La ingenuidad de las letras. El cuaderno de escritura by TonyParker

VIEWS: 26 PAGES: 6

									                                              o Fiadeiro                                                  NÚMERO 14. PÁGINA 51




La ingenuidad                                                                   A ingenuidade
de las letras. El                                                        das letras. O caderno
cuaderno de escritura                                                              de escritura
de Ramón Arteaga                                                           de Ramón Arteaga


En un pueblecito llamado Campo de Criptana, en la                        Numa pequena povoação denominada Campo de
provincia manchega de Ciudad Real, año 2000,                         Criptana, na província manchega de Ciudad Real, ano
van a demoler una vieja casa. José Lucas Torres, uno                   2000, vão deitar abaixo uma velha casa. José Lucas
de los albañiles, descubre entre los escombros unas                   Torres, um dos trolhas, descobre entre os escombros
carpetas azules, bastante deterioradas por la                       umas pastas azuís, bastante desfeitas pela humidade e
humedad, y las abre. Para su sorpresa, en el interior                  abre-as. Para sua surpressa, no interior das mesmas
de las mismas, encuentra varios fajos de cartas                   encontra vários montes de cartas escritas à mão, postais,
manuscritas, postales, algunas fotografías, recortes              algumas fotografias, recortes de jornais, folhas de contas
de periódicos, hojas de cuentas y dos cuadernos de la                e dois cadernos da escola, um de escritura e outro de
escuela, uno de escritura y otro de cálculo. Son
                                                                     cálculo. São propriedade de Ramón Arteaga Calonge.
propiedad de Ramón Arteaga Calonge. Todo lo que
                                                                    Tudo o que sabemos dele encerra-se nesses tachos de
sabemos de él se encierra en esos pedazos de papel.
A lo largo de la vida de una persona común no                         papel. Ao longo da vida de uma pessoa comum não
existen muchos acontecimientos que se considere                           existem muitos acontecimentos que se considere
necesario registrar por escrito. De estos mínimos                  necessário registar por escrito. Destes mínimos registos,
registros sólo una parte, y a veces ninguna, sobrevive            só uma parte e, às vezes nemhuma, sobrevive ao tempo
al tiempo y se conserva hasta llegar a manos de las                e conserva-se até chegar às mãos das gerações futuras.
generaciones futuras. Pero por medio de estas                      Mas, através destas práticas quotidianas e minúsculas, a
prácticas cotidianas y minúsculas la persona deja                pessoa deixa confirmação da sua existência, constrói uma
constancia de su existencia, construye una imagen                                 imagem para ele próprio e consciente ou
para sí mismo y, consciente o inconscientemente,                                         inconscientemente para os outros.
para los otros.

     VERÓNICA SIERRA BLAS*                300 páginas y el otro 480. En ambos      de muchas de las obras de Erasmo de
  Universidad de Alcalá de Henares        casos el papel ha ido amarilleando       Rotterdam. De la vida del segundo
                                          con el paso de los siglos, pero la       sólo se sabe lo que nos cuenta su
   «¡Qué respeto tengo por la letra       escritura, con tinta de diferentes       cuaderno2. Si nos trasladamos a
   escrita! Debe de venirme de los años   colores, sigue sorprendentemente         España unos cinco siglos después, en
   de estudiante, de aquella manía que    nítida. Los cuadernos en cuestión        otro pueblecito llamado Campo de
   me inculcaron de los “cuadernos en     fueron propiedad de Beatus Rhena-        Criptana, en la provincia manchega
   limpio”»1.                             nus y Guillaume Gisenheim, alum-         de Ciudad Real, año 2000, nos
                                          nos de la escuela latina de Sélestat     encontramos con que se está desarro-
   En la biblioteca municipal de un       entre los años 1477 y 1501. El pri-      llando la siguiente historia. Corre el
pueblecito francés llamado Sélestat       mero de ellos, con los años, se con-     mes de octubre y van a demoler una
se conservan dos voluminosos cua-         virtió en una figura destacada del       vieja casa. José Lucas Torres, uno de
dernos escritos a mano: uno tiene         movimiento humanista y en editor         los albañiles, se pasea por sus habita-
NÚMERO 14. PÁGINA 52                           o Fiadeiro

