Docstoc

Juris trayecto

Document Sample
Juris trayecto Powered By Docstoc
					                         Base de Datos Jurisprudencia SUSESO




Identificación    :    5784-DJ-MISS
Fecha        : 11/02/2002
Título     :   SERVICIO DE SALUD SUR ORIENTE

Fuentes Legales :     CONC. :Ord. 8827, de 1997, de esta Superintendencia.
Vigencias:
Concordancias:




     Ese Servicio de Salud se ha dirigido a esta Superintendencia, exponiendo la situación de una
funcionaria víctima de una agresión en terrenos de ese Servicio, en circunstancias que llegaba a su
turno, sin haber aún registrado su entrada en el reloj control.

    Hace presente que los terrenos del servicio constan de senderos que conducen a diversas
dependencias y poseen diferentes accesos, no todos habilitados para el ingreso de funcionarios al
Hospital, los relojes-control se encuentran instalados al interior de los diferentes edificios.

      Agrega que en el mismo terreno se encuentra el Hospital Dr. Sótero del Río, la Maternidad, el
Hospital Pediátrico, el Centro de Diagnóstico Terapéutico y la Dirección del Servicio, cada uno de
ellos con su correspondiente reloj control.

     Finaliza, señalando que su Departamento de Salud Ocupacional ha calificado el siniestro
como de trayecto, pero se solicita que esta Superintendencia emita su pronunciamiento sobre la
calidad en que se debe catalogar este evento, si como del trabajo o de trayecto.

     Sobre el particular, esta Superintendencia manifiesta que de acuerdo con lo establecido por el
inciso segundo del artículo 5 de la Ley N° 16.744, son también accidentes del trabajo los que
ocurren en el trayecto directo de ida o regreso entre la habitación y el lugar de trabajo.

     De dicha norma legal fluye que el accidente debe ocurrir entre dos puntos específicos, esto
es, entre la habitación y el lugar de trabajo o viceversa. De dicha norma se infiere que para que el
siniestro pueda ser calificado como de trayecto y por consecuencia quede cubierto por el seguro
contra riesgos laborales, es necesario que haya ocurrido entre la habitación y el lugar de trabajo, lo
que importa que los límites físicos de este trayecto directo son la entrada de la casa habitación y la
entrada del sitio de trabajo.

     De este modo, esta verdadera extensión del concepto de accidente del trabajo que es el
"accidente de trayecto" no resulta aplicable cuando el accidente tiene lugar dentro del recinto del
trabajo, puesto que en tal caso estos siniestros serán regularmente accidentes a causa o con
ocasión del trabajo.

      La voz "lugar de trabajo" empleada por dicha norma no se limita al lugar físico donde el
trabajador específicamente desarrolla las labores para las cuales ha sido contratado y tampoco se
inicia en el lugar adonde se tiene implementado el reloj control o el registro de firmas, sino que
comprende todo el espacio delimitado por el recinto de trabajo.

    Por lo expuesto, en el caso de que se trata, a juicio de este Organismo, no estaremos en
presencia de un accidente de trayecto sino uno del trabajo con ocasión del mismo.

---------------------- Remitido por Secundina M Cortez/SUSESO con fecha 23/03/2005 10:16 a.m. ---------------------------



                                 Base de Datos Jurisprudencia SUSESO




Identificación    :    38511-DJ-BVSA
Fecha        : 13/10/2003
Título     :   COMPIN-SERVICIO DE SALUD METROPOLITANO CENTRAL

Fuentes Legales :
Vigencias:
Concordancias:




     La Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción, en ejercicio del derecho
que le franquea el artículo 77 bis de la Ley N°16.744, ha reclamado en contra de e lo resuelto por
esa COMPIN, que rechazó las licencias médicas N°s 11431879 y 11536925, extendidas en favor
de un trabajador, por el diagnóstico "Esguince rodilla derecha", al estimar que el diagnóstico causal
de las mismas sería de origen laboral.

     Hace presente que, en su concepto, no corresponde otorgar en este caso la cobertura de la
Ley N°16.744, toda vez que no se ha logrado acreditar de una forma indubitable la ocurrencia de
un accidente del trabajo.

     Precisa que, en efecto, por una parte, el interesado declaró haber sido agredido el 20 de junio
de 2003, en dependencias de la entidad empleadora. Sin embargo, conforme a las declaraciones
de los testigos el hecho ocurrió el 13 de junio de 2003, y consistió en una riña, no en una agresión.
Asimismo, en las declaraciones de los testigos no se indica que el afectado se hubiere lesionado la
rodilla en el hecho ocurrido.

     Sobre el particular, cabe hacer presente que conforme a lo prevenido por el artículo 5° de la
Ley N° 16.744 constituye accidente del trabajo toda lesión que una persona sufra a causa o con
ocasión del trabajo, y que le produzca incapacidad o muerte.

    De la citada norma legal se infiere que es necesaria la existencia de una relación de
causalidad entre la lesión y el quehacer laboral de la víctima que puede ser inmediata o directa, lo
que determina un siniestro "a causa" del trabajo, o bien mediata o indirecta, situación en que nos
encontramos en presencia de un infortunio "con ocasión" del trabajo, vínculo de causalidad que
debe constar de un modo indubitable.

     En la especie, de acuerdo a lo expuesto y fundamentado por la Mutualidad recurrente, existen
elementos contradictorios que impiden acreditar fehacientemente un accidente del trabajo, por lo
que no corresponde otorgar la cobertura de la Ley N°16.744.

     En consecuencia, corresponde que el sistema común de salud previsional del interesado
reembolse a la Mutualidad recurrente el valor de las prestaciones que otorgó al trabajador
conforme al artículo 77 bis de la Ley N°16.744.

