Los oficios de Cristo (I1)

Document Sample
Los oficios de Cristo (I1) Powered By Docstoc
					                                         Los oficios de Cristo (I1)
                            La obra de Cristo: presentar sacrificio e intercesión.

                                                Introducción
El día anterior vimos como los tres oficios dados por Dios en el pueblo de Israel, según la revelación del A T
para guiar al pueblo en todos los aspectos necesarios, tanto en el orden espiritual como social, tanto en los
asuntos de la relación con Dios como de los hombres, estaban atendidos por estos tres oficios que Dios había
designado: sacerdote, profeta y rey.
De manera que Dios colocando estos tres oficios según sus posiciones ejercía El su autoridad, guía y
protección a todo este pueblo que había rescatado de la esclavitud de Egipto.

Pues del mismo modo, Dios para cuidar ahora a Su pueblo mantiene esa misma línea de proceder, pero
concentra todo sobre la persona de Cristo, dado que El sería en verdad el verdadero y perfecto sacerdote,
profeta y rey. Y no es que los anteriores no lo fueran, sino que eran figura, eran como una sombra de Este
que sería el perfecto.

Con estos oficios de Cristo lo que vamos a poder ver es un panorama completo de la obra de salvación que
El realiza a favor de los creyentes. O sea que estos oficios de Cristo no son algo anecdótico, no es algo que
adorna un poco mas a Cristo, sino que la gran obra de la redención la realiza ejerciendo estos tres oficios.

De manera que contemplando la gloria de Cristo en sus oficios empezamos por el sacerdocio. Y para esto
afirmamos como es llamado sumo sacerdote en las mismas Escrituras, que lo designan con ese oficio
especificamente, pues es Dios mismo el Padre quien lo ha declarado sumo sacerdote según el orden de
Melquisedec Sal.110:4 ( es contraposición al orden de Aarón); luego observamos algunos pasajes de Hebreos
para ver como describían a Cristo ejerciendo su oficio de sacerdote, en el tabernáculo ofreciendo la sangre.
Seguidamente buscamos la manera de resumir de la mejor forma posible lo que consiste la tarea y oficio de
un sacerdote señalado por Dios. Y Heb.5:1 nos da este resumen: Tomado entre los hombres; constituido a
favor de los hombres; en las cosas que a Dios se refiere; para presentar ofrendas y sacrificios por los
pecados.

                                                   Tema
Hoy vamos a contestar otra cuestión: ¿Cuál es la actividad concreta que cumple el s. sacerdote para llevar a
cabo su cometido?. El cometido es ser un representante de los hombres ante Dios, para buscar el favor de los
hombres en lo tocante a Dios, y es para tratar el problema de los pecados del hombre, pero ¿cuál es la
actividad que realiza para llevar a cabo esto?.


Es como si en el barrio de S. Matías se organizara para solicitar del Exmo Ayto arreglar las casas, fachadas y
solares por la impresión que da y los problemas que plantea. Se organizan y nombran a unos representantes
que vayan al Aymo de la Laguna para tratar esto con las autoridades competentes.
Estos representantes cuando lleguen allí, ¿qué harán?, ¿qué procedimiento seguirán para tratar de alcanzar
estos objetivos?, ¿harán una huelga, protestas delante del ayuntamiento, sobornos?; mas bien realizarán unas
entrevistas con los que llevan estos asuntos, les presentarán el proyecto, la razón y los inconvenientes de
tener esta situación, luego un presupuesto, y la manera posible de acometerlo.
Y una vez estas autoridades estén convencidas, será llevado al pleno de Ayto para su aprobación.
Estos eran unos representantes del barrio para buscar del Ayto este favor y siguieron este procedimiento
establecido para conseguirlo.

Pues bien, Cristo vino a ser hombre, engendrado por el E. Santo en le vientre de María, para poder ser s. s.y
representante del hombre para con Dios, pues ese es el primer requisito para ir ante el trono de Dios como s
s., no para ir ante otros hombres, sino a Dios mismo para tratar de lleno aquello que ha levantado la barrera
entre Dios y el hombre, el pecado, tratar la culpa y la corrupción del pecado.

