índice - springpad-user-data.s3.amazonaws.com by wuyunqing

VIEWS: 29 PAGES: 566

									J.R.Ward                      Amante Mío
                  8º Hermandad de la Daga Negra




           ~1 ~
J.R.Ward                                    Amante Mío
                                8º Hermandad de la Daga Negra




                    J.R. WARD



  AMANTE MIO
           8 HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA




                       ~2 ~
J.R.Ward                                        Amante Mío
                                    8º Hermandad de la Daga Negra




                                                Dedicado a ti:
           No puedo creer que tú y yo hayamos llegado tan lejos
           Tu libro no es un adiós, más bien solo otro comienzo
                            Pero tú estás acostumbrado a eso...




                   ~3 ~
J.R.Ward                                                                                             Amante Mío
                                                                               8º Hermandad de la Daga Negra



                                           Índice

           ARGUMENTO ...................................................................... 7
           Glosario de Términos y Nombres Propios .......................... 8
           Prólogo ............................................................................ 14
           Capítulo 1 ........................................................................ 19
           Capítulo 2 ........................................................................ 27
           Capítulo 3 ........................................................................ 35
           Capítulo 4 ........................................................................ 44
           Capítulo 5 ........................................................................ 51
           Capítulo 6 ........................................................................ 61
           Capítulo 7 ........................................................................ 67
           Capítulo 8 ........................................................................ 75
           Capítulo 9 ........................................................................ 83
           Capítulo 10 ...................................................................... 90
           Capítulo 11 ...................................................................... 98
           Capítulo 12 .................................................................... 108
           Capítulo 13 .................................................................... 114
           Capítulo 14 .................................................................... 120
           Capítulo 15 .................................................................... 126
           Capítulo 16 .................................................................... 132
           Capítulo 17 .................................................................... 138
           Capítulo 18 .................................................................... 147
           Capítulo 19 .................................................................... 157
           Capítulo 20 .................................................................... 166
           Capítulo 21 .................................................................... 173
           Capítulo 22 .................................................................... 179
           Capítulo 23 .................................................................... 188
           Capítulo 24 .................................................................... 191
           Capítulo 25 .................................................................... 195
           Capítulo 26 .................................................................... 203
           Capítulo 27 .................................................................... 207
           Capítulo 28 .................................................................... 219
           Capítulo 29 .................................................................... 232
           Capítulo 30 .................................................................... 240
           Capítulo 31 .................................................................... 244


                                                 ~4 ~
J.R.Ward                                                                                          Amante Mío
                                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


           Capítulo 32 .................................................................... 249
           Capítulo 33 .................................................................... 258
           Capítulo 34 .................................................................... 264
           Capítulo 35 .................................................................... 272
           Capítulo 36 .................................................................... 276
           Capítulo 37 .................................................................... 282
           Capítulo 38 .................................................................... 288
           Capítulo 39 .................................................................... 294
           Capítulo 40 .................................................................... 302
           Capítulo 41 .................................................................... 311
           Capítulo 42 .................................................................... 321
           Capítulo 43 .................................................................... 326
           Capítulo 44 .................................................................... 329
           Capítulo 45 .................................................................... 342
           Capítulo 46 .................................................................... 350
           Capítulo 47 .................................................................... 354
           Capítulo 48 .................................................................... 363
           Capítulo 49 .................................................................... 371
           Capítulo 50 .................................................................... 378
           Capítulo 51 .................................................................... 386
           Capítulo 52 .................................................................... 395
           Capítulo 53 .................................................................... 405
           Capítulo 54 .................................................................... 413
           Capítulo 55 .................................................................... 417
           Capítulo 56 .................................................................... 422
           Capítulo 57 .................................................................... 430
           Capítulo 58 .................................................................... 436
           Capítulo 59 .................................................................... 443
           Capítulo 60 .................................................................... 449
           Capítulo 61 .................................................................... 458
           Capítulo 62 .................................................................... 463
           Capítulo 63 .................................................................... 472
           Capítulo 64 .................................................................... 486
           Capítulo 65 .................................................................... 494
           Capítulo 66 .................................................................... 500
           Capítulo 67 .................................................................... 506
           Capítulo 68 .................................................................... 516


                                                ~5 ~
J.R.Ward                                                                                                Amante Mío
                                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


           Capítulo 69 .................................................................... 521
           Capítulo 70 .................................................................... 529
           Capítulo 71 .................................................................... 534
           Capítulo 72 .................................................................... 539
           Capítulo 73 .................................................................... 544
           Capítulo 74 .................................................................... 554
           Glosario de siglas de la Hermandad ................................ 563
           Citas ................................................................................ 565




                                                  ~6 ~
J.R.Ward                                                           Amante Mío
                                                       8º Hermandad de la Daga Negra




                             ARGUMENTO


              En las oscuras esquinas de la noche en Caldwell,
           Nueva York, un conflicto como ningún otro ruge.
           Largamente dividida en un terrible campo de batalla
           para los vampiros y sus enemigos, la ciudad es el hogar
           de una banda de Hermanos nacidos para defender a su
           raza: los guerreros vampiros de la de la Daga Negra.
              John Matthew ha recorrido un largo camino desde
           que fue encontrado viviendo entre humanos, su
           naturaleza vampírica desconocida para él mismo y para
           aquellos que lo rodean. Después de ser acogido por la
           Hermandad, nadie puede imaginar cual es su propia
           historia... o su verdadera identidad. De hecho, el
           perdido Hermano Darius ha regresado, pero con una
           cara diferente y un destino muy distinto. John toma la
           guerra dentro de su corazón como una cruel venganza
           personal, él necesitará recordar a ambos: quien es ahora
           y quien fue una vez para enfrentarse a la encarnación
           del mal.
              Xhex, una asesina symphath, se ha resistido largo
           tiempo contra la atracción entre ella y John Matthew.
           Habiendo perdido ya a un amante por culpa de la
           locura, no permitirá al macho de valía caer preso de la
           oscuridad de su retorcida vida. Cuando el destino
           interviene, sin embargo, los dos descubren que el amor,
           como el destino, es inevitable entre almas emparejadas.




                                      ~7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




         Glosario de Términos y Nombres Propios


  Ahstrux nohtrum (n.) Guardia privado con licencia para matar que es nombrado
para ese puesto por el Rey. Puede ser hombre o mujer.


  Ahvenge (v.) Acto de mortal retribución típicamente llevado a cabo por el ser
querido de un macho.


  Attendhente (n.) Elegida que sirve a la Virgen Escriba de una manera
particularmente cercana.


   Black Dagger Brotherhood – La Hermandad de la Daga Negra (pr n.) Guerreros
vampiros altamente entrenados que protegen a los de su especie contra la Sociedad
Lessening. Como consecuencia de la selección genética de su raza, los Hermanos
poseen una inmensa fuerza física y mental, así como una extraordinaria capacidad
regenerativa –pudiendo recuperarse de sus heridas de una manera asombrosamente
rápida. Normalmente no están unidos por vínculos de parentesco, y son introducidos
en la Hermandad mediante la propuesta de otros Hermanos. Agresivos,
autosuficientes y reservados por naturaleza, viven separados del resto de los civiles,
manteniendo apenas contacto con los miembros de otras clases, excepto cuando
necesitan alimentarse. Son tema de leyenda y objeto de reverencia dentro del mundo
de los vampiros. Sólo pueden ser muertos por heridas muy serias, por ejemplo, un
disparo o puñalada en el corazón, etc.


   Blood Slave – Esclavo de sangre (n.) Hombre o mujer vampiro que ha sido
subyugado para cubrir las necesidades alimenticias de otro vampiro. La costumbre
de poseer esclavos de sangre fue suspendida hace mucho tiempo, y recientemente
fue prohibida.


  Chrih (n.) Símbolo de muerte honorable, en la Antigua Lengua.


                                          ~8 ~
J.R.Ward                                                             Amante Mío
                                                         8º Hermandad de la Daga Negra


   The Chosen – Las Elegidas (pr n.) Mujer vampiro que ha sido criada para servir a
la Virgen Escriba. Se las considera miembros de la aristocracia, aunque se enfoquen
más en asuntos espirituales que en temporales. Su interacción con los hombres es
prácticamente inexistente, pero pueden emparejarse con Hermanos por orden de la
Virgen Escriba para propagar su especie. Algunas poseen el don de la videncia. En el
pasado, eran usadas para cubrir las necesidades de sangre de los miembros no
emparejados de la Hermandad, y esa práctica ha sido reinstaurada por los
Hermanos.


  Cohntehst (n.) Conflicto entre dos machos compitiendo por el derecho de ser el
compañero de una hembra.


  Dhunhd (pr n.) Infierno.


   Doggen (n.) Constituyen la servidumbre del mundo vampírico. Tienen antiguas
tradiciones conservadoras sobre cómo servir a sus superiores y obedecen un solemne
código de comportamiento y vestimenta. Pueden caminar bajo la luz del sol pero
envejecen relativamente rápido. Su media de vida es de aproximadamente unos
quinientos años.


  Ehros (n.) Una Elegida entrenada en materia de artes sexuales.


   Exhile dhoble (pr. n.) El gemelo malvado o maldito, es el que nace en segundo
lugar.


  El Fade (pr n.) Reino atemporal donde los muertos se reúnen con sus seres
queridos para pasar juntos el resto de la eternidad.


  First Family – Familia Principal (pr n.) Compuesta por el Rey y la Reina de los
vampiros y su descendencia.


  Ghardian (n.) Custodio de un individuo. Hay varios grados de ghardians, siendo el
más poderoso el de una hembra sehcluded, también llamado whard.




                                         ~9 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   Glymera (n.) El núcleo social de la aristocracia, equivalente aproximadamente al
ton del período de la regencia en Inglaterra.


  Granhmen (n.) Abuela.


  Hellren (n.) Vampiro macho que se ha emparejado con una hembra. Los machos
pueden tomar a más de una hembra como compañera.


  Leahdyre (n.) Una persona de poder e influencia.


  Leelan (adj. n.) Adjetivo cariñoso que se traduce como el/la más querido/a.


  Lessening Society (pr. n.) Orden u organización de asesinos reunida por el Omega
con el propósito de erradicar las especies vampíricas.


   Lesser (n.) Humanos sin alma, miembros de la Lessening Society, que se dedican a
exterminar a los vampiros. Permanecen eternamente jóvenes y sólo se les puede
matar clavándoles un puñal en el pecho. No comen ni beben y son impotentes. A
medida que transcurre el tiempo, su piel, pelo y ojos, pierden pigmentación hasta
que se vuelven completamente albinos y pálidos, hasta los ojos empalidecen. Huelen
a talco de bebés. Cuando ingresan en la Sociedad –introducidos por el Omega– se les
extrae    el    corazón   y   se    conserva    en    un    tarro   de    cerámica.


  Lewlhen (n.) Regalo.


   Lheage (n.) Un término respetuoso que usan los que son sometidos sexualmente
refiriéndose al que los domina.


  Lys (n.) Herramienta de tortura usada para extirpar los ojos.


  Mahmen (n.) Madre. Usado de ambas formas para identificarlas y cariñosamente.




                                         ~1 0 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


  Mhis (n.) El enmascaramiento de un ambiente físico dado; la creación de un
campo de ilusión


  Nalla (hembra) o Nullum (macho) (adj.) Amada/o


   Needing period – Período de celo. (pr n.) Período de fertilidad de las mujeres
vampiro. Suele durar dos días y va acompañado de un fuerte deseo sexual. Se
produce, aproximadamente, cinco años después de la transición femenina y,
posteriormente, una vez cada diez años. Durante el período de celo, todos los
machos que estén cerca de la hembra responden, en mayor o menor medida, a la
llamada de la hembra. Puede ser un momento peligroso ya que puede provocar
conflictos y reyertas entre machos que compitan, especialmente cuando la hembra no
está emparejada.


  Newling (n.) Una virgen.


   El Omega (pr n.) Ente místico y malévolo que quiere exterminar a la raza
vampírica por el resentimiento que tiene hacia la Virgen Escriba. Existe en un reino
atemporal y posee enormes poderes, aunque no el de la creación.


   Pheursom o Pherarsom (adj.) Término que se refiere a la potencia de los órganos
sexuales del macho. La traducción literal sería algo como «digno de penetrar a una
mujer».


  Princeps (n.) El rango más alto de la aristocracia vampírica, sólo superado por los
miembros de la Familia Principal o por las Elegidas de la Virgen Escriba. Es un rango
que se tiene por nacimiento, sin que pueda ser concedido con posterioridad.


   Pyrocant. (n.) Término referido a la debilidad crítica que puede sufrir cualquier
individuo. Esta debilidad puede ser interna, como por ejemplo una adicción, o
externa, como un amante.


  Rahlman (n.) Salvador.




                                        ~1 1 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   Rythe. (n.) Rito por el que se intenta apaciguar a aquel/lla cuyo honor ha sido
ofendido. Si el rythe es aceptado, el ofendido escoge arma y golpeará con ella al
ofensor, que acudirá desarmado.


   The Scribe Virgen – La Virgen Escriba. (pr n.) Fuerza mística consejera del Rey,
guardiana de los archivos vampíricos y dispensadora de privilegios. Existe en un
reino atemporal y tiene enormes poderes. Se le concedió el don de un único acto de
creación que fue el que utilizó para dar vida a los vampiros.


   Sehclusion (n.) A petición de la familia de una hembra el Rey puede conferirle este
estado legal. Coloca a la hembra bajo la autoridad exclusiva de su whard, que
generalmente es el macho mayor de la familia. Su whard tiene el derecho de
determinar su forma de vida, restringiendo a voluntad toda interacción que ella
tenga con el resto del mundo.


  Shellan (n.) Vampiro hembra que se ha emparejado con un macho. Las mujeres
vampiros no suelen emparejarse con más de un compañero debido a la naturaleza
dominante y territorial de estos.


   Symphath (n.) Subespecie del mundo vampírico caracterizada, entre otras
peculiaridades, por su habilidad y deseo de manipular las emociones de los demás
(con el propósito de un intercambio de energía). Históricamente, han sido
discriminados y durante ciertas épocas, cazados por los vampiros. Están cercanos a la
extinción.


  Tahlly (n.) Un término cariñoso, flexiblemente traducido como «querida».


   The Tomb – La Tumba (pr n.) Cripta sagrada de la Hermandad de la Daga Negra.
Utilizada como emplazamiento ceremonial así como almacén para los tarros de los
lessers. Las ceremonias allí realizadas incluyen iniciaciones, funerales y acciones
disciplinarias contra los Hermanos. Nadie puede entrar, excepto los miembros de la
Hermandad, la Virgen Escriba, o los candidatos a la iniciación.


  Trahyner (n.) Palabra usada entre machos que denota mutuo respeto y afecto.
Traducida libremente como «querido amigo».



                                         ~1 2 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


   Transition – Transición (n.) Momento crítico en la vida de un vampiro en el que él
o ella se transforman en adulto. Después de la transición, el nuevo vampiro debe
beber sangre del sexo opuesto para sobrevivir y, a partir de ese momento, no pueden
soportar la luz del sol. Suele producirse a la edad de veinticinco años. Algunos
vampiros no sobreviven a este momento, especialmente los machos. Previamente a la
transición, los vampiros son débiles físicamente, sexualmente ignorantes e incapaces
de desmaterializarse.


   Vampire – Vampiro (n.) Miembro de una especie distinta a la humana. Para
sobrevivir deben beber de la sangre del sexo opuesto. La sangre humana los
mantiene con vida, aunque la fuerza que les otorga no dura mucho tiempo. Una vez
que superan la transición, son incapaces de exponerse a la luz del sol y deben
alimentarse obteniendo la sangre directamente de la vena. Los vampiros no pueden
transformar a los humanos con un mordisco o a través de una transfusión, aunque en
muy raras ocasiones pueden reproducirse con miembros de otras especies. Pueden
desmaterializarse a voluntad, pero para ello deben estar calmados, concentrados y no
llevar nada pesado encima. Son capaces de borrar los recuerdos de los humanos,
siempre que dichos recuerdos no sean lejanos. Algunos vampiros pueden leer la
mente. La esperanza de vida es mayor a los mil años, y en algunos casos incluso más
larga.


   Wahlker (n.) Un individuo que ha muerto y vuelto a la vida desde el Fade. Se les
otorga un gran respeto y son reverenciados por sus tribulaciones.


  Whard (n.) Equivalente al padrino o a la madrina de un individuo.




                                        ~1 3 ~
J.R.Ward                                                                         Amante Mío
                                                                    8º Hermandad de la Daga Negra




                                           Prólogo


   CAMPAMENTO DE GUERRA DEL BLOODLETTER, ANTIGUO PAIS, 1644.

   Deseó tener más tiempo.
    Aunque a decir verdad, ¿qué cambiaría eso? El tiempo sólo importaba si uno hacía algo con
él y aquí dentro él ya había hecho todo lo que podía.
   Darius, hijo engendrado por Tehrror, hijo despreciado por Marklon estaba sentado en el
suelo de tierra con su diario abierto sobre la rodilla y una vela de cera de abeja delante de él. La
iluminación no era más que una pequeña llama que oscilaba con las ráfagas de aire y su
habitación consistía en la esquina alejada de una cueva. Su ropa estaba hecha de cuero áspero
y preparado para la batalla y las botas eran de la misma hechura.
   En su nariz, el hedor a sudor de macho y tierra acre se mezclaba con el dulce de la
descomposición de sangre de lesser.
   Cada aspiración que hacía parecía amplificar el hedor.
  Pasando las páginas de pergamino, volvió atrás en el tiempo, retrocediendo los días uno por
uno hasta que ya no estuvo aquí en el campamento de guerra.
  Añoraba el «hogar» con un dolor físico, su estancia en este campamento era una
amputación más que una reubicación.
   Había sido criado en un castillo donde la elegancia y la gracia habían constituido el
verdadero tejido de la vida. Dentro de las firmes paredes que habían protegido a su familia de
humanos y lessers por igual, cada noche había sido tan cálida y fragante como las de julio, los
meses y años pasaban tranquila y despreocupadamente. Las cincuenta habitaciones por las
cuales había vagado libremente habían estado equipadas con satenes y sedas, muebles
fabricados con maderas preciadas y alfombras tejidas, no de juncos. Con pinturas al óleo que
relucían en sus marcos dorados y estatuas de mármol en poses dignas, era un engaste de
platino para anclar el diamante de su existencia.
   Y así habría sido inimaginable en ese entonces que en algún momento pudiera encontrarse
donde estaba ahora. Sin embargo, había existido una debilidad vital en los cimientos de aquella
vida suya.



                                                ~1 4 ~
J.R.Ward                                                                       Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra


   El latir del corazón de su madre le había dado derecho a estar bajo ese techo y le había
mantenido dentro de ese mimado hogar. Y cuando ese afectuoso órgano vital se había detenido
dentro de su pecho, Darius había perdido no sólo a su mahmen de nacimiento, sino el único
hogar que alguna vez había conocido.
   Su padrastro había renegado de él y le había relegado de allí, una enemistad largamente
oculta había sido expuesta y se había actuado en consecuencia.
   No había tenido tiempo de llevar luto por su madre. Ni tiempo para asombrarse por el
repentino odio del macho que lo había hecho todo por él salvo engendrarlo. Ni tiempo para
abatirse por la identidad que había tenido como macho de buena cuna dentro de la glymera.
   Había sido tirado en la entrada de esta caverna como un humano que hubiera sucumbido a
la plaga. Y las batallas habían comenzado antes de que siquiera pudiera ver a un lesser o
empezar el entrenamiento para luchar contra los asesinos. En su primera noche y día dentro
de las entrañas de este campamento, había sido atacado por compañeros de entrenamiento que
habían visto su ropa fina, la única que se le había permitido llevar con él, como prueba de
debilidad.
   Durante esas horas sombrías los había sorprendido no sólo a ellos, sino a sí mismo.
   Y fue entonces cuando se dio cuenta, al igual que ellos, que a pesar de haber sido criado por
un macho aristocrático, en la sangre de Darius estaban presentes los componentes de un
guerrero. De hecho, no sólo los de un soldado. Más aún, los de un Hermano. Sin haber sido
instruido, su cuerpo había sabido qué hacer y había respondido a la agresión física con
reacciones escalofriantes. Incluso mientras su mente luchaba contra la brutalidad de sus
acciones, sus manos, pies y colmillos habían sabido con precisión qué esfuerzo era necesario.
   Había existido otra faceta en él, ignorada, desconocida... que de algún modo parecía más
«él» que el reflejo que tanto había contemplado dentro de cristal emplomado.
   Con el correr del tiempo, se había vuelto aún más diestro en la lucha... y su horror ante sí
mismo había disminuido. A decir verdad, no había ningún otro camino a seguir: la semilla de
su verdadero padre y del padre de su padre y del abuelo de su progenitor habían determinado
su piel, sus huesos y sus músculos, el linaje puro de guerrero le había transformado en una
fuerza poderosa.
   Y en un adversario cruel y mortífero.
   Desde luego, encontraba altamente perturbador tener esta otra identidad. Era como si a su
paso proyectara dos sombras sobre el suelo, como si dondequiera que fuera hubiera dos fuentes
de luz distintas iluminando su cuerpo. Y aún así, aunque comportarse de manera tan odiosa y
violenta ofendía la sensibilidad que le había sido inculcada, sabía que era parte de un propósito
más elevado que estaba destinado a servir. Y le había salvado una y otra vez... de aquellos que
buscaban dañarle dentro del campamento y del que parecía desearles la muerte a todos.
Ciertamente se suponía que el Bloodletter era su whard, pero actuaba más bien como un
enemigo, incluso mientras les instruía en las artes de la guerra.


                                              ~1 5 ~
J.R.Ward                                                                        Amante Mío
                                                                   8º Hermandad de la Daga Negra


   O tal vez ese era el objetivo. La guerra era horrorosa sin importar la faceta exteriorizada, ya
fuera que se tratara de la preparación o de la participación.
   Las enseñanzas del Bloodletter eran brutales y sus sádicos mandatos exigían acciones en
las que Darius no tomaría parte. En verdad, Darius siempre era el ganador en las
competiciones entre reclutas... pero no tomaba parte de las violaciones que eran el castigo
infringido a aquellos que resultaban vencidos. Era el único cuya negativa era respetada. Su
negativa había sido desafiada una vez por el Bloodletter y como Darius casi le había ganado,
nunca se había aproximado otra vez.
   Los que perdían contra Darius, entre los cuales se contaban todos en el campamento, eran
castigados por otros y era durante esas veces, cuando el resto del campamento estaba ocupado
con el espectáculo, cuando con más frecuencia obtenía consuelo en su diario. En verdad, en
este momento, no podía permitirse ni siquiera una mirada en dirección a la fogata principal,
donde estaba teniendo lugar una de las sesiones.
   Odiaba haber sido la causa de que los acontecimientos se sucedieran una vez más... pero no
tenía elección. Tenía que entrenar, tenía que luchar y tenía que ganar. Y el resultado final de
esa ecuación estaba determinado por la ley del Bloodletter.
   Desde la fogata, se alzaron gruñidos y risas de lujuriosa burla.
   Su corazón se condolió tanto ante el sonido que cerró los ojos. El que en ese momento
imponía el castigo en lugar de Darius era un macho cruel, cortado del mismo patrón que el
Bloodletter. Se ofrecía con frecuencia a llenar la vacante ya que disfrutaba administrando
dolor y humillación tanto como de su aguamiel.
   Pero tal vez ya no se prolongaría mucho más. Al menos para Darius.
   Esta noche sería su examen en el campo. Después de haber estado entrenando durante un
año, iba a salir no sólo con guerreros, sino con Hermanos. Era un raro honor... y una señal de
que la guerra contra la Sociedad Lessening era, como siempre, desesperada. La innata pericia
de Darius había ganado fama y Wrath, el Rey Justo, había decretado que fuera sacado del
campamento para que pudiera desarrollarse aún más con los mejores luchadores que tenía la
raza vampiro.
   La Hermandad de la Daga Negra.
   Sin embargo todo podía ser en vano. Si esta noche demostraba que estaba capacitado
únicamente para entrenar y pelear con otros de su misma clase, sería enviado de vuelta a esta
caverna para más «enseñanzas» con el sello del Bloodletter.
   Los Hermanos nunca volverían a ponerle a prueba y sería relegado a servir como soldado.
   Con la Hermandad se tenía una sola oportunidad y el examen de este anochecer iluminado
por la luna no trataría sobre estilos de lucha o armamento. Era una prueba de corazón.
¿Podría mirar los pálidos ojos del enemigo, oler su dulce hedor y mantener la mente serena
mientras su cuerpo actuaba sobre aquellos asesinos...?


                                               ~1 6 ~
J.R.Ward                                                                        Amante Mío
                                                                   8º Hermandad de la Daga Negra


   Los ojos de Darius se levantaron de las palabras que había puesto en el pergamino hacía
una eternidad. Un grupo de cuatro permanecía en la entrada más recóndita de la caverna,
eran altos, de hombros fornidos y estaban fuertemente armados.
   Integrantes de la Hermandad.
   Sabía el nombre del cuarteto: Ahgony, Throe, Murhder, Tohrture.
   Darius cerró el diario, lo deslizó en una fisura de la roca y lamió el corte que se había hecho
en la muñeca para crear «tinta». Su pluma hecha de la pluma de la cola de un faisán se estaba
estropeando rápidamente y no estaba seguro de si alguna vez volvería aquí para usarla, pero
también la guardó.
   Al tomar la vela y alzarla hacia su boca, le sorprendió la cualidad aceitosa de la luz. Había
pasado tantas horas escribiendo con esa iluminación tan suave y tenue... de hecho, ese parecía
ser el único lazo entre su vida pasada y su existencia actual.
   Apagó la pequeña llama con un solo soplido.
   Poniéndose en pie, recogió sus armas: una daga de acero que le habían dado después de
sacarla del cuerpo que se enfriaba de un recluta muerto y una espada que provenía de la
armería de entrenamiento comunal. Ninguna de las dos empuñaduras eran adecuadas para su
palma, pero a la mano que las esgrimía no le importaba.
   Cuando los Hermanos miraron en su dirección y no le brindaron ni su saludo ni su
rechazo, deseó que entre ellos estuviera su padre verdadero. Qué diferente se sentiría todo esto
si tuviera a su lado a alguien a quien le importaría su resultado: no buscaba que le dieran
cuartel y no ambicionaba ningún tratamiento especial, pero ahora siempre estaba solo,
apartado de los que le rodeaban, separado por una división a través de la cual podía ver pero
nunca recorrer.
   Estar sin familia era una prisión extraña e invisible, los barrotes de la soledad y el
desarraigo le rodeaban cada vez más firmemente a medida que acumulaba años y experiencia,
aislando a un macho de tal forma que no tocaba nada y nada le tocaba a él.
    Mientras caminaba hacia los cuatro que habían venido a buscarle, Darius no miró atrás
hacia el campamento. El Bloodletter sabía que iba a salir al campo de batalla y no le importaba
si volvía o no. Y los demás reclutas eran igual.
   Mientras se aproximaba, deseó haber tenido más tiempo para prepararse para este examen
de voluntad, fuerza y valor. Pero era aquí y ahora.
   En verdad, el tiempo avanzaba incluso aunque quisieras ralentizarlo hasta que se
arrastrara.
   Deteniéndose ante los Hermanos, anheló una palabra de ánimo o un deseo de buena suerte
o una expresión de fe de parte de alguien. Como no llegó nada, ofreció una breve plegaria a la
sagrada madre de la raza:



                                               ~1 7 ~
J.R.Ward                                                             Amante Mío
                                                         8º Hermandad de la Daga Negra


 Queridísima Virgen Escriba, por favor, no permitas que falle en esto.




                                       ~1 8 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra




                                    Capítulo 1



  Otra jodida mariposa.
  Cuando R.I.P. vio lo que estaba entrando por la puerta de su salón de tatuajes,
supo que iba a terminar haciendo otra jodida mariposa. O tal vez dos.
   Sí. Dado el par de rubias, altas y burbujeantes que soltaban risitas tontas de
camino hacia su recepcionista, no era probable que fuera a grabar ninguna mierda de
calavera con huesos en sus pieles.
   Estas Paris Hiltons y su excitación a la somos-tan-malas le hicieron mirar el reloj...
y desear cerrar ya, en vez de a la una de la mañana.
   Joder... la mierda que tenía que hacer por dinero. La mayor parte del tiempo podía
mostrar una actitud de sí, lo que sea respecto a los pesos livianos que entraban a
marcar su piel, pero esta noche las brillantes ideas de niñatas le fastidiaban. Era
difícil entusiasmarse con el set Hello Kitty cuando acababa de pasar tres horas
haciendo un retrato conmemorativo para un motorista que había perdido a su mejor
amigo en la carretera. Uno era la vida real, la otra una caricatura.
  Mar, su recepcionista, se acercó a él.
  —¿Tienes tiempo para uno rapidito? —Sus cejas perforadas se alzaron cuando
puso los ojos en blanco—. No debería llevar mucho.
  —Sí. —Asintió hacia su silla acolchada—. Trae acá a la primera.
  —Quieren hacerlo juntas.
  Por supuesto.
  —Bien. Trae el taburete de la parte de atrás.
   Mientras Mar desaparecía tras una cortina y él se preparaba, las dos que estaban
junto a la caja registradora se sostenían las manos la una a la otra y cuchicheaban
nerviosamente sobre los formularios de consentimiento que tenían que firmar. De
vez en cuando, las dos le lanzaban furtivas miradas, como si con todos sus tatuajes y
su metal, él fuera un tigre exótico que hubieran venido a admirar al zoo... y al que
aprobaban totalmente.


                                           ~1 9 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Uh-huh. Seguro. Se cortaría sus propias pelotas antes de soltarles siquiera un
polvo por compasión.
   Después de que Mar aceptara su dinero, las trajo y se las presentó como Keri y
Sarah. Lo cual fue más de lo que él esperaba. Se había estado preparando para
Tiffany y Brittney.
   —Quiero una carpa arcoiris —dijo Keri mientras se colocaba en la silla adoptando
lo que claramente pretendía ser una curva seductora—. Justo aquí.
   Se subió la ceñida camisita, bajó la cremallera de sus vaqueros y empujó hacia
abajo la parte alta del tanga rosa. Su ombligo tenía un aro con un diamante falso en
forma de corazón rosa colgando y estaba claro que se hacía la depilación al laser.
  —Bien —dijo R.I.P—. ¿Cómo de grande?
   Keri la Seductora pareció desinflarse un poco... como si su tasa de un indudable
cien por ciento de éxito con jugadores de fútbol universitarios la hubiera llevado a
asumir que él jadearía ante los atributos que le estaba mostrando.
  —Um... no demasiado grande. Mis padres me matarían si supieran que estoy
haciendo esto... así que no puede asomar por encima de la línea del bikini.
  Por supuesto que no.
  —¿Dos centímetros? —Alzó su mano tatuada y le dio una sensación de dimensión.
  —Tal vez... un poco más pequeño.
  Con un bolígrafo negro, hizo un boceto sobre su piel, y después de que ella le
pidiera que permaneciera dentro de esos límites, se puso los guantes negros con un
chasquido, tomó una aguja nueva y encendió su pistola.
   Aproximadamente un segundo y medio después Keri ostentaba lágrimas y se
colgaba de la mano de Sarah como si estuviera dando a luz sin epidural. Y esa era la
diferencia, ¿no? Había una gran división entre los duros y los aspirantes. Las
mariposas, las carpas y los bonitos corazoncitos no eran...
   La puerta del salón se abrió de par en par... y R.I.P. se enderezó un poco sobre su
taburete con ruedas.
   Los tres hombres que entraron no llevaban uniformes militares, pero
definitivamente no eran civiles. Vestían cuero negro desde las chaquetas, a los
pantalones y las shitkickers, eran hombres enormes que absorvian las paredes del
salón y encogían el techo. Había montones de protuberancias ocultas bajo esos
abrigos. Del tipo que formaban las armas y tal vez cuchillos.
  Con un sutil cambio de postura, R.I.P. se movió en dirección a su mostrador,
donde estaba el botón de alarma.



                                         ~2 0 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   El de la izquierda tenía ojos dispares, piercings de bronce y una fría mirada de
asesino. El de la derecha parecía un poco más cercano a lo convencional, con su cara
de niño bonito y el cabello rojo... excepto por el hecho de que se comportaba como
alguien que hubiera estado en la guerra y hubiera regresado.
  El del medio, sin embargo, era un problema. Ligeramente más alto que sus
amigos, tenía cabello castaño oscuro corto y un rostro apuesto de rasgos clásicos...
pero sus ojos azules estaban muertos, con tanto reflejo como el asfalto viejo.
  Un muerto ambulante. Sin nada que perder.
  —Ey —les saludó R.I.P— ¿Necesitáis algo de tinta, chicos?
   —Él. —El de los piercings señaló con la cabeza a su amigo de ojos azules—. Y
tiene el diseño. Es un trabajo para el hombro.
   R.I.P. dio oportunidad a sus instintos de sopesar el proyecto. Los hombres no
habían mirado a Mar inapropiadamente. No habían ojeado la caja registradora y
ninguno había intentado sacar su arma. Esperaban cortésmente... pero expectantes.
Como viendo si hacía lo que querían o si iban a buscar a alguien más para que lo
hiciera.
  Volvió a relajar su posición, pensando que eran colegas.
  —De acuerdo. Esto no me llevará mucho tiempo.
  Mar intervino desde detrás del mostrador.
  —Se supone que cerramos en menos de una hora...
  —Pero te haré el trabajo —dijo R.I.P. al del centro—. No te preocupes por la hora.
  —Y creo que yo me quedaré —dijo Mar, examinando al de los piercings.
  El tipo de ojos azules levantó las manos y las movió con gestos precisos. Después
de que acabara, el de los piercings tradujo.
  —Te lo agradece. Y dice que ha traído su propia tinta, si te parece bien.
   No era exactamente lo habitual e iba en contra del código de salud, pero R.I.P. no
tenía ningún problema en ser flexible con el cliente adecuado.
  —No hay problema, colega.
   Volvió al trabajo con la carpa y Keri reasumió su rutina de morderse el labio y
gemir como una niñita. Cuando hubo terminado, no le sorprendió en absoluto que
Sarah, después de haber observado la «agonía» de su amiga, decidiera que quería un
reembolso en vez de una bonita tinta coloreada propia.
  Lo cual eran buenas noticias. Significaba que podría ponerse a trabajar en el tipo
de los ojos muertos enseguida.



                                         ~2 1 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   Mientras se quitaba los guantes negros y limpiaba, se preguntaba qué aspecto
tendría el maldito bosquejo. Y exactamente cuánto tiempo le llevaría a Mar meterse
dentro de los pantalones del de los piercings.
  Lo primero sería probablemente un trabajo medianamente bueno.
   Y lo último... le daba alrededor de diez minutos, porque ella había captado la
atención de su mirada dispar y Mar era una trabajadora rápida... no sólo detrás del
mostrador.

                                           ***
   Al otro lado de la ciudad, lejos de los bares y salones de tatuaje de Trade Street, en
un enclave de piedra arenisca y sendas empedradas, Xhex estaba de pie ante una
ventana que sobresalía y contemplaba fijamente a través de un cristal antiguo y
sinuoso
  Estaba desnuda, fría y magullada.
  Pero no impotente.
   Allá abajo, en la acera, una humana recorría la calle con un perrito chillón de la
correa y un teléfono móvil en la oreja. Enfrente, dentro de otros apartamentos
elegantes la gente estaba bebiendo, comiendo y leyendo. Los coches avanzaban
lentamente ya fuera por respeto hacia los vecinos o por temor por sus sistemas de
suspensión en la calle accidentada.
   La audiencia de miserables homo sapiens no podía verla ni oírla. Y no sólo porque
las capacidades de esa otra raza fueran tan reducidas en comparación con las de los
vampiros.
  O en su caso, vampiros medio-symphath.
   Aunque encendiera la luz del techo y gritara hasta que sus cuerdas vocales se
agotaran, aunque ondeara los brazos hasta que se desprendieran de sus
articulaciones, los hombres y mujeres que estaban a su alrededor simplemente
seguirían con lo que fuera que estuvieran haciendo, sin advertir que ella estaba
atrapada en este dormitorio, justo en medio de ellos. Y no era como si pudiera
levantar la cómoda o la mesilla de noche para romper el cristal. Tampoco podía
derribar la puerta de una patada ni arrastrarse por la ventilación del baño.
  Ya había intentado todo aquello.
   La asesina dentro de ella no podía evitar sentirse impresionada por la naturaleza
impenetrable de su celda invisible: no había realmente, forma de sortearla,
atravesarla o salir de ella.
  Dando la espalda a la ventana, caminó alrededor de la cama king-size con sus
sábanas de seda y sus horribles recuerdos... pasó frente al baño de mármol... y


                                          ~2 2 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


continuó caminando para pasar frente a la puerta que daba al pasillo. Dada la forma
en que habían ido las cosas con su captor, no era como si necesitara más ejercicio,
pero no podía quedarse quieta, su cuerpo temblaba y zumbaba.
   Ya antes había pasado por esta cosa de contra-su-voluntad. Sabía que después de
un tiempo la mente, como un cuerpo famélico, podía comerse a sí misma si no la
alimentabas con algo que masticar.
   ¿Su distracción favorita? Mezclar bebidas. Después de haber trabajado en clubs
durante años, conocía legiones de cocktails y brebajes y los recorría mentalmente,
visualizando botellas y vasos, la forma de servirlas, el hielo y los aromas.
  Esa rutina de Barmanpedia la había mantenido cuerda.
   Hasta ahora, había contado con que hubiera un error, un desliz, una oportunidad
para escapar. No se había producido ninguno y esa esperanza comenzaba a decaer,
exponiendo un enorme agujero negro que estaba listo para devorarla. Así que
simplemente seguía haciendo bebidas mentalmente y buscando su oportunidad.
  Y de un modo extraño, su experiencia pasada ayudaba. Fuera lo que fuera lo que
pasara aquí, por malo que fuera, por mucho que doliera físicamente, no era nada
comparado con lo que había pasado antes.
  Esto era poca cosa.
  O... al menos eso se decía a sí misma. Algunas veces se sentía peor.
   Continuando con el paseo, pasó los dos ventanales de delante, la cómoda, y luego
volvió a rodear la cama. Esta vez entró en el baño. No había hojas de afeitar ni
cepillos ni peines, sólo algunas toallas ligeramente húmedas y una o dos barras de
jabón.
   Cuando Lash la había secuestrado, utilizando el mismo tipo de magia que la
mantenía en estas habitaciones, la había traído a esta elegante guarida suya y su
primer noche y día juntos habían sido un indicativo de cómo serían las cosas.
   Se vio a sí misma en el espejo que había sobre los lavabos dobles, y efectuó una
desapasionada revisión de su cuerpo. Tenía magulladuras por todos lados... cortes y
arañazos también. Él era brutal en lo que hacía y ella luchaba porque maldita fuera si
le permitía matarla... así que era difícil decir qué marcas había hecho él y cuales
habían sido secundarias a lo que ella le había hecho al bastardo.
  Que pusieran su culo desnudo delante de algún espejo y estaba dispuesta a
apostar su último aliento a que él no tenía mucho mejor aspecto que ella.
  Ojo por ojo.
   La desafortunada consecuencia era que a él le gustaba que ella respondiera al
fuego con fuego. Cuanto más luchaban, más se excitaba él y le daba la sensación de


                                         ~2 3 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


que le sorprendían sus propias emociones. Durante el primer par de días, había
estado en modo castigo, intentando hacerle pagar por lo que le había hecho ella a su
última novia... evidentemente, esas balas que había metido en el pecho de la zorra
realmente le habían cabreado. Pero luego las cosas habían cambiado. Había
empezado a hablar menos de su ex y más sobre partes del cuerpo y fantasías que
involucraban un futuro donde se la incluía para engendrar a su prole.
  Confidencias de almohada para el sociópata.
  Ahora cuando venía a ella sus ojos brillaban por otra razón y si la dejaba sin
sentido, habitualmente recuperaba la conciencia con él enroscado alrededor de su
cuerpo.
  Xhex dio la espalda a su reflejo y se quedó congelada antes de dar otro paso.
  Había alguien abajo.
  Saliendo del baño, fue a la puerta que conducía al pasillo e inhaló lenta y
profundamente. Cuando un olor a animal atropellado y sudoroso flotó en el aire
hasta sus fosas nasales, le quedó claro que quien rondaba por ahí abajo era un lesser...
pero no era Lash.
   No, este era su esbirro, el que venía cada noche antes de que llegara su captor,
para hacerle de comer. Lo que significaba que Lash estaba de camino a la casa de
piedra arenisca.
   Joder, maldita fuera su suerte: había sido secuestrada por el único miembro de la
Sociedad Lessening que comía y follaba. El resto de ellos eran impotentes como un
anciano de noventa años y existían a base de una dieta de aire, ¿pero Lash? El cabrón
era completamente funcional.
   Volviendo a la ventana, extendió la mano hacia el cristal. El límite que marcaba su
prisión era un campo de energía que se sentía como una ardiente picazón cuando se
entraba en contacto con él. La maldita cosa era como una valla invisible para cosas
más grandes que un perro... con el beneficio añadido de no requerir ningún collar.
   Había cierta elasticidad en él... cuando presionaba hacia delante, había un indicio
de flexibilidad, pero sólo hasta cierto punto. Luego las moléculas que habían sido
agitadas se reagrupaban y la sensación de quemazón era tan aguda que tenía que
sacudir la mano y alejarse del dolor.
  Mientras esperaba que Lash volviera a ella, su mente vagó hasta el macho en el
que intentaba no pensar jamás.
   Especialmente si Lash estaba cerca. No estaba claro cuánto podía penetrar su
captor dentro de su mente, pero no quería arriesgarse. Si el bastardo sospechaba que
el soldado mudo era la fuente-del-alma, como lo llamaba su gente, lo utilizaría contra
ella... y contra John Matthew.


                                          ~2 4 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Una imagen del macho vino a su mente, sus ojos azules resonando en su memoria
tan claramente, que pudo ver las motas de azul marino que había en ellos. Dios, esos
hermosos ojos azules.
   Podía recordar la primera vez que le había visto, cuando era un pretrans. La había
mirado con tal respeto y admiración, como si ella fuera más grande que la vida, una
revelación. Por supuesto, en ese momento, todo lo que ella distinguió fue que él
estaba entrando armado en el ZeroSum, y como jefa de seguridad del club, se había
empeñado en desarmarle y ponerle de patitas en la calle. Pero luego se había
enterado de que el Rey Ciego era su whard y eso lo había cambiado todo.
   De acuerdo con las oportunas nuevas noticias sobre quien estaba a cargo de sus
asuntos, John no sólo había sido bienvenido a entrar armado; era un invitado
especial, junto con sus dos amigos. Después de eso, había venido regularmente y
siempre la observaba, esos ojos azules la seguían a donde quiera que fuera. Y luego
había pasado la transición. Santo infierno, se había convertido en un gigante y de
repente esa mirada tenía algo tórrido que añadir a la gentil timidez.
   Había hecho falta mucho para matar esa bondad. Pero fiel a su naturaleza asesina,
ella se las había arreglado para estrangular la calidez de... la forma en que la miraba.
   Concentrándose en la calle de abajo, pensó en ese momento que habían pasado
juntos en su casa del sótano. Después del sexo, él había intentado besarla, cuando sus
ojos azules habían resplandecido con la característica vulnerabilidad y compasión
que había llegado a asociar a él, ella se había apartado y le había rechazado.
   Fue un caso de pérdida de valor. Simplemente no podía soportar la presión de
todo ese asunto de los corazones-y-las-flores... o la responsabilidad que conllevaba el
estar con alguien que sentía eso por ella... o la realidad de que se sentía capaz de
responder a su amor.
  La consecuencia había sido la muerte de esa mirada especial.
   Se consolaba pensando que John no formaría parte de la cruzada de los machos
que‖probablemente‖intentaran‖llegar‖a‖ella<‖Rehvenge,‖iAm,‖y‖Trez... la Hermandad.
Si la estaba buscando, era porque como soldado debía hacerlo y no porque se sintiera
compelido a hacerlo como parte de una misión suicida personal.
   No, John Matthews no se pondría en pie de guerra debido a sus sentimientos por
ella
   Y habiendo ya observado a un macho de valía destruirse a sí mismo intentando
rescatarla, al menos no tenía que volver a hacerlo.
  Cuando el olor a carne asada impregnó la casa, silenció sus pensamientos y se
rodeó de su voluntad como si se tratara de una armadura.




                                          ~2 5 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


   Su «amante» llegaría en cualquier momento, así que necesitaba asegurar sus
compuertas mentales y prepararse para la batalla de esa noche. El excesivo cansancio
la agobiaba, pero su voluntad ahuyentaba a ese peso muerto de una patada en el
culo. Necesitaba alimentarse, incluso más de lo que necesitaba un descanso
apropiado, pero ninguna de esas cosas ocurriría en un futuro cercano.
  Era cuestión de poner un pie delante del otro hasta que algo se rompiera.
  Eso y cargarse al macho que se atrevía a retenerla contra su voluntad.




                                        ~2 6 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 2



  Cronológicamente hablando, Blaylock hijo de Rocke conocía a            John Matthew
desde hacía sólo un año.
   Pero eso no era un auténtico reflejo de su bromance1. Había dos líneas temporales
en la vida de la gente: la absoluta y la perceptiva. La absoluta era el ciclo universal
día-y-noche que en su caso sumaba algo así como trescientos sesenta y cinco. Luego
estaba la forma en que pasaba ese período de tiempo, los eventos, las muertes, la
destrucción, el entrenamiento, la lucha.
  Creía que, considerándolo todo... para ellos eso suponía alrededor de
cuatrocientos mil años.
  Y seguía corriendo, pensó al mirar a su amigo.
   John Matthew estaba mirando los bocetos en tinta que había en las paredes del
salón de tatuajes, sus ojos pasaban sobre las calaveras, dagas, banderas americanas y
símbolos chinos. Con su tamaño, empequeñecía absolutamente la tienda de tres
habitaciones a tal punto que era como si viniera de otro planeta. En contraste con su
estado pretrans, el tipo ahora tenía la masa muscular de un luchador profesional,
aunque como su esqueleto era tan grande, el peso se extendía sobre huesos largos,
dándole una apariencia más elegante que la de esos humanos hinchados que vestían
mallas. Se había cortado el cabello oscuro al ras y esto hacía que los rasgos de su
rostro parecieran crueles en vez de apuestos... con los círculos oscuros bajo sus ojos
proporcionando al aspecto duro un respaldo serio.
   La vida le había molido a palos, pero en vez de plegarse, cada golpe y cada
puñetazo lo había forjado más duro, más fuerte y más resistente. Ahora era puro
acero, nada quedaba del chico que había sido una vez.
  Pero eso te hacía la madurez. No sólo cambiaba tu cuerpo; tu cabeza también lo
hacía.
  Mirando a su amigo, la pérdida de la inocencia parecía un crimen.
  Y hablando de eso, la recepcionista que había tras el mostrador captó la atención
de Blay. Estaba apoyada sobre el cristal del expositor de existencias de piercings, sus


                                         ~2 7 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


pechos se hinchaban contra el sujetador negro y la camiseta negra y ajustada que
llevaba. Tenía dos tatuajes que le cubrían los brazos, uno negro y blanco y otro negro
y rojo; aros de bronce gris en la nariz, las cejas, y ambas orejas. En medio de todos los
bocetos de tatuajes de las paredes, era un ejemplo vivo del trabajo que podías lograr
si querías. Un ejemplo muy sexy y extremadamente gráfico... que tenía labios del
color del vino tinto y cabello del color de la noche.
  Todo en ella hacía juego con Qhuinn. Era como un él femenino.
  Y como no. Los ojos dispares de Qhuinn ya se habían fijado en los de ella y estaba
sonriendo plenamente de esa forma característica en él que significaba te-tengo.
   Blay deslizó una mano en su chaqueta de cuero y tanteó su paquete de Dunhill
rojos.
  Joder, nada le hacía anhelar más un pitillo que la vida amorosa de Qhuinn.
  Y estaba claro que esa noche encendería otro par de clavos de ataúd: Qhuinn
caminó lentamente hacia donde estaba la recepcionista y se la bebió como si fuera
una larga y alta cerveza recién salida del barril y él hubiera estado trabajando al sol
durante horas. Sus ojos se fijaron en los pechos mientras intercambiaban sus nombres
y ella le ayudó a tener una imagen más clara de sus activos inclinándose hacia
delante sobre los antebrazos.
  Menos mal que los vampiros no tenían cáncer.
 Blay dio la espalda al Canal Picante junto a la caja registradora y se acercó a John
Matthew.
  —Esta está genial —dijo Blay señalando el boceto de una daga.
  ¿Vas a ponerte tinta alguna vez? gesticuló John.
  —No sé.
  Dios sabía que le gustaba verla sobre la piel...
   Su mirada volvió a Qhuinn. El enorme cuerpo del tipo se arqueaba hacia el de la
mujer humana, garantizándole con sus amplios hombros, sus caderas estrechas y sus
largas y poderosas piernas una cabalgada de mil demonios.
  Era increíble en el sexo.
   No es que Blay lo supiera de primera mano. Lo había visto y oído... y había
imaginado cómo sería. Pero cuando se había presentado la oportunidad, había sido
relegado a una clase escasa y especial: denegado.
  En realidad, era más una categoría que una clase... porque él era el único con
quien Qhuinn no practicaría el sexo.
  —Um... ¿esto va a escocer siempre? —preguntó una voz femenina.


                                          ~2 8 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


  Cuando una profunda voz masculina replicó, Blay miró hacia la silla de tatuaje. La
rubia a la que le acaban de hacer un trabajo estaba metiendo cautelosamente la
camisa dentro del pantalón, por encima del vendaje de celofán y miraba al tipo que la
había tatuado como si fuera un médico que estuviera refiriéndole las probabilidades
de sobrevivir a la rabia.
  Luego el par de chicas se acercó a la recepcionista, donde la no tatuada, la que
había cambiado de idea obtuvo su reembolso y las dos le echaron un vistazo a
Qhuinn.
   Donde quiera que él fuera siempre ocurría lo mismo y solía ser el tipo de cosas
que hacían que Blay idolatrara a su mejor amigo. Ahora, era un rechazo
interminable: cada vez que Qhuinn decía sí, hacía que ese único no sonara más alto.
  —Estoy listo si lo estáis vosotros, colegas —llamó el artista del tatuaje.
   John y Blay se dirigieron a la parte posterior de la tienda y Qhuinn abandonó a la
recepcionista como a un mal hábito y los siguió. Una cosa buena que tenía era la
seriedad con que se tomaba su papel como ahstrux nohtrum de John: se suponía que
tenía que estar con él las veinticuatro horas de los siete días a la semana y esa era una
responsabilidad que se tomaba incluso más en serio que el sexo.
  Cuando John se sentó en la silla acolchada en el centro del espacio de trabajo, sacó
un trozo de papel y lo desplegó sobre el mostrador del artista.
  El hombre frunció el ceño y estudió lo que John había bosquejado.
  —¿Entonces son estos cuatro símbolos a través de la parte superior de los
hombros?
   John asintió e indicó por señas. Puedes embellecerlos como quieras, pero tienen que estar
claros.
  Después de que Qhuinn tradujera, el artista asintió.
   —Genial. —Agarró un bolígrafo negro y empezó a enmarcar el simple diseño con
elegantes arabescos—. Por cierto ¿Qué son estas cosas?
  —Sólo símbolos —respondió Qhuinn.
  El artista asintió de nuevo con la cabeza y siguió dibujando.
  —¿Qué tal te parece esto?
  Los tres se inclinaron sobre él.
  —Tío—dijo Qhuinn suavemente—. Es brutal.
  Lo era. Era absolutamente perfecto, el tipo de cosa que John llevaría en la piel con
orgullo... no es que nadie fuera a ver los caracteres en el Antiguo Idioma o todo ese
espectacular trabajo de arabescos. Lo que allí estaba deletreado no era algo que


                                            ~2 9 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


quisiera que se supiera, pero esa era la cuestión con los tatuajes: no tenían que ser
públicos y Dios sabía que el tipo tenía bastantes camisetas para cubrirse.
  Cuando John asintió con la cabeza, el artista se puso de pie.
  —Déjame traer el papel de calcar. No tardaré mucho en copiarlo sobre ti y luego
nos pondremos manos a la obra.
  Mientras John ponía un tarro de cristal con tinta sobre el mostrador y empezaba a
quitarse la chaqueta, Blay se sentó en un taburete y extendió los brazos. Dada la
cantidad de armas que llevaba John en los bolsillos, no sería buena idea colgar su
mierda de un gancho.
   Cuando estuvo sin camisa, John se inclinó hacia delante y se acomodó apoyando
sus fuertes brazos sobre una barra acolchada. Después de que el tatuador pasara la
imagen al papel de calco, alisó la hoja sobre la parte alta de la espalda de John y
luego el tipo la retiró.
  El diseño formaba un arco perfecto a través de la extensión de músculo, ocupando
toda la considerable envergadura de John.
  Blay pensó que el Antiguo Idioma era realmente hermoso.
  Mirando los símbolos, por un breve y ridículo momento imaginó su propio
nombre a través de los hombros de Qhuinn, grabado en esa piel suave según la
costumbre ritual de emparejamiento.
  Nunca ocurriría. Estaban destinados a ser los mejores amigos... lo cual, comparado
con ser extraños, ya era mucho. ¿Comparado con amantes? Era el lado frío de una
puerta cerrada con llave.
  Miró a Qhuinn. El tipo tenía un ojo en John y otro en la recepcionista... que había
echado la llave a la puerta delantera y había ido a pararse a su lado.
  Tras la cremallera de sus pantalones de cuero, el bulto que estaba luciendo era
obvio.
  Blay bajó la mirada al revoltijo de ropa que tenía en su regazo. Una por una, dobló
cuidadosamente la camiseta interior, la de manga larga y luego la chaqueta de John.
Cuando levantó la mirada, Qhuinn pasaba lentamente la punta del dedo por el brazo
de la mujer.
   Iban a terminar zambulléndose tras esa cortina que había a la izquierda. La puerta
delantera de la tienda estaba asegurada, la cortina era medianamente delgada y
Qhuinn se lo haría con las armas encima. Así que John estaría a salvo todo el
tiempo... y esa comezón sería rascada.
  Lo cual significaba que Blay sólo tendría que sufrir oyéndolos.




                                         ~3 0 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Mejor que el espectáculo completo. Especialmente porque Qhuinn era hermoso de
observar cuando practicaba el sexo. Simplemente... hermoso.
   En los tiempos en los que Blay le había dado una oportunidad a la cuestión hetero,
los dos habían formado equipo para tirarse juntos a un buen número de mujeres
humanas... no es que pudiera evocar las caras, cuerpos o nombres de ninguna de las
mujeres.
  Para él siempre se había tratado de Qhuinn. Siempre.

                                         ***
  El dolor mordiente de la aguja de tatuar era un placer.
   Mientras cerraba los ojos y respiraba profunda y lentamente, pensó en la
confluencia del metal y la piel, cómo lo agudo se adentraba en la suavidad, cómo
fluía la sangre... cómo sabías exactamente dónde se producía la penetración.
  Como en ese instante, el artista estaba directamente en lo alto de su espina dorsal.
   John tenía un montón de experiencia con toda esa mierda de cortar-y-rebanar...
solo que a escala mucho mayor y más como perpetrador que como receptor. Claro,
había sufrido cortes en el campo de batalla un par de veces, pero había dejado más
que su justa parte de agujeros tras él y como el tatuador, siempre llevaba con él su
equipo de trabajo: su chaqueta cargaba con todo tipo de dagas y navajas, incluso un
trozo de cadena. También un juego de pistolas idénticas sólo-por-si-acaso.
  Bueno... todo eso y un par de cilicios con púas.
  Aunque no tenía intención de utilizar esos con el enemigo.
   No, esos no eran armas. Y aunque ya hacía casi cuatro semanas que no ceñían el
muslo de nadie, no eran inútiles. Actualmente, funcionaban como una especie de
jodido manto de confianza. Sin ellos, se sentía desnudo.
  La cuestión era, que estas ataduras brutales eran el único vínculo que tenía con
aquella a la que amaba. Lo cual, considerando el modo en que habían quedado las
cosas entre ellos, tenía un sentido cósmico.
   No obstante, en su opinión no habían ido lo suficientemente lejos. Lo que Xhex
había llevado alrededor de las piernas para amansar su lado symphath no ofrecía el
tipo de permanencia que él estaba buscando y eso había sido lo que le condujera
hacia su propia convención de metal-sobre-piel. Cuando hubiera acabado aquí, ella
siempre estaría con él. En su piel al igual que bajo ella. En sus hombros al igual que
en su mente.
  Con suerte ese humano estaba haciendo un buen trabajo con el diseño.
  Cuando los Hermanos necesitaban tatuajes por cualquier razón, era Vishous el
que manipulaba la aguja y el tipo era un profesional en ello... demonios, la lágrima

                                         ~3 1 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


roja en el rostro de Qhuinn y el pergamino con la fecha negra en su nuca eran una
pasada. El problema era qué si acudía a V con un trabajo como este, de repente todo
serían preguntas... no sólo por parte de él, sino de todos los demás.
  No había muchos secretos en la Hermandad y por ahora John prefería mantener
sus sentimientos por Xhex para sí.
   La verdad era que... estaba enamorado de ella. Era el tipo de mierda que estaba
totalmente por encima de cualquier límite, sin vuelta atrás, del tipo de ni-siquiera-la-
muerte-los-separaría. Y aunque sus corazones y flores no habían sido
correspondidos, eso no importaba. Había hecho las paces con el hecho de que aquella
a la que deseaba no le deseaba a él.
 Con lo que no podía vivir era con que estuviera siendo torturada o sufriendo una
muerte lenta y penosa.
  O con no ser capaz de darle un entierro apropiado.
   Estaba obsesionado con su desaparición. Emperrado hasta el punto de la
autodestrucción. Sería brutal e inclemente con el que se la había llevado. Pero eso no
era asunto de nadie más.
   Lo único bueno en la situación era que la Hermandad estaba igualmente
comprometida a averiguar qué demonios le había ocurrido a Xhex. Los Hermanos no
abandonaban a nadie durante una misión y cuando habían ido a sacar a Rehvenge de
la colonia symphath, Xhex había sido enteramente un miembro del equipo. Cuando se
hubo aclarado el alboroto y ella había desaparecido por completo, se asumió que
había sido abducida y había dos caminos posibles a seguir: symphaths o lessers.
  Lo cual era como decir, ¿quieres que caiga con polio o con ébola?
  Todo el mundo, incluyendo a John, Qhuinn y Blay, estaba en el caso. ¿Resultado?
Parecía que buscarla era parte del trabajo de John como soldado en guerra.
  El zumbido de la aguja se detuvo y el artista le limpió la espalda.
  —Tiene buen aspecto —dijo el tipo, reasumiendo su trabajo—. ¿Quieres hacerlo en
dos sesiones o sólo en esta?
  John miró a Blay y gesticuló.
  —Dice que quiere hacerlo esta noche si tienes tiempo —tradujo Blay.
  —Sí, puedo hacerlo. ¿Mar? Llama a Rick y dile que voy a llegar tarde.
  —Marcando mientras hablamos —respondió la recepcionista.
  No, John no iba a dejar que los Hermanos vieran este tatuaje... sin importar lo
magnífico que estuviera.




                                          ~3 2 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Tal como él lo veía, había nacido en una estación de autobuses y le habían dado
por muerto. Arrojado al sistema de protección de menores humano. Recogido por
Tohr y su compañera, sólo para que la mataran y el tipo desapareciera. Y ahora Z,
que había sido asignado para ocuparse de él, estaba comprensiblemente atareado con
su shellan y su nueva hija.
  Incluso Xhex le había rechazado antes de la tragedia.
  Así que captaba una indirecta. Además, era curiosamente liberador que no te
importara una mierda la opinión de nadie. Le liberaba para dar alas a su violenta
obsesión de rastrear al secuestrador y arrancarle las extremidades una a una.
  —¿Te importa decirme qué es esto? —preguntó el tatuador.
  John alzó los ojos y supuso que no había ninguna razón para mentir al humano.
Además, Blay y Qhuinn sabían la verdad.
  Blay pareció un poco sorprendido, pero luego tradujo.
  —Dice que es el nombre de su chica.
  —Ah. Sí, me lo imaginaba. ¿Os vais a casar?
  Después de que John gesticulara, Blay dijo:
  —Es en conmemoración.
   Hubo una pausa y luego el tatuador dejó su pistola en la mesa de ruedas donde
estaba la tinta. Después de subirse la manga de su camisa negra, puso el antebrazo
delante de John. En él había una imagen de una mujer preciosa, parecía que su
cabello agitado por la brisa lo lanzaba por encima del hombro y tenía los ojos
enfocados de tal forma que parecía mirar hacia fuera de la piel.
   —Era mi chica. Ella tampoco está aquí ya. —Con un rotundo tirón, el tipo cubrió
la imagen—. Así que lo entiendo.
   Cuando la aguja volvió al trabajo, John se dio cuenta que le era difícil respirar. La
idea de que Xhex probablemente ya estuviera muerta se lo comía vivo... y lo que era
peor era imaginar la forma en que podía haber muerto.
   John sabía quién se la había llevado. Sólo había una única explicación lógica:
cuando ella había entrado al laberinto y ayudado a liberar a Rehvenge, había
aparecido Lash y cuando él había desaparecido ella también. No era una
coincidencia. Y aunque nadie había visto nada, había habido alrededor de un
centenar de symphaths en la caverna donde había estado Rehv y estaban pasando un
montón de cosas... y Lash no era un lesser común y corriente.
   Oh, no... al parecer era el hijo del Omega. El mismísimo vástago del mal. Y eso
significaba que el chupapollas tenía sus trucos.



                                          ~3 3 ~
J.R.Ward                                                                       Amante Mío
                                                                   8º Hermandad de la Daga Negra


   Durante la pelea en la colonia, John había visto unas cuantas de sus triquiñuelas
de cerca y de forma personal: si el tipo podía sacarse bombas de energía de la palma
de la mano y enfrentarse nariz con nariz con la bestia de Rhage, ¿cómo no iba a
poder llevarse a alguien justo bajo las narices de todos? La cuestión era que si Xhex
hubiera muerto esa noche, habrían encontrado un cuerpo. Si respiraba, pero estaba
herida, se habría extendido telepáticamente hacia Rehvenge de symphath-a-symphath.
Y si estaba viva, pero necesitando unas pequeñas vacaciones, se habría marchado
sólo después de asegurarse de que todos habían regresado a casa a salvo.
   Los Hermanos estaban trabajando sobre las mismas suposiciones lógicas, así que
todos estaban buscando lessers. Y aunque después de los asaltos, la mayor parte de
los vampiros había abandonado Caldwell dirigiéndose a sus refugios de fuera del
estado, la Sociedad Lessening, bajo el mando de Lash, se había dedicado al tráfico de
drogas para vivir y este aquí en la ciudad se desarrollaba principalmente alrededor
de los clubs, en la calle Trade. Patrullar los callejones sórdidos era el nombre del
juego, con todo el mundo buscando cosas que estuvieran no-muertas y olieran como
un cruce entre una mofeta desangrada y un Aromatizador Glade.
   Cuatro semanas y lo único que habían encontrando eran señales de que los lessers
estaban moviendo mercancía en la calle abasteciendo a humanos.
  John se estaba volviendo loco, principalmente por todo el no-saber y el miedo,
pero parcialmente por tener que contener su violencia. Aunque era asombroso lo que
podías hacer cuando no tenías elección... tenía que aparentar normalidad y una
cabeza fría si quería ser parte de esto, así que eso era lo que fingía.
  ¿Y este tatuaje? Era una estaca clavada en el terreno en el que se encontraba. Su
declaración de que incluso si Xhex no le había deseado, ella era su pareja y él la
honraría, viva o muerta.
  Esta era la cuestión: la gente sentía lo que sentía y no era culpa suya o tuya si la
conexión era unilateral. Simplemente... sucedía.
   Dios, deseaba no haber sido tan frío cuando habían mantenido relaciones sexuales
la segunda vez.
  Esa última vez.
   Bruscamente, cortó sus emociones, metiendo ese genio de tristeza,
arrepentimiento y rechazo de vuelta en su botella. No podía permitirse derrumbarse.
Tenía que seguir adelante, seguir buscando, seguir poniendo un pie delante del otro.
El tiempo avanzaba incluso aunque él quisiera ralentizarlo para que tuvieran una
mejor posibilidad de encontrarla viva.
  El reloj no estaba interesado en sus opiniones, sin embargo.
  Dios querido, pensó. Por favor, no permitas que falle en esto.



                                            ~3 4 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                    Capítulo 3



  —¿Inducción? ¿Qué, como si fuera un jodido club?
   Mientras las palabras rebotaban en el interior del Mercedes, Lash apretó las manos
sobre el volante y miró por el parabrisa. Tenía un cuchillo con resorte en el bolsillo
interior de su traje Canali y la urgencia de sacar la hoja y rebanar la garganta de este
humano era endemoniadamente tentadora.
   Por supuesto, luego tendría un cadáver del que ocuparse y sangre por toda la
tapicería de cuero.
  Dos cosas que le aburrían.
   Miró a través de los asientos. El que había escogido de un casting de cientos era el
típico camello, muerto de hambre, hijo de puta de ojos nerviosos. La historia de niño
que había sufrido abusos estaba escrita en la vieja cicatriz circular de su cara...
perfectamente redonda y del tamaño del extremo encendido de un cigarrillo... y su
dura vida en las calles estaba en sus ojos astutos y nerviosos. Su avaricia se mostraba
en la forma en que miraba alrededor en el interior del coche, como si estuviera
intentando averiguar como hacerse con uno propio y su inventiva era obvia por lo
rápidamente que se había hecho un nombre como distribuidor.
   —Más que un club —dijo Lash en voz baja—. Mucho más. Has conseguido un
futuro en este negocio y yo te lo estoy ofreciendo en bandeja de plata. Haré que mis
hombres te recojan aquí mañana por la noche.
  —¿Y si no aparezco?
  —Es tu elección. —Por supuesto, entonces el cabrón iba a despertar muerto a la
mañana siguiente, pero detalles, detalles...
   El crío sostuvo la mirada de Lash. El humano no tenía constitución de luchador;
era más de la talla de alguien que había conseguido que le pegaran las nalgas con
cinta adhesiva en el vestuario de la escuela. Pero había quedado ampliamente claro
que la Sociedad Lessening necesitaba dos tipos de miembros ahora: fabricantes de
dinero y soldados. Después de hacer que el señor D examinara el Xtreme Park y




                                          ~3 5 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


vigilara quien estaba moviendo la mayoría del producto, esta pequeña mierda
flacucha con mirada de reptil estaba en lo alto del montón.
  —¿Eres marica? —dijo el crío.
  Lash permitió que una de sus manos abandonara el volante y se introdujera en su
chaqueta.
  —¿Por qué lo preguntas?
  —Hueles como uno. También vistes como uno.
   Lash se movió rápido, su objetivo no tuvo oportunidad de inclinarse hacia atrás en
el asiento. Con una estocada rápida, accionó el interruptor y colocó la hoja afilada
contra el pulso vital que latía en el costado del cuello blanco.
   —La única cosa que hago con hombres es matarlos —dijo Lash—. ¿Quieres que te
jodan así? Porque yo estoy listo si quieres.
  Los ojos del crío se salieron de sus órbitas como los de una caricatura y su cuerpo
tembló bajo las ropas sucias.
  —No. No tengo ningún problema con los maricas.
  El idiota pasaba por alto la cuestión, pero qué importaba.
   —¿Tenemos un trato? —dijo Lash, presionando la punta de su cuchillo hacia
delante. Cuando avanzó, la sangre manó en una burbuja y se detuvo durante una
fracción de segundo, como si estuviera intentando decidir si derramarse hacia abajo
por el metal brillante o por la suave columna de piel.
  Escogió la hoja, vagando sin rumbo hacia adelante en una corriente color rojo rubí.
  —Por favor... no me mates.
  —¿Qué respondes?
  —Sí. Lo haré.
  Lash presionó más fuerte, observando correr la sangre. Quedó momentáneamente
cautivado por la realidad de que si tomaba el arma y la empujaba más
profundamente a través de la carne, este humano cesaría de existir, como un aliento
de aire despareciendo en una noche fresca.
  Disfrutaba de sentirse como un dios.
  Cuando un lloriqueo se abrió brecha entre los labios agrietados del chico, Lash se
aplacó, retirándose. Con un lametazo rápido, limpió la hoja y cerró el arma.
  —Va a gustarte donde terminarás. Te lo prometo.
  Dio al tipo oportunidad de recobrarse y supo que no iba a hacer falta mucho rato
para que el crío recuperara su rutina. Los lameculos como este tenían egos del


                                         ~3 6 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


tamaño de balones. La presión, particularmente del tipo que venía con un cuchillo en
la garganta, provocaba que se derrumbaran. Pero en el instante en que el estrés se
aliviaba, rebotaban, volviendo a ocupar su lugar.
  El crío se bajó de un tirón su miserable chaqueta de cuero.
  —Me gusta bastante donde estoy.
  Bingo.
  —¿Entonces por qué estás mirando mi coche como si lo quisieras en tu garaje?
  —Tengo un bólido mejor que este.
   —Oh. Claro. —Lash escudriñó al perro de pies a cabeza—. Viniste aquí esta noche
en una BMX. Tus vaqueros están desgastados y no porque sean de diseño. ¿Cuántas
chaquetas tienes en el armario? Oh, espera, guardas tu mierda en una caja de cartón
bajo el puente. —Lash puso los ojos en blanco cuando todo tipo de sorpresas
bulleron en el asiento del pasajero—. ¿Crees que no te hemos controlado? ¿Crees que
somos estúpidos?
  Lash señaló con un dedo hacia el Xtreme Park, donde los patinadores parecían
metrónomos en las rampas, arriba y abajo, arriba y abajo.
  —Eres la leche en este campo de juegos de ahí. Bien. Felicidades. Pero queremos
que vayas más lejos. Únete a nosotros, tendrás músculos detrás... dinero, producto,
protección. Da el golpe con nosotros, vas a ser algo más que un camello de tres al
cuarto balanceando tu polla alrededor de un aparcamiento de hormigón. Te
conseguiremos un futuro.
  La mirada calculadora del crío recorrió su pequeño pedazo de territorio en
Caldwell y luego flotó sobre el horizonte donde los rascacielos que se erguían
amenazadoramente. La ambición estaba allí y por eso le había escogido. Lo que este
pequeño bastardo necesitaba era un empujón y una salida.
   El hecho de que tendría que vender su alma para hacerlo iba a hacerse evidente
sólo cuando fuera demasiado tarde, pero así funcionaba la Sociedad. Desde que Lash
había sido puesto al día por los lesser que ahora comandaba, se había acabado eso de
la divulgación plena antes de ser iniciado... y era entendible. Como si alguno de ellos
fuera a creerse que el mal estaba esperando al otro lado de la puerta a la que estaban
llamando. Como si alguno de ellos fuera a ofrecerse voluntario para aquello en lo que
se estaban metiendo.
   Sorpresa, cabrón. Esto no es Disneylandia y una vez subes abordo, nunca, nunca,
te podrás bajar.
  Sin embargo Lash no tenía ningún problema con el engaño.
  —Estoy listo para mierdas más grandes —murmuró el crío.


                                         ~3 7 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —Bien. Ahora saca el puto culo de mi coche. Mi socio te recogerá mañana por la
noche a las siete.
  —Guay.
  Con los negocios concluidos, Lash estaba impaciente por sacarse de encima al
pequeño bastardo. El crío olía a alcantarilla y pedía a gritos una ducha... necesitaba
que le regaran con una manguera como a la mierda de la acera.
   Tan pronto como la puerta se cerró, Lash salió marcha atrás del aparcamiento y
cogió la carretera que corría paralela al río Hudson. Se dirigía a casa, sus manos
aferraban el volante por otra razón distinta a la urgencia de matar.
  La urgencia de follar era un motivador igual de fuerte para él.
  La calle en la que vivía en Old Caldwell tenía casas victorianas de piedra arenisca
por toda ella, aceras con árboles y el valor de las propiedades no bajaba del millón de
dólares. Los vecinos recogían tras sus perros, nunca se hacía ningún ruido y ponían
su basura sólo en los callejones y sólo en los días correctos. Mientras conducía
pasando su casa de la ciudad y cortaba alrededor de la manzana hacia el garaje, le
deleitó pensar que todos esos BPA de culo apretado tenían un vecino como él: podía
parecerse y vestir como ellos, pero su sangre corría negra y tenía tan poca alma como
una estatua de cera.
   Cuando golpeó el mando de la puerta del garaje, sonrió y sus colmillos, un regalo
por parte de madre, se alargaron mientras preparaba su mierda de Hola, Lucy-estoy-
en-casa.
  Nunca perdía su encanto. Volver a Xhex nunca perdía su encanto.
   Después de haber aparcado el AMG, salió y tuvo que estirar el cuerpo. Ella le
pasaba por un exprimidor de ropa, desde luego y le encantaba cómo le dejaba tieso...
y no solo la polla.
  Nada como una buena oponente para alegrarle el día.
   Acortó por el jardín trasero y entró en la casa a través de la cocina, olió solomillo
asado a la parrilla y pan fresco.
   No estaba para comidas en ese momento, pensó. Gracias a la conversación del
parque, ese pequeño patinador de mierda iba a ser su primera inducción, el primer
ofrecimiento que llevaba a su padre, el Omega. Y eso le hacía ansiar algo de sexo.
  —¿Listo para comer? —preguntó el señor D desde los fogones mientras daba la
vuelta a un trozo de carne. El pequeño texano había probado ser útil no sólo como
guía inicial a través de la Sociedad Lesseging, sino también como asesino y cocinero a
medias decente.




                                          ~3 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  —No, voy a subir ahora. —Lanzó sus llaves y su móvil sobre el mostrador de
granito—. Deja la comida en la nevera y cierra la puerta detrás de ti.
  —Ajá.
  —Tenemos fiesta mañana por la noche. Recoge al objetivo a las siete. Ya sabes
donde llevarle.
  —Siseñó.
  Esa palabra de tres sílabas era la respuesta favorita del HDP…otra razón por la
cual permanecía entero y era el segundo de abordo.
   Lash se paseó a través de la despensa y el comedor y dio un giro hacia la escalera
tallada. Cuando había visto por primera vez el lugar, había estado vacío, sin nada
más que los restos de un gracioso comedor dejados atrás: papel de seda en las
paredes, cortinas de damasco y un sillón de orejas. Ahora, la casa estaba llena de
antigüedades, estatuas y alfombras apropiadas. Iba a llevar más de lo que había
pensado llegar a lo que tenía que ser, pero no podías llenar una casa de mierdas de la
noche a la mañana.
  Al subir las escaleras, sus pies eran ligeros y su cuerpo zumbaba mientras se
desabotonaba el abrigo y luego la chaqueta.
  Cuando se acercaba a Xhex, era bien consciente de que lo que para él había
comenzado como una venganza se había convertido en una adicción: lo que le
esperaba al otro lado de la puerta de su dormitorio era mucho más de lo que había
negociado.
  Había sido tan simple al principio: Se la había llevado a causa de lo que ella le
había quitado. Cuando había aparecido en aquella caverna de la colonia, había
apuntado su arma, apretado el gatillo y bombeado un cargamento de plomo en el
pecho de su zorra. No era aceptable. Ella le había robado su juguete favorito y él era
exactamente ese tipo de gilipollas para el que ojo por ojo era su tema musical.
  Cuando la había traído aquí y encerrado en su habitación, su meta había sido
hacerla pedazos, romper su mente en añicos, sus emociones y su cuerpo, hacerla
pasar a través de tanta mierda que iba a doblarla hasta que se partiera.
  Y luego, como a cualquier cosa rota, iba a tirarla.
  Al menos, ese había sido el plan. Estaba quedando bastante claro, sin embargo,
que los bordes de esta hembra no perdían el filo.
   Oh, no. Esta era de titanio. Sus reservas de fuerza estaban probando ser
inagotables y Lash tenía magulladuras que lo probaban.
  Cuando llegó a la puerta, se detuvo para quitarse toda la ropa. Generalmente
hablando, si le gustaban los trapos que llevaba encima, éstos tenían que tocar el suelo


                                          ~3 9 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


antes de que entrara, porque se destrozaban bastante rápidamente en el momento en
que se acercaba a ella.
   Sacándose la camisa con cuello de botones de los pantalones, se soltó los gemelos,
los dejó en la mesa del pasillo y se quitó la camisa de seda.
  Tenía marcas por todas partes. De los puños de ella. De sus uñas. De sus colmillos.
  La punta de la polla le zumbó mientras se examinaba sus varias heridas y
magulladuras. Sanaba rápidamente, gracias a que la sangre de su padre corría espesa
por sus venas, pero a veces el daño que producía ella duraba y eso le emocionaba
hasta el túetano.
  Cuando eres el hijo del mal, hay poco que no puedas hacer, poseer o matar y
aunque ella era mortal en sí misma era un elusivo trofeo que él podía tocar, pero no
podía poner en su estante.
  Esto la hacía rara. Esto la hacía preciosa.
  Esto le hacía... amarla.
  Tanteando una contusión negroazulada en el interior de su antebrazo, sonrió.
Tenía que acudir a su padre esta noche para confirmar la inducción, pero primero se
tomaría un kit-kat con su hembra y aumentaría su colección de arañazos. Y antes de
marcharse, dejaría algo para alimentarla.
  Como todo animal preciado, ella necesitaba ser alimentada.
  Extendió la mano hacia el pomo de la puerta y frunció el ceño mientras pensaba
en el importante asunto de la alimentación.
   Ella era solo medio symphath y ese lado vampiro suyo le preocupaba. Antes o
después, iba a necesitar conseguirle algo que no se pudiera comprar en el Hannaford
local... y no era algo que él pudiera darle.
   Los vampiros necesitaban tomar de la vena del sexo opuesto. Eso era inmutable. Si
tenías esa biología en ti, morías a menos que te consiguieras el hardware necesario y
tragaras sangre fresca. Y ella no podía obtener eso de su cuerpo... todo en él corría
negro ahora. Como resultado de ello, sus hombres, que pocos le habían quedado,
estaban buscando un macho de edad adecuada, pero no habían dado con nada.
Caldwell estaba casi vacía en lo que a vampiros civiles se refería.
  Aunque... tenía a aquel en el congelador.
   El problema era, que conocía a ese hijo de puta de su antigua vida y la idea de que
ella tomara de la vena de alguien que había sido su amigo simplemente le revolvía
toda la mierda.
  Además el bastardo era hermano de Qhuinn... así que sí, no era una ascendencia
sanguínea con la que quisiera que ella tuviera nada que ver.


                                           ~4 0 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra


   Lo que sea. Tarde o temprano, sus hombres iban a dar con algo... simplemente
tenían que hacerlo. Porque su juguete favorito era el tipo de cosa que quería tener
alrededor durante un tiempo muy largo.
  Cuando abrió la puerta, empezó a sonreír.
  —Hola, cariño, estoy en casa.

                                              ***
   Al otro lado de la ciudad, en el salón de tatuajes, Blay permanecía concentrado en
lo que se estaba haciendo en la espalda de John. Había algo sencillamente hipnótico
en observar esa aguja pasar sobre las líneas azules del papel carbón. De tanto en
tanto, el artista hacía una pausa para limpiar la piel con una toalla de papel blanca
antes de reasumir la tarea y el sonido silbante de la pistola llenaba el silencio una vez
más.
   Desafortunadamente, por cautivador que fuera todo, todavía le quedaba suficiente
atención para ser muy consciente de cuando Qhuinn decidió follarse a la mujer
humana: después de que la pareja charlara suavemente e intercambiara un montón
de caricias casuales por los brazos y hombros, esos asombrosos ojos disparejos
vagaron hasta la puerta principal.
  Y un momento después, Qhuinn se acercó a zancadas y comprobó para asegurarse
de que estaba cerrada. La mirada verde-y-azul no se cruzó con la de Blay mientras
volvía al sillón de tatuajes.
  —¿Qué tal te va? —preguntó a John.
  Cuando John levantó la mirada y asintió con la cabeza, Qhuinn indicó
rápidamente por señas, ¿Te importa si hago un poco de ejercicio detrás de esa cortina?
  Por favor, di que sí, que te importa, pensó Blay. Por favor, dile que se quede aquí.
  En absoluto, indicó John. Ocúpate de ti mismo.
  Estaré listo si me necesitas. Aunque tenga que salir con la polla fuera.
  Sí, apreciaría que pudiéramos evitar eso.
  Qhuinn rió un poco.
   —Muy justo. —Hubo una pausa de un latido de corazón; luego se alejó sin mirar a
Blay.
   La mujer entró primero en la otra habitación y dada la forma en que estaba
moviendo sus caderas; estaba tan lista para lo que estaba a punto de pasar como
Qhuinn. Entonces los grandes hombros de Qhuinn cambiaron de posición mientras
se agachaba fuera de la vista y el velo volvía a caer en su lugar.




                                              ~4 1 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  La luz superior de la habitación y las anoréxicas fibras de la cortina
proporcionaban bastantes pistas, así que Blay consiguió una imagen destilada de
Qhuinn extendiendo la mano y tirando de ella por la nuca.
   Blay dirigió sus ojos al tatuaje de John, pero la reconcentración no duró. Dos
segundos después estaba atrapado en el espectáculo erótico, no tanto observando lo
que pasaba como absorbiendo los detalles. Al modo típico de Qhuinn, la mujer
estaba ahora de rodillas y el tío tenía las manos enterradas en su cabello. Se estaba
trabajando su cabeza, sus caderas flexionando y soltando mientras le taladraba la
boca.
   Los sonidos amortiguados eran tan increíbles como la visual y Blay tuvo que
cambiar de posición en su asiento, su cuerpo se endurecía. Deseaba estar ahí, de
rodillas, conducido por las manos de Qhuinn. Deseaba ser él quien tuviera la boca
llena. Deseaba ser el responsable de hacer que Qhuinn jadeara y se esforzara.
  No estaba escrito.
   Tío, ¿qué demonios? El tipo follaba con gente en clubs, baños, coches, callejones y
ocasionalmente en camas. Se lo había hecho con miles de extraños, hombres y
mujeres y machos y hembras por igual... era Wilt Chamberlain con colmillos. Ser
rechazado por él era como que te echaran de un parque público.
   Blay intentó de nuevo apartar la mirada, pero la onda de un profundo gemido
llevó sus ojos una vez más a...
   La cabeza de Qhuinn se había girado de forma que estaba mirando por fuera de la
cortina. Y cuando los ojos de ambos se encontraron, su mirada desigual centelleó...
casi como si estuviera más sintonizado con quien estaba mirando, que con quien se
estaba tirando.
   El corazón de Blay se detuvo. Especialmente cuando Qhuinn arrastró a la mujer
hacia arriba, le dio la vuelta, y la inclinó sobre el escritorio. Un tirón y los tejanos
estaban en las rodillas de ella. Y entonces fue... Jesucristo. ¿Era posible que su mejor
amigo estuviera pensando lo que él?
  Sólo que entonces Qhuinn empujó la parte superior de la mujer contra su pecho.
Después le susurró algo al oído, ella rió y giró la cabeza de costado para que él
pudiera besarla.
  Lo cual hizo.
  Estúpido cabrón, pensó Blay para sí mismo. Estúpido hijo de puta.
  El tío sabía exactamente lo que estaba haciendo... y quien no era.
  Sacudiendo la cabeza, masculló:
  —John, ¿te importa si voy a echarme un cigarro fuera?


                                          ~4 2 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  Cuando John sacudió la cabeza, Blay se puso en pie y colocó la ropa en el asiento.
Al tatuador le dijo:
  —¿Abro el cerrojo sin más?
  —Claro y puedes dejarla abierta si te quedas justo fuera de la puerta.
  —Gracias, tío.
  —No hay problema.
   Blay se alejó del zumbido de la pistola de tatuar y la sinfonía de gemidos detrás de
esa cortina, deslizándose fuera de la tienda y apoyándose contra el edificio justo
junto a la entrada. Palpó una plana cajetilla de Dunhill rojos, retiró un cigarrillo, se lo
puso entre los labios y lo encendió con su encendedor negro.
  La primera calada fue el cielo. Siempre la mejor de todas las que la seguían.
  Mientras exhalaba, odió leer entrelíneas, ver conexiones donde no las había,
malinterpretar acciones y miradas y toques casuales.
  Patético, de verdad.
   Qhuinn no había levantado la mirada mientras le hacían una mamada para
encontrar los ojos de Blay. Había estado comprobando a John Matthew. Y había
girado a esa mujer y la había tomado desde atrás porque así era como le gustaba.
  Joder. La... esperanza no florecía eterna cuando la ahogaban el sentido común y la
autoconservación.
   Inhalando con fuerza, estaba tan enmarañado en sus propios pensamientos que
pasó por alto la sombra en lo alto del callejón al otro lado de la calle. Sin ser
consciente de estar siendo observado, siguió fumando, la fresca noche primaveral
tragándose las bocanadas que ascendían de sus labios.
  La comprensión de que no podía seguir más así fue una brisa profunda que le caló
hasta los huesos.




                                           ~4 3 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 4



  —Vale, creo que hemos acabado.
   John sintió un último tirón a través de los hombros y luego la pistola se quedó en
silencio. Irguiéndose del reposabrazos contra el que había estado recostado durante
las últimas dos horas, estiró los brazos sobre la cabeza y echó el torso hacia atrás
estirándose.
  —Dame un segundo y te limpiaré.
  Mientras el macho humano rociaba algunas toallitas de papel con líquido
antibacteriano, John apoyó el peso en la espina dorsal otra vez y dejó que el
hormigueo del trabajo de la aguja reverberara a través de todo su cuerpo.
  En ese momento de calma, le llegó un extraño recuerdo, uno en el que no había
pensado durante años. Era de sus días en el orfanato de Nuestra Señora, allá cuando
no había sabido quién era realmente.
  Uno de los benefactores de la iglesia había sido un hombre rico que poseía una
gran casa en la costa del Lago Saranac. Cada verano, se invitaba a los huérfanos a
pasar un día, jugar en su césped del tamaño de un campo de fútbol, dar una vuelta
en su precioso bote de madera y comer sandwiches y sandía.
   John siempre se quemaba. No importaba cuanto mejunje le pusieran encima, su
piel siempre se quemaba hasta achicharrarse... hasta que finalmente le relegaron a
quedarse a la sombra del porche. Obligado a esperar a que pasara algo fuera del
campo, había observado a los demás chicos y chicas hacer cosas, escuchado las risas
rodar por la brillante hierba verde, le traían la comida y comía solo, haciendo de
testigo en vez de tomar parte.
   Divertido, volvía a sentir ahora la piel como entonces: tirante y picante,
especialmente cuando el tatuador golpeaba los puntos crudos con la tela húmeda y
trazaba círculos sobre la tinta fresca.
   Joder, John podía recordar temer esa ordalía anual al lago. Había deseado tan
condenadamente estar con los otros... aunque para ser honesto, había sido menos por
lo que estaban haciendo y más porque estaba desesperado simplemente por encajar.


                                        ~4 4 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


Por amor de Díos, podrían haber estado masticando cristal roto y ensangrentando la
pechera de las camisetas y todavía habría querido apuntarse.
   Aquellas seis horas en ese porche sin nada excepto un libro de comics o tal vez el
nido de un pájaro caído que inspeccionar y reinspeccionar habían parecido tan largas
como meses. Demasiado tiempo para pensar y sentir nostalgia. Siempre había tenido
la esperanza de ser adoptado y en momentos solitarios como ese, el ansia le había
consumido. Incluso más que estar entre los demás chiquillos, deseaba una familia,
una auténtica madre y un padre, no sólo guardianes a los que se les pagaban para
que le criaran.
  Quería pertenecer. Quería que alguien dijera, eres mío. Por supuesto, ahora que
sabía lo que era... ahora que vivía como un vampiro entre vampiros, entendía la
cuestión de la "posesión" mucho más claramente. Claro, los humanos tenían un
concepto de unidad familiar, matrimonio y toda esa mierda, pero su auténtica raza se
parecía más a una manada de animales. Los lazos de sangre y emparejamiento eran
mucho más viscerales y absorbentes.
   Cuando pensaba en su yo más joven y triste, le dolía el pecho... aunque no porque
deseara poder volver atrás en el tiempo y decirle a ese pequeño que sus padres
vendrían a por él. No, le dolía porque precisamente lo que había deseado, casi le
había destruido. Su adopción desde luego había llegado, pero la "posesión" no
arraigó. Wellsie y Tohr habían entrando bailando el vals en su vida, le habían dicho
qué era, le habían proporcionado un breve vistazo de hogar... y luego habían
desaparecido.
  Así que podía decir categóricamente que era mucho peor haber tenido y perdido
unos padres, que no haberlos tenido en absoluto.
   Sí, claro, Tohr estaba técnicamente de vuelta en la mansión de la Hermandad, pero
para John estaba más lejos que nunca: aunque ahora dijera las cosas correctas, habían
sido demasiadas decepciones, era demasiado tarde. John había terminado con todo
ese asunto de Tohr.
  —Aquí tienes un espejo. Revisa, colega.
   John asintió un gracias y fue al espejo de cuerpo entero de la esquina. Mientras
Blay volvía de su larga pausa para el cigarrillo y Qhuinn emergía de detrás de la
cortina de la habitación lateral, John se dio la vuelta y captó una vistazo de lo que
tenía en la espalda.
   Oh, Dios. Era exactamente lo que quería. Y los adornos eran de primera. Asintió
con la cabeza mientras movía el espejo de mano alrededor, comprobando cada
ángulo. Tío, era una especie de vergüenza que ningún otro aparte de sus chicos fuera
a ver esto. El tatuaje era espectacular. Y lo más importante era, sin importar lo que




                                        ~4 5 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


ocurriera a continuación, ya encontraran a Xhex viva o muerta, que ella siempre
estaría con él.
  Maldito fuera, estas cuatro semanas desde su abducción habían sido las más largas
de su vida. Y había tenido algunos días jodidamente largos antes de esta mierda. No
saber dónde estaba ella. No saber lo que le había ocurrido. Tener que perderla... Se
sentía como si hubiera sido mortalmente herido, aunque su piel estaba intacta, sus
brazos y piernas ilesos y el pecho impenetrado por bala u hoja.
  Pero una vez más, en su corazón, estaba ella. E incluso si conseguía recuperarla
para que pudiera vivir una vida que no le incluyera a él, no pasaba nada. Sólo la
quería a salvo y viva.
  John miró al artista, se puso la mano en el corazón y se inclinó profundamente.
Cuando se alzó de su posición de gratitud, el tipo extendió la palma hacia afuera.
   —De nada, hombre. Significa mucho que lo apruebes. Ahora déjame cubrirlo con
algo de crema y un vendaje.
  Después de que se estrecharan las manos, John hizo señas y Blay tradujo.
  —No es necesario. Sana a velocidad de vértigo.
  —Pero va a necesitar tiempo...
  El tatuador se inclinó y luego frunció el ceño mientras inspeccionaba la zona
donde había trabajado.
   Antes de que el tipo empezara a hacer preguntas, John retrocedió y agarró su
camisa de las manos de Blay. El hecho era, que la tinta que habían traído había sido
escamoteada del alijo de V... lo cual significaba que parte de su composición incluía
sal. Ese nombre y aquellos fabulosos remolinos eran permanentes... y su piel ya
estaba sanando.
  Lo cual era una de las ventajas de ser un vampiro casi pura raza.
  —El tatuaje mola —dijo Qhuinn—. Es puro sexo.
  Como convocada, la mujer que Qhuinn había estado beneficiandose salió de
detrás de la cortina y fue difícil no advertir la expresión dolida de Blay.
Especialmente cuando ella deslizó un trozo de papel en el bolsillo trasero de Qhuinn.
Indudablemente su número estaba en él, pero en realidad no debía hacerse ilusiones.
Una vez el tío tenía a alguien, era todo... como si los compañeros de sexo fueran una
comida que no podía repetirse y nunca quedaban sobras.
  Desafortunadamente la doble de Kat von D2 tenía estrellas en los ojos.
   —Llámame —le murmuró con una confianza que se desvanecería con el paso de
los días.
  Qhuinn sonrió un poco.

