Docstoc

El País_ 21-6-08

Document Sample
El País_ 21-6-08 Powered By Docstoc
					                                                              865
Babelia
NÚMERO 865. EL PAÍS, SÁBADO 21 DE JUNIO DE 2008




Los ojos del glamour
                                                  Edward Steichen convirtió en arte la fotografía de moda.
                                                            Su obra llega al Museo Reina Sofía
                                                                                                             Gary Cooper en 1930
EN PORTADA / Reportaje




                                                                 Miradas
                                                                a la moda
                                                                Destacó en todos los campos. Pintor,
                                                                    colaborador de Camera Work,
                                                                conservador del MOMA, fotógrafo de
                                                                     moda y de guerra. La obra
                                                                 fundamental de Edward Steichen se
                                                                  exhibe en dos exposiciones, en el
                                                                Museo Reina Sofía y en el Museo del
                                                                  Traje de Madrid. Por Amelia Castilla




Modelo con sandalias. Fotografía tomada por Steichen en 1934.


4 EL PAÍS BABELIA 21.06.08
Gloria Swanson en 1924.


                          EL PAÍS BABELIA 21.06.08   5
EN PORTADA / Reportaje




F
             OTÓGRAFO, PINTOR, horticultor y            masiados nombres de profesionales que se
             conservador del MOMA. La vi-               hayan utilizado como verbo: que Steichen
             da de Edward Steichen (Bivan-              captara tu retrato significaba ser esteicheni-
             ge, Luxemburgo,1879-Umpa-                  zado. “Odio la especialización, es la ruina
             wa, Estados Unidos, 1973)                  del arte”, aseguró en un momento de su
             abarca buena parte de la histo-            carrera. Como autor sus pasiones fueron
ria de la fotografía. Como los realmente                más que variadas: retratos (el de Rodin si-
grandes, Steichen destacó en todos los                  gue siendo objeto de estudio), desnudos,
campos y géneros: experimentó con la                    fotografías de flores, moda, danza, teatro,
fotografía pictorialista, colaboró desde                bodegones, paisaje, naturaleza. Básicamen-
sus inicios en la mítica Camera Work, fue               te los elementos de sus retratos mantenían
aclamado como fotógrafo de moda en Va-                  una sobriedad y una sencillez que marca-
nity Fair y Vogue durante los años treinta,             ron su trabajo. Una de sus imágenes, El
organizó las unidades de la fotografía aé-              estanque-Salida de la luna, realizada en
rea en la Primera Guerra Mundial para el                1904 se subastó en Sotheby’s en 2006 por
Ejército estadounidense en Francia y el                 2,4 millones de euros, lo que la sitúa como
naval en la Segunda Guerra Mundial en el                una de las fotografías más caras de la histo-
Pacífico, ejerció como conservador en el                ria. “Pasó de ser el enfant terrible en 1900 al
departamento de fotografía del MOMA                     fotógrafo mejor pagado en 1925, y en 1950
de Nueva York y brilló como jardinero,                  el conservador más poderoso del sector”,
una afición que tuvo su reflejo en sus                  asegura William A. Ewing, director del Mu-
negativos y en su vida.                                 seo de l’Elysée, y uno de los comisarios de
    Tras años de olvido, la obra fundamen-              la muestra del Reina Sofía en el catálogo.
tal del que fuera considerado en su día                     Su formación fue autodidacta. Tras tras-
como el fotógrafo más famoso del momen-                 ladarse con su familia a Estados Unidos,
to, se exhibe por primera vez en España en              compró su primera cámara a los 16 años,
dos grandes exposiciones paralelas: Ed-                 para entonces ya trabajaba como aprendiz
ward Steichen. Una epopeya fotográfica,                 de una empresa de litografías de Milwau-
una retrospectiva en el Museo Reina Sofía               kee y al poco de ingresar en la compañía
de Madrid con casi trescientas fotografías,             propuso promover la fotografía como fuen-
material documental (maquetas origina-                  te de imágenes más realistas para la publi-




Paul Weller, retratado en Oxford en 1984, la época en la que el músico británico se enfrentaba al integrismo mod. Foto: Steve Pyke / Getty Images




El rebelde
Paul Weller
El actor Leslie Howard, en 1933.



les, catálogos…) y la recreación de algunos
de los montajes que realizó para el museo
neoyorquino y, otra, en el Museo del Traje
de Madrid, Edward Steichen, fotografía de
moda (los años de Conde Nast, 1923-1937),
donde se exhibirán las fotos que realizó
Rock, folk, soul, psicodelia y aromas latinos se mezclan en su nuevo disco. Acaba de cumplir
para las revistas de esta editora periodísti-
ca, entre las que se cuentan retratos de
50 años y está desencantado de la política. La música y la ropa siguen siendo sus dos enseñas
Coco Chanel, Fred Astaire y Gary Cooper.
Ambas muestras reúnen únicamente su tra-
                                                        cidad de la empresa. Con ese ímpetu se
                                                        movió siempre. En esos años de aprendiza-
                                                        je se entregó plenamente a la causa aban-
                                                        derada de la vanguardia. Aprendió lo que
                                                        pudo de fotografía en la biblioteca de Mi-
                                                        lwaukee, donde descubrió la revista Came-
                                                        ra Notes, la publicación norteamericana
                                                        más influyente en ese momento, dirigida
                                                        por Alfred Stieglitz, impulsor del potencial
                                                        artístico de la fotografía, a la que deseaba
                                                                                                                 La actriz Joan Crawford, con un vestido de Schiaparelli, 1932.



                                                                                                                 precisión de fácil manejo. Stieglitz y Stei-
                                                                                                                 chen acabarían desarrollando todo su po-
                                                                                                                 tencial en otra revista, Camera Work, cuen-
                                                                                                                 ta Catherine Coleman, conservadora jefe
                                                                                                                 de fotografía del Reina Sofía y directora del
                                                                                                                 simposio internacional Steichen y sus con-
                                                                                                                 temporáneos, que se celebrará en Madrid
                                                                                                                 el 26 y 27 de junio y que contará con la
                                                                                                                 presencia de la viuda del fotógrafo, Joana
                                                                                                                 T. Steichen, así como destacadas personali-
                                                                                                                                                                          grafo con las mujeres no fue fácil; ellas
                                                                                                                                                                          deseaban pasear a su lado y él se mostraba
                                                                                                                                                                          encantado de estar con ellas, pero su arte
                                                                                                                                                                          iba por delante. En sus negativos, a las se-
                                                                                                                                                                          ñoras le gustaba colocarlas en su entorno,
                                                                                                                                                                          rodeadas de flores o de muebles de época.
                                                                                                                                                                          Los hombres, salvo que fueran escritores o
                                                                                                                                                                          celebridades, no le interesaban como obje-
                                                                                                                                                                          tivo fotográfico. En Camera Work logró sus
                                                                                                                                                                          mayores halagos y alabanzas: “En sus foto-
bajo en blanco y negro, aunque trabajó                  situar al de una de pintura. Steichen no
                                                        artífice nivel de la las bandas inglesas                 posguerra que encarnaron los y del arte.
                                                                                                                 dades del mundo de la fotografíamodernis-                se presta logrado expresar la perfecta fu-
                                                                                                                                                                          grafías ha Weller es a un ejercicio de nos-
con color. Las dos muestras, que se inaugu-
Por Patricia Tubella                                    míticas meter sus fotos en la revista y
                                                        tardó en de finales de los setenta, The                      En Camera Work, la revista que marca-
                                                                                                                 tas. El godfather o padrino del britpop,                 sión entre objeto y sujeto”. Sin embargo,
                                                                                                                                                                          talgia.
ran este martes y permanecerán abiertas                 tratar le imprimiera congiro radical enen
                                                        Jam, directamente un Stieglitz, que el                   ba las tendencias del momento, Steichen
                                                                                                                 influencia e inspiración de las bandas                   como suele ocurrir con demasiada frecuen-
                                                                                                                                                                              La consigna de “mirar siempre hacia




