Boletin agenda ciudadana 5

Document Sample
Boletin agenda ciudadana 5 Powered By Docstoc
					                                                           1




  Agenda
  Ciudadana
               Boletín informativo del Movimiento Ciudadano de Campeche
                               Número 5. Marzo 30 de 2010.
                         San Francisco de Campeche, Campeche.
                                                                                       Índice
     ¿Autenticidad o farsantería?
 ¿Palabras con sentidos opuestos o simplemente palabras?
                                                              ¿Autenticidad o farsantería?
                                                               ¿Palabras con sentidos opuestos o simplemente palabras?
      Pues bien, estimados lectores,
con el propósito de ubicarnos en el                           A manera de cuento. HONORIS CAUSA.
contexto de esta sencilla pero –                           DIRECTORIO:
creemos- significativa disertación, que                    Av. Adolfo López Mateos No. 75. Col. San José. CP
no tiene más objetivo que invitar a la                     24040. San Francisco de Campeche. Tel. 81-690-96
reflexión para la acción, nos                              Correos electrónicos:
permitiremos primeramente definir                           movimientociudadanodecampeche@hotmail.com
                                                            Luis Augusto Manzanilla Félix:
dichos términos, y luego aplicarlos a
                                                              luismanzanill@hotmail.com
los tiempos que nos tocó vivir;                             Luis Fernando Roldán Quiñones:
dedicándosela sobre todo a los                                chel_ahkinpech@yahoo.com.mx
jóvenes, pero también a todos                               Rodolfo Ramírez Suárez:
aquellos que han soñado con alcanzar                          rodolfosuarez305@hotmail.com
un mundo, si no feliz, sí un mundo en                       Adalberto Muñoz Ávila:
                                                               adalbertoma@prodigy.net.mx
donde haya verdadera equidad y una
mejor justicia social.

      De acuerdo con el diccionario Pequeño Larouse, el Diccionario Enciclopédico
Gran Espasa Ilustrado y el diccionario Porrúa de la Lengua Española, Autenticidad
significa calidad de auténtico; y auténtico: autorizado, legalizado; que hace fe
pública. Acreditado de cierto, positivo. Fidedigno, real, legítimo. Por otra parte,
Farsantería: Es la práctica del farsante, y farsante se dice de la persona que finge
lo que no siente o pretende pasar por lo que no es. Tramposo, impostor.

      En este orden de cosas, si somos observadores de nuestro marco ecológico
en donde nos tocó nacer, vivir y tal vez morir, es verdaderamente lacerante la
realidad de muchos de los principales actores de nuestra sociedad, que
simplemente y sin temor a equivocarnos, son unos estupendos farsantes que
deberían recibir y por qué no, un reconocimiento por el ejercicio tan vil de la
farsantería; pero claro, como estamos copados por farsantes en todos los niveles
de nuestra vida, principalmente en el del gobierno, para muchos no hay otro
                                                   2

                            camino que ingresar a los nefastos grupúsculos que
                            aquéllos integran, y vivir dejándose arrastrar por la
                            corriente. ¡Total –“piensan”-, para qué enfrentar
                            retos, si es más cómodo dejar hacer y aplaudir todo
                            lo que esos farsantes hacen!. Y así, en recompensa,
                            disfrutan de sus dádivas, que por cierto no siempre
                            son cualquier cacahuate; llegándose al colmo de
                            decir que si estás quieto como los que padecen
                            idiocia, no pasa nada y podrás tener cuanto desees;
                            siempre y cuando así le parezca al mesías en turno;
                            porque si te mueves o simplemente abres la boca
                            para hacer la más leve crítica, aunque ésta sea
                            basada en evidencias, corres el riesgo de ser
marginado, ya que quien tiene la facultad de pensar y discernir es catalogado
como alienado y, por ende, marginado; de tal suerte que no se tiene cabida en el
sistema imperante, por ser considerado ente peligroso que podría poner en riesgo
el orden de cosas ya establecido.

      En el momento histórico que nos corresponde vivir, cualquier ciudadano
honesto y con deseos de que los escenarios sociales, políticos, económicos y
culturales cambien para beneficio de la raza humana, puede darse cuenta de que
vivimos una época de industrialización de la
simulación y la mentira, por lo que a través de esta
breve disertación-reflexión, quisiéramos atentamente
invitar a todos aquellos que aspiramos a un mundo
mejor, para que se unan al Movimiento Ciudadano de
Campeche, ya que inexorablemente sólo quedan dos
caminos a seguir: 1) La participación proactiva y
decidida, y 2) Quedarnos como simples espectadores
y por ende convertirnos en cómplices de toda la
corrupción e impunidad que día a día, sucede a
nuestro alrededor.

      Ud. elija, estimado lector.



__________________________________________________________________

La frase célebre:
Quienes gobiernan el país, y la clase política mexicana, tienen que conceder
valor e importancia a cumplir su palabra y compromisos
___________________________________
Vea quién la pronunció, al final de la última página.
                                         3

_________________________________________________________________
A manera de cuento.
                        HONORIS CAUSA.

                                         Con reconocimiento y respeto al poeta
                                         José Emilio Pacheco.