---------------------- Remitido por Secundina M Cortez/SUSESO con fecha 23/03/2005 10:16 a.m. ---------------------------



                                 Base de Datos Jurisprudencia SUSESO




Identificación    :    31656-DJ-RHMS
Fecha        : 27/08/2003
Título     :   COMPIN-SERVICIO DE SALUD DE AYSEN DEL GENERAL
CARLOS IBAÑEZ DEL CAMPO

Fuentes Legales :


Vigencias:
Concordancias:              Oficios Ord. N°s. 3.193 de 1993, 13.043 de 2001 y 20.521, de 2003, de esta
                            Superintendencia.




     Esa COMPIN ha recurrido a esta Superintendencia, planteando el caso de un trabajo, quien
fue atendido en el Hospital Regional de Coyhaique el día 11/04/2003 y se determinó que su lesión
era de origen laboral. Indica que se extendió la licencia médica N° 11062073 por 40 días, pero al
momento que el interesado solicitó el pago de subsidio se estableció el error, ya que el empleador
estaba adherido a la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción.

     Agrega que esa Mutual atendió al paciente, pero determinó que no correspondía calificar el
siniestro como del trabajo y extendió en forma retroactiva una nueva licencia (N° 10462332, por
fractura 3°, 4° y 5° metatarsiano) por los mismos 40 días, la que fue tramitada por esa Comisión.

     Al respecto la COMPIN expone que "...existe una discordancia entre las versiones del
trabajador y la Mutual...". Acompaña declaración del afectado, en la que alude a "...un altercado
con un compañero de trabajo por el cobro de un dinero, discutimos y me empujó sin mayores
consecuencias, luego de lo cual me dirigí a cumplir con mis labores diarias continuando con esta
persona con agresiones verbales y pequeños empujones sin llegar a un riña..."; agrega que
comenzó con sus labores diarias y alrededor de las 10,00 A.M., al estar limpiando la calle y
necesitar una pala que se encontraba sobre un desnivel, subió a buscarla y al saltar tropezó,
cayendo mal con mucho dolor.

     También acompaña fotocopia de Resolución de la Mutual, en la que se indica que, de acuerdo
a investigación y declaraciones de testigo, la lesión se produjo "producto de una riña personal".

     Requerida la Mutualidad, informó que investigó la situación de que se trata, estableciendo que
el trabajador tuvo un altercado con su compañero de trabajo, la que consistió en intercambio de
golpes y palabras, después de lo cual el interesado cayó en un pequeño cerco, del cual recogió
unas tablas y se retiró con visible cojera. Acompaña fotocopia de las declaraciones del afectado
(que es la misma antes referida) y del otro implicado, quien alude al incidente - ocurrido
aproximadamente a las 10,00 hrs. - que consistió en intercambio de palabras y unos "tirones y el
tropezó y cayó en un cerco chico, recogió unas tablas y se fue cojeando...". También se acompaña
Informe de Investigación de Accidente, que concluye que existió la riña mencionada, a raíz de la
cual el trabajador cayó de un montículo de tierra, luego de lo cual se retiró cojeando.

     Sobre el particular, este Organismo debe expresar que, conforme a lo prevenido por el inciso
primero del artículo 5 de la Ley Nº 16.744, constituye accidente del trabajo toda lesión que una
persona sufra a causa o con ocasión del trabajo y que le produzca incapacidad o muerte.

      De la norma legal antes citada se infiere que para calificar un siniestro como de índole laboral,
es imprescindible la existencia de una relación de causalidad entre la lesión y el quehacer laboral
de la víctima, relación que puede ser inmediata o directa, lo que determina un siniestro "a causa"
del trabajo, o bien, mediata o indirecta, caso en el cual se está en presencia de un infortunio "con
ocasión " del trabajo. Del mismo modo, se desprende que este vínculo de causalidad debe constar
de un modo indubitable.

     En la especie, conforme a los antecedentes proporcionados, aparece que la causa de las
lesiones se encuentra en un riña - por razones de carácter personal - que tuvo lugar entre el
afectado y un compañero de trabajo, siendo tal circunstancia la causa directa de la lesión
resultante.
     De este modo, resulta que en este caso no se presenta relación de causalidad entre las
lesiones que presentó el interesado y su trabajo, requisito indispensable para calificar un siniestro
de laboral.

     En consecuencia y con el mérito de las consideraciones que anteceden, esta
Superintendencia debe manifestar que no corresponde calificar como un accidente del trabajo a la
situación antes expuesta, razón por la cual no procede otorgar en este caso la cobertura
contemplada en la Ley Nº16.744; por ende, el sistema de salud común del trabajador debe
otorgarle las prestaciones pertinentes.

---------------------- Remitido por Secundina M Cortez/SUSESO con fecha 23/03/2005 10:16 a.m. ---------------------------



                                 Base de Datos Jurisprudencia SUSESO




Identificación    :    28986-DJ-PPM/DM-CQG
Fecha        : 10/07/2002
Título     :   ASOCIACION CHILENA DE SEGURIDAD

Fuentes Legales :
Vigencias:
Concordancias:               Oficio N° 8900, de 16 de marzo de 2001, de esta Superintendencia.




     La Isapre Banmédica se ha dirigido a esta Superintendencia, solicitando se determine el
origen común o profesional de la afección presentada por una de sus afiliadas, consistente en
"Depresión angustiosa, Crisis desadaptativa", indicada en las licencias médicas N°s. 1387241 y
1390100.

