Todos los Cristianos somos sacerdotes by garcias4jesus

VIEWS: 435 PAGES: 14

									    “Los Cristianos somos Sacerdotes”
“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio,
nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que
 anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las
     tinieblas a su luz admirable” (1Pe 2:9)
Probablemente no estamos dando la importancia
          debida a esta declaración.




Un hecho es que hoy dia la definición de la palabra
  “Sacerdote” ha sido alterada de su definición
    original. Muchos en el mundo religioso han
 capturado el término y reemplazado la definición
  bíblica con una que indique una “jerarquía del
                sistema sacerdotal”
Dios nos ha hecho a       En Apocalipsis 1:6,
todos los creyentes        expresa la misma
  “Sacerdotes” como    verdad: “Nos hizo reyes y
expresa 1 de Pedro     sacerdotes para Dios, su
 2:9 dirigiéndose a    Padre”. Cada uno de los
 todos los hijos de
                        cristianos que hemos
Dios: Esto es lo que
                       nacido de nuevo, somos
somos la iglesia del
                         real sacerdotes por
    Señor “Real
                            designación e
    Sacerdocio”.
                          investidura Divina

El Nuevo Testamento enseña repetidamente que
   todos los cristianos son sacerdotes, cuando
obedecen al evangelio de Cristo, son añadidos al
cuerpo de Cristo y de ese modo son reconocidos
        como “Sacerdocio Santo de Dios”
 Como sacerdotes todos ofrecemos sacrificios
espirituales a Dios y nos acercarnos a Dios por
medio de la intermediación de nuestro “Sumo
             Sacerdote” Jesucristo.


Las bendiciones de pertenencia del sacerdocio
               son inmensas.
El Espíritu Santo usa la terminología del Antiguo
   Testamento para describir los privilegios de
    membresía en el sacerdocio. En el Antiguo
     Testamento sólo los levitas podían ser
sacerdotes, pero en el Nuevo Testamento todos
         los cristianos juegan este papel.
Por lo consiguiente los cristianos individuales no
 tienen otra persona entre ellos y Cristo. Cada
     cristiano tiene acceso directo a Cristo y
       consecuentemente, al trono de Dios
  Dios quería hacer de Israel una pueblo de Sacerdotes
Éxo 19:5-6 Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto,
vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda
 la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas
  son las palabras que dirás a los hijos de Israel. Israel tenia un sacerdocio
      limitado, a la tribu de Levi, en la Iglesia todos somos sacerdotes.
La palabra que se traduce "sacerdote" en el Nuevo
   Testamento significa príncipe o siervo, pero a
través de la Biblia un sacerdote debe asociarse con
      un altar o con la ofrenda de sacrificios.
En la nación Hebrea, los sacerdotes su trabajo era de
  llevar a cabo sacrificios a Dios a favor de la gente
                   (Levíticos 2.8-9).

  “Y traerás a Jehová la ofrenda que se hará de estas cosas, y la
  presentarás al sacerdote, el cual la llevará al altar. Y tomará el
  sacerdote de aquella ofrenda lo que sea para su memorial, y lo
   hará arder sobre el altar; ofrenda encendida de olor grato a
                              Jehová”
   A través del Antiguo y del Nuevo Testamento
 puede fácilmente probarse que en ninguna época
 Dios ha permitido ofrecer sacrificios excepto a un
                     sacerdote.
         Los cristianos el día de hoy tienen una
  responsabilidad similar. Romanos 12.1 nos dice:
   "Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que
presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios,
    que es vuestro culto racional". Este sacrificio más que
    ofrecer un toro o un macho cabrío delante del
  Señor; esta responsabilidad de los cristianos, a
  presentar sus vidas completas delante del Señor
                            para su uso.
     "Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os
      olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada
                Dios" (Hebreos 13.16)
  Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar
Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo
que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne y teniendo
   un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con
   corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los
  corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua
 pura. Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra
esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos
     a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras”
        Heb 10:19-24
                     Hebreos 13:15-16
 "Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio
   de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de
 labios que confiesan su nombre. Y no os olvidéis
 de hacer el bien y de la ayuda mutua; porque de
           tales sacrificios se agrada Dios."

1Pe 2:5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados
como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios
    espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.
  1Pe 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio,
nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las
virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;
  Apo 1:6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre
Apo 5:10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes,
               y reinaremos sobre la tierra.


                        Romanos 12:1
  Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que
 presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a
               Dios, que es vuestro culto racional."


(a)   Nuestra fe es nuestro sacrificio.
(b)   El amor a Dios es nuestro sacrificio.
(c)   Nuestro arrepentimiento es nuestro sacrificio.
(d)   Nuestra confesión de fe en Cristo es un sacrificio.
(e)   Nuestro bautismo en Cristo es nuestro sacrificio.
(f)   Nuestras alabanzas a Dios son nuestro sacrificio.
(g)   Nuestras contribuciones son nuestro sacrificio.
(h)   Nuestros cánticos son nuestro sacrificio.
(i)   Nuestras plegarias son nuestro sacrificio.
(j)   La vida de honor y amor de los cristianos devotos son
      su sacrificio.



Dios se agrada de tales sacrificios y son aceptos
a través de Nuestro Señor Jesucristo. Yo puedo
    ofrecerlos, usted puede ofrecerlos, todos
      nosotros podemos ofrecer sacrificios
       espirituales. Ofrézcalos fielmente.

								
To top