Docstoc

Conversando con los testigos de Jehova - 01

Document Sample
Conversando con los testigos de Jehova - 01 Powered By Docstoc
					De: "Rafael E. L." <compras@fausto...com.mx> Para: salvestrada@yahoo.com.mx Asunto: Para meditar Fecha: Thu, 19 Aug 2004 14:51:31 -0700

El señor RAFAEL escribió:
Sr. Estrada; Si toda la energia y tiempo que usted dedico a tratar de desprestigiar a la organizacion de los testigos de Jehova, la hubiese utilizado en cualquier otra cosa sin lugar a dudas que le hubiese sido mas provechoso. Es increible que una persona tan aparentemente intruida como usted, sea tan parcial, intolerante, y llena de prejuicios contra un grupo minoritario el cual usted solamente conoce atravez de un estudio lleno de prejuicios. Sin lugar a dudas usted llena el perfil de asesino oportunista. Cuanta tristeza me da que a pesar de ser tan instruido, esa instruccion no haya logrado sacar de su corazon el odio, odio el cual se filtra a travez de del tono y tema de los escritos acerca de los Testigos de Jehova.

----------------------------------------------From: Salvador Estrada Esparza <salvestrada@yahoo.com.mx> To: "Rafael E. L." <compras@fausto…com.mx> Subject: Re: Para meditar Sent: Domingo, 22 de Agosto de 2004 11:07:55 p.m.

SEE responde: Saludos. Señor Rafael, recibí su inesperado correo donde usted da su punto de vista sobre mi persona, desprendido de la lectura que hizo de la publicación sobre la organización de la WT que escribí, y créame que no sabía que dicho trabajo le iba a provocar tanto malestar, manifestado en su forma iracunda de dirigirse a este simple mortal, forma no precisamente "cristiana" (de lo que tanto se ufanan), y ni siquiera "diplomática", vaya, por lo menos con algo de "urbanidad". Otro punto en contra de su fe señor Rafael. Le recomiendo que respire profundo, que se tranquilice y que no se ande metiendo en sitios que alteren su sistema nervioso, para que no haya un choque contra su "solipsismo positivo". ¿Quien le manda, a ver, dígame,
1

quién le manda andarse metiendo donde no? El enojarse le puede hacer daño. Cuide su salud. De veras. También le aclaro que, como me traten los trato; así que no se sorprenda por las merecidas respuestas que reciba a su beligerante acento. Una vez aclarados los puntos, comenzaré a dar respuestas a su misiva.
El señor RAFAEL escribió:
"Sr. Estrada; Si toda la energia y tiempo que usted dedico..."

SEE responde: Corrección para el señor Rafael: La energía la tengo, desgraciadamente lo que no tengo es el tiempo suficiente para dedicarme a lo que más me acomode, independientemente de los gustos, caprichos o creencias de terceros. Esto lo aprendí del gran florentino no jehovista Dante: “...sigue tu camino y deja que la gente murmure...”

El señor RAFAEL escribió:
"...a tratar de desprestigiar a la organizacion de los testigos de Jehova,..."

SEE responde: Corrección para el señor Rafael: La investigación fue en dos sentidos. Uno sobre la Sociedad capitalista-multinacional, al servicio de avanzada y penetración desintegradora de naciones del imperialismo norteamericano que es la WT y, el otro, sobre la Asociación de los TJ, vehículo por el cual, la primera opera a través de la segunda, pero claro está, nunca a la inversa, debido al control totalitario-omnímodo (al cual ustedes nombran “Teocracia”) que la Sociedad WT ejerce sobre sus tentáculos que son la Asociación TJ. Luego entonces, el escrito no versa sobre los TJ en sí, sino sobre la WT, que, obviamente, lleva implícita a la Asociación TJ. Por tal motivo señor Rafael, no revuelva, no confunda. Sociedad WT y Asociación
2