                                        ~4 6 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  —Cuídate.
  Ante el sonido de esa palabra, Blay se relajó, sus grandes hombros se relajaron. En
Qhuinnlandia, cuídate era sinónimo de, nunca volveré a verte, llamarte o follarte.
   John sacó su cartera, que estaba a reventar de toneladas de billetes y ninguna
identificación en absoluto y sacó cuatro de cien. Lo cual era dos veces el coste del
tatuaje. Cuando el artista comenzó a sacudir la cabeza y decir que era demasiado,
John asintió hacia Qhuinn.
   Los dos alzaron las palmas derechas hacia los humanos y luego se extendieron
hasta el interior de sus mentes y cubrieron los recuerdos del último par de horas. Ni
el artista ni la recepcionista tendrían ningún recuerdo concreto de lo que había
pasado. Y como mucho, podían tener sueños nebulosos. Al final, tendrían un dolor
de cabeza.
   Mientras la pareja se deslizaba en su trance, John, Blay y Qhuinn salieron por la
puerta de la tienda y se mantuvieron en las sombras. Esperaron hasta que el artista se
sacudió y se reenfocó, se acercó a la puerta y echó el cerrojo... y entonces fue
momento de volver a los negocios.
   —¿Sal's? —preguntó Qhuinn, su voz era más baja de lo habitual debido a la
satisfacción postcoital.
  Blay encendió otro Dunhill mientras John asentía con la cabeza e indicaba por
señas, Nos están esperando.
   Uno tras otros, sus chicos desaparecieron en la noche. Pero antes de desvanecerse,
John se detuvo un momento, sus instintos resonaban.
   Mirando a derecha e izquierda, sus ojos agudos como lasers penetraron la
oscuridad. La calle Trade tenía un montón de luces de neón y había coches pasando
porque eran sólo las dos de la mañana, pero él no estaba interesado en las partes
iluminadas.
  Los callejones oscuros eran la cuestión.
  Alguien los estaba vigilando.
   Metió la mano dentro de su chaqueta de cuero y cerró la palma alrededor de la
empuñadura de su daga. No tenía ningún problema en matar al enemigo,
especialmente ahora, cuando sabía endemoniadamente bien quien tenía a su
hembra... y esperó a que algo que olía como un ciervo muerto hacía una semana se
lanzara sobre él.
  No tuvo tanta suerte. En vez de eso, su móvil sonó con un silbido. Sin duda
Qhuinn y/o Blay se estaban preguntando dónde coño estaba.




                                         ~4 7 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Esperó un minuto más y decidió que la información que esperaba obtener de Trez
y iAm era más importante que clavarle los nudillos a quien fuera el asesino que
acechaba en las sombras.
  Con la venganza fluyendo espesa por sus venas, John se desmaterializó en el
mismo aire y tomó forma de nuevo en el aparcamiento del restaurante Sal's. No
había ningún coche alrededor y las luces que normalmente brillaban fuera del
edificio de ladrillo estaban apagadas.
  Las puertas dobles bajo la marquesina se abrieron al instante y Qhuinn asomó la
cabeza.
  —¿Por qué demonios has tardado tanto?
  Paranoia, pensó John.
  Volviendo a comprobar mis armas, indicó por señas mientras caminaba.
  —Podrías haberme pedido que esperara. O hacerlo aquí.
  Sí, Mamá.
   El interior del lugar estaba decorado al viejo estilo Rat Pack con empapelado
saturado y alfombra de felpa hasta donde alcanzaba la vista. Todo, desde los asientos
del club, hasta las mesas cubiertas de lino, pasando por los platos y la platería era
una reproducción de lo que había sido en los sesenta y Dean Martin había vuelto a la
vida: refinado, rico y clasista al estilo Sands Casino.
  Incluso el Viejo Ojos Azules estaba cantando Fly me to the Moon.
  Los altavoces probablemente se negarían a reproducir otra cosa.
   Los tres pasaron el atril de la recepcionista y fueron al bar, donde el acre aroma de
los cigarros persistia a pesar de las leyes antihumo de Nueva York. Blay siguió hasta
detrás del mostrador de teca y se sirvió una Coca-Cola y John se paseó, con las
manos en las caderas, los ojos en el suelo de mármol, delineando el sendero marcado
por los reservados de cuero que estaban dispuestas rodeando el local.
  Qhuinn tomó asiento en uno de ellos.
  —Nos dijeron que nos dejáramos caer y tomáramos un trago. Vendrán en
cualquier...
   En ese momento, desde la única sala de personal en la parte de atrás, un thump-
thump y un gemido cortó la cháchara de Sinatra. Con una maldición, John siguió el
ejemplo de Qhuinn y aparcó enfrente del tío. Si las Sombras estaban trabajándose a
algún Pedazo De Mierda, probablemente sería más de un segundo.
   Cuando Qhuinn estiró las piernas bajo la mesa negra y tensó la espalda, todavía
estaba encendido, las mejillas sonrojadas por el esfuerzo, los labios hinchados de
besar. Por un momento, John estuvo tentado a preguntar por qué el tío insistía en

                                          ~4 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


follarse gente delante de Blay, pero se repensó la Gran Pregunta mientras examinaba
la lágrima roja que llevaba tatuada el tipo en la mejilla.
  ¿De qué otro modo iba a tener relaciones sexuales el bastardo? Estaba literalmente
unido a la cadera con John y todo lo que hacían era salir y luchar... con Blay como
miembro de su equipo.
  Blay volvió con su Coca-Cola, se sentó junto a John y se quedó callado.
  Muy embarazoso, pensó John cuando ninguno de ellos dijo nada.
  Diez minutos después, la puerta marcada como SÓLO PERSONAL se abrió de par
en par y Trez salió de la parte de atrás.
   —Lamento la espera. —Agarró una toalla de mano de detrás de la barra y se
limpió la sangre de los nudillos—. iAm está acabando de tirar algo de basura en el
callejón. Estará aquí en un instante.
  John dijo por señas, ¿Sabemos algo?
  Después de que Qhuinn tradujera, las cejas de Trez cayeron y los ojos de la
Sombra se volvieron calculadores.
  —¿De qué?
  —Xhex —dijo Qhuinn.
   Trez realizó un elaborado trabajo volviendo a doblar la toalla ahora manchada de
rojo.
  —Lo último que supe, es que Rehv estaba viviendo con vosotros en el complejo.
  —Lo está.
  El Sombra plantó sus palmas sobre la teca y se inclinó hacia delante, los músculos
de su hombro se hincharon.
  —¿Entonces por qué tenéis que preguntarme a mí sobre su búsqueda y rescate?
  Tú la conoces muy bien, indicó John.
  Después de la traducción, los ojos de Trez centellaron de un verde brillante.
  —Sí. Es mi hermana, aunque no de mi sangre.
  ¿Entonces cuál es el problema? señaló John.
  Cuando Qhuinn vaciló, como si quisiera asegurarse de que John realmente tenía
que decirle eso a una Sombra, John le hizo una seña para que siguiera hablando.
  Qhuinn sacudió un poco la cabeza.
   —Dice que entiende eso. Sólo quiere asegurarse de que todas las posibilidades
están cubiertas.


                                          ~4 9 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


  —Habla claro, no creo que sea eso lo que ha dicho. —La sonrisa de Trez era fría—.
Y he aquí mi problema. Venís aquí y os ponéis chulitos sugiriendo que vosotros y
vuestro rey no confías en que Rehv os diga como va la cosa... o no creéis que se esté
dejando las pelotas para encontrarla. Y ¿sabéis?... esa mierda no va conmigo.
  iAm entró a través de la puerta de personal y simplemente asintió mientras se
aproximaba a su hermano... lo cual era toda la bienvenida que podía esperarse jamás
de él. No desperdiciaba palabras. Ni golpes, dada la cantidad de sangre que
manchaba su camiseta gris. Y el tipo no pidió un resumen de la reunión hasta el
momento. Parecía totalmente puesto al día, lo que significaba que o había visto algo
en una cámara de seguridad en la parte de atrás o era agudo leyendo la tensión en el
poderoso cuerpo de su hermano.
   No hemos venido aquí a pelear u ofender. Indicó John por señas. Sólo queremos
encontrarla.
  Hubo una pausa después de que Qhuinn hiciera su parte. Y luego Trez hizo la
pregunta de los sesenta y cuatro mil dólares.
  —¿Sabe tu rey que estás aquí?
  Cuando John sacudió la cabeza, Trez entrecerró los ojos aún más.
  —¿Y qué esperas conseguir exactamente de nosotros?
   Cualquier cosa que sepáis o creáis que sea cierta sobre dónde está Xhex. Y cualquier
información sobre el tráfico de drogas aquí en Caldwell. Esperó a que Qhuinn se pusiera al
corriente, luego continuó. Asumiendo que Rehv tenga razón y Lash fuera el que acabó con
los distribuidores en la ciudad, es endemoniadamente obvio que él y la Sociedad Lessening
llenarán el vacío creado. Otra pausa para Qhuinn. ¿Así que, adónde va la gente a comprar,
aparte de a los clubs de la parte baja de Trade? ¿Hay una ruta del crack? ¿Y quienes son los
grandes distribuidores con los que trabajaba Rehv? Si Lash está intentando traficar, tiene que
estar consiguiendo la mierda de alguien. Un último respiro para Qhuinn. Hemos estado en
los callejones, pero hasta ahora, eso no nos ha llevado a ninguna parte. Sólo humanos
traficando con humanos.
  Trez retiró su peso de las palmas de las manos y prácticamente podías oler a
madera quemándose mientras su cerebro trabajaba.
  —Déjame preguntarte algo.
  Claro, gesticuló John.
  Trez miró alrededor y luego volvió a encontrar la mirada de John.
  —En privado.




                                             ~5 0 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                    Capítulo 5



  Cuando la Sombra lanzó la demanda, John vio que Qhuinn y Blay se tensaban y
supo por dónde iban a salir sus chicos. Trez era un aliado, pero también era peligroso
por definición. Las Sombras seguían su propio código y el de nadie más y eran
capaces de cosas que dejarían en bragas a los symphats.
  Pero cuando se trataba de Xhex, estaba dispuesto a atravesar un anillo de fuego.
   Mientras tenga lápiz y boli, nos irá bien, señaló John. Cuando ni Blay ni Qhuinn
tradujeron, frunció el ceño y les codeó a ambos.
  Qhuinn se aclaró la garganta y miró a Trez a través de la barra.
  —Como su ahstrux nohtrum, yo voy donde va él.
  —En mi casa no, ¿está claro? Ni en la de mi hermano.
   Qhuinn se alzó sobre sus pies, como si fuera a enzarzarse con la Sombra si hiciera
falta.
  —Así es como funciona.
  John se deslizó fuera del reservado y plantó su cuerpo en el camino de Qhuinn
antes de que el hijo puta se pusiera en modo defensa de rugby. Con un gesto de la
cabeza hacia la parte de atrás, donde asumía que irían él y Trez, esperó a que la
Sombra abriera camino.
  Naturalmente, Qhuinn tenía que abrir la bocaza.
  —Joder, John.
   John se dio la vuelta y dijo por señas, ¿Tengo que darte una puñetera orden? Voy a ir
con él y tú te quedas aquí. Punto. Final.
   Que te jodan, deletrearon las manos de Qhuinn. No me pego a ti por puro gusto y
risitas.
   El sonido de un timbre cortó la discusión mientras ambos miraban a las Sombras.
Después de que iAm comprobara el monitor de seguridad que había bajo la barra,
dijo:


                                          ~5 1 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  —Nuestra reunión de las dos treinta está aquí.
  Cuando rodeó el mostrador a zancadas y se dirigió a la puerta principal, Trez se
concentró en Qhuinn durante un largo momento, luego dijo a John:
  —Dile a tu chico que es difícil proteger a alguien cuando estás muerto.
  La voz de Qhuinn se volvió dura como un puñetazo.
  —Iría a la muerte por él.
  —Mantén esa actitud y eso no será hipotético.
  Qhuinn desnudó los colmillos y siseó guturalmente desde su garganta,
convirtiéndose en el mortífero animal sobre el que los humanos habían imaginado
todo tipo de mitología de horror. Cuando miraba a Trez, estaba bastante cristalino en
su mente, que ya estaba encaramándose a la barra y yendo a por la garganta de la
Sombra.
  Trez sonrió fríamente y no se movió un centímetro.
  —Un tipo duro, ¿eh? ¿O eres todo fachada?
  Difícil saber a que luchador secundar. La Sombra tenía una reserva de trucos en la
manga, pero aún así Qhuinn parecía una apisonadora preparada para echar abajo un
edificio. Fuera como fuera, esto era Caldwell, no Las Vegas y John no era un corredor
de apuestas.
   La respuesta correcta era no permitir que la fuerza imparable se encontrara con el
objeto inamovible. John cerró el puño y lo estampó contra la mesa. El crujido fue tan
ruidoso, que hizo que se girara la cabeza de todo el mundo y Blay tuvo que atrapar
su Coca-Cola en el aire cuando ésta rebotó hacia arriba en una curva ascendente.
   Después de que John consiguiera la atención absoluta de los combatientes, levantó
dos dedos y dirigió uno en cada dirección: siendo mudo, era lo más cerca que iba a
estar de decirles que relajaran esa mierda.
  La mirada dispareja de Qhuinn se lanzó de vuelta a la Sombra.
  —Es lo que harías tú por Rehv. No se me puede culpar por ello.
  Hubo una pausa... y luego la Sombra aflojó un poco.
   —Muy cierto. —Mientras la testosterona se desvanecía hasta convertirse en un
rugido sordo, Trez asintió con la cabeza—. Sí... muy cierto. Y no voy a hacerle daño.
Si él es un caballero, yo seré un caballero. Te doy mi palabra.
  Quédate con Blay, indicó John antes de darse la vuelta y dirigirse hacia la Sombra.
  Trez se encaminó hacia un pasillo que era amplio y estaba lleno de pilas de cajas
de cerveza y licor. La cocina estaba en el extremo más alejado, separada por un par
de puertas batientes que no hicieron ningún sonido cuando las atravesaron.


                                         ~5 2 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   Brillantemente iluminada con un suelo de azulejo rojo, el corazón del restaurante
estaba pulcro como una patena y tenía el tamaño de una casa, con un banco de
fogones, una cámara de carne y metros y metros de mostradores de acero inoxidable.
Colgaban cacerolas arriba y abajo y algo delicioso se estaba cocinando en uno de los
quemadores delanteros.
  Trez se acercó y alzó la tapa. Después de una profunda inhalación, levantó la
mirada con una sonrisa.
  —Mi hermano es un magnífico cocinero.
   Claro, pensó John. Aunque con las Sombras siempre tenías que preguntarte qué
eran las proteínas. Se rumoreaba que les gustaba comerse a sus enemigos.
  El tipo volvió a colocar la tapa y extendió la mano hacia un montón de libretas.
Tomando una de la pila, la deslizó a través del mostrador y sacó un boli de una taza.
   —Esto es para ti. —Trez cruzó los brazos sobre su enorme pecho y se apoyó hacia
atrás contra los fogones—. Cuando llamaste y pediste vernos, quedé sorprendido.
Como dije, Rehv vive bajo el mismo techo que tú, así que no es como que no fueras
consciente de lo que está haciendo en el norte, en la colonia. Por tanto debes saber,
como saben tus jefes, que está registrando el norte... hasta la más pequeña esquina
del laberinto esta semana... y debes ser consciente también de que no ha encontrado
absolutamente, positivamente nada que le conduzca a creer que Xhex fue capturada
por un symphath.
  John no hizo ningún movimiento, ni afirmando ni negando.
  —Y también encuentro curioso que quieras preguntarme sobre el tráfico de
drogas, dado que Rehv lo sabe todo sobre el tráfico aquí en Caldwell.
  En este punto, iAm entró en la cocina. Fue a la cazuela y la revolvió un poco
también, luego se plantó junto a su hermano, asumiendo la misma pose. John no
había oído que fueran gemelos, pero demonios, te lo preguntabas.
  —¿Así que, qué pasa, John? —murmuró Trez—. ¿Por qué tu rey no sabe que estás
aquí y por qué no estás hablando con mi colega Rehvenge?
   John se enfrentó a la pareja y luego recogió el boli y escribió un poco. Cuando
lanzó la libreta hacia delante, los Sombras se inclinaron sobre ella.
   Sois perfectamente conscientes de lo que está pasando aquí. Dejad de malgastar nuestro
tiempo.
  Trez rió y iAm incluso sonrió.
   —Sí, podemos leer tus emociones. Sólo imaginábamos que podrías querer
explicarte. —Cuando John sacudió la cabeza, Trez asintió—. Vale, muy justo. Y voy a
respetar tu política nada-de-tonterías. ¿Quién más sabe que esto es personal para ti?


                                          ~5 3 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


  John volvió a la rutina boli-papel. Rehv, principalmente, ya que es un symphath.
Qhuinn y Blay. Pero ninguno de los Hermanos.
  iAm habló.
  —Así que ese tatuaje que acabas de hacerte... ¿tiene algo que ver con ella?
   John quedó momentáneamente sorprendido, pero luego se figuró que podían oler
la tinta fresca o sentir las reverberaciones del dolor leve.
  Con un tranquilo garabateo, escribió. Eso no es asunto de nadie.
  —De puta madre, puedo respetar eso —dijo Trez—. Escucha... sin ofender, pero
¿por qué no puedes confiar en los Hermanos con esta mierda? ¿Es porque ella es una
symphath y te preocupa como se lo tomarán? Porque con Rehv lo han llevado bien.
   Usa la cabeza. ¿Les anuncio en grandes titulares lo de ella y la encontramos? Todo el
mundo en esa casa va a esperar una ceremonia de emparejamiento como bienvenida. ¿Crees
que ella lo apreciará? ¿Y si está muerta? No quiero mirar al otro lado de la mesa cada mañana
a un puñado de gente que está esperando ver si me ahorco en el baño.
  Trez ladró una risa.
  —Bueno... ahí tienes razón. No puedo discutir la lógica de eso.
  Así que necesito vuestra ayuda. Ayudadme a ayudarla.
   Las dos Sombras se miraron el uno al otro y se produjo un largo momento de
quietud. El cual John se tomó como que estaban teniendo una conversación materia-
gris-a-materia-gris.
  Después de un momento, volvieron a mirarle y como de costumbre fue Trez el que
habló.
   —Bueno, ahora... dado que has tenido la cortesía de cortar con la mierda, nosotros
haremos lo mismo. Hablar así contigo nos pone en una posición difícil. Nuestra
relación con Rehv es estrecha, como ya sabes y él está tan personalmente involucrado
en esto como tú. —Justo cuando John estaba intentando encontrar un modo de
sortear todo eso, Trez murmuró—. Pero te diremos... que ninguno de nosotros ha
captado nada de ella. En ninguna parte.
  John tragó con fuerza, pensando que esas no eran buenas noticias.
   —No, no lo son. O está muerta... o está siendo retenida en alguna parte con un
bloqueo. —Trez maldijo—. Yo también creo que la tiene Lash. Y me trago totalmente
la idea de que está trabajándose las calles en busca de efectivo y ese es el único modo
de encontrarle. Si tuviera que suponer, diría que está probando a camellos humanos
antes de convertirlos a la Sociedad Lessening... y me juego las pelotas a que está
empezando a inducirlos TPCSP. Querrá tener control total sobre su equipo de
reventa y la única forma de que lo consiga es convirtiéndolos. Por lo que respecta a


                                            ~5 4 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


los semilleros de tráfico, los mercados están siempre saltando. Está el instituto,
aunque eso va ser difícil a causa de tus problemas diurnos. Zonas de construcción
municipal, también... los vendedores de esos camiones de catering siempre solían
vender para nosotros. Además, ese parque de skate, el Xtreme. Un montón de mierda
va a parar allá abajo. Y bajo los puentes... aunque esos son principalmente indigentes,
lo más bajo de la sociedad, así que el ratio de efectivo probablemente será demasiado
bajo para que les ataque duro.
  John asintió con la cabeza, pensando que esta era precisamente la información que
esperaba conseguir. ¿Qué hay de los proveedores? escribió. Si Lash se calza los zapatos de
Rehv, ¿no necesitará relaciones con ellos?
   —Sí. Sin embargo el mayor de la ciudad, Ricardo Benloise, es puñeteramente
reservado. —Trez miró a su hermano y se produjo otro silencio. Cuando iAm asintió,
Trez se giró—. Vale. Veremos si podemos conseguir alguna información sobre
Benloise... al menos lo suficiente para que puedas rastrear su culo por si acaso se
reúne con Lash.
  John hizo señas sin pensar. Muchas gracias.
  Los dos asintieron, y luego Trez dijo:
  —Dos advertencias.
  Con las manos, John animó al tipo a continuar.
   —Una, mi hermano y yo no ocultamos nada a Rehv. Así que vamos a contarle que
has venido a vernos. —Cuando John frunció el ceño, Trez sacudió la cabeza—. Lo
siento. Así son las cosas.
  iAm intervino.
  —Nos parece bien que estés cavando hondo. No es que los Hermanos no lo estén
haciendo, sólo que cuando más manos en cubierta, mejores probabilidades tiene ella.
   John no podía ver como hacerlo, pero todavía quería mantener el asunto en
privado. Antes de que pudiera garabatear, Trez siguió.
  —Y dos, debes mantenernos completamente informados de cualquier cosas que
consigas. Rehvenge, ese puñetero bastardo fanático del control, nos ha ordenado
quedarnos fuera de esto. ¿Tu visita? Bueno, simplemente es un modo conveniente
para nosotros de involucrarnos.
  Mientras John se preguntaba por qué demonios ataría Rehv las manos de los dos
guerreros, iAm dijo:
  —Se figura que conseguiremos que nos maten.
  —Y a causa de nuestra... —Trez hizo una pausa, como si buscara la palabra
correcta—..."relación" con él, estamos obligados.


                                           ~5 5 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  —Bien podría habernos encadenado a la jodida pared.
  Trez se encogió de hombros.
  —Razón por la cual consentimos en reunirnos contigo. En el momento en que
enviaste el mensaje de texto, supimos...
  —... que aquí estaba la abertura que...
  —... estábamos buscando.
  Mientras las Sombras completaban cada uno las frases del otro, John hizo una
profunda inspiración. Al menos entendían a donde quería llegar.
   —Totalmente. —Trez ofreció los nudillos y, cuando John le dio un golpecito, el tío
asintió con la cabeza—. Y mantendremos esta pequeña conversación en la trastienda
en privado.
  John se inclinó sobre el papel. Esperad, creía que habíais dicho que le ibais a contar a
Rehv que estuve aquí.
  Trez leyó por encima la escritura y rió de nuevo.
  —Oh, vamos a contarle que viniste de visita y tomaste algo.
  iAm sonrió oscuramente.
  —Pero no tiene que saber el resto.

                                            ***
   Después de que Trez y John fueran a la trastienda, Blay terminó su Coca-Cola y
rastreó a Qhuinn con su visión periférica. El tipo se estaba paseando alrededor de la
zona del bar como si le hubieran cortado las uñas y no apreciara el arreglo.
   Simplemente no podía quedarse fuera de ninguna mierda. Ya fuera una cena, una
reunión o una pelea, él prefería acceso total a la vida.
  Su silenciosa energia en movimiento era peor que maldecir, francamente.
   Blay se levantó y fue detrás de la barra con su vaso vacío. Mientras rellenaba su
Coca-Cola y observaba la capa de espuma golpear el hielo, se preguntó por qué se
sentía tan atraído por el tipo. Él era un macho del tipo por-favor-y-gracias. Qhuinn
era más del tipo follar-y-morir.
  Suponía que los opuestos se atraían. Al menos por su parte...
   iAm volvió a entrar y llevaba con él lo que sólo podía ser descrito como a un
macho de valía: El tipo iba vestido impecablemente, desde el corte de su abrigo gris
oscuro al brillo de sus zapatos de punta y en vez de una corbata, tenía un pañuelo.
Llevaba el espeso cabello rubio corto en la parte de atrás y largo por delante y sus
ojos eran del color de las perlas.


                                            ~5 6 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   —Jodido Jesucristo, ¿qué demonios estás haciendo tú aquí? —La voz de Qhuinn
resonó mientras iAm desaparecía en la parte de atrás—. Bastardo escurridizo.
   La primera respuesta de Blay fue tensarse completamente. Lo último que
necesitaba era otra vuelta en el tiovivio de espectador, asumiendo que Qhuinn se
sintiera atraído por el tipo.
  Excepto que luego frunció el ceño. ¿Podría ser...?
  El macho que acababa de llegar rió mientras abrazaba a Qhuinn.
   —Tienes tal facilidad de palabra, primo. Yo diría... entre camionero y marinero
cruzado con un niño de doce años.
  Saxton. Era Saxton, hijo de Tyhm. Blay podía recordar haberse encontrado con él
una o dos veces antes.
  Qhuinn se apartó.
  —En realidad joder es una coma. ¿No te enseñaron esa mierda en Harvard?
  —Estaban más preocupados por los contratos legales. Las responsabilidades, las
cuales cubrían agravios contra otros, por cierto. Me sorprendió que no salieras en el
examen final.
  Los colmillos de Qhuinn centellearon brillantes y blancos cuando sonrió
verdaderamente.
  —Eso es ley humana. No pueden conmigo.
  —¿Y quién puede?
  —Bueno, ¿qué estás haciendo tú aquí?
   —Transacciones de propiedad para los hermanos Sombra. No pensarás que
aprendí toda esa jurisprudencia humana por gusto. —Los ojos de Saxton se
movieron y encontraron los de Blay. Al instante, la expresión del tipo cambió a algo
serio y especulativo—. Vaya, hola.
   Saxton dio la espalda a Qhuinn y se acercó con una concentración que hizo que
Blay comprobara a su espalda.
  —Blaylock, ¿no? —El macho extendió su brazo elegante por encima de la barra—.
No te había visto en años.
   Blay siempre se había sentido un poco cohibido en presencia de Saxton porque el
"bastardo escurridizo" siempre tenía una réplica. Y te daba la vibración de que no
sólo tenía la respuesta correcta para todo sino que podía escoger no hacerte partícipe
del secreto si no alcanzabas sus estándares.
  —¿Cómo estás? —dijo Blay cuando sus palmas se encontraron.



                                         ~5 7 ~
J.R.Ward                                                             Amante Mío
                                                         8º Hermandad de la Daga Negra


  Saxton olía realmente bien y tenía un apretón de manos firme.
  —Has crecido mucho.
  Blay se encontró sonrojándose mientras recuperaba su mano.
  —Tú estás igual.
  —¿Yo? —Esos ojos perlados destellearon—. ¿Eso es bueno o malo?
  —Oh... bueno. No quería decir...
  —Bueno, cuéntame como has estado. ¿Te has emparejado con alguna hembra
agradable que tus padres te hayan endilgado?
  La risa de Blay fue aguda y dura.
  —Dios, no. Nada de eso para mí.
  Qhuinn se introdujo en la conversación, todo excepto poner su cuerpo entre ellos.
  —Entonces, ¿cómo te va, Sax?
   —Bastante bien. —Saxton ni siquiera miró a Qhuinn mientras respondía, su
atención estaba fija en Blay—. Aunque mis padres me quieren fuera de Caldwell. Sin
embargo yo no me siento inclinado a marcharme.
  Necesitando mirar a otro sitio, Blay se ocupó de beber su refresco y contar los
cubitos de hielo que flotaban en él.
  —¿Y qué estás haciendo tú aquí? —preguntó Saxton.
  Hubo una larga pausa y finalmente, Blay volvió a levantar los ojos mientras se
preguntaba por qué no había contestado Qhuinn.
  Oh. Vale. Saxton no se estaba dirigiendo a su primo.
  —Vas a tener que atender, Blay —advirtió Qhuinn con un ceño.
  Por primera vez desde... dios, ¿nunca?, por lo que parecía... tuvo intención de
encontrar la mirada de su mejor amigo.
  Aunque no es que llegara a necesitar tanta preparación. Como siempre, esos ojos
desiguales estaban fijos en algún otro: Saxton estaba recibiendo una mirada que
habría acobardado a machos lesser varios centímetros más altos. Pero el primo de
Qhuinn no era consciente de ello o posiblemente no le importaba.
  —Respóndeme, Blaylock —murmuró el macho.
  Blay se aclaró la garganta.
  —Estamos aquí para ayudar a un amigo.
  —Admirable. —Saxton sonrió, mostrando un juego de dientes que relucían—.
¿Sabes?, creo que deberíamos salir algún día.


                                        ~5 8 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  La voz de Qhuinn se volvió más afilada.
  —Claro. Suena genial. Aquí está mi número.
   Justo cuando recitaba sus dígitos, John, Trez y iAm volvieron a entrar. Hubo
algunas presentaciones y conversación, pero Blay permaneció fuera de ella,
puliéndose la Coca-Cola y poniendo el vaso en el lavavajillas. Cuando rodeaba el bar
y pasaba junto el tipo, Saxton extendió el brazo.
  —Encantado de volver a verte.
   Por reflejo, Blay estrechó la palma que se le ofrecía... y tras el apretón, comprendió
que había una tarjeta de visita en su mano. Mientras él cubría su sorpresa, Saxton
simplemente sonrió. Blay se metió la tarjeta en el bolsillo, Saxton giró la cabeza y
miró fijamente a Qhuinn.
  —Te haré una llamada, primo.
  —Sí. Claro.
   La despedida fue considerablemente menos amigable por parte de Qhuinn, pero
una vez más a Saxton pareció importarle una mierda o no notarlo... lo último sería
difícil de creer.
  —Si me perdonáis —dijo Blay, a nadie en particular.
  Abandonó el restaurante el primero y cuando salió bajo la marquesina, encendió
un cigarrillo y se recostó contra el ladrillo fresco, apoyando la suela de una bota en el
edificio.
   Sacó la tarjeta mientras fumaba. Material grueso y cremoso. Grabada, no impresa...
naturalmente. Negra, letra antigua. Cuando alzó la cosa hasta su nariz, pudo oler esa
colonia.
  Agradable. Muy agradable. Qhuinn no creería en esas cosas... simplemente olía a
cuero y sexo la mayor parte de las veces.
   Mientras se metía la tarjeta dentro de la chaqueta, tomó otra calada y exhaló largo
y lento. No estaba acostumbrado a que le miraran así. O a que le abordaran. Siempre
era él quien hacía las insinuaciones y Qhuinn había sido el objetivo desde que podía
recordar.
  Las puertas se abrieron de golpe y sus chicos salieron.
   —Tío, odio el humo de cigarro —masculló Qhuinn, ondeando la mano para alejar
la nube que Blay acababa de exhalar.
  Blay apagó su Dunhill en el talón de la bota y se metió la colilla por la mitad en el
bolsillo.
  —¿Adónde vamos?


                                          ~5 9 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


   El Xtreme Park, indicó John. El que está cerca del río. Y nos han dado otra pista, lo cual
va a llevar un par de días.
  —¿El parque no es territorio de bandas? —preguntó Blay—. ¿No hay un montón
de policía alrededor?
  —¿Por qué preocuparse por los polis? —Qhuinn rió, con una dura expresión—. Si
nos metemos en líos con el DPC, Saxton siempre puede venir a sacarnos bajo fianza.
¿Verdad?
  Blay le miró apresuradamente y esta vez, debería haberse preparado. La mirada
verde-azul de Qhuinn estaba fija en él y, como se registró, aquella vieja y familiar
emoción lamió en su pecho.
  Díos... por esto le amaba, pensó. Y siempre lo haría.
   Era el empuje de esa mandíbula terca y las cejas oscuras y mordaces y esos
piercings en su oreja y en el lleno labio superior. Era ese espeso y lustroso cabello
negro y la piel dorada y ese cuerpo fuertemente musculado. Era la forma en que reía
y el hecho de que nunca, jamás lloraba. Eran las cicatrices en su interior de las que
nadie sabía nada y la convicción de que siempre sería el primero en correr al interior
de un edificio en llamas o a una lucha sangrienta o un coche destrozado.
  Eran todas las cosas que Qhuinn había sido y siempre iba a ser. Pero las cosas
nunca iban a cambiar.
  —¿Qué no va a cambiar? —dijo Qhuinn con un ceño.
  Oh, mierda. Había hablado en voz alta.
  —Nada. ¿Nos vamos, John?
   John miró atrás y adelante entre ellos. Luego asintió. Tenemos sólo tres horas antes
del amanecer. Apresurémonos.




                                            ~6 0 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                    Capítulo 6



   —Me encanta la forma en que me miras.
   Desde la esquina opuesta de la habitación, Xhex no respondió a las palabras de
Lash. Por el modo en que estaba desplomado delante del escritorio, con uno de los
hombros más alto que el otro, pensó que muy posiblemente le había dislocado el
hombro. Y esa no era su única lesión. Sangre negra le goteaba por la barbilla desde el
labio que le había partido e iba a caminar cojeando después de que le hubiera
mordido en el muslo.
    Sus ojos vagaron sobre ella pero no se molestó en taparse con las manos. Si estaba
listo para una segunda ronda, necesitaba todas las fuerzas que le quedaban. Y
además, la modestia sólo contaba si te importaba una mierda tu cuerpo y ella hacía
mucho tiempo que había perdido esa conexión.
  —¿Crees en el amor a primera vista? —le preguntó él. Con un gruñido, se levantó
del suelo y necesitó apoyarse en el borde de la cómoda mientras hacía algunos
experimentos con su brazo.
  —¿Lo haces? —la urgió.
  —No.
  —Cínica —fue cojeando hasta el dintel de la puerta del baño.
   De pie entre las jambas, apoyó una mano en la pared, se puso mirando a la
izquierda y aspiró profundamente.
   Con un tirón brusco, volvió a colocar el hombro en su lugar y el crujido y la
maldición fueron fuertes. A medida que se deslizaba hacia abajo, respirando con
dificultosas inspiraciones, los cortes de su cara dejaron marcas negras de sangre lesser
en la moldura blanca. Se volvió hacia ella y le sonrió.
  —¿Te hace una ducha conmigo? —Cuando se quedó callada, sacudió la cabeza—.
¿No? Una pena.
  Desapareció en la extensión de mármol y después de un momento, se abrió el
agua.



                                          ~6 1 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Sólo después de que pudiera oírlo lavándose y oler la fragancia de aquel jabón fue
cuando recolocó cuidadosamente piernas y brazos.
   Ninguna debilidad. No le mostraba ninguna debilidad. Y no era sólo por querer
aparentar fortaleza para que se lo pensara dos veces antes de volver ponerse a bailar
el tango con ella. Su naturaleza se negaba a ceder ni ante él ni ante nadie. Moriría
luchando.
   Era‖simplemente‖el‖modo‖en‖que‖estaba‖programada:‖era‖invencible<‖y‖no‖era‖su‖
ego el que hablaba. La suma de su experiencia le decía que sin importar lo que le
hicieran, podría manejar la situación.
  Pero, Dios querido, cuánto odiaba luchar contra él. Odiaba toda esta mierda.
  Cuando él salió un poco más tarde, estaba limpio y sanando ya, sus moretones se
desvanecía, los arañazos desaparecían, los huesos se recolocaban como por arte de
magia.
  Menuda suerte la suya. El maldito conejito de Duracell.
   —Me voy a ver a mi padre. —A medida que se le acercaba, ella desnudó sus
colmillos y él pareció momentáneamente complacido—. Me encanta tu sonrisa.
  —No es una sonrisa, capullo.
  —Lo llames como lo llames, me gusta. Y algún día te presentaré a mi querido
papaito. Tengo planes para nosotros.
  Lash fue a inclinarse, sin duda para tratar de besarla, pero como ella siseó desde lo
más profundo de la garganta, se detuvo y se lo repensó.
  —Volveré —susurró—. Mi amor.
   Él‖sabía‖que‖odiaba‖toda‖esa‖mierda‖de‖“amor”,‖así‖que‖tuvo‖cuidado‖de‖tragarse‖
la reacción. Tampoco lo insultó cuando se dio la media vuelta y se fue.
   Cuanto más se negaba a entrar en el juego, más se enredaba él y más se le aclaraba
a ella la cabeza.
   Oyéndolo moverse por la habitación de la puerta de al lado, se lo imaginó
vistiéndose. Guardaba la ropa en la otra habitación, habiéndolas trasladado después
de que quedara claro cómo iban a ser las cosas entre ellos: él odiaba el desorden y era
puntilloso con sus trapos.
   Cuando las cosas se calmaron y le oyó bajar las escaleras, respiró hondo y se
arrastró hasta levantarse del suelo. El baño todavía estaba empañado y el aire
húmedo por su ducha y aunque odiaba usar su mismo jabón, le disgustaba todavía
más lo que tenía en la piel.
  En cuanto se metió bajo el chorro caliente de la ducha, el mármol a sus pies se
volvió rojo y negro mientras los dos tipos de sangre se diluían de su cuerpo y

                                         ~6 2 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


desaparecían por el desagüe. Se dio prisa con la espuma y el aclarado, porque Lash
se había ido hacía sólo un momento y no te podías fiar de él. A veces volvía justo a
continuación. Otras veces no aparecía en un día entero.
   La fragancia de esa mariconada francesa que Lash insistía en almacenar en su
baño le daba arcadas, aunque se suponía que la mayoría de las hembras habría
disfrutado de la mezcla de lavanda y jazmín. Hombre, ojalá tuviera a mano una dosis
del buen y viejo Dial de Rehv. Aunque sin duda escocería como el demonio en los
cortes, no le importaba la agonía y la idea de rasparse la piel hasta dejarla en carne
viva le parecía atractiva.
   Cada pasada hacia arriba por el brazo o abajo por la pierna le provocaba dolores
cuando se inclinaba hacia el lado o hacia delante y, sin motivo aparente, se puso a
pensar en los cilicios que siempre había llevado para controlar su naturaleza
symphath. Con tanta pelea en ese dormitorio, ya había tenido suficiente dolor en el
cuerpo‖ para‖ apagar‖ sus‖ inclinaciones‖ malignas<‖ no‖ es‖ que‖ importara,‖ en‖ realidad.‖
No estaba‖cerca‖de‖‖gente‖“normal”.‖Y‖esa‖parte‖oscura‖la‖ayudaba‖a‖tratar‖con‖esta‖
situación.
   Sin embargo, después de dos décadas de llevar los pinchos, era extraño no
llevarlos consigo. Se había dejado el par de cadenas de púas en la mansión de la
Hermandad... en el escritorio de la habitación en la que se había quedado el día antes
de que fueran a la colonia. Había tenido toda la intención de volver al final de la
noche, ducharse y ponérselas de vuelta... pero ahora estarían sin duda acumulando
polvo mientas esperaban su regreso.
  Estaba perdiendo la fe en que tendría un feliz reencuentro con esas cabronas.
   Es gracioso cómo se puede interrumpir tu vida: te vas de casa esperando a volver,
pero entonces el camino por el que ibas en vez de llevarte a la derecha va y gira a la
izquierda.
  ¿Cuánto tiempo guardarían sus cosas los Hermanos? se preguntó. ¿Cuánto antes
de que sus escasas pertenencias, ya fuera que estuvieran en la mansión de la
Hermandad, en su cabaña de caza, o en su sótano, fueran relegadas a nada más que
una‖ pila‖ desordenada?‖ Dos‖ semanas‖ m{ximo‖ probablemente<‖ aunque‖ como‖ nadie‖
más excepto John sabía de su escondrijo subterráneo, aquellas cosas durarían un
poco más.
   Después de un par de semanas sin duda relegarían su mierda a un armario. Luego
a una pequeña caja en el ático. O tal vez sencillamente la tirarían a la basura.
   Eso era lo que pasaba cuando moría la gente, ¿no? Lo que había sido una posesión
se‖convertía‖en‖basura<‖a‖menos‖que‖la‖mierda‖fuera‖adoptada‖por‖otra‖persona.
  Y no es que hubiera una gran demanda de cilicios.



                                            ~6 3 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   Cerrando el agua, salió, se envolvió en una toalla y volvió a entrar en el
dormitorio. En cuanto se sentó junto a la ventana, la puerta se abrió y el pequeño
lesser que llevaba la cocina, entro con una bandeja repleta de comida. Siempre parecía
confundido cuando ponía lo que había preparado sobre el escritorio y miraba
alrededor<‖como‖si‖después‖de‖todo‖este‖tiempo,‖todavía‖no‖tuviera‖ni‖idea‖de‖por‖
qué demonios estaba dejando comidas calientes en una habitación vacía. También
inspeccionaba las paredes, trazando con un dedo los nuevos desgarrones y vetas de
sangre negra. Por lo pulcro que parecía, sin duda estaba deseando llevar a cabo un
trabajito‖de‖bricolaje‖casero<‖Cuando‖Xhex‖había‖llegado‖por‖primera‖vez,‖el‖papel‖
de seda había estado en perfectas condiciones. Ahora parecía como si lo hubieran
pasado por un escurridor.
  Al acercarse a la cama y arreglar el edredón revuelto y las almohadas dispersas,
dejó la puerta abierta y ella miró hacia el pasillo y las escaleras.
   No había motivo para correr. Y atacarle tampoco habría funcionado. Y menos aún
la ruta symphath, porque estaba bloqueada tanto mental como físicamente.
   Lo único que podía hacer era observarlo y desear poder llegar a él de algún modo.
Dios, esta ansia impotente de matar debía ser igual que para los leones del zoo
cuando sus cuidadores entraban en la jaula con escobas y comida: el otro tipo podía
ir y venir y cambiar tu entorno, pero tú estabas atrapada.
  Como para darte ganas de morder algo.
  Cuando él se fue, se acercó a la comida. Enfadarse con el filete no la ayudaría y
necesitaba las calorías para defenderse, por lo que se comió todo lo que había. Para
su lengua, toda esa mierda sabía a cartón y se preguntó si alguna vez volvería a
tomar algo porque lo deseara y le gustara el modo en que estaba condimentado.
  Toda la cuestión la-comida-es-combustible era lógica, pero seguro como el
demonio que no te daba nada que esperar con ansia a la hora del almuerzo.
   Cuando terminó, volvió a la ventana, se instaló en el sillón orejero y recogió las
rodillas contra el pecho. Mirando a la calle, no estaba descansando en absoluto, sino
simplemente inmóvil.
  Incluso‖ después‖ de‖ todas‖ estas‖ semanas,‖ buscaba‖ una‖ escapatoria<‖ y‖ así‖ sería‖
hasta que expirara su último aliento.
  De nuevo, como su necesidad de luchar contra Lash, esa urgencia que la empujaba
no era algo relacionado con sus circunstancias, si no con lo que era como hembra y
darse cuenta de ello le hizo pensar en John.
  Había estado tan decidida a alejarse de él.
  Pensó en cuando habían estado‖ juntos<‖ no‖ la‖ última‖ vez,‖ cuando‖ él‖ le‖ había‖
pagado con la misma moneda por todos sus rechazos, sino en aquella vez en su


                                           ~6 4 ~
J.R.Ward                                                                       Amante Mío
                                                                   8º Hermandad de la Daga Negra


sótano.‖Después‖del‖sexo,‖él‖hizo‖adem{n‖de‖darle‖un‖beso<‖estaba‖claro‖que‖quería‖
algo más que un polvo rápido y duro. ¿Su respuesta? Se apartó y se fue al baño,
donde se lavó como si él la hubiera ensuciado. Luego le dio puerta.
   Así que no lo culpaba por cómo había transcurrido su último adiós.
  Estudió su prisión verde oscuro. Probablemente iba a morir aquí. Probablemente
pronto, además, ya que hacía tiempo que no había tomado de una vena y estaba bajo
un gran estrés físico y emocional.
  La realidad de su propia muerte la hizo pensar en las muchas caras que había
observado mientras la vida se esfumaba de sus cuerpos y sus almas volaban libres.
Como asesina, la muerte había sido su trabajo. Como symphath, había sido una
especie de llamada.
   El proceso siempre la había fascinado. Cada una de las personas que había matado
había luchado contra la marea, a pesar de que sabían, mientras ella estaba plantada
de pie con cualquiera que fuera el arma que tuviera en la mano, que si se las
apañaban para salir de la espiral, ella volvería a golpear de nuevo. Pero no parecía
importar. El horror y el dolor habían actuado como una fuente de energía, alimento
para su lucha y ella sabía lo que era eso. Cómo luchabas por respirar a pesar de no
poder hacer que el aire atravesara tu garganta. Cómo se sentía el sudor frío sobre la
piel recalentada. Cómo tus músculos se volvían débiles, pero aún así les gritabas
moveos, moveos, maldición, moveos.
  Sus captores previos la habían llevado al borde del rigor mortis un buen número
de veces.
   Aunque los vampiros creían en la Virgen Escriba, los symphaths no tenían concepto
de vida tras la muerte. Para ellos, la muerte no era una vía de salida a otra autopista,
sino una pared de ladrillos contra la que estrellarse. Después de lo cual no había
nada.
   Personalmente, pasaba de forma olímpica de toda esa mierda de la santa-deidad y
ya fuera por crianza o intelecto, el resultado era el mismo. La muerte era cenizas, fin
de‖ la‖ historia.‖ Joder,‖ la‖ había‖ visto‖ de‖ cerca‖ tantas‖ veces<‖ después‖ de‖ tanta‖ lucha‖
venía<‖ la‖ nada.‖ Sus‖ víctimas‖ habían‖ dejado‖ de‖ moverse‖ sin‖ m{s,‖ congelados‖ en‖ la‖
posición en que hubieran estado cuando sus corazones se habían detenido. Y tal vez
algunas personas murieran con una sonrisa en el rostro, pero en su experiencia, era
una mueca, no una sonrisa.
  Uno pensaría que si ibas a conseguirse montonazos de luz blanca brillante y
basura tipo reino-de-los-cielos estarías radiante como si hubieras ganado la lotería.
  Sólo que tal vez la razón por la que se los veían tan puteados, tenía más que ver
con dónde estaban, que con adónde iban a ir.



                                              ~6 5 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Los‖remordimientos<‖pensabas‖en‖los‖remordimientos<
  Aparte del hecho de que deseaba haber nacido en circunstancias diferentes, había
dos pecados entre los muchos que había cometido que pesaban más que todos los
demás.
   Lamentaba no haberle contado a Murhder, hacía tantos años, que era medio
symphath. De esa manera, cuando se la llevaron a la colonia, él no habría venido a
rescatarla. Habría sabido que era inevitable que la otra parte de su familia viniera a
reclamarla y entonces no habría acabado como lo hizo.
   También deseaba poder volver atrás y decirle a John Matthew que lo sentía. Aún
lo habría apartado de ella, porque era la única forma constructiva de que no repitiera
los errores de su otro amante. Pero le habría dicho que no era por él. Era ella.
   Por lo menos él iba a salir con bien de todo esto. Tenía a los Hermanos y al rey de
la raza para cuidar de él y, por cortesía del corte que le había dado, no haría ninguna
estupidez.
   Estaba sola en esto y la cosa acabaría como acabaría. Habiendo llevado una vida
de violencia, no sorprendía en absoluto que acabara encontrando un final violento...
pero fiel a sí misma, estaba segura de que, joder, iba a llevarse uno o dos kilos de
carne de camino a la salida.




                                         ~6 6 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra




                                    Capítulo 7



  Mierda, estaban perdiendo la oscuridad.
  Cuando John miró su reloj, comprobar el tiempo fue malgastar esfuerzos. El picor
en los ojos le decía todo lo que necesitaba saber sobre cuan poca noche quedaba.
  Hasta la promesa de luz diurna bastaba para hacerle parpadear rápidamente.
   Por otra parte, la actividad en el Parque Xtreme se había reducido
progresivamente durante la noche, los drogatas rezagados estaban en vertical sobre
los bancos o escondidos en los cuartos de baño públicos para un último chute. A
diferencia de los demás parques de Caldwell, éste estaba abierto veinticuatro horas al
día, siete días por semana, con luces fluorescentes en postes altos para iluminar la
extensión de hormigón. Era difícil decir en que habían estado pensando los
urbanistas con lo de abierto las 24 horas, porque eso era lo que tenían aquí. Un
Abierto las 24 horas. Con todas las drogas que cambiaban de mano, el lugar era como
un bar lejos de los bares del centro en Trade.
   Aunque sin lessers. Sólo humanos haciendo tratos con humanos que utilizaban las
sombras. Aún así, prometía. Si Lash no se había infiltrado en la zona todavía, iba a
hacerlo. Aún con los polis haciendo sus pasadas en coches marcados, había mucha
intimidad y mucha información. El parque estaba diseñado como una terraza
inmensa, con huecos en el suelo alternando con rampas y vallas. En conclusión, la
gente podía ver llegar a los del DPC y agacharse detrás o meterse en toda clase de
refugios.
   Y tío, estaban bien entrenados. Desde su posición aventajada detrás del cobertizo,
él y sus chicos habían visto como sucedía una y otra vez. En cierto modo le hacía
preguntarse por qué el DPC no enviaba agentes de incógnito o infiltrados con ropa
normal.
   O quizá ya lo hacían. Quizá había otros que, como John, eran invisibles a la
multitud. Bueno, no exactamente como él, Qhuinn y Blay. No había manera de que ni
siquiera un miembro completamente entrenado y condecorado del DPC pudiera
ocultarse‖ en‖ la‖ nada<‖ que‖ era‖ lo‖ que‖ John‖ y‖ sus‖ compañeros‖ llevaban‖ haciendo‖
durante las tres últimas horas. Cada vez que alguien pasaba, le borraban la memoria.


                                           ~6 7 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra


   En cierto modo era extraño‖ estar‖ en‖ un‖ lugar,‖ pero‖ no‖ ser<‖ presentido,‖ no‖ ser‖
visto.
   —¿Vamos a convertirnos en fantasmas? —preguntó Qhuinn
   John levantó la mirada al cielo que se aclaraba y se dijo que en aproximadamente
trece horas esa jodida lámpara de calor que era el sol volvería a ocultarse y ellos
podrían reanudar la vigilancia en su pequeño escondite y esperar otra vez.
   Maldición.
   —¿John? Vamos.
   Durante una fracción de segundo, casi le arrancó la cabeza a su compañero,
levantó las manos y se preparó para gesticular toda clase de que-te-jodan, no-eres-
mi-niñera-de-mierda.
   Lo que le detuvo fue el hecho de que por muy larga que fuera la espera eso no iba
a hacer que Lash apareciera, gritarle a Qhuinn tampoco iba a conseguir que
estuvieran más cerca de avistarle.
  Asintió una vez y echó una última mirada alrededor. Había un solo camello que
parecía ser el mandamás y el crío apuraba el tiempo hasta el final. Estaba reclinado
contra‖ la‖ rampa‖ central,‖ lo‖ cual‖ era‖ inteligente<‖ significaba‖ que‖ podía‖ ver‖ todo‖ el‖
parque, desde los rincones distantes, a la carretera por la que los polis iban y venían.
   El chico parecía tener alrededor de diecisiete o dieciocho y la ropa le colgaba floja
sobre el cuerpo, cosa que formaba parte del estilo skate y también probablemente
cumplía una función en cuanto a lo que vendía. Parecía necesitar que le restregaran
un par de veces con un cepillo de coche, pero estaba alerta y era inteligente. Y parecía
trabajar solo. Lo cuál resultaba interesante. Para dominar un territorio de droga,
generalmente el traficante en cuestión tenía matones para apoyarlo, de lo contrario
era‖asaltado‖a‖causa‖de‖su‖producto‖o‖su‖dinero.‖Pero‖este‖joven<‖estaba‖solo‖todo‖el‖
tiempo.
   O tenía algún músculos en las sombras o estaba a punto de ser derribado.
  John se enderezó de donde había estado apoyado contra el costado del edificio
anexo y asintió hacia sus chicos. Vámonos.
   Cuando se materializaron otra vez, la grava crujió bajo su shitkickers a medida
que su peso se volvía real y una brisa fresca le golpeaba directamente en la cara. El
patio de la mansión de la Hermandad estaba demarcado por el flanco delantero la
fachada de la casa y los muros de seis metros de altura que recorrían la propiedad.
La‖fuente‖blanca‖de‖m{rmol‖en‖el‖centro‖todavía‖tenía‖que‖ser‖llenada‖y‖encendida<‖
cosa que ocurría durante los meses más cálidos y la media docena de coches que
estaban aparcados en fila también esperaban entrar en acción.



                                              ~6 8 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   El cuchicheo de engranajes bien engrasados le hizo levantar la cabeza. En un
descenso coordinado, las persianas de acero bajaban sobre las ventanas, los paneles
se desplegaban y cubrían los cristales emplomados como los párpados de muchos
ojos cerrándose para dormir.
  Temía entrar dentro. Aunque debía haber como cincuenta habitaciones por donde
vagabundear, el hecho de tener que permanecer inmóvil hasta la puesta de sol hacía
que sintiera la mansión como una caja de zapatos.
  Cuando Qhuinn y Blay se materializaron a ambos lados de él, subió los escalones
hasta las inmensas puertas dobles y se abrió paso hasta el primer vestíbulo de
entrada.
   Dentro, presentó su jeta a la cámara de seguridad. Instantáneamente, la cerradura
saltó y entró en un vestíbulo sacado de la Rusia zarista. Columnas de malaquita y
mármol color Burdeos soportaban un techo pintado de tres pisos de altura. Los
candelabros de pan de oro y los espejos generaban y reflejaban una miríada de luces
que‖enriquecían‖aún‖m{s‖los‖colores.‖Y‖la‖escalera<‖era‖como‖una‖pista‖de‖aterrizaje‖
alfombrada que se estiraba hacia los cielos, la balaustrada dorada se dividía en lo alto
para formar los anclajes del balcón abierto del segundo piso.
  Su padre no había escatimado gastos y obviamente tenía un don para lo
dramático. Todo lo que necesitabas era el respaldo de una orquesta y podías
imaginarte a un rey flotando hacia abajo con una toga.
  Wrath apareció en lo alto, su inmenso cuerpo vestido de cuero negro, el largo
cabello negro le caía alrededor de los formidables hombros. Las gafas de sol
envolventes estaban en su lugar y aunque estaba en lo alto de una vasta extensión
como para caerse de culo, no miró abajo. No había ninguna razón. Sus ojos estaban
ahora totalmente ciegos.
   Pero no carecía de visión. A su lado, George tenía cubiertos todos los flancos. El
perro lazarillo controlaba al rey, los dos estaban unidos por la correa que rodeaba el
pecho y las patas del Golden Retriever. Eran como Mutt y Jeff3, un buen samaritano
canino con aspecto de participante de un concurso de belleza y un guerrero brutal
que obviamente era capaz de desgarrarte la garganta por capricho. Pero trabajaban
bien juntos y Wrath estaba bastante encariñado con su animal: el perro era tratado
como‖la‖mascota‖real‖que‖era<‖al‖cuerno‖con‖los‖Royal‖Canin;‖George‖comía‖lo‖que‖
comía su amo, lo cual quería decir carne de vaca y cordero de primera. Y se decía que
el‖retriever‖dormía‖en‖la‖cama‖con‖Beth‖y‖Wrath<‖aunque‖eso‖tenía‖todavía‖que‖ser‖
verificado por una fuente independiente, ya que nadie tenía permiso para entrar en
las habitaciones de la Primera Familia.
  Cuando Wrath comenzó a bajar al vestíbulo, caminaba cojeando, resultado de algo
que hacía en el Otro Lado, donde la Virgen Escriba. Nadie sabía a quién veía o por
qué lucía un ojo morado o un labio partido con regularidad, pero todos, incluido

                                          ~6 9 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


John, se alegraban de esas sesiones. Mantenían a Wrath en equilibrio y lejos del
campo de batalla.
   Con el rey bajando y parte del resto de los Hermanos entrando por la puerta que
John acababa de utilizar, tenía que escapar. Si esas Sombras habían presentido la
tinta fresca, la gente que se estaba reuniendo para la última comida lo percibiría al
segundo si se acercaban lo suficiente.
  Afortunadamente, había un bar surtido en la biblioteca y John fue hacia allí, se
ayudó con un lingotazo de Jack Daniel. El primero de muchos.
  Mientras comenzaba a hacer depósitos en su cuenta de tragos, se apoyó en el trozo
de‖m{rmol‖y‖deseó‖jodidamente‖tener‖una‖m{quina‖del‖tiempo<‖aunque‖era‖difícil‖
saber si escogería avanzar o ir hacia atrás.
  —¿Quieres algo de comer? —dijo Qhuinn desde la puerta.
   John no miró en dirección del tipo, sólo negó con la cabeza y vertió algo más de
líquido calmante en el vaso.
  —Bueno, te traeré un bocadillo.
  Con una maldición, John se dio la vuelta y gesticuló, he dicho que no.
  —¿Rosbif? Bueno. Y te engancharé algo de pastel de zanahoria. Te dejaré la
bandeja en tu cuarto. —Qhuinn se giró—. Si esperas aproximadamente cinco
minutos más aquí dentro, todos estarán sentados a la mesa, así tendrás el camino
despejado a las escaleras.
  El tipo se largó, lo cual quería decir que aparte de abrirle la cabeza con el vaso, no
había ninguna otra manera de expresar su opinión de soy-una-isla.
  Aunque‖en‖realidad,‖sería‖malgastar‖un‖buen‖trago<‖Qhuinn‖era‖tan‖cabeza‖dura‖
que podías golpearle en el lóbulo frontal con una palanca y no hacerle mella en
absoluto.
   Afortunadamente, el alcohol comenzaba a surtir efecto, una manta insensible se
asentó sobre los hombros de John primero, antes de subir y bajar por su cuerpo. La
mierda no hacía nada por calmar su mente, pero los huesos y músculos se le
aflojaron.
   Después de esperar los sugeridos cinco minutos, John tomó el vaso y la botella y
subió la escalera de dos en dos. Mientras subía, las voces amortiguadas del comedor
le siguieron, pero eso era todo lo que había. Últimamente, no había mucho de que
reírse en las comidas.
   Cuando llegó a su cuarto, abrió la puerta y entró en una jungla. Había ropa tirada
en cada superficie concebible, la cómoda, el sofá, la cama, la televisión de pantalla de
plasma. Era como si su armario hubiera vomitado por todas partes. Botellas vacías de


                                          ~7 0 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


Jack llenaban las dos mesitas de la cabecera y los botes de cerveza estaba esparcidos
por todas partes como soldados muertos, agrupados en el suelo y anidando entre las
sábanas revueltas y el colchón.
  No había permitido entrar a Fritz y su equipo de limpieza en dos semanas y al
paso que iban las cosas, iban a necesitar una excavadora cuando finalmente les
abriera las puertas.
   Desnudándose, dejó la ropa de cuero y la camisa donde cayeran, pero con la
chaqueta tuvo cuidado. Por lo menos, hasta que se quitó las armas, luego la dejó caer
en la esquina de la cama. En el cuarto de baño, volvió a comprobar sus dos hojas y
luego limpió rápidamente las armas con el kit que había dejado en el segundo
lavabo.
  Sí, había dejado que sus estándares de higiene cayeran por debajo de los niveles de
un chico de fraternidad, pero sus armas eran diferentes. Las herramientas
necesitaban mantenimiento.
   Su ducha fue rápida y mientras se frotaba el jabón por el pecho y los abdominales,
rememoró cuando hasta el roce del agua caliente sobre su polla era suficiente para
ponerle‖duro.‖Ya‖no.‖No‖había‖tenido‖una‖erección<‖Desde‖la‖última‖vez‖que‖había‖
estado con Xhex.
   No‖ tenía‖ el‖ menor‖ interés<‖ ni‖ siquiera‖ en‖ sueños,‖ lo‖ cual‖ era‖ nuevo.‖ Demonios,‖
antes de su transición, cuando se suponía que no tenía ningún conocimiento de su
sexualidad, su subconsciente había tramado todo tipo de sueños calientes y pesados.
Y esas sexo-fiestas habían sido tan reales, tan detalladas, que era como si fueran
recuerdos y no productos inducidos por el REM.
  ¿Ahora? Todo lo que se mostraba en su pantalla interna eran escenas de
persecución tipo Proyecto de la Bruja de Blair donde él corría atacado por el pánico
pero‖no‖sabía‖que‖había‖detr{s‖de‖él<‖o‖si‖estaría‖a‖salvo‖alguna‖vez.
   Cuando salió del cuarto de baño, se encontró una bandeja con un bocadillo de
rosbif y un trozo de pastel de zanahoria tan grande como su cabeza. Nada de bebida,
pero Qhuinn sabía que sólo tomaba refresco líquido del señor Daniels.
   John comió de pie delante del escritorio, desnudo como el día que nació y cuando
el alimento le golpeó el estómago, le chupó la energía, drenándolo todo de su cabeza.
Se limpió la boca con la servilleta de lino, puso la bandeja en el pasillo y se dirigió al
cuarto de baño, donde se cepilló los dientes sólo por costumbre.
  Fuera luces en el baño. Fuera luces en el cuarto.
  Él y Jack sentados en la cama.
   Por agotado que estuviera, no estaba ansiando acostarse. Había una relación
inversa entre su nivel energético y la distancia entre sus orejas y el suelo: aunque


                                             ~7 1 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


estuviera bizco, en el segundo en que su cabeza golpeaba la almohada, sus
pensamientos comenzaban a girar e iba a acabar despierto y mirando al techo,
contando horas y dolores.
   Se pulió lo que le quedaba en el vaso y apoyó los codos en las rodillas. En cuestión
de momentos estaba dando cabezadas, se le bajaban los párpados. Cuando comenzó
a inclinarse a un lado, se dejó ir aunque no estaba seguro de en qué dirección iba,
hacia las almohadas o al edredón revuelto.
  Almohadas.
   Subiendo los pies a la cama, tiró de las mantas sobre sus caderas y tuvo un
momento de colapso dichoso. Quizá esta noche se rompería el ciclo. Quizá este
glorioso hundimiento de alivio le succionaría al agujero negro que estaba esperando.
Quiz{<
  Sus ojos se abrieron de golpe y miró fijamente en la densa oscuridad.
   No.‖ Estaba‖ agotado‖ hasta‖ el‖ punto‖ de‖ la‖ inquietud,‖ no‖ sólo‖ despierto<‖ pero‖ le‖
picaba el culo de lo alerta que estaba. Mientras se frotaba la cara se figuró que este
estado contradictorio de las cosas era el equivalente cognitivo a los abejorros siendo
capaces de volar: los físicos mantenían que no era posible pero aún así sucedía todo
el tiempo.
   Rodó de espaldas, cruzó los brazos sobre el pecho y bostezó con tanta fuerza que
le crujió la mandíbula. Era difícil saber si encender la luz. La oscuridad amplificaba el
remolino de su cráneo, pero la lámpara hacía que le picaran los ojos hasta que sentía
como si llorara arena. Generalmente, alternaba entre encender y apagar la bombilla.
   Desde el pasillo de estatuas, oyó a Zsadist, Bella y Nalla pasar hacia su cuarto.
Mientras la pareja hablaba sobre la cena, Nalla chapurreaba del modo en que hacen
los bebés cuando sus tripas están llenos y sus padres con ellos.
   Blay pasó luego. Aparte de V, él era la única otra persona que fumaba en la casa,
así fue cómo John supo que era él. Y Qhuinn estaba con el tipo. Tenía que estar. De
otro modo Blay no hubiera encendido el cigarro fuera de su propio cuarto.
  Era el pago por esa recepcionista del salón de tatuajes y ¿quién podía culparle?
  Se produjo un largo silencio fuera. Y luego otro par de botas.
  Tohr se dirigía a la cama.
   Resultaba‖obvio‖quién‖era‖por‖la‖calma‖m{s‖que‖por‖el‖sonido<‖las‖pisadas‖eran‖
lentas y relativamente ligeras para un Hermano: Tohr trabajaba en volver a poner su
cuerpo en forma, pero no le habían dado el visto bueno para el trabajo de campo, lo
cual tenía sentido. Debía ganar otros veinticinco kilos de músculo antes de meterse
en cualquier asunto cara a cara con el enemigo.



                                             ~7 2 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


   No quedaba nadie más por pasar. Lassiter, también conocido como la sombra
dorada de Tohr, no dormía, así que el ángel permanecía generalmente en la sala de
billar y veía televisión para intelectuales. Como las pruebas de paternidad de Maury,
Tribunal popular con el juez Milian y maratones de Verdaderas Amas de casa.
  Silencio<‖Silencio<‖Silencio<‖
   Cuando el sonido del latido de su corazón comenzó a molestarle, John maldijo y se
estiró, encendiendo la luz. Se recostó contra las almohadas y dejó que sus brazos
cayeran pesadamente. No compartía la fascinación de Lassiter por la caja tonta, pero
cualquier cosa era mejor que el silencio. Pescando entre las botellas vacías, encontró
el mando y cuando presionó el botón de encendido, hubo una pausa como si la cosa
hubiera‖olvidado‖para‖que‖servía<‖pero‖entonces‖la‖imagen estalló.
  Linda Hamilton corría por un pasillo, su cuerpo rebotaba de poder. A lo lejos, se
abría‖ un‖ ascensor<‖ revelando‖ a‖ un‖ chico‖ de‖ cabello‖ oscuro‖ corto‖ y‖ a‖ Arnold‖
Schwarzenegger.
  John presionó el botón de encendido y mató la imagen.
   La última vez que había visto esa película había sido cuando Tohr y él lo habían
hecho‖ juntos<‖ cuando‖ el‖ Hermano‖ le‖ había‖ sacado‖ de‖ su‖ lastimosamente‖ triste‖
existencia‖y‖le‖había‖mostrado‖quien‖era‖realmente<‖antes‖de‖que‖todas‖sus‖costuras‖
en ambas vidas hubieran reventado.
   En el orfanato, en el mundo humano, John siempre había sido consciente de que
era‖ diferente<‖ y‖ el‖ Hermano‖ le‖ había‖ proporcionado‖ el‖ "por‖ qué"‖ esa‖ noche.‖ El‖
destello de colmillos lo había explicado todo.
   Ahora bien, naturalmente, había habido un mogollón de ansiedad proveniente de
averiguar que no eras quién o lo qué siempre habías asumido que eras. Pero Tohr se
había quedado a su lado, relajado y mirando la televisión, aunque había estado en
rotación para luchar y también tenía una shellan embarazada a la que cuidar.
  Lo más amable que nadie había hecho jamás por él.
  Volviendo a la realidad, John tiró el mando a la mesita y este rebotó, golpeando
una de las botellas vacías. Cuando los últimos tres centímetros de bourbon se
derramaron, se estiró y recogió una camisa para limpiar el lío. Lo cual, teniendo en
cuenta el desastre que era el resto del cuarto, fue como rematar un Big Mac con una
Coca Cola light.
  Pero lo que sea.
   Secó la superficie de la mesa, levantando las botellas de una en una y luego abrió
el‖pequeño‖cajón‖para‖afanarse‖por‖dentro<
  Tirando la camiseta al suelo, alcanzó un antiguo libro encuadernado en cuero.



                                           ~7 3 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


   El diario ya llevaba aproximadamente seis meses en su posesión, pero no lo había
leído.
  Era lo único que tenía de su padre.
   Sin nada más que hacer y ningún lugar al que ir, abrió la cubierta delantera. Las
páginas estaban hechas de vitela y olían a viejo, pero la tinta era todavía totalmente
legible.
   John‖pensó‖en‖esas‖notas‖que‖había‖escrito‖para‖Trez‖e‖iAm‖en‖Sal’s‖y‖se‖preguntó‖
si su escritura y la de su padre eran similares. Como las entradas del diario estaban
hechas en el Antiguo Idioma, no había modo de saberlo.
   Enfocando los cansados ojos, comenzó a examinar cómo estaban formados los
caracteres, cómo la tinta acariciaba la forma de los símbolos, como no había errores ni
tachaduras, cómo aunque las páginas no tenían líneas, su padre sin embargo, había
escrito filas pulcras y ordenadas. Se imaginó a Darius agachado sobre las páginas y
escribiendo a la luz de una vela, mojando una‖pluma<
  Un extraño destello atravesó a John, del tipo que le hizo preguntarse si iba a
ponerse‖enfermo<‖pero‖la‖n{usea‖pasó‖mientras‖le‖venía‖una‖imagen‖a‖la‖cabeza.
   Una inmensa casa de piedra no muy diferente de ésta donde vivían ahora. Un cuarto
equipado con cosas hermosas. Una entrada apresurada en estas páginas, en el escritorio antes
del gran baile.
  La luz de la vela, cálida y suave.
   John se sacudió y siguió pasando las páginas. En algún momento empezó no sólo
a comparar las líneas de caracteres, sino‖a‖leerlas<
   El color de la tinta había cambiado del negro al marrón desde que su padre
escribiera acerca de su primera noche en el campamento de guerreros. Cuanto frío
tenía. Cuan asustado estaba. Cuanto echaba de menos su casa.
  Cuán solo se sentía.
  John empatizó con el macho hasta el punto de parecer como si no hubiera
separación entre el padre y el hijo. A pesar de los muchos, muchos años y de un
continente entero de distancia, era como si estuviera en los zapatos de su padre.
   Bueno, lógico. Estaba exactamente en la misma situación: una realidad hostil con
muchos‖ rincones‖ oscuros<‖ y‖ ningún‖ padre‖ para‖ apoyarlo‖ ahora‖ ya‖ que‖ Wellsie‖
estaba muerta y Tohr era un fantasma viviente que respiraba.
  Difícil saber cuándo bajaron los párpados y permanecieron así.
   Pero en algún punto se durmió con lo poco que tenía de su padre sostenido
reverentemente en sus manos.



                                            ~7 4 ~
J.R.Ward                                                                       Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra




                                       Capítulo 8


   1671, PRIMAVERA, EL VIEJO PAÍS

   Darius se materializó en un tramo del espeso bosque, tomando forma junto a la entrada de
una cueva. Mientras escudriñaba la noche, escuchó cualquier sonido digno de notarse…
Había venados andando sigilosamente en torno a la tranquila corriente, la brisa silbaba entre
las agujas de pino y podía oír su propia respiración. Pero no había humanos ni lessers.
   Un momento m{s… y luego se deslizó bajo el alero de piedra y entró a un espacio natural
creado hacía siglos. Se adentró más y más profundamente, el aire se espesó con un olor que
despreciaba: la tierra mohosa y la humedad fría le recordaban al campamento de guerreros e
incluso aunque llevaba veintisiete años fuera de aquel lugar infernal, los recuerdos de ese
tiempo con el Bloodletter eran suficiente para hacerle retroceder incluso ahora.
    En la pared distante, pasó la mano sobre la piedra mojada y desigual hasta que encontró la
el tirador de hierro que liberaba el mecanismo oculto de cierre de la puerta. Hubo un chirrido
amortiguado cuando las bisagras giraron y luego una porción de la roca se deslizó a la
derecha. No esperó a que el panel retrocediera completamente, sino que entró tan pronto como
pudo introducir el grueso pecho lateralmente. Al otro lado, accionó una segunda palanca y
esperó hasta que la sección se asegurara de vuelta en el lugar.
   El largo camino al sanctum sanctorum de la Hermandad estaba iluminado con antorchas
que ardían ferozmente y lanzaban duras sombras que saltaban sobre el áspero suelo y el techo.
Estaba a medio camino cuando las voces de sus hermanos alcanzaron sus oídos.
  Claramente, había muchos de ellos en la reunión, dada la sinfonía de tonos bajos y
masculinos que se superponían y acometían por el aire.
   Probablemente era el último en llegar.
   Cuando llegó a la verja de barras de hierro, sacó una llave pesada del bolsillo del pecho y la
empujó en la cerradura. Abrirla exigía fuerza, incluso para él, la inmensa puerta se balanceó
en su anclaje como sí quien intentara entrar pudiera mostrarse digno si lograba forzarla.
  Cuando bajó por el espacio abierto en lo profundo de la tierra, la Hermandad estuvo al
completo y con su aparición comenzó la reunión.




                                              ~7 5 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra


    Mientras tomaba asiento al lado de Ahgony, las voces callaron y Wrath el Justo miró a los
allí reunidos. Los Hermanos respetaban al líder de la raza, aunque no fuera un guerrero entre
ellos, era un macho regio de valor, cuyo sabio consejo y prudente restricción eran de gran
valía en la guerra contra la Sociedad Lessening.
   —Mis guerreros —dijo el rey—. Me dirijo a vosotros esta víspera con noticias serias y
una petición. Un emisario doggen vino a mi casa particular durante la luz del sol y pidió una
audiencia personal. Después de negarse a presentar su causa a mi asistente, se derrumbó y
lloró.
  Cuando los ojos verdes claros del monarca recorrieron las caras, Darius se preguntó a
donde conducía esto. A nada bueno, pensó.
   —Fue entonces que intercedí. —Los párpados del rey bajaron brevemente—. El amo del
doggen le había enviado a mí con las peores noticias posibles. La hija sin emparejar de la
familia ha desaparecido. Habiéndose retirado temprano, todo parecía estar bien hasta que su
criada le llevó un tentempié de mediodía por si le apeteciera sustento. La habitación estaba
vacía.
  Ahgony, el líder lego de la Hermandad, habló en voz alta.
  —¿Cuándo fue vista por última vez?
   —Antes de la Última Comida. Fue donde sus padres y les informó de que no tenía apetito y
necesitaba una siesta. —El rey continuo mirando alrededor—. Su padre es un macho justo
que me ha rendido favores personales. De mayor peso, sin embargo, es el servicio que ha
ofrecido a la raza como leahdyre íntegro del Concilio.
  Cuando resonaron maldiciones por toda la cueva, el rey asintió.
  —En verdad, es la hija de Sampsone.
   Darius cruzó los brazos sobre el pecho. Esto eran muy malas noticias. Las hijas de la
glymera eran como finas joyas para sus padres… hasta el momento en que pasaban al
cuidado de otro macho acaudalado, quien las trataría de igual modo. Esas hembras estaban
vigiladas y enclaustradas… No desaparecían de las casas de sus familias.
  Sin embargo, podían ser tomadas.
   Como todas las rarezas, las hembras bien educadas tenían muy alto valor y como siempre
que se trataba de la glymera, el individuo era menos importante que la familia: los rescates se
pagaban no para salvar la vida de la hembra, sino la reputación de su linaje de sangre. De
hecho, no era raro oír que para una hembra tan virginal la mera posibilidad de ser secuestrada
y retenida a cambio de dinero, causaba el terror social.
   La Sociedad Lessening no era la única fuente de mal en el mundo. Los vampiros eran
conocidos por atacar a los suyos.
  La voz del rey resonó por toda la cueva, profunda y exigente.


                                             ~7 6 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


   —Como mi guardia privada, acudo a vosotros para proporcionar reparación ante esta
situación. —Esos ojos reales se centraron en Darius—. Y hay uno entre vosotros a quien
pediré que se adelante y arregle esta injusticia.
   Darius hizo una profunda reverencia antes de que la petición se desvaneciera. Como
siempre, estaba absolutamente preparado para desempeñar cualquier deber para con su rey.
   —Gracias, guerrero mío. Tu habilidad política será de gran valor bajo el techo de esa
familia ahora devastada, como lo será tu sentido del protocolo. Y cuando descubras al
maleante, no dudo de tu capacidad para asegurar un resultado… apropiado. V{lete de los que
están hombro con hombro contigo y sobre todo encuéntrala. Ningún padre tendría que
soportar este horroroso vacío.
  Darius no podía estar más de acuerdo.
    Y era una misión encomendada por un rey sabio. Darius era un estadista, cierto. Pero
tenía un compromiso particular hacia las hembras tras haber perdido a su madre. No era que
los dem{s Hermanos no se hubieran entregado con una dedicación semejante… excepto por
Hharm, quizás, que tenía una opinión bastante débil del valor de una hembra. Pero Darius era
el que sentiría más esta responsabilidad y el rey no podía haberlo calculado mejor.
   Dicho sea de paso, iba a necesitar ayuda y echó una mirada a sus hermanos para
determinar a quién escogería, examinando las caras serias, ahora conocidas. Dejó de buscar
cuando vio el semblante de un extraño entre ellos.
   Al otro lado del altar, el Hermano Hharm estaba de pie junto a una versión más joven y
delgada de sí mismo. Su chico tenía el cabello oscuro y ojos azules como su señor, compartía el
potencial de los hombros amplios y el pecho ancho característicos de Hharm. Pero ahí acababa
la similitud. Hharm estaba repantigado con una inclinación insolente contra la pared de la
cueva, lo cual no era una sorpresa. El macho prefería el combate a la conversación, teniendo
poco tiempo o capacidad de concentración para malgastar en lo último. El chico, sin embargo,
estaba comprometido hasta el punto de estar completamente paralizado, con sus inteligentes
ojos centrados con admiración en el rey.
  Tenía las manos detrás de la espalda.
   A pesar de su apariencia exterior de calma, se retorcía esas manos donde nadie podía verlas,
el movimiento de los antebrazos revelaba su nerviosismo.
  Darius podía comprender cómo se sentía el muchacho. Tras este discurso, todos saldrían al
campo y el hijo de Hharm sería probado por primera vez contra el enemigo.
  No estaba armado apropiadamente.
   Recién llegado del campamento guerrero, sus armas no eran mejores de lo que habían sido
las de Darius… sólo trastos desechados por el Bloodletter. Lo cu{l era deplorable. Darius no
había tenido un padre que le proveyera, pero Hharm debería haberse encargado de su hijo,
dándole instrumentos bien equilibrados y tan bien hechos como los de él mismo.


                                             ~7 7 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


  El rey levantó los brazos y miró al techo.
   —Qué la Virgen Escriba cuide de los aquí reunidos con toda la gracia y bendiciones
destinada a soldados de valor que parten a los campos en conflicto.
   El grito de guerra explotó desde los Hermanos y Darius se unió a él con todo su aliento, el
rugido resonó, rebotó y continuó como un cántico. Mientras el sonido atronador se elevaba
más y más alto, el rey tendió la palma a un lado. Desde las sombras, el joven heredero al trono
avanzó, con una expresión más vieja que sus siete años. Wrath, hijo de Wrath, era, como
Tohrment, el vivo retrato de su señor, pero allí terminaba la comparación entre las dos
parejas. El rey en ciernes era sagrado, no sólo para sus padres, sino para la raza.
   Este pequeño macho era el futuro, el líder venidero… evidencia de que, a pesar de las
afrentas cometidas por la Sociedad Lessening, los vampiros sobrevivirían.
   Y no tenía miedo. Mientras muchos pequeñines se encogían detrás de un padre cuando se
enfrentaban a un solo Hermano, el joven Wrath estaba al lado del suyo, mirando fijamente a
los machos que tenía ante él como si supiera, a pesar de su tierna edad, que él comandaría las
espaldas fuertes y los brazos luchadores de aquellos que estaban ante él.
   —Marchad, mis guerreros —dijo el rey—. Marchad y esgrimid vuestras dagas con
intención mortífera.
   Palabras sanguinarias para decir ante orejas tiernas, pero en medio de la guerra, no había
ventajas en proteger a la siguiente generación de la realeza. Wrath, hijo de Wrath, nunca
acudiría al campo de batalla, era demasiado importante para la raza, pero sería entrenado para
apreciar aquello a lo que se enfrentaban los machos que tenía bajo su autoridad.
   Cuando el rey bajó la mirada a su descendencia, los ojos del anciano se empañaron de
orgullo, alegría, esperanza y amor.
   Cuán diferente a Hharm y su hijo. Ese joven estaba al lado de su progenitor de sangre, pero
por la atención que éste le prestaba, podría haber estado junto a un extraño.
  Ahgony se inclinó hacia Darius.
  —Alguien debe vigilar a ese chico.
  Darius asintió.
  —Aye.
  —Le he traído del campamento guerrero esta noche.
  Darius echó un vistazo a su hermano.
  —¿De verdad? ¿Dónde estaba su señor?
  —Entre las piernas de una doncella.
   Darius maldijo para sí. En verdad, el Hermano tenía una constitución brutal a pesar de su
crianza y por cortesía de sus bajos instintos tenía hijos en abundancia, lo cual podría haber


                                               ~7 8 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


explicado, aunque ciertamente no disculpaba, su falta de consideración. Por supuesto, sus
otros hijos no eran elegibles para la Hermandad porque sus madres no eran de sangre Elegida.
  Sin embargo, Hharm aparentaba despreocupación.
    Mientras el pobre chico permanecía tan separado, Darius recordó bien su primera noche en
el campo: cómo no había estado unido a nadie… cómo había temido enfrentarse al enemigo sin
nada más que sus habilidades y el poco entrenamiento que tenía para fortalecer su valor. No
era que los Hermanos no se hubieran preocupado para nada de sus miedos. Pero habían tenido
que cuidar de sí mismos y él había tenido que probar que podía valerse sólo.
   Este joven macho estaba claramente en el mismo apuro, sólo que él tenía a un padre que
debería haberle facilitado el camino.
   —Cuídate, Darius —dijo Ahgony cuando la realeza se mezcló con los Hermanos,
estrechando manos y preparando su partida—. Yo escolto el rey y al príncipe.
  —Cuídate, hermano. —Los dos se abrazaron rápidamente y luego Ahgony se unió a los
Wrath y salió con ellos de la cueva.
   Mientras Tohrture ascendía y comenzaba a repartir territorios para la noche, se empezaron
a formar las parejas y Darius buscó entre las cabezas al hijo de Hharm. El chico se había
marchitado contra la pared y estaba tenso, todavía con esas manos detrás de la espalda.
Hharm parecía poco interesado en cualquier otra cosa excepto en intercambiar exageraciones
con los demás.
  Tohrture se llevó dos dedos a la boca y silbó.
   —¡Hermanos! ¡Atención! —Sobre la cueva cayó un silencio pesado—. Gracias. ¿Tenemos
claros los territorios?
  Hubo una afirmación colectiva y los Hermanos comenzaron a salir, Hharm ni siquiera
miró a su hijo. Simplemente fue a la salida.
   A su estela, el chico llevó las manos hacia delante y se las frotó. Dando un paso adelante,
pronunció el nombre de su padre una vez… dos veces.
   El Hermano se volvió, su expresión era similar a la de alguien que se enfrentaba a una
obligación inoportuna.
  —Bien, vamos, entonces…
   —Si me permites —dijo Darius, dando un paso entre ellos—. Sería en placer para mí
aceptar su ayuda en mi tarea. Si ello no ofende.
   La verdad era que no le importaba para nada si ofendía. El chico necesitaba más de lo que
su padre le daría y Darius no era del tipo que se sentaba a un lado mientras se cometía una
injusticia.
  —¿Crees que no puedo cuidar a los de mi sangre? —exclamó Hharm con brusquedad.



                                              ~7 9 ~
J.R.Ward                                                                       Amante Mío
                                                                   8º Hermandad de la Daga Negra


   Darius se giró hacia el macho y quedaron nariz con nariz. En lo que se refería a conflictos
él prefería la negociación, pero con Hharm no había manera de razonar. Y Darius estaba bien
dotado para enfrentar la fuerza con fuerza.
  Mientras la Hermandad se quedaba congelada en torno a ellos, Darius dejó caer su voz
aunque todos los allí reunidos oyeron cada palabra.
   —Entrégame al muchacho y lo devolveré entero al alba.
   Hharm gruñó, el sonido fue el de un lobo entre sangre fresca.
   —Yo también, hermano.
   Darius se inclinó más cerca.
  —Si lo llevas a luchar y muere, cargarás esa vergüenza sobre tu linaje para siempre.
—Aunque la verdad, era difícil saber si la conciencia del macho se vería afectada—.
Entrégamelo y te libraré de esa carga.
   —Nunca me has gustado, Darius.
   —Aun así allá en el campamento estuviste más que dispuesto a servirte de aquellos a los
que vencí. —Darius mostró sus colmillos—. Dado lo mucho que disfrutaste de ello,
cualquiera pensaría que me tendrías en mejor consideración. Y que sepas esto, si no me
permites supervisar al chico, te derribaré en este suelo y te golpearé hasta que cedas ante mí.
   Hharm rompió el contacto visual, alzando su mirada por encima del hombro de Darius
mientras el pasado arrastraba hacia atrás al Hermano. Darius supo el momento que estaba
rememorando. La noche que Darius le había vencido en el campamento… y cómo Darius se
había negado a castigar la deficiencia, Bloodletter lo había hecho. Brutal era una palabra
pálida para describir aquella sesión y aunque Darius era reacio sacarlo a colación, la seguridad
del muchacho era un objetivo digno que bien valía los medios indignos.
   Hharm sabía quién ganaría en un concurso de puños.
   —Llévatelo —dijo el macho con rotundidad—. Y haz lo que quieras con él. Por la presente
renuncio a él como mi hijo.
   El Hermano giró y salió a zancadas…
   Y se llevó todo el aire de la cueva con él.
  Los guerreros le observaron marchar, su silencio más fuerte de lo que había sido el grito de
guerra. Repudiar a tu vástago era antiético en la raza, tanto como lo sería la luz del día en una
comida familiar: era la ruina.
   Darius fue donde el joven macho. Esa cara… Querida Virgen Escriba. La cara gris
congelada del chico no estaba triste. Ni angustiada. Ni siquiera avergonzada.
   Sus rasgos eran una verdadera máscara mortuoria.
   Tendiendo la palma, Darius dijo:


                                                 ~8 0 ~
J.R.Ward                                                                       Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra


   —Saludos, hijo. Soy Darius y funcionaré como tu whard en la lucha.
   Los ojos del joven parpadearon una vez.
   —¿Hijo? Pronto iremos a los acantilados.
   Bruscamente, Darius fue objeto de una aguda evaluación, el chico buscaba claramente
signos de obligación y compasión. Sin embargo, no encontraría ninguno. Darius conocía con
precisión la tierra yerma y dura que yacía bajo las botas del muchacho y por lo tanto era bien
consciente de que cualquier tipo de suavidad ofrecida sólo tendría como resultado una
vergüenza adicional.
   —¿Por qué? —llegó una pregunta ronca.
   —Vamos a los acantilados a encontrar a esa hembra —dijo Darius con calma—. Por eso.
  Los ojos del chico recorrieron a Darius. Luego el joven se colocó la mano sobre el pecho.
Con una reverencia dijo:
   —Intentaré ser de algún valor en vez de una carga.
   Era tan duro que te rechazaran. Más duro todavía mantener la cabeza alta tras semejante
insulto.
   —¿Cuál es tu nombre? —preguntó Darius.
   —Tohrment. Soy Tohrment, hijo de… —Se aclaró la garganta—. Soy Tohrment.
   Darius se colocó junto al joven macho y le puso la palma sobre un hombro que todavía
tenía que rellenarse en todo su potencial.
   —Ven conmigo.
   El chico le siguió con determinación… fuera de la audiencia de la Hermandad… fuera del
santuario… fuera de la cueva…hacia la noche.
   El cambio dentro del pecho de Darius sucedió en algún momento entre ese paso adelante
inicial y el momento en que se desmaterializaron juntos.
  Verdaderamente se sentía como si por primera vez tuviera una familia propia… porque
aunque el chico no fuera suyo por sangre, había asumido su cuidado.
    Por consiguiente, se interpondría ante una hoja que pretendiera ir contra el joven si llegaba
el caso, sacrific{ndose a sí mismo. Tal era el código de la Hermandad… pero sólo hacia los
hermanos de uno. Tohrment no entraba todavía en esa categoría; era sólo un iniciado por
virtud de su línea de sangre, lo cual le había ganado el acceso a la Tumba y nada más. Si
fallaba al probarse a sí mismo, sería excluido para siempre de allí.
   Desde luego, en lo que se refería al código, el chico bien podía ser asesinado en el campo de
batalla y dejado por muerto.
   Pero Darius no lo permitiría.



                                              ~8 1 ~
J.R.Ward                                                      Amante Mío
                                                  8º Hermandad de la Daga Negra


 Siempre había deseado un hijo propio.




                                         ~8 2 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 9


  A TREINTA Y DOS KILÓMETROS A LAS AFUERAS DE CHARLESTON, CAROLINA DEL
SUR.

  —Santa... Mierda. Qué pedazo de árboles tienen aquí.
   Vale, sí, eso lo resumía. Cuando la furgoneta con conexión vía satélite de
Investigadores Paranormales salía de la Ruta Rural SC 124, Gregg Winn frenó y se
inclinó sobre el volante.
  Jodidamente<‖perfecto.
   La entrada a la casa de la plantación estaba señalada a ambos lados por robles
vivos del tamaño de una casa rodante y colgaba musgo español de todas esas ramas
enormes, meciéndose con la suave brisa.
   Al final del camino enmarcado, como a un kilómetro de distancia, se asentaba la
mansión con columnas, linda como una señorita en una silla, con el sol del mediodía
pintando su rostro de claro amarillo limón.
  Desde‖atr{s,‖la‖“presentadora”‖de‖IP, Holly Flete, se inclinó hacia él.
  —¿Estás seguro de esto?
  —Es un B&B, ¿verdad? —Gregg le dio caña al gas—. Abierto al público.
  —Llamaste cuatro veces.
  —No dijeron que no.
  —No te devolvieron las llamadas.
   —Lo que sea —Necesitaba que esto saliera bien. Los especiales de IP estaban a
punto de pasar al siguiente nivel de precio por anuncios de la cadena. No estaban en
territorio Ídolo Americano, es verdad, pero le habían pateado bien el culo al episodio
más reciente de Magia al Descubierto y si continuaba la tendencia, el dinero iba a ser
más espeso que la sangre.
  La larga carretera hasta la casa era como un rastro que conducía no sólo al interior
de la propiedad, sino atrás en el tiempo. Por el amor de Dios, mientras miraba en



                                          ~8 3 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


torno a los patios cubiertos de maleza, esperaba ver soldados de la Guerra Civil y a
una Vivian Leigh de antes de la guerra paseándose bajo los árboles velados.
   El camino de grava llevó a los visitantes directamente a la entrada delantera
formal y Gregg aparcó a un lado por si acaso otros coches necesitaran pasar.
  —Vosotros dos os quedáis aquí. Yo voy a entrar.
   Mientras salía de detrás del volante, se cubrió su camiseta Ed Hardy con un
cortavientos negro y se puso la manga del mismo por encima del Rolex. La furgoneta
con el logo de IP que mostraba una lupa sobre un fantasma negro y sombrío ya era lo
suficientemente llamativa y sin duda la casa pertenecía a un personaje local. La
cuestión era que el estilo hollywoodiense no era necesariamente apreciado más allá
de L.A. y este hermoso lugar estaba tan alejado como era posible de la cirugía
plástica y los bronceados de spray.
  Sus mocasines Prada avanzaron sobre las piedrecillas del sendero mientras
caminaba hacia la entrada. La casa blanca era una simple construcción de tres pisos
en forma de caja con porches en el primer y segundo nivel, y un tejado inclinado con
buhardillas, pero la elegancia de las proporciones y el puro tamaño de la maldita
cosa eran lo que la convertía sin duda alguna en una mansión. Y para rematar la
imagen de gran dama, todas las ventanas estaban enmarcadas en el interior por
cortinas de colores de gemas preciosas, y a través del cristal emplomado, podían
verse los candelabros colgando de los altos techos.
  Joder con el Bed and Breakfast.
   La puerta delantera era lo suficientemente grande como para pertenecer a una
catedral y el llamador era una cabeza de león de latón que parecía casi de tamaño
natural. Levantando el peso, lo dejó caer de vuelta a su posición. Mientras esperaba,
comprobó que Holly y Stan estuvieran donde los había dejado. Refuerzos era lo
último que necesitaba cuando estaba en lo que equivaldría a una llamada comercial,
especialmente cuando el hola-mi-nombre-es no era bienvenido. Y la verdad era que,
si no hubieran estado precisamente por Charleston, probablemente no hubiera
intentado un cara-a-cara, pero por media hora de carretera que ni siquiera estaba
fuera de su ruta, valía la pena el esfuerzo. No se les esperaba en Atlanta para el
montaje del especial hasta dentro de un par de días, así que tenían tiempo para esto.
Mejor‖dicho,‖mataría‖por<
   La puerta se abrió del todo y tuvo que sonreír a lo que había al otro lado. Tío...
esto se ponía cada vez mejor. El tipo tenía las palabras Mayordomo Inglés estampadas
por todas partes, desde sus zapatos brillantes a su chaleco y chaqueta negros.
   —Buenas tardes, señor —Y tenía acento. Pero no británico, ni francés<‖ de‖ clase‖
alta europea—. ¿En qué puedo ayudarle?




