ALGUNOS CONVENIOS OIT SOBRE SEGURIDAD Y SALUD OCUPACIONAL by xqo30826

VIEWS: 189 PAGES: 55

									ALGUNOS CONVENIOS OIT SOBRE SEGURIDAD Y
SALUD OCUPACIONAL


C155 Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981
Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores y medio ambiente de trabajo (Nota: Fecha de entrada en vigor:
11:08:1983 .)
Lugar:Ginebra
Fecha de adopción:22:06:1981
Sesion de la Conferencia:67
Sujeto: Seguridad y salud en el trabajo
Ver las ratificaciones que ha recibido este Convenio

Vizualisar el documento en: Ingles Frances
Estatus: Instrumento actualizado


La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 3 junio 1981 en su
sexagésima séptima reunión;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la
seguridad, la higiene y el medio ambiente de trabajo, cuestión que constituye el
sexto punto del orden del día de la reunión, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un
convenio internacional,

adopta, con fecha 22 de junio de mil novecientos ochenta y uno, el presente
Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre seguridad y salud de
los trabajadores, 1981:

Parte I. Campo de Aplicación y Definiciones

Artículo 1

1. El presente Convenio se aplica a todas las ramas de actividad económica.

2. Todo Miembro que ratifique el presente Convenio podrá, previa consulta tan
pronto como sea posible con las organizaciones representativas de
empleadores y de trabajadores interesadas, excluir parcial o totalmente de su
aplicación a determinadas ramas de actividad económica, tales como el
transporte marítimo o la pesca, en las que tal aplicación presente problemas
especiales de cierta importancia.

3. Todo Miembro que ratifique el presente Convenio deberá enumerar, en la
primera memoria sobre la aplicación del Convenio que someta en virtud del
artículo 22 de la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo, las
ramas de actividad que hubieren sido excluidas en virtud del párrafo 2 de este
artículo, explicando los motivos de dicha exclusión y describiendo las medidas
tomadas para asegurar suficiente protección a los trabajadores en las ramas
excluidas, y deberá indicar en las memorias subsiguientes todo progreso
realizado hacia una aplicación más amplia.

Artículo 2

1. El presente Convenio se aplica a todos los trabajadores de las ramas de
actividad económica abarcadas.

2. Todo Miembro que ratifique el presente Convenio podrá, previa consulta, tan
pronto como sea posible, con las organizaciones representativas de
empleadores y de trabajadores interesadas, excluir parcial o totalmente de su
aplicación a categorías limitadas de trabajadores respecto de las cuales se
presenten problemas particulares de aplicación.

3. Todo Miembro que ratifique el presente Convenio deberá enumerar, en la
primera memoria sobre la aplicación del Convenio que someta en virtud del
artículo 22 de la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo, las
categorías limitadas de trabajadores que hubiesen sido excluidas en virtud del
párrafo 2 de este artículo, explicando los motivos de dicha exclusión, y deberá
indicar en las memorias subsiguientes todo progreso realizado hacia una
aplicación más amplia.

Artículo 3

A los efectos del presente Convenio:

a) la expresión ramas de actividad económica abarca todas las ramas en que
hay trabajadores empleados, incluida la administración pública;

b) el término trabajadores abarca todas las personas empleadas, incluidos los
empleados públicos;

c) la expresión lugar de trabajo abarca todos los sitios donde los trabajadores
deben permanecer o adonde tienen que acudir por razón de su trabajo, y que
se hallan bajo el control directo o indirecto del empleador;

d) el término reglamentos abarca todas las disposiciones a las que la
autoridad o autoridades competentes han conferido fuerza de ley;

e) el término salud , en relación con el trabajo, abarca no solamente la
ausencia de afecciones o de enfermedad, sino también los elementos físicos y
mentales que afectan a la salud y están directamente relacionados con la
seguridad e higiene en el trabajo.

Parte II. Principios de una Política Nacional

Artículo 4
1. Todo Miembro deberá, en consulta con las organizaciones más
representativas de empleadores y de trabajadores interesadas y habida cuenta
de las condiciones y práctica nacionales, formular, poner en práctica y
reexaminar periódicamente una política nacional coherente en materia de
seguridad y salud de los trabajadores y medio ambiente de trabajo.

2. Esta política tendrá por objeto prevenir los accidentes y los daños para la
salud que sean consecuencia del trabajo, guarden relación con la actividad
laboral o sobrevengan durante el trabajo, reduciendo al mínimo, en la medida
en que sea razonable y factible, las causas de los riesgos inherentes al medio
ambiente de trabajo.

Artículo 5

La política a que se hace referencia en el artículo 4 del presente Convenio
deberá tener en cuenta las grandes esferas de acción siguientes, en la medida
en que afecten la seguridad y la salud de los trabajadores y el medio ambiente
de trabajo:

a) diseño, ensayo, elección, reemplazo, instalación, disposición, utilización y
mantenimiento de los componentes materiales del trabajo (lugares de trabajo,
medio ambiente de trabajo, herramientas, maquinaria y equipo; sustancias y
agentes químicos, biológicos y físicos; operaciones y procesos);

b) relaciones existentes entre los componentes materiales del trabajo y las
personas que lo ejecutan o supervisan, y adaptación de la maquinaria, del
equipo, del tiempo de trabajo, de la organización del trabajo y de las
operaciones y procesos a las capacidades físicas y mentales de los
trabajadores;

c) formación, incluida la formación complementaria necesaria, calificaciones y
motivación de las personas que intervienen, de una forma u otra, para que se
alcancen niveles adecuados de seguridad e higiene;

d) comunicación y cooperación a niveles de grupo de trabajo y de empresa y a
todos los niveles apropiados hasta el nivel nacional inclusive;

e) la protección de los trabajadores y de sus representantes contra toda medida
disciplinaria resultante de acciones emprendidas justificadamente por ellos de
acuerdo con la política a que se refiere el artículo 4 del presente Convenio.

Artículo 6

La formulación de la política a que se refiere el artículo 4 del presente Convenio
debería precisar las funciones y responsabilidades respectivas, en materia de
seguridad y salud de los trabajadores y medio ambiente de trabajo, de las
autoridades públicas, los empleadores, los trabajadores y otras personas
interesadas, teniendo en cuenta el carácter complementario de tales
responsabilidades, así como las condiciones y la práctica nacionales.
Artículo 7

La situación en materia de seguridad y salud de los trabajadores y medio
ambiente de trabajo deberá ser objeto, a intervalos adecuados, de exámenes
globales o relativos a determinados sectores, a fin de identificar los problemas
principales, elaborar medios eficaces de resolverlos, definir el orden de
prelación de las medidas que haya que tomar, y evaluar los resultados.

Parte III. Acción a Nivel Nacional

Artículo 8

Todo Miembro deberá adoptar, por vía legislativa o reglamentaria o por
cualquier otro método conforme a las condiciones y a la práctica nacionales, y
en consulta con las organizaciones representativas de empleadores y de
trabajadores interesadas, las medidas necesarias para dar efecto al artículo 4
del presente Convenio.

Artículo 9

1. El control de la aplicación de las leyes y de los reglamentos relativos a la
seguridad, la higiene y el medio ambiente de trabajo deberá estar asegurado
por un sistema de inspección apropiado y suficiente.

2. El sistema de control deberá prever sanciones adecuadas en caso de
infracción de las leyes o de los reglamentos.

Artículo 10

Deberán tomarse medidas para orientar a los empleadores y a los trabajadores
con objeto de ayudarles a cumplir con sus obligaciones legales.

Artículo 11

A fin de dar efecto a la política a que se refiere el artículo 4 del presente
Convenio, la autoridad o autoridades competentes deberán garantizar la
realización progresiva de las siguientes funciones:

a) la determinación, cuando la naturaleza y el grado de los riesgos así lo
requieran, de las condiciones que rigen la concepción, la construcción y el
acondicionamiento de las empresas, su puesta en explotación, las
transformaciones más importantes que requieran y toda modificación de sus
fines iniciales, así como la seguridad del equipo técnico utilizado en el trabajo y
la aplicación de procedimientos definidos por las autoridades competentes;

b) la determinación de las operaciones y procesos que estarán prohibidos,
limitados o sujetos a la autorización o al control de la autoridad o autoridades
competentes, así como la determinación de las sustancias y agentes a los que
la exposición en el trabajo estará prohibida, limitada o sujeta a la autorización o
al control de la autoridad o autoridades competentes; deberán tomarse en
consideración los riesgos para la salud causados por la exposición simultánea
a varias sustancias o agentes;

c) el establecimiento y la aplicación de procedimientos para la declaración de
accidentes del trabajo y enfermedades profesionales por parte de los
empleadores y, cuando sea pertinente, de las instituciones aseguradoras u
otros organismos o personas directamente interesados, y la elaboración de
estadísticas anuales sobre accidentes del trabajo y enfermedades
profesionales;

d) la realización de encuestas cada vez que un accidente del trabajo, un caso
de enfermedad profesional o cualquier otro daño para la salud acaecido
durante el trabajo o en relación con éste parezca revelar una situación grave;

e) la publicación anual de informaciones sobre las medidas tomadas en
aplicación de la política a que se refiere el artículo 4 del presente Convenio y
sobre los accidentes del trabajo, los casos de enfermedades profesionales y
otros daños para la salud acaecidos durante el trabajo o en relación con éste; f)
habida cuenta de las condiciones y posibilidades nacionales, la introducción o
desarrollo de sistemas de investigación de los agentes químicos, físicos o
biológicos en lo que respecta a los riesgos que entrañaran para la salud de los
trabajadores.

Artículo 12

Deberán tomarse medidas conformes a la legislación y práctica nacionales a fin
de velar por que las personas que diseñan, fabrican, importan, suministran o
ceden a cualquier título maquinaria, equipos o sustancias para uso profesional:

a) se aseguren, en la medida en que sea razonable y factible, de que la
maquinaria, los equipos o las sustancias en cuestión no impliquen ningún
peligro para la seguridad y la salud de las personas que hagan uso correcto de
ellos;

b) faciliten información sobre la instalación y utilización correctas de la
maquinaria y los equipos y sobre el uso correcto de substancias, sobre los
riesgos que presentan las máquinas y los materiales y sobre las características
peligrosas de las sustancias químicas, de los agentes o de los productos físicos
o biológicos, así como instrucciones acerca de la manera de prevenir los
riesgos conocidos;

c) efectúen estudios e investigaciones o se mantengan al corriente de cualquier
otra forma de la evolución de los conocimientos científicos y técnicos
necesarios para cumplir con las obligaciones expuestas en los apartados a) y
b) del presente artículo.

Artículo 13

De conformidad con la práctica y las condiciones nacionales, deberá
protegerse de consecuencias injustificadas a todo trabajador que juzgue
necesario interrumpir una situación de trabajo por creer, por motivos
razonables, que ésta entraña un peligro inminente y grave para su vida o su
salud.

Artículo 14

Deberán tomarse medidas a fin de promover, de manera conforme a las
condiciones y a la práctica nacionales, la inclusión de las cuestiones de
seguridad, higiene y medio ambiente de trabajo en todos los niveles de
enseñanza y de formación, incluidos los de la enseñanza superior técnica,
médica y profesional, con objeto de satisfacer las necesidades de formación de
todos los trabajadores.

Artículo 15

1. A fin de asegurar la coherencia de la política a que se refiere el artículo 4 del
presente Convenio y de las medidas tomadas para aplicarla, todo Miembro
deberá tomar, previa consulta tan pronto como sea posible con las
organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores y,
cuando sea apropiado, con otros organismos, disposiciones conformes a las
condiciones y a la práctica nacionales a fin de lograr la necesaria coordinación
entre las diversas autoridades y los diversos organismos encargados de dar
efecto a las partes II y III del presente Convenio.

