Documents
Resources
Learning Center
Upload
Plans & pricing Sign in
Sign Out

Te

VIEWS: 17 PAGES: 23

									                            Tema 2 º




  Convocados para ser Iglesia.
Seguimos a Jesús en esta Iglesia.


               2.1
                                      Tema 2 º

                    Convocados para ser Iglesia.
                   Seguimos a Jesús en esta Iglesia.


OBJETIVO GENERAL
  Tomar conciencia de que la Iglesia tiene su origen en Jesús. Él conoció al grupo de los
discípulos. Él eligió a los doce. Él los envió para que hicieran discípulos de todos los pueblos.
Nosotros seguimos a Jesús en esta Iglesia. Somos el rostro de la Iglesia.


OBJETIVOS PARTICULARES
1. Ayudar a expresar las opiniones y sentimientos respecto a la Iglesia.

2. Ayudar a descubrir el auténtico sentido de la Iglesia: cómo nació, qué es, quiénes la
componen, cuál es su misión. Suscitar sentimientos de amor hacia ella a pesar de sus fallos y
debilidades.

3. Ayudar a sentirse miembro activo de la Iglesia y suscitar el compromiso de participar,
según sus cualidades y posibilidades, en las diversas tareas pastorales de la comunidad.

4. Ayudar a percibir la necesidad de ser testigo de la misión de la Iglesia en medio del mundo
para poder así cumplir mejor la tarea de ser luz y sal de la tierra e ir construyendo el Reino de
Dios.



                    ASPECTOS CLAVE DEL TEMA


    La Iglesia tiene su origen en Jesús: Él convocó al grupo de los discípulos, Él eligió a
     los doce, Él los envió para que hicieran discípulos de todos los pueblos (Mt 28, 19) .
     Nosotros formamos parte de la Iglesia de Jesús, sobre todo cuando participamos
     activamente de su misión en nuestro mundo actual: también nosotros somos enviados
     por Jesús para anunciar a nuestros hermanos la buena noticia del Evangelio.




                                               2.2
    Los primeros discípulos comprendieron la importancia de la comunidad: vivían en
     torno a los apóstoles, constantes en la vida en común, lo compartían todo, se unían
     para la fracción del pan y la oración...


    Afrontaron tremendas dificultades, hasta el martirio, sintiendo la presencia del Señor
     en medio de ellos y apoyándose siempre unos a otros

    Nosotros también somos llamados a formar parte de una Iglesia que dé testimonio
     claro de su unión con el Señor y con los hermanos, de los valores evangélicos, de una
     fe viva, de un amor fraterno, de una esperanza activa…

    Formar parte de la Iglesia significa que nos disponemos a compartir un esfuerzo
     permanente para que reine en el mundo el amor y la paz, la justicia y la verdad.

    Este nuevo pueblo que formamos es signo de la unión con Dios y de la unidad de todo
     el genero humano (CF LG 1). Un pueblo que contribuye eficazmente a que los
     hombres caminemos unidos hacia la plenitud de la Salvación, hacia la plenitud de la
     felicidad.

    En la Iglesia compartimos la misma misión, pero cada uno aporta lo mejor de sí
     mismo realizando la función que le corresponde. La función de la jerarquía es distinta
     de la de los demás miembros del pueblo; pero es indispensable la de todos y cada uno.

    Lo que cada uno vive se proyecta en forma de servicio para los demás. Este servicio a
     la comunidad es una responsabilidad que ningún miembro puede eludir.

    Únicamente así la Iglesia puede realizar su misión de servicio al mundo.

    Este servicio al mundo es la evangelización: anunciar el Evangelio de Jesús, apoyar el
     compromiso de una fe viva, ayudar ,a todos a que vivan una relación con Dios que da
     sentido a la existencia humana, estimular una esperanza activa y transformadora,
     entregarse en el empeño por lograr un amor fraterno universal.

    Este compromiso se va realizando progresivamente en la medida en que nos
     integramos en las múltiples actividades que la Iglesia realiza en todos los ambientes y
     con todas las personas, especialmente con las más necesitadas.




                              INTRODUCCIÓN

   En nuestro credo afirmamos creer en la Iglesia. Esto es, creer en la acción del Espíritu
Santo que actúa en ella y la santifica por encima de las realidades de pecado y santidad de
aquellos que la formamos. Los signos de la Iglesia los tenemos en el libro de los Hechos,
escrito por el apóstol Lucas, y que narra la vida de los primeros que formaron la comunidad
cristiana, y mucho más aún, narra la presencia del Espíritu Santo, presencia santificadora.

Reflexionemos en estos orígenes:


                                            2.3
Cuando murió Jesús, los apóstoles se dispersaron. Parece probable que regresaron a su lugar
de origen, Galilea, y a sus ocupaciones anteriores al seguimiento de Jesús: la pesca.

El lago de Genesaret vuelve a ser de nuevo el escenario de los trabajos de aquellos hombres
que un día lo dejaron para seguir al Maestro. Pero hay un hecho extraordinario, sin
precedentes, que nuevamente los reúne y los llena de gran expectativa: este hecho es la
resurrección de Jesús. Convocados en torno a él, y a la luz de su triunfo sobre la muerte, van
descubriendo, con intensa claridad, quién era Jesús, la verdad de que él vive entre nosotros, su
proyecto de salvación para todos los hombres.

Las apariciones de Jesús suponen, en cada uno de los apóstoles, una fuerte experiencia de la
realidad humana y divina de Jesús. De su voluntad de hacer universal el mensaje que ellos
habían recibido. Cuando Jesús marcha al Padre, ellos permanecen unidos, en oración, con la
Madre de Jesús.

Nos cuenta el libro de los Hechos de los apóstoles 2, 1-6:

Al cumplirse el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar, y se produjo de
repente un ruido en el cielo, como de viento impetuoso que pasa, que llenó toda la casa donde
estaban. Se les aparecieron como lenguas de fuego, que se dividían y posaban sobre cada uno
de ellos, y todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar lenguas extrañas,
según el Espíritu Santo les movía a expresarse.

Los apóstoles quedan fortalecidos, libres para ser los testigos de Jesús hasta el fin del mundo,
para confesarlo como Hijo de Dios y Señor del mundo.

Se suceden las predicaciones, Pablo se une al grupo y extiende el Evangelio por todo el
Mediterráneo. y la comunidad se va formando como un grupo nuevo, constituido por judíos y
no judíos, grupo singular dentro del judaísmo, que se reúne y va perfilando unos ritos nuevos,
una nueva liturgia, la eucaristía, que ora en común, tiene en común sus bienes y hay una
autoridad que preside. Jesús está presente y operante en la Iglesia, en el grupo de los creyentes
que van a anunciar la buena noticia del Evangelio.

