; LA POES EN EL RENACIMIENTO
Documents
Resources
Learning Center
Upload
Plans & pricing Sign in
Sign Out
Your Federal Quarterly Tax Payments are due April 15th Get Help Now >>

LA POES EN EL RENACIMIENTO

VIEWS: 13 PAGES: 6

  • pg 1
									IES La Azucarera                                        Dpto. Lengua Castellana y literatura


                   LA POESÍA EN EL RENACIMIENTO

      Renovación de la poesía lírica culta por la influencia italiana.

                                    Edad Media
                      POESÍA PROVENZAL (=amor cortés)


 Lírica galaico-portuguesa (s. XIII)             Lírica trovadoresca castellana (s. XV)
 CANTIGAS D’AMOR                                    POESÍA DE CANCIONERO
                     -----------------------------------------

                                               Poesía italianizante:
                              “Amor cortés” + forma italiana (soneto, canción)
                                       + petrarquismo + mentalidad humanista
                                                                      Renacimiento

       El Renacimiento literario español muestra sus primeras manifestaciones en
la poesía lírica culta. Comienza con la obra del poeta barcelonés Juan Boscán
(1493?-1542), quien, tras una conversación en Granada en 1526 con el humanista
italiano Andrea Navaggero, decide adoptar la métrica y los motivos poéticos
desarrollados en Italia a partir de Petrarca desde hace casi dos siglos. Boscán
convence a su amigo Garcilaso de la Vega para que haga lo mismo, y es éste, de
mayor talento, el que promueve el cambio en la poesía española: la lírica de
influencia italiana triunfa en España.
       Con Garcilaso la lírica española entra en la órbita del petrarquismo, todo
un movimiento literario creado a partir de la obra amorosa del poeta Petrarca,
enamorado de Laura. ¿En qué consiste?
       En toda una ideología amorosa, basada en ideas platónicas. Se trata de un
amor no correspondido y, por tanto, fuente de sufrimiento. El poeta ama
inevitablemente a su amada, lo cual le produce sentimientos muy diversos de
titubeo, duda, esperanza, tristeza, remordimiento, que lo conducen a una lenta
agonía. Pero este padecimiento provoca en el poeta una purificación espiritual.
Estamos en la misma línea poética del amor cortés provenzal, pero un mayor grado
de idealización y de estilización. Petrarca crea un lenguaje más rico y flexible
que el anterior (había caído en el tópico), con imágenes nuevas que constituyen
un nuevo lenguaje poético, una nueva forma de decir y expresar el amor, que
IES La Azucarera                                       Dpto. Lengua Castellana y literatura


suena más “auténtica”, más “plástica”, más “expresiva” (metáforas, antítesis,
hipérboles, etc.)
       Ej. La belleza de la mujer es signo de la perfección divina, por eso sólo puede
ser descrita con hipérboles: sus ojos son más brillantes que el sol; sus dientes más
bellos que perlas; su frente más blanca que la nieve, etc.
       Siendo un ideal inalcanzable, es también desdeñosa con el enamorado: su
mirada es de nieve o de hielo, lo cual provoca que el enamorado arda en el fuego de
la pasión (juego de contrarios o antítesis).
       Otra innovación que introduce Petrarca es la de incluir la Naturaleza y el
Universo como telón de fondo de su poesía, como “decorado” idealizado que acompaña
a los sentimientos del poeta.



       La nueva poesía lírica culta española no sólo cambia en el fondo (ideología
amorosa neoplatónica) sino también y fundamentalmente en la forma, al introducir y
aclimatar la métrica italiana a la forma de expresión castellana. Ahora se utiliza el
endecasílabo (11 sílabas) como verso principal o mezclado en algunas estrofas con el
heptasílabo (7 sílabas). Las estrofas más frecuentes son: el soneto, los tercetos
encadenados, las silvas, las estancias y las liras.




    Poesía de la 1ª mitad del Renacimiento: Garcilaso de la Vega

       En esta primera mitad, la poesía cuenta con las siguientes características:
      Temas: amor neoplatónico, naturaleza y los mitos grecolatinos (asociados
       al amor). Tono profano y elegante.
      Métrica: endecasílabo y soneto (influencia italiana)
      Lenguaje y estilo natural, sencillo, pero elegante.


