa mientras los aplausos cesaban para luego
continuar
- Agradezco a todos por encontrarse aquí... espero disfruten de la
velada que preparamos para ustedes- dijo finalizando
La música comenzó a sonar y la gente brindaba alegre en sus mesas ...
- Tenías razón Candy, Terry no vino

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Si... no le gustan este tipo de reuniones
- Candy... me permites esta pieza- dijo Román
- Muy buena idea- dijo Catherine- así mientras tanto podré cobrar la
pieza que me debe Albert
- Pero Albert, George no ha venido y si nos paramos a bailar no nos
encontrará... y no sabe en qué mesa nos sentamos
- Es verdad... discúlpame Catherine, pero esperamos a una persona...
en cuanto llegue tal vez...
- Oh por supuesto... no hay prisa, la noche es larga y no lo voy a dejar
escapar- dijo haciéndole un guiño mientras Candy intentaba disfrazar
la mueca de enojo que luchaba por salir de la sonrisa forzada que
mostraba.
Después de más de una hora de espera...
- Albert, George no llega, ¿no será mejor que vayamos a buscarle?
- En realidad Candy ya no creo que venga, debe estar dormido, se
encontraba cansado
- En ese caso no vale la pena seguir esperando sentados... Candy...
¿bailarías conmigo esta pieza? –dijo Román
- Pues...- dijo dudando- si, está bien
Candy observó que detrás de ellos se pusieron de pie Albert y
Catherine y comenzaron a bailar, ella reía sin parar y a Albert parecía
agradarle su compañía. “¿Pero qué le pasa? ¿Dijo que ella no le
interesaba?” pensaba Candy “A mí me parece que se le ve muy
contento”
Candy sentía algo que la situación no le agradaba “¿ser{n celos?”...
- ¡Ya no lo soporto! -Dijo finalmente soltándose de Román
- ¿Cómo? Discúlpame... yo...
- No Román, discúlpame tú, no lo dije por ti... es que estoy mareada, no
me siento bien, saldré a tomar aire puro...
- Te acompaño...
- ¡No! No gracias... prefiero ir sola,...por favor
- Como gustes- respondió Román no muy contento con la negativa de
Candy

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Regresaré en unos minutos
- Bien

Candy salió a cubierta, estaba oscuro y había mucha neblina, se sentía
enojada de ver a Albert tan sonriente con Catherine, pero no quería
hacer un reclamo, Albert era tan comprensivo con ella... “adem{s no
tengo derecho de hacerlo... el es libre de hacer lo que le plazca”
pensaba convenciéndose a sí misma. Mientras pensaba comenzó a
sentir mucho frío.”¡Qué neblina!” pensaba, no pudo evitar recordar la
noche en que vio a Terry por primera vez. “fue en un barco como este,
una noche muy parecida a esta... había mucho frío y neblina... al verlo
creí ver a Anthony... pero era Terry... y lloraba, lloraba por su madre...
como olvidarlo” “Terry... si supieras que estoy aquí hubieras venido a
la fiesta” “seguramente andar{ encerrado en su habitación”




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


                         Reunión en altamar
                                 Cap. 23



Terry se encontraba acostado en el suelo del mirador “es una l{stima,
entró la neblina y las estrellas desaparecieron” Miró su reloj de bolsillo
“Las nueve y media... ya es tarde, debo cumplir con mis obligaciones
antes que la famosa bienvenida termine”. Desganado se puso de pie y
comenzó a bajar los escalones, caminó por cubierta mirando hacia el
mar mientras se dirigía al gran comedor del barco cuando una imagen
de una persona de pie mirando hacia el horizonte llamó su atención.
“es una chica” “pasaré lentamente y sin hacer ruido para que no me
vea”- Al irse acercando la imagen comenzó a serle familiar “...un
momento... esa chica... es... ¡es Candy!” “No puede ser... pero si... es
ella... es Candy!”
Terry permaneció observando a la chica un largo rato paralizado aún
sin creerlo, no, no podía ser... pensaba que era producto de su
imaginación, cuando el impacto disminuyó se atrevió a dar unos pasos
para acercarse y cerciorarse de que aquella visión no desaparecería, lo
hacía lentamente deseando que la imagen no se desvaneciera.
No lo podía creer, su mente le estaba jugando una mala pasada, ¡si eso
era! pues no había dejado de pensar en Candy, pero conforme se fue
acercando se dio cuenta de que no era una alucinación, era ella,
Candy..., Candy estaba ahí, frente a sus ojos. Candy... la chica que
conoció apenas unos años atrás en un barco parecido a este, la chica
que le robó el corazón desde el primer momento en que la vio, aquella
que pudo sacarlo de sus tristezas y por la que ahora se encontraba
hundido en ellas.
- eh? ¿Hay alguien ahí? –Dijo la voz tan familiar de la chica
- si
- ¿quién es?
- Hola Tarzán pecosa
- ¿Terry...? Terry ¿¿eres tú??

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- ¿Quien más te llamaría así?
Candy sintió una gran felicidad al ver que ahí, frente a ella, se
encontraba Terry...
- Terry!- dijo Candy dirigiéndose hacia el joven vestido de oscuro que
se encontraba a solo unos pasos
- Candy... pero... ¿pero qué haces aquí?
- Lo mismo que tu... viajando hacia Londres- respondió Candy
sonriente
- Pero... es que... ¡qué sorpresa! No lo puedo creer Candy...
precisamente pensaba en ti hace unos momentos
- Terry...
- Voy de gira...
- Lo sé, todo mundo habla de ti... y desilusionaste a muchas chicas que
esperaban tu llegada a la fiesta de bienvenida
- ¿Ah sí? Entonces sabías que estoy aquí...
- Si...
- Mejor di la verdad Candy, te tú desilusionaste cuando no llegué
- ¡Terry!
- Jajajaja... solo bromeaba Candy... déjame verte... no sabes qué alegría
me da encontrarte, cada vez estás más linda trazan pecosa... pero
dime... ¿para qué vas a Londres?
- Albert está de viaje de negocios y estoy acompañándole
- ¿Albert está aquí? ¡Me gustaría mucho saludarlo....!
- Si, él también tiene ganas de hacerlo...
- Candy... qué bueno es verte- dijo acercándose
- Si Terry...lo mismo digo
- He pensado tanto en ti- dijo acercándose más
- Terry...
Terry la miraba fijamente y ella comenzó a sentirse nerviosa
- yo... debo... Terry... debo regresar al salón... Me esperan... y
- sí, yo también debo ir, desgraciadamente aunque no me guste debo
cumplir con mis compromisos
- entonces te veré ahí... hay gente que quiere conocerte...

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- bien... te veo ahí en unos minutos
Terry miraba como Candy se alejaba, todavía no podía creerlo “Candy
aquí” se decía, se sentía tan nervioso que decidió quedarse unos
minutos tomando aire antes de entrar al salón en donde era la fiesta.
Candy caminaba a paso presuroso hacia la entrada del gran salón
cuando se encontró con Albert en el camino
- Candy... ¿dónde estabas?.. Te buscaba
- Tomaba aire...
- Comenzaba a preocuparme
- Lo siento es que...
- ¿Sucede algo?
- No... Nada Albert
- Disculpa por dejarte sola con Román, pero tenía que cumplir ese
compromiso con Catherine
- Prefiero no hablar de eso Albert
- Está bien... lo siento
- ¿Ya se fueron a su mesa?
- No Candy, no pude decirles que se fueran, se quedarán con nosotros
- Oh Albert! –Expresó molesta
- Candy... vamos, entremos ¿sí?
- Está bien- respondió no muy convencida
- Candy ¿te sientes mejor?
- Si Román, gracias, mucho mejor
- Que bueno... el pobre de Albert estaba muy preocupado- dijo
Catherine haciéndole una caricia a Albert en el rostro
- ¡Albert! –dijo Candy en voz alta
- Eh... ¿si Candy?
- Este vals me gusta... baila conmigo ¿sí?
- Por supuesto... ¿nos disculpan por favor?
- Por supuesto- Respondió Catherine no de muy buena gana
...
- Albert, que mala suerte encontrar a Miss Catherine aquí, no te suelta,
no te va a dejar en paz

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- No hay nada que pueda hacer Candy, no puedo ser descortés
- Lo sé, pero es que no me gusta su manera de comportarse, además su
hermano no me es agradable
- ¿Por qué?... ¿te ha faltado al respeto de alguna forma?
- No...No... Nada de eso, es solo que tiene algo que no me convence
- Menos mal... si te hace algo dímelo inmediatamente por favor
- Si Albert... no te preocupes.
- Claro que me preocupo
De repente la gente comenzó a murmurar, se armó un alboroto
alrededor de la entrada principal y los aplausos comenzaron a sonar
- Es él
- Es Terruce Graham... el actor
Decían las voces emocionadas
- finalmente se decidió a venir- dijo Albert
- si
- cuando te vea se sorprenderá
- Albert... yo... nosotros ya nos vimos
- ¿Cómo?
- Si, cuando salí a tomar aire me encontré con él y nos saludamos
 Ya veo por qué tardaste- dijo Albert muy serio
- No... no, yo ya llevaba un rato ahí cuando apareció... le dije que estás
aquí y que te daría gusto en saludarlo
- Si... eso es verdad- dijo ya más relajado – esperemos que tenga
oportunidad de acercarse
- Si, aunque lo dudo, mira como lo rodea la gente
Candy y Albert regresaron a sus asientos en donde Catherine y Román
los esperaban
- llegó el joven actor!- dijo Catherine – ya ve miss Candy?, después de
todo no lo conoce tan bien como pensaba, pues después de todo él se
presentó
Candy prefirió ignorar el comentario
- Le estaré muy agradecida Albert si me presenta al joven Terruce... en
verdad soy una gran admiradora

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


- Por supuesto Catherine, solo dejemos que se libere un poco de tanta
gente a su alrededor y con gusto se lo presentaré
- Que pena me da con usted Albert... normalmente no le insistiría
tanto, pero no me mal interprete... lo que admiro de ese joven es su
trabajo pues me parece un excelente actor, no como la mayoría de las
jovencitas que solamente se emocionan con él por lo buen mozo que
es...
- A mi no me parece tan buen mozo Catherine... pero en fin... cada
quién sus gustos - dijo Román
Candy se mantenía ajena a la plática, no se atrevía a defender a Terry
pues sabía que se apasionaría al hacerlo.
- Terry no solo es un gran actor- dijo Albert- También es una persona
con muchísima calidad humana, ¿no es así Candy?
- Si- se limitó a contestar
- Buenas noches- escucharon a sus espaldas
- ¡Terry! ¡Qué gusto! ¡precisamente hablábamos de ti!- dijo Albert
Candy comenzó a sentirse nerviosa...
- Ya imagino Albert, seguramente les decías que soy un rebelde sin
causa- dijo en tono de broma
- No jajaja, al contrario, te hacía el favor de hablar maravillas de ti jajaja
- Ah! Pues se lo agradezco Mr. William- respondió siguiéndole el juego
a Albert
- Por cierto Terry, déjame presentarte a Miss Catherine y a su hermano,
el joven Román, a Candy pues no necesito presentártela...
- Si, mucho gusto, es un placer
- Mr. Terruce es un honor conocerle- dijo Catherine emocionada
- Mucho gusto respondió Román demostrando desinterés
- No se imagina el honor que es para mí conocerle... soy admiradora de
su trabajo...
- Gracias... –respondió secamente-
- eh...Albert, te molesta si invito a Candy a bailar
- Adelante por favor- respondió Albert
- Candy... me concedes el honor?

                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- Si... –respondió Candy titubeante mientras miraba a Albert
Candy y Terry se dirigieron al centro de la pista, todas las miradas se
dirigían hacia ellos, las mujeres murmuraban sobre la pareja celosas de
no haber sido las elegidas como compañera de baile por el joven actor.
- Míranos Candy... aquí estamos después de tanto tiempo, finalmente
estoy bailando contigo... la verdad hubo una vez que pensé que no
volvería a verte... y menos aquí
Candy se limitó a sonreír... y continuaron bailando sin hablar un largo
rato. Albert los observaba desde su mesa
- Albert, me parece que para miss Candy ese joven representa mucho
más que una amistad... ¿no le parece?
- Candy y Terry son algo especial Catherine, y si, la relación entre ellos
va mas allá que una simple amistad
- Oh! Entonces mis instintos no me fallaron...
- Candy y Terry estuvieron comprometidos... pero la carrera de Terry
no le permite sostener un verdadero compromiso- mintió para no dar
mayores explicaciones
- Ya veo... ahora entiendo... Albert, no sé si me permita hacerle un
comentario serio... es algo delicado... no sé si me atreva... por eso le
pregunto si puedo ser un poco indiscreta...
- Dígame Catherine
- Es que... no sé cómo decirle... he observado la relación que tiene con
miss Candy, y pues la gente murmura acerca de ello...
- ¿A qué se refiere?
- Bueno... Candy no es una niña... es una jovencita y usted... pues...
usted no es su padre...
- No, no lo soy
- Es que... yo sé que no es así Albert... la manera en que ella le mira... la
gente comienza a...
- Catherine, no necesita decir mas... agradezco su observación. Pero la
relación que hay entre Candy y yo es cosa que a la demás gente no le
incumbe.
- Oh!

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Y disculpe si la ofendo, pero mi vida privada es eso... privada
- Albert... lo lamento, no quise ofenderle... yo solo quería ayudarle... yo
se que usted es un buen hombre que solo quiere proteger a esa pobre
niña...
Catherine sonaba desesperada y Albert aunque se encontraba
realmente exaltado con el comentario se dio cuenta que se excedió en
su descortés respuesta.
- No se disculpe Catherine, discúlpeme usted, no debí responderle así...
es que ¿sabe? No me siento muy bien, debe ser el cansancio...
- Oh si Albert... no se preocupe
- Discúlpeme Catherine, pero la voy a tener que dejar, me retiro hacia
mi camarote
- Si si... por supuesto... adelante
Albert se dirigió hacia Terry y Candy que aún bailaban...
- Disculpen... Candy, me retiro, me encuentro cansado...
- ¿Tan temprano?
- No me siento muy bien
- Bien... entonces vamos
- No Candy, está bien, te dejo en buenas manos...
- Pero... – dijo Candy
- Terry,- interrumpió Albert- mañana nos vemos por aquí... te encargo
mucho a Candy
- Si Albert... no te preocupes... que descanses

Albert se retiró sintiendo que su corazón se rompía en mil pedazos...




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD




                  Tan juntos... y tan separados...
                                 Cap. 24


- vamos Candy... salgamos de aquí
- pero... ¿a dónde?
- Encontré un lugar... ven... vamos- dijo tomándole de la mano
Terry la llevó al mirador en donde antes estuvo pensando en ella.
- ven... por acá...
Subieron las escaleras y una vez estando arriba decidieron sentarse en
el piso
- Terry... ¿y Susana? – se atrevió a preguntar por fin Candy
- Eh?... no está aquí... se quedó en América con su madre... estando de
gira no podría hacerme cargo de ella
- Entiendo...
- Pero dime Candy... ¿cómo has estado?
- Bien... muy bien Terry... ¿recibiste mi carta?
- Ehh... si, si
- Es que ya no recibí otra tuya... pero imaginé que estabas muy
ocupado...
- Candy... la verdad es que si te escribí... y no una sola carta... te he
escrito muchas...
-¡Pero no me llegaron...!
- No... Porque no las envíe...
- Ah! Si, imaginé que tal vez no te daba tiempo de mandarlas...
- No Candy... es que no me atreví a enviártelas
- Terry... pero... ¿por qué?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Candy... ¿nunca escribiste alguna carta que al final no te atreviste a
mandar?
Candy recordó la carta que precisamente le había escrito a Terry... y
nunca se atrevió a enviar. Ella no lo sabía pero Terry tenía esa carta,
pues Albert se la había dado.
- eehh... bueno... sí, creo que si
- No puedo creer que estas aquí junto a mi... hoy que abordaba el
barco sentí que me alejaba cada vez mas de ti... y recordé cuando nos
conocimos... ¿lo recuerdas? Fue en un barco como este...
- si... lo recuerdo... ¡te burlaste de mis pecas!
- Jajaja... es que son muy curiosas... y más en una mona como tú jajaja
- Terry!!!
Candy levantó los brazos para empujarlo... como solía hacer en los
tiempos del colegio, Terry los detuvo pero perdió el equilibrio y cayó
de un costado quedando Candy sobre él frente a frente con sus rostros
a solo unos centímetros. La mirada de Terry a principio de confusión
se fue volviendo más y más intensa... Candy terminó rindiéndose ante
ella. La mirada de Terry buscó los labios de Candy... esta vez no había
poder humano que le pudiera controlar. El beso no se hizo esperar.
Terry acerco los labios lentamente a los de Candy... comenzó siendo un
beso tímido, pero se fue intensificando hasta convertirse en el beso más
apasionado que Candy hubiera recibido jamás. Sus corazones latían a
mil por hora, Terry abrazó a Candy acercándola más hacia él y ella no
opuso resistencia... esta vez se dejó llevar. Terry giró asentando
suavemente a Candy en el piso sin dejar de besarla. Mientras le
acariciaba el cabello amorosamente. Candy reaccionó y con una mano
retiró suavemente a Terry mientras decía:
- No... Terry... no podemos...
Terry la miraba con los ojos llenos de amor
- Terry piensa en Susana
- Candy... no amo a Susana... te amo a ti
- Pero yo... pero... no... Yo no puedo
- Candy... después de lo que acaba de suceder no puedes decirme que

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


ya no sientes nada por mi... no después de ese beso
- Terry... no lo sé, no sé qué pasa... solo sé que esto no puede ser
- Candy ¡mírame...!
- No... No puedo
- Mírame Candy!
Ella lo miró a los ojos
- Candy dime que no me amas
- ¡No!
- ¡Dímelo mirándome a los ojos...! ¡Sólo así podré creerlo!- dijo Terry
firmemente
- ¡No! No puedo... no puedo!- contestó Candy rompiendo en llanto
Terry abrazó a Candy consolándola
- Candy... como quisiera poder ofrecerte mi vida... como quisiera poder
regresar el tiempo para evitar aquel accidente que nos separó...
- Terry... debo irme...
- No! No puedes irte ahora Candy... hay muchas cosas que debemos
decirnos... y más ahora que sé que no has dejado de sentir algo por
mi... ¡ahora lo sé...! todavía hay algo en ti... Candy. –Terry respiró
tratando de tranquilizarse y agregó en tono muy serio- Tal vez esta sea
la última oportunidad que tengamos de estar solos... al menos para
hablar Candy... quédate por favor... quédate-
Candy observó a pesar de la oscuridad que una lagrima corría por el
rostro de Terry
- Terry... entiende... lo nuestro es imposible
- Eso lo sé muy bien, ¿tú crees que no he tenido tiempo de sobra para
asimilarlo? ¿Sabes lo que es despertar y encontrarme día a día con
alguien que me recuerda la tragedia más triste de mi vida? No
imaginas lo difícil que ha sido para mí no odiarla Candy... no odiarla
por salvarme... porque gracias a eso no te tengo... hubiera preferido
todo menos perderte de esa forma. Susana me salvó tal vez de la
muerte... sí, pero ¿de qué sirve estar vivo cuando sientes que el alma se
fue tras la persona que amas?
- Terry... lo siento tanto...

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Candy, la vida nos está dando esta oportunidad de estar juntos
aunque sea unos días, no te pido nada más que eso, estar contigo,
verte, hablarte, decirte todo lo que tengo dentro, lo que nunca pude
decirte... como cuando fui por ti a la estación del tren aquella vez...
¿recuerdas que te envíe solo boleto de ida?
- Si...
- Cuando te envíe el boleto aún no había sucedido el accidente Candy,
yo quería que te quedaras conmigo para siempre, por eso no envíe
boleto de regreso... iba a pedirte que te casaras conmigo
- Terry!... yo...no sabía
- Pero sucedió el accidente... y cuando llegaste no me atreví a decirte
nada, estabas tan feliz...
- Debiste decirme lo que había sucedido...
- Lo sé, pero me hacía muy feliz verte, así... como eres. Hubiera
querido recibirte de otra manera... con flores, con un anillo de
compromiso... como la había planeado... recuerdo que incluso me
reclamaste que te llevé a un lugar nada romántico...
- Si...
- Pero Candy, si te abrazaba... si te besaba... no iba a poder soltarte
nunca... nunca!
Candy lloraba mientras escuchaba las palabras de Terry
- ¿qué más podía hacer Candy? No sabes cuánto me reclamé no haber
mandado todo al diablo por irme tras de ti... dejar todo atrás... volver a
empezar una vida nueva, una vida junto a ti... mi gran y único amor,
pero abandonar a Susana es algo que no haría, y mucho menos porque
tú no lo hubieras aceptado... Y si, ahora me hago cargo de Susana, le
doy lo que necesita, estoy pendiente de ella... pero no la amo, y ella lo
sabe, por eso no nos casamos. Cuando te fuiste le dije que debíamos
casarnos, pero ella decidió esperar a que yo la amara... sabes cuándo va
a suceder eso Candy? Nunca.
- Terry...
- Sabes Candy, una vez dejé a Susana, estuve vagando solo esos días
pensando solamente en ti, emborrachándome en cualquier bar

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


tratando de ahogar mi tristeza... acabé en Chicago, la ciudad donde tu
vivías entonces, quería sentirme cerca de ti... trabajaba actuando para
una pequeña compañía mediocre para medio ganarme la vida. Una
vez mientras actuaba me pareció escuchar tu voz gritando mi nombre...
fue entonces cuando reaccioné... y aún ahí... en aquel teatrucho di todo
de mi... solo en pensar en ti... porque pensaba que era imposible que
estuvieras ahí...
- Terry... yo... ¡yo estaba ahí!
- ¿Qué dices?
- Yo... yo te vi actuando en aquel teatro
- ¿¿Estabas ahí?? ¡¡Entonces si era tu voz!!
- Si... pasaba por ese pequeño teatro y vi el afiche en donde decía tu
nombre... no lo podía creer, pero decidí entrar...
- Candy...
- Si, vi que estabas muy mal, estabas borracho... me sentí tan triste...
quería que reaccionaras y grité tu nombre... fue entonces cuando todo
cambió Terry... ¡¡volviste a ser tú!! ¡¡¡Ahí estaba el Terry al que yo
conocía!!! ...después de eso supe que regresaste a la compañía
Stranford,... junto a Susana... me sentí feliz entonces de saber que
habías retomado tu camino... el camino de una estrella Terry... porque
eso es lo que eres.
- Si... regresé, ese mismo día que escuché tu voz mi madre estaba entre
el público, ella me ayudó, me aconsejó... pero lo que más fuerzas me
dio fue pensar en ti Candy... en aquel momento me sentí muy
avergonzado que pudieras verme así... en ese estado tan deplorable,
sabía que era lo que esperabas de mi... quería que valiera la pena el
sacrificio que hicimos al dejarnos ir... y el de Susana también...
- Terry... quisiera poder decir algo que te hiciera sentir mejor..
- Con solo verte me siento mucho mejor... me siento vivo estando
contigo... ¿Sabes? Eso es lo que me da la actuación... me hace sentir
vivo... eso me sostiene en pie... ¡actuar! Aunque no se compara con esto
Candy... estar cerca de ti.
- Ha sido muy difícil todo esto Terry

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Si
- Pero esto nos tocó vivir... y debemos afrontarlo de la mejor manera
- Candy... no cambias... siempre tan optimista...
- ¿Sabes que me hace me feliz ahora Terry?
- ¿Qué cosa?
- Ver que tú tampoco has cambiado...
- No... Nunca cambiaré... una vez te lo dije... seremos los mismos... y
cuando digo esto Candy me refiero también a mis sentimientos hacia
ti... siempre serán los mismos.
- Terry... será mejor no hablar de eso... debemos seguir adelante con
nuestras vidas
- Si Candy... y lo haré por ti... no lo olvides nunca
- Terry yo...
- No digas nada Candy... déjame estar aquí junto a ti, déjame
aprovechar estos días de tu compañía... no sabemos si después de
esto... nos volveremos a ver
Candy suspiró mirando al cielo...
- ¡que nochecita!
- Si... será una noche inolvidable...
- Si Terry... gracias... muchas gracias por todo... gracias por ser tu
Terry miraba a Candy mientras la escuchaba, nunca dejaba de
sorprenderle su alegría, su optimismo... y ahí los dos... se quedaron
juntos mirando a las estrellas, el cielo se había despejado y el panorama
que tenían era hermoso, se recostaron ahí, juntos, hablando de todo y
de nada... hasta que el amanecer los sorprendió




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD




                        Una Sólida Amistad
                                Cap. 25




Albert despertó muy temprano, intentó dormirse de nuevo pero no
podía, dio vueltas y vueltas en la pequeña cama de su camarote pero
era inútil. Había tenido una noche muy mala, estuvo muy inquieto y
despertaba a cada rato preguntándose si Candy ya habría regresado de
la fiesta.
Decidió levantarse aunque apenas eran las 5:30 de la mañana, se
envolvió en su bata de dormir y salió de su habitación, ya en la sala de
estar de la suite se preparó un café. No podía dejar de pensar en Candy
y Terry, se sentía derrotado, Candy se había quedado con Terry en la
fiesta “pero que esperaba, si yo mismo le dije que se quedar{” –
pensaba- “fui muy ingenuo al creer que ella decidiría retirarse de la
fiesta en cuanto yo lo hice” –Albert se atormentaba en sus
pensamientos- “Candy... ¿qué pasar{ por tu mente? ¿Qué sientes por
mi y que sientes por Terry?... pero que tonto he sido al pensar que ella
podría enamorarse de mi”
El sonido del picaporte al abrirse le hizo salir de sus pensamientos,

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Albert dirigió la mirada hacia la puerta que se movía... por un
momento Albert se sintió confundido... ¿quién podría estar
entrando?... George no tenía la llave de la suite-
- Candy!
- Albert... buen día...
Albert observó que Candy seguía con el mismo vestuario de la fiesta...
“no llegó a dormir” se dijo
- Buen día- respondió secamente
- Perdona Albert... el tiempo se pasó muy rápido, no miré la hora... si
no es porque comenzó a salir el sol yo...
- No es necesario que expliques nada- respondió sin mirarla
- Albert... pero
- Mejor ve a descansar Candy- dijo en tono autoritario interrumpiendo
el intento de Candy por explicarle lo sucedido
- Si – respondió obediente
Albert no lo podía creer, Candy pasó la noche completa con Terry.
Aunque confiaba en ella los celos le abrumaban.
“¿Que habr{ pasado entre ellos? ¿De qué habr{n hablado?”Se
preguntaba-
 Después de esto a Albert no le quedaba la menor duda... Candy seguía
enamorada de Terry. Decidió sacudirse de sus pensamientos y después
de desayunar desganadamente se dirigió a su recamara, eligió la ropa
que se pondría y se dio una ducha. Después de vestirse salió a caminar
por los alrededores del gran y elegante navío.
Eran ya las 8 de la mañana y Albert miraba hacia el horizonte
contemplando el hermoso e imponente mar azul, cuando un hombre
vestido con una larga chaqueta de piel, gorra y lentes obscuros se
dirigió hacia él. El individuo parecía querer ocultar su identidad...
- ¡Hola Albert!
- Terry! Hola buen día... –Respondió cortésmente
- ¿Cómo has estado? Anoche no tuve oportunidad de charlar contigo
- Muy bien... no puedo quejarme
- Me alegra

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Y tú ¿cómo estás?
- Hace mucho que no me encontraba tan bien
- Me alegra
- Albert, muchas gracias por permitir que Candy se quede en la fiesta,
la pasamos muy bien...
- No hay de que Terry, Candy es libre de hacer lo que guste, es dueña
de su vida
- Lo sé, pero no imaginas cuanto se preocupa por ti y de tu opinión
Albert observaba a Terry mientras este hablaba, no podía evitar sentir
simpatía por él, lo consideraba un verdadero amigo y el que los dos
amaran a la misma mujer no sería motivo para perder esa valiosa
amistad.
- Oye Terry, pero... no has dormido nada
- No... La verdad lo intenté pero no pude, así que decidí darme un
baño de agua fría y salir a caminar... Candy está durmiendo supongo
- Eso creo... le dije que descansara... pero dime Terry... ¿cómo te va con
la nueva compañía? –Albert prefirió cambiar la conversación
- La verdad no me puedo quejar, me tratan muy bien, aunque los
ensayos son exhaustivos. Pero vale la pena... además...prefiero estar en
el teatro que estar con... –Terry dejó de hablar
- Que estar con Susana... ¿no es así?
- Bueno... no precisamente, sabes, yo no vivo con Susana, la visito
todas las mañanas antes de ir al teatro y por noches cuando no hay
actuación al salir de los ensayos, le llevo lo que necesite, estoy
pendiente de ella... pero el verla... el verla me hace recordar lo que he
perdido... –Terry hablaba como para sí mismo
- Entiendo
- Cuando estoy en el teatro revivo sabes?, lo prefiero a volver a la
realidad, por eso estoy contento con las largas jornadas de trabajo...
pero cuando salgo del teatro... cuando salgo del teatro y me dirijo hacia
la casa de Susana mi mente repasa una y otra vez aquella noche... la
noche que perdí a Candy... es curioso... pero no puedo evitarlo...
entonces siento que mi alma muere una y otra vez. Al llegar con

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


Susana me siento vacío Albert... completamente vacío.
- Eso es muy triste Terry... –ambos se quedaron pensativos unos
segundos hasta que Terry rompió el silencio
- Si, pero no hablemos de tragedias- dijo alegremente lo cual a Albert le
hizo recordar a Candy, pues ese era su modo de reaccionar
- Tienes razón
- Mejor háblame de ti Albert, cuéntame cómo van los negocios... me
dijo Candy que van a Europa por tu trabajo
- Si, hay muchos pendientes por allá, en realidad es cansado, estoy
pensando tomarme unas vacaciones... regresar a África un tiempo,
olvidar los problemas y disfrutar de la naturaleza...
- Ese eres tú Albert, la verdad no te imagino como hombre de
negocios... aunque según me dijo Candy eres un excelente empresario
- Bueno... tengo el apoyo de George.
- Si también me habló de él Candy, me alegra que todo marche bien,
aunque si te vendrían bien esas vacaciones... se te ve... no sé... cansado.
- Lo estoy Terry... lo estoy
- A de ser la edad jajajajaja
- Si verdad... me descubriste jajajajaja- Albert no podía evitarlo... Terry
le agradaba
- Pues para mí el viaje en este navío serán mis vacaciones, será algo
corto, pero que mejor que compartirlo con dos de mis personas
favoritas...
- Gracias Terry... eres un verdadero amigo
- No Albert... gracias a ti... nunca te agradecí el cuidar tanto de Candy...
gracias por apoyarla
- No..., Lo hago con gusto...
- Lo sé, pero aun así siempre te agradeceré el que no la dejes sola.
- Terry... yo... –Albert no sabía si confesarle a Terry sus sentimientos
hacia Candy, intentaba hacerlo cuando fueron interrumpidos
- Buenos días caballeros
- Buenos días Catherine... no te vi llegar – dijo Albert sorprendido
- Buenos días Miss Catherine – respondió Terry

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Espero no estar interrumpiendo alguna platica de caballeros...
- No... Sólo hablábamos del clima- respondió Terry sarcásticamente
- Oh... –exclamó Catherine al notar que tal vez su intromisión había
desagradado al joven actor
- Con su permiso... discúlpenme pero el hambre llama – se despidió
Terry haciendo una reverencia
- Adelante- le contestó Albert sin poder disimular que su actitud le
causaba gracia
- Albert... no sé si es mi idea pero... tengo la impresión de que al joven
Graham le desagradó mi presencia
- No... No Catherine... él es así... no lo tome personal... es poco social
- Bueno... no es importante... en realidad al que buscaba es a usted...
- ¿A mí?
- Si... quería pedirle que me acompañara a desayunar, mi joven
hermano se quedó durmiendo, pues se desveló mucho anoche... por
cierto... y Candy?
- Candy? Ella está descansando aún... por la desvelada también
- Oh... pero ella no se desveló tanto... casi salió detrás de usted
anoche... en compañía del joven Graham... supongo que la escoltó
hasta... su habitación- Catherine buscaba dejar mal a Candy ante Albert
y este se dio cuenta
- Si, se fue tras de mi... pero Candy es una chica dormilona... y yo le
consiento todo – respondió Albert defendiéndola.
- Oh... ya veo... entonces que dice Albert... ¿me acompaña a desayunar?
- Le acompaño Catherine, aunque solo con mi presencia pues ya
desayuné
- Bien... eso es lo que buscaba... su compañía- le dijo sonriendo
coquetamente.
Albert le ofreció el brazo amablemente y ambos se dirigieron al área de
comedor... ahí otra vez se encontraron con Terry que ya iba de salida,
al cruzarse este nuevamente hizo una exagerada reverencia logrando
que Albert soltara una carcajada que a Catherine no le pareció


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


agradable... sin embargo prefirió hacer caso omiso y después de ocupar
una mesa inició una charla que a Albert le pareció eterna.




                     Una situación Incómoda
                                Cap. 26


Candy despertó y miró hacia el reloj de pared que se encontraba frente
a ella, apenas pasaban de las ocho de la mañana y no había conseguido
dormir como es debido, se sentía culpable de haber entrado tan tarde a
la suite pues sabía que no fue agradable para Albert.
Se levantó de la cama con letargo y se dirigió al pequeño cuarto de
baño de su camarote, se miró al espejo y se rió de su aspecto, se
encontraba despeinada y el desvelo se le notaba a leguas- “pero valió
la pena” pensó- “Terry... que agradable estar contigo... como en los
viejos tiempos”
Candy se dio un largo baño mientras se sentía revivir y al salir eligió
un vestido blanco informal, se hizo una “cola” en el cabello y se
maquilló ligeramente. Nuevamente se miró al espejo y se sintió
satisfecha con su reflejo “que diferencia” se dijo- “¿qué pensarían
Albert y Terry si me hubieran visto cuando recién desperté?” pensó
divertida dejando escapar una risita traviesa.
Decidió salir en busca de Albert – “debe andar por ahí con George...
Terry debe estar durmiendo aún... bueno... así tendré tiempo de hablar
con Albert y explicarle porque entré tan tarde... el comprender{”
Candy caminó tratando encontrar a Albert, se detuvo en uno de las
salas de reuniones en donde los caballeros se reunían a platicar sus
asuntos de negocios y buscó con la mirada a Albert sin éxito... “no est{
aquí... tal vez esté en algún otro salón”
Candy se encontraba distraída pensando hacia dónde dirigirse cuando
sintió que alguien la tocaba por la espalda dándole un pequeño
                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


empujón
- ¡¡¡BOOOH!!!!
- ¡¡¡¡Ayyy!!!! –gritó Candy asustada mientras escuchaba las
estruendosas carcajadas de un hombre las cuales reconoció de
inmediato.
- Jajaja jajaja jaja
- ¡¡Terry Grandchester!!
- ¡¡Jajaja jajaja que cara pusiste!!
- Terry... ¡¡¡me asustaste!!! –Dijo enojada, pero divertida al mismo
tiempo
- De eso se trataba
- ¡¡Eres el mismo majadero de siempre!!
- Y tu eres la misma pecosa escandalosa... jajaja... has logrado que el
salón completo nos mire
- Oh!
- Ven... salgamos de aquí- dijo tomándola de la mano dirigiéndose
hacia cubierta
- Terry... ¿qué haces despierto? -Preguntó Candy extrañada- pensé que
estarías durmiendo
- Lo mismo digo... no esperaba ver a una dormilona como tú despierta
después de no dormir en toda la noche
- Si... es que no podía...
- Pues lo mismo me pasó, así que decidí salir a dar un paseo... lindo día
no?
- Eh?... si... es hermoso... muy soleado... aunque hace frío... al saberlo
me pongo algo mas abrigado...
Terry disfrutaba mirando a Candy, la contemplaba mientras ella
hablaba
- ¿Tienes frío...? toma - Terry se quitó sin pensarlo el abrigo que traía y
se lo ofreció a Candy
- Gracias... después de todo no eres un patán
- Pues aunque lo dudes... soy un caballero... aún con las monas
pecosas

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- ¡Terry!!!!
- Jajaja
- No eches a perder el momento... el gesto de caballerosidad que
tuviste desapareció después de tan desagradable comentario- dijo
Candy volteando la cara indignada para luego soltar una carcajada
juntos.
Terry dejó de reír mientras miraba a Candy lleno de felicidad - “hace
cuanto no me sentía así... Desde cu{ndo que no reía así...” “sé muy
bien cuando... en el colegio...” “Candy... gracias por estos momentos”
pensaba para sí.
- Candy... ¿ya desayunaste?
- Eh? No... Aún no
- Yo sí, estaba hambriento... pero vamos, te acompaño... si mal no
recuerdo tienes muy buen apetito
- ¿Qué insinúas Terry Grandchester? ¿Qué soy una tragona?
- ¡Yo no dije nada! Jajaja... ven... ¡vamos!
- Si... pero... no he visto a Albert...
- ¿Albert? Ah si... estuve con él hace un rato, como siempre... no
cambia, es un gran tipo...
- ¿Estuviste con él? ¿Y qué te dijo? ¿Qué estaba haciendo? ¿Sabes
dónde está?
- ¡Uy! ¡Cuántas preguntas! Pues no hablamos de mucho... ya sabes
cosas de caballeros... estábamos justo aquí, donde ahora estamos,
mirando el paisaje que el mar nos otorga, y después se acercó alguien a
saludar y aproveché para despedirme pues como te dije me moría de
hambre... luego al salir me encontré de nuevo con él que iba entrando
al comedor acompañado.
Candy pensó al escuchar a Terry que Albert estaría con George
- Bien... entonces vayamos al comedor, tal vez está ahí aún
- Si... tal vez... vamos... te acompaño.
- ¡Gracias! ¡Me muero de hambre! – Exclamó Candy mientras
caminaban hacia el comedor
- No te preocupes... hay suficiente comida... como para todo un ejército

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


de monos hambrientos
- ¡Terry... deja de llamarme mona!
- Yo no te llamé mona... eso lo hiciste tú sola... yo solo dije que había
como para alimentar a un ejército de ellos
- Es inútil... contigo no se puede
- Jajajaja
- ¿No te cansas de molestarme verdad?
- La verdad... no... , ya llegamos, a ver si encontramos a Albert
- No lo veo...
- Mmm si... allá está
- ¿Dónde? ¡Ah sí! Ya lo vi... pero... pero no está con George... está con...
- Si... con la dama esa que me presentaron anoche
- Si... ¡está con esa vieja antipática!
- ¿Vieja antipática? Jajajajaja... digna expresión tarzanezca
- ¿Tarzanezca? ¡Ya deja de ponerme apodos! ¡Terry! ¡Deja de reírte!! –
Dijo Candy dándole un empujón
- Jajajaja... está bien, está bien...
Candy se quedó mirando muy seria en dirección hacia Albert y
Catherine
- Bueno... ¿vamos a ir o no?
- Si... si, vamos
- Veo que de verdad no te agrada esa señora... ¿por qué? ¿Qué te ha
hecho?
- No... En realidad nada... solo que no sé, hay algo en ella que no me
agrada
- Eso si es extraño en ti Candy... me cuesta creer que alguien que no te
haya hecho ningún daño no te agrade- esto último Terry lo dijo muy
seriamente y en verdad preocupado, pues sospechaba que había algo
detrás de la antipatía que Candy sentía por Catherine, pero Terry no
lograba descifrar el porqué.
- No... No me hagas caso Terry, no es nada...
- Bien... vamos
- Si- respondió mientras se dirigían hacia ellos

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Buen día Albert... buen día miss Catherine...
- Miss Catherine? Yo creí que era una vieja... –susurró Terry en el oído
de Candy, pero fue interrumpido por un codazo que Candy
discretamente le proporcionó
- Buenos días Miss Candy... señor Graham... que gusto saludarle de
nuevo
Candy no dejaba de observar a Albert
- Hola Candy! Buen día- respondió Albert jovialmente, cosa que a
Candy le cayó como un puño al estómago, pues encontró a Albert
demasiado contento con la compañía de Catherine.
- ¿Nos podemos sentar con ustedes? ...digo... si es que no
interrumpimos... –dijo Candy mirando fijamente a Albert
- Por supuesto... por favor, adelante- respondió educadamente Albert
poniéndose de pie mientras Terry ayudaba a Candy a sentarse.
- Gracias Terry
- De nada “Miss Candy” respondió Terry – divertido... pero decidió
terminar con el jueguito al ver la mirada amenazante que Candy le
lanzaba
Lo que Candy no sabía es que Albert luchaba consigo mismo tratando
demostrarse alegre pero por dentro se encontraba triste, enojado,
celoso, impotente y con una gran mezcla de sentimientos al pensar que
nunca lograría ganarse el amor de Candy, no mientras existiera esa
gran sombra llamada Terruce Grandchester.
En la mesa la plática se mantuvo cordial, Albert y Catherine platicaban
amablemente con Terry, que se esforzaba por comportarse y no hacer
sus clásicas bromas sarcásticas por no hacer enojar a Candy, pero este
se daba cuenta que había algo más que a ella le causaba molestia y no
lograba entender que era. Candy se mantuvo al margen de la plática,
limitándose a escuchar y sonreír forzadamente cuando era necesario.
- Señorita... puedo retirarle su plato- le dijo el mesero
- Si... gracias
- Pero Candy... no has comido nada- dijo Albert
- Es que... no tengo hambre- respondió desanimadamente con la

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


mirada hacia abajo
- Así somos las mujeres... es que queremos mantener la figura- dijo
Catherine
- No... No todas... Candy es diferente- respondió Albert reflexivamente,
como diciéndolo para él mismo
Terry también notó el cambio en la conducta de Candy por lo que se
acercó a ella para preguntarle discretamente...
- Candy... ¿estás bien? ¿Quieres que te saque de aquí?
Candy se quedó pensativa unos segundos mirando a Albert y
Catherine, la cual buscaba por todos los medios llamar la atención de
este
- Si... si Terry... gracias
- Bueno... con su permiso... me retiro y les robo a Candy si no les
molesta- dijo Terry
- ¡Oh no! Adelante- respondió Catherine presurosa
Albert se limitó a ponerse de pie mientras Candy y Terry se despedían
de ellos para luego verlos salir juntos del salón.
- Candy... ¿te sientes bien? Preguntó Terry ya una vez afuera
- Si Terry, es sólo cansancio, creo que será mejor ir a mi camarote a
descansar
- Si, creo que tienes razón, después estarás mejor
- Si
- Vamos, te acompaño... ¿en qué piso estás?
- En el de hasta arriba
- ¡Ah sí! ¡¡Debí suponerlo!! ¡Es donde se hospeda la gente rica!
- Terry no empieces
- Jajaja no, lo siento, tienes razón
Caminaron juntos y en silencio hasta llegar a la puerta de la Suite de
Albert y Candy
- gracias Terry, y tu también, ve y descansa, no dormiste nada
- sí, eso mismo haré... ¿te veré más tarde? –preguntó casi suplicante
- si claro... por supuesto, dijo sonriendo
- que tal a las 8 PM, en al mirador

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Candy pensó que así tendría lo que restaba del día para aclarar las
cosas con Albert, así que le pareció buena idea ver a Terry por la noche
- si, nos vemos ahí
- descansa trazan pecosa... –dijo Terry dulcemente
- Gracias Terry... tu también, respondió Candy mientras cerraba la
puerta sonriendo.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


                    Sentimientos desbordados
                                 Cap. 27


- Lo siento Catherine, debo dejarte pues George me espera, necesito ver
algunos asuntos del trabajo con él
Ese no fue más que el pretexto que Albert le dio a Catherine cinco
minutos después de que Candy y Terry se alejaran. Necesitaba estar
solo, reflexionar... lo sucedido con Candy no le dejaba estar en paz, y la
presencia de Catherine lo complicaba todo aún más.
Albert Caminó hasta encontrar un lugar tranquilo donde pensar. Miró
hacia el horizonte, el día era espléndido, el sol brillaba deslumbrante,
el mar azul verdoso era imponente, la brisa marina acariciaba su rostro
mientras aspiraba aquel inconfundible olor a mar. Albert cerró los ojos
para agudizar el resto de sus sentidos, extendió los brazos para sentir
el acariciante aire frío, la naturaleza comenzaba a hacer efecto en él.
Para Albert estar en contacto con la naturaleza era vital, había pasado
demasiado tiempo trabajando entre cuatro paredes, comenzó a pensar
que lo que le había dicho a Terry era buena idea... “¿por qué no?” se
decía “¿por qué no regresar a África...?”
Sus pensamientos comenzaron a cambiar de rumbo... el silbido de la
fuerte brisa parecía estar entonando una canción, poco a poco se fue
adentrando en la melodía que escuchaba en su imaginación... el sonido
de la Gaita. Los recuerdos comenzaron a fluir espontáneamente...
Candy aparecía en ellos constantemente... “Candy... Candy, eres la
autora de mis mas grandes felicidades y de mis mas grandes
desesperanzas...” “pero ¿qué m{s puedo hacer...? quisiera saberlo, pero
no tengo esa respuesta...” “Quisiera poder adentrarme en sus
pensamientos, escudriñar en ellos... mi más grande anhelo es que me
permita entrar en su corazón de la misma manera en la que ella está
clavada en el mío... Candy... permíteme abrir esas puertas”
Albert estaba tan hundido en sus pensamientos que no se dio cuenta
de que ya casi era la hora el almuerzo. No sabía en donde se

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


encontraba Candy en ese momento, por lo que decidió regresar a la
Suite – “ella debe estar con Terry, ser{ mejor que me quede en la Suite,
debo darle el tiempo que necesita, no puedo hacer presión en ella, eso
sería lo peor que pueda hacer, debo tener paciencia” – Y pensando así
llegó hasta la puerta de la Suite.
Al entrar se dirigió al balcón de la suite y se recostó en un cómodo
camastro acolchado, comenzaba a relajarse cuando una voz le
sobresaltó.
- Hola Albert, te escuché entrar
- ¡Candy! No sabía que estabas aquí, ¿estabas durmiendo? Perdona, no
quise despertarte
- Si, no te preocupes, necesitaba descansar un poco y por fin pude
hacerlo, pero tenía el pendiente de escucharte al entrar
- Y Terry?
- En su camarote supongo, ambos estábamos cansados, después del
desayuno preferí venir a dormir un rato
- ¿Pasa algo? ¿Te sientes mal? Me di cuenta que casi no comiste nada
- No... Estoy bien, creo que la desvelada me hizo perder el apetito
Albert la miraba mientras ella permanecía ahí de pie observándolo
como queriéndole leer la expresión de su rostro.
- Albert... me quedé muy preocupada en la mañana cuando regresé a la
Suite... quisiera explicarte...
- Candy... no hay nada que explicar
- Pero es que noté que tú...
- Candy, Candy... olvídalo por favor, perdóname si te traté
inapropiadamente
- Por favor... permíteme explicarte
Albert observó la carita de desesperación que Candy tenía, se le veía
realmente angustiada por lo que se sintió conmovido.
- Bien... si eso te hace feliz te escucho
- Anoche después de que dejaste la reunión Terry y yo salimos de la
fiesta... estuvimos en un mirador que está en la parte más alta del
barco, justo arriba de la suite hay unas escaleras exteriores que dirigen

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


hacia allá. Y es ahí donde permanecimos el resto de la noche...
solamente hablando
Albert no podía evitar sentir que los celos le invadían
- ¿toda la noche... ahí?
- Si...
- solamente hablando...
- si Albert
- Hablando... ¿y puedo saber de qué? –el tono de voz de Albert fue
cambiando poco a poco, al igual que su dulce mirada que ya
comenzaba a lanzar destellos de enojo
- Pue… pues de nada en especial... de muchas cosas –Candy comenzó a
sentir que los nervios le traicionaban, no se atrevía a mencionar el beso
que se había suscitado entre ellos
- ¡¿De nada o de mucho?!
- Pues...
Albert se puso de pie frente a Candy y la miró fijamente durante unos
segundos, los cuales a Candy le parecieron una eternidad. La mirada
de Albert era seria, casi inexpresiva. La tomó de los hombros y la
acercó bruscamente hacia él hasta dejar sus rostros a solo unos
centímetros uno del otro centrando su mirada en la de Candy.
Finalmente la soltó y caminó hacia su camarote y justo cuando abría la
puerta para entrar en el dijo de espaldas, sin mirar a Candy:
- Candy... Terry es un gran amigo, eso no va a cambiar... y tú... tú eres
lo que más quiero en este mundo... eres libre de hacer lo que te plazca.
Acto seguido: un fuerte portazo.
Candy miraba hacia la puerta del camarote de Albert, no sabía qué
hacer, nunca había visto a Albert de esa manera, se quedó paralizada
ahí unos minutos sin saber cómo reaccionar, caminó lentamente hacia
un pequeño sofá, se sentó y se dio cuenta que tenía las mejillas
humedecidas por las lagrimas que brotaban sin cesar. Permaneció ahí
tratando de ordenar sus ideas. Terry estaba ahí, y eso la llenaba de
dicha, parecía el mismo que conoció en el colegio, estaba alegre, hacia
bromas, los ojos le brillaban irradiando felicidad... pero era una

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


felicidad pasajera, y ambos lo sabían, ¿qué tenía de malo querer estar
juntos unos cuantos días? ¿Cómo podía explicarle a Albert algo que ni
ella misma entendía? Quería estar con Terry, necesitaba estar con él
esos días, pero al mismo tiempo no soportaba la idea de que Albert no
estuviera de acuerdo, se sentía muy infeliz de que Albert no la
entendiera. Pero al mismo tiempo sabía que él tenía razón en
molestarse, ¿cómo podía reclamarle su falta de sensibilidad para
comprender su relación con Terry si ella misma no soportaba la
presencia melosa de Catherine Woolrich alrededor de Albert?
Candy lloró e silencio hasta sentir los ojos cansados traicionados por la
falta de sueño y el llanto excesivo, se puso de pie para dirigirse a su
recamara, pero algo le hizo pararse frente a la de Albert, se quedó ahí
unos minutos apoyada en la puerta, deseando que Albert saliera tan
sonriente y cariñoso como siempre platicando de lo agradable del
clima o lo elegante del barco.
Sin pensarlo toco tímidamente a la puerta de Albert sin recibir
respuesta. Esperó unos segundos y nuevamente hizo el intento, esta
vez tocando un poco más fuerte, pero tampoco hubo respuesta alguna.
Colocó su mano alrededor del picaporte haciéndolo girar lentamente
dándose cuenta de que no tenía seguro para luego empujar lentamente
la puerta tratando de hacer el menor ruido posible. Ahí frente a ella se
encontraba Albert recostado en su cama de espaldas a ella por lo que
no pudo reconocer si se encontraba despierto. Candy lentamente se fue
acercando de puntillas para no hacer ruido. De pie junto a la cama lo
observó unos segundos, Albert parecía estar profundamente dormido,
pues no había reacción alguna de su parte. Lentamente se recostó a su
lado en la pequeña cama, necesitaba estar cerca de él, no soportaba la
idea de estar peleados. Una vez acostada junto a él le dio la espalda y
cerró los ojos, se conformaba saberse junto a él.
Candy derrotada por el sueño y el cansancio cerró los ojos intentando
relajarse, pero se sobresaltó al sentir que Albert se movía.
El había girado media vuelta y cruzado un brazo sobre Candy
abrazándola y acercándola a él. Candy aguantó la respiración sin saber

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                           Todo Por Tu Amor
                              Por Paty AD


qué hacer, pero después de unos segundos comenzó a sentir una gran
seguridad al encontrarse ahí, junto a él. Ambos permanecieron en
silencio juntos... hasta quedarse dormidos.