ciones y descubre entre los escom-                                                  tigación de los usos y prácticas de la
bros unas carpetas azules, bastante                                                 escritura y la lectura. Así lo han
deterioradas por la humedad, y las                                                  empezado a hacer, por ejemplo,
abre. Para su sorpresa, en el interior                                              María del Mar del Pozo y Sara
de las mismas, encuentra varios fajos                                               Ramos, quienes han estudiado una
de cartas manuscritas, postales,                                                    muestra de 20 cuadernos de diferen-
algunas fotografías, recortes de                                                    tes escuelas rurales de las provincias
periódicos, hojas de cuentas y dos                                                  de Albacete y Cuenca entre los años
cuadernos de la escuela, uno de escri-                                              1927 y 1939 pertenecientes a alum-
tura y otro de cálculo. Son propiedad                                               nos de grado medio y superior7. Su
de Ramón Arteaga Calonge3. Todo                                                     trabajo constituye el punto de arran-
lo que sabemos de él se encierra en                                                 que de estas líneas.
esos pedazos de papel.
                                                                                    Contexto histórico
Rasgos de vidas anónimas
                                                                                       Por otro lado, el momento histó-
   A lo largo de la vida de una per-                                                rico en el que nos situamos hace que
sona común, como nuestro protago-                                                   estos cuadernos producidos en los
nista, no existen muchos aconteci-                                                  primeros años de la posguerra y de la
mientos que se considere necesario                                                  consolidación de la dictadura de
registrar por escrito. De estos míni-              Cubierta del cuaderno            Franco, sean un testimonio único de
mos registros sólo una parte, y a                                                   la manipulación que, desde el ámbi-
veces ninguna, sobrevive al tiempo y       no sólo representan las convenciones     to educativo, se llevó a cabo para for-
se conserva hasta llegar a manos de        que rigen cada sociedad y la ideolo-     jar a los ciudadanos del nuevo régi-
las generaciones futuras. Pero por         gía e intereses de la clase dominante,   men. Desde los primeros días, la
medio de estas prácticas cotidianas y      sino que también determinan las          escuela se convirtió en difusora de
minúsculas la persona deja constan-        maneras en las que el resto de nues-     los principios doctrinales del fran-
cia de su existencia, construye una        tros días utilizamos esas capacidades    quismo. La metodología, los conte-
imagen para sí mismo y, consciente o       adquiridas y los distintos significa-    nidos, los materiales didácticos, la
inconscientemente, para los otros.         dos que les concedemos. El cuaderno      organización de la enseñanza y los
Archivar la propia vida, como ha           escolar se convierte, por tanto, en      comportamientos y conductas, tanto
definido el historiador Philippe           testimonio de la vida del niño, en el    de los profesores como de los alum-
Artières a la voluntad de guardar los      espacio en el que éste refleja su per-   nos, estuvieron en función de ese
papeles que uno mismo produce o            sonalidad, sus deseos e inquietudes,     sustrato ideológico que impregnó
recibe4, es precisamente lo que Ra-        sus limitaciones y fallos, sus dotes y   todas las parcelas de la vida8. El cua-
món Arteaga hizo y lo que ha posi-         aptitudes, sus proyecciones de futu-     derno de clase empleado por los
bilitado que hoy esté yo aquí escri-       ro y sus referencias pasadas. Los cua-   niños de entonces, como Ramón,
biendo sobre él. Que sus escritos          dernos de escritura empleados en las     constituye un fiel reflejo de los
personales hayan llegado a mis             clases forman parte, por tanto, de las   modos de transmisión de los valores
manos no es sino fruto de la casuali-      llamadas escrituras personales u         imperantes a las nuevas generaciones
dad –podrían haber acabado como el         ordinarias que en su día fueron defi-    y de las maneras en que se concreta-
resto de escombros en el cubo de la        nidas por el antropólogo francés         ban en la práctica los principios que
basura– y de esa mentalidad de con-        Daniel Fabre5 y que historiadores del    los teóricos del régimen difundieron
servación de su autor, que año tras        ámbito de la educación, como Anto-       a través de los libros y manuales
año fue cuidadosamente guardándo-          nio Viñao Frago, han situado dentro      escolares. Son cuadernos cargados de
lo todo. De todos los documentos,          de las escrituras autobiográficas ins-   consignas y discursos; espacios en los
esta vez he querido centrarme en el        titucionales, en el sentido en que su    que los pilares del régimen (naciona-
cuaderno de escritura que Ramón            producción es guiada institucional-      lismo, catolicismo, imperialismo,
utilizó desde el 8 de octubre de 1941      mente, siguiendo unas pautas esta-       autoritarismo…) y su desarrollo teó-
al 2 de febrero de 1942, cuando era        blecidas en cuanto a su extensión,       rico –plasmado en la inculcación del
alumno del Colegio Teresiano de            tamaño y disposición interna, pero       amor a la patria y a Dios, del respe-
Campo de Criptana. Tenía alrededor         que, al mismo tiempo, nos ofrece el      to a la familia y al poder absoluto del
de 10 años.                                día a día de cada alumno en toda su      régimen establecido y la concepción
                                           espontaneidad6. En fin, los cuader-      jerárquica de la sociedad–, estructu-
Aprendizaje de la lectura y la escritura   nos son entendidos como escrituras       raron cada palabra, cada ejercicio,
                                           de la vida cotidiana, de las activida-   cada letra y cada idea que ingenua-
  Los métodos por los que aprende-         des diarias que se desarrollan en la     mente los niños aprendían, copiaban
mos a leer y a escribir, así como los      escuela durante la infancia, y han de    y perfeccionaban. La tarea de sociali-
materiales que empleamos para ello,        ser reclamados por ello para la inves-   zación –o quizás sea mejor en este
                                             o Fiadeiro                                               NÚMERO 14. PÁGINA 53