Pero, ¿cómo lo hará? Pues por medio de un sacrificio y por medio de intercesión. Veamos como era lo que
tenía que hacer el s s en el AT, el cual estaba adelantando lo que Cristo iría a hacer como se expone luego en
el NT.
Veamos esto en las sombras del A. T
Vamos al día de la expiación. Lv.16. Por los vers.30-34 podemos detectar que este día era una fiesta crucial
en el pueblo de Israel, pues había sido señalado por Dios para ser el día y la ceremonia mediante la cual se
expiaría el pecado del pueblo, es decir la forma en la que serían limpiados de todo pecado todo el pueblo
delante de Dios. ¿Cómo Dios borraría los pecados de toda esa multitud, limpiaría todas sus manchas y faltas
para que todos pudieran tener comunión con Dios, y acercarse a El?.

Pues aquí en este capítulo se nos explica lo que Dios había señalado para que todos estos pecados pudieran
ser limpiados delante de El. Leyendo este capítulo nos damos cuenta que es Aarón quien tiene que hacer todo
cuanto hay que hacer, es decir, el s.s. que haya sido señalado, escogido por Dios para ese oficio, como lo
explica también en vrs.32.
Es decir esos que ocupaban los otros oficios no podían hacer esta labor, no se les encargó esto a ni profetas
ni a reyes, si, eran ungidos por Dios, para hacer lo que Dios quería en esos oficios, pero no podían ir a Dios,
ni entrar en el lugar santísimo para expiar los pecados, esto lo podía hacer solo el s sacerdote, pues era a este
hombre en este oficio a quien Dios podía recibía en Su trono en representación del pueblo para poder hacer
lo que tenia que hacer para limpiar los pecados del pueblo.

¿Pero que es lo que debía hacer concretamente para lograr este objetivo?
Ver. 1-2 Mirar ahí a Dios revelando Su voluntad al respecto, esto no era cosa de tratar de hacer lo que todos
lo pueblos hacían, que como para tener una religión todos hacían sacrificios, vamos nosotros también a
organizar el nuestro. No era así, sino veamos a Dios hablando para ordenar todo esto a fin de limpiar el
pecado del pueblo.
Y es digno de notar que aun siendo el s s ungido por Dios, y el que Dios había designado para poder hacer
ese oficio, no quería decir que pudiera entrar cuando quisiera en el lugar santísimo. No, eso era un asunto de
vida o muerte, por eso podía entrar solo cuando Dios dijera (Esto pasaba también con los reyes en aquellas
naciones Est.3:8-11). // Dios es un Dios santo, que es fuego consumidor, y el hombre es un ser caído, por
eso no puede el hombre entrar en la presencia de Dios cuando le parezca, sino cuando y como Dios le
indique.
Ver.3-10 especifica como tenía que prepararse el s s para entrar, con que tenía que vestirse y con que entrar.

Vers.11-14 Especifica como el s s tenía primero que resolver su propio pecado antes de poder resolver el del
pueblo. Ver los elementos establecido y admitido por Dios para quitar sus propios pecados.

Por un lado vers.11 tenemos un sacrificio de un becerro que era suyo, lo hacia fuera, en el lugar de los
sacrificios, y de esta manera expiaría, es decir borrar, cubrir sus pecados ante Dios, y de esa forma hacía la
reconciliación. Aquí tenemos el sacrificio.

Y después, un vez muerto el becerro, vers.12-14 pasaba detrás del velo, al lugar del propiciatorio, donde
estaba la presencia de Dios, y venía con los puños llenos de perfume aromáticos y allí lo vertía en el fugo, y
acto seguido cogía sangre del becerro muerto para la expiación y con el dedo lo rociaba hacia el
propiciatorio, esa figura de oro de los ángeles con la plancha debajo. // Notar que tenía que venir con la
sangre, pero ese perfume era crucial también, si no moriría allí dentro (ver.13) // Pues esto sería la
intercesión.

De manera que no solo tenía que sacrificar su becerro allí fuera y ya estaba todo estaba hecho, no, sino que
luego había que pasar dentro con el perfume y la sangre para rociarla sobre el propiciatorio.

(Recuerden no estamos viendo asuntos de ritos y detalles curiosos, sino que es lo que hace Cristo para poder
librar al pecador del infierno y llevarlo a Dios, no es un tema mas, el cielo o el infierno depende de aquí, pero
Dios nos fue enseñando esto por medio de este rito que es lo que Cristo haría para poder salvar al hombre de
su condenación.)

