Reflexiones sobre la crisis en el 80º Aniversario del by djy18697

VIEWS: 0 PAGES: 6

									              Reflexiones sobre
              la crisis en el 80º
               Aniversario del
                Crac de 1929
                                     Txema Arenzana


              “El rasgo más singular de la catástrofe de 1929 fue que lo peor empeoraba continuamente”
                                                                      (El crac del 29, de John K. Galbraith)



        sta revista tiene entre sus objetivos el de ser-   hacer una reflexión seria para encarar, cada uno

E       vir de espejo donde quede reflejado para la
        posteridad el acontecer de la vida en nuestro
pueblo en sus más diversas facetas. Desde que viera
                                                           en la medida de sus posibilidades, esta crisis
                                                           mediante una profunda reflexión.
                                                                 Como podemos observar por los párrafos
la luz el número correspondiente a 2008, ha sido,
sin duda, la palabra crisis la que más se ha venido
                                                           siguientes, hace 80 años se hacían los mismos
comentando; al principio en sordina para acabar
                                                           discursos que ahora escuchamos. Veamos un
convirtiéndose en un verdadero estruendo. Cuando           par de declaraciones, en 1928, de personas tan
escribimos estas líneas es pronto para analizar su         dispares como el presidente de los EEUU y el
verdadera dimensión; todavía nos falta perspectiva         alcalde de Rentería:
ya que estamos inmersos en ella sin que se atisbe                      ß El 4 de diciembre de 1928 el presidente
una salida cercana. No obstante, queremos dejar                 de los EEUU Coolidge envió al Congreso su último
constancia de la misma, apuntando algunos datos                 mensaje sobre el estado de la Unión. Hasta el más
de su directa repercusión en nuestro municipio, así             melancólico congresista debió sentirse reconfor-
como una serie de reflexiones sobre su hondura.                 tado con sus palabras. “Ninguno de los Congresos
                                                                de los EEUU hasta ahora reunidos para examinar
       Asistimos alucinados, angustiados, al                    el estado de la Unión tuvo ante sí una perspectiva
triste espectáculo de la crisis. En este momento,               tan favorable como la que se nos ofrece en los
ni siquiera el tema del tiempo (con lo revuelto                 actuales momentos…”1.
que anda) ocupa tanto espacio en nuestras                       ß El repórter Luis Ureña entrevistaba al alcalde de
conversaciones como la crisis; ni siquiera en el                Rentería, Sr. Ichaso-Asu, sobre la marcha del muni-
ascensor. La lectura reposada de los titulares                  cipio en sus más variados aspectos. De los dos
de los medios de comunicación en los últimos                    folios de la misma, llama la atención el siguiente
meses, daría para todo un catálogo de despro-                   titular “No hay crisis en Rentería”. El repórter
pósitos, de rectificaciones continuas de nues-                   intenta una pregunta un tanto capciosa:
tros políticos y de muchos que hablan por su                       – Mirando las cosas fríamente, ¿cree V. que
boca, a todos los niveles, lo que hace que la                        afecta a Rentería la actual crisis de que tanto
situación no pueda ser más desconcertante.                           se lamenta el mundo?
Toda esta maraña de noticias en absoluto tie-
nen la intención de informarnos, antes al con-
trario, lo que pretenden es evitar que podamos                  1. John K. Galbraith: El crac del 29.




