Opiniones sobre las 200 millas y la Convención del

Document Sample
Opiniones sobre las 200 millas y la Convención del Powered By Docstoc
					                  Opiniones sobre las 200 millas y la Convención del Mar

             ¿EL PERÚ DEBERIA ADHERIRSE A LA CONVENCIÓN DEL MAR?

La posibilidad de que el Perú firme la Convención del Mar (Convemar) alza voces tanto a favor
como en contra. Se dice que el Perú perdería 188 millas de mar territorial y que en las 12 millas
restantes, su soberanía y jurisdicción se verían seriamente afectados. GENERACION dialogó
con el reconocido experto en temas internacionales, César Arias Quincot, quien hizo un análisis
al respecto.

Posteriormente, el Ingeniero Víctor Mejía Franco, de la Comisión Patriótica para la Defensa del
Mar de Grau, añadió su propia visión del contenido de las respuestas del periodista Sr. Arias
Quincot, con el objeto que nuestros lectores tengan una impresión más clara de cuáles son las
dos líneas de pensamiento existentes acerca de las 200 millas del Mar Peruano y de la
conveniencia o no que el Perú ingrese a la Convención del Mar.

El Sr. Arias Quincot resume muy bien la línea de pensamiento “convencionista” es decir la del
sector preponderante en la Cancillería, que sostiene la idea que el Perú nunca tuvo ni tiene 200
millas de mar soberano, que la soberanía no es un concepto absoluto; que conviene al Perú
aceptar las 12 millas de mar territorial que ofrece la Convención del Mar y que en las restantes
188 millas el Perú gozaría de una soberanía relativa. Esta es la llamada “tesis zonista” derivada
de las ‘zonas” que establece la Convención del Mar dentro de las primeras 200 millas de mar
adyacente a los estados: a) Mar Territorial de 12 millas y b) Zona Económica Exclusiva de 188
millas. Y, finalmente, que adherir la Convención del Mar no contraviene el art.54 de la
Constitución vigente, que establece el dominio soberano del Perú en las 200 millas.

Algunos de los más conspicuos representantes de esta línea de pensamiento “convencionista”
son los doctores Alejandro Deustua, Antonio Belaunde Moreyra, Eduardo Ferrero Costa,
Alfonso Arias Schreiber Pezet, Javier Pérez de Cuellar, Juan Miguel Bakula, Vicealmirante Luís
Giampietri y Contralmirante Jorge Brousset Barrios.

Pero la corriente pionera, aquella que introdujo en el Perú la idea de un mar de 200 millas a lo
largo de todo el litoral se origino en el famoso Decreto Supremo No.781 del 1o de Agosto de
1947, que proclamo el dominio soberano del Perú en las 200 millas de mar adyacente. Por tal
razón se ha llamado el “padre de las 200 millas” al Presidente José Luís Bustamante y Rivero,
quien encabeza en nuestra historia la elite de prohombres que a lo largo de los años ha
sostenido la legitimidad y defendido la legalidad de aquella decisión soberana del Perú. La
relación de distinguidos juristas, diplomáticos y marinos que han hecho suya esta llamada
“tesis territorialista” ahora convertida en la Doctrina del Mar Territorial Peruano, incluye entre
otros a los doctores Andrés Aramburu Menchaca, Alberto Ruiz Eldredge, Julio Vargas Prada,
Juan Vicente Ugarte del Pino, Alfonso Benavides Correa, Vicealmirante Daniel Masías Abadía y
Contralmirante Hugo Ramírez Canaval.

En vía de confrontación de ideas, se presenta el dialogo sostenido entre el entrevistador de
“Generación” y el periodista Cesar Arias Quincot, en adelante “CAQ”; y a continuación de cada
respuesta del Sr. Arias Quincot, se ofrece la opinión del Ing. Víctor Mejía Franco, en adelante
“VMF”.
1)     ¿Por qué el Perú debería adherirse a la Convención del Mar?

CAQ: La Convención del Mar acepta 12 millas de mar territorial y 188 millas de zona económica
exclusiva, que para efectos prácticos viene a ser lo mismo que mar territorial, pues significa la
posesión por parte del país ribereño de los recursos vivos y no vivos de las aguas. Estos
aspectos son sumamente importantes para el país económicamente hablando.