Luego en los vers 15-19. vemos que ahora es cuando el s sacerdote ofrece por los pecados del pueblo.
Y en el vers.15a se dice como sigue los mismo pasos que antes, hace primero fuera, en el altar el sacrificio
para la expiación del pecado del pueblo, ahí tenemos el primer elemento, el sacrificio.
Y después vers.15b nos muestra el segundo, como el sacerdote otra vez pasa dentro, detrás del velo, con la
sangre para estar ante Dios, esparcirla sobre el propiciatorio, ahí está la intercesión, no llevaba el perfume

Esc. Dom. 7 Julio 02 “Los oficios de Cristo II”                                                                2
pues parece que la nube provocada por el anterior todavía duraba. Pero está delante de Dios para rociar la
sangre sobre el propiciatorio para expresar que ese sacrificio sea puesto a favor del pueblo, que las
bendiciones del perdón de Dios y Sus misericordias sean dadas a ese pueblo de quien está actuando como
representante.

Esta son entonces las dos actividades que tenía que hacer el s s en el tabernáculo para expiar su pecado y el
del pueblo, un sacrificio y luego pasar delante de Dios para hacer intercesión, como la aplicación de ese
sacrificio ante Dios para traer el bien y el perdón a favor del pueblo.

Estos detalles dice Heb.9:23, las figuras de las cosas celestiales fue necesario que fueran purificadas de esta
manera, es decir que todo esto era como una sombra, una proyección de una realidad de las cosas celestiales
mismas. Pero la realidad celestial, tendría que ser purificadas con mejores sacrificios, pero de la misma
manera, con el mismo procedimiento, de la misma forma // Por eso todos los detalles del AT, pues Dios
quiso enseñar con esa similitud las grandes realidades celestiales.

Veamos las realidades, las cosas celestiales mismas.
Si buscamos en la obra de Cristo como sacerdote, podemos comprobar que Cristo no se apartó de este patrón
que Dios había mostrado en el A.T lo cual enseñaba la verdad, aunque fuera por sombras solo. Y podemos
ver que el Señor Jesús al realizar la obra de la salvación, la realiza por medio de estas dos tareas, por un lado
el sacrificio y por otro la intercesión.

Heb.10:11-13. encontramos la comparación de lo que hacía los sacerdotes del AP, lo cual era sombra, no la
imagen misma de las cosas (vers.1), y en estos versículos habla de la repetición de los sacrificios de los
sacerdotes del AP por su imperfección, comparada con la perfección del único sacrificio de Cristo, que con
uno solo es suficiente para esperar que todos los enemigos sean puestos por estrado de sus piés.
Pues para hablar de lo que hizo Cristo presenta las dos actividades, que Cristo ofreció un solo sacrificio por
los pecados, El ha tenido que estar una sola vez en el altar para ofrecer el sacrificio que debía ofrecer. Aquí
está el sacrificio.
Pero ¿que hizo después?, pues entró en la presencia de Dios para sentarse en el lugar santísimo, en la misma
presencia, en el trono de Dios. Ahí está la intercesión, va con el fruto del sacrificio ante Dios para ahí traer el
bien.

Heb.7:23-27. Esta hablando del mismo tema, estamos dentro de la misma división de la epístola, y estaba
diciendo como la debilidad de los sacerdotes antiguos truncaba su ministerio, no podían permanecer ante
Dios, pues les sobrevenía la muerte. Pero Cristo permanece, es inmutable sacerdote, no hay que renovarlo
sino que siempre puede ejercer ese ministerio, pues permanece, ahí queda.
Y como efecto de esta inmutabilidad de El, menciona vers.25 Su intercesión, es decir Su permanencia
continua en la presencia de Dios para garantizar el bien y la gracia de la salvación de Dios para aquellos que
por El se acercan a Dios: Su intercesión.
Y en el vers. 27 menciona el sacrificio, que el de aquellos era año tras año, día tras día. Pero Cristo ofreció
uno solo, y este sacrificio tiene un valor perdurable, pues los efecto y frutos son eternos. Aquí está el
sacrificio.
Ver en Heb.13:12 el sacrificio que hizo Cristo fue fuera de la puerta, e el Gólgota, no en el lugar santísimo;
pero después para la intercesión si entró en el santuario celestial Heb.9:24. Para presentarse por nosotros a
Dios con ese Su sacrificio.