142                                                                                o a r s o 2009
      Rápidamente somos contestados:                         para combatir el paro obrero; escritos de empresas
         – En Rentería no se nota crisis ninguna; por el     como Galletas Olibet, Aceros Orueta, Papelera del
           contrario, el estado de la villa es floreciente.   Oarso o G. Echevarría, planteaban la reducción de
           Si, acaso, hay alguna gente sin trabajo, se       la jornada semanal ante la falta de pedidos para así
           debe al excesivo contingente obrero que cae       evitar los despidos; y un largo etcétera.
           sobre el pueblo…”2.
       Curiosamente, en la misma revista, con
el título “D. Ignacio Lecuona o el optimismo”, El            ÿ Algunos datos de la crisis en Errenteria
Duende del Castillo” (así se denomina el periodista)             hoy
entrevistaba a este renteriano: ganadero, droguero,                Por vez primera, al menos en los últimos 25
concejal y cabo del Somatén. El último epígrafe de           años, el Ayuntamiento no ha aprobado el presu-
la larga entrevista lleva por título “No hay crisis en       puesto para 2009 y tiene especiales dificultades
Rentería” y reza así:                                        para hacerlo debido sobre todo a dos factores: la
         – Finalmente, señor Lecuona: la crisis gene-        caída espectacular de la actividad urbanística (un
           ral, se deja sentir en Rentería y con qué         recurso que ha permitido durante los últimos años
           intensidad?                                       gastar por encima de las posibilidades reales) y la
         – No creo que en Rentería haya crisis. Nuestra      sustancial reducción de los ingresos procedentes de
           industria es floreciente…                          la Diputación Foral debido al desplome de la activi-
                                                             dad económica en nuestra provincia.
       Pues bien, un simple repaso a la documenta-
ción de la época existente en el Archivo Municipal                 Debido a lo anterior, la actividad inversora se
nos permite valorar la gravedad de la situación en           hubiera visto drásticamente minorada si no hubiera
un pueblo de 7.000 habitantes con 62 empresas o              sido por el Fondo Estatal de Inversión Local (F.E.I.L.,
talleres. Un escrito de la Agrupación Socialista de          popularmente conocido como “Plan Zapatero”)
Rentería de 28 de junio de 1932 nos habla de que             gracias al cual el Ayuntamiento está llevando a
“150 hombres deambulan por sus calles y plazas”              cabo 27 proyectos de obras por un importe total de
y de la necesidad de crear un “Bolsín de trabajo”            6.785.000 €.
                                                                  La evolución de la tasa de paro en nuestro
      2. Revista Rentería de 1928.                           municipio sigue una senda ascendente harto pre-



o a r s o 2009                                                                                                143
ocupante. De 1.951 parados a 31 de diciembre                                        de un desastre total. “Hay crímenes –dijo el Sr.
de 2008 hemos pasado a 2.404 a 31 de marzo de                                       Hoover, refiriéndose a la especulación- mucho
2009, es decir, un incremento del 23% en el pri-                                    peores que el asesinato y por los cuales los hom-
mer trimestre del año, por encima de las tasas de                                   bres deberían ser amonestados y castigados”.
Oarsoaldea, Gipuzkoa y C.A.P.V.                                                               (El crac del 29, de John K. Galbraith)
       Ello trae consigo, entre otras muchas cosas,
que el Departamento de Servicios Sociales esté                              1. Dimensión y hondura de la crisis. La crisis en
completamente desbordado por las peticiones de                                 la que acabamos de adentrarnos, querámoslo
ayudas, habiéndose agotado en medio año los                                    o no, nos recuerda poderosamente a la de
recursos presupuestados para todo el ejercicio. A un                           1929 debido a la hondura y a la gravedad de la
ritmo creciente la gente acude en demanda de ayu-                              misma. Ella estuvo en el origen de la consolida-
das económicas –en todo 2008 se tramitaron 340                                 ción de los fascismos en el decenio posterior y
solicitudes y entre enero y marzo de 2009 se han                               la segunda guerra mundial. Se fue gestando a
tramitado 356– al haber agotado tanto el subsidio                              partir de 1925, duró hasta 1934 y tuvo conti-
por desempleo como los recursos que pudiera tener                              nuidad durante unos 10 años en lo que vino a
ahorrados. Y lo hace con más agresividad; la gente                             llamarse “La Gran Depresión”. La gran diferen-
viene alterada, habiéndose observado un mayor                                  cia entre ambas crisis (antes hay que desmen-
grado de violencia doméstica en el plano familiar,                             tir cosas que se dan por ciertas, no empezó en
con un aumento del número de denuncias.                                        Estados Unidos, sino en Europa, concretamente
                                                                               en Austria, ya que fue una institución austríaca
                                                                               la que primero cayó y de allí se propagó a un
ÿ Algunos elementos para la reflexión3                                          banco norteamericano) es que:
                    En sus memorias, el Sr. Hoover4 dice que                  ß La del 29 fue una crisis de juventud, de eufo-
            ya en 1925 comenzó a preocuparse por la “cre-                        ria, de inconsciencia adolescente; la de un
            ciente marea especulativa”. Durante los meses                        país joven lleno de entusiasmo.
            y años que siguieron esta preocupación se con-
            virtió gradualmente en alarma, y finalmente en                     ß Mientras que la actual es de vejez, de decre-
            un sentimiento ligeramente inferior al temor                         pitud; una crisis del miedo. Es la crisis de un
                                                                                 sistema que se siente amenazado. La gente
                                                                                 de Estados Unidos tiene miedo, de ahí que
                                                                                 sea capaz de renunciar a la libertad a cambio
                                                                                 de que se les prometa seguridad.
                                                                              ß Nos enfrentamos a una crisis con, al menos,
                                                                                 tres componentes. En primer lugar, asistimos
                                                                                 a la crisis del capitalismo global en su dimen-
                                                                                 sión especulativa (hace 80 años era la Bolsa,
                                                                                 ahora es el mercado de la construcción, lla-
                                                                                 mado “burbuja inmobiliaria”); en segundo
                                                                                 lugar, esta crisis se halla estrechamente ligada
                                                                                 a los problemas derivados del cambio climá-
                                                                                 tico y por último, en su origen está el encare-
                                                                                 cimiento de las materias primas energéticas.
                                                                                 La mezcla de estos tres componentes puede
                                                                                 resultar explosiva.
                                                                              ß El papel de las políticas socialdemócratas que
                                                                                 antes servían, ahora no sirven debido a los pro-
                                                                                 pios límites medioambientales del planeta.
                                                                                           “Por ello, es muy importante compren-
                                                                                    der el momento histórico en que se encuentra
                                                                                    la parábola de la vida del sistema capitalista
                                                                                    occidental, de lo contrario no comprendere-
                                                                                    mos nada. Creeremos que las cosas se pueden
         3. Extraídos de “Una conversación sobre la crisis”, entre Carlos           arreglar, pero sólo se le pondrán parches. Las
Taibo y J.L. Sampedro.
                                                                                    sociedades tienen también un ciclo vital: nacen,
         4. Nuevo Presidente desde 1929, que pasaría a la historia como             crecen y se hunden”.
el Presidente de la “Gran Depresión”.