   Garcilaso de la Vega es el prototipo de caballero renacentista descrito por
Baltasar de Castiglione en su obra El cortesano: heroico soldado, exquisito
cortesano, ávido lector y refinado poeta (ideal del hombre de armas y de letras, el
poeta soldado). Como poeta quizá ningún otro (salvo Rubén Darío o Juan Ramón
Jiménez, ya en el s. XX) haya ejercido tanta influencia en la lírica de su tiempo y
IES La Azucarera                                      Dpto. Lengua Castellana y literatura


en la posterior (Garcilaso es considerado un modelo, un clásico a los pocos años
de su muerte, por sus propios contemporáneos). Él supone la ruptura formal y
temática con la poesía medieval, al acomodar las estrofas y los metros italianos,
así como la ideología petrarquista a nuestra lírica española. Supo imprimir a su
poesía un vitalismo y sinceridad que sobrepasa los moldes literarios,
convirtiéndose en un ejemplo de sinceridad poética y de modernidad en su
clasicismo. Su producción literaria es breve: 3 églogas, 38 sonetos, 2 elegías y 5 odas,
así como algunas composiciones menores, aún de estilo medieval.

   Otra figura importante es la de Fernando de Herrera, “El Divino”, que representa
el apogeo del movimiento petrarquista en España. Es el impulsor de la escuela
poética sevillana y del estilo manierista, caracterizado por el uso de un lenguaje más
retórico, repleto de sonoridades, que anuncia el nuevo rumbo de la poesía que culminará
en el estilo barroco.



    Poesía de la 2ª mitad del Renacimiento: corriente ascética y
                               mística.

       En la 2ª mitad, la poesía y la literatura en general se tiñe de elementos
religiosos, resultado del ambiente de espiritualidad, de renovación y de crisis
religiosa en el seno de la iglesia católica, que en España culmina con la
Contrarreforma, a partir de la cual la religión vuelve a ocupar un papel esencial en
la vida nacional.
      Temas: amor, mitología, naturaleza, pero como trasuntos de un sentir
       religioso (“amor profano a lo divino”)
      Métrica: endecasílabo y heptasílabo; la lira, el romance y otras estrofas de
       carácter popular.
      Lenguaje y estilo natural, sencillo, cargado de imágenes y simbolismo que
       encierran elementos religiosos.
   La literatura mística es un fenómeno tardío en España, ya que en Europa fue
un movimiento específicamente medieval; sin embargo, aquí se desarrolla con gran
brillantez en la 2ª mitad del s. XVI.


       La literatura religiosa presenta dos tendencias o corrientes:
IES La Azucarera                                         Dpto. Lengua Castellana y literatura


          Ascética: se ocupa de las actividades que el espíritu debe realizar para
           alcanzar la perfección moral (fase de purificación del alma).
          Mística: describe los fenómenos inenarrables experimentados al entrar
           el alma en contacto directo con Dios.
     Los escritores ascéticos aconsejan a sus lectores acerca del comportamiento que
deben adoptar para salvarse. Sin embargo, los místicos describen sus propias
experiencias, sólo al alcance de unos elegidos, cuando su alma se funde con la
Divinidad. La ascética es, por tanto, una parte de la mística, esto es, el camino
previo y preparatorio de la experiencia mística, la cual puede producirse
finalmente o no.
       Los escritores místicos, tanto en prosa como en verso, aluden en sus
descripciones a 3 vías o fases:
       a) Vía purgativa: el alma, mediante la penitencia, logra desasirse de las cosas
           terrenas, perdiendo interés por lo material. Hay que purificar el cuerpo como
           paso previo para que deje tener interés, y el alma sea la única protagonista, la
           única elegida para llegar ante Dios.
       b) Vía iluminativa: Olvidado el cuerpo, el alma se concentra para meditar en
           Dios, y a él somete toda su voluntad. Lo externo, lo material, lo físico
           desaparecen de la conciencia. El alma adquiere una sabiduría y un
           conocimiento especial, no humano, una luz divina que le aporta el
           conocimiento de las cosas divinas, incomprensibles para la razón humana,
           limitada.
       c) Vía unitiva: El alma finalmente se confunde con Dios. Es el éxtasis, en el
           que se produce una anulación total de los sentidos. El elegido carece de
           capacidad para expresar lo que siente (experiencia inefable); de ahí que los
           autores místicos recurran al balbuceo, a un “no sé qué sé yo” que caracteriza
           al lenguaje místico. En esta fase es cuando se producen fenómenos
           inexplicables por la razón (levitaciones, estigmas, etc.)