VMF: Es un error garrafal creer que el mar territorial y la zona económica exclusiva tal como las
concibe la Convención del Mar son “lo mismo” que mar territorial, tal como lo establecer la
Doctrina Peruana y la Constitución del Estado. Lo que el Perú ha proclamado ante el mundo y
ha convalidado con todos los requisitos y condiciones del derecho internacional público, es un
dominio marítimo soberano. Es decir una área de mar en la cual el Perú tiene derecho de
ejercitar a plenitud las tres atribuciones que definen la personalidad del Estado, a saber:
Dominio o propiedad sobre todos sus elementos constitutivos permanentes y sobre los que no
lo son, mientras se encuentren dentro del área marítima considerada; Soberanía o derecho a
ejercitar con carácter exclusivo toda la autoridad del Estado sin que pudiera haber alguna otra
autoridad que le sea superior o que pudiera limitar su carácter de autoridad suprema; y
Jurisdicción, o sea la facultad de aplicar sin limitaciones de ninguna clase toda su legislación
propia, comenzando con la Constitución del Estado.

Como puede apreciarse fácilmente, la Convención del Mar no permitiría que el Perú pueda
ejercer ninguna de las atribuciones antes mencionadas, lo cual significa que la supuesta
soberanía que dice gozaría el Perú en su dominio marítimo de 200 millas “para efectos
prácticos” seria solo una falacia, divulgada para “ayudarnos” a tragar el anzuelo.



2) ¿Qué aspectos negativos para el país presenta la Convemar?

CAQ: Yo no le veo aspectos negativos. Lo que veo es que hay puntos polémicos. Eso se debe
a la educación deformada existente en el Perú. Los peruanos creen que el Perú posee 200
millas de mar territorial y esto no es verdad. La norma internacional jamás dijo algo semejante.
Lo que dijo es que el Perú posee 200 millas de dominio marítimo.

VMF: Se ha estado tratando de deformar la verdad histórica e impedir se generalice en el Perú
la convicción que la Declaración de las 200 millas de mar soberano es una realidad jurídica, que
los peruanos debemos convertir en una realidad efectiva. Sin duda porque se quiere embutir al
Perú dentro de límites jurídicos y objetivos según conviene a las grandes potencias marítimas
que codician lo que el Perú tiene en su rico mar. No hay explicación lógica de como existen
peruanos que trabajen para que el Perú no logre alcanzar su gran destino de convertirse en un
país marítimo, que le corresponde por su estratégica posición geográfica y la enormidad de sus
recursos económicos. La Convención del Mar, en el caso del Perú, serviría para que nuestro
país, renunciando a la soberanía jurídica de que hoy goza, quede sujeto a la obligación de
compartir con otros países sus recursos marítimos, a cambio de nada.
3) Sin embargo, la Constitución peruana dice que estas 200 millas pertenecen al territorio
peruano y que son territorio peruano por sí mismas.

CAQ: Mal dicho. Las 200 millas no son parte del territorio peruano. El Perú ejerce sobre esas
200 millas dominio marítimo, que es una cosa muy distinta.

VMF: Según lo que expresa el Sr. Arias Quincot, los Constituyentes que hicieron la
Constitución de 1993 se expresaron mal. Y también se equivocaron los Constituyentes de 1979,
cuya Constitución coincidía íntegramente en cuanto a este punto. Pero aun así esta dicho: El
dominio marítimo (de 200 millas) es parte del territorio nacional. No es racional argüir hipótesis
contra lo que está claramente expresado en la Carta Magna. No pasan de ser interpretaciones
subjetivas que solo comparten quienes no quieren que el Perú ejerza en ese dominio marítimo
toda la fuerza de su derecho natural, de poseerlo en forma exclusiva y utilizarlo en beneficio de
su población.



4) Es decir, ¿eso de las 200 millas peruanas que nos enseñan en el colegio es una
ilusión?

CAQ: Es una ilusión que solamente se la creen los niños y los ilusos. El Perú nunca tuvo 200
millas, no las tiene y seguramente no las tendrá. No como territorio peruano. Ejerce dominio
sobre ellas, con ciertas restricciones, sí. Pero no son territorio peruano. La Convemar ahora
otorga a los países 12 millas de territorio. Nada más.

VMF: El Perú siempre tuvo un inmenso mar a su servicio. La precisión de 200 millas ha
resultado de la necesidad de cuantificar la dimensión de lo que en buena ley debería ser
dominio soberano del Perú, en base a sólidas razones científicas, geográficas y socio
económicas, que precisamente constituyen la base de derecho que legitima la proclamación del
dominio marítimo soberano del año 1947.

