Docstoc

Ma psc

Document Sample
Ma psc Powered By Docstoc
					       COMENTARIO PERSONAL                                         María Valverde Prieto



   JUAN MANUEL DÍAZ SÁNCHEZ, A la Doctrina Social de la Iglesia no le agrada
   un mercado tan libre



       El artículo de Juan Manuel Díaz Sánchez, A la Doctrina Social de la Iglesia no
le agrada un mercado tan libre, trata de la visión de la Iglesia sobre el libre mercado en
la economía y su relación con la sociedad.

       He considerado oportuno abordar este tema porque creo que la crisis económica
financiera actual es producto del alto grado de libertad que existe en el mercado y del
mal uso del mismo.

        La Doctrina Social de la Iglesia (DSI) se define como una doctrina moral, como
un medio destacado de enseñanza para la acción que se basa en el Evangelio y en la
experiencia de la Iglesia y que no impone sus ideales, solo propone soluciones y hace
críticas sobre cuestiones sociales.

        No defiende ni el socialismo, que ataca al capital y a la propiedad privada que
forma parte del Derecho Natural, ni al libre comercio del capitalismo. Aunque simpatiza
más con éste último, ya que promueve la iniciativa privada y ayuda a que el desarrollo
de esa sociedad se produzca más rápido que si no hubiese competencia en el mercado.

       La DSI plantea sus prioridades éticas de cubrir las necesidades básicas de todos.
Es decir, sigue el criterio del Bien común, que es el conjunto de condiciones sociales
que permiten a todos y cada uno de los que forman la sociedad puedan desarrollar al
máximo sus capacidades. Y sólo cuando se da el bien común, mejora toda la sociedad.

        Para que lo anteriormente dicho sea posible, la Doctrina Social de la Iglesia
propone la intervención del Estado bajo el Principio de Subsiedaridad, que consiste en
actuar y ejecutar una labor orientada al bien común cuando advierte que los particulares
no la realizan adecuadamente o si hay sectores no cubiertos en el mercado.

        El papel del Estado es el de dirigir, vigilar, urgir, animar (inversión privada) y
castigar (injusticias o infracciones) siempre con un cierto límite, es decir, que el estado
no termine absorbiendo todo el poder del país.

        Todas estas ideas y conceptos estudiados en clase los recogió León XIII en su
encíclica Rerum novarum.
En este artículo se hace hincapié en los fallos del mercado, que son los siguientes;

     El mercado no satisface todas las necesidades fundamentales humanas.

     No cuenta muchas veces con las externalidades, el coste no incluido en los
      costes de fabricación como puede ser el desgaste del medioambiente en el que
      vivimos.

     La incapacidad para determinar la bondad ética de los productos.

     El monopolio como concentración peligrosa de poder. Ya que no estaría
      jugando limpio en el libre mercado, pues un monopolio controla los precios los
      cuales dejan de depender de la intersección entre la oferta y la demanda.

   Aquí también tendría que intervenir el estado velando por un precio y un salario
justo. Así se tendría en cuenta el principio del Destino Universal de los Bienes que es
una invitación a desarrollar una visión económica inspirada por valores morales que
permitan a las personas no perder de vista el origen o propósito de estos bienes, de
manera que se logre un mundo de justicia y solidaridad, en el que la creación de riqueza
pueda tener una función positiva y nadie se quede con necesidades básicas sin cubrir.



       Además, aparece un concepto dado en estos últimos días en clase: El Trabajo,
considerado por Juan Pablo II no sólo como autorrealización del ser humano, sino como
dominio de la tierra mediante la técnica, el fruto del trabajo del cerebro humano, su
conocimiento y su transformación. De esta manera, el trabajo aporta dignidad a la
persona.



       Lo que más me ha llamado la atención de este artículo son las pautas que
recomienda la Iglesia al Estado para el buen funcionamiento de la economía y del
mercado. Si éstas se hubiesen seguido de una manera más exhaustiva no nos
encontraríamos ahora en esta situación tan difícil de crisis en la que el paro no cesa de
aumentar, los bancos no conceden créditos con facilidad, se ha perdido toda la
confianza en el sistema financiero, ya no se invierte y el consumidor restringe sus
compras en detrimento del resto de la economía afectando a todos los sectores.

       En último lugar, me gustaría recomendar este texto a todo el mundo, no solo a
los economistas o al presidente del Gobierno, sino a cada uno de nosotros, porque
depende de todos el buen uso y funcionamiento de la economía y por lo tanto de la
sociedad.

				
Ilia  Firene Ilia Firene Apuntes Universidad http://icadedocs.blogspot.com/
About Apuntes Universidad, APUNTES ICADE, E2, ICADE, Supuestos, Casos Resueltos, Ejercicios, Notas, Lectures, Libros en pdf