David Ricardo Principio De Economia Politica - DOC

Document Sample
David Ricardo Principio De Economia Politica - DOC Powered By Docstoc
					                                  EL COLEGIO DE MÉXICO, A.C.
                            CENTRO DE ESTUDIOS ECONOMICOS
                                          Economía Política
                                                                                 Máximo García Sánchez
I. La Teoría del Valor expuesta por Adam Smith en su libro Investigación sobre la Naturaleza y
Causas de la Riqueza de las Naciones y la Teoría del Valor de David Ricardo en su libro Principios
de Economía Política y Tributación.


La exposición del tema se hará de la siguiente manera, primero desarrollando la Teoría del Valor de
Adam Smith seguida de una crítica hecha a partir de la teoría del valor expuesta por David Ricardo.


La Teoría del valor de Adam Smith


La idea de que la obra de Smith es un giro decisivo en la evolución de la Economía Política Clásica
ya que hace avanzar de manera considerable el problema de la articulación teoría de los precios
respecto a la teoría de la ganancia, aunque no lo soluciona, pero permite que se pueda plantear de
una nueva manera; aunque su teoría tiene ciertas contradicciones y dificultades de interpretación,
nos permite entender por qué a pesar de ello su teoría tuvo tanta resonancia.




En su Teoría del Valor Adam Smith aplica una teoría de los componentes. El precio es concebido
como la suma de varias partes, las cuales corresponden a ingresos. Es por ello que después de
analizar la teoría de Smith sobre precios es necesario analizar su teoría de la distribución. El análisis
de Smith sobre el valor se puede efectuar a través de las siguientes distinciones:


a) Valor de uso respecto a valor en cambio. La distinción entre valor de uso y valor en cambio,
como indica Cartelier1 ya se encuentra en Quesnay. Smith la hace suya, 2 pero se podría concluir que
Smith nunca relaciona ambos.3 La Economía Política de Adam Smith solo se ocupa del valor en
cambio y no del valor de uso. En cuanto al valor en cambio tal parece que Smith no llega a
conclusión alguna, pues en el texto se presentan varias contradicciones, por ejemplo encontramos la
siguiente definición



1
  Cartelier, J., 1981, p. 177.
2
  Smith, A., 1997, fce, p.30.
3
   Esta relación se encuentra en Condillac, en el mismo año en que Smith escribía el párrafo del Agua y los
diamantes, Scheifler, A. X. 1990, p. 235.
“ ...el valor de cualquier bien, para la persona que lo posee y que no piense usarlo o consumirlo, sino cambiarlo por otro s
bienes, es igual a la cantidad de trabajo que pueda adquirir o disponer por mediación suya. El trabajo, por consiguiente, es
                                                              4
la medida real del valor en cambio de toda clase de bienes”



En esta definición el trabajo parece funcionar como el equivalente: teniendo un valor, pues como se
aprecia puede ser comprado y exigido, y sirve de medida                                 para otros valores o bienes
intercambiables. En cambio en la siguiente definición de precio real Smith indica:


“ El precio real de cualquier cosa, lo que realmente le cuesta al hombre que quiere adquirirla, son las penas y fatigas que su
adquisición supone. Lo que realmente vale para el que ya la ha adquirido y desea disponer de ella, o cambiarla por otros
                                                                                              5
bienes, son las penas y fatigas de que lo librarán y que podría imponer a otros individuos”



En el párrafo anterior el trabajo aparece como la fuente o sustancia de valor, además de medir
determina la cantidad de valor. Los dos puntos de vista contradictorios se ponen de manifiesto en la
aseveración:


“ Contienen las mercancías el valor de una cierta cantidad de trabajo, que nosotros cambiamos por las cosas que
                                                                                    6
suponemos encierran, en un momento determinado, la misma cantidad de trabajo“



A partir de lo anterior se concluye que para Smith el valor de una mercancía no corresponde a la
cantidad de trabajo incorporado en ella sino a la relación de cambio de dicha mercancía con el
trabajo, es decir la cantidad de trabajo exigido. Smith mezcla dos acepciones distintas: lo que le
cuesta (el trabajo empleado en adquirirlo) y lo que le vale (el trabajo que a cambio de ese bien puede
exigir a otra persona), su pensamiento fluctúa de un punto a otro y tal parece que nunca logró fijar el
criterio.