TJ no son lo mismo. La primera es su patrón, la segunda sus empleadosclientes-agentes-promotores, de las mercancías, que los propietarios de los medios de producción fabrican a través de las fuerzas productivas (humanos insertos). Curiosamente, usted no dice nada sobre la WT, sólo se hace la víctima hablando de los TJ. Por otro lado, el “desprestigio” al cual usted se refiere, se encuentra en el plano histórico de las propias entrañas de dicha empresa transnacional. Lo único que yo hice, fue el mostrar en parte, su situación imperante. Es usted, señor Rafael, el que se “pone el saco”; usted solito. Es usted solito el que se siente desprestigiado, no que yo lo desprestigie a usted, al tomar como propios mis argumentos dados al advertir in situ lo mostrado. No se autoofenda señor Rafael. No se autoengañe al pretender culpar a otros, víctima de sus propias confusiones. Mostrar lo que uno descubre en las investigaciones, no es desprestigiar, es evidenciar realidades. Le guste o no le guste. El desprestigio ustedes se lo ganan a pulso.
El señor RAFAEL escribió:
"... [Si toda la energia y tiempo que usted dedico...] la hubiese utilizado en cualquier otra cosa sin lugar a dudas que le hubiese sido mas provechoso".

SEE responde: Sólo empleé un poco de mi energía, debido (lamentablemente) al poco tiempo disponible por, precisamente, tener muchas otras cosas que atender. ¡Vamos señor Rafael! Ustedes no son los únicos entes en los cuales me pueda interesar, amén de que la investigación surgió por un problema en concreto, no tanto porque yo me interese en un grupo más de creyentes milenaristas. Los TJ no son el blanco en sí. Uno de los blancos es la WT. El patrón, no sus siervos, no las “otras ovejas”. Pierda cuidado señor Rafael que usted y sus correligionarios dependientes del capital imperial arropado con apariencia de virtud (como se menciona en los “Diálogos” de Platón), no son de mi interés en lo específico. No se haga el interesante. No se haga el deseable. Es más, ustedes sólo estorban con sus defensas a ultranza de sus controladores-explotadores, en el desenmascaramiento de
3

los accionistas de Nueva York, de los millonarios explotadores-farsantes de Brooklyn. En cuanto a lo provechoso o no, efectivamente, sí fue provechoso, pues no se ha vuelto a dar el fenómeno ilegal y anticonstitucional de desacato a los símbolos patrios. El funcionario de la SEP me dijo que el opúsculo sí le sirvió. También, déjeme decirle mi buen Rafael, hay una gran, enorme, cantidad de cosas provechosas que hago, como, por ejemplo: coadyuvar con mis compañeros de gremio a obtener un Contrato Colectivo de Trabajo más justo y humano que favorezca a todos por igual, creyentes y no creyentes, Testigos de Jehová incluidos (si los hay). La situación actual en México en todos los niveles, hace que la gente consciente active sus energías para combatir las injusticias terrenales. Uno de los peligros que se suman a los que acarrean las infiltraciones imperiales, son los grupos de ultraderecha católica (¿ya ve usted señor Rafael?, no sólo es contra la WT, tienen ustedes mucha competencia en el mercado de la fe). El más peligroso en la coyuntura actual, es la Organización Nacional del Yunque, organismo que ya tiene incrustados elementos dentro del gobierno federal y en varios gobiernos locales. Hay muchas otras cosas en las que uno está inmerso. Si se saca provecho cualitativo o no, va en función de los logros de bienestar social que se alcancen en cuanto al bien común de la población, del servicio terrenal al prójimo en el que una persona pueda desinteresadamente1 ayudar, no en cuanto a la mezquindad pequeñoburguesa individualista como usted lo plantea. Si no se pudo, por lo menos se intentó y no me quedé con los brazos cruzados ni, mucho menos, me encierro en algún sitio de “adoración verdadera” esperando que sean otros los que ayuden en algo a la solución de la problemática nacional. Cualitativamente, esa praxis es más provechosa que el “provecho” cuantitativo que se logra sacar al prójimo, molestándolo en sus casas cada semana con llamados a sectarizarse de la comunidad, engordando los bolsillos de la WT. Con ese “provecho” que dedican tiempo y energía no concuerdo yo. Que usted no haya advertido los peligros reales y falsarias de sus controladores, créame que yo no tengo la culpa. Usted solito se metió en eso y, como dijera alguién: “...es tan ciego porque solo ve lo que

1

— Por lo menos, no con una doble intención, sino el interés está en el progreso social.

4

quiere ver...”, que trata de culpar a otros de su ceguera diciéndoles: “¡ciegos!”. Andar cada semana molestando a la gente en sus casas, asistiendo cuatro o cinco veces por semana al culto, a recibir instrucciones para la acción, a planear la táctica del abordaje para la promoción de la mercancía, eso, mi estimado Rafael, sí que es perder el tiempo y la energía y, obviamente, no reditúa ningún provecho, ni cualitativo, ni cuantitativo al practicante, pero financieramente $í, al “ungido” yanqui.