     Expone que al efectuar la correspondiente evaluación por perito psiquiatra se detectaron
antecedentes de evento traumático en su trabajo, estando ya en uso de reposo autorizado por
parte de su Contraloría Médica, no obstante, el estudio en comento permitió establecer que la
patología presentada por la afectada era secuela del accidente con ocasión de su trabajo que
había sufrido.

      Lo anterior fundamentado en las siguientes circunstancias:

a) La trabajadora fue agredida con arma blanca en su oficina por un trabajador al que debían
pagarle su finiquito.
b)     Las lesiones causadas con el arma blanca fueron de carácter leve, sin embargo, presentó
un trastorno depresivo por estrés post-traumático.

c) Se reintegro a su trabajo el día 4 de septiembre, sin problemas, por lo que es posible concluir
que el cuadro presentado es reactivo a la agresión sufrida mientras desarrollaba sus labores
habituales.

      En mérito de lo antes expuesto y de acuerdo con lo prescrito en el artículo 5° de la Ley N°
16.744, solicita que esta Superintendencia resuelva que las patologías antes indicada sean
considerada como secuela del accidente laboral por ésta sufrido, razón por la cual procedería se
evaluara el otorgamiento de las prestaciones de la Ley N° 16.744, como asimismo, correspondería
se le reembolsaran sólo lo correspondiente a las prestaciones de orden económico, por cuanto se
reconoce que en la presente situación no se dio aplicación a lo prevenido en el artículo 77° bis del
referido cuerpo legal.

     Requerida al efecto esa Asociación remitió la documentación que obraba en su poder,
haciendo presente que conforme el informe técnico de investigación de accidente elaborado por su
experta en prevención de riesgos, la trabajadora se desempeña en la Sociedad Comercial del Sur
Ltda.

      Agrega que el día 26 de julio de 2001, siendo alrededor de las 10:30 horas, la trabajadora
recibió la visita de un ex-trabajador de la misma, quién le consultó por unos dineros pendientes de
su finiquito. Al ver que no podía recibirlos, por no estar lista la documentación, éste se abalanzó
sobre la afectada con un arma blanca, apretándole el cuello hasta ser sorprendido por una
compañera de trabajo, momento en que el agresor se dio a la fuga con su bolso.

     Señala que la interesada fue atendida en el Hospital Regional de Concepción, en donde le
diagnosticaron lesiones leves y tiempo después presentó problemas que la hicieron consultar a un
médico psiquiatra en forma particular, quien le diagnosticó un trastorno adaptativo post-traumático.

    Conforme lo antes expuesto, y teniendo presente lo establecido en el artículo 5° de la Ley N°
16.744, se concluye que el accidente sufrido por la citada trabajadora en la fecha antes indicada,
constituye un accidente del trabajo, ocurrido con ocasión del trabajo.

      Sin perjuicio de lo precedentemente señalado, cabe precisar que al haber requerido la
accidentada atención médica particular primero en el citado Hospital Regional de Concepción y
luego con un médico psiquiatra a través de su previsión, se produjo una marginación de la
cobertura del seguro social, sin haberse acreditado al efecto las circunstancias de orden
excepcional que acrediten un estado de necesidad que la hubiere llevado a atenderse en un centro
distinto del que le correspondía.

     Precisa, asimismo, que de determinarse que las afecciones psiquiátricas presentadas por la
afectada son consecuencia del aludido accidente, esa Asociación es del parecer que sólo estaría
obligada a reembolsar a la Isapre recurrente los subsidios por incapacidad laboral y no el costo de
las atenciones médicas, acorde con lo sustentado por esta Superintendencia y habida
consideración que en la situación en estudio no se da aplicación a lo prevenido en el citado artículo
77° bis de la Ley N° 16.744.

      Posteriormente, esa Asociación mediante su carta GG.070.651.2002, remitió al efecto copia
del informe emitido por la médico psiquiatra que concluye que la dolencia psíquica de la interesada
ya existía a la época del mencionado infortunio y que el mismo sólo contribuyó al agravamiento del
cuadro clínico.

     Previo a resolver la cuestión de fondo debatida, esto es, el origen de las afecciones
psiquiátricas presentadas por la afectada, menester es precisar a esa Asociación que la aludida
Isapre jamás ha sostenido que su reclamación se funda en el procedimiento del artículo 77° bis,
sino que por el contrario reconoce que no es aplicable, por cuanto al haber reconocido, cursado y
pagado los correspondientes subsidios hizo suyo el diagnostico en cuestión.

     Precisado lo anterior, cumplo con manifestar a Ud. que la totalidad de los antecedentes
aportados fueron debidamente analizados, estableciéndose al efecto lo siguiente:

a)     Que, efectivamente la afectada se habría automarginado de la cobertura del seguro social
establecido en la Ley N° 16.744, al haber consultado en un centro asistencial distinto del obligado.

    En efecto, consta que la trabajadora luego de sufrir el infortunio habría concurrido al Hospital
Regional de Concepción y posteriormente donde un médico psiquiatra a través de su previsión
común, el que en definitiva le habría extendido las licencia médicas cuestionadas.

b)      Que, no consta dentro de los antecedentes aportado que la afectada se haya visto en
alguna de las situaciones de carácter excepcional que se establecen y que justifiquen su atención
en el citado centro hospitalario de Concepción, cuales son; cuando la urgencia lo requiera, cuando
la necesidad de someterse a tratamientos altamente especializados lo determinen; o cuando la
cercanía del lugar donde ocurrió el accidente lo requiera.

      Conforme lo anterior, es dable concluir que al no encontrarse la afectada en ninguna de las
referidas situaciones de excepción, se habría automarginado del seguro social.

