Docstoc

Innovacion en la agroindustria santafesina

Document Sample
Innovacion en la agroindustria santafesina Powered By Docstoc
					IDIED - Universidad Austral                            1




        INNOVACIÓN EN LA
    AGROINDUSTRIA SANTAFESINA




INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN EN ECONOMÍA Y DIRECCIÓN PARA
                 EL DESARROLLO - IDIED

                  FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES

                              UNIVERSIDAD AUSTRAL




                         ROSARIO, NOVIEMBRE DE 1998
2                                                             Innovación en la Agroindustria Santafesina




             INNOVACIÓN EN LA AGROINDUSTRIA
                      SANTAFESINA



                                                Abstract

Este trabajo analiza las características del proceso de innovación tecnológica en la agroindustria
santafesina. Específicamente se utilizan los marcos conceptuales de la literatura sobre Complejos
Agroindustriales y Sistemas de Innovación para estudiar la conducta innovativa de las empresas del
complejo industrial santafesino a partir del análisis de una muestra de 33 empresas.

El análisis mostró:

1- una considerable heterogeneidad entre los sectores económicos involucrados, en lo respectivo al
manejo de la tecnología, con algunos cercanos a la frontera tecnológica y otros bastante rezagados.

2- una baja tasa de asociación entre empresas (tanto proveedores como clientes o competidores) y entre
las empresas y las instituciones públicas de ciencia y técnica, para desarrollos conjuntos de proyectos
tecnológicos.

3- las empresas agroindustriales santafesinas presentan a la falta de financiamiento como su principal
obstáculo para innovar. Esto se presenta juntamente con una baja tasa de utilización de los fondos
públicos dispuestos para este fin.

4- la necesidad de acercar las instituciones de ciencia y técnica a las empresas, superando las tendencias
al aislacionismo y problemas de comunicación entre ICyT y empresas, y la excesiva burocracia.

5- la necesidad de mejorar la implementación de los mecanismos de asignación de fondos públicos, a fin
de aprovecharlos correctamente.




                                 EQUIPO DE INVESTIGACIÓN
                                           Investigadores

                         Lic. Eduardo Remolins (Director de Proyecto)

                                         M. Victoria Ugolini

                                              Consultor

                                      Lic. Bernardo Kosacoff
IDIED - Universidad Austral                                                         1



                                     CONTENIDO

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN EN ECONOMÍA Y DIRECCIÓN PARA EL DESARROLLO
(IDIED)                                                               3

AGRADECIMIENTOS                                                                     4

PRÓLOGO                                                                             4

1. INTRODUCCIÓN                                                                     4

2. SISTEMAS NACIONALES DE INNOVACIÓN.                                               4
  2.1 INNOVACIÓN                                                                    4
  2.2 SISTEMA                                                                       4
  2.3 ¿UN SISTEMA NACIONAL?                                                         4
  2.4 ¿EXISTE UN SISTEMA REGIONAL DE INNOVACIÓN?                                   4
3. INNOVACIÓN Y COMPLEJOS AGROINDUSTRIALES                                         4
  3.1 EL ESTUDIO DE LA INNOVACIÓN EN LA AGRICULTURA                                4
    3.1.1 El capital frente a las especificidades de la producción agropecuaria.   4
    3.1.2 Factores tradicionales y factores modernos                               4
    3.1.3 La innovación guiada por señales de mercado                              4
    3.1.4 Relaciones agricultura-industria. Los Complejos Agroindustriales.        4
  3.2 PROGRESO TECNOLÓGICO EN EL SECTOR AGROPECUARIO ARGENTINO                     4
  3.3 RESUMEN                                                                      4
4. LA AGROINDUSTRIA SANTAFESINA Y EL SISTEMA REGIONAL DE INNOVACIÓN.¡Error!Marcador no defi
  4.1 LOS ACTORES PRIVADOS: EL COMPLEJO AGROINDUSTRIAL SANTAFESINO.                32
    4.1.1 Sector Lácteo                                                            32
    4.1.2 Sector Carnes                                                            35
    4.1.3 Sector Aceites                                                           40
    4.1.4 Sector Maquinarias                                                       41
  4.2 LOS ACTORES PÚBLICOS: LAS INSTITUCIONES Y LAS POLÍTICAS CIENTÍFICAS Y
  TECNOLÓGICAS.                                                                    43
    4.2.1 La Política Científica y Tecnológica en Argentina                        43
    4.2.2 La Política Científica y Tecnológica en Santa Fe                         50
    4.2.3 Las Instituciones Científicas y Tecnológicas                             53
  4.3 RESUMEN                                                                      61
5. LA CONDUCTA INNOVATIVA DE LAS EMPRESAS DEL SECTOR AGROINDUSTRIAL. 63
  5.1 INNOVACIÓN EN LOS NOVENTA                                                    65
  5.2 ORIGEN DE LA TECNOLOGÍA UTILIZADA EN LAS EMPRESAS DEL CAI                    68
2                                                Innovación en la Agroindustria Santafesina



    5.3 INTEGRACIÓN GEOGRÁFICA DE LOS FLUJOS DE TECNOLOGÍA.                             69
    5.4 EXISTENCIA DE ESQUEMAS ASOCIATIVOS ENTRE EMPRESAS DEL CAI                       70
    5.5 RELACIONES CON INSTITUCIONES PÚBLICAS.                                          71
    5.6 PRINCIPALES PROBLEMAS QUE ENFRENTAN LAS EMPRESAS PARA INNOVAR                   72
    5.7 ¿QUÉ ESPERAN LAS EMPRESAS DEL ESTADO?                                           75
    5.8 RESUMEN                                                                         76
6. CONCLUSIONES                                                                         78

7. ANEXOS                                                                               82
    7.1 ANEXO I: ENCUESTA DE GESTIÓN DE LA TECNOLOGÍA (EGT)                             82
    7.2 ANEXO II: EMPRESAS QUE RESPONDIERON LA EGT                                      86
8. BIBLIOGRAFÍA                                                                         87
   IDIED - Universidad Austral                                                             3




INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN             EN    ECONOMÍA        Y   DIRECCIÓN       PARA EL
DESARROLLO (IDIED)


   MISIÓN

   El IDIED tiene por misión fomentar y sostener la investigación en el campo de la
   economía y la dirección a fin de proveer al desarrollo y bienestar de la región.

   Como manifestación de lo anterior, el Instituto procurará brindar propuestas de cambio
   mediante la creación de un ámbito de discusión interdisciplinario que de modo
   omnicomprensivo aborde la compleja realidad regional.

   OBJETIVOS

   El Instituto tiene como objetivos promover y realizar estudios a solicitud de empresas y
   del Estado; intercambiar con otras unidades académicas de esta Universidad u otras
   Casas de Estudio del país y del extranjero; otorgar becas de estudio, premios e
   incentivos a la investigación; realizar convenios de asistencia y/o cooperación científica
   con otras instituciones y su adhesión eventual; compilar información y generar bases de
   datos sobre estudios existentes y legislación vigente en relación a la integración
   regional; apoyar la tarea docente; crear una revista científica; proponer cauce jurídico a
   las conclusiones de las investigaciones que se realicen y promover tareas de extensión y
   divulgación acerca de las actividades del mismo.

   El IDIED prestará además distintos servicios a terceros sin necesidad de que los mismos
   sean miembros del Instituto. Entre esos servicios se encuentran: proyectos por encargo,
   investigaciones específicas, asesoramiento y consultorías, etc.

   DIRECTORIO

   Presidente

   • Omar E. Carranza

   Vocales

   • Ramón A. Parmigiani
   • Gustavo Rosjkin
   • Jorge Felcaro
   • Eduardo Llobet
   • Cristián Amuchástegui
   • Arturo Acevedo
   • Alfredo Curiotti.
4                                                Innovación en la Agroindustria Santafesina



CONSEJO DE EMPRESAS E INSTITUCIONES PATROCINANTES:

1. Acindar S.A.
2. Agar-Cross S.A. - Grupo Sociedad Comercial del Plata
3. Aguas Provinciales de Santa Fe
4. Banco Bisel S.A.
5. Banco Comercial Israelita S.A.
6. Bolsa de Comercio de Rosario
7. Cafés La Virginia S.A.
8. Editorial Diario La Capital S.A.
9. Frigorífico Paladini S.A.
10.La Unión Gremial Cía Argentina de Seguros S.A.
11.Laboratorios Wiener S.A.
12.Litoral Gas S.A.
13.Nuevo Central Argentino S.A.
14.Pasa Petroquímica Argentina S.A.
15.Refinería San Lorenzo S.A.
16.Sucesión de Alfredo Williner S.A.
17.Televisión Litoral Canal 3 y Radio 2 S.A.
18.VCC - Galavisión S.A.
19.Vicentín S.A.

CONSEJO ASESOR ACADÉMICO

• Dr. Adolfo Sturzenegger
• Lic. Jorge Lupano
• Dr. Jorge Bogo
   IDIED - Universidad Austral                                                          5




AGRADECIMIENTOS

   A todas las personas, empresas e instituciones que hicieron posible este trabajo:

   Aceitera Martínez S.A.                          Giorgi S.A.
   Agar Cross                                      Giuliani Hnos. S.A.
   Agrotecnia S.A.                                 Hor-Pe S.R.L.
   Agroveterinaria Sunchales                       Indargom S.R.L.
   Alimental S.A.                                  Laboratorios Baher S.R.L.
   Altina S.A.                                     Luis Boschetto y Hnos. S.A.
   Apache S.A.                                     Massey Ferguson Argentina S.A.
   Berandebi S.A.                                  Metalfor S.A.
   Buyatti S.A.I.C.A.                              Milkaut S.A.
   Cafito S.A.                                     Molfino Hnos. S.A.
   CCG Electrónica S.C.                            Nestlé P.A.
   Ciagro Santa Fe S.R.L.                          OMEGA Ind. Met. de Héctor Solari
   Cooperativa Agropecuaria Ltda. de               QEACA S.A.
   Máximo Paz                                      Qickfood S.A.
   El Trébol Goma S.A.                             Rizobacter Argentina S.A.
   Frigorífico La Jamonera S.A.                    Sucesores de Alfredo Williner S.A.
   Frigorífico Paladini S.A.                       Asociación Argentina de Consorcios
   Frigorífico Rafaela S.A.                        Regionales de Experimentación
                                                   Agrícola
   Fundición John Deere Argentina S.A.


   Ing. Roberto A. Ceretto, Director Provincial de Ciencia y Tecnología de la Provincia
   de Santa Fe
   Lic. Raúl Wolanski, Director del Relevamiento Industrial
   Dr. Daniel Costamagna, Subsecretario de Producción Agroalimentaria y Forestal,
   Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio de la Provincia de Santa Fe
   Ing. Rodolfo Gallino, Director del Centro Regional Rafaela del Instituto Nacional de
   Tecnología Industrial
   Ing. Raúl Castagno, Director del Centro Regional Rosario del Instituto Nacional de
   Tecnología Industrial
   Ing. Hugo Pescetti, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria
   Ing. Enzo Tosi, Director del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología de
   Alimentos, Universidad Tecnológica Nacional
6                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina



Ing. Miguel Tezanos Pinto, Coordinador de Cambio Rural, Secretaría de Agricultura,
Ganadería, Pesca y Alimentación
Dra. María A. Laborde, Instituto de Química Orgánica de Síntesis
Lic. Sebastián Landoni, Subsecretaría de Inversión del Ministerio de Agricultura,
Ganadería, Industria y Comercio de la Provincia de Santa Fe
Dr. Sergio Luiz Monteiro Salles-Filho, Universidad Estadual de Campinas
Ademir Giacomo Pietrosanto, Director del CEDOC, Instituto de Economía de la
Universidad Estadual de Campinas
Dr. Carlos Alegre, Universidad Austral
Cont. Orlando Rodríguez, Centro Regional de Investigación y Desarrollo de Santa Fe
Ing. Carlos Chiavarini, Gerente de Surveyseed, Rosario
Bioq. Amadeo Cellino, Secretario de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional del
Litoral
Ing. Arquímedes S. Bolis, Director del Centro Regional de Investigación y Desarrollo
Rosario



Por último los autores desean hacer un agradecimiento especial a los Ing. Oscar Crisci
y Fernando Preumayr del Instituto Superior de Estudios Rurales (ISER) por su
colaboración a lo largo del trabajo y en la confección y distribución de la Encuesta de
Gestión de la Tecnología (EGT).
   IDIED - Universidad Austral                                                             7




PRÓLOGO

   La notable expansión de los volúmenes físicos de la producción agrícola constituye una
   de las características más salientes de las transformaciones estructurales en curso en la
   economía. La Provincia de Santa Fe ha sido uno de los ejes más activos de este proceso,
   avanzando notablemente en varios segmentos agroindustriales. Es muy positivo contar
   con mayores recursos. Pero quedan pendientes nuevos desafíos, que pasan por generar
   condiciones para mejorar el entorno competitivo en el cual se mueven los agentes que
   lideran estas tendencias, haciendo más denso el tejido productivo local e incrementando
   la “calidad” del proceso de crecimiento con el mejor aprovechamiento de nuestros
   recursos naturales. La posibilidad de utilizar los mismos en cadenas productivas con
   mayor valor agregado, transitando al mundo de los productos diferenciados - con uso
   intensivo de mano de obra calificada y de alta densidad tecnológica - es una alternativa
   que permitirá superar las dificultades asociadas a economías exageradamente
   primarizadas.

   Fortalecer las cadenas de valor agregado implica, entre otros factores, la transición a la
   producción de bienes y servicios más diferenciados, generados esencialmente a partir de
   criterios de calidad. La asociatividad, la cooperación, el desarrollo de proveedores y
   subcontratistas especializados y el incentivo a la creación de nuevos empresarios,
   juegan un rol central en la conformación de estas nuevas redes productivas, que tienden
   a romper con los falsos dilemas de la empresa grande vs. la PyME y del sector
   agropecuario vs. industria vs. los servicios. Este camino requiere de un uso intensivo de
   la calificación de recursos humanos y del fortalecimiento de “los sistemas innovativos:
   nacional y local”, tendiendo al doble proceso de modernización tecnológica y creación
   de nuevos puestos de trabajo, basados en un nuevo clima competitivo y en la extensión
   del mercado.

   Propender a un creciente equilibrio territorial a través del fortalecimiento de las
   articulaciones de las firmas e instituciones públicas y privadas locales permitirá generar
   sinergias y potenciar la capacidad de acumulación en el ámbito regional. A través del
   desarrollo de “networks” adecuados entre los agentes e instituciones en el ámbito local
   se podrá avanzar en la construcción de un nuevo patrón de industrialización. En un
   contexto donde se han sucedido transformaciones de enorme impacto en las tecnologías,
   prácticas productivas y métodos organizacionales dominantes en el escenario
   competitivo global, así como una total redefinición de las reglas de juego en la
   economía doméstica, las firmas argentinas se enfrentarán a desafíos y oportunidades
   cuya resolución definirá en gran medida las características del estilo de desarrollo que
   asumirá el país a largo plazo.

   En este entendimiento, el presente trabajo de investigación sobre INNOVACIÓN EN
   LA AGROINDUSTRIA SANTAFESINA realizado por Eduardo Remolins y Victoria
   Ugolini, es un excelente aporte en la investigación sobre las implicancias que surgen de
   las transformaciones en el plano tecnológico, productivo, organizacional y comercial
   para la postergada tarea de repensar el estilo de desarrollo argentino y algunas
   alternativas que podrían contribuir a que dicho estilo de desarrollo se caracterice por un
   avance hacia un patrón de especialización más “intensivo” en el uso de trabajo
   calificado, más basado en esfuerzos tecnológicos domésticos y más centrado en
   producciones de mayor valor agregado y bienes diferenciados.
8                                                    Innovación en la Agroindustria Santafesina




Es de destacar el notable esfuerzo de los autores, en muy reducido plazo de tiempo, de
incluir en el trabajo: 1. una revisión conceptual de la literatura sobre Los Sistemas
Nacionales de Innovación, Los Sistemas Regionales de Innovación y Los Complejos
Agroindustriales; 2. el análisis de las políticas públicas y las instituciones de ciencia y
tecnología, en el ámbito nacional y regional; 3. el estudio de la evidencia empírica
microeconómica existente sobre el tema en la Provincia y 4. el trabajo de campo sobre
la base de 33 empresas en la región, que es un componente esencial para entender las
potencialidades y las debilidades existentes. En este sentido, mi mayor reconocimiento
por su dedicación, sistemacidad, calidad y pasión por la realización de este trabajo.


                                               Bernardo Kosacoff, noviembre de 1998.
   IDIED - Universidad Austral                                                            9




1. INTRODUCCIÓN

   A partir de mediados de la década del setenta y especialmente durante la década del
   noventa, Argentina ha sufrido importantes cambios en su estructura productiva. En
   términos generales podría decirse que el país ha pasado de ser una economía cerrada
   con una estrategia de industrialización basada en la sustitución de importaciones, a ser
   una economía considerablemente mas abierta en donde las señales de mercado son los
   principales incentivos para el crecimiento de los distintos sectores económicos.

   En este nuevo escenario el perfil económico del país ha ido mutando en consecuencia.
   Puede observarse como, en el período mencionado, los sectores económicos que hacen
   uso intensivo de los recursos naturales han observado un crecimiento singular.

   A la tradicional actividad agropecuaria del país se le ha sumado una importante y
   creciente industria minera, pesquera y un crecimiento constante en la explotación
   forestal. La industria petroquímica se expande, ya sin la tutela del Estado, aprovechando
   las importantes reservas gasíferas del país. La industria petrolera, siguiendo un proceso
   de desregulación y privatización de la empresa estatal, se ha transformado en uno de los
   principales generadores de divisas.

   Sin embargo, este proceso de reestructuración económica y crecimiento, no ha estado
   siempre exento de debilidades. En efecto, muchos son los argumentos esgrimidos para
   alertar sobre las consecuencias de este patrón de desarrollo.

   Algunas observaciones que se realizan a este patrón de desarrollo están ligadas al
   empleo (se argumenta que los productores de commodities son sectores capital-
   intensivos y que requieren relativamente poca mano de obra mientras que la dotación de
   factores de Argentina muestra escasez de capital y un exceso de mano de obra), los
   bajos niveles de valor agregado, el comportamiento cíclico de los precios (dentro de una
   tendencia bajista) dadas las características de los mercados en que se transan, etc.

   No obstante, la principal debilidad, al menos desde la óptica de este trabajo, es la
   referida al escaso grado de innovación que existe en estos sectores en comparación con
   economías que han alcanzado mayores grados de desarrollo. El argumento apunta a que
   los países en desarrollo con una estructura económica dominada por productores de
   commodities tienen una performance innovativa “pobre”. Esto último se fundamenta en
   que, si bien existen desarrollos tecnológicos en dichos sectores, las innovaciones
   mayores están considerablemente concentradas en muy pocos países, mientras que la
   mayoría de los productores se limitan a comprar “paquetes” tecnológicos para
   introducirlos con una relativamente escasa ingeniería de adaptación. Adicionalmente, la
   producción de metales, la petroquímica o la minería, se consideran sectores “maduros”,
   con ciclos de producto mas extensos y que por lo tanto no provocan el mismo interés
   para el estudio de la innovación.

   Mas aún, en Argentina el caso paradigmático de los sectores productores de
   commodities es el sector agropecuario, sin dudas el mas tradicional en el país.
   Precisamente, este sector es considerado, en el mejor de los casos, como un
   incorporador “pasivo” de tecnología generada fuera del mismo. En particular, en la
10                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina



tipología desarrollada por Pavitt (1984) se lo ubica como supplier dominated o
dependiente de los desarrollos tecnológicos que se originan en las industrias
proveedoras de insumos (upstream).

Es acerca de este sector, precisamente por encontrarse en el núcleo del patrón de
especialización de Argentina, que se formulan las preguntas mas importantes acerca del
futuro económico del país.

En efecto, el sector agropecuario (en realidad, el complejo agroindustrial, como se verá
mas adelante), es protagonista nuevamente de una fase de expansión económica del
país, como lo fue a finales del siglo pasado hasta 1930 aproximadamente. En ambos
casos se produjo una fuerte expansión de la frontera productiva, en el siglo pasado
básicamente con la incorporación a la producción de las tierras fértiles de la región
pampeana y hacia finales de este siglo con la introducción de nuevos cultivos,
variedades de semillas y un uso mas intensivo de fertilizantes y agroquímicos.

En este marco, la pregunta que surge es: ¿son sostenibles los niveles de crecimiento y
dinamismo de la economía argentina, y en particular de los sectores ligados con el agro,
sobre las mismas bases? En otras palabras, ¿hasta que punto será posible para el país
sostener sus ventajas comparativas en la producción agroindustrial sin dar un salto
cualitativo con respecto a lo que fue hasta hoy su performance? La respuesta parcial a
este interrogante es que, sin cambiar las reglas de juego, los beneficios marginales
derivados del aumento de la producción de commodities, tienden a agotarse.

Este planteo no pretende negar la importancia que ha tenido (y que seguirá teniendo)
dicha producción. Por el contrario, negar el rol dinamizador de la economía que ha
tenido en los últimos años, sería necio.

Lo que se propone, simplemente, es instalar en la agenda de discusión la necesidad, que
se irá manifestando de forma progresiva, de avanzar paulatinamente hacia una
producción que incorpore las ventajas derivadas de la dotación de recursos naturales y
al mismo tiempo las dinamice agregándoles valor. En otras palabras, agregar
crecientemente a la importante oferta de commodities agropecuarios una producción
basada en ventajas comparativas creadas a partir de la diferenciación y la innovación.

Es evidente entonces que la gestión de la innovación por parte de las empresas y la
eficacia de instituciones públicas y privadas y el gobierno, en crear un ambiente
favorable para la innovación, son fundamentales en esta transición. Este trabajo se
aproxima a esta problemática haciendo énfasis precisamente en la importancia de las
interacciones entre actores privados y entre éstos y el sector público.


Innovación y Complejos Agroindustriales

Desde un punto de vista amplio, la generación y el uso de tecnología en el sector
agropecuario no puede entenderse haciendo abstracción de los sectores económicos
proveedores de insumos y bienes de capital, ni tampoco de aquellos que son “clientes”
del sector que elaboran, materias primas agropecuarias. Cuando el objeto de estudio es
el comportamiento tecnológico del Complejo Agroindustrial (CAI), definido en los
términos precedentes (upstream y downstream), puede observarse una dinámica
IDIED - Universidad Austral                                                              11



innovativa que está lejos de ser “pasiva”. En efecto, este conjunto dinámico de firmas
presentan interacciones y flujos cruzados de conocimiento que conforman una realidad
sensiblemente mas interesante desde el punto de vista del estudio de la innovación.

Argentina (y en particular la provincia de Santa Fe), presenta un desarrollo importante
de industrias relacionadas con el agro, tanto en el upstream (productores de insumos y
maquinaria) como en el downstream (elaboradores de materias primas agropecuarias).

Es este enfoque de los Complejos Agroindustriales el que adopta este trabajo,
aplicándolo en particular al caso de la Provincia de Santa Fe.


El Sistema Regional de Innovación

El estudio del CAI santafesino se hace no sólo desde el punto de vista de las empresas y
de las relaciones entre sí, sino entre ellas y los demás actores sociales. La idea detrás de
este enfoque es que la innovación es un fenómeno complejo donde interactúan distintos
actores sociales, empresas, instituciones y gobierno. Las empresas no desarrollan o
incorporan innovaciones “en el vacío” sino que lo hacen en determinado “ambiente”
mas o menos favorable para la innovación. Las interacciones de las empresas con
instituciones públicas o privadas en campo de la ciencia y la tecnología y, quizás lo mas
importante, con otras empresas (clientes, proveedores o competidoras) determinan este
ambiente.

La literatura ha denominado al conjunto de estas interacciones y a sus actores Sistemas
Nacionales de Innovación, teniendo en cuenta que el ámbito mas común para que
dichas interacciones tengan lugar es el espacio nacional.

No obstante, la creciente integración de los flujos de bienes y de conocimiento, hacen
que en numerosos casos la unidad de análisis mas adecuada no sea la nación sino
unidades menores (muchas veces subconjuntos de la misma), conocidos como regiones.
Se ha dicho que avanzamos hacia un mundo de regiones y no de países. Las barreras
geográficas se debilitan y cobran un peso mayor instituciones, organizaciones y
entramados industriales de carácter local.

En particular, dentro del estudio de la dinámica innovativa de las empresas, esta
tendencia se ha manifestado en lo que dio en llamarse Sistemas Regionales de
Innovación.

La aparición de estas líneas de pensamiento ha hecho que se intente mirar la realidad
local a través de esa lente. ¿Es Santa Fe un “distrito” agroindustrial? ¿Existe una trama
suficientemente densa de relaciones entre empresas, instituciones y gobierno
locales como para hablar de un sistema regional de innovación? ¿O, por el
contrario, debemos hablar de empresas que representan verdaderos “enclaves”
escindidos del resto del tejido económico local?

Por otro lado, es necesario saber si es necesario aún transitar el camino hacia un
complejo agroindustrial donde la competencia se estructure cada vez mas alrededor de
atributos como el diseño y la calidad de los productos, donde las ventajas competitivas
de las empresas involucre el empleo de mano de obra crecientemente calificada y
12                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina



finalmente, donde el avance hacia la producción y comercialización de bienes con
mayor valor agregado permita superar los problemas relacionados con un patrón de
especialización basado en commodities.

