Resumen - KAPLAN y RICHER: El Mundo Griego

Document Sample
Resumen - KAPLAN y RICHER: El Mundo Griego Powered By Docstoc
					KAPLAN y RICHER: El Mundo Griego

El Mundo Egeo en el II Milenio

  En el II milenio a.C. en las regiones del mar Egeo se
desarrollan dos civilizaciones de la edad del bronce: la
civilización minoica en creta, entre el 2000 y 1450-1050, y
la civilización micénica entre 1600 y 1075-1050. Se las ha
calificado de palaciales o como ciudades-palacio. Minoicos
y    micénicos   establecieron    intercambios    con    las
civilizaciones del mediterráneo oriental (Egipto -costas
del   Levante).   A   finales  del   II   milenio    ciertos
acontecimientos pone fin a esta era de prosperidad. Se
produce una ruptura del modo de vida pero el mismo tiempo
grandes innovaciones como la metalurgia del hierro y la
cerámica protogeométrica.

  Las fuentes son casi exclusivamente arqueológicas aunque
existen también algunos registros contables. La escritura
micénica, el lineal B, desaparece del mundo Egeo al mismo
tiempo que el sistema palacial y habrá que esperar hasta el
siglo VIII a.C. para que los griegos adapten el alfabeto
fenicio a su lengua y utiliza la escritura para otros
fines. Hay ausencia de representaciones figurativas de
personajes históricos o de divinidades.

  El marco cronológico en el que se inscriben las
civilizaciones protohistóricas se establece en base a la
evolución estilística de los objetos de cerámica para las
épocas minoica y micénica, la cronología absoluta se basa
en la cronología egipcia.

A- LA CIVILIZACIÓN MINOICA

  Los comienzos de la civilización minoica se sitúan a
principios del tercer milenio, aunque el período de las
ciudades-palacio no se inicia hasta el comienzo del segundo
milenio. La época de los palacios cretenses se subdivide en
protopalacial el de los primeros palacios, entre 1900 y
1700, y el neopalacial el de los segundos palacios entre
1700 y 1450. Hacia 1700, los palacios y las viviendas
minoicas son destruidos. La hipótesis más probable parece
ser la de la existencia de problemas internos. Las
reconstrucciones son inmediatas y los acontecimientos no
representan una ruptura cultural. A partir de fecha, Creta
se integrará progresivamente en el mundo micénico.

    1. Una Civilización Palacial

  El período de       los palacios está marcado por el
nacimiento de las     ciudades, la construcción de grandes
conjuntos arquitectónicos, los palacios, y surgimiento de
una nueva forma de organización política. Las causas de
esta urbanización son el crecimiento demográfico, el
desarrollo económico, los intercambios con el exterior y la
utilización de la escritura. Las ciudades neopalaciales
difieren poco de sus predecesores. Generalmente, el centro
la ciudad está ocupado por un gran edificio, palacio o
mansión, y una red de calles pavimentadas que delimita los
barrios, cuya organización funcional no ha sido precisada,
y las manzanas de viviendas, dotadas de un sistema de
canalizaciones para la evacuación del agua. Las plazas y
explanadas constituyen lugares de esparcimiento. Las
poblaciones parecen de murallas de que permite pensar en la
ausencia de amenazas exteriores.

  Se descubrieron cuatro     palacios   en   Creta:   Cnossos,
Malia, Festos y Zakros.

  Se organizan en torno a un gran patio rectangular. Se
levantan   sobre varios  pisos   que  incluyen  barrios
residenciales y sitios para almacenar las mercancías y
talleres.

  A partir de la época protopalacial de cada ciudad-
palacio dependía un territorio. En el período siguiente el
palacio fue reemplazado por grandes mansiones la presencia
de sellos y documentos en escritura jeroglífica y en lineal
A dan fe de su papel en el sistema administrativo palacial.

   2. Una Sociedad Jerarquizada

  Un restringido grupo de oficiales ocupa la firma de la
jerarquía y detenta la autoridad administrativa, económica
y religiosa. De ellos dependen una clase de artesanos
especializados, y la población agrícola. En la época de los
segundos   palacios,   la    diferenciación   social   parece
firmarse.   Los   habitantes    de  las   grandes   mansiones
constituyen una nueva clase que también detenta una parte
del poder de la élite gobernante. Se supone la existencia
de una clase intermedia entre la nobleza y el resto de la
población ligada a la producción y a los intercambios de
productos agrícolas y artesanales.

  Todas las clases sociales participan en la economía
palacial que se basa en la agricultura y la cría de
animales las actividades artesanales y el desarrollo de la
metalurgia del bronce indican que creta importaba cobre y
estaño en grandes cantidades. Amplitud de los intercambios
comerciales. En los palacios se almacenaba excedentes
agrícolas y la mercancías diversas una parte de los cuales
quizás estaba destinada a ser redistribuida a una población
que dependía del palacio y otra a ser intercambiada algunos
archivos permiten suponer la existencia de un sistema de
control de las entradas y salidas de productos.

  El culto parece estar consagrado a una divinidad
femenina, la diosa de las serpientes o de los pájaros. Se
practicaban   sacrificios   de   animales,   libaciones y
procesiones. Los lugares de culto incluyen santuarios
palaciales o urbanos, en cuevas o al aire libre.

   3. Una Encrucijada Marítima

Los Minoicos mantuvieron contactos con otras regiones del
Egeo y con civilizaciones del mediterráneo oriental.

