Docstoc

Navidad by K.G

Document Sample
Navidad by K.G Powered By Docstoc
					Navidad… ¿pero tú de dónde has salido?
Ay… la Navidad está a la vuelta de la esquina. Otra vez la locura de cada año…
¿Que por qué es malo? ¿Pero se puede saber en qué mundo vives? Todo el mundo sabe que la
Navidad es una época donde aparecen un montón de chalados que reparten regalos, cada uno
peor que el anterior: que si el gordo del batín rojo, que si los 3 reyes en camello sin nada mejor
que hacer que perseguir estrellas, en mi tierra el tronco que caga regalos (después
entenderás)…

Todo esto solo puede haber salido de la imaginación de un demente (o varios), y que por
alguna extraña razón se hizo popular.
Y lo peor de todo es que nosotros lo hemos creído en nuestra niñez, defensábamos a muerte
la existencia de estos personajes raritos cuando cualquier hijo de vecino ve que esto es una
trola más grande que decir que Chávez es el mejor presidente que hay.

Nos centraremos en la explicación de 2 pesos pesados de mi tierra: Santa Claus y el “Tió” (si no
tienes npi de que es, no te extrañes):


Santa Claus
Dicho rápido, lo podemos definir como el gordo barbudo del batín rojo. Este personaje se
dedica a malgastar toda su vida en el Polo Norte (menudo retarded, mira que hay mejores
sitios)preparando la salida de una noche del año que viene y dirigir todo un ejército de
duendes verdes con graciosos zapatos terminados en punta.

Y dicho esto… quien se traga este cuento chino? Nosotros lo hemos hecho hace no muchos
años, y por haber sido tan imbéciles de creerlo nos deberían cortar el escroto.
Ahora que he crecido, no veo Santa Claus & company de color rosa, porque pensando un poco
he llegado a diferentes conclusiones sobre el gordo rojo:

       Santa Claus está encerrado 364 días al año, rodeado de duendes las 24 horas. Es
        humano, y como tal tiene sus necesidades “más instintivas”(está todo dicho). Quieras
        o no, cualquiera se cansaría de “relacionarse” con duendes de medio metro durante
        todo el año, así que ya os podéis imaginar que el 25 de Diciembre va como loco
        buscando “carne joven”, y claro, luego pasa lo que pasa, los embarazos adolescentes
        se disparan… eso sí, al menos tienen un regalo más como compensación.

       El vehículo más rápido visto y conocido por el ser humano no son los Fórmula 1,
        tampoco son los trenes de alta velocidad, ni los aviones militares de USA, ni los
        cohetes espaciales… el vehículo más rápido conocido es un trineo volador remolcado
        por renos de nariz roja. Todo estudiante de física sabe que es un hecho perfectamente
        normal y plausible.

        Las alarmas del hogar son una mierda. Para qué gastar un dineral en alarmas y
        sistemas de seguridad si luego te puede entrar un gordaco por la chimenea
        impunemente, pasearse por tu casa e irse como si aquí no hubiera pasado nada?
       Su saco es de la misma marca que el bolsillo mágico de Doraemon; si no, no se
        entiende. En su saco hay todos los regalos de todos los niños del mundo, por lo que
        debería medir unos cuantos miles de metros de diámetro. Pues no, es una bazofia de
        saco de 2 metros como mucho, y ahí le cabe todo.

Por último, quiero decir que lo de la lista de niños buenos y niños malos es una de las más
grandes mentiras de la historia de la humanidad. Ya puedes ser bueno todo el maldito año,
reprimir tus instintos asesinos y lamerle el culo a todo el mundo; que no te va a servir de nada.
Y eso se refleja el día de Navidad: después de todo, te ha regalado ropa y material escolar.
Luego ves a tu vecino (que es un hdp) a través de la ventana, y lo ves disfrutando de su
flamante PS3 que el gordo le ha regalado.
Gracias Santa Claus...


El Tió
Se que ahora habrá muchos que estaréis pensando: “¿Pero que cojones es un Tió?”
Un Tió es uno de los personajes más raros de la Navidad que conozco, y pertenece a la
tradición catalana. Básicamente es un tronco de madera con patas y con cara de tener
síndrome de Down (si no os queda muy claro que es, al final os dejaré una fotografía).
Y que pinta un pedazo de madera en la Navidad? Ahora vamos a eso.