El señor RAFAEL escribió:
"Es increible que una persona tan aparentemente intruida como usted,..."

SEE responde: Dependiendo lo que signifique la palabra “instrucción”, y como usted la entienda y la emplee, se determinará la apariencia o la realidad de la portación de ésta por la persona. No es con usted ni con nadie en lo general a quien deba mostrar mi documentación para demostrar si lo soy o no lo soy. Tampoco me quita el sueño lo que la gente opine supinamente de mí.

El señor RAFAEL escribió:
"...sea tan parcial, intolerante, y llena de prejuicios contra un grupo minoritario..."

SEE responde: Luego entonces, contrario sensu, para no ser “parcial, intolerante, y lleno de prejuicios contra su grupo minoritario”, hay que estar acorde con éste. ¡Vaya con Don Rafael, qué lógica tan “pragmática”! (“¿me sirve o no me sirve?, lo demás no interesa; ¿encaja o no encaja en el estrecho marco de mis creencias jehovistas?; si encaja es correcto, si no encaja es inicuo, satánico, intolerante, parcial, etc.”): Ridículo
5

Si una persona opina (fundamentos de por medio) de algo y, esa opinión no es del beneplácito del sujeto (objeto de la actividad intelectual del investigador), las opiniones son descalificadas por dicho sujeto de una vez y para siempre. Lo curioso es que dichas opiniones son descalificadas con meros calificativos. No hay argumentos, no hay prueba y contraprueba. Sólo hay calificativos denostatorios. Lo más curioso aún es, que no se mencionen las “intolerancias, prejuicios y parcialidades”, objeto de las descalificaciones calificadas del calificador-descalificador. Lo que es lo mismo a no decir nada salvo improperios, basados precisamente en lo que usted atribuye a quien no concuerde con su intolerancia cerril: sus propios prejuicios dogma-fanáticos.

El señor RAFAEL escribió:
"...el cual usted solamente conoce atravez de un estudio lleno de prejuicios.

SEE responde: Sí, sí señor Rafael, ya lo dijo más arriba. A lo mejor con repetir constantemente una etiqueta, puede y que se la crean. ¿Quién es el “intolerante, parcial, lleno de prejuicios y aparentemente instruido”? ¿Dónde está su soporte crítico de comprobación en su presente misiva? Respuesta: En los calificativos-descalificadores. Ridículo.

El señor RAFAEL escribió:
"Sin lugar a dudas usted llena el perfil de asesino oportunista".

SEE responde: “Asesino”, sinónimo: “homicida”. De acuerdo al diccionario, homicida es el “causante de la muerte de alguien”. Obviamente, usted no me acusa de que yo le causé la muerte a alguien, pero sí, de que “lleno el perfil” para
6

ello. Esto está muy interesante pues me acabo de topar con un “perito criminalista” que va más allá del Código Penal, ya que éste último establece cualquier delito mediante una acción consumada y comprobada del sujeto activo del delito, esto es, a posteriori. Se califica el hecho, el acto, la acción, no el “perfil”. El “perfil” se establece en base a lo acontecido, no a lo que va a acontecer y, menos aún a lo que ni siquiera se sabe si va a acontecer. ¡Se imagina señor Rafael!, si el Derecho Penal mexicano tuviera la panacea de saber que por un “perfil llenado” (así, apriorísticamente), una persona es o puede ser asesino, ¡no habría homicidios! Perdone que me contagie y repita cánticos de alabanza y júbilo: “¡Aleluyah!” Claro que para ustedes, como el nombre de su Dios no es YHWH, sino JHVH, debería de ser: ¡Jehovilla!, o ¡Alelujeh! Un “asesino”, obtiene esa calidad, después de un proceso que inicia ante una Agencia Ministerial; y que, si existen elementos suficientes que acrediten la responsabilidad y culpabilidad del indiciado (averiguación previa mediante) a juicio del agente en turno, determina éste que el indiciado (aún no es “asesino”) es ahora sujeto de proceso judicial, consignándolo ante un juez competente, motivo por el cual, el ahora procesado (aún no es “asesino”), entablará juicio (derecho de garantías individuales de por medio) que cubrirá todas las formalidades y procedimientos del proceso. Si al finalizar éste, quedó plenamente demostrado que el procesado sí es culpable del homicidio de alguien, entonces el juez dictará una sentencia condenatoria con la pena privativa de la libertad para el reo. Si esa sentencia queda firme, causa estado, entonces el reo deja de ser presunto y de ahora en adelante se convierte su calidad en homicida, en delincuente. No antes. Una persona jamás es homicida hasta que se demostró que lo fue a lo largo de todo un proceso. Nunca por un “perfil llenado”. El “perfil llenado”, surge, ahora sí, en el estudio del caso, en donde intervienen varias disciplinas, entre ellas, la psicología penal, la sociología penal, la criminalística, etc. Las conclusiones resultantes indican “el perfil homicida” del sujeto activo del delito de homicidio. Las palabras que usted utiliza en mi persona no son otra cosa que difamación de alto riesgo. Usted (cosa que no me extraña viniendo de quien viene) viola el Código Penal al difamarme, sin ningún sustento, además. Aquí, el buen Rafael, usurpando el rol de juez, dictaminó que un
7