Objetivo

El objetivo de este trabajo es, a partir de una breve descripción del entorno de
políticas públicas e instituciones de ciencia y técnica, analizar la conducta
innovativa de un grupo de empresas en el sector agroindustrial en una región
geográfica determinada. Por conducta innovativa se entiende la existencia de
desarrollos tecnológicos propios o incorporación de tecnología de fuentes externas,
la identificación de dichas fuentes y del tipo de tecnología provista y su origen
geográfico.

Adicionalmente, la conducta de una muestra de empresas del sector se analiza
desde el punto de vista de las relaciones entre ellas y con instituciones públicas de
ciencia y tecnología, con miras a la producción y desarrollo de tecnología.

Por último, el estudio de las interacciones entre ellas y con instituciones y
gobiernos locales permitirá apreciar si realmente se está frente a un dinámico
cluster de empresas en uno de los sectores con mayor potencial de crecimiento en
la Argentina y si dicho cluster de empresas presenta una conducta innovativa que
le permita sostener e incrementar niveles de productividad y valor agregado.

Aunque son las características de la conducta de las empresas en el campo innovativo
las que determinarán la mencionada evolución del patrón de especialización, las fallas
de mercado que existen en este campo han creado un amplio consenso alrededor de la
necesidad de la participación del Estado y de instituciones públicas y privadas sin fines
de lucro.

Sin embargo, no es el diseño específico de esa arquitectura institucional sino
particularmente la puesta en práctica de dicho esquema institucional el desafío mayor.
En ese sentido, la evidencia empírica permitirá constatar si existen indicios de un
desfasaje entre el diseño y la implementación de las políticas públicas. El análisis
cruzado de oferta pública y demanda privada permitirá observar desacoples que reducen
la eficiencia del sistema en su conjunto.

Para cumplir ese objetivo, fue necesario no sólo recurrir a la información disponible al
momento de comenzar el trabajo, sino obtenerla en base a una encuesta a empresas que
fue diseñada especialmente. Para dicha Encuesta de Gestión de Tecnología, se
obtuvieron 33 respuestas de empresas de sectores seleccionados del CAI, sobre aspectos
relacionados con las fuentes de tecnología que utilizan, los contactos que mantienen con
instituciones públicas y privadas de CyT, las asociaciones que realizan con otras
empresas para innovar y las demandas que presentan al Estado en este campo.

Estructura del trabajo

El trabajo se estructuró en tres partes. En la primera, que incluye los capítulos dos y
tres, se presenta el marco teórico que se utiliza en el resto del trabajo. Como ya se
mencionó, en este trabajo se utilizan dos marcos conceptuales principales: la literatura
IDIED - Universidad Austral                                                             13



que aborda el estudio de los Sistemas Nacionales de Innovación y el estudio de la
innovación en el sector agropecuario a partir del concepto de Complejos
Agroindustriales (CAI). En el siguiente capítulo se presenta el primero de ellos, con
especial referencia a las posibles aplicaciones a nivel regional (Sistemas Regionales de
Innovación, SRI), mientras que en el capítulo 3 se hace una breve reseña de las
principales líneas teóricas de aproximación al fenómeno de la innovación en la
agroindustria. En particular, el enfoque de los llamados CAI se explora como un marco
conceptual útil para abordar el objeto de análisis de este trabajo.

En segundo lugar, se presentan los actores públicos y privados del SRI, en el capítulo 4.
Las principales características de los sectores mas representativos del CAI son
expuestas junto con la estructura institucional de apoyo a las actividades innovativas. En
otras palabras, se presentan brevemente, además de los sectores involucrados, las
políticas públicas y las instituciones de ciencia y técnica, distinguiendo donde es posible
las nacionales de las provinciales y haciendo hincapié en las transformaciones operadas
en los últimos años.

En el capítulo 5 se presenta la evidencia empírica de la conducta innovativa de las
empresas del CAI santafesino proveniente del Relevamiento Industrial del MAGIC y de
la Encuesta de Gestión de Tecnología.

Por último se presentan las conclusiones.
    14                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina




2. SISTEMAS NACIONALES DE INNOVACIÓN.

    El estudio de la conducta innovativa de las empresas agroindustriales en la provincia de
    Santa Fe presupone, en primer lugar, introducir un marco teórico relacionado con el
    estudio de la innovación.

    Como ya se mencionó en la introducción, en este trabajo se utiliza un marco conceptual
    que parte de un enfoque sistémico del fenómeno innovativo. Dicho marco conceptual,
    identificado bajo el nombre de Sistemas Nacionales de Innovación, parte de dos
    premisas fundamentales. En primer lugar: el conocimiento es el activo mas importante
    en la economía moderna y por lo tanto, el aprendizaje es el proceso mas importante
    desde el punto de vista económico. En segundo lugar, la aparición del estado nacional
    moderno fue un prerequisito para la aceleración del proceso de aprendizaje y, en última
    instancia, de la industrialización. Esto es así porque el aprendizaje es un fenómeno
    social e interactivo que se comprende adecuadamente cuando se considera su contexto
    institucional y cultural.

    Aunque hay distintas corrientes de pensamiento que convergen en este campo, existe
    también un conjunto de conceptos comunes entre ellas, en el que hay un acuerdo entre
    los académicos.

    Quizás lo mas conveniente sea partir por los conceptos que forman el nombre de esta
    corriente: innovación, sistema y nacional.


    2.1 INNOVACIÓN

    Las innovaciones pueden describirse como procesos por los cuales las empresas
    dominan y llevan a la práctica diseños de productos y procesos de fabricación que son
    nuevos para ellas, aunque no lo sean para otras empresas (Nelson 1992).

    Tipos de innovación

    A partir de una primera aproximación al concepto de innovación se puede diferenciar
    entre distintos tipos de la misma. En efecto, cuando se habla de innovación se hace
    referencia a alguno de los siguientes tipos.

    En primer lugar, el conjunto de los conocimientos necesarios para la producción de un
    bien distinto representa la tecnología de producto.

    En segundo lugar, las distintas formas que puede adoptar la producción del mismo bien
    se denomina tecnología de proceso.

    En consonancia con esas definiciones, un cambio en la tecnología de producto, implica
    la aparición de un nuevo bien o de una nueva versión de uno existente, mientras que un
    cambio en la tecnología de proceso implica la aparición de una forma nueva de producir
    el mismo bien.
IDIED - Universidad Austral                                                          15



Finalmente, la organización de las tareas ligadas a la producción de la empresa
representa lo que ha dado en llamarse, tecnología de organización. La consolidación de
Japón en los ´70 y ´80, como líder en manufactura de automóviles y productos
electrónicos, brindó una enorme difusión a las técnicas de gestión vinculadas con el
estilo gerencial de las empresas japonesas. En efecto, palabras como just in time, kan
ban o total quality management, se incorporaron rápidamente al léxico de los
empresarios occidentales, así como a su estilo de gestión. El impacto sobre la
productividad de la difusión de estas “tecnologías blandas” es, a un tiempo,
extraordinario y difícilmente cuantificable con precisión.

La innovación no está siempre relacionada con un nuevo producto o proceso, es decir
una innovación radical. Muchas veces es un rediseño de un producto o proceso
particular, que se hace con el fin de que cumplan determinada performance o se adapten
a ciertos requerimientos, sujeto a una restricción presupuestaria. Una gran parte del
gasto en investigación y desarrollo se destina a productos que ya existen, como
automóviles, aviones o cámaras fotográficas. Con frecuencia las mayores ganancias
provienen del efecto acumulativo que tienen una sucesión de cambios menores. El
concepto que resume esto, es el de innovaciones incrementales (por oposición a
radicales), que fue introducido por autores como Hollander (1965).

Una segunda distinción importante tiene que ver con las empresas como innovadores.
Aquí es posible distinguir entre empresas que están “en la frontera” tecnológica y
empresas que, estando rezagadas, tratan de aproximarse a través de la imitación
(catching up). Sin embargo, esta distinción no es operativa, en el sentido que las
actividades e inversión que realizan ambos tipos de empresas no son fáciles de
distinguir.
Es importante recalcar, además, que la primera empresa en innovar en un campo
determinado no es necesariamente (y en realidad es frecuente que no lo sea), aquella
que captura la mayor parte de los beneficios (renta) asociados con esa innovación.

Por último, la definición es amplia en el sentido que lo que importa desde el punto de
vista de la performance económica, son los factores que influyen sobre las capacidades
tecnológicas del país y no los determinantes que hacen que una firma se mantenga “a la
vanguardia” tecnológica, que es un tópico específico.

Innovación y mercado

Las particularidades de la innovación y del conocimiento como bien hacen que valga la
pena detenerse a examinar brevemente las características que presenta este mercado.
Para comenzar es útil plantear la pregunta central de la teoría del bienestar ¿hasta que
punto conduce un mercado competitivo a una asignación óptima de recursos?

Existe un número de condiciones que deben cumplirse para que un mercado con
competencia perfecta lleve a una asignación óptima de recursos. En particular, existen
tres razones clásicas para que la competencia perfecta sea incapaz de conducir a un
óptimo de Pareto:

        a- indivisibilidad
        b- incertidumbre
        c- inapropiabilidad
16                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina




Autores como Arrow (1979), demostraron que el mercado tecnológico falla en alcanzar
un óptimo por las tres razones. Las dos últimas, sin embargo, son las que han recibido
mas atención en los últimos años.

La segunda razón, incertidumbre, afecta especialmente al mercado tecnológico en virtud
de la naturaleza riesgosa de la producción (e incluso de la adopción) de tecnología. La
invención es un proceso riesgoso porque el producto (el conocimiento) nunca puede
pronosticarse adecuadamente a partir de los insumos.

Quizás la tercera razón (inapropiabilidad) haya sido la mas estudiada en la literatura. El
conocimiento tecnológico, por su propia naturaleza, no es perfectamente apropiable.
Como cualquier tipo de conocimiento es parcialmente codificable y transmisible a un
costo bajo o nulo. Algunos esquemas institucionales (como los sistemas de patentes)
tienden a permitir la apropiabilidad pero esto sólo se logra de modo parcial. El grado de
sofisticación que debería tener un sistema de patentes (y la sofisticación y el costo del
enforcement necesario) para impedir totalmente la difusión del conocimiento lo hacen
impracticable.

Por otro lado, mientras que el beneficio social exigiría que la tecnología alcance el
mayor grado de difusión posible, el beneficio privado del productor de ese
conocimiento (y consecuentemente su estímulo a seguir produciendo conocimiento) se
rigen por la capacidad que tenga de apropiarse de los beneficios derivados de el.

De este modo, las economías de mercado se mueven pues, en un trade off entre
estímulos a la producción de tecnología y beneficios sociales derivados de su
producción y adopción, adaptando sus instituciones económicas a este marco.

En otras palabras, lo que se encuentra en la base de esta situación es una divergencia
entre costos y beneficios sociales y privados que genera, en última instancia, un nivel de
producción inferior al óptimo social.

Existe en este punto una distinción que es importante realizar, en relación con el grado
de apropiabilidad y los tipos de tecnología, introducidos en la sección anterior: distintos
tipos de tecnología están sujetos a distintos grados de difusión (y por lo tanto de
apropiabilidad). Mientras que las tecnologías de producto y de proceso son
susceptibles de apropiarse a partir de la definición de un sistema de patentes, este
mecanismo es mucho mas difícil de implementar en el caso de las tecnologías de
organización o blandas. Es por lo tanto en este tipo de tecnologías donde las
características “públicas” de la tecnología mas se acentúan a partir del fenómeno de la
difusión.

En resumen, en una economía de mercado las señales son tales que la inversión en
I+D es menor que lo ideal, porque dicha inversión es riesgosa, porque su producto
sólo puede apropiarse parcialmente y porque existen rendimientos crecientes en su
uso.

La conclusión que se desprende de lo anterior es que una asignación óptima de
recursos requiere que el Estado u otra institución no gobernada por criterios
privados de beneficio, promocione la producción de tecnología.
IDIED - Universidad Austral                                                           17




Evidentemente, a partir de lo anterior surgen dos interrogantes: ¿cómo se determina el
monto a financiar y cómo se introducen criterios de eficiencia y beneficio social en el
uso de tales recursos?

Ambos interrogantes están relacionados con la arquitectura institucional que da soporte
a las políticas públicas específicas. Dicha arquitectura es presentada para el caso
específico de Argentina, en el próximo capítulo.



2.2 SISTEMA

Como ya se mencionó, la performance innovativa de las empresas no puede
considerarse independiente del entorno económico e institucional que la rodea.

Como señala Bianchi (1991), la búsqueda, el desarrollo y la adopción de nuevos
productos y procesos en las economías de mercado son el resultado de la interacción
entre capacidades que son específicas de cada firma y un conjunto amplio de
condiciones externas que van desde el avance de la ciencia en los distintos campos,
hasta las estructuras de mercado. El conjunto de los actores que conforman esas
condiciones externas a la firma y que influencian su conducta innovativa se consideran
un sistema.

De este modo, en el marco del estudio de la innovación, un sistema se define como “un
conjunto de instituciones cuyas interacciones determinan la performance innovativa de
las empresas de un país o región” (Lundvall (1992), Bessant, Pavitt, Tidd (1997)).

Esta definición no significa que un sistema sea algo diseñado y construido
conscientemente y con un claro objetivo. Por el contrario, ninguna de estas presunciones
son ciertas a priori y ni siquiera son ciertas en la mayoría de los casos. Del mismo modo
no se puede presuponer que exista una acción coordinada entre los miembros del
sistema.

A partir del concepto amplio de innovación que incorpora este trabajo, los actores que
se consideran partícipes del sistema deben ser mas que simplemente las personas e
instituciones que desarrollan actividades de I+D. En general, a pesar de que no existe
una sola forma de seleccionar a los actores relevantes, existe cierto consenso alrededor
de los siguientes:


1-   Empresas y laboratorios de investigación de la industria
2-   Universidades e instituciones de investigación
3-   Sistema educativo
4-   Instituciones financieras
5-   Instituciones de la sociedad civil
6-   Gobierno
18                                                    Innovación en la Agroindustria Santafesina



Entre estos actores principales se articulan un conjunto de interacciones. Existen cuatro
formas principales de interacción que influencian la actividad innovativa y cuyo perfil
varía en gran forma entre diferentes sectores y tipos de tecnologías.

1-   entre productores de componentes y armadurías
2-   entre empresas del upstream y del downstream
3-   entre universidad y empresa
4-   entre agencias del gobierno y universidad e industria

En suma, un conjunto de autores y corrientes de la literatura económica ha resaltado la
necesidad de aproximarse al estudio del fenómeno de la innovación desde una
perspectiva sistémica. Esto implica no sólo considerar a los agentes involucrados, sino
también los distintos tipos de relaciones que existen entre ellos, desde el conflicto a la
cooperación.

Sin embargo, el reconocimiento de los distintos actores no resuelve el problema de
identificar el espacio geográfico o político relevante para el análisis. Sintéticamente
existen dos orientaciones en este campo. La primera de ellas pone el énfasis en el nivel
nacional como unidad de análisis. La segunda incorpora la noción de región como mas
apropiada a los fines analíticos. Ambas orientaciones se presentan en las siguientes
secciones.



2.3 ¿UN SISTEMA NACIONAL?

¿Porqué debería definirse un sistema como nacional? Ciertamente, la nación como
categoría analítica ha sido objeto de cuestionamientos en los últimos años, a partir del
estrechamiento de las relaciones económicas, políticas y culturales entre distintos
países, algo que ha dado en llamarse globalización.

Sin embargo, esta percepción debe matizarse con dos consideraciones. En primer lugar,
a pesar de que en ciertas áreas (como la ciencia básica), donde la codificación y
consecuentemente la transmisión de conocimientos, es relativamente fácil, el fenómeno
de la globalización es mas fuerte, en otras áreas, donde el conocimiento tácito juega un
rol central, las instituciones nacionales, lenguaje, cultura, leyes y políticas son todavía
los límites dentro de los cuales una parte sustancial de la innovación y la difusión de la
misma, tiene lugar.

En segundo lugar, incluso si la tendencia hacia la globalización no debe negarse, el
conocer las formas de funcionamiento del viejo sistema (mas cerrado), es útil para
comprender y suavizar la transición (Lundvall, 1992).

En el corazón del SNI tiene lugar una activa interacción entre instituciones científicas y
técnicas y las personas. Esto, a su turno, es crucial dada la naturaleza especializada del
desarrollo del conocimiento y la consecuente necesidad de coordinación e intercambio
entre instituciones y disciplinas (Nelson, 1992).
IDIED - Universidad Austral                                                            19



No obstante, si bien las naciones continúan, en muchos casos, siendo unidades de
análisis relevantes, crecientemente unidades menores (regiones) comienzan a cobrar
importancia a medida que se perfecciona el proceso de globalización.


2.4 ¿EXISTE UN SISTEMA REGIONAL DE INNOVACIÓN?


Aunque el grueso de la investigación sobre sistemas de innovación se ha desarrollado al
nivel nacional, en los últimos años una porción creciente de la literatura se ha orientado
a estudiar la naturaleza del problema a nivel regional. Sin embargo, ¿existe algo
llamado “sistema regional de innovación”?

En general, se puede decir que la perspectiva regional surge como una mejor forma de
representar las realidades económicas actuales. En la base de este enfoque se encuentra
lo que se denomina análisis de clusters o encadenamientos productivos (Marceau,
1997). Estas concentraciones de empresas que obtienen una ventaja económica derivada
de sus interacciones pueden relacionarse de dos maneras: entre “iguales” a través de la
cooperación y la competencia, o jugando el rol de proveedores o clientes en la cadena
de valor.

Estos encadenamientos productivos definen regiones que muchas veces no coinciden
con los límites políticos determinados. De hecho aglomeraciones sub-nacionales como
Baden-Wüttemberg en Alemania, Emilia Romagna en Italia o el Silicon Valley y la ruta
128 en los EEUU, representan clásicos ejemplos en la literatura (Cooke y Morgan,
1997, Padmore 1997a y 1997b).

El patrón general que parece estar consolidándose en la nueva economía mundial es el
de mercados ampliados, globales, con escasas restricciones para el comercio y, al
mismo tiempo, unidades productivas menores en comparación y basadas en regiones
sub-nacionales.

Algunas tendencias en la industria como la desintegración vertical (outsourcing),
proceso que se aceleró en Argentina en los ´90, contribuyen a reforzar la importancia de
las redes locales de empresas y de los lazos entre ellas. Una multiplicidad de
productores de partes y de servicios de apoyo para la producción de bienes, necesitan
desarrollar (y desarrollan en muchos casos) mecanismos de coordinación que involucran
el intercambio de información (Kosacoff, 1998a), y en muchos casos lo hacen dentro de
los límites de una región.

Es en este marco de creciente integración regional de la producción que cobra sentido el
estudio de las interacciones entre actores privados y públicos, tendientes a modificar y
mejorar productos, procesos y formas de producción.

Ya se mencionó que en lo que hace a la innovación y al efecto potencialmente benéfico
del ambiente sobre ella, existen dos elementos clave: el carácter sistémico del proceso
de innovación y su naturaleza interactiva y social. Ahora bien, en muchos casos el
conjunto mas significativo de relaciones que tienen las empresas, con otras empresas y
con instituciones y gobiernos, tiene lugar dentro de un espacio geográfico acotado
(región). En esos casos los elementos clave arriba mencionados confluyen para darle un
20                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina



nuevo significado al entorno de empresas e instituciones, no ya nacionales, sino locales
(regionales) que rodean a la firma.

Este conjunto de instituciones y agentes locales, cuando funciona positivamente,
favorece procesos de eficiencia colectiva (Yoguel 1998) y actúa como un operador de
cuasi-mercado que:

       1- disminuye incertidumbres dinámicas

       2- contrarresta debilidades de la cultura organizacional

       3- suministra competencias faltantes a los agentes

       4- potencia los procesos de aprendizaje

       5- contribuye al proceso de difusión de conocimiento codificado y tácito

       6- tiende a disminuir la desigualdad social

En este sentido es que puede decirse que distintas regiones crean distintos “climas” o
“ambientes” innovativos. La estrechez y la calidad de los lazos entre empresas, gobierno
e instituciones regionales (para los cuales existen tanto reglas formales como
informales), o dicho de otro modo la “densidad” de relaciones entre agentes modifica y
condiciona la performance de las empresas y de la región en su conjunto.

Sin embargo, como ya se mencionó, en el nuevo escenario internacional no existen
antagonismos entre la creciente globalización y el cada vez mas notorio protagonismo
de las regiones en la producción. Precisamente, la globalización representa la
posibilidad de encuentro (competencia y generación de sinergias) de distintas redes de
producción locales en el mercado mundial.

En síntesis, no es posible analizar correctamente la performance de una empresa o grupo
de empresas sin detenerse brevemente en cuáles son las condiciones de su entorno. En
este trabajo, se pone el énfasis en la conducta de las empresas en aquellos aspectos que
hacen a la innovación y por lo tanto, el entorno analizado se relaciona con este campo.

Sin embargo, antes de analizar las condiciones particulares del entorno de las empresas
santafesinas, es necesario presentar el caso particular del estudio de la innovación en la
agricultura. En particular, se hace hincapié en el enfoque de los complejos
agroindustriales que representa una extensión natural del marco teórico presentado en
este capítulo.
    IDIED - Universidad Austral                                                             21




3. INNOVACIÓN Y COMPLEJOS AGROINDUSTRIALES

    El estudio de la innovación en la agricultura ha recibido a lo largo del siglo el aporte de
    diversas corrientes. En particular, en este capítulo se introducen, en primer lugar, cuatro
    de ellas, las mas importantes, según se presentan en Salles-Filho (1998). Como se
    observará, uno de estos enfoques (el de los complejos agroindustriales), contiene todos
    los elementos para considerarse una expansión, para el caso de la agroindustria, de la
    literatura sobre los SNI.

    En segundo lugar, se traza una breve perspectiva de la innovación en la agricultura en
    Argentina a partir de los estudios realizados por distintos autores


    3.1 EL ESTUDIO DE LA INNOVACIÓN EN LA AGRICULTURA

    En este apartado se describirán sucintamente los principales enfoques teóricos
    empleados para el estudio de la innovación en la agricultura. Salles-Filho (1998)
    identifica cuatro vertientes principales dentro de los autores dedicados al estudio
    económico de los procesos de innovación en el sector:


    3.1.1 El capital frente a las especificidades de la producción agropecuaria.

    Un primer enfoque se concentra en los obstáculos que existen para la valorización del
    capital en el sector agropecuario, dadas las especificidades de la producción
    agropecuaria en comparación con la producción industrial.

    Dentro de esta línea de investigación, el proceso de innovación en la agricultura es
    analizado tomando en cuenta uno o mas de los siguientes factores:

                   i- contar con un factor de producción no reproducible que es la tierra
                   ii- depender de factores climáticos, que son desde el punto de vista del
    productor, aleatorios
                   iii- presentar rigideces en la producción (especialmente en el período de
    producción), determinadas por el ciclo del desarrollo de los seres vivos

    En razón de estas especificidades, argumentan autores como Mann & Dickinson (1978),
    el capital aplicado a la producción agropecuaria encuentra graves dificultades para su
    valorización. En otras palabras, en aquellas producciones (como la agropecuaria) donde
    existe un desface entre el tiempo de producción y el tiempo de trabajo, existen
    intervalos “improductivos” donde no se agrega valor al producto.

    De lo anterior se desprende que los autores trabajan sobre dos supuestos:

           i- que los tiempos de producción en la agricultura son largos y
    considerablemente mayores a los tiempos de trabajo, en relación a otros sectores, y

           ii- que el tiempo de producción y su relación con tiempo de trabajo son rígidos,
    dadas las características de los ciclos biológicos considerados.
22                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina




 Como consecuencia de lo anterior, la visión del progreso técnico en el sector
agropecuario se centra en la funcionalidad de la investigación para resolver el
principal problema del capital: la preponderancia del tiempo de producción sobre
el tiempo de trabajo. Por lo tanto, se sigue que prácticamente todos los esfuerzos
de investigación se orientan a reducir esa preponderancia del tiempo de
producción.


3.1.2 Factores tradicionales y factores modernos

En este enfoque la preocupación central es entender el proceso innovativo a partir de la
constatación de la ineficiencia económica de los factores de producción típicos de la
agricultura. Dentro de este enfoque general pueden identificarse distintas corrientes que
tienen como denominador común la preocupación por el efecto de la innovación en la
agricultura sobre el desarrollo económico.

En la versión de Schultz (1965), la riqueza natural de los suelos y la intensidad del
trabajo no son posibilidades u obstáculos para el crecimiento de la producción. El
“cuello de botella” estaría en el acceso a nuevos conocimientos y en las posibilidades de
su uso.

Las restricciones al crecimiento del sector agropecuario están ligadas, no a restricciones
naturales sino a las restricciones en el acceso a “capital material” (insumos y máquinas)
y al nivel educativo del personal del sector. En otras palabras, el sector agropecuario
puede obtener rentabilidades similares a cualquier sector mientras que se invierta en
instituciones de investigación y desarrollo, producción de insumos modernos y
educación en el medio rural.