caso hablar de re-socialización–, que
llevó a cabo la escuela franquista
acabó así con la evolución que desde
finales del siglo XIX venía desarro-
llándose en el ámbito educativo
español. La historia de la escuela de
la posguerra y, por tanto, de todos
los agentes que participan del proce-
so educativo y de todos los materia-
les empleados en el desarrollo de la
labor docente en aquellos años, es la
historia de cómo la escuela llegó a
convertirse en plataforma de adoctri-
namiento ideológico y control polí-
tico.

Páginas de escritura

   El cuaderno de Ramón Arteaga va
a servirnos de guía en este recorrido
por los años 40. Es un cuaderno de
espiral, con tapas marrones, de la
marca “Enri”, de 22x16 centímetros,
numerado en 48 páginas escritas por
ambas caras en papel rayado y a plu-
milla negra. En su cubierta podemos
leer: «Colegio Santa Teresa / Nume-
ro 2º / Colegio Teresiano / Para uso /
de / Ramón Arteaga / Cuaderno / de
/ Escritura». La primera de las pistas
que nos ofrece el cuaderno en cues-
tión se encuentra precisamente en la
última de sus páginas, donde el
maestro mandó copiar a Ramón las
materias que impartía en sus clases y
el horario de invierno que se seguía
en la escuela. Gramática, Aritmé-
tica, Religión, Geometría, Geografía
e Historia eran las asignaturas que
de lunes a viernes, a excepción del
jueves –parece ser el único día libre                                   Dictado, p. 17r
tal como demuestra su ausencia en la
distribución de horas y materias–, se
impartían en el Colegio Teresiano de     en tres tipos: copias, dictados y       sión de Ramón no son las mismas en
Campo de Criptana desde las 9 hasta      redacciones. Mientras que ésta últi-    las primeras páginas que hacia la
las 11. El resto de la mañana y la       ma, bien sea de tema optativo u         mitad o al final. El niño va come-
tarde se dedicaba al dibujo, a la lec-   obligatorio, es la que mejor demues-    tiendo menos faltas de ortografía,
tura y a las prácticas de escritura.     tra la destreza del niño a la hora de   como se observa, por ejemplo, en los
Analizando el cuaderno es fácil com-     escribir, a pesar de que su expresión   dictados, tras los cuales siempre
probar que la mayor parte del tiem-      se ve constantemente limitada y         debe repetir varias veces las palabras
po se empleaba en adiestrar al niño      mediatizada por la presencia del        mal escritas. Asimismo, podemos
en estos dos últimos menesteres, de      maestro; las dos primeras muestran      ver cómo va estilizando la letra,
manera que la dedicación temporal        su evolución en la caligrafía y en la   aumentando su grado de cursividad;
de cada materia escolar queda refle-     comprensión de las lecturas que en      rasgos ambos que denotan su mayor
jada de manera proporcional en la        voz alta realiza éste a partir de un    familiaridad con la escritura a medi-
extensión de la producción escrita       libro empleado como guía. En este       da que va avanzando el curso.
referida a dichas actividades.           sentido, el cuaderno permite com-       Adquirir esa familiaridad es, precisa-
   Los ejercicios que se desarrollan     probar la evolución en el aprendiza-    mente, el propósito que lleva a inser-
en el cuaderno pueden ser divididos      je, de modo que la letra y la expre-    tar entre las actividades a desarrollar
NÚMERO 14. PÁGINA 54                            o Fiadeiro

