Docstoc

No acredita AT

Document Sample
No acredita AT Powered By Docstoc
					                       Base de Datos Jurisprudencia SUSESO




Identificación     :    33431-DJ-JCLA
Fecha        :  25/08/2004
Título     :   ISAPRE BANMÉDICA

Fuentes Legales :     Ley N° 16.744.
Vigencias:
Concordancias:        Oficio Ordinario N° 5428, de 12 de Febrero de 2004, de esta Superintendencia.




     ISAPRE Banmédica recurrió a esta Superintendencia solicitando un pronunciamiento
acerca de si procede calificar la patología sufrida por uno de sus afiliados, fractura de muñeca
izquierda, como de origen común o bien derivada de un siniestro laboral acaecido el 17 de
Octubre del año 2003, debido al cual se le extendieron dos licencias médicas por un total de 60
días de reposo.

     Expresa que aún cuando el afiliado fue atendido con la cobertura de esa ISAPRE, estima
que el caso en comento reúne las características para ser calificado como un accidente con
ocasión del trabajo. De esta manera, no concuerda con lo resuelto en la especie por la Mutual
de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción, que estimó que el referido siniestro era
de origen común.

     Adjunta, entre otros antecedentes, fotocopia de la notificación del accidente en la que el
afectado describe que éste se produjo, en la fecha recién indicada, en circunstancias que salía
de un baño de la empresa en la cual presta servicios luego de ducharse, momento en que
resbala y cae sufriendo la fractura de su muñeca izquierda.

        Requerido el Organismo Mutual citado, envió los antecedentes relacionados con la
situación descrita y señala que el siniestro de que se trata ocurrió cuando el interesado
"......realizaba actividades de aseo personal, no vinculadas, directa ni indirectamente, con sus
labores de estafeta.....", por lo que concluyó que no correspondía aplicar a su respecto el
Seguro Social contra Riesgos de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales. Entre
la documentación adjunta, merece destacarse el informe médico emanado del especialista Dr.
Raúl Carmona Salfate en el que puntualiza que el incidente se verificó el 16 de Octubre del año
2003, y ratifica las circunstancias en que éste ocurrió, existiendo concordancia entre el
mecanismo descrito y la lesión resultante. Consta también el informe técnico de investigación
realizado por la Mutual aludida en el que se deja constancia que el trabajador es el encargado
de abrir la puerta de acceso de la oficina para el ingreso del personal y que el día de los
hechos, luego de abrir las dependencias, con autorización de su jefatura y antes de iniciar su
jornada, se duchó y se vistió instante en que sufre la caída lesionándose la zona descrita. En
este informe se añade que el afectado estaba autorizado para bañarse en un baño existente en
la empresa, como una forma de ayudarlo económicamente, pero que ello no guardaba relación
alguna con sus labores.

     Rolan, asimismo, copias de la DIAT y la certificación horaria laboral respectiva.
    Sobre el particular, como un aspecto netamente formal, y de acuerdo al mérito de la
documentación que se ha tenido a la vista, es posible concluir que el siniestro en cuestión
sucedió el Jueves 16 de Octubre del año 2003, y nó el día 17 de aquel mes como indicara esa
ISAPRE y el propio interesado en la declaración que prestara ante ella.

     Precisado lo anterior, debe hacerse presente que, conforme a lo prevenido por el artículo
5° de la Ley N° 16.744, constituye accidente del trabajo toda lesión que una persona sufra a
causa o con ocasión del trabajo y que le produzca incapacidad o muerte.

      De la citada norma legal se infiere, tal como lo ha manifestado reiteradamente esta
Superintendencia, que es necesaria al efecto la existencia de una relación de causalidad entre
la lesión y el quehacer laboral de la víctima, relación que puede ser inmediata o directa, lo que
determina un siniestro "a causa" del trabajo, o bien, mediata o indirecta, situación en que nos
encontramos en presencia de un infortunio "con ocasión" del trabajo.

     Del mismo modo, se desprende que este vínculo de causalidad debe constar de un modo
indubitable.

      En la especie ocurre que, aún cuando el accidente ocurrió en una dependencia de la
entidad empleadora, tuvo lugar antes de que el afectado iniciara sus labores y cuando
terminaba de vestirse luego de ducharse, esto es, mientras realizaba un acto ordinario o
cotidiano de su vida diaria, tal como lo sería el afeitarse, desayunar, etc. En consecuencia y
según se ha resuelto, el siniestro que sucede en esas condiciones no constituye un accidente
del trabajo.

     En razón de las consideraciones expuestas, esta Superintendencia debe manifestar que
no constituye un accidente del trabajo el siniestro que sufrió el trabajador de que se trata el 16
de Octubre del año 2003.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:237
posted:7/11/2010
language:Spanish
pages:2