      Ahora bien y en lo que respecta a la determinación del cuadro psicológico presentado por la
interesada, cabe puntualizar que los antecedentes médicos del caso fueron debidamente
analizados, estableciéndose que la patología por ésta presentada es claramente de origen laboral
al encontrarse en relación y como consecuencia directa del accidente que sufriera el 26 de julio de
2001, no habiéndose demostrado ninguna otra causa que justifique o explique el fenómeno. Dicha
reacción presentada por la paciente se clasifica con el nombre de Trastorno por Estres
Postraumatico y se encuentra perfectamente dentro de los plazos, luego de ocurrido un evento
traumático, para su presentación.

    En mérito de lo antes expuesto y, teniendo presente las consideraciones tanto de orden legal
como médico, esta Superintendencia cumple con manifestar que aprueba lo obrado por esa
Asociación, en orden, a que no le correspondería reembolsar en la presente situación las
prestaciones dispensadas a la afectada, no obstante, deberá reembolsar a la Isapre recurrente el
valor del subsidio por incapacidad laboral de que dan cuentan las licencias médicas citadas.

      Con todo, se instruye a esa Asociación para que efectúe la investigación del caso, tendiente a
verificar por qué su adherente no habría denunciado conforme lo prevenido en el artículo 76 del
cuerpo legal en estudio el accidente sufrido por su trabajadora. En este mismo orden de ideas, de
comprobarse el aludido incumplimiento deberá aplicar en la especie las sanciones que al efecto
establece el artículo 80 del mismo cuerpo legal.

---------------------- Remitido por Secundina M Cortez/SUSESO con fecha 23/03/2005 10:16 a.m. ---------------------------



                                 Base de Datos Jurisprudencia SUSESO




Identificación     :    12773-DJ-FBB
Fecha        :  05/04/2004
Título     :   ISAPRE BANMÉDICA S.A.

Fuentes Legales :            Ley N° 16.744.
Vigencias:
Concordancias:




      Esa ISAPRE ha recurrido a esta Superintendencia, reclamando en contra del Instituto de
Seguridad del Trabajo por no haber calificado como accidente del trabajo en el trayecto el que
sufriera un trabajador, el 13/11/2003.

     Acompaña una declaración efectuada por el trabajador afectado en la que señala que en la
citada fecha "cuando transitaba en su bicicleta desde su trabajo ubicado en (Cerrillos) a dos
cuadras de su trabajo y cuando se dirigía hacia General Velázquez, fue asaltado por tres sujetos
los que le golpean en la cara con una piedra.".

    Por lo anterior, sostiene que se trataría de un trayecto directo, en el que fue atacado sin
mediar agresión para robarle su bicicleta y una cadena de oro.

     Requerida la citada Mutual informó que no procedía calificar como accidente de trayecto el
que sufriera el trabajador, toda vez que de acuerdo a la declaración de rigor sobre las
circunstancias del hecho, el trabajador señaló que "se retiró de su lugar de trabajo a las 18:30
horas, se fue por calle Las Rozas y pasó a una botillería cercana, donde bebió una cerveza y,
luego, cuando iba cruzando el puente ferroviario fue agredido y asaltado". Manifestó además el
trabajador que la botillería estaba como a tres cuadras y media de distancia de su trabajo, y que en
ella bebió aproximadamente dos litros de cerveza.

     En la atención de urgencia de la Posta Central se le diagnosticó "Ebriedad, herida contusa
cortante molar derecho y erosiones faciales".

     Considerando lo expuesto, solicita se declare que el siniestro sufrido por el trabajador no
reviste los caracteres de un accidente en el trayecto directo entre el lugar de trabajo y su habitación
y, en consecuencia, se ordene a esa ISAPRE el reembolso de las prestaciones indebidamente
otorgadas al trabajador.

      Acompaña antecedentes pertinentes.

     Sobre el particular, esta Superintendencia manifiesta que de acuerdo con lo dispuesto por el
inciso segundo del artículo 5° de la Ley N° 16.744 constituyen accidentes del trabajo los ocurridos
en el trayecto directo, de ida o regreso, entre la habitación y el lugar de trabajo.

      Lo anterior, según lo ha precisado esta Entidad implica que dicho recorrido no sea
interrumpido o que no hayan desviaciones en el mismo por causas que no sean necesarias o
determinadas por la sola voluntad del trabajador.

     En la especie, consta de la declaración prestada por el interesado ante la Mutual que una vez
que había iniciado el trayecto desde su lugar de trabajo hacia su habitación, lo interrumpió para
tomar cerveza en una botillería cercana a su trabajo donde, en definitiva, habría ingerido según sus
palabras "como dos litros de cerveza" (se tuvo a la vista fotocopia de declaración firmada por el
trabajador).

      Analizados los hechos, conforme al tenor de lo dispuesto por el artículo 5 inciso segundo de la
Ley 16.744, se concluye que el día de los hechos el trabajador salió del recinto de la empresa e
inició el trayecto hacia su habitación, el cual interrumpió para efectos de beber alcohol en una
botillería cercana al trabajo, así, al sufrir su infortunio, el afectado se encontraba en un trayecto
entre su lugar de trabajo y su habitación, interrumpido por la circunstancia señalada.

      En consecuencia y por lo expuesto, procede confirmar lo resuelto por el Instituto de Seguridad
del Trabajo en orden a que el de la especie, no constituye un accidente del trabajo en el trayecto,
por lo que corresponde a esa ISAPRE otorgar su cobertura, y reembolsar a la Mutual el valor de las
prestaciones que hubiere otorgado al trabajador.

---------------------- Remitido por Secundina M Cortez/SUSESO con fecha 23/03/2005 10:16 a.m. ---------------------------



                                 Base de Datos Jurisprudencia SUSESO
Identificación    :    24188-DA-RHMS
Fecha        : 22/06/2004
Título     :   PARTICULAR

Fuentes Legales : Ley N° 16.744.


