Docstoc

Breve historia de la mineria en Bolivia - mineria

Document Sample
Breve historia de la mineria en Bolivia - mineria Powered By Docstoc
					                              MINERÍA




                  Breve historia de la
                  minería en Bolivia



                      I
 Por: Vladimir Díaz       DE LA FUNDACIÓN
                          DE LA REPÚBLICA
 AL TRIUNFO DE LA OLIGARQUÍA MINERA:
 LIBRE COMERCIO DE PLATA Y ABOLICIÓN DE
 LA MONEDA FEBLE




E
         spacio económico                      acentuada por la destrucción provocada        mera mitad del XVII, que hizo famosa y
         regional y política                   durante la guerra de la independencia,        pobladísima a Potosí –con más de 100 mil
         proteccionista                        había hecho irreconocible la zona altiplá-    habitantes-, y en mucha menor medida
            A tiempo de la fundación de la     nica que había proveído a raudales la de-     el pálido y breve resurgir del siglo XVIII,
República la minería de la plata atravesa-     seada mercancía-dinero, plata, al naciente    tan solo quedaba fijada en la mente de la
ba por una prolongada crisis. Minas aban-      capitalismo europeo. Lejos habían queda-      diminuta pero altiva oligarquía de Chu-
donadas y otras muchas inundadas, ade-         do los tiempos dorados que atrajeron a        quisaca, que contrastaba con un Potosí
más de la carencia de la provisión regular     multitud de aventureros españoles y que       despoblado y con muchos huecos en sus
de trabajadores y mercurio barato, era la      hasta a Cervantes hizo solicitar sin éxito    cerros-cementerios.
imagen de la vieja actividad de la zona del    un pequeño cargo en Charcas. La gloria           En aquellos tiempos de gloria, Poto-
Potosí. La crisis iniciada el pasado siglo y   de la segunda parte del siglo XVI y la pri-   sí había sido el centro de un gran espacio


                                                                                                                                           27
     Breve historia de la minería en Bolivia


     económico regional, adonde no sólo iban            La creación de la moneda feble en 1829           Por otra parte, esta estrategia estaba
     de varias provincias de las colonias las        durante el Gobierno del Mariscal Santa          basada en el monopolio del Estado sobre
     marchas interminables de mitayos, sino          Cruz (1829-1839), vino a revitalizar, al        la comercialización de plata. Sucre (1826-
     también una multiplicidad de bienes. Casi       menos por un tiempo, los despojos de la         1828) –que había nacionalizado las minas
     la totalidad de los medios con los que se       dinámica económica de estas regiones, ya        abandonadas para atraer sin éxito al capi-
     producía la plata así como gran parte de        claramente amenazadas por el avance de          tal extranjero- había creado un banco que
     los bienes que utilizaba la población para      las mercancías inglesas desde la costa. En      se encargará de rescatar toda la produc-
     subsistir venían de las zonas vecinas, lo que   sus primeros años, Bolivia, cuyo principal      ción de plata del país con el fin principal
     constituía un dinámico mercado interno          producto era la plata convertida en mone-       de acuñar con ella moneda en la Casa de
     (Assadourian, 1979, págs. 229, 232-233).        da, había comenzado a sufrir la ausencia        la Moneda. A partir de aquí, por casi me-
        Incluso en los inicios de la Repúbli-        de circulante suficiente en razón de que        dio siglo, el conjunto de la plata producida
     ca, cuando Potosí había dejado de ser un        exportaba sus monedas de plata, el peso         en el país –salvo el contrabando- se con-
     poderoso imán económico y cuando ya             fuerte, en calidad de retorno del comercio      vertirá en moneda. La plata que durante el
     hacía progresos el comercio inglés en los       ultramarino. La creación de esta moneda         periodo colonial salía casi en su conjunto,
     recién creados países, este espacio eco-        de plata de menor ley (su contenido de          por diferentes vías, con destino a la me-
     nómico regional sobrevivía articulando          mineral era menor que su valor nomi-            trópoli, ahora, convertida en moneda, se
     zonas tan distantes como el sur peruano,        nal) y que además era fraccionaria, vino        dirigía a animar la circulación de mercan-
     gran parte de los departamentos de la ac-       entonces a frenar esta tendencia. Recha-        cías en este viejo espacio regional.
     tual Bolivia y el norte argentino. Del sur      zada como pago en la costa debido a su              Sobre esta base se configuró duran-
     peruano venían algodón simple, vinos y          calidad inferior, pronto sirvió en cambio       te las primeras décadas de la República




