PRESENTACION LIBRO DE POEMAS DE by TonyParker

VIEWS: 3,014 PAGES: 5

									PRESENTACION LIBRO DE POEMAS “LUCES Y SOMBRAS” DE

          CARLOS OYARZÚN CÁRDENAS

Distinguidas autoridades
Amigos de la poesía
Estimado escritor, poeta y mejor amigo
Señoras y señores

      Que hermosa concurrencia se ha dado cita esta tarde, aquí en
este salón en torno a la poesía, me atrevo a decir que estamos
viviendo una velada exquisita, culturalmente de mucha
sensibilidad y de muy alto nivel. Y que bueno es ver tanta gente
interesada en la poesía y especialmente en el trabajo que viene
realizando nuestro buen amigo Carlos Oyarzún Cárdenas, hombre
inquieto y soñador, que siempre nos está sorprendiendo con
alguno de sus interesantes trabajos.

     Pero, qué es la poesía, de dónde surge esa fuerza mágica del
verso que consigue tenernos a todos reunidos aquí, ansiosos por
conocer el verso de nuestro amigo?

      Distinguidos amigos, sí, disculpen la osadía de llamarles
amigos, pero si ustedes están aquí para conocer esta nueva obra
literaria de Carlos, es que ya estamos amistosamente unidos por la
palabra escrita armoniosamente, o sea por el verso. Que bella es la
amistad, y vaya cuánta falta les hace a los hombres ser más
amigos aún.

    Pero, bueno, esa es otra historia. Volvamos al motivo de esta
hermosa reunión.

       La pregunta es ¿qué es la poesía? Seguro que ya tenemos
muchas respuestas a esta interrogante. La poesía es sentimiento,
sensualidad, es la expresión escrita de los mandatos de nuestro
corazón, de nuestra alma, de lo que a diario ven nuestros ojos. En
fin, la poesía es la respuesta a esos miles de estímulos que día a
día llenan nuestra existencia.
      Hay poesía romántica, cargada de amor y de pasión, como
“El ruego”, de nuestra inolvidable Gabriela Mistral ; está la
poesía    impresionista,    revolucionaria    para   su época,
incomprendida, de Vicente Huidobro; tenemos la poesía
confrontacional, fuerte, ácida, que llama “al pan pan y al vino
vino”, y que por lo mismo no gusta mucho, como la de Pablo de
Roka, también tenemos la poesía comprometida, la poesía de
lucha, de reivindicación, esa que enjuicia la historia y reclama
justicia para tantos miles de mujeres y hombres americanos
atropellados en su dignidad y sus derechos como pueblos
originarios; y otros tantos millones de seres humanos explotados
por las oligarquías y las multinacionales, el mejor ejemplo es
Canto General, de nuestro Nobel Pablo Neruda.

      En fin, son muchos los géneros en los cuales podemos
clasificar la poesía. Pero todos tienen un elemento en común.
Toda persona que tiene el don de la palabra goza de libertad, de
la sensibilidad, aun tiene la capacidad de soñar, de imaginar,
de dar alas a sus pensamientos, y es capaz de dejar impreso en el
papel sus sentimientos, que naturalmente habrán de traspasar
generaciones. El hombre cuando sueña, crea y cuando crea, ama.
Ama su entorno, ama su tierra, su pasado, su gente, su pueblo.
Ama la vida.

      Y aquí, esta noche estamos junto a uno de esos hombres,
uno de esos que se atreven, que luchan contra la adversidad, que
sueñan con un mundo mejor y que desde su trinchera crean y
entregan lo mejor de sí. Nuestro amigo Carlos Oyarzún Cárdenas
es de esos pocos hombres que en su simpleza irradia sensibilidad,
y consecuente con esto lo transmite a través de la palabra escrita.

      Ayer fue su “Apuntes históricos de Curaco de Vélez”,
interesante recopilación histórica del pasado y presente de su
pueblo y de su gente. Valiosísima herencia que nuestro escritor
deja a las futuras generaciones. Son numerosos los artículos que
ha publicado en diarios y revistas de la región, y haciendo uso de
la tecnología, también publica en numerosas páginas de Internet,
que llevan nuestra cultura a todos los rincones del mundo.
      Hoy nos deleita con esta delicada selección de su abundante
creación literaria, que ha titulado “Luces y Sombras”.

