VALOR DEL MES DE FEBRERO LA AMISTAD CON JESÚS

Document Sample
VALOR DEL MES DE FEBRERO LA AMISTAD CON JESÚS Powered By Docstoc
					ENCUENTROS DE EVANGELIZACION DEL MES DE FEBRERO

LEMA DEL AÑO: CON CRISTO EN EL CORAZÓN EVANGELICEMOS LA NACIÓN

VALOR DEL MES: “La amistad con Jesús”
LEMA DEL MES: “Ustedes serán mis testigos”




  TEMA 1: LA AMISTAD ES UN TESORO

  AMBIENTACIÓN: Adornar el lugar colocando como símbolo un corazón grande y un
  cofre de tesoro, y otros detalles que hablen de amistad.


  CANTOS: Amémonos de Corazón. Danos un corazón grande para amar.


  ORACIÓN: Se hacen oraciones por las necesidades de nuestros/as amigos/as.

  PUNTO DE PARTIDA: Cantamos Un Millón de Amigos

  DIALOGAMOS:
  Después de cantar dialogamos sobre las siguientes cuestiones:
          1.- ¿En qué manera podemos tener un “millón de amigos”?
          2.- Imagínate que estás mirando este millón de personas,¿cuáles de esas
  personas están en la calle y podrías saludar por su nombre?
          3.- El número se reduce mucho, ¿cuáles de esas personas te avisan si alguien
  muere en su familia?
          4.- El número se reduce más.¿Cuáles de esas personas se invitan para una
  fiesta en tu casa?
          5.- El número se reduce aún más.¿Cuáles te escuchan sin juzgar con toda
  confianza, no importa lo que compartas?
          6.- ¿Quiénes son los que se quedan?

  LA PALABRA DE DIOS NOS ILUMINA
  Lectura: 1 Samuel 18, 1-4; 19, 1-7 y 2 Samuel 1, 25-26


  DIALOGAMOS:
  Luego de leer el texto, dialogamos sobre las siguientes preguntas:
        - ¿Qué sintió Jonatán frente a David?
        - ¿Qué hizo Jonatán por su amigo?
        - ¿Cómo describió David su amistad ante la muerte de Jonatán?
        - ¿Qué nos muestran estos cuentos sobre la amistad?

  PROFUNDIZACIÓN:
  Hay un dicho: “Muéstrame tus amigos y te digo cómo eres.” Leemos en Eclesiástico
  17, “El que teme al Señor encuentra verdaderos amigos, y como fiel es él, así lo será
  su amigo”. Nuestros amigos reflejan quienes somos. Ganamos los amigos/as que
  merecemos por nuestro amor y entrega a Dios y a los demás. Los amigos son los
  tesoros del corazón.
  Jonatán escoge a David como su amigo y le muestra su amistad con la entrega de su
  propio manto, armadura, espada, arco y cinturón. La amistad de Jonatán y David es un
  don de Dios para estos dos jóvenes que va a durar hasta la muerte. Cuando David
  está en peligro, Jonatán está ahí para ayudarlo. Cuando Jonatán muere, David está
  ahí para inmortalizarlo con un himno de reconocimiento y amor.
  La amistad verdadera es desinteresada, pues consiste más en dar que en recibir; no
busca el provecho propio, sino el del amigo. El amigo verdadero no puede tener para
su amigo dos caras; la amistad, si ha de ser leal y sincera, exige renuncias, rectitud,
intercambio de favores, de servicios nobles y lícitos.
El amigo es fuerte y sincero en la medida en que, de acuerdo con la prudencia
sobrenatural, piensa generosamente en los demás, con personal sacrificio. Del amigo
se espera la correspondencia al clima de confianza que se establece con la verdadera
amistad; se espera el reconocimiento de lo que somos y, cuando sea necesaria,
también la defensa clara y sin paliativos.

DIALOGAMOS:
     - ¿Tienes amigos/as como Jonatán y David?
     - De todas las características de tus amigos, ¿cuáles más aprecias?

COMPROMISO:
Preparar algo que podrías dar al amigo/a para el día de la amistad. Puede ser sencillo
como una tarjeta o algo más complejo que tú sabes que le gusta.


ORACIÓN:

Leemos Eclesiástico 6, 14-17. Luego hacemos oraciones de acción de gracias por los
amigos/as. Cada persona menciona nombres de los amigos y todos/as responden, “Te
damos gracias, Señor”.
Al decir los nombres de los amigos/as, se pueden escribir en el corazón que ambienta
el lugar.