                                                                                                                                         Potosí había sido el
                                                                                                                                           centro de un gran
                                                                                                                                          espacio económico
                                                                                               Foto: tarijalibre.tarijaindustrial.com    regional, adonde no
                                                                                                                                          sólo iban de varias
     aguardiente, y telas de lana a cambio de        para alentar, durante varias décadas, el        -hasta pasa-                          provincias de las
     harina, maíz, ponchos y coca (Pentland,         comercio regional, siendo ampliamen-            da la mitad                        colonias las marchas
                                                                                                                                           interminables de
     1975, págs. 103-105). Al interior del país,     te aceptada en el Perú y en la Argentina        de siglo- una                      mitayos, sino también
     circulaban la coca yungueña, el azúcar y        (Mitre, 1986). En un momento llegó a            política eco-                      una multiplicidad de
     cacao cruceños, así como las famosas telas      inundar los mercados peruanos, al propio        nómica, que                                 bienes
     de algodón de Moxos, y de Cochabamba            punto de que el Gobierno de aquel país          j u nt a m e nt e
     telas hechas con algodón peruano –que en        llegó a pagar a su administración pública       con las medidas aduaneras, se denominó
     tiempos de la Colonia, se habían comer-         con ella; en la Argentina paralelamente se      en general “proteccionista”, y que benefi-
     ciado hasta en Chile, Argentina y Perú–,        convirtió en la moneda más difundida,           ciaba centralmente a una gran gama de
     además de vidrio, jabón y granos (Pent-         salvo las provincias de su litoral. (Mitre,     tenderos, artesanos y productores vincu-
     land, 1975, págs. 99-101). Finalmente del       1986, págs. 51,71). Pero además de servir       lados a aquel espacio regional, que consti-
     norte argentino, venían al país caballos y      a la circulación, esta “adulteración mone-      tuían su base social y sus más entusiastas
     mulas, habiendo cesado el comercio de las       taria” representaba una fuente de ingresos      defensores.
     telas cochabambinas desplazadas ya por          para el Estado, ya que éste se beneficiaba          Sin embargo, esta revitalización del
     las inglesas provenientes de Buenos Aires       al realizar con ella sus operaciones (Peña-     espacio regional se producía al mismo
     (Pentland, 1975, págs. 102-103).                loza Cordero, 1983).                            tiempo que el avance de las mercancías y


28
                                                                                                                       Breve historia de la minería en Bolivia


