pikaza_ xabier - mil y un libros sobre la biblia

Document Sample
pikaza_ xabier - mil y un libros sobre la biblia Powered By Docstoc
					rcBl      Xabier Pikaza

~
       Mil Y un libros
       sobre la Biblia




          EDITORIAL VERBO DIVINO
            Avda. de Pamplona, 41
           31200 ESTELLA (Navarra)
                    2004
Editorial Verbo Divino
Avenida de Pamplona, 41
31200 Estella (Navarra), España
Teléfono: 948 55 65 11
Fax: 948 55 45 06
Internet: http://www.verbodivino.es
E-mail: evd@verbodivino.es




Cuadernos bíblicos
124




© Xabier Pikaza. © Editorial Verbo Divino, 2004. Printed in Spain. Fotocomposición:
Megagrafic, Pamplona. Impresión: Gráficas Astarriaga, Abárzuza (Navarra).
Depósito Legal: NA. 2890-2004
ISBN 84-8169-652-8
                                     PRESENTACiÓN


    Como las Mil y una noches, donde se contienen       Así lo muestran estos Mil y un libros, que he presen-
narraciones e historias que se cuentan para hacer       tado de un modo sistemático y pedagógico, siguien-
posible que sus protagonistas vivan en tiempos de       do unos criterios básicos de utilidad académica y de
amenaza, así quieren ser estos Mil y un libros so-      servicio al estudio de la Biblia.
bre la Biblia que presentamos y catalogamos como
                                                            Mi intento no es nuevo. Lo realizaron ya para
escritos para vivir y disfrutar. No son, por cierto,
                                                        España, de un modo admirable, Luis Arnaldich (Los
«mil y uno», sino algunos más, pero quiero mante-
                                                        estudios blblicos en España desde el año 1900 al
ner ese número simbólico. No son todos los que
                                                        año 1955, CSIC, Madrid 1957) y, sobre todo, J. Sán-
hay en castellano sobre la Biblia, pero son muy sig-
                                                        chez Bosch y A. Cruells Viñas (La Biblia en el libro
nificativos. La selección que ofrezco puede y debe
                                                        español, INLE, Barcelona 1977), que recogieron
discutirse, pero está hecha con un criterio amplio:
                                                        casi 2.500 obras publicadas de 1955 a 1976 (con
quiere recoger, de un modo sintético y ordenado,
                                                        precio e ISBN, en caso de que lo hubiera). Mi tra-
los libros básicos sobre la Biblia que se han venido
                                                        bajo es más modesto y se sitúa en la línea de J. M.
utilizando en los últimos treinta años.
                                                        Ábrego y otros (Libros al servicio de la Biblia, CB
    Mi recopilación sigue básicamente el método y       69, Verbo Divino, Estella 1992). No he podido ser
esquema del modelo francés (Cahiers Évangile,           exhaustivo, pero he querido ser imparcial y genero-
 1000livres sur la Bible, Cerf, París 2003), con las    so, ampliando el abanico y aceptando en lo posible
adaptaciones necesarias para el ámbito cultural de      los libros publicados sobre el tema en España y en
lengua castellana, donde el campo de producción es      América Latina. Recojo básicamente los libros de
más extenso (teniendo en cuanta los países ameri-       los últimos treinta años (1973-2003), pero cito tam-
canos de lengua castellana) y donde abundan más         bién algunos anteriores, siempre que sigan siendo,
las traducciones. Por otra parte, las necesidades,      a mi juicio, libros vivos e importantes.
tendencias y gustos de los lectores de lengua cas-
                                                            La bibliografía sobre el tema ha crecido de tal
tellana (tal como yo los interpreto) me han obligado
                                                        manera que resulta imposible incluirla en su totali-
a modificar y adaptar algo la estructura del trabajo.
                                                        dad. Tres son los criterios básicos que he intentado
    Hace un siglo se decía, con cierto humor, que la    seguir: 1) he dado primacía a los libros de origen
primera lengua «semita», necesaria para el estudio      hispano (escritos en castellano), poniendo ante
de la Biblia, era la alemana, pues alemanes eran la     ellos, para destacarlos, el signo t (los que no llevan
mayor parte de los exegetas y teólogos. En la actua-    ese signo son libros traducidos de otras lenguas); 2)
lidad, la primera lengua semita es el inglés, pero el   me he fijado en la aportación científica y de divulga-
castellano empieza a ser también muy importante.        ción de las obras, sin distinguir tendencias o confe-
                                                                                                            5
siones (de cristianos o judíos, católicos o protestan-                  He dividido el Cuaderno en cuatro secciones que
tes, creyentes o agnósticos), aunque en algunos ca-                 resultan fáciles de entender. 1) Introducción, que nos
sos donde resultaba más importante he señalado la                   sitúa ante los textos bíblicos, precisando la forma
tendencia de la obra; 3) he prescindido de los ar-                  de estudiarlos. 2) Antiguo Testamento, leído desde
tículos de revista, lo cual implica una limitación,                 perspectiva básicamente cristiana. 3) Nuevo Testa-
pues una parte considerable de la investigación bí-                 mento, que culmina en la cristología. 4) Judaísmo y
blica se realiza a través de ese tipo de artículos.                 cristianismo, teología bíblica. He procurado orientar
    Para una orientación bibliográfica especializada,               al lector, valorando en algunos momentos los libros
cf. P. Nober y P. North, Elenchus Bibliographicus Bi-               que presento desde una óptica lo más amplia posi-
blicus, Pontificio Instituto Bíblico, Roma 1968. En el              ble. He utilizado algunas siglas y signos que seña-
campo hispano es importante la Bibliografía Bíblica                 lo a continuación. Divido las obras en dos catego-
Latino-Americana, I-V, editada como forma impresa                   rías: unas (con dos asteriscos, **) más científicas o
(Vozes, Sao Pauto 1987-1992) Y ahora on line                        técnicas; otras (con un asterisco, *) más divulga-
(http://www2.metodista.br/biblical). que ofrece una                 tivas. Esta distinción no implica juicio de valor, pues
información detallada de las publicaciones en por-                  puede haber obras ** muy poco fiables y obras *
tugués (brasileño) y castellano. La Asociación Bí-                  muy valiosas. En algunos casos, para ofrecer una
blica Española comienza a ofrecer un panora-                        visión más sistemática y clara, cito algunas obras
ma de libros y artículos en Reseña                                  básicas en dos lugares distintos.
Bibliográfica de Actualidad (http://mula.forodigi-                      El orden que sigo en la presentación de las
tal.es/abe/rese.htm). Para bibliografía sobre judaís-               obras varía según los casos, pero tiende siempre a
mo, cf. Boletín Bibliográfico de la Asociación Es-                  facilitar una visión de conjunto de los temas. Suelo
pañola      de      Estudios       Hebreos        y     Judíos      poner al principio las que me parecen más signifi-
(http://www.aeehj.org/Boletin07.htm). Resultan                      cativas. En otros casos, cuando es difícil seguir el
muy importantes los contactos on line de la ABE                     criterio anterior, pongo primero las obras escritas
(Asociación Bíblica Española: http://mula.forodigi-                 en castellano. Hay casos en que sigo un criterio
tal.es/abe!), la ABM (Asociación de Biblistas Mexi-                 cronológico. He procurado que las secciones no
canos: http://sitioabm.org/), la ABC (Associació                    sean demasiado extensas, para que el lector no se
Bíblica de Catalunya: http://www.abcat.orgl) y el
CBVB (Centro Bíblico Verbo Divino, Ecuador:
http://www.verbodivino-ecu.orgl). Para una visión
internacional del tema sigue siendo imprescindible                  Studium, Madrid 1970; E. Vilanova, Historia de la teología
el acceso a la Bible Gateway (http://www.biblega-                   cristiana, 111, Herder, Barcelona 1992; H. Vorgrimler (ed.), La
teway.com/). Cf. también el portal de SBU                           teología en el siglo xx, 1-111, BAC, Madrid 1973-1974; R. Win-
(http://www.sociedadbiblica.org/Cienciasbiblicas/Ci                 ling, La teología del siglo xx (1945-1980), Sígueme, Sala-
                                                                    manca 1987; R. Gibellini, La teología del siglo xx, Sal Terrae,
enciasBiblicas.htm) 1.                                              Santander 1999. De un modo especial: J. Bosch (ed.), Pa-
                                                                    norama de la teología española, Verbo Divino, Estella 1999;
                                                                    íd., Panorama de la teología latinoamericana, Verbo Divino,
    1. Para semblanzas de algunos biblistas y teólogos cita-        Estella 2000; íd., Diccionario de teólogos cristianos contem-
dos, cf. H. J. Schultz, Tendencias de la teología en el siglo xx,   poráneos, Monte Carmelo, Burgos 2004.

6
pierda en la multitud de datos, sino que pueda           actuales quiero ofrecer mi agradecimiento. Más de
orientarse fácilmente a través de ellos. El orden y      la mitad de las obras que presento han sido objeto
contenido de esta selección bibliográfica quiere ser     de mis recensiones o notas bibliográficas en diver-
teológicamente neutral, pero es evidente que impli-      sas revistas, sobre todo en Estudios y Estudios Tri-
ca un criterio que, sin duda, es el mío. Espero que      nitarios desde 1970 a 2003. Para un elenco de edi-
el lector pueda asumirlo y recrearlo a su manera.        toriales donde aparecen libros bíblicos, cf. ABE
La mayor parte de estos libros me han acompaña-          (http://mula.torodigital.es/abel). Para las siglas más
do a lo largo de casi treinta y cinco años, en los que   utilizadas y las revistas, cf. G. Flor y L. Alonso
he sido siempre profesor de temas bíblicos en Poio-      Sch6kel, Diccionario terminológico de la ciencia
Ponteveda, en Salamanca y en otros lugares. Mu-          bíblica, Institución San Jerónimo, Valencia y Verbo
chos de ellos forman parte de mi biblioteca nóma-        Divino, Estella 1979 (22000). En el cuadro que sigue
da y han sido tema de mis contactos con diversas         a esta presentación aparecen las que voy a utilizar
editoriales hispanas (La Casa de la Biblia, Fax, Se-     con más frecuencia en mi trabajo.
cretariado Trinitario, Universidad Pontificia de Sala-
manca, Sígueme, Verbo Divino, San Pablo, PPC,                                 10 de abril de 2004, Pascua del Señor
Desclée de Brouwer y Sal Terrae), en las que he                                                          Mambre-na
publicado mis obras y a cuyos directores antiguos y                                            Madrigalejo del Monte




                                                                                                                  7
                                                SIGLAS Y SíMBOLOS
    i:       Obra escrita originalmente en castellano.
    *.       Obra dirigida a la divulgación (no implica valoración peyorativa).
    **.      Obra más especializada o de fmalidad más académica.
    o:       Comentario sobre la obra.
    AB:      Actualidad Bíblica, FAX, Madrid 1968-1974,39 vols.
    ABE:     Asociación Bíblica Española.
    AT:      Antiguo Testamento.
    BP:      ALONSO SCHOKEL, L., La Biblia del Peregrino, 1-11: Antiguo Testamento; III: Nuevo Testamento, Mensajero, Bilbao y
             Verbo Divino, Estella 1996.
    CB:      Cuadernos Bíblicos, Verbo Divino, Estella.
    CBCB:    La Casa de la Biblia, Comentario a la Biblia, 1-11: Antiguo Testamento; III: Nuevo Testamento, PPC, etc., Madrid, etc.
             1996.
    CBI:     FARMER, W. R, (ed.), Comentario Bíblico Internacional, Verbo Divino, Estella 1999.
    CBL:     LEVORATII, A. J., (ed.), Comentario Bíblico Latinoamericano, Verbo Divino, Estella 2004.
    CSIC:    Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid.
    CR:      Comentario de Ratisbona al Nuevo Testamento, I-IX, Herder, Barcelona 1967-1974.
    CTLAT    Comentario Teológico y Literario del Antiguo Testamento.
    DETB:    Documentos en torno a la Biblia, Verbo Divino, Estella.
    GEAT:    Guía espiritual del Antiguo Testamento, Ciudad Nueva, Madrid 1992-2003.
    IEB:     Introducción al Estudio de la Biblia, Verbo Divino, Estella 1990-2003.
    MB:      Monografías Bfblicas, Verbo Divino, Estella.
    NT:      Nuevo Testamento.
    NCBSJ:   BROWN, RE., F1lZMYER, 1. A., MURPHY, R B., Nuevo comentario bíblico San Jerónimo, 1-11, Verbo Divino, Estella
             2004.
    NTM:     El Nuevo Testamento y su mensaje, Comentarios al NT, Herder, Barcelona 1969-1979.
    PCJ:     Profesores de la Compañía de Jesús, La Sagrada Escritura, I-IX, BAC, Madrid 1965-1969.
    PS:      Profesores de Salamanca, Biblia comentada, I-VII, BAe, Madrid 1965-1968.
    SBU:     Sociedades Bíblicas Unidas.




8
                                   1. INTRODUCCiÓN


   Consta de cuatro partes: 1) Textos bíblicos. Ori-     3) Contexto cultural: el mundo o entorno de la Bi-
ginales y traducciones. 2) Instrumentos de trabajo,      blia. 4) Interpretación y estudio, que nos conduce al
que nos permiten conocer e interpretar los textos.       contenido de la Biblia.



                                          1.1. Textos bíblicos

    Los investigadores suelen leer la Biblia en los           que sustituye a J. M. Bover, traductor de la edi-
textos originales (hebreo, arameo y griego). Pero la          ción antigua (1947). Cuida los aspectos filoló-
Iglesia cristiana ha aceptado siempre su traducción           gicos e históricos del texto e introduce notas de
a las diversas lenguas, empezando por al arameo,              tipo crítico. Los términos hebreos suelen estar
griego, latín, copto... En esa línea se sitúan las mu-        transliterados y explicados. Biblia para estu-
chas y buenas traducciones modernas de la Biblia              diantes de Biblia.
al castellano, superando las antiguas disputas con-      3.   La Sagrada Biblia (La Casa de la Biblia, 1992).
fesionales. Las biblias no se distinguen ya entre ca-         O Coeditada por Atenas y PPC (Madrid), Ver-
tólicos y protestantes, sino entre científicas o popu-        bo Divino (Estella) y Sígueme (Salamanca).
lares, entre bien hechas y generalizantes.                    Hay una edición manual adaptada para Améri-
                                                              ca Latina (Biblia de América, 1994). La edición
                                                              de estudio, en tres volúmenes a gran formato,
            1.1.1. TRADUCCIONES.                              incluye un comentario a toda la Biblia.
           EDICIONES DE ESTUDIO                          4.   La Biblia de Navarra (Sagrada Biblia, Eunsa,
                                                              Pamplona 2002-2003). O La Facultad de Teo-
1.   Biblia de Jerusalén (Desclée de Brouwer, Bil-            logía de la Universidad de Navarra ha realiza-
     bao 1998). O Se inspira en la Bible de Jérusa-           do una traducción y comentario de conjunto de
     lem (Cerf, París 1973ss). Las introducciones a           la Biblia. Acompañan al texto (traducido al ita-
     bloques y libros, con las notas y referencias            liano, inglés, francés y portugués) notas y co-
     cruzadas, la convierten en una enciclopedia de           mentarios de tipo espiritual, en la línea del Ma-
     la exégesis de los últimos decenios.                     gisterio de la Iglesia.
2.   Sagrada Biblia (BAC, Madrid 1975). O Traduc-        5.   Biblia de Reina-Valera. Desde 1992, las SBU
     ción de F. Cantera (AT) y de M. Iglesias (NT),           ofrecen una adaptación y edición de estudio de
                                                                                                             9
     la traducción antigua (del siglo XVI). Recoge, en     4.   Franquesa-Solé, Biblia Regina (Regina, Barce-
     perspectiva evangélica y ecuménica, los ele-               lona 1966). O Realizada por religiosos clare-
     mentos básicos para el estudio de la Biblia. J.            tianos. Dirigida a los círculos de estudio bíblico,
     Guillén y G. Flor han publicado la edición origi-          con finalidad pastoral.
     nal de C. de Reina (Basilea, 1569): Biblia del        5.   Ausejo, Biblia de Herder (Herder, Barcelona
     Oso, Alfaguara, Madrid 1987.                               1975). O Traducción dirigida por Serafín de Au-
6.   La Biblia del Peregrino. Edición de Estudio (AT:           sejo. Texto de lectura agradable, en la línea de
     vols. 1-11; NT: vol. 111, Mensajero, Bilbao y Verbo        las biblias populares.
     Divino, Estella 1996). O L. Alonso SchOkel, re-       6.   Biblia Latinoamericana (Ed. Paulinas, Madrid y
     cogiendo su larga experiencia y magisterio, ha             Verbo Divino, Estella 1972). O Traducción de
     realizado una traducción y comentario de con-              R. Ricciardi y B. Hurault realizada en Chile y
     junto de la Biblia en tres volúmenes, en clave li-         destinada a las comunidades cristianas de
     teraria, estética, cultural y religiosa.                   base (al pueblo, más que al clero). Actualiza los
                                                                textos desde una intención pastoral y popular.
                                                                Es la más utilizada en lengua castellana.
        1.1.2. OTRAS TRADUCCIONES                          7.   Nueva Biblia Española (Cristiandad, Madrid
                                                                1975). O Traducción de L. Alonso Schókel
1.   Nácar-Colunga (BAC, Madrid 1944). O Prime-                 (1920-2000) y J. Mateos, bellísima, adaptada al
     ra versión católica moderna de los originales              uso litúrgico. Ha seguido el principio de equiva-
     hebreos y griegos, con los métodos de la nue-              lencia dinámica. Se prepara una nueva edición
     va exégesis científica. Los traductores, E. Ná-            revisando el texto del NT.
     car y A. Colunga, con M. García Cordero, que
                                                           8.   Sagrada Biblia (Ed. Paulinas, México 1978). O
     ha revisado el texto desde 1965, eran profeso-
     res de Salamanca. De gran fidelidad a los ori-             Preparada por Agustín Magaña, mexicano, a
     ginales y de rico lenguaje castellano.                     partir del texto griego de los LXX y del NT. De
                                                                lectura fácil, popular.
2.   J. Straubinger (Desclée de Brouwer, Buenos
     Aires 1951). O Su Sagrada Biblia, que se si-          9.   El Libro del Pueblo de Dios (Ed. Paulinas, Bue-
     gue editando en América Latina, destaca por                nos Aires 1981). O Realizada en Argentina por
     su deseo de mantener la tradición y de ofrecer             A. J. Levoratti y A. Trusso, de lenguaje claro y
     un texto que permita realizar una exégesis ca-             estilo catequético adaptado para la instrucción
                                                                cristiana y la liturgia.
     tólica.
3.   Martín Nieto: La Santa Biblia (San Pablo, Ma-         10. Dios habla hoy (SBU, Madrid 1979). O Edición
     drid 1988). O Traducción dirigida por E. Martín           protestante, aceptada en el diálogo ecuménico.
     Nieto y J. A. Carrera. Destaca el aspecto reli-           Sigue el criterio de equivalencia dinámica, de fá-
     gioso del texto. Hay diversas ediciones adapta-           cil comprensión, con ilustraciones pedagógicas.
     das al contexto cultural y religioso de los países    11. Biblia Americana San Jerónimo (Edicep, Valen-
     de lengua castellana.                                     cia 1994). O Adaptación de la Biblia del P. Scío
10
     (del siglo XVIII), aprobada e impulsada por la
     jerarquía católica de América Latina.                  1.1.4. NUEVO TESTAMENTO. TEXTOS
                                                            ORIGINALES, EDICIONES BILINGÜES
12. Traducción ecuménica (SBU, BAC, La Casa de
    la Biblia, Madrid 1978). O Preparada por una             Hay actualmente dos ediciones casi «canóni-
    comisión mixta católico-protestante. El Nuevo        cas,,: la primera ofrece un amplio panorama de va-
    Testamento apareció hace tiempo. La traduc-          riantes que resultan necesarias para el exegeta; la
    ción de toda la Biblia aparecerá en breve (SBU,      segunda selecciona y valora las variantes más sig-
    Verbo Divino).                                       nificativas y es más apropiada para el uso escolar
13. Biblia de la Conferencia Episcopal. O Será           o para la traducción normal de los textos. Cito lue-
    para España la traducción oficial al castellano      go unas ediciones hispanas.
    para uso en la liturgia y la catequesis. Apare-      1. Novum Testamentum graece. Sigue el texto
    cerá presumiblemente en el año 2005.                      antiguo de Nestle (Eberhard y Erwin Nestle),
                                                              actualizado por Kurt Aland et Barbara Aland,
                                                              con el Instituto de Estudios del Texto del Nue-
        1.1.3. ANTIGUO TESTAMENTO.                            vo Testamento, de Münster. Editado por la
          TEXTO HEBREO Y GRIEGO                               Deutsche Bibelgesellschaft, Stuttgart 27 1993.
                                                         2. The Greek New Testament, editado bajo la
   Tanto aquí como en el NT he citado las obras de            dirección de K. Aland por un comité ecuménico
referencia básicas en su lengua original. Para éste           y científico por las SBU, Stuttgart 41993.
y otros temas técnicos, cf. J. A. Fitzmyer, An Intro-    3. Novi Testamenti Biblia graeca et latina, por J.
ductory Bibliography for the Study of the Scripture,          M. Bover, CSIC, Madrid 1958. O Fundada en
Subsidia biblica 3, 1. PIB, Roma 1990.                        las ediciones clásicas. Tiende a separarse del
1.   Biblia Hebraica Stuttgartensia, por K. Elliger           texto alejandrino, aproximándose al bizantino y
     y W. Rudolph, Deutsche Bibelgesellschaft,                al occidental.
     Stuttgart 1977, con aparato crítico. O Ha susti-    4. Nuevo Testamento trilingüe, en griego, latín y
     tuido a la edición de R. Kittel.                         castellano, por J. M. Bover y J. O'Callaghan,
2.   Septuaginta, id est Vetus Testamentum graece             BAC, Madrid 1995. O Utiliza el griego de Bover
     iuxta LXX interpretes, por A. Rahlfs, Deutsche           y el latín de la Neovulgata.
     Bibelgesellschaft, Stuttgart 1979.                  5. Nuevo Testamento interlineal griego-español,
                                                              por Francisco Lacueva, Clie, Terrassa 1984.
3.   Antiguo Testamento interlineal hebreo-español,
     I-V, por A. Sáenz Badillos y J. Targarona, CLlE,
     Terrassa 1999.
                                                                     1.1.5. POLíGLOTAS.
4.   Biblia bilingüe. Preparada por Moisés Katznel-               TRADUCCIONES ANTIGUAS
     son, La Biblia. Hebreo-español, versión caste-
     llana conforme a la tradición judía, 1-11, Sinai,       Sólo evocamos las de origen hispano. Incluyen
     Tel-Aviv 1996.                                      los textos básicos (hebreo y griego), con traduccio-
                                                                                                          11
nes arameas (targumes) y latinas (Vetus latina, Vul-             Taciano (1967); Vetus latina. Salterio visigótico-
gata).                                                           mozárabe (1957); Vulgata hispana. El Salterio de
1. Biblia Sacra Polyglotta Complutensia (Brocario,               S. Jerónimo «iuxta hebraeos» (1960). La obra se
    Alcalá de Henares 1517). O Patrocinada por el                distribuye en Verbo Divino, Estella.
    Cardenal Jiménez de Cisneros, en 6 volúme-              4.   Biblia Sacra iuxta Vulgatam Clementinam, por
    nes. Incluye el Targum de Onqelos.                           L. Turrado (BAC, Madrid 1982).
2. Biblia Sacra Polyglotta Antwerpiensia (Ch. Plan-         5.   Otras obras. Entre las obras de crítica textual
    tinus, Amberes 1569-1572). O Bajo la dirección               que contribuyen al mejor conocimiento del texto
    de Benito Arias Montano y otros filólogos hispa-             bíblico y de sus traducciones antiguas: J. R.
    nos, en 10 volúmenes.                                        Busto Saiz, La traducción de Símaco en el libro
3.   Biblia Polyglotta Matritensia. Proyecto dirigido por        de los Salmos, CSIC, Madrid 1985; M. Reque-
     T. Ayuso Marazuela (cf. Proemium, CSIC, Madrid              na Marco, Las traducciones castellano-medie-
     1957), siguiendo este plan: 1. AT en hebreo; 11. NT         vales de la Biblia y la edición del libro de la Sa-
     en griego; 11I. AT en griego; IV-V. AT en arameo            biduría según el Ms Esc. l. 1.4, Univ. Autónoma,
     (targumes); VI. AT Y NT en siríaco; VII. Vetus lati-        Barcelona 1996; J. González Luis, La Versión
     na; VIII. Vulgata hispana; IX. NT en copto; X. Ver-         de Símaco a los Profetas mayores, Univ. Com-
     sión castellana. Han aparecido los siguientes vo-           plutense, Madrid 1981; M. Fernández y J. R.
     lúmenes: Targum palestinense al Éxodo (1980);               Busto, El texto antioqueno de la Biblia griega, 1-
     Targum palestinense al Levítico (1980); Targum              11, CSIC, Madrid 1989-1992; N. Fernández Mar-
     palestinense a Números (1977); Targum palesti-              cos, Introducción a las versiones griegas de la
     nense a Deuteronomio (1980); Diatessaron de                 Biblia, CSIC, Madrid 1990.




                                     1.2. Instrumentos de trabajo

                                                                 M-P; VI. 0-2), Garriga, Barcelona 1963-1965.
               1.2.1. DICCIONARIOS                               O Obra monumental a gran formato. Una de
                                                                 las mayores aportaciones de la investigación
                                                                 bíblica hispana. Sigue siendo valiosa, pero de-
a. Generales                                                     bería actualizarse.
    Ofrecen una visión panorámica de los persona-           **   BOGAERT, P. M., y otros, Diccionario enciclopédi-
jes, lugares y temas básicos de la Biblia. Muy va-               co de la Biblia, Herder, Barcelona 1993, 1632
liosos los dos primeros.                                         pp. O Recoge todos los personajes, lugares y
t** DíEZ MACHO, A~ Y S. BARTINA, Enciclopedia de la              temas bíblicos. El mejor instrumento actual para
     Biblia, I-VI (1. A-B; 11. C-M; 111. N-H; IV. H-M; V.        el conocimiento básico de los temas de la Biblia.
12
*    GÉRARD, A. M. (ed.), Diccionario de la Biblia,            tiandad, Madrid 1985. O Dos volúmenes con
     Anaya & Mario Muchnik, Madrid 1995. O Tra-                casi tres mil columnas de texto. Menos preten-
     ducido del francés bajo la supervisión de A. Pi-          cioso que el anterior, pero muy completo. Re-
     ñero. De fácil comprensión; pone de relieve los           fleja de modo preciso los temas básicos del AT.
     aspectos culturales de la Biblia.                    **   COENEN, L., BEYREUTHER, E. Y H. BIETENHARD
*    ROSSANO, P. (ed.), Nuevo diccionario de teolo-            (eds.), Diccionario teológico del Nuevo Testa-
     gía bíblica, trad. por Eloy Requena y Alfonso             mento, I-IV. Sígueme, Salamanca 1984. O El
     Ortiz, Ed. Paulinas, Madrid 1990, 2032 pp.                mejor instrumento castellano para el conoci-
*    WIGODER, G. (ed.), Nuevo diccionario de la Bi-            miento de los temas teológicos del NT.
     blia, Muchnik, Madrid 2001. O Preparado por          **   BALZ, H. Y G. SCHNEIDER (eds.), Diccionario exe-
     un comité interreligioso cristiano-protestante.           gético del Nuevo Testamento, 1-11, Sígueme,
     Destaca 105 aspectos geográficos e históricos.            Salamanca 1998. O Unido al anterior, ofrece
*    HAAG, H. Y A. VAN DEN BORN, Diccionario de la             un conocimiento completo del sentido de 105
     Biblia, Herder, Barcelona 1987. O Edición cas-            términos del NT.
     tellana preparada por Serafín de Ausejo. Se          **   BAUER, J. B., Diccionario de teología bíblica,
     centra más en 105 temas culturales.                       Herder, Barcelona 1985. O Destaca 105 aspec-
**   CORNFELD, G. (ed), Enciclopedia del mundo bí-             tos teológico-pastorales desde una perspectiva
     blico, 1-11, Plaza y Janés, Barcelona 1973.               católica. Buena bibliografía.
                                                          *    LÉON-DuFouR, X. (ed.), Vocabulario de teología
                                                               bíblica, Herder, Barcelona 1985. O Más teoló-
b. Exegéticas y teológicos                                     gico que literario. Recoge los temas básicos de
                                                               la Biblia; perspectiva católica.
   Todos de gran valor. Necesarios para un cono-
                                                          *    VINE, W. Diccionario expositivo de palabras del
cimiento filológico y teológico de los términos y te-
                                                               Nuevo Testamento, I (A-D); 11 (E-L); 111 (M-S); IV
mas de la Biblia, en clave técnica, pero también
                                                               (T-Z), Clie, Terrassa 1999.
para uso general.
**   BOTTERWECK, G. J. Y H. RINGGREN (eds.), Dic-
     cionario teológico del Antiguo Testamento,           c. Diccionarios breves o aplicados
     Cristiandad, Madrid 1978. O Sólo ha aparecido
     este primer volumen (de Ab, padre, a galah,             Existen muchos en España y América Latina.
     emigrar). Original alemán (= TWAT), traducido        De valor desigual.
     al inglés e italiano (en un número distinto de vo-   *    NELSON, W., Diccionario ilustrado de la Biblia,
     lúmenes, según las lenguas); constituye el tes-           Caribe, Miami 1974.
     timonio más significativo de la exégesis termi-      t*   VILA, S. Y S. ESCUAíN, Nuevo diccionario bíblico
     nológica del AT.                                          ilustrado, Clie, Terrassa 1985. O Nueva edición
**   JENNI, E. Y C. WESTERMANN (eds.), Diccionario             del 2003, actualizada con material fotográfico.
     teológico manual del Antiguo Testamento, Cris-            Hay edición en CD-ROM.
                                                                                                              13
**    GRABNER-HAIDER, A., Vocabulario práctico de la            García Cordero, M. de Tuya, G. Pérez, L. Ar-
      Biblia, Herder, Barcelona 1975.                           naldich, L. Turrado, J. Salguero) recogen las
*     HAAG, H., Breve diccionario de la Biblia, Herder,         aportaciones bíblico-teológicas del tiempo del
      Barcelona 2001. O Informa sobre personas, lu-             Vaticano 11.
      gares, objetos e instituciones relacionadas con     1**   Profesores de la Compañía de Jesús, La Sa-
      la Biblia.                                                grada Escritura, I-IX, BAC, Madrid 1965-1969.
*     Diccionario bíblico abreviado, Ed. Paulinas,              O Obra dirigida por R. Criado (AT) y J. Leal
      Madrid y Verbo Divino, Estella 1989.                      (NT), con la colaboración de F. Asensio, S. Bar-
*     VON ALLMEN, J. J. (ed.), Vocabulario bíblico, Ma-         tina, F. Marín, J. Alonso Díaz, R. Franco, etc.
      rova, Madrid 1968. O De tipo ecuménico.                   Tiende a destacar los aspectos históricos y li-
                                                                terarios, en general dentro de unos esquemas
*     MILLARD, A. Y otros, Diccionario bíblico abrevia-
                                                                clásico y dogmático.
      do, Verbo Divino, Estella 1986.
1*    FLOR, G. Y L. ALONSO SCHÓKEL, Diccionario ter-      *     Conoce la Biblia. AT (24 vols.) Y NT (14 vols.),
      minológico de la ciencia bíblica, Verbo Divino,           Sal Terrae, Santander 1966-1972. O Comenta-
      Estella 1979 (2 2000). O Recoge términos,                 rio popular de autores norteamericanos. Muy
      abreviaturas e instrumentos básicos para el es-           valioso en su tiempo. No lo volvemos a citar,
      tudio de la Biblia.                                       aunque algunos de sus volúmenes siguen
                                                                siendo aprovechables.


             1.2.2. COMENTARIOS
                                                          b. Actuales
          AL CONJUNTO DE LA BIBLIA
                                                          1*    La Casa de la Biblia (= CBCB). Ha venido edi-
    Empezamos por los más antiguos, citando de                  tando traducciones y comentarios separados a
nuevo dos que están vinculados a traducciones de la             los libros del AT (Mensaje del Antiguo Testa-
Biblia (BP, CBCB). En sus lugares respectivos ofre-             mento) y del NT (Mensaje del Nuevo Testamen-
cemos también comentarios de conjunto al AT y al                to), coeditados por Sígueme (Salamanca), Ate-
NT. Algunos de ellos constituyen una obra de refe-              nas y PPC (Madrid) y Verbo Divino (Estella).
rencia básica para el estudio de los diversos temas             Recogidos en la edición de estudio: Comenta-
y libros de la Biblia, como indicaremos o supondre-             rio a la Biblia, 1-111. 1-11: AT. 111: NT, PPC, etc., Ma-
mos en cada caso.                                               drid, etc. 1996.
                                                          1*    Biblia del Peregrino (= BP). La edición final de
                                                                L. Alonso Schokel, con el título La Biblia del Pe-
a. Antiguos
                                                                regrino en tres volúmenes (1-11: AT; 111: NT),
1**   Profesores de la Universidad Pontificia de Sa-            Mensajero, Bilbao y Verbo Divino, Estella 1996,
      lamanca, Biblia comentada, l-VII, BAC, Madrid             recoge en gran parte los comentarios de L.
      1965-1968. O Sus autores (A. Colunga, M.                  Alonso Schokel y J. Mateos aparecidos en Los
14
          libros sagrados, Cristiandad, Madrid 1970-               2003. O Comentario completo. Traducción del
          1976 (AT en dieciocho volúmenes y NT en un               inglés. Protestante.
          volumen más extenso).
    i**   FARMER, W. R. y A. J. LEVORATTI (eds.), Comen-
\         tario Bíblico Internacional (= CBI), Verbo Divi-
                                                                            1.2.3. CONCORDANCIAS
          no, Estella 1999. O Ofrece una visión de con-
          junto de los temas y libros de la Biblia.
          Colaboran especialistas católicos y protestan-           Con los nuevos métodos informáticos (como el
          tes, del ámbito europeo y americano, entre          programa Bible Works o los diversos buscadores
          ellos muchos de lengua castellana (latinoame-       bíblicos), las grandes concordancias antiguas han
          ricanos y españoles).                               perdido parte de su actualidad y no han aparecido
                                                              obras nuevas de envergadura. Además de las clá-
    i**   LEVORATTI, A. J. (ed), Comentario Bíblico Lati-     sicas para el AT hebreo (Mandelkern, Tel Aviv 1978;
          noamericano (= CBL), Verbo Divino, Estella          Lisowsky, Stuttgart 1958) y griego (Hatch-Redpath,
          2004ss. O Obra ca-dirigida por Eisa Támez           1-11, Graz 1954) y para el NT griego (Moulton-Ge-
          (evangélica) y P. Richard (católico), ofrecerá la   den, Edinburgh 1978; Schmoller, Stuttgart 1973;
          mejor visión de conjunto de la exégesis de los      Nestle-Aland, 1-11, Berlin 1978), podemos citar en
          países de América Latina.                           castellano:
    **    8ROWN,   R. E., FITZMYER, J. A. Y R. E. MURPHY,
                                                              *    SLOAN, W. H., Concordancia completa de la
          Nuevo Comentario Bíblico San Jerónimo
          (= NCBSJ), 1-11, Verbo Divino, Estella 2004. O           Santa Biblia, Clie, Terrassa 1986. O Sigue la
                                                                   traducción de Reina-Valera. Poco precisa.
          La primera edición había sido traducida en cin-
          co volúmenes (Cristiandad, Madrid 1971). Esta       *    PETTER, H. M., Concordancia greco-española
          segunda edición, totalmente actualizada                  del Nuevo Testamento, Clie, Terrassa 1984. O
          (Chapman, London 1989), recoge los mejores               Sigue la traducción de Reina-Valera, aunque
          frutos de la exégesis anglosajona de la segun-           cita equivalencias griegas. Más útil.
          da mitad del siglo xx y se ha convertido en un
          comentario básico para el conjunto del NT.          i*   LUJÁN, J., Concordancias del Nuevo Testamen-
                                                                   to, Herder, Barcelona 1975. O Ecléctica, valor
    i*    La Biblia y su mensaje, Clie, Terrassa 1982. O           orientativo.
          Protestante, popular y espiritualista. Han apa-
          recido, entre otros: 1. Génesis-Éxodo (José         **   Concordancias eJe la Biblia. Nuevo Testamento,
          Grau); 3. Josué - 1-2 Samuel (B. Sánchez); 6.            Desclée de Brouwer, Bilbao 1975. O Sigue el
          Salmos (J. M. Martínez); 10. Mateo (B. Sán-              texto de la Biblia de Jerusalén. Permite seguir
          chez); 11. Marcos (B. Sánchez); 13. Juan (P.             las palabras castellanas y las griegas.
          Puigvert); 15. Romanos (S. Pérez Millos); 18.       **   STRONG, J., Concordancia exhaustiva de la Bi-
          Efesios-Colosenses (T. H. Wickham).                      blia, Caribe, San José de Costa Rica 2003. O
    *     Varios, Nuevo comentario bíblico siglo XXI,              Traducción de una obra clásica en inglés. Rea-
          Casa Bautista de Publicaciones, El Paso, TX,             lizada según la traducción de Valera.
                                                                                                               15
                                                               lización de la de Alonso Díaz y Sánchez-Ferre-
                 1.2.4. SINOPSIS                               ro, según la disposición de la de Aland.
    Se siguen elaborando aún; no existe en caste-        i**   CERVANTES GABARRÓN,     J., Sinopsis bilingüe de
llano ninguna que ponga de relieve las aportacio-              los tres primeros evangelios con los paralelos
nes del Q o del Evangelio de Tomás, con papiros y              del evangelio de Juan, Estella, Verbo Divino
apócrifos.                                                     22004. O Texto griego y castellano (traducción
                                                               del autor), con notas de crítica textual muy sig-
**   ALANO, K., Synopsis quattuor evangeliorum, 10-            nificativas. Obra de referencia obligada para el
     cis parallelis evangeliorum apocryphorum et               estudio de los sinópticos en lengua castellana.
     Patrum adhibitis, 5" ed. Bibelanstalt, Stuttgart          Podría completarse incluyendo Jn y tradiciones
     1976. O Obra de referencia básica.                        no canónicas (como EvTom).
i*   ALONSO DiAl,  J. Y A. SÁNCHEZ-FERRERO, Evan-
     gelio y evangelios. Las perspectivas de los tres
     primeros evangelistas, Taurus, Madrid 1966.
                                                                  1.2.5. COLECCIONES BíBLICAS
**   BENOIT, P., BOISMARD, M. E. Y J. L. MALlLLOS, Si-
     nopsis de los cuatro evangelios, con paralelos      ** Actualidad Bíblica (=  AB), FAX, Madrid 1968-
     de los apócrifos y de los Padres, 1-11, Desclée           1974. O Colección de 39 vals. que impulsó la
     de Brouwer, Bilbao 1975. O Más que simple si-             renovación de los estudios bíblicos, con textos
     nopsis es una investigación sobre la tradición            traducidos y algunos originales hispanos.
     de los evangelios. La hipótesis de fondo es dis-    ** Biblioteca de Estudios Bíblicos (= BEB), Sígue-
     cutible, pero bien fundada. Texto muy útil.               me, Salamanca 1972. O Es por ahora la colec-
i*   HURAULT, B., Sinopsis pastoral de Mateo, Mar-             ción bíblica más importante en lengua castella-
     cos, Lucas (Juan), San Pablo, Madrid 1980. O              na, con 113 vals. de gran valor científico, en su
     Hecha en Chile, con notas exegético-teológicas.           mayoría traducciones de obras clásicas. Pre-
*    Sinopsis de los evangelios. Según el Comenta-             senta un buen panorama de la exégesis actual.
     rio Bíblico Adventista del Séptimo Día (tomo 5)           Quiere ofrecer un comentario completo de los
     y el texto de la versión Reina-Valera de los              libros de la Biblia.
     evangelios, Sanfeliz, Madrid 1981. O Es casi        *     Cuadernos Bíblicos (= CB),Verbo Divino, Este-
     más una armonía que una sinopsis de los                   Ila 1980. O Traducciones de Cahiers Évangile
     evangelios.                                               (Cerf, París). Formada por 120 ejemplares, de
i*   ALONSO DiAl, J. YA. VARGAS-MACHUCA, Sinopsis              unas 60-70 páginas cada uno, a dos columnas.
     de los evangelios. Los evangelios de Mateo,               Ofrecen una iniciación al estudio de todos los
     Marcos y Lucas, con los textos paralelos del              temas y libros de la Biblia.
     evangelio de Juan, los pasajes concordantes         **    Documentos en torno a la Biblia (= DETB), Ver-
     de los evangelios apócrifos y de los Padres               bo Divino, Estella 1980. O Pensados como su-
     apostólicos, aparato crítico y notas, Universi-           plementos de los Cuadernos Bíblicos, 32 volú-
     dad Pontificia Comillas, Madrid 1996. O Actua-            menes. En su mayoría reproducen y estudian,
16
     de un modo interdisciplinar, los textos cultura-           de la Escuela Bíblica de los P. Agustinos. Ha
     les básicos del entorno bíblico.                           publicado números monográficos de gran valor
i** Introducción al Estudio de la Biblia (=IEB),                y una serie de cuadernos bíblicos divulgativos,
     Verbo Divino, Estella 1990-2003. O Patroci-                titulados Nuevos Horizontes.
     nada por la ABE, es una presentación bási-            2.   RIBLA, Revista de Interpretación Bíblica Lati-
     ca y compendio de los temas principales de                 noamericana, DEI, San José de Costa Rica,
     la Biblia.                                                 1989. O Publicada en español y portugués por
                                                                autores católicos y protestantes de diversas
                                                                confesiones. Refleja las experiencias de fe y el
                                                                compromiso de comunidades e Iglesias de
                 1.2.6. REVISTAS
                                                                América Latina, vinculando el aspecto científi-
                                                                co y pastoral.
a. Científicas                                             3.   Reseña Bíblica, ABE-Verbo Divino, Estella
                                                                1994. O Revista trimestral de la Asociación Bí-
1.   Estudios Bíblicos, Madrid 1941-. Publicada an-             blica Española dirigida por J. Cervantes. La
     tes por AFEBE (Asociación para el Fomento de               mejor fuente de información bíblica de la ac-
     los Estudios Bíblicos en España). O Refunda-               tualidad en lengua castellana. Es continuación
     da en 1941-1942, en línea más científica, por el           de Cuadernos Bíblicos, Institución San Jeróni-
     CSIC (Consejo Superior de Investigaciones                  mo, Valencia 1978-1987 (23 números).
     Científicas). Dirigida actualmente por la ABE.
                                                           4.   El Olivo, Madrid, 1977. O Publicada por el Cen-
     Contiene artículos y notas bibliográficas de tipo
                                                                tro de Estudios Judea-Cristianos, de las religio-
     científico.
                                                                sas de Nuestra Señora de Sión, para promover
2.   Revista Bíblica, Buenos Aires 1939. O Revista              el diálogo cristiano-judío. Han aparecido 58 nú-
     cuatrimestral de la Sociedad Argentina de Pro-             meros, de valor desigual (cf. http://www3.-
     fesores de Sagrada Escritura. De tipo científico           planalfa.es/cejclEI%200Iivo%2054.htm).
     y divulgativo, de gran valor. Publica trabajos so-    5.   Theologika, 1999. O Revista bíblico-teológica
     bre AT y NT, boletines bíblicos y recensiones.             de la Universidad Unión Incaica, de Lima.
3.   Filología Neotestamentaria, Córdoba (España)
     1989. O Revista bimestral dedicada a temas
     especializados de filología, crítica textual, lexi-   c. Revistas populares
     cografía y semiótica. Su publicación ha sido
                                                           1.   Cultura Bíblica, AFEBE, Madrid y Segovia
     irregular.
                                                                1944-1972. O Fue complemento popular de
                                                                Estudios Bíblicos.
                                                           2.   Revista bíblica para la edificación cristiana y la
b. Alta divulgación
                                                                liturgia, 1947. O Publicada algunos años por el
1.   Biblia y Fe, Escuela Bíblica, Madrid 1975-2004.            Arzobispado de La Plata, Argentina, bajo la di-
     O Dirigida por Antonio Salas, bajo el patrocinio           rección de Mons. Straubinger.
                                                                                                               17
3.   Evangelio y Vida. Revista bimestral de divulga-       5.    Palabra Viva, Madrid 1987. O Publicada por las
     ción bíblica de los Capuchinos de León (Espa-               Sociedades Bíblicas Unidas.
     ña). O Es semejante Orientación Bíblica, de           6.    Asociación de Biblistas Mexicanos, 1999. O
     los Capuchinos de México.                                   Revista on fine (http://sitioabm.org/) que recoge
4.   El Mundo de la Biblia, colección adaptada del               las ponencias de las reuniones .de la Asocia-
     francés y dirigida por J. Sánchez Bosch, Valen-             ción.
     cia 1984.




                                         1.3. El mundo bíblico

           1.3.1. OBRAS GENERALES                                     1.3.2. GEOGRAFíA BíBLICA

t** GONZÁLEZ ECHEGARAY, J. y otros (eds.), La Biblia
     en su entorno, IEB 1, Verbo Divino, Estella           a. Temas generales. Teología de la tierra
     1996. Geografía y arqueología (González
     Echegaray); historia e instituciones (J. Asur-            Sigue siendo clásica la obra de A Smith. Gon-
     mendi y F. García Martínez); entorno cultural y       zález Echegaray ofrece una buena visión introduc-
     literario (L. Alonso SchOkel, J. Asurmendi, F.        toria en el plano histórico y social. Citamos des-
     García Martínez y J. M. Sánchez Caro), texto          pués algunas «teologías de la tierra».
     (J. Trebolle); versiones españolas (J. M. Sán-        ** SMITH, G. A, Geografía histórica de la Tierra
     chez Caro). O Presentación general de cada                  Santa, Institución San Jerónimo, Valencia
     tema con buena bibliografía.                                1985. O Obra clásica.
**   NOTH, M., El mundo del Antiguo Testamento. In-        t* GONZÁLEZ ECHEGARAY, J., El Creciente Fértil y la
     troducción a las ciencias auxiliares de la Biblia,          Biblia, Verbo Divino, Estella 1991.
     Cristiandad, Madrid 1976. O Obra clásica del          t**   CROATTO, J. S., Alianza y experiencia salvífica
     mayor especialista alemán de mediados del si-               de la tierra, Ed. Paulinas, Buenos Aires 1964.
     glo xx. Estudia la geografía y arqueología de
     Palestina en el contexto de la historia del Anti-     t** PI KAZA , X., Tierra y promesa de Dios. La Biblia
     guo Oriente. Anticuada, pero esencial.                   y la teología de la historia, AB 28, Fax, Madrid
                                                              1972.
**   ROGERSON, J., La Biblia: tierra, historia y cultura
     de los textos sagrados, 1-11. Historia y geo-         t* GONZÁLEZ LAMADRID, A, La fuerza de la tierra,
     grafía, con secciones especiales y mapas. 00-            Sígueme, Salamanca 1981.
     lección Atlas Culturales del Mundo, Folio, Bar-       *     HAAG, H., El país de la Biblia, Herder, Barcelo-
     celona 1992.                                                na 1992.
18
í*   ARTOLA, A. M., La tierra, el libro, el Espíritu,        í*   SALAS, A., Tierra Santa. Impresiones de un pe-
     Desclée de Brouwer, Bilbao 1986. O Vincula                   regrino, Biblia y Fe, Madrid 1986; íd., Nueva guía
     geografía con experiencia espiritual.                        del país de Jesús, Biblia y Fe, Madrid 2001.
*    MOOREY, P. R. S., Las tierras bíblicas, 1-11, Sín-
     tesis históricas, historia de la civilización, Folio,
     Barcelona 1995.                                         c. Mapas y recursos on line