Cantos: Cantos de amistad.



        *********************************************************************



TEMA 2: JESÚS, EL MEJOR AMIGO

AMBIENTACIÓN: Colocamos en un lugar visible el corazón grande con los nombres
de los amigos, tal como quedó en la asamblea anterior, y en el centro de todos, el
nombre de Jesús.


CANTOS: cantos de animación.

ORACIÓN Y PUNTO DE PARTIDA:
Cantamos:

 Que detalle, Señor has tenido conmigo, cuando me llamaste, cuando me elegiste, cuando me dijiste que
Tú eras mi amigo. Qué detalle, Señor, has tenido conmigo.
Te acercaste a mi puerta, pronunciaste mi nombre. Yo temblando te dije: “Aquí estoy Señor”. Tú me
hablaste de un reino, de un tesoro escondido,
de un mensaje fraterno que encendió mi ilusión.
Yo dejé casa y pueblo por seguir tu aventura, codo a codo contigo comencé a caminar. Han pasado los
años y aunque apriete el cansancio,
paso a paso te sigo, sin mirar hacia atrás.
Qué alegría yo siento cuando digo tu nombre, qué sosiego me inunda cuando oigo tu voz. Qué emoción
me estremece, cuando escucho en silencio tú palabra que aviva mi silencio interior.
DIALOGAMOS:
Después de cantar, lo leemos despacio, entendiendo las palabras. Luego dialogamos:
      1.- ¿Cuáles sentimientos de este canto te toca más?
      2.- ¿Hay algunos conceptos o palabras que no entiendes?
      3.- ¿Hay algunos valores que son difíciles vivir?

LA PALABRA DE DIOS NOS ILUMINA:
Lectura: Juan 15, 9-17


DIALOGAMOS:
Después de leer el texto, dialogamos sobre las siguientes preguntas:
      1.-¿Qué quiere Jesús para que seamos sus amigos?
      2.- ¿Quién elige a los amigos de Jesús?
      3.-Según esta lectura, ¿qué reciben los amigos de Jesús en su relación de
amistad?
      4.-¿Qué exige Jesús de sus amigos/as?

PROFUNDIZACIÓN:
Dios mandó a su propio Hijo en medio de nosotros, quien nos ha mostrado su amistad
y entrega. Jesucristo nos muestra la verdadera amistad. Da a la amistad un rostro de
carne: amó al joven rico, amó tiernamente a Lázaro y a través de él, a todos los que
tengan fe. Tuvo “compañeros” que compartieron su existencia y oímos en la lectura de
hoy que no nos llama servidores, sino amigos. Jesús oró por sus amigos y fue fiel
hasta la cruz.
Conocer a Jesucristo es conocer el mejor amigo. Jesús no quiere una relación de
siervos, sino de amigos. El amigo sabe lo que hace su Señor (Jn. 15,15); el amigo
tiene entrada a la casa de su Señor y lo conoce como persona. Un amigo es un
“hermano” escogido, una persona que comparte “sangre espiritual”, que participa en la
vida del otro/a.
Jesús quiere que su discípulo se vincule a Él como “amigo” y como “hermano”. El
“amigo” ingresa a su Vida, haciéndola propia. El amigo escucha a Jesús, conoce al
Padre y hace fluir su Vida (Jesucristo) en la propia existencia (Jn 15,14), marcando la
relación con todos (Jn 15,12). [Aparecida 132.


DIALOGAMOS:
      1.- ¿De qué manera la amistad con Jesús es igual que la amistad con otras
personas?
      2.- ¿De qué manera la amistad con Jesús es distinta de la amistad con otras
personas?

COMPROMISO:
Pasar por lo menos cinco minutos cada día en comunicación con el mejor amigo,
Jesucristo.

ORACIÓN:
Nos paramos con los brazos abiertos para recibir a Jesucristo. Manteniendo los brazos
abiertos, alguien lee lo siguiente:
“¡No teman! ¡Abran, más todavía, abran de par en par las puertas a Cristo!. ¡No tengan
miedo de Cristo! Él no quita nada y lo da todo. Quien se da a Él, recibe el ciento por
uno. ¡Sí, abran, abran de par en par las puerta a Cristo y encontrarán la verdadera
vida!” (Aparecida 15)
Se permanece con los brazos abiertos en silencio por algunos momentos disfrutando
la amistad de Jesucristo.
Luego se hacen resonancias y palabras de acción de gracias.