servidor, es una persona que “llena el perfil de asesino”, situación inédita. Hubo un tiempo en que los fascistas y racistas, determinaban que había un perfil de asesino, pero por lo menos decían que ese perfil se “basaba” en características físicas craneanas, gestuales y hasta por la forma del rostro. Claro que todos, o casi todos los latinoamericanos cabíamos en esas características, pues no poseíamos los rasgos físicos europeizantes “no asesinos”. Esa estupidez de corriente “bio-psico-penal”, quedó superada. Pero nuestro buen Rafael va más allá. Por lo menos los racista-fascistas se “basaban” en algo. El señor Rafael no se basa en nada. Tan sólo en su calificativo. Dígame: ¿en qué consisten los patrones, que su enorme archivo de data contiene, en casos de homicidas en los cuales encuadró mi “perfil” por haberlo “llenado”? ¿Puede usted señor Rafael, ser tan gentil en explicar clara y específicamente, en qué consiste dicho “perfil asesino” que “lleno”? ¡Se imagina cuántas vidas puede usted salvar con tan enorme descubrimiento! ¡No guarde sus secretos, no sea avaro! ¡No sea egoísta! ¡Comparta sus portentosos saberes! ¡No sea cruel y evite el que yo llegue a pisar la cárcel por un homicidio que aún no cometo por “llenar un perfil asesino”! (Y luego se quejan los jehovistas de que se les “falta al respeto”: Primero provocan, agreden, insultan, calumnian, difaman, y luego, cuando se les responde, se hacen los mártires, las víctimas de que los “ofenden”). ¡Ah qué señor Rafael éste! Aquí no hay más que de “dos sopas”: O estoy ante una eminencia egoísta que no quiere compartir su descubrimiento de conocer a las personas “asesinas” por sus “perfiles llenados”, o estoy ante un reverendo estólido, que lo único que sabe es vociferar tonterías, que ni siquiera sabe lo que está diciendo, boquiflojo, esto es, un vocinglero. Aquí sí, por culpa de usted señor Rafael, no voy a poder dormir. ¿De qué sopa es éste? “¡Ya me quitó el sueño y mañana tengo que ir a trabajar temprano!” Cosa curiosa (y no digo que los TJ lo sean), los crímenes más horrendos y los asesinos seriales, tuvieron como elemento determinante, una vida de agudas restricciones familiares, basadas en las rigurosas creencias religiosas. Ejemplo: “El Hielero”. Pienso, que por la gran cantidad de casos, hay más antecedentes a que gente como usted, cubra mejor un “perfil” delincuencial, que otras personas a las que usted, con una fría facilidad, encuadra de lo que usted mismo padece. Aún así, no me atrevería
8

