Docstoc

Libro Blanco de la Universidad Digital

Document Sample
Libro Blanco de la Universidad Digital Powered By Docstoc
					L IBRO B LANCO DE LA
U NIVERSIDAD D IGITAL
Investigación y la Tercera Misión de la Universidad


Tradicionalmente, las universidades, salvo algunas excepciones, han
estado polarizadas en la enseñanza y en la creación y desarrollo de
conocimiento básico, utilizado por las economías nacional e internacional,
pero con proyección limitada en los ámbitos local y regional. Pero la
universidad moderna, la universidad dela Sociedad del Conocimiento, la
universidad motor del desarrollo económico y social, debe ser globalmente
competitiva y localmente comprometida.




Chavez Zapata Deybee
Lavado Chinchihuara Roberto
Munoz Aleman Jonathan
Quispe Laveriano Luis
Ramos Ramirez Yaser
Salirrosas Moreno Patricia


25/10/2010
                                                                                                                              25-10-2010


Contenido
INVESTIGACION ........................................................................................................................ 2
   1.       Reflexiones sobre el sistema de I+D+i. Escenario y marco estratégico ........................ 2
   2.       Expectativas de Mejora por la Repercusión Favorable de las TIC ............................... 6
   3.       Análisis desde la Perspectiva de las Diferentes Áreas de Conocimiento ..................... 8
        3.1.       Ciencias experimentales e ingeniería ..................................................................... 9
        3.2.       Humanidades ......................................................................................................... 13
        3.3.       Ciencias sociales ..................................................................................................... 19
   4.       Conclusiones Generales ................................................................................................. 23
   5.       Buenas Prácticas ............................................................................................................ 25
LA TERCERA MISION DE LA UNIVERSIDAD .................................................................... 28
   1.       Resumen ......................................................................................................................... 28
   2.       Marco Estratégico .......................................................................................................... 29
        2.1.       La economía basada en el conocimiento y el aprendizaje................................... 29
        2.2.   Las universidades en la economía del conocimiento global. Compromiso con el
        desarrollo regional .............................................................................................................. 30
        2.3.  Condiciones para que la universidad sea globalmente competitiva y localmente
        comprometida...................................................................................................................... 31
        2.4.   La tercera misión de la universidad, una visión renovada de la educación
        superior y de la propia universidad ................................................................................... 31
   3.       Repercusiones funcionales ............................................................................................. 33
        3.1.       Extensión de las actividades docentes .................................................................. 34
        3.2.       Extensión de las actividades investigadoras ........................................................ 35
        3.3.       Extensión cultural, social e institucional ............................................................. 37
   4.       Implicaciones tecnológicas ............................................................................................. 39
        4.1.       Implicaciones en actividades de extensión docente ............................................. 40
        4.2.       Implicaciones en actividades de extensión investigadora ................................... 42
        4.3.       Implicaciones en actividades de extensión cultural, social e institucional ........ 43
   5.       Buenas Prácticas ............................................................................................................ 45
        5.1.       Buenas prácticas en actividades de extensión docente ....................................... 45
        5.2.       Buenas prácticas en actividades de extensión de la investigación ..................... 47
        5.3.       Buenas prácticas en actividades de extensión cultural, social e institucional .. 48
   6.       Agradecimientos ............................................................................................................. 51




                                                                                                                                         1
                                                                               25-10-2010



LIBRO BLANCO DE LA UNIVERSIDAD
DIGITAL
Investigación y la Tercera Misión de la Universidad


INVESTIGACION
1. Reflexiones sobre el sistema de I+D+i. Escenario y marco
   estratégico
   Al analizar los informes más relevantes sobre la Investigación en España (informe
   sobre «La contribución de las universidades al desarrollo», elaborado por la Fundación
   Conocimiento y Desarrollo el informe «Tecnología e Innovación en España, 2007»,
   elaborado por la Fundación COTEC y, finalmente, el informe de «Indicadores del
   Sistema Español de Ciencia y Tecnología 2006», elaborado por SISE, FECYT), se
   ponen de relieve algunos puntos débiles en nuestro sistema de I+D. Algunos de ellos
   tienen que ver con inversiones (que pueden aumentarse si existe voluntad política),
   pero otros están vinculados a aspectos estructurales que nos aquejan como país.

   En primer lugar está el gasto en I+D+i en relación con el PIB. Aunque ese gasto
   porcentual ha ido creciendo paulatinamente en los últimos años todavía se sitúa lejos
   de las cifras manejadas en países como Alemania, Francia, Reino Unido, y bastante
   más de las de EE.UU o Japón (figura 1). Si consideramos, además, que nuestro PIB es
   inferior, las inversiones en I+D cada vez nos sitúan más lejos de estos países , pese al
   esfuerzo del programa Ingenio 201020 (este programa pretende involucrar al Estado, la
   empresa, la Universidad y otros organismos públicos de investigación en un esfuerzo
   decidido por alcanzar en I+D+i el nivel que nos corresponde por nuestro peso económico
   y político en Europa y vinculado a la reactivación del compromiso de la Unión Europea
   con la Estrategia de Lisboa, que define una serie de medidas para fomentar el
   crecimiento y el empleo; la Unión Europea se ha marcado el año 2010 como plazo para
   acercar al 3% del PIB la inversión en investigación y desarrollo).




   La segunda debilidad, si cabe más importante, es que el esfuerzo de la contribución
   empresarial a esta inversión en investigación e innovación, en España, es del 46 %,



                                                                                         2
                                                                              25-10-2010


frente a valores superiores al 60% (e incluso el 70% en EE.UU. o Japón) de Francia y
Alemania. En la figura 2 se presenta la situación comparada con Francia, Alemania,
Reino Unido y Polonia de la distribución del gasto en I+D en empresas e instituciones
privadas sin fines de lucro (IPSFL), en la Administración y en el sector de la educación
superior y en la figura 3 la evolución en los últimos años en España, donde se aprecia
cómo disminuye, alejándonos de nuestros países de referencia. Sólo con que el tejido
empresarial español contribuyera con porcentajes similares a los países con los que
queremos compararnos, el esfuerzo investigador subiría por encima del 1,5%del PIB,
sin necesidad de más inversiones públicas. Lo adecuado sería mantener programas
como Ingenio 2010, pero acompañados de medidas que impulsaran a nuestras
empresas a apostar, de verdad, por la I+D+i. Si miramos la lista de las 1000 empresas
que más invierten en I+D en la Unión Europea sólo figuran 13 españolas (2 entre las
100 primeras).




Esto significa que competimos en peores condiciones en los Programas Marco de
Investigación de la UE, donde en muchos apartados son las empresas las que deben
liderar los consorcios nuestros retornos de la Unión Europea, por esta vía, casi llegaron
a equilibrarse en el IV y V Programa Marco, donde el protagonismo de las
universidades y centros de investigación era mayor; tan pronto como se cedió el peso
del protagonismo al sector empresarial (por los tipos de convocatoria) en el VI
Programa Marco, se volvió a abrir la brecha (figura 4).




                                                                                     3
                                                                              25-10-2010




A la vista de estas cifras, cabría hacerse una pregunta: ¿acaso no se incentiva a las
empresas en España a hacer I+D+i? En el año 2005, de acuerdo con el informe COTEC,
las empresas españolas ejecutaron, 5.485 millones de euros en I+D, de los cuales, más
de un 19% lo hicieron a través de subvención con fondos públicos. El conjunto de todas
las universidades no llegó a ejecutar 3.000 millones de euros. La respuesta es que sí se
incentiva, pero posiblemente la estructura productiva de nuestra economía, orientada
hacia las empresas de escaso tamaño, junto con otras razones, provocan que sea un
dinero utilizado en muchas ocasiones en mejoras de la productividad y no en auténtica
innovación.

Otra debilidad del sistema es el número de personas dedicadas a la investigación por
cada millón de habitantes. El indicador es, una vez más, inferior al de los países más
avanzados y, asimismo, el indicador referido a las empresas se aleja de los porcentajes
de Alemania, Francia e incluso Italia.

¿Qué se hace con el dinero que se recibe para investigar? A la vista de los indicadores
de investigación, siendo el más importante el de las publicaciones científicas, podemos
decir que los investigadores españoles (mayoritariamente los de las universidades y del
CSIC), sostienen una producción científica más que aceptable (vista la situación de
financiación y personal con que se afronta), publicándose en España, en el año 2005,
casi el 3% del total de artículos científicos mundo (figura 5), cuando nuestra posición en
financiación es muy inferior. Por otro lado, y como se constata en la figura 6, el empleo
de personal en I+D aún es bajo en España, aunque esta cifra está aumentando.




                                                                                      4
                                                                             25-10-2010




Teniendo en cuenta todo lo anterior podemos decir que todavía la sinergia entre la
Universidad y la Empresa no se produce de forma adecuada, posiblemente por alguno
de los factores siguientes:

   Las empresas recelan de que el trabajo de las universidades realmente les aporte
    algo positivo (lo cual no ocurre en países como EE.UU, Alemania, Reino Unido,
    Francia, Japón, etc.).
   Las empresas no suelen contratar doctores, por lo que pocos en la escala de mando
    entienden que la investigación pueda contribuir a ningún beneficio tangible (y, por
    tanto, también pocos dentro de las empresas saben cómo utilizar el dinero para
    I+D+i).
   Muchas empresas utilizan parte del dinero que reciben (en forma de subvención o
    préstamo) para realizar «ajustes tecnológicos» dentro de su sistema de producción.
   No avanzamos en indicadores de innovación (patentes, productos exportados de
    alta tecnología, etc.), porque las empresas no innovan y a las universidades se nos
    incentiva por publicar, no por patentar.

Si parte de este desencuentro se debe a una falta de cultura en el sector empresarial,
otra parte de la responsabilidad la tienen la propia Universidad y el CSIC:

   Las estructuras universitarias no están preparadas para responder a las
    necesidades de la industria, especialmente a los plazos en los que se requiere el
    cumplimiento de hitos (en parte porque los sistemas de financiación sólo cubren la
    misión docente).
   Durante años, los universitarios e investigadores, especialmente de algunas
    disciplinas, nunca quisieron saber nada de la industria, y ni siquiera el lenguaje
    utilizado permitía la comunicación.
   También durante años, se entendió que la colaboración con la industria suponía
    una especie de deslealtad, ya que cualquier investigación que se desarrollar a no
    iba a permitir la libertad queda trabajar con fondos públicos.
   Los sistemas de incentivos hacen que «todos nos dediquemos a todo». En otros
    países hay universidades «investigadoras» y universidades «innovadoras», y
    además de estructuras tipo CSIC existen laboratorios intermedios especializados
    en transferencia de tecnología. Y esto nos quita competitividad en todos los
    ámbitos.




                                                                                    5
                                                                                25-10-2010


  Cabe hacerse entonces algunas preguntas: ¿estamos en la Universidad formando
  profesionales que sepan pensar con una óptica de innovación?, ¿son estos profesionales
  atractivos para las empresas? En otros países la «academia» y la industria se respetan
  y entienden, y se produce una sinergia que redunda positivamente en el sistema de
  I+D. ¿Qué nos falta en España para que eso se produzca?

  Por otro lado, muchas empresas españolas ven abocadas al cierre por falta de
  innovación. ¿Cuánto ha de pasar para que el sistema entienda que no innovar es morir,
  frente a la obsesión del beneficio a corto plazo?, ¿se reparte bien el dinero de
  investigación, en un sistema donde se entiende que todos somos iguales? En los
  ámbitos de financiación de la llamada innovación (Consejerías de Industria o
  Economía, Ministerio de Industria, Fomento, etc.) se destina mucho dinero a apoyar a
  las empresas: ¿cómo contribuye el dinero invertido a mejorar nuestros indicadores de
  innovación?

  Hay algunas empresas (la mayoría grandes, y de forma muy meritoria alguna PYME)
  que contratan doctores, que innovan, y que realmente invierten en I+D+i, exportan
  tecnología, producen patentes. ¿Por qué se les trata desde la Administración igual que
  al resto de empresas? Son urgentes medidas a corto, medio y largo plazo. Ingenio 2010
  ha sido una buena medida a corto plazo, pero urge un debate para conocer a dónde
  vamos a largo plazo y un gran pacto para la investigación, con acciones que permitan
  que dentro de 20 años estemos más cerca de Francia, Alemania, EE. UU, Japón, etc.
  Ahora pese a todos los esfuerzos, cada año nos separamos más.

  Además de lo expuesto hasta ahora, deben señalarse otros dos aspectos negativos,
  aunque de difícil lectura en los indicadores de I+D+i. Por un lado, la estructura de los
  laboratorios y grupos de investigación en España, que hace que el rendimiento sea
  más bajo que en otros países. Y por otro, la escasa contribución que hacen (salvo
  excepciones puntuales) las universidades privadas a la investigación e innovación.

  En el siguiente capítulo, «La tercera misión de la Universidad», se analiza más en
  detalle la relación de la Universidad con el entorno social y económico.




2. Expectativas de Mejora por la Repercusión Favorable de las
   TIC
  Ante la perspectiva expuesta en el primer apartado del capítulo, se plantea el
  interrogante que da origen a este capítulo: ¿cómo las Tecnologías de la Información y
  las Comunicaciones (TIC) pueden ayudar a mejorar el sistema de I+D+i?


                                                                                        6
                                                                              25-10-2010


La investigación científica, y su posterior conversión en innovación es una actividad
vinculada, por una parte, al esfuerzo individual de cada investigador; por otra, al
esfuerzo colectivo de grupo de investigación; en tercer lugar, a la capacidad tanto
individual como colectiva para acceder a instalaciones (y/o recursos) que permitan
el desarrollo de dicha actividad investigadora, y, por último, a la capacidad (también
individual y colectiva) de acceder, bien por vías competitivas, o bien por vías no
competitivas, a las fuentes de financiación. En el caso de que hubiera una buena
sinergia entre academia e industria, las posibilidades de mejorar en estos cuatro
ámbitos se multiplicarían.

Las TIC pueden incidir notablemente en cada uno de estos cuatro aspectos, que van a
redundar en el resultado final, desde facilitar o minimizar en algunos casos el esfuerzo
de investigadores y grupos, a mejorar el acceso a instalaciones o recursos o garantizar
la eficiencia en la captación de recursos. Y todas las herramientas que ponen a nuestra
disposición las nuevas tecnologías también pueden emplearse en mejorar la relación
academia-industria, ya que un mejor conocimiento mutuo puede ayudar a un cambio de
mentalidad.

