Los descubrimientos del Mar Muerto

Document Sample
Los descubrimientos del Mar Muerto Powered By Docstoc
					                            24
          CONOCER Y VIVIR LA BIBLIA




                                                              PEDRO I.
                                                               FRAILE

Los descubrimientos
  del Mar Muerto
Pocos temas en torno a la Biblia habrán suscitado tanto interés como
los descubrimientos de Qumrán. Las arenas sacan a la luz, sólo de
vez en cuando, algunos de los tesoros que contienen. Los mismos
comienzos son «de película»: un beduino que busca una cabra per-
dida entre las cuevas de Qumrán y halla casualmente una jarra al
tirar una piedra en una oquedad; un tratante de objetos antiguos
de Belén que tiene en sus manos los primeros manuscritos y quiere
hacer negocio; un pope de la Iglesia siria que pretende venderlos
en Estados Unidos; la Universidad hebrea que interviene y compra
algunos documentos; los beduinos llevan una labor paralela a los ar-
queólogos y buscan nuevos hallazgos sin ningún orden; frágiles te-
soros que luego pretenden vender a altos precios... Todo esto com-
plicado con la trama de la creación del Estado de Israel (cuando se
producen los descubrimientos, el yacimiento pertenecía a Jordania).
No es de extrañar, pues, que algunos pseudo científicos aprovecha-
sen todo para construir su propio guión. ¿Nos dicen todo lo que han
encontrado o se callan? ¿No querrán las instituciones religiosas ocul-
tarnos datos que supondrían el final de muchas teorías? ¿No conten-
drán los manuscritos mensajes cifrados? Cuando se estudian sere-
namente, sin prejuicios religiosos o esotéricos, los manuscritos apa-
recen como enormes tesoros para el conocimiento del judaísmo que
va desde el siglo II antes de Cristo hasta el siglo I después de Cristo.




                                 185
Los manus-
critos son                  Q     umrán es una fuente que aporta
                                  datos desconocidos del judaísmo,
                                  pone en cuestión teorías que se
                            consideraban cerradas, y abre nuevos
un tesoro                   cauces de estudio y de investigación. Sin
                            duda los manuscritos son un tesoro para
a tener en                  conocer mejor la Escritura, pero no son
                            «armas secretas» que destruyan nada
cuenta para                 ni pongan en peligro la fe de ninguna co-
                            munidad religiosa.
conocer
mejor                       1. Un descubrimiento                        que los especialistas han tenido que li-