Vigencias:
Concordancias:        Oficios Ord. N°s. 2.142 de 1972, 7.453 de 1990 y 12.004 de 1995, de esta
                      Superintendencia.




    Ha recurrido Ud. a esta Superintendencia, reclamando en contra de la Asociación Chilena de
Seguridad, ya que no ha calificado como un accidente del trabajo al siniestro que sufrió el
19/09/2003, sino que como una situación derivada de factores pasionales.

     Expone Ud. que aún cuando en la especie el hecho se calificó como un homicidio frustrado -
indica que el caso será archivado, ya que el autor se suicidó - la situación debe calificarse teniendo
en cuenta que ya se "...encontraba ingresando a mis funciones, vale decir estaba a disposición del
empleador y me encontraba en trayecto a mis labores.

    Indica que en este caso, la agresión de que fue víctima se produjo con ocasión del trabajo y
que ocurrió por la concurrencia a sus labores.

     Requerida la Asociación mencionada, informó que Ud., "...en las inmediaciones de su lugar de
trabajo, fue interceptada por su ex - novio, con quien sostuvo una acalorada discusión y forcejeo,
para luego recibir dos disparos efectuado por el mencionado ex - novio, resultando gravemente
lesionada. Luego su agresor se suicidó en el mismo lugar.".

     Agrega que, de acuerdo con los antecedentes que obran en su poder, Ud. "...mantenía con el
agresor problemas de relación, llegando incluso a demandarlo por violencia intrafamiliar según
consta del expediente Rol 744-03 del Segundo Juzgado de Letras de Linares, iniciado con fecha
25 de agosto de 2003.".

     Por lo anterior, la Mutualidad estima que el de la especie es un accidente de carácter común,
ocasionado por sus problemas personales con el agresor.

      Sobre el particular, este Organismo debe expresar que el artículo 5 de la Ley Nº16.744
dispone que se entiende por accidente del trabajo toda lesión que una persona sufra a causa o con
ocasión de su trabajo, y que le produzca incapacidad o muerte. Conforme a dicha disposición y tal
como lo ha señalado reiteradamente esta Superintendencia, para que proceda calificar un
accidente como del trabajo, es necesario que la lesión se haya producido en relación directa
(expresión "a causa"), o bien en una relación indirecta, pero indubitable (expresión "con ocasión"),
con el trabajo de la víctima.

      En todo caso, de acuerdo al precepto legal citado, necesariamente debe haber una relación
de causalidad entre el trabajo realizado y las lesiones sufridas. Precisamente, en consonancia con
la exigencia mencionada, esta Entidad ha resuelto (v. gr. Oficio Ord. N°12.004, de 1995), que no
todo accidente ocurrido en el lugar de trabajo y dentro de la jornada laboral (o bien, realizando el
trayecto directo entre la habitación y el lugar de trabajo), es un siniestro laboral, toda vez que, para
que sea procedente dicha calificación, es menester que se presente la relación indicada.

     En la especie, según los antecedentes proporcionados, Ud. fue víctima de una agresión
armada (pistola) por parte de una persona con quien había mantenido una relación sentimental,
quien, incluso, después se suicidó. Tal agresión, como puede apreciarse, no guarda relación
alguna con su trabajo y constituye únicamente un hecho de carácter policial, totalmente
desvinculado con las labores que Ud. desempeñaba, no existiendo, por consiguiente, la relación de
causalidad a que se ha aludido precedentemente y exigida para calificar un accidente como del
trabajo.

     Por las consideraciones expuestas, esta Superintendencia debe manifestar que no
corresponde calificar como un accidente del trabajo al siniestro de que se trata y, por ende, no
procede aplicar a su respecto la cobertura que establece la Ley Nº 16.744.

---------------------- Remitido por Secundina M Cortez/SUSESO con fecha 23/03/2005 10:16 a.m. ---------------------------



                                 Base de Datos Jurisprudencia SUSESO




Identificación    :    22350-DJ-SMM
Fecha        : 09/06/2004
Título     :   MUTUAL DE SEGURIDAD DE LA CÁMARA CHILENA DE LA
CONSTRUCCIÓN

Fuentes Legales :            Leyes N°s 16.395 y 16.744.
Vigencias:
Concordancias:               Oficio N°2392, de 4 de febrero de 1998, de esta Superintendencia.




               Mediante presentación, la Dra. Soledad Ubilla Foncea, Directora del Sesma Región
Metropolitana, ha remitido a este Organismo los antecedentes correspondientes a la investigación
del accidente acaecido a un trabajador (Q.E.P.D), señalando que en opinión de ese Organismo
sería de carácter laboral y no común como habría dictaminado esa Mutualidad.
                Requerida al efecto, ese Organismo ha informado que efectivamente ha calificado
como común el accidente ocurrido el día 9 de marzo de 2003 a las 16 hrs., por el que falleció el
trabajador, quien se desempeñaba como "barredor" para una empresa de aseo.

                En efecto, de acuerdo a la investigación aludida, se pudo establecer -señala- que
mientras el trabajador recolectaba desechos en una feria, una persona no identificada vació un
tambor de basura en la cuneta, lo que ocasionó una discusión seguida de una riña entre ellos

                 Conforme a lo declarado por un trabajador, "único testigo presencial de los hechos",
el trabajador siniestrado y el desconocido "se pegaron pechazos mutuamente (golpes pecho contra
pecho). Posteriormente el desconocido le pegó un golpe de puño en el hombro. En este momento
el testigo intentó separarlos y llevar a su compañero hasta el camión, pero el accidentado regresó,
momento en el que fue golpeado por el desconocido con un palo en la cabeza, cayendo al suelo.
El desconocido se dio a la fuga, aprovechando que los compañeros del trabajador golpeado
trataban de asistirlo".-

               Conforme a lo anterior y fundándose en antecedentes remitidos a este Organismo,
tales como Investigación de accidente fatal, declaraciones de testigos, Croquis, informe médico,
etc, concluye que no corresponde calificar este siniestro como laboral, toda vez que fue producto
de una riña.