Ahora bien, el cómo se plantea la investigación desde las distintas áreas de
conocimiento, y el cómo inciden las nuevas tecnologías en el día a día de un
investigador o grupo de investigación, es bien distinto dependiendo de cada disciplina.
Si los recursos de los que debe disponer un grupo de investigación para llevar a cabo
una investigación (dejando a un lado los recursos humanos, más o menos necesarios en
cualquier disciplina) son accesibles desde un ordenador, es evidente que las TIC
pueden suponer un avance importante en la capacidad de dicho grupo para mejorar su
productividad. Si por el contrario, un grupo de investigación precisa de laboratorios
donde desarrollar experimentación, las nuevas tecnologías servirán de apoyo, pero
nunca serán suficientes para acometer el trabajo.

A través de las nuevas tecnologías tenemos hoy una capacidad enorme de establecer
vínculos y contactos virtuales, posibilidad de organizar reuniones no presenciales, foros
de discusión, compartir recursos electrónicos, capacidad de cálculo casi ilimitado,
acceso a recursos electrónicos y bases de datos, etc. Pero ¿cómo afecta todo ello a un
área de experimentación de las llamadas «duras» por ejemplo la física aplicada, la
biología o la ciencia de materiales? ¿Afecta de la misma manera que a un área como el
derecho, o las ciencias sociales, que no precisan de laboratorios?

De lo que no cabe duda es que hoy:

   Un investigador/grupo de investigación puede moverse por el mundo con mucha
    más facilidad gracias a la información disponible en la Red y a la posibilidad de
    comunicación que da el correo electrónico.
   Podemos mantener reuniones virtuales (video conferencia, conferencias virtuales,
    etc.). Es posible organizar un proyecto europeo de muchos socios, sin mantener una
    sola reunión física, lo que hace unos años era impensable.
   Con los recursos disponibles en la Red es muy raro (salvo en las áreas jurídicas y
    de humanidades) tener la necesidad de moverse para acceder a recursos
    bibliográficos. Hace un tiempo se hacían estancias externas, sólo para tener acceso
    a fuentes bibliográficas.
   Aquellas áreas que precisan de potencia de cálculo, y gracias a las redes de alta
    velocidad, pueden también utilizar recursos computacionales compartidos y
    multiplicar su capacidad de cálculo, modelización y análisis (tecnología grid).


                                                                                     7
                                                                                25-10-2010


     Podemos impartir docencia (seminarios de investigación) a distancia, utilizando
      software libre, con lo que se multiplica así la capacidad docente.
     Podemos compartir espacios en la Red, que nos permiten intercambiar documentos,
      resultados, trabajos, etc.
     Gracias a los indicadores de productividad científica (ISI, SCCI, Web of Science),
      resulta mucho más sencillo construir rankings de calidad investigadora en centros
      de investigación y universidades, con lo que se ayuda a estudiantes e
      investigadores a elegir aquellas instituciones donde formarse o ejercer su labor de
      investigación. De esta manera se fomenta la movilidad y la sana competencia en un
      sector excesivamente regulado.
     Nuestra capacidad de discusión virtual es ilimitada, ya que las herramientas
      existentes nos capacitan para discutir y debatir sin necesidad de movernos de
      nuestro despacho (foros, chats, correo electrónico, etc.).

  A modo de resumen, podríamos decir que las TIC pueden ayudar, y mucho:

     En el acceso a las fuentes y localización de información pertinente.
     En la creación de un tejido de investigación (convergencia de investigadores
      europeos, tejido en nuestra comunidad, etc.).
     En la visualización de las necesidades de investigación y docencia.
     En la competencia para atraer mejores estudiantes e investigadores a los centros
      más destacados.
     En la visualización de los resultados de la investigación, a través, por ejemplo, de
      metabuscadores.




3. Análisis desde la Perspectiva de las Diferentes Áreas de
   Conocimiento
  A continuación se van a hacer un acercamiento a distintas áreas a través del análisis
  de tres bloques que pueden resultar representativos: las ciencias experimentales e
  ingeniería, las áreas de humanidades (con problemáticas y soluciones que pueden




                                                                                       8
                                                                                       25-10-2010


       aplicarse a las áreas jurídicas) y las ciencias sociales (con situaciones parecidas a áreas
       básicas no experimentales).




3.1.      Ciencias experimentales e ingeniería
          Planteamiento del problema
          La investigación en las áreas llamadas científicas experimentales y en ingeniería, se
          fundamenta en el método científico, planteado por primera vez por galileo, y
          perfectamente establecido en los procedimientos de cualquier disciplina
          experimental.

          En estas disciplinas, las hipótesis planteadas han de ser contrastadas a través de la
          realización de experimentos, lo que significa que investigación nunca puede
          separarse de la logística que implica el trabajo en un laboratorio. En otras
          disciplinas, donde también se aplica el método científico, se plantean hipótesis, fruto
          de observación y del análisis del estado del arte, se analizan dichas hipótesis
          contrastándolas con la opinión de terceras personas y, por último, se emite una
          conclusión. En las ciencias experimentales y la ingeniería, el análisis y ratificación
          de las hipótesis pasa, de manera ineludible, por el desarrollo de un experimento.
          Así, en cualquier disciplina, el científico necesita para el desarrollo de su actividad,
          aparte de su mente despierta, acceder a las fuentes que fundamentan sus hipótesis
          junto con la posibilidad de discusión con sus pares, antes de poder analizar,
          contrastar y emitir conclusiones que una vez publicadas pueden ser de nuevo
          debatidas y replanteadas. En las disciplinas experimentales, además, el científico
          precisa de un laboratorio (actualizado para poder competir en igualdad de
          condiciones), de personal de apoyo técnico en dicho laboratorio, de material
          consumible para la realización de sus experimentos y, en muchas ocasiones,
          accesibilidad a grandes instalaciones que, por su extremado nivel de equipamiento,
          se comparten en ámbitos internacionales que pueden costear fuertes inversiones en
          equipos singulares.

          Este hecho implica una gran dificultad para las disciplinas experimentales, ya que
          para poder desarrollar su actividad de forma competitiva, precisan de unos niveles
          de financiación muy superiores a los de las disciplinas teóricas. Un mal piloto, con
          un excelente coche, puede hacer un papel digno en una carrera de Fórmula 1; un
          excelente piloto, con un mal coche, es prácticamente imposible que haga un buen
          papel. Un buen laboratorio, con material consumible disponible, con suficiente
          personal técnico de apoyo, junto con una buena accesibilidad (recursos económicos



                                                                                              9
                                                                                25-10-2010


    para la realización de visitas) a laboratorios de referencia y grandes instalaciones,
    casi podríamos decir que asegura una investigación de cierta calidad.

    Los recursos necesarios para investigar en los ámbitos experimentales se pueden
    dividir en dos categorías:

   Recursos para el planteamiento de hipótesis y discusión (comunes a todas las
    disciplinas científicas).
   Recursos para la verificación de las hipótesis (específicos de las áreas
    experimentales).

    Hoy en día, en ambas categorías se precisa otra actividad importante: la captación
    de recursos económicos, siendo mucho más importante en la segunda categoría que
    en la primera.

    A continuación, vamos a hacer algunas reflexiones relativas a cómo las nuevas
    tecnologías han cambiado o afectado a las dos categorías de recursos descritas, y por
    último a la manera de captar esos recursos.




    Recursos comunes a todas las disciplinas
   Acceso a recursos electrónicos: para iniciar cualquier estudio científico, el primer
    paso es realizar un profundo análisis del estado arte. Hace escasos años, los
    investigadores empleaban dos posibles vías: solicitar copia en papel de los
    documentos (lo cual no siempre era posible y en ocasiones la respuesta se demoraba
    semanas), o bien apersonarse físicamente en bibliotecas de referencia (a veces en
    distinto país) para poder leer, en algunos casos fotocopiar, de manera directa el
    libro o la revista que se precisaba. De igual manera, el acceso a las patentes sobre
    cualquier tema, estaba restringido a listados en papel no fáciles de consultar (los
    títulos) y aún más difícil era disponer del texto completo.




                                                                                      10
                                                                             25-10-2010


    Hoy en día, gracias a los recursos electrónicos disponibles en red, cualquier
    científico puede obtener desde su ordenador el texto completo de la mayoría de las
    revistas de referencia de su disciplina, así como un porcentaje muy elevado de las
    patentes existentes en el mundo. Sin moverse y de manera inmediata. Y de aquello
    a lo que no tiene acceso, los sistemas de cambio interbibliotecario, junto con las
    peticiones electrónicas de información, pueden proporcionar recursos en un plazo
    de tiempo más que razonable. Por ello, en ciencias experimentales e ingeniería, ya
    no se planean estancias para consultar bibliografía o patentes.

   Posibilidades de discusión en red: hoy, las posibilidades de discusión en red son
    casi ilimitadas. Se dispone de herramientas gratuitas o de pago, que permiten
    hablar o chatear de manera simultánea con una o varias personas, con imágenes o
    sin ellas; así como la celebración de videoconferencias y reuniones virtuales. Al
    poder compartir ficheros, fotos, presentaciones, la discusión de ideas, textos,
    trabajos, etc. se hace más fácil y dinámica. En la actualidad no es preciso viajar
    para poder discutir una idea, un proyecto. Las llamadas «comunicaciones
    personales», que antiguamente requerían del correo postal, hoy son comunicaciones
    directas o, en el peor de los casos, por correo electrónico.




    Recursos específicos de las áreas experimentales
    No cabe duda de que los laboratorios son insustituibles. Hay algunas ramas
    experimentales que trabajan en simulación y modelado, o utilizando cálculos
    complejos que requieren altos niveles de computación, fuertemente impulsados por
    la constante evolución de las TIC, y a que gracias a las redes de alta velocidad,
    pueden compartir recursos de cálculo multiplicando su capacidad de forma
    exponencial. Es en estos casos donde las nuevas tecnologías están contribuyendo en
    mayor medida a la investigación científica experimental.

    En las disciplinas, llamémoslas laboratorio - dependientes, las nuevas tecnologías
    únicamente han mejorado la capacidad de contacto para posibilitar estancias en
    otros laboratorios y la gestión de compras y empleo de nuevos investigadores.




                                                                                   11
                                                                            25-10-2010


Hoy en día es relativamente sencillo contactar con colegas de otros centros de
investigación de cualquier parte del mundo para arreglar una posible estancia.
Podemos conocer qué equipos existen en cualquier laboratorio, la persona de
contacto, su currículum, a qué se dedica, etc. Con un intercambio de unos pocos
correos electrónicos se puede arreglar una visita a otro laboratorio. Incluso el acceso
a grandes instalaciones ha mejorado gracias a las nuevas tecnologías, ya que desde
nuestra casa podemos, en muchas ocasiones, conocer la disponibilidad e incluso
acceder a formularios de petición de acceso.

Respecto a la gestión de la investigación, tema tratado en el capítulo 6: «gestión
académica y de la investigación», las nuevas tecnologías ayudan de manera
considerable en numerosos aspectos. Uno, nada desdeñable, es el reclutamiento de
posibles candidatos en un proceso de selección de investigadores. Desde nuestro
ordenador podemos ofertar empleo y recibir solicitudes desde cualquier lugar del
mundo, y podemos acceder a la producción científica de los candidatos, casi sin
necesidad de que nos envíe ninguna información. Ello agiliza enormemente la
movilidad entre grupos y centros de investigación.




Sobre la captación de recursos para la investigación
En la investigación experimental, como ya se ha dicho, se requieren niveles de
financiación muy superiores a los necesarios en otras disciplinas básicas. Ello
requiere del investigador una permanente presencia en cualquier convocatoria
pública o privada.

Hoy se tiene acceso casi inmediato, gracias a las nuevas tecnologías, a cualquier
convocatoria pública (regional, nacional, europea) y muchas convocatorias privadas,
por lo que nadie tiene la excusa de la ignorancia para acudir a las distintas
llamadas a proyectos de todo tipo.

Por otro lado, la formación de consorcios de investigación, especialmente a nivel
europeo, se ha simplificado enormemente. Hace unos años, organizar una propuesta
europea requería el esfuerzo extra de tener que viajar varias veces a distintas
reuniones, antes de tener un borrador de la propuesta. Hoy se alcanza un primer


                                                                                  12
                                                                                 25-10-2010


       borrador, normalmente, sin moverse de casa, y en muchas ocasiones, las reuniones
       son virtuales haciendo uso de las nuevas tecnologías.

       El hecho de que en la mayoría de las convocatorias, la aplicación sea telemática y
       que la evaluación por pares también se realice por vía electrónica, agiliza
       enormemente la resolución de las mismas.

       A modo de conclusión de este apartado, podemos decir que las nuevas tecnologías
       pueden contribuir a una mejora sustancial en aquellas disciplinas científicas donde
       compartir recursos en red, así como el manejo de herramientas de cálculo y
       simulación, sea un elemento primordial en el desarrollo de la investigación, ya que
       aquí constituyen un valor añadido en el desarrollo de la propia investigación. En
       aquellos aspectos de la investigación vinculados al planteamiento de hipótesis y su
       discusión, así como el acceso a fuentes de conocimiento e información y acceso
       convocatorias, suponen un impulso enorme en todas las disciplinas. Sin embargo, la
       investigación fundamental y aplicada en las disciplinas experimentales es muy
       dependiente de la verificación de las hipótesis a través de la comprobación mediante
       ensayos que siguen un método, el método científico. Esta etapa es insalvable e
       insustituible, por lo que las TIC contribuyen de manera poco importante.




3.2.   Humanidades
       Sobre el marco de investigación
       La investigación en humanidades se mueve entre las formas tradicionales
       configuradas por la cultura académica de la universidad tradicional y las nuevas
       formas de control por pares que se comenzaron a introducir en las disciplinas
       científicas en los años sesenta, y que poco a poco comienzan a extenderse de forma


                                                                                       13
                                                                               25-10-2010


    desigual en las varias áreas de humanidades. Estas nuevas modalidades están
    comenzando a modificar las tradicionales prácticas de trabajo individual en archivos
    y bibliotecas, con una relación maestro - discípulo como base fundamental de la
    comunidad científica, y que culmina normalmente en una monografía publicada y
    reconocida en el ámbito nacional. Este nuevo marco está constituido, para citar
    rápidamente lo que es bien conocido, por:

   Financiación dirigida por áreas prioritarias.
   Cultura de la calidad de la investigación basada en la comparación con los pares.
   Primacía del trabajo de grupos de investigación sobre el trabajo individual y de
    proyectos bien definidos sobre líneas amplias y más o menos vagas.
   Creación de nuevas trayectorias de formación de investigadores que se separan de
    la tradicional relación maestro/estudiante, para dirigirse a la formación en centros
    extranjeros, inserción en redes y publicación en revistas de referencia.