Todo empieza un día, cuando el Tió baja de la montaña. No preguntéis por qué o como, eso es
algo que no he descubierto y no descubriré en mi vida. ¿Qué hace en la montaña el cacharro
ése? Ni idea, tampoco lo sabré nunca.
Entonces, un día te encuentras el Tió delante de la puerta de tu casa y lo pones en el salón, en
el cuarto de tu hermana o en la casita del perro, es indiferente.

La cuestión es a partir de ése momento, los críos de la casa le dan de comer al pedazo de
madera, esperando realmente que coma (es increíble ver la paciencia que tienen algunos niños
esperando delante de un tronco para ver como come).
Cuando el crio está hasta las pelotas de esperar, le mete una patada al tronco por el cabreo
que tiene y se va, vienen los padres y se llevan la manzana que el mongolo de su hijo se llevó
de la nevera para dar de comer al Tió.

Luego vuelve el hijo y ve que ya no está la comida, por lo que va como un loco a su padres
chillando que el Tió se ha la manzana. Reacción de los padres: “Sí hijo, sí. Todos lo sabemos.”,
con cara de semi-desprecio y que no le haya dicho ninguna novedad.
Entonces se repite el proceso, otra vez a darle manzanas al tronco (nótese que de pequeños
somos bastante retrasados, ni nos damos cuenta que todo el rato es la misma manzana…)

El caso es que se va engordando el tronco (o mejor dicho, te crees que lo que haces sirve para
algo) hasta el 25 de Diciembre. Este día es fatídico para el Tió, y ahora sabrás por qué…

El 25 de Diciembre, se congregan todos los familiares más cercanos en una cena familiar.
Normalmente tienen niños, y éstos son el peor enemigo del Tió.
Dice la tradición que el Tió se le hace cagar (literalmente, como lo oís) este día.
El Tió caga regalos, y para hacerlo se usa un método sádico y destructivo como pocos: se le
hace cagar a garrotazos, con un palo de pino gallego y mucha mala leche.

Así es que, al llegar cierta hora, todos los niños se arman con un palo y se van a otra habitación
hasta que los padres les digan que ya pueden salir.
Durante el tiempo que los niños están en la otra habitación, ponen regalos debajo del Tió y lo
tapan con una manta para que no se vean (aunque queda un bulto que te cagas, y de nuevo
los niños no se enteran de nada…)
Luego vienen los niños armados hasta arriba con sus “palizators 3000” y empiezan a ahostiar el
Tió con ilusión, entusiasmo y mala leche, al son de la canción: caga “Tió, Tió de Nadal…”

Cuando se acabe la canción o empiece a salir humo del Tió de los garrotazos recibidos,
levantan la manta y todos como malditos locos buscando sus regalos. Incluso los hay que
chillan de alegría al encontrar el regalo, aunque técnicamente no deja de ser una mierda
cagada por un tronco.

Y así repitiendo el proceso hasta que ya no caga más, o hasta que el Tió es destruido por la de
hostias recibidas. Y no va en broma, yo mismo me cargué un Tió por la mitad de un garrotazo.

Luego, después de unos días, representa que el Tió vuelve a montaña… dejémonos de
tonterías, los padres lo esconden al garaje acumulando polvo hasta el próximo año.




Hasta aquí la explicación de, para mí, los individuos más raros de la Navidad. Finalmente
quiero dejar un consejo a lo que creen en la reencarnación: olvida todos tus problemas
actuales: ¿que te ha dejado la novia? Que le den. ¿Que te embargan la casa? Consigue una caja
de cartón. ¿Que tus padres se están muriendo? Que se le va a hacer.

Olvida todo eso, ya que a partir de ahora tu máxima preocupación va a ser NO reencarnarte en
un Tió, lo lamentarás.

                                                                                     King Gorrino
(Todo lo dicho sobre el Tió no es ninguna mentira, es cierto como la vida misma. Si aun no te
ha quedado muy claro en que consiste, yutufea u poco y verás…)

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:13
posted:12/20/2010
language:Spanish
pages:4
Description: El mon�logo del torneo de Decemuladores.