       Fray Luis de León es el máximo representante de la literatura ascética de ese
siglo. Su carácter justo pero vehemente, humilde y rebelde a la vez, le granjeó
enemistades. Más prosista que poeta, sus versos fueron publicados en vida, aunque
circulaban copias entre los estudiantes, que lo idolatraban. Su estilo deriva del de
Garcilaso, y en sus poemas encontramos temas típicos renacentistas. Prefirió la lira al
IES La Azucarera                                        Dpto. Lengua Castellana y literatura


soneto y encontró su tema definitivo al cantar el ansia de huir de este mundo para
hallar en el cielo la suprema liberación. Ese anhelo de soledad y sosiego del espíritu
le lleva a tratar el tema del “beatus ille” horaciano o canto a la vida retirada. El poeta
alaba la vida sencilla del campo, lejos de las preocupaciones de la ciudad y de la Corte
(tópico del “menosprecio de corte y alabanza de aldea”).
       Su estilo poético se caracteriza por la simplicidad de su léxico y la sencillez de
las imágenes, por su tono vigoroso y conciso, fiel reflejo de su talante luchador y
apasionado. Obras: “Oda a Francisco Salinas”, “Oda a la vida retirada”, “Noche
serena”…


       San Juan de la Cruz es el máximo representante de la literatura mística junto
a Santa Teresa de Jesús, pero San Juan es el poeta místico por excelencia. Es
recordado por tres poemas: “Cántico espiritual”, “Llama de amor viva” y “Noche oscura
del alma”. Toda su poesía trata de su experiencia mística, es decir, sus imágenes
simbolizan la unión del alma con Dios. Para su mejor comprensión, San Juan escribió
extensos comentarios en prosa (exégesis), que fueron publicados póstumamente.


       “Noche oscura del alma” describe la unión del alma con Dios, usando la
imagen de una muchacha que se escapa por la noche de su casa, ya en silencio, para
acudir a la cita con su amado. La sosegada casa es el cuerpo, con sus pasiones acalladas.
El alma avanza con seguridad, guiada en la oscuridad por la luz de la imaginación
divina. La simbología utilizada tiene un hondo sentido humano y hasta erótico. La unión
sexual es alegórica. El poema termina con la tranquilidad de la consumación.


       “Llama de amor viva” tiene también la apariencia de un poema de amor. Es el
más puramente místico, pues carece de la alusión a las vías purgativa e iluminativa, y
habla directamente del deleite de la unión con el Amado. Es el de más difícil
comprensión y exige, por tanto, la lectura de sus comentarios aclaratorios en prosa.


       “Cántico espiritual” plantea dificultades por la fuerte carga alegórica de sus
imágenes. El poema describe cómo el alma, la Esposa, busca al divino Esposo por el
mundo hasta que por fin ve sus ojos reflejados en una fuente en la que ella mira. Los
dos llegan a la unión amorosa en una atmósfera creciente de éxtasis. El poema describe
las tres vías del camino místico.
IES La Azucarera                                      Dpto. Lengua Castellana y literatura




       San Juan también escribió 10 romances espirituales, versión a lo divino de temas
tradicionales.
                        Otras manifestaciones poéticas


       Durante el Renacimiento, junto a la recuperación de los clásicos y al
desarrollo de un espíritu más refinado y culto, se apreció un creciente interés por
lo popular y primitivo, siempre en relación con la naturaleza y con una
potenciación de las lenguas vernáculas. Hay un auge de la literatura pastoril
como fiel reflejo de ello.


       En el s. XVI esta poesía popular se imprimía en pliegos sueltos y libros de
canciones. Muchos poetas tomaron los estribillos tradicionales como base de sus
propios villancicos, o imitaron la lírica tradicional a través de letrillas y
seguidillas. Los villancicos y otros poemas populares fueron recogidos en
antologías cada vez más frecuentes a fines del s. XVI. Mucha lírica popular fue
reescrita “a lo divino”

								
To top