P
hasta el 21 de septiembre, han pasado por
              AUL WELLER acaba de cruzar                poco tiempo se grupo The Style mentor.
                                                        incomprendido convirtió en su Council                    que en retratos, paisajes neblinosos, moti-
                                                                                                                 publicó los últimos veinte años ha regene-               cia, los piropos no se correspondían con
                                                                                                                                                                          adelante” encierra, según sus propias pa-
París, Lausanne barrera del medio siglo
              la y Reggio Emilia y preten-              y, pictorialistas firmaban y que parecía
                                                        Lostras una crisis creativa fechaban sus                 vos arquitectónicos y desnudos femeninos
                                                                                                                 rado el pop británico. También a rock                    una situación económica boyante. Cuando
                                                                                                                                                                          labras, el secreto de su supervivencia mu-
den ser un reflejo preciso de la prolífica
              erigido en un icono de la                 obras como cuadros y acabara protagoni-
                                                        finiquitar su estrella, juzgaban cada foto-              star’s de ellos se exhibía una de las pasa-
                                                                                                                 —uno rock star, esto es, a la venta la estre-            sical. Ataviado con ropa viajar a París lo
                                                                                                                                                                          decidió dejar Milwaukee y tan juvenil co-
              artista.
obra de este música británica. Las nue-                 grafía por sus cualidades estéticas. Comple-
                                                        zando una de las resurrecciones más insó-                llas favoritas la feria Art Basel—; los des-
                                                                                                                 da semana ende las propias estrellas, des-               mo con sus ahorros y vivía de diseñador
                                                                                                                                                                          hizo exclusiva (las marcas de ocasionales
              vas generaciones se arte es
    Que la fotografía forma parte del quitan            jos procesos de revelado a mano y manipu-
                                                        litas del mundillo. Todo un historial so-                de Paul McCartney hasta Noel su obra.
                                                                                                                 nudos fueron una constante enGallagher                   son una arte. Fue el protegido de Auguste
                                                                                                                                                                          ventas de de sus grandes pasiones), y un
ya un hecho el sombrero pero en carácter
              contrastado, ante el la época             laciones espaldas que para se multiplica
                                                        bre sus del negativo hoy conseguir el                    (Oasis), gran admirador y amigo extraña
                                                                                                                 Un crítico los describió como “una suyo. Él              peinado de mechas rubias que de los
                                                                                                                                                                          Rodin (le llamaba “mon fils”) y unochirría
en que Edwardha marcado sus tres su ca-
irredento que Steichen desarrolló déca-                 efecto artísticoWeller es les modfather,re-
                                                        en etiquetas. deseado el llevaron a el                   se deja querer porque, admite, ingenuas,
                                                                                                                 procesión de formas femeninas, la modes-                 sobre su le retrató. En uno de los revela
                                                                                                                                                                          pocos quecurtido rostro, Weller secatálo-
rrerade carrera. Un recorrido ello dedicó
das había que demostrarlo y a punteado                  chazar el papel de revelado de ese movi-
                                                        padre del resurgimiento preparado in-                    tia no es y prácticamente asexuadas”. Wi-
                                                                                                                 amorales uno de sus fuertes, y ahí está su               como la muestra Estamos que en una
                                                                                                                                                                          gos depuro nervio. se cuentaen el cameri-
toda su vida. De hecho, no se conocen de-
de altibajos desde que arrancara como                   dustrialmente y las cámaras y lentes de
                                                        miento musical, cultural y estético de la                currículo para avalarle. relación algo no
                                                                                                                 lliam Ewing cuenta que la Pero si adel fotó-             no del el escultor le encontró un ajetreo
                                                                                                                                                                          ocasiónApollo Hammersmith,llorando en