                                              Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                         Tres Mosqueteros
                                Cap. 28


Albert se encontraba solo en medio de la tormenta de nieve en la que
se encontraba, el frío era devastador, el hielo lo cubría todo y apenas
podía ver lo que había a medio metro de distancia.
- Aaalbeert!!! –escuchaba... conocía muy bien esa voz - Aaalbert!!!
¿Dónde estaaaás??!!!!
El miraba hacia todos lados pero era inútil, todo estaba muy oscuro y
se encontraba muy cansado... las piernas se le hundían en la espesa
nieve, ya no podía avanzar mas
- Candy... –susurraba –no te encuentro Candy...
- Aaalbeert!!! –la voz cada vez era más distante
- Candy! –Dijo más fuerte- Caandyy!!!
Era inútil, ya no podía mas... comenzaba a darse por vencido
- Caaandyyyy!!!!!! –gritó con fuerza
Albert abrió los ojos súbitamente. “No fue m{s que un mal sueño... una
desagradable pesadilla”.
Ahí se encontraba ella, en sus brazos, profundamente dormida. Se
quedó ahí unos minutos disfrutando de la cálida sensación de tener a
Candy tan cerca. Ella había entrado a su recamara poco después del
mal momento que pasaron por su causa. Sintió a Candy recostándose a
su lado mientras el permanecía en silenció de espaldas a ella con los
ojos cerrados, y al darse cuenta que ella se encontraba ahí no pudo
evitar el girar y abrazarla, en ese momento no quería hablar, no era
necesario, solo necesitaba tranquilizarse y la mejor manera era esa,
teniéndola consigo... “no debí hablarle así... no tengo derecho”
Albert soltó a Candy lentamente y se sentó con mucho cuidado,
“pobrecilla, ella no quiere hacerme enojar, por eso est{ aquí... gracias
pequeña”. Se puso de pie y notó que pasaban de las 5 de la tarde,
“dormimos mucho tiempo... casi 4 horas, pero la dejaré descansar, le
hace falta después de no haber dormido nada anoche”.

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Albert se lavó la cara y se envolvió en una fina pero cálida bufanda
pues el frió se intensificaba. Moría de hambre, así que decidió salir a
buscar algo para comer, escribió una nota, la dejó en la cama junto a
Candy y salió de la habitación, en la salita de estar encontró un abrigo
de piel sobre la pequeña mesita de centro, no era de él, pero claramente
tampoco de Candy... era de Terry, debía habérselo prestado a Candy
“ya se lo devolver{” pensó mientras salía de la Suite.
Estaba por entrar al área del comedor cuando encontró saliendo a
George
-¡George!
- William, no te había visto en todo el día, pero supuse que por el
desvelo de anoche... que por cierto siento mucho no haber llegado, me
quedé dormido
- Si, lo imaginé, no te preocupes... ya comiste supongo
- Si, iba de salida, pero si quieres te acompaño
- No, no es necesario George... gracias
- Seguro? No hay problema...
- No, seguro, pero te veo por aquí en la noche... me gustaría platicar
unos asuntos contigo
- Muy bien... ¿a las ocho te parece?
- Si... muy bien, a las ocho
Albert entró al comedero, había poca gente, miro a su alrededor en
busca de una mesa de su agrado cuando reconoció a un joven que,
aunque intentaba disfrazar su identidad, se encontraba solo sentado
dándole la espalda.
- Hola Terry
- Albert! ¡Hola!
- ¿Almorzando apenas?
- Si, me quedé dormido y estaba hambriento... ¿quieres sentarte?
- Si, gracias, también me quedé dormido, ¿te molesta si como en tu
mesa?
- Por supuesto que no, al contrario, es un honor que el famoso “Tío
abuelo William” coma en la mesa de este humilde actor

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


- Jajaja, lo que menos tienes es humildad Terry jajajaja
- Jajajaja que bien que estás aquí... por cierto... ¿y Tarzán pecosa?
- ¡Tarzán pecosa! ¡Jajajaja había olvidado ese apodo!
- ¿Apodo? Yo pensé que ese era su nombre jajajaja
Albert reía sin parar, se sentí muy bien con la compañía de Terry hasta
casi olvidar sus problemas con Candy... “como no va a sentirse bien
con él... es un gran tipo”




Candy despertó unos minutos después que Albert, miró el lado de la
cama antes ocupado por él, que ahora era ocupado por una nota:

Gracias por tu compañía pequeña, perdóname todo por favor...
Saldré a comer algo, estoy hambriento como imagino que estarás
tú ahora, si quieres alcanzarme me encontrarás en el comedor principal.

Albert

Candy sonrió, se levantó presurosa para lavarse la cara, se peinó
rápidamente y salió a encontrarse con Albert. Al llegar a la puerta del
comedor miró a su alrededor buscándolo hasta que lo encontró...pero...
estaba con Terry! Candy se ocultó tras una gran columna
observándolos, los dos platicaban animadamente y reían,...reían...
como antes. Candy sentía una gran dicha al contemplarlos, no pudo
evitar remontarse a la primera vez que los encontró juntos, ella fue a
ver a Albert al zoológico donde trabajaba e Londres, le llevaba a Huly,
la tortuga que pertenecía a Paty, al llegar a la pequeña cabaña que
Albert ocupaba en el zoo los encontró juntos, sentados riendo como
ahora. “Mejor no los interrumpo, es bueno que estén así” se dijo, giró
sobre sus talones y caminó hacia la salida del comedor tratando de
pasar desapercibida, pero una voz la detuvo, la voz de Albert.

                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Candy... ey Candy! ¡Aquí estamos! -
Candy caminó hacia ellos
- Hola...
- Hola Candy!- dijo Terry
- Adonde ibas Candy?
- Eh? Es que vine aquí buscándote Albert, pero no les había visto...
pensé que te habías marchado – mintió
- Ven siéntate, debes estar hambrienta-
- ¡Seguro! ¡Y más conociéndola! –dijo Terry
- Si ¿verdad? Esa es Candy... ella es una chica que si sabe comer jajajaja
- Jajajajaja
- Oigan... que quieren decir, ¿¿qué insinúan??
- Nada, nada... jajajaja- reía Albert alegremente
- Nada trazan pecosa... no estábamos insinuando... estábamos
afirmando jajajaja
- ¡no se rían!
- Está bien... está bien... –dijo Albert aguantándose con mucha
dificultad la risa
- Que quieres pedir Candy? Hay una larga lista en el menú... jajajaja
- Basta Terry!
- Si, si... lo siento
- Solamente tomaré te – dijo Candy indignada
- ¿Sólo té? – preguntó Terry incrédulo
- No, Candy, debes comer algo... no puedes quedarte así, casi no
desayunaste y necesitas alimentarte Te pediré algo
- Bueno... está bien Albert
- Me encantaría quedarme viéndote comer Candy, pero en la mesa de
enfrente al parecer ya me reconocieron y prefiero retirarme
Candy miró hacia ahí en donde efectivamente había un grupo de
chicas que comenzaban a inquietarse mirando hacia ellos
insistentemente
- Además debo ir a prepararme... tengo una cita importante a las ocho
y quiero estar lo más presentable posible – esto último lo dijo mirando

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


fijamente a Candy
Albert se dio cuenta de inmediato de a lo que Terry se refería... él
hablaba de Candy, pero decidió no mencionar nada, así que se puso de
pie y se despidió de su amigo como si nada.
Al sentarse comenzó a charlar con Candy mientras esta comía sin
hacerle ningún reclamo hasta que ella terminó.
- quieres algo mas Candy?
- No Albert, gracias
- Bien... regresemos a la suite, yo tengo una reunión con George a las
ocho y estoy seguro que tu también tienes tus compromisos, así que
será mejor ir a prepararnos.
Candy sabía a lo que Albert se refería, él había entendido que ella se
encontraría con Terry y trataba de aparentar que eso no le afectaba,
pero ella sospechaba que sí.




                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


                        Dos para un Corazón
                                 Cap. 29


Mientras se preparaba para su reunión con George, Albert meditaba,
sabía que no debía ni tenía derecho a reclamarle a Candy el que se
encontrara con Terry. Era lógico, ellos tenían un vínculo especial,
aunque moría de celos no podía hacer nada al respecto, él no tenía
ninguna relación amorosa con Candy... y aunque la tuviese siempre
había defendido el ideal de que todo ser vivo debía ser libre, pues las
ataduras solo generaban ansiedad por escapar, por irse lejos, y él no
deseaba que Candy se alejara. Albert quería ver feliz a Candy, no
importaba a costa de que o de quién... ella debía ser feliz, y si eso
implicaba su propia desdicha ese era un sacrificio que estaba dispuesto
a aceptar.
Pensó en Terry, le daba tanto gusto verlo alegre... no podía culparlo de
querer estar con ella... -“después de todo él la ama... al igual que yo...”
“las cosas tendr{n que seguir su curso...”
Albert se vistió informalmente, se puso un pantalón gris oscuro y un
suéter negro ajustado que le enmarcaba su esbelta pero bien formada
figura. terminó de arreglarse y se dispuso a salir, todavía era algo
temprano pero no quería ver a Candy salir lista y radiante para
encontrarse con Terry, por lo que tocó a su puerta y desde ahí le avisó
que ya tenía que irse...
- Espera Albert, quería verte antes... –le respondió Candy desde su
habitación
- Será después Candy, debo irme
- Pero si tu reunión es hasta las ocho, y aun falta media hora
- Si, pero tengo otros asuntos Candy... te veré después... hasta luego
Albert no le dio tiempo a Candy ni de responder pues este salió de
inmediato de la Suite cerrando la puerta al tiempo que Candy abría la
suya- “oh... se fue...” “me peinaré r{pidamente para verle un rato antes
de encontrarme con Terry...”

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Candy tomó una cinta de seda en tono azul celeste que hacia
combinación con su lindo vestido, se lo ató al cabello haciendo un
gracioso moño... “me veo linda pensó” sacó de la pequeña gaveta del
camarote un abrigo blanco que Albert le había traído de su último viaje
el cual hacia resaltar sus hermosos ojos verdes y se lo puso para salir
tras él.
Candy caminó hacia el salón en donde Albert se reunía con George
pero al llegar no lo encontró ahí. “¿Dónde estar{?... ya casi son las
ocho... ¿a dónde habr{ ido?” se preguntaba.
Decidió buscarlo caminando por cubierta cuando reconoció la figura
de Albert de espaldas a ella. Estaba hablando con alguien, pero la
oscuridad de la noche no le permitía distinguir con quien, pensó que
sería con George pero al acercarse fue descubriendo la graciosa y
delgada figura que le hacía compañía...era una mujer... Catherine!
A Candy le disgustaba sobremanera la presencia de aquella dama,
aunque aún no comprendía porque, pensó en acercarse pero titubeo,
finalmente se decidió y lo hizo. Se encaminó hacia ellos con la mayor
elegancia posible hasta quedar tras Albert que todavía no la había
visto...
- ¡Oh! Albert... ¡aquí estás!- dijo
- Candy! Si... estoy esperando la hora para la reunión...- respondió
- Oh que bien... pues ya estoy lista y ya es la hora, podemos ir si tu
quieres- dijo mientras Albert hacia una expresión de extrañeza sin
entender a lo que ella se refería
- Podemos ir? –Preguntó Albert
- Si... si... vamos... Buenas noches Miss Catherine... –dijo con la mayor
cordialidad que pudo
- Buenas noches Miss Candy- respondió de igual manera Catherine
- Gracias por acompañar a Albert en mi ausencia- respondió Candy
- Pero Candy...- dijo Albert
- Vamos o se nos hará tarde- le interrumpió Candy
- Ehh si... vamos... con su permiso miss Catherine
- Propio Albert... espero verle después

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Hasta luego- dijo Candy sin dejar que Albert responda tomándolo del
brazo alejándose poco a poco bajo la mirada inquisidora de Catherine.
- Candy... pero...no entiendo
- ¿Qué cosa Albert?
- A que se debe esta intromisión... no fue amable de tu parte... además
de que reunión hablas... yo iba a ver a George... ¿lo olvidaste?
- Ven Albert, caminemos un poco mas
Albert no quiso llevarle la contraria a Candy, después de todo estaba
con él,...por el motivo que fuera Candy estaba con él y no con Terry. La
noche era verdaderamente hermosa, las estrellas adornaban el
firmamento como si fueran millones de luciérnagas danzando con el
profundo azul oscuro del cielo, la luna llena brillaba brindando una
cálida pero tenue luz. Albert recordó la noche en que Candy calló por
las cataratas en aquel pequeño bote propiedad de Archie, ella había
quedado inconsciente y al despertar se asustó mucho del aspecto que
él tenía en aquel entonces. Era una noche como aquella, fría pero
hermosa, llena de estrellas destellantes... o al menos así la recordaba,
tal vez porque Candy siempre lo iluminaba todo.
Caminaron mientras el aire frío agitaba sus cabelleras hasta encontrar
un espacio tranquilo y sin testigos que les observaran.
- bien Candy... ¿puedes explicarme que hacemos aquí?
- Pues... en realidad nada especial Albert, es que me dirigía a ver a
Terry y te encontré con la señorita Catherine... y pues como sé que ella
te atrapa y eso no te agrada quise ayudarte... –respondió sonriendo
- Candy... tu conducta con ella no fue amable
- ¡Pero Albert! Te estaba ayudando
- ¿Ayudando? Tú que sabes Candy... estás muy segura que la presencia
de Catherine me es desagradable
- Si... bueno... eso creo
- Pues crees mal... Catherine es una dama muy digna... y su presencia
me es más que agradable
- ¿Más que agradable? –Respondió Candy demostrando que el
comentario le causó molestia

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- ¡Así es!
- ¿Qué significa eso de “m{s que agradable”?
- Candy... ¡creo que eso es algo que no tengo porque explicarte! –
exclamó Albert comenzando a alterarse
- ¡Si tienes que explicarme! –Dijo Candy alzando la voz
- ¡¡ ¿Y por qué piensas eso??!!!
- ¡¡¡Porque si... porque te lo exijo!!!
- ¿¿Exiges?? ¿¿Cómo puedes decir eso?? ¿¿¿Cómo puedes sentirte con
derecho a exigirme ese tipo de explicaciones??? ¿Qué te pasa Candy?
¿¿¿A qué estás jugando???
- ¡¡¡Yo no estoy jugando!!!
El ambiente entre ellos se tornaba cada vez más tenso...
- Candy... de verdad no te entiendo... no sé qué quieres que te diga, no
sé qué explicación quieres y ¡cómo te atreves a exigir! ¿¿Que te da ese
derecho??
- ¿No sabes? ¿¿No entiendes?? ¿¿¿Qué me da ese derecho??? ¿¿Que ya
se te olvidó Albert?? ¡¡¡Tú me dijiste que me amabas!!!! ¡¡¡Eso me da el
derecho!!! ¿¿¿Que eso no es suficiente??? ¿¿¿¿Cómo puedes decirme
que me amas si luego est{s con otra mujer la cual te es “m{s que
agradable”????
Albert sintió un gran impulso por abrazarla... tomarla de la cintura y
callar sus reclamos con un beso, un beso que le hiciera olvidar a
Catherine... que le hiciera olvidar sus malestares... que le hiciera sentir
el gran amor que sentía por ella y que le demostrara la pasión que
despertaba en él... ¿Pero ese beso le haría olvidar a Terry? Eso lo
detuvo... “cobarde” se dijo a si mismo... –“si la beso ahora y me
rechaza todo habr{ acabado” “soy un cobarde... no puedo... no puedo
perderla”
- Candy, ¡ya basta!- dijo ahogando sus ansias de tocarla... de abrazarla
y poner fin a la discusión, pero Candy no escuchaba
- No la soporto... no me agrada... ¡¡¡ni ella ni su estúpido hermano!!!
¡¡¡No me gusta verte con ella!!!
- Candy!

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- No te quiero ver con ella ¿¿entiendes?? ¡¡¡No quiero, no quiero!!!
- ¿¿No me quieres ver con ella?? ¿¿Y qué tiene de malo estar con
alguien que disfruta de mi presencia?? ¿¿¿Alguien que si quiere estar
conmigo???
Una voz los sacó intempestivamente de la enfrascada discusión
- vaya, vaya... veo que tienen un gran problema...
- ¡¡Terry!! – Dijo Candy
- Te estaba esperando Candy, pero como no llegabas bajé en tu
búsqueda... y vaya que te encontré... pensé que tal vez te pasaba algo
malo, ¡pero veo que lo que aquí sucede es en verdad muy bueno! - la
voz de Terry sonaba resentida
- Terry... yo
- No te preocupes Candy... veo que tienes mucho que arreglar con
Albert... les dejo solos... con permiso
- ¡¡¡Terry espera!!! – Gritó Candy
- No es necesario Terry, entre Candy y yo no han nada que arreglar...
todo está resuelto... el que se marcha soy yo, debo reunirme con
alguien... discúlpenme – Albert se alejó de ellos.
- Candy y Terry permanecieron ahí... mirándose sin hablar mientras
Albert se alejaba.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD




                Telarañas tejidas de sentimientos
                                 Cap. 30

Albert se encontraba en la suite, estuvo con George solo un rato,
estuvieron hablando de trabajo pero el tema terminó girando en torno
a Candy.
- ¿Y qué piensas hacer William?
- No lo sé, ya no sé cómo manejar esta situación
- Debes entender que la señorita Candy es muy joven aún, recuerda
que hay ocho años de diferencia entre ella y tú.
- Si George, pero Candy es una mujer muy madura
- Pero eso no significa que pueda con tanta carga emocional, ha llevado
una vida difícil
- Si... lo sé
- William, debes ser paciente, pero además debes estar preparado para
cualquier cosa, siempre existe la posibilidad de que ella no
corresponda a tu amor de la manera en que tu quisieras.
- Si, he pensado en no insistirle mas
Se miraba al espejo mientras recordaba los consejos de George.
- Tal vez lo mejor sea que hables sin rodeos...
- No lo sé... no quisiera presionarla... además estoy casi convencido de
que nunca me amará de la forma en que yo la amo
- No lo sé... yo insisto, es muy joven y...
- No George... no es eso... ella aún ama a Terry... tal vez lo mejor sea
alejarme...
- Lo que sí es un hecho es que no estás bien... tal vez unas vacaciones te
vendrían bien...
- Si, lo he pensado... bueno George, me retiro, la verdad es que lo que
menos quisiera hacer en estos momentos es hablar de trabajo.
- Si... si, entiendo...no te preocupes, hasta mañana William, que
descanses.
- Gracias, tu también George... gracias por escucharme

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Albert sentía que los ojos se le humedecían, su propia mirada en el
espejo le parecía desencajada, triste, sus pensamientos lo
atormentaban- “Candy, ¿qué hacer? ¿Pedirte que estés junto a mí? No
puedo... no quiero que sea de esa forma, prefiero callar”
Se dirigió al pequeño balcón de la suite, miró el bello paisaje que la
noche le ofrecía, la oscuridad del mar y del negro cielo se fundían en
uno mismo perdiendo así de vista el horizonte. La luna llena le
regalaba un haz de luz que se reflejaba bellamente sobre las tranquilas
olas del mar. Ahí de pie cerró los ojos, se concentró en sentir lo que la
naturaleza le regalaba: la fría brisa del mar sobre su rostro, el
arrullador sonido de las olas golpeando contra el casco del navío, el
inconfundible aroma a sal de las grandes e imponentes aguas. Albert se
llenaba de vitalidad, se quitó el abrigo para estar más en contacto con
las maravillas que aquel momento le ofrecía para luego extender los
brazos disfrutando con sus cinco sentidos aquellos instantes.
Minutos después, ya más relajado, se recostó en el camastro que ahí se
encontraba. Se acomodó poniendo los brazos tras la nuca mirando
hacia el cielo; de nuevo sus pensamientos hacia Candy comenzaron a
revolotear en su cabeza, su imagen se le presentaba sonriente, los
recuerdos de aquella pequeña niña correteaban en su memoria. “Ahora
debe estar con Terry, él escuchó nuestra discusión... ¿de qué hablarán?
¿Acabará Candy por explicarle que no hay nada entre nosotros? Sin
embargo no entiendo, él no tiene un futuro que ofrecerle, no mientras
tenga a Susana, y Terry no será capaz de abandonarla, lo sé, lo conozco
muy bien como para estar seguro de eso... Terry es una persona de
honor, y Candy tampoco lo permitiría, ella no podría ser feliz a costas
de la infelicidad de los dem{s” “En verdad que han sufrido esta
separación... yo estaría dispuesto a dejar a un lado lo que siento por
ella con tal de que sea feliz, pero tristemente su amor es imposible”
“Candy... si me amar{s yo podría hacerte tan feliz... cada día te voy
queriendo mas, es inevitable”
Sus pensamientos fueron interrumpidos por el sonido de la puerta que
se abría, el volteó y vio entrar a Candy. Ella, al cerrar se quedó de pie

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


mirando hacia las puertas de cristal que daban al balcón, las cuales la
separaban de Albert, que también la miraba. Permanecieron
observándose unos segundos, la expresión de Candy era melancólica,
se le veía confundida, sin saber cómo dirigirse a Albert que a su vez la
miraba con ojos interrogantes, tristes, expectantes. Por fin, Candy dio
unos pasos hacia el balcón mientras Albert se ponía de pie. Ya afuera
quedó frente a él sin saber que decir. El primero en hablar fue Albert
- Candy... quiero que sepas...
- Albert... –interrumpió ella – Lo siento, mi comportamiento fue
totalmente inadecuado...
- Candy... yo no...
- No Albert, déjame hablar por favor... necesito pedirte perdón,
necesito que me disculpes por ser tan tonta por mi conducta hacia Miss
Catherine... ella no me ha hecho ningún daño, siempre es amable y
cordial... yo estaba mal... muy mal... lo siento. Te prometo no volver a
exponerte a una situación tan incómoda como lo hice esta noche
Albert... tú... tú eres tan bueno conmigo y yo no he sido una mal
agradecida... no te volveré a dejar mal, seré amable con Miss Catherine
y con su hermano...
Albert la miraba en silencio “Candy, si supieras que eso es lo de
menos... no me has entendido Candy... Catherine no me importa...”
pensaba
- Olvídalo Candy, no es para tanto
- No, si lo es, Albert, tienes razón, no tengo ningún derecho a hacerte
reclamos, tampoco a decidir con quién puedes estar y con quién no...
- Candy... por favor, dejemos todo como está... olvidemos esa
discusión, yo no quisiera que este viaje acabe por distanciarnos, no se
supone que sería así, este viaje debería ser motivo de gozo para
nosotros, hagamos que lo sea Candy, no importa cómo o con quién
estés... te quiero feliz, y si estando con Terry te sientes bien yo lo
entiendo... y lo acepto de la mejor manera.
- No Albert... no... Quiero decir... si, con Terry me siento muy bien,
¿sabes? Él y yo tenemos una relación muy especial... pero...

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Entiendo Candy, no es necesario que digas mas...
- Pero es que...
- Por cierto, espero que se haya resuelto este desafortunado mal
entendido con Terry... si no te importa hablaré con él mañana para
explicarle..
- No... No es necesario Albert, ya todo está aclarado...
- Bueno... me alegro que hayas aclarado con él las cosas, pero aún así
creo que lo correcto será hablarlo con él ya que no quisiera que
quedara ningún resentimiento entre nosotros.
- Lo aprecias mucho... ¿no es así?
- Si... mucho en verdad
- Él también a ti
- Lo sé... buenas noches Candy... que descanses- dijo Albert
dirigiéndose a su camarote
- ¡Albert espera!
- Si Candy?
- Todo está bien entre nosotros,... ¿no es así?
- Si... todo está bien-
Candy miró a Albert entrar y cerrar la puerta de su camarote
queriendo creer lo que Albert le decía... “todo est{ bien”

Ella recordó lo sucedido con Terry poco después de que Albert los
dejará solos...
- Terry... ¡espera! Déjame explicarte...
- Explicarme ¿qué? He podido entender lo que aquí sucede solo con
ver la escenita que Albert y tú hacían...
- No Terry... es que
- Candy... espera Candy... ¿te das cuenta? Ahora estoy haciendo lo
mismo que hacías tú con Albert
- ¿qué cosa? Estoy reclamándote algo que no tengo derecho a replicar...
perdóname...
Terry se demostraba sorpresivamente tranquilo
- ¿qué cosa?

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Tú... ¿que sientes por Albert?
La pregunta sorprendió mucho a Candy... ella misma se había
cuestionado lo mismo varias veces sin poder responderse
- yo... yo... Terry... no lo sé
- ¿qué sientes por mi?
- Terry... no me preguntes eso por favor
- Candy... ¡deja de jugar así!
- ¡No estoy jugando!
- ¡¡Candy!! ¡¡Entiende de una vez por todas!! ¡¡¡Yo te amo!!! ¿Y sabes
una cosa? Nunca... escúchalo bien... nunca he dudado de ese
sentimiento... Te amo. Pero tomé una decisión hace ya casi dos años ¿lo
recuerdas? ¡Decidí quedarme con Susana! ¡¡Tú y Yo lo decidimos!! Y
quiero que sepas que me arrepentí miles de veces, no sé en cuantas
ocasiones he sentido que hubiera preferido morir antes de perderte, sin
embargo decidí aceptar mi destino y tratar de hacer que el sacrificio
que hicimos valiera la pena tratando de darle un poco de felicidad a
Susana a pesar de que mi vida sin ti carece de sentido...
- Terry... – Candy lloraba
- Después, hace poco, me encontré con Albert en el teatro... cuando lo
vi no pude dejar de pensar que tal vez el sabía de ti... por lo que no
dude en preguntarle. El me contó todo y concertó una cita entre tú y
yo... ¿recuerdas?
- Si...
- Esa vez que te visité en la casa en Chicago te escuché hablar de él con
tanta vehemencia que no pude dejar de sentir unos celos hasta tal
punto de casi perder la razón. Quería sacarte de ahí... robarte...
arrancarte de los brazos de Albert... porque él me estaba quitando tu
amor... ¡Candy ya no me amaba!... pensaba... ¡ya no!
- Terry... ¡yo no sabía!
- Escúchame Candy... por favor.... poco después tuve que regresar a
Nueva York, así nos separamos de nuevo... ¡qué difícil fue! Sentí que
de nuevo moría en vida... y noté que también lo fue para ti Candy. Eso
me otorgó un poco de alegría al pensar que tal vez aún sentías algo por

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


mí, y esa alegría me hizo sentirme el hombre más egoísta del mundo,
pues te dejaba ahí... una vez mas... te abandonaba otra vez por irme a
lado de quién es la dueña de mis días... aunque no de mi corazón. Y
ese egoísmo... esa engañosa felicidad me permitió seguir con mi vida a
pesar de haberte perdido una vez más. Pero ahora... aquí... a pesar de
el beso que te robé... a pesar de sentir que entre tú y yo hay algo...
puedo notar que hay entre Albert y tú un vínculo muy fuerte Candy...
tal vez más fuerte que el nuestro. Candy... Albert te ama...
- Terry... no sigas por favor...
Terry se puso detrás de Candy y la tomó por la cintura abrazándola y
acercándola a él. Su voz se hizo más profunda, Candy sentía su
respiración mientras él le hablaba a oído.
- No Candy, tienes que escucharme... tú... tú debes continuar con tu
vida... tienes derecho a enamórate... de Albert o de quien sea... yo
quisiera que me ames siempre... de la manera en la que yo te amaré
hasta el fin de mis días... pero sé que tú tienes derecho a ser feliz... te lo
pedí Candy... el día que te fuiste para siempre, cuando te abrazaba
justamente así... como estamos ahora, ¿recuerdas? Te pedí que seas
feliz... quiero que seas feliz...
Terry lloraba ocultando el rostro en el cabello de Candy, ella se dio
media vuelta quedando frente a él a escasos centímetros.
- Terry... ¡te amé tanto!
- Lo sé
- Y te amo aun Terry... siempre te amaré... aunque lo que siento por
Albert es muy grande también...
Terry comenzó a sollozar
- Gracias por decírmelo... –hablaba con mucho trabajo
- Terry seremos amigos siempre
- ¡Siempre!
Ellos se abrazaron largo rato, ambos recordaron en silencio los días
felices en el colegio San Pablo cuando juntos correteaban divertidos y
enamorados por la segunda colina de Pony, recordaron los mágicos
encuentros en el zoológico y los inolvidables días del colegio de verano

                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


cuando sus sentimientos florecieron hasta convertirse en un gran e
intenso amor,... esos días ya no volverían nunca más.
Terry rompió el silencio...
- Solo una cosa Candy...
- Si...
- No estoy renunciando a ti... quiero que sepas que si algún día, por
muy lejano que sea mi compromiso con Susana se ve disuelto te
buscaré... sin importar con quién estés... te buscaré.
Candy volvió a la realidad, sintió una fría ráfaga de aire y miró la
puerta corrediza abierta de la suite que daba hacia el balcón. Sin hacer
ruido la cerró pensando que Albert tal vez ya dormía por lo que ella
decidió hacer lo mismo, pasaban de la media noche y el día había sido
emocionalmente agotador. “Debo dormir, todo se arreglar{... mañana
ser{ otro día”



                      Afianzando la amistad
                                 Cap. 31



Candy despertó al sentir la luz del sol que le pegaba directamente en el
rostro, la pequeña ventana del camarote le anunciaba que la noche
había acabado. “¿qué hora ser{?” -se preguntó mientras se ponía una
bata. Salió del su camarote y miró el elegante reloj de pared que se
encontraba en la sala de la suite- “¡pero qué tarde es! ¡¡Ya pasan de las
doce del día!!... ¿estará aun durmiendo Albert? ...no... No lo creo, es
muy madrugador” Candy tocó a la puerta pero no recibió respuesta.
Decidió darse un largo y relajante baño, al terminar eligió un vestido
amarillo muy lindo, con suaves y elegantes encajes en las mangas, muy
propio para andar en el día. Al salir de nuevo de su camarote encontró
una nota sobre la mesita de la sala en la cual no había reparado un rato
antes al salir por primera vez.

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


Pequeña Candy, fui a desayunar, quería que estuvieras conmigo pero me dio
pena despertarte. Regresaré en un rato, si despiertas y no estoy búscame en el
desayunador exterior, el que se encuentra al aire libre, estaré pensando en ti
desde allá.

Albert

A Candy le emocionó mucho aquella pequeña pero cariñosa nota, se
imaginaba a Albert diciéndole aquellas palabras “estaré pensando en
ti... ¿qué pensará? ¿Qué soy linda?” Candy dejó escapar una risita
imaginando a Albert sentado ahí desayunando, frente al mar y
pensando en ella “ojal{ piense cosas buenas” se decía.
Salió de la Suite y se dirigió hacia aquel desayunador, al llegar se
encontró con George, pero estaba solo, Albert no estaba ahí.
- Hola George, buen día
- Buen día señorita Candy- dijo poniéndose caballerosamente de pie.
- No se levante George, continué sentado... buscaba a Albert, pensé que
estaría aquí
- Si, yo también, pero no ha venido, estoy aquí desde temprano y no lo
he visto, de hecho estaba por terminar, pensé que seguiría dormido y
que sería mejor verlo mas tarde.
- ¿no ha venido? Qué raro... me dejó una nota diciendo que estaría
aquí...
- ¿gusta sentarse a esperarlo?
- Mmm no... No George, gracias, mejor caminaré un rato por cubierta,
tal vez este por ahí. Desayunaré mas tarde.
- Bien, como usted desee
- Si. Gracias George... hasta más tarde, con permiso
- Propio señorita Candy
Candy caminó por cubierta, el día era estupendo, el sol brillaba
alegremente y el mar se encontraba muy calmo con un hermoso color
azul. Mientras caminaba mirando el lindo paisaje sintió a una persona
detr{s de ella siguiéndola muy cerca “es Terry” se dijo “de seguro
quiere asustarme, esta vez no se lo permitiré”
                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- ¡¡¡Ya te vi Terry!!! Dijo en voz alta al tiempo en que daba media vuelta
- siento mucho informarte que viste mal Candy... no soy Terry
- oh! Disculpa Román, es que... pensé
- espero no haberte decepcionado...
- ¡oh no! Es solo que no esperaba verte
- ¡qué mala suerte! Eso quiere decir que no me tienes en cuenta... pero
entiendo, teniendo tantos admiradores...
Esto último lo dijo acercándose demasiado a Candy, lo cual le pareció
desagradable, aunque Román era un joven muy bien parecido había
algo en él que no terminaba de gustarle.
- no... No tengo admiradores...
- yo creo que si... vamos Candy, no es necesario que te hagas la
inocente conmigo, he observado bien tu jueguito
- ¿cómo?
- Si... he visto como coqueteas abiertamente con Terruce, el actorcillo
ese... según he podido darme cuenta entre ustedes hay algo muy
intenso... sin mencionar que tienes a tu padrastro comiendo de la
palma de tu mano... ahora veo que Neil no mentía al decir que sabes
bien como divertirte y divertir a los demás.
- ¡Pero ¿cómo te atreves a...?!
Román se acercó aún más a Candy acorralándola contra el barandal
del navío
- como me atrevo ¿a qué? No soy yo el que ha demostrado hasta donde
llega su atrevimiento en este barco... Candy, dejemos las formalidades
a un lado... tú me gustas y me gustaría mucho ser parte de tus
agradables mas poco convencionales juegos.
Candy comenzó a asustarse, miró alrededor y no había nadie ahí,
Román y ella estaban solos.
- Román, no sé de que hablas, por favor déjame pasar
Román puso ambas manos a los costados de Candy amarrándose del
barandal rodeándola y cerrándole totalmente el paso
- vamos Candy.... déjate de hipocresías... – Román acercó su rostro al
de Candy intentando darle un beso a la fuerza

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- ¡no! ¡Déjame ir! ¡Basta!
Candy le lanzó a Román un bofetón tan fuerte que él se quedó
confundido unos segundos, mismos que Candy aprovechó para
alejarse de él corriendo.
- ¡¡así que con que esas tenemos eh?!! –Gritó Román- ¡¡¡Ya te veré
después para concretar nuestro encuentro!!!
Candy corrió hasta llegar a donde había un grupo de gente, se
encontraba muy asustada, no esperaba una conducta así por parte de
Román. ¿Pero cómo se había atrevido a querer forzarla a besarlo? Él la
había insultado, le había dicho cosas horribles. Se sentó en una banca a
tratar de calmarse, estaba muy alterada pensando en lo ocurrido,
pensaba que desde que conoció a Román había algo en el que le
desagradaba, y ahora sus sospechas estaban confirmadas, ese hombre
era un maldito irrespetuoso que no merecía ni siquiera que lo volteara
a ver... era una persona sin escrúpulos y sin respeto hacia los demás...
pero ahora ¿que debía hacer?... tendría que decirle a Albert...
“Si, debo decirle... espero que me crea... ojal{ no vaya a pensar que es
una calumnia para dejar mal a Román ya que es hermano de
Catherine..., no, Albert me creerá... el sabe que yo sería incapaz de
decir una mentira así”
Cuando se encontraba más tranquila decidió regresar al desayunador
para ver si Albert ya se encontraba ahí, pero esta vez procuró caminar
por donde había gente, pues temía encontrarse de nuevo con el
despreciable de Román. Al caminar visualizó a lo lejos a dos figuras
muy conocidas que se encontraban charlando de pie muy
animosamente: Albert y Terry. Mientras se acercaba su corazón latía
presuroso, no sabía si era por nervios de imaginar lo que ellos
hablaban o por la emoción de verlos juntos y tan sonrientes... pero de
algo si estaba segura, verlos así le causaba una inmensa felicidad.
- Buenos días chicos
- ¡Hola Candy! Justo hablábamos de ti Terry y yo
- si... qué raro, ¿no Albert? –Dijo Terry
- Jajajaj si... en verdad muy raro

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Jajaja jaja jaja pero no te preocupes Candy... solo hablábamos de cosas
divertidas
- ¿qué cosas?
- Será mejor que no preguntes... tal vez no sean divertidas para ti tanto
como para Terry y para mi jajaja
- Si... si te decimos tal vez acabarás por empujarnos por la borda jajaja
- Mmm bueno... entonces no preguntaré...
- Mejor vamos a desayunar, Terry y yo nos encontramos y nos
distrajimos tanto hablando que no nos dimos cuenta de la hora
- Si... fui a buscarte al desayunador pero no te encontré... George me
dijo que no habías ido
- Tu ya desayunaste Candy- preguntó Terry
- No... Aún no
- Pues entonces vayamos juntos
Los tres se dirigieron alegremente hacia el área de desayunos riendo y
bromeando. Candy recordó el desagradable acontecimiento con
Román pero prefirió no echar a perder el momento así que decidió
hablar después con Albert. Se sentaron en una pequeña mesa la cual,
estando al aire libre, daba hacia una hermosa vista al mar.
- aahh! ¡Qué buen aire se respira aquí!- dijo Albert
- si, es muy agradable- le respondió Terry alegremente
- ¡y la vista es hermosa! – Dijo Candy
- Si... muy hermosa – respondieron Albert y Terry al unísono mirando
a Candy, por lo que los dos se miraron y comenzaron a reír
- Jajajaja jajaja
Candy disfrutaba mucho aquellos momentos
- Y bien Candy... ¿qué vas a ordenar? –Le dijo Terry mirando el menú
- Mmm aún no lo sé, ¡me muero de hambre!
- ¡Yo también! Y según me decía Terry, él está igual
- Al parecer acabaremos con el restaurante... y más si está Candy aquí...
- No empieces Terry!
- Si, si... está bien... le prometí a Albert que no te haría enojar jajaja
- Si... me dijo... ya no le diré mona a trazan pecosa jajajajaja

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- ¡Albert! ¿Tú también?
- Jajajaja no... Sólo platicaba lo que él dijo... jajaja
Candy, Albert y Terry pasaron el día juntos, pareciera que nunca había
sucedido entre ellos ningún malentendido, los tres tenían una amistad
que iba más allá de cualquier rencilla o situación desagradable. Y ahí,
mientras pensaba esto, estando entre los dos hombres que mas amaba
en el mundo Candy se sentía inmensamente feliz.




                        Mi adorado príncipe
                                 Cap. 32

Candy y Albert se encontraban muy cansados, habían pasado todo el
día felices y divertidos a lado de Terry, al entrar a la Suite Albert se
dejó caer en el pequeño sofá de la salita de estar.
- ¡uff! ¡Me encuentro verdaderamente cansado!
- Si... pero ha sido un buen día, ¿no lo crees así Albert?
- Si... definitivamente
- Bueno... en realidad hubo algo que fue desagradable...
- Jajajaja Candy... Terry no te dice cosas para molestarte, sino para
hacerte reír
- No... No, lo sé Albert, no me refería a eso
- ¿No? ¿Entonces a qué?
- Albert... cuando salí en la mañana a buscarte al desayunador me
                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


encontré con Román Woolrich en el camino...
- Si... y ¿qué pasó?
- Bueno... fue muy grosero conmigo Albert, me dijo cosas
desagradables y se me acercó demasiado y no quería dejarme ir...
- ¿cómo? ¡¡Pero que te dijo... ¿¿qué hizo??!!
- Es verdaderamente desagradable lo que dijo Albert... me apena
repetirlo... – Candy bajaba la mirada pues en verdad le costaba repetir
las ofensivas palabras de Román
- No Candy... ¡es necesario que me digas...!
- El dijo que entre tú y yo hay algo y también entre Terry y yo,
entonces me insinuó que él también quería tener el mismo tipo de
relación conmigo... y no se refería a solo amistad...
- ¡Ese miserable! ¡¡¡Iré a darle su merecido ahora mismo!!!
Albert se puso de pie bruscamente dirigiéndose a la salida, su
expresión cambió totalmente, la cara se le enrojeció y los ojos
mostraban una dureza que Candy nunca había visto en él.
- No Albert... ¡espera!
El no la escuchaba, salió presuroso por los pasillos del barco mientras
Candy corría tras de él
- ¡¡¡Albert!!! Por favor Albert... ¡¡¡espera!!!
Candy lo alcanzó y se puso frente a él deteniéndole el paso
- Candy, déjame pasar
- No, por favor Albert... no vayas, piensa en Miss Catherine...
- Eso no me importa- decía tratando de hacer un lado a Candy
mientras esta insistía en detenerlo
- ¡Albert! ¡Hazlo por mí por favor!
Esas palabras hicieron reaccionar a Albert, su mirada se suavizó y su
rostro se fue relajando.
- Albert, ven, vamos a la Suite... hablemos de esto por favor- dijo
Candy tomándole de la mano arrastrándolo con ella
- Candy... no puedo permitir que ese maldito desgraciado te falte al
respeto de esa manera... – dijo mientras entraban a la Suite
- Si Albert, lo comprendo, tienes razón, pero no creo que la manera de

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


evitar que algo así suceda sea golpeándolo- Candy cerró la puerta tras
ella- ven siéntate, tranquilízate por favor. Albert, si reaccionas de esa
manera la próxima vez ya no querré decirte nada... lo que menos
quiero es que pelees y que esto se vuelva más grande
- No Candy, debes decirme cualquier cosa de este tipo que te suceda, te
prometo que lo resolveremos juntos, hice mal en exaltarme tanto- dijo
haciendo un esfuerzo sobrehumano por contenerse
- Gracias Albert, quise decírtelo porque en verdad me dio miedo
Román, ¡no quiero volver a verlo nunca!
- No te preocupes, hablaré con él sin hacer escándalos, ya no se
acercará mas a ti
- Gracias Albert... y lamento haber cerrado tan lindo día de manera tan
desagradable... pero necesitaba decirte
- Candy, estás frente a mí, eso es lo más agradable que existe para mi,
te aseguro que de esta manera en pocos segundos olvidaré al imbécil
de Román Woolrich - dijo sonriendo mientras Candy le devolvía la
sonrisa
- Albert... quería agradecerte todo lo que haces, gracias por ser como
eres, gracias por regalarme un día tan hermoso junto a ti y a Terry
- No agradezcas Candy, Terry es mi amigo, su compañía me es muy
agradable, tuvimos una larga platica antes de tu llegada, hablamos
claramente, sin rodeos.
- ¿de qué tanto hablaron Albert?
- No puedo decirte... es cosa de hombres jajaja
- Mmm... Qué lástima
- Lo único que te puedo decir es que decidimos que la amistad que
tenemos es mucho más grande que cualquier diferencia que hasta
ahora se ha suscitado. Ya veremos lo que pasará en el futuro, por ahora
estamos de acuerdo dejar que la vida siga su marcha... – Albert parecía
meditar mientras recordaba su plática con Terry
- ¡Me alegro Albert! ¡¡Esto hay que celebrarlo!!
- Por supuesto... ¡y ahora mismo!... Candy, entra a darte un baño
refrescante yo ahora vuelvo

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- ¿a dónde vas Albert?
- Quieres celebrar o ¿no?
- Si claro... pero
- No se diga mas, regreso en unos minutos- dijo saliendo de la suite
mientras le guiñaba un ojo a Candy.
Candy obediente entró a su recamara para darse un baño, ¿qué
tramaría Albert? Pensaba.
Mientras tanto Albert se dirigió hacia el bar del barco, se acercó a la
barra en donde estaba el barman y le pidió una botella del más fino
Champagne que tenían junto con una cubeta de hielo y dos copas de
cristal. Mientras esperaba Albert miró curiosamente a su alrededor
observando a la gente que ahí se encontraba, al hacerlo un hombre
sentado en la barra bebiendo llamó su atención, ¡Román Woolrich!
Albert se acercó al sujeto mirándolo fríamente, este al verlo le sonrió y
saludó moviendo los brazos haciendo muchos aspavientos, era obvio
que se encontraba ebrio.
- ¡hola Albert!- decía con dificultad
- Albert se le acercó hasta tenerlo a escasos centímetros mientras le
decía en voz baja pero amenazante:
- ¡No te atrevas a dirigirme la palabra maldito desgraciado... y donde te
vea cerca de Candy te daré la mayor golpiza que habrás recibido en tu
vida imbécil!
Los ojos de Román se abrieron mucho demostrando sorpresa... pero no
tuvo el valor para enfrentar a Albert, pues la mirada de este se
demostraba furiosa en verdad, por lo que lo único que atino a hacer es
a bajar la cabeza mientras balbuceaba palabras ininteligibles.
Albert pidió a un mesero que le llevara las cosas que había pedido a la
suite y se regresó de inmediato.
Al llegar Candy se encontraba en su recamara, por lo que él decidió
darse una rápida ducha. Le dio tiempo de terminar y mientras se vestía
con ropa cómoda escuchó que tocaban a la puerta, se vistió con rapidez
y se dirigió a abrir, al salir de su recámara se encontró con Candy que
ya había abierto la puerta y recibía sorprendida la botella, el hielo y las

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


copas. Albert le ayudo a poner todo en la mesita de centro mientras
Candy lo observaba.
- ¿y esto Albert?
- querías festejar ¿no?
- Si
- Bueno, creo que no nos caería nada más hacer un pequeño brindis
- Si, tienes razón, dijo Candy sonriendo de oreja a oreja
Albert destapó la botella y sirvió las dos copas ofreciéndole una a
Candy
- Brindemos por la amistad Candy
- Si, ¡por la amistad!... mmm que rico está este champagne
- bebe despacio Candy, no se te vaya a subir jajaja
- eh? Jajajaja si... tienes razón
- ya ves Candy, estamos cerrando el día de una maravillosa manera
- si... es verdad
- estoy feliz de que estés haciendo este viaje conmigo Candy
- yo también estoy muy contenta
- trataré de estar el mayor tiempo posible contigo, aunque como te dije
antes habrán días en los que estarás sola a causa del trabajo...
- si Albert, no te preocupes, ya buscaré que hacer...
- de eso estoy seguro ya que eres una chica muy inquieta
- te parece que soy inquieta?
- Bastante diría yo... brindo por eso Candy... ya que eso es algo que
siempre me ha gustado de ti
- Muy bien, brindemos por eso- respondió Candy divertida
Albert sirvió un poco mas de champagne a sus copas cuando de
repente alguien llamaba a la puerta
- que raro, alguien toca- dijo Albert dirigiéndose a la puerta
Era un empleado del barco
- ¿Mr. William Albert Andrew?
- Si... soy yo, ¿en qué puedo servirle?
- Este mensaje es para usted- dijo el hombre entregándole una nota
- Muchas gracias

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Albert cerró la puerta y se dispuso a abrir el sobre para leer la nota
- ¿Un mensaje? ¿De quién será? –Preguntó Candy
- Es de Catherine- respondió Albert mientras leía
- ¿De Miss Catherine? ¿Le sucede algo?
- No... Sólo que como no nos encontró hoy está enviando sus saludos...
- Entiendo...
Albert notó por la forma de responder de Candy que el mensaje no le
agradaba mucho, pero se esforzaba por no demostrarlo
- quiere que desayune con ella mañana...
- ¿y vas a ir?
- Pues no puedo no hacerlo, en la nota no me pregunta, más bien es
una invitación, así que sería muy descortés dejarla esperando
- Mmm si... es verdad- respondió Candy con desánimo
Ellos permanecieron sin hablar un par de minutos hasta que Candy
empujada por el valor que las copas que había tomado le brindaban, se
atrevió a preguntar:
- Albert, ¿puedo preguntarte algo?
- Lo que sea pequeña
- Sobre Miss Catherine... ella te agrada, ¿no es así?
- Mmm si, es una persona muy refinada, con la que se pasa un rato
agradable
- Pero... ¿te gusta?
- Catherine es una mujer muy bella, creo que a cualquier hombre le
puede atraer
- Si pero... a ti personalmente ¿te gusta?
- Si, no tendría porque no gustarme
Candy empezaba a sentir algo extraño y molesto por la respuesta de
Albert, aunque no sabía porque le afectaban tanto, sintió el impulso de
alejarse por lo que salió al bacón de la suite sin decir nada. Albert salió
tras ella que se encontraba parada viendo hacia el mar de espaldas a él.
- Candy, ¿qué sucede? Parece que algo te molesta
- No es nada Albert- dijo tratando de sonar natural
- ¿Estás segura...?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


Albert no obtuvo respuesta
- Candy, tu preguntaste y yo lo único que hice es responderte con
sinceridad, pero al parecer eso te hizo enojar
Candy no respondía, permanecía en silencio dándole la espalda. Las
palabras no salían de su boca, quería decir que no, que no estaba
enojada, que todo estaba bien, pero no podía. Y se esforzaba en
disimular cuanto le afectaba el que a Albert le gustara Catherine.
- Candy... ¿estamos festejando recuerdas? Si algo te perturba quisiera
que me lo hicieras saber
Candy ya no pudo callar mas
- está bien Albert- dijo dando media vuelta – lo intento Albert, en
verdad lo intento, pero Miss Catherine no me gusta
- pero Candy, ella es una persona agradable...
- no Albert, ¡no entiendes! No digo que sea una mala persona... no me
agrada porque ¡no me gusta que este cerca de ti! ¡Ella te busca mucho
Albert, tú le gustas... lo sé, cualquiera podría darse cuenta! ¡Le gustas!
- Candy...
- Y ella te gusta a ti- esto último lo dijo tristemente y bajando la mirada
y poniéndose de nuevo de espaldas.
Albert se acercó a Candy poniéndose detrás de ella muy cerca
- Candy... no puedo negarlo. Catherine es una mujer guapa, culta, de
buena familia, de trato muy fino, atento y agradable. Y si, me gusta...
pero no de una manera especial- dijo tomando a Candy por los
hombros y girándola hasta ponerla frente a él
- Pero te gusta...- respondió Candy con la cabeza gacha
- Candy, solo alguien me gusta de manera especial, es una pequeña...
una pequeña pecosa llamada Candy... y no solo es agradable, dulce e
inmensamente bella... si no que posee cualidades que pocos seres
humanos tienen... ella me gusta mucho... y además... además la amo...
- Albert...
Se miraban a los ojos, Candy se sentía hipnotizada por la dulce mirada
de Albert
- Te amo Candy... – susurró de nuevo Albert

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Las miradas se hacían mas y mas intensas, Candy comenzó a
experimentar una rara sensación... sentía un hormigueo que le recorría
el cuerpo que la paralizaba, sin embargo era una sensación muy
agradable, su corazón comenzó a latir más y más rápido, Albert se
encontraba a escasos centímetros de ella y Candy ya clamaba porque se
acercara más. Una helada ráfaga de viento los sacó del embrujamiento
en el que se encontraban.
- Entremos Candy, hay mucho frió aquí...
- Si...
Albert sirvió a ambos una copa mas sin hablar, Candy lo miraba en
silencio, ambos sabían que algo sucedía entre ellos, pero ninguno se
atrevía a dar un paso adelante. Albert se acercó a ella entregándole su
copa hablando finalmente mientras se sentaba en uno de los sofás.
- Candy dime... ¿por qué te molesta tanto Catherine?
- Ya te dije Albert... es que ella demuestra demasiado interés en ti
- Si, eso ya me quedó claro, pero ¿porque te molesta tanto... porque te
afecta a ti?
Candy se puso de pie nerviosamente, le era muy difícil responder a esa
pregunta ya que ella misma se la había hecho varias veces, caminó
nerviosamente de un lado a otro jugándose las manos hasta que
finalmente respondió
- ¡es que no quiero que te aleje de mi! ¡No quiero que te guste otra
mujer!
Albert se sorprendió por la impulsiva pero honesta respuesta de
Candy, la miro unos segundos, ella lo miraba a su vez sin creer lo que
le había dicho. Albert se puso de pie y caminó firmes y veloces pasos
hacia Candy que se encontraba a unos cuantos metros de él, al llegar
frente a ella la tomó de los hombros con fuerza acercándola a él y
estampándole gran y apasionado beso. El beso duró solo unos
segundos, pero para Candy fue suficiente como para rendirse
totalmente a sus propios deseos. Al separase, Albert la miró a los ojos
con una sonrisa la cual hizo que Candy sintiera que se derretía. La
soltó, dio media vuelta y caminó hacia su recamara.