                 Al respecto, esta Superintendencia ha sostenido que para que se configure un
accidente del trabajo debe existir necesariamente una relación de causalidad que puede ser directa
o indirecta, la que en el primer caso dará lugar a un accidente "a causa del trabajo" y, en la
segunda alternativa, a un accidente "con ocasión del trabajo". Con todo, también se ha señalado
que esa relación de causalidad debe ser indubitable.

En la especie, resulta indiscutible que el trabajador sufrió una lesión -que resultó ser fatal- como
consecuencia de una agresión por parte de un desconocido. Dicha agresión, de acuerdo a los
testimonios y declaraciones tenidas en vista, se produjo dentro de la jornada laboral y en el lugar
de trabajo, más aún, tuvo como causa directa el quehacer laboral del fallecido. En efecto, el
trabajador, en su calidad de "barredor de basura" de la empresa de aseo se vio involucrado en una
discusión y posterior riña con un desconocido que vació el contenido de un tambor con basura en
la cuneta, mientras el primero -como ya se mencionó- se encontraba en cumplimiento de sus
labores de aseo.

                A este respecto, debe concluirse que existió -sin duda alguna- provocación previa
por parte del tercero y no del trabajador afectado, y existiendo versiones contestes en cuanto a la
agresión ocurrida, lugar y horario en que aconteció y no acreditándose provocación previa por
parte del afectado ni causas ajenas a lo laboral que hayan intervenido en los hechos, se concluye
que la lesión del afectado debe ser calificada como un accidente del trabajo, por lo que
corresponde que se otorguen las prestaciones que sean procedentes conforme a la normativa de
la Ley N°16.744.
---------------------- Remitido por Secundina M Cortez/SUSESO con fecha 23/03/2005 10:16 a.m. ---------------------------



                                 Base de Datos Jurisprudencia SUSESO




Identificación    :    26886-DJ-MISS
Fecha        : 09/07/2004
Título     :   UNA EMPRESA

Fuentes Legales :            Ley 16.744
Vigencias:
Concordancias:




    Esa empresa se ha dirigido a esta Superintendencia, reclamando en contra del Instituto de
Seguridad del Trabajo por haber calificado como laboral el accidente de tránsito que sufriera uno
de sus trabajadores el 6 de abril de 2004, en el que resultara lesionado al ser agredido por el otro
conductor que lo chocó por la parte trasera.

     Señala que si bien dicho accidente ocurrió dentro de la jornada de trabajo, se debió a un caso
de fuerza mayor no atribuible a la empresa sino a un factor externo, dado que no está al alcance
de la empresa controlar el estado emocional de los conductores con los que a diario se interactúa
en la vía pública.

     Requerida la aludida Mutual informó que de acuerdo con la documentación acompañada el
trabajador ingresó a sus servicios asistenciales el 6 de abril de 2004, refiriendo que mientras
conducía la camioneta de propiedad de su empleador, en horario de trabajo, ésta fue colisionada
en la parte trasera y al bajarse a verificar los daños, fue inmediatamente agredido con un objeto
contundente por el conductor del otro móvil que participó en el accidente.

     Agrega que en atención a que los antecedentes existentes en torno a este caso permitieron
determinar la existencia de una relación de causalidad al menos indirecta entre la lesión
presentada por el afectado y su trabajo, esa Mutualidad procedió a otorgar al afectado los
beneficios de la Ley N° 16.744.

     Hace presente que el siniestro que sufrió su trabajador se produjo al ser agredido por un
tercero mientras laboraba para su empleador en un vehículo de propiedad de esa empresa, sin
mediar provocación o discusión alguna, siendo por consiguiente un agente pasivo de la agresión,
antecedentes que permitieron a la institución establecer que nos encontramos en presencia de un
accidente con ocasión del trabajo.

     Sobre el particular, esta Superintendencia manifiesta que el artículo 5 de la Ley N° 16.744
define accidente del trabajo como toda lesión que una persona sufra a causa o con ocasión del
trabajo y que le produzca incapacidad o muerte.

    De dicha definición se desprende que entre el trabajo y la lesión puede haber una relación
inmediata - a causa - o mediata - con ocasión.

      En la especie, cabe señalar que las labores que desempeña el sr. Donoso para esa empresa
lo obligan a desplazarse en un vehículo de la misma, poniéndolo en contacto con el riesgo de
participar en un eventual choque e incluso ser agredido por un conductor desequilibrado.

      Por ello, es indubitable la relación trabajo-lesión que se presenta en este caso.

     Ahora bien, cabe señalar que la excepción que establece el inciso final del mismo artículo 5
se refiere a los accidentes debidos a fuerza mayor extraña que no tenga relación alguna con el
trabajo, lo que obviamente no ocurre en el caso que se analiza, toda vez que la colisión y posterior
agresión no se debieron a una fuerza mayor extraña (imprevisto de la naturaleza que es imposible
de resistir) ni tampoco es de aquéllos que no tienen relación alguna con el trabajo, puesto que
como se ha dicho, guarda absoluta relación con el mismo en cuanto forma parte de las
obligaciones del trabajador que lo exponen al riesgo de sufrir un choque e incluso malos tratos de
terceros alterados.