6 EL PAÍS BABELIA 21.06.08
su estudio, angustiado por sus dudas co-
mo artista. La respuesta de Rodin ante las
                                                                                                      considerable dispendio 94 años, familia
                                                                                                   1962. Antes de fallecer, a lospara una tuvo
                                                                                                   tiempo para diseñar vidrieras, tejidos para
                                                                                                      de clase obrera de Woking (Surrey) que
                                                                                                                                                      El arte del posado
                                                                                                                                                      sonal —el divorcio de la cantante Dee C
                                                                                                                                                      Lee, madre de dos de sus cinco hijos—,
lágrimas sonó como un diagnóstico: “Aho-        Su labor como conservador                          vestidos de seda, echarpes, dos pianos de
                                                                                                      escenifica la firme confianza que su pro-       la disolución de su segunda banda apare-
ra sé que eres un gran artista y que estás                                                            genitor depositó en y murales. Todo
                                                                                                   cola, libros ilustrados la ambición del hijo.      A S como algunos le a su carrera. Tres
                                                                                                                                                      cía TEICHENla puntilla consideran como el
hecho de la pasta adecuada. Si yo no tuvie-     del MOMA todavía sigue                             compaginado con el cultivo de flores.
                                                                                                      John Weller, trabajador         la construc-    años después, Weller era más famoso
                                                                                                                                                      fotógrafo que modernizó la fotografía de
ra todavía esos momentos sabría que es-                                                                 Como todos ocasional, se transmutó
                                                                                                      ción y taxista los que se adelantaron a en      moda, pero Le cuesta describir cómo se
                                                                                                                                                      que nunca. las cosas han cambiado nota-
toy acabado”.                                   siendo una referencia                                   tiempo, pagó también el y gran puntal
                                                                                                   supromotor, representante precio de la             blemente salto desde el hundimiento
                                                                                                                                                      produjo eldesde que él colgó la cámara.
    Durante su etapa parisiense, Steichen       para los profesionales                                de con críticas severas. La tensión desde
                                                                                                   fama la incipiente carrera de Paul en-             La explosión que regreso estos momen-
                                                                                                                                                      más absoluto al se vive entriunfal como
se encontró inmerso en el mundo de las                                                                que éste abandonara la comercial no
                                                                                                   tre la fotografía artística yel colegio a los 16   tos en en solitario, aunque admite que
                                                                                                                                                      artista el mundo de la moda ha converti-
bellas artes. Al tiempo que pintaba realiza-    de los museos                                          ha acabado pero él figura como el repre-
                                                                                                   seaños. Por entonces, ya dedicaba casi to-         do a los de su padre tuvo mucho las
                                                                                                                                                      la figura fotógrafos especializados enque
ba fotografías pictorialistas —usaba la fo-                                                           do su tiempo a actuaciones disyun-
                                                                                                   sentante más emblemático de esa en pubs y          ver. Infatigable acicate, John siempre
                                                                                                                                                      estrellas del género, a la altura de las edi-
tografía para captar “el carácter y la expre-                                                         clubs de diverso pelaje, al Algunos de
                                                                                                   tiva. Brilló en ambos campos. frente de una        toras imponerle las revistas especializa-
                                                                                                                                                      quiso de moda de “una ética de trabajo a
sión del momento” y obtenía fotografías                                                            sus contemporáneos le calificaron como
                                                                                                      formación que en 1977 editaba su pri-           das y las usanza”. En otras palabras, le
                                                                                                                                                      la antigua grandes firmas que pagan las
mediante diferentes procesos de manipu-                                                               mer disco, In la fotografía”, pero meses
                                                para sustituir a su jefe de fotografía que “el Leonardo de the city, al que seispara                  costosas a dejar de lamerse las heridas y
                                                                                                                                                      conminó campañas publicitarias. Los En-
lación que denominaba peinture à la             acababa de dejarles por la empresa de la sus detractores se trataba de un suminis-
                                                                                                      después sucedía This is the modern              cuentros trabajar. De de Arles, que se
                                                                                                                                                      ponerse ade Fotografía ahí salieron Wild
lumière—. Su trabajo en la capital france-                                                            world. “Por aquel nuevo rico y técni-
                                                competencia, para las revistas Vogue y Va- trador de “elegancia deentonces sacábamos                  inauguran el y Stanley dedican este año
                                                                                                                                                      World (1993) 8 de julio, Road (1995), que
sa se complementaba con el montaje de                                                                  escurridiza”. álbum al no sólo no apa-
                                                nity Fair, Steichen empezó un nuevo ca- caal menos un Su muerte año. Los músicos                      evoca las calles flanqueadas de casas de
                                                                                                                                                      un apartado especial al diseño. Junto a
exposiciones. Pionero en promover                                                                       su estela hoy de su trabajo forma mu-
                                                mino. Y llegó, como de costumbre, arra- góse quejan sino queestar sometidos aya                       las exposiciones en las Walter o Los
                                                                                                                                                      protección oficialde Tim que creció.Leila
muestras de Picasso, Cézanne, Matisse y         sando. Al poco aconsejó a la directora de parte de la historia de la fotografía, aun-
                                                                                                      cha presión, pero dedican hasta tres            Méndez figura como más copias que en
                                                                                                                                                      dos juntos vendieron invitado el creador
Brancusi, introdujo el arte moderno en          Vogue que aspirara a las estrellas —“haz que algunas de las polémicas que suscitó
                                                                                                      años para presentar un solo trabajo que         toda su anterior producción. Weller en-
                                                                                                                                                      Christian Lacroix. Y en estos días se ha
Estados Unidos y en cierto modo ejerció                                                               muchas veces no comercio? Horacio
                                                de Vogue un Louvre”— y previó cuán po- sigan vigentes. ¿Arte oaporta nada nuevo”,                     inaugurado la entonces una disciplina
                                                                                                                                                      cadena desde sexta edición del festival
como “cazador de talentos” para la revis-                                                             rememora Weller como anhelo Arte
                                                deroso acabaría siendo el mundo del cine. Fernández, profesor de Historia del de una                  internacional resume en no poner nun-
                                                                                                                                                      laboral que se de la fotografía de moda
ta en la que trabajaba.                                                                                  la Facultad considera y aniquilado
                                                Fue uno de los precursores de la fotografía defrescura que de Cuencaha experto en la                  que freno (en 2004, por Ambos eventos
                                                                                                                                                      ca else celebra en Cannes.ejemplo, suplió
    Pero Steichen no era un hombre capaz                                                              era del la fotografía,
                                                de moda. Sus imágenes efímeras se difun- historia demarketing. considera la polé-                     uno de sus “blancos” con la grabación
                                                                                                                                                      contribuyen a lanzar aún más un género
de entregarse a una sola idea. La relación                                                                  tan anticuada como un espacio
                                                dían en masa pero resultaron tan moder- mica The Jam logró abrirseaburrida. Losen-                    de un álbum de covers de otros artistas,
                                                                                                                                                      que no ha parado de crecer.
personal y profesional con Stieglitz acaba-                                                           tre el público inmerso en trata punk,
                                                nas que impactaron a muchas personas. más críticos consideran que sela erasólo                        Studio 150). en un espectáculo más, la
                                                                                                                                                          Convertida
ría por deteriorarse. Éste pensaba que Stei-                                                            imágenes efímeras difundidas en ma-
                                                Paul Poiret, Jeanne Lanvin o Elsa Schiapa- detiempos efervescentes y de contestación                  moda ha entrado en los museos y basta
chen no dedicaba suficiente tiempo a la                                                               del orden establecido, pero, es lo al dis-
                                                relli pusieron sus colecciones ante su cáma- sa. “La fotografía publicada no frenteraro               con pasear por los barrios más punteros
fotografía y sí demasiado a hacer pinturas                                                            curso revolucionario de la Clash o
                                                ra. Más de mil actores y actrices posaron sino la norma. Por definición losfotografía el              de las ciudades para descubrir en cual-
decorativas. Tampoco Steichen se sentía                                                                 reproducción y es Pistols, y el arte
                                                para él en trabajos cruzados que vincula- esnihilismo de los Sexmúltiple sus letras se                quier tienda o bar un puñado de revistas
cómodo. En su última colaboración en la         ban la moda y el cine. Sus innovadores necesita cosas únicas. Hubo un momento
                                                                                                      centraban en la disección de los proble-        “Nunca he entendido