2. Cuando las circunstancias lo requieran y las condiciones y la práctica
nacionales lo permitan, tales disposiciones deberían incluir el establecimiento
de un organismo central.

Parte IV. Acción a Nivel de Empresa

Artículo 16

1. Deberá exigirse a los empleadores que, en la medida en que sea razonable
y factible, garanticen que los lugares de trabajo, la maquinaria, el equipo y las
operaciones y procesos que estén bajo su control son seguros y no entrañan
riesgo alguno para la seguridad y la salud de los trabajadores.

2. Deberá exigirse a los empleadores que, en la medida en que sea razonable
y factible, garanticen que los agentes y las sustancias químicos, físicos y
biológicos que estén bajo su control no entrañan riesgos para la salud cuando
se toman medidas de protección adecuadas.

3. Cuando sea necesario, los empleadores deberán suministrar ropas y
equipos de protección apropiados a fin de prevenir, en la medida en que sea
razonable y factible, los riesgos de accidentes o de efectos perjudiciales para la
salud.

Artículo 17
Siempre que dos o más empresas desarrollen simultáneamente actividades en
un mismo lugar de trabajo tendrán el deber de colaborar en la aplicación de las
medidas previstas en el presente Convenio.

Artículo 18

Los empleadores deberán prever, cuando sea necesario, medidas para hacer
frente a situaciones de urgencia y a accidentes, incluidos medios adecuados
para la administración de primeros auxilios.

Artículo 19

Deberán adoptarse disposiciones a nivel de empresa en virtud de las cuales:

a) los trabajadores, al llevar a cabo su trabajo, cooperen al cumplimiento de las
obligaciones que incumben al empleador;

b) los representantes de los trabajadores en la empresa cooperen con el
empleador en el ámbito de la seguridad e higiene del trabajo;

c) los representantes de los trabajadores en la empresa reciban información
adecuada acerca de las medidas tomadas por el empleador para garantizar la
seguridad y la salud y puedan consultar a sus organizaciones representativas
acerca de esta información, a condición de no divulgar secretos comerciales;

d) los trabajadores y sus representantes en la empresa reciban una formación
apropiada en el ámbito de la seguridad e higiene del trabajo;

e) los trabajadores o sus representantes y, llegado el caso, sus organizaciones
representativas en la empresa estén habilitados, de conformidad con la
legislación y la práctica nacionales, para examinar todos los aspectos de la
seguridad y la salud relacionados con su trabajo, y sean consultados a este
respecto por el empleador; con tal objeto, y de común acuerdo, podrá recurrirse
a consejeros técnicos ajenos a la empresa;

f) el trabajador informará de inmediato a su superior jerárquico directo acerca
de cualquier situación de trabajo que a su juicio entrañe, por motivos
razonables, un peligro inminente y grave para su vida o su salud; mientras el
empleador no haya tomado medidas correctivas, si fuere necesario, no podrá
exigir de los trabajadores que reanuden una situación de trabajo en donde
exista con carácter continuo un peligro grave e inminente para su vida o su
salud.

Artículo 20

La cooperación entre los empleadores y los trabajadores o sus representantes
en la empresa deberá ser un elemento esencial de las medidas en materia de
organización y de otro tipo que se adopten en aplicación de los artículos 16 a
19 del presente Convenio.
Artículo 21

Las medidas de seguridad e higiene del trabajo no deberán implicar ninguna
carga financiera para los trabajadores.

Parte V. Disposiciones Finales

Artículo 22

El presente Convenio no revisa ninguno de los convenios o recomendaciones
internacionales del trabajo existentes.

Artículo 23

Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su
registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

Artículo 24

1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización
Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director
General.

2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones
de dos Miembros hayan sido registradas por el Director General.

3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro,
doce meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.

Artículo 25

1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la
expiración de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya
puesto inicialmente en vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al
Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá
efecto hasta un año después de la fecha en que se haya registrado.

2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un
año después de la expiración del período de diez años mencionado en el
párrafo precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este
artículo quedará obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo
sucesivo podrá denunciar este Convenio a la expiración de cada período de
diez años, en las condiciones previstas en este artículo.

Artículo 26

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos
los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de
cuantas ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros
de la Organización.
2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda
ratificación que le haya sido comunicada, el Director General llamará la
atención de los Miembros de la Organización sobre la fecha en que entrará en
vigor el presente Convenio.

Artículo 27

El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al
Secretario General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de
conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una
información completa sobre todas las ratificaciones, declaraciones y actas de
denuncia que haya registrado de acuerdo con los artículos precedentes.

Artículo 28

Cada vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria sobre la
aplicación del Convenio, y considerará la conveniencia de incluir en el orden
del día de la Conferencia la cuestión de su revisión total o parcial.

Artículo 29

1. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una
revisión total o parcial del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga
disposiciones en contrario:

a) la ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso
jure, la denuncia inmediata de este Convenio, no obstante las disposiciones
contenidas en el artículo 25, siempre que el nuevo convenio revisor haya
entrado en vigor;

b) a partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el
presente Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros.

2. Este Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y contenido
actuales, para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el convenio
revisor.

Artículo 30

Las versiones inglesa y francesa del texto de este Convenio son igualmente
auténticas.

Cross references
CONSTITUCION:22 artículo 22 de la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo
SUPLEMENTO:P155: Complementado por el Protocolo de 2002 al Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981
C170 Convenio sobre los productos químicos, 1990
Convenio sobre la seguridad en la utilización de los productos químicos en el trabajo (Nota: Fecha de entrada en vigor:
04:11:1993.)
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:77
Fecha de adopción:25:06:1990
Sujeto: Seguridad y salud en el trabajo
Ver las ratificaciones que ha recibido este Convenio

Vizualisar el documento en: Ingles Frances
Estatus: Instrumento actualizado Este Convenio fue adoptado desde 1985 y se considera actualizado.


La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 6 de junio de 1990,
en su septuagésima séptima reunión;

Tomando nota de los convenios y recomendaciones internacionales del trabajo
pertinentes, y en particular el Convenio y la Recomendación sobre el benceno,
1971; el Convenio y la Recomendación sobre el cáncer profesional, 1974; el
Convenio y la Recomendación sobre el medio ambiente de trabajo
(contaminación del aire, ruido y vibraciones), 1977; el Convenio y la
Recomendación sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981; el
Convenio y la Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985;
el Convenio y la Recomendación sobre el asbesto, 1986, y la lista de
enfermedades profesionales, en su versión enmendada de 1980, que figura
como anexo al Convenio sobre las prestaciones en caso de accidentes del
trabajo y enfermedades profesionales, 1964;

Observando que la protección de los trabajadores contra los efectos nocivos de
los productos químicos contribuye también a la protección del público en
general y del medio ambiente;

Observando que el acceso a la información sobre los productos químicos que
se utilizan en el trabajo responde a una necesidad y es un derecho de los
trabajadores;

Considerando que es esencial prevenir las enfermedades y accidentes
causados por los productos químicos en el trabajo o reducir su incidencia:

a) garantizando que todos los productos químicos sean evaluados con el fin de
determinar el peligro que presentan;

b) proporcionando a los empleadores sistemas que les permitan obtener de los
proveedores información sobre los productos químicos utilizados en el trabajo,
de manera que puedan poner en práctica programas eficaces de protección de
los trabajadores contra los peligros provocados por los productos químicos;

c) proporcionando a los trabajadores informaciones sobre los productos
químicos utilizados en los lugares de trabajo, así como sobre las medidas
adecuadas de prevención que les permitan participar eficazmente en los
programas de protección, y

d) estableciendo las orientaciones básicas de dichos programas para garantizar
la utilización de los productos químicos en condiciones de seguridad;

Refiriéndose a la necesidad de una cooperación en el seno del Programa
Internacional de Seguridad en los Productos Químicos entre la Organización
Internacional del Trabajo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio
Ambiente y la Organización Mundial de la Salud, como asimismo con la
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y la
Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, y
observando los instrumentos, códigos y directrices pertinentes promulgados por
estas organizaciones;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la
seguridad en la utilización de productos químicos en el trabajo, cuestión que
constituye el quinto punto del orden del día de la reunión, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un
convenio internacional,

adopta, con fecha veinticinco de junio de mil novecientos noventa, el siguiente
Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre los productos
químicos, 1990:

PARTE I. CAMPO DE APLICACION Y DEFINICIONES

Artículo 1

1. El presente Convenio se aplica a todas las ramas de actividad económica en
las que se utilizan productos químicos.

2. Previa consulta con las organizaciones más representativas de empleadores
y de trabajadores interesadas, y sobre la base de una evaluación de los
peligros existentes y de las medidas de protección que hayan de aplicarse, la
autoridad competente de todo Miembro que ratifique el Convenio:

a) podrá excluir de la aplicación del Convenio o de algunas de sus
disposiciones, determinadas ramas de actividad económica, empresas o
productos:

i) cuando su aplicación plantee problemas especiales de suficiente importancia,
y

ii) cuando la protección conferida en su conjunto, de conformidad con la
legislación y la práctica nacionales, no sea inferior a la que resultaría de la
aplicación íntegra de las disposiciones del Convenio;
b) deberá establecer disposiciones especiales para proteger la información
confidencial, cuya divulgación a un competidor podría resultar perjudicial para
la actividad del empleador, a condición de que la seguridad y la salud de los
trabajadores no sean comprometidas.

3. El Convenio no se aplica a los artículos que, bajo condiciones de utilización
normales o razonablemente previsibles, no exponen a los trabajadores a un
producto químico peligroso.

4. El Convenio no se aplica a los organismos, pero sí se aplica a los productos
químicos derivados de los organismos.

Artículo 2

A los efectos del presente Convenio:

a) la expresión productos químicos designa los elementos y compuestos
químicos, y sus mezclas, ya sean naturales o sintéticos;

b) la expresión productos químicos peligrosos comprende todo producto
químico que haya sido clasificado como peligroso de conformidad con el
artículo 6 o respecto del cual existan informaciones pertinentes que indiquen
que entraña un riesgo;

c) la expresión utilización de productos químicos en el trabajo implica toda
actividad laboral que podría exponer a un trabajador a un producto químico, y
comprende:

i) la producción de productos químicos;

ii) la manipulación de productos químicos;

iii) el almacenamiento de productos químicos;

iv) el transporte de productos químicos;

v) la eliminación y el tratamiento de los desechos de productos químicos;

vi) la emisión de productos químicos resultante del trabajo;

vii) el mantenimiento, la reparación y la limpieza de equipo y recipientes
utilizados para los productos químicos;

d) la expresión ramas de actividad económica se aplica a todas las ramas en
que estén empleados trabajadores, incluida la administración pública;

e) el término artículo designa todo objeto que sea fabricado con una forma o
diseño específicos o que esté en su forma natural, y cuya utilización dependa
total o parcialmente de las características de forma o diseño;
f) la expresión representantes de los trabajadores designa a las personas
reconocidas como tales por la legislación o la práctica nacionales, de
conformidad con el Convenio sobre los representantes de los trabajadores,
1971.

PARTE II. PRINCIPIOS GENERALES

Artículo 3

Deberá consultarse a las organizaciones más representativas de empleadores
y de trabajadores interesadas sobre las medidas destinadas a dar efecto a las
disposiciones del Convenio.

Artículo 4

Todo Miembro deberá, en consulta con las organizaciones más representativas
de empleadores y de trabajadores y habida cuenta de las condiciones y
práctica nacionales, formular, poner en práctica y reexaminar periódicamente
una política coherente de seguridad en la utilización de productos químicos en
el trabajo.

Artículo 5

La autoridad competente, si se justifica por motivos de seguridad y salud,
deberá poder prohibir o restringir la utilización de ciertos productos químicos
peligrosos, o exigir una notificación y una autorización previas a la utilización de
dichos productos.

