TEXTOS PARA COMENTARIO

Document Sample
TEXTOS PARA COMENTARIO Powered By Docstoc
					                                                                                  Tema 4
                                                                   La génesis del hombre

                               TEXTOS PARA COMENTARIO

      - Claro, Sócrates, el alma se parece a lo divino, y el cuerpo a lo mortal.
      - Examina entonces, Cebes, si de todo lo dicho se deduce lo siguiente: que el alma
es lo más parecido a lo divino, inmortal, inteligible, uniforme, indisoluble, y que siempre
permanece idéntica a sí misma. Mientras que el cuerpo es lo más parecido a lo humano,
mortal, multiforme, irracional, soluble y que nunca permanece idéntico a sí mismo.
¿Podemos decir alguna cosa en contra de esto, querido Cebes?
      - No podemos.
      - Entonces, ¿qué? Si las cosas se presentan así, ¿no le corresponderá al cuerpo
disolverse pronto y al alma, en cambio, ser por completo indisoluble o muy próxima a
esto?
                                                    PLATÓN, Fedón (siglo IV a.C.)



        Sostienen los dualistas que mientras lo físico es extenso, lo mental no lo es: de
aquí la similitud cartesiana entre “cuerpo” y res extensa (sustancia extensa) y “alma” y
res cogitans (o sustancia pensante) por la otra. La evidencia que existe a primera vista
para que lo mental no sea espacial es del tipo siguiente: cuando una persona piensa un
problema no siente que sus problemas estén en ningún “sitio” o “lugar”.
        Pero por otro lado, tenemos también evidencias de lo contrario (que la mente
está en relación con el cuerpo y puede reducirse al mismo): cuando nos duele el pie,
localizamos el dolor en el pie. Y si tomamos una droga, el hecho de que las condiciones
de nuestro cerebro son modificadas, también repercute en el proceso mental.

                                Mario BUNGE, El Problema Mente Cerebro (1988)



       La interacción de nuestros cerebros y cuerpos, su capacidad mutua de
regularse, es actualmente un concepto central de la biología moderna. Basta con que
cambie algo en el interior de nuestro cuerpo -como los niveles de una determinada
hormona, un tipo de nutriente o de factor inmunológico- para que cambie la forma en
que nuestro cerebro piensa y siente.
        Quedan pocos dualistas ahí fuera, para los que originalmente lo mental flota
sobre la maquinaria de la biología formada por células, órganos y moléculas, y
constituyen realidades separadas, en un sentido cartesiano. Somos el producto de esas
células y nuestros cerebros son órganos biológicos tan básicos como lo pueden ser
nuestras vejigas: cualquier músculo celular de la pared de nuestra vejiga y una
complicada neurona de nuestra corteza cerebral tienen entre sí muchas más similitudes
que diferencias. El cerebro es sencillamente un órgano más, aunque muy elaborado, y
su funcionamiento es inseparable de su existencia dentro del cuerpo. Como dice el
neurólogo Antonio Damasio, “la mente está encarnada en el cuerpo… y no hay nada
más allá de esto.”

                          Robert M. SAPOLSKY, El Mono enamorado, (2005)



                                                                                      1
                                                                         Tema 4
                                                          La génesis del hombre

Pero corresponde a la naturaleza del hombre ser un animal sociable y político
que vive en sociedad, más aún que el resto de los animales, cosa que nos revela
su misma necesidad natural. Pues la naturaleza preparó a los demás animales la
comida, su vestido, su defensa, por ejemplo los dientes, cuernos, garras o, al
menos, velocidad para la fuga. El hombre, por el contrario, fue creado sin
ninguno de estos recursos naturales, pero en su lugar se le dio la razón para que
a través de ésta pudiera abastecerse con el esfuerzo de sus manos de todas esas
cosas, aunque un solo hombre no se baste para conseguirlas todas. Porque un
solo hombre por sí mismo no puede bastarse en su existencia. Luego el hombre
tiene como natural el vivir en una sociedad de muchos miembros.
  3. Además, a los otros animales la naturaleza les inculcó todo lo que les es
beneficioso o nocivo, como la oveja ve naturalmente en el lobo a un enemigo.
Incluso algunos animales conocen naturalmente algunas hierbas medicinales y
otras necesarias para su vida. El hombre, por el contrario, únicamente en
comunidad tiene un conocimiento natural de lo necesario para su vida de modo
que, valiéndose de los principios naturales a través de la razón llega al
conocimiento de cada una de las cosas necesarias para la vida humana. No es,
por tanto, posible que un solo hombre llegue a conocer todas estas cosas a
través de su razón. Luego el hombre necesita vivir en sociedad, ayudarse uno a
otro, de manera que cada uno investigue una cosa por medio de la razón, uno la
medicina, uno esto, otro aquello.
Esto se ve con claridad meridiana en el hecho de que es propio del hombre el
hablar, por medio del cual una persona puede comunicar totalmente a otra sus
ideas. En cambio, los otros animales expresan mutuamente sus pasiones por
gestos comunes, como el perro su idea por el ladrido y otros animales diversas
pasiones de distintos modos. Luego el hombre es más comunicativo para otro
hombre que cualquier otro animal gregario que pueda verse, como la grulla, la
hormiga y la abeja. Teniendo en cuenta esto, dijo Salomón: Mejor es vivir dos
juntos que uno solo. Porque tienen la ventaja de la mutua compañía.

                        Santo Tomás de Aquino, De la Monarquía, 1267




                                                                             2

				
DOCUMENT INFO