                                                                                                                                                      de tendencias gratuitas. Javier Vallhonrat
                                                                                                      mas sociales y de la juventud. Lejos tam-       asegura que no entiende nada de moda,
                                                                                                      bién de la estética agresiva de los imperdi-
                                                                                                                                                      la necesidad de etiquetar
                                                                                                                                                      que lleva puestos los pantalones que se
                                                                                                      bles, abrazaron el gusto por un cuidado         la música”, dice el
                                                                                                                                                      compró en un rato libre, pero trabaja pa-
                                                                                                      vestuario, propio del código de los mods,       ra las firmas más importantes del mundo.
                                                                                                      el movimiento musical y cultural de fina-       músico, que no se siente
                                                                                                                                                      Acaba de concluir una campaña de Ver-
                                                                                                      les de los cincuenta y principios de los        sus y ahora prepara la publicidad de un
                                                                                                      sesenta que adoptaron “como una epifa-          constreñido por la
                                                                                                                                                      perfume. Según este creador, uno de los
                                                                                                      nía, una verdadera experiencia religio-         cambios más potentes vividos en el sec-
                                                                                                      sa”, según describe hoy el hombre que
                                                                                                                                                      demanda del mercado
                                                                                                                                                      tor llega con la década de los noventa
                                                                                                      recuperó su bandera. “Las únicas cosas          cuando se produce una ruptura de géne-
                                                                                                      que me interesaban eran la música y la          ros y la moda utiliza todas las secuencias
                                                                                                      ropa —poco ha cambiado, como revelan            posibles. Se acerca al cine, al arte, al foto-
                                                                                                      los zapatos de impecable factura italiana           La música y la ropa siguen siendo sus
                                                                                                                                                      periodismo, al modelo documental… “La
                                                                                                      que luce durante la entrevista—; la cultu-      fotografía de pero abre la puerta a ese
                                                                                                                                                      dos enseñas, modase declara completa-
                                                                                                      ra del pop lo era todo para mí”. Sobra          mente desencantado de la política, a la
                                                                                                                                                      trasvase de contaminaciones y surgen au-
                                                                                                      decir que Weller, a diferencia de otros         tores que consiguen espalda cuando los
                                                                                                                                                      que ya había dado la resultados muy bri-
                                                                                                      compañeros de generación, nunca se avi-         llantes, pero desde entonces no (“to-
                                                                                                                                                      laboristas llegaron al poder, en 1997se ha
                                                                                                      no a destrozar los viejos discos de sus         dos son iguales”). Desmiente que sea
                                                                                                                                                      avanzado mucho”, apunta Vallhonrat.
                                                                                                      adorados Beatles.                               “Parece como si en esa década se la sa-
                                                                                                                                                      cierto un episodio repetido hasta hubie-
                                                                                                           En aquellos años de convulsión políti-     ciedad por la prensa británica: que inten-
                                                                                                                                                      ran escrito unos cuantos verbos y ahora
                                                                                                      ca, unas declaraciones del músico pro-          tocara declinarlos”. Gallagher señala
                                                                                                                                                      tara disuadir a Noel Vallhonrat de que
                                                                                                      clamando su intención de votar a los            también una invitación encuentra cada
                                                                                                                                                      aceptara que la cultura sede Tony Blair a
                                                                                                      conservadores en las elecciones genera-         vez más cerca del ocio sí ha confirmado
                                                                                                                                                      Downing Street. Pero y del espectáculo y
                                                                                                      les de 1979 —que luego se confirmaron           que lo que las razones por las cultura
                                                                                                                                                      que una de se vende ahora es la que en
                                                                                                      como una mera treta publicitaria— mul-          del rechazó una tiene que estar de
                                                                                                                                                      2006consumo. Todo condecoración real
                                                                                                      tiplicaron las suspicacias hacia un grupo       fue soslayar que le retrataran con “un
                                                                                                                                                      moda.
                                                                                                      todavía considerado entonces un paria           criminal de guerra” (en alusión a Blair).
                                                                                                                                                          Antoni Bernad lleva 40 años disparan-
                                                                                                      en el establishment musical. El éxito de        do cuestiones moda y ya no aparecen
                                                                                                                                                      Lasfotografía de políticassigue disfrutando
                                                                                                      su tema The Eton Rifles, que en noviem-         con su letras, Las hoy se decantan por
                                                                                                                                                      en sus trabajo.que estilistas le proporcio-
                                                                                                      bre de aquel mismo año se encaramaba            nan trajes para que, con su cámara, uno
                                                                                                                                                      un tono más poético, como revelacapte
                                                                                                      al número tres de los superventas, cam-         la los temas de y última a las telas.
                                                                                                                                                      de textura, el cortesu la caída propuesta,
                                                                                                      bió las cosas y vino a confirmar además         Luego están las you can las inspirado
                                                                                                                                                      Why walk whenmodelos arun, que anima
                                                                                                      que Weller seguía fiel a sus raíces obre-       a una escena con su hijo pequeño, Mac
                                                                                                                                                      enbase de piropos o de obscenidades, se-
                                                                                                      ras: la canción relata el hostigamiento         gún años, habido de la relación con de
                                                                                                                                                      (de 3le convenga más para el carácter su
                                                                                                      de un grupo de estudiantes del elitista         actual pareja) en una playa española.
                                                                                                                                                      la imagen. “A las alemanas les encanta
                                                                                                      colegio de Eaton a una manifestación de            El álbum frases amables; acaba de
                                                                                                                                                      que les digan 22 dreams, quelas del Este
                                                                                                      trabajadores en paro. Aquel hito y otros        son reacias nutre incluso si intentas con
                                                                                                                                                      editarse, se y frías,de la colaboración ayu-
de asesores y amigos que le arropan ante         cuarto de siglo para la banda que atesti- como el sencillo Down in the tube sta-                     darlas tendiéndoles entre ellos el citado
                                                                                                                                                      destacados músicos, una mano para que
su inminente entrada en la escena del                                                                 tion at midnight les convirtieron en “la
                                                 guó su bautizo musical: “Son mis cancio- de Edward Steichen (Nueva York, 1929).                      se levanten del fundir rechazan, tienen
                                                                                                                                                      Gallagher, para suelo la toda una suerte
                                                                                      Autorretrato
recinto londinense, tres días antes de su        nes y me resulta insultante”, espeta para voz de una generación contra el thatche-                   una educación especial; las de temas,
                                                                                                                                                      de estilos en un compendioamericanas
cincuenta cumpleaños (el pasado 25 de            cortar de cuajo cualquier mención a las rismo”, como muchos veteranos siguen                         porque “nunca he entendido la necesi-
                                                                                                                                                      se muestran maravillosas, aceptan el gla-
mayo). En las próximas horas va a pre-           millonarias ofertas recibidas para apun- recordándoles. En una tremenda ironía,                      mour etiquetar innato”. Entre las que