144                                                                                             o a r s o 2009
      Una idea para la reflexión: Con qué facilidad            guntaremos. Porque el sistema está para eso,
ha surgido dinero ¿de debajo de las piedras?; cien-           para que los bancos ganen dinero, igual que las
tos de miles de millones de euros o dólares para              ruletas de los casinos.
ayudar a los bancos responsables del problema. Y
si se hubiera pedido para curar el SIDA en África          3. La libertad de mercado y la globalización. Los neo-
o para educación, apenas hubiera habido algún                 liberales llevan años machacándonos con la idea
millón de las antiguas pesetas.                               de que la libertad de mercado es la solución y, de
                                                              paso, desacreditando a quienes ponen en duda
      Un dato: la suma que el gobierno americano
                                                              tal aseveración. Es cierto que el mercado es indis-
ha asignado para rescatar las instituciones financie-
                                                              pensable como centro de distribución, pero no
ras es el doble de lo que el programa de Naciones
                                                              es menos cierto que no es, de ninguna manera,
Unidas para el Desarrollo se proponía recaudar en
                                                              un repartidor justo de bienes, porque al mercado
10 años. Lo único que les preocupa es la solvencia
                                                              lo único que le interesa es la ganancia. Es cierto
de los bancos como empresas y dentro de poco, los
                                                              que consigue que se ajusten las curvas de oferta y
mismos culpables de la crisis volverán a las andadas.
                                                              demanda pero a unos precios tales que, por ejem-
De hecho, algunos ya lo están haciendo.
                                                              plo, los pobres no pueden comprar leche mientras
                    “Uno de los más viejos enigmas de la      lo ricos la compran para sus gatos. Y además, el
            política consiste en saber cómo se controla       mercado no es la libertad porque la libertad no la
            a los controladores”.                             da el mercado, sino el dinero que uno lleva al mer-
                  (El crac del 29, de John K. Galbraith)      cado. El propio Galbraith (murió en 2006), uno de
                                                              los más prestigiosos economistas del pasado siglo
2. El papel de los bancos. A pesar de la crisis, los          decía en uno de sus libros que todo lo que han
   bancos siguen ganando dinero. ¿Por qué? Es una             escrito los economistas en los últimos decenios ha
   de las respuestas que con más insistencia busca-           sido justamente lo que los ricos querían que dijese.
   mos. Una anécdota rigurosamente cierta lo ilus-            De ahí que toda la teoría de los neoliberales es
   tra: en 1957 se implantó el Plan de Estabilización         simplemente eso. El mercado es libre para el pode-
   y como consecuencia del mismo bajó la renta                roso no para el que no tiene un duro.
   nacional, a pesar de lo cual los bancos ganaron
   un poco más. A don Pablo Garnica, uno de los            4. La crisis como cortina de humo para justificar
   banqueros más importantes de entonces, le pre-             determinadas conductas. Algunos ejemplos nos
   guntaron ¿cómo es posible que cuando el país               ilustran al respecto:
   produce menos, los bancos, en cambio, ganen                ß Muchos empresarios la aprovechan para des-
   más? Y él, con absoluta honestidad respondió:                 hacerse de trabajadores que desde tiempo
   “No lo hemos podido evitar”. Por qué, nos pre-                atrás pensaban echar.