     En consecuencia y por lo expuesto, procede confirmar la calificación como laboral del
accidente que ha efectuado la citada Mutual.




---------------------- Remitido por Secundina M Cortez/SUSESO con fecha 23/03/2005 10:16 a.m. ---------------------------



                                 Base de Datos Jurisprudencia SUSESO




Identificación    :    38563-DJ/DM-MISS-CCA
Fecha        : 01/10/2004
Título     :   MUTUAL DE SEGURIDAD DE LA CÁMARA CHILENA DE LA
CONSTRUCCIÓN

Fuentes Legales :            Ley 16.744
Vigencias:
Concordancias:




     Ha recurrido a esta Superintendencia la ISAPRE ING, reclamando en contra de esa
Mutualidad por no haber calificado como accidente del trabajo el siniestro ocurrido a un trabajador
el 14 de marzo de 2004.

     Señala que el trabajador durante su jornada laboral sufrió un accidente que le produjo la
fractura de 5° metatarsiano derecho al intentar reducir a un individuo ebrio que provocaba
problemas al intentar ingresar a una estación del Metro que estaba cerrada.

     Requerida esa Mutual informó que el interesado ingresó en sus dependencias del Hospital
Santiago el 15 de marzo de 2004, a las 00:10 horas, refiriendo que mientras se desempeñaba
como vigilante en el Metro, Estación Los Héroes, se cayó al subir una escalera lesionándose la
mano derecha.

     El profesional tratante dispuso la investigación del siniestro, toda vez que estimó que el
mecanismo lesional relatado era incompatible con la patología que afectaba al trabajador,
consistente en fractura del 5° metacarpiano derecho.

      De la aludida investigación se colige que la lesión sufrida se le produjo de los golpes que
intercambió con un cliente del Metro S.A. que habría estado alcoholizado. Hace presente que la
primera versión dada por el trabajador es la misma que se consignó en la DIAT y en el Libro de
Novedades de Guardia del Metro, mientras que la segunda (intercambio de golpes con cliente del
Metro) es concordante con lo declarado por su jefe y por otro guardia.

      Finalmente, señala que la incompatibilidad médica del mecanismo lesional referido para la
primera versión y la existencia de dos de ellas, han llevado a concluir que no existen elementos
suficientes que permitan formarse la convicción de la ocurrencia del siniestro y sus circunstancias.

     Sobre el particular, cabe señalar que conforme a lo prevenido por el inciso primero del artículo
5° de la Ley N° 16.744, constituye accidente del trabajo toda lesión que una persona sufra a causa
o con ocasión del trabajo, y que le produzca incapacidad o muerte.

     De la citada norma legal se infiere que es necesario la existencia de una relación de
causalidad entre la lesión y el quehacer laboral de la víctima, vínculo que puede ser inmediato o
directo, lo que determina un siniestro "a causa" del trabajo, o bien, mediato o indirecto, situación en
que nos encontramos en presencia de un infortunio "con ocasión" del trabajo. Del mismo modo, se
desprende que este vínculo de causalidad debe constar de un modo indubitable.

      En la especie, en conformidad con los antecedentes acompañados, dentro de los cuales
figuran el correspondiente informe de investigaciones y declaraciones de los involucrados en el
accidente que se investiga, es posible establecer lo siguiente:
     3.1.- Que el trabajador siniestrado se desempeña como vigilante privado para la Dirección
General del Metro; que puede cumplir horario diurno (de 8 a 20 horas) o nocturno ( de 20 a 8 horas
del día siguiente).

      3.2.- Que el primer relato dado al ingreso a esa Mutualidad no correspondía a lo ocurrido, toda
vez que la investigación del siniestro ha permitido establecer fehacientemente que el día 14 de
marzo de 2004, a las 22:40 horas aproximadamente cuando las Boleterías se encontraban
cerradas una persona intenta viajar en el Metro Estación Los Héroes sin boleto, generándose un
altercado con el vigilante de que se trata.

     3.3.- Que la veracidad de los hechos en la forma antes relatada está avalada por la Jefa del
trabajador accidentado, por el guardia que lo acompañaba, existiendo una denuncia en la 38
Comisaría efectuada por la persona a la que se le impidió el paso al andén en contra de los dos
guardias por agresión en su contra.

     3.4.- Sometido el caso al estudio del Departamento Médico éste ha concluido que la lesión
diagnosticada como "Fractura diafisiaria del 5° metacarpiano derecho" es de origen laboral. En
efecto, aún cuando hay dos versiones distintas de los hechos, la declaración hecha por el
trabajador es coincidente con la de testigos, en cuanto a que hubo un intercambio de golpes con
un usuario del metro. El afectado señala claramente en su relato de hojas 41 y 42 del expediente,
que los síntomas se iniciaron en directa relación con un golpe de puño que él le propinó al
contrincante en la cabeza, siendo este mecanismo concordante con la fractura de mano derecha
ya mencionada.

4.-     En consecuencia y por lo anteriormente señalado, se ha aclarado que el vigilante privado al
intentar impedir el paso de una persona que, sin portar su boleto pretendía viajar en el Metro, fue
agredido y al repeler la acción de ella sufrió el accidente en estudio que reviste las características
de un accidente del trabajo, por lo que esa Mutual ha debido otorgarle la cobertura de la Ley
16.744.