    Por otra parte, las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones han
    transformado el entorno de acceso a la información: la menor dependencia de la
    cultura impresa, sustituida por nuevos formatos electrónicos de comunicación; o el
    creciente espacio digital como un medio de relaciones académicas diferente a las
    generadas en las viejas disciplinas. Este nuevo ámbito exige habilidades y destrezas
    y una relación con la cultura científica que, probablemente, tiene un significado, a
    escala histórica, en la propia cultura humanística.

    Algunos parámetros que definen la situación actual de la investigación en
    humanidades en España son:

   Respecto a la estructura de las comunidades contemporáneas de investigación:
       o La investigación científica se ha internacionalizado: el Espacio Europeo es
            y a uno de los ámbitos de referencia para la investigación en humanidades
            a partir, sobre todo, de la creación de redes de convergencia y colaboración.
       o Las mujeres se están incorporando a la investigación a un ritmo creciente,
            aunque todavía no se haya alcanzado la paridad. De hecho, humanidades
            es uno de los espacios de investigación que pueden considerarse como
            sometidos a un proceso de «feminización» creciente.
       o La internacionalización está aún en sus comienzos: aunque ya tiene
            visibilidad estadística, el número de investigadores españoles incorporados
            en puestos extranjeros, e inversamente «inmigrantes» investigadores, es
            aún mucho menor que en la mayoría de las áreas de ciencia y tecnología.
       o La profesión de investigador en humanidades es aún muy minoritaria en
            España y está básicamente asociada a la enseñanza.
   Respecto al peso relativo de las humanidades en el conjunto de la financiación
    pública en investigación cabe destacar:
       o La práctica inexistencia de financiación privada en el sector. Un peso muy
            bajo en relación con la financiación pública, por ejemplo: la financiación del
            Plan nacional 2000 -2003 otorgada a proyectos de investigación en el área
            de humanidades representó el 1,84 % del total del plan en este epígrafe:
            26.271,7 K€ sobre un total de 1.425.628,4 K€ y el número de proyectos
            concedidos alcanzó el 4,48% del total, 1.068 proyectos de un conjunto de
            23.859 aprobados.
       o Frente a estos porcentajes tan bajos, la participación de las humanidades
            en la política de Recursos Humanos del Plan nacional fue sensiblemente



                                                                                     14
                                                                             25-10-2010


           mayor, ya que representó el 9,20 % de la inversión total del capítulo
           (40.370, 2 K€, frente a 438.600 K€ globales). Presentan características
           peculiar es respecto a las demás áreas de investigación:
                Presentan ritmos de investigación largos, de manera que la vida
                   media de los conocimientos en humanidades suele ser más dilatada
                   que en algunas áreas científicas y tecnológicas.
                Se dirigen al conocimiento básico. Permiten desarrollar
                   competencias en la interpretación y uso del discurso, el texto y la
                   información, que son propias y distintas a las competencias en otras
                   disciplinas.
                Muchas veces sus resultados tienen solamente un ámbito de
                   estudio local, difícilmente universalizable.
                A pesar de que el inglés también es una lengua franca
                   internacional, el medio lingüístico fundamental son las lenguas
                   peninsulares, lo que crea una barrera a la internacionalización.
                A diferencia de la mayoría de las disciplinas, los resultados no
                   siempre se dirigen a una comunidad de especialistas, sino a
                   públicos heterogéneos, por lo que a veces tienen la naturaleza de
                   alta divulgación.

Muchas veces es difícil determinar en qué consiste un buen resultado de investigación
a causa de los debates entre escuelas y la atomización de las comunidades científicas.




   Humanismo en la sociedad del conocimiento
   La creciente influencia social de la cultura científico-tecnológica plantea
   importantes desafíos a la cultura humanística. El conocimiento científicotecnológico
   constituye una fuente de riqueza cada vez más relevante en las sociedades de la
   información y del conocimiento. Las demandas de la sociedad adquieren un mayor
   peso en el diseño de las políticas científicas, aunque las comunidades de expertos en



                                                                                   15
                                                                            25-10-2010


    humanidades mantienen una considerable autonomía a la hora de seleccionar los
    temas que investigar. La investigación sigue desempeñando una función social
    importante:

   Preserva y potencia el patrimonio cultural.
   Desarrolla habilidades comunicativas y expresivas.
   Orienta a la sociedad y fomenta la capacidad crítica.
   Contribuye al establecimiento del canon social de comportamiento.
   Contribuye al desarrollo de la imaginación.
   Fomenta la exploración y la preservación de nuestra memoria sociocultural
    colectiva.

    Las humanidades, aunque basadas en tradiciones ampliamente asentadas, han
    experimentado constantes transformaciones, como se puede observar en la creciente
    especialización y en la aparición de campos de investigación enriquecidos por el
    principio de interdisciplinariedad. La práctica investigadora ha cambiado en las
    últimas décadas; sin embargo, estos cambios son poco conocidos y la investigación
    en humanidades tiene perfiles poco definidos para el conjunto de la sociedad.
    Algunas de estas prácticas nuevas son:

   La preservación patrimonial, entendida no como una actuación museística, sino
    también interpretativa y de mediación, para transmitirla a la sociedad del
    presente.
   Investigar, elucidar y mejorar el funcionamiento efectivo de las prácticas de
    producción simbólica (visual, narrativa) que alimentan el crecimiento de un cuarto
    sector (industrias de lo identitario), que resulta clave en el desarrollo de la
    Sociedad del Conocimiento.
   La reelaboración de la memoria histórica se convierte en uno de los ejes centrales
    de la convivencia y gobernanza de las sociedades contemporáneas.
   La generación de modelos de convivencia mediante el desarrollo de capacidades de
    interpretación del «otro» en una sociedad globalizada y multicultural.

    Estas prácticas se establecen en escenarios que van más allá de la universidad
    tradicional y de su cultura académica docente:

   El patrimonio cultural constituye el eje esencial de la proyección social de las
    humanidades, un patrimonio en diversos soportes (materiales o inmateriales), con
    distintos grados de conservación, que recoge la memoria y el presente de las
    sociedades. Ese patrimonio es mucho más que el reflejo de un pasado lejano, neutro
    y estático. La función de las humanidades va más allá de labores de preservación.
    El patrimonio cultural forma parte del presente y los investigadores «leen» sus
    registros integrados en el mundo actual, con los medios actuales y en sus contextos
    actuales. Sólo en estas coordenadas adquieren sentido la conservación, la
    recuperación y la puesta en valor del patrimonio. La preservación de éste se
    extiende a la rentabilización, insertándolo en la oferta de bienes culturales
    (exposiciones, rutas culturales, parques arqueológicos, etc.), que tienen un enorme
    potencial. Este objetivo de «puesta en valor» se relaciona directamente con el
    desarrollo económico, incluyendo desarrollos tecnológicos e implicaciones en
    ámbitos como la ordenación de territorios rurales y espacios urbanos. Ésta es una
    de las vías por las que las humanidades se integran plenamente en los sistemas de
    I+D+i. Las intervenciones de carácter patrimonial sobre el terreno, por una parte, y
    la posibilidad de crear realidades virtuales, por la otra, generan nuevos entornos


                                                                                     16
                                                                              25-10-2010


    sociales y permiten reconfigurar lo real a partir de su imagen. Las políticas de
    patrimonio en los procesos de ordenación de territorios pueden ser un buen ejemplo
    de ello: surgen nuevos itinerarios, espacios con nuevas funciones a partir del
    reconocimiento del valor patrimonial de rutas, paisajes, conjuntos (y no sólo
    monumentos), etc. Desde esta perspectiva, el patrimonio no puede aislarse del
    proceso de investigación.
   Las denominadas genéricamente industrias culturales también movilizan
    importantes recursos, en muchos casos relacionados con sectores económicos y
    sociales importantes, como el turismo. Su demanda está claramente vinculada a la
    ocupación del tiempo libre. En muchos casos los contenidos culturales se han visto
    sustituidos por elementos lúdicos que reinventan temas literarios, artísticos,
    históricos o arqueológicos, entre otros. A título ilustrativo, valgan los ejemplos de
    los parques temáticos, las semanas culturales y otros eventos similares. La gestión
    del patrimonio cultural exige la presencia de especialistas que no sean ajenos a la
    investigación que está detrás de ese patrimonio y que ha de guiar los planes de
    conservación y divulgación. Por otro lado, cada vez resulta más patente la
    convergencia entre patrimonio cultural y patrimonio natural.
   Otra de las funciones sociales de las humanidades consiste en aportar una visión
    más humana a diversos problemas científicos y técnicos actuales. Por su
    importancia e incidencia social en la actualidad, cabe mencionar como ejemplo la
    ética de la ciencia en sus diversas modalidades. La reflexión ética es común a todas
    las disciplinas, aunque desde el campo de las humanidades se debe proceder a
    suministrar los elementos básicos para dicha reflexión, porque en ellas el hombre
    es sujeto conocedor y objeto de conocimiento, y por ello la influencia es
    potencialmente mayor.
   Esta dimensión atañe fundamentalmente: a los métodos y objetivos de la
    investigación; a sus límites legales en temas como la privacidad, los derechos de
    propiedad, etc.; y al uso adecuado de los medios de comunicación, realizando una
    transmisión adecuada de los conocimientos que genera la investigación científica.

    Las nuevas tecnologías se encuentran en el centro de interés de la investigación por
    diversos motivos. No sólo son instrumentos de conocimiento, información y
    formación, sino objetos de investigación en humanidades, ya que crean nuevos
    medios y formas de comunicación. La tecnología genera conocimiento y las
    humanidades se ocupan del proceso mismo de su producción y de la dimensión del
    saber científico y tecnológico. Asimismo generan un amplio campo relacionado con
    las industrias del ocio y las investigaciones sobre nuevas visiones estéticas y
    conceptuales (efectos especiales, juegos electrónicos…).

    Adicionalmente, la relación de las humanidades con el mundo editorial está
    sufriendo una profunda transformación por la introducción de las nuevas
    tecnologías, por el incremento de las ediciones electrónicas y por la disponibilidad
    cada vez mayor de conocimiento en Internet. La producción y transmisión de textos
    electrónicos está cambiando las formas de acceso a la información y las pautas
    referentes a autoría y reproducción, así como todo lo relacionado con las «industrias
    de la lengua», que constituyen un ámbito que genera recursos importantes en
    campos como la enseñanza del español como lengua extranjera, los diccionarios
    automáticos, el reconocimiento electrónico de la voz, etc.




                                                                                    17
                                                                               25-10-2010




    Nuevas necesidades de la I+D+i en humanidades
    Podríamos destacar las siguientes:

   Debería atenderse a una nueva gama de infraestructuras de distintos tamaños,
    desde las grandes, a escala del Estado (por ejemplo, «servicio de archivos»,
    digitalización de fondos programada y coordinada), a las pequeñas, a escala de
    grupos de investigación (por ejemplo, contratación de personal, apoyo a las revistas
    especializadas), pasando por las infraestructuras medianas, a escala de las
    instituciones.
   Serían necesarias convocatorias específicas de subvenciones para el
    establecimiento de infraestructuras dirigidas al mantenimiento, recuperación y
    puesta en valor del patrimonio real y virtual.
   Es preciso diseminar entre la comunidad de investigación en humanidades la
    conveniencia de aceptar la cultura de la evaluación como un componente básico de
    cualquier política científica. Uno de los objetivos de la política de investigación
    europea debería ir encaminado a mejorar los sistemas de análisis bibliométrico de
    los temas de investigación que tienen un fuerte componente de delimitación
    geográfica y cultural, como son los de humanidades. Por otra parte, deberían
    fortalecerse los procesos de revisión de originales por pares en las revistas de todos
    los ámbitos, para llevar su grado de exigencia y rigor a niveles equivalentes a los
    de las ciencias experimentales.
   Debería prestarse atención a los nuevos soportes electrónicos de difusión de
    resultados en formato electrónico: revistas, libros, imágenes y videos como nuevo
    espacio de creación y difusión de las humanidades.

    La tabla de la figura 3.7 refleja la presencia de la producción científica española en
    las BB. DD. De índices de citaciones del ISI (Institut for Scientific Information).
    Como puede apreciarse, la presencia de las humanidades es considerablemente más
    baja que la de las ciencias normalizadas y mucho más de la proporción que
    correspondería a nuestro volumen de producción en estas áreas de investigación.

    En un estudio realizado por OCU22, sobre la presencia de la producción científica
    iberoamericana en ciencias sociales y humanidades, se pone de manifiesto que, pese
    a que en los últimos años ésta ha experimentado un gran crecimiento, la visibilidad



                                                                                     18
                                                                                 25-10-2010


       de su producción en las bases de datos internacionales con indicadores de impacto
       no es proporcional a este crecimiento. Entre otros motivos, no está garantizado hoy
       el acceso universal y público a la producción en este campo y no existe un sistema de
       evaluación fiable. Todo ello abunda en la positiva influencia que el desarrollo de la
       utilización de las TIC puede suponer en esta área.

       En el caso de las humanidades, puede concluirse que las TIC están transformando
       los hábitos de investigación, en el sentido de homogeneizar los procedimientos y
       están contribuyendo a una mayor conciencia de trabajo en red. Por otra parte,
       suponen una transformación radical en lo que hasta ahora ha sido una dependencia
       exclusiva de la cultura del archivo. La disponibilidad de imágenes y textos es una de
       las transformaciones más radicales para las nuevas líneas de investigación.




3.3.   Ciencias sociales
       La importancia del capital humano
       Aunque no cabe duda de que en las ciencias sociales también se necesitan
       equipamientos científicos (equipos potentes de computación, laboratorios
       experimentales de decisión interactiva, disponibilidad de bases de datos,
       instrumentos para crear «experimentos naturales», etc.), la necesidad de contar con



                                                                                      19
                                                                            25-10-2010


capital humano de elevada cualificación juega un papel más relevante que las
inversiones en capital físico y grandes infraestructuras a la hora de alcanzar buenos
resultados en términos de excelencia investigadora. En términos del símil deportivo
utilizado en el primer apartado del capítulo para explicar la necesidad de capital
físico en las ciencias experimentales, las ciencias sociales se parecerían más a las
grandes carreras ciclistas (tipo Tour de Francia) donde las diferencias en la calidad
de las bicicletas apenas cuentan, en relación con las diferencias en la calidad
deportiva de los ciclistas, en la determinación del éxito o el fracaso.

