Docstoc

Libro_RIOS_DE_ASTURIAS

Document Sample
Libro_RIOS_DE_ASTURIAS Powered By Docstoc
					antonio vázquez · esteban álvarez
 

Antonio Vázquez · Esteban Álvarez
 

El agua nunca aguarda.
 

Cambia de forma y fluye alrededor 
 

de las cosas y encuentra pasos secretos 
 

en los que no ha pensado nadie.
 

Puede asolar la tierra, puede apagar el fuego,
 

puede tragarse un trozo de metal y arrastrarlo.
 

Ni la madera, que es su complemento natural,
 

puede sobrevivir sin el alimento del agua.
 


Arthur Golden
Memoirs of a Geisha




© de la edición, cajastur. 2010

plaza de la escandalera, 2

33003 oviedo, asturias

tel. (34) 902 105 005 

www.cajastur.es





fotografías:
 

Antonio Vázquez, Orlando F. Miranda y Juanjo Alonso
 
   fotos del archivo de antonio vázquez, excepto:

                                                         orlando f. miranda:                              juanjo alonso:
textos:
 
                                               pag. 10, 11 sup., 14, 34, 36 (ambas), 39 inf.,   pag. 65, 79, 84 sup., 98, 130 inf., 137 sup.,

Antonio Vázquez y Esteban Álvarez
 
                     50 (ambas), 54 (ambas), 62 (ambas), 69 inf.,     146 sup., 150 sup., 155, 170, 201, 203, 210

                                                         80 inf., 87, 90 inf., 92-93, 125, 126-127,       izq., 212 sup., 226-227, 232, 249, 268, 272

                                                         129, 130 sup., 131 sup., 132 inf., 133, 142      inf., 276-277, 280 inf., 286 (ambas), 287

diseño gráfico:
 
                                       izq., 150 inf., 168-169, 180-181, 183 sup.,      inf., 290 sup., 292, 294-295

Eliasdg.com
 
                                           196-197, 199, 200 (ambas), 204-205, 207

                                                         inf., 208 inf., 209 inf., 211 centro y dcha.,

imprime:
 
                                              212 inf., 213 sup., 215, 217 sup., 230, 236,

                                                         237, 248 inf., 254 sup., 255 inf., 259, 260­

gráficas Eujoa
 
                                        261, 264-265, 296, 297, 298 (ambas), 300­

                                                         301, 303 inf., 304-305

isbn: 978 84 7925 338 7
 

depósito legal: as-6075/2010
 

índice:
   índice:

   presentación ........................................................ 7
 


   introducción: el Agua ........................................ 9
 


   mapa de las Cuencas .......................................... 16
 


   cuenca del río Eo .............................................. 21
 


   cuenca del Navia ................................................ 49
 


   cuenca del río Esva ............................................. 77
 


   cuenca del Nalón ................................................ 99
 

     ·subcuenca del nalón
 

     ·subcuenca del caudal
 

     ·subcuenca del narcea
 


   cuenca del río Sella ........................................ 171
 


   cuenca de los ríos Deva–Cares ....................... 225
 


   cuencas Costeras .............................................. 269
 


   bibliografía ........................................................ 307
 

presentación

    Este es un libro esperado en nuestra región. Vivimos en un espacio natural privilegiado, lo
    sabemos, pero a menudo olvidamos tomar conciencia de todos los elementos que confor­
    man este paraíso en el que la naturaleza nos abruma con su exhuberancia septentrional.
    Una cadena montañosa cercana al mar proporciona la humedad constante de nuestro clima,
    además de las fértiles nieves, y unas líneas fluviales que escriben nuestra geografía con renglo­
    nes de abundancia, de energía hidráulica, de pesca, y de transporte para el aprovechamiento
    forestal y minero.

    Esta publicación versa sobre nuestros ríos, sus cuencas, los numerosos lagos, lagunas, acuí­
    feros, cuencas subterráneas, etc., con el objetivo de poner de relieve su papel crucial como
    agentes de biodiversidad, y como motores de la vida socioeconómica de nuestras poblaciones,          7
    con su aportación de señales de identidad, y la sensibilidad biológica y dinámica con que nos




                                                                                                        presentación
    alerta el agua cuando se produce una gestión incorrecta de los recursos.

    Debemos agradecer a los autores su admirable trabajo, pues han logrado hacer un auténtico
    retrato del mapa fluvial asturiano, un retrato que va más allá de una simple instantánea
    estadística.
    Empezaremos aplicando grandes elogios al repertorio fotográfico que nos regala la acertada
    visión de Antonio Vázquez -uno de los fotógrafos de naturaleza más aclamados de nuestro
    país-, que complementa de la forma más afortunada el texto del libro. La excelencia visual
    del libro está, por tanto, garantizada. Y con ambas provisiones, el texto y las imágenes, conta­
    mos con el equipaje más adecuado para adentrarnos en el conocimiento de nuestros ríos.

    También hay espacio para la advertencia, para la preocupación por el futuro de nuestros cau­

                                                                                                        ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















    dales: con objetividad, el libro se hace eco de los singulares problemas que afectan o pueden
    afectar a las aguas asturianas y a su entorno.

    Desde Cajastur confiamos en que este libro nos nutrirá de admiración por nuestro territo­
    rio, provocando el deber del respeto hacia nuestras aguas, probablemente la mayor fuente
                                                                                                        Cortesía
de
Cajastur
para





    de riqueza y bienestar, directa o indirectamente, con la que contamos todos los habitantes
    de Asturias.

                                                                                         Cajastur
                introducción
                                         rios de Asturias, cauces de vida
                                         El agua en la Naturaleza es un elemento en constante movimiento, en un ciclo de
                                         precipitaciones, evaporación y retorno a la atmósfera del que dependen todos los
                                         organismos vivos conocidos.
                                         En este persistente intercambio hay fases en las que el agua permanece temporal­
                                         mente fluyendo o en un reposo aparente, dando lugar a los ríos, torrentes, arroyos,
                                         lagos, lagunas, charcas y otra buena parte que no vemos pero que existe y se insta­         9
                                         la en las profundidades del subsuelo dando origen a las capas freáticas.
                                         Casi la mitad de las aguas del territorio central de Asturias las recogen los valles del




                                                                                                                                    introducción
                                         río Nalón y del Narcea, que son los dos ríos principales de nuestra red fluvial. El
                                         resto se reparten principalmente entre el río Sella y el Cares-Deva que recogen las
                                         aguas que se vierten en el oriente y el río Eo, el Esva y el Navia que lo hacen con las
                                         del occidente.
     La mayor parte del invierno
       la zona alta de las cuencas
de nuestros ríos permanece helada
 o con abundante nieve y a pesar
    de ser sus aguas cristalinas en
 

  estos tramos, la vida no es muy
 

   abundante, debido a las fuertes
 



                                                                                                                                    ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















corrientes, las bajas temperaturas
           y la falta de nutrientes
                                                                                                                                    Cortesía
de
Cajastur
para

            El hielo presenta doce
    estructuras o fases cristalinas
     diferentes y en todas ellas su
           belleza es espectacular

                                                                                                                             11
   Las cascadas y saltos de agua,     Luego están una sucesión de pequeños ríos de muy corto recorrido que nacen en
  abundantes en los cursos altos,     las sierras prelitorales y crean pequeñas cuencas, podríamos llamarlas costeras por




                                                                                                                            introducción
 permiten que el agua se oxigene
     pero cuando son demasiado
                                      su proximidad al mar, que aunque no aporten caudales reseñables forman estuarios
   fuertes, impiden que se pueda      de una importancia vital para muchas especies de animales y plantas, como pueden
      desarrollar el fitoplacton y    ser los de las rías de Villaviciosa o de Barayo.
  que haya poca fotosíntesis, nos
encontramos pues con un sistema
     heterótrofo, donde hay más
      respiración que producción


    Cuando la humedad del aire
   se condensa en forma de gotas
      de agua por la disminución

                                                                                                                            ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















        brusca de la temperatura
    aparece el rocío, un fenómeno
  físico-meteorológico vinculado
         con la capacidad del aire
        para incorporar y retener
                                                                                                                            Cortesía
de
Cajastur
para





                    vapor de agua
                                              De una u otra forma, aunque parezca que no se mueve, siempre es un agente erosivo
                                              y bien sea por la oxidación, el rozamiento o por la disolución que ejerce sobre las
                                              sales y minerales que componen el suelo siempre presenta unas características quí­
                                              micas o biológicas diferenciadas que son las que permiten a determinadas especies
                                              colonizar su entorno o vivir en ella. Una ligera variación en su equilibrio normal­
                                              mente acaba en un desastre ecológico.

                                                                                                                                           Los meses estivales en Asturias
                                                                                                                                           no suelen ser excesivamente
                                                                                                                                           calurosos, sin embargo, en
                                                                                                                                           ocasiones vienen acompañados
                                                                                                                                           con prolongadas ausencias de
                                                                                                                                           lluvia que ponen al descubierto los
                                                                                                                                           suelos cuarteados de los embalses


                                                                                                                                           En invierno el hielo atrapa
                        12                                                                                                                 bajo su manto a todo tipo de
                                                                                                                                           organismos ya sean vegetales o
                                                                                                                                           animales y como en la mayoría
                           rios de Asturias




                                                                                                                                           de los sólidos, sus moléculas se
                                                                                                                                           acomodan en una formación
                                                                                                                                           ordenada, que dependen de
                                                                                                                                           la presión y la temperatura
                                                                                                                                           reinantes para adoptar una
                                                                                                                                           u otra forma de crecimiento
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              En su totalidad desagüan la nada despreciable cifra de 6.800 millones de m3 de agua 
 

                                              dulce que se vierte al mar Cantábrico y aunque no son cifras espectaculares compa­
 

                                              rables a las de otros grandes ríos de nuestra península, como pueden ser el Duero, el 
 

                                              Tajo o el Ebro, de mayor recorrido y caudal, si que mantienen una riqueza ecológi­
 

Cortesía
de
Cajastur
para





                                              ca que prácticamente no tienen parangón. 
 

                                              Lógicamente los meses en los que transportan más agua son aquellos en los que el 
 

                                              deshielo une sus aguas a las lluvias y los que menos los estivales, en los que algunos 
 

                                              arroyos y afluentes secundarios llegan incluso a secarse por completo. 
 

Cortesía
de
Cajastur
para
                 introducción
                                                          13
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                                    El oxígeno es el elemento funda­
                                                                                                                                    mental para la vida de los peces
                                                                                                                                    y las plantas, mientras que un
                                                                                                                                    litro de aire contiene 300 mg
                                                                                                                                    de oxígeno, uno de agua dulce
                                                                                                                                    contiene 30 veces menos.
                                                                                                                                    Las cascadas en su caída lo
                                                                                                                                    arrastran al fondo, una buena
                                                                                                                                    parte vuelve a la superficie
                       14                                                                                                           pero otra se disuelve en el agua
                                                                                                                                    y favorece la diversidad
                           rios de Asturias




                                                                                                                                    de la vida acuática


                                              En estas páginas trataremos de mostrarles la gran diversidad de especies que viven    Los musgos, son junto a los líque­
                                              en sus cuencas, tanto desde el exterior como desde el interior de sus aguas, mos­     nes los primeros colonizadores del
                                                                                                                                    ambiente terrestre y contribuyen
                                              trándoles por vez primera algunos de los comportamientos más íntimos de espe­
                                                                                                                                    a formar el suelo donde más tarde
                                              cies tan escasas y amenazadas como pueden ser los salmónidos o las lampreas. Con      se instalarán otros vegetales.
                                              el fin de que este conocimiento ayude a que sus aguas fluyan eternamente y que        Para vivir y poder reproducirse
                                              estos verdaderos cauces de vida nunca se agoten, pues de ellos dependerán las gene­   sólo necesitan un ambiente
                                              raciones futuras.                                                                     sombrío y cargado de humedad
                                                                                                                                    como el que encuentran en
                                                                                                                                    las riberas de nuestros ríos
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

              La punta de la Cruz y su baliza marcan el límite occidental de Asturias;
al fondo, la punta Niño do Corvo, la isla Pancha y su faro lo hacen en la zona gallega
El estuario del río Eo
cuenca del Eo

   Las citas que los cronistas romanos refieren a sus pobladores primitivos, dan idea
   de la fuerte unidad existente entre las distintas tribus preceltas que dieron origen a
   los asentamientos que hoy en día conocemos a lo largo y ancho del territorio astur­
   galaico; durante siglos, decenas de tribus distribuidas de norte a sur hasta las tierras
   más altas de Fonteo, en el municipio lugués de Baleira, han ido modelando un pai­
   saje que ha permanecido inalterado hasta nuestros días.

   La cuenca más occidental, al igual que su vecino río Navia, comparte una buena
   parte del territorio con la comunidad gallega; esta división administrativa no obe­        21
   dece asimismo al origen de su nombre; si bien es aceptada la raíz indoeuropea *aeg,
   *eg-, asimilable más tarde al latín ãqua (río), esta corriente fluvial sería conocida en
   la antigüedad con las denominaciones de Ego y Egoba: del primero de dichos
   nombres derivaría la denominación actual del río, mientras que del segundo lo hace
   el gentilicio egobarro, que equivale a habitante de las riberas del Egoba. El natura­
   lista Plinio, de acuerdo con ciertos códices medievales, haría mención de dos gru­
   pos étnicos distintos: los egos y los varros. Hoy en día Eo y Barres.

   De corto recorrido debido a las bajas cotas de las vertientes montañosas que deli­
   mitan su recorrido, apenas 850 metros sobre el nivel del mar, recorre una dirección
   sur-norte estricta, alimentándose a su paso con casi trescientos cursos de agua per­
   manentes sobre los cuales han ido surgiendo a lo largo de la historia distintas loca­

                                                                                              ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















   lidades que comparten raíces lingüísticas comunes así como costumbres ancestrales
   que permanecen intactas hasta nuestros días. No en vano los municipios asturianos
   que se integran dentro de la cuenca representan un tercio del total de la superficie,
   aunque presentan numerosas similitudes con los municipios gallegos, debido prin­
   cipalmente al desarrollo de unos usos del medio adaptados a los recursos disponibles
                                                                                              Cortesía
de
Cajastur
para





   y las precarias comunicaciones existentes hacia la vertiente asturiana.

   Unido geológicamente al manto de Mondoñedo, caracterizado por la disposición
   perpendicular de los pliegues y su escasa elevación, el agua ha sabido modelar el
   relieve de las zonas bajas del río, creando valles extensos y profundos que abren
   paso a las aguas del mar cantábrico hasta la localidad de Ría de Abres, lugar donde
   llega la influencia de las mareas vivas, formando una de las rías de mayor extensión
                                                                                                                                       La mayor parte de los materiales
                                                                                                                                       finos transportados por el río
                                                                                                                                       llegan al estuario donde se depo­
                                                                                                                                       sitan debido a la escasa velocidad
                                                                                                                                       del agua fluvial formando las
                                                                                                                                       típicas llanuras fangosas que
                                                                                                                                       son más abundantes cuanto
                                                                                                                                       más alejadas estén de
                                                                                                                                       la influencia del oleaje

                                              e importancia biológica del norte peninsular. Zona silícea y pizarrosa del Paleozoico
                                              Inferior (Cámbrico y Ordovícico) con la excepción de acumulaciones de playas,            En la cabecera del estuario
                                                                                                                                       son abundantes los juncales
                                              depósitos aluviales, rasas, y acantilados que son en su mayoría del Cuaternario. Estas
                                                                                                                                       y carrizales donde se refugian
                                              últimas son las estructuras morfológicas dominantes.                                     la mayor parte de las aves
                      22                                                                                                               migradoras que llegan cada
                                              La escasa pendiente fluvial ha permitido el acúmulo de depósitos originados por la       año a la reserva
                           rios de Asturias




                                              erosión de las cotas más altas, favorecida por la existencia de un material geológi­
                                              co dominante de fácil fractura y de grano fino, procedente del metamorfismo de
                                              arcillas que da origen a suelos poco evolucionados y someros, aptos para el pasto­
                                              reo, la selvicultura o de vocación estrictamente forestal, pero poco adecuados para
                                              el cultivo, excepto en las llanuras y fondos de valle donde el acopio de sedimentos
                                              ha dado lugar a suelos de mayor espesor. De esta forma, la distribución superficial
                                              de los usos del suelo corresponde en un 70% a terreno forestal, el 20% a prados y
                                              pastizales y un 10% a distintos cultivos. No es extraño por tanto que la actividad
                                              ancestral de la zona se fundamentase en el aprovechamiento de las masas arbóreas
                                              y la aparición a lo largo del cauce de una completísima industria de transformación
                                              de la madera, principal base económica de los municipios ribereños hasta finales
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              del siglo pasado.
Cortesía
de
Cajastur
para

Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Eo
                                                           23
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Las precipitaciones son abundantes, con una media anual de 1.200 mm de aporte
directo a los cauces en un volumen de 683 hectómetros cúbicos, pero la escasa alti­
tud condiciona un régimen pluvial, siendo la presencia de nieve en las cumbres oca­
sional y efímera; en primavera el agua, a consecuencia de la baja capacidad de infil­
tración de los suelos, se une rápidamente al cauce principal, siendo frecuentes gran­
des avenidas que inundan durante algunos días los valles inferiores y enriquecen de
sedimentos las tierras de labor, que son aprovechadas el resto del año por los habi­
tantes ribereños para el cultivo de autoconsumo y silo para el ganado.
                                     A los pies del último piso montañoso de la cuenca se encuentra la localidad de
                                     Vegadeo; importante núcleo industrial durante siglos, y puerta de conexión entre
                                     las comunidades gallega y asturiana hasta la construcción del puente de Los Santos
                                     a finales de los ochenta.



                                     reserva natural parcial de la ría del Eo
                                     El tramo final del río Eo supone el hermanamiento de las aguas continentales con
                                     las marinas en una extensión de doce kilómetros y una superficie de 14 km2. La
                                     paulatina mezcla de los componentes físico químicos de ambas aguas favorece el
                                     desarrollo de ecosistemas específicos a lo largo de su recorrido hacia mar abierto,
                                     formando un sistema básico para el asentamiento periódico de distintas especies de
                                     aves que buscan en este lugar refugio para todo o parte de su ciclo biológico.

En la desembocadura de la zona
   asturiana se forman pequeñas                                                                                             25
playas de arenas mixtas con gra­




                                                                                                                           cuenca del Eo
vas y abundantes cantos rodados
     Playa de Arnao, al fondo el
 puente de Los Santos y Ribadeo


       Limonium humile o acelga
   salada, es una planta típica de
las marismas y por su fragilidad
 figura catalogada como “sensible
 a la alteración de su hábitat” en
  el Catálogo regional de especies
       amenazadas de la flora del
           Principado de Asturias

                                                                                                                           ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                           Cortesía
de
Cajastur
para





                                     En 1988 el ICONA lo clasifica como Zona húmeda de importancia internacional para
                                     las aves acuáticas; un año más tarde sería designada por las autoridades españolas
                                     como Zona de especial protección para las aves. Ya en el año 1991 se contempla como
                                     un espacio natural protegido, proponiéndose para el proyecto BIOTOPOS-CORNE-CEE
                                     para su inclusión dentro de la Red Natura 2000 como sitio de interés por sus carac­
                                     terísticas ornitológicas, ecológicas, geológicas, botánicas y paisajísticas.
                     26                       Desde el borde costero externo hasta la punta Veloso (al norte de la ensenada de El    Barcas de pescadores en la bahía
                                              Torrón), el relleno sedimentario se encuentra flanqueado por acantilados estuari­      de Castropol al amanecer
                                              nos, sobre playas de cantos poco evolucionados y playas mixtas de cantos, gravas y
                           rios de Asturias




                                              arenas generados por los oleajes internos causados por el viento sobre la superficie   En las llanuras de fangos
                                              del agua durante los períodos cíclicos de pleamar.                                     son abundantes los poliquetos,
                                                                                                                                     gusanos marinos segmentados,
                                                                                                                                     que se alimentan de la materia
                                                                                                                                     orgánica que queda retenida en
                                                                                                                                     el lodo o en la arena que ingieren
                                                                                                                                     aplicando directamente su boca
                                                                                                                                     contra el sustrato
                                                                                                                                     En la foto un xorrón o cagón
                                                                                                                                     Arenicola marina
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

Al amanecer, la niebla inunda      La ría es dinámica debido al gran flujo e intercambio entre el ambiente terrestre y       27
los valles mientras las llanuras   el marino, observándose dos factores ambientales de gran importancia, la cantidad
    fangosas son inundadas por     y ritmo de flujo del agua dulce y las mareas. Esta interacción entre dos tipos de agua




                                                                                                                            cuenca del Eo
        la pleamar que deposita
       en sus orillas abundante
                                   trae como resultado variaciones en la salinidad del sistema y, por consiguiente, los
               materia orgánica    organismos presentes han tenido que adaptarse a tolerancias muy amplias de sali­
                                   nidad y temperatura, dando lugar a endemismos con localizaciones muy concretas;
                                   o bien han especializado su ciclo biológico a la migración, utilizando el territorio
                                   en determinadas épocas del año, únicamente cuando las condiciones ambientales
                                   son adecuadas para su subsistencia.

                                   De Vegadeo a Castropol el río permite ver su impronta en la bajamar. Alimentado
                                   por innumerables canales que se abren paso entre el fango, establece unas pautas
                                   vitales necesarias para que se establezcan comunidades vegetales que consolidan sus

                                                                                                                            ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                   orillas y forman las marismas internas súbhalofilas. En ellas, se distribuyen especies
                                   que han adaptado su persistencia a las específicas condiciones de salinidad del agua.
                                   Así, en las cabeceras nos encontramos con el malvavisco común o la Althaea offici­
                                   nalis L.; es una de estas plantas que aparecen en marismas y juncales marítimos
                                   donde el agua es aún poco salobre; perenne, con tallos erectos de hasta 150 centí­
                                                                                                                            Cortesía
de
Cajastur
para





                                   metros, poco ramificados y tomentosos en su parte superior; ha sido aprovechada
                                   en la antigüedad para la fabricación de papel y comúnmente por sus propiedades
                                   medicinales en el tratamiento de inflamaciones del aparato digestivo, picaduras de
                                   insectos y moratones. Su exigencia en humedad edáfica y un constante equilibrio
                                   de sales hace que su distribución sea puntual y limitada en Asturias, con citas en la
                                   ría del Eo, de Villaviciosa y de La Griega, en Colunga.
                                              En las inmediaciones de Castropol, en la parte baja de los esteros, hace su presencia     Buscando la protección que les
                      28                                                                                                                ofrecen los juncales y carrizales
                                              el Limonium humile Mill., o acelga salada en la que es su única cita conocida en
                                              Asturias. Planta perenne de pequeño tamaño, con apenas 20-40 centímetros y una            que crecen en gran número en la
                           rios de Asturias




                                                                                                                                        cabecera del estuario llegan cada
                                              característica roseta de hojas en su base, requiere suelos limosos o arcillosos muy       año a la reserva más de 3.000
                                              salobres y más ácidos que el malvavisco. Ambas especies se encuentran amenaza­            ejemplares de anátidas, lo que
                                              das, estando consideradas como especies sensibles a la alteración de su hábitat en        hace que esta zona húmeda tenga
                                              el Catálogo regional de especies amenazadas de la flora del Principado de Asturias.       una gran importancia
                                                                                                                                        En la foto, un porrón común
                                              Sólo emergiendo en la bajamar de las mareas más vivas nos encontramos también en          (Aythya ferina) estira sus alas.
                                              esta zona de la ría la Zostera marina L., conocida con el nombre vulgar de seda de mar
                                              ancha o hierba de mar; forma praderas sumergidas en comunidades monoespecíficas           Debido a su rareza y a
                                              sobre sustratos alcalinos, moderadamente pobres, no estando presente en suelos muy        la fragilidad de los hábitats
                                              fertilizados. Es una planta perenne, con rizoma postrado de largos internudos, nume­      que ocupa, la altea común
                                              rosas raíces no ramificadas y una hoja en cada nudo. Su escasa presencia en Asturias,     (Althaea officinalis) aparece
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              de la que únicamente se tienen dos localizaciones hace que, al igual que las anterio­     catalogada en Asturias como
                                                                                                                                        “sensible a la alteración de su
                                              res, esté catalogada como especie sensible a la alteración de su hábitat.                 hábitat” en el Catálogo regional
                                                                                                                                        de especies amenazadas de la
                                              Los esteros de la ria del Eo ofrecen sustrato y alimento a un complejo número de          flora del Principado de Asturias
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              invertebrados, en su mayoría poliquetos (gusanos marinos segmentados), con ojos
                                              y otros órganos sensoriales extremadamente sensibles y perfectamente adaptados a
                                              lo particular de su dieta. Si bien, todos ellos son carnívoros o carroñeros, algunos se
                                              desplazan entre el fango gracias a las protuberancias de sus segmentos, desarrolla­
                                              das para favorecer el desplazamiento del animal y llegar hasta su presa que atrapan
                                              con una boca proyectable provista de dientes especializados, dejando construidos
                                              tras de sí pequeños túneles que no se derrumban debido a la mucosidad con la que
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Eo
                                                           29
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                              impregnan sus paredes. En otras ocasiones, los poliquetos aparecen en forma sésil,
                     30
                                              es decir, adheridos a las escasas piedras que afloran sobre el fango o sobre conchas
                                              de moluscos, y cuya vida se desarrolla dentro de un tubo de sedimentos construido
                           rios de Asturias




                                              por el propio animal; denominados tubícolas, presentan sus órganos sensoriales
                                              reducidos y en cambio, desarrollan extraordinariamente los apéndices encargados
                                              de la consecución del alimento, a modo de plumero.

                                              Estos gusanos son una de las bases fundamentales de la dieta de la variadísima avi­
                                              fauna presente; se han descrito alrededor de cincuenta especies distintas, entre ánades,
                                              limícolas y láridos como las más abundantes, constituyendo en la actualidad la prin­
                                              cipal área asturiana de invernada y reposo migratorio de las aves acuáticas europeas.
                                                                                                                                            De octubre a marzo, los chorlitos
                                              Considerada como de importancia internacional, en lo que se refiere a sus pobla­              dorados europeos que viven en
                                              ciones de anátidas, destacan especialmente las de ánade rabudo (Anas acuta), ánade            las tundras árticas de Islandia,
                                              silbón (Anas penelope) y cerceta común (Anas crecca) junto con otras más escasas de
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                                                                                                                            norte de Escandinavia y Siberia
                                              pato cuchara (Anas clypeata), ánade friso (Anas strepera) o el porrón común (Aythya           llegan al estuario del Eo en busca
                                              ferina) que se dejan ver en los meses invernales. Junto a estas también son impor­            de un clima más benigno aunque
                                                                                                                                            siempre en escaso número.
                                              tantes las poblaciones vadeadoras, aves de patas largas, sin membranas interdigita­
                                              les o poco desarrolladas, que caminan incesantemente en busca de alimento por los
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              fondos fangosos del estuario y que son muy frecuentes en el invierno y en su paso
                                              migratorio de otoño. Entre estas destacan, la aguja colipinta (Limosa lapponica), el
                                              ostrero común euroasiático (Heamatopus ostralegus), el correlimos común (Tringa
                                              totanus), el andarríos chico (Actitis hypoleucos), el chorlito gris (Pluvialis squatarola),
                                              el chorlito dorado europeo (Pluvialis apricaria), el zarapito trinador (Numenius
                                              phaeopus) y el zarapito real (Numenius arquata).
      Algunas zonas próximas a
   la ría han sido humanizadas
        para el aprovechamiento
         de pastos para el ganado
   pero la mayoría presentan un
  excelete estado de conservación

En la foto, pastizales en el límite
         entre Asturias y Galicia




    El águila pescadora es un ave     Cada vez más frecuente es la presencia del águila pescadora (Pandion haliaetus L.) en
escasa y rara en Asturias, no obs­    el paso hacia sus cuarteles de invierno en el sur, debido probablemente al aumento
tante cada año algún ejemplar se
                                      progresivo de las poblaciones del norte de Europa. Presenta un antifaz oscuro que
 deja ver en los estuarios del Eo o
 de Villaviciosa. Se trata siempre    comienza en el pico y se une al dorso, resaltando el blanco de su cabeza; su pico gris
     de ejemplares que pasan unos     azulado y sus garras de color marfil, que le sirven para capturar los peces que apre­
       cuantos días alimentándose     sa en un constante planeo cíclico sobre la superficie del agua, y que constituyen su
         y descansando para luego     dieta exclusiva. Utiliza como atalaya durante la comida cualquier tronco o saliente
    continuar su viaje migratorio
                                      rocoso donde garantice una buena observación a su alrededor, no tolerando la pre­
                                      sencia de intrusos, incluso de otras aves, que compiten en su territorio.
En las inmediaciones de Castropol, la ría se abre hacia la ensenada de la Liñeira.
La escasa profundidad del agua a marea llena, así como los períodos de vaciado en
bajamar, permiten la fácil penetración de luz solar promoviendo una fotosíntesis más
activa y la presencia de productores primarios (fitoplancton, micrófitos bentónicos y
macrófitos) que constituye la base alimenticia primordial de moluscos y pequeños
crustáceos. En este área, la mezcla del agua dulce y salada es total y homogénea,
creando un ambiente que el hombre ha sabido aprovechar para el cultivo de la ostra
y el mejillón.
                                     De consumo tradicional en todas las poblaciones costeras -como testimonian los
                                     yacimientos prerromanos, la aparición de conchas en los castros celtas o su empleo
                                     como mortero para la construcción en la época romana- sus poblaciones naturales
                                     han llegado prácticamente a desaparecer debido al aumento de la demanda, el des­
       El territorio que abarca el   arrollo del comercio y la industria, produciéndose una explotación en exceso del
  estuario del Eo es una zona de     recurso debido a su fácil recolección y la lenta regeneración de las colonias. A fina­
temperaturas suaves, donde rara
                                     les del siglo pasado, coincidiendo con las importaciones de variedades foráneas por
  vez hiela, pero en los días más
     crudos del invierno la nieve    parte de los acuicultores gallegos y el rápido desarrollo de los sistemas de cultivo en
    puede hacer acto de presencia    bateas, se han ido instalando en la ría del Eo producciones de mejillones y ostras
           en los montes cercanos    con óptimos rendimientos productivos y una excelente calidad culinaria.
     ▼
 





         En la foto, Castropol y 

       la ensenada de la Linera



Los cultivos de ostras son uno de
los recursos naturales permitidos                                                                                               33
     en la ría y su producción va




                                                                                                                               cuenca del Eo
           destinada en su mayor
       parte al abastecimiento de
            los mercados franceses




                                                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para

                                              La ostra cultivada aquí es de la variedad rizada (Ostrea gigas), llamada ostrón, ostión   Para acceder a los cultivos de
                                              o simplemente gigas, con características morfológicas y gustativas distintas a las de     ostras se emplean embarcaciones
                      34                      las ostras planas. En estas instalaciones se reproduce el ciclo biológico de la especie   de muy poco calado y anchas
                                                                                                                                        plataformas de trabajo, sobre
                                              en semilibertad, mediante la siembra en sacos de malla plastificada sumergidos en         las que se depositan los sacos
                           rios de Asturias




                                              zonas muy concretas de la ensenada; la siembra se realiza con ejemplares procedentes      de este preciado molusco
                                              del preengorde en instalaciones situadas en tierra, con lo que en la zona natural úni­
                                              camente se desarrolla la última etapa del cultivo, que será el engorde hasta alcanzar
                                              los tamaños adecuados para su comercialización. De forma natural, la ostra presenta
                                              una reproducción muy peculiar ya que es un claro ejemplo de hermafroditismo
                                              alternativo, de tal manera que en su primera maduración se comporta como macho,
                                              en la siguiente como hembra, volviendo posteriormente a ser macho y así sucesiva­
                                              mente toda su vida. De forma general, en los moluscos la fecundación es externa;
                                              los huevos dan lugar a una larva planctónica que permanece errante hasta el
                                              momento de realizar la metamorfosis; pero en el caso de las ostras, la fecundación
                                              de los óvulos se realiza dentro de la cavidad branquial de la hembra, permanecien­
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              do en incubación por un período de tiempo de 8 a 14 días, al cabo de los cuales
                                              aparece lo que se conoce como larvas veliger, que se liberan al mar. Cada ostra libe­
                                              ra aproximadamente un millón de larvas, número que comparado con otros molus­
                                              cos resulta bajo, pero esto es debido a que, como se ha indicado, la ostra incuba las
                                              larvas y las libera con un tamaño mucho mayor que otros bivalvos, como es el caso
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              de la vieira, que es capaz de desovar hasta 14 millones de huevos. Las larvas per­
                                              manecen de dos a tres semanas errantes, arrastradas por las corrientes, posterior­
                                              mente se dejan caer hasta el fondo fijándose sobre un sustrato sólido, comenzando
                                              así su vida bentónica sedentaria, hasta alcanzar el estado adulto en el que pueden
                                              mantenerse libres sobre el fondo del mar, sin ser arrastradas por las corrientes.
                                              Soportan rangos de temperatura entre los 4 y los 22º C, con un óptimo en su des­
                                              arrollo de 15 a 20º C; la salinidad aconsejable se sitúa entre el 25 y el 30 por mil.
                                                                                                                                   35




                                                                                                                                  cuenca del Eo
La extracción de las ostras se hace
  manualmente. Gracias a largas
 pértigas provistas de un gancho,
 los sacos son izados uno a uno a


                                                                                                                                  ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















       bordo, para luego pasar un
    minucioso proceso de selección


                                      Durante su cultivo, los ejemplares se van clasificando por tamaños y se depositan de
                                      nuevo sobre el fondo de la ría hasta que llega el momento de su recolección. Para ello,
                                                                                                                                  Cortesía
de
Cajastur
para





                                      los operarios disponen de embarcaciones especialmente adaptadas para la navegación
                                      en fondos de escaso calado y anchas plataformas de trabajo, sobre la que depositan los
                                      sacos que extraen del agua con ayuda de pértigas. Una vez extraídos, los ejemplares se
                                      depositan sobre las mesas de trabajo donde se realiza la clasificación y limpieza previa,
                                      antes de ser trasladadas a la depuradora, donde permanecerán el tiempo suficiente para
                                      la filtración total previa a su consumo.
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              36
 

Una a una las ostras son pasadas       Los bancos de arena que emergen en marea baja reciben en esta zona el nombre de
de mano en mano, seleccionándo­
                                                                                                                                    37
                                       tesones, estando el mayor de ellos, denominado La Berlinga y el único visible a media
     las por tamaños. Las que no       marea enfrente de As Figueiras; en torno a este banco de arena se aparejan unas




                                                                                                                                   cuenca del Eo
   cumplen las medidas mínimas
son devueltas al mar hasta que se
                                       embarcaciones típicas en esta ría tradicionalmente dedicadas a la pesca, al cabotaje
      completa su total desarrollo     o al transporte de personas, aunque actualmente se mantienen como herramienta de
                                       ocio para la pesca deportiva y la práctica de la navegación. Los botes autóctonos, de
                                       los que existen unos 70, se desplazan bien a remos o mediante el acople de un mástil
  La ostra cultivada en Asturias       sobre el que se dispone una vela latina trapezoidal. Cada año se organiza una liguilla
es la variedad rizada (Cacostrea
  gigas), llamada ostrón o ostión
                                       de cinco regatas por parte de los clubes náuticos de Ribadeo y Castropol.
     y su ciclo biológico se realiza
     en cultivos de sacos de malla     El tramo último de la ría se abre hacia el mar con la ensenada de Llan, flanqueado
      que se sumergen apilados en      por la playa de Arnao -la más occidental de Asturias- y los bastiones de las carrallas
           zonas muy concretas de      en una anchura de 1.600 metros. Hasta el dragado de la ría en la vertiente gallega,
              la ensenada de la ría


                                                                                                                                   ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                       éste era el punto de refugio de los grandes buques y navíos comerciales; los botes y
                                       chalanas de las localidades ribereñas cargaban y distribuían a lo largo del río las mer­
  Ribadeo, visto desde Figueras,       cancías, mientras que la carga de los grandes barcos se realizaba por medio del torreón
   con una de las embarcaciones        del cargadero, hoy en día restaurado como mirador desde el que se puede observar
              típicas de la zona       todo el tramo asturiano, desde Castropol hasta el cabo de la Punta de la Cruz y su
                                                                                                                                   Cortesía
de
Cajastur
para





                                       entrada en mar abierto. Pero no solo han recalado en este abrigo buques comercia­
                                       les; en el siglo XIX esta zona de la ría ha escrito una breve reseña en la historia naval
                                       de la armada militar española. La gente que habita las riberas del Eo conoce la exis­
                                       tencia de viejas leyendas que hablan de naufragios y tesoros escondidos en la ría; en
                                       el año 2007, cuatro submarinistas aficionados a la pesca localizaron, entre la playa
                                       de Arnao y la Punta de la Cruz, 14 cañones, municiones y vajilla antigua de lo que
                                       podría ser el pecio más importante hallado en Asturias tras el de Bañugues; si bien
                                                                                                                                       El río Cabreira y el Turia bañan
                                                                                                                                       la parte meridional del concejo de
                                                                                                                                       Taramundi, recibiendo a su paso
                                                                                                                                       las aguas de diversos arroyos.
                                                                                                                                       Ambos se unen en la localidad
                                                                                                                                       de Mazo Novo donde forman
                                                                                                                                       una bella cascada, antes de
                                                                                                                                       su desembocadura en el Eo


                                              aún no ha sido constatado se podría tratar del bergantín San Francisco y la fragata      El río Eo hace de frontera natu­
                                              Galgo de Andalucía, que los propios españoles hundieron ante el ataque de los ingle­     ral entre Asturias y Galicia en
                                              ses en septiembre de 1719, en la guerra que mantenía España contra la Cuádruple          una buena parte de su recorrido
                                                                                                                                       y su cauce principal se alinea
                                              alianza del Imperio Austriaco, Inglaterra, Francia y Saboya, por el objetivo de          en dirección N-S, alimentándose
                                              Felipe V de recuperar los dominios españoles en Italia perdidos tras el Tratado de       a su paso de casi 300 cursos
                       38                     Utrech. Si bien la escuadra británica no permaneció más que cuatro días en la aguas      de agua permanentes
                                              del Eo organizando el ataque de castigo a la costa gallega, sirvió para que 5.000 sol­
                           rios de Asturias




                                              dados ingleses abastecieran provisiones y emprendiesen el ataque sobre las ciuda­        El bosque de ribera está muy
                                              des gallegas de Marin y Vigo. En la actualidad, la consejería de cultura y turismo       bien conservado a lo largo de
                                              del Principado de Asturias ha dado pasos precisos para conseguir su protección           todo su curso fluvial pero las
                                                                                                                                       comunidades vegetales de
                                              legal, mediante la inclusión de este espacio en la Carta arqueológica de Castropol.
                                                                                                                                       (Zostera marina), “seda de mar
                                                                                                                                       de hoja ancha”, que forman pra­
                                                                                                                                       deras submarinas en la ensenada
                                                                                                                                       de La Linera y que se encuentran
                                                                                                                                       catalogadas como “sensibles a la
                                                                                                                                       alteración de su hábitat” en la
                                                                                                                                       lista de plantas protegidas del
                                                                                                                                       Principado de Asturias, son
                                                                                                                                       sin duda las más destacables
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                                                                                                                       ya que son las más extensas
                                                                                                                                       de todo el Cantábrico
Cortesía
de
Cajastur
para

Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Eo
                                                           39
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                   40                         usos y Tradiciones
                           rios de Asturias




                                              Si en algún punto de la geografía asturiana destaca el uso del agua como desarrollo        El museo de los molinos de
                                              de la industria artesana, estos son sin duda las localidades del occidente. La fuerza      Mazonovo y el río Cabreira
                                              motriz del agua, canalizada desde las represas o caneiros de los ríos accionaban un        forman uno de los conjuntos
                                                                                                                                         etnográficos más destacados
                                              conjunto de ingenios hidráulicos específicamente desarrollados para la elaboración         del noroeste asturiano
                                              de herramientas y tejidos, o en otros para la transformación de materias primas,
                                              serrerías, molinos o pisones.