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


- buenas noches Candy, descansa porque mañana te despertaré
temprano para que me acompañes a desayunar con Catherine
Entró a su cuarto mirando a Candy mientras cerraba la puerta. El
corazón de Candy latía incontrolablemente.




                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


                         Un Festejo de Dos
                                 Cap. 33



Albert miraba a Candy sin saber quién era, “quién es esta chica” se
decía “la conozco, lo sé... pero no logro recordar” “¡quién es!” -de
repente la imagen se transformaba... no era aquel ángel blanco vestido
de enfermera... no... Era una mujer rubia de dulce mirada, sonreía
tristemente mirándolo –“ella es... es Rosemary! Si, es ella... pero y la
otra chica... ¿quién es... en dónde está? ¿Quién era aquella chiquilla en
la cual no podía dejar de pensar? Yo la conozco... ella es... es... Candy!
Candy... ¿dónde estás Candy? ¡Candy... regresa! ¡¡ ¿Dónde estaaas?!!
Corrió en su búsqueda... no estaba por ningún lado, miró hacia
Rosemary que lo miraba tristemente... ¿dónde está? Le preguntó...
hermana... ¿dónde está Candy?
La imagen de Rosemary desaparecía ante sus ojos desvaneciéndose
como el humo... Rosemary!!! Candy!!! Caaandyyyy!!!!
Albert por fin despertó, estaba llorando y se encontraba totalmente
empapado de sudor... había sido un mal sueño –“¿pero qué me pasa?
Estas pesadilla se van haciendo constantes”
Miró el reloj de pared que tenía enfrente, eran las 5 de la mañana, aún
no salía el sol –“vaya, que temprano es” – Intentó dormirse de nuevo
pero la imagen de Candy y Rosemary daban vueltas en su cabeza,
decidió ponerse de pie y darse un baño relajante. Al meterse a la ducha
sintió que su cabeza se iba despejando, el agua recorriendo su cuerpo
lograba relajarlo poco a poco mientras se recargaba en una de las
paredes con los ojos cerrados –“¿que significar{n esos sueños?”
Veinte minutos después se sentía como nuevo, tomó una toalla y se la
enrolló en la cintura, se dio cuenta que tenía mucha sed –“debe ser a
causa del champagne que bebimos ayer”, recordó que la jarra de agua
y las copas se encontraban en la salita, dudo si salir como estaba por
ella o vestirse, pero decidió salir así “Candy debe estar profundamente
dormida aún”

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


Abrió la puerta lentamente cerciorándose de que no estuviera Candy
ahí, aún estaba oscuro. “si, esa dormilona sigue en la cama”-
Con toda confianza salió de su recamara y se dirigió hacia la Jarra llena
de el cristalino líquido que tanto deseaba, tomó una copa limpia y
comenzó a llenarla.
Candy daba vueltas en su cama, sentía que la cabeza le estallaría, abrió
los ojos con dificultad recordando las tres copas de champagne que
había bebido con Albert “debí tomar solo una copa...” se decía... “no
estoy acostumbrada a beber... ahhh! Mi cabeza... ¡¡que sed tengo!!”
Se puso de pie mientras sentía que la habitación le daba vueltas, tomó
su bata y se la puso sobre la pijama enrollándose en ella y haciendo un
moño en su cintura con mucha dificultad
“oh Albert... la próxima vez celebraremos con jugo” pensó
Se puso sus pantuflas y caminó tambaleándose y con los ojos
semicerrados hacia la puerta... “necesito agua” se decía.
Abrió la puerta y dio tres pasos hacia fuera, pero al levantar la mirada
se sorprendió al ver a Albert
- ¡¡Albert!! –Dijo con los ojos bien abiertos por la sorpresa
- ¡¡Candy!!! Pero... pero ¿¿¡¡qué haces de pie!!?? ????
Se miraron unos segundos, Candy no pudo evitar en fijarse en el
delgado pero bien formado cuerpo de Albert. Apenada dio media
vuelta tapándose la cara
- Oh Albert... lo siento... no sabía que estabas aquí así... así... medio
desnu... ¡quiero decir!... no sabía...
Albert estaba sorprendido, pero no se sentía avergonzado por él, más
bien le apenaba Candy, pues sabía que ella si lo estaba.
- No Candy... discúlpame tú, no debí salir así... pensé que dormías...
- Si, estaba dormida... pero es que... mi cabeza... y luego pues... la sed...
y..., ya sabes... el agua
Candy estaba muy nerviosa, lo que causó mucha gracia a Albert
- Vamos Candy, no te preocupes, además no estoy desnudo tengo una
toalla que me cubre, puedes voltear...
- Albert, ¡no! – Candy permanecía de espaldas y con las manos en el

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


rostro tapándose los ojos
- Jajaja, perdóname Candy, iré a vestirme, te dejo una copa con agua
aquí...
- Si... gracias- respondió apenada
Candy esperó a escuchar que la puerta de Albert se cerrara para estar
segura de que no lo vería, se sentía terriblemente avergonzada de
haberlo sorprendido, pero más porque aunque fuera por unos
segundos se detuvo a mirarlo y estaba segura de que Albert lo había
notado.
“Que vergüenza” -pensaba...- “¡Albert! ¡¡¡No debiste salir así!!!”
Tomó la copa de Agua que Albert le había servido y mientras saciaba
su sed no podía quitarse la imagen tan varonil de Albert sin camisa y
con el cuerpo aún húmedo por el baño que claramente se notaba
acababa de darse.
Mientras se daba unos golpecitos con el puño en la cabeza pensaba:
“¿Qué te pasa Candy, deja de pensar en eso?... ¡¡olvídalo ya!!
Se sirvió otra copa de agua y se sentó en el sofá mientras pensaba con
los ojos cerrados en Albert, su dulce sonrisa, sus bellos ojos mirándola
fijamente... y sus besos..., el dolor de cabeza la sacó de sus
pensamientos, “ayyyy... me duele... ¡no volveré a festejar jam{s!”
sentada puso sus manos en su cabeza mientras se quejaba en sus
pensamientos por el malestar.
- Que te sucede Candy? - La voz de Albert le hizo levantar la mirada
- Eh? Nada... bueno, es que me duele un poco la cabeza
- ¿Ya ves? Te dije ayer que bebieras despacio...
- Si... ¡ya no vuelvo a festejar nunca!!
- Jajajaja Candy... no te preocupes, lo único que necesitas es beber agua
y darte un baño para revivir, igual como acababa de hacer yo cuando
me sorprendiste- esto último Albert lo dijo con toda picardía para ver
la reacción de Candy
- ¡Albert! ¡¡¡No debiste salir así para empezar!!!
- Jajajaja si, tienes razón, lo siento. Anda, ve a darte un baño, te sentirás
mejor

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Si... gracias Albert
- Y ponte muy linda porque recuerda que desayunaremos con tu amiga
Catherine
- ¡Albert!
- Jajajaja
Candy entró a su recamara mientras Albert se sentó a esperarla. Sus
pensamientos giraban en torno a ella, la imaginaba corriendo
alegremente por verdes prados, riendo feliz mientras trepaba a los
árboles, así le gustaba verla, riendo... feliz. “Candy... si tuvieras idea
de cuánto te amo... me muero por tenerte en mis brazos, por escucharte
decirme que me amas, quisiera escudriñar en tus pensamientos Candy,
mirarte, mirarte y ver en tu rostro el amor que yo te tengo reflejado en
ti, quisiera decirte todo lo que pasa por mi mente, ver el amanecer a tu
lado... por siempre... por siempre” “nunca voy a aprender a estar sin ti
Candy... tengo tanto miedo de perderte... por eso no me atrevo a
pedirte nada... prefiero aguantarme lo que muero al pensar que amas a
alguien m{s, con tal de estar a tu lado”
Albert miró su reloj de bolsillo, eran las 6:30 de la mañana, Catherine
estaría esperándole a las 7, sus pensamientos se desviaron hacia
aquella dama, era en verdad agradable, lo que cualquier hombre
desearía tener en una mujer, pero junto a Candy nada era suficiente “si
no existiera Candy en mi vida... tal vez las cosas serían diferentes con
Catherine, pero a Candy la tenía metida en la piel, en el corazón, era
imposible sac{rsela sin provocar un dolor indescriptible”
Candy interrumpió los pensamientos de Albert
- Estoy lista
- Albert miro hacia ella poniéndose de pie caballerosamente de
inmediato y al verla bien se quedó sin palabras
- Era claro que Candy se había esmerado en su arreglo
- Llevaba un sencillo pero muy fino vestido blanco un poco más corto
de lo usual como ahora comenzaban a usarse, mismo que Albert le
había comprado en uno de sus viajes. El escote era un poco más
pronunciado, sin caer en lo vulgar y de finos tirantes los cuales

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


compensaba con dos largos guantes de encaje blancos que le daban un
toque de elegancia excepcional. El vestido acentuaba la figura esbelta
de Candy, y sus resplandecientes ojos verdes se veían más bellos de lo
normal. Llevaba puesto el pequeño broche que Albert le había
regalado en navidad: “la insignia de los Andrew” en una fina cadena
de oro, que adornaban su largo cuello. Su cabello lo llevaba suelto, con
dos prendedores a los lados que hacían perfecto juego con su atuendo.
El maquillaje era discreto, propio para el día, pero lograba que la
belleza de Candy resaltara aun más.
- Candy... eres una mujer muy bella –esas palabras se le sembraron a
Candy en lo más profundo de su alma, era la primera vez que Albert la
llamaba “mujer” en vez de “pequeña” la sensación de verse así a los
ojos de Albert fue muy gratificante.
- Muchas gracias – respondió divertida, al tiempo que ella misma se
sorprendía de no haberse sentido apenada por el piropo, más bien esta
vez lo aceptó y lo disfrutó.
Albert se dirigió hacia ella sin poder despegar su mirada de la de ella,
al estar frente a ella instantáneamente un pensamiento cruzo por su
mente “esta es la mujer de mi vida... nadie m{s”.
- De verdad Candy... estás deslumbrante
- Y tú también Albert
- ¿Me veo mejor vestido?
- ¡Albert, ya no sigas con eso!
- Jajajaja, perdona Candy...
- ¡¡¡Y no se te vaya ocurrir decirle algo a Miss Catherine...!!!
- No Candy.... ¡qué ocurrencias!
Y así, Candy y Albert salieron juntos de la suite riendo y bromeando
hacia su encuentro con Catherine.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                  Las Intenciones de Una Dama
                                Cap. 34



Entraron juntos al comedor principal del barco donde Catherine había
citado a Albert, sin embargo él prefería el pequeño desayunador al aire
libre, el cual era mucho más informal y agradable. En el comedor
principal debía uno ir correctamente vestido, el lugar era imponente,
las mesas de madera finamente tallada al igual que las sillas tenían
bordes dorados los cuales resaltaban su majestuosidad, el alto techo
estaba cubierto de lujosas lámparas que adornaban en exceso para
gusto de Albert, los meseros vestían de traje negro riguroso y se
dirigían a los comensales con la mayor propiedad posible estando
atentos de cada movimiento de estos para ofrecer la mejor atención que
pudieran recibir.
- Me permiten sus abrigos Señor- les dijo el capitán de meseros que
recibía a la gente que iba entrando
- Si... gracias- Albert entregó su saco e inmediatamente ayudó a Candy
a quitarse el suyo el cual también entregó.
- Gracias Mr. William- le dijo Candy divertida
- De nada Miss Candice –respondió Albert siguiéndole el juego
- ¿Tienen reservación? Les preguntó el Capitán de meseros
- Eh... si, venimos a acompañar a la Srta. Woolrich... Catherine
Woolrich
El mesero revisó una lista y levantó las cejas con un gesto de
desaprobación
- Lo siento, pero la reservación está hecha para dos personas... la mesa
que reservó la señorita Woolrich es demasiado pequeña para los tres.
- Oh! Entiendo...- respondió Albert- bueno, no creo que le sea muy
difícil cambiarnos de mesa... o al menos ponernos un servicio mas... no
importa que la mesa sea pequeña
- Lo lamento, pero sin reservación no podemos ofrecerle una mesa....
Albert comenzaba enfadarse

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Bien, entonces por favor haga una reservación a mi nombre... Mr.
William Albert Andrew
El mesero al escuchar el apellido cambió totalmente su actitud
- oh... si, si... por supuesto Mr. Andrew... disculpe... pase por favor...
siempre tenemos una mesa reservada para Usted. Por si se le ocurre
venir. Le pido una gran disculpa... pase por aquí.
- Gracias- respondió Albert sin poder ocultar su enojo
Candy dejó escapar una risilla divertida mientras caminaba al lado de
Albert hacia la mesa
- ¿Qué pasa Candy? De que te ríes
- es que si ellos nos hubieran visto hace algunos años... no nos tratarían
así...
- jajaja... si es verdad... nos mirarían de arriba abajo con ese gesto de
desaprobación tan desagradable
- pero eso no nos importa... ¿no es así Albert?
- Me importa cuando es a ti a quién le hacen gestos...
“siempre tan dulce” pensaba Candy mientras Albert le ayudaba a
sentarse
- que extraño... no ha llegado Miss Catherine-
- si, pero no te preocupes Candy, tu amiga no tarda en llegar
- Albert, no empieces...!!
- Jajajaja, está bien... por cierto, hablando de amigos, y Terry, ¿que
sabes de él?
- Pues desde que nos despedimos ambos de él anoche no he sabido
nada
- Bueno... lo veremos más tarde seguramente, aquí no creo que se
presente
Alguien se acercaba a ellos, un mesero llevaba a la dama hacia la mesa
que ocupaban, Catherine era una mujer muy preparada, de eso no
cabía duda, sabía caminar y comportarse como era debido. Al verla
Albert se puso de pie
- Catherine, buen día
- Buen día Albert... Miss Candy- dijo inclinando la cabeza

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Que tal Miss Catherine
- Albert, creí que venía solo- dijo al tiempo que este le ayudaba a
sentarse
- Bueno... en realidad cuando su invitación me llegó yo ya tenía una
cita con Candy, y me dije a mi mismo ¿porque no compartir la mesa
con las dos mujeres más bellas de este barco?
Catherine agradeció el cumplido, sin embargo a Candy no le pareció
agradable.
- Mañana llegaremos a Londres Albert, ¿en dónde se hospedará?
- Tengo una casa ahí, así que no tenemos necesidad de llegar a algún
hotel
- Oh que bien, imagino que es una casa muy grande... como para tener
huéspedes en ella supongo
A Candy le pareció muy descarada la manera de Catherine de sugerir
que la invitara a hospedarse ahí, por lo que antes de que Albert
respondiera esta se le adelantó
- oh si... es muy grande, pero por ahora solo dos habitaciones están
disponibles, la de Albert y la mía, de hecho yo estaré ahí habilitando la
casa poco a poco mientras Albert trabaja... claro, él me ayudará en sus
ratos libres, siempre lo hace... y Ud. Donde se hospedará Miss
Catherine?
- Oh! A decir verdad aun no lo sé, llegando ahí Román se hará cargo de
buscar el mejor lugar... pero apenas sepa le haré saber Albert- al decir
esto Catherine puso una mano sobre la de Albert que tenía sobre la
mesa, rozándola al separarla de nuevo - me gustaría mucho que me
acepte una invitación a cenar o salir a recorrer la ciudad... tal vez
pueda regalarme una tarde
- Ehh... si claro Catherine... por supuesto
Candy de inmediato tomó la mano de Albert entre la suyas...
- Si Albert... ojalá puedas darte el tiempo, ya que tenemos tanto que
hacer... Oh Miss Catherine, no sabe cuánto trabajo le espera a Albert...
por eso esta vez le estoy acompañando... para hacer el viaje menos
tedioso para él.

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Catherine miró a Candy pero ignoró su comentario dirigiéndose de
nuevo a Albert.
- Oh Albert, no debe usted trabajar tanto... tan joven y con tantas
responsabilidades...
- Bueno, a decir verdad no hago todo yo solo, George me ayuda en
verdad, en realidad él me facilita mucho las cosas.
- Oh, entonces le agradeceré a George por quitarle un poco la carga... –
dijo Catherine en tono meloso
- Eh... ¿qué tal si vamos ordenando?... ¡¡¡me muero de hambre!!! ¡¡¡Me
comería a un elefante!!! –dijo Candy para distraer a Albert y evitar que
cayera en las “redes “ de Catherine
- Jajajaja- bien Candy... ordenemos
Mientras desayunaban la plática giró en torno al clima, el viaje, la
belleza del mar y demás temas triviales, por lo que Candy comenzó a
relajarse y ser ella misma, hasta casi el grado de sentir simpatía por la
dama. Al terminar y hacer una pequeña charla de sobremesa
decidieron retirarse del lugar, se pusieron de pie y Candy presurosa
tomó el brazo de Albert, sin embargo Catherine no se quedó atrás,
pues hizo lo propio tomando el brazo que le quedaba libre a Albert,
caminando así, los tres hacia la salida.
Una vez fuera de ahí se detuvieron a mirar el horizonte admirando la
belleza del paisaje cuando Catherine se dirigió hacia Albert...
- Albert... yo quería... bueno la verdad...- comenzó a murmurar
tratando de que Candy no escuchara lo que decía- Albert... yo deseaba
estar a solas con usted.
- Catherine... lo lamento, pero como le dije antes ya había hecho
compromiso con Candy
Candy trato de intervenir... pero esta vez Catherine no se lo permitió
- Miss Candy... por favor... le suplico me dé un minuto con Albert...
deseo hablar a solas con él si no le molesta... por favor- dijo
inclinándose educadamente
Candy miró a Albert buscando su mirada, pero no encontró expresión
alguna que le dijera que se quedara, por lo que no muy conforme

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


respondió...
- si... claro... estaré aquí cerca Albert- dijo mirándolo fijamente a los
ojos
- gracias Candy- respondió Catherine
Candy se alejó de ellos unos cuantos metros, pero miraba
disimuladamente tratando de descifrar de lo que hablaban. Desde
donde ella estaba Albert se encontraba de espaldas, y apenas
distinguía el rostro de Catherine, pues quedaba tras de él. Catherine se
dio cuenta de las miradas insistentes de Candy, por lo que por ultimo
tomó la mano de Albert alejándolo de ahí, Albert miró hacia Candy
mientras Catherine se lo llevaba, su rostro era inexpresivo.
Candy los miró alejándose... no supo qué hacer, ¿debía seguirlos tal
vez?... no, no sería correcto, recordó que cuando ella estuvo con Terry
Albert no intervino... además ¿qué derecho tenía de entrometerse?
Candy caminó sin rumbo por el bote, hasta que sin darse cuenta llegó
hasta donde estaba el mirador en donde estuvo con Terry. Miró las
escaleras y decidió subir.
- Hola Terry
- ¡Trazan pecosa! Me asustaste... estaba dormitando
- lo siento...- dijo Candy mientras se sentaba en el suelo del pequeño
mirador a su lado
- Jajajaja no hay problema... ¿qué haces aquí?
- Nada... caminaba y llegué hasta aquí
- ¿Ya saciaste tu voraz apetito matutino?
- Si – Terry, por la respuesta tan parca de Candy, notó que algo le
sucedía
- ¿Pasa algo Candy?
- ¿Eh?... no... Nada
- ¿y Albert?
- Desayuné con él, pero tuvo algo que hacer...
- Candy, mañana llegaremos a Londres- dijo Terry cambiando el tema
- Si, ¡es verdad!
- Eso significa que nos diremos adiós... una vez más

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Si... pero Terry... decidimos ser amigos... debemos mantener el
contacto
- No lo sé Candy... de verdad es muy difícil par mi...
- Terry...
Candy miraba a Terry que estaba de perfil viendo hacia la nada...
“Terry... eres deslumbrante...”
- Te voy a extrañar
Dijo Candy, Terry la miró y sonrió, -yo también a ti Candy...
Unas voces rompieron el encanto... era una mujer... que reía
alegremente, Candy y Terry acecharon y desde arriba observaron a la
pareja que no eran otros que Albert y Catherine
- Jajajaja Albert, que cosas dice...
Candy y Terry se miraron y continuaron observándolos desde arriba
en silencio para no ser descubiertos
- Albert... ya que estamos solos... hay algo que quisiera decirle... pero
no sé, no me atrevo
Albert no hablaba, simplemente escuchaba
- ¿Albert sabe?- dijo Catherine tomando una mano de Albert
entrelazando sus dedos con los de él – yo... yo... le admiro mucho... Ud.
no me es indiferente y yo quisiera... oh! No sé cómo decir esto.... ¿Qué
pensará Ud. De mi...?
- Catherine... yo... –Albert quiso interrumpir pero Catherine no se lo
permitió
- Oh por favor Albert, déjeme decir esto de una vez por todas, ya que
creo que será difícil encontrar otra oportunidad de hacerlo ya que
siempre está acompañado de su protegida... la pequeña Candy
Terry rió tratando de no ser escuchado... -jeje... pequeña? Jajaja
- Cállate Terry! –Susurró Candy
- Oh Albert... ¡¡usted me gusta tanto!! –dijo Catherine finalmente y sin
pensarlo acercó sus labios a los de Albert otorgándole un beso.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD




                                Rivales
                                Cap. 35

Candy se dirigía corriendo a la suite, pasaban de las cuatro de la tarde,
había pasado gran parte del día con Terry, hablaron largo rato de sus
planes a futuro, almorzaron juntos y después se acomodaron en unos
cómodos camastros con vista al mar que habían en unos pasillos. Terry
le platicó que deseaba crecer más como actor, su trabajo le apasionaba
mucho, Candy adoraba verlo hablar del teatro, mientras él lo hacía su
rostro resplandecía de felicidad, Candy no estaba tan segura de lo que
haría de ahora en adelante, extrañaba su trabajo como enfermera pero
retomarlo le quitaría mucha libertad, mientras hablaba con Terry se
daba cuenta que era la primera vez en muchos años que se sentía libre,
que disfrutaba de su tiempo sin tener que rendirle cuentas a nadie, sin
embargo comenzaba a sentir la necesidad de ocuparse en algo
productivo. Habló con Terry de la Señorita Pony, La hermana María y
los niños mientras que él la escuchaba atentamente. El tiempo se les fue
en un abrir y cerrar de ojos, así que se despidieron y quedaron de
reunirse en la noche, ya que habría una cena de gala de despedida,
pues llegarían al amanecer a Londres.
Al entrar a la suite no encontró a Albert, la puerta de su recámara
estaba cerrada, al parecer había estado todo el día afuera... con
Catherine...
Mientras estuvo con Terry logró olvidar lo que había visto, él siempre
lograba eso en Candy, con él siempre olvidaba sus tristezas. Terry tenía
esa particularidad en Candy, cuando estaba con él parecía que el
mundo entero no existía, sin embargo ahora, estando sola no podía

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


dejar de pensar en lo que había presenciado.
Ellos se habían besado, a Albert le gustaba Catherine más de lo que él
aceptaba, pero entonces ¿que habían significado los momentos tan
intensos que habían tenido juntos?
Tal vez Albert no estaba seguro de sus sentimientos, o tal vez se estaba
enamorando de Miss Catherine. “¿Qué le diré?” –pensaba Candy. No
quería pensar en eso, le atormentaba la imagen de Albert besándose
con Catherine, era casi insoportable.
Se los imaginó juntos tomados de la mano, bromeando, riendo felices,
las imágenes se arremolinaban dolorosamente en su mente, le daban
vueltas hasta casi comenzar a marearse.
Pero él le había dicho que la amaba, si... el la amaba, entonces ¿qué
significaba aquel beso con Catherine? Tal vez Albert se había cansado
de esperar... “si, eso podría ser... yo no he sido clara con mis
sentimientos... tal vez Albert ya se cansó de mi conducta indecisa, él ha
sido honesto conmigo hablándome de sus sentimientos y yo... yo no he
hecho nada para corresponderle... de hecho he sido evasiva... insegura
en mis decisiones ante él ¡¡pero qué tonta he sido!! ¡¡¡Si yo lo amo!!!
¿Cómo he podido ser tan ciega? ¡¡Amo a Albert!! Y ahora lo estoy
perdiendo” “se ha cansado de esperarme... ahora est{ con ella... con
Catherine... él decidió estar con ella...”
Candy pensaba cuando la puerta se abrió, era Albert.
- Hola Candy
Al entrar ella escudriñó en su mirada, esperando encontrar algún
indicio que le dijera lo que él pensaba o sentía en ese momento, sin
embargo la mirada de Albert era inexpresiva, esto hizo que ella se
sintiera muy confundida, ya no sabía que pensar o que esperar de
Albert, ¿qué era lo que sucedía en realidad entre ellos?
- Hola- respondió muy seria
Albert se dio cuenta por la respuesta tan parca de Candy que no estaba
feliz por lo ocurrido, desde el momento en que Catherine le pidió
hablar a solas con él se dio cuenta que a Candy le incomodó bastante.
- Estas molesta ¿verdad?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- ¿Por qué habría de estarlo?
Candy intentaba disimular, quería demostrar que lo sucedido no le
importaba.
- Porque te dejé sola cuando Catherine me pidió hablar conmigo
- No te preocupes...
- Lo siento Candy... pero debía hablar con ella y no tuve otra
alternativa que dejarte sola
- ¿Sola? No... No estuve sola- respondió con tono altanero provocado
por los celos
Albert se dio cuenta de la actitud de Candy
- ¿Ah no?
- No... Estuve con Terry... así que no te preocupes
Aunque lo había imaginado aquella respuesta fue como un baldazo de
agua fría para él, ya que a pesar de haber arreglado sus diferencias con
Terry, eso no significaba que no podía sentir celos, pero lo que más le
indignaba era que Candy se lo había dicho con conocimiento de causa
a pesar de que él intentaba disculparse y aclarar la situación.
- Bien... me da gusto... iré a descansar, con permiso- dijo entrando a su
cuarto y cerrando la puerta tras él
Era claro que la conducta de indiferencia de Candy le había hecho
enojar. Al darse cuenta Candy se reclamó a sí misma el haber actuado
de esa manera -“¿pero qué hago? ¡Basta Candy... deja de comportarte
así... esa no eres tú!” se decía “ahora si lo est{s perdiendo tonta”
Sin pensarlo fue detrás de él y tocó a la puerta

- Albert...
Albert tardó unos segundos en responder, pero finalmente lo hizo
- ...Adelante
Candy abrió la puerta...
- Albert... lo siento, no debí responderte así
- No... no debiste- dijo él con seriedad arrojándole una fría mirada, cosa
que sorprendió a Candy
- Lo siento Albert... tienes razón, cuando te fuiste con Miss Catherine

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


me sentí muy mal...
- Lo sé... y lo siento, pero era necesario---- “¿necesario?” pensó Candy...
“¿era necesario estar a solas con ella?”
- Necesario ¿para qué Albert?
- Era necesario pues si no ella iba a seguir insistiendo
- ¿Insistiendo?
- Si, necesitaba aclararle las cosas... –Albert iba a continuar hablando
cuando Candy lo interrumpió
- ¡basta ya Albert, no mientas! ¡Les vi! ¡Vi todo!!!
Albert enmudeció, ella lo miró duramente unos segundos para
después dar media vuelta y salir de la recamara furiosa, Albert
presuroso caminó tras ella...
- espera Candy... ¿qué quieres decir con eso?
- ¿qué quiere decir? ¡¡¡Ya te dije!!! ¡¡¡Les vi besándose!!!
- Candy!... p...pero...
- No digas nada Albert... ¡¡¡los vi claramente!!!
- Candy,... ¿nos seguiste? ¿Estabas espiándonos?
- ¿cómo? ¡¡¡No!!! ¡¡¡Como te atreves!!! ¡¡¡¡Yo no haría eso!!!!
La discusión se tornaba más y más acalorada.
- ¿entonces? ¿Cómo dices que viste todo? No entiendo si dices no
habernos seguido
- Cuando me dejaste sola comencé a caminar sin rumbo, llegué al
mirador y decidí subir a pensar un rato... fue cuando me encontré con
Terry... ¡Yo estaba ahí cuando tú y ella aparecieron! ¡¡Hablaban y reían
alegremente!! – Las lagrimas comenzaron a brotar de sus ojos, Albert
conmovido se acercó e intentó abrazarla
- Candy...
- ¡No! ¡No me toques!!
Albert insistió en acercarse a ella, pero esta lo rechazó empujándolo
- ¡¡¡dije que no me toques!!! – Las lagrimas brotaban sin cesar de sus
verdes ojos
- pequeña... por favor... no llores


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- ¿pequeña??? ¿¿¿Ahora si soy pequeña??? ¡¡Pero qué tal ayer cuando
me besaste!! Entonces no era ninguna pequeña... ¿no es así?
Albert estaba muy exaltado de ver a Candy en ese estado, lloraba sin
parar pero no se dejaba consolar, se alejaba de él con la mirada llena de
reclamo, decepción, tristeza. Se dio cuenta que no podría hacerla entrar
en razón, por lo que finalmente desistió.
- Bien Candy, no te tocaré, me iré a mi recamara, hoy es la cena de
despedida, espero que quieras ir conmigo.
Albert se retiró a su recamara cabizbajo, era claro que el verla así le
afectaba mucho, lo que menos deseaba era ver sufrir a Candy, y ahora
él había sido el causante de ese sufrimiento. Pero Candy no le dejó
explicarle, aquel beso no había significado nada para él, Catherine lo
besó... sí, pero él nunca correspondió, y al parecer Candy no había
presenciado la escena completa, pues inmediatamente después del
beso el habló con Catherine... le explicó de la manera más educada,
honesta y sincera que él no podía corresponder a lo que ella sentía,
pues él estaba enamorado de otra persona
- ¿quién es ella Albert? ¿Quién?
- Catherine... perdona... pero hemos decidido guardar las apariencias
un tiempo...
- Pero Albert... si yo fuera ella estría feliz de gritar a los cuatro vientos
lo nuestro... ¿por qué desearía ocultarlo? A menos que.... oh... Albert....
¿acaso es una dama casada o tal vez comprometida?
- Catherine... lo lamento... no puedo hablar de eso
- ¡Oh Albert! Pero qué tristeza deja en mi corazón... estoy tan
avergonzada... debí suponer que usted no estaba interesado en mi...
yo... por favor... le pido que olvide lo ocurrido... lo siento tanto... –
Catherine comenzó a llorar
- Catherine... es Ud. una mujer maravillosa, créame que si mi corazón
no tuviera dueña tal vez las cosas serían diferentes, le ruego me
comprenda y me perdone por ocasionar esas lagrimas...
- Oh no Albert... Ud. No tiene la culpa de ser tan encantador... y mucho
menos de que yo me haya atrevido a sugerirle algo... ¡oh por Dios! Si

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


hasta le besé... perdóneme por favor...
Albert la abrazó consolándola
- Catherine... seamos amigos... ¿le parece?
- Si... si Albert... muchas gracias... y perdóneme
Albert se recostó en la cama pensando en Candy, realmente estaba
alterada de haber presenciado aquel beso. Albert había querido
explicarle como fueron las cosas en realidad, pero ella no se lo había
permitido. Había sido necesario dejarla sola, él querer acercarse a ella
solo había logrado hacerla enfadar mas. “¿estar{ m{s tranquila
ahora?... espero que si... pobrecilla” pensaba.
Mientras tanto Candy estaba en su recamara frente al espejo, miraba
sus ojos hinchados de tanto llorar, decidió que con eso no ganaba nada,
debía descansar para estar presentable para la noche ya que
seguramente Catherine acudiría a la cena.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD




                        Una Noche de Gala
                                Cap. 36



Eran casi las ocho, Candy se terminaba de preparar para la cena, se
encontraba dándose los últimos toques en el peinado, esta vez lo
llevaba totalmente hacia arriba, prendido con un hermoso broche de
perlas, estaba muy diferente a como acostumbraba peinarse. Aunque
parecía mayor de esa manera era indiscutible que se había convertido
en una mujer muy hermosa. Su vestido era de color verde oscuro de
manga corta y guantes del mismo color con un discreto bordado de
perlas alrededor, muy elegante y propio para la noche.
Se dio una última mirada al espejo y quedó satisfecha con los
resultados. Salió de su recamara y encontró la puerta de la recamara de
Albert cerrada, pensó que tal vez aún no salía, permaneció frente a la
puerta unos minutos esperando pero él no salía. Giró en dirección al
balcón y sorprendida descubrió a Albert ahí, de pie, dándole la espalda
mirando hacia el horizonte. Era obvio que él no se había percatado de
su presencia pues se encontraba absorto en sus pensamientos.
Candy lo observó, se veía increíblemente atractivo, el cabello ya no lo
llevaba tan largo lo cual le asentaba maravillosamente, iba vestido con
un elegante traje azul marino, su figura era muy varonil y atractiva,
tenía un gran porte. Candy lo miraba absorta, no cabía duda, aquel
hombre que tenía frente a ella, Albert, quién le cuido y protegió
cuando aún era una niña, quién la adoptó y se hizo cargo de su
educación, su amigo, quien siempre se había preocupado por ella y su
felicidad... él... era el hombre de quien se estaba enamorando

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


perdidamente. “est{ tan concentrado... ¿qué pensar{?” Se preguntaba
Candy mientras se acercaba lentamente.
Por fin Albert se percató de su presencia y la miró...
- Candy... te esperaba...
- Hola Albert... buenas noches... ya estoy lista
- Estás... estás preciosa
- Gracias- respondió tímidamente, pues no sabía cómo dirigirse a él
después de lo acontecido entre ellos en la tarde.
- Es hora de irnos- le dijo él ofreciéndole el brazo. Candy lo tomó en
silencio y juntos salieron de la suite en dirección al salón principal,
donde sería la cena.
Al llegar eligieron una mesa y tomaron asiento.
- Vendrá Terry? –preguntó Albert
- Si... me dijo que vendría... pero también me dijo que vendría con el
resto de los actores de la compañía... así que probablemente este
demasiado ocupado esta noche
- Es una lástima...mañana temprano llegaremos a Londres.
- Si...
Hubo entre ellos un incomodo silencio hasta que Candy se atrevió a
preguntar
- y Miss Catherine... ¿vendrá?
- Si claro... ya sabes, a ella le gusta mucho socializar, seguramente
aparecerá en cualquier momento
- Supongo que nos alegrará con su presencia- dijo Candy tratando de
ser amable, pero a Albert no le agradó el comentario
- No lo sé Candy, ¿por qué, tienes algún problema con eso?
- No... Albert... disculpa, mi comentario no fue en ese sentido... yo...
- ¡Buenas Noches!- la voz de la dama los interrumpió, Albert se puso
de pie inmediatamente, pero al ver que junto a ella estaba Román no
pudo disimular su gesto de desagrado
- Buenas noches Catherine... Román- saludó Albert
- Candy se limitó a guardar silencio y sonreír a Catherine con
amabilidad.

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Buenas noches Albert, hola Candy... ¿cómo estás? La saludó Román
- Bien gracias- la respuesta de Candy fue seca, tajante.
Román se sentó a lado de Candy ante la mirada amenazante que
Albert le lanzó. Catherine se sentó junto a Albert que se encontraba
justo frente a Candy.
Candy observó a Catherine que miraba a Albert con ojos de amor, era
clara la admiración que este causaba en ella, pero Albert no despegaba
los ojos de Román.
De repente un gran alboroto distrajo a todos, los actores de la
compañía teatral St. Woldenberg hacían su triunfal entrada, y ahí, en
medio de todos resaltaba un deslumbrante joven el cual era el mayor
motivo de aquel alboroto, el joven y ya muy famoso actor Terruce
Graham. La gente comenzó a arremolinarse a su alrededor, las chicas
se emocionaban de solo mirarlo, todos deseaban intercambiar unas
palabras con aquel enigmático joven.
Candy lo miraba fascinada, ver a Terry tan exitoso la llenaba de dicha,
sonreía mientras lo observaba cuando sintió la mirada fija de Albert
Clavada en ella. Se miraron unos segundos cuando alguien los
interrumpió.
- Buenas noches
- ¡George! ¡Qué gusto! –Dijo Albert al verlo
- ¡Hola George!- saludó Candy jovialmente
- George... te presento a Miss Catherine Woolrich... es una amiga de la
familia... ah... y este es su hermano... Román
- Mucho gusto- saludó George
- Encantada- dijo Catherine, mientras Román se limitó a inclinar la
cabeza a manera de saludo.
- ¡pero qué milagro George! Casi no te habías dejado ver en este tipo de
eventos- dijo Albert
- No me podía perder la última cena de gala- respondió
- Ah! Usted es el George de quién tanto habla Albert... es quién le
ayuda con sus negocios
- ¿me ayuda? ¡Él hace casi todo!-

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- oh no... Dice Ud. bien Miss Catherine, yo le ayudo a organizarse, ya
que el trabajo que Albert tiene es a veces abrumador
- oh si... puedo imaginarlo...
- Señorita Candy... esta Ud. Muy callada esta noche, eso es como para
preocuparse- dijo George
- ¿Si? ¡Oh no! Escuchaba su platica... – dijo esbozando una traviesa
sonrisa
La plática se fue amenizando gracias a la llegada de George que vino a
romper el hielo en la tensa reunión cuando la voz del Capitán llamó la
atención de todos

- Buenas noches damas y caballeros... les agradezco su presencia en
esta cena de gala de despedida que les ofrecemos de todo corazón.
Tengo el gran placer de anunciarles una maravillosa sorpresa... Como
todos ustedes saben en esta travesía hacia Londres nos ha acompañado
una maravillosa compañía llena de talentosos actores... la compañía St.
Woldenberg, y esta noche me han dado la fabulosa noticia de que nos
tienen preparada una gran sorpresa... Ellos nos deleitaran con una
pequeña, pero al mismo tiempo grandiosa muestra de su talento,
presentándonos un fragmento de la obra teatral por la cual están
haciendo esta gira a Europa... ¡Otelo!... ¡démosle por favor un caluroso
aplauso a estos grandiosos Actores!
La gente aplaudía emocionada, Candy y Albert estaban igualmente
sorprendidos de la noticia, en esa obra Terry hacía el papel de Otelo.

Las luces se apagaron y un solo reflector iluminaba hacia el pequeño
escenario improvisado, ahí aparecieron poco a poco los actores
representando cada uno maravillosamente el papel que les tocaba
desempeñar. Terry en particular sobresalía en el grupo, no cabía duda
que era un joven con mucho talento, el cual prometía volverse una
figura mundialmente famosa. Candy lo observaba... no podía despegar
los ojos de él, su actuación era admirable, pero la pasión que ponía en


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


ella era lo m{s destacable. El dialogo entre “Otelo” y “Iago” terminó
por absorber la atención tanto de Candy como de Albert:

- IAGO.- ¡Oh, mi señor, cuidado con los celos! Es el monstruo de ojos verdes,
que se divierte con la vianda que le nutre. Vive feliz el que es engañado que,
cierto de su destino, detesta a su ofensor; pero, ¡oh, qué condenados minutos
cuenta el que idolatra y, no obstante, duda; quien sospeche y, sin embargo,
ama profundamente!
- OTELO.- ¡Oh suplicio!
- IAGO.- Pobreza y contento es riqueza, y riqueza abundante; pero riquezas
infinitas componen una pobreza estéril como el invierno para el que teme
siempre ser pobre... ¡Cielo clemente, libra de los celos a las almas de toda mi
casta!
- OTELO.- ¡Qué! ¿Qué es eso? ¿Crees que habría de llevar una vida de celos,
cambiando siempre de sospechas a cada fase de la luna? No, una vez que se
duda, el estado del alma queda fijo irrevocablemente. Cámbiame por un macho
cabrío el día en que entregue mi alma a sospechas vagas y en el aire,
semejantes a las que sugiere tu insinuación. No me convertiré en celoso
porque se me diga que mi mujer es bella, que come con gracia, gusta de la
compañía, es desenvuelta de frase, canta, toca y baila con primor. Donde hay
virtud, estas cualidades son más virtuosas. Ni la insignificancia de mis
propios méritos me hará concebir el menor temor o duda sobre su infidelidad,
pues ella tenía ojos y me eligió. No, Iago, será menester que vea, antes de
dudar; cuando dude, he de adquirir la prueba; y adquirida que sea, no hay sino
lo siguiente..., dar en el acto un adiós al amor... y a los celos.