---------------------- Remitido por Secundina M Cortez/SUSESO con fecha 23/03/2005 10:16 a.m. ---------------------------



                                 Base de Datos Jurisprudencia SUSESO




Identificación    :    40655-DJ/DM-CGCU
Fecha        : 18/10/2004
Título     :   MUTUAL DE SEGURIDAD DE LA CÁMARA CHILENA DE LA
CONSTRUCCIÓN

Fuentes Legales :            Leyes N°s. 16.395 y 16.744.
Vigencias:
Concordancias:




     La Unidad de Salud Ocupacional de la COMPIN del Servicio de Salud Metropolitano
Occidente, ha solicitado a esta Superintendencia un pronunciamiento sobre el carácter laboral o
común del accidente sufrido por un chofer de locomoción colectiva , el domingo 4 de noviembre de
2001, a las 06:30 hrs., cuando al descender de un colectivo para dirigirse al garaje a retirar el bus
para iniciar su jornada de trabajo, fue agredido, por detrás con un objeto contundente en la región
temporoparietal izquierda, con pérdida de conciencia y herida contusa cortante del cuero
cabelludo.

     Expresa que el trabajador fue encontrado en el lugar de la agresión por sus compañeros de
trabajo, quienes lo trasladaron a su casa dejándolo en cama, permaneciendo con compromiso de
conciencia en su domicilio hasta el martes 13 de noviembre señalado, fecha en que concurre a la
Posta Central, en donde se le practica un TAC, quedando hospitalizado y otorgándosele la licencia
médica N°2870822, por 30 días a contar del 6 de noviembre de 2001, con los diagnósticos de
trauma craneo encéfalo izquierdo y contusión cerebral parientotemporal izquierdo.

     Agrega que en virtud de lo expuesto al trabajador sólo le fue posible presentarse ante la
Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción recién el 23 de noviembre de 2001,
entidad que le rechazó la calidad de laboral del accidente de trayecto sufrido, por no contar con
medios de prueba para acreditarlo.

     Por último, esa COMPIN ha acompañado a esta Superintendencia la evaluación médico legal
ocupacional, que contiene el profesiograma, amamnesis, exámen y conclusiones del accidente de
trayecto que afectó al trabajador.

     Requerida al efecto, esa Mutual ha informado a esta Superintendencia que el trabajador
ingresó a esa Mutual el 23 de noviembre de 2001, y que se dictaminó mediante la Resolución
U.T./04/4439, de 26 del mes indicado, que el accidente sufrido por el trabajador no constituyó un
accidente de trayecto de la Ley N°16.744, ya que no acreditó, por medios de prueba, el hecho de
haberle ocurrido dicho siniestro en el trayecto directo a su trabajo, y además, el hecho que las
declaraciones efectuadas en cuanto a la forma, hora y lugar en que se dieron los hechos del
accidente, no son lo suficientemente circunstanciados, para que pueda ser calificado el accidente
como de trayecto.

      Al respecto, cumple esta Superintendencia con manifestar que el Departamento Médico de
este Servicio, estudió la anamnesis, los exámenes médicos y evaluaciones del afectado, enviados
por la COMPIN citada, concluyendo que el trabajador el 13 de noviembre de 2001, ingresó a la
Posta Central, con severos diagnósticos, de trauma de craneo encefálico cerrado izquierdo y
contusión cerebral parientotemporal, los cuales eran concordantes con el mecanismo lesional ya
descrito en el accidente producto de la agresión, con objeto contundente, sufrido por el trabajador
el 4 del mes señalado y que la evaluación de su cuadro clínico era coincidente con la fecha del
accidente de trayecto acontecido.

     Además, se concluye de los antecedentes médicos del caso, que la existencia de un
hematoma subdural, es una lesión que se asocia a un traumatismo craneoencefálico severo y
cuyos graves síntomas pueden causar pérdida de conciencia por un tiempo, como en la especie
aconteció, o bién aparecer a minutos de ocurrido el trauma. Lo anterior, explica médicamente la
demora del trabajador para concurrir a la Posta Central y a esa Mutual con el fin de poder solicitar
atención médica.

     En mérito del estudio médico del caso, en especial, de la anamnesis y de su evolución esta
Superintendencia concluye que, desde el punto de vista médico, dada la gravedad y magnitud del
trauma craneano es absolutamente razonable la demora incurrida por el trabajador para concurrir a
la Posta Central y a esa Mutual para ser atendido, ya que debido a la pérdida de conciencia, que le
causó el severo accidente de trayecto en análisis, se encontró imposibilitado para concurrir a
denunciar el siniestro una vez sufrida dicha brutal agresión.

      En virtud de lo expuesto y conforme a lo establecido en el artículo 5° inciso segundo de la Ley
N°16.744, esta Superintendencia manifiesta que el accidente sufrido por el trabajador de que se
trata debe calificarse como accidente del trabajo de trayecto, ocurrido en el trayecto directo entre
su casa y el lugar de trabajo. Lo anterior, no obstante, el mayor tiempo utilizado por el trabajador
para solicitar atención médica y denunciar el siniestro a esa Mutual, ya que médicamente se
encontraba el paciente absolutamente imposibilitado de efectuarlo en menor tiempo, lo cual, a su
vez, constituyó un impedimento de fuerza mayor, para que el trabajador pudiera concurrir a
Carabineros a dejar constancia del accidente o bién, para poder aportar mayores pruebas y
declaraciones sobre las circunstancias del accidente sufrido.

     Por consiguiente, y en mérito de lo expresado esta Superintendencia declara como accidente
de trayecto el accidente sufrido por el trabajador en cuestión el 4 de noviembre de 2001, por lo
que esa Mutual deberá otorgarle las prestaciones contempladas en la cobertura de la Ley
N°16.744, y proceder a reembolsar a la COMPIN citada, los gastos incurridos respecto del
otorgamiento de la licencia médica aludida y los originados en la atención médica del trabajador
mencionado.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:225
posted:7/11/2010
language:Spanish
pages:18