el capital ingleses, con las fuerzas que en-
carnaban, comenzaban a transformar la
organización económica de las nuevas re-
públicas. Entonces Santa Cruz emprendió
su gigantesco proyecto. Decididamente
proteccionista por sus medidas aduane-
ras en Bolivia, se había dado cuenta que
en algún momento este sistema se hacía
insostenible para el país ante el fortaleci-
miento de Valparaíso en virtud de su aso-
ciación con el capital inglés. La respuesta,
una respuesta radical: “Esta era una cues-
tión de vida o muerte para Bolivia” había
escrito después en el destierro (Bonilla,
2000, pág. 227). La Confederación Perú-
boliviana (1836-1839), en este sentido, fue                                                                                 Vista al puerto de
                                                                                                                            Valparaiso-Chile,
un inmenso proyecto para reunificar polí-
                                                                                                                            al fondo el nevado
ticamente el viejo espacio regional y ame-                                                                                  Aconcagua. (1854)
nazar con ello la hegemonía económica de             con su derrota, Bolivia se replegó sobre sus mía colonial: “el
Valparaíso –bajando aranceles de los puer-           montañas, perdiendo con cuatro décadas proteccionismo
tos peruanos y de Cobija-. Tanto es así que          de anticipación la Guerra del Pacífico y su sustentado por quienes decididamen-
quienes lo vieron más claramente fueron              importancia en el concierto sudamerica- te no están interesados en transformar
el omnipotente ministro chileno Portales             no.2 Este fue el único y último gran pro- las estructuras sociales del interior del
y el presidente argentino Rosas. Portales            yecto nacional del sector más esclarecido país carece de viabilidad. Aquí radica,
mismo era un comerciante de Valparaíso               de la oligarquía; lo que vino después fue- tal vez, una de las causas más profundas
y veía en esta unión la mayor amenaza a              ron las caricaturas de una diminuta casta.    de su fracaso final y el de las fuerzas que
la independencia y hegemonía de Chile                   Con la derrota de Santa Cruz se con- lo apoyaron” (Mitre, 1981, pág. 44). Ya
(Bonilla, 2000). “Unidos, estos dos estados          solidó la tendencia iniciada años atrás. al promediar la mitad de siglo, Dalence,
                                                                          Valparaíso      se
                                                                          convirtió en el        “Unidos, estos dos estados
                                                                          eje indiscutido                (Bolivia y Perú) serán
                                                                          del comercio en
                                                                          el Pacífico y en el
                                                                                                     siempre más poderosos
                                                                          punto de avan-         que Chile en todo orden de
                                                                          zada del capita- cuestiones y circunstancias”
                                                                          lismo inglés, al             Diego Portales, ministro chileno
                                                                          tiempo que las
                                                                          economías de los dis- ciertamente un decidido proteccionista,
                                                                          tintos países de la re- tenía que atestiguar cómo en el comercio
      Andrés de Santa Cruz         Diego José Pedro Víctor Portales       gión progresivamente exterior, siempre negativo por el estanca-
  (Presidente boliviano 1829 - 39)    (Ministro chileno 1830 - 32)        se inclinaban más ha- miento de su economía, Bolivia tenía que
                                                                          cia su sector de expor- saldar sus importaciones venidas de ultra-
serán siempre más poderosos que Chile en tación. Al interior, la economía boliviana mar, Perú y Argentina, con monedas de
todo orden de cuestiones y circunstancias” se estancó y no respondía a los estímulos plata, producto de su única manufactura
había escrito Portales (Bonilla, 2000, pág. de la política proteccionista. Las pocas de importancia, ante la falta de industria,
228). Sólo la superficial historiografía bo- manufacturas existentes languidecían al al no ser suficiente la exportación de mer-
liviana ve en la Confederación un intento paso de la reorientación de las economías cancías nacionales. Si bien esta tendencia
de restablecer el incario o como Arguedas, regionales de los países vecinos, en tanto, se veía al nacer la propia República, fraca-
el “castellano de Churubamba” como le el agro se hallaba sin cambios dividido sado el proyecto del Mariscal, ésta se hizo
llamó Tamayo, el producto más puro de la entre las haciendas y las comunidades. Si una condena: la supervivencia del espacio
ambición.1 Así como pocos años antes, el bien la grandeza del artesanado y de los regional dependía del triunfo político y
entusiasmo de las provincias sur peruanas sectores proteccionistas radica en que fir- militar de Santa Cruz.
ante tal unión era producto de sus más na- memente se oponen al avance del capita-                    El núcleo duro de la oligarquía boli-
turales intereses.                                   lismo inglés, no tienen en su perspectiva viana lo forman los hacendados que usu-
    Con Santa Cruz, el país se había conver- que la defensa de sus intereses significa al fructúan del trabajo servil y que además
tido en una gran potencia en el continente; final la transformación de la vieja econo- hacen descansar las rentas del Estado en