      En esta tierra donde la principal característica de sus habitantes es la
solidaridad para con ellos mismos, donde el recelo por la capacidad de cada quien
simplemente no existe, donde el estímulo para los demás es algo cotidiano, donde
el reconocimiento a la labor ajena es parte de su modo de ser, donde, en fin, la
franqueza y la sinceridad son ingredientes
activos de su idiosincrasia; en esta tierra,
como cualquiera hubiera podido esperarse, se
dio de repente el anuncio de que la
Universidad       local       entregaría    un
reconocimiento a un distinguido poeta,
consistente en el otorgamiento del grado de
doctor honoris causa; eso sí, en verdad y en
serio, hombre de letras reconocido en
múltiples ocasiones mediante prestigiosos
premios que le han sido otorgados en nuestro
país y en el extranjero, los que indudablemente avalan su calidad como tal.

       Desde luego, a partir de que se dio el anuncio por los principales medios de
la localidad, entre ellos la radiodifusora de la misma Universidad, todos los
externadores de opinión emitieron ésta en los más elogiosos de los términos. Así
también, las diversas instituciones culturales y educativas del medio expresaron su
más amplio beneplácito por tal decisión y se congratularon de que tan honroso
acontecimiento fuera a llevarse a cabo. En fin, puede decirse que toda la
vernácula intelectualidad se manifestó eufórica de que se otorgase tal
reconocimiento a un hombre que aunque no había nacido ahí, sí era hijo de padre
oriundo del lugar; y aunque desde hacía ni más ni menos de medio siglo que
nunca había acudido a visitar el terruño ni por curiosidad, ni mucho menos a la
referida universidad (pecata minuta), ni ya como escritor afamado le había
dedicado jamás obra alguna a esta ciudad de sus infancias, y ni siquiera por
casualidad la había involucrado (conscientemente, conste) entre sus prestigiadas
líneas, fue bueno saber que siempre se había acordado de su amadísima tierra,
como después dio a conocer con palabras rebosantes de cortesía, derramando
nostalgia sobre nostálgicos, durante la ceremonia de entrega del doctoral grado. Y
prueba de su amor a ella, confesaría entonces, habían sido los permanentes
recuerdos de su niñez, los inconscientes referentes inmersos en sus discurrires
literarios, así como el que en el lejano hogar se hubiera seguido oyendo música y
hablando acerca del añorado solar, y, desde luego, consumiendo la condimentada
comida propia de éste; todo lo cual sin duda constituía, eso sí, un mérito especial,
dado el más que considerable tiempo transcurrido.
                                         4

      Nadie preguntó, ni antes ni
después, quién había sido la
persona a quien se le había
ocurrido esa generosísima idea
de entregar tal reconocimiento,
pues no hacía falta preguntarlo
en ese lugar en el que todo o casi
todo se sabía, aunque por
comodidad        derivada       en
inveterada práctica se había
hecho costumbre aparentar no
saber nunca nada, Pero en
realidad no hacía falta mucha
imaginación para saberlo. En un lugar de gente tan generosa, a cualquiera, sí, a
cualquiera, espontáneamente, claro, ¡a cualquiera! podía habérsele ocurrido de
pronto la idea de entregar a tan dilecto personaje tal reconocimiento. Debía
seguramente haber sido algo así como que, de repente, alguien dijo: “Sería muy
bueno hacerle un homenaje a Fulano de Tal. Por supuesto que no con el afán de
distinguirnos nosotros mismos, que normal y periódicamente otorgamos justos
reconocimientos a nuestros coterráneos, sino para hacer patente nuestra
generosidad, sobre todo a los intelectuales, a los creadores de cultura, a los que
tanto le debe y admira esta tierra y sobre todo esta institución… Y siendo como
somos, nadie se atreverá a pensar que lo hacemos por estrategia política o a
atribuirle algún motivo baladí como, por ejemplo, el de que nos mueve el que
alguien cargue con la pesada melancolía de haber sido amigo de la infancia del
homenajeado y quiera ahora refortificarla.” Así seguramente, palabras más
palabras menos, se planteó la propuesta a la autoridad universitaria, a ninguna
otra autoridad más, pues no había por qué hacerlo, y ésta, habiendo entendido
perfectamente bien la brillante idea, de inmediato, en la primera sesión que hubo
del Consejo, se la propuso a éste, cuyos integrantes, después de deliberar
democráticamente, como siempre lo hacían, tomó el acuerdo respectivo, con esa
autonomía con que siempre tomaba todas sus decisiones y de la que todo el
mundo estaba enterado.

      Llegado el día señalado para la entrega del meritísimo doctorado al laureado
poeta, cuasi coterráneo, en el Aula Magna de la Universidad se dieron cita las más
altas autoridades de la capital estatal, incluidos los representantes de los tres
poderes -faltaba más, por la importancia económica, social y política, a más de la
cultural, del evento-, así como todos aquellos intelectuales independientes y
personas y personajes distinguidos de la localidad; es decir, como se dice, lo más
granado de la cultura local.