La llave del crecimiento se encuentra en la provisión de nuevos factores a bajos precios,
producto de nuevos conocimientos incorporados en insumos y en personal calificado.
De lo anterior se deduce la necesidad de invertir en I+D, producción de insumos y
educación rural. Adicionalmente, dados los problemas de apropiación en la producción
de conocimiento, la investigación y el desarrollo de nuevos insumos no debería ser
hecho por firmas privadas sino por organismos públicos.

En resumen, se trata de una visión funcional del progreso técnico en la agricultura,
orientada a la promoción del desarrollo. Según esta visión, la oferta tecnológica debería
ser estimulada para colocar, a bajos costos, fertilizantes, pesticidas, máquinas agrícolas,
semillas y asistencia técnica a disposición del productor. Sin embargo, ninguno de los
autores de esta corriente exploraron los condicionantes de la evolución del “paquete”
tecnológico de la agricultura moderna. Precisamente, las cuestiones relativas a la
dirección del progreso técnico son el centro de la atención del enfoque que se discute en
la siguiente sección.




3.1.3 La innovación guiada por señales de mercado
IDIED - Universidad Austral                                                            23



Este enfoque se centra en la visión de la sustitución de factores. Es, hasta cierto punto,
un complemento de las ideas de Schultz en cuanto busca, precisamente, explicar los
determinantes del cambio tecnológico. En este enfoque, las tecnologías químicas,
biológicas y mecánicas se desarrollan e incorporan a la producción como respuesta a las
alteraciones en los precios relativos de los factores.

Existe una visión de sustitución de factores, en el sentido de que, además de presentar
una rentabilidad relativamente baja, muestran también tendencia al agotamiento,
escasez y precios crecientes.

Para explicar las formas que asumen las innovaciones en el sector agropecuario,
observan Hayami & Ruttan (1988),             es necesario identificar los mecanismos
económicos que intervienen. La teoría que ayuda a identificar dichos mecanismos, es la
teoría de la innovación inducida, que explica la dirección del cambio técnico según la
capacidad de una tecnología para sustituir factores escasos y caros por factores
abundantes y baratos a partir de una frontera de posibilidades de producción.

Binswanger (1978) perfeccionó esta idea incorporando al modelo una función de costos
de investigación y de retornos esperados de dichas inversiones. Si cada investigación
tiene un resultado esperado en términos de reducción en la utilización de los diversos
factores, se pueden asignar los recursos para investigación de forma de orientar el
proceso de producción hacia distintas alternativas en la economía de factores.

De este modo, la dirección y la intensidad del cambio tecnológico se ven determinados
por la productividad relativa a las actividades de investigación y por los cambios en los
costos de los factores de producción.

Finalmente, existe un elemento fundamental para caracterizar este enfoque a los fines de
este trabajo: como se realiza la transmisión entre la necesidad de un cambio técnico
economizador de un factor caro (escaso) y su desarrollo por parte de quien produce
tecnología.

En principio, la teoría no explica la correspondencia entre firmas productoras de
tecnología fuera de la producción agrícola, y las señales de precios que enfrentan los
productores. En realidad, la forma en que este problema se aborda es a través de una
identificación entre investigación aplicada al sector agropecuario e investigación de
instituciones públicas. Dado que el sector agropecuario recibe y no genera las
innovaciones que incorpora, se identifica tecnología agrícola e investigación en
instituciones públicas, para luego definir una línea directa entre esta y el productor
agrícola.

Básicamente esta idea rectora impulsó la creación del INTA en Argentina, como de
instituciones similares en otros países. Una primer medida de eficiencia económica de
estas instituciones, orientadas a superar una falla de mercado surge evidente: el “éxito”
de estas instituciones depende del nivel de atención dispensado a los problemas de
los productores, influenciado, a su vez, por los puntos de estrangulamiento en el
sector agrícola que influencian los cambios en los precios relativos.

3.1.4 Relaciones agricultura-industria. Los Complejos Agroindustriales.
24                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina



Ninguno de los enfoques anteriores, presta una considerable atención al tema de las
relaciones entre el agro y las industrias relacionadas, de producción de insumos,
maquinarias y procesamiento de materias primas agropecuarias.

Si bien se reconoce que el sector agropecuario es, desde el punto de vista de la
innovación, “pasivo” o “dependiente de los proveedores”, no se analizan, concretamente
los vínculos entre estas industrias y la agricultura, como tampoco los determinantes de
la innovación ocurrida dentro de la industria.

Esta fue la razón para que a la literatura de los enfoques precedentes se la denominara
“agrocentrista”, por oposición al carácter “industriocentrista” de este enfoque.
Nuevamente las vertientes dentro del mismo son varias, pero su esencia es capturada en
las siguientes tres proposiciones:

        1- El origen y la evolución de las técnicas mecánicas y químicas utilizadas en la
agricultura dependen en mayor medida de los descubrimientos efectuados fuera del
sector agropecuario que dentro de él.

      2- Dichas técnicas de origen industrial se incorporan progresivamente en un
marco en el que la oferta industrial domina a la demanda agrícola.

       3- Este dominio de la oferta tecnológica de la industria no significa una situación
de subordinación del sector agropecuario, en tanto la industria toma en cuenta en el
diseño de sus estrategias tecnológicas, el costo relativo de los insumos
agropecuarios y los precios y rentabilidades de su producción.

En 1957, J. Davis y R. Goldberg, utilizaron por primera vez el concepto de agribusiness
como marco para el estudio de las relaciones entre agricultura e industria. El análisis
que realizaron, utilizando una matriz de relaciones intersectoriales, demostró que la
agricultura estaba en franca integración con la industria alimenticia.

A partir de este estudio pionero, el término Complejos Agroindustriales (CAI) fue
generalizándose como concepto y como herramienta de análisis. Sin embargo, como ya
se comentó, una gran parte de la literatura sobre innovación en la agricultura no prestó
la atención suficiente a la integración agro-industria y a los determinantes externos del
proceso de innovación en el sector.

El punto de vista de este trabajo es que la actividad agrícola (y la pecuaria como
extensión natural), no pueden ser consideradas por separado de la industria, debido a los
mencionados y crecientes vínculos entre producción agropecuaria, industria de
máquinas e insumos e industria procesadora.

De este modo, el vínculo entre agricultura e industria se convierte en un fenómeno
clave, caracterizado por tres elementos:

       1- el aumento permanente de compras de productos industriales por parte de los
productores agropecuarios y la “invasión tecnológica” de la industria por un stock de
conocimiento científico incorporado en los productos (fertilizantes, semillas, pesticidas,
alimentos)
IDIED - Universidad Austral                                                               25



        2- la presión del consumidor final cuyas preferencias se reflejan crecientemente
en las industrias de procesamiento, y

        3- la creciente coordinación entre el upstream, los productores y el downstream.


Las tres ideas básicas detrás de este enfoque son:

       1- la agricultura y la producción ganadera se transforman crecientemente en una
parte de la industria

      2- hay una barrera de información que retiene a la agricultura en una situación
económica poco dinámica

      3- como superación de lo anterior debería tenderse a integrar crecientemente a la
producción agrícola con las formas de industrialización y comercialización de la misma

La misma enumeración de las fuentes de la innovación en la agricultura brinda, desde el
punto de vista de la gestión de la tecnología, una idea del grado de interrelación de los
productores agropecuarios con, por un lado, las industrias productoras de maquinaria e
insumos agrícolas (semillas, pesticidas, fertilizantes, tractores, implementos) mas las
empresas de servicios, abocadas no sólo a la comercialización de insumos sino al
asesoramiento y las tareas de consultoría relacionadas tanto con aspectos técnicos como
de gestión económica y financiera, y por el otro, las industrias procesadoras de
productos agropecuarios (lácteos, carnes, aceites), además de instituciones públicas y
privadas sin fines de lucro.


Fuentes de innovación en la agricultura

El “régimen” tecnológico de la agricultura moderna incluye no sólo industrias como la
industria química, de pesticidas, farmacéutica, de semillas, maquinaria y herramientas,
sino también instituciones públicas de investigación y educación, organizaciones de
productores y fundaciones privadas.

A continuación se presenta, siguiendo a Possas (1996), una taxonomía de las fuentes de
innovación del sector agropecuario. Dichas fuentes pueden ser clasificadas en seis
grupos principales que se definen en términos de su comportamiento en la generación y
difusión de innovaciones.

1. Fuentes privadas cuya función principal es la producción y venta de productos
intermedios y maquinaria para los mercados agropecuarios (upstream). Comprenden:

        a- industria de pesticidas, relacionada con la industria química y farmacéutica
        b- industria de fertilizantes
        c- maquinaria y equipamiento
        d- semillas
        e-productos veterinarios
        f- alimentos balanceados
26                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina



2- Instituciones públicas, incluyendo universidades e institutos de investigación y
difusión de tecnologías. Generalmente los actores de este grupo se dedican a dos
actividades principales: el desarrollo de nuevas semillas y la difusión de las mejores
prácticas productivas que involucran el uso de los insumos que produce el grupo
anterior .

3- Fuentes privadas relacionadas con agroindustrias. Las industrias que procesan la
producción agropecuaria (en este trabajo la industria láctea, la frigorífica y la aceitera)
desarrollan (o adquieren) muchas veces tecnologías de producción de sus insumos
específicos que luego diseminan entre sus proveedores. Un ejemplo típico de este caso
es el de la industria láctea y los productores tamberos de Santa Fe.

4- Fuentes privadas sin fines de lucro. Son básicamente cooperativas y asociaciones
de productores, cuyo fin principal es generalmente el desarrollo y transferencia de
nuevas variedades de semillas y de prácticas agrícolas. En el caso argentina (y por
extensión en el de Santa Fe), los grupos CREA han desarrollado esta tarea durante casi
cuatro décadas como se verá mas adelante.

5- Fuentes privadas relacionadas con la provisión de servicios. Consultoras
agropecuarias o proveedores de insumos que ofrecen además apoyo técnico a los
productores, materializándose en transferencia de tecnologías.

6- Las mismas unidades agropecuarias. Los productores agropecuarios generan, por
el desarrollo de sus actividades, un flujo de conocimientos asociado con un proceso de
aprendizaje que puede desembocar, algunas veces, en innovaciones. Este “aprender
haciendo” (learning by doing), representa un conjunto de habilidades y conocimientos
tácitos y específicos que se obtienen como resultado de la práctica agrícola.

Recapitulando, la idea central de este trabajo es que para interpretar la dinámica de la
innovación en la agricultura se debe apreciar el fenómeno desde una unidad de análisis
superior. No es la conducta de la empresa agropecuaria aislada la que debe analizarse,
sino el conjunto de interacciones entre empresas “hacia arriba” y “hacia abajo” de las
cadenas productivas agropecuarias.

Finalmente, desde el punto de vista particular de este trabajo es interesante explorar
brevemente la evolución en materia tecnológica del sector agropecuario argentino.



3.2 PROGRESO TECNOLÓGICO EN EL SECTOR AGROPECUARIO ARGENTINO

La performance del sector agropecuario en Argentina parece estar estrechamente ligada
con el auge o la caída de la economía del país en su conjunto. En efecto, el cíclico
desempeño económico del país desde 1940 fue acompañado por una marcada
declinación del sector primario.

A comienzos de los años 50 la superficie cultivada había caído a menos de 6 millones
de hectáreas (habiendo alcanzado 8 millones en 1940) y la producción total
agropecuaria fue aproximadamente equivalente a la de 1919/1920. Recién a partir de
finales de los 60 la producción agropecuaria recuperó sus niveles de 1939/1949.
IDIED - Universidad Austral                                                            27




Desde la última parte de la década del 60 hasta el comienzo de los noventa, el sector
recuperó algo de su pasado dinamismo. La adopción de tecnología fue crucial en esta
recuperación. Como resultado la productividad por hectárea se duplicó en ese período.

Este incremento fue el resultado, en una primera etapa, de una mas rápida
introducción de equipamiento y tecnologías de organización de la producción. En
una segunda etapa, el mejoramiento se originó en la difusión masiva de las semillas de
maíz híbridas, el uso de nuevos agroquímicos y nuevos cultivos como el sorgo y
especialmente la soja, que permitió la producción con dos cosechas, elevando
notoriamente los índices de productividad.

Las instituciones públicas como el INTA, jugaron un rol esencial tanto en la difusión de
nuevas técnicas de organización de la producción como en el desarrollo de nuevos
híbridos.

Se pueden identificar varias razones que explican el estancamiento del sector
agropecuario. En primer lugar, los precios de los granos, lana y carne se mantuvieron
bajos desde 1930 hasta la década del 50. Sin embargo esto no puede ser tomado como la
principal razón de la pérdida de dinamismo del sector . Por el contrario, también deben
ser tomadas en cuenta variables domésticas como un gran incremento en el consumo
local, una reducción de la tasa de mecanización en la producción y un enorme grado
de incertidumbre en relación a los precios agrícolas y márgenes de beneficio.

Esta búsqueda de razones internas para explicar el estancamiento del sector se ve
justificada aún mas si se compara el desempeño argentino con el de sus principales
rivales en los mercados agropecuarios. Ese desempeño diferencial entre los períodos de
preguerra y posguerra puede verse claramente en la caída de las exportaciones
argentinas de trigo. Antes de la guerra Argentina exportaba por el 20% del comercio
mundial, mientras Canadá lo hacía por el 28% (4,8 millones de toneladas), Australia
16% y los EEUU por 7%. En el período que va de 1950 a 1954, la participación del país
cayó a 9% (de 3,3 millones a 2,2 millones de toneladas), mientras Canadá doblaba sus
exportaciones y los EEUU las incrementaban de 1,3 a 8,9 millones.

El maíz es otro caso donde las exportaciones argentinas cayeron de 6,3 millones de
toneladas (63% del comercio mundial) en el período de preguerra, a apenas mas de un
millón en 1954, mientras los EEUU aumentaban sus exportaciones de 800.000 a 2,6
millones de toneladas.

En cuanto a las exportaciones de lana y carne se puede observar una situación similar.
La participación argentina en el comercio cayó de 12% a 9%, en el mercado de la lana,
y de 40% a 19% en el de la carne, en el mismo período.

La conclusión natural es que no sólo las condiciones externas ayudan a explicar el mal
desempeño del sector agropecuario argentino en el mercado internacional. El mayor
consumo interno y, mas importante aún, una menor producción, ayudan a explicar esta
tendencia.

Las causas a esto último deben buscarse, en parte, en los precios agrícolas fijados por el
gobierno en un clima de antagonismo con los grandes productores agropecuarios, que
28                                                            Innovación en la Agroindustria Santafesina



produjo una gran incertidumbre y limitó la inversión y el crecimiento de la tasa de
mecanización. Como ejemplo, entre 1930/1934 y 1945/1949 el número de tractores
se redujo en un 40%.

A partir de 1952 un conjunto diferente de políticas fueron implementadas por el
gobierno para mejorar el desempeño del sector agropecuario. Desde ese momento
comenzó una lenta recuperación del sector. Durante los años 60 la producción agrícola
aumentó un 30% y en los 20 años siguientes se triplicó mientras la productividad del
trabajo se cuadruplicó.

Se identifican cuatro fuentes que explican este cambio de tendencia1:

                   a- el cambio tecnológico desincorporado (nuevas prácticas agrícolas).
                      Como se mencionará mas adelante el Instituto Nacional de Tecnología
                      Agropecuaria (INTA) fue creado en 1956, jugando a partir de ese
                      momento un rol central en la diseminación de nuevas prácticas
                      productivas.

                   b- la expansión de la mecanización. El número de tractores se
                      incrementó de 77000, en 1960 a 140000 en 1970 y a 162000 en 1980.

                   c- la difusión de híbridos, nuevas variedades de trigo y la introducción
                      del cultivo de la soja a finales de los años 70.

                   d- el uso creciente de agroquímicos, herbicidas y pesticidas.


Katz hace también un punto central del hecho que, mientras que en las primeras
etapas de la recuperación del sector agropecuario las tecnologías desincorporadas
(prácticas agrícolas y tecnologías de organización) jugaron el papel mas
importante, en períodos mas cercanos (comenzando en los 70), las tecnologías
incorporadas (como por ejemplo el uso creciente de híbridos y agroquímicos) se
han constituido en la forma mas importante de adopción de tecnología.


En nuestro país se han realizado estudios destinados a cuantificar el impacto de la
incorporación de insumos y bienes de capital como los mencionados, en la
productividad de la industria.

Sonnet, Bernardi y Válquez (1995) realizan una medición del cambio tecnológico en la
agricultura argentina para el período 1960-1993 . Las principales conclusiones de su
trabajo son:

        a- el aumento del volumen de producción y de los rendimientos físicos de los
principales productos agropecuarios (granos, carne y leche). Los cambios que explican
este aumento de la producción y los rendimientos son: una intensificación en el uso de
la tierra, el mayor uso de maquinarias e implementos y el crecimiento de la potencia
media de los mismos, el aumento del uso de agroquímicos con relación a la tierra
utilizada y una relación capital/trabajo mas adecuada (ver Cuadro 1).
1
    Ver como referencia Katz y Bercovich (1993) y De la Balze (1995).
IDIED - Universidad Austral                                                                    29




Cuadro 1
Cociente de insumos (1960-1993)
Año          Superficie/Trabajo   Químicos/Superficie   Superficie/Potencia    Potencia/Trabajo
               (hectáreas por     (U$S por hectárea)    (hectáreas por CV)    (CV por trabajador)
                 trabajador)
1960-1969           20.9                  2.4                  4.5                  4.6
1970-1979           23.2                  5.4                  2.3                  9.9
1980-1989           30.9                  8.8                  2.2                  14.2
1990-1993           36.9                  14.8                 2.4                  15.6
Fuente: Sonnet, Bernardi y Válquez (1995)

        b- las formas de producción del sector fueron adaptándose a medida que se
incorporaban innovaciones tecnológicas. Este avance presentó fluctuaciones debidas a
los cambios que presentó la política económica en Argentina, que influyeron sobre la
capitalización y el nivel de actividad.

       c- la medida de la eficiencia técnica sufrió también oscilaciones probablemente
debido a los cambios en las políticas dirigidas al sector

        d- el incremento en el uso (y las mejoras tecnológicas) de los insumos
agropecuarios (pesticidas, herbicidas y semillas híbridas), así como de los bienes da
capital (potencia tractor), demuestran que el cambio tecnológico fue ahorrador de tierra
y trabajo e intensivo en el uso de capital e insumos de nueva generación

Es necesario aclarar que los autores presentan los puntos anteriores como hipótesis
probables que deberán ser probadas por otros trabajos empíricos.

Por su parte, Lanteri (1994) compara el cambio tecnológico en el sector agropecuario en
Argentina y los EEUU, en el período 1950-1992. El estudio demuestra que a pesar de
que ambos países tienen dotaciones relativas de recursos similares, Argentina ha
alcanzado una mayor productividad por trabajador a través de una mayor productividad
de la tierra.

Por el contrario, EEUU ha alcanzado una mayor productividad por trabajador
incrementando la relación tierra-trabajo.

El sesgo del cambio tecnológico en los EEUU fue “ahorrador de trabajo”, mientras que
en Argentina fue “utilizador de maquinaria”. Adicionalmente, en ambos países el sesgo
fue también hacia una mayor utilización de fertilizantes.

El comportamiento de los precios relativos de insumos y maquinaria en ambos países es
consistente con esos patrones. En particular, el aumento del costo de la mano de obra
rural en relación a los precios de la producción agropecuaria en los EEUU, la caída del
precio de la maquinaria agrícola en Argentina y la caída en los precios de los
fertilizantes con respecto a los productos agropecuarios.

En este sentido, puede decirse que la dirección del cambio tecnológico en ambos países
es consistente con la teoría de la innovación inducida.
30                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina



3.3 RESUMEN
En síntesis, en este capítulo se presentaron dos perspectivas sobre el estudio de la
innovación en la agricultura en general, con especial atención al enfoque de los CAI,
que será utilizado en lo que resta de este trabajo y sobre la introducción de tecnología en
el sector agropecuario argentino, a partir de la evidencia empírica encontrada por
diversos autores.

De esta forma, resta presentar los actores del SRI y del CAI santafesino para
posteriormente presentar la evidencia empírica del comportamiento innovativo, a nivel
de la firma.

En el próximo capítulo se presentan los actores públicos y privados del SRI.
   IDIED - Universidad Austral                                                                      31




4. LA AGROINDUSTRIA SANTAFESINA                          Y    EL     SISTEMA REGIONAL               DE
INNOVACIÓN.

   En los capítulos anteriores se avanzó en la introducción de un marco conceptual para el
   análisis de la innovación, particularmente en el caso del CAI. Como ya se mencionó el
   objetivo de este capítulo es la descripción y análisis general de los actores del SRI.

   Con ese fin, tanto los actores privados como públicos del SRI son presentados y
   analizados, como una aplicación al caso de la provincia de Santa Fe del marco teórico
   mencionado.

   En primer lugar, se presentan las características generales de los sectores del
   denominado CAI, con especial referencia a la provincia de Santa Fe. En dicha
   presentación se identifican y comentan las características y perspectivas de los
   principales sectores involucrados: lácteo, carnes, aceites y maquinarias.

   En segundo lugar, se hace una breve descripción de las políticas científicas y
   tecnológicas vigentes a nivel nacional, una mirada particular al caso de la provincia de
   Santa Fe y finalmente, una breve descripción de los principales organismos de CyT.



   4.1 LOS ACTORES PRIVADOS: EL COMPLEJO AGROINDUSTRIAL SANTAFESINO.

   LOS SECTORES AGROINDUSTRIALES EN ARGENTINA2


   4.1.1 Sector Lácteo

   Producción
   El sector lácteo representa el 12% del Producto Bruto del sector alimentos. Argentina
   produce el 1,7% del total mundial de leche lo cual le permite ubicarse en el
   decimoquinto lugar dentro del ranking mundial. Durante 1997 la producción nacional de
   leche fue de 9.250 millones de litros, lo cual significó un incremento del 4,3% respecto
   al año anterior, y representó un aumento del 52% respecto a la producción de 1990.
   Durante el primer semestre de 1998 la producción alcanzó un nivel estimado de 4.300
   millones de litros, siendo un 1,7% superior a igual período del año anterior.

   La producción de leche crece a ritmos superiores al crecimiento del consumo interno, lo
   que permite expandir las ventas al mercado externo. Pero el Consejo Federal de Ciencia
   y Tecnología considera que los productos lácteos argentinos en general no cumplen con
   las exigencias del mercado internacional, por lo que se decidió priorizar la calidad de la
   leche en el Plan Nacional Plurianual de Ciencia y Tecnología, con el fin de lograr un
   producto comercializable en todo el mundo.




   2
    Fuentes: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (web site), Ministerio de
   Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio de la Provincia de Santa Fe (1998).
32                                                                          Innovación en la Agroindustria Santafesina




                                             Evolución de la Producción Nacional de Leche.
                                                           Período 1990-1997.


                                    10.000
                                     9.000
                                     8.000
            en millones de litros


                                     7.000
                                     6.000
                                     5.000
                                     4.000
                                     3.000
                                     2.000
                                     1.000
                                        0
                                        1990       1991   1992    1993   1994     1995     1996     1997

                                                                     Años


        Fuente: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

El aumento de la producción en estos últimos años se da en un marco de reducción de la
cantidad de tambos por un lado, y de un incremento del tamaño promedio de los rodeos,
de la producción por vaca y del rendimiento por vaca por el otro.

Del total de la producción, el 24% se destina a la comercialización como leche fluída y
el 76% restante a la elaboración de productos lácteos. Dentro de este último grupo, el
54,2% se utiliza para la producción de quesos, el 25,5% para leche en polvo, el 13,6%
para manteca, el 3,3% para yoghurt, el 2,8% para dulce de leche y el 0,6% restante tiene
otros destinos menores. Los tres productos lácteos más importantes en orden decreciente
son los quesos, el yoghurt y la leche en polvo. En conjunto representan el 78% de la
producción.

En Argentina se consumen en la actualidad 230 litros de leche por habitante por año. El
consumo aumentó en 50 litros respecto al valor de 1988, pero se espera que se
mantenga constante en los próximos años.

Exportaciones
Durante 1997, el 88% de los productos lácteos se destinó al mercado interno, mientras
que el 12% restante se ubicó en el mercado externo. Las exportaciones argentinas de
este sector totalizaron las 117.425 toneladas y representaron U$S 291 millones. Se
registró un incremento en toneladas del 6,4% respecto al año anterior, y del 0,7% en
valor.

Durante el primer semestre de 1998 se exportaron 68.583 toneladas de productos lácteos
por un valor de U$S 155,94 millones, superando en un 32,57 % el volumen exportado
en igual período del año anterior. Se estima que hacia fines de 1998 las exportaciones
rondarán los U$S 320 millones.
IDIED - Universidad Austral                                                            33



El principal destino de las exportaciones argentinas es Brasil, país que compró el 72,8%,
seguido por Paraguay, Venezuela, Estados Unidos y México, quienes absorbieron el
6%, el 5,2%, el 4,3% y el 3,3% respectivamente.

Perspectivas
A partir de 1991 se inició un proceso de reconversión en el sector lácteo. Mediante este
proceso se busca pasar de un sistema de producción pastoril a otro pastoril-
suplementado, cuyo fin es aumentar la producción lechera nacional.