                                                                                                                                                                 29
     Breve historia de la minería en Bolivia


     la tributación de la población indígena. El    intereses por el avance del comercio de       hacían ne-
     mismo Mariscal era hacendado. Sin em-          importación, y profundamente odiado           cesarios tra-
     bargo, hay un abismo entre una fracción        por la elite de comerciantes y mineros, en-   bajadores,
     que al menos ensaya un proyecto nacional       carnó un programa de protección frente a      ya que ha-
     y otra que en lo central pretende mendi-       las manufacturas inglesas, de promoción       cía tiempo
     gar de su vecina chilena –como finalmen-       de la producción del artesanado y de ata-     que la mita,
     te ocurrió-. Sobre esta base se hallaban los   que a la oligarquía (Klein, 2008). Expulsó,   proveedora
     comerciantes de productos para el merca-       en un hecho sumamente expresivo de su         de brazos a
     do regional y los sectores en ascenso: los     política, al representante británico en el    la minería,
     comerciantes de mercaderías europeas y         país (Klein, 2008, pág. 147), y promulgó,     había deja-
     los mineros.                                   entre otras cosas, un Código minero que       do de tener
                                                                                                                        Manuel Isidoro Belzu
         Bajo Santa Cruz se incubaron las fuer-     establecía el dominio del Estado sobre las    v i g e n c i a . (Presidente boliviano 1848 - 55)
     zas políticas y sociales que se enfrentarán    riquezas minerales e incluso disposicio-      Y aunque
     los años siguientes. En su administración      nes protectoras de los trabajadores mine-     progresivamente fueron restablecidas va-
     sirvieron, de una u otra forma, José Balli-    ros (Peñaloza Cordero, 1983, pág. 242).       rias minas a causa de unos cuantos empre-
     vián, Manuel Isidoro Belzu –quien estu-        El odio unánimemente profesado contra         sarios mineros, el giro fundamental ven-
     vo incluso en la batalla de Yungay-, José      él será una característica que unirá a ha-    drá después.
     María Linares y Agustín Morales (Argue-        cendados y mineros y luego a liberales y          Como signo de los nuevos tiempos, en
     das, 1923). Proteccionistas y promotores       conservadores.                                la década de los 50, vino la caída de los
     del libre comercio no son sino los bandos                                                    precios del mercurio. El abaratamiento
     que agrupan, por un lado, a tenderos del       Ascenso y triunfo de la                       de este insumo, como consecuencia de los
     viejo espacio regional y artesanos, y por      nueva burguesía minera                        descubrimientos de California, permiti-
     otro, a mineros y grandes comerciantes.         La política proteccionista no sólo había     rá reducir drásticamente el principal ele-
     Belzu (1848-1855) fue el último y más        obligado a los mineros a entregar su pro-       mento de los costos de producción de la
                                                             ducción a los bancos de rescate,     plata (Mitre, 1981). Este hecho vendrá jus-
     Belzu, profundamente odiado                             sino que además éstos recibían       to como antesala al restablecimiento y la
     por la elite de comerciantes y                          un pago a un precio menor que        introducción de mejoras técnicas en la mi-
                                                                                                  nería por los nuevos potentados mineros.
     mineros promulgó, entre otras en el mercado libre. Más aún,
                                                             como tal pago se lo efectuaba            Hacia la década de los 60, la nueva élite
     cosas, un Código minero que                             en moneda feble, esto significa-     minera, ya sea por compra o por la eje-
     establecía el dominio del Estado ba un “impuesto indirecto” del                              cución de deudas, había logrado controlar
     sobre las riquezas minerales.                           28% sobre la producción (Mitre,      las principales minas del país: Aramayo
                                                             1981, pág. 49). Y ello sin con-      poseía “Real Socavón”, Pacheco “Portu-
     radical paladín de la política proteccio- tar con el impuesto con el que se gravaba          galete” y Arce “Huanchaca” (Mitre, 1981,
     nista. La política se hace radical, al menos la producción misma de plata. De ahí la         pág. 90). Esta nueva burguesía minera
     por estos pocos años, porque incorpora oposición de los mineros al monopolio de              había surgido de las entrañas de la casta
     al artesanado y supera con ello los estre- la comercialización de plata y a la moneda        dominante: eran hacendados, convertidos
     chos marcos de las pugnas intestinas de feble. La abolición de éstos se convertirá           primero en comerciantes y luego en mine-
     la oligarquía. Alabado por la vilipendiada en un elemento central del proyecto de la         ros (Mitre, 1981, págs. 59-60). Su prototi-
     plebe de artesanos, amenazados en sus nueva burguesía minera.                                po era “San Joaquín”, “la mina hacienda”
                                                                               Capitales,         tal como la llama orgulloso el biógrafo del
                                                                            brazos, azogue        segundo de la dinastía de los Aramayo,
                                                                         Foto: kalipedia.com