                                                             http://www.geocities.comlleydeamorlbibliamapas.html
b. Atlas, guías de Palestina                                 http://www.geocities.com/sagrada_escritura/
                                                                 mapasbiblicos.html
**   WRIGHT, G. E. Y E V. FILsoN, Atlas histórico de
     la Biblia, Casa Bautista de Publicaciones, El           http://www.esglesia.org/2/pagina_n3.htm#
     Paso TX, 1979. Traducción de The Westmins-                  Sociedades%20Bíblicas)
     ter Historical Atlas to the Bible (21956). O El
     mejor compendio de geografía e historia de Pa-
     lestina.                                                            1.3.3. HISTORIA BíBLICA
*    FRAINE, J. de, Atlas histórico y cultural de la Bi-
     blia, Taurus, Madrid 1963.
í*   BARTINA, S., Atlas de la vida de Jesús, Jover,          a. Textos básicos
     Barcelona 1967.                                             Se han traducido al castellano algunas de las
"*   JIRKU, A., El mundo de la Biblia, Castilla, Madrid      mejores historias de Israel, empezando por las de
     1972.                                                   Albright y De Vaux (sobre los orígenes del pueblo
*    Atlas bíblico, Verbo Divino, Estella 1987.              israelita). Son de referencia obligada las de Noth,
                                                             por su concisión crítica, en plano exegético (aun-
*    Atlas bíblico Oxtord, San Pablo, Madrid y Verbo
                                                             que históricamente minimalista), y la de Bright, por
     Divino, Estella 1988. O Con anotaciones histó-
                                                             su criterio comparativo, aunque sea quizá maxima-
     ricas y geográficas.
                                                             lista. En una línea moderada se mantienen las de
*    DUE, A., Atlas del mundo bíblico, Anaya, Madrid         Herrmann y Soggin. La de Albertz ofrece mejor vi-
     1998. O Para niños y jóvenes.                           sión actual del tema desde la perspectiva del des-
*    Atlas bíblico, SBU, Madrid 1999.                        pliegue de su experiencia religiosa, dentro del con-
*    PEREGO, G., Atlas bíblico interdisciplinar, San         texto cultural del Oriente Antiguo.
     Pablo, Madrid 1999; íd., Atlas didáctico de la          **   ALBRIGHT, W. E, De la Edad de Piedra al cris-
     Biblia, San Pablo, Madrid 2003.                              tianismo, Sal Terrae, Santander 1959.
*    MOTYER, S. y B. DELF, Atlas bíblico ilustrado,          **   VAUX, R. de, Historia antigua de Israel, 1-11, Cris-
     San Pablo, Madrid 2002.                                      tiandad, Madrid 1975.
í*   DíEZ FERNÁNDEZ, E, Guía de Tierra Santa, Ver-           **   NOTH, M., Historia de Israel, Garriga, Barcelona
     bo Divino, Estella 1990.                                     1966.
                                                                                                                   19
**    BRIGHT, J., La historia de Israel, Desclée de             del Israel preclásico, Lumen, Buenos Aires
      Brouwer, Bilbao 1970. O Edición revisada y au-            1997. O Analiza el papel del profetismo israeli-
      mentada con introducción y apéndice de W. P.              ta desde una perspectiva histórica, sociológica
      Brown (2003).                                             y legal.
**    HERRMANN, S., Historia de Israel en la época del     *    Loos, A., Israel desde los orígenes hasta me-
      Antiguo Testamento, Sígueme, Salamanca 1979.              diados del siglo VIII a. c., Uteha, México 1969;
**    SOGGIN, J. A, Nueva historia de Israel: de los            íd., De los profetas a Jesús. Los profetas de Is-
      orígenes a Bar Kokba, Desclée de Brouwer,                 rael y los comienzos del judaísmo, Uteha, Mé-
      Bilbao 1997.                                              xico 1968. O Buena síntesis.
**    ALBERTz, R., Historia de la religión de Israel en    **   CAZELLES, H., Historia política de Israel, Cris-
      tiempos del Antiguo Testamento, 1-11, Trotta,             tiandad, Madrid 1984. O Obra clásica.
      Madrid 1999.                                         *    TASSIN, C., El judaísmo desde el destierro has-
1**   CAQUOT, A, «La religión de Israel. Desde los              ta el tiempo de Jesús, CB 55, Verbo Divino, Es-
      orígenes hasta la cautividad de Babilonia», en            tella 1987.
      H. C. Puech (ed.), Historia de las religiones, 11,   **   BRUCE, E E, Israel y las naciones. La historia
      Siglo XXI, Madrid 1994; íd., El judaísmo desde            de Israel desde el Éxodo hasta la destrucción
      la cautividad de Babilonia hasta la revuelta de           del segundo templo, Portavoz, Grand Rapids
      Bar Kojba, ibid. V, Siglo XXI, Madrid 1993.               MI, 1987. O Obra documentada y precisa.
                                                           *    NOEL, D., Los orígenes de Israel, CB 99, Verbo
b. Temas particulares.                                          Divino, Estella 1999.
   Historia y hermenéutica teológica                       **   SKA, J. L., Los enigmas del pasado. Historia de
                                                                Israel y relato bíblico, Horizontes, Verbo Divino,
    Estas obras interpretan la historia desde una               Estella 2003.
perspectiva teológico-exegética. La primera es mo·
numental por su trazado. La última reinterpreta la
historia de Israel desde una perspectiva de exége-         c. Historias de la salvación
sis narrativa.                                                y panoramas generales
** EOERSHEIM, A, Comentario histórico del Anti-
     guo Testamento, 1-111, Clie, Terrassa 1999. O El         El tema alcanzó su máxima actualidad en los
     autor (1825-1889), rabino vienés convertido al        años sesenta y setenta del siglo xx a partir de la
     protestantismo, desarrolló una intensa labor          obra de O. Cullmann, siendo asumido por el Vati-
     cultural en Gran Bretaña. Su comentario es            cano 11.
     poco critico, pero ofrece muchos datos y ob-          ** CULLMANN, O., Cristo y el tiempo, Estela, Barce-
     servaciones importantes para comprender la                lona 1968; íd., Una teología de la historia de la
     historia de Israel.                                       salvación, Península, Barcelona 1966.
1** VAFE, E C., Reyes y hacendados en la época             1** CROATTO, J. S., Historia de la salvación, Ed.
     bíblica. Estudio teológico-sociológico y crítico          Paulinas, Buenos Aires 1969.
20
i**   Semana Bíblica XXVI, Jalones de la historia de         ca siguen siendo las obras que citamos a continua-
      la salvación en el Antiguo Testamento y el Nue-        ción.
      vo Testamento, CSIC, Madrid 1969.                      **    WRI~HT,  G. E., Arqueología bíblica, Cristian-
i*    RUBIO, L., El misterio de Cristo en la historia de
      la salvación, Sígueme, Salamanca 1969 (9
                                                                                      e
                                                                   dad, Madrid 1975 1962). O Reeditada el año
                                                                   2002, conservando el texto original, con intro-
      2001); íd., La historia de la salvación, PPC, Ma-            ducción y adaptación de Carolina Aznar, que
      drid 1974.                                                   ofrece un balance de los progresos de la ar-
i*    PII<AZA, X., Para leer la historia del pueblo de             queología bíblica en los últimos cuarenta años.
      Dios, Estella, Verbo Divino 1988. O Interpreta-        **    ALBRIGHT,W. E, Arqueología de Palestina, Ga-
      ción teológica de la historia bíblica.                       rriga, Barcelona 1962. O Obra pionera.
i*    GONZÁLEZ LAMADRID, A., Las tradiciones históri-        **    KENYON, K. M., Arqueología en Tierra Santa,
      cas de Israel, El Mundo de la Biblia 6, Verbo Di-            Garriga, Barcelona 1963. O Obra clásica.
      vino, Estella 1993.
                                                             *     PARROT, A., Cuadernos de arqueología bíblica,
*     CASTEL, E, Historia de Israel y de Judá, Verbo
                                                                   I-VI: 1. Mundos sepultados. 2. El diluvio y el arca
      Divino, Estella 1984. O Descripción detallada y
                                                                   de Noé. 3. La torre de Babel. Nínive y el AT. 4.
      fácil de entender de las principales épocas de
                                                                   Samaría y el reino de Israel. 5. El templo de
      la historia de Israel.
                                                                   Jerusalén. 6. El Gólgota y el Santo Sepulcro,
*     RENAN, E., La historia del pueblo de Israel, 1-11,           Garriga, Barcelona 1962-1963.
      Iberia, Barcelona 1971 (yen Biblioteca de la
      Historia 38, Orbis, Barcelona 1989). O Obra de         **    HAMMERLY-Dupuy, D., Arqueología bíblica paleo-
      inmensa repercusión cultural.                                testamentaria, desde Mosés hasta Saúl, 1-11,
                                                                   Colegio Unión, Lima 1966. O Obra enciclopé-
*     RICCIOTTl, G., Historia de Israel. De los oríge-
                                                                   dica, con ilustraciones y mapas.
      nes hasta el año 135 a. c., 1-11, Miracle, Barce-
      lona 1966. O Obra clásica, literariamente per-         *     PFEIFFER, Ch., Diccionario bíblico arqueológico,
      fecta, escrita por un buen divulgador.                       Mundo Hispano, El Paso TX, 1982 ( 1966).
i*    PEREDA, H. J., Bibliograma. Historia del pueblo
      de Dios, Verbo Divino, Estella 2003. O Mapas si-
      nópticos de la historia y literatura de Israel y del
                                                             b. Nuevos trabajos
      NT. Valiosos como referencia para situar y com-           La escuela bíblica y arqueológica de La Casa de
      prender los textos.                                    Santiago y los franciscanos de la Flagelación, Je-
                                                             rusalén, han realizado una intensa labor arqueoló-
                                                             gica, publicada en revistas especializadas. Aquí re-
          1.3.4. ARQUEOLOGíA BíBLICA                         cogemos las obras de E Díez Fernández y J.
                                                             González Echegaray.
a. Obras clásicas                                            i**   DíEZ FERNÁNDEZ, E, Cerámica común romana
   La arqueología de Palestina tuvo su edad de oro                 de la Galilea (63 a.C - 350 d.C.), Biblia y Fe,
en los años cincuenta del siglo xx. De aquella épo-                Madrid 1983; íd., El Calvario y la Cueva de
                                                                                                                   21
     Adán, Verbo Divino, Estella 2004. O Investiga-             el sentido e interpretación de la fiesta de la Ca-
     ciones especializadas, ediciones críticas.                 bañas o Tabernáculos en la tradición bíblica y
t** GONZÁLEZ ECHEGARAY, J., EI-Khian, 1-11, CSIC,               en el judaísmo.
     Madrid 1964-1966 (excavaciones dirigidas por          **   MAERTENS, T., Fiesta en honor de Yahvé, Cris-
     el autor en la zona de Jordania); íd., Arqueolo-           tiandad, Madrid 1964. O Análisis histórico-teo-
     gía y evangelios, Verbo Divino, Estella 1994. O            lógica-litúrgico de las fiestas judías y de sus re-
     Síntesis.                                                  sonancias cristianas.
t    ÁLVAREZ VALOÉS, A, Lo que la Biblia no cuenta,        **   HAAG, H., De la antigua a la nueva Pascua. His-
     Lumen, Buenos Aires 1997. O Popular.                       toria y teología de la fiesta de Pascua, BEB 25,
                                                                Sígueme, Salamanca 1980. O Historia de la
                                                                fiesta pascual judía, con un apéndice cristiano.
       1.3.5. INSTITUCIONES BíBLICAS                       **   Ono, E. y T. SCHRAMM, Fiesta y gozo, Biblia y
                                                                Catequesis 3, Sígueme, Salamanca 1983. O
                                                                Investigación básica sobre la fiesta del otoño
a. Estudios de conjunto                                         en Israel.
**   VAUX, R. de, Instituciones del Antiguo Testa-         *    MARx, A, Los sacrificios del Antiguo Testamen-
     mento, Herder, Barcelona 1985. O Obra clave.               to, CB 111, Verbo Divino, Estella 2002.
**   WEBER, M., Ensayos sobre sociología de la re-
     ligión, 111, Taurus, Madrid 1987. O Obra clásica
     desde la perspectiva de la teoría social.             c. Jerusalén y el templo
t** GONZÁLEZ NÚÑEZ, A, Profetismo y sacerdocio.            *    WERBLOWSKY, R. J. Z., El significado de Jerusa-
    Profetas, sacerdotes y reyes en el antiguo Isra-            lem para judíos, cristianos y musulmanes, Cen-
    el, La Casa de la Biblia, Madrid 1969.                      tro de Información de Israel, Jerusalem 1994.
t** ALONSO FONTELA, C., La esclavitud a través de          **   JAMES, E. O., El templo. El espacio sagrado: de
    la Biblia, CSIC, Madrid 1986.                               la caverna a la catedral, Guadarrama, Madrid
t** PI KAZA , X., Sistema, libertad, iglesia. Las insti-        1966. O Sitúa el tema en el contexto de la his-
    tuciones del Nuevo Testamento, Trotta, Madrid               toria de las religiones.
     2001.                                                 *    EOERSHEIM, A, El templo: su ministerio y servi-
                                                                cios en tiempos de Cristo, Clie, Barcelona
                                                                1990.
b. Sacrificios y fiestas                                   **   CONGAR, y. M., El misterio del templo, Estela,
t** VICENT SAERA, R., La fiesta judía de las Caba-              Barcelona 1967. O Estudio clásico interdiscipli-
    ñas (Sukkot). Interpretaciones midrásicas en la             nar: exegético-teológico.
    Biblia y en el judaísmo antiguo, Biblioteca Mi-        t** VILLALPANOO, J. B., El tratado de la arquitectura
     drásica, Verbo Divino, Estella 1995. O Estudia            perfecta en la última visión del profeta Eze-
22
     quiel, Colegio de Arquitectos, Madrid 1990. O        **   DELUMEAU, J. (ed.), El hecho religioso. Enciclo-
     Clásico de la arquitectura hispana. Traducido             pedia de las grandes religiones, Alianza, Ma-
     del latín por Luciano Rubio.                              drid 1995.
*    ARMSTRONG, K., Jerusalén. Una ciudad y tres          i** DIEZ DE VELASCO, E, Hombres, ritos, dioses. In-
     religiones, Paidós, Barcelona 1997.                      troducción a la historia de las religiones, Trotta,
                                                               Madrid 1995.
                                                          **   RIES, J. (ed.), Ti"atado de antropología de lo sa-
               1.3.6. CONTEXTO                                 grado, 111. Las civilizaciones del Mediterráneo,
            DEL ANTIGUO ORIENTE                                Trotta, Madrid 1997.
                                                          i** DiAZ, C., Manual de historia de las religiones,
                                                              Desclée de Brouwer, Bilbao 1997; íd., Religio-
a. Fondo religioso l. Tratados generales                      nes personalistas y religiones transpersonalis-
   Las religiones del entorno son fundamentales               tas, Desclée de Brouwer, Bilbao 2004. O Con-
para descubrir los elementos comunes y distintivos             tiene un amplio estudio de los elementos
de la religión y cultura bíblicas.                             básicos del judaísmo y cristianismo.
**   BLEEKER, C. J. y G. WIDENGREN (eds.), Historia       i** SÁNCHEZ NOGALES, J. L., Filosofía y fenomeno-
     religionum. Manual de historia de las religio-           logía de la religión, Secretariado Trinitario, Sa-
     nes, 1-11, Cristiandad, Madrid 1973.                      lamanca 2003. O Visión enciclopédica del he-
**   JAMES, E. O., Introducción a la historia de las           cho religioso desde una perspectiva occidental
     religiones, Cristiandad, Madrid 1973; íd., Histo-         (filosófica) y cristiana.
     ria de las religiones, Cristiandad, Madrid 1984.
**   PUECH, H. C. (ed.), Historia de las religiones, 11
     y V. Las religiones en el mundo mediterráneo y
                                                          b. Fondo religioso 11. Estudios
     en Oriente Próximo, Siglo XXI, Madrid 1979.             vinculados al entorno bíblico
**   EUADE, M., Historia de las ideas y de las creen·         Algunos especialistas en fenomenología de la
     cias religiosas. 1: De la prehistoria a los miste-   religión (como Widengren y Cencillo) provienen del
     rios de Eleusis. 11: De Gautama Buda al triunfo      campo de los estudios bíblicos, que les sirven de
     del cristianismo, Cristiandad, Madrid 1979. IV:      referencia. En el campo hispano podemos citar dos
     Las religiones en sus textos, Cristiandad, Ma-       ejemplos.
     drid 1980.
                                                          i** CENCILLO, L., Mito. Semántica y realidad, BAC
i** GUERRA GÓMEZ, M., Historia de las religiones, 1-          299, Madrid 1970; íd., Historia sistémica de los
     11, Eunsa, Pamplona 1984.                                dioses, Sintagma, Madrid 1998: íd., Los mitos,
*    COMTE, E, Los libros sagrados, Alianza, Madrid           sus mundos y su verdad, BAC, Madrid 1998;
     1995. O Presentación y recopilación de textos            íd., Opción humana y textura bíblica, Ediciones
     de los libros sagrados de las grandes religio-            Fundación, Madrid 1998. O Sitúa los temas bí-
     nes, en especial los de la Biblia.                        blicos en un trasfondo mítico general.
                                                                                                              23
i** MARTIN VELASCO, J., La experiencia cristiana de      i** ZURRO, E, Procedimientos iterativos en la poesía
    Dios, Trotta, Madrid 1997; íd., El fenómeno              ugarítica y hebrea, Verbo Divino, Estella 1990.
    místico. Estudio comparado, Trotta, Madrid           ** MOSCATI, S., Las antiguas civilizaciones semíti-
    1999. O Sitúa la religión bíblica en el entorno          cas, Garriga, Barcelona 1960.
    de las religiones personalistas y proféticas.
                                                         ** FRANKFORT, H., Reyes y dioses, Alianza, Madrid
i** CROATIO, J. S., Experiencia de lo sagrado. Fe-           1988. O Estudio clásico sobre las relaciones
    nomenología de la religión, Verbo Divino, Este-          entre religión y política en el entorno de Israel.
    lIa 2002. O El mejor trabajo hispano sobre el
                                                         *   MANDER, P. Y J. M. DURAND, Mitología y religión
    tema.
                                                             del Oriente antiguo. 11.1. Semitas occidentales
i** PI KAZA , X., Hombre y mujer en las grandes reli-        (Ebla/Mari), Ausa, Barcelona 1995.
    giones, Verbo Divino, Estella 1996; íd., El fenó-
                                                         *   ARNAUD, D. y otros, Mitología y religión del
    meno religioso, Trotta, Madrid 1999.
                                                             Oriente antiguo. 11.2. Semitas occidentales
** WIDENGREN, G., Fenomenología de la religión,              (Ebla, Ugarit, hebreos, fenicios, arameos, ára-
    Cristiandad, Madrid 1976.                                bes preislámicos), Ausa, Barcelona 1996.

c. Religiones y culturas
   del entorno bíblico en particular                     d. Israel y la cultura del entorno
    Siguen siendo clásicas las obras de Moscati y           Las obras actuales más significativas son las de
Frankfort (sobre las monarquías divinas en Egipto        Quesnel-Gruson, Matthews-Benjamin y Pritchard.
y Mesopotamia). La aportación hispana más signi-         Tras ellas ofrecemos dos buenos trabajos de origen
ficativa la vienen realizando G. del Olmo, J. L. Cun-    hispano. En esta línea se mueve una parte consi-
chillos y E Zurro (tema: Ugarit).                        derable de los Documentos en torno a la Biblia
                                                         (= DETB). El Instituto Bíblico y Oriental de León
i** OLMO LETE, G. del, La religión cananea, Ausa,
                                                         (España), dirigido por J. García Recio, está prepa-
     Sabadell1992; íd., Mitos, leyendas y rituales de
                                                         rando la publicación de textos cuneiformes de Me-
     los semitas occidentales, Cristiandad, Madrid
                                                         sopotamia en Verbo Divino, Estella.
     1981 (= Trotta, Madrid 21998); íd., Interpreta-
     ción de la mitología cananea. Estudios de se-       ** QUESNEL, M. y Ph. GRUSON (eds.), La Biblia y su
     mántica ugarítica, Verbo Divino, Estella 1984.          cultura, 1. Antiguo Testamento, Sal Terrae, San-
                                                             tander 2002.
i** CUNCHILLOS, J. L., Estudio del Salmo 29, Uni-
     versidad Pontificia, Salamanca 1976; íd., Cuan-     ** MATIHEWS, V. H. y D. E BENJAMIN, Paralelos del
     do los ángeles eran dioses, Universidad Ponti-          Antiguo Testamento. Leyes y relatos del Anti-
     ficia, Salamanca 1976; íd., Estudios de                 guo Oriente bíblico, Panorama 5, Sal Terrae,
     epistolografía ugarítica, Institución San Jeróni-       Santander 2004.
     mo, Valencia 1989 (= Verbo Divino, Estella); íd.,   ** PRITCHARD, J. B. (ed.), La sabiduría del Antiguo
     Banco de datos ugaríticos, CSIC, Madrid 2003            Testamento, Garriga, Barcelona 1966. O Tra-
     (formato Windows).                                      ducción de textos selectos del ANET (Ancient
24
    Near Eastern Texts Relating to the Old Testa-        en los últimos años. Aquí ofrecemos algunas de las
    ment, University of Princeton, NJ, 1950). Sería      obras más significativas. Volveremos a presentar el
    deseable la traducción de la obra entera, en su      tema, desde una perspectiva más concreta, al ex-
    edición revisada de 1969, que constituye una         poner la historia de Jesús en el NT (3.2) Y al ocu-
    enciclopedia de la literatura del Antiguo Oriente.   parnos de las comunidades cristianas primitivas
1** GARCíA CORDERO, M., Las huellas de las anti-         (3.5.2.). Quesnel-Gruson estudian el trasfondo cul-
    guas civilizaciones, Anaya, Madrid 1969; íd., La     tural; Schürer y Jeremias ofrecen el contexto histó-
    Biblia y el legado del Antiguo Oriente, BAC,         rico y social; Penna reproduce los documentos re-
    Madrid 1977. O Obras clásicas, ofrecen mu-           lacionados con el NT; y Malina, con su escuela,
    chos materiales que siguen siendo válidos.           intentan tazar una nueva orientación exegética des-
1** ASURMENDI, J. (ed.), Profecías y oráculos, 1-11,     de el mejor conocimiento de la cultura del entorno
                                                         mediterráneo del NT.
    DETB 27/28, Verbo Divino, Estella 1997-1998.
    O Sobre el profetismo en el Próximo Oriente y        **  QUESNEL, M. y Ph. GRUSON (eds.), La Biblia y su
    en Egipto y Grecia.                                      cultura, 11. NT, Sal Terrae, Santander 2002.
** LÉvÉauE, J., Sabidurías del antiguo Egipto,           ** SCHÜRER, E., Historia del pueblo judío en tiem-
    DETB 10, Verbo Divino, Estella 1983; íd., Sabi-          pos de Jesús (175 a. C. - 235 d. C.), \-11, Cris-
    durías de Mesopotamia, DETB 26, Verbo Divi-              tiandad, Madrid 1985. O Obra clásica publica-
    no, Estella 1996.                                        da en tres volúmenes en los años 1898-1901 y
** BRIEND, J. (ed.), Tratados y juramentos en el             actualizada en inglés por G. Vermes, E Millar y
    Antiguo Oriente Próximo, DETB 23, Verbo Divi-            M. Black (1973-1979). Se tradujeron al caste-
    no, Estella 1994; íd., Israel y Judá en los textos       llano los dos primeros volúmenes. Sigue sien-
    del Próximo Oriente Antiguo, DETB 4, Verbo               do obra clave.
    Divino, Estella 1982.                                ** PENNA, R., Ambiente histórico-cultural de los
** SEUX, M. J. (ed.), Creación del mundo y del               orígenes del cristianismo, Desclée de Brouwer,
    hombre en los textos del Próximo Oriente Anti-           Bilbao 1994. O Ofrece documentos históricos,
    guo, DETB 6, Verbo Divino, Estella 1982.                 legales y religiosos significativos del entorno
                                                             del NT.
** MALBRAN-LABAT, E, Gilgamés, DETB 7, Verbo
    Divino, Estella 1983.                                ** MALINA, B. J., El mundo del Nuevo Testamento,
                                                             Ágora 1, Verbo Divino, Estella 1995; íd., El
*   HEATON, E. w., La vida en tiempos del Antiguo
                                                             mundo social de Jesús y los evangelios, Sal Te-
    Testamento, Taurus, Madrid 1969.
                                                             rrae, Santander 2002.
                                                         1** TREVIJANO, R., Orígenes del cristianismo. El
              1.3.7. CONTEXTO                                trasfondo judío del cristianismo primitivo, Uni-
          DEL NUEVO TESTAMENTO                               versidad Pontificia, Salamanca 1995. O Traba-
                                                             jo para uso escolar, muy documentado.
   El tema del contexto social y económico, religio-     1** GUEVARA, H., Ambiente político del pueblo judío
so y político del NT está recibiendo mucha atención          en tiempos de Jesús, Cristiandad, Madrid
                                                                                                           25
      1985. O Analiza desde la obra de Flavio Jose-        Baumgartner, W. Gesenius, F. Zorell y E Vogt (dic-
      fo las condiciones políticas y militares de la Pa-   cionarios), cf. (citamos al final las obras hispanas):
      lestina del tiempo de Jesús.                         **    LAMBDIN, Th. O., Introducción al hebreo bíblico,
i**   AYASO, J. R., ludaea capta. La Palestina roma-             Verbo Divino, Estella 2001. O Le sirve de ayu-
      na entre las dos guerras judías (70-132 d.C.),             da:·H. G. M. Williamson, Clave comentada de
      Verbo Divino, Estella 1990.                                los ejercicios de «Introducción al hebreo bíblico
*     SAULNIER, Ch. y B. ROLLAND, Palestina en tiempos           de T. O. Lambdin», Verbo Divino, Estella 2002.
      de Jesús, CB 27, Verbo Divino, Estella 1981.         *     DEIANA, G. YA. SPREAFICO, Guía para el estudio
*     COMBY, J. y J. P. LÉMONON, Roma frente a Jeru-             del hebreo bíblico, Sociedad Bíblica, Madrid
      salén vista por autores griegos y latinos, DETB            1990.
      8, Verbo Divino, Estella 1983; íd., Vida y reli-     i*    CHÁVEZ, M., Hebreo bíblico, 1-11. Texto progra-
      giones en el Imperio romano en tiempos de las              mado. Ejercicios programados, Mundo Hispáni-
      primeras comunidades cristianas, DETB 13,                  co, México DF 1981.
      Verbo Divino, Estella 1986.                          *     YATES, K. M., Nociones esenciales del hebreo
                                                                 bíblico, Casa Bautista de Publicaciones, El
                                                                 Paso, TX, 1994.
            1.3.8. LENGUAS BíBLICAS
                                                           *     FOHRER, G. (ed.), Diccionario del hebreo y ara-
                                                                 meo bíblicos, La Aurora, Buenos Aires 1982.
a. En general                                              *     MEYER, R., Gramática de la lengua hebrea, Rio-
                                                                 piedras, Barcelona 1997.
*     CARREZ, M., Las lenguas de la Biblia, Verbo Di-
      vino, Estella 1984.                                  i*    FARFÁN, E, Gramática elemental del hebreo bí-
                                                                 blico, Verbo Divino, Estella 1998.
i*    GUERRA, M., El idioma del Nuevo Testamento,
      Aldecoa, Burgos 1981 (= Facultad del Norte de        i**   GARcíA-JAL6N, S., La gramática hebrea en Eu-
      España, Burgos 1969).                                      ropa en el siglo XVI: guía de lectura de las obras
i*    DiEZ MACHO, A., La lengua hablada por Jesu-                impresas, Universidad Pontificia, Salamanca
      cristo, Fe Católica, Madrid 1976.                          1998.
i**   SÁENZ-BADILLOS, A., Historia de la lengua he-        i**   PÉREZ FERNÁNDEZ, M., La lengua de los sabios.
      brea, Ausa, Barcelona 1988 (verso inglesa: A               1. Morfosintaxis, Biblioteca Midrásica, Verbo Di-
      History of the Hebrew Language, University                 vino, Estella 1992. O Gramática práctica del
      Press, Cambridge 1993-1996; versión francesa               hebreo rabínico; introduce a los estudiantes en
      en preparación: Éditions de I'OEIL).                       la lengua y espíritu de los maestros tannaítas.
                                                           i**   MARTíNEZ BOROBIO, E, Arameo antiguo. Gramá-
                                                                 tica y textos comentados, Riopiedras y Univer-
b. Hebreo-arameo. Gramáticas y diccionarios                      sidad de Barcelona 2003. O Para conocer el
   Además de los clásicos: H. Bauer y P. Leander,                origen y síntesis del arameo y su parentesco
W. Gesenius, P. Joüon, R. Meyer (gramáticas) y W.                con el hebreo.
26
1**   RIBERA FLORIT, J., Crestomatía del arameo clá-         Bauer, F. Zorell, J. H. Moulton y G. Milligan, H.G.
      sico-oficial, Riopiedras y Universidad de Barce-       Liddell y R. Scott (diccionarios), cf.:
      lona 2001. O Presenta los principales textos           1**   MATEOS, J., El aspecto verbal del Nuevo Testa-
      arameos de los siglos VII-II a. C., con su biblio-           mento, Cristiandad, Madrid 1977.
      grafía y vocabulario.
1**   ALONSO SCHOKEL,    L.,   COLLADO,   V. y V.   MORLA,
                                                             1**   GUERRA, M., Diccionario morfológico del Nuevo
                                                                   Testamento, Aldecoa, Burgos 1978.
      Diccionario bíblico hebreo-español, Trotta, Ma-
      drid 1993. O Obra monumental que recoge                1*    TÁMEZ,E., Diccionario conciso griego-español,
      medio siglo de investigación lingüística del P.              SBU, Madrid 1978.
      Alonso y sus discípulos.                               *     ZERWICK, M.,  El griego del Nuevo Testamento,
1**   TARGARONA BORRÁS, J., Diccionario hebreo-es-                 Verbo Divino, Estella 1997.
      pañol, Riopiedras, Barcelona 1995 (1450 pp.).          1*    MATEOS, J. (ed.), Diccionario griego-español del
      O Obra enciclopédica, como la anterior.                      Nuevo Testamento, 1-11, El Almendro, Córdoba
1*    MORLA, V., Glosario español-hebreo bíblico,                  2000-2002. O Obra monumental iniciada por J.
      Trotta, Madrid 1999.                                         Mateos, con la colaboración de J. Peláez, aún
1*    Vfi;zOUEZ ALLEGUE, J., Diccionario bíblico he-               no culminada.
      breo-español y español-hebreo, Verbo Divino,           **    GRESHAM MACHEN,   J., El griego del Nuevo Tes-
      Estella 2003. O Manual escolar.                              tamento, Caribe, San José de Costa Rica 2003.
                                                             1*    GARCíA SANTOS,   A A, Introducción al griego bí-
c. Griego. Gramáticas y diccionarios                               blico, Verbo Divino, Estella 2003.
   Además los clásicos: F. Blass y A. Debrunner, J.          *     WHITTAKER, M.,  Gramática griega del Nuevo
H. Moulton y F. W. Howard (gramáticas) y de W.                     Testamento, Verbo Divino, Estella 2004.




                                              1.4. Interpretación

                                                             están algo anticuadas, pero siguen siendo impor-
             1.4.1. INTRODUCCiÓN                             tantes.
          AL CONJUNTO DE LA BIBLIA
                                                             1**   Introducción al Estudio de la Biblia (= IEB), Ver-
                                                                   bo Divino, Estella 1990-2003. O Ofrece un pa-
a. Obras enciclopédicas                                            norama actual de la investigación bíblica: 1. J.
                                                                   González Echegaray y otros (eds.), La Biblia en
   Ofrecen una visión general de la Biblia. La más                 su entorno (1990). 2. A M. Artola y J. M. Sán-
significativa y actual es la primera. Las siguientes               chez Caro, Biblia y Palabra de Dios (1989). 3a.
                                                                                                                  27
      E García López, El Pentateuco (2003). 3b. J.            **   FABRIS, R. (ed.), Problemas y perspectivas de
      M. Asurmendi (ed.), Historia, narrativa, apoca-              las ciencias bíblicas, BEB 48, Sígueme, Sala-
      líptica (2000). 4. J. M. Ábrego, Los libros profé-           manca 1983.
      ticos (1993). 5. V. Morla, Libros sapienciales y        *    GROLLENBERG, L., Visión nueva de la Biblia,
      otros escritos (1994).6. R. Aguirre y A Rodrí-               Herder, Barcelona 1991.
      guez Carmona, Evangelios sinópticos y He-
      chos de los Apóstoles (1992). 7. J. Sánchez
                                                              i*   FERNÁNDEZ RAMOS, E (ed.), Introducción gene-
                                                                   ral a la Sagrada Escritura, La Casa de la Biblia,
      Bosch, Escritos paulinos (1998). 8. J. O. Tuñí y
                                                                   Madrid 1994.
      X. Alegre, Escritos joánicos y cartas católicas
      (1995 ediciones). 9. G. Aranda, E García Mar-           *    UNGER, M. E, Nuevo manual bíblico, Portavoz,
      tínez y M. Pérez Fernández, Literatura judía in-             Grand Rapids, MI, 1987.
      tertestamentaria (1996). 10. R. Trevijano, La           *    LAMBIASI, E, Breve introducción a la Sagrada
      Biblia en el cristianismo antiguo. Prenicenos.               Escritura, Herder, Barcelona 1998.
      Gnósticos. Apócrifos (2002).                            *    ROGERSON, J., Una introducción a la Biblia, Pai-
i**   TUYA, M. Y J. SALGUERO, Introducción a la Biblia.            dós, Barcelona 2000.
      1: Inspiración bíblica. Canon. Texto. Versiones.        i*   MONFORTE, J., Conocer la Biblia: iniciación a la
      11: Hermenéutica bíblica. Historia de la interpre-           Sagrada Escritura, Rialp, Madrid 2002.
      tación de la Biblia. Instituciones israelitas. Geo-
                                                              *    TÁBET, M. A, Introducción general a la Biblia,
      grafía de Palestina, BAC, Madrid 1967.
                                                                   Palabra, Madrid 2003.
**    ROBERT, A y A FEUILLET, Introducción a la Bi-
      blia, 1-11. 1. AT. 11. NT, Herder, Barcelona 1970
      (reelaborada después en Francia por A. Geor-            c. Guías bíblicas
      ge y P. Grelot, Desclée, París 1976ss).                    Sirven para lectores que se sienten desconcer-
**    CAZELLES, H. y otros. (eds.), Introducción crítica      tados ante algunas tradiciones y afirmaciones bíbli-
      a la Biblia, 1-111. Se divide así: H. Cazelles (ed.),   cas muy alejadas del contexto actual.
      Introducción crítica al Antiguo Testamento, 1-11,       i*   FOULKES, 1. (ed.), Estudio e interpretación de la
      Herder, Barcelona 1989; A George y P. Grelot,                Biblia. Módulo fundamental en Biblia, SEBILA,
      Introducción crítica al Nuevo Testamento, 111,               San José de Costa Rica 1992.
      Herder, Barcelona 1993. O Obra clásica, que
      ha servido durante mucho tiempo como refe-
                                                              i*   ÁLVAREZ VALDÉS, A, ¿Qué sabemos de la Biblia?,
      rencia para el estudio de conjunto de la Biblia.             I-IV, Lumen, Buenos Aires 1995-1997. O Serie
      Sigue siendo aún valiosa.                                    de libros que explican para el público no espe-
                                                                   cialista los descubrimientos de la exégesis bí-
                                                                   blica. Han sido reelaborados y condensados en
b. Manuales                                                        dos volúmenes: ¿Qué sabemos de la Biblia? 1:
   Obras menos extensas que las anteriores. Ofre-                  AT. 11: NT, San Pablo, Buenos Aires 2001. El au-
cen una visión general de la Biblia. Pongo en primer               tor ha continuado esta serie de divulgación
lugar las más actuales o significativas.                           científica en otros seis pequeños libros, titula-
28
      dos: Enigmas de la Biblia, I-VI, San Pablo, Bue-              pirada: estudios sobre la inspiración bíblica, Te-
      nos Aires 1998-2002.                                          ología Deusto 26, Mensajero, Bilbao 1994.
i*    BARRADO FERNÁNDEZ, P., Preguntas clave sobre            i**   IBÁÑEZ ARANA, A, Inspiración, inerrancia e in-
      la Biblia, Cruce 6, PPC, Madrid 22003.                        terpretación de la Sagrada Escritura, Eset, Vi-
*     CHARPENTIER, E., Para leer el Antiguo Testa-                  toria 1987.
      mento, Verbo Divino, Estella 1988; íd., Para            **    MANNUCC', V., La Biblia como palabra de Dios,
      leer el Nuevo Testamento, Verbo Divino, Estella               Desclée de Brouwer, Bilbao 1985.
      1988.                                                   **    GRELOT, P., La Biblia, palabra de Dios, Herder,
*     BAGOT, J. P. Y J. C. DUBS, Para leer la Biblia,               Barcelona 1968.
      Verbo Divino, Estella 1988.                             *     WESTCOTT, B. E, El canon de la Sagrada Escri-
*     LOHFINK, G., Ahora entiendo la Biblia, San Pa-                tura, Clie, Terrassa 1987.
      blo, Madrid 1993.
*     DEMARAY, D. E., Introducción    a la Biblia,   Unilid
      and Logoi, Miami, FL, 1996.                                             1.4.3. MÉTODOS
*     MAGGI, A, Cómo leer el evangelio y no perder                        DE LECTURA. PRINCIPIOS
      la fe, En torno al Nuevo Testamento 21, El Al-
                                                                 Las tres primeras obras ofrecen un panorama
      mendro, Córdoba 1999.
                                                              de los métodos. Las siguientes son más filosóficas.
                                                              Las últimas presentan el tema de forma popular.

         1.4.2. INSPIRACiÓN Y CANON.                          i**   ALONSO SCHÓKEL, L., Manual de poética he-
                                                                    brea, Cristiandad, Madrid 1987; íd., Hermenéu-
      LA BIBLIA COMO PALABRA DE DIOS                                tica de la Palabra, 1-111, Cristiandad, Madrid y
                                                                    Ega, Bilbao 1986, 1987 Y1991. O Obras clási-
    Todas las obras de 1.4.1. aluden al canon bíbli-
                                                                    cas, de gran influjo. Sobre la vida y aportación
co, en sentido literario y religioso. Además de ellas:
                                                                    bíblica del P. Alonso Sch6kel, cf. G. Martín
i**   ALONSO SCHÓKEL, L., La palabra inspirada. La                  (ed.), Saberes y sabores. Homenaje a L. Alon-
      Biblia a la luz de la ciencia del lenguaje, Cris-             so SchOkel, Mensajero, Bilbao 1988.
      tiandad, Madrid 1985 (::: Herder, Barcelona             i**   GARCíA LÓPEz, F. y A GALlNDO (eds.), Biblia, li-
      1969); íd. (ed.), Comentarios a la «Dei Ver-                  teratura e Iglesia, Universidad Pontificia, Sala-
      bum», BAC 284, Madrid 1969 (2ª ed. corregida                  manca 1995. O Trabajos que presentan, de un
      en Universidad de Deusto, Bilbao 1990).                       modo teórico y práctico, los métodos de la exé-
i**                               y la Biblia cristiana.
      TREBOLLE, J., La Biblia judía                                 gesis a partir del documento de la Pontificia
      Introducción a la historia de la Biblia, Trotta,              Comisión Bíblica La interpretación de la Biblia
      Madrid 31998.                                                 en la Iglesia (1993).
i**   ARTOLA, A M., De la revelación a la inspiración,        i**   CASCIARO, J. M. (ed.), Biblia y hermenéutica. VII
      Verbo Divino, Estella 1983; íd., La Escritura ins-            Simposio Internacional de Teología de la Uni-
                                                                                                                    29
      versidad de Navarra, Eunsa, Pamplona 1996.               *     BERKHOF, L., Un enfoque evangélico a las téc-
      O Obra de gran envergadura, con estudios de                    nicas de investigación del texto sagrado, Clie,
      especialistas, bajo la dirección de G. Aranda, J.              Terrassa 1989.
      Chapa y J. M. Zumaquero.                                 i*    J. M. Martínez, Hermenéutica bíblica, Clie, Te-
i**   CROATTO, J. S., Hermenéutica bíblica. Para una                 rrassa 1987.
      teoría de la lectura como producción de senti-
      do, Lumen, Buenos Aires 2000; íd., Hermenéu-
      tica práctica. Los principios de la hermenéutica
                                                                          1.4.4. MÉTODOS CLÁSICOS
      bíblica en ejemplos, RECU - Verbo Divino, Qui-
      to 2002.
                                                                  Evocamos los métodos tradicionales (crítica tex-
**    BARTON, J. (ed.), La interpretación bíblica, Sal         tual, histórica...) aludiendo a los métodos de lectu-
      Terrae, Santander 2001. O Veinte colaboracio-            ra antropológica (existencial, social). Trataremos
      nes de especialistas, de origen anglosajón, so-          más extensamente del tema al ocuparnos del AT y
      bre tipos de lectura (social, literaria, política, fe-   del NT.
      minista, etc.) y métodos de interpretación del
      AT y NT.
**    CORETH, E., Cuestiones fundamentales de her-             a. Crítica textual
      menéutica, Herder, Barcelona 1972.
                                                                   En el contexto hispano siguen siendo significati-
**    GRABNER-HEIDER, A, La Biblia y nuestro len-              vas las aportaciones de J. O'Callaghan, que han
      guaje: hermenéutica concreta, Herder, Barce-             encontrado amplio eco por sus hipótesis (general-
      lona 1975.                                               mente no aceptadas) sobre la presencia de textos
**    LACOCQUE, A y P. RICOEUR, Pensar la Biblia: es-          cristianos en Qumrán.
      tudios exegéticos y hermenéuticos, Herder,               i**   O'CALLAGHAN, J., Los primeros testimonios del
      Barcelona 2001.                                                Nuevo Testamento: papirología neotestamen-
i*    TROBAJO, A. (ed.), La Palabra de Dios en len-                  taria, El Almendro, Córdoba 1995; íd., Introduc-
      guaje humano, Universidad Pontificia, Sala-                    ción a la crítica textual del Nuevo Testamento,
      manca 1994.                                                    Verbo Divino, Estella 1999.
i*    ÁLVAREZ VALDÉS, A, ¿La Biblia dice siempre la            *     THIEDE, C. P. y M. D'ANcoNA, Testimonio de Je-
      verdad?, San Pablo, Buenos Aires 2002. O                       sús, Planeta, Barcelona 1997.
      Trata de la verdad en la Biblia, de sus errores y        *     THIEDE, C. P., ¿El manuscrito más antiguo de
      de los principios de interpretación que propone                los evangelios?, Institución San Jerónimo, Va-
      la moderna exégesis.                                           lencia 1989 (= Verbo Divino, Estella 1989).
i*    ARENS, E. y M. DíAZ MATEOS, El escándalo de la           **    DUPONT-Roc, R. y Ph. MERCIER, Los manuscri-
      Palabra. ¿Interpretación de la Biblia en crisis?,              tos de la Biblia y la crítica textual, CB 102, Ver-
      CEp, Lima 1997.                                                bo Divino, Estella 2000.
30
b. Métodos histórico-eríticos                                 va Testamento, Desclée de Brouwer, Bilbao
   (plano diacrónico)                                         1970; íd., Hermenéutica y catequesis, Herder,
                                                              Barcelona 1973.
    Las obras clásicas del método histórico-crítico,     i** SALAS FERRAGUT, A., Mito y desmitificación en el
elaboradas sobre todo en relación con el Pentateu-           Nuevo Testamento, La Casa de la Biblia, Ma-
co (Noth, van Rad, Ska) y los evangelios sinópicos            drid 1971.
(Dibelius, Bultmann) aparecerán en su lugar co-
rrespondiente (2.1. y 3.1.). Aquí evocamos algunos       i** PI KAZA , X., Exégesis y filosofía. El pensamiento
trabajos más generales, introduciendo, como ex-              de R. Bultmann y o. Cullmann, La Casa de la
cepción, la obra más significativa de Zimmermann              Biblia, Madrid 1972.
sobre el NT.                                             **   BARTH, K. Y otros, Comprender a Bultmann,
**   ZIMMERMANN, H., Los métodos histórico-críticos           Studium, Madrid 1979.
     en el Nuevo Testamento, BAC, Madrid 1969.           *    BROSSIER, E, Relatos bíblicos y comunicación
**   SCHREINER, J., Introducción a los métodos de la          de la fe, Verbo Divino, Estella 1987.
     exégesis bíblica, Herder, Barcelona 1974.
**   GRELOT, P., Los evangelios y la historia, Herder,
     Barcelona 1987. O Estudio teórico y aplicacio-      d. Interpretación social
     nes de los diversos métodos exegéticas a los
     evangelios.                                            Dominó el campo exegético hispano a partir de
                                                         los años setenta del siglo xx. Estuvo iniciada en
**   STENGER, w., Los métodos de la exégesis bíbli-      gran parte por autores de origen hispano (latino-
     ca, Herder, Barcelona 1990.                         americanos).
                                                         i** MIRANDA, J. P., Marx y la Biblia, Sígueme, Sala-
                                                              manca 1972. O Estudio clave para toda la in-
c. Interpretación existencial y personalista                  terpretación posterior en la línea de teología de
                                                              la liberación.
   Tema clave de la discusión bíblico-teológica de
los años setenta del siglo xx centrada en la figura      **   BELO, E, Lectura materialista del evangelio de
de Bultmann.                                                  Marcos, Verbo Divino, Estella 1975.
**   BULTMANN, R Y K. JASPERS, Jesús. La desmito-             CLÉVENOT, M., Lectura materialista de la Biblia,
     logización del Nuevo Testamento. Una polémi-             BEB 22, Sígueme, Salamanca 1978.
     ca, Sur, Buenos Aires 1968.                         **   GOTTWALD, N., La Biblia hebrea: una introduc-
**   BULTMANN, R, Creer y comprender, 1-11, Stu-              ción socio-literaria, Seminario Reformado de la
     dium, Madrid 1974-1976.                                  Gran Colombia, Barranquilla 1992.
**   MARLÉ, R, Bultmann, Fontanella, Barcelona           i** PIXLEY, J., La historia de Israel vista desde los
     1970; íd., Bultmann y la interpretación del Nue-        pobres, Biblia 47, Verbo Divino, Quito 1990.
                                                                                                            31
                                                             **    Grupo de Entrevernes, Signos y parábolas. Se-
          1.4.5. MÉTODOS LITERARIOS                                miótica y texto bíblico, Critiandad, Madrid 1979;
                                                                   íd., Análisis semiótico de los textos: introduc-
                                                                   ción, teoría, práctica, Cristiandad, Madrid 1982.
a. Visión general
                                                             **    BARTHES, R. y P. BEAUCHAMP, Exégesis y her-
    Durante el siglo XIX y la primera mitad del XX, se             menéutica, Cristiandad, Madrid 1976.
habían elaborado buenos trabajos de tipo histórico-
crítico. En la segunda mitad del siglo xx se han             **    GRABNER-HAIDER, A., Semiótica y teología, Ver-
puesto de relieve los métodos literarios de tipo sin-              bo Divino, Estella 1976.
crónico. Empezaré citando dos obras generales                i**   MíNGUEZ, D., Pentecostés. Ensayo de semiótica
(Tosaus y Maria). Me fijaré después en los estudios                narrativa en Hech 2, PIB, Roma 1976.
de L. Alonso Sch6kel y de su grupo, especializado
                                                             i**   MORLA, V., El fuego en el Antiguo Testamento.
en temas de traducción y análisis poético. En los
                                                                   Estudios de semántica lingüística, ABE-Verbo
siguientes apartados destacaré algunos estudios                    Divino, Estella 1988.
de tipo semiótico/semántico, que estuvieron de
moda en torno a los años setenta del siglo XX, sobre         i*    DíAl CASTRILLÓN, C., Para leer el texto, vivir la
todo en Francia. A partir de los ochenta se han                    palabra, Verbo Divino, Estella 1988. O Trabajo
vuelto dominantes los métodos narrativos. Quiero                   pedagógico con aplicaciones y ejemplos.
citar esta reseña evocando algunos trabajos sobre            *     GIROUD, J. CI. y L. PANIER, Semiótica. Una prác-
el método pragmático y retórico.                                   tica de lectura y análisis de los textos bíblicos,
i**   TOSAUS, J. P., La Biblia como literatura, Verbo              CB 59, Verbo Divino, Estella 1988.
      Divino, Estella 1996.                                  i**   MATEos, J., Método de análisis semántico apli-
i**   MORLA, V., La Biblia por dentro y por fuera. Li-             cado al griego del Nuevo Testamento, El Al-
      teratura y exégesis, Verbo Divino, Estella 2004.             mendro, Córdoba 1989.
i**   ALoNso SCHÓKEL, L., Manual de poética hebrea,
      Cristiandad, Madrid 1987. O He citado ya (en
      1.4.3.a.) las obras básicas de Alonso Sch6kel.         c. Narratología
i**   ALONSO SCHÓKEL, L. y E. ZURRO, La traducción
      bíblica: lingüística y estilística, Cristiandad, Ma-   i*    NAvARRo PUERTO, M., Cuando la Biblia cuenta:
      drid 1977.                                                   claves de la narrativa bíblica, PPC, Madrid
                                                                   2003.
                                                             **    ALETII, J. N., El arte de contar a Jesucristo.
b. Semiótica y semántica                                           Lectura narrativa del evangelio de Lucas, Sí-
**    Grupo Cahiers Évangile, Iniciación al análisis               gueme, Salamanca 1992.
      estructural, CB 14, Verbo Divino, Estella 1978.        *     MARGUERAT, D. e Y. BOURQUIN, Cómo leer los re-
**    CHABROL, C. y L. MARiN, Semiótica narrativa: re-             latos bíblicos. Introducción al análisis narrativo,
      latos bíblicos, Narcea, Madrid 1979.                         Sal Terrae, Santander 2000.
32
d. Análisis pragmático                                             bah», Biblioteca Midrásica, Verbo Divino, Es-
                                                                   tella 2002.
**   KENNEDY, G. A, Retórica y Nuevo Testamento:
     la interpretación del Nuevo Testamento median-          i**   MuÑoz LEóN, D., Derás: los caminos y sentidos
     te la crítica retórica, Cristiandad, Madrid 2003.             de la palabra divina en la Escritura, CSIC, Ma-
                                                                   drid 1985.
**   MORA PAZ,   M. C.,   GRILLI,   R. O. y R.   DILLMANN,
     Lectura pragmalingüística de la Biblia. Teoría y        i**   AGUA, A del, El método midrásico y la exégesis
     aplicación, Verbo Divino, Estella 2000.                       del Nuevo Testamento, Verbo Divino, Estella
                                                                   1985.
                                                             **    MuÑoz LEóN, D., Derás. Los caminos y sentidos
e. Otros métodos                                                   de la Palabra divina en la Escritura. Primera se-
                                                                   rie: derás targúmico y derás neotestamentario,
    En los últimos decenios se han venido desarro-
                                                                   CSIC, Madrid 1987.
llando (además del método existencial y social-libe-
rador, ya indicados) otros métodos de lectura bíbli-         i**    SÁENZ-BADILLOS, A. y J. TARGARONA BORRÁs, Los
ca de tipo psicológico, antropológico y feminista,                 judíos de Sefarad ante la Biblia: la interpreta-
por poner unos ejemplos significativos. Estos méto-                ción de la Biblia en el Medievo, Riopiedras, Bar-
dos implican tanto un tipo de exégesis como unas                   celona 1996.
opciones temáticas, pues forma y contenido del               i**   NAVARRO LECANDA, A M., Evangelii traditio: tra-
texto resultan inseparables. Por eso los presentare-               dición como evangelización a la luz de la Dei
mos en la parte final de nuestra bibliografía (4.4.8.              Verbum, 1-11, Eset, Vitoria 1999.
y 4.4.9.).
                                                             **    GRELOT, P., Sentido cristiano del Antiguo Testa-
                                                                   mento, Desclée de Brouwer, Bilbao 1967.

        1.4.6. HERMENÉUTICA JUDíA,
         HERMENÉUTICA CRISTIANA
                                                                            1.4.7. APÉNDICE.
    En este apartado podemos citar algunos traba-                      ESTUDIOS LEXICOGRÁFICOS
jos que vienen poniendo de relieve la continuidad
entre los métodos de exégesis judía y cristiana,                 Un apartado importante de la investigación bí-
tanto en el momento de la elaboración del NT como            blica hispana lo forman los estudios especializados
en momentos posteriores. Varias obras de la Bi-              sobre el texto griego y latino (Vulgata) y sobre los
blioteca Midrásica (colección patrocinada por la             influjos de la Biblia en la literatura española anti-
ABE y editada por Verbo Divino) desarrollan los              gua. Como ejemplo:
métodos de interpretación rabínica. Citamos, como            i**   AMIGO ESPADA, L., El léxico del Pentateuco de
ejemplo, el de E. Martín.                                          Constantinopla y la Biblia Medieval romancea-
i** MARTíN, C. E., La interpretación de la crea-                   da judeoespañola, Fundación March, Madrid
     ción. Técnicas exegéticas en «Génesis Rab-                    1981.
                                                                                                                 33
i**   TARGARONA BORRÁS,    J., Historia del texto griego   i**   RAMíREZ OLIO, J., Léxico de Mateo de la Vetus
      del libro de los Jueces, 1-11, Universidad Com-            latina, Universidad de Málaga, Málaga 1989.
      plutense, Madrid 1983.
                                                           i**   SOJa, E, Léxico del libro del Génesis de la Vul-
i**   ALFARa BECH,   v., Léxico del romanceamiento me-           gata, Universidad de Málaga, Málaga 1991.
      dieval castellano de Isaías comparado con el de
      la Vulgata, Universidad de Málaga, Málaga 1989.      i**   BAÑEZA, C., Las fuentes bíblicas, patrísticas y
                                                                 judaicas del Libro de Alexandre, autor-editor,
i**   MORANO RODRíGUEZ,    C., Glosas marginales de
                                                                 Las Palmas de Gran Canaria 1992.
      Vetus latina en las biblias vulgatas españolas.
      1-2 Samuel, CSIC, Instituto de Filología, Ma-        i**   RODRíGUEZ, V., Léxico de las Epístolas católi-
      drid 1989.                                                 cas de la Vulgata, Universidad, Málaga 1994.




34
          2. ANTIGUO TESTAMENTO Y JUDAíSMO


    Seguimos el esquema tradicional. 1) Visión de       poéticos. 6) Literatura intertestamentaria y primer
conjunto. 2) Pentateuco. 3) Libros históricos o Pro-    judaísmo. Para los libros en concreto se tendrán en
fetas anteriores, con la obra del Cronista y 1-2 Mac.   cuenta los comentarios al conjunto de la Biblia (ci-
4) Los Profetas, con Daniel y la apocalíptica anti-     tados en 1.4.1.).
gua. 5) Los Escritos, con los libros sapienciales y




                    2.1. Visión de conjunto del Antiguo Testamento

   Antes de pasar a cada sección y libro del AT,        a. Obras básicas
queremos ofrecer una visión de conjunto de su pro-
blemática, de sus temas y libros, comenzando por        **   EISSFELDT,  O., Introducción al Antiguo Testamen-
una introducción. Téngase ya en cuenta lo que di-            to, Cristiandad, Madrid 2002. O Obra clásica
remos después sobre la teología de conjunto del              (edición alemana de 1964), traducida y actuali-
AT en 4.2.1. y 4.2.2.                                        zada por J. L. Sicre. La mejor introducción al AT,
                                                             con amplias introducciones (sobre formas, tradi-
                                                             ciones, narraciones) y presentación de cada uno
                                                             de los libros del AT, con los deuterocanónicos.
           2.1.1. INTRODUCCIONES                        **   CAZELLES, H. (ed.), Introducción crítica al Anti-
         AL ANTIGUO TESTAMENTO                               guo Testamento, Biblioteca Herder 158, Barce-
                                                             lona 1981. O Obra más reciente que la anterior
    Además de las introducciones generales a la Bi-          (original francés de 1973), pero no actualizada.
blia (1.4.1.), en las que se dedica una parte al AT,         Recoge la investigación francesa de su tiempo.
comenzamos presentando las introducciones espe-         **   SCHMIDT,  W. H., Introducción al Antiguo Testa-
ciales. Ellas ofrecen una visión de temas y libros           mento, BEB 36, Sígueme, Salamanca 1990 (ori-
del AT, de manera que deberán tenerse en cuenta              ginal alemán de 1979). O Obra crítica, de refe-
para cada sección y libro que sigue.                         rencia obligada. Se limita a los protocanónicos.
                                                                                                            35
**    GOTIWALD, N. K., La Biblia hebrea. Una intro-            clásica, muy pedagógica, quizá el mejor ma-
      ducción socioliteraria, Seminario Teológico Re-          nual sobre el tema.
      formado de la Gran Colombia, Barranquilla          *     STENDEBACH, F. J., Introducción al Antiguo Tes-
      1992. O Obra de valor. Presenta los diversos             tamento, Herder, Barcelona 1996. O Introduc-
      estratos de la literatura del AT desde su fondo          ción para uso de estudiantes. Con buena bi-
      social.                                                  bliografía, pero en su mayor parte alemana.
**    RENDTORFF, R., El Antiguo Testamento. Una in-      i*    MuÑoz IGLESIAS, S., Introducción a la lectura del
      troducción, Facultad de Teología, Lima 1994              Antiguo Testamento, Taurus, Madrid 1965.
      (original alemán: 31988). O Obra menos ex-
      tensa, de tipo más teológico. Fiable en sus op-
                                                         i*    SICRE, J. L., Introducción al Antiguo Testamento,
                                                               Verbo Divino, Estella 1992. O Manual extenso,
      ciones.
                                                               muy pedagógico. Insiste en las tradiciones lega-
**    SCHREINER, J. (ed.), Palabra y mensaje del An-           les del Pentateuco.
      tiguo Testamento, Biblioteca Herder 128, Bar-
      celona 1972 (original alemán de 1970). O Des-
                                                         i*    Fundación Santa María, Cómo leer el Antiguo
                                                               Testamento, I-XII, SM, Madrid 1999. O Recoge
      taca por su valor pedagógico.
                                                               las ponencias de la Cátedra Chaminade.
**    BEAUCHAMP, P., Ley, profetas, sabios. Lectura
                                                         *     DRANE, J., El Antiguo Testamento, 1-11. 1. Rela-
      sincrónica del Antiguo Testamento, Cristian-
                                                               tos. 2. La fe, Verbo Divino, Estella 1986-1987.
      dad, Madrid 1977. O Reflexión exegético-teo-
      lógica sobre el sentido de las tres partes de la   *     Service Biblique Évangile et Vie, Itinerario por
      Biblia hebrea.                                           el Antiguo Testamento, Verbo Divino, Estella
                                                               1996. O Introducción de conjunto al AT.
i**   SIMIÁN-YOFRE, H. (ed.), Metodología del Antiguo
      Testamento, BEB 106, Sígueme, Salamanca
      2001. O Los autores, vinculados al Pontificio
      Instituto Bíblico de Roma, ofrecen una visión                  2.1.2. COMENTARIOS
      general de los métodos de estudio del AT (crí-           A TODO EL ANTIGUO TESTAMENTO
      tica textual, histórica, literaria, etc.).
                                                             Además de los comentarios al conjunto de la Bi-
                                                         blia (señalados en 1.2.2.), para el conjunto del AT
b. Obras de divulgación                                  están en marcha dos series de comentarios:
                                                         i**   Comentario teológico y literario al Antiguo Tes-
    Son muy importantes los trabajos reunidos en               tamento, Verbo Divino, Estella. O Colección co-
las obras completas de M. Noth y G. von Rad (cf.               menzada por L. Alonso Schokel y J. L. Sicre en
4.3.2.). Además, desde una perspectiva pedagógi-               ediciones Cristiandad (Madrid), Los profetas, 1-
ca, podemos citar algunas obras que ofrecen una                11, 1980; Job, 1983, y continuada en Verbo Divi-
visión general del AT.                                         no (Estella), quiere ofrecer un comentario com-
*     CHARPENTIER, E., Para leer el Antiguo Testa-             pleto a los libros del AT escrito básicamente por
      mento, Verbo Divino, Estella 1988. O Obra ya             autores hispanos. Han aparecido los libros so-
36
      bre Sabiduría, Salmos, Qohélet, Rut y Ester, To-         de una gran fidelidad crítica al texto, actualiza-
      bías y Judit, Josué, Éxodo y Lamentaciones. La           do desde una perspectiva de compromiso cre-
      obra exegética de mayor envergadura que se               yente. G. Ravasi, Génesis 1-1/; A Spreafico,
      realiza actualmente en lengua castellana.                Éxodo; M. Navarro Puerto, Josué, Jueces, Rut;
*     Guía espiritual del Antiguo Testamento (= GEAT).         J. L. Sicre, El primer libro de Samuel; A Bono-
      Colección publicada bajo la dirección de G. Ra-          ra, Qohelet; B. Marconcini, Isaías 1-1/; G. Fis-
      vasi, Ciudad Nueva, Madrid (antes Herder, Bar-           cher, Jeremías; G. Savoca, Ezequiel; A. di Le-
      celona), desde 1992. O En general son obras              Ila, Daniel 1-1/; A Schenker, Sabiduría.




