Corte Suprema de Justicia de Nicaragua - Presentación de los

Document Sample
Corte Suprema de Justicia de Nicaragua - Presentación de los Powered By Docstoc
					       Jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua

                       BOLETIN JUDICIAL DE LA GACETA
                    ORGANO DEL DEPARTAMENTO DE JUSTICIA

                          República de Nicaragua, Centro América

           AÑO MCMXCVII - MANAGUA, ENERO 1º a DICIEMBRE 31 de 1997 - NUM. 19


SENTENCIA No. 84

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. SALA DE LO CIVIL. Managua, diecisiete de Diciembre
de mil novecientos noventa y siete. Las ocho y cuarenta y cinco minutos de la mañana.

VISTOS,
RESULTA:

En la tramitación de la Conversión Jurídica del Embargo promovido por la señora MERCEDES
CALERO VIUDA DE TORRENTES, mayor de edad, soltera por viudez, ama de casa y de este
domicilio, en contra del Embargo Preventivo ejecutado a solicitud del Doctor FRANCISCO
JOSE SALAZAR LATINO a la una de la tarde del seis de Enero de mil novecientos noventa y
tres por el Juez Séptimo de Distrito del Crimen de Managua por la suma de CINCUENTA MIL
CORDOBAS (C$50,000.00) de principal, más una tercera parte por costas, y que recayó en un
bien inmueble de su propiedad ubicado en el barrio Zelaya e inscrito bajo número 26,624,
Tomo 347, Folios 92/93, Asiento 1º, Columna de Inscripciones, Sección de Derechos Reales,
Libro de Propiedades del Registro Público de Managua; la Juez Tercero de Distrito de lo Civil
de Managua, por Sentencia de las diez de la mañana del quince de Marzo de mil novecientos
noventa y seis declara con lugar la Conversión Jurídica solicitada, calificando de buena la
fianza propuesta del señor JORGE GERARDO BARRIOS MORALES y que se proveería
cuando se rindiera. De esa resolución apeló el Doctor FRANCISCO JOSE SALAZAR LATINO,
recurso que le fue admitido en ambos efectos. Llegados los autos a la Sala de lo Civil del
Tribunal de Apelaciones de la III Región se personó la señora CALERO viuda DE
TORRENTES como parte apelada y el apelante Doctor SALAZAR LATINO quien expresó
agravios, solicitando inspección, apertura a pruebas y alegatos orales. Por tramitada la
apelación, el Tribunal de Apelaciones de la III Región dictó resolución de las once de la
mañana del dieciocho de Octubre de mil novecientos noventa y seis que en su parte resolutiva
dice: «No ha lugar al Recurso de Apelación interpuesto; en consecuencia se confirma la
Sentencia de las diez de la mañana del quince de Marzo de mil novecientos noventa y seis,
dictada por la Juez Tercero de Distrito de lo Civil de Managua, dentro del juicio de Conversión
Jurídica que versa entre MERCEDES CALERO viuda DE TORRENTES vs. FRANCISCO
SALAZAR LATINO. Condénese en costas de la segunda instancia a la parte perdidosa».
Inconforme con tal resolución, por escrito de las nueve y quince minutos de la mañana del siete
de Noviembre de mil novecientos noventa y seis, el Doctor FRANCISCO JOSE SALAZAR
Latino interpuso Recurso de Casación en la Forma y en el Fondo, el que le fue admitido
libremente, emplazándose a las partes ante esta Suprema Corte para que hicieran uso de sus
derechos; por lo que hace al de forma lo sustentó en las causales 2ª, 7ª, 9ª, 11ª, 13ª y 14ª
del Art. 2058 Pr. Para la causal 2ª por haberse dictado sentencia por un Tribunal al que se le
pidió se excusara de conocer y resolver, encasillando dicha causal con los Arts. 7 Pr., y 1, 2 y
3 de la Ley del 16 de Febrero de 1906. Para la causal 7ª, por haberse dictado sentencia con
omisión o infracción de trámite, con notoria violación de las normas que encasilló así: Arts. 7,
1079 Pr., 2201 C., y artículo X del Título Preliminar del Código Civil. Para la causal 9ª por
haberse dictado sentencia con negativa de pruebas con notoria violación de los Arts. 7 y 1079
Pr. Para la causal 11ª por haberse dictado sentencia con abierta indefensión violándose de
esta manera el Art. 7 Pr., y artículo X del Título Preliminar del Código Civil. Para la causal 13ª
por haberse dictado sentencia con falta de recibimiento de pruebas que ha producido
indefensión violando de esta manera el Art. 7 Pr., y finalmente para la causal 14ª acusa a la
Sala de haber dado el fallo sin mostrar los documentos justificatorios del incidente violando los
Arts. 7 y 30 Pr. Para la Casación de Fondo en las causales 1ª y 2ª del Art. 2057 Pr. Para la
causal 1ª por haberse dictado sentencia habiéndose infringido preceptos constitucionales con
notoria violación del Art. 27 Cn., y para la causal 2ª por haberse violado la ley en dicha
sentencia lo que trajo violación de los Arts. 7 y 30 Pr., y Ley de Excusas vigente. Se
expresaron y contestaron los agravios en cuanto a la forma, habiéndose citado para sentencia,
y siendo el caso de resolver.