la Sagrada                  no exento de polémicas                      brar en distintos frentes.
                                                                           La batalla de la autenticidad. Fue la
                               Los manuscritos nos asoman a un          primera y la más fácilmente ganada. En
Escritura,                  período que en absoluto se puede con-       las excavaciones arqueológicas de la
                            siderar como insignificante en la histo-
pero no                     ria de Israel. Son años que contemplan
                                                                        «Cueva 1», realizadas en 1951 con todo
                                                                        rigor científico, se hallaron algunos tro-
son «armas                  tanto el nacimiento del cristianismo
                            como la transformación del judaísmo
                                                                        zos de los mismos manuscritos que ha-
                                                                        bían hallado los beduinos y que habían
secretas»                   bíblico, del que nacerá el judaísmo ra-
                            bínico. Los manuscritos de Qumrán son
                                                                        puesto en circulación cuatro años antes.
                                                                        No se trataba de manuscritos falsifica-
que destru-                 importantes por varias razones:             dos, como en otras ocasiones. Las du-
                               - Por el texto. Los documentos se con-   das quedaron disipadas y estaba claro
yan nada                    servan en su lengua original. Están li-     que, por increíble que pareciera, se tra-
                            bres, por tanto, de las alteraciones que    taba de documentos originales y no de
ni pongan                   siempre acechan a las traducciones.         falsificaciones recientes.
                               - Por su contenido. Son textos ocul-
en peligro                  tos desde que los enterraron a finales
                                                                           La batalla de la antigüedad. En un
                                                                        principio los fragmentos hallados fueron
la fe de                    del siglo I d.C. Están libres, por tanto,
                            de posibles manipulaciones posteriores
                                                                        datados entre el período cristiano y la
                                                                        época medieval. Así fue por extraño que
ninguna                     de lecturas religiosas interesadas.         nos parezca hoy. Hacían falta argumen-
                               - Para la historia de la religión. Nos   tos que la comunidad científica admitie-
comunidad                   permiten apreciar las grandes transfor-     ra. La arqueología dio un primer apoyo:
                            maciones del pensamiento religioso rea-     las jarras de cerámica en las que esta-
religiosa.                  lizado en esa época y que previamente       ban los manuscritos y las lámparas de
                            nos resultaban incomprensibles.             aceite se pueden datar del período he-
                               - Para la Biblia misma. Nos ayudan a     lenístico o romano. Con el Carbono 14
                            reconstruir la historia de los libros ca-   se analizaron los restos orgánicos (te-
                            nónicos. Esto es, el proceso mediante el    jidos que envolvían los manuscritos y un
                            cual ciertos libros pasaron a ser consi-    tronco de palmera calcinado), dando lu-
                            derados como «escrituras santas» mien-      gar a dataciones entre el s. II a.C. y el
                            tras que otros quedaban fuera.              II d.C. Con este método no se podía
                               Ahora bien, la importancia del descu-    precisar más ya que habría que descu-
                            brimiento no estuvo nunca exenta de         brir manuscritos. El análisis paleográfico
Arriba, reloj de sol de     dificultades sino todo lo contrario. Unas
piedra caliza encontrado                                                de los rasgos de cada letra permite da-
en Qumrán. Bajo             son metodológicas, otras políticas, otras   tarlos entre mediados del s. II a.C. y la
estas líneas: monedas de    exegéticas. Podemos hablar de lo que        mitad del s. I d.C.
Alejandro Janneo, también   el especialista español en Qumrán, Flo-        Con el análisis espectrométrico que
procedentes de Qumrán.      rentino García, ha llamado las «batallas»   utiliza el método del Carbono 14, pero
                                                                        con cantidades infinitesimales de mate-
                                                                        ria, en 1991 (Zurich y Tel Aviv) y 1994
                                                                        (Arizona) se ha llegado a la conclusión
                                                                        de que los manuscritos analizados han
                                                                        sido copiados antes de la destrucción de
                                                                        Jerusalén por los romanos en el año 70
                                                                        de la era cristiana, proviniendo una
                                                                        buena parte de los siglos II y I a.C.

                                                      186
   La batalla del grupo al que pertene-
cen los escritos. Ha sido la batalla más
larga y encarnizada y no ha sido venci-
da definitivamente. Al principio se le die-
ron distintas identificaciones que pron-
to fueron abandonadas; se pensaba en
los «caraítas medievales», en los «ze-
lotas» e incluso en los «judeocristianos».                                                A la izquierda: fragmento
                                                                                          de un rollo de Qumrán,
Sin embargo esta posibilidad no puede                                                     que contiene el salmo 154
sostenerse, ya que se trata claramen-                                                     y la oración de Jonatán.
te de documentos anteriores al naci-                                                      Sobre estas líneas el
miento del cristianismo. Además el con-                                                   manuscrito más completo,
texto histórico que traslucen no es el de                                                 que recoge el texto del
la revuelta contra Roma del siglo I de la                                                 profeta Isaías.
era cristiana, sino el de los problemas
del Estado judío en los siglos II y I a.C.
   La identificación que más éxito ha te-     dos flancos débiles: por una parte se ve    Arriba: altorrelieve que
nido es la que propone ver detrás de          obligada a prescindir de las ruinas de      representa el combate
ellos el grupo judío de los «esenios». En     Qumrán como monasterio y de sus tum-        de los Romanos contra los
efecto, hay una serie importante de pa-                                                   bárbaros (s. II, Museo
                                              bas (diciendo que sería una fortaleza);     Arqueológico de Aosta).
ralelismos entre lo que los autores ju-       por otra si se trata de una biblioteca de   Hasta comienzos del s. I
díos (Flavio Josefo, Filón de Alejandría)     Jerusalén, ¿cómo no contiene ningún es-     a.C, Roma no se había
nos dicen sobre los «esenios» y lo que        crito fariseo?                              preocupado por los
los manuscritos nos descubren como               También se ha propuesto ver a un         avatares de Judea.
elementos característicos de Qumrán.          grupo de sacerdotes saduceos disiden-       Abajo: entrada de una
La fuerza de esta hipótesis es tan grande     tes que no estaban de acuerdo en la         de las Cuevas, vista desde
                                                                                          fuera y desde dentro,
que durante muchos años la hipótesis          manera en que se celebraba el culto del     y una panorámica
esenia ha sido presentada como un he-         templo. Si bien está a su favor la impor-   de la zona de Qumrán.
cho aceptado. La debilidad de esta hi-        tancia dada a la Ley, no se puede ex-
pótesis es que no puede explicarlo todo.      plicar ideas que no aceptaban los sadu-