Vemos la conexión entre la Iglesia de Jesús y el pueblo de Israel. Al pueblo de Israel
pertenecieron los patriarcas y los profetas que anunciaron la venida del Mesías. Somos
continuadores de la fe de Israel. A este pueblo y a esta fe pertenecieron Jesús, los apóstoles,
los primeros cristianos.

Y vemos también esta ruptura. A partir de la muerte de Cristo (cuando se rasga el velo del
Templo de Jerusalén) nace la Iglesia nueva, y «el Espíritu del resucitado realiza la Alianza en
un plano mucho más profundo universal que aquel que podrá alcanzar la Antigua Alianza»


              APROXIMACIÓN A NUESTRA
                      VIDA
    Cuando se habla de “Iglesia” son muchas las reacciones que se producen en la gente de la
calle y en nosotros.


                                               2.4
          Más concretamente, a la hora de definir la Iglesia, existen en nuestra sociedad formas de
       pensar muy variadas:
          Busca la respuesta correcta a cada una de estas opiniones y pon el número correspondiente.


       OPINIONES                                           RESPUESTAS



1.-   Un gran poder         La Iglesia entierra a los muertos, pero ésta no es la única actividad ni la
       económico            más importante. Ella atiende al hombre en cada una de las etapas de su
                            vida y no sólo a la hora de la muerte.

                            La Iglesia busca servir, no crecer económicamente. Su misión en el
2.-    El Vaticano          mundo es anunciar el mensaje de Jesús. Pero también necesita dinero
                            para sostener sus obras y servir a los demás.

                            También se llama Iglesia al templo, porque en él se reúne la comunidad
3.-      El Papa            eclesial para celebrar su fe. Lo importante es la comunidad, no el lugar
      y los obispos         donde se reúne.

                            Los sacerdotes y religiosos tienen su función, pero no son toda la Iglesia.
4.-    Un edificio          También los seglares son Iglesia y tienen en ella un papel importante e
       para rezar           insustituible. Todos compartimos la misma misión.

                            Eso es ciertamente la Iglesia. Jesús, con los que creyeron en Él,
5.- Una institución         constituyó una comunidad en la que Él, por su Espíritu, seguiría presente
      orientada a           para ofrecer la salvación a todos los hombres. Esa comunidad es la
      los muertos           Iglesia.

6.-    Cosa de curas        Es la residencia habitual del Papa. Allí trabajan él y sus colaboradores
         y monjas           inmediatos para el servicio de toda la Iglesia, que está formada por
                            todos los bautizados y creyentes en Jesús, esparcidos por todo el mundo.

                            La Iglesia está integrada por todos los bautizados. Pero en ella hay
7.- La comunidad de los     algunos que tienen un ministerio especial, una responsabilidad y
      que siguen a Jesús    servicio a la comunidad como sucesores de los apóstoles.




                             PARA TU REFLEXIÓN

       Apunte bíblico

       JESÚS, EL BUEN PASTOR

        11 «Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las
       ovejas. 12 Pero el asalariado, que no es el pastor ni el


                                                     2.5
propietario de las ovejas, en viendo venir al lobo deja las ovejas y
huye, y el lobo ataca y las dispersa, 13 porque es un asalariado y no
le importan las ovejas. 14 Yo soy el buen pastor, y conozco mis
ovejas y ellas me conocen a mí, 15 igual que mi Padre me
conoce a mí, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas.
 16 Tengo otras ovejas que no son de este redil. También a ellas
tengo que apacentarlas. Ellas escucharán mi voz, y habrá un solo
rebaño y un solo pastor.
 17 El Padre me ama, porque yo doy mi vida para recobrarla de
nuevo. 18 Nadie me la quita, sino que la doy yo por mí mismo.
Tengo el poder de darla y el poder de recobrarla. Tal es el mandato
que he recibido de mi Padre».



                                                                                    ( San Juan )

Apunte magisterial


II    ORIGEN, FUNDACION Y MISION DE LA IGLESIA

758 Para penetrar en el Misterio de la Iglesia, conviene primeramente contemplar su origen
    dentro del designio de la Santísima Trinidad y su realización progresiva en la historia.


      Un designio nacido en el corazón del Padre

759 "El Padre eterno creó el mundo por una decisión totalmente libre y misteriosa de su
    sabiduría y bondad. Decidió elevar a los hombres a la participación de la vida divina" a
    la cual llama a todos los hombres en su Hijo: "Dispuso convocar a los creyentes en
    Cristo en la santa Iglesia". Esta "familia de Dios" se constituye y se realiza
    gradualmente a lo largo de las etapas de la historia humana, según las disposiciones del
    Padre: en efecto, la Iglesia ha sido "prefigurada ya desde el origen del mundo y
    preparada maravillosamente en la historia del pueblo de Israel y en la Antigua Alianza;
    se constituyó en los últimos tiempos, se manifestó por la efusión del Espíritu y llegará
    gloriosamente a su plenitud al final de los siglos" (LG 2).

      La Iglesia, prefigurada desde el origen del mundo

760 "El mundo fue creado en orden a la Iglesia" decían los cristianos de los primeros
    tiempos (Hermas, vis.2, 4,1; cf. Arístides, apol. 16, 6; Justino, apol. 2, 7). Dios creó el
    mundo en orden a la comunión en su vida divina, "comunión" que se realiza mediante la
    "convocación" de los hombres en Cristo, y esta "convocación" es la Iglesia. La Iglesia
    es la finalidad de todas las cosas (cf. San Epifanio, haer. 1,1,5), e incluso las vicisitudes
    dolorosas como la caída de los ángeles y el pecado del hombre, no fueron permitidas
    por Dios más que como ocasión y medio de desplegar toda la fuerza de su brazo, toda la
    medida del amor que quería dar al mundo:




                                               2.6
      Así como la voluntad de Dios es un acto y se llama mundo, así su intención es la
      salvación de los hombres y se llama Iglesia (Clemente de Alej. paed. 1, 6).


                                                                      ( Catecismo de la Iglesia Católica )

Iluminación doctrinal


        I.- LA IGLESIA TIENE SU ORIGEN EN JESÚS
  La Iglesia nace con Jesús. No puede entenderse si no es en relación con su vida y su
predicación. Es Él quien va poniendo los fundamentos de la Iglesia y le asigna la tarea de
continuar su misión en el mundo.