CANTO: Que detalle


       *********************************************************************



TEMA 3: LOS AMIGOS DE JESÚS SON SUS TESTIGOS

AMBIENTACIÓN: Como en la reunión anterior, colocamos en un lugar visible el
corazón grande con los nombres de los amigos, tal como quedó en la asamblea
anterior, y en el centro de todos, el nombre de Jesús.


CANTOS: Qué detalle, Himno del Misionero.


ORACIÓN:
Señor nuestro, que prometiste venir y hacer tu morada en los corazones rectos y
sinceros, concédenos la rectitud y sinceridad de vida que nos hagan dignos de esa
presencia tuya. Haznos amigos/as fieles a tus promesas y misioneros/as de tu
amistad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unión del
Espíritu Santo, y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

HECHO DE VIDA
Milagritos y Loren son amigas desde la niñez. Las dos crecieron en San Cristóbal e
hicieron juntas la catequesis para el Bautizo y la primera comunión. Al terminar la
catequesis Milagritos decidió visitar los grupos de prejuveniles, de su comunidad. Poco
a poco fue conociendo más a Jesucristo como amigo y amado. Comenzó a ayudar en
la comunidad impartiendo catequesis a los niños más pequeños y participar mucho
más en la Misa. Milagritos estaba tan contenta que casi de una vez habló con Loren
sobre lo que estaba descubriendo. Su alegría no le dejaba quedarse callada sobre
Jesucristo. Loren la escuchó y la acompañaba a veces pero no compartió el mismo
entusiasmo. Milagritos siguió invitándola y orando por ella para que pudiera tener la
experiencia del amor de Jesucristo y disfrutar su amistad.

DIALOGAMOS:
     1.- ¿Has intentado invitar a tus amigos/as a conocer a Jesucristo?
     2.-¿Qué ha pasado?
     3.-¿Qué podemos hacer si los amigos no responden?

LA PALABRA DE DIOS NOS ILUMINA: Lectura: Lucas 5, 27-32


DIALOGAMOS:
Después de leer el texto, dialogamos sobre las siguientes preguntas:
      1.- ¿Cómo respondió Leví a la llamada de Jesucristo?
      2.-¿Qué hizo para Jesucristo y sus propios amigos?
      3.- ¿En qué se parecen el Hecho de Vida y la lectura bíblica?
PROFUNDIZACIÓN:
Jesucristo, al llamar a los suyos para que lo sigan, les encarga: anunciar el Evangelio
del Reino a todas las naciones (Mt. 28, 19; Lc. 24, 46-48). Por esto, todo discípulo es
misionero, pues Jesús lo hace partícipe de su misión, al mismo tiempo que lo vincula a
Él como amigo y hermano. De esta manera, como Él es testigo del misterio del Padre,
así los discípulos son testigos de la muerte y resurrección del Señor hasta que Él
vuelva. Cumplir este encargo no es una tarea opcional, sino parte integrante de la
identidad cristiana, porque es la extensión testimonial de la vocación misma.”
(Aparecida 144).
Podemos comenzar a evangelizar en nuestra propia casa y con nuestros amigos/as y
nuestros vecinos/as. La amistad nos lleva a iniciar a nues-tros amigos en una
verdadera vida cristiana si están lejos de la Iglesia, o a que reemprendan el camino
que un mal día abandonaron, si dejaron de practicar la fe que recibieron. Con
paciencia y constancia, sin prisa pero sin pausa, se irán acercando al Señor, que les
espera.
En ocasiones podremos hacer junto con ellos un rato de oración, una obra de caridad
visitando a un enfermo o ayudando solidariamente a una persona necesitada, les
pediremos que nos acompañen a hacer una visita a Jesús Sacramentado o participar
en la Misa, asambleas familiares o demás actividades de la iglesia.
La amistad todo lo puede con la ayuda de la gracia: ayuda que debemos implorar al
Señor con oración. Nuestra amistad es un instrumento para llegar a ellos.
¡Cuántas personas con las que cada día nos relacionamos están esperando, aún sin
saberlo, que les llegue la luz de Cristo! ¡Que alegría la nuestra cada vez que un amigo
nuestro se hace amigo del Amigo!


COMPROMISO:
Participar en la misión continental como misionero/a. Invitar a tus amigos/as a
participar en la misión u otra actividad de la iglesia.


ORACION:
Escribir los nombres de los/as amigos/as y vecinos/as en el corazón grande. Orar por
ellos/as para que todos/as puedan ser tocados por la amistad de Jesucristo. Dar
gracias al Señor por su amistad que quiere compartir con todos/as.


CANTOS: De misión.