Y esto es lo que vemos el murió fuera de Jerusalén ese fue el lugar del altar donde ofreció el sacrificio. Pero
después de resucitar entró en el tabernáculo celestial para iniciar la intercesión, y como fruto y efecto de esta
completa salvación, sacrificio e intercesión ante Dios, Dios derramó el E. Santo, la plena bendición y bien de
Dios para los redimidos en Cristo.

¿Somos salvados por el sacrificio o por la intercesión de Cristo?. Podríamos decir que la esencia de la
intercesión es el sacrificio, y el sacrificio es una intercesión.
La sangre del sacrificio derramada pero no llevada ante Dios, no salpicada en el propiciatorio para buscar el
favor del pueblo tiene un valor nulo; la sangra derramada pero no presentada no trae el perdón de Dios; y por
otro lado la presentación de la persona del sacerdote ante de Dios pero sin la sangre del sacrificio no sirve, no
afecta, pues la paga del pecado es muerte y tiene que haber sacrificio para que existe expiación.

Esc. Dom. 7 Julio 02 “Los oficios de Cristo II”                                                                  3
NO podemos entonces pensar que el sacrificio y la intercesión sean actos desconectados, sino que la
expiación de los pecados, la salvación que obra Cristo incluye estos dos actos, como las dos caras de una
misma moneda, pues la esencia de la intercesión es el sacrificio y el sacrificio es esencialmente una
intercesión.
Miren las dos partes en la muerte y la resurrección de Cristo, los dos elementos de la salvación tienen que
estar, la muerte como sacrificio expiatorio imprescindible, y la resurrección para entrar en el tabernáculo
celestial y desde ahí salvar perpetuamente viviendo para interceder por ellos.

Ahí vemos entonces al s s bajo el AP que traía ese becerro que era suyo, que lo había criado alimentado y
cuidado, que se había habituado a verlo y tenerlo en su casa, pero cuando llega el día de la expiación lo tenía
que traer al tabernáculo y ahí degollarlo para expiación de sus pecados y de los suyos. Y después pasar con
esa sangre al lugar del propiciatorio para esparcirla ahí para que Dios fuese fiel a Su bondad de limpiar y
cubrir sus suciedades y sus manchas.

Pero ahora tenemos al Sumo sacerdote Cristo, santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores y
hecho mas sublime que los cielos. Venir en el gran día de la expiación para ofrecer sacrificio por los que
obtendrían esta salvación // Y llega al altar, pero no va con becerros ni con macho cabríos, no va con nada,
El que era mas sublime que los cielos tomó cuerpo para que en ese momento en el día de la expiación el
mismo se pusiera sobre el altar de Dios “Angustiado y afligido no abrió su boca; como cordero fue llevado al
matadero; y como veja delante de sus trasquiladores enmudeció, no abrió su boca”. (Is.53:7). Y así entregó
Su vida.

Pero después entró en el cielo mismo con la sangre de ese Su sacrificio (Verlo en Apoc 5:6 en el Trono está
como Cordero inmolado) para hacer intercesión por esos por los cuales murió, para traer de delante de Dios
todas los bienes y dones espirituales, toda la ayuda y consolación para esos, para asegurar todo el bien de
Dios que ellos necesitan, ahí está Cristo viviendo siempre para interceder por ello, constituido a favor de los
hombres en lo que ha Dios se refiere, no tiene otro cometido ni otra función, Cristo ahí entró con Su sangre
para traernos y asegurarnos el favor y la gracia de Dios.
El diablo va delante de Dios para acusarnos, para decir cosas que no son, para tratar de resaltar lo malo y
traer culpa condenación y muerte. Pero Cristo está por nosotros constituido a nuestro favor y para eso
presenta Su propio sacrificio de expación. Que salvador.

Esta es entonces la forma en la que obra la salvación Cristo como sacerdote: con un sacrificio y con
intercesión
                                                Conclusión
Teniendo este sacerdote en los cielos que Dios nos ha provisto, veamos alguna aplicación.