Jesús es seguido por    "Jesús recorría toda Galilea... predicaba la Buena          ¿Por qué sigue a Jesús
  una multitud de       Nueva del Reino y sanaba a todos...                              tanta gente?
      personas          Y le seguían multitudes venidas de Galilea,
                        Decápolis, Jerusalén, Judea y Transjordania." (Mt
                        4,25)
Jesús se rodea de un    "Después de esto, designó el Señor otros setenta y dos          ¿Qué tarea les
grupo de discípulos     y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los             encomienda?
                        pueblos y lugares adonde pensaba ir Él" (Lc 10,1)

 Jesús elige a Doce     "Mientras subía a la montaña fue llamando a los que           ¿Qué dificultades
 como compañeros        Él quiso y se fueron con Él. A doce los hizo sus              encontramos para
   más íntimos y        compañeros, para enviarlos a predicar, con poder para
     estables.          expulsar demonios." (Mc 3,13-15)
                                                                                      mejorar el mundo?

Jesús escoge a Pedro    "Ahora yo te digo: Tú eres Pedro y sobre esta piedra         ¿Qué papel le confía a
entre el grupo de los   edificaré mi Iglesia y el poder del infierno no la          Pedro dentro del grupo?
      apóstoles         derrotará. Te daré las llaves del Reino de los cielos; lo
                        que ates en la tierra, quedará atado en. el cielo y lo
                        que desates en la tierra quedará desatado en el cielo."
                        (Mt 16,18-19)

  Jesús envía a los     "Acercándose a ellos, Jesús les dijo: Se me ha dado          ¿Con qué misión los
apóstoles a continuar   pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced             envía al mundo?
su obra con la ayuda    discípulos de todos los pueblos bautizándolos en el
 del Espíritu Santo.    nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y
                        enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y
                        sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta
                        el fin del mundo." (Mt 28,28-20)




Fueron muchos los que por la predicación de los apóstoles decidieron seguir a Jesús. Así el
pequeño grupo de los doce fue creciendo y organizándose. Día a día, con sencillez pero con
decisión, iban intentando poner en práctica el estilo de comportamiento que habían visto en
Jesús. La vida de esa comunidad, aun con sus fallos, es punto de referencia para la Iglesia de
todos los tiempos.



                                                      2.7
                 II.- LAS PRIMERAS COMUNIDADES

Aquellos primeros cristianos fueron constituyendo grupos, formando pequeñas comunidades.
Vivían de tal manera el seguimiento de Jesús que causaban admiración y asombro en todos
aquellos que los veían.

Así era su vida


             Vida de la comunidad cristiana primitiva
                          (Hch 2,42-46)                                             Vivían unidos y
                                                                                     formaban un grupo
Eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles, en la vida común,         bien compacto
en la fracción del pan y en las oraciones. Todo el mundo estaba impresionado        Entre ellos nadie
por los muchos prodigios y signos que los apóstoles hacían en Jerusalén. Los         pasaba necesidad
creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común; vendían posesiones y        porque compartían
bienes y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno. A diario          sus bienes.
acudían al templo todos.                                                            Seguían la enseñanza
                                                                                     de los apóstoles y
                                                                                     escuchaban sus
                                                                                     testimonios sobre
                                                                                     Jesús.
                                                                                    Se reunían para orar
                       Lo tenían todo en común                                       y celebrar la
                             (Hch 4,32-35)                                           Eucaristía.
                                                                                    Se animaban
En el grupo de los creyentes, todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían          mutuamente y vivían
todo en común Y nadie l1amaba suyo propio nada de lo que tenía. Los                  con alegría.
apóstoles daban testimonio de la resurrección de Jesús con mucha eficacia. Y        Se comprometían en
Dios los miraba a todos con mucho agrado; ninguno pasaba necesidad, pues los         el seguimiento de
que poseían tierras o casas, las vendían, traían el dinero y lo ponían a             Jesús, en un ambiente
disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada       muchas veces hostil y
uno.                                                                                 contrario al
                                                                                     Evangelio




Miremos con atención el texto:

    Los creyentes... “eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles, en la
vida común, en la fracción del pan y en las oraciones.
                                                              (Hch 2,42)

    En este fragmento se afirma que para los creyentes llenos del Espíritu Santo (san Lucas
acaba de relatar los acontecimientos de pentecostés) había cuatro aspectos de su fe que
resultaban imprescindibles, y sobre los cuales había una dedicación constante y asidua:

        - la enseñanza de los apóstoles
        - la comunión
        - la fracción del pan
        - las oraciones


                                                     2.8
¿Qué‚ significan estas cuatro expresiones que para san Lucas parecen tan importantes?




       En el centro del gráfico hemos puesto a Jesús, que es el centro de nuestra fe y donde se
apoya nuestra comunidad. Está sentado sobre el arco iris, signo de la esperanza futura, y
dentro de la mandorla -almendra- como solía representarse en el románico a Jesús resucitado.
(El almendro es el único árbol capaz de florecer en medio de la nieve del invierno.)

Este Jesús glorioso, adornado con los títulos de Señor y Cristo, es el salvador cuyo retorno
esperan los creyentes. Según san Lucas, no sabemos cuando vendrá, y mientras lo esperamos,
ejercitamos constantemente esas cuatro dimensiones que describen en verdad lo que es la
Iglesia:

    primero, nos dedicamos con constancia a rumiar y vivir las enseñanzas de los
     apóstoles, confesándolas sin cesar, tal como la Iglesia las expresa en el credo;
    luego, no cesamos de ejercitar el amor fraterno y vivir la unidad de alma, de corazón e,
     incluso, de bolsillo;
    además, celebramos la fracción del pan, anunciando la muerte y resurrección del Señor
     hasta que él vuelva;
    finalmente, repetimos constantemente la plegaria del Señor, el Padrenuestro, pidiendo
     que venga pronto el reinado de Dios y comprometiéndonos en hacerlo realidad. .

En lo alto de nuestro rosetón hemos puesto como leyenda que los creyentes eran constantes -o
asiduos, como traducen otros-, indicando que se trata de ir consolidando estos cuatro puntos
de apoyo, o apretando o tensando estos puntos de referencia, pero siempre orientándonos
hacia el centro, Jesucristo, al que esperamos anhelantes mientras decimos: ¡Ven, Señor Jesús!