     Todas esas presencias avalaban la autenticidad de propósitos de aquel
homenaje, por si hubiera cualquier duda de cualquier mal pensado, que ya se ve
que nunca faltan. No, no era para que el nombre de la Universidad se escuchara
resonar más allá de nuestras fronteras, en el ámbito cultural ni para justificar sus
                                          5

afanes en éste. No, pues eran ya bastante lo que la institución se había distinguido
en esa área, esparciendo cultura hacia la comunidad a la que estaba tan ligada.

      El discurso del homenajeado fue todo agradecimiento, conmovedor, como
correspondía a su alta jerarquía literaria. Entre otras cosas, se refirió, sin querer
referirse al atroz momento por el que atraviesa nuestro país y a la importancia
decisiva de la educación. Pero esas frases, ante los oídos de los presentes, sobre
todo de los universitarios, se desvaneció sin que le hiciera eco comentario alguno
en las crónicas subsecuentes del acto. Además, cómo tomar en cuenta entre
tantos elogios esa frase que habla de una realidad que aquí en esta tierra,
afortunadamente, enamorada de la poesía y de la cultura en general, no tiene por
qué ser evocada, ya que aquí todos somos felices, hasta aquellos que no tienen
consciencia de la importancia de los acostumbrados homenajes como éstos. Y en
cuanto a la educación, ya se estaba demostrando con el sobrio homenaje cómo se
le atendía y entendía, adicionalmente a las múltiples muestras del nivel educativo
que la población del Estado ostentaba de muy diversas maneras.

      Luego vendría la entrevista en la que, entre otras cosas, haciendo memoria
de sus días infantiles, el entrevistador hizo alusión al tradicional juego de canicas,
a lo cual el entrevistado respondió, entre bromas y de veras, que ahora lo más
probable es que nos pongamos a jugar canicas y nos ametrallen, en alusión por
supuesto a alguna realidad desconocida, y causando con ello otro mutis en el
oficial interrogador, pues ese tema, el de las balas y la delincuencia, al que
inexplicablemente el laureado se refería, no es de ninguna manera propio del
lugar, en donde se le seguía rindiendo culto solemne a la tradicional tranquilidad.
Sí, aquí no pasaba nunca nada digno de comentarse, en ese sentido, y si pasaba,
pues cualquier mal pensado podría pensar que no se publicaba, que era casi lo
mismo. Lo mismo para muchos. De manera que la obligada entrevista resonó
acorde al tono de los discursos del acto homenaje.

      Y ya por último, a través de las ondas hertzianas de Radio Universidad,
escucharíamos, con música de pompa como fondo, la interminable repetición de
valiosísimos fragmentos, durante semanas, tanto del discurso del poeta
homenajeado, como de la entrevista que se le hiciera; sí, interminablemente
repetidos, para que rinda el acto de acuerdo a la inversión realizada; y sobre todo,
para que el pueblo, o por mejor decir, la sociedad, abreven más y más cultura de
esa fuente de inagotable explotación que constituyó ese acontecimiento magnífico.

    Y todos felices y callados, porque, como suele decirse: Calladitos nos vemos
más bonitos.
                                                  6



_______________________________________________________________


                             Ollin: Movimiento

                    Símbolo del Movimiento Ciudadano.
Códice Borbónico. En su acepción precisa de Movimiento, el Quinto Sol de
la cosmogonía azteca está representado por dos líneas divergentes, que
constituyen cuatro polos contrarios que son los cuatro puntos cardinales
(oriente y norte, poniente y sur) unidas en su centro (el sol). Representan
estas líneas la alborada (amanecer) y el crepúsculo (puesta del sol).
Este es el significado de la dualidad. Donde la noche y el día, el sol y la
luna, la tierra y el cielo, el género femenino y el masculino, el nacimiento y
la muerte convergen de forma complementaria y dinámica, generando el
Ollin (Movimiento) de la vida.
_________________________________________________________________


El mundo busca hombres…


Hombres que no se vendan.
Hombres honrados, sanos desde el centro hasta la periferia.
Hombres íntegros hasta el fondo del corazón.
Hombres de conciencia fija e inmutable como la aguja que marca el Norte.
Hombres que defiendan la razón aunque los cielos caigan y la tierra tiemble.
Hombres que digan la verdad sin temor al mundo.
Hombres que no se jacten ni huyan, que no flaqueen ni vacilen.
Hombres que tengan valor sin necesidad de acicate.
Hombres que sepan lo que hay que decir y que lo digan.
Hombres que sepan cuál es su puesto y que lo ocupen.
Hombres que conozcan su trabajo y su deber y los que cumplan.
Hombres que no mientan, ni se escurran ni rezonguen.
Hombres que quieran comer sólo lo que han ganado.
Hombres que deban lo que llevan puesto.
                                                              O. Sweet
_______________________________________________________________

Autor de la frase célebre:
Fernando Eutimio Ortega Bernés, Gobernador Constitucional del Estado de
Campeche. Tribuna. Sábado 6 de marzo de 2010.

				
DOCUMENT INFO
Shared By:
Categories:
Stats:
views:44
posted:5/10/2010
language:Spanish
pages:6