Es suficiente para explicar únicamente
los manuscritos de la Cueva 1 y de las
Cuevas menores, pero insuficiente para
explicar lo encontrado en la Cueva 4.
   Otra hipótesis que ha tenido cierta
aceptación es que la producción litera-
ria hallada no sería reflejo de un solo
grupo de judíos, sino que lo hallado en
Qumrán sería el conjunto de las distin-
tas bibliotecas que había en Jerusalén
y que ante el peligro de la invasión ro-
mana fueron escondidas en el desierto
para ser salvadas. Sería, por tanto, el
conjunto de la producción Literaria del
segundo Templo. Esta hipótesis tiene

                                                      187
               ceos tales como la predestinación o los
Al menos       ángeles, que aparecen en estos textos.
una tercera       Otro grupo de estudiosos ha propues-
               to lo que se conoce como la «Hipótesis
parte de       de Groninga». Esta hipótesis distingue
               claramente entre los orígenes del ese-
los escritos   nismo y los orígenes de la comunidad de
               Qumrán. Los orígenes del esenismo se
no bíblicos    encuentran en la tradición apocalíptica
               palestina de los siglos III-II a.C., mien-
no son de      tras que la comunidad de Qumrán se-
               ría una escisión ocurrida en el interior
la secta,      del movimiento esenio a finales del s. II
sino que       a.C. El protagonista de esta ruptura fue
               el Maestro de Justicia, seguido por un
deben ser      pequeño grupo de fieles, entre los que
               había, sin duda, un gran número de           medios de comunicación social, que
catalogados    sacerdotes. El resto de los esenios siguió   concierne sobre todo a los materiales de
                                                            la Cueva 4. Batalla ganada en 1991,
               viviendo por todo el país, encontrándose
como           una comunidad esenia en Jerusalén. Los       fecha en que las autoridades arqueoló-
               motivos de esta escisión fueron, por una     gicas de Israel han decidido permitir el
apócrifos»,    parte, una forma particular de interpre-     acceso libre a todos los manuscritos, por
               tar los preceptos de la Ley sobre el ca-     lo que en la actualidad el acceso a todo
o «pseudo-     lendario, el Templo y la ciudad santa, y     el material está expedito. El Museo Ar-
                                                            queológico Palestino (Jordania) compró
epígrafos»     la pureza de las personas y de las co-
               sas; y por otra una fuerte tensión esca-     a los anticuarios muchos manuscritos,
o «parabí-     tológica en la que el presente es perci-
               bido como ‘el final de los tiempos’. Esta
                                                            pero tuvo que pedir el dinero a institu-
                                                            ciones tales como la Biblioteca Vatica-
blicos».       hipótesis permite explicar la perviven-      na; la Biblioteca Nacional de París, la
                                                            Academia de las Ciencias Holandesas y
               cia de tantos elementos comunes con el
               esenismo dentro de la comunidad como         universidades de Alemania, Inglaterra
               distintos (organización comunitaria, in-     y EE.UU. que como contrapartida exigie-
               terpretación del texto bíblico, teología     ron ser propietarias de una parte pro-
               y escatología).                              porcional de esos manuscritos.
                  La batalla del acceso libre a los ma-        En 1966 el Museo Arqueológico Pa-
               nuscritos. Es una batalla librada en los     lestino cayó en manos de Israel en la


