Por Swami Sivananda by xnh13238

VIEWS: 27 PAGES: 1

									Por Swami Sivananda

                ¿Dónde está el amor verdadero?
El deseo de obtener el conocimiento del Ser nacerá sólo en la persona que
carezca de deseos, que tenga una mente pura y que le disguste esta vida
mundana. Tal persona es la única competente para escuchar, meditar y
obtener Brahma Jnana o Conocimiento de Brahman. Cuando el conocimiento
del Ser emerge, se erradica por completo la ignorancia, que es la semilla que
nos liga y la causa del Karma, y el aspirante obtiene inmortalidad y bendición
eterna.

No dependas de nadie, sólo de ti. Céntrate únicamente en Atman. Cuando el
marido no tiene trabajo, su dulce esposa lo abandona para casarse son otro
joven. Cuando la esposa deja de ser bella a causa de una enfermedad
prolongada, el marido rico se divorcia para casarse con otra mujer. Incluso
Jesús y Buddha fueron abandonados por sus amigos, seguidores y discípulos.
¡Cuán extraño mundo! ¡Misteriosa Maya!

El afecto verdadero sólo puede encontrarse en Dios y en los santos. El afecto
mundano es vulnerable, hipócrita, ilusorio. Simplemente observa si tus
parientes, amigos, hermanos o hermanas, te muestran afecto cuando estás sin
empleo, cuando padeces de una enfermedad crónica incurable y no tienes
dinero. Comprendes que el llamado pariente tiene intenciones egoístas, cuando
se muestra afectuoso contigo para sacarte dinero. Es un mundo misterioso
lleno de egoísmo. Aún no tienes mucha experiencia. Lo entenderás con el
transcurso del tiempo. ¡Cuidado, Oh Ram!

Refúgiate en el Dios inmortal no egoísta. Nunca dependas del hombre, amigo o
pariente perecedero, que te abandonará cuando seas pobre y sufras de una
enfermedad crónica severa.

Los santos y profetas que han encontrado a Dios gritan con todas sus fuerzas
que el Señor habita en los corazones de todos los seres, pero nadie intenta
realizar con seriedad una búsqueda vigorosa en su corazón. ¿No es
lamentable? Dios está encima, debajo, dentro, fuera y alrededor. Ansía su
Darshan (Visión). Mira en tu interior. Practica la introspección. Vuelve tu mirada
hacia el interior. Intenta fervientemente llegar al Ser Inmortal, pues en Él
encontrarás la paz eterna. Entra en Su Reino ahora.

Manténte firme sobre la roca de la verdad o Brahman. Sujétate bien a tu
realidad, el iluminado, Inmortal Atman o Alma. Mira al universo como tu forma
plena. Sólo cuando el conocimiento del Ser surja en tu corazón, podrás
liberarte de los renacimientos y ser idéntico al Ser Supremo. Equípate con las
cuatro herramientas: escucha los Srutis (escrituras), reflexiona, medita y
realízate. ¡Ojalá te conviertas en santo!

								
To top