PARTE III. CLASIFICACION Y MEDIDAS CONEXAS

Artículo 6

SISTEMAS DE CLASIFICACION

1. La autoridad competente, o los organismos aprobados o reconocidos por la
autoridad competente, de conformidad con la normas nacionales o
internacionales, deberán establecer sistemas y criterios específicos apropiados
para clasificar todos los productos químicos en función del tipo y del grado de
los riesgos físicos y para la salud que entrañan, y para evaluar la pertinencia de
las informaciones necesarias para determinar su peligrosidad.

2. Las propiedades peligrosas de las mezclas formadas por dos o más
productos químicos podrán determinarse evaluando los riesgos que entrañan
los productos químicos que las forman.

3. En el caso del transporte, tales sistemas y criterios deberán tener en cuenta
las Recomendaciones de las Naciones Unidas relativas al transporte de
mercancías peligrosas.
4. Los sistemas de clasificación y su aplicación deberán ser progresivamente
extendidos.

Artículo 7

ETIQUETADO Y MARCADO

1. Todos los productos químicos deberán llevar una marca que permita su
identificación.

2. Los productos químicos peligrosos deberán llevar además una etiqueta
fácilmente comprensible para los trabajadores, que facilite información esencial
sobre su clasificación, los peligros que entrañan y las precauciones de
seguridad que deban observarse.

3. 1) Las exigencias para etiquetar o marcar los productos químicos en
consonancia con los párrafos 1 y 2 del presente artículo deberán establecerse
por la autoridad competente o por un organismo aprobado o reconocido por la
autoridad competente, de conformidad con las normas nacionales o
internacionales.

2) En el caso del transporte, tales exigencias deberán tener en cuenta las
Recomendaciones de las Naciones Unidas relativas al transporte de
mercancías peligrosas.

Artículo 8

FICHAS DE DATOS DE SEGURIDAD

1. A los empleadores que utilicen productos químicos peligrosos se les deberán
proporcionar fichas de datos de seguridad que contengan información esencial
detallada sobre su identificación, su proveedor, su clasificación, su
peligrosidad, las medidas de precaución y los procedimientos de emergencia.

2. Los criterios para la elaboración de fichas de datos de seguridad deberán
establecerse por la autoridad competente o por un organismo aprobado o
reconocido por la autoridad competente, de conformidad con las normas
nacionales o internacionales.

3. La denominación química o común utilizada para identificar el producto
químico en la ficha de datos de seguridad deberá ser la misma que la que
aparece en la etiqueta.

Artículo 9

RESPONSABILIDAD DE LOS PROVEEDORES

1. Los proveedores, ya se trate de fabricantes, importadores o distribuidores,
de productos químicos deberán asegurarse de que:
a) los productos químicos que suministran han sido clasificados conforme con
al artículo 6, en base al conocimiento de sus propiedades y a la búsqueda de
información disponible o evaluados de conformidad con el párrafo 3 del
presente artículo;

b) dichos productos químicos llevan una marca que permite su identificación,
de conformidad con el párrafo 1 del artículo 7;

c) los productos químicos peligrosos que se suministran han sido etiquetados
de conformidad con el párrafo 2 del artículo 7;

d) se preparan y proporcionan a los empleadores, conforme al párrafo 1 del
artículo 8, fichas de datos de seguridad relativas a los productos químicos
peligrosos.

2. Los proveedores de productos químicos peligrosos deberán velar por que se
preparen y suministren a los empleadores, según un método conforme con la
legislación y práctica nacionales, las etiquetas y fichas de datos de seguridad
revisadas cada vez que aparezca nueva información pertinente en materia de
salud y seguridad.

3. Los proveedores de productos químicos que aún no hayan sido clasificados
de conformidad con el artículo 6 deberán identificar los productos que
suministran y evaluar las propiedades de estos productos químicos basándose
en las informaciones disponibles, con el fin de determinar si son peligrosos.

PARTE IV. RESPONSABILIDAD DE LOS EMPLEADORES

Artículo 10

IDENTIFICACION

1. Los empleadores deberán asegurarse de que todos los productos químicos
utilizados en el trabajo están etiquetados o marcados con arreglo a lo previsto
en el artículo 7 y de que las fichas de datos de seguridad han sido
proporcionadas según se prevé en el artículo 8 y son puestas a disposición de
los trabajadores y de sus representantes.

2. Cuando los empleadores reciban productos químicos que no hayan sido
etiquetados o marcados con arreglo a lo previsto en el artículo 7 o para los
cuales no se hayan proporcionado fichas de datos de seguridad según se
prevé en el artículo 8, deberán obtener la información pertinente del proveedor
o de otras fuentes de información razonablemente disponibles, y no deberán
utilizar los productos químicos antes de disponer de dicha información.

3. Los empleadores deberán asegurarse de que sólo sean utilizados aquellos
productos clasificados con arreglo a lo previsto en el artículo 6 o identificados o
evaluados según el párrafo 3 del artículo 9 y etiquetados o marcados de
conformidad con el artículo 7, y de que se tomen todas las debidas
precauciones durante su utilización.
4. Los empleadores deberán mantener un registro de los productos químicos
peligrosos utilizados en el lugar de trabajo, con referencias a las fichas de
datos de seguridad apropiadas. El registro deberá ser accesible a todos los
trabajadores interesados y sus representantes.

Artículo 11

TRANSFERENCIA DE PRODUCTOS QUIMICOS

Los empleadores deberán velar por que, cuando se transfieran productos
químicos a otros recipientes o equipos, se indique el contenido de estos últimos
a fin de que los trabajadores se hallen informados de la identidad de estos
productos, de los riesgos que entraña su utilización y de todas las precauciones
de seguridad que se deben tomar.

Artículo 12

EXPOSICION

Los empleadores deberán:

a) asegurarse de que sus trabajadores no se hallen expuestos a productos
químicos por encima de los límites de exposición o de otros criterios de
exposición para la evaluación y el control del medio ambiente de trabajo
establecidos por la autoridad competente o por un organismo aprobado o
reconocido por la autoridad competente, de conformidad con las normas
nacionales o internacionales;

b) evaluar la exposición de los trabajadores a los productos químicos
peligrosos;

c) vigilar y registrar la exposición de los trabajadores a productos químicos
peligrosos, cuando ello sea necesario, para proteger su seguridad y su salud o
cuando esté prescrito por la autoridad competente;

d) asegurarse de que los datos relativos a la vigilancia del medio ambiente de
trabajo y de la exposición de los trabajadores que utilizan productos químicos
peligrosos se conserven por el período prescrito por la autoridad competente y
sean accesibles a esos trabajadores y sus representantes.

Artículo 13

CONTROL OPERATIVO

1. Los empleadores deberán evaluar los riesgos dimanantes de la utilización de
productos químicos en el trabajo, y asegurar la protección de los trabajadores
contra tales riesgos por los medios apropiados, y especialmente:

a) escogiendo los productos químicos que eliminen o reduzcan al mínimo el
grado de riesgo;
b) eligiendo tecnología que elimine o reduzca al mínimo el grado de riesgo;

c) aplicando medidas adecuadas de control técnico;

d) adoptando sistemas y métodos de trabajo que eliminen o reduzcan al
mínimo el grado de riesgo;

e) adoptando medidas adecuadas de higiene del trabajo;

f) cuando las medidas que acaban de enunciarse no sean suficientes,
facilitando, sin costo para el trabajador, equipos de protección personal y ropas
protectoras, asegurando el adecuado mantenimiento y velando por la utilización
de dichos medios de protección.

2. Los empleadores deberán:

a) limitar la exposición a los productos químicos peligrosos para proteger la
seguridad y la salud de los trabajadores;

b) proporcionar los primeros auxilios;

c) tomar medidas para hacer frente a situaciones de urgencia.

Artículo 14

ELIMINACION

Los productos químicos peligrosos que no se necesiten más y los recipientes
que han sido vaciados, pero que pueden contener residuos de productos
químicos peligrosos, deberán ser manipulados o eliminados de manera que se
eliminen o reduzcan al mínimo los riesgos para la seguridad y la salud, así
como para el medio ambiente, de conformidad con la legislación y la práctica
nacionales.

Artículo 15

INFORMACION Y FORMACION

Los empleadores deberán:

a) informar a los trabajadores sobre los peligros que entraña la exposición a los
productos químicos que utilizan en el lugar de trabajo;

b) instruir a los trabajadores sobre la forma de obtener y usar la información
que aparece en las etiquetas y en las fichas de datos de seguridad;

c) utilizar las fichas de datos de seguridad, junto con la información específica
del lugar de trabajo, como base para la preparación de instrucciones para los
trabajadores, que deberán ser escritas si hubiere lugar;
d) capacitar a los trabajadores en forma continua sobre los procedimientos y
prácticas que deben seguirse con miras a la utilización segura de productos
químicos en el trabajo.

Artículo 16

COOPERACION

Los empleadores, en el marco de sus responsabilidades, deberán cooperar lo
más estrechamente posible con los trabajadores o sus representantes respecto
de la seguridad en la utilización de los productos químicos en el trabajo.

PARTE V. OBLIGACIONES DE LOS TRABAJADORES

Artículo 17

1. Los trabajadores deberán cooperar lo más estrechamente posible con sus
empleadores en el marco de las responsabilidades de estos últimos y observar
todos los procedimientos y prácticas establecidos con miras a la utilización
segura de productos químicos en el trabajo.

2. Los trabajadores deberán tomar todas las medidas razonables para eliminar
o reducir al mínimo para ellos mismos y para los demás los riesgos que entraña
la utilización de productos químicos en el trabajo.

PARTE VI. DERECHOS DE LOS TRABAJADORES Y SUS
REPRESENTANTES

Artículo 18

1. Los trabajadores deberán tener el derecho de apartarse de cualquier peligro
derivado de la utilización de productos químicos cuando tengan motivos
razonables para creer que existe un riesgo grave e inminente para su
seguridad o su salud, y deberán señalarlo sin demora a su supervisor.

2. Los trabajadores que se aparten de un peligro, de conformidad con las
disposiciones del párrafo anterior, o que ejerciten cualquier otro derecho de
conformidad con este Convenio, deberán estar protegidos contra las
consecuencias injustificadas de este acto.

3. Los trabajadores interesados y sus representantes deberán tener el derecho
a obtener:

a) información sobre la identificación de los productos químicos utilizados en el
trabajo, las propiedades peligrosas de tales productos, las medidas de
precaución que deben tomarse, la educación y la formación;

b) la información contenida en las etiquetas y los símbolos;

c) las fichas de datos de seguridad;
d) cualesquiera otras informaciones que deban conservarse en virtud de lo
dispuesto en el presente Convenio.

4. Cuando la divulgación a un competidor de la identificación específica de un
ingrediente de un compuesto químico pudiera resultar perjudicial para la
actividad del empleador, éste podrá, al suministrar la información mencionada
en el párrafo 3, proteger la identificación del ingrediente, de acuerdo con las
disposiciones establecidas por la autoridad competente, de conformidad con el
artículo 1, párrafo 2, apartado b).

PARTE VII. RESPONSABILIDADES DE LOS ESTADOS EXPORTADORES

Artículo 19

Cuando en un Estado Miembro exportador la utilización de productos químicos
peligrosos ha sido total o parcialmente prohibida por razones de seguridad y
salud en el trabajo, dicho Estado deberá llevar ese hecho y las razones que lo
motivan al conocimiento de todo país al que exporta.

Artículo 20

Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su
registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

Artículo 21

1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización
Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director
General.

2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones
de dos Miembros hayan sido registradas por el Director General.

3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro,
doce meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.

Artículo 22

1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la
expiración de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya
puesto inicialmente en vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al
Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá
efecto hasta un año después de la fecha en que se haya registrado.