Las palabras de Terry (Otelo) se quedaron clavadas en Candy... la
gente aplaudía fervorosamente la magistral actuación de Terruce
Graham... Candy miró hacia Albert que también la observaba.
- pero que maravilloso actúa esta joven estrella- dijo Catherine
- si... es grandioso- respondió Albert
- ¡que felicidad! Eso significa que bien ha valido la pena el viaje que
estoy haciendo hacia Londres por verlo actuar

                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


- si... no cabe duda que será una obra extraordinaria- intervino George
- No es tan malo después de todo- opinó Román, que inmediatamente
fue fulminado por la mirada de Albert, todo esto sin que Catherine se
diera cuenta
- Bueno... el viaje ya ha sido grandioso al compartirlo con ustedes, dijo
la dama dirigiendo la mirada hacia Albert mientras Candy los
observaba
La gente rodeaba a los actores pidiéndoles autógrafos y deseando
cruzar unas palabras con ellos, sin embargo Terry se las ingenió para
escabullirse unos segundos.
- Buenas noches queridos amigos, que gusto verlos aquí reunidos – su
exagerada amabilidad sugería sarcasmo en su saludo... “cl{sico en él”
pensó Candy divertida
- Oh Terruce... es usted un maravilloso actor... me tiene impactada- dijo
Catherine realmente emocionada
Sin embargo Terry no hizo mucho caso al halagador cometario y centró
su mirada en Candy y dirigiéndose a ella exclamó en tono teatral:

- Pero, alto. ¿Qué luz alumbra esa ventana?
- Es el oriente, y Julieta, el sol.
- Sal, bello sol, y matad a la luna envidiosa,
- que está enferma y pálida de pena
- porque tú, que la sirves, eres más hermoso.
- Si es tan envidiosa, no seas su sirviente.
- Su ropa de vestal es de un verde apagado
- que sólo llevan los bobos ¡Tírala!
- ¡Ah, es mi dama, es mi amor!
- ¡Ojalá lo supiera!
- Mueve los labios, mas no habla. No importa:
- hablan sus ojos; voy a responderles.
- ¡Qué presuntuoso! No me habla a mí.
- Dos de las estrellas más hermosas del cielo
- tenían que ausentarse y han rogado a sus ojos

                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                 Todo Por Tu Amor
                                    Por Paty AD


- que brillen en su puesto hasta que vuelvan.
- ¿Y si ojos se cambiasen con estrellas?
- El fulgor de su mejilla les haría avergonzarse,
- como la luz del día a una lámpara; y sus ojos
- lucirían en el cielo tan brillantes
- que, al no haber noche, cantarían las aves.
- ¡Ved cómo apoya la mejilla en la mano!
- ¡Ah, quién fuera el guante de esa mano
- por tocarle la mejilla!

La interpretación de Terry fue muy sentida, sobretodo porque el
pequeño fragmento que había recitado era de la obra Romeo y Julieta,
la cual era muy significativa para él y Candy.
En la mesa miraban fascinados la pequeña interpretación particular
que Terry les había ofrecido, para luego aplaudir emocionados ante
semejante muestra de talento.
Terry agradeció los aplausos y luego se acercó más a Candy y se
inclinó hacia ella diciéndole en voz baja:
- Candy... debo estar con el grupo esta noche... me han comprometido
y no pude negarme, ¿te puedo ver en el desayuno? A ti y a Albert
claro... para que sea nuestra última reunión a bordo... ¿te parece?
- Por supuesto Terruce Graham- respondió Candy llena de orgullo-
Terry ¡estuviste fenomenal!
- Gracias Trazan pecosa- dijo Guiñándole el ojo para luego despedirse
del grupo que conformaba la mesa
- Con permiso... tengan una excelente noche- dijo haciendo una
reverencia.
La música comenzó, Catherine no tardó en hacer el comentaría de lo
mucho que le gustaba bailar
- que bella música... como para bailar toda la noche... no lo cree así
Albert
- si... es muy bella
- Vamos Albert... no se haga del rogar... bailemos

                                                    Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Albert se puso de pie sin decir palabra mirando a Candy, la cual
simplemente bajó la mirada
- Con permiso- dijo finalmente
- Propio, respondió Candy- mientras George los miraba adivinando
que algo sucedía
Candy los observaba tristemente cuando Román se dirigió a ella en voz
baja para evitar que George, que se encontraba distraído, los escuchara
- Vamos Candy... no lo hagas tan evidente
- Déjame en paz!
- No entiendo... de verdad no entiendo que tienen esos dos que yo no
tenga... te aseguro que te puedo ofrecer más diversión que esos dos
juntos...
- ¡Basta Román!
George escuchó la exclamación de Candy y los miró, pero Román al
darse cuenta de que los observaban guardó silencio, sin embargo, una
vez que George volvió a distraerse Román se acercó a Candy y le
murmuró al oído:
- Vamos... prueba estar conmigo y clamarás por más
Candy sintió repulsión por el comentario por lo que le lanzó un sonoro
bofetón que llamó la atención a más de uno que se encontraban cerca,
incluyendo a George que miró sin entender bien lo que sucedía como
la chica se puso de pie y salió presurosa del gran salón, para poco
segundos después, ser seguida por Román.
Albert desde donde estaba se dio cuenta de que algo había sucedido
pues estuvo pendiente todo el tiempo de Candy dirigiendo la mirada
hacia ella a cada segundo.
- Catherine, lo siento... debo irme... discúlpame por favor...
- Pero... pero... ¿qué sucede Albert?
George se dio cuenta de las intenciones de Albert de salir tras Candy y
el Joven y de inmediato se puso de pie para caballerosamente no dejar
sola a la dama en medio de la pista.
- ¿me permite esta pieza? – le dijo a Catherine que miraba anonadada


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


como Albert salía casi corriendo del recinto
- eh? Si... si... claro...
Una vez afuera, Albert miró hacia los lados de las oscuras afueras del
navío buscando desesperado a Candy. Decidió ir en dirección al
mirador que se encontraba muy cerca de la suite, pues pensó que
seguramente se dirigió hacía alguno de esos dos lugares.
Corrió pensando en lo tonto que fue al dejar a Candy cerca de Román
sin la debida atención, miraba hacia todos los rincones tratando de
encontrarla, corrió y corrió desesperado hasta que escuchó la voz de
Candy que gritaba y lloraba
- ¡Basta Román! ¡¡Déjame en paz!!
Román hablaba pero él no alcanzaba a distinguir lo que sus palabras
decían
- suéltame... ¡¡déjame por favor!!
Albert se dirigió hacia donde escuchaba las voces hasta dar con ellos,
Román abrazaba a Candy forzándola e intentando besarla mientras
ella forcejeaba defendiéndose
- Ahora me las vas a pagar... me has golpeado dos veces y eso no se lo
permito a ninguna mujerzuela como tú- decía Román
- ¡¡Suéltame!! ¡¡Suéltame!!!
Candy le lanzó un arañazo a la Cara haciéndolo sangrar, Román al
darse cuenta la golpeo salvajemente aventándola al piso. Albert se
acercaba corriendo enfurecido
- ¡¡¡Suéltala maldito desgraciado!!!
Albert comenzó a golpear a Román brutalmente mientras lanzaba
improperios en su contra, estaba furioso, lo golpeo hasta tenderlo en el
suelo para terminar pateándolo ferozmente.
Cuando hubo saciado su furia lo dejó ahí tirado, y de inmediato se
dirigió a Candy para ayudarla a incorporarse.
- Candy... Candy... ¿estás bien? Respóndeme...
Candy estaba medio inconsciente por lo que le costaba moverse... al
verla en ese estado Albert entró en desesperación.
- Candy... por favor mi amor... respóndeme

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Al ver que ella no reaccionaba la cargo en sus brazos y se dirigió a la
suite, al llegar la llevó a su recamara y la acostó en la cama, observó el
golpe que tenía en la boca que comenzaba a inflamarse, recordó la
hielera que siempre les dejaban los camareros y fue por un trozo de
hielo, lo envolvió en un pañuelo y se lo pegó para bajar la inflamación.
- Candy... mi amor... Reacciona- repetía una y otra vez
- Perdóname por favor... perdóname... no debí dejarte sola...
Candy comenzó a moverse
- ...Albert...
- no hables... no hables mi amor...
- que... ¿qué pasó?
- Fue Román Candy... él te siguió... y... te golpeo,... perdóname por
favor... fue mi culpa
Los ojos de Albert detonaban profunda tristeza y desesperación, su voz
se quebraba.
- pero...Albert... ¿tú estás bien?
- ¿Yo? Oh Candy... no te preocupes por mi... yo estoy bien... solo estoy
muy enojado conmigo mismo... y muy preocupado por ti
Candy intentó sentarse
- no... Quédate acostada... descansa
- pero... ¿cómo llegué aquí? ¿Tú me trajiste?
- Si
Candy observó la mano de Albert, los nudillos le sangraban por lo
fuerte que había golpeado a Román
- Oh Albert... estás sangrando
- ¿Cómo?
- Si... tu mano... ¡tus nudillos!
- Es verdad, no me había dado cuenta
- Déjame ayudarte- dijo intentando levantarse, pero Albert no se lo
permitió
- No... Quédate ahí, yo me atiendo, descansa
- No Albert... recuerda que soy enfermera
- Candy... esto no es nada... iré por mas hielo, mejor detén esto pegado

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


a tu boca... eso evitará que se inflame- dijo poniéndole la mano sobre el
pañuelo que envolvía el trozo de hielo con el que la atendía
- ¡Albert!
- ¿Si?
- Pero regresas por favor... no quiero estar sola
- Si... regresaré mi am... Candy
Albert iba a decir “mi amor” Candy se dio cuenta y recordó que ya se
lo había dicho antes mientras estaba semiinconsciente, recordarlo hizo
que su corazón brincara de emoción.
Minutos después Albert regresó, se había lavado la mano y esta había
dejado de sangrar, se sentó en la cama de Candy que se encontraba
recostada con los ojos cerrados y comenzó a acariciarle el cabello. La
miraba sin parar de reclamarse lo sucedido, se sentía totalmente
responsable del momento tan desagradable que había pasado. “Pude
haberlo evitado” se decía una y otra vez”
- Candy... ¿estás despierta?- susurró
Candy abrió los ojos lentamente.
- si...
- Candy... por favor... perdóname por lo ocurrido
- Albert... no tengo nada que perdonarte... no fue tu culpa
- No... Si lo fue, no debí dejarte sola... por favor dime que me perdonas
- Albert... ¿cómo puedo decírtelo si no hay culpa alguna que perdonar?
Albert, sentado al lado de ella que estaba recostada en su cama, la
miraba tiernamente. Candy le tomó la mano herida y comenzó a
acariciársela
- Estás muy lastimado- dijo con apacible voz
- No es nada...
Candy dirigió lentamente la mano de Albert a sus labios y le dio un
tierno beso. Sostenían sus miradas tímidas y al mismo tiempo muy
intensas
- Tú... tú... si estás muy golpeada... –dijo tiernamente para después
acariciar sus labios muy suavemente tratando de no lastimarla
- no es nada... –respondió Candy en un suspiro hipnotizada por la

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


mirada de Albert
Albert se fue acercando lentamente a con la mirada clavada en sus
labios hasta llegar a ellos para regalarle un tierno y suave beso. Candy
cerró los ojos y sintió la suavidad de los labios de Albert. Ambos
mantenían los ojos cerrados disfrutando cada segundo de aquel beso el
cual se fue intensificando más y más. Candy sentía que el ritmo de su
corazón se aceleraba al igual que su respiración la cual trataba de
controlar, Albert sin separar sus labios de los de Candy se fue
acomodando hasta quedar junto a ella tendido en la cama y comenzó a
acariciarle el cabello, Candy le rodeo el cuello con sus brazos
acercándolo más, como queriendo que no se separara, este gesto
provocó en Albert una reacción que Candy no conocía, él se movió
hasta quedar sobre ella, respiraba agitadamente y sus manos
comenzaron a descender sintiéndolas recorrer su cuerpo mientras sus
labios se movían buscando desesperadamente un contacto aun más
intenso con los de ella. Repentinamente Candy lo alejó.
- Albert
Albert abrió los ojos mirando los de Candy sin entender porque esta lo
había retirado
- Albert...pero... ¿y Catherine...?
Albert sonrió aliviado, por un momento pensó que Candy lo rechazaba
- No hay nada entre Catherine y yo
- Pero... yo les vi... y pensé…
Albert comenzó a besarle suavemente en las mejillas recorriendo
lentamente su rostro mientras ella hablaba
- pensé que... ella y... tu- a Candy le costaba hablar
- no hay nada- repitió Albert sin dejar de besarla
- ...pero...
Finalmente Albert la hizo callar al llegar a sus labios. Albert giró e
nuevo acomodándose a lado de Candy quedando frente a ella.
- Candy... que te quede claro... entre Catherine y yo no hay nada, lo
que viste no significó nada para mi, nunca debió suceder y no sabes
cómo lamento que hayas sido testigo de aquel error.

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Candy lo miraba con los ojos bien abiertos
- Candy... te amo... te amo con toda el alma... y porque te amo me
marcharé a mi habitación... aunque te juro que me costará un enorme
trabajo.
Ella solo lo miraba, le causaba trabajo pronunciar palabra, pero se
sentía inmensamente feliz. Albert, ahí tendido frente a ella la miraba
acariciándole el cabello, su mirada expresaba todo el amor que sentía
por ella. Finalmente se acercó, le dio un beso en los labios y se
incorporó hasta ponerse de pie. Tomó una mano de Candy y la dirigió
a sus labios dándole un último beso
- Buenas noches mi amor
- Buenas noches... – respondió Candy, aunque en realidad hubiera
preferido que él se quedara, pero no se atrevió a decir más.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                             Adiós Terry
                                Cap. 37


Candy despertó muy temprano, se puso su bata y salió a la salita,
Albert aún no se había levantado, caminó hacia su recamara y tocó a la
puerta

No hubo respuesta... tocó de nuevo
- Albert... estás ahí
Albert abrió repentinamente por lo cual Candy dio un pequeño salto
hacia atrás por la sorpresa
- Hola Candy... ¿qué pasó? ¿Por qué tan temprano?
- ¡ay! Me asustaste
- Te asusté jajajaja
- Si... bueno... perdona que te despierte tan temprano, pero es que ayer
con todo lo que pasó olvidé decirte que Terry nos esperaba hoy para
desayunar antes de arribar a Londres
- Muy bien... me prepararé entonces...
- Está bien, te veré entonces al rato, iré a prepararme también
- Bien
Ella giró sobre sus talones y se encaminó a su recamara cuando Albert
le habló de nuevo:
- Candy... – ella volteo a verle
- Si?
- Te ves muy linda despertando... sobre todo tu cabello jajaja
Candy se sonrojó pues ni siquiera se había fijado en el espejo de cómo
estaba
- gracias... respondió tímidamente, para luego sonreír traviesamente y
responder- espero al verme al espejo encontrarme realmente linda, de
lo contrario me las pagarás
- jajajaja –rió Albert mientras cerraba la puerta
Candy entró a su habitación y lo primero que hizo es mirarse en el

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


espejo y lo que vio no le hizo mucha gracia ya que su cabello se
encontraba terriblemente despeinado dándole un aspecto realmente
gracioso, sumándole que tenía el labio inferior levemente inflamado
que terminaba de cerrar el cuadro de aspecto de niña traviesa.
- Se metió al baño y mientras se duchaba comenzó a recordar lo
sucedido la noche anterior, no podía de dejar de recordar a Albert, su
mirada, sus palabras, su gran preocupación al verla mal... pero
sobretodo recordaba sus besos, mientras pensaba en todo aquello cerró
los ojos... al hacerlo la imagen de Albert se hizo presente tal y como lo
había encontrado la vez que al salir de su recámara lo sorprendió casi
sin ropa, recién bañado, con algunas gotas de agua aun escurriendo de
su mojada cabellera por su espalda. Candy sacudió la cabeza
avergonzada de sus propios pensamientos, pero no podía evitarlo,
aquella imagen venía a su mente constantemente... y lo peor era que
disfrutaba haciéndolo. Pensó que en esos momentos Albert
seguramente estaría duch{ndose... se sonrojaba al imaginarlo...” ¿que
estar{ pesando?” se preguntaba... “¿estar{ pensando en lo sucedido
anoche?” “¡Oh Dios mío! ¡¡¡¡Espero no esté imaginando que me estoy
duchando!!!!” Al pensar esto Candy instintivamente se cubrió con las
manos... decidió apurarse con el baño y taparse rápidamente con una
toalla.
Salió del baño y eligió lo que se pondría, debía ser algo muy especial
ya que no tardarán en desembarcar y pisaría Londres una vez más,
llegarían a Southampton, el mismo puerto al que llegó cuando pocos
años atrás se dirigía al colegio San Pablo, recordó a Stear y Archie
esperándola felices y sintió una gran nostalgia, también Terry venía a
su mente, lo había conocido en ese mismo viaje... “qué tiempos
aquellos” pensaba nost{lgica... “no regresar{n jam{s”
Se sacudió la tristeza y comenzó a vestirse, el vestido que eligió era de
fina seda en color verde mar, era un poco mas reservados que los que
había vestido últimamente pero le sentaba muy bien, le llegaba un
poco más abajo de las rodillas, una linda cinta en el mismo tono
envolvía su cintura remarcándola atada con un moño atrás, el escote

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


era circular dejando los hombros ligeramente al descubierto y la manga
a tres cuartos le daba el toque final. Un fino abrigo en color beige y
unas botas del mismo color eran el complemente perfecto para su
atuendo pues había mucho frío. Al peinarse decidió dejarse suelto el
cabello sujetado con una cinta en el mismo tono beige del abrigo. Se
maquilló discretamente, pero había perfeccionado tanto su técnica que
se le veía estupenda.
Salió a la salita y no encontró a Albert esperándola, sin embargo la
puerta de su camarote estaba abierta..., miró hacia la puerta corrediza
de cristal y ahí estaba él, mirando hacia el mar y disfrutando de la
naturaleza, se le veía muy apuesto, iba informal con unos pantalones
cafés y un suéter negro ceñido que le hacía ver increíblemente varonil.
- ya estoy lista- dijo Candy al salir al balcón
él la miró y sonrió
- como siempre... te ves estupenda
- gracias... tu también...
- aunque a decir verdad me encantó como te veías despertando...
lástima que te cambiaste el peinado...
- ¡Albert! ¡No te burles...!
- jajajaja... no, no me burlo, te veías muy linda
- pues a mí no me lo pareció- respondió con gesto de indignación
- vamos Candy... tu siempre te ves linda- dijo mientras la tomó con sus
dos manos de la cintura poniéndola frente a él
- mas que linda.... eres bellísima... pero no debo decírtelo siempre o te
acostumbrarás
- y eso que tiene de malo... es una linda costumbre... ¿no lo crees?
- Jajajaja si... tienes razón pequeñ... quiero decir... Candy
- Está bien Albert... puedes decirme pequeña... aquella vez solo estaba
enojada y por eso yo....
- No, tienes razón.... no eres más una pequeña Candy..., has crecido.... y
te has convertido en una gran mujer
- Pero lo de pequeña me gusta...
- ¿Si?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Si...
- Que bueno porque estoy muy acostumbrado a llamarte así... pero
Candy... decirte de esa manera no es decirte que eres una niña... solo es
una manera cariñosa de dirigirme a ti...
- Si... lo sé, por eso te pido que no dejes de llamarme así...
- Bien... intentaré no hacerlo de todas maneras... porque
definitivamente... no eres una pequeña...
Albert la miraba fijamente y Candy al sentir aquella mirada comenzaba
a estremecerse.
- bueno... es hora de irnos, Terry nos espera
- si...- respondió obediente Candy
Al llegar al desayunador encontraron a Terry ahí sentado
esperándolos, tratando de pasar inadvertido con un abrigo café, una
bufanda negra rodeándole el cuello, un gorro en el mismo color y gafas
oscuras ocultando así su identidad.
- Buenos días desconocido- dijo Albert
- ¡Hola! Bueno... al menos ustedes si me reconocen -Respondió alegre
Terry
Candy rió divertida
- Bueno... pues a desayunar se ha dicho- dijo Albert
Después de ordenar y platicar muy divertidos Terry se dirigió a ellos
con mucha seriedad
- bueno... yo quería verles para agradecerles su gran compañía
- no es nada Terry- respondió Albert amistosamente
- no... Si lo es, gracias a ustedes este viaje ha sido lo mejor que me ha
sucedido... de un tiempo para acá- dijo mirando a Candy
- Terry... lo mismo digo... verte ha sido estupendo- dijo Candy
- Si... ya lo se trazan pecosa jajajaja
- ¡Terry! ¡¡¡No se puede contigo!!!
- Jajajaja- reían Albert y Terry
- Bueno, pero esto no tiene que ser una despedida definitiva- dijo
Albert
- Así es... estaremos los tres en Londres y podremos vernos- agregó

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Candy
- Bueno... en realidad no estaré mucho tiempo en Londres, El estreno
será ahí y haremos varias representaciones, pero la gira es en toda
Europa... en Londres estaremos unas tres semanas me parece.
- Bien... pues en ese tiempo trataremos de mantener el contacto-
respondió Albert
- Si... de hecho pensaba enviarles unas invitaciones especiales al
estreno... espero que vayan eh?, no pueden faltar
- Por ningún motivo... te lo aseguro- prometió Albert
De repente Catherine irrumpió en la plática, se acercó corriendo
desesperada hacia ellos.
- ¡Albert! ¡Oh Albert!... qué bueno que lo encuentro
- Pero Catherine... ¿qué le sucede?
- Oh Albert... algo terrible le sucedió a mi hermano... hoy regresó a la
suite que ocupamos casi al amanecer, no me extrañó porque
constantemente lo hace... pero esta vez regresó malherido... algo le
sucedió... alguien lo golpeo salvajemente, pero no quiere decirme lo
que le sucedió
Albert se sintió culpable de la desesperación de la dama y no supo que
responder, finalmente Candy se puso de pie y habló
- vamos a verlo... yo soy enfermera y puedo atenderlo
- Miss Candy enfermera?
- Si... ella es enfermera... pero no es necesario Candy... en el barco
deben tener servicios médicos
- Pero Albert....
- ¡He dicho que no es necesario! Tu quédate aquí con Terry... yo
ayudaré a Catherine, iremos por el médico del barco... Terry, lo siento,
te veré mas tarde.
Albert no podía permitir que Candy se acercara a Román, a pesar de
que ella podría ayudarlo él no soportaba recordar que aquel hombre la
había golpeado salvajemente y sin miramientos.
- bien Albert, no hay problema
Candy permaneció sentada, no quería contradecir a Albert, y tal vez

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


tenía razón, aquel tipo había demostrado ser una mala persona y en el
barco había personal capacitado para atenderle
- que raro que Albert no te haya permitido ayudar, no crees?- Terry la
sacó de sus pensamientos con aquel comentario
- -eh? ....si
- seguramente le dio miedo que lo dejarás peor jajajaja
- ¡Terry! Para tu información yo soy una muy buena enfermera- dijo
Candy indignada
- jajajaja lo se trazan pecosa... solo bromeaba... es obvio que Albert te
protegía de algo... aunque no sé de qué... ¿tú tienes idea del porque?
- ...no... No la tengo
- que extraño... pero bueno, me alegra que te quedaras Candy, así
tendremos un rato a solas
- si...
- Candy... estás muy pensativa... dime... ¿sucede algo?
- No... Nada Terry
Continuaron hablando y riendo unos minutos más, hablaron de lo
agradable e inesperado que había sido su encuentro y de lo bien que la
habían pasado juntos. Después hubo un minuto de silencio hasta que
finalmente Terry se decidió en hablar
- Te voy a extrañar- dijo con seriedad
- Yo también a ti Terry...
- Candy... una vez mas... prométeme que serás feliz- le dijo mirándola
fijamente a los ojos
- Te lo prometo Terry... tu también... si?
Terry no respondió, la miró fijamente y fue acercando su rostro
lentamente al de Candy, ella no se movió, permaneció sentada en su
lugar. Terry unió tan solo dos segundos sus labios con los de ella y se
separó con la misma lentitud con la que se había acercado.
- te amaré por siempre- le dijo- pero debo seguir mi camino... y tu el
tuyo... tal vez algún día esos caminos se entrelacen
Candy no respondió, solo lo miraba y escuchaba. Se imaginaba a si
misma diciéndole adiós una vez mas... pero esta vez sin sufrir

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- espero no interrumpir
- ¡Albert!- dijo Candy sorprendida
- No... Para nada, siéntate... ¿cómo está el hermano de Catherine?-
preguntó Terry amablemente
- Está en manos de los médicos, está algo lesionado, lo malo es que irá
directo al hospital
- Oh! Entonces si es algo delicado- respondió Candy
- Aparentemente tiene las costillas rotas nada mas, pero necesitará
algunos estudios... he ofrecido a Catherine que se quedara con nosotros
un par de días mientras se define su situación.
- Si... comprendo- respondió Candy más preocupada de que Albert
haya presenciado el beso a de que Catherine estuviera con ellos unos
días.
De pronto los potentes silbatos del gran navío anunciaron tierra a la
vista, faltaban pocos minutos para arribar.
- bueno, es hora de ir por nuestras maletas y prepáranos para la
llegada- dijo Albert- Terry, no nos despidamos, nos veremos en tierra...
toma, esta es la dirección de nuestra casa en Londres, en cuanto sepas
en donde te hospedarás háznoslo saber.
- Si... está bien... gracias
Terry le extendió la mano a Albert y este la tomó y le dio un abrazo,
después Terry se acercó a Candy y la abrazó, la tomó por los hombros
y le dijo en voz baja
- recuerda... se feliz
- si... gracias Terry
Candy y Albert se alejaron y Terry los miraba tristemente, sospechaba
que esta vez había perdido a Candy...para siempre.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                             Greenstone
                                Cap. 38

Candy, Albert y George se encontraban en tierra, Robert, el chofer de la
casa en Londres ya les esperaba.
- Buen día Mr. William, señorita Candy... Mr. George... espero hayan
tenido un buen viaje- dijo el chofer mientras cargaba las maletas y las
introducía al automóvil
- Si, gracias Robert... buen día- respondió Albert
Candy miraba como todo el grupo de la compañía teatral que ya había
descendido del navío estaban rodeados de gente, en especial chicas,
que los recibían vigorosamente... la mayoría llamando a Terry,
desesperadas por tocarlo o al menos verle de cerca.
- jajaja rió Albert... ya me imagino a Terry en medio de esa
muchedumbre
- él sabe cómo tratar a su admiradoras... respondió Candy
- bien... es hora de irnos, es imposible acercarse a él ahora... pero se
pondrá en contacto con nosotros muy pronto Candy... no te preocupes.
Candy miró a Albert pensando que seguramente él había presenciado
el beso de despedida que Terry le había dado... pero no le había
mencionado nada, sin embargo, en el barco, mientras recogían sus
valijas y descendían, él casi no había hablado... incluso lo encontraba
muy serio y hasta algo frió con ella. De repente Candy se dio cuenta
que Catherine no estaba con ellos.
- Albert... y Miss Catherine? Creí que vendría con nosotros
- No... Prefirió quedarse con su hermano en el hospital..., los he
enviado al mejor de aquí en la mejor habitación, estará cómoda ahí,
posiblemente si Román se tiene que quedar mas días ella venga a pasar
ese tiempo con nosotros...
Candy permaneció en silencio. Albert se había hecho cargo de todo... le
aliviaba saber que por el momento Catherine no estaría con ellos, pero
sabía que Albert estaría más que pendiente de Catherine y no podía de
dejar de sentir un poco de molestia con aquella situación.

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


En el camino a la casa de Londres Albert y George se dedicaron a
hablar de negocios mientras Candy miraba aquellas calles que en algún
tiempo fueron tan familiares para ella, después el paisaje fue
cambiando, ya no eran grandes edificios y casas y comercios, si no
grandes porciones de hermosas tierras en las cuales a lo lejos se veían
hermosas mansiones, algunas con portales tan imponentes que le
recordaban de alguna manera Lakewood.
- finalmente estamos aquí... Candy... te presento “Greenstone”...
nuestro hogar en Londres- dijo Albert
Candy miraba maravillada el gran portal de tres arcos dorados por el
que entraron siguiendo un verde camino rodeado de los jardines
ingleses mas fantásticos que jamás hubiera visto, incluso había un
laberinto inglés tan grande que Candy pensó que no se atrevería a
intentarlo cruzar, en medio de tanta belleza poco a poco fue asomando
la gran e imponente mansión... Candy estaba asombrada con la
majestuosidad de aquellas tierras, la casa parecía un castillo como los
de los cuentos de hadas, tan solo la puerta principal debía medir unos
tres metros de altura.
- Albert... esto no es una casa... es un castillo –dijo Candy sin ocultar
que se encontraba realmente impresionada
- Es nuestro hogar- respondió Albert
Candy lo miró y sonrió, pero Albert no le devolvió la sonrisa, solo una
triste mirada la cual inmediatamente dirigió al frente hacia la gran e
imponente mansión.
Al llegar a la entrada principal decenas de sirvientes les esperaban
alineados y sobriamente uniformados en color negro, Los cocineros
llevaban pantalones negros, con sacos cerrados hasta el cuello en
pulcro blanco con botones oscuros. Los mayordomos vestían elegantes
trajes oscuros y las mucamas vestidos negros con delantales blancos y
el cabello rigurosamente recogido atrás en un moño. A Candy le
pareció muy lúgubre todo aquello, pero tendría que acostumbrarse.
Albert bajó del coche y ayudó a Candy a hacer lo mismo... los
sirvientes les dieron la bienvenida y se dispusieron a bajar sus valijas.

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


- Candy... nuestras tierras llegan más allá de lo que tus ojos puedan
ver, la mansión está justo al centro del terreno, atrás encontrarás la
caballeriza por si te apetece salir a pasear a caballo, hacía ahí... al oeste,
hay una casa que nos sirve a George y a mí como oficina, es bastante
amplia y cómoda, tiene algunas recamaras y es muy probable que
algunas noches me tenga que quedar ahí... que es donde George se
hospedará; al otro lado del Terreno, hacia el sur encontraras el
invernadero... hay una hermosa variedad de flores y platas, mi
hermana solía pasar mucho tiempo ahí cuando éramos niños... estoy
seguro que te gustará.
- ¡Albert... todo esto es tan grande...!
- Si... lo es...
- Nunca lo hubiera imaginado... y yo diciéndole a Miss Catherine que
no habían habitaciones disponibles ¡qué vergüenza!
Albert por fin rió
- jajaja, no te preocupes... ya le explicaré que los sirvientes prepararon
todo por si habían huéspedes... tú no te preocupes
- Estoy realmente impresionada con este lugar...
- Si, hacía mucho que nadie ocupaba esta casa... pero se me antojó hace
un tiempo comenzar a arreglarla, es un bello lugar y ahora está
recuperando su esplendor
- Si... es hermoso... Albert... ¿me llevaras a conocer los jardines y los
alrededores?
- Lo intentaré... pero no te prometo nada
La respuesta de Albert fue algo seca, Candy sintió que él quería evitar
pasar demasiado tiempo a solas con ella
- está bien... entenderé si estás muy preocupado- respondió Candy
tristemente- después de todo me lo advertiste
Albert se arrepintió de la respuesta tan fría que la había dado a Candy,
pero no dijo mas... después de todo pasar tanto tiempo juntos tal vez
no sería buena idea. El se sentía cada día más enamorado de Candy,
habían tenido momentos muy intensos juntos, él había comenzado a
sentir esperanzas de que tal vez ella lo viera con otros ojos... con los

                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


que miraba a Terry... Tal vez sin querer había manipulado los
sentimientos de Candy... ella se sentía confundida... estaba arrepentido
de haberle manifestado sus sentimientos, había actuado sin pensar, se
había dejado llevar por la pasión que aquella niña despertaba en él... la
había envuelto en sus palabras, en su trato... la había seducido... y si...
tal vez Candy había respondido favorablemente hacia él... pero eso era
muy diferente a amar. Ya no intentaría forzarla a nada... la dejaría en
paz... después de todo ella aún amaba a Terry... ahora estaba seguro...
No podía borrar de su mente el beso que sin querer había
presenciado... se sentía atormentado con esa imagen... por lo tanto
ahora debía permanecer lo más lejos posible de Candy... pues sentía ser
un peligro para ella. Tal vez lo mejor sería traer a Catherine.
- Albert... estas muy pensativo...- dijo Candy
- Eh? Ah disculpa... pensaba en todo el trabajo pendiente que hay...
- William... debo ir a instalarme
- Si George... estaré contigo más tarde... Robert... por favor asígnele a
George uno de los automóviles para que pueda transportarse...
- Si señor- respondió el chofer
- George, ya hay gente a tu disposición en la casa... tienes dos cocineros
y tres mucamas a tu servicio, si sientes que te falta algo avísame por
favor
- Si William... gracias, con permiso Miss Candy
- Propio George... nos veremos pronto- dijo sonriendo
Albert y Candy se dirigieron hacia la imponente entrada, lo primero
que había era un gran y elegante salón principal, el techo era muy alto
y fuertes columnas sostenían y adornaban el recinto, a la derecha se
veía un pasillo que dirigía hacia el comedor, y justo atrás de este estaba
la cocina, del lado izquierdo del gran salón, hacia el fondo, había una
gran puerta dorada, esa era la biblioteca que más tarde Candy
descubriría y al fondo al centro había una imponente escalera que
dirigía al segundo piso en donde se encontraban las habitaciones.
- Ven Candy... te mostraré tu habitación
- Si... ¡qué lugar tan grande!

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Si, es una de las propiedades más grandes de la familia
- ¡Es impresionante!
En silencio subieron las escaleras y caminaron hacia el pasillo de la
derecha
- Las habitaciones que ya están disponibles son las de este lado, las
demás aun no están del todo habilitadas... todas son muy grandes y
bellas, pero escogí una muy especial para ti Candy- dijo Albert al llegar
a la puerta de la que sería la recamara de Candy
- Albert! Es una habitación grandísima- dijo Candy al entrar
- Y mira la vista
Candy se dirigió al balcón... la vista era una de las más bellas que la
casa podía ofrecer, desde ahí se podía ver una hermosa colina de
verdes prados y gran variedad de flores, a la derecha se alcanzaba a
ver el hermoso invernadero y mas allá las montañas enmarcaban
aquella vista con una hermosura indescriptible, a la izquierda se podía
observar una parte del laberinto inglés y más atrás, si se esforzaba veía
una casa muy bella, que aunque pequeña junta a la que se encontraban
era muy pintoresca, como salida de un cuento infantil.
- ¡Albert! Que hermosa vista... parece salida de una pintura...
- Es por eso que elegí esta habitación para ti
- Gracias Albert... pero... ¿y aquella casita? Es donde se hospedará
George
- No... La casa en donde están las oficinas está más hacia el oeste, no se
ve desde aquí... aquella casita que ves también es de la propiedad... es
muy pequeña pero cálida... pero hace mucho que no se usa, para llegar
hasta ahí necesariamente hay que cruzar el laberinto
- ¡¡Se ve muy linda!!
- Si...
- Pero ese laberinto es muy grande... debe ser muy difícil cruzarlo
- Si... lo es... aunque creo conocer muy bien el camino
- ¿De verdad?
- Bueno... hace mucho que no lo intento... tal vez ahora me perdería


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Albert miraba hacia aquella casita muy pensativo... Candy lo miraba
tratando de adivinar lo que cruzaba en sus pensamientos... finalmente
lo sacó de aquella concentración
- Albert... ¿y tú? ¿Cuál será tu habitación?
- Eh? Ah si... estoy cuatro puertas más atrás de la tuya, hasta el final
del pasillo
- Estás muy lejos...- dijo tristemente
- No... No tanto Candy... solo son tres recamaras entre esta y la mía
- Pero si son tan grandes como esta ¡entonces si es mucho!
- Vamos... no es para tanto... mejor ven te muestro el resto de la casa
Albert se tomó el tiempo para enseñarle a Candy los adentros de la
gran mansión, le enseñó el desayunador, el comedor principal, la
biblioteca y los salones especiales, cada uno dedicado a cierto tipo de
reuniones.
- Candy, ahora debes descansar... yo iré con George... tenemos mucho
trabajo pendiente... te veré en la cena
- ¿Te vas? ¡Pero si vamos llegando! ¡Deberías descansar!
- No... En realidad tengo pendientes que ya no pueden esperar...
Albert se acercó a Candy y le dio un beso en la frente, dio media vuelta
y se fue alejando mientras Candy lo veía sin entender que es lo que
sucedía.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD




                         ¿Dónde estás Albert?
                                  Cap. 39

Candy se encontraba en su recamara, ya era hora de comenzar a
preparase para cenar con Albert, había sido una tarde realmente
aburrida, no pudo dormir y los sirvientes hacían todo por ella, miró a
su alrededor la hermosa recamara que Albert le había asignado, en
verdad era una habitación digna de una princesa, solo el armario era
mucho más grande que una recamara de tamaño promedio, el baño era
grandísimo, la tina era tan amplia que la primera vez que Candy la vio
pensó que parecía un lindo chapoteadero como para que los niños del
hogar jugaran divertidos. Había espejos por doquier, las toallas eran
tan suaves que parecían finos abrigos. En su habitación, frente a la
cama había un majestuoso tocador con un espejo redondo enmarcado
con fina madera labrada a mano, las cortinas eran del encaje más fino y
los grandes ventanales ofrecían aquella vista tan hermosa que Albert
deseaba que ella disfrutara. Al pensar en esto sonrió... “quiere darme lo
mejor” pensó mientras se ponía de pie para darse un baño...-toc toc-
tocaron a la puerta
- adelante
- Señorita Candy...- dijo la mucama mientras le entregaba un sobre con
una nota dentro- este mensaje es para usted... lo trajo el chofer de parte
del señor William
Candy... miró la nota sospechando que lo que ahí había escrito no sería
agradable
- Gracias Mari lou-
- De nada señorita... con permiso... estaré en la puerta por si algo se le
ofrece...
- Si.. Gracias... -respondió mientras sacaba la nota de sobre
Candy... no me esperes a cenar por favor... discúlpame por favor... tendré que
cenar con George ya que aun no acabamos con los pendientes que mas urgen...


                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


llegaré tarde... no me esperes.
Albert
Candy sintió una gran decepción al leer aquella nota... sería verdad
que ¿aquello era tan urgente como para que no pudiera esperar al día
de mañana?
Candy arrugó la nota entre sus manos, no dejaría que esto la
desmoralizara... seguramente que Albert tendría un motivo de suma
importancia como para dejarla sola su primera noche en Greenstone.
Se dirigió a la puerta y al abrirla se encontró con Mary lou que
esperaba sus órdenes.
- Mary lou?
- ¿Si señorita?
- Cenaré en mi habitación... el señor no vendrá
- Si señorita... a sus ordenes... ¿desea le traiga la cena ya o prefiere
esperar a las ocho?
- Mmm mejor a las ocho... antes tomaré un baño
- Si señorita...
Antes de que Candy comenzara a desvestirse ya habían dos chicas
entrando para ayudarla, prefería hacerlo sola pero dejó que ella
hicieran su trabajo, después de todo debía acostumbrarse a su nuevo
estilo de vida. Al terminar con el baño le ayudaron a vestirse, Se puso
un cómodo camisón ya que cenaría sola y en su habitación, al salir del
vestidor encontró su cena servida en una mesita de servicio para la
cama, las tres chicas que estaban ayudándola se encontraban de pie en
espera de sus ordenes.
- gracias... eso es todo
- con permiso...- dijeron las tres al unísono
“Que bien entrenadas est{n” pensó Candy mientras recordaba cuando
ella misma había sido sirvienta de los Legan, juró que jamás trataría a
nadie del personal de manera tan cruel como ella fue tratada. Candy
terminó su cena y una de las chicas entró mas tarde a recoger sus
platos. Al quedarse sola se puso de pie... apagó la luz pues debía
intentar dormir para que la noche pasara lo antes posible... se dirigió al

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


balcón y miró hacia fuera, el paisaje era muy diferente de noche, estaba
tan oscuro que no se distinguían los prados ni las flores, aunque era
una noche hermosa llena de estrellas la oscuridad era abrumadora,
Candy comenzó a cerrar las cortinas cuando al echar una última
mirada hacia afuera algo llamó su atención. Una luz a lo lejos brillaba
en medio de aquella oscuridad... pero ¿que era? ¿De dónde provenía?
“¡¡es la casita!!” pensó sorprendida... “pero Albert me dijo que no
estaba habitada” “entonces ¿por qué tendr{ luz?”
Candy se acostó con aquella duda. Pero estaba tan cansada que sin
darse cuenta se quedó profundamente dormida.
El ruido de unos pasos la despertó, sentía que ya había dormido
muchas horas pero aun estaba muy oscuro... “esos pasos... ¡debe ser
Albert!” r{pidamente se puso de pie y hurgó en medio de la oscuridad
de su habitación en busca de su bata, al encontrarla se la puso con
dificultad y caminó hacia la puerta, los pasos se escuchaban más lejos...
abrió la puerta de su cuarto, pero justo antes de asomarse solamente
escuchó como una puerta se cerraba, al mirar ya no encontró a nadie,
Albert ya había entrado a su habitación. Sin pensarlo comenzó a
caminar por el pasillo, antes no se había fijado en lo lúgubre que era,
tal vez por lo oscuro que ahora estaba comenzó a sentirse observada,
las pinturas de gentes que se encontraban colgados a los lados parecían
seguirla con la mirada, Candy llegó al final del pasillo a la puerta de
Albert pero ya estando ahí no se atrevió a llamar, bajó la mirada y
observó que asomaba por debajo de la puerta un hilo de luz que le
sugería que él estaba ahí. Eso le bastó para sentirse más tranquila.
Regresó en silencio a su recamara tratando de no mirar aquellas
imágenes que la observaban al caminar, un escalofrío recorrió su
cuerpo que le impulsó a terminar el recorrido corriendo, al llegar a su
habitación cerró la puerta tras ella mientras su corazón palpitaba a mil
por hora... “Candy... ya est{s grandecita para sentir miedo de unos
retratos” se dijo mientras respiraba profundamente. Una vez más se
dirigió a la puerta que daba al balcón y miró a través de las cortinas de
fino encaje, la luz ya no estaba ahí... quien fuera que estuviera en

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


aquella casita ya se había dormido. “Esto es realmente muy extraño”
pensaba... una vez más sintió miedo... decidió olvidar aquel asunto y
mientras se acostaba se concentró en pensamientos mas placenteros.
“Albert... debe estar muy cansado... ¿ya se habr{ dormido?” “Lo que sí
es un hecho es que algo le sucede... ahora pienso que definitivamente
vio el beso que Terry me dio al despedirse” Candy daba vueltas y
vueltas en su cama sin poderse dormir... finalmente se fue relajando,
mañana hablaría con Albert, debía aclarar de una vez por todas
cualquier mal entendido que pudiera distanciarlo de ella... si... mañana
todo se aclararía.
Los rayos del sol atravesaban las delgadas cortinas de la habitación...
Candy abrió los ojos y se levantó de un salto de la cama, miró hacia el
reloj que se encontraba junto a su cama, en la cabecera y vio que ya
eran casi las siete de la mañana. Velozmente se dirigió al armario y
tomó un vestido color rosa de uso diario, se lo puso lo más rápido que
pudo, se peinó el cabello atándoselo con una cinta rosa. Salió corriendo
de su habitación y bajó velozmente las escaleras
-¡Albert! –decía en voz alta
Corrió hacia el desayunador pero él no estaba ahí, solo se encontraban
dos chicas levantando los platos que sugerían que Albert ya había
desayunado
- ¿y Albert? –Preguntó
- oh señorita... el señor William tuvo que salir... nos pidió que le
dijéramos que tenía que terminar unos pendientes muy importantes y
que...
- ¡¡ ¿Ya se fue??!! –Interrumpió Candy
- si señorita... nos dijo que le disculpáramos...
- ¿hace cuanto salió?- interrumpió de nuevo
- hace unos quince minutos señorita... nos dijo que no lo esperara para
comer...
- ¿cómo? ¿Tampoco vendrá a comer?
- No... Dijo que iría por Miss Catherine a esa hora... que la vería en la
noche...

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- Por Miss Catherine?? ¿Pero por qué no me dijo a mí? ¡¡¡Yo podría
acompañarlo!!!
- Lo siento señorita... eso es todo lo que él dijo
Candy se dio cuenta de que levantaba la voz y de que las chicas no se
tenían la culpa de lo que sucedía...
- bien Mary Lou... gracias... estaré en mi habitación
- no va a desayunar señorita?
- Por ahora no... Gracias... no tengo apetito-
Ya en su habitación Candy no sabía que pensar, era muy claro que
Albert la evitaba, pero aparentemente la situación era más grave de la
que se imaginaba... no podía permitir que eso sucediera, no ahora...
debía hacer algo. Determinada se puso de pie y se dirigió hacia su
armario, buscó entre sus ropas un traje de montar y se cambió de ropa,
se prendió el cabello y se puso un casco de montar, al salir de su
habitación encontró a Mary Lou de pie en su puerta, aparentemente se
la habían asignado para su servicio personal.
- va a salir a montar señorita Candy?
- Si...
- Haré que le preparen a la mejor yegua que tenemos... su nombre es
Miroslava, el señor William dio la orden de que si se le apetecía montar
se la preparemos
- ¿El señor William?
- Si... el dijo que esa yegua sería ahora de usted... ya que es la mejor que
tenemos
- Bien Mary Lou, muchas gracias.
Minutos después Mary Lou le avisó a Candy que la yegua estaba lista,
Candy se dirigió hacia las caballerizas detrás de ella.
- en verdad es un hermoso espécimen
- si señorita... que tenga un agradable paseo
- Gracias Mary Lou
Candy no pensaba dar precisamente un paseo por las afueras, en
realidad estaba ansiosa por conocer cada rincón de aquel hermoso
lugar, pero en esta ocasión su intención era dirigirse hacia la casa en la

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


cual Albert trabajaba con George... debía verlo y hablar con él antes de
que fuera por Catherine
Candy galopaba a paso veloz hacia su destino, varios minutos después
se encontraba frente a aquella casa, era bastante grande aunque no se
comparaba para nada con la casa principal la cual era un verdadero
castillo. Bajó del caballo y lo ató a la rama de un árbol cercano. Caminó
en dirección a la entrada de la casa cuando vio salir del lugar a Albert
en compañía de George, hablaban de algo aunque desde donde estaba
no alcanzaba a entender. George se introdujo de nuevo a la casa
mientras Albert se disponía a subir a uno de los automóviles ahí
aparcados.
- ¡Albert!
Albert miró hacia donde provenía la voz
- Candy!... ¿pero qué haces aquí?
Ambos caminaron acercándose
- Albert... dime... ¿qué está pasando?
- ¿Qué está pasando? ¿A qué te refieres?
- Desde que bajamos de barco apenas cruzamos palabras... y ahora que
estamos aquí apenas te he visto...
- Candy... lo siento... pero recuerda que te dije que así sería este viaje...
te dije que estaría muy ocupado y que...
- ¡Basta Albert! No es verdad... me dijiste que habrían días los cuales
estaría sola, pero apenas llegamos desapareciste y parece que haces lo
posible por no verme
- Candy... tengo mucho trabajo...
- Pero ahora ibas saliendo...
- Si... iba por...
- Por Catherine.... si... tuviste la amabilidad de dejarme un mensaje con
la mucama
- Candy...
- Albert... dime de una vez por todas que sucede! ¿Porque no quieres
verme?
- No Candy... te equivocas... yo

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Albert por favor... se sincero conmigo... háblame con la verdad por
favor... dime que pasa... ¿dime... ¡¡¡por qué te alejas de mi!!!?
El semblante de Albert cambió... su mirada se endureció y apretó los
puños
- Tu dime a que te refieres Candy! De que sinceridad hablas si bien
sabes que yo siempre lo he sido contigo... pero no puedes esperar que
esté atrás de una persona que no desea estar conmigo
- Albert... Eso no es verdad- respondió Candy asustada ante aquella
reacción
- Candy... ya me cansé... ya no voy a estar tras de ti... ya no... Se
acabó...- Albert sonaba triste, aunque determinante
- Entonces no se qué hago aquí... ya no tiene ningún caso continuar en
este lugar... me iré ahora mismo... vete ya por Catherine! ¡Ya no
tendrás que huir de la casa...! ¡No te preocupes...! ¡No me encontrarás
más...!
Candy corrió hacia el caballo para alejarse de ahí lo antes posible, se
sentía herida por las palabras de Albert... sus ojos lloraban mares y no
podía permitir que él lo notara... Mientras galopaba recordó a Anthony
y la triste forma en la que desapareció... luego la imagen de Terry
mientras se alejaba en aquel barco... “Terry...” pensó... “tu lograste
sacar de mi mente a Anthony... me hiciste aceptar su muerte” “Albert
me ayudó a superar tu perdida Terry...él estuvo siempre conmigo”
“pero ahora.... ¿ahora quién estar{ conmigo para olvidar a Albert?”
Candy galopó y galopó sin rumbo... hasta que llegó a la entrada del
gran laberinto. Sin pensarlo dirigió a “Miroslava” hacia ahí y se
adentró peligrosamente.
La yegua se fue cansando... Candy la dirigía a un lado y al otro
tratando de descifrar el camino, Candy lloraba sin parar sin darse
cuenta del error que había cometido al introducirse hasta ahí, el
laberinto representaba justamente lo que ella ahora sentía... no
encontraba salida alguna en sus enredados pensamientos. Los minutos
fueron pasando, la yegua comenzaba a inquietarse y no obedecía las
direcciones de Candy... ella comenzó a preocuparse y fue cayendo en

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


cuenta de la peligrosidad de su impulso... Candy obligaba a la yegua a
ir más rápido y esta se negaba, en un impulsó jaló las riendas con
fuerza a tal grado que el animal relinchó con furia haciendo que Candy
pierda el equilibrio y cayera dándose un fuerte golpe contra el pasto
quedando inconsciente... mientras Miroslava se alejaba asustada.