                                              Los molinos se dedicaban a elaborar el cereal, el trigo, la escanda principalmente e
                                              incluso el maíz en las casas menos pudientes, para la elaboración del pan y la boroña.
                                              Para el desgranado de la escanda, antes de llevarla al molino se utilizaba el pisón que,
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              al ser menos pesado, podía ser movido a mano por varios hombres (de rabil) o solo
                                              mediante la acción del agua (hidráulico). Los ingresos para el dueño de un molino eran
                                              muy importantes, de forma que en la baja edad media solían ser propiedad de los
                                              monasterios, más tarde de las casas nobles y después de las casas fuertes; en este tipo
                                              de molinos, denominados de maquila (porción de lo molido que corresponde al
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              molinero) el propietario cobraba en especie por su utilización; los molineros, con el
                                              tiempo, adquirieron fama de maquilar demasiado y abusar de su exclusiva de forma
                                              que, en muchas zonas de Asturias, la población trató de luchar contra este monopo­
                                              lio, construyendo los molinos de vecera, propiedad de varias casas y utilizado median­
                                              te turnos o veces. Cuando el río no lleva abundante agua y los caneiros no consiguen
                                              derivar un caudal suficiente para el funcionamiento de las piedras, era habitual dis­
                                              poner al final del canal de un cubo a modo de depósito elevado para acumular agua
                                     41




                                    cuenca del Eo
    Teixois es un caserío que se
 encuentra a cuatro kilómetros
     de la villa de Taramundi
 Allí se puede ver un conjunto
  de ingenios hidráulicos para
        elaborar cereales, forjar
herramientas o fabricar tejidos


  En la fotos, rueda del mazo
 (S. XVIII) y piedra de afilar




                                    ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                    Cortesía
de
Cajastur
para

                                              y crear de esta forma más presión sobre el orificio de salida del agua que mueve la       Molino de Teixois, sala de la
                                              turbina; al final de ese depósito se encuentra el xiplu, un orificio por el que sale el   molienda. Este molino era de
                                              agua a gran presión dirigido hacia las palas de la turbina, a modo de rueda. El agua,     varios propietarios y se usaba
                                                                                                                                        siguiendo el sistema de kalendas
                                              al golpear en las palas de la turbina acciona un eje que hace girar la muela superior     o quendas, es decir que cada
                                              (volandera) sobre la muela inferior (solera o durmiente) que permanece fija.              propietario podía hacer uso de
                                                                                                                                        él en función de las mayores o
                                              Si fundamental era disponer de maquinaria para la transformación de los alimentos,        menores propiedades que tuviera
                                              también lo era poder elaborar las herramientas necesaria para la labranza, el clavazón
                     42                       o los utensilios domésticos. Durante los siglos XVI y XVII las ferrerías con rueda        Fragua del mazo de Teixois.
                                              hidráulica se extendieron por toda la comarca; en ellas se fundía el mineral para         Este mazo aparece documentado
                           rios de Asturias




                                              obtener barras o agoas que posteriormente se trabajaban en los mazos, moldeando           en el S. XVIII y en el se forjaban
                                              las barras a golpes sobre el metal incandescente mediante el accionamiento de dos         las herramientas que eran nece­
                                              piezas fundamentales: el martillo y los barquines. La rueda, dispuesta en posición        sarias para la labranza de los
                                                                                                                                        campos, así como otros utensilios
                                              vertical transmite un movimiento rotatorio a un eje del que sobresalen unos dien­         de uso común, como sartenes,
                                              tes a modo de árbol de levas que, al girar, percuten sobre el extremo del mango del       tijeras, braseros, etc.
                                              martillo haciendo que la cabeza golpee el yunque con fuerza y precisión cuatro
                                              veces por cada giro de rueda. Pero el agua derivada del río, además de accionar la
                                              rueda, acciona los barquines por medio de un mecanismo de biela excéntrica que
                                              transforma el movimiento rotatorio de la rueda en uno alterno de subida y bajada
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

                                                                                                                                43




                                                                                                                               cuenca del Eo
Bodegón con los productos típicos    que acciona los fuelles; este avance físico permitió aumentar el tamaño de los bar­
que se confección en la actualidad   quines y generar una corriente de aire mayor y continua lo que mejoró considera­
      en el concejo de Taramundi     blemente el proceso de fundición. Finalmente en la fragua, el ferreiro elaboraba los
                                     productos finales con una particular habilidad, llegando a obtener herramientas de
                                     uso cotidiano en nuestros días, de gran calidad y belleza, que ha dejado una impronta
                                     cultural, reflejada especialmente en la cuchillería del concejo de Taramundi, donde

                                                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                     actualmente aún existen artesanos que elaboran las navajas y cuchillos de esta forma
                                     tradicional. Para esta última fase de la elaboración, el agua sigue siendo un elemento
                                     fundamental para el accionamiento de la muela de afilar. La combinación perfecta de
                                     estos elementos: metal, agua, aire y fuego (los cuatro elementos del universo según la
                                                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para





                                     mitología), unida a la particular pericia del ferreiro daba un temple perfecto al metal
                                     que se reflejaba en la calidad final de la herramienta durante años o incluso gene­
                                     raciones. Esta facultad envolvía el oficio de ferreiro en una cierta atmósfera de mis­
                                     terio, a modo del Demiurgo de Platón, creador y ordenador del mundo material. La
                                     importancia de estos ingenios a sido tal que ha trascendido a la toponimia local,
                                     encontrándonos por toda la geografía lugares como El Mazo (en Castropol, a ori­
                                     llas del río Os Cobos), Mazo de Bres (Taramundi), Mazo de Mon (San Martín de
                                     Oscos, en el río Ahío) o Mazonovo (Santa Eulalia de Oscos), entre muchos otros.
                     44
                                                       mansas aguas que olvidan sus pecados
 

                           rios de Asturias




                                                         mientras, hilan y cantan sus versos
 

                                              cuando siendo jóvenes, fueron inquietos en su nacimiento
 

                                                        ahora riman con amoroso desespero
 

                                                    los rodeos que gastan la alfombra de su lecho
 

                                                                        E. G. F.



                                                                         �
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

I. SITUACIÓN	 	 Cuenca 	 	                                     Eo      III. GEOLOGÍA Y EDAFOLOGÍA

                UTM nacimiento	 	          coordenada x     6398               Material geológico dominante                             pizarras + filitas

                                           coordenada y    47700               Material geológico subdominante                     esquistos + areniscas

                                           coordenada z      805               Tipo de suelo dominante                                      ránker dístrico

                7. UTM	 	                  coordenada x     6578               Tipo de suelo subdominante                              cambisol húmico
                desembocadura	 	                                                                                                        +ránker dístrico
                                           coordenada y    48153

                                           coordenada z         0      IV. VEGETACIÓN Y USOS DEL SUELO
                                                                               Tierras de cultivo (Km2)                                             82,59

II. TOPOGRAFÍA E HIDROLOGÍA (1:50.000)	 	                                      Prados y pastizales (Km2)                                           128,33
                                                                                                           2
                Extensión cuenca (A; Km2)                  824,18              Superficie agraria útil (Km )                                       210,92

                Nº cursos fluviales permanentes              297               % Sau en cuenca                                                      25,59
 

                                                                                                       2
                Frecuencia de drenaje                        0,36              Superficie forestal (Km )                                           597,22
 

                                                                                                                   2
                Long fluvial total cuenca (Km)            1212,55                      5.1. Frondosas (Km )                                        202,64
 

                                                                                                               2
                Densidad de drenaje                          1,47                      5.2. Coníferas (Km )                                        129,27
 

                                                                                                                   2
                                                                                       5.3. Eucaliptos (Km )	 	                                    101,95
 

                Longitud lineal c. principal (LL; Km)       48,75 	
                                                                                       5.4. Matorral (Km2)	 	                                      163,36       45
                Longitud fluvial c. principal (Km)          86,00
                                                                               Otras superficies (Km2)                                              16,04
                Longitud de zona intermareal                 5,00




                                                                                                                                                               cuenca del Eo
                                                                                                               2
                                                                               Superficie total cuenca (Km )                                       824,18
                Orden fluvial                                   5
                                                                               % Superficie arbolada en cuenca                                      52,64
                Altitud nacimiento cp (m)	 	                 805
                                                                               Nº cabezas bovino	 	                                                24.816
                Altitud desembocadura (m)	 	                    0
                                                                               Nº cabezas ovino	 	                                                  2.211
                Diferencia de cotas (m)	 	                   805
                                                                               Nº cabezas caprino	 	                                                  600
                Coef. sinuosidad	 	                          1,76
                                                                               Nº cabezas porcino	 	                                                3.005
                Pendiente fluvial (%)	 	                     0,94
                                                                               Producción anual estiercol (Tm)                                    129.550
                Pendiente lineal (%)	 	                      1,65
                                                                               Densidad total ganado (equiv. bovino)                                31,48
                                2
                Lemniscato (LL / 4A)	 	                      0,72
                                                                               Población                                                           16.187
                Superficie aforada (Km2)                   824,18
                                                                               Densidad población	 	                                                19,64
                Caudal medio anual (m3/s)                   21,67


                                                                                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                               2
                                                                               Superficie media anual quemada (Km )                                   3,03
                Caudal relativo medio anual (l/s/Km2)       26,29
                                                                               % Sup. Anual quemada sobre cuenca                                      0,37
                Precipitación media anual (mm)             1203,0

                Aporte medio anual (Hm3)                   683,40      V. CALIDAD DEL AGUA. Nº estaciones =
                Q. medio anual max. (m /s) 3
                                                            32,65	 	                                                   Valor         Valor         Valor
                                                                               Parámetro                               medio        mínimo        máximo
                                                                                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para





                Q. medio anual min. (m3/s)                  13,72
                                                                               Temperatura del agua (ºC)               12,82          3,88         21,01
                Coeficiente de irregularidad                 2,38                                                       9,3           4,1           12,5
                                                                               Oxígeno disuelto (mg/l)
                Q. max. mes más húmedo (m3/s)               16,24              Sólidos suspensión (mg/l)               4,45            1             64
                                               3
                Q. min. mes más seco (m /s)                 10,18              Conductividad (µS/cm)                   98,0            70           119
                Coef. inmoderación (Cinm)                    1,60              Dqo (mg/l)                              7,51           6,2            8,4
                Coef. de desague (%)                        68,93              Dbo5 (mg/l)                             1,34           0,2            3,2

                Déficit de desague (%)                      31,07              Coliformes totales (col/100)            5263            50          29400
      Panorámica del embalse de Doiras, río Navia. Este embalse se sitúa en el concejo de Boal y se construyó en
la década de años treinta, más tarde se amplió en la de los cincuenta. Alimenta las centrales de Doiras y Silvón,
           de las que salen dos líneas de conducción eléctrica, una hacia Ujo (Asturias) y otra a Villalba (Lugo)
cuenca del Navia
   Su territorio cubre gran parte de la Asturias occidental; desde las cotas más elevadas
   del concejo de Ibias, hereda las aguas de la provincia de Lugo que discurren a través
   de los Ancares gallegos desde su nacimiento en Piedrafita do Cebreiro. Su recorri­
   do se hace cada vez más intenso y sinuoso a través de valles profundos que aseme­
   jan el casco de un barco; no en vano en su origen, se trataría de una designación
   metafórica del río a partir del indoeuropeo *naus (barco). Martín Sevilla Rodríguez
   explica el término a partir de la voz, tal vez precéltica, nava (valle) relacionada con
   el antiguo indio nãvya (navegable). De esta forma, etimológicamente su nombre
   equivaldría a río navegable; posteriormente, con la romanización se designaría con         49
   el nombre actual. En cualquier caso, la designación nav* es frecuente en Asturias:




                                                                                             cuenca del Navia
   Navelgas, río Naviego afluente del Narcea, Naviella en Gijón, e incluso existen Navias
   en Lugo, León, Pontevedra y Álava, lo que indica el amplio campo toponímico de
   su nombre.
   La extensión de su cuenca vertiente se divide casi a partes iguales entre las comu­
   nidades gallega y asturiana; tiene una longitud de 129 kilómetros por el que discu­
   rren 2.122 hectómetros cúbicos aportados por casi trescientos afluentes que suman
   en su conjunto una red fluvial de 800 kilómetros. Esta amplia extensión de terreno
   combina en sus tradiciones los misterios y mitos derivados de su aislamiento, en la
   que surge una cultura propia que perduró hasta la invasión romana y que supuso la
   homogeneidad y surgimiento de un territorio que ha permanecido inalterable hasta
   mediados del siglo XX, con la llegada de la industrialización a las zonas costeras de

                                                                                             ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















   occidente.                                                                                Cortesía
de
Cajastur
para

                                              Sus aguas derivan por estrechos valles y recogen a su paso el despojo otoñal del monte,   El río Ibias es el afluente
                                              con prisa, salvando las alturas a través de pequeñas cascadas y saltos de agua que rom­   más importante del Navia
                                              pen a plomo sobre el sustrato rocoso del lecho, envolviendo el ambiente de magia,         y el más largo con sus casi
                                                                                                                                        61 km de recorrido
                                              configurando un paisaje reverdecido por el tapiz de musgos y helechos que se
                                              adhieren eternamente a las piedras. El fluir del cauce forma entresijos de canales        Aspecto otoñal
                                              horadando desde tiempos geológicos las cuarcitas mas duras de los puertos y valles
                                              altos de los concejos de Ibias y Degaña. Como una mordedura, el río se adentra de         Cauce artificial en
                                              nuevo en Galicia por tierras de Negueira de Muñíz sobre el que destaca la gran cola       el embalse de Doiras
                                              del embalse de Salime; el último gran embalse asturiano, fruto del dominio del río por
                     50
                                              la mano del hombre como sacrificio de las exigencias energéticas de la era indus­
                                                                                                                                        En el occidente de Asturias
                                              trial y que despertaron a todos los concejos occidentales de su eterno devenir fruto
                           rios de Asturias




                                                                                                                                        se encuentran los rincones
                                              del aislamiento geográfico, entrando de golpe en la sociedad moderna e industrial         más desconocidos de nuestra
                                              que floreció durante la última mitad del siglo pasado.                                    geografía como esta bella
                                              Los profundos valles y la dureza del sustrato, dieron la oportunidad de conseguir         cascada del río Vilanova,
                                              cerradas adecuadas para levantar grandes diques tras los que almacenar agua en            afluente del Agüeria
                                              abundancia con desniveles elevados; todo un gran reto de ingeniería que precisó la
                                              construcción de infraestructuras de comunicación para el transporte de materiales
                                              de construcción, e incluso poblados para la residencia de los trabajadores.
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

Obras faraónicas levantadas a base de capital humano, de las que han surgido
leyendas que narran la dureza de las condiciones de trabajo y el sacrificio pagado
por vencer al río. Una muestra pictórica de estas leyendas se observa en un gran
mural existente en la sala de turbinas de la presa de Grandas de Salime, que resu­
me de forma gráfica los diez años que tardó en inaugurarse desde el comienzo de los
trabajos en 1946. Bajo sus aguas se encuentra el antiguo pueblo de Salime, además
de 1.995 fincas, 25.360 árboles, 13.800 frutales y 14.051 pies de vid, 8 puentes y 5
iglesias, con sus respectivos cementerios, valorado todo ello en 17 millones de pese­
tas de la época.




Para el transporte se diseñó un teleférico, desde el municipio de Coaña hasta las
estribaciones de Grandas, que recorría el río por las zonas altas del valle, y del que
hoy en día quedan aún en pie estaciones de carga y apoyo dominando el paisaje,
como únicos testigos del pasado y presente de las tierras anegadas.
La presa del embalse de Grandas
  de Salime es de tipo gravedad,
    tiene 128 metros de altura y
  su aprovechamiento es funda­
     mentalmente hidroeléctrico.
   Durante su construcción unos
  100 trabajadores perdieron su
   vida en accidentes de trabajo
                                       53
Restos del teleférico que se diseñó




                                      cuenca del Navia
  para llevar los materiales de la
   construcción del embalse desde
    el municipio de Coaña hasta
las estribaciones de Grandas. La
     distancia que recorría era de
   unos 36 km. de longitud, algo
         impensable para la época


       Mural de Joaquín Vaquero
    Turcios, ubicado en la sala de
 máquinas de la central donde se


                                      ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















 relata pictóricamente la historia
    de la construcción del embalse


El embalse de Arbón se construyó
     en 1962 y es el tercero de los
                                      Cortesía
de
Cajastur
para





    grandes centros de producción
      hidroeléctrica del río Navia
                                              A partir de aquí, la sucesión de embalses hasta el mar es continua; atraviesa Pesoz e 
 

                                              Illano flanqueado por laderas montañosas de vegetación exuberante que parece flotar 
 

                                              sobre las tranquilas aguas de Doiras. Desde estas estribaciones las vertientes se aso­
 

                                              man al mar antes de sucumbir en su caída hacia el embalse, confiriendo a esta zona 
 

                                              un espacio angosto y fácilmente navegable con pequeñas barcas que comunican los 
 

                                              diferentes lugares desprovistos de caminos y rutas de acceso viables. 
 


                                                                                                                                          La mayor parte de la cuenca del
                                                                                                                                          río Navia ha sido degradada por
                                                                                                                                          la construcción de los embalses y
                                                                                                                                          por la plantación de especies no
                                                                                                                                          autóctonas de rápido crecimiento,
                                                                                                                                          sin embargo en su cuenca aún
                                                                                                                                          son abundantes los bosques de
                                                                                                                                          castaños, rebollares y carbayos


                       54                                                                                                                 Los musgos tapizan las umbrías
                                                                                                                                          de las laderas, dejando deslizarse
                                                                                                                                          el agua por ellos como si de grifos
                           rios de Asturias




                                                                                                                                          naturales se tratara


                                                                                                                                          Valle del río Navia
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

A caballo entre los concejos de Boal y Villayón surge el último de los embalses, lla­
mado de Arbón, a las puertas de la rasa costera y sobre la que se distribuye la indus­
tria favorecida por el sacrificio de las tierras altas. Los concejos de Coaña y Navia
se hermanan a través de la carretera nacional 634 y el recientemente inaugurado
tramo de autovía del Cantábrico, que ha supuesto un alivio para el transporte de
vehículos que dependían del paso ceñido y urbano del puente de Navia.
                                              Este último tramo se mezcla con el mar pese a la insistencia del río Meiro por          Barcas de pescadores en
                      56                      ganar aporte fluvial a la ría. En sus márgenes surgen las huellas de la industria que   el embalse de Doiras
                                              dio lugar al crecimiento demográfico y económico de la comarca, además de ser el
                           rios de Asturias




                                              sumidero de la mayoría de especies forestales de crecimiento rápido, como el euca­      El río Navia, a su paso
                                              lipto, que ha visto ampliada su área de distribución a la misma velocidad que lo        por la población a la que
                                              hicieron los territorios urbanos e industriales, y que ha obligado a regular su plan­   ha cedido su toponimia
                                              tación ante la amenaza de expansión incontrolada a costa de otras especies arbóre­
                                              as con exigencias más limitadas.
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

    Papelera del grupo Ence
próxima a la desembocadura                                                                                              57
              del río Navia   No cabe duda que la configuración actual del valle del río Navia sigue teniendo un




                                                                                                                       cuenca del Navia
                              hálito de misterio, quizá en recuerdo de tiempos pasados. En sus aguas han queda­
                              do sumergidos para siempre patrimonios naturales y culturales insustituibles. En
                              un río donde la heterogeneidad de paisajes es tan amplia, la alternancia de especies
                              de fauna y flora ha necesitado la paciencia que solo sabe otorgar la naturaleza, cre­
                              ando variedades y endemismos adaptados a la configuración sinuosa de sus aguas y
                              que han desaparecido por el cambio de régimen hídrico; las presas han supuesto
                              una barrera infranqueable para la comunicación fluvial de metapoblaciones que
                              necesitan desplazarse a lo largo del río para desarrollar completamente su ciclo bio­
                              lógico, como es el caso del salmón atlántico (Salmo salar L.) y de otras muchas que
                              precisan un régimen de aguas rápidas, oxigenadas y con una tolerancia escasa a las
                              lentas aguas que constituyen los embalses.

                                                                                                                       ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                              Pese a esto, la presencia de especies emblemáticas es frecuente. En las postrimerí­
                              as de la ría destaca la presencia de la seda de mar estrecha (Zostera noltii Hornem.),
                              habitual en las marismas y juncales marítimos próximos a la desembocadura. Es
                              una planta herbácea perenne, con rizoma postrado de largos entrenudos y hojas
                              alternas con su base comprimida. Se distribuye sobre suelos muy húmedos y de
                                                                                                                       Cortesía
de
Cajastur
para





                              salinidad elevada sobre las llanuras fangosas de la parte baja del estero, que única­
                              mente se descubren en la bajamar, formando comunidades monoespecíficas. Es una
                              especie basófila y cuya presencia indica suelos con pH alto. Tolera moderadamen­
                              te el calor, distribuyéndose en áreas típicamente euroceánicas, con inviernos suaves
                              y humedad elevada. Está recogida como especie vulnerable dentro del Catálogo
                              regional de especies amenazadas de la flora del Principado de Asturias, debido a la
                              alteración o destrucción de su hábitat.
                                                                                                                                                Las comunidades de seda de mar
                                                                                                                                                de hoja estrecha (Zostera noltii)
                                                                                                                                                se desarrollan en zonas algo
                                                                                                                                                más altas de las marismas, pero
                                                                                                                                                siempre por debajo del nivel
                                                                                                                                                medio de las pleamares muertas.
                                                                                                                                                Actualmente esta especie figura
                                                                                                                                                como “vulnerable” en la lista de
                                                                                                                                                plantas protegidas del Principado
                                                                                                                                                de Asturias


                       58                                                                                                                       El brezo marino constituye
                                                                                                                                                apretados céspedes tanto sobre
                                                                                                                                                las repisas de la parte superior de
                           rios de Asturias




                                                                                                                                                los acantilados como en los suelos
                                                                                                                                                arenosos y con buen drenaje
                                                                                                                                                de las marismas más elevadas

                                              El brezo marino o albohol (Frankenia laevis L.) se distribuye en las zonas más altas de 
 

                                              la ría, hasta los 20 metros sobre el nivel del mar, sobre suelos arenosos litorales y limos 
 

                                              de marismas, a plena luz, aunque soporta la sombra. A diferencia de la anterior, prefie­
 

                                              re suelos pobres en bases, débilmente ácidos. Es perenne, con base leñosa muy ramifi­
 

                                              cada, siendo las ramas secundarias bastante largas y arqueadas. Florece de primavera a 
 

                                              verano en la parte apical de los tallos, destacando sobre las diminutas hojas, con dispo­
 

                                              siciones aisladas y un característico color rosado. Su formación tapizante le ha conferi­
 

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              do un uso frecuente en jardinería para recubrimiento de rocallas y macizos verdes. 
 

Cortesía
de
Cajastur
para

La escoba blanca o piorno blanco     Conforme subimos en altitud, el monte de matorral se cubre de piornos, sobre sue­          59
     es un matorral que alcanza      los someros, degradados y de escaso grosor. Allí nos encontramos con la escoba
        los dos metros de altura y   blanca o piorno blanco (Cytisus multiflorus), caracterizado por lo erguido de sus




                                                                                                                               cuenca del Navia
    cuya presencia en el valle del   ramas, que superan fácilmente los 2 metros de altura, angulosas y flexibles; las hojas
            Navia es muy notoria
                                     de la parte superior son simples, mientras que las que surgen del primer tramo son
                                     trifoliadas y prácticamente sin peciolo; en las axilas de las hojas se presentan de 1 a
                                     3 flores blancas, formando un racimo más o menos interrumpido en toda su longi­
                                     tud. Como todas las leguminosas, su fruto es una legumbre, en este caso aplastada
                                     y vellosa de hasta 2,5 cm de longitud. Es una planta natural de la península ibérica,
                                     que ha sido introducida en otros países por su amplia floración, adaptada a una
                                     gran variedad de suelos, aunque prefiere los silíceos, principalmente granitos, gneis
                                     y cuarcitas, entre rocas o lugares pedregosos, subiendo hasta los 1.500 m de altitud.
                                     Entre las especies arbóreas que nos encontramos en la cuenca del Navia caben des­


                                                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                     tacar dos, la primera de ellas es el madroño (Arbutus unedo L.), también llamado caxi­
                                     go, arbedeiro o borrachinal, de porte arbolado que puede alcanzar hasta 10 metros de
                                     altura, aunque lo frecuente es que no supere los tres; con hojas alternas, persistentes
                                     y coriáceas, de borde finamente dentado, la característica principal y por lo que ha
                                     sido tradicionalmente recolectado es por sus frutos (popularmente borrachinos); son
                                                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para





                                     bayas redondas, verrugosas, con la pulpa amarilla y una superficie de color rojo ladri­
                                     llo, que crecen en racimos colgantes durante el otoño, lo que proporciona un colori­
                                     do particularmente bello entre el arbolado de hoja caduca de su entorno. Se utilizan
                                     para la repostería de sabrosas conservas, con un contenido promedio de un 20% de
                                     azúcares, pudiendo obtenerse mediante destilación alcohol y vinagre aromático. Las
                                     hojas y la corteza se han venido utilizando en la medicina popular por sus propie­
                                     dades astringentes, diuréticas y como antiséptico renal.
                   60                         Y la otra variedad arbórea es el alcornoque (Quercus suber L.), especie de carácter
                                              relíctico en Asturias, que únicamente está presente en el valle del río Navia hasta
                                              una altitud de 500 metros, conviviendo con los robles característicos de la zona
                           rios de Asturias




                                              como los rebollares y carbayos altonavianos. Su presencia es debida al microclima
                                              de la zona, caracterizado por un período estival de sequía bastante pronunciado y        El alcornoque (Quercus suber)
                                              unas precipitaciones que oscilan entre los 700 mm y los 1.200 mm de agua de llu­         es una especie de carácter relíctico
                                              via, que se recogen desde el fondo del valle hasta los 1.700 m de altitud (pisos bio­    en Asturias y su presencia en la
                                                                                                                                       cuenca del río Navia se debe a
                                              climáticos meso y supratemplado). Pertenece a la gran familia de las fagáceas,
                                                                                                                                       que la zona posee un microclima
                                              ampliamente representadas en nuestra comunidad autónoma. Sus hojas tienen de             de veranos cálidos y secos
                                              4 a 7 cm de longitud, lobuladas o aserradas, de color verde oscuro en el haz y más
                                              claras en el envés. En septiembre produce como fruto las bellotas (migueleñas), muy      Debido a su rareza se encuentra
                                              apreciadas en la montanera y como alimento de la fauna silvestre; pero si en algo es     protegido por la ley, como
                                                                                                                                       “especie de interés especial”
                                              famoso este árbol es por el aprovechamiento de su corteza, de la que se obtiene el
                                                                                                                                       y para su aprovechamiento hay
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              corcho, tradicionalmente usado para la fabricación de tapones de toneles y en la         que adaptarse a un plan de uso
                                              industria vitivinícola y, de forma casi exclusiva en esta zona, para la elaboración de
                                              los truébanos o colmenas donde las abejas construían sus panales protegidas del frío
                                              durante el invierno y del fuerte calor en verano; este sistema de producción apíco­
                                              la ha llegado a nuestros días desde la época romana, y viene asociado a construc­
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              ciones de piedra de forma circular llamadas cortines, en cuyo interior se disponían
                                              las colmenas, orientadas hacia la solana, a una altura lo suficientemente elevada
                                              para impedir el paso de los osos. Este árbol es un claro ejemplo de persistencia y
                                              distribución a lo largo de la historia debido al uso, lo que ha garantizado su con­
                                              servación hasta nuestros días, por lo que su distribución debe ser promovida
                                              mediante la recuperación y puesta en valor de sus usos tradicionales. Actualmente
                                              está sujeto a un Plan de manejo, aprobado por el Principado de Asturias en 2002,
                                                                                                                                 61




                                                                                                                                cuenca del Navia
 El madroño (Arbutus unedo) es
  un arbusto que puede alcanzar
   los 7 metros de altura y que es
frecuente en las cotas bajas de la
     región, ya que no soporta los
   inviernos fríos. Sus frutos son
de color rojo, globosos, erizados y
   aunque son comestibles tienen
        fama de producir dolor de
     cabeza, de donde les viene el
  nombre popular de borrachines

                                                                                                                                ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                      y cuya finalidad prioritaria es el establecimiento de las directrices que permitan a la
                                      especie evolucionar de forma natural de acuerdo con sus propias posibilidades. A
                                      su vez, aparece en el Catálogo de la flora amenazada del Principado de Asturias como
                                      especie de Interés especial por lo que su tala y aprovechamiento están legislados.
                                                                                                                                Cortesía
de
Cajastur
para





                                      En los valles interiores de la cuenca media del río Navia y gracias a las condiciones
                                      climáticas especiales, que hemos comentado, permiten la pervivencia de árboles y
                                      arbustos de clima mediterráneo como el fresno de hoja estrecha (Fraxinus angusti­
                                      folia) y la bardaguera blanca (Salix salviifolia), que se incorporan al estrato arbóreo
                                      y arbustivo de las alisedas occidentales, formando una variante particular (facies
                                      con fresno de hoja estrecha) exclusivas de estos territorios.
                     62                       Entre las aves que frecuentan todos los cursos de agua destaca el ánade real, o azulón   Ánade real en vuelo, mostrando
                                              (Anas platyrhynchos) es una anátida de superficie de amplia distribución, haciendo       visiblemente el espejuelo de color
                                              acto de presencia a lo largo de todos los hábitats húmedos de la cuenca; que se carac­   azulado que le da origen al
                           rios de Asturias




                                                                                                                                       nombre popular de “azulón”.
                                              teriza por los vivos y contrastados colores del macho, de cabeza verde azulada, pico
                                              amarillo, pecho castaño y un característico collar blanco en la base inferior de su
                                              cuello, destacando asimismo un espejuelo lateral azul-morado en ambos sexos. Su          El río Ibias, nace en el puerto
                                              distribución es independiente al grado de humanización del territorio y presenta un      de Cerredo y desemboca en el río
                                                                                                                                       Navia a la altura del puente
                                                                                                                                       Boadil, sobre las aguas del
                                                                                                                                       embalse de Salime
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

La liebre de piornal endémica      alto nivel de adaptación a distintas fuentes de alimento por lo cual sus poblaciones
  de la cordillera Cantábrica,     son muy numerosas. Sumamente esquivo, es habitual escuchar su huída ante nuestra
    vive en zonas de praderas      presencia en el borde del agua, emprendiendo el vuelo entre las ramas de los árboles
donde abundan los matorrales
          con brezos y piornos
                                   ribereños hasta que localiza un nuevo lugar donde sestear mientras espera la caída
                                   del sol para desplazarse a los comederos habituales.
Su estrategia de supervivencia
  se basa en el mimetismo y en
                                   Entre los mamíferos destaca la liebre de piornal (Lepus Castroviejoi), llamada así por
    la velocidad, que les otorga   lo característico de su hábitat, constituida por laderas montañosas cubiertas de pior­
 la potente musculatura de sus     nos (Cytisus sp.) y brezos (Erica sp.) intercalados con pastizales mantenidos por la
       extremidades posteriores    ganadería extensiva, en cotas que van desde los 1.000 a los 1.900 metros de altura;
                                   es una especie de mamífero lagomorfo endémico de Galicia oriental, montes de
                                   León y sur de Asturias. De hábitos nocturnos, permanecen durante el día encama­
                                   das entre los matorrales o en las orlas de los bosques a salvo de la mirada de sus más
                                   activos depredadores, entre los que destacan el zorro (Vulpes vulpes), el lobo (Canis
                                   lupus), el gato montés (Felis sylvestris), el águila real (Aquila chrysaetos) y el azor
                                   (Accipiter gentiles).
                                                                                                                              63




                                                                                                                             cuenca del Navia
                                                                                                                             ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                             Cortesía
de
Cajastur
para

Tiene un tamaño intermedio entre la liebre europea, más corpulenta, y la ibérica.
 
        El río Oneta, cerca del
Mide alrededor de 50 cm y alcanza los 3 kg de peso. Su pelaje pardo amarillento,
 
         pueblo del mismo nombre
                                                                                            De una altura de quince metros
más oscuro en el dorso, contrasta con el blanco del vientre, la fracción trasera de la
 

                                                                                            forma tres cascadas que han sido
cola y parte de la cara, hasta los ojos. Su catalogación taxonómica es muy reciente;
 
     declaradas monumento natural
no fue hasta el año 1976 cuando Fernando Palacios publicó su descripción dedicando
 
       en abril de 2001
el hallazgo al doctor Javier Castroviejo, autor del primer trabajo en el que se hacía
 

referencia a las distintas liebres de la cordillera Cantábrica.
 
                          El río Navia recibe numerosos
Debido a lo reducido de su territorio, se trata de una especie vulnerable según los
 
      afluentes pero muchos de ellos son
criterios de la Unión internacional para la conservación de la naturaleza (UICN 2001),
 
   inaccesibles ya que desembocan
además de estar incluida en el apéndice III del convenio de Berna.
 
                       en zonas embalsadas y muy
                                                                                            encajonadas
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Navia
                                                              65
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                              Castros
                    66                        El nacimiento de la cultura castreña en este territorio fue el resultado de la fusión    El río Navia a su paso por
                                              étnico-cultural que se produciría entre los habitantes autóctonos prehistóricos, y los   la localidad de San Esteban
                                                                                                                                       de los Buitres
                                              moradores procedentes de Centroeuropa durante los siglos anteriores a nuestra era.
                           rios de Asturias




                                              La homogenización de estos pobladores se haría de la mano del imperio romano,
                                              a través del conventus lucense, marcando una divisoria clara en el límite de distri­     En la cuenca del río Navia
                                              bución de los albiones, el grupo más oriental de los galaicos; Ptolomeo los designa      se catalogan unos 39 castros,
                                              como ribereños de esta corriente fluvial al denominar en sus tablas geográfico-his­      estando algunos de ellos
                                                                                                                                       fortificados, como los de Illaso,
                                              tóricas al Navia con el calificativo de Albión (Navialbión). A partir de la margen
                                                                                                                                       Armetal y Coaña (en la foto)
                                              oriental del río comienza el terreno de los astures.
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

                                        El hábitat castreño comienza en las dos últimas centurias anteriores a nuestra era,
                                        con una etapa prerromana en que surgirían y cobrarían fuerza la mayor parte de los
                                        recintos castreños, a excepción de los que tendrían su origen en época romana como
                                        consecuencia de la puesta en explotación intensiva de los recursos minerales del
                                        oro. Teniendo en cuenta las investigaciones más recientes, existen repartidos por los
                                        distintos concejos de la cuenca treinta y nueve castros, algunos de ellos fortificados,
                                        como los de Illaso, Armental y Coaña, que serían habilitados por los romanos como
                                        núcleos de asentamiento de ciertos destacamentos militares. Para su ubicación se
                                        seleccionaba un lugar teniendo en cuenta las elevaciones montañosas enclavadas en
                                        las zonas medias o bajas de los valles fluviales, disponiendo de condiciones natura­
                                        les perfectamente adecuadas a la defensa y control del territorio que les correspon­
                                        día y explotaban; era por tanto un asentamiento estratégico apto para funciones de
                                        tipo defensivo. En el perímetro externo se construían recintos fortificados, entre
                                        cuyos elementos más destacados se encontraban los fosos, terraplenes o taludes,
                                        murallas y torres de vigilancia.
           En el interior del castro                                                                                               67
       de Coaña se diferencian dos
espacios: el recinto superior, que se




                                                                                                                                  cuenca del Navia
   cree que servía para guardar el
 ganado y el barrio norte, situado
 debajo de éste y poblado con unas
     80 cabañas de planta circular
    y porche, que estaban rodeadas
       por otra muralla perimetral
       más pequeña, donde vivían
               unas 1.500 personas




                                                                                                                                  ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                                  Cortesía
de
Cajastur
para

                     68                       Quizás el castro mejor estudiado sea el situado en la localidad de Coaña, llamado        El castro de Coaña data del
                                              Castrillón o Castelón, en el que resulta evidente la reconstrucción perimetral de la     siglo I y su estructura es un
                                              muralla defensiva, con características únicas y poco frecuentes en el mundo castre­      sistema defensivo compuesto
                           rios de Asturias




                                                                                                                                       por una muralla, un foso
                                              ño del noroeste peninsular. En su distribución interior destacan la existencia de una    y varios torreones
                                              acrópolis, separada del poblado y herencia de las ampliaciones efectuadas por los
                                              romanos sobre un castro anterior, el barrio norte, como núcleo urbano desprovisto
                                              de calles y con las chozas dispuestas sin orden aparente que albergarían los hogares,    El río Navia a su paso por
                                              almacenes y corrales, donde se establecía el núcleo familiar. La mayoría de las chozas   la población de Serandías
                                              tienen planta circular y sus muros están hechos de pizarra. Los hogares ocupaban
                                              una posición central y estaban formados por un lecho de cantos rodados o de arcilla
                                              recocida, habiéndose encontrado en algunas de ellas piedras de molino, bloques de
                                              piedra con una o varias cazoletas circulares, denarios de plata de la época de César,
                                              de bronce de la época de Tiberio, e incluso de Claudio y de Quintilo, ya en el siglo
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              III d.C., así como diversas piezas cerámicas que pueden verse en el museo arqueo­
                                              lógico provincial de Oviedo. Lo que viene a asegurar que el castro tenía vigencia
                                              como fortaleza durante aquella época, aunque seguramente lo hiciese al menos
                                              hasta el siglo V d.C.
Cortesía
de
Cajastur
para

         Río Santa Eufemia
Villanueva de Oscos. Molino
      y conjunto etnográfico


Paisaje otoñal en el río Ibias




                                  69




                                 cuenca del Navia
                                 ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                 Cortesía
de
Cajastur
para

La última de las construcciones existentes    71
es el recinto sacro, formado por dos edi­
ficaciones situadas frente a la muralla y




                                             cuenca del Navia
la puerta oriental de la acrópolis; ambas
construcciones presentan estructuras muy
similares en relación con el agua y poseen
la misma pieza fundamental: la piscina;
originalmente fueron consideradas urnas
crematorias de tipo funerario y también
se han supuesto posibles termas, pero la
opción más aceptada es que fueran lugares
donde se desarrollo el culto a las aguas,
extendido por todo el noroeste peninsu­


                                             ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















lar durante la dominación romana como
testimonian otro tipo de construcciones
similares hacia el territorio gallego.
                                             Cortesía
de
Cajastur
para





Aspecto invernal del valle del río Navia
                       72                     La vida cotidiana de los habitantes quedó extinguida con la llegada de la cultura              Desembocadura del río Navia
                                              romana y la imposición de sus costumbres; basándonos en lo descrito por el geó­
                                              grafo e historiador griego Estrabón a principios del siglo I, la realidad de las cos­
                           rios de Asturias




                                              tumbres y tradiciones de los primeros habitantes de la zona sería como sigue:

                                                       “Fundamentalmente comen carne de machos cabríos: sacrifican a Marte estos
                                                       machos, y también prisioneros y caballos; acostumbran a realizar hecatombes de
                                                       cada clase de víctimas a la manera griega.// Mientras beben, los hombres dan­
                                                       zan al son de las flautas y trompetas, saltando en alto y cayendo arrodillados; las
                                                       mujeres bailan mezcladas con los hombres, unidos por las manos”

                                                       Estrabón, Geografía 3.3.7.
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                                       “La rudeza y salvajismo de estas poblaciones no son debidos solamente a sus cos­
                                                       tumbres guerreras sino también a su alejamiento, puesto que los caminos marí­
                                                       timos y terrestres que conducen a estas tierras son largos, y esta dificultad de
                                                       comunicación les ha llevado a perder toda sociabilidad y humanidad.// No obs­
Cortesía
de
Cajastur
para





                                                       tante, en la actualidad el mal es menor gracias a la paz reinante y a la llegada
                                                       de los romanos; en los lugares en que no se den estos dos elementos conservan un
                                                       carácter feroz y brutal, sin contar con que esta disposición natural entre una
                                                       parte muy abundante de ellos ha podido verse aumentada por la aspereza del
                                                       país y el rigor del clima”

                                                       Estrabón, Geografía 3.3.8.
I. SITUACIÓN	 	 Cuenca                                            Navia      III. GEOLOGÍA Y EDAFOLOGÍA

               CCAA                      Principado de Asturias /Galicia             Material geológico dominante                                    pizarras

               Provincia(s)                               Asturias/Lugo              Material geológico subdominante                                cuarcitas

               UTM nacimiento            coordenada x           219503               Tipo de suelo dominante                              cambisol húmico

                                         coordenada y         4762571                Tipo de suelo subdominante                                litosol dístrico

                                         coordenada z             1397

               7. UTM                    coordenada x           204386       IV. VEGETACIÓN Y USOS DEL SUELO
               desembocadura
                                         coordenada y         4814617                Tierras de cultivo (Km2)                                          23,28
                                         coordenada z               5,6              Prados y pastizales (Km2)                                      1.003,11
                                                                                                                    2
                                                                                     Superficie agraria útil (Km )                                  1.026,39
II. TOPOGRAFÍA E HIDROLOGÍA (1:50.000)	 	                                            % Sau en cuenca                                                   72,90
                                           2
               Extensión cuenca (A; Km )                       2542,37               Superficie arbolada (Km )  2
                                                                                                                                                      365,68
               Nº cursos fluviales permanentes                      295                                         2
                                                                                             Frondosas (Km )                                          219,61
                                                                                                            2
               Frecuencia de drenaje                               0,06                      Coníferas (Km )                                           71,23

               Long fluvial total cuenca (Km)                    803,48                      Eucaliptos (Km2)                                          62,26

               Densidad de drenaje                                 0,50                      Matorral (Km2)                                              3,56

               Longitud lineal c. principal (LL; Km)              93,65              Otras superficies (Km2)                                             1,83
                                                                                     Superficie total cuenca (Km )      2
                                                                                                                                                    1.408,20
                                                                                                                                                                   73
               Longitud fluvial c. principal (Km)                128,79

               Longitud de zona intermareal                        1,71              % Superficie arbolada en cuenca                                   25,30
 





                                                                                                                                                                  cuenca del Navia
               Orden fluvial                                           6             Nº cabezas bovino                                                74.874
 


               Altitud nacimiento cp (m)                           1397              Nº cabezas ovino                                                  3.769
                                                                                     Nº cabezas caprino                                                3.015
               Altitud desembocadura (m)                             5,6
                                                                                     Producción anual estiercol (tm)                                408.290
               Diferencia de cotas (m)                           1391,4
                                                                                     Densidad total ganado (equiv. bovino)                             11,00
               Coef. sinuosidad                                    1,38
                                                                                     Población                                                        45.343
               Pendiente fluvial (%)                               0,11
                                                                                     Densidad población                                                32,20
               Pendiente lineal (%)                                0,15
                                                                                                                                    2
                                                                                     Superficie media anual quemada (Km )                              6,984
               Lemniscato (LL2/ 4A)	 	                             0,86
                                                                                     % Sup. Anual quemada sobre cuenca                                   0,50
               Superficie aforada (Km2)                        2473,62
 


               Caudal medio anual (m3/s)                          63,77
 



                                                                                                                                                                  ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                             V. CALIDAD DEL AGUA. Nº estaciones = 1
                                                     2
               Caudal relativo medio anual (l/s/Km )              25,78
                                                                                                                            Valor        Valor        Valor
               Precipitación media anual (mm)                    1382,0              Parámetro                              medio       mínimo       máximo
                                                                                     Temperatura del agua (ºC)              14,43         7            25,4
               Aporte medio anual (Hm3)                        2122,10	 	
                                                                                     Oxígeno disuelto (mg/l)                9,95         6,7          12,86
               Coef. de desague (%)                               62,08
                                                                                                                            1,99          0            12,8
                                                                                                                                                                  Cortesía
de
Cajastur
para





                                                                                     Sólidos suspensión (mg/l)
               Déficit de desague (%)	 	                          37,92
                                                                                     pH                                     7,06         6,18          8,73
                                                                                     Conductividad (µS/cm)                  59,45        44             84
                                                                                     Dqo (mg/l)                             1,12          0             2,2
                                                                                     Dbo5 (mg/l)                            1,17          0              4
                                                                                     Ion Amonio (NH4+;mg/l)                 0,07          0            0,67
Bosque de ribera del río Esva
cuenca del Esva
   El río Esva nace de la unión de los ríos Bárcena y Navelgas, en la localidad de Ese
   de Calleras, en el concejo de Tineo, para dirigirse posteriormente a lo largo de sus
   31 kilómetros de recorrido hacia el norte hasta desembocar en la playa de Cueva
   entre el Cantón y la Arena, próxima a la localidad de Luarca. Los principales
   afluentes son el río Naraval, el Mállene, Muñás y el Orio. Su pequeña red hidro­
   gráfica, de apenas 71 cursos de agua permanentes, drena una superficie de 465 kiló­
   metros cuadrados. Su nombre proviene de la raíz indoeuropea *eis-, *es-, *is-, con el
   significado de corriente rápida, impetuosa, luego simplemente río.
                                                                                            77