Es evidente que existe una contradicción, o dos teorías del valor en Smith, tal que Smith sostiene dos
interpretaciones, una teoría del valor-trabajo, como lo hizo Marx, aplicable al “estado primitivo y
rústico” y otra teoría del valor aplicable a la sociedad moderna en la cual el capital y la tierra son
también fuentes de valor; afirmando como conclusión, creyendo Smith que lo había demostrado (lo
cual no hizo), que el trabajo es una medida perfecta del valor de las mercancías porque constituye un
patrón invariable:
“ Por consiguiente el trabajo, al no cambiar nunca de valor, es el único y definitivo patrón efectivo, por el cual se comparan
                                                                                                            7
y estiman los valores de todos los bienes, cualesquiera que sean las circunstancias de lugar y de tiempo”


4
    Smith, A., 1997, p. 31.
5
    ibid., p. 31.
6
    ibid., p. 31.

                                                                                                                            2
b) El precio real y el precio nominal. En este punto Smith indica que el precio real es el precio
expresado en trabajo y el precio nominal es el precio expresado en dinero, como es sabido la
expresión de precio expresado en dinero es tramposa así que la incongruencia se mantiene y se
encuentra expresada en la diferencia entre trabajo incorporado y trabajo exigido, la cual fue una de
las principales críticas de Ricardo a Smith donde indica: “quien definió tan adecuadamente la fuente
original del valor en cambio ” erigió otro patrón de medida del valor...consistente no en la cantidad de
trabajo gastado en la producción de un objeto sino en la cantidad de la cual pueda disponer en el
mercado: como si éstas fueran dos expresiones equivalentes.8 El precio real está definido por la
cantidad de trabajo incorporado a una mercancía. De esta forma se llega a que el precio real está
definido por una serie de componentes (que comúnmente se describe como una teoría del costo de
producción)9 y lo distingue del precio de mercado. La definición del precio real como una suma de
componentes inevitablemente llevaría a una teoría de la distribución, sin embargo Smith sólo amplia
la diferencia entre tales precios.10


La teoría de Smith está enfocada a la medición de los precios por el trabajo exigido y la
determinación de los precios por sus tres componentes: rentas, beneficios y salarios; donde el valor
de una mercancía se determina por las tasas naturales de los componentes, lo cual lo conduce a un
circulo vicioso de determinaciones de precios.11 Es claro que Smith no es muy estricto en la distinción
de medición y la determinación de valor lo cual lo llevó a las anteriores incongruencias aunado a no
relacionar el concepto de valor de uso al de valor en cambio que, como indica Scheifler,
inevitablemente le marcó una barrera infranqueable para llegar a la solución del problema.


La Teoría del Valor de David Ricardo


El problema del valor no es el problema principal en la Economía Política Ricardiana, pues como
indica Cartelier12 el problema del valor permanece subordinado a un interrogante más fundamental: la
relación entre la tasa de ganancia y la acumulación de capital. En contraste a Smith en la teoría del
valor de Ricardo encontramos:




7
   ibid., p. 34.
8
   Dobb, M., 1991, p. 64
9
   Dobb, M., 1991, p.62
10
    Ricardo, D., 1987, p. 56-57
11
    Scheifler, A. X., 1990, p.243.
12
    Cartelier, J., 1981, p. 253.

                                                                                                      3
a) Valor de uso respecto al valor en cambio. En este punto Ricardo hace referencia a Smith en la
distinción del valor en uso y valor en cambio pero va mas allá al considerar a la utilidad
esencialmente necesaria para el valor en cambio, donde indica:


“ Por consiguiente, la utilidad no es la medida del valor en cambio, aunque es absolutamente esencial para éste. Si un bien
no fuera, de ningún modo útil (...) no tendría ningún valor en cambio, por escaso que pudiera ser, sea cual fuere la cantidad
                                       13
de trabajo necesaria para obtenerlo”



Así, presupuesta la utilidad como condición necesaria para el valor en cambio, Ricardo se pregunta
sobre la fuente del valor en cambio de los bienes útiles y se responde indicando que: “ Por poseer
utilidad, los bienes obtienen su valor en cambio de dos fuentes: de su escasez y de la cantidad de
trabajo requerida para obtenerlos.” 14 Además Ricardo pudo definir con mayor precisión el dominio de
la Economía Política, que Smith no había juzgado útil hacer, pues Ricardo siempre que hace alusión
al valor en cambio se refiere, como el lo indica, a aquellos bienes que pueden producirse en mayor
cantidad mediante el ejercicio de la actividad humana y en cuya producción opera la competencia sin
restricción alguna15.