                                                                            barato eran las       Félix Avelino (Costa du Rels, 1991). Los
                                                                            exigencias del día    orígenes de la nueva burguesía minera,
                                                                            de los que pre-       de esta forma, se hallan en la renta de la
                                                                            tendían reactivar     tierra transferida primero al comercio y
                                                                            la actividad mi-      finalmente a la minería.
                                                                            nera en las pri-          De hacendados habían saltado al co-
                                                                            meras décadas de      mercio esencialmente radicado en la
                                                                            la República. Se      costa, zona hegemonizada por el puerto
                                                                            necesita invertir     chileno de Valparaíso y adonde concu-
                                                                            para restablecer      rrían los vigorosos capitalistas chilenos
                                                                            el trabajo en las     de la mano de los capitalistas de la Reina
                                                                            minas abandona-       Victoria. Allí hicieron los contactos y las
                                                     Artesanos herreros     das e inundadas;      amistades que tan útiles les serán los años
                                                     de Potosí a finales    pero además se        venideros. Hacia 1850, Arce, que había
                                                         del siglo XIX


30
                                                                                                                                 Breve historia de la minería en Bolivia


sido elegido diputado, recibió de Belzu el     c on c e d i ó                                      te minería con el capital extranjero, y de
honor de ser confinado a Guanay. Esca-         los prime-                                          la refuncionalización de la organización
pando al exilio en Chile, que era goberna-     ros obse-                                           feudal del agro. El drama de la historia de
do por Bulnes, el vencedor de Santa Cruz,      quios a los                                         Bolivia estaba por comenzar
Arce llega a Copiapó en la que era por en-     mineros.                                               …Continuará
tonces la frontera norte de Chile y mismí-     Se decla-
                                                                                                   Bibliografía
simo centro de la minería de aquel país: “el   ró libre la                                         Arguedas, A. (1923). Los caudillos letrados. Barcelona: Sobs.
distrito minero más productivo del siglo”,     comercia-                                               de López Robert y Cª.
                                                                                                   Assadourian, C. S. (1979). La producción de la mercancía
“una verdadera montaña de plata”, adon-        lización de                                             dinero en la formación del mercado interno colonial. El
                                                                                                       caso del espacio peruano, siglo XVI. En E. Florescano,
de se habían dirigido los más conspicuos       todos los                                               Ensayos sobre el desarrollo económico de México y Amé-
intereses de Valparaíso y donde justamen-      minerales                                               rica Latina, 1500-1975. México D.F.: Fondo de Cultura
                                                                                                       Económica.
te se extenderá la primera línea férrea de     con excep-             José María Linares           Bonilla, H. (2000). Perú y Bolivia. En L. Bethell, Historia de
                                                                                                       América Latina. América Latina independiente 1820-1870
importancia del continente (Collier, 2000,     ción de la       (Presidente boliviano 1857 - 61)       (Vol. VI). Barcelona: Crítica.
                                                                                                   Collier, S. (2000). Chile. En L. Bethell, Historia de América
págs. 248, 253). Allí conoció a aquella elite  plata.                                                  Latina. América Latina independiente 1820-1870 (Vol. VI).
de capitalistas: Edwards, Cousiño, Pereira,       Melgarejo (1864-1870), hijo no reco-                 Barcelona: Crítica.
                                                                                                   Costa du Rels, A. (1991). Félix Avelino Aramayo y su épo-
Concha y Toro, etc. (Prudencio Bustillo,       nocido de los “rojos”, representó el auge               ca 1846-1929 (2da. ed.). Cochabamba: Los Amigos del
                                                                                                       Libro.
1951, págs. 54-57).                            de la política liberal, el triunfo definitivo       Dalence, J. M. (1975/1848). Bosquejo Estadístico de Bolivia.
   Desde sus orígenes, la nueva burguesía      de los mineros. Los Aramayo, que defen-                 La Paz: Universidad Mayor de San Andrés.
