1 TITULO DEL TRABAJO Empresas de familia. Su cultura

Document Sample
1 TITULO DEL TRABAJO Empresas de familia. Su cultura Powered By Docstoc
					TITULO DEL TRABAJO: Empresas de familia. Su cultura organizacional en las
Provincias de Chaco y Corrientes.



FORO TEMÁTICO: 4



AUTORES:

MARTINEZ María de los Arcos

MARCÓN Rubén Abel

ZÁRATE Zenón Jorge

FERREYRA Norberto

CAMPETELLA Oscar Aquile



INSTITUCIÓN: Facultad de Ciencias Económicas - UNNE




                                    1
                      EMPRESAS DE FAMILIA - (1ra. Parte)



Empresa y familia son dos instituciones disímiles y concomitantes que confluyen a
constituir un ente que denominamos “Empresa de Familia”. Antes de iniciar un
análisis sobre ambos entes en particular, es pertinente destacar la confusa
expresión con la que nos referimos para mencionar a esta especial institución del
quehacer socio-económico actual.
Es habitual utilizar expresiones “empresa de familia”, “empresa familiar” y “pymes”
como de similar naturaleza de identidad conceptual, cuando tales expresiones
encierran connotaciones de distinta significación.
En primer lugar, tanto “empresa de familia” como “pymes” (pequeñas y medianas
empresas) responden a diferentes variables de identificación. Empresa de familia
responde a la naturaleza de un tipo de empresa, en tanto que “pymes” trata de
expresar el tamaño de una empresa, cuyos parámetros, aún cuando no están
suficientemente establecidos definitivamente en nuestro país, existen algunas
aisladas expresiones normativas al respecto. Por lo tanto, una “pyme” puede o no
ser una empresa de familia.
Por otra parte, “empresa familiar” connota en alguna medida la naturaleza de una
difusa vinculación de parentesco o, en su caso, el clima organizacional que puede
instalarse en cualquier empresa, donde las relaciones humanas adquieren
significativos lazos afectivos. En tanto, la denominación “empresa de familia” es
aquella que mejor se aproxima para identificar un tipo de ente empresarial, cuya
naturaleza se sustenta en una familia, aun cuando queda por profundizar el alcance
del concepto “familia”.
Si nos detenemos brevemente en analizar la expresión “empresa de familia”, la
preposición “de” responde al sustantivo “empresa”, que denota posesión, propiedad
o pertenencia a “una familia”. Esto, sin incursionar en las posibles combinaciones
desde el singular y el plural de ambos términos, que nos llevarían a distintas
interpretaciones en cuanto a la naturaleza de esta expresión. Más aún, si
adicionamos las posibles derivaciones que encierra la expresión “empresas de
capital familiar”, el grado de complejidad conceptual se incrementa en gran medida.
En este sentido, existen además otras variables que influyen en el alcance que
connota la naturaleza de la entidad que vulgarmente se conoce como “empresa de
familia”, cuyo análisis retornaremos posteriormente para describirlas con mayor
profundidad.
Luego de superar algunas precisiones etimológicas necesarias para delimitar el
amplio y ambiguo campo empresarial en que tratamos de incursionar, corresponde
asignarle a estos dos entes -como lo son empresa y familia-, un sentido unívoco y
singular. De esta manera, recién se estaría en condición de determinar un primer


                                        2
alcance de la expresión “empresa de familia”, como entidad con determinadas
características que le otorgan su propia identidad.



Familia.

Ya Aristóteles consideraba a la familia como ente natural primario en que se
sustenta toda sociedad, cuando en su obra “La Política” i expresa: “La primera
sociedad nace con la aproximación de dos seres que no pueden existir uno sin otro:
el hombre y la mujer” y luego sostiene: “... la asociación más constante es la
familia ...”. Hasta el mismo J. Rouseau en su ensayo filosófico “Contrato Social”ii
reconoce que “La sociedad más antigua de todas, y la única natural, es la de una
familia”.
Sin embargo, este concepto se modifica a través del tiempo, y por influencias
culturales y religiosas de cada sociedad en particular, adquiere distintas
concepciones.
Si nos detenemos a realizar un primer análisis de su conformación, corresponde
discernir sobre el alcance de sus integrantes. Desde lo que se dio en llamar la
familia nuclear –integrada por padre, madre e hijos- hasta la familia extensa o
ampliada –cuyos vínculos se sustentan por lazos de parentesco- se puede
contemplar una variedad de alternativas en la concepción de familia.
A su vez, si se toma como origen de la familia al vínculo matrimonial entre ambos
sexos, en distintas culturas se puede encontrar la monogamia (1 hombre y 1 mujer),
la poligamia (pluralidad de cónyuge) que se puede dividir en poligimia (1 hombre y
varias mujeres) y la poliandría (varios hombres y 1 mujer). Esta última, muy difícil de
hallarla actualmente, salvo excepcionalmente en alguna cultura subyacente.
Por otra parte, no escapan a la conceptualización de familia las connotaciones
religiosas que influyen en su concepción ontológica. A título de referencia, para la
cultura musulmana que se sustenta en El Corán, cuando se refiere al vínculo del
hombre con la mujer expresa: “... no os caséis, entre las mujeres que os gusten, más
que con dos, tres o cuatro ...” (Sura IV.3). En tanto que, para la cultura cristiana que
se sustenta en La Biblia, cuando Jesucristo se refiere al matrimonio dice “¿No han
leído ustedes que el Creador, desde el principio, los hizo varón y mujer; y que dijo:
Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y los dos
no serán sino una sola carne? De manera que ya no son dos, sino una sola carne.
Que el hombre no separe lo que Dios ha unido” ( Mt. 19, 4-5).
Si se parte de la concepción de familia extendida, corresponde incorporar como
variable de análisis la línea de parentesco que se adopte, ya sea matrilineal
(prevalece la línea femenina) o patrilineal (prevalece la línea masculina).
Consideración especial merecen las nuevas concepciones de familia que se han ido
incorporando actualmente en el mundo occidental, por influencias de variables socio-
culturales contemporáneas. Estas variables, que la mayoría de los investigadores le