                                                             SITUACIÓN DE QUMRÁN,
                                                             A ORILLAS
                                                             DEL MAR MUERTO


                                                                                                   Monte
                                                                                 Qumrán            Nebo
                                                                Jerusalén
                                                                                                        Madaba
                                                                Belén
                                                                                          TO




                                                                 Herodión
                                                                                                Maqueronte
                                                                                        MUER




                                                                              Engadí
                                                                                       MAR




                                                                            Masada


                                                                    Arad
                                                                                               Querak

                                                                            Sodoma




                                          188
guerra de los Seis Días y pasó a manos      tante que la teología. Esto ha supuesto     En estas páginas: restos
de Israel, respetando los derechos ad-      un cambio de rumbo en la lectura de los     arqueológicos de los
quiridos previamente.                       textos, en los que anteriormente se pri-    edificios de Qumrán,
                                                                                        ocupados por los esenios,
                                            maba el elemento apocalíptico, que sin      y un mapa de situación.
2. Conclusiones parciales                   duda alguna tiene su importancia.           Sobre estas líneas, algunos
                                               2) Hoy en día ha disminuido el peso      objetos encontrados
   Debido a los azares de su conserva-      de los escritos que se consideran per-      en las cuevas. Abajo: una
ción y recuperación nunca podremos          tenecientes a la comunidad. Al menos        de las vasijas de arcilla
pretender tener un conocimiento com-        una tercera parte de los escritos no bí-    que contenían los rollos.
pleto de lo que en su día fue esa biblio-   blicos no son de la secta, sino que de-
teca; nunca sabremos cuántas obras se       ben ser catalogados como «apócrifos»,
han perdido definitivamente. Podemos        o «pseudoepígrafos» o «parabíblicos».
llegar a algunas conclusiones:              Son textos que aportan una variedad de
   1) Hoy se admite que la aplicación       pensamiento sorprendente prolongan-
exacta de la Ley según la interpretación    do las grandes líneas de la tradición bí-
particular que se le da dentro del gru-     blica y anticipando ideas que se creía
po es aún más importante que la esca-       que sólo habían surgido en el judaísmo
tología en la vida de la comunidad. En      rabínico o en el cristianismo. Dicho de
Qumrán, como en el resto del judaísmo,      otro modo: Qumrán representa una tra-
la observancia de la Ley es más impor-      dición muy rica de pensamiento, y la
                                            ideología sectaria no es más que una de
                                            las partes del pensamiento qumránico.
      CLASIFICACIÓN
     POR SU CONTENIDO
                                            3. Los manuscritos
    Textos legales y Reglas: «Regla de
 la Comunidad», «Documento de Da-              Los primeros manuscritos descubier-
 masco», el «Rollo del Templo».             tos por los beduinos en 1947 fueron sie-
    Literatura escatológica: «Regla de      te rollos, relativamente bien conserva-
 la Guerra».                                dos, provenientes de lo que más tarde
    Literatura bíblica (copias de libros    se conocería como «Cueva 1». Compra-
 bíblicos) y literatura exegética: Tar-     dos y revendidos, actualmente están en
 gumîm; Pesharim; Midrashim.                el Museo del Libro de Jerusalén. Estos
    Literatura parabíblica: «Jubileos»,     manuscritos eran dos copias del libro de
 «Henoc».                                   Isaías y cinco composiciones descono-
    Textos poéticos: «Himnos»; «Sal-        cidas. De ellas una obra tenía consonan-
 mos».                                      cias con la Biblia, el llamado Génesis
    Textos litúrgicos: «Plegarias coti-     Apócrifo, escrito en arameo; pero cua-
 dianas», «Plegarias festivas»...           tro eran totalmente extrañas. La prime-
    Textos astronómicos, calendarios        ra fue bautizada inicialmente como «Ma-
 y horóscopos: «Henoc Astronómico».         nual de Disciplina» (hoy se conoce como
    El rollo de cobre (sobre planchas       «Regla de la Comunidad»; a la segun-
 de cobre, que no se ajusta a ningu-        da se le puso el nombre de «Regla de
 na de las clasificaciones anteriores).     la Guerra», en conformidad con el con-