2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un
año después de la expiración del período de diez años mencionado en el
párrafo precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este
artículo quedará obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo
sucesivo podrá denunciar este Convenio a la expiración de cada período de
diez años, en las condiciones previstas en este artículo.
Artículo 23

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos
los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de
cuantas ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros
de la Organización.

2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda
ratificación que le haya sido comunicada, el Director General llamará la
atención de los Miembros de la Organización sobre la fecha en que entrará en
vigor el presente Convenio.

Artículo 24

El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al
Secretario General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de
conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una
información completa sobre todas las ratificaciones, declaraciones y actas de
denuncia que haya registrado de acuerdo con los artículos precedentes.

Artículo 25

Cada vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria sobre la
aplicación del Convenio, y considerará la conveniencia de incluir en el orden
del día de la Conferencia la cuestión de su revisión total o parcial.

Artículo 26

1. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una
revisión total o parcial del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga
disposiciones en contrario:

a) la ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso
jure, la denuncia inmediata de este Convenio, no obstante las disposiciones
contenidas en el artículo 22, siempre que el nuevo convenio revisor haya
entrado en vigor;

b) a partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el
presente Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros.

2. Este Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y contenido
actuales, para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el convenio
revisor.

Artículo 27

Las versiones inglesa y francesa del texto de este Convenio son igualmente
auténticas.
Cross references
CONVENIOS:C136 Convenio sobre el benceno, 1971
CONVENIOS:C139 Convenio sobre el cáncer profesional, 1974
CONVENIOS:C148 Convenio sobre el medio ambiente de trabajo
(contaminación del aire, ruido y vibraciones), 1977
CONVENIOS:C164 Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores,
1981
CONVENIOS:C161 Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985
CONVENIOS:C162 Convenio sobre el asbesto, 1986
CONVENIOS:C121 Convenio sobre las prestaciones en caso de accidentes del
trabajo enfermedades profesionales, 1964
CONVENIOS:C135 Convenio sobre los representantes de los trabajadores,
1971
RECOMENDACIONES:R144 Recomendación sobre el benceno, 1971
RECOMENDACIONES:R147 Recomendación sobre el cáncer profesional,
1974
RECOMENDACIONES:R156 Recomendación sobre el medio ambiente de
trabajo (contaminación de aire, ruido y vibraciones), 1977
RECOMENDACIONES:R164 Recomendación sobre seguridad y salud de los
trabajadores, 1981
RECOMENDACIONES:R171 Recomendación sobre los servicios de salud en
el trabajo, 1985
RECOMENDACIONES:R172 Recomendación sobre el asbesto, 1986
C174 Convenio sobre la prevención de accidentes industriales
mayores, 1993
Convenio sobre la prevención de accidentes industriales mayores (Nota: fecha de la entrada en vigor: 03:01:1997)
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:80
Fecha de adopción:22:06:1993
Sujeto: Seguridad y salud en el trabajo
Ver las ratificaciones que ha recibido este Convenio

Vizualisar el documento en: Ingles Frances
Estatus: Instrumento actualizado Este Convenio fue adoptado desde 1985 y se considera actualizado.


La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 2 de junio de 1993,
en su 80.a reunión;

Tomando nota de los convenios y recomendaciones internacionales del trabajo
pertinentes, y en particular el Convenio y la Recomendación sobre seguridad y
salud de los trabajadores, 1981, y el Convenio y la Recomendación sobre los
productos químicos, 1990, y subrayando la necesidad de adoptar un enfoque
global y coherente;

Tomando nota también del Repertorio de recomendaciones prácticas para la
prevención de accidentes industriales mayores, publicado por la OIT en 1991;

Teniendo en cuenta la necesidad de velar por que se adopten todas las
medidas apropiadas para:

a) prevenir los accidentes mayores;

b) reducir al mínimo los riesgos de accidentes mayores;

c) reducir al mínimo las consecuencias de esos accidentes mayores;

Considerando las causas de dichos accidentes, en particular los errores de
organización, los factores humanos, las averías o deficiencias de una pieza, las
desviaciones respecto de las condiciones normales de funcionamiento, las
injerencias del exterior y los fenómenos naturales;

Refiriéndose a la necesidad de una colaboración, en el marco del Programa
Internacional de Seguridad en las Sustancias Químicas, entre la Organización
Internacional del Trabajo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio
Ambiente y la Organización Mundial de la Salud, así como con otras
organizaciones intergubernamentales pertinentes;
Después de haber decidido adoptar diversas propuestas relativas a la
prevención de los accidentes industriales mayores, tema que constituye el
cuarto punto del orden del día la reunión, y

Después de haber decidido que dichas propuestas revistan la forma de un
convenio internacional,

adopta, con fecha veintidós de junio de mil novecientos noventa y tres, el
siguiente Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre la
prevención de accidentes industriales mayores, 1993:

PARTE I. CAMPO DE APLICACION Y DEFINICIONES

Artículo 1

1. El presente Convenio tiene por objeto la prevención de accidentes mayores
que involucren sustancias peligrosas y la limitación de las consecuencias de
dichos accidentes.

2. El Convenio se aplica a instalaciones expuestas a riesgos de accidentes
mayores.

3. El Convenio no se aplica:

a) a las instalaciones nucleares y fábricas de tratamiento de sustancias
radiactivas, a excepción de los sectores de dichas instalaciones en los que se
manipulen sustancias no radiactivas;

b) a las instalaciones militares;

c) al transporte fuera de la instalación distinto del transporte por tuberías.

4. Todo Miembro que ratifique el presente Convenio podrá, después de
consultar a las organizaciones representativas de empleadores y de
trabajadores interesadas, y a otras partes interesadas que pudieran ser
afectadas, excluir de su campo de aplicación aquellas instalaciones o ramas de
la actividad económica en las que se disponga de una protección equivalente.

Artículo 2

Cuando se planteen problemas particulares de cierta envergadura que
imposibiliten poner inmediatamente en práctica el conjunto de medidas
preventivas y de protección previstas por el Convenio, todo Estado Miembro
habrá de formular, en consulta con las organizaciones más representativas de
empleadores y de trabajadores y con otras partes interesadas que pudieran ser
afectadas, planes con miras a la aplicación por etapas de dichas medidas,
dentro de un plazo fijo.

Artículo 3
1. A los efectos del presente Convenio:

a) la expresión sustancia peligrosa designa toda sustancia o mezcla que, en
razón de propiedades químicas, físicas o toxicológicas, ya sea sola o en
combinación con otras, entrañe un peligro;

b) la expresión cantidad umbral designa respecto de una sustancia o
categoría de sustancias peligrosas la cantidad fijada por la legislación nacional
con referencia a condiciones específicas que, si se sobrepasa, identifica una
instalación expuesta a riesgos de accidentes mayores;

c) la expresión instalación expuesta a riesgos de accidentes mayores
designa aquella que produzca, transforme, manipule, utilice, deseche, o
almacene, de manera permanente o transitoria, una o varias sustancias o
categorías de sustancias peligrosas, en cantidades que sobrepasen la cantidad
umbral;

d) la expresión accidente mayor designa todo acontecimiento repentino, como
una emisión, un incendio o una explosión de gran magnitud, en el curso de una
actividad dentro de una instalación expuesta a riesgos de accidentes mayores,
en el que estén implicadas una o varias sustancias peligrosas y que exponga a
los trabajadores, a la población o al medio ambiente a un peligro grave,
inmediato o diferido;

e) la expresión informe de seguridad designa un documento escrito que
contenga la información técnica, de gestión y de funcionamiento relativa a los
peligros y los riesgos que comporta una instalación expuesta a riesgos de
accidentes mayores y a su prevención, y que justifique las medidas adoptadas
para la seguridad de la instalación;

f) el término cuasiaccidente designa cualquier acontecimiento repentino que
implique la presencia de una o varias sustancias peligrosas y que, de no ser
por efectos, acciones o sistemas atenuantes, podría haber derivado en un
accidente mayor.

PARTE II. PRINCIPIOS GENERALES

Artículo 4

1. Todo Miembro deberá formular, adoptar y revisar periódicamente, habida
cuenta de la legislación, las condiciones y la práctica nacionales, y en consulta
con las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores
y con otras partes interesadas que pudieran ser afectadas, una política
nacional coherente relativa a la protección de los trabajadores, la población y el
medio ambiente, contra los riesgos de accidentes mayores.

2. Esta política deberá ser aplicada mediante disposiciones preventivas y de
protección para las instalaciones expuestas a riesgos de accidentes mayores y,
cuando sea posible, deberá promover la utilización de las mejores tecnologías
de seguridad disponibles.
Artículo 5

1. La autoridad competente o un organismo aprobado o reconocido por la
autoridad competente deberá, previa consulta con las organizaciones más
representativas de empleadores y de trabajadores y con otras partes
interesadas que pudieran ser afectadas, establecer un sistema para la
identificación de las instalaciones expuestas a riesgos de accidentes mayores
según se definen en el artículo 3, c), basado en una lista de sustancias
peligrosas o de categorías de sustancias peligrosas, o de ambas, que incluya
sus cantidades umbrales respectivas, de conformidad con la legislación
nacional o las normas internacionales.

2. El sistema de clasificación al que se hace referencia en el párrafo 1 anterior
deberá ser revisado y actualizado regularmente.

Artículo 6

La autoridad competente, después de consultar a las organizaciones
representativas de empleadores y de trabajadores interesadas, deberá tomar
disposiciones especiales para proteger las informaciones confidenciales que le
son transmitidas o puestas a su disposición de conformidad con cualquiera de
los artículos 8, 12, 13 o 14, cuya revelación pudiera causar perjuicio a las
actividades de un empleador, siempre y cuando dicha confidencialidad no
implique un peligro grave para los trabajadores, la población o el medio
ambiente.

PARTE III. RESPONSABILIDADES DE LOS EMPLEADORES

IDENTIFICACION

Artículo 7

Los empleadores deberán identificar, de conformidad con el sistema
mencionado en el artículo 5, toda instalación expuesta a riesgos de accidentes
mayores sujeta a su control.

NOTIFICACION

Artículo 8

1. Los empleadores deberán notificar a la autoridad competente toda
instalación expuesta a riesgos de accidentes mayores que hayan identificado:

a) dentro de un plazo fijo en el caso de una instalación ya existente;

b) antes de ponerla en funcionamiento en el caso de una nueva instalación.

2. Los empleadores deberán también notificar a la autoridad competente el
cierre definitivo de una instalación expuesta a riesgos de accidentes mayores
antes de que éste tenga lugar.
DISPOSICIONES RELATIVAS A LA INSTALACION

Artículo 9

Respecto a cada instalación expuesta a riesgos de accidentes mayores, los
empleadores deberán establecer y mantener un sistema documentado de
prevención de riesgos de accidentes mayores en el que se prevean:

a) la identificación y el estudio de los peligros y la evaluación de los riesgos,
teniendo también en cuenta las posibles interacciones entre sustancias;

b) medidas técnicas que comprendan el diseño, los sistemas de seguridad, la
construcción, la selección de sustancias químicas, el funcionamiento, el
mantenimiento y la inspección sistemática de la instalación;

c) medidas de organización que comprendan la formación e instrucción del
personal, el abastecimiento de equipos de protección destinados a garantizar
su seguridad, una adecuada dotación de personal, los horarios de trabajo, la
distribución de responsabilidades y el control sobre los contratistas externos y
los trabajadores temporales que intervengan dentro de la instalación;

d) planes y procedimientos de emergencia que comprendan:

i) la preparación de planes y procedimientos de emergencia eficaces, con
inclusión de procedimientos médicos de emergencia, para su aplicación in situ
en caso de accidente mayor o de peligro de accidente mayor, la verificación y
evaluación periódica de su eficacia y su revisión cuando sea necesario;

ii) el suministro de información sobre los accidentes posibles y sobre los planes
de emergencia in situ a las autoridades y a los organismos encargados de
establecer los planes y procedimientos de emergencia para proteger a la
población y al medio ambiente en el exterior de la instalación;

iii) todas las consultas necesarias con dichas autoridades y organismos;

e) medidas destinadas a limitar las consecuencias de un accidente mayor;

f) la consulta con los trabajadores y sus representantes;

g) las disposiciones tendentes a mejorar el sistema, que comprendan medidas
para la recopilación de información y para el análisis de accidentes y
cuasiaccidentes. La experiencia así adquirida deberá ser discutida con los
trabajadores y sus representantes y deberá ser registrada, de conformidad con
la legislación y la práctica nacional.

