“Experiencias y expectativas de la resistencia al ALCA en América by rockman20

VIEWS: 40 PAGES: 5

									Experiencias y expectativas
 de la resistencia al ALCA
     en América Latina



       Julio C. Gambina




          Enero de 2003




Centro de Estudios y Formación
             de la
 Federación Judicial Argentina
J.C. Gambina. Experiencias y expectativas de la resistencia al ALCA en América Latina.
Centro de Estudios y Formación de la Federación Judicial Argentina - CEFJA


Introducción

Hay una historia de la resistencia al ALCA que ha ido evolucionando desde que la iniciativa fue
presentada.

El Área de Libre Comercio de las Américas tiene como antecedente inmediato la convocatoria de
George Bush (padre), presidente de EEUU, en junio de 1990, a la Iniciativa para las Américas.
Este fue un proyecto estratégico de EEUU pensado en el nuevo tiempo histórico que se vivía
entre la caída del Muro de Berlín, en 1989, y la desarticulación de la Unión Soviética, en 1991.
Es decir, en pleno momento de cambio de la situación mundial, el presidente de los EEUU
lanzaba una estrategia hacia América Latina para reubicar geopolíticamente a la región bajo el
dominio norteamericano, con fuerte iniciativa norteamericana, con una estrategia económica,
política, cultural, hacia toda la región, para reinsertar a los EEUU en la disputa global por el
nuevo orden que ya se avizoraba ante la debacle del campo socialista y la ruptura de la
bipolaridad. Es el momento más importante de disminución de la defensa de las clases
subordinadas a escala global. Es el punto más bajo de la resistencia de los pueblos que veían
afectada no sólo su capacidad de confrontación con el proyecto económico del capital, sino
también su capacidad de instalar un proyecto subjetivo, de carácter alternativo; es decir, lo que
estaba afectado era el imaginario popular para construir una sociedad alternativa.

La Iniciativa para las Américas, ante el cambio de gobierno en los EEUU, con la ascensión de
Clinton y el Partido Demócrata, se posterga por un tiempo y se transforma en el desarrollo de dos
iniciativas muy importantes: el Tratado de Libre Comercio entre EEUU, México y Canadá, que
empieza a funcionar el 1 de enero de 1994, y el lanzamiento, en la 1ra. Cumbre de las Américas,
organizada por la Organización de los Estados Americanos en Miami, en 1994, el programa de
constituir el Área de Libre Comercio de las Américas. Se concebía al Tratado de Libre Comercio
o NAFTA, como un ensayo desde el punto de vista jurídico, económico, político, cultural, de la
construcción de una zona de libre comercio desde Alaska a Tierra del Fuego, con la exclusión de
Cuba. La realidad es que, tanto al proyecto originario de Iniciativa para las Américas de Bush,
como al objetivo de constituir el Tratado de Libre Comercio de las Américas y el ALCA, generó
un proceso incipiente de resistencia popular que ha tenido un trayecto cuyos puntos más visibles
son: en primer lugar, el levantamiento zapatista, que es coincidente con la inauguración del
Tratado de Libre Comercio a comienzos del año 1994, y la batalla de Seattle, en Washington, en
noviembre de 1999, contra el proyecto de liberalización de las economías a escala global
planteado por la Organización Mundial de Comercio. ¿Por qué la relación entre la resistencia a la
OMC con el proceso de resistencia al ALCA? Porque, precisamente, el ALCA representa en la
región americana lo que la OMC propone para escala global; es decir, un proceso de
liberalización creciente de las economías favorable a las dinámicas de acumulación de los
capitales más concentrados de origen en los países capitalistas desarrollados.




  Julio C. Gambina es Director del Centro de Estudios de la Federación Judicial Argentina, CEFJA (adherido a la
CTA). Profesor de Economía Política de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario.
jgambina@rcc.com.ar

             Tel/Fax: (5411) 4951-1455. Rincón 74. Buenos Aires. Argentina (1081)                                 1
                                  E-mail: cefja@cefja.org.ar
J.C. Gambina. Experiencias y expectativas de la resistencia al ALCA en América Latina.
Centro de Estudios y Formación de la Federación Judicial Argentina - CEFJA