                                        ~8 4 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


   —Gregg Winn —extendió la mano—: Creo que he llamado un par de veces. No
estoy seguro de que le llegaran los mensajes.
  —En efecto.
  Gregg se esperó a que el otro hombre continuara. Cuando vio que no había nada
más, se aclaró la garganta.
   —Ah... esperaba que nos permitiera hacer algo de investigación en su encantadora
casa y en los terrenos. La leyenda de Eliau Rathboone es bastante notable, quiero
decir... los informes de sus huéspedes son increíbles. Mi equipo y yo...
  —Permítame que le interrumpa. No habrá grabaciones ni filmaciones...
  —Podríamos pagar.
  —...en ningún caso —el mayordomo sonrió tensamente—. Estoy seguro que
entiende que preferimos nuestra privacidad.
   —Francamente, no. ¿Qué mal hay en permitir que echemos un vistazo? —Gregg
bajó la voz y se inclinó hacia delante—. A menos que, por supuesto... ¿sea usted
mismo el que va haciendo esos ruidos de pisadas en mitad de la noche? ¿O sujetando
una vela en esa habitación de arriba con un hilo de pescar?
  El rostro del mayordomo no cambió y sin embargo, desprendía desprecio.
  —Creo que ya se iba.
  No fue un comentario. Ni una sugerencia. Fue una orden. Pero que le den, Gregg
había tratado con cosas más duras que este maricón vestido de pingüino.
   —¿Sabe? Deben tener cantidad de gente que viene por aquí gracias a esas
inquietantes historias —Gregg bajó la voz incluso más—. Nuestra audiencia en la
televisión es enorme. Si cree que ya tiene visitantes ahora imagínese cómo iría si su
negocio se conociera a escala nacional. Aun si se está inventando usted mismo el
asunto ese de Rathboone, podemos trabajar con usted, en vez de contra usted. Si sabe
a lo que me refiero.
  El mayordomo dio un paso atrás y comenzó a cerrar la puerta.
  —Buenos días, señor.
   Gregg interpuso su cuerpo. Aunque no había tenido pensado hacer una
comprobación exhaustiva, lo del no tajante no iba con él. Y como siempre, que le
dieran un portazo afilaba su interés como nada.
   —Entonces nos gustaría pasar aquí la noche. Estamos haciendo algunas pruebas
en localizaciones de la Guerra Civil de por aquí y necesitamos un sitio para
instalarnos.
  —Me temo que estamos al completo.


                                        ~8 5 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


  En ese momento, como un don divino, una pareja bajó la graciosa escalera, con las
maletas en la mano. Gregg sonrió y miró por encima del hombro del mayordomo.
   —No tan completos como antes —dando un giro por sus múltiples
personalidades, puso por delante su mejor cara de no-voy-a-ser-un-problema—. No
es no, me doy cuenta de ello. Así que no grabaremos nada, ni audio ni video. Lo juro
por la vida de mi abuela. —Levantando la mano para saludar dijo en voz alta—: Ey
muchachos, ¿disfrutasteis de vuestra estancia?
   —¡Dios mío fue increíble! —dijo la novia, esposa, rollo de una noche, lo que
fuera—. ¡Eliahu es de verdad!
  El novio, marido, rollo de una noche, asintió.
  —Yo no la creía. Quiero decir que... fantasmas, venga ya. Pero sí... lo oí.
  —También vimos la luz. ¿Has oído lo de la luz?
  Gregg se puso la mano en el pecho como en estado de shock.
  —No, ¿qué luz? Contádmelo todo...
    Mientras se volcaban‖en‖una‖detallada‖explicación‖de‖todas‖esas‖“cosas‖increíbles‖
y‖ alucinantes”‖ de‖ las‖ que‖ habían‖ sido‖ “increíbles‖ y‖ alucinados‖ testigos”‖ durante‖ su‖
“increíble,‖ etc.”,‖ el‖ mayordomo‖ entrecerró‖ los‖ ojos‖ hasta‖ convertirlos‖ en‖ dos‖ rayas.‖
Estaba claro que su necesidad imperiosa de matar se veía dominada por los buenos
modales mientras se apartaba para dejar que Gregg se reuniera con la pareja que se
iba, pero la temperatura del vestíbulo había bajado a niveles árticos.
   —Espera... eso es... —el huésped masculino frunció el ceño y se inclinó a un lado—
. Mierda santa, eres de ese programa...
  —Investigadores Paranormales —completó Gregg—. Soy el productor.
  —Y la presentadora... —el tipo miró a su amiguita—. ¿También está aquí?
  —Claro. ¿Quieres conocer a Holly?
   El chico dejó la maleta en el suelo para meterse mejor en los pantalones el polo que
llevaba puesto.
  —Sí. ¿Podría?
  —Estábamos a punto de irnos —le interrumpió su media naranja—. ¿Verdad?
Dan.
  —Pero si... si... tenemos la oportunidad de...
  —Si salimos ahora, estaremos en casa al atardecer —se volvió hacia el
mayordomo—. Gracias por todo, señor Griffin. Nuestra estancia ha sido encantadora.
  El mayordomo se inclinó con soltura.



                                             ~8 6 ~
J.R.Ward                                                             Amante Mío
                                                         8º Hermandad de la Daga Negra


  —Por favor, vuelvan en otra ocasión, señora.
   —Oh, lo haremos. Este sitio sería perfecto para nuestra boda en septiembre. Es
increíble.
  —Alucinante —añadió su prometido, como si quisiera resarcirse.
   Gregg no insistió en que conociera a Holly mientras la pareja salía por la puerta
delantera, aunque el chico le miró como si estuviera deseando que Gregg los
siguiera.
  —Pues entonces iré a por nuestras maletas —dijo Gregg al mayordomo—. Y
puede prepararnos la habitación, señor Griffin.
  El aire que rodeaba al hombre pareció espesarse.
  —Tenemos dos cuartos.
  —Está bien. Ya que veo que es usted un hombre con valores, le diré que Stan y yo
compartiremos habitación. Para mantener las formas.
  El mayordomo alzó las cejas.
  —Muy bien. Si usted y sus amigos son tan amables de esperar en la sala a su
derecha, haré que el ama de llaves prepare sus habitaciones.
   —Fantástico —Gregg le dio al hombre una palmadita en el hombro—. No se dará
ni cuenta de que estamos aquí.
  El mayordomo dio un paso atrás.
  —Sólo un consejo por su bien.
  —Ilumíneme.
  —No vayan al tercer piso.
   Vaya, ¿no era eso una invitación?... y una frase sacada de una de las pelis de
Scream.
  —Por supuestísimo que no. Se lo juro.
   El mayordomo salió del vestíbulo y Gregg se dirigió a la puerta delantera, yendo
hacia su equipo. Al salir Holly del coche, su doble copa D se balanceó bajo la
camiseta negra que llevaba puesta y sus Sietes4 estaban tan bajos que su barriga
plana y morena se veía claramente. La había contratado no por su cerebro, sino por
sus medidas de Barbie y sin embargo había resultado ser más de lo que esperaba.
Como un montón de tontitas, no era completamente estúpida, solamente muy
estúpida y tenía una capacidad casi mágica para colocarse siempre en la mejor
posición para su carrera.




                                          ~8 7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Stan deslizó la puerta corredera de la furgo y salió, parpadeando fuertemente y
apartándose el largo y greñudo cabello. Perpetuamente colocado, era la persona
perfecta para este trabajo: técnicamente apto, pero tan tranquilito que asumía bien las
órdenes. Lo último que quería Gregg era a un artista a cargo de las cámaras.
   —Coged el equipaje —les gritó Gregg. Lo que en su código significaba: Traed no
sólo para pasar la noche, también el equipo pequeño.
  Este no era el primer sitio donde les había tenido que dar esa orden.
   Mientras volvía dentro, la pareja que acababa de irse pasó por su lado
conduciendo un Sebring convertible, el chico observaba a Holly inclinarse hacia la
furgo en vez de mirar por dónde estaba yendo.
  Ella tendía a tener ese efecto en los hombres. Otro motivo para tenerla en el
equipo.
  Bueno, eso y que no tenía problemas con el sexo esporádico.
   Gregg entró en el salón y echó un vistazo dando un giro de 180 grados. Las
pinturas al óleo eran como de museo, las alfombras eran persas, las paredes estaban
pintadas a mano con una escena pastoral. Había candelabros de plata en cada
superficie lisa y ni una sola pieza del mobiliario era ni del siglo veintiuno ni del
veinte... o tal vez ni del diecinueve.
   El periodista en él se puso alerta y a dar gritos. Los B&B, incluso los de primera
categoría, no estaban decorados de esta forma. Así que aquí estaba sucediendo algo.
   O eso o la leyenda de Eliahu estaba haciendo que una cantidad ingente de cabezas
reposaran en estas almohadas cada noche.
   Gregg se acercó a uno de los retratos más pequeños. Era de un hombre a mitad de
la veintena y pintado en otro tiempo, otro lugar. El sujeto estaba sentado en una silla
tapizada, con las piernas cruzadas a la altura de las rodillas, sus elegantes manos
apartadas hacia un lado. El cabello negro estaba echado atrás y atado con una cinta,
revelando un rostro que era deslumbrante. Las ropas eran... bueno, Gregg no era un
historiador, así que, qué coño sabría él, pero estaba claro como el agua que se
parecían a lo que llevaban George Washington y su clan.
   Este era Eliahu Rathboone, pensó Gregg. El abolicionista secreto que siempre
había dejado encendida una luz para animar a aquellos que tenían que escapar para
llegar hasta él... el hombre que había muerto para proteger una causa antes incluso
de que ésta se arraigara en el Norte... el héroe que había salvado a tantos, sólo para
que sesgaran su joven vida.
  Este era su fantasma.
  Gregg formó un marco con los dedos y recorrió la estancia como si llevara una
cámara antes de enfocar en aquel rostro.


                                         ~8 8 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  —¿Es él? —la voz de Holly llegó desde atrás—. ¿Es verdaderamente él?
  Gregg sonrió abiertamente por encima del hombro, su cuerpo hormigueaba.
  —Y yo que pensaba que las fotos de internet eran buenas.
  —Bueno es... guapísimo.
  Y también eran hermosos su historia, su casa y toda esa gente que salía de aquí
hablando de apariciones.
  A tomar por culo el viaje a Atlanta y su asilo. Este iba a ser su nuevo especial.
  —Quiero que te trabajes al mayordomo —dijo Gregg suavemente—. Ya sabes a lo
que me refiero. Quiero acceso a todo.
   —No me voy a acostar con él. Tracé la línea divisoria en la necrofilia y ese es más
viejo que Dios.
   —¿Acaso te he pedido que te tumbes de espaldas? Hay otras maneras. Y tienes
esta noche y mañana. Quiero hacer aquí el especial.
  —Quieres decir...
  —Vamos a salir en directo desde aquí en diez días —caminó hacia la ventana que
daba al camino de los árboles y con cada paso que daba, las tablas de madera crujían.
Día de los Emmys, allá vamos, pensó Gregg.
  Jodidamente perfecto.




                                          ~8 9 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 10



  John Matthew despertó con la mano en la polla. O más bien, medio despertó. Lo
que tenía en la palma estaba completamente dispuesto, sin embargo.
   En su mente nebulosa, imágenes de él y Xhex le iluminaban de dentro a fuera...
Los veía en la cama de ella en aquel sótano suyo y había mucha desnudez, ella
montando a horcajadas sus caderas, él extendiendo la mano para tocar sus pechos. La
sentía bien y sólida encima suyo, el centro femenino ardiente y húmedo contra su
erección, el cuerpo poderoso arqueándose y relajándose mientras se frotaba a sí
misma sobre lo que anhelaba penetrarla.
  Necesitaba entrar en ella. Necesitaba dejar algo de sí mismo atrás.
  Necesitaba marcarla.
   El instinto era abrumador hasta el punto de la compulsión... y aún así su
conciencia lo aguijoneaba cuando se sentó y tomó uno de los pezones en su boca.
Mientras atraía la carne entre sus labios, succionando, acariciándola con la lengua,
mordisqueándola tan gentilmente, a algún nivel sabía que esto no estaba pasando
realmente... y que incluso siendo una fantasía, estaba mal. No era justo para la
memoria de ella, aunque las visiones tenían demasiado ímpetu y su palma mientras
trabajaba con sí mismo tenía demasiado agarre... y el momento era demasiado
innegable y eléctrico para volverse atrás.
  No había vuelta atrás.
   John imaginó que rodaba hasta ponerla de espaldas y se erguía sobre ella, bajando
la mirada a esos ojos gris bronce. Los muslos se separaban a ambos lados de sus
caderas, el exuberante sexo listo para lo que él quería darle, la esencia de ella
enterrándose en su nariz hasta que supo que era suya. Pasando las palmas sobre esos
pechos y hacia abajo por el estómago, se maravilló de cuán similares eran sus
cuerpos. Ella era más pequeña comparada con él, pero sus músculos eran iguales,
duros y tonificados, listos para utilizar, fuertes como hueso cuando estaban
enlazados. Adoraba lo inquebrantable que era bajo esa piel lisa y suave, adoraba lo
fuerte, lo resistente...
  La deseaba con locura.

                                         ~9 0 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Excepto que de repente no podía ir más allá.
   Fue como si la fantasía se hubiera atascado, la cinta rota, el DVD arañado, el
archivo digital corrupto. Y todo lo que le había quedado eran su atracción y su
calentón, un éxtasis al límite que iba a volverlo loco.
   Xhex le alzó la cara y la acunó y con ese contacto gentil de repente le controló
totalmente, su cabeza, cuerpo y alma: le poseía a él y a todo lo suyo, desde los ojos a
los muslos. Era suyo.
  —Ven a mí —le dijo, inclinando la cabeza a un lado.
   Las lágrimas volvieron borrosa su visión. Finalmente iban a besarse. Finalmente,
lo que le había negado iba a ocurrir...
  Cuando se inclinó hacia abajo... ella volvió a guiar su boca hasta un pezón.
  Sintió una momentánea puñalada de rechazo, pero luego este extraño júbilo le
golpeó. El rechazo era tan propio de ella, que se figuró que quizás esto no fuera un
sueño. Tal vez estaba pasando realmente. Empujando a un lado su tristeza, se
concentró en lo que ella estaba dispuesta a darle.
  —Márcame —dijo Xhex con voz profunda.
   Desnudando los colmillos, pasó una blanca punta afilada alrededor de la aureola,
trazando un círculo, acariciando. Quiso preguntarle si estaba segura, pero ella
respondió a la pregunta por sí misma. Con un rápido movimiento, se impulsó
excitada desde el colchón y le tiró de la cabeza hacia abajo, hacia su piel, de forma
que la penetró y una astilla de sangre corrió.
   John se echó atrás de repente, temiendo haberle hecho daño... pero no y cuando
ella se arqueó en una ola erótica, la fuente que refulgía con su vida lo llevó al
orgasmo.
  —Toma de mí —exigió ella mientras su polla se sacudía y pulsos ardientes se le
vertían sobre los muslos—. Hazlo, John. Ahora.
   No tuvo que pedírselo dos veces. Estaba cautivado por la gota de rojo profundo
que florecía y con lenta gracia resbalaba por el pálido costado del pecho. Dirigiendo
su lengua, capturó el rastro y lo siguió de vuelta a su hogar con un lametón que
terminó en el pezón.
   Su cuerpo entero brilló tenuemente ante el sabor de ella, otra liberación lo
estremeció y marcó la piel de la hembra mientras John caía entre la agonía de otra
liberación. La sangre de Xhex era descarada y pesada en su boca, una adicción
totalmente creada al primer intento, un destino que no quería abandonar jamás ahora
que estaba allí. Mientras saboreaba lo que había tomado, creyó oír una risa femenina
de satisfacción, luego estuvo perdido en lo que ella le daba.



                                         ~9 1 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   Su lengua se arrastró sobre ambos, pezón y corte y luego sus labios formaron un
sello y se amamantó de ella, tomando su oscuro sabor en la garganta y las entrañas.
La comunión con ella era todo lo que había deseado alguna vez y ahora que se estaba
alimentando de ella, el júbilo le alcanzó junto con la energía nuclear que provenía de
su sangre.
   Deseando darle algo a cambio, movió el brazo hacia abajo de forma que su mano
pasara sobre las caderas y entre los muslos. Trazando los músculos tensos encontró
su centro... Oh, Dios, estaba resbaladiza, tersa y maravillosamente ardiente, lista y
anhelando recibirlo. Y aunque no sabía una mierda de anatomía femenina, dejó que
los gemidos de ella y sus embates le dijeran adónde deberían ir sus dedos y qué
deberían estar haciendo.
   No costó mucho que los dedos con los que la tocaba estuvieran tan húmedos como
lo que tocaban y fue entonces cuando deslizó profundamente su dedo medio.
Utilizando el pulgar, le masajeó el clítoris y encontró un ritmo que igualaba los
embates que estaba marcando en el pecho.
   La estaba trayendo al borde, llevándola con él, devolviéndole tanto como estaba
consiguiendo, cuando sabía que necesitaba más. Deseaba estar con ella cuando
llegara. Luego estaría completo de alguna forma etérea, entero dentro de su piel.
  Era el instinto de un hombre vinculado y necesitado. Lo que tenía que hacer para
sentir paz.
   Alzando los labios del pecho, arrastró la mano del sexo de ella y se recolocó para
que su satinada polla estuviera posicionada sobre las piernas abiertas de ella. Le
sostuvo la mirada en ese momento incendiario, le acarició el cabello corto alrededor
de la cara. Lentamente, dejó caer su boca hacia abajo...
  —No —dijo ella—. Esto no va de eso.
  John Matthew se incorporó de repente, la fantasía del sueño destrozada, su pecho
anudado en frígidas cuerdas de dolor.
  Con disgusto, dejó pasar su erección... no es que estuviera duro ya. Su polla se
había marchitado completamente, a pesar del orgasmo que había estado preparado
para salir del glande.
  No va de esto.
   Al contrario que en el sueño, que había sido totalmente hipotético, esas palabras
eran las que ella le había dicho realmente... y precisamente en ese contexto sexual.
  Cuando recorrió con la mirada su cuerpo desnudo descubrió que, las liberaciones
que había tenido, las que había imaginado que tenía sobre ella, estaban por todo su
abdomen y las sábanas.



                                         ~9 2 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


   Por qué demonios podía correrse solo como ninguna otra cosa. Por qué demonios
esas palabras le afectaban como ninguna otra cosa podía hacerlo.
  Examinando el reloj, vio que se había dormido a pesar de la alarma. O más
probablemente no se había molestado en ponerla. Un beneficio del insomnio era que
no necesitabas recargar tu teléfono por tener que apagar todos esos zumbidos.
  En la ducha se lavó rápidamente, y empezó con la polla. Odiaba lo que había
hecho en esa extraña zona semi-dormida. Sentía que masturbarse estaba totalmente
mal considerando la situación y desde ahora iba a dormir en vaqueros si tenía que
hacerlo.
   Aunque conociendo a su mano, la maldita probablemente terminaría bajando la
cremallera de todos modos.
  Joder, se iba a encadenar la muñeca al puñetero cabecero.
  Después de afeitarse, que al igual que lavarse los dientes era más un hábito que
orgullo por su apariencia, apoyó las palmas sobre el mármol y se inclinó hacia el
chorro principal, dejando que el agua le resbalara por encima.
  Los lessers son impotentes. Los lessers... son impotentes.
   Dejando colgar la cabeza, sintió la corriente caliente sobre la parte de atrás del
cráneo.
  Para él el sexo sacaba a patadas todo tipo de cosas malas y cuando la imagen de
un hueco de escalera roñoso floreció como una mancha en su cerebro, volvió a
encasquetarse sus protecciones y se arrastró de vuelta al presente. No es que fuera
una mejora.
  Habría experimentado lo que le había ocurrido un millar de veces para salvar a
Xhex de ser maltratada de aquella manera una vez más.
  Oh... Dios.
  Los lessers eran impotentes. Siempre lo habían sido.
   Moviéndose como un zombie, salió, se secó y se dirigió al dormitorio para
vestirse. Justo cuando se ponía los pantalones de cuero, su teléfono sonó y extendió
la mano hasta la chaqueta para pescarlo.
  Lo abrió... encontró un mensaje de texto de Trez.
  Todo lo que decía era: 189 avenida st. francis 10 esta noche.
   Al cerrar el teléfono, su corazón latía con intención brutal. Cualquier grieta en los
cimientos... sólo estaba buscando una pequeña grieta en el mundo de Lash, una
fisura, algo en lo que pudiera meter una cuña y volar toda la puñetera cosa en
pedazos.



                                           ~9 3 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Xhex bien podría estar muerta y esta nueva realidad sin ella podía ser su futuro,
pero eso no significaba que no pudiera vengarla.
   En el baño, se ciñó su pistolera de pecho, se armó y después de agarrar la chaqueta
salió al pasillo. Haciendo una pausa, pensó en toda la gente que estaría reunida
abajo... así como en la hora. Las persianas estaban todavía bajadas.
  En vez de ir a la izquierda hacia la grandiosa escalera y el vestíbulo, fue a la
derecha... y caminó silenciosamente a pesar de sus shitkickers.

                                         ***
   Blaylock salió de su habitación poco antes de las seis porque quería echar un
vistazo a John. Normalmente el tipo daba señal alrededor de la hora de comer, pero
hoy no. Lo cual significaba qué o estaba muerto o borracho hasta las trancas.
  En la puerta de su colega, se detuvo y se apoyó en ella. Del otro lado no llegaba
nada que pudiera oír.
   Después de un golpe suave no respondido, dejó escapar un joder y abrió la puerta.
Tío, el lugar parecía registrado, con ropa por todas partes y una cama que
posiblemente podía haber sido utilizada como pista de carrera de coches.
  —¿Está ahí?
   Ante el sonido de la voz de Qhuinn, se puso tenso y tuvo que contenerse para no
darse la vuelta. No había ninguna razón. Sabía que el tipo llevaría solo alguna
especie de camiseta de Sid Vicious o Nine Inch Nail o Slipknot metida en sus
pantalones de cuero negros. Y que su cara dura estaría pulcramente afeitada y muy
lisa. Y que su cabello negro de punta estaría ligeramente húmedo por la ducha.
   Blay entró en el dormitorio de John y se dirigió al baño, figurándose que sus
acciones responderían bastante bien a la pregunta.
  —¿J? ¿Dónde estás, J?
  Cuando se abrió paso con dificultad hasta todo ese mármol, el aire estaba denso
por la humedad y olía a jabón Ivory, que era el que utilizaba John. Había una toalla
húmeda sobre la encimera.
  Cuando se dio la vuelta, se estampó contra el pecho de Qhuinn.
  El impacto fue como estrellarse con un coche y su mejor amigo extendió la mano
para estabilizarle.
  Oh, no. Nada de tocar.
  Blay retrocedió rápidamente y miró hacia el dormitorio.
  —Lo siento. —Hubo una pausa rara—. No está aquí.



                                         ~9 4 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


  Por supuesto, Sherlock.
   Qhuinn se inclinó hacia un lado y puso su cara, esa hermosa cara, en la línea de
visión de Blay. Cuando el tipo se enderezó, los ojos de Blay lo siguieron porque
tenían que hacerlo.
  —Ya no me miras.
  No, no lo hacía.
  —Sí, te miro.
   Desesperado por alejarse de esa mirada azul-y-verde, se dio un respiro y fue a por
la toalla. Haciéndola una bola, la empujó hacia abajo por el tobogán del lavadero y
maldita sea si el movimiento no ayudó un poco.
   Especialmente cuando imaginó que era su propia cabeza la que era empujada por
el agujero.
  Blay estaba más tranquilo cuando se dio la vuelta. Sostuvo la mirada de esos ojos.
  —Voy a bajar a cenar.
  Se sentía bastante orgulloso de sí mismo cuando pasó junto...
   La mano de Qhuinn salió disparada y aterrizó en su antebrazo, deteniéndole al
instante.
  —Tenemos un problema. Tú y yo.
  —No lo tenemos. —No era una pregunta. Porque esta era la única conversación
que él no tenía ningún interés en promover.
  —¿Qué demonios pasa contigo?
   Blay parpadeó. ¿Qué pasaba con él? Él no era el que iba follándose a cualquier
cosa con un agujero. No, él era el idiota patético que se consumía por su mejor
amigo. Lo cual lo ponía en territorio llorica. Mucho más nenaza y habría tenido que
cargar Kleenexs escondidos en la manga para secarse las lágrimas.
  Desafortunadamente, el destello de furia decayó rápido y le dejó hueco.
  —Nada. No pasa nada malo.
  —Y una mierda.
  Vale. De acuerdo. Esto no era justo. Ya habían pasado por este territorio y Qhuinn
podía ser una guarra, pero la memoria del tipo era perfectamente funcional.
  —Qhuinn... —Blay se pasó una mano por el cabello.
   En ese preciso instante, esa jodida canción de Bonnie Raitt se disparó en su
cerebro, su rica voz cantando...‖“No‖puedo‖hacer‖que‖me‖ames‖si‖no‖me‖amas...‖No‖
puedes‖hacer‖que‖tu‖corazón‖sienta‖algo‖que‖no‖siente.”


                                        ~9 5 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Blay tuvo que reír.
  —¿Qué tiene tanta gracia?
  —¿Es posible ser castrado sin ser consciente de ello?
  Ahora fue Qhuinn quien parpadeó.
  —No a menos que estés real y puñeteramente borracho.
   —Bueno, estoy sobrio. Mortalmente sobrio. Como es habitual. —Y ya que
estábamos, tal vez necesitaba tomar ejemplo de John y empezar a emborracharse—.
Sin embargo, creo que podría tener que cambiar eso. Perdona...
  —Blay...
  —No. No me vengas con "Blay". —Apuntó un dedo hacia la cara de su mejor
amigo—. Vete a lo tuyo. Eso es lo que se te da mejor. Déjame en paz.
  Salió, con la cabeza hecha un lío pero los pies compasivamente concentrados.
  Tomando el pasillo de las estatuas hacia la escalera grande, pasó junto a las obras
maestras grecorromanas y recorrió con la mirada esos cuerpos masculinos.
Naturalmente, colocó con el photoshop la cabeza de Qhuinn en lo alto de cada una.
   —No tienes que cambiar nada. —Qhuinn estaba justo a su estela, las palabras
fueron bajas.
   Blay llegó a lo alto de la escalera y miró abajo. El abismal vestíbulo
resplandeciente ante él era como un regalo que abrías con tu cuerpo cuando entrabas,
cada paso hacia delante te llevaba a un abrazo visual de color y oro.
  El lugar perfecto para una ceremonia de emparejamiento, pensó sin ninguna razón
en particular.
  —Blay. Vamos. No ha cambiado nada.
   Él miró sobre el hombro. Las cejas perforadas de Qhuinn estaban tensas, sus ojos
eran feroces. Pero por muy claro que estuviera que el tío quería seguir hablando,
Blay había acabado.
  Empezó a bajar los escalones, moviéndose rápido.
  Y no fue ninguna sorpresa que Qhuinn siguiera pegado a él... y a la conversación.
  —¿Qué demonios se supone que significa eso?
  Oh, vale, como si necesitaran hacer esto delante de la gente del comedor. A
Qhuinn le parecía bien tener audiencia para este tipo de cosas, pero Blay no
encontraba útil en lo más mínimo contar con un gallinero.
  Volvió a subir dos escalones, hasta que estuvieron cara a cara.
  —¿Cuál era su nombre?


                                         ~9 6 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Qhuinn respingó hacia atrás.
  —¿Perdón?
  —El nombre de la recepcionista.
  —¿Qué recepcionista?
  —La de anoche. En el salón de tatuajes.
  Qhuinn puso los ojos en blanco.
  —Oh, vamos...
  —Su nombre.
  —Dios, no tengo ni puñetera idea. —Qhuinn levantó las palmas, el idioma
universal para qué más da—. ¿Qué importa?
  Blay abrió la boca, al borde de deletrear que lo que no había significado nada para
Qhuinn había sido un infierno de observar. Pero luego comprendió que sonaría
posesivo y estúpido.
  En lugar de hablar, metió la mano en su bolsillo, extrajo sus Dunhills y sacó uno.
  Se lo echó a la boca y lo encendió mientras miraba a esos ojos dispares.
  —Odio cuando fumas —masculló Qhuinn.
  —Supéralo —dijo Blay, dando media vuelta y dirigiéndose hacia abajo.




                                         ~9 7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                      Capítulo 11



  —¿Adónde vas, John?
  Abajo, en la entrada de la parte de atrás de la mansión, John se quedó congelado
con la mano en una de las puertas que conducía al garaje. Demonios... una casa tan
grande, cualquiera pensaría que podías salir sin ser visto. Pero no... había ojos por
todas partes. Opiniones... por todas partes.
  Era como el orfanato en ese aspecto.
   Se giró y enfrentó a Zsadist. El Hermano tenía una servilleta en una mano y un
biberón en la otra, dejando patente que acaba de levantarse de la mesa del comedor y
venía de la cocina. Y caray, suponía que... la siguiente persona que atravesó la puerta
fue Qhuinn y llevaba un muslo de pavo a medio comer con él como si esta fuera su
última esperanza de alimentarse en, más o menos, las próximas diez horas.
  La llegada de Blay lo convirtió en una jodida convención.
  Z asintió con la cabeza hacia el agarre de John sobre el picaporte, arreglándoselas
de algún modo para parecer un asesino en serie a pesar de la parafernalia de bebé.
Probablemente fuera la cicatriz de la cara. Más probablemente aún los ojos que
emitían un brillo negro.
  —Te he hecho una pregunta, chico.
  Estoy sacando la puñetera basura.
  —¿Y dónde está el cubo?
  Qhuinn se pulió su cena y luego se acercó deliberadamente a los cubos de basura
para tirar el hueso limpio.
  —Sí, John. Vas a tener que responder a eso.
  No, no tenía que hacerlo, joder.
  Me largo de aquí, dijo por señas.
   Z se inclinó hacia delante y plantó una palma sobre los paneles de la puerta, la
servilleta colgaba suelta como una bandera.


                                         ~9 8 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


    —Has estado saliendo cada vez más y más temprano cada noche, pero te has
pasado de la raya. No vas a marcharte tan pronto. Te quemarás como una patata
frita. Y p.d. si alguna vez se te vuelve a ocurrir salir sin tu guardia privada, Wrath va
a utilizar tu cara de martillo, ¿me captas?
   —Puñetero Jesucristo, John. —La voz de Qhuinn era un gruñido de disgusto y
tenía una expresión en la cara como si alguien hubiera limpiado un baño con sus
sábanas—. Nunca te he detenido. Jamás. ¿Cómo coño me tratas así?
   John miró a algún punto sobre la oreja izquierda de Z. Sintió la tentación de
señalar lo que había oído cuando el Hermano había estado buscando a Bella, se había
puesto salvaje como la mierda y había hecho todo tipo de locuras. Excepto que traer
a colación la abducción de esa shellan era agitar un capote rojo delante de un toro y
John ya estaba metiendo bastante la pezuña con una hembra. Dos sería matador.
  La voz de Z cayó.
  —¿Qué pasa, John?
  Él se quedó callado.
  —John. —Z se inclinó aún más—. Te sacaré la respuesta a golpes si tengo que
hacerlo.
   Sólo me equivoqué de hora. La mentira apestaba, porque si fuera cierto, habría
intentado salir por la puerta delantera y no habría cubierto su rastro con la historia
de la basura. Pero honestamente le importaba un pimiento si el cubo donde llevaba
su mierda tenía un agujero en el fondo.
   —No me lo trago. —Z se enderezó y comprobó su reloj—. Y no vas a salir en otros
diez minutos.
   John cruzó los brazos sobre el pecho para abstenerse de comentarios sobre la
clausura y el tema musical de ¡Jeopardy! resonó en su cabeza, se sentía como si fuera a
explotar.
  La mirada dura de Z desde luego no ayudaba.
  Diez minutos después, el sonido de las persianas levantándose por toda la
mansión rompió la tregua y Z asintió con la cabeza hacia la puerta.
   —Vale, ahora vete si quieres. Al menos ya no te freirás. —John se dio la vuelta—.
Si te vuelvo a pillar otra vez sin tu ahstrux nohtrum, te delato.
  Qhuinn maldijo.
   —Sí y entonces me despedirán. Lo cual significa que V se pondrá con mi culo en
plan Donald Trump con una daga. Muchas gracias.




                                          ~9 9 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  John aferró el pomo y salió bruscamente de la casa, sentía la piel demasiado tensa.
No quería problemas con Z porque respetaba al tipo, pero se sentía extremadamente
volátil y la tendencia sugerida sólo iba a volverse más verdadera.
  En el garaje, torció a la izquierda y se dirigió afuera por la puerta que había en la
pared trasera. Mientras seguía adelante, se negó a mirar los ataúdes que estaban
apilados por todo el camino. No. No necesitaba la imagen de ni siquiera uno de ellos
en su cabeza ahora mismo. ¿Dieciséis?
  Lo que fuera.
   Abriendo la puerta de acero, salió al largo y ondulado césped que se extendía
alrededor de la piscina vacía y disminuía hacia el linde del bosque y el muro de
retención.
  Sabía que Qhuinn estaba justo en su culo por el aroma a desaprobación que
contaminaba el aire fresco, claro como moho en un sótano. Y Blay estaba con ellos
también, por lo que se desprendía de la colonia.
   Justo cuando estaba a punto de desmaterializarse, le agarraron del brazo con
fuerza. Cuando se giró para decir a Qhuinn que se jodiera a sí mismo, se detuvo.
  Había sido Blay el que le retenía y los ojos azules del pelirrojo estaban ardiendo.
   El tipo habló por señas como opuesto a hacerlo en voz alta, probablemente porque
eso obligaba a John a prestar atención.
  Quieres que te maten, bien. En este punto, me estoy resignando a esa posibilidad. Pero no
pongas en peligro a otros. No lo voy a permitir. No vuelvas a salir sin Qhuinn.
   John miró a Qhuinn sobre el hombro del tipo, tenía aspecto de querer golpear algo
de lo frustrado que estaba. Ah, así que por eso Blay estaba hablando por señas. No
quería que la tercera rueda de su triunvirato disfuncional viera lo que se estaba
diciendo.
  ¿Nos entendemos? indicó Blay.
   Era una rareza que Blay diera alguna vez un puñetazo en la pared de la opinión. Y
eso hizo que John se explicara.
   No puedo prometer que no necesitaré escapar, indicó John. Simplemente no puedo. Pero
prometo que se lo diré. Al menos así podrá salir de la casa.
  John...
  Él sacudió la cabeza y apretó el brazo de Blay.
   Sencillamente ya no puedo prometer eso. No sé dónde está mi cabeza. Pero no saldré sin
decirle adónde voy o cuando volveré.




                                           ~1 0 0 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   La mandíbula de Blay se movió, tensándose y relajándose. Sin embargo no era
estúpido. Sabía cuando había una cuestión no negociable sobre la mesa. Vale. Puedo
vivir con eso.
  —Eh, vosotros dos, ¿queréis compartir algo de amor? —exigió Qhuinn.
   John retrocedió e indicó por señas, vamos al parque Xtreme hasta las diez. Luego vamos
a la avenida St. Francis. Trez me envió un mensaje de texto.
   Se desmaterializó, viajando al sur y al oeste, tomando forma detrás del cobertizo
que habían rondado la noche anterior. Cuando su tripulación apareció tras él, ignoró
la tensión que espesaba y emborronaba el aire.
   Mirando más allá del hormigón, rastreó a los diversos jugadores. Ese joven astuto
con los bolsillos ocupados todavía estaba justo en medio de todo, recostado contra
una de las rampas, accionando un encendedor que chispeaba pero no encendía.
Había alrededor de media docena de patinadores recorriendo la piedra dura, otra
docena charlando y girando las ruedas de sus tablas. Siete coches cualesquiera de
diversas descripciones estaban aparcados en el estacionamiento y cuando la policía
pasó lentamente y siguió adelante, John tuvo la sensación de que era una colosal
pérdida de tiempo. Tal vez si se dirigieran más profundamente hacia el centro y
patrullaran los callejones tendrían más...
   Un Lexus había entrado en el estacionamiento pero no ocupó ninguno de los
espacios. Se detuvo en perpendicular a esos siete parachoques traseros... y lo que
salió de detrás del volante parecía un crío de instituto, debido a los tejanos abolsados
y el sombrero de cowboy. Pero la brisa que flotaba olía a morgue sin aire
acondicionado central.
  Y además... ¿Old Spice?
  John se enderezó, su corazón corría a toda velocidad. Su primera idea fue
abalanzarse y acometer al bastardo, pero Qhuinn le cogió del brazo.
  —Espera —dijo el tipo—. Mejor averiguar los porqués.
  John sabía que el tío tenía razón, así que tiró del freno de mano de su cuerpo y se
ocupó en memorizar la matrícula del LS 600H cromado.
   Las demás puertas del sedan se abrieron y salieron tres tipos. No eran tan pálidos
como los lessers realmente viejos, pero tenían un ligero tono de chico blanco, eso
seguro y apestaban a rayos.
  Tío, esa mierda de polvo de talco se te metía asquerosamente en la nariz.
  Con un asesino quedándose atrás para vigilar el paseo, los otros dos se colocaron
en formación con el pequeño cowboy de delante. Mientras caminaban por el
hormigón, todos los ojos del parque estaban fijos en ellos.



                                          ~1 0 1 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  El crío de la rampa de en medio se enderezó y se metió el encendedor en el
bolsillo.
  —Mierda, desearía que tuviéramos mi jodido bólido —susurró Qhuinn.
  Muy cierto. A menos que hubiera un rascacielos cerca desde donde pudieran
conseguir una vista de pájaro, no habría forma de seguir al Lexus.
   El camello no se movió mientras se aproximaban y no pareció sorprendido por la
visita, así que había buenas probabilidades de que esto fuera una visita arreglada. Y
como ya se sabe, después de algo de conversación, los asesinos rodearon al tipo y la
panda volvió a caminar hacia el sedan.
  Todos excepto un lesser entraron en el coche.
  Momento de decidir. ¿Se hacían con un vehículo, lo puenteaban y partían en
persecución? ¿Se materializaban sobre el capó del puñetero Lexus y peleaban? El
problema era que ambas soluciones entrañaban el riesgo de una seria perturbación
de la paz... y había sólo una cierta cantidad de limpieza mental que pudieras hacer a
un grupo de veinte humanos.
  —Creo que uno se queda atrás —murmuró Qhuinn.
   Sí. El guapito de cara se quedaba en el aparcamiento mientras el Lexus giraba en U
y comenzaba a marcharse. Dejar que el coche se fuera fue la cosa más dura que John
había tenido que hacer jamás. Pero la realidad era, que la pandilla de bastardos sólo
había recogido a uno de los principales camellos del territorio... así que iban a volver.
Y habían dejado a un lesser atrás.
  Así que había bastante para mantenerlos a él y a sus chicos ocupados.
   John observó al asesino entrar caminando en el parque. A diferencia del tipo cuyo
lugar estaba tomando, él vagaba, paseándose por el perímetro, sosteniendo la mirada
de todo el mundo que le miraba a él. Estaba claro que ponía nerviosos a los
patinadores y un par de ellos que habían comprando la noche antes se fueron. Pero
no todo el mundo era cauteloso... o estaba lo bastante sobrio para preocuparse.
  Cuando se oyó un suave golpeteo, John bajó la vista y se miró. Su pie estaba
golpeando la tierra, subiendo y bajando tan rápido como el de un conejo.
  Pero no iba a estallar. Esperó detrás del cobertizo... y esperó... y esperó.
   Le llevó casi una jodida hora trasladar su asqueroso culo hasta allí, pero cuando
estuvo finalmente a tiro, todo ese golpeteo de pies valió la pena.
   Con un rápido disparo de voluntad mental, John apagó la farola más cercana y les
proporcionó un poco de privacidad. Y cuando el bastardo levantó la mirada, John
salió de detrás del cobertizo.




                                          ~1 0 2 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


   La cabeza del lesser giró de golpe y claramente reconoció que la guerra acababa de
llegar y llamaba a su puerta: el hijo de puta sonrió y se metió la mano en la chaqueta.
  A John no le preocupaba que fuera armado. La única regla de compromiso era no
hacerlo delante de humanos.
   Una automática apareció y siguió su rápido uno-dos, la descarga de disparos
arrancó con un pop que resonó ruidoso mientras una maldición atravesaba el
parque.
   John se lanzó a cubierto, todo un montón de que-coño le dio alas. Y luego más balas
pasaron volando, la ráfaga rebotaba sobre hormigón mientras los humanos gritaban
y se alejaban gateando.
   Detrás del cobertizo, aplastó la espalda contra la madera y sacó su propia
artillería. Cuando Blay y Qhuinn estuvieron a cubierto, hubo una décima de segundo
de "¿quién está sangrando?" que coincidió con una pausa en la lluvia de balas.
  ¿En qué coño estás pensando? dijo Qhuinn por señas. ¿Con tanto público?
  Se aproximaban unos pasos pesados y se oyó el chasquido de un cartucho de
munición siendo cargado. John miró fijamente a la puerta del cobertizo. El candado
Master Lock en la cadena era un don del cielo y extendió la palma, abriendolo
mentalmente y deslizándolo hasta abandonar los eslabones de forma que colgara
suelto.
  Rodead la siguiente esquina, dijo John a sus chicos. Y haced como que estáis heridos.
  Oh, demonios, no...
  John apuntó el cañón de su arma hacia la cara de Qhuinn.
  Mientras el tipo respingaba hacia atrás, John simplemente miró directo a los ojos
azul y verde de su colega. Esto iba a hacerse al modo de John: Iba a ser él quien se
ocupara del asesino.
  Fin de la discusión.
  Que. Te. Jodan, dibujó Qhuinn con la boca antes de que él y Blay se
desmaterializaran.
   Con un ruidoso gemido, John se permitió caer con fuerza de costado, su cuerpo
golpeó la tierra como una enorme bolsa de cemento. Despatarrado sobre su
estómago, mantuvo su SIG bajo el pecho con el seguro quitado.
  Las pisadas se acercaron. Y también una risa baja, como si el lesser estuviera
pasando el mejor momento de su vida.

                                            ***


                                           ~1 0 3 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Cuando Lash volvió de la casa de su padre, tomó forma en el dormitorio junto al
que retenía a Xhex. Por mucho que deseara verla, permaneció lejos. Cada vez que
volvía del Dhunhd, quedaba agotado durante una buena media hora y no iba a ser
tan estúpido como para darle una oportunidad de matarlo.
  Porque lo haría. ¿No era dulce?
  Tendido en la cama y con los ojos cerrados, su cuerpo estaba pesado y frío y
cuando respiraba profundamente, sentía como si se estuviera descongelando como
un trozo de carne picada. No es que hiciera frío en el otro lado. De hecho, las
guaridas‖de‖su‖padre‖eran‖calentitas‖y‖estaba‖bien‖amuebladas<‖asumiendo‖que‖te‖
gustara esa mierda de estilo Liberance.
   Papaíto casi no tenía mobiliario, pero si suficientes candelabros para hundir un
barco. Los escalofríos parecían tener algo que ver con el salto de vuelta a esta
realidad, cada vez que volvía a este lado, era más una lucha que un rebote. Las
buenas noticias eran que no creía que fuera a tener que volver allí en mucho tiempo.
Ahora que su bolsa de trucos hacía sido completamente explorada y dominada, no
había en realidad ninguna necesidad y la verdad era, que el Omega no era
exactamente una compañía estimulante.
   Era un caso de me-importa-un-bledo-lo-que-pienses-de-mí. E incluso si se dejaba a
un lado el hecho de que la demanda de ego-masturbación estaba siendo emitida por
un declaradamente poderoso y malvado cabrón que por casualidad era tu padre, uno
se cansaba.
  Lash ni siquiera sabía qué eran las puñeteras cosas que había en esa cama. Bestias
negras, sí, pero su sexo era tan imposible de discernir como su especie y la forma en
que se deslizaban por ahí era espeluznante. Además siempre estaban buscando un
polvo aunque hubiera compañía presente.
  Y su padre nunca decía que no.
  Cuando sonó un pitido, Lash introdujo la mano en la chaqueta de su traje
buscando su teléfono.
  Era un mensaje del señor D: De camino. Tenemos al tipo.
  Lash miró al reloj y medio se irguió, pensando que la hora no podía estar bien.
Había vuelto hacía dos horas... ¿tanto había perdido la noción del tiempo?
   Al ponerse en vertical su estómago se revolvió y levantar las manos para frotarse
la cara requirió más esfuerzo del que debía. El peso muerto de su cuerpo, acoplado a
los achaques, le hizo recordar los tiempos en los que había tenido resfriados y gripes.
La misma sensación. ¿Era posible que se estuviera poniendo enfermo? Le hizo
preguntarse si alguien habría dado con un producto como el Muertofeno o alguna
mierda así.



                                         ~1 0 4 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Probablemente no.
   Dejando que los brazos le cayeran sobre el regazo, miró el baño. La ducha parecía
a kilómetros de distancia y no valía realmente el esfuerzo.
   Le llevó otros diez minutos poder sacudirse el letargo y cuando se puso en pie, se
estiró con fuerza para lograr que su sangre negra fluyera. El baño pasó a estar no a
kilómetros sino a cuestión de metros y con cada paso se sentía más fuerte.
Dirigiéndose a abrir el agua caliente, se admiró a sí mismo en el espejo y comprobó
su colección de magulladuras. La mayor parte de las de la noche anterior habían
desaparecido, pero sabía que habría más...
   Lash frunció el ceño y levantó el brazo. La escocedura del interior del antebrazo
era más grande, no más pequeña.
   Cuando la aguijoneó con el dedo, no dolió, pero la cosa parecía sucia como la
mierda, una herida abierta y plana que estaba gris en el medio y bordeada por una
línea negra.
   Su primer pensamiento fue que tenía que ir a ver a Havers... solo que era ridículo
y nada más que un remanente de su vieja vida. ¿Cómo iba a aparecer en la clínica y
ponerse en plan,‖“Ey,‖me‖puedes‖salvar‖el‖culo”? Además, no sabía a dónde se había
mudado la maldita clínica. Era el problema de un asalto exitoso. Tu objetivo se
tomaba en serio la amenaza y se enterraba profundamente.
   Metiéndose bajo el chorro caliente, se frotó cuidadosamente el punto con algo de
jabón, figurándose que si era algún tipo de infección eso ayudaría; luego pensó en
otras cosas.
  Tenía por delante una noche de narices. La inducción era a las ocho. Reunión con
Benloise a las diez.
  De vuelta aquí para algo más de amor.
  Cuando salió, se secó e inspeccionó la escocedura. La maldita parecía estar
cabreada por la atención que le había dedicado, un fino pus negra brotaba en su
superficie.
  Oh, esa cosa iba a ser difícil de sacar de sus jodidas camisas de seda.
   Se encasquetó una tirita del tamaño de una ficha sobre la cosa y pensó que tal vez
esta noche él y su novia jugarían limpio.
  La ataría para variar.
  No le llevó nada de tiempo ponerse un dulce traje Zegna y marcharse.
  Cuando pasaba junto al dormitorio principal, hizo una pausa y llamó.
  Golpeando ruidosamente la madera como para despertar a los muertos, sonrió:



                                         ~1 0 5 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —Volveré pronto y traeré cadenas.
  Esperó una respuesta. Cuando no hubo ninguna, extendió la mano hacia el pomo
y poso la oreja en la puerta. El sonido de ella sólo respirando era tan suave y gentil
como una corriente de aire, pero ahí estaba. Vivía. Y seguiría viva todavía cuando
volviera.
   Con deliberado autocontrol, soltó el pomo. Si abría la puerta, perdería otro par de
horas y su padre no iba a esperar. Abajo en la cocina, buscó algo que comer y no dio
con nada. La cafetera había estado programada para hacía dos horas, así que un
vistazo rápido bajo la tapa de la jarra mostró algo cercano al aceite de cárter. Y
abriendo un poco el frigorífico, no vio nada apetecible, si bien se sentía hambriento.
Lash terminó desmaterializándose de la cocina con las manos vacías y un agujero en
la barriga. No era una gran combinación para su humor, pero no iba a perderse la
fiesta... si no por otra cosa, al menos para ver lo que le habían hecho a él durante su
inducción.
   La granja estaba al norte y al este de la casa de piedra arenisca y en el instante en
que tomó forma sobre el césped, supo que su padre estaba dentro: Un extraño
estremecimiento en su sangre burbujeaba cada vez que estaba alrededor del Omega,
como un eco en un espacio cerrado... aunque no estaba seguro de si él era el sonido y
su padre la caverna o al revés. La puerta delantera estaba abierta y mientras se
encaramaba a los escalones del porche y entraba en el pequeño vestíbulo asqueroso,
pensó en su inducción.
  —Cuando te convertiste verdaderamente en mío.
   Lash se giró. El Omega estaba en el salón, su túnica blanca le cubría la cara y las
manos, su energía negra rezumaba sobre el suelo, una sombra oscura formada sin
ninguna iluminación.
  —¿Estás excitado, hijo mío?
  —Sí. —Lash miró sobre su hombro a la mesa del comedor. El cubo y los cuchillos
que habían usado con él estaban allí mismo. Listos y dispuestos.
  El sonido de grava aplastada bajo neumáticos le hizo girarse hacia la puerta.
  —Aquí están.
  —Hijo mío, me gustaría que me trajeras más. Me encuentro hambriento de nuevas
presas.
  Lash fue hacia el umbral.
  —No hay problema.
  En esto al menos, estaban totalmente de acuerdo. Más inducidos significaba más
dinero, más pelea.


                                         ~1 0 6 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  El Omega apareció detrás de Lash y hubo un suave roce de movimiento cuando
una mano negra se le deslizó hacia abajo por la espina dorsal.
   —Eres un buen hijo. —Durante una fracción de segundo, el corazón oscuro de
Lash dolió. La frase era exactamente la que el vampiro que le había criado había
dicho de cuando en cuando.
  —Gracias.
  El señor D y los otros dos salieron del Lexus... y trajeron al humano.
  Aun no se había hecho evidente para el pequeño bastardo que estaba a un par de
vaqueros y una camiseta de ser un cordero para el sacrificio. Pero en el instante en
que echara un buen vistazo al Omega, la mierda iba a volverse clara como el cristal.




                                         ~1 0 7 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 12



  Mientras John yacía boca abajo y el ruido de los pasos de su enemigo se acercaba,
respiró por la nariz y captó el olor a tierra fresca. Por lo general, hacerse el muerto
no era una idea brillante, pero este hijo de puta de dedo epiléptico no se ajustaba al
perfil de alguien que fuera a ser muy cuidadoso por si había dado en el blanco o no.
  ¿Desatar un tiroteo en mitad de un parque público?
  ¿El idiota nunca había oído hablar del Departamento de Policía de Caldwell? ¿Del
Caldwell Courier Journal?
   Las botas se detuvieron y ese aroma dulce y asfixiante que los lessers llevaban en la
piel casi lo hizo vomitar. Sin embargo, era curioso cómo la vida y la muerte llamaban
la atención de su esófago.
   Sintió algo contundente que le empujaba el brazo izquierdo, como si el asesino
estuviera comprobando con la bota para ver si estaban en territorio de etiquetar el
dedo del pie. Y entonces en ese preciso momento, Qhuinn dejó escapar un gemido
bajo y patético desde más allá del cobertizo.
  Como si el hígado se le estuviera escapando por el colon.
   Las botas pasaron más allá del cuerpo de John mientras el bastardo se adelantaba
para investigar y John abrió un ojo apenas una rendija. El asesino mantenía una
postura a lo Hollywood, la pistola agarrada con ambas manos extendidas en línea
recta, el cañón del arma se movía de lado a lado con más afecto que efecto. Sin
embargo, aunque con ese movimiento teatral pareciera totalmente ridículo en plan
Crockett y Tubs,los de Miami Vice, las balas eran balas y sólo haría falta un rápido
cambio de dirección para que John quedara al alcance de los disparos.
  Menos mal que no le importaba una mierda. El hijo de puta desfiló hacia los
gemidos de Qhuinn como si se acercara al altar, una imagen de la cara de Xhex hizo
que John saltara levantándose del suelo con un único y ágil movimiento. Aterrizó
sobre la espalda ancha del lesser, aferrándose con el brazo libre y ambas piernas
mientras ponía la pistola sobre la sien pálida.




                                         ~1 0 8 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


   El asesino se quedó congelado durante una fracción de segundo y John silbó entre
dientes, la señal a Qhuinn y Blay para que salieran.
   —Hora de dejar caer el arma, gilipollas —dijo Qhuinn cuando reapareció. Luego,
sin darle al bastardo tiempo para obedecer, alargó las manos, las cerró sobre el
antebrazo del asesino e hizo como si estuviera partiendo una ramita.
  El crujido de los huesos fue más fuerte que el silbido de John y el resultado fue
una muñeca floja y una Glock que ya no estaba bajo el control del enemigo.
   Mientras el lesser corcoveaba‖ de‖ dolor,‖ sonaron‖ sirenas‖ a‖ lo‖ lejos<‖ y‖ ‖ se‖ estaban‖
acercando.
  John arrastró al bastardo de regreso a la puerta de doble hoja del cobertizo y
después de que Blay entrara abriendo camino, sacó a su presa fuera de la vista.
  Formando mudamente las palabras con la boca, dijo a Qhuinn, Ve a buscar el
Hummer.
  —Si esos policías vienen por nosotros, tendremos que salir pitando.
  Nada de largarse. Consigue el Hummer.
  Qhuinn sacó las llaves y se las lanzó a Blay.
  —Ve. Y enciérranos dentro, ¿me has entendido?
  Blay no perdió un segundo, se retiró y cerró la puerta. Se oyó el sonido sutil del
metal tintineando cuando volvió a colocar la cadena y luego el chasquido de ese
candado Master puesto rápidamente en su lugar.
  El lesser estaba‖comenzando‖a‖luchar‖con‖mayor‖fuerza,‖pero‖eso‖no‖era‖malo<‖la‖
consciencia era lo que estaban buscando.
   John lanzó al cabrón sobre su estómago y le echó el cuello hacia atrás hasta que la
columna vertebral fue como una galleta salada en forma de lazo.
   Qhuinn sabía exactamente qué hacer. Arrodillándose, puso la cara directamente
frente a la del asesino.
  —Sabemos que tenéis prisionera a una hembra. ¿Dónde está?
   Mientras el sonido de las sirenas se intensificaba, el asesino logró emitir sólo una
serie de gruñidos, entonces John se aplacó un poco y dejó entrar algo de aire a los
pulmones.
  Qhuinn echó la palma de la mano hacia atrás y abofeteó al lesser.
  —Te he hecho una pregunta, perro. ¿Dónde está?
   John aflojó un poco más, pero no tanto como para ofrecer una ruta de escape. Con
la libertad de movimiento adicional, el lesser se estremeció de miedo, demostrando



                                             ~1 0 9 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


que mientras el hijo de puta se había mostrado muy profesional en su aparatoso
tiroteo, a la hora de la verdad no era más que un joven punk metido en una situación
que lo superaba.
  La segunda bofetada de Qhuinn fue más dura.
  —Respóndeme.
  —Ninguna<‖Prisionera.
  Cuando Qhuinn echó‖la‖mano‖hacia‖atr{s,‖el‖asesino‖reculó<‖sí,‖aunque‖los‖hijos‖
de puta estaban muertos, sus receptores del dolor funcionaban bien.
  —La hembra secuestrada retenida por tu Fore-lesser. ¿Dónde está?
  John se adelantó, le dio su arma a Qhuinn y luego se llevó la mano ahora libre a la
parte baja de la espalda y sacó el cuchillo de caza. Se sobreentendía que él era el
único que iba a infringir algún daño verdadero, acercó la hoja y la puso directamente
ante los ojos del lesser. El salvaje corcoveo siguió, pero la lucha se detuvo
rápidamente, el enorme cuerpo de John cubría como una manta lo que estaba debajo
de él.
   —Vas a desear hablar —dijo Qhuinn ráridamente—. Confía en mí.
  —No sé nada de ninguna hembra. —Las palabras no fueron más que un siseo,
debido a la tráquea constreñida por el antebrazo de John.
  John dio un tirón hacia atrás y el asesino gritó:
  —¡No!
   Las sirenas chillaban ahora y afuera en el estacionamiento se oyeron múltiples
chirridos de neumáticos.
   Era hora de actuar con cautela. El lesser ya había demostrado un desprecio
absoluto por la única regla de la guerra, así que mientras con cualquier otro asesino
podías estar seguro de que permanecería en silencio, no estaba tan claro con el señor
Click-click-bang-bang.
  John sostuvo la mirada dispareja de Qhuinn, pero el tipo ya estaba en ello.
Alcanzando una pila de trapos viejos manchados de aceite, agarró uno y rellenó la
boca del lesser. Entonces llegó la hora de jugar a las estatuas.
  Desde afuera, las voces de los policías llegaban amortiguadas:
  —Cúbreme.
  —Entendido.
   Cuando John guardó el cuchillo para poder sujetarlo bien con ambas manos, había
un montón de arrastrar de pies, la mayoría de los cuales estaban lejos. Pero sin duda,
finalmente se acercarían.


                                          ~1 1 0 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   Mientras los uniformados se dispersaban, las radios de los coches patrullas
proporcionaban un seguimiento sonoro informal a su operación de búsqueda y
rastreo. Que no llevó mucho rato. En un par de minutos, los policías estaban
reuniéndose alrededor de los coches, justo al lado del cobertizo.
  —Unidad‖dos‖cuarenta‖a‖base.‖El‖{rea‖es‖segura.‖Ninguna‖víctima.‖Ningún‖resp<
  Con una patada rápida, el lesser aplastó una lata de gasolina con la bota. Y
prácticamente pudieron oírse todos los cañones de las pistolas del Departamento de
Policía de Caldwell volver a subir y apuntar al cobertizo.

                                           ***
  —¿Qué coño?
   Lash sonrió cuando los ojos del crío se fijaron en el Omega. Aunque
absolutamente todo estaba tapado con tela, tendrías que ser un completo gilipollas
para no darte cuenta de que allí había algo fuera de lugar<‖ y‖ ding,‖ ding,‖ ding,‖
teníamos un ganador en la lotería del saber.
   Cuando esos pies comenzaron a retroceder hacia fuera de la casa, los asesinos de
reserva del señor D flanquearon al pequeño bastardo y lo agarraron de los brazos.
  Lash cabeceó hacia la mesa del comedor.
  —Mi padre le hará ahí dentro.
   —¿Hará qué?—Ahora había pánico total, con el chaval moviéndose agitadamente
como un cerdo destripado. Lo que, en realidad, no era nada menos que un buen
ejercicio para lo que se avecinaba.
   Los asesinos lo forzaron y lo lanzaron sobre la madera picada, sujetándole los pies
y los tobillos mientras el Omega se adelantaba en medio de todo ese chillido y aleteo
de extremidades.
  Cuando el mal se alzó la capucha, todo quedó en silencio.
   Y luego el grito que salió de la boca del humano rasgó el aire, haciendo eco hasta
el techo, llenando la decrépita casa con el estrépito.
   Lash se quedó rezagado y dejó trabajar a su padre, observando como la ropa del
humano se hacía pedazos con una mera pasada de esa palma negra y transparente. Y
luego llegó la hora del cuchillo, la hoja reflejaba la luz de la araña barata que colgaba
del roñoso cielorraso.
  El‖ señor‖ D‖ fue‖ el‖ único‖ que‖ ayudó‖ con‖ los‖ tecnicismos<‖ ubicando‖ los‖ baldes‖
debajo de los brazos y las piernas, corriendo de acá para allá.
  Lash había estado muerto cuando sus venas se drenaron; había revivido sólo
cuando una descarga que se había generado de sólo Dios sabía dónde, atravesó su


                                          ~1 1 1 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


cuerpo. Así es que era interesante ver cómo se desarrollaba todo: Cómo se vaciaba la
sangre del cuerpo. Cómo se abría el pecho y el Omega se rajaba la muñeca para que
chorreara aceite negro en la cavidad. Cómo el mal convocaba una bola de energía por
arte de magia y la enviaba dentro del cadáver. Cómo se llevaba a cabo la reanimación
efectuada por lo que había sido proporcionado a cada vena y arteria. El paso final era
la extracción del corazón, el órgano marchitándose en la palma del Omega antes de
ser puesto en un recipiente de cerámica.
   Mientras Lash recordaba su propio retorno-de-la-muerte, rememoró a su padre
arrastrando al señor D hasta él para que le sirviera como fuente de alimento. Había
necesitado‖la‖sangre,‖pero‖una‖vez‖m{s,‖a‖esas‖alturas‖él‖llevaba‖muerto‖un‖rato<‖y‖
al fin y al cabo era medio vampiro. Este humano, por el contrario, se despertó con
poco más que un jadeo, boqueando como un pez y un montón de confusión.
  Lash‖ se‖ llevó‖ la‖ mano‖ al‖ pecho‖ y‖ sintió‖ el‖ latido‖ del‖ corazón<‖ Algo‖ estaba‖
goteando. En su manga.
   Mientras el Omega comenzaba a hacer perversiones al iniciado, Lash trotó
escaleras arriba hasta el cuarto de baño. Se quitó la chaqueta del traje, la dobló por la
mitad<‖ y‖ se‖ dio‖ cuenta‖ que‖ no‖ había‖ ningún‖ lugar‖ donde‖ apoyarla.‖ Todo‖ estaba‖
cubierto por dos décadas de valiosa mugre.
  Cristo, ¿por qué no había enviado a alguien a limpiar el lugar?
  Terminó‖colgando‖la‖chaqueta‖de‖un‖gancho‖y<
  Oh, mierda.
  Cuando levantó el brazo, había una mancha negra directamente donde se había
puesto el vendaje y en la parte inferior del codo tenía una zona húmeda.
  —Maldita sea.
   Arrancándose los gemelos, se desabotonó la camisa y se quedó congelado cuando
bajó la mirada a su pecho.
   Alzó los ojos hacia el espejo mugriento, como si eso fuera a cambiar lo que estaba
viendo y se inclinó hacia el cristal. Tenía otra llaga en el pectoral izquierdo, de la
misma forma plana y tamaño que la primera. Y una tercera en el ombligo.
   Se aferró al lavabo, sintiendo un leve mareo mientras el pánico desplegaba sus alas
dentro de su cabeza. Su primer pensamiento fue correr al Omega y pedirle ayuda,
pero se refrenó<‖ por‖lo‖ que‖ se‖ desprendía‖ de‖ los‖ gritos‖ y‖gemidos‖ escaleras‖ abajo,‖
ciertas actividades serias estaban teniendo lugar en el comedor y sólo un idiota
interrumpiría eso.
  El Omega era voluble por naturaleza, pero tenía un TOC para ciertas cosas.




                                           ~1 1 2 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


   Afirmando las manos sobre el lavabo, Lash dejó caer la cabeza mientras su
estómago se revolvía y ardía. Tenía que preguntarse cuántas más de estas manchas
tenía<‖y‖no‖quería‖conocer‖la‖respuesta.‖‖‖
  Su inducción, su renacimiento, lo que sea, se suponía era permanente. Es lo que su
padre le había dicho. Había nacido del mal, engendrado a partir de un pozo de
oscuridad que era eterno.
  La putrefacción de la piel no había sido parte del trato.
  —¿Todo bien ahí?
  Lash cerró los ojos, el sonido de la voz tejana fue como garras arañándole la
espalda. Solo que simplemente no tenía energías para mandar a la mierda al tipo.
  —¿Cómo van las cosas abajo? —preguntó en cambio.
  El señor D se aclaró la garganta. Y aún así la desaprobación le hizo atragantarse
con las palabras.
  —Creo que queda un rato aún, señor.
  Fenomenal.
   Lash obligó a su columna vertebral a enderezarse y se volvió para enfretarser a su
segundo.
    Con una acometida brusca, los colmillos irrumpieron en su boca y, por un
momento no pudo entender por qué. Entonces se percató de que sus ojos se habían
fijado en la yugular del tipo.
  Profundamente en el vientre de Lash, el hambre se volvía más y más punzante,
descalabrando, azotando y agujereando sus entrañas.
   Sucedió demasiado rápido para detenerse, cuestionarse o pensar. En un segundo
estaba arraigado delante del lavabo. Al siguiente estaba sobre el señor D, empujando
la espalda del lesser contra la puerta y adentrándose duramente en la garganta del
tipo.
   La sangre negra que golpeó su lengua era el tónico que necesitaba y la extrajo con
desesperación, aún cuando el tejano forcejeó y luego quedó inmóvil. Pero el hijo de
puta no tenía que preocuparse. No había nada sexual en la chupada. Era alimento,
así de simple.
  Y cuanto más tragaba, más necesitaba.
  Manteniendo al asesino apretado contra su pecho, se alimentó como un hijo de
puta.




                                         ~1 1 3 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 13



  Una vez el sonido de la bota del asesino contra esa lata de combustible se hubo
desvanecido, Qhuinn se agachó y se sentó sobre las piernas del hijo de puta. El
bastardo podía haber conseguido dar una patada, pero no tendría una segunda
oportunidad.
  Fuera, los polis humanos se reunieron alrededor del cobertizo.
  —Está cerrado —dijo uno de ellos mientras sacudía la cadena.
  —Tengo casquillos por ahí.
  —Un momento,‖hay‖algo‖adentro<‖puf,‖tío,‖que‖peste.‖
   —Sea‖lo‖que‖sea,‖lleva‖muerto‖al‖menos‖una‖semana.‖Eso‖huele<‖supera‖incluso‖a‖
al guiso de atún de mi suegra.
  Hubo una ola de asentimiento.
   En la oscuridad, John y Qhuinn cerraron los ojos y esperaron. La única solución si
la puerta se abría era desmaterializarse y dejar atrás al lesser; no había forma de
mover el peso del asesino a través de mismo aire. Pero posiblemente ninguno de esos
policías‖tendría‖la‖llave<‖así‖que‖quedaba‖abrirse‖camino‖disparando‖como‖su única
opción.
  Y había buenas probabilidades de que asumieran que derribar la puerta sólo para
entrar en el cobertizo no merecía la pena el papeleo.
  —Sólo un tirador, según la llamada al nueve-uno-uno. Y no puede estar ahí
dentro.
  Hubo una tos y una maldición.
  —Si está, se le habrá caído la nariz por el hedor.
   —Llama al encargado de pista de deportes —dijo una voz profunda—. Alguien
tiene que sacar ese animal muerto de ahí. Entretanto, vamos a hablar con el
vecindario.
  Hubo más charla y ruido de pasos. Algo más tarde, uno de los coches se marchó.


                                         ~1 1 4 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  —Tenemos que librarnos de él —susurró Qhuinn sobre el hombro de John—.
Coge ese cuchillo, eliminémosle y saquemos al muy cabrón fuera de aquí.
  John negó con la cabeza. De ningún modo iba a perder su premio.
  —John, no vamos a salir con él. Mátale para que podamos salir pitando.
  Si bien Qhuinn no podía ver sus labios, John articuló con la boca: Jódete. Es mío.
   Dejar escapar esta fuente de información era algo que no iba a ocurrir. Sobre todo,
si podía tratarse mentalmente... o físicamente con la policía humana si llegaba a darse
el caso.
  Se oyó el suave sonido de un cuchillo siendo desenfundado.
  —Lo siento, John, nos largamos.
  ¡No! gritó John silenciosamente por encima del hombro.
    La mano de Qhuinn se cerró sobre el cuello de la chaqueta de John y le hizo perder
el equilibrio, de modo que se vio en el caso de soltar el cuello del asesino o separarle
la jodida cabeza de la columna vertebral. Puesto que un lesser incapacitado no podría
hablar,‖John‖liberó‖su‖agarre<‖y se sostuvo a sí mismo plantando la palma sobre el
cemento frío.
  No había ni una jodida manera de que dejara que su amigo le arrebatara esto.
   Mientras se lanzaba sobre el macho, se armó un gran alboroto. Él y Qhuinn
forcejearon por el control de la daga, chocando contra bastantes más cosas que una
lata de combustible y el lesser rodó libre y se lanzó hacia la puerta. Mientras los polis
comenzaban a gritar, el asesino golpeaba la madera para salir.
  El siguiente sonido que se hizo oír sobre el estrépito fue un disparo. Al que siguió
un repiqueteo metálico.
  La policía había volado el Master Lock.
   Desde el suelo, John balanceó el brazo hasta la parte baja de su espalda y mientras
giraba sobre sus rodillas, él y Qhuinn lanzaron sus cuchillos en sincronía, sus hojas
recorriendo el escaso espacio de lado a lado.
   Las penetraciones fueron tan fuertes que si bien entraron en el torso del asesino
entre los omóplatos, claramente una o ambas dieron en el blanco: con un destello
brillante similar a un relámpago y un fuerte estampido supersónico suficiente como
para hacer estallar los oídos, el lesser volvió con su creador, desapareciendo con tan
sólo un hedor humeante... y un hueco del tamaño de un refrigerador en la puerta del
cobertizo.
   Con la adrenalina a tope, ni él ni Qhuinn podían desmaterializarse, así que se
levantaron de un salto y retrocedieron a ambos lados de la abertura, permaneciendo
atentos cuando un primer cañón y luego otro se internaron dentro.

                                          ~1 1 5 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


  Los antebrazos fueron lo siguiente.
  Luego perfiles y hombros. Y linternas.
  Afortunadamente, los humanos entraron del todo.
  —Psst. Se te va a escapar el pajarito. —Cuando los polis se volvieron ante la
agudeza de Qhuinn, John desenfundó sus SIGs, y con un rápido golpe cruzado en las
cabezas, los mejores hombres del DPC vieron las estrellas y cayeron al suelo.
  Momento preciso en el que Blay apareció con el Hummer.
   John saltó sobre los policías y se lanzó a toda prisa hacia el SUV con Qhuinn justo
detrás de él, con esas New Rocks que el muy cabrón insistía en llevar puestas
golpeando la tierra con fuerza. John se encaminó hacia la puerta trasera, que Blay
había abierto de golpe, atrapando la manilla y lanzándose adentro mientras Qhuinn
se deslizaba en el asiento trasero.
   Mientras Blay se ponía en marcha, acelerando el motor y saliendo disparado de
allí, John se alegró de que hubieran tenido que lidiar con sólo una pareja de
policías<‖aunque‖seguro‖como‖la‖mierda‖que‖los‖otros‖dos‖tipos‖con‖placa‖volverían‖
TPCFP.
   Se dirigían al norte, hacia la autopista, cuando John se abrió camino hasta el
asiento trasero... y cerró sus manos alrededor de la garganta de Qhuinn.
  Al ver que volvían a ello, Blay gritó desde la parte delantera:
  —¿Qué diablos os pasa a vosotros dos?
   No había tiempo para contestar a eso. John estaba ocupado apretando y Qhuinn
estaban‖intentando‖ponerle‖un‖ojo‖morado<‖y‖consiguiéndolo.
   A ciento y pico kilómetros por hora. Y camino del centro. Con una posible
identificación del Hummer si cualquiera de esos polis se hubiera recuperado lo
suficiente como para enfocar sus pupilas mientras Blay los sacaba de Dodge City.
  Y metidos en una pelea.
   Más tarde, John se daría cuenta de que, por supuesto, sólo había un lugar al que
Blay pudiera ir.
   Para‖cuando‖el‖tipo‖aparcó‖en‖el‖estacionamiento‖de‖Sal’s<‖en‖la‖parte‖de‖atr{s‖del
restaurante,‖donde‖no‖había‖luces<‖John‖y‖ Qhuinn‖estaban‖ambos‖sangrando.‖Y‖la‖
pelea‖ acabó‖ sólo‖ cuando‖ John‖ fue‖ sacado‖ bruscamente‖ por‖ la‖ puerta‖ por‖ Trez<‖ lo‖
cual sugería que el pelirrojo había llamado por adelantado. Qhuinn fue manipulado
de forma similar por iAm.
  John escupió para limpiarse la boca y les fulminó a todos con la mirada.




                                           ~1 1 6 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  —Creo que lo dejaremos en un empate, chicos —dijo Trez con una media
sonrisa—. ¿Qué os parece?
   Aunque John estaba libre, la furia le hacía temblar. Ese asesino podría haber sido
lo único que necesitaban para averiguar la localización... la historia... cualquier cosa. Y
como Qhuinn había insistido en desperdiciar al muy bastardo, no estaban más cerca
de donde tenían que estar. Además estaba el hecho de que el lesser hubiera muerto
tan fácilmente. Simplemente un pinchazo en la cavidad cardíaca y había vuelto a casa
libre<‖o‖al‖menos‖de‖regreso‖al‖Omega.
  Qhuinn se limpió la boca con el dorso de la mano.
   —¡Me cago en la puta, John! ¿Crees qué no quiero encontrarla? ¿Crees qué me
importa una mierda? Cristo, he estado fuera todas las noches contigo, observando,
buscando, rezando por una pista. —Le apuntó con el dedo—. Así que entiende bien
esto. Que una panda de humanos nos hubiera encerrado a ambos junto con un lesser
escurridizo no habría ayudado a nadie. ¿Quieres contarle a Wrath cómo te metiste en
eso? Yo no. Y si alguna vez vuelves a ponerme un arma en la cara, te joderé sin
importar cual sea mi trabajo.
   John no confiaba en sí mismo para responder. Una cosa estaba clara, no obstante:
si no tuviera la esperanza de sacar algo de la dirección de Benloise en St. Francis,
ahora estaría machacando a alguien sin importar quien intentara detenerle, Sombra o
lo que fuera.
  —¿Me estás escuchando? —exigió Qhuinn—. ¿He sido lo bastante claro para ti?
  John se paseó en círculos, con las manos en las caderas y la cabeza baja. Cuando su
temperamento comenzó a calmarse, su lado lógico supo que su amigo tenía razón.
También era muy consciente de que había perdido temporalmente el maldito juicio
en ese cobertizo. ¿De verdad había puesto una cuarenta en la jeta a su amigo?
  Su repentina revelación hizo que se le encogiera el estómago.
  Si no terminaba con esto aquí, iba a tener problemas más serios que una hembra
desaparecida. Iba a acabar muerto, ya fuera por mostrarse negligente en el combate o
porque a Wrath le diera un ataque serio de darle-una-patada-en-el-culo.
  Miró a Qhuinn. Tío, la expresión dura en esa cara perforada estaba justo al borde
del‖punto‖donde‖una‖amistad‖no‖podía‖recuperarse<‖era‖el tipo de cosa que no tenía
que ver con que Qhuinn fuera un tipo duro, sino más bien con que John fuera el tipo
de gilipollas con quien nadie quería juntarse.
   Se acercó al tipo y no se sorprendió cuando Qhuinn se mantuvo firme a pesar del
tira y afloja del coche. Cuando dejó ver su mano, hubo una larga pausa.
  —Yo no soy el enemigo, John.



                                           ~1 1 7 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  John asintió, concentrando la atención en esa lágrima tatuada bajo el ojo del tipo.
Replegando su mano, indicó por señas, Lo sé. Yo simplemente... Necesito encontrarla. ¿Y
qué pasa si ese asesino era el modo de hacerlo?
   —Tal‖vez‖lo‖fuera<‖pero‖la‖situación‖se‖pondr{‖crítica‖y‖vas‖a‖tener‖que‖escogerte‖
a ti mismo por encima de ella algunas veces. Porque si no lo haces, no hay forma de
que puedas averiguar lo que sucedió. No puedes buscarla desde el interior de un
ataúd.
  No pudo encontrar forma de discutir eso.
  —Así que escucha, jodido loco, estamos juntos en esto —dijo Qhuinn con
suavidad—. Y estoy aquí para asegurarme que no te despiertas muerto. Si tengo que
tomar el control, lo hago. Pero tú tienes que trabajar conmigo.
   Voy a matar a Lash, afirmó John de pronto. Voy a sujetar su garganta entre mis manos y
voy a mirarlo a los ojos mientras muere. No me importa cuánto me cueste... Pero sus cenizas
estarán esparcidas sobre la tumba de ella. Lo juro por...
  ¿Qué tenía él por lo que jurar? Su padre no. Ni su madre.
  ...lo juro por mi vida.
   Cualquier otro podría haber tratado de aplacarle con un montón de mierda sobre
la confianza, idioteces como tienes-que-tener-fe. Pero Qhuinn le dio un golpe en el
hombro.
  —¿Te he dicho últimamente cuánto te quiero?
  Todas las noches sales afuera conmigo para ayudar a encontrarla.
  —Eso no es por el jodido trabajo.
  Esta vez cuando John extendió su mano, su amigo la usó para unirlos en un fuerte
abrazo. Luego Qhuinn lo apartó y comprobó el reloj de pulsera en su muñeca.
  —Deberíamos dirigirnos a St. Francis Avenue.
  —Tenéis diez minutos. —Trez rodeó con el brazo al tipo y comenzó a caminar
hacia la puerta trasera de la cocina—. Vamos a limpiaros a los dos. Podéis dejar el
Hummer en nuestro muelle de carga y yo cambiaré las matrículas por vosotros
mientras estáis fuera.
  Qhuinn miró a Trez.
  —Eso sería de veras puñeteramente amable por tu parte.
  —Sí, soy todo un príncipe, de acuerdo. Y para probarlo, incluso os contaré todo lo
que sé de Benloise.
   Mientras John los seguía adentro, el hecho que no hubiera sacado nada del asesino
le enfocó, le fortaleció, le impulsó aún más.


                                           ~1 1 8 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Lash no iba a abandonar Caldwell. No podía. Mientras fuera el cabecilla de la
Sociedad Lessening, iba a estar nariz con nariz con la Hermandad y los Hermanos no
se‖ moverían‖ de‖ la‖ ciudad<‖ la‖ Tumba‖ estaba‖ aquí.‖ Así‖ que‖ aunque‖ los‖ vampiros‖
civiles se hubieran dispersado, Caldie seguiría siendo el epicentro de la guerra,
porque no habría victoria para el enemigo si los Hermanos todavía respiraban.
  Tarde o temprano, Lash iba a meter la pata y John iba a estar allí.
  Pero joder, la espera podía agotar a un tipo, de veras. Arrastrar cada noche sin
nada nuevo y nada tangible que seguir... era una eternidad en el infierno.




                                         ~1 1 9 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 14



  Cuando Lash por fin soltó la vena del señor D, lo apartó como a un plato sucio
tras una comida. Apoyándose en la encimera, se deleitó en el hecho de que su
hambre estaba saciada y su cuerpo ya parecía más fuerte. Pero ahora estaba
jodidamente amodorrado, cosa que siempre le pasaba después de alimentarse.
   Había estado tomando de vez en cuando de la garganta de Xhex sólo por placer y
diversión, pero estaba claro que eso no era lo que necesitaba para llenarse el
estómago.
  Lo‖cual‖le‖dejaba‖viviendo‖de<‖¿lessers?
   No, no iría por ese camino. Nunca. Joder, de ninguna manera iba a estar pegado a
las gargantas de tíos con cierta regularidad.
   Levantando los brazos, comprobó su reloj. Las diez y diez. Y tenía el aspecto de un
tipo hogareño. También se sentía como uno.
  —Límpiate —le dijo al señor D—. Tengo mierda que necesito que hagas.
  Cuando empezó a dar las órdenes, su boca tropezaba con las palabras que estaba
pronunciando.
  —¿Lo tienes? —dijo.
  —Sí, señor. —El tejano recorrió el baño con la mirada como si estuviera buscando
una toalla.
  —Abajo —espetó Lash—. Cocina. Y tienes que ir a conseguirme una muda de ropa
y traérmela aquí. Oh y mientras estés en la casa, dispón de más comida en el
dormitorio.
  El señor D simplemente asintió y salió, caminando sobre las flojas piernas.
  —¿Le conseguiste el teléfono móvil al nuevo recluta? ¿La identificación? —Gritó
Lash tras él.
  —Están a bajo en la mochila. Y te mandé un mensaje con el número.
  El cabrón realmente era un AP excelente.


                                        ~1 2 0 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  Cuando se metió en la ducha y manipuló los grifos en la pared de baldosas, no se
habría sorprendido si no hubiera salido nada o sólo un fino rastro de mugre marrón.
Aunque tuvo suerte. Agua fresca y limpia cayó de la alcachofa de la ducha y
rápidamente se desvistió.
  Se sentía bien al lavarse, algo así como si reiniciara su cuerpo.
  Después de que acabara, utilizó la camisa para secarse y luego se tambaleó hasta el
dormitorio. Tendiéndose, cerró los ojos y se puso la mano en el estómago, encima de
donde estaban las úlceras. Lo cual era estúpido. No es que necesitara protegerlas de
nada.
  Cuando los sonidos del piso de abajo parecieron indicar que las cosas estaban
progresando,‖ se‖ sintió‖ aliviado<‖ y‖ se‖ sorprendió‖ un‖ poco.‖ Los‖ ruidos‖ ya‖ no eran
todos desagradables y de temor; se adentraban en el territorio porno, ahora los
gruñidos y gemidos se alzaban como consecuencia de orgasmos.
  ¿Eres maricón? recordó la pregunta del chico.
  Tal vez había sido más del estilo espero-que-sí.
  Pues vale. Lash no quería estar completamente fuera de juego con su padre, así
que con un poco de suerte el nuevo recluta sería útil durante un tiempo.
  Lash cerró los ojos e intentó desconectar la cabeza. Planes para la Sociedad,
pensamientos sobre Xhex, frustración por todo‖ el‖ asunto‖ de‖ la‖ alimentación<‖ Las‖
ondas de su cerebro se fusionaron en un remolino, pero su cuerpo estaba demasiado
exhausto para mantener el conocimiento.
  Lo‖cual‖era‖lo‖mismo‖que<
  Fue cuando se hundió en el sueño que tuvo la visión. Surgió definida y clara, no
desde su interior, entró en su mente desde algún otro lugar, sacando de en medio
todas las demás preocupaciones.
   Se vio a sí mismo caminando por los terrenos de la propiedad en la que había
crecido, cruzando el césped hacia la magnífica casa. Dentro, las luces estaban
encendidas‖ y‖ la‖ gente‖ andaba‖ por‖ allí<‖ exactamente‖ como‖ la‖ noche‖ que‖ había‖
entrado y asesinado a aquellos dos vampiros que lo habían criado. Sin embargo, esos
no eran los perfiles de la gente que él conocía. Eran diferentes. Eran los humanos que
habían comprado la casa.
  A la derecha estaba el lecho de hiedra en el que había enterrado a sus padres.
   Se vio a sí mismo de pie en el lugar dónde había excavado el agujero y arrojado los
cuerpos. Todavía estaba ligeramente irregular, aunque algún jardinero había
plantado encima nuevos brotes de hiedra.




                                           ~1 2 1 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


   Arrodill{ndose,‖alargó‖la‖mano‖hacia‖adelante<‖sólo‖para‖ver‖que‖el‖brazo‖no‖era‖
el suyo.
  Era como su verdadero padre existía: una sombra negra y brillante.
   Por alguna razón, la revelación lo aterrorizó e intentó despertarse. Se azotó la piel
inerte.
  Pero había caído demasiado bajo para liberarse del influjo.

                                             ***
   La galería de arte de Ricardo Benloise estaba en el centro, cerca del complejo del
hospital St. Francis. El elegante edificio de seis plantas se erguía sobre su hermano de
1920<‖ era‖ un‖ “rascacielos”‖ gracias‖ a‖ una‖ reforma‖ que‖ lo‖ dejó‖ con‖ un‖ exterior‖ de‖
acero inoxidable y ventanas del tamaño de la puerta de un granero.
   Parecía una joven estrella sentada junto a un grupo de matronas. Cuando John y
los chicos aparecieron en la acera al otro lado de la fachada, el lugar bullía de
actividad. A través de aquellos enormes paneles de cristal, John pudo ver a hombres
y mujeres vestidos de negro llevando consigo copas de champán mientras
examinaban las obras de arte de las paredes. Las cuales, al menos desde la calle
parecían ser una fusión entre una pintura hecha por un niño de cinco años con los
dedos y el trabajo de un sádico con un fetiche por los clavos oxidados.
  John no se dejaba impresionar‖por‖la‖culta‖rutina‖vanguardista<‖y‖como‖siempre,‖
no tenía ni idea por qué tenía una opinión sobre arte. Cómo si algo de esto importara
   Trez les había dicho que se dirigieran a la parte de atrás, así que él y sus chicos
recorrieron la manzana y acortaron por el callejón que pasaba por detrás de la
galería. Mientras la parte frontal era muy llamativa y acogedora, la parte opuesta
estaba a la altura de los negocios de mierda. Sin ventanas. Todo pintado de negro
mate. Dos puertas empotradas y un muelle de carga más firmemente cerrado que un
cinturón de castidad.
   Según‖la‖información‖de‖Trez,‖las‖pobres‖excusas‖de‖“arte”‖como‖las‖que‖estaban‖
siendo discutidas por esos engreídos aspirantes a Warhol no eran los únicos
productos que entraban y salían del lugar. Lo cual estaba claro porque había un
jodido cargamento de cámaras de seguridad instaladas sobre la salida trasera.
  Afortunadamente, había sombras más que suficientes para ocultarse y en lugar de
pasar delante de esas lentes, se desmaterializaron hasta lo alto de un montón de palés
de madera en un rincón oscuro.
  A esta hora la ciudad estaba todavía llena de vida, los cláxones sordos de los
coches, las sirenas lejanas de la policía y los gruñidos torpes de los autobuses
municipales dejaban huella en el aire fresco‖con‖una‖sinfonía‖urbana<



                                            ~1 2 2 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  Al final del callejón, un coche giró y apagó las luces como si se dirigiera a la
galería.
  —Justo a tiempo —susurró Qhuinn—. Y es su Lexus.
  John tomó una profunda bocanada y rogó porque dieran con una pista antes de
perder su apreciada cabeza.
  El sedan rodó hasta detenerse en paralelo al muelle de carga y se abrió la puerta.
Cuando‖la‖luz‖interior‖se‖encendió<
  El pequeño lesser del parque, el que olía a Old Spice, salió de un coche por lo
demás vacío. Sin Lash.
  El primer instinto‖de‖John‖fue‖saltar‖sobre‖el‖asesino<‖pero‖según‖Trez,‖se‖suponía‖
que Lash asistiría a la reunión. Si interrumpían una afluencia de llegadas concertada,
había posibilidades de que fuera avisado.
  Y dado su abanico de trampas, la sorpresa era misión vital.
   Durante un instante, John se preguntó si debía enviar mensaje a los Hermanos.
Ponerles‖al‖corriente.‖Conseguir‖refuerzos‖en‖serio<‖salvo‖que‖al‖instante‖en‖que‖se‖
le ocurrió, su venganza se incorporó y rugió.
  Razón que precisamente le hizo meter la mano en el bolsillo y sacar el teléfono.
Mientras el asesino se dirigía dentro, el texto que le envió a Rhage fue corto y
conciso: 189 St. Francis. Lash de camino. Los 3 en el callejón trasero.
  Cuando se puso de nuevo el teléfono en el bolsillo, pudo sentir a Blay y a Qhuinn
mirando sobre su hombro. Uno de ellos le dio un apretón de aprobación.
   La cuestión era que Qhuinn tenía razón. Si el objetivo verdadero era derrotar a
Lash, había más posibilidades de pillar al tipo si tenía ayuda. Y tenía que ser listo en
esto, porque la estupidez evidentemente no iba a llevarle a dónde necesitaba estar.
   Un momento después, Rhage se materializó al principio del callejón con Vishous y
la pareja se acercó a zancadas. Hollywood era el tipo al que acudir cuando se trataba
de Lash porque el Hermano llevaba encima la única arma que podía hacer frente al
bastardo: Ese dragón suyo iba a donde quiera que iba él.
  Los dos aparecieron justo al lado de John y antes de que ninguno de ellos pudiera
preguntar, él comenzó con el lenguaje de signos:
  Tengo que ser yo el que mate a Lash. ¿Entendéis? Tiene que ser mío.
   Inmediatamente Vishous asintió y dijo con signos: Conozco tu historia con ese pedazo
de mierda. Pero si llega al punto dónde eres tú o el cabrón, tu honor se va al banquillo y
vamos a interceder. ¿Está claro?
   John hizo una profunda aspiración, pensando que la extrapolación surtía bastante
efecto con un porqué.

                                          ~1 2 3 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


  Voy a lograrlo, así que no tienes que preocuparte por ello.
  Está bien.
   Todos se quedaros inmóviles cuando el lesser que había conducido el Lexus salió,
se‖puso‖tras‖el‖volante<‖y‖se‖fue‖como‖si‖la‖reunión‖hubiera‖sido‖cancelada.
  —Al tejado —dijo Rhage, desapareciendo.
   Con una maldición interna, John aceptó el consejo y adoptó forma en lo alto del
edificio de Benloise, mirando por encima del borde y observando como el sedán se
detenía en la calle St. Francis. Afortunadamente, el asesino era respetuoso con la ley
y puso el intermitente izquierdo, así que John dispersó sus moléculas y se fusionaron
dos edificios más abajo. Mientras el coche avanzaba, lo repitió una y otra vez hasta
que el lesser giró a la derecha, hacia la parte más antigua de Caldwell. Dónde se
acababan los tejados planos y todo en lo que podías aterrizar era un manojo de
mierda puntiaguda de estilo victoriano.
  Menos mal que las suelas de las shitkickers tenían algo de agarre.
   Como una gárgola, John se posó sobre torrecillas, buhardillas y alfeizares,
siguiendo‖a‖su‖presa‖por‖el‖aire<‖hasta‖que‖el‖Lexus‖giró‖en‖un‖callejón‖y‖se‖escondió‖
tras una hilera de casas de piedra arenisca.
   John conocía el barrio sólo de nombre, tras su único viaje al sótano de Xhex, que
estaba cerca, pero no era el territorio habitual de la Sociedad Lessening.
Normalmente sus bases estaban en códigos postales de muy bajo perfil.
  Así que solo había una explicación. Era dónde Lash se alojaba.
   Un tipo como él, que había crecido entre joyas, ropas y toda esa mierda,
necesitaría un trasplante de personalidad para ser capaz de asentarse en algo menos
que una buena propiedad. Había crecido rodeado de esto e indudablemente lo vería
justo.
  El corazón de John comenzó a latir rápido y con fuerza.
  El Lexus se detuvo frente a un garaje, y cuando se abrió la puerta, entró. Un
momento después, el pequeño asesino atravesó un jardín hacia la parte trasera de
una de las casas más bonitas.
  Rhage apareció justo al lado de John y le habló por signos:
  Tú a la parte trasera conmigo. Vishous y los chicos van a desmaterializarse entrando por la
puerta principal. V ya está en el porche y dice que no hay artillería.
  Cuando John asintió, los dos bajaron, apareciendo en una terraza de pizarra, justo
cuando el lesser abría la puerta hacia lo que parecía una cocina de gourmet.
  Esperaron un momento, congelados en el tiempo y el espacio, mientras el asesino
desconectaba el sistema de seguridad.