                                                                                           cuenca del Esva
   Discurre por sustrato silíceo, principalmente formado por pizarras y areniscas. De

                                                                                           ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















   corto recorrido, presenta un caudal relativo medio anual de 25,95 litros por segun­
   do por kilómetro cuadrado, aportados por un régimen pluvial, con cotas máximas
   de 1.070 metros de altitud, que sufre un máximo principal en su caudal en el mes
   de febrero con otros dos máximos secundarios en los meses de diciembre y mayo.
   La mitad superior de su cuenca discurre por sinuosos valles profundos que forman
                                                                                           Cortesía
de
Cajastur
para





   las hoces o gargantas del río, entre las sierras de Villagermonde y Andornoso que
   origina un estrecho paso con elevadas paredes, de hasta 500 metros de altura. Sus
   formaciones geológicas, singularidad e importancia de los valores paisajísticos de
   esta zona del río, la han hecho merecedora de ser uno de los 41 monumentos natu­
   rales declarados en el Plan de ordenación de los recursos naturales de Asturias y su
   inclusión en la Red nacional de espacios protegidos del Principado de Asturias. Las
   escabrosas laderas están cubiertas por robledales de Quercus robur, algunos de gran
                                              antigüedad, junto con otras especies autóctonas que confieren al conjunto un valio­     Poco después de formarse el río,
                      78
                                              so paisaje de coloridos muy contrastados en las diferentes estaciones del año, no en    por unión de sus tributarios
                                                                                                                                      Navelgas y Bárcena, entre San
                                              vano, esta especie es la considerada climácica o de mayor grado de estructuración
                           rios de Asturias




                                                                                                                                      Pedro de Paredes y La Chanona,
                                              posible en equilibrio con el clima del territorio para esta cuenca (carbayedas oligó­   el río se encaja a lo largo de
                                              trofas), con presencia de estos en las cabeceras de los afluentes.                      más de 6 km. de recorrido muy
                                              A medida que su trayecto discurre hacia el mar los usos de suelo por parte del hom­     sinuoso y quebrado, formando
                                              bre han adaptado los cultivos a especies forestales de crecimiento medio y rápido,      las hoces del Esva que por su
                                                                                                                                      belleza han sido declaradas
                                              como el pino y el eucalipto; destacan asimismo la presencia de buenas manchas de
                                                                                                                                      monumento natural
                                              castaños asociadas a especies secundarias como madroños, brezales y tojales. En
                                              pendientes inferiores al 20% las fértiles tierras han sido trabajadas desde antaño en
                                              una agricultura principalmente ganadera, con excelentes prados de siega.                Los habitantes de la cuenca del
                                                                                                                                      Esva se dividían tradicionalmente
                                                                                                                                      en “marnuetos” (de la marisma),
                                                                                                                                      “xaldos” (de los valles interiores) y
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                                                                                                                      “vaqueiros” (de las brañas altas)
Cortesía
de
Cajastur
para

                Página anterior
   Un camino tallado en la pura
roca nos permite descender hacia
      las zonas más bajas del río
           y contemplar las hoces
               en toda su belleza


   El río a su paso por las hoces 
 
                                                                                              79
    conserva un pequeño bosque 
 





                                                                                                                                  cuenca del Esva
  de ribera que solo está ausente 
 

   cuando las paredes de roca se 
 

      aproximan mucho al cauce 
 


                                        Como corresponde a una climatología pluvial, su temperatura no suele descender de
                                        forma acusada y presenta unos valores medios suaves (alrededor de 13º C), favore­
                                        ciendo la presencia de vegetación acuática de forma casi permanente que se alterna
                                        con los escasos claros que se deslizan entre la penetrante vegetación arbórea de ribe­
                                        ra compuesta en su mayoría por alisos y sauces. Dicha vegetación aporta una elevada
                                        cantidad de material orgánico al río que, junto con los acarreos de la escorrentía a su
                                        paso por los campos y tierras de cultivo conforman un lecho de abundante materia
                                        orgánica en descomposición permanente. Debido a esto, la fracción de microfauna

                                                                                                                                  ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                        acuática es muy numerosa y el potencial de alimento para las especies piscícolas es
                                        muy amplio; en sus aguas se han sucedido épocas de elevadas densidades de casi
                                        todas las especies más representativas de Asturias; la abundancia de trucha común
                                        (Salmo trutta L.) particularmente en la zona del valle de Paredes es recordada aún
                                        entre los pescadores como una quimera difícilmente alcanzable en otros lugares,
                                                                                                                                  Cortesía
de
Cajastur
para





                                        parecido a la presencia del salmón atlántico (Salmo salar L.) en sus aguas que, desde
                                        finales de los años sesenta, vio incrementada su población hasta mediados de los
                                        años noventa, donde en un corto recorrido del río la densidad de esta especie con­
                                        fería al tramo de pesca del coto de Piedra Blanca como el más salmonero de toda
                                        España. Asimismo, la presencia de otros peces como el piscardo (Phoxinus phoxinus
                                        L.), multitud de especies de anfibios y crustáceos establecían una base ecológica fun­
                                        damental para la presencia en el territorio de una variada fauna.
                    80                        La nutria, (Lutra lutra L.) es un claro ejemplo de especie ligada a la disponibilidad
                                              de alimento y refugio en su hábitat; es un mamífero carnívoro semiacuático que habi­
                                                                                                                                      La cabeza de la nutria
                                              ta las aguas dulces, aunque no desdeña adentrarse en ocasiones en estuarios y zonas
                           rios de Asturias




                                                                                                                                      (Lutra lutra) es aplanada,
                                              costeras donde el alimento es abundante, gracias a la diversidad de ambientes inter­    con unos ojos y orejas más bien
                                              mareales, que favorece la presencia de peces de pequeño tamaño y crustáceos. Pese a     discretos. En ella solo destacan
                                              estar ampliamente distribuída por toda la geografía asturiana, la densidad de su        claramente unas largas y
                                              población se ve influida negativamente por la presencia de asentamientos humanos,       abundantes barbas que reciben
                                                                                                                                      el nombre de vibrisas. Estos
                                              aspecto que ha sido determinante en la disminución de las poblaciones de la espe­
                                                                                                                                      largos pelos son muy sensibles
                                              cie en todo el occidente europeo durante la última mitad del siglo XX.                  a cualquier roce de tal manera
                                                                                                                                      que le permiten “ver” y cazar
                                                                                                                                      en aguas sumamente turbias.

                                                                                                                                      Peces, anfibios, culebras, roedores
                                                                                                                                      o cangrejos, son su principal
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                                                                                                                      alimento


                                                                                                                                      En la foto alevín de salmón
Cortesía
de
Cajastur
para

          Las nutrias son expertas    En los años setenta sufrió un claro declive llegando a extinguirse en muchas zonas,
       buceadoras, relantizando su    debido a la caza por lo apreciado de su espeso pelaje, así como por ser considerada
ritmo cardiaco logran permanecer      una alimaña. La restricción de su caza relegó sus amenazas a la agricultura, el turis­
fácilmente de tres a cinco minutos
     debajo del agua y para cazar
                                      mo y la proximidad a núcleos de población. También la disminución de sus presas
 atacan a sus presas acercándose a    preferidas, especialmente el cangrejo de río, la anguila, la trucha y el salmón afectó
   ellas por un ángulo muerto del     negativamente a su abundancia, llegando a estar presentes en altas densidades en
     campo de visión donde no las     determinadas zonas donde la disponibilidad de alimento es anormalmente elevada
                        pueden ver    y ausente en otras zonas donde la disponibilidad de alimento es baja.
                                      Asociada siempre a zonas de alta calidad de las aguas donde las poblaciones de sus
                                      presas se encuentran en densidades óptimas ha sido considerada un indicador de
                                      un medio sano y bien conservado.
                                                                                                                                81
      El cráneo de una nutria es




                                                                                                                               cuenca del Esva
aplanado y relativamente ancho,
  quedando los ojos y los orificios
  nasales de forma que le ayudan
 a tomar aire con apenas asomar
      un poco la cabeza del agua

  Su dentadura consta de treinta
      y seis piezas adapatadas a
             una dieta carnívora




                                                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para





                                      Perteneciente la familia de los mustélidos y emparentada por tanto con el tejón, la
                                      marta y la comadreja, con los que comparte sus características anatómicas de car­
                                      nívoro cazador especializado, con una estructura ósea provista de fuertes mandíbu­
                                      las y dentición con caninos muy desarrollados. Posee un cuerpo y cola fusiformes,
                                      patas cortas y palmeadas, con membranas interdigitales adaptadas a la natación y
                                      manos fuertes y cortas, dotadas de cinco dedos con uñas retráctiles.
                      82                      El pelaje es denso y lubricado, impenetrable al agua, de
                                              color pardo o canela, pasando a gris sucio en las partes
                                              inferiores, más pálido, casi blanco en la garganta. Sus ore­
                           rios de Asturias




                                              jas son pequeñas, casi ocultas bajo el pelo, que no impide
                                              que dispongan de un excelente oído; el olfato y el tacto es
                                              también muy sensible, especialmente las vibrisas faciales,
                                              largas y llamativas dispuestas en su amplio hocico. La vista
                                              está adaptada para funcionar tanto dentro como fuera del
                                              agua, contando con lentes oculares ligeramente esféricas.
                                              Especie territorial y sedentaria, con un área de campeo de
                                              hasta 10 km de río y costa, en distribuciones lineales; de
                                              hábitos crepusculares, se desplaza hábilmente en busca de
                                              los aproximadamente 600 g de alimento que precisa para
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              satisfacer sus necesidades diarias, basado principalmente
                                              de peces (70-80%), que completa con ranas, cangrejos de
                                              río, reptiles, ratas de agua,… aunque en período de abun­
                                              dancia de una de estas especies puede limitar su dieta a
                                              alguna de ellas exclusivamente.
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              Su territorialidad se identifica mediante la presencia de
                                              huellas y excrementos en lugares muy concretos, siempre
                                              en elementos de la ribera elevados y dominantes, princi­
                                              palmente grandes piedras que sobresalen del resto y en los
                                              que se pueden apreciar perfectamente los restos de espinas
                                              o escamas que caracterizan su dieta; el análisis de dichos
                                              excrementos ha sido fundamental para poder describir de
En su territorio los restos de peces
   a medio digerir son frecuentes,
 así como las pieles de los anfibios
       dadas vuelta como si de un
      guante se tratara, pues antes
             de comerlos los pelan                                                                                                   83




                                                                                                                                    cuenca del Esva
      En sus excrementos siempre 
 

      aparecen espinas y escamas 
 

           de peces que los hacen 
 

                  inconfundibles. 
 



         Las huellas de las nutrias
son sencillas de identificar ya que
 si están bien marcadas permiten
     ver la membrana interdigital
           y las puntas de las uñas
        Las huellas anteriores son 
 



                                                                                                                                    ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















     casi circulares, las posteriores 
 

                algo más alargadas 
 


                                            forma adecuada los hábitos alimenticios de esta especie. Actualmente se encuentra
                                            catalogada en Asturias como Especie de interés especial y desde el año 1993 dispone
                                                                                                                                    Cortesía
de
Cajastur
para





                                            de un plan de manejo en el que se indican las directrices y las medidas necesarias
                                            para asegurar su conservación.
                                            Durante el día pasa escondida durmiendo mucho tiempo, en cuevas subterráneas o
                                            entre la vegetación densa de la ribera, y se ha adaptado a vivir en cualquier ecosis­
                                            tema acuático, desde las rías hasta los cursos fluviales de alta montaña donde las
                                            aguas son puras y no hay focos de contaminación.
                                              El petirrojo o raitán (Erithacus rubecula L.), del orden de los paseriformes es una ave   El petirrojo o raitán es un ave
                     84                                                                                                                 muy típica de las riberas fluvia­
                                              pequeña con una amplísima distribución por toda Europa y muy frecuente en esta
                                                                                                                                        les, sobre todo en primavera,
                                              cuenca. Es claramente diferenciable de otras aves de pequeño tamaño por el color
                           rios de Asturias




                                                                                                                                        cuando la mayoría de los insectos,
                                              naranja intenso de su pecho y parte frontal de la cabeza, entre la que destaca un corto   su base alimentaria, revolotean
                                              y afilado pico negro especializado en la captura de de insectos e invertebrados que       por encima de las aguas
                                              viven en el suelo, aunque no desecha alimentarse de pequeños frutos y bayas en
                                              determinados meses del año. Habita bosques húmedos, frondosos y mixtos, con
                                                                                                                                        El río Esva posee alisedas
                                              abundante sotobosque y una espesa capa de hojas muertas o musgo, con preferencia
                                                                                                                                        abundantes donde tanto
                                              por cercanías a cursos de agua. En la reproducción, entre los meses de abril y agos­      el sustrato arbóreo como
                                              to, es generalmente la hembra la que acude al territorio del macho y ambos lo             el sotobosque presentan un
                                              defienden con gran saña, atacando a cualquier rival que se acerque a él. La puesta        alto grado de conservación
                                              consta de 5 a 7 huevos, que son incubados durante unos 12 a 15 días. Su sonoro
                                              canto es característico de los meses de invierno y primavera, combinándose en los
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              albores del día con los del mirlo común, en un gorgojeo variado y pausado que
                                              marca el ritmo natural del tiempo.
Cortesía
de
Cajastur
para

                                    El erizo común (Erinaceus europeaus L.) es un animal del orden de los insectívoros,
                                    el mayor de todos ellos, que puede alcanzar 30 centímetros de longitud y un peso de
                                    1 kilogramo. Tiene patas cortas, cuerpo rechoncho y dorso provisto de características
                                    espinas de unos 3 cm de longitud, que emplea como defensa ante los depredadores
                                    a modo de armazón sobre el que se envuelve en caso de encontrarse amenazado.
                                    De hábitos estrictamente nocturnos y olfato muy desarrollado, es un voraz cazador
                                    de insectos, lombrices, pequeños reptiles, incluso huevos, ratones y otros pequeños
El erizo común es un buen nada­     mamíferos, no desaprovechando la oportunidad de comer frutos en la época más
dor y aunque no suele acercarse     abundante. Es un animal muy querido en las huertas por sus costumbres alimenti­
a los ríos, en ocasiones no tiene   cias, su porte y carácter simpático y bonachón; es habitual en zonas cercanas a
más remedio que hacerlo ya que      viviendas y casas de campo, donde llega a acostumbrarse a la presencia humana, si
bañándose es la única manera
que tiene de poder desprenderse
                                    bien la red de carreteras y pistas son su mayor amenaza. A pesar de su aspecto, es
de las pulgas que lo martirizan     capaz de moverse con inusitada rapidez pudiendo llegar a desplazarse en áreas muy
cuando se instalan en él            amplias de hasta 100 hectáreas. El agua no le gusta pero es un buen nadador.
                     86
                           rios de Asturias




                                              A final del otoño se cobija abrigado entre las piedras o bajo las raíces de los árboles   Los alisos basan su supervivencia
                                              para invernar de forma discontinua, saliendo de su refugio exclusivamente en los días     en mantener sus raíces cerca
                                              más soleados y calurosos del invierno, moviéndose de forma torpe y pesada y cayen­        o dentro del agua, ya que
                                                                                                                                        sin su humedad no pueden vivir
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              do de nuevo en su letargo con la llegada del frío. Suele tener dos partos anuales, uno
                                              a mediados de primavera y otro en verano, para lo cual acondiciona más de un nido         En ocasiones y después de fuertes
                                              como precaución ante los depredadores; la gestación dura alrededor de 40 días y suele     crecidas muchos pierden su apoyo
                                              tener de dos a seis crías sin púas, las cuales les comenzarán a nacer a los pocos días.   y se ven condenados a vivir
                                              Las cualidad particular del erizo de protegerse ante sus enemigos formando una bola       totalmente inclinados, casi
                                                                                                                                        rozando la superficie del agua
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              de espinas ha sido exaltada desde la antigüedad como una estrategia tenaz, dando
                                              lugar a una serie de emulaciones filosóficas que han trascendido la literatura clásica;
                                              suele representarse como contrapunto a la estrategia del zorro de tal forma que, en
                                              el ensayo “El erizo y la zorra” que Isahia Berlin publicó en 1953 se dice que el poeta
                                              lírico griego Arquiloco escribió en el siglo VII a.C. : “…muchas cosas sabe la zorra,
                                              el erizo sabe solo una, pero importante”.
                                                                                                                                  87




                                                                                                                                 cuenca del Esva
    Ranunculus pseudofluitans es     Como se ha mencionado anteriormente, la presencia de vegetación subacuática en
una planta acuática de la familia    el lecho del río es permanente y su presencia condiciona en gran medida la menor
   de las Ranunculáceas típica de    o mayor abundancia de vida animal en sus aguas. Además, cumple una función
aguas dulces muy móviles (ríos de


                                                                                                                                 ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















 gran caudal y de corriente más o    esencial en la morfología y estabilidad del cauce; por un lado, las poderosas raíces
   menos rápida) que posee tallos    de los árboles más adaptados a la presencia permanente de agua renovada como los
    robustos, largos (hasta varios   sauces y los alisos fijan las orillas y proporcionan cohesión a la fracción más fina del
  metros), hojas divididas en seg­   suelo, sus nódulos tienen la capacidad de fijar el nitrógeno atmosférico, revirtién­
mentos muy finos y flores blancas    dolo al suelo en cada renovación vegetal, lo que es aprovechado por un variado
                                                                                                                                 Cortesía
de
Cajastur
para





                                     número de especies vegetales como fertilizante para su desarrollo.
                                     Los sedimentos del lecho forman el substrato sobre el que se desarrolla la vegeta­
                                     ción acuática, formada por plantas hidrófilas; estas son de tres tipos: las sumergidas,
                                     cuyo aparato vegetativo y reproductor se encuentra siempre bajo el nivel del agua,
                                     las flotantes, que presentan alguna parte vegetativa y las flores en la superficie, y las
                                     anfibias o emergidas, adaptadas a vivir con parte de su aparato vegetativo totalmen­
                                     te sumergido en el agua y parte en el aire.
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              88
 

                                        Otras especies vegetales que nos encontramos en el cauce son las del género Carex,
                                        el más diversificado de la flora ibérica y ampliamente representado en esta cuenca. El
                                        carex pendula (Huds). o espadaña, como se le conoce vulgarmente, es el gigante de
                                        su género. Crece formando una mata densa de más de un metro de altura, con tallos
                                        de sección triangular y largas hojas rígidas, de color verde intenso y dos centímetros
                                        de anchura, con un refuerzo central que sobresale por ambas caras.
                                        La espadaña florece en largas espigas de hasta quince centímetros de longitud, de
                                        las que únicamente es masculina la superior, siendo las cuatro o cinco restantes
                                        femeninas, las cuales nacen inicialmente erguidas para posteriormente adquirir una
                                        característica posición pendular al alargarse.

        La espadaña, es una de las
especies de su género más vistosas,
      siendo frecuente en las zonas
húmedas y umbrías de los bosques
    de ribera de la mitad norte de
               la península ibérica                                                                                               89




                                                                                                                                 cuenca del Esva
  Otro de los Carex que podemos 
 

   encontrar en esta cuenca es el 
 

   Carex elata subsp. reuteriana 
 

            de menor porte y una 
 

     distribución menos amplia 
 





                                                                                                                                 ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                                 Cortesía
de
Cajastur
para





                                        Otra especie representante de este género, con una distribución especialmente
                                        reducida al concejo de Valdés, es el Carex elata subsp. reuteriana (Boiss.) Luceño &
                                        Aedo, similar al anterior, pero con el tallo algo áspero hacia el ápice o casi liso y
                                        hojas hasta 6 milímetros de anchura, más blandas lisas por el haz; las vainas basa-
                                        les son de color pardo anaranjadas o pardo rojizas, excepcionalmente purpúreas.
                                              En las orillas también es frecuente la presencia de la Cardamine pratensis L., llamada    El berro de prado o mastuerzo de
                   90                                                                                                                   los prado es una planta herbácea
                                              vulgarmente berro de prado o mastuerzo de los prados; de tallo erecto que alcanza
                                              los 60 centímetros de altura, sin pelos ni vellosidades y un rizoma con bulbos más        perenne que crece cerca del agua
                           rios de Asturias




                                                                                                                                        Se usa como planta ornamental
                                              abundantes en la zona de contacto con la parte aérea del tallo; las hojas basales for­    en jardines por la belleza
                                              man una roseta y las flores aparecen en racimos terminales de entre 15 y 30 flores        de sus flores
                                              sin brácteas y con pedicelos colgantes durante la floración que se produce entre los
                                              meses de marzo a junio. Requiere altísima humedad edáfica en prácticamente cual­          El río Esva en su cauce medio
                                              quier estrato actitudinal, desde el nivel del mar hasta los 2.200 m, en suelos ricos en   tiene muchos tramos en que
                                              nutrientes poco ácidos. Pese a su sabor, ligeramente amargo, se emplea en ensaladas       apenas presenta profundidad por
                                                                                                                                        lo que muchas plantas son capaces
                                              de primavera recolectada a comienzos de la época de floración, siendo muy rico en
                                                                                                                                        de sobrevivir manteniendo las
                                              vitamina C y usada frecuentemente como depurativa y expectorante.                         raíces solamente en el agua

                                                                                                                                        Hoces del Esva, con el camino
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                                                                                                                        tallado en la roca al fondo

                                                                                                                                        Página posterior
                                                                                                                                        Las algas verde-amarillas es un
                                                                                                                                        grupo extenso de algas del filo
                                                                                                                                        Heterokontophyta que viven
Cortesía
de
Cajastur
para





                                                                                                                                        principalmente en agua dulce y
                                                                                                                                        que presentan una gran variedad
                                                                                                                                        en su morfología y en los modos
                                                                                                                                        de nutrición, siendo la mayoría
                                                                                                                                        fotoautótrofas, es decir que
                                                                                                                                        efectúan fotosíntesis para
                                                                                                                                        obtener energía
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Esva
                                                             91
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                              Un hongo característico de estos ecosistemas fluviales, micorrícico de especies         La colmenilla (Morchella
                    94                                                                                                                esculenta) es una seta de olor
                                              arbóreas riparias, principalmente del fresno (Fraxinus excelsior L.) es la colmenilla
                                                                                                                                      agradable, que crece de marzo
                                              (Morchella sp.). Pese a que su género es inconfundible, con una característica forma
                           rios de Asturias




                                                                                                                                      a mayo, en las orillas de los ríos,
                                              de panal globoso, con alveolos profundos e irregulares de diversos colores, desde       bajo los fresnos, alisos o avellanos
                                              amarillos a ocre y marrón, la diferenciación entre las especies del género es mucho     y esta considerada como un exce­
                                              más difícil ya que su morfología es muy variada en función del tipo de hábitat sobre    lente comestible, previa cocción
                                              el que aparece; de esta forma, diversos autores han dividido este género en diversas
                                              especies en función de sus características macroscópicas, mientras que otros intentan
                                                                                                                                      El Esva desemboca actualmente
                                              establecer sinonímias entre ellas para reducir su número. Entre las más frecuentes      por la margen derecha de la
                                              están la Morchella esculenta y la conica.                                               playa de la Cueva, Canero
                                              Pese a ser una seta muy apreciada por los micólogos, existen dudas sobre su posible     Esta desembocadura al mar
                                              toxicidad en determinados casos tras su ingestión fresca, incluso de su incompati­      varía, ya que hace años lo hacía
                                                                                                                                      filtrándose por debajo de los
                                              bilidad con otros alimentos y bebidas, por lo cual se recomienda ingerirlas tras una
                                                                                                                                      cantos rodados, lo que impedía
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              cocción prolongada o tras ser desecadas.                                                el ascenso de los salmones
Cortesía
de
Cajastur
para

I. SITUACIÓN	 	 Cuenca                                           Esva      III. GEOLOGÍA Y EDAFOLOGÍA

               CCAA                                     P. de Asturias             Material geológico dominante                            cuarcitas

               Provincia(s)                                  Asturias              Material geológico subdominante                          pizarras

               UTM nacimiento          coordenada x     203687,3104                Tipo de suelo dominante                            litosol dístrico

                                       coordenada y	 	 4802005,4727                Tipo de suelo subdominante                   cambisol húmico

                                       coordenada z          1070,00

               7. UTM                  coordenada x     219711,7347        IV. VEGETACIÓN Y USOS DEL SUELO
               desembocadura
                                       coordenada y    4828183,9877                Tierras de cultivo (Km2)                                     26,8
                                                                                                              2
                                       coordenada z              0,01              Prados y pastizales (Km )                                  122,1
                                                                                                                  2
                                                                                   Superficie agraria útil (Km )                              149,0
II. TOPOGRAFÍA E HIDROLOGÍA	 	                                                     % Sau en cuenca                                            32,14
                                          2                                                                   2
               Extension cuenca (A; Km )                      464,84               Superficie arbolada (Km )                                  279,0
               Nº cursos fluviales permanentes                     71                      Frondosas                                            74,8
               Frecuencia de drenaje                             0,15                      Coníferas                                            26,5
               Long fluvial total cuenca (Km)                   337,1                      Eucaliptus                                             6,1
               Densidad de drenaje                                0,7                      Matorral                                           171,6
                                                                                                                                                          95
               Longitud lineal c. principal (LL; Km)             31,0                                    2
                                                                                   Otras superficies (Km )                                      35,4
               Longitud fluvial c. principal (Km)                58,1              Superficie total cuenca (Km2)                              463,4




                                                                                                                                                         cuenca del Esva
               Longitud de zona intermareal                       0,7              % Superficie arbolada en cuenca                            60,21
               Orden fluvial                                        4              Nº cabezas bovino                                          29778
               Altitud nacimiento cp (m)                        1070               Nº cabezas ovino                                            1243
               Altitud desembocadura                             0,01              Nº cabezas caprino                                            490
               Diferencia de cotas                              1070               Toneladas anual estiercol (Tm)                    149321071,7
               Coef sinuosidad                                   1,87              Dens. Total ganado (equivalente bovino)                    64,55
               Pendiente fluvial (%)                             0,18              Población                                            15662,458
               Pendiente lineal (%)                              0,35              Densidad población                                           33,8
                               2
               Lemniscato (LL /4A)                               0,52              Sup media anual quemada (Km )      2
                                                                                                                                                14,4
               Superficie aforada (Km2)                       411,00               % Anual quemada sobre cuenca                                 3,10



                                                                                                                                                         ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















               Caudal medio anual (m3/s)                        10,66
 

               Caudal relativo medio anual (l/s/Km2)            25,95      V. CALIDAD DEL AGUA
 

                                                                                                                      Valor    Valor         Valor
               Precipitacion media anual (mm)                   1383               Parámetro                          medio   mínimo        máximo
               Aporte medio anual (Hm3)	                        336,4              Temperatura del agua (ºC)          13,1     4,0            26,5
               Q. Medio anual max	 	                            459,9              Oxígeno disuelto (mg/l)            10,1     7,0            12,5
                                                                                                                                                         Cortesía
de
Cajastur
para





               Q. Medio anual min.                              141,8              Sólidos suspensión (mg/l)           6,1     0,0           206,0
               Coeficiente de irregularidad                       3,2              pH                                  7,2     6,2             9,2
               Q. max mes más húmedo	 	                          43,1              Conductividad (µS/cm)              75,4     44,8          103,0
               Q. min mes más seco                                9,5              Dqo (mg/l)                          1,6     0,0             8,6
               Coef inmoderación (Cinm)                           4,5              Dbo5 (mg/l)                         1,1     0,0             3,8
               Coef de desague (%)                              59,18              Ion Amonio (NH4+;mg/l)              0,1     0,0             0,7
               Deficit de desague (%)                           40,82              BMWP’                              101,0    73,0          136,0
Plegamientos en el embalse de la Barca, río Narcea
cuenca del Nalón
   Con una superficie de 4.892 km2, representa el 46% de la superficie del Principado,
   ocupando la mayor parte de la zona central y acogiendo dentro de sus límites las tres
   cuartas partes de los habitantes de la comunidad autónoma.
   Recoge las aguas que vierten hacia el norte de las montañas que limitan con las comu­
   nidades de Castilla y León al sur, Galicia por el oeste y el Cordal de Ponga por el este,
   constituyendo la totalidad de su cabecera una serie de reservas naturales y espacios
   protegidos que le confieren una singular riqueza biológica: el parque natural de las
   Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, el de Somiedo, Las Ubiñas, La Mesa y el de
   Redes, formando un frente que alimentan a su vez las subcuencas principales de sus           99
   afluentes y que amplifican el curso principal, en su mayor parte por su margen izquier­




                                                                                               cuenca del Nalón
   da, hasta su desembocadura en la localidad de Muros del Nalón.




                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA


















   El nacimiento del río se representa en la fuente La Nalona, en pleno parque natural
                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para





   de Redes, como símbolo de la gran importancia que tiene para Asturias este curso
   de agua, que ha servido durante siglos para que en sus orillas se desarrollara el prin­
   cipal tejido industrial que ha sentado las bases del desarrollo económico y social de
   Asturias. Sus aguas abastecen las principales ciudades y pueblos, suministran ener­
   gía eléctrica y riegan los más de 2.000 km2 de pastizales y tierras de cultivo con los
   que cuenta.
Meandro en el río San Isidro
                                              Las nieves se suceden en las cumbres desde los primeros días de otoño, acumulán­        Nacimiento del río Nalón
              102                                                                                                                     en la fuente de La Nalona,
                                              dose en las laderas más umbrías hasta finales de primavera pero, durante los días más
                                              soleados, una pequeña parte se deshace en un hilo constante que se desliza entre        puerto de Tarna, Caso
                           rios de Asturias




                                              paredes verticales y tapices de vegetación rastrera. Aunque esta agua, antes de fluir
                                              por el canal que conforma su cauce, se filtra por inmensos bosques caducifolios de      Aspecto invernal
                                              robles, hayas y castaños, creando unos ecosistemas únicos de incomparable belleza       de un arroyo tributario
                                              que son el último reducto de grandes mamíferos, como el oso pardo o de aves tan         del río Valgrande, Pajares
                                              amenazadas como el urogallo.
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

        Imagen invernal del río      La alternancia de días de frío intenso origina que este fluir se detenga, moldeando
San Isidro, afluente del río Aller                                                                                             103
                                     caprichosas formas que hacen que el tiempo se ralentice, en un suave letargo, espe­
                                     rando los próximos rayos de sol que le permitan seguir su camino por el país de la




                                                                                                                              cuenca del Nalón
                  Cuenca minera
              del valle del Nalón    madreña, como también se conoce al concejo de Caso, por la larga tradición en la
                                     fabricación de este típico calzado, que antaño mantenía a un gran número de arte­
                                     sanos, de los que hoy día subsisten unos pocos.
                                     A pocos kilómetros de su nacimiento se suceden dos embalses de gran importancia
                                     para toda el área central asturiana, el de Tanes y el de Rioseco, que retienen el agua
                                     pura del parque natural de Redes antes de liberarse hacia el comienzo del área
                                     industrial de los valles mineros donde las formas naturales del cauce han perdido la
                                     batalla frente a las grandes infraestructuras y vías de comunicación que vertebran sus




                                                                                                                              ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                              Cortesía
de
Cajastur
para

                                              principales localidades, convirtiéndose en la mayor parte de su trayecto, en orillas        La libélula de cuatro puntos
             104                                                                                                                          (Libellula quadrimaculata)
                                              paralelas de hormigón y grandes líneas de escollera; aún así, la mejoría del sanea­
                                              miento garantiza la supervivencia de una variada fauna que, año tras año, vuelve a          es una de las especies más exten­
                           rios de Asturias




                                                                                                                                          didas por Europa, en nuestra
                                              colonizar zonas en las que había desaparecido a consecuencia de la alta contamina­          región aparece de mayo a
                                              ción industrial. En este tramo, a orillas de Pola de Laviana, se celebra anualmente         mediados de agosto y se alimenta
                                              el descenso folclórico del Nalón, coincidente con las fiestas patronales de la villa y      de insectos que caza al vuelo
                                              declarada Fiesta de interés turístico regional, donde los participantes descienden el río
                                              con embarcaciones y artilugios flotantes construidos por ellos mismos, en un tramo
                                                                                                                                          El descenso folclórico del Nalón
                                              de kilómetro y medio que separa el puente de Arco del puente de la Chalana.                 se celebra en agosto, coincidiendo
                                                                                                                                          con la celebración de las fiestas
                                                                                                                                          patronales de la Virgen de Otero,
                                                                                                                                          en la capital del concejo, Pola de
                                                                                                                                          Laviana. La gente desciende el
                                                                                                                                          río con diferentes artilugios y
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                                                                                                                          carrozas de creación propia

                                                                                                                                          La fiesta ha sido declarada de
                                                                                                                                          Interés turístico nacional
Cortesía
de
Cajastur
para





                                                                                                                                          El arroyo de Borbogues,
                                                                                                                                          tributario del río Monasterio,
                                                                                                                                          atraviesa el hayedo del parque
                                                                                                                                          natural de Redes dejando a
                                                                                                                                          su paso paisajes de ensueño
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Nalón
                                                              105
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                              En la localidad de Soto de Ribera recibe uno de sus principales afluentes, el Caudal        Playa de los Quebrantos,
                                              que, junto con las aguas que descienden desde los altos del río Aller, atraviesa otro       San Juan de la Arena
                                              de los importantes valles mineros de Asturias, mezclándose con las aguas que des­           Cada año y con el comienzo
                                              cienden desde los puerto de San Isidro y Pajares. A lo largo de su recorrido se van         de la primavera se recogen en
                                                                                                                                          esta playa varias toneladas de
                                              sumando otros, como el Gafo a su paso por Oviedo, el Trubia, que desciende desde
                                                                                                                                          materiales que el río Nalón
                                              el parque natural de Las Ubiñas y La Mesa, el Nora baña las vegas de Siero, o el            deposita en su desembocadura.
                                              Cubia en Grado; pero el que aporta la tercera parte de su caudal definitivo consti­         A los aportes normales de ramas
                                              tuyendo el segundo río de mayor extensión de Asturias, es el río Narcea, que se une         y troncos hay que citar basuras de
                                              a éste en la localidad de Forcinas, en Pravia, a escasos kilómetros de la confluencia       todo tipo: lavadoras, neumáticos,
                                                                                                                                          plásticos, botellas, etc.
                                              con el mar Cantábrico.
                                              La geología de la cuenca comprende toda la unidad carbonífera central, flanqueada
                                              por regiones de pliegues y mantos formados por pizarras y areniscas pizarrosas, sedi­       El río San Pedro forma a su paso
                                              mentos carbonatados del carbonífero. La formación del río en los tramos altos se            una impresionante cavidad de
                                              caracteriza por la abundancia de cascadas y saltos naturales de agua, al golpear ésta       interés hidrogeológico y biológico,
            106
                                                                                                                                          que fue declarada monumento
                                              sobre materiales de distinta naturaleza, deformando los más blandos y originando
                                                                                                                                          natural en 2002. Se trata de
                                              ahondamientos del terreno. Estas cascadas son dinámicas, variando sus formas con
                           rios de Asturias




                                                                                                                                          Cueva Huerta, Teverga, la
                                              las estaciones, con mayor o menor abundancia de agua, incluso de hielo, pero tam­           segunda cavidad asturiana
                                              bién lo son con el transcurrir de los años, aunque solamente perceptible a escala geo­      por el desarrollo total de
                                              lógica; en el caso de materiales calizos, fáciles de disolver por el agua es frecuente la   sus galerías con 14,5 km
                                              aparición de cuevas subterráneas, por debajo del cauce principal, convirtiéndose
                                              entonces en ríos subterráneos de forma que en algunos casos, el hundimiento poste­
                                              rior de su techo vuelve a hacerles visibles, pero más retrasados.
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

   Las aguas del río Mongallo se
      precipitan desde una altura
de 150 m, formando en su tramo
                                                                                                                            107
    final una de las cascadas más
                bellas de la región




                                                                                                                           cuenca del Nalón
                                      En ocasiones, debido a la erosión que sufren en su desplome, las aguas van depo­     ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                      sitando sobre las paredes depósitos de carbonato cálcico sobre la zona de impacto,
                                      compensando la acción erosiva. Un claro ejemplo, de más de ciento cincuenta metros
                                      de altura, es la cascada del Tabayón de Mongallu declarada monumento natural, o
                                                                                                                           Cortesía
de
Cajastur
para





                                      las que forman los ríos Alba y Monasterio en el primer tramo de su nacimiento; la
                                      Cueva Huerta, en el desfiladero del río Sampedro, en Teverga, que recoge las aguas
                                      del puerto de Ventana y se sume en una gran cavidad, declarada también monu­
                                      mento natural en el 2002, por su interés hidrogeológico y biológico, desarrollando
                                      galerías de catorce kilómetros, con un funcionamiento hidrológico complejo y que
                                      guarda numerosos tesoros naturales de caprichosas formas realizadas por la erosión
                                      y los depósitos del flujo del agua en su interior.
                                              Pero esta extensa cuenca posee otras zonas naturales de enorme importancia, como
              108
                                              el recientemente declarado Parque natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias,
                                              que ha supuesto la ampliación de la zona con mayor grado de protección existente
                           rios de Asturias




                                              desde que en el año 1982 el bosque de Muniellos fuera declarado Reserva biológi­          La laguna de la Isla, de origen
                                              ca integral, confiriéndolo como el espacio natural más salvaje del Principado y, sin      glaciar, se encuentra ubicada
                                                                                                                                        en la zona alta del valle de
                                              duda, uno de los que conserva viva la esencia de las antiguas selvas caducifolias         La Candanosa, en la Reserva
                                              europeas, de las que es el último vestigio. Con una superficie total de 59,7 km2,         natural integral de Muniellos y
                                              abarca los montes de Muniellos, Valdebois y la Viliella, en altitudes que van desde       desde ella se observa un paisaje
                                              los 680 metros en las cotas más bajas a los 1.640 m del pico de la Candanosa.             espectacular del robledal y del
                                              El monte de Muniellos constituye el corazón de la reserva y comprende la cabecera         valle del río Muniellos
                                              del río Muniellos, afluente del Narcea, y que discurre por el mayor robledal de
                                              España y uno de los mejor conservados de Europa. La reserva, antiguamente, era
                                              propiedad de varias empresas madereras que realizaron fuertes explotaciones; pro­
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              piedad de los condes de Toreno, se tiene noticias de la utilización de sus maderas a
                                              finales del siglo XVI en la reparación de los barcos que regresaron de la Armada
                                              Invencible, a mediados del siglo XVIII surtió de maderas a las construcciones nava­
                                              les de la armada en Ferrol y, más tarde en la elaboración de traviesas de ferrocarril,
                                              duelas y apeas para la minería, hasta que, en el año 1973 el Estado lo adquiere y es
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              declarado coto nacional de caza. En 1982 es declarado Reserva biológica, siendo
                                              actualmente gestionada por el gobierno del Principado de Asturias. En el año 2000,
                                              la UNESCO declara este espacio Reserva de la biosfera, dentro del proyecto Hombre
                                              y biosfera, con el objetivo de dar igual prioridad a la protección de la naturaleza que
                                              a la conservación de los usos tradicionales y la forma de vida de sus habitantes.
                                    El acceso al interior del parque esta sujeto a regulaciones para evitar un uso exce­
                                                                                                                                  109
                                    sivo del medio, limitando el número de visitantes diarios, por lo que se requiere rea­
                                    lizar reserva previa; sobre unos itinerarios perfectamente marcados en el inicio, se




                                                                                                                                 cuenca del Nalón
    El río Tablizas, afluente del   accede por la localidad de Moal hasta el centro de recepción de Tablizas. Una vez
Muniellos, atraviesa la reserva     en el interior de la reserva la exhuberancia del entorno se refleja en las cristalinas
    dejando a su paso un bosque
    mixto de ribera sin alisos en
                                    aguas del río Tablizas, rodeada de una inmensa espesura de bosque de roble albar
 el que abundan los avellanos y     (Quercus petraea) y hayas (Fagus sylvatica) como especies dominantes, acompañados
    arces, junto algunos fresnos,   en su ascenso por avellanos (Corylus avellana), arces (Acer pseudoplatanus), fresnos
olmos, robles y unas pocas hayas    (Fraxinus excelsior), diversas especies de sauces (Salix sp.) y ausencia de alisos (Alnus
         de considerable tamaño     glutinosa) que confieren al suelo un ambiente nemoral y boscoso donde crecen mul­
                  (foto superior)
                                    titud de plantas adaptadas a ambientes sombríos y húmedos. La variedad de mus­
                                    gos y helechos es muy grande y se mantiene hasta las cotas más altas, donde el
                                    robledal y el hayedo es sustituido por los bosques de abedul (Betula celtiberica) junto


                                                                                                                                 ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                    con una gran variedad de líquenes que tapizan los viejos troncos de los árboles y las
                                    piedras más expuestas a las duras condiciones climatológicas del monte, con repre­
                                    sentación de los géneros Cladonia, Rhizocarpon, Lecanora, Pertusaria, Ochrolechia,
                                    Fuscidea, Peltigera y Usnea, que aportan una enorme variedad de colores que se
                                    combinan con el entorno en las diferentes estaciones del año. El sotobosque pro­
                                                                                                                                 Cortesía
de
Cajastur
para





                                    porciona cobijo y alimento a gran variedad de pequeños mamíferos y aves, sobre
                                    mantos de brezos, helechos, zarzas, árgomas y arándanos. Las aves de mayor interés
                                    e íntimamente ligadas a este bosque son el urogallo (Tetrao urogallus) y el pito negro
                                    (Dryocopus martius), si bien están representadas la mayoría de aves características de
                                    los bosques caducifolios asturianos, como el ratonero común (Buteo buteo), el azor
                                    (Accipiter gentilis), el gavilán (Accipiter nisus), el cárabo común (Strix aluco) y un sin
                                    fin de pequeños pájaros que aportan una variada sinfonía de sonidos al entorno.
                                              La reserva de Muniellos se asienta sobre un sustrato
                                              paleozoico de unos quinientos millones de años y el
                                              rasgo geológico más destacado de la zona es el pre­
                                              dominio de los roquedos cuarcíticos de la serie de
                                              Los Cabos, lo que le confiere un relieve muy unifor­
                                              me caracterizado por fuertes pendientes y valles
                                              profundos y estrechos. Este pronunciado desnivel del
                                              terreno hace que en algunas zonas el suelo sea pro­
                                              penso a la erosión y se vuelva inestable, produciéndo­
                                              se su fragmentación y dando lugar a los canchales
                                              típicos de la zona. De su origen glaciar se conservan
                                              aún algunas evidencias como las lagunas situadas al
                                              píe del monte de La Candanosa, desarrolladas sobre
                                              cubetas de excavación glaciar y que se escalonan a lo
                                              largo de su ladera. La Peña, La Honda, La Grande
                                              y La Isla son sus nombres y aunque sus dimensiones
                110
                                              son reducidas destacan por su gran belleza.
                           rios de Asturias




