Docstoc

DESCARGAR - Servicios Forestales Integrales

Document Sample
DESCARGAR - Servicios Forestales Integrales Powered By Docstoc
					El mercado emergente del carbono atmosférico en EEUU. ¿Una oportunidad para
Latinoamérica?

Elaborado por Pablo Reali (Ph. D.) Asesor Forestal y de Mercado de Carbono de Servicios
Forestales Integrales SA www.sfi.com.uy

Keywords: mercado emergente carbono atmosférico EEUU Latinoamérica, emergent carbón
market in US Latin America.




Illustration: M. Morgestern

President Barack Obama has generated considerable momentum for the introduction of climate
legislation in the US, breaking with the previous administration’s inertia. On 26 June 2009, the
House of Representatives passed the American Clean Energy and Security Act, which aims to lower
the country’s greenhouse gas emissions to 17% below 2005 levels by 2020 (and 83% by 2050). In
particular, the act proposes a federal cap‐and‐trade scheme and requires utilities to generate 20%
of their power from clean sources by 2020. In October 2009, former presidential candidate John
Kerry and Senator Barbara Boxer published a slightly more ambitious draft for debate in the
Senate, the Clean Energy Jobs and American Power Act, which calls for a 20% emissions cut below
2005 levels by 2020.
Source: http://kerry.senate.gov/cleanenergyjobsandamericanpower/intro.cfm


Given the current focus on healthcare reform, federal climate legislation is likely to be voted in
2010. The creation of a US cap‐and‐trade scheme could double the size of existing carbon markets
from an estimated turnover of US$ 122 billion in 2009, doubling the size in 2010 after EEUU new
Acts approval. (New Carbon Finance, 26 October 2009).
This rapid expansion of the carbon markets is expected to create considerable new demand for
high quality international offsets. These provide a lower cost alternative for cap‐and‐trade
participants to meet their compliance targets.
Under the current version of the Kerry‐Boxer bill, American emitters will be able to use between
0.5 and 1.25 billion of such offsets per year. According to Ellis J. Juan, Mexico Representative at
the Inter‐American Development Bank, “a well designed US emissions trading scheme will drive
demand for international offsets far above the market’s capacity to generate credits from
emerging countries”, currently the main source of international offsets. For example, the Kyoto
Protocol’s Clean Development Mechanism has issued less than 350 million offsets since 2005,
which pales in comparison with projected demand of 1.6 billion offsets in the first Kyoto
compliance period (2008‐ 2012) and 5.9 billion credits between 2013 and 2020.

Lationamérica como proveedor privilegiado de compensaciones de carbono atmosférico para
Estados Unidos.

Para ser políticamente aceptable, el esquema de “limita y comercia” (en inglés cap and trade)
estadounidense debería privilegiar la provisión de compensaciones de carbono de países que
estén alineados con sus políticas de lucha contra el cambio climático. La mayor parte de los países
de Latinoamérica están bien posicionados a este respecto, ya que han indicado su voluntad en
asumir objetivos de reducción de emisiones. Esta posición se contrapone a la tradicional postura
de China e India fuertemente opuesta a que los países en desarrollo asuman ningún tipo de
compromiso de reducción. Por otra parte, se estima que el gobierno de los EEUU esté dispuesto a
beneficiar en primera instancia a países con los que ya tenga tratados de libre comercio (Méjico,
Chile, Perú y Costa Rica).
Francisco Fernandez‐Asin, Director Ejecutivo de ENDESA Carbono, espera que los EEUU, en su
política de compra de compensación de emisiones internacional, favorezcan primero a los países
del NAFTA, luego al resto de los países latinoamericanos, y por último a los países africanos y del
sureste asiático. Según este analista, la posibilidad, en la práctica, aparentemente ilimitada de
producción de compensación de emisiones por parte de los países sudamericanos, permitiría a las
empresas estadounidenses la compra de certificados de reducción de gases de efecto invernadero
(GEI), en una forma económicamente competitiva. Por ejemplo Brasil, que lleva muchos años
proveyendo de certificados de reducción de GEI en el mercado internacional (fue el país que
propuso en 1997 una versión temprana del MDL en Kyoto y también fue el país que registró el
primer proyecto MDL. También es el tercer país del mundo con mayor cantidad de proyectos MDL
registrados), y también es el país que puede ofrecer mayor cantidad de compensaciones de GEI
por evitación de deforestación de bosques nativos.
Por otra parte, Méjico también puede ser un proveedor muy importante de certificados de
reducción de GEI hacia los EEUU, debido al alto factor de emisión de su red eléctrica (basada en
combustibles fósiles), aunque esta relativa ventaja puede verse opacada por impedimentos
constitucionales que impiden que el país permita la inversión extranjera en el sector de
generación eléctrica. No obstante, de acuerdo con Raúl Félix (2009), las empresas
estadounidenses de generación, expuestas al mandato de utilización de energías renovables, están
mirando mucho hacia Baja California debido a su alto potencial de generación solar y eólica. Esto
se refleja en una alta actividad de compra de tierras que estas empresas están realizando en la
zona.