                                              2.9
Estos son los rasgos que los identifican:
El libro de los Hechos de los Apóstoles nos muestra que tenían:

     Un mismo y único padre: Dios.
     Una fuerza que los movía: el Espíritu Santo.
                                                                   ¿Cuáles de estos
     Un fundador, amigo y modelo: Jesucristo.
                                                                 rasgos se viven con
     Una autoridad visible: Pedro y los apóstoles.
                                                                   más fuerza en la
     Una ley suprema: amor y servicio.
                                                                    Iglesia de hoy?
     Un ideal sublime: compartir bienes y sentimientos.
     Una preocupación constante: atender a los pobres y
      necesitados.
     Una misión urgente: llevar la salvación de Jesús a todos los hombres.
     Una fiesta: orar y "partir el pan" juntos.
     Un libro: la Biblia.
     Una tarea diaria: construir entre todos la Comunidad,

Pero no todo fue fácil

Este ideal intentaron vivirlo con grandes tensiones y dificultades,

     "Los persiguieron y los metieron en la cárcel..," (Hch 4, 3).
     "Les prohibieron en absoluto predicar y enseñar, en nombre de Jesús..." (Hch 4, 18)
     "Nosotros tenemos que contar lo que hemos visto y oído..," (Hch 4, 20)
     "Llamaron a los apóstoles, los azotaron y les prohibieron hablar en nombre de Jesús..,"
      (Hch S, 40)m
     "Salieron contentos de haber merecido aquel ultraje en nombre de Jesús..." (Hch 5, 41)
     “Autorizaron [a Saulo] para traerse presos a Jerusalén a todos los que seguían el nuevo
      camino, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos." (Hch 9, 2).


                                                                         ¿Por qué tienen estas
                                                                             dificultades?
                                                                          ¿Cómo reaccionan?

         “Por entonces, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de
lengua hebrea, diciendo que en el suministro diario no atendían a sus viudas. Los doce convocaron al
grupo de los discípulos y les dijeron: No nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocupamos de la
administración. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de
espíritu y de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea: nosotros nos dedicaremos a la oración y al
ministerio de la palabra.      (Hch 6,1-7)

        San Lucas nos presenta un conflicto en la comunidad de Jerusalén. Dentro de ella hay
tensiones, suspicacias y recelos. El caso de las viudas es, al parecer, uno más entre otros; pero
reviste cierta gravedad ya que los apóstoles intervienen directamente y convocan a la
comunidad para buscar una solución. El conflicto afecta a uno de los rasgos fundamentales de
la Iglesia: la comunión, la comunicación de bienes. La comunidad aprueba la propuesta de los
apóstoles y eligen a algunos para que se dediquen expresamente al servicio material de la
comunidad. De esta manera, los necesitados -las viudas en éste caso- quedarán mejor


                                                    2.10
 atendidos y, por otra parte, se salvaguardará la libertad de los apóstoles para dedicarse a la
 predicación y a la oración.

   Esta experiencia de los primeros cristianos nos resulta esperanzadora. Ciertamente, “no es oro todo lo que
reluce”; también hay sombras. Pero no por ello deja de manifestarse la fuerza del Espíritu.
   La historia en cierto sentido, se repite. ¿Qué actitudes reflejadas en el texto anterior iluminan la realidad
de nuestra Iglesia en la actualidad?. Hoy, igual que ayer, es importante resolver los problemas de manera
evangélica y comunitaria.



 Con signos y prodigios en medio del pueblo.

 No nos debemos imaginar que los primeros cristianos llevaban una vida discreta y oculta,
 repasando su doctrina, en unión íntima, con su celebración privada de la fracción del pan y
 con sus oraciones recoletas. La lectura del libro de Hechos nos da la impresión contraria. Era
 un derroche de apertura misionera y de llamamiento a una movilización general. Los cuatro
 aspectos hasta aquí considerados son como la cara interior de la moneda; pero la cara exterior
 es todo entusiasmo que abarca al pueblo entero.

 Primero están los discursos misioneros, que pregonan públicamente la salvación en nombre
 de Jesús. Y junto a éstos, “signos y prodigios”, portentos de caridad y amor que acreditan la
 fuerza del Espíritu y provocan una oleada de esperanza en ese Nombre, pues según los
 apóstoles, no hay ningún otro por el que podamos ser salvos.

 “Los apóstoles hacían muchos signos y prodigios en medio del pueblo. Los fieles se reunían de común
 acuerdo en el pórtico de Salomón; los demás no se atrevían a juntárseles, aunque la gente se hacía lenguas
 de ellos; más aún, crecía el número de los creyentes, hombres y mujeres, que se adherían al Señor.

 La gente sacaba los enfermos a la calle, y los ponía en catres y camillas, para que al pasar Pedro su
 sombra por lo menos cayera sobre alguno.
 Mucha gente de los alrededores acudía a Jerusalén llevando enfermos y poseídos de espíritu inmundo, y
 todos se curaban.                         (Hch 5,12-16)




 Este sumario resume la actuación exterior de la Iglesia de Jerusalén. Destaquemos algunos
 rasgos que el narrador señala:

          Los apóstoles enseñan en el templo, en continuidad íntima con la predicación de
           Jesús, incluso en el mismo lugar. como nos narra el evangelio de Lucas (eaps. 20 y
           21).

          El pueblo escucha sus predicaciones, y las tiene en gran estima: es el nuevo pueblo de
           Dios, que se va reuniendo por la palabra de los apóstoles, como ya empezó a hacerlo
           Jesús.

          Agregarse a la Iglesia es “agregarse al Señor” y viceversa.

          La palabra queda acreditada por los gestos de salvación hacia los más pobres y
           desvalidos: enfermos y endemoniados, como ya lo había hecho previamente Jesús.

          Toda la comarca (Judea) es alcanzada por el Evangelio que predican los testigos, y la

                                                         2.11
       muchedumbre peregrina esperanzada hacia Jerusalén, con lo que empieza a cumplirse
       el encargo último de Jesús (Heh 1,8).

    Sorprende la unión profunda con el Señor vivo y resucitado y. por otra parte, con el
mismo Jesús terreno de antes de la resurrección que quiere san Lucas destacar en la acción de
la primera comunidad. Los apóstoles se han abierto al mundo por el mismo Espíritu que ungió
a Jesús para llevar la buena noticia a los pobres (Le 4,16-21).




            III.- COMUNIDAD DE DIOS (2 Cor. 1,1)
            AL SERVICIO DE LOS HOMBRES (GS 3)
    Para entender lo que es en sí la Iglesia no basta con una visión desde el exterior. No es
suficiente un análisis, por realista que se quiera, hecho desde fuera. A lo sumo, esa apre-
ciación nos dará lo que es la Iglesia-institución, la Iglesia en su aspecto más visible.
    Pero la Iglesia es también realidad invisible, realidad que no se percibe convenientemente
si no es transcendiendo las categorías humanas. Necesitamos, pues, contemplar a la Iglesia en
su realidad más intima y profunda, en su ser espiritual, en esa dimensión que nos la hace
comprender como iniciativa y obra de Dios.

     Para ello es preciso contemplar a la Iglesia en la perspectiva que nos ofrecen los datos de
la revelación cristiana (la Biblia), y que nos suministran también la teología y la tradición
eclesial. ¿Qué datos son ésos? Nos quedamos con los más importantes, que resumimos de la
siguiente manera: la Iglesia es convocación, es también comunión y misión, y es la Iglesia de
Jesucristo, que continúa su obra y su tarea en el mundo.