                                                                                                                                                      dad decomo algola música”. Asegura mu-
sentar su nuevo álbum, 22 dreams, un             tarse a esa aventura que caracteriza, el actual líder del partido tory y ex eato-                    chas sintió constreñido por la demanda
                                                                                                                                                      no se modelos que se han cruzado en su
heterogéneo caleidoscopio de las in-             cuando menos, de una obscenidad.                     niano, David Cameron, declaraba recien-         del mercado, después del fiasco de ven-
                                                                                                                                                      vida (“vivimos una invasión, sobre todo
fluencias musicales que ha absorbido a                The Jam nació de la temprana voca- temente que The Eaton Rifles es su tema                      las que supuso de países del Este As I
                                                                                                                                                      tas que procedensu anterior disco, o las
lo largo de los años, mezcla de rock, folk,
 Maurice Chevalier, 1930.                                                                             favorito de todos los tiempos. “¿Qué jo-        brasileñas) se queda de la acogida dis-
                                                                                                                                                      know (2005), a pesarcon Lauren Hutton,
soul, psicodelia e incluso aromas lati-                                                               d… parte de la letra no ha entendido?”,         de 64 años, a la crítica (un hecho que él
                                                                                                                                                      pensada por la que ha retratado reciente-
nos, y que ha logrado operar lo imposi-                                                               se pregunta un indignado Weller ante lo         achaca a la era de internet: “Las descar-
                                                                                                                                                      mente para una campaña de Mango.
ble: incluso los críticos acérrimos seque
revista, a modo de despedida criticó han        retratos en Vanity Fair inmortalizaron a en que los autores revelaban sus propias
                                                                                                      que considera una manipulación similar          “Fue como devalúan de hadas, llevaba
                                                                                                                                                      gas gratuitasun cuento nuestro trabajo”).
Camera Work se hubiera convertido en
rendido a sus pies. Pero ni las elogiosas        Weller se resiste
                                                personajes como Cecil B. DeMille, Piran- fotos en el laboratorio, pero ahora todo se el
                                                                                                      a la que ejecutara Ronald Reagan con            30 Su progenitor y verdadero puntal lle-
                                                                                                                                                          años esperándola; no se ha operado,
una copia prensa que le muestra su rela-
reseñas dede sí misma mientras el mundo                                                               tema la Bruce Springsteen Born in
                                                dello, Greta Garbo, Gershwin, W. B. Yeats, hace en demisma imprenta de Alemania”,the                  mantiene su jubilado y sus dos retoños
                                                                                                                                                      va dos años belleza salvaje y el coco intac-
ardía en la Primera Guerra atemperar al
ciones públicas consiguenMundial.
                                                 a vivir de los réditos
                                                Thomas Mann y Churchill, entre otros.              asegura Fernández, que participará como
                                                                                                      USA.                                            tos”, aclara. Tanto estrenado en las lides
                                                                                                                                                      mayores ya se hantiempo en el candelero
    La contienda acabaría por cambiar su
personaje: le puede el hormigueo de de-             Harto de celebrities y de glamour, Stei- ponente en el simposio en el que se deba-
                                                 del pasado. ‘22 dreams’                                   Weller ahondó en su compromiso po-         le animan Pero Weller, que moda se
                                                                                                                                                      musicales. a sentenciar que lanunca se
vida. Tras dejar la revista se lejos de ser
mostrar ante el público que,alistó como                                                               lítico a la obra de los ochenta, prestan-
                                                chen dimitió de su cargo en 1938 y se fue a tirá sobre lo largo de Steichen. Como ex-                 mueve en la ley del péndulo. Todo se
                                                                                                                                                      imaginópor este negocio como cincuen-
un dinosaurio de y posteriormente dedi-
fotógrafo de guerra la música, todavía es        es un heterogéneo                                    do en apoyo activo a los laboristas,
                                                México. Una vez más la guerra vino a acla- perto su la materia le apasiona el trabajo al              repite, ve trajes, los pelos… En su opi-
                                                                                                                                                      tón, no los hoy límites a sus horizontes.
có sus mejores esfuerzos a defender “el
capaz de sorprender.                                                                                  tiempo que encaraba esa de guerra y
                                                rarle las cosas. Se decantó por lo que deno- que desarrolló como fotógrafodécada con la               La publicación de su noveno álbum en
                                                                                                                                                      nión, el cambio más importante se cuen-
arte comercial”. Una vez más en rara avis
    Weller es en el gremio una su vida,          caleidoscopio de sus                                 búsqueda de otros MOMA. No le inte-
                                                minaba la fotografía útil. Organizó las uni- como conservador delderroteros musicales,                ta en las actitudes. “Cuando empecé la
                                                                                                                                                      solitario ha coincidido con la salida de se
cambiaba de dirección de los réditos del
que se resiste a vivir abruptamente. De-                                                              plasmados el una nueva banda, The
                                                dades de la fotografía naval para el ejército resa en excesoen mundo de las tenden-                   edición limitada de un libro, A thousand
                                                                                                                                                      llevaban las posturas correctas y las expre-
pasado. Reniega directamente de las de-
cidió dejar definitivamente la pintura y vie-
                                                 influencias musicales                               Style Council. Su fotografía de el soul
                                                estadounidense en la Segunda Guerra cias. Su idea es que la desvío haciamoda                          siones que recoge en imágenes su dilata-
                                                                                                                                                      things, como de muñeca. Después cambia-
dicarse sólo a la fotografía. Dejó atrás su
jas glorias proclives en los últimos tiem-                                                           jazz que la “espuma” y que lo normal,
                                                Mundial en el Pacífico. Al acabar la con- dura loalumbró temas como Have you ever                     ron los gestos, en vez de en 2006 de un
                                                                                                                                                      do historial, merecedorsentarse erguidas
pos a protagonizar afueras de París, don-
casa alquilada en las un sinfín de revivals     tienda colgó las cámaras para trabajar co- salvo excepciones entre las que caben los un
                                                                                                     had it blue?, considerado hoy todo               se encorvaban y contribución la mú-
                                                                                                                                                      premio Brit por su separaban lasapiernas
de cultivaba su por el dinero”) y se decla-
(“sólo lo hacenpropio jardín y experimen-                                                            clásico, pero logró o Irving la base
                                                mo comisario del Museo de Arte Moderno nombres de Man Ray alienar a Penn, es de                       más En el caso de otros falta de ese tipo
                                                                                                                                                      sica. y más, ahora ante laartistas, ideas ha
taba con las seguir y el negocio siem-
ra resuelto a plantas,en busco en Nueva         de Nueva Weller, un mal estudiante que que las modas pasen y las fotos con ellas.
                                                 ción de York. Su labor como conserva-               los antiguos seguidores de The Jam. An-          llegado el sexo; hay entraña un punto
                                                                                                                                                      de reconocimientos muchas tetas y un
York mejores oportunidades eso le due-
pre con material inédito. Porfinancieras.       dor del MOMA después del conflictoengan- La opinión de Fernández es que “la modalos
                                                 vivió la adolescencia literalmente béli-            te el progresivo declive, el sello que           descoque Weller, acaso lo que se pue-
                                                                                                                                                      final. Paratotal. Se enseñael inicio de su
le especialmentelos 43se le pregunte por
Había cumplido que años, acababa de                                                                    ha convertido con a paso del tiempo
                                                co todavía hoy sigue siendo una como Top seamparaba se negó el publicar su quinto
                                                 chado a programas musicales referen-                                                                 de, da igual que sea que encarna el lan-
                                                                                                                                                      etapa más arriesgada, verano o invierno”.
divorciarse que primera al nombre de
ese invento de suresponde esposa, tenía          of para los Fue el descubrimiento de las álbum, A decade las imágenes contri-
                                                cia the pops.profesionales de los museos. en un gran negocio yof modernism (que no                    Pero la gran sus veintidós sueños.
                                                                                                                                                      zamiento depérdida es la desaparición de
From the Jam, a la educación de sus hi-
que enfrentarse auspiciado por sus dos                                                               vio a luz hasta nueve años después),
                                                The Family of Man pretendía levantar elsu buyen laagrandarlo de una manera perver-
                                                 grandes bandas de los sesenta y de                                                                   la aguja. “Antes se cosía todo en los paí-
jos y pagar numerosas deudas cuando le
antiguos colegas —Bruce Foxton y Rick                                                                  creando que acabó cuerpo y de belle-
                                                ánimo dehacia grupos como contienda sadecisión modelos de sentenciando a The
                                                 pasión la humanidad tras la The Kinks,                                                               ses de origen, Weller. Nuevos Medios.
                                                                                                                                                      22 dreams. Paul teníamos cortadores, patro-
llamaron del imperio Condé Nast. los te-
Buckler—, dispuestos a explotar Ficha-                                                               Style Council las empresas busquen a
                                                yThe admirada por diez millones de perso- le za. Es lógico queen 1989.
                                                  fue Who o Small Faces. A los 12 años                                                                nistas, modistas…, ahora todo se fabrica
do en 1923, mismo compuso comida
mas que él en el curso de una hace un           nas en todosu primera desde 1955 hasta gente muy brillante”.
                                                 regalaron el mundo guitarra eléctrica,                    Inmerso en un colapso creativo y per-      fuera”. A. things. www.paulweller.com/
                                                                                                                                                      A thousand C.