                                              Si en el caso del bosque de Muniellos la protección
                                              del ecosistema requería acotar la presencia del hom­
                                              bre en su entorno, en el caso de Somiedo, la estabi­
                                              lidad del medio necesita de su presencia y de los
                                              usos ancestrales que desde siglos han venido reali­
                                              zando sus pobladores. En un hábitat formado por el
                                              pastoreo trashumante vertical de corto recorrido, las
                                              brañas somedanas confieren a esta zona un paisaje
                                              tradicional y casi mágico; el puerto de pastoreo, como
                                              explotación comunal de la propiedad vecinal, libre y
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              gratuito para todos los habitantes del territorio ha
                                              sido un privilegio que los ganaderos trashumantes
                                              de Asturias han obtenido desde la Edad Media por
                                              parte de los distintos monarcas, desde los tiempos
                                              de Alfonso XI en el siglo XIV, hasta el reinado de
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              Carlos IV a finales del XVIII; en ocasiones estos
                                              privilegios fueron denunciados por algunos sectores,
                                              incluso por la curia eclesiástica y la nobleza, espe­
                                              cialmente los concedidos por Carlos I a los vaquei­
                                              ros de alzada, que se vieron privados del cobro de
                                              muchos impuestos.
  Vegetación nemoral en un arroyo tributario del río Muniellos
Cortesía
de
Cajastur
para
                                       cuenca del Nalón
                                                                                    111





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                  112
                           rios de Asturias




                                              En cualquier caso, los monarcas protegían los intereses de los ganaderos para              El río Pigüeña, con sus frías
                                              amparar las rutas más largas que las propias del brañeo, asegurando vías de tránsi­        y cristalinas aguas, atraviesa
                                              to al ganado y otorgando facilidades para el usufructo de los pastizales de destino.       la braña de la Pornacal, en
                                              El respeto de las fronteras, o llendes, entre los distintos pueblos toma su origen del     dirección a Villar de Vildas,
                                                                                                                                         recogiendo en su discurrir las
                                              reparto del territorio entre clanes y grupos gentilicios de tribus prerromanas presentes
                                                                                                                                         aguas de numerosos arroyos,
                                              en Asturias, y se han ido adaptando a los sucesivos sistemas administrativos, aumen­       regueros y pequeños ríos
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              tando su campo de acción a las nuevas divisiones administrativas, primero a nivel de
                                                                                                                                         Parque natural de Somiedo
                                              parroquia y posteriormente al de concejo, de tal forma que una persona de una loca­
                                              lidad no puede hacerse cargo del ganado de otra si no pertenece al mismo concejo o
                                              parroquia, salvo que esté bien establecido como norma entre algunos vecinos.
                                              Este espíritu colaborativo ha dado lugar al paisaje que se contempla desde los altos de
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              El Cornón, la Peña Orníz, los Picos Albos o la Sierra Pelada, a 2.200 m de altitud,
                                              amurallando los valles glaciares donde destaca la presencia de lagos como los de la
                                              Cueva, Calabazosa, Cerveriz, del Valle o la pequeña laguna del Páramo, como luga­
                                              res relícticos pervivientes de la retirada de los hielos durante la última glaciación.
                                              La construcción de las cabañas, corros, pallozas y teitos en las tierras altas era fruto
                                              de la colaboración festiva de los vecinos, al igual que el resto de actividades que
                                              requerían un esfuerzo especial; esta colaboración, voluntaria, gratuita y mutua solía
                                                                                       113




                                                                                      cuenca del Nalón
pactarse en andechas o ayudas, o bien podían aparecer de forma espontánea en
momentos de apuro, para la reconstrucción de una muria o la descarga de un carro
de hierba. La persistencia de este paisaje requiere la conservación y apoyo de los
usos tradicionales, con la implantación de un modelo de conservación del medio
que los proteja y se contemplen como un bien cultural que ha sabido aprovechar el
medio de una forma sostenible; en este caso, el Parque natural de Somiedo ha pro­

                                                                                      ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















movido el sostenimiento de las actividades tradicionales impulsando paralelamen­
te la economía de la comarca a partir de un turismo poco agresivo con el medio que
acuda a disfrutar de la belleza del paisaje y comparta la vida de sus habitantes.
El deshielo alimentará una primavera más los aislados lagos y lagunas alpinos
haciendo florecer la espiga de agua (Potamogeton natans) que cubre buena parte de
                                                                                      Cortesía
de
Cajastur
para





las orillas del Valle del Lago; éste será el único momento en el que la podremos
observar elevándose pocos centímetros sobre la lámina de agua, sobresaliendo entre
las escasas hojas flotantes, redondeadas, casi acorazonadas que se tienden sobre la
superficie para capturar los primeros rayos de sol que alimenten la parte sumergida
permanentemente bajo las aguas. En otros casos, la retirada de las nieves incorpora
sus aguas a los ríos de Saliencia y Somiedo, nutriendo el río Pigüeña y trazando un
serpenteante fluir por tierras de Belmonte hasta su encuentro con el río Narcea.
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              114
 

 Durante el otoño los osos pardos     La presencia de una variada diversidad de flora y fauna es fruto de la amplia plura­
buscan alimento constantemente,
                                                                                                                                115
                                      lidad de ambientes existentes a lo largo y ancho de esta amplia extensión de terre­
     ingiriendo bellotas, hayucos,    no. Como especial representante de los mamíferos asturianos es necesario destacar




                                                                                                                               cuenca del Nalón
 arándanos, castañas, avellanas,
    madroños, moras, majuelos y
                                      la presencia permanente del oso pardo cantábrico (Ursus arctos), insignia de la fauna
     un sinfín de frutos silvestres   asturiana y el mayor mamífero terrestre de nuestro territorio; perteneciente al orden
       propios de la época que les    de los carnívoros, está representado por la familia de los úrsidos que agrupa las ocho
  aportarán las grasas suficientes    especies de osos que se reparten por todo el planeta, adaptadas a un hábitat con­
     que estos animales necesitan     creto, prácticamente en su totalidad en el hemisferio norte.
para soportar los duros inviernos
      de la cordillera Cantábrica
                                      De cuerpo macizo, con la cabeza grande y orejas pequeñas, redondeadas, cola corta,
                                      patas robustas, pies y manos con cinco dedos provisto de grandes zarpas, su carac­
                                      terísticas principal es que apoyan íntegramente la planta del pie al caminar, por lo
            Deshielo primaveral,      que se les conoce como plantígrados. El color de su piel es variable, en general
     al fondo el lago Calabazosa      pardo, desde el marrón a casi negro. Su dentadura es muy peculiar en comparación
    también llamado lago Negro


                                                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















 por la profundidad de sus aguas
                                      con el resto de carnívoros ya que esta adaptada a una alimentación omnívora.
                                      El oso pardo tiene en esta cuenca uno de sus últimos reductos, después de haber
     Parque natural de Somiedo        ocupado la practica totalidad de la península ibérica de donde fue desapareciendo
                                      a consecuencia de las actividades humanas en su hábitat: la caza, la alteración de los
                                      usos del suelo y cultivos, la construcción de viviendas y de grandes infraestructuras
                                                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para





                                      como carreteras y autopistas han supuesto la fragmentación de su hábitat, que ha
                                      terminado confinando a los distintos grupos poblacionales en áreas demasiado
                                      pequeñas; en la actualidad viven poco más de cien ejemplares en dos poblaciones
                                      aisladas entre sí por las infraestructuras de comunicación que conectan la región
                                      con la meseta, ocupando las zonas montañosas menos antropizadas de las provin­
                                      cias de Asturias, León, Palencia y Cantabria. La interacción con el hombre nunca
                                      ha sido buena para el oso; en su afán por buscar alimento en los meses de mayor
                                              actividad es normal que se adentre en cultivos y cause daños a la ganadería, aunque         Aspecto invernal del pueblo
                 116
                                              debido a su baja densidad y su carácter huidizo las molestias que genera son inferio­       de Monasterio de Hermo,
                                                                                                                                          en el valle del río Narcea
                                              res a las producidas por otros animales, como es el caso del jabalí; en la actualidad, se
                           rios de Asturias




                                              encuentra catalogado como especie en peligro de extinción y los daños que producen          Parque natural de las
                                              son compensados por las administraciones públicas.                                          Fuentes del Narcea e Ibias
                                              Su actividad se concentra casi exclusivamente durante la noche y en horas crepus­
                                              culares, momento que dedican a la búsqueda de frutas, bayas, diversas plantas, miel
                                              setas e insectos, siendo los peces y otros animales una fracción muy pequeña de su
                                              dieta. Como es bien sabido, los osos caen en un profundo letargo con la llegada del
                                              frío invernal entre los meses de noviembre y marzo, tras haber ingerido una gran
                                              cantidad de alimento con el que poder alimentar a sus crías que nacerán en pleno
                                              invierno, durante el mes de enero, y permanecerán con la madre durante su primer
                                              año y medio de vida aprendiendo a buscar el alimento, marcar el territorio y ocul­
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              tarse del hombre. Las camadas son escasas, de uno a tres oseznos, aunque lo más
                                              frecuente son partos de dos crías, tiempo durante el cual la hembra no tendrá con­
                                              tacto con otro macho, por lo que transcurrirán dos años hasta un nuevo parto, como
                                              mínimo. Es característica en su reproducción el proceso embrionario de la especie
                                              que se reduce básicamente a los dos últimos meses de gestación; el óvulo fecunda­
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              do en la época de celo, entre los meses de mayo y julio, interrumpe su desarrollo,
                                              quedando en fase latente hasta el otoño, momento en el que se implanta en el útero
                                              y se reinicia la gestación; a este fenómeno se le denomina ovoimplantación diferida,
                                              siendo frecuente en muchos otros animales, como los mustélidos (nutria, tejon y
                                              comadreja), corzos e incluso murciélagos. Tras los tres primeros años de vida, las
                                              hembras de oso alcanzarán la madurez sexual fisiológica, pero pasarán todavía unos
                                              años hasta que participe de forma activa en la reproducción, dependiendo de la dis-
   Cascada y hayedo otoñal       ponibilidad y competencia entre machos. Con todo ello, las exigencias de la especie     117
         en el monte Redes       requiere un especial cuidado por nuestra parte para no interferir en los complicados
                                 procesos vitales que han de garantizar su supervivencia, cerrando y protegiendo




                                                                                                                        cuenca del Nalón
   El área central asturiana
                                 amplias zonas de su territorio al desarrollo de actividades de cualquier tipo que no
  se abastece de las aguas del   sean las encaminadas a proteger la especie; de esta forma, Asturias tiene una de las
  alto Nalón, a través de los    mayores extensiones de terreno protegida para la persistencia del oso pardo que ase­
embalses de Tanes y Rioseco,     gura en gran medida la estabilidad de su hábitat.
    que tienen una demanda
 de 45,3 hectómetros cúbicos

       Aspecto invernal del
     embalse de Tanes, Caso




                                                                                                                        ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                        Cortesía
de
Cajastur
para

El río Alba, en invierno presenta
un aspecto muy distinto al primaveral
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              120
 

En los meses invernales, cuando       El rebeco (Rupicapra rupicrapra), es un ungulado característico de las cumbres de
    el frío alcanza temperaturas      este territorio; auténticos equilibristas de los roquedos y acantilados montañosos,
extremas los arroyos se congelan      donde se desplaza en grupos familiares, su densidad óptima requiere un constante
      formando cascadas de hielo
                                      control poblacional, que se consiguió mediante la creación de cotos y reservas.
                                      A finales de los años noventa, sus poblaciones se vieron mermadas a consecuencia
      Animales tan dotados para       de la sarna, propagada por la interacción con la cabra doméstica, lo que requirió
 sobrevivir en la montaña como
                                      aumentar los esfuerzos en la gestión de la especie, creando franjas de terreno libres
 el rebeco no tienen más remedio
que buscar refugio en los bosques     de ejemplares para impedir el contagio de las distintas poblaciones, manteniendo
      para no perecer por la falta    las zonas contagiadas de forma aislada y realizando cazas selectivas de animales
                     de alimentos     infectados.




                                                                                                                               121




                                                                                                                              cuenca del Nalón
                                                                                                                              ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















      El corzo es un animal muy       En los bordes del mosaico de praderas y pastizales de la cuenca es muy frecuente el
     dotados para la carrera pero     corzo, (Capreolus capreolus L.), siendo el ungulado rumiante de mayor distribución
 cuando se ven sorprendidos por
                                      en la península ibérica. Los ungulados se caracterizan por tener sus extremidades
 las grandes nevadas, son presas
        fáciles para los lobos, más   terminadas en pezuñas, con apoyo en la última falange, en concreto, en el caso del
                                                                                                                              Cortesía
de
Cajastur
para





       dotados para poder correr      corzo sobre los dedos III y IV; al ser un rumiante presenta una dieta herbívora, con
                en esas situaciones   dientes selenodontos, sin incisivos en la mandíbula superior y con caninos inferio­
                                      res modificados en un cuarto incisivo, con el estómago compartimentado en cuatro
                                      cámaras que, en el caso del género Capreolus, dicha división digestiva no es comple­
                                      ta, lo que les obliga a llevar una dieta rica en componentes nutritivos adaptándose
                                      perfectamente a los ciclos anuales de la vegetación y con capacidad para limitar el
                                      consumo de energía durante la época más desfavorable.
                                              De talla pequeña, presenta una altura en la cruz que oscila entre los 65-75 centí­          Valle del río Nalón, al fondo
                122                                                                                                                       el pueblo de la Foz y el puerto
                                              metros, con un peso medio de 20-30 kilos. Como miembro de los cérvidos, los
                                              machos presentan cuerna caediza, de reducidas dimensiones y poco ramificada,                Tarna, envuelto en las nieblas
                           rios de Asturias




                                                                                                                                          típicas otoñales
                                              normalmente con seis puntas, y cuyo ciclo de renovación sucede en invierno. Otra
                                              característica que lo define es el acusado carácter territorial, especialmente en el caso
                                              de los machos, que mantienen una zona de exclusión frente a otros congéneres                La gineta (Genetta genetta)
                                              durante gran parte del año, prolongándose el período de celo de los machos duran­           es el único representante de la
                                              te casi 6 meses al año, de abril a septiembre. Su reproducción viene condicionada           familia de los vivérridos que
                                                                                                                                          vive en nuestra región. Sus
                                              por el fenómeno de la diapausa embrionaria, por el cual el óvulo permanece flo­             ancestros fueron introducidos
                                              tando en el útero de la hembra desde el momento de la fecundación (julio-agosto)            por los árabes que las usaban
                                              hasta principios del invierno (diciembre) comenzando entonces un ciclo de gesta­            como gatos domésticos, pues
                                              ción normal, produciéndose los partos a finales del mes de abril. Su aparente éxito         sus dotes para cazar roedores
                                              demográfico se debe a este fenómeno y al hecho de que en condiciones normales               son extraordinarias
                                                                                                                                          El agua no les gusta y
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              cada hembra pare dos recentales o corcinos al año (incluso 3 en casos excepciona­
                                              les), siendo ya fértiles al primer año de vida, fertilidad que mantienen hasta edades       prefieren dar grandes saltos
                                                                                                                                          que introducirse en ella
                                              muy avanzadas (8-9 años). Todas estas características unido a su gran plasticidad
                                              adaptativa a todo tipo de hábitats, incluso agrosistemas de llanura, le ha conferido
                                              un notable éxito demográfico que le ha llevado a la situación de prosperidad actual
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              en la península ibérica. Sin embargo, su historia evolutiva se encuentra llena de alti­
                                              bajos demográficos, lo que también indica una extraordinaria fragilidad ante fenó­
                                              menos como cambios bruscos del hábitat, presión de caza, predación, etc. Desde
                                              inicio de los años ochenta sus poblaciones han experimentado una espectacular
                                              expansión en grandes zonas de España, pasando de ser una especie desconocida por
                                              muchos a ocupar una posición de interés por la facilidad de su observación en horas
                                              tempranas del día incluso en zonas próximas a núcleos habitados por el hombre.
   El tejón, animal de costumbres    El tejón (Meles meles) es otro mustélido relativamente frecuente en los montes astu­
  nocturnas, que a pesar que vive                                                                                            123
                                     rianos; de mediano tamaño, tiene hasta 90 centímetros de longitud, de los cuales
   cerca del hombre pocas veces se   15 corresponden a la cola, pudiendo llegar a pesar 15 kilos. Con la cabeza alargada




                                                                                                                            cuenca del Nalón
 deja ver. Durante el invierno se
refugia y pasa largos periodos sin
                                     y triangular, es un voraz cazador de insectos terrestres, pequeños mamíferos y rep­
 comer ni beber, en los que pierde   tiles, aunque destaca su preferencia por las abejas y la miel, de donde deriva su
  mucho peso ya que no alcanzan      nombre (Meles). Son características las grandes madrigueras que realiza bajo tierra,
        una hibernación completa     divididas en varias galerías, de gran longitud y altura, donde conviven en clanes
                                     familiares defendiendo agresivamente sus territorios.




                                                                                                                            ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                            Cortesía
de
Cajastur
para

Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              124
 

                                      La fauna fluvial es asimismo, muy variada y característica. El martín pescador (Alcedo
                                      atthis) habita en prácticamente todos los lagos y ríos de forma sedentaria, alimentán­
                                      dose de pequeños peces e insectos acuáticos que captura lanzándose en picado al agua
                                      desde un posadero cercano, a modo de flecha. De vivos colores, destacan el azul tur­
                                      quesa del dorso y el castaño anaranjado del vientre, con un gran pico, de temibles pro­
                                      porciones que alargan su cuerpo corto y redondeado.

    El martín pescador es quizás
    el ave más ligada a los cursos
       fluviales de cuantas moran
   en nuestra región, ya que una
      parte importantísima de su
   dieta la componen los alevines
de peces que pesca zambulléndose
     en picado desde una atalaya
               próxima a su orilla


  La trucha común vive en todos
                                                                                                                                 125
      los ríos no contaminados de




                                                                                                                                cuenca del Nalón
   nuestra región y de ella se han
 descrito dos subspecies, la trucha
 común y el reo. La diferencia es
     que la última, es anadroma,
      es decir que migra al mar y
      remonta los ríos en la época
    de puesta, al igual que hacen
       otros ejemplares del mismo     De los peces más distribuidos por todas las aguas de esta cuenca destaca la trucha
        genero, como los salmones     común (Salmo trutta L.); constituye la especie piscícola más abundantes de los cur­
                                      sos fluviales de Asturias, pudiendo encontrarse en la práctica totalidad de ellos, a
                                      excepción de los que presentan períodos de estiaje acusado en algún momento del
                                      año, o tramos con algún grado de contaminación química o térmica. Pertenece a la


                                                                                                                                ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                      misma familia que el salmón y, al igual que éste, necesita aguas limpias y oxigenadas
                                      donde se desarrolle un ecosistema rico en invertebrados acuáticos que son la base
                                      fundamental de su alimentación. Se han llegado a describir diferentes poblaciones
                                      de truchas atendiendo a los hábitats ocupados por la especie, incluso se han llegado
                                      a clasificar subespecies, como las fario, trutta o lacustris, que surgen como adapta­
                                                                                                                                Cortesía
de
Cajastur
para





                                      ciones específicas a ambientes muy concretos. La distribución de las poblaciones a
                                      lo largo de las cuencas atiende a varios factores, pero los más representativos son la
                                      disponibilidad de alimento y la morfología del cauce; estos dos factores están ínti­
                                      mamente relacionados, de tal forma que el ancho del cauce, la fracción de cubierta
                                      arbórea, la tipología del lecho y la disponibilidad de refugio, influirá definitiva­
                                      mente en el régimen del caudal del río y la existencia de unas u otras especies de
                                      microfauna acuática.
                                              Pese a ser territorial la mayor parte del año, anualmente realiza una migración
                128
                                              reproductora hacia los tramos altos de los ríos principales de las cuencas y sus tri­
                                              butarios, donde busca el lecho de gravas adecuado y una leve corriente de agua para
                           rios de Asturias




                                              depositar los huevos, que son fertilizados externamente por el macho en un corte­         La trucha se adapta a multitud
                                              jo que puede observarse desde mediados del invierno hasta inicio de la primavera.         de ambientes acuáticos, siempre
                                              Una vez realizada la reproducción o freza, vuelven nuevamente a distribuirse aguas        que se trate de aguas frías,
                                              abajo, recolonizando los refugios y zonas de alimentación que no abandonarán              limpias y oxigenadas
                                                                                                                                        Su talla suele relacionarse con
                                              hasta el siguiente invierno; por su parte, los alevines recién nacidos comenzarán a       la velocidad y temperatura del
                                              alimentarse y entrarán en contacto con su nuevo medio en los riachuelos y peque­          medio donde vive, así en aguas
                                              ños arroyos donde nacieron, abandonándolos conforme las exigencias de alimento            rápidas y frías de montaña son
                                              les obligue a desplazarse hacia zonas más ricas y la competencia con sus hermanos         frecuentes ejemplares de pequeño
                                              sea menor.                                                                                tamaño, mientras que en aguas
                                                                                                                                        lentas y embalses alcanzan
                                              La densidad de truchas y su crecimiento es muy variable, ya que depende princi­           tamaños muy considerables
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              palmente de la temperatura del agua y de su productividad, parámetros que pueden
                                              venir representados por la altitud y la conductividad eléctrica del agua, valores estos
                                              últimos afectados por la geología de la cuenca y el uso del suelo por parte del hom­
                                              bre (agrícola, forestal, industrial, etc), aunque de forma genérica, la trucha en una
                                              misma cuenca crece más en los tramos bajos que en los altos, y más en los cursos
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              principales que en los afluentes, como respuesta a un aumento de la temperatura
                                              media y de la riqueza de las aguas.
                                              La búsqueda constante de alimento representa un reto para las truchas que viven en
                                              los ríos que desembocan directamente en el mar, llegando a producirse una migra­
                                              ción alimenticia que ha dado como resultado la adaptación fisiológica del pez al
                                              medio marino para soportar el cambio osmótico en un fenómeno conocido como
                                              esguinado o esmoltificación. Si bien hasta hace poco se consideró que esta estrategia
                                                                                                                                129




                                                                                                                               cuenca del Nalón
     La alimentación de la trucha
  común se basa en ninfas acuáti­
 cas de la familia de las efémeras,
    tricópteros, plecópteros y de su
posterior fase adulta, combinadas
con gusanos o pequeños crustáceos
   que crecen y se reproducen cerca
   de las plantas colindantes a las
         orillas o que caen al agua


                                                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                       correspondía a una subespecie, los estudios genéticos han revelado que se trata de
                                       la misma especie que conserva rasgos adaptativos propios de su evolución durante
                                       la retirada de los hielos en la última glaciación; de hecho, la explicación más acep­
                                                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para





                                       tada es que representa una maniobra en la búsqueda de alimento, bien por exceso
                                       de competencia en caso de densidades poblacionales altas, por contaminación o
                                       incluso por presión pesquera. De esta forma, se habla de trucha residente y trucha
                                       migradora, las cuales son difícilmente diferenciables cuando estas últimas llevan
                                       varios meses de retorno a las aguas dulces, ya que vuelven a adquirir el color del
                                       entorno y se mimetizan con el ambiente al igual que aquellos ejemplares que per­
                                       manecieron en todo momento en el río.
                                              Representa sin duda uno de los peces más demandados por los pescadores depor­         Las truchas se reproducen entre
              130                             tivos, y sobre los que más estudios y esfuerzos de gestión se han realizado desde     noviembre y diciembre, cuando la
                                                                                                                                    temperatura del agua oscila entre
                                              hace siglos, de tal forma que en la actualidad es posible determinar una enorme
                                                                                                                                    5 y 10ºC, por entonces la hembra
                           rios de Asturias




                                              variedad de datos con solo la observación de una de sus escamas; al igual que suce­   excava un pequeño hueco en
                                              de en el tronco de los árboles, las truchas generan anualmente un anillo más o        la grava y deposita los huevos
                                              menos concéntrico que define el crecimiento del animal, incluso una lectura más       que son inmediatamente
                                              detenida es capaz de arrojar otros datos de interés, como el número de veces que se   fecundados por el macho
                                              reprodujo o incluso si pasó períodos de enfermedades o crecimientos anormal-
                                              mente bajos. Esta técnica, conocida como escalimetría ayuda a estudiar el compor­     Las truchas son animales que
                                              tamiento de la especie en ríos concretos y es la base fundamental, junto con los      mantienen un fuerte carácter
                                              estudios hidrobiológicos, para realizar una adecuada gestión de las poblaciones de    territorial durante todo el año y
                                              cara a su persistencia y conservación.                                                no dudan en atacar a cualquier
                                                                                                                                    intruso, incluyendo a miembros
                                                                                                                                    de su propia especie, con tal
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                                                                                                                    de defender su territorio
                                                                                                                                    No obstante, cuando se acerca
                                                                                                                                    su ciclo reproductor es habitual
                                                                                                                                    ver numerosos ejemplares que
                                                                                                                                    realizan migraciones conjuntas
                                                                                                                                    hacia los tramos altos de los ríos
Cortesía
de
Cajastur
para

         Los factores que influyen
negativamente en las poblaciones
 de truchas y reos, entre otros son:
la contaminación de las aguas, la
     sobrepesca y el furtivismo, la
 competencia de especies alóctonas
   introducidas y la mala gestión
       medioambiental de los ríos


         La pesca de la angula en      Otro pez migrador, característico de estas aguas es la anguila de río (Anguilla
     la desembocadura del Nalón        anguilla), presente en todos los cursos de agua dulce del Principado, aunque es en
   Las jornadas laborales pueden       la desembocadura del Nalón donde la fama de la angula se hace patente desde hace
     oscilar entre unos 75 días en
 los años flojos y unos 120 en los
                                       siglos. La pesca de la angula, como se conoce a la fase juvenil de este pez se realiza
  más abundantes. Su captura se        en las noches más oscuras del invierno, momento en que se acercan a las aguas salo­
     realiza por la noche y el frío    bres después de realizar una fantástica migración de forma inversa a la que realiza
    intenso reinante a esas horas,     el salmón; esta migración se denomina catadromía, donde parte de su vida juvenil y
       obliga a los pescadores a ir    adulta sucede en agua dulce, alimentándose, mientras que la fase reproductora
           siempre muy abrigados
                                       sucede en el mar, pero que en su caso, solo la realiza una vez en toda su vida, ya que
                                       muere tras el desove.
                                                                                                                                 131




                                                                                                                                cuenca del Nalón
                                                                                                                                ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                                Cortesía
de
Cajastur
para

                                              La peculiaridad de su viaje es la gran separación entre ambas zonas; si bien las
                132
                                              anguilas se reparten por todos los ríos costeros, el lugar elegido por todas ellas es el   Cuando las anguilas tienen 14
                                              mar de los Sargazos en el océano Atlántico septentrional, cerca de las islas               o 15 años, cambian su coloración
                           rios de Asturias




                                              Bermudas, caracterizado por la ausencia de vientos y corrientes marinas, y la abun­        grisverdosoamarillento a un azul
                                                                                                                                         plateado, es el momento en el que
                                              dancia de plancton y algas que forman auténticos bosques flotantes. Este comple­           realizan sus largas migraciones
                                              jo ciclo migratorio dificulta el conocimiento sobre los hábitos reproductivos de la        al mar de los Sargazos para
                                              especie, lo que hace que, pese a su enorme valor gastronómico no se haya podido            reproducirse
                                              reproducir en cautividad. Se conoce su existencia formando parte del zooplancton
                                              marino después de la eclosión del huevo, realizando la migración hacia los ríos lle­
                                                                                                                                         Las angulas son capturadas junto
                                              vados por las corrientes marinas; en este viaje pasa por diferentes estadios larvarios     con abundante materia orgánica
                                              denominándose leptocéfalo y tardará alrededor de tres años en llegar a las costas          que es arrastrada por el río
                                              europeas donde, con la llamada del agua dulce de las desembocaduras de los ríos
                                              realizará una última transformación denominándose angula, con el aspecto prácti­
                                                                                                                                         Migración de las anguilas
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              camente definitivo al que tendrán de adultos, excepto en los colores, que los irá tor­
                                              nando conforme transcurran los días en aguas salobres, desde un blanco trasparen­
                                              te hasta ocres muy oscuros en el dorso y dorados en el abdomen.
Cortesía
de
Cajastur
para

                                   El tiempo de permanencia en las desembocaduras es variable, pudiendo ser de
                                   varios años, hasta que sienten la llamada de adentrarse en los cursos fluviales y per­
                                   manecer allí muchos años. Una vez que deciden abandonar el río, transforman de
                                   nuevo su cuerpo para adaptarse a las profundidades oceánicas y mimetizarse con el
                                   entorno, ampliando los ojos y desarrollando un característico color plateado.
                                   Adaptada a la práctica totalidad de los ecosistemas fluviales, sus poblaciones han
   En el año 2009 la temporada     disminuido en los últimos años, en parte a consecuencia de la mayor predación que
  de la angula se saldó en marzo   se ejerce sobre ella por parte de la fauna fluvial, especialmente la nutria, y por sobre-
 con unas ventas de 2.811 kilos,   pesca. Con un ciclo biológico tan largo y complejo, las pocas angulas que en los
 un 248 % más que la campaña       últimos años son capaces de remontar los ríos, hacen prever cual será la población
     anterior. Concentrándose la
                                   adulta que conseguirá dentro de 20 o 30 años realizar su viaje de reproducción con
mayor parte de estas capturas en
 la ría del Nalón, donde faenan    éxito. Actualmente, la fase fluvial se encuentra vedada y no es posible su pesca,
unas 45 embarcaciones, algunas     como un intento por proteger aquellos ejemplares que han conseguido alcanzar
   como en la foto, muy modestas   finalmente las zonas de engorde y preservar así la especie y la función biológica que
                                   esta tiene en los ecosistemas fluviales.
                                                                                                                                133




                                                                                                                               cuenca del Nalón
                                                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para

Embarcaderos ancestrales en la ría de San Esteban de Pravia, Muros del Nalón
Hasta finales de los años ochenta, la presencia del cangrejo de río (Austropotamobius    La presencia del cangrejo de río
pallipes) en cualquier masa de agua era habitual, incluso en densidades muy eleva­       en Asturias esta cada vez más
                                                                                         comprometida, su principal
das, hoy en día su presencia se reduce a zonas muy puntuales y protegidas.
                                                                                         enemigo es la presencia de un
Artrópodo decápodo, con un cuerpo cubierto por un caparazón de consistencia              hongo que les produce una
dura; su cuerpo se presenta fragmentado en dos porciones, una anterior o cefalotó­       enfermedad conocida como
rax y otra posterior o abdomen. Su primer par de patas presentan unas pinzas muy         afanomicosis y que ha mermado
desarrolladas que utiliza para capturar su alimento, los dos siguientes pares de patas   enormemente sus poblaciones,
                                                                                         de tal forma que ha llevado a
tienen también pinzas, de pequeño tamaño. Pese a no ser excesivamente exigente en
                                                                                         la especie a figurar en peligro
cuanto a los requerimientos del hábitat, agradece las aguas ricas en sales de calcio y   de extinción en la lista roja
cantidades de oxígeno disuelto comprendidas entre 3 y 12 mg/l, en un rango de            de la fauna amenazada
temperaturas que van desde los 8,5 a los 22º C. Pese a todo, es un buen indicador
de la calidad ambiental de las aguas que habita. Se localiza en zonas de corriente de
escasa velocidad, con fondos de naturaleza variable pero con preferencia de gravas y
vegetación riparia, ocultándose de la luz en agujeros excavados en los taludes de las
orillas y bajo las piedras. Su mayor actividad la despliega por la noche, permane­
ciendo activo desde la primavera hasta el otoño, hibernando el resto del año en sus
escondrijos preferidos. Previamente a la hibernación se produce el acoplamiento
reproductivo tras el cual la hembra portará en su abdomen de 40 a 80 huevos que
protegerá hasta la primavera siguiente. Su desarrollo y crecimiento se realiza
mediante mudas sucesivas, en las que el cangrejo se libera de su caparazón o exuvia,
aumentando de tamaño; este proceso lo realiza 5 o 6 veces a lo largo de su primer
           Lecho del río Narcea,     año de vida, disminuyendo posteriormente hasta completar 2 mudas en los machos
          con algas filamentosas     y una muda en las hembras en la edad adulta hasta los 6 a 7 años de su vida.
                                     Su alimentación es variada, desde macroinvertebrados acuáticos, larvas de anfibios,
        El río Pajares, nace en el   carroña, plantas acuáticas y algas, siendo éste a su vez la base alimenticia de la
   puerto que le da su nombre y      mayoría de los depredadores fluviales, desde peces a mamíferos como la nutria; sin
une sus aguas con el río Huerna,     embargo la causa fundamental de su práctica desaparición y el origen de los males
            para formar el Lena      que le han conducido hasta su estatus de especie en peligro de extinción son con­
                                     secuencia de una enfermedad conocida como afanomicosis, provocada por un hongo
                                     del grupo de las saprolegnias denominado Aphanomyces astaci, cuya presencia en la
                                     península se detectó a finales de la década de los setenta, seguramente portado por
                                     ejemplares de cangrejos alóctonos (Procambarus clarkii y Pacifastacus leniusculus)
                                     introducidos en nuestro país para aumentar las poblaciones cangrejeras en ríos del
                                     centro y sur peninsular. La propagación del hongo se produjo con especial rapidez
                                     y virulencia, afectando a los ejemplares en el momento de la muda, en muchos
                                     casos por la conexión de los diferentes cursos de agua y tributarios principales, en
                                     otros utilizando como portador de esporas al ser humano, invadiendo en pocos
                                     años la práctica totalidad de las aguas continentales y provocando la desaparición
                                     absoluta del cangrejo de río en casi todas las masas de agua, a excepción de aque­
                                     llas que no se encuentran conectadas a ninguna otra y que representan islas donde
                                     aún se conservan poblaciones saludables.
                                              De gran importancia ecológica, el mejillón de río o madreperla (Margaritifera mar­        El mejillón de río o madreperla
                138                                                                                                                     es uno de los invertebrados más
                                              garitifera L.) tiene en esta aguas unas de las mejores colonias a nivel europeo. Es un
                                              molusco bivalvo de gran tamaño, hasta catorce centímetros, que vive en ríos con           amenazados de Europa
                           rios de Asturias




                                              poblaciones de salmónidos, hospedadores de sus larvas, asentados en las orillas de        Actualmente se encuentra al
                                              escasa profundidad de aguas limpias, frescas y de corrientes no muy fuertes, sobre        borde de la extinción y son muy
                                                                                                                                        pocos los ríos que gozan
                                              fondos de cantos rodados, gravas y arenas preferentemente en zonas sombreadas             de su presencia
                                              por el arbolado. Se alimenta filtrando hasta cincuenta litros de agua al día por lo
                                                                                                                                        Se trata de un molusco bivalvo
                                              que es un excelente depurador natural de las aguas.                                       que vive en los ríos de aguas
                                              Su nombre deriva de la palabra griega margaritês (perla), siendo hasta mediados del       limpias y claras, pobres en calcio
                                              siglo XX explotada para la producción de perlas para joyería. Son muy longevos,           y nutrientes, anclado a los fondos
                                              pudiendo vivir desde treinta años en aguas cálidas hasta ciento veinte en aguas frías     pedregosos o arenosos pobres en
                                              del norte de Europa. Dispuesto en colonias con densidades que oscilan entre los 15        limos y cercanos a la zonas
                                                                                                                                        remansadas o poco profundas
                                              y los 80 individuos por metros cuadrado (Álvarez Claudio et al.), la existencia úni­
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              camente de individuos de gran tamaño no indica más que la población está enve­
                                              jecida y solamente la que mantiene ejemplares de diversos tamaños, en especial
                                              pequeños, son las que muestran una reproducción activa y por tanto una garantía
                                              en la persistencia de la colonia; se estima que una población esta sana cuando pre­
                                              senta una proporción de juveniles elevada, en torno a un 30% de individuos de
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              menos de veinte años (Bauer, 1988) con presencia casi exclusiva en estas densida­
                                              des en las poblaciones españolas.
                                              Actualmente es uno de los invertebrados más amenazados de Europa; las mayores
                                              poblaciones mundiales de la especie se encuentran en los ríos Karelia y los de la
                                              península de Kola, en el noroeste de Rusia. En la península ibérica está presente en
                                              toda la costa gallega y en Asturias, limitándose su distribución a los ríos centrales y
                                              orientales, sin constatarse su presencia en los ríos de la zona calcárea de oriente.
                                     Es una especie muy sensible a contaminantes de tipo orgánico y a la eutrofización
                                     de las aguas, por lo que puede haber sido la causa de la desaparición y declive de la
                                     especie en la mayoría de los ríos, como consecuencia del uso de sustancias orgáni­
 En su tramo medio el río Pino       cas en las pequeñas industrias agrícolas.
     talla un estrecho desfiladero
                                                                                                                                   139
                                     Su ciclo vital es complejo; para evitar el efecto de deriva sobre sus larvas (gloquidios),
   de paredes casi verticales, que   estas se hospedan en las branquias de peces durante algunos meses, especialmente en




                                                                                                                                  cuenca del Nalón
en algunos puntos no tiene más
 de seis metros de anchura y por     los salmónidos, hasta tal punto que la especiación de Margaritifera es un fenómeno
  cuyo cauce discurren sus aguas     de convolución asociado a la especiación del género Salmo, de forma que el salmón
    formando numerosos rápidos       atlántico (Salmo salar) y la trucha común (Salmo trutta), sobre todo su variedad
       y cascadas de gran belleza    migradora o Reo son los hospedadores óptimos. Además de los contaminantes orgá­
    Para proteger este paisaje en    nicos, las obras en los cauces, el pisoteo del lecho donde se asientan las colonias, las
       abril de 2001 se le declaró
             monumento natural       actividades turísticas que remuevan fondos como el piragüismo, o la baja densidad de
                                     hospedadores, pueden llevar a esta delicada especie a la desaparición.
                                     Hoy en día es una auténtica joya de nuestros ríos, siendo una reserva genética de la
               Página posterior      especie a nivel europeo que podría servir para restaurar las poblaciones desapareci­
   El río Narcea, en su cuenca       das del sur de Europa si las condiciones del hábitat se recuperan en el futuro. La


                                                                                                                                  ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















  alta, atraviesa el hayedo del      persistencia de esta especie es fundamental para la ecología de los ecosistemas flu­
monasterio de Hermo y aunque         viales, siendo venerada su presencia en las aguas desde antiguo; en la mitología
   discurre a muy pocos metros
  de la carretera comarcal deja
                                     griega formaban parte de las Náyades, ninfas de los cuerpos de agua dulce, fuentes,
    a su paso rincones preciosos     pozos, manantiales, arroyos y riachuelos, encarnado la divinidad del curso de agua
  que no se olvidan fácilmente       que habitan; en su calidad de ninfas, las náyades son seres femeninos, dotados de
                                                                                                                                  Cortesía
de
Cajastur
para





                                     gran longevidad pero mortales. Todas las fuentes y manantiales célebres tienen su
                                     náyade o su grupo de náyades, normalmente consideradas hermanas, y su leyenda
                                     propia. Eran a menudo objeto de cultos locales arcaicos, adoradas como esenciales
                                     para la fertilidad y la vida humana. Los jóvenes que alcanzaban la mayoría de edad
                                     dedicaban sus mechones infantiles a la náyade del manantial local, y con frecuencia
                                     se les atribuía propiedades curativas bebiendo el agua al que estaban asociadas o
                                     bañándose en ellas.
                                                                                                                                        El tritón palmeado es la especie
                                                                                                                                        más abundante en la región,
                                                                                                                                        encontrándose prácticamente en
                                                                                                                                        cualquier lugar que tenga aguas
                                                                                                                                        tranquilas, permanentes y
                                                                                                                                        con un cierto grado de pureza
                                                                                                                                        Su nombre proviene de
                                                                                                                                        la membrana interdigital
                                                                                                                                        que une sus dedos posteriores y
                                                                                                                                        el macho de la especie en la época
                                                                                                                                        de celo, presenta una pequeña
                                                                                                                                        cresta en la cola que acaba en
                                                                                                                                        un delgado filamento
                                                                                                                                        La hembra tiene los colores
                                                                                                                                        más apagados y generalmente
                                                                                                                                        tiene mayor tamaño


                                              Los anfibios representan un grupo de vertebrados que, si atendemos al origen de 
 

                                              su nombre, amphi (ambos) y bio (vida), representan animales que se encuentran en 
 

                                              ambos medios bióticos: el agua y la tierra. Fueron los primeros vertebrados en 
 

                                              adaptarse a la vida semiterrestre y poseen ciertas características comunes con los 
 

                                              peces, como la ausencia de amnios, o cubierta embrionaria, y la respiración bran­
 

                                              quial en las primeras etapas de su desarrollo; la adaptación al medio terrestre la rea­
 

                                              lizan después de sufrir una metamorfosis, pasando a ser ectodérmicos como los rep­
 

               142
                                              tiles y con respiración pulmonar, como el resto de vertebrados terrestres. Su impor­
 

                                              tancia ecológica es vital; además de formar parte de la cadena trófica en sus dife­
 

                           rios de Asturias




                                              rentes etapas biológicas para la inmensa mayoría de especies carnívoras, los anfibios 
 

                                              en su fase adulta se alimentan de artrópodos y otros invertebrados por lo que man­
 

                                              tienen el equilibrio ecológico entre los dos medios: el acuático y el terrestre. Su dis­
 

                                              tribución es amplísima, estando presente en la práctica totalidad de ecosistemas, lo 
 

                                              que ha originado una variedad de más de 6.000 especies que se adaptan a cada 
 

                                              ambiente. De todos ellos los más representativos y conocidos son los caudados (sala­

                                              mandras y tritones) provistos de miembros iguales y una cola, y los anuros (ranas y 
 

                                              sapos), provistos de miembros desiguales y carentes de cola en estado adulto, con 
 

                                              una columna vertebral reducida y rígida, adaptada al salto llamada urostilo. De 
 

                                              todos ellos, en Asturias existe una amplia diversidad de especies y en este capítulo 
 

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              os mostraremos algunas las más representativas. 
 