INFORME DE SEGURIDAD

Artículo 10
1. Los empleadores deberán redactar un informe de seguridad de acuerdo con
las disposiciones del artículo 9.

2. El informe deberá redactarse :

a) para las instalaciones ya existentes que estén expuestas a riesgos de
accidentes mayores, dentro del plazo posterior a la notificación que prescriba la
legislación nacional;

b) para toda nueva instalación expuesta a riesgos de accidentes mayores,
antes de que se ponga en funcionamiento.

Artículo 11

Los empleadores deberán revisar, actualizar y modificar el informe de
seguridad:

a) en caso de una modificación que tenga una influencia significativa sobre el
nivel de seguridad en la instalación o en los procedimientos de trabajo de la
misma, o sobre las cantidades de sustancias peligrosas presentes;

b) siempre que lo justifiquen los nuevos conocimientos técnicos o los progresos
en la evaluación de los peligros;

c) en los intervalos prescritos por la legislación nacional;

d) cuando así lo solicite la autoridad competente.

Artículo 12

Los empleadores deberán transmitir o poner a disposición de la autoridad
competente los informes de seguridad a los que se hace referencia en los
artículos 10 y 11.

INFORME DE ACCIDENTE

Artículo 13

Los empleadores deberán informar tan pronto como se produzca un accidente
mayor a la autoridad competente y a los demás organismos que se designen
con este objeto.

Artículo 14

1. Tras un accidente mayor, los empleadores deberán, dentro de un plazo
establecido previamente, presentar a la autoridad competente un informe
detallado en el que se analicen las causas del accidente y se indiquen sus
consecuencias inmediatas in situ, así como todas las medidas adoptadas para
atenuar sus efectos.
2. El informe deberá incluir recomendaciones que describan en detalle las
medidas que se vayan a llevar a cabo para impedir que el accidente vuelva a
producirse.

PARTE IV. RESPONSABILIDADES DE LAS AUTORIDADES COMPETENTES

PLANES PARA CASOS DE EMERGENCIA FUERA DE LA INSTALACION

Artículo 15

Tomando en cuenta la información proporcionada por el empleador, la
autoridad competente deberá velar por que se establezcan y actualicen a
intervalos apropiados, y se coordinen con las autoridades y organismos
interesados, los planes y procedimientos de emergencia que contengan
disposiciones para proteger a la población y al medio ambiente fuera del
emplazamiento en que se encuentre cada instalación expuesta a riesgos de
accidentes mayores.

Artículo 16

La autoridad competente deberá velar por que:

a) se difunda entre los miembros de la población que estén expuestos a los
efectos de un accidente mayor, sin que tengan que solicitarlo, la información
sobre las medidas de seguridad que han de adoptarse y sobre la manera de
comportarse en caso de accidente mayor, y por que se actualice y se difunda
de nuevo dicha información a intervalos apropiados;

b) se dé la alarma cuanto antes al producirse un accidente mayor;

c) cuando las consecuencias de un accidente mayor puedan trascender las
fronteras, se proporcione a los Estados afectados la información requerida en
los apartados a) y b) con el fin de contribuir a las medidas de cooperación y
coordinación.

EMPLAZAMIENTO DE LAS INSTALACIONES EXPUESTAS A RIESGOS DE
ACCIDENTES MAYORES

Artículo 17

La autoridad competente deberá elaborar una política global de emplazamiento
que prevea una separación adecuada entre las instalaciones en proyecto que
estén expuestas a riesgos de accidentes mayores y las áreas de trabajo, las
zonas residenciales y los servicios públicos, y deberá adoptar disposiciones
apropiadas al respecto en lo que atañe a las instalaciones existentes. Dicha
política deberá inspirarse en los principios generales enunciados en la parte II
de este Convenio.

INSPECCION
Artículo 18

1. La autoridad competente deberá disponer de personal debidamente
calificado que cuente con una formación y competencia adecuadas y con el
apoyo técnico y profesional suficiente para desempeñar sus funciones de
inspección, investigación, evaluación y asesoría sobre los temas especificados
en este Convenio, así como para asegurar el cumplimiento de la legislación
nacional.

2. Los representantes del empleador y los representantes de los trabajadores
de la instalación expuesta a riesgos de accidentes mayores deberán tener la
posibilidad de acompañar a los inspectores cuando controlen la aplicación de
las medidas prescritas en virtud del presente Convenio, a menos que los
inspectores estimen, a la luz de las directrices generales de la autoridad
competente, que ello puede perjudicar el cumplimiento de sus funciones de
control.

Artículo 19

La autoridad competente deberá tener derecho a suspender cualquier actividad
que presente una amenaza inminente de accidente mayor.

PARTE V. DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS TRABAJADORES Y DE
SUS REPRESENTANTES

Artículo 20

En una instalación expuesta a riesgos de accidentes mayores, los trabajadores
y sus representantes deberán ser consultados mediante mecanismos
apropiados de cooperación, con el fin de garantizar un sistema seguro de
trabajo. En particular, los trabajadores y sus representantes deberán:

a) estar suficiente y adecuadamente informados de los riesgos que entraña
dicha instalación y de sus posibles consecuencias;

b) estar informados acerca de cualquier instrucción o recomendación hecha por
la autoridad competente;

c) ser consultados para la preparación de los siguientes documentos y tener
acceso a los mismos:

i) el informe de seguridad;

ii) los planes y procedimientos de emergencia;

iii) los informes sobre los accidentes;

d) recibir periódicamente instrucciones y formación con respecto a los
procedimientos y prácticas de prevención de accidentes mayores y de control
de acontecimientos que puedan dar lugar a un accidente mayor y a los
procedimientos de emergencia que han de aplicarse en tales casos;

e) dentro de sus atribuciones, y sin que en modo alguno ello pueda
perjudicarlos, tomar medidas correctivas y, en caso necesario, interrumpir la
actividad cuando, basándose en su formación y experiencia, tengan razones
válidas para creer que existe un peligro inminente de accidente mayor y, según
corresponda, informar a su supervisor o dar la alarma antes o tan pronto como
sea posible después de haber tomado las medidas correctivas;

f) discutir con el empleador cualquier peligro potencial que ellos consideren que
puede causar un accidente mayor y tener derecho a informar a la autoridad
competente acerca de dichos peligros.

Artículo 21

Los trabajadores empleados en el emplazamiento de una instalación expuesta
a riesgos de accidentes mayores deberán:

a) observar todos los procedimientos y prácticas relativos a la prevención de
accidentes mayores y al control de acontecimientos que puedan dar lugar a un
accidente mayor en las instalaciones expuestas a dichos riesgos;

b) observar todos los procedimientos de emergencia en caso de producirse un
accidente mayor.

PARTE VI. RESPONSABILIDAD DE LOS PAISES EXPORTADORES

Artículo 22

Cuando en un Estado Miembro exportador el uso de sustancias, tecnologías o
procedimientos peligrosos haya sido prohibido por ser fuente potencial de un
accidente mayor, dicho Estado deberá poner a disposición de todo país
importador la información relativa a esta prohibición y a las razones que la
motivan.

PARTE VII. DISPOSICIONES FINALES

Artículo 23

Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su
registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

Artículo 24

1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización
Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director
General.
2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones
de dos Miembros hayan sido registradas por el Director General.

3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro,
doce meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.

Artículo 25

1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la
expiración de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya
puesto inicialmente en vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al
Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá
efecto hasta un ano después de la fecha en que se haya registrado.

2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un
año después de la expiración del período de diez años mencionado en el
párrafo precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este
artículo quedará obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo
sucesivo podrá denunciar este Convenio a la expiración de cada período de
diez años, en las condiciones previstas en este artículo.

Artículo 26

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos
los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de
cuantas ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros
de la Organización.

2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda
ratificación que le haya sido comunicada, el Director General llamará la
atención de los Miembros de la Organización sobre la fecha en que entrará en
vigor el presente Convenio.

Artículo 27

El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al
Secretario General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de
conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una
información completa sobre todas las ratificaciones, declaraciones y actas de
denuncia que haya registrado de acuerdo con los artículos precedentes.

Artículo 28

Cada en vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la
Oficina Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria
sobre la aplicación del Convenio, y considerará la conveniencia de incluir en el
orden del día de la Conferencia la cuestión de su revisión total o parcial.

Artículo 29
1. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una
revisión total o parcial del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga
disposiciones en contrario:

a) la ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso
jure, la denuncia inmediata de este Convenio, no obstante las disposiciones
contenidas en el artículo 25, siempre que el nuevo convenio revisor haya
entrado en vigor;

b) a partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el
presente Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros.

2. Este Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y contenido
actuales, para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el convenio
revisor.

Artículo 30

Las versiones inglesa y francesa del texto de este Convenio son igualmente
auténticas.

Cross references
CONVENIOS:C155 Convenio sobre la seguridad y salud de los trabajadores, 1981
CONVENIOS:C170 Convenio sobre los productos químicos, 1990
RECOMENDACIONES:R164 Recomendación sobre seguridad y salud de los trabajadores,
1981
RECOMENDACIONES:R177 Recomendación sobre los productos químicos, 1990
C187 Convenio sobre el marco promocional para la seguridad y
salud en el trabajo, 2006
Convenio sobre el marco promocional para la seguridad y salud en el trabajo (Nota: Fecha de entrada en vigor: 20:02:2009.)
Lugar:Ginebra
Fecha de adopción:15:06:2006
Sesion de la Conferencia:95
Sujeto: Seguridad y salud en el trabajo
Ver las ratificaciones que ha recibido este Convenio

Vizualisar el documento en: Ingles Frances
Estatus: Instrumento actualizado Este Convenio fue adoptado desde 1985 y se considera actualizado.


La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad, en su nonagésima
quinta reunión, el 31 de mayo de 2006;

Reconociendo la magnitud a escala mundial de las lesiones, enfermedades y
muertes ocasionadas por el trabajo, y la necesidad de proseguir la acción para
reducirla;

Recordando que la protección de los trabajadores contra las enfermedades,
sean o no profesionales, y contra los accidentes del trabajo es uno de los
objetivos fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo
establecidos en su Constitución;

Reconociendo el impacto negativo de las lesiones, enfermedades y muertes
ocasionadas por el trabajo sobre la productividad y sobre el desarrollo
económico y social;

Tomando nota de que en el apartado g) del párrafo III de la Declaración de
Filadelfia se dispone que la Organización Internacional del Trabajo tiene la
obligación solemne de fomentar, entre las naciones del mundo, programas que
permitan proteger adecuadamente la vida y la salud de los trabajadores en
todas las ocupaciones;

Teniendo en cuenta la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos
fundamentales en el trabajo y su seguimiento, 1998;

Tomando nota de lo dispuesto en el Convenio sobre seguridad y salud de los
trabajadores, 1981 (núm. 155), la Recomendación sobre seguridad y salud de
los trabajadores, 1981 (núm. 164), y otros instrumentos de la Organización
Internacional del Trabajo pertinentes para el marco promocional para la
seguridad y salud en el trabajo;

Recordando que la promoción de la seguridad y salud en el trabajo forma parte
del programa de trabajo decente para todos, de la Organización Internacional
del Trabajo;
Recordando las conclusiones relativas a las actividades normativas de la OIT
en el ámbito de la seguridad y salud en el trabajo una estrategia global
adoptadas por la Conferencia Internacional del Trabajo en su 91.ª reunión
(2003), en particular respecto a la conveniencia de velar por que se dé
prioridad a la seguridad y salud en el trabajo en los programas nacionales;

Haciendo hincapié en la importancia de promover de forma continua una
cultura nacional de prevención en materia de seguridad y salud;

Después de haber decidido adoptar determinadas propuestas relativas a la
seguridad y la salud en el trabajo, cuestión que constituye el cuarto punto del
orden del día de la reunión, y

Después de haber decidido que dichas propuestas revistan la forma de un
convenio internacional,

adopta, con fecha quince de junio de dos mil seis, el siguiente Convenio, que
podrá ser citado como el Convenio sobre el marco promocional para la
seguridad y salud en el trabajo, 2006.

