LA IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS by iav17490

VIEWS: 481 PAGES: 1

									              LA IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES HUMANAS


      Casi nunca nos ha tocado hablar de relaciones humanas en el contexto
de la iglesia o el ministerio. Sin embargo, a diario y en cualquier celebración ,
estamos utilizando las relaciones humanas. Pero ¿Qué son las relaciones
humanas? Respondamos a esta pregunta: Las Relaciones Humanas son las
enderezadas a crear y mantener entre los individuos relaciones cordiales,
vínculos amistosos, basados en ciertas reglas aceptadas por todos y,
fundamentalmente, en el reconocimiento y respeto de la personalidad humana.
      Para cumplir con el trabajo del Señor, el pastor necesita y debe
relacionarse con lo representantes de los ministerios; y no sólo con ellos sino
que también se relaciona con todos los miembros de la iglesia. En la medida
que el ministro, el cristiano de hoy, conozca un poco más de relaciones
humanas, será más efectivo en sus labores eclesiásticas dentro y fuera de la
iglesia. El proceso de las relaciones humanas es una fuerza activa que lleva a
la creación de relaciones agradables o desagradables Relaciones humanas
defectuosas    ocasionan planes    truncados, fracasos     de   planes   y metas,
frustraciones, inseguridades, divisiones entre miembros, entre ministros,
entre líderes y por si fuera poco, divisiones de iglesias enteras.
      Solo podremos establecer adecuadas y extraordinarias relaciones
humanas si abrimos nuestro corazón y permitimos el paso de la humildad,
virtud que hay que cultivar en nosotros para poder ver nuestra grandeza y la
grandeza de los demás, dejarnos inundar
      del amor de Dios y procurar el bien de los que nos rodean (Mt 22:39);
relacionarse con otro no sólo es hablarle, es mirarle, descubrirle, aceptarle,
amarle, salvarle.
         Es responsabilidad de cada cristiano intentar, siempre, hacer el mayor
esfuerzo para que la vida transcurra lo más placentera posible; tanto en la
escuela, en el trabajo, en la ciudad, en la calle, en la iglesia, pero sobre todo,
en el hogar. No olvidemos que fuimos creados para “vivir en relación”.

                                                                     LIc. Omar Arias
                                                                     Prof. Del I. B. G

								
To top