Citando a Adam Smith, enuncia como principio que “el trabajo es la causa y medida del valor en
cambio”,16 pero a diferencia de Smith, lo considera como el trabajo cristalizado pues, recordando,
Adam Smith medía el valor de cambio por el trabajo pero de una manera ambigua. Ricardo ataca tal
confusión de Smith, pensando que confunde trabajo incorporado y trabajo exigido y hace notar que
las dos acepciones son distintas, como se mencionó anteriormente, al menos en general llegando a
la conclusión de que la medida y la causa de valor de cambio consiste en “ la cantidad de trabajo
cristalizada “ en cada bien. David Ricardo al avanzar en su análisis no mantiene esta afirmación pues
posteriormente afirma que el valor en cambio depende de la cantidad de trabajo necesaria para
producir algún bien pero en las condiciones menos ventajosas. Los desarrollos dedicados a Smith,
como indica Cartelier, han demostrado que no existe tal incongruencia entre trabajo exigido y trabajo
incorporado pues “únicamente el trabajo exigido, es decir el trabajo concebido como mercancía, es
captado por la economía política, ya que únicamente el precio permite la homogeneización de
cantidades a priori heterogéneas ”. Tal parece que tanto Smith como Ricardo concuerdan en que la
invariabilidad es una condición esencial que debe satisfacer toda medida de valor; contrariamente a
lo que Smith había postulado es notorio que el trabajo exigido aparece como un patrón tan variable
como los metales preciosos. Totalmente diferente es la cantidad de trabajo incorporado , indicaría

13
     Ricardo, D., 1987, p. 9.
14
     ibid., p. 9.
15
     ibid , p. 10.

                                                                                                                           4
Ricardo, que mide correctamente el valor porque no está sujeto a fluctuaciones sufridas por el valor
de las mercancías que tiene que medir. Ahora bien parece que para los dos autores las confusiones
entre medición y determinación coinciden. El argumento de la invariabilidad del patrón se convierte
disimuladamente en esquema de determinación de precios, como argumenta Ricardo:


“ No puede ser correcto, pues, decir con Adam Smith ´que como el trabajo muchas veces podrá comprar más y otras
menos cantidad de bienes ´ lo que varía es el valor de los mismos, y no el trabajo que los adquiere, y ´ por consiguiente, el
trabajo, al no variar nunca de valor, es el único y definitivo patrón efectivo, por el cual se comparan y estiman los valores de
todos los bienes´ es correcto, en cambio, afirmar como lo hizo Adam Smith en un pasaje anterior ´ la única circunstancia
que puede servir de norma para el cambio recíproco de diferentes objetos parece ser la proporción entre las distintas
clases de trabajo que se necesitan para adquirirlos´; o en otras palabras, que la cantidad comparativa de bienes producidos
por el trabajo es la que determina su valor relativo presente o pasado y no las cantidades comparativas de bienes que se
                                                  17
entregan al trabajador, a cambio de su trabajo“


Ricardo considera que el valor de cambio de bienes de la misma calidad producidos por empresarios
que se encuentran en igualdad de condiciones, debe ser necesariamente igual al trabajo empleado
por el empresario menos favorecido (en las peores condiciones),18 de esta forma la Teoría del valor
trabajo en Ricardo se relaciona con un problema de medición, el problema que obsesiona a Ricardo
es la amputación de las variaciones en los valores relativos de una a otra de las mercancías
                                                                                               19
intercambiadas, presuponiendo la existencia de las mercancías sin discutir                          en donde indica que la
determinación del valor por la cantidad de trabajo no padece de las deficiencias de criterio como los
expuestos por Adam Smith,20 incluyendo además la distinción entre trabajo directo e indirecto.


La manera de Ricardo de abordar el problema indica que piensa en un valor absoluto en oposición a
la idea de un valor relativo lo cual necesariamente conduce a un sistema de determinación de precios
aunado al problema de la distribución. El problema de la teoría del valor en Ricardo, como indica
Scheifler, es que -al igual que Adam Smith- al considerar el precio como un costo de producción solo
se ha fijado en uno de los elementos, a saber el trabajo, pero no consideró la productividad del
trabajo, del capital y de la tierra, aún cuando hizo referencia de ellos. El mismo autor quedó
insatisfecho con su teoría del valor, como es bien sabido,21 lo cual queda de manifiesto en una carta
a MacCulloch del 13 de Julio de 1820, en que se interpreta, de su comentario, que una teoría
correcta de la distribución funcional sería la que hiciera depender la renta, los salarios, el interés y los
beneficios de la proporción en que cada uno de los factores ha contribuido al rendimiento total. Esta


16
     ibid , p. 11
17
     ibid , p. 13.
18
     ibid., p. 55.
19
     ibid , p. 13.
20
     ibid , p. 14.

                                                                                                                              5
teoría funcional de la distribución es independiente del problema de la propiedad privada de los
medios de producción, pues desde el momento que estos son escasos se presenta el problema de la
asignación económica. En cambio si la totalidad del valor de una mercancía se hace proceder
exclusivamente del trabajo humano, el problema carece de solución.