                                              2.12
3. 1. La Iglesia es convocación

     No suena bien esa palabra de «convocación». Estamos más acostumbrados a oír hablar
de convocatoria. Pero en su acepción más genuina, según el Diccionario de la Real Academia,
convocación es la «acción y efecto de convocar», y en este sentido designa perfectamente lo
que nosotros queremos significar aquí.

    El origen de la comunidad cristiana, y consiguientemente de la Iglesia, está en el
beneplácito de Dios de hacernos hijos suyos (Ef 1,5; Rom 8,29; 1 Jñ g), de habernos elegido
de antemano para manifestar así su designio amoroso y su bondad (Ef 1,11), y de
convocarnos y agregarnos efectivamente a la comunidad de los salvados (Hch 2,47). Por ello,
la Iglesia es definida con acierto por el Concilio Vaticano 11 como «la multitud reunida en la
unidad del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (LG 4).
      La Iglesia es, por lo tanto, obra del amor de Dios. Es la «comunidad de Dios» (1 Cor
1,2; 11,16.22; 2 Cor 1,1; GaI1,13; 1 Tes 2,14; 2 Tes 1,4). Es el «acontecimiento» en el que
Dios lleva a cabo su proyecto de salvación para los hombres (Rom 8,29-30); la Iglesia es el
espacio concreto de la llamada, la rehabilitación y la glorificación del hombre (J. M. Castillo).

       Estamos reunidos en Iglesia porque el amor de Dios nos ha unido, nos ha convocado,
nos ha juntado de modo misterioso pero cierto, para ser hijos suyos en el Hijo y hermanos de
los hombres. La relación que Dios tiene con la Iglesia nos permite creer en ella como obra de
Dios, como lugar de nuestra fe, como marco de nuestro testimonio y compromiso, como el
«nosotros» que enmarca nuestra fe personal. La Iglesia es, pues, una comunidad determinada
por su relación con Dios, una congregación de convocados (en el Nuevo Testamento se les
llama también elegidos, santos, ungidos, consagrados, etc.), una asamblea de connotaciones
tales que permite ser llamada con toda propiedad «Iglesia de Dios» (J. A. Estrada).

  La Iglesia es «el nuevo Pueblo de Dios» (LG 9); nuevo pueblo congregado por Cristo para
la salvación y liberación de los hombres (cf. Hch 15, 13-14; Tit 2,11-14; 1 Ped 2,9-10);
pueblo que tiene su antecedente en el pueblo de Israel, en la asamblea general del pueblo
reunido (Num 16,33; Dt 9,10; 10,4), donde resalta su carácter congregacional y de
convocación por Dios.

    «La palabra "Iglesia" (ekklesia) significa "convocación". Designa las asambleas del pue-
blo (cf. Hch 19,39), en general de carácter religioso. Es el término frecuentemente utilizado
en el texto griego del Antiguo Testamento para designar la asamblea del pueblo elegido en la
presencia de Dios... Dándose a sí misma el nombre de "Iglesia", la primera comunidad de los
que creían en Cristo se reconoce heredera de aquella asamblea. En ella, Dios "convoca" a su
Pueblo desde todos los confines de la tierra. El término "kiriaké" significa "la que pertenece
al Señor"... La Iglesia es el pueblo que Dios reúne en el mundo entero».

                                                            ( Catecismo de la Iglesia Católica )

    Al insistir en su calidad de nuevo, se quiere con ello significar que se trata de un pueblo
de iguales, donde no existe la opresión ni la dependencia, donde la autoridad se ejerce como
servicio, el más rico es el que más comparte, el más grande es el que más se abaja, el primero
se hace el último; una familia, la familia de Dios, en la que no hay padres ni maestros, ni ricos
ni pobres; una comunidad que, por ser comunidad de Dios, cuenta con la participación y el
protagonismo de todos, con la igualdad común más allá de las diferencias de funciones y


                                              2.13
carismas, con el sentido común de pertenencia y la dignidad de un pueblo todo él santo.

     La Iglesia es también sacramento de la salvación ofrecida por Cristo y continuada por su
Espíritu (LG 48). Por lo mismo, la Iglesia es obra del Espíritu, que continúa lo iniciado por
Cristo. El Espíritu crea la comunidad; por eso, a la venida del Espíritu sigue inmediatamente,
en el libro de los Hechos, el relato de la vida comunitaria (Hch 2,42-47; 4,32-35).
   El Espíritu de Jesús es quien está a la base de la Iglesia, y la mueve y conduce constan-
temente. El Espíritu presente y actuante en la Iglesia es el Espíritu imprevisible, como el
viento, que hace que en ella pueda ocurrir siempre lo imprevisto, pueda irrumpir siempre lo
nuevo... Se trata del Espíritu que «hace nuevas todas las cosas", y que, en un sentido real,
sigue siendo el «creador" de la Iglesia. Gracias al Espíritu, la Iglesia es toda ella «carismática"
y «profética" (R. Velasco).
    En cuanto portadora del Espíritu de Jesús, la Iglesia, como comunidad del Espíritu, debe
llevar a cabo los signos y prodigios liberadores que realizó Jesús: dar la Buena Noticia a los
pobres, liberar a los que están oprimidos, sanar a los enfermos, dar vista a los ciegos... (Lc
4,18). Solamente de esta manera la Iglesia hará presente al Espíritu en el mundo; su misión
liberadora es la que habrá de acreditar la presencia del Espíritu en el mundo (J. M. Castillo).


3. 2. La Iglesia es comunión

       Como misterio de comunión define a la Iglesia el Concilio Vaticano 11, es decir, como
«signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano"
(LG 1). Unión que, para ser auténtica, ha de manifestarse con referencia a esos dos polos: a
Dios y a los hombres.

          "Ser el sacramento de la unión íntima de los hombres con Dios es el primer fin de
       la Iglesia. Como la comunión de los hombres radica en la unión con Dios, la Iglesia
       es también el sacramento de la unidad del género humano. Esta unidad ya está
       comenzada en ella porque reúne hombres "de toda nación, raza, pueblo y lengua"
       (Apoc 7,9); al mismo tiempo, la Iglesia es "signo e instrumento" de la plena
       realización de esta unidad que aún está por venir... Ella "es el proyecto visible del
       amor de Dios hacia la humanidad" (Pablo VI) que quiere "que todo el género humano
       forme un único Pueblo de Dios"".

                                                             ( Catecismo de la Iglesia Católica )

    La unión, con ser en sí valiosa, tiene además una función de testimonio, de ser reflejo de
la unidad de Dios. En este sentido la deseaba Jesús para sus discípulos: «Que todos sean uno
para que el mundo crea" (Jn 17,21).