Entonces, el mar no tenía dueño y el Perú reivindico la anchura de 200 millas como su dominio
soberano, convalidando tal postura con todos los requisitos de las ciencias jurídicas para darle
vida legal al derecho posesorio invocado. No en vano el entonces presidente del Perú, Dr. José
Luís Bustamante y Rivero era un reputado jurista, quien más tarde llegaría a ser Juez de la
Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Por ello es que la definición del dominio marítimo como parte del territorio nacional es correcta.
Y el dominio que el Perú ejerce, por ser un dominio soberano no tiene restricción alguna. Muy
diferente es que el Gobierno de turno no tenga interés en defenderlo y permita que sea invadido
y depredado por quien quiera, pero esta situación es pasajera.

Que la Convemar otorgue o no otorgue 12 millas de mar territorial a los países que la suscriben
es un sinsentido, porque tal Tratado, de naturaleza únicamente reglamentaria, carece de
facultades para repartir o recortar territorios, y solo puede obligar a cumplir sus requisitos y
condiciones a los países que la adopten voluntariamente. Pero de ninguna manera a quienes
como el Perú tiene un patrimonio legítimamente adquirido que defender y un compromiso
consigo mismo de no aceptar más recortes territoriales.



5) Algunos aseguran que en estas 12 millas, el Perú tampoco ejercería soberanía
absoluta, pues tendría que hacerlo de acuerdo a las normas de la Convemar.

CAQ: No puede ser de otro modo. Los tratados internacionales son así. De otro lado, negarse a
firmar la Convemar significa negarse a aceptar los efectos de la globalización mundial. El
mundo está globalizado. Entonces ¿qué habría qué hacer?, ¿levantar unos muros y decir estas
200 millas son nuestras?, ¿nadie se atreva a entrar? Ese concepto de soberanía cerrado es
obsoleto. El mundo ya cambió. La tecnología ha cambiado completamente las cosas. La
riqueza ahora se encuentra en la tecnología precisamente. Los países son más importantes y
ricos mientras más tecnología tienen. Lo que debe hacer el Perú es adaptarse al mundo
globalizado y jugar de acuerdo a sus reglas. No le queda otra.

VMF: Claro, si el Perú adhiere la Convención del Mar tiene que sujetarse a sus reglas, y ello
supone que habría renunciado a su propia legislación sobre el mar. Por tanto, habría perdido la
soberanía que actualmente ostenta en aras de una soberanía restringida que es lo que la
Convemar ofrece.

Si no acepta la Convención del Mar, el Perú seguiría siendo exactamente igual como ha sido
desde 1982 en que se aprobó la Convención del Mar hasta ahora: no ha pasado nada y el Perú
conserva todas las facultades necesarias para usar y explotar el mar de 200 millas sin
compromiso de ceder nada a nadie. Simplemente esta en todo su derecho de regular el ingreso
y explotación por terceros, facultades completamente normales de cualquier Estado soberano
con respecto a las áreas bajo su dominio. No hay más.

El señor Arias Quincot sostiene una suerte de determinismo fatalista en el sentido que el Perú
debe ceder, “porque el mundo está globalizado”. En realidad, el mundo se ha globalizado en
solamente unos cuantos aspectos tales como la ciencia, la tecnología y las comunicaciones.
Todo lo demás sigue siendo igual, por más que se estén formando bloques políticos y
comerciales, pero los países que llegan a tales acuerdos lo hacen (o deben hacerlo) de acuerdo
a sus respectivos intereses nacionales. Nadie cede nada si no es en condiciones de
reciprocidad.



6) ¿Es cierto que se convertirían las 188 millas en un condominio marítimo multinacional
sujeto a un régimen en el cual las disposiciones de la Convemar, no de la ley peruana,
regirían los derechos y obligaciones de los Estados, incluido el Perú?

CAQ: No es así del todo. Esas 188 millas no serían territorio peruano, pero el Perú ejercería
jurisdicción y soberanía, sin contradecir por supuesto las normas y leyes de la Convemar. No
olvidemos que la Convención es un convenio internacional. La Constitución peruana es un
conjunto de leyes aplicables sólo para el Perú.
VMF: Yo contestaría en sentido afirmativo toda la pregunta del entrevistador. Efectivamente, si
el Perú ingresara a la Convención del Mar, por el mismo hecho, habría renunciado a su régimen
marítimo independiente y soberano para adoptar las disposiciones de un reglamento
internacional. Esta reglamentación internacional por su origen y su carácter responde a
mecanismos administrativos propios de una organización multinacional. Por tratarse de un
tratado internacional, sus normas tendrían jerarquía superior a la ley peruana, con lo que el mar
peruano quedaría sometido a un condominio internacional. Esta circunstancia es evidente y es
absurdo negarla o tratar de considerarla normal. Es lo más anormal del mundo perder
voluntariamente lo más caro para un pueblo: su independencia y soberanía nacional. Solo
podría explicarse en un supremo estado de necesidad, que no es el caso del Perú con las
inmensas riquezas que posee nuestro mar.