II. Avances de la teoría del valor formulada por Carlos Marx en El Capital respecto a la teoría del
valor planteada por David Ricardo en los Principios de Economía Política y Tributación.


Como es sabido David Ricardo se interesó por los problemas que había planteado Adam Smith sin
lograr resolverlos, como indica Roll, quería descubrir las relaciones existentes entre las diferentes
                                                                    22
clases de la sociedad y la dinámica del sistema económico,               Ricardo encontró la clave del
fenómeno económico en el valor en cambio. Smith había estudiado el problema de la determinación
del valor por el trabajo (el tiempo real en producir una mercancía) y su determinación por el valor de
la fuerza de trabajo. En la producción precapitalista, este dualismo no tenía importancia, pues como
se ha demostrado los dos factores eran idénticos, pero en la producción capitalista, el valor del
trabajo que el capitalista compra es mayor que la cantidad de trabajo incorporado en los salarios que
paga por él. De esta forma aparece un excedente del cual se apropiaba el capitalista, tal que podía
encontrarse una salida posible argumentando que en la producción capitalista la identidad postulada
desaparecía, y que en el cambio del capital por trabajo asalariado el capital recibe un valor superior al
que da, aquí es donde entra en escena Marx y el anterior fue el argumento que eligió para su análisis
sobre el valor.


Ricardo trató de demostrar que el trabajo crea el valor tanto en las sociedades primitivas como en las
capitalistas, indica que la cuestión de la propiedad no afecta el resultado, tal que el valor sigue siendo
determinado por el trabajo presente y el acumulado, pertenezca este último al trabajador o no; la
única diferencia está en que, en el último caso, el valor del producto que se apropia el capitalista se
divide en dos partes, una que cubre los salarios del trabajador, y otra que va forma las utilidades del
capitalista. De este modo Ricardo debe abordar el problema de la ganancia y el de los salarios
encontrándose con el mismo problema que obliga a Smith a abandonar la teoría del trabajo como
fuente de valor.


La solución planteada por Ricardo en realidad no explica el origen de la ganancia del capitalista y
deja una laguna cuando trata de explicar el valor mismo del trabajo, es decir la formulación de su

21
     Scheifler, A. X., 1990, p. 295.

                                                                                                        6
teoría del valor trabajo posteriormente la hace inoperante en su aplicación más importante. La
formulación que Ricardo le había dado a su teoría le hacía imposible resolver el problema. Lo que en
realidad hace Ricardo es plantear un problema nuevo que no llegó a resolver; Marx, basándose en la
teoría Ricardiana, volvió a considerar este problema y formuló la distinción entre valores y precios de
producción, aunque también esta formulación no superó la contradicción, y de igual manera no
ofreció solución alguna como se verá posteriormente.23


El fracaso de la economía política ricardiana - y a su vez de la economía política clásica- se debe
buscar, como indica Cartelier,24 en su estructura lógica: sus supuestos: la existencia de la mercancía
y del trabajo asalariado, obstaculizaron la solución de los problemas planteados: la determinación de
las relaciones de intercambio y de la tasa de ganancia, pues es inadecuado el concepto que
implícitamente le da sentido a la teoría, la dificultad de la producción.


Los avances en el campo de la Economía Política y en la Teoría del valor hechos por Marx, se deben
analizar primero por la diferencia de abordar el problema, como es sabido la preparación filosófica de
Marx le lleva a una búsqueda para explicar la estructura económica de la sociedad capitalista con el
fin de explicar las relaciones sociales de producción como el principio fundamental de la sociedad y
sus contradicciones, causas de los cambios sociales. Como el mismo Marx indicaría en una carta a
         25
Engels        que lo mejor de su obra era “el haber demostrado desde el primer capítulo el doble carácter
del trabajo (expresado como valor de uso y valor de cambio)”- y que “toda la inteligencia de los
hechos descansaba sobre tal tesis”; además de “haber analizado la plusvalía independientemente de
sus formas particulares, la ganancia, la renta territorial, etc...” . El primero de estos puntos es el que
desarrollaremos como ventajas de la teoría del valor de Marx respecto a la planteada por Ricardo:


a) La dualidad de la mercancía. La economía política, como ya se dijo antes, presuponía la
existencia de la mercancía, es decir, tomaba como un dato empírico de partida una forma particular
de la riqueza, en cambio Marx desde el primer párrafo del capital indica que es necesario elaborar el
concepto de mercancía. Marx parte del supuesto de la propiedad privada, para así basar su
explicación del concepto de mercancía a partir del proceso de intercambio, cuya representación
conceptual plantea problemas tanto en su forma simple, como en la forma desarrollada de valor.26
De lo anterior surge el problema de medición, las dos o más mercancías comparadas deben ser igual
a una tercera, de donde surge el concepto de trabajo y es en este punto donde Marx al analizar las


22
     Roll, E., 1994, p. 163.
23
     Roll, E., 1994, p .167.
24
     Cartelier, J., 1981, p. 347.
25
     Carta de Marx a Engels, 24 de Agosto de 1867, cit. Cartelier, J., 1981, p.348.