                                                                                                                                                                        EL PAÍS BABELIA 21.06.08   7
EN PORTADA / Análisis



Cómo vestir la realidad con fantasía
La historia de la fotografía de moda permite vislumbrar los cambios sociales a lo largo
del siglo pasado. Uno de estos artistas explica el desarrollo del género. Por Juan Gatti



E
         STAMOS EN EL    Museo del Louvre, en         lista muy de su tiempo, donde orondas seño-        zaban hasta el momento. Avedon y Penn
         la escalera principal; al final, la Victo-   ras de sociedad parecían flotar entre lirios y     fueron los reyes de la década y con ellos
         ria de Samotracia brilla. Fred Astai-        cortinajes de gasa con portes distinguidos y       surgieron las modelos estrellas, Dovima,
         re (encarnando a Richard Avedon)             luciendo prendas de Worth o Paquin; un lige-       Suzy Parker, Lisa Fonssagrive y China Ma-
se encuentra enfrente, al pie de ella, con una        ro flou acentuaba esa atmósfera fantasmal.         chado. Ellas se convirtieron en las nuevas
gabardina corta color hueso forrada de rojo,          Eran los días en que Vogue actuaba como            gazelles, envueltas en Balenciaga, Dior o Gi-
mocasines Weston y calcetines rojos y su-             una especie de periódico y catálogo, coinci-       venchy y los “nuevos americanos” como No-
pongo que una Rollerflex en la mano. Espera           diendo con la primera publicidad de moda           rell. Viajaron a París a retratar las colecciones
ansioso. De golpe, y apareciendo por detrás           de Poiret en las revistas y con unos insertos      de Chanel y Dior. Aquí volvemos a mis imá-
de la Victoria, surge Audrey Hepburn con un           en los cinematógrafos donde se proyectaban         genes del comienzo del filme Funny Face de
vestido de chiffon guinda de Givenchy. Baja           los filmes de Mélies.                              Stanley Donen. Son los años en que se em-
apresuradamente las escaleras con su acos-                Desde el primer momento la foto de mo-         pieza a retratar a la alta sociedad y los retra-
tumbrada elegancia; el viento hace volar par-         da se hizo con fines comerciales. Opino que        tos de las grandes damas americanas como
te del conjunto como si fueran alas de un             fueron sus fines comerciales los que le nega-      Babe Paley, Marella Agnelli, C. Z. Guest, Lee
cisne compitiendo en gracia con la propia             ron por mucho tiempo la consideración de           Radziwill y hasta nuestra duquesa de Alba y
Victoria. Estallan los flashes y una sucesión         arte, aunque si analizamos el arte desde sus       Nati Abascal florecen en ramilletes; allí figu-
de fotogramas congelados recrean una se-              principios siempre se ha hecho con un fin: la      raban las famosas swans de Truman Capote;
sión fotográfica.                                     magia, la religión y el comercio y además          sale a la luz el libro, Observations, una colabo-
    Ahora estamos en otra escalera, la de la          ahora con fines terapéuticos, sobre lo que no      ración de Avedon, Capote y Brodovitch. Otra
Ópera de París. Ella lleva un traje blanco y          me encuentro capacitado para hablar.               vez moda, foto y arte vuelven a cruzarse.
una diadema y nos recuerda a una reina. La                En fin, que la foto de moda evoluciona             En la misma época hay otros fotógrafos
sorprendemos también esparciendo unos                 cada vez con más fuerza. Y sentido. En los         interesados en una búsqueda más personal
globos por Trocadero y envuelta en vapores            años veinte grandes nombres de la fotogra-         que prestaron su talento a la fotografía de            Perchero, de Man Ray (Museo Boijmans Van Beuningen).
en la Gare du Nord con un pequeño yorkshi-            fía mundial se acercaron a este género, entre
re en brazos. Mientras tanto, desde las ofici-        ellos Stieglitz, Steichen y André Kertész,
nas de Nueva York, una inmensa Kay                    creando imágenes sublimes de moda. En los
Thompson (representando un híbrido entre              años treinta Cecil Beaton, con un gusto extra-
Carmel Snow y Diana Vreeland) declara la              vagante y aristocrático, retrató a grandes da-
supremacía del rosa. Estas imágenes, que              mas de la upper class inglesa, incluyendo a la
tiempo más tarde averigüé estaban asesora-            reina y a las princesas, lo que no le impidió
das por Richard Avedon, llenas de glamour,            al mismo tiempo ser un gran fotógrafo de
magia y fantasía, no sé si son muy intelectua-        guerra; recuerden un impresionante reporta-
les, pero en mis años adolescentes tuvieron           je de moda sobre las ruinas de una bombar-
la fuerza de los mensajes de Dios a Juana de          deada ciudad de Londres.
Arco. En ese momento decidí lo que quería.                Poco a poco la denuncia empezó a for-
A eso se sumaba que durante los años de mi            mar parte de las imágenes de moda. Contem-
infancia mi madre tenía un salón de costura           poráneos de Beaton fueron fotógrafos de la
donde abundaban los Vogue y Bazaar y al-              talla de Hoyningen-Huene, influenciado por
gún que otro Burda. Desde niño he sido un             el art decó y el inicio de la tipificación de la
compulsivo devorador de imágenes y aún lo             mujer moderna y su compañero Horst, que
                                                      realizó una labor prolífica hasta los años
                                                      ochenta. Varios fotógrafos brillaron en esa
                                                      época como George Platt-Lyne, Jean Morel y
                                                      otros muchos influenciados ya por las co-
Fueron sus fines                                      rrientes estéticas de la época como el surrea-
                                                      lismo, que impregnó la labor de estos fotó-
comerciales los que le                                grafos. La culminación de esta escuela la re-
negaron por mucho tiempo                              presentan los increíbles trabajos que realizó
                                                      Man Ray para Bazaar.
la consideración de arte                                  La década de los cuarenta llega ensom-
                                                      brecida por la guerra, pero con la esperanza
a la fotografía de moda                               y la novedad del color. Grandes fotógrafos
                                                      experimentaron con él e influyeron en las
                                                      generaciones venideras. Ellos son Paul Outer-
                                                      bridge y Erwin Blumenfeld, verdaderos
soy. En esa época mi glotonería informativa           maestros de la fotografía en color. En ese
lo procesaba y combinaba todo con la frescu-          tiempo el contacto y las interrelaciones en-
ra que da la inocencia: los primeros Vogue y          tre arte, moda y foto fueron muy intensos.
los Bazaar con los cómics de la Marvel, hasta         Chanel diseñaba vestuarios para el Ballet Ru-
conseguir una iconografía personal y priva-           so con decorados de Picasso, mientras Schia-
da en la que Dovima y Suzy Parker salvaban            parelli creaba un traje con estampados de
el mundo en compañía de Superman, o la                Cocteau que fotografió Man Ray y Dalí dise-
mismísima Twiggy secundaba a Batman en                ñaba el envase de su perfume Shocking ba-
la ciudad de Gotham, al tiempo que las pesta-         sándose en el maniquí de Mae West. Esos
ñas de Jean Shrimpton quedaban atrapadas              vasos comunicantes siempre existieron y
en las redes de Spiderman; Veruschka era la           ahora pueden detectarse en la colaboración
compañera perfecta de Tarzán.                         fructífera de Marc Jacobs con Richard Price,
    Como verán, creo que hay un pequeño               Takashi Murakami y Jurgen Teller.
rollo de película de foto de moda enrollado               Siguiendo con la historia, nos plantamos
en la cadena de mi ADN. Para mí es muy                en los cincuenta. Termina la guerra, Dior
difícil tratar la fotografía de moda de forma         lanza el new look y la gente, cansada de tanta
analítica, pues tiene ineludiblemente una             penuria, quiere verse a la moda. Las grandes
connotación emocional.                                tiendas deciden apoyar la moda francesa y
    No quiero entrar en la disyuntiva de si la        por supuesto las grades revistas no le van a
foto de moda es arte o no, pero algunas de            la zaga. Bazaar y Vogue se lanzan a la lucha.
ellas han sido realizadas por grandes artistas        En este momento un personaje está a punto
del siglo XX, y me da qué pensar el hecho de          de revolucionar la fotografía de moda. Un
que en la última Feria de Arte de Basel en            exiliado ruso, Alexéi Brodovitch aterriza en
Miami se haya presentado por primera vez              Nueva York y se hace cargo de la dirección
un apartado de fotografía de moda del que             artística de Bazaar durante el reinado de Car-
tuve el honor de formar parte.                        mel Snow; luego se haría con Vogue durante
    En fin, que no sé si es arte o no, tampoco        el de Vreeland. Con increíble olfato él vislum-
es crucial, pero parece que sí lo es y en este        bra el potencial de dos jóvenes talentos: Ir-
momento tanto la moda como la fotografía y            ving Penn y Richard Avedon. Gracias a su
el arte están en plena retroalimentación. Lo          propia experiencia e inspirándose en unas
que sí pienso es que la fotografía de moda es         fotos que el mismo Brodovitch había toma-
el espejo más claro para reflejar unos cam-           do del Ballet de Moscú, introduce a estos
bios sociales que han venido sucediéndose             fotógrafos en el movimiento y literalmente
en el siglo XX. Creo que el primer fotógrafo          los lanza a la calle para que las modelos se
de moda, tal y como se entiende ahora, fue            mezclen entre la gente y la ciudad y pierdan
el barón de Meyer con una imagen pictoria-            así las posturas estatuarias que las caracteri-    Fotografía de Juan Gatti, realizada para Vogue España en 2006.