                                             2.2. Pentateuco
   Ha sido y sigue siendo el centro de las discusio-           junto sobre el tema; de carácter escolar, recoge
nes sobre el AT, pues ofrece las mayores dificulta-            la bibliografía especializada que ha aparecido
des y riquezas de la Biblia hebrea. Especialmente              hasta el momento. Vincula tradiciones legales e
valorado por los judíos, que lo consideran Ley fun-            históricas. Tiende a defender una redacción tar-
dante (Torá). Los cristianos lo han infravalorado a            día de los textos.
veces, oponiéndolo como «ley» al evangelio. El in-
terés por sus temas está creciendo.                      **    SKA, J. L., Introducción a la lectura del Penta-
                                                               teuco, Verbo Divino, Estella 2001. O Ofrece
                                                               claves de interpretación desde una perspectiva
                                                               literaria.
        2.2.1. INTRODUCCiÓN GENERAL
                                                         **    WHYBRAY, R. N., El Pentateuco: estudio meto-
                                                               dológico, Desclée de Brouwer, Bilbao 1995. O
a. Obras básicas                                               Ofrece una crítica de las hipótesis antiguas
                                                               (historia de las formas y tradiciones), presen-
    Como los sinópticos, el Pentateuco ha sido y si-           tando una propuesta alternativa, de tipo litera-
gue siendo objeto de una larga discusión, no re-               rio y religioso.
suelta todavía. Se sigue admitiendo la hipótesis de
los documentos (J, E, D Y P), pero de una forma          **    BLENKINSOPP, J., El Pentateuco. Introducción a
muy matizada y se destacan más dos grandes tra-                los primeros cinco libros de la Biblia, Verbo Di-
diciones, vinculadas al D (deuteronomista) y al P              vino, Estella 1999. O Obra escolar, de tipo pe-
(Sacerdotal). Para temática general y comentario de            dagógico.
cada libro: Bp, CBCB, CBI, CBL, NCBSJ, PCJ YPS.          1**   GONZÁLEZ LAMADRID, A, Teología de las tradi-
1**   GARCíA LÓPEz, F., El Pentateuco, IEB 3a, Verbo           ciones yavista y sacerdotal, La Casa de la Bi-
      Divino, Estella 2003. O La mejor visión de con-          blia, Madrid 1970.
                                                                                                              37
b. Obras de divulgación                                   i*    STRUIK, F., Génesis: comentarios para la calle,
                                                                CEDOC, Bayamón, PR, 1984. O Enfoque pe-
i*   SICRE, J. L., Pentateuco, Biblia 59, Edicay,
                                                                dagógico-pastoral; polemiza con los fundamen-
     Cuenca y Verbo Divino, Quito 1993. O Recoge
                                                                talismos.
     elementos de su Introducción al Antiguo Testa-
     mento (cf. 2.1.).                                    *     TRUMAN, C., Génesis, Clie, Terrassa 1997. Co-
                                                                mentario protestante, fundamentalista.
*    LOHFINK, N., Las tradiciones del Pentateuco en
     torno al Exilio, CB 97, Verbo Divino, Estella
     1995.
                                                          b. Estudios científicos
*    BRIEND, J., El Pentateuco, CB 13, Verbo Divino,
     Estella 1981.                                            Son más frecuentes que los comentarios. Des-
*    ARTus, O., Aproximación actual al Pentateuco,        tacamos los de Croatto, el mayor investigador his-
     CB 106, Verbo Divino, Estella 2001.                  pano de la actualidad sobre temas del antiguo Isra-
*    GRUEN, w., El tiempo llamado hoy, Ed. Pauli-         el (fallecido el 26 de abril de 2004).
     nas, Madrid, 1981. O Exposición popular de te-       i**   CROATIO, J. S., El hombre en el mundo. Crea-
     mas del Pentetauco.                                        ción y designio - Estudio de Génesis 1:1-2:3,
i*   GALÁN RIVERO, V., Introducción al Pentateuco,              La Aurora, Buenos Aires 1974; íd., Crear y
     Clie, Terrassa 2001.                                       amar en libertad. Estudio de Génesis 2:4-3:24,
                                                                La Aurora, Buenos Aires 1986; íd., Exilio y so-
                                                                brevivencia. Tradiciones contraculturales en el
                                                                Pentateuco. Comentario de Gn 4-11, Lumen,
                  2.2.2. GÉNESIS
                                                                Buenos Aires 1997. O Esta trilogía ofrece el
                                                                mejor comentario científico escrito en castella-
a. Comentarios                                                  no sobre el comienzo de la Biblia y sobre las
                                                                tradiciones fundantes de Israel.
    Sólo existe en castellano un comentario científi-
                                                          i**   ALONSO SCHÓKEL, L., ¿Dónde está tu hermano?
co completo del Génesis (G. van Rad), ya muy an-
                                                                Textos de fraternidad en el libro del Génesis,
tiguo. El de Ravasi es también de gran altura.
                                                                Verbo Divino, Estella 1990. O Lectura literaria
**   RAD, G. van, El libro de Génesis, BEB 18, Sí-              y antropológica de las tradiciones fraternales
     gueme, Salamanca 1977 (original alemán de                  del Génesis, sobre todo en los ciclos de Jacob
     1957). O A pesar de su antigüedad, sigue sien-             y José.
     do básico.
                                                          i**   MARTíNEZ SÁIZ, T., Traducciones arameas de la
*    RAvAsl, G., El libro del Génesis, 1-11, GEAT, Her-         Biblia. Los Targumim del Pentateuco. l. Géne-
     der, Barcelona y Ciudad Nueva, Madrid 1992-                sis (Biblioteca Midrásica), Verbo Divino, Estella
     1994.                                                      2004. O Versión crítica en edición sinóptica de
*    CASTEL, F., Comienzos. Gn 1-11, Verbo Divino,              los Targumin Neofiti y PseudoJonatán con va-
     Estella 1987.                                              riantes, glosas y notas.
38
i**   NAVARRO PUERTO, M., Barro y aliento. Exégesis        *    GRELOT, P., Hombre, ¿quién eres? Los once pri-
      y antropología teológica de Gn 2-3, Ed. Pauli-            meros capítulos del Génesis, CB 5, Verbo Divi-
      nas, Madrid 1993. O Lectura antropológica y               no, Estella 1988.
      psicológica de Gn 2-3, destacando los elemen-        *    LIFscHITz, D., Caín y Abel: Hagadá sobre Gé-
      tos femeninos.                                            nesis 4 y. 5, Ega, Bilbao 1994.
i**   BALAGuÉ, M., Prehistoria de la salvación. Estu-      i*   GONZÁLEZ NÚÑEz, A., Abrahán, padre de los
      dio exegético doctrinal de los once primeros              creyentes, Taurus, Madrid 1963.
      capítulos del Génesis, relacionados con las
      ciencias y el folklore oriental, Studium, Barcelo-   i*   GUILLÉN TORRALBA, J., Los Patriarcas: historia y
      na 1967.                                                  leyenda, Atenas, Madrid 1987. O Estudio his-
                                                                tórico y literario.
i**   PASCUAL CALVO, E., La promesa de la 'adamah
      en el Pentateuco, Universidad Complutense,           i*   CAÑELLAS, G., Abrahán: tras el Dios desconoci-
      Madrid 1989.                                              do. Los patriarcas: historia o leyenda, Biblia y
                                                                Fe, Madrid 1990.
i**   OLIVA, M., Jacob en Betel: visión y voto. Estudio
                                                           *    VOGELS, W., Abraham y su leyenda: Génesis
      sobre la fuente E, Verbo Divino, Estella 1975.
                                                                12,1-25,11, Desclée de Brouwer, Bilbao 1997.
i**   FUENTE ADÁNEZ, A. de la, Una exégesis para el
                                                           *    MlcHAuD, R., Los patriarcas. Historia y teología,
      siglo XVI: Antonio de Honcala (1~84-1565~.y ~u
                                                                Verbo Divino, Estella 1997; íd., La historia de
      Comentario al Génesis, Universidad Pontificia,
                                                                José, Verbo Divino, Estella 1981.
      Salamanca 1994.
                                                           * . COLLlN, M., Abrahán, CB 56, Verbo Divino, Es-
i**   GÓMEZ-AcEBO, 1. (ed.), Relectura de Génesis.
                                                               tella 1987.
      En clave de mujer, Desclée de Brouwer, Bilbao
      1997. O Contiene estudios de crítica literaria y     *    MESTERS, C., Abrahán y Sara, Biblia 42, Verbo
      social muy importantes.                                   Divino, Quito 1992.
*     GASTER, H. Th., Mito, leyenda y costumbre en el
      libro del Génesis, Barral, Barcelona 1973. O
      Con notas de J. J. Frazer. Tiende a las genera-
      lizaciones.
                                                                             2.2.3. ÉXODO

c. Trabajos de divulgación                                 a. Comentarios
i*    RUIZ DE GALARRETA, J. E., El libro del Génesis:      **   CHILDS, B. S., El Libro del Éxodo, Comentario li-
      la Biblia para gente normal, Mensajero, Bilbao            terario y teológico al AT, Verbo Divino, Estella
      1998.                                                     2004. O Obra clásica de la exégesis «canóni-
*     Auzou, G., En el principio creó Dios el mundo,            ca»: interpreta el Éxodo desde el conjunto de la
      Verbo Divino, Estella 1982.                               Biblia y desde la Iglesia.
                                                                                                              39
*     Auzou, G., De la servidumbre al servicio. Estu-
      dio del libro del Éxodo, AB 2, Fax, Madrid 1969.                    2.2.4. LEVíTICO,
      O Sigue siendo utilizable.                                     NÚMEROS Y DEUTERONOMIO
*     SPREAFICO, A, Éxodo, GEAT, Ciudad Nueva,
      Madrid 1995. O Interpreta el éxodo como pa-           a. Comentarios
      radigma de las acciones de Dios en la historia.
                                                            1**   IBÁÑEZ ARANA, A, El Levítico. Introducción y co-
1*    PIXLEY, J., Éxodo. Una lectura teológico-popu-
                                                                  mentario, Eset, Vitoria 1971.
      lar, DEI, San José de Costa Rica 1983.
                                                            1*    GONZÁLEZ LAMADRID, A, Números. Texto y co-
*     WIÉNER, C., El libro de Éxodo, CB 54, Verbo Di-             mentario, El Mensaje del AT, La Casa de la Bi-
      vino, Estella 1989. O Destaca la estructura del             blia, Madrid 1990.
      libro y la irradiación posterior de su temática.
                                                            1*    RUIZ DE GALARRETA, J. E., En el desierto: el libro
*     TRUMAN, C., Éxodo, Clie, Terrassa 1999. O Buen              del Levítico, el libro de los Números, Mensaje-
      análisis del texto. Interpretación fundamentalista.         ro, Bilbao 1998.
                                                            *     BROWN, R. E., El Deuteronomio, Mensajero, Bil-
b. Estudios. Moisés                                               bao 1969.
    Destaca el de Sanz. Varios ponen de relieve la          *     BUIS, P, El libro de los Números, CB 78, Verbo
figura de Moisés desde una perspectiva ~atólica                   Divino, Estella 1993.
(Cazelles) y judía (Neher, Buber, ChouraqUl).
1**   SANZ G/MÉNEz-Rlco, E., Cercanía del Dio,s dis-        b. Estudios
      tante. Imagen de Dios en el libro del Exodo,
      Universidad Pontificia Comillas, Madrid 2002.
                                                            1*    GARCíA LÓPEZ, F., Deuteronomio: una ley predi-
                                                                  cada, CB 63, Verbo Divino, Estella 1989.
      O Libro extenso (476 págs.) y valioso desde
      una perspectiva exegética y teológica.                1*    SICRE, J. L., La historia deuteronomista, Biblia
                                                                  60, Edicay, Cuenca y Verbo Divino, Quito 1993.
1*    RUIZ DE GALARRETA, J. E., El libro del Éxodo:
                                                                  O Recoge los caps. 8-10 de su Introducción al
      para gente normal, Mensajero, Bilbao 1998.                  Antiguo Testamento (cf. 2.1.).
*     CAZELLES, H., En busca de Moisés, Verbo Divi-         *     BUIS, P., El Levítico. La ley de santidad, CB 116,
      no, Estella 1981.                                           Verbo Divino, Estella 2003.
*     NEHER, A, Moisés y la vocación judía, Villagray,      1**   CARRILLO ALDAY, S., El Cántico de Moisés (Dt
      Madrid 1963.                                                32), CSIC, Madrid 1970. O Estudio exegético
*     BUBER, M., Moisés, Lumen, Buenos Aires 1994.                sobre el canto de Moisés con el que culmina el
      O Estudio clásico. Judío universal.                         Pentateuco.
*     CHOURAQUI, A., Moisés. Viaje a los confines de        **    DOUGLAs, M., Pureza y peligro, Siglo XXI, Ma-
      un misterio realizado y de una utopía realiza-              drid 1991. O Ilumina el sentido de las leyes
      ble, Herder, Barcelona 1997. O Estudio históri-             pureza de Lv desde una perspectiva antropo-
      co-teológico, judío.                                        lógica.
40
                           2.3. Libros históricos (profetas anteriores)
    Corresponden a los libros que la Biblia hebrea                 y acontecimiento; 3) formas literarias de los
presenta como «profetas anteriores» (para mante-                   textos; 4) teología de fondo. Muy buena infor-
ner su división tripartida: Ley, Profetas, Escritos).              mación bibliográfica.
Introducimos los deuterocanónicos históricos (1 y 2          1*    NAVARRO PUERTO, M., Los libros de Josué, Jue-
Mac). Los comentarios a estos libros son escasos.                  ces, Rut, GEAT, Ciudad Nueva, Madrid 1995.
Para su conocimiento, además de las obras gene-                    O Escrito con fina sensibilidad literaria y social.
rales (BP, CBCB, CBI, CBL, IEB, NCBSJ, PCJ Y
PS), han de tenerse en cuenta las buenas historias
                                                             1*    SICRE, J. L., Jueces, GEAT, Ciudad Nueva, Ma-
                                                                   drid 1997.
de Israel (1.3.3.).
                                                             *     Auzou, G., El don de una conquista: estudio del
                                                                   libro de Josué, AB 4, Fax, Madrid 1967. Antiguo,
                                                                   pero fiable. Muy pedagógico; íd., La fuerza del
               2.3.1. JOSUÉ, JUECES
                                                                   Espíritu. Estudio del libro de los Jueces, AB 6,
                                                                   Fax, Madrid 1968. O Estilo catequético, con aná-
8. Comentarios                                                     lisis de la situación histórico-política (pp. 9-60) Y
                                                                   un estudio sobre los líderes carismáticos (pp. 61-
1**   SICRE, J. L., Josué, CTLAT, Verbo Divino, Este-              74) Y la teología del Espíritu (pp. 74-129).
      Ila 2002. O Analiza la primera y última parte del      *     ADOUL, A., Josué, Clie, Terrassa 2002. O Co-
      libro (Jos 1-12 y Jos 22-24) con métodos histó-
                                                                   mentario espiritualista, protestante.
      rico-críticos y gran sensibilidad literaria y teoló-
      gica. En la sección del reparto de la tierra (Jos
      13-21), ofrece la información completa en cues-        b. Estudios
      tiones geográficas y arqueológicas. Comentario
      científico, pero accesible a todos los lectores.       1**   PÉREZ, G., Josué en la historia de la salvación,
                                                                   La Casa de la Biblia, Madrid 1972. O Interpreta-
1**   ÁLVAREZ BARREDO, M., La iniciativa de Dios. Es-              ción y actualidad del libro y de su protagonista.
      tudio literario y teológico de Jueces 1-8, Publi-
      caciones del Instituto Teológico Franciscano,          1**   SANMARTíN ASCASO, J., Las guerras de Josué,
      Murcia 2000; íd., La iniciativa de Dios. Estudio             Verbo Divino, Estella 1982. O Estudio de semió-
      literario y teológico de Jueces 9-21, Publicacio-            tica narrativa de las tradiciones históricas de Jos.
      nes del Instituto Teológico Franciscano, Murcia
      2004. O Estos dos volúmenes ofrecen el mejor
      comentario literario y teológico actual en caste-               2.3.2. 1-2 SAMUEL y 1-2 REYES
      llano sobre el libro de los Jueces. Ambos for-
      man una unidad y siguen el mismo esquema:                 Háy pocos comentarios a estos libros, pero bue-
      1) estudio sintáctico del texto; 2) delimitación       nos estudios monográficos, que ordenaremos apro-
      de las tradiciones históricas de cada personaje        ximadamente de forma cronológica.
                                                                                                                     41
a. Comentarios
                                                                            2.3.3. ESDRAS,
í*    GONZÁLEZ LAMADRID, A, Los libros de Samuel,                        NEHEMíAS, CRÓNICAS
      El Mensaje del AT 7, Atenas, Madrid 1991.
í*    SICRE, J. L., El primer libro de Samuel, GEAT,           Es muy poco lo que hay en castellano sobre es-
      Ciudad Nueva, Madrid 1997.                           tos libros, fuera de obras generales (SP, CSCS,
*     Auzou, G., La danza ante el Arca: estudio de         CSI, CSl, lES, NCSSJ, PCJ, PS) y de obras sobre
      los libros de Samuel, AS 15, Fax, Madrid 1971.       historia de Israel (1.3.3.), a no ser en artículos de
                                                           revistas especializadas.
*     GIBERT, P., Los libros de Samuel y de los Re-
      yes, CS 44, Verbo Divino, Estella 1984.              í**   FERNÁNDEZ TRUYOLS, A, Comentario a los libros
*     SUIS, P., El libro de los Reyes, CS 86, Verbo Di-          de Esdras y Nehemías, CSIC, Madrid 1950.
      vino, Estella 1995.                                  í*    MENCHÉN CARRASCO, P., Historia cronística,
                                                                 PPC, Madrid 1995.
b. Estudios                                                *     ABADIE, Ph., El libro de Esdras y Nehemías, CS
                                                                 96, Verbo Divino, Estella 1999.
í**   TREBOLLE, J., Salomón y Jeroboán, Verbo Divi-
      no, Estella 1980; íd., Jehú y Joás. Texto y com-
      posición literaria de 2 Re 9-11, Verbo Divino,
      Estella 1984.                                                     2.3.4. 1 Y 2 MACABEOS
í**   ÁLVAREZ SARREDO, M., Las narraciones sobre Elí-
      as y Eliseo en los libros de los Reyes. Formación       Sucede lo mismo que en el caso anterior sobre
      y teología, Carthaginensia, Murcia 1996.             Esd, Neh y 1-2 Cr.
í**   AUSíN, S. (ed.), De la ruina a la afirmación. El     *     SAULNIER, C., La crisis macabea, CS 42, Verbo
      entorno del reino de Israel en el siglo VIII a. e,         Divino, Estella 1985.
      Verbo Divino, Estella 1997.                          **    SCHÜRER, E., Historia del pueblo judío en tiem-
í**   ASURMENDI, J. M., La guerra siro-efraimita, Ver-           pos de Jesús, 1, Cristiandad, Madrid 1985, pp.
      bo Divino, Estella 1982.                                   171-322.
í**   VERA CHAMAZA, G. w., Hizkiyahu, rey de Judá.         *     MOMIGLlANO, A, La sabiduría de los bárbaros.
      Interpretación y reconstrucción de las narracio-           Los límites de la helenización, FCE, México
      nes de Ezequías, Verbo Divino, Estella 1988.               1988; íd., De paganos, judíos y cristianos,
**    WÉNIN, A, Samuel, juez y profeta, CS 89, Ver-              FCE, México 1992. O El autor es un clásico en
      bo Divino, Estella 1996.                                   la historia social de las religiones, especialista
*     NOEL, D., En tiempo de los reyes de Israel y de            en el estudio de las relaciones entre judaísmo
      Judá, CS 109, Verbo Divino, Estella 2002.                  y helenismo.




42
                                 2.4. Proféticos y apocalípticos
    Los diversos comentarios generales (BP, CBCB,        i** SICRE, J. L., Los profetas de Israel y su mensa-
CBI, CBL, IEB, NCBSJ, PCJ, PS) ofrecen un capí-               je. Antología de textos, Cristiandad, Madrid
tulo dedicado a cada uno de los profetas. De un               1986; íd., Profetismo en Israel. Los profetas, el
modo especial debemos destacar las obras de                   mensaje, Verbo Divino, Estella 1992. O Pre-
Alonso-Sicre y de Heschel, que citamos en 2.4.1.a.            sentamos otros libros de Sicre sobre profetis-
                                                              mo al presentar el tema de la justicia en la Bi-
                                                              blia (4.4.9.).
            2.4.1. EL PROFETISMO                         **    PAYNE, J. B., Enciclopedia de la profecía bíblica,
                                                               1-11, Clie, Terrassa 1999. O Estudia los princi-
                                                              pios de la interpretación profética y analiza los
a. Introducciones y comentarios generales                     pasajes proféticos del AT y NT, con índice de
                                                              palabras hebreas, arameas y griegas, etc.
    Destacan por su importancia los dos primeros li-           Perspectiva confesional protestante.
bros de la lista que sigue. Ofrecen dos visiones         **   MONLOUBOU, L., Profetismo y profetas, AB 26,
completas y complementarias de la profecía del AT.             Fax, Madrid 1971. O Pedagógico y claro, sobre
Las obras siguientes (de Ábrego y Sicre) desarro-             los profetas no escritores; íd., Los profetas del
llan una visión panorámica de la profecía israelita.          Antiguo Testamento, CB 43, Verbo Divino, Es-
**  HESCHEL, A. J., Los profetas, 1-111. 1. El hombre         tella 1987.
    y su vocación. 2. Concepciones históricas y te-      1*   ASURMENDI, J. M., El profetismo, desde sus orí-
    ológicas. 3. Simpatía y fenomenología, Paidós,            genes a la época moderna, Desclée de Brou-
    Buenos Aires 1973. O La mejor interpretación              wer, Bilbao 19a7.
    general y análisis particular de los profetas
    desde una perspectiva judía, en línea antropo-       **   BEAUCAMP, E., Los profetas de Israel, Verbo Di-
    lógica y religiosa. Obra cumbre de la exégesis            vino, Estella 1988. O Buena introducción, con
    del siglo xx.                                             lectura de textos significativos.
i** ALoNso SCHOKEL, L. y J. L SICRE DiAZ, Profetas,
    1-11. 1: Isaías y Jeremías. 11: Ezequiel, Profetas
                                                         b. Teología básica
    Menores, Daniel, Baruc y Carta de Jeremías,
    Cristiandad, Madrid 1980. O Introducción y co-       ** NEHER, A., La esencia del profetismo, BEB 8,
    mentario a todos los profetas. Obra de referen-           Sígueme, Salamanca 1975. O Visión judía, de
    cia básica.                                               hondo contenido teológico y social.
i** ÁBREGO DE LACY, J. M., Los libros proféticos,        **   ZIMMERLI, w., La ley y los profetas, BEB 31, Sí-
    IEB 4, Verbo Divino, Estella 1993. O Introduc-            gueme, Salamanca 1980. O El libro más im-
    ción al fenómeno profético y a cada libro de los          portante sobre relaciones entre ley y profetis-
    profetas.                                                 mo en la época clásica.
                                                                                                              43
** BRUEGGEMANN, w., La imaginación profética,                de relieve la actualidad del profetismo en la
     Sal Terrae, Santander 1986. O Los profetas se           Iglesia.
     enfrentan al orden establecido.                     t** GONZÁLEZ NÚÑEZ, A., LOHFINK, N. Y G. von RAD,
t** JARAMILLO, P., La injusticia y la opresión en el         Profetas verdaderos, profetas falsos, BEB 16,
    lenguaje figurado de los profetas, Verbo Divino,         Sígueme, Salamanca 1976. O Trabajos inde-
    Estella 1992. O Estudio literario, sociológico y         pendientes sobre discernimiento profético.
    teológico de gran fuerza.                                Aplicación a Amós.
t** COLLADO, V., Las escatologías de los profetas.       ** CRENSHAW, J., Los falsos profetas. Conflicto en
    Estudio literario comparativo, Verbo Divino, Es-         la religión de Israel, Desclée de Brouwer, Bil-
    tella 1972.                                              bao 1986. O Criterios de distinción entre los
*    MADUCK, l., El pensamiento de los profetas,             profetas de Israel.
     FCE, México 1971.                                   *   MESTERS, C., Los profetas y la salud del pueblo,
                                                             Biblia 37, Verbo Divino, Quito 1989.
                                                         *   WEEMS, R. J., Amor maltratado. Matrimonio,
c. Problemas particulares.                                   sexo y violencia en los profetas hebreos, Des-
   Profetas verdaderos y falsos                              clée de Brouwer, Bilbao 1997.

   Sobre la justicia social en los profetas, cf. IV.2.
Desde una perspectiva exegética, entre los estu-
                                                                            2.4.2. ISAíAS
dios que ahora citamos destacan los tres primeros.
t** GONZÁLEZ NÚÑEZ, A., Profetismo y sacerdocio.            Organizamos los trabajos según se refieran a
    Profetas, sacerdotes y reyes en el antiguo Isra-     Isaías 1, Déutero-Isaías o Trito-Isaías.
    el, La Casa de la Biblia, Madrid 1969. O Libro
    clásico.
t** OLMO, G. del, La vocación de líder en el antiguo     a. Primer Isaías
    Israel, Universidad Pontificia, Salamanca 1973.
                                                         *  MARCONCINI, B., El libro de Isaías, I (Is 1-39) Y 11
    O Estudio básico sobre los relatos de vocación
                                                            (Is 40-66), GEAT, Ciudad Nueva, Madrid 1996-
    de los profetas.
                                                            1999.
t** ÁLVAREZ BARREDa, M., Relecturas deuterono-           t* ASURMENDI, J. M., Isaías 1-39, CB 23, Verbo Di-
    místicas de Amós, Miqueas y Jeremías, Car-
                                                            vino, Estella 1985.
    thaginensia, Murcia 1993. O Estudio lingüístico
    y teológico de la influencia deuteronomística en
    los discursos de Jeremías (yen Amós y Mi-
                                                         b. Segundo Isaías
    queas).
t* SICRE, J. L. Y J. M. CASTILLO, La Iglesia y los       t** CROADO, J. S., Isaías (40-55). La liberación es
    profetas, El Almendro, Córdoba 1989. O Pone              posible. La palabra poética y su relectura her-
44
      menéutica, Lumen, Buenos Aires 1994. O              1**   ÁBREGO, J. M., Jeremías y el final del reino. Lec-
      Análisis histórico-crítico de 11 Is.                      tura sincrónica de Jr 36-45, Verbo Divino, Estella
**    NORTH, Ch. R., Isaías 40-55, La Aurora, Buenos            1983: O Estudio de los textos narrativos de Jr.
      Aires 1960. O Obra clásica.                         1**   CABALLERO, J. M., Análisis y ambientación de
1**   VARO, E, Los cantos del siervo en la exégesis             los textos de Jeremías, Facultad de Teología,
      hispano-hebrea, Monte de Piedad y Caja de                 Burgos 1971.
      Ahorros de Córdoba, Córdoba 1993. O Obra
      de gran densidad crítica y teológica.
1**   TORRES, P., Sanidad en Isaías, Clie, Terrassa                         2.4.4. EZEQUIEL
      1999. O Utiliza los recursos lingüísticos del
      texto hebreo y las versiones antiguas para ana-     *     MONLOUBOU, L., Un sacerdote se vuelve profe-
      lizar los términos traducidos por enfermeda-              ta, Ezequiel, AB 35, Fax, Madrid 1973.
      des-dolores y por herir-azotar.                     *     SAVOCA, G., Ezequiel, GEAT, Ciudad Nueva,
*     WIÉNER, C., El segundo Isaías, CB 20, Verbo               Madrid 1996.
      Divino, Estella 1985.                               1**   ASURMENDI, J. M., Ezequiel, CB 38, Verbo Divi-
                                                                no, Estella 1987.

c. Tercer Isaías
                                                                     2.4.5. PROFETAS MENORES
1**   CROATTO, J. S., Isaías (56-66). Imaginar el futu-
      ro. Lectura retórica y querigma del tercer Isaí-       Destacan, por su precisión exegética, los libros de
      as, Lumen, Buenos Aires 2001. O Trabajo mo-         los exegetas argentinos Simián-Yofre y Mejía. Son
      numental. Analiza de manera muy precisa,            importantes, aunque de tipo homilético, las obras de
      desde la perspectiva retórica, el mensaje de los    Wolf, máximo especialista en Oseas y Amós.
      judíos de la provincia persa de Yehud (en torno
      a Jerusalén) y de la diáspora.
                                                          a. En general
                                                          1*    JARAMILLO, P., Profetas menores, PPC, Madrid
                  2.4.3. JEREMíAS                               1993.
                                                          *     MORGAN, G. C., Profetas menores, CHe, Terras-
*     WESTERMANN, C., Jeremías, AB, Fax, Madrid                 sa 1990.
      1972.
*     FISCHER, G., El libro de Jeremías, GEAT, Ciu-
      dad Nueva, Madrid 1998.                             b. Amós y Oseas
*     BRIEND, J., El libro de Jeremías, CB 40, Verbo      1*    ALONSO DíAZ, J., Amós. De pastor a profeta, La
      Divino, Estella 1989.                                     Casa de la Biblia, Madrid 1966.
                                                                                                               45
i**   RUlz GONZÁLEZ, G., Isaac Abrabanel y su co-
      mentario al libro de Amós. Edición bilingüe,                      2.4.6. DANIEL.
      Universidad Pontificia Comillas, Madrid 1984;               LITERATURA APOCALípTICA
      íd., Comentarios hebreos medievales al libro
      de Amós, Universidad Pontificia Comillas, Ma-           Ofrecemos obras sobre Daniel y la primera apo-
      drid 1987. O Obras maestras de un exegeta fa-       calíptica, que ampliaremos al tratar de la literatura
      llecido en plena madurez.                           intertestamentaria (2.6.).

i*    ASURMENDI, J. M., Amós y Oseas, CB 64, Verbo
                                                          i** SÁNCHEZ CARO, J. M. (ed.), Historia, Narrativa,
                                                               Apocalíptica, IEB 3b, Verbo Divino, Estella
      Divino, Estella 1990.
                                                               2000. O Obra escolar básica, con bibliografía
i**   MEJíA, J., Amor, pecado, alianza. Una lectura            actualizada.
      del profeta Oseas, UCA, Buenos Aires 1975.          i* ALONSO DíAZ, J., Literatura apocalíptica, PPC,
i**   SIMIÁN-YOFRE, H., El desierto de los dioses: teo-        Madrid 1977.
      logía e historia en el libro de Oseas, El Almen-    i** MORALEDA, D., Influjo apocalíptico en los oríge-
      dro, Córdoba 1993.                                       nes y comprensión de la vida religiosa, Mono-
*     WOLFF, H. W., La hora de Amós, Nueva Alian-              grafías 6, Publicaciones Claretianas, Madrid
      za 92, Sígueme, Salamanca 1984; íd., Oseas               1999. O Obra extensa, que recoge (pp. 11-
      hoy. Las bodas de la ramera, Nueva Alianza               262) la mejor información sobre la apocalíptica:
      93, Sígueme, Salamanca 1984. O Textos                    sus orígenes y su sentido en la tradición de
      homiléticos del mejor especialista sobre el              Israel y en el surgimiento del NT.
      tema.                                               ** SCHMITHALS, w., La apocalíptica: introducción e
                                                               interpretación, Ega, Bilbao 1995. O Estudio
                                                               hermenéutico y actualizador. Clásico.
c. Otros                                                  *    GRELOT, P., El libro de Daniel, CB 79, Verbo Di-
                                                               vino, Estella 1993.
i*    ZORRILLA, H., Miqueas: portavoz del campesi-
                                                          *    LELLA, A. di, El libro de Daniel, GEAT, Ciudad
      nado. Una voz que no puede ser silenciada,
                                                               Nueva, Madrid 1999.
      Semilla, Guatemala 1995.
                                                          ** DELcoR, M., Mito y tradición en la literatura apo-
*     AMSLER, S., Los últimos profetas. Ageo, Zaca-
                                                               calíptica, Cristiandad, Madrid 1977.
      rías, Malaquías y otros, CB 90, Verbo Divino,
                                                          **   COHN, N., El cosmos, el caos y el mundo veni-
      Estella 1996.
                                                              dero. Las antiguas raíces de la fe apocalíptica,
*     MORA, V., Jonás, CB 36, Verbo Divino, Estella           Crítica, Barcelona 1995. O Obra del mayor es-
      1984.                                                   pecialista judío sobre tradiciones apocalípticas
i*    ALoNso DíAZ, J., Jonás. El profeta recalcitrante,       (sobre todo en el contexto de la Edad Media
      Taurus, Madrid 1963.                                    europea).



46
                                                2.5. Escritos
    Incluimos en este apartado las obras poéticas y       i**   PIE I NINOT, S., La palabra de Dios en los libros
sapienciales que corresponden a la tercera parte de             sapienciales, Facultad de Teología y Herder,
la Biblia hebrea (= Escritos), pero añadiendo los               Barcelona 1972. O Investigación crítica.
deuterocanónicos no históricos (excluyendo, por           *     MICHAUD, R., La literatura sapiencial, Verbo Di-
tanto, 1 y 2 Mac). Introducimos así algunas obras               vino, Estella 1985.
que en la división tradicional católica suelen apare-
cen en el apartado de la historia (Tob, Rut, Est, Jud).   *     DUBARLE, A. M., Los sabios de Israel, Escelicer,
Para una aproximación al tema, d. obras generales:              Madrid 1958.
BP, CBCB, CBI, CBl, IEB, NCBSJ, PCJ y PS.

                                                                             2.5.2. SALMOS
            2.5.1. INTRODUCCiÓN.
      LITERATURA POÉTICA Y SAPIENCIAL
                                                          a. Comentarios básicos
    Ofrecemos una introducción a la literatura sa-
piencial. Destacan las tres primeras obras, que sir-      **    KRAUS, H. J., Los Salmos. I (Sal 1-59), 11 (Sal
ven para estudiar los temas que siguen. Sobre los               60-150), BEB 53-54, Sígueme, Salamanca
libros poéticos, cl. en especial los trabajos de L.             1993; íd., Teología de los Salmos, BEB 52, Sí-
Alonso Schókel y su grupo señaladas en 1.4.3.                   gueme, Salamanca 1996. O Aunque antiguo,
                                                                sigue siendo el mejor comentario, en línea de
i**   MORLA ASENSIO, V., Libros sapienciales y otros            crítica histórico-literaria y teológica.
      escritos, IEB 5, Verbo Divino, Estella 1994. O
      Obra enciclopédica y escolar que ofrece una         i**   ALONSO SCHÓKEL, L. y C. CARNITI, Salmos, 1-11,
      introducción a cada uno de los libros sapien-             Comentario teológico y literario del AT, Verbo
      ciales, con bibliografía valorada.                        Divino, Estella 1992. O Obra cumbre de la exé-
                                                                gesis hispana. Pone de relieve el aspecto filo-
**    RAD, G. van, La sabiduría en Israel: Proverbios-          lógico, poético y espiritual de los salmos.
      Job-Eclesiastés-Eclesiástico-Sabiduría,
      Cristiandad, Madrid 1985 (= La sabiduría en Is-     i*    GONZÁLEZ NÚÑEZ, A., El libro de los Salmos. In-
      rael, AB 31, Fax, Madrid 1973). O Obra clásica            troducción, versión y comentario, Herder, Bar-
      que completa su Teología del Antiguo Testa-               celona 1966. O Sigue siendo valioso.
      mento, 1-11, Sígueme, Salamanca 1986.               i**   ALONSO SCHÓKEL, L., Treinta salmos: poesía y
i**   VíLCHEZ, J., Sabiduría y sabios en Israel. El             oración, Cristiandad, Madrid 21986.
      mundo de la Biblia, Verbo Divino, Estella 1996.     i**   TREBOLLE, J., El Libro de los Salmos, 1. Himnos
      O Estudio de los textos del AT que se refieren            y lamentaciones; 11. Religión, poder y saber,
      a la sabiduría y presentación de los libros sa-           Trotta, Madrid 2001. O El autor recupera el len-
      pienciales.                                               guaje hímnico y religioso de los salmos, situán-
                                                                                                              47
      dolos en el contexto cultural de su tiempo. De       *     GOURGUES, M., Los salmos y Jesús. Jesús y los
      esa forma sitúa los salmos en la historia reli-            salmos, CB 25, Verbo Divino, Estella 1980.
      giosa del Oriente antiguo y destaca, al mismo        *     BEAUCHAMP, P., Los salmos noche y día, Cris-
      tiempo, las experiencias renovadoras de Israel.            tiandad, Madrid 1980. O Libro para orar.
1*    APARICIO RODRíGUEZ, A, Salmos, Comentarios           *     WESTERMANN, C., Los salmos en la Biblia, Ega,
      Didácticos a la Biblia, PPC, Madrid 2004. O                Bilbao 1995. O Libro clásico.
      Comentario didáctico y «práctico» a veintiocho
                                                           *     GRELOT, P., El misterio de Cristo en los salmos,
      salmos.
                                                                 Secretariado Trinitario, Salamanca 2003. O
                                                                 Relectura teológica y espiritual de los salmos
b. Grandes investigaciones                                       que la tradición cristiana ha aplicado a Cristo
                                                                 en la liturgia y en la experíencía religiosa.
**    GUNKEL, H., Introducción a los Salmos, Institu-
      ción San Jerónimo, Valencia 1983. O Obra clá-
      sica (original de 1933). Sigue siendo básica
      para especialistas.                                         2.5.3. CANTAR DE LOS CANTARES.
1**   CUNCHILLOS, J. L., Estudio del salmo 29. Canto                       LAMENTACIONES
      al Dios de la fertilidad-fecundidad, Verbo Divi-
      no, Estella 1976.
                                                           a. Comentarios
1**   APARICIO, A, Tú eres mi bien. Análisis exegéti-
      co y teológico del salmo 16. Aplicación a la vida    1**   MORLA ASENSIO, V., Poemas de amor y de de-
      religiosa, Monografías 1, Publicaciones Claretia-          seo. El Cantar de los Cantares, Verbo Divino,
      nas, Madrid 1993. O Es quizá la investigación              Estella 2004. O El mejor comentario castellano
      más profunda y extensa (500 pp.) realizada en              al Cantar de los Cantares. Fino análisis del tex-
      lengua castellana sobre un salmo. Recoge el                to hebreo, con aplicaciones y explicaciones de
      posible trasfondo cananeo del texto, su sentido            tipo literario y antropológico.
      teológico en Israel y su aplicación en la historia   1**   MORLA ASENslo, V., Lamentaciones, CTLAT,
      de la espiritualidad cristiana.                            Verbo Divino, Estella 2004. O Obra extensa
                                                                 que contiene detalladas observaciones textua-
                                                                 les del texto hebreo e interesantes y completos
c. Obras de divulgación
                                                                 comentarios sobre cada uno de los versículos
*     DRIJVERS, P., Los salmos. Introducción a su                de este libro.
      contenido espiritual y doctrinal, Herder, Barce-     **      TOURNAY, R. y M. NICOLAY, El Cantar de los
      lona 1962.                                                   Cantares, AB, Fax, Madrid 1970. O Obra de
*     GUICHOU, P., Los salmos comentados por la Bi-              . gran valor. Pone de relieve los paralelos de la
      blia, Sígueme, Salamanca 1966.                               poesía amatoria egipcia.
*     MANNATI, M., Orar con los salmos, CB 11, Ver-        1*    GONZÁLEZ NÚÑEZ, A, El Cantar de los Cantares,
      bo Divino, Estella 1978.                                   Ed. Paulinas, Madrid 1981.
48
i*    CONTRERAS, F., Revelación de amor: a zaga del
      Cantar de los Cantares, PPC, Madrid 1991.                                 2.5.4. JOB
i*    ALONSO SCHÓKEL, L., El Cantar de los Cantares,
      Verbo Divino, Estella 1992. O Edición realiza-      a. Comentarios
      da con gran esmero y cuidado artístico.
i**   FERNÁNDEZ TEJERO, E., El cantar más bello. El
                                                          i**   ALONSO SCHÓKEL, L. y J. L. SICRE, Job. Comen-
                                                                tario literario y teológico, Cristiandad, Madrid
      Cantar de los Cantares de Salomón. Traduc-
                                                                22002. O Edición revisada y ampliada por J. L.
      ción y comentario, Trotta, Madrid 1994. O Es-
                                                                Sicre (la primera es de 1983), que conserva el
      tudio filológico y literario.
                                                                comentario antiguo del P. Alonso Schokel, ac-
i**   ANDIÑACH, P., Cantar de los Cantares. El fuego            tualizando la introducción y las notas, que ofre-
      y la ternura, Lumen, Buenos Aires 1997. O Es-             cen una panorámica amplia de la investigación
      tudio exegético-literario. Postula la presencia           actual.
      de una mano femenina en Cant.
                                                          i**   PIXLEY, J., El libro de Job, CBL, San José de
                                                                Costa Rica 1982. O Obra de gran sensibilidad
b. Estudios                                                     teológica y social.
i**   MAYORAL, J. A., Sufrimiento y esperanza. La cri-    i*    LOBATO, J. B., El Libro de Job, PPC, Madrid 1992.
      sis exílica en el libro de las Lamentaciones,       1*    Martínez, J. M., Job. La fe en conflicto, Clie, Te-
      Verbo Divino, Estella 1994.                               rrassa 1989.
i*    TRIVIÑO, M. V., Como un sello en el corazón:        i*    HOFKAMP,  J. E., Probado y aprobado: un co-
      Cantar de los Cantares, Caparrós, Madrid 2001 .           mentario al libro de Job, Clie, Terrassa 1999.
i*    JIMÉNEZ, E., El Cantar de los Cantares. Reso-
      nancias bíblicas, Ega, Bilbao 1997.
i   * CARRERA, N. de la, Amor y erotismo del Cantar       b. Estudios. El impacto cultural de Job
      de los Cantares, Nueva Utopía, Madrid 1997.         i*    ASURMENDI, J. M., Job. Experiencia del mal, ex-
      O Edición ilustrada.                                      periencia de Dios, Verbo Divino, Estella 2001.
*     ARMINJON, B., La cantata del amor: lectura se-      i*    GUTIÉRREZ, G., Hablar de Dios desde el sufri-
      guida del Cantar de los Cantares, Desclée de              miento del inocente. Una reflexión sobre el libro
      Brouwer, Bilbao 1997.                                     de Job, Sígueme, Salamanca 1988. O Job en
*     NERI, V., El Cantar de los Cantares. Targum e             clave de teología de la liberación.
      interpretaciones hebreas antiguas, Desclée de       i*    CABRERA, l., Voces en el silencio: Job. Selec-
      Brouwer, Bilbao 1988.                                     ción de textos, introducción y notas, Clásicos
*     NEE,   w., Cantar de los Cantares, Clie, Terrassa         de la Universidad Autónoma Metropolitana, Iz-
      2002. O De tipo popular.                                  tapalapa, México 1992.
*     PELLETIER, A. M., El Cantar de los Cantares, CB     **    JUNG, C. G., Respuesta a Job, FCE, México
      86, Verbo Divino, Estella 1995.                           1973. O Interpretación psicológica.
                                                                                                                49
*     GIRARD, R., La ruta antigua de los hombres per-          cando la actualidad de Oohélet. Siguen unos
      versos, Anagrama, Barcelona 1989. O Job                  excursus y apéndices sobre la teología de la
      como paradigma antropológico. El justo perse-            obra y sobre su contexto helenista y siro-fenicio.
      guido.                                             i**   TÁMEZ, E., Cuando los horizontes se cierran.
*     NEMa, Ph., Job y el exceso de mal, Caparrós,             Relectura del libro de Eclesiastés o Oohélet,
      Madrid 1995.                                             DEI, San José de Costa Rica 1998. O Exége-
*     MAGGIONI, B., Job y Oohélet: la contestación sa-         sis y actualización desde el contexto social y
      piencial en la Biblia, DescJée de Brouwer, Bil-          religioso de América Latina. Gran hondura crí-
      bao 1993.                                                tica y pastoral.
*     LÉVEOUE, J., Job. El libro y su mensaje, CB 53,    *     BONORA, A., El libro de Oohélet, GEAT, Herder,
      Verbo Divino, Estella 1988.                              Barcelona 1994.
                                                         *     BARUCO, A., Eclesiastés, AB 19, Fax, Madrid
                                                               1971.
                2.5.5. PROVERBIOS

i**   ALONSO SCHOKEL, L. y J. VíLCHEZ, Proverbios,       b. Estudios
      Cristiandad, Madrid 1984. O Obra de gran en-
                                                         *     DORÉ, D., Eclesiastés y Eclesiástico, CB 91,
      vergadura. Vílchez ha escrito la «Historia de la
                                                               Verbo Divino, Estella 1999.
      investigación de la literatura sapiencial» (pp.
      39-93) Y la «Introducción» (pp. 95-151). El co-    *     MICHAUD, R., Qohélet y el helenismo, Verbo Di-
      mentario propiamente dicho, de tipo literario y          vino, Estella 1988. O Preciosa reconstrucción
      «sapiencial», es de Alonso Schokel.                      del mundo helenista-judío en que surgió la
                                                               obra.
i*    PÉREZ RODRíGUEZ, G., Proverbios, La Casa de
      la Biblia, Madrid 1957.                            **    ELLUL, J., La razón de ser. Meditación sobre el
                                                               Eclesiastés, Herder, Barcelona 1989.
i*    MORLA, V., Proverbios, El Mensaje del AT, PPC,
      Madrid 1992.                                       i*    GONZÁLEZ NÚÑEZ, A., Oohélet. El sabio desen-
                                                               gañado, Ega y Mensajero, Bilbao 1996.
                                                         i**   ZAMORA, P., Fe, política y economía en Ecle-
                                                               siastés. Eclesiastés a la luz de la Biblia hebrea,
        2.5.6. ECLESIASTÉS o QOHÉLET
                                                               Sira y Oumrán, Estella, Verbo Divino 2002. O
                                                               Destaca la relación entre el aspecto religioso y
                                                               secular de 00, poniendo de relieve su intenso
a. Comentarios
                                                               matiz intelectual.
i**   VíLCHEZ, J., Eclesiastés o Oohélet, CTLAT, Ver-    i**   MOTOS, M. C., Midrás Oohélet Rabbah. Las va-
      bo Divino, Estella 1994. O Obra extensa, con             nidades del mundo. Comentario rabínico al
      amplia bibliografía y discusión temática, desta-         Eclesiastés, Biblioteca Midrásica 20, Verbo Di-
50
    vino, Estella 2002. O Traducción y estudio del            O Pone de relieve la relación entre justicia y
    Qohélet Rabbah.                                           sabiduría.
                                                          *   DORÉ, D., El libro de la Sabiduría de Salomón,
                                                              CB 113, Verbo Divino, Estella 2003.
             2.5.7. ECLESIÁSTICO

*   DORÉ, D., . Eclesiastés y Eclesiástico, CB 91,
                                                               2.5.9. RUT, ESTER, JUDIT, TOBíAS
    Verbo Divino, Estella 1999.
j** CALDUCH-BENAGES, N., En el crisol de la prueba.       j** VíLCHEZ, J., Rut y Ester, CTLAT, Verbo Divino,
    Estudio exegético de Sir 2,1-1 B, Verbo Divino,           Estella 1998. O Pone de relieve la finalidad de
    Estella 1997.                                             Rut, desde la institución familiar del go'el y la
j** CALDUCH-BENAGES, N., FERRER, J. Y J. LIESEN, La           ley del levirato. En el caso de Ester, estudia con
    sabiduría del escriba. Wisdom 01 the Scribe, Bi-          precisión el texto hebreo y el griego, situando la
    blioteca Midrásica, Verbo Divino, Estella 2004.           obra en su doble contexto de surgimiento.
    O Edición diplomática de la versión siríaca de        j** ViLCHEZ, J., Tobías y Judit, CTLAT, Verbo Divino,
    Ben Sira, con introducción, comentario, notas             Estella 2000. O Analiza los dos libros desde
    explicativas y bibliografía a partir de la copia          una perspectiva literaria, histórica, social y teo-
    más antigua del texto siríaco de Ben Sira, el             lógica, poniendo de relieve la importancia que
    Códice Ambrosiano de Milán.                               han tenido para el judaísmo. Ambos son relatos
j* JIMÉNEZ, E., Eclesiástico: resonancias bíblicas,           de ficción con fines religiosos. Tobías destaca la
   Caparrós, Madrid 2001.                                     providencia del Señor sobre individuos y fami-
                                                              lias; Judit se centra en la comunidad israelita
                                                              personificada en una ciudad, Betulia.
                2.5.8. SABIDURíA                          j* NAVARRO PUERTO, M., Los libros de Josué, Jue-
                                                             ces y Rut, GEAT, Herder, Barcelona 1995.
j** VíLCHEZ, J., Sabiduría, CTLAT, Verbo Divino,
                                                          j** LEMosíN MARTAL, R., El libro de Ester y el Irán
    Estella 1990. O El autor recoge toda la infor-
                                                              antiguo: estudio filológico-derásico de vocablos
    mación moderna sobre Sab, ofreciendo una in-
                                                              arameoelamitas persas, CSIC, Madrid 19B3.
    terpretación literaria, sociológica y teológica del
    libro, que nos sitúa en el centro del helenismo       *   WÉNIN, A., El libro de Rut, CB 104, Verbo Divi-
    judío de tiempos de Jesús.                                no, Estella 2000.
j* La justicia es inmortal. Una lectura de la Sabi-       *   DORÉ, D., El libro de Tobit o El secreto del rey,
   duría de Salomón, Sal Terrae, Santander 1992.              CB 101, Verbo Divino, Estella 2000.