o a r s o 2009                                                                                             145
  ß Según determinados portavoces internaciona-                            Un paisano está, medio adormecido,
      les, la primera víctima de la crisis está siendo               junto al mar. Un turista norteamericano se le
      la lucha contra el cambio climático y el medio                 acerca y entablan conversación.
      ambiente, en general.                                                   El turista le pregunta:
  ß Muchos ayuntamientos están utilizando los                               —”Y usted, ¿a qué se dedica? ¿En qué
      fondos previstos para el desarrollo (el cono-                  trabaja?”.
      cido 0,7%) para tapar otros huecos.                                     El mexicano responde:
  ß Algún responsable de Naciones Unidas decía                                —” Soy pescador”.
      que la crisis se había llevado por delante los                       —”¡Vaya, pues debe ser un trabajo muy
      llamados “Objetivos del Milenio” (aunque                       duro! Trabajará usted muchas horas”.
      éstos estuvieran muertos antes de la crisis).
                                                                           —”Sí, muchas horas”, replica el
  ß En definitiva, muchos gobiernos y entidades                       mexicano.
      utilizarán la crisis como cobertura para incum-
                                                                              —”¿Cuántas horas trabaja usted al
      plir los compromisos adquiridos en la ayuda al                 día?”.
      desarrollo.
                                                                            —”Bueno, trabajo tres o cuatro
                “…los norteamericanos desplega-                      horitas”.
         ron también un asombroso afán de hacerse
         ricos rápidamente y con un mínimo esfuerzo                        —”Pues no me parece que sean muchas.
         físico”….”En él (auge de bienes raíces de                   ¿Y qué hace usted el resto del tiempo?”.
         Florida) se dieron cita todos los elementos clá-                   —”Vaya. Me levanto tarde. Trabajo tres
         sicos de la excitante burbuja especulativa. La              o cuatro horitas, juego un rato con mis hijos,
         escapada en masa al mundo de lo irreal –com-                duermo la siesta con mi mujer y luego, al atar-
         ponente fundamental de la verdadera orgía                   decer, salgo con los amigos a tomar unas cer-
         especulativa– comenzó en serio” (se refiere a                vezas y a tocar la guitarra”.
         principios de 1928). Ciertamente, 1928 fue
                                                                           El turista norteamericano reacciona
         el último año en el que los norteamericanos
                                                                     inmediatamente de forma airada y responde:
         se mostraron boyantes, extrovertidos y total-
         mente felices. No es que fuese algo demasiado                        —”Pero hombre, ¿cómo es usted así?”.
         bueno para durar; sucedió únicamente que no
                                                                              —”¿Qué quiere decir?”.
         duró”.
                                                                           —”¿Por qué no trabaja usted más
               (El crac del 29, de John K. Galbraith)                horas?”.

