Docstoc

la verdad y el estereotipo

Document Sample
la verdad y el estereotipo Powered By Docstoc
					     FUNDACION UNIVERSIDAD CENTRAL




Facultad De Ciencias Sociales, Humanidades Y Arte




                   Publicidad




     EL SUJETO, EL ESQUEMA Y VERDAD




                Presentado Por:
               Sergey Peña Talero




                     Bogotá
                      2008
                    EL SUJETO, EL ESQUEMA Y LA VERDAD




La verdad y el estereotipo, dos distinciones que propone Gombrich en el
desciframiento de la realidad, tanto objetivamente como subjetivamente, para
esto el autor recurre al episodios históricos con los que puede hacer una
aproximación, si bien algo general e incluso obvia, a este fenómeno de
interacción concepto / representación. Entonces la representación visual de la
realidad y los objetos están limitadas por la percepción del sujeto, esta lo esta
por   imaginarios     colectivos,   culturales   e   individuales   (personalidad,
temperamento).      esta representación, quizás      algo condicionada,    es   la
preferencia selectiva; plasmar en el plano los objetos que se reconocen los
objetos “familiares”, por esta razón estos objetos se desdibujan de acuerdo al
observador, este no puede garantizar una representación fiel             si dicha
representación es la limitada al contexto, a los objetos familiares, a la
subjetividad del punto de vista del autor. Así lo demuestra con la
representación de Tivoli realizada por alemanes y franceses, caracterizada los
esquemas rígidos alemanes y los esquemas menos convencionales franceses,
quizás se podría pensar que la diferencia o brecha entre la representación e
Tivoli esta limitada al punto de vista francés y al punto de vista alemán, pero
esta diferencia va mas allá del imaginario cultural, también se encuentra en la
subjetividad, de no ser así se tendría la seguridad que la representación de
Tivoli solo se diferenciaría entre franceses y alemanes, pero no variaran entre
cada individuo, seria replicas. A partir de esta experiencia se puede afirmar que
si bien cuando se representa un objeto, recurrimos a una serie de esquemas y
patrones culturales en los cuales clasificarlo, solo es posible a partir de la
articulación de conceptos, y esta actividad esta dada por la subjetividad
individual, que se puede categorizarlo, reconocerlo y plasmarlo en un plano.
Ahora, en la relación: individuo-imagen real-imagen mental, en un principio no
se puede determinar, en el caso de las representaciones visuales, si lo que
plasma el individuo en un plano es lo que esta viendo, la imagen real (retina) o
la imagen mental, la imagen esquematizada o elaborada (resultado de la
sucesión de imágenes), a pesar de que esta esquematización la aleje de su
condición real al clasificarlo e inclusive limitarla una serie de esquemas,
patrones y conceptos, para llevar esta afirmación a un sentido mas practico, se
toma la pintura y la fotografía, así la fotografía seria la imagen real (retina), la
verdad objetiva y en lado contrario esta la pintura, la verdad subjetiva, producto
no solo de un instante sino de la elaboración y transformación del artista, lo que
ve a lo que plasma.


La suma de las características que hacen particular a una imagen o un periodo
las denominamos estilo, fuertemente influenciado por el contexto pero no esto
no es mayor obstáculo a la hora de descifrarlo pues aunque el estilo depende
de un contexto o época, en un espacio y tiempos distintos, y la subjetividad del
artista, recurre a esquemas universales en el imaginario colectivo, a pesar de
que las representaciones nos sean fieles a la realidad es posible leer las
imágenes sin desviarse en las variaciones, así que el estilo es encajar la
realidad en ciertos parámetros y esquemas; es una transformación de la
realidad ligada al contexto y la subjetividad, incluso de manera inconciente
puesto es extraño que a pesar de que el artista desea realizar un imagen fiel a
la realidad, verdad objetiva, termine por sus limitaciones o el condicionamiento,
elaborando una imagen estilizada, una verdad subjetiva.


