Docstoc

Titulo del proyecto PROPUESTA DE UN GRUPO DE APOYO NUTRICIONAL

Document Sample
Titulo del proyecto PROPUESTA DE UN GRUPO DE APOYO NUTRICIONAL Powered By Docstoc
					               Revisión bibliográfica acerca de la Soya.
                        Dr. Ibrahin Quintana Jardines.
                       Profesor e Investigador Auxiliar
               Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos


                                   La Soya.
La soya (Glycine max L) es una planta de la familia: Papilonáceas (Fabaceas),
es una planta herbácea de ciclo anual. Su legumbre posee unas vainas cortas,
cada una de las cuales contiene de una a 4 semillas oleaginosas (con un 20%
de aceites).
La planta es originaria de este de China, Japón y Corea y constituye la base de
la alimentación de muchas poblaciones asiáticas desde los tiempos en los que
se levantó la muralla China (2939 a.c).
En Cuba se conoce la soya desde el año 1904, no obstante, a pesar de
pequeños cultivos realizados con posterioridad a esta fecha, el mismo no
prosperó y su consumo se destinó en esencia a la alimentación animal: ganado
vacuno, cerdos, conejos y aves.
En Cuba en los años setenta se inició el desarrollo de los derivados lácteos de
la soya con volúmenes crecientes de yogurt de soya y posteriormente
productos cárnicos extendidos con proteinas de soya, estos productos fueron
ampliamente introducidos en el país en la década de los años noventa como
fuente de proteinas y energía dada la situación económica del país que había
disminuido de forma sustancial el comercio tradicional con los países
socialistas.


Reciente investigaciones han demostrado el papel de la soja en la alimentación
humana, los resultados de la misma reflejan la acción beneficiosa que sobre el
proceso salud-enfermedad tiene la alimentación con productos enriquecidos y/o
obtenidos de la soya, en especial la proteína y las isoflavonas, tanto en las
enfermedades potencialmente aterogénicas como la Diabetes Mellitus(DM), la
obesidad y las dislipidemias, así como en ciertos tipos de cáncer.(1-4) En la
actualidad hay controversia con relación al papel de la fibra de soja y su efecto
en las enfermedades metabólicas. Tsai y colaboradores (5) reportaron que 10
gramos de polisacáridos de soya administrados en la alimentación a individuos
obesos    con    DM,    redujeron    significativamente     la   elevación        de   las
concentraciones     plasmáticas     de   triglicéridos,   anteriormente      él    había
demostrado (6) que no había un descenso en las concentraciones sanguíneas
del colesterol en los sujetos sanos que consumen polisacárido de soya. Otros
investigadores si han demostrado (7,8) reducción de las cifras de colesterol
con el uso de la fibra de soya en la nutrición humana.
La soja es un alimento muy completo y nutritivo constituye                una de las
legumbres seca de mayor valor energético. Su elevado contenido en proteínas,
superior a la de la carne, hace de la soja una fuente proteica vegetal de gran
interés dietético y nutricional. Igualmente, es también importante su contenido
en fibra. En cuanto a la grasa, aunque se encuentra en una proporción
bastante elevada, los ácidos grasos saturados y monoinsaturados son
minoritarios en comparación con los ácidos grasos poliinsaturados que
presenta. Además, es después del huevo y el sésamo, uno de los alimentos
más ricos en lecitina, lo que facilita su aprovechamiento culinario. En
comparación con el resto de legumbres, la soja aporta mayor cantidad de
calcio, hierro, yodo, magnesio, potasio y fósforo, además de ácido fólico y otras
vitaminas como B1, B2, B3 y B6. (9).
En resumen podemos señalar que la soya contiene el 38% de proteinas, uno
de los valores más altos de proteinas entre las leguminosas. El valor
nutrimental de la proteína de soya ha sido bien establecido por la comunidad
científica, la que ha comparado la digestibilidad de la proteína de soya con
otras fuentes de proteína de alta calidad como las carnes, la leche y el huevo.
El contenido de glúcidos es de alrededor del 30%, la mitad de estos se
encuentran en forma de sacarosa, estaquiosa, rafinosa, verbacosa y arabinosa.
Los azucares estaquiosa y rafinosa son considerados los responsables de la
flatulencia y en parte del sabor “afrijolado” que se le atribuye a la soya.
El contenido de aceite de soya es del 18%, y con el interés actual por el
consumo de grasas insaturadas en la dieta, la producción de aceite de soya
continúa y crece en importancia económica.