5. El crecimiento como concepto central en la                              —”¿Y           para   qué?”,   responde   el
                                                                     mexicano.
   economía. Se nos dice, y no paran de repe-
   tirlo, que donde hay crecimiento hay cohesión                           —”Porque así al cabo de un par de años
   social; se preservan servicios públicos intere-                   podría comprar un barco más grande”.
   santes; el paro no progresa, etc. Se trata de                              —”¿Y para qué?”.
   simples supersticiones ya que el crecimiento
                                                                          —”Porque un tiempo después podría
   nada tiene que ver con la cohesión social;
                                                                     montar una factoría en este pueblo”.
   se traduce a menudo en agresiones medio-
   ambientales; provoca el agotamiento de los                                 Etc. etc.
   recursos naturales y genera lo que en palabras                             —”¿Y para qué?”.
   de Clive Hamilton se denomina “un modo de
                                                                            —”Pues para poder jubilarse tranquila-
   vida esclavo”, o sea, que seremos más felices                     mente, venir aquí, levantarse tarde, jugar un
   cuanto más trabajemos, más dinero gane-                           rato con sus nietos, dormir la siesta con su
   mos y más consumamos; un esquema que se                           mujer y salir al atardecer a tomarse unas cerve-
   asienta en tres pilares que debemos comba-                        zas y a tocar la guitarra con los amigos”.
   tir: la publicidad, que nos obliga a comprar lo
   que no queremos; el crédito para obtener todo            6. Alternativa frente al modelo actual: el decreci-
   lo que queramos y la caducidad, fabricando                  miento y la redistribución. No es posible seguir
   productos que rápidamente quedan obso-                      actuando como hasta ahora a costa de destruc-
   letos para que sean sustituidos por otros. La               ciones irreversibles. Hay estudios que afirman
   siguiente anécdota, ambientada en un pueblo                 que para dar a toda la humanidad el nivel de vida
   de la costa mexicana, lo ilustra:                           de Gran Bretaña harían falta tres planetas Tierra,



146                                                                                o a r s o 2009
   porque éste ya no tiene capacidad de regenerar            Para terminar incluyo la anécdota que viene a
   lo que se destruye cada año. Para evitarlo son      continuación que ilustra esta idea alternativa.
   necesarias dos cosas:                                             “Cuenta la leyenda que hace unos
   ß El decrecimiento, que significa tener un sen-              años un grupo de misioneros se adentró en la
      tido de la medida.                                       Amazonia brasileña y se topó con un grupo
                                                               de indios que hacía uso de instrumentos
   ß La redistribución de la riqueza existente.                extremadamente primitivos para cortar leña.
      Es cierto que resulta muy difícil aceptar la             Los misioneros decidieron hacer un esfuerzo
idea de reducir la producción y el consumo. Pero es            y regalar a aquellos indios unos cuchillos de
                                                               acero inoxidable de fabricación norteame-
que no queda otro remedio. Para poder entenderlo
                                                               ricana. Un par de años después recalaron
tenemos el concepto de huella ecológica que mide
                                                               de nuevo por aquella región y se entrevis-
la superficie del planeta, tanto terrestre como marí-
                                                               taron con los indios. Uno de los misioneros
tima, que precisamos para mantener el nivel actual             preguntó:
de actividad económica y nos dice que estamos
chupando recursos que no estarán a disposición de                    —”¿Que tal los cuchillos?”.
generaciones venideras.                                              Y uno de los indios respondió
                                                               inmediatamente:
      Sin embargo, frente a estas evidencias, todos
los días nos bombardean con mensajes y supues-                        —”Muy bien. Cortamos ahora la leña
tas medidas anticrisis que únicamente persiguen                diez veces más rápido que antes”.
fomentar el consumo, sin importar a qué precio.                      El misionero replicó:
Primero fueron los 400€, ahora se trata de vender
                                                                     —” Estaréis entonces produciendo diez
automóviles como sea. So pretexto de evitar el paro            veces más leña que antes”.
de más trabajadores, se potencia la industria auto-
movilística (a pesar de que la media de vehículos                    EL indio respondió perplejo:
por familia sea de escándalo) porque con ello con-                    —”No. Cortamos la misma cantidad de
sumimos más carburantes y, de paso, engordamos                 leña que antes, sólo que ahora disfrutamos de
las arcas del Estado a base de impuestos en una                diez veces más tiempo para hacer aquello que
espiral de consumo que carece de todo “sentido                 realmente nos gusta”.
de la medida”, como ocurriera con la compra de
viviendas, con carácter marcadamente especulativo,
factor que está en el origen de esta crisis.




                  Otro sistema de vida es posible y cada uno de
                  nosotros debe reflexionar y actuar en consecuencia,
                            contribuyendo a hacerlo realidad




o a r s o 2009                                                                                        147

								
To top