I. DEFINICIONES

Artículo 1

A los efectos del presente Convenio:

a) la expresión política nacional se refiere a la política nacional sobre
seguridad y salud en el trabajo y el medio ambiente de trabajo, elaborada de
conformidad con los principios enunciados en el artículo 4 del Convenio sobre
seguridad y salud de los trabajadores, 1981 (núm. 155);

b) la expresión sistema nacional de seguridad y salud en el trabajo o
sistema nacional se refiere a la infraestructura que conforma el marco
principal para la aplicación de la política y los programas nacionales de
seguridad y salud en el trabajo;

c) la expresión programa nacional de seguridad y salud en el trabajo o
programa nacional se refiere a cualquier programa nacional que incluya
objetivos que deban alcanzarse en un plazo determinado, así como las
prioridades y medios de acción destinados a mejorar la seguridad y salud en el
trabajo, y los medios para evaluar los progresos realizados, y

d) la expresión cultura nacional de prevención en materia de seguridad y
salud se refiere a una cultura en la que el derecho a un medio ambiente de
trabajo seguro y saludable se respeta en todos los niveles, en la que el
gobierno, los empleadores y los trabajadores participan activamente en
iniciativas destinadas a asegurar un medio ambiente de trabajo seguro y
saludable mediante un sistema de derechos, responsabilidades y deberes bien
definidos, y en la que se concede la máxima prioridad al principio de
prevención.
II. OBJETIVO

Artículo 2

1. Todo Miembro que ratifique el presente Convenio deberá promover la mejora
continua de la seguridad y salud en el trabajo con el fin de prevenir las
lesiones, enfermedades y muertes ocasionadas por el trabajo mediante el
desarrollo de una política, un sistema y un programa nacionales, en consulta
con las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores.

2. Todo Miembro deberá adoptar medidas activas con miras a conseguir de
forma progresiva un medio ambiente de trabajo seguro y saludable mediante
un sistema nacional y programas nacionales de seguridad y salud en el trabajo,
teniendo en cuenta los principios recogidos en los instrumentos de la
Organización Internacional del Trabajo (OIT) pertinentes para el marco
promocional para la seguridad y salud en el trabajo.

3. Todo Miembro, en consulta con las organizaciones más representativas de
empleadores y de trabajadores, deberá examinar periódicamente las medidas
que podrían adoptarse para ratificar los convenios pertinentes de la OIT en
materia de seguridad y salud en el trabajo.

III. POLÍTICA NACIONAL

Artículo 3

1. Todo Miembro deberá promover un ambiente de trabajo seguro y saludable
mediante la elaboración de una política nacional.

2. Todo Miembro deberá promover e impulsar, en todos los niveles pertinentes,
el derecho de los trabajadores a un medio ambiente de trabajo seguro y
saludable.

3. Al elaborar su política nacional, todo Miembro deberá promover, de acuerdo
con las condiciones y práctica nacionales y en consulta con las organizaciones
más representativas de empleadores y trabajadores, principios básicos tales
como: evaluar los riesgos o peligros del trabajo; combatir en su origen los
riesgos o peligros del trabajo; y desarrollar una cultura nacional de prevención
en materia de seguridad y salud que incluya información, consultas y
formación.

IV. SISTEMA NACIONAL

Artículo 4

1. Todo Miembro deberá establecer, mantener y desarrollar de forma
progresiva, y reexaminar periódicamente, un sistema nacional de seguridad y
salud en el trabajo, en consulta con las organizaciones más representativas de
empleadores y de trabajadores.
2. El sistema nacional de seguridad y salud en el trabajo deberá incluir, entre
otras cosas:

a) la legislación, los convenios colectivos en su caso, y cualquier otro
instrumento pertinente en materia de seguridad y salud en el trabajo;

b) una autoridad u organismo, o autoridades u organismos responsables de la
seguridad y salud en el trabajo, designados de conformidad con la legislación y
la práctica nacionales;

c) mecanismos para garantizar la observancia de la legislación nacional,
incluidos los sistemas de inspección, y

d) disposiciones para promover en el ámbito de la empresa la cooperación
entre la dirección, los trabajadores y sus representantes, como elemento
esencial de las medidas de prevención relacionadas con el lugar de trabajo.

3. El sistema nacional de seguridad y salud en el trabajo deberá incluir, cuando
proceda:

a) un órgano u órganos consultivos tripartitos de ámbito nacional para tratar las
cuestiones relativas a la seguridad y salud en el trabajo;

b) servicios de información y asesoramiento en materia de seguridad y salud en
el trabajo;

c) formación en materia de seguridad y salud en el trabajo;

d) servicios de salud en el trabajo, de conformidad con la legislación y la
práctica nacionales;

e) la investigación en materia de seguridad y salud en el trabajo;

f) un mecanismo para la recopilación y el análisis de los datos relativos a las
lesiones y enfermedades profesionales, teniendo en cuenta los instrumentos de
la OIT pertinentes;

g) disposiciones con miras a la colaboración con los regímenes pertinentes de
seguro o de seguridad social que cubran las lesiones y enfermedades
profesionales, y

h) mecanismos de apoyo para la mejora progresiva de las condiciones de
seguridad y salud en el trabajo en las microempresas, en las pequeñas y
medianas empresas, y en la economía informal.

V. PROGRAMA NACIONAL

Artículo 5
1. Todo Miembro deberá elaborar, aplicar, controlar y reexaminar
periódicamente un programa nacional de seguridad y salud en el trabajo en
consulta con las organizaciones más representativas de empleadores y de
trabajadores.

2. El programa nacional deberá:

a) promover el desarrollo de una cultura nacional de prevención en materia de
seguridad y salud;

b) contribuir a la protección de los trabajadores mediante la eliminación de los
peligros y riesgos del trabajo o su reducción al mínimo, en la medida en que
sea razonable y factible, de conformidad con la legislación y la práctica
nacionales, con miras a prevenir las lesiones, enfermedades y muertes
ocasionadas por el trabajo y a promover la seguridad y salud en el lugar de
trabajo;

c) elaborarse y reexaminarse sobre la base de un análisis de la situación
nacional en materia de seguridad y salud en el trabajo, que incluya un análisis
del sistema nacional de seguridad y salud en el trabajo;

d) incluir objetivos, metas e indicadores de progreso, y

e) ser apoyado, cuando sea posible, por otros programas y planes nacionales
de carácter complementario que ayuden a alcanzar progresivamente el objetivo
de un medio ambiente de trabajo seguro y saludable.

3. El programa nacional deberá ser ampliamente difundido y, en la medida de
lo posible, ser respaldado y puesto en marcha por las más altas autoridades
nacionales.

VI. DISPOSICIONES FINALES

Artículo 6

El presente Convenio no constituye una revisión de ninguno de los convenios o
recomendaciones internacionales del trabajo.

Artículo 7

Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas para su
registro al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

Artículo 8

1. El presente Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la
Organización Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el
Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.
2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones
de dos Miembros hayan sido registradas por el Director General.

3. Desde dicho momento, el presente Convenio entrará en vigor, para cada
Miembro, doce meses después de la fecha de registro de su ratificación.

Artículo 9

1. Todo Miembro que haya ratificado el presente Convenio puede denunciarlo a
la expiración de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya
puesto inicialmente en vigor, mediante un acta comunicada para su registro al
Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá
efecto hasta un año después de la fecha en que se haya registrado.

2. Todo Miembro que haya ratificado el presente Convenio y que, en el plazo
de un año posterior a la expiración del período de diez años mencionado en el
párrafo precedente, no invoque el derecho de denuncia previsto en este
artículo quedará obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo
sucesivo podrá denunciar este Convenio durante el primer año de cada nuevo
período de diez años, en las condiciones previstas en este artículo.

Artículo 10

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos
los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de todas
las ratificaciones y denuncias que le comuniquen los Miembros de la
Organización.

2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda
ratificación que le haya sido comunicada, el Director General llamará la
atención de los Miembros de la Organización sobre la fecha en que entrará en
vigor el presente Convenio.

Artículo 11

El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al
Secretario General de las Naciones Unidas, para su registro de conformidad
con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una información
completa sobre todas las ratificaciones y denuncias que haya registrado.

Artículo 12

Cada vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria sobre la
aplicación del Convenio, y considerará la conveniencia de inscribir en el orden
del día de la Conferencia la cuestión de su revisión.

Artículo 13
1. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una
revisión del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga disposiciones
en contrario:

a) la ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso
jure, la denuncia inmediata del presente Convenio, no obstante las
disposiciones contenidas en el artículo 9, siempre que el nuevo convenio
revisor haya entrado en vigor;

b) a partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el
presente Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros.

2. El presente Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y
contenido actuales, para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el
convenio revisor.

Artículo 14

Las versiones inglesa y francesa del texto de este Convenio son igualmente
auténticas.

Cross references
CONVENIOS:C155 Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981
RECOMENDACIONES:R164 Recomendación sobre seguridad y salud de los trabajadores,
1981
C139 Convenio sobre el cáncer profesional, 1974
Convenio sobre la prevención y el control de los riesgos profesionales causados por las sustancias o agentes cancerígenos
(Nota:            Fecha             de           entrada             en          vigor:            10:06:1976            .)
Lugar:Ginebra
Fecha                                                 de                                              adopción:24:06:1974
Sesion                                 de                                 la                               Conferencia:59
Sujeto:              Seguridad                y               salud              en                el              trabajo
Ver           las          ratificaciones            que           ha          recibido           este          Convenio

Vizualisar                el                documento                  en:                 Ingles                  Frances
Estatus: Instrumento actualizado


La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 5 junio 1974 en su
quincuagésima novena reunión;

Habiendo tomado nota de las disposiciones del Convenio y de la
Recomendación sobre la protección contra las radiaciones, 1960, y del
Convenio y de la Recomendación sobre el benceno, 1971;

Considerando que es oportuno establecer normas internacionales sobre la
protección contra las sustancias o agentes cancerígenos;

Teniendo en cuenta la labor correspondiente de otras organizaciones
internacionales, y en especial de la Organización Mundial de la Salud y del
Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, con los cuales
colabora la Organización Internacional del Trabajo;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la
prevención y control de los riesgos profesionales causados por las sustancias y
agentes cancerígenos, cuestión que constituye el quinto punto del orden del día
de la reunión, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un
convenio internacional,

adopta, con fecha veinticuatro de junio de mil novecientos setenta y cuatro, el
presente Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre el cáncer
profesional, 1974:

Artículo 1

1. Todo Miembro que ratifique el presente Convenio deberá determinar
periódicamente las sustancias y agentes cancerígenos a los que la exposición
en el trabajo estará prohibida, o sujeta a autorización o control, y aquellos a los
que se aplican otras disposiciones del presente Convenio.
2. Las excepciones a esta prohibición sólo podrán concederse mediante
autorización que especifique en cada caso las condiciones que deban
cumplirse.