Argentina se ha propuesto como uno de sus objetivos de mediano plazo posicionarse
dentro de los primeros doce países productores de leche en el mundo. Se estima que la
producción total de leche para 1998 será de 9.600 millones de litros, lo cual implicaría
un incremento de un 4% respecto a 1997. Para el año 2000 se espera obtener una
producción del orden de los 10.400 millones de litros, para el 2005 de 12.060 millones y
para el 2010 de 13.320 millones.

Sin embargo, el mercado interno de productos lácteos se encuentra saturado, por lo que
la expansión de la producción deberá ser absorbida por la demanda externa. Es aquí
dónde surge la pregunta de cómo se debiera insertar el país en el mundo. En este
sentido, sería conveniente orientar la producción hacia productos diferenciados con
marca lo cual permitiría obtener mayores márgenes de rentabilidad.

En suma, el sector lácteo cumplió una etapa en la que innovó y aumentó su producción.
Ahora se encuentra frente a una segunda etapa en la que el planteo es expandir las
ventas al mercado externo, para lo cual deberá continuar con su proceso de innovación y
así obtener productos diferenciados.


El sector lácteo en Santa Fe
Santa Fe es la primera provincia productora y exportadora de productos lácteos del país.
En la actualidad representa el 30,4% de la producción total del país, y es seguida por
las provincias de Córdoba, Buenos Aires, Entre Ríos y la Pampa. Estas cinco provincias
pampeanas producen el 99% del total nacional.

Dentro de la provincia de Santa Fe se pueden identificar dos cuencas, la Cuenca Central
y la Cuenca Sur. La primera está integrada por los departamentos de Castellanos y Las
Colonias y concentra el 90% de la producción local, mientras que la segunda está
constituida principalmente por los departamentos de General López e Iriondo y
representa el 10% restante.

En lo que respecta a la evolución de los parámetros fundamentales, se debe destacar la
tendencia que se viene registrando a lo largo de estos últimos años. Se observa que el
número de tambos, la superficie de pastoreo y la cantidad de vacas disminuyen
mientras que la producción total y la productividad aumentan. En 1975 existían 15.262
tambos, mientras que veinte años después solo 5.664, lo cual representa una
disminución de un 63%. Por su parte la producción de leche pasó de 1.165 millones de
litros en 1975 a 2.301 millones en 1995, siendo un 98% superior.

La provincia de Santa Fe cuenta con 165 establecimientos lácteos, de los cuales 16 se
dedican al enfriado de la leche y los 149 restantes a la industrialización de la misma. En
34                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina



conjunto, estos establecimientos poseen en la actualidad una capacidad instalada de
15.882.000 litros, capacidad que es un 22% superior a la existente en 1993 y que
representa el 47% del total nacional. Los establecimientos utilizan el 73% de esta
capacidad, procesando un total de 11.633.600 litros por día.

En lo que se refiere al destino de la leche, durante 1997 se utilizó el 62,5% de la misma
para la elaboración de quesos, el 18,6% para la producción de leche en polvo, el 13,6%
para leche fluída y larga vida y el 3,5% para dulce de leche.

Las exportaciones de productos lácteos de la provincia de Santa Fe en toneladas
representan el 60% del total nacional, mientras que en dólares el 44%. En 1997 los
principales rubros exportados fueron la leche en polvo, los quesos y la manteca,
representando el 40%, el 56% y el 48% de las exportaciones nacionales
respectivamente.


4.1.2 Sector Carnes

Producción
Dentro de este sector se encuentran principalmente la carne bovina, la porcina, la ovina,
la caprina y las aves. La producción mundial de carne en toneladas para 1997 se
distribuye de la siguiente manera: 39% porcinos, 28% aves, 26% vacunos, 5% ovinos y
caprinos, 2% otros.

En cuanto a la carne bovina, Argentina produce 2,4 millones de toneladas equivalente
res, representando el 5% de la producción mundial. El 80% de esta producción se
destina al mercado interno. Posee un stock de 50 millones de cabezas, siendo este un
2,9% inferior al existente en 1990 y un 10,2% inferior al de 1980. La faena durante
1996 fue del orden de los 11,5 millones de cabezas, un 7,3% inferior a lo faenado en
1990.

En lo que respecta a la carne porcina, el país produjo en 1996 172 mil toneladas y 2,8
millones de cabezas. Durante 1997 se faenaron 1,5 millones de cabezas, lo que
representó un aumento del 20% respecto a 1990. La carne porcina se utiliza
principalmente para elaborar chacinados, fiambres y embutidos, a los que se destina el
95%, solo el 5% restante se destina a carne fresca.

En relación a la carne aviar, durante 1997 se faenaron 295 millones de cabezas de aves,
lo cual representó un aumento del 98% respecto a los valores de 1990 y una producción
de 591 mil toneladas de carne. El 98% de la producción se destina al mercado interno,
siendo además necesario recurrir a la importación para satisfacer la demanda local. El
90% de la producción se concentra en las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos.

En cuanto a la carne ovina, durante 1996 se produjeron 7.500 toneladas y se faenaron
524 mil cabezas de ovejas, un 58,2% menos que en 1990. El stock de ganado en la
actualidad es de 13,198 millones de cabezas, un 28,4% menor al de 1993.

El consumo de carnes en el mundo se distribuye de la siguiente manera: 41% porcinos,
27% aves, 27% vacunos y 5% ovinos y caprinos. Por su parte, en el patrón de consumo
argentino tiene preponderancia la carne vacuna con un 67% del total consumido de
IDIED - Universidad Austral                                                                                                                                    35



carnes, seguida por las aves con un 24%, los porcinos con solo un 7%, y los ovinos con
un 2%.

En la actualidad en Argentina se consumen 55,7 kg. de carne vacuna por habitante por
año, 6,5 kg. de carne porcina por habitante por año, 3,3 kg. de carne ovina por habitante
por año y 22 kg. de pollo por habitante por año. Si se compara el consumo per cápita de
carne vacuna en Argentina con el de otros países, se observa que el argentino es
sensiblemente superior. Se puede citar como ejemplo la Unión Europea, el Sudeste
Asiático, o Canadá, donde el consumo por habitante por año es de 20 kg., 10 kg. y 35
kg. respectivamente. Por el contrario, el consumo de carne ovina y porcina en Argentina
es muy inferior al consumo de otros países. En cuanto a la carne ovina, Nueva Zelanda
consume 40 kg. por habitante por año, Australia 24 kg. por habitante por año, y
Uruguay 17 kg. por habitante por año. En lo que respecta a la carne porcina, países
como Dinamarca, la República Checa o Bélgica consumen 61 kg., 59,5 kg. y 52,9 kg.
por habitante por año respectivamente.

Sin embargo, en los últimos años se observa una tendencia hacia la disminución del
consumo de carne vacuna en favor del consumo de carne porcina y de aves. En
concreto, el consumo per cápita de carne vacuna en 1996 fue un 22% menor al
registrado en 1990, mientras que el consumo de carne porcina aumentó un 48% respecto
al mismo año, y el de carne aviar fue un 79% superior al consumo de 1991.

                                                       Evolución del consumo per cápita de carnes.


                      90
                      80

                      70
   Kg/habitante/año




                      60                                                                                                                             Ovina
                      50                                                                                                                             Porcina
                      40                                                                                                                             Vacuna

                      30                                                                                                                             Aviar

                      20

                      10
                      0
                           1980

                                  1981

                                         1982

                                                1983

                                                         1984

                                                                1985

                                                                       1986

                                                                              1987

                                                                                      1988

                                                                                             1989

                                                                                                    1990

                                                                                                           1991

                                                                                                                  1992

                                                                                                                         1993

                                                                                                                                1994

                                                                                                                                       1995

                                                                                                                                              1996




                                                                                     Años


Fuente: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación

Exportaciones
Argentina es el quinto exportador de carne vacuna a nivel mundial. Durante 1997 se
exportaron 437 mil toneladas equivalente res con hueso por un valor de U$S FOB 813,5
millones. A pesar de que en dólares las exportaciones fueron superiores a los valores de
1980 y 1990, en toneladas fueron un 6,8% y un 7,8% inferior respectivamente.
36                                                                                                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina



                                                      Evolución de las exportaciones de carne vacuna. Período 1980-1997.


                           1.200.000                                                                                                                                 600.000




                                                                                                                                                                               en ton. equivalente res con
                           1.000.000                                                                                                                                 500.000
     en miles de U$S FOB




                            800.000                                                                                                                                  400.000




                                                                                                                                                                                          hueso
                                                                                                                                                                                                             Valor
                            600.000                                                                                                                                  300.000
                                                                                                                                                                                                             Toneladas
                            400.000                                                                                                                                  200.000

                            200.000                                                                                                                                  100.000

                                  0                                                                                                                                  0
                                       1980

                                              1981

                                                     1982

                                                            1983

                                                                   1984

                                                                          1985

                                                                                 1986

                                                                                        1987

                                                                                               1988

                                                                                                      1989

                                                                                                             1990

                                                                                                                    1991

                                                                                                                           1992

                                                                                                                                  1993

                                                                                                                                         1994

                                                                                                                                                1995

                                                                                                                                                       1996

                                                                                                                                                              1997
                                                                                                Años


Fuente: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación



Los principales destinos fueron Chile, país que recibió el 20% de las exportaciones en
toneladas por un valor de U$S 134 millones, Estados Unidos, el 19% por U$S 122
millones y Alemania el 15% por U$S 218 millones.

Si se dividen las exportaciones en toneladas por tipo se observa la siguiente distribución
para el año 1996: el 25% correspondió a cortes congelados; el 22% a cortes enfriados; el
16% a menudencias; cuartos, corned beef y manufacturas congeladas contaron con el
11% cada uno; las especialidades el 3% y el 1% restante correspondió a las
manufacturas cocidas.

A continuación se detallan los precios de cada tipo de exportación en U$S FOB por
tonelada. El mayor precio de los cortes enfriados se debe a que incluye a los cortes sin
hueso dentro de la Cuota Hilton3. Sin embargo este precio se viene comportando de
manera descendente, siendo en 1996 un 29,2% inferior a los U$S FOB 6.897 por
tonelada de 1991.




3
  La Cuota Hilton es un cupo para la importación, por parte de la Unión Europea, de cortes vacunos de
alta calidad. Para 1997 la cuota fue fijada en 56.600 toneladas peso producto, de la cual Argentina fue
asignada el 49%.
IDIED - Universidad Austral                                                                                                                                 37




                                         Precios promedio para la exportación de carne vacuna. Año
                                                                   1996.

                                            4.886
                                 5.000
                                 4.500
                                                        3.879
                                 4.000
       en US$ FOB por tonelada




                                                                      3.498
                                 3.500
                                 3.000
                                                                                        2.430        2.337
                                 2.500
                                 2.000
                                                                                                                    1.365
                                 1.500                                                                                            1.221      1.165

                                 1.000
                                  500
                                    0
                                                                       Especialidades




                                                                                        Congelados




                                                                                                                                              Menudencias
                                                                                                                                   Cuartos
                                                                                                      Corned Beef
                                            Enfriados


                                                        Manufactura




                                                                                                                    Manufactura
                                                         Congelada
                                             Cortes




                                                                                          Cortes




                                                                                                                      Cocida
                                                                                         Carne vacuna


   Fuente: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación



En cuanto a las exportaciones de productos porcinos, estas fueron de 2.521 toneladas en
1997, registrando una disminución del 56% respecto al año anterior. El principal destino
fue Bolivia, país que recibió el 79% de las exportaciones, seguido por Uruguay y Brasil
con el 11% y el 4% respectivamente.

Las exportaciones de carne ovina durante 1996 fueron de 1.088 toneladas, lo cual
representó el 14% de la producción.

Perspectivas
Argentina fue declarada en mayo de 1997 “país libre de aftosa con vacunación”. Esta
declaración le posibilita al país comenzar a comercializar sus carnes dentro del circuito
no aftósico, mercado que paga altos precios por productos de alta calidad.

Así mismo, esta declaración posibilitó que Estados Unidos otorgara al país una cuota de
20 mil toneladas de carnes frescas por año. Sin embargo, durante el primer semestre de
1998, el país solo cubrió el 17% de la cuota asignada.

El ingreso al circuito no aftósico brinda al país la posibilidad potencial de incrementar
sus exportaciones de carne bovina. Sería conveniente exportar cortes con valor agregado
con el fin de obtener mayores márgenes de ganancia.




El sector carnes en Santa Fe
38                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina




Carne bovina
Santa Fe es la tercera provincia con mayor stock de ganado bovino del país. Posee 6,4
millones de cabezas, lo cual representa el 13% del total de ganado existente. Es
precedida por Buenos Aires con 17,7 millones de cabezas y el 35% del total nacional y
por Córdoba, provincia que posee 6,9 millones de cabezas y representa el 14% del total.
Es seguida por las provincias de Entre Ríos y Corrientes con un stock de 4 millones y
3,9 millones respectivamente. Estas cinco provincias poseen en conjunto el 78% del
stock ganadero del país.

En la Provincia de Santa Fe están presente todas las etapas de la producción de carne, a
saber: cría, invernada, faena, procesamiento y distribución. Dentro de la provincia se
encuentran 45 frigoríficos en los que se faena el 20% del total nacional. Sin embargo un
tema que preocupa en la provincia es la sanidad animal. Se considera que el sector
científco-técnico debe dar una estandarización con las condiciones mínimas que debe
reunir el ganado en sanidad, que permita políticas sanitarias coherentes, con objetivos
claros. Con este fin, se introdujo a la producción de carne dentro de las prioridades
provinciales del Plan Plurianual de Ciencia y Tecnología.

La provincia consume el 50% del total de carne vacuna que produce y exporta el resto.
Estas exportaciones representan el 45% del total del país, siendo en 1997 de 194 mil
toneladas y de U$S 362 millones.

Carne porcina
Santa Fe es la tercera provincia productora de porcinos, con una producción de 557 mil
cabezas en 1997. En el sur de la provincia se encuentra entre el 70% y el 80% de las
existencias porcinas y el 20% restante se encuentra en la región central. Las dos
principales provincias productoras son Córdoba y Buenos Aires, con 1.060.000 cabezas
y 861.112 cabezas respectivamente.

La faena se encuentra concentrada en tres provincias. Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba
faenaron durante 1997 el 96,8% del total. De estas provincias Santa Fe es la segunda,
representando el 30,6% de la faena a nivel nacional. La provincia cuenta con 15
frigoríficos habilitados por el SENASA, con una capacidad instalada del 33,3% del total
nacional.

Sin embargo, la producción de porcinos no es suficiente, por lo que varios de los
frigoríficos se encuentran con la necesidad de importar su materia prima desde Brasil.

Carne aviar y ovina
La provincia de Santa Fe no es relevante en cuanto a la producción de carne avícola y
ovina. Posee solo el 0,56% del stock de pollos del país y faena el 3,6% del total
nacional. En cuanto al ganado ovino posee únicamente el 0,67% del stock total.




4.1.3 Sector Aceites

Producción
IDIED - Universidad Austral                                                            39



Durante 1997 se produjeron en el país 4,2 millones de toneladas de aceites vegetales. De
este total, 2,18 millones de toneladas correspondieron a la producción de aceite de
girasol, lo cual lo convierte en el principal aceite del país representando el 52% de la
producción nacional de aceites vegetales. La tasa de crecimiento en el período 1990-
1997 para este tipo de aceite fue del 6,2%. En segundo lugar en cuanto a la producción
se encuentra el aceite de soja, del que se produjeron 1,9 millones de toneladas, lo que
representa el 45% de la producción nacional. En conjunto, la producción de estos dos
aceites representa el 97% del total. El 3% restante corresponde a la producción de
aceites de maní, algodón, lino, oliva, cártamo y canola, de los que se produjeron durante
1997, 52,2 mil, 41,9 mil, 15,6 mil, 15 mil, 5,1 mil y 0,2 mil toneladas respectivamente.


                         Producción nacional de aceites. Año 1997.

                                              otros
                                               3%




                               soja                              girasol
                               45%                                52%




                 Fuente: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación

El consumo nacional de aceite de girasol durante 1997 fue de 542 mil toneladas, lo cual
representó el 85% del consumo nacional de aceites comestibles.

Exportaciones
El complejo industrial oleaginoso del país exportó durante 1997 U$S 4.900 millones, lo
cual significó el 19% de las exportaciones totales del país.

El país exporta el 74% de la producción de aceite de girasol y el 100% de la producción
de aceite de soja. Las exportaciones de aceite de girasol fueron durante 1997 un 24%
superiores a las de 1990, y las de aceite de soja un 55%. En cuanto al destino de estos
aceites, Irán, Sudáfrica, Egipto e India concentran más del 50% de los envíos de aceite
de girasol. El principal país receptor de aceite de soja es China, país al que se envía el
40% de las exportaciones totales, seguido por Venezuela con el 16%.




El sector aceites en Santa Fe
Santa Fe es la primera provincia exportadora del complejo oleaginoso y la primera
provincia productora de soja, produciendo en la campaña 97/98 7 millones de toneladas,
lo cual representa el 44% del total nacional.
40                                                    Innovación en la Agroindustria Santafesina




Santa Fe es la provincia que posee mayor cantidad de plantas aceiteras del país. En la
actualidad existen 18 empresas destinadas a la industrialización de las oleaginosas, las
que representan el 30% de las plantas del país. Esto le permite contar con el 61% de la
capacidad de molienda de todo el territorio nacional, y con el 56% de la capacidad de
almacenaje para granos secos. Durante 1997 se molieron 10,3 millones de toneladas de
semillas oleaginosas. De estas el 87% correspondió a soja y el 11% a girasol.

En cuanto a la producción de aceites comestibles durante 1997, el 77% del total
provincial correspondió a aceite de soja y el 21% a aceite de girasol. El 2% restante se
distribuyó entre aceite de algodón, de lino y de cártamo. La provincia produce el 20%
del total de aceite de girasol, el 85% del aceite de soja, el 90% del aceite de algodón y el
71% del aceite de cártamo.

La producción de aceites fue incorporada por el Consejo Federal de Ciencia y
Tecnología dentro de las prioridades provinciales de Ciencia y Tecnología debido a que
se cree que existen en la provincia las tecnologías necesarias para una producción
sustentable en cantidad y calidad, pero que no se logra su adopción debido a falta de
incentivos económicos y de capacitación de los agentes.

En 1996 la provincia exportó productos de la industria aceitera por un valor de U$S
2.600 millones.


4.1.4 Sector Maquinarias

Ventas
En este sector se encuentran principalmente los tractores y las cosechadoras. Durante
1996, año record en cuanto a ventas, se comercializaron entre ambos 8.996 unidades en
todo el país, de las cuales el 86% correspondió a tractores. El 60% de la demanda de
maquinaria agrícola se encuentra en la región pampeana.

En cuanto a los tractores, las 7.720 unidades vendidas durante 1996 representaron un
incremento del 67,3% respecto a 1995. En 1997 las ventas fueron un 1,5% menor a las
del año anterior. Respecto a las cosechadoras, durante 1996 se comercializaron dentro
del mercado interno 1.276 unidades, de las cuales el aproximadamente el 90%
correspondió a cosechadoras de granos y el 10% restante a cosechadoras de algodón.
Este volumen de ventas representó un incremento del 93% respecto al año anterior pero
solo fue un 14% superior respecto a 1990.
IDIED - Universidad Austral                                                                                      41




                                     Evolución de la venta de tractores y cosechadoras.


                      8.000

                      7.000

                      6.000
        en unidades




                      5.000
                                                                                                 tractores
                      4.000
                                                                                                 cosechadoras
                      3.000

                      2.000

                      1.000

                         0
                              1990


                                       1991


                                              1992


                                                     1993


                                                                   1994


                                                                          1995


                                                                                 1996


                                                                                         1997
                                                            Años


     Fuente: Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

En cuanto a la producción de tractores, durante 1996 se produjeron 5 mil unidades, lo
cual significó un incremento del 96% respecto a la producción del año anterior.


El sector maquinarias en Santa Fe
Santa Fe produce el 35% del parque de maquinarias agrícolas del país. Sin embargo, el
Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT) considera que la producción
podría aumentar si hubiera una mejor difusión de las tecnologías existentes,
especialmente de las generadas por los organismos públicos. Además sostiene que el
acceso a los resultados de ciertas investigaciones útiles para la industria se obtiene, por
lo general, a un alto costo monetario y en tiempo. Es por estas razones que el COFECyT
decidió incorporar a la industria metalmecánica para el sector agrícola ganadero dentro
de las prioridades provinciales.

En suma, todos los sectores presentados muestran tener una importancia considerable en
la economía nacional y un comportamiento muy dinámico, especialmente durante la
década del 90, a partir de las reformas económicas.

Como se mencionó en la introducción, estos sectores (especialmente un núcleo de
empresas dentro de ellos) pueden considerarse dentro de los “ganadores” del nuevo
modelo económico. Sin embargo, las bases de ese éxito, en Santa Fe y en el resto del
país, deben buscarse en la dotación relativa de recursos del país. Finalmente, Santa Fe,
dentro del conjunto nacional, muestra un marcado sesgo en su economía en cuanto al
peso de dicho sector, lo que la coloca en una posición de liderazgo y marca su clara
especialización productiva.



4.2 LOS ACTORES PÚBLICOS: LAS INSTITUCIONES                                      Y LAS   POLÍTICAS CIENTÍFICAS   Y
TECNOLÓGICAS.
42                                                             Innovación en la Agroindustria Santafesina



En esta sección se presentan los lineamientos principales de las políticas de CyT con
énfasis en los cambios operados a partir del año 1996. A la breve descripción del
sistema se le agrega, al final, una presentación sucinta de las principales instituciones de
CyT del país.

Por último, se presentan algunos datos que dan cuenta de la organización y la magnitud
de las actividades de CyT en Santa Fe, comparación con las demás provincias
argentinas.


4.2.1 La Política Científica y Tecnológica en Argentina4

Por Política Nacional de Ciencia y Tecnología se entiende el conjunto de intervenciones
que realiza el Estado en el campo científico y tecnológico, tendientes a mantener o
modificar una realidad mediante la asignación de recursos escasos.

En Argentina se pueden distinguir tres períodos en la Política Nacional de Ciencia y
Tecnología. Los dos puntos de quiebre vienen dados por la creación del Instituto
Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en 1956, el Instituto Nacional de
Tecnología Industrial (INTI) en 1957 y el Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas (CONICET) en 1958 por un lado, y por la reforma de la
organización del sistema de Ciencia y Tecnología comenzada hacia fines de 1996, por el
otro.


4.2.1.1 Antes de 1956
En este período la actividad científica no era muy intensiva. Se realizaba en
universidades, museos, laboratorios e institutos, los que tenían un rol exclusivamente
didáctico. El énfasis radicaba en la transmisión de conocimientos, más que en la
generación de los mismos.

Los institutos donde se realizaba la investigación científica estaban fuera del ámbito de
las universidades. Entre ellos se encontraban el Instituto de suelos (1943), el Instituto de
Microbiología (1944), el Instituto de Fitotecnia y el Laboratorio de Ensayos de
Materiales y de Investigaciones Tecnológicas (LEMIT).


4.2.1.2 Período 1956-1996
La actividad de investigación científica en nuestro país tomó impulso a partir de la
creación del INTA, el INTI y el CONICET.

El INTA se constituyó en 1956 y el INTI en 1957, con el fin de relacionar lo
tecnológico con lo productivo en el ámbito agropecuario e industrial respectivamente.
Cada instituto contaba con presupuesto propio y dependía de un ministerio distinto, el
INTA del Ministerio de Economía y el INTI del Ministerio de Industria y Comercio.

El 5 de febrero de 1958 se creó por el Decreto-Ley 1.291 el Consejo Nacional de
Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), con la misión de promover,

4
    Para una referencia más amplia ver Oteiza (1992), Bisang (1992), Remolins (1993).
IDIED - Universidad Austral                                                             43



coordinar y ejecutar las actividades de investigación en el campo de la ciencia básica y
aplicada.

Desde sus comienzos, el CONICET fue la principal institución dedicada a la definición
de las políticas científicas y a la promoción y ejecución de las actividades científicas de
nuestro país. A partir de los años 70, con la creación dentro de este organismo de
diversos centros, institutos, laboratorios y programas, entre ellos la Carrera del
Investigador Científico y Tecnológico y la Carrera del Personal de Apoyo al
Investigador Científico y Tecnológico (Decreto-Ley 20.464/73), comenzaron a
aumentar de manera creciente sus tareas de ejecución. Sin embargo, este incremento de
la actividad no fue acompañado por una adecuada planificación, por lo que pronto se
llegó a una situación de desorden administrativo.

En el marco actual de la profundización de la Reforma del Estado cuyo fin es lograr una
mayor eficiencia en la Administración Pública, surgió la necesidad de separar en
organismos diferentes la definición de las políticas, la promoción de la actividad
científica, tecnológica y de innovación y la ejecución de dichas actividades. Además se
consideró aconsejable contar con instrumentos promocionales y de financiación fuera
del ámbito de las instituciones estatales y privadas que tienen la responsabilidad de
ejecutar las actividades científicas y tecnológicas.


4.2.1.3 A partir de 1996
Es así como a partir de 1996 se decidió reestructurar el sistema de Ciencia y Tecnología,
separando en tres instituciones diferenciadas la formulación de las políticas, la
promoción de las actividades científicas y la ejecución de dichas actividades.