                                                              revisión y evalua-     esagerado mucho e torno a esta
                                                              ción continua que      medida de los Reyes Catolicos que
                                                              le hace presente en    no tuvo la importancia negativa que
                                                              cada una de las        algunos an querido dar, ni por el
                                                              páginas, de los        número de los expulsados, que pare-
                                                              métodos         que    ce no llegó a doscientos mil ni por
                                                              empleaba en las        sus consecuencias beneficiosas, por
                                                              clases y de las pre-   lo menos, desde el punto de vista
                                                              ferencias con res-     religioso y político» (pp. 3v-4r).
                                                              pecto a unos u
                                                              otros temas y acti-    Preceptos morales y religiosos
                                                              vidades; y, por
                                                              otro, el rígido           Junto a la dimensión histórica, no
                                                              control ideológico     faltan tampoco los preceptos y valo-
                                                              y el exagerado         res morales, basados todos ellos en la
                                                              interés adoctrina-     doctrina cristiana, que eran inculca-
                                                              dor que en este        dos en el ámbito escolar. Así, son
                                                              momento gobier-        comunes los ejercicios que tienen
                                                              nan la escuela,        como tema principal la explicación
                                                              tanto       pública    de una virtud, actitud o valor (la
                                                              como privada. En       gloria, la fortaleza, la proeza, la fra-
                                                              los ejercicios que     ternidad, y la tradición son las que
                                                              el niño realiza pre-   aparecen en nuestro caso) y, resulta
                                                              dominan aquellos       curioso que, en dos ocasiones a lo
                                                              cuyo contenido         largo del cuaderno, el niño tenga
                                                              contribuye         a   que desarrollar como tarea la copia
                                                              fomentar los valo-     de una larga lista de los deberes que
                                                              res patrióticos,       debe cumplir y los comportamientos
               Horario de invierno, p. 48v                    bien a través de       adecuados que ha de observar en su
                                                              discursos o bien a     día a día, siguiendo el modelo pro-
                                                              partir de la narra-    porcionado por los mandamientos
por los niños la redacción de docu-                           ción de determi-       del cristianismo que se modifican
mentos presentes en la vida diaria,        nados fragmentos de la Historia de        ligeramente dando lugar a consignas
como bien queda demostrado en los          España y la exaltación de sus prota-      como: «Ama a Dios sobre todas las
bocetos de las cartas de invitación y      gonistas: la conquista de Granada, el     cosas y, en su nombre, a todos tus
de felicitación de Navidad que apa-        descubrimiento de América o la            semejantes», «Obedece a tus supe-
recen en algunas de las páginas del        guerra de Marruecos, entre otros, y       riores, y especialmente a tu maestro,
cuaderno. Una de ellas dice así:           parejos a ellos, los Reyes Católicos,     que solamente desea tu perfección»
   «Querido amigo:                         Cristóbal Colón y el general O’Don-       o «Sirve a tu patria en lo que te exija
   Me alegro que usted esta bien y         nell. Una visión histórica fragmenta-     y haz por ella, si preciso fuera, el
yo tambien estoy muy bien deseo de         da y tergiversada y, si no, fijémonos     sacrificio de tu vida» (p. 43v y 44r).
decirte algo; mañana bamos a matar         en las siguientes líneas copiadas por     Veamos, a modo de ejemplo, uno de
un cerdo si quieres puedes benir a la      Ramón sobre la expulsión de los           estos dictados morales que Ramón
matanza y si quieres puedes te con-        judíos:                                   hizo en clase:
vido cuando vengas estoy contento                                                       «La fortaleza: No nos referimos a
pues para qui hace calor. Mañana te        Una visión de la historia                 la fortaleza fisíca sino a la a la del
tengo que convidar a comer pasteles                                                  animo con la que resistimos valien-
y tiene que estar muy buena la comi-          «Durante toda la edad Media            temente las contrariedades y lucha-
da tengo que matar dos conejos y           hubo muchos judios en España.             mos contra la adversidad. La fortale-
cuando vengas iremos al cine el            Habitaban en barrios llamados jude-       za de que hablamos pues es la forta-
domingo y tomaremos el cafe y ya no        rías entregados a los préstamos usu-      leza espiritual y más concretamente
se que decirte más adios y te envio        rarios. La gente les odiaba y le atri-    hablando de la caracter. La vida no se
un abrazo y un beso su amigo               buia los echos más crueles y repug-       desarrolla por lo General a medida
Ramón Arteaga Calonge» (p. 14r-            nantes. Como los reyes Catolicos          de nuestros deseos: con frecuencia
v)9.                                       querian que todos los habitantes de       nos asaltan obstáculos y somos victi-
   El cuaderno, sin embargo, no sólo       su reino profesaban la fe Catolica,       mas de la adversidad. En talles casos
nos habla de Ramón. En él quedan           hicieron de salir de España a los         no debemos entregarno a la desespe-
igualmente reflejados, el maestro,         judios menos [tachón] a los que           racion ni dejar que nos gane e desa-
por un lado, a través del sistema de       abrazaron la religión cristiana. Se a     nimo. Lo que debemos hacer es
                                              o Fiadeiro                                                    NÚMERO 14. PÁGINA 55