a decir que, efectivamente, usted llena un perfil de asesino en potencia. El Derecho se basa, no en la conducta interna del individuo, sino en su conducta externa y, mientras ésta no se manifieste de una manera práctica, no hay delito que perseguir. Los perfiles son obtenidos de las experiencias y estudios con auténticos criminales, no queriendo decir, que una persona que posea parecidos en su modus vivendi, cuadre con el perfil de asesino. Su modus operandi, con resultado en la acción, marcará objetivamente, su auténtico perfil; nunca de modo subjetivo y menos en forma apriorística. Por cierto, el evitar que un médico transfunda sangre para salvar la vida a un menor, alegando creencia divina, amén de rayar en el fanatismo, ¿no raya también en el asesinato, en el homicidio? ¡Pero el asunto no termina aquí! Además de yo “llenar un perfil asesino”, me agrega otro calificativo en sentido peyorativo: “oportunista”. Aprovechando el diccionario, recurramos nuevamente a él. “Oportunismo”: “Actitud que consiste en aprovechar al máximo las circunstancias para obtener el mayor beneficio posible, sin tener en cuenta principios ni convicciones”. Veamos: a) “...aprovechar al máximo las circunstancias...”. Estoy de acuerdo. Yo sí aprovecho (o lo trato de hacer) al máximo las circunstancias en mi quehacer cotidiano. Pienso que cualquier persona así debe de actuar. b) “...para obtener el mayor beneficio posible...”. Claro. Obvio. Perogrullo. Sería una estulticia no lograr las metas producto de su no búsqueda, de su no planteamiento. c) “...sin tener en cuenta principios ni convicciones”. Aquí está el quid del asunto y que, combinado con los dos incisos anteriores, se califica de “oportunista” a alguien. Sigamos sacándole jugo al diccionario: “Principio”: 1. Base, origen, razón fundamental sobre la cual se procede discurriendo en cualquier materia. 2. Norma o idea fundamental que rige el pensamiento o la conducta.
9

Tomando como referencia lo anterior, reto a usted señor Rafael a que: Diga y demuestre, cuáles son mis “principios” que no tomo en cuenta en mi documento. “Convicción”: 1. Convencimiento. 2. Idea religiosa, ética o política a la que se está fuertemente adherido. Tomando como referencia lo anterior, reto a usted señor Rafael a que: Diga y demuestre, cuáles son mis “convicciones” que no tomo en cuenta en mi documento. Querrá usted referirse señor Rafael a que no tomo en cuenta SUS “principios religiosos”, ni SUS “convicciones religiosas” y que, por ese hecho, sea yo “oportunista”. El no tomar en cuenta SUS “principios y convicciones”, no me hace a mí “oportunista”, pero sí lo hace a usted intolerante, al querer pretender que los demás se ciñan a su peculiar manera de “entender” el mundo fenoménico de la pseudoconcresión, que, definitivamente y por lo que se ve, no entiende. Cosa contraria es, el que, con el pretexto de lo soteriológico, sacar pingües ganancias multimillonarias producto de la venta de mercadería “sacra”, sorprendiendo a la gente con sus dichos. Eso sí señor Rafael que es oportunismo, pues por un lado presentan “principios y convicciones pías”, y por otro, oculto, soterrado, hacen cuentas de lo obtenido en ello y por otras muchas vías descritas en mi anatematizado documento; ganancias que son conducidas en masa a través de las más de cien sucursales con las que cuenta la matriz, al alma de la bestia imperial financiera: Nueva York. Por cierto, le aconsejo que abra su propio correo electrónico y no utilice el de la “mundana” empresa donde presta sus servicios, de lo contrario, corre el riesgo de que lo tilden de “oportunista”, pues al trabajo se va a trabajar, no a andar navegando por la Web, ni a utilizar los recursos de la empresa. 2

2

— ...para fines personales.

10

Si la empresa es de usted, haga caso omiso a estas palabras, pero estaría bien que le cambiara el nombre por aquello (ya ve como hay gente “malpensada”) de que le vaya a vender su alma a “Mefistófeles”. Nada tienen que ver, en cambio, nombre ni apellido en estas frases para nosotros, los no creyentes; tampoco para los portadores de tales. La superstición sólo la padecen los creyentes y adoradores de la metafísica.

El señor RAFAEL escribió:
"Cuanta tristeza me da..."

SEE responde: Bueno, dispénseme que yo sea el “causante” involuntario de sus autoaflicciones. No lo puedo evitar ni lo evitaré. Sin embargo, a diferencia de lo que usted siente por mí, usted no me da tristeza, me da lástima, mucha lástima. Demasiada lástima.
El señor RAFAEL escribió:
"...que a pesar de ser tan instruido,..."

SEE responde: Bueno, aquí usted ya cambió de parecer, pues por lo menos ya no soy “aparentemente instruido”. La “apariencia” ya desapareció. Lo terrible del caso es que esa instrucción mía, le cause pesar. ¿Se imagina, que yo estudiara un doctorado?, no podría usted soportar tanto “pesar” y quedaría aplastado, nada más por “tanta instrucción” ajena. Descuide. Afortunadamente para usted, no tengo el tiempo ni dinero suficientes para ello. De mi involuntaria parte no se sumará más peso a su pesar.