4.2.1.3.1 Definición de las Políticas de Ciencia y Tecnología
En la actualidad, la definición de las políticas está a cargo del Gabinete Científico
Tecnológico (GACTEC). Este gabinete fue creado a través del decreto 1.273 del 7 de
noviembre de 1996 en el ámbito de la Jefatura de Gabinete de Ministros y su misión es
establecer el Plan Nacional Plurianual de Ciencia y Tecnología y las prioridades
nacionales en el área.

El objetivo principal del Plan es desarrollar y fortalecer el Sistema Nacional de Ciencia,
Tecnología e Innovación. Mediante el Plan se pretende hacer más eficiente el esfuerzo
nacional en esta área y aumentar la inversión del 0,45% del PBI actual al 1% del PBI
para el año 2000. Además, se intenta orientar el aumento de esta inversión hacia
aquellas actividades que tengan un mayor impacto socioeconómico y que tiendan a
reducir los desequilibrios regionales.

Así mismo, a través del Decreto 1.274 del 7 de noviembre de 1996, se redefinió el rol de
la Secretaría de Ciencia y Tecnología (SeCyT). En la actualidad la SeCyT es un
organismo de regulación. Entre sus objetivos se encuentran formular políticas, planes,
programas, medidas e instrumentos para el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la
innovación, actuar como Secretario Ejecutivo del GACTEC, servir de sustento técnico
del mismo y elevar al Gabinete las políticas científico-tecnológicas federales.
44                                                           Innovación en la Agroindustria Santafesina



4.2.1.3.2 Promoción de las Actividades de Ciencia y Tecnología
Por su parte, la promoción de las actividades científicas y tecnológicas se encuentra bajo
la responsabilidad de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. La
Agencia fue creada por el decreto 1.660 del 27 de diciembre de 1996 bajo la
jurisdicción de la Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Cultura y
Educación.

La Agencia es un organismo desconcentrado5, cuya misión principal es la de organizar y
administrar instrumentos para la promoción del desarrollo científico-tecnológico y de
innovación tecnológica en el país. Las justificaciones de contar con un organismo
dedicado exclusivamente a las actividades de promoción son dos. En primer lugar se
reducen los conflictos de interés que surgirían del peso creciente que tendrían las
actividades de ejecución en instituciones creadas originalmente para la promoción. En
segundo lugar permite brindar apoyo financiero a través de sistemas de competencia
abierta para proyectos.

Los instrumentos a través de los que opera son el Fondo Tecnológico Argentino
(FONTAR) y el Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCYT).
Estos fondos aseguran ecuanimidad en la asignación de los recursos porque son
independientes de cualquier unidad ejecutora.

El FONTAR tiene como misión apoyar proyectos dirigidos a la modernización del
sector productivo a partir de la innovación tecnológica, con el fin de mejorar la
productividad del sector privado.

Este fondo financia proyectos a las empresas productoras de bienes y servicios y a las
instituciones que prestan servicios tecnológicos a estas empresas. Para acceder al
financiamiento, las empresas e instituciones deberán cumplir con los siguientes criterios
de elegibilidad:

a- contar con un proyecto correctamente formulado,
b- poseer capacidad técnica y administrativa para ejecutarlo,
c- poseer aptitud comercial para colocar el producto resultante en el mercado.

Además, solo serán financiados los proyectos relacionados con alguna de las siguientes
áreas:

- el desarrollo tecnológico, destinado a empresas que necesiten desarrollar nuevos
productos o nuevos procesos.

- la modernización tecnológica, para empresas que necesiten modificar o mejorar las
tecnologías de productos o procesos que ya están siendo usadas.
- los servicios tecnológicos, con el fin de fomentar el establecimiento y fortalecimiento
de estructuras permanentes y rentables de servicios tecnológicos a empresas.

- la capacitación y asistencia técnica, con el objeto de realizar actividades de
capacitación y reentrenamiento del personal en nuevas tecnologías.

5
 Tiene una organización propia y un órgano colegiado de gobierno pero no tiene un servicio
administrativo propio como en el caso de los organismos descentralizados.
IDIED - Universidad Austral                                                                           45



La financiación de los proyectos se realiza a través de créditos de reintegro total
obligatorio, créditos de reintegro contingente, incentivos fiscales y subsidios,
dependiendo del grado de riesgo del proyecto (a mayor riesgo menor obligación de
devolver el préstamo). Por lo general se considera que los proyectos destinados al
desarrollo tecnológico son más riesgosos que los de modernización o servicios
tecnológicos. A continuación se detalla la forma de financiación de cada tipo de
proyecto:

Cuadro 2
 Proyecto        Instrumento          Agente         % Máx. de            Monto            Per. Máx.
                                    Financiero       Financiam.           Máximo           de Gracia
Desarrollo        Créd. Reint.        Agencia            80 %         U$S 1.500.000             6 años
Tecnológico       Contingente
                                    Agencia y            80 %            $ 200.000              4 años
                                    Provincias
                     Crédito          Agencia            50 %            Sin límites              -
                     Fiscal
                   Subsidios          Agencia            50 %          U$S 100.000                -
Modernizac. Créd. Reint.              Banco              80 %         U$S 2.000.000             4 años
Tecnológica Obligatorio               Nación
                 Créd. Espec.       Agencia y            80 %            $ 300.000              4 años
                 Reint. Oblig.      Provincias
                  Créd. Reint.      Agencia y            80 %            $ 200.000              4 años
                    Oblig.          Provincias
                    PyMes
                     Crédito          Agencia            50 %            Sin límites              -
                     Fiscal
 Servicios        Créd. Reint.        Banco              50 %         U$S 2.000.000             4 años
Tecnológic.       Obligatorio         Nación
Capacitac. y        Subsidio          Agencia            50 %          entre $ 20.000             -
 asist. técn.                                                           y $ 110.000
Fuente: Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Cultura y Educación de la Nación


El FONTAR obtiene sus recursos financieros del Tesoro Nacional de acuerdo a la Ley
de Presupuesto, del cupo de crédito fiscal que anualmente fije dicha Ley, de las líneas
de crédito que disponga la banca comercial, de los fondos que provengan de
instituciones multilaterales o nacionales de crédito, o de cualquier otro organismo cuya
operación tenga el acuerdo del gobierno nacional, de lo producido por sus operaciones o
rentas de sus activos, del recupero de los créditos otorgados en el marco de sus
actividades y de donaciones y legados.

Para el período 1997-1998 se asignó al FONTAR $5.384.000 por año. De esta suma le
corresponde, según la Ley Nacional Nro. 23.877, el 25% a la Autoridad de Aplicación
Nacional, y el 75% restante se distribuye, de acuerdo a porcentajes establecidos en
46                                                           Innovación en la Agroindustria Santafesina



dicha ley, entre las provincias. A Santa Fe le corresponde para el período en cuestión, el
6,5% de $8.076.000, es decir, $524.940. Sin embargo, no todos los fondos asignados
al FONTAR son demandados por las empresas, o en el caso de serlo, no siempre
los proyectos presentados por las mismas cumplen con los criterios de eligibilidad.
Es por esta razón que la provincia venía acumulando hasta este año un sobrante
equivalente a $455 mil desde 1993.

Como se verá mas adelante, esto representa un grave problema dada la gran necesidad
de las empresas de contar con financiamiento para sus actividades de innovación

El FONCYT tiene como misión apoyar actividades cuya finalidad sea la generación de
nuevos conocimientos, tanto en temáticas básicas como aplicadas, desarrollados por
investigadores pertenecientes a instituciones públicas o privadas sin fines de lucro y
cuyos resultados son a priori de propiedad pública. El apoyo financiero se orienta en
función del Plan Nacional Plurianual de Ciencia y Tecnología y los lineamientos de
política que establece el Gabinete Científico Tecnológico (GACTEC). La financiación
es a través de subsidios que cubren total o parcialmente los recursos necesarios por los
investigadores. Todas la actividades se anuncian a través de convocatorias públicas.

Las actividades financiadas por el FONCYT son:

- Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica (PICTs) y Proyectos de
Investigación y Desarrollo (PIDs),

- formación de recursos humanos,

- difusión de conocimientos: publicaciones, congresos, conferencias, talleres,

- adquisición, mejora o mantenimiento de infraestructura y equipos especiales.

Los Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica (PICTs) están destinados a la
investigación pura y aplicada y sus resultados son a priori publicables en revistas de
circulación abierta. Las convocatorias para estos proyectos se organizan por áreas
temáticas. A continuación se muestran los resultados de la convocatoria PICT`97. El
11% de los fondos se destinaron a proyectos relacionados con la agroindustria:




Cuadro 3
¡Error!Vínculo no válido.
Fuente: Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Cultura y Educación de la Nación

Los Proyectos de Investigación y Desarrollo (PID`s) están destinados al desarrollo de
tecnologías de interés empresario. Estos proyectos son realizados por instituciones de
investigación sin fines de lucro en asociación con empresas (adoptantes) que
cofinancian el proyecto. Los resultados son a priori de propiedad pública pero pueden
IDIED - Universidad Austral                                                            47



estar sujetos a condiciones de confidencialidad comercial, reservándose el adoptante la
posibilidad de adquirir el conocimiento producido. Las convocatorias a proyectos se
formulan sobre temas específicos de interés del adoptante.

Durante 1998, el FONCyT cuenta con un presupuesto de $36 millones. De estos se
destinaron $26,5 millones para los PICT´s, que con los recursos adicionales que
aportaron las unidades ejecutoras los fondos para estos proyectos se elevaron a $ 33,1
millones. Por su parte, los PID`s recibieron $7,5 millones que sumados a los aportes de
las empresas totalizaron $9,4 millones.

Para este año se propuso que los fondos del FONCYT se distribuyesen de la siguiente
manera:

- 25% destinado a financiar proyectos de investigación científica y tecnológica en todas
las disciplinas científicas que amplíen el conocimiento,

- 25% destinado a proyectos de investigación científica y tecnológica en los temas
considerados prioritarios en salud, educación y medioambiente,

- 25% destinado a proyectos de investigación científica y tecnológica en los sectores
agroalimentario, industria manufacturera, minería y estudios sobre el mar argentino,

- 25% destinado a proyectos de investigación científica y tecnológica las prioridades
acordadas con las provincias y regiones del país.

Tendrán prioridad aquellos proyectos en los que las entidades ejecutoras o las empresas
adoptantes de los mismos participen en forma sustantiva en el cofinanciamiento.



4.2.1.3.3 Ejecución de las Actividades de Ciencia y Tecnología
Se encargan de la ejecución las instituciones que realizan predominantemente
actividades de desarrollo científico tecnológico. Estas instituciones se pueden dividir en
dos grupos. Por un lado se encuentran el sistema universitario y el CONICET, orientado
a la investigación científica y a la formación de investigadores, con una amplia
cobertura en todas las áreas del conocimiento científico. Por el otro los organismos de
corte sectorial como el INTA, el INTI y la CNEA entre otros.

A partir de la reforma del sistema de Ciencia y Tecnología, el CONICET debió
comenzar a competir por los fondos de investigación con el resto de las instituciones.
Hacia fines de 1996 se dictó el Decreto 1.207 en el que se definió el nuevo organigrama,
objetivos y acciones del CONICET. El 27 de diciembre del mismo año, el Gobierno
Nacional dictó el decreto 1661, el que derogó al Decreto-Ley 1251/58 y redefinió el rol
del CONICET. En la actualidad, funciona como un ente autárquico dependiente de la
Secretaría de Ciencia y Tecnología. Debe aplicar las políticas generales fijadas por el
Gobierno Nacional a través del Plan Plurianual de Ciencia y Tecnología, y la definición
de prioridades y lineamientos de la SeCyT.
48                                                           Innovación en la Agroindustria Santafesina



A continuación se puede observar el Presupuesto Nacional destinado a Ciencia y
Tecnología para 1998. Se destaca que el 69% de los fondos se concentran en cuatro
instituciones: el CONICET, el INTA, las Universidades Nacionales y la CNEA.

Cuadro 4
Organismo                                    miles de $                         Porcentaje
CONICET                                        223.886                            25,15 %
INTA                                           153.266                            17,22 %
Universidades Nacionales                       123.772                            13,91 %
CNEA                                           109.661                            12,32 %
Agencia                                        70.984                             7,97 %
INTI                                           41.799                             4,70 %
SeCyT                                           6.899                             0,78 %
Otros*                                         159.853                            17,96 %
Total                                          890.120                           100,00 %
* CONAE, INIDEP, SEGEMAR, INA, CITEFA y ANLIS.
Fuente: Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Cultura y Educación de la Nación


Por otra parte, del total de las personas dedicadas a las actividades de Ciencia y
Tecnología en el país, el 37% las realiza en Organismos Públicos, otro 37% en
Universidades Estatales, el 20% en empresas, el 3% en entidades sin fines de lucro, y el
3% restante en Universidades Privadas.




Comparaciones internacionales
IDIED - Universidad Austral                                                                            49




                    Inversión en Ciencia y Tecnología como porcentaje del PBI


             3

            2,5

             2
    % PBI




            1,5

             1

            0,5

             0
                  Japón       Estados        España             Brasil        Chile        Argentina
                              Unidos

                                                       Países



Fuente: Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Cultura y Educación de la Nación


Cuadro 5
Países                             Investigadores/PEA*                   Investigadores en el Sector
                                                                         Pco./Total Investigadores
Estados Unidos                                    77                                  21
Alemania                                          57                                  41
España                                            28                                  72
Argentina                                         17                                  86
Brasil                                             7                                  79
México                                             4                                  90
* Cantidad de Investigadores por cada 10.000 miembros de la Población Económicamente Activa (PEA).
Fuente: Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Cultura y Educación de la Nación



4.2.2 La Política Científica y Tecnológica en Santa Fe


4.2.2.1 Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT)
El COFECyT es el órgano responsable de la definición de las políticas científico-
tecnológicas federales. Fue creado a través del decreto presidencial número 1.113 del 24
de octubre de 1997, con el fin de coordinar las acciones de la Nación, las Provincias y el
Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, en lo que respecta al desarrollo de la ciencia y
la tecnología.

La instrumentación del COFECyT apunta a desplazar los mecanismos tradicionales de
planificación centralizada hacia formas descentralizadas de determinación de las
50                                                           Innovación en la Agroindustria Santafesina



políticas federales. Se pretende equilibrar la distribución geográfica de los esfuerzos y
recursos que se destinan a la Ciencia y la Tecnología.

Entre las funciones del COFECyT se encuentra proponer a la Secretaría de Ciencia y
Tecnología políticas en materia científico-tecnológica que contemplen las problemáticas
regionales para ser incluidas en la elaboración del Plan Nacional Plurianual de Ciencia y
Tecnología.

Provincia de Santa Fe
A pedido del COFECyT se incorporaron las prioridades provinciales de ciencia y
tecnología al Plan Nacional Plurianual 1998-2000. En la provincia de Santa Fe se
consideraron prioritarias las siguientes áreas:

1) Productos agroalimentarios
2) Productos de la Química Fina
3) Frutas y Hortalizas
4) Recursos naturales
5) Tecnología de los materiales


4.2.2.2 Santa Fe en el País
Las Actividades de Ciencia y Tecnología6 (ACyT) son aquellas que están estrechamente
relacionadas con la generación, el perfeccionamiento, la difusión y la aplicación de los
conocimientos Científicos y Tecnológicos en todos los campos de la Ciencia y la
Tecnología. Estas incluyen actividades de Investigación y Desarrollo, Educación y
Formación de CyT y Servicios de CyT.

Por Investigación y Desarrollo (I+D) se entiende cualquier trabajo sistemático y
creativo realizado con el fin de aumentar el caudal de conocimientos, incluyendo los del
hombre, la cultura y la sociedad y el uso de estos para descubrir nuevas aplicaciones.
Comprende la Investigación Básica, la Investigación Aplicada y el Desarrollo
Experimental.

Durante 1996 se gastaron en el país $ 1.253 millones en Actividades de Ciencia y
Tecnología. De este total el 91% correspondió a los gastos en I+D. Santa Fe fue la
segunda provincia en cuanto al monto de sus gastos en ACyT, representando el 7,4%
del total. Sin embargo se encontró muy por debajo de Buenos Aires quien encabezó el
ranking desembolsando el 61% del total. Luego de Santa Fe se ubicó Córdoba con el
6,5%, seguida por Mendoza con el 3,4% y Tucumán con el 2,7%. Las demás provincias
representaron el 19% restante.

Respecto a los recursos humanos dedicados a las ACyT, Argentina cuenta con 41.931
personas con jornada completa. La provincia de Santa Fe ocupa el 8,2% de estas
personas y es precedida por Buenos Aires con el 60,2% y Córdoba con el 9,2%. Luego
se encuentra la provincia de Mendoza con el 3,2% y Tucumán con el 2,5%. Del total de
personas dedicadas a las ACyT, el 52,8% corresponde a investigadores, el 15,2% a
becarios y el 32% restante a técnicos y personal de apoyo.

6
  Definición tomada del Ministerio de Cultura y Educación, Secretaría de Ciencia y Tecnología,
Indicadores de Ciencia y Tecnología Argentina 1996, Buenos Aires, diciembre de 1997.
IDIED - Universidad Austral                                                                         51




                           Personas dedicadas a ACyT con jornada
                            completa, distribuidas por provincias.


                                    Otras
                                    16,6%

                          Tucumán
                            2,5%
                         Mendoza
                          3,3%
                        Santa Fe
                         8,2%                                      Buenos Aires
                                                                      60,2%

                              Córdoba
                               9,2%




    Fuente: Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Cultura y Educación de la Nación

En resumen, el conjunto de políticas científicas y tecnológicas en Argentina sufrieron
importantes modificaciones a partir de 1996. En este nuevo marco para las actividades
innovativas de las firmas es digno de destacar el cambio de orientación en la gestión de
fondos e instituciones. Esa nueva orientación puede resumirse como un intento por
introducir mecanismos de competencia entre instituciones para la asignación de los
fondos y la consideración especial de las necesidades de las empresas para definir
los campos y temas específicos de innovación.

Argentina se ubica internacionalmente como un país con un gasto muy limitado en CyT.
Dentro de ese marco, se observa una marcada concentración del gasto en actividades de
CyT en la provincia de Buenos Aires y en Capital Federal. Santa Fe encabeza el ranking
del resto de las jurisdicciones provinciales, pero a una distancia considerable. Además,
si se compara la participación del Producto Bruto Geográfico de la provincia en el PBI,
aproximadamente el 10%, con la participación de los Gastos en Actividades de Ciencia
y Tecnología de la provincia en el total nacional, aproximadamente el 7%, se concluye
que la provincia gasta en estas actividades proporcionalmente menos que lo que genera
como producto.


Merece destacarse, por último, que en la definición de las prioridades en materia de CyT
en la provincia de Santa Fe, han sido seleccionados los sectores ligados a la
agroindustria, es decir aquellos que representan mejor el perfil productivo de la
provincia.



4.2.3 Las Instituciones Científicas y Tecnológicas
52                                                    Innovación en la Agroindustria Santafesina



En esta sección se describen las instituciones de difusión de ciencia y tecnología que se
encuentran en la provincia de Santa Fe. Las mismas se dividen en tres grupos: las
universidades, las instituciones públicas nacionales y las instituciones privadas.


4.2.3.1 Las Universidades

Universidad Nacional de Rosario

La Universidad Nacional de Rosario fue fundada el 29 de noviembre de 1968 con el fin
de elaborar, promover, desarrollar y difundir la cultura y la ciencia, orientándola de
acuerdo con las necesidades nacionales.

Para llevar a cabo sus actividades, la UNR cuenta con la siguiente estructura: 12
facultades, 1 centro de estudios interdisciplinarios, 3 escuelas de enseñanza media y
terciaria, 6 institutos científicos en convenio CONICET-UNR, 42 programas de post-
grado, 55 programas de grado, y 20 carreras de nivel medio y terciario.

A través de los años, y como resultado de la investigación, la Universidad logró
construir su propia oferta tecnológica, la que se basa fundamentalmente en:

. tecnologías agroalimentarias,
. tecnologías del medioambiente y el hábitat,
. tecnología energética,
. tecnología de la información y de las comunicaciones,
. tecnología de la producción industrial,
. tecnología de la infraestructura y de las obras civiles,
. tecnología química,
. tecnología de la salud humana,
. tecnología para la gestión de las organizaciones y el desarrollo de los recursos
humanos.


Universidad Nacional del Litoral

La Universidad Nacional del Litoral fue creada el 27 de agosto de 1919 a través de la
Ley 10.861, con sede en la ciudad de Santa Fe. En la actualidad cuenta con la siguiente
estructura: 8 facultades, 1 instituto académico, 3 escuelas universitarias, 2 escuelas de
nivel medio, 5 institutos científicos, 8 programas de doctorado, 16 maestrías, y 14
especializaciones.


La Universidad ha constituido una oferta tecnológica en relación a:

. alimentos,
. desarrollo agropecuario,
. desarrollo institucional, jurídico y empresarial,
. desarrollo y planeamiento urbano,
. medio ambiente,
. recursos hídricos,
IDIED - Universidad Austral                                                           53



. salud humana,
. servicios educativos,
. tecnologías industriales,
. apoyo a municipios y comunas.

El presupuesto destinado a Ciencia y Tecnología para el año 1997 fue de $7,8 millones.

La Universidad Nacional del Litoral creó en 1994 el Centro para la Transferencia de
Resultados de la Investigación (CETRI), el que se especializa en la vinculación
tecnológica para cumplir con la función de interfaz entre los grupos de Investigación y
Desarrollo pertenecientes a la Universidad con el medio Socio-Productivo. De esta
manera se dan soluciones a las nuevas demandas de tecnologías de la sociedad y se
facilita la inserción de la Universidad en la región.

El CETRI cuenta entre sus funciones:

. disponer de la oferta tecnológica, es decir, del resultado de la Investigación y
Desarrollo en las distintas unidades académicas de la UNL,
. crear y mantener una base de datos de la oferta y de la demanda tecnológica de la
región
. centralizar la gestión de acuerdos de vinculación entre los grupos de Investigación y
Desarrollo con entidades intermedias del sector productivo de la región,
. acceder a bases de datos de otros centros de transferencia de universidades del país y
del exterior.


Universidad Tecnológica Nacional

La Universidad Tecnológica Nacional fue creada el 14 de octubre de 1959 a través de la
Ley 14.855. Su estructura académica se encuentra orientada hacia la enseñanza de la
ingeniería. En la actualidad cuenta con veintiún facultades regionales y ocho unidades
académicas distribuidas por todo el país.

La provincia de Santa Fe cuenta con tres facultades regionales ubicadas en Rafaela,
Rosario y Santa Fe, y dos unidades académicas situadas en Reconquista y Venado
Tuerto. Dentro de la Facultad Regional Rosario se encuentra el Centro de
Investigación y Desarrollo en las Tecnologías de Alimentos (CIDTA).

El CIDTA posee como objetivos ejecutar programas de investigación aplicada y
desarrollo tecnológico en el campo de las materias primas alimenticias y en la
producción de alimentos; producir y transferir tecnología al sector productivo; generar
información y antecedentes para revisar y producir nuevas normas sobre control de
materias primas alimenticias y en la producción de alimentos; realizar estudios referidos
a la contaminación de alimentos, materias primas y materiales de procesos; desarrollar
técnicas orientadas a la prevención de la contaminación y la detoxificación. Además, el
CIDTA organiza y dirige los trabajos prácticos de la Maestría en Tecnología de
Alimentos y es el ámbito donde se realizan las tesis de la Maestría.

El Centro de Investigación cuenta con veinte empleados, once de los cuales se dedican a
tareas de investigación, uno a tareas de administración y los ocho restantes realizan
54                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina



otros tipos de tareas. En cuanto a la calificación del personal, nueve poseen título
secundario, siete título universitario y cuatro han realizado una maestría.

En promedio el CIDTA establece dos contactos con empresas por mes y realiza dos
trabajos mensuales. Hasta el momento ha llevado a cabo 10 proyectos de investigación,
seis de los cuales dentro del Programa de Incentivos para Docentes Investigadores del
Ministerio de Cultura y Educación de la Nación.



4.2.3.2 Las Instituciones Nacionales

Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET)

El CONICET fue creado en 1958 mediante el Decreto Ley 1.251. Hacia fines de 1996
mediante los decretos 1.207 y 1.661 se redefinió su rol.

En la actualidad su misión es la promoción y ejecución de las actividades científicas y
tecnológicas en todo el territorio nacional y en las distintas áreas del conocimiento.
Entre sus funciones se encuentran: fomentar y subvencionar la investigación científica y
tecnológica tanto pública como privada, fomentar el intercambio y la cooperación
científico-tecnológica dentro del país y con el extranjero, otorgar subsidios a proyectos
de investigación, otorgar pasantías y becas para la capacitación y el perfeccionamiento
de egresados universitarios, organizar y subvencionar institutos, laboratorios y centros
de investigación, y administrar las carreras de Investigador Científico y Tecnológico y
del Personal de Apoyo.

En la provincia de Santa Fe se encuentran dos centros que dependen directamente del
CONICET. Ellos son el Centro Regional de Investigación y Desarrollo de Santa Fe
(CERIDE) y el Centro Regional de Investigación y Desarrollo Rosario (CERIDER).