Es precisamente el uso de una tecnología intensiva en capital humano lo que somete
a la investigación en las ciencias sociales a lo que se ha venido en denominar la
«enfermedad de costes» (cost disease) en la terminología popularizada en el famoso
tratado de W. Baumol y W. Bowen sobre la evolución al alza de los costes de las
actividades culturales y educativas, en relación con los costes de las actividades en
otros sectores manufactureros. En efecto, el uso intensivo de capital humano de
elevada calidad, con tecnologías relativamente menos sofisticadas que en las otras
disciplinas científicas más intensivas en capital físico, así como una mayor
competencia del sector privado (por ejemplo del sector financiero) en la atracción de
personal especializado, han dado lugar a una fuerte tendencia al alza de los costes
reales por unidad de producción de los investigadores en ciencias sociales, superior
a la que ha tenido lugar en otras disciplinas. Por tanto, la clave del éxito en éstas se
encuentra en la capacidad de atracción de los mejores especialistas y en la
formación de buenos estudiantes de posgrado en un contexto de gran competencia
internacional. Lo que los laboratorios son a las ciencias experimentales, lo son los
programas de doctorado a las ciencias sociales. Obviamente, ambas actividades son
complementarias: sin un buen equipo investigador es difícil tener un buen
programa de doctorado, y sin un buen programa de posgrado resulta muy
complicado atraer a investigadores de reconocida valía.

A este fenómeno de encarecimiento de los costes hay que añadir un elemento propio
de la investigación en los ámbitos específicos de algunas de estas ciencias, como
puedan ser las de economía y empresa. Debido, en primer lugar, a la enorme
internacionalización de estas disciplinas y, como decíamos anteriormente, a la
fuerte competencia desde el mundo empresarial y las escuelas de negocios, la
presión sobre los investigadores para desplazarse (es decir, en nuestro caso, para no
venir o para marcharse de España), siguiendo las ofertas más competitivas, es
enorme. Por ejemplo, de acuerdo con los datos de la Bolsa de Trabajo de Doctores en
Economía (job market) que tradicionalmente organiza cada año la American
Economic Association, el salario medio de entrada para un joven profesor en un
departamento de economía norteamericano o británico se ha situado en 65.000 € en
media durante el último quinquenio (con una fuerte alza en los últimos dos años),
frente a los 35.000 € que puede ofrecer una institución española a dichos candidatos.
Por añadidura, si el joven doctor en Economía es contratado por una escuela de
negocios su salario aumenta fácilmente en un 50-70% sobre la primera cifra. Estas
diferencias no varían sustancialmente cuando se corrigen por el diferente nivel del
coste de la vida, y se convierte en astronómicas si se quiere contratar a un
investigador más experimentado tipo associate o full professor. A ello hay que
añadir la mayor carga lectiva que se da en las universidades españolas, producto de
la fuerte y desordenada expansión de la educación superior en nuestro país (en
promedio, la docencia es de 120-160 h. al año frente 60-80h. en universidades
extranjeras de calidad similar), lo que reduce de forma importante el tiempo


                                                                                  20
                                                                           25-10-2010


disponible dedicado a investigación y convierte las ofertas de trabajo de los centros
españoles en todavía menos competitivas internacionalmente. El elevado grado de
rotación experimentado por los mejores departamentos de ciencias sociales en
España (al igual que en otros países europeos con sistemas rígidos/funcionariales de
acceso a la enseñanza universitaria e investigación), debido a la continua pérdida de
algunos de sus mejores investigadores en favor de universidades en EE. UU. Y
Reino Unido, es un fiel reflejo de este grave problema. En definitiva, resulta desde
todo punto de vista ilusorio pensar que podremos mantenernos, por no hablar de
conquistar nuevas cotas de excelencia, a nivel mundial, sin mejorar la
competitividad de nuestros centros de investigación y formación de posgrado.




El papel de las TIC en el logro de la competitividad
Por todo ello, la amplia disponibilidad de recursos procedentes de las TIC permite
mejorar el nivel de información sobre la calidad relativa de los diferentes centros de
investigación, sus programas de posgrado y la propia productividad científica de sus
investigadores. Dichas tecnologías permiten disponer de un flujo de información
continua mucho más barata y eficiente que el que existía hace una década,
ayudando a asignar los recursos humanos a sus mejores usos. La disponibilidad a
través de la Web de los currículos de los investigadores permite la elaboración de
rankings internacionales de individuos y departamentos por calidad científica y por
área de investigación, además de dar a conocer a los estudiantes aquellos
departamentos más fuertes a la hora de realizar estudios de posgrado. (Buenos



                                                                                 21
                                                                           25-10-2010


ejemplos son los rankings de Departamentos de Economía en Europa y en el mundo
elaborados por la European Economic Association en 2003,23 a petición de la CE,
con el fin de servir de ayuda a los comités encargados de otorgar los proyectos del VI
y VIII Programas Marco, y la web Econphd24 que presenta clasificaciones de
departamentos por excelencia investigadora en 34 disciplinas de economía y
empresa, con objeto de ayudar a los potenciales doctorandos a elegir el centro donde
quieren seguir programas de doctorado. Asimismo, también podemos encontrar
rankings de personas.)

Las nuevas tecnologías también permiten un intercambio de información sobre
vacantes y candidatos, lo que facilita la existencia de mercados de trabajo virtuales
de doctores (existen mercados físicos y virtuales organizados cada año por
laAmerican Economic Association y la American Statistical Association26 así como
por la European Economic Association;27 también existe un mercado continuo de
vacantes en Job Openings for Economists28 —en España, se celebra un mercado de
estas características desde 2000 en el marco del Simposio de Análisis Económico,
con asistencia de 132 candidatos-doctores de todo el mundo y 17 departamentoscon
vacantes en 2007—).29 Finalmente, la gran disponibilidad de bases de datos de
gran tamaño, programas de tratamiento estadístico de los mismos, artículos en
proceso de elaboración y ya publicados, acceso a revistas y, en general, una mejora
muy sustancial de la comunicación entre los investigadores, han supuesto un salto
cualitativo en la cantidad y calidad de la producción científica en estas áreas.

La conjunción de todas estas actividades facilitadas por el acceso a las TIC ha dado
lugar a círculos virtuosos en aquellos (muy pocos) departamentos en España que
han apostado claramente por la excelencia, frente a la endogamia y mediocridad
vigente en nuestro sistema universitario y de I+D. En efecto, a través de éstas, han
dado a conocer sus logros científicos, mejorando ampliamente su reconocimiento
nacional e internacional, lo que les ha permitido conseguir mayores fondos de
investigación tanto de instancias europeas (Programas Marco) y nacionales
(Programas del Plan Nacional, CICYT e Ingenio-2010), los cuales les han permitido
ser más competitivos tanto en términos de capacidad de contratación de
investigadores de calidad contrastada, a través de mejores sueldos, como de
atracción de buenos estudiantes en sus programas de doctorado a través de mejores
supervisores y becas más cuantiosas.

Como conclusión de este apartado, en el caso de las Ciencias Sociales y las
disciplinas de tipo no experimental, se puede afirmar que las nuevas tecnologías
han mejorado drásticamente la competitividad del sistema, tanto por el aumento
sustancial de la productividad científica como por la señalización, en términos de
visibilidad internacional y reputación científica, de aquellos centros de investigación
que han apostado por la calidad frente al statu quo.




                                                                                 22
                                                                               25-10-2010




4. Conclusiones Generales
  Si analizamos los puntos débiles de nuestro sistema, considerados en el primer
  apartado de este capítulo, ¿las nuevas tecnologías pueden contribuir a una mejora real
  en el ámbito de la I+D+i? Muchas de las mejoras que han de producirse están muy
  vinculadas con cambios de mentalidad que únicamente se harán realidad cuando,
  durante años, se apliquen políticas en una misma direccióque permitan mejorar la
  confianza mutua entre el sector empresarial y el sector académico. Estos cambios de
  mentalidad afectan tanto al sector empresarial como al sector universitario. Todos los
  sectores implicados, deberán realizar un esfuerzo, que después de años, y combinado
  con políticas constantes y coherentes, darán sus frutos (como ha ocurrido en países
  como Japón, Estados Unidos, Alemania o Francia). Las nuevas tecnologías pueden
  ayudar a madurar y a acelerar estos cambios gracias al impulso que supone la mejora
  de la intercomunicación y la posibilidad de compartir más información y de forma más
  rápida. La confianza siempre se fortalece con la transparencia y el conocimiento, y
  éstas pueden impulsarse gracias a las TIC.

  Si revisamos la figura sobre la Universidad Digital 2010, introducida en el primer
  capítulo del libro, podemos observar que, en relación con la investigación (figura 3.8. y
  3.9.), las TIC tienen, y seguirán teniendo aún más en el futuro (ya que nuestra
  capacidad de almacenar y transmitir información crece de forma exponencial con el
  tiempo), un especial protagonismo en todas las áreas científicas donde es necesaria
  potencia de cálculo, bien para modelar, bien para analizar resultados. La posibilidad de
  trabajar en súper redes, de compartir recursos computacionales a distancia (grid
  computing) y grandes cantidades de información, ha superado hoy, con creces, lo que
  hace unos años era ciencia ficción. En estos ámbitos el avance del conocimiento está
  siendo espectacular gracias a las TIC.

  Además, las nuevas tecnologías pueden ser de gran ayuda en la mejora de algunos
  instrumentos vinculados a la I+D+i y que pueden dinamizar de manera importante el



                                                                                     23
                                                                             25-10-2010


sector, especialmente en áreas como las humanidades, el derecho, las ciencias sociales
o las ciencias básicas. La captación de buenos recursos humanos, el acceso a la
información, la capacidad para comunicarnos con nuestro entorno científico, el acceso a
grupos de trabajo virtuales y a convocatorias, etc., pueden verse mejorados de manera
sustancial con las nuevas tecnologías y eso puede propiciar una importante fuerza
motriz que regenere muchas áreas de conocimiento desde la óptica de la investigación.
En este sentido, los componentes tecnológicos que facilitan la misión universitaria de la
investigación, incidiendo en primer lugar en los servicios, para presentar por último las
infraestructuras que los soportan, se muestran en las siguientes figuras.




                                                                                   24
                                                                                25-10-2010




5. Buenas Prácticas
  En este apartado se reflejarán algunos ejemplos prácticos relacionados con el impacto
  de las TIC en la actividad investigadora para, por último, tratar el caso concreto de la
  Universidad Carlos III de Madrid.



                                                                                      25
                                                                              25-10-2010


Si atendemos a las ventajas que supone el uso de las nuevas tecnologías en el acceso a
la producción científica, debemos destacar el acuerdo alcanzado por la Fundación
Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), del Ministerio de Ciencia e
Innovación, a través del cual todas las instituciones públicas de investigación pueden
acceder a la mayor base de da tos de producción cien tífica internacional, la Web of
Knowledge.

Asimismo, y en el caso de las Ciencias Sociales , debemos destacar la labor realizada
por la Universidad de granada, que, en el marco del proyecto In-R ECS , ha
desarrollado una base de datos que se alimenta a partir de la indización sistemática de
las referencias bibliográficas citadas en los artículos publicados en más de 100 revistas
españolas de las principales disciplinas que conforman el dominio de las Ciencias
Social es (Antropología, Biblioteconomía y Documentación, Economía, Educación,
geografía, Sociología, Psicología y Urbanismo).

Relacionado con el acceso a las publicaciones científicas, hemos de hacer referencia al
caso de DIALNET, iniciativa de la Universidad de La Rioja, que será desarrollada en
profundidad en este mismo libro, en el capítulo 9: «Capital intelectual y gestión del
conocimiento».

En lo que respecta a la Universidad Carlos III de Madrid, muestra, en distintos
indicador es relativos (es decir normalizados por el número de investigadores a tiempo
completo) vinculados a investigación (proyectos competitivos conseguidos, tasa de éxito
en proyectos competitivos, captación de fondos en los programas marco de la U E,
publicaciones en distintas áreas, rankings internacionales allí donde existen, etc.), una
posición privilegiada en el entorno español y, en algunas áreas, internacional.
Conseguir esta posición se debe a distintos factores, entre otros una posible buena
selección de los profesores que lideraron en un comienzo el arranque de la Universidad
en el año 1989. Pero una causa clara del éxito en el ámbito de la investigación es la
inmersión, desde la creación de la universidad, de una cultura TIC extendida a todos
los ámbitos de gestión. Esta cultura TIC está además reforzada por la presencia de
titulaciones (y por consiguiente departamentos universitarios) muy vinculadas al
ámbito TIC (como Ingeniería de Telecomunicaciones, Ingeniería Informática o
Licenciatura en Comunicación Audiovisual).

La cultura TIC en la Universidad Carlos III de Madrid impregna todos los ámbitos de
la gestión universitaria, y desde el origen de la universidad: ges tión económica, gestión
académica, gestión de la investigación, gestión de calidad. En esa cultura TIC
participan, además, la totalidad de los actores involucrados en los procesos de
aprendizaje e investigación (estudiantes, PAS, PDI).

Algunos ejemplos de por qué se puede afirmar lo anterior se comentan a continuación.
Fue una de las primeras universidades en instalar, a escala global (100% de
profesores, 100% de alumnos y 100% asigna turas) un sistema de gestión académica.
Mientras otras universidades instalaban programas piloto para, como mucho, docenas
de profesores, en la Universidad Carlos III de Madrid se implantaron, de forma
universal, las herramientas Aula y Campus global. También fue la primera en tener
un sistema de gestión online y a tiempo real de proyectos de investigación, de gestión
y seguimiento de incidencias (de mantenimiento, informática), por poner unos pocos
ejemplos. Desde el comienzo de la universidad se apostó por ofrecer a los estudiantes
aulas informáticas abiertas, controladas y con acceso a toda la información electrónica,




                                                                                    26
                                                                              25-10-2010


con un amplio horario. Fue, probablemente, la primer a en ofrecer correo electrónico al
100% de los estudiantes en el mismo instan te de la matrícula.