                                                                                                              51
                                   2.6. Intertestamento. Qumrán
     Suele hablarse de literatura intertestamentaria,      **    RUSSEL, D. S., Entre los dos Testamentos, Casa
es decir, situada «entre» los dos «testamentos» (AT              Bautista de Publicaciones, El Paso, TX, 1973.
y NT); pero la terminología es ambigua,.pues esa li-             O Es un clásico.
teratura no está contenida cronológicamente entre                PAUL, A, Intertestamento, CB 12, Verbo Divino,
esos dos Testamentos. Por eso algunos investiga-                 Estella 1987.
dores prefieren hablar de literatura peritestamenta-
ria, refiriéndose a las obras que están «en torno a»       i*    PIÑERO, A, Los apócrifos del Antiguo Testa-
los dos Testamentos (entre el siglo 111 a. C. y el 11 d.         mento, SM, Madrid 1990.
C.) Y que no han sido incluidas ni en el canon (he-        i*    MONTERO, D., Literatura apocalíptica e intertes-
breo o cristiano), ni en el judaísmo rabínico poste-             tamentaria, Cursos Bíblicos a Distancia, PPC,
rior. Del surgimiento y temática del judaísmo rabíni-            Madrid 1992. O Reelabora la obra de A Díaz,
co posterior (con la literatura rabínica, targúmica y            Literatura apocalíptica, PPC, Madrid 1974.
talmúdica) trataremos en la parte final de esta bi-
bliografía (4.1.2.). Aquí nos ocupamos básicamente
de los llamados apócrifos del AT, de algunos autores       b. Textos básicos. Traducciones
de ese tiempo y de los textos de Qumrán.                       Introducción y bibliografía en G. Aranda y otros,
                                                           Literatura judía intertestamentaria, Verbo Divino,
                                                           Estella 1996. De un modo especial, cf.:
            2.6.1. INTERTE8TAMENTO                         i**   DíEZ MACHO, A. (ed.), Apócrifos del Antiguo Tes-
                                                                 tamento. Introducción general a los apócrifos
                                                                 del AT. Obra editada por A Díez Macho con la
a. Obras generales                                               colaboración de M. A Navarro, A de la Fuente
                                                                 y A Piñero, Cristiandad, Madrid 1982-1984. O
i**   ARANDA PÉREZ, G., GARCíA MARTíNEZ, F. y M. PÉ-             El contenido de los volúmenes puede dividirse
      REZ FERNÁNDEZ, Literatura judía intertestamen-             así. 1. Introducción general. 2. Textos de tipo
      taria, IEB 9, Verbo Divino, Estella 1996. O                histórico. 3. Textos de tipo sapiencial. 4. Ciclo
      Ofrecen una visión general de Qumrán (F. Gar-              de Henoc. 5. Testamentos o discursos de
      cía) y de los apócrifos del AT (G. Aranda), con            adiós. Obra básica de la investigación bíblica
      la bibliografía pertinente.                                hispana, aunque de valor desigual. Quedan por
**    MAIER, J., Entre los dos Testamentos. Historia y           publicar, entre otros, los textos de tipo apoca-
      religión en la época del Segundo Templo, BEB               líptico estricto (4 Esdras, 2 Baruc, etc.).
      89, Sígueme, Salamanca 1996. O La mejor vi-          i**   Filón de Alejandría, Obras completas, I-V. Tra-
      sión de conjunto de la literatura de ese tiempo,           ducción, introducción y notas de J. M. Triviño,
      desde una perspectiva religiosa e histórica, con           Acervo Cultural, Buenos Aires 1975-1976. O
      amplia bibliografía.                                       Obra bien traducida y presentada. Resulta
52
    esencial para el conocimiento del judaísmo he-       C.), pueden distinguirse varias tendencias, aunque
    lenista del tiempo de Jesús.                         no sean totalmente separables: la proto-rabínica o
j** FLAvlo JOSEFO, Obras completas, I-V. Traduc-         palestinense; la apocalíptica, también en gran par-
    ción de Luis Farré, Acervo Cultural, Buenos          te palestinense; y la sapiencial, más propia, pero no
    Aires 1961. O Incluye 4 Mac, que en otro tiem-       exclusiva, de la diáspora. Hemos presentado el
    po solía atribuirse a Flavio Josefo. Obra abso-      tema al hablar del contexto del NT (1.3.6.), al ocu-
    lutamente necesaria para el conocimiento del         parnos de Daniel y de la apocalíptica (11.4.6.) y al in-
    judaísmo del tiempo de Jesús. Otras traduccio-       troducir la literatura sapiencial (2.5.1.). Volveremos
    nes. 1. Científicas: Guerra de los judíos, 1-11,     a evocarlo al tratar del entorno de Jesús y del sur-
    Gredos, Madrid 1999 (traducción fiable); Auto-       gimiento de judaísmo moderno. Aquí sólo presen-
    biografía. Contra Apión, Gredos, Madrid 1994         tamos algunas generales.
    (excelente traducción de M. R. de Sepúlveda,         *   Equipo «Facultad de Teología de Lyon», Flavio
    con prólogo de L. García Iglesias, donde se es-          Josefo, un testigo judío de la Palestina del tiem-
    tudian las traducciones españolas de Josefo);            po de los apóstoles, DETB 5, Verbo Divino, Es-
    Antigüedades judías, 1-11, Akal Clásica, Madrid          tella, 1982.
    2002 (trad. de José Vara Donado); Autobiogra-        *   HADAS-LEBEL, M., Flavio Josefo: el judío de
    fía. Contra Apión, Alianza, Madrid 1987 (traduc-         Roma, Herder, Barcelona 1994.
    ciones de J. R. Busto y de M. V. Spottorno). 2.
                                                         *   CAZEAUX, J., Filón de Alejandría, de la gramáti-
    Traducciones populares: Guerra de los judíos, 1-
    11, Iberia, Barcelona 1989 (traducción de J. Mar-        ca a la mística, DETB 9, Verbo Divino, Estella
    tín); Guerra de los judíos, Porrúa, México 1994          1984.
    (texto de la edición de Sevilla, 1532); Antigüeda-   *   DANIÉLOU, J., Ensayo sobre Filón de Alejandría,
    des de los judíos, 1-111, CHe, Terrassa 1988 (tra-       Taurus, Madrid 1962.
    ducción antigua, sin referencia de autor).
*   COUSIN, H., Vidas de Adán y Eva, de los patriar-
    cas y de los profetas. Textos judíos contempo-                         2.6.2. QUMRÁN
    ráneos de la era cristiana, DETB 3, Verbo Divi-
    no, Estella 1980; íd., La Biblia griega. Los
     Setenta, DETB 21, Verbo Divino, Estella 1992.       a. Traducciones
*   BONsIRvEN, J. y H. DANIEL-Rops, La Biblia apó-
                                                             La más significativa es la de E García Martínez,
    crifa. Al margen del Antiguo Testamento, Eler,
                                                         que ha servido de modelo para las realizadas des-
    Barcelona 1964. O Obra popular. Textos con-
                                                         pués a las diversas lenguas europeas. Además de
    densados.
                                                         ella existen otras anteriores, menos fiables.
                                                         j** GARcíA MARTíNEZ, E, Textos de Qumrán, Trotta,
c. Tendencias y autores                                      Madrid 1992. O Traduce y organiza el conjun-
   En el judaísmo del entorno de Jesús, es decir,            to de los textos. Para un estudio de los diversos
del tiempo del cambio de era (siglos 11 a. C. al 11 d.       textos de Qumrán, con bibliografía, íd., «Textos
                                                                                                              53
      de Qumrán», en G. Aranda y otros, Literatura      **    SHANKS, H., Los manuscritos del mar Muerto: el
      judía intertestamentaria, IEB 9, Verbo Divino,          principal descubrimiento contemporáneo sobre
      Estella 1996, pp. 15-241.                               el judaísmo, el cristianismo y la Biblia, Paidós,
i*    JIMÉNEZ, M. y E BONHOME, Los documentos de              Barcelona, 1998.
      Qumrán, Cristiandad, Madrid 1976.                 *     BAIGENT, M. y R. LEIGH, El escándalo de los ro-
i*    GRINGOIRE, P., Los rollos de Qumrán, Edamex,            llos del mar Muerto, Martínez Roca, Barcelona
      México 1990.                                            1992 y Bogotá 1993. O Obra que ha de leerse
                                                              con espíritu muy crítico.
i**   CANTERA, J., Comentario de Habacuc de Qum-
                                                        *     ROITMAN, A, Los sectarios de Qumrán. Vida co-
      rán, CSIC, Madrid 1959.
                                                              tidiana de los esenios, Martínez Roca, Barcelo-
                                                              na 2000.

b. Descubrimientos y controversia

    Los descubrimientos de Qumrán (que se conta-        c. Obras básicas
ron ya muy pronto: Burrows, Daniélou) han desata-           Existe en castellano una información fiable sobre
do una controversia, en parte maliciosa, dirigida a     los descubrimientos de Qumrán y sobre el con-
rechazar la originalidad del cristianismo o a descu-    tenido teológico de los textos. Son básicas en
brir un complot de las autoridades cristianas, que      sentido general las obras de E García Martínez y
habrían ocultado los datos (Baigent-Leigh, Roit-        J. Trebolle. Destacan por su finura analítica las de
man). Vidal, Piñero y Betz cuentan la historia y la     J. Vázquez Allegue y E Jiménez Bedman.
controversia.
                                                        *     POULLY, J., Qumrán. Los manuscritos del mar
i*    VIDAL MANZANARES, C., Los documentos del mar            Muerto y la comunidad de Qumrán, DETB 19,
      Muerto, Alianza, Madrid, 1993; íd., Los esenios         Verbo Divino, Estella 1980. O Visión de con-
      y los rollos del Mar Muerto, Martínez Roca,             junto.
      Barcelona 1994. O Obras de divulgación.
                                                        i**   GONZÁLEZ LAMADRID, A, Los descubrimientos
i*    PIÑERO, A Y D. FERNÁNDEZ-GALlANO (eds.), Los            de Qumrán, Marova, Madrid 1964; íd., Los des-
      manuscritos del mar Muerto. Balance de ha-              cubrimientos del mar Muerto, BAC 317, Madrid
      llazgos y de cuarenta años de estudios, El Al-          1971. O Sigue ofreciendo un punto de partida
      mendro, Córdoba 1995.                                   valioso para el estudio de los textos.
*     BETZ, O. Y R. RIESNER, Jesús, Qumrán y el Va-     i**   GARCíA MARTíNEZ, E, Introducción a la literatura
      ticano: puntualizaciones, Herder, Barcelona             esenia de Qumrán, Cristiandad, Madrid 1982.
      1994. O Trabajo de gran objetividad y conoci-           O Puede leerse como complemento de la tra-
      miento.                                                 ducción de los textos.
*     BURROWS, M., Los rollos de Mar Muerto, FCE,       i**   GARCíA MARTíNEZ, E Y J. TREBoLLE, Los hom-
      México 1959. Traducciones en pp. 353-418. O             bres de Qumrán. Literatura, estructura social y
      Obra que sigue siendo válida.                           concepciones religiosas, Trotta, Madrid 1994.
54
1** TREBOLLE, J. (ed.), The Madrid Qumran Con-               d. Qumrán, Jesús y el Nuevo Testamento
      gress: actas del Congreso Internacional sobre
      los manuscritos del mar Muerto, Madrid, 18-21          i**   CASCIARO RAMíREZ, J. M., Qumrán y el Nuevo
      de marzo de 1991, Universidad Complutense,                   Testamento, Eunsa, Pamplona 1982. O Com-
      Madrid 1993.                                                 para las estructuras sociales y religiosas de
**    BERGER, K., Los salmos de Qumrán, Lumen,                     Oumrán y el NT.
      Buenos Aires 1996. O Edición crítica bilingüe,
      con salmos y oraciones de Oumrán.                      i**   TREBOLLE BARRERA, J., Paganos, judíos y cris-
                                                                   tianos en los textos de Qumrán, Trotta, Madrid
i**   VÁZaUEZ ALLEGUE, J., Los hijos de la luz y los hi-
                                                                   1999.
      jos de las tinieblas. El prólogo de la Regla de la
      comunidad de Qumrán, Biblioteca Midrásica              *     DANIÉLOU, J., Los manuscritos del mar Muerto y
      20, Verbo Divino, Estella 2000. O Estudio am-                los orígenes del cristianismo, Criterio, Buenos
      plio y multidisciplinar del prólogo de la Regla de           Aires 1959.
      la comunidad. Ofrece una reconstrucción de las
      lagunas de lOS 1,1-3, con minuciosidad y rigor.        *     STEGEMANN, H., Los esenios, Qumrán, Juan
      Intenta descubrir la estructura literaria del pró-           Bautista y Jesús, Trotta, Madrid 1996.
      logo de la Regla. Pone de relieve sus implica-         **    BERGER, K., Qumrán y Jesús, ¿la verdad ocul-
      ciones religiosas; íd. (ed.), Para comprender los
                                                                   ta?, Lumen, Buenos Aires 1996.
      manuscritos del Mar Muerto, Verbo Divino, Este-
      Ila 2004. O Con interesantes colaboraciones de         **    KNOHL, l., El mesías antes de Jesús. El Siervo
      los mejores especialistas sobre el tema.                     sufriente de los manuscritos del mar Muerto,
i**   JIMÉNEZ BEDMAN, E, El misterio del Rollo de co-              Trotta, Madrid 2004. O El autor supone que
      bre de Qumrán. Análisis lingüístico, Biblioteca              en Oumrán existía la visión de un mesías
      Midrásica 23, Verbo Divino, Estella 2002. O                  «siervo sufriente» como la que desarrollará
      Analiza las características léxicas, fonéticas, sin-         Jesús. El mesíanismo «catastrofista» de Je-
      tácticas y morfológicas del Rollo de cobre, para             sús estaría fundado en ideas que existían ya
      fijar el hebreo utilizado en los siglos 11-1 a. C.           en su entorno.




                                                                                                               55
                              3. NUEVO TESTAMENTO


   Dividimos este capítulo en ocho secciones desi-          gura determinante: el Jesús histórico. 4) Los evan·
guales, que no pueden tomarse como si unas ex-              gelios, incluido el de Juan. 5) El libro de los Hechos
cluyeran a las otras: 1) Introducción, que sitúa la         y las comunidades primitivas. 6) Pablo. 7) Cartas
problemática. 2) Contexto: el mundo del NT. 3) Fi-          católicas y Apocalipsis. 8) Culminación: cristología.




                                              3.1. Introducción
                                                                 imprescindible para situar el NT en su contexto
             3.1.1. OBRAS BÁSICAS                                histórico y social.
    Las cuatro primeras obras que presentamos               **   VIELHAUER, Ph., Historia de la literatura cristiana
ofrecen una información básica sobre el NT. Para                 primitiva. Introducción al Nuevo Testamento,
plantear el tema en general, d. también las intro-               los apócrifos y los Padres apostólicos, BEB 72,
ducciones al conjunto de la Biblia (1.4.1.) y la serie           Sígueme, Salamanca 1991 (22003). O Ofrece
IEB (vols. 6-8).                                                 un complemento de la obra histórica anterior.
                                                                 Presenta uno por uno los textos del NT dentro
**   BROWN, R. E., Introducción al Nuevo Testamen-
                                                                 del contexto cultural y social del cristianismo
     to, 1-11, Biblioteca Ciencias Bíblicas y Orienta-
                                                                 primitivo (de todo el siglo 11 d. C.).
     les, Trotta, Madrid 2002. O Ofrece el mejor pa-
     norama actual a la totalidad del NT. Presenta          i** PIÑERO, A. y J. PELAEZ, El Nuevo Testamento.
     los bloques de libros y los libros en concreto. In-        Introducción al estudio de los primeros escritos
     cluye bibliografía actualizada en castellano.              cristianos, El Almendro, Córdoba 1995. O Es-
**   KÓSTER, H., Introducción al Nuevo Testamento.              tudia la historia de la interpretación del NT, con
     Historia, cultura y religión de la época helenis-          el texto, lengua y contexto del NT. Analiza los
     ta e historia y literatura del cristianismo primiti-       métodos de estudio diacrónicos y sincrónicos
     vo, BEB 59, Sígueme, Salamanca 1988. O Si-                 del NT. No ofrece introducción a cada libro en
     túa el NT dentro de la historia del judaísmo               particular. Buena bibliografía.
     tardío y del helenismo, incluida la literatura cris-   **   GEORGE, A. y P. GRELOT, Introducción crítica al
     tiana primitiva que no forma parte del canon.               Nuevo Testamento, 1-11, Herder, Barcelona 1983.
     Obra de tesis, más que de información, pero                 O Obra monumental, algo atrasada en sus va-
                                                                                                                 57
     loraciones, pero con mucha información. Aún         1*   CABAllERO CUESTA, J. M., Panorámica del Nue-
     valiosa.                                                 vo Testamento, San Pablo, Madrid 1996.
*    MARXSEN, w., Introducción al Nuevo Testamen-        1*   MONTERO, D., El Nuevo Testamento, Difusora
     to. Una iniciación a sus problemas, BEB 38, Sí-          Bíblica, Madrid 1998 (740 pp.).
     gueme, Salamanca 1983.                              1*   Fundación Santa María, Cómo leer el Nuevo
*    HOSKYNS, E. y N. DAVEY, El enigma del Nuevo              Testamento, I-XII, Cátedra de Teología Con-
     Testamento, La Aurora, Buenos Aires 1971. O              temporánea, SM, Madrid 1999.
     Obra de un clásico británico (original de 1931)     *    THEISSEN, G., El Nuevo Testamento. Historia, li-
     que sigue ofreciendo una de las visiones más             teratura, religión, Presencia Teológica 129, Sal
     coherentes y poderosas del surgimiento y des-            Terrae, Santander 2003. O Ofrece, con la obra
     pliegue del NT, desde la perspectiva de la histo-        anterior, la mejor introducción actual a la pro-
     ria de las formas.                                       blemática del NT.


       3.1.2. PANORAMAS GENERALES                                   3.1.3. AYUDAS CRíTICAS.
                 Y LECTURAS                                            GUíAS DE LECTURA

   Son, en general, obras de divulgación, aunque             Además de las obras generales sobre interpre-
algunas, como las de Segalla y Theissen, resultan        tación bíblica, entre las que destacamos en espe-
bastante especializadas. A pesar de ser antiguas,        cialla de Zimmermann (1.4.4.), cf. las siguientes:
las obras de Moule, Schreiner y Schierse siguen          **   STRECKER, G. y U. SCHNEllE, Introducción a la
siendo útiles.                                                exégesis del Nuevo Testamento, Sígueme, Sa-
*    MauLE, C. F. D., El nacimiento del Nuevo Testa-          lamanca 1997. O Ofrece de un modo escolar
     mento, Verbo Divino, Estella 1973.                       los métodos críticos para el estudio del NT.
*    SCHREINER, J., Forma y propósito del Nuevo          **   EGGER, w., Lecturas del Nuevo Testamento,
     Testamento, Herder, Barcelona 1973.                      Verbo Divino, Estella 1990. O Introducción al
                                                              trabajo científico con texto del NT.
*    SCHIERSE, F. J., Introducción al Nuevo Testa-
     mento, Herder, Barcelona 1983.                      *    Service Biblique Évangile et Vie, Itinerario por
                                                              el Nuevo Testamento, Verbo Divino, Estella
*    LOHSE, E., Introducción al Nuevo Testamento,             2000. O Iniciación de conjunto al Nuevo Testa-
     Cristiandad, Madrid 1986.                                mento.
*    SEGAlLA, G., Panoramas del Nuevo Testamen-          *    CHARPENTIER, E., Para leer el Nuevo Testamen-
     to, Verbo Divino, Estella 1989. O Ofrece un pa-          to, Verbo Divino, Estella 1995. O Obra clásica;
     norama histórico, literario y teológico.                 muy pedagógica.
1*   FERNÁNDEZ RAMOS, F., El Nuevo Testamento,           **   ROBERTSON, A. Th., Imágenes verbales en el
     1-11, Atenas, Madrid 1989.                               Nuevo Testamento, I-VI, Clie, Terrassa 1988-
58
     1990; íd., Comentaría al texto gríego del Nuevo           J. Michl). 9. Apocalipsis (A. Wikenhauser).
     Testamento, Clie, Terrassa 2003. O La primera        **   El Nuevo Testamento y su mensaje, I-XXIII,
     obra (más de 3.000 pp.) estudia las expresio-             Herder, Barcelona 1969-1979. O Comentarios
     nes básicas del texto griego del NT desde una             de tipo medio escritos por exegetas católicos
     perspectiva estilística y gramatical. Visión es-          alemanes. Muchos siguen conservando gran
     catológica e histórica de tipo fundamentalista,           valor. 1. Mateo 1-11 (W Trilling). 2. Marcos 1-11 (R.
     pero muy útil en el plano literario. La segunda           Schnackenburg). 3. Lucas 1-11 (S. Stoger). 4.
     agrupa en un solo volumen los anteriores. Co-             Juan 1-111 (J. Blank). 5. Hechos 1-11 (J. Kürzin-
     menta versículo a versículo el texto griego               ger). 6. Romanos (K. Kertelge). 7. 1 Corintios
     completo del NT, explicando el significado lin-           (E. Walter). 8. 2 Corintios (K. H. Schelkle). 9.
     güístico de las palabras y expresiones más im-            Gálatas (G. Schneider). 10. Efesios (M. Zer-
     portantes.                                                wick). 11. Filipenses (J. Gnilka). 12. Colosen-
                                                               ses (F. Mussner y A. Stoger). 13. 1 Tesaloni-
                                                               censes (H. Schürmann). 14. 2 Tesalonicenses
           3.1.4. COMENTARIOS
                                                               (H. A. Egenolf). 15. 1 Timoteo (J. Reuss). 16.2
      A TODO EL NUEVO TESTAMENTO                               Timoteo (J. Reuss). 17. Tito (J. Reuss). 18. He-
   Además de los comentarios a toda la Biblia (BP,             breos (F. J. Schierse). 19. Santiago (O. Knoch).
CBCB, CBI, CBL, IEB, NCBSJ, PCJ, PS), cf. los si-              20. 1 Pedro (B. Schwank). 21. Judas y 2 Pedro
guientes:                                                      (A. Stoger). 22. Cartas de Juan (W Thüsing).
                                                               23. Apocalipsis (E. Schlick).
**   Comentaría de Ratisbona al Nuevo Testamen-
     to, I-IX, Herder, Barcelona 1967-1974. O Li-         j* Guías de lectura del Nuevo Testamento, I-XVII
     bros traducidos del alemán. Estudio sólido de           (= GLNT), Verbo Divino, Estella 1999. O Publi-
     los textos. Orientación tradicional, católica. 1.       cados cuatro volúmenes: 1 Corintios (J. M.
     Mateo (J. Schmid). 2. Marcos (J. Schmid). 3.            Díaz Rodelas). 2 Corintios (J. M. Díaz Rode-
     Lucas (J. Shmid). 4. Juan (A. Wikenhauser). 5.          las). 1 y 2 Tesalonicenses (C. Gil). Apocalipsis
     Hechos (A. Wikenhauser). 6. Romanos, Corin-             (X. Pikaza).
     tios, Gálatas (O. Kuss). 7. Tesalonicenses, Car-     *    BARCLAY,   W, Comentario al Nuevo Testamento,
     tas de la cautividad, Pastorales (K. Staab y N.           I-XVII, Clie, Terrassa 1994ss. Fundamentalista.
     Brox). 8. Hebreos y Cartas católicas (O. Kuss y           Protestante.



                      3.2. Entorno: el mundo del Nuevo Testamento
    Hemos ofrecido un primer enfoque del tema en          piencial (2.5.1.) Y al presentar la literatura intertes-
la introducción general, al hablar del contexto histó-    tamentaria (2.6.). Ahora lo precisamos en la pers-
rico de la Biblia (1.3.6. y 1.3.7.), al ocuparnos de la   pectiva del NT. Algunas de las introducciones se-
apocalíptica (2.4.6.), al introducir la literatura sa-    ñaladas en el apartado anterior (cf. Koster y Piñero:
                                                                                                                 59
3.1.), lo mismo que diversas vidas de Jesús (cf.                 no, El Paso, TX, 2003. O Ofrece el trasfondo
Crossan en 3.4.) y el conjunto de los estudios dedi-             cultural de cada versículo del NT.
cados a las comunidades cristianas primitivas
(3.5.2.), insistirán en el tema.

                                                                     3.2.2. OBRAS ESPECIALES,
              3.2.1. OBRAS GENERALES                                EN LíNEA SOCIAL Y POLíTICA
   Ofrecen un panorama del mundo en el que vivió              Empezamos citando a modo de ejemplo algu-
Jesús y donde se desarrolló la comunidad cristiana         nos trabajos ya clásicos (de Theissen y Malina) que
primitiva. Son de carácter enciclopédico:                  han marcado caminos nuevos de investigación.
i**   TREVIJANO,  R., Orígenes del cristianismo. El        **    THEISSEN, G., Sociología del movimiento de Je-
      trasfondo judío del cristianismo primitivo, Uni-           sús, Sal Terrae, Santander 1979; íd., Estudios
      versidad Pontificia, Salamanca 1995. O Traba-              de sociología del cristianismo primitivo, BEB
      jo escolar, de tipo enciclopédico, más centrado            51, Sígueme, Salamanca 1985.
      en tendencias culturales y religiosas que en
                                                           **    MALINA, B. J., El mundo del Nuevo Testamento.
      movimientos sociales. Ofrece la mejor biblio-
                                                                 Perspectivas desde la antropología cultural,
      grafía sobre los diversos temas.
                                                                 Verbo Divino, Estella 1995. O Ha iniciado una
**               y W. GRUNDMANN, El mundo del
      LEIPOLDT, J.                                               fecunda línea de investigación, partiendo de un
      Nuevo Testamento, 1-111, Cristiandad, Madrid               estudio antropológico-cultural del entorno del
      1973 y 1975. O Estudia el contexto histórico-              Mediterráneo oriental.
      cultural del NT (vol. 1), con selección de textos
      (vol. 11) e ilustraciones (vol. 111). Sigue siendo   **    HOLMBERG, B., Historia social del cristianismo

      obra de referencia básica.                                 primitivo: la sociología y el Nuevo Testamento,
                                                                 El Almendro, Córdoba 1995.
**    PENNA, R., Ambiente histórico-cultural de los orí-
      genes del cristianismo, Desclée de Brouwer, Bil-     i**              Ambiente político del pueblo judío
                                                                 GUEVARA, H.,
      bao 1994. O Ofrece los textos básicos del mun-             en tiempos de Jesús, Cristiandad, Madrid
      do judío y helenista que pueden servir para el             1985. O Estudia la situación política de Pales-
      mejor conocimiento de Jesús y el cristianismo.             tina en tiempos de Jesús, según Flavio Josefo.
**    JEREMIAS, J.,   Jerusalén en tiempos de Jesús,
      Cristiandad, Madrid 1985. O Sigue siendo re-
      ferencia básica.                                                     3.2.3. ESTUDIOS
*     PAUL, A., El mundo judío en tiempos de Jesús.                    DE TEMÁTICA CONCRETA
      Historia política, Cristiandad, Madrid 1982. O
      Obra muy importante.                                 i*    GONZÁLEZ ECHEGARAY, J., Jesús en Galilea.
*     KREMER, C. S.,  Comentario del contexto cultural           Aproximación desde la arqueología, Verbo Di-
      de la Biblia. Nuevo Testamento, Mundo Hispa-               vino, Estella 2000.
60
*    WILKINSON, J., La Jerusalén que Jesús conoció,      *    ARON, R., Los años oscuros de Jesús, Ega, Bil-
     Destino, Barcelona 1990.                                 bao 1992. O Obra clásica, espiritualista.
*    EDERSHEIM, A., La vida y los tiempos de Jesús       *    VIDAL, M., Un judío llamado Jesús: lectura del
     el Mesías, Clie, Terrassa 1999; íd., Usos y cos-         evangelio a la luz de la Torah, Ega, Madrid
     tumbres de los judíos en los tiempos de Cristo,          1997.
     Clie, Terrassa 1990. O Obra clásica, de finales     *    CHARLlER, J. P., Jesús en medio de su pueblo, 1-
     del siglo XIX, escrita por un judío convertido al        111, Desclée de Brouwer, Bilbao 1993. O Obra
     cristianismo.                                            pedagógica, de tipo introductorio.




               3.3. Jesús histórico. El principio del Nuevo Testamento
    Quizá el acontecimiento más importante de la         i*   AGUIRRE, R., Aproximación actual al Jesús de la
exégesis bíblica del último tercio del siglo xx haya          historia, Universidad de Deusto, Bilbao 1996. O
sido la «tercera investigación» de la historia de Je-         Visión panorámica del tema, con bibliografía.
sús, situado en el contexto que acabamos de evo-         *    KEE, H. C., ¿Qué podemos saber sobre Je-
car. Así lo mostrará la amplia bibliografía dedicada          sús?, El Almendro, Córdoba 1992.
al tema, que dividimos en cinco apartados. 1) Intro-
ducción. 2) Obras antiguas. 3) Obras actuales bási-      **   BARBAGLlO, G., Jesús, hebreo de Galilea: inves-
cas. 4) Aportación hispana. 5). Otros trabajos.               tigación histórica, Secretariado Trinitario, Sala-
                                                              manca 2003. O Recoge el resultado de la in-
                                                              vestigación sobre la historia de Jesús en los
                                                              últimos decenios.
             3.3.1. INTRODUCCiÓN
                                                         *    SCHWEIZER, E., Jesús, parábola de Dios ¿Qué
   Recogemos algunas obras que nos ayudan a                   sabemos realmente sobre la vida de Jesús?,
plantear el tema del Jesús de la historia, partiendo          BEB minor 4, Sígueme, Salamanca 2001. O
de la investigación básica de Schweitzer (original            Exegeta ya clásico; relee con cierto escepticis-
alemán de 1906), que supuso una ruptura radical               mo la visión del Jesús «made in USA». Estudio
en el estudio de la historia de Jesús. Aguirre y Bar-         penetrante, necesario como contrapeso.
baglio ofrecen un panorama de la temática. Existe        **   DONNELLY, D. (ed.), Jesús. Un coloquio en Tierra
un curso on line dirigido por S. Guijarro: http://je-         Santa, Ágora 16, Verbo Divino, Estella 2004. O
sus.upsa.es/biblio.htm.                                       Tres especialistas básicos del momento actual
**   SCHWEITZER, A., Investigación sobre la vida de           (E. P. Sanders, J. P. Meier y J. D. G. Dunn, con
     Jesús, 1-11, Edicep, Valencia 1990 y 2002. O Si-         E. Johnson, autora de la próxima obra) han dia-
     gue siendo la obra de referencia obligada. Sus           logado sobre el Jesús histórico en Palestina.
     planteamientos resultan aún fascinantes.                 Sus aportaciones, recogidas en forma de po-
                                                                                                             61
     nencias provocativas y diálogos, ofrecen la pa-         gica 7, Sal Terrae, Santander 1981. O Pone de
     labra más actual sobre el Jesús histórico.              relieve la radicalidad de la llamada de Jesús y
**   JOHNSON, E., La cristología hoy. Olas de reno-          su conciencia de vocación.
     vación en el acceso a Jesús, Presencia Teoló-       *   DODD, C. H., El fundador del cristianismo, Her-
     gica 131, Sal Terrae, Santander 2003. O Obra            der, Barcelona 1977. O Obra mesurada.
     de una teóloga dogmática que ha seguido con         *   TROCMÉ, E., Jesús de Nazaret visto por los tes-
     interés los estudios sobre la historia de Jesús.        tigos de su tiempo, Herder, Barcelona 1974. O
*    LÉMoNoN, J. P., Jesús de Nazaret. Profeta y sa-         Recrea muy bien el entorno del mensaje de
     bio, CB 119, Verbo Divino, Estella 2004.                Jesús.


          3.3.2. OBRAS ANTIGUAS.                         b. Católicos
       LA «SEGUNDA INVESTIGACiÓN»                        *   LÉON-DuFOUR, X., Los evangelios y la historia
                                                             de Jesús, Estela, Barcelona 1966.
    Tras la ruptura que supuso Schweitzer, se inició     *   BLANK, J., Jesús de Nazaret: historia y mensa-
a partir de la mitad del siglo xx un nuevo intento de
                                                             je, Cristiandad, Madrid 1973.
estudio de la historia y figura de Jesús, iniciado por
discípulos protestantes de Bultmann (Braun, Born-        *   TRILLlNG, W., Jesús y los problemas de su his-
kamm). Participaron en la búsqueda católicos y ju-           toricidad, Herder, Barcelona 1974.
díos. La mayor parte de estas obras siguen siendo        *   PERROT, Ch., Jesús y la historia, Cristiandad,
válidas.                                                     Madrid 1982 (= Acento, Madrid 1999). O Sitúa
                                                             a Jesús en el trasfondo de su tiempo. Ofrece la
                                                             visión de un historiador.
a. Protestantes
                                                         *   FABRIS, R., Jesús de Nazaret. Historia e inter-
*    BULTMANN, R., Jesús, Sur, Buenos Aires 1968             pretación, Sígueme, Salamanca 1985.
     (original de 1926). O Le importan poco los da-
     tos históricos de Jesús. Se centra en su valor
     kerigmático como Palabra de Dios.
                                                                  3.3.3. OBRAS ACTUALES.
*    BORNKAMM, G., Jesús de Nazaret, BEB 13, Sí-
                                                               LA «TERCERA INVESTIGACiÓN»
     gueme, Salamanca 62002 (original de 1957). O
     Sigue siendo obra clásica; mesurada.                    Esta «nueva investigación» se inició entre los
*    BRAUN, H., Jesús, el hombre de Nazaret y su         años setenta y ochenta del siglo xx y sigue aún en
     tiempo, BEB 9, Sígueme, Salamanca 1975 (ori-        marcha. Sus aportaciones principales han sido tra-
     ginal de 1969). O Obra minimalista, pero de         ducidas al castellano. Quizá por primera vez en la
     gran impacto.                                       historia de la exégesis, los autores y lectores de
*    HENGEL, M., Seguimiento y carisma. La radica-       lengua castellana pueden seguir al día la investiga-
     lidad de la llamada de Jesús, Presencia Teoló-      ción más puntera sobre el tema.
62
a. Obras básicas                                               tander 1992. O Destaca los aspectos carismá-
** MEIER, J. P., Un judío marginal. Nueva visión del           ticos de la vida y mensaje de Jesús en su rela-
    Jesús histórico, !-IV, Verbo Divino, Estella               ción con el Espíritu (Jesús carismático), cen-
     1998-2004 (original de 1991ss). O Obra monu-              trándose en el comienzo de la Iglesia. Ha
     mental, en curso de publicación (faltan al me-            comenzado a publicar una trilogía monumental
     nos dos volúmenes), que presenta a Jesús                  (Jesus Remembered, Eerdmans, Grand Ra-
     como pretendiente mesiánico, maestro sabio y              pids, MI, 2003), en la que se ocupará de Jesús
     carismático asesinado. Escrita de forma clara,            (vol. 1), del nacimiento de la Iglesia (vol. 11) y de
     atractiva y apasionada. Es posiblemente el me-            los orígenes del cristianismo (vol. 111).
     jor trabajo actual sobre Jesús.                     **    GNILKA, J., Jesús de Nazaret. Historia y mensa-
**   SANDERS, E. P., Jesús y el judaísmo, Trotta, Ma-          je, Herder, Barcelona 1993. O Se sitúa en la lí-
     drid 2004 (original de 1985); íd., La figura his-         nea de la crítica histórico-literaria de la tradi-
     tórica de Jesús, Verbo Divino, Estella 2001. O            ción germana. Manual para teólogos y
     Entiende a Jesús como profeta escatológico,               estudiantes, mesurado, quizá un poco aséptico
     testigo de la gratuidad y mensajero del reino.            en su visión de Jesús.
     De tradición protestante. Deja abierto el tema      **    SCHÜSSLER FIORENZA, E., Cristología feminista
     de la pascua y la confesión de fe cristiana.              crítica, Trotta, Madrid 2001. O Pone de relieve
**   CROSSAN, J. D., Jesús. Vida de un campesino               el aspecto sapiencial de Jesús como profeta-
     judío, Crítica, Barcelona 1994 (original de               hijo de un Dios-Sabiduría, de carácter dialogal
     1991); íd., Jesús. Biografía revolucionaria, Gri-         y fraterno.
     jalbo, Barcelona 1996. O Sitúa a Jesús en el
     entorno social y religioso de su tiempo, presen-
     tándolo como sabio (casi en la línea de los cí-     b. Aportación hispana
     nicos), carismático ambulante (sanador) yami-
     go de la mesa compartida. Obra apasionante,         1**   FERNÁNDEZ RAMOS, F. (ed.), Diccionario de Je-
     quizá unilateral.                                         sús de Nazaret, Monte Carmelo, Burgos 2001.
     THEISSEN, G. y A. MERZ, El Jesús histórico, Sí-           O Obra extensa (más de 1300 pp. a dos co-
     gueme, Salamanca 1999 (original de 1996). O               lumnas y gran formato), escrita por 26 biblistas
     Compendio escolar (casi enciclopédico) sobre              hispanos (A. del Agua, F. Pastor, G. Pérez, J.
     el marco social y la identidad del mensaje y              M. Díaz Rodelas...). Desigual. Algunas colabo-
     vida de Jesús, profeta y carismático, maestro y           raciones recogen lo mejor de la investigación
     poeta. Theissen ha popularizado sus aporta-               actual sobre los temas.
     ciones, en forma novelada, en La sombra del         1**   VIDAL, S., Los tres proyectos de Jesús y el cris-
      Galileo, Sígueme, Salamanca 1985.                        tianismo naciente, BEB 110, Sígueme, Sala-
     DUNN, J. D. G., Jesús y el Espíritu Santo, Se-            manca 2003. O Quizá el estudio hispánico más
     cretariado Trinitario, Salamanca 1975; íd., La            audaz sobre la historia de Jesús, en cuya vida
      llamada del Jesús histórico, Sal Terrae, San-            distingue tres momentos: 1) Profeta apocalípti-
                                                                                                                 63
      co, como Juan Bautista. 2) Mensajero del reino        **   WINTER, P., El proceso   a Jesús,   Muchnik, Bar-
      de Dios: etapa galilea. 3) Mesías crucificado.             celona 1983.
i**   BARTOLOMÉ, J. J., El evangelio y Jesús de Na-
      zaret, CCS, Madrid 1995. O Recoge y evalúa
      la investigación anterior, ofreciendo una visión      d. Otras obras
      fiable de la historia y mensaje de Jesús.
i**   PII<AZA, X., La nueva figura de Jesús, Verbo Di-
                                                            *    SCHOTTROFF, 1. Y W. STEGEMANN, Jesús de Na-
      vino, Estella 2003. O Visión de conjunto de la             zaret, esperanza de los pobres, Sígueme, Sa-
                                                                 lamanca 1981. O Preciosa introducción a la
      investigación sobre la historia de Jesús, culmi-
      nando con una interpretación de las tradiciones            vida y movimiento de Jesús.
      de la pascua y del nacimiento de Jesús.               *    LAURENTIN, R., Vida auténtica de Jesucristo. 1.
i**   MATEOS, J. y E CAMACHO, El horizonte huma-                 Relato. 11. Fundamentos, pruebas y justifica-
      no: la propuesta de Jesús, El Almendro, Cór-               ción, Desclée de Brouwer, Bilbao 1999. O
      doba 1988; íd., El hijo del Hombre, El Almen-              Obra fundamentalista.
      dro, Córdoba 1996. O Ponen de relieve el              *    NOLAN, A., ¿Quién es este hombre? Jesús an-
      sentido ejemplar y transformador de la historia            tes del cristianismo, Sal Terrae, Santander
      de Jesús.                                                  1997. O Obra escrita desde Sudáfrica. Pone
i*    Jesús de Nazaret. Perspectivas, Cátedra Cha-               de relieve la experiencia radical de libertad e
      minade, PPC, Madrid 2 2004. O Recoge las                   igualad de Jesús.
      ponencias de varios autores (R. Aguirre, S.           *    HORSLEY, R. A., El Reino de Dios y el nuevo de-
      Guijarro, M. Navarro, A. Torres Queiruga, J. A.            sorden mundial, Verbo Divino, Estella 2003. O
      Estrada, J. M. Castillo, J. Lois, etc.) en el Curso        Jesús como líder de la resistencia frente al im-
      sobre Jesús de la Cátedra Chaminade durante                perio mundial.
      el curso 2002-2003.                                   *    SMITH, M., Jesús el Mago, Martínez Roca, Bar-
                                                                 celona 1988. O Jesús curandero «paganizan-
                                                                 te». Libro de gran densidad, aunque provoca-
c. Libros judíos sobre Jesús                                     dor y quizá unilateral.
*     FLUSSER, D., Jesús en sus palabras y en su            *    EHRMAN, B. D., Jesús, el profeta judío apocalíp-
      tiempo. Cristiandad, Madrid 1975.                          tico, Paidós, Barcelona 2001.
**    KLAUSNER, J., Jesús de Nazaret. Su vida, su           *    ALT, E, Jesús, el primer hombre nuevo, El Al-
      época, sus enseñanzas, Paidós, Barcelona                   mendro, Córdoba 1993. O Jesús pura «huma-
      1991. O Obra antigua (original de 1922). Sigue             nidad».
      siendo clásica.                                       *    ECHEGARAY, H., La práctica de Jesús, CEP,
**    VERMES, G., Jesús el judío, Muchnik, Madrid                Lima 1980 (= Sígueme, Salamanca 1982). O
             e
      41997 1977); íd., La religión de Jesús el judío,           Libro clave de un malogrado biblista peruano;
      Muchnik, Madrid 1996.                                      insiste en el compromiso liberador de Jesús.
64
                           3.4. Tradición evangélica y evangelios
    La historia de Jesús resulta inseparable de la      *   WEREN, w., Métodos de exégesis de los evan-
primera tradición cristiana, recogida de forma pecu-        gelios, Verbo Divino, Estella 2003. O Preciosa
liar en el despliegue de los evangelios, que han de-        introducción teórica y práctica al estudio de los
sembocado en los cuatro textos canónicos actua-             evangelios. Muy pedagógica.
les. Presentamos ese despliegue y nos fijamos           *   MARCONCINI, B., Los sinópticos, San Pablo, Ma-
después en cada uno de los textos. Para una visión          drid 1998.
de conjunto podemos partir de las obras generales
sobre la Biblia (cf. Bp, CBCB, CBI, CBL, IEB,
NCBSJ, PCJ y PS) y sobre el NT (cf. 3.1.).              b. La historia de las formas evangélicas
                                                            Desde principios del siglo xx se ha venido ela-
                                                        borando un método de estudio llamado «crítica de
             3.4.1. LA TRADICiÓN                        las formas» (Formgeschichte) que ha dominado la
             DE LOS EVANGELIOS                          exégesis posterior, a partir de dos obras significati-
                                                        vas (Dibelius y Bultmann).
                                                        ** DIBELlUS, M" La historia de las formas evangé-
a. Obras generales                                           licas, Institución San Jerónimo, Valencia 1984
i** AGUIRRE, R. y A. RODRíGUEZ CARMONA, Evange-              (original de 1919). O Distingue en la tradición
    lios sinópticos y Hechos de los Apóstoles, In-           diversas formas (relatos, dichos, parábolas...),
    troducción al Estudio de la Biblia 6, Verbo Divi-        que habrían tenido su identidad e historia antes
    no, Estella 1992. O Presentación histórica,              de integrarse en los evangelios.
    literaria y teológica de la temática de evange-     ** BULTMANN, R., Historia de la tradición sinóptica,
    lios y Hechos, en clave escolar, con bibliografía        BEB 102, Sígueme, Salamanca 2000. O Quizá
    general y sobre cada evangelio; íd., La investi-         la obra más influyente de la exégesis del siglo
    gación de los evangelios sinópticos y Hechos             xx (1ª ed. 1921; 2ª ed. 1931). Ha forjado la ter-
    de los Apóstoles en el siglo xx, Verbo Divino,           minología y métodos de generaciones de exe-
    Estella 1996. O Recogen algunos textos muy               getas. Tiene aspectos aún no superados. Esta
    significativos sobre el tema.                            edición cuenta con un prólogo de G. Theissen
i* SCHEIFFLER, J. R., Así nacieron los evangelios,           y un epílogo de X. Pikaza.
    Mensajero, Bilbao 1968. O Sigue siendo un           *    GERHARDSSON, B., Prehistoria de los evange-
    texto que ilumina de forma pedagógica el tema.           lios, Presencia Teológica 3, Sal Terrae, Santan-
i* GUIJARRO, S., La buena noticia de Jesús. Intro-           der 1980. O Se opone a la crítica de las for-
    ducción a los evangelios sinópticos y Hechos             mas. Aplica a los evangelios unos métodos de
    de los Apóstoles, Atenas, Madrid 1987.                   la tradición rabínica.
i * RlvAs, L. H., ¿Qué es un evangelio?, Claretia-      ** CASC1ARO, J. M., Las palabras de Jesús. Trans-
    na, Buenos Aires 2001.                                   misión y hermenéutica, Eunsa, Pamplona 1992.
                                                                                                           65
c. Dichos desconocidos. Documento Q                       t* VIDAL MANZANARES, C., El primer evangelio: el
                                                             «Documento Q», Planeta, Madrid 1993. O Di-
    Por razones prácticas he reunido bajo un mismo             vulgación.
epígrafe estos dos temas. Suelen llamarse dichos
                                                          **   MACK, B., El Evangelio perdido. El documento
desconocidos a las palabras (logia) que atribuyen a            Q., Martínez Roca, Barcelona 1994. O Libro
Jesús algunos autores antiguos, sea del NT (Pa-
                                                               muy interesante y discutido, pero publicado en
blo), sea de fuera del NT (autores judíos, papiros,
                                                               una editorial prestigiosa, aunque poco apropia-
evangelios apócrifos y Padres de la Iglesia, como
                                                               da para este tipo de textos.
Justino y el Pseudo Clemente). El Documento Q es
un hipotético texto en que se contenían «dichos»
de Jesús que, según la teoría de las dos fuentes si-
nópticas (Mc y Q), han sido recogidos por Mt y Lc.        c. Los evangelios y la historia de Jesús
Los trabajos sobre el tema se están multiplicando
                                                             La «historia de las formas» había tendido a
en los últimos años.
                                                          prescindir de la «historia de Jesús». Empalmando
*    MORRICE, w., Dichos desconocidos de Jesús,           con inquietudes anteriores, la nueva investigación
     Presencia Teológica 119, Sal Terrae, Santan-         de los sinópticos se interesa otra vez por la historia
     der 2002. O Quiere fijar los «logia» conserva-       de Jesús.
     dos fuera de los evangelios. En esta misma lí-       **   GRELOT, P., Los evangelios y la historia, Herder,
     nea se sitúan los dos libros siguientes.                  Barcelona 1986; íd., Las palabras de Jesucris-
*    JEREMíAS, J., Palabras desconocidas de Jesús,             to, Herder, Barcelona 1988. O La visión católi-
     BEB 14, Sígueme, Salamanca 1996.                          ca más documentada y fiable (aunque quizá
*    MORALDI, L., Dichos secretos de Jesús, Sígue-             «tradicional») de la tradición de los evangelios,
     me, Salamanca 1981.                                       vinculada a la historia de Jesús.
**   ROBINSON,   J.,   KLOPENBORG,   J. S. y P.   HOFF-   **   LÉON-DuFOUR, X., Los evangelios y la historia
     MANN, El Documento Q. Edición bilingüe, con               de Jesús, Herder, Barcelona 1967 (21982); íd.,
     paralelos del evangelio de Marcos y del                   Estudios de evangelio, Estela, Barcelona 1969.
     evangelio de Tomás, BEB 107, Sígueme, Sala-               O Libros que siguen siendo clásicos.
     manca 2002. O Este libro forma parte de un           **   THEISSEN, G., Colorido local y contexto histórico
     proyecto editorial que quiere recoger las inves-          en los evangelios. Una contribución a la histo-
     tigaciones del International Q Project. Texto y           ria de la tradición sinóptica, BEB 95, Sígueme
     estudios básicos sobre Q. Falta una sinopsis              Salamanca, 1997; íd., La redacción de los
     completa.                                                 evangelios y la política eclesial, Verbo Divino
t** GUIJARRO, S., Dichos primitivos de Jesús. Una              2003. O Recupera, desde el contexto político y
    introducción al "Proto-evangelio de dichos Q»,             social, el valor histórico de las tradiciones evan-
     BEB minor 6, Sígueme, Salamanca 2004. O                   gélicas.
     Discusión científica y presentación castellana       **   MALINA, B. J. Y R. L. ROHRBAUGH, Los evangelios
     del texto.                                                sinópticos y la cultura mediterránea del siglo l.
66
      Comentario desde las ciencias sociales, Verbo
      Divino, Estella 1996. O La antropología cultural                        3.4.2. MARCOS
      permite situar a los evangelios en su trasfondo
      histórico.
                                                           a. Introducción
**    STANTON, G. N., ¿La verdad del evangelio?
      Nueva luz sobre Jesús y los evangelios, Es-          *     ROADS, D., DEWEY, J. y D. MICHIE, Marcos como
      tudios Bíblicos 17, Verbo Divino, EsteJla 1999.            relato, Sígueme, Salamanca 2002. O Texto
      O Destaca el fondo histórico de los evange-                clásico que inició en Estados Unidos una nue-
      lios.                                                      va etapa en el estudio literario y narrativo de
                                                                 Me.
1**   CABA, J., De los evangelios al Jesús histórico.
      Introducción a la cristología, BAC, Madrid           1*    BRAVO, C., Galilea, año 30. Para leer el evan-
      1971. O Los evangelios como medio y camino                 gelio de Marcos, El Almendro, Córdoba 1991.
      que permite llegar al Jesús histórico; íd., El Je-   *     RIGAUX, B., Para una historia de Jesús. El testi-
      sús de los evangelios, BAC, Madrid 1977.                   monio de Marcos, Desclée de Brouwer, Bilbao
                                                                 1967.
1**   BARTOLOMÉ, J. J., El evangelio y Jesús de Na-
      zaret, CCS, Madrid 1995. O Estudio muy valio-        *     DÉLoRME, E., El evangelio según san Marcos,
      so sobre el fondo histórico y el despliegue de la          CB 15-16, Verbo Divino, Estella 1986.
      tradición evangélica.                                1**   BALAGUER, V., Testimonio y tradición en san
1*    SICRE, J. L., El cuadrante. 1. La búsqueda. 11.            Marcos, Eunsa, Pamplona 1990.
      La apuesta. 111. El encuentro. IV. Memorias de       1* PII<AZA,  X., Para leer el evangelio de Marcos,
      Andrónico (parte novelada de El cuadrante),                Verbo Divino, Estella 1998.
      Verbo Divino, Estella 1999-2000. O De la             1**   LENTZEN-DEIS, E, Comentario al evangelio de
      mano de Andrónico, personaje de ficción, J. L.             Marcos: modelo de nueva evangelización, Ver-
      Sicre ofrece en estos volúmenes una hermo-                 bo Divino, Estella 1998. O Lectura pragmática
      sa y honda visión de la historia de las comu-              de Me.
      nidades donde se mantuvo la tradición de la
      historia de Jesús y donde surgieron los sinóp-
      ticos.                                               b. Comentarios
1**   HERRANZ MARCO, M., Huellas de arameo en los
      evangelios y en la catequesis primitiva, Studia      **    GNILKA, J., El evangelio según san Marcos, 1-11,
      Semitica Novi Testamenti 5, Ciudad Nueva,                  BEB 55-56, Sígueme, Salamanca 1986-1987.
      Madrid 1997. O Este libro y los de su colec-               O Comentario científico de corte tradicional.
      ción, que citaremos al ocuparnos de Lucas,           1**   MATEos, J. y E CAMACHO, El evangelio de Mar-
      Hechos y Hebreos, intentan descubrir el sus-               cos. Análisis lingüístico y comentario exegético,
      trato arameo del NT, con las palabras históricas           1-111, El Almendro, Córdoba 2000. O Fino análi-
      de Jesús y de la tradición primitiva.                      sis literario y teológico.
                                                                                                               67
i*    GONZÁLEZ RUIZ, J. M., Evangelio según Marcos,            Madrid 1982; íd., Marcos 13. El grupo cristiano
      Verbo Divino, Estella 1988.                              en la historia, Cristiandad, Madrid 1986. O
**    TAYLOR, v., Evangelio según san Marcos, Cris-            Obras de gran finura exegética.
      tiandad, Madrid 1979. O Clásico, muy valioso.      **    KINGSBURY, J. D., Conflicto en Marcos. Jesús,
*     SCHMID, J., El evangelio según san Marcos, CR,           autoridades, discípulos, El Almendro, Córdoba
      Herder, Barcelona 1966.                                  1991.
*     SCHNACKENBURG, R., El evangelio según san          i**   BRAVO, C., Jesús, hombre en conflicto. El relato
      Marcos, (-11, NTM, Herder, Barcelona 1969.               de Marcos en América Latina, Sal Terrae, San-
                                                               tander 1986. O Libro muy sugerente de un au-
*     MAGGIONI, B., El relato de Marcos, San Pablo,
                                                               tor que tuvo gran calidad exegética.
      Madrid 1988. O Distingue los grandes bloques
      del evangelio.                                     i**   LEAL, G., El seguimiento de Jesús, según la tra-
                                                               dición del rico. Estudio redaccional y diacrónico
**    BELO, E, Lectura materialista del evangelio de           de Mc 10,17-31, Verbo Divino, Estella 1996.
      Marcos, Verbo Divino, Estella 1975. O Obra
      desde la perspectiva de una visión estructura-     **    LEVINE, A. J. (ed.), Una compañera para Mar-
      lista-marxista de Mc.                                    cos. En clave de mujer, Desclée de Brouwer,
                                                               Bilbao 2004. O Lectura feminista de Marcos.
                                                         i**   PIKAZA, X., Pan, casa, palabra. La Iglesia en
c. Estudios                                                    Marcos, BEB 94, Sígueme, Salamanca 1998.
    A partir de los años sesenta del siglo xx se qui-          O Ofrece una teología básica de Mc en pers-
so superar la «historia de las formas» poniendo de             pectiva de surgimiento eclesial.
relieve la importancia de los redactores (Marxsen).      i**   MATEaS, J., Los Doce y otros seguidores de Je-
A partir de ahí ha crecido el interés por conocer la           sús en Marcos, Cristiandad, Madrid 1982; íd.,
identidad teológica y narrativa de Marcos.                     Marcos 13. El grupo cristiano en la historia,
**    MARXSEN,   w., El evangelista Marcos. Estudio            Cristiandad, Madrid 1987.
      sobre la historia de la redacción del evangelio,   *     SWARTLEY, W. M., Marcos: el camino para todas
      Sígueme, Salamanca 1981. O Texto que inició              las naciones, Clara, Bogotá 1992.
      el «método de la historia de la redacción» (ori-   **    BIGUZZI, G., Yo destruiré este templo: el templo
      ginal de 1959).                                          y el judaísmo en el evangelio de Marcos, El Al-
i**   TREVIJANO, R., Comienzo del evangelio. Estudio           mendro, Córdoba 1992.
      sobre el prólogo de san Marcos, Aldecoa, Bur-      *     MAGGI, A., Jesús y Belcebú, Satán y demonios
      gos 1971.                                                en el evangelio de Marcos, Desclée de Brou-
i**   CALLE, E de la, Situación al servicio del kerig-         wer, Bilbao 2000.
      ma. Cuadro geográfico del evangelio de Mar-        i*    PUENTE OJEA, G., El evangelio de Marcos: del
      cos, Universidad Pontificia, Salamanca 1975.             Cristo de la fe al Jesús de la historia, Siglo XXI,
i**   MATEas, J., Los Doce y otros seguidores de Je-           Madrid 1998. O Supone que Marcos ha sido el
      sús en el evangelio de Marcos, Cristiandad,              «inventor» de la historia de Jesús.
68
                                                          **    BONNARD, P., El evangelio según san Mateo,
                    3.4.3. MATEO                                Cristiandad, Madrid 1976. O Es ya un clásico.
                                                          *     TRILUNG, w., El evangelio según san Mateo, 1-
a. Introducción                                                 11, NTM, Herder, Barcelona 1970.
                                                          *     SCHMID, J., El evangelio según san Mateo, CR,
**    TRILLlNG, W., El verdadero Israel. La teología de         Herder, Barcelona 1968.
      Mateo, AB, Fax, Madrid 1974 (original de 1959).
*     RIGAux, B., Para una historia de Jesús. El testi-
      monio del evangelio de Mateo, Desclée de            c. Estudios
      Brouwer, Bilbao 1969.                                  A partir de Trilling (citado en 3.4.3.a.) se inició el
*     MAGGIONI, B., El relato de Mateo, San Pablo,        estudio redaccional de Mt, que asumen, de diver-
      Madrid 1982.                                        sas maneras, los autores hispanos que citamos.
*     LE POITTEVIN, P. y E. CHARPENTIER, El evangelio     i**   AGUIRRE, R., Exégesis de Mateo 27, 51b-53.
      según san Mateo, CB 2, Verbo Divino, Estella              Para una teología de la muerte de Jesús en el
      1989.                                                     evangelio de Mateo, Verbo Divino, Estella 1980
*     ZUMSTEIN, J., Mateo, el teólogo, CB 58, Verbo             (= Eset, Vitoria 1980).
      Divino, Estella 51993.                              i**   PIKAZA, X., Hermanos de Jesús y servidores de
i**   HERAs OUVER, G., Jesús según san Mateo.                   los más pequeños (Mt 25,31-46), BEB 46, Sí-
      Análisis narrativo del primer evangelio, Eunsa,           gueme, Salamanca 1984.
      Pamplona 2001.                                      i**   SEGUNDO, J. L., El caso Mateo. Los comienzos
                                                                de una ética judeocristiana, Sal Terrae, San-
                                                                tander 1994. O Escrito de gran finura herme-
b. Comentarios                                                  néutica.
**    Luz, U., El evangelio según san Mateo. 1: Mt 1-     **    LEVINE, A. J. (ed.), Una compañera para Mateo.
      7.11: Mt 8-17.111: Mt 18-28, BEB, 74,103 Y 111,           En clave de mujer, Desclée de Brouwer, Bilbao
      Sígueme, Salamanca 2001-2004. O Comenta-                  2003.
      rio monumental, quizá el más completo que           *     QUESNEL, M., Jesucristo según san Mateo, Ver-
      existe de Mí. Vincula el aspecto literario y teo-         bo Divino, Estella 1993.
      lógico. Estudia la Wirkungsgechichte o historia
                                                          i**   GÓMEZ DE LIAÑO, l., El diagrama del primer
      del influjo del texto.
                                                                evangelio y las imágenes de Jesús en el cris-
i**   GOMÁ, l., El evangelio según san Mateo, 1-11,             tianismo primitivo, Siruela, Madrid 2003. O Es-
      Facultad de Teología de Cataluña, Barcelona               tudia las imágenes que Mateo ha utilizado para
      1980. O Excelente comentario. Tradicional y               unificar la figura de Jesús y los recursos mnemo-
      moderno.                                                  técnicos que sigue para recoger la doctrina de
i*    MATEOS, J. y F. CAMACHO, El evangelio de Mateo.           la tradición cristiana. Compara el evangelio con
      Lectura comentada, Cristiandad, Madrid 1981.              la gnosis.
                                                                                                                69
                                                         b. Comentarios
                   3.4.4. LUCAS
                                                         **    FITZMYER, J. A, El evangelio según san Lucas,
                                                               1-111, Cristiandad, Madrid 1986-1987. O Se han
a. Introducción                                                publicado en castellano la introducción (vol. 1) y
                                                               las dos primeras partes del evangelio. Es un
   El análisis redaccional de Conzelmann ha servi-
                                                               comentario ya clásico.
do de modelo y reactivo para la mayor parte de los
estudios posteriores, centrados en la visión históri-    **    BOVON, E, El evangelio según san Lucas. 1. (Lc
ca y narratológica de Lucas (yen general de Lc-                1-9).2. (Lc 9-14), BEB 85-86, Sígueme, Sala-
Hch). Es también importante el trabajo de Atetti.              manca 1995 y 2002. O A medida que va «cre-
                                                               ciendo», se va consolidando este comentario
**    CONZELMANN, H., El centro del tiempo. La teolo-
                                                               aún inconcluso de Bovon, protestante francófo-
      gía de Lucas, Fax, Madrid 1974 (original de
                                                               no suizo que enseña en Estados Unidos. Será
      1954). O Punto de partida de todos los traba-            un libro de referencia para decenios.
      jos redaccionales y teológicos sobre Lucas.
                                                         *     SCHMID, J., El evangelio según san Lucas, CR,
**    ALETTI, J. N., El arte de contar a Jesucristo.
                                                               Herder, Barcelona 1968.
      Lectura narrativa del evangelio de Lucas, BEB
      77, Sígueme, Salamanca 1992. O Es uno de           *     STÓGER, A, El evangelio según san Lucas, 1-11,
      los trabajos con los que se ha iniciado el méto-         NTM. Herder, Barcelona 1970.
      do de estudio narrativo de los evangelios.         *     HARRINGTON, W. J., El evangelio según san Lu-
**    SABOURIN, L., El evangelio de Lucas: introduc-           cas, Studium, Madrid 1972.
      ción y comentario, Clásicos de la Ciencia Bíbli-   *     RIGAUX, B., Para una historia de Jesús. El testi-
      ca, Edicep, Valencia 1999. O Texto tradicional,          monio del evangelio de Lucas, Desclée de
      documentado.                                             Brouwer, Bilbao 1974.
*     RIGAux, B., Para una historia de Jesús. 111. El
      testimonio de Lucas, Desclée de Brouwer, Bil-
      bao 1974.                                          c. Estudios. Sobre Lc 1·2
i**   RAsco, E., La teología de Lucas. Origen, desa-
                                                             Los nuevos métodos de lectura han permitido
      rrollo, orientaciones, AnGreg 201, Pontificia
                                                         una visión más honda de Lc, que se refleja sobre
      Universidad Gregoriana, Roma 1976.
                                                         todo en una serie de tesis doctorales con las que
*     GEORGE, A, El evangelio según Lucas, CB 3,         comienza este reseña. Siguen algunos estudios de
      Verbo Divino, Estella 1989.                        tipo más divulgativo.
**    DILLMANN, R. Y M. C. MORA PAZ, Comentario al       i**   ESCUDERO FREIRE, C., Devolver el evangelio a
      evangelio de Lucas, Verbo Divino, Estella 2004.          los pobres. A propósito de Lc 1-2, BEB 19, Sí-
      O Lectura pragmática de Lc.                              gueme, Salamanca 1978. O Analiza el princi-
*     FUCHY, O., La obra de Lucas, CB 113, Verbo               pio de Lucas desde la opción a favor de los
      Divino, Estella 2003.                                    pobres.
70
j** SIMÓN NÚÑEz, A., El Mesías y la hija de Sión:       j* Rlus CAMPS, J., El éxodo del hombre libre. Ca-
    teoría de la redención en Lc 2,29-35, Studia           tequesis sobre el evangelio de Lucas, El Al-
    Semitica Novi Testamenti, Ciudad Nueva, Ma-            mendro, Córdoba 1991.
    drid 1994.                                          **   MASSYNGBAERDE FORD, J., Mi enemigo es mi
j** GARCíA PÉREZ, J. M., San Lucas, evangelio y              huésped: Jesús y la violencia en Lucas, Biblia
    tradición: sustrato arameo en Lc 1,39; 8,26-39;          y Fe, Madrid 1991.
    21,36; 22,28-30; 23,39-43, Studia Semitica
                                                        *    CASSIDY, R. J., Jesús: política y sociedad: estudio
    Novi Testamenti 4, Ciudad Nueva, Madrid 1995.
                                                             del evangelio de Lucas, Biblia y Fe, Madrid 1988.
    O Este libro, como el anterior, intenta demos-
                                                             1. Actitud social de Jesús. 11. Jesús y sus gober-
    trar, quizá con más erudición que pruebas, el
                                                             nantes políticos. Proceso y muerte de Jesús.
    sustrato arameo de Lucas, que nos permitiría
    llegar a las «ipsissima verba lesu».                *    LACONI, M., San Lucas y su Iglesia, Verbo Divi-
j* GOMÁ, l., El Magnificat. Cántico de salvación,            no, Estella 1982.
   BAC, Madrid 1982.                                    **   LAVERDIERE, E., Comer en el reino de los cielos.
j* RUlz LÓPEz, D., El Magníficat. Un canto para el           Los orígenes de la eucaristía en el evangelio
   tercer milenio, BAC, Madrid 2001.                         de Lucas, Sal Terrae, Santander 2002.
**   COLERIDGE, M., Nueva lectura de la infancia de
     Jesús. La narrativa como cristología en Lucas
     1-2, El Almendro, Córdoba 2000.                                         3.4.5. JUAN