El CERIDE es la sede regional del CONICET en la ciudad de Santa Fe. Entre sus
objetivos se encuentran:

. Construir un ámbito apropiado para la ejecución de investigaciones científicas y
tecnológicas,
. Brindar servicios de apoyo a los grupos de Investigación y Desarrollo que llevan
adelante sus actividades en institutos de la región, como así también al sector productor
de bienes y servicios,
. Procurar la interrelación de los grupos de investigación,
. Establecer mecanismos de transferencia de conocimientos y de resultados a los
sectores sociales y productivos,
. Brindar un ámbito para facilitar actividades de post-grado de la universidad.

El CERIDE es integrante del Programa de Química Fina y está desarrollando el Parque
tecnológico del Litoral. Este parque está situado en la ciudad de Santa Fe y se extiende
sobre un área de 31 hectáreas.

El Parque Tecnológico es un espacio acondicionado para empresas de alta tecnología,
en el que las mismas disponen de una infraestructura para su emplazamiento y servicios
IDIED - Universidad Austral                                                            55



de apoyo a su actividad. El parque actúa como una infraestructura interactiva que
promueve la relación entre los centros de formación, de investigación, de desarrollo y
de servicios con las empresas con el fin de aprovechar las capacidades tecnológicas.

El parque está gestionado por una sociedad anónima con participación estatal. Dentro
del mismo hay edificios en los que se localizan servicios centralizados, de uso
compartido, para apoyar actividades empresarias y de I&D. Las actividades que
sobresalen son la Agroindustria y la de Maquinarias y Equipos, entre otras. Los
antecedentes de las unidades de I&D junto con el Programa Litoral de Química Fina
constituyen la sede natural para la radicación y crecimiento de la actividad industrial en
Química Fina, la que comprende: productos veterinarios, agroquímicos, aditivos para
alimentos, etc.

El parque está compuesto por actividades de Investigación Aplicada y Desarrollo
Tecnológico, Servicios Técnicos, Incubadora Tecnológica, Área Industrial de Alta
Tecnología.

Las actividades de Investigación Aplicada y Desarrollo Tecnológico se realizan en los
siguientes institutos integrados al CERIDE: Instituto de Desarrollo Tecnológico para la
Industria Química (INTEC), Instituto de Desarrollo y Diseño (INGAR), Instituto de
Investigaciones en Catálisis y Petroquímica (INCAPE), Instituto Nacional de
Limnología (INALI).

La Incubadora Tecnológica, o centro de empresas, posee como objetivo facilitar, en
régimen de alquiler, un espacio físico dotado de servicios comunes para favorecer el
nacimiento de nuevas iniciativas empresariales de carácter innovador, reduciendo gastos
de inversión y operación en su fase inicial.

La filosofía del Parque Tecnológico del Litoral se basa en ofrecer toda su infraestructura
técnica como recursos compartidos y de apoyo a las empresa instaladas o en
“incubación”. La administración de los servicios centrales está a cargo del CERIDE.

El CERIDE es un centro que brinda servicios a institutos integrados al mismo. No tiene
investigadores. Hay entre su personal artesanos, técnicos y profesionales (según la
carrera del personal de apoyo del CONICET), de los cuales veintiseis se dedican a
tareas de administración y setenta y cinco trabajan en laboratorios, oficinas y
mantenimiento. En cuanto a la calificación de las personas, hay veintisiete que no
poseen título secundario, a las que se les asigna tareas de talleres y mantenimiento,
treinta y ocho que poseen título secundario, ocho terciario, veintisiete con título
universitario y una que realizó una maestría. El CERIDE no opera con presupuesto sino
que recibe del CONICET partidas presupuestarias a lo largo del año, siendo el total de
ingresos del año 1997 de $396 mil.

En cuanto a los indicadores de performance, el Servicio Centralizado de Grandes
Instrumentos (SECEGRIN) es el área que más servicios presta. Durante 1997 llevó a
cabo un promedio de 54 trabajos por mes.

El CERIDER es Sede Regional del CONICET en la ciudad de Rosario. Fue creado el 8
de mayo de 1979 por Resolución Nro. 246, apoyándose en los convenios del 25 de
septiembre de 1978 y del 20 de abril de 1979.
56                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina




Entre sus objetivos se encuentran:

. Servir de sede a institutos, laboratorios y grupos de investigación Científica y
Tecnológica,
. Crear cursos sistemáticos de post-grado y de perfeccionamiento para egresados,
. Establecer, organizar y mantener los servicios necesarios para el desarrollo de la
investigación científica,
. Organizar seminarios, cursos y conferencias,
. Organizar un sistema de transferencia de conocimientos a la región y también la
interrelación de los grupos de investigación y desarrollo con los posibles usuarios.
. Proponer mecanismos eficaces que mejoren la vinculación entre el sector de Ciencia y
Tecnología y el Sector Productivo y de Servicios, favoreciendo la generación y
transferencia de conocimientos.
. Relevar y difundir la oferta del sector de Ciencia y Tecnología, con la finalidad de
considerar su adecuabilidad a las demandas del sector Productivo y de Servicios, para
lograr un uso racional de los recursos humanos, de laboratorios, de infraestructura y
económicos ya existentes,
. Promover la transformación de los resultados obtenidos por el sector de Ciencia y
Tecnología en innovación tecnológica aplicable a las industrias, contribuyendo a
mejorar la competitividad de las mismas y a la formación de puestos de trabajo con
formación tecnológica,
. Promover la vinculación con las PyMES, tanto con las productoras de alta tecnología
como con las consumidoras de la misma. La promoción debe incluir: la información
científica y técnica adecuada a su actividad, los beneficios que proporciona la Ley de
Innovación Tecnológica y los servicios financieros a los que puede recurrir,
. Realizar encuentros entre el sector de CyT y los sectores productivos y sociales, a los
efectos de lograr trabajos conjuntos que impliquen transferencia de conocimientos y
utilización de los recursos humanos formados en el sistema científico,
. Participar en la definición de prioridades en CyT en la región, teniendo en cuenta las
demandas de los sectores productivos y de servicios
. Abordar convenios orientados a difundir y promover el nivel científico y tecnológico
de la región en el MERCOSUR, destacando las ventajas comparativas de la misma,
. Participar en la adecuación y en el uso de los edificios e infraestructura del CERIDER,
considerando prioritaria la transferencia de conocimientos a los sectores productivo y de
servicios y la coordinación de actividades con las instituciones que prestan servicios
tecnológicos al mismo (Dirección de Asesoramiento y Servicios Tecnológicos -DAT, y
el Instituto Nacional de Tecnología Industrial - INTI),

Los objetivos serían el punto de partida para la conformación en el lugar físico del
CERIDER de un polo tecnológico en Rosario.

En la región Rosario, las actividades de investigación se realizan en cinco institutos y un
programa de investigación, creados por convenios entre el CONICET y la Universidad
Nacional de Rosario, y en locales y laboratorios dependientes de dicha Universidad y
del CONICET. En total se cuenta con 159 empleados y un presupuesto de $245 mil.


Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA)
IDIED - Universidad Austral                                                            57



El INTA se creó en 1956 sobre la base del Instituto de Suelos, el Instituto de
Microbiología y el Instituto de Fitotecnia con el objetivo de impulsar y vigorizar el
desarrollo de la investigación y extensión agropecuarias y acelerar con los beneficios de
estas funciones la tecnificación y el mejoramiento de la empresa agraria y de la vida
rural. En la actualidad es una dependencia autónoma y funciona dentro del ámbito de la
Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

El INTA se encuentra dividido en centros regionales, de los que hay 15 en todo el país.
El Centro Regional Santa Fe definió como función general desarrollar y transferir
tecnologías para incrementar la eficiencia y eficacia de los principales sistemas
agropecuarios de la provincia, asegurando la sostenibilidad de los recursos y la
rentabilidad de las unidades de producción en orden del desarrollo del hombre y de su
comunidad.

Además estableció las siguientes prioridades regionales:

. Aumentar y estabilizar la producción agrícola con una disminución de costos,
permitiendo una mejor competitividad,
. Enfatizar la calidad a nivel producto e industria de la producción lechera, dando
mayores posibilidades de acceso a los mercados internos y externos,
. Hacer más eficiente la producción de cría y recría bovina, mejorando el potencial de
los recursos vegetales,
. dar especial atención a los productores de menor superficie, favoreciendo su
diversificación, eficiencia y organización de la comercialización.

A su vez, cada centro regional se encuentra dividido en Estaciones Experimentales
Agropecuarias (EEA) y en Agencias de Extensión Rural (AER). En todo el país existen
42 EEA y 200 AER. El INTA Regional Santa Fe cuenta con Estaciones Experimentales
Agropecuarias en Rafaela, Oliveros y Reconquista, como así también con 18 Agencias
de Extensión Rural en toda la provincia. En ellas se desarrollan los siguientes proyectos:

. PROCARNE: Proyecto de desarrollo tecnológico para la producción de bovinos para
carne en el centro y norte de Santa Fe,
. PAMPAS: Proyecto de generación y transferencia de tecnología para los sistemas de
producción agropecuarios predominantes en el área Amenábar-Rufino,
. PROCALE: Proyecto de mejoramiento de la calidad higiénico-sanitaria de la leche,
. PRODELE: Proyecto de desarrollo lechero para la cuenca santafesina,
. FRUTIHOR: Proyecto de desarrollo de las zonas frutihortícolas de la provincia de
Santa Fe,

. Cambio Rural: Es el Programa Federal de Reconversión Productiva para la Pequeña y
Mediana Empresa Agropecuaria. Fue creado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería
y Pesca de la Nación, y en el participan el INTA, los gobiernos provinciales y las
instituciones y entidades del sector agropecuario.

Su objetivo principal es colaborar con los pequeños y medianos productores
agropecuarios en la búsqueda de alternativas que permitan superar la crisis económica.
Para lograrlo se promueve la formación de grupos de productores agropecuarios
asesorados en materia de reconversión productiva por un ingeniero agrónomo o médico
veterinario. Además, se busca fortalecer a las instituciones para que ellas vinculen al
58                                                      Innovación en la Agroindustria Santafesina



pequeño y mediano productor con las estructuras de investigación y se intenta crear
condiciones que promuevan y faciliten el financiamiento de la actividad.

Mediante la asistencia técnica se capacita al productor sobre la oferta tecnológica
disponible y las alternativas a su alcance tales como la diferenciación del producto final,
los agronegocios, la gestión y las nuevas formas de organización, entre otras. Mediante
la vinculación al crédito se busca facilitar el acceso de los productores a las fuentes de
financiamiento, lo que les permitirá viabilizar en el corto plazo los procesos de
producción y comercialización.

A nivel nacional, Cambio Rural comenzó a funcionar en marzo de 1993, y en la
provincia de Santa Fe en mayo del mismo año. En la actualidad el programa cuenta con
21.100 productores que conforman 1.900 grupos en todo el país. En Santa Fe nuclea a
2.200 productores en 200 grupos e insume un financiamiento de $ 1,9 millones.

En el área de Rafaela, el programa cuenta con 67 empleados, de los cuales 4 realizan
tareas administrativas, 9 son agentes de proyecto y de apoyo, y 54 son asesores. En
cuanto a la calificación, 4 poseen título secundario, 61 título universitario y 2 realizaron
una maestría. Cuenta con un presupuesto anual aproximado de $450 mil, el que varía de
acuerdo a la cantidad de grupos que se encuentren en funcionamiento.


Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI)

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial fue creado el 27 de diciembre de 1957 a
través del Decreto-Ley Nº 17.138. Se constituyó como un organismo descentralizado
dependiente del Ministerio de Comercio e Industria. En la actualidad funciona bajo la
jurisdicción de la Secretaría de Industria, Comercio y Minería del Ministerio de
Economía y Obras y Servicios Públicos.

Su misión es promover el desarrollo y la transferencia de tecnología a la industria
argentina. Es un instituto dedicado a brindar apoyo tecnológico a las PyMEs. Desarrolla
procesos más eficientes y productos competitivos en cuanto a calidad, presentación y
precios y asesora y capacita a profesionales y técnicos. La actividad tecnológica del
INTI llega, entre otras, a las siguientes industrias: cárnica, frutihortícola, juguera, láctea,
molinera, de equipos y maquinarias, y química.

La política gubernamental tiende a fortalecerlo como Organismo Certificador de la
Calidad de Productos y Laboratorio de Referencia, y como guía para el acceso al
conocimiento tecnológico y el uso de tecnología informática.

El INTI se financia con fondos públicos y privados. Estos últimos provienen del
arancelamiento de los servicios que brinda al sector privado y de aportes de empresas y
Cámaras empresarias y de Instituciones afines del país y del exterior.

La actividad regional se realiza a través de centros regionales. Estos tienen su actividad
orientada a la consulta técnica de apoyo, servicios y transferencia de tecnología al sector
productivo y al gobierno. En la provincia de Santa Fe se encuentran el Centro Regional
Rosario (CEMROS) y el Centro Regional Rafaela (CEMRAF).
IDIED - Universidad Austral                                                             59



El CEMROS es un centro multipropósito cuyos servicios principales son: gestión de
empresas, calidad, metrología, proyectos de inversión, búsqueda de oportunidades de
negocios, energía, tecnologías limpias, ecología, alimentos, optimización de productos y
procesos, maquinaria e instalaciones agrícolas, ingeniería sanitaria, construcciones.

En cuanto a los recursos humanos, este centro cuenta con 14 empleados, de los cuales 4
realizan tareas administrativas y los 10 restantes son técnicos. Respecto a su
calificación, hay cuatro personas que poseen título secundario y los 10 restantes título
universitario. Para el año 1998 el CEMROS cuenta con un presupuesto de $1 millón, del
que $500 mil se destinan al edificio y los $500 restantes a sueldos y equipamiento.
Durante 1997 obtuvo 650 órdenes de trabajo.

El CEMRAF se especializa en la industria láctea y sus principales servicios son:
evaluación de la calidad de la leche y productos lácteos, control de materias primas,
insumos, productos semielaborados o terminados, mantenimiento preventivo y
correctivo de plantas lecheras, tecnologías de fabricación de productos lácteos,
capacitación de personal, etc.

Este centro dispone de una planta experimental en la ciudad de Rafaela. Posee 38
empleados de los cuales 2 se dedican a tareas administrativas, 31 a la investigación y los
5 restantes realizan otros tipos de tareas. En cuanto a su calificación, 5 no poseen título
secundario, 2 poseen título secundario, 15 terciario, 16 universitario, de los cuales 4
están realizando una maestría y 2 un doctorado. El CEMRAF mantiene en promedio 45
contactos con empresas por mes y realiza en promedio 120 trabajos en el mismo período
de tiempo.



4.2.3.3 Las Instituciones Privadas

Grupos CREA

Los grupos CREA (Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola) son grupos de
productores agropecuarios de una misma región y con actividades semejantes que
trabajan con el objetivo de compartir experiencias y conocimientos para aumentar la
rentabilidad y lograr el crecimiento de sus empresas, incorporando y probando técnicas
de producción.

La característica fundamental de los grupos CREA es que la extensión del conocimiento
y la experiencia la realizan los productores trabajando en grupos. Los técnicos son
motores, intérpretes y coordinadores de trabajos que aporten soluciones a los problemas
definidos por el grupo.

A partir del trabajo de los grupos los productores avanzan en la incorporación de nuevas
tecnologías y su adaptación, en el mejoramiento de resultados económicos y
productivos, en la decisión de inversiones, y en la posibilidad de encarar nuevas
actividades a partir del intercambio de experiencias.

Cada grupo realiza una reunión mensual en la que sus integrantes y el asesor analizan y
recorren una explotación. Dichas reuniones van rotándose en los campos de cada
60                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina



miembro del grupo. Además, cada asesor hace una gira mensual por todos los campos
del grupo con el objeto de ajustar la tecnología en cada explotación, ayudar a detectar
posibles problemas, y planificar con el propietario el desarrollo de la empresa.

AACREA es la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación
Agrícola. Nuclea alrededor de 200 grupos CREA en todo el país y cuenta con 190
asesores técnicos. En lo tecnológico, AACREA centraliza la recopilación y el estudio de
la información producida por los grupos y las regiones CREA: trabajos, publicaciones,
informes y datos físicos que organiza para ser difundidos. En la provincia de Santa Fe
hay 31 grupos CREA. Hay una persona en administración y 46 asesores.




4.3 RESUMEN

En este capítulo se mostró sintéticamente la situación de los principales actores del SRI.
Los datos salientes son el proceso de cambio de cambio que experimentaron durante los
noventa tanto los actores privados como los públicos. En particular, los cambios
operados desde el sector público a partir de 1996 representan un caso de reingeniería
institucional de magnitud. Dichos cambios apuntaron básicamente a mejorar los
mecanismos de asignación, introduciendo mayores niveles de transparencia y
competencia por los fondos públicos.

Dentro de la provincia de Santa Fe puede verse un desarrollo institucional y un gasto en
ACyT de magnitud, si es comparado con el interior del país, pero mínimo si se lo
compara con las cifras agregadas de Capital Federal y provincia de Buenos Aires. Es
importante señalar que la participación de los gastos en ACyT de Santa Fe en el total del
país son menos que proporcionales a su participación en el Producto Bruto.

A partir de esta visión general de los actores del SRI, interesa ahora observar cual es la
conducta innovativa de las empresas del sector agroindustrial en Santa Fe. Ese análisis
es el objetivo del próximo capítulo.
   IDIED - Universidad Austral                                                           61




5. LA CONDUCTA             INNOVATIVA      DE    LAS     EMPRESAS         DEL     SECTOR
AGROINDUSTRIAL.

   En los capítulos 2 y 3 se presenta el marco teórico referido al estudio de la innovación
   desde una perspectiva sistémica y particularmente al estudio de la innovación en la
   agroindustria, a partir del enfoque denominado Complejos Agroindustriales.

   En el capítulo 4 se introdujeron los principales actores del Sistema Regional de
   Innovación y, dentro de él, los principales sectores económicos del CAI en la provincia
   de Santa Fe.

   En este capítulo se presenta y analiza la evidencia empírica de la conducta innovativa de
   las empresas del complejo agroindustrial santafesino, con énfasis en las relaciones entre
   empresas y entre ellas e instituciones relacionadas con el ámbito de CyT. Estas
   relaciones se estudian desde el punto de vista del origen de las innovaciones que
   incorporan las empresas, los contactos que mantienen con distintas instituciones, los
   problemas que enfrentan en dichos contactos y las demandas que manifiestan al sector
   público.

   Dicha evidencia reconoce dos fuentes principales: el relevamiento industrial realizado
   por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio (MAGIC) de la
   Provincia de Santa Fe durante el año 1996 y la encuesta de gestión de tecnología que se
   adjunta en el anexo I.

   El Relevamiento Industrial del MAGIC (RI)

   El Relevamiento Industrial fue realizado durante 1996 por el Ministerio de Agricultura,
   Ganadería, Industria y Comercio en forma conjunta con los Municipios y Comunas de
   la Provincia de Santa Fe con financiamiento del Consejo Federal de Inversiones, y la
   colaboración del Instituto Provincial de Estadística y Censos.

   El objetivo de dicho relevamiento ha sido obtener información sobre las pequeñas y
   medianas empresas (PyMEs) manufactureras de la provincia de Santa Fe, con datos
   sobre recursos humanos, mercados, innovación de procesos y productos, servicios
   financieros, y otros; complementando las cifras aportadas por el Censo Nacional
   Económico 1994.

   Se definió como PyME a aquel establecimiento que habiendo producido total o
   parcialmente bienes en la provincia de Santa Fe ocupe entre 5 y 200 personas u
   ocupando menos de 5 personas haya facturado durante 1995 más de $60 mil.

   Es conveniente destacar que según datos del Censo Nacional Económico 1994, han
   quedado excluidas del análisis:

   a- las grandes empresas, consideradas en la oportunidad las que ocupaban a más de 200
   personas y cuyo número ascendía al momento del Censo a 72,

   b- las microempresas, consideradas las que ocupaban a menos de 5 personas o
   facturaron menos de $60 mil en 1995, principalmente industrias soderas, panaderías sin
62                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina



sucursales, fábricas de pastas, pequeñas imprentas, cuyo número al momento del Censo
se estimaba en 6 mil.

La información de esta base se abrió para cuatro sectores claves del CAI santafesino:
maquinaria agrícola, aceites, lácteos y frigoríficos. De las preguntas realizadas se
seleccionaron aquellas que hacían referencia a la tecnología usada en la empresa, las
innovaciones producidas y los problemas para producir las mismas que enfrentaban las
empresas.


La Encuesta de Gestión de la Tecnología (EGT)

La Encuesta de Gestión de la Tecnología fue diseñada para los fines y como parte de
este trabajo de investigación. Se distribuyó a un conjunto de empresas agroindustriales
de la provincia de Santa Fe. Los sectores representados son: maquinaria agrícola,
aceites, lácteos, frigoríficos y proveedores de insumos y servicios de apoyo.

A diferencia del RI, donde el límite geográfico de la Provincia de Santa Fe definió la
muestra utilizada, en la EGT primó el criterio de incorporar empresas que aún fuera de
los límites geográficos provinciales, se consideran por vínculos económicos que
mantienen con la región y por sus propias características, parte del mismo cluster
agroindustrial. Por ese motivo, en la muestra se incorporan empresas localizadas fuera
de Santa Fe, mas precisamente en los departamentos Marcos Juárez y Unión, de la
Provincia de Córdoba y en el partido de Pergamino, en la Provincia de Buenos Aires.

La EGT indaga sobre las fuentes de la tecnología utilizada en las empresas, el origen
geográfico de la misma, la existencia de mecanismos de asociación entre empresas para
encarar proyectos de innovación y las relaciones entre empresas e instituciones públicas,
identificando los principales problemas que aparecen en dicha relación.

La EGT se distribuyó a 88 empresas agroindustriales, de las que respondieron 33. En
cuanto a las características de las empresas bajo análisis, el 48% son PyMEs y el 52%
restante son grandes. El criterio de división entre empresas PyMEs y grandes se fijó en
$10.000.000 de facturación anual. Respecto a la distribución por sectores, el 6%
corresponde al sector aceites, el 12% al sector lácteo, el 12% al sector carnes, el 24% al
sector proveedor de insumos, y el 45% restante al sector de bienes de capital.

El nivel de facturación combinado de este grupo supera los $2.120 millones. Las
exportaciones suman mas de $380 millones, es decir un 18% de la facturación, de los
cuáles un 14% se destina a países del Mercosur. El empleo total de las empresas de la
muestra suma 8.562 personas, de las cuales un 5% son profesionales y el 1% está
destinado a tareas de I&D.

En los siguientes apartados se presenta y se analiza la evidencia empírica de ambas
fuentes con respecto al origen de la tecnología utilizada y su procedencia geográfica, las
relaciones entre empresas en proyectos de innovación, las relaciones con instituciones
públicas, los principales problemas que enfrentan las empresas a la hora de innovar y
los requerimientos de las empresas hacia el Estado.
IDIED - Universidad Austral                                                         63



5.1 INNOVACIÓN EN LOS NOVENTA

En este apartado se presenta una perspectiva sobre la innovación en la agroindustria
santafesina en la primera mitad de los noventa. Para tal fin se presenta la información
sobre innovaciones realizadas en los sectores seleccionados del RI.

Los datos que presenta el RI incluyen los porcentajes de las empresas encuestadas que
realizaron innovaciones en productos, procesos u organización, en el período 1991-
1995. Dentro de las innovaciones de productos se distinguió entre innovaciones
radicales (incorporación de nuevos productos) e incrementales (mejoras de los mismos).
Los resultados se presentan en los siguientes cuadros.


Cuadro 6
Porcentaje de empresas que introdujo innovaciones en productos (radicales)
Maquinaria                              66%
Lácteos                                 61%
Aceites                                 50%
Frigoríficos                            38%
Fuente: RI

Cuadro 7
Porcentaje de empresas que introdujo innovaciones en productos (incrementales)
Lácteos                                 81%
Aceites                                 70%
Maquinaria                              69%
Frigoríficos                            49%
Fuente: RI

Una primera comparación de los cuadros precedentes permite ver la importancia que
adquiere la innovación incremental, especialmente en sectores como lácteos o aceites,
donde las innovaciones radicales (nuevos productos) han sido menores.


En segundo lugar, se presenta el porcentaje de empresas que realizaron innovaciones de
procesos en cada sector.

Cuadro 8
Porcentaje de empresas que introdujo innovaciones en procesos
Lácteos                                 80%
Aceites                                 80%
Maquinaria                              69%
Frigoríficos                            63%
Fuente: RI

En cuanto a la innovación en procesos, es importante destacar que los sectores que
presentan mayor porcentaje de empresas que las realizaron (nuevamente lácteos y
aceites), son también los sectores que exhiben una antigüedad de los equipos menor.
64                                                           Innovación en la Agroindustria Santafesina



La primera inferencia que puede hacerse es que, habiendo sido los sectores donde
mayores procesos de inversión en nuevos equipos se verificaron, introdujeron por esa
vía importantes innovaciones de procesos. En otras palabras los datos podrían estar
indicando una importante introducción de tecnología de procesos incorporada en parte
en nuevos equipos, en estos sectores.

A continuación se presentan los datos sobre la década a la que pertenece el
equipamiento mas antiguo de las empresas.