                                              La salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica) se caracteriza por poseer una cola 
 

                                              especialmente desarrollada, alcanzando tamaños que duplican la longitud del cuerpo, 
 

                                              llegando a los 16 centímetros. De cabeza aplastada, extremidades cortas y colora­
 

                                              ción parda oscura con dos bandas dorsolaterales de color cobrizo que se unen en la 
 

Cortesía
de
Cajastur
para





                                              parte final de la cola. Representa un endemismo ibérico que se distribuye por el 
 

                                              noroeste peninsular, especialmente en la zona central de Asturias y la cuenca del 
 

                                              Nalón, en arroyos montañosos de aguas puras. Es el único urodelo ibérico que pre­
 

                                              senta el mecanismo de autonomía y regeneración de la cola típico de los reptiles; si 
 

                                              el animal es agarrado por un depredador, desprende parcial o totalmente su cola, 
 

                                              que permanece moviéndose nerviosamente para distraer la atención del atacante y 
 

                                              permitir la huída de la salamandra. 
 

      La salamandra rabilarga es
       un endemismo del noroeste
ibérico que se asocia a ambientes
   de extremada humedad donde
        vive a alturas inferiores a
   los 1.100 m, siempre en aguas
 limpias, frías y muy oxigenadas


         Río de la Foz Grande,
      tributario del río Teverga
   Este pequeño río desciende de
        los puertos de Agüeria y
       en sus remansadas aguas
     nacen cada año millones de
    renacuajos de los cuales muy
       pocos llegan a ser adultos




                                                                                                                               143




                                                                                                                              cuenca del Nalón
                                                                                                                              ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA

















                                      El tritón palmeado (Lissotriton helveticus) es el más abundante y ampliamente dis­
                                                                                                                              Cortesía
de
Cajastur
para





                                      tribuido de todos los caudados en Asturias, adaptado a todo tipo de altitudes y hábi­
                                      tats dulceacuícolas, tolerando cierto grado de contaminación y turbidez del agua,
                                      pudiendo encontrarse incluso en rodadas encharcadas de caminos y cunetas. En la
                                      época de celo, el macho tiene un color más intenso que la hembra, y presenta una
                                      cresta en la cola tanto en la zona superior como en la zona inferior finalizando en
                                      un delgado filamento. La característica principal de la especie es la presencia de
                                      dedos palmeados en las patas posteriores.
                                              El tritón jaspeado (Triturus marmoratus) presenta una coloración de fondo verde o    El tritón jaspeado es una
                                              amarillo verdoso, con numerosas manchas negruzcas de gran tamaño que forman          especie de hábitos nocturnos
                                                                                                                                   pero en la época de reproducción
                                              un reticulado que se une frecuentemente formando grandes manchas. De cuerpo
                                                                                                                                   su actividad puede llegar
                                              robusto y sección subcircular, tiene una cola ligeramente inferior que el cuerpo     a ser totalmente diurna
                                              comprimida lateralmente y engrosada en su parte inicial, que en los machos pre­      Los machos de la especie en esa
                                              senta una llamativa cresta en el dorso en la época de reproducción. Esta comienza    época presentan una llamativa
                                              en febrero y se extiende hasta finales de abril, depositando de uno en uno los 200   cresta que les recorre el dorso
                                              a 400 huevos. Durante su fase larvaria evita las aguas movidas, ocupando charcas,
                                              abrevaderos y estanques, donde se alimenta de invertebrados y de otras larvas de
                                              anfibios, incluso de la misma especie; en su estado adulto su dieta esta formada
                                              principalmente por caracoles, babosas, larvas de insectos y lombrices.




              144
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

        La piel de los anfibios se   El tritón alpino (Mesotriton alpestris) posee unos colores muy llamativos, pardo­
         muda periódicamente y       azulados en el dorso, con tonos grisáceos y un punteado continuo de manchas más
    en este proceso sólo eliminan
                                     oscuras. Los machos durante el período reproductor y con la piel recien mudada
          la capa más superficial
         Estos ciclos se controlan   presentan una cresta dorsal poco desarrollada y de colores vivos, que se inicia en la
     hormonalmente y en el caso      cabeza y se extiende hasta la cola. Esta especie está bien representada en el bosque
     del tritón alpino se produce    de Muniellos, como límite occidental de su distribución natural, restringiéndose el
siempre cuando regresan al agua      resto a una estrecha franja del norte peninsular hasta las sierras de Urbasa y Aralar
    para iniciar su reproducción
                                     en Navarra. Tienen una gran fidelidad por las zonas de reproducción habituales, rea­
                                     lizando migraciones a finales del invierno, utilizando el campo magnético terrestre
                                     como principal fuente de información para orientarse.




                                                                                                                              145




                                                                                                                             cuenca del Nalón
                                                                                                                             ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                             Cortesía
de
Cajastur
para

Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              146
 

                    Paisaje subacuático   El tritón ibérico (Lisotriton boscai) es un endemismo ibérico que se distribuye por
               del río Huerna, Pajares    la mitad occidental de la Península. Es de pequeño tamaño, rara vez alcanza los 95
                                          mm de longitud total y las hembras son mayores que los machos. En condiciones
                         Tritón ibérico
                                          favorables, pueden prolongar su fase acuática todo el año y en la época de celo
                                          puede mantener su actividad tanto por la noche como por el día.




                                                                                                                                  147




                                                                                                                                 cuenca del Nalón
                                                                                                                                 ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                                 Cortesía
de
Cajastur
para





Macho de sapo partero acarreando          El sapo partero común (Alytes obstetricans) presenta un aspecto rechoncho con una
 los huevos que pone la hembra. Si        característica pupila vertical e iris dorado con vetas negras; de pequeño tamaño,
 la climatología es benigna pueden        inferior a 5 centímetros, presenta una coloración dorsal de gris a parda, con peque-
reproducirse dos o tres, veces al año
                                          ñas manchas verdes, rojizas y negras poco marcadas, y el vientre claro.
Vive en una gran variedad de ambientes, incluso en áreas muy humanizadas, espe­        El río Valgrande, Pajares
cialmente en zonas agrícolas donde caza al acecho moscas, arañas, escarabajos,         atraviesa un frondoso hayedo
polillas y, en general, cualquier artrópodo de dimensiones adecuadas a su pequeño      y en los meses otoñales ofrece al
                                                                                       visitante algunas de las imágenes
tamaño. La reproducción, relativamente compleja, se realiza en tierra: la hembra       más bellas que se pueden
desprende un cordón de huevos que, tras ser fecundados, son enrollados por el          encontrar en nuestra región
macho entre sus patas traseras, siendo el porteador de tan preciada carga durante
un mes, transcurrido el cual soltará la puesta en el agua, donde las larvas romperán
la cubierta del huevo para nadar libremente.
Hembra de caballito del diablo de alas
 estrechas (Enallagma cyathigerum)
    A menudo son confundidos con las
      libélulas sin embargo, se pueden
 diferenciar fácilmente de estas si nos
  fijamos en el modo en que disponen
 las alas mientras descansan posados
        Las libélulas las mantienen en
    perpendicular al cuerpo, mientras
        que los caballitos del diablo las
           disponen alineadas junto al
            abdomen, en línea con este




                                             149
 





                                            cuenca del Nalón
                                            ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                            Cortesía
de
Cajastur
para

                                                                                                                                      Los cladóceros son un subgrupo
                                                                                                                                      de branquiópodos muy numeroso
                                                                                                                                      y son conocidos con el nombre
                                                                                                                                      genérico de “pulgas de agua”,
                                                                                                                                      aún cuando incluye animales
                                                                                                                                      de aspecto y características bien
                                                                                                                                      distintas. Son prácticamente
                                                                                                                                      transparentes y es fácil encon­
                                                                                                                                      trarlas en charcas, estanques,
                                                                                                                                      lagos, cursos fluviales e incluso
                                                                                                                                      a veces se aclimatan al mar.
                                                                                                                                      Una sola hembra puede llegar
                                                                                                                                      a poner 10.000 huevos en
                                                                                                                                      un período de 60 días.


                                                                                                                                      El sapo común es el anfibio más
                                                                                                                                      abundante y conocido de nuestra
                                                                                                                                      región es capaz de vivir desde
                                                                                                                                      el nivel del mar hasta grandes
                                                                                                                                      alturas, siempre que encuentre
                                                                                                                                      aguas permanentes. Los adultos
                                                                                                                                      viven fuera de ella y sólo la visi­
                                              El sapo común (Bufo bufo), es muy habitual en toda clase de hábitats, especialmen­      tan para efectuar la reproducción
                                              te en aquellos con cierta contaminación, al ser más resistente a las aguas insalubres
                                              que otras especies de anfibios durante su fase larvaria. De gran tamaño, alcanza los
                                              15 centímetros de longitud; constitución compacta con piel muy rugosa recubierta
                                              de glándulas secretoras de un líquido tóxico e irritante. Es muy longevo, pudiendo
                                              vivir hasta 30 años, si bien la media es de unos 10 años.
               150
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

                                                                                                                            151




                                                                                                                           cuenca del Nalón
                                                                                                                           ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















El sapo corredor soporta climas    El sapo corredor (Epidalea calamita) es de tamaño mediano, aunque con un rango de
  muy extremos y su coloración     tamaño relativamente amplio, desde los 3 a los 7 centímetros en los machos, llegan­
    es muy variable, casi hasta    do hasta los 9 en las hembras. Robusto y de extremidades relativamente cortas, por
                                                                                                                           Cortesía
de
Cajastur
para





   tal punto que podemos decir
   que cada individuo tiene su
                                   lo que no puede saltar (de ahí su nombre). Su cabeza es más ancha que larga, con el
     propio diseño y ni siquiera   hocico corto y redondeado. La piel dorsal es muy verrugosa de color variable, desde
    la línea vertebral clara que   el verde grisáceo al marrón, alternada con manchas más claras de distinto tamaño.
recorre su espalda está presente   Presente en toda la península ibérica, desde zonas costeras hasta los 2.500 metros de
         en todos los ejemplares   altitud, en una amplia variedad de ambientes, incluso con fuerte influencia antrópi­
                                   ca, es fácil de localizar durante la reproducción, ya que en esa época emite un canto
                                   sonoro que se prolonga en las noches de invierno, similar al de los grillos.
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              152
 

                                                                                                                           153




                                                                                                                          cuenca del Nalón
                                                                                                                          ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















  La ranita de San Antonio es      La ranita de San Antonio (Hyla arborea) vive desde el nivel del mar hasta una de
 muy longeva, pueden alcanzar      altitud los 1.200 metros. Es considerada un barómetro biológico en función de la
  sin mayores problemas los 10
  años de edad y en cautividad
                                   intensidad de su canto, que depende de la humedad ambiental; su piel, de un color
                                                                                                                          Cortesía
de
Cajastur
para





     pueden pasar de los veinte    verde brillante, debe estar permanentemente húmeda, por lo que sus hábitos son
                                   estrictamente nocturnos. El macho presenta una característica bolsa bajo su boca,
                                   que infla al realizar su potente canto para atraer a la hembra, y que puede llegar a
Macho de caballito del diablo de   tener un tamaño mayor que el de su cabeza.
 alas anchas (Calopteryx virgo)
    de un color azul metalizado
                                   Asociada siempre a ambientes con agua permanente y abundante flora, preferente­
                  muy brillante    mente árboles, matorrales y vegetación densa, donde trepa hacia las hojas y bordes
                                   más lisos gracias a unas grandes ventosas que tiene al final de los dedos.
 En las cimas del parque natural
de Somiedo se reconocen multitud
 de circos glaciares, que son vesti­
    gios de la última glaciación la
  Würmiense, ocurrida hace unos
      30.000 años y que cubrió la 
 

    cordillera Cantábrica de hielo 
 

   hasta cotas comprendidas entre 
 

     los 800 y los 1.000 m.s.n.m. 
 

                                                                                                                                   155
     En la foto, el Lago del Valle




                                                                                                                                  cuenca del Nalón
   La rana bermeja que vive en 
 

 Asturias se ha englobado dentro 
 

    de la subspecie parvipalmata 
 

  y es un anfibio eminentemente 
 

     terrestre que le ha permitido 
 

       conquistar gran número de 
 

    hábitats, como pueden ser los 
 

  ríos, arroyos, charcas, turberas, 
 

   pastizales, lagunas, etc. donde 
 

 caza multitud de invertebrados 
 





                                                                                                                                  ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                 Página posterior
    El río de Valgrande antes de 
 

   tributar sus aguas al Caudal, 
 

  atraviesa un magnifico hayedo 
 

         que en otoño ofrece unos 
 

                                                                                                                                  Cortesía
de
Cajastur
para





           paisajes espectaculares 
 



                                          La rana bermeja (Rana temporaria) se distribuye de forma continua por toda la
                                          franja norte, donde exista un alto grado de humedad y temperaturas inferiores a
                                          26º C, desde el nivel del mar hasta los 2.000 metros de altitud. Fuera del período
                                          reproductor presenta hábitos bastante terrestres, siendo frecuente que migre hacia
                                          zonas de matorral, bosques de frondosas y pedregales, alejados de corrientes de agua.
  La rana patilarga (Rana iberica), de coloración parda y cuerpo esbelto, presenta una
  característica mancha oscura entre el ojo y el tímpano, así como unos miembros
  posteriores muy largos. Su distribución se extiende por el noroeste peninsular en
  arroyos de aguas frías y rápidas, charcas y lagunas de alta montaña, y constituye una
  parte fundamental de la dieta de las nutrias y las culebras de agua.




La rana patilarga es una endemismo ibérico,       En primer plano líquenes rupícolas,            En los últimos tramos del río Alba,
su principal área de distribución es en el nor­   que indican la ausencia de contaminación y     nos encontramos con una de las cascadas
oeste peninsular. Estando ausente en nuestra      al fondo los lagos de Calabazosa y Cerveriz,   más bellas de la región por el entorno
región en toda la zona central y oriental         rodeados por los Picos Albos                   perfectamente conservado
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Nalón
                                                              159
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















         La rana común o verde      La rana común (Rana perezi) es uno de los anfibios más conocidos de nuestro país
camuflándose entre la vegetación    pues su distribución abarca todo el territorio nacional, incluyendo el archipiélago
  gracias a su coloración verdosa
                                    balear y canario donde ha sido introducida por el hombre. Es una especie muy acuá­
Los abrevaderos del ganado han      tica y siempre permanece ligada a la presencia de este elemento, soportando muy bien
cumplido un papel fundamental       la contaminación orgánica e incluso cierto grado de salinidad. Su actividad es tanto
en la conservación de numerosas     diurna como nocturna y en nuestra región es posible hallarla en marjales, charcas,
             especies de anfibios   cursos fluviales, embalses, acequias y estanques, tanto a nivel del mar como en altu­
                                    ras que no sobrepasen los 2.000 metros.




                                                                                                                             161




                                                                                                                            cuenca del Nalón
                                                                                                                            ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                            Cortesía
de
Cajastur
para

       Valle del río Monasterio, con el Crestón
  y la sierra de Pintacanales en primer plano
                  Al fondo, el Canto del Oso y
los Picos de Europa, parque nacional de Redes
              164
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para





                                              Paisaje otoñal del arroyo de Borbogues, afluente del Nalón,
                                              cruzando el hayedo del Parque natural de Redes
I. SITUACIÓN   Cuenca	 	                                 Nalón-Narcea      III. GEOLOGÍA Y EDAFOLOGÍA

               UTM nacimiento	 	 coordenada x                 215961               Material geológico dominante                           pizarras

                                      coordenada y           4765818               Material geológico subdominante               cuarcito calcáreo

                                      coordenada z              1560               Tipo de suelo dominante                       cambisol húmico
                                                                                   Tipo de suelo subdominante                     litosol calcárico
               7. UTM                 coordenada x            251760
               desembocadura
                                      coordenada y	 	        4828342
                                                                           IV. VEGETACIÓN Y USOS DEL SUELO
                                      coordenada z               7,12
                                                                                   Tierras de cultivo (Km2)                                 72,60
                                                                                                               2
                                                                                   Prados y pastizales (Km )                             2.052,10
II. TOPOGRAFÍA E HIDROLOGÍA
                                                                                   Superficie agraria útil (Km2)	 	                      2.124,70
               Extensión cuenca (A; Km2)                         4892
                                                                                   % Sau en cuenca                                          80,60
               Nº cursos fluviales permanentes                    352                                          2
                                                                                   Superficie arbolada (Km )	 	                           2113,9
               Frecuencia de drenaje                             0,14                                          2
                                                                                            Frondosas (Km )	 	                            968,50
               Long fluvial total cuenca (Km)                 2096,00                       Coníferas (Km2)	 	                              66,70
               Densidad de drenaje                               0,96                       Eucaliptos (Km )	 	2
                                                                                                                                            93,90
                                                                                                          2
               Longitud lineal c. principal (LL; Km)            87,00                       Matorral (Km )	 	                             984,80
                                                                                                           2
               Longitud fluvial c. principal (Km)              129,00	 	           Otras superficies (Km ) 	 	                            621,00

               Longitud de zona intermareal                     15,72	 	           Superficie total cuenca (Km2) 	 	                     4.893,80

               Orden fluvial                                        5	 	           % Superficie arbolada en cuenca                          94,50
                                                                                   Nº cabezas bovino                                      256623
               Altitud nacimiento cp (m)                         1730

               Altitud desembocadura (m)                         7,12
                                                                                   Nº cabezas ovino                                        36538        165
                                                                                   Nº cabezas caprino	 	                                   10398
               Diferencia de cotas (m)                        1722,88




                                                                                                                                                       cuenca del Nalón
                                                                                   Nº cabezas porcino	 	                                           0
               Coef. sinuosidad	 	                               1,25
                                                                                   Producción anual estiercol (Tm)                       1485378
               Pendiente fluvial (%) 	 	                         0,16	 	
                                                                                   Densidad total ganado (equiv. bovino)                    57,90
               Pendiente lineal (%)                              0,20	 	           Población 	 	                                          792007
               Lemniscato (LL2/ 4a)                              0,62              % Población saneada (edar)                                      0
                                        2
               Superficie aforada (Km )                       1705,00              Densidad población                                     267,70
                                         3                                                                                 2
               Caudal medio anual (m /s)                       131,70              Superficie media anual quemada (Km )                      59,4

               Caudal relativo medio anual (l/s/Km ) 2
                                                                30,38              % Sup. Anual quemada sobre cuenca                         2,80

               Precipitación media anual (mm)                  1265,0
                                             3                             V. CALIDAD DEL AGUA. Nº estaciones =
               Aporte medio anual (Hm )                       1634,00                                                  Valor     Valor     Valor
                                                                                   Parámetro                           medio    mínimo    máximo
               Q. medio anual max. (m3/s)


                                                                                                                                                       ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                              3355,00
                                                                                   Temperatura del agua (ºC)           12,22      6         25,4
               Q. medio anual min. (m3/s)                     1076,30
                                                                                   Oxígeno disuelto (mg/l)             10,01     6,6       12,09
               Coeficiente de irregularidad                      2,34
                                                                                   Sólidos suspensión (mg/l)            3,24      0          82
               Q. max. mes más húmedo (m3/s)                   206,20
                                                                                   pH                                   7,76     6,71        10
               Q. min. mes más seco (m3/s)                      41,70
                                                                                   Conductividad (µS/cm)               157,20    100        210
                                                                                                                                                       Cortesía
de
Cajastur
para





               Coef. inmoderación (Cinm)                         4,94              Dqo (mg/l)                           1,41      0         4,45
               Coef. de desague (%)                             76,18              Dbo5 (mg/l)                          1,32      0         9,12
               Déficit de desague (%)                           23,82              Ion Amonio (NH4+;mg/l)              0,064      0         0,32



               Página posterior

               Las bajas temperaturas que en ocasiones se producen en Asturias en los meses invernales
               son capaces de convertir el agua rezumante que se vierte por las laderas en verdaderas cascadas de hielo,
               donde la vegetación queda incrustada en su interior
Vista área del río Sella
cuenca del Sella
   Su nombre atiende a una voz hidronímica que comparten otros lugares de la geo­
   grafía asturiana y europea; existe el río Selle en Suiza, diversas formas medievales del
   tipo Selia, Seliam o Selie, el Sellu en Villaviciosa o Brañadesella en Boal. De etimolo­
   gía indoeuropea *sal-, *salia (corriente de agua); *Sailia (Sella).
   El río Sella es el que nace de la Fuente del Infierno, en Junseya (Fuentesella) en las
   montañas leonesas de Sajambre, adentrándose en tierras asturianas por el concejo de
   Amieva e incorporando a su cauce las aguas que nacen en las tierras altas de Onís y
   Ponga. De los 1.278 km2 de su cuenca, el 94% pertenece a territorio asturiano, mien­
   tras que apenas 80 km2 pertenecen a León, en su nacimiento. Dicen los ponguetos             171
   que el Sella nace en los altos de Ventaniella y desciende por Sobrefoz, pasa por Sotos




                                                                                              cuenca del Sella
   y confluye finalmente con el de Sajambre en Santillán, y es la proporción de cuenca
   que fluye mayoritariamente por su concejo, el de Ponga, como lo atestigua el hecho
   de que a sus orillas se encuentre la localidad de Seyañu (a orillas del Sella). Sea como
   fuere, la unión de las dos aguas confiere al río un paisaje sosegado, más abierto, per­
   mitiendo que en sus orillas se asienten aldeas de pocas casas, familiares dedicadas
   mayoritariamente al pastoreo, y que son el origen de un río que ha tenido un desta­
   cado papel en la historia y la geografía peninsular, pasando por ser uno de los más
   importantes de España.




                                                                                              ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                              Cortesía
de
Cajastur
para

En la época de la romanización, este río atravesaba el territorio de cántabros y astu­
res por el litoral, ubicándose tres agrupaciones étnicas a los que los romanos asigna­
rían los nombres de orgenomescos, vadinienses y salaenos, estos últimos identificados
con los ribereños del Salia (actual Sella), que luchando unidos contra la invasión,
obligaron a los romanos a construir una calzada que uniría el Conventus Asturum con
el Conventus Cluniense; el paso del río se haría por el puente de Cangas de Onis
sobre el que posteriormente, en la baja Edad Media, se construiría el actual de arco
gótico, conocido popularmente como puente romano.
    Valle del río Sella desde   De su arco central cuelga una reproducción de la cruz de la Victoria, que llevaría
el puerto del Pontón, León      don Pelayo en la batalla de Covadonga, donde venció a los ejércitos musulmanes en
                                el año 722, consolidando un poder que le permitió fundar el primer reino cristiano
                                posterior a la derrota de los visigodos en Guadalete, siendo la capital del reino de
                                Asturias la ciudad de Cangas de Onís hasta el año 774, y desde donde se empren­
                                dieron acciones sobre los territorios del norte de España, como único foco de resis­
                                tencia al poder musulmán.
                       El “puente romano” de Cangas de Onís
fue construido en la Edad Media y es un símbolo de la ciudad
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              176
 

                                                                                                                                 177




                                                                                                                                cuenca del Sella
 Hayas, abedules, robles albares 
 

        y enebros son algunas de 
 

 las especies que abundan en el 
 

puerto del Pontón, León; donde 
 

    el Sella tiene su nacimiento 
 



 El río Infierno y el Espinaredo
   unen sus aguas al río Piloña,


                                                                                                                                ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















dejando a su paso bellos rincones
 donde la vegetación de ribera se
    muestra en todo su esplendor


                                       El puerto del Pontón da acceso al río por territorio asturiano a través del desfilade­
                                                                                                                                Cortesía
de
Cajastur
para





                                       ro de Los Beyos, discurriendo por un valle comprimido, erosionado por multitud
                                       de arroyos y torrentes que escurren las nieves de las cumbres que lo rodean, saltan­
                                       do por las laderas y aflorando de las entrañas de la tierra, caliza y blanca sobre la
                                       que se anclan viejos tejos y hayas que, con infinita paciencia mantienen abiertas las
                                       fisuras del suelo. Así el agua se abre camino de forma impetuosa, regando la escasa
                                       tierra que encuentra a su paso, a veces tomándose un tiempo para coger impulso, y
                                       otras atajando por los aires con prisa por unirse a su río hermano, el Ponga.
                                              El calor de la meseta castellana se adentra por el valle, tropezando con los vientos
                                              húmedos y frescos del litoral cantábrico, formando cortinas de niebla que perma­
                                              necen atrapadas en la montaña confiriendo un paisaje de leyenda; al ponerse el sol
                                              en lo más alto, la cortina se desvanece y permite ver la magia que guarda en su inte­
                                              rior, mostrando un color verde jugoso que revela la riqueza de estas tierras.




                                                                                                                                       El río Sella a su paso ha tallado
                                                                                                                                       el desfiladero de los Beyos, cuya
                178                                                                                                                    toponimia proviene del vocablo
                                                                                                                                       “beyu”, denominación local por
                                                                                                                                       la que se conocen las hoces, los
                           rios de Asturias




                                                                                                                                       desfiladeros y las gargantas


                                                                                                                                       El río Ventaniella se une
                                                                                                                                       a numerosos arroyos en las
                                                                                                                                       proximidades del puerto del
                                                                                                                                       mismo nombre para formar
                                                                                                                                       el curso alto del río Ponga


                                              A pocos kilómetros de las mestas del río en Santillán, el Sella recibe uno de los ríos
                                              más cristalinos de Asturias, el Dobra, que desciende entre los macizos de Peña
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              Santa y del Cabronero. Los celtas lo bautizaron como río Dubron (río Agua) defi­
                                              niéndolo así con la más pura de las palabras que puede determinar a un río; y ese
                                              merecimiento no es por casualidad. La verticalidad de su curso crea grandes pozas
                                              descargando su energía sobre el sustrato calizo durante las grandes avenidas, arras­
                                              trando en su fluir los sedimentos y el material vegetal muerto que se almacena en
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              las orillas durante el período de estiaje; en aguas bajas, su curso se alterna entre
                                              aguas tranquilas que serpentean escalonadamente envolviendo grandes peñas, cue­
                                              vas y valles submarinos, ocultos, sujetos a duras penas por las raíces de los árboles
                                              persistentes a la impetuosa fuerza del agua. En esos momentos el río permite ver
                                              su fusión con el aire, formando leves ondas que acompasan la belleza de un paisa­
                                              je único que se adentra en el Sella sin pedir permiso, marginándolo hacia la orilla
                                              contraria en un encuentro inesperado.
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Sella
                                                              179
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Curso alto del río Dobra
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              182
 

             Valle del río Sella   En Cangas de Onís recibe al río Gueña, que atraviesa la ciudad en un lento discu­
 

            en Cangas de Onís                                                                                                   183
                                   rrir desde los montes de Onís, siempre en dirección este-oeste, fruto del agregado 
 

                                   de pequeños regatos como el Vegues, La Güesal, el Tabardín y el Reinazo que des­
 





                                                                                                                               cuenca del Sella
   Las aguas del río Dobra son     ciende por Covadonga. 
 

     muy cristalinas y la luz es   El tramo medio del Sella conforma grandes tabladas, interrumpidas por amplios 
 

 capaz de atravesarlas incluso,    meandros que forman playas de cantos rodados, pero manteniendo la sinergia que 
 

    en las pozas más profundas     otorga su unión con la frondosa vegetación de la ribera. Permite la presencia de 
 

                                   escasas praderías y tierras de labor, fácilmente inundables en las grandes riadas, 
 

    El río Sella tiene un cauce    agregadas a las rocas y mantenidas gracias al trabajo incansable de las raíces de los 
 

   muy ancho pero en la época      numerosos sauces, alisos y chopos que se suceden en las orillas. 
 

   del deshielo sus aguas crecen
     de tal manera que anegan
  grandes extensiones de tierra
        El 16 de junio del 2010

                                                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Arriondas quedó incomunicada
 y más de 60 pacientes tuvieron
que ser evacuados de su hospital
                                                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para

               184
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              En Arriondas se encuentra con el último afluente que le aporta el caudal definitivo,   El río Sella a su paso por
                                              el río Piloña; después de nacer a escasos 200 metros sobre el nivel del mar en los     la localidad de Cangas de Onís
                                              montes navetos de Ceceda fruto de la unión del río Viao y el Fuensanta, discurre por
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              un amplio valle que recorre el corazón de la Asturias centro-oriental a través de la
                                              depresión longitudinal que marca un surco prelitoral, bien diferenciado, y ocupando
                                              totalmente el sector anterior a la sierra del Cuera, que nace en Oviedo y termina en
                                              Arriondas. A este río confluyen a su vez las aguas de numerosos ríos, como el de
                                              Espinaredo en Infiesto o el Color en Sevares, que descienden por pequeños valles
                                              paralelos al río Ponga, separados por el cordal de Ponga y la sierra de Pandemules.
                                                                                          185




                                                                                         cuenca del Sella
                                                                                         ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















La escasa pendiente fluvial del río permite la existencia en su lecho de una enorme
carga sedimentaria, procedente del lavado de las amplias y abundantes tierras de
labor ribereñas, favoreciendo la proliferación de una rica y variada flora y fauna
                                                                                         Cortesía
de
Cajastur
para





acuática. Comparten los altos de ambos valles los bosques caducifolios caracterís­
ticos de la Asturias oriental, con escasez de castaños, que han sido sustituidos por
hayas y avellanos exigentes en sustratos calizos, que otorgan a los montes infinidad
de colores hasta la llegada de las primeras nieves. Con tal diversidad de ambientes,
la explosión de vida a lo largo de la cuenca despliega una riquísima variedad de espe­
cies animales, muchos de ellos presentes a lo largo de toda la comunidad autónoma,
pero intensamente representados en el entorno de la cuenca del Sella.
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              186
 

                                                                                                                                  187




                                                                                                                                 cuenca del Sella
 Aspecto invernal del hayedo del       El jabalí (Sus scrofa) encuentra en la frondosidad del bosque su refugio perfecto, ali­
puerto del Pontón donde tiene su       mentándose de los abundantes frutos que ofrece la vegetación durante todo el año y
           nacimiento el río Sella
                                       adentrándose frecuentemente en los cultivos al abrigo de la noche. El abandono del
                                       monte por parte de la población rural y la baja densidad de depredadores naturales ha
          Los daños que causan en      hecho que su densidad aumentara hasta tasas muy elevadas, siendo necesario realizar

                                                                                                                                 ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















      prados y cultivos los jabalíes   periódicos controles poblacionales, consiguiendo relanzar la actividad cinegética por
        hacen que siempre estén en     todo el territorio. Es muy gregario, disponiéndose en grupos matriarcales formados
    el punto de mira de las quejas
de los vecinos y aunque se abaten
                                       por las hembras y sus crías, que son dirigidos por las de mayor edad y tamaño. Los
 más de un centenar cada año su        jóvenes machos de un año se mantienen en la periferia, desplazándose del grupo poco
número no desciende gracias a su       a poco, hasta que lo abandonan en estado adulto, permaneciendo solitarios hasta la
                                                                                                                                 Cortesía
de
Cajastur
para





 gran capacidad de proliferación       época de celo. Durante el día es normalmente sedentario, pasando las horas sestean­
                                       do al abrigo de la vegetación o revolcándose en el barro, volviéndose muy activo al
                                       caer la noche y recorriendo largas distancias en busca de alimento; en caso necesario
                                       nada bien y durante mucho tiempo, soportando fácilmente los rigores invernales gra­
                                       cias a su denso pelaje que le permite persistir en zonas de alta montaña sin mayores
                                       problemas que los derivados de la escasez de comida.
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              188
 

         Fuente del Infierno    El zorro común (Vulpes vulpes) es un cánido que se adapta bien a la presencia
     nacimiento del río Sella   humana, merodeando siempre en torno a las granjas y corrales, es consciente que
     puerto del Pontón, León
                                alrededor del hombre nunca le faltará el alimento, ya sea en forma de desperdicios
                                o de presas que merodean sus cultivos. Su adiestramiento, sería muy útil para poder
Zorro común cruzando el río,    controlar las plagas de roedores que asolan los cultivos pero nunca se consiguió ple­
 saltando de piedra en piedra   namente. Sus rasgos típicos son un hocico afilado y una larga y espesa cola. Se ali­
                                menta, como hemos mencionado, principalmente de roedores, pero tampoco des­
                                deña capturar crías de ungulados, anfibios, reptiles, frutas, bayas, insectos, huevos,
                                peces o carroñas, lo que sea, con tal de saciar su apetito y gracias a esa adaptación
                                culinaria ha podido sobrevivir, e incluso aumentar, sus poblaciones año tras año,
                                pese a la caza indiscriminada que el hombre ejerce sobre su especie. Popularmente
                                se asocia como símbolo de la astucia en muchos relatos folclóricos, por la insisten­
                                cia y habilidad de su comportamiento, apareciendo retratado en ocasiones malicio­
                                so y otras como maestro pero siempre demostrando una natural sagacidad.


                                                                                                                          189




                                                                                                                         cuenca del Sella
                                                                                                                         ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                         Cortesía
de
Cajastur
para

                                              Más ligado que el zorro a los ambientes ribereños, encontramos al turón (Mustela
                                              putorius), un pequeño carnívoro de hábitos nocturnos del que se sabe más bien poco
                                              de sus poblaciones. Hace unos 2.500 años el hombre lo domesticó para cazar en su
                                              provecho y de ahí se originó una nueva especie llamada hurón (Mustela putorios
                                              subsp. furo) que como éste conserva su cuerpo alargado y flexible que le permite
                                              moverse con rapidez y adentrarse en las madrigueras de los roedores y conejos. Los
                                              turones en Asturias están muy ligados a los cursos fluviales, quizás por la escasez
                                              que sufre el conejo en nuestros campos y en ellos buscan ratas de agua, desmanes,
                                              peces y anfibios que son una parte muy importante de su dieta.




             190
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

                                     Sobrevolando las altas cumbres destaca el planeo circular del buitre común o buitre
                                     leonado (Gyps fulvus), la ave rapaz de mayor porte de Asturias, cuya envergadura
                                     puede superar los dos metros y medio, que se aprovecha de las térmicas del medio
        El río del Infierno deja a
     su paso rincones mágicos que    día para desplazarse por un amplio territorio en busca de cualquier animal muerto,
 acrecientan su belleza cuando la    el cual es capaz de localizar desde una gran altura. Su cuello alargado, provisto de
 nieve extiende su blanco manto      un collar a modo de gorguera de largas plumas, blancas y leonadas, es su rasgo más
                                     característico y le permite alimentarse de las entrañas de los animales sin tener que
                                     manchar el resto del plumaje. Siendo carroñero sus patas son muy débiles, ya que         191
El turón es un animal solitario y
 de hábitos noctunos, que se ali­    no precisa capturar presas, lo que compensa con un fuerte y poderoso pico que uti­
 menta fundalmente de roedores       liza para arrancar la carne de los cadáveres que encuentra en su constante y erráti­




                                                                                                                             cuenca del Sella
       La cuenca del Sella es uno    co vuelo. Asociado a la deidad solar celta Lug, los cadáveres de los caídos en com­
         de los puntos de nuestra    bate se le dejaban como alimento para que así, el alma del guerrero, acudiese ante
       geografía donde mantiene
                                     los dioses del cielo.
          sus poblaciones estables


    En invierno muchos ciervos,
 rebecos y corzos fallecen a causa
        del debilitamiento que les
    produce la falta de alimento
  En cuanto uno de ellos muere,
     los buitres cumplen su labor


                                                                                                                             ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















  y los consumen en poco tiempo
                                                                                                                             Cortesía
de
Cajastur
para

De la familia de los halcones, el alcotán europeo (Falco subbuteo) es una de las rapa­    Una vez cazada la presa, en este
ces más pequeñas que habitan la cuenca en verano; como todos los halcones, posee          caso una lavandera blanca, los
                                                                                          alcotanes buscan un posadero
plumas negras debajo de cada ojo que contrastan con el color blanco de las meji­
                                                                                          donde desplumar a su victima
llas; el vientre es de color amarillento, con rayas negras verticales en los jóvenes y
horizontales en los adultos, y unas características plumas rojas detrás de las patas.
                                                                                          El río Sella y sus afluentes en su
Surca a gran velocidad los cielos al atardecer, sobre terrenos abiertos y pequeños bos­
                                                                                          curso alto, se descuelgan impetuosos
quetes donde demuestra sus extraordinarias artes de caza, capturando con habilidad        en medio del hayedo del puerto del
murciélagos, golondrinas, lavanderas y libélulas en pleno vuelo, llegando incluso a       Pontón dejando a su paso
ingerir sin posar tierra a estas últimas.                                                 cascadas y torrenteras
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Sella
                                                              193
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















En otoño aparece anualmente el mosquitero común (Phylloscopus collybita) pro­             Vegetación de ribera en el río del
cedente del norte de Europa, para alimentarse y pasar el invierno. Se puede               Infierno Parque natural de Ponga
encontrar cercano al curso del río, sobre vegetación arbórea abierta, moviéndose
nervioso a través del follaje de juncos y carrizos de la orilla, a la caza incesante de   El mosquitero común es una
pequeños insectos, huevos y larvas de mariposas que le aporten un tercio de su            de las muchas especies que busca
peso diario, que transformará en grasa como combustible para la migración de              refugio en los carrizales
primavera hacia las áreas de cría.
Lecho del río Dobra
En las zonas de solana es frecuente ver al lagarto verde (Lacerta viridis), oteando los   El lagarto verde está presente en
alrededores de sus guaridas, donde no duda en refugiarse al menor peligro, en busca       Asturias desde el nivel del mar
                                                                                          hasta los 1.800 m de altura y
de todo tipo de insectos que se ponen a su alcance. A mediados de verano, bajo el         de todas la especies de su familia
manto de musgo que protege las orillas, la hembra deposita de 5 a 8 huevos que            es la que más se aproxima a los
nacerán a final del mismo verano, asegurando de esta forma el período de mayor            márgenes de los ríos o arroyos
temperatura para la reproducción. En invierno se refugia del frío permaneciendo
oculto bajo el suelo, disminuyendo su actividad y raramente se deja ver. Pero no es
este el único reptil que frecuenta los ambientes fluviales; la culebra viperina (Natrix
maura) es un reptil asociado de forma permanente a los cursos de agua, donde nada
    La culebra viperina es    y bucea con gran soltura, alimentándose de anfibios, peces y larvas de insectos acuá­
    una buena nadadora y      ticos. La temperatura corporal en el medio acuático difiere muy poco de la del
puede mantenerse en apnea
durante períodos superiores
                              agua, mientras que la de los individuos activos en tierra es netamente superior. Su
      a los quince minutos    nombre proviene del gran parecido que tiene con la víboras, que adopta como estra­
                              tegia disuasoria, con la cabeza típicamente triangular de las serpientes venenosas y
                              un zigzageo de color oscuro en el dorso, pero a diferencia de estas, con una pupila
                              redondeada; cuando se ve intimidada adquiere una postura con la cabeza retraída
                              simulando un previsible ataque, a la vez que expulsa aire por las fosas nasales, ame­
                              nazadora. Pese a todo es totalmente inofensiva, y a lo sumo, suele vaciar el conte­
                              nido de su cloaca mal oliente cuando se sujeta.
                                              El piscardo (Phoxinus phoxinus) es un pez autóctono de Asturias y Cantabria que ha       Culebra viperina
                                              sido introducido en muchos ríos del norte de España por los pescadores deportivos,       Las hembras alcanzan
                                              que lo emplean como cebo para las truchas. Es el ciprínido más exigente en cuanto        mayor talla que los machos,
                                                                                                                                       unos 90 cm por 70 de estos
                                              a la pureza de las aguas, viviendo en tramos medios y altos de ríos bien oxigenados,
                                              frescos y de fondos pedregosos. Los machos suelen formar grandes bancos a la espe-




                                                                                                                                                                ▼
 

                                              ra de la incorporación de las hembras, adquiriendo una coloración rojiza en la base      Hoya de San Vicente
          200                                 de las aletas y el vientre. Se alimenta de larvas de artrópodos, moluscos y pequeños     río Dobra

                                              insectos, y es una especie de vital importancia, ya que el mismo constituye un ali­
 

                           rios de Asturias




                                              mento esencial en el resto de vertebrados de la cadena trófica, como truchas, cule-      Banco de piscardos 
 

                                              bras de agua, nutrias, garzas y otras aves pescadoras. 
 

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Sella
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                              201
 

                                              El salmón atlántico (Salmo salar) es un pez característico de los ríos asturianos, que   Salmón atlántico es una especie
                                              comparte con el resto de cursos fluviales de la cordillera Cantábrica la peculiaridad    anádroma (del griego, ana signi­
                                              se ser el límite meridional de su área de distribución natural, existiendo poblacio­     fica arriba), que vive en el agua
                                                                                                                                       salada y se aparea en la dulce
                                              nes de esta especie a lo largo de las comunidades autónomas bañadas por el mar
                                              Cantábrico y el océano Atlántico. El Sella, así como el Narcea y Cares albergan hoy      En la foto
                                                                                                                                       Un salmón saltando, remonta
                                              en día una abundante densidad de poblaciones, si bien en los últimos años se ha          un desnivel natural del río Sella
                                              notado un acusado descenso en el número de capturas realizadas por los pescado­
                                              res, así como una disminución en su longitud y peso.