luchar con brio con talles obstaculos
poniendo nuestras confianza en Dios
y redoblando nuestros esfuerzos para
salir victoriosos de la contrariedad»
(p. 15r).

Disciplina y sumisión

   Otra de las finalidades que el
nuevo régimen buscó en el ámbito
educativo, además del fomento de
los valores patrióticos y la inculca-
ción de determinados preceptos
morales, fue la de interiorizar en la
conciencia del niño la importancia
del respeto al poder establecido, con-
cebido como absoluto, y al lugar que
cada persona debía ocupar en la esca-
la social, entendiendo la sociedad
como una sucesión de jerarquías ina-
movibles. Por ello, se difunde con
insistencia la idea de que «En toda
sociedad organizada existen unos
hombres que mandan y otros que
obedecen», y que «La indisciplina
engendra el caos» (ambas p. 43r-v);
la lección histórica del fracaso de las
revoluciones; y cómo la existencia de
las diferencias sociales no ha de lle-
var al enfrentamiento entre los hom-
bres. Este último concepto se mani-
fiesta en el cuaderno de Ramón en
una especie de cuento titulado «Dos
amigos» cuyo comienzo, ya lo sufi-
cientemente significativo, es éste:
   «Rubiez, el hijo del gerente de la
fabrica, vio desde la puerta de la ofi-
cina entrar en la gran nave a un obre-
ro de la seccion de maquinaria.
¡.Buenos dias, Gregorio Fuentes.! Le
grito. Buenos dias, Ricardo Rubiez!
Contesto el obrero. Y estrechandose           Copia, p. 22v. Nótese cómo se aprecia la evolución en la competencia gráfica
la diestra con la izquierda como si                                  respecto al dictado de la 17r
una de dichas manos fuera la de su
amigo, se dirigio a la minadora.          Demasiado reciente todavía como             salvadores de España. De lo que se
Rubiez y Fuentes eran amigos de la        para olvidarla –de hecho aún la gue-        trataba era, tal como lo escribía en
infancia. Se habian conocido en la        rra continuaba en muchos lugares de         uno de sus libros destinados a los
escuela donde congeniaron entre si        España como todos sabemos-, los             maestros un Inspector de Primera
mas que con los demas compañeros.         vencedores se encargaron de propa-          Enseñanza de Granada, Gonzalo
De mejor posición social la familia       gar sus doctrinas a partir de la desca-     Gálvez Carmona, de «atar fuerte-
de Ricardo que la de Gregorio, se         lificación del enemigo –el término          mente a las memorias infantiles esta
habia creado entre los dos niños una      de “rojos” aparece en numerosas oca-        tragedia española»10. No cabe duda
leal simpatia que [excluía] toda dis-     siones como encarnación de la barba-        de que así fue. Se desarrollan de este
tancia ¡Que sabian los niños de dife-     rie, la maldad y la cobardía–, ya           modo varias historias paralelas en las
rentes sociales!» (p. 41r).               derrotado y humillado hasta las últi-       páginas del cuaderno: la de la monja
   Quizás, lo que más llama la aten-      mas consecuencias, y la constante           Sor Teresa de Jesús, enfermera de un
ción del cuaderno de Ramón                exaltación de la causa nacional-cató-       hospital de heridos de guerra; las de
Arteaga es, sin embargo, la constan-      lica y de sus caídos, que son presen-       las ofensivas de los regimientos del
te presencia del tema de la guerra.       tados a los niños como los héroes y         coronel Aranda y del capitán Albiru;
NÚMERO 14. PÁGINA 56                            o Fiadeiro