Cuadro 97
Década del equipamiento más antiguo que posee la empresa
Sector              Dec. 40 Dec. 50 Dec. 60 Dec. 70                            Dec. 80      Dec. 90
Lácteo               3,8%      4,8%      7,7%      17,3%                       36,5%        26,9%
Carnes               0,0%      2,2%      4,4%      20,0%                       40,0%        25,6%
Maquinaria           1,7%      8,6%     20,3%      30,6%                       24,1%         9,5%
Aceites             20,0%      0,0%      0,0%      30,0%                       50,0%         0,0%
Fuente: RI

En general, los procesos de innovación asociada a la inversión en equipos obedecen a
las nuevas condiciones económicas que se presentaron especialmente a partir de los
noventa. El cambio en los precios relativos motivado por la reducción de los aranceles a
la importación de bienes de capital, sumado a la creciente presión competitiva motivó
un importante proceso de modernización de equipos.

Por otro lado, la creciente participación de empresas transnacionales en la economía
nacional (que se reflejó en el destacable aumento de la inversión extranjera directa),
introdujo un elemento adicional. Los procesos de inversión de estas firmas y la
necesidad, en muchos casos, de llevar las prácticas productivas a niveles cercanos a los
estándares de las casas matrices, impulsó también un fuerte proceso de aggiornamiento
en equipos y tecnología (Kosacoff (1998b)).

En tercer lugar, se presentan los porcentajes de empresas que realizaron innovaciones en
la organización de la producción o, en otras palabras, incorporaron tecnologías blandas.




Cuadro 10
Porcentaje de empresas que introdujo innovaciones en la organización
Aceites                                 60%
Maquinaria                              59%
Frigoríficos                            59%

7
 En los sectores lácteo, carnes y maquinaria, la suma horizontal no es igual al 100% porque hay empresas
que no responden esta pregunta del relevamiento (3%, 7,8% y 2,6% respectivamente). Además, en el caso
de maquinarias un 2,6% de las empresas posee equipamientos cuya antigüedad es anterior a la década del
40.
IDIED - Universidad Austral                                                              65



Lácteos                                       57%
Fuente: RI

En cuanto a las innovaciones en organización, puede observarse que los niveles son
similares en todos los sectores y podrían considerarse bajos. La incorporación de
tecnologías blandas puede separarse en dos etapas diferentes. En primer lugar, durante
la década de los ochenta el cambio de condiciones financieras hizo que las empresas
tuvieran que convivir con tasas de interés fuertemente positivas cuando la situación en
las décadas previas había sido la contraria. Esta nueva condición del entorno motivó que
los agentes económicos intentaran minimizar la inmovilización de activos bajo la forma
de altos stocks. Esta reducción de stocks, a su vez, se buscó por la vía de eficientizar los
procesos de aprovisionamiento y producción al interior de la firma. Fue en este
momento donde conceptos como Just in time, hicieron su aparición, aunque no
estuvieran ampliamente difundidos.

En segundo lugar, a partir de las reformas económicas de los noventa, la desregulación
y apertura de la economía se verificó en mayores niveles de competencia en todos los
sectores y una renovada necesidad por dar un salto de productividad en un contexto de
restricciones financieras para muchas empresas. En efecto, la relativa mayor facilidad
para acceder a tecnologías de organización, sumada a los menores costos relativos de
introducción de las mismas puede haber facilitado la rápida difusión que tuvieron en
esta década. Aún sectores que reflejan, como se verá mas adelante, problemas
financieros para innovar pueden, no obstante, encarar un proceso de mejoras y reformas
en la forma en que se organiza la producción. La incorporación de las llamadas
“tecnologías blandas” han sido, a partir de la apertura y la desregulación de los noventa,
la primera estrategia defensiva de sectores que necesitaban incrementar drásticamente
sus niveles de productividad y enfrentaban al mismo tiempo restricciones financieras.

Un capítulo aparte merece un indicador particular del grado de mejoras introducidas en
la organización de la producción. Quizás uno de los indicadores mas claros de la
evolución de la forma de producción hacia el paradigma dominante actual (denominada
en parte de la literatura lean manufacturing o producción flexible8), especialmente en lo
referente a innovación, es la participación de los empleados en las sugerencias de
mejoras. La existencia o no de mecanismos de incentivos a las sugerencias de los
empleados suele ayudar a identificar empresas que han introducido fuertes cambios con
respecto a las formas de producción dominantes hasta los años setenta y en Argentina
hasta los ochenta.

En este sentido, se puede apreciar en el cuadro siguiente que un considerable porcentaje
de las empresas de los cuatro sectores tiene algún tipo de esquema de incentivos para el
personal que propone mejoras, dato que confirma la importancia de los procesos de
reingeniería en muchas de ellas.

Cuadro 11
Porcentaje de empresas que otorga incentivos al personal que sugiere mejoras
Aceites                                  60%
Maquinaria                               54%
Lácteos                                  46%
Carnes                                   39%
8
    Ver Best (1990) o Piore y Sabel (1993)
66                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina



Fuente: RI




5.2 ORIGEN DE LA TECNOLOGÍA UTILIZADA EN LAS EMPRESAS DEL CAI

El siguiente cuadro refleja el porcentaje de empresas que reportaron haber utilizado las
fuentes de innovaciones que se detallan (primera columna), y en segundo lugar la
apertura (en porcentajes) de dichas empresas entre PyMEs y Grandes (segunda y tercera
columna).


Cuadro 12
Fuentes de innovaciones            Empresas              Distribución por tamaño
                                  (% del total)         PyMEs Grandes Total
Casa matriz o empresa relacionada    67%                 50%       50%      100%
Oferente de equipos                  61%                 45%       55%      100%
Compradores                          21%                 43%       57%      100%
Consultoras                          36%                 42%       58%      100%
Publicaciones                        42%                 43%       57%      100%
Instituciones gubernamentales        30%                 60%       40%      100%
Viajes del personal                  58%                 37%       63%      100%
Personal de ventas                   30%                 40%       60%      100%
Otras                                12%                 50%       50%      100%
Fuente: EGT



Tres consideraciones merecen hacerse sobre los datos que aporta este cuadro. En primer
lugar, las fuentes de innovaciones que fueron reportadas mayor número de veces fueron:
Casa matriz o empresa relacionada (67%), Oferentes de equipos (61%) y viajes del
personal (58%). La segunda de las variables (Oferentes de equipos) confirma la
importancia del proceso de renovación tecnológica que tuvo lugar en los noventa, a
partir de la incorporación de bienes de capital.

Adicionalmente, debe destacarse de nuevo que la importancia de la principal fuente de
innovación (Casa matriz) incorpora el efecto del creciente dinamismo de la empresas
transnacionales en los noventa (Kosacoff (1998b)).

En segundo lugar, mientras que las dos primeras fuentes de innovaciones muestran una
participación similar de PyMEs y grandes empresas, la tercera de ellas (viajes del
personal) muestra una mayor participación de las empresas grandes en desmedro de las
chicas. El mayor aprovechamiento en las empresas grandes de los viajes del personal
con el fin de introducir mejoras en la producción propia, muestra mayores diferencias
cuando se trata de viajes al exterior. Como se verá mas adelante esta mayor tendencia a
aprovechar tecnologías disponibles en otros países se manifiesta también en otras
fuentes de innovación, como oferentes de equipos y consultoras.

En tercer lugar, otras tres fuentes de innovaciones (Instituciones gubernamentales y
Personal de ventas), que son reportadas por un 30% de las empresas en cada caso,
muestran las mayores diferencias por tamaño de las empresas.
IDIED - Universidad Austral                                                          67




En efecto, de las empresas que reportan haber introducido innovaciones a partir del
trabajo con Instituciones gubernamentales, un 60% son PyMEs y el resto, por supuesto,
empresas Grandes. La relevancia de este dato es mayor en tanto esta es un área de
trabajo directo del Estado con las empresas y donde se manifiestan, como se verá
después graves problemas en las relaciones de las empresas (especialmente las PyMEs)
con dichas instituciones.

Por otro lado, es interesante destacar que a pesar de ser una de las principales fuentes
de innovación en las PyMEs, los contactos con instituciones gubernamentales son
mas frecuentes entre empresas Grandes. Dicha aparente contradicción podría ser
explicada en parte en el menor número de fuentes de innovaciones con que cuentan
las empresas PyMEs. En otras palabras a pesar de tener en términos relativos,
menos contactos con instituciones que las empresas de mayor porte, estos contactos
representan un porcentaje de las innovaciones que introducen las PyMEs mayor
que en el resto de las empresas.

La afirmación anterior se ve confirmada por las otras dos fuentes de innovaciones
(Consultoras y Personal de ventas), donde las empresas grandes representan el 58% y el
60% de los casos reportados respectivamente.



5.3 INTEGRACIÓN GEOGRÁFICA DE LOS FLUJOS DE TECNOLOGÍA.

Cuadro 13
Región geográfica                        Empresas         Distribución por tamaño
                                        (% del total)    PyMEs Grande        Total
                                                                      s
Santa Fe                                    32%           53%       47%      100%
Buenos Aires, Córdoba y Entre Ríos          25%           30%       70%      100%
Otras provincias                             9%           25%       75%      100%
Mercosur                                    11%           21%       79%      100%
Otros países                                23%           25%       75%      100%
Total                                       100%          35%       65%      100%
Fuente: EGT

El principal hecho que surge del análisis del cuadro anterior es la decreciente
participación de PyMEs entre las empresas que utilizan fuentes de innovación fuera de
la provincia de Santa Fe. En efecto, a medida que se amplía el espacio geográfico crece
la participación relativa de empresas grandes. Esto es, mientras que de las empresas que
reportaron incorporar innovaciones a partir de fuentes de la provincia de Santa Fe el
53% eran PyMEs, ese porcentaje se reduce a 21% y 25% en el caso de países del
Mercosur y Otros países, respectivamente.



5.4 EXISTENCIA DE ESQUEMAS ASOCIATIVOS ENTRE EMPRESAS DEL CAI
68                                                    Innovación en la Agroindustria Santafesina



La EGT muestra porcentajes relativamente bajos de esquemas asociativos entre
empresas para encarar proyectos de innovación. Como se puede ver en el cuadro, el
porcentaje mas elevado corresponde a algún tipo de asociación entre empresas similares
o entre las empresas y sus proveedores de partes e insumos, con un 27% en cada caso.
Las relaciones de este tipo con proveedores de servicios técnicos sólo alcanzan al 15%.

Sin dudas, el dato mas destacable es que un 55% de las empresas encuestadas no reporta
ningún tipo de esquema asociativo de esta naturaleza, indicando un bajo nivel de
relación entre empresas en aspectos innovativos.

Sin embargo, si se abre la muestra para separar empresas grandes de PyMEs (de mas y
menos de $10.000.000 de facturación), se nota un marcado sesgo a favor de las
empresas grandes (67% de las empresas que reportaron esquemas asociativos con pares
son empresas grandes). Esto indicaría, en principio, un mayor grado de
asociatividad entre las empresas grandes.


Cuadro 14
Tipo de Asociación                     Empresas           Distribución por tamaño
                                      (% del total)     PyMEs Grandes         Total
Otras empresas                           27%             33%        67%       100%
Proveedores de partes e insumos          27%             44%        56%       100%
Proveedores de servicios técnicos        15%             40%        60%       100%
Otros                                     3%              0%       100%       100%
Ninguno                                  55%             50%        50%       100%
Fuente: EGT



A nivel sectorial, a partir de entrevistas realizadas tanto con funcionarios del Gobierno
Provincial como con empresas del sector, se puede inferir que las diferentes
características de los empresarios de cada sector industrial, dan cuenta de distintas
actitudes hacia las asociaciones entre empresarios y hacia el trabajo conjunto con el
gobierno en iniciativas relacionadas con la introducción de innovaciones.

Específicamente, en el sector lácteo es posible encontrar un grado relativamente mayor
de iniciativas de asociación de empresas industriales entre ellas, con agrupaciones de
productores y de trabajo conjunto con organismos estatales. En este sentido, lo que
motoriza la preocupación de las empresas lácteas por el uso de mejor tecnología entre
los productores lecheros, está relacionado con la preocupación por obtener materia
prima en cantidad y condiciones de calidad aseguradas. El sector no es ajeno, por lo
tanto, a esquemas institucionales a partir de los cuales las empresas lácteas generan una
importante difusión de tecnologías entre los productores primarios.

Sin embargo, según el RI y confirmando esta baja tendencia general para asociarse con
fines relacionados con la innovación, entre el 50% y el 66% de las empresas, según los
sectores, realizó innovaciones durante el período 1991-1995 sin apoyo alguno.


Cuadro 15
Porcentaje de empresas que realizó innovaciones sin apoyo alguno
IDIED - Universidad Austral                                                         69



Maquinaria agrícola                         66%
Lácteos                                     60%
Frigoríficos                                60%
Aceites                                     50%
Fuente: RI




5.5 RELACIONES CON INSTITUCIONES PÚBLICAS.

La EGT muestra que dos instituciones de tecnología (el Instituto Nacional de
Tecnología Industrial, INTI, y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, INTA)
han tenido el mayor número de contactos dentro del grupo de empresas estudiado.

Ese porcentaje, 52% en ambos casos, es igualado si se consideran a las universidades en
conjunto. En efecto, las universidades que mantuvieron contactos con las empresas
(principalmente, Universidad Nacional de Rosario, Nacional del Litoral, Tecnológica
Nacional, Nacional de Córdoba y Austral) alcanzan en conjunto un 55% de menciones
entre las empresas.

Dentro de los institutos de tecnología la Dirección de Asesoramiento Tecnológico
concentra un 21% de menciones. Es interesante destacar, sin embargo, que no obstante
tener un número menor de contactos, su clientela se compone en un 71% de PyMEs,
constituyéndose en el caso opuesto al INTA e INTI, con un 24% y 35% de PyMEs
respectivamente.

Esto es especialmente relevante si se considera que las PyMEs muestran problemas para
contactar a dichas instituciones.




Cuadro 16
Organismos                    Empresas          Distribución por tamaño
                              (% total)     PyMEs       Grandes        Total
INTI                            52%          24%          76%         100%
INTA                            52%          35%          65%         100%
Universidades                   55%          44%          56%         100%
DAT                             21%          71%          29%         100%
MAGIC                           45%          53%          47%         100%
Otros Org. Nacionales           18%          50%          50%         100%
Otros Org. Locales              18%          67%          33%         100%
Org. no gubernamentales         18%          67%          33%         100%
70                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina



Total                          93%            50%              50%              100%
Fuente: EGT

Por último, es importante destacar el elevado porcentaje de empresas que reportaron
haber tenido contactos con el MAGIC relacionados con la incorporación de
innovaciones en la empresa. La razón de la importancia de este fenómeno es que el
MAGIC, a diferencia de las otras instituciones mencionadas, no tiene como objetivo
primordial la generación o difusión de tecnología.



5.6 PRINCIPALES PROBLEMAS QUE ENFRENTAN LAS EMPRESAS PARA INNOVAR

En este apartado se presentan, en primer lugar, los problemas de producción y las
dificultades para innovar que las empresas reportaron en el RI. En segundo lugar, se
presentan los problemas específicos que se encontraron en las relaciones entre empresas
e instituciones públicas, según la EGT.

La razón para este ordenamiento es que se pretende reflejar cuáles son los problemas
que las empresas consideran mas importantes, desde el punto de su producción, en
segundo lugar que problemas detectan para innovar en sus productos, procesos y
organización, de forma de superar esos problemas o restricciones y por último, dentro
de esos esfuerzos por innovar que problemas ha encontrado para relacionarse con las
instituciones, principalmente públicas de generación y difusión de tecnología.

Principales problemas de producción

En el siguiente cuadro se presentan los principales problemas de producción que las
empresas de los sectores analizados en el RI, identificaron como mas importantes.




Cuadro 17
Principales problemas de producción       Lácteos      Carnes        Aceites     Maquinaria
Falta de tecnología adecuada               8,7%        14,4%           0%          22,4%
Elevados costos de los servicios           30,8%       28,9%          10%          15,5%
Bajo volumen de producción                 16,3%       17,8%           0%          13,8%
Otros                                      12,5%       28,9%          60%          32,3%
Ninguno                                    28,8%        7,8%          20%          11,2%
NS/NC                                      2,9%         2,2%          10%          4,7%
Fuente: RI

Merece destacarse el hecho que un 60% de las empresas aceiteras atribuyeron a “otros”
sus principales problemas de producción. Presumiblemente, esto coincidiría con su
IDIED - Universidad Austral                                                          71



principal pedido a las autoridades económicas provinciales y nacionales: la provisión de
mas y mejor infraestructura. Igualmente destacable es el hecho de que ninguna empresa
consideró tener problemas relacionados con aspectos tecnológicos ni con volúmenes de
producción, lo que contribuye a delinear el perfil del sector.

En el caso del sector lácteo, la heterogeneidad dentro de la muestra de empresas del RI
hace que un 8,7% de las empresas declare tener problemas de tecnología inadecuada y
un 16,3% considere que los bajos volúmenes de producción son su principal problema.
Vale la pena mencionar el elevado porcentaje (28,8%) de empresas que consideran no
tener ningún problema de producción de consideración.

El sector carnes, por su parte, ya muestra a la falta de tecnología adecuada como un
problema importante (un 14,4% de las empresas lo considera su problema de
producción mas importante), detrás del costo de los servicios y los bajos volúmenes de
producción. El porcentaje de empresas que declara no tener ningún problema de
producción de magnitud, es sensiblemente menor (7,8%) que en los otros casos.

Finalmente, en el caso del sector Maquinaria, aparece por primera vez la falta de
tecnología adecuada como el principal problema de producción para la mayoría de las
empresas (22,4%), marcando el perfil de un sector con problemas relacionados con la
incorporación de tecnología.

Principales problemas para innovar

Como se explicó antes, dado que la modificación de los productos, procesos o forma de
organización de la producción de las empresas está orientada a superar los problemas
descriptos en la sección anterior, cobra importancia presentar aquellas dificultades que
enfrentan las empresas en ese camino.


Cuadro 18
Principales problemas para innovar       Lácteos     Aceites    Carnes     Maquinaria
Falta de financiamiento                   60,6%       40%       75,6%        68,1%
Altos costos de Desarrollos               22,1%       20%       13,3%        12,5%
Equipamiento inadecuado                   2,9%        10%        3,3%        3,9%
Falta de personal calificado              1,9%        0%         2,2%        4,3%
Fuente: RI

Como puede verse, en la gran mayoría de los casos el orden de importancia de las
dificultades para innovar es el mismo en todos los sectores. En este sentido es además
notorio que la gran mayoría de las empresas de todos los sectores consideren al
financiamiento como el principal problema que tienen para innovar. El segundo
problema en orden de importancia (altos costos de los desarrollos), está en realidad
íntimamente ligado al primero y representa, de alguna forma, la otra cara del mismo
problema.

Sería erróneo, sin embargo, considerar que los problemas de equipamiento inadecuado o
falta de personal calificado son poco importantes en virtud del bajo número de empresas
que los reportó como sus principales inconvenientes para innovar. Por el contrario,
dadas las respuestas obtenidas a otras preguntas tanto del RI como de la EGT, es
72                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina



evidente que si las empresas dispusieran de financiamiento para innovar, el cuello de
botella pasarían a ser, en no pocos casos, estas dos causas. En efecto, equipamiento
antiguo y falta de capacitación del personal en muchas empresas de los sectores
estudiados, marcan que el problema de financiamiento está ocultando en parte otros
problemas estructurales.


Principales problemas para relacionarse con instituciones (públicas) de CyT

Según la EGT, un 94% de las empresas encuestadas tuvieron algún tipo de contacto con
instituciones públicas o privadas, orientado a la incorporación de innovaciones. Dicho
porcentaje se reparte en partes iguales entre empresas Grandes y PyMEs.

Cuadro 19
Tipos de problemas                             Empresas    Distribución por
                                                (% del         tamaño
                                                 total) PyMEs Grande Total
                                                                    s
Elevados costos de los servicios                  15%    40%      60%     100%
Mala calidad de las prestaciones                  18%    17%      83%     100%
Falta de capacidad del personal                    9%    67%      33%     100%
Demoras. Tiempos elevados para realizar un        45%    47%      53%     100%
trabajo
Desconocimiento de los organismos por parte de    21%    43%      57%     100%
las empresas
Desconocimiento de la oferta de los organismos    42%    57%      43%     100%
Atención deficiente en los organismos             12%    25%      75%     100%
Procedimientos burocráticos                       52%    35%      65%     100%
Falta de contacto con las empresas                45%    60%      40%     100%
Desarrollos sin aplicación económica              18%    33%      67%     100%
Dificultades de comunicación entre el personal    27%    67%      33%     100%
de la institución y el de la empresa
Fuente: EGT



Como puede observarse, los principales problemas encontrados son: los excesivos
procedimientos burocráticos (52%), las demoras para la realización de trabajos (45%),
estrechamente ligado con lo anterior, la falta de contacto con las empresas que muestran
las instituciones de CyT (45%) y el desconocimiento, por parte de las empresas, de la
oferta de los organismos (42%), también estrechamente relacionado con lo anterior.

Por otro lado, dos problemas que, en general, no fueron relevados por un gran
porcentaje de empresas (mala calidad de las prestaciones y atención deficiente en los
organismos), muestran sin embargo, un elevado porcentaje de empresas grandes dentro
del total. En otras palabras, a pesar de no ser mencionados con tanta frecuencia, son
problemas que particularmente las empresas grandes consideran como importantes.

Por otro lado, el problema dificultades de comunicación, muestra la tendencia contraria,
es decir, la mayoría de las empresas que lo reportan son PyMEs. Esto podría estar
sugiriendo que la conformación del capital humano de las empresas PyMEs les podría
IDIED - Universidad Austral                                                          73



estar dificultando sortear las barreras universidad-empresa. Dicho de otra forma, una
empresa con mayor cantidad de profesionales dentro de su estructura (probablemente
una empresa de mayor tamaño) puede encontrar mas fácil relacionarse con una
institución científica y compartir parte de su lenguaje, en virtud de su formación. En
suma, la formación del personal de las empresas podría ser un factor que
determina la facilidad de la comunicación con una institución de CyT.

Por último es necesario resaltar el hecho de que las empresas consultadas en la EGT no
cuestionan la capacidad del personal de las instituciones de CyT, como lo demuestra el
bajo resultado obtenido para el problema: falta de capacidad del personal. No se pone en
tela de juicio la capacidad individual de los profesionales sino que se resaltan los
problemas que tienen que ver con la arquitectura institucional.



5.7 ¿QUÉ ESPERAN LAS EMPRESAS DEL ESTADO?

Como puede verse en el cuadro 20, casi siete de cada ocho empresas declara que la
ayuda que espera del Estado está relacionada con el financiamiento de las actividades
innovativas. Esto, por supuesto, forma parte de una problemática mas amplia que tiene
que ver con el financiamiento general de las actividades productivas, especialmente
dentro del sector de las PyMEs. De forma coincidente, el porcentaje de PyMEs que
solicitan financiamiento es superior al de empresas grandes.

Sin embargo, se reportan otros dos pedidos (información sobre la oferta tecnológica y
asistencia a través de instituciones), donde dos de cada tres empresas que los realizan
son PyMEs.

En cuarto lugar, aparece el requerimiento de entrenamiento de la mano de obra, que
realizan las empresas, de las cuales el 60% son PyMEs.




Cuadro 20
Ayuda                                    Empresas      Distribución por tamaño
                                        (% del total) PyMEs Grande        Total
                                                                   s
Financiamiento                             82%         59%       41%      100%
Información sobre la oferta tecnológica    48%         75%       25%      100%
Asistencia a través de instituciones       48%         69%       31%      100%
Entrenamiento de la mano de obra           30%         60%       40%      100%
Otros                                       6%          0%      100%      100%
Ninguna                                     9%          0%      100%      100%
Fuente: EGT
74                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina



En el cuadro precedente se puede notar que las PyMEs solicitan información sobre
tecnologías disponibles y apoyo de instituciones públicas para la incorporación o el
desarrollo de tecnología en un porcentaje sensiblemente superior a las empresas
grandes.

Si se analizan los números precedentes junto con el menor número de contactos con
instituciones públicas que registran las PyMEs, se podría especular con que las mismas
encuentran algún tipo de obstáculo en su relación con los mismos. En efecto, se detecta
una “necesidad” de contar con el apoyo de estas instituciones pero al mismo tiempo los
contactos que se realizan son menos.



5.8 RESUMEN

En este capítulo se presentó y analizó la evidencia sobre la conducta innovativa de las
empresas del CAI santafesino.

Una de las características notorias del CAI es el bajo grado de asociatividad con
proveedores, clientes o proveedores de las empresas. Del mismo modo es elevado el
número de empresas que incorporaron innovaciones sin ningún tipo de apoyo.

Donde las empresas encuentran problemas para innovar es en el financiamiento
necesario. Coincidentemente, su demanda mas importante para el sector público es la
obtención de financiamiento para incorporar tecnología.

Casi la totalidad de las empresas ha mantenido algún tipo de contacto con ICyT
buscando apoyo en sus actividades de innovación. Sin embargo se detectan problemas
relacionados con la excesiva burocracia de dichas instituciones y, no
sorprendentemente, las demoras que se encuentran en la realización de los trabajos. En
segundo lugar, las empresas manifiestan encontrar cierta tendencia al aislamiento de
parte de las instituciones.