También se apostó por un servicio potente y centralizado de biblioteca, que desde su
origen nació con espíritu de centro de recursos para apoyar la docencia y la
investigación, más que un repositorio de libros, y que catalizó desde el comienzo los
flujos de información dentro de la universidad (hace unos pocos años, la Universidad
Carlos III de Madrid era la única, en España, cuya web dependía de la biblioteca, al
estilo anglosajón, y no de los servicios de informática).

Todo lo dicho hace que en la cultura de nuestros investigador es esté, totalmente
asentado, la utilización de la Red para acceder a la información, intercambiar
información, herramientas de gestión de la investigación (curriculares, convocatorias,
proyectos), etc. Todo ello ha contribuido, de forma decisiva, a que nuestra tasa de éxito
en convocatorias públicas sea de las más altas, dentro de las instituciones de I+D de
España y, pese a ser una universidad joven (comparada con la media de universidades
públicas españolas), a ser una universidad puntera en diversas áreas de conocimiento.




                                                                                    27
                                                                                25-10-2010



LA TERCERA MISION DE LA UNIVERSIDAD
1. Resumen
  Tradicionalmente, las universidades, salvo algunas excepciones, han estado
  polarizadas en la enseñanza y en la creación y desarrollo de conocimiento básico,
  utilizado por las economías nacional e internacional, pero con proyección limitada en
  los ámbitos local y regional.

  Pero la universidad moderna, la universidad de la Sociedad del Conocimiento, la
  universidad motor del desarrollo económico y social, debe ser globalmente competitiva
  y localmente comprometida.

  Para ello, las universidades están asumiendo y desarrollando nuevas actividades: de
  extensión de la actividad docente (programas de formación continua, seminarios y
  talleres de actualización y desarrollo profesional, cursos de formación a medida para
  empresas y organizaciones, programación específica para personas mayores y
  colectivos menos favorecidos, alfabetización tecnológica, y diferentes actividades
  desarrolladas para superar las barreras y desigualdades en el acceso a la educación
  superior, etc.), de extensión de la actividad investigadora (servicios de consultoría,
  prestación de servicios técnicos, contratación de proyectos de investigación y desarrollo,
  creación de empresas, valoración y comercialización de los resultados de la
  investigación, explotación de patentes y licencias, etc.) así como de perfil cultural,
  social o político (divulgación de la investigación y del conocimiento, exposiciones,
  conciertos, jornadas de puertas abiertas, conferencias, proyectos de solidaridad y de
  cooperación internacional, seminarios sobre responsabilidad medioambiental, salud y
  bienestar, actividades y seminarios de cine, danza y teatro; integración de minorías,
  igualdad de oportunidades, presencia en organismos internacionales, publicación de
  análisis sociales, inmigración, etc.).

  El término utilizado para definir todas estas actividades es el de «tercera misión de la
  universidad» que, de modo sintético, se podría definir como: «la generación, uso,
  aplicación y explotación del conocimiento y de otras capacidades de la universidad
  fuera de los entornos académicos». (O de modo menos formal, «la extensión de sus dos
  misiones tradicionales —la docencia y la investigación— a nuevos grupos o colectivos
  especialmente extra-universitarios»).

  En consecuencia, el compromiso de la Universidad con su región es un aspecto de la
  «tercera misión de la universidad», y es parte de su responsabilidad social corporativa.

  Se trata, por tanto, de una visión renovada de la educación superior, de la propia
  Universidad y de la innovación como impulsor as de la competitividad regional, de
  modo que movilizar el capital intelectual, científico y tecnológico de la Universidad a
  favor de un desarrollo regional sostenible es un nuevo reto. Se está perfilando así un
  modelo de universidad cien tífica, crítica, innovadora, internacional, emprendedor a y
  comprometida con su en torno; la mejor a permanente de su calidad y el progreso hacia
  la excelencia la harán globalmente competitiva y localmente comprometida.

  Y esto exige, como en el desarrollo de las otras dimensiones universitarias, dotarse de:

     Los esquemas de gestión más adecuados que, por lo general, deberán ser específicos
      y diferenciados respecto de las estructuras docentes e investigadoras, incluso con
      estructuras no sólo universitarias.



                                                                                      28
                                                                                    25-10-2010


          Dotarse de las herramientas tecnológicas más eficaces para su mejor desarrollo.

       En los epígrafes siguientes se desarrollan estos dos aspectos señalados: esquemas de
       gestión propios y, especialmente, las herramientas tecnológicas que deben preverse en
       cada caso.




2. Marco Estratégico
       Las economías avanzadas orientan su producción hacia los segmentos con mayor valor
       añadido y los productos y servicios que incorporen conocimiento nuevo. Se crea así una
       vinculación de dependencia entre crecimiento económico y acceso al conocimiento, a las
       nuevas tecnologías y a la disponibilidad de recursos humanos con altas capacidades,
       aptitudes y habilidades.

       Por ello, los países, para ser competitivos en una economía del conocimiento
       globalizado, se esfuerzan por poner a punto sus sistemas de innovación, tanto en el
       ámbito regional como nacional.

2.1.       La economía basada en el conocimiento y el aprendizaje
           La economía basada en el conocimiento y el aprendizaje requiere:

          Un número importante de titulados universitarios (científicos, ingenieros y técnicos
           de grado medio) y una enseñanza superior que incluya entre sus orientaciones la
           del empleo, formar en actitudes empresariales y capacidad para atraer y retener a
           los mejores talentos.
          La provisión de oportunidades de aprendizaje permanente para una gran variedad
           de estudiantes.
          Instituciones de educación superior que, además de proporcionar profesionales con
           la formación adecuada, estén comprometidas con el desarrollo del entorno y
           contribuyan a la generación de empleos basados en el conocimiento.
          Satisfacer las necesidades de las empresas establecidas en su entorno, en términos
           de conocimiento actualizado, mejora de las aptitudes, capacidades y habilidades, y
           de transferencia de conocimiento y de tecnología.
          Creación y aplicación del conocimiento nuevo.



                                                                                         29
                                                                                      25-10-2010


           Los anteriores son factores básicos que fortalecen el aprendizaje, la investigación y
           el servicio a la comunidad.

2.2.       Las universidades en la economía del conocimiento global.
           Compromiso con el desarrollo regional
           En la economía altamente competitiva del conocimiento global, el crecimiento
           económico está cada vez más vinculado a las regiones y áreas metropolitanas con
           universidades de excelencia, administraciones modernas y tejido empresarial
           dinámico e innovador. En este escenario, la disponibilidad local del conocimiento y
           de las nuevas capacidades, aptitudes y habilidades requeridas es cada vez más
           importante.

           En la actualidad existe la convicción general de que la enseñanza superior es la
           base fundamental de la mayoría de las estrategias de desarrollo económico y social,
           tanto en los ámbitos nacional y regional, como internacional. Algunos estudios
           sugieren que la excelencia nacional e internacional en la enseñanza y en la
           investigación compromiso regional son actividades complementarias que se
           refuerzan mutuamente.

           Tradicionalmente las universidades, salvo algunas excepciones, han estado
           polarizadas en la enseñanza y en la creación y desarrollo de conocimiento básico
           utilizado por las economías nacional e internacional, pero con proyección limitada
           en los ámbitos local y regional. No obstante, en las últimas décadas, el compromiso:

          Con la transferencia y explotación de los resultados de la investigación.
          Con la formación en la excelencia y en capacidades, aptitudes y habilidades.
          Con la internacionalización.
          Con la mejora de la calidad docente y el acceso a la excelencia académica.
          Con el desarrollo del entorno más cercano.

           Es un factor estratégico para las universidades que tiene diferentes y muy variadas
           expresiones: fundaciones generales o de universidad-empresa, oficinas de
           transferencia de tecnología, parques científicos y tecnológicos, regiones de
           excelencia innovadora, prestación de servicios técnicos y de asesoría, incubadoras
           de empresas, centros de formación continua e in- company, foros de debate,
           observatorios de estudios sociales, oficinas de cooperación, etc.

           En la economía del conocimiento globalizado, las universidades son percibidas como
           fuente de conocimiento e innovación y motores del desarrollo económico y social. Así,
           la disponibilidad de conocimiento y de aptitudes, capacidades y habilidades
           adquiere cada vez mayor importancia tanto en los procesos de globalización como de
           localización.

           Pero las universidades como centros de formación, creatividad, innovación y
           emprendimiento representan no sólo un recurso fundamental en la economía del
           conocimiento, sino que además el también pueden ser polo de atracción de
           inversiones y talentos.

           Lo expuesto pone de manifiesto que la universidad moderna, la universidad de la
           Sociedad del Conocimiento, la universidad motor del desarrollo económico y social,
           debe ser globalmente competitiva y localmente comprometida.




                                                                                            30
                                                                                     25-10-2010


2.3.       Condiciones para que la universidad sea globalmente competitiva
           y localmente comprometida
           Para que la actividad desarrollada por la universidad tenga proyección tanto global
           como local es necesario:

          Que la universidad sea globalmente competitiva; es decir, que posea capacidad par
           a generar e irradiar conocimiento nuevo, prestigio científico y académico
           internacional para traer a los mejores profesionales y estudiantes, y autonomía
           para otorgar incentivos y retener a sus talentos.
          Que la universidad esté localmente comprometida; es decir, comprometida con el
           ámbito geográfico (local, regional) de su entorno, que tiene como referencias:
               o La creación de conocimiento y de valor en la región gracias a la
                   investigación y a la explotación de los resultados y de sus capacidades
                   (empresas creadas a partir de la investigación universitaria, derechos de
                   propiedad intelectual, licencias, consultorías, prestación de servicios
                   técnicos, etc.) mediante la transferencia de conocimiento y tecnología.
               o La formación de capital humano y la transferencia tácita de conocimiento
                   (localización de los procesos de aprendizaje, formación continua, desarrollo
                   profesional, inserción laboral de sus titulados en el entorno geográfico,
                   divulgación de la investigación y del conocimiento, promoción de la creación
                   artística, etc.).
               o El desarrollo económico, cultural y medioambiental que contribuye a la
                   mejora del entorno, a la cohesión social y al desarrollo sostenible.

           De acuerdo con el «informe OTRI 2007», las dos terceras partes de los clientes de las
           Oficinas de Transferencia de los resultados de la investigación de las universidades
           españolas, son pequeñas empresas del ámbito regional; lo que pone de manifiesto el
           compromiso de la universidad con la innovación y la modernización de las empresas
           de su entorno.

2.4.       La tercera misión de la universidad, una visión renovada de la
           educación superior y de la propia universidad
           La sociedad (sociedad civil, administraciones y empresas) espera y demanda que la
           universidad, tanto por el conocimiento que atesora como por su capacidad para
           generar conocimiento nuevo contribuya a satisfacer buena parte de sus necesidades
           tanto presentes, como futuras.

           Este interés de la sociedad está siendo atendido a través de un mayor y mejor
           aprovechamiento de los recursos y capacidades propios de la universidad, así como
           mediante una mejor rentabilización de sus resultados de investigación. En
           definitiva, significa desarrollar de manera consisten te «rentabilidad social» de la
           universidad.

           En consecuencia, el compromiso de la Universidad con su región es un aspecto de la
           «tercera misión de la universidad», y es parte de su responsabilidad social
           corporativa.

           Actividades de extensión de la actividad docente: programas de formación continua,
           seminarios y talleres de actualización y desarrollo profesional, cursos de formación
           a medida para empresas y organizaciones, programación específica para personas
           mayores y colectivos menos favorecidos, alfabetización tecnológica, y diferentes



                                                                                           31
                                                                                25-10-2010


    actividades desarrolladas para superar las barreras y desigualdades en el acceso a
    la educación superior, etc.

   Actividades de extensión de la actividad investigadora: servicios de consultoría,
    prestación de ser vicios técnicos, contratación de proyectos de investigación y
    desarrollo, creación de empresas, valoración y comercialización de los resultados de
    la investigación, explotación de patentes y licencias, etc.
   Otras actividades de perfil cultural, social o político: divulgación de la investigación
    y del conocimiento, exposiciones , conciertos, jornadas de puertas abiertas,
    conferencias, proyectos de solidaridad y de cooperación internacional, seminarios
    sobre responsabilidad medio ambiental, salud y bienestar, actividades y seminarios
    de cine, danza, y teatro; integración de minorías , igualdad de oportunidades,
    presencia en organismos internacionales, publicación de análisis sociales,
    inmigración, etc.

    El término utilizado para definir todas estas actividades es el de «tercera misión de
    la universidad», que de modo sin tético se podría definir como: «la generación, uso,
    aplicación y explotación del conocimiento y de otras capacidades de la universidad
    fuera de los entornos académicos»; es decir, su acción con nuevos grupos y colectivos
    sociales de perfil extra-universitario.

    En consecuencia, el compromiso de la universidad con su región es un aspecto de la
    «tercera misión de la universidad», y es parte de su responsabilidad social
    corporativa.

    Se trata, por tanto, de una visión renovada de la educación superior, de la propia
    universidad y de la innovación como impulsoras de la competitividad regional, de
    modo que movilizar el capital intelectual, científico y tecnológico de la universidad a
    favor de un desarrollo regional sostenible es un nuevo reto de la universidad. Se
    está perfilando así un modelo de universidad científica, crítica, innovador a,
    internacional, emprendedor a y comprometida con su entorno; la mejora
    permanente de su cal i dad y el progreso hacia la excelencia la harán globalmente
    competitiva y l ocal mente comprometida.

    Y esto exige, como en el desarrollo de las otras dimensiones universitarias, dotarse
    de los esquemas de gestión más adecuados, que, por lo general, deberán ser
    específicos y diferenciados respecto de las estructuras docentes e investigadora
    incluso con estructuras no sólo universitarias, dotarse de las herramientas
    tecnológicas más eficaces para su mejor desarrollo.




                                                                                      32
                                                                                25-10-2010




3. Repercusiones funcionales
  Como hemos visto, las instituciones de educación superior, como toda creación
  humana, responden a una finalidad instrumental y social. Y así lo ha reflejado su
  historia y evolución a lo largo de los siglos, desde la constitución de las primeras
  instituciones universitarias a partir de centros de estudios preexistentes, hasta su
  actual configuración.

  Desde la formación preferente de eclesiásticos, funcionarios y médicos en las
  universidades medievales, en respuesta a las demandas de la sociedad urbana y
  gremial propia de los siglos xii y XIII , hasta la universidad humboldtiana que suma la
  actividad investigadora a la docencia, en sintonía con las exigencias de la sociedad
  industrial; o la universidad contemporánea que se esfuerza por incorporar de manera
  eficiente su «tercera misión» a las ya tradicionales docente e investigadora, para
  contribuir a una consolidación armónica de la emergente sociedad global del
  conocimiento.