8 EL PAÍS BABELIA 21.06.08
                                                                                                                    moda como Diane Arbus. En los sesenta,             para la fotografía de moda, especialmente
                                                                                                                    tiene lugar una invasión histórica representa-     porque fue el clima apropiado para que los
                                                                                                                    da por el Swinging London. David Bayley,           diseñadores hicieran catálogos, no tanto pa-
                                                                                                                    encarnado por David Hemmings en la pelí-           ra publicitar el producto, sino como apoyo
                                                                                                                    cula Blow up de Antonioni encabeza la lista        de una estética. Es entonces cuando se edi-
                                                                                                                    de los fotógrafos cockney. Otros fotógrafos        tan verdaderos libros de arte. Son los de Ja-
                                                                                                                    emergentes, en connivencia con los Beatles         vier Vallhonrat para Sybilla, Galliano y Marti-
                                                                                                                    y los Rolling, como John Cowan, Ronald             ne Sitbon; Peter Lindbergh para Comme des
                                                                                                                    Traeger o Michael Cooper, expusieron su            Garçons, Armani, y Azzedine Alaia y Nick
                                                                                                                    gusto beat y su rebeldía generacional acom-        Knight para Yohji Yamamoto y Jill Sanders.
                                                                                                                    pañados de sus musas, Jill Kennington,                 En Europa la actitud era más arty; en cam-
                                                                                                                    Twiggy, Jean Shrimpton, Veruschka y Penélo-        bio, en Estados Unidos apostaban por la wor-
                                                                                                                    pe Tree. Era otro reflejo diáfano de lo que        king girl. Patrick Demarchelier, Arthur Elgort
                                                                                                                    pedía la sociedad; jóvenes al poder. Tampo-        y Peter Knapp fueron catalizadores de esas
                                                                                                                    co hay que olvidar al revolucionario Melvin        imágenes de mujeres con trajes de Armani
                                                                                                                    Sokolsky y el transgresor Bob Richardson,          saliendo de limusinas con portafolios y ha-
                                                                                                                    padre del disolvente Terry Richardson.             blando por teléfono mientras leían el Finan-
                                                                                                                        Eran años de revolución y los jóvenes se       cial Times. Mensaje: la mujer trabajadora
                                                                                                                    echaban a la calle; Mayo del 68 ya estaba allí     puede ir a la moda. También cierta opulen-
                                                                                                                    y todo revertía en las páginas de moda que         cia se hizo patente en los medios por influen-
                                                                                                                    se llenaban de hippies y rebeldes. Anjelica        cia de series de televisión como Dinastía y
                                                                                                                    Huston era la adecuada musa del movimien-          Dallas; otra forma hiperestésica de la power
                                                                                                                    to. Otras niñas de excelentes familias y espíri-   woman.
                                                                                                                    tu revolucionario posaban para las sesiones;           Los años noventa entraron fuerte con el
                                                                                                                    eran Marisa Berenson, Edie Sedgwick o Tali-        fenómeno de los supermodelos: Linda,
                                                                                                                    tha Getty, pioneras del estilo high bohemian.      Christy, Naomi, Claudia, etcétera. Fue el mo-
                                                                                                                    Al mismo tiempo en NuevaYork estalla el            mento en que en la moda y la fotografía
                                                                                                                    pop con Warhol y sus supertars, Candy Dar-         inauguraron un novedoso y auténtico star
                                                                                                                    ling, Ultraviolet, Edie, Donna Jordan, Jane
                                                                                                                    Forth y Nico. Ellos son los causantes de un
                                                                                                                    cambio radical; descartan el aborrecido esti-
                                                                                                                    lo hippy por un glam que bebía de las fuen-
Fotografía de Cecil Beaton en la que las modelos visten trajes de lana de Schiaparelli con inspiraciones de Dalí.   tes del Hollywood de los años treinta; en ese      Con Helmut Newton y
                                                                                                                    momento nacía el revival y el vintage que
                                                                                                                    nos persigue hasta ahora. Fotografiadas por
                                                                                                                                                                       Guy Bourdin, en los años
                                                                                                                    Avedon y Scavullo aparecieron en todas las
                                                                                                                    revistas de moda.
                                                                                                                                                                       setenta, se incorpora a la
                                                                                                                        En los años setenta, mientras lo america-      fotografía un elemento
                                                                                                                    nos se sacudían al ritmo de la música disco,
                                                                                                                    dos fotógrafos protagonizaban este alocado         nuevo: la sexualidad
                                                                                                                    movimiento nocturno: Bill King y Chris Von
                                                                                                                    Wangenheim dotaban de ritmo y movimien-
                                                                                                                    to a sus fotografías. Mientras tanto en París
                                                                                                                    Yves Saint Laurent y Karl Lagerfeld dictaban       system: el diseñador estrella, la modelo estre-
                                                                                                                    la moda de un nuevo grupo social, la gauche        lla, el fotógrafo estrella, el director de arte
                                                                                                                    divine, o los socialistas de caviar y champag-     estrella, la editora estrella. Es un ambiente
                                                                                                                    ne. Nacía el prêt-à-porter y sus musas eran        perfectamente retratado en la película de Ro-
                                                                                                                    Loulou de la Falaise, Marina Schiano, Betty        bert Altman Prêt-à-porter, basado en el relan-
                                                                                                                    Catroux, Clara Saint y Tadé Klossowski. To-        zamiento de la revista Bazaar y su competen-
                                                                                                                    dos lucían sus modelos en el Club Sept.            cia con Vogue; ahora la lucha por los fotógra-
                                                                                                                        Eran nuevamente momentos de libera-            fos se traduce en contratos millonarios. Para
                                                                                                                    ción. Saint-Laurent posaba desnudo para            mí un fotógrafo que define la década es Ste-