            202
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

                                                                                                                          203




                                                                                                                         cuenca del Sella
                                                                                                                         ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















        Para descansar y pasar    La historia biológica de esta especie es fascinante; perteneciente a la familia
desapercibidos a los predadores   Salmonidae aparecida hace 50 millones de años, su evolución a lo largo de los últi­
    los salmones se pegan a las   mos 100.000 años ha estado íntimamente ligada a las actividades humanas, apare­
 paredes de las pozas donde la
 corriente es menos impetuosa
                                  ciendo restos fósiles que evidencian ser una de las bases alimenticias del Homo
        y la cobertura es mayor   sapiens y que comparten un recurso común: las aguas continentales; camino princi­
                                                                                                                         Cortesía
de
Cajastur
para





                                  pal de las migraciones humanas que han ido originando los asentamientos que hoy
                                  forman nuestras poblaciones; ha sido durante los últimos 200 años la especie que
                                  más se ha resentido por la actividades industriales, tanto las directamente relacio­
                                  nadas con su aprovechamiento como alimento, como las relacionadas con las cap­
                                  taciones de caudal necesarias para su uso por centrales hidroeléctricas, térmicas,
                                  abastecimientos y saneamientos, y en definitiva, por cualquier actividad en la cual
                                  este recurso cada vez más preciado, que es el agua, sea necesario.
Alevines de salmón recién nacidos
                                              Es difícil acreditar la calidad y cantidad de las poblaciones de
                                              salmón atlántico en el comienzo de la era industrial. Las esca­
                                              sas publicaciones y estudios existentes, arrojan cifras que en la
                                              mayoría de las veces se antojan exageradas -en cuanto a tama­
                                              ño y abundancia-, y prácticamente todas ellas se refieren a
                                              datos de pesquerías a nivel nacional o, en el mejor de los casos,
                                              a nivel autonómico. Pero de cualquier forma, lo que es seguro
                                              es que presentan una relación directa con el territorio al que la
                                              especie es capaz de acceder para reproducirse, la fragmenta­
                                              ción de su hábitat, y la capacidad de la cuenca sobre la que
                                              drena el curso fluvial del que forma parte para poder absorber
                                              los impactos ocasionados por las actividades humanas.
                                              Sin embargo, a lo largo de los últimos 60 años, ha aumentado
                                              la conciencia por parte del hombre en cuanto al medio natural
                                              que comparte con el resto de especies animales, y en especial
                                              por aquellas hacia las cuales ha ido desarrollando actividades
           206
                                              nuevas como la pesca deportiva, llagándose hoy en día a tener
                                              un conocimiento más profundo acerca del hábitat donde el sal­
                           rios de Asturias




                                              món atlántico desarrolla su ciclo biológico y una mayor preo­
                                              cupación para la conservación de su área de distribución actual
                                              y la regeneración de la que ha perdido a lo largo de los años.
                                              Esta conciencia, se ve reflejada en los esfuerzos de gestión que
                                              se desarrollan actualmente por parte de las distintas comuni­
                                              dades autónomas, para la consecución de unos objetivos claros
                                              en pro de la conservación y recuperación de esta especie.
                                              Es un pez migrador anádromo, esto es, que nace en cursos flu­
                                              viales de agua dulce y se ceba en el mar, volviendo a las aguas
                                              donde nació para reproducirse. Presenta una amplia distribu­
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              ción natural en el hemisferio norte, en aguas bañadas por el
                                              océano Atlántico al norte del paralelo 41, y en regiones donde
                                              predominan los climas templados y fríos.
                                              Esta peculiar característica de presentar dos zonas bien diferen­
                                              ciadas durante su vida, con una fase de reproducción y cría flu­
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              vial, y otra fase de alimentación marina (separadas en ocasiones
                                              varios miles de kilómetros) hace que sea una especie demasiado
                                              sensible a las alteraciones físicas del hábitat, ya que debe reali­
                                              zar una migración estable, marcada por unas fechas determina­
                                              das conforme a su grado de crecimiento y maduración. De igual
                                              forma, esta especie forma parte del ciclo biológico de otras, que
                                              aprovechando los largos desplazamientos que el salmón debe
Los salmones más grandes tienen tal potencia que son capaces
de remontar nadando los saltos de agua sin tener la necesidad
de saltar fuera de ella


A finales de verano, las hembras adquieren su característica
librea dorada. Es el momento en el que buscan una
zona tranquila donde completar su ciclo vital




desarrollar, se distribuyen a lo largo de los itinerarios fluviales,
en ocasiones para garantizar la colonización de nuevos asenta­
mientos en territorios con el sustrato y la calidad del agua pro­
picios, como es el caso de la madreperla o mejillón de río
(Margaritifera sp.), en otros como sustento y franqueo de obs­
táculos, como la lamprea (Petromyzon sp.)
En cualquier caso, no cabe duda de la importancia que esta
especie tiene en los ecosistemas fluviales, que queda patente en
la vigente ley de aguas (R.D.L. 1/2001, de 20 de julio), en cuyo
anexo 3 define y divide la calidad de la aguas continentales en
función o no de la presencia de los salmónidos (aguas tipo S:
salmonícolas) o bien por la presencia de ciprínidos (aguas tipo
C: ciprinícolas), marcando unos niveles de calidad del agua
“que no podrán ser menos estrictos” que los señalados en las tablas
del citado anexo.
La migración del salmón se realiza de forma escalonada
                                                                        207
durante prácticamente todo el año, siendo los ejemplares de
mayor tamaño, y que generalmente ya han cumplido el ciclo al




                                                                       cuenca del Sella
menos una vez, los primeros en iniciar el viaje. La entrada de
estos adultos en el río suele coincidir con la migración de
retorno al mar de los salmones llamados zancados, que han
desovado ese invierno. Estos salmones, denominados vernales,
aprovechan su tamaño y las grasas acumuladas durante su ali­
mentación marina para pasar todo el año, hasta el invierno
siguiente, en el agua dulce, donde se reunirán con los ejempla­
res, generalmente de menor tamaño, que irán entrando en el
río en los meses siguientes hasta iniciar el período reproducti­
vo. Durante esta fase fluvial, los salmones experimentan a lo


                                                                       ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















largo del año unos cambios hormonales que transformarán su
fisionomía; al principio de la migración, el gran apetito que
caracterizó su fase marina desaparece paulatinamente, hasta
que en pocos días dejará de alimentarse; su peculiar color pla­
teado se irá volviendo cada vez más oscuro y moteado hasta
                                                                       Cortesía
de
Cajastur
para





que, a finales de verano, sufra un importante cambio morfoló­
gico, coincidente con la maduración sexual, apareciendo a par­
tir de este momento una clara diferenciación entre ambos
sexos: los machos presentan el cuerpo más alargado y con una
característica deformación de las mandíbulas, en cambio la
hembra sufre un incremento de volumen a consecuencia de la
maduración de los huevos.
                                              El remonte de los salmones en esta fase concluye con la llegada a zonas del río
                                              donde el lecho presenta un tamaño de los áridos determinado; suelen ser afluentes
                                              de los ríos principales o tramos de cabecera de estos, en los cuales el régimen flu­
                                              vial es lo suficientemente lento como para no arrastrar los áridos de pequeño tama­
                                              ño, pero sin depositar los más finos, garantizando una propicia filtración de agua     Las larvas de las libélulas son
                                              en el lecho para una óptima oxigenación de los huevo.                                  uno de los muchos enemigos de los
                                                                                                                                     salmones, cuando encuentran sus
                                                                                                                                     huevos esperan pacientemente a
                                                                                                                                     que estos nazcan para devorarlos


                                                                                                                                     En la puesta de los huevos, la
                                                                                                                                     hembra excava una cama en
                                                                                                                                     las gravas del lecho moviendo
                                                                                                                                     con fuerza su aleta caudal

            208
                                                                                                                                     Los alevines de salmón se camu­
                                                                                                                                     flan entre la gravera del río y
                           rios de Asturias




                                                                                                                                     durante los primeros días de su
                                                                                                                                     vida se alimentan únicamente
                                                                                                                                     del saco vitelino


                                                                                                                                     Pasadas cuatro semanas los ale­
                                                                                                                                     vines ya han consumido el saco
                                                                                                                                     vitelino y se dispersan por el río,
                                                                                                                                     buscando refugio entre la vegeta­
                                                                                                                                     ción acuática y larvas acuáticas
                                                                                                                                     que les servirán de alimento
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              Para la reproducción, la hembra excava a golpes de aleta caudal una cama en las gra­
                                              vas del lecho. Posteriormente, deposita en dicha cama los huevos que son fecunda­
                                              dos casi de inmediato por el macho, colocado para ello inmediatamente detrás de la
                                              hembra. Tras la fecundación la hembra procede a enterrar de nuevo la puesta. La
                                              eclosión de los huevos se produce durante los meses de febrero a marzo, en función
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              de la temperatura de las aguas y de la fecha de la fecundación. Para la eclosión es
                                              necesario acumular una temperatura de entre 400 y 450 grados/día, tras la cual los
                                              alevines permanecen ocultos en la gravera e inmóviles, alimentándose del saco vite­
                                              lino al que continúan adheridas. Se denominan en esta fase alevines vesiculados. Sin
                                              embargo, pasadas del orden de cuatro semanas, se han desecho de los restos del saco
                                              vitelino y se dispersan por el río, ocupando áreas de profundidad somera y corrien­
                                              te rápida donde se alimentan principalmente de larvas de insectos.
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Sella
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                              209
 

              210
                           rios de Asturias




                                              Las subida de las temperaturas del agua en primavera permiten un rápido desarro­        Cuando alcanzan los ocho o diez
                                              llo de los alevines, que para el final de su primer verano de vida puede alcanzar ya    centímetros de longitud el salmón
                                                                                                                                      juvenil se le conoce como “pinto”
                                              de 8 a 10 cm de longitud y tener las características morfológicas propias de los pin­   por los colores de su cuerpo
                                              tos, muy similares a la trucha común. Los jóvenes pintos permanecen en los ríos
                                              durante uno o dos años. Llegada su primera o segunda primavera, cuando alcanzan
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              una longitud furcal de entre 12 y 13 cm se producen profundos cambios morfoló­
                                              gicos y fisiológicos que tienen por objeto adecuar el metabolismo del pez a las con­
                                              diciones de vida en las aguas marinas. Dicho proceso metamórfico, que se deno­
                                              mina esguinado, se manifiesta en una coloración llamativamente plateada que es el
                                              resultado de la adaptación de la piel a la salinidad marina. Cada primavera esguina
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              una parte de los salmones nacidos la primavera anterior y todos los que ya tienen
                                              dos primaveras, pero la proporción varía de acuerdo a las características de cada río
                                              y las condiciones climáticas. Los esguines vuelven a manifestar comportamientos
                                              gregarios y se reúnen para formar grupos que se dirigen al mar aprovechando las
                                              crecidas primaverales. Antes de adentrarse definitivamente en el océano, suelen pasar
                                              un breve periodo de adaptación a la salinidad marina en las áreas de desembocadura.
                                                                                                                               211




                                                                                                                              cuenca del Sella
    Los jóvenes pintos aún tienen     El periodo marino transcurre en zonas alejadas de los ríos de origen, en aguas frías
     que permanecer de uno a dos      y ricas en nutrientes. Los salmones procedentes de los ríos del litoral atlántico se
años en el río, para poder adecuar
 su metabolismo a las condiciones
                                      concentran al sur de Groenlandia y norte de las islas Feroe, donde se mueven en
    de vida de las aguas marinas      pequeños bancos por aguas superficiales, a la caza de peces y crustáceos de escasa
      A ese proceso se le denomina    talla. El periodo de vida marina es muy variable, uno, dos o tres años. Transcurrido


                                                                                                                              ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                          esguinado   éste los salmones regresan para la reproducción a su río de origen, empleando unos
                                      mecanismos de guía y reconocimiento de la cuenca fluvial que son aún desconoci­
                                      dos, especulándose con la influencia de corrientes marinas, variaciones de salinidad,
                                      reconocimiento de las características químicas de las aguas e incluso detección de
                                      hormonas secretadas por los juveniles que aún permanecen en el río.
                                                                                                                              Cortesía
de
Cajastur
para





                                      Generalmente, permanecen en las proximidades de la desembocadura esperando a
                                      una crecida que facilite el remonte de los ríos, en un proceso que resulta agotador
                                      para unos animales incapaces de alimentarse. Por ello los salmones ya frezados,
                                      zancados, quedan apenas sin reservas energéticas y cubiertos de heridas, muy pro­
                                      pensos a enfermedades fúngicas, limitándose a esperar que las riadas primaverales
                                      los arrastren al mar. En la práctica la supervivencia de los zancados es muy escasa,
                                      siendo sólo unos pocos los que completan su vuelta al mar y más aún su regreso
                                      para un segundo periodo reproductor.
                212
                                              En torno a su pesca, existen multitud de tradiciones que muestran la pericia en la     Una vez en el río los salmones no
                                                                                                                                     volverán a comer y sobrevivirán
                           rios de Asturias




                                              confección de señuelos para engañar al pez y disfrutar de su pelea al otro extremo
                                                                                                                                     gracias a las reservas acumuladas
                                              de la caña. En Asturias, la confección de moscas artificiales para la pesca del sal­   durante su estancia en el océano
                                              món fue difundida por el praviano Belarmino Martínez, artesano de prestigio reco­
                                              nocido internacionalmente, que dejó un legado de diseños considerados hoy en día
                                              piezas de coleccionista.                                                               Moscas artificiales
                                                                                                                                     obra de Belarmino Martínez
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

                                                                                                                            213
     La confección de moscas      Pero no solo el deporte de la pesca se realiza en aguas del río Sella, en los tramos




                                                                                                                           cuenca del Sella
   artificiales es todo un arte   altos, de fuertes corrientes es frecuente la práctica del descenso de aguas bravas, si
        y en su fabricación se
    emplean plumas de aves
                                  bien por el deporte que popularmente es más conocido este río es por el descenso
         exóticas de todo tipo    en piragua de tramos más tranquilos. Coincidiendo con el primer fin de semana del
                                  mes de agosto, siempre el primer sábado posterior al día 2, se celebra anualmente

 El descenso de aguas bravas
        es un deporte en auge
    En la imagen uno de los
participantes del campeonato
      de España celebrado en
          el Sella en el 2007



                                                                                                                           ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                           Cortesía
de
Cajastur
para

                                              el descenso internacional del río Sella, por un recorrido de veinte kilómetros que       El zamorano Emilio Merchán
                                              separa las localidades de Arriondas y Ribadesella; por su valor cultural y tradición     y el cántabro Julio Martínez,
                                                                                                                                       leyendas vivas del “descenso
                                              popular tiene el reconocimiento de fiesta de interés turístico internacional, y es una   internacional del Sella”
                                              de las citas ineludibles del verano asturiano. La primera edición de la prueba, en la
                                              cual se marcaría definitivamente el trazado actual, tuvo lugar en 1932 con la parti­
                                              cipación de trece palistas, teniendo carácter de descenso provincial, hasta que tres
                                              años más tarde se abriría la inscripción a deportistas de otras provincias. Tras la
                                              interrupción provocada por la guerra civil, entre 1936 y 1943, el evento fue ganan­
                                              do reconocimiento internacional, de forma que en el año 1951 se inscriben en la
                                              prueba palistas provenientes de Italia y Portugal.




               214
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

     Más de mil participantes se     El nacimiento de esta popular prueba palista arranca con la excursión realizada por
 reúnen cada año para descender      tres amigos: Dionisio de la Huerta, Benigno Morán y Manés Fernández. En el año
          las aguas del río Sella
                                     1929 realizaron juntos el trayecto desde Coya a Infiesto, en el río Piloña, en una
                                     excursión de carácter más aventurero que deportivo, siendo el embrión que marcaría
Los palistas deben de permanecer     la celebración en años sucesivos de nuevos descensos, ganando kilómetros al río, en
  con sus embarcaciones fuera del    una historia llena de anécdotas que versionan por los pueblos ribereños. Las dos pri­
agua en las posiciones asignadas,    meras ediciones quedan marcadas como excursiones, la primera de ellas en el año 1930;
hasta que el reloj marque las doce
         y de comienzo la prueba
                                     las realizadas entre los años 1932 y 1934 serían declaradas descensos provinciales y en
                                     ellas se respetaría de forma definitiva el trazado actual de la prueba, pasando las otras
                                     ocho ediciones entre el año 35 y el 50, a ser de carácter nacional.




                                                                                                                                  215




                                                                                                                                 cuenca del Sella
                                                                                                                                 ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                                 Cortesía
de
Cajastur
para

                                              Por esa época los palistas conseguían realizar el descenso en un tiempo siempre cer­
                                              cano a las dos horas, pero a medida que la prueba ganaba adeptos en sus ediciones
                                              internacionales, la evolución de los deportistas y las embarcaciones hicieron que se
                                              rebajasen las marcas a tiempos cercanos a una hora, como el marcado en la edición
                                              LXXIII del año 2009 por Miguel F. Castañón y Julio Martínez que ostentan el
                                              actual record de la prueba en 1:01:14. La salida se realiza a las doce de la mañana,
                                              con los deportistas y sus embarcaciones fuera del agua escuchando los versos de
                                              Dionisio de la Huerta que darán luz verde a la salida.

                                              …………………………………………………………………………
                                                                                         …………………………………………………………………………





                                                “Guarde el público silencio (bis)                                        porque es tradición que en Llovio,
                                                 y escuche nuestra palabra (bis)                                         al final de esta jornada,
                                                 De orden de don Pelayo                                                  cuando de las siete en punto
               216                               después de medir las aguas,                                             resuenen las campanadas,
                                                 presidiendo el dios Neptuno                                             a las mozas que lo quieran y se dejen,
                           rios de Asturias




                                                 los actos de esta olimpiada,                                            don Pelayo da permiso
                                                 con las novias, los tritones,                                           para poder abrazarlas.
                                                 el cañón, los centauros y Pialla,                                       Y si luego, andando el tiempo,
                                                 nuevamente se autoriza, en Arriondas,                                   vamos al cura y nos casa,
                                                 la carrera de piraguas.                                                 con los neños que tengamos
                                                 Y cuando demos los vivas                                                vendremos a las Piraguas
                                                 que el reglamento nos manda,                                            con los collares de flores
                                                 contesten todos a coro,                                                 y las monteras terciadas,
                                                 enronquezcan las gargantas,                                             que no hay fiesta más alegre,
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                                 que es fiesta de toda Asturias                                          ni más movida y galana,
                                                 la fiesta de las piraguas.                                              ni con más bello paisaje,
                                                 Mas si alguno tiene cerca,                                              ni esencia más asturiana.
                                                 una chavalina guapa,                                                    Cantadlo con toda el alma,
Cortesía
de
Cajastur
para





                                                 que no la pierda de vista                                               que resuene en todo el valle,
                                                 ni deje de vigilarla;                                                   ¡Asturias patria querida!
                                                 y, si de veras le gusta,                                                el himno de las Piraguas.”
                                                 comience ya a enamorarla,


                                              …………………………………………………………………………
 

                                                                                           217




                                                                                          cuenca del Sella
Hoy en día no queda sitio físico en las playas de Arriondas para albergar el millar

                                                                                          ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















de palistas que, año tras año, se dan cita en una de las pruebas más importantes de
piragüismo a nivel mundial y en la que desde sus inicios se ha ido gestando de
forma paralela la celebración de una de las fiestas más populares del verano astu­
riano; “la fiesta de las piraguas”, coincidente con la celebración del descenso, es la
versión folclórica del evento que se celebra desde los días previos y que comienza
                                                                                          Cortesía
de
Cajastur
para





con el izado de banderas autonómicas en el prado de San Juan, la celebración de
verbenas y bailes regionales acompañados siempre del sonido de las gaitas y miles
de litros de sidra para acompañar a los palistas por carretera o en tren, hasta la lle­
gada en Ribadesella, y alargar la noche hasta el domingo, en un espectáculo único
lleno de alegría y tradición.
                                              Ribadesella abarca ambas márgenes del río desde el año 1920, por orden del rey             Panorámica de la ría
                218
                                              Alfonso X El Sabio, surgiendo de la unión de distintos asentamientos dedicados a           de Ribadesella
                                              la explotación de los recursos pesqueros, la sal, el comercio marítimo y la caza de la
                           rios de Asturias




                                              ballena. Su privilegiada ubicación fue aprovechada por la nobleza de la Edad Media         La niebla es un fenómeno
                                              para acaparar los recursos económicos y los cargos de gobierno, llegando a interve­        meteorológico frecuente en
                                              nir los Reyes Católicos, desalojando de la villa a los Condes de Luna, al igual que        la cabecera del río Ponga,
                                              lo hicieran con las poblaciones de Llanes, Tineo y Cangas del Narcea, por lo que           ésta se produce cuando el aire
                                              es conocida como una de Las cuatro sacadas.                                                húmedo se condensa al sobrepasar
                                                                                                                                         el umbral de saturación
                                              Después de desembarcar Carlos V de Alemania en el puerto de Tazones, inicia viaje
                                              por tierra hacia Cantabria en el año 1517 para convertirse en I de España. Mientras        Parque natural de Ponga
                                              su séquito atraviesa el río por el vado del Alisal, pues sus caballos se asustaban en la
                                              barca de pasaje, permanece dos días en Villaviciosa. Posteriormente en Ribadesella
                                              fue agasajado por el pueblo con una exhibición militar, danzas y toros, según escribe
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              Laurent Vital, cronista del emperador.
                                              En la Guerra de la Independencia llegó a tener durante año y medio dos ayunta­
                                              mientos, uno afrancesado, que mantenía en su poder el camino real de la costa para
                                              asegurarse las comunicaciones, y otro español, en la margen izquierda del Sella,
                                              situación que finalizaría con el bloqueo naval impuesto por las tropas británicas que
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              apoyaban a los asturianos. Incluso en las Guerras Carlistas, Ribadesella fue escena­
                                              rio de un enfrentamiento bélico en el puente que se saldó con el saqueo de la villa
                                              por los carlistas.

                                              Aquí termina su trayecto este legendario río, testigo de mil hazañas desde su origen
                                              en las cumbres cantábricas, hasta los pies de Punta Caballo, al que dedica su último
                                              meandro antes de adentrarse infatigablemente en aguas del mar Cantábrico.
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca del Sella
                                                              219
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                           Cortesía
de
Cajastur
para

                           ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                                                         220
 





El Sella a su paso por el desfiladero de los Beyos
I. SITUACIÓN   Cuenca	 	                                      Sella       III. GEOLOGÍA Y EDAFOLOGÍA

               UTM nacimiento	 	coordenada x           321385,0400               Material geológico dominante                       cuarcito-calcáreo

                                  coordenada y      4774164,3600                 Material geológico subdominante                               calizas

                                  coordenada z             1550,00               Tipo de suelo dominante                              litosol calcárico
                                                                                 Tipo de suelo subdominante                         leptosol rendsico
               7. UTM        coordenada x              330137,4706
               desembocadura
                             coordenada y           4814698,0860
                                                                          IV. VEGETACIÓN Y USOS DEL SUELO
                                  coordenada z                0,01
                                                                                 Tierras de cultivo (Km2)                                        17,0
                                                                                                               2
                                                                                 Prados y pastizales (Km )                                      366,9
II. TOPOGRAFÍA E HIDROLOGÍA                                                                                        2
                                                                                 Superficie agraria útil (Km )                                  383,9
               Extension cuenca (A; Km2)                       1278
                                                                                 % Sau en cuenca                                                34,31
               Nº cursos fluviales permanentes                    69             Superficie arbolada (Km2)                                      515,6
               Frecuencia de drenaje	 	                        0,054                     Frondosas (Km )       2
                                                                                                                                                341,6
               Long fluvial total cuenca (Km)                  525,0                     Coníferas (Km )   2
                                                                                                                                                 34,8
               Densidad de drenaje	 	                            0,4                     Eucaliptus (Km2)                                          8,1

               Longitud lineal c. principal (LL; Km)            48,9                     Matorral (Km2)                                         131,2
                                                                                                       2
               Longitud fluvial c. principal (Km)               70,3             Otras superficies (Km )                                        219,4

               Longitud de zona intermareal                      0,9
                                                                                 Superficie total cuenca (Km )	 	      2
                                                                                                                                               1119,0      221
                                                                                 % Superficie arbolada en cuenca                                46,08
               Orden fluvial	 	                                       4




                                                                                                                                                          cuenca del Sella
                                                                                 Nº cabezas bovino                                             45519
               Altitud nacimiento cp (m)	                      1550
                                                                                 Nº cabezas ovino                                              19330
               Altitud desembocadura	 	                         0,01
                                                                                 Nº cabezas caprino                                              9776
               Diferencia de cotas	 	                        1549,99
                                                                                 Toneladas anual estiercol (Tm)                           237480,2049
               Coef. sinuosidad	 	                              1,44
                                                                                 Dens. Total ganado (equivalente bovino)                   42,7614947
               Pendiente fluvial (%)	 	                         0,22             Población                                                    26323,0
               Pendiente lineal (%)	 	                          0,32             % Población saneada (edar)                                      10,0
               Lemniscato (LL2/4A)	 	                           0,47             Densidad población                                              23,5

               Superficie aforada (Km2)                       486,00             Sup media anual quemada (Km2)                                   38,2

               Caudal medio anual (m3/s)                       17,88             % Anual quemada sobre cuenca                                    3,41

               Caudal relativo medio anual (l/s/Km2)           36,79


                                                                                                                                                          ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                          V. CALIDAD DEL AGUA
               Precipitacion media anual (mm)                  1319                                                        Valor  Valor        Valor
                                                                                 Parámetro                                 medio mínimo       máximo
               Aporte medio anual (Hm3)                        564,0
                                                                                 Temperatura del agua (ºC)                 12,2     5,0        22,0
               Q. medio anual max.	 	                         1155,0
                                                                                 Oxígeno disuelto (mg/l)                   10,3     7,0        13,1
               Q. medio anual min.	 	                          288,0
                                                                                 Sólidos suspensión (mg/l)                  5,1     0,0        157,0
                                                                                                                                                          Cortesía
de
Cajastur
para





               Coeficiente de irregularidad                      4,0
                                                                                 pH                                         8,0     7,1         9,3
               Max mes mas húmedo                               73,6
                                                                                 Conductividad (µS/cm)                     205,3   153,0       255,0
               Q. min. mes más seco                             15,9             Dqo (mg/l)                                 1,7     0,0        17,0
               Coef. inmoderación (Cinm)                         4,6             Dbo5 (mg/l)                                1,4     0,0         3,6
               Coef de desague (%)                             87,98             Ion Amonio (NH4+)                          0,1     0,0         0,6
               Deficit de desague (%)                          12,02             BMWP’                                     110,8   61,0        134,0
 Cordal de Peña Vieja
       parque nacional
de los Picos de Europa
cuenca Cares-Deva
   Dominando el techo de la cordillera Cantábrica se alza el Macizo Central, también
   llamado de los Urrieles en el corazón de los Picos de Europa, que sin ser el de
   mayor extensión, agrupa 38 cimas que superan los 2.500 metros, sobre las que des­
   taca Torrecerredo con sus 2.648 metros o el mítico Naranjo de Bulnes con 2.519.
   A este macizo se suman otros dos: el Cornión y Ándara, que guardan celosamente
   las nieves caídas desde otoño a primavera, formando miles de venas de agua que
   darán lugar al río Cares en la vertiente asturiana y al río Deva en el lado cántabro.
   Entrelazándose por sus divisorias se unen las tres comunidades que comparten esta
   accidentada cuenca, que marca el límite oriental de Asturias, y supone una con­          225
   fluencia de culturas y tradiciones que se mantienen vivas al abrigo de estos valles,




                                                                                           cuenca Cares-Deva
   sobre una extensión de 1.184 km2, de los que el 58% (687 km2) corresponden al
   Deva y el 42% restante al Cares (497 km2), pese a lo cual este último aporta el 63%
   del caudal medio anual de la cuenca.




                                                                                           ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA


















   El río Deva nace en Fuente Dé, una de las localidades más emblemáticas y cono­
                                                                                           Cortesía
de
Cajastur
para





   cidas de la comarca de la Liébana, donde miles de personas cada año acuden para
   subir a su famoso teleférico y así salvar en pocos minutos el desnivel de 753 metros
   que les separan del mirador del Cable, situado a 1.450 metros de altitud en pleno
   corazón del macizo oriental de los Picos de Europa. Un poco más abajo y a los pies
   del circo glaciar, a una altitud de 1.100 m comienza su andadura el río Deva, el más
   oriental de los ríos asturianos, cuyo nombre parece que proviene del vocablo indo­
   europeo “deiwos”, que significa celestial o brillante. Adjetivo de donde derivan las
“devas” deidades benévolas de las religiones hindú y budista que crearon las mon­          Las Palvoras, es una de las resur­
tañas, los valles y los ríos, en armonía con los cuatro elementos (aire, tierra, fuego y   gencias más importante de los
                                                                                           Picos de Europa y se abre en la
agua). Con el paso del tiempo los pueblos celtas acogieron a estos espíritus de la         margen derecha del río Casaño,
tierra como Mater Deva, (*deivos-divinidad) y en su honor se dio el nombre a varios        dos kilómetros río arriba
ríos, pueblos, islas y montes de la cordillera Cantábrica.                                 por encima del cauce
Su longitud es de sesenta y un kilómetros y su aportación media anual de 411 Hm3.
Desde su nacimiento, el río Deva discurre con dirección este-sureste, a través de las
pizarras del carbonífero del valle de Liébana, recibiendo por la derecha a su primer
afluente el río Cantiján y un poco más allá pero por la izquierda al Nevandi, que
desciende desde los puertos de Áliva.
                                              Poco después llegan a su cauce, varios arroyos: Trespalacios, Mancorvo, Avasallo, Burón,
                                              Belondio, Madía, Valcable, etc. pero no es hasta su llegada a Potes donde se encuentra
                                              con su primer afluente de identidad por la derecha, el Quiviesa que recoge las aguas del
                                              valle del Liébana. A partir de ahí, su curso toma la dirección SNO, que ya no abando­
                                              na hasta su desembocadura en el mar Cantábrico y en este tramo su cauce bordea el
                                              macizo oriental de los Picos de Europa, recibiendo varios afluentes menores, tanto por
                                              su izquierda como por su derecha, entre los que destaca el río Buyón. Cuando llega a la
                                              localidad de Urdón, recibe al río del mismo nombre por su izquierda y entra a partir de
                                              ese momento en Asturias, a través del desfiladero de la Hermida, una angosta garganta
                                              por la que apenas caben la carretera N-621 y el cauce del río que en este tramo discu­
                                              rre impasible al amparo de grandes paredes de roca caliza, que en ocasiones sobrepasan
                                              los 650 m de altura. La longitud de su recorrido por estos impresionantes parajes es de
                                              unos 21 kilómetros, lo que hace que éste sea el desfiladero más largo de España y el
                                              único corredor de entrada desde las costas del Cantábrico a la comarca de la Liébana.

                                                                                                                                         Las primeras nieves pueden
              228
                                                                                                                                         caer en el río Duje en pleno
                                                                                                                                         otoño aumentando su caudal
                           rios de Asturias




                                                                                                                                         considerablemente
                                                                                                                                         Los lodos y barros que se
                                                                                                                                         formaron en el período estival
                                                                                                                                         son arrastrados y las aguas
                                                                                                                                         se vuelven turbias


                                                                                                                                         Conjunto etnográfico
                                                                                                                                         en Tielve, río Duje
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para





                                              Unos tres kilómetros más abajo, recibe al río Cares por su izquierda y atraviesa la
                                              localidad de Panes, capital del concejo de Peñamellera Baja, dejando a su paso una
                                              amplia y fértil vega. Luego su cauce se estrecha cerca del pueblo El Mazo y se vuel­
                                              ve a abrir en Buelles. Pasada esta localidad su cauce discurre por el concejo de
                                              Ribadedeva y sus aguas separan las comunidades de Asturias y Cantabria hasta su
                                              desembocadura, que forma en el último tramo la ría de Tinamayor, ubicada entre
                                              las puntas de Tina (Asturias) y La Barrera (Cantabria).
            230
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              Por su parte, el Cares toma su nombre a partir de Posada de Valdeón (León), pero
Cortesía
de
Cajastur
para





                                                                                                                                      Lecho de la garganta del río
                                              su nacimiento no se ubica en esa localidad, pues ahí sus aguas son la confluencia de    Cares, con abundantes cantos
                                                                                                                                      rodados de diferentes graduras
                                              varios ríos y arroyos que se descuelgan de las laderas septentrionales de los puertos
                                              de Frañana, situados a una altitud de 1.850 metros en las cercanías del puerto de
                                              Panderrueda. Si alguien tiene interés en saber cual es exactamente su origen puede      El Cares desciende encajonado
                                              partir de la reseña que hace Ángel Fernández Ortega (buen amigo y gran conoce­          entre fuertes pendientes
                                              dor de la cartografía asturiana) que lo sitúa en una fuente que surge a borbotones
                                              a los píes de los picos Frañana y Cebolleda.
                                                                                           231




                                                                                          cuenca Cares-Deva
                                                                                          ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA


















En su transcurrir el Cares recorre una distancia de 60 km y deja a su paso una cuen­
                                                                                          Cortesía
de
Cajastur
para





ca hidrográfica de 497 km2. Su caudal medio es de 21,84 m3/seg, mayor que las del
río Deva, lo que hace que en ocasiones se considere a este afluente como el princi­
pal de la cuenca. Históricamente también parece que ha sido así. Sus aguas junto
con las de su afluente, el Duje, dividen el parque nacional de los Picos de Europa
en tres macizos, el occidental, a la izquierda del río Cares, el central, entre ambos y
el oriental, a la derecha del río Duje.
Tras su nacimiento el Cares pasa por Soto y Posada de Valdeón y continua hasta       Por encima de las aguas cristali­
Posada de Valdeón, donde recibe las aguas de su primer afluente por su derecha, el   nas del Cares se yerguen cimas de
río Arenal y continua con dirección sur-norte hasta que se une al Deva. Los prime­   más de 2.000 m de altura, que
                                                                                     son parte de su famoso desfilade­
ros kilómetros discurren por la denominada formación Yuso, constituida por piza­     ro, conocido por muchos como
rras, areniscas y conglomerados del Carbonífero Superior, que forman una valle       la Garganta Divina
abierto y con elevadas pendientes. Luego el río se comprime y forma la Hoz de Caín
al entrar en contacto con calizas carboníferas para volver a abrirse de nuevo al
encontrarse con materiales más blandos, al llegar a la localidad del mismo nombre.
   El puente de La Jaya, cerca de    Una vez rebasado el pueblo de Caín, el Cares dibuja un profundo desfiladero que
Poncebos, data de la Edad Media      cada año reúne a unos 250.000 senderistas que quieren disfrutar de lo que en su día
  y ya era conocido desde la anti­   el marques de Santa María del Villar llamó “La Garganta Divina”. La naturaleza se
 güedad, figurando incluso en las
 crónicas de la época de Félipe II
                                     muestra en esta zona en todo su esplendor y una senda tallada en la pura roca, nos
                                     conduce por las laderas más verticales de los Picos de Europa acompañando al río
                                     que fluye decenas de metros más abajo y que muestra unas aguas tan cristalinas que
                                     es difícil precisar su color.
                                              La ruta actual se construyó a base de picos y dinamita entre los años 1944 y 1950      Le lendemain, des policiers ont
                                              para mejorar el mantenimiento del canal que la compañía Electra de Viesgo había        fouillé les appartements, interro-
                                                                                                                                     gé des dizaines de gens, apparte-
                                              construido entre 1916 y 1924 y que transportaba parte del caudal del Cares para su     ments, interrogé des dizaines de
                                              aprovechamiento hidroeléctrico en la central de Poncebos. Por entonces y para          gens, essayé Le lendemain, des
                                              poder realizar ese conducto se había ensanchado el antiguo camino que utilizaban       policiers ont fouillé les apparte-
                                              los pastores para ir a las majadas, reparándolo y construyendo varios puentes y        ments
                                              túneles que evitaban pasos dificultosos y acortaban el camino en varias horas.
                                              La garganta tiene una longitud aproximada de 11,5 kilómetros y cruza la divisoria
                                              administrativa entre Asturias y León. En su frontera aún quedan restos de una por­
                                              tilla que hacía las veces de paso fronterizo.




              234
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              Poco antes de entrar en Poncebos el Cares recibe por la derecha las riegas del Tejo
                                              y Valcosín, que nacen en las cercanías del famoso pico Urriellu, más conocido como
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              “Naranjo de Bulnes” por el color anaranjado que adquiere su pared oeste al darle las
                                              últimas luces del atardecer. Cerca de Camarmeña y también por la derecha se le
                                              incorpora otro gran río el Duje, que nace en la fuente del Resalao, al pie de Peña
                                              Vieja en el macizo central de los Picos de Europa y desciende por la antigua morre­
                                              na glaciar que conduce al valle de Sotres, cruzando Tielve y la canal de la Rumiada,
                                              uniéndose al Cares junto al embalse de Poncebos, después de recorrer unos diecio­
                                              cho kilómetros. El Duje en algunos mapas también se le conoce como río Tielve.
 El río Deva deja a su paso una     Ya en su compañía el Cares, sigue hacia Arenas de Cabrales, localidad donde reci­
angosta garganta conocida como      be por la izquierda al río Casaño que nace en el Hoyo de la Madre, a una altitud
 desfiladero de la Hermida, con     de 1.340 m, y que recoge buena parte de las aguas que desciende del Cornión
  grandes paredes de roca caliza
                                    (Macizo Occidental de los Picos de Europa). A partir de ese punto el río cambia        235
     que en ocasiones sobrepasan
   los 650 metros de altura, que    radicalmente de rumbo y discurre paralelamente a las estructuras geológicas de la




                                                                                                                          cuenca Cares-Deva
      acompañan al río durante      zona, en dirección oeste-este, volviendo a oprimirse en un valle estrecho adentrán­
       21 km, lo que lo convierte   dose en el concejo de Peñamellera Alta, cerrándose aún más hasta Trescares, donde
      en el más largo de España     recibe al río Jana. Luego pasa por la localidad de Mier y sigue su camino hacia
                                    Panes donde se junta poco antes con el Deva.
    ▼
 





         El embalse de Poncebos,
 recibe el nombre de un antiguo
   puente que existía en el lugar


   El río Deva a su paso por la
  localidad de Potes, Cantabria


                                                                                                                          ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                          Cortesía
de
Cajastur
para

Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              236
 

Aguas cristalinas y paredes verti­    La parte alta de la cuenca del río Deva se encuentra como hemos dicho en el parque
   cales en la garganta del Cares     nacional de los Picos de Europa y estos son un enorme bloque calizo muy fractura­
                                      do en el que el agua de lluvia se introduce rápidamente en sistemas subterráneos,
      Las cascadas de agua vistas
                                      disolviendo constantemente la roca a su paso. Es lo que se conoce como un paisaje
 desde el lecho del río se asemejan   cárstico donde es difícil que la vegetación se asiente y se formen suelos.
   a agujeros por los que se vierte   En este entorno la disponibilidad del agua es escasa, a pesar de las altas precipita­
             el agua por sus bordes   ciones, y tanto la vegetación como la fauna dependen en buena medida de la pre­
                                      sencia de manantiales cársticos. La altura también juega en su contra pues durante
                                      varios meses al año sus territorios aparecen cubiertos por la nieve y tienen que luchar
                                      contra una climatología muy adversa.
                                              En el piso supratemplado (montano) de estos territorios de paisaje cárstico la espe­
                                              cie dominante es el haya y forma bosques que presentan una peculiar combinación
                                              florística en la que se unen elementos endémicos cántabro pirenaicos con otros de
                                              marcado carácter acidófilo, como el arándano (Vaccinium myrtillus) o la juncácea
                                              (Luzula sylvatica subsp. henriquesii). A este tipo de bosques se les denomina haye­
                                              dos picoeuropeanos.




              238
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para





                                              Junto a estos encontramos otros llamados hayedos con mercurial, que se asientan
                                              sobre suelos ricos y crecen en las laderas más umbrosas donde la insolación es menor
                                              y las lluvias frecuentes (superiores a los 1.400 mm anuales). Son los más comunes y
                                              se extienden por los territorios oceánicos de la cornisa cantábrica donde predomine
                                              la caliza. En el piso mesotemplado (colino), las solanas y zonas de fuerte insolación
                                              están colonizadas por los carrascales o encinares continentales cantábricos.
                                        Son bosques donde predomina las encinas (Quercus ilex) y si bien no ocupan gran­
                                        des extensiones, tienen una alto valor paisajístico, sobre todo cuando su presencia
                                        se manifiesta en los cortados de los desfiladeros donde algunos árboles desafían la
                                        gravedad. El bosque maduro está escasamente representado y son más frecuentes
                                        los aspectos rupícolas poco cerrados y con árboles de escaso porte, que se suelen
                                        caer o doblar con el peso de la nieve en los inviernos crudos.

El puente de la Vidre es de un solo
 vano y se cree que está construido
    sobre otro anterior de la época
  romana en un ramal que enlaza
 con la “vía marítima de Agripa”
       Se encuentra ubicado en las
   proximidades de la localidad de
      Trescares, Peñamellera Alta


  Poco después de pasar el puente de                                                                                           239
    los Rebecos, el Cares se desborda
 formando unas cascadas bellísimas




                                                                                                                              cuenca Cares-Deva
que precipitan sus aguas cristalinas
    al fondo del barranco por donde
              baja encajonado el río




                                                                                                                              ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                                                              Cortesía
de
Cajastur
para

El río Cares antes de llegar a Caín baja impetuoso, recogiendo el agua
        de numerosos torrentes que descienden por sus abruptas laderas
             242
                           rios de Asturias




                                              El bosque de ribera de estas zonas colinas corresponde a las alisedas ribereñas            En el curso bajo del río Deva,
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              orientales, es decir a los bosques de ribera con alisos (Alnus glutinosa) que se extien­   cerca de la localidad de Buelles,
                                                                                                                                         predominan los sauces blancos
                                              den desde el oriente de la cuenca del Navia, por toda la cornisa cantábrica hasta la
                                                                                                                                         formando pequeños bosques muy
                                              Aquitania y las Landas francesas. Además de esta especie encontramos también a             bien conservados. Su extensión
                                              otros árboles como los fresnos, los carbayos, los olmos y los sauces arbóreos. Cerca       y su escasa presencia en la región
                                              de la desembocadura, en la localidad de Buelles, el río Deva deposita cantos y sedi­       justifican que hayan sido decla­
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              mentos que arrastra desde las partes más altas, y cubre con ellas el lecho y las ribe­     rados monumento natural
                                              ras. estos depósitos en ocasiones forman islas en el medio del río, que son coloni­
                                              zadas por sauces arborescentes en las que predomina el sauce blanco (Salix alba).          Riberas perfectamente
                                              Son bosques ribereños de gran porte, en los que además encontramos otros árbo­             conservadas del río Cares,
                                              les como las mimbreras (Salix fragilis), los alisos (Alnus glutinosa), los chopos negros   con multitud de alisos especie
                                              (Populus nigra) y diversos arbustos o sauces hibridados. Generalmente nunca ocu­           típica de estos medios
                                              pan extensiones grandes así que no es de extrañar que ésta en concreto haya sido
                                              declarada monumento natural, pues es la mayor de toda la cornisa cantábrica.
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca Cares-Deva
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                               243
 

También encontramos, por ejemplo a lo largo del río Cares, asentados sobre suelos        Bosque de ribera en el río Cares
maduros, profundos, ricos en nutrientes y frescos, a los tilares (Tilia platyphyllos y
Tilia cordata) que se desarrollan junto con robles albares y fresnos, formando unos
bosques que son exclusivos de la vertiente septentrional de la cordillera Cantábrica.
En la comarca de Valdeón, el quejigo (Quercus faginea) también se integra en este
grupo de bosques mixtos y forman una facie característica.
      Águila culebrera (Circaetus     En cuanto a la fauna, una buena parte de la cuenca del río Deva se encuentra dentro
 gallicus) alimentando a su prole     del parque nacional de los Picos de Europa, lo que garantiza la máxima protección
en el valle del río Deva, cerca de
                                      legal que existe en nuestro país, por tanto no sufre apenas molestias humanas y en
              la localidad de Potes
                                      buena parte del año solo tiene a la climatología como su peor enemigo.
                                      Su territorio conserva aún las especies más emblemáticas de la fauna asturiana,
                                      como el oso pardo (Ursus arctos), el lobo ibérico (Canis lupus signatus) y el urogallo
                                      (Tetrao urogallus).
                                              En el valle de Valdeón, concretamente en el Monte Corona, aún se puede ver un chor­
 

                                              co de lobos, que es una trampa de troncos en forma de embudo que terminaba en un 
 

                                              foso y que se usaba antiguamente para cazar a estos cánidos, con la ayuda de los veci­
 

                                              nos de las zonas próximas. Una vez muerto el animal, se exhibía por todos los pue­
 

                                              blos de la comarca y su cadáver se exponía públicamente en las plazas, para que la 
 

                                              gente diera donativos a los miembro de la batida que acabó con su vida. 
 