                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


                        No te vayas Candy
                                Cap. 40

Albert regresó a Greenston al atardecer... Catherine no había dejado de
hablar en el camino pero él la escuchaba sin poner atención a lo que le
decía, su pensamiento estaba en Candy... “no creo que se vaya... debo
hablar con ella... debemos aclarar las cosas” “fui sumamente severo
con ella”
Albert antes de ir por mis Catherine había dado la orden de persuadir
a Candy a que se quedara en caso de querer marcharse, aunque en
realidad se encontraba muy preocupado.
- Oh Albert... ¡qué hermoso lugar! ¡Qué majestuosas tierras!
- Eh? Si... si gracias
- Le agradezco tanto que me reciba... solo le molestaré un par de días,
apenas mi hermano salga del hospital nos hospedaremos en un hotel...
por supuesto- dijo con la esperanza de que él le ofreciera quedarse ahí
por más tiempo
Albert no respondió, pues en realidad ni siquiera escuchó aquel
comentario... estaba ansioso por entrar a la casa y saber de Candy
- Albert... ¿se encuentra bien?...
No hubo respuesta
- Albert... disculpe... ¿sucede algo?
- Eh? oh... no... Catherine... discúlpeme usted... es que tengo tantos
pendientes que no sé donde tengo la cabeza... nuevamente le pido
disculpas.
- Oh... no se preocupe... entiendo... no quiero molestarle Albert...
trataré de ser la mejor huésped que pueda usted tener... le aseguro que
notará mi presencia solo para bien...
Tampoco hubo respuesta... Albert no estaba ahí, por lo que Catherine
optó por quedarse callada.
Al llegar Albert ayudó a Catherine a bajar del automóvil mientras esta
miraba extasiada la gran mansión. El mayordomo se acercó a ayudar a
bajar las valijas de la dama.

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- Richard... por favor, guíe a la dama a su habitación y asígnele a una
mucama para su servició personal... – Mientras decía esto Albert
miraba hacia la casa ansiosamente
- Oh gracias Albert... es usted muy espléndido
- ¡¡ Mr. William...!!¡¡Mr. William!! – corrió Mary Lou hacia ellos
- pero Mary Lou... ¿porque tanto alboroto? ¿Qué es lo que sucede?
- Oh... disculpe Ud. Mr. William... pero algo terrible ha sucedido- dijo
la chica respirando jadeante a causa de la carrera que hecho al dirigirse
hacia ellos.
- Y Candy?... ¿dónde está Candy?- preguntó Albert instintivamente
- De eso se trata Mr. William... la señorita Candy no aparece por
ningún lado
- ¿Como que no aparece? Les di órdenes estrictas de que no la dejaran
partir...
- No señor... Ud. No entiende... desde que salió a cabalgar en la
mañana ella no regresó...
- ¿cómo? ¿Qué no regresó???- Albert sonaba alarmado
- no... Y eso no es todo... hace una hora “Miroslava” apareció... ¡¡¡uno
de los jardineros dice que la vio salir del laberinto!!!
- ¡Richard! ¡¡¡Prepare mi caballo ahora mismo!!! Debo buscarla antes de
que anochezca... y ¡¡¡ya no me queda mucho tiempo!!!
- ¡¡Oh Albert... que terrible... pobre chica...!! ¡Pero qué inconsciente ha
sido... ella no debió entrar ahí sola....!- dijo Catherine, comentario que a
Albert en ese momento le pareció inadecuado
- Mary Lou! Por favor... ayude a Miss Catherine a instalarse...
- Si señor
- Albert... si puedo ayudar... yo
Richard llegó con el caballo ya preparado
- Ahora no Catherine...- dijo subiéndose al caballo y dirigiéndose a
galope hacia el laberinto
Albert cabalgó buscando incansablemente a Candy, aunque conocía
muy bien el laberinto y todos sus recovecos era muy probable que
tardara horas en encontrarla y si el sol se ocultaba sería más difícil aún.

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Los minutos fueron pasando y Candy no aparecía, Albert estaba
desesperado, se maldecía a sí mismo por haberla tratado tan fríamente
en la mañana, lloraba de rabia contra el mismo y de impotencia por no
encontrarla, poco a poco la luz fue desapareciendo, ahora sería
peligroso cabalgar a galope pues podría pasar sobre Candy en
cualquier momento por lo que bajó del caballo y comenzó a Caminar
halándolo con una mano de las riendas...
-¡Candy! –gritaba una y otra vez, pero no había respuesta. Ya había
pasado más de una hora desde que inició su búsqueda, la oscuridad
era abrumadora pero él no podía rendirse, ¡tenía que encontrarla!
Caminó y caminó, gritó y gritó... entraba en pánico cuando unos pocos
metros adelante le pareció ver a alguien tendido en el pasto... ¡era ella!
- Candy!!- corrió hacia ella, la tocó, estaba helada ya que la temperatura
había bajado y ella no estaba lo suficientemente abrigada, Albert la
revisó, no encontró heridas sangrantes pero estaba totalmente
inconsciente, se quitó el abrigo y la envolvió en él, la abrazó unos
minutos tallándole el cuerpo para hacerla entrar en calor.
- Candy... mi amor... mira cómo estás- decía mientras las lágrimas
escurrían por sus mejillas
- Candy!- Le decía- Candy! Despierta... ¡reacciona!
Candy no se movía, no parecía escuchar ni sentir, Albert cada vez se
preocupaba más.
La tomó en sus brazos y la subió al caballo y se acomodó tras ella como
pudo, jaló las riendas y se dirigió lo más rápido que pudo hacia la
salida del laberinto. Recorrió aquellos caminos que tan bien conocía,
sabía justamente donde debía dar vuelta, recordó los tiempos de su
infancia en los que casi a diario cruzaba el laberinto en compañía de su
adorada hermana.
Ya afuera se dirigió a la casita, que era lo más cercano que había. Al
llegar acomodó a Candy en la cama y revisó a conciencia que no
hubieran heridas graves. Le quitó las botas y le limpió la cara con un
trapo húmedo, le encontró un golpe en la frente, pero no parecía ser
nada grave. Se acercó y le dio un beso suave en la pequeña herida.

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- Albert... –dijo Candy delirante...
- Aquí estoy mi amor- decía mientras le acariciaba el cabello
Albert se puso de pie y puso leña en la chimenea para calentar el lugar,
tomó un poco de agua y humedeció los labios de Candy que se
encontraban resecos
- Albert... –repitió Candy
- Estoy aquí Candy... estoy junto a ti... no me voy a separar mas
A Albert le pareció ver que Candy esbozaba una leve sonrisa. El estaba
muy preocupado, no podía regresar pues para ir a la casa principal
necesitaba cruzar el laberinto, lo cual le podría tomar casi una hora, y
de noche y con Candy delirante lo mejor sería quedarse ahí hasta el
amanecer
Albert se quedó dormido sentado en una silla junto a la cama velando
por ella, no supo si fueron minutos u horas, pero la voz de Candy le
hizo reaccionar
- Albert...
- ¡Candy! Despertaste... ¿cómo estás? ¿Qué sucedió?
- Yo... no... No recuerdo... –Candy intentó moverse-
- Quédate quieta
- Me duele el cuerpo... ¿qué pasó...? ¿Dónde estamos?
- Te caíste del caballo en el laberinto... estamos en la casita... la que se
ve desde el balcón de tu recamara.
- Albert... quería verte... quería hablarte... yo...
- Shhh... No hables ahora... necesitas descansar mi amor...
Candy sonrió con los ojos cerrados
- adoro que me digas así... ¿sabías?
- No... No sabía... pero ahora que lo se te lo diré más seguido...
Candy volvió a sonreír
- Albert... esta casita... ayer en la noche... tu... tú estabas aquí, ¿no es
así?
- Si... estaba aquí... ya no digas mas... hablaremos mañana
- Si.... está bien... -dijo cerrando los ojos de nuevo
Albert la arropó y le acomodó la almohada

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Albert... –dijo Candy en un susurro ya medio dormida...
- Shhh aquí estoy mi amor...
- Te amo- dijo susurrando
Albert no podía creer lo que había escuchado... Candy dijo “te amo” la
voz fue casi imperceptible, pero estaba casi seguro de lo que había
escuchado...
Albert se desabotonó el cuello y se quitó las botas, la cama era grande,
así que decidió recostarse al lado de Candy.
Se acomodó lentamente intentando moverla lo menos posible, una vez
junto a ella se recostó de lado para mirarla mejor, observó su perfil, sus
largas pestañas resaltaban con los ojos cerrados, su pequeña nariz era
perfecta y luego, más abajo aquellos labios que eran dueños de él,
causantes de sus más secretos sueños, siguió mirándola ahí tendida,
tan pequeña y frágil que sintió estremecerse, su suave cabello
enmarcaba su bello rostro, amaba todo de ella, desde sus pequeñas y
graciosas pecas hasta sus hermosos ojos verdes que todo lo
iluminaban, los cuales Albert se deleitaba cada vez que aquellos le
miraban.
Candy llevaba pantalón, pocas veces podía mirarla como lo hacía
ahora, su esbelta figura de mujer era perfecta, no se cansaba de mirarla,
pensó que podría estar toda la vida así, escuchándola respirar
pasivamente, adivinando lo que ella podría estar soñando, deseando
fervorosamente ser parte de aquel sueño, no quería dormirse, deseaba
permanecer así, junto a ella, sintiendo su calor tan cerca... pero el sueño
comenzó a vencerle. Si, debía dormir, mañana debía estar al cien por
ciento para ella... debía dormir... dormir... no importaba, porque
seguramente soñaría con ella.




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD




                     Una Revelación de Amor
                                Cap. 41



Los rayos del sol asomando por las pequeñas ventanas y el cantar de
los pájaros despertaron a Candy de aquel cálido sueño. El cuerpo le
dolía al moverse, miró a su alrededor tratando de ubicar en donde se
encontraba, la pintoresca casita le parecía muy agradable... ahora lo
recordaba... se había caído del caballo... no recordaba bien como había
llegado hasta ahí, pero recordaba haber visto a Albert... sin embargo
ahora se encontraba sola
- Albert!- dijo moviéndose con dificultad a causa del dolor- Albert...
estás ahí?- no hubo respuesta
Se puso de pie con dificultad y miró por la ventana... no había nadie.
Caminó hacia la mesita de centro la cual tenía tres sillas algo pequeñas
a su alrededor, en medio de la mesa había un plato tapado con una
servilleta. La destapó y encontró el desayuno que alguien le había
dejado preparado, “seguramente Albert” – pensó. Había frutas, pan y
jugo en un pequeño vaso y una jarra de agua fresca que seguramente le
caería de las mil maravillas ya que sentía que moría de sed.
Se sentó en una de las sillas y desayunó vorazmente... el día anterior no
había probado bocado.
Mientras desayunaba observó el pequeño lugar, era una simple pero
muy amplia habitación la que conformaba aquel lugar, la cama se
encontraba en el rincón de la izquierda, en el centro se encontraba la
mesita en la que ahora desayunaba, a su derecha había una pequeña
cocinerita con un lavamanos y un pequeño estante en donde
seguramente se guardaba la despensa. Solamente había además de la
entrada principal, una puerta a la izquierda..., en el rincón opuesto a
donde se encontraba la cama, debía ser el baño.
Terminó de desayunar y fue hacia el lavamanos, se lavó la cara e
intentó peinarse su rebelde cabello con los dedos. Se dirigió al baño y

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


ahí encontró un espejo y un pequeño cepillo con el que pudo mejorar
un poco su apariencia, se observó detenidamente y miró que tenía una
pequeña contusión en la frente, seguramente se la había hecho al caer
del caballo.
Salió a las afueras de la casita en busca de Albert, pero no lo encontró,
caminó un poco maravillada de lo hermoso que era aquel lugar, junto a
la casita había un pequeño lago el cual no se apreciaba desde la casa
principal pues era tapado por el gran laberinto... de pronto el galopar
de un caballo llamó su atención, corrió hacia la entrada de la casa y vio
que era Albert que llegaba.
- ¡Albert!- corrió hacia él con la sonrisa de oreja a oreja por la felicidad
de tenerlo frente a ella, se veía tan guapo y varonil... la sensación de
felicidad que tuvo al verlo era indescriptible...
- ¡Hola Candy! Veo que estás mejor, no sabes el gusto que me da- dijo
mientras desmontaba
- si... aunque me duele un poco el cuerpo y la cabeza... mira... aquí- dijo
mostrándole el golpe en la frente tal y como si fuera una niña chiquita
y mimada
- si... pobrecilla...
- Albert... quería hablar contigo...
- Si... yo también... ven entremos...
Albert bajó un pequeño saco lleno de provisiones del caballo y las
descargó en la mesa.
- te ayudo...- dijo Candy
- no... Déjalo... tú debes descansar, siéntate por favor
Candy obediente se sentó en la cama mientras Albert guardaba las
cosas que había traído
- Albert... ¿de qué querías hablarme?
- Bueno... de lo sucedido ayer...yo
- ¡Sí! Precisamente de eso quería hablarte, ¿sabes? Lamento mucho mi
conducta, me porte peor que una niña malcriada, lo que hice fue una
tontería...
- Si, es verdad... no debiste entrar al laberinto sola... es muy riesgoso si

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


no vas con alguien que sepa moverse en el
- Si Albert... perdóname... es que me sentía tan triste...
- Pero en realidad Candy... yo quería hablar contigo de lo que sucedió
después- dijo acercándose y apoyándose en la mesita
- ¿qué sucedió después?
- Si... cuando te encontré
- Ah! Si... tú me trajiste
- Si... y dijiste algunas palabras... – dijo acercándose más y sentándose
junto a ella en la cama
- perdóname Albert, pero de eso no recuerdo nada- respondió
divertida
- ¿No?
- No...¿Por qué? ¿Dije algo malo?- preguntó Candy intrigada y
preocupada de ver la triste reacción de Albert
- No... No dijiste nada malo... delirabas creo... hablabas sin pensar...
olvídalo Candy
- Bueno... pero....
- Ya no te preocupes- dijo sonriendo- si ya estás mejor tal vez sea hora
de regresar a la casa
- Pero Albert... es que... aquí me siento muy bien...
- Vamos Candy, no vas a comparar esta casita con la majestuosidad de
la casa principal
- No... Claro... pero es que estar aquí es tan cálido... además... aquí...
aquí si estás conmigo...
- ¡Candy!- dijo Albert sorprendido
- si Albert... en esa gran casa me sentía muy sola... sola y abandonada
por ti... de eso quería hablarte cuando fui a buscarte... es que no
entiendo que es lo que pasa... y luego... tu... –Candy recordó en ese
momento a Catherine- ¡Tú fuiste por Catherine!
- Si... fui por ella... pero eso fue antes de saber que te habías perdido...
yo... yo no me hubiera marcharlo de haberlo sabido...
- Entonces anoche... no te quedaste... solo soñé que estabas a mi lado...
¡me trajiste y te marchaste!

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- No... Yo... –Albert trató de tomarla de las manos pero Candy lo
rechazó
- ¡¡Te marchaste porque Catherine está ahí en la casa!!
- No Candy... ¡no fue así! Salí muy temprano por provisiones
- ¡Ya entiendo Albert! Ya entiendo porque me dejaste sola esos días...
por eso no querías estar conmigo... Catherine es la razón- dijo
poniéndose de pie sin escuchar razones
- Estás muy equivocada Candy... no pongas palabras en mi boca... –
dijo poniéndose de pie frente a ella
- ¡Entonces dime! Explícame por qué me dejaste sola... dime ¿por qué
ahora te urge marcharte a la casa??
- Candy... no quiero estar con alguien que sólo desea mi compañía
cuando se siente sola... ya no voy a estar detrás de ti... no voy a aceptar
ser la persona con la que te conformas...
- Pero... ¡¿de qué hablas Albert?!
- ¿De qué hablo? ...¡¡Hablo de que te amo, ¿¿que no lo entiendes??!!
Hablo de que no puedo estar un segundo contigo sin desear abrazarte,
besarte... tenerte muy cerca de mi... Entiéndelo Candy... ya no puedo
mas... ya no... No soporto ver como miras a Terry... como añoras su
compañía... no soporto la manera en que lo miras... no... Ya no... Y la
única manera de sanar mi alma... es olvidando que te amo de la forma
en que lo hago... ¡ya no puedo amarte así!
- ¿Hablas de la manera en la que miro a Terry?...
- Si...- dijo tristemente
- Si Albert... no puedo mirarlo de otra forma... Terry es deslumbrante...
tú mismo lo miras de una manera especial... yo... yo admiro mucho a
Terry, es una persona excepcional...él... es un hombre honorable...
capaz de sacrificar su felicidad por la de alguien que dio todo por él...
- Si... lo se... sé que es un gran tipo...
- Pero... ¿y la manera en la que yo te miro a ti Albert? ¿No te has
fijado?... – Albert le dio la espalda
- No Albert mírame... mira mis ojos- dijo tomándolo del brazo y
obligándolo a verla de frente

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Candy... vi a Terry besándote cuando se despedían...
- Si... me besó... él me beso Albert... fue sólo un tierno beso de
despedida... nosotros nos hemos dicho adiós, por fin estoy en paz...
Albert... entiende que lo que hubo entre Terry y yo no se va a borrar
nunca... porque sucedió... y fue algo hermoso... pero ahora ya quedó en
el pasado... mírame por favor... ¿qué es lo que ves?
Albert levantó la mirada y la clavó en los ojos de Candy
- veo unos hermosos ojos verdes que son la luz que ilumina mis días
- ¿qué más ves en ellos?
- Candy... no lo sé...
- ¿¿¿Que no ves que están rebosantes de amor??? De amor por ti Albert
- Candy...
- Si Albert... si... yo... yo te amo... ¡te amo!
Albert no podía creer lo que escuchaba, ¿acaso era ese un sueño? Si lo
era no quería despertar jamás
- Candy... mi amor...
- Albert...- dijo sonriendo- No sabes cómo adoro que me digas así...
- Si lo sé- dijo al tiempo que la abrazó y le estampó un gran beso
Los dos se abrazaban como no queriendo separase nunca más, Albert
sentía que la sangre le recorría el cuerpo, el beso se prolongó y se fue
intensificando más cada vez, sus respiraciones comenzaron a agitarse,
Albert la separó de él suavemente, sus miradas expresaban todo el
amor que se tenían... pero había algo más en ellas... estaban cargadas
de deseo...
- Albert... –dijo Candy en un susurró cerrando los ojos
- Candy... me haces muy feliz... pero ahora hay muchas cosas que
debemos hablar antes de...
- Si... entiendo... –Candy se acercó a él y lo abrazó, el correspondió a
aquel abrazo con ternura besándole el cabello una y otra vez
Finalmente la tomó de las manos, la miró y sonrió. Candy miraba
aquella sonrisa y sentía que eso era suficiente para hacerla feliz.
- debemos irnos de aquí... debemos regresar
- si...

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD




                        Visitas inesperadas
                                Cap. 42



Candy y Albert cabalgaban hacia la gran mansión mientras reían y
bromeaban, él le prometió enseñarle el camino pues Candy adoraba la
casita y esa era la única manera de llegar hasta ahí.
Al salir del laberinto y asomar del otro lado Galoparon velozmente,
Albert sentado tras ella la abrazaba aferrándose con fuerza, todavía no
creía tanta felicidad... tenía tantos planes.... sonreía mientras pensaba
en el futuro. Al acercarse a la entrada principal miraron un par de
automóviles en la entrada que no reconocieron, había gente bajando
sus valijas y los sirvientes se encontraban de pie enfilados tal y como
estaban cuando ellos llegaron.
- Albert... ¿esperas más huéspedes?
- No...
- Pero... ¿y esas personas?
- No tengo idea de quienes puedan ser
Todavía no estaban lo suficientemente cerca como para reconocer al
grupo de personas que habían llegado, pero poco a poco los fueron
reconociendo
- Albert... ¿es aquella señora la tía Elroy?
- No lo puedo creer... pero si... ¡es ella! Y la acompañan...
- ¡La señora Legan! ¡¡Y también Elisa y Neil!!
- Pero... ¡¡¿¿qué hacen aquí??!! ¡Ellos no me avisaron que vendrían!
- Bueno Albert... al fin y al cabo la tía está en todo su derecho de...
- Si... pero debió ponerme sobre aviso...
Cuando estaban lo suficientemente cerca Albert desmontó y ayudó a
Candy a hacer lo mismo, Richard el mayor domo corrió a hacerse cargo
del caballo, Candy y Albert se acercaron al grupo
                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- ¡William! ¿Es esta una cordial forma de recibirnos? – dijo la tía
- Tía... buenos días... no, no lo es. Pero perdona... no sabía que vendrías
- Bueno... solo por eso te permito tanta informalidad
- ¡Hola Tío William! –Dijo Elisa como si Albert fuera muy cercano a ella
- Buenos días Elisa... – Albert se acercó a la tía Elroy y le dio un beso
en la mejilla- bienvenida tía- le dijo
- Gracias William
Albert caminó hacia la señora Legan y la saludó con una inclinación-
- Señora Legan... sean usted y su familia bienvenidos
- Que amable William... Neal... no vas a saludar al tío William
- Mmm si... hola... que tal...- dijo Neil con desdén
- Y tu niña... no piensas acercarte a saludar?- dijo la Tía Elroy
dirigiéndose a Candy
- Si Tía... qué alegría verle... bienvenida a...
- ¡No tienes que darme la bienvenida! En todo caso ¡¡tú eres más
huésped que yo!! ¡¡¡Ahora que estoy aquí yo soy la señora de la casa!!!
- Si tía... yo solo quería...
- ¡Basta Candy...! no es necesario que intentes ser educada- dijo la tía
con desprecio
- Candy! Pero ¡que fachitas te traes! –Dijo Elisa burlona
- Ella siempre está así Elisa... ¿ya lo olvidaste?- dijo Neil
- Candy... ahora que estoy aquí espero verte vestida y peinada con
propiedad- replicó la tía Elroy
- Tía... Candy tuvo un accidente y fui por ella... es por eso que ahora la
encuentran algo indispuesta
- Ah! Ya veo- dijo La tía dando media vuelta demostrando desinterés.
Candy miró a Albert afligida y esté le hizo un guiño para
tranquilizarla.
- William... espero que tengas habitaciones disponibles...
- Por supuesto tía... Richard... por favor... vea que los sirvientes traigan
las cosas de la Señora Elroy y nuestros huéspedes.
- Si Señor
- Venga tía... dijo Albert subiendo las escaleras

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Oh tío que casa tan imponente- dijo Elisa, Albert no respondió
Albert les asignó sus habitaciones tratando de que Elisa y Neil no
quedaran junto a la de Candy.
- Con permiso, estaré en mi habitación- dijo Candy
- Si Candy... te enviaré el almuerzo a la cama, después de lo sucedido
necesitas descansar, así estarás disponible para la cena... ya que será de
bienvenida para la tía Elroy
Albert no había terminado de hablar cuando Catherine salió de su
habitación que se encontraba justo enfrente de la de Candy.
- Buenos días... oh... no sabía que tenía invitados William... oh! Pero si
es la señora Elroy...
- Pero que sorpresa Miss Catherine... ¿Ud. aquí?
- Si señora Elroy... es una larga historia... cuanto gusto en verle- dijo
inclinándose a manera de saludo
- Bueno... antes de la cena podemos tomar el té para ponernos al día de
dichos sucesos... conoce a la señora Legan?
- oh... por supuesto... encantada de verla de nuevo señora Legan... al
igual que sus encantadores hijos... Elisa... te has convertido en una
señorita muy elegante... y Neil... casi no te reconocí... has crecido
mucho.
- Muchas gracias Miss Catherine- respondió Elisa
- De nada encantada... oh Miss Candy! Ya está de vuelta, que gusto...
Anoche William estaba muy preocupado... me alegra verla a salvo
- ¿Anoche? ¿Pues qué fue lo que sucedió William?
- Tía te explicaremos más tarde, por ahora ella necesita descansar...
Candy ve a tu recamara y no te preocupes por nada
- Gracias Albert... con permiso- dijo dirigiéndose a todos
- Adelante... propio por favor- la única en responder fue Catherine
Una vez que Candy se introdujo a su recamara Albert se dirigió de
nuevo al grupo
- Bueno... mis disculpas a todos por dejarles pero mis deberes me
llaman... irá a trabajar... se quedan en buenas manos, daré la orden de
que les tengan listos el almuerzo a la 1:30 PM, Al igual que Candy no

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


podré acompañarles, pero los veré en la cena a las ocho.
- Oh William, me alegro de que lo de miss Candy no haya sido nada
grave... se le ve mucho más tranquilo... anoche estaba usted...
- Gracias Catherine- interrumpió Albert- la veré en la noche... con su
permiso
Albert saludó educadamente a las damas despidiéndose e ignorando
completamente a Elisa y a Neil.
- Perdónelo Catherine... es que William es un joven con muchas
responsabilidades y siempre está ocupado
- Si... lo sé señora Elroy... gracias, no se preocupe... les dejo para que
terminen de instalarse en sus habitaciones... los veré en el almuerzo...
con permiso- dijo para luego entrar de nuevo en su habitación
- Que dama tan encantadora- dijo la señora Legan- no había tenido
oportunidad de tratarla
- Si... es una grata sorpresa encontrarla aquí... es justo lo que William
necesita... imagino que él la invitó lo que me hace pensar que tiene
algún interés en ella- dijo la tía Elroy
- Mamá, ¿te fijaste cuando Candy entró a su habitación? Pude fijarme y
es norme... ¿crees que la mía sea tan grande?
- Seguro que si Elisa, en esta gran casa no creo que hayan habitaciones
pequeñas
- No las hay- dijo la tía- pero lo que si les puedo asegurar es que la que
ocupa Candy es una de las más amplias y elegantes, ya que esa
habitación solía ocuparla Rosemary...
- Mamá... tía... ¡eso no es justo!
- Elisa... debes aceptar la habitación que se te asignó, no puedes ir en
contra de las ordenes del tío William
Neil por fin habló después de permanecer todo ese tiempo casi en
silencio
- bueno... me iré a descansar... mamá, yo tampoco almorzaré con
ustedes, pediré mi comida a la habitación
- pero Neil... deberías
- no importa- replicó la tía, si quiere descansar es totalmente

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                Todo Por Tu Amor
                                   Por Paty AD


comprensible
- oh tía, consiente usted mucho a mis hijos
- bueno... será mejor que todos descansemos un poco
- si tía... como diga... niños... a sus habitaciones.
- Si mamá

Candy escuchó toda aquella conversación ya que ellos se encontraban
justo detrás de su puerta, nadie de los que habían llegado la iba a
aceptar nunca... que mal momento habían elegido para llegar de
improvisó. Pero ahora nada de eso importaba.
Candy suspiró profundamente, recostada en su cama se concentró en
pensar en Albert... el hombre del que estaba enamorada... su príncipe.
Sonreía al recordarlo, cerró los ojos y visualizó su varonil rostro, su
penetrante mirada cargada de tanto amor, sus suaves labios... y aquella
sonrisa tan especial que la hacía derretirse.
Por fin se había aclarado todo... por fin se había atrevido a decirle
cuanto la amaba... estaba feliz. Sin embargo le preocupaba la reacción
de la familia al enterarse. ¿Qué pensaría hacer Albert? ¿Cuáles serían
sus planes ahora?
Candy estaba sumergida en sus pensamientos cuando alguien tocó su
puerta
- toc toc
- adelante
- con permiso señorita Candy
- ¿si Mary Lou?
- El señor William le envía este mensaje
Candy sintió su corazón dar un vuelco de la emoción, tomó el sobre y
agradeció a Mary Lou el habérselo entregado, espero a que esta se
retirara y nerviosamente sacó el mensaje y comenzó a leerlo.

Hola mi amor... te pido un poco de paciencia estos días, ya que estoy seguro
que vienen situaciones que serán algo difíciles especialmente para ti, no te
preocupes, estaremos juntos y no permitiré que te hagan ningún daño.

                                                   Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


Por el momento debemos ser discretos con lo nuestro, ya encontraremos el
momento propicio para anunciarles nuestro amor... por favor en ningún
momento olvides cuanto te amo

Tuyo ahora y siempre
Albert

Candy levantó la mirada de aquel papel, Albert tenía razón, pero ahora
ya nada importaba... esta vez no lograrían hacerla infeliz, estaba
dispuesta a enfrentarlo todo y a defender su amor por Albert... cueste
lo que cueste.




                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


                        Entre Rosas Y Espinas

                                 Cap. 43


Ya casi era la hora de la cena, Candy se encontraba nerviosa pues no
había escuchado llegar a Albert y tal vez tendría que enfrentarse a la
familia sola mientras él llegaba. Se miró al espejo para cerciorarse de
que estuviera todo en su lugar, Mary Lou había hecho un excelente
trabajo con su cabello, pues al tenerlo peinado hacia arriba la hacía
lucir impecable.
Llevaba un vestido azul oscuro de una sencillez muy elegante, no
quiso ser demasiado ostentosa en su ajuar ya que se trataba de una
cena de bienvenida pero familiar. El vestido realzaba su figura,
mostrando curvas más pronunciadas las cuales revelaban un cuerpo
más maduro, el escote era algo discreto, pero alcanzaba a lucir su largo
cuello, el cual decidió adornar de nuevo con el broche de la insignia de
la familia que Albert le había regalado en navidad.
Miró hacia el pequeño reloj en su tocador, faltaban 5 minutos para las
ocho, ya era hora de presentarse en el comedor. Salió de su habitación
y caminó por el pasillo que la dirigía hacia las escaleras, las cuales bajó
cuidadosamente, una vez abajo se dirigió hacia el comedor, al llegar a
la entrada dos sirvientes que se encontraban haciendo guardia le
abrieron las grandes puertas. Aún no había nadie, pero justo cuando
iba a preguntarle a uno de los sirvientes escuchó que alguien llegaba,
las puertas se abrieron de par en par y ahí justo en frente de ella se
encontraba la tía Elroy que la miró con dureza escudriñándola de
arriba abajo
- vaya... al menos te vestiste adecuadamente- le dijo
- Gracias tía- respondió Candy inclinándose
- Detrás de la tía iba llegando la señora Legan junto con Elisa y Neil
-¿Llegamos a tiempo? –preguntó la señora Legan
- Oh si... muy puntuales- respondió la tía con amabilidad
- Buenas noches a todos- dijo Candy a la cual habían ignorado hasta
                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


ese momento
- Buenas noches- respondió la señora Legan con altivez y sin mirarla
Elisa miró a Candy con desprecio y luego se dirigió a su madre
- mamá, espero no tener que sentarme junto a ... esta
- Debemos esperar a William, el dispondrá- respondió la tía Elroy
Neil miraba a Candy, no decía nada pero no había dejado de gustarle,
aunque se sentía tan humillado de haber sido rechazado por ella que
no dejaba de pensar en cómo devolverle tal humillación.
- Buenas noches a todos... disculpen la demora... ya estoy aquí- era
Catherine
- Bienvenida Miss Catherine- respondió Candy, por lo cual todos la
miraron sin ocultar la molestia que les causaba escucharla
- Gracias Candy...
- William no ha llegado Miss Catherine, pero ya no debe tardar- dijo la
señora Elroy, pero antes de terminar de hablar la puerta se abrió de
nuevo... era Albert
- ¡Ya estoy aquí! Me alegra que ya todos estén reunidos... sentémonos
por favor
Albert se puso de pie junto a la cabecera de la mesa el cual sería su
lugar
- Candy... por favor, siéntate aquí a mi derecha- le dijo ofreciéndole el
mejor puesto, por lo que Elisa se mordió los labios de la envidia y la
señora Legan no pudo ocultar su descontento.
- Tía... hágame el honor de sentarse a mi izquierda... los demás
distribúyanse a su comodidad por favor- La tía Elroy le lanzó a Albert
una mirada de furia por darle a Candy el mejor puesto, pero ahora él
era el jefe de la familia y debía respetar sus decisiones.
Candy se sintió aliviada al ver llega a Albert, observó lo buen mozo
que estaba, cuando Albert se proponía estar elegante era impactante y
sabía comportarse adecuadamente ante cualquier situación, por lo que
Candy se sintió mucho más segura al estar él ahí.
- Pero tío William, ¡que buen mozo! –dijo Elisa coquetamente
- Eeeh... gracias Elisa... bien... es un placer tenerles aquí reunidos, fue

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


una gran sorpresa para mí el verles llegar pero sean todos bienvenidos-
dijo dirigiéndose al grupo - como podrán ver Catherine estará un par
de días con nosotros mientras su hermano esté hospitalizado... ella ya
les habrá puesto al tanto... Catherine... siéntase como en tu casa por
favor
- Si William, muy amable...
- Se que no he sido el mejor de los anfitriones pero he estado muy
ocupado con mucho trabajo atrasado
- Catherine... es un honor tenerla de huésped... me alegra ver que
William se vea rodeado de compañía tan agradable como la suya- dijo
la tía Elroy
- Muy amable señora Elroy
- Y no se preocupe Catherine, ahora que estamos aquí le haremos más
agradable su estancia... ya que no creo que usted tenga mucho en
común con... con Candy- agregó la señora Legan
- ... gracias... Candy es una niña muy agradable- dijo recalcando la
palabra “niña”
Albert sabía que aquel comentario no le agradaría a Candy, por lo que
la miró y le regaló una sonrisa.
- Sabe usted que Candy viene de un hogar de niños huérfanos Miss
Catherine- dijo Elisa con dolo
- Oh... bueno... yo sabía que el buen William se ha hecho cargo de ella
por el gran corazón que tiene...
- Bueno... ese no es tema para tratarse en la mesa- dijo la tía claramente
avergonzada
- El hogar de Pony es un lugar muy bello, ahí crían a los niños con
mucho amor y les enseñan a tener buenos sentimientos- dijo Candy
defendiéndose
- Pero eso no es suficiente... no les enseñan buenos modales... esos
niños son casi unos salvajes- agregó Elisa en tono hiriente
- Dije que ese no es tema para tratarse en la mesa... comamos en paz
La cena transcurrió sin mayores contratiempos, Catherine era el centro
de la atención de todos con su agradable platica y simpatía. Después se

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


dirigieron al salón de recreación, en donde había una cómoda y amplia
sala y un gran y elegante piano de cola. Todos se sentaron a continuar
con la reunión excepto Neil, que se disculpó diciendo que se
encontraba cansado.
Albert no podía dejar de mirar a Candy, le costaba un inmenso trabajo
disimular lo embelesado que estaba con ella, no podía dejar de pensar
en lo sucedido en la mañana, Candy le había confesado que lo amaba,
temía despertar y comprobar que todo había sido un sueño, esperó
caballerosamente que todas las damas ocuparan su lugar y aprovechó
que nadie se sentó junto a Candy, la cual se encontraba en un gran sofá
y tomo asiento junto a ella lo más cercano posible. Candy sonrió al
darse cuenta de aquel gesto, Albert al igual que ella hubieran preferido
encontrarse solos.
- William, Miss Catherine nos habló del accidente de Candy... hoy que
llegaban en la mañana pensé que le acababa de suceder...
- No tía, el accidente sucedió anoche, pero estábamos más cerca de la
casa que habita George y preferí llevarla ahí.- mintió
- ¿Y tú también te quedaste?
- Alguien tenía que cuidarla
- Pero es que...
- Tía, espero que no cuestiones mis decisiones en cuanto a Candy,
recuerda que yo soy su tutor
- Mmm... – la tía hizo un gesto de desagrado pero no respondió
Un incómodo silencio fue roto por Elisa
- Oh tío William... espero me puedas enseñar la propiedad uno de estos
días... es primera vez que vengo y me encantaría dar un paseo a
caballo contigo
- Me encantaría complacerte Elisa, pero a decir verdad este es un viaje
de negocios para mi, vine aquí a trabajar, incluso no he podido atender
a Miss Catherine y a Candy como es debido, pero intentaré darles a
todos un paseo mañana.
- Sería un gran detalle de tu parte William- agregó la señora Legan
- Oh William, por mi no se preocupe...- dijo Catherine

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Pero ¿cómo no se va a preocupar? No se diga más... William... espero
que le des un paseo a Miss Catherine mañana... Elisa... tú también
puedes ir
- Por favor tía... no me comprometa... quisiera ser mejor anfitrión pero
les repito que vine de viaje de negocios... sin embargo si no puedo
darles el tour personalmente les enviaré con un guía.
- Pero William...- exclamó la tía. Albert no le permitió continuar
- Bueno... yo me despido... mañana será un lago día... se quedan en su
casa por favor... Candy... creo que tu también deberías retirarte, aun no
estás totalmente repuesta del accidente
- Si...- dijo Candy poniéndose de pie inmediatamente
- Con permiso... nos retiramos- dijo Albert haciendo una reverencia
- Gracias por todo... fue un placer compartir la mesa con ustedes- dijo
Candy educadamente
- Buenas noches- respondió Catherine
- No me parece que sea de buen gusto abandonar a tus invitados pero
si es por trabajo no me queda más que decir... buenas noches- dijo la tía
Albert y Candy se retiraron bajo la crítica mirada de la tía Elroy
- oh señora Elroy, no se preocupe tanto, en realidad, como le dije en la
tarde yo estoy aquí solo porque William es un caballero, ya que
originalmente me iba a hospedar en un hotel con mi hermano, pero
con el accidente que él tuvo, William me ofreció estar aquí mientras
sale del hospital.
- Pero como cree usted que voy a permitir que se vaya... usted y su
hermano se hospedarán aquí todo el tiempo que deseen, son mis
invitados...
- Pero señora Elroy...
- ¡No se diga más!
- Bien... muchas gracias... pero le agradecería mucho lo hablara con
William... no me gustaría que hubiera algún problema por...
- No se preocupe... mañana mismo hablaré con él...
- Muchas gracias
- Y dígame Miss Catherine- interrumpió la señora Legan- qué relación

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


hay entre usted y William
- Oh... solo una bella amistad
- Pero por favor Catherine... siéntase en la confianza de decirnos
- Pero señora Legan... le digo la verdad... ya ve que William pues... él
está enamorado de alguien mas... así que...
- ¡¿¿William enamorado???!!- Dijo la tía muy sorprendida- ¿pero de
dónde saca semejante afirmación?
- Oh si... él mismo me lo ha dicho
- No lo puedo creer- respondió la señora legan
- No será que él intentó expresarle sus sentimientos y usted le mal
entendió Miss Catherine- agregó la tía
- Oh no... no señora Elroy... él fue muy claro al decirme que estaba muy
enamorado de una dama... aunque... en realidad no me dijo mas... oh...
ahora que lo recuerdo me pidió que no lo dijera... pero que indiscreta
soy...! él no me lo perdonará si se entera que les hablé de ese asunto...
- No se preocupe Miss Catherine... no diremos nada... pero por favor...
háblenos de lo que él le confesó- dijo la tía Elroy
- Bueno... él solo me dijo que por el momento no querían anunciar su
amor... él y la dama... aunque no sé el motivo...
- Eso es muy extraño.... -dijo la señora Legan-
- Elisa...creo que ya es hora de que te retires, estas platicas no son para
ti...
- Pero tía
- Elisa! Obedece a la señora Elroy!
- Si mamá- dijo a regañadientes- con permiso
Mientras tanto Albert acompañaba a Candy a su recamara
- Candy... lamento mucho todo lo sucedido
- No te preocupes Albert... no es nada
Al llegar a la puerta él la miró fijamente
- no sabes como deseaba estar a solas contigo...- dijo acercándose
lentamente, Candy no contestó, pero respondió cerrando los ojos y
acercando sus labios a los de Albert uniéndose en un suave beso
- Candy... debemos ser pacientes...

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Si Albert... lo sé
- Te amo tanto mi pequeña...- su mirada hipnotizaba a Candy
- Yo... yo también te amo...- respondió
El la abrazó, no quería separarse de ella ni un segundo mas... la miró y
sonrió, aquella sonrisa comenzaba a ser indispensable para Candy...
ver sonreír a Albert de aquella manera la desarmaba totalmente
- Te veré mañana mi amor...
El ruido de unas pisadas los perturbó, Albert se separó de Candy y
miró hacia donde provenían aquellos pasos. Era Elisa.
- Buenas noches Candy...- dijo Albert alejándose
Elisa pasó frente a Candy mirándola de una manera extraña pero no
dijo nada. Candy entró en su recamara pensando que tal vez Elisa les
había visto... “no... si nos hubiera visto no se habría quedado callada”...
trataba de convencerse a sí misma.



                         Un Abrasador Amor
                                 Cap. 44

Candy despertó más temprano de lo habitual, ahora que la señora
Elroy y los Legan estaban ahí se encontraba muy inquieta. Se quedó un
rato recostada en su cama pensando en tantas cosas que le habían
ocurrido recientemente. Pensaba en Albert y sentía su corazón latir
apresuradamente. Ya no podía imaginarse sola sin él, recordó aquellos
maravillosos días en los que vivió con él, Albert la trató siempre
bondadosamente.
Candy se puso de pie y caminó hacia el vestidor, le apeteció montar a
caballo un rato así que eligió el atuendo adecuado. Quería evitar
desayunar con los demás pues seguramente Albert no estaría y de esa
forma ella sería el blanco de las críticas de todos. Al salir de su
recamara encontró una pequeña nota que habían deslizado bajo la
puerta. Era de Albert.


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


Te espero en la entrada del laberinto
Albert.
Candy salió presurosa de su recamara intentando hacer el menor ruido
posible y se dirigió a las afueras de la gran mansión, Caminó unos
minutos hasta llegar frente al laberinto, el caballo de Albert estaba
amarrado en un árbol a unos pasos de la entrada. Se adentró unos
cuantos metros en el laberinto pero no vio a nadie.
- ¿Albert?... hola... Albert, ¿estás aquí?
- Aquí estoy... – Albert asomó tras de una de las primeras veredas del
laberinto
-¡Albert! – Candy corrió a sus brazos sonriendo, se sentía muy segura
con él
- Hola mi amor... ven... vamos... te enseñaré como llegar a la casita... –le
dijo Albert
Caminaron juntos hacia el caballo y Albert subió a Candy para luego el
montarse tras ella, se introdujeron al laberinto mientras él le explicaba
como llagar hasta el otro lado sin perderse
- es muy fácil... solo debes caminar derecho y contar dos entradas a la
derecha y doblar en la tercera, luego hacer lo mismo a la izquierda...
Candy escuchaba atentamente mientras se dirigían hacia ahí. Una vez
del otro lado desmontaron y caminaron hacia el pequeño lago.
- Como dormiste Candy?
- La verdad no muy bien... la tía Elroy me pone muy nerviosa...
- Si... me imagino... y la presencia de Elisa y Neil es muy
desagradable...
- Si... pero bueno, son parte de la familia ¿no? Además estoy
acostumbrada a manejar las situaciones con ellos
Candy siempre se demostraba muy optimista, ese era uno de los
motivos por los que Albert se había enamorado de ella.
- Hoy antes de salir habló conmigo la tía Elroy... me pidió que invite a
Catherine a quedarse aquí más tiempo, le dije que su hermano saldría
hoy del hospital pero insistió, de hecho ella los ha invitado a los dos a
venir...

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- Oh...
- Le dije a la tía que no llevo una buena relación con Román pero
insistió...
- Entonces ¿Román también será nuestro huésped?
- Me temo que si... pero no te preocupes Candy, no creo que intente
nada después de lo sucedido
- Si... no te angusties Albert, evitaré estar con él... quiero que estés
tranquilo
Albert apretó los puños mientras miraba al frente con la vista perdida.
Al verlo tan exaltado trato de tranquilizarlo cambiando el tema
- ahora deben estar desayunando todos... estarán furiosos de no
encontrarme- dijo riendo
- no te preocupes, le dije a la tía que estarías en tu habitación y le pedí
que nadie te moleste jajajaja- Candy sintió alivió al ver que la mirada
sombría en Albert había desaparecido
- jajajaja que buena idea
- Candy... no solo te traje aquí para hablarte de Catherine y Román-
dijo mirándola muy seriamente
- ¿Entonces?
Albert la tomó de los hombros situándola frente a él
- Candy... yo no quiero que ocultemos nuestros sentimientos... yo
quisiera gritar a los cuatro vientos que te amo con todo el corazón...
solo que debo encontrar el momento adecuado para hablar
- Si Albert... entiendo...
- Candy... te das cuenta que ahora tu y yo ya no somos solo amigos?
- Albert... nunca hemos sido solo amigos...
- Es verdad... pero ahora... tu eres mi novia...
Candy se dio cuenta que lo que él le decía era verdad... ahora que se
habían hablado de sus sentimientos, y después de lo que habían
pasado juntos ellos eran novios
- entonces... ¿¿somos novios?? ¿Qué extraño no?- dijo Candy
- Jajajajaja... si es algo extraño... pero... ¿estás feliz con eso?
Candy respondió con una amplia sonrisa

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Si...
Albert puso sus manos en las mejillas de Candy levantándole
suavemente el rostro hacia él y se acercó depositándole un dulce beso.
Al separase de ella deslizó sus manos hasta su cintura abrazándola y
mirándola con ternura. Se miraron fijamente, aquella mirada cautivaba
a Candy de tal manera que pronto comenzó a sentir una reacción en su
cuerpo. No podía explicarlo pero el solo sentir aquella mirada sobre
ella le hacía sentir una descarga a lo largo de su cuerpo que la hacía
vibrar.
Sin poderlo evitar rodeo con sus brazos el cuello de Albert y lo acercó
con vehemencia hacia ella hasta unir sus labios con los de él. Candy
sintió la humedad de los labios de Albert recorrer los de ella y sus
manos deslizándose por su espalda que le acariciaban de arriba abajo
para finalmente jalarla hacia él y apretarla contra su cuerpo mientras
sus manos la recorrían lentamente. Albert la cargó tomándola en sus
brazos sin dejar de besarla y se dirigió hacia la casita, al entrar la
depositó suavemente en la cama
-... Candy... mi amor...- susurraba- te amo tanto
aquel beso había sido el más apasionado entre ellos, Albert la miraba
muy de cerca, sus miradas eran abrasadoras... respiraban agitadamente
y unían sus labios una y otra vez.
Para Candy todo aquello era nuevo... pero se abandonaba a aquellas
sensaciones pues nunca antes se había sentido tan feliz. Sin embargo
Albert poco a poco fue bajando la intensidad de aquellos besos... “no...
esta no ser{ la manera” se decía- “no así... no escondiéndonos”
La tomó entre sus brazos abrazándola amorosamente y aferrándose a
ella por largo tiempo. Finalmente la soltó con suavidad.
- te amo Candy... te prometo que no tendremos que escondernos por
mucho tiempo
- Albert... no me importa...
- Candy... – dijo sonriendo- de ahora en adelante no permitiré que te
traten con desdén, ahora tendrán que tragarse su arrogancia y
soberbia... no me importa nada mas...