                                                    189
                                                                               del «Libro de Henoc». Otros son clasifi-
                                                                               cados como «no identificados» por ser
                                                                               imposible su relación con obra conoci-
                                                                               da. Este es el caso de 30 de los 70 ma-
                                                                               nuscritos de la «Cueva 1» o de 10 de los
                                                                               30 hallados en la «Cueva 11».

                                                                               4. ¿Biblioteca o literatura
                                                                               religiosa judía?
                                                                                   No es una cuestión ni fácil de solucio-
                                                                               nar ni tampoco sin importancia. En pri-
                                                                               mer lugar podemos decir que no se trata
Arriba: Algunas vasijas       tenido que más sobresalía; la tercera era        de la biblioteca de una secta, puesto que
encontradas en Qumrán,        una colección de «Himnos» (en hebreo
que contenían los rollos.                                                      la tercera parte de los documentos re-
                              Hodayot) y la cuarta una obra de carác-          cuperados son literatura judía, pero no
Abajo: algunos fragmen-
tos: de un calendario,        ter exegético conocida como «Pesher de           literatura exclusiva de Qumrán. Estos li-
del Libro de Isaías, del      Habacuc». Estos cuatro libros revelaban          bros son patrimonio común del judaís-
llamado 7Q5 (con un           algo nuevo y a la vez con indicios de ho-        mo del cambio de era.
intento de reconstrucción),   mogeneidad. Se publicaron rápidamente                Ahora bien, tampoco podemos decir
y del Libro del Levítico.     y llegaron a unas conclusiones que hubo          que se trate de una colección dispara-
                              pronto que revisar, ya que los nuevos            tada de materiales sin relación de unos
                              descubrimientos se iban acumulando en            con otros. Es una colección homogénea
                              el Museo Rockerfeller de Jerusalén y po-         de literatura religiosa, que de forma más
                              nían en cuestión los datos como asen-            o menos remota tiene su origen en el
                              tados. Sin embargo, no se trata de una           texto bíblico. Tampoco se trata de una
                              almalgama de textos, sino de una biblio-         colección que abarque toda la literatu-
                                        teca religiosa perteneciente a un      ra religiosa del momento, sino que es se-
                                         grupo sectario.                       lectiva. Faltan textos de corte fariseo,
                                             En la «Cueva 3» destaca el        (grupo que según Flavio Josefo es el más
                                          Rollo de Cobre. La «Cueva 4»
                                                                               importante de la Palestina precristiana),
                                          es la más rica; en ella se han
                                                                               y libros conocidos como «Los salmos de
                                          encontrado tres cuartas partes
                                                                               Salomón» o «Los libros de los Maca-
                                          del total de los manuscritos. La
                                                                               beos», conocidos por la Biblia griega de
                                          «Cueva 7» sólo contenía papi-
                                                                               la LXX. Es decir, no contiene textos que
                                          ros griegos. Las «Cuevas 8-10»
                                                                               puedan contradecir los principios sobre
                                         apenas han aportado nada.
                                                                               los que se basa la vida del grupo.
                                              Hoy en día disponemos de
                                                                                   Hay que relacionar directamente la
                                            miles de fragmentos prove-
                                                                               biblioteca con los restos arqueológicos.
                                            nientes de unos 800 manus-
                                           critos distintos, de los cuales     Dicho de otra forma, no es el depósito
                                        más de 200 son bíblicos. Un ma-        de una biblioteca privada sino que per-
                                      nuscrito puede estar representa-         tenecen a la comunidad allí asentada. La
                                      do por un rollo de varios metros         importancia de Qumrán en este punto
                                             o por un solo fragmento de        estriba en que aporta una parte, si no
                                             pocos centímetros. Por otra       total sí muy esencial, de la reflexión y
                                           parte es necesario advertir         producción literaria judía contemporá-
                                          que muchos de estos manus-           nea al nacimiento del cristianismo y a la
                                       critos son copias, más o menos          evolución interna del judaísmo.
                                    diferentes, de las mismas compo-
                               siciones. Entre los manuscritos bíbli-          5. Judaísmo pluriforme
                                   cos encontramos 32 copias del libro
                                      de los Salmos; 28 del Deuterono-            Sorprende ver cómo Qumrán usa un
                                        mio, 21 de Isaías. Entre los no        calendario distinto al oficial del Templo
                                        bíblicos, 16 copias del libro de los   de Jerusalén, que era el seguido por el
                                        «Jubileos»; 11 de la «Regla de         resto del pueblo. También llama la aten-
                                        la Comunidad»; 10 del «Docu-           ción el grado de pureza que exige a sus
                                        mento de Damasco»; 8 del «Li-          miembros, similar al de los sacerdotes
                                        bro de los Gigantes» ó 7 copias        en su servicio del Templo. Igualmente