En general, las PyMEs revelan un interés mayor en el apoyo que pueden recibir de este
tipo de instituciones, hecho que se refleja también en el mayor número de contactos que
éstas han tenido.

Finalmente, es importante destacar que los datos muestran una marcada heterogeneidad
entre sectores en lo que hace al aspecto tecnológico. En efecto, se encuentran sectores
cercanos a la frontera tecnológica, posición que han alcanzado en parte gracias a un
importante proceso de inversión en bienes de capital, y sectores que se encuentran en
una posición mas rezagada.
   IDIED - Universidad Austral                                                           75




6. CONCLUSIONES

   En las últimas décadas, especialmente a partir de los noventa, el país ha visto resurgir
   una de sus actividades económicas mas tradicionales, la producción agropecuaria.

   De hecho es esta actividad, junto con sus industrias relacionadas y aquellas que hacen
   uso de otros recursos naturales (industrias pesquera, forestal, petroquímica, petrolera,
   etc.) la que delinea hoy los grandes trazos del perfil de la especialización productiva
   argentina.

   Un rasgo en común en esos sectores es que la mayor parte de su producción está
   formada por commodities. Uno de los mayores desafíos económicos del país es sostener
   en el tiempo la dinámica y el crecimiento que estos sectores han experimentado a lo
   largo de los últimos años. En otras palabras, dinamizar la ventaja comparativa que
   Argentina tiene a partir de su dotación de recursos naturales. En esta tarea de construir
   sobre lo que ya se ha obtenido en estos sectores (que es sin lugar a dudas uno de los
   mayores logros económicos de las últimas décadas), la innovación cumple un papel
   central.

   Sostener los incrementos de productividad alcanzados y avanzar paulatinamente hacia la
   producción de bienes con mayor grado de diferenciación y valor agregado, requiere de
   empresas crecientemente comprometidas con la innovación permanente de productos,
   procesos y formas de organización de la producción.

   Sin embargo, dadas las características especiales que tiene el mercado tecnológico por
   un lado, y la naturaleza del proceso de aprendizaje por otro, la responsabilidad por dar
   este salto cualitativo no descansa solamente en las empresas.

   Le toca a los gobiernos y a las instituciones públicas y privadas, relacionadas con el
   ámbito científico y tecnológico, el papel de crear un ambiente favorable para la
   innovación.

   Por otro lado, la influencia del medio local, entendido como el conjunto de instituciones
   y empresas de una determinada región, es muy importante y ha sido objeto de atención
   de diversos autores en los últimos años.

   Esta investigación apuntó, particularmente, a analizar en que situación se encuentra la
   agroindustria santafesina frente al desafío presentado, indagando las características del
   medio local para la innovación en el complejo agroindustrial. Específicamente se
   analizaron las políticas e instituciones de CyT, nacionales y locales y se estudió la
   conducta innovativa de las empresas del complejo agroindustrial santafesino a partir de
   información disponible y del análisis de una muestra de empresas mediante una
   encuesta diseñada a tal efecto.

   En primer lugar, la evaluación del marco institucional y de las políticas públicas mostró
   un cambio radical a partir de 1996. Dichos cambios fueron diseñados para operar a
   favor de la introducción de mecanismos de competencia por los fondos públicos
   destinados a la investigación y la incorporación de tecnología, en un intento de asegurar
   mayores niveles de transparencia y eficiencia asignativa.
76                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina




En cuanto a las particularidades para la provincia de Santa Fe, si bien se cuenta con un
número considerable de instituciones dedicadas a actividades de CyT, el gasto en las
mismas se considera bajo.

El criterio para llegar a la afirmación anterior parte de comparar la participación del
PBG provincial sobre el PBI nacional y los gastos en actividades de CyT en la provincia
y en el país. El resultado es una participación menos que proporcional de la provincia y
muestra la concentración del gasto en un país que muestra bajos niveles de erogaciones
en este concepto en comparación con otros países.

Es razonable esperar que los cambios introducidos en la asignación de fondos públicos
para investigación e incorporación de tecnología tiendan a favorecer paulatinamente a
esta provincia, a partir del acceso a los mismos por parte de instituciones públicas y
privadas locales.

En segundo lugar, los ejes fundamentales de la investigación de la conducta innovativa
de las empresas pasaron por el grado de relación que existe entre empresas del mismo o
de distintos sectores económicos, en vista de la importancia de los esquemas asociativos
con los fines de desarrollar o incorporar tecnología, las relaciones universidad-empresa
e ICyT-empresa, los problemas que las firmas encuentran para innovar y las demandas
que plantean. Las principales conclusiones se enumeran a continuación:

       a- Heterogeneidad

El trabajo muestra una considerable heterogeneidad entre los sectores involucrados en
lo que hace al aspecto tecnológico. En el CAI santafesino conviven sectores que están
cerca de la frontera tecnológica, con sectores que se encuentran bastante rezagados en
este aspecto.

       b- Baja integración entre empresas, instituciones y gobierno

Tanto el RI como la EGT mostraron una baja tasa de asociación entre empresas (tanto
proveedores como clientes o competidores). Por otro lado, si bien el número de
empresas que tuvieron algún tipo de contacto con ICyT es alto, la mayoría de ellas
reporta haber hecho innovaciones sin ningún tipo de apoyo. Esto lleva a replantearse
una de las preguntas presentadas en la introducción: ¿puede hablarse de “distrito”
agroindustrial en Santa Fe o de “complejo” en base a la trama de relaciones entre
empresas, instituciones educativas y científicas y gobierno? La evidencia obtenida deja
claras dudas en este sentido.


       c- Problemas de financiamiento y de relación con ICyT

Las empresas del CAI santafesino presentan a la falta de financiamiento como su
principal problema para innovar. Este problema si bien excede el ámbito tecnológico, ya
que es un problema generalizado entre las PyMEs, se contrapone, sin embargo, con los
excedentes que se verifican en la oferta pública de fondos con este fin. En efecto, sin
importar lo limitados que se puedan considerar los fondos públicos (FONTAR), éstos
IDIED - Universidad Austral                                                            77



no pueden ser asignados en su totalidad por falta de proyectos en condiciones de ser
elegidos.

Un segundo grupo de problemas apunta a aquellos que se encuentran en la interacción
con ICyT. Las empresas del CAI revelaron que los principales problemas que
encuentran en los contactos con instituciones públicas están relacionados con una
excesiva burocracia en los mismos y considerables demoras en la realización de los
trabajos. Adicionalmente, un número considerable de empresas percibe a los ICyT
como aislados de las empresas y sus necesidades.

Lo anterior es especialmente notorio si se toma en cuenta que el “espíritu” de la reforma
institucional en el área de CyT descansa en gran parte en acercar la oferta pública de
tecnología a las empresas y orientarlos a sus demandas.

Es importante destacar que, a pesar de tener un menor número de contactos con
empresas pequeñas, las ICyT son comparativamente una fuente más importante de
innovaciones para las PyMEs que para las empresas de mayor porte. Sin embargo, es en
este segmento de empresas donde se manifiestan los mayores problemas de
comunicación entre ICyT y el sector privado.

       d- Desfasaje temporal ente diseño institucional, implementación y efectos sobre
la economía.

De los puntos anteriores surge que, aún después del diseño de un mejor marco
institucional y de dar los primeros pasos en su implementación, queda un importante
camino por recorrer. Perfeccionar la implementación de las políticas y el
funcionamiento de las instituciones es el camino que aún no se ha recorrido.
Finalmente, los efectos de dichas políticas sobre las empresas son el tercer eslabón de la
cadena y el fin último de todas las acciones.

El rezago temporal y los ajustes que son necesarios en esta cadena diseño-
implementación-efectos representan la característica mas saliente de la política
innovativa en Argentina y perfilan la agenda de asignaturas pendientes.

Los intereses de Santa Fe en que se avance en este camino son evidentes y quedaron
expuestos también durante el desarrollo del trabajo. Sintéticamente, el
perfeccionamiento de un sistema competitivo de asignación de recursos permitiría en
principio romper los mecanismos inerciales de concentración del gasto en Capital
Federal y la provincia de Buenos Aires.




La agenda pendiente

Por último, el diagnóstico presentado brevemente indica que existen dos puntos en la
agenda de políticas públicas que sería conveniente priorizar:
78                                                   Innovación en la Agroindustria Santafesina



       a- acercar las instituciones a las empresas, superando tendencias al aislacionismo
y problemas de comunicación entre ICyT y empresas y excesiva burocracia.

       b- Perfeccionar la implementación de los mecanismos de asignación de fondos
públicos, a fin de aprovecharlos correctamente

Los procesos de reingeniería institucional lejos de realizarse “de una vez y para
siempre”, requieren de revisiones sistemáticas, a partir de la evidencia de su
funcionamiento. Es evidente también que en este proceso de aproximaciones sucesivas,
el rol de las autoridades locales y de las instituciones de la sociedad civil, requiere un
perfil cada vez mas activo. Asegurar el perfeccionamiento de los mecanismos de
asignación, la difusión de la información y contribuir a incrementar la capacidad de las
empresas para participar del sistema, es un papel indelegable de los gobiernos locales.
Participar en la generación y difusión de tecnologías, captando una parte creciente de
los fondos públicos de promoción, es el rol que las instituciones privadas están llamadas
a cumplir, reforzando las tendencias hacia la descentralización de las actividades de
CyT.

Finalmente, a las empresas de la región les cabe el papel principal en esta transición,
aprovechando los aspectos positivos del entorno para dinamizar sus ventajas
comparativas a partir de un permanente proceso de innovación, interactuando con los
demás actores de la región.
   IDIED - Universidad Austral                                                                         79




7. ANEXOS

   7.1 ANEXO I: ENCUESTA DE GESTIÓN DE LA TECNOLOGÍA (EGT)



    ENCUESTA DE GESTIÓN DE LA TECNOLOGÍA EN LA
           AGROINDUSTRIA SANTAFESINA.
   Por favor, llene todas las casillas, inutilizando con un guión aquellas donde no
   corresponda colocar datos.



   SECCIÓN A. IDENTIFICACIÓN Y DATOS GENERALES

   Nombre o Razón Social:
   Dirección:                                                                 Teléfono:
   Forma societaria:
   Nombre de la persona que llena esta encuesta:
   Cargo:



   SECCIÓN B. ACTIVIDAD PRODUCTIVA.

                                   FACTURACIÓN Y EMPLEO
                                                                 Año 1997
   Facturación (en miles de pesos corrientes):
   Exportaciones (en miles de dólares corrientes)
                             Total:
                              Mercosur:
   Importaciones (en miles de dólares corrientes):
   Empleados
             relacionados con tareas de investigación y desarrollo*:
             profesionales:
             total de la empresa:
   *Aquellos empleados que realizan tareas de desarrollo de nuevos productos o formas de producción.




   B.1 ¿Cuáles son sus principales líneas de productos?




   SECCIÓN C. GESTIÓN DE LA INNOVACIÓN EN LA EMPRESA.
80                                                  Innovación en la Agroindustria Santafesina




C.1 Indique el origen de la tecnología incorporada en los últimos cinco años (quién la
proveyó y su origen geográfico). Por incorporación de tecnología se entiende
cualquier modificación en los productos, procesos o formas de organización de la
producción (Just in Time, Calidad Total, etc.).


Origen de la tecnología      Santa Fe     Buenos      Otras            Mercosur         Otros
                                           Aires,   provincias                          países
                                         Córdoba y
                                         Entre Ríos
Casa matriz o empresa
relacionada
Oferentes de equipos

Compradores

Consultoras

Publicaciones

Instituciones
gubernamentales
Viajes del personal

Personal de ventas

Otras (especificar)




C.2 En sus actividades de innovación, ¿su empresa se ha asociado con alguno de los
siguientes entes?

     Otras empresas

     Proveedores de partes e insumos

     Proveedores de servicios técnicos

     Otros

     Ninguno



SECCIÓN D. EL ESTADO
IDIED - Universidad Austral                                                                        81



D.1 En su opinión si el Estado quisiera ayudarlo en sus proyectos de incorporación de
tecnología para los próximos años, ¿cuál de los siguientes aspectos debería cubrir? (si
considera que deben ser mas de uno, ordénelos por importancia, asignando el número
10 al mas importante).

    Financiamiento

    Información sobre la oferta tecnológica

    Asistencia a través de instituciones (INTI, INTA, etc.)

    Entrenamiento de la mano de obra

    Otro (especificar) ------------------------------------------------------------------------------

    Ningún rol. Debe mantenerse al margen.




D.2 ¿Estaría dispuesto a financiar estas actividades? ¿Parcial o totalmente?



D.3 ¿Con cual de los siguientes organismos mantuvo contactos?

    INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria)

    INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial)

    Universidad (indicar cual) --------------------------------------------------------------------

    DAT (Dirección de Asesoramiento Tecnológico)

    MAGIC (Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio)

    Otros organismos nacionales (especificar) --------------------------------------------------

    Otros organismos locales (especificar) ------------------------------------------------------

    Institutos no gubernamentales (especificar) -------------------------------------------------




D.4 Estime cuáles son los principales obstáculos para trabajar con las instituciones del
gobierno en el área de tecnología:

    Elevados costos de los servicios.
82                                                    Innovación en la Agroindustria Santafesina




     Mala calidad de las prestaciones.

     Falta de capacidad del personal.

     Demoras. Tiempos elevados para realizar un trabajo.

     Desconocimiento de los organismos por parte de la empresa.

     Desconocimiento de la oferta de los organismos por parte de la empresa.

     Atención deficiente en los organismos.

     Procedimientos burocráticos.

     Falta de contacto con las empresas.

     Desarrollos sin aplicación económica.

     Dificultades de comunicación entre el personal de los institutos y el de la empresa.
IDIED - Universidad Austral                                                83




7.2 ANEXO II: EMPRESAS QUE RESPONDIERON LA EGT

Las siguientes son las empresas que respondieron la Encuesta de Gestión de la
Tecnología (EGT):


1. Aceitera Martínez S.A.
2. Agar Cross
3. Agrotécnia S.A.
4. Agroveterinaria Sunchales
5. Alimental S.A.
6. Altina S.A.
7. Apache S.A.
8. Berandebi S.A.
9. Buyatti S.A.I.C.A.
10.Cafito S.A.
11.CCG Electrónica S.C.
12.Ciagro Santa Fe SRL
13.El Trébol Goma S.A.
14.Frigorífico La Jamonera S.A.
15.Frigorífico Paladini S.A.
16.Frigorífico Rafaela S.A.
17.Fundición John Deere Argentina S.A.
18.Giorgi S.A.
19.Giuliani Hnos. S.A.
20.Hor-Pe S.R.L.
21.Indargom S.R.L.
22.Laboratorios Baher S.R.L.
23.Luis Boschetto y Hnos. S.A.
24.Massey Ferguson Argentina S.A.
25.Metalfor S.A.
26.Milkaut S.A.
27.Molfino Hnos. S.A.
28.Nestlé P.A.
29.OMEGA Ind. Met. de Héctor Solari
30.QEACA S.A.
31.Qickfood S.A.
32.Rizobacter Argentina S.A.
33.Sucesores de Alfredo Williner S.A.
    84                                                 Innovación en la Agroindustria Santafesina




8. BIBLIOGRAFÍA

    ARROW, Kenneth, “El Bienestar Económico y la Asignación de Recursos para la
         Invención”, en Economía del Cambio Tecnológico, México, editor Nathan
         Rosenberg, Fondo de Cultura Económica, 1979.

    BESSANT, John, PAVITT, Keith, TIDD, Joe, Managing Innovation. Integrating
          Technological, Market and Organizational Change, England, John Wiley &
          Sons Ltd, 1997

    BEST, M., The New Competition. Institutions for Industrial Restructuring,
          Cambridge, Harvard University Press, 1990.

    BIANCHI, Patrizio, BELLINI, Nicola, “Public Policies for Local Networks or Innovators”,
          Research Policy, 20, 1991, p. 487-497.

    BINSWANGER, H. P., “The Microeconomics of Induced Technical Change”, in
         Binswanger, H. P. & Ruttan, V. W., Induced Innovation. Technology
         Institutions and Development, John Hokins U.P., Baltimore, 1978.

    BISANG, Roberto, “Industrialización e Incorporación del Progreso Técnico. Hacia la
          Articulación de un Sistema Nacional de Innovación”, CEPAL, MIMEO, Buenos
          Aires, 1993

    COOKE, Philip, MORGAN, Kevin, “The Creative Milieu: A Regional Perspective on
         Innovation”, en The Handbook of Industrial Innovation, United Kingdom,
         Mark Dogson and Roy Rothwell, 1996, p. 25-32.

    DE LA BALZE, Felipe, Remaking the Argentine Economy, New York, Council of
         Foreign Relations Press, 1995.

    HAYAMI, Y., RUTTAN, V.W., Desenvolvimento Agrícola: Teoria e Experiências
         Internacionais, Brasília, Dpto. de Publicaçoes da EMBRAPA, 1988.

    HOLLANDER, Samuel, The Source of Increased Efficiency: A Study of DuPont
         Rayon Plants, Cambridge, MIT Press, 1965.

    KATZ, J., BERCOVICH, N., “National Systems of Innovation Supporting Technical
          Advance in Industry: The Case of Argentina”, en Nelson, R. (ed.), National
          Innovation Systems, Oxford, Oxford University Press, 1993.

    KOSACOFF, Bernardo, LÓPEZ, Andrés, “Cambios Organizacionales y Tecnológicos en
         las Pequeñas y Medianas Empresas. Repensando el Estilo de Desarrollo
         Argentino”, MIMEO, junio 1998a.

    KOSACOFF, Bernardo (ed.), “Estrategias Empresariales en Tiempos de Cambio”,
         Universidad Nacional de Quilmes - CEPAL, 1998b.
IDIED - Universidad Austral                                                       85


LANTERI, Luis N., “Sources of Economic Growth and Productivity Induced Innovation
     and Technological Change Biases in the Agricultural Sector”, en Anales de la
     Asociación Argentina de Economía Política, XXIX Reunión Anual, Tomo 3,
     1994, p. 859-882.

LUNDVALL, B. (ed.), National Systems of Innovation, London, Pinter Publishers,
     1992.

MANN, S. A., DICKINSON, J. M., “Obstáculos ao desenvolvimento da agricultura
     capitalista”, The Journal of Peasant Studies, 5 (4), July, 1978.

MARCEAU, Jane, “Clusters, Chains and Complexes: Three Aproaches to Innovation with
     a Public Policy Perspective”, en The Handbook of Industrial Innovation,
     United Kingdom, Mark Dogson and Roy Rothwell, 1996, p. 3-12.

NELSON, Richard (ed.), National Systems of Innovation, New York, Oxford
     University Press, 1992.

NELSON, R., WINTER, S., “In Search of a Usefull Theory of Innovation”, Research
     Policy, 2 (3), 1982.

OTEIZA, E. La Política de Investigación Científica y Tecnológica Argentina.
      Historia y perspectivas, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1992.

PADMORE, Tim, SCHUETZE, Hans, GIBSON, Hervey, “Modeling Systems of Innovation:
     An enterprise-centered view”, Research Policy, 26, 1998a, p. 605-624.

PADMORE, Tim, GIBSON, Hervey, “Modeling Systems of Innovation: II. A Framework
     for Industrial Cluster Analysis in Regions”, Research Policy, 26, 1998b, p. 625-
     641.

PAVITT, Keith, “Sectoral Patterns of Technical Change: Towards a Taxonomy and a
      Theory”, Research Policy, 13 (6), 1984, p. 343-373.

PIORE, M., SABEL, C., La Segunda Ruptura Industrial, Buenos Aires, Alianza
       Editorial, 1993.

POSSAS, Mario Luiz, SALLES-FILHO, Sergio, DA SILVEIRA, José Maria, “An
      Evolutionary Approach to Technological Innovation in Agriculture: Some
      Preliminary Remarks”, Research Policy, 25, 1996, p. 933-945.

REMOLINS, Eduardo, “Un Esquema de Interpretación del Cambio Organizacional en los
     Institutos de Tecnología Industrial”, Tesina de Grado, Universidad Nacional de
     Rosario, 1993.

REMOLINS, Eduardo, “Technology in Agriculture: The Case of INVAP and the SAC-C
     Satellite”, MSc Dissertation, Science Policy Research Unit, Sussex University,
     1997.
86                                               Innovación en la Agroindustria Santafesina


SALLES-FILHO, Sergio, “A Dinâmica Tecnológica da Agricultura: Perspectivas da
      Biotecnología”, Editora Hucitec, Sao Paulo, 1996.

SCHULTZ, T. W., La Organización Económica de la Agricultura, México, Fondo de
      Cultura Económica, 1965.

SONNET, Fernando H., BERNARDI, María L. Recalde de, VALQUEZ, Carlos, “Medición
     del Cambio Tecnológico en el Sector Agropecuario Argentino (1960-93)”, en
     Anales de la Asociación Argentina de Economía Política, XXXI Reunión
     Anual, Tomo 5, 1995, p. 219-252.

YOGUEL, Gabriel, “Desarrollo del Proceso de Aprendizaje de las Firmas: los Espacios
     Locales y las Tramas Productivas”, MIMEO, 1998.

AGENCIA NACIONAL DE PROMOCIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA, Fondo Tecnológico
     Argentino, Manual de Operaciones, Argentina, octubre de 1997.

GABINETE CIENTÍFICO-TECNOLÓGICO, “Identificación de Necesidades Regionales de
      Ciencia y Tecnología” en Plan Nacional Plurianual de Ciencia y Tecnología
      1998-2000, Documento Nº 4, Argentina, diciembre de 1997.

MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA, INDUSTRIA Y COMERCIO DE LA PROVINCIA
      DE SANTA FE, “Relevamiento del Sector Productivo 1996 - Resultados
      Preliminares”.

MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA, INDUSTRIA Y COMERCIO DE LA PROVINCIA
      DE SANTA FE, Alimentos de Santa Fe, Argentina, julio de 1998.

SECRETARÍA DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA, Indicadores de Ciencia y Tecnología,
      Argentina 1996, Buenos Aires, diciembre de 1997.


Web Sites

“¿Qué es el CERIDE?”, http://www.arcride.edu.ar/quees.htm

ASOCIACIÓN ARGENTINA DE CONSORCIOS REGIONALES DE EXPERIMENTACIÓN
      AGRÍCOLA, “Qué es un Grupo CREA”, http://www.aacrea.org.ar/quegcrea.html

CONSEJO NACIONAL DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS          Y   TÉCNICAS, “CONICET”,
      http://conicet.gov.ar

INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGÍA AGROPECUARIA, “Centro Regional Santa Fe”,
       http://www.inta.gov.ar/crsanta/santafe.htm

INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGÍA INDUSTRIAL, “Una Mirada al INTI”,
       http://www.inti.gov.ar

MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA, INDUSTRIA Y COMERCIO, “Institutos
      Tecnológicos         en      la       Provincia      de Santa Fe”,
      http://magic.santafe.gov.ar/magic/dpcyt/institu0.htm
IDIED - Universidad Austral                                                       87


MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA, INDUSTRIA Y COMERCIO, “Normativa
      Legal”, http://magic.santafe.gov.ar/magic/dpcyt/normas.htm

SECRETARÍA DE AGRICULTURA, GANADERÍA, PESCA Y ALIMENTACIÓN, “Alimentación”,
      http://siiap.sagyp.mecon.ar/home/Alimenta.htm

SECRETARÍA DE AGRICULTURA, GANADERÍA, PESCA Y ALIMENTACIÓN, “Argentina
      Agropecuaria,               Agroindustrial            y              Pesquera”,
      http://siiap.sagyp.mecon.ar/ganado/publicaciones/argentin/ argen.htm

SECRETARÍA DE AGRICULTURA, GANADERÍA, PESCA Y ALIMENTACIÓN, “Situación del
      Mercado                               de                    Carnes”,
      http://siiap.sagyp.mecon.ar/ganado/publicaciones/indice.htm

SECRETARÍA DE AGRICULTURA, GANADERÍA, PESCA Y ALIMENTACIÓN, Estadísticas
      ganaderas varias, http://siiap.sagyp.mecon.ar/home/ganado.htm

SECRETARÍA DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA, “Agencia Nacional de Promoción Científica y
      Tecnológica”, http://www.agencia.secyt.gov.ar

SECRETARÍA DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA,                   “Estructura    y    Objetivos”,
      http://www.secyt.gov.ar/estruc-secyt.htm

SECRETARÍA DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA,             “Gabinete   Científico-Tecnológico”,
      http://www.secyt.gov.ar/gactec.htm

SECRETARÍA DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA, “Legislación Vigente en Ciencia y
      Tecnología”, http://www.secyt.gov.ar/legislacion.htm

SECRETARÍA DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA, “Qué es el Consejo Federal de Ciencia y
      Tecnología”, http://www.cofecyt.secyt.gov.ar/elcofecyt.htm

UNIVERSIDAD NACIONAL DE ROSARIO, http://www.unr.edu.ar

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL LITORAL, “CETRI: Centro para la Transferencia de los
      Resultados de la Investigación”, http://www.unl.edu.ar/cetri.htm

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL LITORAL, http://www.unl.edu.ar


UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA NACIONAL, http://www.utn.edu.ar

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:197
posted:3/7/2011
language:Spanish
pages:89