           "La Iglesia es una debido a su origen (Trinidad), debido a su Fundador (Jesús) y
       debido a su "alma" (el Espíritu Santo)... Esta Iglesia una se presenta, no obstante, con
       una gran diversidad que procede a la vez de la variedad de los dones de Dios y de la
       multiplicidad de las personas que los reciben. En la unidad del Pueblo de Dios se
       reúnen los diferentes pueblos y culturas. Entre los miembros de la Iglesia existe una



                                               2.14
             diversidad de dones, cargos, condiciones y modos de vida... La gran riqueza de esta
             diversidad no se opone a la unidad de la Iglesia".

                                                                           ( Catecismo de la Iglesia Católica )

                                         La Iglesia: una comunidad donde todos somos responsables


       En la Iglesia hay distintas funciones, pero esto no significa distintas categorías. Todos los
     miembros de la Iglesia somos iguales en dignidad y estamos llamados a llevar adelante
     conjuntamente la misión de la Iglesia en el mundo. Cada uno aporta sus dones y cualidades
     para el bien de toda la comunidad. Pastores y seglares hemos de trabajar unidos y apoyamos
     mutuamente.
          "Él ha constituido a unos, apóstoles, a otros profetas, a otros pastores y maestros... para la
     edificación del Cuerpo de Cristo" (Ef 4, 11-12; Cf 1 Pe 4, 10-11)




                                                 La Iglesia: un cuerpo con distintas funciones y servicios


      Son muchos los puestos y responsabilidades que existen en la Iglesia. Es importante
     reflexionar sobre las funciones y tareas que corresponden a cada uno.

     LOS SEGLARES

"A los seglares pertenece por propia vocación             Los seglares son:
                                                          - Llamados a la santidad (a través de sus realidades
tratar y ordenar según Dios las realidades
                                                          humanas: familia, profesión, ambiente, realizan su propia
temporales... de modo que contribuyan desde               santificación).
.dentro a la santificación del mundo." (LG.31)
                                                          - Testigos de Cristo en su ambiente (con su palabra y con su
"Su obra, dentro de las comunidades de la forma de vida) anuncian el Evangelio de Jesús en medio de
Iglesia, es tan necesaria que sin ella el mismo la sociedad).
apostolado de los pastores no puede conseguir
plenamente su efecto..." (A.A.10)               - Constructores de un mundo nuevo (impulsan la
                                                          transformación de las estructuras sociales por la justicia y el
                                                          amor).

                                                           - Corresponsables en la comunidad (colaboran en sus
                                                     actividades: catequesis, liturgia, caridad y promoción social).
       Del papel de los seglares en la Iglesia
            y en el Mundo yo destaco

                                                           2.15
                            EL PAPA                                      El Papa es:
                                                                         - Vicario de Cristo (guía en nombre de Cristo a toda la
        Leo el Concilio Vaticano II                                      Iglesia).
                                                                         - Sucesor de Pedro (es cabeza del "Colegio Apostólico"
"El romano pontífice... (como sucesor de Pedro) es el principio y        y pastor de la Iglesia Universal).
fundamento perpetuo y visible de unidad, así de los obispos              - Vínculo de unión (mantiene la unidad y la comunión
como de la multitud de los fieles." (LG. 23; cf. Ch.D. 2)                entre todos los miembros de la Iglesia).
                                                                         - Garantía de verdad (asegura la fidelidad de la Iglesia al
                                                                         mensaje de Jesús).

                  De la misión del Papa en la Iglesia yo destaco:




                        LOS OBISPOS                                      Los obispos son:

                                                                         - Sucesores de los apóstoles (están al frente de las
      Leo el Concilio Vaticano II                                        comunidades diocesanas como pastores).
                                                                         - Maestros en la fe (velan para que se siga anunciando el
"Los obispos, en su calidad de sucesores de los apóstoles, reciben       auténtico mensaje de Jesús).
del Señor la misión de enseñar a todas las gentes y de predicar el       - Creadores de unidad (cuidan de la comunión en su
Evangelio a toda criatura, a fin de que todos los hombres logren         diócesis y con la Iglesia universal).
la salvación." (LG. 24; cf. Ch.D. 1)                                     - Instrumentos de santificación (ordenan sacerdotes y
                                                                         promueven la vivencia y celebración de la salvación de
                                                                         Jesucristo)
               Del papel de los obispos en la Iglesia yo destaco:




                     LOS SACERDOTES                                      Los sacerdotes
                                                                         (presbíteros) son:
        Leo el Concilio Vaticano II                                      - Colaboradores de los obispos (en su nombre animan
"Los presbíteros... en virtud del Sacramento del Orden han sido          las distintas comunidades cristianas).
consagrados para predicar el Evangelio, apacentara los fieles y          - Servidores de la Palabra (anuncian el Evangelio y
para celebrar el culto divino. Ellos, bajo la autoridad .del Obispo,     educan en la fe).
                                                                         - Servidores del culto (presiden la Eucaristía y
santifican y rigen la porción del Pueblo de Dios a ellos confiada."      administran los sacramentos).
(LG. 28)                                                                 - Servidores de la caridad (fomentan la fraternidad en el
                                                                         seno de la comunidad y promueven la solidaridad con
                                                                         todos).
        De la función de los sacerdotes en la Iglesia yo destaco:




                      LOS RELIGIOSOS                                     Los religiosos viven más radicalmente el
                                                                         seguimiento de Cristo:
        Leo el Concilio Vaticano 11
                                                                         - En la pobreza (por el desprendimiento de los bienes
"Los religiosos... fieles a su consagración, dejándolo todo por          materiales y por la entrega a los más pobres).
Cristo... síganle a El como la única cosa necesaria, oyendo sus          - En la castidad (liberados y disponibles para el servicio
palabras... solícitos a los intereses de Cristo." (P.C. 5; cf. LG. 46)   de todos).
                                                                         - En la obediencia (buscan con sus superiores la
                                                                         voluntad del Padre y tratar de realizarla fielmente).

                   Del estilo de vida de los religiosos yo destaco:




                                                               2.16
                                              En la Iglesia: una autoridad al servicio de la unidad


  En la Iglesia, Cristo es la cabeza. Pero Él quiso que su mismo papel
de cabeza de la Iglesia siguiese vivo a través de Pedro y los apóstoles y
sus sucesores: el Papa y los obispos. Ellos están al servicio de todo el ¿Crees importante
Pueblo de Dios como Jesús, el Buen Pastor.                                       este servicio de
                                                                                   unidad en la
                                                                                     Iglesia?
       "El romano pontífice, como sucesor de Pedro, es el principio y fundamento    ¿Por qué?
       perpetuo y visible de unidad así de los obispos como de la multitud de los
       fieles. Por su parte los obispos son, individualmente, el principio y
       fundamento visible de unidad en sus iglesias particulares... Por eso cada
       obispo representa a su iglesia y, todos juntos con el Papa, representan a toda la
       Iglesia en el vínculo de la paz, del amor, de la unidad." (LG. 23)




                                       Por tanto en la Iglesia

- Hay una gran multitud de personas.                     - Cada uno necesita de la ayuda y
- Todas ellas son importantes y necesarias.              colaboración de los otros
- Todas tienen la misma dignidad.                        - Todos juntos somos responsables de la
- Cada una tiene un puesto y una función                 marcha de la Iglesia
determinada                                              - El bien o el mal que hacemos cada uno
- Todos estamos al servicio del bien de los              repercute en todo el conjunto
demás                                                    - Una vida circula entre nosotros, la misma
                                                         vida de Dios: somos sus hijos.