                                                            190
es llamativo que sustituyen (aunque sea       cluir, añadiendo nuevos argumentos, en        Sobre estas líneas: el
temporalmente) el culto sacrificial del       la que el papirólogo español proponía la      denominado «Documento
Templo por la oración comunitaria.            identificación de 7Q5 con Mc 6,52-53.         de Damasco» y algunos
                                                                                            monjes durante la
   La caída de Jerusalén a mano de los        La discusión ha pasado del marco de lo        operación de restauración
romanos acabó con la tendencia sadu-          estrictamente técnico –tarea científica       de los documentos.
cea, predominante en amplios sectores         de trascripción, datación e identificación    Abajo: san Marcos.
de la población, convirtiendo a los fari-     de un papiro independientemente de su         Miniatura del siglo XV.
seos en líderes indiscutibles del judaís-     contenido– al debate apasionado ya que        Biblioteca Cívica Angelo
mo. A partir de Qumrán muchos inves-          esta identificación arrastra irremediable-    Mai. Bérgamo (Italia).
tigadores no se atreven ya a hablar de        mente dos consecuencias:
un judaísmo precristiano, sino de distin-        1) ¿Nueva datación de los Evangelios?
tos judaísmos.                                Si se acepta la hipótesis tendríamos que
                                              hablar de una redacción del Evangelio
6. ¿El evangelio según                        de san Marcos con anterioridad al año
san Marcos en Qumrán?                         68 –año de la caída de Qumrán–. Como
                                              consecuencia se reduciría al mínimo la
    En 1972 el papirólogo jesuita espa-       fase entre la transmisión oral de los
ñol José O’Callaghan, del Pontificio Ins-     Evangelios y su puesta por escrito, pro-
tituto Bíblico de Roma, daba a la luz en      poniendo la década 40-50 para la redac-
la revista del Instituto una propuesta        ción de Marcos. Para suavizar esta hi-
desconcertante para la comunidad cien-        pótesis se ha señalado la posibilidad de
tífica. Él estaba estudiando un lote de       que no sería el texto de Marcos ya re-
fragmentos manuscritos con soporte en
papiro y escritos en griego (números 3-
                                              dactado, sino una «hoja volandera»,
                                              unos «apuntes» del Evangelio. De todas
                                                                                            A partir de
18) encontrados en la Cueva 7, de difí-       formas, es una hipótesis arriesgada.          Qumrán
cil identificación. Detrás del papiro nú-        2) Si se admite que 7Q5 correspon-
mero 5 los estudiosos veían una posi-         de a Mc 6,52-53, se deduce la presen-         muchos
ble genealogía por encontrarse en la lí-      cia o al menos las relaciones de la pri-
nea 4 las letras «nnes»,                                      mera comunidad cristia-
                                                                                            investiga-
que podrían provenir de
una forma verbal griega:
                                                              na con la secta de Qum-
                                                              rán. Cosa que tampoco
                                                                                            dores no
«egénnesen», esto es,
«engendró». De esta for-
                                                              es evidente.
                                                                 Los estudiosos se divi-
                                                                                            se atreven
ma el estudioso no salía                                      den entre los que sostie-     ya a hablar
del campo de las genea-                                       nen la tesis del padre je-
logías. Después de buscar                                     suita y la refuerzan con      de un
sin éxito textos probables                                    nuevos argumentos y en-
en el Antiguo Testamen-                                       tre los que la critican con   judaísmo
to, O’Callaghan tuvo una intuición: ¿po-
dría leerse «Gennesaret»? Lectura
                                              dureza, afirmando que es insostenible.
                                              En el estado actual de las cosas, no po-
                                                                                            precristia-
arriesgada pues este topónimo sólo sale
en el Antiguo Testamento en 1 Mac
                                              demos decir que sea una lectura segu-
                                              ra, pero tampoco podemos asegurar lo
                                                                                            no, sino de
11,67, lo que le obligaba a seguir la pista   contrario ya que hasta el momento no          distintos
en el Nuevo Testamento. Este fue el           hay una lectura alternativa que pueda
inicio de un largo camino, aún sin con-       ser comúnmente aceptada.                      judaísmos.
                                                      191
                PARA UN TRABAJO EN COMÚN
1. Descubrir la Biblia:
a) Objetivo:
    Profundizar en la estrecha comunión y continuidad que existe entre la Alianza del Antiguo y del
    Nuevo Testamento. No son dos alianzas distintas, sino una sola que se culmina en Jesucristo.