                                                                                                   Klein, H. S. (2008). Historia de Bolivia (3ra. ed.). La Paz:
minera había logrado articular alrededor       dieron a los compradores de tierras de                  G.U.M.
                                                                                                   Mitre, A. (1986). El monedero de los Andes. La Paz: Hisbol.
de sus intereses un grupo de influyentes       comunidad, reciben nuevas concesiones               Mitre, A. (1981). Los Patriarcas de la Plata. Lima: Instituto de
                                                                                                       Estudios Peruanos.
voceros. Los “rojos” no eran sino los más      (Peñaloza Cordero, 1983, pág. 140) (Costa           Pentland, J. B. (1975). Informe sobre Bolivia 1826. Potosí:
decididos partidarios de los mineros y de      du Rels, 1991, pág. 46) y Arce, a su tur-               Potosí.
                                                                                                   Peñaloza Cordero, L. (1983). Nueva Historia Económica de
la política pro chilena (los seguidores de     no, obtiene para Huanchaca el permiso                   Bolivia. De la Independencia a los albores de la Guerra
                                                                                                       del Pacífico (Vol. III). La Paz: Los Amigos del Libro.
Linares: Adolfo Ballivián, Frías), eran los    de exportar directamente su producción              Prudencio Bustillo, I. (1951). La vida y la obra de Aniceto Arce
                                                      (Mitre, 1981, pág. 66).                          (2da. ed.). Buenos Aires: López.
                                                                                                   Santa Cruz, A. d. (1993). Archivo Histórico del Mariscal An-
Con Linares finalmente la                                 La caída del monopolio estatal               drés de Santa Cruz, 1836 (Vol. V). Santa Cruz: Banco
                                                                                                       Santa Cruz-Clemencia Santa Cruz de Siles Salinas.
nueva burguesía minera llega                          era ya una fruta madura que no tar-          Zavaleta, R. (1998). 50 años de historia. Cochabamba: Los
                                                                                                       Amigos del Libro.
                                                      dó en caer: en 1872, durante el go-
al poder tras el espanto que bierno de Morales (1870-1872), por                                    Referencias
le produjo la “plebe belzista fin se acaba con los restos del mo-                                  1 La subordinación moral e intelectual de esta inteligentzia
                                                                                                     se grafica plenamente en el hecho que Arguedas, uno de
en acción”                                            nopolio del Estado sobre la comer-             sus más notables representantes, relata la historia bolivia-
                                                                                                     na de este periodo citando a raudales al historiador chileno
                                                      cialización de plata y se suspende la          Ramón Sotomayor Valdés, que junto con Vicuña Macken-
                                                                                                     na y otros, forjaron la historia oficial de Chile. La admira-
portavoces oficiales del libre comercio, o emisión de la moneda feble.                               ción de la oligarquía por el vencedor no conocía límite.
                                                                                                   2 “Que se compare la posición de Bolivia del año 28” (cuan-
sea, de la liberalización del comercio de         La nueva era de la plata estaba por ha-            do Bolivia acababa de ser invadida por el ejército peruano
minerales. Era el “partido”, si cabe el tér- cer su entrada en escena. La época dorada               de Gamarra) “con la de Bolivia del año 36. ¿Y quien que
                                                                                                     sea bueno ó mal Boliviano no se sentirá henchido de glo-
mino, de la nueva burguesía minera.            que vendrá los años siguientes, acudirá               ria, de placer y de entusiasmo?” decía el Mariscal en su
                                                                                                     correspondencia a su Vicepresidente Calvo, orgulloso de
   Con Linares (1857-1861) finalmente de la mano de la articulación de la pujan-                     su realización (Santa Cruz, 1993, pág. 295).
la nueva burguesía
minera llega al po-
der tras el espanto
que le produjo la
“plebe belzista en
acción” –como des-
pués la llamó des-
pectivamente Ar-
guedas, el intelec-
tual a sueldo de la
                       Foto: giorgetta.ch/eco_del_pasado_1.htm




oligarquía minera
del estaño-. Si bien
Linares no abolió
por razones fiscales
la emisión de la fe-
ble, en razón de que
era un ingreso para
la magra economía            Familias mineras.
del Estado, pronto         Compañía Huanchaca en
                                                                 Potosí a inicios de 1900


                                                                                                                                                                           31

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Tags:
Stats:
views:4339
posted:3/14/2011
language:Spanish
pages:5