  Desde el periodo palacial los Minoicos se instalan al
sur del Peloponeso. Establecieron contacto con las islas
Cícladas y con Chipre. Era una talasocracia.

B. EL APOGEO DE LA CIVILIZACIÓN MICÉNICA

El apogeo de la civilización micénica van desde mediados
del siglo XV a mediados del XIII. Los factores que causan
esta prosperidad son el crecimiento demográfico y el
enriquecimiento progresivo de regiones como Argólida o
Mesenia, así como el desarrollo de los intercambios.
Hubieron transformaciones de las estructuras sociales en el
continente a lo largo del siglo XVII. A mediados del siglo
XV, cuando creta sufre una oleada de devastaciones que
asolan los casos y los palacios (salvo en Cnosos), el poder
micénicos se firmará a través de los estados centralizados
y difundirá su cultura en toda la cuenca mediterránea.

   1. Estados Centralizados

  La presencia de estados centralizados organizados en
torno a centros palaciales siguiendo un sistema muy
jerarquizado se encuentran en Grecia meridional, aunque
pueden alzarse ciertos rasgos en un marco geográfico más
amplio. Algunos palacios eran fortificados con murallas,
mientras que otros eran construidos sin fortificaciones.
Alrededor de los palacios o en el exterior de las murallas
se extiende una ciudad llana en la que los grandes
edificios    que   quizás    estaban    relacionados   con
administración del palacio, se mezclan con viviendas más
corrientes.

  El posible que cada ciudad-palacio fuese la capital de
un territorio.
  El rey quizás fuese el señor del palacio estuviese
secundado por un personaje que detenta la autoridad militar
o religiosa. Ambos poseen un dominio y artesanos que
trabajan a su servicio. Los dignatarios encargados de
administración de las provincias y los funcionarios locales
parecen depender del rey.

  La escritura lineal B fue creada por los micénicos a
partir de una forma del lineal A para transcribir su lengua
(el griego). Ésta escritura silábica quizás sea reflejo de
una cierta unidad cultural del mundo micénico.

   2. ¿Una Cultura Homogénea?

  Las tablillas en lineal B muestran a la sociedad
micénica dividida en tres grandes categorías reflejarían el
reparto trifuncional característico de las sociedades
indoeuropeas. El rey y los responsables provinciales y
locales detentarían el poder político y administrativo, la
función militar estaría en manos de una aristocracia
guerrera y la población libre, formada en suma ser parte
por agricultores y artesanos, que asegurarse la función
económica, aunque una parte de la producción sería también
obra de los esclavos.

  La economía micénica se basa en agricultura y el
artesanado. Existía un reparto de tierra en parcelas
comunitarias y parcelas reservadas a particulares de un
status social relativamente alto. La producción agrícola de
la Grecia micénica debió haber sido suficiente para
alimentar a la población, mientras que el artesanado debía
procurarse en el exterior a veces en zonas alejadas.
Probablemente los centros palaciales no controlaban todos
los aprovisionamientos de materias primas ni el conjunto de
la producción.

  El periodo de apogeo de la civilización micénica se
caracteriza por una cerámica uniforme, tanto la forma como
la decoración de las vasijas. La autoridad de las ciudades-
palacio era estrictamente regional.

  La actividad económica micénica depende gran parte de
los palacios, ya sea directamente o por mediación de
delegaciones provinciales. El palacio recibe una parte de
la producción agrícola y artesana. Las administraciones
actúan como intermediarios entre el palacio y los
productores   agrupados   en   colectividades  rurales    o
artesanas.   Las   contribuciones    parecen  haber    sido
proporcionales a la producción o la importancia de las
poblaciones. La misma fiscalidad se aplica en el terreno
religioso,    ya    que   algunas    poblaciones    pagaban
contribuciones a ciertos dioses.

  El palacio almacena un gran número de productos, una
parte de los cuales se distribuye a la población que
depende de él, ya sea en forma de materias primas o de
productos manufacturados. Los excedentes se intercambian
con otras ciudades-palacio o con otras regiones. Ciertas
menciones de divinidades de la época histórica (Zeus,
Poseidón, Atenea, etc) habría llevado a algunos autores a
dar por hecho una cierta continuidad entre la religión
micénica y la religión griega. Otros autores creen que hay
que utilizar estas menciones con prudencia.

  La influencia minoica en la iconografía micénica podría
inclinarnos hacia un sincretismo creto-micénico, pero no es
seguro que estas representaciones tuviesen el mismo valor
para los minoicos y para los micénicos. La mayor parte de
los santuarios se encuentra dentro del mundo profano. Sólo
la presencia de ofrendas votivas ha permitido atribuirles
una función religiosa.

   3. Un Mundo En Expansión

En el III milenio se habían establecido contactos entre
Grecia meridional y central y las demás regiones del mundo
Egeo. La búsqueda de materias primas como el cofre, el
estaño o el marfil fue una de las causas del desarrollo de
los intercambios a larga distancia. A partir del siglo XIV,
los micénicos intensifican los contactos y crean otros
nuevos. Exportaban cerámica por sí misma o por su contenido
y otros productos manufacturados como armas y tejidos.

Creta se integra progresivamente en el ámbito micénico a
partir de 1450, conservando los rasgos culturales minoicos.

Las relaciones con el Mediterráneo occidental se integran
en una red más amplia de contactos entre los dos extremos
del Mediterráneo.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Tags:
Stats:
views:129
posted:5/23/2010
language:Spanish
pages:5