SE CONSIDERA:

I

El recurrente Doctor FRANCISCO JOSE SALAZAR LATINO interpuso Casación en la Forma y
en el Fondo contra la Sentencia de la Sala de las once de la mañana del dieciocho de Octubre
de mil novecientos noventa y seis; por consiguiente, de acuerdo con la hermenéutica procesal
hay que resolver el Recurso en cuanto a la Forma como lo establece el Art. 2074 Pr., ya que
de ser viable el primero se tendrá como no interpuesto el segundo. Al expresar agravios ante
este Tribunal, el recurrente inicia su exposición haciendo relación a la causal 2ª del Art. 2058
Pr., diciendo que la Sala cometió una patente violación a la Ley de Excusa de Funcionarios
Judiciales al desatender su petición de que remitiese la presente causa al subrogante, ya que
según su decir en Nicaragua no impera la Ley de la Selva. La Ley del 16 de Febrero de 1916
es diáfana cuando señala que las causas de excusa son aquellas mismas que la ley establece
respecto de la implicancia y recusación, pudiéndose apreciar en los presentes autos que el
recurrente de ninguna manera hizo uso del medio contemplado en la ley que él argumenta; en
forma alguna el procedimiento ha sido manejado en forma arbitraria, no se ha producido
nulidad alguna, razón por la cual el recurso basado en la expresada causal 2ª invocada como
motivo de casación no puede prosperar.

II

Se queja el recurrente de que la sentencia de la Sala omitió la apertura a pruebas en segunda
instancia y que esta actuación viola los Arts. 7, 1079 y 2023 Pr., lo mismo que el Art. 2201 C.,
y cae en el ámbito del artículo X del Título Preliminar del Código Civil, pero además señala que
se ha violentado la causal 9ª del Art. 2058 Pr.; el Art. 2023 Pr., señalado como violado, es
claro al decir que la parte al solicitar se reciba el pleito a pruebas, expresará la causa que
justifique esta pretensión, lo que no ocurrió en el caso de autos; por lo que se hace necesario
aclarar que ha expresado este Supremo Tribunal en innumerables sentencias que las causales
son las que le dan vida al Recurso de Casación, es decir, amparan las quejas e
impugnaciones; de esta manera, es evidente que no puede haber violación de la causal 9ª del
Art. 2058 Pr., como lo dice el recurrente; de igual manera podemos afirmar que no se ha
violado el Art. 1079 Pr., que argumenta el recurrente y como consecuencia de lo expuesto, el
recurso fundamentado en la expresada causal, no puede en manera alguna prosperar.

III

Finalmente invoca el recurrente como motivo de Casación en la Forma, la causal 11ª del
referido Art. 2058 Pr., prácticamente esta queja es similar a la anteriormente alegada puesto
que el recurrente expresa que se le dejó en indefensión al no proveerse favorablemente su
petición de apertura a pruebas, con la salvedad de que pretende sustentarla en la causal 11ª,
pero no es realmente esa la situación por cuanto todas las diligencias probatorias dictadas se
realizaron con su conocimiento, razón por la que no se ha causado nulidad alguna como lo
alega el quejoso, que la fundamenta en el artículo X del Título Preliminar del Código Civil, y el
recurso no puede en manera alguna prosperar y debe en consecuencia declararse sin lugar. El
resto de causales invocadas en el escrito de interposición del presente recurso, al no haberse
referido a ellas el recurrente se entienden como abandonadas. Capítulo aparte merece el
escrito presentado por el recurrente FRANCISCO JOSE SALAZAR LATINO a las nueve y
treinta minutos de la mañana del día quince de Mayo de mil novecientos noventa y seis, el que
debió haber sido rechazado por su irrespetuoso contenido hacia la Sala de Sentencia,
debiendo apercibir al irreverente abogado de que observe Mayor respeto cuando haga uso de
su derecho ante los Tribunales de Justicia.

POR TANTO:

De conformidad con lo expuesto, disposiciones legales citadas y Arts. 413, 426, 436, 2070,
2077 y 2084 Pr., los suscritos Magistrados dijeron: I) No se casa la Sentencia en cuanto a la
Forma dictada por la Sala de lo Civil y Laboral del Tribunal de Apelaciones de la III Región, a
las once de la mañana del día dieciocho de Octubre de mil novecientos noventa y seis, de que
se ha hecho mérito. II) No ha lugar a las nulidades promovidas por el recurrente. III) Córrasele
traslado al Doctor FRANCISCO JOSE SALAZAR LATINO para que exprese agravios en el
Recurso de Casación interpuesto en cuanto a la Forma, si lo pidiere. IV) Apercíbase al
Abogado FRANCISCO JOSE SALAZAR LATINO en el sentido de que si en el futuro emplea
lenguaje ofensivo contra las autoridades del Poder Judicial, se le aplicará la sanción que la ley
prevé en esos casos. V) Cópiese, notifíquese y publíquese. Esta Sentencia está escrita en tres
hojas de papel sellado de ley de TRES CORDOBAS cada una, con las siguientes
numeraciones: Serie «H» 2965435, 2965434 y 2965436, y rubricadas por la Secretaria de la
Sala de lo Civil de este Supremo Tribuna.— A. L. Ramos.— Guillermo Vargas S.— R. Sandino
Argüello.— Kent Henríquez C.— Y. Centeno G.— A. Cuadra Ortegaray.— Ante mí, Gladys Ma.
Delgadillo S.— Sria.

B.J.185
B.J.186
B.J.187
CASACIÓN – NO SE CASA