d. Parábolas, teología básica                           a. Introducción. Texto

j** GÓMEz-AcEBo, 1. (ed.), Relectura de Lucas, En          Sobre la interpretación de la figura y obra de
    clave de mujer, Desclée de Brouwer, Bilbao          Juan ha existido a lo largo del siglo xx una larga po-
    1998. O Exégesis y teología de los grandes          lémica que se refleja en los libros que siguen. Co-
    textos de Lc sobre temas de mujeres.                mienzo con algunos estudios generales desde la
                                                        perspectiva hispana (Tuñí, Vidal y Bartolomé). Cito
j** FORNARI-CARBONELL, 1. M., La escucha del
                                                        después algunas traducciones clásicas sobre el
    huésped (Lc 10,38-42). La hospitalidad en el
                                                        tema.
    horizonte de la comunicación, Verbo Divino,
    Estella 1995. O Analiza la perícopa de Marta y      j** RÁBANOS, R. Y D. MuÑoz LEÓN, Bibliografía joá-
    María en la línea de una exégesis pragmático-           nica. Evangelio, Cartas y Apocalipsis, 1960-
    comunicativa.                                           1986, CSIC, Madrid 1990.
j** SALAS, A., Discurso escatológico prelucano. Es-     j** TUÑí, J. O. y X. ALEGRE, Escritos joánicos y car-
    tudio de Lucas XXI, 20-36, Agustinos, El Esco-          tas católicas, IEB 6, Verbo Divino, Estella 1995.
    rial 1969. O Intenta fijar la tradición prelucana       O Ofrecen un panorama general del corpus joá-
    del texto.                                              nico. Con amplia bibliografía sobre cada tema.
                                                                                                             71
i**           Los escritos originales de la comuni-
      VIDAL, S.,                                               Sígueme, Salamanca 1987. O Reconstruye las
    dad del discípulo «amigo» de Jesús, BEB 93,                diversas etapas del despliegue de la comuni-
    Sígueme, Salamanca 1997. O Reconstruye los                 dad de Jn desde una perspectiva social, ecle-
    diversos estadios del texto (en original griego y          sial y cristológica, poniendo de relieve el paso
    traducción). Obra audaz y profunda. Le falta               de una cristología baja a una cristología alta.
    quizá un diálogo expreso con la tradición exe-         i** GARCíA-VIANA, L. E, El cuarto evangelio. Histo-
    gética, que le permitiría compulsar y verificar            ria, teología y relato, San Pablo, Madrid 1996.
    mejor sus hipótesis.
                                                           ** DESTRO, A. Y M. PESCE, Cómo nació el cristia-
i** BARTOLOMÉ, J. J., Cuarto evangelio. Cartas de              nismo joánico: antropología y exégesis del
    Juan. Introducción y Comentario, CCS, Madrid               evangelio de Juan, Sal Terrae, Santander 2002.
    2002. O Precioso manual que expone y valora                O Análisis «religioso» del surgimiento de la tra-
    todas las visiones sobre Juan.                             dición de Juan.
** RIGAux, B. Y B. LINDARS, Para una historia de
    Jesús. IV. El testimonio del evangelio de Juan,
                                                           c. Comentarios
    Desclée de Brouwer, Bilbao 1979.
** COTHENET, E, Evangelio según Juan, en íd.               **  BROWN, R. E, El evangelio según Juan, 1-11.
    (ed.), Escritos de Juan y Carta a los Hebreos,             Cristiandad, Madrid 1979 (22002). Edición an-
    Introducción a la Lectura de la Biblia 10, Cris-           terior, más breve, en R. E Brown, Evangelio y
    tiandad, Madrid 1985.                                      epístolas de san Juan, Sal Terrae, Santander
                                                               1973. O Sigue siendo el comentario de refe-
*   JAUBERT, A., El evangelio según san Juan, CB
                                                               rencia sobre Jn, que el autor estaba reelabo-
    17, Verbo Divino, Estella 1987.
                                                               rando en el momento de su muerte.
                                                           ** SCHNACKENBURG, R., El evangelio según san
b. Introducción. Contexto histórico-social                     Juan, 1-111, Herder, Barcelona 1980. O Comen-
                                                               tario enciclopédico, superado en algunos as-
**    DODD, C.  H., La tradición histórica en el cuarto        pectos críticos, pero aún imprescindible. Cuen-
      evangelio, Cristiandad, Madrid 1977; íd., Inter-         ta con excursus de gran valor.
      pretación del cuarto evangelio, Cristiandad,         i** MATEOS, J. Y J. BARRETO, El evangelio de Juan.
      Madrid 1978. O Analizan los diversos contex-             Análisis lingüístico y comentario exegético,
      tos de surgimiento y lectura de Jn. Obras clási-         Cristiandad, Madrid 1979. Versión reducida en
      cas. Siguen siendo imprescindibles.                      íd., El evangelio de Juan. Texto y comentario, El
**    WENGST, K., Interpretación del evangelio de              Almendro, Córdoba 2002. Texto complementa-
      Juan, Sígueme, Salamanca 1988. O Precioso                rio: íd., Vocabulario teológico del evangelio de
      análisis de la tradición de Jn, que se situaría en       Juan, Cristiandad, Madrid 1980. O Acentúa el
      un ambiente judío de Transjordania.                      simbolismo religioso y espiritual de Jn.
**    BROWN, R. E, La comunidad del discípulo ama-         ** LÉON-DuFOUR, X., Lectura del evangelio de
      do. Estudio de la eclesiología juánica, BEB 43,           Juan, I-IV, BEB 68-70 Y 96, Sígueme, Sala-
72
   manca 1992-1998. O Preciosa visión sapien-                  gueme, Salamanca 1983. O Acentúa el carác-
   cial de Jn, más que comentario exegético.                   ter gnóstico de Jn.
*  ZEVINI, G., Evangelio según san Juan, Sígueme,        i* TuÑí VANCELLS, J. O., Jesús y el evangelio en la
   Salamanca 1995. O Lectura espiritual de Jn.                 comunidad juánica, Sígueme, Salamanca
** BARRETT, J. K., El evangelio según san Juan,                1987.
   Cristiandad, Madrid 2003. O Comentario ya             **    LA POTTERIE, 1. de, La verdad de Jesús. Estu-
   clásico (el texto inglés es de 1978). De corte              dios de cristología joanea, BAC, Madrid 1979.
   tradicional y gran fidelidad al evangelio.            *     GUILLET, J., Jesucristo en el evangelio de Juan,
*  BLANK, J., El evangelio de san Juan, 1-11, NTM,             CB 31, Verbo Divino, Estefla 1986.
   Herder, Barcelona 1979-1980.
* WIKENHAUSER, A., El evangelio según san Juan,
   CR, Herder, Barcelona 1967.                           e. Estudios teológicos.
i* Tous, L., San Juan, un teólogo de hoy. Comen-            La vida de los creyentes
   tario al cuarto evangelio, Biblia y Fe, Madrid
                                                         i**   ERDOZAIN, L., La función del signo en la fe se-
   1978. O Básico.                                             gún el cuarto evangelio. Estudio crítico-exegéti-
                                                               co de las perícopas Jn 4,46-54 y Jn 20,24-29,
                                                               AnBib 33, Pontificio Instituto Bíblico, Roma
d. Estudios teológicos. Jesucristo                             1968.
i**   BALAGUÉ, M., Jesucristo, vida y luz. Estudio de    i**   TuÑí VANCELLS, J. O., La verdad os hará libres:
      los doce primeros capítulos del evangelio de             Jn 8,32. Liberación y libertad del creyente en el
      Juan, Studium, Madrid 1963.                              cuarto evangelio, Herder, Barcelona 1973; íd.,
i**   SABUGAL, S., Christos. Investigación exegética           El testimonio del evangelio de Juan, Sígueme,
      sobre la cristología joanea, Herder, Barcelona           Salamanca 1983; íd., Las comunidades joáni-
      1972.                                                    cas, Desclée de Brouwer, Bilbao 1988.
*     GUILLET, J., Jesucristo en el evangelio de Juan,   i**   CASABÓ SUQUE, J. M., La teología moral en san
      CB 31, Verbo Divino, Estefla 1980.                       Juan, AB 14, Fax, Madrid 1970.
i**   CAMARERO, L., Revelaciones solemnes de Je-         i**   CORTÉS, E., Los discursos de adiós de Gn 49 a
      sús. Derás cristológico en Jn 7-8 (Fiesta de las         Jn 13-17, Verbo Divino, Estefla 1976.
      Tiendas), Publicaciones Claretianas, Madrid        i**   LUZARRAGA, "Oración y misión» en el evangelio
      1997.                                                    de Juan, Universidad de Deusto y Mensajero,
i**   TALAVERO TOVAR, S., Pasión y resurrección en el          Bilbao 1978.
      IV evangelio, Universidad Pontificia, Salaman-     i**   URBÁN, A., El origen divino del poder: estudio fi-
      ca 1976.                                                 lológico e historia de la interpretación de Jn
**    KASEMANN, E., El testamento de Jesús: el lugar            19, 11a, El Almendro, Córdoba 1987. O Investi-
      histórico del evangelio de Juan, BEB 47, Sí-             gación básica.
                                                                                                              73
i**   MARTíN MORENO, J. M., Los personajes del cuar-       nas obras hispanas y siguiendo por dos clásicos
      to evangelio, Universidad Pontificia Comillas,       (Jeremias y Dodd) y otros autores importantes, or-
      Madrid y Desclée de Brouwer, Bilbao 2002.            denados cronológicamente (según los originales,
i**   CASTRO, S., Evangelio de Juan. Comprensión           no según las traducciones castellanas). Cf. también
      exegético existencial, Universidad Pontificia        libros sobre el Jesús histórico (3.3.) y comentarios
      Comillas, Madrid y Desclée de Brouwer, Bilbao        a los sinópticos y a Jn.
      2002.
**    FEHRIBACH, A., Las mujeres en la vida del No-        a. Sermón de la montaña
      vio. Un análisis histórico-literario feminista de
      los personajes femeninos en el cuarto evange-        i**   ESPINEL, J. L., La poesía de Jesús, San Este-
      lio, En clave de mujer, Desclée de Brouwer, Bil-           ban, Salamanca 1986. O Bellísimo libro.
      bao 2001. O Precioso estudio sobre las dos           i**   CAMACHO, F., La proclama del Reino. Análisis
      Marías, la samaritana, etc.                                semántico y comentario exegético de las bie-
*     ERNST, J., Juan: retrato teológico, Herder, Bar-
                                                                 naventuranzas de Mt 5,3-10, Cristiandad, Ma-
                                                                 drid 1987.
      celona 1992.
                                                           i*    MATEaS, J. J., El sermón del monte, Ega, Bilbao
                                                                 1993.
                3.4.6. TEMAS                               *     DAVIES, W. D., El sermón de la montaña, Cris-
                                                                 tiandad, Madrid 1975. O Obra clásica.
         DE LOS CUATRO EVANGELIOS
                                                           **    SCHNACKENBURG, R., Reino y reinado de Dios,
    Con los evangelios se vinculan una serie de te-              AB 3, Fax, Madrid 1970; íd, El mensaje moral
mas específicos que no aparecen en el resto de la                del Nuevo Testamento, Herder, Barcelona
literatura del NT. Los presentamos aquí, aunque su               1989. O Estudios ya clásicos.
temática (lo mismo que la de los evangelios escrí-         *     DUPONT, J., El mensaje de las bienaventuran-
tos) sea posterior a las cartas de Pablo. Dividimos              zas, CB 24, Verbo Divino, Estella 1988.
el material en tres temas: 1) Mensaje. 2) Milagros y       **    SCHRAGE, w., Ética del Nuevo Testamento, BEB
controversia. 3) Última cena y pasión. Dejamos                   57, Sígueme, Salamanca 1987. O Libro clási-
para la parte final de este capítulo (3.8.: cristología)         co, ofrece una visión de conjunto del mensaje
lo referente a la resurrección y encarnación, con los            de Jesús.
evangelios de la infancia.
                                                           **    LAMBRECHT, J., Pero yo os digo... el sermón pro-
                                                                 gramático de Jesús (Mt 5-7; Lc 6,20-49), BEB
                                                                 81, Sígueme, Salamanca 1994. O Análisis del
3.4.6.1. Mensaje
                                                                 mensaje de Jesús en clave literaria y teológica.
   El tema ha aparecido en la introducción a los           *     LOHFINK, G., El sermón de la montaña ¿para
evangelios (3.2.4.). Aquí destacamos las parábolas               quién?, Herder, Barcelona 1988. O Aplicación
y el Sermón de la montaña, empezando por algu-                   espiritual, en clave de comunicación personal.
74
b. Parábolas                                                    do de la parábola del hijo pródigo, pero la sitúa
                                                                en el contexto de las tres parábolas de Lc 15,
i**   ESTRADA-BARBIER, B., El sembrador: perspec-               poniendo de relieve la utilización eclesial que
      tivas filológico-hermenéuticas de una parábola,           hizo de ellas el evangelista.
      Bibliotheca Salmanticensis 165, Universidad
      Pontificia, Salamanca 1994.
i*    FERNÁNDEZ RAMOS, E, El reino en parábolas,          3.4.6.2. Milagros y controversia
      Universidad Pontificia, Salamanca 1996. O De
      divulgación.                                            Téngase en cuenta lo dicho sobre el Jesús his-
**    MAISONNEUVE, D., Parábolas rabínicas, DETB          tórico (3.3.) y comentarios a los evangelios. La con-
      12, Verbo Divino, Estella 1985.                     troversia de Jesús con su entorno constituye un ca-
                                                          pítulo de la búsqueda de identidad y conflictividad
**    PÉREZ FERNÁNDEZ, M., Parábolas rabínicas. El
                                                          intrajudía de aquel tiempo. En esa línea se sitúan
      masal midrásico o el masal como recurso her-        las dos últimas obras que citamos, ambas de gran
      menéutico para abrir la Escritura, San Fulgen-      envergadura.
      cio, Murcia 1988. O Distingue entre parábolas
      rabínicas y parábolas de Jesús.                     i**   PELÁEZ DEL ROSAL, J., Los relatos de milagro en
                                                                los evangelios sinópticos: morfología e inter-
*     KAHLEFELD, E., Parábolas y ejemplos del evan-
                                                                pretación, 1-11, Universidad Complutense, Ma-
      gelio, Verbo Divino, Estella 1967. O Obra útil.           drid 1984. O Interpretación crítica de los mila-
*     MARGUERAT, D., Parábola, CB 75, Verbo Divino,             gros de Jesús.
      Estella 1991.
                                                          i**   AGUIRRE, R. (ed.), Los milagros de Jesús. Pers-
*     JEREMIAS, J., Interpretación de las parábolas,            pectivas metodológicas plurales, Verbo Divino,
      Verbo Divino, Estella 1985; íd., Las parábolas de         Estella 2002. O Utiliza los métodos cultura/es y
      Jesús, Verbo Divino, Estella 1987; íd., Palabras          literarios.
      de Jesús, AB, Fax, Madrid 1968.
                                                          i**   ESTÉVEZ, E., El poder de una mujer creyente.
*     DODD, C. H., Las parábolas del reino, Cristian-           Cuerpo, identidad y discipulado en Mc 5,24b-
      dad, Madrid 2001.                                         34. Un estudio desde las ciencias sociales,
*     HARNISCH, W., Las parábolas de Jesús, BEB 66,             Verbo Divino, Estella 2003. O Análisis de la pe-
      Sígueme, Salamanca 1989.                                  rícopa de la hemorroísa desde la perspectiva
*     SIDER, J. W., Interpretar las parábolas, San Pa-          de /a antropología cultural. El tema nos sitúa en
      blo, Madrid 1997.                                         el centro de la problemática de los milagros.
i**   CONTRERAS MOLlNA, E, Un padre tenía dos hi-         *     MUSSNER, E, Los milagros de Jesús, Verbo Di-
      jos, Verbo Divino, Estella 1999. O Sobre la pa-           vino, Estella 1970.
      rábola del hijo prodigo.                            *     RICHARDSON, A., Las narraciones evangélicas
i**   BARTOLOMÉ, J. J., La alegría del Padre. Estudio           sobre los milagros, Fax, Madrid 1972.
      exegético de Lc 15, Verbo Divino, Estella 2000.     i*    GONZÁLEZ FAUS, J. l., Clamor del reino. Estudio
      O Este libro, como el anterior, analiza el senti-         sobre los milagros de Jesús, Sígueme, Sala-
                                                                                                              75
     manca 1982. O Libro de un teólogo dogmático,        i** SÁNCHEZ CARO, J. M., Eucaristía e historia de la
     pero con implicaciones bíblicas.                        salvación, BAC, Madrid 1983.
**   LÉoN-DuFouR, X. (ed), Los milagros de Jesús,        *   Equipo «F. Teológica Toulouse», La eucaristía
     Cristiandad, Madrid 1979.                               en la Biblia, CB 37, Verbo Divino, Estella 1987.
**  KEE, H. C., Medicina, milagro y magia en tiem-       i** SOBRADO, J. A., Dayenu. Haggadah shel Pésaj:
    pos del Nuevo Testamento, El Almendro, Cór-              los orígenes de la eucaristía, Caparrós, Madrid
    doba 1992.                                                1992.
i** GUIJARRO, S., Fidelidades en conflicto. La rup-      **   PIKAZA, X., Fiesta del pan, fiesta del vino, Verbo
    tura con la familia por causa del discipulado y           Divino, Estella 2000.
    de la misión en la tradición sinóptica, Universi-    **   LAVERDIERE, E., Comer en el reino de Dios: los
    dad Pontificia, Salamanca 1998. O Análisis so-            orígenes de la eucaristía en el evangelio de Lu-
    cial, literario e histórico.                              cas, Presencia Teológica 128, Sal Terrae, San-
i** GIL ARBIOL, C. J., Los valores negados. Ensayo            tander 2002.
    de exégesis socio-científica sobre la autoestig-
    matización en el movimiento de Jesús, Verbo
    Divino, Estella 2003. O El fenómeno de autoes-       b. Relatos de la pasión
    tigmatización, que Jesús asume y transforma
    de un modo positivo, expresa una controversia           Las obras sobre la vida de Jesús tienen un apar-
    social de fondo que define su movimiento.            tado básico dedicado a su muerte. Pero hay dos
                                                         autores que han estudiado con más precisión el
                                                         tema: Schürmann y Brown. En este contexto evo-
3.4.6.3. Relatos de la última cena y pasión              camos a Légasse y Navarro.
                                                         **   SCHÜRMANN, H., ¿Cómo entendió y vivió Jesús
a. Última cena. Eucaristía                                    su muerte?, Sígueme, Salamanca 1982; íd., El
    Los cuatro primeros estudios analizan la temáti-          destino de Jesús. Su vida y su muerte, BEB
ca Iiteraria·y teológica. Los otros se fijan más en el        109, Sígueme, Salamanca 2004. O El segundo
trasfondo histórico y temático.                               libro recoge y concreta las tesis del primero. El
                                                              autor, exegeta católico de la antigua Alemania
i** MALDONADO, L., La plegaria eucarística, BAC,
                                                              Oriental, ha vinculado la muerte de Jesús a su
     Madrid 1967. O Estudio clásico sobre la bendi-
                                                              concepción del reino de Dios y a su tarea me-
     ción judía y la cena cristiana.
                                                              siánica.
i** ESPINEL, J. L., La eucaristía en el Nuevo Testa-
                                                         **   BROWN, R. E., La muerte del Mesías, 1-11, Verbo
    mento, San Esteban, Salamanca 1980.
                                                              Divino, Estella 2005 (original de 1994). O Obra
** JEREMIAS, J., La última cena. Palabras de Je-              monumental que recoge y evalúa los temas del
    sús, Cristiandad, Madrid 1980.                            conflicto de Jesús con su entorno, en diálogo
** LÉON-DuFouR, X., La fracción del pan, Cristian-            polémico con Crossan, reinterpretando la figu-
     dad, Madrid 1983.                                        ra y camino de Jesús.
76
** BUNZLER, J., El proceso de Jesús, Ed. Litúrgica,           Desclée de Brouwer, Bilbao 1995-1996. O Se
     Barcelona 1958. O Libro clásico. Análisis his-           sitúa en la línea de la exégesis tradicional.
     tórico.                                              * LÉMANN, A Y J., La asamblea que condenó a Je-
*    WINTER, P., El proceso a Jesús, Muchnik, Bar-            sús, Rialp, Madrid 2004. O Dos hermanos, ju-
     celona 1983. O Perspectiva judía, toda la res-           díos conversos, se atreven a fijar las doce irre-
     ponsabilidad de la muerte de Jesús recae en la           gularidades del tribunal que condenó a Jesús.
     autoridad romana.                                    i** NAvARRo PUERTO, M., Ungido para la vida. Exé-
*    BENOIT, P., Pasión y resurrección del Señor, AB,         gesis narrativa de Mc 14,3-9 y Jn 12,1-8, Verbo
     Fax, Madrid 1971.                                        Divino, Estella 1999. O Trabajo dividido en tres
*    COUSIN, H., Los textos evangélicos de la pa-             partes: a) Análisis narrativo de Mc 14,3-9, el tex-
     sión, Verbo Divino, Estella 1981.                        to y el macrotexto; b) Análisis narrativo de Jn
                                                              12,1-8, el texto y el macrotexto. c) Comparación.
*    GOURGUES, M., Jesús ante su pasión y su                  La aplicación del método narrativo permite sacar
     muerte, CB 30, Verbo Divino, Estella 1987.               a la luz aspectos y significados antes ocultos. In-
**   LÉGASSE, S., El proceso de Jesús, 1-11. 1: La his-       terpreta la muerte de Jesús en perspectiva pas-
     toria. 11. La pasión en los cuatro evangelios,           cual, desde el signo de la mujer de la unción.




                3.5. Hechos de los Apóstoles y primeras comunidades

                                                          *   Equipo «Cahiers Évangile», Los Hechos de los
     3.5.1. HECHOS DE LOS APÓSTOLES                           Apóstoles, CB 21, Verbo Divino, Estella 1988.


a. Presentación                                           b. Comentarios
i** AGUIRRE, R. y A RODRíGUEZ CARMONA,     Evange-            Además de las obras generales (BP, CBCB,
     lios sinópticos y Hechos de los Apóstoles, IEB       CBI, CBL, IEB, NCBSJ, PCJ y PS), contamos con
   6, Verbo Divino, Estella 1992. O Visión de con-        tres comentarios básicos y otros de tipo más divul-
   junto, de tipo escolar, con bibliografía sobre         gativo.
   cada libro.                                            ** FITZMYER, J. A, Los Hechos de los Apóstoles, 1-
i* GONZÁLEZ ECHEGARAY, J., Los Hechos de los                   11. 1: Hch 1-9. 11: Hch 9-28, Sígueme, Salaman-
   Apóstoles y el mundo romano, Ágora 9, Verbo                 ca 2003. O El comentario más fiable en caste-
   Divino, Estella 2002. O Estudia la geografía, ins-          llano sobre el tema. Pone de relieve la
   tituciones y costumbres que subyace a Hechos.               historicidad básica del relato lucano.
                                                                                                              77
i**   RIUS-CAMPS, J., De Jerusalén a Antioquía. Gé-            go de la resurrección, Teología Deusto 3, Men-
      nesis de la Iglesia cristiana. Comentario lin-           sajero, Bilbao 1973.
      güístico y exegético a Hch 1-12, El Almendro,      i**   MíNGUEZ, D., Pentecostés: ensayo de semiótica
      Córdoba 1989; íd., El camino de Pablo a la mi-           narrativa, Verbo Divino, Estella 1976.
      sión a los paganos. Comentario lingüístico y       i**   BENEITEZ, M., Esta salvación de Dios (Hch
      exegético a Hch 13-28, Cristiandad, Madrid               28,28). Análisis narrativo estructuralista de
      1984. O La mejor investigación hispana sobre             «Hechos», Universidad Pontificia Comillas, Ma-
      el tema. Vincula el aspecto lingüístico (desta-          drid 1986.
      cando la tradición del texto occidental de Hch)
      con el teológico (Hch constituye un relato de
                                                         i**   CARRÓN, J., Jesús, el Mesías manifestado: tra-
      conversión que culmina en la apertura univer-
                                                               dición literaria y trasfondo judío de Hch 3, 19-
      sal de los dos grandes testigos del evangelio:
                                                               26, Studia Semitica Novi Testamenti 2, Ciudad
                                                               Nueva, Madrid 1993. O Procura descubrir el
      Pedro y Pablo).
                                                               trasfondo arameo del texto.
i*    RICHARD, P., El movimiento de Jesús antes de
                                                         *     Equipo «Cahiers Évangile», Los Hechos de los
      la Iglesia, una interpretación liberadora de los
      Hechos de los Apóstoles, Sal Terrae, Santan-             Apóstoles, CB 21, Verbo Divino, Estella 1981.
      der 2000 (= Dabar, México 1998; DEI, San           *     DODD, C. H., La predicación apostólica y su de-
      Juan de Costa Rica 1998).                                sarrollo, AB brevior, Fax, Madrid 1974.
i**   ARENS, E., Serán mis testigos. Historia, actores
      y trama de Hechos, CEP, Lima 1996.
**    ROLoFF, J., Hechos de los Apóstoles, Cristian-
                                                                3.5.2. PRIMERAS COMUNIDADES.
      dad, Madrid 1984. O Comentario básico, sigue              NACIMIENTO DEL CRISTIANISMO
      la exégesis clásica alemana.
                                                             El primer centro de interés de la exégesis actual
*     KÜRZINGER, J., Los Hechos de los Apóstoles, 1-
                                                         del NT está la historia de Jesús. El segundo centro
      11. Herder, NTM, Barcelona 1975.                   es el estudio del despliegue de las comunidades
*     WIKENHAUSER, A., Los Hechos de los Apóstoles,      primitivas. Comenzamos citando unos libros anti-
      CR, Herder, Barcelona 1967.                        guos, pero modélicos (Bornkamm, Brox), presenta-
*     GOODING, D., Hechos de los Apóstoles, Clie, Te-    mos después las obras de dos pioneros (Theissen,
      rrassa 1999.                                       Meeks), para detenernos en otras muy significati-
                                                         vas (Schenke, Vouga, Stegemann). En ese contex-
                                                         to citamos a Crossan y Aguirre. Para más bibliogra-
c. Estudios                                              fía, cf. 4.1.1.
i**   LARRAÑAGA, V., La Ascensión del Señor en el
      Nuevo Testamento, 1-11, CSIC, Madrid 1943. O
      Obra clásica.                                      a. Estudios generales
i**   JÁUREGUI, J. A., Testimonio. Apostolado. Misión.   i**   AGUIRRE, R., Del movimiento de Jesús a la Igle-
      Justificación del concepto lucano apóstol-testi-         sia cristiana. Ensayo de exégesis sociológica
78
      del cristianismo primitivo, Ágora 4, Verbo Divino,         Estella 2001. O Sitúa la persona y obra de Je-
     Estella 1998 (= Desclée de Brouwer, Bilbao                  sús en el contexto social y religioso de los cien
      1987); íd., Ensayo sobre los orígenes del cris-            años que siguieron a su vida. Ofrece el pano-
     tianismo. De la religión política de Jesús a la re-         rama más viable de las diversas tendencias y
     ligión doméstica de Pablo, Estudios Bíblicos 23,            comunidades que formaron sus seguidores.
     Verbo Divino, Estella 2001; íd., La Iglesia de        **    STEGEMANN, E. w., y W. STEGEMANN, Historia
     Jerusalén, Desclée de Brouwer, Bilbao 1989;                 social del cristianismo primitivo. Los inicios en
     íd, La Iglesia de Antioquia de Siria, Desclée de            el judaísmo y las comunidades cristianas en el
     Brouwer, Bilbao 1988. O Pionero de la investi-              mundo mediterráneo, Verbo Divino, Estella 2001.
     gación social del NT en el mundo hispano.                   O Enciclopedia sobre el surgimiento y trasfondo
*    BORNKAMM, G., El Nuevo Testamento y la histo-               de las comunidades. Consta de cuatro partes.
     ria del cristianismo primitivo, BEB 10, Sígueme,            1) Economía y sociedad. 2) Historia social del
     Salamanca 1976. O Libro conciso, pero muy                   judaísmo y de las comunidades judeocristianas.
     fiable.                                                     3) Historia social de las comunidades cristianas
**   BRox, N., Historia de la Iglesia primitiva, Her-            en las ciudades del Imperio romano. 4) Roles y
     der, Barcelona 1986.                                        condición social de las mujeres.
**   THEISSEN, G., Estudios de sociología del cristia-     **    CROSSAN, J. D., El nacimiento del cristianismo,
     nismo primitivo, BEB 51, Sígueme, Salamanca,                Sal Terrae, Santander 2002. O Devalúa los
     1985; íd., Teoría de la religión cristiana primiti-         aspectos institucionales del origen eclesial. Su
     va, BEB 108, Sígueme, Salamanca 2002. O Ha                  lectura se hace a veces difícil, por su manera
     abierto caminos nuevos de investigación social              de valorar los textos y los temas. Pero es un
     y teológica de las comunidades cristianas.                  libro básico.
**   MEEKs, W. A., Los primeros cristianos urbanos.        **    TAYLOR, J., ¿De dónde viene el cristianismo?,
     El mundo social del apóstol Pablo, BEB 64, Sí-              Ágora 13, Verbo Divino, Estella 2003. O Estu-
     gueme, Salamanca 1988; íd., El mundo moral                  dio sistemático de las conexiones del primitivo
     de los primeros cristianos, Desclée de Brou-                cristianismo con el judaísmo.
     wer, Bilbao 1992; íd., Los orígenes de la mora-
     lidad cristiana: los dos primeros siglos, Ariel,
     Barcelona 1994.                                       b. Temas especiales
**   HOLMBERG, B., Historia social del cristianismo        t*    SCHWEIZER, E. y A. DiEZ MACHO, Iglesia primiti-
     primitivo. La sociología y el Nuevo Testamento,             va, medio ambiente, organización y culto, BEB
     El Almendro, Córdoba 1995.                                  7, Sígueme, Salamanca 1974.
**   SCHENKE, L., La comunidad primitiva, BEB 88,          t**   SEGUNDO,  J. L., La historia perdida y recupera-
     Sígueme, Salamanca 1999. O Estudio ya clá-                  da de Jesús de Nazaret. De los sinópticos a
     sico del despliegue de las comunidades.                     Pablo, Sal Terrae, Santander 1991.
**   VOUGA, E, Los primeros pasos del cristianismo.        t**   FERNÁNDEZ SANGRADOR, J. J., El evangelio en
     Escritos, protagonistas, debates, Verbo Divino,             Egipto. Los orígenes de la comunidad cristiana
                                                                                                               79
      de Alejandría, Universidad Pontificia, Salaman-          ción en los escritos paulinos y deuteropaulinos,
      ca 1993.                                                 BEB 78, Sígueme, Salamanca 1994. O Estu-
i**   ARENs, E., Asia Menor en tiempos de Pablo, Lu-           dio de las comunidades paulinas en tiempos de
      cas y Juan. Aspectos sociales y económicos               Pablo, de la redacción de Col-Ef y de las Car-
      para la comprensión del Nuevo Testamento, El             tas pastorales.
      Almendro, Córdoba 1995.                            *     HAAG, H., ¿Qué Iglesia quería Jesús?, Herder,
**    BROWN, R. E., Las Iglesias que los apóstoles             Barcelona 1998.
      nos dejaron, Desclée de Brouwer, Bilbao 1986.
                                                         *     HAMMAN, A. G., La vida cotidiana de los prime-
**    LOHFINK, G., La Iglesia que Jesús quería. Di-
      mensión comunitaria de la fe cristiana, Desclée          ros cristianos, Palabra, Madrid 1986.
      de Brouwer, Bilbao 1986 (21998); íd., ¿Necesi-     **    GRILLI, M. Y D. DORMEYER, Palabra de Dios en
      ta Dios la Iglesia? Teología del pueblo de Dios,         lenguaje humano. Lectura de Mt 18 Y Hch 1-3
      San Pablo, Madrid 1999.                                  a partir de su instancia comunicativa, Verbo Di-
**    MACDONALD, M. Y., Las comunidades paulinas.              vino, Estella 2004. O Estudio de dos textos bá-
      Estudio socio-histórico de la institucionaliza-          sicos sobre el surgimiento eclesial.




                                                3.6. Pablo

                                                         i**   SÁNCHEZ BOSCH, J., Escritos paulinos, IEB 8,
            3.6.1. INTRODUCCiÓN.                               Verbo Divino, Estella 1998. O Panorama de
      PABLO, EL PENSADOR, EL HOMBRE                            tipo escolar de la literatura paulina, con biblio-
                                                               grafía comentada.
    Queremos ofrecer una visión de conjunto de Pa-
blo, presentando en primer lugar las obras de tipo       i**   VIDAL, S., Las cartas originales de Pablo, Trotta,
                                                               Madrid 1996. O Audaz y valiosísima recons-
más general y después las más vinculadas con su
vida, a partir de las de origen hispano.                       trucción cronológica y literaria de la literatura
                                                               paulina, con texto griego y traducción castella-
                                                               na. Falta la referencia bibliográfica que permita
a. Obras generales                                             valorar la hipótesis.
i**   FERNÁNDEZ RAMOS, F. (dir.), Diccionario de san     i**   BARTOLOMÉ, J. J., Pablo de Tarso. Una introduc-
      Pablo, Monte Carmelo, Burgos 1999. O Visión              ción a la vida y obra de un apóstol de Cristo,
      de conjunto de las cartas y teología de Pablo.           CCS, Madrid 1997. O Visión hispana de con-
      Desigual en el tratamiento de los temas.                 junto de Pablo y su obra.
80
i**   RIVAS, L. H., San Pablo. Su vida, sus cartas, su     *     COTHENET, E., San Pablo en su tiempo, CD 26,
      teología, Lumen, Buenos Aires 2001. O Obra                 Verbo Divino, Estella 1980.
      de síntesis muy valiosa.                             *     BARBAGLlO, G., Pablo de Tarso y los orígenes
*     LVONNET, S., Apóstol de Jesucristo, Sígueme,               cristianos, Sígueme, Salamanca 1989.
      Salamanca 1966. O Estudios reunidos de uno           *     HOLZNER, J., San Pablo, heraldo de Cristo, Her-
      de los mayores especialistas sobre Pablo en el             der, Barcelona 1989.
      siglo xx.
                                                           *     HEVER, C. J. den, Pablo: un hombre de dos
**    CARREZ, M. y otros, Cartas de san Pablo y car-
                                                                 mundos, El Almendro, Córdoba 2003.
      tas católicas, Introducción a la Lectura de la Bi-
      blia 8, Cristiandad, Madrid 1985.
**    Kuss, O., San Pablo, Herder, Barcelona 1975.
      O Tradicional, pero clásico.                                    3.6.2. TEOLOGíA DE PABLO
**    BORNKAMM, G., Pablo de Tarso, BEB 24, Sígue-
      me, Salamanca 1987.
                                                           a. Obras generales
**    BEcKER, J., Pablo, el apóstol de los paganos,
      BEB 83, Sígueme, Salamanca 1996. O Obra              i**   BOVER, J. M., Teología de san Pablo, BAC 16,
      de referencia básica.                                      Madrid 1967. O Obra clásica.
**    GNILKA, J., Pablo de Tarso: apóstol y testigo,       i*    GONZÁLEZ RUIZ, J. M., El evangelio de Pablo,
      Herder, Barcelona 1998. O Presentación clási-              Presencia Teológica 14, Sal Terrae, Santander
      ca de la figura y obra de Pablo.                           1988.
i**   BURGos, M. de, Pablo, predicador del evange-         i**   TREVIJANO, R., Estudios paulinos, Universidad
      lio, San Esteban, Salamanca 2003.                          Pontificia, Salamanca 2002. O Amplia colec-
                                                                 ción de estudios especializados, fruto de vein-
                                                                 te años de docencia en Salamanca.
b. Vida y figura
                                                           **    EICHHOLZ, G., El evangelio de Pablo. Esbozo de
i*    PASTOR, F., Pablo, un seducido por Cristo, Ver-            teología paulina, BEB 17, Sígueme, Salaman-
      bo Divino, Estella 1991.                                   ca 1977. O Estudio clásico, en línea luterana.
i*    SÁNCHEZ BoscH, J., Nacido a tiempo. Una vida         *     FITZMVER, J. A., Teología de san Pablo, Cris-
      de Pablo, el apóstol, Verbo Divino, Estella 1994.          tiandad, Madrid, 1975.
i**   SABUGAL, S., Conversión de san Pablo, Herder,        **    CERFAUX, L., Jesucristo en san Pablo, Desclée
      Barcelona 1976. O Hipótesis audaz, pero poco               de Brouwer, Bilbao 1955; íd., La Iglesia en San
      probable: identifica «Damasco» con Qumrán.                 Pablo, Desclée de Brouwer, Bilbao 1960; íd., El
*     BALLARINI, T., Pablo. Vida, apostolado, escritos,          cristiano en san Pablo, Desclée de Brouwer,
      Studium, Madrid 1972.                                      Bilbao 1965; íd., Itinerario espiritual de san Pa-
*     COLSON, J., Pablo, apóstol mártir, Palabra, Ma-            blo, Herder, Barcelona 1968. O Siguen siendo
      drid 1973.                                                 valiosos.
                                                                                                                81
b. Antropología y ley                                         Un estudio de eclesiología paulina, BEB 34, Sí-
                                                              gueme, Salamanca 1982. O El primer estudio
i** MARTíNEZ ALBIACH, A, Desde el «Dasein» de                 es más denso y detallado, como tesis doctoral
     Heidegger al «hombre en Cristo» según san                que es. El segundo es una presentación más
     Pablo. Aproximación a una antropología cristia-          popular del tema. De gran valor teológico, aun-
     na, Aldecoa, Burgos 1969.                                que centrado excesivamente en las cartas de
j** SÁNCHEZ BOSCH, J., Gloriarse según san Pablo,             la cautividad.
     Herder, Barcelona 1970.                             i** HUARTE aSACAR, J., Evangelio y comunidad. Es-
i** GÜEMES VILLANUEVA, A, La libertad en san Pa-              tudio de teología paulina, San Esteban, Sala-
     blo, Eunsa, Pamplona 1971.                               manca 1983.
i** PASTOR RAMOS, E, La libertad en la carta a los       ** CALLE, E de la, La pneumatología paulina, Se-
     Gálatas, Universidad Pontificia Comillas, Ma-            cretariado Trinitario, Salamanca 1975.
     drid 1977; íd., La salvación del hombre en la       ** ROBINsoN, J. A T., El cuerpo. Estudio de teolo-
     muerte y resurrección de Cristo. Ensayo de teo-          gía paulina, Ariel, Barcelona 1968. O El cuer-
     logía paulina, Verbo Divino, Estella 1991.               po eclesial de Cristo.
i** ÁLVAREZ VERDES, L., El imperativo cristiano en       **   BADIOU, A, San Pablo. La fundación del univer-
     san Pablo, Verbo Divino, Estella 1980.                   salismo, Anthropos, Barcelona 1999. O Intere-
i* VERGÉS, S., La conversión cristiana en Pablo,              sante visión de un sociólogo no creyente que
     Secretariado Trinitario, Salamanca 1981.                 descubre a Pablo como el primer pensador uni-
i** DiAl RODELAS, J. M., Pablo y la ley. La novedad           versalista de Occidente.
     de Rom 7,7-8,4 en el conjunto de la reflexión       *    REY, B., Creados en Cristo Jesús. La nueva
     paulina sobre la ley, Verbo Divino, Estella 1994.        creación según san Pablo, Fax, Madrid 1968.
*    BEAUPERE, N., San Pablo y la alegría, Sígueme,           O la teología de Pablo estaría centrada en la
                                                              experiencia de la nueva creación.
     Salamanca 1975.
                                                         *    MANSON, T. w., Cristo en la teología de Pablo y
                                                              Juan, Cristiandad, Madrid 1975.
c. Cristología y eclesiología
i** VIDAL, S., La resurrección de Jesús en las car-              3.6.3. LAS CARTAS DE PABLO
     tas de Pablo, BEB 50, Sígueme, Salamanca
     1982. O Investigación histórica, literaria y teo-       Para todo lo que sigue, cf. comentarios genera-
     lógica de la tradición prepaulina y de Pablo.       les (BP, CBCB, CBI, CBl, IEB, NCBSJ, PCJ y PS).
     Obra básica de la exégesis hispana.                 Distinguimos (cuando se puede) entre comentarios
i** lEGIDO, M., La Iglesia del Señor. Un estudio         y estudios. Comenzamos en cada caso con los co-
     de eclesiología paulina, Universidad Pontificia,    mentarios más científicos y con los estudios más
     Salamanca 1978; íd., Fraternidad en el mundo.       significativos de origen hispano.
82
3.6.3.1. Romanos                                        *    LYONNET, S., Historia de la salvación en la carta
                                                             a los Romanos, Sígueme, Salamanca 1967.
a. Comentarios                                          *    STANLEY, C., Vida a través de la muerte. Un es-
                                                             tudio sobre la carta a los Romanos, Alturas,
**   WILCKENS, u., La carta a los Romanos, 1-11, BEB         Barcelona 1974.
     61 Y 62, Sígueme, Salamanca 1989-1992. O
     Comentarios clásicos a Rom. El único de tipo
     crítico completo existente hoy en castellano.      3.6.3.2. 1 Corintios
**   BARTH, K., Carta a los Romanos, BAC 583, Ma-
     drid 1998. O Obra cumbre de la teología pro-       a. Comentarios
     testante del siglo xx, de tipo más dogmático
     que exegético.                                     ** FOULKES, l., Problemas pastorales en Corinto.
                                                           Comentario exegético-pastoral a 1 Corintios,
*    KERTELGE, K., Carta a los Romanos, NTM, Her-
                                                           UBL-DEI, San José de Costa Rica 1999. O Ex-
     der, Barcelona 1973.
                                                           celente comentario. La autora es de Estados
*    Kuss, O., Carta a los Romanos. Cartas a los           Unidos, pero trabaja en Costa Rica.
     Corintios. Carta a los Gálatas, CR, Herder, Bar-
                                                        1* DíAZ RODELAS, J. M., 1 Corintios, GLNT, Verbo
     celona 1976.
                                                           Divino, Estella 2003. O Vincula los aspectos li-
*    SCHELKLE, K., Anunciar el evangelio de Dios.          terarios, teológicos y pastorales.
     Comentario a la carta a los Romanos, Sígue-        *  TRENCHARD, E, Primera a los Corintios, Edito-
     me, Salamanca 1966.                                   rial Literatura Bíblica, Madrid 1971.
*    TRENCHARD, E, Exposición de la epístola a los      * WALTER, E, Primera carta a los Corintios, NTM,
     Romanos, Editorial Literatura Bíblica, Madrid         Herder, Barcelona 1972.
     1969.
                                                        *  Kuss, O., Romanos. 1-2 Corintios. Gálatas,
                                                           CR, Herder, Barcelona 1976.
b. Estudios
                                                        *  FEE, G., Primera epístola a los Corintios, Eerd-
                                                           mans/Nueva Creación, Buenos Aires 1994 (ori-
1** SÁNCHEZ BoscH, J.,  Libertad y gracia en la car-       ginal Eerdmans, Grand Rapids, MI, 1987). O
     ta a los Romanos, Facultad de Teología de Ca-         Comentario muy valioso.
    taluña, Barcelona 1973.
1** RAMíREZ FUEYO, E, Justicia, paz y alegría en el
    Espíritu Santo (Rom 14,17): el reino de Dios en     b. Estudios
    las cartas de san Pablo, Universidad Pontificia     1** INosTRoZA, J. C.,Moisés e Israel en el desierto.
    Comillas, Madrid 2003.                                   El midrás paulina de 1 Cor 10, 1-13, Universi-
*   PERROT, Ch., La carta a los Romanos, CB 65,              dad Pontificia, Salamanca 2000. O Tesis doc-
    Verbo Divino, Estella 1989.                              toral, temática especializada.
                                                                                                           83
*     CARREZ, M., Laprimera carta a los Corintios,      *     Kuss, O., Romanos. 1.2 Corintios. Gálatas, CR,
      CB 66, Verbo Divino, Estella 1989.                      Herder, Barcelona 1976.
*     QUESNEL, M., Las cartas a los Corintios, CB 22,   *     TENNEY, M., Gálatas, la carta de la libertad cris-
      Verbo Divino, Estella 1985.                              tiana, Clie, Barcelona 1973.
                                                        *     COTHENET, E., La carta a los Gálatas, CB 34,
3.6.3.3. 2 Corintios                                          Verbo Divino, Estella 1989.
                                                        i**   PASTOR, F., La libertad en la carta a los Gálatas,
i*    DíAZ RODELAS, J. M., 2 Corintios, GLNT, Verbo
                                                              Verbo Divino, Estella 1977. O Tesis doctoral.
      Divino, Estella 2004. O Completa el comenta-
      rio anterior a 1 Coro                             i**   BARTOLOMÉ, J. J., El evangelio y su verdad. La
                                                              justificación por la fe y su vivencia en común.
*     SCHELKLE, K. H., Segunda carta a los Corintios,
                                                               Un estudio exegético de Gál 2,5.14, LAS,
      NTM, Herder, Barcelona 1969.
                                                              Roma 1988.
*     Kuss, O., Romanos. 1-2 Corintios. Gálatas,
      CR, Herder, Barcelona 1976.
                                                        3.6.3.5. Efesios
*     CARREZ, M., La segunda carta a los Corintios,
      CB 66, Verbo Divino, Estella 1989.                **    SCHLlER, H., La carta a los Efesios, BEB 71, Sí-
                                                              gueme, Salamanca 1991. O Comentario clási-
*     QUESNEL, M., Las cartas a los Corintios, CB 22,
                                                              co y aún muy valioso. Es problemática su visión
      Verbo Divino, Estella 1985.
                                                              del trasfondo gnóstico de Pablo.
                                                        i**   GONZÁLEZ RUlz, J. M., San Pablo. Cartas de la
3.6.3.4. Gálatas                                              cautividad, Marova, Madrid y Roma 1956. O
**    SCHLlER, H., La carta a los Gálatas, BEB 4, Sí-         Sigue siendo de gran utilidad.
      gueme, Salamanca 1975. O Comentario anti-         i*    GONZÁLEZ CAMPA, J. M., Comentario exegético y
      guo, pero clásico.                                      hermenéutico al libro de Efesios, Clie, Terrassa
i**   TÁMEZ, E., Contra toda condena. Gálatas, DEI,           2001. O Sitúa Ef en el contexto antiguo y actual.
      San José de Costa Rica 1991. O Texto pene-        *     CONZELMANN, H. y G. FRIEDRICH, Efesios. Fili-
      trante de una teóloga evangélica mexicana.              penses. Colosenses. Filemón, AB, Fax, Madrid
i**   GONZÁLEZ RUlz, J. M., Epístola de san Pablo a           1972.
      los Gálatas, AB, Fax, Madrid 1971 (= Marova,      *     ZERWICK, M., Efesios, NTM, Herder, Barcelona
      Madrid 1972). O Obra muy valiosa.                       1967.
**    BRUCE, F. F., Comentario a Gálatas, CHe, Te-      *     STAAB, K. y N. BRox, Tesalonicenses, cartas de
      rrassa 2004. O Buen comentario, en diálogo              la cautividad, pastorales, CR, Herder, Barcelo-
      con la investigación más reciente. Bibliografía         na 1974.
      castellana.                                       *     HUBY, J., San Pablo. Cartas de la cautividad
*     SCHNEIDER, G., Carta a los Gálatas, NTM, Her-           (Filemón, Efesios y Filipenses), Ed. Paulinas,
      der, Barcelona 1965.                                    Madrid 1967.
84
*     BUGHT, J., Carta a los Efesios, Ed. Paulinas,       *     BUGHT, J., Carta a los Filipenses, Ed. Paulinas,
      Madrid 1970.                                              Madrid 1970.
**    MoulE, C. F. D., Estudios sobre Efesios, Clie,      *     HUBY, J., Filemón, Efesios y Filipenses, Ed.
      Terrassa 1984. O Obra clásica.                            Paulinas, Madrid 1967.
i**   TREVIJANO, R., En lucha contra las potestades.      *     AlMIRUDIS, H., Filemón, Clie, Terrassa 1998.
      Exégesis primitiva de Ef 6, 11-17 hasta Oríge-      *     LÉGASSE, S., Filipenses. Filemón, CB 33, Verbo
      nes, Eset, Vitoria 1968. O Estudio del texto a            Divino, Estella 1988.
      partir del corpus paulino.
                                                          i*    CUENCA, J. A, Cristología actual y Filipenses
i**   TOSAUS ABADíA, J. P., Cristo y el universo. Estu-         2:6-11, Clie, Terrassa 1984.
      dio lingüístico y temático de Ef 1, 10b, en Efe-
      sios y en la obra de Ireneo de Lyon, Plenitudo      i**   MARiN, F., Evangelio de la esperanza, evange-
      temporis 2, Universidad Pontificia, Salamanca             lio de la unidad. Cartas de san Pablo a los Te-
      1995. O Sigue la línea de la obra anterior.               salonicenses y a los Filipenses, Universidad
                                                                Pontificia Comillas, Madrid 1979.
i**   LEÓN, J. L., Teología de la unidad, La Aurora,
      Buenos Aires 1971. O Profunda visión de la uni-
      dad cósmica y de la comunión humana según Ef.       3.6.3.7. Colosenses
                                                          **   SCHWEIZER, E., La carta a los Colosenses, BEB
3.6.3.6. Filipenses y Filemón                                  68, Sígueme, Salamanca 1987. O El mejor co-
i** GONZÁlEZ RUIZ, J. M.,     San Pablo. Cartas de la          mentario en castellano.
      cautividad, Marova, Madrid y Roma 1956.             i** GONZÁlEZ RUlz, J. M., San Pablo. Cartas de la
*     GNllKA, J., Filipenses, NTM, Herder, Barcelona           cautividad, Marova, Madrid y Roma 1956.
   1971.                                                  *    CONZElMANN, H. y G. FRIEDRICH, Efesios. Fili-
i* CARBAllOSA, E., Filipenses. Un comentario exe-              penses. Colosenses. Filemón, AB, Fax, Madrid
   gético y práctico, Portavoz Evangélico, Barcelo-            1972.
   na 1973.                                               *    STAAB, K. y N. BRox, Tesalonicenses, cartas de
i* PÉREZ, G., San Pablo. Cartas de la cautividad y             la cautividad, pastorales, CR, Herder, Barcelo-
   pastorales, PPC, Madrid 1974.                               na 1974.
*  MUSSNER, F. y A STOEGER, Colosenses. File-             *    MussNER, F. y A STOEGER, Carta a los Colo-
   món, NTM, Herder, Barcelona 1970.                           senses. Carta a Filemón, NTM, Herder, Barce-
*  CONZElMANN, H. y G. FRIEDRICH, Efesios. Fili-               lona 1970.
   penses. Colosenses. Filemón, AB, Fax, Madrid           ** . MOUlE, C. F. D., Estudios sobre Colosenses,
   1972.                                                       Clie, Terrassa 1984.
* STAAB, K. y N. BROX, Tesalonicenses, cartas de          i** OTERO LÁZARO, T., Col 1, 15-20 en el contexto de
   la cautividad, pastorales, CR, Herder, Barcelo-             la carta, Serie Teologia 48, Pontificia Universi-
   na 1974.                                                    dad Gregoriana, Roma 1999. O Tesis doctoral.
                                                                                                             85
      Estudia el puesto y función del himno en Col y      *    KAPKIN, D., 1 Y 2 Tesalonicenses. Ya viene el
      en el NT.                                                Señor, Fátima, Medellín 1995.
                                                          *    TRIMAILLE, M., 1 Tesalonicenses, CB 39, Verbo
3.6.3.8. 1 Y 2 Tesalonicenses                                  Divino, Estella 1998.
                                                          *    BORTOLlNI, J., Cómo leer la Primera carta a los
t*    GIL ARBIOL, C. J., 1 Y 2 Tesalonicenses, GLNT 12,
                                                               Tesalonicenses, San Pablo, Bogotá 1993; íd.,
      Verbo Divino, Estella 2004. O Obra ejemplar, di-
                                                               Cómo leer la Segunda carta a los Tesalonicen-
      dáctica: sitúa los textos y temas básicos de las
                                                               ses, San Pablo, Bogotá 1995.
      cartas y ofrece pautas para la interpretación.
                                                          *    DEWAILLY, L. M., La joven Iglesia de Tesalónica,
t**   MARiN, E, Evangelio de la esperanza, evangelio
                                                               Studium, Madrid 1971.
      de la unidad. Cartas de san Pablo a los Tesa-
      lonicenses y a los Filipenses, Universidad Pon-
      tificia Comillas, Madrid 1979.                      3.6.3.9. Cartas pastorales: Timoteo y Tito
t*    UBIETA, J. A., La Iglesia de Tesalónica, Desclée    t*   PÉREZ, G., San Pablo. Cartas de la cautividad y
      de Brouwer, Bilbao 1988.                                 pastorales, PPC, Madrid 1974.
t*    ORTIZ, E, 1 Y 2 Tesalonicenses, Clie, Terrassa      *    JEREMIAS, J., Epístolas a Timoteo y a Tito, AB,
      1997.                                                    Fax, Madrid 1970.
*     SCHÜRMANN, H., 1 Tesalonicenses, NTM 13,            *    REuss, J., 1 Timoteo, NTM, Herder, Barcelo-
      Herder Barcelona 1967.                                   na 1970; íd., 2 Timoteo, NTM, Herder, Barce-
*     EGENOLF, H. A., 2 Tesalonicenses, NTM 14,                lona 1970; íd., Carta a Tito, NTM, Herder, Bar-
      Herder, Barcelona 1970.                                  celona 1968.
*     STAAB, K. y N. BRox, 1-2 Tesalonicenses, cartas     *    STAAB, K. y N. BROX, Tesalonicenses, cartas de
      de la cautividad y pastorales, CR, Herder, Bar-          la cautividad, pastorales, CR, Herder, Barcelo-
      celona 1974.                                             na 1974.
*     SCHLlER, H., El apóstol y su comunidad. I Tesa-     *    COTHENET, E., Las cartas pastorales, CB 72,
      lonicenses, AB, Fax, Madrid 1974.                        Verbo Divino, Estella 1991.




