Docstoc

Documento

Document Sample
Documento Powered By Docstoc
					 1) ¿En qué medida puede afirmarse, con Hegel, que el deseo es constitutivo del conocimiento humano?
   ¿Es posible, a tu juicio, el conocimiento sin deseo? Justificar.

En la medida en que el deseo es ontológicamente constitutivo de la autoconciencia
(selbst gewissen) en el modo de única vía de posibilidad para la existencia de ésta, se
puede decir que sin deseo es imposible el conocimiento humano. El conocimiento
humano, que para Hegel guarda su especificidad en la “razón”, el ”entendimiento”, o
el ”pensamiento” (que conducen a la reflexión de la conciencia sobre sí misma) sólo
es posible mientras haya un deseo que reciba su contenido de la acción negatriz
producida por éste contra su objeto, al que tiende a destruir, transformar y/o asimilar.
En esta acción negadora del deseo la objetividad de la cosa es revelada ante el sujeto
que queda oculto tras el objeto o “no-Yo“ deseado, un sujeto que se constituye en la
misma acción en que se despega del objeto deseado como una fuerza puramente
negativa de la naturaleza. Pero aquí, en una primera instancia, sólo se revela ante el
sujeto el sentimiento de sí, una leve diferenciación ontológica no muy bien delineada
con el mundo objetual, es necesario para la conformación de la autoconciencia un
nuevo desprendimiento, una escisión donde el Deseo se fije sobre el mismo Deseo,
para que el ser humano se desprenda del mundo natural, es decir del Deseo animal, y
despliegue su realidad de agujero en el medio del ser, aunque así lo exprese Sartre un
siglo más tarde. Hegel dirá al respecto que el Deseo se debe fijar ahora sobre el
Deseo, constitución fundamental para un ser que sólo puede hallarse en sociedad, es
decir en una pluralidad de deseos dentro de una realidad intersubjetiva, que es la una
única realidad humana posible. Dirá además que todo Deseo que transite por fuera de
la comunicación social, si esto es posible, que cambie internamente sin haber
cambiado el mundo objetivo real, transformará al hombre en loco o criminal, contra una
sicedad solidarizada con un mundo no modificado.
       El sujeto cognoscente, el que descubre lo real mediante la herramienta de la
razón, será puro devenir, su dimensión será temporal y no espacial, ya que es un Yo
constituido como un vacío vertiginoso arrojado hacia adelante, superando
constantemente el pasado dialécticamente, trascendiendo lo que es él mismo mediante
una voluntad autoconciente dirigida a una negatividad histórica de la positividad natural.
       La particularidad del ser humano (el Deseo que se fija, y por tanto desea, a los
Deseos) , ese Yo discursivo que descubre y progresa o autoconciencia, tenderá a
imponerse por sobre las sensaciones de sí, o lo que Hegel llama el Deseo animal. El
único modo de superarlo, es decir de que el humano sea verdaderamente humano, es
negar el Deseo animal junto a sus fines. El fin último del Deseo animal es la
conservación, entonces afirmar el Deseo de los Deseos por sobre el instinto de
conservación será el camino de hacer prevalecer esa particularidad humana en un ser.
Esto es pertinente porque el Deseo de que reconozcan mi deseo de humanidad,
estando dispuesto a arriesgar la vida, como autoconciencia soberana por sobre los
Deseos del resto configurará las relaciones sociales que determinarán las condiciones
de posibilidad de todo conocimiento verdadero. La dicotomía entre Amo y esclavo,
reconocido y reconocedor sometido por temor a perder la vida, dispondrá distintas
funciones en donde cada parte perseguirá objetivos distintos y desarrollará tareas
disímiles.
       El Amo, reconocido en su Deseo, dispondrá del esclavo para transformar la
materia, los objetos que como Deseo libre el Amo consumirá. Pero el goce consumista
del Amo lo encierra en su subjetividad ya que no reconoce a quien lo reconoce,
entonces queda insatisfecho en su necesidad como autoconciencia de ser reconocido,
pues la autoconciencia existe en y para sí en la medida y por el hecho de que existe
para otra autoconciencia. Esto es así debido a que la autoconciencia necesita
depurarse abstrayéndose de todo ser dado, y el Esclavo negó su Autoconciencia en
beneficio del instinto, o del Deseo, animal de conservación, entonces el Amo lo niega
como negatividad radical particular, quedando supeditado como Autoconciencia aislada
y aún no reconocida. El Amo sólo está seguro de su subjetividad, pero no puede estarlo
de los otros, necesita transformar el mundo allí donde no es reconocido en un mundo
donde ese reconocimiento sea posible. El hombre en general, antes de ese ”primer
encuentro” no tiene ninguna certeza objetiva o verdadera, es decir que sea válida más
allá de sí mismo, y de ahí nace la imperiosa necesidad de reconocimiento. De ahí
también la importancia para cualquier posibilidad de conocimiento humano del Deseo
de reconocimiento.


				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:33
posted:11/23/2010
language:Spanish
pages:2