La cooperación inter-americana está creciendo en lo que respecta al carbono y la energía limpia.

La asociación interamericana en este sentido se está incrementando, como lo demuestra el
lanzamiento, en junio del 2009, de la Asociación para la Energía y el Clima de las Américas (en la
Quinta Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, los EEUU hicieron un llamamiento para el
resto de los países americanos para “trabajar en conjunto en pos de un desarrollo económico
basado en las energías limpias, con bajo impacto en el carbono atmosférico, creando nuevos
puestos de trabajo y transformando al continente un modelo de cooperación”).
Existen a la fecha ya acuerdos internacionales que se están poniendo en práctica, tales como La
Iniciativa Climática del Oeste, comprendía siete Estados de EEUU, cuatro Provincias de Canadá y
seis Estados Mejicanos en calidad de observadores.
Fuente: Iniciativa Climática del Oeste.



En determinados programas climáticos en EEUU, como la Iniciativa Climática del Oeste o la
Acción de Reserva del Clima (organización establecida en California, que registra y controla
reducciones voluntarias de GEI), ya se permite a sus participantes importar determinadas
reducciones de GEI desde Méjico.
La creación del Mercado de Carbono del NAFTA también ha ido ganando apoyo.
Muy poco después de la asunción de Barack Obama, los EEUU y Méjico han anunciado la creación
de un marco bilateral sobre energía limpia y cambio climático
Más recientemente en Agosto del 2009, el presidente de Méjico, el primer ministro canadiense y
el presidente de los EEUU, firmaron una declaración sobre cambio climático y energía limpia que
“facilitaría la cooperación futura en sistemas de mercadeo de certificados de reducción de GEI”.
Sin lugar a dudas el desarrollo de una asociación regional en este sentido permitiría el acceso de
los EEUU al enorme mercado latinoamericano de reducción de emisiones y energías limpias,
estimulando los esfuerzos de EEUU de independizarse económicamente de los países de la OPEC.

Implicancias para los inversores.

América Latina ofrece un ambiente de inversión muy atractivo para la producción de energía
limpia y las compensaciones de emisiones de GEI, combinando recursos naturales y posibilidad de
reducción de GEI muy importantes. En Latinoamérica también están dadas las condiciones de
expertise técnica, capacidad industrial y políticas de estado de soporte crecientes.
Brasil, Argentina, Chile, Perú y Méjico han establecido sus metas en cuanto a la producción de
energías limpias, basadas obligaciones para las empresas productoras de energías, cuotas para la
energía limpia en la producción total de la misma y posibles extra costos que se reflejarán en las
tarifas de la energía para el consumidor final.
Por otra parte, la nueva legislación estadounidense, con media sanción en diputados y muy posible
aprobación final para mediados del año que viene, abrirá un nuevo y atractivo mercado de
exportación de compensación de emisiones, mejoramiento en el acceso a financiación y otras
ventajas para inversores que se focalicen en Latinoamérica pero mirando al enorme mercado
importador de los EEUU.
Como miembro del NAFTA con gran potencial de reducción de emisiones, Méjico será, muy
posiblemente, quién primero se beneficie de la creación del esquema americano de “limita y
comercia” para la reducción de GEI.
Otros países, como Chile, Perú u otros con potencialidad de reducción de GEI mediante la
limitación de deforestación de bosques naturales, tales como Brasil y los países centroamericanos,
también están bien posicionados en este sentido.
Queda en manos del Estado uruguayo y los actores privados, no perder este tren, que,
conservadoramente, tiene un mercado de reducción de GEI, al menos tan grande como el
esquema propiciado por el Protocolo de Kyoto.

Fuentes de información:
Plane Tree Capital
Pedro Moura Costa (Guanabara Holdings BV)
Didier Rotsaert (Climate Solutions at AES Corporation);
Ellis J. Juan (Representante mejicano ante el BID)
Raul Felix (Baker & McKenzie);
Francisco Fernandez‐Asin (Endesa Carbono)
John Paul Moscarella (Emerging Energy & Environment LLP);
Federico Castro‐Kahle (Carbon Forestry Consultant).

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:6
posted:12/31/2010
language:Spanish
pages:5