86
                                           3.7. Cartas católicas
   Además de los comentarios usuales (BP, CBCB,                  Sacerdotes antiguos, sacerdote nuevo según el
CBI, CBL, IEB, NCBSJ, PCJ y PS), recogemos las                   Nuevo Testamento, BEB 79, Sígueme 1992. O
pocas obras significativas que hay en castellano.                Estudia el sentido del sacerdocio de Cristo en
                                                                 Hebreos. Libro clásico.
                                                           i**   RÁBANOS, R., Sacerdote a semejanza de Mel-
              3.7.1. INTRODUCCiÓN                                quisedec, Seminario San Vicente de Paúl, Ma-
                                                                 drid 1961.
i**   TUÑí, J. O. Y X. ALEGRE, Escritos joánicos y car-
      tas católicas, IEB 6, Verbo Divino, Estella 1995.    i*    MORA BARTRES, G., La Carta a los Hebreos
      O Panorama general de la temática.                         como escrito pastoral, Herder, Barcelona 1975.
**    CARREZ, M. y otros, Cartas de san Pablo y Car-       i**   ZESATI ESTRADA, C., Hebreos 5,7-8. Estudio his-
      tas católicas, Introducción a la Lectura de la Bi-         tórico exegético, Analecta Biblica 113, Pontifi-
      blia 8, Cristiandad, Madrid 1985.                          cio Instituto Bíblico, Roma 1990. O Analiza el
                                                                 origen y sentido de la tradición del sufrimiento
i*    GARcíA DEL MORAL, A, Carta a los Hebreos y
                                                                 de Jesús que recoge Hebreos.
      cartas católicas, PPC, Madrid 1973.
                                                           i**   FRANCO MARTíNEZ, C. A, Jesucristo, su persona
                                                                 y su obra en la Carta a los Hebreos: lengua y
                  3.7.2. HEBREOS                                 cristología en Heb 2,9-10; 5,1-10; 4,14 Y 9,27-
                                                                 28, Studia Semitica Novi Testamenti 1, Ciudad
*     BRUCE, E E, La epístola a los Hebreos, Nueva               Nueva, Madrid 1992. O Intenta mostrar el ori-
      Creación, Buenos Aires 1987. O Comentario                  ginal semita de esos pasajes.
      básico, fiable.
*     SCHIERSE, E J., Carta a los Hebreos, NTM, Her-
      der, Barcelona 1970.                                                  3.7.3. SANTIAGO
*     STRATHMANN, H., La epístola a los Hebreos, AB,
      Fax, Madrid 1971.                                    i**   TÁMEZ, E., Santiago. Una lectura latinoamerica-
                                                                 na de la epístola, DEI, San José de Costa Rica
*     DussAuT, L., Carta a los Hebreos, Introducción
                                                                 1985.
      a la Lectura de la Biblia 11 (pp. 283-331), Cris-
      tiandad, Madrid 1985.                                *     KNOCH, O., Carta de Santiago, NTM, Herder,
                                                                 Barcelona 1969.
*     TRENCHARD, E., Exposición de la epístola a
      los Hebreos, Editorial Literatura Bíblica, Madrid    *     Equipo «Cahiers Évangile», Carta de Santiago,
      1974.                                                      CB 61, Verbo Divino, Estella 1988.
**    VANHOYE, A, El mensaje de la Carta a los He-         i**   LEóN AZCÁRATE, J. L. de, Santiago, el hermano
      breos, CB 19, Verbo Divino, Estella 1990; íd.,             del Señor, Verbo Divino, Estella 1998. O Estu-
                                                                                                              87
     dia la figura de Santiago en el NT. Ilumina indi-
     rectamente la carta de su nombre.                                3.7.5. CARTAS DE JUAN

                                                              Además de obras generales (BP, CBCB, CBI,
                                                          CBl, IEB, NCBSJ, PCJ y PS), se tendrán en cuen-
     3.7.4.1 Y 2 PEDRO. CARTA DE JUDAS                    ta los trabajos de introducción a Jn (3.6.).
                                                          i** TUÑí, J. O. y X. ALEGRE, Escritos joánicos y car-
**   BROX, N., La Primera carta de Pedro, BEB 73,              tas católicas, IEB 6, Verbo Divino, Estella 1995.
     Sígueme, Salamanca 1994. O Comentario exe-                O Panorama general.
     gético fundamental. Obra de referencia.              ** SCHNACKENBURG, R., Cartas de san Juan, Her-
*    SCHWANK, B., Primera carta de san Pedro,                  der, Barcelona 1980. O Complementa su co-
     NTM, Herder, Barcelona 1970.                              mentario a Jn ya citado. Obra clásica, de gran
                                                               erudición.
*    STOEGER, A., Carta de Judas. 2 Pedro, NTM,
     Herder, Barcelona 1967.                              *    BONSIRVEN, J., Cartas de san Juan. Introduc-
                                                               ción y comentario, Ed. Paulinas, Madrid 1966.
*    SCHELKLE, K. H., Cartas de Pedro. Carta de Ju-            O Sigue conservando valor.
     das, AB 39, Fax, Madrid 1974.
                                                          * THÜSSING, w., Las cartas de san Juan, NTM,
*    COTHENET, E., Cartas de Pedro, CB 47, Verbo               Herder, Barcelona 1973.
     Divino, Estella 1987.                                *    MARSHALL, 1. H., Las cartas de Juan, Nueva
i** CERVANTES GABARRÓN, J., La pasión de Jesu-                 Creación y Eerdmans, Buenos Aires 1991. O
    cristo en la Primera carta de Pedro. Centro lite-          Obra valiosa.
    rario y teológico de la carta, Verbo Divino, Este-    * BROWN, R. E., Evangelio y epístolas de san
     lIa 1991. O Investigación exegético-teológica.            Juan, Sal Terrae, Santander 1973.
**   ELLlOTT, J. H., Un hogar para los que no tienen      *    MOREGEN, M., Las cartas de Juan, CB 62, Ver-
     patria ni hogar. Estudio crítico-social de la Car-        bo Divino, Estella 1988.
     ta primera de Pedro y de su situación y estra-       *    lE FORT, P., Las cartas de Juan, Introducción a
     tegia, Verbo Divino, Estella 1995. O Investiga-           la lectura de la Biblia 10 (pp. 159-216), Cris-
     ción ejemplar exegético-social.                           tiandad, Madrid 1985.



                                             3.8. Apocalipsis
a. Introducción                                           i** ALEGRE, X., Y J. O. TUÑí, Escritos joánicos y
                                                              cartas católicas, IEB 6, Verbo Divino, Estella
i** RÁBANOS, R. Y D. MÚÑoz lEÓN, Bibliografía joá-            1995. O El apartado «El Apocalipsis de
    nica. Evangelio, Cartas y Apocalipsis, 1960-              Juan» (pp. 313-386) es una introducción ge-
     1986, CSIC, Madrid 1990.                                 neral muy valiosa.
88
**    VANNI, U., El Apocalipsis. Hermenéutica, exége-     t*    RICHARD, P., Apocalipsis. Reconstrución de la
      sis, teología, Estudios Bíblicos, Verbo Divino,           esperanza, CB 65, Edicay, Quito 1995. O Obra
      Estella 2004. O Obra clásica. La mejor visión             traducida a varios idiomas. Interpreta Ap como
      de conjunto del Ap, en perspectiva histórica, li-         manual de resistencia cristiana.
      túrgica y teológica.                                **    BONsIRvEN, J., El Apocalipsis de san Juan, Ed.
*     PRIGENT, P., El Apocalipsis, en Introducción a la                                 e
                                                                Paulinas, Madrid 1966 1951). O De tipo tra-
      Lectura de la Biblia 10 (pp. 217-292), Cristian-          dicional; destaca el contexto judío y el sentido
      dad, Madrid 1985. O Preciosa introducción de              teológico del libro.
      conjunto al Ap.                                     *     CERFAUX, L. y J. CAMBIER, El Apocalipsis de san
*     CHARPENTIER, E., El Apocalipsis, CB 9, Verbo              Juan leído a los cristianos, AB 9, Fax, Madrid
      Divino, Estella 1988.                                     1968. O Introducción básica, con textos bíbli-
*     PRÉVOST, J. P., Para leer el Apocalipsis, Verbo           cos paralelos de la apocalíptica.
      Divino, Estella 1994.                               *     CHARLlER, J. P., Comprender el Apocalipsis, 1-11,
t**   FOULKES, R., El Apocalipsis de san Juan. Una              Desclée de Brouwer, Bilbao 1993. O Claridad
      lectura desde América Latina, Nueva Creación,             pedagógica.
      Buenos Aires 1989.

                                                          c. Estudios
b. Comentarios
                                                          t**   CONTRERAS, F., El Espiritu en el libro del Apo-
t*    GARcíA CORDERO, M., El libro de los siete sellos,         calipsis, Koinonía 28, Secretariado Trinitario,
      San Esteban, Salamanca 1962. O De corte                   Salamanca 1987; íd., El Señor de la vida. Lec-
      clásico.                                                  tura cristológica del Apocalipsis, BEB 76, Sí-
t*    GONZÁLEZ RUIZ, J. M., Apocalipsis de Juan. EIIi-          gueme, Salamanca 1991; íd., Estoy a la puerta
      bro del Testamento, Cristiandad, Madrid 1987.             y llamo (Ap 3,20). Estudio temático, BEB 84,
      O Acentúa el aspecto social y espiritual del              Sígueme, Salamanca 1994; íd., La nueva Jeru-
      Apocalipsis.                                              salén, esperanza de la Iglesia, BEB 101, Sí-
t*    PIKAZA, X., El Apocalipsis, GLNT 17, Verbo Di-            gueme, Salamanca 1998. O Estudios sobre la
      vino, Estella 1999. O Lectura de conjunto, des-           pneumatología, cristología y escatología de Ap.
      tacando el trasfondo social y estructura de Ap      t**   TORIBIO CUADRADO, J. F., El Viniente. Estudio
      desde una perspectiva cultural.                           exegético y teológico del verbo «erkhesthai» en
t*    FERNÁNDEZ RAMOS, F., Los enigmas del Apoca-               la literatura joánica, Mayéutica 1, Marcilla (Na-
      lipsis, Universidad Pontificia, Salamanca 1993.           varra) 1993. O Análisis de textos.
t*    ARENS, E. y M. DíAZ MATEOS, Apocalipsis, la         t*    BANDERA, A., La Iglesia de Roma. Leyendo el
      fuerza de la esperanza. Estudio, lectura y co-            Apocalipsis, San Esteban, Salamanca 1999.
      mentario, Centro de Espiritualidad Ignaciana y      t*    GÓMEZ GRISALEÑA, D. (ed.), Apocalipsis de Pan-
      Centro de Estudio y Publicaciones, Lima 2000.             corbo, Muralla, Madrid 1992. O Con pinturas
                                                                                                              89
     de Grisaleña, comentarios de Díaz Mozaz e in-        *     VANNI, U., Apocalipsis. Una asamblea litúrgica
     terpretación unitaria de Pikaza.                           interpreta la historia, Verbo Divino, Estella
;*   GUIJARRO, S. (ed.), Un mundo sin llanto ni dolor.          1994. O Entiende el Apocalipsis como libro de
     Guía para una lectura del libro del Apocalipsis,           oración eclesial.
     Verbo Divino, Estella 1999. O Visión catequéti-
     ca y pastoral.                                       *     SCHÜSSLER FIORENZA, E., Apocalipsis. Visión de
**   COMBLlN, J., Cristo en el Apocalipsis, Herder,             un mundo justo, Verbo Divino, Estella 1997. O
     Barcelona 1969. O Sobre los títulos y funcio-              Valiosa lectura de conjunto, con fértil introduc-
     nes de Cristo en el Apocalipsis.                           ción hermenéutica.



                  3.9. Cristo de la fe. La Pascua de Jesús, cristología
    Hemos hablado del Jesús de la historia (3.3.).        talidad y resurrección (Cullmann, Díez Macho,
Hemos presentado los libros del NT, poniendo de           etc.). Después se ha planteado con más fuerza el
relieve el tema la formación de las comunidades           sentido de la resurrección de Jesús (Lüdemann,
cristianas (3.5.). Ahora, como meta y clave de iden-      Crossan, Torres Queiruga).
tidad del NT y del cristianismo, situamos fa cristolo-
gía como expresión del sentido mesiánico de Cris-
to y de su divinidad. Los libros sobre cristología        a. Resurrección en general
bíblica son escasos (en contra de lo que sucede
con la cristología sistemática): hay poco autores         ;**   XXX Semana Bíblica, La esperanza en la Bi-
que elaboren de un modo consecuente una cristo-                 blia, CSIC, Madrid 1972.
logía del NT, reinterpretando los datos de los evan-      ;*    SALAS, A, La Biblia ante el más allá. ¿Inmorta-
gelios a partir de la confesión creyente de la Iglesia.         lidad o resurrección?, AB brevior, Fax, Madrid
Para completar el tema, d. lo que diremos en 4.2.               1973.
(teologías del NT) y en 4.4. (sobre algunos temas
teológicos: Dios, Cristo...). Dividimos la sección en
                                                          ;*    DíEZ MACHO, A, La resurrección de Jesús y la
                                                                del hombre en la Biblia, Fe Católica, Madrid
tres partes. 1) Resurrección. 2) Nacimiento y en-
                                                                1977. O Buen estudio terminológico. Intenta
carnación. 3) Cristología propiamente dicha.
                                                                superar la dicotomía entre inmortalidad del
                                                                alma y resurrección del cuerpo.

           3.9.1. CRISTO DE LA FE.                        ;**   RODRíGUEZ CARMONA, A, Targum y resurrec-
                                                                ción, Facultad de Teología, Granada 1979.
        LA RESURRECCiÓN DE JESÚS
                                                          *     CULLMANN, O., La inmortalidad del alma o la re-
   En los años setenta del siglo xx la discusión es-            surrección de los muertos. El testimonio bíbli-
tuvo centrada en torno a la diferencia entre inmor-             co, Studium, Madrid 1970.
90
*    GOURGUES, M., El más allá en el Nuevo Testa-         *     WILCKENS, U., La resurrección de Jesús. Estu-
     mento, CB 14, Verbo Divino, Estella 1985.                  dio histórico·crítico del testimonio cristiano,
                                                                BEB 37, Sígueme, Salamanca 1981.
                                                          i**   VIDAL, S., La resurrección de Jesús en las car-
b. Resurrección de Jesús.                                       tas de Pablo, BEB 50, Sígueme, Salamanca
   Estudio histórico-exegético                                  1982. O Estudio ejemplar de las tradiciones
                                                                cristianas prepaulinas de Pascua.
   El estudio de la resurrección de Jesús en los
años setenta y ochenta del siglo xx estuvo centra-        i**   CABA, J., Resucitó Cristo, mi esperanza. Estu-
do en la discusión de la interpretación «existencial»           dio exegético, BAC, Madrid 1986.
ofrecida por Marxsen.                                     i**   SABUGAL, S., Anástasis. Resucitó y resucitare-
                                                                mos, BAC, Madrid 1993.
**   MARXSEN, w., La resurrección de Jesús de Na-
     zaret, Herder, Barcelona 1974 (original de
     1964); íd., La resurrección de Jesús como pro-
                                                          c. Interpretación de la resurrección.
     blema histórico y teológico, Pedal 95, Sígueme,         Tema discutido
     Salamanca 1979. O Resurrección significa que         *    SPONG, J. S., La resurrección, ¿mito o reali-
     «la cosa de Jesús sigue adelante».                        dad?, Martínez Roca, Barcelona 1996.
*    SCHLlER, H., De la resurrección de Jesucristo,       ** LÜDEMANN, G. y A. OZEN, Resurrección. Histo-
     Desclée de Brouwer, Bilbao 1970. O Síntesis               ria, experiencia, teología, Trotta, Madrid 2001.
     preciosa.                                            ** BOISMARD, M. É., ¿Es necesario aún hablar de
**   LÉON-DuFOUR, X., Resurrección de Jesús y                  «resurrección»?, Desclée de Brouwer, Bilbao
     mensaje pascual, BEB 1, Sígueme, Salamanca                1996. O Distingue entre experiencia de fe e in-
     1973. O Sigue siendo un estudio clásico. Dis-              terpretación.
     tingue y vincula resurrección y elevación.           **    CROSSAN, J. D., Los orígenes del cristianismo,
                                                                Sal Terrae, Santander 2002. O Obra monu-
*    MUSSNER, E, La resurrección de Jesús, Sal Te-
                                                                mental, tiende a identificar la resurrección con
     rrae, Santander 1971 (original de 1969). O Dis-
                                                                una experiencia de duelo vinculada al recuerdo
     cusión con Marxsen. Quiere mostrar el carácter
                                                                de la Escritura.
     histórico de la resurrección.
                                                          i**   TORRES QUEIRUGA, A., Repensar la resurrección.
**   RücKsTuHL, E. y J. PFAMMATER, La resurrección              La diferencia cristiana en la continuidad de las
     de Jesucristo. Hecho histórico-salvífico y foco de         religiones y de la cultura, Trotta, Madrid 2003.
     la fe, AB 32, Fax, Madrid 1973. O Recogen los              O Recoge e interpreta la temática bíblica des-
     dos aspectos de la experiencia pascual desta-              de un punto de vista de hermenéutica religiosa.
     cados por los autores anteriores.
*    CHARPENTIER, E., Cristo ha resucitado, CB 4,         b. Tema pastoral y teológico
     Verbo Divino, Estella 1987.                             De maneras distintas, todos estos libros ofrecen
**   SURGY, P. de, La resurrección de Cristo y la         unos caminos de lectura pascual. Pero el tema si-
     exégesis moderna, Studium, Madrid 1974.              gue abierto.
                                                                                                             91
*     DURRWELL, F. X., La resurrección de Jesús, mis-      i**   MuÑoz IGLESIAS, S., Los cánticos del evangelio
      terio de salvación, Herder, Barcelona 1962.                de la infancia según san Lucas, CSIC, Madrid
*     O'COLLlNS, G., Jesús resucitado. Estudio histó-            1983; íd., Los evangelios de la infancia, 1-IV,
      rico, fundamental y sistemático, Herder, Barce-            BAC, Madrid 1986-1990.
      lona 1988.                                           **    BROWN, R. E., El nacimiento del Mesías, Cris-
**    KESSLER, H., La resurrección de Jesús en el as-            tiandad, Madrid 1982.
      pecto bíblico, teológico y pastoral, Sígueme,        **    McHuGH, J., La madre de Jesús en el Nuevo
      Salamanca 1989.                                            Testamento, Desclée de Brouwer, Bilbao 1978.
**    LORENzEN, Th., Resurrección y discipulado. Mo-       *     PERROT, Ch., Los relatos de la infancia de Je-
      delos interpretativos, reflexiones bíblicas y con-         sús. Mt 1-2 Y Lc 1-2, CB 18, Verbo Divino, Es-
      secuencias teológicas, Presencia Teológica 97,             tella 1987.
      Sal Terrae, Santander 1999. O Visión de con-
      junto de la fe. Perspectiva protestante.
i*    PII<AZA, X., Camino de Pascua. Misterios de          b. La encarnación de Dios
      gloria, Sígueme, Salamanca 1996.                          El tema se plantea de un modo especial desde
                                                           el evangelio de Juan, pero está en el fondo de todo
                                                           el NT, entendido como expresión y testimonio de la
         3.9.2. ENCARNACiÓN DE DIOS                        presencia de Dios en Jesús, que se entiende sobre
            Y NACIMIENTO DE JESÚS                          todo en clave de encarnación. Sería importante
                                                           evocar en este contexto el aspecto bíblico de las
                                                           grandes cristologías dogmáticas de la actualidad
a. Relatos de nacimiento e infancia                        (Pannenber9, Kasper, etc.). Un esbozo de ellas en
                                                           X. Pikaza, Este es el hombre, Secretariado Trinita-
   Sobre los evangelios de la infancia (Mt 1-2 Y Lc        rio, Salamanca 1998.
1-2) existe una bibliografía inabarcable, recogida en      *     BO/SMARD, M. É., El prólogo de san Juan, AB,
las revistas especializadas de mariología, especial-             Fax, Madrid 1967. O Obra clásica.
mente por Ephemerides Mariologicae (Publicacio-
                                                           **    RAHNER, K. Y W. THOSING, Cristología. Estudio
nes Claretianas, Madrid), que ha dedicado al tema
                                                                 teológico y exegético, Cristiandad, Madrid
varios números monográficos. Como ejemplo:
                                                                 1975. O Vinculan el aspecto exegético y el teo-
i**   FlORES, S. de y E. TOURóN DEL PIE (eds.), Nue-             lógico. Thüsing es un especialista en Jn. Rah-
      vo diccionario de mariología, San Pablo, Ma-               ner ofrece aquí un esbozo de su cristología, en
      drid 1988. O Recoge numerosas aportaciones                 la que interpreta a Jesús como el hombre radi-
      de autores hispanos y extranjeros sobre el sen-            cal plenamente realizado.
      tido bíblico de los evangelios de la infancia.
                                                           **    HENGEL, M., El Hijo de Dios. El origen de la cris-
i*    DíEz-MAcHo, A., La historicidad de los evange-             tología y la historia de la religión judeo-helenis-
      lios de la infancia, Fe Católica, Madrid 1977.             ta, BEB 21, Sígueme, Salamanca 1977. O
92
     Aboga por una datación temprana de la fe en        **   SCHILLEBEECKX, E., Jesús. La historia de un Vi-
     Jesús como Hijo de Dios.                                viente, Trotta, Madrid 22002 (1!! ed., Cristian-
i** PIKAZA, X., Los orígenes de Jesús, BEB 15, Sí-           dad, Madrid 1982; original holandés de 1974).
    gueme, Salamanca 1976; íd., El evangelio.                O Obra clásica de un dogmático que recoge y
    Vida y pascua de Jesús, BEB 75, Sígueme Sa-              elabora de forma sistemática los datos más
    lamanca 1993. O Sitúa la vida, pascua y naci-            significativos de la exégesis.
    miento de Jesús en un contexto de revelación        **   CULLMANN, O., Cristología del Nuevo Testamen-
    humana de Dios.                                          to, BEB 63, Sígueme, Salamanca 1998. O Si-
i** Semanas de Estudios Trinitarios 33, 34 Y 35,             gue el método de los «títulos» (Hijo de hombre,
    Encarnación redentora, Se encarnó por obra               Cristo, Señor) e intenta superar el escepticismo
    del Espíritu Santo y Dios Padre envió a su Hijo,         de la escuela de Bultmann, que había separa-
    Secretariado Trinitario, Salamanca 1999-2001.            do al Jesús de la historia y al Cristo de la fe.
    O Recogen trabajos de los mejores especialis-            Ofrece una visión panorámica muy honda del
    tas bíblicos y dogmáticos sobre la encarnación           contexto religioso en que se despliega la con-
    de Dios en Cristo por el Espíritu Santo.                 fesión cristiana. Es un texto clásico.
**   BAucKHAM, R., Monoteismo y cristología en el       **   KARRER, M., Jesucristo en el Nuevo Testamen-
     Nuevo Testamento, Clie, Terrassa 2003. O Afir-          to, BEB 105, Sígueme, Salamanca 2002. O Si-
     ma que la idea de que «Jesús es Dios» resulta           gue el método del análisis literario, histórico y
     conciliable con la cosmovisión judía. De mane-          teológico de los hechos y dichos de Jesús, des-
     ra que la cristología más temprana resulta la           cubriendo en el fondo de ellos su sentido cris-
     más elevada: Jesús es Dios en cuanto realiza            tológico. El estudio más completo y fiable sobre
     la obra de Dios, tanto en su humillación y muer-        el surgimiento y despliegue de la cristología del
     te como en su gloria. Obra poderosa.                    NT. Protestante, en línea ecuménica.
                                                        **   FULLER, R. H., Fundamentos de cristología neo-
                                                             testamentaria, Cristiandad, Madrid 1979. O Se
              3.9.3. CRISTOLOGíA                             mueve en la línea de Cullmann (estudio de los
                                                             títulos), pero realiza un estudio literario más
             PROPIAMENTE DICHA
                                                             riguroso. Es ya un clásico.
                                                        **   TAYLOR, V., Los nombre de Jesús, San Esteban,
a. Obras básicas                                             Salamanca 1965. O Recoge de un modo tradi-
   Las más significativas son las tres primeras              cional todos los títulos cristológicos de Jesús.
(Schillebeeckx, Cullmann y Karrer), que pueden               Valioso como iniciación.
servir de referencia. Son también modélicos los es-     **   ALETTI, J. N., Jesucristo, ¿factor de unidad del
tudios de Fuller (ya antiguo) y el de Brown, más re-         Nuevo Testamento?, Secretariado Trinitario, Sa-
ciente. En este contexto habría que citar también            lamanca 2000. O Busca la unidad cristológica
las teologías del NT (Bultmann, Vouga, etc.) que             del NT uniendo el análisis literario y el teológi-
aparecen en 4.2.2.                                           co. Abre una nueva interpretación de Cristo.
                                                                                                            93
**   BROWN, R E., Introducción a la cristología del         *     MANSON, T. w., Cristo en la teología de Pablo y
     Nuevo Testamento, BEB 97, Sígueme, Sala-                     Juan, Cristiandad, Madrid 1975. O Elabora la
     manca 2001. O Precioso trabajo de iniciación                 cristología «alta» del NT.
     al tema.                                               *     LATOURELLE, R, A Jesús el Cristo por los evan-
1*   BUSTO SAIZ, J. R, Cristología para empezar, Al-              gelios, Sígueme, Salamanca 1982. O Presen-
     cance 43, Sal Terrae, Santander 1991. O Clá-                 ta los evangelios como testimonio cristológico.
     sico de la divulgación cristológica.                   *     FITZMYER, J. A., Catecismo cristológico: res-
                                                                  puestas del Nuevo Testamento, Sígueme, Sa-
b. Obras de temática particular                                   lamanca 1997.
    Recogemos algunos trabajos significativos que           **    MOINGT, J., El hombre que venía de Dios, 1-11,
han planteado temas especiales de cristología bí-                 Desclée de Brouwer, Bilbao 1995. O Quiere
blica, abriendo de esa forma un posible camino de                 volver a la experiencia originaria de Jesús, in-
interpretación del cristianismo.                                  virtiendo el camino de la tradición helenista.
**   THEISSEN, G., La fe bíblica. Una perspectiva           **    HENRY, M., Encarnación. Una filosofía de la car-
     evolucionista, Verbo Divino, Estella 2002. O Si-             ne, Sígueme, Salamanca 2000; íd., Palabras de
     túa la fe cristiana en un espacio de evolución               Cristo, Sígueme, Salamanca 2004. O Es un fi-
     humana.                                                      lósofo que intenta elaborar una «fenomenolo-
                                                                  gía» radical de Jesús como lectura de Juan.
**   SCHÜSSLER FIORENZA, E., Cristología feminista
     crítica, Trotta, Madrid 2001. O Interpreta a Je-
     sús como presencia total de Dios, vinculando
                                                            c. Cristología hispana
     feminismo y cristología. Obra poderosa.
*    STUHLMACHER, P., Jesús de Nazaret. Cristo de              En algunos ambientes se ha venido hablando,
     la fe, Sígueme, Salamanca 1996. O Interpreta-          desde los años setenta del siglo xx, de una «cristo-
     ción teológica de Jesús.                               logía hispana», que ha querido vincular el aspecto
                                                            dogmático con el exegético, abriéndose en general
**   SABOURIN, L., Redención sacrificial. Encuesta
     exegética, Desclée de Brouwer, Bilbao 1969. O          hacia una perspectiva de compromiso social y libe-
     Autor clásico, profesor del Pontificio Instituto Bí-   rador (González Faus, Sobrino, Espeja). Entre sus
                                                            autores más significativos:
     blico de Roma. Tradicional.
**   GALOT, J., La persona de Cristo, Mensajero, Bil-       1**   CASCIARO, J. M., Estudios sobre cristología del
     bao 1971; íd., Hacia una nueva cristología,                  Nuevo Testamento, Eunsa, Pamplona 1982. O
     Mensajero, Bilbao 1972; íd., La conciencia de                En línea tradicional.
     Jesús, Mensajero, Bilbao 1973; íd., Cristo ¿tú         1**   BLAsl i BIRBE, E, Los nombres de Cristo en la
     quien eres? y Jesús liberador, Centro de Teolo-              Biblia, Eunsa, Pamplona 1993.
     gía Espiritual, Toledo 1982. O Fundamentalista.        1**   GONZÁLEZ DE CARDEDAL, O., Jesús de Nazaret.
*    CRADDOCK, E B., La pre-existencia de Cristo en               Aproximación a la cristología, BAC, Madrid
     el Nuevo Testamento, Mensajero, Bilbao 1972.                 1975; íd., La entraña del cristianismo, Secreta-
94
      riado Trinitario, Salamanca 1997; íd., Cristolo-      i**   PI KAZA , X., Éste es el hombre. Ensayo de cris-
      gía, Sapientia Fidei, BAC, Madrid 2001. O El                tología bíblica, Secretariado Trinitario, Sala-
      autor se apoya siempre en la mejor exégesis,                manca 1988; íd., La nueva figura de Jesús,
      destacando el elemento personalista y de mis-               Verbo Divino, Estella 2003. O Sitúa a Jesús en
      terio de la experiencia de Jesús.                           la perspectiva del despliegue humano.
i**   GONZÁLEZ FAUS, J. l., La humanidad nueva. En-
                                                            i**   GÓMEZ-AcEBO, 1. (ed.), Y vosotras, ¿quién decís
      sayo de cristología, Eapsa, Madrid 1974 (= Sal
                                                                  que soy yo?, En clave de mujer, Desclée de
      Terrae, Santander 1994); íd., Acceso a Jesús,
                                                                  Brouwer, Bilbao 2000. O Cristología desde una
      Sígueme, Salamanca 1979; íd., Éste es el Hom-
                                                                  perspectiva feminista.
      bre. Estudios sobre identidad cristiana y realiza-
      ción humana, Sal Terrae, Santander 1980. O            i**   MATEOS, J. Y F. CAMACHO, El Hijo del hombre.
      Todas sus obras, especialmente la primera, rea-             Hacia la plenitud humana, El Almendro, Córdo-
      lizan un fino análisis de la temática bíblica. Des-         ba 1995. O Jesús como expresión de plena hu-
      taca la aportación social y religiosa de Jesús.             manidad.
i**   SOBRINO, J., Cristología desde América Latina,
                                                            i*    PAGOLA, J. A., Jesús de Nazaret. El hombre y
      CRT, México 1976; íd., Jesucristo liberador, 1-11,
                                                                  su mensaje, Idatz, San Sebastián 1981.
      Trotta, Madrid 1993-1998. O Desde la pers-
      pectiva del compromiso liberador.                     i*    PUENTE OJEA, G., El mito de Cristo: evidencia
i*    ESPEJA, J., Jesucristo, palabra de libertad, San            de una falsedad, Siglo XXI, Madrid 2000. O
      Esteban, Salamanca 1979; íd., La experiencia                Cree poder demostrar la falsedad del cristianis-
      de Jesús, San Esteban, Salamanca 1988. O                    mo, que ha deformado la figura y obra de Jesús
      Fino análisis de la humanidad de Jesús.                     en una línea de poder sacral.




                                                                                                                95
                    4. JUDAíSMO Y CRISTIANISMO.
                          TEOLOGíA BíBLICA


   Dividimos este capítulo en cinco apartados de          da desde una perspectiva cristiana. 3) Obras gene-
extensión distinta: 1) Judaísmo y cristianismo. Los       rales y colectivas sobre la Biblia. 4) Grandes temas
orígenes cristianos. 2) Teología bíblica, desarrolla-     bíblicos. 5) Biblia y cultura. Aplicaciones.




                4.1. Judaísmo y cristianismo. Los orígenes cristianos
     Tal como han pervivido durante casi dos mil          desde la situación posterior. Bibliografía actualiza-
años, judaísmo y cristianismo han surgido a través        da en la sección castellana de relaciones entre ju-
de un proceso de separación que se ha iniciado en         díos y cristianos (http://www.jcrelations.neVes/).
el siglo I d. C., aunque sólo ha culminado en el siglo    Las obras de Jeremias, Dion y Lohfink destacan el
111. De la raíz israelita común de ambos movimientos      aspecto universal de la tradición israelita, que
bíblicos, se han ocupado la mayor parte de los li-        puede desembocar en el cristianismo. En este
bros citados en esta bibliografía, incluso en la parte    mismo contexto, entre las obras generales cita-
1I1 (pues Jesús y los primeros cristianos fueron israe-   mos las de Armstrong y Phipps, que comparan a
litas). Sólo en un momento posterior (a partir del si-    Jesús como Mahoma, un tema que ha sido abor·
glo 11 d. C.) se separan judíos y cristianos, hasta el    dado también por Pikaza y Kuschel, abriendo un
día de hoy. Comenzaremos presentando el tema en           panorama que ofrece una bibliografía inmensa
general. Nos ocuparemos después del judaísmo.             que aquí no citamos.
Trataremos, finalmente, del cristianismo.

                                                          a. Obras generales
     4.1.1. JUDAíSMO Y CRISTIANISMO,                      i**   TREBOLLE, J., La Biblia judía y /a Biblia cristiana,

           DOS CAMINOS BíBLICOS                                 Trotta, Madrid 1998.
                                                          i   ** PIKAZA, X., Dios judío, Dios cristiano, Verbo Di-
    Presentamos el tema desde la perspectiva del                 vino, Estella 1996; íd., Monoteísmo y g/obaliza-
surgimiento (judaísmo y cristianismo como des-                   ción. Moisés, Jesús, Mahoma, Verbo Divino,
pliegues distintos de la misma herencia israelita) y             Estella 2002.
                                                                                                                 97
**   KUSCHEL,' K. J., Discordia en la casa de Abra-           tación del AT desde Jesús, con un largo prólo-
     hán. Lo que separa y lo que une a judíos, cris-          go de A. González Blanco. Es un clásico.
     tianos y musulmanes, Verbo Divino, Estella          i** MITRE, E, Judaísmo y cristianismo. Raíces de
     1996. O Diversas interpretaciones de las mis-           un gran conflicto histórico, Istmo, Madrid 1980.
     mas tradiciones abrahámicas.
                                                         *   LOHFINK, N., La alianza nunca derogada. Refle-
**   ARMSTRONG, K., Una historia de Dios. 4.000              xiones exegéticas para el diálogo entre judíos y
     años de búsqueda en el judaísmo, el cristianis-         cristianos, Herder, Barcelona 1992. O La alian-
     mo y el islam, Paidós, Barcelona 2001.                   za cristiana sigue siendo la misma de Israel.
**   PHIPPS, W. E, ¿Con Jesús o con Mahoma?,             *    ROBERTSON, w., El Antiguo Testamento en el
     Acento, Madrid 1999.                                     Nuevo, Nueva Creación, Buenos Aires 1996. O
                                                              Relaciona apocalíptica judía y comunidad ese-
                                                              nia con el NT. Ofrece una clasificación de la li-
b. Visiones judías                                            teratura judía agrupada por sectores.
**   BUBER, M., Dos modos de fe, Caparrós, Madrid
     1996. O Distingue y define el tipo de fe judía y
     cristiana.                                                           4.1.2. JUDAíSMO
*    FLUSSER, D., El cristianismo, una religión judía,
     Riopiedras, Barcelona 1995.                             Tratamos aquí del judaísmo posbíblico, que sur-
                                                         ge en su forma actual en el siglo 11 d. C. en parale-
                                                         lo con el cristianismo, como interpretación peculiar
c. Visiones cristianas sobre la relación                 y nacional de la tradición israelita y religión distinta
   del cristianismo con Israel                           del cristianismo.
**   MUSSNER, E, Tratado sobre los judíos. Para el
                                                         4.1.2.1. Visión general
     diálogo judea-cristiano, BEB 40, Sígueme, Sa-
     lamanca 1983. O El estudio católico más signi-          Empezamos con dos enciclopedias y seguimos
     ficativo sobre el tema.                             con tres obras hispanas que estudian el tema en su
*    JEREMIAS, J., La promesa de Jesús a los paga-       conjunto. Entre las obras posteriores destacamos
     nos, Fax, Madrid 1974. O Pone de relieve la         la de Barón Gudío) y la de Küng (cristiano).
     apertura universal del mensaje de Israel, que       **   MAIER, J. Y P. SCHÁFER, Diccionario del judaís-
     desemboca en el cristianismo.                            mo, Verbo Divino, Estella 1995.
*    DloN, P. E, El universalismo religioso en Israel.   *    BAROUKH, E, Enciclopedia práctica del judaís-
     Desde los orígenes a la crisis macabea, Verbo            mo, Robinbook, Barcelona 1995.
     Divino, Estella 1976. O En la línea de la obra      i** PELÁEZ DEL ROSAL, J. (ed.), De Abrahán a Mai-
     anterior.                                               mónides. 1: los orígenes del pueblo hebreo. 11:
*    WESTERMANN, C., El Antiguo Testamento y Je-             Para entender él los judíos, El Almendro, Cór-
     sucristo, AB 30, Fax, Madrid 1972. O Interpre-           doba 1984-1987.
98
i**   RODRíGUEZ CARMONA, A., La religión judía. His-      nos tratados en Argentina, donde existe una comu-
      toria y teología, Semina Verbi, BAC 611, Ma-        nidad judía más extensa que en España.
      drid 2001. O Expone las raíces y desarrollos        i**   ARANDA PÉREZ, G., GARCíA MARTíNEZ, F. Y M. PÉ-
      del judaísmo hasta llegar a la forma actual, pre-         REZ FERNÁNDEZ, Literatura judía intertestamenta-
      sentando los contenidos doctrinales a la luz de           ria, IEB 9,Verbo Divino, Estella 1996. O La parte
      autores ortodoxos actuales. Obra de referencia            que trata del judaísmo es obra de M. Pérez, que
      sobre el judaísmo desde una perspectiva his-              ofrece un compendio de la literatura rabínica,
      pana (cristiana).                                         con buena bibliografía. Obra de referencia obli-
** BEN-SAssoN, E. (ed.), Historia del pueblo judío,             gada para quienes se inicien en el tema.
   1-11\, Alianza, Madrid 1988.                           i**   VAllE, C. del (ed.), La Misná, BEB 98, Sigue-
i* TREBOllE, J., El judaísmo moderno, SM, Madrid                me, Salamanca, 1997.
      1996; íd., El judaísmo, SM, Madrid 2001.            i** WEISS, A. J.   (ed.), El Talmud de Babilonia, ed.
**    BARóN, S. w., Historia social y religiosa del             bilingüe parcial, Acervo, Buenos Aires: v. 10:
      mundo judío, 1-VII, Paidós, Buenos Aires 1968.            Ketuvot (1977); v. 12: Guitín (1974); v. 13: Ki-
      O La mejor historia existente en castellano, es-          dushín (1976); v. 14: Baba Kamá (1965); v. 15:
      crita por un judío.                                       Baba Metsía (1964); v. 16: Baba Batrá (1966);
**    KÜNG, H., El judaísmo: pasado, presente y futu-           v. 17: Sanedrín (1968).
      ro, Trotta, Madrid 1993. O Visión sistemática,      i*    GIRóN BLANc, L. F. (ed.), Textos escogidos del
      más que bíblica o histórica.                              Talmud, Riopiedras, Barcelona 1998.
*     SANTONI, E., El judaísmo, Acento, Madrid 1994.      i**   HERRANZ PASCUAL, C., Los sabios del Talmud,
*     LANGE, N. R. M. de, El judaísmo, Riopiedras,              Riopiedras, Barcelona 1997.
      Barcelona 1996.                                     i**   ORFALI LEVI, M., Talmud y cristianismo: historia
*     URIES, S. Ph. de, Ritos y símbolos judíos, Ca-            y causas de un conflicto, Riopiedras, Barcelona
      parrós, Madrid 2001.                                      1998.
*     SARAVI, F. D., Esperanza de Israel: el pueblo ju-   **    STRACK, H. L. Y G. STEMBERGER, Introducción a
      dío y el Mesías, Clie, Terrassa 1994. O Manual            la literatura talmúdica y midrásica (ed. españo-
      de historia y tradiciones judías, desde los orí-          la de M. Pérez Fernández), Biblioteca Midrási-
      genes a la actualidad.                                    ca, Verbo Divino, Estella 1996.
*     CARlSEN, J., Israel antiguo y moderno, Clie,Te-     **    KRIPPER, D., Virtudes capitales (Pirkei Avot).
      rrassa 1990. O Historia y actualidad de Israel            Valores filosóficos y psicológicos de las fuentes
      (en línea protestante).                                   de Israel, Lumen, Buenos Aires 1997. O Pre-
                                                                senta y analiza el tratado talmúdico Abot, dedi-
                                                                cado a la sabiduría.
4.1.2.2. Literatura rabínica en general                   *     LENHARDT, P. Y M. COlLlN, La Torá oral de los fa-
   Hay una traducción castellana de la Misná (del               riseos. Textos de la tradición de Israel, DETB
Valle), pero del Talmud sólo se han traducido algu-             20, Verbo Divino, Estella 1991.
                                                                                                              99
*     MAl~UYI:, O. de la, Parábolas rabínicas,           i**   MARTíNEZ BOROBIO, E., Targum Jonatán de los
      Verbo DMno,estsUa 1985.                                  Profetas Primeros en la tradición babilónica. 1:
*     AVR/l, A C. y D. de la MAISONNEUVE, Oraciones            Josué-Jueces, CSIC, Madrid 1989. 11: 1-1/ Sa-
      judías, DETB 18, Verbo Divino, Estella 1990.             muel, CSIC, Madrid 1987.111: 1-1/ Reyes, CSIC,
                                                               Madrid 1998.
*     BARYLKo, J., La sabiduría del Talmud, Sigal,
      Buenos Aires 1998.                                 i**   PÉREZ FERNÁNDEZ, M., Tradiciones mesiánicas
                                                               en el Targum Palestinense, Verbo Divino, Este-
                                                               lIa 1981.
4.1.2.3. Literatura targúmica y midrásica
                                                         i**   MuÑoz LEÓN, D., Dios-Palabra. Memrá en los
   Hay una escuela de targumistas hispanos, en                 targumim del Pentateuco, Verbo Dívino, Estella
continuidad con las biblias políglotas ya citadas (de          1974.
Alcalá, Amberes y Madrid: cf. 1.1.5.). Su iniciador
ha sido A Díez Macho.                                    *     GRELOT, P., Los targumes. Textos escogidos,
                                                               DETB 14, Verbo Divino, Estella 1998.
i**   DiEZ MACHO, A, Neophyti 1. Targum Palesti-
      nense. Ms de la Biblioteca Vaticana, I-VI, tra-    i**   Biblioteca Midrásica, Verbo Divino, Estella
      ducción francesa por R. Le Déaut e inglesa por           1984, patrocinada por la ABE y dirigida por M.
      M. McNamara, CSIC, Madrid y Barcelona                    Pérez Fernández, ha publicado 24 volúmenes
      1968-1979; íd., Targum to the Former Pro-                con textos y comentarios del judaísmo clásico
      phets. Codex New York 229 from the Library of            y estudios sobre lengua, literatura e historia del
      the Jewish Theological Seminary of America,              período rabínico. Hemos citado ya algunos vo-
      Facsimile Ed., Makor, Jerusalem 1974; íd., The           lúmenes. Otros son: M. Pérez Fernández, Los
      Pentateuch with the Masorah Parva and the                capítulos de Rabbí Eliezer(1984); M. A Nava-
      Masorah Magna and with Targum Onkelos, Ms                rro, Abbot de Rabbí Natán (1987); J. Ribera,
      Vat. Heb. 448, I-V, Makor, Jerusalem 1977; íd.,          Targum de Isaías. La versión aramea del profe-
      El targum. Introducción a las traducciones ara-          ta Isaías (1988); M. Pérez Fernández, Midrás
      maicas de la Biblia, CSIC, Madrid 1982.                  Sifré Números (1989); L. F. Girón, Midrás Éxo-
                                                               do Rabbah 1(1989); A Alba, Midrás de los Diez
i**   FERNÁNDEZ VALLlNA, J., El Targum de Job, Uni-
                                                               Mandamientos y Libro precioso de la salvación
      versidad Complutense, Madrid 1982.
                                                               (1990); L. F. Girón, Midrás Cantar de los Can-
i**   DíEZ MERINO, L., Targum de Salmos, CSIC, Ma-             tares Rabbá (1991); J. Ribera, Traducción del
      drid 1982; íd., Targum de Job, CSIC, Madrid              Targum de Jeremías (1992); L. Vegas, Génesis
      1984; íd., Targum de Proverbios, CSIC, Ma-               Rabbah. Comentario midrásico al libro del Gé-
      drid 1984; íd., Targum de Qohélet, CSIC, Madrid          nesis. 1. Gn 1-11 (1994); T. Martínez Saiz, Me-
      1987.                                                    kilta de Rabbí Ismael. Comentario rabínico alli-
i**   RIBERA FLORlt, J., Targum Jonatán de los Profe-          bro del Éxodo (1995); L. F. Girón, Seder 'Olam
      tas Posteriores en tradición babilónica: Isaías,         Rabbah. El gran orden del universo. Una cro-
      CSIC, Madrid 1987; íd., Jeremías, CSIC, Ma-              nología judía (1996); M. Pérez Fernández, Mi-
      drid 1992; íd., Ezequiel, CSIC, Madrid 1997.             drás Sifrá. El comentario rabínico al Levítico
100
     (1996); O. 1. Ruiz Morell, Las aguas amargas              genes de la Cábala, 1-11, Riopiedras y Paidós,
     de la mujer. La ordalía de los celes en el rabi-          Barcelona 2001. O Obras clásicas. Gran parte
     nismo (1997); M. C. Motos López, Midrás Qo-               de la mística judía, y en especial de la Cábala,
     hélet Rabbah. Las vanidades del mundo. Co-                estudiada por Scholem se desarrolla en tierra
     mentario rabínico al Eclesiastés (2001); O. 1.            hispana.
     Ruiz Morell, Tosefta Nashim. Tratado rabínico        **   LAENEN, J. H., La mística judía. Una introduc-
     sobre las mujeres (2001); E. Martín Contreras,            ción, Trotta, Madrid 2004. O Tratado escolar.
     La interpretación de la creación. Técnicas exe-           Estudia las relaciones entre la Biblia y la místi-
     géticas en Génesis Rabbah (2002); J. Ribera,              ca posterior judías, especialmente de la Cába-
     Targum de Ezequiel (2004).                                la. Con buena bibliografía.
                                                          *    FRANK, A, La Cábala, Humanitas, Barcelona
4.1.2.4. Literatura judía hispana. La Cábala                   1983.