Esta relación entre la objetividad y objetividad de la imagen, de la verdad, se
hace explicita al tomar las obras de Cezanne y Van Gogh, y los paisajes reales
que fueron plasmados por estos artista, a diferencia de la imagen real (retina)
de la fotografía, esta vez los modelos nos son únicos o estáticos, lo que ve el
artista es una sucesión de imágenes que transforman y entrelazan la realidad,
esa imagen única se descompone para dar paso a una imagen reconstituida,
así que seria innecesario, quizás inoficioso cuestionar la fidelidad de una
pintura a la realidad, ya que esta no es estática, aunque se pueda plasmar
fielmente en una superficie fotosensible, pero entonces si la realidad es
estática, ¿es la fotografía la verdad objetiva?, si solo ha capturado un instante
de los real, si no se puede determinar con exactitud este problema entonces no
se podría examinar la veracidad de un cuadro si este es una representación de
una realidad en constante devenir. Sin decir con esto que la cuestión de la
objetividad en al verdad artística y prosaica sea inútil, entonces es posible
analizar las representación como enunciado, desde los términos falso y
verdadero, pero no respecto al plano sino a la relación de este con el referente.
Y este referente no es otro que el texto, aunque se puede tomara como
referente el sentido de la imagen su justificación (su validez), es el texto el que
le da ala imagen ese grado de veracidad que le indica al individuo: lo que esta
viendo es real, esa es la función del texto: argumentar la imagen, el ejemplo
mas claro son las leyendas, mediante estas es posible adquirir información
sobre la imagen y juzgar su veracidad, sin importar que la representación no se
parezca a la realidad, el tapiz de Bayeux dice que hubo una batalla en
Hastings, no necesariamente que se parecía a Hastings.           En este caso la
imagen se comporta de manera similar a un texto su significado o el sentido de
su mensaje esta dado por la abstracción y la asociación, entonces las
representaciones no parte de la impresión visual sino de la idea o concepto
(imagen mental). Pero la presencia del texto no garantiza de manera total la
veracidad de una imagen ni su validez como documento histórico, es el caso de
la crónica de Nuremberg, que se supone tendría una gran validez como
documento histórico al permitir observar un espacio tiempo distinto, pero en un
contexto en el que las imágenes no eran universales no tenia importancia usar
el mismo grabado para ciudades diferentes, la validez estaba dada por el texto,
pero esta validez se limitaba a informar una ciudad X, no que la imagen era una
representación fiel de la ciudad. Ahora si se analiza el grabado de la inundación
en Roma, a pasar de no representar fielmente la realidad, su veracidad no solo
se encuentra en la leyenda, bien podría ser falsa, pero en este grabado parte
de la veracidad esta dada por la imagen, aunque simplemente pudiera ser una
ciudad alemana con una leyenda que indique que es Roma, el diseñador parte
de sus esquemas culturales y los adapta con rasgos distintivos de Roma, en
este caso el Castel de San’t Angelo, pero rehacen evidente lo patrones y
esquemas propios del imaginario cultural alemán. En estos casos es poco
probable lograr una ilustración fiel a realidad, si los esquemas están
condicionados. Pero estos no son producto de la abstracción como los textos,
lo son de la simplificación, son la primera aproximación hasta lo que se desea
reproducir, en el caso del grabado alemán, el artista parte de la simplificación
de modelos arquitectónicos alemanes y los adapta con rasgos distintivos o
conocidos del castillo romano.


Los objetos necesitan de esquemas para clasificarlos, de no ser así por medio
de la deformación o variación se intenta encajar el objeto en otros esquemas,
como resultado su significado puede variar totalmente, dejaría de ser. En el
experimento de F.C. Barlett, hizo copiar y recopiar un jeroglífico egipcio, como
resultados los sujetos de la investigación que no pudieron clasificar la figura, de
un búho, y representarla conservando cierto grado de fidelidad, la deformaron
hasta que se acoplo a otro esquema mucho más familiar, un gato de espaldas.
La deformación surge de la necesidad de clasificar un objeto dentro de un
esquema, pues sin esta clasificación no se reconocería con facilidad. La
clasificación dentro del esquema permite al individuo ubicar y reconocer os
objetos en tanto la costumbre y tradición se lo permitan; hallar la verdad
objetivamente.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Stats:
views:847
posted:8/12/2010
language:Spanish
pages:5