                                             ~1 2 4 ~
J.R.Ward                                                             Amante Mío
                                                         8º Hermandad de la Daga Negra


   El hecho de que fuera necesario desconectar el sistema no significaba
necesariamente que Lash no estuviera dentro. Los Lessers requerían descansos
frecuentes para recargar y solo un gilipollas se dejaría a sí mismo sin seguridad.
  John simplemente tenía que creer que lo que estaba buscando estaba en esa casa.




                                       ~1 2 5 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 15



  Xhex estaba sentada en el sillón de orejas junto a la ventana cuando oyó ruido
arriba en el tejado. El bump-bump era amortiguado pero lo bastante alto como para
arrancarla de los ejercicios aeróbicos mentales que hacía para mantenerse alerta.
  Miró al techo.
  En el piso de abajo, el sistema de seguridad se desconectó y su precisa audición
captó el bip-bip-bip-bip-bip al ser desactivado. Y luego se oyeron los pasos ligeros
del lesser que le traía la comida...
  Algo no iba bien. Algo... no estaba bien.
   Inclinándose hacia delante en el sillón, se puso tensa desde el cuello hasta los pies
y extendió sus sondeos mentales. Aunque no podía enviar señales symphath, su
habilidad para sentir redes emocionales estaba disminuida pero funcionaba... y así
fue como supo que había alguien en la casa aparte del asesino.
   Varios cuerpos. Dos en la parte trasera. Tres en la delantera. Y las emociones de
los individuos que habían rodeado la casa eran propias de soldados: calma letal,
concentración total.
  Pero no eran lessers.
  Xhex se levantó disparada.
  Jesu<‖cristo.‖La‖habían‖encontrado.‖Joder,‖los‖Hermanos‖la‖habían‖encontrado.
   Y la emboscada fue ejecutada en perfecta coordinación. En el piso de abajo, oyó un
grito de sorpresa y una refriega de cuerpos. Luego el golpear de botas mientras se
lanzaban al combate cuerpo a cuerpo y los refuerzos entraban rugiendo desde otra
dirección.
  A pesar de que nadie excepto Lash podía oírla, comenzó a gritar tan alto como
pudo con la esperanza de que por una vez, pudiera extenderse más allá de las
paredes invisibles de su jaula.

                                          ***


                                         ~1 2 6 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   John Matthew no podía creer que el lesser no hubiera sabido que estaban allí. A
menos que el cabrón estuviera disminuido de alguna manera, debería haberle
afectado el hecho de que hubiera vampiros por todo el lugar. Pero, oh, no... iba a su
rollo, entrando mientras dejaba abierta la maldita puerta.
   La primera ley de la infiltración era el control y tan pronto como John traspasó el
umbral de la casa, sometió al lesser doblándole los brazos al bastardo por detrás de la
espalda, forzándolo de cara a las baldosas y sentándose sobre su culo como si fuera
un piano de cola. Mientras tanto, Rhage pasó como una ráfaga con pies
sorprendentemente ligeros justo cuando V y los otros chicos aparecían en la cocina
desde el comedor.
   Mientras la primera planta de la casa era registrada con rapidez, John sintió un
cosquilleo‖baj{ndole‖por‖la‖espalda<‖como‖si‖un‖cuchillo‖de‖hoja afilada le trazara la
columna. Mirando alrededor, no pudo descubrir el origen de la sensación, así que
capeó el instinto.
  —El sótano —siseó Rhage.
  Vishous se dirigió hacia abajo con el Hermano.
  Con sus chicos guardándole las espaldas, John fue capaz de concentrar su atención
en el lesser debajo de él. El cabrón estaba demasiado tranquilo, demasiado quieto.
Respiraba, pero eso era todo.
  ¿Se había golpeado con algo de camino al suelo? ¿Estaba desangrándose?
Normalmente contraatacaban.
  Pateando latas de combustible, por poner un jodido ejemplo.
  Mientras buscaba señales de pérdida de sangre u otras lesiones, John movió la
cabeza sin dar al asesino la oportunidad de liberarse. Agarrando al cabrón del
cabello,‖lo‖levantó<
  Encontró‖ algo,‖ de‖ acuerdo<‖ pero‖ seguro‖ como la mierda que no había sido
causado por el placaje. En el costado izquierdo del cuello del asesino, había dos
heridas de pinchazos y un moretón circular provocado por succionar.
  Qhuinn llegó y se arrodilló.
  —¿Quién ha estado trabajándose tu cuello, tiarrón?
   El lesser no contestó. Entretanto, V y Rhage se desmaterializaron arriba desde el
sótano y se dirigieron a la segunda planta.
  Mientras los Hermanos se movían silenciosamente por la casa, Qhuinn asió la
mandíbula del asesino.
  —Estamos buscando a una hembra. Y puedes hacer esta mierda más fácil para ti si
nos dices dónde está.


                                         ~1 2 7 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  El lesser frunció‖el‖ceño<‖y‖lentamente‖movió‖los‖ojos‖hacia‖arriba.
  Eso fue todo lo que John necesitó.
   Se lanzó hacia delante, agarrando la palma de Blay y tirando de ella hacia abajo,
hacia el asesino. Cuando la posesión cambió de manos, John dio un brinco y atravesó
corriendo el comedor y el vestíbulo delantero. El hueco de la escalera era amplio y
enmoquetado, lo cual significaba que tenía una adherencia excelente cuando subías
los escalones de tres en tres. Cuanto más subía, más gritaban sus instintos.
  Xhex estaba en la casa.
  Justo cuando llego arriba, Rhage y V aparecieron frente a él, bloqueándole el
camino.
  —La‖casa‖est{‖vacía<
  John cortó a Rhage.
  Ella está aquí. Está aquí en algún lugar. Lo sé.
  Rhage le atrapó el brazo.
  —Bajemos‖y‖preguntemos‖al‖asesino.‖Conseguiremos‖m{s‖de‖ese‖modo<
  ¡No! ¡Ella está aquí!
  Vishous se acercó a la cara de John, su mirada era un diamante incandescente.
  —Escúchame, hijo. Prefieres volver abajo.
   John entrecerró los ojos. No sólo querían que bajara abajo. No lo querían aquí
arriba.
  Qué habéis encontrado. Nadie contestó. ¡Qué habéis encontrado!
  Librándose de ambos, oyó la maldición de Rhage mientras V saltaba delante de
una puerta.
  La voz de Hollywood sonó apagada.
  —No,‖V,‖suéltalo.‖Déjale<‖ya‖odia‖a‖Lash‖bastante‖para‖toda‖una‖vida.
  La mirada de V destelló como si fuera a discutir, pero luego sacó un pitillo de la
chaqueta y se hizo a un lado con una maldición.
   Con la parte trasera del cuello tan tensa como un puño, John reventó la puerta y
derrapó al detenerse abruptamente. La tristeza en la habitación era un umbral
tangible que tuvo que violar. Su cuerpo penetró el frío muro de desolación sólo
porque obligó a sus pies a avanzar hacia delante.
  Aquí había estado retenida.
  Xhex‖había‖estado‖retenida‖aquí<‖y‖la‖habían‖lastimado‖en‖este‖lugar.


                                             ~1 2 8 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


   Abrió los labios y respiró a través de la boca mientras sus ojos trazaban los
arañazos‖de‖las‖paredes.‖Había‖legiones‖de‖ellos,‖junto‖con‖manchas‖negras<‖y‖otras‖
de sangre seca.
  Que era de un intenso rojo púrpura.
  John analizó y recorrió con las manos un boquete que era tan profundo, que el
empapelado de seda había cedido paso a los listones y al yeso de debajo.
   Sus inhalaciones se hicieron más bruscas y sus exhalaciones más cortas mientras
recorría la habitación. La cama era un auténtico desastre, las almohadas esparcidas
por‖el‖suelo,‖el‖nórdico‖un‖enmarañado<
  Había sangre en él.
   Alargando la mano, recogió una de las almohadas y la sujetó con ternura.
Llevándosela a‖ la‖ nariz,‖ inhaló<‖ y‖ captó‖ una‖ versión‖ m{s‖ fuerte‖ de‖ aquello‖ con‖ lo‖
que soñaba cada noche: el aroma de Xhex.
   Se le aflojaron las rodillas y se hundió como una piedra a través del agua inmóvil,
desplomándose junto al colchón. Enterrando la cara en la suavidad de la almohada,
se la metió dentro, su fragancia persistía como un recuerdo, tangible y escurridizo a
la vez.
  Ella había estado aquí. Recientemente.
  Echó un vistazo a las sábanas ensangrentadas. Las paredes ensangrentadas.
  Había llegado demasiado tarde.
   El rostro de John se humedeció y sintió algo que le goteaba por la barbilla, pero le
importaba una mierda. Estaba consumido por el pensamiento de que había estado
tan‖cerca‖de‖salvarla<‖pero‖no‖había‖llegado‖a‖tiempo.
  El sollozo que se abrió paso por su garganta realmente produjo un sonido.

                                             ***
  En toda su vida, el corazón de Xhex no había sido propenso a romperse. Durante
mucho tiempo había sospechado que era resultado de su lado symphath, una especie
de enfermedad congénita que la endurecía contra cosas que a la mayoría de las
hembras las perdía.
  No obstante resultó que estaba equivocada.
  Mientras permanecía junto a John Mathew y observaba su enorme cuerpo
derrumbado junto a la cama, el órgano que latía detrás de su esternón se hizo añicos
como un espejo.
  Nada más que fragmentos.



                                            ~1 2 9 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


   Estaba total y completamente destruida mientras él acunaba esa almohada como si
fuera un recién nacido y en este momento de total desesperación, habría hecho
cualquier cosa para calmar su dolor. A pesar de que no tenía ni idea de por qué él lo
sentía de manera tan evidente. Las razones no tenían importancia.
  El sufrimiento de John era supremo.
  Flaqueando, se arrodilló junto a él, sus ojos enviando una imagen trágica de él que
cortó directamente hasta la parte más profunda de su cerebro.
   Parecía que habían pasado siglos desde que lo viera por última vez y Dios, todavía
era tan guapo, incluso más de lo que recordaba en sus momentos de tranquilidad.
Con su perfil fuerte y duro y sus extraordinarios ojos azules. Su rostro era el de un
guerrero y tenía un cuerpo enorme a juego, sus hombros eran tres veces los suyos.
Sus ropas eran de cuero excepto por la camiseta debajo de la chaqueta y el cabello
estaba esencialmente rasurado, como si hubiera acabado importándole una mierda y
se lo hubiera cortado con una maquinilla eléctrica.
  Había sangre de lesser bajándole por la pechera de la chaqueta y en su camiseta.
  Había matado esta noche. Y tal vez así la había encontrado.
  Bueno, casi la había encontrado.
  —¿John? —dijo en tono bajo una voz masculina.
  Xhex se volvió hacia la entrada, aunque él no lo hizo. Qhuinn estaba de pie con los
Hermanos Rhage y Vishous. Acababa de unirse a ellos.
  De‖ un‖ modo‖ ausente,‖ notó‖ la‖ sorpresa‖ en‖ el‖ rostro‖ de‖ los‖ Hermanos<‖ y‖ tuvo‖ la‖
sensación de que no habían adivinado que había una conexión seria entre ella y John.
Aunque ahora lo sabían. Alto y claro.
   Cuando Qhuinn dio un paso dentro y se aproximó a la cama, su tono siguió
siendo suave.
   —John, llevamos aquí media hora. Si vamos a interrogar a ese lesser de abajo sobre
ella, tenemos que trasladarlo rápidamente. No queremos hacerlo aquí y sé que
quieres estar al mando.
  Oh,‖Dios<‖no<
  —Llévame contigo —susurró Xhex con desesperación—.‖Por‖favor<‖no‖me‖dejes‖
aquí.
  De repente, John alzó la mirada hacia Xhex, como si oyera su ruego.
  Pero no, simplemente miraba a su amigo a través de ella.
  Cuando él asintió, memorizó su rostro, sabiendo que era la última vez que lo
vería. Cuando Lash descubriera el allanamiento, la mataría en el acto o la trasladaría


                                            ~1 3 0 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


a‖ algún‖ otro‖ lugar<‖ y‖ había muchas probabilidades de que no sobreviviera lo
bastante para ser encontrada de nuevo.
   Alzando la mano, a pesar de que no haría ningún bien, la posó en un costado del
rostro de John y pasó el pulgar una y otra vez por los rastros de sus lágrimas. Se
imaginó que casi podía sentir la calidez de su piel y la humedad en sus mejillas.
  Habría dado cualquier cosa por ser capaz de tomarlo entre sus brazos y abrazarlo.
Todavía más, por irse con él.
  —John<‖—dijo con voz ronca—.‖Oh,‖Dios<‖¿por‖qué‖te‖est{s‖haciendo esto?
  Él frunció el ceño, pero sin duda fue por algo que Qhuinn estaba diciendo. Salvo
que entonces su propia palma se alzó y la colocó dónde ella le estaba tocando.
  Pero fue sólo para secarse las lágrimas. Cuando se levantó, se llevó la almohada
con él y pasó directamente a través de Xhex.
   Xhex observó la retirada mientras la sangre le tronaba en los oídos. Esto era, en
cierto modo, un eco del proceso de muerte, pensó. Poco a poco, palmo a palmo, lo
que la ataba a la vida desaparecía, se marchaba, partía. Con cada paso que John daba
hacia la puerta, la respiración se evaporaba de sus pulmones. Su corazón se estaba
deteniendo. Su piel se enfriaba.
  Su‖oportunidad‖de‖rescate‖se‖estaba‖alejando.‖Su‖oportunidad<
  Fue entonces cuando supo por lo que había estado luchando todo ese tiempo, y
por una vez, no sintió la inclinación de ocultar sus emociones. No había necesidad.
Aunque permanecía con ella, estaba completamente sola y separada de él, es más, su
propia mortalidad aclaraba sus prioridades.
  —John —dijo suavemente.
  Él se detuvo y miró por encima del hombro hacia la cama.
  —Te amo.
   Su atractivo rostro se tensó de dolor y se frotó en medio del pecho, como si alguien
le hubiera dado un puñetazo en el corazón y lo apretujara hasta la muerte.
  Y luego se alejó.
  El cuerpo de Xhex hizo caso omiso de su mente. Con un salto desesperado, corrió
hacia la puerta abierta, con los brazos extendidos, la boca completamente abierta.
   Cuando‖golpeó‖los‖confines‖de‖su‖prisión,‖oyó‖un‖ruido‖fuerte,‖como‖una‖sirena<‖
o el estridente silbido‖de‖fuegos‖artificiales‖después‖de‖encenderlos<‖o‖tal‖vez‖fuera‖
el sonido de la alarma de seguridad.
  Pero no era ninguna de esas cosas.
  Era ella misma gritando a pleno pulmón.


                                         ~1 3 1 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra




                                     Capítulo 16



  John tuvo que arrancarse de aquella habitación. Si no hubiera sido por la lógica
aplastante y la necesidad de partir en dos a ese lesser, no habría sido capaz de mover
sus botas ni un milímetro.
  Habría‖ jurado‖ sentir‖ la‖ presencia‖ de‖ ella<‖ pero‖ sabía‖ que‖ eso‖ era‖ una‖ trampa‖
mental nacida de su búsqueda. Ella no estaba en la habitación. Había estado en la
habitación.‖ Dos‖ cosas‖ totalmente‖ distintas<‖ y‖ su‖ única‖ oportunidad‖ de‖ averiguar‖
qué le había sucedido estaba abajo, en la cocina.
  Mientras se dirigía al primer piso, se frotó los ojos y el rostro, descubriendo que su
mano‖ quería‖ entretenerse‖ en‖ su‖ mejilla.‖ La‖ piel‖ de‖ allí‖ le‖ hormigueaba<‖ algo‖ así‖
como cuando Xhex lo había tocado en una de esas raras ocasiones.
  Dios<‖ la‖ sangre‖ en‖ esa‖ habitación.‖ Toda‖ esa‖ sangre.‖ Ella‖ se‖ había‖ defendido‖ de‖
Lash y aunque era una fuente de orgullo pensar que había rajado al cabrón un buen
número de veces, no pudo soportar la realidad de lo que había acaecido en ese
dormitorio.
   John giró a la izquierda y caminó airado a través del comedor, intentando
concentrarse de nuevo en la partida mientras sentía como si le hubieran arrancado la
piel y arrojado en carne viva al océano. Empujó la puerta de servicio de la cocina.
  En el instante en que sus ojos se centraron sobre el lesser, un terremoto lo arrasó y
su firmamento se rompió hasta su mismísimo centro. Estiró la boca completamente
abierta y soltó un rugido mudo.
   Cuando se abalanzó hacia adelante, su furia hizo estallar los colmillos en su boca y
su cuerpo funcionó con el piloto automático. Se desmaterializó en el espacio,
tomando forma delante del bastardo. Empujó a Blay lejos del asesino y el vampiro
vinculado‖en‖John‖atacó‖con‖un‖tipo‖de‖ferocidad‖de‖la‖que‖sólo‖había‖oído‖hablar<‖
pero nunca había visto.
  Y desde luego nunca experimentado.
   Con la vista completamente en su blanco y los músculos vigorizados por la rabia,
era todo acción, nada de pensamiento mientras atacaba. Con las manos en forma de


                                            ~1 3 2 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


garras, los colmillos cortantes como dagas y su ira interior tan intensa que le
convertía en un animal.
   No tenía ni idea de‖cu{nto‖tiempo‖tardó<‖ni‖de‖lo‖que‖hizo.‖Lo‖único‖que‖registró‖
fue la vaga conciencia de que todo lo que podía oler era un hedor dulzón.
   Algún‖ tiempo‖ después<‖ mucho‖ después<‖ una‖ vida‖ después<‖ se‖ detuvo‖ para‖
tomar aliento y se encontró a cuatro patas, con la cabeza colgando y los pulmones
ardiendo por el esfuerzo. Tenía las palmas plantadas en las baldosas resbaladizas por
la sangre negra, algo le goteaba del cabello y le salía por la boca.
  Escupió un par de veces intentando deshacerse del repúgnate sabor, pero fuera lo
que fuera, la mierda no estaba sólo en su lengua y sus dientes, le bajaba por la
garganta hasta el estómago. Además le escocían los ojos y los tenía borrosos.
  ¿Estaba‖llorando‖otra‖vez?‖Ya‖no‖sentía‖tristeza<‖sólo‖vacío.
  —Jesu<‖cristo<‖—dijo alguien en voz baja.
   De repente se sintió exhausto, John dejó que su codo se relajara y cambió su peso
al costado. Posando la cabeza en un charco refrescante, cerró los ojos. No tenía
fuerzas. Todo lo que podía hacer era respirar.
   Un rato después, oyó a Qhuinn hablándole. Por mera cortesía, más que por tener
idea de lo que estaba pasando, asintió cuando se hizo una pausa.
   Quedó momentáneamente sorprendió cuando sintió manos en sus hombros y
piernas. Sus párpados se las arreglaron para parpadear cuando fue levantado.
   Qué raro. Las encimeras y los armarios habían sido blancos cuando entraron por
primera‖vez.‖Ahora<‖estaban‖pintados‖de‖un‖negro‖muy‖brillante.
  Desvariando, se preguntó por qué alguien habría hecho aquello.
  El negro no era precisamente un color acogedor.
   Cerrando los ojos, sintió golpes y trompazos mientras era trasladado fuera y luego
se produjo un levantamiento final seguido por el aterrizaje de su cuerpo en una pila
desmadejada. Se encendió el motor del coche y se cerraron las puertas.
  Estaban en camino. Sin duda de regreso al complejo de la Hermandad.
   Antes de desmayarse del todo, alzó la mano y se la llevó a la mejilla. Lo cual le
hizo darse cuenta de que se había olvidado la almohada.
  Despertándose de golpe, se levantó, como Lázaro regresando de la muerte.
  Sin embargo, Blay estaba justo allí con lo que se había llevado.
  —Aquí tienes. Me aseguré de que no nos fuéramos sin esto.




                                         ~1 3 3 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   John agarró aquello que todavía olía a Xhex y acurrucó su enorme cuerpo
alrededor. Y eso fue lo último que recordaría del viaje de regreso a casa.

                                          ***
   Cuando Lash despertó, estaba exactamente en la misma posición en que había
estado‖cuando‖cayó‖dormido:‖de‖espaldas‖con‖los‖brazos‖cruzados‖sobre‖el‖pecho<‖
como un cadáver dispuesto en un ataúd. Antes, cuando había sido un vampiro, se
removía durante el día, despertándose normalmente de lado con la cabeza debajo de
la almohada.
   Cuando se incorporó, lo primero que hizo fue examinar las lesiones de su pecho y
estómago. Sin cambios. No peor, pero sin cambios. Y su nivel de energía no había
mejorado de manera significativa.
  A‖ pesar‖ del‖ hecho‖ de‖ que‖ había‖ dormido<‖ Jesucristo,‖ ¿tres‖ horas?‖ ¿Qué‖
demonios?
  Jodidas gracias que había tenido el sentido común de posponer esa cita con
Benloise. No te encontrabas con un hombre así cuando tenías este aspecto y te sentías
como si hubieras estado de juerga una semana y media.
   Sacando las piernas fuera de la cama, se apoyó y empujó su culo fuera del colchón,
poniéndose derecho. Mientras su cuerpo serpenteaba, no oyó nada excepto silencio
en el‖piso‖de‖abajo.‖Oh<‖espera.‖Alguien‖estaba‖vomitando.‖Lo‖que‖significaba‖que‖
el Omega había acabado su asuntillo con el nuevo recluta y el chico estaba
comenzando de seis a diez divertidas horas de vómitos.
   Lash recogió la camisa manchada y el traje, preguntándose dónde demonios
estaba su muda de ropa. Al señor D no le llevaría tres horas llevar su culo a casa de
Benloise, cambiar la cita, luego dirigirse a la casa para alimentar a Xhex y elegir un
nuevo juego de trapos del armario.
  En su camino de descenso por las escaleras, Lash marcó el número del idiota, y
cuando saltó el buzón, espetó:
  —Joder, ¿dónde está mi ropa, gilipollas?
   Colgó y miró al interior del comedor a través del pasillo. El nuevo recluta ya no
estaba sobre la mesa. Estaba parcialmente debajo y agachado sobre un balde, con
arcadas secas como si tuviera una rata en las tripas que no pudiera encontrar la
salida.
  —Aquí te dejo —dijo Lash en voz alta.
  Esto provocó una pausa y el recluta levantó la mirada. Tenía los ojos inyectados en
sangre y algo parecido a agua sucia de lavar los platos saliéndole por la boca abierta.
  —¿Qué<‖me‖est{‖pasando?‖—Voz pequeña. Pequeñas palabras.


                                         ~1 3 4 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  La mano de Lash fue hacia la llaga en su pecho y se le hizo difícil respirar mientras
pensaba una vez más que a los reclutas nunca se les explicaba la historia completa.
Nunca sabían qué esperar ni el valor total de lo que entregaban o recibían.
  Nunca antes había pensado en sí mismo como un recluta. Era el hijo, no otro piñón
en la maquinaria del Omega. ¿Pero cuánto sabía en realidad?
  Se obligó a alejar la mano de la lesión.
  —Vas a ponerte bien —le dijo con rudeza—.‖ Todo<‖ va‖ a‖ salir‖ bien.‖ Vas‖ a‖
desmayarte‖un‖rato‖y‖cuando‖te‖despiertes<‖te‖volver{s‖a‖sentir‖tú‖mismo,‖sólo‖que‖
mejor.
  —Esa‖cosa<
   —Es mi padre. Todavía vas a trabajar para mí, como dije. Eso no ha cambiado —se
dirigió hacia la puerta cuando el impulso de huir se hizo demasiado fuerte para
combatirlo—. Te enviaré a alguien.
   —Por‖favor<‖no‖me‖dejes‖—imploraron unos acuosos ojos y una mano manchada
se extendió—. Por favor<
  Las costillas de Lash se agarrotaron, comprimiendo sus pulmones hasta el punto
de funcionar mal, hasta que no pudo arrastrar más aire por la garganta.
  —Alguien vendrá por ti.
  Fuera de la puerta, fuera de la casa, fuera del lío. Se metió rápidamente en el
Mercedes, detrás del volante y se encerró en el coche. Salió disparado por el corto
camino de entrada de la granja. Le llevó unos tres kilómetros poder respirar
correctamente y no fue hasta que vio los rascacielos del centro que se sintió más
cómo él mismo.
   Mientras se dirigía a la casa de piedra arenisca, llamó al señor D dos veces más,
saltó‖el‖buzón‖de‖voz‖y‖luego<‖el‖buzón‖de‖voz.
  Bajó por la derecha del callejón hacia el garaje. Estaba listo para arrojar el teléfono
por la ventana de pura frustración.
   Levantando‖ el‖ pie‖ del‖ acelerador,‖ dejó‖ que‖ otro‖ coche‖ lo‖ pasara<‖ pero‖ no‖
disminuyó la velocidad sólo por cortesía hacia el Porsche de su vecino.
   La puerta del garaje de la casa estaba abierta de par en par y el Lexus del señor D
estaba aparcado dentro. Sin ningún protocolo.
  Eso y todas las llamadas sin respuesta fueron una bandera roja del tamaño de
Texas y el primer pensamiento de Lash fue para Xhex. Si esos cabrones de los
Hermanos se la habían llevado, iba a estacarlos sobre el césped y dejaría que el sol se
ocupara de ellos bien y despacito.



                                             ~1 3 5 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


   Cerrando‖los‖ojos,‖envió‖sus‖instintos‖al‖exterior<‖y‖tras‖un‖momento,‖pudo‖sentir‖
al señor D, pero las señales eran muy débiles. Casi imperceptibles. El cabrón
evidentemente había sido apaleado, pero estaba sin rematar aún.
  Cuando un coche se puso detrás de él y tocó el claxon, se dio cuenta de que se
había parado en seco en medio de la calle.
  Normalmente, su primer movimiento habría sido meter el Mercedes en el garaje y
entrar como un rayo en la casa con los puños‖en‖alto<‖pero‖estaba‖a‖media‖asta‖en‖el‖
mejor de los casos, flojo y mareado. Y si los Hermanos estuvieran todavía dentro,
ahora no era el momento de encarar a su enemigo.
  Incluso los lessers podían despertarse muertos. Incluso el hijo del mal podría ser
enviado a casa.
  ¿Pero qué pasaba con su hembra?
   Perseguido por un extraño y frío terror, Lash pasó de largo el callejón, tomó la
primera a la derecha y luego otra vez. Mientras circulaba por delante de su casa, rogó
como una putita para que ella todavía estuviera<
   Alzó la mirada hacia las ventanas de la segunda planta, la vio en la habitación y su
alivio fue tan potente que la respiración le abandonó en un resuello. No importaba
qué hubiera sucedido en esa casa, no importaba quién se hubiera infiltrado, Xhex
todavía estaba dónde la había dejado. Su rostro estaba claro para él y sólo para él.
Podía ver al otro lado del cristal sus ojos alzados hacia el cielo y su mano en la
garganta.
   Qué imagen tan encantadora, pensó. Le estaba creciendo el cabello, comenzaba a
rizarse y con la luz de la luna en lo alto de sus pómulos y labios perfectos era
francamente una imagen romántica.
  Todavía era suya.
   Lash se obligó a seguir conduciendo. La cuestión era que ella estaba a salvo dónde
estaba<‖ Su‖ prisión‖ invisible‖ era‖ impenetrable para cualquier vampiro, humano o
lesser, ya fuera un Hermano o simplemente cualquier tipo con una pistola y huevos.
   ¿Y si entraba y tenía una escaramuza con los Hermanos? ¿Y si resultaba herido?
Iba a perderla, porque el hechizo en el que ella estaba atrapada le restaba energías
para mantenerlo. Ya estaba teniendo bastantes problemas convocando la fuerza
suficiente‖ para‖ que‖ siguiera‖ funcionando<‖ y‖ aunque‖ despreciaba‖ su‖ debilidad,‖ era‖
un puñetero realista.
  Mantenerlo funcionando le mataría. Le mataría absolutamente
   Pero era la decisión correcta. Si quería retenerla, tenía que dejarla atrás hasta que
el amanecer despejara esa casa.



                                          ~1 3 6 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Le llevó un rato comprender de que estaba conduciendo sin rumbo fijo. Pero la
verdad era que la idea de regresar y quedarse en uno de esos pequeños ranchos de
mierda que la Sociedad Lessening tenía en propiedad le hacía desear arrancarse la
piel del rostro a tiras.
  Tío, ¿no iba a amanecer nunca?
   Hasta cierto punto, no podía creer que fuera tan cobarde como para estar
largándose. Pero por otro lado, estaba teniendo problemas para mantener la cabeza
despejada y los ojos abiertos al volante. Cuando volvió al principio del puente de
Caldwell en dirección oeste, no sólo era la rutina del cansancio. Las llagas bien
podían ser de las‖batallas‖con‖Xhex,‖pero‖el‖agotamiento‖era<
  La respuesta se le ocurrió mientras echaba un vistazo a las calles en dirección este.
Era tan obvio y aún así lo golpeó con tal fuerza que levantó el pie del acelerador.
  Este y oeste. Izquierda y derecha. Noche y día.
  Por supuesto que alimentarse del señor D sólo lo había ayudado teóricamente.
  Necesitaba una hembra. Una hembra lesser.
   ¿Por qué no había caído en la cuenta antes? Los vampiros varones se fortalecían
sólo con la sangre del sexo opuesto. Y aunque el lado de su padre era muy
dominante en él, claramente había colmillo de sobra ahí al que tenía que alimentar.
   Después de tomar la vena del señor D sólo se había sentido parcialmente
satisfecho.
  Bien,‖esto‖lo‖cambiaba‖todo<‖y‖le‖brindaba‖a‖Xhex‖todo‖un‖nuevo futuro.




                                         ~1 3 7 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 17



  Los ruidos de la sangrienta refriega del piso de abajo llegaron hasta los oídos de
Xhex y dado el hedor que ya llegaba a la entrada de la habitación, sólo podía suponer
lo que le habían hecho a ese pequeño lesser que le traía la comida.
   Por lo visto parte de la primera planta había sido redecorada con estampado de
asesino.
   La sorprendía que los Hermanos hubieran decidido descuartizar al bastardo
miembro a miembro en la casa. Por lo que ella sabía, normalmente‖ Butch‖ O’Neal,‖
inhalaba a los asesinos para evitar que volvieran al Omega. ¿Pero lo del piso de
abajo? Le sorprendería si quedaba algo que pudieras recoger sin una fregona.
  A menos que fuera un mensaje para Lash.
   Tras el ruidoso caos de la carnicería, se produjo un extraño período de silencio y
luego muchas pisadas. Se marchaban ahora que ya no quedaba nada que matar.
   El pánico se alzó de nuevo en su pecho y el esfuerzo de volver a calmarse fue casi
físico<‖pero‖maldita‖sea,‖no‖iba‖a‖desquiciarse.‖Lo‖ único que tenía en esa situación
era a ella misma. Ella era su arma; su mente y su cuerpo eran lo único que Lash no
podía quitarle.
  Si las perdía, podía darse por muerta.
  A la mierda con eso, si las perdía no podría llevarse a Lash con ella de paso.
  La realidad de la situación era dónde encontraría fuerzas para continuar adelante,
continuar con el peso de reprimir sus emociones cuando de otro modo lo habrían
hecho volar todo por los aires llevándose consigo la lógica. Lo guardó todo bajo llave,
apagando todo lo que había sentido cuando estuvo junto a John Matthew.
  Nada pasaría. Nada emanaría.
  Pasando a modo guerra, se dio cuenta de que no había oído un estallido o visto el
eco de un destello, así que no habían apuñalado al asesino. Y el olor era tan intenso,
que apostaba a que habían dejado el cuerpo atrás.




                                           ~1 3 8 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  Joder, Lash iba a perder los putos estribos. Le había oído interactuar con el
pequeño tejano y aunque él lo negaría, le tenía apego al bastardo. Todo lo que tenía
que hacer era explotar esta debilidad suya. Llevándole incluso más lejos cuando se
cabreara.‖Tal‖vez‖se‖rajaría‖de‖alguna‖manera‖esencial<
  Entre el silencio y el dulce hedor, se paseó por allí y acabó en la ventana. Sin
pensar en el campo de fuerza, levantó ambas manos y las apoyó contra el marco.
  Xhex dio un brinco hacia atrás, esperando una oleada de dolor.
  En‖su‖lugar<‖solo‖sintió‖un‖hormigueo.
  Había algo diferente en su prisión.
   Manteniendo un ojo atento, regresó a la barrera con las palmas extendidas,
presionándolas contra su contención. Objetividad total y absoluta era lo que
necesitaba‖para‖evaluar‖las‖cosas<‖pero‖resultó,‖el‖cambio‖era‖tan‖obvio‖que‖incluso‖
distraída lo habría detectado. Había una debilidad en el tejido extensible del hechizo.
Una debilidad inconfundible.
   La pregunta era por qué. Y tanto si iba a debilitarse más o no, esta irregularidad
era algo que tenía que aprovechar en este momento.
   Sus ojos evaluaron la ventana. Visualmente, no había nada fuera de lo normal en
su prisión y levantó la mano hacia el cristal, sólo para asegurarse... sí, tenía razón.
  ¿Habría muerto Lash? ¿Habría resultado herido?
   En ese momento, un gran Mercedes negro se detuvo delante de la casa y presintió
al hijo de puta dentro. Y ya fuera porque hubiera estado tomado de su vena o porque
la barrera se estuviera debilitando, la rejilla emocional del mamón era cristalina para
su lado symphath:‖Se‖sentía‖aislado.‖Preocupado.‖Y<‖débil.
  Bueno,‖bueno,‖bueno<
  Eso daba credibilidad al debilitamiento que había sentido. Y una idea de por qué
no venía a por ella en plan Johnny-el-rápido. Si ella fuera Lash y no se sintiera
particularmente fuerte, esperaría a que llegara el amanecer antes de entrar.
  Eso o se largaría a buscar numerosos refuerzos.
  Pero claro, para eso estaban los teléfonos móviles, ¿no?
   Cuando el Mercedes abandonó el vecindario y no mostró señales de volver, Xhex
retrocedió dos pasos de la ventana. Tensó los muslos, se agachó en una posición de
combate, cerrando los puños y posicionando el cuerpo ligeramente hacia atrás por las
caderas. Respiró profundamente,‖se‖concentró‖y<
  Soltando el puño derecho con toda la fuerza de su hombro, dio a la barrera un
puñetazo lo bastante fuerte como para romper en pedazos a la muy cabrona si
hubiera sido la mandíbula de un macho.

                                         ~1 3 9 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


   El hechizo la pinchó en respuesta, pero en toda la habitación, aparecieron ondas,
su celda titilaba como si se recalibrara después de un daño. Antes de que pudiera
recomponerse por completo, lanzó otro puñetazo.
  El cristal al otro lado de la barrera estalló con el impacto.
  Al principio, se quedó parada‖como‖una‖estúpida<‖incluso‖cuando‖sintió‖la‖brisa‖
en el rostro y bajó la mirada a sus nudillos, ahora sangrantes, para confirmar que no
había otra razón por la que la ventana se hubiera roto.
  Santa<‖mierda.
  Rápidamente consideró sus estrategias potenciales de salida, miró por encima del
hombro hacia la puerta que John y los Hermanos habían dejado abierta.
   Lo último que quería era atravesar la casa, porque no conocía la distribución y no
tenía ni idea de con qué se iba a topar a lo largo del camino. Pero el instinto le decía
que‖ seguramente‖ estaba‖ demasiado‖ débil‖ para‖ desmaterializarse<‖ así‖ que‖ si‖
intentaba atravesar la ventana, no sabía si sería capaz de llevar a cabo una
desaparición en el aire.
  En cuyo caso se haría papilla en el pavimento de abajo.
  La puerta abierta era su mejor opción. Podía utilizar su propio cuerpo como un
puño y cogiendo carrerilla, tendría incluso más potencia respaldándola.
  Dando media vuelta, puso los omóplatos contra la pared, aspiró una profunda
bocanada<‖ y‖ cruzó‖ corriendo‖ la habitación, con las puntas de los pies llevando su
peso sobre el suelo y los brazos en movimiento.
   Golpeó la barrera y el dolor fue incandescente, disparándose a través de cada una
de las células de su cuerpo, encendiéndola de adentro hacia fuera. La agonía la cegó
en el mismo instante en que el hechizo la retenía en el lugar, atrapándola dentro de
los confines y sometiéndola a darse por muerta.
  Salvo que entonces se produjo un desgarrón cuando su velocidad triunfó sobre los
barrotes invisibles de la prisión<‖y‖maldita‖sea‖si‖no‖ terminaba‖al‖otro‖lado‖de‖esa‖
habitación.
   Cuando su cuerpo se liberó, golpeó la pared del pasillo, hasta el punto que
esperaba quitar una capa de pintura con rostro y pecho mientras se deslizaba hacia
el suelo.
  Con la cabeza dándole vueltas y los ojos llenos de luces intermitentes, se pateó el
culo para ponerse en marcha. Estaba fuera, pero no estaba libre.
   Echando un vistazo atrás, observó la ondulación del hechizo mientras se rehacía a
sí‖mismo<‖y‖se‖preguntó‖si‖la‖brecha‖no‖enviaría algún tipo de señal a Lash.
  ¡Vamos… ahora… sal… corre!


                                          ~1 4 0 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   Levantándose a rastras del suelo, bajó por el pasillo y golpeó las escaleras con
piernas poco fiables, corrió a toda velocidad, tropezando. En el vestíbulo de abajo, la
peste a sangre lesser la asfixió hasta el punto de provocarle arcadas y se alejó de ella,
aunque no a causa de su nariz. Todas las entradas y salidas en la casa se producían
por la parte de atrás. Si no tenía mucho tiempo de su parte, necesitaba concentrarse
en encontrar otra forma de salir.
   Delante, la puerta principal era una cosa maciza, ornamentada y tallada, con
cristal en el que había barrotes de hierro incrustados. Pero todo lo que tenía como
cerradura era un simple pestillo.
  Hora de-quitarle-el-caramelo-al-niño.
  Se acercó, puso la mano en el mecanismo Schlage y concentró lo que le quedaba de
energía‖en‖mover‖las‖clavijas.‖Una<‖dos<‖tres<‖y‖la‖cuarta.
   Abriendo la puerta de par en par, tenía un pie fuera cuando oyó el crujido de
alguien entrando en la cocina.
  Oh mierda, Lash estaba de vuelta. Había regresado a por ella.
   Desapareció en un instante, el pánico le dio alas de las que su mente concentrada
hizo buen uso. Dada la condición en la que estaba, sabía que no iba a llegar muy lejos
y decidió que la mejor opción era su sótano. Al menos allí, estaría a salvo mientras se
recuperaba.
   Xhex tomó forma en el protegido hueco que bajaba hasta su estudio, e hizo saltar
los cerrojos de cobre con la mente. Mientras atravesaba la puerta, las luces
controladas por sensores de movimiento se encendieron en el pasillo encalado y
levantó el brazo para protegerse los ojos mientras bajaba las escaleras dando tumbos.
Cerrando la puerta con sus pensamientos, tropezó hacia delante, siendo sutilmente
consciente de que cojeaba.
   ¿El impacto contra la pared? ¿El barullo bajando las escaleras? Quién coño lo sabía
o le importaba.
  Logró llegar a su dormitorio y se encerró. Cuando las luces automáticas se
encendieron, miró hacia la cama. Sábanas blancas y limpias. Almohadas bien
ordenadas. Nórdico sin arrugas.
   No logró llegar al colchón. Cuando las rodillas le fallaron, se dejó ir, su esqueleto
se desplomó sobre sí mismo hasta que sólo fue un montón de huesos cubiertos de
piel.
  No fue el sueño lo que la reclamó cuando golpeó el suelo. Pero no pasaba nada.
  De todos modos la inconsciencia funcionaba mejor.

                                           ***

                                          ~1 4 1 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


   Blaylock volvió a entrar en la casa con Rhage y Vishous apenas unos veinte
minutos después de que se fueran con John. Tan pronto como lo hubieron llevado a
salvo de vuelta al complejo, regresaron para acabar el registro del lugar: esta vez,
buscaban cosillas como identificaciones, ordenadores, efectivo, drogas, cualquier
cosa que les proporcionara información.
  Habiendo visto la carnicería que John Matthew había montado, cuando Blay entró
en la cocina apenas registró los daños e inmediatamente comenzó a abrir los
armarios y cajones. Vishous subió a la segunda planta mientras Rhage indagaba en la
parte delantera de la casa.
  Acababa de comenzar con su rutina cuando Rhage gritó:
  —La puerta delantera está abierta de par en par.
   Así que alguien había vuelto aquí desde que partieran con John. ¿Lessers? No era
probable ya que jamás lo hubieran dejado todo sin protección. ¿Tal vez un ladrón
humano? Los Hermanos no habían cerrado con llave la puerta trasera cuando se
largaron así que quizás alguien había entrado tan frescamente.
  Si había sido un humano, menuda vista le habían proporcionado. Tal vez eso
explicaría la salida precipitada por la otra puerta.
   Blay sacó su hierro por si hubiera alguien en la casa y con la mano libre, se dio
prisa revolviendo las cosas. Encontró dos teléfonos móviles en un cajón con los
cuchillos,‖ ninguno‖ de‖ los‖ cuales‖ tenía‖ cargador<‖ pero‖ V‖ lo‖ solucionaría.‖ También‖
había algunas tarjetas de visita junto al teléfono, pero eran todas de contratistas
humanos<‖‖que‖seguramente‖habían‖sido‖utilizados‖para‖trabajar‖en‖la‖casa.
   Estaba abordando los armarios de debajo del mostrador cuando frunció el ceño y
levantó la mirada. Directamente frente a él había un cuenco con manzanas frescas.
  Mirando hacia abajo en dirección a los fogones vio algunos tomates. Y una barra
de pan francés envuelta en papel.
   Enderezándose, se dirigió a la nevera y la abrió. Leche orgánica. Comida para
llevar de Whole Foods. Un pavo fresco listo para ser cocinado. Tocino ahumado
canadiense.
  No era precisamente la comida de un prisionero.
   Blay miró hacia el techo, dónde sonaban fuertes pisadas mientras V iba de
habitación en habitación. Luego sus ojos rastrearon la cocina al completo, desde el
abrigo de cachemira que cubría un taburete, a las cacerolas de cobre amontonadas en
la estantería abierta, hasta la cafetera que tenía un brebaje en su barriga.
  Todo era de marca, nuevo y más ordenado que en una foto de catálogo.




                                           ~1 4 2 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


   Realmente‖ estaba‖ la‖ altura‖ de‖ los‖ est{ndares‖ de‖ Lash<‖ pero‖ se‖ suponía que los
lessers no podían comer. Así que a menos que estuviera tratando a Xhex como a una
reina,‖lo‖ cual‖era‖altamente‖improbable<‖alguien‖estaba‖comiendo‖con‖regularidad‖
en esta casa.
  La despensa estaba a parte de la cocina y Blay dio un paso a través de los restos
húmedos del asesino para echar una ojeada a la estancia: suficiente comida en lata
para mantener a una familia durante un año.
   Estaba saliendo cuando sus ojos captaron algo en el suelo: Había una sutil serie de
arañazos a través del parqué‖ por‖ lo‖ dem{s‖ perfecto‖ como‖ un‖ espejo<‖ y‖ estaban‖
dispuestos en forma de media luna.
   Las rodillas de Blay crujieron cuando se puso en cuclillas y empujó a un lado un
mango de aspiradora. La pared contrachapada parecía alineada y no se la veía
interrumpida por ninguna junta que no debiera estar, pero una rápida exploración
con los nudillos y encontró un espacio hueco. Sacando el cuchillo, utilizó la
empuñadura como sonar para determinar las dimensiones precisas del agujero
oculto; luego giró el arma y penetró el diseño machihembrado con la punta de la
hoja.
  Forzando la tapa, cogió una linterna y la proyectó al interior.
  Una bolsa de basura. De la marca Hefty y del color de la sangre de lesser.
  Arrastrándola hacia fuera, abrió los cordeles de un tirón.
  —Santa< mierda.
  Rhage apareció detrás de él.
  —¿Qué tienes?
  Metió la mano dentro y sacó un puñado de billetes arrugados.
  —Efectivo. Un montón de efectivo.
   —Agárralo. V encontró arriba un portátil y una ventana rota que antes no lo
estaba. Cerré la puerta principal para que ningún humano fisgoneara. —Comprobó
su reloj—. Tenemos que salir pitando antes de que salga el sol.
  —Roger a eso.
  Blay agarró la bolsa y dejó el espacio abierto y violado, imaginando que cuantas
más evidencias de robo mejor. Aunque no era como si los restos y pedazos del lesser
pudieran ser ignorados.
  Si tan sólo pudiera ver el rostro de Lash cuando el cabrón volviera a casa.
  El grupo salió por la parte de atrás hacia el jardín, él y Rhage se desmaterializaron
mientras Vishous le hacía un puente al Lexus del garaje para poder confiscarlo.


                                          ~1 4 3 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


  Huelga decir que se habrían quedado y esperado para ver que aparecía. Pero no
había negociación que valiera con el amanecer.
  De vuelta a la mansión de la Hermandad, Blay entró en el vestíbulo con
Hollywood y allí había un comité de bienvenida esperándolos. Todo el botín fue
entregado a Butch para procesarlo en el Pit y tan pronto como Blay pudo escaparse,
subió a la habitación de John.
  Su golpe en la puerta fue contestado con un gruñido; cuando abrió y entró, vio a
Qhuinn sentado en un sillón orejero junto a la cama. La lámpara sobre la mesita que
había a su lado proyectaba un charco amarillo en la oscuridad, iluminándolos a
ambos, a él y a la montaña acostada bajo la nórdica.
  John estaba fuera de combate.
  Qhuinn, por otra parte, atacaba el Herradura, con la botella de Selección Suprema
en el codo y un vaso de cristal lleno del extraordinario tequila que últimamente se
había convertido en su bebida favorita.
  Cristo, con él sorbiendo eso y John tragando Jack, Blay estaba pensando que tenía
que subir de categoría su bebida habitual. La cerveza de repente parecía infantil.
  —¿Cómo está? —preguntó Blay bajito.
  Qhuinn tomó un sorbo y tragó.
  —Bastante agitado. Llamé a Layla. Tiene que alimentarse.
   Blay se aproximó a la cama. Los ojos de John estaban tan cerrados como una celda
de máxima seguridad, las cejas tan tensa que parecía estar intentando resolver una
ley de la física en sueños. Su rostro estaba sobrenaturalmente pálido, el cabello
parecía más oscuro en contraste y su respiración era demasiado superficial. Le
habían quitado la ropa y la mayor parte de la sangre del lesser había sido limpiada.
  —¿Tequila? —preguntó Qhuinn.
  Blay tendió la mano hacia el tío sin mirar, todavía concentrado en su colega. Lo
que le golpeó en la palma fue el vaso en vez de la botella, pero no le importó y tomó
un largo trago.
  Bien, al menos sabía por que a Qhuinn le gustaba esa cosa.
   Cuando devolvió el vaso, cruzó los brazos sobre el pecho y escuchó el sonido
tranquilo y gorgoteante mientras volvían a llenarlo. Por alguna razón, el flojo y
encantador sonido de esa bebida cara pegando contra el cristal tallado lo calmó.
  —No puedo creer que llorara —murmuró Blay—.‖Quiero‖decir<‖puedo,‖pero‖fue‖
una sorpresa.
  —Evidentemente la habían retenido en esa habitación. —El Herradura fue puesto
de vuelta en la mesita lateral con un golpe sutil—. Y acabamos de perderla.

                                        ~1 4 4 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  —¿Ha dicho algo?
  —No. Ni siquiera cuando lo empujé a la ducha y entré con él.
   Vale, esa era una imagen sin la que Blay podía vivir. Menos mal que a John no le
iba eso.
   Hubo un suave golpe en la puerta, luego una bocanada de canela y especias. Blay
fue hacia allí y dejó entrar a Layla, haciéndole una reverencia por respeto.
  —¿Cómo‖puedo‖ser‖de<?‖—La Elegida frunció el ceño y echó un vistazo hacia la
cama—.‖Oh,‖no<‖¿est{‖herido?
  Mientras iba hacia John Matthew, Blay pensó, Sí, pero en su mayor parte por dentro.
  —Gracias por venir —dijo Qhuinn mientras se levantaba de la silla. Inclinándose
sobre John, empujó el hombro del tío con delicadeza—. Eh, socio, ¿puedes
despertarte durante un segundo?
   John se alzó como si estuviera luchando contra un tsunami, levantando la cabeza
lentamente, los párpados se abrieron y cerraron como si tuviera un torrente de agua
en la cara.
   —Hora de alimentarse. —Sin echar un vistazo sobre el hombro, Qhuinn hizo
gestos a Layla con la mano tendida—. Necesitamos que te concentres un poco más y
luego te dejaremos en paz.
   La‖Elegida‖se‖detuvo<‖luego‖dio‖un‖paso‖hacia‖delante.‖Tomó‖la‖palma‖extendida‖
lentamente, deslizando su piel contra la de Qhuinn, adelantándose con una especie
de hermosa timidez que hizo que Blay sintiera lástima por ella.
  Viendo el rubor que de repente le encendió las mejillas, Blay tuvo el
presentimiento de que ella, como todos los demás, al parecer, se sentía atraída por
Qhuinn.
   —John<‖¿socio?‖Vamos,‖necesito‖que‖prestes‖atención.‖ —Qhuinn tiró de Layla a
fin de que la Elegida tomara asiento en la cama y en el instante en que ella echó un
buen vistazo a John, se centró en él.
   —Señor<‖ —Su voz fue tranquila e increíblemente amable mientras se subió la
manga de la túnica—. Señor, despierte y tome lo que puedo darle. Verdaderamente
lo necesita.
  John comenzó a negar con la cabeza, pero Qhuinn estaba al loro.
   —¿Quieres ir a por Lash? No podrás en este estado. No puedes levantar la jodida
cabeza<‖ perdona‖ el‖ lenguaje,‖ Elegida.‖ Necesitas‖ algo‖ de‖ fuerza<‖ Vamos,‖ no‖ seas‖
gilipollas, John.




                                          ~1 4 5 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


   Los ojos disparejos de Qhuinn se dispararon hacia Layla mientras formaba un Lo
siento con la boca. Y ella debió sonreírle porque por un momento, él inclinó la cabeza
como si le hubiera golpeado.
  O tal vez simplemente ella había articulado con la boca algo en respuesta.
  Tenía que ser eso.
  De verdad.
   Y entonces ambos bajaron bruscamente las cabezas, Layla soltó un grito ahogado
cuando los colmillos de John se clavaron profundamente y comenzó a tomar lo que
ella le ofrecía. Evidentemente satisfecho, Qhuinn volvió adónde había estado sentado
y rellenó el vaso. Después de beberse la mitad, se lo tendió a Blay.
   La mejor idea que alguien había tenido en años. Blay se posicionó contra el
respaldo alto del sillón orejero, pasando un brazo a lo largo de la parte superior
mientras tomaba un largo trago y luego otro, antes de devolver el tequila.
   Permanecieron así, compartiendo la bebida mientras John se alimentaba de
Layla<‖ y‖ en‖ algún‖ momento‖ durante‖ el‖ proceso‖ de‖ ambas‖ alimentaciones,‖ fue‖
consciente de que estaba poniendo los labios en el mismo borde del que Qhuinn
estaba bebiendo.
  Tal vez fuera el alcohol. Tal vez fuera el vaso. Tal vez fuera el hecho de que desde
dónde‖estaba,‖con‖cada‖aliento‖que‖tomaba‖olía‖el‖oscuro‖aroma‖de‖Qhuinn<
  Supo que tenía que irse.
    Quería apoyar a John, pero a cada minuto que pasaba, se inclinaba más y más
cerca‖ y<‖ m{s‖ cerca‖ de‖ Qhuinn.‖ Hasta‖ el‖ punto‖ de‖ que‖ su‖ mano‖ colgaba‖ sobre el
sillón, casi estaba acariciando ese espeso cabello negro.
   —Tengo que irme —dijo bruscamente, devolviendo el vaso una última vez y
dirigiéndose hacia la puerta.
  —¿Estás bien? —le gritó Qhuinn.
  —Sí. Que duermas bien y cuídate, Layla.
  —¿No tienes que alimentarte? —exigió Qhuinn.
  —Mañana.
  La Elegida dijo algo encantador y agradable, pero él no se dio la vuelta. No. No
podía darse la vuelta.
  Y por favor, Dios, no dejes que me tope con nadie en el pasillo.
   No había comprobado lo grave que era, pero sabía cuando‖estaba‖excitado<‖y‖eso‖
era algo que, sin importar cuán educado fuera un macho, no podía esconderse en el
cuero apretado.


                                          ~1 4 6 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 18



  En el Otro Lado, Payne se paseaba por la fuente de su madre y sus pies formaban
círculos en el estanque que recogía el agua que caía. Mientras chapoteaba, sostenía su
túnica en alto y escuchaba a los coloridos pájaros que se posaban en el árbol blanco
que había en una esquina. Los pequeñines gorjeaban y se trasladaban de rama en
rama picoteándose entre ellos y alborotando con sus plumas.
  Cómo demonios consideraban que una actividad tan limitada hacía que valiera la
pena despertarse cada día era algo que no comprendía.
   En el Santuario no existía la concepción del tiempo, a pesar de ello deseó tener un
reloj de bolsillo o un reloj despertador para saber cuanto se retrasaba el Rey Ciego.
Tenían una sesión de entrenamiento todas las tardes.
   Bueno, la tarde para él. Para ella, atrapada aquí de este lado, era perpetuamente
de día.
   Se preguntó cuánto tiempo habría transcurrido exactamente desde que su madre
la había sacado de su estado de suspensión profunda y le había permitido algo de
libertad. No había forma de saberlo. Wrath había comenzado a aparecer
regularmente‖ hacía‖ aproximadamente<‖ quince veces ya y había sido reanimada
quiz{s<‖bueno,‖mucho‖antes‖de‖eso.‖Así‖que‖tal‖vez‖¿m{s‖de‖seis‖meses?
  La auténtica pregunta era cuánto tiempo la habían mantenido en su confinamiento
helado<‖pero‖no‖era‖como‖si‖fuera‖a‖ir‖a‖preguntarle‖a‖su‖madre‖al‖respecto. No se
hablaban.‖ Hasta‖ que‖ la‖ hembra‖ “sagrada”‖ que‖ la‖ había‖ dado‖ a‖ luz‖ estuviera‖
preparada para dejarla marchar, Payne no tenía nada que decir.
   A decir verdad, el tratamiento de silencio no parecía estar marcando ninguna
diferencia, pero ella tampoco había esperado que lo hiciera. Cuando tu yegua-madre
era‖la‖creadora‖de‖la‖raza‖y‖no‖respondía‖ante‖nadie,‖ni‖siquiera‖ante‖el‖rey<
  Era bastante fácil quedarte atrapada en tu propia vida.
   Cuando su andar a través de la fuente se volvió más intenso y su túnica comenzó a
empaparse, saltó fuera del estanque y comenzó a trotar, levantando los puños frente
a ella, sondeando el aire con los puñetazos que arrojaba.


                                        ~1 4 7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   Ser una Elegida buena y obediente no formaba parte de su naturaleza y esa era la
raíz de todos los problemas entre ella y su madre. Oh, qué desperdicio. Oh, qué
decepción.
  Oh, supéralo ya, querida madre.
   Esas pautas de comportamiento y fe eran para otras personas. Y si la Virgen
Escriba había estado buscando a otro fantasma con túnica que flotara por el lugar
como una silenciosa ráfaga a través de una habitación templada, debería haber
elegido otro padre para su hija.
  Payne tenía el temperamento enérgico del Bloodletter, los rasgos del padre se
habían transmitido a la siguiente generación.
   Payne se giró rápidamente y enfrentó el golpe de puño de Wrath bloqueándolo
con el antebrazo y dirigiendo un golpe de tijera hacia su hígado. El rey fue rápido en
tomar represalias y el poderoso codazo que le devolvió acarreaba la posibilidad de
ocasionar una concusión.
  Agachándose rápidamente apenas logró apartarse de su camino. Otro de sus
golpes‖hacia‖el‖rey‖hizo‖que‖éste‖saltara‖hacia‖atr{s<‖a‖pesar‖de‖ser‖ciego‖tenía‖una‖
capacidad infalible para saber precisamente dónde se encontraba ella.
   Y eso significaba que adivinaría que le atacaría por el flanco. De hecho, ya estaba
girando, listo para golpearla con la suela de la bota en la espalda.
   Payne cambió de opinión, se arrojó al suelo y deslizó ambas piernas haciendo un
barrido hacia fuera, dándole en el tobillo y haciéndole perder el equilibrio.
Moviéndose rápidamente hacia la derecha quedó fuera del camino del enorme
cuerpo que se tambaleaba; dando otro salto se aferró a su espalda mientras él
aterrizaba con fuerza, con el cuello atrapado dentro de los límites de la curva del
codo de ella que lo sujetaba sofocándolo. Para ganar fuerza extra en la palanca que
ejercía al tirar de su garganta, se agarró la otra muñeca aprovechando así el otro
bíceps.
   ¿Cómo hizo el rey para lidiar con ello? Dio una vuelta de campana.
   Su increíble fuerza bruta le proporcionó el poder suficiente para poner sus pies
bajo el peso de ambos y levantarse. Luego saltó en el aire y aterrizó con ella debajo,
aplastada contra el mármol.
   Endemoniada‖ plataforma‖ de‖ súplicas<‖ pr{cticamente‖ podía‖ sentir‖ cómo se le
doblaban los huesos. Sin embargo el rey era, ante todo, un macho de valía y en
deferencia a su musculatura inferior nunca la mantenía debajo de él durante mucho
tiempo. Lo cual la fastidiaba. Hubiera preferido una competición de habilidades sin
contenciones, pero había diferencias que atenían al sexo que no eran negociables y
simplemente los machos eran más grandes y por lo tanto más fuertes.



                                        ~1 4 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Por más que se resintiera contra ese hecho biológico, no había nada que pudiera
hacerse al respecto.
   Y cada vez que debido a su rapidez superior ella lograba asestarle un buen golpe,
era extra agradable.
   El rey se puso de pie con un salto ágil y se giró repentinamente, su largo cabello
negro se extendió en círculo abriéndose en abanico, antes de volver a posarse sobre el
judogui blanco. Con el par de lentes oscuros sobre los ojos y esa formidable extensión
de músculos, se le veía magnífico, lo mejor y más puro del linaje vampiro sin mezcla
de humano o ninguna otra cosa.
  Aunque eso era parte de su problema. Había oído que esa ceguera era el resultado
de toda esa sangre pura.
   Cuando Payne intentó incorporarse, sintió un espasmo en la espalda, pero ignoró
el agudo tirón y se enfrentó a su oponente una vez más. Esta vez, fue ella la que se
adelantó balanceándose y lanzando golpes y para ser un macho ciego, la habilidad
de Wrath para eludirla era francamente asombrosa.
   Tal vez fuera ese el motivo por el cual nunca se quejaba de su discapacidad. Por
otra parte, no hablaban mucho, lo que a ella le iba bien.
  Aunque Payne se preguntaba cómo sería su vida al Otro Lado.
  Cómo envidiaba su libertad.
  Continuaron luchando, abriéndose camino alrededor de la fuente y luego a través
de las columnas hacia la puerta que llevaba al santuario. Y de regreso otra vez. Y
volvieron a empezar.
  Al final de la sesión ambos estaban magullados y sangrando, pero no les
molestaba. En cuanto sus manos cayeran a los lados y dejaran de intercambiar
golpes, las heridas comenzarían a sanar.
   El último puñetazo lo lanzó ella y fue un gancho abrumador que golpeó la barbilla
del rey como una bola con cadena, enviando su cabeza hacia atrás y haciendo volar
su cabello una vez más.
  Siempre parecían estar de acuerdo, sin hablar, sobre el momento de finalizar.
   Se enfriaban caminando lado a lado hacia la fuente, estirando sus músculos y
haciendo chasquear sus cuellos para devolverlos a su lugar. Juntos, se lavaban el
rostro y los puños en el agua limpia y clara y se secaban con paños suaves que Payne
pedía que hubiera a su disposición.
  A pesar del hecho de que intercambiaban puñetazos y no palabras, había llegado a
pensar en el rey como en un amigo. Y a confiar en él como tal.
  Era la primera vez que tenía algo parecido.


                                        ~1 4 9 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


  Y era verdaderamente sólo amistad. Por más que pudiera admirar de lejos sus
considerables atributos‖físicos,‖no‖había‖chispa‖de‖atracción‖entre‖ellos<‖y‖esa‖era‖en‖
parte la razón por la que funcionaba. De otra forma no se hubiera sentido cómoda.
  No, no estaba interesada en nada sexual con él ni con nadie más. Los machos
vampiros tenían tendencia a dominar, especialmente los de clase alta. No podían
evitarlo<‖ era,‖ una‖ vez‖ m{s,‖ un‖ caso‖ en‖ el‖ que‖ lo‖ que‖ se‖ llevaba‖ en‖ la‖ sangre‖
determinaba el comportamiento. Ya tenía más que suficiente con una persona que
opinara acerca de su vida. Lo último que necesitaba era otra más.
  —¿Estás bien? —preguntó Wrath mientras se sentaban en el borde de la fuente.
   —Sí. ¿Y tú? —No le molestaba que siempre le preguntara si se hallaba bien. El
primer‖par‖de‖veces‖la‖había‖ofendido<‖¿como‖si‖ella‖no‖pudiera‖soportar‖los‖dolores
post-entrenamiento? Pero luego se había dado cuenta que no tenía nada que ver son
su sexo, se lo hubiera preguntado a cualquiera que se hubiera ejercitado de esa forma
con él.
  —Me siento genial —dijo y su sonrisa reveló unos tremendos colmillos—. A
propósito, esa llave con el brazo del principio fue grandiosa.
   Payne sonrió tan ampliamente que le dolieron las mejillas. Esa era otra de las
razones por las que le gustaba estar con él. Como no podía ver, no había razón para
ocultar‖sus‖emociones<‖y‖nada‖la hacía sentir más feliz que él le dijera que le había
impresionado.
  —Bueno, Su Alteza, sus vueltas de campana siempre me liquidan.
  Ahora fue él quien sonrió aún más ampliamente y se sintió momentáneamente
conmovida al pensar que su alabanza significaba algo para él.
  —El peso muerto tiene sus ventajas —murmuró.
   Abruptamente, se volvió hacia ella, las gafas oscuras que siempre usaba, le
hicieron pensar, una vez más, que tenía aspecto cruel. Sin embargo había probado,
una y otra vez que ese no era el caso.
  Se aclaró la garganta.
  —Gracias por esto. Las cosas en casa están mal.
  —¿Cómo es eso?
  Él miró a lo lejos, como si estuviera observando el horizonte. Actitud que
probablemente fuera una reminiscencia de cuando apartaba los ojos para ocultar sus
emociones a los demás.
  —Hemos perdido a una hembra. El enemigo la tenía. —Sacudió la cabeza—. Y
uno de los nuestros está sufriendo por ello.
  —¿Estaban emparejados?

                                           ~1 5 0 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  —No<‖ pero‖ se‖ comporta‖ como‖ si‖ lo‖ estuvieran.‖ —El Rey se encogió de
hombros—. No percibí la conexión que había‖ entre‖ ellos.‖ Nadie‖ la‖ percibió.‖ Pero<‖
ahí está y esta noche surgió a lo grande.
   Un ansia por lo de abajo, por las vidas terrenales que eran traumáticas pero
vívidas, hizo que se inclinara hacia delante.
  —¿Qué sucedió?
   El rey se apartó el cabello hacia atrás dejando ver el severo pico de viuda que se le
formaba en la frente tan en contraste con su piel dorada.
  —Esta noche masacró a un lesser. Asesinó directamente al bastardo.
  —Ese es su deber ¿no?
   —No fue en el campo de batalla. Fue en la casa donde los asesinos habían retenido
a la hembra. El bastardo tendría que haber sido interrogado, pero John simplemente
cayó‖ sobre‖ él.‖ John‖ es‖ un‖ buen‖ chico<‖ pero‖ este‖ tipo‖ de‖ mierda‖ de‖ macho‖
emparejado<‖puede‖ser‖mortal‖y‖no‖en‖el‖buen‖sentido,‖¿entiendes?
  Recuerdos de‖estar‖en‖el‖Otro‖Lado,‖de‖corregir‖errores‖y‖luchar,‖de<
  La Virgen Escriba salió a través de las puertas de sus aposentos privados con su
túnica negra flotando levemente sobre el suelo de mármol.
  El‖rey‖se‖puso‖de‖pie‖e‖hizo‖una‖reverencia<‖y‖no‖obstante de alguna forma logró
no mostrar una actitud servil. Otra razón para que le agradara.
  —Querida Virgen Escriba.
  —Wrath, hijo de Wrath.
   Y‖eso‖fue<‖todo.‖Como‖se‖suponía‖que‖no‖debías‖hacer‖preguntas‖a‖la‖madre‖de‖la‖
raza y como la madre de Payne permaneció en silencio después de eso, no ocurrió
nada más.
   Sí,‖ porque<‖ que‖ las‖ parcas‖ nos‖ libraran<‖ a‖ nadie‖ se‖ le‖ ocurriría‖ imponerle‖
ninguna pregunta a esa hembra. Y quedaba claro el motivo de la interrupción. Su
madre no deseaba un cruce entre Payne y el mundo exterior.
  —Me retiraré ahora —le dijo Payne al rey. Porque no se hacía responsable de lo
que saldría por su boca si su madre se atrevía a decirle que se retirara. El rey
adelantó su puño.
  —Adiós. ¿Mañana?
  —Será un placer.
  Payne golpeó los nudillos contra los de él, como él le había enseñado que se
acostumbraba y se dirigió hacia la puerta que conducía al santuario.



                                          ~1 5 1 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


   Al otro lado de los paneles blancos, el brillante césped verde aturdió sus ojos y
parpadeó mientras pasaba junto al Templo del Primale en dirección al alojamiento de
las Elegidas. Ahora las flores amarillas, rosas y rojas crecían en manojos fortuitos, los
alegres tulipanes mezclados con junquillos y lirios.
   Todas floraciones de primavera, si recordaba bien de su breve estancia en la
Tierra.
   Aquí siempre era primavera. Siempre acercándose al verano pero sin alcanzar
nunca‖ su‖ plena‖ magnificencia‖ y‖ su‖ impetuoso‖ calor.‖ O‖ al‖ menos<‖ de‖ lo‖ que‖ había‖
leído acerca de cómo era el verano.
   El edificio con columnas donde residían las Elegidas estaba dividido en
habitaciones de forma cúbica que ofrecían algo de privacidad a sus moradoras. En
ese momento la mayoría de las estancias estaban vacías y no solo debido a que las
Elegidas eran una especie en extinción. Desde que el Primale las había «liberado», la
colección privada de etéreas-buenas-para-nada de la Virgen Escriba estaba
disminuyendo gracias a los viajes hacia el Otro Lado. Sorprendentemente, ninguna
de ellas había decidido dejar de ser Elegida, pero contrariamente a lo que sucedía
antes, si decidían cruzar hasta el complejo privado del Primale, les estaba permitido
regresar al santuario.
   Payne se dirigió directamente a los baños y sintió alivio al ver que estaba sola.
Sabía que sus «hermanas» no entendían lo que hacía con el rey y así podría disfrutar
del sosiego resultado del ejercicio sin sentirse observada por otras. La sala de baños
comunitaria estaba erigida sobre un majestuoso espacio de mármol, la enorme
piscina tenía una cascada en el extremo más alejado. Como con todo lo demás que
había en el santuario, las leyes de la racionalidad no se aplicaban: el cálido y
precipitado torrente que se vertía sobre el borde de la piedra blanca estaba siempre
limpio, siempre fresco, aunque no tuviera origen o desagüe evidente.
  Quitándose la túnica modificada, que había confeccionado imitando el judogui de
Wrath, como él lo llamaba, entró caminando a la piscina con la ropa interior puesta.
La‖ temperatura‖ era‖ siempre‖ perfecta<‖ e‖ hizo‖ que‖ ansiara‖ un‖ baño‖ que‖ estuviera‖
demasiado caliente o demasiado frío.
   En el centro de la gran piscina de mármol, el agua era lo suficiente profunda como
para nadar y su cuerpo disfrutó del estiramiento que le proporcionaba el movimiento
de sus ingrávidas brazadas. Sí, ciertamente ésta era la mejor parte del entrenamiento.
Salvo por las veces en que le propinaba a Wrath un buen golpe.
  Cuando llegó a la cascada, caminó por el agua hacia ella y deshizo las trenzas de
su cabello. Era más largo que el de Wrath y había aprendido no sólo a trenzarlo,
también a recogérselo en la base del cuello. De otra forma, era como entregarle una
cuerda con la que tirar de ella.



                                           ~1 5 2 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   Bajo las finas gotas que caían, la esperaban barras de jabón de dulce aroma y
utilizó una para enjabonarse todo el cuerpo. Cuando se giró para enjuagarse, se dio
cuenta de que ya no estaba sola.
  Pero al menos la figura vestida de negro que había entrado cojeando, no era su
madre.
  —Hola —gritó Payne.
   No’One‖ hizo‖ una‖ reverencia,‖ pero‖ como‖ era‖ su‖ costumbre,‖ no‖ respondió‖ y‖ de‖
repente Payne lamentó haber dejado su túnica en el suelo.
  —Yo me ocupo de eso —dijo y su voz hizo eco a lo largo de la caverna.
   No’One‖simplemente‖sacudió‖la‖cabeza‖y‖levantó‖la‖prenda.‖La‖doncella‖era‖muy‖
amable y silenciosa, hacía sus tareas sin quejarse aún cuando tenía algún tipo de
discapacidad.
  A pesar de que nunca hablaba, no era difícil adivinar cuál era su triste historia.
Otro motivo para despreciar a aquella que había dado origen a la raza, pensó Payne.
Las Elegidas, al igual que la Hermandad de la Daga Negra, habían sido engendradas
dentro de ciertos parámetros con la intención de obtener el resultado deseado.
Mientras los machos debían ser de buena sangre y espalda fuerte, agresivos y
honorables en la batalla, las hembras debían ser inteligentes y alegres, capaces de
controlar los instintos más primitivos de los machos y civilizar a la raza. El Yin y el
Yang. Dos partes de un todo, con el requerimiento de la alimentación a base de
sangre asegurando que los sexos estuvieran unidos para siempre.
   Pero no todo iba bien dentro del plan divino. La verdad era que la crianza había
ocasionado problemas y aunque en el caso de Wrath las leyes estipulaban que, como
hijo del rey, debía asumir el trono tuviera o no alguna discapacidad, las Elegidas no
eran tan afortunadas. Los defectos eran rechazados por las leyes de crianza. Siempre
lo‖ habían‖ sido.‖ Por‖ lo‖ que‖ alguien‖ como‖ No’One,‖ que‖ era‖ minusv{lida,‖ se‖ veía‖
relegada‖ a‖ servir‖ a‖ sus‖ hermanas‖ debajo‖ de‖ una‖ capa<‖ una‖ vergüenza‖ que‖ se‖
ocultaba y de la cual no se hablaba pero que no obstante era contemplada con
«amor».
  O sería más indicado decir «lástima».
  Payne sabía exactamente cómo debía sentirse la hembra. No en cuanto a tener un
defecto físico, sino por ser relegada a un conjunto de expectativas a la altura de las
cuales una no podía vivir.
   Y‖hablando‖de‖expectativas<
  Layla, otra de las Elegidas, entró en el baño y se quitó la túnica, entregándosela a
No’One‖con‖la‖sonrisa‖gentil‖que‖era‖su‖rasgo‖distintivo.‖Cuando‖bajó‖los‖ojos‖y‖entró‖



                                          ~1 5 3 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


en el agua perdió esa expresión. Verdaderamente la hembra parecía estar enredada
en pensamientos no muy agradables.
  —Saludos, hermana —dijo Payne.
  Layla giró la cabeza alzando vivamente las cejas.
  —Oh<‖en‖verdad‖no‖me‖di‖cuenta‖que‖estabas‖aquí.‖Saludos,‖hermana.
  Después de que la Elegida hiciera una profunda reverencia, se sentó en uno de los
bancos de mármol sumergidos y aunque Payne no era conversadora, algo en el
profundo silencio de la otra hembra la atrajo.
  Terminó de enjuagarse, se acercó nadando a Layla que estaba lavándose las
heridas punzantes que tenía en la muñeca y se acomodó a su lado.
  —¿A quién alimentaste? —preguntó Payne.
  —A John Matthew.
  Ah, sí, sería tal vez el macho al que había aludido el rey.
  —¿Todo salió como debía?
  —Ciertamente. Así fue, de verdad.
  Payne reclinó la cabeza apoyándola contra el borde de la piscina y examinó la
rubia belleza de la Elegida. Después de un momento, murmuró:
  —¿Puedo hacerte una pregunta?
  —Por supuesto.
   —¿Por‖qué‖tanta‖tristeza?‖Siempre‖te‖acompaña<‖vuelves‖apenada.‖—A pesar de
que lo sabía. Para una hembra ser forzada a practicar el sexo y a proveer alimento
sólo porque era tradición era una violación injusta.
   Layla contemplaba las marcas de pinchazos sobre su vena con una especie de fría
abstracción, como si estuviera especulando sobre las heridas de otra persona. Y luego
sacudió la cabeza.
  —No debo lamentar la gloria que me ha sido otorgada.
  —¿Gloria? En verdad, parece que te hubieran dado algo totalmente distinto. —
Una maldición sería más adecuado decir.
  —Oh,‖no,‖es‖una‖gloria‖ser‖de‖utilidad<
   —De verdad, no te ocultes detrás de tales palabras cuando tu aspecto contradice a
tu corazón. Y como siempre, si tienes una crítica a la Virgen Escriba en los labios, ven
a sentarte a mi fogón. —Cuando un par de conmocionados ojos verde claro se
alzaron, Payne se encogió de hombros—. Nunca he ocultado lo que siento. Jamás.
  —No<‖realmente‖no‖lo‖has‖hecho.‖Es‖sólo‖que‖parece‖tan<


                                         ~1 5 4 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


  —¿Poco femenino? ¿Inapropiado? —Payne hizo crujir sus nudillos—. Qué pena.
  Layla exhaló larga y lentamente.
  —Yo he sido adecuadamente entrenada, sabes. Como ehros.
  —Y eso es lo que‖no‖te‖gusta<
  —En absoluto. Es lo que no conozco y desearía conocer.
  Payne frunció el ceño.
  —¿No eres utilizada?
  —A decir verdad, fui rechazada por John Matthew la noche de su transición,
después de haberle ayudado a atravesar el cambio. Y cuando voy a alimentar a los
Hermanos, siempre permanezco intacta.
   —Ruego‖me‖perdones<‖—¿Estaba oyendo bien?—. Deseas tener sexo. Con uno de
ellos.
  El tono de Layla se volvió agudo.
  —Seguramente tú de entre todas mis hermanas puedes entender lo que es no
pasar de ser un potencial.
  Bueno<‖lo‖había‖entendido‖todo‖mal.
   —Con‖ todo‖ el‖ debido‖ respeto,‖ no‖ puedo‖ comprender‖ por‖ qué‖ podrías‖ querer<‖
eso<‖con‖uno‖de‖esos‖machos.
  —¿Por qué no habría de quererlo? Los Hermanos y esos tres machos más jóvenes
son hermosos, criaturas fuertes y phearsom. Y dado que el Primale nos ignora a
todas<‖—Layla sacudió la cabeza—. Habiendo sido bien instruida, habiéndolo visto
descrito‖ en‖ los‖ libros‖ y‖ habiendo‖ leído‖ acerca‖ del‖ acto<‖ quiero‖ experimentarlo‖ por‖
mí misma. Aunque sea una sola vez.
   —Realmente, no puedo convocar la más mínima inclinación, nunca la sentí y no
creo que nunca la sienta. Prefiero luchar.
  —Entonces te envidio.
  —¿Eh?
  Los ojos de Layla parecían ancianos.
   —Es mucho mejor sentir desinterés que insatisfacción. Lo primero es un alivio. Lo
otro es un vacío que te pesa profundamente.
   Cuando‖apareció‖No’One‖con‖una‖bandeja‖de‖fruta‖cortada‖y‖zumo‖fresco,‖Payne‖
dijo:
  —No’One‖¿querrías‖unirte‖a‖nosotras?



                                            ~1 5 5 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  Layla le sonrió a la criada.
  —Claro. Por favor hazlo.
   Con una sacudida de cabeza y una‖inclinación,‖No’One‖dejó‖el‖refrigerio‖que‖tan‖
atentamente había preparado y fue a ocuparse de sus asuntos, cojeando a través de la
arcada para salir de los baños
  El ceño de Payne se mantuvo en su lugar mientras que ella y la Elegida Layla
permanecían en silencio.
   Rumiando sobre el intercambio que habían tenido, le resultaba difícil entender
cómo‖ podían‖ tener‖ opiniones‖ tan‖ absolutamente‖ contrarias<‖ y‖ ambas‖ tener‖ razón.‖
Por el bien de Layla, Payne deseó estar equivocada; qué decepcionante debía ser
desfallecer por algo que estuviera muy, muy por debajo de lo que las expectativas le
atribuían ser.




                                         ~1 5 6 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 19



  —Una‖hembra<‖— la voz suave y reverberante del Omega llegaba más lejos de
lo que su volumen podría haber sugerido, las dos palabras se difundieron a todos los
rincones de la habitación de piedra pulida que conformaba su cámara privada.
  Lash hizo lo que pudo por aparentar                    indiferencia     apoyándose
despreocupadamente contra una de las paredes negras.
  —La necesito para que me provea de sangre.
  —¿De veras?
  —Es algo biológico.
   Con su túnica blanca, el Omega exhibía una figura impresionante al circular por el
lugar. Con la capucha puesta, los brazos cruzados y las manos metidas dentro de las
mangas vaporosas, parecía el alfil de un juego de ajedrez.
  Salvo, por supuesto, que aquí abajo era el rey.
   La zona de recepción del mal era aproximadamente del tamaño de un salón de
baile y estaba adornada como tal, con abundancia de arañas negras y candelabros
que sostenían legiones de velas negras. No obstante estaba lejos de ser austera. Por
un lado, las mechas arrojaban llamas rojas. Y para colmo, las paredes, el suelo y el
techo estaban confeccionados del mármol más extraordinario que Lash hubiera vista
jamás. Desde un ángulo era negro, del otro de un rojo sangre metalizado y dado que
la fuente de iluminación oscilaba constantemente, captabas ambos colores a tu
alrededor al mismo tiempo.
  No era difícil imaginar el motivo de la decoración. Ya que el guardarropa del
Omega, que se limitaba a esas cosas que parecían ventiscas de nieve colgantes, eso le
convertía en el foco principal, lo único que destacaba. El resto era telón de fondo.
  También gobernaba su mundo de esa forma.
   —¿Y ella sería una pareja para ti, hijo mío? —preguntó el Omega desde el otro
lado de la habitación.
  —No —mintió Lash—. Solo una fuente de sangre.


                                        ~1 5 7 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


  No dabas al Omega más información de la debida: Lash era bien consciente de
cuán voluble podía ser su padre y era clave mantenerlo en la ignorancia.
   —¿No te he proporcionado la fuerza suficiente?
  —Esto concierne a mi naturaleza vampírica.
   El Omega se volvió y enfrentó a Lash. Después de una pausa, esa voz
distorsionada susurró:
  —Ciertamente. Entiendo que esa es la verdad.
  —La llevaré ante ti —dijo Lash, apartándose de la pared—. A la granja. Esta
noche. La convertirás y yo tendré lo que necesito.
  —¿Y yo no puedo proveerte de ello?
   —Me lo estarías suministrando. Tú la induces y yo obtengo la fuente de sangre
requerida para ganar poder.
  —¿Así que dices que estás débil?
   Joder, maldita sea, debía ser obvio que lo estaba. El Omega podía percibir cosas y
seguramente ya debía hacer un tiempo que se le notaba la debilidad.
   Cuando Lash permaneció en silencio, el Omega flotó hacia delante hasta que
estuvieron cara a cara.
  —Nunca he inducido a una hembra.
  —No será necesario que forme parte de la Sociedad Lessening. Será sólo para mí.
  —Para ti.
  —No hay razón para que salga a luchar.
  —Y esta hembra. ¿Ya la has elegido?
   —Así es. —Lash rió brevemente, pensando en Xhex y en el daño que era capaz de
infligir—. Estoy seguro que contará con tu aprobación.
  —Estás muy seguro.
  —Tengo muy buen gusto.
  A su alrededor las llamas rojas temblaron en sus mechas, como si una brisa las
hubiera perturbado.
   Bruscamente, la capucha del Omega se alzó, revelando el rostro tenebroso y
traslucido que tenía los mismos ángulos que la versión de carne y hueso de Lash.
   —Regresa por donde viniste —pronunció el Omega alzando la mano oscura y
humeante. Tras acariciar la mejilla de Lash, el mal se volvió—. Regresa por donde
viniste.


                                        ~1 5 8 ~
J.R.Ward                                                                       Amante Mío
                                                                   8º Hermandad de la Daga Negra


   —Te veré al anochecer —dijo Lash—. En la granja.
   —Al. Anochecer.
   —¿Prefieres que sea más tarde? ¿Qué te parece a la una? Nos veremos entonces.
   —Me verás, ciertamente.
   —Gracias, Padre.
   Mientras el Omega atravesaba el suelo flotando, su capucha se reacomodaba en el
lugar por voluntad propia y al otro lado de la habitación se deslizó un panel,
abriéndose. Un momento después, Lash estaba solo.
  Respirando hondo, se frotó el rostro y observó las llamas rojas y las espectaculares
paredes que había a su alrededor. En cierta forma el lugar parecía un útero.
   Con un destello de voluntad, se impulsó a sí mismo fuera del Dhunhd y de regreso
a la desagradable choza que se había visto obligado a usar como plataforma de
lanzamiento. Cuando se despertó dentro de su forma corporal, odió el hecho de estar
tendido en un sofá cuyo cobertor tenía un estampado cursi de hojas otoñales. Y Dios,
las‖ hebras‖ del‖ tejido‖ parecían‖ el‖ pelo‖ rapado‖ de‖ un‖ perro<‖ y‖ en‖ verdad‖ olía‖ de‖ la‖
misma forma.
  Asumiendo que el susodicho cuadrúpedo cabrón se hubiera revolcado en un
cenicero mojado.
   Alzando la cabeza, se levantó la camiseta hasta el cuello. Aún estaban allí. Las
lesiones aún estaban ahí y agrandándose. Y se sentía como el culo.
   Cuando se incorporó le temblaban las manos y cuando comprobó su teléfono, vio
que no había recibido ninguna llamada. No tenía mensajes de voz del señor D ni de
otros asesinos informando. Ambas cosas tenían sentido. Todo el mundo y todos los
asuntos pasaban a través de su segundo al mando por lo que si el HDP había muerto,
la Sociedad no podía contactar con Lash.
   Tal vez el pequeño tejano había sido un AP demasiado eficiente.
  Aguijoneado por el hambre, revolvió la cocina y abrió la puerta del frigorífico.
Vacío. A excepción de una caja de bicarbonato de sodio Arm & Hammer que debería
haberse utilizado en aquel sofá.
  Cerrando el frigorífico de golpe, sintió un desprecio absoluto por el mundo y
todos‖ sus‖ habitantes<‖ aunque‖ era‖ principalmente‖ el‖ resultado‖ de‖ no‖ tener‖ sus‖
huevos con tocino listos y esperándole.
   Además, las casas decrépitas podían hacerle eso a un tío. La casa tipo rancho era
una‖nueva‖adquisición‖y‖sólo‖había‖estado‖allí‖una‖vez‖antes<‖demonios,‖ni‖siquiera‖
el señor D sabía que era propiedad de la Sociedad. La cuestión era que Lash, la había
comprado en una ejecución hipotecaria porque iban a necesitar lugares para fabricar


                                              ~1 5 9 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


meta y el pedazo de mierda tenía un gran sótano. Era asombroso que quienquiera
que hubiera sido el dueño no hubiera podido pagar los gastos de la hipoteca. Esta
mierda solo estaba un escalón por encima de un retrete exterior.
  Quizás medio escalón por encima.
    Salió, se encaminó hacia el garaje y fue un jodido alivio estar de regreso en el
Mercedes<‖ aunque‖ se‖ sintió‖ mortificado‖ al‖ tener‖ que‖ pasar‖ por‖ un‖ autoservicio‖ de‖
MacDonald’s en busca de un Egg McMuffin y un café. Incluso había tenido que hacer
fila junto a un grupo de tipos con camionetas y madres en monovolúmenes.
  Al regresar a su casa de piedra, su humor se hundió aún más al entrar en territorio
Charles‖ Manson<‖ y‖ luego‖ se‖ fue‖ directamente por el sumidero cuando entró en el
garaje. La puerta seguía abierta, pero el Lexus ya no estaba.
  Estacionando el Mercedes a cubierto, lo cerró con el control remoto y salió del
garaje. El jardín de atrás estaba relativamente tranquilo, pero pudo oler al lesser en el
mismo‖instante‖en‖que<
  Deteniéndose en la terraza, sus ojos se dispararon hacia el segundo piso. Oh,
Dios<
   Reactivado por el pánico, Lash comenzó a correr a toda velocidad y subió los
escalones de atrás de un solo salto, irrumpiendo por la puerta<
  Sus‖mocasines‖patinaron‖mientras‖se‖detenía‖al‖ver‖la‖carnicería.‖Jesús<
  Cristo<‖su cocina.
   Parecía que hubieran rociado el lugar con una lluvia de aceite. Y, obviamente, no
quedaba mucho del señor D. El torso del asesino estaba en medio de la habitación, al
lado‖de‖la‖isleta,‖pero‖sus‖brazos‖y‖piernas‖estaban‖desparramados‖por‖todos‖lados<‖
y sus tripas era como macramé colgando de los pomos de las puertas de la alacena.
  Milagrosamente, la cabeza del tipo seguía adherida al torso y cuando vio que ya
no estaba solo sus ojos se desorbitaron y comenzó a mover la boca; de sus labios
brotó una suplica gutural y sangre negra coagulada.
   —Jodido marica —escupió Lash—. Mírate. ¡Me cago en la puta! —Y maldita sea,
tenía problemas más grandes que el hecho de que su segundo al mando hubiera sido
descuartizado. Saltó por encima del desastre, atravesó el comedor a toda velocidad y
subió corriendo las escaleras.
  Al irrumpir en el dormitorio que compartía con Xhex, no encontró nada más que
un‖enorme‖vacío<‖y‖una‖ventana con un agujero.
  —¡Hija de puta!
  Girando sobre sí mismo, miró a través de la puerta abierta y vio la marca que
había fuera, en la pared del pasillo. Se acerco a zancadas, presionó la nariz contra el


                                           ~1 6 0 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


papel de seda e inhaló. Su esencia estaba en las fibras del tejido. Se había fugado a
base de fuerza física.
   No obstante, todavía estaba en la habitación después de que el señor D hubiera
sido atacado. ¿Los Hermanos habían regresado y la habían ayudado a escapar?
   Después de un rápido recorrido por la casa el humor de Lash pasó de malo a
tóxico. Portátil: desaparecido. Móviles: desaparecidos.
  Hijos de puta.
  En‖la‖cocina,‖se‖dirigió‖a‖la‖despensa‖en‖busca‖de<
  —¡Oh, coño!
   Agachándose, se fijó en el panel que había sido roto y abierto. ¿Su botín había
desaparecido también? ¿Cómo demonios lo habían encontrado? Pero por otro lado,
el señor D tenía aspecto de haber ilustrado una clase de anatomía.
   Tal vez hubiera hablado. Y eso significaba que Lash no podía estar seguro de que
otras direcciones podía haber comprometido.
  En un arranque de furia, lanzó un puñetazo y al hacer volar su puño con fuerza
golpeó algo en el camino.
  Un enorme tarro de aceitunas.
   Aquello se rompió, el jugo se derramó por todas partes y esas pequeñas cositas
parecidas a ojos golpearon el suelo y rodaron en todas direcciones corriendo por su
libertad. Lash regresó a zancadas a la cocina y se acercó al señor D. Cuando esa boca
ensangrentada comenzó a moverse otra vez, su penosa lucha le resultó
definitivamente nauseabunda.
  Estirándose hacia el mostrador, Lash sacó un cuchillo Henckels, lo tomó por el
mango y se agachó.
  —¿Les dijiste algo?
   Cuando el señor D sacudió la cabeza, Lash lo miró fijamente a los ojos. La parte
blanca estaba oscureciéndose, adoptando una tonalidad gris y las pupilas estaban
dilatadas a tal punto de que ya casi no tenían iris. Sin embargo y aunque parecía
estar a punto de morir, abandonado a su suerte el señor D languidecería y se pudriría
eternamente en esa condición. Sólo había una forma de «matarlo».
  —¿Estás seguro? —murmuró Lash—. ¿Ni siquiera cuando te arrancaron los brazos
de las articulaciones?
  El señor D movió la boca, los sonidos gorgoteantes se asemejaban a comida de
perro cayendo fuera de la lata.




                                        ~1 6 1 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


   Con una maldición asqueada, Lash apuñaló el pecho vacío del lesser, librándose al
menos de esa parte del desastre. Tanto el sonido como el destello se extinguieron
rápidamente y luego Lash se encerró dentro, cerrando la puerta trasera antes de
dirigirse nuevamente al segundo piso.
   Le llevó media hora hacer las maletas y mientras bajaba las escaleras acarreando
seis bolsas Prada, no podía recordar que alguna vez hubiera tenido que cargar con su
propio equipaje.
   Después de alinear su carga en los escalones traseros, dispuso la alarma de
seguridad, cerró las puertas y metió sus cosas en el Mercedes.
  Mientras se alejaba conduciendo, detestó la idea de tener que regresar al jodido
rancho.‖Pero‖por‖el‖momento,‖no‖tenía‖m{s‖opciones<‖y‖tenía‖otras‖cosas‖en‖las‖que‖
ocupar su jodida atención antes de pensar en el lugar donde viviría.
   Tenía que encontrar a Xhex. Si había escapado sola era imposible que hubiera
llegado lejos. Estaba demasiado débil. Así que debía tenerla la Hermandad.
  Jesús‖bendito<‖con‖su‖padre‖acudiendo‖a‖la‖una‖de‖la‖madrugada‖para‖inducirla,‖
debía apresurarse a recuperarla. O eso o encontraba a alguien con quien
conformarse.