    El judaísmo tuvo un momento de esplendor en
                                                          *    SAFRAN, A, La Cábala, Martínez Roca, Barce-
la España medieval, bajo dominio musulmán y cris-              lona 1976 (= Riopiedras, Barcelona 1998). O
tiano, tiempo en que se escribieron algunas de las             Estudio clásico de la doctrina de la Cábala.
obras más significativas no sólo de la cultura judía,     *    KAPLAN, A, Meditación y Cábala, Equipo Difu-
sino de la literatura universal. La literatura sobre el        sor del Libro, Madrid 2002.
tema resulta inabarcable. Aquí nos limitamos a ci-
tar algunas obras. generales, partiendo de la obra
clave de Maimónides, con algunos escritos de la           b. Textos de Cábala hispana
Cábala.
                                                              La Cábala constituye el último gran despliegue
                                                          del judaísmo antes de la modernidad. Se desarro-
a. Obras introductorias y generales                       lló en gran parte en la península Ibérica, alcanzan-
                                                          do su expresión máxima en El Zohar, de Moisés de
**   Maimonides, Guía de los perplejos, Trotta, Ma-
                                                          León, que ofrece una relectura de la Biblia desde la
     drid 1998. O Obra clásica. Gran parte de la
                                                          perspectiva del movimiento interior de Dios partien-
     Cábala hispana constituye un tipo de reacción
                                                          do del símbolo del carro de Ez 1.
     frente al racionalismo bíblico de Maimonides,
     judío cordobés muerto probablemente en El            **   BERG, Ph. S., Sefer ha-Zohar. Parashát Pínjas,
     Cairo y enterrado en Tiberíades.                          1-111, Centro de Investigación de la Cábala, Jeru-
                                                               salén y Nueva York 1992ss. O El rabino Berg,
*    MECHOULAM, H., Los judíos de España, Trotta,
                                                               de tendencia tradicional, sigue atribuyendo el
     Madrid 1998.
                                                               Zohar a Rabí Simón bar Yojai, judío palestinen-
**   GONZALO MAESO, D., El legado del judaísmo es-             se del siglo 11 d. C. y no a Moisés de León. Des-
     pañol, Trotta, Madrid 2001.                               de esa perspectiva ha publicado otros libros
**   SCHOLEM, G., Las grandes tendencias de la                 sobre la Cábala en la misma editorial, traduci-
     mística judía, Siruela, Madrid 2000; íd., Los orí-        dos al castellano: Iniciación a la Cábala, La co-
                                                                                                             101
      nexión cabalística, El poder del Alef-Bet, Una        hasta bien entrado el siglo 11. En este contexto re·
      entrada en el Árbol de la Vida, etc.                  cogemos algunas de las obras ya citadas al hablar
*     Sefer Yetzirah: el libro de la Creación, ed. de A.    de las primitivas comunidades cristianas, a las que
      Kaplan, Mirach, Barcelona 2001.                       añadimos algunos estudios nuevos.

*     SEFER HA-BAHIR, E/libro de la Claridad, Obelis-       **   SCHENKE, L., La comunidad primitiva, BEB 88,
      co, Barcelona 1992. O Edición popular, sin va-             Sígueme, Salamanca 1999.
      lor científico.                                       **   VOUGA, E, Los primeros pasos del cristianismo.
**    AzRIEL DE GERONA, Cuatro textos cabalísticos,              Escritos, protagonistas, debates, Verbo Divino,
      Riopiedras, Barcelona 1994. O Incluye el Libro             Estella 2001.
      de la formación del mundo (Sefer Yetzirah), al        *    DRANE, J., La vida en la Iglesia primitiva, Verbo
      que le sigue el comentario de Azriel con El pór-           Divino, Estella 1992.
      tico de/Interrogador, Comentario sobre la unifi-      **   STEGEMANN, E. W. Y W. STEGEMANN, Historia so-
      cación del Nombre y Principios sobre el secre-             cial del cristianismo primitivo, Verbo Divino, Es-
      to de la plegaria de las Dieciocho bendiciones.            tella 2001.
**    MOIsÉs DE LEÓN, El Zohar, l-V, Sigal, Buenos Ai-      *    STANLEY. D., La Iglesia apostólica en el Nuevo
      res 20ooss. O Traducción al castellano de L. Du-           Testamento, Sal Terrae, Santander 1968.
      jovne según la versión francesa de J. de Pauly,
                                                            *    SIMON, M., El judaísmo y el cristianismo anti-
      París 1906. Poco científica; íd., El Zohar. Revela-
                                                                 guo, Labor, Barcelona 1972.
      ciones del libro del Esplendor, Olañeta, Palma de
      Mallorca 1992. Selección de A. Ben-Sión; íd., El      *    SCHOEPS, J., El judeocristianismo, Marfil, Alcoy
      Zohar. El libro del Esplendor. Selección, Obelis-          1970. O Compendio de su magna obra sobre
      co, Barcelona 1996. O Es una selección de la               los judeo-cristianos.
       mencionada traducción francesa de J. de Pauly.       i*   VIDAL MANZANARES, C., El judeo-cristianismo pa-
**    CORDOVERO, M., La palmera de Débora, Biblio-               lestino en el siglo 1: de Pentecostés a Jamnia,
      teca del Tiqún, índigo, Barcelona 1988. O Re-              Trotta, Madrid 1995. O Obra divulgativa.
      corrido por las cualidades divinas de las sefirot     i*   SABAN, M. J., Las raíces judías del cristianismo,
      y su relación con el hombre. Edición popular.              Futurum, Buenos Aires 2001. O Obra escolar,
                                                                 de tipo concordista, destacando los valores ju-
                                                                 díos del cristianismo.
            4.1.3. CRISTIANISMO.
      RELIGiÓN JUDíA, RELIGiÓN NUEVA                        4.1.3.2. Apócrifos cristianos.
                                                                     Literatura gnóstica
4.1.3.1. Judeocristianismo
                                                                La Biblia cristiana (y la judía) surgieron y se con-
    La mayor parte de los libros que tratan del cris-       solidaron a través de un proceso de separación res-
tianismo primitivo lo sitúan dentro del judaísmo            pecto de otros textos y tradiciones que contenían
102
elementos cristianos (bíblicos), pero que se consoli-            tianos, para uso popular. 1. La leyenda del rey
daron de forma gnóstica o no aceptable para las nor-             Abgar y Jesús. Orígenes del cristianismo en
mativas de la Gran Iglesia y del judaísmo rabínico.              Edesa. 2. La dormición de la Virgen. Relatos
                                                                 de la tradición capta. 3. El protoevangelio de
                                                                 Santiago. 4. Hechos de Andrés y Mateo en la
a. Textos                                                        ciudad de los antropófagos. Martirio del apóstol
    No hay una colección completa de apócrifos                   san Mateo.
cristianos que incluya evangelios, cartas, Hechos y        *     KUNTZMANN, R. y J. D. DUBOIS, Nag Hammadi.
obras apocalípticas. Colección extensa de textos,                Textos gnósticos de los orígenes del cristianis-
aunque no fiable críticamente, on line: http://escri-            mo, DETB 16, Verbo Divino, Estella 1988.
turas.tripod.com/
                                                           **    DORESSE, J., El evangelio según Tomás, Edaf,
t**   SANTOS OrERO, A. de, Los evangelios apócrifos.             Madrid 1989.
      Textos griegos y latinos, con versión crítica, es-
      tudios introductorios y comentarios, BAC 148,
      Madrid 1975. O Es la mejor edición hasta el
                                                           b. Estudios
      momento. La de E. González Blanco, Los evan-
      gelios apócrifos, 1-111, Bergua, Madrid 1934,        t**   GARCíA BAZÁN, T., Gnosis. La esencia del dua-
      ofrece mucho material, pero queda anticuada                lismo antiguo, Castañeda, Buenos Aires 1978.
      por poco crítica.
                                                           t**   ORBE, A., Estudios valentinianos, I-IV, Pontificia
t**   PIÑERO, A. y otros, Textos gnósticos. Biblioteca           Universidad Gregoriana, Roma 1955-1965; íd.,
      de Nag Hammadi. 1. Tratados filosóficos y cos-             Introducción a la teología de los siglos 11 y 1/1, Sí-
      mológicos. 11. Evangelios, Hechos, cartas. 111.            gueme, Salamanca 1988.
      Apocalipsis y otros escritos, Trotta, Madrid
      1997-2000. O Edición cuidada. Buenas traduc-         t**   TREVIJANO ETCHEVERRíA, R., Estudios sobre el
      ciones e introducciones.
                                                                 evangelio de Tomás, Fuentes Patrísticas, Ciu-
                                                                 dad Nueva, Madrid 1997. O Colección de tra-
t*    ALCALÁ, M., El evangelio de Tomás. Palabras                bajos de gran valor sobre el origen, sentido y
      ocultas de Jesús, BEB 67, Sígueme, Salaman-                temas básicos del Evangelio de Tomás.
      ca 1989; íd., El evangelio copto de Felipe, El
      Almendro, Córdoba 1992; íd., Los evangelios          t**   BERMEJO, F., La escisión imposible. Lectura del
      de Tomás, el mellizo, y María Magdalena, Men-              gnosticismo valentiniano, Universidad Pontifi-
      sajero, Bilbao 2000.                                       cia, Salamanca 1998.
t**   BERNABÉ PONS, L., El texto morisco del Evangelio     *     BAUER, J. B., Los apócrifos neotestamentarios,
      de san Bernabé, Biblioteca de Estudios Históri-            AB 22, Fax, Madrid 1971.
      cos 57, Universidad de Granada, Granada 1998.        *     PAGELS, E., Los evangelios gnósticos, Estudios
t*    ARANDA, G. Y P. RUPÉREZ (eds.), Apócrifos cris-            y Ensayos 87, Crítica, Barcelona 1982.
      tianos, Ciudad Nueva y Fundación San Justino,        **    JONAS, H., La religión gnóstica. El mensaje del
      Madrid 1998. O Traducción de apócrifos cris-               Dios extraño y los comienzos del cristianismo,
                                                                                                                   103
      Siruela, Madrid 2003. O Obra clásica de un fi-                                           e
                                                                  co, Siglo XXI, Madrid 1991 1974); íd., Fe cris-
      lósofo judío de la religión.                                tiana, Iglesia, poder, Siglo XXI, Madrid 1997. O
                                                                  Lectura crítica de los orígenes cristianos.

4.1.3.3. La Gran Iglesia
                                                            i**   GÓMEZ DE lIAÑO, l., El círculo de la sabiduría.
                                                                  Diagramas del conocimiento en el mitraísmo, el
     Existe una gran controversia sobre el surgimien-             gnosticismo, el cristianismo y el maniqueísmo,
to de la «Gran Iglesia», es decir, del cristianismo               Siruela, Madrid 1999; íd., El diagrama del pri-
que ha logrado mantenerse conservando las tradi-                  mer evangelio y las imágenes de Jesús en el
ciones de Jesús y de los textos del NT, creando su                cristianismo primitivo, Siruela, Madrid 2003. O
propio canon y su estructura ministerial, separada                Historiador de la cultura. Sitúa el primitivo cris-
de la judía, a lo largo de la segunda mitad del siglo             tianismo (recogido por Mateo) en el entorno
11 d. C. Frente a las posturas más críticas de Puen-              gnóstico, del que lo diferencia. Pone de relieve
te Ojea y Montserrat, citamos otros autores que se                el conocimiento imaginario de la religión frente
sitúan en una línea de mayor continuidad con la tra-              al filosófico, que no logra ofrecer una visión to-
dición de la misma Iglesia.                                       tal del hombre. Tiende a ser concordista.
i**   RUIZ BUENO, D., Padres apostólicos, BAC, Ma-          i**   TREVIJANO, R., La Biblia en el cristianismo anti-
      drid 1979; íd., Padres apologetas griegos, BAC,             guo. Prenicenos. Gnósticos. Apócrifos, IEB 10,
      Madrid 1979. O Textos básicos para el conoci-               Verbo Divino, Estella 2001. O Estudio general
      miento del cristianismo primitivo.                          de toda la temática. Con bibliografía básica.
1*    PIÑERO, A., Fuentes del cristianismo: tradicio-       **    TAYLOR, J., ¿De dónde viene el cristianismo?,
      nes primitivas sobre Jesús, El Almendro, Cór-               Verbo Divino, Estella 2003. O Explora los cien
      doba 1987; íd. (ed.), Orígenes del cristianismo,            primeros años del cristianismo, destacando su
      El Almendro, Córdoba 1991.                                  relación con el judaísmo, del que sigue forman-
i**   MONTSERRAT, J., La sinagoga cristiana. El gran              do parte en las primeras décadas de su historia.
      conflicto religioso del siglo /, El Aleph y Much-     **    STARK, R., El auge del cristianismo, Andrés Be-
      nik, Barcelona 1989. O Interpreta el cristianis-            lio, Barcelona 2001. O Aplica el análisis social
      mo como fenómeno tardío vinculado al canon                  al surgimiento y despliegue del primer cristia-
      del NT (bien entrado el siglo 11). En su origen, el         nismo, desde la primera Iglesia hasta el siglo
      movimiento de Jesús forma parte del judaísmo.               IV, con resultados muy fiables.
1*    PUENTE OJEA, G., Ideología e historia. La forma-      i*    GONZÁLEZ SALINERO, R., El antijudaísmo cristia-
      ción del cristianismo como fenómeno ideológi-               no occidental, Trotta, Madrid 2000.




104
                             4.2. Teología bíblica. Obras generales
   Vinculamos las grandes teologías del AT y del
NT con otras obras donde se recogen y recopilan                          4.2.2. TEOLOGíA
colecciones de trabajos de uno o varios autores,                    DEL ANTIGUO TESTAMENTO
con la intención de ofrecer una visión unitaria de al-
gún tema básico.                                              Existe traducción castellana de algunas teolo-
                                                           gías del AT más significativas de los últimos dece-
                                                           nios. Comenzamos citando dos de tipo clásico, para
                                                           centrarnos en las cuatro más importantes (Eich-
             4.2.1. INTRODUCCiÓN.                          rodt, van Rad, Preuss y Albertz).
             OBRAS DE CONJUNTO
                                                           **   JACOS, E., Teología del Antiguo Testamento,
   Empezamos citando algunas obras que expo-                    Marova, Madrid 1969 (original de 1955). O
nen el sentido de conjunto de la Biblia desde una               Protestante. Su idea central es la acción de
perspectiva cristiana (cf. 1.2.2 y 1.4.1.).                     Dios en la historia.
i** GARCíA CORDERO, M., Teología de la Biblia, 1-111.      **   IMSCHOOT, P. van, Teología del Antiguo Testa-
     AT Y NT, BAC, Madrid 1972. O La más signifi-               mento, AB 12, Fax, Madrid 1969 (original de
     cativa por su extensión. Poco crítica.                     1966). O Obra clásica, católica. Método de blo-
                                                                ques teológicos, siguiendo el orden dogmático:
i* FUENTES, A., Qué dice la Biblia: historia y men-
                                                                Dios, hombre... Buen esquema de conjunto.
   saje de los libros sagrados, Eunsa, Pamplona
     1983. O Obra católica tradicional.                    **   ElcHRoDT, w., Teología del Antiguo Testamen-
                                                                to, 1-11, Cristiandad, Madrid 1975. 1. Dios y pue-
*    SURGY, P. de, Las grandes etapas del misterio
                                                                blo. 2. Dios y mundo, Dios y hombre. O Supera
     de la salvación, Nova Terra, Barcelona 1965.
                                                                una visión dogmática del tema, pero entiende y
**   GRELOT, P., Biblia y teología: la Antigua Alianza y        despliega la teología bíblica de un modo temá-
     la Sagrada Escritura, Herder, Barcelona 1969.              tico, centrándola en la alianza entre Dios y el
*    BOUYER, L., La Biblia y el evangelio: el signifi-          hombre en Israel. Obra clásica.
     cado de las escrituras del Dios que habla al          **   RAD, G. von, Teología del Antiguo Testamento,
     Dios hecho hombre, Rialp, Madrid 1977.                     1-11, BEB 11 Y 12, Sígueme, Salamanca 1986.
**   MAERTENS, Th., Manual de la Biblia, Herder,                O Se opone a la visión de Eichrodt y sigue el
     Barcelona 1990. O Pone de relieve los aspec-               orden de las tradiciones bíblicas, estudiando
     tos litúrgicos y celebrativos de la Biblia. Sigue          cada una en sí misma, distinguiendo Pentateu-
     siendo valiosa.                                            co y profetas. Falta la literatura sapiencial. Obra
*    RICHARDSON, S. w., Manual de teología bíblica,             clásica, aunque la visión de los documentos bí-
     Clie, Terrassa 1998; íd., Así se hicieron los cre-         blicos y del desarrollo de las tradiciones esté
     dos, Clie, Terrassa 1999. O Obras de tipo es-              en parte superada.
     colar de origen protestante. Fiables.                      PREUSS, D., Teología del Antiguo Testamento, 1-
                                                                                                               105
      11, Desclée de Brouwer, Bilbao 1999. O Reto-             crítica, pero sigue ofreciendo elementos valio-
      ma el modelo tradicional, organizando la teolo-          sos.
      gía bíblica por temas y contenidos, más que         **   SCHELKLE,   K. H., Teología del Nuevo Testamen-
      por tradiciones. La primera parte trata de Dios          to, I-IV, Herder, Barcelona 1975. O De tipo en-
      y su revelación, la segunda del pueblo que res-          ciclopédico. Más que teología unitaria es un
      ponde a Dios. De uso escolar.                            despliegue de los temas básicos del NT.
**    ALBERTZ, R., Historia de la religión de Israel en
                                                          *    LOHSE, E., Teología del Nuevo Testamento,
      tiempos del Antiguo Testamento, 1-11, Trotta,
                                                               Cristiandad, Madrid 1978. O Obra básica,
      Madrid 1999. O La obra más significativa de los
                                                               compendio teológico.
      últimos años. Sigue un orden temporal de tra-
      diciones, en diálogo religioso con el entorno.      **               Teología del Nuevo Testamento 1,
                                                               JEREMIAS, J.,
      De fina sensibilidad histórica.                          BEB 2, Sígueme, Salamanca 1985. O Obra
*     ZIMMERLI, w., Manual de la teología del Antiguo
                                                               inacabada (por muerte del autor), pero clásica.
      Testamento, Cristiandad, Madrid 1980. O Teo-             Sólo expone el mensaje de Jesús.
      logía más breve, de hondo sentido creyente.         **   BULTMANN, R., Teología del Nuevo Testamento,
      Destaca la acción de Dios en Israel.                     BEB 32, Sígueme, Salamanca 1981. O Obra
*     KAISER, W. C., Hacia una teología del Antiguo            clave de la exégesis del siglo xx. Interpreta la
      Testamento, Vida, Miami, FL, 2000.                       teología desde la antropología creyente, en lí-
*                                                              nea existencial, interpretando a Jesús como
      ROBERT, L. C., Teología del Antiguo Testamen-
                                                               «Palabra» de Dios que ofrece al hombre su
      to. Raíces para la fe neotestamentaria, Casa
                                                               identidad. Centrada en Pablo y Juan. Apenas
      Bautista de Publicaciones, El Paso, TX, 2001.
                                                               se ocupa del Jesús de la historia.
t*    CASAS, v., Vosotros seréis mi pueblo: aproxi-
      mación teológica al Antiguo Testamento, San         **   GNILKA, J., Teología del Nuevo Testamento,
      Pío X, Madrid 1990. O Obra escolar.                      Trotta, Madrid 1998. O Obra clásica católica
                                                               tras Bultmann. Tradicional, sólida, siguiendo un
                                                               orden académico: Jesús, Pablo, sinópticos,
               4.2.3. TEOLOGíA                                 Juan... Quizá algo aséptica.
           DEL NUEVO TESTAMENTO                           **   VOUGA, F., Una teología del Nuevo Testamento,
                                                               Verbo Divino, Estel/a 2003. O Reinterpreta de
   Presentamos por orden cronológico algunas de                forma unitaria los temas del NT, destacando su
las más significativas. Destacamos la importancia              valor para la existencia humana. Obra ejem-
de las de Bultmann y Vouga.                                    plar, vincula la tradición protestante con la exi-
** MEINERTZ, M., Teología del Nuevo Testamento,                gencia de conversión, reformulando de un
    Fax, Madrid 1966. O De tipo tradicional. Poco              modo unitario los temas básicos del NT.




106
                             4.3. Recopilaciones. Obras colectivas
*     LADO, G. E., Teología del Nuevo Testamento,         i ** Simposios Bíblicos. Se vienen celebrando de
      Clie, Terrassa 2002. O Teología confesional pro-         un modo irregular desde 1984. N. Fernández
      testante; de gran envergadura. Conservadora,             Marcos (ed.), Simposio Bíblico Español (Sala-
      bien fundada.                                            manca 1982), Universidad Complutense, Ma-
    Recogemos en este apartado algunas obras de                drid 1984; V. Collado Bertomeu (ed.), Segundo
temática general dedicadas al estudio de temas bí-             Simposio Bíblico Español, Facultad de Teología
blicos de conjunto. Son obras difíciles de catalogar.          San Vicente Ferrer, Valencia 1987; íd., Tercer
Distinguimos: 1) Estudios de conjunto; 2) Trabajos             Simposio Bíblico Español (1 9 Luso-Español),
reunidos; 3) Homenajes; 4) Trabajos monográficos.              Facultad de Teología San Vicente Ferrer, Va-
                                                               lencia 1991; Cuarto Simposio Bíblico Español
                                                               (1 9 Iberoamericano), Facultad de Teología San
                                                               Vicente Ferrer, Valencia 1993.
       4.3.1. ESTUDIOS DE CONJUNTO.
                                                          i** BORRELL, A. y otros (eds.), La Bíblia i el Medite-
    SOBRE TODA LA BIBLIA Y SU ENTORNO                          rrani, Actas del Congreso de Barcelona de
                                                               1995,1-11, Asociació Bíblica de Catalunya, Bar-
    Son especialmente significativas, por su exten-
                                                               celona 1997. O Obra enciclopédica, con po-
sión, las colecciones de Semanas y Simposios Bí-
                                                               nencias en castellano, pero también en cata-
blicos, que recogemos de un modo conjunto.
                                                               lán, francés e italiano, sobre temas históricos,
i**   Semanas Bíblicas. Colección de 22 volúmenes              literarios y teológicos que vinculan la Biblia con
      publicados por el CSIC, Madrid, que recogen              el mundo mediterráneo.
      las actas de las Semanas Bíblicas celebradas        i** CAMPOS, J. (ed.), Actas de las IX Jornadas Bíbli-
      a partir de 1940. Éstos son los temas de los úl-         cas, 1996, ABE Y Diputación de Zamora 1998.
      timos volúmenes: XII: La encíclica «Humani               O Con aportaciones sobre el Jesús histórico.
      generis» (1952); XIII: El ecumenismo (1953);
      XIV: Valoración sobrenatural del cosmos según
                                                          i ** Escritos de Biblia y Oriente, Universidad Ponti-
                                                               ficia, Salamanca 1981. Ed. de R. Aguirre y F.
      la Biblia (1954); XV: La escatología individual
                                                               García. O Recoge trabajos de arqueología,
      en el Antiguo Testamento (1955); XVI: La es-
                                                               exégesis y teología bíblica elaborados por in-
      catología individual en el Nuevo Testamento
                                                               vestigadores de la Casa de Santiago de Jeru-
      (1956); XVII: Géneros literarios en los evange-
                                                               salén, a los 25 años de su fundación.
      lios (1958); XVIII: Teología bíblica sobre el pe-
      cado (1959); XIX: Concepto de Iglesia según el      i* loíGORAS, J. L. (ed.), La Palabra desde nuestra
      Nuevo Testamento (1962); XXVI: Jalones de la             realidad: teología bíblica para adultos en la fe,
      historia de la salvación (1969); XXVII: Revela-          Centro de Proyección Cristiana, Lima 1983. O
      ción y pensar mítico (1970); XXVIII: La idea de          Selección de artículos.
      Dios en la Biblia (1971); XXIX: La ética bíblica    i**   PIXLEY, J. V., Biblia y liberación de los pobres.
      (1971); XXX: La esperanza en la Biblia (1972).            Ensayos de teología bíblica latinoamericana,
                                                                                                             107
      Centro A. de Montesinos, México 1986. O En                mento, BEB 3, Sígueme, Salamanca 1975; íd.,
      torno al sentido del Reino y pueblo de Dios.              La acción de Dios en Israel. Ensayos sobre el
i** CASAS, v., Cristo al encuentro del hombre. Ha-              Antiguo Testamento, Trotta, Madrid 1996. O
    cia una espiritualidad cristiano-evangélica, Ed.            Estudios básicos sobre el Hexateuco y temas
    Claretianas, Madrid 1988. O Lectura francisca-              de historia.
    na de la Biblia.                                       **   NOTH, M., Estudios sobre el Antiguo Testamento,
i* MARíN HEREDIA, E, Torrente. Estudios de teolo-               BEB 44, Sígueme, Salamanca 1985. O Contie-
   gía bíblica, Carthaginensia, Murcia 1994. O                  ne el estudio clásico sobre las leyes en el Pen-
   Sobre Ex, Sal, Cant, evangelios y Pablo. Estu-               tateuco.
   dios de antropología bíblica.
**    PETERSON, E., Tratados teológicos, Cristiandad,
      Madrid 1966. O Contiene unos tratados clási-         b. Nuevo Testamento
      cos sobre los ángeles en la Biblia y sobre el ori-
      gen de la Iglesia.                                       Prescindiendo del último (Alegre), los libros cita-
                                                           dos en esta sección responden a las preocupacio-
                                                           nes teológico-exegéticas de los años sesenta y se-
                                                           tenta del siglo xx, que siguen siendo básicas para
          4.3.2. TRABAJOS REUNIDOS                         la comprensión actual de la Biblia y de la vida cris-
                                                           tiana.
    Suelen ser propios de autores ya consagrados
que reúnen en un volumen algunas de sus aporta-
                                                           **   SCHLlER, H., Problemas exegéticas fundamen-
ciones más significativas. Queremos destacar la
                                                                tales del Nuevo Testamento, AB 16, Fax, Ma-
                                                                drid 1970. O Estudios básicos de exégesis teo-
calidad de los trabajos de Noth y van Rad (AT) y los
                                                                lógica del NT.
de Bultmann, Kasemann y Bornkamm, que ofrecen
algunas de las aportaciones más significativas de          **   SCHNACKENBURG, R., Existencia cristiana según
la exégesis del siglo xx.                                       el Nuevo Testamento, I-Jl, Verbo Divino, Estella
                                                                1970. O Trabajos centrados en la experiencia
                                                                cristiana y el seguimiento de Jesús.
a.   Antiguo Testamento                                    **   SCHELKLE, K. H., Palabra y Escritura. Estudios
                                                                sobre exégesis, eclesiología y moral del Nuevo
i** GONZÁLEZ NÚÑEZ, A., Naturaleza, historia, reve-             Testamento, AB 20, Fax, Madrid 1972. O So-
    lación. Estudios del Antiguo Testamento, La                 bre la infancia y pasión de Jesús. Temas de
    Casa de la Biblia, Madrid 1969.                             moral.
i** GARcíA CORDERO, M., Problemática de la Biblia.         **   BULTMANN, R., Creer y comprender, 1-11, Stu-
    Los grandes interrogantes de la Escritur.a,                 dium, Madrid 1974-1976. O Recoge dos de los
    BAC, Madrid 1971.
                                                                cuatro volúmenes en los que Bultmann expuso
**    RAD, G. van, Estudios sobre el Antiguo Testa-             los principios de su hermenéutica.
108
**    CULLMANN, O., Fe y culto en la Iglesia primitiva,     consulta, empezamos poniendo el nombre del ho-
      Studium, Madrid 1971. O Las primeras confe-           menajeado. Permiten evocar algunas grandes figu-
      siones de fe cristiana; La realeza de Cristo y la     ras de la exégesis hispana.
      Iglesia en el NT; El culto en la Iglesia primitiva;   i** PRADO: Homenaje a Juan Prado. Miscelánea
      íd., Del evangelio a la formación de la teología          de estudios bíblicos y hebraicos, CSIC, Madrid
      cristiana, Sígueme, Salamanca 1972. O Incluye               1975.
      trabajos del año 1936 hasta 1965, entre ellos:        i**   ARNALDICH: Mesianismo y escatología. Estudios
      Navidad en la Iglesia antigua; El bautismo de               a la memoria del Prof. Dr. Luis Arnaldich, Uni-
      los niños y la doctrina bíblica del bautismo; ¿In-          versidad Pontificia, Salamanca 1976. O Se
      mortalidad del alma o resurrección de los                   centran en el tiempo entre el AT y el NT.
      muertos?; íd., Estudios de teología bíblica, Stu-     i**   TURRADO: Homenaje a M. L. Turrado, Universi-
      dium, Madrid 1973. O Incluye trabajos desde                 dad Pontificia, Salamanca 1981. O Trabajos
      1963 a 1964: Dios y el César; La tradición: pro-            centrados en torno a Pablo.
      blema exegético, histórico y teológico; La fe y el
      culto en la Iglesia primitiva.
                                                            i**   ALONSO SCHÓKEL: E. Zurro y A. Vargas Machu-
                                                                  ca (eds.), El misterio de la Palabra: homenaje a
**    BENOIT, P., Exégesis y teología, 1-11, Studium,             Luis Alonso Schokel, Cristiandad, Madrid 1983;
      Madrid 1974. O Sobre temas de hermenéutica                  G. Martín (ed.), Saberes y Sabores. Homenaje
      y teología bíblica.                                         a L. Alonso Schokel, Mensajero, Bilbao 1988.
**    KASEMANN, E., Ensayos exegéticos, BEB 20, Sí-         i**   ALONSO DíAZ: Palabra y vida. Homenaje a José
      gueme, Salamanca 1978. O Trabajos decisivos                 Alonso Díaz, Universidad Pontificia Comillas,
      sobre la historia de Jesús y el origen de la teo-           Madrid 1984.
      logía cristiana.                                      i**   DíEZ MACHO: D. Muñoz León (ed.), Salvación en
**    BORNKAMM, G., Estudios sobre el Nuevo Testa-                la palabra. Targum-Derash-Berith. Homenaje al
      mento, BEB 35, Sígueme, Salamanca 1983. O                   Profesor A. Díez Macho, CSIC, Madrid 1986.
      Colección ejemplar de trabajos sobre evange-          i**   MuÑoz IGLESIAS: A. de la Fuente (ed.) Christus
      lios y Pablo.                                               natus. Homenaje a S. Muñoz Iglesias, Estudios
i**   ALEGRE, X., Memoria subversiva y esperanza                  Bíblicos, Madrid 1992.
      para los pueblos crucificados: estudios bíblicos      i**   CASCIARO: Biblia, exégesis y cultura. Estudios
      desde la perspectiva de la opción por los pobres,           en honor del Prof. D. José María Casciaro,
      Trotta, Madrid 2003. O Análisis de textos bási-             Eunsa, Pamplona 1994.
      cos tomados sobre todo de Me, Rom y Ap, en-           i**   MuÑoz LEÓN: C. del Valle (ed.), La controversia
      caminados a la transformación social cristiana.             judeocristiana en España. Desde los orígenes
                                                                  hasta el siglo XJII. Homenaje a Domingo Muñoz
                                                                  León, CSIS, Madrid 1998.
                 4.3.3. HOMENAJES
                                                            i**   DE LA FUENTE ADÁNEZ: Homenaje, Estudios Bí-
   Volúmenes ofrecidos por alumnos o amigos a                     blicos, Madrid 1999. O Magno volumen sobre
investigadores de relieve. Por comodidad para la                  diversos temas bíblicos de AT y el NT.
                                                                                                              109
i**   OLÁvARRI: De Oriente a Occidente. Homenaje                  historia de Israel, Analecta Gregoriana 49,
      al Or. Emilio Olávarri, Universidad Pontificia,             Pontificia Universidad Gregoriana, Roma 1949.
      Salamanca 1999. O Textos de historia, arqueo-         i**   MARTíN GARCíA, J. A, El campo semántico del
      logía y exégesis.                                           sonido y la voz en la Biblia griega de los LXX,
i**   CROATTO: Los caminos inexhauribles de la pala-              Analecta Malacitana, Universidad de Málaga,
      bra. Homenaje a J. Severino Croatto, Lumen,                 Málaga 1986.
      Buenos Aires 2000. O Trabajos de grandes bi-          i**   MORLA, V., El fuego en el Antiguo Testamento.
      blistas latinoamericanos.                                   Estudios de semántica lingüística, Verbo Divi-
i**   TREVIJANO: Plenitudo temporis. Miscelánea ho-               no, Estella 1988.
      menaje al Prof. Dr. Ramón Trevijano Etcheve-          *     LAURENTIN, R., El demonio, ¿símbolo o reali-
      rría, Bibliotheca Salmanticensis 249, Universi-             dad?, Desclée de Brouwer, Bilbao 1988.
      dad Pontificia, Salamanca 2002. O Sobre NT y
      orígenes del cristianismo.                            i**   RUlz LÓPEZ, D., De la tarde a la mañana. Estu-
                                                                  dio del término «Iayla» en el Antiguo Testa-
i**   PIETRANTONIO: Búsqueda y señales. Estudios                  mento, CETEP, Murcia 1999.
      en Biblia, teología, historia y ecumenismo, en
      homenaje a Ricardo Pietrantonio, Lumen, Bue-          **    LAMMERS, K., Oír, ver y creer en el Nuevo Tes-
      nos Aires 2003. O Con colaboraciones de di-                 tamento, Sígueme, Salamanca 1967.
      versos biblistas argentinos como R. M. Román,         **    BULTMANN, R. Y A Weiser, Fe, AB brevior 4,
      H. Simián-Yofre, A Álvarez Valdés y J. Severi-              Fax, Madrid 1973.
      no Croatto.                                           **    BULTMANN, R. Y H. RENGSTORF, Esperanza, AB
                                                                  brevior 7, Fax, Madrid 1974 (con bibliografía de
                                                                  X. Pikaza).
       4.3.4. ESTUDIOS MONOGRÁFICOS
                                                            **    Cox MILLER, P., Los sueños en la antigüedad
    Estudios sobre temas puntuales, difíciles de ca-              tardía. Estudios sobre el imaginario de una cul-
talogar en alguno de los otros apartados.                         tura, Siruela, Madrid 2002. O Analiza la adivi-
i**   ASENSIO, E, Misericordia et veritas. El hesed y             nación entre los judíos y en el entorno de la an-
      el 'emet divinos. Su influjo religioso-social en la         tigüedad cristiana.


                                      4.4. Grandes temas bíblicos
    Muchos temas han sido evocados en sus luga-             NT, sobre todo en las elaboradas de un modo sis-
res correspondientes, pues resultan inseparables            temático (Eichrodt, Preuss, Imschoot, Vouga) [4.2.].
de un momento del despliegue bíblico: profetismo            También aparecen estos y otros temas en los gran-
(2.4.1.), sabiduría (2.5.1.), comunidades cristianas        des diccionarios bíblicos, que hemos presentado
(3.5.2.) y cristología (3.9.). Esos y otros temas han       en 1.2.1. Aquí evocamos otros bloques temáticos
sido tratados además en las teologías del AT y del          de conjunto, empezando por Dios y el hombre.
110
                                                           **    FACKENHEIM, E. L., La presencia de Dios en la
                     4.4.1. DIOS                                 historia, Sígueme, Salamanca 2002. O Apasio-
                                                                 nante alegato judío sobre la «ausencia» del Dios
a. Estudios de conjunto                                          liberador (del éxodo) en la historia del «holo-
                                                                 causto».
i**   CASCIARO, J. M. YJ. M. MONFORTE, Dios, el mun-       i**   SANS, 1. M., Autorretrato de Dios, Universidad
      do y el hombre en el mensaje de la Biblia, Eun-            de Deusto, Bilbao 1997. O Precioso estudio
      sa, Pamplona 1986. Obra enciclopédica.                     del sentido y teología de los nombres bíblicos
**    WRIGHT, G. E., El Dios que actúa. Teología bí-             de Dios en la Biblia hebrea.
      blica como narración, AB brevior 8. Fax. Madrid      i**   GARC(A DE LA FUENTE, O., La búsqueda de Dios
      1974. O Estudio ya clásico.                                en el Antiguo Testamento, Guadarrama. Ma-
i**   ANDRADE, B., Dios en medio de nosotros. Esbo·              drid 1971.
      zo de una teología trinitaria kerigmática, Secre-    i**   ANDRADE, B., Encuentro con Dios en la historia.
      tariado Trinitario, Salamanca 1999.                        Estudio de la concepción de Dios en el Penta-
i**   ViLCHEZ, J., Dios, nuestro amigo. La Sagrada               teuco, BEB 46, Sígueme, Salamanca 1985.
      Escritura, Verbo Divino, Estella 2003.               i**   ASURMENDI, J. M., Job. Experiencia del mal, ex-
i**   PII<AZA, X., Dios judío, Dios cristiano, Verbo Di-
                                                                 periencia de Dios, Verbo Divino, Estella 2001.
      vino, Estella 1996; íd., Monoteísmo y globaliza-     **    BRIEND, J., Dios en la Escritura, Desclée de
      ción. Moisés, Jesús, Mahoma, Verbo Divino,                 Brouwer, Bilbao 1996.
      Estella 2002.                                        **    METTlNGER, T. N. D., Buscando a Dios. Signifi-
                                                                 cado y mensaje de los nombres divinos en la
i*    GÓMEZ-AcEBO, J., Dios también es Madre, Ed.
                                                                 Biblia, El Almendro, Córdoba 1994.
      Paulinas, Madrid 1994.
                                                           i*    HERRERA TORRES, A., Experiencia de la presen-
*     DURRWELL, F. X., Nuestro Padre. Dios en su
                                                                 cia de Dios en el Pentateuco, Ed. Paulinas,
      misterio, Sígueme, Salamanca 1990.                         Lima 1982.
*     AMSTRONG, K., Una historia de Dios. 4.000 años       *     WESTERMANN, C., Dios en el Antiguo Testamen-
      de búsqueda en el judaísmo, el cristianismo y              to, Ega, Bilbao 1993.
      el islam, Paidós, Barcelona 1995. O Obra de          *     JUKES, A., Nombres de Dios en la Sagrada Es-
      amplia divulgación.                                        critura, Clie, Terrassa 1988. O Elohim, Jehová,
                                                                 El Shaddai, El Elyon, Adonai, El Olam.
b. Antiguo Testamento. El Dios de Israel                   *     BOTTÉRO, J. Y otros, La historia más bella de
   Empezamos por dos autores judíos. Seguimos                    Dios. ¿Quién es el Dios de la Biblia?, Círculo
después por los estudios que nos parecen más ge-                 de Lectores, Barcelona 1998.
néricos y densos.
**    SCHOLEM, G., Conceptos básicos del judaísmo:         c. El Dios de Jesús. Nuevo Testamento
      Dios, creación, revelación, tradición, salvación,    i** XXIX Semana Bíblica Española, La idea de
      Trotta, Madrid 1998.                                     Dios en la Biblia, CSIC, Madrid 1971.
                                                                                                             111
i** Semanas de Estudios Trinitarios, Secretariado         i** GOITIA, J., La fuerza del Espíritu, Universidad
    Trinitario, Salamanca: La Trinidad en la Biblia,           de Deusto, Bilbao 1974.
    1972; Dios es Padre, 1991; Pensar a Dios, 1993.       **   BARRET, C. K., El Espíritu Santo en la tradición
i** XX Simposio Internacional de la Universidad                sinóptica, Secretariado Trinitario, Salamanca
    de Navarra, Dios Padre, revelado en Cristo,                1978. O Obra clásica.
      Eunsa, Pamplona 2000.                               **   SCHWEIZER, E., El Espíritu Santo, BEB 41, Sí-
**    WAINWRIGHT, A. w., La Trinidad en el Nuevo               gueme, Salamanca 1992. O Síntesis precisa,
      Testamento, Secretariado Trinitario, Salaman-            el mejor estudio de conjunto.
      ca 1976.                                            i** PIKAZA, X. Y N. SILANES (eds.), Los carismas en
**    JEREMIAS, J., Abba. El mensaje central del              la Iglesia. Presencia del Espíritu Santo en la his-
      Nuevo Testamento, BEB 30, Sígueme, Sala-                toria, Secretariado Trinitario, Salamanca 1999.
      manca 1981.                                         ** PORSCH, E, El Espíritu Santo, defensor de los
**    SCHLOSSER, J., El Dios de Jesús. Estudio exe-           creyentes, en el evangelio de Juan, Secretaria-
      gético, BEB 82, Sígueme, Salamanca 1995.                 do Trinitario, Salamanca 1978.
*     SCHÜRMANN, H., Padre nuestro, Secretariado          *    HEITMANN, H. Y H. MÜHLEN (eds.), Experiencia y
      Trinitario, Salamanca 1982.                              teología del Espíritu Santo, Secretariado Trini-
*     El Dios de Jesucristo, Ciudad Nueva, Madrid              tario, Salamanca 1978.
      1984.                                               i* PÉREZ, R., Poder desde lo alto, CHe, Terrassa
                                                               2003.
                                                          i* FERNÁNDEZ LAGo, J., El Espíritu Santo en el
              4.4.2. EspíRITU DE DIOS,
                                                             mundo y en la Biblia, Instituto Teológico Com-
                   EspíRITU SANTO                              postelano, Santiago 1998.
    Vinculamos al Espíritu Santo a la revelación de
Dios y a la transformación del hombre (de la crea-
ción). La relación entre el Espíritu y el Mesías (Cris-   b. Otros estudios
to) constituye uno de los temas básicos de la exé-
gesis actual.                                             **   BARTH, G., El bautismo en el tiempo del cristia-
                                                               nismo primitivo, BEB 60, Sígueme, Salamanca
                                                               1986. O Sobre el bautismo como experiencia
a. Estudios básicos                                            del Espíritu.
**    DUNN, J. D. G., Jesús y el Espíritu, Secretaria-    *    LA POTTERIE, 1. de y S. LVONNET, La vida según
      do Trinitario, Salamanca 1981. O El libro más            el Espiritu, Sígueme, Salamanca 1969.
      importante sobre el tema.                           *    SCHÜRMANN, H., El Espíritu da vida, Sal Terrae,
**    CHEVALLlER, M. A., Aliento de Dios, 1. El Espíri-        Santander 1974.
      tu Santo en el Nuevo Testamento, Secretariado       *    COMBLlN, J., El Espíritu Santo y la liberación,
      Trinitario, Salamanca 1982.                              Ed. Paulinas, Madrid 1986.
112
*     BROWN, R. E., El Espíritu que viene en Pente-      *     MEsTERs, C., Paraíso terrestre: ¿nostalgia o es-
      costés, San Pablo, Buenos Aires 1995.                    peranza?, Biblia 22, Edicay, Cuenca y Verbo
*     El Espíritu Santo en la Biblia, CB 52, Verbo Di-         Divino, Quito 1993.
      vino, Estella 1996.                                *     Auzou, G., En el principio Dios creó el mundo,
i*    CONTRERAS MOLlNA, E, El Espíritu, fuente viva            Verbo Divino, Estella 1975.
      del amor, BAC, Madrid 1998.
i*    GUIJARRO, S., PIKAZA, X. y E. ROMERO POSE, El
      Espíritu Santo en los orígenes de la Iglesia,      b. Creación y pecado original
      Cuadernos Deusto, Bilbao 1998.
                                                         *     HAAG, H., El pecado original en la Biblia y en
                                                               la doctrina de la Iglesia, AB 18, Fax, Madrid
                                                               1969.
               4.4.3. CREACIÓN,
                                                         *     GRELOT, P., El problema del pecado original,
             REVELACiÓN, ALIANZA                               Herder, Barcelona 1970.
   Fue un tema central de la exégesis de los años        *     DUBARLE, A., El pecado original en la Escritura,
sesenta y setenta del siglo xx, cuando se destaca-             Studium, Madrid 1971.
ba el tema del pecado. Algunos de los libros de en-      i*    ANDRADE, B., ¿Creación, pecado?, Clavería,
tonces conservan su importancia. Cf. además las                México 1992.
obras citadas al presentar el Génesis (2.2.2.).