En este proceso de resistencia, que emerge como levantamientos populares callejeros, iniciativas
de la sociedad civil confrontando con los proyectos del Estado articulado en organismos de
integración superestructural, ha ido evolucionando progresivamente para incorporarse, a
comienzos del siglo XXI, con la presencia de las resistencias de los gobiernos nacionales. Este es
un proceso todavía incipiente, que tiene, entre sus puntos más destacados, en primer lugar, las
iniciativas desarrolladas por el gobierno y la sociedad cubana contra el ALCA, que –pese a ser
uno de los países excluidos del Tratado de Libre Comercio planteado por EEUU y los gobiernos
de la región a través de la OEA- ha desarrollado en los últimos años un conjunto de iniciativas
internacionales que suman al proceso de resistencia popular que se viene desarrollando en la
región. En segundo lugar, se encuentra el caso de Venezuela, cuyo gobierno ha instalado algunas
señales que expresan una resistencia al proyecto hegemónico del ALCA, entre las que se destaca
una vocación con observaciones a la 3ra. Cumbre de Presidentes de las Américas, realizada en
Québec, en abril de 2001, que luego fuera potenciada con la posición de los negociadores del
gobierno venezolano en la Cumbre de Ministros, realizada a fines de octubre de 2002, en Quito,
Ecuador. En las dos oportunidades, el primer tema que permitió el posicionamiento diferenciado
del gobierno de Caracas fue el plazo de ejecución del Área de Libre Comercio de las Américas,
planteando como interrogante por qué necesariamente tenía que irse a un proceso de reducción
arancelaria con fecha en el año 2005, planteando una flexibilización a más largo plazo. El
segundo elemento que mostró la posición de Venezuela tiene que ver con las cuestiones
democráticas, ya que en el documento final de la Cumbre de Québec privilegió la democracia
participativa por sobre la democracia representativa, y en la reunión ministerial de Quito planteó
la necesidad, ya en octubre de 2002, de consultar a los pueblos de la región, a través de un
proceso de esclarecimiento, de difusión que terminara en plebiscitos para que el accionar de los
gobiernos estuviera convalidado por la participación popular en torno de si es conveniente o no
adherir al Área de Libre Comercio de las Américas.

También hay que considerar las críticas del gobierno brasileño al proceso del ALCA, tema de
alguna manera expresó la política exterior de Cardoso y que se profundiza a partir del nuevo
gobierno brasileño, en enero de 2003, cuya política, desarrollada en la campaña electoral y
ratificada en los primeros comentarios a poco de asumir el gobierno del presidente Lula, plantea
al ALCA como una política de anexión y privilegia las relaciones económicas, políticas y
culturales, con la Argentina y con los países integrantes del MERCOSUR, con potencialidad de
proyectarlo al conjunto de los países de América Latina y el Caribe y, por lo tanto, una
confrontación con el ALCA.

Puede plantearse, asimismo, que la posición que puede asumir el gobierno ecuatoriano, que
asumió el 15 de enero de 2003, es también la de priorizar la resolución de los problemas internos
y una inserción en la economía regional, de modo diferenciado a lo que plantean los supuestos
del Área de Libre Comercio de las Américas, tal como se venía negociando hasta ahora.

Se puede agregar que la Argentina es una incógnita respecto a cómo va a actuar, porque su
política exterior viene de una tradición de ser funcional a la política exterior norteamericana, y
por lo tanto al ALCA, e incluso al proyecto de dolarización de la economía argentina y
latinoamericana. Sin embargo, en los últimos tiempos, la resistencia popular, la dinámica de los
movimientos sociales y la crisis de representación política que existe en la Argentina, y que tiene
           Tel/Fax: (5411) 4951-1455. Rincón 74. Buenos Aires. Argentina (1081)                  2
                                E-mail: cefja@cefja.org.ar
J.C. Gambina. Experiencias y expectativas de la resistencia al ALCA en América Latina.
Centro de Estudios y Formación de la Federación Judicial Argentina - CEFJA

un horizonte imprevisible con dependencia de cómo resulten los comicios de renovación
presidencial en el corto plazo, ubican a la Argentina, desde la nueva institucionalidad popular y el
régimen político que pueda emerger de la crisis actual, en una potencialidad de asociarse a unas
políticas de resistencia a la constitución del ALCA, en la línea que presentan Cuba, Venezuela,
Brasil, e incluso Ecuador. Dentro de este cuadro, tiene que incluirse la potencialidad de la
izquierda uruguaya a partir de la posibilidad de disputar la presidencia de ese país en la
renovación presidencial del año 2004, lo que generaría condiciones para una confrontación de los
gobiernos de la región a la política exterior norteamericana.