El señor RAFAEL escribió:
11

"...esa instruccion no haya logrado sacar de su corazon el odio,..."

SEE responde: Lo único que yo puedo sacar de mi corazón es sangre y sería un estúpido si lo hago. ¿Por qué mejor, no intenta usted sangrar su propio corazón y no el ajeno? Otro descubrimiento fabuloso del señor Rafael: El odio está oculto en el corazón y hay que sacarlo. Como del corazón, lo único que sale es sangre con todos sus componentes pero, que el “odio” se encuentra “in situ”, luego entonces, la mejor manera de extraerlo es sangrándolo. Lo más interesante es que él conozca mi corazón: “Conoce el interior de los corazones de la gente”: “¡Aleluyah!”, perdón, se me olvida: “¡Jehovilla, Alelujeh”.
El señor RAFAEL escribió:
"...odio el cual se filtra a travez de del tono y tema de los escritos acerca de los Testigos de Jehova.

SEE responde: Si por “odio” usted entiende que se hable de los resultados obtenidos, producto de una investigación a su secta y a la WT, basada fundamentalmente en su propia literatura, entonces, ustedes son unos odiadores de primera al invitar a la gente a que investiguen su religión, religión no jehovista. Claro, ustedes quieren que la gente investigue la religión que profesa para que se salga de allí y entre a su tropilla, pero no que investiguen la creencia de los TJ. ¡Qué cosas! Siguiendo su “lógica” redaccional, mientras se investigue lo ajeno, no habrá “odio”, y si no hay odio, hay “amor”; pero si se investiga a los TJ con los resultados señalados, entonces, no hay “amor”, sino “odio”. Usted muy bien puede “criticar” u oponerse al “tono” ajeno. El de usted es “correcto” por la “sencilla y única razón” de que proviene de usted. No hay más argumentos que su dicho. No ha lugar para apelación posible. El
12

“juez Rafael” dictó su veredicto. Usted puede violentar las reglas del trato social y vociferar calificativos difamatorios, que si no les hago caso, es por lo ridículos y risibles que son. Pero no puede soportar que la gente tenga una opinión diferente de su organismo y de la Sociedad que los controla (y con firmes argumentos de por medio). También, usted debe señalar a los demás, el “tema” en específico que haya por investigar. Y todavía tiene la frescura de tildar a otros de “intolerantes”. Y todavía tiene la frescura de titular su misiva como: “Para meditar”. ¡Vamos señor Rafael! Se nota que le tienen bien sujeto en su albedrío. A cada oración que usted emite, se le nota, se le “filtra” la tremenda ignorancia de lo emitido. Pero en fin, la Constitución Federal otorga el derecho de expresarNOS, sólo que a algunos, al hacer uso de ese derecho, se le notan las extremas pobrezas de su raciocinio, el lamentable desperdicio evolutivo resultante de los primeros homínidos de hace tres o cuatro millones de años, para dar por resultado semejantes “homos jehovensis juecis dictatorialis”. No todo está perdido señor Rafael, le tienen bien sujeto, pero puede comenzar, poniendo en práctica el título de su misiva. Pero no se quede allí. Investigue con honestidad, todo lo posible de todo, no una parte de algo. Cuando lo haga, no se olvide de desprenderse de sus anteojos de illumitatti, pues de lo contrario, sus investigaciones estarían prejuiciadas de antemano. Las conclusiones son después, no antes. No se le olvide. No le van a “degollar” en ninguna “tribulación”. Tampoco va a heredar ningún paraíso terrenal. Sí, en cambio, puede empezar a construirlo. Atentamente: SEE.
----------------------------------------------From: To: Subject: Sent: Rafael E. L. <compras@fausto...com.mx> "Salvador Estrada Esparza" <salvestrada@yahoo.com.mx> Re: Para meditar Lunes, 23 de Agosto de 2004 08:22:07 p.m.

El señor RAFAEL escribió:
“Gracias por tomarse el tiempo en responder a mi correo. Tomare muy en cuenta sus palabras”.

13

SEE: Ya no contestó, por no considerarlo necesario. -----------------------------------------------

14


				
DOCUMENT INFO
Description: Cartas de simpatizantes o miembros activos del grupo religioso de los llamados Testigos de Jehova hacia el Profesor-Investigador Salvador Estrada Esparza. Todo en base a su documento titulado: Testigos de Jehova y su Estructura Interna. Un analisis minucioso sobre esa asociacion religiosa en Mexico.