7) ¿Qué tan seria es la afirmación de que el Perú vería amenazadas sus posibilidades de
defensa nacional en caso de ataque o de invasión armada por mar o aire e incluso por
actos de espionaje?

CAQ: El Perú en realidad nunca ha ejercido soberanía real y concreta sobre las 200 millas.
Ningún país, en realidad. Para hacerlo, habría que tener las 24 horas del día a una gran
cantidad de policías, buques de guerra, etcétera, resguardando los límites. ¿Qué pasa si a
Estados Unidos se le ocurre instalar un portaaviones en la milla 190, en la que el Perú
supuestamente ejerce soberanía? No pasa nada. Es más, ni siquiera nos vamos a enterar de
que está ahí.

VMF: El estado actual de la tecnología permite la vigilancia sin necesidad de tener la cantidad
de policías, barcos y aviones a que se refiere el entrevistado. El Perú podría, si tuviera voluntad
política para ello, tener sus 200 millas de mar territorial adecuadamente vigiladas. Su respuesta
a una posible invasión, como es natural, dependería de las características de la misma, pero sin
duda se podría tener la piratería y la depredación pesquera bajo control.



8) ¿El Perú debería otorgar a los países sin litoral el derecho al libre tránsito, como lo
estipula la Convemar?

CAQ: Claro que sí. Eso mismo ocurre ahora. Un barco carguero que viene de Chile y va hacia
Panamá, transita por la milla 185 o 150, que supuestamente es territorio peruano. Y no pasa
absolutamente nada. No podemos poner barcos de guerra para impedir el libre tránsito a los
demás.

VMF: El señor Arias Quincot no ha contestado la pregunta, que se refiere a si el Perú debe dar
a los países sin litoral, derecho de libre tránsito a través de su territorio continental para que
puedan alcanzar el litoral. Ejemplo, si el Perú debe conceder a Bolivia libre tránsito para que
atraviese todo el Perú y pueda llegar al mar. Conceder tal derecho a un país cualquiera
implicaría una cesión de soberanía completamente inadmisible. Si el Perú llegara a aceptar la
Convemar, no solo declinaría su soberanía en el mar, sino también en su territorio continental,
un verdadero despropósito.



9) ¿La Convención del Mar afectará de algún modo la decisión que tome la Corte de La
Haya en torno al diferendo marítimo con Chile?

CAQ: Si el Perú no firma la Convemar, sí, seguramente va a afectar. Cuando uno lee el reclamo
peruano ante la Corte de La Haya, se advierte que este reclamo se basa en la Convención. La
pregunta que podría hacerle la Corte al delegado peruano es "bueno, y si ustedes no aceptan la
Convención, ¿por qué basan su reclamo en el texto de la misma?" Chile también reclama 200
millas y sin embargo ya firmó la Convención.

VMF: La Demanda planteada hasta ahora no se basa en la Convención del Mar, puesto que el
Perú no es parte de la Convemar, tan solo se refiere a ella como pauta de comparación. Esto
no quiere decir que me parezca bien. El Perú ha cometido un grave error en referirse a la
Convención del Mar para cualquier efecto, sin necesidad alguna, y sospecho que quienes
redactaron el documento lo hicieron maliciosamente, con la finalidad que tal redacción pueda
ulteriormente llevarnos a aceptar la Convemar para ‘darle más fuerza” al planteamiento
peruano. Sería un error mortal, precisamente porque entonces la Corte tendría un instrumento
aceptado por ambas partes, por cuyo merito la controversia se resolvería de acuerdo a sus
disposiciones, y no en base a la jurisprudencia internacional, que favorece al Perú.



10) ¿Cuál espera que sea la decisión de la Corte de La Haya respecto a la Demanda
planteada por el Perú?

CAQ: Yo espero que sea positiva para el Perú. En este caso, creo que tenemos la razón, más
allá de nacionalismos o patrioterismos. Los chilenos argumentan que hay ciertos tratados que
son de límites, pero no es así. Son tratados comerciales nada más.

VMF: Todos los peruanos esperamos que la demanda planteada sea favorable para nuestro
país. Pero una cosa es el deseo y otra la realidad. Si la demanda no se termina de plantear
bien, por mucha razón que pudiéramos tener, los resultados pueden sernos adversos. Para
estar seguros de ganar, primero asegurémonos que la demanda sea inmejorable. Yo creo que
el Perú tiene base jurídica más que suficiente y que debe ganar la demanda, salvo traición.



                                             Por: Víctor Mejía Franco, 31 de Octubre del 2008.