b) Propuesta de diálogo:
  —   ¿Qué entendemos humanamente por «alianza»? ¿Cuántas partes intervienen? ¿Hay pactos, pro-
      mesas, acuerdos? ¿Hay condiciones favorables a uno u otro? ¿Se puede romper por una de las
      partes? ¿Cómo reacciona la otra?
  —   ¿Qué alianzas establece en la Biblia, tanto con su pueblo como con distintas personas? Se pue-
      de leer como apoyo Gén 9,8-17; Gén 17,1-11; Éx 19,3-6.
  —   ¿Con qué rito se ratificaba la «alianza»? ¿Podemos decir que Israel guardó siempre la «alianza»
      que prometió cumplir en el Sinaí? Leer Éx 24,3-8.


2. Texto para orar: Jer 31,31-34; Lc 22,20.
  a) Se lee el texto de Jeremías despacio, haciendo hincapié en la palabra «alianza».

  b) Preguntas sobre el texto:
       — ¿Qué echa en cara Dios a su pueblo?
       — ¿Dónde será escrita la nueva alianza?
       — ¿En qué consistirá la nueva alianza?
       — ¿Hay continuidad entre la promesa de la alianza hecha en Jeremías y las palabras de Jesús
         en la Última Cena?


3. Oración

  «Alianza»
  Un gesto de complicidad, cuando los dos rivales se estrechan la mano
  y prometen que no van a ser beligerantes.
  Un gesto de paz, cuando dos enemigos se abrazan
  y sellan el deseo de las buenas intenciones.
  Un gesto de amor, cuando el esposo pone el anillo a la esposa
  proclamando que se pertenecen y se quieren.
  Un gesto de confianza en el hombre cuando en tu Misericordia
  te abajas, Señor, para estrecharnos, abrazarnos,
  decirnos que nos pertenecemos:
  ¡Somos tu pueblo y tú eres nuestro Dios!
  Ayúdanos a comprender, Señor, que la Alianza iniciada en el Sinaí
  ha llegado a su plenitud en la vida entregada de Jesús.
  Que podamos gritar con la cabeza erguida
  ¡Somos tu pueblo y tú eres nuestro Dios!




                                                192