                                                                                                                    Jean-Loup Sieff anunciando su perfume. Mo-         ven Meisel, más que fotógrafo, trend setter,
                                                                                                                    mento de disipación, glamour y experimen-          un fotógrafo que realmente ama la moda y
                                                                                                                    tos con las drogas que desemboca en el lan-        cuya aportación la trasciende. En la historia
                                                                                                                    zamiento del perfume Opium. En ese caldo           de la fotografía de moda siempre se puede
                                                                                                                    de cultivo surgen dos fotógrafos claves para       ver y hasta oler una diferencia entre los fotó-
                                                                                                                    la historia de la fotografía: Helmut Newton y      grafos que aman más la moda y otros que
                                                                                                                    Guy Bourdin. Con ellos se incorpora a la           prefieren la fotografía.
                                                                                                                    fotografía un elemento nuevo, la sexualidad.           Hay un fotógrafo que destaca desde me-
                                                                                                                    En el caso de ellos de forma evidente y un         diados de los noventa hasta ahora: es el fotó-
                                                                                                                    tanto perversa y siempre enmarcada en un           grafo peruano Mario Testino. Tal vez por su
                                                                                                                    mundo de lujo y sofisticación. Simultánea-         origen latinoamericano tiene una fascina-
                                                                                                                    mente otra tendencia en fotografía aparece         ción por una estética que refleja perfecta-
                                                                                                                    de la mano de fotógrafos que recuperan el          mente el mundo del glamour, la oligarquía y
                                                                                                                    romanticismo en sus fotos creando imáge-           la farándula. Ya en los noventa, en duro con-
                                                                                                                    nes como David Hamilton, Sarah Moon y              traste con lo anterior y como reflejo de la
                                                                                                                    Deborah Tuberville; aquí tuvo su estela en         moda grunge, la foto de moda, principalmen-
                                                                                                                    los hermanos Eriguren. Mientras tanto, en          te en Londres, busca lo que ha dado en lla-
                                                                                                                    Estados Unidos empezaban a destacar los            marse el heroin chic, nacido en revistas alter-
                                                                                                                    diseñadores americanos coincidiendo con la         nativas como The Face y el I-D . Tiene como
                                                                                                                    llegada de los ochenta. Un ejemplo es Calvin       cabeza visible a Kate Moss y reúne a jóvenes
                                                                                                                    Klein, quien, con la ayuda del fotógrafo Bru-      estilistas y aristócratas modelos desaliñadas
                                                                                                                    ce Weber, idealizaba al hombre americano           como Stella Tennant, Iris Palmer y Karen
                                                                                                                    sublimando la idea del “capitán del equipo”        Elson; sus fotógrafos son Jurgen Teller, Corin-
                                                                                                                    con una imagen heroica en cierta parte deu-        ne Day, Mario Sorrenti y Greg McDean.
                                                                                                                    dora de la estética de Leni Riefenstahl.               El año 2000 empieza con brío y en cierta
                                                                                                                        Nuevamente el arte y la fotografía de mo-      forma se va delimitando y decantando hacia
                                                                                                                    da se alían para el lanzamiento de un calzon-      algo más comercial y menos arriesgado; las
                                                                                                                    cillo. La estética de la promiscuidad alcanza      casas de moda ya pertenecen a grandes trust
                                                                                                                    su máximo exponente en las orgiásticas imá-        y grandes compañías y ya el diálogo entre
                                                                                                                    genes del lanzamiento del perfume Obse-            diseñadores y fotógrafos está mediatizado
                                                                                                                    sion. Luego, como una venenosa nube, llega         por jefes de marketing; la creatividad se ve
                                                                                                                    el sida y un avance de la derecha y el conser-     menguada y el resultado aún más. De cual-
                                                                                                                    vadurismo en América. Esto se refleja en las       quier forma, es de destacar en la actualidad
                                                                                                                    campañas que el mismo Bruce Weber reali-           la aparición de las parejas, una nueva fórmu-
                                                                                                                    za para Ralph Lauren. En ella una aristocra-       la facilitada por el cambio del formato analó-
                                                                                                                    cia WASP americana, heredera de los May-           gico al digital en la realización de las fotos.
                                                                                                                    fairs en sus lujosas mansiones en Newport,         Sus exponentes son Mert & Marcus, Inez &
                                                                                                                    personifica el sueño americano.                    Vinoodh y Sofia & Mauro.
                                                                                                                        Paralelamente, otros cambios se estaban            En este repaso histórico se han nombra-
                                                                                                                    produciendo en Europa con la “invasión ja-         do a muchos fotógrafos, aquellos que me
                                                                                                                    ponesa”, dueña de una estética realmente           parecen fundamentales en la historia de la
                                                                                                                    rompedora. Comme des Garçons y Yohji Ya-           fotografía de moda. Aun así faltan otros mu-
                                                                                                                    mamoto encabezan el movimiento. Comme              chos que también han influido en esta disci-
                                                                                                                    des Garçons utiliza los servicios de Peter Lin-    plina en general, y en mi labor en particular.
                                                                                                                    dbergh creando un nuevo prototipo de belle-        Aún queda mucho que decir. Y se dirá.
                                                                                                                    za femenina. Mientras tanto, Yohji se decan-
                                                                                                                    ta por una propuesta más gráfica apoyándo-         Juan Gatti (Buenos Aires, 1950) es fotógrafo, di-
                                                                                                                    se en el talento de Paolo Roversi y luego en el    rector de arte y diseñador gráfico de amplia trayec-
                                                                                                                    de Nick Knight. Fueron momentos de oro             toria. Vive en Madrid desde 1980.


                                                                                                                                                                                           EL PAÍS BABELIA 21.06.08      9

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:32
posted:6/21/2010
language:Spanish
pages:7