                                                                                                        7
diferentes categorías de trabajo, es decir trabajo concreto, sale bien librado al indicar que el concepto
de trabajo abstracto es el único representante como sustancia de valor ante el problema planteado,27
además indica que la naturaleza de esta sustancia debe ser de carácter social y necesario. Al
formular de esta forma la teoría del valor-trabajo, Marx se aleja rotundamente de las interpretaciones
clásicas y con ellas de la de Ricardo, pues si el valor en cambio de un bien no es sino la expresión
del tiempo de trabajo socialmente necesario empleado en su producción, el trabajo en sí mismo no
puede tener valor (es conveniente notar que si el trabajo se considera como una mercancía, también
debe tener un valor en cambio, pero hasta este punto Marx no ha supuesto el trabajo asalariado, sólo
ha analizado el Modo de Producción Mercantil). Marx excluye de su análisis el valor de uso de las
                                                                               28
mercancías al indicar el valor de uso no tiene determinación social.                La exclusión del valor de uso le
da un gran problema el cual se nota desde el problema del intercambio y se pone de manifiesto en la
determinación de la mercancía moneda. 29


b) El trabajo y la fuerza de trabajo. Es conocido que Ricardo presupone la existencia del
capitalismo desde el principio de su análisis y toma esta forma específica de organización social por
una forma natural. En contraste Marx para hablar del valor, de sus formas y de la moneda, no
presupone la existencia del trabajo asalariado o de clase capitalista. El punto de partida para Marx es
el dinero, él analiza la transformación del capital desde el punto de vista de la circulación, llegando a
la conclusión que la circulación no crea valor, ya que por definición el intercambio se efectúa entre
equivalentes y que el análisis del intercambio y la circulación no permiten entender la transformación
del dinero en capital. Es en este punto donde Marx indica que la sustancia de valor, el trabajo
abstracto, es decir, trabajo humano en general, sólo es gasto de la fuerza de trabajo, de lo cual
concluye que si existe una mercancía cuyo uso crea valor, y que ésta debe ser la fuerza de trabajo.
Este es el descubrimiento que hace Marx al diferenciar el trabajo (consumo real de energía humana
con el objeto de lograr un fin productivo) de la fuerza de trabajo (la capacidad o el potencial de
realizar trabajo útil en la producción)30 y es conocido cómo esta diferencia le permitió realizar análisis
posteriores como el de explicar la génesis de la plusvalía y hacer notar el trabajo asalariado. Este fue
el gran adelanto de Marx y su contribución al desarrollo de la Economía Política, pero al igual que
Ricardo dejó sin resolver el problema, que después planteara, de la transformación de precios en
valores que posteriormente solucionaría Sraffa.




26
     En el sentido que tal expresión desarrollada es inestable en el sentido de Gestalt. Foley, K. D., 1989, p. 27.
27
     Marx, C., 1986, p.10.
28
     ibid., p. 278.
29
     ibid., p. 35-36.

                                                                                                                      8
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


 Cartelier, J., 1981, Excedente y reproducción (La formación de la economía política y clásica),
     Fondo de Cultura Económica, México.

30
     Foley, K. D. 1989, p. 42.

                                                                                                9
 Dobb, M., 1991, Teorías del valor y de la distribución desde Adam Smith (Ideología y teoría
  económica), Siglo veintiuno editores, México.


 Foley, K. D., 1989, La teoría económica de Marx, Fondo de Cultura Económica, México.


 Marx, C., 1986, El Capital (Crítica de la economía política), Vol. I, Fondo de Cultura Económica,
  México.


 Ricardo, D., 1987, Principios de economía política y tributación, Fondo de Cultura Económica,
  México.


 Roll, E., 1994, Historia de las doctrinas económicas, Fondo de Cultura Económica, México.


 Scheifler, A. X., 1990, Historia del pensamiento económico, Tomo I, editorial trillas, México.


 Smith, A., 1997, Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, Fondo
  de Cultura Económica, México.




                                                                                                   10

				
DOCUMENT INFO
Description: David Ricardo Principio De Economia Politica document sample