                                                                                                                                          Chorco de lobos, foto de principios
                                                                                                                                          del siglo XX, en la que se aprecia
                                                                                                                                          la trampa y a todos los vecinos de
                                                                                                                                          las localidades próximas que ayu­
                                                                                                                                          daban a cerrar el embudo


                                                                                                                                          Los lobos adultos suelen superar
                                                                                                                                          los cuarenta kilos y en la cuenca
                                                                                                                                          de estos ríos se estima que viven
            246                                                                                                                           unos 12 o 15 ejemplares que
                                                                                                                                          se reúnen en grupos sociales o cla­
                           rios de Asturias




                                                                                                                                          nes, que cuentan con un número
                                                                                                                                          de tres o cuatro ejemplares adul­
                                                                                                                                          tos, más las crías de ese año
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca Cares-Deva
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                               247
 

                                              La fauna ligada al río, también es muy abundante y un signo evidente de la perfec­
 

                                              ta conservación de sus aguas. Entre otras, destacan especies como el salmón atlán­
 

                                              tico (Salmo salar), la lamprea marina (Petromyzon marynus), la anguila (Anguilla 
 

                                              anguilla), la trucha común (Salmo trutta fario) el turón (Mustela putorius), el des­
 

                                              mán ibérico (Galemys pyrenaicus), la nutria (Lutra lutra), el martín pescador (Alcedo 
 

                                              atthis) o el cangrejo de río (Austropotamobius pallipes). 
 

             248                              Los anfibios tienen una representación también muy elevada y en sus aguas se 
 

                                              reproducen los cuatro tritones que viven en Asturias: el tritón alpino (Mesotriton 
 

                                              alprestris), el palmeado (Lissotriton helveticus), el jaspeado (Triturus marmoratus) y 
 

                           rios de Asturias




                                              el ibérico (Lissotriton boscai).

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

                                      En los desfiladeros y gargantas que abundan en toda la cuenca son frecuentes los
                                      paredones de caliza que en ocasiones superan los 1.000 metros de altitud. estos son
                                      lugares inaccesibles y por tanto hábitats ideales para que las rapaces críen y saquen
                                      a sus polluelos adelante. Entre ellas destaca la presencia del buitre leonado (Gyps
                                      fulvus), el alimoche (Neophron percnopterus), el águila real (Aquila chrysaetos) y el
                                      halcón peregrino (Falco peregrinus).

    Petrocoptis pyrenaica subsp.
wiedmanii es una de las plantas
más llamativas de las oquedades
y extraplomos de los desfiladeros
       calcáreos de los territorios
              cántabro-atlánticos
Su nombre petrocoptis proviene
      de “el que rompe las rocas”


   Los galápagos en Asturias no
  son autóctonos y los ejemplares
   que se encuentran en nuestros
    ríos provienen de ejemplares
        introducidos ilegalmente
     En la foto, galápago leproso
            (Mauremys leprosa)
        nadando en el río Cares


        Lecho y bosque de ribera
                   del río Cares




                                      Acompañando a estos en sus vuelos, en ocasiones se dejan ver también jóvenes
                                      inmaduros de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), procedentes de los Pirineos,
                                      que buscan recolonizar los territorios que perdieron en los años cincuenta-sesenta
                                      cuando se extinguió la especie por el uso indiscriminado del veneno.
                                      En los cursos fluviales de las zonas bajas las aves alcanzan una gran densidad (140
                                      aves por cada 10 hectáreas) y en ella destacan los insectívoros, los páridos y los frin­
                                      gílidos. A estos también se ha unido una población cada vez más abundante de cor­
                                      moranes grandes (Phalacrocorax carbo) y de garzas reales (Ardea cinerea) que hace
                                      unos años eran muy escasas.
                                              El área de mayor interés en su desembocadura es la ría de Tinamayor, de influen­
 

                                              cia fluvial muy extensa, y en ella se observan especies muy características de estos 
 

                                              medios como pueden ser la gallineta (Gallinula chloropus), el rascón europeo (Rallus 
 

                                              aquaticus) o la avefría (Vanellus vanellus) que en ocasiones se deja ver en grandes 
 

                                              bancos en los praderas que bordean su cauce. 
 

                                              La cuenca del Deva tiene adjudicados treinta cotos salmoneros (diez y ocho el Cares 
 

                                              y doce el Deva) y en sus aguas se pescaron el año pasado 105 ejemplares que repre­
 

                                                                                                                                            Página anterior
                                              sentan el 29% de todas las capturas de nuestra región (356). 
 
                              Macizo central de los Picos de
                                              El mirlo acuático (Cinclus cinclus) vive sobre todo en las riberas de los arroyos y ria­
 
   Europa vertiente que tributa
                                              chuelos de alta montaña pero igualmente se le puede ver en los ríos caudalosos, 
 
           sus aguas al río Cares
                                              siempre que mantengan un nivel de pureza aceptable en sus aguas. En los meses 
 

                                              otoñales e invernales cuando su alimento habitual, las larvas e insectos, disminuyen 
 

                                                                                                                                            El río Deva forma en
                                              desciende de altitud y se deja ver habitualmente en los estuarios, embalses y lagu­
 
        su desembocadura la ría
                                              nas donde busca su alimento picoteando en las charcas intermareales o entre la 
 
            de Tina Mayor que separa
                                              arena y guijarros que se depositan en las orillas de las rías. 
 
                            Asturias de Cantabria

               252
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

                                                                                                                         253
     El mirlo acuático es un    Las aguas turbulentas, con rápidos y cascadas, que aseguran una oxigenación del




                                                                                                                        cuenca Cares-Deva
  bioindicador de la pureza     agua constante son su hábitat por excelencia pues es allí precisamente donde más
de las aguas de nuestros ríos
                                larvas de tricópteros, coleópteros y odonatos se reúnen. Para capturarlas en el lecho
     Su presencia por si sola
    garantiza el buen estado    del río se zambulle desde una roca próxima al cauce y bucea durante unos tres o
                de las aguas    cuatro segundos capturando con su pico todas las que están adheridas a las rocas.
                                Está técnica, también la combina con paseos por el fondo en los que levanta los
                                guijarros del lecho del río en busca de pulgas de agua o de pequeños crustáceos que
                                intentan pasar inadvertidos. Para ello, se vale de sus cortas alas usándolas como
                                remos para impulsarse frente a la corriente y en esos momentos puede permanecer
                                incluso más de veinte segundos sumergido ya que su sangre le aporta más oxígeno
                                que la de otros paseriformes y sus huesos carecen de sacos de aire. Lógicamente su
                                plumaje es muy sólido y lo lubrica continuamente para que el agua no penetre en

                                                                                                                        ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                él y así no perder calor corporal.
                                Cuando está posado en las rocas suele hacer unos movimientos espasmódicos, ele­
                                vándose y agachándose, que son muy característicos de la especie y de ahí que en
                                muchas zonas de nuestra región se le conozca vulgarmente como “llavaculos”.
                                Anida siempre junto al agua, a una altura no superior a los dos metros y suele tener
                                                                                                                        Cortesía
de
Cajastur
para





                                dos o tres posaderos en los que siempre se para antes de entrar al nido. Este puede
                                estar ubicado en taludes rocosos, grietas, agujeros en muros, debajo de puentes,
                                entre la vegetación o más habitualmente, tras las cascadas de agua donde la corrien­
                                te mantiene alejados a sus posibles depredadores. En su construcción intervienen
                                ambos progenitores y siempre lo fabrican con musgos y hierbas secas que arrancan
                                de las rocas y orillas próximas al cauce. En ocasiones también usan hojas de árbo­
                                les para recubrir su exterior y mimetizarlo.
                                              En la primera quincena de abril comienza la
                                              puesta de huevos, que suele oscilar en un núme­
                                              ro entre 4 y 6, de color blanco, mates y de unos
                                              26 x 19 mm de diámetro. La hembra es la única
                                              que se encarga de su incubación, mientras el
                                              macho defiende el territorio y consigue alimen­
                                              to. Al cabo de 14-16 días nacen los pollos y son
                                              alimentados en el nido durante 24 o 25 días.
                                              Después de ese tiempo saltan del nido y perma­
                                              necen en las rocas próximas reclamando el ali­
                                              mento a sus padres, que suelen pararse cerca de
                                              ellos pero no se lo dan, obligándoles a realizar
                                              cortos vuelos para conseguirlo. Al cabo de un
                                              tiempo, los pollos ya son capaces de seguir a los
                                              adultos volando a ras de agua y comienzan a
                                              zambullirse imitando su comportamiento. Una
              254
                                              vez que son capaces de conseguir alimentos por
                                              si mismos serán expulsados del territorio de sus
                           rios de Asturias




                                              progenitores y estos si la climatología acompa­
                                              ña iniciarán una segunda puesta, que suele ser
                                              únicamente de 3 o 4 huevos.
                                              En el continente europeo se distinguen varias
                                              razas. La Cinclus cinclus subsp. cinclus que habi­
                                              ta los países nórdicos, bálticos, el noroeste de
                                              Rusia y la bretaña francesa; la subsp. pyrenaicus
                                              que se extiende por Francia, los Pirineos occi­
                                              dentales hasta Cantabria y la atroventer que vive
                                              en Asturias, Galicia, norte de Portugal y las sie­
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              rras de Gata, Gredos y Guadarrama. Dichas
                                              poblaciones se diferencian entre si por el colo­
                                              rido de su plumaje y lógicamente existen indi­
                                              viduos con coloraciones intermedias en aquellos
                                              lugares donde estas se solapan.
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              El mirlo acuático no es una especie migradora,
                                              suele pasar todo el año en una reducida zona,
                                              pero las poblaciones del norte de Europa des­
                                              cienden hacia países situados más al sur en épo­
                                              cas de fríos intensos, estos movimientos pueden
                                              oscilar entre los 500 y 1.000 Km.
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuenca Cares-Deva
                                                               255
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Panorámica del río Cares
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              258
 

       Detalle de la boca de una
   lamprea marina, en la que se
observan los distintos círculos de
 dientes concéntricos y la lengua
  ambas estructuras son córneas
                                                                                                                               259
       La lamprea es un animal       La lamprea marina (Petromyzon marinus) es un pez agnato, desprovisto de mandí­




                                                                                                                              cuenca Cares-Deva
      eurihalino, capaz de vivir     bulas, con una antigüedad de más de 500 millones de años. Tiene el cuerpo cilín­
     en aguas con un alto rango
                                     drico, sin escamas, con una peculiar boca circular a modo de ventosa con la que se
        de concentración de sales
           sin que por ello se vea   adhiere a las presas de las que se alimenta; en su interior se disponen de forma con-
        afectado su metabolismo      céntrica hileras de dientes córneos que les permiten rascar la piel y sorber la sangre
                                     de sus presas. Es frecuente que se adhieran a los salmones, que comparten el mismo
           Utilizan su boca para     trayecto migrador en el río, o incluso a reos y mugiles.
          alimentarse y también      Al igual que el salmón, es un pez eurihalino anádromo, capaz de vivir en un rango
     descansar, usándola a modo      de concentración de sales muy amplio, desarrollando su primera fase de vida en el
  de ventosa se fijan en las rocas
                                     río, donde nace y permanece de 4 a 5 años en un estado llamado ammocete, escon­
      del lecho del río e impiden
     que la corriente las arrastre   didos entre las arenas y gravas del lecho; estas larvas son ciegas y su boca constitu­
                                     ye un capuchón con el que filtra el agua y la arena alimentándose de organismos

                                                                                                                              ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                Página posterior     acuáticos. La transformación en adulto se realiza rápidamente, con el desarrollo de
   Antes de depositar sus huevos
                                     unos pequeños ojos y la aparición del disco dentado que forma la boca, iniciando
     limpian meticulosamente el      la migración marina y transformándose en parásitos, alimentándose de la sangre de
  fondo del río, construyendo un     otros peces, por lo que ha recibido en sobrenombre de pez vampiro.
nido donde la hembra depositará      Con aproximadamente un metro de longitud, y tras pasar un tiempo aún sin deter­
                                                                                                                              Cortesía
de
Cajastur
para





   de 50.000 a 200.000 huevos        minar, vuelven al río para reproducirse. Una vez emparejados, construyen un nido
       Después del desove ambos
            progenitores mueren
                                     sobre el fondo, en zonas concretas de transición entre la cola de una poza y la cabe­
                                     cera de las tabladas y rápidos del río, utilizando la ventosa de su boca para trasla­
                                     dar las piedras adecuadas donde se producirá la puesta y fecundación de los hue­
                                     vos. Tras el apareamiento las lampreas se dejan llevar por las aguas y morirán en las
                                     orillas y recovecos del río.
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              262
 

    Desde el Murallón de Amuesa descienden las canales de Sabugo


▲
    y la de Estorez que terminan en el mismo cauce del Cares




    I. SITUACIÓN    Cuenca                                   Deva-Cares       III. GEOLOGÍA Y EDAFOLOGÍA
                                                                                      Material geológico dominante                                 calizas
                    UTM nacimiento coordenada x                   3529
                                                                                      Material geológico subdominante                 areniscas y pizarras
                                       coordenada y              47785
                                                                                      Tipo de suelo dominante                           leptosol rendsico
                                       coordenada z               1060
                                                                                      Tipo de suelo subdominante                        cambisol húmico
                    7. UTM        coordenada x                    3770
                    desembocadura
                                  coordenada y                   48037        IV. VEGETACIÓN Y USOS DEL SUELO

                                       coordenada z                  1                Tierras de cultivo (Km2)                                     10,19
                                                                                      Prados y pastizales (Km2)                                   229,47
                                                                                      Superficie agraria util (Km2)                               240,64
    II. TOPOGRAFÍA E HIDROLOGÍA
                                                                                      % Sau en cuenca                                              39,79
                    Extensión cuenca (A; Km2)                      1184,2                                        2
                                                                                      Superficie arbolada (Km )                                   661,07
                    Nº cursos fluviales permanentes                   170                     Frondosas (Km )    2
                                                                                                                                                  286,31
                    Frecuencia de drenaje                            0,19                     Coníferas (Km2)                                        4,77
                                                                                                                 2
                    Long fluvial total cuenca (Km)                 608,55                     Eucaliptos (Km )                                     62,32
                                                                                                            2
                                                                                              Matorral (Km )                                      307,67
                    Densidad de drenaje                              0,83
                                                                                      Otras superficies (Km2)                                     208,41
                    Longitud lineal c. principal (LL; Km)           73,23
                                                                                                                     2
                                                                                      Superficie total cuenca (Km )                             1.183,24
                    Longitud fluvial c. principal (Km)              60,03
                                                                                      % Superficie arbolada en cuenca                              81,69
                    Longitud de zona intermareal                     2,39
                                                                                                                                                               263
                                                                                      Nº cabezas bovino                                            27171
                    Orden fluvial                                         8           Nº cabezas ovino                                             26913




                                                                                                                                                              cuenca Cares-Deva
                    Altitud nacimiento cp (m)                        1520             Nº cabezas caprino                                           14709
                                                                                      Nº cabezas porcino                                               87
                    Altitud desembocadura (m)                             1
                                                                                      Producción anual estiercol (Tm)                            150102
                    Diferencia de cotas (m)                          1519
                                                                                      Densidad total ganado (equiv. bovino)                        52,03
                    Coef. Sinuosidad                                 1,18
                                                                                      Población                                                    16292
                    Pendiente fluvial (%)                            2,53             % Población saneada (edar)                                          0
                    Pendiente lineal (%)                             2,07             Densidad población                                           26,44
                                                                                                                                  2
                    Lemniscato (LL2/ 4A)                             1,13             Superficie media anual quemada (Km )                           9,83
                                                                                      % Sup. anual quemada sobre cuenca                              1,89
                    Superficie aforada (Km2)                      1084,12

                    Caudal medio anual (m3/s)                       34,87
                                                                              V. CALIDAD DEL AGUA. Nº estaciones = 12


                                                                                                                                                              ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                         2
                    Caudal relativo medio anual (l/s/Km )           68,83                                          Valor               Valor      Valor
                                                                                      Parámetro                   medio               mínimo     máximo
                    Precipitación media anual (mm)                 1205,8
                                                                                      Temperatura del agua (ºC)           14,93        9,25        19,4
                                                  3
                    Aporte medio anual (Hm )                      1100,20             Oxígeno disuelto (mg/l)             10,28        7,56        11,68
                    Q. medio anual max. (m3/s)                      30,30             Sólidos suspensión (mg/l)           36,95         0,5        631,5
                                                                                                                                                              Cortesía
de
Cajastur
para





                    Q. medio anual min. (m /s)3
                                                                     7,56             pH                                  8,02         7,085       9,005
                                                                                      Conductividad (µS/cm)              218,33         142        296,5
                    Coeficiente de irregularidad                     6,78
                                                                                      Dqo (mg/l)                          3,95          0,4        25,7
                    Q. max. mes más húmedo (m3/s)                   17,68
                                                                                      Dbo5 (mg/l)                         0,60           0          1,6
                    Q. min. mes más seco (m3/s)                     10,78
                                                                                      Coliformes totales (col/100)       2500,17         0         3000
                    Coef. inmoderación (cinm)                        1,64             Ion Amonio (NH4+; mg/l)             3,00         0,03        25,91
                    Coef. de desague (%)                            87,00             Bmwp                                42,64        33,5        48,5

                    Déficit de desague (%)                          26,00             Bmwp’                               52,25         35          74
Cascada en el río Cares
Playa de Rodiles y ría de Villaviciosa
cuencas Costeras
   La orografía asturiana se despeña sobre el mar Cantábrico hasta la rasa costera, de
   forma escalonada, formando pequeñas cuencas que recogen las aguas de una esca­
   sa porción de tierra para verterlas directamente al mar. Originadas por las trans­
   gresiones y regresiones marinas a lo largo de la joven historia geológica de la región,
   que provocaron períodos de avance del mar hacia el interior, erosionando los valles
   y generando planicies que han quedado al descubierto con la posterior elevación del
   continente, han formando los característicos acantilados litorales y evolucionando
   a lo largo de la franja litoral de forma distinta en función de la naturaleza de los
   materiales.                                                                                  269
   De esta forma, existen dos grandes sectores a occidente y a oriente del cabo Peñas.




                                                                                               cuencas Costeras
   La cuarcita caracteriza los altos acantilados occidentales, difíciles de erosionar debido
   a su dureza, formando cabos e islas entre movimientos en masa de grandes bloques
   que se desprenden en las cabezas de los cantiles vencidos por el continuo envite del
   oleaje. Por su parte, hacia oriente, el material calizo dominante ha sido moldeado
   de forma heterogénea creando un paisaje kárstico dominado por grutas, calas y
   bufones, horadando el frente de la costa hasta asomarse tierra adentro en las mareas
   vivas y en los frecuentes temporales que castigan la franja litoral en invierno.
   Es el caso de las cuencas costeras que forman ríos de corto recorrido, aislados, naci­
   dos en cotas medias y bajas, sujetos a una climatología de tipo colino y aportes
   exclusivamente pluviales, siendo la presencia de nieve muy escasa y puntual en
   determinadas épocas del año.

                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para

            270
                           rios de Asturias




                                              Pese a su pequeña extensión, todas ellas presentan multitud de valores naturales        A la izquierda, el bosque
                                              como consecuencia de su propia evolución aislada e independiente, siendo por ello       de ribera en el río Porcía
                                                                                                                                      y a la derecha, los acantilados
                                              muy sensibles a la alteración de cualquiera de sus particulares características.        y su desembocadura en
                                              De ellas, la más occidental es la del río Porcía, que nace en la sierra de la Bobia a   la playa del mismo nombre
                                              escasos ochocientos metros de altitud, recorre treinta y un kilómetros hasta su des­
                                              embocadura, formando una barrera arenosa que cierra el estuario, salpicado de
                                              numerosas islas en las que se concentran un buen número de aves, como el ostrero        Río Vio a su paso por el pueblo
                                                                                                                                      marinero de Viavélez, El Franco
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              euroasiático (Haematopus ostralegus), fácilmente reconocible por su plumaje blan­
                                              quinegro y su pico largo bermellón que utiliza para separar los moluscos de las
                                              rocas a modo de tenaza. La riqueza mineral de esta pequeña cuenca ha quedado
                                              reflejada en las explotaciones realizadas por lo romanos, especialmente de estaño,
                                              en las localidades de Campos y Salave, en el lugar conocido como Las Minas, así
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              como en el entorno del cabo Blanco, en la parroquia de Valdepares, que representa
                                              uno de los parajes más bellos del occidente asturiano y desde el que se domina la
                                              accidentada costa que rodea la desembocadura del río Porcía, situándose a caballo
                                              entre éste y la desembocadura del río Vio, de apenas diez kilómetros, que nace en
                                              la sierra de Vara, en el concejo del Franco y desemboca en la punta Lleitavida, al
                                              abrigo natural de la localidad de Viavélez.
Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuencas Costeras
                                                              271
 





ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              272
 





      Mugiles en el río Porcía
                                                                       Nutria adentrandose en el mar
I. SITUACIÓN	 	 Cuenca                                       Porcía       III. GEOLOGÍA Y EDAFOLOGÍA

               UTM nacimiento         coordenada x      179552,7545               Material geológico dominante                                 cuarcitas

                                      coordenada y     4810933,0374               Material geológico subdominante                               pizarras

                                      coordenada z           840,00               Tipo de suelo dominante                                 litosol dístrico
                                                                                  Tipo de suelo subdominante                           cambisol húmico
               7. UTM                 coordenada x      186954,8026
               desembocadura
                                      coordenada y     4830844,1295
                                                                          IV. VEGETACIÓN Y USOS DEL SUELO
                                      coordenada z             5,74
                                                                                  Tierras de cultivo (Km2)                                          12,9
                                                                                                                  2
                                                                                  Prados y pastizales (Km )                                         42,4
II. TOPOGRAFÍA E HIDROLOGÍA                                                                                           2
                                                                                  Superficie agraria útil (Km )	 	                                  55,2
               Extension cuenca (A; Km2)                        142
                                                                                  % Sau en cuenca	 	                                              38,61
               Nº cursos fluviales permanentes                    13              Superficie arbolada (Km2)	 	                                      76,9
               Frecuencia de drenaje                           0,092                       Frondosas (Km )	 	     2
                                                                                                                                                    15,7
               Long fluvial total cuenca (Km)                  167,8                                          2
                                                                                           Coníferas (Km )	 	                                       22,7
               Densidad de drenaje                               1,2                       Eucaliptus (Km2)	 	                                      22,7
                                                                                                         2
               Longitud lineal c. principal (LL; Km)            16,2                       Matorral (Km )	 	                                        15,8
                                                                                                          2
                                                                                  Otras superficies (Km )                                           10,9
               Longitud fluvial c. principal (Km)               31,8	 	                                                                                       273
                                                                                                                          2
                                                                                  Superficie total cuenca (Km )                                143,0771
               Longitud de zona intermareal                      1,4
                                                                                  % Superficie arbolada en cuenca                                 53,77




                                                                                                                                                             cuencas Costeras
               Orden fluvial	 	                                    3
                                                                                  Nº cabezas bovino	 	                                             9662
               Altitud nacimiento cp (m)	 	                     840
                                                                                  Nº cabezas ovino                                                   272
               Altitud desembocadura                            5,74
                                                                                  Nº cabezas caprino	 	                                              157
               Diferencia de cotas 	 	                       834,26	 	
                                                                                  Toneladas anual estiercol (Tm)                         48457,69699
               Coef. sinuosidad 	 	                             1,96	 	           Dens. total ganado (equivalente bovino)                67,77318802
               Pendiente fluvial (%)                            0,26              Población                                                       10400
               Pendiente lineal (%)                             0,51              % Población saneada (edar)                                          0,0

               Lemniscato (LL /4A)2
                                                                0,46              Densidad población                                                72,7

               Superficie aforada (Km )  2
                                                             132,00               Sup media anual quemada (Km2)                                   5,127
                                                                                  % Anual quemada sobre cuenca                                      3,58
               Caudal medio anual (m3/s)                        3,13


                                                                                                                                                             ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















               Caudal relativo medio anual (l/s/Km2)           23,78
                                                                          V. CALIDAD DEL AGUA. Nº estaciones = 1
               Precipitacion media anual (mm)                  1200                                             Valor                  Valor     Valor
                                                                                  Parámetro	 	                 medio                  mínimo    máximo
               Aporte medio anual (Hm3)                         99,0
                                                                                  Temperatura del agua (ºC)                   13,4     24,6        6,0
               Q. medio anual max	 	                           158,7
                                                                                  Oxígeno disuelto (mg/l)                     10,1     12,3        6,6
                                                                                                                                                             Cortesía
de
Cajastur
para





               Q. medio anual min.	 	                           41,4
                                                                                  Sólidos suspensión (mg/l)                    2,6     39,0        0,0
               Coeficiente de irregularidad	                     3,8
                                                                                  pH	 	                                        6,9     8,6         5,9
               Q. max mes más húmedo                            12,8                                                          70,3     90,0       48,0
                                                                                  Conductividad (µS/cm)
               Q min mes más seco                                3,1              Dqo (mg/l)                                   1,3     5,3         0,0
               Coef inmoderación (Cinm)                          4,2              Dbo5 (mg/l)                                  1,1     3,5         0,0
               Coef de desague (%)                             62,50              Ion Amonio (NH4+)                            0,1     0,7         0,0

               Deficit de desague (%)                          37,50              BMWP’                                       137,0   140,0      134,0
              274
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              El río Barayo en su desembocadura forma uno de los estuarios de mayor valor              Desembocadura del río Barayo,
                                              natural y calidad paisajística, desarrollado por amplios meandros que albergan dife­     en el límite entre Navia y Valdés,
                                                                                                                                       Reserva natural parcial, ya que
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              rentes hábitats como las marismas, las dunas, los acantilados y el bosque de ribera.     la presencia de varios hábitats
                                              El aliso (Alnus glutinosa) que aparece en la mayor parte de los cursos fluviales de      en un entorno tan próximo
                                              Asturias está también presente en sus orillas, consolidándolas gracias a sus podero­     hacen que este lugar sea único
                                              sas raíces, en contacto permanente con el agua, y sirviendo a su vez como valioso        en nuestra región
                                              refugio para la fauna acuática; este árbol representa uno de los valores naturales más
                                              preciosos del río, ya que de él dependen en gran medida la presencia y desarrollo
                                              de numerosas comunidades vegetales que crecen al abrigo de su fértil suelo, gracias
                                              a su asociación simbiótica con la bacteria Actinomyces alni, que tienen la propiedad
                                                                                                                           275




                                                                                                                          cuencas Costeras
                                                                                                                          ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















Aliseda ribereña del río Barayo     de fijar el nitrógeno atmosférico, que es posteriormente liberado por el árbol al
                                    suelo. También destaca por sus múltiples propiedades medicinales, especialmente
                                                                                                                          Cortesía
de
Cajastur
para





               Página posterior
                                    por los abundantes taninos de su corteza; durante el siglo XVIII, cuando fiebres
                                    palúdicas diezmaban la población y la quinina importada de América era difícil de
        Carrizal de Phragmites
                                    conseguir se utilizó como febrífugo, llegando a denominarse la quinina europea.
     australis, estas formaciones
        vegetales rizomatosas se    Incluso ha sido un árbol fundamental en la construcción, llegando a formar los
   extienden por el lecho del río   cimientos inundados de los edificios venecianos. Es sin duda un árbol cuyas propie­
 formando una auténtica selva       dades naturales quedan eclipsadas por su facilidad de propagación, lo amplio de su
                                    distribución y su abundancia, ocupando un papel fundamental en la formación y
                                    estabilidad de numerosos hábitats fluviales.
                                              En sus 12 kilómetros de recorrido, los bosques de ribera forman una galería cerrada       Los carrizos y el barrón son
                                              que filtra la luz solar y favorece la presencia de sotobosque que acompañan a los sau­    dos de las muchas y variadas
                                              ces y alisos hasta las aguas salobres, donde es sustituida por vegetación colonizado­     especies que dan forma al cordón
                                                                                                                                        dunar de la playa en la reserva
                                              ra y pionera, especializada en fijar y mantener suelos poco estables como las dunas.      natural parcial del río Barayo
                                              Aparecen de esta forma coníferas e, inmediatamente después las gramas de mar
                                              (Elymus farctus subsp. boreatlanticus), cubriendo las dunas embrionarias situadas en
                                              la parte más alta de la playa, al alcance únicamente de las mareas vivas, dando paso
                                                                                                                                        Últimos metros del río Negro
                                              posteriormente a las llamadas dunas blancas justo en el límite de las olas, sobre las     a su paso por la villa marinera
                                              que destaca el barrón (Ammophila arenaria subsp. australis) que se establece como una     de Luarca, antes de adentrarse
                                              empalizada gracias a sus tallos subterráneos, que se expanden paralelos a la superficie   en el mar
                                              varios metros deteniendo el avance de las dunas, lo que permite
                                              que se asienten otras especies con menor capacidad de fijación
                                              del suelo; ya en las zonas más abrigadas de los golpes de mar se
                                              sitúan las dunas grises o fijas, cubiertas principalmente por her­
                                              báceas y pequeños arbustos resistentes a la influencia del vien­
                                              to marino. En la transición entre el bosque de ribera y las dunas
              278
                                              aparecen comunidades vegetales características de la marisma
                                              subhalófila, principalmente junco marítimo (Juncus maritimus),
                           rios de Asturias




                                              cañaverales de carrizo (Phragmites australis) y praderas húme­
                                              das, que confieren al río un final sinuoso y lento.
                                              Pese a la baja penetración de las aguas salinas en el río, esta zona
                                              carece de la abundancia de descomponedores presentes en las
                                              aguas y los depósitos vegetales se decantan creando a lo largo del
                                              tramo un sustrato rico en materia orgánica sobre el que no es
                                              raro descubrir alguna nutria (Lutra lutra L.), adaptada al medio
                                              marino especialmente en esta zona, llegando a adentrarse hasta
                                              el mar en busca de alimento.
                                              Separando las praderas húmedas el colorido del tojo (Ulex can­
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              tabricus) aporta al paisaje un contraste luminoso que acompa­
                                              ña a la ribera hasta sus límites montañosos, donde abundan los
                                              pinos, repoblados artificialmente con el propósito de consoli­
                                              dar el sistema dunar inicial, y los eucaliptos.
                                              La diversidad de hábitats constituye un medio especialmente
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              sensible, lo que ha dado lugar en el año 1995 a su declaración
                                              como Reserva natural parcial, desde la punta de Arnao hasta los
                                              Aguiones, incluyendo playas, acantilados e islotes, como una
                                              zona periférica de protección que incorpora la totalidad de la
                                              cuenca del río. Asimismo, está incluido en el lugar de impor­
                                              tancia comunitaria y en la zona de especial protección para la aves
                                              de Penarronda-Barayo.
En la localidad de El Sellón nace el río Negro, recorriendo apenas veinte kilómetros
hasta su desembocadura en la localidad de Luarca a través de un bosque frondoso que
se abre paso entre la zona urbana. Este río se adentra con todo su esplendor hasta el
mismo puerto pesquero, donde es fácil observar truchas e incluso garzas reales (Ardea
cinerea) aprovechando la escasa profundidad de las luminosas tabladas para acechar a
sus presas preferidas que van desde invertebrados acuáticos, anfibios hasta peces de
mediano tamaño. Su gran envergadura, de hasta dos metros entre las puntas de sus
alas y un metro de altura, contrasta con su ligereza de apenas dos kilos, y aunque es
muy esquiva tolera muy bien la presencia humana siempre que ésta se mantenga a
una distancia prudencial.
Cortesía
de
Cajastur
para





                                                              280
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              Garcea real (Ardea cinerea) y raíces de un aliso (Alnus glutinosa)
I. SITUACIÓN	 	 Cuenca 	 	                                 Negro    III. GEOLOGÍA Y EDAFOLOGÍA
                UTM nacimiento	 	 coordenada x           244580             Material geológico dominante                                      pizarras

                                    coordenada y         4827583            Material geológico subdominante                                  cuarcitas

                                    coordenada z            680             Tipo de suelo dominante                                cambisol húmico

                7. UTM              coordenada x         204386             Tipo de suelo subdominante                                  litosol dístrico
                desembocadura
                                    coordenada y         4814617
                                    coordenada z            5,83    IV. VEGETACIÓN Y USOS DEL SUELO
                                                                            Tierras de cultivo (Km2)                                              4,12
II. TOPOGRAFÍA E HIDROLOGÍA (1:50.000)	 	                                   Prados y pastizales (Km )     2
                                                                                                                                                50,59
                                              2                                                               2
                Extensión cuenca (A; Km )                   88,61           Superficie agraria útil (Km )                                       54,72
                Nº cursos fluviales permanentes                9            % Sau en cuenca                                                       0,62
                Frecuencia de drenaje                        0,35                                         2
                                                                            Superficie arbolada (Km )                                           29,30
                Long fluvial total cuenca (Km)              66,40                                         2
                                                                                    Frondosas (Km )                                             10,61
                Densidad de drenaje                         16,20                                     2
                                                                                    Coníferas (Km )                                               9,18
                Longitud lineal c. principal (LL; Km)       20,00                                         2
                                                                                    Eucaliptus (Km )                                              9,19
                Longitud fluvial c. principal (Km)          25,58                                 2
                                                                                    Matorral (Km )                                                0,31
                Longitud de zona intermareal                 0,33                                 2
                                                                            Otras superficies (Km )                                               0,05      281
                Orden fluvial                                  3                                                  2
                                                                            Superficie total cuenca (Km )                                       88,21




                                                                                                                                                           cuencas Costeras
                Altitud nacimiento cp (m)                    680            % Superficie arbolada en cuenca                                     33,20
                Altitud desembocadura (m)                    5,83           Nº cabezas bovino                                                   24003
                Diferencia de cotas (m)                    674,17           Nº cabezas ovino                                                       972
                Coef. sinuosidad                             1,92           Nº cabezas caprino                                                     314
                Pendiente fluvial (%)                        0,26           Toneladas anual estiercol (Tm)                                    126445
                Pendiente lineal (%)                         0,51           Dens. total ganado (equivalente bovino)                             52,70
                                2
                Lemniscato (LL / 4A)                         0,50           Población                                                           16749
                                         2
                Superficie aforada (Km )                    90,95           Densidad población                                                 189,90
                                          3                                                                           2
                Caudal medio anual (m /s)                    2,28           Sup media anual quemada (Km )                                       1,068
                                                     2
                Caudal relativo medio anual (l/s/Km )       25,07           % Anual quemada sobre cuenca                                          0,25



                                                                                                                                                           ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                Precipitación media anual (mm)             1427,0
                                              3
                Aporte medio anual (Hm )                    66,70   V. CALIDAD DEL AGUA. Nº estaciones = 2
                Coef. de desague (%)                        51,40                                                         Valor    Valor       Valor
                                                                            Parámetro                                     medio   mínimo      máximo
                Déficit de desague (%)                      48,60
                                                                            Temperatura del agua (ºC)                     13,74     8           17,9
                                                                                                                                                           Cortesía
de
Cajastur
para





                                                                            Oxígeno disuelto (mg/l)                        9,4      8           11,1
                                                                            Sólidos suspensión (mg/l)                     0,58      0             2
                                                                            pH                                            6,19     4,99          7,7
                                                                            Conductividad (µS/cm)                         49,48    33            71
                                                                            Dbo5 (mg/l)                                   1,12     0,2            3

                                                                            Ion Amonio (NH4+; mg/l)                       0,16      0           0,69
Embarcadero del Puntal en la ría de Villaviciosa
             284
                                              En el territorio costero central destaca la ría de Villaviciosa por su importancia      Anochecer en la ría de Villaviciosa
                           rios de Asturias




                                              ecológica, que abarca una estrecha franja que comprende la desembocadura del río
                                              Valdediós y sus territorios adyacentes. Sus límites coinciden con las carreteras que
                                                                                                                                      El ostrero común euroasiático
                                              discurren a ambos lados de la ría, y una zona periférica de protección que abarca la    (Haematopus ostralegus) es una
                                              cuenca visual de la misma, hasta el sur de Villaviciosa. Su longitud es de unos 8       de las joyas que hay que conservar
                                              Km. y su superficie de 1.085 Ha. Como todas las rías adopta la típica forma de          en nuestras rías y costa
                                              embudo, estrechándose en la cabecera y abriéndose cuanto más se acerca al mar. Su       Sólo una docena consiguen
                                              anchura oscila entre los 250 m en sus tramos más estrechos y los 1.000 m que apro­      criar a pesar de ser una
                                                                                                                                      especie protegida
                                              ximadamente alcanza en la playa de Misiego.
                                              La formación del estuario data del Pleistoceno Superior cuando la última glacia­
                                              ción de Würn provocó el descenso del nivel del mar. Momento que aprovecharon
                                              los ríos para tallar profundos cauces en esos tramos recuperados. Tras la retirada de
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              los hielos el mar volvió a inundar dichos valles colmatándolos y formando los deno­
                                              minados estuarios de valle sumergido, al cual pertenece la ría de Villaviciosa.
                                              En 1976 el ICONA estableció las primeras medidas de protección en este espacio,
                                              decretando un régimen de veda que impedía cazar sus aves acuáticas.
                                              Posteriormente, ya en 1995 fue declarada Reserva natural parcial, distinción de la
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              que goza en la actualidad, además de haber sido incluida como Lugar de importan­
                                              cia comunitaria y Zona de especial protección para las aves.
                                              La marisma halófila ocupa gran parte de la superficie del estuario, y en ella pode­
                                              mos reconocer la seda de mar ancha (Zostera marina) sobre los fondos más pro­
                                              fundos, que se sustituye por la seda de mar estrecha (Zostera noltii) en aquellas
                                              zonas que quedan al descubierto en la bajamar, distribuyéndose desde el islote are­
                                              noso de El Bornizal hasta los muelles de la Espuncia. Estas algas, que forman
corredores submarinos uniendo grandes zonas arenosas son aprovechadas por los
invertebrados acuáticos, especialmente crustáceos, para desplazarse ocultos o parcial­
mente camuflados e intentar pasar inadvertidos para sus abundante depredadores. En
las áreas más elevadas aparecen comunidades de hierba salada (Spartina maritima),
siendo en esta ría la única zona del litoral asturiano donde se ha constatado su pre­
sencia. En el límite de las pleamares aparecen matorrales de sosa de las salinas
(Sarcocornia perennis) y en un nivel superior, solo alcanzable por las mareas más
vivas, matorrales de salicor duro (Sarcocornia fruticosa), sustituidas en las zonas más
arenosas por la salobreña (Halimione portulacoides). Por encima de estas y sobre sus-
tratos bien drenados del islote del Bornizal aparecen matorrales de sosa fina
(Suaeda vera) de los que únicamente se ha constatado su presencia en todo el lito­
ral cantábrico junto con otra comunidad de la localidad cántabra de Suances. Otras
especies exclusivas de este estuario son la Suaeda maritima y la Suaeda albescens, que
ocupan en verano claros de los matorrales de salicor duro y salobreña.
                                              De la parte subhalófila de la marisma destacan los tupidos cañaverales de
                                              Scirpus maritimus var. compactus, de hasta un metro de altura que se propa­
                                              ga a través de los fuertes rizomas de sus raíces en aguas algo salobres; en las
                                              zonas donde la salinidad disminuye, ésta se ve sustituida por cañaverales
                                              anfibios de carrizo (Phragmites australis); en las zonas no inundadas y sali­
                                              nidad reducida aparecen representados los juncales de Juncus maritimus.
                                              La gran variedad de vegetación favorece la presencia de multitud de aves
                                              acuáticas, la mayor parte migradoras, que buscan en la ría alimento y refu­
                                              gio en las rutas que unen sus áreas de cría en la Europa septentrional y de
                                              invernada en el continente africano; su presencia es especialmente acusada
                                              en primavera y en otoño. Estas aves pueden diferenciarse en tres grupos:
                                              por un lado los Limícolas, caracterizados por su adaptación a la alimenta­
                                              ción en terrenos fangosos, bien mediante adaptaciones de su pico, como el
                                              zarapito real (Numenius arquata) o la aguja colinegra (Limosa limosa), o ayu­
                                              dados por sus patas con las que remueven los fondos como el correlimos
                                              común (Calidris alpina) o el chorlitejo grande (Charadrius hiaticula); entre
            286
                                              las que aparecen anualmente sobre los bordes húmedos del estuario desta­
                                              ca la agachadiza común (Gallinago gallinago) con su largo pico recto, cuya
                           rios de Asturias




                                              punta esta provista de unos receptores sensoriales que le permiten captar los
                                              movimientos de los pequeños invertebrados sumergidos en el limo y que
                                              son la base de su alimentación; su peculiar colorido y la disposición de los
                                              ojos, en la parte alta de la cabeza le hace pasar inadvertida en las aguas
                                              someras y le permite estar alerta mientras descansa o se alimenta.
                                              En las llanuras fangosas de la marisma halófila es frecuente la presencia del
                                              archibebe claro (Tringa nebularia), de aspecto elegante y localizable por sus
                                              ruidosos sonidos que en ocasiones se mezcla con los de otras especies que
                                              aparecen casi exclusivamente en los pasos migratorios, como el vuelvepie­
                                              dras (Arenaria interpres), el correlimos tridáctilo (Calidris alba), la cigüeñue­
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              la (Himantopus himantopus), el alcaraván (Burhinus oedicnemus) y la avoceta
                                              (Recurvirostra aboceta). La mayor parte de estas aves utilizan el islote del
                                              Bornizal como área principal de descanso, invadiendo las llanuras fangosas
                                              en bajamar para alimentarse, mientras que la zona de los porreos es fre­
                                              cuentada por la agachadiza común (Gallinago gallinago), el chorlito dorado
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              europeo (Charadrius apricaria) o la avefría (Vanellus vanellus).
                                              Otro tipo de aves que nos encontramos en la ría son las garzas; tanto la
                                              garceta real (Ardea cinerea), como la garceta común (Egretta garzeta), de
                                              menor tamaño, color blanco y dos largas plumas en período nupcial en su
                                              nuca. Ambas presentan un vuelo característico, con la cabeza entre los
                                              hombros y las patas estiradas hacia atrás, sobresaliendo de la cola.
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              288
 

Cortesía
de
Cajastur
para
                 cuencas Costeras
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                              289
 

           290
                           rios de Asturias
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              Por último, las aves nadadoras tienen patas cortas y palmeadas, adaptadas a la nata­     Las llanuras fangosas ocupan
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              ción y al buceo, siendo las más frecuentes las anátidas, entre las que destaca la cer­   una gran extensión en la ría
                                              ceta común (Anas crecca) como la más pequeña de todas las que se alimentan en la         de Villaviciosa y están formadas
                                                                                                                                       por limos, arenas de diversos
                                              superficie y que comparte el típico dimorfismo sexual de la familia, mostrando el        espesores y abundante materia
                                              macho un plumaje de vivos colores resaltado por un antifaz verde, más vistoso que        orgánica de la que se alimentan
                                              el de la hembra, mucho más apagado y mimético. Otras anátidas frecuentes en esta         tanto los animales como
                                              zona son el ánade real (Anas platyrhynchos), el silbón europeo (Anas penelope), el       las comunidades vegetales
                                              ánade friso (Anas strepera) y el cuchara europeo (Anas clypeata).
                 Página anterior 
 

                  Los “porreos” de 
 

            la ría de Villaviciosa


Una nécora (Necora puber) busca
refugio en las praderas de mar de
    hoja estrecha (Zostera noltii)




                                         Además de los naturales, este espacio tiene valores culturales y patrimoniales que per­
                                         manecen intactos a lo largo del tiempo, otorgando al conjunto de la ría un paisaje de
                                         formas ricas y variadas. Si atendemos al origen del nombre, Villaviciosa aúna dos
                                         términos concretos referidos a la abundancia del entorno; la villa, heredada direc­
                                         tamente del mismo término latino hace referencia a casa rústica, entendida como el


                                                                                                                                    291




                                                                                                                                   cuencas Costeras
                                                                                                                                   ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA


















         Amanecer en El Puntal           conjunto de elementos necesarios para la explotación agrícola: fuentes, prados, horre­
                                                                                                                                   Cortesía
de
Cajastur
para





            ría de Villaviciosa          os, lagares, viviendas, molinos, etc, y siempre como sistema de producción agrícola
                                         organizado; por su parte, el término viciosa, se aleja de la interpretación popular
                                         actual, y deriva del latin vitiosam, con el sentido de fértil, muy productiva y exube­
                                         rante. En asturiano se dice que las plantas tienen viciu cuando crecen demasiado por
                                         estar en zonas muy húmedas o excesivamente abonadas.
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              292
 

Molino de mareas en la Enciena     Existen elementos arquitectónicos de gran valor, con abundancia de casonas y pala­
            ría de Villaviciosa    cetes tradicionales, alguno de ellos ligados íntimamente al uso del agua, como es el
                                   caso de los molinos de mareas o aceñas, de los que se conserva uno rehabilitado
    Antiguo molino de la Piedra
                                   como uso residencial, denominado La Enciena; su funcionamiento se basaba en el
en los márgenes del río Profundo   aprovechamiento del nivel de las mareas, de forma que en la fase ascendente, el mar
                                   llenaba una cuenca de reserva que se retenía conforme el nivel del mar descendía;
                                   en marea baja, cuando la diferencia de presiones era máxima, se liberaba el conte­
                                   nido de la cubeta, regulando su salida mediante unas válvulas que impulsaban la
                                   rotación de la rueda del molino.
Las Fuentes del río Obaya, nacen debajo del hayedo de La Biescona, a los pies del Monte Sueve
           296
                                              En el último tramo oriental de la costa asturiana el paisaje vuelve a estar domina­      Desembocadura del río Bedón en
                           rios de Asturias




                                              do por fuertes relieves, alineados paralelamente al mar, pero de naturaleza calcárea.    la playa de San Antolín, Llanes
                                              Las altas tierras del Cuera constituyen crestones calizos de suelos delgados y un
                                              marcado modelado cárstico, poco aptos para el asentamiento humano que se ve              Bando de mugiles en el río Bedón
                                              desplazado a los fondos de los valles y a determinado puntos del litoral. Su pecu­
                                              liar disposición en la misma dirección que la costa a lo largo de treinta kilómetros,
                                              así como por su proximidad al mar (entre 4 y 8 km) ha hecho que se recoja en el
                                              Plan de ordenación de los recursos naturales de Asturias como paisaje protegido. Las
                                              aguas que descienden por la ladera norte del cordal forman diversos arroyos que se
                                              asoman al mar a través de dos ríos de gran importancia ecológica.