                                             ***
   El golpe que despertó a John fue un verdadero rebote de nudillos, ruidoso como
un disparo. En el instante en que lo escucho, se irguió por completo. Mientras se
frotaba los ojos, silbó un «entre» y rezó por que no fuera más que Qhuinn trayendo
una bandeja con la Primera Comida. La puerta no se abrió.
  John frunció el ceño y bajó las manos.
   Poniéndose de pie, tomó un par de vaqueros y se los subió hasta las caderas, luego
se acercó a la puerta y<‖de‖pie‖en‖el‖umbral‖estaba‖Wrath‖con‖George‖a‖su‖lado‖y‖no‖
estaba solo. Sus amigos y Rehvenge estaban con él, así como todos los Hermanos
incluyendo a Tohr.
  Oh<‖Dios<‖no.
  A pesar de que su corazón se detuvo en seco, sus manos gesticularon
rápidamente: ¿Dónde fue encontrado el cuerpo?
   —Está viva —respondió Rehvenge mientras le tendía un teléfono—. Acabo de
recibir el mensaje. Presiona el cuatro.
  A John le llevó un segundo procesar la información. Luego arrebató el móvil de la
mano del macho y presionó la tecla.‖Se‖oyó‖un‖pitido‖y‖luego<
  Santa‖mierda<‖su‖voz.‖Su voz<‖



                                           ~1 6 2 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   —Rehv<‖ estoy‖ fuera.‖ Logré‖ escapar.‖ —Se oyó un suspiro bajo y profundo—.
Estoy bien. Intacta. Estoy fuera. —Hubo una larga pausa. Al punto que John estaba a
punto‖ de‖ comprobar‖ que‖ no<—Necesito algo‖ de‖ tiempo.‖ Estoy‖ a‖ salvo<‖ pero‖ no‖
regresaré‖ por‖ un‖ rato.‖ Necesito‖ algo‖ de‖ tiempo.‖ Cuéntaselo‖ a‖ todo‖ el‖ mundo<‖
cuéntaselo<‖ a‖ todos.‖ Me‖ mantendré‖ en‖ contacto.‖ —Otra pausa y luego la voz se
volvió más fuerte, al borde de la furia—.‖ En‖ cuanto‖ pueda<‖ Lash‖ es mío. ¿Me
entiendes? Nadie, que no sea yo lo liquidará.
  El mensaje terminó.
  John volvió a presionar el cuatro y escuchó.
   Tras la segunda vez, se lo devolvió a Rehv y enfrentó la mirada amatista. Era bien
consciente de que hacía años y años que Rehv conocía a Xhex. Sabía que el tipo no
sólo compartía experiencias con ella sino la sangre symphath que en muchos aspectos
lo cambiaba todo. Sabía que el macho era más viejo y más sabio y toda esa mierda.
Pero cuando se trataba de ella, el macho emparejado que había en John los dejaba en
igualdad de condiciones. E incluso le daba ventaja.
  ¿Dónde podría haber ido? gesticuló.
  Después de que Qhuinn tradujera, Rehv asintió.
   —Tiene una cabaña de caza aproximadamente a veinticuatro kilómetros al norte
de aquí. Sobre el Río Hudson. Creo que está allí. Tiene acceso a un teléfono y es un
lugar seguro. Al anochecer iré allí solo. A menos que tú quieras acompañarme.
  A‖ nadie‖ pareció‖ sorprenderle‖ el‖ intercambio‖ de‖ palabras<‖ pero‖ luego‖ John‖
comprendió que su secreto debía haber salido a la luz. Tras la forma en que se había
comportado‖ en‖ el‖ dormitorio‖ de‖ aquella‖ casa<‖ por‖ no‖ hablar‖ de‖ como‖ había‖
destrozado a ese lesser, todos sabían lo que sentía por Xhex.
   Esa era la razón de que hubieran acudido en grupo. Estaban reconociendo su
estatus, prestándole el respeto debido. Los derechos y límites de los machos
emparejados eran respetados en lo que concernía a sus hembras.
  John miró a Qhuinn y gesticuló: Dile que iré.
  Después de que su amigo tradujera, Rehv asintió y se volvió hacia Wrath.
  —Iré con él y sólo con él. No puede traer a Qhuinn. Ya vamos a tener suficientes
problemas con ella al llegar nosotros dos sin ser anunciados.
  Wrath frunció el ceño.
  —Maldición,‖Rehv<
   —Corremos el riesgo de que huya. Ya una vez he pasado por esto con ella. Si
viene‖alguien‖m{s,‖se‖va‖a‖dar‖a‖la‖fuga‖y‖no‖volver{‖a‖llamar.‖Adem{s,‖John<‖me‖



                                         ~1 6 3 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


seguirá de cualquier forma, ¿No es así hijo? Te desharás de Qhuinn y me seguirás
igual.
  John no dudo en asentir.
  Mientras Qhuinn maldecía como un hijo de puta, Wrath sacudió la cabeza.
  —¿Para qué demonios te lo asigné como ahstrux<?
   Se produjo un momento de tenso silencio, durante el cual el Rey midió tanto a
John como a Rehv. Luego dijo:
  —Oh,‖que‖diablos,‖est{‖bien<‖por‖esta‖vez‖te‖dejaré‖ir‖sin‖protección,‖pero‖no‖te
enfrentarás al enemigo. Irás a esa cabaña y sólo allí y luego regresarás a buscar a
Qhuinn antes de acudir al campo de batalla. ¿Está claro?
  John asintió y se giró para encaminarse al cuarto de baño.
  —Diez minutos —dijo Rehv—. Tienes diez minutos y luego nos iremos.
   John estuvo listo en cuatro y paseándose por la planta baja, en seis. Estaba
completamente armado, de acuerdo al protocolo y cubierto de cuero protector. Y aún
más que eso, se sentía vivo al punto del frenesí, la sangre le zumbaba con la
intensidad de un tornado.
   Mientras se paseaba, sentía que le miraban. Desde el salón de billar. Desde el
comedor. Desde el balcón del segundo piso. Las bocas estaban silenciosas, pero los
ojos no se perdían nada.
  La Hermandad y los demás habitantes de la casa evidentemente alucinaban ante
su conexión con Xhex y creía poder entenderlo. ¡Sorpresa! Se había vinculado con
una symphath.
   Pero‖ no‖ podías‖ evitar‖ de‖ quien‖ te‖ enamorabas<‖ ni‖ cambiar‖ los‖ sentimientos‖ de‖
alguien que no te correspondía.
  Dios, no es que eso importara. ¡Estaba viva!
   Rehvenge bajó la escalera principal, con el bastón rojo golpeando los escalones
alfombrados cada vez que adelantaba el pie derecho. No estaba vestido para la
guerra, sino para mantenerse abrigado, con su abrigo de marta hasta el suelo
rozando los cordones de la parte superior de sus zapatos y los puños de su elegante
traje negro.
  Cuando se acercó a John, simplemente hizo un gesto afirmativo con la cabeza y
abrió camino hacia el vestíbulo. Juntos, atravesaron la puerta y penetraron en la
noche fría.
  El aire olía a limpio y a tierra mojada.




                                             ~1 6 4 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   El perfume de la primavera. El mismísimo aroma de la esperanza y el
renacimiento.
   Acercándose al Bentley, John absorbió la fragancia en sus pulmones y la contuvo
allí mientras se decía a sí mismo que Xhex estaba haciendo exactamente lo mismo,
esa misma noche.
  Y que no estaba enterrada bajo tierra.
  Las lágrimas ardieron en los ojos mientras la gratitud inundaba todas y cada una
de sus venas, bombeada por un corazón feliz.
    No podía creer que fuera a verla<‖ Dios,‖ verla‖ una‖ vez‖ m{s.‖ Mirar‖ esos‖ ojos‖
acerados.‖Poder<
  Mierda, iba a ser difícil no rodearla con los brazos y mantenerla abrazada hasta
mañana por la mañana. O quizás hasta la semana que viene.
   Cuando entraron al coche, Rehv encendió el motor, pero no arrancó. Simplemente
se quedó mirando a través del parabrisas al camino de guijarros que tenían delante.
Con voz queda dijo:
  —¿Cuánto hace que te sientes así? Respecto a ella.
   John sacó el pequeño bloc que había llevado y escribió: Desde el momento en que la
vi por primera vez.
  Después de que Rehv leyera los rápidos garabatos, frunció el ceño.
  —¿Ella siente lo mismo?
  John no bajó los ojos al negar con la cabeza. No tenía sentido esconder ese tipo de
mierda. No con un symphath.
  Rehv asintió una vez.
  —Típico‖de‖ella.‖Maldita‖sea<‖esta‖bien,‖hag{moslo.‖
  Con un rugido, partieron hacia la noche.




                                           ~1 6 5 ~
J.R.Ward                                                                       Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra




                                      Capítulo 20


   La esperanza es una emoción traicionera.
   Ya habían pasado dos noches cuando Darius entró finalmente en la casa de la familia de la
hembra secuestrada, cuando la enorme puerta se abrió para él y Tohrment, se reunieron con
un doggen cuyos ojos estaban llenos de trágica esperanza. En verdad, la expresión del
mayordomo era casi de veneración, evidentemente creía estar dando la bienvenida a los
salvadores de la casa de su amo, en vez de a mortales.
   Sólo el tiempo y los caprichos de la fortuna probarían si su fe era adecuada o estaba fuera de
lugar.
    Con presteza, Darius y Tohrment fueron conducidos a un estudio formal y el caballero que
se levantó de una silla tapizada en seda tuvo que estabilizar su peso.
   —Bienvenidos, sires, gracias por venir —dijo Sampsone mientras extendía ambos brazos
para estrechar la mano de Darius—. Lamento no haberos recibido estas dos últimas noches.
Mi amada shellan...
   La voz del macho se rompió y en el silencio, Darius se hizo a un lado.
   —Permítame que le presente a mi colega, Tohrment, hijo de Hharm.
  Cuando Tohrment se inclinó con la mano en el corazón, quedó claro que el hijo tenía los
modales que le faltaban a su padre.
   El dueño de la casa devolvió la deferencia.
   —¿Les apetece alguna bebida o algo de comer?
    Darius negó con la cabeza y tomó asiento. Mientras Tohrment se situaba de pie detrás de
él, dijo:
   —Gracias. Pero sería preferible que pudiéramos hablar sobre lo qué ocurrió dentro de esta
casa.
   —Sí, sí, claro está. ¿Qué puedo contarles?
   —Todo. Cuéntenoslo... todo.
   —Mi hija... mi luz en la oscuridad... —El macho sacó un pañuelo—. Es una hembra de
valía y virtud. La hembra más compasiva que jamás conocerán....


                                                 ~1 6 6 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


   Darius, consciente de que ya habían perdido dos noches, permitió al padre algún tiempo
para recordar antes de reconducirlo.
  —Y esa noche, señor, esa terrible noche —interrumpió cuando se produjo una pausa—
¿Que sucedió aquí, en el interior de la casa?
  El macho asintió y parpadeó.
   —Se despertó de su sueño sintiendo una cierta inquietud y se le recomendó retirarse a sus
habitaciones privadas por bien de su salud. Le llevaron una comida a medianoche y después
otra justo antes de la llegada del amanecer. Fue la última vez que la vieron. Sus habitaciones
privadas están arriba, pero también tiene, como con el resto de familia, habitaciones
subterráneas. A menudo elegía no bajar con nosotros durante el día, sin embargo y como
teníamos acceso a ella a través de los pasadizos interiores, asumimos que estaría lo
suficientemente a salvo.
  El macho se atragantó en ese punto.
  —Cómo desearía haber insistido.
  Darius podía entender muy bien el remordimiento.
   —Encontraremos a su hija. De una forma u otra, la encontraremos. ¿Nos permitiría ir
ahora a su dormitorio?
  —Por favor háganlo—. Cuando el macho inclinó la cabeza hacia su doggen, el
mayordomo respondió a la orden—. Silas estará encantado de escoltarles. Yo... esperaré aquí.
  —Por supuesto.
  Cuando Darius se puso en pie, el padre extendió el brazo y cogió su mano.
  —¿Una palabra, si me lo permite? Entre usted y yo.
   Darius accedió y después de que Tohrment y el doggen salieran, el dueño de la casa volvió
a derrumbarse en su sillón.
  —En verdad... mi hija es una mujer de valía. De virtud. No ha sido tocada por...
   En la pausa que siguió, Darius supo la razón por la que el macho estaba preocupado: si no
la recuperaban en su condición virginal, su honor, así como también el de su familia, corría
peligro.
   —No puedo decir esto delante de mi amada shellan —continuó el macho—. Pero nuestra
hija... Si ha sido mancillada... quizá valdría más dejar...
  Los ojos de Darius se entornaron.
  —Preferiría usted que no fuera encontrada.
  Las lágrimas brotaron de esos ojos pálidos.




                                            ~1 6 7 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


  —Yo... —Bruscamente, el macho negó con la cabeza—. No... no. Quiero recuperarla. No
importan las consecuencias, no importa su condición... por supuesto que quiero a mi hija.
   Darius no se sentía dispuesto a ofrecerle apoyo; que semejante negación de la hija de su
sangre hubiera cruzado siquiera por la mente del macho era grotesco.
  —Me gustaría ir a su habitación ahora.
  El dueño de la casa chasqueó los dedos y el doggen retrocedió hasta el pasillo del estudio.
  —Por aquí, señor —dijo el mayordomo.
   Mientras él y su protegido eran conducidos a través de la casa, Darius estudió las puertas
y ventanas reforzadas. Había acero por todas partes, ya fuera separando los paneles de cristal
o para reforzar los gruesos paneles de roble. Entrar sin invitación no sería fácil... y estaba
dispuesto a apostar a que cada habitación del segundo y tercer piso estaría equipada de modo
semejante, al igual que las habitaciones de los sirvientes.
   También evaluó cada pintura, cada alfombra y cada objeto precioso mientras ascendían.
Esta familia estaba muy arriba dentro de la glymera, con cofres repletos de monedas y una
ascendencia envidiable. Por tanto, el hecho de que su hija no emparejada desapareciera
afectaba a algo más que simplemente a sus lazos afectivos: ella era un activo comercializable.
Con este tipo de antecedentes, una hembra en edad de tomar compañero era un objeto de
belleza... a parte de las implicaciones sociales y financieras.
   Y eso no era todo. Al igual que con valoraciones semejantes, el reverso era también cierto:
tener una hija arruinada, ya sea de hecho o por un rumor, era una mancha que tardaría
generaciones en atenuarse. El dueño de esta mansión sin duda amaba a su hija honestamente,
pero el peso de todo esto distorsionaba la relación.
   Darius realmente creía que, a los ojos del macho, era mejor que ella volviera a casa en una
caja de pino antes que respirando pero habiendo sido mancillada. Lo último era una maldición,
lo primero una tragedia que generaría mucha simpatía.
  Darius odiaba a la glymera. De veras la odiaba.
  —Aquí están sus habitaciones privadas —dijo el doggen, abriendo una puerta.
  Mientras Tohrment entraba en el cuarto iluminado por velas, Darius preguntó:
  —¿Las han limpiado? ¿Han sido ordenadas desde que ella estuvo en su interior?
  —Por supuesto.
  —Déjenos, ¿quiere?
  El doggen se inclinó profundamente y desapareció.
   Tohrment vagabundeó, observando los tapices de seda y la sala de estar bellamente
decorada. Había un laúd en un rincón y una labor de costura terminada a medias en otro. Los




                                            ~1 6 8 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra


libros de autores humanos estaban apilados pulcramente en estantes, junto con papiros en el
Antiguo Idioma.
   Lo primero que saltaba a la vista era que no había nada fuera de lugar. Pero si era cosa del
personal o una circunstancia de la desaparición, era algo difícil de saber.
  —No toques nada, ¿vale? —le dijo Darius al muchacho.
  —Por supuesto.
    Darius entró en el lujoso dormitorio. Los cortinajes estaban hechos de grueso y pesado
tejido de tapicería, de modo que la luz del sol no pudiera penetrar y la cama estaba rodeada por
más de lo mismo, grandes lienzos de tela colgando del baldaquín.
   Dirigiéndose al armario, tiró de las puertas talladas. Primorosos vestidos de noche
adornados con zafiros, rubíes, citrinos y esmeraldas colgaban juntos, dignos de una belleza en
potencia. Y una única percha vacía descansaba sobre un gancho en el interior de los paneles,
como si ella hubiera descolgado la elección de la noche de las perchas acolchadas.
   En el tocador había un cepillo de pelo y varios frascos de ungüentos, aceites aromáticos y
polvos de color. Todo dispuesto en filas ordenadas.
   Darius abrió un cajón... y dejó escapar un juramento en voz baja. Estuches de joyería.
Joyeros de final piel. Cogió uno, pulsó el broche de oro y levantó la tapa.
  Los diamantes brillaron a la luz de las velas.
  Mientras Darius devolvía la caja junto con sus compañeras, Tohrment se detuvo en la
puerta, con los ojos fijos en la tupida alfombra tejida en colores melocotón, amarillo y rojo.
  El rubor apenas perceptible en la cara del macho entristeció a Darius por alguna razón.
  —¿Nunca habías estado en el tocador de una hembra?
  Tohrment enrojeció aún más.
  —Ah... no, señor.
  Darius le hizo una seña con la mano.
  —Bien, esto son negocios. Deja a un lado cualquier timidez.
  Tohrment se aclaró la voz.
  —Sí. Por supuesto.
   Darius fue hacia los dos juegos de ventanales. Ambos se abrían hacia una terraza y salió
fuera con Tohrment pegado a los talones.
    —Se puede ver a lo lejos a través de los árboles —murmuró el muchacho, caminando hacia
el balcón.
  Ciertamente se podía. A través de los espigados brazos de las ramas sin hojas, se veía la
mansión de otra propiedad. La gran casa era semejante en distinción y tamaño, con un


                                             ~1 6 9 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


elaborado forjado en sus torrecillas y elegantes jardines... pero por lo que Darius sabía, no
estaba habitada por vampiros.
   Se marchó dando media vuelta y avanzó a lo largo de la terraza, inspeccionando todas las
ventanas, todas las puertas y todos los picaportes, goznes y cerrojos.
   No había señales de allanamiento y dado el frío que hacía, ella no hubiera dejado algo
abierto a los elementos.
   Lo que quería decir que o había salido por propia voluntad... o permitido que alguien se la
llevara. Asumiendo que la entrada se hubiera producido por aquí.
  Miró a través del cristal hacia las habitaciones, intentando imaginar qué había ocurrido.
   Al diablo con la entrada, la salida era más importante, sin duda. Era altamente improbable
que el secuestrador la hubiera sacado por la fuerza atravesando la casa: debía desaparecer
durante las horas de oscuridad o ella habría ardido hasta convertirse en cenizas y siempre
había vigilancia fuera y cerca durante las horas nocturnas.
  No, pensó él. Tenían que haber salido por esta suite.
  Tohrment elevó la voz.
   —No hay nada fuera de lugar, dentro o fuera. Ningún arañazo en el suelo o marcas en la
pared, lo que significa...
  —Que bien pudo haberlos dejado entrar o no haber luchado demasiado.
   Darius regresó adentro y recogió el cepillo del pelo. Delgadas hebras de cabello pálido
estaban atrapadas entre las rígidas cerdas. No era una sorpresa, puesto que ambos padres eran
rubios.
   La pregunta era, ¿qué provocaría que una hembra de valía se escapara de la casa de su
familia justo antes de amanecer, sin dejar nada a su paso... y sin llevarse nada?
  Una respuesta le vino a la mente: un macho.
  Los padres no lo sabían necesariamente todo de las vidas de sus hijas, ¿verdad?
  Darius se quedó mirando hacia la noche, rastreando los jardines y los árboles... y la
mansión de al lado. Conexiones... había conexiones con el misterio aquí dentro.
   La respuesta que buscaba estaba aquí en alguna parte. Sólo tenía que juntar todas las
piezas.
  —¿Hacia dónde? —preguntó Tohrment.
  —Hablaremos con los sirvientes. En privado.
  En la mayoría de los casos, en casas como esta, el doggen nunca soñaría con expresar
públicamente nada fuera de lugar. Pero éstas no eran circunstancias normales y eso hacía




                                            ~1 7 0 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra


enteramente posible que la piedad y la compasión hacia la hembra superasen la reticencia del
personal.
  Y algunas veces la parte de atrás de la casa sabía cosas que la parte delantera no conocía.
  Darius se giró y se encaminó hacia la puerta.
  —Ahora nos vamos a perder.
  —¿A perdernos?
  Salieron juntos y Darius miró arriba y abajo por el pasillo.
  —Sin duda. Ven por aquí.
   Escogió la izquierda, porque en dirección opuesta había un juego de ventanales que
conducían a otra terraza del segundo piso… así que era obvio que el hueco de la escalera del
personal no estaba allá abajo. Mientras caminaban, pasando por muchas habitaciones bien
amuebladas, el corazón le dolía como si le costara respirar. Después de dos decenios, sus
pérdidas se dejaban sentir todavía, su descenso de estatus reverberaba aún en los huesos de su
cuerpo. Su madre era lo que más añoraba, a decir verdad. Y detrás de ese dolor estaba la
desaparición de la vida refinada que una vez había vivido.
   Cumplía con el deber con la raza para el que había nacido y se le había adiestrado, se
permitía ciertas... indulgencias y se había ganado el respeto de sus camaradas de guerra. Pero
no había alegría para él en esta existencia. Ninguna sorpresa. Ninguna fascinación.
   ¿Para él era todo cuestión solo de cosas bellas? ¿Tan superficial era? Si algún día llenaba
una casa grande y hermosa con incontables habitaciones llenas de chucherías ¿se aligeraría su
corazón?
  No, pensó. No si no había nadie bajo los altos techos.
   Añoraba gente de mentes similares viviendo juntos, una comunidad protegida por gruesas
paredes, un grupo que fuera familia tanto por sangre como por elección. Ciertamente, la
Hermandad no cohabitaba, Wrath el Justo lo veía como un riesgo para la raza… si su posición
quedara comprometida de algún modo ante el enemigo, todos quedarían al descubierto.
  Darius podía entender la idea, pero no estaba seguro de estar de acuerdo con ella. Si los
humanos podrían vivir en castillos fortificados en medio de sus campos de batalla, los
vampiros también podían.
  Aunque la Sociedad Lessening era una enemiga mucho más peligrosa, para ser justos.
   Tras continuar por el corredor durante algún tiempo, finalmente encontraron lo que estaba
esperando: un panel basculante hacia una escalera trasera sin ningún adorno.
   Siguiendo hacia abajo los escalones de pino, entraron en una pequeña cocina y su aparición
detuvo la comida que tenía lugar en la larga mesa de roble que había enfrente. Los doggen allí
reunidos dejaron caer sus jarras de cerveza y los trozos de pan y se levantaron de golpe.



                                             ~1 7 1 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


   —Por favor, reanudad vuestras libaciones —dijo Darius, urgiéndolos con las manos a
sentarse de nuevo—. Quisiéramos hablar con el lacayo del segundo piso y la doncella personal
de la hija.
   Todos recobraron sus lugares a lo largo de los bancos excepto dos, una hembra de cabello
blanco y un joven macho con una cara amable. Darius preguntó al lacayo—: ¿Podrías sugerir
un lugar que nos ofreciera algo de privacidad?
   —Tenemos una salita por allí. —Señaló con la cabeza hacia una puerta cercana a la
chimenea—. Encontrarán lo que buscan ahí dentro.
  Darius asintió y se dirigió a la doncella, que estaba pálida y temblorosa, como si se hubiera
metido en problemas.
  —No has hecho nada malo, querida. Ven, será rápido e indoloro, te lo aseguro.
   Mejor empezar con ella. No estaba seguro de que la hembra pudiera soportar esperar a que
terminaran con el lacayo.
   Tohrment abrió la marcha y los tres entraron a una sala que tenía tanto carácter como un
fajo de pergaminos en blanco.
   Como ocurría siempre en las grandes mansiones, las estancias de la familia estaban
decoradas de forma lujosa. Y las del personal no tenían nada salvo lo básico.




                                             ~1 7 2 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 21



  Cuando el Bentley de Rehv abandonó la Ruta 149 Norte y entró con cuidado en
un camino de tierra estrecho, John se inclinó hacia delante sobre el parabrisas. Los
faros golpeaban los troncos desnudos de árboles mientras el sedán serpenteaba más
y más cerca del río, el paisaje estaba cubierto de hierba y resultaba poco acogedor.
   La pequeña cabaña de caza que se reveló era absoluta y positivamente poco
remarcable. Pequeña, oscura y sencilla, con un garaje separado, era rústica, pero
estaba en perfectas condiciones.
  Abrió la portezuela del coche antes de que el Bentley entrara en el aparcamiento y
ya caminaba hacia la entrada principal antes de que Rehv saliera de detrás del
volante. La sensación primordial de temor que tenía era en realidad una buena señal.
Había sentido lo mismo en el campamento symphath y tendría sentido que ella
protegiera su espacio privado con un campo de fuerza parecido.
   El ruido de las botas sonó fuerte a sus oídos mientras cruzaba el camino de tierra y
luego todo quedó en silencio cuando pisaron la destartalada hierba marrón del
césped superficial. No llamó, sino que alcanzó el picaporte y ordenó a la cerradura
que se abriera.
  Sólo‖que<‖no‖se‖movió.
  —No vas a poder entrar ahí con la cabeza. —Rehv se acercó con una llave de
cobre, la utilizó y se abrió paso.
   Cuando la puerta robusta y sólida se apartó, John frunció el ceño en la oscuridad y
ladeó la cabeza, esperando que sonara una alarma.
  —Ella no cree en esas cosas —dijo‖ Rehv‖ calladamente<‖ antes‖ de‖ agarrar‖ a‖ John‖
cuando iba a entrar corriendo. En voz alta el macho gritó— ¿Xhex? ¿Xhex? Baja el
arma<‖somos‖John‖y‖yo.‖
  En cierto modo su voz no suena del todo bien, pensó John.
  Y no hubo respuesta.




                                          ~1 7 3 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


   Rehv encendió las luces y soltó el brazo de John mientras entraban. La cocina no
era nada excepto un tramo de mostrador y alacenas con lo esencial: fogones de gas,
un frigorífico viejo, un fregadero de acero inoxidable funcional, nada elegante. Pero
todo estaba inmaculado y no había ningún desorden. Nada de correo, nada de
revistas. Ni armas a la vista.
  Mohoso. El aire estaba inmóvil y mohoso.
   Enfrente, había un solo cuarto grande con una hilera de ventanas que daban al
agua. Los muebles eran los mínimos, nada excepto dos sillas de mimbre, un sofá de
ratan y una mesita.
  Rehv caminó directo hacia a la única puerta cerrada a la derecha.
  —¿Xhex?
  Otra vez con esa voz. Y entonces el macho puso la palma en la jamba y se inclinó
sobre los paneles, cerrando los ojos.
  Con un estremecimiento, los hombros inmensos de Rehv bajaron.
  Ella no estaba aquí.
  John le adelantó a zancadas y fue hacia la manilla, empujando para abrirse paso
hasta el dormitorio. Vacío. Al igual que el cuarto de baño de más allá.
   —Maldición. —Rehv giró sobre sus talones y salió a zancadas. Cuando una puerta
golpeó en el lado de la cabaña que daba al río, John se figuró que el tipo había salido
al porche y miraba fijamente al agua.
  John maldijo en su cabeza mientras echaba una mirada alrededor. Todo estaba
pulcro y ordenado. Nada fuera de lugar. Ninguna ventana entreabierta para que
entrara aire fresco o puertas recientemente abiertas.
  El polvo fino en los picaportes y cerraduras lo confirmaban también.
   Quizá hubiera estado allí pero ya se había ido. Y si había venido no se había
quedado mucho tiempo ni había hecho mucho, porque no podía detectar para nada
su olor.
  Se sentía como si la hubiera perdido de nuevo.
   Cristo,‖ había‖ creído‖ que‖ el‖ que‖ estuviera‖ viva‖ sería‖ suficiente‖ para‖ sustentarle<‖
pero la idea de que estuviera en algún lugar del planeta, aunque no con él era
extrañamente agobiante. Además se sentía cegado por la situación, todavía no sabía
los cómos, qué y dónde de nada.
  Apestaba que te dejaran de lado, para ser honesto.




                                             ~1 7 4 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  Finalmente, salió para reunirse con Rehv en el pequeño porche. Agarró la libreta,
garabateó rápidamente y rezó como el demonio porque el symphath pudiera
comprender de qué iba la cosa.
  Rehv lo miró por encima del hombro y leyó lo que John le tendía. Después de un
momento, dijo:
  —Sí. Claro. Les diré que no estaba aquí y te viniste conmigo a tomar algo a casa de
iAm. Eso te dará unas buenas tres o cuatro horas mínimo.
  John se puso la palma sobre el pectoral y se inclinó profundamente.
   —No vayas a luchar. No necesito saber a donde vas, eso es asunto tuyo. Pero si
consigues que te maten, tendré montones de problemas y tú serás el mayor de ellos.
—Rehv volvió a mirar al río—. Y no te preocupes por ella. Ya antes ha pasado por
esto.‖Esta‖es‖la‖segunda‖vez‖que‖la‖han<‖retenido‖de‖ese‖modo.
   La mano de John salió disparada y agarró con fuerza el antebrazo del macho. Rehv
ni siquiera se estremeció<‖por‖otra‖parte,‖había‖rumores‖de‖que‖no‖podía‖sentir‖nada‖
a causa de lo que hacía para controlar su lado symphath.
   —Sí. Esta es la número dos. Ella y Murhder habían estado juntos. —Cuando los
colmillos de John hicieron su aparición, Rehv sonrió un poco—. Fue hace mucho. No
hay necesidad de preocuparse. Pero ella acabó acudiendo a la colonia por razones
familiares. Sin embargo se la jugaron y no la dejaban marchar. Cuando Murhder fue
a por ella, los symphaths le cogieron también y la mierda se puso crítica. Tuve que
hacer un trato para sacarlos a ambos, pero su familia la vendió en el último segundo,
directamente bajo mis narices.
  John tragó con dificultad e hizo gestos sin pensar. ¿A quién?
  —Humanos. Se liberó, como ha hecho esta vez. Y luego se marchó por un tiempo.
—Ahora los ojos amatista de Rehv brillaban—. Siempre había sido dura, pero
después de lo que esos humanos le hicieron, se volvió de acero.
  ¿Cuándo? articuló John.
   —Hace unos veinte años. —Rehv volvió a mirar fijamente al agua—. PTI, no
bromeaba en ese mensaje. No apreciará que nadie venga y se haga el héroe con Lash.
Va a tener que hacerlo ella misma. ¿Quieres ayudar con la situación? Deja que sea
ella‖la‖que‖acuda‖a‖ti‖cuando‖esté‖preparada<‖y‖mantente‖fuera‖de‖su‖camino.
   Sí, bueno, probablemente no vaya a perder el culo por mandarme un mensaje, pensó John.
¿Y en cuanto a la cuestión de Lash? No estaba seguro de poder dejarlo pasar. Ni
siquiera por ella.
  Para cortar sus propios pensamientos, John extendió la palma. Se encontraron
pecho con pecho en un abrazo breve y luego John se desmaterializó.



                                          ~1 7 5 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Cuando tomó forma, estaba de regresó en el Parque Xtreme, detrás del cobertizo,
mirando a las rampas y pozos vacíos. El camello jefe no había vuelto. Ningún
patinador, tampoco. Ambas cosas tenían sentido. ¿Redada la noche antes con un
mogollón de polis? ¿Por no hablar de la lluvia de balas?
  El lugar iba a ser un pueblo fantasma durante un rato.
   John se inclinó contra la madera áspera, con los sentidos alerta. Era consciente del
paso del tiempo, a causa de la posición de la luna moviéndose en arco por encima de
su cabeza y porque su cerebro había pasado de giros maníacos a una agitación más
razonable. Lo cuál todavía apestaba pero era más fácil de llevar.
  Ella estaba ahí fuera y ni siquiera sabía en que condición estaba. ¿Estaba herida?
¿Necesitaba‖alimentarse?‖¿O<?
  Vale. Hora de detener ese círculo vicioso.
   Y probablemente debiera retirarse. Wrath había sido condenadamente claro sobre
el asunto de no-pelear-sin-Qhuinn y esto todavía sería considerado un lugar caliente
en cuanto al enemigo.
  Bruscamente, se dio cuenta de adonde tenía que ir.
  Impulsándose para enderezarse, se detuvo y echó una mirada alrededor con un
ceño.‖La‖sensación‖de‖ser‖vigilado,‖de‖que‖le‖seguían,‖le‖abrumó‖una‖vez‖m{s<‖justo
como había pasado en aquel salón de tatuajes.
  Esta noche, sin embargo, no tenía energías para apoyar una buena dosis de
paranoia, así que se desmaterializó simplemente, figurándose que quienquiera o lo
que fuera le rastrearía otra vez o los perdería en el éter<‖no‖le‖importaba‖que‖fuera‖
una cosa u otra.
  Estaba hecho polvo de cojones.
  Cuando tomó forma otra vez, estaba a un puñado de manzanas de donde había
hecho el numerito con el lesser la noche antes. Del bolsillo interior de la chaqueta de
cuero, sacó una llave de cobre como la que Rehv había utilizado en la cabaña de caza.
   La tenía desde hacía cerca de mes y medio. Xhex se la había dado la noche que le
había dicho que podía confiar en él con su secreto de symphath y como sus cilicios, la
llevaba encima a dondequiera que iba.
   Se agachó bajo la escalera de una casa de piedra rojiza, insertó el trozo de metal y
abrió la puerta. Las luces del pasillo del sótano se activaban con el movimiento y el
tramo de piedra blanqueada se iluminó instantáneamente.
  Tuvo cuidado de cerrar tras de él y luego bajó hacia la única puerta.
   Ella le había ofrecido santuario en este lugar privado una vez. Le había otorgado
acceso a su sótano cuando había necesitado estar solo. Y cuando él se había


                                         ~1 7 6 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


aprovechado de tamaña hospitalidad, aquello lo había conducido a la pérdida de su
propia virginidad.
  Aunque ella se había negado a besarlo.
  La misma llave valía para la puerta del dormitorio, el mecanismo de cierre se
movió suavemente. Cuando abrió los paneles de metal, la luz se encendió y entró.
   John murió un poco ante lo que vio en la cama, el corazón se le paró y se quedó sin
respiración, las ondas cerebrales cesaron y la sangre se le congeló en las venas.
  El cuerpo desnudo de Xhex estaba acurrucado entre las sábanas.
  Cuando el cuarto se inundó de luz, la mano de Xhex se tensó sobre el arma que
yacía sobre el colchón y apuntó hacia la puerta.
   No tenía la fuerza para levantar ni la cabeza ni el arma, pero estaba sumamente
seguro de que podía apretar el gatillo.
   Levantando los brazos y mostrando las palmas, John dio un paso a un lado y cerró
la puerta de una patada para protegerla.
  La voz de ella fue apenas un cuchicheo.
  —John...
   Una lágrima roja solitaria brotó del ojo que John podía ver y la observó avanzar
lentamente por el puente de la nariz y gotear sobre la almohada.
   Ella retiró la mano del arma y se la llevó a la cara, moviéndose centímetro a
centímetro, como si le hiciera falta toda la fuerza que tenía para levantarla. Se cubrió
de la única manera que podía, el escudo formado por la palma y los dedos le ocultó
las lágrimas.
   Estaba marcada por todas partes con verdugones y magulladuras en varias etapas
de curación y había perdido tanto peso, que los huesos parecían abrirse camino a
través de la carne. La piel estaba gris en vez de un saludable rosa y su olor natural
era casi inexistente.
  Se estaba muriendo.
  El horror de todo aquello hizo que le fallaran las rodillas hasta el punto de que
perdiera el equilibrio y tuviera que sujetarse contra la puerta.
  Pero incluso mientras se tambaleaba, su mente entró en acción. Doc Jane tenía que
venir a examinarla y Xhex necesitaba alimentarse.
  No tenían mucho tiempo.
  Si iba a vivir, él tendría que tomar el control aquí.




                                          ~1 7 7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   John se arrancó la chaqueta de cuero y se subió la manga de un tirón mientras se
dirigía a ella. Lo primero que hizo fue cubrir gentilmente su desnudez colocándole
por encima la sábana superior. La segunda fue empujar la muñeca derecha ladeada
hasta‖su‖boca<‖y‖esperó‖a‖que‖los‖instintos‖de‖Xhex‖tomaran‖el‖control.
   Puede que su mente no le deseara, pero su cuerpo no iba a poder resistirse a lo que
tenía para ofrecerle.
  La supervivencia siempre triunfaba sobre los asuntos del corazón. Él era la prueba
evidente de ello.




                                        ~1 7 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 22



  Xhex sintió un suave roce en hombro y cadera mientras John le ponía la sábana a
su alrededor.
  Tras el refugio de su mano, inhaló y todo lo que olió fue a macho bueno, limpio y
sano... y el olor agitó el hambre en las profundidades de su estómago, su apetito y
necesidades despertaron de su sueño con un rugido.
  Y eso fue antes de que John pusiera la muñeca tan cerca que podría haberla
besado.
  Sus instintos symphath serpentearon y leyeron las emociones de él.
   Tranquilo y decidido. Totalmente hermético en su cabeza y corazón, John iba a
salvarle el culo aunque fuera lo último que hiciera en la vida.
  —John... —susurró.
  El‖problema‖de‖esta‖situación<‖ bueno,‖uno‖ de‖ellos<‖era‖que‖él‖no‖ era‖el‖único‖
que sabía cuán cerca estaba de la muerte.
  Su ira hacia Lash había sido su sustento mientras había estado encarcelada y
maltratada y había creído que así seguiría siendo cuando saliera. Pero en el instante
en que hizo la llamada a Rehv, toda su energía se había desvanecido y la había
dejado con nada más que un latido de corazón. Y no mucho de eso tampoco.
  John movió la muñeca aún más cerca... de forma que su piel le rozara la boca.
  Los colmillos de Xhex se alargaron en un empuje lento al mismo tiempo que su
corazón hipaba como si no funcionara bien.
   Tenía una elección en este momento tranquilo y cargado: tomar la vena y
quedarse. Rechazarle y morir delante de él en más o menos la siguiente hora. Porque
él no iba a irse a ninguna parte.
   Apartando la mano de la cara, le recorrió con la mirada. Era tan hermoso como
siempre, el tipo de cara con la que las hembras soñaban.
  Levantando la palma, se estiró hacia él.



                                        ~1 7 9 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   La sorpresa llameó los ojos de John y luego se agachó para que la mano aterrizara
contra la mejilla cálida. El esfuerzo de mantener el brazo alzado resultó ser
demasiado, pero cuando los dedos le temblaron, él puso su propia palma sobre la de
ella, manteniéndola en el lugar.
   Los profundos ojos azules de John eran una especie de paraíso, el color era como
el de un cálido y oscuro cielo.
  Había una decisión que tomar aquí. Tomar la vena o...
   Cuando no pudo encontrar la energía necesaria para terminar el pensamiento, se
sintió como si se hubiera perdido: a juzgar por el hecho de que parecía estar
consciente,‖suponía‖que‖estaba‖viva<‖pero‖no‖ ya‖en‖su‖propia‖piel.‖Su‖lucha‖había‖
pasado hacía mucho, habiéndose evaporado aquello que más la definía. Lo cual tenía
sentido. Ya no tenía interés en vivir y no podía fingir eso, ni por él, no por sí misma.
  Dos viajes alrededor del parque de atracciones para prisioneros habían sido
demasiado.
  Entonces... qué hacer, qué hacer.
   Se lamió los labios secos. No había nacido en términos que ella hubiera elegido o
para los que se hubiera ofrecido voluntaria y su tiempo respirando, comiendo,
luchando y follando no había supuesto una mejoría del punto de partida. Podía, sin
embargo,‖irse‖bajo‖sus‖propios‖términos<‖y‖hacerlo‖tras‖haber‖enderezado‖las‖cosas.
   Sí, esa era la respuesta. Gracias a las últimas tres semanas y media, tenía una lista
tremenda de cosas que hacer antes de morir. Claro que sólo había una entrada en
ella, pero a veces eso era suficiente para motivarte.
   En una ráfaga de resolución, su dura capa exterior se reafimó, la extraña sensación
de flotar que la había empañado se disipó y dejó a su paso una aguda conciencia.
Bruscamente, sacó la mano de debajo de la de John y la retirada clavó un estallido de
puro temor en la rejilla emocional de él. Pero entonces Xhex atrajo la muñeca hacia
ella y desnudó los colmillos.
  El triunfo de John fue una ola de calor.
   Por lo menos hasta que se hizo patente que‖no‖tenía‖fuerza‖para‖desgarrar‖la‖piel<‖
los incisivos no hicieron mas que arañar la superficie. Sin embargo, John estaba
atento. Con un movimiento rápido, pinchó su propia vena y llevó la fuente a sus
labios.
  El primer trago fue... una transformación. Su sangre era tan pura que le quemaba
en la boca y la garganta... y el fuego que se le encendió en el estómago desgarró su
cuerpo, deshelándola, avivándola. Salvándola.
   Con succiones ávidas, tomó de él para revitalizarse, cada trago una balsa
salvavidas a la que arrastrarse, cada extracción una cuerda arrojada sobre el


                                         ~1 8 0 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


precipicio de su fallecimiento, cada succión de la vena la brújula que necesitaba para
encontrar el camino de vuelta a casa.
  Y él se entregaba sin expectativas, esperanza o indicios de emociones.
  Lo cual incluso en medio de su frenesí, le causó dolor. Le había roto el corazón a
conciencia.‖No‖le‖había‖dejado‖nada‖que‖esperar.‖Pero‖a‖él‖no‖lo‖había‖roto<‖y‖eso‖le‖
hacía respetar al tipo como nada más podía haberlo logrado.
    Mientras se alimentaba, el tiempo fluía como lo hacia la sangre, hacia el infinitio y
el interior de ella.
   Cuando finalmente quedó llena, liberó la succión sobre su piel y lamió para cerrar
la herida.
   Los temblores comenzaron poco después. Empezaron en las manos y pies y
rápidamente se centralizaron en el pecho, temblores irrefrenables que hicieron que le
castañetearan los dientes, el cerebro y la visión hasta que se sintió como un calcetín
suelto tirado en la secadora.
  A través del temblor, vislumbró a John sacando el teléfono móvil de la chaqueta.
  Trató de cogerle de la camisa.
  —N-n-n-no. N-n-n-n<
  Él la ignoró, ladeando la maldita cosa y tecleando.
  —J-j-jo-der<‖—gimió.
  Cuando él cerró el teléfono dijo:
  —I-i-i-intentar ll-ll-llevarme a H-H-Havers ahora n-n-no f-f-funcio-o-o-nará.
   Su temor a las clínicas y procedimientos médicos iba a hacerla traspasar el límite y
gracias a él, ahora tenía energía para hacer algo con su pánico. Y para todos ellos no
iba a ser una alegría controlarla.
  John sacó un libreta y garabateó algo. Le dio la vuelta y salió poco después, todo lo
que ella pudo hacer fue cerrar los ojos cuando la puerta se cerró.
  Separando los labios, respiró por la boca y se preguntó si tenía suficiente energía
para levantarse, vestirse y salir antes de que la brillante idea de John apareciera. Un
chequeo rápido le dijo que era un imposible. Si no podía levantar la cabeza y sacarla
de la almohada más de segundo y medio, estaba jodida en cuanto a ponerse en
posición vertical.
   A John no le llevó mucho regresar con Doc Jane, la médico personal de la
Hermandad de la Daga Negra. La hembra fantasmal llevaba consigo una bolsa negra
y‖ exudaba‖ la‖ clase‖ de‖ competencia‖ médica‖ que‖ Xhex‖ valoraba<‖ pero‖ que‖ habría‖
preferido infinitamente que aplicara en otros y no en ella.


                                          ~1 8 1 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


   Doc Jane se acercó y dejó sus cosas en el suelo. La chaqueta blanca y el uniforme
de médico eran sólidos a la vista, aunque las manos y la cara eran traslúcidas. Todo
eso cambió, sin embargo, cuando se sentó en el borde de la cama. Todo en ella tomó
forma y la mano que colocó sobre el brazo de Xhex era cálida y pesada.
  No obstante, incluso la compasiva doctora hacía que le picara la piel. Realmente
no quería que nadie la tocara.
  Cuando la buena doctora quitó la mano, tuvo la sensación de que la hembra lo
sabía.
   —Antes de que me digas que me vaya, hay unas cuantas cosas que deberías saber.
Ante todo, no comunicaré tu paradero a nadie y no compartiré lo que sea que me
digas o encuentre con nadie. Tendré que informar a Wrath de que te he examinado,
pero cualquier hallazgo clínico es tuyo y sólo tuyo.
  Sonaba bien. En teoría. Pero no quería a la hembra en ningún lugar cerca de ella
con lo que hubiera en esa bolsa negra.
  La Doc Jane siguió.
  —Segundo, no sé una mierda sobre symphaths. Así que si hay algo
anatómicamente distinto o‖ significativo‖ en‖ esa‖ mitad‖ tuya<‖ No‖ sabré‖
necesariamente cómo tratarlo. ¿Aún así consientes en que te examine?
  Xhex se aclaró la garganta e intentó bloquear los hombros para no temblar tanto.
  —No q-quiero que me examinen.
  —Eso es lo que dijo John. Pero has‖pasado‖por‖un‖trauma<
   —No f-f-fue tan malo. —Desde el rincón, presintió la respuesta emocional de John
a eso, pero no tenía energía suficiente para desentrañar los detalles de lo que él
estaba sintiendo—. Estoy b-b-bien.
  —Entonces deberías ver esto simplemente como una formalidad.
  —¿Parezco a-a-alguien formal?
  La mirada verde bosque de la Doc Jane se entrecerró.
  —Pareces alguien a quien han dado una paliza. Que no se ha alimentado
apropiadamente. Y no ha dormido. ¿A menos que quieras decirme que esa
magulladura púrpura del hombro es maquillaje? ¿Y esas ojeras son un espejismo?
   Xhex estaba bien familiarizada con la gente que no aceptaba un no por
respuesta<‖hay‖que‖joderse,‖llevaba‖años‖trabajando‖con‖Rehv.‖Y‖a‖juzgar‖por‖el‖tono‖
duro y equilibrado, quedaba puñeteramente claro que la doctora iba a hacerlo a su
manera o no se iba a marchar. Jamás.
  —M-m-m-maldición.


                                        ~1 8 2 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —PTI, cuando antes comencemos, antes se acabará.
  Xhex miró a John, pensando que si tenían que reconocerla, él no iba a ser
precisamente un valor añadido. En realidad John no necesitaba saber nada más de
que lo que probablemente había adivinado sobre la condición en que estaba.
  La doctora miró por encima del hombro.
  —John, ¿te importa esperar en el pasillo, por favor?
   John agachó la cabeza y se retiró de la habitación, la tremenda extensión de su
espalda desapareció por la puerta. Cuando el cerrojo chasqueó al volver a su lugar, la
buena doctora abrió esa jodida bolsa suya y lo primero en salir fueron el estetoscopio
y el aparato para medir la tensión.
   —Sólo voy a escuchar tu corazón —dijo la hembra, poniéndose el estetoscopio en
las orejas.
   La visión de los instrumentos médicos fue gasolina para los temblores de Xhex y
tan fuera de sí como estaba, se encogió acobardada.
  Doc Jane se detuvo.
  —No voy a hacerte daño. Y no haré nada que no quieras que haga.
  Xhex cerró los ojos y se giró de espaldas. De repente cada músculo del cuerpo le
dolía.
  —Acabemos con esto.
   Cuando la sábana fue levantada, una corriente de aire frío le rozó la piel y el disco
frío fue colocado contra su esternón. Los flashbacks amenazaron con enviarla a una
montaña rusa de gritos y miró fijamente hacia el techo, tratando de evitar levitar del
puñetero colchón.
  —R-rápido, D-d-doc. —No podría contener el pánico durante mucho tiempo.
  —¿Podrías respirar hondo para mí?
  Xhex hizo cuanto pudo y acabó dando un respingo. Claramente, tenía rotas una o
más costillas, probablemente de golpear la pared al salir de ese dormitorio.
  —¿Puedes incorporarte? —preguntó Doc Jane.
   Xhex gimió una maldición cuando intentó levantar el torso de la cama y falló. Doc
Jane acabó por tener que ayudarla y cuando la doctora se fijó en su espalda, silbó un
poco.
  —No duele tanto —espetó Xhex.
  —Déjame que lo dude. —Otra vez el disco metálico rondó de acá para allá—.
Respira tan profundo como puedas sin hacerte daño.



                                         ~1 8 3 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Xhex lo intentó y se sintió aliviada cuando la mano amable de la doctora la
exhortó volver a las almohadas y la sábana flotó de vuelta a su lugar una vez más.
  —¿Puedo comprobar tus brazos y piernas en busca de heridas? —Cuando Xhex se
encogió de hombros, Doc Jane dejó el estetoscopio y bajó de la cama. Hubo otra
corriente‖cuando‖retiró‖la‖s{bana<‖y‖entonces‖la‖otra‖hembra‖vaciló.
  —Marcas muy profundas de ataduras alrededor de los tobillos —murmuró la
doctora, casi para sí misma.
  Bien, eso era porque Lash la había atado con alambre a veces.
  —Muchos‖moratones<
  Xhex detuvo la inspección cuando la sábana fue alzada hasta las caderas.
  —Digamos solamente que siguen su camino al norte, ¿vale?
  Doc Jane volvió a colocar la sábana donde había estado.
  —¿Puedo palparte el vientre?
  —Adelante.
   Xhex se tensó ante la idea de ser destapada otra vez, pero Doc Jane sólo estiró la
sábana y empujó y pinchó. Desafortunadamente, no había modo de ocultar los
respingos, especialmente cuando las cosas se dirigieron estómago abajo.
  La doctora se recostó y miró directamente a los ojos de Xhex.
  —¿Alguna posibilidad de que me permitas hacerte un examen interno?
  —Interno‖ como‖ en<‖ —Cuando captó el significado, Xhex sacudió la cabeza—.
No. Eso no va a suceder.
  —¿Fuiste asaltada sexualmente?
  —No.
  Doc Jane asintió una vez.
  —¿Hay algo que deba saber que no me hayas dicho? ¿Dolor en algún lugar
concreto?
  —Estoy bien.
  —Estás sangrando. No estoy segura de que seas consciente de ello. Pero sangras.
  Xhex frunció el entrecejo y se miró los brazos temblorosos.
  —Hay sangre fresca en el interior de tus muslos. Por eso te he preguntado si podía
hacer el examen interno.
  Xhex sintió que una oleada de terror la cubría.



                                        ~1 8 4 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  —Te lo preguntaré un vez más. ¿Has sido asaltada sexualmente? —No había
emoción detrás de las palabras clínicas y la doctora había supuesto bien. Xhex no
habría estado interesada en histerias ni niñerías y sobre todo para nada en la
compasión.
  Cuando no contestó, Doc Jane leyó el silencio correctamente y dijo:
  —Alguna posibilidad de que pudieras estar embarazada.
  Oh... Dios.
  Los ciclos symphath eran raros e imprevisibles y ella había estado tan ensimismada
en el drama de su captura y cautiverio, que ni había pensado en las repercusiones.
  En ese momento, despreció ser una hembra. De veras que sí.
  —No lo sé.
  Doc Jane asintió una vez más.
  —¿Cómo puedes saber si lo estás?
  Xhex sacudió la cabeza.
  —No hay manera de que lo esté. Mi cuerpo ha pasado por demasiado.
   —Permíteme hacer el examen interno, ¿vale? Sólo para estar seguras de que no
está pasando nada por dentro que yo pueda sentir. Y luego me gustaría llevarte al
complejo de la Hermandad y hacerte un ultrasonido. Estarás realmente incómoda
cuando revise tu vientre. Tengo a V‖viniendo‖en‖coche<‖ya‖casi‖debería‖estar‖aquí.
   Xhex apenas oía una palabra de lo que le decía. Estaba demasiado ocupada
rememorando el último par de semanas. Había estado con John el día antes del
secuestro. Esa última vez. Quizá...
  Si estaba embarazada, se negaba de plano a creer que tuviera algo que ver con
Lash. Eso sería demasiado cruel. Jodidamente cruel.
  Además, quizá había otra razón para el sangrado.
  Como un aborto, insistió en indicar parte de su cerebro.
  —Hazlo —dijo Xhex—. Pero hazlo rápido. No me manejo bien con esta mierda y
voy a perder la chaveta si tarda más que unos pocos minutos.
  —Seré rápida.
   Mientras cerraba los ojos y se preparaba, una rápida exposición de diapositivas se
instaló en su cabeza. Destello: su cuerpo en una mesa de acero inoxidable en un
cuarto alicatado. Destello: tobillos y muñecas atados. Destello: médicos humanos ojos
crueles y curiosos acercándose a ella. Destello: una videocámara en la cara y




                                        ~1 8 5 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


moviéndose lentamente hacia abajo. Destello: un escalpelo atrapando la luz desde
arriba.
  Chasquido. Chasquido.
   Abrió los párpados ante los sonidos porque no estaba segura de si lo que había
oído estaba en su cabeza o en el cuarto. Era lo último. Doc Jane se había puesto
guantes de látex.
  —Seré suave —dijo Jane.
  Lo cuál era un término relativo, por supuesto.
   Xhex apretó las sábanas entre los puños y sintió como los músculos del interior de
los muslos sufrían espasmos mientras se ponía rígida de la cabeza a los pies. Las
buenas noticias sobre el acto de petrificarse fueron que le curó los temblores.
  —Preferiría que fueras rápida.
  —Xhex<‖quiero‖que‖me‖mires.‖Ahora.
  La mirada dispersa de Xhex giró por todas partes.
  —¿Qué?
  —Sostenme la mirada. Aquí. —La doctora se señaló a los ojos—. Sostenla.
Concéntrate en mi cara y sabrás que a mí también me han hecho esto, ¿vale? Sé
exactamente lo que estoy haciendo y no sólo porque haya sido entrenada.
  Xhex se obligó a enfocar y... Jesús, ayudó. Sostener esa mirada verde ayudó.
  —Lo sentirás.
  —¿Disculpa?
  Xhex se aclaró la garganta.
  —Si estoy<‖embarazada,‖lo‖sentir{s.‖
  —¿Cómo?
   —Cuando<‖ habr{‖ una‖ patrón.‖ Dentro.‖ No<‖ —Tomó un aliento superficial,
recurriendo a los cuentos que había oído a la gente de su padre—. Las paredes no
serán lisas.
  Doc Jane ni siquiera parpadeó.
  —Lo capto. ¿Lista?
  No.
  —Sí.
   Xhex tenía sudores fríos para cuanto todo acabó y la costilla que se había roto
chillaba a causa de su fuerte respiración entrecortada.


                                         ~1 8 6 ~
J.R.Ward                                             Amante Mío
                                         8º Hermandad de la Daga Negra


 —Dime —dijo con voz ronca.




                              ~1 8 7 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 23



  —Te lo estoy diciendo... Eliahu está vivo. Eliahu Rathboone... está vivo.
   De pie en su habitación de la mansión Rahtboone, Gregg Winn miraba por la
ventana a alguna especie de liquen español distintivo de Carolina del Sur. A la luz de
la luna, esa mierda era tan espeluznante como una sombra lanzada por un objeto no
discernible... o un cuerpo.
  —Gregg, ¿me oyes?
   Después de frotarse el sueño de los ojos, miró sobre su hombro a su joven y guapa
narradora. Holly Fleet estaba justo dentro de la puerta, con su largo cabello rubio
echado hacia atrás desde su cara apenas maquillada, sus ojos no era tan grandes o
cautivadores sin las falsas pestañas o el brillo que llevaba ante la cámara. Pero la bata
rosa de seda no hacía nada, absolutamente nada por ocultar su cuerpo excitante.
   Y estaba prácticamente vibrando, la vibración provenía de su interior como si ella
fuera una campana y un maldito campanero la hubiara golpeado.
   —Eres consciente —Gregg arrastró las palabras—, de que el HDP murió hace
ciento cincuenta años.
  —Entonces su fantasma está realmente aquí.
  —Los fantasmas no existen. —Gregg dio la espalda a la vista—. Tú más que nadie
deberías saberlo.
  —Este sí.
  —¿Y me despiertas a la una de la madrugada para decirme esto?
   No era un buen movimiento por su parte. Se habían pasado la noche antes casi sin
dormir y él se había pasado el día trasteando por teléfono con L.A. Había golpeado la
cama‖ hacía‖ una‖ hora‖ sin‖ esperar‖ dormir<‖ pero‖ afortunadamente‖ su‖ cuerpo‖ tenía‖
otros planes.
   O eso o su cerebro le estaba diciendo que lo dejara porque la mierda no iba a
seguir viento en popa. Ese mayordomo era inamovible en cuestión de permisos;



                                          ~1 8 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


ambos avances de Gregg hacían sido rechazados, el del desayuno cortésmente
declinado, el de la cena ignorado.
   Entretanto tenían algún metraje fenomenal que ya había enviado. Gracias a
disparos evocativos captados a escondidas, la plana mayor le había dado el visto
bueno para cambiar la localización especial... pero le estaban presionando para un
corte promocional que poder emitir TPCSP.
  Lo cual no podía ocurrir hasta que el mayordomo se ablandase.
  —¿Hola? —exclamó Holly—. ¿Me estás escuchando?
  —¿Qué?
  —Quiero irme.
  Él frunció el ceño, pensando que la chica no tenía cerebro suficiente para estar
asustada por nada menor que un trailer de dieciocho ruedas con su nombre escrito
en la parrilla delantera.
  —¿Ir adónde?
  —De vuelta a L.A.
  Casi respingó hacia atrás.
  —¿L.A? Estás bromeando... Vale, eso no va a pasar. A menos que quieras acudir a
Orbitz5 y facturarte de vuelta como equipaje. Tenemos trabajo que hacer aquí.
   Lo cual dado pelaje del culo de ese mayordomo incluía un montón de peloteo y
súplicas. Lo último era especialidad de Holly. Y en realidad... si estaba asustada,
sería una ventaja. Podría aprovecharlo con el tío. Normalmente los hombres
respondían bien a ese tipo de cosas... especialmente el tipo de hombre adecuado que
seguramente canalizaba caballerosidad a través de cada uno de sus huesos secos y
larguiruchos.
   —Estoy realmente... —Holly tiró de las solapas de seda más cerca de su cuello... de
forma que la delantera de la bata se estiró contra sus pezones duros—. Estoy
aterrada.
  Hmm. Si era un juego para llevarlo a la cama... no estaba tan cansado.
  —Ven aquí.
  Estiró los brazos y cuando ella se adelantó y puso su cuerpo contra el de él, sonrió
mientras miraba sobre su cabeza. Dios, olía bien. No a esa mierda florida que
normalmente llevaba encima, sino a algo más oscuro. Agradable.
  —Nena, sabes que tienes que quedarte con nosotros. Necesito que obres tu magia.
   Fuera, el musgo español ondeaba en la brisa, la luz de la luna lo captaba y creaba
la ilusión de gasa, así que los árboles parecían estar engalanados.


                                        ~1 8 9 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —Algo no va bien aquí —dijo ella en su pecho.
   Abajo, en el césped, una figura solitaria paseó tranquilamente a la vista. Estaba
claro, Stan iba a dar un paseo alcohólico.
  Gregg sacudió la cabeza.
   —Lo único que no está bien es ese maldito mayordomo. ¿No quieres ser famosa?
Un especial aquí va a abrirte las puertas. Podrías estar presentando Bailando con las
Estrellas a continuación. O Gran Hermano.
  Pudo decir que había captado su atención, porque su cuerpo se relajó y para
ayudarla a seguir por ahí, le frotó la espalda.
   —Esa es mi chica. —Observó a Stan vagar por ahí, con las manos en los bolsillos,
alejándose de la casa, su cabello largo moviéndose al viento. Otro par de metros y
estaría bañado por la luz de la luna cuando saliera de debajo de los árboles—. Ahora,
quiero que te quedes aquí conmigo... como ya he dicho, tú de entre todos deberías
saber que esas historias de fantasmas nunca son nada más que suelos de madera que
rechinan. Tenemos trabajo sólo porque la gente quiere creer en esa mierda
espeluznante.
  En ese preciso instante alguien subió las escaleras, las pisadas suaves venían
acompañadas por auténticos efectos especiales Vincent Price, quejidos y gemidos de
madera vieja que penetraban la quietud.
   —¿Es de eso de lo que tienes miedo? ¿Sólo algunos ruidos en la noche? —dijo,
apartándose y bajando la mirada hacia ella. Sus labios regordetes trajeron de vuelta
algunos recuerdos muy buenos y le rozó la boca con el pulgar, pensando que tal vez
se había puesto más silicona. Parecían extra hinchados y bonitos.
  —No... —susurró ella—. No es eso.
  —¿Entonces por qué crees que hay un fantasma?
  Sonó un golpe en la puerta y la voz de Stan llegó amortiguada.
  —¿Estáis follando o puedo irme a la cama ya?
  Gregg frunció el ceño y giró la cabeza hacia la ventana. Esa figura solitaria salió al
haz de luz de luna... y desapareció directamente en el aire.
   —Porque acabo de acostarme con él —dijo Holly—. Acabo de acostarme con
Eliahu Rathboone.




                                         ~1 9 0 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 24



  Fuera, en el pasillo del sótano de la casa de Xhex, John estaba desgastando una
senda en el suelo de piedra. Arriba y abajo. Arriba y abajo. Mientras, no se oía
absolutamente nada a través de la puerta del dormitorio.
   Lo cual‖ suponía‖ que‖ era‖ bueno<‖ ni‖ gritos‖ ni‖ maldiciones,‖ con‖ suerte‖ eso‖
significaba que el examen de Doc Jane no estaba provocando dolor.
   Había enviado un mensaje a Rehvenge y le había dicho al macho que Xhex había
sido encontrada y que iba a intentar llevarla de vuelta al complejo. Sin embargo no
mencionó el sótano.
  Estaba claro que ella quería proteger su privacidad, porque si Rehv hubiera sabido
de él, el tipo habría insistido en venir aquí tras no encontrarla en la cabaña de caza.
   Después de comprobar su reloj, John se pasó la mano por el cabello otra vez y se
preguntó cómo hombres vinculados como Wrath, Rhage y Z manejaban una mierda
así<‖Cristo,‖Z‖había‖tenido‖que‖pasar‖por‖ver‖a‖Bella‖dando‖a‖luz.‖¿Cómo‖demonios‖
lo hacían?
  La puerta se abrió y él se giró, sus suelas chirriaron sobre el suelo.
  Doc Jane se mostraba sombría.
  —Est{‖de‖acuerdo‖en‖ir‖al‖complejo.‖V‖debe‖estar‖fuera‖esperando‖en‖el‖Escalade<‖
¿puedes comprobar si está ahí?
  John dijo por señas, ¿Ella está bien?
  —Ha pasado por mucho. Ve a comprobar si el coche está ahí, ¿vale? Y vas a tener
que llevarla en brazos, ¿de acuerdo? No quiero que camine y no voy a utilizar una
camilla porque no hay necesidad de montar una escena en la calle.
   John no dio más la lata y salió desbocado del sótano. Con el freno puesto, con las
luces apagadas pero el motor en marcha, estaba el SUV. Detrás del volante, se
produjo un destello de naranja cuando V dio una calada a su cigarrillo liado a mano.
  El Hermano bajó la ventanilla.
  —¿Nos la llevamos?


                                          ~1 9 1 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  John asintió con la cabeza una vez y se apresuró a volver adentro.
   Cuando llegó a la puerta de la habitación de Xhex, ésta estaba cerrada, así que
llamó suavemente.
  —Un minuto —dijo Doc Jane, con voz amortiguada—. Vale.
   Abrió y encontró a Xhex todavía de costado. Le habían envuelto una toalla
alrededor‖y‖una‖s{bana‖nueva‖la‖cubría‖de‖la‖cabeza‖a‖los‖pies.‖Cristo<‖deseó‖que‖su‖
piel ofreciera un poco más de contraste con toda esa mierda blanca.
   John se aproximó y pensó que era raro. Nunca antes se había visto a sí mismo más
alto que ella. Ahora él descollaba y no sólo porque ella estuviera postrada.
  Ahora voy a recogerte, indicó mientras movía los labios formando las palabras.
   Los ojos de Xhex se fijaron en los suyos y luego asintió e intentó sentarse. Mientras
luchaba por hacerlo, él se inclinó y la cogió en sus brazos.
  No pesaba lo suficiente.
   Cuando se enderezó, Doc Jane lanzó rápidamente las colchas de la cama sobre el
colchón y le hizo una seña hacia la puerta.
   La rigidez del cuerpo de Xhex le estaba costando energías y deseó decirle que se
relajara, pero incluso si hubiera tenido voz, habría sido un desperdicio. Ella no era
del tipo que se dejaba llevar en brazos bajo ninguna circunstancia, por nadie.
  Al‖menos<‖normalmente.
   El pasillo pareció tener dos kilómetros de longitud y fuera, los tres metros que le
llevó cruzar la acera hasta el SUV fueron dos veces esa distancia.
  V saltó de detrás del volante y abrió la puerta trasera.
  —Puede estirarse aquí. Puse mantas antes de salir.
   John asintió con la cabeza y fue a tenderla en el suave nido al que habían dado
forma.
  La mano de ella se alzó y se cerró sobre su hombro.
  —Quédate conmigo. Por favor.
   Se‖ quedó‖ congelado‖ una‖ fracción‖ de‖ segundo<‖ y‖ luego‖ a‖ base‖ de‖ pura‖ fuerza‖
bruta, subió y entró mientas todavía la mantenía sujeta. Colocarse fue‖torpe<‖pero‖
finalmente consiguió situarles contra la pared interior del coche con sus piernas
flexionadas por las rodillas y ella en su regazo, acunada contra el pecho.
  Las puertas se cerraron y luego se produjeron dos golpes más y un rugido del
motor.




                                          ~1 9 2 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   A través de las ventanas ahumadas, las luces centelleaban y se retiraban mientras
atravesaban la ciudad a toda prisa.
   Cuando Xhex comenzó a temblar, él envolvió los brazos más firmemente a su
alrededor, conservando el calor de ella contra su cuerpo y animando a su propia
calidez a entrar en ella. Y tal vez funcionara, porque después de un momento, apoyó
la cabeza contra sus pectorales y el temblor cesó.
   Dios<‖llevaba‖tanto‖tiempo‖desando‖tenerla‖entre‖sus‖brazos.‖Había‖imaginado‖y‖
visualizado escenarios donde ocurriría.
  Este no era ninguno de ellos.
   Inhaló‖ profundamente,‖ con‖ intención‖ de‖ dejar‖ escapar‖ un‖ suspiro<‖ y‖ captó‖ la‖
fragancia que estaba exudando. Especias oscuras. De la clase que olía en los
Hermanos cuando sus shellans estaban alrededor. Del tipo que significaba que tu
cuerpo estaba sopesando sus emociones y no había vuelta atrás.
   Maldito fuera, no había forma de ocultar el vínculo y ninguna de detenerlo. Todo
el tiempo, desde que la había conocido por primera vez, se había estado acercando
centímetro a centímetro a este acantilado y estaba claro que se había inclinado por el
borde cuando ella se había alimentado de él.
  —¿John? —susurró ella.
  Le dio un ligero golpe en el hombro para que supiera que la había oído.
  —Gracias.
  Posó la mejilla en su cabello y asintió con la cabeza para que ella pudiera sentirlo.
  Cuando‖ Xhex‖ se‖ apartó‖ quit{ndose‖ de‖ debajo,‖ no‖ le‖ sorprendió<‖ al‖ menos‖ no‖
hasta que comprendió que era porque quería mirarle.
   Oh, Jesús, odiaba la expresión en su cara delgada. Miedo hasta el punto del terror,
los ojos gris profundo mostraban el color del asfalto apagado.
  Estás bien, dibujó él con la boca. Vas a estar bien.
  —Lo estoy. —Cerró los ojos con fuerza—. De veras lo estoy.
  Si estaba en su mano hacer algo al respecto, mierda, sí.
  Los labios de Xhex se abrieron de nuevo.
  —Lo siento mucho —dijo roncamente.
  ¿El qué?
  —Todo. Haberte tratado como lo hice. Ser quien soy. Tú mereces algo mucho
mejor.‖Yo<‖lo‖siento‖de‖veras.




                                            ~1 9 3 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Su voz se rompió al final y cuando empezaba a parpadear, volvió a posar la
cabeza y le puso la palma justo sobre el corazón palpitante.
  Era en momentos así cuando deseaba desesperadamente poder hablar. Después
de todo, no iba a moverla de acá para allá para sacar su puñetera libreta.
   Al final, simplemente la abrazó con cuidado porque era todo lo que tenía que
ofrecer.
  Y no iba a confundir este cambio con lo que no era. Una disculpa no era una
declaración de amor y ni siquiera era necesaria, porque de todos modos él se lo había
perdonado todo.
  Aunque ayudaba, en cierto modo. Todavía había una gran distancia a la forma en
que había esperado que las cosas fueran entre ellos, pero era condenadamente mejor
que nada.
   John le sujetó la sábana más alto sobre el hombro, luego dejó caer la cabeza hacia
atrás. Mirando por la ventana ahumada, sus ojos buscaron las estrellas que
punteaban el negro denso y aterciopelado del cielo nocturno.
 Curioso, sentía como si el cielo estuviera contra su pecho en vez de sobre todo el
mundo.
  Xhex estaba viva. Y en sus brazos. Y la estaba llevando a casa.
  Sí. Teniéndolo todo en cuenta, las cosas podrían haber salido puñeteramente peor.




                                        ~1 9 4 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra




                                 Capítulo 25



  Lash reflexionaría más tarde sobre como uno nunca sabía con quién se iba a
cruzar. Nunca se sabía cómo una simple decisión entre ir a izquierda o derecha en un
cruce podía cambiar las cosas. A veces las decisiones no tenían importancia. Otras...
te llevaban a lugares inesperados.
   En el momento actual, sin embargo, aún no había alcanzado esa revelación. Estaba
simplemente conduciendo por una zona de granjas, circulando, pensando en el
tiempo.
  En el pasado más reciente para ser exactos.
  —¿Cuánto falta?
  Lash miró a través del habitáculo del Mercedes. La prostituta que había recogido
en un callejón del centro era bastante guapa y tenía la suficiente silicona como para
dedicarse al porno, pero la adicción a las drogas de Plástica-Fantástica la había
dejado huesuda y nerviosa.
   Desesperada, también. Tan colgada que sólo le había costado cien dólares subirla
al AMG para ir a una "fiesta".
  —No mucho —replicó, volviendo a centrar la atención en la carretera que tenía
delante.
   Estaba desilusionado como la mierda. Cuando había pintado todo esto en su
cabeza,‖ Xhex‖ estaba‖ atada‖ y‖ amordazada‖ en‖ el‖ asiento‖ trasero<‖ mucho‖ m{s‖
romántico. En lugar de eso, tenía que cargar con ésta muñeca hinchable fea como una
rata. Pero no podía luchar contra la situación en la que estaba: necesitaba
alimentarse, su padre esperaba que se cerraran algunos negocios y encontrar a Xhex
iba a requerir más tiempo del que había pensado.
   Y la peor de todas las concesiones era que ésta zorra que llevaba de copiloto era
humana: Mucho menos útil que un vampiro hembra, pero tenía la esperanza de que
esos ovarios trabajaran a su favor cuando le chupara la sangre.
  Es más, no había sido capaz de encontrar a un miembro de su raza con faldas.



                                        ~1 9 5 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


  —¿Sabes? —dijo ella arrastrando las palabras—, solía trabajar de modelo.
  —¿De verdad?
  —Abajo,‖ en‖ Manhattan.‖ Pero‖ ya‖ sabes,‖ esos‖ bastardos<‖ en‖ realidad‖ no‖ se‖
preocupan por ti. Sólo quieren usarte, ya sabes.
   Vale. Lo primero, tenía que olvidarse de que había escuchado alguna vez la frase
ya sabes. Y segundo, ¿cómo iba a estar haciendo algo mucho mejor aquí abajo en
Caldwell?
  —Me gusta tu coche.
  —Gracias —masculló él.
   Ella se inclinó, sus pechos sobresaliendo del corpiño rosa que llevaba. El trapo
tenía manchas de grasa en los costados, de manos sucias, como si no lo hubieran
lavado en un par de días y olía a cerezas falsas, sudor y humo de crack.
  —¿Sabes? me gustas....
   La mano de ella fue a su muslo y luego bajó la cabeza hacia su regazo. Cuando la
sintió hurgar alrededor de su cremallera, le agarró un puñado de la maraña rubia
oxigenada y tiró bruscamente hacia arriba.
  Ella ni siquiera notó el dolor.
  —No empecemos aún —dijo él—. Ya casi llegamos.
  La mujer se relamió los labios.
  —Claro. Vale.
   Los campos cosechados a cada lado de la carretera estaban bañados por la luz de
la luna y las casas de madera que punteaban los terrenos desolados brillaban blancas.
La mayoría de ellas tenían un porche iluminado y eso era todo. Por aquí, cualquier
cosa después de la medianoche era muuuuuuy pasada la hora de irse a la cama.
  Esa era en parte la razón de que tuviera sentido tener un puesto de avanzada aquí,
en la tierra de la tarta de manzana y las banderas americanas.
   Cinco minutos después, giraron hacia una granja y aparcaron cerca de la puerta
principal.
  —Aquí no hay nadie más –dijo ella—. ¿Somos los primeros?
  —Sí —apagó el motor—. Vamos.
  El clic que sonó junto a su oreja lo dejó helado.
  La voz de la prostituta ya no era confusa.
  —Sal del coche, hijoputa.



                                         ~1 9 6 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Lash giró lentamente la cabeza y casi da un beso de tornillo a una nueve
milímetros. Al otro extremo del arma, las manos de la puta eran firmes como rocas y
sus ojos ardían con la clase de inteligencia aguda que uno tenía que respetar.
  Sorpresa, sorpresa, pensó él.
  —Sal. Fuera —dijo ella bruscamente.
  Él sonrió lentamente.
  —¿Has disparado esa cosa alguna vez antes?
  —Montones —Ella ni se inmutó—. Y no tengo problemas con la sangre.
  —Ah. Bueno, bien por ti.
  —Sal.
  —Así que éste era el plan. Sacarme del coche. Dispararme en la cabeza y dejarme
por muerto. ¿Te llevarás el Mercedes, mi reloj de pulsera y mi cartera?
   —Y lo que hay en tu maletero.
   —¿Necesitas una rueda de repuesto? ¿Sabes?, puedes comprar una en cualquier
tienda Firestone o Goodyear. Sólo PTI.
  —¿Crees que no sé quién eres?
  Oh, estaba jodidamente seguro de que no tenía ni idea.
  —Por qué no me lo dices tú.
  —He visto este coche. Te he visto. He comprado tus drogas.
  —Una clienta. Qué dulce.
  —Sal. Fuera.
   Como él no se movió, la puta desvió la pistola unos milímetros hacia un lado y
apretó el gatillo. Cuando la bala reventó la ventana a su espalda, se cabreó. Una cosa
era divertirse. Otro causar daños a la propiedad.
  Ella situaba el punto de mira de la nueve milímetros de nuevo entre sus ojos,
cuando se desmaterializó.
   Tomando forma real al otro lado del coche, observó como la puta flipaba en el
asiento, mirando a todas partes, su pelo crispado volando en todas direcciones.
   Preparado para enseñarle un par de cosas sobre planes, abrió la puerta de un tirón
y la sacó a la fuerza por el brazo. Hacerse con el control de la pistola y de ella fue
cosa de un momento, solamente con agarrar y tirar. Y luego se metió la nueve
milímetros en la cinturilla y la hizo girar aplastándola contra su pecho.
  —¿Qué... qué?


                                        ~1 9 7 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —Me dijiste que saliera del coche —le dijo en la oreja—. Así que lo hice.
   Su cuerpo delgado era débil como una hoja al viento, nada más que un
estremecimiento con ropa de puta barata. Comparado con las peleas físicas con Xhex,
esto era como un suspiro contra un huracán. Qué aburrimiento.
  —Vamos dentro —murmuró, bajando la boca por su garganta y recorriéndole la
yugular con los colmillos—. El resto de invitados deben estar esperándonos.
   Mientras se apartaba, ella giró la cara y él sonrió, mostrando su equipamiento. El
grito espantó a un búho en su rama y para asegurarse de que cortaba el ataque a lo
Hitchcock que le había dado, la abofeteó en los morros con la mano que tenía libre y
la obligó a dirigirse hacia la puerta principal.
   Dentro, el lugar olía a muerte gracias a la inducción de la noche anterior y a toda
la sangre de los cubos. Sin embargo había una ventaja residual. Cuando encendió las
luces y el chochito tuvo una visión del comedor, se quedó rígida de miedo y luego se
desmayó.
  Maldita fuera. La colocó sobre la mesa y la ató bien despatarrada.
   Después de recobrar el aliento, cogió los cubos de la cocina, los aclaró en el
fregadero, limpió los cuchillos y deseó como el demonio que el señor D estuviera
todavía aquí para ocuparse del trabajo de mierda.
   Estaba justo cerrando el grifo cuando se dio cuenta de que el lesser que había
creado la noche anterior no estaba a la vista.
   Llevando los cubos al comedor, los colocó bajo las muñecas y los tobillos de la
zorra y luego hizo una rápida verificación del primer piso. Cuándo todo lo que
consiguió fue un montón de nada-por-aquí, subió corriendo hasta el segundo piso.
La puerta del armario del dormitorio estaba abierta y había una percha en la cama en
la que había habido una camisa. La ducha del baño tenía agua fresca chorreando por
las paredes.
  ¿Qué coño pasaba?
  ¿Cómo demonios se había largado ése tipo? No había coche, así es que la otra
opción era caminando por el sendero. Y luego haciendo autostop. O haciéndole el
puente al tractor de un granjero.
   Lash bajó por la escalera y se encontró con que la puta había vuelto en sí y estaba
luchando contra la mordaza que tenía en boca, se le salían los ojos de las órbitas y se
contorsionaba sobre la mesa.
   —No durará mucho —le dijo él, recorriendo con la mirada sus piernas
larguiruchas. Tenía tatuajes en las dos, pero eran un amasijo sin ningún orden, sólo
manchas‖al‖azar<‖algunas‖de‖la‖cuales‖tal‖vez‖se‖pudieran‖identificar,‖otros‖estaban‖
arruinados por habérselos retocado mal o por cicatrices.


                                         ~1 9 8 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


  Un grupo de mariposas de neón, suponía. Tal vez ese había sido el plan inicial.
   Dio unas vueltas, yendo a la cocina, volviendo al comedor y saliendo otra vez
hasta el vestíbulo. El sonido agudo de los tacones golpeando la mesa y el roce de la
piel desnuda se desvanecía en la distancia mientras se preguntaba dónde demonios
estaba el nuevo recluta y por qué se retrasaba su padre.
   Media hora después todavía tenía un montón de cosas sin hacer y envió una
llamada mental al otro lado.
  Su padre no contestó.
   Lash subió arriba y cerró la puerta, pensando que tal vez no se concentraba lo
suficiente porque estaba muy cabreado y frustrado. Sentándose en la cama, se puso
las manos sobre las rodillas y se calmó. Cuando sus latidos fueron lentos y estables,
inspiró profundamente, envió la señal otra vez... y no consiguió nada.
  ¿Tal vez le había pasado algo al Omega?
  En un arranque de emoción, decidió ir al Dhunhd él mismo.
   Sus moléculas se disolvieron bastante bien, pero cuando intentó volver a tomar
forma en el otro plano de la existencia, fue bloqueado. Cerrado. Desautorizado.
  Fue como golpear una pared sólida y mientras rebotaba hacia el cutre dormitorio
de la granja, su cuerpo amortiguó la sacudida con una oleada de náuseas.
  Qué. Coño.
  Cuando su móvil vibró, lo sacó de su abrigo y frunció el ceño al ver el número.
  —¿Hola? —dijo.
  La risita que le llegó era juvenil.
   —Hola, capullo. Soy tu nuevo jefe. ¿Adivinas a quién acaban de ascender? Por
cierto, tu papi dice que no lo molestes más. Mal movimiento preguntar sobre
chicas<‖‖deberías‖conocer‖a‖tu‖padre‖un‖poco‖mejor.‖Oh‖y‖se‖supone‖que‖ahora‖debo‖
matarte. ¡Nos vemos pronto!
  El nuevo recluta comenzó a reírse, el sonido atravesó la conexión, taladrando la
cabeza de Lash mientras se cortaba la llamada.
  Por la otra parte.

                                         ***
  No estaba embarazada. Al menos, no que Doc Jane supiera. Pero gracias a esa
pequeña pausa en Pánicoville, Xhex no recordaría nada del trayecto hasta el
complejo. La idea de que hubiera una mínima posibilidad de poder estar...




                                        ~1 9 9 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Después de todo, no llevaba‖sus‖cilicios<‖y‖el‖propósito‖de‖los‖mismos‖era‖matar‖
sus tendencias symphath, incluyendo la ovulación.
  ¿Qué hubiera hecho?
   De acuerdo, punto final, tenía que cortar ésta mierda ya mismo. Dios sabía que ya
tenía bastante por lo que preocuparse en la categoría‖de‖“cosas‖que‖est{n‖pasando‖en‖
éste‖momento”.
   Respirando profundamente, inspiró el aroma de John y se concentró en el fuerte y
firme latido del corazón que había bajo su oreja. No fue ni un minuto después
cuando el sueño la atacó con fuerza, la combinación de cansancio excesivo, languidez
posterior a la alimentación y necesidad de tener paz en su vida durante un rato, la
llevó a un estado de sueño profundo en la parte trasera del SUV.
   Despertó con la sensación de estar siendo levantada y abrió los ojos.
John la llevaba a través de algún tipo de aparcamiento que, dado el aspecto de los
muros y del techo que eran oscuros y cerrados, debía de ser subterráneo. Una puerta
maciza de metal fue abierta por Vishous, quien parecía estar de un humor
sorprendentemente colaborador y al otro lado... había una pesadilla.
  El largo y anónimo pasillo tenía baldosas pálidas en el suelo, paredes de bloques
de hormigón y un techo bajo con luces fluorescentes.
   El pasado se deslizó en su lugar, el filtro de la anterior experiencia reemplazando
lo que ocurría actualmente por la pesadilla recordada. En brazos de John, su cuerpo
pasó de la debilidad a la locura y comenzó a oponerse a su sujeción, luchando por
liberarse. La conmoción fue instantánea, gente corriendo hacia ella, un sonido agudo
como el de una sirena.
   Cuando notó débilmente que le dolía la mandíbula, se percató de que era ella
gritando.
  Y entonces repentinamente todo lo que vio fue la cara de John.
   De alguna forma había conseguido girarla en sus brazos y ahora estaban nariz-
con-nariz, ojo-con-ojo, se le clavaban sus manos en los costados y las caderas. Con la
visión de ese corredor institucional sustituida por su mirada azul, la garra del pasado
se rompió y quedó atrapada en él.
  Él no dijo nada. Sólo se quedó quieto y dejó que ella lo mirara.
   Era exactamente lo que necesitaba. Se centró en sus ojos y los utilizó para apagar
su cerebro.
   Cuando él asintió, ella le devolvió el gesto y él comenzó a avanzar otra vez. De vez
en cuando, su mirada se apartaba de la de ella para comprobar por dónde iban, pero
siempre volvía.



                                         ~2 0 0 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Siempre volvía.
   Había voces, un buen número de ellas y un montón de aperturas y cierres de
puertas y después un montón de baldosas verde claro: Estaba en una sala de
reconocimiento, con una lámpara equipada con un montón de luces sobre ella y toda
clase de suministros médicos en estanterías con puertas de cristal miraras donde
miraras.
   Cuando John la dejaba en la camilla, perdió el control de sus riendas otra vez. Sus
pulmones se negaban a hacer su trabajo, como si el aire estuviera envenenado y sus
ojos se dirigían a todas partes, encontrando todo tipo de disparadores del pánico
como el equipamiento, el instrumental y la camilla... la camilla.
  —Vale, estamos perdiéndola de nuevo. —El tono de voz de Doc Jane era
implacablemente tranquilo—. John, ven aquí.
  La cara de John volvió a acercarse y Xhex se aferró a sus ojos.
   —¿Xhex? —la voz de la Doc Jane llegó desde la izquierda—. Voy a darte un
tranquilizante.
  —¡Sin drogas! —La respuesta salió rápida de su boca—. Prefiero‖estar‖aterrada<‖
que‖indefensa<
   Su respiración era dolorosamente entrecortada y cada tirón impotente de su caja
torácica la convencía más y más de que la vida era cuestión de sufrimiento más que
de alegría. Habían sido demasiados de esos momentos, demasiadas veces el dolor y
el miedo habían tomado el control, demasiadas sombras oscuras que no es que
estuvieran al acecho, si no que absorbían toda la iluminación de la noche en la cual
ella existía.
   —Deja... Déjame que me vaya... —Cuando los ojos de John se abrieron de golpe,
Xhex se dio cuenta de que había encontrado una de sus dagas, la había desenvainado
y estaba intentando ponérsela en la mano—. Por favor déjame ir... No quiero estar
más aquí... Acaba para siempre, por favor...
  Un montón de cuerpos se quedaron congelados a su alrededor y la falta de
movimiento la centró un poco. Rhage y Mary estaban en la esquina. Rehv estaba ahí.
Vishous y Zsadist. Nadie hablaba o se movía un milímetro.
   John le quitó la daga de la mano y eso fue lo que la hizo llorar. Porque él no iba a
utilizarla. No contra ella. Ni ahora... ni nunca.
  Y ella no tenía fuerza para hacerlo por sí misma.
   Al mismo tiempo, una tremenda emoción bulló en sus entrañas y mientras se
expandía y la presión aumentaba en su interior, miró alrededor frenéticamente a la
par que los estantes comenzaban a traquetear y el ordenador de la esquina empezaba
a saltar sobre el escritorio.


                                         ~2 0 1 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Sin embargo John estaba al tanto. Y fue rápido. Comenzó a hacer gestos con el
mismo tipo de urgencia que ella sentía y un momento más tarde todo el mundo
había salido.
  Excepto él.
   Intentando desesperadamente no explotar, Xhex bajó la mirada hacia sus manos.
Temblaban tanto, eran como las alas de una mosca... Y fue cuando clavó los ojos en
ellas cuando tocó fondo.
  El grito estalló en su interior y el sonido fue completamente extraño, tan agudo y
horrorizado.
  John se mantuvo en su sitio. Incluso cuando ella gritó otra vez.
  No iba a ir a ningún sitio. No se puso nervioso. Simplemente se quedó... Allí.
   Agarrando la sábana que la rodeaba, Xhex la apretó contra su cuerpo, muy
consciente de que estaba sufriendo una crisis nerviosa, de que la fisura había sido
taponada durante ése recorrido por el pasillo y ahora se había agrietado. De hecho,
sentía como si hubiera dos ella en el cuarto, la loca de la mesa gritando, habiendo
perdido la cabeza y llorando lágrimas de sangre... Y la otra, cuerda, tranquila en la
otra esquina, observándose a sí misma y a John.
  ¿Se unirían las dos partes otra vez? ¿O estaría siempre así, hecha pedazos?
   Su mente escogió al personaje observador sobre el histérico y se retiró a ese lugar
insondable donde se veía a sí misma sollozar hasta el punto de asfixiarse. Los
regueros de sangre que bajaban por sus mejillas pálidas como el papel no le
disgustaban, ni tampoco los ojos como platos o los temblores epilépticos de sus
brazos y piernas.
  Sentía lástima por la hembra que había sido conducida a tal extremo. Que se había
mantenido apartada de cualquier emoción.
   La hembra que había nacido bajo una maldición. La hembra que había hecho daño
y se lo había hecho a sí misma. La hembra que se había endurecido, convirtiendo su
mente y sus emociones en acero. La hembra que había estado equivocada sobre lo de
cerrarse, lo de esa autocontención.
  No era cuestión de fuerza, como siempre se había dicho a sí misma.
  Era estrictamente supervivencia... y simplemente ya no podía soportarlo más.




                                        ~2 0 2 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 26



  —Te has... acostado con Eliahu Rathboone.
  Gregg apartó a Holly y la miró fijamente a la cara, pensando que había perdido la
maldita‖cabeza<‖bueno,‖la‖poca‖que‖tenía.‖Y‖ya‖serían‖dos,‖porque‖evidentemente‖él‖
había imaginado lo que acababa de «ver» afuera.
  Solo que los ojos de ella estaban completamente claros y sin malicia.
  —Vino a mí. Me había quedado‖dormida<
  Otra tanda de golpes en la puerta cerrada y a continuación se oyó la voz de Stan.
  —¿Hola?‖¿En‖qué‖habitación‖tengo<?
  —Más tarde, Stan —replicó Gregg. Mientras los refunfuños se desvanecían, los
pasos en el pasillo se alejaron hacia la habitación de Holly y una puerta se cerró de
golpe.
   —Ven aquí. —Atrajo a Holly hacia la cama—. Siéntate y cuéntame... qué diablos
crees que ha ocurrido.
  Fijó la atención en sus labios hinchados mientras ella hablaba.
   —Bueno, acababa de salir de la ducha. Estaba exhausta y me tendí en la cama para
descansar los ojos antes de ponerme el camisón. Debí quedarme dormida... Porque lo
siguiente‖que‖supe‖es‖que‖tenía‖este‖sueño<‖
  Oh, por amor de Dios.
  —Holly,‖sólo‖porque‖tuviste‖una‖pesadilla‖no‖quiere‖decir<
  —No he acabado —replicó ella—. Y no fue una pesadilla.
  —Creía que estabas aterrada.
  —Lo espeluznante vino luego. —Ella arqueó una ceja—. ¿Vas a dejarme hablar?
  —Vale. —Pero sólo con la esperanza de conseguir que su boca hiciera alguna otra
cosa más tarde. Maldita sea, sus labios eran preciosos...—. Ve al grano
  El grano. Uf. En eso estaba pensando.


                                          ~2 0 3 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   —Comencé a tener este sueño en que ese hombre entraba en mi habitación. Era
muy alto y musculoso... Uno de los hombres más grandes que haya visto nunca. Iba
vestido de negro y se erguía sobre mi cama. Olía maravillosamente... Y entonces
clavó la mirada en mí. Yo... —Se envolvió la mano alrededor del cuello y la bajó
deslizándola lentamente entre sus senos—. Me quité la toalla y tiré de él hacia mí.
Fue... Indescriptible....
  Eso era una buena noticia. Porque de pronto no quería oír nada de lo que sucedió
después.
  —Me poseyó. —Hizo más de esa cosa con la mano en el cuello—. Como nunca
antes‖había‖sido‖poseída.‖Era‖tan<
   —<‖enorme‖como‖una‖manguera‖de‖incendios‖y‖llegaste‖de‖doce formas distintas
al éxtasis. Felicidades. Tu subconsciente debería dirigir porno. ¿Y qué tiene que ver
eso con Eliahu Rathboone?
  Holly le miró encolerizada... Y luego bruscamente hizo a un lado la solapa de la
bata.
  —Porque cuando me desperté, tenía esto. —Lucía lo que ciertamente parecía un
chupetón en el cuello—. Y realmente había tenido relaciones sexuales.
  Gregg frunció el ceño con fuerza.
  — Tú... ¿Cómo lo sabes?
  —Como ya supondrás.
  Gregg se aclaró la voz.
   —¿Estás bien? —Le apoyó la mano en el brazo—. Quiero decir... Ah, ¿quieres
llamar a la policía?
  La risa de Holly fue baja y dolorosamente sexy.
  —Oh, fue consentido. Fuera lo que fuera. —Su expresión perdió brillo—. Esa es la
cuestión... No sé lo que fue. Creí que lo había soñado. No pensé que fuera real hasta...
  Hasta que hubo una prueba innegable de lo contrario.
  Gregg le peinó los mechones rubios sobre sus hombros.
  —¿Seguro que estás bien?
  —Supongo que sí.
  Tío, no tardó ni un momento en tomar una decisión.
  —Bueno, ya está. Nos vamos mañana.