3. Al determinar las substancias y agentes a que se refiere el párrafo 1 del
presente artículo, se deberán tomar en consideración los datos más recientes
contenidos en los repertorios de recomendaciones prácticas o guías que pueda
elaborar la Oficina Internacional del Trabajo y la información proveniente de
otros organismos competentes.

Artículo 2

1. Todo Miembro que ratifique el presente Convenio deberá procurar por todos
los medios que se sustituyan las sustancias y agentes cancerígenos a que
puedan estar expuestos los trabajadores durante su trabajo por substancias o
agentes no cancerígenos, o por sustancias o agentes menos nocivos. En la
elección de las sustancias o agentes de sustitución se deberán tener en cuenta
sus propiedades cancerígenas, tóxicas y otras.

2. El número de trabajadores expuestos a las sustancias o agentes
cancerígenos y la duración y los niveles de dicha exposición deberán reducirse
al mínimo compatible con la seguridad.

Artículo 3

Todo Miembro que ratifique el presente Convenio deberá prescribir las medidas
que deban tomarse para proteger a los trabajadores contra los riesgos de
exposición a las sustancias o agentes cancerígenos y deberá asegurar el
establecimiento de un sistema apropiado de registros.

Artículo 4

Todo Miembro que ratifique el presente Convenio deberá adoptar medidas para
que los trabajadores que han estado, están o corren el riesgo de estar
expuestos a sustancias o agentes cancerígenos reciban toda la información
disponible sobre los peligros que presentan tales sustancias y sobre las
medidas que hayan de aplicarse.

Artículo 5

Todo Miembro que ratifique el presente Convenio deberá adoptar medidas para
asegurar que se proporcionen a los trabajadores los exámenes médicos o los
exámenes o investigaciones de orden biológico o de otro tipo, durante el
empleo o después del mismo, que sean necesarios para evaluar la exposición
o el estado de su salud en relación con los riesgos profesionales.

Artículo 6

Todo Miembro que ratifique el presente Convenio deberá:
a) adoptar, por vía legislativa o por cualquier otro método conforme a la
práctica y a las condiciones nacionales, y en consulta con las organizaciones
interesadas de empleadores y de trabajadores más representativas, las
medidas necesarias para dar efecto a las disposiciones del presente Convenio;

b) indicar a qué organismos o personas incumbe, con arreglo a la práctica
nacional, la obligación de asegurar el cumplimiento de las disposiciones del
presente Convenio;

c) comprometerse a proporcionar los servicios de inspección apropiados para
velar por la aplicación de las disposiciones del presente Convenio, o
cerciorarse de que se ejerce una inspección adecuada.

Artículo 7

Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su
registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

Artículo 8

1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización
Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director
General.

2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones
de dos Miembros hayan sido registradas por el Director General.

3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro,
doce meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.

Artículo 9

1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la
expiración de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya
puesto inicialmente en vigor, mediante acta comunicada, para su registro, al
Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá
efecto hasta un año después de la fecha en que se haya registrado.

2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un
año después de la expiración del período de diez años mencionado en el
párrafo precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este
artículo quedará obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo
sucesivo podrá denunciar este Convenio a la expiración de cada período de
diez años, en las condiciones previstas en este artículo.

Artículo 10

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos
los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de
cuantas ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros
de la Organización.

2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda
ratificación que le haya sido comunicada, el Director General llamará la
atención de los Miembros de la Organización sobre la fecha en que entrará en
vigor el presente Convenio.

Artículo 11

El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al
Secretario General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de
conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una
información completa sobre todas las ratificaciones, declaraciones y actas de
denuncia que haya registrado de acuerdo con los artículos precedentes.

Artículo 12

Cada vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria sobre la
aplicación del Convenio, y considerará la conveniencia de incluir en el orden
del día de la Conferencia la cuestión de su revisión total o parcial.

Artículo 13

1. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una
revisión total o parcial del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga
disposiciones en contrario:

a) la ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso
jure, la denuncia inmediata de este Convenio, no obstante las disposiciones
contenidas en el artículo 9, siempre que el nuevo convenio revisor haya
entrado en vigor;

b) a partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el
presente Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros.

2. Este Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y contenido
actuales, para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el convenio
revisor.

Artículo 14

Las versiones inglesa y francesa del texto de este Convenio son igualmente
auténticas.

Cross                                                                  references
CONVENIOS:C115 Convenio sobre la protección contra las radiaciones, 1960
RECOMENDACIONES:R114 Recomendación sobre la protección contra las radiaciones, 1960
CONVENIOS:C136      Convenio       sobre         el         benceno,           1971
RECOMENDACIONES:R144 Recomendación sobre el benceno, 1971
C136 Convenio sobre el benceno, 1971
Convenio relativo a la protección contra los riesgos de intoxicación por el benceno (Nota: Fecha de entrada en vigor:
27:07:1973                                                                                                           .)
Lugar:Ginebra
Fecha                                               de                                            adopción:23:06:1971
Sesion                                  de                              la                             Conferencia:56
Sujeto:              Seguridad               y              salud               en             el              trabajo
Ver           las           ratificaciones         que           ha           recibido        este          Convenio

Vizualisar                el                 documento               en:                Ingles                 Frances
Estatus: Instrumento pendiente de revisión


La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 2 junio 1971 en su
quincuagésima sexta reunión;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la
protección contra los riesgos del benceno, cuestión que constituye el sexto
punto del orden del día de la reunión, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un
convenio internacional,

adopta, con fecha veintitrés de junio de mil novecientos setenta y uno, el
presente Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre el benceno,
1971:

Artículo 1

El presente Convenio se aplica a todas las actividades en que los trabajadores
estén expuestos:

a) al hidrocarburo aromático, benceno C6H6, que se designará en adelante por
la palabra benceno ;

b) a los productos cuyo contenido en benceno exceda de 1 por ciento por
unidad de volumen; estos productos se designarán en adelante por la
expresión productos que contengan benceno .

Artículo 2

1. Siempre que se disponga de productos de sustitución inocuos o menos
nocivos, deberán utilizarse tales productos en lugar del benceno o de los
productos que contengan benceno.

2. El párrafo 1 del presente artículo no se aplica:

a) a la producción de benceno;
b) al empleo de benceno en trabajos de síntesis química;

c) al empleo de benceno en los carburantes;

d) a los trabajos de análisis o de investigación realizados en laboratorios.

Artículo 3

1. La autoridad competente de un país podrá permitir excepciones temporales
al porcentaje establecido en el apartado b) del artículo 1 y a las disposiciones
del párrafo 1 del artículo 2 de este Convenio, en las condiciones y dentro de los
límites de tiempo que se determinen, previa consulta con las organizaciones
más representativas de empleadores y de trabajadores interesados, donde
tales organizaciones existan.

2. En tal caso, el Miembro en cuestión indicará en su memoria sobre la
aplicación de este Convenio, presentada en virtud del artículo 22 de la
Constitución de la Organización Internacional del Trabajo, el estado de su
legislación y práctica en cuanto a las cuestiones objeto de tales excepciones y
cualquier progreso realizado con miras a la aplicación completa de las
disposiciones de este Convenio.

3. A la expiración de un período de tres años, después de la entrada en vigor
inicial de este Convenio, el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia un informe especial
relativo a la aplicación de los párrafos 1 y 2 del presente artículo, que contenga
las proposiciones que juzgue oportunas con miras a las medidas que hayan de
tomarse a este respecto.

Artículo 4

1. Deberá prohibirse el empleo de benceno o de productos que contengan
benceno en ciertos trabajos que la legislación nacional habrá de determinar.

2. Esta prohibición deberá comprender, por lo menos, el empleo de benceno o
de productos que contengan benceno como disolvente o diluente, salvo cuando
se efectúe la operación en un sistema estanco o se utilicen otros métodos de
trabajo igualmente seguros.

Artículo 5

Deberán adoptarse medidas de prevención técnica y de higiene del trabajo
para asegurar la protección eficaz de los trabajadores expuestos al benceno o
a productos que contengan benceno.

Artículo 6

1. En los locales donde se fabrique, manipule o emplee benceno o productos
que contengan benceno deberán adoptarse todas las medidas necesarias para
prevenir la emanación de vapores de benceno en la atmósfera del lugar de
trabajo.

2. Cuando haya trabajadores expuestos al benceno o a productos que
contengan benceno, el empleador deberá tomar las medidas necesarias para
que la concentración de benceno en la atmósfera del lugar de trabajo no
exceda de un máximo que habrá de fijar la autoridad competente en un nivel no
superior a un valor tope de 25 partes por millón (u 80 mg/m3.

3. La autoridad competente deberá fijar mediante normas apropiadas el modo
de medir la concentración de benceno en la atmósfera del lugar de trabajo.

Artículo 7

1. Los trabajos que entrañen el empleo de benceno o de productos que
contengan benceno deberán realizarse, en lo posible, en sistemas estancos.

2. Cuando no puedan utilizarse sistemas estancos, los lugares de trabajo
donde se emplee benceno o productos que contengan benceno deberán estar
equipados de medios eficaces que permitan evacuar los vapores de benceno
en la medida necesaria para proteger la salud de los trabajadores.

Artículo 8

1. Los trabajadores que puedan entrar en contacto con benceno líquido o con
productos líquidos que contengan benceno deberán estar provistos de medios
de protección personal adecuados contra los riesgos de absorción percutánea.

2. Los trabajadores que, por razones especiales, puedan estar expuestos a
concentraciones de benceno en la atmósfera del lugar de trabajo que excedan
del máximo a que se refiere el párrafo 2 del artículo 6 de este Convenio
deberán estar provistos de medios de protección personal adecuados contra
los riesgos de inhalación de vapores de benceno. Se deberá limitar la duración
de la exposición en la medida de lo posible.

Artículo 9

1. Los trabajadores que, a causa de las tareas que hayan de realizar, estén
expuestos al benceno o a productos que contengan benceno deberán ser
objeto de:

a) un examen médico completo de aptitud, previo al empleo, que comprenda un
análisis de sangre;

b) exámenes periódicos ulteriores que comprendan exámenes biológicos,
incluido un análisis de sangre, a intervalos fijados por la legislación nacional.

2. La autoridad competente de cada país, previa consulta a las organizaciones
más representativas de empleadores y de trabajadores, donde tales
organizaciones existan, podrá permitir excepciones a las disposiciones del
párrafo 1 del presente artículo, respecto de determinadas categorías de
trabajadores.

Artículo 10

1. Los exámenes médicos previstos en el párrafo 1 del artículo 9 del presente
Convenio deberán:

a) efectuarse bajo la responsabilidad de un médico calificado y reconocido por
la autoridad competente, con la ayuda, si ha lugar, de un laboratorio
competente;

b) certificarse en la forma apropiada.

2. Dichos exámenes médicos no deberán ocasionar gasto alguno a los
trabajadores.

Artículo 11

1. Las mujeres embarazadas cuyo estado haya sido certificado por un médico y
las madres lactantes no deberán ser empleadas en trabajos que entrañen
exposición al benceno o a productos que contengan benceno.

2. Los menores de dieciocho años de edad no deberán ser empleados en
trabajos que entrañen exposición al benceno o a productos que contengan
benceno, a menos que se trate de jóvenes que reciban formación profesional
impartida bajo la vigilancia médica y técnica adecuada.

Artículo 12

En todo recipiente que contenga benceno o productos en cuya composición
haya benceno deberán inscribirse de forma claramente visible la palabra
Benceno y los símbolos necesarios de peligro.