3.3. La Iglesia es misión

     La razón de ser de la Iglesia no es ella misma. «Ella existe para evangelizar» (EN 14). La
Iglesia no tiene por finalidad el conservarse a sí misma, sino el servicio a la sociedad. «La
comunidad cristiana está integrada por hombres que, reunidos en Cristo, son guiados por el
Espíritu Santo en su peregrinar hacia el reino del Padre y ha recibido la buena nueva de la
salvación para comunicarla a todos» (GS 1). El tremendo desafío que se nos plantea a los
discípulos de Jesús en la comunidad de Iglesia es que no basta con que «seamos creyentes,
hemos de ser también y, sobre todo, creíbles» (ABBÉ PIERRE).

    El motivo principal de la misión de la Iglesia reside en ella misma: ella se debe al Señor
que la llama, al mundo al que es enviada y al Reino que anuncia y promueve en el corazón del
mundo. La Iglesia está llamada a ser signo de Cristo para el mundo, sacramento del encuentro
de los hombres con Dios, sacramento del mundo, es decir, «realización anticipada e
imperfecta de aquello que la totalidad del mundo está llamada a ser cuando llegue a su
maduración definitiva; esta vocación entraña para la Iglesia la inquietud de ser una porción
reconciliada, servicial, no violenta, utópica, que sirva de referencia, de "experimento vivo de
verdadera humanidad", en expresión de K. Rahner» (OBISPOS VASCOS).


                                                     2.17
  Esto debe hacer comprender que «no es el mundo para la Iglesia, sino la Iglesia para el
mundo» (Pío XII), y que la Iglesia tiene por vocación el ser «sirvienta de la humanidad»
(PABLO VI).

Ahora bien, ¿qué servicios debe prestar la Iglesia al mundo y a la sociedad?

       «Tres son los grandes servicios que, según el Evangelio, la Iglesia ha de prestar al
       hombre y a la sociedad. El primero consiste en descubrir a los humanos que el sentido
       último de la existencia humana y la verdad más profunda acerca del ser humano, es el
       Dios de Jesucristo. El segundo consiste en proclamar y promover la dignidad de
       todos los hombres. Y el tercero comporta la promoción de la unidad humana: ella
       tiene la vocación de formar en la propia historia del género humano la familia de los
       hijos de Dios».     OBISPOS VASCOS

       Y debe, ante todo y sobre todo, ser Iglesia de los pobres. «La Iglesia en todo el mundo
quiere ser la Iglesia de los pobres. La opción por los pobres es una opción cristiana. La Iglesia
está vivamente comprometida en esta causa, porque la considera como su misión, su servicio,
como verificación de su fidelidad a Cristo, para poder ser verdaderamente la «Iglesia de
Cristo», para poder ser verdaderamente la «Iglesia de los pobres» (JUAN PABLO 11).
La Iglesia nació y vive para servir a la humanidad. Ella, desde el mismo corazón del mundo,
comparte las alegrías y tristezas, los gozos y las esperanzas de todos los hombres. Su
fundador le confió la misión de llevar a cabo la salvación, que el padre Dios ofrece a todos los
hombres. A todo lo que ella hace y realiza llamamos evangelizar.
    "La tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la
Iglesia... Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su
identidad más profunda. Ella existe para evangelizar." (E.N.18)

                                      Evangelizar: una misión con múltiples tareas.

                    1.- La Iglesia anuncia

                           Una palabra que pregona la Buena Nueva de Jesús para la
                        humanidad.
                           Una palabra que denuncia los males e injusticias del mundo.
                           Una palabra que juzga nuestros modos de pensar y vivir.
                           Una palabra que da esperanza a los desalentados y anima a los
                        decaídos.
                           Una palabra que ilumina el sentido de los acontecimientos de la
                        vida y de la historia.
                          En definitiva: la Iglesia anuncia la auténtica Palabra de Dios.




                                              2.18
       2.- La Iglesia educa

                  Despierta la fe en los que no creen o viven alejados de Dios.
                  Ayuda a crecer y madurar en la fe cristiana a niños, jóvenes, y
               adultos.
                  Impregna la cultura de nuestro tiempo de valores cristianos: amor,
               respeto, justicia....
                  Llena de sentido cristiano las diversas actividades de los hombres:
               trabajo, familia, ocio y tiempo libre, sanidad, política.. .
           En definitiva: la Iglesia educa para formar cristianos que piensen y
       vivan como Jesús.


           3.- La Iglesia ora

                   Alaba a Dios por su bondad y su amor para con todos.
                   Adora a Dios reconociendo que sólo Él es grande y santo.
                   Da gracias a Dios por cuanto somos y tenemos.
                   Suplica a Dios su perdón y la ayuda para serle fiel cada día.
                   Pide para todos los hombres el pan de cada día, la salud y el
                    trabajo y la liberación de todo mal.
               En definitiva: la Iglesia unida a Cristo ora al Padre por todos los
            hombres.

4.- La Iglesia celebra

       Hace presente en la Eucaristía el gran acontecimiento: la muerte y
        resurrección de Cristo, que es salvación y alimento para el hombre.
       Hace presente en el Bautismo y la Confirmación a Cristo, que nos
        transforma en nuevas criaturas y nos comunica la fuerza de su Espíritu.
       Hace presente en la Penitencia y la Unción de enfermos a Cristo, que
        perdona y levanta al caído, que alivia y reconforta al enfermo.
       Hace presente en el Matrimonio y el Orden Sacerdotal a Cristo, que
        santifica el amor humano y consagra a algunos para el servicio de los
        hombres.
       Revive a través del año litúrgico los acontecimientos principales de la
        vida de Cristo: Nacimiento, Pasión, Muerte, Resurrección, Ascensión...

    En definitiva: la Iglesia celebra la salvación de Dios y por Cristo se
entrega como una ofrenda en favor de todos los hombres.