                                         ~2 0 4 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —¿Qué?‖ Oh,‖ Dios‖ mío,‖ Gregg...‖ No‖ tenía‖ intención‖ de‖ causar‖ problemas<‖ —
Frunció el ceño—. Tal vez... Tal vez soñé la parte de después de despertar. Tomé otra
ducha... tal vez nada de eso ocurrió realmente.
  —Joder, llamaré a Atlanta por la mañana y les diré que volvemos. No voy a
quedarme donde no estés a salvo.
   —Jesús, quiero decir, es muy caballeroso por tu parte, pero... no sé. Todo es tan
confuso, y ahora me pregunto si me sentiré mejor por la mañana. Estoy realmente
confundida... Fue raro. —Se llevó las puntas de los dedos hasta las sienes y comenzó
a frotarlas en círculos, como si le doliera la cabeza—. Te diré que quise que ocurriera,
cada‖paso‖del‖camino<
  —¿Tu puerta estaba cerrada con llave? —Quería una respuesta a la pregunta, pero
tampoco necesitaba oír hablar del Fantasma y sus hazañas, muchas gracias.
  —Siempre cierro la puerta de las habitaciones de hotel antes de darme una ducha.
  —¿Y las ventanas?
  —Cerradas. Supongo que con pestillo. No sé.
   —Bueno, te quedas conmigo esta noche. Aquí estarás a salvo. —Y no sólo porque
no iba a hacerle insinuaciones amorosas ahora. Llevaba un arma consigo. Siempre.
Tenía licencia y sabía cómo usarla: antes cuando en L.A. la gente había empezado
estallar por cuestiones de tráfico, había decidido armarse.
  Se tendieron juntos en la cama.
  —Dejaré la luz encendida.
  —Está bien. Simplemente cierra la puerta con llave.
   Él asintió y salió de la cama, echó el cerrojo y también la cadena; luego hizo un
repaso rápido a las ventanas para inspeccionar los pestillos. Cuando se acostó, ella se
acurrucó bajo su brazo y suspiró.
  Inclinándose, sacó el edredón de debajo de sus piernas y lo extendió sobre ellos,
apagó la lámpara y se recostó de nuevo en las almohadas.
  Pensó en ese hombre de afuera que caminaba por el jardín y casi gruñó. Joder.
Qué. Mierda. Podría ser un vecino de la localidad con una llave maestra o un
miembro del personal que hubiera forzado el cerrojo.
  Suponiendo que hubiera ocurrido algo después de todo. Ella parecía cada vez
menos‖segura‖de<
  Lo que fuera. Se irían por la mañana y ya está.
  Frunció el ceño en la oscuridad.
  —¿Holly?


                                         ~2 0 5 ~
J.R.Ward                                                           Amante Mío
                                                       8º Hermandad de la Daga Negra


 —¿Sí?
 —¿Por qué pensaste que era Rathboone?
 Ella bostezó ampliamente.
  —Porque era exactamente como el retrato del salón.




                                     ~2 0 6 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 27



  Abajo, en de la sala de reconocimiento de la clínica subterránea, John estaba de
pie delante de Xhex y se sentía completamente impotente para ayudarla. Mientras
ella estaba sentada en la mesa de acero inoxidable, gritando con los brazos tensos
mientras agarraba la sábana, con la cara tensada al máximo, su boca completamente
abierta, lágrimas rojas derramándose de sus ojos y cayendo por sus blancas
mejillas.... él no podía hacer nada al respecto.
   Conocía el peligroso lugar en el que ella estaba. Sabía que posiblemente no podría
alcanzarla en el pozo en cuyo fondo se hallaba: él mismo había estado allí. Sabía
exactamente lo que era tropezar, caer y sufrir la agonía del duro impacto... Aunque
técnicamente tu cuerpo no había ido a ningún lugar.
   La única diferencia era que Xhex tenía una voz para dar alas a su dolor. Mientras
sus oídos zumbaban y su corazón se quebraba por ella, se mantuvo en pie contra la
fuerza del vendaval al que ella daba rienda suelta. Después de todo, había una razón
por la que las palabras aquí y oír6 estuvieran separadas tan sólo por un pequeño
sonido. Ejerciendo de testigo, él la oía y estaba allí para ella porque eso era todo lo
que se podía hacer cuando alguien se rompía en pedazos.
   Pero, por Dios, le atormentaba ver cómo sufría. Apenado y concentrado, la cara de
Lash se representaba como un fantasma tomando forma física en el ojo mental de
John. Mientras ella gritaba y gritaba, juró vengarse hasta que su corazón ya no
bombeó sangre, sino necesidad de venganza.
  Y entonces Xhex tomó una serie de inhalaciones profundas. Y un par más.
  —Creo que he terminado con eso —dijo con dificultad.
   Él esperó un momento para asegurarse. Cuando ella asintió, sacó su libreta y
escribió rápidamente.
   Al entregarle la página, los ojos de Xhex fueron a la escritura y necesitó un par de
intentos para entender.
  —¿Me puedo lavar la cara primero?




                                         ~2 0 7 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Él asintió y fue al fregadero de acero inoxidable. Dejando correr el agua fresca,
cogió una toalla limpia de una pila y la mojó antes de regresar hasta ella. Cuando ella
extendió las manos, le puso la tela húmeda en las palmas y observó mientras se la
presionaba lentamente contra la cara. Era difícil verla tan débil y recordó cómo la
había conocido siempre: fuerte, poderosa y afilada.
  El cabello le había crecido y comenzaba a rizarse en las puntas, sugiriendo que si
no se lo cortaba, tendría una gruesa onda a lo largo. Dios, quería tocar esa suavidad.
   Sus ojos bajaron hasta la mesa y se abrieron al máximo de pronto. La sábana
estaba retorcida por debajo de ella... y había una mancha oscura en las toallas que
tenía envueltas alrededor de las caderas.
   Cuando respiró profundamente, captó el perfume de la sangre fresca y se
sorprendió de no haberlo hecho antes. Sin embargo, había estado jodidamente
distraído.
  Oh... Cristo. Estaba sangrando...
  La golpeó ligeramente en el brazo y pronunció, Doc Jane.
  Xhex asintió.
  —Sí. Terminemos con esto.
  Frenético, John se lanzó a la puerta de la sala de reconocimiento. Fuera, en el
pasillo, había un ejército de caras preocupadas, con Doc Jane a la cabeza.
  —¿Está lista para mí? —Cuando John dio un paso a un lado e hizo un gesto de
urgencia con el brazo, la doctora avanzó.
   Él la detuvo, no obstante. Dando la espalda a Xhex, señaló: Está herida en alguna
parte. Está sangrando.
   Doc Jane le puso la mano en el hombro y lo hizo girar en círculo hasta que
intercambiaron lugares.
  —Lo sé. ¿Por qué no esperas fuera? Cuidaré bien de ella. ¿Ehlena? Si no te importa
entrar<‖voy‖a‖necesitar‖un‖segundo‖par‖de‖manos.
  La shellan de Rehvenge entró en la sala de reconocimiento y John vio por encima
de la cabeza de la doctora cómo la hembra comenzaba a lavarse las manos.
  ¿Por qué no está Vishous ayudando?, inquirió.
  —Sólo vamos a hacer un ultrasonido para asegurarnos de que está bien. No voy a
operar. —Doc Jane le sonrió de forma profesional<‖ lo‖ que‖ extrañamente‖ daba‖
miedo. Y luego le cerró la puerta en las narices.
  Se volvió a mirar a los demás. Todos los machos estaban en el pasillo. Sólo las
hembras estaban allí dentro con ella.


                                         ~2 0 8 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  Su mente comenzó a dar vueltas y no le llevó mucho tiempo llegar a una
conclusión que no era posible que fuera cierta.
  Una mano pesada aterrizó en su hombro y oyó hablar a V en voz baja.
  —No, tienes que quedarte aquí afuera, John. Vamos.
   Entonces fue cuando se percató de que su mano había agarrado el pomo de la
puerta. Bajando la mirada, se ordenó a sí mismo soltar su agarre... y tuvo que enviar
la orden dos veces antes de soltar el metal.
  No hubo más gritos. Ningún sonido en absoluto.
   Esperó. Y esperó. Y caminó y esperó un poco más. Vishous encendió otro cigarrillo
liado a mano. Blay se unió a él, encendiendo un Dunhill. Qhuinn se daba golpecitos
en el muslo. Wrath acariciaba la cabeza de George mientras el Golden Retriever
observaba a John con sus amables ojos castaños.
  Finalmente, Doc Jane asomó la cabeza por la puerta y miró a su pareja.
  —Te necesito.
  Vishous apagó su cigarro en la suela de la bota y se guardó la colilla en el bolsillo
de atrás.
  —¿Ropa de quirófano?
  —Sí.
  —Deja que me cambie.
  Mientras el macho trotaba hacia el vestuario, Doc Jane miró a John a los ojos.
  —Cuidaré‖bien‖de‖ella<
  ¿Qué pasa? ¿Por qué está sangrando?, preguntó por señas.
  —Cuidaré de ella.
  Y luego la puerta se cerró otra vez.
   Cuando V regresó, tenía todo el aspecto de un guerrero, aunque se había quitado
las prendas de cuero y John esperaba como el infierno que la aptitud del tipo en el
campo de batalla se trasladara al área médica.
   Esos ojos de diamante brillaron y palmeó a John en el hombro antes de meterse
silenciosamente en la sala de reconocimiento... que evidentemente ahora servía como
quirófano.
  Cuando la puerta se cerró, John tuvo ganas de gritar a su vez.
   En lugar de ello, siguió caminando, subiendo y bajando por el pasillo. Arriba y
abajo. Arriba... y abajo. Finalmente, los demás se dispersaron, dirigiéndose a un aula
cercana, pero él no soportaba unirse a ellos.


                                         ~2 0 9 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


   Con cada pasada frente a la puerta que estaba cerrada para él, iba alargando más
el camino, hasta que el viaje lo llevó hasta la salida que daba al aparcamiento y luego
de regreso al vestuario. Sus largas piernas se comían la distancia, convirtiendo lo que
eran unos buenos cuarenta y cinco metros en unos pocos centímetros.
  O al menos eso parecía.
   En lo que debía ser su quinto viaje hacia el vestuario, John dio media vuelta y se
encontró frente a la puerta de cristal de la oficina. El escritorio, los archivadores y el
ordenador parecían implacablemente normales y encontró un extraño consuelo en
estos objetos inanimados.
  Pero la tranquilidad se perdió cuando entró una vez más.
   Con el rabillo del ojo, vio las grietas en la pared de hormigón de enfrente, las
fisuras que provenían de una única fuente de impacto.
  Recordó la noche en que se habían producido. Esa noche horrible.
   Él y Tohr estaban sentados juntos en la oficina, él haciendo sus tareas escolares, el
Hermano intentando mantener la calma mientras llamaba a casa una y otra vez.
Cada vez que Wellsie no contestaba, cada vez que le saltaba el buzón de voz, la
tensión‖iba‖a‖m{s<‖hasta‖que‖Wrath‖apareció‖con‖la‖Hermandad‖detr{s‖de‖él.
  La noticia de que Wellsie había muerto fue trágica... pero cuando Tohr supo
“cómo”:‖No‖porque‖estuviera‖embarazada‖de‖su‖primer‖hijo,‖sino‖porque‖un‖lesser la
había matado a sangre fría. La había asesinado. Llevándosela y a su bebé con ella.
  Aquello había sido lo que causara estas marcas.
   John se acercó y pasó las yemas por las finas líneas del cemento armado. La furia
había sido tan grande, que Tohr literalmente había explotado como una supernova,
la sobrecarga emocional lo había desmaterializado hacia algún otro lugar.
  John nunca supo adónde había ido.
   La sensación de estar siendo observado le hizo levantar la cabeza y mirar por
encima del hombro. Tohr estaba al otro lado de la puerta de cristal, de pie en la
oficina, mirando fijamente.
  Los dos cruzaron las miradas y fue algo de macho a macho, no de adulto a joven.
  John tenía una edad diferente ahora. Y como tantas cosas en esta situación, no
había vuelta atrás.
  —¿John? —La voz de Doc Jane llegó desde el fondo del vestíbulo y él dio media
vuelta y corrió hacia a ella.
  ¿Cómo está? ¿Qué ha pasado? ¿Est{…?




                                          ~2 1 0 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  —Se pondrá bien. Se está despertando de la anestesia. Voy a mantenerla en cama
durante las siguientes seis horas, más o menos. ¿Supongo que se alimentó de ti? —Él
mostró la muñeca y la doctora asintió—. Bien. Me gustaría que te quedaras con ella
por si lo necesita otra vez.
  Como si quisiera estar en algún otro lugar.
  Cuando John iba a entrar a la sala de reconocimiento, se movió de puntillas
porque no quería molestar, pero ella no estaba allí.
  —La hemos trasladado a otra habitación —dijo V por encima del autoclave.
   Antes de salir por la puerta del fondo, John se quedó mirando las secuelas de lo
que se le había hecho a Xhex. Había un alarmante montón de gasas ensangrentadas
en el suelo y más sangre sobre la camilla en la que Xhex había estado. La sábana y las
toallas en las que había estado envuelta estaban apartadas a un lado.
  Tanta sangre. Tan reciente.
   John silbó tan fuerte que V levantó la mirada. ¿Puede alguien decirme qué diablos ha
pasado aquí dentro?
  —Puedes hablar con ella al respecto. —Mientras el Hermano sacaba una bolsa
naranja para desechos biológicos y comenzaba a recoger la gasa usada, V hizo una
pausa, pero no miró a John a los ojos—. Se pondrá bien.
  Y fue entonces cuando John lo supo con seguridad.
 Por muy mal que él hubiera pensado que la habían tratado, había sido peor.
Mucho peor.
   Por lo general, cuándo se producían lesiones en combate o en el campo, la
información pasaba de un lado a otro sin pensar: un fémur roto, costillas aplastadas,
puñaladas. Pero ¿una hembra ingresa, es examinada sin ningún macho presente y
nadie dice una palabra de por qué ha sido intervenida quirúrgicamente?
   Sólo porque los lessers fueran impotentes no quería decir que no pudieran hacer
otras cosas con...
  La brisa fría que pasó como un relámpago por el quirófano hizo que V levantara la
cabeza otra vez.
  —Un consejo, John. Yo que tú me guardaría las suposiciones para mí mismo.
Supongo que quieres ser el que mate a Lash, ¿no? No querrás que Rehv o las
Sombras, por mucho que los respete, hagan lo que es tu derecho.
  Dios mío, el Hermano era fantástico, pensó John.
  Asintiendo con la cabeza una vez más, fue al cuarto de Xhex, pensando que esos
machos no eran la única razón para pasar por alto el asunto. Xhex no necesitaba
saber hasta dónde iba a llegar, tampoco.

                                         ~2 1 1 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


                                         ***
   Xhex se sentía como si alguien hubiera estacionado un autobús Volkswagen en su
útero.
  La presión era tan grande, que de hecho levantó la cabeza y observó su cuerpo
para ver si se había hinchado hasta las dimensiones de un garaje.
  No. Plano como siempre.
  Dejó caer la cabeza hacia atrás.
  A cierto nivel, no podía creer dónde estaba ahora: transcurrida la operación,
yaciendo en una cama con los brazos, piernas y cabeza todavía unidas... y el desgarro
de su pared uterina reparado.
   Cuando estaba bajo los efectos de su fobia médica, no podía ver más allá de lo que
su cerebro había marcado como mortal. Para ella, en ese estado enloquecido, no
estaba en un ambiente seguro, rodeada de personas que conocía y en las que podía
confiar.
  Ahora, habiendo pasado a través del fuego, el hecho de estar sana y salva le
proporcionaba un extraño chute de endorfinas.
  Se oyó un golpe suave y supo quién era por el perfume bajo la puerta.
  Tocándose el cabello, se preguntó cómo diablos se vería y decidió que era mejor
no saberlo.
  —Pasa.
  La cabeza de John Matthew asomó con las cejas levantadas en un arco que
preguntaba ¿cómo te sientes?
  —Estoy bien. Estoy mejor. Atontada por las drogas.
   Él se deslizó dentro y se apoyó contra la pared, metiéndose las manos en los
bolsillos y colocando una de sus pesadas botas sobre la otra. Su camiseta era una
simple Hanes blanca, lo que probablemente era una buena cosa, puesto que estaba
manchada de sangre de lesser.
  Olía como debía oler un macho. A jabón y a sudor limpio.
  Y tenía el aspecto que debía tener un macho. Alto, ancho y mortal.
  Dios, ¿de verdad se había derrumbado de mala manera delante de él?
  —Llevas el cabello más corto —dijo, sin ninguna razón en particular.
   Él sacó una de sus manos y se acarició torpemente el cogote. Con la cabeza
inclinada, los poderosos músculos que recorrían sus hombros hasta el cuello se
flexionaron bajo la piel dorada.


                                        ~2 1 2 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


  De repente, Xhex se preguntó si alguna vez volvería a tener relaciones sexuales.
   Fue un extraño pensamiento, eso seguro. Considerando cómo había pasado las
últimas<
  Frunció el ceño.
  —¿Cuántas semanas he estado fuera?
  Él sostuvo en alto cuatro dedos y luego hizo un movimiento como si pellizcara.
   —¿Casi cuatro? —Cuando él asintió, ella enderezó cuidadosamente el pliegue de
la sábana que le cruzaba su pecho—. Casi... Cuatro.
  Bueno, los humanos la habían retenido meses antes de poder escapar de ellos. Sólo
cuatro semanas deberían ser una bicoca que superar.
  Ah,‖ pero‖ no‖ debía‖ ir‖ por‖ ahí,‖ claro.‖ No‖ había‖ nada‖ que‖ “superar”.‖ Todo‖ había‖
“acabado”.
   —¿Quieres sentarte? —dijo, señalando una silla al lado de la cama. Era una cosa
estándar e institucional, lo que significaba que parecía casi tan confortable como una
estaca en el culo, pero no quería que se fuera.
   Las cejas de John se alzaron otra vez y asintió con la cabeza mientras se acercaba.
Acomodando su enorme cuerpo en el pequeño asiento, trató primero de cruzar las
piernas sobre las rodillas, luego por los tobillos. Terminó sentado con la silla puesta
al revés, con las shitkickers bajo la cama y los brazos sobre el respaldo de la silla.
  Ella toqueteó la maldita sábana.
  —¿Puedo preguntarte algo?
  Con el rabillo del ojo lo vio asentir, luego enderezarse y sacar una libreta y un
bolígrafo del bolsillo de atrás.
  Aclarándose la voz, se preguntó cómo expresar exactamente su pregunta.
  Al final, se rindió y siguió con algo impersonal.
  —¿Dónde vistéis a Lash por última vez?
  Él asintió y se inclinó sobre el papel, escribiendo rápidamente. Mientras sus
palabras tomaban forma real en la página blanca, ella siguió observándole... Y se dio
cuenta de que no quería que se fuera nunca. Lo quería aquí, a su lado para siempre.
  A salvo. Estaba verdaderamente a salvo con él cerca.
  Él se enderezó y le tendió la libreta. Luego pareció quedarse congelado.
   Por alguna razón, Xhex no podía enfocar la atención en lo que él había escrito y se
tensó.
  John bajó lentamente el brazo.


                                           ~2 1 3 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   —Espera, no lo he leído. Podrías... Qué. ¿Qué pasa? —Maldita sea, ahora sus ojos
se negaban a verlo claramente.
  John se inclinó a un lado y ella oyó un suave roce. Luego le pusieron delante un
Kleenex.
   —Oh, joder. —Tomó lo que le ofrecía y se lo presionó contra ambos ojos—. Odio
ser una chica. Es puñeteramente aborrecible ser una chica.
   Mientras comenzaba a despotricar sobre el estrógeno, las faldas, el esmalte de
uñas rosa y los malditos tacones, él le proporcionó un pañuelo de papel detrás de
otro, recogiéndolos a medida que los iba usando.
  —Yo nunca lloro, tú lo sabes. —Lo miró enfadada—. Nunca.
  Él asintió. Y le dio otro pañuelo para sonarse.
  —Jesucristo. Primero me da un ataque de gritos, ahora estúpidos lloros. Podría
matar a Lash sólo por esta gilipollez.
   Una‖r{faga‖helada‖recorrió‖la‖habitación‖como‖un‖rel{mpago‖y‖ella‖miró‖a‖John<‖
sólo para dar un respingo hacia atrás. Había pasado de compasivo a sociópata en un
segundo. Dado el punto donde ella estaba, casi seguro que él no era consciente de
que había dejado al descubierto sus colmillos.
  Su voz bajó a un susurro y lo que realmente había querido preguntar surgió.
  —¿Por qué te quedaste? En la SR, antes. —Apartó la mirada de la de él,
enfocándola en los manchones rojos que había hecho en el pañuelo que acababa de
usar—. Te quedaste y... parecías simplemente entenderlo.
   En el silencio que siguió, se dio cuenta de que conocía el contexto de su vida muy
bien: con quién vivía, lo que hacía en el campo de batalla, cómo peleaba, donde
pasaba el tiempo. Pero no conocía ningún detalle específico. Sus antecedentes era un
agujero negro.
  Y por alguna razón, necesitaba iluminarlo.
   Joder, sabía exactamente por qué: En medio de ese horror incandescente que había
afrontado en la SR, la única cosa que la había ligado a la tierra había sido él y era
extraño, pero ahora se sentía unida a él a algún nivel esencial. La había visto en su
peor, más débil y demente momento y no había apartado la mirada. No se había
largado, no la había juzgado y no se había quemado.
  Era como si en el calor de su fusión los hubieran fundido juntos.
  Esto era más que emoción. Era una cuestión de alma.
  —¿Qué demonios te ocurrió, John? En tu pasado.




                                         ~2 1 4 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


   Las cejas de él se juntaron y cruzó los brazos sobre el pecho como si ahora fuera él
quien intentara dilucidar cómo expresarse. Más aún, su rejilla emocional de repente
se iluminó con toda clase de cosas oscuras y ella tuvo la impresión de que pensaba en
escapar.
   —Mira, no quiero presionarte. —Mierda. Joder—. Y si quieres negar que hayas
tenido nada salvo perfección en tu vida, lo aceptaré y seguiré adelante. Pero yo sólo...
La mayoría de la gente al menos se habría sobresaltado. Demonios, hasta Doc Jane
entró de puntillas después de que enloqueciera. Pero ¿tú, en cambio? Simplemente te
mantuviste firme allí dentro. —Estudió su rostro tenso y cerrado—. Te miré
directamente a los ojos, John y había algo más que una hipotética comprensión en
ellos.
  Después de una larga pausa, él pasó una página nueva en la libreta y escribió con
rapidez. Cuando le tendió lo que había escrito, ella pudo entender sus razones, pero
quiso maldecir:
  Dime lo que hicieron en la SR. Primero cuéntame lo que te pasaba.
  Ah, sí, el clásico toma y daca.

                                           ***
  A Lash sólo le llevó alrededor de una hora trasladarse a sí mismo, a la puta y al
Mercedes, desde la granja de vuelta al rancho en la ciudad. Estaba de lleno en modo
supervivencia, moviéndose rápida y decididamente, haciendo sólo un alto en el
camino.
  Y ése fue en una cabaña del bosque, donde recogió una mierda crítica para la
misión.
   Cuando entró en el garaje del rancho, esperó hasta que la puerta estuvo cerrada
antes de salir y sacar a rastras a la prostituta del asiento trasero. Mientras cargaba con
el cuerpo que se retorcía a través de la cocina, lanzó una buena dosis de aquello con
lo que había encarcelado a Xhex.
  Sin embargo la barrera mágica no era para Plástica-Fantástica.
  El Omega sabía dónde estaban sus lessers en este lado. Podría sentirlos como ecos
de su propia existencia. Y siguiendo esas líneas, los asesinos podrían captar a sus
compinches.
   Así que la única oportunidad que tenía Lash de mantenerse oculto era de hecho
encarcelarse a sí mismo. El señor D no había sabido que Xhex estaba en ese
dormitorio, su confusión había sido obvia cada vez que le ordenaban dejar comida
allí.




                                          ~2 1 5 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


 Por supuesto, la gran pregunta era si el enmascaramiento mantendría a raya al
Omega. Y durante cuánto tiempo.
  Lash metió a la puta en el baño con la cautela y preocupación que demostraría por
un bolsa barata llena de ropa sucia. Cuando ella aterrizó con fuerza en la bañera y
gimió contra la cinta adhesiva que le cubría la boca, él regresó al coche.
   Desempaquetar le llevó aproximadamente veinte minutos y puso la mierda en el
sótano sobre el suelo de hormigón: siete escopetas recortadas. Una bolsa de plástico
Hannaford llena de dinero en efectivo. Un kilo y medio de explosivo plástico C4. Dos
detonadores a distancia. Una granada de mano. Cuatro cargadores automáticos.
Municiones. Municiones. Municiones.
   Después de subir las escaleras y apagar la luz del sótano, fue hacia la puerta
trasera, la abrió y sacó la mano. El aire fresco de la noche apenas atravesaba el
escudo, pero su palma sintió la restricción. Era fuerte... pero tenía que ser más fuerte.
  Hooolaaaaa, ratas callejeras.
  Lash cerró la puerta, echó el pestillo y entró al acecho en el cuarto de baño.
   Era todo frialdad mientras sacaba el cuchillo, rasgando las ataduras que sujetaban
las muñecas de ella detrás de su‖espalda‖y<
  Ella se sacudió hasta que él le dio de puñetazos en la cabeza, dejándola sin
sentido. Cuchillada. Cuchillada. Cuchillada. Le hizo tres cortes profundos en las
muñecas y cuello y luego se recostó para observar la sangre abandonarla en un
perezoso charco.
  —Vamos... sangra, perra, sangra.
  Cuando comprobó su reloj de pulsera, pensó que tal vez debería haberla
mantenido consciente, porque eso habría asegurado una tasa superior de pulso y
presión sanguínea. Y acortaría esta espera inútil mientras se desangraba.
  Observando el proceso, no tenía ni idea de cuán seca tenía que estar, pero el
charco rojo debajo ella aumentaba y su corpiño rosa se iba oscureciendo.
   Su pie estaba dando golpecitos a mil por hora mientras el tiempo pasaba... Y
entonces notó que la piel ya no era simplemente pálida, sino gris y la sangre en
realidad ya no subía más alto en las paredes de la bañera. Dando el asunto por
terminado, le cortó el corpiño, exponiendo un juego verdaderamente horrible de
implantes y le abrió el pecho de una cuchillada, dirigiendo la hoja de su cuchillo
directamente a lo largo del esternón.
  El siguiente corte que hizo fue en su propia carne.
  Manteniendo la muñeca sobre el hueco que había abierto, observó la caída de las
negras gotas sobre el corazón inmóvil. Una vez más, no estaba seguro de cuánto


                                          ~2 1 6 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


debería darle y prefirió pasarse en vez de quedarse corto. Después fue cosa de
concentrar energía en su palma, que su voluntad forzara a las moléculas del aire a
girar formando un tornado, hasta que se convirtió en una unidad de poder cinético
que podía controlar.
  Lash bajó la mirada hacia la puta, a su cuerpo todo manchado, el maquillaje
embadurnaba sus mejillas, el cabello asqueroso era una peluca más horrorosa que
cualquier cosa que esperarías ver en la calle.
   Necesitaba que esto funcionara. En realidad, con nada más que la barrera erigida y
esa pequeña bola de fuego en su mano, ya podría sentir como su fuerza se retraía.
  Joder, tenía que funcionar.
   Lanzó una explosión hacia la cavidad torácica y las yermas extremidades se
sacudieron contra los lados de la bañera como la cola de un pez. Entonces el destello
de‖luz‖se‖apagó‖y‖luego‖se‖dispersó,‖él‖esperó...‖rezando‖para<
  El jadeo que dejó escapar ella fue atroz. Y también una bendición.
   Observó fascinado como el corazón comenzaba a bombear y su sangre negra era
absorbida por la carne abierta de la caja torácica, la reanimación hizo que su polla
diera un brinco de excitación.
  Esto es poder, pensó. Lo que el jodido dinero de mierda no podía comprar.
  Él era realmente un dios, igual que su padre.
  Lash se sentó sobre los talones y observó cómo el color regresaba a la piel de la
puta. Mientas la vida volvía a ella, sus manos se crisparon contra del borde de la
bañera y los músculos marchitos de sus muslos se sacudieron.
   El siguiente paso era algo que él no entendía por completo, pero que no iba a
cuestionar. Cuando ella pareció estar definitivamente de regreso en el mundo de los
vivos, extendió la mano desnuda y le arrancó el corazón directamente del pecho.
  Más jadeos. Más asfixia. Bla, bla, bla.
  Estaba fascinado por lo que había logrado, especialmente cuando puso la palma
sobre su esternón y ordenó que la carne se reparase a sí misma: qué cosas pasan, la
mismísima piel y huesos obedecieron su voluntad y la puta quedó otra vez como
antes.
  Sólo que mejor. Porque ahora le era útil.
   Extendió la mano a un lado y conectó la ducha, el chorro golpeó el cuerpo de ella y
su cara, sus ojos parpadearon contra la lluvia fría y sus manos se agitaron
lastimosamente.
  ¿Cuánto tiempo tendría que esperar ahora?, se preguntó. ¿Cuánto tiempo hasta
que pudiera ver si estaba un paso más cerca de lo que en verdad iba a sustentarle?

                                            ~2 1 7 ~
J.R.Ward                                                            Amante Mío
                                                        8º Hermandad de la Daga Negra


   Cuando una oleada de agotamiento ascendió por su columna vertebral y le ofuscó
el cerebro, se derrumbó contra los armarios que había bajo el lavabo. Cerrando la
puerta de una patada, apoyó los antebrazos en las rodillas y se quedó mirando
mientras la prostituta se agitaba.
  Tan débil.
  Tan jodidamente débil.
  Debería haber sido su Xhex. Debería haberle hecho esto a ella y no una puta
humana cualquiera.
   Llevándose las manos a la cara, dejó colgar la cabeza mientras la euforia lo
abandonaba. Esto no era como se suponía que iba a ser. Esto no era lo que había
planificado.
  En la carretera. Cazado. Luchando solo en el mundo.
  Qué demonios iba a hacer sin su padre.




                                      ~2 1 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 28



  Mientras John esperaba a que Xhex respondiera a su pregunta, se concentró en
las palabras que había escrito, trazándolas con su boli, oscureciéndolas mientras las
repasaba una y otra vez.
   Probablemente él no debería estar haciendo demandas dada la baja forma de ella,
pero necesitaba algo por su parte. Si se iba a exponer a pecho descubierto, no podía
ser el único que alcanzara ese tipo de desnudez.
  En realidad también quería saber que estaba pasando con ella y era la única que
podía decírselo.
   Mientras el silencio se extendía, todo lo que podía pensar era que... mierda, me
está cerrando la puerta. Otra vez. A cierto nivel no era tan sorprendente y por eso no
debería haber importado. Dios sabía que había sido el receptor final de sus rechazos
suficientes veces.
  La realidad era que sentía como otra muerte enfrentarse a...
  —Te vi. Ayer.
  Su voz hizo que subiera la cabeza de un tirón.
  ¿Qué? vocalizó.
  —Me retenía en aquel dormitorio. Te vi. Entraste y fuiste a la cama. Te marchaste
con una almohada. Estuve... junto a ti todo el tiempo que estuviste allí.
  La mano de John se alzó hasta su propia mejilla y ella sonrió un poco.
  —Sí, te toqué la cara.
  Jesucristo...
  ¿Cómo?, articuló.
   —No estoy segura exactamente de cómo lo hace. Pero así es como me cogió en
primer lugar. Estábamos todos en aquella caverna donde Rehv estaba siendo
retenido en la colonia. Los symphats habían llegado y Lash me cogió... ocurrió tan
condenadamente deprisa. De repente estaba fuera de mis pies, siendo arrastrada,


                                        ~2 1 9 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


pero no podía luchar y nadie podía oírme gritar. Es como un campo de fuerza. Si
estás dentro e intentas abrir una brecha, la sacudida es dolorosa y rápida... pero es
más que aversión. Hay una barrera física. —Alzó la palma y empujó el aire—. Una
ola. Lo raro, sin embargo, es que puede haber otra gente en el mismo lugar. Como
cuando tú entraste.
  John era débilmente consciente de que las manos le dolían por alguna razón.
Bajando la vista, vio que las había cerrado en puños y que la libreta se le estaba
enterrando en la carne. Así como el Bic con el que había estado escribiendo.
  Pasando una nueva página garabateó.
  Desearía haber sabido que estabas allí. Habría hecho algo. Juro que no lo sabía.
  Cuando ella leyó lo que había escrito, extendió el brazo y le puso una mano en el
antebrazo.
  —Lo sé. No es culpa tuya.
  Ese sería su epitafio. Haber estado justo con ella y no tener ni idea de que estaba...
Oh. Mierda.
  Escribió rápido, luego lo mostró.
  ¿Volvió? ¿Después de que estuviéramos allí?
  Cuando Xhex sacudió la cabeza, su corazón comenzó a latir de nuevo.
  —Pasó por delante, pero siguió sin detenerse.
  ¿Cómo escapaste?, indicó por señas sin pensar.
  Mientras garabateaba en una página nueva, ella dijo:
  —¿Cómo conseguí escapar? —Cuando él asintió, rió—. ¿Sabes?, vas a tener que
enseñarme el lenguaje de signos.
  Él parpadeó. Luego vocalizó.
  Vale.
  —Y no te preocupes. Aprendo rápido. —Hizo una profunda inspiración—. La
barrera había sido lo bastante fuerte para retenerme desde el momento en que me
cogió. Pero después de que vinieras y te fueras y... —Frunció el ceño—. ¿Fuiste tú
quien le hizo eso al asesino de abajo?
   A la vez que los colmillos le brotaban en la boca, él formó con la boca las palabras,
Joder, sí.
  La sonrisita de Xhex tenía el filo de una daga.
   —Bonito trabajo. Oí todo el asunto. Sea como sea, fue después de que todo pasara
y supe que tenía que salir o...


                                            ~2 2 0 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Morir, pensó él. Por lo que él había hecho en aquella cocina.
  —Así que estaba...
  John mantuvo la mano en alto para detenerla, luego escribió rápido. Cuando
empujó hacia ella sus palabras, Xhex frunció el ceño y sacudió la cabeza.
  —Oh, por supuesto que no lo habrías hecho si hubieras sabido que yo estaba allí.
Pero no lo sabías. Y sonó como si no pudieras evitarlo. Confía en mí, soy la última
persona con la que tienes que disculparte por descuartizar a uno de esos bastardos.
  Cierto, pero él todavía tenía un ataque de sudores fríos pensando en como la había
puesto inadvertidamente en peligro.
  Ella hizo otra larga inspiración.
   —Entonces como sea, después de que te fueras, se volvió patente que la barrera se
estaba debilitando y cuando fui capaz de perforar la ventana con el puño, supe que
tenía una posibilidad. —Alzó una de sus manos y se examinó los nudillos—. Terminé
tomando carrerilla para atravesar la puerta. Me figuré que iba a necesitar fuerza extra
para ayudarme y tenía razón.
  Xhex cambió de posición en la cama, haciendo una mueca.
   —Creo que fue ahí donde me hice la laceración. En mi interior. Me retorcí
terriblemente al escapar... fue como tirar de mi cuerpo a través de hormigón casi a
punto de secar. También golpeé con fuerza la pared del pasillo.
   John sintió la tentación de creer que las magulladuras que había visto en su piel
eran resultado de su escapada. Pero conocía a Lash. Había mirado fijamente a la cara
de la crueldad del tipo suficientes veces como para estar absolutamente seguro de
que ella había pasado por mucho a manos del enemigo.
  —Por eso necesité ser operada.
   La declaración fue expresada de un modo claro y llano. El problema era, que no le
sostenía la mirada.
  John pasó una nueva página, escribió siete letras en mayúsculas y las enfatizó con
un signo de interrogación. Cuando giró la libreta, ella a penas miró el ¿DE VERDAD?
  Esa mirada gris bronce suya se apartó y se fijó en la esquina más alejada.
  —Podría haber sido una herida producida por mi lucha sostenida contra él. Pero
no sangraba internamente antes de salir, así que... ahí tienes.
  John exhaló y pensó en aquellas paredes arañadas y manchadas que había visto en
aquella habitación.
  Lo que escribió a continuación le dolió.




                                         ~2 2 1 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Cuando ella miró lo que había puesto en la página, su cara se tensó hasta el punto
del anonimato. Fue como si estuviera mirando a una extraña.
  Bajó la mirada a sus palabras.
  ¿Cómo fue de malo?
   No debería haber preguntado. Había visto en qué condición estaba. La había oído
gritar en la SR y había estado justo delante de ella mientras sufría un ataque de
nervios. ¿Qué más necesitaba saber?
  Estaba garabateando un lo siento cuando ella habló con un hilo de voz.
  —Fue... vale. Quiero decir...
  Fijó los ojos en su perfil y la animó a continuar.
  Ella se aclaró la garganta.
   —No creo en engañarme a mí misma. No sirve a ningún propósito. Tenía bastante
claro el hecho de que si no conseguía salir, iba a morir pronto. —Sacudió lentamente
la cabeza atrás y adelante sobre la almohada blanca—. Me estaba quedando de veras
endemoniadamente débil por la falta de sangre y la lucha. Lo cosa es, que en realidad
estaba del todo conforme con la parte de morir. Todavía lo estoy. La muerte no es
más que un proceso, si bien uno típicamente doloroso. ¿Una vez se acaba y está
hecho? Estás bien porque no existes y toda la mierda se acaba.
  Por alguna razón, el hecho de que ella fuera tan indiferente le ponía nervioso y
tuvo que reacomodarse a sí mismo sobre la pequeña silla para evitar pasearse.
  —¿Si fue malo? —murmuró ella—. Soy luchadora por naturaleza. Hasta cierto
punto no fue nada especial. Nada con lo que no pudiera arreglármelas. Quiero decir,
soy dura. Perdí los nervios en la clínica porque odio la basura médica, no por Lash.
  Ese pasado suyo, pensó para sí mismo.
   —Te diré algo. —Disparó sus ojos de vuelta a los de él y John realmente se apartó
de un tirón ante el ardor en esa mirada—. ¿Sabes qué lo haría malo? ¿Qué haría que
las tres últimas semanas fueran totalmente insoportables? Si no le mato. Eso será
insoportable para mí.
  El macho vinculado en su interior se sentó erguido y aulló, hasta el punto de
preguntarse si ella sabía que no sería capaz de dejarla ser la que acabara con el hijo
de puta. Los machos protegían a sus hembras. Era la ley universal si tenías polla y
huevos.
  Además la idea de que se acercara en lo más mínimo a ese tío le volvía loco. Lash
ya la había cogido una vez. ¿Y si ponía en marcha su mierda encubridora otra vez?
  No iban a tener una segunda oportunidad de recuperarla. De ningún modo.



                                          ~2 2 2 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —¿Entonces? —dijo ella—. Yo te mostré el mío. Tu turno.
  Vale. De acuerdo.
  Ahora fue él quien miró a la esquina más alejada. Jesucristo. Por donde empezar.
  Pasó una página nueva de su libreta, bajó la punta del Bic, y...
  Un montón de nada vino a él. El problema era, que había demasiado que escribir,
también mucho que contarle y eso era deprimente como la mierda.
  Un golpe agudo hizo que se giraran las cabezas de ambos.
  —Maldita sea —dijo ella por lo bajo—. ¡Un minuto!
   El hecho de que hubiera alguien esperando audiencia al otro lado de la puerta no
le ponía exactamente de humor para compartir sentimientos. Así, sumadas las
barreras de comunicación y su innata tendencia reservada, hicieron que le zumbara
la cabeza.
   —Quienquiera que sea puede quedarse fuera toda la noche y todo el día por lo
que a mí me importa. —Ella se alisó la manta sobre el estómago—. Quiero oír lo que
tienes que decir.
  Curioso, eso fue lo que le desbloqueó y escribió rápidamente.
  Sería más fácil mostrártelo.
  Las cejas de ella se unieron cuando leyó eso y luego asintió.
  —De acuerdo. ¿Cuándo?
  Mañana por la noche. Si tienes vía libre para salir.
  —Es una cita. —Xhex alzó la mano... y la posó ligeramente sobre su antebrazo—.
Quiero que sepas...
  El golpe la interrumpió y ambos maldijeron.
  —¡Necesitamos un minuto! —exclamó antes de volver a concentrarse en él—.
Quiero que sepas... que puedes confiar en mí.
   John le sostuvo la mirada e instantáneamente se vio transportado a un plano
diferente de existencia. Podría haber sido el cielo otra vez. ¿Quién coño lo sabía o le
importaba? Todo lo que sabía era que estaban sólo ella y él juntos, el resto del mundo
se había difuminado en una niebla.
  ¿Es posible enamorarse de alguien dos veces?, se preguntó débilmente.
  —¿Qué demonios estáis haciendo ahí dentro?
  La voz de Rehv al otro lado de la puerta rompió el momento, pero no lo borró.




                                             ~2 2 3 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Nada podría hacerlo, pensó John, mientras ella se echaba hacia atrás y él se ponía
en pie.
  —Entra, capullo —chasqueó Xhex.
   Al instante el macho del mohawk entró en la habitación, John sintió el cambio en
el aire y supo, mientras se miraban el uno al otro y se extendía el silencio, que se
estaban comunicando como hacían los symphaths.
   Para darles privacidad, se dirigió a la puerta, y justo cuando la atravesaba, Xhex
dijo:
  —¿Volverás?
  Al principio, pensó que estaba hablando con Rehv, pero entonces el macho le
cogió del brazo y le detuvo.
  —¿Compañero? ¿Volverás?
  John miró fijamente a la cama. Se las había arreglado para olvidar su libreta y boli
en la mesilla, así que simplemente asintió.
   —¿Pronto? —dijo Xhex—. Porque no me siento cansada y quiero aprender el
lenguaje de signos.
   John asintió de nuevo y luego chocó ligeramente los nudillos con Rehv antes de
dirigirse fuera de la SR.
  Al pasar junto a la camilla vacía, le alegró de que V hubiera terminado de limpiar
y no estuviera por allí. Porque aunque le fuera la vida en ello, no habría podido
ocultar la sonrisa en su cara.

                                          ***
  En silencio, Blay caminaba codo a codo con Qhuinn a través del túnel subterráneo
que conducía del centro de entrenamiento al vestíbulo de la mansión.
  Los sonidos de los dos juegos de shitkickers se entremezclaban, pero eso era todo.
Ni él ni Qhuinn decían nada. Y no había ningún contacto físico.
  Absolutamente ningún contacto físico.
  Tiempo atrás, antes de su gran admisión, antes de que las cosas se hubieran roto
entre ellos, Blay simplemente habría preguntado qué pasaba por la mente de Qhuinn
porque estaba claro que estaba rumiando algo. Ahora, sin embargo, lo que una vez
habría sido sólo una ocurrencia parecía una intromisión inadecuada.
  Mientras salían a través de la puerta oculta bajo la grandiosa escalera de la
mansión, Blay se encontró temiendo el resto de la noche.




                                        ~2 2 4 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


   Claro está, no quedaba mucho de ella, pero dos horas podían parecer una vida
bajo las circunstancias adecuadas. O las erróneas, como era el caso.
  —Layla debería estar esperando por nosotros —dijo Qhuinn mientras iba hacia la
parte baja de las escaleras.
  Oh... genial. Justo el tipo de diversión que andaba buscando.
  No. Después de haber visto la forma en que esa Elegida miraba a Qhuinn, no se
sentía con ganas de otra carga de ese tímido enamoramiento. Especialmente no esta
noche. El casi fallo con Xhex le había dejado curiosamente sensible.
  —¿Vienes? —preguntó Qhuinn, su ceño tiraba del piercing de su ceja izquierda.
  Blay disparó la mirada hasta el aro que rodeaba el lleno labio inferior del tipo.
 —¿Blay? ¿Estás bien? Mira, creo que necesitas alimentarte, colega. Han pasado
muchas cosas últimamente.
  Colega... Cristo, odiaba esa palabra.
  Pero que le jodieran, tenía que tomárselo con calma.
  —Sí. Claro.
  Qhuinn le dedicó una extraña mirada.
  —¿Mi dormitorio o el tuyo?
  Blay rió ásperamente y comenzó a subir las escaleras.
  —¿Importa realmente?
  —No.
  —Exacto.
  Cuando llegaron al segundo piso, pasaron frente al estudio de Wrath, las puertas
del cual estaban cerradas y se dirigieron hacia el pasillo de estatuas.
   La habitación de Qhuinn fue la primera a la que llegaron, pero Blay siguió
adelante, pensando que algo podía hacerse finalmente en su terreno, bajo sus
términos.
  Abriendo la puerta de par en par, dejó el tema como estaba e ignoró el suave
chasquido de la puerta cuando Qhuinn los encerró a los dos dentro.
   En el baño, Blay fue al lavabo, abrió el grifo y se inclinó, lanzándose agua a la cara.
Se estaba secando cuando captó la fragancia a canela y supo que Layla había llegado.
  Apoyando con fuerza las palmas sobre el mármol, se inclinó sobre los brazos y se
encorvó. Fuera en su habitación, oyó sus voces entremezclándose, la más baja y la
más alta intercambiando lugares por momentos.



                                          ~2 2 5 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Tirando la toalla, se dio la vuelta y fue a enfrentar el baile: Qhuinn estaba sobre la
cama, con la espalda apoyada contra el cabecero, las botas cruzadas, los dedos
entrelazados sobre el grueso pecho mientras sonreía hacia la Elegida. Layla estaba
ruborizada de pie junto a él, con los ojos en la alfombra, sus manos más pequeñas y
delicadas retorciéndose delante de ella.
  Cuando Blay entró, los dos le miraron. La expresión de Layla no cambió. La de
Qhuinn, sin embargo, se cerró.
  —¿Quién va primero? —preguntó Blay, aproximándose a ellos.
  —Tú —masculló Qhuinn—. Adelante.
   Blay no estaba por la labor de saltar sobre la cama, así que fue al diván y se sentó
al pie del mismo. Layla vagó hacia allí y se sentó de rodillas ante él.
  —Sire —dijo, ofreciendo la muñeca.
   La TV se encendió y los canales comenzaron a cambiar mientras Qhuinn apretaba
el mando hacia la pantalla. Se quedó en Spike y una retransmisión de UFC 63 Hughes
vs. Penn7.
  —¿Sire? —dijo Layla.
   —Perdona. —Blay se inclinó, tomando el esbelto antebrazo en sus grandes palmas,
sujetando firmemente pero sin demasiada presión—. Te agradezco tu regalo.
   Golpeó tan gentilmente como pudo e hizo una mueca cuando ella saltó, aunque
muy ligeramente. Habría retirado los colmillos a modo de disculpa, pero eso habría
requerido otro pinchazo cuando reanudara el beber de su vena.
   Mientras se alimentaba, sus ojos fueron a la cama. Qhuinn estaba absorto en la
lucha AMM de la pantalla, su mano derecha estaba alzada y cerrada en un puño.
  —Joder —masculló el tío—. ¡De eso es de lo que estoy hablando!
   Blay se concentró en lo que estaba haciendo y terminó rápidamente. Cuando la
soltó, miró a la adorable cara de Layla.
  —Has sido muy generosa, como siempre.
  Su sonrisa fue radiante.
  —Sire... como siempre servirte es una alegría.
   Él extendió la palma y la ayudó a levantarse, aprobando su gracia innata. Y Dios,
la fuerza que ella le proporcionaba era nada menos que milagrosa. Podía sentirla
revitalizándole incluso ahora mismo, su cabeza enturbiada en deferencia a la
concentración de su cuerpo en lo que acababa de dársele.
  Lo que le había dado Layla.



                                         ~2 2 6 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


  Qhuinn estaba todavía con la pelea, sus colmillos desnudos, no por Layla, sino por
quien fuera que estuviera perdiendo. O ganando. O lo que sea.
   La expresión de Layla decayó a una de resignación que él conocía demasiaaaado
bien.
  Blay frunció el ceño.
  —Qhuinn... ¿Vas a alimentarte?
  Los ojos disparejos de Qhuinn se mantuvieron en la pantalla hasta que el árbitro
declaró empate, luego los iris azul y verde se deslizaron hasta Layla. Con una oleada
sensual, el tipo cambió de posición sobre la cama, dejando espacio para ella.
  —Ven aquí, Elegida.
   Las tres palabras, respaldadas por esa mirada de párpados bajos, fueron un golpe
bajo para Blay... el problema era que Qhuinn no estaba mirando a Layla de ninguna
forma especial. Simplemente así era él.
  Sexo en cada aliento, cada latido, cada movimiento.
   Layla pareció sentir lo mismo, porque sus manos revolotearon sobre la túnica,
primero hacia el nudo del cinto y luego a las solapas.
  Por alguna razón, Blay comprendió por primera vez que estaba totalmente
desnuda bajo esos pliegues blancos.
    Qhuinn extendió la mano y la palma de Layla tembló mientras la ponía en la que
él le ofrecía.
  —¿Tienes frío? —preguntó, sentándose erguido. Bajo la camiseta apretada, sus
abdominales se tensaban en una tableta de chocolate.
   Cuando ella sacudió la cabeza, Blay entró en el baño, cerró la puerta y abrió la
ducha. Después de desnudarse, se puso bajo el chorro e intentó olvidar todo lo que
estaba ocurriendo en su cama.
  Tuvo éxito sólo hasta el punto de sacar a Layla de la imagen.
   Su cerebro se quedó atascado en una fantasía de él y Qhuinn estirados juntos, con
las bocas en el cuello del otro, los colmillos rompiendo la superficie de piel
aterciopelada, los cuerpos....
  Era bastante común en los machos que se les pusiera dura después de alimentarse.
Especialmente si estaban pensando en todo tipo de cosas desnudas. Y el jabón no
ayudaba.
  Y tampoco las imágenes que vendrían después de que los dos se penetraran las
gargantas.
  Blay plantó una palma en el mármol resbaladizo y la otra en su polla rígida.


                                        ~2 2 7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   Lo que hizo fue rápido y más o menos tan satisfactorio como un trozo de pizza
fría; bueno, sí, pero ni de lejos una auténtica comida.
   El segundo viaje en el tiovivo no mejoró la situación y negó a su cuerpo la
oportunidad de un tercero. Porque honestamente. Qué sórdido. ¿Qhuinn y Layla se
estaban ocupando de sus asuntos al otro lado de la puerta mientras él se ponía en
plan Johnny Memonic bajo el agua caliente? Argh.
  Saliendo, se secó, se puso su bata y comprendió que no había traído nada para
vestirse. Mientras giraba el pomo de la puerta, rezó porque las cosas estuvieran
donde las dejó.
   Y lo estaban, gracias, Virgen Escriba: Qhuinn tenía la boca en la otra muñeca de
Layla y estaba tomando lo que necesitaba mientras la Elegida permanecía arrodillada
junto a él.
  Nada abiertamente sexual.
  El alivio que clavó las uñas en el pecho de Blay le hizo comprender lo furioso que
había estado... no sólo por esto sino por todo lo que tenía que ver con Qhuinn.
  De veras no era sano. Para nadie.
  Y además, cuando todo se calmaba, ¿estaba mal que Qhuinn sintiera lo que sentía?
No puedes evitar por quién te sientes atraído... y por quién no.
   Del armario, Blay sacó una camisa de botones y unos pantalones negros de
combate. Justo cuando giraba la cabeza hacia el baño, Qhuinn alzó la boca de la vena
de Layla. El macho dejó escapar un gemido saciado y extendió la lengua hacia las
heridas que había hecho con los colmillos. Cuando un destello de plata refulgió, las
cejas de Baly se alzaron. El piercing de la lengua era nuevo y se preguntó quién se lo
habría hecho.
  Probablemente Vishous. El par estaba pasando un montón de tiempo junto y así es
como habían conseguido la tinta del tatuaje de John... Qhuinn había mangado la
botella.
  La lengua de Qhuinn lamió la piel de la Elegida, ese metal guiñando con cada
pasada.
  —Gracias, Layla. Eres buena con nosotros.
  Le dedicó una rápida sonrisa y luego sacó las piernas de la cama, claramente para
marcharse.
   Layla, por otro lado, no se movió. En vez de seguir su ejemplo y salir, su cabeza
bajó y concentró la mirada en su regazo...
   No, en sus muñecas, que relucían bajo los puños abiertos de su túnica. Cuando la
vio tambalearse, Blay frunció el ceño.


                                        ~2 2 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  —¿Layla? —dijo, yendo hacia ella—. ¿Estás bien?
  Qhuinn se giró hacia la cama.
  —¿Layla? ¿Qué pasa?
  Ahora eran ellos los arrodillados ante ella.
  Blay habló claramente.
  —¿Hemos tomado demasiado?
  Qhuinn se adelantó y centró su propia muñeca, ofreciéndosela.
  —Utilízame.
  Mierda, ella había alimentado a John la noche antes. ¿Tal vez había sido
demasiado pronto?
   Los ojos verde pálido de la Elegida se alzaron hasta la cara de Qhuinn y no había
ninguna desorientación en su mirada. Sólo un anhelo triste y ancestral.
  Qhuinn retrocedió.
  —¿Qué he hecho?
  —Nada —dijo ella en una voz que era demasiado profunda—. Si me perdonáis,
me retiraré al santuario una vez más.
  Layla fue a levantarse, pero Qhuinn le atrapó la mano y tiró de ella hacia abajo.
  —Layla, ¿qué pasa?
   Dios, esa voz suya. Tan suave y tan amable. Y también lo fue la mano que subió y
sujetó la barbilla, alzándole los ojos hacia los suyos.
  —No puedo hablar de ello.
  —Sí, puedes. —Qhuinn asintió con la cabeza en dirección a Blay—. Él y yo
guardaremos tu secreto.
   La Elegida hizo una profunda inspiración y su exhalación fue de derrota, como si
se hubiera quedado sin gas, sin opciones, sin fuerzas.
  —¿De veras? ¿Permaneceréis en silencio?
  —Sí. ¿Blay?
  —Sí. Absolutamente. —Se puso la mano en el corazón—. Lo juro. Haremos
cualquier cosa por ayudarte. Cualquier cosa.
  Ella se concentró en Qhuinn, su mirada sosteniendo la de él.
  —¿Soy desagradable a tus ojos, sire? —Cuando él frunció el ceño, ella se señaló los
pómulos, la frente—. ¿Me desvío hasta tal punto del ideal de moda que me
desapro...?

                                         ~2 2 9 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —Dios, no. ¿De qué estás hablando? Eres hermosa.
  —Entonces... ¿por qué sigo sin ser llamada?
  —No entiendo... te llamamos. Regularmente. Yo mismo, Blay y John. Rhage y V.
Tú eres la única a la que pedimos porque...
  —Ninguno me utiliza para nada salvo la sangre.
   Blay se alzó de las rodillas y retrocedió hasta que sus piernas golpearon el diván y
se encontró sentado. Cuando su trasero rebotó sobre el cojín, la expresión de la cara
de Qhuinn casi le hizo reír. Al tipo nunca le pillaban con la guardia baja. En parte por
haber estado tan expuesto en su relativamente corta vida, a la vez por elección y por
maldición. Y en parte por su personalidad. Se las arreglaba bien en todas las
situaciones. Punto.
   Excepto en esta, evidentemente. Qhuinn tenía pinta de que le hubieran machacado
la parte de atrás de la cabeza con un taco de billar.
  —Yo... —Qhuinn se aclaró la garganta—... yo... yo...
  Y sí, otra primera vez. Tartamudeando.
  Layla llenó el silencio.
  —Sirvo a los hombres y a los Hermanos de esta casa con orgullo. Doy sin recibir
nada a cambio porque es mi entrenamiento y mi placer hacerlo así. Pero os digo esto
porque lo habéis preguntado y... me parece que debo. Cada vez que vuelvo al
santuario o a casa del Primale, me encuentro progresivamente más vacía. Hasta el
punto en que creo que podría hacerme a un lado. Verdaderamente... —Sacudió la
cabeza—. No puedo seguir haciendo esto aunque es todo lo que siempre supe que
conllevaban mis obligaciones. Es sólo... mi corazón no puede continuar.
  Qhuinn dejó caer las manos y se frotó los muslos.
  —¿Quieres... querrías seguir si pudieras?
  —Por supuesto. —Su voz fue fuerte y segura—. Estoy orgullosa de servir.
  Ahora Qhuinn se pasó la mano por el espeso cabello negro.
  —¿Eso te... satisfaría?
  Era como observar un tren ruinoso descarrilar. Blay debería haber salido, pero no
podía moverse; simplemente tenía que presenciar la colisión.
   Y naturalmente el brillante sonrojo de Layla la hacía incluso más hermosa.
Entonces sus encantadores labios llenos se separaron. Se cerraron. Se separaron... se
cerraron de nuevo.
  —Está bien —susurró Qhuinn—. No tienes que decirlo en voz alta. Sé lo que
quieres.


                                         ~2 3 0 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Blay sintió un sudor frío romper en su pecho y sus manos se retorcieron sobre la
ropa que había cogido para sí mismo.
  —¿Quién? —preguntó Qhuinn roncamente—. ¿A quién quieres?
  Hubo otra larga pausa y luego ella dijo una palabra.
  —A ti.
  Blay se levantó.
  —Os dejaré solos.
  Estaba absolutamente ciego cuando partió rumbo a la salida y agarró la chaqueta
de cuero de camino por instinto.
  Cuando cerraba la puerta, oyó a Qhuinn decir.
  —Iremos muy lentamente. Si vamos a hacer esto. Iremos muy lentamente.
   Fuera en el pasillo, Blay puso rápida distancia entre él mismo y su dormitorio y no
fue hasta que llegó a las puertas dobles que conducían a las habitaciones del servicio
cuando comprendió que iba caminando por ahí en bata. Se deslizó por el tramo de
escaleras que conducían a la sala de cine del tercer piso y se cambió de ropa delante
de la máquina de palomitas inactiva. La cólera que ardía a fuego lento en sus
entrañas era una especie de cáncer, comiéndoselo. Pero carecía tanto de base. Era tan
inútil.
  Blay estaba de pie ante los estantes de DVDs, los títulos de las carátulas no eran
nada más que un patrón visual para sus ojos.
  Sin embargo lo que terminó encontrando no fue una película.
  Sino un trozo de papel en el bolsillo de su abrigo.




                                         ~2 3 1 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 29



  Cuando la puerta de la sala de recuperación se cerró, Xhex sintió que debía decir
algo. En voz alta. A Rehvenge.
  —Entonces. Ah. —Se apartó el pelo—.‖¿Qué‖tal<?
   Él cortó sus torpes divagaciones acercándose a zancadas hasta ella, su bastón rojo
clavándose en las baldosas, sus mocasines taconeando talón-punta, talón-punta. Su
expresión era fiera, sus ojos violeta ardían.
  Era suficiente para acomplejarla a una.
  Levantando más la sábana, Xhex masculló.
   —¿Qué‖demonios‖te‖pa<?‖ —Rehv se lanzó en picado con sus largos brazos y la
arrastró contra él, arropándola con todo el cariño contra su pecho. Apoyando la
cabeza contra la de ella, su voz fue profunda y grave.
  —Creí que nunca volvería a verte.
  Mientras él se estremecía, ella levantó las manos hasta su torso. Tras contenerse un
momento... le abrazó tan fuerte como hacia él.
   —Hueles igual —dijo ella con voz ronca, colocando la nariz justo en el cuello de su
fina camisa de seda—. Oh... Dios, hueles igual.
   La cara colonia especiada la llevó de vuelta a los días del ZeroSum cuando estaban
los cuatro: Él al mando, iAm con los libros, Trez con las operaciones y ella en la
seguridad.
   La fragancia fue el gancho que la arrastró y le hizo dar un paso más allá del
trauma del secuestro, ligándola a su pasado, tendiendo un terrible puente sobre las
últimas tres semanas.
  Sin embargo no quería esa atadura. Sólo iba a hacer su marcha más difícil. Mejor
centrarse en los acontecimientos y los objetivos inmediatos.
  Y luego simplemente desaparecer.
  Rehv se retiró.


                                        ~2 3 2 ~
J.R.Ward                                                             Amante Mío
                                                         8º Hermandad de la Daga Negra


  —No quiero cansarte, así que no voy a quedarme. Pero necesitaba... Sí.
  —Sí.
  Al unísono, se agarraron de los brazos el uno al otro y como siempre sintió la
comunión entre ellos, la mitad de la sangre que compartían estableciendo conexión a
como hacían los symphaths con otro.
  —¿Necesitas algo? —preguntó él—. ¿Comida?
  —Doc Jane dijo que nada de sólidos durante otro par de horas.
  —Vale. Escucha, hablemos del futuro.
   —En el futuro. —Mientras hablaba, proyectó en su mente una imagen de ellos dos
discutiendo acaloradamente. Que se produjo solamente para despistarlo en caso de
que estuviera leyéndola. No quedó claro si se lo tragó.
  —Ahora vivo aquí, por cierto —dijo él.
  —¿Dónde estoy exactamente?
  —En el centro de entrenamiento de la Hermandad. —Frunció el ceño—. Creía que
habías estado aquí antes.
   —No en esta parte. Pero sí, supongo que es aquí donde me trajeron. Ehlena fue
realmente buena conmigo, por cierto. Allí dentro. —Señaló con la cabeza hacia la
SR—. Y antes de que preguntes, voy a ponerme bien. Así lo ha dicho Doc Jane.
  —Bien. —Él le apretó la mano—. Iré por John.
  —Gracias.
   En la puerta, Rehv se detuvo y luego le lanzó una mirada sobre el hombro con los
ojos amatista entrecerrados.
   —Escucha. —El‖“gilipollas”‖quedó‖implícito—. Eres importante. No sólo para mí,
sino para un gran número de personas. Así es que haz lo que tengas que hacer y pon
tu cabeza en orden. Pero no creas que no tengo idea de lo que tienes planeado para
después.
  Ella le devolvió la mirada.
  —Jodido devorador-de-pecados.
  —Ya sabes. —Rehv alzó una ceja—. Y te conozco demasiado bien. No seas
cabrona, Xhex. Nos tienes a todos a tu lado y puedes superar esto.
  Mientras él desaparecía, consideró que tanta fe en su resistencia era conmovedora.
Pero no se lo tragaba.
  De hecho, sólo pensar en cualquier futuro más allá del funeral de Lash enviaba
una oleada de cansancio absoluto por su corriente sanguínea. Con un gemido, cerró


                                       ~2 3 3 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


los ojos y rezó por el amor de todo lo que fuera sagrado porque Rehvenge se
mantuviera fuera de sus asuntos...
  Xhex despertó con un jadeo. No tenía ni idea de cuánto tiempo llevaba dormida. O
dónde‖ estaba‖John<‖Bueno,‖esa‖estaba‖respondida:‖John‖estaba‖en‖el‖suelo‖frente‖a‖
su cama, descansando sobre el costado, con la cabeza reposando en el interior del
brazo que había doblado para usar de almohada. Parecía cansado, incluso mientras
dormía; las cejas tensas, la boca contraída en una mueca de disgusto.
  El consuelo que le producía mirarlo fue una sorpresa, pero no luchó contra ello.
No‖tenía‖suficientes‖fuerzas<‖y‖adem{s,‖no‖había‖testigos.
  —¿John?
  En el mismo momento en que pronunció su nombre, él se levantó del linóleo, en
postura de lucha, con su cuerpo de guerrero entre ella y la puerta del pasillo.
Quedaba bastante claro que estaba preparado para hacer trizas a cualquiera que la
amenazara.
Lo cuál era... realmente dulce.
  Y mejor que un ramo de flores junto a cama que la hubiera hecho estornudar.
  —John... ven aquí.
   Él esperó un momento, ladeando la cabeza como si escuchara en busca de algún
ruido. Luego dejó caer los puños y echó a andar. En el mismo momento en que sus
ojos se volvieron hacia ella, la mirada brutal y los colmillos expuestos se
desvanecieron en medio de una compasión que retorcía las tripas.
  Fue directo a por su libreta, escribió algo y se lo enseñó.
   —No, gracias. Todavía no tengo hambre. —Lo que siempre había sido cierto para
ella. Después de alimentarse, no comía durante horas, algunas veces durante un día
completo—. Lo que me encantaría...
  Sus ojos se deslizaron hacia el cuarto de baño de la esquina.
  Ducha, escribió él y se lo mostró.
  —Sí. Jesús... Me encantaría un poco de agua caliente.
   Él estaba totalmente en modo enfermera, entrando a abrir la ducha, poniendo
toallas, jabón y un cepillo de dientes en la encimera.
   Sintiéndose como una roñosa, se dispuso a ponerse derecha... Y le quedó claro que
alguien le había amarrado una casa alrededor del pecho. Se sentía literalmente como
si estuviera llevando una casa de dos pisos sobre los hombros. Lo que consiguió que
sacara‖las‖piernas‖por‖un‖lado‖del‖colchón‖fue‖una‖gran‖cantidad‖de‖esfuerzo<‖y‖la‖
convicción de que si como mínimo no se podía poner en posición vertical, él iba a
llamar a la doctora e iba a perderse la ducha.


                                          ~2 3 4 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   John llegó justo cuando las plantas desnudas de sus pies llegaban al suelo y fue de
lo más solícito estabilizándola con el brazo mientras se ponía en pie. Cuando las
sábanas se desprendieron de ella, ambos tuvieron un momento de... Santa-mierda-
desnuda. Pero no era momento de modestias.
   —¿Qué debería hacer con el vendaje? —murmuró ella, bajando la mirada a la
banda blanca que se extendía a través de su pelvis. Cuando John bajó la mirada a su
cuaderno, como si estuviera tratando de decidir si lo podría alcanzar y seguir
sosteniéndola, continuo—: No, no quiero a Doc Jane. Simplemente voy a quitármelo.
  Buscó un extremo y mientras se asentaba sobre los pies, se imaginó que
probablemente‖ habría‖ sido‖ mejor‖ para‖ hacer‖ esto‖ estando‖ tumbada<‖ y‖ bajo‖
supervisión médica. Pero al carajo.
 —Oh... —jadeó mientras revelaba con lentitud la línea de puntos negros—.
Maldición... La hembra de V es buena con la aguja y el hilo, eh.
    John tomó el puñado de gasas manchadas de sangre y lo lanzó
despreocupadamente a la papelera de la esquina. Y luego simplemente esperó, como
si fuera muy consciente de que ella estaba pensando en volver a la cama. Por alguna
razón, la idea de haber estado abierta la hizo marearse.
  —Hagámoslo —dijo bruscamente.
  Él la dejó establecer el paso, lo cual resultó ser sólo ligeramente más rápido que
dar marcha atrás.
  —¿Puedes apagar las luces ahí dentro? —dijo ella mientras arrastraba los pies, sus
pasos como los de un bebé no abarcaban más de tres centímetros—. No quiero ver mi
aspecto en ese espejo sobre el lavabo.
   En el mismo momento en que lo tuvo al alcance, John extendió el brazo y pulsó el
interruptor de la pared.
  —Gracias.
   La sensación del aire húmedo y el sonido del agua cayendo aliviaron su mente y
su espina dorsal. El problema era que la tensión la había ayudado a mantenerse en
pie y ahora estaba temblando.
   —John... —¿Era esa su voz? Tan débil y fina—. John, ¿entrarías conmigo? Por
favor.
   Hablando de largos silencios. Pero entonces a la luz que se vertía desde la cama, él
asintió.
   —Mientras te desvistes allí fuera —dijo ella—, puedes cerrar la puerta y yo usaré
el baño.




                                         ~2 3 5 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


   Con eso, se agarró a la barra adherida a la pared y maniobró por sí misma. Hubo
otra pausa y luego John dio un paso atrás y la ligera luz se desvaneció.
   Después de ocuparse de sus asuntos, se levantó tirando de sí misma y entreabrió
la puerta.
  Lo que obtuvo fue ese cuaderno en la cara:
  Me habría dejado puestos mis boxers pero no los llevo debajo de los pantalones de cuero.
  —Está bien. Difícilmente soy del tipo tímido.
  Aunque eso se demostró no ser del todo cierto cuando los dos se metieron en la
ducha juntos. Cualquiera pensaría que después de todo por lo que había pasado, un
poco de piel, en un cuarto oscuro, con un macho en quien confiaba y con el que ya
había estado no sería un gran desafío. Sin embargo, lo fue.
  Especialmente cuando el cuerpo de él se rozó contra su espalda al cerrar la puerta
de cristal.
  Concéntrate en el agua, se dijo a sí misma, preguntándose si había perdido la
maldita cabeza.
   Al levantar la cabeza, comenzó a inclinarse a un lado y la enorme mano masculina
se deslizó bajo su brazo para mantenerla derecha.
  —Gracias —dijo torpemente.
   Aunque la situación era muy incómoda, el agua caliente se sentía maravillosa
empapando su pelo hasta el cuero cabelludo y la idea de poder asearse fue
repentinamente más prioritaria que todo lo que John Matthew no llevaba puesto.
  —Olvidé el jabón, maldita sea.
   John se inclinó y la apretó de nuevo, sus caderas golpeando las de ella. Y aunque
ella se tensó, preparándose para algo sexual... no estaba excitado.
  Lo‖cual‖era‖un‖alivio.‖Después‖de‖las‖cosas‖que‖Lash‖le‖había‖hecho<
   Cuando le depositó el jabón en la palma, Xhex bloqueó todos los pensamientos de
lo que había pasado en aquel dormitorio y simplemente humedeció la barra bajo la
ducha. Lavarse. Secarse. Volver a la cama. Eso era en todo en lo que tenía que pensar.
  El olor fuerte y definido del Dial flotó en el ambiente y tuvo que parpadear rápido.
  Era exactamente lo que ella habría escogido.

                                            ***
   Asombroso, pensó John mientras permanecía de pie detrás de Xhex.
Si bajabas la mirada a tu polla y tus pelotas y les decías que si se portaban mal las




                                           ~2 3 6 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


cortarías en rodajas y las enterrarías en el patio trasero, realmente te escuchaban.
Iba a tener que recordarlo.
  La ducha era de tamaño generoso para un macho, pero bastante estrecha para los
dos y tenía que mantener el culo apretado contra las baldosas frías para estar cien
por cien seguro de que el Señor Idea Brillante y sus compañeros gemelos de trabajo,
Estúpido y Super Estúpido se mantenían lejos de ella.
  Después de todo, la arenga había hecho maravillas, pero no iba a arriesgarse.
   Además, estaba conmocionado porque Xhex estuviera tan débil que tuviera que
sujetarla para que pudiera estar de pie, aun después de alimentarse. No obstante,
uno no se quita cuatro semanas de infierno de encima sin más después de una siesta
de dos horas. Que era el tiempo que había dormido, según su reloj.
   Mientras cogía el champú, ella arqueó la espalda, su cabello mojado le rozó el
pecho antes de que se diera la vuelta para aclararse. Él cambió su agarre lo necesario,
sujetando primero la parte superior de su brazo izquierdo, luego el derecho.
Los problemas llegaron cuando ella se inclinó para lavarse las piernas.
  —Mierda<‖ —Ella cambió de posición demasiado rápido, se le resbalaron las
manos en los bíceps enjabonados y resbaladizos y cayó contra su cuerpo.
   John tuvo una breve y vívida impresión de su cuerpo resbaladizo, húmedo y
cálido y luego se golpeó contra la pared y se volvió loco buscando una forma de
mantenerla derecha que no implicara un contacto total.
   —Ojalá hubiera un asiento aquí —dijo ella—. Me parece que no puedo mantener
el maldito equilibrio.
   Hubo una pausa... y luego él le cogió el jabón. Moviéndose lentamente,
intercambió el sitio con ella, colocándola en la esquina en la que él había apoyado el
trasero y haciendo que le apoyara las manos sobre los hombros.
   Mientras se arrodillaba, dio vueltas al Dial entre las manos, consiguiendo un
montón de espuma; el agua le golpeaba la parte trasera de la cabeza y caía por su
columna vertebral. Las baldosas de la ducha se sentían duras bajo sus rótulas y tenía
uno de los dedos de los pies colocado en el desagüe, era como si la cosa tuviera
dientes y estuviera dándole un mordisco, pero no le importaba.
  Estaba a punto de tocarla. Y eso era todo lo que le interesaba.
   Rodeándole el tobillo con la mano, le dio un tirón gentil y después de un
momento, ella apoyó el peso en el lado contrario y le dio el pie. Dejó la barra de jabón
en el suelo junto a la puerta y le masajeó la planta subiendo hacia el talón, frotando,
limpiando<
  Adorándola sin esperar nada a cambio.



                                         ~2 3 7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Iba despacio, especialmente cuando subía por la pierna, haciendo una pausa de
vez en cuando para asegurarse de no estar apretando ninguna magulladura. El
músculo de la pantorrilla estaba durísimo y los huesos que salían de la rodilla
parecían tan fuertes como los de un macho pero era delicada a su modo. Al menos
comparado con él.
   Cuando subió aún más, por encima del muslo, se deslizó hacia el exterior. Lo
último que quería era preocuparla porque se abalanzara sobre ella y cuando llegó a
la cadera, se detuvo y recogió el jabón de nuevo.
  Después de soltarle el pie, golpeó ligeramente el otro tobillo y sintió una punzada
de alivio cuando solícitamente ella le dio oportunidad de repetir lo que había hecho.
  Lentos masajes, lentas manos, lentos avances... Y sólo por fuera en la parte
superior.
   Cuando acabó, se levantó, las rodillas crujiéndole mientras se alzaba hasta
alcanzar su altura completa y la colocó bajo el chorro de la ducha. Agarrándola por el
brazo otra vez, le dio el jabón para que pudiera lavar cualquier otra cosa que fuera
necesaria.
  —¿John? —dijo ella.
  Como estaba oscuro, silbó un ¿Qué?
  —Eres un macho de mucho valor. De verdad que sí. —Levantó las manos y le
acunó la cara.
   Ocurrió tan rápido, no podía creerlo. Más tarde lo reviviría y volvería a revivirlo
todo una y otra vez, alargando el momento interminablemente, volviéndolo a vivir y
alimentándose de forma extraña del recuerdo, una vez y otra.
  Cuando realmente acabó, sin embargo, había durado sólo un instante. Un impulso
por parte de ella. Un gesto casto en gratitud ante un casto regalo recibido.
  Xhex se puso de puntillas y presionó su boca contra la de él.
   Oh, tan suave. Sus labios eran increíblemente suaves. Y gentiles. Y muy cálidos.
El contacto fue demasiado fugaz, pero él estaba listo para que durara horas y horas y
decir que no era suficiente.
   —Vamos acuéstate conmigo —dijo ella, abriendo la puerta de la ducha y
saliendo—. No me gusta que estés en el suelo. Te mereces mucho más que eso.
   Débilmente, cerró el agua y la siguió, aceptando la toalla que ella le tendía. Se
secaron juntos, ella envolviéndose entera a la altura del torso, él cubriéndose las
caderas.




                                        ~2 3 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Una vez fuera, él subió primero a la cama de hospital y sintió que era la cosa más
natural del mundo abrirle los brazos. Si lo hubiera pensado, no habría hecho el gesto,
pero no estaba pensando.
  Lo cual estaba bien.
  Porque ella vino a él como lo había hecho el agua de la ducha, empapándole con
una calidez que se filtraba por la piel hasta el tuétano.
  Pero por supuesto, Xhex podía metérsele bajo la piel mucho más que eso. Siempre
había podido.
   Parecía como si le hubiera entregado el alma la primera vez que había puesto los
ojos en ella.
   Cuando apagó la luz y ella se reacomodó incluso más cerca, sintió como si se
introdujera directamente en su helado corazón y acampara allí, su hoguera le
descongelaba el alma hasta que dio la primera profunda inspiración de gracias-a-
Dios en meses.
  John cerró los ojos, sin esperar dormir.
  Sin embargo, lo hizo. Y muy, muy bien.




                                         ~2 3 9 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra




                                      Capítulo 30



   En la sala de personal de la mansión Sampsone, Darius concluía su reunión con la criada
de la hija.
   —Gracias —dijo mientras se alzaba y asentía con la cabeza hacia la hembra—. Aprecio tu
franqueza.
   La doggen se inclinó de modo respetuoso.
   —Por favor, encuéntrela. Y tráigala a casa, sire.
   —Pondremos empeño en hacer precisamente eso. —Miró fijamente a Thorment—. ¿Serías
tan amable de traer al lacayo?
   Thorment abrió la puerta a la mujer diminuta y ambos salieron a la vez.
   En su ausencia, Darius se paseó por el suelo desnudo, con sus botas de cuero marcando un
círculo alrededor del escritorio, formado por una tabla y sus soportes en el centro de la
habitación. La criada no sabía nada relevante. Había sido absolutamente abierta y modesta... y
no había añadido absolutamente nada al puzzle.
    Thorment volvió con el lacayo y reasumió su postura junto a la puerta, quedándose en
silencio. Lo cual era bueno. Generalmente hablando, durante un interrogatorio de variedad
civil, no necesitabas a más de un interrogador. Sin embargo, el chico tenía otra utilidad. Sus
ojos sagaces no se perdían nada, así que tal vez notaría algo que se le pasara a Darius durante
el discurso.
   —Gracias por hablar con nosotros —dijo Darius al lacayo.
   El doggen se inclinó.
   —Estaré complacido de prestarle servicio, sire.
   —Desde luego —murmuró Darius mientras se sentaba en el banco duro que había
utilizado cuando hablaba con la criada. Los doggen tendían a valorar el protocolo por
naturaleza y por consiguiente preferían que aquel que ostentaba una posición más elevada
estuviera sentado mientras ellos permanecían de pie.
   —¿Cómo te llamas, lacayo?
   Otra inclinación.


                                              ~2 4 0 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


  —Fritzgelder Perlmutter.
  —¿Y cuánto tiempo llevas con la familia?
   —Nací en su seno hace setenta y siete años. —El lacayo tenía las manos cogidas a la
espalda y enderezados los hombros—. He servido a la familia con orgullo desde mi cincuenta
aniversario de nacimiento.
  —Larga historia. Así que conoces bien a la hija.
  —Sí. Es una hembra de valía. Una alegría para sus padres de nacimiento y su linaje.
  Darius estudió la cara del lacayo cuidadosamente.
   —Y no eres consciente de nada... que conduciría a alguien a sospechar semejante
desaparición.
  La ceja izquierda del sirviente se retorció una vez.
  Y se produjo un largo silencio.
  Darius bajó la voz a un susurró.
   —Si alivia tu conciencia, tienes mi palabra como Hermano de que ni yo mismo ni mi
colega revelaremos a nadie lo que digas. Ni siquiera al propio rey.
  Fritzgelder abrió la boca y respiró a través de ella.
  Darius permaneció en silencio: empujando al pobre macho al lento proceso de revelación.
Desde luego o hablaba o no y animarle sólo retrasaría su decisión.
   El lacayo metió la mano en el bolsillo interior de su uniforme y retiró un pañuelo de un
blanco brillante que estaba doblado en un cuadrado preciso. Tras secarse el labio superior,
manoseó para guardar la maldita cosa.
  —Nada saldrá de estas paredes —susurró Darius—. Nada.
  El lacayo tuvo que aclararse la garganta dos veces antes de que su voz fibrosa se
materializara.
   —Verdaderamente... estaba más allá de todo reproche. De eso estoy seguro. No había
ninguna... relación con un macho de la que sus padres fueran conscientes.
  —Pero... —murmuró Darius.
   En ese momento la puerta se abrió de par en par y el mayordomo que les había conducido al
interior de la mansión apareció. No parecía nada sorprendido por la reunión y sí
absolutamente desaprobador. Sin duda uno de sus subordinados le había puesto al corriente.
  —Maneja un buen grupo de sirvientes —dijo Darius al hombre—. Mi colega y yo estamos
muy impresionados.
  La deferencia no hizo nada por aliviar la expresión de desconfianza del macho.



                                              ~2 4 1 ~
J.R.Ward                                                                         Amante Mío
                                                                    8º Hermandad de la Daga Negra


   —Me elogia, sire.
   —Debemos partir. ¿Está por aquí tu amo?
   El mayordomo se enderezó y su alivio fue obvio.
   —Se ha retirado y por eso he venido yo a verles. Les desea una buena partida, pero debe
ocuparse de su amada shellan.
   Darius se puso en pie.
   —Aquí tu lacayo estaba a punto de mostrarnos los terrenos de camino a la salida. Como
está lloviendo, estoy seguro de que debes preferir que un miembro del personal nos guíe sobre
la hierba húmeda. Volveremos tras la puesta de sol. Gracias por vuestra conformidad ante
nuestras peticiones.
   No hubo ninguna respuesta salvo el consentimiento del macho:
   —Por supuesto.
   Fritzgelder se inclinó ante su superior y luego extendió el brazo hacia la puerta que había
en la esquina más alejada.
   —Por aquí.
   Fuera, el aire cargaba una pequeña promesa primaveral de calidez. De hecho, era frío
invierno mientras avanzaban laboriosamente a través de la niebla.
   Fritzgelder sabía exactamente adónde llevarlos, el lacayo avanzó con decisión alrededor de
la parte trasera de la mansión hacia la zona de los jardines a los que tenía vista el dormitorio
de la hembra.
   No se ha tomado tanto trabajo a la ligera, pensó Darius.
   El lacayo se detuvo justo bajo la ventana de la hija de Sampsone, pero no de cara a las
paredes recias de la casa. Miraba hacia fuera... a través de los lechos de flores y el laberinto de
setos... hacia la finca de al lado. Y luego se giró deliberadamente de cara a Darius y Thorment.
   —Alcen los ojos hasta los árboles —dijo mientras señalaba a la casa como si describiera
algo pertinente... ya que sin duda estaban siendo observados desde las vidrieras de la
mansión—. Examinen atentamente el claro.
    Desde luego, había una brecha en la multitud de extremidades áridas de árbol... razón por
la cual habían podido ver la mansión distante desde el segundo piso.
   —Esa vista no fue creada por los de nuestra casa, sire —dijo el doggen suavemente—. Y
reparé en ello más o menos una semana antes... de que se supiera que ella se había ido. Estaba
arriba en la lavandería. La familia se había retirado bajo tierra y era un día soleado. Oí el
ruido de madera rompiéndose y volví mis ojos hacia las ventanas, después de las cuales vi
ramas siendo derribadas.
   Darius entrecerró la mirada.


                                              ~2 4 2 ~
J.R.Ward                                                                        Amante Mío
                                                                   8º Hermandad de la Daga Negra


   —Muy deliberado el corte, ¿no?
    —Muy deliberado. Y pensé que no era nada más que insignificantes humanos residiendo
allí. Pero ahora...
  —Ahora te preguntas si habría un propósito aparte del paisaje. Dime, ¿a quién has
mencionado esto?
   —Al mayordomo. Pero me imploró que permaneciera en silencio. Es un hombre estupendo,
de buen servicio a la familia. No hay nada que desee más que el que sea encontrada...
   —Pero desea evitar cualquier sospecha de que podría haber caído en manos de humanos.
   Después de todo, los humanos estaban a sólo una cola de ser considerados ratas por la
glymera.
   —Gracias por esto —dijo Darius—. Has cumplido bien con tu deber.
   —Sólo encuéntrenla. Por favor. No me importa la fuente de la abducción... sólo tráiganla a
su casa.
   Darius se concentró en lo que podía ver de la mansión de al lado.
   —Lo haremos. De una forma... u otra.
   Por su bien, rezó porque los humanos de esa finca no se hubieran atrevido a tomar a uno de
los suyos. Se evitaba a la otra raza por orden del rey, pero si tenían la temeridad de agredir así
a un vampiro. Y una hembra noble.
  Darius los masacraría uno por uno en sus camas y dejaría los cuerpos para que se
pudrieran en medio del hedor.




                                              ~2 4 3 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 31



  Gregg Winn despertó con Holly acurrucada contra él, los exuberantes pechos de
silicona eran un par de almohadas gemelas presionadas contra su costado.
  Con un rápido vistazo al reloj vio que eran las siete de la mañana. Mejor hacer las
maletas y dirigirse hacia Atlanta.
  —Holly —La tocó ligeramente con la mano—. Despierta.
   Holly soltó algo parecido a un ronroneo y se estiró, arqueando el cuerpo contra el
suyo, transformando la erección matutina en una cruda necesidad que lo predispuso
a hacer algo al respecto. Sin embargo los recuerdos de cómo había acabado ella en su
cama frenaron rápidamente ese impulso.
  Demostrando que en ciertos aspectos era un caballero.
  —Holly. Venga. Arriba, arribaaaa. —Le apartó el cabello y se lo alisó por el
hombro— Si nos damos prisa, estaremos en Atlanta a última hora de la tarde.
  Lo cual, considerando que habían perdido un día persiguiendo este asunto de
Rathboone, iba a venir bien.
  —Bueno. Ya me levanto. Ya voy.
   En realidad, él fue el único de los dos que se puso en vertical. Holly simplemente
se acurrucó en el espacio tibio que había dejado él y se volvió a dormir enseguida.
   Tomó una ducha y luego llenó la maleta haciendo tanto ruido como pudo pero
ella estaba dormida como un tronco. Aunque no tanto como en coma.
   Estaba a punto de pasarse por la habitación de Stan, que era incluso peor con todo
ese asunto del despertar, cuando sonó un golpe en la puerta.
  ¿Estaría ya despierto el idiota emporrado?
  Gregg comenzó a hablar con el cámara mientras abría la puerta.
  —Escucha,‖vamos‖a‖recoger‖el<
   Era el estirado del mayordomo. Con aspecto de que alguien hubiera derramado
vino tinto por todo su sofá.


                                        ~2 4 4 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


  Gregg levantó la palma.
  —Nos‖vamos,‖vale.‖Nos‖largamos.‖Sólo‖danos<
  —El propietario ha decidido permitir que filmen aquí. Para su especial.
  Gregg parpadeó como un idiota.
  —¿Perdón?
  El tono del mayordomo se volvió incluso más indignado. Si eso era posible.
  —El propietario habló conmigo esta mañana. Dijo que se les permite presentar
aquí su programa.
  Un día demasiado tarde, pensó Gregg con una maldición para sí mismo.
  —Lo‖siento.‖Mi‖equipo‖y‖yo‖estamos<
  —Encantados —acabó Holly por él.
  Cuando echó un vistazo por encima del hombro, la presentadora se estaba
poniendo la ropa y saliendo de la cama.
  —Son unas noticias fantásticas —dijo ella deliberadamente mientras sonreía al
mayordomo.
  El cual pareció pasar como un yoyo entre la desaprobación y el encantamiento
ante la visión de toda la confusión y calidez al natural de ella.
  —Entonces muy bien —dijo el mayordomo, después de aclararse la garganta—.
Háganme saber si necesitan algo.
  Con una reverencia, desapareció por el pasillo.
  Gregg cerró la puerta.
  —Pensaba que querías salir de aquí.
  —Bueno<‖Estuve‖a‖salvo‖contigo,‖¿no?‖—Se acercó furtivamente, acariciándole el
pecho—. Simplemente me quedaré contigo.
  La satisfacción en su voz le hizo sospechar.
   —¿Estás jugando conmigo? ¿Respecto a todo ese asunto‖ del‖ sexo‖ con<‖ lo‖ que‖
fuera?
  Ella negó con la cabeza sin dudar.
  —No<‖pero‖realmente‖pienso‖que‖todo‖fue‖un‖sueño.
  —¿Y qué hay del hecho que dijiste que realmente habías tenido sexo?
   Las cejas depiladas se arrugaron como si estuviera intentando ver a través de un
cristal esmerilado.



                                        ~2 4 5 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  —Es demasiado vago para haber sido verdad. Anoche estaba completamente
confundida,‖pero‖a‖la‖luz‖del‖día<‖todo‖esto‖parece‖ridículo.
  —Estabas bastante segura cuando entraste aquí.
  Ella sacudió la cabeza lentamente.
  —Nada m{s‖ que‖ un‖ sueño‖ verdaderamente‖ vívido‖ e‖ increíble<‖ en‖ realidad‖ no‖
ocurrió.
  Él examinó su rostro y no encontró más que certeza.
  De repente, Holly se llevó la mano hacia la sien.
  —¿Tienes una aspirina?
  —¿Dolor de cabeza?
  —Sí. Acaba de comenzar.
  Fue y sacó su kit de dopaje de la maleta.
   —Escucha, estoy dispuesto a intentarlo, pero si decidimos quedarnos, no hay
retirada. Tenemos que llenar nuestra franja horaria, así que no podemos salir
disparados hacia Atlanta en un día o dos.
  Francamente, ya estaban en territorio de última hora.
  —Lo entiendo —dijo ella mientras se sentaba en la cama—. Lo he pillado
completamente.
  Gregg le trajo la aspirina, luego entró en el baño y le agenció un vaso de agua.
   —Oye, por qué no vuelves a la cama. Todavía es pronto y sin duda Stan todavía
está grogui.
  —¿Qué vas a hacer? —Bostezó mientras le devolvía las Bayer y el vaso vacío.
  Gregg hizo un gesto hacia el portátil.
  —Llevaré esto abajo, al salón y empezaré a revisar las secuencias que tomamos
anoche. Debería tener cargado todo lo de las cámaras remotas.
  —Quédate aquí —le pidió Holly mientras movía los dedos de los pies con
manicura bajo las sábanas.
  —¿Estás segura?
  Su sonrisa cuando puso la cabeza sobre la almohada reveló unas fundas
perfectas<‖y‖el‖lado‖dulce‖de‖su‖personalidad.
  —Sí. Dormiré mejor, además hueles bien después de ducharte.
   Tío, había algo en ella. Con la mirada alzada así desde su cama, haría falta un
ejército para arrastrarlo fuera de la habitación.