Artículo 13

Los Estados Miembros deberán tomar las medidas apropiadas para que todo
trabajador expuesto al benceno o a productos que contengan benceno reciba
instrucciones adecuadas sobre las precauciones que deba tomar para proteger
su salud y evitar accidentes, y sobre el tratamiento apropiado en caso de que
se manifiesten síntomas de intoxicación.

Artículo 14

Todo Estado Miembro que ratifique el presente Convenio deberá:

a) adoptar, por vía legislativa o por cualquier otro método conforme a la
práctica y las condiciones nacionales, las medidas necesarias para dar efecto a
las disposiciones del presente Convenio;
b) indicar, conforme a la práctica nacional, a qué persona o personas incumbe
la obligación de asegurar el cumplimiento de las disposiciones del presente
Convenio;

c) comprometerse a proporcionar los servicios de inspección apropiados para
controlar el cumplimiento de las disposiciones del presente Convenio, o a
cerciorarse de que se ejerce una inspección adecuada.

Artículo 15

Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su
registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

Artículo 16

1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización
Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director
General.

2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones
de dos Miembros hayan sido registradas por el Director General.

3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro,
doce meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.

Artículo 17

1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la
expiración de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya
puesto inicialmente en vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al
Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá
efecto hasta un año después de la fecha en que se haya registrado.

2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un
año después de la expiración del período de diez años mencionado en el
párrafo precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este
artículo quedará obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo
sucesivo podrá denunciar este Convenio a la expiración de cada período de
diez años, en las condiciones previstas en este artículo.

Artículo 18

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos
los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de
cuantas ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros
de la Organización.

2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda
ratificación que le haya sido comunicada, el Director General llamará la
atención de los Miembros de la Organización sobre la fecha en que entrará en
vigor el presente Convenio.

Artículo 19

El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al
Secretario General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de
conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una
información completa sobre todas las ratificaciones, declaraciones y actas de
denuncia que haya registrado de acuerdo con los artículos precedentes.

Artículo 20

Cada vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria sobre la
aplicación del Convenio, y considerará la conveniencia de incluir en el orden
del día de la Conferencia la cuestión de su revisión total o parcial.

Artículo 21

1. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una
revisión total o parcial del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga
disposiciones en contrario:

a) la ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso
jure, la denuncia inmediata de este Convenio, no obstante las disposiciones
contenidas en el artículo 17, siempre que el nuevo convenio revisor haya
entrado en vigor;

b) a partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el
presente Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros.

2. Este Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y contenido
actuales, para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el convenio
revisor.

Artículo 22

Las versiones inglesa y francesa del texto de este Convenio son igualmente
auténticas.

CONSTITUCION:22 artículo 22 de la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo
C115 Convenio sobre la protección contra las radiaciones, 1960
Convenio relativo a la protección de los trabajadores contra las radiaciones ionizantes (Nota: Fecha de entrada en vigor:
17:06:1962                                                                                                               .)
Lugar:Ginebra
Fecha                                                de                                               adopción:22:06:1960
Sesion                                  de                                la                               Conferencia:44
Sujeto:              Seguridad                y               salud               en               el              trabajo
Ver           las           ratificaciones          que           ha            recibido          este          Convenio

Vizualisar                el                documento                  en:                 Ingles                  Frances
Estatus: Instrumento actualizado


La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 1 junio 1960 en su
cuadragésima cuarta reunión;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la
protección de los trabajadores contra las radiaciones ionizantes, cuestión que
constituye el cuarto punto del orden del día de la reunión, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un
convenio internacional,

adopta, con fecha veintidós de junio de mil novecientos sesenta, el siguiente
Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre la protección contra
las radiaciones, 1960:

Parte I. Disposiciones Generales

Artículo 1

Todo Miembro de la Organización Internacional del Trabajo que ratifique el
presente Convenio se obliga a aplicarlo por vía legislativa, mediante repertorios
de recomendaciones prácticas o por otros medios apropiados. Al dar efecto a
las disposiciones del Convenio, la autoridad competente consultará a
representantes de los empleadores y de los trabajadores.

Artículo 2

1. El presente Convenio se aplica a todas las actividades que entrañen la
exposición de trabajadores a radiaciones ionizantes en el curso de su trabajo.

2. El presente Convenio no se aplica a las substancias radiactivas, precintadas
o no, ni a los aparatos generadores de radiaciones ionizantes, que, debido a
las débiles dosis de radiaciones ionizantes que se pueden recibir por su causa,
quedaren exceptuados de su aplicación según uno de los medios que para dar
efecto al Convenio se prevén en el artículo 1.
Artículo 3

1. Basándose en la evolución de los conocimientos, deberán adoptarse todas
las medidas apropiadas para lograr una protección eficaz de los trabajadores
contra las radiaciones ionizantes, desde el punto de vista de su salud y de su
seguridad.

2. A este fin, se adoptarán las reglas y medidas necesarias y se proporcionarán
las informaciones esenciales para obtener una protección eficaz.

3. Para lograr esta protección eficaz:

a) las medidas para la protección de los trabajadores contra las radiaciones
ionizantes, adoptadas por un Miembro después de ratificar el Convenio,
deberán hallarse en conformidad con las disposiciones del Convenio;

b) el Miembro de que se trate deberá modificar lo antes posible las medidas
que haya adoptado antes de ratificar el Convenio, con objeto de que estén en
conformidad con las disposiciones de éste, y deberá promover la modificación,
en el mismo sentido, de cualesquiera otras medidas existentes igualmente
antes de la ratificación;

c) el Miembro de que se trate deberá comunicar al Director General de la
Oficina Internacional del Trabajo, en el momento de ratificar el Convenio, una
declaración indicando de qué modo y a qué tipos de trabajadores se aplican las
disposiciones del Convenio, y asimismo deberá hacer constar en sus memorias
sobre la aplicación del Convenio todo progreso realizado en esta materia;

d) a la expiración de un período de tres años, después de la entrada en vigor
inicial de este Convenio, el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia un informe especial,
relativo a la aplicación del apartado b) del presente párrafo, que contenga las
proposiciones que juzgue oportunas con miras a las medidas que hayan de
tomarse a este respecto.

Parte II. Medidas de Protección

Artículo 4

Las actividades aludidas en el artículo 2 deberán organizarse y ejecutarse de
manera que se logre la protección prevista en la presente parte del Convenio.

Artículo 5

No deberá escatimarse ningún esfuerzo para reducir al nivel más bajo posible
la exposición de los trabajadores a radiaciones ionizantes, y todas las partes
interesadas deberán evitar toda exposición inútil.

Artículo 6
1. Las dosis máximas admisibles de radiaciones ionizantes, procedentes de
fuentes situadas fuera o dentro del organismo, así como las cantidades
máximas admisibles de substancias radiactivas introducidas en el organismo,
se fijarán de conformidad con la parte I del presente Convenio para los
diferentes tipos de trabajadores.

2. Estas dosis y cantidades máximas admisibles deberán ser objeto de
constante revisión, basándose en los nuevos conocimientos.

Artículo 7

1. En lo que respecta a los trabajadores directamente ocupados en trabajos
bajo radiaciones, se deberían fijar niveles apropiados, de acuerdo con las
disposiciones del artículo 6:

a) para los de 18 años de edad y mayores, por una parte;

b) para los menores de 18 años de edad, por otra parte.

2. No deberá ocuparse a ningún trabajador menor de 16 años en trabajos que
impliquen la utilización de radiaciones ionizantes.

Artículo 8

Deberán fijarse niveles apropiados, de conformidad con las disposiciones del
artículo 6, para los trabajadores no ocupados directamente en trabajos bajo
radiaciones, pero que permanecen en lugares donde se exponen a radiaciones
ionizantes o a substancias radiactivas o pasan por dichos lugares.

Artículo 9

1. Se deberá utilizar una señalización de peligro apropiada para indicar la
existencia de riesgos debidos a radiaciones ionizantes. Se deberá proporcionar
a los trabajadores toda la información necesaria a este respecto.

2. Se deberá instruir debidamente a todos los trabajadores directamente
ocupados en trabajos bajo radiaciones, antes y durante su ocupación en tales
trabajos, de las precauciones que deben tomar para su seguridad y para la
protección de su salud, así como de las razones que las motivan

Artículo 10

La legislación deberá prescribir la notificación, de acuerdo con las modalidades
que ella fije, de los trabajos que entrañen la exposición de trabajadores a
radiaciones ionizantes en el curso de su trabajo.

Artículo 11

Deberá efectuarse un control apropiado de los trabajadores y de los lugares de
trabajo para medir la exposición de los trabajadores a radiaciones ionizantes y
a substancias radiactivas, con objeto de comprobar que se respetan los niveles
fijados.

Artículo 12

Todos los trabajadores directamente ocupados en trabajos bajo radiaciones
deberán someterse a examen médico apropiado, antes o poco después de la
ocupación en tales trabajos, y someterse ulteriormente a exámenes médicos a
intervalos apropiados.

Artículo 13

Los casos en que, a causa de la naturaleza o del grado de exposición, deban
adoptarse prontamente las medidas enunciadas a continuación se
determinarán según uno de los medios de aplicación que dan efecto al
Convenio previstos en el artículo 1:

a) el trabajador deberá someterse a examen médico apropiado;

b) el empleador deberá avisar a la autoridad competente de acuerdo con las
instrucciones dadas por ésta;

c) personas competentes en materia de protección contra las radiaciones
deberán estudiar las condiciones en que el trabajador efectúa su trabajo;

d) el empleador deberá tomar todas las disposiciones de corrección necesarias,
basándose en las comprobaciones técnicas y los dictámenes médicos.

Artículo 14

No se deberá ocupar ni mantener a ningún trabajador en un trabajo que lo
exponga a radiaciones ionizantes, en oposición a un dictamen médico
autorizado

Artículo 15

Todo Miembro que ratifique el presente Convenio se obliga a encargar del
control de la aplicación de sus disposiciones a servicios de inspección
apropiados, o a cerciorarse de que existe una inspección adecuada.

Parte III. Disposiciones Finales

Artículo 16

Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su
registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

Artículo 17
1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización
Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director
General.

2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones
de dos Miembros hayan sido registradas por el Director General.

3. Desde ese momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro,
doce meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.

Artículo 18

1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la
expiración de un período de cinco años, a partir de la fecha en que se haya
puesto inicialmente en vigor, mediante declaración escrita comunicada, para su
registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. La denuncia
no surtirá efecto hasta un año después de la fecha en que se haya registrado.

2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un
año después de la expiración del período de cinco años mencionado en el
párrafo precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este
artículo quedará obligado durante un nuevo período de cinco años, y en lo
sucesivo podrá renunciar este Convenio a la expiración de cada período de
cinco años, en las condiciones previstas en este artículo.

Artículo 19

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos
los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de
cuantas ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros
de la Organización.

2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda
ratificación que le haya sido comunicada, el Director General llamará la
atención de los Miembros de la Organización sobre la fecha en que entrará en
vigor el presente Convenio.

Artículo 20

El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al
Secretario General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de
conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una
información completa sobre todas las ratificaciones y declaraciones de
denuncia que haya registrado de acuerdo con los artículos precedentes.

Artículo 21

Cada vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria sobre la
aplicación del Convenio, y considerará la conveniencia de incluir en el orden
del día de la Conferencia la cuestión de su revisión total o parcial.

Artículo 22

1. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una
revisión total o parcial del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga
disposiciones en contrario:

a) la ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso
jure, la denuncia inmediata de este Convenio, no obstante las disposiciones
contenidas en el artículo 18, siempre que el nuevo convenio revisor haya
entrado en vigor;

b) a partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el
presente Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros.

2. Este Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y contenido
actuales, para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el convenio
revisor.

Artículo 23

Las versiones inglesa y francesa del texto de este Convenio son igualmente
auténticas.

								
To top