                                           3
atribuyen al mercantilismo y a la Revolución Industrial, han afectado a la integración
de la familia. En este sentido, adquieren relevancia los siguientes fenómenos:

•   Egocentrismo y afán de poder.
•   Cambio de rol de la mujer.
•   Desjerarquización del trabajo.
•   Desconsideración de la función educativa de la familia.
•   Desvalorización del matrimonio.
•   Mayor permanencia de los hijos en el hogar.
•   Desconsideración hacia la ancianidad.
•   Concentración de la población en zonas urbanas.
•   Exceso de tecnicismo por sobre la sabiduría humana.

Estos factores –cuyo análisis merece un capítulo aparte- han traído aparejadas
nuevas modalidades de reconocer a la entidad familiar, tales como:

    Familia monoparental: constituida por uno solo de los cónyuges con sus hijos,
    que habitualmente se produce por rupturas matrimoniales o unidas de hecho.
    Familia ensamblada o reconstituida: conformada por casamientos o uniones de
    hecho, en el cual uno o ambos de sus integrantes tienen hijos provenientes de un
    matrimonio o unión anterior.

Como se puede apreciar en este breve enunciado descriptivo, es sumamente
complejo determinar con precisión el alcance del concepto de familia, dada la
multiplicidad de variables de distinta naturaleza y particulares perspectivas filosóficas
que cada una lleva implícita. No obstante ello, y en atención a la idiosincrasia y
costumbres arraigadas en nuestro país en general -y nuestra región en particular-
prevalece el concepto de familia nuclear. Por lo tanto, a los efectos de este trabajo
se tomará a la familia nuclear (padre, madre e hijos) para determinar el alcance de
los integrantes de una familia. Esto no conlleva ningún juicio de valor con relación a
las otras modalidades de familia, cuyo análisis merece una más profunda,
pormenorizada y detenida reflexión, que escapan a los propósitos de este trabajo.



Empresa.

Si bien empresa deriva de emprender (“in-prehendo”: acción de tomar a, o hacia),
que tiene connotación unipersonal, no se puede negar que su conformación se la
vincula con un grupo de personas. En el proceso de formación de toda empresa se
idealiza su objetivo, que define su naturaleza y determina la estructura de su
funcionamiento. Todo esto orientado a satisfacer necesidades humanas. Estas
necesidades constituyen la esencia de su conformación, ya que significa la razón de
su existencia. Estas necesidades externas de un determinado segmento poblacional,

                                           4
constituyen el punto de partida de toda empresa; ya que el proceso de elaborar
productos o prestar servicios están orientados a satisfacer tales necesidades.
Como se puede apreciar, la creación y conformación de una empresa supone un
proceso racional de estructuración grupal de las personas que integran dicha
empresa. Es decir, en la entidad empresarial el objetivo es anterior a su
conformación. De allí, que en las relaciones interpersonales prevalezcan aspectos
relativos a la lógica racional en las conductas de sus integrantes, con las
deformaciones propias a la condición humana.
Para una mayor claridad conceptual, la diferencia entre ambos entes (familia y
empresa), se puede sintetizar analógicamente en el cuadro adjunto.


              ASPECTOS                                  FAMILIA                     EMPRESA

Concepción                                               Natural                  Convencional

Sustento en las relaciones                             Sentimental                   Racional
                                                     Procreación-                   Satisfacer
Finalidad
                                                      Educación                    necesidades
Prioridad                                                 Ser                          Obrar
Fuente: Campetella Oscar. Facultad de Ciencias Económicas. UNNE. Resistencia. Chaco. Argentina. mayo de
2001.




A modo de primera conclusión.

Si bien la familia como entidad productora y consumidora de productos y servicios
ha cambiado sustancialmente con el paso del estado agrícola al mercantilismo,
actualmente su aporte al desarrollo socio-económico es muy relevante en los
distintos países del mundo.
Ante la convergencia de dos entes disímiles en su conformación, la cultura
organizacional y modalidad operativa de las empresas de familia difieren
sustancialmente con empresas de otra naturaleza.
Tomando como referencia la concepción de familia con más raigambre en nuestro
país –además de otras variables de análisis que se irán incorporando
posteriormente- se puede inferir en una primer instancia, que una “auténtica”
empresa de familia es aquella unidad económica integrada por los miembros de una
familia nuclear, que se ocupa de elaborar productos o prestar servicios.
Estas empresas de familia, en las cuales prevalece el aspecto humano por sobre las
tradicionales concepciones económicas y financieras, constituyen sólidas y rápidas
fuentes creadoras de trabajo. Consecuentemente, fomentar las empresas de familias
a través de auténticas políticas públicas contribuye a disminuir los actuales niveles
de desocupación que afecta a nuestro país.


                                                   5
Esta ponencia, que responde a la introducción del trabajo de investigación
“Empresas de familia. Su cultura organizacional en las provincias de Chaco y
Corrientes” tiene por finalidad identificar los principales rasgos socio-culturales de
su gestión empresarial en esta zona del país, y de este modo adaptar y aplicar
apropiadas técnicas de administración, para su consolidación en el transcurrir
generacional de la familia.

                                                              Resistencia, 10 de septiembre de 2008.-


i
     Aristóteles. La Política. Editorial Alba. Madrid, 1999.
ii
     Rousseau Juan A.. El contrato social. Editorial Tor. Buenos Aires.




                                                          6