La alergia alimentaría representa la primera expresión clínica de la atopia
durante la vida. Posteriormente se pueden sumar manifestaciones respiratorias
como el asma y la rinitis. A este continuo de enfermedades se le ha
denominado marcha atópica. En los últimos años se ha reportado un aumento
significativo en frecuencia y severidad de la alergia alimentaría. (10-13)

La Alergia Alimentaría (AA) se define como un conjunto de manifestaciones
clínicas ligadas a una respuesta inmunológica frente a un alergeno alimentario.
Esta reacción inmunológica es generalmente mediada por inmunoglobulina E
(IgE) o por células, sin embargo, otros mecanismos inmunológicos pueden
estar involucrados. (14,15)

La frecuencia de los alergenos involucrados varía con la edad del niño y los
hábitos alimentarios de la población estudiada. Dentro de los alergenos
alimentarios de la infancia distinguimos el huevo, la leche, el maní, el trigo, la
soya y el pescado. En la infancia están representados principalmente por la
Dermatitis atópica que se manifiesta como un eczema de curso crónico y
recurrente, pruriginoso, de distribución característica, en pacientes con
antecedentes personales o familiares de atopia. El rol de la alergia alimentaria
se ha establecido en un 30 a 60% de las dermatitis atópicas moderadas y
severas .Otras manifestaciones son la urticaria aguda y el angioedema. Este
último se caracteriza por un aumento de volumen no eritematoso ni pruriginoso
que se presenta generalmente en labios y párpados, y que puede tener
compromiso respiratorio por edema de laringe (28). Los alergenos más
frecuentemente involucrados durante la infancia son el huevo, el maní y la
leche. (16,17)


Bibliografía:
1.-Anderson JW, Blake JE, Turner J, Smith BM. Efects of soy protein on renal
function and proteinuria with type 2 diabetes. Am J Clin Nutr 1998;68 (suppl):
1347 s-53s.
2.- Potter SM, Baum JA, Teng H, Stilman RJ, Shay NF, Edrman JW. Soy
protein and isoflavones: their effects on blod lipids and bone density in
postmenospausal womwen. Am J Clin Nutr 1998; (suppl): 1375 s-79s.
3.- Wong WW, Smith EO, Stuff JE, Hachey DL, Heird WC, Pownell HJ.
Cholesterol- lowering effects of soy protein in healthy, normolipidem man. Am J
Clin Nutr 1998; 68 (suppl):1390 s-3s.
4.-Kennedy AR. The Bowman-Birk inhibitor from soy bean s asa an
anticarcinogenic agent. Am J Clin Nutr 1998,68 (suppl): 1406s-12s
5.- Tsai Ac, Vinik Al, Lasichak A, Lo GS. Effects of soy polysaccharide on
postpandrial plasma glucose, insulin, glucagon, pancreatic polypeptide,
somatostatinn and triglyderide in obese diabetic patient. Am J Clinic Nutr
1987,45: 596-601.
6.-Tsai Ac, Mott EL, Owen GM, Bennick MR, Lo GS Steinke RH. Effects of soy
polysaccharide   on    gastrointestinal   functions,   nutrient   balance,   steroid
excretions, glucose tolerance, serum lipids and other parameters in humans.
Am J Clin Nutr 1983; 38: 504-11.
7.- Lo GS, Golberg AP, Lim A, Grundhauser JJ, Anderson C, Shonfeld G. Soy
fiber improves lipid and carbogydratye metabolism ion primary hyperlipedemic
subject Atherosclerosis 1986; 62: 239-48
8.- World Health Organization. Obesity. Preventing and managing tha global
epidemic: Report of a WHO Consultation on obesity. Geneva: WHO, 1998.

9.-Disponible: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/salud_y
_alimentacion/alimentacion_alternativa/2004/01/23/94482.php
10.-Whan U,Von Mutius E,.Childhood risk factors for atopy and the importance
of early intervention. J Allergy and Clin Inmunol 2001;107:567-74.

11.-Metcalfe DD. Allergic gastrointestinal diseases. In: Rich RR, Fleisher TA, et
al. . Clinical Inmunology: Principles and Practice. St. Louis: Mosby- Year book.
1995, pp 966-975.

12.- Sampson H.A Mendelson L.,Rosen J.P.: Fatal and near fatal anaphylactic
reactions to food in children and adolescents. N EngI J Med 1992;327:380-384.

13.-Moneret-Vautrin DA, Kanny G.: Allergies allimentaires. Rev. Prat. (Páris,
1996, 46, 961-967).

14.-Sampson H.A. : Adverse reactions to foods. In : Middleton E. Jr. Reed Ce,
Ellis EF, et al. Allergy: principles and practice 4" ed. St Louis: Mosby 1993.
1661-1686.

15.- Nickel R.,Kulig M .,Foster J., Bergman R.,et al .: Sensitization to hen's egg
at the age of twelve months is the predictive for allergic sensitization to common
indoor and outdoor allergen at the age of three. J. All. Clin. Inmunol.
1997;99:613-617.

16.- Moneret-Vautrin DA, Rance F, Kanny G et al. Food allegy to peanuts in
Franceevaluation   of   142   observations.   Clin   and   Experimen    Allergy.
1998;28:1113-1119.

17.-.Moneret-Vautrin DA, Kanny G.: Dermatite atopique et allergie alimenta¡re.
Rev fr. Allergol., 1998,38 (7S)S174S178.
AS.- Barreto Penie J, Soya: Motos y realidades, perspectivas. Editorial Ciencias
Médicas. ISBN 959-7132-11-7.1999