a. Creación                                              c. Revelación y alianza
i**   ERRANDONEA, J., Edén y paraíso. Fondo cultural     i**   MUÑoz LEÓN, D., Los caminos y sentidos de la
      mesopotámico, Marova, Madrid 1966. O Im-                 Palabra divina en la Escritura, CSIC, Madrid
      portante estudio comparativo.                            1985.
i**   GIRON BLANc, L. E (ed.), Narraciones bíblicas      **    VERMEYLEN, J., El Dios de la promesa y el Dios
      de la creación. Edición y estudio comparativo,           de la alianza, Presencia Teológica 60, Sal Te-
      Universidad Complutense, Madrid 2001.                    rrae, Santander 1990.
i**   ARNALDICH, L., El origen del hombre y del mun-
                                                         i**   ROVIRA BELLoso, J. M., Revelación de Dios,
      do según la Biblia, Rialp, Madrid 1969.
                                                               salvación del hombre, Secretariado Trinitario,
**    GÁNDARA, A., Las primeras palabras de la crea-           Salamanca 1979. O Obra dogmática con base
      ción, Anagrama, Barcelona 1998.                          bíblica.
*     PLASTARAS, J., Creación y alianza. Génesis y       i**   CAPDEVILA, V. M., Liberación y divinización del
      Éxodo, Sal Terrae, Santander 1969.                       hombre, Secretariado Trinitario, Salamanca
*     RENCKENS, H., Creación, paraíso y pecado ori-            1984. O Estudio bíblico del hombre como re-
      ginal según Gn 1-3, Guadarrama, Madrid 1969.             ceptor de la gracia de Dios.
                                                                                                           113
i** XXXVIII Semana de Estudios Trinitarios, Trini-
    dad y creación, Secretariado Trinitario, Sala-              4.4.5. BIBLIA Y GÉNERO.
      manca 2003.                                        LA MUJER EN LA BIBLIA Y EN LA IGLESIA
i* CROATTO, J. S., Alianza y experiencia salvífica
                                                             Existe en castellano una valiosa colección titula-
   en la Biblia, Ed. Paulinas, Buenos Aires 1964.
                                                         da «En clave de mujer», dirigida por 1. Gómez Ace-
                                                         bo, que ha publicado comentarios a Gn y a Le. La
                                                         bibliografía sobre el tema está creciendo a partir de
              4.4.4. EL HOMBRE,                          1990. He señalado algunas de las obras en otros lu-
            ANTROPOLOGíA BíBLICA                         gares (estudios sobre Gn, Me, Mt, etc.), pero por la
                                                         importancia del tema vuelvo a incluir algunas aquí.
i** ASENSIO, E, Trayectoria teológica de la vida en
    el Antiguo Testamento y su proyección en el
    Nuevo, CSIC, Madrid 1968.
                                                         a. Estudios básicos. Perspectiva hermenéutica
** WOLFF, H. w., Antropología del Antiguo Testa-
    mento, BEB 99, Sígueme, Salamanca 1997               **   SCHÜSSLER FIORENZA, E., En memoria de ella,
      (original de 1973). O La obra más significativa         Desclée de Brouwer, Bilbao 1988; íd., Pero ella
      sobre el tema. Análisis terminológico.                  dijo: prácticas feministas de la interpretación
i** GARcíA DE LA FUENTE, O., El origen del hombre             bíblica, Trotta, Madrid 1996; íd., Cristología fe-
    según la Biblia, Edinford, Málaga 1991.                   minista crítica: Jesús, hijo de Miriam, profeta de
                                                              la Sabiduría, Trotta, Madrid 2000; íd., La senda
i** PII<AZA, X., Antropología bíblica: del árbol del
                                                              de Sofía. Hermenéutica feminista crítica para la
    juicio al sepulcro de pascua, BEB 75, Sígueme,
                                                              liberación, Lumen, Buenos Aires 2003. O Es-
      Salamanca 1993. O Análisis diacrónico desde
                                                              tudios ya clásicos que están marcando la exé-
      la perspectiva de la libertad del hombre y del
                                                              gesis actual, tanto de las mujeres como de los
      riesgo de la violencia de la historia.
                                                              varones.
i* BUSTO SAIZ, J. R., El sufrimiento, ¿roca del ate-
   ísmo o ámbito de la revelación divina?, Univer-       **   RADFORD RUETHER, R., Mujer nueva, Tierra nue-
      sidad Pontificia Comillas, Madrid 1998.                 va, La Aurora, Buenos Aires 1977. O El mejor
                                                              estudio de conjunto sobre interpretación bíblica
*     MORK, w., Sentido bíblico del hombre, PPC,
                                                              y liberación humana, en clave de mujer.
      Madrid 1970.
*     WILDER, A. E., El origen y el destino del hom-
                                                         **   RUSSEL, L., Interpretación feminista de la Biblia,
                                                              Desclée de Brouwer, Bilbao 1995.
      bre: un estudio crítico de los principios de la
      evolución y la cristiandad, Betania, Minneapolis   **   PRIMAVESI, A., Del Apocalipsis al Génesis: eco-
      1975. O Respuesta conservadora a los temas              logía, feminismo, cristianismo, Herder, Barcelo-
      de la evolución.                                        na 1995.
*     SPICQ, C., Dios y el hombre en el Nuevo Testa-     **   LOADEs, A. (ed.), Teología feminista, Desclée
      mento, Secretariado Trinitario, Salamanca 1979.         de Brouwer, Bilbao 1997.
114
t**   NAVARRO PUERTO, M. (ed.), Diez mujeres escri-       t**   NAVARRO PUERTO, M., Ungido para la vida. Exé-
      ben teología, Verbo Divino, Estella 1993; íd.             gesis narrativa de Mc 14,3-9 y Jn 12,1-8, Verbo
      (ed.), Para comprender el cuerpo de la mujer.             Divino, Estella 1999. O La mujer de la unción
      Una perspectiva bíblica y ética, Verbo Divino,            expresa la relación de las mujeres con Jesús,
      Estella 1996; íd. Y C. Bernabé, Distintas y dis-          en clave de pasión y pascua.
      tinguidas: mujeres en la Biblia y en la historia,   t**   ESTÉVEZ LóPEZ, E, El poder de una mujer cre-
      Publicaciones Claretianas, Madrid 1995.                   yente. Cuerpo, identidad y discipulado en Mc
                                                                5,24b-34. Un estudio desde las ciencias socia-
                                                                les, Verbo Divino, Estella 2003. O La hemo-
b. Mujeres en la Biblia. Visión general
                                                                rroísa es signo clave de la mujer ante Jesús.
t*    GALLEGO, E, La mujer en la Biblia, Biblia y Fe,     *     QUÉRÉ, F., Las mujeres del evangelio, Mensaje-
      Madrid 1975.                                              ro, Bilbao 1997.
*     DUMA/S, M., Las mujeres en la Biblia, San Pa-       *     HASKINS, S., María Magdalena, mito y metáfora,
      blo, Madrid 1996.                                         Herder, Barcelona 1996.
t*    NAVARRO MUÑlz, F., Femenino plural. Las muje-       *     BRACAMONTES, M. C., Jesús y las mujeres,
      res en la exégesis bíblica, Clie, Terrassa 2000.          Schola, México 1999.
t*    GANCHO, C., Adán, ¿dónde estás? Tras los            *     TEPEDINO, A. M., Las discípulas de Jesús, Nar-
      hombres y las mujeres de la Biblia, Caparrós,             cea, Madrid 1990.
      Madrid 2003.
*     Roy, A., Ser mujer: mística, ética, simbología,
      praxis. San Pablo, Bogotá 1993. O Estudia los       d. Mujeres en la Iglesia. Perspectiva general
      ciclos femeninos del Génesis.
*     GRELOT, P., La condición femenina en el Nuevo       t**   AQUINO, M. P. (ed.), Aportes para una teología
      Testamento, SM, Madrid 1995. O En clave res-              desde la mujer, Biblia y Fe, Madrid 1988. O
      trictiva.                                                 Once teólogas latinoamericanas estudian el
                                                                papel de la mujer en el proceso teológico actual
*     NAVIA VELASO, C., La mujer en la Biblia: opre-
                                                                en la Iglesia, según la Biblia.
      sión y liberación, Verbo Divino, Bogotá 1991.
                                                          *     LÓPEz, C. (ed.), La mujer en la Iglesia y en el
*     STANTON, E C., (ed.), La Biblia de la mujer, Cá-
                                                                quehacer teológico, San Esteban, Salamanca
      tedra, Valencia 1997.
                                                                1991.
                                                          t*    BAUTISTA, E, La mujer en la Iglesia primitiva,
c. Las mujeres en la historia                                   Verbo Divino, Estella 1993.
   y memoria de Jesús                                     *     PAGELS, E, Adán, Eva y la serpiente, Crítica,
t**   BERNABÉ UBIETA, C., María Magdalena. Tradicio-            Barcelona 1990.
      nes en el cristianismo primitivo, Verbo Divino,     t*    PORCILE SANTISO, M. T., La mujer, espacio de
      Estella 1994.                                             salvación, Clavería, México 1993 (= Publicacio-
                                                                                                            115
      nes Claretianas, Madrid 1995). O Visión sacra-             mitiva Iglesia y el escándalo de su subordina-
      mental de la mujer.                                        ción con el auge del cristianismo, El Almendro,
*     BILEZIKIAN, G., El lugar de la mujer en la Iglesia         Córdoba 1997.
      yen la familia, Eerdmans, Grand Rapids y Nue-        *     TUNC, S., También las mujeres seguían a Je-
      va Creación, Buenos Aires 1995.                            sús, Presencia Teológica 98, Sal Terrae, San-
*     BORNAV, E., Mujeres de la Biblia en la pintura             tander 1999.
      del Barroco: imágenes de la ambigüedad, Cá-          i**   MARCOS, S., Religión y género, Trotta, Madrid
      tedra, Madrid 1998.                                        2004. O Colaboran, desde la exégesis bíblica,
**    RUlz MORELL, O. y A. SALVATIERRA, Tosefta Nas-             la sociología y la antropología, grandes espe-
      him. Tratado rabínico sobre las mujeres, Verbo             cialistas como E. Támez, M. Navarro Puerto, 1.
      Divino, Estella 2001. O Incluyo este trabajo, ci-          Gebara, M. J. Ress, M. das Dores, C. Macha-
      tado ya en el apartado sobre el judaísmo, por-             do, etc. Quiere rescatar a las mujeres de su in-
      que sirve de referencia para la visión eclesial.           visibilidad y falta de poder desde la perspectiva
**    MACDoNALD, M. Y., Las mujeres en el cristianis-            cristiana.
      mo primitivo y la opinión pagana. El poder de la
      mujer histérica, Verbo Divino, Estella 2004. O
      Estudia la reacción de las mujeres paganas                     4.4.6. MESíAS, MESIANISMO
      ante la novedad de las mujeres cristianas en si-
      glo 11, fundando el tema en la actitud del NT.          El tema mesiánico está vinculado a los profetas
                                                           y a la discusión sobre la vida y muerte de Jesús.
                                                           Aquí citamos algunos trabajos.
e. Mujer y ministerios eclesiales                          **    MowINcKEL, S., El que ha de venir: Mesías y
                                                                 mesianismo, AB, Fax, Madrid 1975. O Sigue
**    CLÉMENT, C. Y S. KRISTEVA, Lo femenino y lo sa-
                                                                 siendo el mejor estudio sobre el tema, desta-
      grado, Paidós, Madrid 2000.
                                                                 cando la aportación de los apocalípticos. Falta
*     BVRNE, L., Mujeres en el altar. La rebelión de             la referencia a Qumrán (la obra original es de
      las monjas para ejercer el sacerdocio, Edicio-             1954).
      nes B, Barcelona 2000.
                                                           i**   OLMO, G. del, La vocación de líder en el antiguo
i*    ALCALÁ, M., La mujer y los ministerios de la               Israel, Universidad Pontificia, Salamanca 1973.
      Iglesia, Sígueme, Salamanca 1982.                          O Estudio enciclopédico sobre los textos de
*     LANG, J., Ministros de la gracia. Las mujeres en           vocación, especialmente en la tradición proféti-
      la Iglesia primitiva, Ed. Paulinas, Madrid 1991.           ca. Sigue siendo fundamental.
*     ARANA, M. J. (ed.), El sacerdocio de la mujer,       i**   MIRANDA, J., El ser y el Mesías, Sígueme, Sala-
      San Esteban. Salamanca 1993.                               manca 1973. O Interpretación liberadora del
*     TORJESEN, K. J., Cuando las mujeres eran sa-               mesianismo desde una hermenéutica social.
      cerdotes: el liderazgo de las mujeres en la pri-           Obra clave.
116
i**   PÉREZ FERNÁNDEZ, M., Tradiciones mesiánicas         i*   ASENSIO, E, La oración en el Nuevo Testamen-
      en el targum palestinense, Institución San Je-           to, Aldecoa, Burgos 1982.
      rónimo, Valencia 1982.                              i*   GONZÁLEZ NÚÑEz, A, La oración en la Biblia,
i*    SICRE, J. L., De David al Mesías, El Mundo de            Cristiandad, Madrid 1968; íd., La oración de la
      la Biblia, Verbo Divino, Estella 1995.                   Biblia para el hombre de hoy, PPC, Madrid
*     CAZELLES, H., El Mesías de la Biblia, Herder,            1987.
      Barcelona 1981. O Un estudio de cristología a       i*   APARICIO, A. (ed.), El padrenuestro, Publicacio-
      partir del AT.                                           nes Claretianas, Madrid 1999.
i**   ALONSO, A, El mesianismo en el judaísmo anti-       i*   MONTES PERAL, L. A, El Padrenuestro. La ora-
      guo y en el cristianismo, Universidad de Valla-          ción trinitaria de Jesús y los cristianos, Verbo
      dolid, Valladolid 2000.                                  Divino, Estella 2001.
                                                          *    SCHÜRMANN, H., Padre nuestro, Secretariado
                                                               Trinitario, Salamanca 1982.
     4.4.7. ORACIÓN, EXPERIENCIA DE FE,                   *    SANTE, C. di, El Padre nuestro: la experiencia
               ESPIRITUALIDAD                                  de Dios en la tradición judeo-cristiana, Secre-
                                                               tariado Trinitario, Salamanca 1988.
   Tema vinculado al de Dios (4.4.1.) y de un modo        *    HAMMAN, A., La oración, 1-11. 1. El Nuevo Testa-
especial a los salmos (cf. 2.5.2.). También se rela-           mento. 11. Los tres primeros siglos, Herder, Bar-
ciona con los sacramentos y la vida eclesial.                  celona 1967.
**    CULLMANN, O., La fe y el culto en la Iglesia pri-
      mitiva, Studium, Madrid 1971; íd., La oración
      en el Nuevo Testamento. Ensayo de respuesta         4.4.8. ACCiÓN HUMANA. MANDAMIENTOS,
      a las cuestiones actuales a la luz del Nuevo                 AMOR Y COMENSALlDAD
      Testamento, BEB 92, Sígueme, Salamanca
      1999.                                                   Desde una perspectiva judía, la Biblia es el libro
i*    ALONSO, J., Padrenuestro. Estudio exegético,        de la «ley»: abre para los hombres un camino, una
      Sal Terrae, Santander 1954.                         forma de vida que responde a la voluntad de Dios.
i**   SABUGAL, S., El Padrenuestro en la interpreta-      En este contexto se sitúa el tema de los manda-
      ción catequística antigua y moderna, Sígueme,       mientos, con el amor y la comensalidadad, la justi-
      Salamanca 1982; íd., Abba. La oración del Se-       cia y la forma de ejercer el poder.
      ñor, BAC 467, Madrid 1985. O Trabajo de gran
      extensión y erudición, pero de menos capaci-        a. Introducción. Mandamientos de Dios
      dad crítica.                                           y acción humana
i**   ESPINEL, J. L., Profetismo cristiano. Una espiri-   i** LOZA, J., Las palabras de Yahvé. Estudio del
      tualidad evangélica, San Esteban, Salamanca              Decálogo, Universidad Pontificia, México 1989.
      1990.                                                    O Estudio científico, con gran bibliografía.
                                                                                                            117
*     EXELER, A, Los diez mandamientos. Vivir en la     j** PU<AZA, X., Fiesta del pan, fiesta del vino, Verbo
      libertad de Dios, Presencia Teológica 14, Sal         Divino, Estella 2000.
      Terrae, Santander 1983.                           ** LÉoN-DuFouR, X., La fracción del pan: culto y
**    SPICO, C., Teología moral del Nuevo Testamen-         existencia en el Antiguo Testamento, Cristian-
      to, 1-11, Eunsa, Pamplona 1970-1973. O Obra           dad, Madrid 1983.
      clásica.                                          ** ROCHETTA, C., Sacramentología bíblica funda-
i** XXIX Semana Bíblica, La ética bíblica, CSIC,            mental. Estudio de teología bíblica de los sa-
      Madrid 1971.                                          cramentos como eventos de salvación en el
**    SCHRAGE,   w., Ética del Nuevo Testamento, BEB        tiempo de la Iglesia, 1-11, Secretariado Trinitario,
      57, Sígueme, Salamanca 1987.                          Salamanca 2002.
**    SCHNACKENBURG, R., Mensaje moral del Nuevo
      Testamento, Herder, Barcelona 1989.
                                                                   4.4.9. ORDEN SOCIAL:
*     BONORA, A. (ed.), Espiritualidad del Antiguo
                                                                 JUSTICIA, DINERO Y PODER
      Testamento, Sígueme, Salamanca 1994.

b. Amor                                                 a. Obras generales

j* ALONSO SCHÓKEL, L., Símbolos matrimoniales               El tema, planteado de manera tanteante en los
   en la Biblia, Verbo Divino, Estella 1997.            años sesenta del siglo xx, recibió gran fuerza a par-
                                                        tír de los setenta con la teología de la liberación,
*  SCHNACKENBURG, R., Amistad con Jesús, BEB            como ha mostrado J. J. Tamayo, Para comprender
   minor 3, Sígueme, Salamanca 1998.                    la teología de la liberación, Verbo Divino, Estella
*  GRELOT, R, La pareja humana en la Escritura,         1991; íd., Presente y futuro de la teología de la li-
   Euramérica, Buenos Aires 1969.                       beración, San Pablo, Madrid 1994. Las obras de
**    SPICO, C., Agapé en el Nuevo Testamento, Ca-      más envergadura, y más discutidas, sobre el tema
      res, Madrid 1977. O Obra clásica.                 son las de A González, que ha iniciado una con-
*     DUBARLE, A. M., Amor y fecundidad en la Biblia,   troversia que seguirá viva durante muchos años.
      Ed. Paulinas, Madrid 1979.                        ** STAUFFER, E., Cristo y los césares, Escelicer,
                                                             Madrid 1956. O Obra clásica que sitúa la his-
                                                             toria cristiana dentro del Imperio romano, en
c. Comensalidad                                              los tres primeros siglos de la era cristiana.
   Amor y comensalidad van unidos desde la pro-         *    CULLMANN, O., El Estado en el Nuevo Testa-
blemática social. Este tema ha venido creciendo en           mento, Taurus, Madrid 1966; íd., Jesús y los re-
los últimos años.                                            volucionarios de su tiempo, Studium, Madrid
j** AGUIRRE, R., La mesa compartida. Estudios del           1973.
    Nuevo Testamento desde las ciencias sociales,       j* FERNANDO, M. A., Cristianismo y poder civil, La
    Sal Terrae, Santander 1994.                            Casa de la Biblia, Madrid 1966.
118
t* PIKAZA, X., Evangelio de Jesús y praxis marxis-         t** NARDONI, E.,   Los que buscan la justicia: un es-
    ta, Marova, Madrid 1977.                                    tudio de la justicia en el mundo bíblico, Estu-
t** EUACURíA, 1. y J. SOBRINO (eds.),    Mysterium Iibe-        dios 14, Verbo Divino, Estella 1997.
    rationis. Conceptos fundamentales de la teología       **   KIMBROUGH, S. T., La religión israelita desde una
    de la liberación, 1-11, Trotta, Madrid 1991. O Mu-          perspectiva sociológica, Ega, Bilbao 1995. O
    chos de los trabajos desarrollan esta temática.             Estudio de conjunto de la historia del AT desde
                                                                la perspectiva sociológica de A. Causse (1877-
t** FLORISTÁN, C. y J. J. TAMAYO (eds.),
                                       Conceptos
                                                                1947), uno de los pioneros de la investigación
    fundamentales de cristianismo, Trotta, Madrid
           e
   22004 1993). O Sucede lo mismo que en la
                                                           *
                                                                social francesa. Perspectiva protestante.
                                                                TRESMONTANT, C., La doctrina moral de los pro-
   obra anterior.
                                                                fetas de Israel, Taurus, Madrid 1962.
t* GONZÁLEZ FAUS, J. l., Vicarios de Cristo. Los po-       *    FABRIS, R., La opción por los pobres en la Bi-
    bres en la teología y espiritualidad cristiana,
                                                                blia, Verbo Divino, Estella 1991.
    Trotta, Madrid 1991; íd., Fe en Dios y construc-
    ción de la historia, Trotta, Madrid 1998.              *    COHN, H. H., Los derechos humanos en la Biblia
                                                                yen el Talmud, Riopedras, Barcelona 1997.
t** GONZÁLEZ, A.,Teología de la praxis evangélica.
    Ensayo de una teología fundamental, Sal Te-
    rrae, Santander 1999; íd., Reinado de Dios e           c. Poder y dinero
    Imperio. Ensayo de teología social, Panorama           t** SICRE, J. L., Los dioses olvidados. Poder y ri-
    2, Sal Terrae, Santander 2003. O Obras de crí-             queza en los profetas preexílicos, Cristiandad,
    tica, con una propuesta radical, centradas en la           Madrid 1979.
    discusión teórica sobre el sentido social y polí-      t** ALONSO FONTELA, C., La esclavitud a través de
    tico del cristianismo. Con honda base bíblica.             la Biblia, Bibliotheca Hispana Biblica 9, CSIC,
                                                               Madrid 1986.
                                                           t** MAcIEL, C. y R. LUGo, Las trampas del poder:
b. Justicia. La problemática social en la Biblia               reflexiones sobre el poder en la Biblia, Dabar,
                                                               México DF 1994. O Exégesis de textos clave:
t** MIRANDA, P., Marx y la Biblia. Crítica a la filoso-        Dt 17,14-20; Jue 6,1-8,35; 9,8-15; 1 Sam 8,1-
    fía de la opresión, Sígueme, Salamanca 1972.               22, etc.
    O Uno de los libros más influyentes de la exé-         *   ASMUSEN, H., Sobre el poder, Marfil, Alcoy 1970.
    gesis hispana.
                                                           ** HENGEL, M., Propiedad y riqueza en el cristia-
t** SICRE, J. L., «Con los pobres de la tierra». La            nismo primitivo, Desclée de Brouwer, Bilbao
    justicia social en los profetas de Israel, Cris-           1983. O Obra clave por su finura sociológica;
    tiandad, Madrid 1984.                                      mesurada.
t** JARAMILLO, P., La injusticia y la opresión en el       ** BERKHOFF, H., Cristo y los poderes, Eeerd-
    lenguaje figurado de los profetas, Verbo Divino,           mans, Grand Rapids y Nueva Creación, Bue-
    Estella 1992.                                              nos Aires 1985.
                                                                                                             119
**    GNUSE, R., Comunidad y propiedad en la tradi-       1* LEÓN AzCÁRATE, J. L. de, Dignidad humana y
      ción bíblica, Buena Noticia 16, Verbo Divino,          violencia en el Antiguo Testamento: el doble
      Estella 1987.                                          rostro de Yahvé, Universidad de Deusto, Bilbao
**    DEBERGÉ, P, El dinero en la Biblia: ni pobre ni        2003.
      rico, Desclée de Brouwer, Bilbao 2000.              *  LOHFINK, N., Violencia y pacifismo en el Antiguo
                                                             Testamento, Desclée de Brouwer, Bilbao 1990.
                                                          *  SIDER, R., Cristo y la violencia, Espadas en Ara-
            4.4.10. VIOLENCIA y PAZ.                         dos, Clara, Bogotá 1991. O Estudio ejemplar.
                  ESCATOLOGíA                             *  BARBAGLlO, G., ¿Dios violento?, Estudios Bíbli-
                                                             cos 5,Verbo Divino, Estella 1992.
    El tema de la violencia humana está vinculada a       *  BEAUCHAMP, P. y D. VASSE, La violencia en la Bi-
la escatología, es decir, a la culminación del salom         blia, CB 76, Verbo Divino, Estella 1992.
bíblico, que implica la superación de toda violencia,
la plenitud escatológica.
                                                          b. No violencia. Aplicaciones
                                                          1** MALDONADO, L., La violencia de lo sagrado, Sí-
a. No violencia. Principios                                   gueme, Salamanca 1972. O Estudia la relación
                                                               entre violencia y acción litúrgica (sacrificios).
    El problema ha sido planteado en gran parte en             Buena base bíblica.
la obra de R. Girard, ante la que reaccionan de for-
                                                          **   ALlSON, J., Conocer a Jesús. Cristología de la
mas distintas los autores siguientes, entre los que            no violencia, Secretariado Trinitario, Salaman-
empiezo citando a los hispanos.
                                                               ca 1994; íd., El retorno de Abel: las huellas de
**    GIRARD, R., La violencia y lo sagrado, Anagra-           la imaginación escatológica, Herder, Barcelona
      ma, Barcelona 1983; íd., El misterio de nuestro          1991; íd., Una fe más allá del resentimiento:
      mundo, Sígueme, Salamanca 1982; íd., El chi-             fragmentos católicos en clave gay, Herder, Bar-
      vo expiatorio, Anagrama, Barcelona 1986. O               celona 2003. O Propuesta exegético-teológica
      Centrado en el signo de Lv 16; íd., La ruta an-          de tipo radical.
      tigua de los hombres perversos, Anagrama,           *    TOPEL, L. J., El camino hacia la paz, Biblia y Fe,
      Barcelona 1989. Centrado en Job.                         Madrid 1989.
1** ESPINEL, J. L., El pacifismo en el Nuevo Testa-       *    DRIvER, J., Cómo los cristianos hicieron paz
    mento, San Esteban, Salamanca 1992. O Fino                 con la guerra. Entendimiento de la guerra de
      estudio exegético que confirma el pacifismo de           los primeros cristianos, Clara, Bogotá 1993. O
      Jesús y expone la actitud de la Iglesia primitiva        Recoge la interpretación pacifista de la lectura
      ante la violencia y la guerra.                           bíblica de la tradición menonita.
1* PIKAZA, X., El Dios de los ejércitos. Historia y       *    BVLER, D., Jesús y la violencia. El ejemplo del
   teología de la guerra, PPC, Madrid 1996.                    Cordero, CHe, Terrassa 1993; íd., Genocidios
120
      en la Biblia: ensayos sobre la violencia y la no     1*    ARENS, E., La Biblia y el fin del mundo. Una vi-
      violencia en la historia del pueblo de Dios, Clie,         sión integral y exegética, Ed. Paulinas, Lima
      Terrassa 1998.                                             1998.
*     YODER, J. H. (ed.), Comunidad, no violencia y li-    1**   BRAvo, A. J. (ed.), Apocalipsis. ¿Fin de la histo-
      beración. Perspectivas bíblicas, Dabar, México             ria o utopía cristiana?, V Simposio Internacio-
      DF 1991. O Yoder es uno de los teólogos más                nal, Universidad Iberoamericana, México 1999.
      significativos de Estados Unidos, comprometi-        1**   ACINAS, B. (ed.), En torno al Apocalipsis, BAC,
      do en los movimientos de no violencia.                     Madrid 2001 .


c. Escatología
                                                                         4.4.11. VOCACiÓN,
   La temática se discutió en los años sesenta y                      COMUNIDAD, MINISTERIOS
setenta del siglo xx. En momentos posteriores pa-
rece haberse centrado en el estudio de la resurrec-            Los tres temas se encuentras vinculados. Pue-
ción de Jesús (3.7.1.). Cf. también lo dicho al hablar     den estudiarse a partir del profetismo (cf. 2.4.1.) y
de la apocalíptica (3.4.6.).                               desde la problemática general de los evangelios
                                                           (3.4.) y de Pablo (3.6.).
1**   ALONSO DíAZ, J., En lucha con el misterio. El
      alma judía ante los premios y castigos y la vida
      ultraterrena, Sal Terrae, Santander 1967.            a. Vocación y elección
**    CULLMANN, O., Cristo y la historia, Estela, Bar-     1**   OLMO, G. del, La vocación de líder en el antiguo
      celona 1968; íd., La inmortalidad del alma o la            Israel, Universidad Pontificia, Salamanca y Ver-
      resurrección de los cuerpos, Studium, Madrid               bo Divino, Estella 1973.
      1970.
                                                           1**   GUILLÉN, J., La fuerza oculta de Dios. La elec-
**    BULTMANN, R., Historia y escatología, Studium              ción en el Antiguo Testamento, San Jerónimo,
      Madrid 1971.                                               Valencia 1983.
**    LówITH, K., El sentido de la historia, Aguilar,      1**   BRETÓN, S., Vocación y misión: formulario pro-
      Madrid 1973. O Pone de relieve la identidad bí-            fético, Analecta Biblica 111, Pontificio Instituto
      blica de la visión histórica del tiempo.                   Bíblico, Roma 1987.
**    BALTHASAR, H. U. van, Teología de la historia,       1*    PIKAZA, X., Llamados por su nombre. La voca-
      Encuentro, Madrid 1992. O Distingue tiempo                 ción, estudio bíblico, Publicaciones Claretia-
      bíblico de tiempo mítico.                                  nas, Madrid 1998.
**    PANNENBERG, W. (ed.), Revelación como histo-
      ria, Sígueme, Salamanca 1975. O Contiene
      trabajos bíblicos que han determinado la con-        b. Comunidad, Iglesia
      troversia posterior sobre el tema.                     Hemos presentado el tema al hablar de las co-
**    SMITHALS,   w., La apocalíptica, Ega, Bilbao 1995.   munidades de seguidores de Jesús (3.5.2.) y al dis-
                                                                                                               121
tinguir los dos caminos bíblicos Gudaísmo y cristia-    como algo vinculado al vivir y al obrar más que al
nismo, interpretados como formas distintas de en-       puro entender teórico. Téngase presente lo dicho
tender la comunidad mesiánica o escatológica).          sobre géneros y ministerios en 4.4.5.d. Entre los
Aquí ampliamos un poco la temática. En este con-        estudios más significativos destacan:
texto podemos hablar de los sacramentos básicos.        ** GUERRA GÓMEZ, M., Epíscopos y presbíteros,
De la eucaristía hemos tratado en 3.4.6.3. Ahora ci-        CSIC, Madrid 1962; íd., Ellaicado masculino y
tamos un libro clásico sobre el bautismo.                   femenino en los primeros siglos de la Iglesia,
i* CUEVA, F. de la, La iglesia. Cuerpo de Cristo,           Eunsa, Pamplona 1988; íd., Sacerdotes y laicos
     Clie, Terrassa 1973.                                   en la Iglesia primitiva y en los cultos paganos,
i* SCHWEIZER, E. y A. DíEZ MACHO, La Iglesia pri-           Eunsa, Pamplona 2002. O Estudios detallados
     mitiva: medio ambiente, organización y culto,          en el plano filológico. De corte tradicional.
     BEB 7, Sígueme, Salamanca 1974.                    i** JAVIERRE, A M., La primera «diadoché» de la
i** ESPEJA, J., La Iglesia. Memoria y profecía, San         patrística y los «ellógimoi» de Clemente Roma-
     Esteban, Salamanca 1983; íd., Iglesia en cami-         no. Datos para el problema de la sucesión
     no, San Pablo, Madrid 1993.                            apostólica, Bibliotheca Salesiana, Torino 1958;
i** ESTRADA, J. A, La Iglesia: ¿institución o caris-        íd., El tema literario de la sucesión. Prolegó-
     ma?, Sígueme, Salamanca 1984; íd., Del mis-            menos para el estudio de la sucesión apostóli-
     terio de la Iglesia al pueblo de Dios, Sígueme,        ca, Bibliotheca Salesiana, Roma 1963. O Estu-
     Salamanca 1988.                                        dios clásicos. De corte tradicional.
i** ANTÓN, A., La Iglesia de Cristo, BAC Maior, Ma-     i** PIKAZA, X., Sistema, libertad, Iglesia. Las insti-
     drid 1977. O Tratado dogmático, con una bue-           tuciones del Nuevo Testamento, Trotta, Madrid
     na introducción bíblica.                               2001.
*    LOHFINK, G., La Iglesia que Jesús quería, Des-     ** ALLMEN, J. J. van, Ministero sagrado, Sígueme,
     clée de Brouwer, Bilbao 1986.                          Salamanca 1968; íd., Ministerio en el diálogo
                                                            interconfesional, Sígueme, Salamanca 1975.
i** MANRIQUE, A., Teología bíblica del bautismo, Bi-
     blia y Fe, Madrid 1977.                            ** DELORME, J. (ed.), El ministerio y los ministerios
                                                            según el Nuevo Testamento, Cristiandad, Ma-
** BARTH, G., El bautismo en el tiempo del cristia-
                                                            drid 1975.
     nismo primitivo, BEB 60, Sígueme, Salamanca
     1986.                                              ** SCHILLEBEECKX, E., El ministerio eclesial. Res-
                                                            ponsables en la comunidad cristiana, Cristian-
                                                            dad, Madrid 1983; íd., Los hombres, relato de
c. Ministerios                                              Dios, Sígueme, Salamanca 1994, pp. 285-340.
    Éste es, en la actualidad, uno de los temas don-    ** FAIVRE, A, Los primeros laicos. Cuando la Igle-
de se decide la interpretación de la Biblia, tanto          sia nacía al mundo, Monte Carmelo, Burgos
desde el judaísmo como desde el cristianismo: se            2001. O Precioso análisis histórico y exegético
trata de fijar las estructuras ministeriales que per-       del máximo especialista sobre el tema, que es-
miten desplegar y actualizar la experiencia bíblica         tudia el origen laical de la Iglesia y el surgi-
122
     miento de las primeras instituciones a lo largo             Obra de fina sensibilidad. El autor ha escrito
     de los siglos 11 y 111.                                     más tarde un estudio básico sobre la función
1*   CASTILLO, J. M., Para comprender los ministe-               simbólica de María en el mundo mediterráneo
     rios de la Iglesia, Verbo Divino, Estella 1993.             (The Virgin Goddess. Studies in the Pagan and
*                                                                Christian Roots of Mariology, Brill, Leiden 1993).
     VODER, J. H., Ministerio de todos. Creciendo
     hacia la plenitud en Cristo, Semilla, Guatemala       **    BROWN, R. E. (ed.), María en el Nuevo Testa-
     1995.
                                                                 mento, BEB 49, Sígueme, Salamanca 1986.
                                                           1**   NAVARRO PUERTO, M., María, la mujer: ensayo
*    LEUBA, J. L., Institución y acontecimiento, Sí-             psicológico-bíblico, Publicaciones Claretianas,
     gueme, Salamanca 1969. O Obra clásica.                      Madrid 1987.
     Perspectiva protestante.
                                                           1**   MuÑoz IGLESIAS, S., Los evangelios de la infan-
*    GRELOT, P., El ministerio de la nueva alianza,              cia, I-IV, BAC, Madrid 1987.
     Herder, Barcelona 1969.                               **    SERRA, A., María según el evangelio, Sígueme,
                                                                 Salamanca 1988. O El autor es actualmente el
       4.4.12. PERSONAJES BíBLICOS.                              mayor especialista católico en temas de mario-
                   MARíA                                         logía bíblica.
                                                           1**   FlORES, S. de y E. TOURóN DEL PIE (eds.), Nue-
    De algunos hemos tratado en su lugar: Abrahán                vo diccionario de mariología, San Pablo, Ma-
(Génesis), Moisés (Éxodo). Ahora presentamos a                   drid 1988. O Obra enciclopédica, con numero-
algunos más significativos desde una perspectiva                 sas colaboraciones hispanas.
cristiana.                                                 1**   PIKAZA, X., La madre de Jesús. Mariología del
                                                                 Nuevo Testamento, Sígueme, Salamanca 1992.
a. María, la madre de Jesús                                **    LA POTTERIE, 1. de, María en el misterio de la
                                                                 alianza, BAC, Madrid 1993. O La obra de ma-
   De María, la madre de Jesús, hemos tratado al                 riología más significativa desde la exégesis tra-
hablar de los evangelios de la infancia (3.7.2.). Aho-           dicional.
ra volvemos a retomar su figura. Existe sobre ella
                                                           1**   GARCíA DE PAREDES, J. C. R., Mariología, Sa-
una bibliografía inabarcable, recogida fielmente en
                                                                 pientia Fidei, BAC, Madrid 1995. O Buen estu-
diversas revistas de mariología, sobre todo en Ma-               dio de los datos bíblicos.
rianum (Roma) y en Ephemerides Mariologicae
(Madrid). Entre los libros bíblicos más significativos,
                                                           1**   LA POTTERIE, 1. de, PIKAZA, X. y J. LOSADA, Ma-
                                                                 riología fundamental. María en el misterio de
ordenados cronológicamente, destacan:
                                                                 Dios, Secretariado Trinitario, Salamanca 1996.
**   McHuGH, J., La madre de Jesús en el Nuevo                   O Obra enciclopédica con algunas de las apor-
     Testamento, Desclée de Brouwer, Bilbao 1978.                taciones bíblicas más significativas sobre la
     O Sigue siendo el mejor estudio exegético de                madre de Jesús.
     conjunto.                                             1**   GÓMEZ-AcEBO, 1. (ed.), María, mujer mediterrá-
**   BENKO, S., Los evangélicos, los católicos y la Vir-         nea, En clave de mujer, Desclée de Brouwer,
     gen María, Causa Bautista, Barcelona 1981. O                Bilbao 1999.
                                                                                                               123
*     WARNER, M., Tú sola entre las mujeres. El mito            gación, pero bien fundada, que recoge algunos
      y el culto de la Virgen María, Taurus, Madrid             «pliegos» sobre personajes bíblicos apareci-
      1991 . O Toma como punto de partida los datos             dos en la revista Vida Nueva.
      bíblicos.
                                                          *     SKA, J. L., Abrahán y sus huéspedes. El pa-
*     MICHAUD, J. P., María en los evangelios, CB 77,
                                                                triarca y los creyentes en el Dios único, Verbo
      Verbo Divino, Estella 1992.
                                                                Divino, Estella 2004. O Trata de la figura de
t*    NAVARRO PUERTO, M., Espiritualidad mariana del            Abrahán en la Biblia y su significado para ju-
      Antiguo Testamento, Ed. Paulinas, Madrid                  díos, cristianos y musulmanes.
      1992; íd., Espiritualidad mariana del Nuevo
      Testamento, Ed. Paulinas, Madrid 1994. O Re-        t**   AGUIRRE, R. (ed.), Pedro en la Iglesia primitiva,
      laciona las figuras femeninas del AT con María            Verbo Divino, Estella 1991.
      y ofrece una visión de María en el NT, espe-
      cialmente en Lc.                                    *     VANHOYE, A., Pedro y Pablo, PPC, Madrid 1998.
t*    BOJORGE, H., La figura de María a través de los     *     GNILKA, J., Pedro y Roma: la figura de Pedro en
      evangelios, Sal Terrae, Santander 1984.                   los dos primeros siglos de la Iglesia, Herder,
*     PARENT, R., María, madre de los hombres, Sal              Barcelona 2003.
      Terrae, Santander 1987.
                                                          t**   BERNABÉ UBIETA, C., María Magdalena. Tradicio-
*     PINKUS, L., El mito de María. Aproximación sim-
                                                                nes en el cristianismo primitivo, Verbo Divino,
      bólica, Desclée de Brouwer, Bilbao 1987.
                                                                Estella 1994.
t*    CALDUCH BENAGES, N., La Sagrada Familia en la
      Biblia, Desclée de Brouwer, Bilbao 2001.            *     HASKINS, S., María Magdalena, mito y metáfora,
                                                                Herder, Barcelona 1996.
b. Otros                                                  t**   LEÓN AzCÁRATE, J. L. de, Santiago, el hermano
t*    La parra y la higuera. Historias y personajes de          del Señor, Verbo Divino, Estella 1998. O Estu-
      la Biblia, PPC, Madrid 2004. O Obra de divul-             dia la figura de Santiago en el NT.



                             4.5. Biblia y cultura. Temas prácticos
                                                          nificativas o que abren horizontes de diálogo. En
            4.5.1. BIBLIA Y CULTURA                       este contexto queremos empezar destacando una
                                                          obra de gran envergadura (de casi 2.000 paginas),
     Hemos venido señalando en diversos lugares           La Biblia cultural, editada por PPC y SM, Madrid
(1.3.6 y 1.3.7.: contextos del AT y del NT) la relación   1998, que ofrece el texto bíblico en paralelo con los
de la Biblia con su entorno cultural. En esa línea        acontecimientos y las aportaciones culturales del
podemos añadir algunas obras que pueden ser sig-          entorno.
124
a. Pensamiento bíblico, pensamiento griego               i** CABALLERO ARENCIBIA, A., Psicoanálisis y Biblia:
                                                             el psicoanálisis aplicado a la investigación de
i** GÓMEZ DE lIAÑO, l., Filósofos griegos, videntes          textos bíblicos, Universidad Pontificia, Sala-
    judíos, Siruela, Madrid 2000. O Compara las              manca 1994. O Ha aplicado la visión freudiana
    dos grandes formas de entender la realidad               a 1a Biblia.
    que han marcado la historia de Occidente.
                                                         **   JUNG, C. G., Respuesta a Job, FCE, México
i* DUSSEL, E., El humanismo semita. Estructuras               1973. O La Biblia refleja para Jung una historia
   intencionales radicales del pueblo de Israel y             especial de descubrimiento o expresión de lo
   de otros semitas, Eudeba, Buenos Aires 1969;               divino en la conciencia humana.
   íd., El dualismo en la antropología de la cris-
                                                         **   BLOCH, E., El ateísmo en el cristianismo. La re-
   tiandad, Guadalupe, Buenos Aires 1974.
                                                              ligión del éxodo y del Reino, Taurus, Madrid
**   MOELLER, Ch., Sabiduría griega y paradoja cris-          1983. O En una línea en parte convergente, cf.
     tiana, Juventud, Barcelona 1963. O Obra clási-           K. Kautsky, Orígenes y fundamento del cristia-
     ca, de un fino analista cultural.                        nismo, Sígueme, Salamanca 1974.
*    TRESMONTANT, C., Ensayo sobre el pensamien-         *    OrTo, R., Lo santo. Lo racional y lo irracional en
     to hebreo, Taurus, Madrid 1962 (original fran-           la idea de Dios, Alianza, Madrid 2001. O Gran
     cés de 1956). O Con una larga sección sobre              parte de su visión de lo divino está fundada en
     la creación y lo creado (pp. 15-123) Y otras más         elAT.
     cortas sobre la antropología bíblica, en diálogo    *    FRAZER, J. G., El folklore en el Antiguo Testa-
     con la filosofía moderna.                                mento, FCE, México 1981. O Grueso volumen
**   BRowN, P., El cuerpo y la sociedad, Muchnik,             donde el famoso recopilador de tradiciones re-
     Barcelona 1993. O Estudia la forma de enten-             ligiosas pone de relieve el trasfondo cultural de
     der el cuerpo y la sexualidad en el entorno ju-          algunas referencias bíblicas. No pone de relie-
     dío, en Pablo y en los primeros siglos de la his-        ve el aspecto distintivo de la religión de Israel.
     toria cristiana.                                         En línea convergente, cl. N. Frye, El Gran Có-
                                                              digo: una lectura mitológica y literaria de la Bi-
                                                              blia, Gedisa, Madrid 1988.
b. La Biblia y las ciencias antropológicas               **   GIRARD, R., El chivo expiatorio, Anagrama, Bar-
                                                              celona 1986; íd., La ruta antigua de los hom-
   Hemos evoc;ado algunos temas en apartado                   bres perversos, Anagrama, Barcelona 1989;
anterior al hablar de la psicología, el feminismo,
                                                              íd., Veo a Satán caer como un relámpago, Ana-
etc. Ahora presentamos algunos autores que han
                                                              grama, Barcelona 2002. O Partiendo de la pri-
elaborado su visión del hombre en diálogo con la              mera obra, donde Lv 16 aparece como eje sim-
Biblia.
                                                              bólico de toda hermenéutica, no sólo de la
**   FREUD, S., Moisés y la religión monoteísta. Y            Biblia, sino de la cultura humana, y pasando
     otros escritos sobre judaísmo y antisemitismo,           por la segunda obra (centrada en el drama de
     Alianza, Madrid 2001.                                    Job), el autor ofrece una poderosa interpreta-
                                                                                                            125
      ción del evangelio como iluminación radical del     **    FEUCHTWANGER, L., La hija de Jefté, Edaf, Ma-
      hombre.                                                   drid 2002.
**    THEISSEN, G., La fe bíblica. Una perspectiva
      evolucionista, Verbo Divino, Estella 2002. O        b. Biblias artísticas, biblias con imágenes
      Diálogo desde la antropología.
                                                          i*    La Biblia más bella del mundo, editada por A
                                                                Díez Macho, Codex, Madrid 1963.
                4.5.2. BIBLIA Y ARTE                      i*    La Sagrada Biblia, con ilustraciones de Rem-
                                                                brandt y Dalí, preparada por S. Bartina y R. Ro-
    La Biblia ha sido durante siglos el libro de refe-          quer, Carroggio, Barcelona 1971.
rencia básico para el arte de Occidente, tanto en la      *     MAZURÉ, A, El tema de Adán y Eva en el arte,
música (melodías litúrgicas, gregoriano) como en la             Argos, Barcelona 1957.
pintura o escultura (han dominado los temas bíbli-        i*    Los evangelios, Mateu, Barcelona 1969. Con
cos) y en la literatura: la mayoría de los grandes es-          fotos, grabados e ilustraciones.
critores de Occidente han sido lectores de la Biblia.
Actualmente se han puesto de moda las biblias de          i**   BEATO DE LIÉBANA, Beati in Apocalipsi libri duo-
lujo, con ilustraciones (se han hecho famosas la de             decim, 1-11, Edilan, Madrid 1975. O Con repro-
G. Doré) o con reproducciones pictóricas. Aquí sólo             ducciones del Beato. Ed. Moleiro, Madrid, vie-
podemos ofrecer algunos ejemplos de ese inmen-                  ne realizando preciosas ediciones en facsímil
so campo de expresión y creatividad artística.                  de varios ejemplares de los beatos (Gerona,
                                                                San Pedro de Cardeña, Silos, San Pedro del
                                                                Arroyo...).
a. Literatura                                             *     LURKER, M., Diccionario de imágenes y símbo-
                                                                los de la Biblia, El Almendro, Córdoba 1994.
    Se vienen escribiendo muchas y buenas nove-           i*    PI KAZA , X., La nueva Biblia de los pobres, Des-
las sobre tema bíblico que no podemos reseñar                   clée de Brouwer, Bilbao 1991. O Recoge la tra-
aquí de un modo conveniente. A modo de ejemplo                  dición de las «biblias de los pobres» de la Baja
citamos tres que nos parecen significativas.                    Edad Media, con ilustraciones y grabados para
i*    OLMO LETE, G. del, La Biblia hebrea en la /itera-         «pobres» (es decir, incapaces de leer).
      tura moderna: guía temática y bibliográfica,        i*    NADAL, J., Imágenes de la historia evangélica,
      Universidad de Barcelona, Barcelona 2000.                 Albir, Barcelona 1975. O Obra clásica del siglo
**    DIAMANT, A, La tienda roja, Salamandra, Bar-              XVII, editada con un estudio introductorio por A.
      celona 1999. O Sobre las tradiciones «patriar-            Rodríguez G. de Ceballos.
      cales» (de las grandes matriarcas de Israel).       i*    CARRERA, J. A, Los cien rostros de Cristo, San
      Bien fundamentada.                                        Pablo, Madrid 2001. O Recoge algunos de los
i**   GARCíA VAUÑO, l., Urías y el rey David, Debate,           rostros de Cristo más significativos del arte eu-
      Barcelona 1997.                                           ropeo (oriental y occidental).
126
*    WATTS, M. (ed.), La Biblia ilustrada, Mensajero,             pal de Brasil que ofrecen una lectura catequé-
     Bilbao 2003.                                                 tica y didáctica del conjunto de la Biblia.
                                                            1**   LEGIDO, M. (ed.), Evangelio a los pobres, 1-11, Sí-
                                                                  gueme, Salamanca 1987. O Preciosa lectura
      4.5.3. BIBLIA Y MISiÓN CRISTIANA                            ilustrada de la Biblia desde la perspectiva de la
                                                                  misericordia.
                                                            1**   La Biblia en la nueva evangelización, Dabar,
a. Biblia, catequesis, evangelización                             México 1992.
1*   SALAS FERRAGUT, A., Biblia y catequesis, \-IV, Bi-     *     NAVARRO PUERTO, M., ¿Qué necesita unja cate-
     blia y Fe, Madrid 1981-1990; íd., La Biblia hoy,             quista para conocer la Biblia?, San Pío X, Ma-
     San Pablo, Madrid 1998; íd., Los orígenes                    drid 1994.
     (1993); Un pueblo en marcha: Pentateuco y li-
     bros proféticos (1993); Los profetas: heraldos
     del Dios que actúa (1993); Los sabios de Israet.       b. Biblia y homilética cristiana
     ciencia y ley a debate (1993); Evangelios sinóp-
     ticos (1993); El evangelio de Juan (1993); Pablo       **    ZEVINI, G. y P. CABRA, Lectio divina, Verbo Divi-
     de Tarso (1994); El Apocalipsis de Juan (1994).              no, Estella 2002-2004. O Colección de 18 vo-
1*   La Casa de la Biblia viene ofreciendo una serie              lúmenes que ofrecen una lectura meditada de
     de esquemas o modelos de lectura de la Biblia                los textos celebrativos de los diversos tiempos
     para la oración y la catequesis comunitaria.                 litúrgicos, domingos y ferias del tiempo ordina-
     Desde 1996 han aparecido quince volúmenes                    rio, siguiendo el método clásico de la lectio,
     dobles, uno para catequistas y otro para los par-            meditatio, oratio, contemplatio y actio.
     ticipantes en los grupos de estudio y oración. 1.      *     SMITH, J., Comentario homilético de la Biblia, I-
     Ha hablado el Dios de la vida. Lectura comuni-               V, Clie, Terrassa 1989. O Con edición en CD-
     taria de los profetas. 2. Ha hablado el Dios de la           ROM.
     vida. La vida cristiana a la luz de los profetas. 3.   1*    FLAMARIQUE, M., Escrutad las Escrituras, 1-111,
     Los sabios, testigos del Dios de la vida. La vida            Ciclos A, B Y C, Desclée de Brouwer, Bilbao,
     cristiana a la luz de los sapienciales y salmos. 4.          1989-1996.
     El tesoro del escriba. Lectura comunitaria de
     Mateo. 5. El auténtico rostro de Jesús. Marcos.        1*    GARCiA AVILÉS, R. J., Llamados a ser libres, 1-111,
     6. El amor entrañable del Padre. Juan. 7. El im-             Ciclos A, B Y C, El Almendro, Córdoba 1989-
     pulso del Espíritu. Hechos. 8. Cartas para el ca-            1991.
     mino. Tesalonicenses y Corintios. 9. Un mundo          1*    PARDO, A., Reflexiones para la homilía de do-
     sin llanto ni dolor. Apocalipsis.                            mingos y fiestas, 1-111, Ciclos A, B Y C, Desclée
*    MESTERS, C., Serie «Tu palabra es Vida», I-VII,              de Brouwer, Bilbao 1999-2002.
     Verbo Divino, Estella 1997-2001. O Siete volú-         1*    Comentarios a la Biblia litúrgica, Libros de la
     menes preparados para la Conferencia Episco-                 Comunidad I-IV, Marova, etc., Madrid, etc. 1982.
                                                                                                                 127
c. Biblia y tradición.                                       va, Madrid 2003ss, que consta de 28 volúme-
    La Biblia de los Padres de la Iglesia                    nes, en los que se recogen comentarios de los
   Introducción general, con bibliografía muy ex-            Padres de la Iglesia a la Escritura, desde Cle-
tensa, en CBI, pp. 59-103.                                   mente a san Juan Damasceno. Han aparecido
                                                             ya los volúmenes de Génesis, Éxodo, Marcos,
*     GRELOT, P., Homilías sobre la Escritura en la          Santiago, 1-2 Pedro, 1-3 Juan y Judas.
      época apostó/íca, Herder, Barcelona 1991.
*     Bib/ía Patrística. Se trata de una Biblia comen-   *   Lutero, Comentarios a la Bib/ía. Nuevo Testa-
      tada por los Padres de la Iglesia, Ciudad Nue-         mento, I-VIII, Clie, Terrassa 1998-2003.




128
                                                  íNDICE


PRESENTACiÓN                                           5         1.3.5.   Instituciones bíblicas             22
                                                                 1.3.6.   Contexto del Antiguo Oriente       23
1. INTRODUCCiÓN                                        9
                                                                 1.3.7.   Contexto del Nuevo Testamento.     25
  1.1. Textos bíblicos                                 9         1.3.8.   Lenguas bíblicas                   26
       1.1 .1. Traducciones. Ediciones de es-                1.4. Interpretación                             27
               tudio                                   9
                                                                 1.4.1. Introducción al conjunto de la Bi-
       1.1 .2. Otras traducciones                     10                blia                                 27
       1.1.3. Antiguo Testamento. Texto he-                      1.4.2. Inspiración y canon. La Biblia co-
               breo y griego                          11                mo Palabra de Dios                   29
       1.1.4. Nuevo Testamento. Textos origi-                    1.4.3. Métodos de lectura. Principios..     29
               nales, ediciones bilingües .........   11         1.4.4. Métodos clásicos                     30
       1.1.5. Políglotas. Traducciones anti-                     1.4.5. Métodos literarios                   32
               guas                                   11
                                                                 1.4.6. Hermenéutica judía, hermenéu-
  1.2. Instrumentos de trabajo                        12                tica cristiana                       33
       1.2.1. Diccionarios                            12         1.4.7. Apéndice. Estudios lexicográfi-
       1.2.2. Comentarios al conjunto de la Bi-                         cos                                  33
              blia                                    14
                                                           2. ANTIGUO TESTAMENTO Y JUDAíSMO.. 35
       1.2.3. Concordancias                           15
       1.2.4. Sinopsis                                16     2.1. Visión de conjunto del Antiguo Tes-
                                                                 tamento                                 35
       1.2.5. Colecciones bíblicas                    16
                                                                 2.1.1. Introducciones al Antiguo Testa-
       1.2.6. Revistas                                17                mento                            35
  1.3. El mundo bíblico                               18         2.1.2. Comentarios a todo el Antiguo
       1.3.1. Obras generales                         18                Testamento                       36
       1.3.2. Geografía bíblica                       18     2.2. Pentateuco                                 37
       1.3.3. Historia bíblica                        19         2.2.1. Introducción general..               37
       1.3.4. Arqueología bíblica..........           21         2.2.2. Génesis                              38
                                                                                                             129
      2.2.3. Éxodo                                  39   3. NUEVO TESTAMENTO                                57
      2.2.4. Levítico, Números y Deuterono-
                                                           3.1. Introducción                                57
             mio                                    40
                                                                3.1 .1. Obras básicas                       57
  2.3. Libros históricos
                                                                3.1.2. Panoramas generales y lecturas.      58
       (Profetas anteriores)                        41
                                                                3.1 .3. Ayudas críticas. Guías de lectura   58
       2.3.1. Josué, Jueces                         41
                                                                3.1.4. Comentarios a todo el Nuevo
       2.3.2. 1-2 Samuel y 1-2 Reyes .,.            41
                                                                        Testamento                          59
       2.3.3. Esdras, Nehemías, Crónicas            42
       2.3.4. 1 Y 2 Macabeos                        42     3.2. Entorno: el mundo del Nuevo Testa-
                                                                mento                                       59
  2.4. Proféticos y apocalípticos                   43          3.2.1. Obras generales                      60
       2.4.1. El profetismo                         43          3.2.2. Obras especiales, en línea social
       2.4.2. Isaías                                44                 y política                           60
       2.4.3. Jeremías                              45          3.2.3. Estudios de temática concreta..      60
       2.4.4. Ezequiel                              45     3.3. Jesús histórico. El principio del Nue-
       2.4.5. Profetas menores                      45          vo Testamento                               61
       2.4.6. Daniel. Literatura apocalíptica .,.   46          3.3.1. Introducción                         61
  2.5. Escritos                                     47          3.3.2. Obras antiguas. La «segunda in-
       2.5.1. Introducción. Literatura poética                         vestigación»                         62
              y sapiencial                          47          3.3.3. Obras actuales. La «tercera in-
       2.5.2. Salmos                                47                 vestigación»                         62
       2.5.3. Cantar de los Cantares. Lamen-               3.4. Tradición evangélica y evangelios ..,       65
              taciones                              48          3.4.1. La tradición de los evangelios       65
       2.5.4. Job                                   49          3.4.2. Marcos                               67
       2.5.5. Proverbios                            50          3.4.3. Mateo                                69
       2.5.6. Eclesiastés o Qohélet                 50          3.4.4. Lucas                                70
       2.5.7. Eclesiástico                          51          3.4.5. Juan                                 71
       2.5.8. Sabiduría                             51          3.4.6. Temas de los cuatro evangelios..     74
       2.5.9. Rut, Ester, Judit, Tobías             51             3.4.6.1. Mensaje                         74
  2.6. Intertestamento. Qumrán                      52             3.4.6.2. Milagros y controversia         75
       2.6.1. Intertestamento                       52             3.4.6.3. Relatos de la última cena y
       2.6.2. Qumrán                                53                       pasión                         76
130
3.5. Hechos de los Apóstoles y primeras                    3.9.2. Encarnación de Dios y nacimien-
     comunidades cristianas             77                        to de Jesús                     92
     3.5.1. Hechos de los Apóstoles     77                 3.9.3. Cristología propiamente dicha.. 93
     3.5.2. Primeras comunidades. Naci-
                                                     4. JUDAíSMO Y CRISTIANISMO.
            miento del cristianismo     78              TEOLOGíA BíBLICA .                               97
3.6. Pablo                                      80
                                                       4.1. Judaísmo y cristianismo. Los oríge-
     3.6.1. Introducción. Pablo, el pensador,               nes cristianos                               97
            el hombre                           80
                                                            4.1.1. Judaísmo y cristianismo, dos ca-
     3.6.2. Teología de Pablo                   81                 minos bíblicos                        97
     3.6.3. Las cartas de Pablo                 82          4.1.2. Judaísmo                              98
        3.6.3.1. Romanos                        83             4.1 .2.1. Visión general                  98
        3.6.3.2. 1 Corintios ..                 83             4.1.2.2. Literatura rabínica en gene-
        3.6.3.3. 2 Corintios                    84                       ral                              99
        3.6.3.4. Gálatas                        84             4.1.2.3. Literatura targúmica y mi-
        3.6.3.5. Efesios                        84                       drásica                         100
        3.6.3.6. Filipenses y Filemón           85             4.1.2.4. Literatura judía hispana. La
                                                                         Cábala                          101
        3.6.3.7. Colosenses                     85
                                                            4.1.3. Cristianismo. Religión judía, reli-
        3.6.3.8. 1 Y 2 Tesalonicenses..         86                 gión nueva                            102
        3.6.3.9.' Cartas pastorales: Timoteo                   4.1.3.1. Judeocristianismo                102
                  y Tito                        86
                                                               4.1.3.2. Apócrifos cristianos. litera-
3.7. Cartas católicas                           87                       tura gnóstica                   102
     3.7.1. Introducción                        87             4.1.3.3. La Gran Iglesia                  104
     3.7.2. Hebreos                             87     4.2. Teología bíblica. Obras generales            105
     3.7.3. Santiago                            87          4.2.1. Introducción. Obras de conjunto .     105
     3.7.4. 1 Y 2 Pedro. Carta de Judas         88          4.2.2. Teología del Antiguo Testamento       105
     3.7.5. Cartas de Juan                      88          4.2.3. Teología del Nuevo Testamento         106
3.8. Apocalipsis                                88     4.3. Recopilaciones, obras colectivas .... 107
3.9. Cristo de la fe: la Pascua de Jesús,                   4.3.1. Estudios de conjunto. Sobre to-
     cristología                             90                    da la Biblia y su entorno       107
     3.9.1. Cristo de la fe. La resurrección                4.3.2. Trabajos reunidos, de un autor
            de Jesús                         90                    particular                      108
                                                                                                         131
      4.3.3. Homenajes                         109        4.4.8. Acción humana. Mandamientos,
      4.3.4. Estudios monográficos             110               amor y comensalidad          117

  4.4. Grandes temas bíblicos                  110        4.4.9. Orden social: justicia, dinero
                                                                 y poder                          118
      4.4.1. Dios en el Antiguo Testamento y
             en el Nuevo Testamento          111          4.4.10. Violencia y paz.
                                                                  Escatología                     120
      4.4.2. Espíritu de Dios, Espíritu
             Santo                             112        4.4.11. Vocación, comunidad,
      4.4.3. Creación, revelación, alianza     113                ministerios                     121
      4.4.4. El hombre, antropología bíblica .. 114       4.4.12. Personajes bíblicos. María      123
      4.4.5. Biblia y género. La mujer en la          4.5. Biblia y cultura. Temas prácticos      124
             Biblia                            114
                                                          4.5.1. Biblia y cultura                 124
      4.4.6. Mesías, mesianismo                116
      4.4.7. Oración, experiencia de fe,                  4.5.2. Biblia y arte                    126
             espiritualidad                    117        4.5.3. Biblia y misión cristiana        127




132

				
DOCUMENT INFO
Categories:
Tags:
Stats:
views:1327
posted:6/16/2010
language:Galician
pages:129