                                           ~2 4 6 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —De acuerdo. Vete a dormir, Bombón.
  Ella sonrió ante el mote cariñoso que le había puesto la primera vez que se acostó
con ella.
  —Lo haré. Y gracias por quedarte conmigo.
   Cuando Holly cerró los ojos, fue hacia el sillón orejero que había junto a la ventana
y encendió el portátil.
   La grabación de las cámaras diminutas que habían escondido en el pasillo, abajo
en el salón y fuera en el gran roble al lado del porche, efectivamente se había
cargado.
  Dado lo sucedido, deseó un huevo haber puesto una cámara remota en la
habitación de Holly, pero así estaban las cosas. Como los fantasmas no existían de
verdad, ¿por qué tendrían que haberse molestado? Las tomas habían sido sólo para
vender‖ la‖ atmósfera‖ del‖ lugar<‖ y‖ para‖ amañarlas‖ después‖ cuando‖ llegara‖ el‖
momento‖de‖“convocar‖a‖los‖espíritus‖de‖la‖casa”
   Cuando comenzó a revisar las imágenes capturadas, se dio cuenta que ¿llevaba
haciendo esto durante cuánto tiempo? ¿Dos años? Y ya tendría que haber visto u
oído algo que no pudiera ser explicado.
  Pero no pasaba nada. No intentaba demostrar la existencia de los espíritus. Estaba
decidido a vender entretenimiento.
   Lo único que había aprendido durante los últimos veinticuatro meses era que
menos mal que mentir no había sido nunca un problema para él. De hecho, su
absoluta comodidad con la falsedad era la razón de que fuera un realizador de
televisión perfecto. Para él todo giraba en torno al objetivo y los detalles, ya fueran
lugares de filmación, talentos, agentes, propietarios de la vivienda o lo que fuera que
estuviera filmado o grabado, no eran más que latas de sopa en un armario para ser
colocadas a su voluntad. Para lograr terminar el trabajo, había mentido a cerca de
contratos, fechas, horas, imágenes y sonidos. Amañaba, engañaba y amenazaba con
falacias.‖Elaboraba,‖daba‖pie‖y<
  Gregg frunció el ceño y se inclinó hacia la pantalla.
   Moviendo el cursor hasta el botón de rebobinar del Windows Media Player, volvió
a poner el segmento que se había grabado en el pasillo.
   Lo que vio fue una forma oscura moviéndose por el pasillo, fuera de sus
habitaciones<‖ y‖ que‖ desaparecía‖ dentro‖ de‖ la‖ de Holly. La hora en la esquina
inferior derecha: 12:11 a.m.
  Justo unos cuarenta y cinco minutos antes de que ella acudiera a él.




                                         ~2 4 7 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


   Gregg volvió a pasar el segmento, observando esa sombra enorme andando por el
centro del pasillo tenuemente iluminado, bloqueando la iluminación que entraba a
través de la ventana del extremo opuesto.
  En su mente, oyó la voz de Holly: Porque me he acostado con él.
   La ira y la ansiedad se arremolinaban en su cabeza, dejó la grabación en marcha,
los minutos pasaban en esa esquina derecha. Y luego allí estaba, alguien
abandonando la habitación de Holly, saliendo, bloqueando la luz, unos treinta
minutos después.
  La figura se marchó por el lado opuesto al que había venido, casi como si supiera
dónde había sido montada la cámara y no quisiera mostrar el rostro.
  Justo‖cuando‖Gregg‖se‖estaba‖preparado‖para‖llamar‖a‖la‖policía‖local<‖la‖maldita‖
cosa desapareció en el aire.
  Qué. Coño.




                                        ~2 4 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 32



  John Matthew se despertó, sintió a Xhex a su lado y le entró el pánico. ¿Un
sueño<‖esto‖era‖un‖sueño?
   Se incorporó lentamente y cuando sintió el brazo de ella deslizándose desde su
pecho hasta el vientre, lo atrapó antes de que le alcanzara las caderas. Dios, lo que
sujetaba‖con‖cuidado‖era‖c{lido,‖pesado‖y<
  —¿John? —dijo ella hundida en la almohada.
  Sin pensar, se acurrucó su alrededor y le alisó el cabello corto. En el instante en
que lo hizo, Xhex pareció volver a quedarse dormida enseguida.
   Un rápido vistazo a su reloj le dijo que eran las cuatro de la tarde. Habían dormido
durante horas y a juzgar por el gruñido de su propio estómago, ella también debía
estar hambrienta.
  Cuando estuvo seguro de que Xhex estaba otra vez fuera de combate, se liberó y
se desplazó en silencio, escribiéndole una nota rápida antes de ponerse los
pantalones de cuero y la camiseta.
   Con los pies descalzos, salió al pasillo. Todo estaba en silencio porque aquí ya no
había entrenamientos y eso era una maldita vergüenza. Deberían estar oyéndose
gritos de entrenamiento desde el gimnasio, la cantinela de sermones en la clase y
golpes de las taquillas al cerrarse en las duchas.
  En lugar de silencio.
  Pero al final resultó que Xhex y él no estaban solos.
  Cuando llegó a la puerta de cristal de la oficina, se quedó congelado con la mano
en el tirador.
   Tohr‖estaba‖dormido‖en‖el‖escritorio<‖bueno,‖sobre‖él.‖Con‖la‖cabeza‖gacha‖sobre‖
el antebrazo y los hombros caídos.
  John estaba tan acostumbrado a sentir ira hacia el tipo, que fue un shock no tener
nada‖de‖eso‖encendiéndole.‖En‖cambio<‖sintió‖una‖tristeza aplastante.
  Esta mañana se había despertado al lado de Xhex.


                                         ~2 4 9 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  Pero Tohr nunca, jamás volvería a tener eso. Jamás iba a enroscar y alisar el cabello
de Wellsie. Jamás iría a la cocina a traerle algo de comer. Nunca la abrazaría o
besaría.
  Y en el camino había perdido a un bebé.
   John abrió la puerta y esperó que el Hermano se despertara de golpe, pero Tohr no
lo hizo. El macho estaba fuera de combate. Aunque tenía sentido. Había estado
ocupado en recuperar la forma, comiendo y haciendo ejercicio veinticuatro horas al
día siete días a la semana y el esfuerzo se notaba. Los pantalones ya no le iban
holgados y las camisas no le colgaban. Pero estaba claro que el proceso era agotador.
  ¿Dónde estará Lassiter?, se preguntó John cuando se acercó a la mesa y entró en el
armario. Normalmente el ángel estaba pegado muy de cerca al Hermano.
   Inclinandose para entrar por la puerta oculta tras los estantes de suministros,
recorrió el túnel hacia la casa. Al pasar, las luces fluorescentes del techo se encendía
por delante de‖ él,‖ dando‖ la‖ impresión‖ de‖ un‖ camino‖ predestinado<‖ lo‖ cual‖
considerando como iban las cosas era un consuelo. Cuando llegó a una serie de
peldaños no muy altos, los subió, introdujo el código y subió otro tramo. Al emerger
en el vestíbulo, oyó la TV en la sala de billar y se imaginó que allí era dónde estaba el
ángel.
  Nadie más en la casa estaría viendo Oprah. No sin una pistola apuntándole a la
cabeza.
   La cocina estaba vacía, sin duda los doggen estarían comiendo algo en sus
alojamientos antes de tener que preparar la Primera Comida y ocuparse de la casa.
Lo que estaba muy bien. En realidad no quería ayuda.
  Moviéndose con rapidez, se agenció una cesta de la despensa y llenó la cabrona
hasta el borde. Panecillos. Un termo lleno de café. Una jarra de ZN. Fruta troceada.
Danesas. Danesas. Danesas. Taza. Taza. Vaso.
  Iba a por las calorías altas y rogó porque a ella le gustaran los dulces.
  Por si acaso, hizo un bocadillo de pavo.
  Y por otra razón distinta añadió uno de jamón y queso.
  Cruzando el comedor a zancadas, se dirigió de vuelta a la puerta de debajo de la
magnífica escalera.
  —Mucha comida para dos —dijo Lassiter, con su acostumbrado número de
sabihondo bajado de tono.
  John giró en redondo. El ángel estaba en la entrada de la sala de billar, relajado
contra el arco ornamentado. Tenía una bota cruzada sobre la otra y los brazos




                                          ~2 5 0 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


cruzados sobre el pecho. Los piercings dorados destellaban, dando la impresión que
era todo ojos, ojos que no se perdían nada.
  Lassiter sonrió un poco.
  —Así que ahora ves las cosas desde un ángulo distinto, ¿no?
   Tan sólo la noche anterior John habría lanzado en respuesta un ¡vete a la mierda!,
pero ahora se sintió inclinado a asentir. Especialmente cuando pensó en las grietas en
el hormigón de la entrada que habían sido causadas por el dolor que había
atravesado Tohr.
   —Bien —dijo Lassiter—, ya era hora, maldita sea. Oh y no estoy con él en este
momento porque todo el mundo necesita estar solo en algún momento. Además
tengo que obtener mi dosis de O.
  El ángel dio la vuelta, con el cabello rubio-y-negro balanceándose.
  —Y ya puedes cerrar la boca. Oprah es impresionante.
  John sacudió la cabeza y se encontró sonriendo. Lassiter podía ser un dolor
metrosexual en el culo, pero había traído a Tohr de vuelta a la Hermandad y eso
contaba para algo.
  Atravesó el túnel. Salió por la parte trasera del armario. Entró en la oficina dónde
Tohr estaba todavía durmiendo.
   Cuando John se acercó al escritorio, el Hermano se despertó con una sacudida de-
cuerpo-entero, quitando la cabeza rápidamente de la mesa. La mitad de su rostro
estaba aplastado, como si alguien le hubiera atacado con un spray de almidón y
planchado su jeta malamenta.
  —John<‖—dijo bruscamente—. Eh. ¿Necesitas algo?
  John metió la mano en la cesta y sacó el de jamón y queso. Colocándolo en la
mesa, lo deslizó hacia el macho.
  Tohr parpadeó como si nunca antes hubiera visto dos lonchas de centeno ciñendo
un poco de carne.
  John hizo un gesto hacia el sandwich. Come, vocalizó.
  Tohr alargó la mano y la puso sobre el bocadillo.
  —Gracias.
   John asintió, las yemas de sus dedos se demoraron sobre la superficie de la mesa.
Su adiós fue un rápido golpe de nudillos. Había demasiado que decir en el poco
tiempo que tenía, siendo su mayor preocupación que Xhex no se despertara sola.
  Cuando alcanzaba la puerta, Tohr dijo:



                                        ~2 5 1 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  —De veras me alegro de que la trajeras de vuelta. Me alegro muchísimo.
   Cuando las palabras vagaron hacia él, los ojos de John se fijaron a una de aquellas
grietas del pasillo de afuera. Ese podría haber sido él, comprendió. Si Wrath y los
Hermanos se hubieran presentado en su puerta con malas noticias sobre su hembra,
en lugar de buenas, hubiera reaccionado exactamente de la misma manera que Tohr.
  Arrancando el suelo de cuajo. Seguido por una salida a lo grande.
   Por encima del hombro, John observó el rostro pálido del macho que había sido su
salvador,‖ su‖ mentor<‖ lo‖ m{s‖ cercano‖ a‖ un‖ padre‖ que‖ había‖ conocido.‖ Tohr‖ había‖
ganado peso pero su rostro todavía estaba vacío y eso tal vez nunca cambiaría, por
muchas comidas que tomara.
  Cuando sus miradas se cruzaron, John tuvo la sensación que los dos habían
pasado por mucho más que sólo la suma de los años que llevaban conociéndose el
uno al otro.
  John puso la cesta a sus pies.
  Voy a salir con Xhex esta noche.
  —¿Sí?
  Voy a enseñarle dónde crecí.
  Tohr tragó con dificultad.
  —¿Quieres las llaves de mi casa?
  John retrocedió. Simplemente había tenido intención de incluir al tipo en lo que
pasaba con él, algo en plan meter-el-dedo-en-la-piscina para arreglar la mierda que
había entre ellos.
  No contaba con llevarla allí…
  —Ve. Sería bueno que le echaras un vistazo. El doggen se pasa por allí una vez al
mes, quizás dos. —Tohr cambió de posición y abrió uno de los cajones de la mesa.
Cuando sacó un llavero, se aclaró la garganta—. Toma.
  John agarró las llaves y las rodeó en un puño, la pena le encogía el pecho.
Últimamente había estado ocupado cagándose en el tío y, no obstante, el Hermano se
comportaba como un hombre y le ofrecía lo que tenía que ser mortal para él.
  —Me alegro de que Xhex y tú os hayáis encontrado. Tiene un sentido cósmico,
desde luego.
  John se metió las llaves en el bolsillo para disponer de la mano.
  No estamos juntos.
  La sonrisa que brevemente se mostro en el rostro del tipo pareció la de antaño.



                                          ~2 5 2 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  —Sí, lo estáis. Vosotros dos estáis destinados a estar juntos.
  Jesús, pensó John, suponiendo que su aroma de vinculación era obvio. Aún así, no
había razón para entrar en todos los porque-no que rodeaban a la pareja.
  —Así que, ¿vas a Nuestra Señora? —Cuando John asintió, Tohr bajó la mano al
suelo y recogió una bolsa Hefty—. Llévate esto contigo. Es dinero de las drogas
confiscado de esa casa. Blay lo trajo. Supongo que les vendrá bien.
  Cuando Tohr se puso en pie, dejó la pasta sobre la mesa y cogió el bocadillo,
quitándole el envoltorio de plástico y dándole un mordisco.
  —Buen trabajo con la mayonesa —murmuró—. Ni mucha. Ni demasiado poca.
Gracias.
  Tohr se dirigió al armario.
  John silbó bajito y el Hermano se detuvo, pero no se dio la vuelta.
  —Está bien, John. No tienes que decir nada. Simplemente mántente a salvo esta
noche, ¿de acuerdo?
  Con eso Tohr se agachó para salir de la oficina, dejando a John sólo a la estela de
una bondad y dignidad que él sólo podía esperar alcanzar algún día.
  Cuando‖la‖puerta‖del‖armario‖se‖cerró,‖pensó<‖querría‖ser‖como‖Tohr.
   Al salir al pasillo, le resultó curioso cómo esa idea volvía una y otra vez a su
cerebro y cada vez que ocurría parecía cobrar más sentido: Desde que había conocido
al tipo por primera vez, ya fuera por el tamaño del Hermano, su inteligencia, la
forma en que trataba a su hembra, cómo luchaba o incluso el sonido grave de su
voz<‖John‖había‖querido‖ser‖como‖Tohr.
  Eso era bueno.
  Eso‖estaba<‖bien.
   Mientras caminaba hacia la sala de recuperación, no ansiaba exactamente esta
noche. Después de todo, a veces era mejor dejar‖enterrado‖el‖pasado<‖especialmente‖
el suyo, porque apestaba.
   Pero la cuestión era, que de esta manera tenía más posibilidades de distraer a
Xhex, evitando que saliera disparada detrás de Lash. Ella iba a necesitar otra noche,
tal vez dos, para recuperar toda su fuerza. Y debería alimentarse al menos una vez
más.
  De esta forma sabría dónde estaba y la mantendría a su lado durante la noche.
  Sin importar lo que creyera Tohr, John no se engañaba a sí mismo. Tarde o
temprano, Xhex iba a salir disparada y él no iba a ser capaz de detenerla.




                                          ~2 5 3 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


                                            ***
  En el Otro Lado, Payne daba un paseo por el Santuario, tenía cosquillas en los pies
desnudos por la mullida hierba verde y la nariz colmada por los aromas de la
madreselva y el jazmín.
  No había dormido ni siquiera una hora desde que su madre la había reanimado y
aunque al principio aquello le pareció extraño, ya no pensaba mucho en ello.
Simplemente era así.
   Era más que probable que su cuerpo hubiera tenido suficiente reposo para que le
durara toda una vida. Cuando pasó junto al templo del Primale, no entró. Lo mismo
con‖la‖entrada‖al‖patio‖de‖su‖madre<‖era‖demasiado‖pronto‖para‖que‖Wrath‖llegara‖y‖
su entrenamiento con él era la única razón por la que iba allí.
  No obstante, cuando llegó al templo aislado, abrió la puerta una rendija, aunque
no podría haber dicho qué la arrastró a girar el pomo y traspasar el umbral.
   Los cuencos de agua que las Elegidas habían usado durante tanto tiempo para de
ese modo dar fe de los sucesos que ocurrían en el Otro Lado, estaban alineados en
perfecto orden sobre varias mesas, los rollos de pergamino y las plumas asimismo
dispuestas, listas para usar.
  Su ojo captó un destello de luz y se dirigió hacia la fuente del mismo. El agua de
uno de los cuencos de cristal se movía en círculos cada vez más lentos, como si
hubiera sido usado justo un momento antes.
  Miró alrededor.
  —¿Hola?
   No‖hubo‖respuesta,‖sólo‖ el‖olor‖dulce‖a‖limón,‖lo‖ cual‖sugería‖que‖No’One‖había‖
estado recientemente pasando su paño. Eso era una pérdida de tiempo en realidad.
Allí no había‖ polvo,‖ ni‖ mugre,‖ ni‖ suciedad‖ de‖ la‖ que‖ ocuparse,‖ pero‖ claro‖ No’One‖
formaba parte de la fenomenal tradición de las Elegidas, ¿no?
  Nada que hacer excepto trabajo inútil que no servía para nada.
  Cuando Payne se giraba para salir y pasaba junto a todas las sillas vacías, la
sensación del fracaso de su madre fue tan predominante como el silencio que
abundaba.
   En verdad no le gustaba la hembra. Pero ahí estaba la triste realidad de todos los
planes tramados que no habían llegado a nada: Diseñar un programa de
reproducción para eliminar los defectos, para que la raza fuera fuerte. Enfrentar al
enemigo en el campo de la Tierra y ganar. Tener muchos hijos sirviéndola con amor,
obediencia y dicha.
  ¿Dónde estaba ahora la Virgen Escriba? Sola. Sin ser adorada. Sin ser querida.


                                           ~2 5 4 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   E incluso era menos probable que las generaciones venideras siguieran sus
costumbres, dada la manera en la que muchos padres se habían desviado de la
tradición.
  Abandonando la habitación vacía, Payne salió a la omnipresente luz lechosa y bajó
hacia la charca de meditación. Una forma de brillante amarillo se movía y bailaba
como un tulipán en la brisa.
  Payne fue a grandes zancadas hacia la figura y cuando logró acercarse más,
decidió que evidentemente Layla había perdido la cabeza.
  La Elegida estaba cantando una canción sin palabras, su cuerpo moviéndose con
un ritmo que no tenía música, el cabello oscilando como una bandera.
   Era la primera y única vez que la hembra no llevaba un moño al estilo de todas las
Elegidas<‖al‖menos‖que‖Payne‖hubiera‖visto.
  —¡Hermana! —dijo Layla, deteniéndose—. Perdóname.
   Su radiante sonrisa era más brillante que el amarillo de su toga y su aroma era más
fuerte que nunca, la fragancia a canela zumbaba en el aire tan nítida como su voz
encantadora.
  Payne se encogió de hombros.
  —No hay nada que perdonar. En verdad, tu canción es grata al oído.
  Los brazos de Layla reanudaron su elegante balanceo.
  —Es un día precioso, ¿no?
  —Efectivamente. —Salida de la nada, Payne sintió una punzada de temor—. Tu
humor ha mejorado mucho.
  —Así es, así es. —La Elegida hizo piruetas, apuntando el pie en un arco
encantador antes de elevarse en el aire—. Verdaderamente, es un día precioso.
  —¿Qué te ha complacido tanto? —Aunque Payne sabía la respuesta. Los cambios
de humor, después de todo, raramente eran espontáneos, la mayoría requerían un
detonante.
  Layla ralentizó el baile, sus brazos y pelo cayeron hacia abajo hasta detenerse.
Mientras los dedos elegantes se alzaban hacia su boca, pareció no saber qué decir.
  Ha estado de servicio propiamente dicho, pensó Payne. Su experiencia como ehros
ya no era simplemente teoría.
  —Yo<‖—El rubor en aquellas mejillas era vibrante.
   —No digas nada más, solo que sepas que estoy feliz por ti —murmuró Payne y
era en gran parte verdad. Pero había una parte de ella que se sentía curiosamente
abatida.


                                        ~2 5 5 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  ¿Ahora‖sólo‖quedaban‖No’One‖y‖ella‖sin‖usar?‖Así‖parecía.
  —Me besó —dijo Layla, mirando hacia la charca de meditación—. Posó... su boca
sobre la mía.
   Con gracia, la Elegida se sentó en el borde de mármol y pasó la mano por el agua
tranquila. Después de un momento, Payne se unió a ella porque a veces era mejor
sentir algo, cualquier cosa. Aunque fuera un dolor.
  —Lo disfrutaste, ¿no?
  Layla miró fijamente su propio reflejo, el cabello rubio cayéndole más allá del
hombro hasta que las puntas alcanzaron la superficie plateada de la piscina.
  —Él fue... un fuego dentro de mí. Una enorme ráfaga ardiente que... me consumió.
  —Así que ya no eres virgen.
   —Nos detuvo después del beso. Dijo que quería que estuviera segura. —La
sonrisa sensual que tocó el rostro de la hembra era un claro eco de pasión—. Yo
estaba segura y todavía lo estoy. Así es él. Efectivamente, su cuerpo de guerrero
estaba listo para mí. Ansioso de mí. Ser deseada de esa manera fue un regalo
desmedido. Pensaba que... iba en busca de la realización por mi educación, pero
ahora sé que hay mucho más esperándome en el Otro Lado.
  —¿Con él? —murmuró Payne—. ¿O a través de la búsqueda de tu deber?
  Esto provocó un profundo fruncimiento de cejas.
  Payne asintió.
  —Adivino que buscas más en él que tu posición.
  Hubo una larga pausa.
  —Tal pasión entre ambos seguramente es indicativa de cierto destino, ¿no es así?
   —En eso no opino. —Su experiencia con el destino la había conducido a un
brillante y sangriento momento de actividad... seguido por una dominante
pasividad. Ninguna de las cuales le permitían hacer comentarios sobre la clase de
pasión a la que se refería Layla.
  O celebrarla.
  —¿Me condenas? —susurró Layla.
   Payne alzó los ojos hacia la Elegida y pensó en la vista de esa sala vacía con todas
las mesas vacantes y los cuencos dejados enfriar por las bien entrenadas manos.
Ahora la dicha de Layla, arraigada como estaba en tejemanejes externos a la vida de
una Elegida, parecía otra deserción inevitable. Y eso no era una cosa mala.
  Alargó la mano y tocó el hombro de la otra hembra.



                                         ~2 5 6 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —No del todo. Verdaderamente me alegro por ti.
  El tímido placer de Layla la transformó de hermosa a algo cercano a
impresionante.
  —Estoy tan contenta de compartir esto contigo. Estoy a punto de reventar y aquí
no hay nadie... en realidad... con quien hablar.
   —Siempre puedes hablar conmigo. —Layla, después de todo, nunca la había
juzgado a ella o a sus inclinaciones masculinas y se sentía muy inclinada a otorgar a
la hembra la misma aprobación cortés—. ¿Regresarás pronto?
  Layla asintió.
  —Dijo‖que‖podía‖volver‖a‖él‖en‖su<‖¿Cómo‖lo‖dijo?‖Próxima‖noche‖libre.‖Y‖así‖lo‖
haré.
  —Bueno,‖ tienes‖ que‖ mantenerme‖ informada.‖ Es‖ m{s<‖ estaré‖ interesada‖ en‖ oír‖
cómo te va.
   —Gracias, hermana. —Layla cubrió la mano de Payne, un brillo de lágrimas se
formó en los ojos de la Elegida—.‖He‖estado‖tanto‖tiempo‖sin‖utilizar‖y‖esto<‖esto‖es‖
lo‖que‖deseaba.‖Me‖siento<‖viva.
  —Bien‖por‖ti,‖hermana.‖Eso‖es<‖muy‖bueno.
   Con una sonrisa final de confort, Payne se levantó y se despidió de la hembra.
Mientras volvía a los aposentos, se encontró frotándose ese dolor que se le había
formado en el centro del pecho.
  Por lo que a ella concernía, Wrath no llegaría lo bastante rápido.




                                         ~2 5 7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 33



  Xhex despertó con el aroma de John Matthew.
  De eso y de café recién hecho.
   Cuando levantó los párpados, sus ojos lo encontraron en la sombría sala de
recuperación. Él estaba de vuelta en la silla que antes había dejado, con el torso
inclinado mientras vertía café de un termo verde oscuro en una taza. Se había puesto
otra vez los pantalones de cuero y la camiseta, pero sus pies estaban descalzos.
   Cuando se volvió hacia ella, se quedó paralizado y alzó las cejas. Y, aunque la taza
había estado de camino a su boca, inmediatamente se la acercó para que la tomase
ella.
  Tío, eso lo resumía todo en pocas palabras.
  —No, por favor —le dijo—. Es tuyo.
   Él hizo una pausa como si considerase si discutir o no el punto. Pero luego se puso
el borde de porcelana en los labios y dio un sorbo.
   Sintiéndose un poco más estable, Xhex apartó las sábanas y deslizó las piernas
fuera. Mientras se ponía de pie, la toalla cayó de su cuerpo y escuchó a John hacer
una respiración silbante.
  —Oh, lo siento —murmuró, inclinándose y aferrando la tela de la toalla.
  No le culpaba por no querer echarle un vistazo a la cicatriz que aún estaba sanado
en la parte baja de su vientre. No era algo que necesitaras ver justo antes del
desayuno.
   Envolviéndose, se encaminó al baño, utilizó las instalaciones y se lavó la cara. Su
cuerpo estaba recuperándose bien, su colección de moratones estaba desapareciendo
y sentía las piernas más fuertes bajo el peso de su cuerpo. Gracias al descanso y a
haberse alimentado de él, sus dolores ya no eran tan intensos, sino más bien una serie
de molestias vagas.
  Cuando salió del baño, dijo:
  —¿Crees que puedo pedir prestada algo de ropa a alguien?


                                         ~2 5 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   John asintió, pero señaló a la cama. Era evidente que quería que comiese primero y
ella estaba de acuerdo con dicho plan.
  —Gracias —dijo, apretando la toalla alrededor de sus pechos—. ¿Qué tienes ahí?
   Mientras se sentaba, él le ofreció una variedad de cosas y ella tomó el sándwich de
pavo porque la necesidad de proteínas era un anhelo que no podía rechazar. Desde
su silla, John la observó comérselo, tan solo bebiendo su café y, en el segundo en que
hubo terminado, sacó un pastel que resultó ser demasiado tentador.
   La combinación de cereza y dulce glaseado le hizo desear un poco de café. Y mira
tú por dónde que John estaba justo allí con una taza, como si le estuviera leyendo el
pensamiento.
   Despachó una segunda Danesa y un bagel. Y un vaso de zumo de naranja. Y dos
tazas de café.
   Y fue curioso. Su silencio tenía un extraño efecto sobre ella. Normalmente, era
callada en este tipo de situaciones, prefiriendo seguir su propio consejo y no
compartir sus pensamientos sobre nada. Pero, con la presencia muda de John, se
sentía curiosamente obligada a hablar.
  —Estoy llena —dijo, recostándose de nuevo contra las almohadas. Cuando él alzó
una ceja y levantó la última Danesa, ella sacudió la cabeza—.‖Dios<‖no.‖No‖podría‖
apañármelas con nada más.
  Y fue sólo entonces cuando él comenzó a comer.
  —¿Esperaste por mí? —dijo, frunciendo el ceño. Cuando él esquivó su mirada y se
encogió de hombros, Xhex maldijo en voz baja—. No tenías que hacerlo.
  Otro encogimiento de hombros.
  Mientras lo miraba, murmuró:
  —Tienes unos modales magníficos en la mesa.
   El rubor de él fue de color San Valentín y Xhex tuvo que decir a su corazón que se
calmase de una puñetera vez, ya que había empezado a latir rápidamente.
  Por otra parte, quizá estaba teniendo palpitaciones porque se había arrojado cerca
de dos mil calorías al estómago vacío.
   O no. Cuando John comenzó a lamerse la escarcha de la yema de los dedos,
vislumbró su lengua y, por‖un‖momento,‖sintió‖una‖agitación‖en‖el‖cuerpo<
   Los recuerdos de Lash aplastaron la frágil vibración que nacía entre sus piernas,
las imágenes la llevaron de vuelta a aquella habitación, de espaldas y con él encima,
obligándola a abrir las piernas con sus manos‖duras<




                                        ~2 5 9 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


   —Oh,‖joder<‖—saltando de la cama, se apresuró a ir al baño y apenas logró llegar
a tiempo.
  Todo salió. Las dos Danesas. El café. El sándwich de pavo. Una completa
evacuación de todo lo que había comido.
   Mientras lo tiraba, no sentía el vómito. Sentía las horribles manazas de Lash sobre
su‖piel<‖su‖cuerpo‖dentro‖de‖ella,‖empujando‖una‖y‖otra‖vez<
  Yyyy allá iba el zumo de naranja.
  Oh,‖ Dios<‖ ¿cómo‖ había‖ pasado‖ por‖ eso‖ con‖ el‖ bastardo‖ una‖ y‖ otra‖ vez?‖ Los‖
puños,‖ la‖ lucha‖ y‖ los‖ mordiscos<‖ luego‖ el‖ sexo‖ brutal.‖ Una‖ y‖ otra‖ y‖ otra‖ vez<‖
después las consecuencias. Lavándoselo de encima. Sacandolo de su interior.
  Joder<
   Otra ola de arcadas cortó sus pensamientos y, aunque odiaba vomitar, el bloqueo
mental fue todo un alivio. Era casi como si su cuerpo estuviese intentando exorcizar
el trauma físico, sencillamente librándose de él para que pudiese empezar de nuevo.
  Un reinicio a través de un encendido, por así decirlo.
  Cuando lo peor de los vómitos pasó, se hundió sobre los talones y apoyó la frente
sudorosa en el brazo. Mientras el aliento rasgaba arriba y abajo la garganta, su reflejo
nauseabundo tembló como si estuviese considerando reagruparse de nuevo.
  No hay nada más, dijo a la maldita cosa. A menos que quisiera intentar la limpieza
de primavera de sus pulmones.
  Mierda, odiaba esta parte. Justo después de que hubieses atravesado el infierno, tu
mente y tu entorno estaban llenos de minas y nunca sabías qué podría provocar una
explosión. Claro, con el tiempo, eso desaparecería, pero la vuelta a la vida normal era
una putada y media.
  Levantó la cabeza y tiró de la cisterna.
  Cuando un paño frío le rozó la mano, dio un salto, pero sólo era John, nada por lo
que asustarse.
   Y, tío, él tenía la única cosa que realmente quería en este momento: esa toallita
limpia, fría y húmeda era un regalo del cielo.
  Enterrando el rostro en ella, se estremeció de alivio.
  —Siento lo de esa comida. Estaba realmente buena.

                                              ***
  Hora de llamar a Doc Jane.




                                           ~2 6 0 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  Mientras Xhex se sentaba desgarbada y desnuda en el suelo frente a la taza del
baño, John mantenía un ojo en ella y otro en el teléfono con el que escribía un
mensaje de texto.
   Un segundo después de pulsar enviar, tiró el móvil sobre el mostrador y sacó una
toalla limpia de la pila que había junto al lavabo.
  Quería proporcionar a Xhex algo de privacidad, pero también era duro ver cómo
su columna vertebral amenazaba con abrirse paso a través de la piel de su espalda.
Envolviéndola, dejó que sus manos permanecieran sobre los hombros de ella.
  Quería apretarla contra su pecho,‖pero‖no‖sabía‖si‖ella‖estaría‖de‖acuerdo‖con<
  Xhex se relajó contra él y se arregló la toalla, cruzándola por delante.
  —Déjame adivinar. Se lo mandaste a la buena doctora.
   Moviéndose alrededor, puso las manos en el suelo para apoyar el torso y levantó
las rodillas, de forma que la acunó por todas partes. No está mal, pensó él. No tenía el
retrete justo en la cara, pero si lo necesitaba, sólo tenía que incorporarse.
  —No estoy enferma —dijo, con voz ronca—. Por la operación ni nada. Sólo comí
demasiado rápido.
  Tal vez, pensó él. Pero, bueno, no había nada malo en que Doc Jane le hiciera un
chequeo.
   Además, necesitaban su autorización antes de salir esta noche, suponiendo que
fuera posible ahora.
  —¿Xhex? ¿John?
  John silbó ante el sonido de la voz de la doctora y, un momento después, la
hembra de Vishous asomó la cabeza en el baño.
  —¿Una fiesta? Y no he sido invitada —dijo, entrando.
  —Bueno, técnicamente, creo que lo has sido —murmuró Xhex—. Estoy bien.
   Jane se arrodilló y, aunque su sonrisa era cálida, sus ojos fueron agudos al recorrer
el rostro de Xhex.
  —¿Qué está pasando aquí?
  —Me puse enferma después de comer.
  —¿Te importa si te tomo la temperatura?
   —Preferiría no tener nada cerca de la parte superior de mi garganta ahora mismo,
si no te importa.
  Jane sacó un instrumento blanco de su bolsillo.
  —Puedo hacerlo por la oreja.


                                         ~2 6 1 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


   John se sorprendió cuando la mano de Xhex buscó la suya y se la apretó con
fuerza, como si necesitara algo de apoyo. Para hacerle saber que estaba allí para lo
que necesitara, le devolvió el apretón y, en el momento en que lo hizo, los hombros
de ella se aflojaron y se relajó de nuevo.
  —Adelante, Doc.
   Xhex ladeó la cabeza, que mira tú por dónde terminó en el hombro derecho de él.
Así que en realidad no pudo evitar posar la mejilla sobre los finos y suaves rizos y
respirar profundamente.
  En lo que a él concernía, la buena doctora trabajaba demasiado rápido. Sólo
ponerlo,‖un‖pitido‖y‖ya‖lo‖estaba‖retirando<‖lo‖que‖condujo‖a‖que‖Xhex‖levantara‖la‖
cabeza de nuevo.
  —No hay fiebre. ¿Te importa si examino la incisión?
   Xhex se destapó, separando la toalla y exponiendo su vientre y la franja que
atravesaba la parte baja del abdomen.
  —Tiene buen aspecto. ¿Qué comiste?
  —Demasiado.
  —Muy bien. ¿Algún dolor que yo deba saber?
  Xhex negó con la cabeza.
   —Me‖ siento‖ mejor.‖ En‖ serio.‖ Lo‖ que‖ necesito‖ es‖ algo‖ de‖ ropa‖ y‖ zapatos<‖ y‖ otro‖
intento en la Primera Comida.
  —Tengo ropa de quirófano que puedes ponerte y, luego en la casa, nos
encargaremos de alimentarte otra vez.
   —Bien. Gracias —Xhex comenzó a ponerse de pie y él la ayudó a levantarse,
sujetando la toalla en su lugar cuando resbaló—. Porque vamos a salir.
  —No a pelear, no puedes.
  John asintió con la cabeza y movió las manos hacia la doctora.
  Sólo vamos a estirar las piernas. Lo juro.
  Doc Jane entrecerró los ojos.
   —Solo puedo dar mi opinión médica. Lo que pienso —echó un vistazo a Xhex—,
es que deberías comer algo y pasar aquí el resto de la noche. Pero eres una adulta, así
que puedes tomar tus propias decisiones. Sin embargo, sabed esto. Salid sin Qhuinn
y Wrath va a tener algunos problemas serios con vosotros dos.
  Está bien, indicó John con las manos. No le emocionaba esta rutina de niñera, pero
no quería correr riesgos con Xhex.



                                               ~2 6 2 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


   No se hacía ilusiones sobre la hembra a la que amaba. Ella podría decidir largarse
en cualquier momento y si la mierda llegaba a ese punto, le vendrían bien los
refuerzos.




                                        ~2 6 3 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 34



  Lash despertó en la misma posición en la que se había desmayado: sentado en el
suelo del cuarto de baño del rancho con los brazos entrelazados sobre las rodillas y la
cabeza gacha.
   Cuando abrió los ojos, echó un vistazo a su erección. Había estado soñando con
Xhex, las imágenes eran tan claras, las sensaciones tan vívidas que era un milagro
que no se corriera en los pantalones. Habían regresado a aquella habitación juntos,
luchando, mordiendo y luego él la había tomado, forzándola sobre la cama, haciendo
que le aceptara aunque ella lo odiara.
  Estaba totalmente enamorado de ella.
   El sonido de un gorgogeo húmedo hizo que alzara la cabeza. Plástica-Fantástica
estaba volviendo en sí, con los dedos crispados, los párpados traqueteando como
persianas rotas.
   Al enfocar la vista en el cabello enmarañado de ella y su corpiño manchado de
sangre, sintió un dolor punzante en las sienes, una resaca que a buen seguro no
estaba relacionada con pasarlo bien. La zorra le daba asco, ahí tirada rodeada de su
propia porquería.
  Estaba claro que se le había revuelto el estómago y gracias a Dios él había estado
dormido durante aquel jaleo.
   Apartándose el cabello de los ojos, sintió como sus colmillos se alargaban y supo
que era hora de darla un buen uso, pero maldita sea... resultaba tan atractiva como la
carne podrida.
  M{s‖agua.‖Eso‖es‖lo‖que‖esta‖pesadilla‖necesitaba.‖M{s‖agua‖y<
  Al inclinarse para volver a abrir la ducha, los ojos de ella le recorrieron.
   Soltó un grito por su boca ensangrentada que resonó entre los azulejos hasta que
le repicaron los oídos como las campanas de una iglesia.
  Los malditos colmillos la habían acojonado. Cuando el cabello le volvió a caer
sobre los ojos, se lo echó hacia atrás y se planteó desgarrarle el cuello sólo para matar



                                          ~2 6 4 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


ese ruido. Pero de ninguna manera la iba a enganchar con los dientes antes de que se
hubiera‖dado‖un‖baño<
  La muy puta no le estaba mirando la boca. Sus ojos de pirada estaban abiertos de
par en par clavados en su frente.
   Cuando el pelo volvió a molestarlo de nuevo, se lo echó hacia atrás y algo cayó en
su mano.
  Con un movimiento lento, bajó la mirada.
  No, no era su pelo rubio.
  Su piel.
  Lash se giró hacia el espejo y se oyó gritar. Su reflejo era incomprensible, el parche
de carne que se había desprendido revelaba una rezumante primera capa negra sobre
su cráneo blanco. Con la uña, tanteó el borde de lo que todavía estaba adherido y
descubrió que todo estaba flojo; cada centímetro de su cara era solamente una capa
que cubría el hueso.
  —¡No! —gritó, intentando volver a poner la mierda en su sitio mediante
palmaditas.
  Sus manos... ¡Oh, Dios!, ellas también, no. Los pingajos de piel colgaban del dorso
de éstas y cuando tiró hacia arriba de las mangas de su camisa de cuello abotonado,
lamentó no haber sido más suave, porque su epidermis se fue junto con la fina seda.
  ¿Qué le estaba pasando?
   Detrás de él, en el espejo, vio un destello de la puta en carrera por su vida, parecía
Sissy Spacek en Carrie solo que sin el vestido de la fiesta de graduación.
   Con un arranque de fuerza, fue tras ella, su cuerpo se movía sin nada del poder y
la gracia a la que estaba habituado. Mientras corría pesadamente tras su presa, pudo
sentir la fricción de su ropa y sólo pudo imaginar el desgarramiento que se estaba
produciendo sobre cada centímetro de él.
   Agarró a la prostituta justo cuando ésta alcanzaba la puerta trasera y comenzaba a
lidiar con las cerraduras. Estrellándose contra ella la aferró del pelo, tiró de su cabeza
hacia atrás y mordió con fuerza, absorbiendo la sangre negra hasta su interior.
   La liquidó, la drenó hasta que sus chupeteos ya no atrajeron nada de nada a su
boca y cuando estuvo hecho, simplemente la soltó de modo que se desmoronó
directamente sobre la alfombra.
  Con un andar arrastrado de borracho volvió al cuarto de baño y encendió las luces
que corrían a lo largo ambos lados del espejo.




                                          ~2 6 5 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   Con cada prenda que se quitaba, ponía al descubierto más del horror que se
exhibía ya en su cara: Sus huesos y músculos relucían con un brillo negro aceitoso
bajo la iluminación de las bombillas.
   Era un cadáver. Un cadáver vivito y coleando, cuyos ojos rodaban en sus cuencas
sin párpados ni pestañas y una boca que mostraba solamente colmillos y dientes.
  Lo que quedaba de su piel era lo que anclaba su hermoso cabello rubio a su
cabeza, pero hasta esto se estaba desprendiendo por la parte de atrás, como una
peluca que hubiera perdido su pegamento.
   Quitó el trozo final y con sus manos esqueléticas, acarició lo que había lucido con
tanto orgullo. Desde luego estaba hecho una mierda de aquella manera, con lodo
negro que se coagulaba en los mechones, manchándolos, enredándolo... de modo que
no estaba mucho mejor que el que todavía estaba adherido a la cabeza de aquella
puta de la puerta.
  Dejó caer al suelo su cuero cabelludo y se miró a sí mismo.
  A través de la jaula de sus costillas, observó su propio corazón latir y se preguntó
con horror entumecido qué más se le iba a descomponer... y en que se iba a quedar
cuando esta transformación terminara.
  —Oh, Dios... —dijo, su voz ya no sonaba bien, había un eco desplazado que
rubricaba las palabras de una forma que resultaba horripilantemente familiar.

                                         ***
   Blay estaba de pie con la puerta del armario abierta, exhibiendo toda su ropa
colgada. Absurdamente, quería llamar a su madre en busca de consejo. Que era lo
que siempre había hecho antes cuando iba a vestirse.
   Pero esa no era una conversación que tuviera prisa por tener. Ella supondría que
se trataba de una mujer y todos se entusiasmarían con el hecho de que fuera a tener
una cita y se vería obligado a mentirle... o a salir del armario.
  Sus padres nunca habían sido críticos... Pero él era su único hijo y no tener una
hembra significaba no sólo ningún nieto, sino un golpe a la aristocracia. Como era de
esperar, la glymera aprobaba la homosexualidad a condición de que te unieras a una
hembra y que nunca, jamás, hablaras de ello o hicieras algo abiertamente que
confirmara el modo en que habías nacido. Apariencias. Todo apariencias. ¿Y si te
descubrías? Quedabas excluido.
  Y tu familia también.
  En cierto modo, no podía creer que estuviera a punto de ir a encontrarse con un
macho. En un restaurante. Y luego marcharse a un bar after-hours con el tipo.
  Al parecer su cita iba a ser asombrosa. Como siempre.


                                        ~2 6 6 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   Entonces Blay sacó un traje gris de Zegna con raya diplomática de un rosa
desvaído. Una fina camisa de algodón con el cuello abotonado de Burberry fue lo
siguiente, el cuerpo de la camisa de un pálido tono rosáceo, con puño francés y cuello
de un blanco deslumbrante. Zapatos... zapatos... zapatos...
  Toc, toc, toc en la puerta.
  —Soy yo, Blay.
   Mierda. Ya había estirado el traje sobre la cama y estaba recién duchado, en
albornoz, con gomina en el pelo.
  Gomina: jodidamente obvio.
  Yendo a la puerta, se la entreabrió al mamón sólo unos centímetros. En el pasillo,
Qhuinn estaba listo para luchar, con el arnés de pecho para las dagas colgando de su
mano, su ropa de cuero y sus New Rocks abrochadas.
   Curioso, sin embargo, la rutina de guerrero no le causó mucha impresión. Blay
estaba demasiado ocupado recordando la pinta que había tenido el tipo estirado en
su cama la noche anterior, con sus ojos puestos en la boca de Layla.
   Una metedura de pata el que esa alimentación hubiera tenido lugar en su propia
habitación, pensó Blay. Porque ahora no dejaba de preguntarse hasta dónde habían
llegado las cosas en su colchón entre aquellos dos.
  Aunque, conociendo a Qhuinn, habría sido hasta el final. De nada.
   —John me ha enviado un mensaje de texto —dijo el tipo—. Xhex y él van a Caldie
y‖por‖una‖vez‖el‖hijo‖de‖puta‖est{<
  Los ojos disparejos de Qhuinn le recorrieron de arriba a abajo y luego se inclinó
hacia un lado y miró por encima del hombro de Blay.
  —¿Qué estás haciendo?
  Blay se cerró las solapas de la bata un poco más.
  —Nada.
  —Tu‖colonia‖es‖diferente<‖¿Qué‖te‖has‖hecho‖en‖el‖pelo?
  —Nada. ¿Qué me decías sobre John?
  Hubo una pausa.
  —Sí... vale. Bueno, va a salir y nosotros vamos con él. Aunque tenemos que pasar
desapercibidos.‖Ven‖a‖querer‖privacidad.‖Pero‖podemos<
  —Libro esta noche.
  Aquella ceja perforada descendió.
  —¿Y eso?


                                        ~2 6 7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  —Y eso... que libro.
  —Eso nunca ha importado antes.
  —Ahora sí.
   Qhuinn se movió hacia un lado otra vez y echó un vistazo en torno a la cabeza de
Blay.
  —¿Te pones ese traje sólo para impresionar al equipo local?
  —No.
  Se hizo un prolongado silencio y luego una palabra:
  —¿Quién?
  Blay dejó que la puerta se abriera de par en par y retrocedió hacia el interior de su
cuarto. Si iban a entrar en materia, no tenía sentido hacerlo en el pasillo para que la
gente lo viera u oyera.
  —¿Importa realmente? —dijo, con una oleada de cólera.
  La puerta se cerró de golpe. Con fuerza.
  —Sí. Importa.
   Con un «anda y que te jodan» a Qhuinn, Blay deshizo el nudo de la bata y la dejó
caer‖dejando‖su‖cuerpo‖desnudo.‖Y‖se‖puso‖los‖pantalones‖flojos<‖sin‖ropa‖interior.
  —Sólo es un amigo.
  —¿Macho o hembra?
  —Como ya dije, ¿acaso importa?
  Otra pausa prolongada, durante la cual Blay se puso la camisa y se la abotonó.
  —Mi primo —gruñó Qhuinn—. Vas a salir con Saxton.
  —Puede. —Se acercó a la cómoda y abrió su joyero. Dentro, brillaban gemelos de
todo tipo. Eligió un juego que tenía rubíes incrustados.
  —¿Esto es la revancha por lo de anoche con Layla?
  Blay se quedó helado con la mano en su puño.
  —¡Jesús!
  —Lo‖es,‖claro.‖Eso‖es‖lo‖que<
  Blay giró en redondo.
   —¿Se te ha ocurrido alguna vez que esto no tiene nada que ver contigo? ¿Que un
tipo me ha invitado a salir y quiero ir? ¿Que esto es lo normal? ¿O es que estás tan
ensimismado que lo filtras todo y a todos a través de tu narcisismo?


                                         ~2 6 8 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Qhuinn dio un respingo muy leve.
  —Saxton es una guarra.
  —Bueno, me imagino que tú sabes bien lo que hace una.
  —Es una guarrilla, una con mucha clase, una guarrilla muy elegante.
   —Quizás solo quiero algo de sexo. —Blay alzó una ceja—. Para mí ha pasado
mucho tiempo y aquellas mujeres con las que me lo hacía en los bares sólo para
seguirte el juego no fueron tan buen comienzo. Creo que es hora de que yo consiga
algo y del modo correcto.
  El bastardo tuvo el descaro de palidecer. De veras que sí. Y maldita sea si no se
tambaleó hacia atrás y se apoyó contra la puerta.
  —¿A dónde vais? —preguntó bruscamente.
   —Va‖a‖llevarme‖a‖Sal’s.‖Y‖luego‖iremos‖a‖aquel‖bar‖de‖puros.‖—Blay se arregló el
otro puño y se acercó al vestidor en busca de sus calcetines de seda—. Después...
¿quién sabe?
  Una onda de especia oscura flotó por el aire cruzando el dormitorio y lo dejó
sumido en un silencio estupefacto. De todos los posibles resultados a los que
conduciría esta conversación... el desencadenar la esencia de vinculación de Qhuinn
no había sido uno de ellos.
  Blay giró sobre sí mismo.
   Tras un largo y tenso momento, caminó hacia su mejor amigo, atraído por la
fragancia. Y cuanto más se acercaba, más seguían los ojos ardientes de Qhuinn cada
paso, el vínculo entre ellos, ese que había sido enterrado por ambas partes, de
repente había explotado en la habitación.
  Cuando estuvieron frente a frente, se detuvo, su pecho al elevarse se encontraba
con el de Qhuinn.
  —Di la palabra —susurró con aspereza—. Di la palabra y no me iré.
  Las manos duras de Qhuinn se cerraron a los costados de la garganta de Blay, la
presión le obligó a inclinar la cabeza hacia atrás y abrir la boca para poder respirar.
Los fuertes pulgares ahondaron en la articulación a ambos lados de su mandíbula.
  Momento eléctrico.
  Potencialmente incendiario.
 Vamos a terminar en la cama, pensó Blay mientras cerraba las manos sobre las
muñecas gruesas de Qhuinn.
   —Di la palabra, Qhuinn. Hazlo y pasaré la noche contigo. Saldremos con Xhex y
John y cuando terminemos con ellos, volveremos aquí. Dilo.


                                         ~2 6 9 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Los ojos azul y verde que Blay se había pasado la vida escrutando estaban
centrados en su boca y los pectorales de Qhuinn se inflaban arriba y abajo como si
estuviera corriendo.
  —Todavía mejor —dijo Blay arrastrando las palabras—, ¿por qué no me besas sin
m{s<?
   Blay fue arrollado de repente y empujado con fuerza contra el tocador, la cómoda
de cajones golpeó con fuerza contra la pared con un estruendo. Mientras los frascos
de colonia tintineaban y un cepillo golpeaba el suelo, Qhuinn bajó sus labios con
fuerza contra los de Blay, sus dedos se clavaban en la garganta de Blay.
   Sin embargo eso no importaba. Duro y desesperado era todo lo que quería del
tipo. Y Qhuinn estaba claramente a favor, su lengua salió disparada, tomando...
poseyendo.
  Tanteando con las manos, Blay le sacó la camisa de los pantalones de un tirón y
echó‖mano‖a‖su‖propia‖bragueta.‖Llevaba‖tanto‖tiempo‖esperando‖esto<
  Pero acabó antes de comenzar.
   Qhuinn se dio la vuelta alejándose de prisa cuando los pantalones de Blay tocaban
el suelo y el tipo verdaderamente se abalanzó contra la puerta. Con la mano en el
pomo, golpeó la frente contra los paneles una vez. Dos veces.
  Y luego con voz apagada, dijo:
  —Ve. Diviértete. Pero no corras riesgos, por favor y procura no enamorarte de él.
Te romperá el corazón.
   En un abrir y cerrar de ojos, Qhuinn abandonó el cuarto cerrando la puerta sin un
ruido.
   Tras la salida, Blay se quedó de pie donde lo habían abandonado, con los
pantalones alrededor de los tobillos, su marchita erección era una vergüenza
absoluta aunque estuviera completamente solo. Cuando el mundo comenzó a
ondularse y el pecho se le encogió en un puño, parpadeó rápido e intentó que las
lágrimas no mojaran sus mejillas.
   Como un macho viejo, se inclinó despacio y tiró hacia arriba de la cinturilla de los
pantalones, sus manos tantearon la cremallera y los botones. Sin meterse por dentro
la camisa, se acercó y se sentó en la cama.
  Cuando su teléfono sonó en la mesilla de noche, se dio la vuelta y miró la pantalla.
En cierto modo, esperaba que fuera Qhuinn, pero él era la última persona con la que
quería hablar y dejó a quienquiera que fuera dejar un mensaje de voz.
  Por alguna razón, pensó en la hora que había pasado en el cuarto de baño
preocupándose en nimiedades como su afeitado, recortándose las uñas y


                                         ~2 7 0 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


arreglándose el pelo con la maldita gomina. Después el tiempo frente al armario.
Ahora le parecía un desperdicio.
  Se sentía mancillado. Completamente mancillado.
   Y no iba a salir ni con Saxton ni con nadie esta noche. No con el humor del que
estaba. No había razón para someter a un tipo inocente a semejante toxicidad. Dios...
  Maldición.
   Cuando sintió que podría hablar, alargó la mano hasta la mesilla de al lado y cogió
el teléfono. Levantó la tapa y vio que era Saxton quién había llamado.
  ¿Tal vez para anular? ¿Y no sería eso un alivio? Que te plantaran dos veces en una
noche no podía ser nada bueno, pero le libraría de tener que dar una excusa al
macho.
   Encendiendo el buzón de voz, Blay apoyó la frente en la palma de la mano y bajó
la mirada a sus pies descalzos.
   —Buenas noches, Blaylock. Supongo que en este mismo momento éstas de pie
frente al armario intentando decidir qué ponerte. —La refinada y profunda voz de
Saxton fue un curioso bálsamo, tan sosegada y grave—. Bueno, desde luego, yo estoy
ante mi propia ropa... Creo que iré con un traje y chaleco en pata de gallo. Me parece
que las telas a rayas serían un buen acompañamiento por tu parte. —Se produjo una
pausa y una risa—. No es que te esté diciendo qué ponerte, por supuesto. Pero te
llamo por si estás indeciso. En cuanto a tu guardarropa, por supuesto. —Otra pausa
y luego un tono serio—. Tengo ganas de verte. Adiós.
   Blay apartó el teléfono de su oreja y cernió su pulgar sobre la opción suprimir.
Siguiendo un impulso, guardó el mensaje.
  Después de una larga y firme inhalación, se obligó a levantarse. Aun cuando le
temblaban las manos, se metió por dentro la fina camisa y volvió al ahora
desordenado tocador.
  Recogió los frascos de colonia, los colocó derechos otra vez, y recuperó el cepillo
del suelo. Luego abrió el cajón de los calcetines... y sacó lo que necesitaba.
  Para terminar de vestirse.




                                        ~2 7 1 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra




                                      Capítulo 35



  Darius esperaba encontrarse con su joven protegido tras la puesta de sol, pero antes de
dirigirse a la mansión humana que habían espiado por entre los árboles, se materializó en el
bosque delante de la cueva de la Hermandad.
   Con los Hermanos diseminados por aquí y por allá, la comunicación podría verse retardada
y se había establecido un sistema para el intercambio de notas y anuncios. Todos venían aquí
una vez por noche para ver qué habían dejado los demás o para dejar misivas ellos mismos.
    Tras asegurarse de que no había ningún ojo puesto en él, se introdujo en el oscuro enclave,
atravesó el muro de roca secreto y se abrió camino a través de una serie de puertas hasta el
sanctus sanctorum. «El sistema de comunicación» era solamente un nicho asentado en el
muro de roca, en el cual podía depositarse la correspondencia y debido a su simplicidad estaba
al final del pasaje.
   No obstante, no llegó lo bastante lejos como para ver si sus hermanos tenían algo que
decirle.
  Al acercarse a la verja final, sobre el suelo de piedra vio lo que a primera vista parecía ser
una pila de ropa doblada junto a un saco áspero.
  Cuando desenvainó su daga negra, una cabeza oscura se alzó del montón.
  —¿Tohr? —Darius bajó su arma.
  —Sí. —El muchacho se dio la vuelta en su cama andrajosa—. Buenas noches, sire.
  —¿Se puede saber qué estás haciendo aquí?
  —He dormido aquí.
   —Eso es obvio, sin duda. —Darius se acercó y se arrodilló—. Pero ¿por qué no volviste a
tu casa?
  Después de todo lo habían repudiado, pero Hharm raramente iba a su domicilio conyugal.
Seguramente el joven podría haberse quedado con su mahmen
  El muchacho se obligó a ponerse de pie y se estabilizó apoyándose en la pared.
  —¿Qué hora podr{ ser? He perdido…
  Darius agarró el brazo de Tohr.

                                             ~2 7 2 ~
J.R.Ward                                                                         Amante Mío
                                                                    8º Hermandad de la Daga Negra


   —¿Has comido?
   —¿Voy con retraso?
    Darius no se molestó en formular ninguna pregunta más. Las respuestas a lo que quería
saber estaban escritas en la forma en que el muchacho se negaba a alzar los ojos: En efecto, se
le había pedido que no buscara refugio en la casa de su padre.
   —Tohrment, ¿cuántas noches has pasado aquí dentro? —En aquel suelo frío.
   —Puedo encontrar otro lugar donde quedarme. No volveré a alojarme aquí.
   Loada fuera la Virgen Escriba, ojala fuera cierto.
   —Espera aquí, por favor.
  Darius se escabulló por la puerta y comprobó la correspondencia. Al encontrar los
mensajes para Murhder y Ahgony pensó en dejar uno para Hharm. Del tipo: ¿Cómo es
posible que hayas podido dar la espalda al hijo de tu sangre hasta el punto de que se
vea forzado a pasar el día sin nada salvo piedra por cama y su ropa como manta?
   Gilipollas.
   Darius regresó a Tohrment y descubrió que el muchacho había guardado sus cosas en la
bolsa y llevaba las armas encima.
   Darius se tragó una maldición.
    —Iremos primero a la mansión de la hembra. Hay algo que necesito hablar con… aquel
lacayo. Trae tus cosas, hijo.
    Tohrment lo siguió, más alerta de lo que la mayoría estaría tras varios días sin comida o sin
el debido descanso.
   Se materializaron ante la mansión de Sampsone y Darius movió la cabeza hacia la derecha,
indicando que debían proseguir por ahí hacia la parte trasera. Cuando llegaron a la parte de
atrás de la casa, se dirigieron a la puerta por la que habían salido la tarde anterior y tocaron el
estridente timbre.
   El mayordomo abrió la entrada e hizo una reverencia.
   —Sires, ¿podemos hacer algo para servirles en su búsqueda?
   Darius dio un paso hacia el interior.
   —Me gustaría hablar de nuevo con el lacayo del segundo piso.
   —Por supuesto. —Otra reverencia—. ¿Quizás tuvieran a bien seguirme a la sala?
   —Esperaremos aquí. —Darius tomó asiento ante la gastada mesa del personal.
   El doggen palideció.
   —Sire... esto es…


                                              ~2 7 3 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


   —Donde me gustaría hablar con el lacayo Fritzgelder. No veo ningún bien en aumentar la
carga de tu amo y ama con un inesperado encuentro con nosotros en su casa. No somos
invitados… Estamos aquí para serles útiles en su tragedia.
   El mayordomo se inclinó hacia delante tan profundamente que fue una maravilla que no se
cayera de morros.
  —Ciertamente, tiene usted razón. Traeré a Fritzgelder en este mismo momento. ¿Hay algo
que podamos hacer para su comodidad?
  —Sí. Apreciaríamos enormemente algunas viandas y cerveza.
  —¡Ah, sire, por supuesto! —El doggen se inclinó respetuosamente mientras salía del
cuarto—. Debería habérselo ofrecido yo mismo, perdónenme.
  Cuando se quedaron solos, Tohrment dijo:
   —No tienes por qué hacer esto.
   —¿Hacer qué? —dijo Darius arrastrando las palabras y recorriendo con la yema de los
dedos la superficie mellada de la mesa.
  —Conseguirme comida.
  Darius echó un vistazo por encima del hombro.
   —Mi querido muchacho, fue una petición calculada para tranquilizar al mayordomo.
Nuestra presencia en este cuarto es fuente de gran incomodidad para él, al igual que lo es la
petición de interrogar de nuevo a su personal. La petición de comida le ha supuesto un alivio.
Ahora por favor siéntate y cuando las viandas y las libaciones lleguen, debes acabarlas. Yo he
tenido previamente mi hartazgo.
   Se oyó el sonido chirriante de una silla arrastrada hacia atrás y luego un crujido cuando el
peso de Tohrment se posó en el asiento.
  El lacayo llegó en seguida.
   Lo cual fue embarazoso ya que Darius en realidad no tenía nada que preguntarle. ¿Dónde
estaba la comida…?
  —Sires —dijo el mayordomo con orgullo al abrir la puerta con un ademán ostentoso.
   El personal entró en fila con toda clase de bandejas, picheles y provisiones y mientras el
banquete era presentado, Darius levantó una ceja hacia Tohrment y luego intencionadamente
bajó la mirada hacia los diversos comestibles.
  Tohrment, siempre un macho cortés, se sirvió él mismo.
  Darius inclinó la cabeza en dirección al mayordomo.
   —Esta es una comida digna de semejante casa. En verdad tu amo debería estar más que
orgulloso.



                                             ~2 7 4 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


  Después de que el mayordomo y los demás salieran, el lacayo esperó con paciencia y del
mismo modo lo hizo Darius hasta que Tohrment hubo tomado todo lo que podía. Entonces
Darius se puso en pie.
  —En confidencia, ¿puedo pedirle un favor, lacayo Fritzgelder?
  —Por supuesto, sire.
   —¿Serías tan amable de guardarnos la bolsa de mi colega durante la tarde? Volveremos
tras haber llevado a cabo nuestra vigilancia.
   —Oh, sí, sires. —Fritzgelder hizo una profunda reverencia—. Me tomaré el mayor de los
cuidados con sus cosas.
  —Gracias. Venga, Tohrment, vamos saliendo.
   Para cuando llegaron afuera, podía sentir la ira del muchacho y no se sorprendió en
absoluto cuando le agarró el brazo.
  —Puedo cuidar de mí mismo.
  Darius lo miró por encima del hombro.
   —De eso no hay ninguna duda. Sin embargo, no necesito un compañero debilitado por
tener la tripa vacía y…
  —Pero…
   —…si crees que esta familia de grandiosos recursos se resentiría por ofrecer una comida
para ayudar en la búsqueda de su hija, estás confundido de cabo a rabo.
  Tohrment dejó caer su mano.
  —Encontraré alojamiento. Comida.
   —Sí, lo harás. —Darius indicó con la cabeza al anillo de árboles alrededor de la hacienda
vecina—. Y ahora ¿podemos seguir?
   Cuando Tohrment asintió con la cabeza, los dos se desmaterializaron en el bosque y se
abrieron paso al acecho hasta la propiedad de la otra mansión.
   Con cada zancada que avanzaban hacia su destino, Darius sentía sobre él un aplastante
sentimiento de temor que aumentó hasta que se encontró respirando con dificultad: el tiempo
trabajaba en su contra.
  Cada noche que pasaba y no la encontraban era otro paso más cerca a la muerte de ella.
  Y tenían tan poco con lo que continuar.




                                            ~2 7 5 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 36



  La terminal de autobuses Greyhound de Caldwell estaba al otro lado del pueblo,
en el límite del polígono industrial que se extendía al sur de la ciudad. El viejo
edificio de tejado plano estaba rodeado por una alambrada de tela metálica, como si
los autobuses se fueran a dar a la fuga y la puerta cochera tuviera un agujero en el
medio.
   Cuando John tomó forma al abrigo de un autobús aparcado, esperó a Xhex y
Qhuinn. Xhex fue la primera en llegar y tío, tenía mucho mejor aspecto; al segundo
intento de comer había retenido los alimentos bastante bien y su color era realmente
bueno. Todavía llevaba los pantalones de quirófano que Doc Jane le había dado, pero
por encima llevaba una de sus sudaderas y una de sus cazadoras.
  Adoraba la vestimenta. Adoraba que ella llevara su ropa. Adoraba que fuera
demasiado grande para ella.
  Adoraba que pareciera una chica.
   No es que no le gustaran un montón sus pantalones de cuero, sus camisetas sin
mangas y su rutina de te-romperé-las-pelotas-si-te-pasas-de-la-raya. Eso era muy
atractivo, también. Solo que... el aspecto que tenía ahora parecía íntimo por alguna
razón. Probablemente porque estaba malditamente seguro de que no se dejaba ver
así a menudo.
  —¿Por qué estamos aquí? —preguntó ella, echando un vistazo alrededor. Su voz
no transmitía decepción o malestar, a Dios gracias. Simplemente curiosidad.
   Qhuinn tomó forma como a unos nueve metros y cruzó los brazos sobre el pecho
como si no confiara en sí mismo para no pegarle a alguien. El tipo estaba de un
humor terrible. Absolutamente de perros. No había tenido ni dos palabras civilizadas
que ofrecer en el vestíbulo mientras John le indicaba el orden de los sitios a los que
iban y la causa no había estado clara.
  Bueno... al menos no hasta que Blay se había acercado al grupo con un aspecto
maravilloso en un traje gris de raya diplomática. El tipo había hecho una pausa sólo
para despedirse de John y Xhex; no había dirigido ni una mirada a Qhuinn mientras
abandonaba el vestíbulo y se perdía en la noche.


                                        ~2 7 6 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  Llevaba puesta una colonia nueva.
  Estaba claro que tenía una cita. ¿Pero con quién?
   Con un siseo y un rugido, un autobús salió del montón, el humo del motor diesel
hizo que la nariz de John amenazara con estornudar.
  Vamos, vocalizó para Xhex, cambiándose la mochila al otro hombro y guiándola
hacia adelante.
   Atravesaron andando el pavimento húmedo hacia la brillante luz fluorescente de
la terminal. Aunque hacía frío, John se dejó abierta la chaqueta de cuero por si acaso
tenía que usar sus dagas o su arma y Xhex llevaba también las suyas.
  Los lessers podían estar en cualquier parte y los humanos podían ser idiotas.
  Mantuvo la puerta abierta para ella y se sintió aliviado de ver que además del
vendedor de billetes tras un plexiglás antibalas, sólo había un viejo durmiendo
sentado en uno de los bancos de plástico y una mujer con una maleta.
  La voz de Xhex fue baja.
  —Este lugar... te entristece.
   Mierda, suponía que sí. Pero no era por lo que había experimentado aquí... más
bien por lo que su madre había debido de sentir, sola y sufriendo dolores mientras
paría.
   Silbando con fuerza, sostuvo en alto la palma mientras los tres humanos
levantaban la vista. Reduciendo su consciencia, les dejó en medio de un ligero trance
y caminó hacia la puerta de metal que tenía una placa atornillada: MUJERES.
   Plantando su mano en el frío panel, empujó un poco y escuchó. No se oía nada. El
lugar estaba vacío.
   Xhex pasó a su lado, sus ojos recorrieron las paredes color ceniza, los lavabos de
acero inoxidable y los tres compartimentos. El lugar olía a Clorox y a piedra húmeda
y mojada y los espejos no estaban hechos de cristal sino de hojas pulidas de metal.
Todo estaba fijado con pernos, desde los dispensadores de jabón pasando por la
señal de No Fumar hasta el cubo de basura.
  Xhex se detuvo delante del compartimento para minusválidos, con mirada aguda.
Cuando se aproximó a la puerta abierta, se echó impulsivamente hacia atrás y
pareció confundida.
   —Aquí... —ella señaló hacia abajo, en la esquina—. Aquí es donde fuiste... Donde
te encontraron.
  Cuando se volvió a mirarlo, él se encogió de hombros. No sabía el lugar con
precisión, pero parecía sensato pensar que si ibas a tener un niño, quisieras estar en el
que tenía más espacio.

                                          ~2 7 7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


   Xhex le clavó la mirada como si estuviera viendo a través de él y se dio
brevemente la vuelta para ver si se les había unido alguien. No. Solamente ella y él,
juntos en el cuarto de baño de mujeres.
  ¿Qué?, vocalizó él mientras dejaba que la puerta se cerrara.
 —¿Quién te encontró? —Cuando él hizo como si limpiara el piso con una mopa,
murmuró—. Un empleado de la limpieza.
  Mientras asentía, se avergonzó de este lugar, de su historia.
  —No. —Vino hacia él—. Créeme, no soy quién para juzgarte. Mis circunstancias
no fueron mucho mejores. Demonios, fueron indiscutiblemente peores.
   Siendo una mestiza symphath, John sólo podía suponerlo. Después de todo las dos
razas no se mezclaban voluntariamente la mayoría de las veces.
  —¿Adónde te llevaron desde aquí?
   La guió fuera del cuarto de baño y echó un vistazo alrededor. Qhuinn estaba en la
otra esquina, mirando a través de las puertas de la terminal como si esperara que
algo oliendo a polvos de talco entrara caminando. Cuando el tipo se giró para mirar,
John asintió; después acabó con el trance, liberó las mentes de los humanos y los tres
se desmaterializaron.
   Cuando tomaron forma otra vez, estaban en el patio trasero del orfanato de
Nuestra Señora, junto al tobogán y la caja de arena. Un viento cortante de marzo
soplaba sobre los jardines de la iglesia del santuario de los no deseados, los
enganches de los columpios rechinaban y las ramas desnudas de los árboles no
ofrecían protección. Más allá, las filas de ventanas de cuatro paneles que marcaban
los dormitorios estaban a oscuras... así como las de la cafetería y la capilla.
  —¿Humanos? —Xhex inspiró mientras Qhuinn vagaba por ahí y posaba el culo en
uno de los columpios—. ¿Fuiste criado por humanos? Dios mío... Maldición.
   John caminó hacia el edificio, pensando que quizás esto no había sido buena idea.
Ella parecía horrorizada.
  —Tú y yo tenemos más en común de lo que pensaba.
  Él se detuvo en seco y ella debió leer su expresión... O sus emociones.
   —También yo me crié con personas que no eran como yo. Aunque considerando
lo que es mi otra mitad, eso pudo ser una bendición.
  Acercándose a su lado, fijó la mirada en su cara.
  —Fuiste más valiente de lo que piensas —Inclinó la cabeza hacia el orfanato—.
Cuando estabas aquí adentro, eras más valiente de lo que pensabas.




                                        ~2 7 8 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   No estaba de acuerdo, pero no iba a discutir su fe en él. Después de un momento,
extendió la mano y cuando ella la tomó, caminaron juntos hasta la puerta trasera.
Una rápida desaparición y ya estaban en el interior.
  Oh, mierda, usaban el mismo fregasuelos. Limón ácido.
   Y el trazado del lugar no había cambiado, tampoco. Lo cual quería decir que la
oficina del director estaba todavía abajo en el vestíbulo, en la parte delantera del
edificio.
   Encabezando la marcha, fue hacia la vieja puerta de madera, se quitó la mochila y
la colgó del pomo de latón.
  —¿Qué hay ahí por cierto?
  Él sostuvo en alto la mano y se frotó los dedos contra el pulgar.
  —El dinero. Del asalto en...
  Él asintió.
  —Buen sitio para él.
   John se dio la vuelta y se quedó mirando pasillo abajo hacia donde estaba el
dormitorio. Mientras los recuerdos emergían, sus pies se dirigieron en esa dirección
antes de ser consciente de que iba adonde una vez había reclinado la cabeza. Era tan
extraño estar aquí otra vez, recordando la soledad, el miedo y la persistente
sensación de ser totalmente diferente, especialmente cuando estaba con otros niños
de su misma edad.
  Eso siempre lo había empeorado. Estar rodeado de aquellos a los que debía de ser
básicamente idéntico era lo que más le había alienado.



                                          ***
   Xhex siguió a John a través del pasillo, permaneciendo un poco por detrás. Él
caminaba silenciosamente, apoyando del talón a la puntera de sus shitkickers y ella
se tomó al pie de la letra el ejemplo, haciendo lo mismo de forma que no fueron más
que fantasmas en el tranquilo pasillo. Mientras seguían, notó que aunque la planta
física del edificio era vieja, todo estaba inmaculado, desde el linóleo muy encerado,
pasando por las paredes muy pintadas de beige, hasta las ventanas con tela metálica
en el cristal. No había polvo, ni telarañas, ni bolsas de patatas fritas o grietas en el
yeso.
   Eso le daba la esperanza de que las monjas y los administradores cuidaran de los
niños con la misma atención que del resto de los detalles.




                                         ~2 7 9 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


   Mientras John y ella iban hacia un par de puertas, pudo sentir los sueños de los
niños al otro lado, los pequeños remolinos de emoción que burbujeaban a través de
su sueño REM cosquilleaban en sus receptores symphath.
  John asomó la cabeza y mientras miraba fijamente a los que estaban donde él
había estado, ella se encontró frunciendo el ceño otra vez.
  Su rejilla emocional tenía... una sombra en esto. Una construcción paralela pero
separada de la que había captado antes, aunque ahora la encontraba llamativamente
obvia.
   Nunca había sentido algo así en ningún otro y no podía explicarlo... Tampoco
creía que John fuera consciente de lo que estaba haciendo. Por alguna razón, sin
embargo, este viaje hacia su pasado exponía un fallo en la línea de su psique.
  Así como otras cosas. Había estado como ella, perdido y apartado, cuidado por los
demás por obligación, no por amor consanguíneo.
  En cierta forma, creyó que debía decirle que acabara con todo esto, porque podía
sentir‖ lo‖ mucho‖ que‖ le‖ costaba<‖ y‖ cu{nto‖m{s‖ les‖ faltaba‖ por‖ recorrer.‖ Pero‖ estaba‖
cautivada por lo que le estaba mostrando.
  Y no sólo porque como symphath se alimentara de las emociones de los demás.
  No, quería saber más sobre éste macho.
   Mientras él observaba a los niños dormidos y permanecía atrapado en su pasado,
ella centró la atención en su perfil fuerte, iluminado por la luz de seguridad sobre la
puerta.
  Cuando levantó la mano y la apoyó sobre su hombro, él dio un pequeño salto.
   Quiso decirle algo bonito y amable, juntar alguna combinación de palabras que le
llegaran tan adentro como le había llegado él a ella con este viaje. Pero la cuestión era
que había más coraje en estas revelaciones que el que ella hubiera demostrado alguna
vez a alguien y en un mundo lleno de egoísmo y crueldad, él le estaba rompiendo el
jodido corazón con lo que le estaba dando.
   Había estado tan solo aquí y el eco del sufrimiento lo estaba matando. Aun así iba
a seguir adelante porque le había dicho a ella que lo haría.
  Los bellos ojos azules de John encontraron su mirada y cuando él inclinó la cabeza
con curiosidad, se dio cuenta de que las palabras eran una sandez en momentos así.
  Acercándose a su cuerpo duro, le pasó uno de los brazos por la parte baja de la
espalda. Con la otra mano, se estiró y le atrapó la nuca, tirando hacia abajo.
   John vaciló y luego fue voluntariamente, enlazando los brazos alrededor de su
cintura y enterrando la cara en su cuello.



                                             ~2 8 0 ~
J.R.Ward                                                             Amante Mío
                                                         8º Hermandad de la Daga Negra


  Xhex le abrazó, prestándole su fuerza, ofreciéndole un consuelo que era más que
capaz de dar. Mientras permanecían el uno contra el otro, Xhex miró sobre sus
hombros al cuarto que había tras él, a las cabecitas oscuras en sus almohadas.
   En silencio, sintió como el pasado y el presente se movían y entremezclaban, pero
fue un espejismo. No había forma de consolar al niño perdido que había sido en
aquel entonces.
  Pero tenía al macho adulto.
  Le tenía justo entre sus brazos y durante un breve momento de relax, se imaginó
que nunca, en la vida, iba a dejarle marchar.




                                       ~2 8 1 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 37



  Mientras estaba sentado en su habitación de la mansión Rathboone, Gregg Winn
debería haberse sentido mejor de lo que lo hacía. Gracias a alguna toma evocadora
sobre ese retrato expresivo del salón de abajo, emparejada a algunas imágenes fijas
de los terrenos tomadas en el crepúsculo, el jefazo en L.A. estaba emocionado con el
metraje preseleccionado y había acordado comenzar a emitirlo. El mayordomo
también se había presentado amablemente, firmando los documentos legales que
daban permiso para toda clase de acceso.
  Stan, el cámara, podía realizar un examen proctológico a toda la maldita casa en
busca de cualquier lugar donde pudiera meter su lente.
   Pero Gregg no tenía en la boca el sabor de la victoria. No, tenía un caso de esto-no-
está-bien subiéndole por las tripas y un dolor de cabeza a causa de la tensión que le
subía por la base del cráneo hasta el lóbulo frontal.
  El problema era la cámara oculta que habían puesto en el vestíbulo la noche
anterior.
  No había explicación racional para lo que había captado.
  Irónico que un "cazafantasmas", cuando se enfrentaba con una figura que
desaparecía en el mismo aire, necesitara aspirina y paracetamol. Cualquiera pensaría
que estaría encantado de no tener que hacer que su cámara trucara el metraje.
   ¿En cuanto a Stan? Sólo se había encogido de hombros. Oh, creía que era un
fantasma‖seguro<‖pero‖eso‖no‖le‖desconcertaba‖en‖lo más mínimo.
  Por otra parte, podía haber estado en unas vías férreas en medio de algún asunto
en plan Los Peligros de Pauline8 y pensar, el momento perfecto para una siesta rápida
antes de que me trituren.
  Había ventajas en ser fumador de marihuana.
   Cuando abajo el reloj dio las diez, Gregg se levantó del ordenador portátil y fue a
la ventana. Tío, se habría sentido mejor con todo este asunto si no hubiera visto a esa
figura de pelo largo vagando por los terrenos la noche anterior.




                                         ~2 8 2 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Al demonio con eso: mejor no haber visto al cabrón en el pasillo realizando el
alucinante truco de ahora-lo-ves, ahora-no-lo-ves.
  Detrás él en la cama, Holly dijo:
  —¿Estás esperando ver al conejito de Pascua ahí afuera?
   Le echó un vistazo y pensó que tenía un aspecto genial apoyada contra las
almohadas y con la nariz metida en un libro. Cuando lo había sacado, se había
sorprendido al ver que era el de Doris Kearns Goodwin sobre los Fitzgerald y los
Kennedy. Se había figurado que era más del tipo de chica de la biografía de Tori
Spelling.
   —Sí, lo que me interesa es la cola de algodón —murmuró—. Creo que voy a bajar
y ver si puedo conseguir la cesta del bastardo.
   —No traigas ningún malvavisco Peeps. Huevos de colores, conejitos de chocolate,
esa‖hierba‖falsa<‖todo‖vale.‖Los‖Peeps‖me ponen frenética.
  —Le diré a Stan que venga a sentarse contigo, ¿vale?
  Holly levantó los ojos de los antecedentes de Camelot.
   —No necesito una niñera. Sobre todo una que sería capaz de encender un porro en
el cuarto de baño.
  —No quiero dejarte sola.
  —No estoy sola. —Cabeceó hacia la cámara en el rincón distante del cuarto—. Sólo
enciende eso.
   Gregg se recostó contra la jamba de la ventana. El modo en que el cabello de ella
atrapaba la luz era realmente agradable. Por supuesto, el color era indudablemente
un trabajo experto de tinte... pero era el contraste perfecto de rubio contra la piel.
   —No estás asustada, ¿verdad? —dijo, preguntándose cuándo exactamente habían
intercambiado los papeles.
  —¿Quieres decir por lo de anoche? —Sonrió—. No. Creo que esa "sombra" es Stan
gastándonos una broma como pago por hacerle cambiarse de habitación. Ya sabes
cómo odia mover el equipaje. Además, acabé en tu cama. Aunque no es que hayas
hecho mucho al respecto.
   Él cogió la cazadora y se giró hacia ella. Tomándole el mentón en la mano, la miró
a los ojos.
  —¿Todavía me deseas de ese modo?
  —Siempre. —La voz de Holly cayó—. Estoy maldita.
  —¿Maldita?



                                        ~2 8 3 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  —Vamos, Gregg. —Cuando él se limitó a mirarla, levantó las manos—. Eres una
mala apuesta. Estás casado con tu trabajo y venderías tu alma por tener éxito.
Reduces todo y a todos los que te rodean al denominador común más bajo y eso te
permite utilizarlos. ¿Y cuándo no son útiles? No recuerdas sus nombres.
  Jesús... era más lista de lo que había pensado.
  —¿Entonces por qué quieres tener algo que ver conmigo?
   —A veces... en realidad no lo sé. —Los ojos volvieron al libro, pero no siguieron
las líneas. Sólo se centraron en la página—. Supongo que es porque era realmente
ingenua cuando te conocí y me diste una oportunidad cuando nadie más lo hizo, me
enseñaste un montón de cosas. Y ese enamoramiento inicial aguantó.
  —Haces que suene como algo malo.
  —Puede ser. He estado esperando madurar... y entonces haces cosas como
preocuparte por mí y me veo atrapada de nuevo.
  La miró fijamente, sopesando sus rasgos perfectos, la piel suave y su cuerpo
asombroso.
  Sintiéndose confuso y extraño, como si le debiera una disculpa, fue a la cámara
que había sobre el trípode y la puso a grabar.
  —¿Tienes el móvil contigo?
  Ella metió la mano en el bolsillo de la bata y sacó una Blackberry.
  —Aquí mismo.
  —Llámame si sucede algo extraño, ¿vale?
  Holly frunció el entrecejo.
  —¿Estás bien?
  —¿Por qué lo preguntas?
  Ella se encogió de hombros.
  —Es‖sólo‖que‖nunca‖te‖he‖visto‖así‖de<
  —¿Ansioso? Sí, supongo que tiene algo que ver con esta casa.
  —Iba a decir... conectado, en realidad. Es como si por primera vez me vieras de
verdad.
  —Yo siempre te he visto.
  —No de este modo.
  Gregg fue a la puerta y se detuvo.
  —¿Puedo‖preguntarte‖algo‖raro?‖¿Te<‖tiñes‖el‖pelo?


                                         ~2 8 4 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Holly se llevó la mano a las ondas rubias.
  —No. Nunca lo he hecho.
  —¿Es realmente rubio?
  —Tú deberías saberlo.
  Cuando ella alzó una ceja, Gregg se ruborizó.
  —Bueno,‖las‖mujeres‖pueden‖teñirse‖ahí‖abajo<‖ya‖sabes.
  —Bueno, pues yo no.
   Gregg frunció el entrecejo y se preguntó quién coño estaría dirigiendo su cerebro:
parecía tener todos estos pensamientos extraños jugando con sus ondas hertzianas,
como si su estación hubiera sido asaltada. Haciéndole un pequeño gesto de
despedida, bajó al vestíbulo y miró a derecha e izquierda mientras escuchaba
atentamente. Ni pasos. Ni crujidos. Nadie con una sábana en la cabeza, haciendo de
Casper.
  Poniéndose la cazadora, bajó por la escalera y odió el eco de sus propios pasos. El
sonido le hacía sentir perseguido.
  Miró hacia atrás. Nada excepto el pasillo vacío.
   Abajo en el primer piso, observó las luces que habían dejado encendidas. Una en
la biblioteca. Una en el vestíbulo delantero. Una en el salón.
   Doblando la esquina, se detuvo para comprobar el retrato de Rathboone. Por
alguna razón, ya no creía que la pintura fuera tan jodidamente romántica y vendible.
   Por alguna razón y una mierda. Ojalá nunca hubiera llamado a Holly para que le
echara un vistazo. Quizá no se le habría grabado tanto en el subconsciente como para
fantasear con que el tipo había acudido ella y se habían acostado. Tío... esa expresión
en su cara cuando le había hablado del sueño. No la parte del miedo, sino la del sexo,
el sexo reverberante. ¿Alguna vez había quedado así después de haberse acostado
con él?
  ¿Se había parado alguna vez a ver si la había satisfecho de ese modo?
  ¿Satisfecha del todo?
   Abriendo la puerta principal, salió como si tuviera una misión, cuando en
realidad, no tenía ningún lugar adonde ir. Bueno, excepto lejos de ese ordenador y
esas imágenes... y ese cuarto tranquilo con una mujer que tenía más sustancia de la
que él siempre había pensado.
  De una especie de fantasma que era real.
  Dios... el aire era refrescante aquí fuera.



                                           ~2 8 5 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Se alejó de la casa y cuando estaba a un centenar de metros en el césped ondulado,
se detuvo y miró atrás. En el segundo piso, vio la luz en su cuarto y se imaginó a
Holly anidada contra las almohadas, con ese libro en sus largas y finas manos.
  Siguió adelante, dirigiéndose a la línea de árboles y el arroyo.
  ¿Tenían almas los fantasmas?, se preguntó. ¿O eran almas?
  ¿Tenían alma los ejecutivos de televisión?
  Vaya, eso era una pregunta existencial y media.
   Rodeó la propiedad lentamente, deteniéndose para tirar del musgo español, sentir
la corteza de los robles y oler la tierra y la niebla.
   Ya volvía a la casa cuando se encendió una luz en el tercer piso... y una sombra
alta y oscura pasó ante una de las ventanas.
  Gregg comenzó a andar rápidamente. Luego echó a correr.
  Volaba cuando saltó al porche delantero y llegó a la puerta, abriéndola de golpe y
subiendo a saltos las escaleras. Le importaba una mierda todo esa advertencia de no-
vayas-al-tercer-piso. Y si despertaba a la gente, bien.
  Cuando llegó al segundo piso, comprendió que no tenía ni idea de qué puerta
podía llevarle al ático. Avanzando rápido por el vestíbulo, se figuró que los números
en las jambas eran callejones sin salida mientras dejaba atrás las habitaciones de
huespedes.
  Entonces llegó a Almacén. Gobierno de la casa.
  Gracias, Jesús: SALIDA.
  Irrumpió, subió la escalera de dos en dos. Cuando llegó arriba, encontró una
puerta cerrada con un ligero resplandor en la parte de abajo.
  Golpeó con fuerza. Y obtuvo un montón de nada.
  —¿Hay alguien? —gritó, tirando del picaporte—. ¿Hola?
  —¡Señor! ¿Qué está haciendo?
  Gregg giró sobre sus los talones y bajo la vista a través de la escalera hacia el
mayordomo, que aunque fuera tarde todavía estaba vestido de esmoquin.
   Quizá no dormía en una cama, sino que se colgaba en un armario para no
arrugarse por la noche.
   —¿Quién hay ahí dentro? —exigió Gregg, señalando con el pulgar por encima de
su hombro.
  —Lo siento, señor, pero el tercer piso es privado.
  —¿Por qué?


                                         ~2 8 6 ~
J.R.Ward                                                             Amante Mío
                                                         8º Hermandad de la Daga Negra


   —Eso no es de su incumbencia. Ahora, si no le importa, voy a pedirle que vuelva a
su habitación.
  Gregg abrió la boca para seguir discutiendo, pero luego la cerró de golpe. Había
un modo mejor de manejar esto.
  —Sí. Vale. Bien.
  Fingió tropezar en la escalera y rozó al mayordomo al pasar.
  Luego se fue a su habitación como un huésped buenecito y se deslizó dentro.
  —¿Qué tal tu paseo? —preguntó Holly, bostezando.
  —¿Ha sucedido algo cuando me he ido? —¿Como, oh, digamos, un tipo muerto
entrando aquí a follarte a lo bestia?
  —No. Bueno, aparte de alguien corriendo por el pasillo. ¿Quién era?
  —Ni idea —murmuró Gregg, acercándose a la cámara y apagándola—. Ni la más
mínima‖idea<




                                       ~2 8 7 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 38



  John   tomó forma junto a una farola que probablemente no tenía mucha
satisfacción laboral. La iluminación que se vertía por debajo de su cuello de jirafa
bañaba la parte delantera de un edificio de apartamentos que habría tenido un
aspecto jodidamente mejor en absoluta oscuridad. Los ladrillos y la argamasa no eran
blanquirojos, sino marrón y más marrón, las grietas en varias ventanas estaban
fijadas con cinta de embalaje y mantas baratas. Incluso los escalones bajos que subían
al vestíbulo eran un lío de picaduras, como si hubieran sido golpeados con una
taladradora.
  El lugar estaba como cuando había pasado su última noche dentro, excepto por
una cosa:‖la‖nota‖amarilla‖de‖“Inhabitable”‖clavada‖a‖la‖puerta‖principal.‖
  Archiva eso en Bueno, pues claro.
   Cuando Xhex salió de entre las sombras y se le unió, hizo cuanto pudo para no
proyectar‖ nada‖ excepto‖ una‖ disociación‖ tranquila<‖ y‖ supo‖ que‖ estaba‖ fracasando.
Este gran tour por la mierda de su vida anterior era más duro de lo que había
pensado, pero era como un paseo por el parque de atracciones. Una vez montabas y
el carrito echaba a rodar no había modo de alcanzar el botón de parada.
  Quién sabía si su existencia debería haber venido con una advertencia para
señoras embarazadas y epilépticos.
  Sí, no había modo de detener esto, ella le aguijonearía hasta acabarlo. Parecía saber
todo‖ lo‖ que‖ estaba‖ sintiendo<‖ y‖ eso‖ incluiría‖ la‖ sensación‖ de‖ fracaso‖ que‖ le‖
desgarraría si se retiraba.
  —¿Acabaste aquí? —cuchicheó ella.
   Asintiendo con la cabeza, la guió más allá de la fachada del edificio y girando la
esquina hacia el callejón. Mientras subía por la salida de emergencia, se preguntó si
el picaporte todavía estaría roto.
  La barra se soltó con un poco de fuerza y entraron.
  La alfombra del pasillo era más bien como el áspero suelo de tierra de cierto tipo
de cabañas, toda comprimida y sellada, con manchas que se habían filtrado entre las



                                          ~2 8 8 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


fibras y se habían secado endureciéndola. Botellas vacías de bebidas alcohólicas,
envolturas retorcidas de Twinkies y colillas de cigarrillos ensuciaban el pasillo y el
aire olía como el sobaco de un vagabundo.
   Tío... ni siquiera un tanque de Ambipur podría hacer mella en esta pesadilla
olfativa.
   Cuando Qhuinn entró por la salida de emergencia, John giró a la izquierda en el
hueco de la escalera y comenzó una subida que le hizo desear gritar. A medida que
subían, las ratas chillaban y correteaban saliendo de su camino y el eau a casa vecinal
se volvió más espeso y más acre, como si fermentara a las altitudes más altas.
   Cuando llegaron al segundo piso, se encaminó hacia el pasillo y se detuvo delante
de‖una‖pauta‖como‖de‖lluvia‖de‖estrellas‖en‖la‖pared.‖Jesucristo<‖esa‖mancha‖de‖vino
todavía estaba ahí aunque, ¿por qué cojones le sorprendía? ¿Es que la empresa de
limpieza Merry Maids iba a aparecer por aquí y blanquearla?
   Avanzando una poco más abajo, empujó la puerta del que una vez había sido su
estudio‖y‖entró<‖dentro<
  Dios, todo estaba como lo había dejado.
   Nadie había vivido aquí desde que él se fue, lo cual, supuso, tenía sentido. La
gente se había estado marchando gradualmente ya cuando él había sido
arrendatario... bueno, los que podían permitirse lugares mejores se habían marchado.
Los que se habían quedado eran los yonquis. Y los que habían ocupado los vacíos
habían sido los sin techo que se habían infiltrado como cucarachas por las ventanas
rotas y las puertas reventadas al nivel del suelo. La culminación del cambio
demográfico‖ había‖ sido‖ esa‖ nota‖ de‖ “Inhabitable”,‖ el‖ edificio‖ había‖ sido‖ declarado‖
oficialmente muerto, el cáncer de las fortunas en declive lo había reclamado todo
excepto el esqueleto.
   Mientras se fijaba en la revista Flex que había dejado en la cama junto a la ventana,
la realidad se arremolinó sobre él, arrastrándolo hacia atrás aún cuando las botas de
combate estaban firmemente plantadas en el presente.
  Estaba‖ claro,‖ cuando‖ alcanzó‖ y‖ abrió‖ el‖ frigorífico‖ caliente<‖ botes‖ de‖ vainilla.‖
Desde luego.
  Sí, porque ni siquiera los que hurgan en la basura hambrientos y sin dinero
tomarían esa mierda.
    Xhex se paseó por ahí y luego se detuvo en la ventana por la que él había mirado
fijamente durante tantas noches.
  —Querías ser distinto a lo que eras.
  Él asintió.