o la de la defensa del Alcázar de          España! Viva España» (pp. 45v y               Antonio CASTILLO GÓMEZ: La corres-
Toledo, entre otras; al igual que no       46r).                                         pondencia en la Historia. Modelos y prác-
falta la inserción de poemas y discur-                                                   ticas de la escritura epistolar. Actas del VI
sos que son fiel reflejo del lenguaje      Conclusiones                                  Congreso Internacional de Historia de la
propio del bando vencedor:                                                               Cultura Escrita. Madrid: Calambur,
                                                                                         2002, vol. I, pp. 553-573.
   «¡Oro y sangre! Unidos van en la            El análisis de los cuadernos esco-            4 Philippe ARTIÈRES: «Arquivar a
campera jocunda; es la sangre que          lares de los años 40 nos ofrece nuevas        Própia Vida», Estudos Históricos, vol.
fecunda el oro de nuestro pan. ¡Oro        e interesantes miradas para afrontar          XI, n.º 21, 1998, p. 9.
y sangre en la campera donde florece       el estudio de las prácticas de escritu-           5 Las dos obras de referencia básica
el tesoro! ¡Es la sangre y es el oro de    ra y lectura que tienen lugar en el           de este autor son: Écritures ordinaries
nuestra invicta bandera! ¡Albricias!       contexto de la España de la posgue-           París: Centre Georges Pompidou,
¡Albricias, madre! ¡Ya volvieron los       rra. En este sentido, debe ser conce-         Bibliothèque publique d’Information,
soldados con sus cornetas, tambores,       bido por el historiador como repre-           P. O. L., 1993; y Par écrit. Ethnologie
con sus banderas y lauros! Vienen de       sentación de las intenciones políticas        des écritures quotidiennes. París: Éditions
las altas sierras y de los pueblos leja-   del régimen franquista y, por tanto,          de la Maison des Sciences de
                                                                                         l’Homme, 1997.
nos donde han sufrido inclemencias         impregnado de su lenguaje triunfa-                6    Antonio VIÑAO FRAGO:
largos asedios y asaltos; pero estan       lista y de los valores que, a juicio de       «Autobiografías, memorias y diarios
contentos, madre, están alegres can-       sus líderes, debían regir la vida de          como fuente histórico-educativa: tipo-
tando, porque, si pasaron penas, por       todo ciudadano español, sin lugar a           logía y usos», en Julio RUIZ BERRIO
nosotros las pasaron y los rigores         disidencia alguna. La ingenuidad de           (ed.): La cultura escolar de Europa.
preteritos son rigores olvidados.          sus letras es, al fin y al cabo, parte        Tendencias históricas emergentes. Madrid:
Comentan hazañas triunfantes con la        del recuerdo de aquellos tiempos,             Biblioteca Nueva, 2000, p. 200.
                                                                                             7 Mª del Mar DEL POZO ANDRÉS y
sonrisa en los labios; las entradas vic-   «un catalizador de la experiencia
toriosas en los pueblos castellanos        vivida»11. En sus páginas, la escritu-        Sara RAMOS ZAMORA: «El cuaderno de
los victores clamorosos que estalla-       ra nos demuestra, una vez más, que            clase como instrumento de acredita-
                                                                                         ción de saberes escolares y control de
ban a su paso, y los elogios de sus        es capaz de detener el tiempo y ten-          la labor docente», en XI Coloquio
jefes los bienbenidos, los arcos de        dernos un puente hacia el pasado,             Nacional de Historia de la Educación. La
laurel de hiedra y mirto, los sonoros      darnos a conocer vidas anónimas,              acreditación de saberes y competencias.
himnos mágicos que enardecian su           como la de Ramón Arteaga, y con-              Perspectiva histórica. Oviedo: Sociedad
sangre y enchianles de entusiasmo.         vertir la memoria privada, indivi-            Española de Historia de la Educación
Ya están en el pueblo, madre, dis-         dual, en memoria colectiva. De ahí,           (SEDHE) y Universidad de Oviedo,