  Es decir, la universidad ha ido dando respuesta con renovados planes de estudios y la
  incorporación de nuevas titulaciones, así como con la generalización de bibliotecas,
  laboratorios o más recientemente con oficinas de transferencia, viveros de empresas y
  hasta parques científicos, a los cambios sociales, empresariales, económicos e
  institucionales que ha protagonizado la sociedad occidental, si bien cada vez con una
  visión más abierta y una perspectiva más global.

  La institución universitaria en definitiva se ha mostrado con mayor o menor grado de
  éxito y dinamismo, en cada caso, como una institución al servicio de la sociedad. Por
  tanto, no debe sorprender que en momentos de cambios sociales profundos y rápidos,
  como los que ha vivido España en los últimos treinta años y en el intenso proceso de
  internacionalización en el que estamos inmersos, se produzcan debates y tensiones
  sobre los ritmos de adaptación de las instituciones universitarias con los sectores más
  dinámicos de la sociedad.

  Junto a la actividad docente e investigadora —ya tratada en otros capítulos— se han
  desarrollado en la Universidad española un cúmulo creciente de actividades diversas
  que de manera reflexiva o inconsciente han ido dando respuesta a lo que se ha venido
  en llamar «tercera misión» y que por analogía a otras corporaciones viene a representar



                                                                                         33
                                                                                    25-10-2010


       los dividendos que la universidad aporta a la sociedad, en reconocimiento al esfuerzo y
       financiación que ha recibido de ésta.

       El conjunto de estas actividades de extensión —que conforman el compromiso de la
       universidad con la sociedad más allá de la generación de nuevo conocimiento y de su
       transmisión mediante la docencia— las agruparemos, tal como hemos señalado
       anteriormente, en tres grandes apartados:

          Extensión de las actividades docentes.
          Extensión de las actividades investigadoras.
          Extensión cultural, social e institucional.

3.1.       Extensión de las actividades docentes
           La sociedad actual reclama la continuidad de la formación y capacitación de los
           universitarios, una vez terminados sus estudios de grado, para un adecuado
           desempeño profesional a lo largo de su vida activa, pero también la mejora y
           actualización de conocimientos, destrezas y competencias de sectores poblacionales
           más amplios, que incluso nunca fueron a la universidad o ya terminaron sus
           estudios hace muchos años.

           La complejidad creciente de la Sociedad del Conocimiento requiere en todos los
           ámbitos, ya sea el económico, político, cultural e institucional —y, con mayor
           intensidad a la conocida hasta la fecha de nuevas aptitudes, actitudes y
           comportamientos, tales como: una mayor flexibilidad, una creciente capacidad de
           asimilación y de adaptación a los nuevos conocimientos y tecnologías, perspectivas y
           enfoques más globales e interdependientes etc., que ayuden a fortalecer al conjunto
           de la sociedad para encarar con éxito los desafíos de hoy y de mañana.

           Surgen nuevas demandas específicas de formación reclamadas por «estudiantes no
           tradicionales » que las universidades están comenzando a atender, como
           consecuencia de su responsabilidad social. Véanse los siguientes casos:

          Personas adultas en «universidades de la experiencia » o en cursos para acceder por
           primera vez a la universidad.
          Profesionales y técnicos necesitados de una constante actualización y ampliación de
           sus conocimientos.
          Trabajadores con amplia experiencia profesional que aspiran a completar su bagaje
           laboral con una formación universitaria adhoc.
          Sectores sociales deseosos de capacitarse en el uso de las Tecnologías de la
           Información y las Comunicaciones (TIC).
          Colectivos de emigrantes que aspiran a incorporarse —a través de la educación
           superior— a la vida comunitaria, etc.

           La cobertura de estas demandas exige nuevas estructuras de gestión administrativa
           y académica (escuelas de posgrado, universidades de la experiencia, aulas
           tecnológicas,etc.), nuevas ofertas educativas, esquemas de pasarelas flexibles entre
           sus niveles de estudios y los universitarios, así como nuevos contenidos, soportes y
           metodologías.

           En todo este nuevo frente resulta obligado hablar de la criticidad del componente
           online en la




                                                                                          34
                                                                                   25-10-2010


       oferta formativa, aspecto que ha sido tratado ya en un capítulo anterior, por lo que
       no entraremos en detalle, pero que exige la disponibilidad de herramientas diversas
       y especializadas para la gestión y administración de los cursos, creación de
       materiales multimedia o para la comunicación y trabajo cooperativo, entre otros
       aspectos.

       Naturalmente, otro aspecto imprescindible es la identificación y diseño de las
       metodologías más adecuadas para cada una de estas demandas, la elaboración de
       materiales específicos, así como la preparación del profesorado.

       Éste es un camino ya emprendido por las universidades españolas, en los últimos
       años, como señalan los sucesivos informes de la Sectorial TIC de la CRUE. Pero, sin
       duda alguna, deben avanzar en esta nueva dirección con una mayor decisión
       institucional (determinación de responsabilidades en el equipo de gobierno,
       formulación explícita de planes específicos, asignación de presupuestos y equipos,
       etc.), si quieren ser protagonistas activas en la configuración de la nueva sociedad
       que emerge, y ser competitivas ante la creciente oferta formativa que desde la
       iniciativa «privada» o «parapública » (escuelas de negocio, centros de posgrado de
       Cámaras de Comercio, universidades corporativas, etc.) se desarrolla cada vez con
       más calidad.

3.2.   Extensión de las actividades investigadoras
       Si bien en el capítulo 3 del libro: «Investigación», se ha analizado el ámbito de la
       actividad investigadora en la sociedad digital, quisiéramos mencionar en este
       apartado aquellos aspectos más vinculados con la función «transferencial» de ese
       conocimiento y sus implicaciones funcionales y tecnológicas.

       La Sociedad del Conocimiento nos obliga a resolver de manera eficiente el proceso
       de transformar el conocimiento acumulado en el seno de las universidades (en cuya
       generación, no debemos olvidar, la sociedad ha invertido importantes recursos en
       riqueza social y económica. Es decir, tenemos la obligación de tender a maximizar la
       ecuación «riqueza (económica y social) = función (Investigación + Desarrollo
       +innovación)».

       La Universidad española ha cubierto esta demanda creciente de innovación —sobre
       todo a partir de la LRU— a través de estructuras de gestión diversificadas y
       flexibles que han facilitado el establecimiento y fortalecimiento de canales estables
       de interacción entre los equipos de investigadores de las universidades con el sector
       empresarial, así como con las instituciones públicas, también demandantes de
       innovación.

       Las Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación, bajo distintas
       denominaciones, cuya red nacional cumple su décimo aniversario en este año,
       constituyen el mejor exponente de estas estructuras de interacción creadas en las
       dos últimas décadas, pues han contribuido de una manera decisiva a una apertura
       creciente de las universidades a las demandas del mundo empresarial.

       Algunas universidades han creado otras estructuras paralelas como los Centros de
       Innovación u Oficinas de Patentes; o complementarias como los viveros e
       incubadoras de empresas para encauzar y reforzar sus políticas promotoras de
       creación de nuevas empresas de base tecnológica y sus planes de fomento de la
       cultura emprendedora.



                                                                                         35
                                                                               25-10-2010


    La fuerte aceleración protagonizada por este proceso en los últimos años ha sido
    posible gracias

    a los esfuerzos de los gestores universitarios en difundir y compartir las mejores
    prácticas domésticas e internacionales en este terreno, a la mayor apertura al
    exterior y mayor ambición de nuestras universidades, así como a la disponibilidad
    de mayores recursos públicos, estatales y autonómicos.

    Cabe señalar que han sido 18 universidades las que en los últimos cuatro años, han
    concurrido a

    las convocatorias «parquetazo» del Ministerio, hoy de Ciencia e Innovación,
    elevándose a más de 193 millones de euros las operaciones de financiación
    aprobadas, mientras que las subvencionessumaron sólo 194.350 euros.

    Parece necesario, como apuntan muchos expertos y ponen de manifiesto estudios de
    ámbito supranacional, crear, extender y potenciar aquellas estructuras y entes
    nuevos que se han revelado más eficaces para facilitar:

   Por una parte, el encuentro y la comunicación permanente y fluida, entre los
    agentes de la innovación: las universidades y centros de investigación, las
    empresas y las administraciones.
   Por otra, la transferencia de conocimiento científico y tecnológico, así como la
    explotación de los resultados de la investigación.

    Surgen así diferentes nuevas estructuras como las ciudades científicas y
    tecnológicas, la regiones de excelencia innovadora, etc., que se articulan en torno a
    espacios y sociedades basadas en la triple hélice universidades, empresas y
    administraciones ,con el objetivo de: acercar y facilitar la interacción entre las
    empresas, las administraciones y las universidades; eliminar las barreras físicas e
    institucionales que dificultan la explotación comercial de la ciencia; y favorecer la
    contribución de las universidades al desarrollo regional.

    En este mismo ámbito, las oficinas de valorización tecnológica y comercial, cuya
    implantación es aún muy incipiente, se están revelando como entes muy
    importantes en aportar capacidad de análisis y asesoramiento, así como los iniciales
    recursos económicos mínimos, necesarios para poner las bases de la creación de
    valor económico y social, a través de productos, procedimientos y servicios útiles a la
    sociedad desde los resultados de procesos de investigación internos.

    Asimismo, y como señala el propio Informe OTRI 2007, es conveniente aglutinar y
    coordinar bajo un mismo marco, el conjunto de políticas encaminadas a potenciar la
    transferencia de conocimiento en todas sus vertientes, implicando a todos los
    agentes generadores de conocimiento, a las estructuras encargadas de facilitar su
    transferencia y a los demás agentes de la innovación, empresas y administraciones.

    En este terreno resulta obligado, también, que las universidades se comprometan de
    manera proactiva en iniciativas regionales o sectoriales que persigan la generación
    de masas críticas de recursos y voluntades innovadoras, como hemos señalado más
    arriba: centros tecnológicos, parques de innovación, ciudades científicas, regiones de
    excelencia, etc.




                                                                                       36
                                                                                      25-10-2010


       En cualquier caso, un adecuado desarrollo de estas actividades exige también contar
       con herramientas tecnológicas especializadas en el terreno de la vigilancia
       tecnológica (sistemas expertos e inteligentes) que complementen el uso de
       aplicaciones eficientes en la gestión de la investigación.

3.3.   Extensión cultural, social e institucional
       Pero la transición hacia modelos universitarios nuevos, hacia la Universidad
       moderna, debe incorporar también el desafío de convertir a ésta en protagonista y
       motor del desarrollo cultural y social y como referencia crítica de una sociedad
       abierta y en cambio permanente.

       Ampliar nuestro capital social constituye un objetivo ambicioso, pero absolutamente
       necesario, puesto que sólo sobre su fortaleza cabe sustentar el desarrollo equilibrado
       de la Sociedad del Conocimiento.

       La organización directa de actividades culturales, sociales y solidarias, en todas sus
       manifestaciones, por parte de las universidades, su participación en proyectos
       culturales y sociales promovidos por otras instituciones, la rentabilización social de
       equipamientos y servicios (bibliotecas, instalaciones deportivas, auditorios, etc.) y
       todo lo que ha venido en llamarse «extensión universitaria» debe ayudar, por una
       parte, a lograr una formación más completa e integral de los estudiantes, lo que
       forma parte de sus propósitos institucionales, pero también contribuirá a dar mayor
       consistencia a la capacidad de nuestra sociedad para hacer frente con éxito a los
       desafíos futuros.

       El logro de una mayor sensibilidad artística, la participación en actividades
       deportivas, la mejora de nuestra cultura científica, la promoción de valores como la
       tolerancia, la solidaridad, la excelencia, la flexibilidad, la innovación, el respeto a la
       diversidad, la defensa del medio ambiente, etc., deben formar parte de las
       aspiraciones de la institución universitaria en el seno de la comunidad a la que
       sirve.

       La nueva universidad debe estar abierta y comprometida con la comunidad local en
       la que está inserta, sin que ello suponga, como hemos señalado anteriormente,
       postergar su compromiso con la calidad y la excelencia académica e investigadora;
       por el contrario puede ser la mejor base desde la que construir un proyecto
       universitario propio y diferenciado y por tanto de interés universal.

       De esta manera, la universidad ayudará a crear condiciones favorables a que el
       conocimiento individual que sus estudiantes habrán recibido y asimilado en sus
       aulas o el que acumulan sus profesores, pueda transformarse en capital social y por
       tanto contribuir al desarrollo de la Sociedad del Conocimiento en su entorno
       regional o local.

       En un ámbito tan amplio, resulta imprescindible la elaboración de planes
       específicos (objetivos, políticas y medios) en todos estos frentes y diseñar estructuras
       de gestión diversas en función del alcance, naturaleza y contenido de cada una de
       estas actividades (deportivas, artísticas, culturales, cooperación, etc.) que pongan en
       valor todo el patrimonio intelectual, físico, tecnológico e histórico de las
       universidades.




                                                                                            37
                                                                           25-10-2010


Aunque se mencione más adelante, como una práctica de éxito, cabe destacar la
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes como un claro exponente de lo que decimos.
Promovida desde la Universidad de Alicante, ha evolucionado hacia una fundación
con amplia presencia y patrocinio público y privado, en la que colabora un número
destacado de profesores de esta universidad, que ha incorporado la participación de
expertos de otras universidades sobre creación literaria, así como grupos técnicos de
investigación sobre tecnologías.

Este proyecto está contribuyendo a la difusión internacional e imagen de esta
universidad y de sus profesores, por lo que se convierte en un instrumento
fundamental en su compromiso social y en su política de relaciones institucionales
que a su vez revierte en las dimensiones docentes e investigadoras de la propia
institución.

La calidad (que no significa elitismo), la consistencia con los objetivos, la
colaboración con otros agentes culturales y administraciones, la evaluación de
resultados, etc., deben ser gestionados con igual rigor y niveles de exigencia que los
empleados en el resto de los servicios universitarios.

Es fundamental que la existencia de estos planes y de las posibles estructuras
singulares de gestión no conlleven su «compartimentalización», reduciéndolas a
actividades menores o secundarias.