En síntesis, lo que queremos subrayar es que la trayectoria de la resistencia al ALCA incluye
iniciativas del movimiento popular, de la sociedad civil, y ha incorporado en el último tiempo la
resistencia de los propios gobiernos, con perspectiva de políticas soberanas por parte de los
estados locales. La importancia de esto radica en que, al inicio de la construcción del ALCA,
había una fuerte iniciativa de las autoridades de EEUU, a las cuales se asociaban los gobiernos de
América Latina y el Caribe y, por eso, admitieron las condiciones de negociación que planteaba
la OEA: en primer lugar, la exclusión de uno de los estados de la región, como es el caso de
Cuba. El cambio de situación a nivel global permite una evolución de la resistencia al ALCA que
genera expectativas para construir una agenda alternativa de integración de América Latina y el
Caribe.

En este sentido, hay que pensar que hay una historia de la integración de los pueblos, a la que uno
podría ubicar en los últimos años en la experiencia de la ALALC, en la década del ’60, o de la
ALADI, en la década del ’80, que eran proyectos de integración en el marco de modelos de
acumulación de capitales que se proyectaban como aliento al desarrollo de los mercados internos,
fuerte participación de los Estados en el desarrollo económico nacional y, desde allí, una
integración que tenía en cuenta el carácter proteccionista de las economías locales; es decir, una
estrategia de integración que era funcional a los modelos de acumulación dominantes que los
capitales más concentrados desarrollaban fronteras adentro.

La realidad es que, en la década del ’90, los proyectos de integración sufrieron la transformación
que requería la funcionalidad de los modelos de acumulación de capitales; es decir, proyectos de
integración inspirados en la apertura económica, particularmente de la cuenta de capitales que
facilitara el libre ingreso y salida de los capitales. Todo esto fue acompañado por una estrategia
fuertemente proteccionista en los países capitalistas desarrollados que se expresaba en los límites
al ingreso de mercancías de los países capitalistas más atrasados y, al mismo tiempo, fuertes
subsidios a las producciones locales, tema que subsiste hasta nuestros días. Es decir, se alentaba
teóricamente un proceso de apertura de la economía y hacia adentro de los países capitalistas
desarrollados, válido esto para EEUU, Europa y Japón, se alentaba una política fuertemente
proteccionista. Esto ha generado resistencias desde los pueblos en los propios países capitalistas
desarrollados, pero también fue motivo de fuertes protestas en los países capitalistas
dependientes, que han motivado profundas resistencias a escala global.

Lo que está puesto en discusión, con las distintas experiencias de resistencia a la apertura de la
economía, al libre comercio que fomentan las corporaciones transnacionales, los Estados de los
países capitalistas desarrollados y sus articulaciones en el Grupo de los 7, o su hegemonía en el
           Tel/Fax: (5411) 4951-1455. Rincón 74. Buenos Aires. Argentina (1081)                   3
                                E-mail: cefja@cefja.org.ar
J.C. Gambina. Experiencias y expectativas de la resistencia al ALCA en América Latina.
Centro de Estudios y Formación de la Federación Judicial Argentina - CEFJA

Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial de Comercio, tiene su historia y su
perspectiva a corto y mediano plazo. ¿Por qué? Porque la posibilidad de instalar la política de
apertura económica, de fuerte ofensiva del capital en los años ’60 y ’70, luego potenciada en las
décadas que siguieron, particularmente en el nuevo orden derivado de la ruptura de la bipolaridad
a comienzos de los años ’90, con la instalación de la hegemonía neoliberal en el capitalismo
global, tiene que ver con la destrucción de sujetos: destrucción física, tal como ocurrió durante las
dictaduras militares de Chile, Argentina y otras similares en América Latina y otras partes del
Mundo; pero también procesos de manipulación de la conciencia, de chantaje, de
disciplinamiento político, social, cultural, de los pueblos, tal como podemos ubicar en la
experiencia mexicana y algunos otros países de la región, generando condiciones para obstruir
toda constitución de sujetos de resistencia, lo que nos ha llevado a decir en varias oportunidades
que uno de los méritos de la ofensiva del capital y de las políticas neoliberales fue la de destruir,
desarticular sujetos que puedan confrontar con esa ofensiva del capital. El nuevo fenómeno es la
construcción de sujetos.




            Tel/Fax: (5411) 4951-1455. Rincón 74. Buenos Aires. Argentina (1081)                   4
                                 E-mail: cefja@cefja.org.ar

								
To top