puestos para el trabajo, que a la          precisamente, que su conservación             2001, pp. 481-501.
                                                                                             8 Manuela LÓPEZ MARCOS: El fenó-
patria se defiende luchando en todos       sea imprescindible para preservar
los campos en la gera, con las armas,      ambas.                                        meno ideológico del franquismo en los
y en la paz, con el arado» (p. 12r-v).                                                   manuales escolares de enseñanza primaria
                                                                                         (1936-1945). Madrid: Universidad
                                           Notas                                         Nacional de Educación a Distancia
Discursos victoriosos                                                                    (UNED), 2001, pp. 11-15.
                                               * Este trabajo de inserta dentro del          9 Todos los fragmentos que trans-
   «Niños españoles: Teneis la suer-       proyecto de investigación Las escrituras      cribo del cuaderno son completamen-
te de axistir a nacimiento de una          de la gente común. Usos, prácticas y formas   te fieles al original. No introduzco
nueva España. Esta Patria ha sido          de conservación (Ref. UAH 2002/008),          corrección alguna ni en lo referente a
forjada por nuestros soldados, regada      subvencionado por el Vicerrectorado           la ortografía o a la correcta construc-
por la sangre de nuestros heroes ben-      de Investigación de la Universidad de         ción gramatical ni tampoco en lo que
decidos por las lagrimas de vuestras       Alcalá y dirigido por el profesor             corresponde a la puntuación. Entre
                                           Antonio Castillo Gómez.                       corchetes únicamente constato la pre-
madres; y sobre ella, sobre la Patria,         1 Carmen MARTÍN GAITE: Cuadernos de
                                                                                         sencia de palabras dudosas y los tacho-
venerada, se alza la Cruz Cristo, faro     todo. Barcelona: Areté, edición e intro-
                                                                                         nes o borrones. Al final, entre parénte-
luminosa de la victorias y la              ducción de Maria Vittoria Calvi,              sis, apunto la referencia de la página o
Santisima Virgen del Pilar, Capitana       2002, p. 27.                                  páginas del cuaderno en la que apare-
de las tropas triunfantes que nos han          2 Alberto MANGUEL: Una historia de
                                                                                         ce el fragmento citado [recto (r) y
traido la nueva España a. El estas         la lectura. [1996] Madrid: Alianza,           verso (v)].
pajinas aprendereis lecciones de           2001, p. 104.                                     10 Gonzalo G ÁLVEZ C ARMONA :
                                               3 Desde aquí mi agradecimiento a
amor de piedad, de herahismo y de                                                        Nuestra Pedagogía. Cartas a un maestro.
fe. Pensalo y, sobre todo, [sentidlo]      mi amiga Laura Fortea Manzanares, a           Granada: Editorial y Librería Prieto,
ellas llenaron de orgullo cuando           quien José Lucas Torres le entregó este       1938 [1ª edición], p. 44.
                                           hallazgo y tuvo el detalle de compar-             11 Mª Luz MANDINGORRA LLAVATA:
vuestro corazon de españoles, y los        tirlo conmigo. Sobre las cartas de            «Conservar las escrituras privadas,
estimularon alduciumplimiento del          Ramón Arteaga, remito a nuestro artí-         configurar las identidades», Arché, 7,
deber. Niños. repetid poniendo todo        culo: «La memoria de lo cotidiano.            Seminari Internacional d´Estudis
el ideal en vuestro corazon y todo el      Correspondencia de un estudiante              sobre la Cultura Escrita, Universitat
corazon en vuestra voca ¡Arribla           (1956-1957)», en Carlos SÁEZ y                de València, 2000, p. 11.

								
To top