Debemos ser capaces de mantener una visión global de las diferentes misiones
institucionales de la nueva universidad y por tanto que la «extensión de actividades
de perfil cultural, social, político o institucional» sean vistas como parte de su
responsabilidad social con la comunidad.

En este ámbito, queremos dar importancia a la conveniencia de profundizar en las
políticas de vinculación de los «amigos y antiguos alumnos», una grave carencia en
nuestras universidades, sobre todo públicas. Estas iniciativas deben proporcionar
sin duda retornos académicos de gran interés para la propia universidad (demanda
futura de formación continua, oferta de prácticas profesionales para los estudiantes
actuales, contratos de servicios con centros e institutos, proyectos conjuntos de
investigación, etc.) y, por qué no, también en el terreno económico, en el marco de
proyectos de «fund-rising» y patrocinios.

Se hace, por tanto, necesario complementar los canales habituales de información
(entre los que destaca con carácter más general la difusión de las actividades a
través del portal de Internet de la universidad) con presencia en nuevos medios,
diversos y especializados.

Desde una perspectiva tecnológica, la cobertura de estas actividades culturales y
sociales no reclama plataformas diferentes de las que se habrá dotado la institución
para su gestión académica, económica o administrativa.

No obstante, sí cabría señalar la importancia que adquiere una adecuada gestión de
su web y sus redes sociales. Por ello sería importante desarrollar las oportunidades
que ofrece la web 2.0 y la rentabilización del potencial que encierra su participación
en proyectos colectivos como Universia, al que nos referiremos más adelante, tanto
en términos del interés hacia su comunidad y los públicos locales, como
especialmente en el despliegue de su dimensión iberoamericana y global.



                                                                                 38
                                                                               25-10-2010


     En el nuevo escenario de la Sociedad del Conocimiento global, las universidades
     buscan, cada vez más, alianzas estratégicas y fórmulas de cooperación
     interuniversitaria (redes, asociaciones, consorcios, sociedades,…) que les doten de
     una mayor capacidad de atraer y retener talento (tanto de estudiantes como de
     profesores), una presencia internacional más destacada, un mejor aprovechamiento
     de recursos y, en definitiva, una mayor capacidad de competir en un panorama
     nacional e internacional cada vez más exigente.

     Existen numerosas experiencias en este sentido, si bien cabe destacar, por su
     dimensión, la red Universia, integrada en la actualidad por 1.070 universidades
     latinoamericanas de once países. Tal dimensión está permitiendo a muchas
     universidades jugar un papel destacado en ámbitos diversos de la actividad
     universitaria que difícilmente habrían podido desempeñar sin la fuerza de la red.

     El proyecto Universia reúne, además, otros elementos que le confieren
     características únicas, como es el hecho de tratarse de una iniciativa impulsada con
     la financiación exclusiva de una empresa privada (Banco Santander) y con una
     fórmula societaria que contempla la participación de cada universidad como socio de
     la misma. La existencia de un portal Internet en cada país, así como de un portal
     corporativo con contenidos y servicios globales supone, hoy, una nueva referencia
     indiscutible, tanto para las universidades, a la hora de anunciar ante la comunidad
     hispana sus ofertas docentes, de investigación y de extensión, como para los
     usuarios de esos servicios.




4. Implicaciones tecnológicas
  Para hacer posible el desarrollo de las actividades y servicios englobados en el ámbito
  de la tercera misión, de una manera más eficiente, las universidades deben proveerse
  de las tecnologías adecuadas a los diversos servicios que se engloban.




                                                                                     39
                                                                                    25-10-2010




4.1.       Implicaciones en actividades de extensión docente
           Como hemos comentado, el eje central es la continuidad de la formación de los
           universitarios, pero también la adquisición, mejora y actualización de conocimientos
           de otros sectores de la población.

           Se hacen necesarias herramientas que permitan soportar nuevas estructuras de
           gestión administrativa y académica. Hay que hablar de:

          Sistemas de matriculación de cursos que no se correspondan con los planes de
           estudio habituales de las universidades, ni con los grados y posgrados, sino
           centrados en una oferta educativa casi personalizada.
          Sistemas de gestión de alojamientos para las formaciones realizadas en campus de
           verano, etc.
          Es posible que existan ocasiones en las que la presentación de las evidencias de
           aprendizaje sea requisito necesario para el acceso a una determinada formación y,
           por tanto, hay que proveer mecanismos para la presentación electrónica de
           currícula y de intercambio automatizado de expedientes entre universidades. La
           utilización de la tecnología «chip» en la emisión de carnés universitarios puede
           proveer un mecanismo ágil en el que disponer del expediente académico del
           estudiante en sus intercambios cada vez más habituales en el marco del EEES.
          Lógicamente, al ofrecer esta formación para colectivos que pueden estar
           simultaneando su trabajo habitual con la actualización de los conocimientos o la
           adquisición de otros nuevos, tienen que existir sistemas de formación virtual (LMS)
           y, por tanto, de gestión de objetos de aprendizaje (LCMS).

           Buen ejemplo de todo ello nos resulta la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, a
           la que nos referiremos con más detalle como mejor práctica. Yendo un paso más
           allá, se puede hacer uso de los medios audiovisuales para completar la formación:
           podcasts con el audio de las clases presenciales, streaming de video o canales de




                                                                                          40
                                                                               25-10-2010


    televisión específicos y, por tanto, las universidades incorporarán, cada vez con
    mayor ritmo, herramientas de producción multimedia.

    En efecto, la docencia universitaria, está adoptando —como hemos comentado—
    nuevas formas, tanto en su producción, como en su divulgación, que afectan a su
    propia comunidad, como al resto de la sociedad. Así, el acceso a las fuentes de
    información es una realidad cada vez más accesible para todos, que permite una
    mejora en la calidad de los materiales y recursos docentes, tanto a los profesores
    como a los alumnos. Las universidades trabajan y deben seguir trabajando en el
    desarrollo de los recursos, proyectos y estructuras necesarias para que tanto la
    producción como la divulgación de conocimiento aprovechen las ventajas y
    soluciones que la tecnología va transformando.

    Ejemplos muy concretos de este tipo de realidades, cuya difusión y utilización están
    siendo impulsadas desde Universia, son:

   Open CourseWare (OCW): se conoce así al consorcio mundial de universidades
    promovido por el MI T y al que se están adhiriendo la mayoría de las universidades
    de los cinco continentes y cuyo objetivo es promover que los profesores
    universitarios pongan los materiales de sus asignaturas en Internet con acceso
    abierto a cualquier usuario, sea o no universitario. Este proyecto pretende poner el
    acento en demostrar que las tecnologías facilitan que cualquier persona pueda
    acceder a la información, pero que su aprovechamiento y utilización solo podrán
    optimizarse bajo la tutela docente de los profesores.
   Biblioteca de objetos de aprendizaje: desde diversos foros universitarios se están
    promoviendo en la actualidad el desarrollo de Bibliotecas de objetos de aprendizaje,
    entendidas como repositorios ordenados, ponderados y clasificados de recursos que
    pueden servir a nuestros docentes en la elaboración de sus materiales, cursos o
    proyectos.
   Portales de cursos: como ya se ha analizado anteriormente, la docencia está
    inmersa en un proceso de transformación que utiliza nuevos soportes. Surge así,
    como una clara tendencia, el desarrollo de la formación online, como una nueva
    forma de docencia especialmente indicada como complemento al aprendizaje de
    conocimientos o el desarrollo de habilidades.




                                                                                        41
                                                                                 25-10-2010


4.2.   Implicaciones en actividades de extensión investigadora
       El desarrollo eficiente de la función de valorización y comercialización demanda que
       sus unidades gestoras puedan contar con plataformas tecnológicas que permitan
       identificar, con agilidad y de la manera más completa posible, el estado de las artes
       en ese específico ámbito en la comunidad científica y en el mundo de la protección
       de la propiedad intelectual.

       Disponer de plataformas tecnológicas que incorporen, entre otras, herramientas
       como «asistentes inteligentes virtuales» y metabuscadores potentes y robustos
       capaces de acceder a información multilingüe y con diverso soporte, sería una gran
       ayuda para los gestores de la transferencia.

       El asistente virtual para acceso a la información es un sistema automático de apoyo
       en tareas de búsqueda y recopilación de información, capaz de: mantener una base
       de datos documental con información multimedia relacionada con la tarea del
       usuario; admitir una consulta de usuario realizada en lenguaje natural a través de
       una aplicación (no sólo palabras sueltas); realizar una selección y filtrado de
       documentos relevantes al usuario; interaccionar con el usuario mediante diálogos
       naturales hasta determinar exactamente la información buscada por éste; mostrar
       la información en su formato multimedia original.

       El metabuscador tecnológico se configura a su vez como una herramienta capaz de
       facilitar laconsulta y captura de resultados mediante diferentestécnicas
       (expresiones regulares, servicios web, acceso a bases de datos, búsqueda federada,
       etc.).

       La información es presentada y organizada en categorías, lo que permite al usuario
       refinar su búsqueda, añadiendo criterios de forma progresiva hasta encontrar la
       información deseada. Permite, a su vez, buscar en servidores con: bases de datos,
       índices, objetos persistentes o cualquier otro método de almacenamiento de datos, e
       incluso con entradas presentadas como listados en HTML o XML, sin buscador.

       Por otra parte es necesario que existan portales colaborativos con elementos tales
       como blogs, foros de discusión, pizarras virtuales, herramientas de generación de
       encuestas y un espacio con una agenda de trabajo común que faciliten la interacción
       entre diversos usuarios.




                                                                                       42
                                                                                   25-10-2010




4.3.   Implicaciones en actividades de extensión cultural, social e
       institucional
       Desde una perspectiva tecnológica, la cobertura de estas actividades culturales y
       sociales no reclama inicialmente plataformas diferentes de las que se habrá dotado
       la institución para su gestión académica, económica o administrativa.

       Pero sí cabe aludir a herramientas especializadas para atender, de manera más
       eficiente y especializada, a determinados aspectos de este ámbito.

       Quizá una de las herramientas más útiles para esta extensión sea la de SRM o
       gestión de las relaciones con estudiantes para poder programar, controlar y evaluar
       convenientemente el éxito de las actividades que se lleven a cabo.

       Cabría señalar, en cualquier caso, la importancia que adquiere una adecuada
       gestión de su web y sus redes sociales. Por ello sería importante desarrollar las
       oportunidades que ofrece la web 2.0 y la rentabilización del potencial que encierra
       su participación en proyectos colectivos como Universia, tanto en términos del
       interés hacia su comunidad y los públicos locales, como especialmente en el
       despliegue de su dimensión iberoamericana y global.

       La difusión de las actividades que conforman esta «tercera misión» tiene mucho que
       ver, también, con el aprovechamiento de la Web y las herramientas de Internet.

       En la figura referida en el capítulo 1: «Universidad Digital 2010», se destacan
       aquellas variables que más inciden en el desarrollo de la «tercera misión», según
       hemos visto, tanto en el ámbito de los servicios de negocio, de soporte, interfaces y
       canales de interacción (figura 4.1) como en las infraestructuras que hacen posible
       todo lo anterior (figura 4.2).




                                                                                         43
25-10-2010




     44
                                                                                      25-10-2010




5. Buenas Prácticas
       Se presentan a continuación algunos ejemplos de iniciativas emprendidas por
       universidades españolas como extensión de la investigación y de la docencia, así como
       de otras actividades «extramuros » de la universidad, en su pretensión de cumplir con
       los objetivos propios de la «tercera misión», y la manera en que están dando respuesta
       a las implicaciones tecnológicas que se derivan de las mismas.

5.1.       Buenas prácticas en actividades de extensión docente
           La Escuela Complutense de Verano. Universidad Complutense de Madrid
           La Escuela Complutense de Verano nació en el año 2000, para ofrecer un variado
           conjunto de cursos de 100 horas lectivas (25 horas semanales), a lo largo del mes de
           julio, con una vocación objetiva de permanecer en el tiempo bajo un mismo formato
           académico. Los cursos se dirigen a alumnos/as universitarios/as y profesionales de
           toda España y del resto del mundo, principalmente de habla hispana. Precisamente
           la Escuela Complutense de Verano fue concebida también como punto de encuentro
           universitario entre España y Latinoamérica, en el que estudiantes con una lengua
           común pudieran compartir sus conocimientos y enriquecerse con el intercambio de
           experiencias propias de cada cultura.

           Sobre las buenas prácticas utilizadas gracias al empleo eficiente de la tecnología
           cabe citar, entre otros:

          La generación de una base de datos de direcciones electrónicas de alumnos
           universitarios y otros colectivos (obtenidas mediante trabajo de campo, 42.000
           direcciones, de las que 7.000 son latinoamericanas), a las que se mantiene
           informados mediante un boletín electrónico mensual que cuenta, a su vez, de todas
           las actividades de extensión promovidas desde la Fundación General de la
           Universidad.
          La habilitación de un aplicativo web que permite la formalización online de la
           matrícula de los cursos.



                                                                                           45
                                                                               25-10-2010


   La implantación de pasarelas de pago por Internet (TPV virtual) para facilitar el
    pago mediante tarjeta de crédito (especialmente utilizado por alumnos
    extranjeros).

    Asimismo, están trabajando en la implantación de herramientas de formación
    online que permita complementar la formación presencial con algunas horas no
    presenciales.

    «La Nau Gran». Universidad de Mayores de la Universitat de València
    El programa de La Nau Gran permite a personas mayores de 55 años acceder como
    alumnos a la Universitat de València (aunque sin la expedición de un título oficial)
    y compartir las aulas y las materias con el resto de los estudiantes que cursan las
    titulaciones regladas. Así los estudiantes de La Nau Gran pertenecen al entorno
    universitario real, participando activamente de los conocimientos, la cultura, la
    investigación y el debate.

    Los alumnos matriculados en la Nau Gran, al igual que los que lo están en las
    diferentes titulaciones, pueden hacer uso de una herramienta de soporte y ayuda de
    carácter virtual. Este sistema ofrece espacios de grupo virtuales a profesores y
    alumnos como apoyo a los grupos de docencia presencial.

    La plataforma es una aplicación web de fácil acceso; para emplearla es necesario
    dirigirse a la web correspondiente y validarse con la cuenta habilitada a tal efecto.
    Los usuarios disponen de un manual de uso aplicado y de ayuda de la aplicación, y
    la plataforma permite gestionar la entrega de actividades, elaborar cuestionarios,
    compartir documentos, crear foros de discusión, enviar notificaciones por correo
    electrónico o disponer de calendarios propios y de grupos, entre otras opciones.