Heb.10:21-22 Teniendo tal gran sacerdote en la casa de Dios, ¿a que se nos llama? “A acercarnos a Dios
con corazón sincero.”
Acerquémonos a Dios, podemos acercarnos al mismo trono de Dios, detrás del velo (19-20), es decir en
nuestra adoración, ahora en la iglesia como privada, podemos aproximarnos en verdad al Dios vivo y
verdadero, las vías que nos dan acceso están abiertas y libres de obstáculos. Pues nuestro S S hizo expiación
y está en intercesión ahora por nosotros.
Pero tenemos y podemos acercarnos, eso es un acto deliberado nuestro; no se da por supuesto que estemos
ahí ante Dios, sino que tenemos que entrar, acercarnos ahí donde El nos llega a mojar con Su gracia, que
consuela, perdona, exhorta, reprende, habla // Me buscaréis y me hallareis, porque me buscaréis de todo
vuestro corazón”, eso es hallarlo, ser alcanzado según Su gracia, pues tenemos un SS tal que garantiza no
solo el camino abierto al lugar santísimo, sino nuestro favor ahí ante Dios.

No por haber entrado alguna vez ya por eso estamos siempre ahí, no, tenemos ese SS, pues acerquémonos
ahí otra vez, pero hacerlo hoy, hoy otra vez, un ejercicio voluntario de nuestra alma, donde nos hemos
preparado para ello // ¿Porque quedarnos por fuera?, ¿vendremos a ver si Dios hace algo con nosotros? Si
tenemos a Cristo como S S que asegura para nosotros el bien de Dios para nuestra vidas y almas, tenemos
que acercarnos a buscarlo.

Pero tenemos y podremos hacerlo con corazón sincero, de verdad; no con uno falso, con una doble cara; no
quiere decir un corazón perfecto, sino uno sincero. Un corazón que no esconde ahí algunas cosas, que tiene

Esc. Dom. 7 Julio 02 “Los oficios de Cristo II”                                                              4
cosas escondidas, que viene como para buscar ante Dios algo, pero guarda algo malo y sucio, y sabe que lo
guarda.
No tenemos que esconder nada a Dios, ¿nuestros pecados son grandes y sucios?, ¿nuestra debilidad es
notoria?, Dios ha provisto en ese SS, Cristo Jesús un sacrificio suficiente como para poder perdonar y limpiar
eso también, no tiene que tratar de aparentar, o esconderte un poco de Dios, el favor de Su gracia está
garantizado por Cristo, por eso acércate con corazón sincero, confiese ante El tus maldades , y ruégale que te
limpie.

¿Pero porque algunos siguen igual?, oyen, parece que se acercan a Dios, pero luego en sus vidas no se ve el
efecto de la gracia de Dios transformándolo, haciéndolos dóciles, temerosos de Dios , cuidadosos, confiados
en Su palabra // Si se acercan, parecen que se acercan , pero no con corazón sincero, sino con un corazón
doble y aunque viene a la adoración, no se acercan a Dios, pues con esa clase de corazón no se pueden
acercar, Dios los deja por fuera.
Saben que han hecho mal, saben que no tienen limpia conciencia ante Dios, que han andado en camino que a
El le desagrada, pero vienen a aquí como para acercarse a Dios, y Dios los deja en su dureza, por eso no
reciben luz ni entendimiento, ni fuerza en el Señor. Apenas les dice nada todo esto, no les sirve para nada.
Se van igual.
No se acercaron a Dios con corazón sincero, no fueron en arrepentimiento a Dios, sino se mantienen en su
camino errado, y Dios nos los baña con Su gracia por virtud del sacrificio y la intercesión de Cristo

Pero que gran bien que podamos acercarnos a Dios, a Su trono de donde mana toda la gracia y misericordia
que necesitamos por nuestros pecados, por nuestra debilidad, tribulaciones y tentaciones.
Acerquémonos a Dios por Cristo, ¿cómo nos quedaremos por fuera teniendo en los cielos tan gran SS que
puede atendernos en todas nuestras debilidades y necesidades?.




Esc. Dom. 7 Julio 02 “Los oficios de Cristo II”                                                             5

				
DOCUMENT INFO