                                    2.19
5.- La Iglesia vive

      Está en comunión profunda con Dios Padre, se siente
       salvada por Cristo y animada por el Espíritu
      Se construye como una comunidad de hermanos, formada
       por diversidad de pueblos y razas, cuya norma esencial es
       el amor.
      Ama al mundo y vive en propia carne los acontecimientos
       gozosos y tristes del hombre en cada lugar y en cada
       momento.
      Es como posada en el camino, hogar abierto donde todos
       los hombres pueden encontrar acogida, calor y ayuda.
      Reserva en su seno un lugar de preferencia para los más
       débiles y necesitados.

   En definitiva: la Iglesia vive la comunión con Dios y construye la comunidad de
hermanos.




                      6.- La Iglesia renueva la humanidad

                            Se esfuerza para que todas las leyes y normas que rigen la vida
                             social respeten la dignidad humana y favorezcan el bien común.
                            Lucha por superar todo aquello que esclaviza y degrada al
                             hombre: droga corrupción, alcoholismo...
                            Promueve y defiende valores fundamentales para la vida humana:
                             paz, justicia, convivencia, defensa, de la vida y la naturaleza,
                             honradez...
                            Apoya y colabora con todas las iniciativas, organizaciones y
                             movimientos que promuevan causas justas en beneficio de la
                             humanidad.
                      En definitiva: la Iglesia, movida por la fuerza del Evangelio, ama a
los hombres y trabaja por un mundo mejor.




                                                                   Las actividades de la Iglesia

 Para llevar a cabo su misión y sus tareas. la Iglesia realiza múltiples actividades.
  Las leemos despacio, indicando con una cruz a qué tarea pertenece cada una:




                                               2.20
          TAREAS                                                           ACTIVIDADES




                              Renueva
Anuncia
Anuncia




                 Celebra
 Educa




                                        Vive
           Ora

                                               Catequesis para niños, jóvenes y adultos en las parroquias.
                                               Enseñanza de la religión en los diversos centros educativos.
                                               Programas de radio y televisión sobre temas religiosos.
                                               Publicaciones: libros, revistas, folletos, periódicos
                                               Centros de estudio: colegios, seminarios, universidades.
                                               Hospitales, sanatorios, centros de salud.
                                               Escuelas de tiempo libre, acampadas, excursiones...
                                               Centros juveniles con actividades culturales, deportivas, recreativas...
                                               Residencias, Colegios Mayores...
                                               Conferencias, cursillos, coloquios
                                               Movimientos infantiles y juveniles de parroquias y congregaciones religiosas
                                               Centros de rehabilitación de alcohólicos, drogadictos…
                                               Centros de atención para ancianos y minusválidos
                                               Hogares de acogida para mendigos y transeúntes
                                               Movimientos de apostolado seglar que trabajan en el campo social y político:
                                               JOC, HOAC
                                               Cáritas, con todas sus obras de atención a los marginados
                                               Celebración de los Sacramentos
                                               Conventos y monasterios de vida contemplativa
                                               Grupos de oración
                                               Campañas a favor del Tercer Mundo: Domund, Manos Unidas, Santa Infancia
                                               Centros de promoción en el Tercer Mundo: alfabetización, ayuda a la mujer,
                                               talleres, dispensarios, planes de mejora de la agricultura, ganadería, artesanía,
                                               saneamiento de pueblos, apertura de vías de comunicación.
                                               Funerales y oración por los difuntos
                                               Devociones y actos piadosos: novenas, procesiones, rosario, vía-crucis, romerías.

                                               Celebración de la Eucaristía
                                               Grupos de reflexión y formación cristiana

                              ¿Cuáles de estas actividades conoces?
                           ¿Cuáles de ellas se realizan en tu ambiente?
                             ¿Cuáles habría que promocionar más?




                                                             2.21
3 .4. Iglesia de Jesús: seguir a Jesucristo en esta Iglesia

    Con todas las imperfecciones que se quiera, con todas las «arrugas» que demuestre tener
todavía la Iglesia, ella sigue siendo, no obstante, el espacio adecuado para seguir a Jesús. A
través de ella, hemos conocido a Jesús y nos hemos encontrado con él; por su medio, Jesús es,
a pesar de todo, anunciado y dado a conocer a quienes no tienen de él noticia; en el espacio de
Iglesia encontramos a los hermanos y formamos con ellos la comunidad; en la Iglesia, de la
Iglesia y por la Iglesia llega todavía a nosotros la salvación de Dios.


Como miembros de la Iglesia, nuestra actitud
ante ella ha de ser:                                            ¿ Siento la Iglesia como
                                                               algo propio?

      Aceptarla como regalo de Jesús.                           ¿Me siento implicado
      Amarla porque Jesús también la amó.                     en ella o la veo sólo
                                                               desde fuera?
      Comprenderla a pesar de sus fallos y debilidades.
      Sentirme gustoso de pertenecer a ella.                    Yo, como miembro de
      Colaborar en sus tareas y actividades.                  la Iglesia, ¿qué actitud
                                                               debiera tener ante ella?
      Esforzarme en que cada día sea más fiel a su misión.




                                            Para el trabajo personal
                                               y el diálogo en grupo


 ( Las preguntas relativas al SER al SABER y al SABER HACER se han ido presentando a
lo largo del tema.)


                                      ORACIÓN
                                        "Señor Jesús:
                                       Tú has venido
                              para anunciar e iniciar el Reino.
                                   Y nos llamas a seguirle.
                           Pero no quieres seguidores individuales
                             que vivan en solitario su aventura.
                           Nosotros queremos ser COMUNIDAD.
                             Queremos vivir en COMUNIDAD.
                                     Ayúdanos a formar
                                  una COMUNIDAD viva,


                                                2.22
                              - en la que todos nos conozcamos,
                                 nos saludemos, nos queramos;
                               - en la que todos celebremos la fe
                                         compartamos la fe
                            y pongamos a disposición de los otros
                                    las cualidades de cada uno;
                                  - en la que nos sintamos todos
                               evangelizados y evangelizadores;
                              - en la que vivamos concretamente
                                 el misterio y la responsabilidad
                                           de ser Iglesia
                                            Señor Jesús:
                                 queremos ser seguidores tuyos
                                           para anunciar
                             y construir el Reino en comunidad.
                                            Ayúdanos».




                                 BIBLIOGRAFÍA
Los libros que se han utilizado en la elaboración de este tema han sido:

           -   Catecismo de la Iglesia Católica

           -   Esta es nuestra fe. 3º catecismo

           -   Secundino Movilla.- Iniciación cristiana de jóvenes. Ed. CCS

           -   Secretariado de catequesis de Galicia: Confirmados en la fe. ED. PPC

           -   Formación de catequistas nº 1 y 2. Ed. SM

           -   Caminamos en Iglesia. Materiales de Catequesis de la Diócesis de Sevilla, nº 4




                                              2.23

								
To top