    Este sistema también ofrece a los profesores la posibilidad de solicitar la creación de
    comunidades de investigación virtuales asociadas a proyectos de investigación
    formados por personal de ésta y de otras universidades.

    Grupo 9 de universidades (G-9). La excelencia académica en la universidad
    El Grupo 9 de universidades (G-9) es una asociación sin ánimo de lucro, constituida
    en 1997, y formada por las universidades públicas que son únicas en sus respectivas
    comunidades autónomas: Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Illes
    Balears, La Rioja, Oviedo, País Vasco, Pública de Navarra y Zaragoza.

    El Grupo nació con el objetivo de promover la colaboración entre las instituciones
    universitarias que lo integran, tanto en lo que respecta a las actividades docentes e
    investigadoras como a las de gestión y servicios.

    Las comunidades autónomas a las que pertenecen las universidades públicas del G-
    9 representan, en superficie, prácticamente el 50% del territorio español.

    Las nueve universidades del Grupo, con más de 200.000 alumnos presenciales
    matriculados en su conjunto, incluyen en su oferta académica la mayor parte de las
    titulaciones que se pueden cursar actualmente en España, junto con una apuesta
    clara por las nuevas tecnologías y las enseñanzas online.

    El Campus Virtual Compartido (CVC) es una de las iniciativas más antiguas del G-
    9. Desde el curso 1998/99 se imparten asignaturas de libre configuración a través de
    Internet. Cada asignatura es ofrecida por profesorado de una universidad y cuenta


                                                                                     46
                                                                                 25-10-2010


       con estudiantes en todas las del Grupo, concretamente hay un cupo de 10
       estudiantes por universidad, lo que supone un tamaño máximo de grupo de 90
       estudiantes. El programa se ha mantenido de forma continua a lo largo de los años,
       incrementando considerablemente el interés suscitado tanto entre profesores como
       estudiantes.

       La oferta del Campus Virtual Compartido está estructurada en itinerarios que
       permiten a los estudiantes la obtención de un diploma cuando completan un número
       determinado de créditos temáticamente coherentes y previamente definidos.

       En el curso 2007/2008, el Campus Virtual Compartido del Grupo 9 de
       Universidades ha alcanzado el mayor número de matrículas de toda su historia,
       4.744, lo que le sitúa a la cabeza de los campus online interuniversitarios más
       grandes de toda España, tanto en número de matrículas como en asignaturas
       ofertadas, 86.

       La experiencia de estos años de enseñanza a través de Internet y de colaboración
       entre universidades se considera muy valiosa para el establecimiento de nuevas
       actividades académicas, interuniversitarias y virtuales, de mayor calado.

       Respecto de la organización tecnológica del Campus Virtual Compartido (CVC) del
       G9, es mínima. Su funcionamiento descansa en los «campus virtuales» y en sus
       herramientas de teleformación, de cada una de las 9 universidades. La
       infraestructura común se limita a un portal relativamente escueto. El portal,
       además de secciones estándares de avisos y noticias, permite acceder a las
       asignaturas. Así,con una única identificación en el portal (single sign on) los
       estudiantes acceden a las asignaturas de las que están matriculados. La gestión de
       este acceso único requiere una coordinación importante entre los gestores del portal
       (mantenido por el Centro de Innovación de la Universidad de Oviedo) y los campus
       virtuales de todas las universidades. A partir de ahí, la conexión se transfiere a
       cada sistema particular. Las Universidades del G9 cuentan con diversas
       plataformas de teleformación (varios Moodle, varios Blackboard, antes Web-CT, y
       alguna herramienta propia), algunas universidades más de una.

       Es interesante advertir que esa diversidad no ha producido nunca el más mínimo
       problema entre los estudiantes, confirmando la idea cada vez más extendida de que
       la plataforma no es importante en los procesos de teleformación. De una experiencia
       como ésta se aprende a valorar especialmente los estándares, la interoperabilidad y
       la transmisión de la información más que programas o tecnologías concretas.

5.2.   Buenas prácticas en actividades de extensión de la investigación
       La Agencia de Valorización y Comercialización de los Resultados de
       Investigación de la Universidad de Barcelona (AVCRI)
       El Consejo de Gobierno de la UB acordó, en julio de 2005, crear esta agencia como
       «una estructura interna, de tipo transversal, de coordinación y potenciación de las
       estructuras existentes en el Grupo UB vinculadas a la actividad de transferencia,
       valorización y comercialización de los resultados de investigación en todos los
       ámbitos de conocimiento».

       Su misión consiste en contribuir a que el Grupo UB:




                                                                                       47
                                                                                     25-10-2010


          Optimice la transferencia de su conocimiento de acuerdo con estándares
           internacionales.
          Asegure la identificación, valorización y comercialización de su propiedad
           intelectual e industrial.

           Genere una cultura de apreciación del valor social de la investigación.

           El desarrollo eficiente de la función de valorización y comercialización sólo se
           consigue con plataformas tecnológicas capaces de identificar, con agilidad y de la
           manera más completa posible, el estado del arte en ese específico ámbito en la
           comunidad científica y en el mundo de la protección de la propiedad intelectual, lo
           que exige de los gestores disponer de plataformas tecnológicas que incorporen, entre
           otras, herramientas como «asistentes inteligentes virtuales» y metabuscadores
           potentes y robustos capaces de acceder a información multilingüe y con diverso
           soporte.

           UNINVEST, S.G.E.C.R.,S.A.
           Es un instrumento diseñado por 16 universidades para favorecer la creación de
           empresas de base científica y tecnológica de nueva o reciente creación, surgidas en
           el entorno universitario y de otros centros de investigación.

           Las principales razones para la puesta en marcha de este proyecto, promovido desde
           la Universidad de Santiago de Compostela, fueron:

          La necesidad de alcanzar una masa crítica de iniciativas.
          La necesidad y utilidad de un mecanismo financiero específico para los spin-offs.
          Fortalecer el papel de las universidades como agentes socioeconómicos activos.

           De manera análoga a lo señalado para el caso anterior, el desarrollo eficiente de los
           servicios que ofrece UNINVEST exige a sus gestores hacer uso de herramientas del
           tipo «asistentes inteligentes virtuales» y «metabuscadores» con objeto de disponer,
           en el menor tiempo, de acceso a información sobre el grado de desarrollo de cada
           investigación y proyecto susceptible de ser lanzado.

5.3.       Buenas prácticas en actividades de extensión cultural, social e
           institucional
           Antiguos alumnos CEU
           Con más de 160.000 ex alumnos y 27.000 egresados, distribuidos en 38 países del
           mundo, la agrupación de antiguos alumnos CEU es la más numerosa de España.

           La agrupación engloba a los antiguos alumnos de todos los centros del CEU:
           universidades, escuelas de negocios, colegios, Escuela de Magisterio e Instituto
           Superior de Estudios Profesionales.

           Los objetivos de la agrupación se pueden resumir en los siguientes:

          Mantener vivo el contacto del CEU con los antiguos alumnos y de éstos entre sí.
          Proporcionar cauces para las relaciones profesionales y sociales entre los antiguos
           alumnos.
          Facilitar la formación permanente a lo largo de su carrera profesional.
          Proporcionar a los antiguos alumnos servicios y actividades cada vez mejores.




                                                                                              48
                                                                              25-10-2010


   Difundir el espíritu y los valores del CEU como institución educativa de inspiración
    católica.

    El 65% de los actuales nuevos alumnos del CEU, en todos sus centros, proviene de
    los antiguos alumnos.

    Los dos pilares tecnológicos básicos sobre los que se asienta la gestión del CEU,
    respecto a sus antiguos alumnos, son los siguientes:

   La base de datos: es la auténtica piedra angular sobre la que se cimienta una
    asociación de antiguos alumnos y uno de los aspectos en los cuales el CEU ha sido
    pionero.
   El CRM (Customer Relationship Management): integrado en el portal web de la
    Agrupación, diseñado originariamente por Universia y, posteriormente,
    actualizado, ampliado y personalizado por el Departamento de Nuevas Tecnologías
    de la Fundación Universitaria San Pablo CEU.

    Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes y la Universidad de Alicante
    Concebida en 1999 por la Universidad de Alicante, con el respaldo del Banco
    Santander, años después se configuró como fundación, que con la presidencia de
    Mario Vargas Llosa reúne en su patronato a un buen número de instituciones
    culturales y empresas españolas con presencia en Iberoamérica. Su objetivo
    principal es la difusión en Internet de las culturas hispánicas y de las obras más
    relevantes de la literatura iberoamericana.

    Hoy permite ya el acceso libre a sus colecciones, compuestas por más de 30.000
    obras digitalizadas en distintos formatos que abarcan a los autores más
    representativos de las letras iberoamericanas de ambos lados del Atlántico.

    Sus contenidos se enriquecen continuamente gracias a la firma de acuerdos con las
    más prestigiosas instituciones culturales, como las bibliotecas nacionales de
    España, Argentina, México, Chile, Venezuela o Brasil, las bibliotecas universitarias
    históricas o la misma REBIUN, así como otras instituciones como la RA E,
    Biblioteca de Palacio, Colegio de España en México o fundaciones como las de
    García Lorca, R. Alberti, A. Carpentier, P. Neruda, N. Guillén…

    Una de sus prioridades es lograr, también, la plena accesibilidad y facilitar al
    máximo la navegación por sus páginas a sus visitantes y usuarios, con
    independencia de sus capacidades físicas, sensoriales o cognitivas. Cuenta así con
    una biblioteca de signos dirigida a colectivos con discapacidades auditivas, y con
    una fonoteca para personas con discapacidades visuales.

    Los años transcurridos desde su creación (con la aspiración de ser el mayor
    proveedor de información en la creación literaria iberoamericana) han supuesto
    también una gran revolución del mundo Internet, la Red ha cambiado para hacerse
    patrimonio de todos.

    Los usuarios ya no son consumidores pasivos de información, sino que son sujetos
    activos, creadores de contenidos valiosos, que quieren sentirse cómplices y
    partícipes de una creación colectiva y con más amplios márgenes de libertad
    personal para reutilizar el contenido, gestionar sus contenidos propios con otros,
    proponer e incorporar nuevos contenidos, formar comunidades con flexibilidad,
    personalizar el acceso a la información preferida, imprimir bajo demanda….


                                                                                     49
                                                                                 25-10-2010


    Esta transformación que está viviendo Internet está obligando a la Biblioteca
    Virtual Miguel de Cervantes a redefinir y complementar los criterios y
    herramientas tecnológicas (software y hardware) que ha utilizado hasta la fecha. El
    conjunto de esta plataforma, en sintonía con la llamada Web 2.0, está siendo
    desarrollado por grupos de investigadores de la Universidad de Alicante.

    A continuación, señalamos las principales líneas del modelo conceptual en las que
    se está trabajando:

   Análisis del modelo: las entradas de contenido de la biblioteca son sus propios
    fondos, fondos procedentes de otros proyectos de digitalización y que posean API
    para poder manejarlos o fondos digitalizados externamente recolectados mediante
    protocolos como el OAI -PMH o z3250.
   Estos fondos serán procesados para integrarse de manera homogénea en la
    biblioteca, respetando las consideraciones relativas al grado de elaboración del
    contenido, asuntos de propiedad intelectual o de disponibilidad.
   Arquitectura: la propuesta más viable es seguir una arquitectura en capas:
        o Capa de presentación: se encuentran los sistemas que se pueden ejecutar
            directamente desde el navegador: el propio portal de la biblioteca,
            bibliotecas digitales, blogs, wiki, gestor de contenidos (CMS) o sistema de
            gestión del aprendizaje (LMS) y campus virtuales.
        o Capa de aplicaciones: que contiene el conjunto de servicios y aplicaciones
            que son utilizados por las diferentes herramientas de la capa de
            presentación para acceder y gestionar la información almacenada en la
            biblioteca. Contiene, además, funciones básicas que aseguran la validación,
            conversión y conectividad con la capa de datos.
            Específicamente para la conexión con aplicaciones externas se han valorado
            múltiples protocolos e iniciativas como: OAI -PMH, RSSAtom-OPML,
            estándares elearrning, Open Search, Z39.50 o SOAP.
        o Capa de datos: con una filosofía de almacén de datos que permita una
            mejor explotación de los datos de que se dispone, tanto de las bases de
            datos referidas a los fondos como los datos de utilización que hacen los
            usuarios de los recursos.

    Por lo que se refiere a los fondos bibliográficos que se ofrece al usuario se trabaja en
    sistemas «imagen-texto vinculado», en sistemas «texto marcado» (con un proceso
    más complejo, puesto que necesita pasar por un proceso realizado por personal
    especializado de corrección y posterior marcado del texto, lo que por supuesto,
    también lo encarece) y «multimedias» ( que también exigen un adecuado proceso de
    catalogación para permitir su búsqueda y reutilización).




                                                                                       50
                                                                              25-10-2010




6. Agradecimientos
  Las ideas expuestas en el presente capítulo son herederas de los criterios y
  pensamientos aprehendidos —en gran medida— de los responsables y gestores de las
  universidades españolas, con los que los autores han compartido su actividad
  profesional a lo largo de los últimos años.

  Es referencia obligada, en este epígrafe de agradecimientos, la persona de D. Fernando
  Tejerina, quien fuera rector de la Universidad de Valladolid, a quien los autores deben
  gran parte de las ideas expuestas en este capítulo y —específicamente— en la
  formulación de su marco estratégico.

  Es necesario, asimismo, agradecer las aportaciones que han realizado a este capítulo
  las universidades de Cádiz, Valladolid, Autónoma de Barcelona, Complutense de
  Madrid, Valencia, CEU, Santiago de Compostela, Barcelona, Alicante, así como otras
  instituciones como la Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Universia y la
  Oficina de Cooperación Universitaria.




                                                                                    51

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Stats:
views:96
posted:10/28/2010
language:Spanish
pages:52
Description: Capitulos 3, Investigacion, y 4, La Tercera Mision de la Universidad, del Libro Blanco de la Universidad Digital con mapas conceptuales.
Jonathan Muñoz Aleman Jonathan Muñoz Aleman http://geekmelomano.iespana.es
About Solo una persona que ha elegido la observación en lugar del conformismo; alguien que persigue la habilidad (especialmente la técnica) y la imaginación, en lugar de la aceptación social de la mayoría. Ah! y que siente pasión y entusiasmo por la (buena) música.