                                            ~2 8 9 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


  —¿Cuántos años tenías cuándo fuiste encontrado?
  Cuando mostró dos dedos dos veces, los ojos de ella se abrieron de par en par.
  —¿Veintidós?‖Y‖no‖tenías‖la‖menor‖idea‖de‖que‖fueras<
  John sacudió la cabeza y fue a recoger la Flex. Hojeando las páginas, se dio cuenta
de que había llegado a ser lo que siempre había deseado ser: un hijo de puta grande y
cabrón. Quien lo hubiera pensado. Había sido un verdadero pretrans esquelético, a
merced de tantos.
   Volviendo a tirar la revista, cortó ese patrón de pensamiento con rapidez. Estaba
dispuesto a mostrarle a Xhex casi todo. Pero eso no. Nunca... esa parte.
  No iban a regresar al primer edificio en el que había vivido solo y ella no iba a
averiguar por qué había abandonado esta dirección.
  —¿Quien te trajo a nuestro mundo?
  Tohrment, articuló.
  —¿Cuántos años tenías cuándo dejaste el orfanato?
  Mostró un uno y un seis.
  —¿Dieciséis? ¿Y viniste aquí? ¿Directamente desde Nuestra Señora?
  John asintió y fue a las alacenas encima del fregadero. Abrió una y vio lo único
que había esperado encontrar de lo que dejó atrás. Su nombre. Y la fecha.
   Se apartó para que Xhex pudiera ver lo que había escrito. Recordó hacerlos, tan
rápido, tan veloz. Tohr había estado esperando abajo en el bordillo y él se había
escabullido para coger su bicicleta. Había garabateado las marcas como un
testamento‖para<‖no‖sabía‖qué.‖
   —No tenías a nadie —murmuró ella, mirando dentro—. A mí me pasó lo mismo.
Mi madre murió en el parto y yo fui criada por una familia perfectamente
agradable... con la que sabía que no tenía nada en común. Les dejé pronto y nunca
volví,‖ porque‖ no‖ pertenecía‖ a‖ aquel‖ lugar<‖ y‖ algo‖ me‖ gritaba‖ que‖ era‖ mejor‖ para‖
ellos que me largara. No tenía ni idea de que fuera parte symphath y no había nada en
el mundo para mí... pero tenía que irme. Afortunadamente, conocí a Rehvenge y él
me mostró lo que era.
  Le miró por encima del hombro.
  —Los‖ “casi”‖ de‖ la‖ vida<‖ tío,‖ son‖ matadores,‖ ¿verdad?‖ Si‖ Tohr‖ no‖ te‖ hubiera‖
encontrado...
   Habría pasado por la transición y muerto en mitad de ella porque no habría tenido
la sangre que necesitaba para sobrevivir.




                                            ~2 9 0 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


  Por alguna razón, no quería pensar en eso. O en el hecho de que él y Xhex tenían
en común un solitario período de estar perdidos.
  Venga, articuló. Vamos a la próxima parada.

                                               ***
   Fuera entre los campos de maíz, Lash conducía por la senda de tierra hacia la
granja. Tenía su cobertura psíquica en su lugar para que el Omega y su nuevo
juguetito no pudieran tener la mira puesta sobre él y llevaba puesta una gorra de
béisbol y un impermeable con el cuello levantado y un par de guantes.
  Se sentía como el Hombre Invisible.
   Joder, desearía ser invisible. Odiaba mirarse y después de un par de horas
esperando ver qué más iba a desprenderse en su descenso a la muerte en vida, no
estaba seguro de si sentirse aliviado de que pareciera haberse estancado.
  En este punto estaba sólo medio fundido: los músculos todavía le colgaban de los
huesos.
   A medio kilómetro de su destino, aparcó el Mercedes en una arboleda de pinos y
salió. Como sus poderes estaban siendo utilizados para mantenerle enmascarado, no
le quedaba nada con lo que desmaterializarse.
   Así que fue un paseo puñeteramente largo hasta el jodido agujero de mierda y se
resintió hasta los cojones de tener que trabajar tan duramente para mover su cuerpo.
   Pero cuando subió a la casa de tablones se vio golpeado por una oleada de
energía.‖ Había‖ tres‖ coches‖ de‖ camellos‖ en‖ el‖ camino‖ de‖ entrada<‖ todos‖ los‖ cuales‖
reconoció. Los transportes a lo Willy Loman eran propiedad de la Sociedad Lessening.
  ¿Y sabes qué?, el lugar estaba abarrotado. Había como unos veinte tipos dentro y
muchos más siguiendo la fiesta: a través de las ventanas, podía ver los barriles y las
botellas de licor y por todas partes los cabrones estaban encendiendo pipas y
esnifando Dios sabía qué.
  Dónde estaba el pequeño bastardo.
   Oh... un sentido de la oportunidad perfecto. Un cuarto coche se detuvo y no era
como los otros tres. El trabajo de pintura hortera de corredor callejero era
probablemente tan caro como la máquina de coser trucada que había bajo el capó y el
brillo de neón en el parachoques que hacía que pareciera que estuviera aterrizando.
El crío salió de detrás del volante y vaya por Dios, también estaba muy pasado de
rosca; había conseguido un par de vaqueros nuevos y una chaqueta guay de cuero
Affliction y encendía sus cigarrillos con algo dorado.
  Bueno, esto iba ser la prueba.



                                            ~2 9 1 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Si el crío entraba y se unía a la fiesta, Lash habría estado equivocado sobre la
inteligencia‖del‖gilipollas<‖y‖el‖Omega‖no‖habría‖conseguido‖nada‖excepto‖un‖buen‖
polvo. Pero si Lash tenía razón y el HDP llevaba dentro algo más que eso, la fiesta se
iba a poner interesante.
   Lash se cerró las solapas sobre la herida abierta que ahora tenía por cuello e
intentó ignorar cuan celoso estaba. Había estado en el lugar dulce donde estaba
ahora ese crío. Deleitándose en el yo-soy-especial y asumiendo que ese brillo duraría
para siempre. Pero como fuera. Si el Omega estaba dispuesto a lanzar a la cuneta de
una patada a su propia sangre y carne, ese pedazo de mierda anteriormente humano
no iba a durar mucho.
   Cuando uno de los borrachos de dentro miró por la ventana en dirección a Lash,
este supuso que estaba corriendo un riesgo al acercase al epicentro, pero le importaba
tres cojones. No tenía nada que perder y en realidad no esperaba pasar el resto de sus
días como nada más que cecina animada de carne de vaca.
  Feo, débil y agujereado no era lo que molaba más.
  Cuando el viento frío le hizo castañetear los dientes, pensó en Xhex y se calentó
con los recuerdos. A cierto nivel, no podía creer que su tiempo con ella hubiera
pasado hacía apenas hace unos días. Se sentía como si hubieran pasado años desde
que la había tenido debajo de él. Joder, encontrar esa primera lesión en el antebrazo
había sido el principio del fin... sólo que no lo había sabido en aquel momento.
  Solo un rasguño.
  Sí, claro.
   Al levantar la mano para apartarse el pelo, golpeó la visera de la gorra de béisbol y
se acordó de que ya no tenía nada con lo que juguetear. Todo lo que le quedaba era
una cúpula de huesos.
   Si hubiera tenido más energía, habría empezado a despotricar y a delirar sobre la
injusticia y crueldad de su destino putrefacto. No se suponía que la vida fuera a ser
así. No se suponía que él fuera a estar mirando desde el exterior. Siempre había sido
el centro, el conductor, el especial.
  Por alguna estúpida razón, pensó en John Matthew. Cuando el hijo de puta entró
en el programa de entrenamiento para soldados, había sido un pretrans
especialmente pequeño con nada excepto un nombre de la Hermandad y una cicatriz
en forma de estrella en el pecho. Había sido el objetivo perfecto para el ostracismo y
Lash se lo había pasado de miedo haciendo la puñeta al chico.
   Tío, en aquellos tiempos, no tenía la menor idea de cómo era ser el raro que se
queda fuera. Cómo te hacía sentirte como una mierda sin valor. Cómo mirabas al
resto de la gente que molaba y darías lo que fuera por estar con ellos.



                                         ~2 9 2 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Lo bueno era que no había tenido ni idea de cómo sería. O podría habérselo
pensado dos veces antes de joder al chupapollas.
   Y ahora mismo, apoyado contra la corteza áspera y fría de un roble y mirando por
las ventanas de la granja como algún otro niño mimado vivía su vida, sintió que su
planes cambiaban.
  Aunque fuera la última cosa que hiciera, iba a derrotar a ese mierdecilla.
  Era aún más importante que Xhex.
   Ese tipo que se había atrevido a marcar a Lash por muerto no era el conductor. Era
la necesidad de enviar un mensaje a su padre. Después de todo, él era la manzana
podrida que no caía lejos del árbol y la venganza era una puta.




                                        ~2 9 3 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra




                                 Capítulo 39



  —Esta es la antigua casa de Bella —dijo Xhex tras tomar forma en una pradera
junto a John Matthew.
   Cuando él asintió, miró alrededor de la bucólica extensión. La granja blanca de
Bella con su porche cerrado y su chimenea roja era un dibujo perfecto a la luz de la
luna y parecía vergonzoso que el lugar estuviese vacío con nada más que las luces de
seguridad exteriores.
  El hecho de que hubiese un Ford F-150 aparcado fuera de la casa en el camino de
grava y ventanas que brillaban, parecía hacer que la sensación de abandono aún más
aguda.
  —¿Bella fue la primera que te encontró?
  John hizo un inequívoco movimiento con la mano y señaló hacia otra casita en el
camino. Comenzó a hablar por signos y luego paró, su frustración a causa de la
barrera de comunicación era evidente.
  —Alguien‖en‖esa‖casa<‖¿los‖conociste‖y‖ellos‖te‖pusieron‖en‖contacto‖con‖Bella?
   Él asintió mientras metía la mano en su chaqueta y sacaba lo que parecía ser un
brazalete hecho a mano. Cogiéndolo, ella vio que había símbolos en el Antiguo
Idioma tallados en el cuero.
  —Tehrror. —Cuando él se tocó su propio pecho, ella dijo—. ¿Tu nombre? ¿Pero
cómo lo supiste?
  Él se tocó la cabeza, luego se encogió de hombros.
  —Vino a ti. —Xhex se concentró en la casita. Había una piscina en la parte de atrás
y sintió que los recuerdos eran más agudos allí, porque cada vez que sus ojos
pasaban por esa terraza, su rejilla emocional se encendía, un cuadro de distribución
con un montón de circuitos estallando. Había venido aquí en un principio para
proteger a alguien. Bella no había sido la razón.
  Mary, pensó. La shellan de Rhage. Mary. ¿Pero cómo se habían conocido?
  Extraño<‖eso‖era‖una‖pared‖en‖blanco.‖Él‖la‖aislaba‖de‖esa‖parte.



                                        ~2 9 4 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


  —Bella se puso en contacto con la Hermandad y Tohrment vino a por ti.
   Cuando él asintió de nuevo, le devolvió el brazalete y mientras él toqueteaba los
símbolos, Xhex se maravilló por la relatividad del tiempo. Desde que habían dejado
la mansión, sólo había pasado una hora, pero sentía como si hubiesen pasado un año
juntos.
  Dios,‖él‖le‖había‖dado‖m{s‖de‖lo‖que‖había‖esperado<‖y‖ahora‖sabía‖exactamente‖
por qué se había mostrado tan servicial cuando ella había enloquecido en la SR.
  Había soportado un infierno, no tanto por haber vivido su juventud como por
haber sido arrastrado a través de ella.
   La pregunta era, ¿cómo se había perdido en el mundo humano en primer lugar?
¿Dónde estaban sus padres? El Rey había sido su whard cuando‖era‖un‖pretrans<‖eso‖
era lo que ponía en sus papeles cuando lo había visto por primera vez en el ZeroSum.
Ella había asumido que su madre estaba muerta y la visita a la estación de autobuses
no‖ había‖ desmentido‖ eso<‖ pero‖ había‖ huecos‖ en‖ la‖ historia.‖ Algunos‖ de‖ los‖ cuales‖
tenía la impresión de que eran deliberados y otros parecía que él no pudiera
llenarlos.
  Con el ceño, tuvo la sensación de que su padre todavía estaba con él y sin embargo
no parecía haber conocido nunca al tipo.
  —¿Me vas a llevar al último lugar? —murmuró ella.
  Pareció que echaba un último vistazo y luego se desmaterializó y ella le siguió
gracias a toda la sangre de él que llevaba en sus venas.
   Cuando tomaron forma estaban delante de una casa moderna despampanante, la
tristeza le abrumó hasta tal punto que su superestructura emocional realmente
comenzó a derrumbarse sobre sí misma. Sin embargo, a base de fuerza de voluntad,
se las arregló para detener la desintegración a tiempo, antes de que no pudiera ser
reparada.
   Una vez tu rejilla se venía abajo, estabas jodido. Perdido con tus demonios
interiores.
   Lo qué la hizo pensar en Murhder. Podía recordar exactamente el aspecto de su
construcción emocional el día que averiguó su verdad: De las vigas de acero que eran
la base de su salud mental, no había quedado más que un caos desmoronado.
   Ella había sido la única que no se había sorprendido cuando se volvió loco y se
largó.
   Haciéndole un gesto con la cabeza, John se acercó a la solemne puerta principal,
introdujo la llave y abrió camino. Una corriente de aire llegó hasta ellos y pudo oler
el polvo y la humedad que indicaban que ésta era otra construcción vacía. Pero a



                                            ~2 9 5 ~
J.R.Ward                                                                     Amante Mío
                                                                 8º Hermandad de la Daga Negra


diferencia del antiguo edificio de apartamentos de John, dentro no había nada
decrépito.
   Cuando John encendió la luz del vestíbulo, ella casi jadeó. En la pared, a la
izquierda de la puerta, había un rótulo en el Antiguo Idioma que proclamaba que
aquella era la casa del Hermano Tohrment y su shellan emparejada, Wellesandra.
  Lo cual explicaba por qué a John le dolía tanto estar aquí. El hellren de Wellesandra
no era el único que había salvado al pretrans de las viviendas de protección.
  La hembra había sido importante para John. Muchísimo.
  John caminó por el vestíbulo y encendió más luces a su paso, sus emociones eran
una combinación de cariño agridulce y rugiente dolor. Cuando llegaron a una cocina
espectacular, Xhex fue hacia la mesa de la habitación.
    Él estuvo sentado aquí, pensó, poniendo sus manos en el respaldo de una de las
sillas<‖en‖su‖primera‖noche‖en‖esta‖casa,‖había‖estado‖sentado‖aquí.
  —Comida mexicana —murmuró ella—. Tenías mucho miedo de ofenderles. Pero
entonces<‖Wellesandra<
  Al igual que un sabueso siguiendo un rastro fresco, Xhex persiguió lo que sentía
de sus recuerdos.
   —Wellesandra‖ te‖ sirvió‖ arroz‖ con‖ jengibre.‖ Y<‖ pudín.‖ Te‖ sentiste‖ lleno‖ por‖
primera‖ vez‖ y‖ el‖ estómago‖ no‖ te‖ dolía‖ y‖ tú< estabas tan agradecido que no sabías
como manejarlo.
  Cuando miró en dirección a John, vio que su cara estaba pálida y sus ojos un poco
demasiado brillantes y supo que estaba de vuelta en su pequeño cuerpo, sentado a la
mesa, completamente encogido dentro de‖ sí‖ mismo<‖ abrumado‖ por‖ la‖ primera‖
amabilidad que alguien le había mostrado en mucho tiempo.
   Unos pasos en el vestíbulo hizo que Xhex levantase la cabeza y se dio cuenta de
que Qhuinn aún estaba con ellos, el tipo merodeaba, su mal humor era una sombra
tangible a su alrededor. Bueno, no tendría que seguir pisándole los talones mucho
más tiempo. Este era el final del camino, el último capítulo en la historia de John, de
lo cual prácticamente se había puesto al corriente. Y desafortunadamente, significaba
que‖debían‖volver‖a‖la‖mansión‖porque‖era‖lo‖correcto‖y‖apropiado<‖donde‖sin‖duda‖
John haría que comiese un poco más e intentaría hacer que se alimentase otra vez.
  No quería volver allí, pensó, no todavía. En su mente, había decidido tomarse una
noche libre, por lo tanto estas eran sus últimas pocas horas antes de seguir el camino
de‖ la‖ venganza<‖ y‖ de‖ perder‖ esta‖ suave‖ conexión‖ entre‖ ella‖ y‖ John,‖ este‖ profundo‖
entendimiento que tenían ahora el uno con el otro.




                                            ~2 9 6 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Porque no iba a engañarse a sí misma: la triste realidad era que el poderoso lazo
que los unía era, no obstante, tan frágil, que no dudaba de que se rompería una vez el
presente volviese a enfocarse mejor que el pasado.
  —Qhuinn, discúlpanos, por favor.
  Los ojos disparejos del tipo se dispararon hacia John e intercambiaron entre ellos
una serie de movimientos con la mano.
  —Que te jodan —escupió Qhuinn antes de girarse sobre sus talones y salir airado
por la puerta principal.
   Después de que el portazo dejase de resonar a través de la casa, ella miró fijamente
a John.
  —¿Dónde dormías?
  Cuando barrió con la mano hacia el pasillo, fue con él pasando muchas
habitaciones que tenían mobiliario moderno y arte antiguo. La combinación hacía
que el lugar pareciese un museo de arte en el que podrías vivir y exploró un poco,
asomando la cabeza por las puertas abiertas de salas y dormitorios.
  La habitación de John estaba en el otro extremo de la casa y cuando entró allí, sólo
pudo imaginar el choque cultural. De la miseria al esplendor, todo en el cambio de
código postal: a diferencia del apartamento cutre, este era un refugio azul marino con
un lustroso mobiliario, un baño de mármol y una alfombra que era tan densa y
gruesa como el corte a cepillo de un marine.
  Además tenía una puerta corrediza de cristal que conducía a una terraza privada.
  John fue al otro lado y abrió el armario y ella miró por encima de su fuerte y
pesado brazo hacia las pequeñas ropas que colgaban en perchas de madera.
  Cuando él clavó la mirada en las camisetas y los jerséis y los pantalones, tensó los
hombros y una de sus manos se cerró en un puño. Estaba arrepentido de algo que
había‖hecho‖o‖de‖la‖manera‖en‖que‖había‖actuado‖y‖no‖tenía‖nada‖que‖ver‖con‖ella<
  Tohr. Esto era por Tohr.
  Lamentaba como habían sido las cosas entre ellos últimamente.
  —Habla con él —dijo ella suavemente—. Dile lo que está pasando. Ambos os
sentiréis mejor.
  John asintió y ella pudo sentir su determinación afilándose.
  Dios,‖ no‖ estaba‖ del‖ todo‖ segura‖ de‖ como‖ sucedió<‖ bueno,‖ la‖ mec{nica‖ era‖
condenadamente simple, pero lo que fue sorprendente era el hecho de que lo estaba
haciendo de nuevo, se encontró a sí misma yendo hacia él y abrazándole,
envolviendo los brazos alrededor de su cintura desde atrás. Colocando la mejilla
entre sus omoplatos y se alegró cuando sintió las manos de él cubriendo las suyas.

                                         ~2 9 7 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  John se comunicaba de muchas formas diferentes, ¿no? Y a veces, para decir lo que
querías, el contacto era mejor que las palabras.
  Mientras le miraba, él vocalizó, ¿Qué?
   —¿Seguro que quieres que siga por allí? —Cuando asintió, ella le miró
directamente a los ojos—. Sé que has omitido algo. Puedo sentirlo. Hay un vacío
entre el orfanato y el edificio de apartamentos.
   John no movió ni contrajo ningún músculo de la cara y tampoco parpadeó. Pero la
fachada de un macho hábil para cubrir sus reacciones era irrelevante. Ella sabía lo
que sabía de él.
  —Está bien, no voy a preguntar. Y no voy a presionar.
   Su‖leve‖sonrojo‖fue‖algo‖que‖recordaría‖mucho‖después‖de‖que‖hubiera‖pasado<‖y‖
la idea de dejarle fue lo que llevó la punta de sus dedos a los labios de él. Cuando se
apartó bruscamente por la sorpresa, ella se centró en su boca.
   —Quiero darte algo de mí —dijo en voz baja y profunda—. Sin embargo no es por
igualar la puntuación. Es simplemente porque quiero.
   Después de todo, hubiese sido genial poder llevarle a los lugares importantes de
su vida y guiarle a través de la misma, pero que supiera más sobre su pasado sólo
haría su misión suicida más dura para él: no importaba lo que sintiese por John, ella
iría tras su captor y no iba a engañarse en cuanto a las probabilidades de sobrevivir a
ese enfrentamiento.
  Lash tenía trucos.
  Malos trucos con los que hacía cosas malas.
   Los recuerdos del hijo de puta volvieron a ella, los recuerdos horribles que hacían
que le temblaran los muslos, los desagradables que a pesar de todo servían para
empujarla a algo para lo que podía no estar preparada en realidad. Pero no podía irse
a la tumba habiendo sido Lash el último.
  No cuando tenía delante al único macho al que alguna vez hubiera amado.
  —Quiero estar contigo —dijo con voz ronca.
  Los sorprendidos ojos azules de John le recorrieron la cara como si estuviera
buscando señales de haber entendido mal. Y entonces una lujuria caliente y fuerte se
abrió paso a través de todas sus emociones, destrozándolas sin dejar nada atrás
excepto el deseo de un macho de pura raza por emparejarse.
    Había que decir en su favor, que hizo todo lo posible por contener el instinto y
aferrarse a algo parecido a la racionalidad. Pero todo eso significó que fue ella la que
terminó la batalla‖entre‖el‖sentido‖y‖la‖sensibilidad<‖poniendo‖su‖boca‖contra‖la‖de‖
él.


                                         ~2 9 8 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Oh<‖Dios,‖sus‖labios‖eran‖suaves.
   A pesar del estruendo que sentía en la sangre de John, él se mantuvo a raya.
Incluso cuando deslizó su lengua dentro de él. Y esa contención le hizo las cosas más
fáciles cuando su mente fluctuó de un lado a otro entre lo que estaba haciendo
ahora<
  Y lo que habían hecho con ella pocos días atrás.
   Para ayudarse a concentrarse, buscó su pecho y pasó las palmas de las manos por
sus pectorales. Empujándole de espaldas sobre el colchón, inspiró su esencia y olió la
vinculación que sentía por ella. La oscura especia era única de él y lo más opuesto
que podrías encontrar del nauseabundo olor de un lesser.
  Lo que la ayudaba a separar esta experiencia de otras más recientes.
   El beso comenzó como una exploración, pero no continuó de esa manera. John se
acercó más, balanceando su enorme cuerpo contra el suyo, subiendo su fuerte pierna
hasta que su peso la empujó hacia abajo. Al mismo tiempo, sus brazos se envolvieron
alrededor de ella, atrayéndola firmemente.
  Se estaba moviendo lentamente, al igual que ella.
  Y Xhex estuvo bien hasta que él deslizó la mano sobre su pecho.
   El contacto la trastornó, arrancándola de esa habitación y esa cama, llevándola
lejos de John y del momento con él y dejándola de vuelta en el infierno.
  Luchando contra la deserción de su mente, intentó permanecer conectada al
presente, a John. Pero cuando un pulgar le rozó el pezón, tuvo que obligar a su
cuerpo a permanecer quieto.
  A Lash le había gustado dominarla y prolongar lo inevitable marcándola y
pateándola, porque por mucho que disfrutara de los orgasmos, disfrutaba aún más
del juego previo de joder su cabeza.
  Un rasgo psicótico por su parte. Ella infinitamente habría preferido sacárselo de
encima<‖
  John empujó la erección contra su cadera.
  Crac.
   Su auto-control no dio más de sí, alcanzó a su límite y se rompió por la mitad: Con
un arranque, su cuerpo escapó por propia voluntad, rompiendo la comunión con él,
reventando el momento.
  Cuando Xhex saltó de la cama, pudo sentir el horror de John, pero estaba
demasiado ocupada recuperándose de su propio miedo para ser capaz de explicarse.
Paseando alrededor, intentando desesperadamente aferrarse a la realidad, inspiró
profundamente, no por la pasión sino por el pánico derivado.

                                        ~2 9 9 ~
J.R.Ward                                                                       Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


  Bueno, ¿no era esto una putada?
   Jodido‖Lash<‖iba‖a‖matarle‖por‖esto.‖No‖por‖lo‖que‖estaba‖pasando‖ella,‖sino‖por‖
la situación en la que ella misma había puesto a John.
  —Lo siento —gruñó—. No debería haber empezado. Lo siento mucho.
  Cuando fue capaz, se detuvo delante de la cómoda y miró en el espejo que colgaba
en la pared. John se había levantado mientras ella daba vueltas y se había parado
ante la puerta corrediza de cristal, con los brazos cruzados sobre el pecho, la
mandíbula apretada con fuerza mientras miraba la noche.
  —John<‖no‖eres‖tú.‖Te‖lo‖juro.
  No la miró cuando sacudió la cabeza.
   Mientras se frotaba la cara, el silencio y la tensión entre ellos se amplificó tanto
que la impulsó a correr. Simplemente no podía tratar con nada de esto, con lo que
estaba sintiendo y con lo que le había hecho a John y toda esa mierda con Lash.
   Sus ojos fueron hacia la puerta y sus músculos se tensaron buscando la salida. Lo
cual estaba sacado directamente en su libro de jugadas. Durante toda su vida,
siempre había contado con su habilidad para escurrir el bulto, salir sin dar
explicaciones, si rastros, nada más que aire diluido.
  Lo que le había venido bien como asesina.
  —John<
  Él giró la cabeza y cuando se encontró con su mirada en el vidrio emplomado, ésta
ardía.
   Mientras él esperaba a que hablara, Xhex supuso que contárselo era mejor que
irse. Se suponía que tenía que lanzar otra disculpa de mierda y luego
desmaterializarse‖fuera‖de‖la‖habitación<‖fuera‖de‖su‖vida.
  Pero todo lo que pudo pronunciar fue su nombre.
  Él giró la cabeza hacia ella y vocalizó, Lo siento. Vete. Está bien. Vete.
  Sin embargo, no pudo moverse. Y entonces su boca se abrió. Cuando se dio cuenta
de lo que había en la parte posterior de su garganta, no pudo creer que fuera a
ponerlo en palabras. La revelación iba en contra de todo lo que sabía de sí misma.
  Por amor de Dios, ¿realmente iba a hacer esto?
  —John<‖Yo<‖Yo‖fui<
   Cambiando el enfoque de sus ojos, evaluó su propio reflejo. Sus pómulos
hundidos y la extrema palidez eran el resultado de mucho más que la falta de sueño
y alimentación.



                                            ~3 0 0 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Con un súbito destello de ira, soltó:
  —Lash‖no‖era‖impotente,‖¿vale?‖No‖era<‖impotente<
   La temperatura de la habitación cayó en picado tan rápido y tan lejos, que su
respiración provocó nubes de vapor.
   Y lo que vio en el espejo la hizo girarse y dar un paso hacia John: Sus ojos azules
brillaban con una luz demoníaca y su labio superior se había curvado hacia arriba
para revelar unos colmillos tan afilados y largos que parecían dagas.
   Todos los objetos alrededor de la habitación comenzaron a vibrar: las lámparas en
las mesillas de noche, las ropas en las perchas, el espejo en la pared. La vibración
colectiva en crescendo producía un rugido apagado y tuvo que agarrarse a la
cómoda o correr el riesgo de golpearse el trasero.
  El aire estaba vivo. Sobrecargado. Electrizante.
  Peligroso.
  Y John era el centro de esta energía arrasadora, sus manos se cerraban en puños
con tanta fuerza que le temblaban los antebrazos, sus muslos se tensaban sobre los
huesos mientras él se ponía en posición de lucha.
  La boca de John se estiró ampliamente mientras su cabeza salía disparada hacia
delante<‖y‖dejaba‖escapar‖un‖grito‖de‖guerra<
  El sonido explotó alrededor de ella, tan fuerte que tuvo que taparse los oídos, tan
poderoso que sintió la explosión contra su cara.
  Por‖ un‖ momento,‖ pensó‖ que‖ él‖ había‖ encontrado‖ su‖ voz<‖ solo‖ que‖ no‖ eran‖
cuerdas vocales lo que producía ese grito afilado.
  El cristal de las puertas corredizas estalló detrás de él, las hojas se rompieron en
miles de pedazos que volaron libremente por la casa, los fragmentos se deslizaron
sobre‖la‖pizarra‖y‖reflejaron‖la‖luz‖como‖gotas‖de‖agua<
  O como lágrimas.




                                          ~3 0 1 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra




                                   Capítulo 40



  Blay no tenía ni idea de qué le había dado Saxton exactamente.
  Bueno, sí, era un puro y sí, era caro, pero el nombre no se le había quedado en la
cabeza.
  —Creo que va a gustarte —dijo el macho, volviendo a reclinarse en el sillón de
cuero y encendiendo su propio tabaco—. Son suaves. Oscuros, pero suaves.
    Blay encendió la llama de su mechero Montblanc y se inclinó hacia adelante para
inhalar. Mientras aspiraba el humo, pudo sentir cómo Saxton enfocaba su atención en
él.
  Otra vez.
   No estaba acostumbrado a ser el centro de atención, así que dejó que su mirada
recorriera el lugar: la bóveda verde oscura, las brillantes paredes negras, las sillas de
cuero color rojo sangre y las mesas con bancos. Un montón de humanos con
ceniceros junto a sus codos.
   Resumiendo: Ninguna distracción que pudiera compararse con los ojos de Saxton
o‖a‖su‖voz‖o‖su‖colonia‖o<
   —Así que dime —dijo el macho, exhalando una perfecta nube azul que
momentáneamente eclipsó sus rasgos—, ¿te pusiste el traje de raya diplomática antes
o después de que te llamara?
  —Antes.
  —Sabía que tenías estilo.
  —¿Ah, sí?
  —Sí —Saxton lo miró fijamente a través de la pequeña mesa de caoba que los
separaba—. O no te habría pedido que cenaras conmigo.
   La‖ comida‖ que‖ habían‖ compartido‖ en‖ Sal’s‖ había‖ sido<‖ adorable,‖ en‖ realidad.‖
Habían comido en la cocina, en una mesa privada e iAm les había hecho un menú
especial de antipasto y pasta, con café con leche y tiramisú de postre. El vino había
sido blanco para el primer plato y tinto para el segundo.


                                          ~3 0 2 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


   Los‖temas‖de‖conversación‖habían‖sido‖neutrales,‖pero‖interesantes<‖y‖al‖final no
lo más importante. El hilo seremos-o-no-seremos fue el verdadero conductor de cada
palabra, cada mirada y cada gesto de sus cuerpos.
  Así‖que<‖esto‖es‖una‖cita,‖pensó‖Blay.‖Una‖negociación‖subyacente‖encubierta‖por‖
una conversación sobre libros leídos y gustos musicales.
   No era de extrañar que Qhuinn fuera directo a por el sexo. El tipo no hubiera
tenido paciencia para este tipo de sutilezas. Ni siquiera le gustaba leer y la música
que se metía en las orejas era metalcore que sólo los desquiciados o los sordos
podían soportar.
  Apareció un camarero vestido de negro.
  —¿Puedo traerles algo de beber?
  Saxton hizo rodar su puro entre el dedo índice y el pulgar.
  —Dos oportos. Croft Vintage de 1945, por favor.
  —Excelente elección.
  Los ojos de Saxton volvieron a Blay.
  —Lo sé.
  Blay miró hacia la ventana que tenían frente a donde estaban sentados y se
preguntó si alguna vez dejaría de ruborizarse con éste tipo.
  —Está lloviendo.
  —Así es.
  Dios, esa voz. Las palabras de Saxton eran tan suaves y deliciosas como el puro.
  Blay movió las piernas, cruzándolas a la altura de la rodilla.
    Mientras rebuscaba en su cerebro algo que acabara con el silencio, le pareció como
si los comentarios del tipo no-jodas-Sherlock sobre el clima fueran lo más cercano a la
inspiración que iba a llegar a estar. La cuestión era que el final de la cita se
aproximaba y aunque sabía que Saxton y él estaban de luto por la pérdida de
Dominick Dunne y ambos eran fans de Miles Davis, no sabía lo que iba a hacer
cuando llegara el momento de separar sus caminos.
  ¿Sería un caso de Nos llamamos y repetimos esto? O el infinitamente más
complicado, desordenado y placentero, Sí, de hecho, me dejaré caer de visita para ver tus
cuadros.
   Lo que obligaría a su conciencia a añadir: Aunque nunca haya hecho esto con un tipo
antes y a pesar del hecho de que cualquiera que no sea Qhuinn va a ser un pobre sustituto de
lo que realmente quiero.



                                           ~3 0 3 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  —¿Cuándo fue la última vez que tuviste una cita, Blaylock?
  —Yo<‖—Blay dio una gran calada a su puro—. Hace mucho tiempo.
  —¿Qué te has estado haciendo a ti mismo? ¿Todo trabajo, nada de diversión?
  —Algo así. —Vale, el amor no correspondido no entraba directamente en ninguna
de esas categorías, aunque ninguna diversión lo cubría ciertamente.
  Saxton sonrió un poco.
  —Me alegró que me llamaras. Y me sorprendió un poco.
  —¿Por qué?
  —Mi‖primo‖muestra‖una‖cierta<‖respuesta‖territorial‖hacia‖ti.
  Blay giró su puro y clavó los ojos en la punta encendida.
  —Creo que exageras ampliamente su interés.
  —Y yo creo que me estás diciendo educadamente que me meta en mis asuntos
¿verdad?
  —Ahí no hay ningún asunto. —Blay sonrió al camarero mientras éste colocaba las
dos copas de oporto en la mesa redonda y se apartaba—. Créeme.
   —¿Sabes?, Qhuinn tiene una personalidad interesante. —Saxton extendió una
mano elegante y cogió su oporto—. En realidad es uno de mis primos favoritos. Su
inconformismo es admirable y ha sobrevivido a cosas que aplastarían a un macho
inferior. Sin embargo estar enamorado de él no debe ser sencillo.
  Blay no entró al trapo.
  —¿Vienes aquí muy a menudo?
  Saxton se rió, sus ojos pálidos brillaron.
  —No vamos a discutirlo, ¿eh? —Echó una mirada alrededor, frunciendo el ceño—.
En realidad, no he salido mucho últimamente. Demasiado trabajo.
  —Dijiste que eras abogado de la Antigua Ley. Debe ser interesante.
  —Estoy especializado en fideicomisos y fincas así que el hecho de que el negocio
vaya bien es lamentable. El Fade se ha llenado demasiado de inocentes desde el
pasado verano.
  En el reservado de al lado, un montón de tipos enormes con relojes de oro y trajes
de‖seda‖se‖rieron‖como‖los‖borrachos‖fanfarrones‖que‖eran<‖hasta‖el‖punto‖de‖que‖el‖
más escandaloso de ellos se echó hacia atrás en su asiento y golpeó a Saxton.
  Lo cual no fue demasiado acertado y vino a demostrar que Saxton era un
caballero, pero no una nenaza:



                                          ~3 0 4 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  —Le ruego me disculpe, pero ¿le importaría bajar un poco el tono?
   El desaliñado humano se dio la vuelta, la gorda barriga colgando por encima del
cinturón‖hasta‖que‖pareció‖como‖si‖hubiera‖desentrañado‖el‖“Significado‖de‖la‖vida"
y fuera a compartirlo con todo el lugar.
   —Sí. Me importaría. —Los pálidos ojos se entrecerraron—. La gente como tú no
pinta nada aquí de todas formas.
  Y no estaba hablando del hecho de que fueran vampiros.
  Cuando Blay dio un sorbo a su oporto, el caro licor‖le‖supo‖a‖vinagre<‖aunque‖la‖
amarga punzada en la boca no era porque estuviera malo.
  Un momento después, el tipo se lanzó hacia atrás tan fuerte que Saxton casi
derramó su bebida.
  —Maldita sea —masculló el macho tomando su servilleta.
  El impresentable humano se inclinó hacia su reservado otra vez y uno tenía que
preguntarse si ese cinturón no iba a reventar de golpe y a sacarle un ojo a alguien.
  —¿Estamos interrumpiendo a los dos niños bonitos de chupar esas cosas duras?
  Saxton sonrió tensamente.
  —Definitivamente está interrumpiendo.
  —Oh, lo sieeeeento —El hombre hizo una brusca exhibición al levantar el meñique
de su puro—. No tenía intención de ofenderos.
  —Vámonos —dijo Blay mientras se inclinaba y apagaba su puro.
  —Puedo conseguirnos otra mesa.
   —¿Os marcháis, chicos? —dijo el señor Bocazas arrastrando la voz—. ¿Vais a ir a
alguna fiesta con todo tipo de puros? Tal vez deberíamos seguiros para asegurarnos
de que llegáis bien.
  Blay mantuvo los ojos fijos en Saxton.
  —De todas formas se está haciendo tarde.
  —Lo cual quiere decir que sólo estamos a mitad de nuestro día.
   Blay se puso de pie y se metió la mano en el bolsillo, pero Saxton extendió la mano
y le impidió sacar la cartera.
  —No, permíteme.
  Otra ronda de comentarios del grupo Súper Bowl-y-striptease estropeó el
ambiente incluso más y dejó a Blay rechinando los dientes. Afortunadamente, Saxton
no tardó mucho en pagarle al camarero y se encaminaron hacia la puerta.



                                           ~3 0 5 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Fuera, el aire moderadamente frío de la noche fue un bálsamo para sus sentidos y
Blay inspiró profundamente.
  —Éste sitio no es siempre así —murmuró Saxton—. De otra manera, nunca te
habría traído.
  —Está bien —Cuando Blay echó a andar sintió a Saxton ponerse justo a su lado.
   Cuando llegaron a la entrada de un callejón, se detuvieron para dejar que un coche
girara a la izquierda en la calle Commerse.
  —¿Cómo te sientes respecto a todo esto?
   Blay miró de frente al otro macho y decidió que la vida era demasiado corta para
fingir que no sabía exactamente lo que era "esto".
  —Para ser sincero, me siento extraño.
  —Y no por los encantadores tipo de ahí detrás.
   —Te mentí. Nunca antes había tenido una cita. —Esto le consiguió un
levantamiento de cejas y tuvo que reírse—. Sí, un auténtico jugador solitario.
  El aire afable de Saxton desapareció y tras sus ojos, brilló verdadera calidez.
  —Bueno, me alegro de ser el primero para ti.
  Blay lo miró fijamente a los ojos.
  —¿Cómo supiste que era gay?
  —No lo sabía. Sólo tenía la esperanza.
  Blay se rió otra vez.
  —Bueno, pues ahí lo tienes. —Después de una pausa, extendió la palma—.
Gracias por esta noche.
  Cuando Saxton deslizó la mano en la suya, un escalofrío de calor puro estalló
entre ellos.
  —Debes saber que normalmente las citas no acaban así. Asumiendo que ambas
partes estén interesadas.
  Blay descubrió que era incapaz de soltar la mano del macho.
  —Oh<‖¿De‖verdad?
  Saxton asintió.
  —Un beso es lo más normal.
  Blay enfocó la atención en los labios del macho y de repente se preguntó cómo
sabrían.



                                          ~3 0 6 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  —Ven aquí —murmuró Saxton, rompiendo la conexión, arrastrándole al refugio
del callejón.
   Blay lo siguió a la oscuridad, envuelto en un hechizo erótico que no tenía ningún
interés en romper. Cuando estuvieron bajo el cobijo de los edificios, sintió el pecho
del macho apretarse contra el suyo y luego sus caderas se unieron.
  Así pudo saber exactamente lo excitado que estaba Saxton.
  Y Saxton supo que él estaba igual.
  —Dime algo —murmuró Saxton—. ¿Has besado alguna vez a un macho antes?
  Blay no quería pensar en Qhuinn justo ahora y negó con la cabeza para despejar la
imagen. Al no funcionar eso y persistir los ojos azules y verdes del tipo, hizo la única
cosa que le garantizaría dejar de pensar en su pyrocant.
  Acortó la distancia entre la boca de Saxton y la suya.

                                          ***
   Qhuinn sabía que debía haberse ido derecho a casa. Después de ser despedido de
la casa de Thor, sin duda para que John y Xhex disfrutaran de un poco de
conversación horizontal, debería haberse desmaterializado hasta la mansión,
consolarse con algo de Herradura y ocuparse de sus malditos asuntos.
   Pero nooooo. Había tomado forma frente al único bar de puros en Caldwell y
observado<‖bajo‖la‖lluvia‖como‖un‖perdedor<‖como‖Blay‖y‖Saxton‖tomaban‖asiento‖
frente a la ventana. Había tenido el lote de vistas completo de cómo su primo miraba
a su mejor amigo con elegante lujuria y luego algunos cabeza de chorlito les habían
hecho pasar un mal rato y ellos habían dejado sus puros casi sin fumar y sus oportos
prácticamente llenos.
   No queriendo que le pillaran jugando al escondite entre las sombras, Qhuinn tuvo
que desmaterializarse‖al‖callejón‖de‖al‖lado<‖lo‖cual‖se‖convirtió‖r{pidamente‖en‖un‖
caso de lugar-equivocado-en-el-momento-equivocado.
  La voz de Saxton llegó por encima de la brisa fresca.
  —Debes saber que las citas normalmente no acaban así. Asumiendo que ambas
partes estén interesadas.
  —Oh<‖¿De‖verdad?
  —Un beso es lo más normal.
   Qhuinn sintió que sus puños se tensaban y durante una fracción de segundo,
realmente pensó en dar un paso adelante y salir de donde estaba de pie detrás del
contenedor de basura. ¿Para hacer qué? ¿Interponerse entre ellos y ponerse todo
encendido en plan, separaros-niños?


                                         ~3 0 7 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


  Bueno, sí. Exactamente
  —Ven aquí —murmuró Saxton.
  Mierda, el bastardo sonaba como el operador de una línea erótica, todo ronco y
excitado.‖Y<‖oh,‖tío,‖Blay‖iba‖con‖él,‖siguiendo al tipo a la oscuridad.
   Había veces en que el increíble sentido del oído de un vampiro era una verdadera
putada.‖Y‖por‖supuesto<‖no‖ayudaba‖que‖asomaras‖la‖cabeza‖del‖montón‖de‖basura‖
tras el que estabas para tener una visión clara del asunto.
  Cuando los dos fueron el uno hacia el otro, la boca de Qhuinn se abrió. Pero no
porque estuviera escandalizado, ni porque quisiera entrar en acción.
  Simplemente no podía respirar. Era como si sus costillas y su corazón se hubieran
congelado.
  No<‖No,‖maldita‖sea,‖no…
  —Dime algo —murmuró Saxton—. ¿Has besado alguna vez a un macho antes?
  Sí, lo ha hecho, quiso gritar Qhuinn.
  Blay sacudió la cabeza. Realmente lo negó.
   Qhuinn cerró con fuerza los ojos y se obligó a sí mismo a apaciguarse lo suficiente
como para desmaterializarse. Cuando tomó forma ante la mansión de la Hermandad,
temblaba‖como‖un‖hijo‖de‖puta<‖y‖por‖un‖momento‖consideró‖doblarse‖por‖la‖mitad‖
y fertilizar los arbustos con la cena que había comido antes de salir con Xhex y John.
   Un par de inspiraciones después, decidió que era más atractivo seguir con el plan
A y ponerse bien y hasta las trancas. Con eso en mente, avanzó por el vestíbulo, al
que le había dejado entrar Fritz y se dirigió hacia la cocina.
Demonios, quizás debiera tomárselo con un poco más de calma. Dios sabía que
Saxton no iba a querer conformarse con un beso o dos en un frío y húmedo callejón y
Blay parecía estar finalmente preparado para obtener lo que necesitaba desde hacía
mucho tiempo.
  Así que tenía un montón de tiempo para machacar la bebida hasta perder el jodido
conocimiento.
  Jesu... cristo, pensó Qhuinn mientras se frotaba el pecho y oía la voz de su primo
una y otra vez: Díme algo. ¿Has besado alguna vez antes a un macho?
  La imagen de Blay sacudiendo la cabeza era como una cicatriz en el cerebro de
Qhuinn y lo llevó directo desde la entrada de la cocina a la alacena donde se
guardaban las cajas de alcohol.
  Qué típico. Pillarse una buena borrachera por no querer enfrentarse a las cosas.
  ¿Pero alguna vez en su vida podría hacer algo según la tradición?


                                          ~3 0 8 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  Al volver a atravesar la cocina, se percató de que había al menos una gracia más.
Cuando ese par pasaran a la acción, tendría que ser en casa de Saxton, porque no se
permitían visitas informales en la casa del Rey, nunca.
  Cuando salió al vestíbulo, se detuvo en seco.
  Blay estaba asomando la cabeza por el vestíbulo en ese momento.
   —Que pronto has vuelto —dijo Qhuinn bruscamente—. No me digas que mi
primo es tan rápido.
  Blay ni siquiera se detuvo. Simplemente siguió hacia las escaleras.
  —Tu primo es un caballero.
  Qhuinn fue tras su mejor amigo, justo pisándole los talones.
  —¿Tú crees? Según mi experiencia, simplemente lo parece.
  Eso hizo que Blay se diera la vuelta.
  —Siempre te había gustado. Era tu favorito. Puedo recordar que hablabas de él
como de un dios
  —Cuando crecí se me pasó.
  —Bueno, a mí me gusta. Mucho.
  Qhuinn quiso gruñir, pero controló el impulso abriendo la botella de Herradura
que había sacado de la estantería y dando un trago.
  —Bien por ti. Estoy muy feliz por los dos.
  —¿De verdad? ¿Entonces por eso no estás usando un vaso?
  Qhuinn rodeó a su colega y no se detuvo cuando Blay dijo:
  —¿Dónde están John y Xhex?
  —Fuera. En el mundo. En el suyo propio.
  —Creía que se suponía que te ibas a quedar con ellos.
   —Fui momentáneamente despedido. —Qhuinn se detuvo en lo alto de las
escaleras y se golpeó ligeramente la lágrima tatuada bajo su ojo—. Ella es una
asesina, por amor de Dios. Puede cuidarlo perfectamente bien. Además, están
retozando en la antigua casa de Tohr.
   Cuándo llegó a su habitación, Qhuinn le pegó una patada a la puerta para cerrarla
y se quitó la ropa. Después de beber a grandes tragos de la botella, cerró los ojos y
envió una convocatoria.
  Layla sería una buena compañía ahora mismo.
  Le vendría de perlas.


                                          ~3 0 9 ~
J.R.Ward                                                             Amante Mío
                                                         8º Hermandad de la Daga Negra


   Después de todo, había sido adiestrada para el sexo y todo lo que quería era
utilizarle como gimnasio erótico. No tenía que preocuparse por hacerle daño o por
que se encariñara con él. Era una profesional, como quien dice.
  O lo sería cuando hubiera terminado con ella.
  ¿Por lo que respectaba a Blay? No tenía ni idea de porqué había vuelto el tipo en
vez de irse directo a la cama de Saxton, pero una cosa estaba clara. Esos dos se
sentían atraídos el uno por el otro y Saxton no era del tipo de esperar cuando
encontraba a alguien que quería.
  Qhuinn y su primo eran familia, después de todo.
   Y eso no iba a salvar al hijo de puta de ninguna forma si le rompía el corazón a
Blay.




                                       ~3 1 0 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra




                                  Capítulo 41



  La fiesta en la granja continuaba y continuaba y más gente seguía viniendo,
aparcaban sus coches en el césped, sus cuerpos se amontonaban en las habitaciones
de abajo. La mayoría de los que habían aparecido eran los que Lash había visto en el
Xtreme Park, aunque no todos. Y seguían trayendo más priva. Packs de seis. Botellas.
Barriles.
  Sólo Dios sabía qué cosas ilegales llevaban en los bolsillos. Que demonios, había
comenzado a pensar que tal vez estuviera equivocado y sus perversiones hubieran
nublado el juicio del Omega.
  Cuando una brisa ondulante llegó desde el norte, Lash se quedó perfectamente
inmóvil, manteniendo el camuflaje en su lugar y cerrando su mente.
  Sombra... proyectó una sombra en él, a través de él y alrededor de él.
   La llegada del Omega fue precedida por un eclipse de luna y los idiotas de dentro
no se dieron ni cuenta de lo que estaba pasando... pero esa pequeña mierda sí. El crío
salió a la puerta principal, con la luz de dentro derramándose a su alrededor.
   El padre de sangre de Lash tomó forma en el césped descuidado, con su túnica
blanca arremolinándose alrededor de su cuerpo. Su llegada bajó la temperatura del
aire‖m{s‖incluso.‖Tan‖pronto‖como‖tomó‖forma,‖“el‖mierda”‖se‖acercó‖a‖él‖y‖los‖dos‖se‖
abrazaron.
   Sintió la tentación de acercarse a la pareja y decir a su padre que no era nada más
que un chupapollas caprichoso y advertir a esa pequeña rata que sus días y noches
estaban contados.
  La cara encapuchada del Omega se giró en dirección a Lash.
  Lash se quedó perfectamente inmóvil y proyectó en su mente una pizarra
completamente en blanco de forma que fuera invisible por dentro y por fuera.
Sombra... sombra... sombra...
   La pausa duró toda una vida, porque sin duda si el Omega presentía que Lash
estaba por ahí, se acabaría el juego.




                                        ~3 1 1 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


   Después de un momento, el Omega volvió a concentrarse en su chico de oro y
justo cuando lo hacía, algún puñetero imbécil salió por la puerta delantera, con los
brazos y las piernas aleteando a lo loco mientras intentaba mantenerse derecho. Una
vez en la hierba, el tipo se acercó a un sembrado de repollos pero no lo logró, antes
aterrizó de rodillas y vomitó por todos los cimientos de la casa. Mientras la gente de
dentro se reía de él y los ruidos de la fiesta atravesaban la noche, el Omega se deslizó
hasta el umbral.
  La fiesta seguía rabiando cuando entró en la casa, sin duda porque los bastardos
mierdosos estaban demasiado idos para comprender que bajo esa cortina blanca, el
mal acababa de aterrizar entre ellos.
  No estuvieron idos mucho tiempo, sin embargo.
   Una bomba masiva de luz explosionó, el estallido de iluminación barrió la casa y
salió a torrentes por las ventanas hacia la línea de árboles. Cuando la rabiosa
iluminación se oscureció hasta un brillo tenue, no había supervivientes en pie. Todos
esos borrachines habían caído al suelo a una, los buenos tiempos se habían acabado y
aún más.
   Santa mierda. Si esto se dirigía adonde parecía... Lash se acercó furtivamente a la
casa, cuidando de no dejar huellas literal o figuradamente y cuando se aproximaba,
oyó un extraño sonido de arañazos.
   Acercándose a una de las ventanas del‖ salón,‖ miró‖ dentro.‖ “El‖ mierda”‖ estaba‖
arrastrando cuerpos por ahí, alineándolos uno al lado del otro en el suelo de forma
que sus cabezas estuvieran mirando al norte y hubiera treinta centímetros o así entre
ellos. Jesús... había tantos tipos tiesos que la rutina buen soldadito muerto se extendía
todo el camino desde el pasillo hasta el comedor.
  El Omega se quedó atrás como si le gustara ver a su juguetito haciendo músculos.
  ¡Qué mono!
   Le costó casi media hora poner a todo el mundo en fila, los tíos del segundo piso
fueron arrastrados escaleras abajo haciendo que sus cabezas rebotaran en cada
escalón y dejaran un rastro de sangre rojo brillante.
  Tenía sentido. Era más fácil empujar un peso muerto por los pies.
   Cuando‖ todo‖ el‖ mundo‖ estuvo‖ reunido,‖ “el‖ mierda”‖ se‖ puso‖ a‖ trabajar‖ con‖ un‖
cuchillo y la cosa se convirtió en una asamblea en fila de inducciones. Comenzando
por el comedor, rebanó gargantas, muñecas, tobillos y pechos y el Omega le seguía
detrás, sangrando negro sobre las costillas abiertas y luego golpeándoles con
electricidad antes de efectuar cardiotomías.
   Nada de jarras para esta panda. Cuando los corazones eran extraídos, se lanzaban
a una esquina.


                                          ~3 1 2 ~
J.R.Ward                                                                    Amante Mío
                                                                8º Hermandad de la Daga Negra


  ¿Como en un matadero?
  Para cuando todo se acabó, había un charco de sangre en el centro del salón,
donde el suelo de madera se había combado, y otro en la base de las escaleras del
vestíbulo. Lash no podía captar toda la vista hasta el comedor, pero estaba
condenadamente seguro de que allí había uno también.
   Los gemidos de los inducidos comenzaron a alzarse al poco rato y el cultivo de
miseria que había sido cosechada iba a volverse más ruidoso y sucio cuando la
transición hubiera pasado y el último resto de humanidad fuera vomitado de ellos.
   En medio del coro de agonía y confusión, el Omega giraba por ahí, pasando sobre
las masas que se contorsionaban, danzando de acá para allá, su túnica blanca
rezagándose entre la porquería del suelo pero permaneciendo inmaculada.
   En‖ la‖ esquina,‖ “el‖ mierda”‖ encendió‖ un‖ porro‖ y‖ se‖ tomó‖ un‖ descanso,‖ como‖ si‖
estuviera tomando aliento después de un trabajo bien hecho.
   Lash se retiró de la ventana y luego retrocedió hacia los árboles, manteniendo los
ojos todo el rato en esa casa.
   Demonios, él debería haber hecho algo así. Pero no había tenido contactos en el
mundo humano‖ de‖ los‖ que‖ tirar.‖ Al‖ contrario‖ que‖ “el‖ mierda”.‖ Tío,‖ esto‖ lo‖ iba‖ a‖
cambiar todo para los vampiros. Esos cabrones iban a enfrentarse a una auténtica
legión de enemigos otra vez.
  De vuelta en el Mercedes, Lash arrancó el motor y salió de granjalandia por el
camino largo para no tener que acercarse de ningún otro modo a esa casa. Tras el
volante, con el aire frío golpeándole la cara gracias al cristal de la ventana reventado
por el disparo, estaba sombrío. A la mierda las hembras y toda esa mierda, de
verdad.‖ Su‖ único‖ objetivo‖ en‖ la‖ vida‖ era‖ cargarse‖ “al‖ mierda”.‖ Hacerse‖ con‖ el‖
pequeño premio del Omega. Destruir la Sociedad Lessening.
   Bueno... las hembras estaban en su mayor parte excluidas de eso. Se sentía
absolutamente agotado porque necesitaba alimentarse... fuera lo que fuera lo que
ocurría en su estrato exterior, en su interior todavía anhelaba sangre y tenía que
resolver ese problema antes de poder enfrentarse a su papaíto.
  O iba a reventar.
   Mientras conducía hacia el centro, sacó su teléfono y se maravilló ante lo que
estaba a punto de hacer. Pero bueno, un enemigo común tenía extrañas formas de
hacer alianzas.

                                             ***




                                            ~3 1 3 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  De vuelta en el complejo de la Hermandad, Blay se desvistió en su baño y se metió
en la ducha. Mientras cogía el jabón y frotaba hasta hacer espuma, pensó en el beso
de ese callejón.
  En ese macho.
  En... ese beso.
   Moviendo las palmas sobre sus pectorales, echó la cabeza hacia atrás y dejó que el
agua caliente corriera por su cabello y espalda hasta el trasero. Sentía el cuerpo como
si deseara arquearse más y dejarle hacer lo suyo, desperezarse, entregarse al lujo
entre la espuma caliente. Se tomó su tiempo enjabonándose el cabello y pasándose la
mano enjabonada y resbaladiza por todas partes.
  Mientras pensaba en ese beso un poco más.
   Díos, era como si el recuerdo de los labios de ambos juntos fuera un imán que le
arrastrara de vuelta a casa una y otra vez. El tirón era demasiado fuerte para luchar
contra él, la conexión demasiado incitante para que quisiera evitarla.
  Bajando las palmas por su torso, se preguntó dónde iba a ver a Saxton otra vez.
  Cuando iban a volver a estar solos.
  Moviéndose más abajo con la mano, él...
  — ¿Sire?
  Blay se dio la vuelta, los talones chirriando sobre el mármol. Cubriéndose la polla
dura y pesada con ambas manos, se asomó por la puerta de cristal.
  — ¿Layla?
  La elegida le sonrió tímidamente y le recorrió con la mirada.
  — ¿Se me ha llamado? ¿Para servir?
  —Yo no llamé.
  Tal‖vez‖se‖ella‖se‖confundió.‖A‖menos‖que<
  —Qhuinn me convocó por adelantado. Asumí que esta era su habitación.
   Blay cerró brevemente los ojos mientras su erección desaparecía. Y luego se dio a
sí mismo una patada en el culo y cerró el agua caliente. Extendiendo el brazo, liberó
la toalla de un tirón y se la envolvió alrededor de las caderas.
  —No, elegida —dijo quedamente—. No aquí. En su habitación.
  —¡Oh! Perdóname, sire.
  Comenzó a salir de espaldas de la habitación, con las mejillas llameando.




                                         ~3 1 4 ~
J.R.Ward                                                                  Amante Mío
                                                              8º Hermandad de la Daga Negra


  —No pasa nada... ¡cuidado! —Se adelantó y la cogió justo cuando tropezaba con la
bañera y perdía el equilibrio—. ¿Estás bien?
   —En verdad, debería haber mirado donde iba. —Levantó la vista hasta sus ojos,
las manos fueron a descansar sobre sus desnudos brazos—. Gracias.
  Mirándo fijamente su cara perfectamente hermosa, resultaba obvio porqué
Qhuinn estaba interesado. Era etérea, eso seguro, pero había más... especialmente
cuando sus párpados bajaban y sus ojos verdes destellaban.
   Inocente, pero erótica. Eso era. Era una combinación cautivadora de pureza y sexo
que para los machos normales era innegable... y Qhuinn ni siquiera estaba cerca de
ser normal. Se tiraba a cualquier cosa.
  Se preguntó si la elegida lo sabría. O si le importaría si ella lo supiera.
  Con el ceño fruncido, Blay la apartó de él.
  —Layla...
  —¿Sí, sire?
   Bueno, demonios... ¿qué iba a decirle? Estaba condenadamente claro que no había
sido llamada para alimentar a Qhuinn, porque acababan de hacerlo la noche antes.
  Cristo, tal vez fuera esa la cuestión. Ya habían practicado el sexo una vez y ella
volvía a por más.
  —¿Sire?
  —Nada. Será mejor que te vayas. Estoy seguro de que te está esperando.
   —Ciertamente —la fragancia de Layla surgió, una especia de canela llameando en
la nariz de Blay—. Y por ello estoy muy agradecida.
   Mientras se giraba y marchaba, Blay observó sus caderas balancearse y se sintió a
punto de gritar. No quería pensar en Qhuinn practicando el sexo en la puerta de al
lado... Me cago en la puta, la mansión había sido el único lugar sin contaminar por
todo ese sexo extracurricular.
   Ahora, sin embargo, todo lo que podía ver era a Layla entrando en la habitación
de Qhuinn y dejando que esa túnica blanca cayera de sus hombros, sus pechos, su
vientre y sus muslos, revelándolos a esa mirada dispareja. Estaría en su cama y bajo
su cuerpo en un abrir y cerrar de ojos.
  Y Qhuinn se lo haría bien. Esa era la cuestión, al menos cuando se trataba de sexo.
Era generoso con su tiempo y sus talentos. Se volcaría en ella con todo lo que tenía,
sus manos, su boca...
  Vale. No había ninguna necesidad de ir por ahí.




                                          ~3 1 5 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


  Secándose, se le ocurrió que tal vez Layla era la compañera perfecta para el tipo.
Con su entrenamiento, no sólo le complacería a todos los niveles, sino que nunca
esperaría monogamia de él o se sentiría resentida por sus otras cruzadas o le
empujaría a conexiones emocionales que él no sentía. Probablemente incluso se le
uniría en la diversión, porque resultaba obvio por la forma en que caminaba que se
sentía cómoda con su cuerpo.
  Era perfecta para él. Mejor que Blay, eso seguro.
   Además, Qhuinn había dejado claro que iba a terminar con una hembra... una
hembra tradicional con valores tradicionales que preferentemente sería de la
aristocracia. Asumiendo que pudiera encontrar a una que le aceptara con el defecto
de esos ojos mal emparejados.
   Layla encajaba totalmente con esa lista de exigencias... No había nada más de la
vieja escuela y de la más alta crianza que una elegida y estaba claro que le deseaba.
   Sintiéndose como si estuviera maldito, Blay fue a su armario y se puso unos
pantalones cortos de nylon y una camisa Under Armour. No había forma de que
fuera a quedarse allí sentado y amodorrarse con un buen libro mientras pasaba lo
que fuera que iba a pasar en la puerta de al lado.
  Sí. Tampoco necesitaba esas imágenes, ni siquiera en lo hipotético.
   Saliendo al pasillo de estatuas, se apresuró a pasar las figuras de mármol,
envidiándoles sus poses calmadas y sus caras serenas. Seguro como la mierda que
toda esa rutina de paso-de-todo de ser inanimado estaba guay. No sentías ninguna
alegría, pero no tenías que atravesar este ardiente dolor tampoco.
   Cuando llegó al vestíbulo, salió disparado rodeando el extremo del rizado
pasamanos y pasó a través de la puerta oculta. En el túnel hacia el centro de
entrenamiento, echó a trotar como calentamiento y cuando emergió de la parte de
atrás del armario de la oficina, no ralentizó el paso. La sala de pesas era el único
lugar en el que podía estar ahora mismo. Una buena hora o así en el step StairMaster
y puede que no se sintiera como si le estuvieran pelando la piel con una cuchara
oxidada.
  Saliendo del pasillo, se detuvo abruptamente cuando vio una figura solitaria
apoyada contra la pared de hormigón.
  —¿Xhex? ¿Qué estás haciendo aquí?
  Bueno, aparte de estar claramente haciendo un agujero en el suelo con la mirada.
  La hembra levantó la vista y sus ojos gris oscuro parecían pozos huecos.
  —Ey.
  Blay frunció el ceño mientras se acercaba a ella.


                                         ~3 1 6 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra


      —¿Dónde está John?
      —Ahí dentro —asintió con la cabeza hacia la puerta de la sala de pesas.
  Lo cual explicaba el martilleo apagado que se oía. Estaba claro que alguien estaba
corriendo como loco en una de las cintas.
   —¿Qué pasa? —dijo Blay, sumando la expresión de ella y lo que estaban haciendo
las nikes de John... y sacando como resultado un buen montón de mierda.
      Xhex dejó que la cabeza le cayera hacia atrás contra la pared que la sostenía.
      —Fue todo lo que pude hacer para que volviera aquí.
      —¿Por qué?
      Los ojos de ella le dedicaron una rápida pasada.
      —Digamos que quiere ir a por Lash.
      —Bueno, es entendible.
      —Sí.
   Cuando la palabra abandonó su boca, Blay tuvo la sensación de que él no sabía ni
la mitad, pero estaba claro que eso era todo lo lejos que iba a llegar Xhex con la
conversación.
      Bruscamente, la mirada del color de nubes de tormenta se agudizó sobre la cara de
él.
      —Así que tú eres la razón por la que Qhuinn está de tan mal humor esta noche.
      Blay respingó hacia atrás y luego negó con la cabeza.
      —Eso no tiene nada que ver conmigo. Normalmente Qhuinn está de mal humor.
  —Suele pasarle a la gente que va en dirección contraria. Simplemente las clavijas
no encajan en agujeros cuadrados.
   Blay se aclaró la garganta, pensando que los sympaths, ni siquiera los que
indiscutiblemente no estaban contra ti, no era el tipo de personas que querrías tener
alrededor cuando estas en carne viva y expuesto. Como, digamos, cuando el macho
al que deseas está haciéndoselo con una elegida que tiene cara de ángel y un cuerpo
construido para el pecado.
      Sólo Dios sabía lo que estaba captando Xhex de dónde estaba ahora su cabeza.
      —Bueno<‖voy‖a‖entrenar.‖
      Como si su atavío no fuera suficiente pista.
      —Bien. Tal vez puedas hablar con él.




                                             ~3 1 7 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


  —Lo haré —vaciló, pensando que Xhex parecía sentirse de forma parecida a él—.
Oye, no es por nada, pero estás claramente agotada. Tal vez podrías subir a una
habitación de invitados y dormir.
  Ella sacudió la cabeza.
   —No voy a dejarle. Y estoy aquí afuera esperando sólo porque le estaba volviendo
loco el verme... no es bueno para su salud mental ahora mismo. Espero que ya no sea
así cuando rompa su segunda cinta.
  —¿Segunda?
   —Estoy bastante segura de que el ruido y el olor a humo de hace quince minutos
significa que reventó una de ellas.
  —Demonios.
  —Sí.
  Preparándose, Blay entró en la sala de pesas.
  —Jesu... cristo. John.
  Su voz no se oyó en absoluto. No obstante, el rugido de la cinta y los golpes de las
zancadas de John habrían ahogado el tubo de escape de un coche.
   El enorme cuerpo del tipo era una bomba a todo gas sobre la máquina, su camisa y
su torso goteaban de sudor, caían gotas de sus puños cerrados y creaban rastros
gemelos de humedad a ambos lados del suelo. Los dos calcetines blancos mostraban
rastros rojos que subían desde los tobillos, como si se hubiera arrancado trozos de
piel y los pantalones negros de nylon que le cubrían las caderas chasqueaban como
una toalla húmeda.
   —¿John? —gritó Blay, mientras evaluaba la máquina quemada junto a la que el tío
estaba utilizando ahora—. ¡John!
  Cuando gritar no hizo que girara la cabeza, Blay se acercó a zancadas y ondeó las
manos justo en el campo visual del tipo. Y luego deseó no haberlo hecho. Los ojos
que se fijaron en él llameaban con un odio tan cruel, que Blay dio un paso atrás.
  Cuando John se volvió a concentrar en el aire delante de su cara, quedó
condenadamente claro que el cabrón iba a seguir con esto hasta que estuviera a un
corto paso de tener sus piernas tropezando con las barras.
  —¡John! ¡Vamos, déjalo! ¡Te estás matando!
  Joder.
   Blay rodeó la pieza de equipamiento y arrancó el cable de la pared. La parada
brusca hizo que John tropezara y cayera hacia delante, pero se agarró a los brazos de
la consola. O tal vez simplemente se derrumbó sobre ellos.


                                        ~3 1 8 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   Su pesada respiración se arrastraba dentro y fuera de su boca laxa mientras
reclinaba la cabeza sobre los brazos.
  Blay acercó un banco de pesas y se sentó en él para poder mirar al tipo a la cara.
  —John... ¿qué demonios está pasando?
  John soltó la consola y cayó sobre su culo, las piernas hundiéndose bajo él.
Después de una serie de inspiraciones entrecortadas se pasó la mano por el cabello
húmedo.
  —Háblame, John. Quedará entre nosotros. Lo juro por la vida de mi madre.
   Pasó bastante rato antes de que John levantara la cabeza y cuando lo hizo, sus ojos
estaban brillantes. Y no a causa del sudor o el ejercicio.
  —Háblame y no saldrá de aquí —susurró Blay—. ¿Qué pasó? Dime.
  Cuando el tipo finalmente comenzó con las señas, se hizo un lío, pero Blay leyó las
palabras perfectamente.
  Le hizo daño, Blay. Él... le hizo daño.
  —Bueno, sí, lo sé. Ya oí como estaba cuando...
  John cerró los ojos con fuerza y sacudió la cabeza.
  En el tenso silencio que siguió, la piel de la nuca de Blay se tensó. Oh... mierda.
  Había sido más que eso. ¿No?
  —¿Cómo de malo? —gruñó Blay.
  Tan malo como podría ser, vocalizó John.
  —Hijo de puta. Bastardo capullo hijo de puta. ¡Rata bastarda chupapollas cabrón!
   Blay no era muy aficionado a maldecir, pero a veces era todo lo que tenías que
ofrecer a los oídos de los demás. Xhex no era su hembra, pero por lo que a él
respectaba, no hacías daño al sexo débil. Por ninguna razón... y nunca, jamás así.
  Díos, la expresión apenada de ella no había sido sólo preocupación por John.
Habían sido los recuerdos. Recuerdos feos, horrendos...
  —John... lo siento mucho...
   Nuevas gotas cayeron por la barbilla del tipo sobre la banda negra de la cinta y
John se limpió los ojos un par de veces antes de levantar la vista. En su cara, la
angustia guerreaba con el tipo de furia que hacía que se te encogieran las pelotas.
   Lo cual tenía perfecto sentido. Con su historia, esto era una putada a muchos
niveles.
  Le mataré, indicó John por señas. No puedo vivir conmigo mismo si no me ocupo de él.


                                            ~3 1 9 ~
J.R.Ward                                                           Amante Mío
                                                       8º Hermandad de la Daga Negra


   Blay asintió con la cabeza, los porqués de la venganza eran obvios. ¿Machos
vinculados con una mala historia?
  La garantía de muerte de Lash tenía PAGADO estampado en ella.
  Blay cerró un puño y ofreció sus nudillos.
   —Cualquier cosa que necesites, cualquier cosa que quieras, estoy contigo. Y no
diré una palabra.
   John esperó un momento y luego chocó puño con puño. Sabía que podía contar
contigo, vocalizó.
  —Siempre —prometió Blay—. Siempre.




                                        ~3 2 0 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra




                                 Capítulo 42



  La    casa   de   Eliahu   Rathboone    estaba    totalmente   silenciosa   otra   vez,
aproximadamente una hora después del viaje abortado de Gregg al tercer piso, pero
esperó un buen rato después de que el mayordomo se hubiera vuelto abajo antes de
intentar otra vez el ascenso.
   Holly y él pasaron el tiempo, no follando, que habría sido su antiguo modus
operandi, sino hablando. Y la cuestión es que cuanto más hablaban, más se daba
cuenta de lo poco que la conocía. No tenía ni idea de que sus aficiones fueran cosas
como el pastel de manzana o la labor de punto. O que su mayor ambición fuera
presentar‖un‖telediario<‖lo‖cual‖no‖era‖una‖sorpresa‖a‖juzgar‖por‖como‖estaban‖las‖
cosas: montones de mujeres cabezahueca del mundo de los reality, tenían ambiciones
más elevadas que presentar a domadores de caballos amateur o comentar sobre
cómo se alimentan las cucarachas. Y hasta él sabía que ella lo había intentado en las
noticias locales en el mercado de Pittsburg antes de ser despedida de ese puesto de
nivel básico.
   De lo que no tenía ni idea era de la verdadera razón de por la había dejado aquel
primer trabajo. El gerente general, que estaba casado, había esperado que actuara
para un tipo de cámara diferente y más privada y cuando le había dicho que no, él le
había notificado el despido tras tenderle una trampa para que fracasara en antena.
  Gregg había visto la cinta del reportaje donde ella había destrozado las palabras.
Después de todo, hacía sus deberes y aunque la audición que había hecho para él
hubiera ido genial, siempre comprobaba las referencias.
  Suponía que era eso lo que había dado comienzo a sus asunciones sobre ella: cara
bonita, buena percha, no mucho más que ofrecer.
  Pero eso no era lo peor de su interpretación errónea. Nunca había sabido que tenía
un hermano. Que era minusválido. A quién ella mantenía.
  Le había mostrado una foto de ellos dos juntos.
   Y cuando Gregg había preguntado en voz alta cómo era posible que él no supiera
nada del muchacho, ella había tenido la honestidad de decirle las cosas tal como
eran: porque habías trazado la línea y esto la traspasaba.

                                         ~3 2 1 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


   Naturalmente, él había tenido la reacción masculina normal de defenderse, pero el
hecho era que ella tenía razón. Había dejado los límites bastante puñeteramente
claros. Lo que significaba: sin celos, sin explicaciones, nada permanente y nada
personal.
  No era exactamente el entorno en el que querías colocarte en posición vulnerable.
  Comprender eso fue lo que le hizo acercarla contra su pecho, poner la barbilla
sobre su cabeza y acariciarle la espalda. Justo antes de que ella vagara al país de los
sueños, había dicho algo entre dientes con voz suave. Algo como que ésta era la
mejor noche que había pasado jamás con él.
  Y eso a pesar de los orgasmos monstruosos que él le había proporcionado.
  Bueno, que le había dado cuando a él le venía bien. Habían habido muchas citas
que había anulado en el último momento, mensajes telefónicos que no devolvió y
menosprecios tanto verbales como físicos.
  Tío... menudo mierda estaba hecho.
  Cuando Gregg finalmente consiguió levantarse, arropó a Holly, encendió la
cámara de activación por movimiento y se deslizó hasta el pasillo. Silencio por todas
partes.
   Recorrió el pasillo pisando suavemente, fue de vuelta hasta la señal de SALIDA y
se escabulló en aquel hueco de escalera de la parte de atrás. Subió los escalones, giró
en el rellano, otro tramo y estaba ante la puerta.
   Sin llamadas esta vez. Sacó un destornillador delgado que normalmente usaba en
el mecanismo de la cámara y se dispuso a usarlo como ganzúa en la cerradura. En
realidad fue más fácil de lo que había pensado. Sólo hurgó una vez, un giro y la cosa
saltó.
  La puerta no chirrió, lo cual le sorprendió.
  Lo‖que‖estaba‖al‖otro‖lado,‖sin‖embargo<‖le‖dio‖un‖susto‖de‖muerte.
   El tercer piso era un espacio cavernoso con un anticuado y tosco entarimado y un
techo que bajaba en un ángulo pronunciado a ambos lados. Al fondo, había una mesa
con una lámpara de petróleo encima y el resplandor tornaba las paredes lisas de un
amarillo dorado... al mismo tiempo que iluminaba las botas negras de quienquiera
que estuviera sentado en una silla justo fuera del charco de luz.
  Botas grandes.
  Y de repente, no hubo ninguna duda sobre quién era el HDP y lo que había hecho.
  —Te tengo en la cinta —dijo Gregg a la figura.




                                         ~3 2 2 ~
J.R.Ward                                                              Amante Mío
                                                          8º Hermandad de la Daga Negra


   La risa suave que le llegó de vuelta hizo que las glándulas suprarrenales de Gregg
comenzara a funcionar a toda marcha: Bajo y frío, era la clase de sonido que hacían
los asesinos cuando estaban a punto de ponerse a trabajar con un cuchillo.
  —Cierto. —Ese acento. ¿Qué cojones era? Francés no... ni húngaro...
   Lo que fuera. La idea de que Holly hubiera sido víctima de un abuso le hizo más
alto y más fuerte de lo que realmente él era.
   —Sé lo que hiciste. Anteanoche.
  —Te diría que cogieras una silla, pero como puedes ver, sólo tengo una.
   —Yo no voy jodiendo por ahí. —Gregg dio un paso adelante—. Sé lo que pasó con
ella. Ella no te deseaba.
  —Ella deseaba sexo.
  Gilipollas cabrón.
  —Estaba dormida.
  —¿Lo estaba? —La punta de la bota se balanceó arriba y abajo—. Las apariencias,
como las psiques, pueden ser engañosas.
  —¿Quién coño te crees que eres?
  —El dueño de esta magnífica casa. Eso es lo que soy. Soy el que te dio permiso
para jugar con todas tus cámaras.
  —Bueno, ya puedes ir dándole un beso de despedida a esa mierda. No voy a hacer
publicidad de este lugar.
  —Oh, creo que lo harás. Está en tu naturaleza.
  —Tú no sabes una mierda sobre mí.
  —Más bien al contrario. Eres tú quien no sabe... una mierda, como tú dices... de ti
mismo. Ella pronunció tu nombre, por cierto. Cuando se corrió.
  Esto enfureció a Gregg, hasta el extremo de que dio otro paso hacia adelante.
  —Yo que tú tendría cuidado —dijo la voz—. No quieres resultar herido. Y se
considera que estoy loco.
  —Voy a llamar a la policía.
  —No tienes motivo. Consentimiento entre adultos y todo esto.
  —¡Estaba dormida!
  Esa bota cambió de postura y se plantó en el suelo.
   —Vigila el tono, chico.



                                        ~3 2 3 ~
J.R.Ward                                                                Amante Mío
                                                            8º Hermandad de la Daga Negra


  Antes de que tuviera tiempo de enardecerse por el insulto, el hombre se inclinó
hacia adelante en la silla... y Gregg perdió la voz.
  Lo que entró a la luz no tenía ningún sentido. A un montonazo de niveles.
   Era el retrato. El de abajo, en el salón. Sólo que vivito y coleando. La única
diferencia era que no tenía el pelo echado hacia atrás; le caía sobre los hombros y era
el doble de largo que el de Gregg y esa cosa era negra y roja.
  Oh, Dios... esos ojos eran del color de la salida del sol, brillantes y de color
melocotón.
  Completamente hipnóticos.
  Y sí, parcialmente locos.
  —Sugiero —le llegó una voz arrastrada con aquel extraño acento— que te retires
de este desván y bajes con esa encantadora dama tuya.
  —¿Eres descendiente de Rathboone?
   El hombre sonrió. Vale, de acuerdo... había algo que no estaba nada bien en sus
dientes delanteros.
   —Él y yo tenemos cosas en común, es verdad.
  —Jesús...
  —Es hora de que te vayas y termines tu pequeño proyecto. —Ya no sonreía, lo
cual se puede decir que fue un alivio—. Y una palabra de consejo en lugar de la
patada en el culo que estoy tentado de darte. Podrías cuidar de tu mujer mejor de lo
que lo has estado haciendo últimamente. Ella tiene sentimientos sinceros por ti, lo
cual no es culpa suya y los cuales claramente no te has merecido o no olerías a culpa
en este momento. Tienes suerte de tener a la que quieres a tu lado, así que deja de ser
un ciego engañándote al respecto.
   Gregg no se dejaba impresionar tanto a menudo. Pero por su vida que no tenía ni
idea de qué decir.
  ¿Cómo sabía tanto este extraño?
  Y Cristo, Gregg odiaba que Holly hubiera estado con algún otro... pero ¿había
pronunciado su nombre?
  —Di adiós. —Rathboone levantó su propia mano e imitó el gesto de un niño—.
Prometo dejar en paz a tu mujer a condición de que dejes de ignorarla. Ahora
procede, ¡adiós!
  Por un reflejo que no era propio de él, Gregg subió el brazo y lo agitó un poco
antes de que sus pies le dieran la vuelta a su culo y comenzaran a andar hacia la
puerta.


                                         ~3 2 4 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


  Dios, le dolían las sienes. Dios... demonios... ¿por qué estaba... donde...?
  Su mente rechinó hasta detenerse, como si sus engranajes hubieran sido pegados
con pegamento.
  Bajar al segundo piso. Bajar a su cuarto.
  Cuando se quitó la ropa y entró en la cama en calzoncillos, puso la dolorida
cabeza sobre la almohada junto a la de Holly, la acercó contra él, e intentó recordar...
  Se‖suponía‖que‖tenía‖que‖hacer‖algo.‖¿Qué‖era<?
   El tercer piso. Tenía que subir al tercer piso. Tenía que averiguar lo que pasaba
allí<
  Un dolor crudo le atravesó el cerebro como una lanza, matando no sólo el impulso
de ir a cualquier lugar, sino cualquier interés sobre lo que había sobre ellos en el
desván.
  Cerrando los ojos, tuvo la más extraña de las visiones de un extranjero
desconocido, con una cara familiar... pero entonces perdió el jodido conocimiento y
nada más importó.




                                          ~3 2 5 ~
J.R.Ward                                                                      Amante Mío
                                                                  8º Hermandad de la Daga Negra




                                      Capítulo 43



  La infiltración en la mansión de al lado no planteó ningún problema en absoluto. Después
de hacer una estimación de la actividad de la mansión y no encontrar nada que sugiriera
movimiento tras sus muros, Darius declaró que Tohrment y él entrarían... y entraron.
Desmaterializándose desde el anillo de árboles que separaba las dos fincas, volvieron a tomar
forma junto al ala de la cocina, tras lo cual simplemente entraron directos a través del robusto
marco de madera de la puerta.
   Desde luego el mayor obstáculo para traspasar el exterior era superar la aplastante
sensación de temor.
   Con cada paso y cada aliento, Darius tenía que obligarse a seguir adelante, sus instintos le
gritaban que estaba en el lugar equivocado. Y aún así se negaba a dar media vuelta. Se había
quedado sin otras vías factibles que recorrer y aunque la hija de Sampsone bien pudiera no
estar aquí, sin otra pista, tenía que hacer algo o se volvería loco.
  —Esta casa da la sensación de estar hechizada —murmuró Tohrment mientras ambos
miraban en torno a la sala común de los criados.
  Darius asintió con la cabeza.
   —Pero recuerda que cualquier fantasma descansa únicamente en tu mente y no está entre
quien sea que habite bajo este techo. Ven, debemos localizar alguna dependencia subterránea.
Si los humanos se la han llevado, tendrán que retenerla bajo tierra.
   Cuando pasaron silenciosamente por delante del enorme hogar de la cocina y las carnes
curadas colgadas de ganchos, quedó clarísimo que era una casa humana. Todo alrededor estaba
en silencio; en contraste con una mansión de vampiro, donde este sería el momento de mayor
actividad para la preparación para la Última Comida.
   Desafortunadamente, el que aquella casa estuviera habitada por la otra raza no era una
confirmación de que la hembra no estuviera retenida aquí dentro… y posiblemente podría
sugerir esa conclusión. Aunque los vampiros sabían con certeza de la existencia del género
humano, sólo había abundantes mitos de vampiros en la periferia cultural humana... porque
así era como los de los colmillos sobrevivían con la mayor facilidad. De todos modos, de vez en
cuando había contactos inevitables y de buena fe entre aquellos que elegían permanecer
ocultos y los de ojos curiosos y estos roces infrecuentes de unos con otros explicaban las


                                             ~3 2 6 ~
J.R.Ward                                                                         Amante Mío
                                                                    8º Hermandad de la Daga Negra


historias de miedo humanas y las historias fantásticas de cualquier tipo, desde «la banshee»
hasta «las brujas», «los fantasmas» o «los chupasangre». En efecto, la mente humana parecía
adolecer de una necesidad muy severa de inventar, en ausencia de pruebas concretas. Lo cual
tenía sentido dada la apreciación autoreferencial de la raza respecto al mundo y su lugar en él:
cualquier cosa que no encajara era metido a la fuerza en la superestructura, incluso si eso
significaba crear elementos «paranormales»
  Y qué hazaña sería para una casa adinerada capturar una evidencia física de tales efímeras
supersticiones.
   Especialmente una bella e indefensa evidencia.
   No había rumores de que la casa hubiera estado vigilada. De que los vecinos hubieran sido
testigos de singularidades. De que hubieran sido expuestas y advertidas de improviso
diferencias raciales en virtud de que las dos fincas estuvieran hermanadas en el paisaje.
   Darius juró por lo bajo y pensó que esta era la razón por la que los vampiros no deberían
vivir tan cerca de humanos. La separación era lo mejor. Congregación y separación.
   Tohrment y él cubrieron la primera planta de la mansión desmaterializándose de una
habitación a otra, cambiando cuando lo hacían las sombras arrojadas por la luz de la luna,
pasando entre el mobiliario labrado y los tapices sin sonido ni sustancia.
   ¿La mayor preocupación, la razón por la cual no cruzaban los suelos de piedra a pie?
Perros durmiendo. Muchas mansiones los tenían como guardias y esa era una complicación
sin la cual podían pasar perfectamente. Con un poco de suerte si hubiera alguno dentro de la
casa, estaría acurrucado a los pies de la cama del amo.
   Y lo mismo sería válido para cualquier guardia personal.
   Sin embargo, tenían la fortuna de su lado. Ningún perro. Ningún guardia. Al menos, no
los vieron, oyeron ni olieron… y fueron capaces de localizar el paso que conducía al
subterráneo.
   Ambos generaron velas y encendieron las mechas, las llamas vacilaban sobre los toscos
escalones tallados de manera apresurada y descuidada y las paredes desiguales; todo lo cual
parecía indicar que la familia nunca había morado abajo, sólo los criados.
   Más confirmación de que esta no era una casa vampiro. En tales casas las estancias bajo
tierra estaban entre lo más lujoso.
   Abajo, en el nivel inferior, la piedra bajo sus pies cedió paso a la tierra prensada y el aire se
volvió pesado por la fría humedad. Al avanzar más bajo la gran mansión, encontraron
almacenes llenos de barriles de vino, aguamiel y arcones de carnes saladas y cestas de patatas
y cebollas.
   Allá al fondo, Darius esperaba encontrar un segundo grupo de escaleras que pudieran
llevarlos de regreso de la tierra. En cambio, sólo llegaron al final del pasillo subterráneo.
Ninguna puerta. Sólo una pared.


                                               ~3 2 7 ~
J.R.Ward                                                                        Amante Mío
                                                                   8º Hermandad de la Daga Negra


   Miró alrededor para ver si había algún rastro sobre la tierra o grietas en las piedras que
indicaran un panel o sección escondidos. No había ninguno.
    A fin de estar seguros, Tohrment y él recorrieron con sus manos la superficie de la pared y
el suelo.
   —Había muchas ventanas en los pisos superiores —murmuró Tohrment—. Pero quizás si
la tienen arriba, podrían haber echado las cortinas. O, ¿podría ser que tuvieran cuartos
interiores?
   Mientras la pareja se enfrentaba al callejón sin salida con el que habían topado, aquel
sentimiento de temor, de estar en un lugar equivocado, aumentó en el pecho de Darius hasta
que se le entrecortó el aliento y se le formó sudor bajo los brazos y éste descendió por su espina
dorsal. Tuvo la sensación de que Tohrment estaba sufriendo un ataque similar de ansiosa
inquietud, ya que el macho se movía alternando su peso de una pierna a otra, una y otra vez.
   Darius sacudió la cabeza.
   —Verdaderamente, al parecer ella est{ en otra parte…
   —Muy cierto, vampiro.
   Darius y Tohrment se giraron en redondo desenvainando sus dagas.
   Al mirar lo que los había sorprendido, Darius pensó... Bien, esto explica el temor.
   La figura vestida de blanco que bloqueaba la salida no era humana y no era vampiro.
   Era un symphath.




                                              ~3 2 8 ~
J.R.Ward                                                                   Amante Mío
                                                               8º Hermandad de la Daga Negra




                                    Capítulo 44



  Mientras Xhex esperaba fuera de la sala de pesas, consideraba sus emociones con
desapasionado interés. Era, suponía, como observar el rostro de un extraño y tomar
nota de sus imperfecciones, su colorido y sus facciones, solamente porque se lo
hubieran puesto delante para ser observado.
   Su deseo de venganza había sido eclipsado por una sincera preocupación por
John. Sorpresa, sorpresa.
   Por otro lado, nunca hubiera imaginado que llegaría a ver ese tipo de furia en
persona y tan de cerca y menos en alguien como él. Era como si tuviera una bestia
interior que se hubiera liberado de algún tipo de jaula interna rugiendo.
  Tío, un macho vinculado no era algo a lo que quisieras joder. Y no se engañaba.
Esa era la razón de que hubiera reaccionado como lo había hecho... y también la
causa del aroma a especias oscuras que percibía cada vez que lo tenía alrededor
desde que había salido del encierro impuesto por Lash: en algún momento, en el
correr de las semanas que duraron sus brutales vacaciones, la atracción y respeto que
sentía John por ella había cuajado, convirtiéndose en algo irrevocable.
  Mierda. Menudo lío.
   Cuando el sonido de la cinta de correr cesó abruptamente, estuvo dispuesta a
apostar a que Blaylock había desconectado el cable de la pared y bien hecho si así
había sido. Ella había intentado detener el intento de suicidio-por-Nike de John, pero
cuando el razonamiento no la llevó a ninguna parte, adoptó la posición de centinela
frente a la puerta.
   No era capaz de observarlo mientras corría hasta caer al suelo rendido. Escucharlo
castigarse ya era suficientemente malo.
   Al otro lado del pasillo, la puerta de cristal de la oficina se abrió y por ella entró el
Hermano Tohrment. A juzgar por el brillo que emanaba desde detrás de él, Lassiter
también había acudido al centro de entrenamiento, pero el ángel caído permanecía
rezagado.




                                           ~3 2 9 ~
J.R.Ward                                                                 Amante Mío
                                                             8º Hermandad de la Daga Negra


   —¿Cómo está John? —Cuando el Hermano se acercó, la preocupación estaba en su
rostro serio, sus ojos cansados y también su rejilla emocional, que estaba encendida
en las secciones del remordimiento.
  Lo cual tenía mucho sentido a un montón de niveles.
  Xhex miró hacia la puerta de la sala de pesas.
  —Parece que está pensando en cambiar de oficio y convertirse en corredor de
maratones. O eso o acaba de liquidar otra cinta de correr.
  La altura superior de Tohr la obligó a levantar la cabeza y la sorprendió ver lo que
había tras sus ojos azules. En su mirada había conocimiento, profundo conocimiento
que provocó que en sus propios circuitos emocionales se encendiera la desconfianza.
Por experiencia personal sabía que los extraños que te miraban de esa forma eran
peligrosos.
  —¿Cómo estás tú? —preguntó suavemente.
  Era extraño; no había tenido mucho contacto con el Hermano, pero cada vez que
sus caminos se habían cruzado, él siempre había sido especialmente... bueno, amable.
Y ese era el motivo de que siempre lo evitara. Se relacionaba mucho mejor con la
severidad que con la ternura.
  Para ser franca la ponía nerviosa.
  Cuando ella permaneció en silencio, el rostro de él se tensó, como si se sintiera
desilusionado pero no la culpara por su deficiencia.
  —Está bien —dijo él—. No me entrometeré.
  Jesús, era una perra.
   —No, no pasa nada. Es sólo que en realidad no quieres que te dé una respuesta a
eso en este momento.
   —Es razonable. —Al mirar la puerta del gimnasio, entrecerró los ojos y ella tuvo la
clara impresión de que se sentía tan excluido de esto como ella misma, excluida por
el macho que estaba sufriendo al otro lado—. Entonces, ¿llamaste a la cocina para
comunicarte conmigo?
  Ella sacó la llave que John había utilizado para entrar a la antigua casa del tipo.
  —Sólo quería devolverte esto y decirte que hubo un problema.
  La rejilla emocional del Hermano quedó negra y vacía, todo se oscureció.
  —¿Qué clase de problema?
   —Una de las puertas correderas de cristal está rota. Serán necesarias un par de
planchas de contrachapado para taparla. Pudimos volver a activar la alarma de



                                         ~3 3 0 ~
J.R.Ward                                                               Amante Mío
                                                           8º Hermandad de la Daga Negra


seguridad así que los detectores de movimiento internos están encendidos, pero
entra una corriente tremenda. Me gustaría arreglarla hoy mismo.
   Asumiendo que John liquidara el resto de las máquinas de ejercicios o se quedara
sin zapatillas o cayera redondo al suelo.
  —¿Cuál...? —Tohr se aclaró la garganta—. ¿Cuál de las puertas?
  —La de la habitación de John Matthew.
  El Hermano frunció el ceño.
  —¿Estaba rota cuando llegasteis allí?
  —No... estalló espontáneamente.
  —El cristal no se comporta de esa forma sin una buena razón.
  ¿Y no le había dado ella una muy buena a John Matthew?
  —Muy cierto.
  Tohr la miró fijamente, ella le sostuvo la mirada y el silencio se volvió espeso
como el lodo. No obstante, el asunto era que por muy agradable, buena persona y
excelente soldado que fuera el Hermano, ella no tenía nada que contarle.
  —¿Con quién tengo que hablar para que me consiga el contrachapado? —incitó.
  —No te preocupes por eso. Y gracias por informármelo.
   Cuando el Hermano se volvió y comenzó a caminar de regreso a su oficina, ella se
sintió como el demonio... lo cual suponía era otro aspecto que la unía a John
Matthew. Salvo que en vez de marcar un nuevo récord de velocidad en tierra para
liberar la presión, ella simplemente deseaba sacar el cuchillo y cortarse la parte
interna de los antebrazos.
   Dios, a veces era una llorona emotiva, de verdad. Pero esos cilicios que llevaba no
sólo mantenían a raya su lado symphath, también ayudaban a amortiguar emociones
que no deseaba sentir.
  Que eran ceeeeeeeeerca del noventa y nueve por ciento de las emociones, muchas
gracias.
    Diez minutos después, Blaylock asomó la cabeza por la puerta. Mantuvo los ojos
fijos en el suelo y sus emociones eran un cataclismo, lo cual tenía mucho sentido. A
nadie le gustaba presenciar la autodestrucción de un amigo y tener que conversar
con la persona que había empujado al pobre bastardo a iniciar la caída libre no era
exactamente una ocasión feliz.
  —Escucha, John ha ido al vestuario a darse una ducha. L