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


- Albert... yo no quiero que discutas por mi... yo...
- No Candy.... no tendré que discutir... dijo sonriendo mientras se
recostaba junto a ella poniendo los brazos tras su nuca
- Albert... puedo preguntarte algo? –Dijo recostándose de lado para
verlo mejor
- Lo que sea...
- ¿Hace cuanto que tu... desde cuándo...?
- ¿Desde cuándo te amo?
- ...si
- no lo se... creo que te amé desde el primer momento en que te vi...
solo que de diferente manera, y ese amor se fue transformando hasta
convertirse en lo que ahora es
- a sido muy extraño, no es así
- si, por así decirlo- respondió él
- pero ahora somos novios...
- jajajaja si... somos novios
Candy se recostó junto a él acomodándose sobre el brazo que él
extendió para abrazarla.
- Como quisiera quedarme aquí en la casita
- sabes Candy? Este lugar es muy especial para mí, cuando era
pequeño era mi escondite favorito
- ¿de verdad? ¿Pasaste parte de tu niñez aquí?
- Si... amaba este lugar... y ahora es mas especial que nunca- dijo
abrazándola.
Después de unos minutos Albert se puso de pie
- bueno... es hora de ir a trabajar
- ¡oh! ¿Tan pronto?
- Si... debo apurarme para llegar temprano y no dejarte sola por mucho
tiempo
- Mmmm está bien
Albert y Candy salieron y montaron de nuevo el caballo para regresar
al inicio del laberinto hasta llegar a la entrada.
- Albert, será mejor que me dejes aquí, iré caminando hasta la casa

                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


- Pero te puedo llevar, te tomará más de veinte minutos el llegar
- No importa, no quisiera que alguien te vea dejándome ahí, además
me gusta caminar- dijo sonriéndole
- Bueno... sí, creo que tienes razón
Albert desmontó y ayudó a Candy a hacer lo mismo.
- Bueno... es hora de despedirnos
- Si... no regresaras muy tarde verdad Albert
- Te prometo que no...
- Bueno... es hora de enfrentarlos de nuevo... dijo Candy afligida
- Candy... te lo dije y te lo repito... ya se acabó, no permitiré que
subestimen mas... ya no... Y menos cuando se enteren que están ante
los ojos de mi futura esposa.
Candy lo miró sorprendida ante tal afirmación, él solo la miraba
observando con detenimiento su reacción
- ¿esposa? –alcanzó a preguntar Candy, como queriendo asimilar
aquella afirmación, sin embargó Albert no la dejó continuar, pues un
tierno beso la obligó a callar y no decir más.
Inmediatamente Albert montó al caballo y se alejó de ahí velozmente
Candy aún sorprendida dio media vuelta en dirección a la casa cuando
la presencia de alguien observándola la dejó pasmada.
- Neil!
El la miraba entrecerrando los ojos, aparentemente estaba dando un
paseo a caballo
- ¿Vas a la casa?- preguntó
- Eh?... si
- Vamos... te llevo- dijo casi ordenándole
- No gracias
- Esta algo lejos para ir caminando... ¡te llevaré!
- Gracias, pero prefiero caminar- respondió Candy sin mirarlo
caminando vertiginosamente
Neil desmontó y se acercó a ella
- dime una cosa... ¿no se supone que estarías en tu habitación...?- le
preguntó mientras caminaba junto a ella halando a su caballo

                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- si, ahí estaba, pero decidí salir a dar un paseo- respondió Candy con
esquivez
- ¿con el tío William?- aquella frase la hizo reaccionar
- eh? no... Yo caminaba cuando me encontré con él...
- vamos Candy, les vi salir del laberinto... – Candy no sabía que
responder
- bueno... yo...
- estás muy nerviosa- dijo Neil con malicia
- No, estaba por aquí cuando encontré a Albert...
- Ahora entiendo Candy... te has enredado con el tío... eres más
inteligente de lo que pareces jejeje
- Cállate Neil... ¡no digas estupideces!
Neil tomó de las muñecas a Candy apretándola fuertemente
- ¡¡Estoy harto de me trates como a una basura!!
- Suéltame... ¡¡¡me haces daño!!!- respondió Candy tratando de zafarse
- No eres más que una cualquiera Candy... una vez te di la
oportunidad de ser alguien y me rechazaste... no creas que lo olvidé-
decía con la mirada llena de rencor
- ¡¡Déjame... suéltame!!
Los ojos de Neil cambiaron de expresión, su mirada se suavizó y
terminó por soltarla, Candy se frotó las muñecas mientras lo miraba
con antipatía
- Candy... ¿qué hay entre ustedes? ¡Vi que te besó!
- No... No es verdad...
- No te alarmes, no diré nada... por ahora- dijo mientras montaba y se
alejaba de ahí. Candy se quedó ahí parada mirándolo marcharse
mientras intentaba aclarar sus pensamientos, Neil los había
descubierto, estaba segura de que él usaría aquel testimonio en su
contra. “debo decirle a Albert” pensaba “él sabr{ que hacer”.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD




                     Dulce Candy en Londres
                                 Cap. 45




Candy llegó a la entrada de la gran mansión, se detuvo mirando la
gran puerta principal pensando en las pocas ganas que tenía de entrar
ahora que la tía Elroy y los Legan se encontraban ahí.
Decidió seguir su caminata y se dirigió hacia el gran invernadero el
cual no había tenido oportunidad de visitar.
Caminó unos minutos más hasta llegar hasta ahí. Al entrar quedó
maravillada, las paredes y techos eran de cristal, aquel lugar parecía
sacado de los libros de historias maravillosas y llenas de fantasía que
ella había leído. Había un sin fin de tipos de plantas y flores de todas
las formas y colores inimaginables. El aroma era cautivador, había
cientos de deliciosos perfumes en aquel lugar, caminó maravillada
hasta llegar al fondo del gran invernadero para descubrir una gran
sección dedicada a todo tipo de rosas. Las había grandes y pequeñas,
amarillas, blancas, y en todos los tonos rosáceos posibles. Observaba
embelesada hasta que su mirada se topó con un grupo de hermosas
rosas blancas. Las miraba incrédula... “estas son... son rosas dulce
Candy” pensó, se acercó y aspiró aquel inconfundible perfume “si...
¿pero cómo llegaron hasta aquí?”- una voz inesperada le hizo
sobresaltarse.

- Buenos días señorita
- Oh!
- No se asuste, discúlpeme... déjeme presentarme... mi nombre es
Allan, soy el jardinero de este invernadero...
- Oh... mucho gusto señor Allan
Era un hombre mayor, de unos 50 años, tenía una dulce mirada y su

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


hablar era
- Ud. Debe ser La señorita Candy... ¿no es así?
- Si... ¿cómo sabe?
- Bueno... usted no lo sabe, pero su nombre aquí es muy conocido
mucho antes de su llegada
- ¿Antes de mi llegada...?
- Si... verá.... esta casa estuvo abandonada mucho tiempo, y hace poco
menos de un año Mr. William comenzó a arreglarla pues esta
propiedad es muy querida para él, el invernadero prácticamente se
reconstruyó, aunque la mayoría de las plantas y flores que usted
encuentra aquí subsistieron a tal abandono, eso solo sucede cuando
quien las cultiva lo hace con toda la entrega y el corazón, ¿sabe?
- No... La verdad se poco de cultivar...
- Estas plantas fueron amorosamente cuidadas hace muchos años por
Miss Rosemary
- Oh... ya entiendo... ella amaba las rosas
- Si, por sobre todas las cosas
- Pero hay una rosa en especial aquí que....
- Oh... lo notó Ud. ¿No es así?
- ¿Cómo?
- Si... aquella rosa blanca... son muy hermosas... la “Dulce Candy”. El
amo William las hizo traer hace unos meses, las envío como un
encargo muy especial, dio la orden estricta de que se conservaran
desde América y se trasplantaran con sumo cuidado
- ¿Desde América?
- Si... la verdad pensé que no sobrevivirían... pero como le dije... las
flores cultivadas con amor son mucho más fuertes de lo que nos
podemos imaginar
- Entonces... Albert las hizo traer...
- Si... para él son muy especiales... pues su sobrino las creo, pero él
mencionó en su mensaje que estas rosas serían una sorpresa para su
dueña...
- ¿Su dueña?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Si... la que porta el nombre... Ud. Señorita... El amo William las hizo
traer por Ud.
Los ojos de Candy se llenaron de lágrimas... aquel gesto era muy dulce,
Albert las había hecho traer por ella, porque sabía que de alguna
manera estas rosas siempre le traerían una gran felicidad y los
recuerdos más bellos de su amado Anthony.
- Como le dije, su nombre es muy conocido aquí desde hace algún
tiempo... el señor William le tiene una estima muy especial
- -si... muchas gracias... me ha dado usted una gran alegría al contarme
esto señor Allan
- es un placer señorita... y es usted bienvenida a visitar el invernadero
las veces que quiera
- Gracias señor Allan



Mientras se dirigía de vuelta a la gran mansión se sentía muy
emocionada, era una gran sorpresa el encontrarse con las rosas de
Anthony en aquellas tierras tan lejanas de lo que ella considera su
hogar, el verlas le hacía sentir de nuevo en casa.
Entró sigilosamente, al ver al mayordomo en la puerta le hizo una seña
de que guardara silencio para no ser descubierta. El mayordomo
asintió mientras le sonreía y en voz baja le anunció que el almuerzo
sería a la 1:30 y que la tía la estaría esperando...
Candy se dirigió a su habitación para cambiarse el atuendo, pues ya
era la hora de almorzar y debía estar presentable.
Seleccionó algo sencillo- “no es posible que siempre deba vestir como
si estuviera de fiesta” pensaba. El suave vestido que eligió era en color
crema. A pesar de su sencillez le sentaba de maravilla.
Al salir de su habitación se topó con la mirada de Catherine, que
también se dirigía hacia el comedor.
- Hola Candy
- Buenas tardes Miss Catherine- respondió educadamente
- Te diriges al comedor, no es así

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Si...
- Bien, vayamos juntas
Caminaron una a lado de otra pero en el trayecto no se dirigieron mas
la palabra. Al llegar al comedor la tía ya esperaba junto con la señora
Legan, Elisa llegó pocos minutos después.
- ¿Qué pasa con Neil que no está aquí? – preguntó la tía Elroy
- A decir verdad no lo sé, fue informado que estaríamos esperándolo a
esta hora- respondió la señora Legan
- ¡Ya estoy aquí!- dijo Neil en voz alta
- Llegas tarde... no es digno de un caballero hacer esperar a las damas
- Si tía... lo lamento...
- Bien... siéntate porque nos servirán el almuerzo en un momento
- Señora Elroy... y William... ¿no nos acompañara? –Preguntó
Catherine
- No... Desde temprano me dijo que no podría, estará con nosotros en
la cena
- Oh... bien... es que quería pedirle un gran favor...
- Dígame de que se trata Catherine- dijo la tía
- Bueno... mi hermano sale hoy del hospital... y pues quería pedirle el
favor a William que me acompañase por el...
- Oh... bueno... tal vez él no pueda, pero con gusto le asignaré uno de
nuestros automóviles con su chofer, y seguramente Neil le podrá
acompañar... no es así Neil
- Eh?... si... si tía...
- Tengo entendido que además el joven Woolrich es una amistad
tuya...- dijo la señora Legan
- Si... lo es... con gusto acompañaré a Miss Catherine
- Candy! ¿Donde estuviste en la mañana? –preguntó Elisa cambiando
totalmente el tema
- Bueno... yo...
- ¡Estuvo en su habitación! –Dijo la tía Elroy – por lo visto aun no se
recupera de tan lamentable accidente
- Pues yo la veo bastante recuperada- dijo Neil con sonrisa maliciosa

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- ¡No tía! No estuvo en su recamara... yo la vi saliendo en la mañana
Los ojos de la tía Elroy se nublaron completamente mirándola con
expresión furiosa
- es eso verdad Candy?
- Yo... bueno...
- Si... además regresó apenas hace un rato...- agregó Elisa
- Candy! ¡Eso significa que no querías acompañarnos a desayunar...!-
reclamó la tía Elroy furiosa
- Si... seguramente tenía algo mejor que hacer- dijo Neil con cizaña
- No... No... Es que no me sentía bien, pero me apeteció salir a dar un
paseo y respirar aire puro
- Ya me imagino...- dijo Neil
Candy comenzó a sentir un gran enojo
- bueno... ¿ahora resulta que debo pedir permiso de cada movimiento
que haga?
La señora Elroy abrió los ojos con asombro ante esta reacción
- no... Tienes razón... puedes hacer lo que desees...
- pero tía- gimió Elisa
- Candy ya no es una niña... puede hacer lo que desee con su tiempo...
pero esperamos que cumplas con las reglas de cordialidad de esta casa,
eso significa que deberás avisarnos cuando no nos vayas a acompañar
a alguna de nuestras reuniones o comidas...
- Si tía...

Candy se sintió aliviada, por fin la tía Elroy comprendía que ni ella ni
nadie podrían tratarla como una niña. La comida transcurrió con
tranquilidad, Catherine era el centro de todas las atenciones y a Candy
simplemente la ignoraban. Excepto por Neil, que la miraba con los ojos
cargados de rencor.
El resto del almuerzo pasó sin percances para Candy, al terminar la tía
se puso de pie para dar por terminada la comida con formalidad.
Candy se despidió aliviada y se alejó del grupo, ahora solo podía
pensar en hablar con Albert y enterarle de que Neil los había visto al

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


despedirse en la mañana, pero por ahora debía esperar a que él
regresara.




                        Un Maravilloso Día
                                 Cap. 46




Candy se sentía encerrada en su cuarto, desde la comida se había
quedado ahí sin embargo prefería aquel encierro a cruzarse con
algunos de los Legan e incluso con la tía Elroy. Escuchaba los pasos y
voces en el pasillo al que daba su puerta.
- Neil! Neil!!! Miss Catherine te espera para ir por Román- decía Elisa
- Si ya voy... ¡qué fastidio!
- Neil... ¿puedo ir con ustedes?
- Eh? ¡No...! ¡Tú quédate aquí!
- Vemos Neil! Déjame ir con ustedes... así no tendrás que hablar con
Miss Catherine en el camino... lo haré yo
- Mmm si... es verdad... puedes venir, pero pregúntale antes a mamá
- Ya le dije... además ahora está tomándose un descanso
- Bueno... entonces vamos
A Candy le alegró escuchar que los hermanos estarían fuera unas
cuantas horas, así podría salir a dar un paseo por las afueras de la
propiedad sin tener que cruzarse con ellos. Esperó a asegurarse que
habían partido y salió en silencio de su habitación. Bajo sigilosamente
las escaleras y caminó hacia la salida. Al dirigirse hacia ahí pasó por el
salón del “té” y alcanzó a ver a la tía Elroy sentada en una gran silla
completamente sola, tenía el semblante muy serio y la mirada perdida.
Candy avanzó tratando de pasar desapercibida pero cuando pensó que

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


lo había logrado la voz de la tía la sobresaltó.
- Candy!
Candy regresó sobre sus pasos y asomó a la puerta
- ¿si tía?
- ¿Te gustaría acompañarme a tomar el té? – aquella invitación sonaba
demasiado amable, lo cual provocó extrañeza en Candy- ¡¿o es que
tienes algo mejor que hacer!? – ¡esa si sonaba como la tía!, Candy
sonrió para sí “ya se me hacía raro que fuera amable” pensaba.
- No tía... la acompañaré con gusto
Candy se acercó y se sentó frente a ella.
- ¡Richard! Póngale un servicio a la señorita por favor y sírvale el té
El hombre se apresuró a obedecer
- ahora déjenos a solas
- si madame... con su permiso
- ¡cierre la puerta por favor!
El hombre obedeció y Candy se quedó correctamente sentada frente a
la tía completamente a solas, se preguntaba que hacía ahí, ella sabía
muy bien que la tía no la consideraba la mejor compañía del mundo, si
no por lo contrario, apenas toleraba su presencia. El silencio y la
mirada fija de la tía Elroy comenzaron a abrumarla, por lo que
comenzó a pensar en algún tema de plática para relajar la situación.
A falta de ideas finalmente dijo:
- Lindo día, ¿no cree tía?
- Si... es un día agradable
- Si... aunque hay frío el sol es....
- ¡No te invité aquí para hablar del clima Candy!- dijo la tía en voz alta
Candy se sorprendió ante la abrupta interrupción de la tía Elroy hacia
lo que ella consideraba una plática relajada e imparcial, sin embargo
recuperó el aplomo y preguntó con firmeza:
-entiendo tía... entonces... ¿puedo preguntarle si hay algún tema en
especial de lo que quiera hablar? O no sé... tal vez prefiera que
solamente guardemos silencio...
- Seré directa Candy, no hay porque andarse miramientos... quiero

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


hacerte una pregunta
- Si tía...
- Se trata de William
Candy sintió de inmediato que las piernas comenzaron a flaquearle de
solo escuchar que Albert sería el tema de conversación. La tía Elroy
hablaba pausada pero firmemente sin despegar su reacia mirada de la
de Candy
- Por circunstancias de la vida tu pareces ser la persona que mejor
conoce a William a estas alturas de su vida... has estado con él mucho
tiempo, e incluso cuando perdió la memoria lo cuidaste y atendiste
dignamente, aunque sabes que no estoy de acuerdo en tener a una...
“enfermera...” en la familia... no puedo negar que ese hecho fue muy
conveniente en aquel momento... pero bueno, no me desviaré de la
pregunta. ...Como tú sabes bien Miss Catherine nos está haciendo el
honor de ser nuestra huésped...
- Si
- Bien... pues la otra tarde hizo una afirmación que me dejó pasmada,
por supuesto Miss Catherine me pidió discreción en el asunto por lo
que espero que seas prudente y no comentes este asunto con nadie .
Candy asintió, pero los nervios comenzaron a dominarla, las piernas le
temblaban tanto que pensó que la tía se daría cuenta en cualquier
momento, sin embargo trató de conservar el aplomo de la mejor
manera posible mientras la tía continuaba hablando
- ... pues bien... Miss Catherine mencionó que William dirige sus
afectos hacia cierta dama misteriosa y que él mismo se lo manifestó.
Estoy casi segura que tú sabes algo al respecto y quisiera que me
informaras del asunto, ya que yo debería ser la primera en enterarse de
una noticia de esta magnitud.
Candy enmudeció, no sabía que responder
- Y bien Candy... ¿qué me puedes decir al respecto?
Finalmente la voz salió de su garganta
- lo siento tía... pero no puedo decirle nada en relación a ese tema
- ¿no puedes?

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- No tía... lo siento...
- no puedes ¿por qué no sabes? O ¿por qué no quieres?
- No puedo porque no me corresponde a mi hablar de ese asunto
- ¿Que quieres decir?- la tía comenzaba a enojarse y Candy cada vez
estaba más nerviosa, sin embargo respondía con la mayor firmeza
posible
- Quiero decir que si Albert no desea hablar de algún asunto sus
motivos tendrá, y si él me pidiera guardar un secreto yo no sería capaz
de traicionar su confianza
- ¡¿pero quién te crees que eres?! ¡¿Cómo te atreves a responderme así?!
– los ojos de la tía Elroy detonaban furia total
- Tía... yo solo intento responder a la pregunta que me hizo...
- Tú no intentas responderme nada... no eres más que una niña sin
propiedad ni educación que solo por tener la protección de William ya
se siente dueña de todos los bienes de la familia!!
- No tía... eso no es verdad... yo...
- ¡¡Silencio!! Nunca debes interrumpirme... ¡¡debes de aprender a
respetarme!! ¡¡¡Y no solo a mí, sino a todos los integrantes de esta
familia...!!! Que te quede Claro que tú no eres superior a nadie... ¡¡¡si no
por el contrario!!! No eres más que una...
La puerta se abrió intempestivamente...
- ¡¡¡¡basta!!!!
Albert miraba a la tía con los ojos inundados de rabia
- ¡¡¡William!!! – La tía se sobresaltó al verlo entrar y se puso de pie
inmediatamente
-¿¿¿ Que significa esto??? ¿¿¿Que está pasando aquí???- dijo furioso
intentando no levantar tanto la voz
- ¡¡¡Que esta niña es una insolente y se ha atrevido a insultarme!!!
Albert miró a Candy que lo miraba implorante mientras negaba con la
cabeza aquella acusación
- Eso no es verdad tía, no puedo imaginar a Candy siendo grosera
contigo... más bien yo escuché que tú la insultabas a ella ¡y eso no lo
puedo permitir!

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Candy quería evitar un enfrentamiento entre ellos...
- Albert... no por favor-
- No Candy... permíteme arreglar esto – al dirigirse a ella la voz se le
endulzaba. Motivo que hizo enojar aun mas a la tía Elroy
- La única forma de arreglar esto es llevándote a esa insolente niña ... –
La mirada de la tía era de piedra, sus ojos no expresaban más que
dureza e inflexibilidad.
- No digas mas tía... no digas mas... – Albert había bajado el volumen
de su voz pero el tono era amenazante
- Basta por favor- dijo la tía llevándose una mano a la frente mientras
ajaba la mirada y la otra mano la usó para sostenerse de la silla que se
encontraba junto a ella, su actitud era de derrota.
- Tía... ¿se siente mal? –preguntó Candy acercándose preocupada
- No me toques!- imperó
- Déjala Candy... siempre que discutimos hace lo mismo...
- No Albert... se ve mal... está pálida- Candy ignoró el desaire que la tía
Elroy le había hecho y se acercó
- Siéntese tía, -dijo tomándola de la mano para después servirle una
taza de té con dos terrones de azúcar- tenga tía beba esto
La tía Elroy tomó la taza con sus manos temblorosas y bebió el te hasta
el final olvidándose de las formalidades, mientras Candy le tocaba la
frente
- se le ha bajado la presión por el coraje tía, pero con esa taza de té se
sentirá mejor en unos minutos
Albert miraba a Candy con los ojos llenos de admiración ante su
misericordiosa actitud para con la tía aun después de haber sido
recientemente insultada y humillada. La tía respiraba profundamente
tratando de tranquilizarse. Candy pudo ve que un esbozo de lagrimas
asomaba por los ojos de la tía Elroy a pesar de que esta evitaba
mostrase vulnerable. Sin embargo le impresionó lo desmejorada que la
tía Elroy se veía en ese momento, parecía una anciana en decadencia
cuando segundos antes se demostraba tan fuerte e impetuosa. Candy y
Albert cruzaron miradas por unos segundos, él le sonrió sutilmente y

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Candy le agradeció con la mirada él no seguir con aquélla discusión.
- Será mejor que vaya a descansar tía- dijo Candy
La tía Elroy asintió con la mirada
- Richard... ayude a la tía Elroy a ir a su habitación... no se siente bien
- Si Mr. William
Albert caminó tras ellos.
- Candy, espérame aquí... veré que la tía esté bien
Candy esperó solo unos pocos minutos mientras su cabeza giraba
alrededor de lo que había sucedido, aun no superaba el nerviosismo de
aquel interrogatorio de la tía Elroy. Albert regresó, cerró la puerta tras
de sí al entrar al salón, caminó presuroso hacia a Candy y la abrazó
enardecidamente.
- ¿qué fue lo que sucedió Candy?
- No lo sé, ella comenzó Hacerme preguntas y creo que la hice enojar...
- Bien... siéntate y cuéntame
Albert se sentó frente a Candy y escuchó atentamente lo sucedido,
mientras Candy le relataba a detalle la mirada de Albert se
ensombrecía, pero no interrumpió y trató de tomarlo con calma.
- Ya no soporto mas Candy... ya no puedo permitir que sigan pasando
estas cosas a estas alturas
- Albert... tú mismo me dijiste que debíamos ser pacientes...
- Si... pero ya ves, tengo menos paciencia de lo que pensaba- dijo
sonriendo
- ¡Albert! Lo olvidaba... hay algo mas...
- ¿Algo malo?
- Bueno... si un poco...
Albert respiró profundamente
- bien... te escucho
- esta mañana cuando salíamos del laberinto y nos despedíamos... Neil
nos miraba... él... él nos vio
- es quiere decir que... que ya sabe de nosotros
- si
- ¿te dijo algo? ¿Se atrevió a molestarte?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- Bueno... me dijo que nos había visto y que no diría nada... por el
momento, pero en el almuerzo estuvo molestando con eso... aunque
nadie entendía sus indirectas más que yo...
- Debe estar planeando algo... y para colmo hoy viene el imbécil de
Román...
- Si... ya fueron por él... y al parecer Elisa está muy interesada en verlo
- Ah sí... bueno... son el uno para el otro jajajaja
- Jajajaja
Albert sentía admiración al ver a Candy reír de esa forma a pesar de
haber tenido un pésimo día
- te he dicho alguna vez lo linda que eres cuando ríes?
- Eh?... si... algunas veces –respondió Candy tímidamente
- Ven- dijo Albert extendiéndole una mano desde la silla en donde
estaba
Candy se puso de pie y caminó hasta quedar frente a él y lo tomó de la
mano, Albert permaneció sentado mirándola ahí de pie
- Candy... te amo
Ella le sonrió
- te amo con toda el alma Candy... mi amor
Albert se despegó de la silla y se arrodilló frente a ella sin soltarle la
mano, sacó de su bolsillo un pequeño estuche dorado el cual al abrirlo
dejó ver un hermoso pero discreto anillo de compromiso con un
diamante en el centro.
- Candy... tal vez no sea el mejor momento para decir esto pero... ¿me
harías el honor... de ser... de ser mi esposa? –Dijo al tiempo en el que le
tomaba la mano y le ponía el anillo
- ¡Albert!... Candy se quedó sin habla
- ¿Y bien...?
- .... Albert....
- Candy... ¿te quieres casar conmigo? ¿Quieres compartir conmigo tus
alegrías? ¿Tus tristezas? ¿Compartir nuestros sueños?
- ¡Sí! ¡Si, si, si!
- que bueno porque comenzaban a dolerme las rodillas jajajaja – dijo

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


mientas se levantaba
- ¡Albert!- Candy le echó los brazos al cuellos y él le devolvió el abrazo
para finalmente sellar aquel compromiso con un beso.
- Te amo... mi pequeña pecosa
- ¡¡¡Te amo Albert!!! ¡¡Mi adorado príncipe!!
- Después de todo no fue un día tan malo... ¿no?
- ¡No! ¡¡Este ha sido un día maravilloso!!
- Por cierto... te tengo otra sorpresa, dijo sacando un sobre del bolsillo
de su saco
- ¿Qué es eso?
- Ábrelo
- Es una invitación... para la obra de Terry!!
- Si... es mañana... pero mira bien, hay una nota
Candy sacó aquella hoja de papel y la leyó en silencio
A mis dos más grandes amigos:
Tengo el honor de invitarles al estreno de la obra Otelo
Espero que no falten porque he exigido el palco de honor
Para ustedes
Al terminar la obra les espero en los camerinos, me gustaría
Compartir un rato mas con ustedes... ahí podemos ponernos
De acuerdo y ver si hacemos algo después...
Con todo mi afecto
Terry
- Terry – susurró Candy
- Debemos darle la noticia Candy
- Si... aunque él... él en realidad ya lo sabe...




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


                       Momentos de Tensión
                                 Cap. 47




Llegó la hora de la cena, Candy había escuchado desde su habitación
un alboroto cuando Elisa Y Neil hablaban con el recién llegado.
- Román... no sabes cómo me alegra que estés aquí... ¡he estado tan
aburrida!- decía Elisa
- Si... a mí también me alegra, no soporto los hospitales
- ¿Pero qué fue lo que te pasó? - preguntó Neil
- Un imbécil me atacó en el barco, no sé que quería, pero me tomó por
sorpresa y pues me rompió unas costillas
- Oh! ¡Qué terrible! – respondió Elisa
- Mira Román, esta es tu habitación, a lado de la de tu hermana – le dijo
Neil
- Si... gracias
- Te dejaremos descansar ahora... nos vemos en la cena..., pero no creas
que mañana te voy a soltar eh?- le dijo Elisa coqueteando con descaro
- ¡Elisa!- la reprendió Neil ante tal conducta
- ¡Oh vamos Neil! Sabes que tengo razón... este lugar es asfixiante... ya
no soporto mas... y menos con la presencia de Candy... por eso estoy
feliz de que Román nos acompañe
- Por cierto... ¿está ella aquí? –Preguntó Román
- Quién, Candy? Si... pero no querrás convivir con esa huérfana...
- ¿Eh? no... No Elisa, solo preguntaba
Candy pensaba que sería una noche difícil, pero gracias a Dios Albert
estaría con ella. Esperaba a que él saliera de su habitación para ir juntos
al comedor mientras una vez más se miró al espejo para comprobar
que todo estuviera perfecto.
Se acomodaba un travieso rizo que quería salirse de su lugar cuando
alguien toca a la puerta.
- toc toc

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- ¿Si?
- Soy yo Candy...
Al escuchar la voz de Albert Candy corrió alegremente a abrir su
puerta. El estaba de pie esperando con aquella sutil sonrisa que tanto
cautivaba a Candy. Albert entró a la habitación y cerró la puerta tras de
sí en silencio.
- Hola preciosa- dijo con voz seductora
Candy le arrojó los brazos al cuello esbozando una gran sonrisa
- ¡ya quería verte!
- Jajajaja pero si nos vimos en la mañana y en la tarde
- Si... lo sé... pero es que la verdad no me siento muy bien cuando no
estás...
- Si... lo entiendo... pero eso es por quienes te rodean por ahora... pero
te prometo que eso se va acabar pronto
- Hoy será una cena difícil
- Si... de por sí solo con los Legan aquí ya era difícil, pero con Catherine
y el imbécil de Román las cosas se complican aun mas, hubiera
preferido que ellos no estén aquí... así podría hablar sin miramientos
Candy lo miraba al hablar, estaba tan enamorada de él... después de
todo lo que habían pasado juntos nunca imaginó llegar hasta ese
punto... no podía creer que estaba comprometida con el gran Lord
William A. Andrew...
- Estás preciosa sabes? – Aquellas palabras la sacaron de sus
pensamientos
- Gracias... tú también
- ¿Estoy precioso? Jajajaja
- ¡Oh no! Quise decir que te ves muy bien... muy buen mozo...
- Jajajaja – Albert no paraba de reír
- ¡Albert!
- Lo siento jajajaja... es que compréndeme... estoy muy feliz... Candy,
no te imaginas lo feliz que soy... pronto te convertirás en mi esposa-
dijo mirándola fijamente con aquella seductora mirada acercándose
lentamente

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Le tomó las manos y al mirarlas sonrió, ella llevaba puesto el hermoso
anillo que él le había dado aquella misma tarde en señal de su
compromiso.
- bueno... ya es hora... te espero en las escaleras..., ¿está bien?
- Si... ahora te alcanzo
Albert le arrojó una tierna mirada, se acercó más a ella y depositó un
suave beso en sus labios, dio la media vuelta y salió de la habitación
cuidando que no hubiera alguien en los pasillos que lo sorprendieran
saliendo de aquella habitación. Caminaba en dirección a las escaleras
cuando escuchó el pestillo de una puerta al abrirse, miró hacia atrás de
dónde provino aquel sonido y se dio cuenta que era de la puerta de la
habitación de Catherine. Ella se encontraba observándolo con mirada
acusadora, cruzó con ella las miradas unos segundos para luego dar
media vuelta y continuar con su camino. “Me ha visto salir de la
habitación de Candy” pensaba Albert mientras la esperaba
“¿sospechar{ algo?”
Candy salió tras Albert un minuto después, mientras bajaba la escalera
observó que estaba muy pensativo, tenía la mirada perdida, era claro
que algo le preocupaba.
- ya estoy aquí
- ¡me sorprendiste! Jajaja
- si... me he dado cuenta que estabas en otro mundo... ¿sucede algo?
- No... No... Vamos... posiblemente la tía nos espere ya
Pero aún era temprano y la tía Elroy no se había presentado al
comedor, Candy y Albert se sentaron en una pequeña salita, platicaban
en voz baja y reían divertidos, hasta que una voz los sacó de aquel
pequeño mundo que juntos comenzaban a construir
- buenas noches-
- Buenas noches Miss Catherine- respondió Candy amablemente
Albert saludó al tiempo que inclinaba cortésmente – buenas noches
- veo que se estaban divirtiendo... espero no... Interrumpir... –dijo
mirando a Albert con inculpadores ojos
- no... No interrumpe... tome asiento por favor- respondió Albert

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- oh... no... gracias, creo que regresaré por mi hermano... es tan
informal que es probable que se le haya olvidado esta reunión... con
permiso
- propio- respondió Albert
- que extraño- dijo Candy mientras Catherine se alejaba- pareciera que
estaba enojada por algo...
- te parece?
- Si... había algo inusual en su mirada... pero no logro descifrar que
Albert pensó en decirle lo sucedido, pero prefirió callar, no tenía
ningún caso preocupar a Candy, demasiado ya había sido para ella
tener que enfrentar a la impetuosa tía Elroy y al resto de la familia.
- Hola tío William- la chillona voz de Elisa les hizo mirar hacia ella
- Buenas noches Elisa- respondió Albert
- ¿Pero qué haces aquí tan solito?...
- No estoy solo... estoy con Candy
- ¡Ah sí! Por eso...
- De hecho no escuché que la saludaras
- ¡Es que no quiero dirigirle la palabra!
- Pero debes hacerlo
- No... Vamos “tío” ¿no crees que exageras?
- No...
- Albert... déjalo... no importa...
- ¡No! Si importa Candy, esto es a lo que me refiero... se acabó
- ¡¡¡A que te refieres con eso!!! – la voz de la tía Elroy se impuso al
entrar
Albert la miró y se puso de pie, se inclinó educadamente saludando,
Candy hizo lo mismo.
- buenas noches tía... me refería a la manera en cómo algunos
miembros de esta familia tratan a Candy
- ¿y cómo deberían tratarla?
- Con el mismo respeto que ella los trata a todos
- Tía, no es justo, yo solo entre saludando al tío William y ahora me
reprende por no rendirle pleitesía a Candy!

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Elisa... deberás obedecer a lo que William te diga, ¡recuerda que él es
la cabeza de la familia y le debes respeto!- la reprendió la tía
La cara de Elisa se transformó, miró hacia Candy con odio y el rostro
enrojecido
- lo siento pero ¡¡¡¡no trataré como mi igual a esa huérfana!!!! – Chilló
enojada
- ¡Basta Elisa! – La reprendió de nuevo la tía, pero fueron
interrumpidos al escuchar los pasos de gente que se acercaba
- Buenas noches- dijeron a grupo, eran Román y Neil en compañía de
Catherine y la señora legan, todos se saludaron cortésmente.
- Bien... ya que estamos todos reunidos cenemos en paz- dijo la tía
lanzándole a Elisa una mirada de advertencia
Albert tomó su lugar en la cabeza de la gran y larga mesa y llamó a
Candy para que se sentara a su derecha, la tía Elroy tomó su lugar a su
izquierda y los demás se fueron acomodando según las reglas de
etiqueta.
- Bienvenido Román, dijo Albert mirándolo fijamente
- Gracias William- respondió sin poderle sostener aquella fuerte
mirada
La cena fue muy tensa, Elisa estaba furiosa de haber sido reprendida
por Albert y la tía, además que odiaba ver a Candy sentada en la mejor
posición de la mesa, Catherine lanzaba constantes miradas
desaprobadoras a Candy y Albert, Román intentaba no mirar a Candy,
pero no podía evitarlo, y constantemente se topaba con los duros ojos
de Albert advirtiéndole que se anduviera con cuidado mientras Neil
sonreía cínicamente.
Finalmente la tía Elroy habló
- William, quiero pedirte un gran favor
- Si tía... dime
- Yo se que tienes mucho trabajo, pero ¿será posible que te tomaras
mañana un rato para mostrarles las tierras a nuestros invitados?
- De hecho tía mañana no pensaba trabajar, Candy y yo hemos sido
invitados a una función de teatro mañana y quería tomarme todo el

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


día... así que con gusto los invito a todos mañana por la mañana a dar
un paseo a caballo para dar un recorrido por las tierras
- ¿A qué función?- preguntó Elisa
- A la obra Otelo- respondió Albert sin mirarla
- ¿La de Terry? ¿Les invitó al estreno? Pero ¿¿¿cómo??? ¿¿A caso Candy
sigue teniendo relaciones con él??
- Elisa, para tu información Terry es un amigo mío muy cercano al
igual que de Candy, es por eso que nos invitó, te voy a pedir que no
digas palabra, a menos de que vayas a decir algo sensato
- Oh!
- ¿Ud. Hablando de sensatez Mr. William?- replicó Catherine
Albert la miró fijamente unos segundos, pero evitó responderle a la
defensiva, ya que de esa manera le daría la razón a su acusador
comentario
- si, es por eso que apreciaría aceptaran mi invitación mañana a
recorrer las tierras- respondió Albert Cambiando abruptamente el
tema, a lo que Román de inmediato respondió:
- Bueno... a decir verdad... yo me encuentro cansado... agradezco la
invitación pero...
- ¡¡Vamos Román!! Será divertido- le interrumpió Elisa- si tu no vas yo
tampoco iré...
- ¡Elisa! – Que modales son esos
- Ay mamá, ¡es que me siento muy aburrida estos días!
- Y si me hermano no va tampoco podré acompañarlos, ya que tendré
que quedarme a atenderlo... ¿porque no va Ud. Solo con miss Candy
Mr. William?
Albert iba responder a aquella pregunta cuando Candy lo interrumpió
- Miss Catherine, pensé que Ud. Y Albert ya se hablaban con más
confianza... ahora veo que de nuevo le habla muy formalmente... ¿es
que le sucede algo?
- Creo que no debo ser yo quién responda a esa pregunta- dijo mirando
a Albert- pero si insiste le diré, lo que sucede es que he decidido
mantener esta ... amistad a cierta distancia... eso es todo

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Oh Miss Catherine, espero que no la hayamos ofendido de alguna
manera!- replicó la tía Elroy
- Oh no señora Elroy... al contrario, he recibido una excelente atención
de su parte, sin embargo partiré pasado mañana, vine aquí a ver el
estreno del joven Graham ya que soy una ferviente admiradora de su
trabajo, y dado que mañana es el evento partiré al día siguiente a
primera hora
- Pero Miss Catherine... yo pensé que nos acompañaría más tiempo... -
dijo la señora Legan
- Así que también irá al estreno??? ¡¡¡Mamá!!! ¡¡¡Yo también quiero ir!!!-
chilló Elisa
- Si... si... mañana enviaremos a uno de los chóferes a comprarnos
alguno de los mejores lugares... si es que quedan
- Oh señora legan... permítame corresponder a la amabilidad que me
ha brindado... yo he separado un palco completo y solo me
acompañará mi hermano, así que tengo seis asientos disponibles...
- ¡¡¡Si, si!!!
- ¡Elisa!
- ¡¡Es que me da mucha felicidad tía!! ¿¿A ti no Román??
- Eh? si... si claro
- Vamos Román vayamos mañana a pasear a caballo... ¡¡será divertido!!
- Bueno... no se
- ¡Vamos! Yo me encargo que la pases bien- dijo coquetamente, por lo
que su mamá disimulaba la vergüenza que en aquellos momentos Elisa
le hacía pasar
- Buen... todo sea porque las damas tengan su paseo... está bien..., iré
- Bravo!
- Elisa... ya tranquilízate...
- No seas aburrido Neil
- Bien... me alegra que se hayan puesto de acuerdo... – agregó la tía
Elroy- Y Miss Catherine, le agradecería mucho que se quedara unos
días más como nuestra huésped, su compañía nos es muy grata ¿no es
así William?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Por supuesto
Catherine miró a Albert y respondió...
- Bien señora Elroy... me quedaré unos días mas... pero solo porque Ud.
me lo ha pedido
- Me alegra escuchar eso
- Bien... ha sido una cena encantadora... pero debo despedirme... se
quedan en su casa... - dijo Albert poniéndose de pie- les veré mañana a
las siete de la mañana para dar el recorrido... con su permiso
Al retirarse miró unos segundos a Candy, ella entendió que aquella
cena había sido incomoda ya que era obvio que Catherine lo había
atacado, pero no entendía bien porque, decidió esperar unos minutos
más antes de despedirse.
- entonces Candy? Dime... ¿Terry es tu novio?
- No Neil, no lo es... es solo un buen amigo
- ¿Buen amigo?
- Si
- Igual que el tío... no es así
- No... De otra manera
- A ver... explícanos
Las miradas de todos cayeron sobre Candy, “no debía quedarme”
pensó
- Albert y yo compartimos una amistad muy especial Neil, pero no
creo que tu entiendas de eso
- No... Tal vez tengas razón... no sé mucho de ese tipo de... amistades
- ¿qué quieres decir Neil? ¿Estás hablando de William?
- Eh... bueno tía... no vas a negar que el tío se trae algo...
- Te prohíbo que hagas ese tipo de insinuaciones Neil!
- Si tía, está bien- dijo mirando a Candy y sonriendo maliciosamente. –
Bien... yo también me retiro
- Si... te acompaño Neil... yo también ya me voy... ¡con permiso!
- Candy! ¿Qué modales son esos? Una dama no se despide con tanto
apuro
- Lo siento tía... con permiso Miss Catherine, señor legan... Román...

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- ¡Eso está mejor!
Candy respiró profundamente tratando de ser paciente y se fue tras
Neil al que alcanzó subiendo las escaleras
- ¡¡Neil!! ¡¡¡Neil!!! ¡¡¡Espera!!!
- ¡Que es lo que quieres!
Candy esperó a que ambos estuvieran arriba en el pasillo y lo tomó del
cuello de su camisa empujándolo contra la pared
- ¿qué te crees que haces Neil?
- Eh? ¡Suéltame!
- ¿¿Que intentas?? ¿¿¿Meterme en apuros???
- Tu sola te metes en problemas Candy
- ¿¿¿Sabes lo que te conviene Neil???
- Eh??
- ¿Sabes lo que te conviene? Dijo apretándolo más contra la pared
- ¡¡Déjame!!
- ¿¿¿Te das cuenta que te estás poniendo contra el tío William???
Neil palideció
- lo sabía... eres tan estúpido que no te das cuenta que juegas con fuego
- ¡suéltame! Dijo liberándose de ella
- no cambias Neil... eres el mismo cobarde de siempre
Neil corría hacia su recamara mientras se dabas cuenta de que lo que
ella decía era verdad, estar en contra de Candy era lo mismo que estar
contra el tío y eso definitivamente no le convenía.




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD




                       Una Extraña Familia
                                Cap. 48




Todos esperaban a Albert y a Candy listos para dar un paseo a caballo
y conocer aquellas hermosas tierras propiedad de los Andrew.
Finalmente aparecieron juntos riendo animosamente. Los caballos
estaban ya preparados para la tan esperada excursión.
- bien, es un honor para mí ser su guía en este recorrido... me alegra
ver que se decidió a acompañarnos Miss Catherine
- si... bueno... a insistencia de la señora Elroy
- que por supuesto no nos acompañará... se disculpa con ustedes pues
ella siente que ya no está para estos trotes... – agregó Albert
- mamá tampoco vendrá- dijo Elisa- nunca le ha gustado montar, me
pidió que la disculpara
Los sirvientes ayudaron a los invitados a subir a sus corceles
- síganme y disfruten del paisaje...
Aunque en el recorrido hablaban poco la tensión en el grupo era
evidente, sin embargo la belleza de aquellas tierras fueron suavizando
el ambiente. Elisa acaparaba la atención de Román a como diera lugar,
logrando al fin con deliberada coquetería alejarlo del grupo poco a
poco. Catherine iba tras Albert y Candy tratando de olvidar lo que
había descubierto, ¿cómo no lo había notado antes?
Aunque siempre notó que la relación entre Candy y Albert era
demasiado afectuosa, nunca pensó que Albert pudiera enredarse con
alguien como Candy. Pero... ¿hasta donde habría llegado esa relación?
Lo único que le quedaba claro es que había visto a Albert entrar al
cuarto de Candy para minutos después salir de ahí... claro... fueron
solo unos minutos... pero que tiene que hacer un hombre dentro de la
habitación de una señorita?
- ¿Donde está Elisa? – Preguntó Neil

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- Pues... estaba tras de nosotros- respondió Catherine
- ¡Tampoco está Román!- dijo Neil alterado
- Deben haber tomado otro camino juntos- agregó Catherine... no te
preocupes
- ¿¿¿Ellos solos??? Iré a buscarlos
Neil se alejó velozmente en busca de Elisa y Román, era evidente que
la idea de que su hermana se encontrara a solas con él no le agradaba
mucho.
- creo que conoce muy bien a su amigo- susurró Candy a Albert
cuidando que Catherine no escuchara, las carcajadas de Albert se
hicieron sonar
- jajajajaja
Ahora Catherine se encontraba sola con la pareja.
- ¿qué le parece tan gracioso Mr. William?
- Eh? nada... un comentario simpático de Candy
- Ustedes dos se llevan muy bien... ¿no es así?
- A decir verdad... si- respondió secamente Albert imaginando el
porqué de la pregunta
- Dígame Miss Candy... ¿cuántos años de diferencia hay entre Ud. y
Mr. William?
- ¿Cuántos años?...
- Si...
- Bueno pues... ocho años... no es así Albert
- Si...
- Y no es difícil ver como a un padre a alguien que le lleva tan pocos
años como para serlo?
- Eh? bueno... en realidad yo nunca he visto a Albert como a un padre-
dijo Candy divertida ignorando la malicia de la pregunta de Catherine.
- Y Ud. Mr. William... ¿no le es difícil ver a una jovencita como Candy
como su hija?
- Si... me es muy difícil- respondió fríamente- tanto que es por eso que
no la veo de esa forma
- ¿Ah no?

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Y ¿como la ve?
- La veo como una gran amiga...
- ¿Una amiga?
- Digamos que más que eso... Candy es mucho más que eso Catherine...
pero si hay algo que quiera saber puede preguntarlo sin tanto rodeo
que ahora estamos solos los tres- respondió Albert imperiosamente
- No quiero hacer una pregunta que pueda hacer sentir avergonzada a
Candy...
- ¡No hay nada de lo que Candy se pueda avergonzar!
- Esperen... no entiendo... ¿qué está pasando aquí?- preguntó Candy al
darse cuenta de que Catherine y Albert discutían acaloradamente
Catherine miraba a Albert con reproche
- no se quién sea peor Candy... tu o “Mr.” William
- Con todo respeto Catherine, le pido que no continúe hablando si será
solo para ofender a Candy
- A que se refiere Miss Catherine... ¿cómo que peor?
- ¡Les he visto Candy! ¡¡Me he dado cuenta de la sucia relación que hay
entre ustedes!!
- ¿Sucia? –Candy estaba impactada
- ¡Sí! ¡¡¡Como se atreven a ser ante los ojos de la sociedad padre e hija
mientras llevan una relación impía!!!
- ¿¿¿Impía??? No hay nada de impío entre Albert y yo Catherine, le
aseguro que mi relación con él es pura...
Catherine no quiso escuchar mas, giró y se alejó de ellos a galopando.
- Albert... ¿qué sucedió? No entiendo...
- Catherine me vio salir de t habitación anoche antes de la cena
- Oh... entonces ella...
- Candy... por favor... no hagas caso de lo que dijo... que no te afecte...
- Pero...
- Candy... habrán opiniones como esta respecto a nuestra relación...
pero eso no es lo importante... lo importante es... ¿estás dispuesta a
enfrentar cualquier situación y seguir adelante con esto?
- Albert... ¡no me importa! No me importa lo que la gente diga...! yo...

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


yo solo quiero estar contigo
- Eso es suficiente para mí- dijo Albert sonriendo- suficiente para
afrontar lo que sea
Candy y Albert decidieron regresar a la mansión debido al poco éxito
que tuvo aquel paseo, sin embargo al llegar uno de los sirvientes se
acercó corriendo alarmado...
- Mr. William!!! ¡¡¡¡Mr. William!!!!
- ¿Qué pasa? ¿Sucede algo?
- Si señor... disculpe... pero el joven Neil está golpeando al joven
Román... ¡y su tía se ha desmayado por el escándalo!
- Iré enseguida
Albert y Candy corrieron a ver qué era lo que sucedía y mientras se
acercaban escuchaban el escándalo.
- Basta Neil... ¡¡suéltalo!!- gritaba Elisa
- ¡No! ¡¡¡Lo mataré!!!
- Pero ¡¡¡qué está pasando aquí!!!- grito Albert interponiéndose entre
los jóvenes
- Ese desgraciado abusaba de mi hermana
- No... ¡No es verdad!- se defendía Román
- ¿Que significa esa acusación Román?- preguntó Albert
- Es mentira... Elisa... estaba de acuerdo en lo que hacíamos... ella fue la
que...
- ¡Elisa! ¿Qué puedes decir de esto?
- Neil está loco... no sé a qué se refiere... Román y yo solo charlábamos
cuando atacó a Román sin motivo
- ¡¡¡Charlaban!!! Y ¿por qué traía las manos metidas en tu...?
- Basta Neil... no te atrevas...- le advirtió Elisa
- Y la tía –preguntó Candy
- Está con mamá... se sintió mal...- respondió Neil
Candy corrió a verla mientras Albert se quedó a enfriar los ánimos
entre los jóvenes.
- Elisa... ¡vete a tu recamara!
- ¡¡Pero tío William!!