      La sensibilidad por la naturaleza y las múltiples
manifestaciones de los elementos no queda fuera de su pluma. En
el poema “Furia desencadenada”, escribe:

 Han llegado las furias del Norte
con lluvia, truenos y relámpagos,
despertando a criaturas y seres
que descansan en la noche su letargo.

     A lo lejos ladra un perro
para ahuyentar a los elementos.
Luego se cansa y se oculta,
avergonzado de sus propios lamentos.



     El amor también surge poderoso a través del verso de Carlos
Oyarzún, amor de hombre, de esposo, de padre. A su mujer le
dedica “Adelaida” y esto es lo que dice:

“Así la noche se hace eterna/ al acariciarte en silencio/ y tu
sonríes dormida/ al sentir mi apego a tu encanto”

     En “El ocaso de las golondrinas”, le dice a su mujer, ya
anunciando la natural ausencia de su hijo:

Cuando estemos solos y en silencio
te prometo años plenos de dulzura,
que harán olvidar nuestro quebranto,
con horas llenas de amor y poesía.
Así ,nuestras almas adormecidas,
revivirán nuevos sueños y fantasías,
      Sus raíces, su pueblo, las tradiciones, su gente están también
presentes en la obra literaria de nuestro amigo. En “Los veleros
chilotes” nos entrega una bella pincelada de su entorno
inmediato:


 Cae la tarde adormecida
entre las olas verde mar ,
pero siguen bordeando las costas,
en un desfile fantasmal.
    Es la regata chilota
de los mares australes,
llevando delfines y gaviotas,
entre sus quillas y mástiles.
    Yo los observo discretamente
desde mi bote velero,
Pienso en mi pueblo, Curaco de Vélez,
Cuna del Almirante Riveros.

     Nos regala una poesía cargada de fuerza, de crítica hacia los
que luchan por el poder y luego se olvidan, no cumplen y no
hacen. Veamos lo que dice en “Ídolos con pie de barro”

       Para que les sirve el poder,
remedo de dictadores,
si no van a poder ser
inmortales en la vida.
… …… …… ……
      Es sentencia Grandes Señores,
que todo lo malo se paga,
Ídolos con pies de barro
y candidatos al cementerio


      Cuando le conocí hace algunos años y me mostró sus
carpetas repletas de apuntes, recortes y escritos, me atreví a
decirle: Carlos, dale forma, dale vida, que esto no se pierda. ¿Qué
creen ustedes que hizo? Curiosamente, me hizo caso, y eso que
nos estábamos conociendo. Y qué sorpresa más grande cuando
regresé dos años después, y me dice: “Toma, este es el resultado
de nuestra primera y muy breve conversación” y me entrega un
ejemplar de “Apuntes históricos de Curaco de Vélez, un pueblo
de Chiloé” En la oda que escribí para él, que se incluye en este
poemario, cuento como fue aquel primer encuentro y las muchas
ideas que allí surgieron; yo también estaba soñando.

     De verdad nunca imaginé que podía convencer a este “viejo
lobo de mar”.

      Y ahora imagínense ustedes la satisfacción enorme, la
felicidad que me brinda nuestro amigo al permitirme ser el
presentador de esta su primera obra literaria. Vengo de una tierra
prolífera en hombres y mujeres de las artes, las ciencias, las letras
y de la vida política de nuestro país, pero no hay satisfacción más
grande que superar las distancias para estar junto a ustedes
acompañando a nuestro amigo Carlos en el “nacimiento de éste,
su nuevo hijo” y que sin dudas lo incorporará en las páginas
eternas de la historia de esta misteriosa y encantadora tierra
chilota.

     Estimados amigos, ustedes conocen mejor que yo a Carlos,
se me ocurre pensar que si todos respaldamos su trabajo, el que
hoy nos está entregando y el anterior, adquiriendo un ejemplar
para nuestra biblioteca particular, o para enviarle a los parientes
que están lejos o para regalarle a nuestras visitas, tendremos
Carlos Oyarzún para mucho tiempo más y quizás qué sorpresa
nos habrá de dar en un futuro cercano. Ahora depende de ustedes.

     Muchas gracias.


                                        Adolfo Márquez Esparza

     Curaco de Vélez, 9 de febrero de 2009.-

								
To top