                                              El primero de ellos es el Bedón, que forma en su desembocadura una barrera de
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              cantos rodados fruto de la fractura de calizas a lo largo de la cuenca y del modelado
                                              del mar sobre los acantilados próximos. El ambiente fluvial se sumerge en la playa
                                              confluyendo con el marino en cada flujo de marea, invitando a determinadas espe­
                                              cies a adentrarse en las aguas dulces otorgándoles refugio y alimento; entre las más
                                              representativas en estas desembocaduras destaca la lubina (Dicentrarchus labrax),
Cortesía
de
Cajastur
para





                                              como máximo representante de peces depredadores del litoral que se adentran en los
                                              ríos en busca de alimento. Se trata de una especie muy voraz y su dieta la componen
                                              los crustáceos y peces de mediano tamaño, como el salmón, al que devora puntual­
                                              mente cada año cuando los alevines se reúnen para iniciar su migración marina.
                                              También es habitual de los fondos arenosos la solla (Pleuronectes platessa), pez de 20
                                              a 30 cm de cuerpo plano adaptado al contorno del suelo donde permanece mimeti­
                                              zado mientras espera la oportunidad de abalanzarse sobre los invertebrados que se
desplazan ayudados por las mareas, compartiendo el ambiente con las abundantes
anguilas (Anguilla anguilla) características de todos los cursos costeros peninsula­
res. Los mugiles o muiles (Mugil cephalus) invaden también en gran número estas
aguas tranquilas, deslazándose en grandes cardúmenes asomando sus bocas sobre
la superficie, filtrando las algas y el fitoplancton que abunda en este tipo de aguas
salobres; en ocasiones se adentran en los ríos, especialmente cuando la temperatu­
ra de las aguas es más elevada, recorriendo varios kilómetros hasta llegar a un obs­
táculo infranqueable, recorriendo las orillas alimentándose de las algas que nacen
adheridas a las piedras y de pequeños invertebrados, volviendo de nuevo al mar con
la llegada del invierno. Este río en su nacimiento en los altos de Asiego se deno­
mina en su recorrido río de las Cabras, uniéndose el de Caldueño en la Güera de
Meré y posteriormente, un poco más abajo de Puente Nuevo, a su principal afluen­
te, el río San Miguel que atraviesa el valle de Ardisana, pasando a llamarse Bedón
a partir de la localidad de Posada de Llanes.
Cortesía
de
Cajastur
para

ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA














   rios de Asturias




                                                              298
 

▼

     Las anguilas (Anguilla anguilla) son animales catádromos,                   El río Purón en su curso alto es uno de los más cristalinos
     viven en agua dulce y se aparean en agua salada.                            de nuestra región, debido a que su lecho rocoso de cuarcitas
     Del griego cata, significa abajo                                            blancas, refleja mucho la luz




     I. SITUACIÓN	 	 Cuenca 	 	                                    Bedón        III. GEOLOGÍA Y EDAFOLOGÍA
                     UTM nacimiento	 	 coordenada x            348720,424               Material geológico dominante                               calizas

                                           coordenada y       4800716,214               Material geológico subdominante                  cuarcito-calcáreo

                                           coordenada z              550                Tipo de suelo dominante

                     7. UTM           coordenada x             349098,389               Tipo de suelo subdominante
 

                     desembocadura
 

                                      coordenada y              4811677,2

                                           coordenada z              5,79       IV. VEGETACIÓN Y USOS DEL SUELO
                                                                                        Tierras de cultivo (Km2) 	 	                                  2,4
     II. TOPOGRAFÍA E HIDROLOGÍA	 	                                                     Prados y pastizales (Km2)                                    34,9
                                                                                                                        2
                     Extensión cuenca (A; Km2)                         80               Superficie agraria útil (Km )                                38,0

                     Nº cursos fluviales permanentes                     6		            % Sau en cuenca 	                                           43,29
                                                                                        Superficie arbolada (Km2)                                    40,9
                     Frecuencia de drenaje                          0,075 	
                                                                                                 Frondosas (Km2) 	                                   11,0
                     Long fluvial total cuenca (Km)                  38,0
                                                                                                                2
                                                                                                 Coníferas (Km ) 	 	                                  5,5
                     Densidad de drenaje 	 	                           0,5
                                                                                                                    2
                                                                                                 Eucaliptus (Km ) 	 	                                 6,9
                     Longitud lineal c. principal (LL; Km)           12,7
                                                                                                 Matorral (Km2) 	 	                                  17,5
                     Longitud fluvial c. principal (Km)              16,0
                                                                                        Otras superficies (Km2) 	 	                                   8,9
                                                                                                                                                              299
                     Longitud de zona intermareal                      0,5 	
                                                                                        Superficie total cuenca (Km2) 	 	                            87,8




                                                                                                                                                             cuencas Costeras
                     Orden fluvial 	 	                                   3	             % Superficie arbolada en cuenca                             46,62
                     Altitud nacimiento cp (m)                        550 	             Nº cabezas bovino 	 	                                       5099
                     Altitud desembocadura                               5		            Nº cabezas ovino 	                                          2582

                     Diferencia de cotas                              545 	 	           Nº cabezas caprino 	                                        1239

                     Coef sinuosidad 	                               1,26 	 	           Toneladas anual estiercol (Tm)                      26791,87193

                     Pendiente fluvial (%) 	                         3,41 	 	           Dens. total ganado (equivalente bovino)                      61,5
                                                                                        Población 	 	                                               3000
                     Pendiente lineal (%)                            4,29
                                                                                        Densidad población                                           34,2
                     Lemniscato (LL2/4A) 	 	                         0,50
                                                                                                                            2
                                                                                        Sup media anual quemada (Km ) 	 	                             1,0
                     Superficie aforada (Km2) 	                     77,00
                                                                                        % Anual quemada sobre cuenca 	 	                             1,14
                     Caudal medio anual (m3/s)                       3,24



                                                                                                                                                             ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                                          2
                     Caudal relativo medio anual (l/s/Km )          42,16
                                                                                V. CALIDAD DEL AGUA. Nº estaciones = 1
                     Precipitación media anual (mm)                  1300
                                                                                                                                Valor    Valor     Valor
                     Aporte medio anual (Hm3)                       102,4               Parámetro                               medio   mínimo    máximo
                                                                                        Temperatura del agua (ºC)               13,0     7,0       22,9
                     Q. medio anual max.	 	                         138,0
                                                                                        Oxígeno disuelto (mg/l)                  9,8     6,2       20,8
                                                                                                                                                             Cortesía
de
Cajastur
para





                     Q. medio anual min.	 	                          48,5
                                                                                        Sólidos suspensión (mg/l)                2,8     0,0       70,4
                     Coeficiente de irregularidad	                     2,8
                                                                                        pH	 	                                    7,7     6,6        9,0
                     Q. max mes más húmedo	 	                        16,8
                                                                                        Conductividad (mS/cm)                   223,0   188,0      246,0
                     Q min mes más seco	 	                             3,5
                                                                                        DQO (mg/l)                               1,4     0,2        3,5
                     Coef. inmoderación (Cinm)                         4,9
                                                                                        DBO5 (mg/l)                              1,4     0,0       12,1
                     Coef. de desague (%)                          102,30               Ion amonio (NH4+)                        0,1     0,0        0,7
                     Deficit de desague (%)                          -2,30              BMWP’                                   116,7    84,0      157,0
Las larvas de algunos tricópteros se rodean de arenas y pequeños guijarros con el fin de pasar inadvertidas
   a sus depredadores. Dicha unión la realizan con seda que ellas mismas fabrican y es común que en una
        misma roca se formen pequeñas colonias como se puede apreciar en roca de la derecha de la imagen
El río Purón nace en el interior de una carstificación de la roca caliza que consti­    Bosque de ribera
tuye la ladera norte de la sierra del Cuera, en el collado de Sulaconcha, a una alti­   en el río Purón, Llanes
tud de 270 m.s.n.m., en el concejo de Llanes. Inicialmente toma la dirección SNE
para luego girar bruscamente, después de pasar un lugar conocido como la Cuesta
del Toro, a la dirección EO, describiendo un amplio meandro y recibiendo por su
izquierda las aguas del arroyo Bartalín. Después de retomar la dirección SN, reci­
be por la derecha las aguas del arroyo Dovedal y tras pasar por debajo de la N-634
y la A-8 desemboca en el mar Cantábrico, después de recorren unos 5,5 km.
Algunos hidrogeólogos mantienen la teoría de que esta surgencia puede tratarse de
una infiltración cárstica del río Cares, de ahí que sus aguas mantengan el mismo
color verde esmeralda, que ha buscado una salida independiente a su cauce princi­
pal. Sea como fuere, el Purón es un río calizo, cuyas aguas limpias y claras favore­
cen el desarrollo de comunidades animales y vegetales allí donde la luz puede abrir­
se paso entre la vegetación de ribera, y donde las truchas encuentran un hábitat
propicio para su desarrollo, constituyendo uno de los principales tramos de pesca
deportiva del oriente asturiano.
 Helecho macho asturiano
      (Dryopteris corleyi)
endemismo cantábrico, en
 los taludes del río Purón

      Paisaje subacuático 
 

    del río Purón, Llanes
 





                                                                                                                         303




                                                                                                                        cuencas Costeras
                                Entre la flora que crece en su cuenca es de destacar la presencia del helecho macho
                                asturiano (Dryopteris corleyi), endemismo cantábrico, que únicamente se desarrolla
                                en un pequeño territorio de la región oriental del subsector ovetense y cuya super­
                                vivencia demanda un extremado cuidado sobre todos los impactos que las diversas

                                                                                                                        ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















                                actividades humanas puedan ejercer en su hábitat. Actualmente aparece en el catá­
                                logo de especies amenazadas de la flora asturiana como de interés especial.
                                El último de los ríos costeros orientales es el río Cabra, que nace en el Pico Areños
                                y tras un corto recorrido desemboca en la ría de Santiuste formado la playa de La
                                Franca. En sus primeros tramos ha generado numerosos meandros y en sus riberas
                                                                                                                        Cortesía
de
Cajastur
para





                                son frecuentes las alisedas, a las que acompañan otros árboles como fresnos, carba­
                                yos, olmos y sauces arbóreos, apareciendo el haya en aquellas zonas donde las nie­
                                blas estivales son más o menos frecuentes.
Rayos de luz filtrándose en el lecho del río Purón, Llanes
bibliografía
 

AIZPURU, I. & al., 2000, Lista Roja de la Flora     BUENO SÁNCHEZ, A. (1997).
Vascular Española (Valoración según categorías      Flora y vegetación de los estuarios asturianos.
UICN). Conservación Vegetal, 6(extra): 11-38.       Cuadernos de Medio Ambiente. Naturaleza, 3.
                                                    Consejería de Agricultura. Servicio Central de
ARCE, L. M., 1994, Asturias, Naturaleza viva.       Publicaciones del Principado de Asturias.
Gas de Asturias S. A., Oviedo
                                                    BUENO SÁNCHEZ, A. & J.A.
1996. La Ría de Villaviciosa. Guía de               FERNÁNDEZ PRIETO (1991).
la Naturaleza. Ediciones Trea S.L. Gijón.           Acebuchales y lauredales de la costa cantábrica.         307
                                                    Lazaroa 12: 273-301. Madrid (España).
1997, Guía de los Espacios Naturales de Asturias.




                                                                                                            bibliografía
Ediciones Trea S. L., Gijón.                        1997. Mapa de Vegetación de la Reserva Natural
                                                    Parcial de la Ría de Villaviciosa.
1998, Aves Marinas de Asturias.
                                                    Escala 1:12.500. Servicio de Publicaciones
Ediciones Trea S.L. Gijón.
                                                    del Principado de Asturias. Oviedo.
BAÑARES, A., BLANCA, G., GÜEMES, J.,
                                                    COLUBI, Y., & T. LOBO (2007). 1. Parques
MORENO, J.C. & ORTIZ, S., eds. (2004).
                                                    y Reservas Naturales del Principado de Asturias.
Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular
                                                    Consejería de Medio Ambiente, Ordenación 
 

Amenazada de España. Taxones prioritarios.
                                                    del Territorio e Infraestructuras.
 

Dirección General de Conservación de la
                                                    Gobierno del Principado de Asturias 
 

Naturaleza. Ministerio del Medio Ambiente.
                                                    & Obra Social “La Caixa”. 207 Pág.
 


                                                                                                            ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















1066 pág. Madrid.
                                                    COLUBI, Y., & T. LOBO (2007). 2.
 

BLANCO, J. C., CUESTA, L. y REIG, S., 1990.
                                                    Paisajes Protegidos y Monumentos Naturales 
 

El lobo en España: Situación, problemática
                                                    del Principado de Asturias. Consejería de 
 

y apuntes sobre su ecología. Colección Técnica,
                                                    Medio Ambiente, Ordenación del Territorio 
 

                                                                                                            Cortesía
de
Cajastur
para





ICONA, Madrid.
                                                    e Infraestructuras. Gobierno del Principado de
 

BLANCO, J. C. y GONZALEZ J. L., 1992.               Asturias & Obra Social “La Caixa”. 175 Pág.
 

Libro rojo de los vertebrados de España.
                                                    COLUBI, Y., T. LOBO, A. COLINA & F.
 

Colección Técnica, ICONA, Madrid.
                                                    GRAÑA (1995). Reserva Natural Parcial de 
 

1992, Libro rojo de los vertebrados de España.      la Ría de Villaviciosa. Itinerarios Didácticos de 
 

Colección Técnica, ICONA, Madrid.                   la Naturaleza. Guía del Profesor. Principado 
 

                                                    de Asturias. Oviedo.
 

                                              DÍAZ GONZÁLEZ, T. E. (coordinador),
 
                 DÍAZ GONZÁLEZ, T. E. & A. VÁZQUEZ,
 

                                              2003, Atlas y Manual de los Hábitats de Asturias.
 
   2004. Guía de los Bosques de Asturias.
 

                                              In RIVAS-MARTÍNEZ, S. & PENAS 
 
                      Ediciones Trea S.L. Gijón.
 

                                              MERINO, A. (edit.). Atlas y Manual de 
 

                                              los Hábitats de España. Dirección General 
 
          FERNÁNDEZ ORTEGA, A. (texto) &
 

                                              de Conservación de la Naturaleza.
 
                   VÁZQUEZ ARGÜELLES, A, (fotografías)
 

                                              Ministerio de Medio Ambiente. Madrid.
 
               2005-2006, Rutas para caminar por Asturias.
 

                                                                                                     Montaña y Senderismo. Ediciones Nobel S. A.,
 

                                              DÍAZ GONZÁLEZ, T. E. & J. A.
 
                        Oviedo.
 

                                              FERNÁNDEZ PRIETO, 1987. Asturias y
 

                                              Cantabria. In M. Peinado & S. Rivas-Martínez
 
        FERNÁNDEZ PRIETO, J. A. & A. BUENO
 

                                              (ed.). La Vegetación de España: 79-116.
 
             SÁNCHEZ. (1997). La Reserva Natural Parcial
 

                                              Ser. Publ. Univ. Alcalá de Henares (Madrid).
 
        de la Ría de Villaviciosa. Flora y vegetación.
 

                                                                                                     Cuadernos de Medio Ambiente. Naturaleza, 2.
 

                                              1988, Caracterización de las unidades 
 
              Consejería de Agricultura. Servicio Central de
 

                                              fitogeográficas de Asturias. Monograf.
 
              Publicaciones del Principado de Asturias. 183 Pág.
 

                                              Inst. Pirenaico de Ecología Jaca, 4: 517-528.
 

                                                                                                     FERNANDEZ PRIETO, J.A., T. E. DÍAZ
 

                                              1994, La Vegetación de Asturias.
 
                    GONZÁLEZ & H. S. NAVA FERNÁNDEZ
 

                                              Itinera Geobotánica, 8: 243-528.
 
                    (2007). La protección de la Flora vascular 
 

                                                                                                     del Principado de Asturias.
 

                                              1994, El Paisaje Vegetal de Asturias.
 
               Naturalia Cantabricae, 3: 37-56.
 

                                              Itinera Geobotánica, 8: 5 -242.
 

            308                                                                                      JIMÉNEZ SÁNCHEZ, M.,1994.
 

                                              1996, Síntesis del Paisaje Vegetal de                  Geomorfología de la Cuenca Alta del Río Nalón
 

                                              la Zona Central de la Cordillera Cantábrica            (Cordillera Cantábrica, Asturias).
 

                           rios de Asturias




                                              (N. De España). Guía de la Excursión Geobotánica       Tesis Doctoral. Universidad de Oviedo.
 

                                              del I Congreso de la Federation Internationale
                                              de Phytosociologie. Libro de Resúmenes                 1996. El glaciarismo de la Cuenca Alta del
                                              del Congreso: 95-135. Oviedo.                          Río Nalón: una propuesta de evolución de los
                                                                                                     sistemas glaciares cuaternarios. Revista de la
                                              1998, El Paisaje Vegetal. In El Principado de          Sociedad Geológica de España, 9 (3-4).
                                              Asturias. Patrimonio Natural: 30-35. Servicio
                                              Publ. Principado Asturias. Ediciones Nobel S.A.        MAYOR LOPEZ, M. & T. E. DÍAZ
                                                                                                     GONZALEZ, 2003. La Flora Asturiana.
                                              2006, Biogeografía de Asturias: Bases para             Edición Actualizada. Real Instituto de
                                              su actualización. I Congreso del Real Instituto        Estudios Asturianos, 761 pág. Oviedo.
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              de Estudios Asturianos. Oviedo.
                                                                                                     MONSERRAT JIMENEZ, P. S., SOLANO S.
 

                                              DÍAZ GONZÁLEZ, T. E., J. A.                            y VALDERRABANO J., 1997, Espacios y
 

                                              FERNÁNDEZ PRIETO, H. S. NAVA                           monumentos naturales de Asturias,
 

                                              FERNÁNDEZ & A. BUENO SÁNCHEZ,                          Parque Natural de Redes, volumen II.
 

Cortesía
de
Cajastur
para





                                              2005, Flora en Peligro de Asturias. In Especies        La Voz de Asturias, Lugones (Asturias).
                                              Protegidas en Asturias. C. Lastra (ed.): 4-82
                                                                                                     NOVAL, A., 1982, Enciclopedia temática
                                              DÍAZ GONZÁLEZ, T. E., J. A.                            de Asturias, Volumen II: Zoología. Vertebrados,
                                              FERNÁNDEZ PRIETO, H. S. NAVA                           Silverio Cañada. Gijón.
                                              FERNÁNDEZ & M. A. FERNÁNDEZ
                                              CASADO, 1994. Catálogo de la flora vascular            1986, Guía de las aves de Asturias,
                                              de Asturias. Itinera Geobotánica, 8: 529-600.          Alfredo Noval editor, Gijón.
QUINTANA, M. (texto y fotografías),                    VV AA, (2002), La Naturaleza de España,
 

I. PÉREZ (fotografías) & M. J. FERNÁNDEZ
 
            José Manuel Reyero, editor. Ministerio de Medio
 

(fotografías), M. J., 2000.
 
                         Ambiente, Madrid.
 

Parque Natural de Redes (Caso y Sobrescobio).
 

Ediciones Jucar. Gijón.
 
                             VV AA, (2007), Libro rojo de la Fauna del
 

                                                       Principado de Asturias. Consejería      de Medio
 

VAZQUEZ ARGÜELLES, A., 1995. Fauna                     Ambiente, Ordenación del Territorio e
 

salvaje de Asturias. Ediciones Trea S. L., Gijón.      Infraestructuras del Principado de Asturias. Obra
 

                                                       Social “la Caixa”, Oviedo.
 

VÁZQUEZ ARGÜELLES, A. & T. E. DÍAZ
GONZÁLEZ, 2004. Somiedo, cumbres y vida.               ADRADOS, Miguel Angel. El Cornión.
 

Naturaleza, tradiciones y rutas por tierras            Mapa-Guía del macizo occidental de los Picos 
 

de vaqueiros. 166 páginas.                             de Europa. Oviedo, 1990.
 

Ediciones Nobel, S.A. Oviedo
                                                       AGUEDA VILLAR et al. Puntos de interés
2005, Parque Nacional de Los Picos de Europa.
 
       geológico del Principado de Asturias. Volumen I.
Naturaleza y Biodiversidad en Tierras de Lobos.
 
     Servicio de Publicaciones del Ministerio
174 páginas. Ediciones Nobel, S.A. Oviedo.
 
          de Industria y Energía. Instituto Geológico
                                                       y Minero de España. Madrid 1985.
2006, Parque Natural de Redes. Tierras de bosques
 

y urogallos. 165 páginas.
 
                           ARNOLD, E. N.; BURTON, J. A. Guía
Ediciones Nobel S. A. Oviedo.
 
                       de campo de los Reptiles y Anfibios de España y
                                                       Europa. Ed. Omega. Barcelona, 1982. 2ª edición.
2007, Asturias, tierra de mar. Un paseo por los
 
                                                             309
espacios protegidos de nuestro litoral.
 
             BAS COSTALES, Xuan F. La pesca en el Eo.
166 páginas. Ediciones Nobel S. A. Oviedo.
 
          Cultura y tradición ribereña. Ed. Ayuntamiento




                                                                                                              bibliografía
                                                       de San Tirso de Abres. 2007.
VÁZQUEZ, V. M. (texto), A. GONZÁLEZ
PÉREZ, A. (fotografías) & J. HERRERA                   CEBALLOS, Pedro; PURROY, Francisco J.
MENÉNDEZ, 1997. Redes, Agua y Vida.                    Pájaros de nuestros campos y bosques.
Hidroeléctrica del Cantábrico, S.A.                    Ministerio de Agricultura. Instituto Nacional
                                                       para la Conservación de la Naturaleza.
VV.AA, 1999, Anfibios y reptiles de la Península
 
    Madrid, 1981. 2ª edición.
Ibérica, Baleares y Canarias.
 

Editorial Planeta S. A., Barcelona.
 
                 CHIEJ, Roberto. Guía de plantas medicinales.
                                                       Ed. Grijalbo. Toledo, 1989. 3ª edición.
VV.AA. (1994). Plan de Ordenación de 
 


                                                                                                              ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















los Recursos Naturales de Asturias (PORNA).
 
         COLUBI, Yolanda; COLINA, Arturo. Parques
Consejería de Medio Ambiente y Urbanismo.
 
           y Reservas Naturales del Principado de Asturias.
Servicio de Publicaciones del Principado 
 
           Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del
de Asturias. Oviedo.
 
                                Territorio e Infraestructuras del Principado de
                                                       Asturias y Obra Social La Caixa. Asturias 2007.
                                                                                                              Cortesía
de
Cajastur
para





VV AA, 1995, Geología de Asturias,
 

Carlos Aramburu y Fernando Bastida editores,
 
        CONCEPCIÓN SUÁREZ, Julio.
Ediciones Trea S. L., Gijón.
 
                        Diccionario etimológico de toponimia asturiana.
                                                       KRK Ediciones. Oviedo, 1997.
VV AA, 2005, Reservas de la Biosfera de Asturias,
 

Ediciones Trea S. L., Gijón
 

                                              CORONADO, Ramón; DEL PORTILLO
 
                       GONZÁLEZ COSTALES José Alejandro.
 

                                              Fernando y SAEZ-ROYUELA Ramón.
 
                      Plantas alóctonas invasoras en el Principado 
 

                                              Guía de las anátidas en España. En: Instituto
 
       de Asturias. Consejería de Medio Ambiente,
 

                                              Nacional para la Conservación de la Naturaleza,
 
     Ordenación del Territorio e Infraestructuras 
 

                                              Madrid 1973.
 
                                        del Principado de Asturias y Obra Social 
 

                                                                                                     La Caixa. Asturias 2007.
 

                                              CUERDA QUINTANA, Pep. Pico de Europa 
 

                                              y Parque Nacional de la montaña de Covadonga. 
 
      HARRIS, Graeme; MILNER, Nigel.
 

                                              Ediciones Sendai. Barcelona, 1993. 
 
                 Sea Trout. Biology, Conservation & Management.
 

                                                                                                     Blackwell Publishing. 2006.
 

                                              DELIBES, Miguel et al. La situación de
                                              la nutria en España: una síntesis de los resultados.   HUNT, Robert L. Trout Stream Therapy. The
 

                                              Ministerio de Medio ambiente. 2006                     University of Wisconsin Press. Madison, 1993.
 


                                              DOADRIO, Ignacio et al. Peces continentales            LLERA GONZÁLEZ Eva Mª; ÁLVAREZ
 

                                              españoles. Edita Instituto Nacional para la            RABOSO, Jesús. Algas marinas de Asturias.
 

                                              Conservación de la Naturaleza. Madrid, 1991.           Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del
 

                                                                                                     Territorio e Infraestructuras del Principado de
 

                                              DUELLMAN, W.E. & TRUEB, L.                             Asturias y Obra Social La Caixa. Asturias 2007.
 

                                              Biology of Anphibians. Johns Hopkins
                                              University Press. 1994.                                LOPEZ FERNÁNDEZ, Alberto; RAMOS
 

                                                                                                     LÓPEZ Juan Eugenio. El mensaje del valle 
 

                                              FERNANDEZ DÍAZ-FORMENTÍ                                secreto. Consejería de Medio Ambiente,
 

              310                             José María. Muniellos, el Reino del roble.             Ordenación del Territorio e Infraestructuras 
 

                                              Ediciones Nobel. Avilés, 2002.                         del Principado de Asturias y Obra Social 
 

                                                                                                     La Caixa. Asturias 2007.
 

                           rios de Asturias




                                              FRECHILLA GARCÍA, Luis;
                                              FERNÁNDEZ, Fernando. Muniellos bosque                  LÓPEZ FERNANDEZ, Alberto et al.
 

                                              de la humanidad. Ed. Edilesa. León, 2001.              El agua y los bosques de Redes, La esencia del
 

                                                                                                     Paraíso Natural. Consejería de Medio Ambiente,
 

                                              GARCÍA MARTÍNEZ Adolfo. El agua
                                                                                                     Ordenación del Territorio e Infraestructuras 
 

                                              en la Asturias tradicional. Red de Museos
                                                                                                     del Principado de Asturias y Obra Social 
 

                                              Etnográficos de Asturias. Gijón, 2007.
                                                                                                     La Caixa. Asturias 2007.
 

                                              GARCÍA MARTÍNEZ Adolfo. Las Brañas
                                                                                                     MARCOS GALLEGOS, Enrique.
 

                                              Somedanas. Proyecto LIFE de recuperación
                                                                                                     El conceyu de Caso. Amaverde. Asturias, 1995.
 

                                              integrada y sostenible de brañas en el Parque
ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA



















                                              Natural de Somiedo. Cuadernos de Medio                 MAYOR, Matías; DÍAZ, Tomas E.
 

                                              Ambiente. Documentos 4.                                La flora asturiana. Colección Popular asturiana.
 

                                              KRK Ediciones. Oviedo, 1996.                           Ayalga Ed. Gijón, 1985. 5ª edición.
 

                                              GONZÁLEZ BERNÁLDEZ, Fernando.                          MILLS, Derek; PIGGINS, David.
 

Cortesía
de
Cajastur
para





                                              Los paisajes del agua: Terminología popular de         Atlantic Salmon: Planning for the Future.
 

                                              los humedales. J.M. Reyero Ed., Madrid 1992.           Ed. Timber Press. Portland, 1988.
 


                                                                                                     MOSQUERA LOSADA, María Rosa et al.
 

                                                                                                     Plantas de los prados del noroeste de la península
                                                                                                     ibérica. Unicopia ed. Lugo, 2000.
NORES QUESADA Carlos et al. Libro rojo                  RODRÍGUEZ GUTÍERREZ, Fermín.
 

de la fauna del Principado de Asturias. Consejería      La organización agraria de la montaña central
 

de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio            asturiana. Ed. Servicio de publicaciones 
 

e Infraestructuras del Principado de Asturias           del Principado de Asturias. Oviedo, 1989.
 

y Obra Social La Caixa. Asturias 2007.
                                                        SALVADOR, Alfredo. Guía de los anfibios 
 

NORES QUESADA Carlos et al. Informe                     y reptiles españoles. Instituto Nacional para la
 

preliminar sobre la situación de la Madreperla          Conservación de la Naturaleza. Madrid, 1974.
 

de río (Margaritifera margaritifera) en España.
Seminario sobre conservación de Margaritifera           SANTOS YANGUAS, Narciso. El imperio
 

margaritifera y Galemys pyrenaicus en la                romano y el oro de los astures. Ed. Eureka.
 

Peninsula Ibérica. Ministerio de Medio                  Edición Cajastur. Oviedo, 2004.
 

Ambiente. 1999.
                                                        SANTOS YANGUAS, Narciso.
 

PALOMO, L. Javier; GISBERT, Julio. Atlas de             Asturias, los astures y la cultura castreña.
 

los mamíferos terrestres de España. Ed. Organismo       Ed. KRK. Oviedo, 2006.
 

Autónomo de Parques Nacionales. Dirección
                                                        SILVA Antonio, Valle de Ese-Entrecabos.
 

General de Conservación de la Naturaleza.
                                                        Ediciones Júcar. 1999
 

Ministerio de Medio Ambiente. Madrid, 2002.
                                                        VALLADARES ÁLVAREZ, Juan Antonio.
 

PASCUAL TOCA, Marta.
                                                        El brañeo en Asturias. Real Instituto de Estudios
 

Variaciones estacionales en la dieta de la nutria
                                                        Asturianos. Oviedo, 2005.
 

(Lutra lutra) en la cuenca del río Esva.
Seminario de Investigación. Septiembre 2000.                                                                    311
                                                        VALLE POO, Francisco. Asturias, país de agua.
 

                                                        Ed. Cajastur. Oviedo, 2005
 

PLEGUEZUELOS, J. M. et al.




                                                                                                               introducción
Atlas y Libro Rojo de los anfibios y reptiles de        VÁZQUEZ, Antonio; DÍAZ, Tomás E.
 

España. Ed. Organismo Autónomo de Parques               Asturias, tierra de mar. Ediciones Nobel.
 

Nacionales. Dirección General de Conservación
de la Naturaleza. Ministerio de Medio                   VÁZQUEZ, Antonio; DÍAZ, Tomás E.
 

Ambiente. Madrid, 2002.                                 Somiedo cumbres y vida. Ediciones Nobel.
 


POKORNY, Jaromír. Árboles de Europa.                    VELASCO, Eduardo.
 

Ed. Susaeta. Madrid, 1991. 2ª edición.                  Montañas de Asturias. Paisaje y aventura.
 

                                                        Ediciones Trea. Oviedo, 1997.
 

REIRIZ, L; ANADON, R. Alimentación y


                                                                                                               ISABEL
TERESA
LOBO
HUERTA















distribución espacial de los estados juveniles de       VERSPOOR, Eric et al. The Atlantic Salmon.
Salmón Atlántico en un río del norte de España.         Genetics, Conservation and Management.
En F. Braña, (Coord.). Biología y conservación del      Blackwell Publishing. 2007.
Salmón Atlántico en los ríos de la región cantábrica.
Ministerio de Agricultura, Pesca                        WILLERS, Bill. Trout Biology. Lyons
                                                        & Burford Publishers. New York, 1991.
                                                                                                               Cortesía
de
Cajastur
para





y Alimentación. ICONA. Madrid. 1995.

REMON ERASO, Juan. Las plantas de nuestros
prados. Ed. Mundi-Prensa. Madrid, 1991.
                              Antonio Vázquez (Sama de Langreo, 1959)
                              Comienza su andadura profesional con la
                              publicación de su primer reportaje en el
                              año 1993 en la revista Natura, a partir de
                              ahí sus fotos aparecen asiduamente en
                              ediciones nacionales: National Geographic,
                              Viajes de National Geographic, Geo, Altair,
                              o en otras europeas como la Wildlife BBC.
                              Todo eso le sirve de experiencia y trampolín
                              para poder trabajar durante casi una década
fotografiando por todo el mundo el "Patrimonio Mundial”, para la
 

UNESCO hasta que 2005 concluye dicha publicación.
 

En el mundo editorial ha publicado veintiocho libros y ocho guías que
 

han sido distribuidas en países como: España, Costa Rica, Panamá,
 

Perú, Argentina y Brasil.
 

En el año 2004 ha sido galardonado, junto con Tomás Emilio Díaz,
 

con el premio Alfredo Quirós Fernández, en su octava convocatoria,
 

por su obra Guía de los bosques de Asturias.
 

En 2005 ha sido elegido por la firma Nikon para impartir el primer
 

simposium de fotografía digital en España y a partir de esa fecha
 

colabora de forma permanente como fotógrafo de esa firma.
 

En 2006 ha sido galardonado con el premio “Serrano del año” por la
 

Asociación Proyecto Sierra de Baza por su labor de difusión de la
 

fotografía de la naturaleza en las más prestigiosas revistas y publicaciones
 

de ámbito nacional e internacional.
 

Actualmente trabaja para el Parque Nacional de los Picos de Europa
 

fotografiando su flora, labor que espera concluir en el 2013.
 




                               Esteban Lázaro Álvarez Romero (Oviedo
                               1969), es ingeniero técnico forestal por la
                               universidad de Santiago de Compostela.
                               Especializado en acuicultura y gestión
                               piscícola, ha realizado numerosos proyectos
                               para la recuperación de las poblaciones de
                               salmón atlántico y trucha común en España.
                               Desde el diseño y construcción de escalas
                               y dispositivos adaptados a obstáculos
                               migratorios, hasta el desarrollo de
piscifactorías y centros ictiológicos donde se reproduce el ciclo biológico
de los peces para su estudio y posterior incorporación a la vida silvestre.
Actualmente es consultor y gerente de la empresa Aristipo, trabajando
en proyectos internacionales junto con otras empresas ubicadas en el arco
atlántico de Europa y América en el desarrollo e implementación de
tecnología adaptada a las aguas continentales y sus poblaciones de peces.
De la mano de Rafael del Pozo Obeso, ha participado en diversos
documentales y programas de TVE en Jara y Sedal, y es colaborador
habitual de la revista Dánica y otras publicaciones de divulgación que
tienen a los peces y la vida acuática como protagonistas.
                            Juanjo Alonso. Nacido en Oviedo en 1971,
                            desde su más temprana edad tiene tendencia
                            a “meter la cabeza” bajo el agua, lo que le
                            ha deparado grandes alegrías que almacena
                            para una vejez feliz, rica en recuerdos.
                            Socio de una empresa de comunicación,
                            es en sus ratos libres cuando dedica su
                            tiempo a la fotografía, ya sea disfrutando
                            en un charco de veinte centímetros de
                            profundidad o en el fondo de una poza en
Picos de Europa. Se define como apasionado de la naturaleza, y trata
de mostrar con su cámara digital los más bellos rincones de la geografía
asturiana, siempre con la presencia del agua como leitmotiv.
Ha publicado alguna de sus fotografías en museos, centros de
interpretación y libros especializados. Recientemente ha publicado
un artículo sobre la situación del salmón atlántico en Asturias, en la
edición española de National Geographic.


                             Orlando Miranda (Gijón, Asturias, 1970)
                              Esté fotógrafo está ya marcado desde la
                             infancia por un gran interés por la imagen.
                             Es en su adolescencia cuando en uno de
                             sus viajes logra hacerse con su primer equipo
                             fotográfico de 35 mm. Asiste a un cursillo
                             de fotografía básica , que le da sus primeros
                             conocimientos técnicos e instala un
                             pequeño laboratorio en blanco y negro.
                             Este gusto por la fotografía unido a viajes
que realiza, hacen que sea incansable en su búsqueda de "la foto".
Pero es a partir del 2001 cuando se introduce de lleno en la fotografía
digital y su afición deja ya de convertirse en ocio para ser algo mas.
Acude a cursillos de procesado y retoque digital donde hace amistad
con algunos grandes fotógrafos, esto y su elevado interés por los
distintos campos hace que en poco tiempo domine el manejo de
numerosas técnicas.
Es autor de diferentes exposiciones y proyecciones en diversos actos,
siempre relacionados con sus viajes y su Asturias natal. También es
fundador y moderador de varios foros especializados en fotografía.
Orlando Miranda es un fotógrafo en constante evolución y cualquier
motivo es un reto, un juego con el que disfruta de cada disparo.
En la actualidad ejerce como profesional de la fotografía en temas tan
dispares como moda, publicidad, subacuática, deportes, paisajes etc...
publicando en revistas especializadas, libros y demás medios.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:691
posted:12/25/2010
language:Spanish
pages:314