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- ¡¡He dicho que te vayas!!
Elisa obedeció a regañadientes
- Neil... Román... explíquenme bien que ha sucedido
- Bueno... Elisa insistía en que nos separáramos del grupo...
- ¡Eso no es verdad!
- Neil... es verdad lo que dice... todos nos dimos cuenta de eso...
continúa Román
- Bueno... ella me dijo que quería descansar, así que nos sentamos a
descansar en una pequeña colina... después se me acercó y... y...
comenzó a besarme
- ¡¡¡¡Eso es mentira!!!!
- Basta Neil!!!
- Tío William... ¡¡yo vi que el metía las manos bajo el vestido de Elisa!!
- Si... no puedo negarlo... ¡pero ella lo consintió gustosa! –respondió
cínicamente Román
- ¡¡¡Maldito!!!
- Espera Neil!!
- Román... no importa lo que Elisa haya hecho... no puedes venir a
faltarle al respeto a la familia de esa manera... ¡¡te exijo que tomes tus
cosas y te vayas de aquí cuanto antes!!-
- Si... si... me iré
- ¡¡¡Y no regreses infeliz!!!
- Basta Neil... guarda la compostura... – le dijo Albert mientras
caminaba junto a Neil alejándose de Román
- Si... está bien
- Me alegro de que lo hayas golpeado- dijo Albert
- Hablas en serio?
- Si... ese Román es un patán que no merece nuestra hospitalidad
- Si... estoy de acuerdo...
Neil se alegró de recibir unas palabras de aprobación por parte de
Albert
- tío...
- si dime...

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- quiero pedirte una disculpa- Neil hablaba con una seriedad poco
usual en él
- ¿una disculpa?
- Si... mira... esto no es fácil... yo...
- ¿Tu qué Neil?
- Yo he notado lo que sucede entre tú y Candy y... y quiero que sepas
que aunque sé que nunca podré ser amigo de ella me alegra que se
encontrara con alguien como tu
- Que quieres decir Neil?
- Bueno... yo se la clase de persona que es Candy... y yo toda mi vida he
sido un desgraciado con ella... y ¿sabes? Creo que no voy a cambiar...
así soy... un maldito cobarde... lo soy y a veces me odio a mi mismo...
- No hables así...
- No no... Déjame continuar... yo pensaba tomar ventaja de lo que sabía
de ustedes, quería hacer pasar un mal rato a Candy una vez mas... pero
ella anoche me hizo ver lo que me convenía... ¿te das cuenta? Me he
retractado por conveniencia...
- Entiendo...
- Pero de verdad... me alegra que estén juntos y espero que sean
felices...
- Gracias Neil... ¿sabes? Se necesita valor para hablar de esa forma
- ¿Lo crees así?
- Si...
- Bueno... pero por favor... no le digas a nadie... ya me he labrado cierta
reputación y no quisiera ensuciarla jejeje
- Jajajaja...
Neil experimentaba una extraña alegría
- bien Neil... qué crees que debamos hacer con tu hermana
- se merece un buen castigo esa...
- tranquilo... no te alteres de nuevo, aunque tienes razón... merece ser
castigada.
- Solo una cosa más tío
- ¿Qué cosa?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Esto no puede cambiar mucho la relación entre nosotros... y también
me refiero a Candy
- No entiendo
- Si... bueno... no tenemos mucho en común, así que difícilmente
podríamos ser amigos... es más fácil mantenernos así... a distancia
- Eres extraño Neil... pero si... tal vez tengas razón...
- Bien... suerte... – dijo mientras se alejaba
- Igualmente- respondió Albert mientras pensaba en la parentela tan
extraña que tenía... definitivamente Candy traería frescura a la familia.




                             Tres amigos
                                 Cap. 49



Llegó la noche y era hora de ir a ver la actuación de Terry, Candy
bajaba las escaleras en busca de Albert que ya la esperaba, Al verla no
podía dejar de admirar su belleza que cada día acrecentaba mas.
- estás preciosa
- Gracias- respondió sonriendo
- Iremos solos, los demás se han adelantado, no tiene caso ir juntos ya
que estaremos en distintos lugares
- Si... qué bueno jajaja
- Si jajajaja
- ¿También fue la tía?
- No, ella prefirió quedarse, está indispuesta después del coraje que
pasó por lo de Elisa
- Si... pobre, estaba muy mortificada
- Y eso que no le dijimos todo...
- ¿Román se marchó?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- No... Me pidió que le diera hasta mañana... y no pude negarme por
Catherine
- Si... entiendo... ¿pero ella supo lo que sucedió?
- No se que le haya dicho su hermano, ella no presenció el pleito entre
Neil y Román, después de que se marchó enojada se encerró en su
recamara... además creo que no me corresponde a mi decirle...
- Si... creo que tienes razón...
- Su automóvil está listo Mr. William
- Si Richard... muchas gracias
Albert le ofreció el brazo a Candy y caminaron juntos hacia la salida,
llegaron hasta el carro y Albert le abrió caballerosamente la puerta a
Candy
- ¿iré adelante?
- Si... no llevaremos chofer... quise manejar yo...
- ¿En serio?
- si
Albert cerró la puerta del automóvil y lo rodeo para dirigirse a su
asiento, una vez en el automóvil miró a Candy y le regaló una gran
sonrisa.
- así estaremos solos- dijo con picardía
- ¡¡sí!!... ¡¡¡qué bien!!!
Albert arrancó riendo por el entusiasmo de Candy
- Albert... me gustaría saber que fue lo que pasó exactamente con
Catherine... hoy se alteró mucho
- Bueno, no hay mucho que decir, simplemente me vio salir de tu
recamara y se sintió ofendida
- Demasiado diría yo...
- Si... tal vez...
- ¿Que habrá pensado...? oh!!! ¿Tú crees que ella...?
- No se que haya pensado Candy, pero ese es su problema, no te
preocupes por eso
- Está bien- respondió no muy convencida
- Por suerte para Román la misma Catherine anunció que se

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


marcharían mañana... yo creo que él ni siquiera le hablo del altercado
de la tarde... ese Román es un cretino
- Si... aunque Elisa estaba muy entusiasmada con él
- Si... son tal para cual... no sé quien haría más infeliz a quién jajajaja
- Si... ¡¡que parejita!!
Candy y Albert platicaban mientras se dirigían al teatro como dos
excelentes amigos, al estar solos podían hablar de lo que fuera, ambos
extrañaban esa intimidad, la misma que tenían cuando vivieron juntos
tiempo atrás. Aunque el camino hacia el teatro no era muy corto el
tiempo se les fue muy rápido mientras hablaban.
- hemos llegado...
- pero ¡¡qué teatro tan lindo!!
- Si... es el Covent Garden... es muy antiguo, pero se incendió en 1856
pero lo remodelaron... dos años después ya estaba de pie de nuevo...
- Y ahora Terry actuará ahí
- Jajaja si
Candy y Albert dejaron el automóvil en manos del ballet parking y se
dirigieron hacia la entrada, minutos después se encontraban en sus
asientos.
Se encontraban, como Terry les había mencionado, en el mejor sitió del
teatro, justo en el centro: el palco de honor.
Desde ahí veían a la perfección el escenario y a la gente que iba
llegando ocupando sus asientos. Fue cuando vieron entrar a Catherine
con Román y los Legan, Elisa iba de la mano de Román lo cual llamó
mucho la atención de Candy.
- te fijaste Candy?
- ¿Lo de Elisa y Román?
- Si
- Justamente eso miraba
- ¡Que par!
- Si... quién hará en el futuro más infeliz al otro... ¿Elisa o Román?
Aquella pregunta había salido tan natural de Candy que Albert no
pudo evitar romper en risas

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- jajajajaja...
- eh? ¿De qué te ríes Albert?
- Jajajajaja....
- ¡¡¡Dime!!!!
- Jajajaja... lo siento jajajaja
- Pero... ¿qué es?
- Es que tu pregunta... fue tan espontánea...
- ¿Mi pregunta?
- Si jajaja muy ocurrente... pero es cierto... no sé quién podría hacer mas
infeliz al otro entre ellos dos... si siguen juntos tendrán justo lo que
merecen jajajaja
- Igual que tu y yo....
Albert miró a Candy sonriendo con la mirada llena de amor
- si... igual que tu y yo... desde ahora tendremos lo que merecemos... –
Albert comenzó a acercarse lentamente a Candy hipnotizado
mirándole los labios
- ¡Albert! ¡Nos miran!
- ¡Oh! Jeje lo siento... me olvidaba de ellos
- Yo no puedo... no dejan de mirar... ¡sobretodo Elisa!
- Está furiosa porque tenemos mejor lugar que ellos
- Si... tal vez...
- Olvidemos que están aquí... disfrutemos de la función mi amor
- Si- respondió Candy sonriéndole
La función comenzó, Candy disfrutó de cada momento de ella,
especialmente de la actuación de Terry. Se sentía orgullosa de él, ese
era el sueño de Terry y por fin lo había logrado... se encontraba en la
cúspide de su carrera. Al final de la obra cuando los actores agradecían
al público la gente aclamaba la actuación de Terry ovacionándolo de
pie.
Albert se puso de pie y tomó la mano de Candy que se encontraba
absorta y emocionada aun.
- ven... vamos...
- ¿a dónde?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


- Terry nos estará esperando
- ¡Ah! ¡Si... muy bien!

Ahí estaba frente a ellos, radiante de felicidad ante el éxito de la obra,
los invitó a pasar a la pequeña sala de espera del camerino mientras se
cambiaba de ropa. Artistas entraban y salían triunfantes, felices por el
éxito rotundo que la función había tenido. Se abrazaban felicitándose
unos a otros. Candy los observaba, se veían tan diferentes de cerca, el
maquillaje era exagerado y dramático, incluso Terry se veía extraño.
- Es el maquillaje escénico- le había dicho Albert al mencionarle lo
extraños que se veían todos de cerca mientras esperaban a Terry
Que mundo tan diferente aquel... pensaba Candy. Miraba a su
alrededor y se sentía extraña, aquellas personas eran diferentes, de
personalidades fuertes, pasionales y altivas... “como Terry” se decía
“es otro mundo... el mundo de Terry” pensaba. Miró al hombre
sentado a su lado que también observaba a su alrededor con
curiosidad. “él es como yo” pensaba “Albert... eres igual que yo”.
- Te amo Albert
El la miró sorprendido por la espontánea afirmación
- Yo también te amo Candy... con todo el corazón
Sus miradas se cruzaron unos momentos, ella no podía dejar de pensar
en lo feliz que se sentía a lado de este maravillosos ser humano.
“¡Albert! ¡Quién diría... después de todo lo que hemos pasado aquí
estoy junto a él!” “Albert... mi príncipe... mi protector... todo lo que
hemos pasado juntos” “nuestro primer encuentro en la colina de
Pony... cuando me salvaste al caer por las cataratas... y después...
después nuestro reencuentro aquí... en Londres” “en aquel tiempo
estaba enamorada de Terry... pero luego te volví a encontrar en
América cuando perdiste la memoria... creo que fue en ese tiempo que
me enamoré de ti...”
- ¡¡qué alegría tenerles aquí!!- La alegre voz de Terry la sacó de sus
pensamientos
- Terry!- Albert se puso de pie y se dieron un fuerte abrazo con

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


auténtico cariño
- Y tu trazan pecosa ¿no piensas saludarme?
Candy se puso de pie y se acercó a él abriendo los brazos, Terry
correspondió con un tierno pero muy respetuoso abrazo... como el
abrazo de un hermano.
- felicidades Terry... estuviste estupendo
- gracias... me motivo mucho saber que ustedes estarán aquí...
- ¿qué les parece si nos vamos a cena a algún buen lugar?- dijo Albert
- me parece muy buena idea... ¡me muero de hambre!
- ¿Tú Candy? ¡Qué raro!
- Terry!
- Jajajaja ya, ya... vamos... yo también tengo muchísima hambre
Los tres se dirigieron al automóvil de Albert, decidieron ir a un
pequeño pero elegante restaurante, que era muy discreto.
- me gusta ir ahí porque va poca gente y puedo estar tranquilo
- es el precio de ser famoso Terry- le respondió Albert
- si, todo tiene su precio- dijo tristemente mirando hacia Candy-
- hemos llegado
Albert salió del automóvil y dio la vuelta para abrir la puerta de
Candy, pero Terry se le había adelantado.
Entraron al restaurante y eligieron una mesa.
- les ofrezco algo de tomar- dijo amablemente el mesero
- si... una botella de vino y tres copas por favor- dijo Albert
- a sus ordenes...
- vino? Se le subirá a Candy a la cabeza jajajaja
- oh no... Ella se ha acostumbrado ya- respondió Albert
- ahora resulta que la mona pecas ya sabe beber... ¡eso sí que es noticia!
Albert y Terry soltaron a reír, pero Candy puso cara de indignación
aunque en realidad se encontraba muy divertida
- es broma Candy...
- si Terry... lo sé- dijo sonriendo
- bien... ¡brindemos!- dijo Albert levantando su copa
- si... por nuestra amistad- agregó Terry

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


- por que perdure por siempre- finalizó el brindis Candy
- ¡salud!- dijeron los tres
Después de ordenar y comer en medio de risas y bromas Terry
preguntó:
- bueno... ¿y ustedes dos como están? Solo hemos hablado de mi y el
teatro
- estamos muy felices- dijo Albert mirando a Candy-
Un silencio los invadió por unos segundos, finalmente Terry agregó:
- me alegro por ustedes, se que serán muy felices juntos- dijo mirando
a Candy
- ya lo somos- respondió Albert
Terry que continuaba mirando a Candy bajo la mirada y sonrió
tristemente
- les deseo lo mejor
- gracias Terry- respondió Candy con los ojos humedecidos
- supongo que pronto me llegará una invitación de boda... no es así?-
dijo levantando la mirada y esbozando una gran sonrisa que aunque
era sincera le costaba expresar
- si... muy pronto...
Los tres permanecieron en silencio unos minutos mientras terminaban
sus alimentos.
- ¿desean ordenar algún postre?- preguntó el mesero
- yo no... gracias... pero estoy seguro que Candy si- dijo Albert
- si... jajaja yo también estoy seguro de eso- agregó Terry entre
carcajadas
- pero es que ustedes piensan que soy una glotona???
- No, no... Bueno... no tanto
- ¡Albert!
- Jajajaja
- Pues para tu información ya estoy satisfecha... no gracias señor... no
deseo ningún postre
- ¡Aaah! Ya entiendo... trazan pecosa desea guardar la línea para el día
de su boda- dijo Terry

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Ya basta Terry!- reclamó Candy- aunque a decir verdad... no te
equivocas- dijo tímidamente
- Jajajaja lo sabía- dijo Terry riendo- Albert... recuerdas cuando
trabajabas en el zoo y hablábamos de Candy?
- ¿Cómo olvidarlo? jajajaja
- Si, si... ya sé que hablaban de mi a mis espaldas... pero nunca me
dijeron de que
- ¿De qué? Mmmm bueno... pues los temas eran variados- respondió
Terry- ¿le decimos Albert?
- Mmm no lo sé... qué tal si se enoja...
- ¡Jajajaja el que la pagaría eres tú!
- Si... y mira que no quiero verla enojada
- ¡Uy! Si... se pone brava ¿eh? jajaja
- ¡Terry!
- No, no... mejor no le decimos
- Si Albert... díganme
- Bueno ya en serio Candy, nunca hablábamos mal- dijo Terry- al
contrario
- Si Terry era mi informante, sin saberlo me repostaba tu conducta
jajaja
- Con razón el tío abuelo lo sabía todo de mi!
- Jajaja si... sin querer Terry te ponía de cabeza jajajaja
- ¿Yo? Ella sola... recuerda que vivía trepada en los árboles del colegio
- Si, si jajaja...
Los tres amigos continuaron un largo rato riendo y bromeando,
hablaron de los viejos tiempos, de sus planes a futuro, incluso cantaron
algunas canciones mientras las risas y carcajadas se colaban en la
conversación. Finalmente llegó la hora de decir adiós.
- bueno Terry, es hora de despedirnos
- si... es una lástima, pero me alegra mucho haberles visto
- si Terry, también a nosotros- respondió Albert- bueno, iré a pedir que
me acerquen el carro, les veo afuera
Albert salió del restaurante, era claro que los había dejado solos para

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


que pudieran despedirse.
- Candy... te deseo toda la felicidad del mundo- dijo Terry poniéndose
de pie
- Si... si Terry, gracias
- Candy...dime algo por favor... realmente ¿tú... lo amas?
- Terry...
- Lo amas Candy?
- Si... si Terry, yo... yo lo amo...
- Bien... me alegro por los dos... de verdad Candy...
- Lo sé Terry, gracias
- Nunca te olvidaré Candy...
- Pero Terry... hablas como si nunca más nos volviéramos a ver...
Terry se acercó y la abrazó apretándola contra su pecho
- siempre te amaré... no importa lo que pase... siempre te amaré Candy
Candy se separó suavemente de quién alguna vez fue su gran amor y
lo miró con ternura
- Terry... por favor... se feliz
- Tu eres feliz Candy?
- Si... mucho
- Entonces yo también lo soy
Por última vez se miraron a los ojos, Candy veía en la mirada de Terry
una profunda tristeza, aunque él trataba de disimularlo.
- bueno vamos... Albert debe estar esperando
- si...
Una vez afuera encontraron a Albert de pie apoyado en el carro con los
brazos cruzados esperándolos.
- ¿Listos?- preguntó
- Listos- respondió Candy mientras Albert abría la portezuela del
automóvil dejándola pasar.
- Bien Terry... te llevaremos
- No... No Albert... no es necesario
- ¿Como que no? Vamos
- No... Gracias, caminaré, el hotel está cerca de aquí

                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Terry...
- Gracias Albert- dijo extendiendo la mano
Albert la tomó para acercarlo a él ofreciéndole un fuerte abrazo
- te extrañaré amigo
- yo también a ustedes Albert
Ambos amigos se separaron, Candy los miraba, una solitaria lagrima
resbalaba por una de sus mejillas. Terry se alejó en silencio, ya no miró
de nuevo a Candy. Ella y Albert lo observaron alejarse hasta perderlo
de vista,...esta vez Terry ya no miró hacia atrás.
 Candy sabía que ya no lo volvería a ver mas... sospechaba que
finalmente Terry salía de su vida para siempre... sin embargo los
recuerdos permanecerían en sus corazones... por siempre.




                        La Mentira de Albert
                                 Cap. 50



Habían pasado unos días desde que Catherine y Román se habían
marchado de la mansión, sin embargo Elisa no había dejado de
frecuentarlos, pues constantemente salía a verlos con el pretexto de
hacer compañía a Catherine en su hotel.
Eso daba tranquilidad a Candy y Albert, pues Neil casi ni se cruzaba
con ellos, la tía Elroy permanecía encerrada la mayor parte del tiempo
en su habitación al igual que la señora Legan y solo las veían cuando
desayunaban o almorzaban juntos.
Esos días Albert había estado algo ausente, pues había descuidado un
poco sus responsabilidades y debía ponerse al día, por lo general solo
veía a Candy a la hora del desayuno e incluso había noches que
permanecía con George ya que terminaban de trabajar hasta muy
noche.


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Candy llenaba su tiempo de soledad con largos recorridos a caballo
por la propiedad y con constantes visitas al invernadero para disfrutar
mirando sus amadas rosas “Dulce Candy”. Sin embargo no dejaba de
sentirse sola y algo aburrida.
Esa mañana decidió darle a Albert la sorpresa de visitarlo a la casa
donde trabajaba, pues la noche anterior no había regresado y había
desayunado sola.
Al llegar después de un rato de cabalgata desmontó y se dirigió a la
puerta en donde la recibió Bianca, el ama de llaves
- Buen día Bianca vengo a ver a Albert
- Oh señorita Candy... que gusto verla... ¿al señor William dijo?
- Si
- Lo siento... el no se encuentra
- ¿cómo? ¿No está?
- No señorita, pero pase por favor...
Candy se introdujo por primera vez a aquella casa, no era tan elegante
como la mansión principal pero le gustaba más
- Si no está Albert... ¿puedo ver a George?
- No señorita, disculpe, él tampoco se encuentra, salió esta mañana
desde muy temprano
- Oh ya veo... salieron juntos entonces...
- Oh no... El señor William se retiró anoche
- ¿Anoche?
- Si... una dama vino a buscarlo...
- ¿Una dama dice?
- Si señorita
- ¿Y ya no regresó?
- No...
- ¿Puede recordar el nombre de la dama que vino a verle?
- Mmm no lo recuerdo, pero era una dama muy distinguida... alta y
delgada, de cabello rubio... ¡si...si! ya recuerdo, se presentó como Miss
Woolrich
- ¿¿Catherine??

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- ¡Sí! Ella... Catherine Woolrich
Candy palideció
- ¿le sucede algo señorita?
- Oh... no Bianca... bueno... a decir verdad, me urge hablar con Albert y
me ayudaría mucho que me informara que fue exactamente lo que
sucedió anoche... a donde fue...
- ¡ay señorita! No me pida eso... no suelo hablar de la vida personal de
mis amos
- Por favor Bianca... hágalo como un favor personal...
- Bueno señorita... le diré, es que en verdad fue algo extraño, mire, la
dama llegó como a las 7 de la noche, venía sola, un carruaje la dejó
aquí y pidió hablar con el señor William, minutos después entraron al
privado del señor y estuvieron ahí un rato... después salieron juntos y
el señor William le dijo al señor George que debía salir y que no lo
esperara de vuelta...
- Y que mas pasó Bianca... dígame por favor
- Ay señorita... no me haga decir mas...
- No Bianca... por favor... dígame que mas sucedió- los ojos de Candy
imploraban
- Está bien... es que no estoy segura de lo que pasó... ya sabe... una no
está para estar espiando señorita Candy... pero Miss Woolrich estaba
muy interesada en llevarse al señor con ella, salieron juntos y los vi
hablando afuera junto al automóvil en la oscuridad... vi que se
abrazaron señorita...! después George salió y al verlo el señor William
le dijo que iría al hotel de Miss Woolrich... y pues ya no regresó... al
menos no aquí
Candy no podía creer lo que escuchaba, Albert se había ido con
Catherine a su hotel, tal vez solo la llevaría pero ¿por qué el no
regresó? ¿Dónde había pasado la noche? ¡¡Se había ido con Catherine!!
Inmediatamente vino a su mente aquel beso que ella había presenciado
en el barco... el beso entre Catherine y Albert... un insoportable calor le
recorrió el cuerpo de arriba abajo... no podía dejar de imaginar en
Albert con Catherine, Albert besando a Catherine, acariciándola de la

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


misma manera en la que la había acariciado a ella, hablándole al oído...
regalándole aquella sonrisa que se había vuelto la razón de vivir de
Candy –“¡No, no!... ¡no puede ser!” se decía “debe haber una
explicación” trataba de convencerse
- señorita Candy... se encuentra bien?- la voz del ama de llaves la sacó
de la profundidad de sus oscuros pensamientos
- eh? si, si Bianca... muchas gracias... dígame... hay algún chofer
disponible? Necesito salir...
- oh si claro señorita... Charles está disponible... le diré que lo necesita
- gracias Bianca... le agradezco mucho su ayuda
- oh señorita... por favor... no vaya usted a...
- no Bianca... no se preocupe... usted no me ha dicho nada
- gracias señorita... ahora mismo llamaré al chofer

Candy decidió dejar de pensar negativamente, tendría que haber una
explicación, posiblemente Albert había regresado a dormir y ella
simplemente no lo había escuchado, y tal vez salió antes de que ella
despertara.
Minutos después Candy se dirigía al hotel de Catherine, sabía que se
había hospedado en el hotel Blakemore pues había escuchado a Elisa
hablar de sus visitas a Catherine. El camino se le hizo eterno, al llegar
le pidió a Charles que la esperara en la esquina. Ella bajó del automóvil
y caminó lentamente hacia el hotel... cuando ya casi llegaba su paralizó
al ver salir de ahí a Catherine... acompañada de Albert.

Candy estaba enfrente y se ocultó entre la multitud que caminaba por
las banquetas observando cautelosamente.
Albert y Catherine hablaban, parecían discutir algo importante, ella
parecía alterada y él parecía tranquilizarla, finalmente la abrazó, el
abrazo duró más de lo que Candy podía tolerar, por lo que dio media
vuelta en dirección al automóvil que la esperaba sin tener fuerzas para
ver más. Estaba en shock, no lo podía creer, aun no aceptaba lo que sus
ojos habían visto... Albert saliendo del hotel de Catherine, Albert

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


abrazándola... ¡había pasado la noche ahí! Todo era muy claro... habían
estado juntos aquella noche.
- ¿a dónde la llevo señorita?
- De vuelta a la casa Charles... por favor
- Con gusto señorita... ¿se siente usted bien?
- Eh? si... si Charles, solo estoy algo cansada...
En el camino de vuelta Candy no pudo evitar derramar muchas
lágrimas, aun no comprendía lo que estaba sucediendo... ¿acaso Albert
no le había dicho que la amaba? ¿No le había pedido matrimonio?
Entonces que hacía con Catherine... se habría arrepentido de su
compromiso con ella... ¿finalmente Catherine había ganado su afecto?
Candy lloró y lloró en silencio en todo el camino. Sentía que el corazón
le dolía, la cabeza le daba vueltas, trataba de justificar la presencia de
Albert en el hotel de Catherine, pero no lograba convencerse a si
misma... “¡No! No puede ser... debe haber alguna explicación... Albert
no me engañaría de esa forma... si... no debo juzgar antes de tiempo...
esperaré a escuchar sus explicaciones”
Candy se convencía a si misma de que todo tenía una explicación, al
llegar a la casa ya se encontraba más tranquila, había logrado controlar
las lágrimas pero sentía una tristeza que casi la lograba derrumbar.
Entró y se dirigió a su recamara con la mirada perdida, los empleados
la saludaban pero ella simplemente no escuchaba nada. Al llegar a la
puerta de su recamara una de las mucamas salía de ahí.
- Buenas tardes señorita... la señora Elroy me pidió que le avise que
comerán juntas a las dos.
- Oh... lo siento... no me encuentro bien... discúlpeme con la tía Elroy,
pero no iré a comer... por favor... estaré aquí, en mi recamara.
- Como diga señorita
Candy entró a su habitación y se echó a su cama tratando con todas sus
fuerzas de no llorar mas, una gran tristeza invadía su alma y su
corazón, seguía pensando en lo sucedido y trataba de pensar
positivamente, pero todo apuntaba en contra de Albert, si algo era
seguro es que los había visto juntos. Finalmente Candy se rindió a sus

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


emociones y comenzó a llorar desconsoladamente, lloró y lloró hasta
que el cansancio la venció para finalmente dormirse con la tristeza
enterrada en su herido corazón.
- toc toc- tocaban a su puerta
Candy despertó, miró al reloj junto a su cama vio que ya eran las dos
- adelante
- señorita- era la mucama- perdone que la moleste
- dije que no bajaría a comer- dijo Candy de mala gana
- lo siento señorita... pero es que Mr. William pregunta por usted
- ¿Albert está aquí?
- Si señorita... y cuando les informé que Ud. No bajaría a comer se
preocupó mucho, me insistió que viniera a verla
- ¿Y porque no vino él?
- Está en la mesa con la señora Elroy, la señora legan y el joven Neil
- Y preguntó por mi
- Si señorita... de verdad se le ve muy preocupado... ¿le digo que no
bajará?
- No, no... Está bien... ahora bajo
Candy se puso rápidamente de pie, se miró al espejo, tenía los ojos
muy hinchados de tanto llorar y se encontraba muy despeinada. Nada
podía hacer por sus ojos pero intentó arreglarse un poco el cabello.
Salió de su recámara y bajó rápidamente las escalera para dirigirse
hacía el comedor. Ahí estaba él, al verla esbozó una gran sonrisa, era
una sonrisa que parecía ser tan sincera... ¿podría Albert fingir de esa
manera?
- ¡Hola Candy!- dijo Albert
- ¡Llegas tarde!- reprochó la tía Elroy
- Lo siento... me quedé dormida... no me sentía muy bien
- Sucede algo Candy... ¿estás gripada? Si... ya veo, tienes los ojos muy
hinchados
- Ya estoy mejor Albert... gracias-
Albert notó censura en la repuesta de Candy, pero lo atribuyó a que
posiblemente estaría malhumorada por sentirse mal

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


- Candy, si te sientes mal mejor hubieras comido e tu habitación- dijo
Albert con ternura
- Oh no! No quería perderme las noticias
- ¿Las noticias?
- Si... bueno... es que como casi no te vemos por aquí
Albert comenzó a entender el porqué el tono de reproche de Candy,
ella se sentía abandonada... bueno, al menos eso era lo que él creía
- William tiene mucho trabajo Candy, eso deberías de saberlo
- Si... si tía... lo sé
- Entonces no puedes reprocharle su ausencia
- Vamos tía... Candy tiene razón... trataré de hacer el esfuerzo de estar
aquí más tiempo... no como anoche que me tuve que quedar a dormir
en la oficina por trabajar hasta tan tarde
Aquellas palabras fueron como una puñalada al corazón de Candy....
no podía creer lo que oía... pero era verdad... ¡Albert mentía! ¡¡Albert
Mentía!!




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


                         Enredos del corazón
                                  Cap. 51


Anthony corre entre las rosas... su rostro irradia felicidad... el extiende
sus brazos dirigiéndose hacia aquella dama... ella es... ¡es su madre!
...pero no, ese no es Anthony... Anthony no es tan alto...ese es ¡Albert!
¿Pero hacia donde corre? ¡¡Albert!! ¡¡¡Albert!!! ¡No me escucha! ¿A
dónde se dirige...? ¿Corre hacia Rosemary? No es Rosemary... es
Catherine! ¡Albert! No... No... ¡Albert! ¡¡No vayas hacia ella por favor!!
¡Albeeert! No, no...no me dejes...
   - Candy... Candy
La voz de Albert le hacía reaccionar
   - ¿Albert...?
   - Estás bien Candy?
   - ¿Que... qué pasó?
   - Te desmayaste...
   - ¿Me desmayé dices?
   - Si, estábamos en la mesa cuando te pusiste de pie... ibas a decir
       algo y te desvaneciste, ¿pero qué sucede? ¿Estás enferma? ¿Te
       sientes mal?
   - Yo... no lo recuerdo
   - Esa niña necesita un médico!- irrumpió la tía Elroy que estaba de
       pie tras Albert
   - No, no... estoy bien...
   - Creo que la tía Elroy tiene razón Candy... mandaré por el médico
       y le haré venir cuanto antes
   - No Albert, no es necesario... ya estoy bien
   - ¡No es normal que una jovencita sana se esté desmayando así
       nada más! – replicó la tía
Candy la miró en silencio y comprendió que de nada le valía
contradecir a la obstinada tía Elroy. Albert que se encontraba sentado a
la orilla de su cama la miraba con preocupación
                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


   - mandaré por el médico ahora mismo
   - si... es lo mejor- agregó la tía mientras daba media vuelta y se
       retiraba del lugar- ahora será mejor dejarla descansar- dijo al salir
       de la habitación
Albert esperó a asegurarse que la tía Elroy se había alejado para luego
dirigirse a Candy
   - ¿ya te sientes mejor? –le dijo con la mirada cargada de dulzura
Candy no respondió y desvió la mirada.
   - Candy... dime... ¿sucede algo?- dijo en tono de evidente
       preocupación
Ella lo miró con tristeza pensando en cómo debía hablarle de lo que
había visto y enfrentar los hechos, estaba a punto de hacerlo cuando
tocaron a la puerta
   - toc toc
   - adelante- respondió Albert
Una de las mucamas entró con un mensaje en una pequeña charola
dorada
   - Mr. William... llegó este mensaje urgente para Ud.
   - Gracias...- dijo poniéndose de pie y acercándose para tomar el
      mensaje
Albert abrió el sobre y leyó presuroso
   - Candy... debo salir un rato, pero regresaré a tiempo para hablar
      con el médico- dijo sin despegar la mirada de aquel papel
Ella no le respondió... Albert se acercó y le dio un beso en la frente
   - regresaré a tiempo para hablar con el médico... te veré después-
      dijo mientas se alejaba presuroso
Candy lo miró alejarse preguntándose que era tan importante como
para dejarla en ese estado y con tanta prisa
   - Rita...- dijo dirigiéndose a la mucama que aun se encontraba ahí
      de pie esperando instrucciones
   - Si señorita... dígame... ¿se le ofrece algo?
   - Si Rita... dime, te fijaste quien enviaba ese mensaje
   - Oh no señorita... lo siento... no, es que... yo no sé leer

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


   - ¿No? Es una lástima...
   - Pero señorita... ahora recuerdo... un joven mensajero trajo el
      sobre y se lo entregó a Charles, yo estaba cerca cuando lo hizo... y
      al entreg{rselo le dijo “mensaje de madame Woolrich”
   - ¿Madame Woolrich?!
   - Si señorita... eso fue lo que dijo, no lo olvido porque me di cuenta
      que es la dama que estuvo de invitada hace unos días... ese es su
      apellido... no es así, ¿Woolrich?
   - Si... si Rita... no te equivocas...
Candy bajó la mirada tristemente
   - señorita... ¿se le ofrece algo más?
   - ... no... no Rita gracias
   - ¿se siente Ud. Bien señorita Candy?
   - si Rita... gracias, estoy bien... no te preocupes, puedes retirarte
      ahora
   - estaré cerca por si me necesita
Candy esperó a que la chica saliera para dejar escapar las lágrimas que
ya no podía contener, ahora estaba segura, algo había entre Catherine y
Albert. Pero que tonta y ciega había sido, por fin Albert se había dado
cuenta que le convenía mas Catherine que alguien como ella. ¿Pero y
esa mirada de dulzura con la que la observaba apenas hace unos
momentos? ¿Era acaso una mirada de compasión? ¿Era la mirada del
amor de un padre o un hermano?
Candy no pudo evitarlo y se rindió de nuevo inconsolable ante el
llanto que la dominaba, las lagrimas no dejaban de brotar... ahora
estaba segura, ya no había duda... se lo decía una y otra vez, Albert
tenía una relación con Catherine y era algo muy importante, tanto
como para dejarla sola a pesar de haberse desmayado apenas hace
unos minutos. Candy lloró y lloró imaginando que Albert había salido
inmediatamente tras recibir aquella nota y que ahora estaría con
Catherine, tal vez abrazándola y besándola, diciéndole lo hermosa que
era y regalándole aquella sonrisa... aquella sonrisa que ya no le
pertenecía mas...

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD




La noche comenzaba a caer, Candy no había parado de llorar, las
lágrimas se habían secado pero el dolor era más intenso, la certeza de
estar perdiendo a Albert era como un cuchillo filoso atravesándole su
dolido corazón una y otra vez. Ahora se encontraba de pie mirando
por el balcón de su habitación, ahí estaba aquella casita detrás del
laberinto... ahí en donde había pasado momentos de tanta felicidad...
momentos que estaban tan cerca... y tan lejos.

  -   Señorita Candy... ha venido el doctor a verla...
  -   Eh? si Rita... hágalo pasar por favor
  -   Buenas noches... con permiso señorita Andrew
  -   Adelante doctor...
  -   Dígame señorita... ¿qué le ha sucedido?
  -   Oh... no es nada doctor... solamente me desmayé
  -   Mmm entonces no diga que no es nada... no es normal que una
      señorita tan joven y sana se esté desmayando así nada más
      porque si
  -   ¡Eso mismo digo yo!
  -   Tía Elroy! No la había visto tía...
  -   Aunque no lo creas Candy es mi deber estar pendiente de todos
      los integrantes de esta familia... incluyéndote a ti...
  -   Gracias tía- respondió Candy ignorando lo negativo del
      comentario

Mientras tanto el doctor le tomó la presión y el ritmo cardiaco en
silencio a Candy y le pidió que respirara profundamente.
    - Me dice Ud. Que no se ha sentido mal señorita Andrew?
    - Llámeme Candy doctor por favor... y si... así es, no me he sentido
      nada mal
    - Mmm... ya veo – respondió él meditativo
    - ¿Sucede algo? – preguntó Candy comenzando a preocuparse


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


   - A decir verdad me gustaría hablar a solas con mi paciente... le
     molestaría señora Elroy?
   - Oh! Bueno... si es necesario... le esperaré abajo, con permiso...
   - Tía Elroy... espere
   - Que pasa Candy?
   - Tía... ¿sabe algo de Albert? –preguntó esperanzada
   - No, William no ha regresado desde que salió en la tarde
   - Oh!- El rostro de Candy se oscureció
   - Algo más Candy?!
   - Oh no tía... gracias...
   - Con permiso doctor
   - Pase Ud. Señora Elroy

La tía Elroy se alejó en silencio, bajó las escaleras del gran salón y se
disponía a esperar en el salón de té cuando Albert irrumpió y entró
corriendo por la puerta principal

   - ¡¡¡William...!!! ¿¿¿qué manera de entrar es esa??? ¡Corriendo por
     la casa!
   - Tía,... ¿y Candy? ¿Ha llegado el Doctor? ¿Cómo esta ella?- dijo
     sin hacer caso de sus críticas
   - El doctor está con ella
   - Oh! Iré a verlos
   - ¡Espera William! El pidió estar a solas con Candy... así que
     tendrás que esperar
   - Pero...
   - ¡Ningún pero William! Espera a que él salga y hablarás con los
     dos... te digo que el doctor me pidió dejarlos solos
   - Pues tendrá que pedírmelo a mí también... ¡iré a verlos! –
     respondió sin hacer caso a lo que la tía le decía
   - ¡William!
Albert corrió escaleras arriba y rápidamente se dirigió a la habitación
de Candy.

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


   - Toc-toc
   - Adelante- respondió el doctor
   - Candy! Doctor... ¡dígame...! dígame por favor... ¿cómo está
      Candy? ¿Le pasa algo?
   - Tranquilícese por favor... precisamente por eso pedí estar a solas
      con la paciente... para ver que le aqueja... ¿podría Ud. darnos
      unos minutos?
Candy miraba a Albert y pensaba que se le veía realmente preocupado,
sin embargo era lógico que lo estuviera, después de todo de una u otra
forma él la quería...
   - está bien... estaré aquí en la puerta doctor
   - gracias
Albert salió y cerró la puerta tras de sí, no entendía porque el doctor no
podía decir lo que tuviera que decir delante de él. Esperó ahí tratando
de escuchar lo que ambos hablaban, pero solo oía sus voces sin
entender nada. Quince eternos minutos después el doctor abrió la
puerta.
   - ¿y bien doctor? Dígame... ¿qué sucede?
   - Bueno... ahora quisiera hablar a solas con Ud.
   - ¿A solas doctor? Pero...pero... ¿es tan malo lo que me dirá...? –
      Albert estaba desesperado por saber lo que sucedía
   - Vamos... dejé de preocuparse, ahora le explico
Albert y el doctor bajaron las escaleras y se dirigieron al recibidor
principal
   - ¿la señora Elroy no querrá oír lo que tengo que decir?
   - No... no es necesario... yo hablaré con ella después doctor... pero
      dígame por favor... ¿qué tiene Candy?
   - Bueno no se preocupe señor Andrew, no es grave
El rostro de Albert se relajó inmediatamente al escuchar aquellas
palabras
   - bueno... ¿pero algo es no? ¿Qué le pasó? ¿Porque se desmayó?
   - Bueno, la señorita Candy está sufriendo de un gran estrés
   - ¿Estrés?

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


   - Si... aunque no me dijo que es lo que le sucede hay algo que la
       tiene muy agobiada
   - Agobiada... ¿Candy agobiada?
   - Si... y mucho, eso le causó el desmayo, su cuerpo no puede
       aguantar tanto y al final tiene que ceder
   - ¿Pero que puede tenerla así?
   - Bueno... no lo sé... tal vez algún compromiso o responsabilidad
       que tenga... de lo que estoy seguro es que se trata de algo
       emocional
   - ¿¿Algún compromiso??
El rostro de Albert se nubló y las ideas de lo que podría ser
comenzaron a darle vueltas - “Candy est{ así por nuestro
compromiso” “¿qué sucederá...? ¿¿Sentirá miedo?? ...Tal vez la he
dejado sola y piense que la vida que le daré no será la que ella quiere...
o tal vez... tal vez ella... esté arrepentida de haberse comprometido
conmigo”
El doctor lo sacó de sus pensamientos
   - Sr. Andrew... la señorita Candy necesita no ser presionada de
       ninguna manera, necesita estar relajada, no se le debe importunar
       de ninguna manera, ella está emocionalmente agotada...
   - Entiendo doctor...
   - Bien... yo ya no tengo más nada que hacer aquí... si necesita algo
       no dude en avisarme
   - Gracias doctor... se lo agradezco

Albert miró a doctor alejarse de ahí, pero sus pensamientos estaban en
otra parte... sus pensamientos estaban en la mujer que amaba... Candy.




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD




            La Verdad Sobre la Visita de Catherine
                                Cap. 52

Albert se dejó caer en el gran sillón que se encontraba tras de él.
Deseaba más que nada ir a ver a Candy a su habitación pero antes
debía pensar bien que le diría, ya que ahora menos que nunca debía
agobiarla con los problemas que apenas el día anterior se habían
suscitado

Recordó la noche anterior cuando en la casa donde trabajaba, en su
oficina sentado en su gran escritorio, leía un importante documento
que debía verificar y firmar... en eso, Bianca, el ama de llaves le
interrumpió
   - Mr. William, perdone que le moleste pero... una dama pregunta
      por Ud.
   - ¿Quién es?- preguntó sin dejar de leer
   - Es la Srta. Woolrich... Catherine Woolrich, señor
   - Catherine aquí?- había dicho mientras se ponía de pie para
      recibirla- ahora voy
Albert caminó hacia el recibidor para encontrar a Catherine que ahí
estaba esperándolo
   - Catherine... a que debo el honor de su visita...
   - No diga nada William.... he venido porque no encuentro a quién
      mas recurrir- había dicho Catherine desesperada
   - Pero... ¿qué pasa?
   - No... preferiría hablar con Ud. en donde nadie más nos escuche
   - Bien... pasemos a mi privado Catherine... por aquí- le señaló el
      camino
Catherine había estado en su privado mientras él la observaba,
preguntándose que la había traído hasta ahí... sobre todo después de
los sucesos anteriores, cuando ella lo había sorprendido saliendo de la


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


habitación de Candy, por lo que se había marchado evidentemente
ofendida.
   - dígame Catherine... ¿qué es lo que sucede...? – le había
      preguntado Albert
   - me apena mucho lo que le diré William... se trata de Román... y...
      y su sobrina Elisa
   - ¿qué hay con ellos?
   - Bueno... Ud. sabrá que Elisa había estado visitándome
      constantemente...
   - Si... lo sabía
   - Bueno... es que no he querido entrometerme en donde no me
      llaman... pero la verdad es que yo he sido solo un pretexto para
      que Elisa visitara a mi hermano
   - Eso no es una nueva noticia Catherine...
   - Pero William... ¡es que ha sucedido algo terrible! ¡por favor!
      Necesito que me ayude...
Albert se dio cuenta que Catherine estaba verdaderamente
desesperada
   - ¿Catherine que sucede? ¡Comienza a preocuparme!
   - Es que... ¡no sé por dónde comenzar!
   - Mire... tranquilícese, todo se resolverá... siéntese y explíqueme
      que sucede
   - ¡No! ¡No hay tiempo! Necesito me acompañe... en el camino le
      explicaré William... por favor, debe venir conmigo, ¡¡Ud. sabe
      que no recurriría a su ayuda de no ser por algo realmente
      urgente!!
Albert sin pensarlo dos veces tomó su abrigo
   - bien... andando... en el camino me explicará
Albert llamó al chofer y le pidió las llaves de uno de los automóviles
   - ¿necesita que lo lleve señor?
   - No... no es necesario... yo conduciré – Albert se dirigió hacia el
      privado de George y tocó a su puerta
   - Toc toc

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


   - Adelante- respondió George desde el interior
   - George... necesito salir... no me esperes
   - Está bien William... ¿sucede algo?
   - No... luego te explico... hasta luego
   - Está bien- respondió George no muy convencido
Albert se dirigió hacia fuera y Catherine salió tras él bajo las miradas
curiosas de los empleados.
   - Debemos apurarnos Albert por favor
   - Catherine tranquilícese, lo que sea lo vamos a solucionar
   - Oh ¡estoy desesperada!
Albert sintió compasión por la dama y la abrazó brindándole su apoyo
   - ya, ya... ahora me dirá lo que sucede- dijo abriendo la portezuela
      para que ella entrara al automóvil...

- William...
La voz de la tía Elroy lo sacó de sus pensamientos
   - ¿ya se ha ido el doctor?
   - Si tía...
   - ¿Pero... que ha dicho? ¿Qué es lo que pasa con esa niña?
   - Candy está demasiado presionada tía, necesita que la dejemos
      descansar en paz
   - ¿Pero presionada de qué? ¡Si esa niña no tiene problemas!
   - ¡Tía! Por favor, te voy a pedir que cuides mucho lo que dices
      cuando estás frente a ella... te he dicho lo que el médico ordenó...
      ¡Candy necesita descanso!
La tía Elroy se sorprendió ante la reacción de Albert, sin embargo
comprendió los motivos y decidió no replicar
   - bueno... hablaré con el resto de la familia y daré órdenes estrictas
      de no molestarla
   - bien... gracias tía... – respondió Albert. En su voz se notaba el
      cansancio de tantos problemas que ahora le abrumaban




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Albert se sumió de nuevo en sus pensamientos, la noche anterior había
sido realmente agotadora pues no había dormido.
De nuevo se encontró escuchando a Catherine mientras conducía.
   - Nunca pensé que sucedería algo así Albert... se lo juro
   - Catherine... necesito que se calme para que pueda explicarme
      bien lo sucedido
   - Si... bueno... hoy Elisa llegó a visitarme por la tarde, como casi
      siempre, estuvo conmigo solo unos minutos como ya era su
      costumbre y luego se despidió... aunque en realidad yo sabía que
      ella se dirigiría a la habitación de mi hermano... en su búsqueda...
   - Si... entiendo
   - Le juro Albert que yo pensaba que Elisa era una chica inocente y
      enamorada... ella es tan dulce...
   - ¿Estamos hablando de Elisa?
   - Si... bueno... al menos eso era lo que yo pensaba... estaba feliz por
      Román, al parecer había encontrado a alguien que lo amaba
“a alguien como él” pensó Albert
   - ¡¡pero sucedió lo impensable Albert!!
   - Le escucho con atención
   - Después de unas dos horas de que Elisa se había despedido de
      mi comencé a escuchar sus gritos que provenían de la habitación
      de junto... la de mi hermano, yo me asusté pues me di cuenta de
      que algo sucedía...
Catherine dejó de hablar... como no queriendo decir lo que sucedió
después
   - Catherine... dígame... ¿qué sucedió después? – Albert ya estaba
      preocupado por Elisa, pues después de todo ella era su sobrina
   - ¡¡Oh Albert!
   - Catherine! ¡Dígame que sucedió después! – exigió Albert con
      firmeza
   - Yo... yo fui a la habitación de mi hermano y toqué a la puerta...
      les pedía que abrieran pero ninguno lo hacía, solo escuchaba los


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


     gritos de Elisa lanzando improperios y algo que sonaba a
     golpes...
  - ¿¿¿Golpes???
  - En eso la puerta se abrió... Elisa salió corriendo de la habitación...
     pero no le vi la cara... salió tapándosela... iba a medio vestir...
     como si se hubiera puesto la ropa con prisa
  - ¿Y después?
  - Román yacía en la habitación... estaba oscuro y no me atreví a
     entrar, no distinguía su rostro, pero se le veía tenso... Intenté
     hablarle pero él me grito que me marchara... y tuve miedo
     Albert... tuve miedo de entrar y hablar con él... no sé... ¡es la
     primera vez que veo a mi hermano así!
Catherine hizo de nuevo una pausa, esta vez Albert no la presionó,
pues él mismo apenas iba asimilando los hechos que ella le detallaba.
  - decidí regresar a mi habitación... estaba preocupada por Elisa así
     que pensé en venir a verle, pero... pero estaba tan enojada con
     Ud. que no me atreví a buscarle...
Albert no respondió pero sentía que los músculos se le tensaban
  - ¡¡no quería verlo nunca más William!! ¡¡¡Nunca!!!
  - ¿Y porque vino a buscarme?
  - Porque eso no es todo lo que sucedió...
  - Ya estamos entrando a la ciudad... ¿hacia dónde me dirijo?
  - Hacia la estación de policía de la avenida Royal
  - ¡la policía! ¿Pero cómo...? ¿qué más sucedió?
  - Si...si... a eso iba... no sé cuantos minutos después de la
     escandalosa partida de Elisa unos oficiales de policía
     comenzaron a tocar a la puerta de Román, exigían que él
     abriera... al principio creí que los huéspedes del hotel se habrían
     quejado y por eso fueron por la policía... pero después supe que
     fue lo que en verdad sucedió...
  - Que sucedió Catherine... dígame...
  - Salí a hablar con los oficiales explicándoles que todo había sido
     un mal entendido... pero ellos me respondieron que habían

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


       órdenes de detener a mi hermano... ¡y fue por Elisa!... ¡Elisa acusó
       a mi hermano de haberla golpeado!
   -   ¡¡¡¿¿Y eso es verdad??!!!
   -   ¡¡No!! ¡¡Claro que no!!! Mi hermano sería incapaz de...
   -   ¡¡¡Permítame dudarlo Catherine!!!
   -   ¡No sé! ¡¡¡No sé!!! – respondió Catherine rompiendo en llanto... ya
       no sé qué pensar... cuando se llevaron a mi hermano lo único que
       se me ocurrió fue recurrir a usted William... ¡es que no supe a
       quién mas acudir...!

Albert apretaba la quijada mientras recordaba aquellos sucesos
   - Mr. William... la señora Elroy pregunta si cenará con ella
La voz de Rita le hizo reaccionar y regresar al presente...
   - eh? no...no Rita... dígale que no me espere... cenaré arriba... con
     Candy
   - sí Señor, en un momento le enviaré sus alimentos
   - gracias Rita
Albert se levantó pesadamente del sofá en el que estaba sentado...
ahora debía olvidar los sucesos de la noche anterior... antes pensaba
hablar con Candy y contarle todo, pero después de lo ocurrido sería
mejor no molestarla con más problemas... ahora debía pensar solo en
no molestarla... en no presionarla... y esto incluía el compromiso que
habían hecho.




                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD




                       El abismo del silencio
                                 Cap. 53


Candy estaba sentada en su cama, después de tanto llorar había
decidido dejar de hacerlo, después de todo no había hablado con
Albert... “vamos Candy... ¡hay que ser positivos!” se decía una y otra
vez, aunque en esta ocasión sentía que todo apuntaba en su contra,
pues por más que pensaba en lo sucedido, no lograba explicarse la
actitud de Albert de encontrarse con Catherine en su hotel y sus
constantes ausencias.
Pero Ella averiguaría que es lo que sucedía, no podía dejar que las
cosas se quedaran así... comenzó a preocuparse por la tardanza de
Albert, ¿seguiría hablando con el doctor? Ya había pasado mucho
tiempo y él no subía a verla, Candy trataba de animarse... todo se
resolvería... averiguaría la verdad, si Albert amaba a Catherine tendría
que oírlo de sus propios labios...




Toc- toc – Candy... puedo pasar... soy Albert – Candy sintió que el
corazón le daba un brinco
   - Si... adelante
El sintió una gran felicidad al verla, estaba tan linda que sentía deseos
de correr y abrazarla, de decirle que la amaba muchísimo y que lo
único que deseaba era estar a su lado, sin embargo se contuvo, pues
recordó las palabras del doctor, Candy necesitaba descanso, estaba
emocionalmente agotada.
   - ¿cómo te sientes?- dijo al entrar- ¿estás mejor?
   - si... estoy bien... gracias
   - me alegra escuchar eso

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


  -   ¿hablaste con el doctor Albert?
  -   Si... si, no hay de que alarmarse, dijo que necesitas descansar
  -   Si... lo mismo me dijo
  -   Pedí que subieran mi cena aquí para acompañarte
  -   ¡qué bien! – Candy se dio cuenta de que se estaba entusiasmando
      mucho y decidió guardar la calma, el que Albert la acompañara
      no significaba nada, él estaba muy serio, aunque se le veía
      preocupado no la trataba con el cariño que ella esperaba, ahora
      estaban solos y él se mantenía muy distante, era claro que él
      estaba preocupado por algo mas... algo que no se había atrevido
      a decirle... pero ella estaba decidida a investigar lo que pasaba
      por su mente
   - dime Albert... ¿qué hiciste esta tarde?
   - Eh? bueno... tuve que salir a arreglar unos asuntos
   - ¿Recibiste una nota? ¿No es así?
   - Si...si, tenía una cita pero necesitaba que me confirmaran la hora
   - ¿Una cita?
   - Si
   - ¿De trabajo?
   - Eh... si
Albert no se sentía bien en mentirle a Candy, pues la nota que había
recibido esa tarde era de Catherine. Pensó después en lo que sucedió al
llegar a la policía la noche anterior; ahí se encontraba Elisa, estaba
poniendo una demanda en contra de Román, ya que según ella él la
había golpeado, sin embargo no habían huellas de violencia en su
rostro. Cuando fue cuestionada por eso argumentó que no podría
mostrar los golpes por el lugar en los que se los había propinado el
“salvaje” de Rom{n. Albert había dudado si aquello era verdad o una
mentira de Elisa, ya que él sabía la clase de hombre que era Román
Woolrich, pero también conocía a su sobrina y sabía de lo que era
capaz.




                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Finalmente Román se quedó detenido toda la noche, Albert envió a
Elisa a casa para que su madre y la tía Elroy no notaran lo sucedido y
se quedó a tramitar lo necesario para la liberación de Román.
Mientras estaba ahí Albert pidió hablar con el chico y lo dejaron
hacerlo, este le habló de lo sucedido
   - te juro Albert que no le toqué un solo cabello
   - ¿entonces qué fue lo que paso?
   - Ella... ella quiere que nos casemos...y yo... yo me negué, ella
      insistió pero yo me mantuve firme con mi decisión... entonces se
      puso histérica, comenzó a aventar todo lo que estaba a su paso
      gritando que no la lastimara... que no la golpeara! Y yo lo único
      que hacía era mirarla incrédulo... la verdad yo no entendía lo que
      pasaba... ¡esa mujer está loca!
   - ¡¡Y tú eres un miserable!! ¿¿¿Que hacías con ella a solas cada
      tarde??? ¡¡¡Dime!!! ¿¿¿Platicar acaso???
   - ¡No! no... pero...
   - Román...- le había dicho Albert intentando tranquilizarse- ahora
      tendrás que afrontar la responsabilidad de tus actos... pero eso lo
      hablaremos después... te sacaré de aquí y mañana nos
      reuniremos tú, Elisa y yo, y hablaremos como solucionar esta
      situación...
A Román no le había quedado más opción que aceptar lo que Albert
decía.

Los trámites en la policía habían durado lo que quedaba de la noche, al
terminar les informaron que liberarían a Román en el transcurso de la
mañana, Albert llevó de nuevo a Catherine a su hotel, ella había estado
ahí, en la estación de policía toda la noche, aquella pobre mujer tenía
que cargar con sus propios problemas y con los de su hermano.
Al llegar al hotel Catherine le agradeció a Albert toda su ayuda, y se
pusieron de acuerdo para verse más tarde cuando Román estuviera
disponible ya que al estar toda la noche encerrado necesitaba descansar
un rato y darse un buen baño.

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


   - Le enviaré una nota Albert con uno de los empleados del hotel...
      ellos me harán el favor de hacérsela llegar para decirle a qué hora
      le estaremos esperando
   - Si Catherine... estaré pendiente y traeré a Elisa – Albert no había
      terminado la frase cuando para su sorpresa Catherine se echo a
      sus brazos
   - ¡Gracias! Gracias por todo - Le decía llorando
Albert se despidió tratando de no ser descortés con la desafortunada
dama... aunque nunca imagino que en aquellos momentos alguien más
les observaba a lo lejos al despedirse... alguien que no comprendería
que es lo que él hacía ahí a esas horas de la mañana saliendo de aquel
hotel... y abrazando y consolando a aquella mujer...

  - Albert.... ¿qué pasa? Estás muy pensativo – aquella voz lo sacó de
    sus pensamientos y lo regresó a la habitación de Candy. Ella
    deseaba que Albert le diera una explicación, que no le mintiera,
    que le hiciera ver que estaba equivocada al dudar de él... pero
    Albert solo evadía hablar
  - Nada Candy... es solo que estoy preocupado...
  - ¿Preocupado? ¿Pero de qué? Ya ha dicho el doctor que no me
    pasa nada... Albert... dime... dime por favor... ¿qué sucede?
  - Candy... – Albert hizo una pausa como no decidiéndose a hablar
  - ¿Qué es Albert...? dime...
  - Nada... solo quería pedirte que descanses, que te relajes... que no
    sientas presiones... de ningún tipo
  - ¿Presiones?
  - Si... Candy... lo principal es tu salud... ahora no pienses en nada
    mas... nada es más importante que eso... nada
  - Pero Albert... de verdad... yo estoy bien...
  - Candy- le dijo Albert mirándola fijamente- dejemos todo como
    está por un tiempo... ambos tenemos asuntos en que
    concentrarnos... tu en tu salud, y yo... yo en mi trabajo... lo demás
    puede esperar...

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


   - ¿Eso es lo que quieres Albert? –dijo Candy entendiendo aquellas
     palabras
   - Si... eso es lo que quiero... –respondió Albert mirándola
     fijamente, ella iba a hablar cuando alguien tocó a la puerta
   - Toc-toc – con permiso... les traigo la cena-
   - Gracias Rita- respondió Albert
   - Si me necesitan estará cerca Mr. William...
   - Si...

Ambos se dispusieron a cenar y lo hicieron silenciosamente, no
hablaron de nada mas, Candy no pidió más explicaciones pues
comprendió que Albert no deseaba dárselas, y él mismo le había dicho
que se concentrarían ambos en sus propios asuntos, ahora ella
entendía que Catherine era uno de los asuntos que a él le interesaba.
Albert por su parte pensaba en la presión que había efectuado en
Candy al pedirle que se casaran tan precipitadamente y los problemas
con la familia había sido demasiada carga para ella, sin embargo
ninguno hablaba... solo había silencio... y el silencio era como un
abismo que los iba separando mas y mas...

Pasaron varios días... días grises en la vida de Candy pues casi no veía
a Albert desde la última plática que tuvieron. Candy estaba segura de
que Albert finalmente se había dado cuenta de que estaba enamorado
de Catherine... y que tal vez nunca lo estuvo de ella. Pero esa tarde fue
diferente, ella se encontraba en su habitación cuando Albert tocó a su
puerta.
   - Candy... ¿puedo pasar?
   - Si... pasa Albert
Candy sintió una emoción indescriptible al escuchar aquella voz, su
corazón comenzó a latir con rapidez.
Al entrar ella lo miraba atentamente... pues si él estaba ahí algo
importante le diría.
   - Candy... hoy tendremos visitas

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


    - ¿Visitas?
    - Si... vendrán Catherine y Román a cenar con nosotros... y quería
      preguntarte si estabas disponible para acompañarnos... claro...
      solo si te sientes con ánimos
Candy sintió como un golpe bajo aquella revelación... “Catherine
vendr{” pensaba... “él la ha invitado”
    - pensé que Catherine Woolrich no quería saber nada de
      nosotros... y que Román no era bienvenido
    - bueno... las cosas han cambiado...
    - si... ya veo
Albert miró las manos de Candy y observó que ya no portaba el anillo
que le había regalado en testimonio de su compromiso, cerró los ojos
tratando de ocultar el dolor que aquello le hacía sentir y luego los abrió
de nuevo para mirarla
    - contamos con tu presencia Candy?
Candy lo pensó un poco, no estaba segura de querer ver a Catherine
cerca de Albert, pero decidió aceptar.
    - si... está bien...
Albert y Candy sostuvieron las miradas unos segundos
    - Candy... ¿estás bien?... –preguntó Albert con gran seriedad –
      quiero decir... ¿cómo te has sentido?
    - Albert, no he dejado de estar bien... no tengo nada...- respondió
      poniéndose de pie
“Vamos Albert... acércate... ¡abr{zame y dime que me amas por favor!”
pensaba Candy mientras lo miraba frente a ella.
Mientras tanto Albert luchaba consigo mismo por no hacerlo, Candy
parecía estar muy bien sin él, ella no había protestado el día que
hablaron y él le dijo que dejaran las cosas como estaban,
aparentemente la había liberado de una gran carga...
Albert dio unos pasos al frente acercándose a ella que lo miraba
fijamente
    - entonces... todo bien... – dijo a escasos centímetros de ella
    - si... – le respondió Candy sosteniendo aquella intensa mirada

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


Albert la miraba a los ojos buscando una respuesta a sus dudas, luego
bajaba la mirada a sus labios luchando por mantenerse distante de
ellos, su respiración se tornaba agitada y profunda. Candy sentía que el
corazón se le saldría, comenzó a sentir un cosquilleo que le recorría por
el cuerpo, ya no podía mas... ya no podía estar lejos de él
    - Albert...
La voz de Candy le hizo reaccionar
    - Candy... bueno, te veré en la cena, me alegra que te sientas
       mejor...
Candy ya no dijo mas, solo asintió.
    - hasta la noche- dijo Albert mientras salía de la habitación.
Candy permaneció de pie mirando hacia aquella dirección unos
minutos mientras se reponía de aquellas fuertes emociones que la
embargaban. Para ella era claro que estaba locamente enamorada de
Albert, y lo que había sucedido segundos antes le daba una esperanza,
pues había sentido a Albert... a “su” Albert... y ahora haría todo por
recuperarlo... no permitiría que Catherine lo alejara de él.




                      Las palabras de un amigo
                                     54

Albert después de dejar a Candy bajó rápidamente las escaleras y entró
al salón del té aun aturdido por “aquello” que había sucedido, aunque
se había logrado contener las sensaciones que había tenido eran muy
fuertes, el solo tener a Candy frente a él tan cerca le hacía estar fuera de
sí... tendría que llevársela con cuidado, y más aquella noche frente a la
familia y a los Woolrich. Caminó hacia un gran sofá y se dejó caer,
decidió relajarse mientras cerraba los ojos, pero al hacerlo la imagen de
Candy hacia acto de presencia, se agarró la cabeza con ambas manos
tratando de ordenar sus pensamientos. Ya no podía seguir así, la
estaba perdiendo y no quería, sentía que se alejaba mas y mas de ella,

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


pensó que ya le había dado suficiente tiempo para pensar lo que quería
hacer, ahora ella tendría que decidir... después de esa noche hablaría
con ella.
Se puso de pie y se acercó a una mesita en donde había una botella de
coñac, se sirvió una copa y se la bebió de un trago... mientras se servía
la segunda copa alguien entró a aquel salón
    - ¿Albert...? – el se sorprendió al ver a Candy
    - Candy! Pero... ¿qué haces? ¿Vas a salir? – preguntó al verla
      ataviada como para hacerlo
    - Si... saldré de compras...
    - Pero... ¿estás segura? ¿No estás débil?
    - No... me siento muy bien- dijo sonriendo
    - Bueno... me alegra verte mejor..., llamaré al chofer
    - No es necesario... ya lo he llamado, me espera... solo quería
      avisarte
    - Está bien... cuídate, te acompañaría pero...
    - ¡No! No es necesario, se que tienes mucho trabajo- dijo con ironía
      y tratando de no reír mientras miraba la copa que Albert tenía en
      la mano
Albert la miró también y rápidamente la dejó sobre la mesa algo
azorado
    - eh... si... sí, tengo mucho trabajo
    - si... y me imagino que mas por esta noche... ¿no es así? Es una
      noche especial por lo que entiendo, ya que vendrán los Woolrich
      – dijo Candy calando la reacción de Albert
    - si... se podría decir que si- le respondió ya recuperando la
      templanza
    - bien Albert... te veré luego
    - si... ve con cuidado por favor
    - ¡si no te preocupes! – dijo Candy en voz alta mientras se alejaba
      rápidamente




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                                      Todo Por Tu Amor
                                          Por Paty AD


Albert se quedó pensativo y muy desorientado ante la conducta de
Candy, ya no sabía que pensar, se le veía muy contenta y tranquila a
pesar de lo que había sucedido con su relación que se iba de pique, y al
parecer la presencia de Catherine no le afectaba, e incluso parecía
aprobarla. Pensó que su compromiso con Candy tal vez había sido solo
una ilusión, ahora ella ni siquiera portaba el anillo que con tanto amor
él le había ofrecido, pensando esto bebió de un sorbo la copa que había
dejado en la mesita y se sirvió una mas... tendría que armarse de valor
y enfrentar la situación... ya no podrían haber más silencios entra él y
Candy, ahora ambos aclararían su situación...


----------------------------------------------------------------------------------------------
---



Candy llegó a aquel hotel y se acercó al lobby, ahí, un joven
uniformado la miró sonriente, en que puedo servirle señorita, Candy
sacó un pequeño papel de su bolsa y lo extendió en el mostrador
    - deseo ver a esta persona- dijo
El joven tomó el papel y leyó el nombre ahí escrito, habían órdenes
estrictas de no dejar pasar a nadie a ver a esa persona, sin embargo solo
quien presentara una nota con aquel nombre y su firma tendría acceso
a hacerlo
    - un momento por favor, si gusta puede sentarse- dijo el joven, que
       llamó a otro empleado y le murmuró algo discretamente
    - gracias esperaré aquí- respondió Candy
El segundo joven se retiró introduciéndose al hotel, para pocos
minutos después regresar y decirle algo al chico del mostrador, ambos
miraron a Candy mientras hablaban. Finalmente el primer joven se le
acercó sonriente
    - pase señorita, el señor Terruce Graham le recibirá, habitación 063
       por favor
    - gracias- respondió Candy

                                                         Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


Ella caminó hacia la habitación sabiendo que no era bien visto que una
chica visite a un joven a su hotel, pero eso no le importaba.
Al llegar a la puerta miró el número que le habían dado
   - 063... es aquí – dijo al tocar
   - pasa... está abierto
Candy entró y caminó unos pasos, después vio a Terry salir de una
segunda puerta que parecía ser el vestidor de su habitación
   - ¡Tarzán pecosa ha venido a visitarme...! ¡eso sí que es una
       agradable sorpresa! – Candy sonrió
   - Hola Terry, a mí también me da gusto verte
   - Estaba a punto de salir, tuviste suerte en encontrarme -
       respondió Terry sonriente, pero aquella sonrisa se borró de
       inmediato al ver un par de lágrimas resbalando por las mejillas
       de Candy
   - ¡Candy!... ¿qué pasa?... ¿qué te sucede?
Candy no pudo contener más y rompió en llanto
   - Terry!- dijo llorando y corriendo hacia él
Terry no dijo nada mas, comprendió que algo le sucedía y la abrazó
dejándola llorar todo lo que quiso, si ella necesitaba consuelo él estaría
ahí para dárselo. Minutos después Candy comenzaba a tranquilizarse
   - ¿ya estás mejor?
   - Si... gracias... oh Terry, cuanto lo siento... perdona... qué pena
       venir y...
   - No tienes que pedir perdón por nada... pero dime... ¿vas a hablar
       de lo que te pasa?
Ella lo miró unos segundos, Terry podía leer en sus ojos un gran dolor.
Ella comenzó a hablar, le dijo que había visto a Albert salir de aquel
hotel, le habló también de la nota que Catherine le había enviado... le
contó todo, absolutamente todo. Terry escuchaba con atención sin decir
palabra.
   - ¿y entonces no le has preguntado directamente?
   - No Terry... no me he atrevido
   - Mmm

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


  - Terry... ¿qué voy a hacer? ¿Qué puedo hacer? Creo que Albert ya
      no me ama
  - Uno no deja de amar a Candy de la noche a la mañana...-expresó
      con mucha seriedad- te lo dice alguien que sabe bien de lo que
      habla- le dijo tomándola de las manos
  - Terry...
  - Candy... no te dejes vencer... lucha... si lo amas lucha por él, estoy
      seguro que todo tiene una explicación, no me imagino a Albert
      engañándote...
  - Pero yo lo vi...
  - ¿qué viste Candy? ¿Lo viste saliendo de un hotel? ¿Lo viste
      recibir una nota y salir corriendo? ¡Eso no significa nada!
      ¡Absolutamente nada! – Terry hablaba con firmeza
  - pero...
  - has olvidado cómo nos encontraron en el colegio Candy?
      Estábamos tú y yo solos por la noche en el establo del colegio,
      ¿recuerdas lo que todos pensaron? Todo apuntaba en nuestra
      contra... pero no hacíamos nada malo Candy y no nos dieron la
      oportunidad de explicarnos
Los ojos de Candy se llenaron de nuevo de lágrimas
  - Estoy seguro de que Albert tiene una buena explicación, no
      olvides quién es él Candy
  - Terry... gracias Terry
  - Ahora ve y preséntate a esa cena dignamente, y después habla
      con él, no dejes que todo se vaya a la borda por un mal entendido
  - Si... si, gracias Terry- Candy fue recuperando poco a poco la
      compostura gracias al apoyo de su amigo
  - ahora debo irme
  - Candy... me alegra que hayas venido, precisamente pensaba
      escribirles a ti y a Albert para despedirme... mañana partimos a
      Francia para hacer presentaciones ahí
  - ¿Te vas...?


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


   - Si... me alegra haber podido verte una vez más pequeña pecosa-
       dijo tomando su mano y dándole un beso en ella
Candy se acercó y lo abrazó con ternura
   - nos veremos de nuevo... ¿no es así Terry?
   - Estoy seguro que esta no es la última vez que veré a Candy-
       respondió Terry
Ella lo fue soltando y retrocedió lentamente sin dejar de mirarlo
   - Adiós... Terry Granchester- dijo al abrir la puerta, y cerrarla tras
       de si
Candy continuó su recorrido por la ciudad, Terry tenía razón, que bien
había hecho en ir a verlo, era un gran amigo, sentía algo de nostalgia
ya que él se alejaría, ya no tendría a Terry a su alcance... pero él había
escogido ese camino, el de ser actor. Sentía una gran admiración por él,
pues finalmente estaba realizando su más grande sueño, si, Terry era
excepcional.

Pero ahora debía concentrarse en lo que le esperaba esa noche, decidió
comprar un precioso vestido para la cena, tenía que verse espectacular,
estaba decidida a no dejarse opacar por Catherine y recuperar a Albert,
se sentía muy esperanzada después de haberlo visto ese día, recordaba
de nuevo aquellas miradas que ambos se dieron en su recamara y
sentía un escalofrío de emociones recorriéndole de arriba abajo, la
esperanza había regresado a su corazón... “Albert” se decía “no te
quiero perder Albert... esta vez lucharé... esta vez lo haré”.




                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


                          Anuncio de Boda
                                 Cap. 55



El sol se había ocultado, Albert había regresado poco antes pues ella lo
había escuchado entrar a su habitación, seguramente se estaría
preparando para la noche. Candy se miraba al espejo, ya estaba casi
lista, el vestido que había comprado era es muy bello aunque un poco
atrevido, pues el escote enseñaba un poco más de lo que ella
acostumbraba, sin embargo no dejaba de ser elegante y de buen gusto.
El color le quedaba de maravilla, el verde oscuro siempre le había
favorecido y siendo de terciopelo se veía muy distinguida.
Estaba contenta con el resultado, el cabello esta vez lo llevó suelto con
una par de peinetas a los lados con piedritas de esmeralda. El
maquillaje era suave, a excepción de los labios pues llevaba un tono
rojo poco usual en ella, pero muy favorecedor, se le veía muy bella.

Escuchó a Albert salir de su habitación y caminar, se dio cuenta que se
detuvo en su puerta, Candy esperaba que el tocara pero no lo hizo, en
vez de eso lo escuchó alejarse y bajar las escaleras. Candy se sintió
triste al ver que Albert había decidido bajar sin ella, pero no se dejaría
derrotar por ese detalle.
    - toc toc
    - adelante
    - Señorita Candy, Mr. William ha bajado al comedor, pronto
       estará toda la familia ahí reunida y él me ha mandado a avisarle
       que la espera...
    - ¿Llegaron ya los invitados Rita?
    - No... aun no, pero ya no deben tardar...
    - Está bien Rita... bajaré en unos minutos... gracias
    - Si señorita, con su permiso.
Candy había decidido esperar en su recamara, quería bajar cuando ya
todos estuvieran reunidos, incluyendo a los Woolrich. Caminó hacia su
                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


tocador y abrió la pequeña cajita musical que estaba encima, ahí estaba
el precioso anillo que Albert le había dado al pedirle que se casaran, lo
tomo entre sus manos y lo miró unos minutos mientras esperaba a que
fuera hora de reunirse con el resto de la familia...

Mientras tanto los Andrew se encontraban ya reunidos, todos muy
elegantes y listos para recibir a sus visitas
   - ¿Dónde está Candy? ¿No dijo que si asistiría?- preguntó la Sra.
     Elroy
   - si... ya no debe tardar- respondió Albert
   - ¡es una grosera desconsiderada! – dijo Elisa
   - Los señores Woolrich están aquí...- interrumpió el mayordomo
   - Hágalos pasar por favor- dijo Albert
   - ¡Es una vergüenza que esa niña no esté aquí para recibir a
     nuestros invitados!
   - Esperamos unos minutos más tía, si no iré a ver si algo le sucede-
     dijo Albert que comenzaba a preocuparse y pensaba que no
     debió dudar al pasar por su puerta... debió haber pasado por ella
     a su recamara.
   - Buenas noches... – Dijo Catherine al entrar
   - Bienvenidos- respondió Albert muy formalmente- adelante por
     favor
Después de los formalismos al saludarse todos se encontraban en sus
lugares, pero la silla al lado derecho de Albert estaba vacía.

  - es un honor tenerles aquí Miss Catherine- decía la tía- es una
     pena que haya decidido hospedarse en un hotel... su compañía
     nos es muy grata
  - gracias señora Elroy... de verdad se lo...
En eso fueron interrumpidos
  - buenas noches- los ojos de Albert se iluminaron y todos en la
     mesa miraron hacia donde provenía esa voz, Catherine la miró
     de arriba abajo, la tía Elroy con desaprobación, Elisa tenía la

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


      mirada llena de rencor y envidia al igual que la señor Legan, y
      todos los caballeros, incluyendo a Neil la miraban con
      fascinación, pues Candy lucía espectacular.
Sin embargo nadie respondió al saludo, a excepción de Albert que
inmediatamente se puso de pie
   - bienvenida Candy... ven, siéntate por favor, comenzaba a
      preocuparme
Candy caminó elegantemente hacia su asiento
   - gracias-
   - Candy nos acompaña esta noche, sin embargo no se había
      sentido muy bien... –dijo Albert
   - Oh... ya veo Miss Candy... espero se sienta mejor
   - Sí, mucho mejor Miss Catherine... mucho mejor
Un incomodo silencio invadió el lugar, sin embargo Albert decidió
romper el hielo
   - bien... creo que antes de dar las noticias debemos cenar, ¿qué les
      parece?
   - Me parece excelente idea William- respondió Catherine muy
      sonriente
Candy sintió que los celos le invadían, Catherine coqueteaba
descaradamente con Albert y ya le hablaba de nuevo sin formalismos...
La cena fue transcurriendo sin problemas, Candy sin embargo no
dejaba de fijarse en las miradas zalameras que Catherine le lanzaba
descaradamente a Albert, y lo peor es que a este parecía no molestarle,
Candy comenzaba a sentirse derrotada.

Al terminar la cena decidieron pasar al salón del té, pues ahí estarían
todos más cómodos y relajados, Catherine al levantarse de su asiento
para cambiar de salón se acercó rápidamente a Albert tomándolo del
brazo, Albert miró a Candy pero esta parecía ignorarlo. Así se
dirigieron al salón del té, Catherine rebosante de felicidad acaparando
a Albert, Candy tratando de disimular su gran enojo y Albert sin saber
cómo reaccionar.

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


Una vez ahí Albert se dirigió a todo el grupo
    - bien señoras y señores, esta reunión ha sido muy agradable, de
       verdad aprecio mucho el que todos estemos aquí reunidos para
       celebrar esta linda unión entre dos familias
El corazón de Candy comenzó a agitarse, “¿unión de familias?... ¿de
qué est{ hablando Albert?”
    - Los Andrew y los Woolrich formaran una hermosa alianza muy
       pronto- continuó Albert...
Candy estaba paralizada, Albert mientras hablaba la miró fijamente
unos segundos
    - felicitemos todos a Elisa y Román... que muy pronto contraerán
       matrimonio
Los aplausos y felicitaciones no se hicieron esperar, Candy no podía
creer lo que escuchaba... ¡Elisa y Román se casarían! Estaba un poco
enojada de que Albert no le hubiera platicado al respecto, sin embargo
se sentía aliviada, por un momento llegó a creer que Albert hablaba de
él y Catherine.
Observaba a Elisa que estaba radiante de felicidad y orgullosa de que
pronto se casaría, sin embargo a Román no se le veía tan contento, más
bien parecía resignarse, después observó como todos expresaban gran
felicidad ante aquella unión, Albert platicaba animoso con la señora
Legan y Román, pero echaba constantes miradas hacia Candy que se
encontraba sola, Elisa hablaba y reía radiante con Catherine, Neil y la
tía Elroy todos ignorando por completo a Candy. Albert se acercó a ella
    - ¿cómo estás? – le dijo
    - bien... pero sorprendida- respondió- Albert... ¿porque no me
       habías dicho nada?
    - Bueno... en realidad esto fue inesperado... todo sucedió muy
       rápido
    - ¿Todo? ¿Hay algo más que no me hayas dicho?
Antes de que Albert pudiera contestarle Catherine se acercó sonriente
y lo tomó del brazo llevándoselo de ahí


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


   - venga William... ahora se lo regreso Candy... – dijo riendo y
       llevándolo hacia Elisa y Román que reían y bromeaban
Candy sintió nuevamente mucho coraje, Catherine sabía lo que hacía...
lo alejaba de ella. Caminó hacia un sofá y se dejó caer en él, ya no sabía
qué hacer pues todos estaban en lo suyo y ni siquiera podía hablar con
Albert, pensaba esto cuando alguien se sentó frente a ella
   - ¡Hola! ¿Porque tan sola? ¿Todos te ignoran no es así? Jejeje
   - Neil! Déjame en paz
   - Mmmm deberías estar feliz de que alguien te acompañe un
       poco... porque por lo visto hasta el tío William está muy
       entretenido...
   - ¡vete Neil!
   - ¿Te has fijado que Miss Catherine no lo suelta? y él parece estar
       encantado con la idea... ¿sabías que últimamente se han visto
       muy seguido?
Candy volteo la cara para no mirarlo
   - ¡Hacen una linda pareja! Quien sabe... tal vez las dos familias
       sean unidas por partida doble... ¿no crees?
Candy no miró a Neil, pero al escucharlo cerró los ojos en una
expresión de franco dolor
   - vamos Candy... solo bromeaba...
Ella no le contestó
   - bien... ya que no quieres compañía te dejaré sola
Neil se levantó y Candy se quedó pensativa unos minutos, Neil tenía
razón, Albert y Catherine hacían una buena pareja, tal vez ahí la que
estaba de mas era ella... totalmente derrotada decidió despedirse y
regresar a su habitación.
Al ponerse de pie Catherine se le acercó
   - estas muy sola Candy... ¿por qué no festejas con nosotros?
   - ¿Eh? no... en realidad estoy muy contenta por Elisa pero no me
       siento muy bien ahora...
   - Veo que la noticia te tomo por sorpresa... por lo visto no sabías
       nada

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


   - No, no lo sabía
   - Qué extraño... parecía que William y tu eran muy unidos... pero
      ya ves... solo parecía- dijo con una sonrisa maliciosa- yo en
      cambio, he solucionado los malos entendidos que tenía con él...
      es un hombre maravilloso...
   - Me alegro por Ud.
Albert se acercó a ambas damas
   - oh... aquí esta él... hablábamos de Ud. William- dijo Catherine
      con coquetería
   - si... Miss Catherine me decía lo encantador que eres Albert- le
      dijo Candy con cierto tono de reclamo
   - ¡oh si! No puedo negarlo- respondió Catherine- y menos ahora
      que he tenido la oportunidad de tratarlo mucho más de cerca-
      dijo tomándolo del brazo y acercándose a él
Candy miró a Catherine y después a Albert, trataba de encontrar la
verdad en sus ojos, quiso hablar pero no pudo, las lágrimas se le
agolparon en los ojos pero no las dejó fluir, sin aguantar estar un
minuto más ahí dio media vuelta y salió corriendo del lugar
   - ¡Candy! – gritó Albert llamando sin querer la atención de todos
      en el salón
   - déjela William, es solo una niña caprichosa, dijo Catherine
      deteniéndolo
   - ¡No! – respondió Albert soltándose y corriendo tras de ella
Albert siguió a Candy que se dirigía a la salida de la gran mansión
   - ¡Candy! ¡espera!
Candy salió de la casa y corrió por los oscuros jardines de aquella
mansión, Albert no podía ver hacia donde se había dirigido
   - ¡Candy! Candy!! ¿Dónde estás...? por favor ¡Candy!
Albert no veía nada, pero escuchó las pisadas presurosas de Candy y
corrió hacia aquella dirección
   - Espera Candy!
   - ¡déjame! ¡déjame... vete!! – la escuchó decir


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


   - ¡No! No Candy... por favor... espera- la voz de Albert sonaba
      implorante
Después de una corta pero intensa persecución Candy se detuvo sin
mirarlo... quedando de espaldas a él, apenas podía verse lo que había a
escasos metros, lo único que alumbraba los oscuros jardines era la gran
luna llena que era la única testigo de lo que ocurría entre la pareja
   - espera Candy... déjame hablarte... – decía Albert jadeante por la
      carrera
   - ¿qué es lo que quieres Albert?
   - Quiero... quiero aclarar las cosas contigo
   - No hay nada que decir... todo es muy claro...
   - Si todo es muy claro entonces explícamelo... porque yo no
      entiendo que está pasando- dijo Albert realmente confundido
   - ¿cómo puedes decir eso? ¿por qué no hablas claro de una vez y
      me dices de lo que hay entre tú y Catherine?
   - Candy... entre Catherine y yo...
   - ¡No! ¡Ahora me vas a dejar hablar! Ya me he dado cuenta de
      todo Albert... no soy ninguna tonta... ¡¡les he visto...!! ¿Pero
      sabes? No es necesario que me digas ni expliques nada, no tenías
      que venir corriendo para hacerlo... si lo que deseas es estar con
      ella ¡por mí no te detengas...! ¡vete con ella! ¡eres libre de hacer lo
      que te plazca!
   - Candy... no uses a Catherine para romper conmigo... si lo que
      quieres es deshacer nuestro compromiso habla sin rodeos
Candy no podía creer lo que Albert decía...
   - ¿¿Usar a Catherine para romper contigo??? ¿¿¿de dónde sacas
      semejante cosa??? Albert... ¡¡el que tiene que ser honesto eres tú!!
      ¿¿Por qué no dices la verdad?? ¿¿Porque no hablas de la noche
      que pasaste fuera de casa con ella?? Habla con la verdad Albert...
      ¡¡¡dime que estuviste en ese maldito hotel!!!
   - Candy... yo no...
Candy estaba al borde de la histeria


                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


   - ¿¿¿Y todavía me dices que la utilizo para romper contigo???
       ¡Mira Albert! ¡¡¡Mira lo que me he puesto!!! ¡¡¡Dime entonces que
       hago con este maldito anillo!!!! – dijo Candy mientras trataba de
       sacárselo fracasando en el intento- ¡¡salte maldita sea!!
Para Albert fue una muy grata sorpresa el ver que Candy estaba
usando el anillo, era una señal de que no deseaba romper el
compromiso, ahora comenzaba a darse cuenta de que todo había sido
un desagradable malentendido, pero al ver a Candy luchando por
zafarse el anillo no pudo evitar esbozar una leve sonrisa.
   - Candy...
Ella lo miró
   - ¡no te quedes ahí y ayúdame a sacarme esta cosa!-
Albert no pudo evitarlo más y soltó una fuerte carcajada
   - jajajajaja
   - ¿qué te pasa? ¿¿¿Además te ríes??? ¿¿¿¿Cómo te atreves????
Albert se esforzó por mantenerse serio y se acercó lentamente a ella, le
tomó la mano suavemente y la miro con aquella sonrisa que paralizaba
a Candy para luego acercarla a sus labios y depositar un suave beso,
Candy lo miraba sin entender lo que sucedía, pero reaccionó y retiró la
mano con brusquedad
   - ¿qué estás haciendo?
Albert dio unos pasos más acercándose mas mientras ella retrocedía
   - Albert...
   - Candy... ¿tú me amas, no es así?
   - Yo... yo...
Ella seguía retrocediendo, por lo que Albert la tomó de las muñecas
para detenerla
   - si... puedo verlo en tus ojos
   - ¿qué haces? Déjame Albert... por favor...
   - no... no quiero dejarte... –dijo acercando peligrosamente su rostro
       al de Candy
   - Albert...
   - ¿me amas?

                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


   - Albert... yo
   - Dime Candy.... dímelo – susurraba mirando hacia sus labios sin
       soltarle las muñecas para no dejarla ir
   - No puedo más Albert... si... si... sabes que te amo...
   - Te amo Candy- susurró justo antes de unir sus labios con los de
       Candy en un apasionado beso
Candy no opuso resistencia y se dejó llevar por aquel dulce y húmedo
beso que provocaba en los dos la sensación de una descarga eléctrica
recorriéndoles el cuerpo, Albert deslizó lentamente sus manos hacia su
cintura y ella lo abrazó del cuello al sentir sus manos liberadas,
ninguno podía pensar, en aquel momento solo existían ellos dos, y el
gran amor que sentían
   - Albert... -dijo Candy escapando sin desearlo de aquel beso
   - ¿qué pasa mi amor?
   - Aun no entiendo...
   - Candy... por favor, no dudes de mi amor, todo tiene una
       explicación, te lo aseguro... ya te platicaré todo... por ahora solo
       te pido que confíes en mi... ¿puedes hacerlo?
Candy, que aun estaba abrazada de él lo miraba muy de cerca de los
ojos, aun no lograba descifrar cual sería esa explicación, pero ya no
importaba, creía en las palabras de Albert, sabía que él decía la verdad,
¿cómo había podido dudar? Terry tenía razón... nunca debió olvidarse
de que Albert... era Albert.
   - si... confío en ti...
   - no debemos ocultarnos nada Candy... no sabes cómo me
       arrepiento de no haberte hablado de lo sucedido... eso nos habría
       evitado muchos problemas... y por eso necesito saber algo... –
       Candy lo miraba atenta- ¿te he presionado de alguna manera en
       cuanto a nuestro compromiso?
   - ¡Por supuesto que no!- respondió Candy
   - Entonces... seguimos en pie... ¿no es así?
   - Albert... lo único que quiero es estar a tu lado...
   - Pase lo que pase - dijo Albert

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


  - Todo por tu amor...- afirmó Candy mirándolo fijamente...

Mientras tanto todos esperaban en el salón preguntándose que es lo
que había sucedido
  - seguro que esta celosa de que no es el centro de atención esta
     vez- decía Elisa
  - ¡tenía que hacer una escenita justo hoy!- replicó la señora Legan
  - no dejemos que esto intervenga en nuestro festejo por Elisa y
     Román- ordenó la tía Elroy
Todos hablaban sobre lo sucedido cuando vieron entrar de nuevo a
Albert y Candy... no podían creer lo que veían pues ellos se acercaban
tomados de la mano.
  - Bien familia- dijo Albert- es bueno que estén todos aquí reunidos
     no solo festejar el compromiso de Elisa... si no para anunciar el
     mío... muy pronto Candy y yo nos casaremos...




                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD




                Todo Por Tu Amor
                El Principio de una Nueva Vida
                            Capítulo Final




Habían pasado seis meses de su regreso a América, después de
anunciarse su compromiso con Albert todos habían decidido regresar,
Elisa finalmente se había casado con Román cuatro meses atrás y
según se rumoraba ya tenían muchos problemas y habían dado varios
espectáculos en algunas reuniones por lo que se rumoraba que aquel
matrimonio no andaba muy bien.


Candy se miraba al espejo sin poder creer que estaba a punto de
casarse con Albert, finalmente todo había salido de maravilla, recordó
aquella noche en la que anunciaron su boda, la noche en la que se
festejaba el compromiso de Elisa se había vuelto un verdadero campo
de batalla.
   - ¿también eso me tienes que robar Candy? ¿¿Mi noche especial??
       ¿¿Mi noche??- le había reclamado Elisa acaloradamente
La tía Elroy quedó tan impactada por la noticia que se quedó sin
palabras, pero finalmente había aceptado aquel matrimonio pues sabía
que nadie podría sacar a Albert de ahí... y sobre todo porque
finalmente él era el jefe de la familia y todos debían acatar sus
decisiones.




                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                               Todo Por Tu Amor
                                  Por Paty AD


Catherine después de aquella noticia permaneció distante el resto de la
noche, ya no se acercó más a ella, pero lo que era mejor, ya no se acercó
más a Albert.
La señora Legan “felicitó” a Albert sin mucho convencimiento, pero a
Candy solo le lanzó una mirada de desprecio... claro, cuidando que él
no se diera cuenta.
El único que se acerco a felicitarla fue Neil, o al menos, sus palabras
fueron lo más cercano a eso
   - ¿así que se arreglaron eh? ... me alegro por ustedes... – le había
      dicho con una sonrisa algo cínica, pero finalmente Candy se
      sintió agradecida de que alguien le diera unas palabras
      cordiales... aun viniendo de Neil.

Los días siguientes a aquel anuncio fueron días muy felices, Albert
pasaba mucho tiempo con ella y ya no tenían que ocultar su amor ante
nadie, claro, siempre con el debido respeto.

Albert le había explicado muy bien qué es lo que hacía ese día en el
hotel de Catherine, le explicó que no pasó la noche propiamente en el
hotel, si no en la estación de policía, también le dijo que la cita del día
siguiente, cuando recibió aquella nota, no era solo con Catherine, si no
con Román, e incluso había llevado a Elisa, fue ahí cuando Albert le
exigió a Román que fuera un hombre y afrontara las consecuencias de
sus actos, convenciéndolo de casarse con Elisa. Candy le reclamaba
muy seguido en son de broma que los había visto abrazándose y que
eso no le había gustado nada, que ninguna mujer tenía derecho de
hacerlo ya, y que él tendría que poner sus límites, él le explicaba que
las circunstancias hicieron que “se dieran” esos abrazos, pero acababa
siempre prometiéndole que no volvería a pasar... y que la única mujer
a la que abrazaría sería a ella.

Pocos días después dejaron Londres, el viaje no fue tan agradable pues
los acompañaron la tía Elroy y los Legan, en donde Candy tuvo que

                                                  Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                             Todo Por Tu Amor
                                Por Paty AD


compartir la suite con la tía Elroy, que aunque no se portó tan mal con
ella tampoco fue la mejor compañía, Albert por su parte estuvo en la
misma Suite que Neil y Elisa aparte con su madre, en esos días Neil y
Albert entablaron una buena relación, claro, sin que fuera una gran
amistad. Los Woolrich habían dejado Londres unos días antes.

Ya en América comenzaron a preparar su boda, la cual estaba llena de
expectación, pues por fin el gran Sir. William Albert Andrew
contraería matrimonio. Se rumoraba mucho en torno a tan esperado
matrimonio, habían los que simpatizaban con la pareja, de hecho
ambos se habían ganado esa simpatía en varias reuniones en las cuales
habían asistido juntos, pero todavía había unos pocos que mal miraban
aquella unión, sin embargo eso ni a Candy ni a Albert les importaba,
ellos simplemente estaba radiantes de felicidad al estar juntos. Habían
decidido tomar como su “residencia” oficial la casa en Lakewood, pues
ambos tenían los recuerdos más bellos de aquel lugar, Candy por su
parte, además estaba organizando junto con la Hermana María el abrir
una segunda casa de Pony en las tierras de Lakewood, la cual ella
administraría junto con su inseparable amiga Paty, que por cierto tenía
una relación muy seria con Michael y pronto darían la noticia de su
boda.

Annie y Archie se mantenían en constante contacto con ella, ya que
Albert había dado un puesto importante a su sobrino en relación con
su fortuna y propiedades.

Candy sonrió sin creer aun en lo feliz que era
   - te ves preciosa!- le decían Paty y Annie, que la ayudaban a
      vestirse
Era el vestido de boda más bello que las tres habían visto. Albert había
sacado la casta y le hizo traer a los mejores diseñadores del país, que
por supuesto habían hecho un hermoso trabajo.


                                                Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


  - Candy... ¿eres muy afortunada sabes? Albert está loco por ti –dijo
    Annie
  - Si... el pobre está muy nervioso con la boda... lo he visto... no te
    imaginas lo buen mozo que se ve- agregó Patty

Candy sonrió feliz, sintió que lo ojos se le humedecían pero hizo todo
por controlarse “vamos Candy, no seas llorona... este no es el
momento” se decía
El gran ausente era Terry, este le había enviado un gran y hermoso
ramo de rosas blancas, Candy se sorprendió, pues él había hecho hasta
lo imposible por conseguirle las “dulce Candy” y hacérselas llegar, en
la nota se disculpaba por no poder asistir, pero sus compromisos en la
compañía teatral no se lo permitieron. Pero ambos sabían que ese no
era el principal inconveniente para Terry, si no lo doloroso que era
para él mirar a la mujer que amaba casándose con alguien más.
Candy miraba el gran ramo con nostalgia
    - no podrá venir, ¿no es así?- preguntó Annie
    - no... tiene muchos compromisos...
    - pero estará contigo en sus pensamientos Candy
    - si... si Annie, gracias

Terry había anunciado pocos días antes en un comunicado con la
prensa la ruptura de su “relación” con Susana, le había explicado a
Candy en una carta que en realidad nunca hubo tal relación, pues al
principio él se resistía, y aunque siempre se hizo cargo de ella nunca
logró enamorarse, finalmente fue la misma Susana la que decidió
romper con el compromiso. “Encontrar{s a alguien, Terry...
encontrar{s a alguien que te ame como mereces” pensaba Candy

  - toc toc
  - Candy! ¿¿¿Ya estás lista???- decía la voz de un joven detrás de la
    puerta
  - Ya Archie! ¡¡Puedes pasar!!

                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                              Todo Por Tu Amor
                                 Por Paty AD


La puerta se abrió y Un muy elegante joven la miró deslumbrado
   - ¡Estás preciosa! –le dijo
   - Gracias...
   - ¡¡Estoy muy nervioso!! ¿a quién se le ocurrió que yo tenga que
      entregar a la novia??- preguntó alterado
   - Tú eres el indicado Archie, eres lo más cercano que tengo a un
      hermano- le respondió Candy cariñosamente
Candy miró tristemente hacia los dos retratos sobre su tocador... ahí
estaban Anthony y Stear mirándola sonrientes
   - ellos estarían felices por ti Candy – le dijo Archie
   - lo sé...
Por unos segundos todos permanecieron en silencio, la ausencia de
Anthony y no podría sustituirse por nada ni nadie
   - no es momento para estar tristes- dijo Patty , ya es hora de partir

Candy subió junto con Archie a un lujosos automóvil y partieron
rumbo a la iglesia, Paty y Annie fueron tras de ellos en el carro de
Michael, que los esperaba afuera.
Al llegar Candy comenzó a sentirse muy nerviosa, pues la iglesia
estaba abarrotada de gente e incluso habían reporteros tomando fotos
para dar la nota.
Archie cubrió a Candy con el velo y la ayudó a salir del coche, al llegar
a la entrada Candy se sentía como flotando, tal y como si estuviera en
un sueño, pero la música le hizo ver que aquello era la realidad.

La marcha nupcial comenzó a sonar y Candy caminaba a lado de
Archie rumbo al hombre que amaba. Candy no podía creer lo guapo y
varonil que se veía Albert con aquel elegante traje. Ahí estaba él, con
aquella sonrisa que ya era su razón de vivir, con aquellos dulces ojos
mirándola llenos de amor. Albert... el hombre que siempre había
estado cerca de ella, quien siempre la había cuidado y protegido, con
quien había vivido tantos momentos de felicidad al vivir juntos en


                                                 Paty AD | paty_ad@albertmania.com
                            Todo Por Tu Amor
                               Por Paty AD


Chicago sin imaginarse que se enamoraría perdidamente de él. Albert,
su incondicional amigo, su gran amor... su príncipe de la colina...




                                 FIN




                                               Paty AD | paty_ad@albertmania.com

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:2273
posted:6/24/2011
language:Spanish
pages:349